uN TAMPU INKA EN SAN DAMTAN (HUAROCH|R| - PERU).

PRIMERAS INVESTIGACION ES

Atttonio Coel-Io Rodrígtzez y Ernesto Díaz Arc,e
Ubicación El Tampu Inka que trataremos a continuación se encuentra a unos 3 Km. aproximadamente al noreste del- Distrito de San Damian, Pro¡rincia de Huarochirí, Departamento de Lima. A éf se accede mediante un camino de herradura que parte del pueblo de San Damian hacj-a l-as a1turas y cruza aI asentamiento. El- srtio arqueológico comprende la cima rocosa ubícada entre la quebrada de Taquj-a y ef río Lurín, donde encontramos unas estructuras pertenecientes al- Intermedio Tardio, y af Horizonte Inka (el tampu propiamente drcho).
Las estructuras del- fntermedj-o Tardio, cumplieron una funcíón ceremonial, dicho asentamiento recibe ef nombre de Llaquistambo o Llaqsatampu, in¡l"cn ól rP:nn11 cñmñ qé énñrrentra en faS inmediaClOneS del aSentamientO menci-onado también se 1e conoce por ef mismo nombre entre 1os lugareños; Llaquistambo actuafmente está convertido en una estancia de paslores, que ñ^r+^ñ^^^ I ^ ¡,slLcrreuc a ro rjolr.llnidad de Checa en la parLe baja de f a cima rocosa, y Ia fadera de1 cerro Chacsha donde encontramos restos de terrazas, chacras y e1 Tampu fnka. Este se encuentra aproximadamente a 3100 msnmf ubicado en una zona ahruni-e, donda oxisten actuafmente cámrlós cle r:¡lti-vo con un sistema de canales que proporcionan agua de manera suficiente. Nosotros desconocemos exactamente ef nombre que pudo tener fa estructura .rrle sirr¡iÁ cnmn Tamnrl. f\/.nmñ flnq yvvruv nnl-rl:dnres dennminan tanto a l-as estructuras vvlrv vr del Intermedio Tardío e Inka con e1 mi-smo nombre, nosotros utifizamos e1
nomktre
ñÁrtanÁ^a

n^ra
ár^ñ

qend¡q

ncrrn:¡i

nnaq

nar^

h:¡i

cnrlo

hi nc¡ni

c

:'l

ncrí

nrln

:

dtté

La primera visita a Ll-aquistambo se real-izó en ef mes de junio de l-993 (1), pero llegamos en muy mala época, porque aún fas lluvias no cesaban, lo que dificultó nuestro recorrido sumándose a el-1o la abundante veg'etaciónf en especial Ios espinos, que no permitían una visión clara de las estructuras en general. Nos l-imitamos sofamente a hacer un reconocimiento en 1a cima rocosa y tomar algunas vistas y mediciones de estructuras visibl-es. Hasta ese momento no teníamos conocimi-ento previo de fa existencia del- Tampu Inka, sin embargo el último dia de nuestra permanencia en el sitío, comuneros que habitan en la estancia nos indicaron que muy cerca de affí se encontraba un Tampu, el- cual estaba apartado del camino en 1a ladera de1 cerro Chacsha, por 1a falta de tiemoo decidimos c'leiár n^r^ rrn nróximo r¡iaie el raaorrir'ln ¡l Tamnr¡ Inka. A Ia fecha se han real-izado 3 visj-tas al sitio, siendo 1a última a fi-nes de aqosto de 1994, la cual fue integramente dedicada aI estudio detallado del Tampu. En un¡ frrtrrra nrrhlis¿gj[¡ se tratará detafladamente ]-as estructuras del Intermedio Tardío. (E. Díaz Arce, en prensa).
v4p.

El Intermedio Tardío en San Damian (Provincia de Huarochirí) Ef estudio de esta zona es aún insignifi-cante si tomamos en cuenta Ia rica información etnohistórica que se posee; durante eI período Intermedi-o Tardio los yauyos, grupo étníco de Ia cabecera def rio Cañete, avanzan en un afán expansionista por Ia sierra sur del actuaf Departamento de Lima (Yauyos rz C:ñai-o): h:¡i¡ o'l ñ^rfé i/l-:nf ¡\ <iondn franadn ---..*--s en su avance por fos canta y Atavillos (2). Asentados en esta zona que comprende fa sierra norte de Llma,
'i

mnl¡nf¡n

srrq cñsfrrmhreq

Ia memoria de la gente, fa cual los narra a manera de mitos y leyendas de generación en generación. Los Yauyos implantan en la región ef cufto al dios Pariacaca e1 cuaf habría "vencido" af antiguo dios Hualfaflo Carhuincho, estabfeciendo así un nuevo orden en ef mundo andi-no. Posteriormente con la llegada del e¡ército del Tahuantinsuyu, el culto

rz v! vgrlvf ereenci:s- uU, J

éqi-óq:¡nnfccimiFniñs

son

cruardados

en

SEQUILAO 8

a Pariacaca se mantuvo y por ef contrario
Cuzqueños. En
'l

fue un dios muy estimado por los
D:mian frle nroducto de la

radrrc¡i Án e<n¡ñnl ¡ r]el si nl n X\/T - en cl I: se i nstalafon dOS Comunidades; la de Checa y l-a de Concha, el-las conservan 1a tradición de sus antiguos pueb1os. Para los Concha el- sitío arqueológico de Conchasj-ca es ef pueblo de sus antepasados,' por su parte los Checa creen fo mismo de LlaquistaÍrlco. Sendos
qi l- i n< <^n nrani ad¡¡l ylvPrsusu

a énoe:

coloni¡I evf vrrrsr

t

cl ef

n¡rcl-rlo de S:n

comunidades antes mencionadas de San Damian.

r¡ I

< rr¡on rf i r vslr

^^ñ^

q¡nr¡r]aq fI rrn¡raq uYole.ruqYlqvvu

r¡ J

rlo *"

clt l1-n

nor r--

I a-s

muy Ef sitio arqueológico de Llaquistambo presenta características pecul-iares en cuanto a su distribución espacial y organización interna. Se encuentra en un lugar donde confluyen diversas quebradas gue dan ori-gen af rio T,rrrí n. aq do qrrnónFr .rrF eqt:s c¡:elrraclás son vi as de acceso con otras áreas más a-Itas, ademas el río Lurín se convierte en una vi-a de comunicación
!s! rrrl

imnnrt^ni-

é ññn

I a vvuuq/ ¡oqi¡

- tFniandn

el

lrrn:r

lrl

r-árAef er

éstráf

éoi cO.

Para Le Bl-anc (1978) la lnteqración socio-po1ítrca de 1a costa y de la sierra tlene una marcada diferencia, mientras que en l-a costa había una integración de varios val-l-es bajo e1 poder de una forma de organización polítrca más compleja, en l-a sierra se observan unidades independientes de mennr cnmnlarida¡l F<fá Ánn¡¡ qé .ara.+.ariza nor estar COntinuamente bajO continuos conflictos por los diversos grupos hlrmanos, quienes aspiran a poseer mejores tierras para e1 cuftivo,' debido a estos enfrentamientos continuamente varían 1os límites entre 1os a)racazqos existentes/ hay grupos étnicos de diferentes tamaños, tanto en pobl-ación como en extensión de sus pobl-ados (Bennett, 1953; Thompson, 7912). Son Ios diversos factores que intervienen en su desarrollo 1o que afecta de al-guna manera la uniformi-dad en 1a sierra. La adaptacíón biolóqica a fa vida en aftura restringe, plantas y animales' que pueden ser utifizadas con una economía superflua que requiere un mayor gasto de energía. El fácif acceso con la costa permitró una mayor comunicación con ps1-^. ñrrc cnire nrrrnñs dc I ¡ qi erre. er]emás cnl rrcionaba ef abaStecimiento de
vuLgfYlgyvu

nradrrc'l- oq Y*" ñrrc nó se nnd í an óhtener

arquitectura serrana de piedra se observa en fas cabeceras de 1os vafles costeños incluso en 1as áreas medias,' hay presencia de asentamientos forti-ficados de centros urbanos de caracteristlcas con un desarroflo regionales muy marcadas. En ef va.Ll-e al-to del I,urín se observa l-a el-ecci-ón de siti-os construídos a gran aftura/ como en l-a cima de fos cerros, 1as cuales a estos dominan l-as vias de comunicación y presentan acceso restringido sitios, 1a mayoría de el-los son amuraflados, apoyados además por las características geográftcas de la el-ecci-ón def sitio, como son los precipicios r- crsggr ^t^^^t-ón de estos sitio. nñsihl^-^--^ -".'rmeior defens: clel rr Lrv, rd que Jsr d L.llld -"^ dyuLfdll PvorvlelttclrLe lug'ares estaría asociada a dejar l-ibre Ia mayor cantidad de tierras para Ia agricultura. Pero debemos tener en cuenta que muchos de estos lugares fueron rcncrrn:r]nq nor I ns eonnrri sj. :clnres Yarrrzns v orri zás más tarde sucedió f o mismo bajo 1a incorporacíón al- C¡:zco. Estos variados asentami-entos van acompañados ef acceso entre l-os diversos pueblos. de un sistema de cami-nos gue facifitó La referencj-a más antigua acerca de l-a existencia de 1a comunldad de Checa, l-a encontramos en la Descrípción y Relación de 1a Prowincia de los Yauyos, hecha por Diego Dávifa Briceño, Correqidor de Yauyos, quj-en fue el encarqado de reallzar las reducciones de fos diferentes pueblos dispersos en ef terrritorio. Posteriormente Dávila Briceño dividió Ia Provincia de Yauyos
^q fue cabeza d.e toda esta provincia) / Mama y Chaca11a. Uno de estos pueblos reducidos fueron los Checa que junto con fos Concha dieron origen aI Pueblo de San Dami,an, Dávj-fa Briceño hace alusión a 1a comunidad de Checa en la siguj-ente ci-ta: éñ 5 ran:rJimi anJ: <:har. . M:-^^--II]CO5 ,, y T JJdrduJ, ¡+"ñ flLUIt V-rtt'^é fGuyuD/ ¡"--n¡l-ri eua!vufff!! rí lclre \Yue

en l-as alturas

. La inf luencia

de l-a

126

COELLO R. Y DIAZ A. / UN TAMPU INKA EN SAN DAMIAN. PERU

"...Nace de una cordil-Lera de sierras más bajas que 7as de Pariacaca,
Aal n"^l-7 ¡ nrin¡inal r'le euqsve¿¿vL Gttednahcri
!

derecho aL occidente. . .'l

/

?n

ins

PuepLvo

nrrehToq

de

Checa

Corre

E1 rio af que se refiere el autor es ef actual- Lurin. En esta rel-ación que entrega en eI año 1586 toma en cuenta todas las tareas reafi-zadas por e1
¿^i -l^-

podría controfar hospital.

La f edUCCión

mejor a l-a poblaciónf

de

I

n< nrral-r'l nc ¡n1- i ryrrns á ñi rñq yusvrvo

nllF\7OS dOnde Se

además de dotarlos

de iglesia

y

Hacia 159'7, Francisco de Avila obtiene la Doctrina de San Damian, en ef repartimiento de Huarochirí, l-a vida de Avila quedaría marcada luego de su paso por esta doctrína. Son muchos y variados los intereses creados durante este proceso de evangelizac-ión, aún dentro de 1a misma iglesia,' l-a resistencia de muchos encomenderos a 1a. creación de nuevas doctrinas en sus repartimientos y Ia alta mortandad considerable de la población indígena, producto de los excesos cometidos p.or los invasores. La evangelización fue muy intensa en esta región y más aún despues del- conflícto que se inicró entre Avila y los indíos de su Doctri-na a mediados de 1607. Los acusadores no eran rndios de1 común además no era habitual- que el-fos mismos se dirigieran hasta Lima con el propósito de presentar quejas. Los cargos presentados contra Avila eran de diferente índoIe, íncluso se le acusó de permitirl-es a fos propios indígenas que llevaran sus ofrendas a sus "ma1Iquis", con la finalrdad de que é1 despues 'I
o rer-ni¡. eqre nrác1. ic: frre uu

l-os doctrineros; estos cargos presentados contra Avil-a serían luego l-evantados, pero estas acciones darían inicio a una campaña incesante para la Extirpación de J.as ldolatrías, es así como Avj-la recorre toda su doctrina y empieza a cometer una serie de abusos por el bien de Ia "evangelización". Producto de esta recopilación, nos ha quedado eI importantísj-mo manuscrito de Huarochirí (3), el cual nos servirá en adelante para tener una vísión general de 1os acontecimientos ocurridos en l-a zona hasta antes de 1a llegada de fos españoles. En real-j-dad se trata de una fuente inagotable de lnformacj-ón ya que de éI se pueden obtener muchos datos que a manera de relatos encontramos en ef manuscrito,'aunque debemos tener un tratamiento especial con di-cha información. Se habría tratado de1 recuerdo de antiguas hazañas expresadas a través de fos mi-tos y que reflejarían una verdad disimulada. Es evidente que fos Yauyos en un afán expansionista en busca de nuevas tierras logran
á\/^snl l:r nrrel-rl n
l- r:q

mrrr¡ ñenFr^lizada Yvrre!qrr!qqs
rrrsf

nnr
yv!

:orrel

l:

énoc:

entre

tOdOS

nrrahl

a

arri:¡lnq

nnr

qrr

rli nq

D¡ r) aaaaa

cada uno de eflos representado en un iefe l-ocaf.
rrhi ioqll \/rrnñe rlc ^qanf Pari a.'l^ ¡¡¡¡a crri an €rro on rli ¡hn I rrn¡r al an¡¡rn¡iln vraeq!Yquv da sv avnrrl <¡r ¡l

rr vv ¡la f

uur

qrrq

rlh iioqrl

Respecto a Lfacsatambo tenemos fa información de Tutayquire, uno de fos
¡nf i nlrn nrrchlo

"...Tutayquire poniendose de acuerdo con sus hermanos empezo fa conquista de Los yuncas de Ll-acsatambo . Cuando es to.s yuncas supieron deL hecho, muy atemorizados empezaron a huir a l-as tierras de CoLfi de abajo." (TayTor 1987:
J.0 -1_L )

Fabián de Ayala nombra a Tutayquire en una carta de 161-1 a ver descubrir y quemar l-os idolos y huacas de este Pueblo de "...Fui Sanf.iaoo lTuna\ rrue son mtt¡he.c ¡ren.las 1a ¡ne1 se hizo con mucha sol-ennidad y porque en el-fas estaban 7os cuerpos de los capitanes y sofdados vaferosos
anf i nttos - manr'ln cl

exceptuando estos, gue se truxeron a7 puebTo donde en fa plaza se quemaron a vista de todos, dexando sofo uno l-famado Tutayquire, que con aver mas de 600 años que murio, esta su cuerpo tan enterot que admirat ef cuaL creo que guarda el- doctor con intento de l-l-evarTo a Lima ' v mostrarfo a vuestra señoria

dn¡f nr

Yqe

ñtlp pn url

1os

aamnnR sc

ñti?mA <cn

Fn f ñdos

f os demas

IlLustrisima.

.."

L27

SEQUILAO 8

Pero esta invasión a la región no fue del todo viofenta ya que algunos de l-os antiguos pobladores que se quedaron vivj-eron en forma pacífica y armoniosa. Pero que sucedió con el poblado Coflj- de Llacsatambo, a la llegada de Tutayquire?.
Es probable que haffa sufrido una transformación total del lugar ya que en la actuali-dad 1as estructuras de vlvienda sólo ocupan un sector de l-a cima rocosa, predominand.o un tipo de estructura "ceremonial-refiqiosa", éstas
comnronrlan éqf rrr-J- rrrac Áo 'l ¡

i-nterior encontramos disemínados g'ran cantidad de restos óseos. Las estructuras de 2 y 3 pisos no tienen comunicación entre pisos y presentan un
fLSUIIU a¡l-rn d UrI dVUd t^rña.lIUItltdLtd

? yfrva qn< ni
J

¡'la yrqrruq nl anf ¡
se

¡rra¡lr¡rlá

ó

ré^l-

an¡rrl:r

Fn

att\/ñ

encuentran asociadas a pequeños pati-os. En este J-ugar se habría reverencj-ado Ios restos de fos principales jefes y héroes focal-es. En la parte baja de Ia cima rocosa encontramos un gran espacio abj-erto donde actuafmente existe una estancia de fa comunj-dad de Checa, los cuafes han sido fos principal-es destructores del- sitior !a eue con el propósito de construir sus corrafes
¡l f ar:

IJ(JI

f -i¡< IdJ qo

¡la uE

ni adr¡q prsu!qo

lA\ r a,/

.

Tr !d

lttdyU!f --.'^-í

d

-)^ ue

^r I -^ sf f dD

Jc

cerca a estas casas modernas encontramos restos de gradas con dirección a Ia cima rocosa. Este espacio abierto cumpliría Ia f¡nr: i ón cle r¡f az.^ nri n¡i n¡ l ¡la l aSentamíentO . Et aCCeSO a Ia Cima estaba restri-ngido por angostas cafles que desenrJcocan en dos patios que forman un eje este-oeste (5). Es muy difícif determinar las dimensj-ones exactas del- sitio en 1a actualidad, debido a fas causas ya mencionadasf como viviendas, corrales. En una publicacj-ón del- Pueblo de San Damian (6) , aparece una clesr:ri nr- i ón dc T,]¿g5¿tambo 1a cual- dice :
como zona de acceso a1 lugar;

^^mnl etn

I

^

árñrri
qlYut

tecj- rrr¡ q

nri oi n:l
vlfyfrru{

I e crr¡ l nrrdo

haber

Servido

".. . presenta una muraifa de tres metros de aLtura con tres portadas accesol Las cuafes dan a caLLes angostas gue continuan a La cima."

de

De todo lo mencionado, solamente existe una de las cal-les que servia como acceso. La gran duda es fa existencia de ]a muralla ya que hasta ef momento no hemos encontrado nj-ngún vestj-gio que pueda confirmar esta información, esto se esclarecera con futuras investigacj-ones arqueológicas. En fa misma publicación encontramos una referencia de 1a visita efectuada por Julio C. Tello en I97I, según fa cual recorrió varios de los si-tios arqueológicos colindantes af actuaf Distrito de San Damian, incluyendo Llacsat.ambo, en ef antiguo focal- de fa municipalidad se encuentran dos cráneos, eu€ según cuentan los antiguos lugareños fueron dejados allí por el mismo Julio C.Tello en una de sus visitas que realizara a San Damian (7). Estos informes aún inéditos gue realizara JuIío C.Tello es muy probable que se encuentren en el archivo personal/ e1 cuaf esta custodiado en e1 loca1 de1 Ex Convictorio de San Carlos, actual- Casona de San Marcos, permaneciendo hasta la fecha sin poder ser consultado por los ínvestigadores.

A parte de estas estructuras de carácter ceremonial religioso encontramos en fa fadera de cerro Chacsha, terrazas de cultivo, que aún son util-i-zadas por fos comuneros de checa, a unos 3Omt aproximad.amente, subiendo
nñr rrn desr¡í o se¿ del cami nn - qe énñrrFnf r:
uqrlr¿rlvt

cl

Tamnrr rrfirq/ Tnk¡ - cl

ctr: I

sFr:a

tratado

a

continuación.

Ocupación Inka en San Damian
La llegada de los cuzqueños a la antigua región de 1os YauyosHuarochirí, se efectuó bajo las órdenes del Inca Capac Yupanqui, 1os YauyosHuarochirí no opusieron una tenaz resistencia, 1legándose a un tipo de al-ianza ^^n I a< r-,rz¡rroñnq f R ) Posf eri ormente al eStabl-ecerse f OS CUZqueñoS, eStOS permi-tiendo a la población loca1 mantener sus colonizaron dj-chos territorj-os, costumbres y organización social, tal como hicieron en otros lugares delextenso Imperio del Tahuantisuyu (MenzeI 1958).
\v/.

L2B

COELLO R. Y DIAZ A. / UN TAMPU INKA EN SAN DAMIAN. PERU

En cuanto a }a ocupación Inka, está representado por un recinto que cumplía funciones de abastecimiento al correo estataf (chasqui) para satisfacerl-o con l-as necesidades básicas para su serv.icio, tales como alimentación, hospedaje, avitualfamiento etc.f y que es conocido por l-os -l qc vlJsrvq arcrlreól ñññq -ñmñ T--^" v n--L^ hrvurauv i ¡dn af l T¡mnrr - Js nkrqcrr¡: ra : Ioresencia de Asor: rartrHu, vr uvflrv ralLr¡/u ^ raltuu¡ un g:ran camino que asciende hacia 1as alturas, por información de l-os pobladores de San Damian, sabemos que el- camino llega a la altura de San Mateo, en e1 va1le del- Rímac, internándose en l-a cordiffera,'luego a1 nrédt1ñi-áY nar al camino que va en dirección a 1a costa por ef mismo val-le de Lurín, siguiendo e1 cauce del río, nos informaron que era muy poco conocido y que el- camino que ellos empleaban antes de la construcción de la carretera ór¡ al ñ.Étia COn difeCCión h:r-i: Trrni r:or-h: si arli endn el nrehl o cle Santiago de Tuna, para luego pasar af valle del Rímac, descendiendo por la
Y*"fql/lvvvllq9ryqfv¡rqv

lfeva a comerciafizar sus productos a Lima, la actual carretera presenta Ia misma rlrta cnre era utfizada anteri_romente. Las diversas rutas o caminos existentes en el- Tahuanti-nsuyo eran indispensables tanto para l-a movi1i-zación de sus ejércitos, traslado de
nobl ar:i oncs enr¡i ad¡c de loS ¡nmn ri ¡m=n

ollel-lr¡d¡ Yqvvr

ñtté

I I aa¡ frsYo

¡ ar l

nrral-. 1n Puslf9

Ao us

a^^-^l--^-uvuquffouraf

-r1+r luuq

f ro¡rranllrsguslruouo :r:l:

nar lrvr

déñl- é ysrrus

dtté Yqe

v olrtenidos
clenósi1-os

cn J-ierres

pqi^t:les

o cl

j-

ránqnñrJ-p u! uvv!
yvu

Aa I n< nrndrr¡f

v.rré _I Yqe

nósferiormente rvr uv!
nnhlerins

Se enviaban
ñ 1-emnrrs FI

^S COSeChadOS

hacía

fos

obi ef i r¡o cle l ¡

dr:n rcd r¡i a l Obedecía exclusivamente a los Tahuantinsuyo y no a1 de fas etnias.

CentfOS

admfniqtr^fi¡¡nqurqLfvvJf

nri¡¡in¡l

fineS

del

En cuanto a l-as fuentes inéditas consultadas en l-os diversos archivos del Perú, hasta el momento no hemos encontrado mayores datos sobre un Tampu l-famado Llaquistambo. El- mismo probfema se nos ha presentado con fas fuentes Árir-^ r^r-r-^ Pv! u!vrrrr Lor, \/i -i^-^^ . r- e¡Ud¿ -rñr r-rnnist^q. v rd J €rUJ sur uar r usJ dud!d ^^^--a información acerca de este
i- emnlr LqlLLPu,

lnq nñr r--

indígenas e hispanos, o querras civiles) . En fas ordenanzas de tambos hecha por el Licenciado Cristóbal- Vaca de Castro en 1543, observó en el viaje, de Qurto a Cuzco una disminución de la población nativa, así como también algunos
I lloa.es

¡ que ar naei hl améñf ó >e uuud ¡l -^ d ¡rra VvrrlfsrrrsllL€ ^^1^esnañolaq áste vrvvf fuefa abandonado Ins rli\/érqñq drlrñ^< an -^nf I i¡ra

I 1^*rAr .la ¡¡or al nn^ar nrrznrreñn ¡nn I uc rd¡ f,lgvdud uas! sr lJvuc! uu¿yusriv uvrl n crremedn dcstrrririn o s:crreedn v crri zás r4Yqequv 'la raniÁn er1 yquv na<^ ñ^r l¡rtarra Fnf ré q \Yuvr ¡Jvr ^ rq

.ftte

er:n

l-':1-ri +:Anc

n^-

I

cle .nrFrres fr¡ a I ter¡r:i ones nroducidas en estos reinos" . Morris en 1as *excavacíones ll-evadas a cabo en 1966 en ef Tampu de Tunsucanchaf informó que habia evidencias de que ef tampu fue incendiado. Quizás en Llaquistambo, sucedió lo mismo o durante las guerras civíles ya no fue utifizado por los españoIes, ni siquiera quedó en eI recuerdo de fos indígenas I raz6n por la cuaf no se ha hal-l-ado mención alguna,' o ta1 vez Ia vias de comunicación en esta rcniÁn nn fr:eron cle nr:n imnnrf¡nci:. sicndn utilizado el cami_no como una v1a secundarla.
! uqrruf uf

nq Tnkas /_ \/ \1se fUef On inCendíadgS Y dttF

"a

Ca¡¡Sa

Pese a la escaza información histórica que mencionamos anteriormente en 1o que respecta a los datos especificos sobre el Tampu Inka en San Damían, encontramos favorable y al-entadora l-a abundante l-iteratura publ-icada sobre c:mi nns i nk¡ - ósi-ns inc lrrr¡en dcsr:ri ne i ones daclas nnr crnni sf :s durante f a -v-r-oloni^

es larga y se incrementa si tomamos en cuenta fos estudios realizados sobre eI mismo tema en Argentina, Chile, Bolivia y Ecuador, Iástima que en ef Perú no se les haya dado Ia debida importancia y los trabajos sobre Tampus sean escasísimos. Entre los trabajaos que hemos considerados básrcos para entender la red vial- en e1 Perú, citaremos entre otros a: Vaca de Castro 1543 (1944); Guamán Poma de Ayala, 1614 (1980), Markham (1880); Vliener 1880; Raimondi 1904; TIrf e¡a: 1926: Rana-l T g?Á. Gorhi 194A: Tel ln De\róf ^ 1o(o. Mára"az AbantO L961,, Strube 1-963; Val-cárcel- 7964; Thompson y Murra 1966; Murra I915; Pacheco Sandova1 1918; Agurto 1980; Hyslop 1984; Morris y Thompson 1985, Matos 1992.
LtJW, LJaal

\/ IJvo Ls! rvlrrLerrue nñqfériormente
J

¡/v!

cle v raj s! nor dafos uL r¡i:rerosvr

cler -^r*l^rU rY
vsa

^-^^¡^
ydDouv

.

La relación

129

G

SEQUILAO 8

Que actividades se desarrollaron en los Tampus?
f áñ1-

En este acápite nuevamente nos topamos con una falta
^ ¡lae¡la ó'l hrrh+^ Irurluv !^ us r,i DLo^ vf ^r ¡l rrcflleol a!yuuvrv\,ruvÁ.Ti r-o drra yqs qo rs <¡1.¡o r"lomo uvrrrv haqJ- uq : t qi n VLLL emharco

de investigaciones
H:rr rlqI l: rq ggg¿5íSima

informacíón sobre fa totalidad
tamnlrs. I n máq

hi Juv!r9v. ¡o llf ej- Ári hnru), aq ¡rv er

de las actividades

que se reafizaron
¡rrc yue

en fos
o v

¡r^

más impotante función fue 1a de almacenar y alojar a 1os emisarios estatafes que transitaban en misi-ón especi-a1 por l-os diversos caminos/ a nombre de1
¡nror¡ech¡rln nnr n< ¡rrz¡rrañnc ¡l mnmon1- n v ¡]a
qe

nri nci n¡l ylr¡¡etl,qr

gobierno. En algunas zonas donde no hubo una fuerza centrafizadora que representara a 1a población, l-a cua1 se encontraba diseminada, factor que fue 'l
¡nnnrri vvrr!1 <l- ¡r'l nq
/ evrre

esto los tampus, convirtiéndol-os en sitios de control para 1a poblacr-ón nativa. Sobre este tipo de conquista cabría mencionar 1a "visita de Diez de San Miguel ( t15641 L964) donde se re-Lata que los tampus ubicados en Ia zona col-ldantes a1 lago Titicaca sirvieron también como cabeceras o pueblos nrincin¡lcq desrle donde sc reciría el oohierno n:r: es]-: znn: clel Títicaca (Murra t97B).
Yvvte!r]v

^^nel-

e!

rrrr¡anrln uf v]¡vv

n:ra ¡,s!

u

HysJ-op, que es quien mejor a estudj-ado la extensa red vial i-nkaica, nos menciona varj-adas y diversas actividades que se desarrolfaron en l-os tampus tales como producción de cerámica, cacería/ controf vial, mínería, apoyo militar, actividades ceremoniafes etc. (Hyslop L992).

Cabe mencionar que l-as mejores informaciones que tenemos en ]a actuafidad sobre tampu (actividades desarrofladasf di-ferencia en 1as estructuras de un tambo, formas especificas); son las existentes en Argentina v Chi Ie: tel cnrr¡g 1O demuestra l_a abundante biblinnref í: esnpcí f i c. naqal- rnq citaremos entre otros a Barcena, I9'7B, 1990, 1992; De Aparj-cio L940;
frfvut

c^la^hi ¡-^-

L

Ltt-,

1o'1 1.

\T.i

amarrar

I

qRR. ltJeer

ni t t al-r¡r¡

t

l oee.
Lrvv,

Lorandj_,

1988.

Un problema respecto a Ia presencÍa de asentamientos Inkas en e-L Perú,
es

F,snccífic¡monfa arrrsr¡

sobretodo comprendida, fos trabajos son escasísi-mos por no decir casi nu1os.
ue

drré Y*-

en

nrréqJ- r^

t,sl¿

n¡í

<|

n¡rrn¡ni
vvq}Juervrr

Án

Tn1¿:

l.r¡

<i rln

mrrr/

ñ^^^

aqf rrrli:d¡

\/ f

en lo

en l-a literatura arqueológica, sin embargo se conoce menciones/ pero desde eI punto de vista de 1a información históricas, como por ejemplo La Relación de Tambos de Vaca de Castro o la crónica de Guamán Poma/ Nueva Cróníca y Buen Gobierno, en donde se menciona una jerarquía de asentami-entos que cumplían l-as funci-ones de tambos o mesones.
como tanücos pero siendo muy difícil

c¡le yuu

rFqne..+-La r eJITLU

d

fr^^ U¡

|LArlrIJuD

eStOS

SOn CaSi

deSCOnOCidOS

En sendas obras mencionadas, se da el- nomlcre de l-os lugares que servian su ubicación hoy en día.

Elementos que identifican a un Tampu Nosotros creemos que entre fos elementos gue caracterizarr a un tampu/ se encuentran en primer lugar los vanos y puertas trapezoldales, que son ef
1-ínica do l¡ erarlité.f11r^ Tnk: i'f]:qn:rini \ vqryqr r¡ M:ronlice T977\

scllo

Hyslop menciona sobre este punto l-o siguiente: "fos vanos trapezoidales L-á+Á ulr T1^r uL ef e¡l nrrcrlon Fnc^ntrlr^^ -urdItLgIlLg ^^r --^-i^ lldJ uu rrn IJar de r:i entos de kilómetros aI sur de srtuvf lLIa! Dc PUsUsrI Li-ma. Las formas trapezoidales en nichosf ventanas o puertas no existen o son sumamente raras en sítios inkalcos en l-a costa del extremo sur de1 Peru". Sobre esta cita discrepamos compfeLamente con Hysfop/ ya que en Ll-aquistanüco I ^ l^ rq -*^^^*^t üentanas y puertasf son compl-etamente trapezoi-dal-es, asimi-smo y!socrruro uc -. h:r¡ nreqcnci ¡ de nrrerf es r¡ ni r-hos i- r:nezoi da les en f a costa sur, en los asentamientos Inkas que se encuentran en 1as al-turas del- rio Mal-a (Asentamiento Inka de Lurín). Nosotros pensaftros que fal-ta investigar mucho más y no se puede general-izar sobre los asentamientos Inkas en general, ya que los
arcnritecfns alYurus9Lvo
¡l im¡f ¡l A¡i ¡a Yfu4r

e s q

jnoenicrnq rlrYsllrslvJ
rr y r]amÁc velar

Tnkeq lfr^qr
r¡:ri ¡l-r'l a<

.ñnql-rrrien
drré Yqe <é re

senrin
al¡qor¡¡an

c'l

l-Frrcnñuurlvrrv/
dí,a

condiciones

hnrz

cn

130

COELLO R. Y DIAZ A. / UN TAMPU INKA EN SAN DAMIAN. PERU

Respecto a la Kancha, la cual ha sido definrda como un conjunto rectangular con muros perimétricos encerrando vari-as estructuras de un solo r- ---':itectufa emhiente lG:snerini w Maroolies 197?\ I- eqfÁ rlv qPdrcuc nn de LJ t tl srr ^^ rd o!91 EoLo \sarlJar4¡r¿ -)i !rq!yvrrvr Llaquistambo. Nuevamente creemos que dentro del extenso Imperio del Tahuantinsuyo hay g'ran vari-edad de asentamientos que responden a la variedad de climas y otros elementos de cada zona en que fueron construj-dos. Otros elementos que asociados a 1os' vanos trapezoidales definen ar¡rrif o¡r,rr= Ao rrn T:mnrr- \/ drre nosotros consideramos como uno de 1os
f4IL!IJq'-YYug

1a
más
:l af

imnórtanJ-

oq

qnn

ol

camino, este 1o cruza por el centro o se encuentra a un costado de1 Tampu (Ejemplo, ver el plano del Tampu de Tunsucancha y Ia foto número 4, en donde se observa el camino asociado). Sobre el sistema de al-macenajes/ estos están en 1as inmediaciones de 1os tampus y servian para almacenar el- excedente de producción. En Llaquistarüco aparecen estructuras que posiblemente servi-eron -^m^ ¡lm:¡a¡ac v corrafes, éstas se encuentran a unos 500 mts de distancia de Llaquistambo, son estructuras circul-ares las cual-es al-macenaron parte de 1a producción que se utilizaría para las poblacj-ones colj-ndantes, o taf vez cuando pasaba parte de una comitiva oficiaf, representando al Inka en sus r¡i qi teq i- omnnr¡l a<. i arr:1móñ1ó I nq ¡¡rr¡ l ac | qÉ - irvj-eron Para que el- ganado 'l
:rrcrrÁni quYuslrfuv ¡ln

¡:minn uarrrrrrv

jr¡ ol sf

ci ¡f ¡-¡ ofDLsrlta

.l^ us

-l*-^anria a]rtlaucrlqJs

i/¡nlln¡<\ \YvrfYqri.

Qa<na¡f t\sr},suLv

n

marcha, sirviendo como animal de carqa. En una próxima publicación entreg'aremos el plano def tampu, así como las estructuras que denominamos qol-l-qas/ pedj-mos mas bien mil disculpas ya que por motivos alenos a nosotros no se ha presentado el plano tal como nosotros hubi-eramos querido,' tan solo il-ustramos el- Tampu con las fotos I,2 y 3. Sobre fo que se afmacenaba no estamos seguros de su contenido, podria ser productos alimenticios, textiles, armas, calzado etc. En conclusión l-os tampus varían aparentemente de tamaño, los hay pequeños y con pocas estructuras anexas, hasta grandes sitios/ en donde se cumplían diversas actividades/ así como también 1os diversos elementos que fos caracterizan, ya que éstos obedecen a l-a región en donde se construyó o a la funcÍón especifica para la cuaf se Ie destinó. Breve descripción del Tampu de Llaquistambo y del cam¡no El Tampu de Llaquistambo fue construído en una gran terraza def cerro Chacsa, la cuaf fue nivefada para darle un sentido de horizontalidad y no
nf eqeni^r IJ!srsrrLqr dcqni usJflf r¡o l o< vurvr én q1t

narna¡f Pslrrvuuo-s -é^

u ^

-^-sq

^,,--^-¡^ 9uorudu9

Lra+ r lloDLq

l4ug

-s

+-*rs^ ñ^^^-.i rlsgsD!Lora

^-ra Pora

ttña u]¡u

1ar¡a rq!yq

núcfeos habitacionafes de planta rectangular todos separados entre sí por unos 5mt de distancia aproximadamente. Cada núcfeo habitacional presenta alinterior pequeños recíntos de forma cuadrada y rectangular que se comunican entre si mediante ventanas de formas trapezoidales, mientras que las puertas sj-rven como entrada a cada núcleo, las puertas también presentan una forma trapezoidal muy bien definida.
En eI anál-i-sls arqueológico l-levado a cabo i-n si-tu, no se ha estudiado
cl sr mnmcnJ-o rLLUrLLgfrLv I: fq ccrámi¡:usrarLLfua, I¡ fa .1.-l uuaf
Dg ^^

ni qn ts/frvr

al sf

l- :mntt LarlrF,u

oqf soLa i

*anr¿aanf !su!s¡srrLauv

rA¡

nñr Pvr

ctt:f

muy fragmentada y dispersa, incluso se ha tratado de no levantar fragmentos hasta después de haber concluido con e1 levantamiento topográfico en su total-idad de1 tampu, para que a continuación se pueda indicar en ef plano 1a ubicación exacta de cada pi-eza que será l-evantada y tratar de ver que nra¡lrr¡fn< <ó ¡ l m-^^--l-.-, agua y en que recinto fue arr puursrr.*v <ar dr¡n^q ^rr-li ^nrla ^ hal-l-ada. Mientras que en otros recíntos puede haber restos de fog'ones ' nñq nñdria iorr:lménf é la nr¡nnr¡inn¡'l irl¡ri elo lnq i- inns aaraaf crl q]- icns+Ysq¡¡rrs¡ru IJrvlrv!uavllaffuau j-ndicar 1as formas predomlnates y e1 o 1os esti-l-os que predominaron, tal vez imnnrf--lnrnnioq -- .tt, nrrrln hel-rc¡* ¡p¡j¡i^por -*iquenos o ceramac>a fabfiCada ---*..,rca -LmporLaoa ^¡r'lnq allí, aunque esto l-o sabremos sólo cuando excavemos. 131

nor PVr

L-r1¡Ia¿Ia

glr ^*

nccrlcñ:q Ps9uslrqJ

c:nfirl¡rleS ualruruql

en fofma

a

SEQUILAO 8

Los muros fueron construidos con g,randes piedras canteadas unidas con argamasa de barro para ser recubierto con un enlucido muy fino, 1as piedras en Ia cara externa estaban muy bien trabajadas/ por su parte los techos fueron a dos aguas, al-go que es característico en 1os techos de 1a sierra. Un detalle rnteresante es que en los muros exteriores de 1os hastiales se encontró grandes piedras de forma rectangular, l-as cuafes servían como clavos, en estos clavos se amarraba 1a cubierta de1 techo, esta característica ya fue señalada por Bouchard en 7976t para el área def Cuzco. El- camino después de sal-ir del tampu empieza a ascender graduafmente por las faldas de los cerros, tomando una dirección suroeste-norestef esta ascención no es muy brusca, a pesar de la fuerte pendiente conforme se avanza en ef camino, los ingenieros cuzqueños diseñaron el Lrazo sin necesidad de peldaños ni muros de contención para evitar fa erosión. Taf como puede apreciarse en fa foto número 4, se observa fo bien trazado del camino, el- cual fue construído en base a grandes piedras que fueron debidamente trabajadas y que fueron coLocadas excavando ef lecho de 1a tierra para posteriormente colocarlas. El ancho máximo del- camj-no alcanza fos 4 metros, qui-zás debido a esta estrechez def camino, e1 tránsj-to debía ser ordenado. Esto nos trae ha col ar:i ón of ro nrohl em,a \/ eq orre iendrí:mnq arre dcf i n i r qi es arrq existieron diferentes caminos durante el- tahuantinsuyo, pudiedo haber habldo cami-nos principales o primarios y regionales o secundarios/ pero este problema es muy clifír:il cle resnonder actualmente. P¡re l:s n:rtes en donde e1 camino alcanzaba
oe

ma\/ór qruulq, ¡lfrrr:alrqJv!

oruscas.
NOTAS

qe r-oloc:rnn uvlvualvrr

rqr

Psf9otrvo

neld:ñne

rjp niedr¡ us l/rsurA,

}Jq!

Le!

PA!a

gVf

^..rr-Lq!

Ias

subidas

1.Debo agradecer Ia col-aboración desinteresada de J.Tarazona, J.Vi1e1a y A.Asencio quienes acompañarón en Ia 1 vísta. 2. Rostworowski 1978 . 3.H,Trimborn 1939,196'7,' H.GalanLe 1942,. J.Jara \960; J,M,Arguedas 1966, G. Taylor 198 0, I9B7 ; J. Uri-oste 198 3 . 4.Este trpo de techo incluye a fas estructuras de un piso. 5."Llaquistambof un asentamiento de peregrínación durante e1 Intermedio Tardío en San Damian, Provincia de Huarochiri, Perú (en prensa) 6.La Voz de San Damian, 795'7 7 . Tnfnrme¡i Án nr^^^-^i ^--^- IJUI Hecf R.i habitante de 1a Comunidad de ufurr ^^- llsuLUr nr I\fuJf,cs.i . lra IJ!vPv!gfvlfaua Checa de San Damran. R I'cninnz: Qnri.no 1978,. Rostworowskl 1988.

BIBLIOGRAFIA
ACOSTA,

I9B2
1983

Antonio "Los clerifos doctrineros y 1a economia cofoniaf" Allpanchis, Vo1,XVI, No19. Cuzco "La extirpación de IdoLatrias en el- Perú, origen y desarroTLo Jas campañast' Revista Andina, Año 5, No1. Cwzco
Q:nJ- i ¡¡n

de

AllIIPTa

1981

Estudios acerca de la construcción, arquitectura y Planea.miento
i-ncas.
CAPECO.

Li-ma

APARICIO, Francisco

1940

"Ranchiffos. Tambo deJ- lnca en ef camino a Chife" AnáIes de1 Instituto de Etnografía Americana. Universj-dad Nacional de Cuyo, T.I. Argentj-na

L32

a

COELLO R. Y DIAZ A. / UN TAMPU INKA EN SAN DAMIAN. PERU

ARGUEDAS,

7975
BARCENA,

José María Dioses y Hombres de Huarochirí SrgJ-o XXI editores, Buenos Aires

L992

Roberto "La ocupación Inkaica en l"Iendoza: El- Tambo de TambiTfost' Gaceta Arqueológica Andina, Vol. VI/ N" 2l-. Lima

BOUCHARD,

I976

Jean Francois "Charpentes andines inca et modernes: observations et reflexions" Boletín del Instituto Frances de Estudios Andinos, T.V, No 3-4. Lima

DIAZT Ernesto 1995 "Llaquistambo, un asentamiento de peregrinación durante ef Intermedio Tardio en San Damian, Provincia de Huarochirii - Perú" (en prensa)
FELTHAM, Jane

1984

"The Lurln Va7Ley Project- Some resufts for the Late Intermediate and Late Horzion'l Current Archaeological Prolects in the Central andes. Edrted by Ann Kendall Arquitectura fnca. Universidad Central de Venezuela. Centro de Investigaciones Históricos y Estéticas. Caracas
Ann Marle "Los español-es en fos caminos def extremo norte def Perú" Boletín de1 Instituto Frances de Estudios Andinos, T.23, N#1. Lima

GASPARINI, Graci-ano y MARGOLIES, Luj_se

L971

HOCQUENGHEM/

1-994

HYSLOP, John

1984 1990

The Inka Road Systen. Studies in Archaeology. Academic Press, Inka Settlement Planing Universitv of Texas Press. Austin.

Orlando.Florida

KENDALL, Ann

1-916

"Descripción e inventarío de l-as formas arquitectónícas Patrones de dlstribuclón e inferencias cronol-ógicas" Rewista del Museo Nacional, T.42. Lima

Inca.

LAVALLET Bernard

1,982 1985

"Las doctrinas de indigenas como nucfeos de expTotación cofonial-" Allpanchis, No19, Cuzco t'La admisión de fos amerlcanos en 7a compañia de Jesús: eL caso de La provincia peruana en eL siglo XVI" Historica, VoJ-. IX, N" 2. Lima "Estructura y organización deL habitat en fos andes centrafes durante el- intermedio tardio" Revista del Museo Nacional, T.39. Lima "EL Camino reaf inca y fa earretera moderna en Chinchaycochal Junín" Estudios de Arqueología Peruana. FOMCIENCIAS. Lima
133

LAVALLEf Daniel-e

1973

MATOS, Ramiro

L992

a

SEQUILAO 8

MORRIS, Graig

1966

1-917 7912

"81 Tampu Rea-Z de Tunsucancha,, Cuadernos de Inwestigación N#1. Universidad Nacional Hermil-io Valdlzan. Huanuco of Function in Inca Architecture and "The Identífication Ceramics " Rewista del Museo Nacional I T.3'7. Li-ma "Süate Sett-Zements in Tawantinsuyu: a strategy of Cumpulsory Urbanism" Contemporany Archaeology, Mark Leone editor
"Nierze-.1'/ieve.' arquitectura Perú"

NEGRO, Sandra

1989

y urbanismo en La costa centraf def

Boletín de Lima,

No62. Lima

PACHECO, SANDOVAL

79'78

Mario "El- Tambo Incaico de Huarau en ef departamento de Pasco" ffl Congreso Peruano El Hombre y 1a Cultura Andina. Lina

REGAL, Al-berto

1936

Los Caminos del Inca en eI Antiguo Perú Lima, Sanmartí (Prov. Mendoza, Arqentina) " Actas de1 VI Cong'reso de Argueología Chilena. Santiago de Chile

SHOBINGER, Juan y BARCENA, Roberto I91 2-'73 "Ef tambo incaico de Tambil-l-itos
STENBERG, Rubén

1988

y CARVAJAL, Nazareno "Red Vlal- Incalca en fos térmlnos Meridional-es del- fmperlo: Tramo VaTl-e def Limari-VaLLe de7 Maipo" La Frontera del Estado fnca. Edited by Tom Dillehay y Patricia Netherly.

STRUBE/ Leon

1963

Vialidad Imperial de J-os incas. Instituto de Estudios Americanísticos. Facultad de Filosofia Humanidades. Universidad Nacionaf de Córdoba. Córdoba

V

TAYLOR, Gera1d

198'7 1987

Ritos y Tradiciones de Huarochirí I . E. P. Li-ma ."CuLtos y f iestas de l-a comunidad de San Damian (Huarochiri), sequn La Carta Annua de 1609" Boletín d.e1 Instituto Frances de Estudios Andinog, T. XVf/ No34
Lima

TELLO DEVOTO/ R.

1960

"Un mag'nifico tramo def camino incaico que debe conservar.se y se hal-La en fa provincia Daniel- A. Carrión, departamento de Pasco" Antiguo Perú: espacio y tieurpo. Edltorial- Mejia Baca. Lima Mapa de1 Tahuantinsuyo.

URTEAGAT

L926 1936

Lib. Armand Col-in. París Doctor Francisco de Avifa" "El Rewísta de1 Archivo General de1 Perú (1era época), T. IX. LÍma

Horacio

VACA DE CASTRO,

1908

Crístobal"Ordenanzas de fos Tambos dictadas en ef Cuzco, e] 31 de mayo de
1q¡Q'l

Revista Histórica,

Li-ma.

L34

.:-

A
lou,tror"o

LE YENOA

A

:

OCUPAC,ON

PRE'NCA

: TERRAZAS

t

: TAMBO

--'r---a
J (J

o
o

¡

:
I J

o-

5

t-

u,

<t

J

a

q

o

(¡)

{ I I

et !t Eqa

a

o
<D

o
(J

¡

o

()o

R5

dc 3l a3 ñl

OJ tuf \\)

:s

!l p$
60-

tr¡ -t Oxü

J .*uJc-l

á z

-6frhj

:f :) q a Zz. É:r
ltJ

v

f

=

=

H =l * -1 3'

S orÉ

JF

a = I

g
E

Ii

F

n _:,,:r_

-[u
Fd

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful