Está en la página 1de 24

LA NUEVA CULTURA JUVENIL, NUEVOS ENTORNOS DE APRENDIZAJE. TRÁNSITO DEL NIVEL MEDIO A LA UNIVERSIDAD PROF. DR.

JORGE EDUARDO NORO

1

LA NUEVA CULTURA JUVENIL, NUEVOS ENTORNOS DE APRENDIZAJE. TRÁNSITO DEL NIVEL MEDIO A LA UNIVERSIDAD
PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO
norojor@cablenet.com.ar

De pronto, la cartografía disponible se torna inservible, las brújulas y los sistemas de orientación no nos ayudan en nada, los paradigmas se vuelven inservibles y nos encontramos sumergidos en un territorio del que nada sabemos. Creíamos que era el lugar de siempre, la geografía acostumbrada, pero todo ha cambiado. Los mismos rituales que en su momento fueron nuestros recursos cotidianos se han vuelto inservibles, las señales que aguardamos encontrar han sido destruidas y avanzamos a ciegas tratando de encontrar nuevamente el camino y reconocer la realidad. Tal vez se trata de armar nuevamente los mapas, trazar nuevamente las coordenadas, explorar el territorio y salir a la búsqueda de la mejor respuesta posible, convencidos de que – de ahora en más – los cambios en la geografía se volverán una práctica permanente. No será fácil, pero posiblemente sea el único recurso de supervivencia y de salvación. Lo que digamos no es necesariamente toda la verdad, sino parte de una verdad que podemos construir a partir de lo que nos pasa (“estamos tocando fondo”, dice Gabriel Celaya) No pretendemos lograr la aprobación sino despertar interrogantes para poder analizar lo que sucede y tener una mirada que sabe combinar un sano realismo con una esperanza militante: tal vez estemos navegando en una embarcación que comienza a hundirse; no se trata de un naufragio, pero debemos despertar a todos los marineros, no sea que, mientras el banco se hunde, algunos sigan festejando o se dediquen a pintar el casco o las paredes y adornar inútilmente los camarotes.

01. ESTADO DE LA CUESTION 1.1. En determinados momentos del año el ritual se pone en marcha y se repite: las universidades aparecen ante los medios y exhiben las pruebas del delito. Con evaluaciones y listados certifican que los alumnos que intentan ingresar a las universidades no reúnen las condiciones mínimas para poder hacerlo: rendimientos lamentables, desconocimientos de temas fundamentales y ausencia de recursos procedimentales esenciales son las prueba de ello. Los niveles que le anteceden no tienen mayor derecho a réplica, especialmente cuando se trata de grandes universidades (o de carreras prestigiosas) que absorben un caudal variado de alumnos que proceden de la variadas y disímiles expresiones del sistema educativo argentino.

LA NUEVA CULTURA JUVENIL, NUEVOS ENTORNOS DE APRENDIZAJE. TRÁNSITO DEL NIVEL MEDIO A LA UNIVERSIDAD PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

2

1.2. Esta presunta desarticulación entre los niveles no responde a una falta de correspondencia entre los contenidos mínimos que se requieren para ingresar al Nuevo nivel y sobrellevarlo, sino – sobre todo – a un tipo de subjetividad y de cultura que no encaja con la que el nivel superior supone como necesaria para afrontar la nueva etapa. La prueba está en el errático destino de quienes - avalados por las universidades y los institutos del nivel superior - exhiben serias dificultades para mantenerse en el cursado o llevar adelante las carreras. Los poderosos índices de deserción, desgranamiento y retraso académico contribuye a tener una clara visión sobre el problema: es el nivel superior el que no sabe qué hacer con los sujetos que transitan por sus aulas y desespera frente a fenómenos que no sabe cómo procesar. 1.3. En realidad no se trata de conocimientos esenciales o de manejos de procedimientos fundamentales (también se trata de ello, pero no en todos los casos) sino de un enfrentamiento de culturas, un “choque de civilizaciones”1, cosmovisiones distintas, miradas contrapuestas, un desconocimiento profundo de las nuevas exigencias, una incapacidad para lograr decodificar en los hechos las imposiciones requeridas. Las nuevas culturas juveniles trabajan con otros parámetros, se manejan con otros códigos, viven, aprender, deciden, valoran, recuerdan, funcionan con ritmos diferentes a los de la cultura adulta. 1.4. Esto no desconoce, ni inhabilita ni desmerece la presencia de muchos jóvenes que – por cualidades o decisiones personales – tienen mayor capacidad de lectura y adaptación y lectura nueva realidad, de diálogo y articulación con la generación adulta. Pero – en estos tiempos - no son los más, sino los menos. Los docentes de la universidad quieren tener sentados frente a sí a sujetos que existieron y que existían pero ya no existen. Añoran un ejército de estudiantes del pasado que reproduzcan los caracteres en los que crecieron como profesionales y docentes. Y cuando descubren a los que están, protestan y denuncian las fallas de los niveles anteriores. 1.5. La desarticulación, ¿es un problema nuevo? ¿ha existido desde siempre? Allí podemos trazar una línea entre el pasado y el presente (aunque debería ser objeto de una investigación específica): en el pasado el problema radicaba en una desarticulación funcional; en el presente, la desarticulación es estructural.  Antes, los conocimientos requeridos para el inicio del nivel no eran los suficientes para poner en marcha la maquinaria de apropiación del conocimiento que la universidad demandaba. En este sentido, los exámenes de ingresos, los cursos pre-universitarios, los talleres previos operaban como verdaderos despertadores para un sujeto que debía dar un salto cualitativo hacia una su autonomía y responsabilidad. Los estudiantes del pasado interpretaban estos rituales de paso – parecidos a los puentes levadizos de los castillos medievales - como el medio para transportarse a la realidad del nivel superior o permanecer definitivamente afuera.  En el presente, hay un desajuste estructural que requiere otro tipo de intervención, porque no hay un medio efectivo que determine los mecanismos de pasaje y nada asegura que los que han traspasado las barreras, permanecerán legítimamente en su interior.

02. DEFINIENDO LAS CAUSAS 2.1. Pareciera que adultos y jóvenes, docentes y alumnos, padres e hijos se movieran en campos semánticos, ámbitos semióticos diferentes (GEE, 2004). Esto parece más evidente en el contexto del aula y del proceso de enseñanza y aprendizaje de los niveles implicados: cuando los docentes hablan – especialmente cuando lo hacen abordando problemáticas específicas – los alumnos parecen estar en otro
1

Tomamos libremente el título de la obra de SAMUEL HUNTINGTON (2001), El choque de civilizaciones y la reconfiguración del orden mundial. Paidós. Buenos Aires. El autor predice que los conflictos del futuro están determinados mas por los factores culturales que por los económicos o ideológicos.

LA NUEVA CULTURA JUVENIL, NUEVOS ENTORNOS DE APRENDIZAJE. TRÁNSITO DEL NIVEL MEDIO A LA UNIVERSIDAD PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

3

mundo, como imposibilitados de ingresar a ese universo cuyas puertas el docente generosamente abre. Pero esta incompatibilidad semántica es observable en el campo de las relaciones sociales e interpersonales: las palabras designan otras cosas, los signos remiten a otros significados. 2.2. El cambio operado en el perfil de los sujetos que egresan del nivel medio y que ingresan y que tratan de mantenerse en las aulas de la universidad no es un fenómeno simple, no es tan nuevo, no se resuelve tan fácilmente, sin embargo, aunque es grave pero no es terminal. Tal vez docentes y especialistas puedan describir los síntomas, pero no explicarlos fácilmente. Por eso es oportuno revisar algunos fenómenos a los que nos hemos ido acostumbrando y que directa o indirectamente pudieron haber operado como causa de lo que pasa en las aulas de la universidad y del nivel superior. 2.3. Los alumnos que hoy están en el nivel superior, los que desconciertan y sorprenden a sus docentes, no son solamente hijos de la ley federal de educación y la nueva organización curricular, son los hijos de muchos otros acontecimientos que oportunamente fueron sembrados y que hoy han crecido como para sentarse en las aulas de las universidades. Son hijos de (1) la televisión en todos los momentos del día y diseminada en cada una de las habitaciones, (2) los videojuegos, (3) los walkman o diskman de diversos formatos y tecnologías, (4) las salidas descontroladas alterando toda lógica en los horarios, (5) la presencia exagerada frente a las computadoras y en los cyber, (6) los retiros voluntarios de los padres, (7) el movimiento pendular entre la abundancia engañosa del dinero y la carencia de recursos, (8) los problemas familiares, (9) las profundas transformaciones e inseguridades en el ámbito laboral, (10) las casas vacías invadidas por amigos y extraños, (11) los cambios de los hábitos de los adultos (especialmente de los padres), (12) la difundida crisis de autoridad, (13) la degradación cultural de los mayores (entre ellos, los educadores), (14) todos los conflictos políticos padecidos, (15) la mezcla de temor y desinterés de las prácticas políticas, (16) la corrupción generalizada, (17) el quiebre de articulación entre la figura paterna o materna y los proyectos de vida de los hijos, (18) la inseguridad real y exagerada, (19) el descontrol y de la ausencia de límites, (20) el consumo de alcohol y los diversos accesos a las drogas, (21) la confusión de roles y el cambio del lugar social de los adultos, (22) la desconfianza frente al futuro, (23) un clima de escepticismo generalizado, (24) el refugio en las casas reforzadas y la privatización de la vida social, (25) la defensa excesiva de los hijos frente a cualquier intervención extraña, (26) el retroceso de la educación escolarizada y el vaciamiento de las escuelas, (27) los miedos y las frustraciones de los años oscuros, (28) los profundos cambios producidos en las instituciones (29) las transformaciones en las relaciones interpersonales, (30) las incertidumbres en las que nos movemos, (31) la fragilidad de los compromisos, (32) la provisionalidad de las promesas, entre tantas cosas… 2 2.4. Todos estos fenómenos -- que se fueron sumando imperceptiblemente a lo largo del tiempo, creando nuevos hijos, nuevas infancias y juventudes, un nuevo tipo de sujeto escolar, un nuevo alumno del
2

Los cambios en el campo de la música representan un capítulo aparte. Al respecto BARADINI (2000) señala: En este punto, es interesante detenerse en la cultura tecno como paradigma tecnológico. Muchas veces hemos dicho que la música es el espacio privilegiado que los jóvenes utilizan para comunicar sus sentimientos y emociones. Así el rock, logró confirmarse como música juvenil en los años sesenta de la mano de los Beatles y vimos pasar por allí la psicodelia, el punk, la new wave, el grunge, y tantos otros subgéneros con sus estilos modas e identidades específicas. Sin embargo, todos ellos, se inscribieron en el paradigma de lo eléctrico. La música tecno, en cambio, podemos decir que se asienta en un nuevo paradigma, electrónico, que si bien vio su luz en el campo del rock (desde el uso de los sintetizadores en los setenta), creció y rompió la matriz hasta convertirse en un hecho musical nuevo. Esta nueva música, hecha con máquinas de sonido (aunque en sentido amplio, también una guitarra lo es), tiende a ocupar el espacio de un modo integral, que lleva a decir de muchos de sus cultores que no debe ser escuchada por los oídos, sino por el cuerpo todo. Un sistema de luces complejo suele acompañar a la música electrónica allí dónde esta se ofrece a los cuerpos juveniles, generando una inmersión sónica y lumínica en la que son los cuerpos los que sienten. O la mente, según opinan otros. En todo caso, cuerpo y mente, pero minimizando la parcialización de los sentidos, con el que el oído oye, el ojo ve y así. Se trata de un baño cInestésico.

LA NUEVA CULTURA JUVENIL, NUEVOS ENTORNOS DE APRENDIZAJE. TRÁNSITO DEL NIVEL MEDIO A LA UNIVERSIDAD PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

4

sistema y de la universidad -- se encontraron con el marco de una política educativa en que crecieron la leyes educativas de los noventa, y que no operaron como recurso para fortalecer propuestas educativas, verdaderamente superadoras y con capacidad de afrontar y procesar todos estos síntomas sino que involuntariamente - suponemos - crearon un clima que favoreció la confusión. Pero también es cierto que se encontraron con una crisis recurrente de las instituciones educativas, mayor despreocupación social y política por el tema y el problema educativo, desarticulación del vínculo necesario entre familias y escuelas, numerosos conflictos docentes, deterioro del presupuesto, pérdida de la representación social de los educadores (que pasaron de una forma idealizada de ministerio laico a un desempeño laboral asociado al proletariado), quebranto en las normas, costumbres y hábitos propios de las escuelas, vaciamiento de los contenidos, poca seriedad en la exigencia de promoción y acreditación de saberes, universalización asociada a la contención social. La mezcla era explosiva y – como siempre sucede – los depósitos de conflictos y problemas comenzaron a estallar. FERNANDEZ Ana M. - DE BRASSI Juan C., (2000), 2.5. Pero nosotros – adultos y docentes – no vivíamos en otro universo. Nosotros formamos parte de esta historia y pudimos volvernos insensibles cuando los primeros síntomas aparecían o algunos presagios lo insinuaban (como la parábola de la rana y el agua caliente). Despertamos frente a la saturación y al desborde pero estos indicios estaban dando vuelta entre nosotros desde hace tiempo. Sucede como los fenómenos de la biología: un virus, una peste, una pandemia exhiben primero pequeñas señales y pocos afectados; como no nos sucede, como no nos afectan tanto, como aun podemos seguir con nuestras actividades normales, suponemos que no debemos darle importancia. Y cuando finalmente se instala, ya se ha convertido en un mal descontrolado. Posiblemente – como acaece en esos fenómenos sanitarios – nosotros nos hemos salvado, o hemos salvado a nuestros hijos (que no han padecido todos estos síntomas)… pero lo cierto es que finalmente ha afectado nuestro trabajo y nuestra labor como docentes en la universidad o en el nivel superior (o en los otros niveles). 2.6. Podríamos apropiarnos de un texto clásico mal atribuido a Beltold Brech 3: Primero entró en crisis la educación de los jóvenes de los barrios marginales, pero a nosotros no nos importó porque no trabajábamos con alumnos marginales. Enseguida comenzó a deteriorarse la educación de los otros niveles, pero a nosotros no nos importó, porque no teníamos relación con esos niveles de la enseñanza. Después hubo dificultades en el ingreso a la universidad, pero como nos desempeñábamos a partir del primer año tampoco nos importó. Luego aparecieron los problemas en otras cátedras, pero como nosotros seguimos trabajando normalmente tampoco nos importó...Ahora que todos estamos envueltos en los mismos problemas, ya es demasiado tarde… 2.7. Esos son nuestros hijos, son los monstruos (= una producción contra el orden regular de la naturaleza) que hemos alumbrado y que ahora nos asustan, somos los nuevos Frankenstein que hemos creado las criaturas que ahora nos atemorizan (MEIREIEU, 2001: 53) Lo sabemos, pero no queremos reconocerlo. Porque como todos los monstruos son hijos de la ausencia de un proyecto serio y responsable: mientras los bien nacidos surgen de las ideas claras y de las definiciones precisas, éstos han surgido al compás de los experimentos y de las improvisaciones, tanto que no sabemos quiénes son, ni cómo son, ni por qué son así (no tienen nombre, ni cualidades, ni destino). Porque en otros sectores sociales – que hábilmente han sabido privatizar en serio la educación y concentrar en unos pocos los recursos del saber y del conocimiento – al calor de todos los síntomas: crearon nuevas estructuras, construyeron magníficos edificios, coptaron los referentes mas valiosos de la ciencia y el pensamiento, decidieron quiénes podían
3

El verdadero autor, Martin Niemöller, nacido en 1892 en Lippstadt, fue condecorado en la Primera Guerra Mundial como oficial de submarinos, tuvo simpatías por el primer nazismo pero terminó en prisión cuando puntualizó que él, como pastor luterano, tenía un solo Führer y ese era Dios. Murió en Wiesbaden a los 92 años, fue un activo militante pacifista.

LA NUEVA CULTURA JUVENIL, NUEVOS ENTORNOS DE APRENDIZAJE. TRÁNSITO DEL NIVEL MEDIO A LA UNIVERSIDAD PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

5

ingresar en su circuito, incluyeron sólo a los elegidos y tendieron puentes a un rendimiento académico directamente vinculado con la producción, la economía y las demandas internacionales. 2.8. Dice Meirieu (2001: 27) en su obra Frankenstein educador: “Vivimos una aceleración sin precedente en la historia. De una generación a otra, el entorno cultural cambia radicalmente, hasta un punto en que la transmisión por impregnación (= allí donde el vínculo transgeneracional queda garantizado porque las diferencias son mínimas y no es necesario organizar la transmisión) se ha hecho, en muchas familias, particularmente difícil. La oleada de imágenes televisuales es, a veces, la única cultura común en grupos familiares reducidos a la mínima expresión: un conjunto de personas que utilizan la misma heladera. A falta de nada que compartir, ni comidas, ni preocupaciones, ni intereses convergentes, ni cultura común, las relaciones entre generaciones se han “instrumentalizado”, porque mutuamente se intercambian servicios: “Quédate en casa – dice la madre al hijo – a cuidar a tu hermana y tendrás dinero para el fin de semana…” o “Ahí tienes mis ejercicios de matemáticas – parece decir el alumno al profesor – He hecho lo que me has pedido, me pones la nota que corresponde y quedamos en paz. No me pidas que, además me intereses por la matemática y por algo más. Tu vida y tu materia son tuyas. La mía es mía. Hacemos tratos comerciales, no otra cosa”. 2.9. Nuestros alumnos han nacido y siguen viviendo en otro tipo de cultura4, mientras nosotros – los adultos – somos habitantes de la cultura del pasado y nos asomamos (o somos usuarios) de la cultura del presente. (1) En la cultura de la palabra escrita las emociones deben pagar un peaje: el paso previo por el intelecto. En el lenguaje escrito las emociones provienen exclusivamente de los significados, no de los significantes. Hay que comprender para poder emocionarse. Hay que acceder primero a las significaciones. En el lenguaje audiovisual, no hay peajes. Hay emociones primarias que son previas, que no necesitan el paso por el intelecto: son emociones derivadas directamente de los significantes. Formas, contornos, colores, movimientos. (2) Mientras la tecnología de la imprenta tiende a privilegiar una representación del mundo de carácter conceptual estático, analítico y reflexivo, la cultura del espectáculo tiende a privilegiar de manera prioritaria una representación del mundo concreta, dinámica, implicativa, sensitiva y emotiva. (3) El lenguaje verbal trabaja con signos doblemente abstractos: son signos abstractos que remiten a sonidos abstractos, son hiperfuncionales para la expresión de conceptos y tiende a desarrollar el pensamiento continuo y lineal; se trata de un pensamiento analítico, secuencial. El audiovisual electrónico es de dominancia sensorial, opera con signos concretos, analógicos, hiperfuncionales para la vibración sensorial, pero no tanto para la abstracción y la conceptualización. La iconosfera lleva a desarrollar el
4

“Mi especialidad es el cerebro, por lo que soy muy consciente de cuán permeable es a lo que pasa alrededor, de que no existe una personalidad inviolable. - señala SUSAN GREENFIELD (La Nación. Agosto 2006) - Me preocupa ver cómo en la política o en las escuelas se toman decisiones sin pararse a reflexionar sobre los efectos que ya están teniendo estos cambios tecnológicos sobre los seres humanos. Basta con mirar a los chiquitos de hoy, que prácticamente manejan una computadora desde que nacen. Posiblemente, esto les esté afectando la manera de pensar y actuar. Pero nadie se detiene a reflexionar sobre el tema, y en cuanto llegan al jardín, como no saben sentarse quietitos, cada vez más se multiplican los que reciben diagnósticos de desórdenes de atención. Son chicos acostumbrados a una pantalla que los estimula todo el tiempo. Tocan botones y explotan ruidos y colores. Después entran en el aula y los educadores pretenden que se queden concentrados escuchando a la maestra en la silla. ¡Pero no tienen ninguna experiencia ni práctica en eso! Están acostumbrados a que se les fomente una capacidad de atención limitada en su cerebro. (…) Son chicos que no distinguen entre información y conocimiento. Cuando uno lee un libro, el autor nos toma de la mano y nos va llevando, y a uno puede no gustarle el camino, pero no tiene otra alternativa, salvo cerrar el libro, que seguirlo. Hay un argumento lineal. No se leen tres cuartos del libro, se vuelve para atrás y luego se salta para adelante. Es diferente con una computadora. El buscador te lleva a donde quieras. Para aquellos de nosotros que crecimos sobre la base de una historia lineal, sobre la que se apilaba otra historia lineal, ya tenemos en la cabeza una serie de narrativas que nos permiten construir un marco de referencia. Ese marco sirve para relacionar una cosa con la otra, para dar un significado a lo que encontramos. Entonces, cuando de adultos tomamos un buscador, sabemos dónde ir y qué descartar. Si uno jamás hubiera tenido ese trayecto conceptual en la cabeza, ¿cómo sabría qué es lo importante? Es un mito que la computadora sea sólo una herramienta. Nosotros tenemos sabiduría porque tenemos estas historias. Ellos tienen información que se les tira así, en la cara, y que no saben cómo clasificar.”

LA NUEVA CULTURA JUVENIL, NUEVOS ENTORNOS DE APRENDIZAJE. TRÁNSITO DEL NIVEL MEDIO A LA UNIVERSIDAD PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

6

pensamiento discontinuo y simultáneo; la imagen se rige prioritariamente por el pensamiento global, sintético. (FERRES: 2000)(4) La forma del libro impreso creó una nueva manera de organizar el contenido y con esto, fomentó una nueva manera de organizar el pensamiento. Favoreció los hábitos de pensamiento ABCD, una estructura de conciencia que es fielmente análoga a la estructura de la tipografía, con una lógica lineal, basada en la concatenación causal. La cultura de la imagen es un mosaico que evoca la idea de conocimientos inconexos, adheridos al cerebro humano y sin ninguna relación entre sí, briznas sin orden, uniones al azar por simples relaciones de proximidad, de época, de adquisición, de asonancia, de asociación de ideas, sin estructura definida. Mientras el moderno Comenio exige que las imágenes ilustren los textos, actualmente son los textos los que ilustran las imágenes, que son las que primero se han experimentado. (BALARDINI: 2000) Lógica circular, basada en la simple asociación por contigüidad o por analogía. Se trata de una cultura de lo global, de lo simultáneo. Y no tenemos un tratamiento formal (o producción de ciencia) de la simultaneidad, de sistemas de linealidades paralelas. (FERRES JOAN, E2000: 32, 52 ) 5 Un ejemplo paradigmático: el teléfono celular. Tal vez por todo esto las múltiples tecnologías y aplicaciones del teléfono celular haya pegado tanto en la nueva generación que se han apropiado del medio para convertirlo en un verdadero mensaje, no sólo en un instrumento, una de las únicas maneras de estar “siempre conectado” (con los demás, con las imágenes, con la música, con los sonidos, con ellos mismos, porque es un medio personal, intransferible). En el teléfono celular – que curiosamente cabe y puede ser manipulado por una mano – se han concentrado todos los avances tecnológicos de última generación y de las últimas generaciones: comunicación, Internet, televisión, mp3, radio fm, chateo y mensajería, registro de información (agenda), posibilidad de grabar, fotografía y video (captura de imágenes). En manos de nuestros alumnos adolescentes tenemos: una radio + un televisor + una agenda electrónica + un reloj con alarma y recordatorio, una pc para la conexión de Internet y correo, una cámara digital para fotos y videos, una pantalla de videojuegos, un reproductor de mp3, un grabador, puertos de infra-rojo para intercambiar información almacenada. ¿Lo dejaríamos ir con todos esos elementos tecnológicos a nuestros hijos? ¿Caben todos esos artefactos en sus mochilas? ¿Todos pueden ser manejados por nosotros? ¿Los dejaríamos entrar a nuestras aulas con todos esos elementos? 6 03. JUEGOS DE CONTRASTES Y FRUSTRACIONES

5

El amigo Ernesto con el que compartimos muchas discusiones para arribar a numerosas coincidencias (exceptuada su admitación incondicional por Platero y yo de Juan Ramón Jiménez) me acercó esta atrevida observación: una de las curiosas interpretaciones que se le dan al QUIJOTE de CERVANTES, escrito y publicado en los primeros años del siglo XVII, es la de representar una reacción en contra de la imprenta y de la proliferación de los libros, en un siglo en el que se producía naturalmente cambios en el control del poder cultural. Es verdad que el QUIJOTE pierde la razón porque se la pasa leyendo libros de caballería “de claro en claro (día) y de turbio en turbio (noche)”, pero es posible que CERVANTES se hiciera eco de las quejas de una cultura que se comenzaba a construir sobre los libros, sobre la lectura, sobre las bibliotecas, sobre la posibilidad de “ensimismarse” leyendo. A juicio de Cervantes - a caballo entre dos mundos y en el entrechocar de las olas - si la lectura se exageraba se podía caer en una especie de alienación, de construir un mundo alternativo al margen de los real. Si uno lee principalmente las primeras páginas del QUIJOTE, se queda con la denuncia de fondo y sustituye la lectura por las nuevas tecnologías, hoy QUIJOTE sería un usuario compulsivo de la computadora, de Internet, de las relaciones virtuales, de la televisión o de los medios, incapacitado de vivir el mundo real, ajeno a los libros y a la lectura (fuente necesaria de la cultura escolar). Todo cambia, los tiempos cambios y curiosamente nosotros suponemos que aquel dedicarse a los libros – que espantaba a los europeos del siglo XVII – representa el remedio ideal para tanta imagen que azota y enloquece a los Quijotes del siglo XXI... 6 Cuando preparaba este material observé que un grupo de alumnos se pasaba con particular interés una revista. Intervine para saber de qué se trataba y comprobé que la misma era una publicación (“Moviles”) dedicada a la presentación, evaluación y recomendaciones sobre los celulares. Alrededor de 20 páginas finales presentaban los 120 modelos disponibles en el mercado, con destinatarios previstos y diversas marcas, con precios que arrancaban en los $50,00 y trepaban hasta los $ 2500. Uno de los alumnos me trajo finalmente su colección de información sobre celulares, con una asombrosa cantidad de material.

LA NUEVA CULTURA JUVENIL, NUEVOS ENTORNOS DE APRENDIZAJE. TRÁNSITO DEL NIVEL MEDIO A LA UNIVERSIDAD PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

7

Los docentes de hoy, deudores de un pasado que estiman glorioso, suelen mantener algunos criterios que pueden resultar desarticulados con respecto a las realidades educativas que les toca vivir. Los jóvenes alumnos por su parte viven como “natural” una forma de ser que los adultos lamentan y condenan. EN EL PASADO Los profesores y los adultos podían ofrecer una versión del mundo y del presente que les permitía a los alumnos y a las nuevas generaciones reconocer un posible camino para poder acceder a la realidad e interpretarla. Los profesores podían anticipar algunas líneas del futuro, porque con sus saberes podían prever a mediano plazo cuál podía ser el curso de los acontecimientos. 02 . ACTUALMENTE El mundo se ha vuelto indescifrable y cambiante: es muy difícil dar una interpretación de lo que pasa y de los que nos pasa. Los educadores no son la excepción y más que mostrar un buen manejo de las situaciones se muestran tan frágiles como el resto de los adultos (entre los que se cuentan los mismos padres de los alumnos) ¿Quiénes pueden hoy hablar del futuro? Son tantas las sorpresas del presente y del pasado inmediato, que los adultos se resisten a comprometer algunas respuestas. Los mismos adultos que en el pasado anticipaban con seguridad su futuro, están construyendo su presente sobre las ruinas de sus proyectos y planificaciones. Se caen los trabajos, cambian las relaciones, mutan los afectos, los impactos sociales y políticos son vertiginosos. Después de haber experimentado una cadena de frustraciones, es natural que reine un manifiesto escepticismo El saber no es ya patrimonio de la universidad, ni de sus profesores. La universidad no es ya la fuente del conocimiento, ni el lugar privilegiado. Es uno de los lugares y puja por encontrar su territorio y por apropiarse de todo lo que se va produciendo a un ritmo que no siempre es el deseado. Y los alumnos lo saben. Los alumnos se han acostumbrado a ”habilitar” a los referentes y a los adultos. Nadie es reconocido sólo por ocupar un lugar o cumplir una función. Los padres ejercer su rol y funcionan como tales si sus hijos “los habilitan como padres” (entonces los escuchan, los consultan, los tienen en cuenta); de lo contrario los ignoran, los desconocen, desprecian. Y con los profesores pasa lo mismo: concursar, ser el titular de la cátedra, ingresar como adjunto o ayudante no representa un salvoconducto de reconocimiento. Los alumnos los estudian, miden sus conocimientos, sus cualidades, su capacidad de relación... y si lo creen oportuno “los habilitan” para atenderlos, obedecerlos, registrar sus mandatos, estudiar y aprender La universidad de nuestros días se ha popularizado y son muchos más los que ingresan a ella. Lo hacen porque son muchos los que han logrado

01

03

Los profesores eran portadores de una cuota importante de saberes, que podían exhibirlo como una posesión generosamente brindada a los alumnos que se acercaban para aprender.

04

La sola presencia del profesor imponía respeto, admiración, reconocimiento, orden, control, cumplimiento y se descontaba que estaba en el aula para enseñar, enseñaba porque sabía, sabía mucho más que lo que se transmitía, disponía de un cuerpo de saberes indiscutibles y demanda naturalmente – como forma de respuesta y de respeto – el aprendizaje de los alumnos.

05

Los profesores se encontraban con alumnos que había decidido ingresar a la universidad, que eran conscientes de las dificultades, pero

LA NUEVA CULTURA JUVENIL, NUEVOS ENTORNOS DE APRENDIZAJE. TRÁNSITO DEL NIVEL MEDIO A LA UNIVERSIDAD PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

8

mas conscientes de las posibilidades de superarlas con la perseverancia, el esfuerzo, la constancia y la puesta en acto de las capacidades, que no había excusas para no cumplir o postergar obligaciones, que importaba mantener la regularidad en el cursado y organizar el desarrollo de la carrera en el menor tiempo, que abandonar era un fracaso o una frustración y que el avance en los estudios y, finalmente, el título eran pasaportes seguros para el ingreso al mercado laboral y – a través de él – a la sociedad.

06

Para los profesores los tiempos eran importantes y los plazos, impostergables. El tiempo era oro y por lo tanto no se podía perderlo o malgastarlo. Tampoco se podía hacer perder el tiempo a los demás. Valores como la puntualidad, el cumplimiento del horario, el aprovechamiento de cada minuto era una prescripción escolar que reflejaba una pauta social y anticipaba un entorno laboral y económico. Los profesores se encontraban con alumnos que sabían compatibilizar sus obligaciones como estudiantes con sus responsabilidades laborales y hasta el cuidado de la familia, y que la situación que vivían no los habilitaba para solicitar excepciones y consideraciones especiales.

07

atravesar la escuela media y porque son más las familias que consideran que el ingreso al mercado del trabajo se enriquece con el paso por la universidad. Por su parte si el trabajo es un bien escaso, los que esperan trabajar deben ocuparse en algo que los mantenga entretenidos y con alguna tarea. Ingresar a la universidad es solamente una decisión que puede no ser ni definitivas, ni fundamental. Por eso mismo son muchos los que ingresan para probar, sobreviven hasta que se cansan, rechazan el esfuerzo y no están dispuestos a poner en funcionamiento nuevos hábitos. Cuando las circunstancias se lo imponen (un parcial, inasistencias, dificultades) abandonan y abandonar no es un fracaso sino simplemente un cambio de ruta. ¿No será la misma vida un permanente cambiar de caminos? Para la nueva generación el tiempo es un valor de cambio, es lo que abunda y los plazos siempre son negociables. Hay tiempo para atender, para estudiar, para aprobar. No es necesario planificar tanto porque es mucho más atractivo ir definiendo paso a paso la vida. Lo que interpretamos como una pérdida de tiempo debe interpretarse como una manera alternativa de estar ocupados. Y cuando uno no tiene planes fijos, ni agendas, ni compromisos, al tiempo lo construye y lo multiplica a su antojo. 7 El uso del tiempo ha cambiado y los alumnos consideran que los compromisos laborales les habilitan excepciones. En el marco de una existencia sin compromisos (síndrome de Peter Pan), ¿por qué la universidad debería involucrar un compromiso mayor? En cierto sentido han relativizado el sentido del futuro, porque a diferencia de los adultos que disponían de un presente que les permitía “pensar el futuro”, los jóvenes no logran tener ni aprisionar el presente porque todo está cambiando todo el tiempo y por lo tanto no hay manera de extrapolar el futuro.8

7

FEIXA Carles (2003) prefiere hablar de diversos tipos de relojes que caracterizan diversos momentos de la historia y diversas generaciones: el cíclico reloj de arena (que permanece en las instituciones de transmisión y control), el lineal y progresivo reloj analógico o mecánico que ordena el tiempo – le da cuerda – hacia el futuro y el reloj digital que rompe con el tiempo tradicional y lo convierte en una construcción subjetiva y virtual.(instala la arritmia temporal). En el cruce de estas temporalidades están los sujetos, los docentes y las instituciones, tratando de vencer las contradicción que los recorren. 8 Generacionalmente necesitan respuestas inmediatas a todas las demandas, por eso se suelen desprender del pasado y suelen ignorar el futuro, como un tiempo, porque ambos los quitan de la abundancia de presente, de lo inmediato, de lo instantáneo. Por eso suelen dilatar los compromisos para finalmente incumplirlos porque todo lo que se traslada para el futuro se convierte en un no-lugar, en un nunca más. Lo que se posterga en cierto sentido no existe, nunca llegará.

LA NUEVA CULTURA JUVENIL, NUEVOS ENTORNOS DE APRENDIZAJE. TRÁNSITO DEL NIVEL MEDIO A LA UNIVERSIDAD PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

9

08

09

10

Los docentes consideraban que el ser estaba asociado al parecer, que en todos los órdenes las personas eran lo que manifestaban y que, por lo tanto, las formas, la presentación, las convenciones contaban y mucho. El respeto estaba asociado a ese interior que se anticipaba a través del exterior. Los profesores interpretaban textualmente las palabras, valoraban los gestos, prestaban atención a los detalles, y que en la relación que se establecían en el marco de una cátedra universitaria todos – profesores y alumnos – compartían los mismos códigos. Para los profesores la vida era esfuerzo y al esfuerzo le seguía la necesaria cuota de reconocimiento y placer. Y si la vida era esfuerzo, el estudio y la universidad eran – sobre todo – un ejercicio de voluntad, constancia, trabajo, dedicación. Lo que costaba poco, valía poco y, por lo tanto, no debía considerar como un síntoma favorable. Lo que cuesta vale. La recompensa, el goce, la gratificación eran estados a conquistar, disfrute transitorio, paréntesis necesarios entre esfuerzo y esfuerzo. Nadie podía imaginar una vida sin esfuerzo y totalmente placentera. Los profesores pertenecían a una generación que se mostrada capacitada para dominar la realidad y dar cuenta de ella. Nada era tan difícil, tan complejo, tan profundo que no pudiera ser abordado, resuelto, conocido, dominado. Y estos profesores – expertos en realidad – podían dar cátedra acerca de los recursos para satisfacer todos los problemas y todas las demandas. Los profesores tenían sus problemas: pero todos los problemas tenían solución.

Otra relación con el tiempo – las horas del día, los días de la semana, los años para concluir la carrera – es lo que inhabilita la articulación entre el trabajo y el estudio. El trabajo es una ocupación que seguramente no será definitiva; el estudio es una “inversión” que admite la caída de los bancos y la incautación de los depósitos. La adolescencia se prolonga sin límites, y la juventud se asocia con la adultez, negociando en cada caso qué es lo que conviene ser y hacer. Las formas no interesan. Lo esencial es invisible a los ojos. Los gestos, la forma de hablar, de presentarse, de vestir carece de toda importancia y son cuestiones que las decide cada uno. Basta que nos sintamos bien, cómodos, libres. Las nuevas generaciones no juzgarán los gustos y las costumbres de los adultos (entre ellos los profesores) y por eso se sienten habilitados para defender sus propios criterios. Lo que para nosotros es importante, para ellos es apenas un detalle intrascendente.

Hay muchas cosas de la cultura actual que no pide esfuerzo, ni atención, sino solamente sentidos. Si algo se puede conseguir sin esfuerzo, mejor. El transito por las aulas parece signado por la ausencia de esfuerzo y la llegada a la universidad choca con la imperiosa necesidad de adquirir los hábitos fundamentales. ¿Vale la pena intentarlo o es posible ensayar caminos alternativos?

Viven un “exceso o un estallido de realidad”, el síndrome de la “realidad desbordada”: todo lo que sucede a nuestro alrededor, todo lo que día a día a vivimos o nos depositan ante nuestros sentidos y para nuestro consumo los diversos medios, exigen una creciente capacidad de apertura, recepción, interpretación y reacción. Nunca como ahora hay tanto para conocer y procesar, y el pensamiento debe hacer un esfuerzo desmesurado para moverse en medio de tanta realidad, sistematizar y articular el caudal de información y, como un intérprete, salir a la

LA NUEVA CULTURA JUVENIL, NUEVOS ENTORNOS DE APRENDIZAJE. TRÁNSITO DEL NIVEL MEDIO A LA UNIVERSIDAD PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

10

búsqueda de sentidos y significados.

04. RIQUEZAS Y POTENCIALIDADES Hemos marcado los caracteres que separan el pensamiento, la visión del mundo, el estilo de vida de las culturas juveniles con respecto a la generación de los adultos. De alguna manera la presentación tiende a marcar el contraste entre el ideal que los adultos pre-definen y la realidad que los jóvenes exhiben. Es importante presentar algunos caracteres que destacan los valores, riquezas y potencialidades de la nueva generación. CREATIVIDAD Si no hay nada que los ate a los esquemas anteriores, todo puede ser creado y construido nuevamente y por lo tanto es posible pensar en una gran capacidad creativa, alejada de cualquier atadura. Es una generación que ha hecho de la creatividad un culto y que ha logrado que la generación adulta deposite en ellos los proyectos creativos. CONFIANZA EN SI MISMO Aunque se equivoquen prefieren confiar en ellos mismos. La experiencia de los demás es un buen dato pero no puede eliminar la propia determinación. Ni siquiera las equivocaciones anulan la propia confianza. SINCERIDAD Decir lo que piensan, en el momento en que lo piensan y de cualquier manera, valorando más la necesidad de expresar las verdades que la oportunidad o la conveniencia. A veces una sinceridad que cuesta digerir, que puede molestar pero que es saludable. 9 AUTONOMIA No hay un modelo o una prescripción que pueda encajar en la organización de la propia vida. Por eso es necesario crear nuevamente el molde, definir desde uno mismo la propia vida, los proyectos, la forma de vivir y de obrar. Muchas veces se procesan mensajes recibidos pero se potencian por la propia determinación personal. REALISMO El mundo ya está hecho, definitivamente hecho. Las cosas son como son y la única posibilidad de construir algo es llamando a las cosas por su nombre, sin vueltas y con los pies en la tierra. Es una generación que ha crecido viendo como caían los sueños de los adultos. CURIOSIDAD Y BUSQUEDA Hay demasiada información, un aluvión de conocimientos y de novedades que ha multiplicado los medios para poder llegar. Los medios son los mensajes y los mensajes desbordan los medios que no puede contener tanto material.

DISFRUTE Y GOCE DE LA VIDA Hay una sola vida, un solo tiempo, una sola oportunidad y conviene recordarlo y disfrutarlo. Amar la vida y disfrutar de la vida, sin tantos planes, mandatos, ni restricciones. Hasta los excesos son una forma de vivir más y mejor. MULTIPLICIDAD DE MEDIOS Tienen una gran capacidad de manejar al mismo tiempo diversos canales de comunicación y de entretenimiento. La ruptura con la concentración y la linealidad les ha permitido crecer en la atención múltiple que les permite estar en muchas cosas y lugares a la vez (ventanas,

CONCIENCIA DE LA EDAD Saben que son jóvenes y que la juventud no es necesariamente un paso hacia la edad adulta, un momento de transición, sino un verdadero estado deseado por los mayores. Y son conscientes de que tienen los atributos genuinos de esa etapa de la existencia
9

SAVATER se refiere críticamente a esta lluvia de ideas que nos inunda: “La web y sus blogs innumerables han acelerado hasta lo vertiginoso el vaivén de las ideas. Como cualquiera puede colgar sus criterios en la red, hay una generación que supone que todos valen por igual. La necesidad de argumentar las opiniones es vista como un culpable elitismo: tengo tanto derecho como cualquiera a decir lo que pienso, pero nadie puede exigirme que lo fundamentes” (CLARIN. 05/11/06)

LA NUEVA CULTURA JUVENIL, NUEVOS ENTORNOS DE APRENDIZAJE. TRÁNSITO DEL NIVEL MEDIO A LA UNIVERSIDAD PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

11

hipervínculos, videoclips, etc.)

pantallas,

05. OTRAS VOCES: Es oportuno aportar – para contextualizar las afirmaciones y la percepción – la visión de una serie de autores que han abordado la problemática de las nuevas culturas juveniles y de los nuevos esquemas de aprendizaje. 5.1. GARCIA CANCLINI: “El problema que enfrentan las sociedades contemporáneas es más de explosión y dispersión de las referencias culturales, que de homogeneización. Para los jóvenes estar desconectados tiene varios sentidos: uno es desconectarse del mundo de los adultos y construir su propio espacio generacional. Otro sentido es construir ese espacio generacional a través de conexiones preferentes, no aislarse sino conectarse de otra manera, con otras páginas web, chatear o relacionarse con más lenguas o con más músicas, constituir sus diferencias a través de conexiones y desconexiones. Un tercer sentido es el que consagró cierto tipo de música, desconectarse del mercado, de la tecnología estandarizadora, y crear formas propias o que aparenten serlo fuera de quienes tratan de dominarlos. Una buena parte de las culturas juveniles en la actualidad se mueve entre estos sentidos oscilantes, entre conexión y desconexión.” NÉSTOR GARCÍA CANCLINI (2005) 5.2. BARBERO: “Utilizo la metáfora del palimpsesto para aproximarme a la comprensión de un tipo de identidad que desafía tanto nuestra percepción adulta como nuestros cuadros de racionalidad, y que se asemeja a ese texto en que un pasado borrado emerge tenazmente, aunque borroso, en las entrelíneas que escriben el presente. Es la identidad que se gesta en el movimiento des-territorializador que atraviesan las demarcaciones culturales pues, desarraigadas, las culturas tienden inevitablemente a hibridarse. Ante el desconcierto de los adultos vemos emerger una generación formada por sujetos dotados de una “plasticidad neuronal” y elasticidad cultural que, aunque se asemeja a una falta de forma, es más bien apertura a muy diversas formas, camaleónica adaptación a los más diversos contextos y una enorme facilidad para los “idiomas” del vídeo y del computador, esto es para entrar y manejarse en la complejidad de las redes informáticas. Los jóvenes articulan hoy las sensibilidades modernas a las posmodernas en efímeras tribus que se mueven por la ciudad estallada o en las comunidades virtuales, cibernéticas. Y frente a las culturas letradas - ligadas estructuralmente al territorio y a la lengua- las culturas audiovisuales y musicales rebasan ese tipo de adscripción congregándose en comunas hermenéuticas que responden a nuevas maneras de sentir y expresar la identidad, incluida la nacional. Estamos ante identidades más precarias y flexibles, de temporalidades menos largas y dotadas de una flexibilidad que les permite amalgamar ingredientes provenientes de mundos culturales distantes y heterogéneos, y por lo tanto atravesadas por dis-continuidades en las que conviven gestos atávicos con reflejos modernos, secretas complicidades con rupturas radicales.”10 (BARBERO:2000)
10

“La escuela y la universidad han dejado de ser el único lugar de legitimación del saber, pues hay una multiplicidad de saberes que circulan por otros canales y no le piden permiso a la escuela para expandirse socialmente. Esta diversificación y difusión del saber, por fuera de la escuela, es uno de los retos más fuertes que el mundo de la comunicación le plantea al sistema educativo. Frente al maestro que sabe recitar muy bien su lección hoy se sienta un alumno que por ósmosis con el medio-ambiente comunicativo se halla “empapado” de otros lenguajes, saberes y escrituras que circulan por la sociedad. Saberes-mosaico por estar hechos de trozos, de fragmentos, que sin embargo no impiden a los jóvenes tener con frecuencia un conocimiento más actualizado en física o en geografía que su propio

LA NUEVA CULTURA JUVENIL, NUEVOS ENTORNOS DE APRENDIZAJE. TRÁNSITO DEL NIVEL MEDIO A LA UNIVERSIDAD PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

12

5.3. CARLINO: “¿Por qué los estudiantes no participan en clase? ¿Por qué leen tan poco la bibliografía? ¿Por qué al escribir muestran haber comprendido mal las consignas? ¿En dónde o en qué estaban cuando fueron explicados los temas sobre los que hoy los evaluamos? (…) La tarea académica en la que los profesores solemos ubicar a los alumnos en clase es la de escuchar nuestras explicaciones y tomar apuntes (de los que nos desentendemos). Asimismo, esperamos que los estudiantes – fuera de la clase – lean la bibliografía proporcionada (pero no nos ocupamos de ello). Es decir, concebimos nuestro rol como transmisores de información; recíprocamente, los alumnos se ven a ellos mismos como receptores de nuestros conocimientos. A pocos sorprende este esquema porque es al que nos hemos acostumbrado. No obstante, al menos dos problemas han sido señalados con respecto a este sistema de roles, que establece posicionamientos enunciativos polares y desbalanceados, problemas relativos a quién aprende o no aprende y a qué se aprende o no se aprende. (…) El concepto de alfabetización académica señala el conjunto de nociones y estrategias necesarias para participar en la cultura discursiva de las disciplinas así como en las actividades de producción y análisis de textos requeridos para aprender en la universidad. Apunta, de esta manera, a las prácticas de lenguaje y pensamiento propias del ámbito académico superior. Designa también el proceso por el cual se llega a pertenecer a una comunidad científica y/o profesional, precisamente en virtud de haberse apropiado de sus formas de razonamiento instituidas a través de ciertas convenciones del discurso. (…)Alfabetizar académicamente implica, que cada una de las cátedras esté dispuesta a abrir las puertas de la cultura de la disciplina que enseña para que de verdad puedan ingresar los estudiantes, que provienen de otras culturas.(…) Nadie aprende una disciplina solo; precisa entablar un diálogo con quienes ya participan en las comunidades disciplinares para que éstos le muestren su quehacer y comenten cómo marchan los intentos de aproximación del principiante. Los profesores deben propiciar estas situaciones. (…) El aprendizaje de una disciplina incluye incorporar conceptos, métodos y formas particulares de leer, escribir, pensar y acreditar (rendir): sólo a través de procesos de diálogo entre el que aprende y los que saben, se puede producir una retroalimentación acorde a las exigencias del aprendizaje.” CARLINO PAULA (2005) 5.4. CLAXTON: Los profesores, los que enseñan, y los alumnos tienen sus propias teorías personales, teorías que tienen compatibilidad generacional entre sí y cierto grado de incompatibilidad entre los sectores. Es muy probable que la teoría personal de los profesores presente una visión del mundo, de la sociedad, de sí mismo, de la educación (vista desde la enseñanza) distinta de la teoría personal de los alumnos, de su visión del mundo, de la sociedad, de sí mismos y de la educación (vista desde el aprendizaje). Sin ser inconmensurables (Kuhn) son diferentes y solemos tender a simplificar los rasgos que las caracterizan. “Cuando alguien quiere que le enseñen, le está diciendo al profesor: quiero obtener parte del conocimiento, la capacidad o las cualidades que tienes y te voy a ceder temporalmente la responsabilidad de decidir qué tengo que estudiar, dónde, cuándo, cómo, con qué frecuencia y en qué orden hacerlo, porque confío en que de esta manera aprenderé mejor”. Esta es la naturaleza del contrato de enseñanza- aprendizaje cuando el alumno lo acepta voluntariamente. La educación es un estado provisional que tiene como objeto hacer que el sujeto se vuelva autosuficiente. El profesor debe entender que tiene un poder prestado, porque se requieren sus servicios para que la autonomía y la competencia del sujeto aumenten.”CLAXTON GUY (1987) 5.5. BALARDINI: “El consumo de tecnología digital distancia a los jóvenes de los adultos por los vínculos que establecen con ella y por la capacidad para procesarla. Esta tecnología les ofrece un terreno propicio para el desarrollo de sus capacidades de abstracción, técnicas y creativas. Son herramientas con fuerte poder subjetivante e impacto socializante en un tiempo en que la computadora se ha convertido en un

maestro. Lo que está acarreando en la escuela no una apertura a esos nuevos saberes sino un fortalecimiento del autoritarismo, como reacción a la pérdida de autoridad que sufre el maestro, y la descalificación de los jóvenes como cada día más frívolos e irrespetuosos con el sistema del saber escolar.“ (BARBERO JESUS MARTIN: 2000)

LA NUEVA CULTURA JUVENIL, NUEVOS ENTORNOS DE APRENDIZAJE. TRÁNSITO DEL NIVEL MEDIO A LA UNIVERSIDAD PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

13

electrodoméstico más11. Los adolescentes en esta nueva relación con la tecnología, reconfiguran el lugar de los saberes y sus poseedores, generando temores entre los adultos. (…) Mas que jóvenes dentro o fuera de la tecnocultura digital (como si fuera una cuestión de clases sociales) hay que pensar en mayor o menos calidad e interactividad del medio: locales, conectividad, calidad de los equipos, organización del espacio. (…) Aparece una nueva especie urbana, la de los “cyberchabones” que se caracterizan por la “pizza, birra y Mouse”. En cuestiones de tecnología, la pobreza no es igual a desposesión, sino a baja interactividad con el medio. (…) Esta generación no es tecnofílica, ni tecnofóbica, sino que constituye su tecnocultura: no tienen que acomodarse y comenzar un nuevo proceso de aprendizaje tecnológico, ni tienen que desaprender algunas operaciones (como los adultos) para aprender las nuevas. Viven la tecnología actual con naturalidad.” BALARDINI SERGIO (2003) 06. QUE HACEMOS CON LO QUE NOS PASA: 6.1. El fenómeno no es privativo de algunas universidades, ni de ciertas unidades académicas, de algunos cursos o escuela del nivel medio. Es un fenómeno de época que opera con diversas manifestaciones en todos los ámbitos académicos. Es importante saber qué es lo que han intentado hacer los que con anterioridad han detectado el fenómeno y han tratado de trabajarlo. 6.2. Cuando sabemos lo que nos pasa, cuando hemos podido comprobar los hechos y delimitarlo a través del diagnóstico inicial no deberíamos buscar refugio en el retorno a la realidad maravillosa del pasado, o empeñarnos en señalar y destacar los casos particulares que no responden a este modelo, o proclamar nuestra voluntad inclaudicable de seguir eternamente con nuestro estilo (“sobre mi no pasarán”), sino que debemos trabajar con lo que nos pasa creando las condiciones necesarias para el presente y el futuro. Negar la enfermedad no es una forma de curarse, sino una forma de morirse. 6.3. El alumno del nivel superior que durante décadas era un producto mágico del paso desde el nivel medio al polimodal no existe más. La universidad necesita esos alumnos, entonces debemos concluir que lo que antes nos venía dado (= los alumnos del nivel superior intelectualmente preparados intelectualmente y voluntariamente dispuestos para el aprendizaje del nivel) ahora deben ser objeto de una construcción, lo que se denomina “la construcción de los sujetos del nivel superior”. Antes los encontrábamos y ahora debemos ponernos a construirlos y cuanto más solidaria sea la construcción, mejores serán los resultados. 6.4. Los alumnos de hoy no vienen “armados”, sino que se asemejan en esas cajas que observamos en las góndolas de los supermercados, con un kid básico que permite armar un producto según algunas indicaciones de los fabricante. Están allí a la espera de que seamos nosotros, los profesores, los que nos encarguemos de construirlos: al mismo tiempo que presentamos los saberes de las cátedras debemos ir definiendo cuáles son las condiciones intelectuales y de voluntad que se necesitan para aprender y aprobar los conocimientos. 6.5. Lo que los alumnos deben disponer como equipamiento básico para alcanzar lo que nos proponemos ha de ser objeto de enseñanza y ejercitación: la lectura comprensiva, la lectura en voz alta, la comprensión de las consignas, la expresión de las ideas, el uso del lenguaje, la capacidad de preguntar, la participación en la clase, la manera de aprovecha la presencia del profesor, la toma de apuntes, la forma de estudiar, la manera de trabajar en grupos, la forma de aprender y de fijar, etc.
11

Recordemos que las Computadoras – en sus diversos formatos – han dejado desde hace algún tiempo de ser un artículo que se vende en las “casas especializadas” para ser comercializadas en las casas de electrodomésticos como un artículo más entre todos los que los individuos y las familias deben comprar, renovar o sustituir. Se ha pasado del especialista que aconsejaba y guiaba la compra al empleado que las ofrece, las publicita y las vende como lo hace con un lavarropa, una televisor de plasma o un aire acondicionado.

LA NUEVA CULTURA JUVENIL, NUEVOS ENTORNOS DE APRENDIZAJE. TRÁNSITO DEL NIVEL MEDIO A LA UNIVERSIDAD PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

14

6.6. Probablemente deberemos privilegiar los buenos cimientos: allí debe estar el campo semántico compartido, los ámbitos semióticos comunes, las “nuevas alfabetizaciones”, porque sólo sobre la base de un lenguaje común podremos construir todo lo que necesitamos. Es necesario pensar estrategias de “mutua alfabetización”, en donde los alumnos traten de ingresar en la cultura de los adultos y a las pautas propias de las exigencias del nivel superior… y los adultos intenten ingresar a la comprensión de los códigos que manejan sus alumnos (por ejemplo en el uso de las nuevas tecnologías, tal como las utilizan las nuevas generaciones). 6.7. La tarea del docente consiste también en enseñar lo obvio, porque no lo es tanto. Lo que nosotros suponemos que todos tienen y dominan, pero que en realidad pocos conocen. No se trata siempre de deficiencias del nivel anterior, ya que muchas veces son los sujetos los que tienen una escasa capacidad para conservar, recordar, aplicar. 12 6.8. No se trata de inundar de tecnología los procesos de enseñanza y de aprendizaje. La mera tecnología no produce mayores o mejores resultados, a menos que sea una construcción que potencie las posibilidades de los alumnos. No es el docente el que debe recurrir a la tecnología como estrategia de salvación, sino pensar en la tecnología como un instrumento de elaboración, de búsqueda, de sistematización y hasta de acreditación por parte de los alumnos, lo que implica un verdadero proceso de aprendizajes mutuos. “De ahí la importancia estratégica – afirma Barbero (2000) - que cobra hoy una escuela capaz de un uso creativo y crítico de los medios audiovisuales y las tecnologías informáticas. Pero ello sólo será posible en una escuela que transforme su modelo (y su praxis) de comunicación, esto es que haga posible el tránsito de un modelo centrado en la secuencia lineal - que encadena unidireccionalmente grados, edades y paquetes de conocimiento- a otro descentrado y plural, cuya clave es el “encuentro” del palimpsesto y el hipertexto. Pues como ante afirmé el palimpsesto es ese texto en el que un pasado borrado emerge tenazmente, aunque borroso, en las entrelíneas que escriben el presente; y el hipertexto es una escritura no secuencial, un montaje de conexiones en red que, al permitir/exigir una multiplicidad de recorridos, transforma la lectura en escritura. Mientras el tejido del palimpsesto nos pone en contacto con la memoria, con la pluralidad de tiempos que carga, que acumula todo texto, el hipertexto remite a la enciclopedia, a las posibilidades presentes de intertextualidad e intermedialidad.” 6.9. Si hasta hoy el ejercicio de la profesión docente de la universidad era una tarea que se derivaba naturalmente de la profesión que desempeñamos o de los conocimientos que originalmente recibimos en la formación de grado o postgrado, en estos tiempos tal vez exija una mayor preparación o una preparación genuina y específica. A los saberes propios de las disciplinas básicas o superiores se le deben sumar los conocimientos específicos de la docencia del nivel superior, con discursos armados teóricamente, claros y operativos y con posibilidad de realizar intervenciones creativas frente a situaciones desconcertantes. 6.10. Quienes se han formado como docentes profesionalmente deben recordar que de la misma manera que reciclan sus saberes, incorporan conocimientos disciplinares, hacen lugar a desplazamientos epistemológicos, deben acceder a una nueva “alfabetización profesional” en torno a los nuevos sujetos a los

12

Así, por ejemplo, si los alumnos tienen un vocabulario acotado y hay mensajes que nos los entienden, muestran dificultades para recordar consignas complejas y son propensos a olvidar una parte de ellas, debemos recordar que son hijos de mensajes redundantes y sordos a las indicaciones pronunciadas al pasar o de manera indirecta.

LA NUEVA CULTURA JUVENIL, NUEVOS ENTORNOS DE APRENDIZAJE. TRÁNSITO DEL NIVEL MEDIO A LA UNIVERSIDAD PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

15

que hay que educar. Sin darnos cuenta, socavados por los hechos de todos los días, los docentes podemos convertirnos en “alfabetos funcionales” e ignorar lo que profesionalmente deberíamos conocer. 6.11. No podemos repetir – como dogma indiscutible - nuestras estrategias y nuestros hábitos docentes, las rutinas que por años han sido una fórmula eficaz para enseñar y desencadenar aprendizajes. No hacemos un juicio de valor sobre tales prácticas, sino que – simplemente – debemos pensar en otras estrategias que se adecuen a las actuales condiciones. Muchas de las estrategias de capacitación y de perfeccionamiento puestas en marcha por el paradigma productivo de las empresas y de la industria pueden representar una buena fuente de inspiración: no todo se puede transferir a las aulas, pero hay materiales que trabajan con condiciones análogas y permiten una criteriosa adaptación de los recursos. 6.12. El hábito de revisar nuestras prácticas y de producir los cambios necesarios se puede asociar a la socialización de los problemas y de los recursos (clínicas de debate, reflexión y aprendizaje), principalmente cuando las cátedras disponen de equipos de enseñanza o cuando los diversos departamentos toman conocimiento de la situación de los alumnos. La construcción común de soluciones permite compartir los problemas y también las propuestas para decidir entre diversas alternativas. 6.13. Los alumnos también deben “construirse a sí mismos”, tener una presencia distinta (más activa) en la universidad y en el aula. Frente al modelo tradicional del profesor que enseña y explica con alumnos que registran, atienden y aprenden, hay excelentes experiencias de trabajos autogestionarios, basados en núcleos problemáticos, con grupos operativos e inteligentes. La actividad de los alumnos, la puesta en marcha de situaciones problemáticas asociadas a la vida real, la posibilidad de definir diversos caminos para resolver cuestiones, el acceso a diversas fuentes de consulta, el desarrollo y la promoción a través de otros caminos puede ser una vía alternativa y superadora. 6.14. Es necesario fomentar la investigación sobre estos hechos, sabiendo que la universidad también debe tomar como objeto de estudio estas problemáticas que afectan el centro mismo de su actividad. Estas problemáticas podrían convertirse en verdaderos programas de investigación, con un rol privilegiado por parte de los docentes que comparten los dos niveles y que pueden oficiar naturalmente de fuente de información y de intervención entre el nivel medio o propedéutico y el universitario. 6.15. Finalmente, si queremos ser fiel a las posibilidades de la nueva generación, ¿Cómo hace para que la escuela se haga cargo de las potencialidades y las riquezas de la generación actual si está diseñada respondiendo a un modelo del pasado (moderno) y dirigida por los adultos que responden a otros paradigmas y son poseedores de otras potencialidades y riquezas que consideran la únicas significativas? ¿Cómo hacer para que ingresen en el circuito la CREATIVIDAD, el REALISMO, la SINCERIDAD, la AUTONOMIA, la CONFIANZA EN SI MISMO, el DISFRUTE Y EL GOCE DE LA VIDA, la CONCIENCIA DE PROPIA EDAD, la MULTIPLICIDAD DE MEDIOS, la CURIOSIDAD y la BUSQUEDA? ¿Es posible recuperarlas o serán decididamente interpretadas desde la perspectiva de los adultos, del poder hegemónico y del orden establecido?

07. PARA CONSULTAR Y SEGUIR LEYENDO: APARDURAI Arjun (2001), La modernidad desbordada. Dimensiones culturales de la globalización. Trilce. México. BALARDINI Sergi (2004), De “deejays” y ciberchabones. Subjetividades juveniles y tecnocultura. En JOVEN. Revista de Estudios sobre Juventud. México. Año 8. nº 20.

LA NUEVA CULTURA JUVENIL, NUEVOS ENTORNOS DE APRENDIZAJE. TRÁNSITO DEL NIVEL MEDIO A LA UNIVERSIDAD PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

16

BARBERO JESUS MARTIN (2000), Jóvenes, comunicación e identidad. Campus virtual OEI CARLINO PAULA (2005), Escribir, leer y aprender en la universidad. Una introducción a la alfabetización académica. Fondo de Cultura Económica. Buenos Aires. CLAXTON GUY (1987), Vivir y aprender. Psicología del desarrollo y del cambio en la vida cotidiana. Alianza. Madrid. FEIXA Carles (2003), Del reloj de arena al reloj digital. Sobre las temporalidades juveniles. En JOVEN. Revista de Estudios sobre Juventud. México. Año 7. nº 19. FERNANDEZ Ana María y DE BRASSI Juan Carlos (2000), Instituciones estalladas. Eudeba. Buenos Aires FERRES (2000), Educar en la cultura del espectáculo. Paidos. Barcelona. GARCIA CANCLINI Néstor (2005), Diferentes, desiguales, desconectados. Gedisa. Barcelona. GARCIA CANCLINI Néstor (2006), ¿Dónde está la caja de herramientas?. Cambios culturales, jóvenes y educación. Conferencia Seminario Internacional. Buenos Aires. Universidad de La Matanza. GEE JAMES PAUL: Lo que nos enseñan los videojuegos sobre el aprendizaje y el alfabetismo. Edit. E.A. Enseñanza Abierta de Andalucía. LIPOVETSKY Pilles (1986), La era del vacío. Ensayos sobre el individualismo contemporáneo. Anagrama. Madrid MARGULIS Mario (1994), La cultura de la noche. Espasa-Calpe. Buenos Aires. MEIRIEU Philipe (2001), Frankestein educador. Laertes. Barcelona MORDUCHOWICZ Roxana (2003), El capital cultural de los jóvenes. F.C.E. Buenos Aires NEGROPONTE Nicolás (1995), Ser digital. Atlántida. Buenos Aires. POSTMAN (1996), El fin de la educación. Octaedro. Barcelona. Tecnópolis. PRENSKY Marc (2006), No me molestes mami. Estoy aprendiendo, en PISCITELLI A. (2006), Las computadoras y los videojuegos son las maestras del siglo XXI. Educ.ar. http://weblog.educ.ar/sociedadinformacion PRENSKY Marc (2001), Nativos e inmigrantes digitales. On the Horizon. NCB University Press, Vol. 9 No. 5, October 2001. RANCIERE Jacques (2003), El maestro ignorante. Laertes. Barcelona REGUILLO Rosana (1993), Las tribus juveniles en tiempos de la modernidad. Universidad de Colima. México.

LA NUEVA CULTURA JUVENIL, NUEVOS ENTORNOS DE APRENDIZAJE. TRÁNSITO DEL NIVEL MEDIO A LA UNIVERSIDAD PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

17

SAMUEL HUNTINGTON (2001), El choque de civilizaciones y la reconfiguración del orden mundial. Paidós. Buenos Aires SARTONI Giovanni (1997), Homo Videns. La sociedad teledirigida. Taurus. Madrid.

PARA TRABAJAR Y REVISAR LAS PRACTICAS DOCENTES DESDE LAS CULTURAS JUVENILES 01. ANALISIS DE CASOS Y DE INCIDENTES CRITICOS 13 Propuesta de trabajo grupal:  Constituir grupos de 4 integrantes, combinando preferentemente profesores del nivel superior y del nivel medio o polimodal  Registramos el apellido y nombre de los miembros del grupo, especialidad docente y dónde trabaja (el lugar mas significativo)  Leemos los casos e incidentes presentados. Seleccionamos 2 (dos) casos y 2(dos) incidentes críticos.  Utilizando para cada caso o incidente uno de los CUADROS que se adjunta: (1) Hacemos un análisis de actores, situaciones y contextos. Marcamos las cosas que mas nos llaman la atención. (2) En cada uno de los casos e incidentes elegidos: ¿De qué manera haríamos, con nuestros criterios pedagógicos, la intervención personal frente a estas situaciones problemáticas? Registrar las diversas respuestas. (3) En cada uno de los casos e incidentes elegidos: ¿De qué manera podemos construir una nueva intervención pensando en un nuevo tipo de enseñanza y otras propuestas de aprendizaje?  Designamos a un vocero del grupo para el trabajo general y el debate.  Firmamos y entregamos las respuestas. CASO / 1: JUAN MANUEL “Llegó tarde a la clase de Análisis Matemático. Entró haciendo ruido y saludó solamente a sus compañeros. Tenía un reproductor de MP3 conectado en sus oídos, el pelo revuelto, un jean deshilachado y un buzo con inscripciones varias. Se sentó al fondo de la clase, junto a uno de sus amigos. Hizo ruido con la silla y el pupitre mientras todos seguían en silencio la explicación de la profesora en el pizarrón. Tardó en sacar su cuaderno de la mochila y en encontrar el lugar en donde podía continuar registrando los ejercicios. Recién en ese momento se sacó los auriculares y ceremoniosamente guardó el reproductor de MP3. Antes de prestar atención a la clase dedicó unos minutos a charlar con su compañero que hasta ese momento estaba siguiendo concentrado las explicaciones. Se disponía a escribir uno los últimos ejercicios propuestos, cuando reparó en su celular: pasó revista de eventuales llamados y mensajes, leyó algunos y contestó otros. La
13

Mientras los casos son instrumento de análisis que muestran situaciones complejas que se dejan expresar a través de una narrativa mostrando las tensiones y los dilemas que se presentan en los diversos campos profesionales, los incidentes críticos son “instantáneas”, situaciones breves, decisiones singulares que resultan problemáticas por su carácter veloz y fugaz.

LA NUEVA CULTURA JUVENIL, NUEVOS ENTORNOS DE APRENDIZAJE. TRÁNSITO DEL NIVEL MEDIO A LA UNIVERSIDAD PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

18

clase de Análisis había comenzado a las 18: Juan Manuel se dispuso se conectó con la clase recién a las 19,20.” CASO 2 / ROMINA “Cuando pasé lista el primer día de clase la reconocí. Había cursado conmigo hace dos años, tuvo una asistencia absolutamente regular, llegaba siempre a tiempo, se sentaba en los primeros lugares, cumplía con las obligaciones. Cuando pretendí entregarle el informe del primer parcial no la encontré más. Nadie supo darme información al respecto, aunque eso – en realidad – era habitual en la facultad: los alumnos dejaban de concurrir y era muy difícil encontrar información al respecto. Al año siguiente un colega, por casualidad, hizo referencia a Romina, como alumna de otra carrera. Estaba revisando algunos parciales y reconocí la letra. Nos llamó la atención que hubiera pasado de una Ingeniería a un Profesorado. Finalmente la tuve este año durante la primera parte y repitió los mismos rituales anteriores. Llegué a preguntarle algunas cosas en algunos encuentros casuales al finalizar la clase… pero me llama la atención que nuevamente haya llegado agosto… y se haya borrado otra vez”. CASO 3 / CECILIA Y MATIAS “Llegan siempre juntos, puntualmente, y se sientan en la mitad de la fila de la derecha, contra la ventana. Sacan sus cuadernos y se disponen para el trabajo. Viven casi aislados del resto y no les interesa demasiado lo que pasa a su alrededor. Aunque no es frecuente en el resto, ambos exhiben piercing en lugares estratégicos. Atienden, registran, hacen los ejercicios de Química. No participan y las pocas veces que el profesor los interroga, contestan correctamente pero prefieren no levantarse para resolver los ejercicios. Hay, sin embargo, algunas cosas curiosas: en primer lugar, es común verlos levantarse en la mitad de la clase y abandonar el aula por un período prolongado. Salen y regresan sin dar explicaciones. La profesora de Física intentó hacerlo, pero se mantuvieron en silencio y no contestaron. En segundo lugar: resulta curioso comprobar que deberían estar en 3º y están re-cursando Química y Análisis de primero, por segunda vez: nunca se han presentado a rendir los exámenes.” CASO 4 / JULIAN “Julián tenía 19 años. Demasiados años - según sus padres - para estar navegando entre un polimodal o secundario sin concluir y una carrera universitaria a media máquina. Las discusiones eran frecuentes pero en general terminaba con la partida de Julián. Las dos materias que adeudaba del ciclo precedente lo obligaban a regresar a una etapa que quería olvidar: no encontraba motivaciones para estudiar lo que definitivamente había sepultado y terminaba fracasando irremediablemente en los exámenes. Desde hacía dos años comenzaba la carrera en la universidad y debía abandonarla cuando le solicitaba la acreditación del nivel anterior. Lo hacía sin mayor drama, porque el drama se lo hacían sus padres (especialmente el padre, realmente imbancable) que frecuentemente – promediando el año – le reclamaban que se decidiera a rendir las asignaturas pendientes, hacer seriamente una carrera universitaria o trabajar. Julián no tenía registrado ninguna de esas opciones como posible. Le bastaba esperar: ya el tiempo se encargaría de regalarle alguna posibilidad favorable”. INCIDENTE CRITICO 1 / UN ALUMNO

LA NUEVA CULTURA JUVENIL, NUEVOS ENTORNOS DE APRENDIZAJE. TRÁNSITO DEL NIVEL MEDIO A LA UNIVERSIDAD PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

19

“No sé si estuvo bien o mal. Tampoco sé que le pasará de aquí en más porque lo que hizo es muy jugado. Esa profesora nos tenía cansados a todos: era muy pesada, nos bardeaba y se reía de nuestros errores; siempre nos recordaba que no era fácil convencerla a la hora del examen y que eran pocos los que aprobaban, le parecía natural que recursáramos al año siguiente. Al colorado casi no le conocíamos la voz, pero ese día se levantó y desde el último banco gritó: “¡Usted no le ha ganado a nadie señora, se desquita con nosotros porque en algún lugar debe estar llena de frustraciones! Por mi se puede ir a la…” Tomó su mochila y su carpeta, y partió. INCIDENTE CRITICO 2 / UN GRUPO “El parcial estaba previsto para el jueves a las 19,00. Había un clima tenso entre los alumnos y los docentes. Por diversos motivos no ha había habido continuidad en el dictado de la cátedra. Al titular – que aparecía de vez en cuando – no le entendían nada y los auxiliares no podían resolver algunos problemas o tenían dificultades a la hora de la explicación. Se pudieron de acuerdo: al parcial no concurrió nadie”. INCIDENTE CRITICO 3 / UN PROFESOR “Entendía que las cosas habían cambiado porque lo vivía con sus propios hijos. Había escuchado con preocupación el comentario de los colegas. Pero desde principio de año había sentido en sus propias clases el rigor de los cambios. Esta noche, cuando comprobó que nadie había preparado el tema ni resuelto los ejercicios asignados, que ni siquiera disponían del material para el trabajo y que lo miraban desde lejos, ajenos a todo, levantó las cosas y se fue. No estaba dispuesto a seguir perdiendo su valioso tiempo profesional”. 02. REDACTAR UN NUEVO CASO TRABAJANDO CON DATOS DE LA PROPIA EXPERIENCIA 03. PROPONER 2(DOS) NUEVOS INCIDENTES CRITICOS 04. LECTURA CRITICA SOBRE DOS TEXTOS Leer los textos y juzgarlos críticamente desde la propia experiencia en el territorio del sistema (diversos niveles) y desde el desarrollo propuesto (observaciones, críticas, propuestas): MARC PRENSKY: NATIVOS E INMIGRANTES DIGITALES Los estudiantes de hoy no acaban de cambiar a los del pasado, no es simplemente un cambio de su argot, ropas, adornos del cuerpo o estilos, como ha sucedido en generaciones previas. Ha ocurrido una discontinuidad realmente grande. Se puede incluso llamarla “singularidad”, un acontecimiento que substituye cosas fundamentales que absolutamente no van a ninguna parte. Esta “singularidad supuesta” es la rápida difusión de la tecnología digital llegada en las décadas pasadas del siglo 20. Los estudiantes de hoy - a través de la universidad - representan las primeras generaciones formadas con esta nueva tecnología. Han pasado sus vidas enteras rodeadas por el uso de computadoras, juegos de video, música digital, videos, teléfonos celulares y otros juguetes y herramientas de la edad digital. Los graduandos universitarios de hoy han pasado menos de 5.000 horas de sus vidas leyendo, otras 10.000 horas jugando a los video juegos (no menciono las 20.000 horas que ven la TV). Los juegos de computadora, el email, el Internet, la telefonía celular y la mensajería inmediata son partes integrales de sus vidas.

LA NUEVA CULTURA JUVENIL, NUEVOS ENTORNOS DE APRENDIZAJE. TRÁNSITO DEL NIVEL MEDIO A LA UNIVERSIDAD PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

20

Está claro que como resultado de este ambiente ubicuo y del volumen de su interacción con la tecnología, los estudiantes de hoy piensan y procesan la información diferentemente a sus precursores. Estas desigualdades van más lejos a futuro y son más profundas que las realizadas por la mayoría de los educadores. “Diversas clases de experiencias conducen a diversas estructuras cerebrales”, dice el Dr. Bruce D. Berry de la universidad de medicina de Baylor. Pues veremos que es muy probable que los cerebros de nuestros estudiantes cambien físicamente - y sean diferentes al nuestro - como resultado de su formación. Pero si esto es literalmente verdad, podemos decir con certeza que sus patrones de pensamiento han cambiado. Demostraré cómo han cambiado en un minuto. ¿Cómo debemos llamar a estos “nuevos” estudiantes de hoy? Algunos los refieren como N-GEN por Generación en Red o D-GEN por Generación Digital. Pero la designación más útil que he encontrado para ellos es Nativos Digitales. Nuestros estudiantes son hoy todos “nativos” de la lengua digital de juegos por computadora, video e Internet. ¿Y el resto de nosotros? Nosotros, los que no nacimos en el mundo digital pero tenemos algún punto de nuestras vidas, cerca y adoptadas a la mayoría de aspectos de la nueva tecnología, somos Inmigrantes Digitales. La importancia de la distinción es que como inmigrantes digitales aprendemos -algunos más que otros- a adaptarnos al ambiente, conservamos siempre una cierta conexión (la llamo “acento”: sostenemos un pie en el pasado). El acento del “inmigrante digital” se puede considerar en cosas tales como navegar en Internet, en primer lugar, y para obtener información en segundo término, o leer manuales de un programa para utilizarlo después. La gente más vieja “socializa” de manera diferentemente con sus hijos, ahora están en el proceso de aprender una nueva lengua. Y una lengua aprendida en la vida, dicen los científicos, entra a diversas partes del cerebro.

LA CRISIS DE LA ESCUELA: LA PÉRDIDA DE HEGEMONÍA COMO AGENTE DE "PRODUCCIÓN" DE JUVENTUD (ES) La emergencia de una cultura de la imagen frente a la cultura del texto escrito propio de la cultura escolar es uno de los elementos que mayor impacto han producido. Frente a los procesos de diálogo, debate y reflexión, que necesitan siempre un tiempo extendido para poder desarrollarse, aparece la sociedad del vértigo, de la fragmentación, del salto de una secuencia a otra. Del mismo modo, emergen las dificultades de los docentes para concitar y retener la atención de los alumnos, que aparecen como desmotivados y desinteresados, derivando en fracasos y deserción. Pensamos que detrás, se hallan razones de formato, tanto como de contenido. Atravesados los alumnos por la cultura del zapping y el clip, por un mundo de imágenes y pantallas con su lenguaje icónico, por la lógica hipertextual en sustitución de la secuencial. Enmarcados por la crisis de la noción tradicional de autoridad. Todos éstos, elementos "externos" que van a sumarse en la producción de esta crisis. La "intromisión" en la escuela de una cultura juvenil, producida por fuera de la institución, que va a entrar en conflicto con la cultura escolar tradicional, que piensa un "sujeto pedagógico" en retirada frente a las mutaciones de la sociedad y la cultura. Los adolescentes, llegan ahora a la escuela como portadores de una propia cultura (o mejor en plural, culturas), estimulada por los medios y la propaganda, por su legitimación en el sistema de producción de bienes y consumo, y por una nueva relación con la tecnología, que reconfigura el lugar de los saberes y sus poseedores. El sujeto imaginado, real o fantaseado, estalla, y se

LA NUEVA CULTURA JUVENIL, NUEVOS ENTORNOS DE APRENDIZAJE. TRÁNSITO DEL NIVEL MEDIO A LA UNIVERSIDAD PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

21

diversifican identidades juveniles. En consecuencia, los jóvenes ingresan con estas dotaciones identitarias, irreductibles en un punto, a una institución homogeneizante con dificultades para registrar y procesar aquellas diferencias, que vive como amenazas. En este marco, las instituciones escolares, afincadas en la cultura del libro, del texto y la palabra escrita, tienen dificultades, en la medida en que los jóvenes estan inmersos en una cultura de la velocidad, de la fragmentación y de la imagen, y los adultos enfrentan el desafío de seguir enseñándoles de manera secuencial y en base al texto. Ante los procesos de la lógica secuencial tradicional aparece la lógica de los hipertextos y las hipermedias, que trabajan en formas de redes. Al lenguaje del texto se lo enfrenta con el lenguaje de la imagen. La imagen y el hipertexto remiten a un nuevo canon. La imagen con su pregnancia e inmediatez, que dificulta la toma de distancia y el hipertexto que liquida el proceso secuencial serial por un protocolo de acceso en paralelo a múltiples opciones de registros. Para alguien socializado en la cultura de la palabra, la imagen se convierte fácilmente en una trampa, mientras que para alguien socializado en un mundo de imágenes, la palabra puede actuar como retardo, como agregado vano. Y para alguien socializado en la cultura del texto lineal, el hipertexto es un laberinto en el cual perderse y que no lleva a ningún objetivo claro, nos pasea entre relatos, horizontalizando retazos sin pronunciar su discurso final. En tanto, para alguien socializado en el hipertexto, el texto lineal suele ser pobre, aburrido, y no permite una compresión de los contextos y las relaciones. Para unos y otros, las nociones de tiempo y espacio se modifican con la tecnología, produciendo nuevas distancias. Y, ya se sabe, las nociones de tiempo y espacio son condiciones a priori del entendimiento. Los jóvenes están entrenados cada vez más en estas categorías de la experiencia que los adultos no compartimos al haber sido socializados en un contexto diferente. Pero cuando la experiencia se sostiene en formato de clip, y entre videojuegos, el hipertexto, la hipermedia, la instantaneidad, y con ellas una nueva noción de tiempo y de espacio, hay que pensar en desarrollar nuevos procesos reflexivos porque asistimos a nueva forma de organizar y construir el mundo. Sin embargo, hay que tener cuidado, esta nueva realidad no debe llevar a que la institución escolar pretenda adaptarse mecánicamente a los nuevos tiempos, y, sin embargo, no puede dejar de tenerlos en cuenta. Del mismo modo que contemplar -e integrar- los intereses de los alumnos no significa subordinarse a ellos sino ponerlos en tensión con procesos de aprendizaje y la dotación de conocimientos necesarios. BALARDINI Sergio, Jóvenes, tecnología, participación y consumo

CELULARES: ENTRE LA TECNOLOGIA DE PUNTA Y LA SOCIEDAD DE CONTROL Evangelina Himitian (LA NACION) La sociedad ha dejado de ser disciplinaria: ya no de encarga de vigilarnos para certificar y catalogar nuestros actos. Esa nueva sociedad nos ha dejado en libertad… y nosotros hacemos lo que queremos… pero la sociedad disciplinaria se ha transformado de una sociedad de control. Es teléfono celular es un instrumento privilegiado. No sé qué es lo que estás haciendo, no sé con quién estás… pero puedo determinar dónde estás o dónde estuviste. Si algo malo pasa voy a poder rastrearte, saber por donde pasaste, con quién hablaste, qué mensajes mandaste. Los mismos

LA NUEVA CULTURA JUVENIL, NUEVOS ENTORNOS DE APRENDIZAJE. TRÁNSITO DEL NIVEL MEDIO A LA UNIVERSIDAD PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

22

padres han suplantado la vigilancia panóptica por un control remoto que a través del celular (y sus botones) pueden certificar dónde está y cuáles son los eventuales riesgos que están corriendo… Hay un momento del día en que lo detesta. Sin piedad, Martina lo estrellaría contra la pared con tal de que se callara... para dormir cinco minutos más. Pero no lo hace, porque, al fin y al cabo, el despertador es sólo una de las funciones del celular de las que se vale para enfrentar un día lleno de actividades: lo usa para escuchar radio, para filmar a sus hijos cuando juegan en el jardín, para enviarle las imágenes a su esposo y enternecerle la jornada. Ese pequeño dispositivo tecnológico sacó de su cartera la cámara de fotos, la agenda y el diskman. Ahora, cuando vuelve del trabajo, pasa menos tiempo frente a la computadora, porque aprovecha los viajes para leer las noticias por Internet, contestar mails y chatear con su hermana que vive en Europa. También carga contenidos en su blog -una suerte de cuaderno de bitácora digital-, en el que lleva un registro fotográfico y escrito de todo lo que vio, le llamó la atención y quiere comentar a otros. Martina es parte de los más de 18 millones de usuarios de celulares que hay en la Argentina. También de ese 81 por ciento de los que utilizan el equipo para otras funciones, que no sea la de hablar por teléfono. Hoy, unos 3.240.000 usuarios (el 18%) envían y reciben correos electrónicos desde su celular, de acuerdo con un relevamiento que realizó la consultora Price & Cooke en julio último, en todo el país. Otros 1.368.000 clientes (el 7,6%) sacan fotos o filman videos y los intercambian con sus amigos. Los que navegan por Internet desde sus celulares son 2.888.000 de clientes (16%), mientras que operan por home banking unos 360.000 abonados. "Hoy el celular es el cortaplumas suizo de la tecnología. Nos sirve para saber la hora, sacar fotos, escuchar música, hablar y mantenernos comunicados con nuestro entorno. Pero al ser un elemento tan fuerte hay que tratarlo con cuidado, porque también genera una gran dependencia. Si un día salimos de casa y lo olvidamos, estaremos todo el tiempo lamentando no tenerlo encima", asegura Jorge Crom, profesor titular de Nuevas Tecnologías de Información y Comunicación de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA. Ocurre que este cortaplumas, efectivamente, concentra cada vez más funciones: los nuevos equipos permiten desde hacer las compras del supermercado hasta chequear la deuda que uno tiene en la Dirección General de Rentas del gobierno porteño. Con sólo un mensaje de texto se puede consultar el estado del tránsito en el Centro o saber qué temperatura hay en la ciudad de Río Cuarto o recibir un mensaje de texto con los resultados de los partidos o los horarios de los cines. Estos servicios cuestan entre 0,10 y 0,13 centavos más IVA, según la empresa. Sin embargo, no todos los usuarios de este equipo multifunción tienen las mismas demandas. Así, por ejemplo Nokia diseña unos 40 nuevos modelos cada año. Los que son para adolescentes priorizan los juegos, los mensajes multimedia y de texto. Para los ejecutivos, se facilita el acceso al mail e, incluso, hay modelos que permiten conectar un teclado de unos 15 centímetros y operar en el celular programas como Word o Power Point. "Trabajamos con sociólogos, psicólogos y antropólogos para diseñar los nuevos equipos, porque queremos que cada vez les resuelvan más problemas a los usuarios y les hagan la vida más sencilla", explicó a LA NACION Axel Meyer, director mundial de Estrategia de Diseño y Conceptos de Avanzada de Nokia, un argentino que reside en Helsinki, Finlandia. En el aeropuerto de esa ciudad, según cuenta Meyer, es posible hasta hacer el check-in desde el celular y presentarse

LA NUEVA CULTURA JUVENIL, NUEVOS ENTORNOS DE APRENDIZAJE. TRÁNSITO DEL NIVEL MEDIO A LA UNIVERSIDAD PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

23

directamente en la sala de embarque. Con mensajes de texto se puede consultar cuánto demorará en llegar el colectivo o el tren que uno espera. Desde el portal de Personal se puede bajar un programa que permite comprar por catálogo en el supermercado Jumbo. No tiene costos adicionales, por el momento, porque está bonificado. A los usuarios de CTI se les ofrece una cuenta de e-mail con 10 megabites de almacenamiento, que además permite acceder desde Internet. Los usuarios también se pueden suscribir para recibir información actualizada de algunos temas de interés. La empresa ofrece a sus clientes buscadores de contenidos en Internet. Allí se puede, por ejemplo, bajar y leer el discurso que acaba de dar el presidente Néstor Kirchner o buscar información sobre hoteles de la provincia de Salta. Los clientes corporativos navegan por la Web a alta velocidad por banda ancha móvil. E, incluso, se ofrece un servicio de geolocalización de personas y de vehículos on line. Movistar también tiene buscadores de Internet. Pero, además, sus teléfonos vienen configurados de modo de que los clientes puedan consultar el estado del clima en cualquier ciudad del país, leer el horóscopo o recibir los cuatro titulares más importantes de la hora, con sólo enviar un mensaje de texto. En la agenda ya vienen cargados los números de la policía, los bomberos, Defensa Civil e, incluso, las producciones de los noticieros. También, aquellos que no tienen los equipos más modernos pueden acceder a Internet por sistema de voz. "Hoy el celular es el paradigma de la sociedad posmoderna -explica Crom-, es una muestra de cómo la Argentina se incorporó a los avances mundiales en tecnología, en la cual los adolescentes marchan a la vanguardia."

Prof. Dr. Jorge Eduardo Noro San Nicolás, octubre 2006 norojor@cablenet.com.ar

LA NUEVA CULTURA JUVENIL, NUEVOS ENTORNOS DE APRENDIZAJE. TRÁNSITO DEL NIVEL MEDIO A LA UNIVERSIDAD PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO

24