Está en la página 1de 1

Desde el inicio de los tiempos, relatos de deidades y de creencias alrededor del mundo han sido descubiertas, contadas e impregnadas

por generaciones; entre esas el cristianismo, una de las religiones más grandes y expandidas del mundo, y que se nos plantea en el documental como la mayor invención con el propósito de generar un medio de control y poder; Lo que ha logrado el cristianismo hasta hoy es manejar a la humanidad a partir de una divinidad, de un ser superior, un “hombre invisible”. Se han creado los 10 mandamientos con el fin de imponer ciertos comportamientos y ciertos valores que determinan al hombre cristiano y así un sinfín de condiciones que permiten pertenecer a este grupo seguro y protegido por un mito. Un mito que no se creó de la nada, sino de ciertos relatos previos al nacimiento del cristianismo que dejan en evidencia la invención del “salvador”, de sus apóstoles, de su resucitación y de toda la gran historia que lo rodea y aclarando que es el mayor fraude jamás perpetrado, tal como se menciona en el documental. Este Dios que nos plantea el cristianismo es para aquellos que creen en Él, un “Gran hermano”, que todo lo puede ver, lo puede castigar o lo puede premiar. Se vive en un constante miedo y una constante persecución que termina provocando una mayor adhesión a esta religión pero ya no por fe sino por una cuestión de temor. Eso es mera manipulación de los que crearon esta religión, los dueños de la supuesta verdad. De esta manera se puede mantener en orden a los seguidores, se les tiene bajo control absoluto y de ninguna manera alguno de ellos de atrevería a desafiarlos por que las consecuencias son el infierno, mandado por el diablo, el culpable de todo, y el autor de las antiguas religiones para así confundir sobre sus creencias al cristiano. Aquellos que creen son los corderos de Dios, pero es este caso Dios no es la divinidad que se ha presentado desde el minuto en que se nace, este Dios es el dinero, el gobierno, la política y las ansias de poder, los mismo autores de este enorme mito propuesto como la verdad y nada más que la verdad. Sin embargo el cristiano vive y vivirá su vida en base a supuestos que acepta como hechos por que lo ayuda a mantener cierta certeza de lo que lo rodea y a darle un sentido a su mundo, incluso aun sabiendo lo bajo y sucio que puede ser el cristianismo y sus instituciones. Está cegado por el miedo a su desprotección, a su individualidad y su soledad que puede llegar a tener si dejara de permanecer a ese grupo humano. El miedo que se la ha implantado y del que se le ha convencido. En definitiva se nos plante la religión como un “campeón de las falsas promesas y las exageraciones”. Una fuente de ingresos y de control para aquellos que la han creado y mantenido por siglos prometiendo la salvación, importándoles nada el prójimo, la familia y su propia especie, la humanidad. Y tras tanto tiempo de este mecanismo titiritero ellos mismos se han declarado en cierta manera dioses en la tierra, los que tienes las respuestas pero haciendo ellos mismos las preguntas. Lo que menos tiene esta historia, “la más grande historia jamás contada” es justicia divina, no hay justicia para aquellos que viven en la ignorancia y en el miedo, que dedican su tiempo y sus vidas a adorar a un ser que no existe, a hablarle y pedirle favores confiando en que este los escucha y los ayuda, sin pensar que quizás las soluciones las tienen ellos mismos. De han despojado de la naturalidad humana y han dejado todo en las manos de lo imaginario.

“Tienes que buscar la verdad hasta conocerla, y la verdad te hará libre.”