“Obama sabe que tiene encerrados a cinco luchadores contra el terrorismo”

Olga Salanueva, mujer de René González, uno de los cinco cubanos antiterroristas presos en Estados Unidos, habló de la injusticia que vive hace 14 años, de la lucha internacional por la libertad de los héroes cubanos que cada día se hace más fuerte y aseguró que el “muro de silencio” que mediáticamente se ha levantado en Estados Unidos impide que los ciudadanos norteamericanos conozcan la verdad sobre el caso de Los Cinco.
Por Héctor Bernardo Fotos: Alberto Mas

(CAPAC) Olga Salanueva, esposa de René González - uno de Los Cinco antiterroristas detenidos en Estados Unidos-, estuvo de visita en Argentina en el marco de la campaña internacional que desde hace años se lleva adelante en reclamo por la libertad los héroes cubanos. Hace ya 14 años que Gerardo Hernández Nordelo, Ramón Labadiño Salazar, Antonio Guerrero Rodríguez, Fernando González Llort y René González Sehweret están detenidos injustamente en las cárceles norteamericanas. A dos de ellos no se les permite recibir la visita de sus esposas, el Gobierno de Estados Unidos les ha negado las visas sistemáticamente. Olga Salanueva, esposa de René González, y Adriana Pérez, esposa de Gerardo Hernández, hace 12 años que luchan por ver a sus maridos. Hasta hoy la injusticia se ha impuesto. Pero estas mujeres no bajan los brazos porque saben que algún día la verdad triunfará. - Si usted le tuviera que contar a alguien que no conoce el caso de Los Cinco quién es René, quién es su esposo, y por qué está detenido, ¿cómo se lo explicaría? - Es una larga historia. Son 14 años. Pero más larga es la historia del terrorismo contra Cuba. Data del inicio de nuestra revolución. En aquel momento marcharon a Estados Unidos los batistianos, los criminales que dejaron en nuestro pueblo más de 20 mil muertos. Ellos fueron a cobijarse donde estaban sus aliados, a la ciudad de Miami. Allí se llevaron todo el dinero que pudieron, pero también se llevaron todo el odio. Y allí, con ayuda del Gobierno de Estados Unidos, formaron organizaciones terroristas que han estado atacando de forma continua durante todos estos años a nuestro pueblo, a nuestra economía, a todo lo que indicara desarrollo social y el crecimiento de la dignidad de nuestro pueblo. El Gobierno de Estados Unidos los apoyó, los entrenó, los financió, es su padrino. Y el Gobierno

de Cuba a tratado cívicamente de trabajar con el país vecino y con su Gobierno en función de terminar con estas organizaciones para llevar a la cárcel a los asesinos que con sus actos terroristas han dejado 3 mil muertos y más de 2 mil lesionados. Como no nos acompañaron, el Gobierno de Cuba, el Pueblo de Cuba, ejerció su derecho a defenderse, y es por eso que cinco cubanos, entre ellos mi esposo, fueron a Estados Unidos - a riesgo de sus propias vidas - a penetrar esas organizaciones terroristas para tratar de oír en el seno de sus más intimas reuniones cuáles eran los planes siniestros que tenían. - ¿Cuál fue la reacción del Gobierno norteamericano? - El Gobierno de Estados Unidos los detuvo el 12 de septiembre de de 1998, los llevó a celdas de castigo durante 17 meses, estuvieron 2 años esperando juicio y cuando ser realizó éste estuvo plagado de violaciones legales, de violaciones a ellos como prisioneros, de violaciones a los derechos de sus familias y luego fueron declarados culpables y condenados a largas penas. Hemos llevado un proceso de apelaciones muy largo y solamente hemos podido lograr la re sentencia de tres compañeros, a dos de ellos les quitaron las cadenas perpetuas pero les dejaron 30 años en un caso y 20 años más 5 de libertad supervisada en el otro, al tercero se le rebajó tan sólo 15 meses, mi esposo tuvo que cumplir sus sentencia y nos queda Gerardo con dos cadenas perpetuas más 15 años. Es decir, en las Cortes nunca se ha hecho justicia para Los Cinco, por eso es que nosotros venimos recorriendo el mundo para llevar a conocimiento de todas las personas que existen terrorista en Estados Unidos y que están amparados por el Gobierno norteamericano y que aquellos que se atrevieron a monitorearlos, para solamente enviar las señales de salvamento a nuestro país, fueron llevados a las cárceles. - Los pasos en la justicia norteamericana parecen haberse acabado. - No hemos podido sacarlos de las cárceles, pero tenemos la urgencia de hacerlo. Ya hemos terminado todo el caso desde el punto de vista legal y sólo nos queda la presión internacional. Sabemos que con el apoyo de todas las personas justas, amantes de la ley y de la justicia y que están seguros que el terrorismo es un enemigo de todos, podremos algún día alcanzar la libertad de Los Cinco. - En todo el mundo se han generado movimientos de solidaridad con Los Cinco. ¿Cómo ha sido la repercusión dentro del propio Estados Unidos?

- La solidaridad por la libertad de Los Cinco ha ido surgiendo primero, de los grupos de apoyo a la Revolución cubana. Al ser de conocimiento público lo que estaba sucediendo con los compañeros, inmediatamente se han ido formando comités internacionales que se han multiplicando por todo el mundo. En todas las latitudes tenemos Comités de Liberación por Los Cinco, y de la mano de la solidaridad hemos podido ir a organizaciones internacionales, de derechos humanos, organizaciones religiosas, de los derechos de las familias, a Naciones Unidas, a los Parlamentos, nos hemos contactado con Premios Nobel, hemos ido a todos los rincones del mundo. En Estados Unidos se nos ha hecho más difícil, nosotros no tenemos acceso ahí. A los familiares cuando les dan las visas les dicen que no pueden hacer ningún tipo de mitin, que no se pueden asociar a nadie para llevar a cabo esta batalla. Hay un muro de silencio mediático que se ha levantado y que hace que a las personas que viven allí se les haga muy difícil conocer el caso. No obstante hay varios Comités de Solidaridad, hay una Coordinadora Nacional de Comités de Solidaridad con Los Cinco, hay Comités por la Libertad de Los Cinco en California, en Miami y en Nueva York, incluso se han hecho jornadas como la que recientemente se hizo del 17 al 21 de abril donde se llegó a conversar hasta con congresistas. Se hizo una marcha donde se dieron materiales sobre el tema. Todo esto lo hemos logrado con mucho esfuerzo, a veces de persona a persona llevando la información, otras con ayuda de mucha más gente y a todos quisiéramos darles las gracias y seguir unidos, seguir reforzando estas actividades que es lo único que podrá realmente sacarlos de la cárcel. - ¿Cómo se sigue con esta lucha? - Tenemos que seguir la batalla porque mientras no estén en casa tenemos que crear alguna alternativa posible para que Obama les dé el indulto, la conmutación de penas, los ponga en libertad. Él sabe que son inocentes. Se lo ha hecho saber el grupo de Admitía Internacional, el grupo de Detenciones Arbitrarias, todos los documentos de Amigos de la Corte que se han presentados ante la Corte Suprema. Es decir, que Obama sabe que tiene encerrados a cinco luchadores contra el terrorismo y que es hora ya de que regresen a casa.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful