Degradación de la energía.

A través de sus transformaciones, parece que la energía del universo va perdiendo de día en día su actitud para suministrar trabajo. No todas las formas de energía son igualmente útiles. Cualquiera de ellas puede transformarse fácilmente en calor; pero éste sólo puede ser utilizado y convertido en otras formas de energía donde se disponga de una diferencia de temperatura. En cualquier transformación energética, al menos una parte de la energía inicial se disipa como calor y no puede ser convertida íntegramente en la forma que tenía dicha energía inicial. Esta energía transferida como calor es el fin último de todas las transformaciones energéticas. La experiencia demuestra que conforme la energía va siendo utilizada para promover cambios en la materia va perdiendo capacidad para ser empleada nuevamente. El principio de la conservación de la energía hace referencia a la cantidad, pero no a la calidad de la energía, la cual está relacionada con la posibilidad de ser utilizada. Así, una cantidad de energía concentrada en un sistema material es de mayor calidad que otra igual en magnitud, pero que se halle dispersa. Aun cuando la cantidad de energía se conserva en un proceso de transformación, su calidad disminuye. Todas las transformaciones energéticas asociadas a cambios materiales, acaban antes o después en energía térmica; ésta es una forma de energía muy repartida entre los distintos componentes de la materia, por lo que su grado de aprovechamiento es peor. Este proceso de pérdida progresiva de calidad se conoce como degradación de la energía y constituye otra de las características de esta magnitud o atributo que han identificado los físicos para facilitar el estudio de los sistemas materiales y de sus transformaciones. La energía se puede presentar en formas diferentes, es decir, puede estar asociada a cambios materiales de diferente naturaleza. Así, se habla de energía química (cuando la transformación afecta a la composición de las sustancias), de energía térmica (cuando la transformación está asociada a fenómenos caloríficos), de energía nuclear (cuando los cambios afectan a la composición de los núcleos atómicos), de energía luminosa (cuando se trata de procesos en los que interviene la luz), etc. Los cambios que sufren los sistemas materiales llevan asociados, precisamente, transformaciones de una forma de energía en otra. Pero en todas ellas la energía se conserva, es decir, ni se crea ni se destruye en el proceso de transformación. Esta segunda característica de la energía constituye un principio físico muy general fundado en los resultados de la observación y la experimentación científica, que se conoce como principio de conservación de la energía. Otro modo de interpretarlo es el siguiente: si un sistema físico está aislado de modo que no cede energía ni la toma del exterior, la suma de todas las cantidades correspondientes a sus distintas formas de energía permanece constante. Dentro del sistema pueden darse procesos de transformación, pero siempre la energía ganada por una parte del sistema será cedida por otra.

Uso racional de la energía
El uso racional de la energía es un concepto que más que dejar de utilizar la energía, busca hacer un uso eficiente sin que implique el derroche de la misma. El uso racional de la energía eléctrica es el uso consciente para utilizar lo estrictamente necesario. esto lleva a maximizar el aprovechamiento de los recursos naturales. Recursos naturales que en la actualidad comienzan a escasear en todo el mundo.

En algún momento se acabarán. El Sol: energía solar. Las contaminantes se obtienen a partir de la materia orgánica o biomasa. Los mares y océanos: energía mareomotriz. El viento: energía eólica. en particular en su sector energético se vienen implementando políticas de uso racional de la energía eléctrica ya que la población y el consumo crece a gran velocidad generando la saturación de las líneas de distribución y los riesgos de desabastecimiento eléctrico.1 Entre las energías renovables se cuentan la hidroeléctrica. y se pueden utilizar directamente como combustible (madera u otra materia vegetal sólida). Entre las primeras:        La llegada de masas de agua dulce a masas de agua salada: energía azul. Las principales son la energía nuclear y los combustibles fósiles (el petróleo. Las fuentes renovables de energía pueden dividirse en dos categorías: no contaminantes o limpias y contaminantes. bien convertida en bioetanol o biogás mediante procesos de fermentación orgánica o en biodiesel. o porque son capaces de regenerarse por medios naturales. geotérmica. Energía renovable El girasol. el gas natural y el carbón). El calor de la Tierra: energía geotérmica. Se denomina energía renovable a la energía que se obtiene de fuentes naturales virtualmente inagotables. . y tal vez sean necesarios millones de años para contar nuevamente con ellos. Las olas: energía undimotriz. solar. mareomotriz. mediante reacciones de transesterificación y de los residuos urbanos. No renovables Los combustibles fósiles son recursos no renovables: no podemos reponer lo que gastamos. Los ríos y corrientes de agua dulce: energía hidráulica o hidroeléctrica. su uso para fabricar biodiesel y su "parecido" con el Sol. icono de las energías renovables por su enorme aprovechamiento de la luz solar.En casi todos los países del mundo. eólica. ya sea por la inmensa cantidad de energía que contienen. Son aquellas cuyas reservas son limitadas y se agotan con el uso. la biomasa y los biocombustibles.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful