Está en la página 1de 141
eae] Hantropia sf of oe Yo ar/e/ | Les oe eT RO Re Gilberto Lopez Alanis realiz6 estudios de posgrado en Historia en la Universidad Auténoma de Sinaloa. En su haber acadé- mico tiene diversos ensayos y publicacio- nes con el tema del mestizaje cultural, tales como: “Del petroglifo al catecismo”; “Los jesuitas y la religiosidad del sinaloense”; “Pérez de Ribas, entre angeles y demonios”; “El dulce rojo de la espina; la pitahaya en la cultura sinaloense”; Paleografié el texto “El Apologético Defensorio y Puntual Manifiesto...” del S.J. Francisco Xavier de Faria de 1657, publicado en la Coleccion Rescate de la Universidad Auténoma de Sinaloa, de la cual fue fundador en 1982. Ha contribuido con ponencias en los foros sobre las Misiones Jesuitas celebrados en las ciudades de Hermosillo, Durango y Culiacan. Autor del libro S.J. Martin Pérez: el apostol de la caridad de la serie Biogréficos del Instituto Sinaloense de Cultura. Su obra de investigaci6n abarea aspectos de la Reyolucién Mexicana en Sinaloa, historia y crénica de la ciudad de Culiacén. Coordinador de la Coleccién 18 Encuentros con la Historia, publicando 19 titulos de los municipios de Sinaloa. Recientemente publicé Presidentes de la Confederacién de Asociaciones Agricolas del Estado de Sinaloa 1932-2007. Al tema de la filantropfa le ha dedicado diversos esfuerzos y éste que hoy se edita es la continuacién de un interés que le apasiona. Actualmente es director del Archivo Histérico General del Estado de Sinaloa. De la filantropia ala asistencia social Primera ediciéa: noviembre de 2009 DR. © Junta de Asistencia Privada del Estado de Sinaloa DR. © Gilberto Lopez Alanis Maritza Lopez, editora Portada: Alejandro Mojica. Disefio realizado a pattit de una obra de Phill ‘Toledano Interiores: Melisa Cota Prohibida la reproduccion parcial o total de la presente publicacién sin la pres autotizacién por esctito de los propictatios de los derechos reservados, Editado y hecho en México De la filantropia a la asistencia social Gilberto J. Lopez Alanis Introducci6én La filantropia es una actitud generada intimamente, la cual ha adquirido significativa aprobacién social. En aras de la misma, se han producido una setie de esfuerzos que alcanzan presencia histérica. Los contextos donde la filantropia se produjo y actual- mente se manifiesta, marcaron y definen intereses muy diversos, no exentos de unidireccionalidad y de acotadas finalidades. Asf, la filantropia como actividad espontanea ha devenido en quehacer regulado, por necesidad de su preservacién en el creciente avance de la organicidad social en todos los ambitos. La filantropia organizada se incubo en la concepcion de un “tercer sector”, que no es el de los servicios y la intermediacién en la actividad econémica; en cambio, es la concepcidn de la par- ticipacién ciudadana en el desarrollo social, ya que éste no se agota en las politicas publicas de los programas gubernamentales Alefecto, es ilustrativa la aseveracion y las acciones empresariales de Luis F. Aguilar de que hasta hace poco la instrumentacidn del bienestar, la seguridad y el desarrollo social era patrimonio de los gobiernos, lo que inhibia la participacién de numerosos grupos de ciudadanos que buscaban otras alternativas, con lo que mani- fiesta que la politica social fue burocratizada? El Centro Mexicano para la Filantropia define la actividad sustantiva de su quehacer como “la movilizacién de recursos hu- manos, materiales, financieros y técnicos en busca del bien co- min”. Esta acepcidn que se ajusta a la rigurosa Iégica empresarial esta matizada por la circunstancia en que constantemente se ge- nera, como lo afitma el propio José Ignacio de Nicolis, quien fue cl ptimer Presidente de la Junta de Asistencia Privada del Estado de Sinaloa en reconocer el cardcter historico de esta actividad “Amar al projimo” y en la actualidad amarlo organizada- mente, por medio de la normatividad existente en la Ley de Asis- tencia Social publicada en el Diario Oficial de la Federacion el 24 de septiembre de 2004 y la anterior Ley de Instituciones de Asistencia Privada del Estado de Sinaloa del afio 2001,' es la re- presentacién de un proceso histérico que podemos documentar en los parametros del enfoque metédico de la vida cotidiana, ya que esta vision de la realidad se halla permeada por variados dis- cursos con diversas posibilidades interpretativas que nos acercan al entendimiento de tal tematica, incluso en sus acepciones mas polémicas, como la generada el 6 de julio de 2007, cuando el pre- sidente de la Reptblica, Lic. Felipe Calderon Hinojosa, defendio su ptoyecto de reforma hacendatia, como respuesta a la critica de empresarios que objetaron algunos aspectos de la iniciativa por afectar las aportaciones de empresas y personas fisicas a organi- zaciones filantropicas, al no set consideradas como deducibles de impuestos. Ahi el presidente habl6é de las virtudes teologales, las que son validas, afirmé “cuando se cumplen las cardinales © las motales y éstas son la prudencia, la templanza, la fortaleza y sobre todo la justicia”, con lo que invitaba a los interesados a realizar actos de solidaridad con la nacién, que vayan més alld de la filantropia.® EI presidente Caldecéa Hinojosa recibié puntual respuesta en desplegado ptiblico nacional por medio de Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC), dirigido a la Mesa Directiva de la Camara de Diputados del H. Congreso de la Unién, avalado por cerca de 800 otganizaciones de las 5 mil que cuentan con autorizacién de la SHCP para tecibir donativos deducibles de impuestos. En tal desplegado se plasma la cruda realidad de que una gran can- tidad de personas fisicas y morales que donan recursos al tercer sector, por lo general lo hacen para deducirlos de los impuestos que deben contribuir al gobierno. En un medio informativo de la capital del estado de Sinaloa, Martin Amaral, promotor de organismos de asistencia privada, criticd esta tendencia de la reforma hacendaria, subrayando que el capital social que representan las asociaciones no lucrativas, recibirfa un duro golpe a sus magros ingresos, ya que las 170 organizaciones existentes de este tipo benefician al 18 por ciento de la poblacién en la entidad, es decir a 495 mil habitantes de los 2 millones 608 mil con que cuenta Sinaloa, Un desplegado que aparecié el 6 de agosto de 2007, clatifica que son 94 las Organi- zaciones de la Sociedad Civil (OSC) las que poscen registro legal de Instituciones de Asistencia Privada (IAP), segtin las leyes exis- tentes como de interés social, y que de aprobarse Ia iniciativa de reforma hacendaria sus ingresos se verfan dramaticamente mer- mados. En ese tono el cardenal Norberto Rivera Carrera opind que se necesitaba una reforma fiscal més humana. Tetcid en la polémica la diputada federal por Sinaloa del Partido Accién Nacional, Alma Alcaraz, afirmando que la refor- ma en cuestién buscaba evitar que ciertas empresas evadan cl pago de impuestos bajo el esquema de las donaciones a orga- nizaciones sociales 0 filantropicas. Puso el ejemplo de que 10 empresas de las mas fuertes del pais, fueron las que recibieron las devoluciones del 80 por ciento del Impuesto al Valor Agregado; en esa misma nota Guillermo ‘Tamborrel, senador por el PAN, estimé que al afio se deducen del pago de impuestos donativos altruistas por casi 8 mil millones de pesos. Ahi mismo, la diputa- da Alcaraz reftendé la necesidad de apoyar a las organizaciones filantrépicas, peto bajo un nuevo esquema.’ Consuelo Castro Salinas, coordinadora juridica del Centro Mexicano para la Filantropia, patticipé en la polémica afirmando que las empresas que hacen aportaciones a los organismos que practican obras filantropicas, no evaden al fisco con los donati- vos, que sélo hay una disminucidn en el pago de impuestos, y que en términos generales esa disminuci6n es leve en cuanto a la contribuci6n al gasto social. Incluso lanzé la idea de que un peso invertido por los organismos de asistencia privada es mas renta- ble que uno invertido por el gobierno, “Un peso de donativo”, detall6, “significa que 28 centavos va a ser lo que se deja de pagar impuestos y los 72 centavos seria la aportacion adicional de los empresarios al desarrollo nacional”.* 9