Traumatismos Constituyen una de las causas más frecuentes de consulta oftalmológica.

El tejido corneal es uno de los más abundante y ricamente inervados del organismo. Además, la irritación del trigémino que acompaña a su afección, sobre todo si hay pérdida de sustancia epitelial, genera una sensación dolorosa que en sus diversos grados constituye la sintomatología clave dominante. Se puede presentar: Erosión córneo-conjuntival. Son muy frecuentes y pueden estar causadas por cualquier objeto imaginable. Se limitan al epitelio, y la zona dañada tiñe con fluoresceína. Hay que descartar siempre la presencia de un cuerpo extraño o de una perforación ocular, sobre todo bajo la zona de hiposfagma si se afecta la conjuntiva. Se tratan con 48 horas de oclusión ocular, que facilita la reepitelización, y con pomada de antibiótico para evitar la sobreinfección de la herida. Cuerpo extraño corneal o conjuntival. Se trata generalmente de pequeñas motas enclavadas superficialmente, pero la repercusión ocular dependerá del tamaño, naturaleza y localización del cuerpo extraño. Por ello, hay que descartar siempre una posible perforación ocular. Pueden encontrarse agentes de toda índole, entre ellos: fragmentos de piedra, metal, vidrio, arena, insectos, espinas, etc. Pueden alojarse de forma superficial o profunda en dichas estructuras. El plástico, cristal o acero se toleran bien, sin gran reacción inflamatoria, pero el hierro y el cobre dejan un halo de óxido que hay que tratar de eliminar. El tratamiento consiste en la extracción del cuerpo extraño con una torunda, una aguja o un electroimán, pomada de antibiótico y oclusión. Clínica Síntomas generales     Sensación de cuerpo extraño. Ojo rojo. Lagrimeo. Blefarospasmo.

Signos generales   Hiperemia conjuntival. Observación del cuerpo extraño en córnea o conjuntiva bulbar, fondos de saco o región tarsal superior (al evertir el párpado).

destacando en la zona enrojecida. a menudo acompañada de fotofobia y lagrimeo.) puede hallarse infiltrada de leucocitos: los bordes aparecen blanquecinos. . En ocasiones el cuerpo extraño desaparece incluso de manera espontánea. la molestia se hace rápidamente dolorosa. la esquina de un pañuelo.Con frecuencia. y son las erosiones de la córnea las que proporcionan al paciente la sensación de cuerpo extraño en el ojo. por otra parte. a veces imposible. etc. Por ello la prevención es muy importante y habrá que usar siempre instrumental estéril y evitar las maniobras de extracción intempestivas para la extracción de los cuerpos extraños. La eversión de éste permite ver. arenilla. el paciente explica esta sensación álgica como si tuviese tierra o arenilla bajo el párpado y sospecha la presencia de un cuerpo extraño en su ojo. En primer lugar se explorará la conjuntiva. a menudo orgánicos o después de maniobras sépticas de extracción: hojas de papel. sobre todo la palpebral. a causa de la fotofobia y el blefarospasmo reflejo. Exploración física La exploración es difícil. principalmente a la altura del párpado superior.). Si la ulceración tiene una evolución de varios días y está infectada (en particular en el caso de cuerpos extraños sépticos. martillean sobre metales. en ocasiones. acentuada además por los masajes digitales del paciente sobre sus párpados o bien por los intentos de extracción. pero siempre bastante intensa. semillas de gramíneas. en particular en pacientes que utilizan una mola. Los intentos de apertura de la hendidura palpebral provocan un abundante flujo de lágrimas. Cada parpadeo ocasionará el rozamiento de la córnea por el cuerpo extraño y a menudo se forman rágades superficiales del epitelio corneal. usan un soplete o se hallan próximos a un lugar donde se usan estos instrumentos. La pérdida de sustancias epiteliales corneales se visualiza muy bien empleando la tinción con un colirio de fluoresceína. por lo que debe recurrirse a la instilación de un colirio anestésico local para poder efectuar la exploración. A continuación. A menudo refiere que se ha encontrado en medio de un remolino de polvo y que desde entonces sufre un notable dolor ocular. Muchas veces se trata de un accidente laboral. es. muy variable en función del temperamento del paciente. domina toda la sintomatología funcional y explica la rapidez con la que el paciente acude a urgencias. ligeramente elevados y puede evolucionar hacia un absceso corneal e incluso hacia una panoftalmía. en el que puede alojarse o enclavarse el cuerpo extraño (insectos. etc. Esta característica álgica. el cuerpo extraño enclavado en una conjuntiva hiperémica. los enclavados directamente en la córnea son fácilmente visibles. Debe hacerse notar la existencia de un intervalo libre de tiempo entre la fijación de un cuerpo extraño en la córnea o conjuntiva y la aparición de los fenómenos álgicos. También debe ser cuidadosamente explorado el fondo de saco superior e inferior.

A continuación coloca horizontalmente el dedo índice de la mano izquierda en la parte superior del párpado. más manifestaciones dolorosas provoca. se le pide que mire hacia sus pies y que mantenga la mirada en esa dirección durante toda la exploración. no percibirse apenas y entonces no se ponen de manifiesto hasta algunos días más tarde mediante la aparición de un enrojecimento límbico sectorial. Luego se eleva el párpado superior hacia arriba y hacia la región superciliar en tanto que el dedo índice izquierdo lo deprime hacia abajo. tirando del mismo con suavidad hacia abajo y hacia delante. por encima del tarso. Técnica de eversión de párpado Médico y paciente están situados uno frente a otro. pueden.Las erosiones corneales también puede ocasionarlas el roce de una pestaña desviada. ectópica. Cuanto más cerca del centro de la córnea se encuentre el cuerpo extraño. en ocasiones. éste será la polea de reflexión alrededor de la cual se podrá hacer bascular el párpado. Una vez que el paciente ha apoyado la cabeza sobre un respaldo. Si se localiza en el limbo esclerocorneal. Utilizando los dedos pulgar e índice de la mano derecha el médico coge. La extracción del cuerpo extraño debe realizarse con todas las precauciones de asepsia necesarias. Si no se encuentra un cuerpo extraño. por su base. las pestañas de la porción media del párpado superior. De esta manera. el párpado bascula alrededor del borde superior del tarso y muestra al observador su cara interna . deben explorarse cuidadosamente las regiones ciliares palpebrales.

dos veces al día. • Colocación de un apósito oclusivo esterilizado que evite al ojo cualquier sobreinfección. se mantiene durante 24-48 h según la extensión de la lesión. Ante una ulceración corneal. que además disminuye el roce palpebral sobre la córnea y disminuye la sensación dolorosa. de un colirio midriático (atropina o ciclopléjico) a fin de evitar una reacción del iris y poner el ojo en reposo. • Pomada antibiótica tres veces al día. al cabo de las cuales se revisa la herida y se comprueba la cicatrización mediante la instilación de fluoresceína. si no ocurre así. debe instaurarse el siguiente tratamiento local: • Instilación. en caso de haberlo. calmar la sensación dolorosa instilando unas gotas de colirio anestésico. Antes de la exploración. después de la extracción del cuerpo extraño. .El párpado retorna a su posición normal en cuanto cesa la presión y el paciente efectúa algunos parpadeos. traumática o no. se pide al paciente que mire hacia arriba y simultáneamente se tira de las pestañas suavemente hacia abajo. Conducta a tomar 1.

Prescribir como tratamiento un colirio anestésico. Tras el tratamiento local. ya que impiden la cicatrización. 3. Prescribir un colirio de corticoides que. 5. Conducta inadecuada 1. Extraer el cuerpo extraño con instrumentos esterilizados. Exploración cuidadosa. 3. agravaría aún más el pronóstico. colocar un apósito oclusivo durante 24-48 h. 2. sobre todo si está infectada o es de etiología vírica. Dejar sin tratar los restos de óxido corneales. que calmaría el dolor.2. Si no se aprecia ningún cuerpo extraño: • Buscar un posible roce de pestañas: entropión. . Si es metálico y quedan restos de óxido. 4. exponiendo los fondos de saco conjuntivales superior e inferior y revisando la superficie corneal. en caso de úlcera corneal. remitir al paciente al especialista para que proceda a fresar el lecho corneal. evertiendo el párpado superior. pero cuyo uso retrasaría la cicatrización y puede enmascarar una afección más grave. • Buscar una úlcera no traumática: tinción con fluoresceína.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful