Está en la página 1de 7

Financiación: operaciones y servicios bancarios.

1 Fuentes de financiación de la empresa

La financiación es la forma de conseguir los medios necesarios para poder efectuar inversiones. El patrimonio se puede dividir en 3 apartados:

-activo: formado por los bienes y derechos de lo que es propietaria una empresa. -pasivo exigible: formado por las deudas de la empresa. -patrimonio neto: formado por los medios financieros que da la propia empresa.

Existen distintas fuente financieras; -financiación interna: son recursos generados por la propia empresa. -recursos financieros externos: comprende los fondos o recursos externos que llegan a la empresa desde el exterior. Pueden ser; -aportaciones de los socios. -financiación ajena.

2 Los intermedios financieros.

En toda economía existen empresas que superan los gastos de los que pueden tener por ello se les denomina inversores, mientras que hay otras que tienen mas ingresos que los gastos que tienen por ello se les llama ahorradores.

2.1 funciones de los intermediarios financieros. Funciones principales; De mediación entre partes; captan los recursos de las unidades económicas ahorradoras, lo transforman en productos en productos diferentes con características financieras específicas, más adecuadas a las necesidades de las economías inversoras a las que luego se las ofrecen.

De potenciación de la economía; su actuación mejora la actividad económica.

De reducción de riesgos; la diversificación de los productos mejora la seguridad y disminuye los riesgos.

De simplificación de la gestión; se agilizan cobros y pagos, a veces reduciéndose tan solo a una simple anotación.

2.2 Clasificación de los intermedios financieros.

Intermedios financieros bancarios; aquellos que tienen capacidad para crear dinero. Pueden ser entre otros; -bancos comerciales -cajas de ahorro -cooperativas de crédito -banco de crédito oficial

Intermedios financieros no bancarios; únicamente hacen de intermediarios entre demandantes y ofertas de dinero. Instituciones por las que está formada; Establecimientos financieros de crédito Fondos y sociedades de inversión. Instituciones aseguradoras Sociedades de garantía recíproca

2.3 instituciones del sistema financiero español Se pueden distinguir tres instituciones principales:

-banco de España se encarga de Ejecutar la política monetaria Control de las entidades de crédito Organización e intervención en los mercados monetarios y de divisas.

- la Comisión Nacional del Mercado de Valores; supervisa los mercados los organismos empresas e instituciones que operan en ellos.

-la Dirección General de Seguros; ejerce la tutela y el control de las compañías aseguradoras.

Operaciones y servicios bancarios

Un banco, una caja de ahorros o una cooperativa de crédito funciona como un comercio de dinero: toma prestado dinero de sus clientes y después lo presta a otros clientes.

Los intermediarios financieros bancarios realizan operaciones que son muy importantes para la vida económica de las empresas. Estas operaciones se suelen clasificar en tres tipos:

Operaciones pasivas; a través de las cuales las entidades financieras captan recursos de sus clientes, con lo cual se convierten en deudores de los pasivos recibidos. Operaciones activas; en las que el banco entrega o pone a disposición de sus clientes un capital, lo que le convierte en acreedor para el cliente por el importe de la suma percibida. Operaciones neutras o de servicio a la clientela; que suponen un servicio que la entidad ofrece a sus clientes.

4. Productos financieros de pasivo

Un banco siempre estará detrás de nuestro dinero, para lo cual nos ofrecerá múltiples alternativas para que podamos invertir en su entidad. Este dinero que meteremos será para la entidad un pasivo, una deuda por la cual tendrá que pagar intereses, además del compromiso de devolvernos el dinero en las condiciones pactadas.

Los depósitos que generalmente realizan las entidades financieras son normalmente de tres tipos:

Cuentas corrientes a la vista. Cuentas de ahorro. Depósitos e imposiciones a plazo.

4.1. Las cuentas corrientes Producto financiero consistente en un contrato por el cual, el cliente deposita las cantidades de dinero que considere conveniente en la entidad, sin vencimiento fijo de antemano. Es decir, puede retirar las cantidades que quiera cuando desee.

Acto seguido se le suele dar al cliente los instrumentos con los que va a operar con la cuenta:

• Un talonario, con el que puede emitir cheques para efectuar pagos con cargo a su Cuenta.

• Una libreta, que si bien es un instrumento propio de las cuentas de ahorro, también se utilizan en algunas cuentas corrientes.

• Una tarjeta de débito, con la que se puede operar con la cuenta a través de cajeros automáticos, o efectuar compras en aquellos establecimientos comerciales donde sea admitida.

En el caso de no existir libreta, la entidad de crédito enviará al cliente regularmente un extracto donde se indiquen las operaciones efectuadas con la cuenta en el período determinado en el contrato.

La cuenta corriente es identificada mediante un número único para todo el territorio español.

A nivel internacional, se ha fijado un formato único, que permite convertir los códigos

nacionales en un código internacional, el Intenational Bank Account Number.

clases de cuentas corrientes

Las cuentas pueden ser individuales, en caso de que el titular sea una única persona física o jurídica, o colectivas, si la titularidad corresponde a más de una.

Colectivas;

Cuentas conjuntas o mancomunadas; son aquellas en las que la disposición de

fondos ha de realizarse de manera consensuada por parte de todos los titulares de

la cuenta o de más de uno de ellos.

Cuentas indistintas o solidarias; se denominan así aquellas cuentas en las que

la disposición de fondos se puede realizar de manera individualizada por parte

de cualquiera de los titulares de la cuenta.

Operaciones en cuentas corrientes Pagos y cobros en ventanilla. Operaciones con cheques. Operaciones con tarjeta de débito o crédito que esté asociada. Traspasos y transferencias: órdenes para trasladar fondos de la cuenta corriente a otra cuenta. Domiciliaciones de cobros: autorización a la entidad para que cobre los fondos que se le indiquen.

Domiciliaciones de pagos: autorización para que se pague, con cargo a la cuenta, los recibos que se envíen a la cuenta.

4.2. Las cuentas de ahorro a la vista o libretas de ahorro

Las libretas de ahorro

Al igual que las cuentas corrientes, las cuentas de ahorro son contratos de depósito irregular. Las principales diferencias respecto a las cuentas corrientes son:

En la cuenta de ahorro el titular dispone de una libreta en la que se anotan puntualmente todos los movimientos que se van realizando.

En la cuenta de ahorro no se dispone de talonario de cheques.

La rentabilidad es mayor que en las cuentas corrientes.

Las cuentas vivienda Son un caso particular de cuentas de ahorro que nacieron para fomentar la compra y rehabilitación de viviendas a través de ventajas fiscales asociadas. Su saldo se destina a la primera adquisición o reforma de la vivienda habitual.

Sus características más importantes son las siguientes:

-A cada contribuyente le está permitido tener una cuenta de ahorro-vivienda. -Se obtiene una desgravación fiscal de un 15% de las cantidades depositadas, siempre que no sobrepasen un máximo.

- La retribución que hace la entidad financiera en concepto de intereses es superior a

la de una cuenta de ahorro normal.

- En el caso de no invertir las cantidades depositadas en la adquisición de una

vivienda en el plazo máximo de cuatro años, el titular deberá devolver las cantidades desgravadas.

Las cuentas ahorro-empresa Su finalidad es invertir en la empresa que cree su titular en el plazo máximo de cinco años.

4.3. Deposiciones e imposiciones a plazo.

Este producto financiero se diferencia de las cuentas corrientes o de ahorro en que el cliente se compromete a no sacar el dinero de la entidad hasta pasado un plazo fijado de antemano. A cambio, recibe un interés mayor que en una cuenta corriente.

Entre estos destacan:

-Los depósitos referenciados, también llamados indiciados, que se establecen generalmente a un período superior a dos años. Al cabo de dicho período, el cliente recupera la cantidad pactada más un porcentaje de la revalorización que

haya obtenido un índice utilizado como referencia. Si el índice no se revaloriza, el depositante recupera la cantidad pactada. - Los depósitos estructurados, que suelen estar ligados a la evolución en la cotización de una serie de acciones. Si dicha cotización supera un tope el depositante obtiene el capital invertido y una rentabilidad acordada, en caso contrario, se le entregan las acciones que correspondan a su inversión, según la cotización en ese momento y a la de conversión que se haya pactado.

5. Productos 5. Productos financieros.

Las operaciones de activo son aquellas que realizan las entidades de crédito por medio de las cuales proporcionan a las empresas o particulares que lo requieran los recursos que precisan y de los que no disponen.

Podemos citar como principales productos financieros de activo:

Los préstamos Los créditos Las operaciones de descuento

5.1. Los préstamos

Un préstamo es un contrato por el cual una de las partes, llamada prestamista entrega una cantidad fija de dinero a otra, llamada prestatario, quedando ésta obligada a devolverlo junto a los intereses pactados en la forma y plazo convenido.

Clases de préstamos Los préstamos pueden clasificarse siguiendo gran variedad de criterios, pudiendo señalar por ejemplo:

Según su plazo de vencimiento; préstamos a largo plazo y a corto plazo. Según el prestatario; préstamos públicos y privados. Según el tipo de interés; préstamos a interés fijo y préstamos a interés variable.

Préstamos con garantía personal; en los que se garantiza la devolución del préstamo con los bienes presentes o futuros del Préstamos con garantía hipotecaria; en los que se exige como garantía un bien inmueble sobre el que se constituye una hipoteca. Préstamos con garantía pignoraticia; en los que se exige como garantía un bien mueble que sean propiedad del titular del préstamo, de forma que si éste no paga su deuda la propiedad de la prenda pasaría a la entidad financiera.

Fiscalidad de los préstamos hipotecarios Los préstamos hipotecarios gozan de una serie de beneficios fiscales en el IRPF siempre que se destinen a la adquisición de vivienda habitual. A estos efectos en el concepto de préstamo se incluyen las cantidades siguientes:

- Las cantidades pagadas cada mes (incluidos el capital y los intereses).

- Las comisiones de apertura, cancelación, gastos de estudio y tasación, correo.

- Los gastos relativos a la escritura del préstamo (notaría, registro, Impuesto de Transmisiones y Actos Jurídicos Documentados).

- Cantidades entregada para la cancelación anticipada del préstamo.

- Primas de los seguros de vida y accidentes contratados por exigencia del banco al conceder el préstamo.

Sistemas de amortización del préstamo Los sistemas de amortización son las distintas fórmulas que se establecen para la devolución del préstamo.

Los sistemas más habituales de amortización son:

Préstamo simple. Es aquel en el que la amortización del préstamo se realiza en un pago único del principal más los intereses.

Amortización por sistema americano. Es aquel en el que el prestatario se

compromete a abonar periódicamente los intereses del capital prestado y, al vencimiento

de la operación, devuelve la totalidad del principal.

Amortización por sistema francés. Es aquel en el que el prestatario se compromete a

abonar cuotas fijas constantes que incluyen los intereses de la deuda y parte del principal, de forma que, al final del plazo, queden completamente pagados el principal y

los intereses.

Amortización del principal por cuota constante. El deudor abona una cantidad

periódica fija del principal y la parte correspondiente de los intereses, que varía en cada período. La suma de estas dos cantidades da lugar a cuotas de amortización decrecientes.

5.2. Los créditos

Un crédito es un contrato por el que una entidad financiera pone dinero a disposición del cliente hasta un límite señalado y por un plazo determinado (el cliente podrá gastar todo, parte o no gastar nada en absoluto), percibiendo periódicamente los intereses de las cantidades dispuestas y las comisiones fijadas.

Las principales características de los créditos son las siguientes:

a) El beneficiario o cliente está obligado a devolver la cantidad adeudada en el

plazo establecido.

b) El crédito implica generalmente la apertura de una cuenta de crédito.

c) Permite financiar el activo corriente, es decir, garantiza liquidez a la empresa y

suele utilizarse para satisfacer necesidades financieras de diversa índole, normalmente necesidades transitorias de tesorería.

d) Únicamente se liquidan intereses por las cantidades dispuestas, y su liquidación

suele ser trimestral.

e) El plazo más habitual de formalización del crédito es de un año, pero existe

posibilidad de renovación al vencimiento.

f) Puede utilizarse el crédito en una o varias veces, realizándose reembolsos totales

o parciales dentro de los límites de importe y plazo fijados en el contrato.

5.3. El descuento

Las operaciones de descuento de efectos son operaciones mediante las cuales, la entidad financiera adquiere la propiedad de un título de crédito no vencido (como una

letra de cambio o un pagaré), anticipando al cliente su valor, menos la comisión y los intereses que se generan desde la fecha de negociación hasta la fecha de vencimiento del crédito. El banco se convierte así en el tenedor del título, pudiendo presentarlo al cobro al obligado al pago (librado) en el día de su vencimiento.

Garantías del descuento En las operaciones de descuento, al igual que en las de préstamo y crédito, la entidad financiera se preocupa por la seguridad de cobro, de forma que el riesgo para la entidad será menor cuanto mayor sea el número de personas obligadas, prefiriéndose letras aceptadas y avaladas. El pago de la letra, pagaré o cualquier otro título le corresponde a la persona contra la que se emitió dicho documento, a la que se denomina librado. En caso de impago, la entidad financiera devolverá el documento al cliente que lo presentó y le reclamará el valor nominal y los gastos.

Líneas de descuento Normalmente, los clientes tienen establecidas con los bancos líneas para efectuar los descuentos de sus efectos comerciales (letras, pagarés, etc.) directamente, sin necesidad de firmar un contrato por cada operación. En estas líneas de descuentos se fijan las condiciones y el límite máximo de riesgo.