Memoria de Bécquer

El miércoles 2 de mayo los alumnos de 4º de ESO del I.E.S. María Moliner realizamos un “tour”  por Sevilla visitando los lugares relacionados con el poeta Gustavo Adolfo Bécquer. Salimos del instituto y cogimos el autobús para ir al centro. En el trayecto nos tocó un conductor un  tanto brusco y, puesto que muchos de nosotros estábamos de pie porque el autobús iba bastante  lleno, algunos nos llevamos un pequeño susto cuando frenaba. Nos bajamos en Ponce de León y al  fin “pisamos tierra firme”. Desde allí nos encontrábamos apenas a una calle del Convento de Santa  Inés.  Al llegar, las monjas se habían olvidado misteriosamente de que habíamos pedido cita para visitar la  iglesia. Tras algo más de cinco minutos de suspense decidieron darnos la llave a través del torno. La  puerta para entrar en la iglesia era grande y vimos que las cerraduras también lo eran, sin embargo  la cerradura que utilizamos para entrar era de lo más corriente. Después de todo conseguimos entrar  en la iglesia. Allí Josué nos explicó que el convento fue fundado por Doña María Coronel, un poco  de la arquitectura, la decoración de la iglesia y cuáles eran las imágenes que podíamos ver allí.  A continuación, nos acercamos a la reja que separaba le iglesia desde donde pudimos ver el órgano  que aparece en la leyenda de Maese Pérez el organista y en la zona de la izquierda vimos el ataúd  donde descansa el féretro de Doña María Coronel, una urna de cristal. Por la oscuridad no se podía  apreciar  el cuerpo pero gracias a que dos alumnos llevaban buenas cámaras nos dimos cuenta de  que en las fotos que le hicieron a la urna sí que se veía perfectamente el cuerpo incorrupto de Doña  María Coronel. 

Tras esto salimos de la iglesia y todos nos sentamos en la entrada. Entonces, Cintia nos contó la  leyenda de “Maese Pérez, el organista”. Cómo Maese Pérez tocaba cada Navidad en ese convento  hasta que murió. Al año siguiente otro organista fue a tocar pero dejó de hacerlo aterrado diciendo  que el órgano se tocaba solo. Otro año la hija de Maese Pérez decidió tocar ella el órgano. Mientras 

lo hacía se le apareció el fantasma de su padre que era quien tocaba el órgano. Al acabar, entre todos  intentamos recordar, con la ayuda de nuestra profesora, la historia de Doña María Coronel. De esta manera, acabamos nuestra visita al Convento y nos dirigimos andando al Museo de Bellas  Artes, que quedaba bastante cerca del convento. Antes de entrar las profesoras nos dejaron media  hora libre para tomarnos el desayuno.  Cuando entramos en el Museo nos dimos cuenta de que curiosamente el guarda de seguridad era el  mismo que el de un supermercado de nuestro barrio por lo que, muchos de nosotros lo conocíamos.  Nos dijo que para entrar en el Museo teníamos que soltar las maletas los que las llevásemos. Había  unas taquillas en las que se depositaba un euro y podíamos meter las maletas. El guarda nos dijo que  eran amplios y podíamos meter tres o cuatro la maleta en una misma taquilla pero nosotros metimos  todas las maletas juntas en la misma taquilla. La última entró totalmente a presión.  Una   vez   dentro   del   Museo   la   profesora   nos  explicó que antes era un convento pero en el  siglo XIX, con las desamortizaciones, paso a  ser del gobierno e hicieron el Museo. Aunque  consta de muchas salas con cuadros de distintas  épocas solo visitamos las del siglo XIX donde  se encuentra el retrato a Bécquer realizado por  su   hermano   Valeriano.   También   vimos   el  cuadro de  Gonzalo Bilbao en el  que se  ve  a  unas mujeres trabajando en la antigua fábrica  de tabacos de Sevilla (actual universidad). Se  aprecia   un   día   normal   de   trabajo   de   estas  mujeres y la situación crítica que vivían. Se ve  a   una  mujer   que  tiene   que  ir   con   su   hijo   de  pecho al trabajo. También entramos en la sala  de realismo costumbrista donde vimos el cuadro “Noche de Verano en Sevilla”, en el que aparece  una escena de unos vecinos tomando el fresco por la noche. Después de esto, acabamos la visita del  museo.  Ahora   nos   dirigíamos   hacia   el   río   pasando   por   Plaza   de  Armas   y   fuimos   por   el   paseo   hasta   la   Torre   del   Oro.  Durante   el   camino   nos   hicimos   muchas   fotos.   Cuando  llegamos   allí,   nos   sentamos   en   un   poyete   a   descansar  mientras nuestra compañera Rocío nos narraba de primera  mano   la   leyenda   de   Bécquer   titulada   “La   Promesa”cuyo  resumen es el siguiente: Margarita   y   su   amado   Pedro   han   mantenido   relaciones,  por tanto, Margarita se tiene que casar con éste para que   ella y su familia no queden deshonrados. Pedro debe ir a la   guerra y como muestra de compromiso le regala un anillo.   Mientras él está en la guerra, los hermanos de Margarita   la   asesinan   por   la  pérdida   de  su  honra.  El  escudero  de   Pedro lo nota triste y le pregunta que le ocurre. Éste le dice   que había visto en varias ocasiones una mano. Entonces  

escucha de un juglar un romance en el que aparecía esa mano. Pedro le pregunta al juglar y se da   cuenta de que la mano era de su amada que había muerto. Pedro regresa donde estaba enterrada   su amada y ve la mano sobresaliendo. Pide a un cura que los case y de esta forma la mano se   entierra para siempre. Después   de   la   intervención   de   Rocío,   nos  dirigimos   hacia   el   Palacio   de   San   Telmo,  actual   sede   de   la   Junta   de   Andalucía.   En  primer   lugar,   Aurora   nos   explica  detalladamente   la   historia   del   palacio.   Nos  cuenta que se construye el 10 de marzo   de  1682   y   que,   a   lo   largo   de   su   historia,   ha  ejercido   diferentes   funciones   como   colegio­ seminario de la Universidad de Mercaderes,  colegio de la Marina donde estudió Bécquer,  residencia  real y como  sede de la  Junta  de  Andalucía.   También   se   centra   en   la  arquitectura   y   el   diseño   del   edificio  destacando   su   estilo   barroco,   planta  rectangular  con patios interiores, torres, capilla y jardines,   que la portada data de 1754 y está  flanqueada con tres columnas en los lados, que posee un balcón sostenido por altares y, por último,  nos explicó las figuras que decoran la portada. En segundo lugar fuimos a la puerta norte donde Ángela nos explicó quien era cada uno de los  siguientes sevillanos ilustres:

­Martínez Montañés ­Ponce de León ­Velázquez ­Miguel de Mañara ­López de Rueda ­Ortiz de Zuñiga ­Fernando de Herrera ­Luis Daoiz ­Arias Montano ­Murillo ­Afán de Rivera ­Fray Bartolomé de las Casas

A continuación nos dirigimos hacia al Parque de Mª Luisa donde María, Tania y Marta Jurado nos 

deleitaron con su explicación frente al monumento a Bécquer. Allí nos comentaron que el monumento estaba compuesto por un busto de Bécquer y tres estatuas  que representaban las tres etapas en la vida amorosa del poeta. El monumento fue promovido por  los hermanos Álvarez Quintero y llevado a cabo por Coullaut Valera.

A   continuación,     Cintia,   Tania,   Carmen,   María,   Mari   Ángeles,   Agustín,   Rocío   Pardo   y   Sergio  recitaron algunas rimas de Bécquer. Por   último   fuimos   a   la   Plaza   de   España   donde   nos   dejaron   tiempo   para   hacernos   fotos.  Sorprendentemente... ¡VIMOS A MICHAEL JACKSON! Nos acercamos eufóricos hacia él pero...  SOLO ERA UN “GUIRI” MÁS. Era la hora de marcharse, y ya íbamos camino de la parada del  autobús, cuando las profesoras notaron la ausencia de algunos alumnos. Nos mandaron a tres para  que fuéramos en busca de ellos. Finalmente los encontramos ahora ya todos juntos pudimos coger el  autobús de vuelta. Bueno...ya va siendo hora de acabar, esta fue nuestra visita por Sevilla por cada  uno de los lugares en los que queda la memoria de Bécquer.

Trabajo realizado por:  Adrián Barterls Domínguez Josué Vergara Mancheño Curso: 4ºA

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful