¿Por qué tenemos hipo?

Puede durar unos minutos, varios días e, incluso, más de un mes. En algunas ocasiones, un susto o un vaso de agua pueden hacerlo remitir, mientras que en otros casos se hace necesario un tratamiento farmacológico. La mayoría de las veces sus causas son desconocidas, aunque el hipo también puede originarse como consecuencia de otras patologías, según señalan los expertos.

Foto: EFE “Aguantar la respiración y hacer fuerza con el abdomen, beber sorbitos de agua fría, hacer gárgaras, tragar una cucharadita de azúcar, ejercer presión en los globos oculares y presionar las rodillas contra el tórax” son algunas maniobras para parar el hipo, comenta Manuel Valenzuela, presidente de la Fundación Española del Aparato Digestivo. El hipo es "una contracción espasmódica del diafragma y de los músculos intercostales, intermitente e involuntaria", explica Manuel Valenzuela, presidente de la Fundación Española del Aparato Digestivo. Debido al espasmo que experimenta el diafragma, "las cuerdas vocales se cierran bruscamente y se produce el típico sonido del hipo", apunta Alberto López Rocha, vocal del Colegio de Médicos de Madrid. En la mayor parte de los casos, se desconoce su causa, aunque en algunas ocasiones el hipo puede ser un síntoma de otras enfermedades. El doctor Valenzuela afirma que algunas alteraciones del sistema nervioso central como la meningitis, la encefalitis, las malformaciones vasculares y los tumores cerebrales podrían estar detrás del hipo. Laringitis, faringitis, infecciones de oído, cuerpos extraños en el conducto auditivo y tumores mediastínicos pueden ser otras causas. "Las enfermedades gastrointestinales tales como la gastritis, el reflujo gastroesofágico, la úlcera de estómago, la pancreatitis, la inflamación de la vesícula, los tumores abdominales y las comidas copiosas" también pueden originar episodios de hipo, añade el presidente de la Fundación Española del Aparato Digestivo.

Foto: EFE Alteraciones del sistema nervioso central, enfermedades gastrointestinales y procesos postoperatorios son algunas de las causas que pueden propiciar la aparición del hipo. Asimismo, el hipo puede deberse a enfermedades torácicas como la neumonía, la pleuritis, los tumores del pulmón y los traumatismos torácicos. Las patologías de índole cardiaca como la pericarditis y el infarto de miocardio también lo pueden producir, sostiene el especialista. "Cuando uno come, la columna debe estar lo más erguida posible. Es necesario ponerse recto para realizar una

Estas prácticas consisten en "aguantar la respiración y hacer fuerza con el abdomen. señala el doctor Valenzuela. incluso se llegan a emplear anticonvulsivos". el facultativo trata de cortar la contracción del diafragma para que vuelva a su ritmo normal. indica el doctor López Rocha. hace que el paciente beba agua de manera continua o le pide que respire profundamente y aguante el aire. por su parte. hacer gárgaras. respirar hondo y retener el aire tiene como objetivo la relajación del diafragma para que recupere su ritmo normal. es aquel que se alarga por un tiempo comprendido entre dos días y un mes. desaparece". "Un acceso de hipo es un episodio que dura hasta cuarenta y ocho horas". ejercer presión en los globos oculares y presionar las rodillas contra el tórax". otras maniobras para parar el hipo. días y semanas Esta patología "suele durar unos minutos y tal como llega. el facultativo reconoce que estos medicamentos a veces funcionan pero en otras ocasiones no lo hacen. propiciar que el bolo alimenticio baje directamente al estómago y continúe la digestión". Del mismo modo. ejercer presión en los globos oculares y presionar las rodillas contra el tórax” son algunas maniobras para parar el hipo. Pero también puede prolongarse por mucho más tiempo. No obstante. tragar una cucharadita de azúcar. hacer gárgaras. De hecho. especifica el médico. En este caso. afirma el doctor López Rocha. el médico primero prueba con los tratamientos tradicionales tales como un susto. presidente de la Fundación Española del Aparato Digestivo.buena masticación. El hipo persistente. mientras que si dura más de un mes se le denomina "hipo intratable". además. Minutos. beber sorbitos de agua fría. el médico instaurará un tratamiento farmacológico. . comenta Manuel Valenzuela. Si a pesar de haber aplicado este tipo de remedios el hipo continúa. Foto: EFE “Aguantar la respiración y hacer fuerza con el abdomen. "Se utilizan fármacos que puedan relajar la musculatura del diafragma. añade el especialista. el hipo se clasifica en varios tipos dependiendo de su duración. Cuando una persona acude a la consulta aquejado de hipo persistente. tragar una cucharadita de azúcar. Con un susto. beber sorbitos de agua fría. recomienda. El doctor Valenzuela recomienda. el facultativo estudiará la frecuencia de los episodios de hipo y su duración. Beber de forma continua hace que el diafragma quede inmóvil y al poner en práctica este remedio se intenta que esta membrana musculosa se relaje y se interrumpa así el espasmo. El doctor López Rocha recomienda acudir al médico de cabecera cuando el hipo dura más de cuatro días.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful