Está en la página 1de 6

FILOSOFIA 1 MATERIAL DE TRABAJO

EL CUERPO NUESTRO DE CADA VIDA APORTES PARA UNA ANTROPOLOGIA
PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO norojor@c ablenet.com.ar

01.El mejor cuerpo es el cuerpo que funciona bien. No es el más bello, el más armónico, el que
responde a los parámetros culturales de la proporcionalidad, la simetría y la belleza, sino el que nos regala un estado de homeostasis, de bienestar: no impone condiciones sino que nos deja vivir. La homeostasis es un estado de equilibrio interior y exterior que permite vivir una sensación de bienestar psicofísico y percibir una armoniosa relación con el entorno. Todo funciona y se percibe subjetivamente un estado positivo y favorable: al levantarse, al realizar las diversas actividades y tareas, al regresar al descanso nocturno.

02.Necesariamente

se trata de una percepción subjetiva, una experiencia que siempre es propia, única y que no tiene valor absoluto. El estar bien para unos, puede no ser asimilable al estar bien para otros: temperatura, comodidades, servicios, entornos, hasta grados de molestia y dolor son variables y se articulan con diversos organismos. Puede suceder que en algunos casos, culturalmente sea imposible imaginar el bienestar en un lugar, en un entorno o en condiciones que – sin embargo – son ampliamente satisfactorias para otros. Pero a su vez, el estar bien no necesariamente representa un ideal o un espejo para los otros, ni interpretar el “bien-estar” como algo inalcanzable o de menor valor de referencia. De hecho hay geografías, lugares, climas, momentos del año que son placenteras para algunos seres humanos y producen molestias y malestar a otros.

03.Solamente sobre este BIEN-ESTAR se puede construir el ideal de armonía o de belleza: sin el
buen funcionamiento del cuerpo, la belleza es vacía, porque la armónica proporción del rostro y del cuerpo (como construcción histórica y cultural) sólo puede sostenerse sobre la percepción del propio bienestar. Si alguien no se siente bien, si su cuerpo no funciona… ¿de qué sirve la belleza? O también, ¿puede construirse la belleza? ¿Hay un rostro bello si refleja insatisfacción o molestia? La belleza o la armonía en un hombre o de una mujer suponen (frecuentemente presuponen) que el hombre y la mujer bellos deben necesariamente tener un cuerpo en perfecto funcionamiento y un interior armónico que exteriorice y fluya a través del cuerpo: EL KALOS (belleza) reconoce EL AGATOS (bueno) . En este caso, conjetura y exige además la homeostasis. Lo bello debe ser necesariamente bueno y la bondad no es sólo moral, sino funcional. Si alguien es hermoso, ¿cómo no se va a sentir necesariamente bien? Y bien se sabe que eso no es, no puede ser, rigurosamente cierto, porque la belleza no hace la felicidad, si no se la ayuda desde el interior y no se la acompaña con un criterioso uso del propio cuerpo.

04.El cuerpo que mejor funciona ES EL QUE NO SE SIENTE. Cuando todo anda bien, no se siente
la garganta al hablar, la dentadura al comer, el oído, la vista, el aparato digestivo, las piernas, las articulaciones, los pies. Nada. El cuerpo es como un automóvil que nos desplaza sin

FILOSOFIA 2 MATERIAL DE TRABAJO ruidos, sin molestias, con placer. Un artefacto electrodoméstico que funciona sin sobresaltos. Es esa sensación que todos hemos tenido y frecuentemente tenemos: la vitalidad necesaria para trabajar, las energías requeridas para divertirnos, el entusiasmo necesario para vivir. El cuerpo arranca bien a la mañana, funciona a pleno durante el viaje y se ofrece generoso y sin vueltas para el descanso, al concluir la jornada. A lo contrario también lo conocemos: sueño, cansancio, desganas, dolores varios, mal funcionamiento de algún órgano, problemas en la vida, en la dentadura, en el oído, en la piel. Y nada es igual: porque el cuerpo siempre está con nosotros y los padecimientos nos acompañan siempre.

05.Cuando el cuerpo da señales de vida (curiosamente signos de dolor, de menor calidad de
vida) en cuando más lo percibimos. Cuando se regulariza, lo silenciamos, lo pasamos a un segundo plano. Si el oído duele, si las piernas pesan, si el estómago se resiste a una digestión saludable, si una jaqueca provoca molestias en la cabeza, si una muela dificulta nuestra cena, si el dolor de una rodilla nos impide caminar normalmente, si hay un dolor de garganta que altera nuestra conversación, si algún dolor (aun no identificado) dispara nuestro mal-estar el cuerpo se nos revela, nos da señales, exhibe su presencia, pide atención. A veces el malestar se transforma en dolor y el dolor inhibe otras funciones, ya que exige que atendamos, que atenuemos su impacto o que tratemos de soportarlo. En todos estos casos, el cuerpo está allí, presente, real, necesario, molesto, inoportuno, ajeno a nuestras urgencias y a nuestras preocupaciones, ocupando el primer plano, haciéndose ver. En varias películas (que reflejan casos reales), esto se muestra con mayor impacto: MAR ADENTRO (el cuerpo inmóvil y postrado encierra al sujeto que tiene todo su potencial en su interior) y LA ESCAFANDRA Y LA MARIPÒSA (el cuerpo glorioso y vital se transforma en una coraza que encierra a alguien que solamente puede comunicarse con el mundo a través de los ojos), LAS INVASIONES BARBARAS (el cuerpo con una enfermedad terminal que lucha contra el dolor y la certeza de la muerte), MI VIDA ( los controles médicos informan que la muerte está cercana, aunque hay un sujeto que tiene todo el valor para cerrar su vida y organizar la muerte, antes del nacimiento del hijo).

06.El paso del bienestar al malestar es fuerte, porque algo que funcionaba y que no provocaba
molestias, se hace presente y marca sus demandas. Por el contrario, la recuperación de la normalidad casi no se percibe: ya no nos duele lo que nos dolía, ya nuestro cuerpo nos responde, ya podemos volver a la “vida normal”. Y cuando todo retorna a la normalidad, no es la normalidad lo que percibimos, sino que en cierta manera el cuerpo – sin molestias a la vista - “desaparece”, vuelve a su lugar, ya no nos preocupa. El oído ya no duele, la digestión se ha regularizado, el arreglo y el calmante han resuelto el problema de la muela, ya no hay jaqueca, las piernas no nos pesan; somos los que queremos ser: trabajar, amar, pasear, divertirnos, disfrutar, viajar, vivir.

FILOSOFIA 3 MATERIAL DE TRABAJO

07.El

cuerpo, sin embargo, parece estar MÁS PRESENTE en determinadas acciones y menos presente en otras. Hay un juego natural (y cargado de mediaciones culturales y simbólicas) de exhibiciones y ausencias, de aparecer y desaparecer de la escena: una buena comida, una bebida generosa o exquisita, las múltiples manifestaciones del amor y la sexualidad, momentos de relax y de atención específica del cuerpo: revisiones médicas, controles, diversas intervenciones cosméticas, un buen baño, disfrutar del sol y un buen clima. En esos momentos SOMOS principalmente cuerpo y el cuerpo disfruta de las gratificaciones. En otras circunstancias, PARECE DESAPARECER, jugar como un compañero fiel que nos sostiene pero no quiere inoportunar: un examen delicado, una clase, un trabajo de importancia suma, un encuentro deportivo decisivo, un negocio, el ejercicio de funciones de gestión y de gobierno. Lo olvidamos tanto que casi no respondemos a las necesidades. Pero hay un juego curioso que hasta sabe de simulacro y puede buscarse el momento para mostrarse y exigir: por ejemplo, suelen producirse somatizaciones posteriores a las situaciones de tensión, de stress, de lucha intensa, de esfuerzos continuados, de fracaso. El cuerpo golpea la puerta y nos recuerda que ha sido discreto y prudente, pero que – concluido el compromiso – exige nuestra atención. CUERPO VITAL ES EL QUE LO PUEDE TODO, simplemente obedece cuando se lo ordenamos. El declinar de las fuerzas implica una progresiva disociación entre lo que queremos y lo que podemos: fuerza, equilibrio, resistencia, plasticidad. Y esa es la enseñanza del paso de los años. Saber leer e interpretar los signos que van apareciendo tenuemente, de manera imperceptible, y que exigen que vayamos dando lugar a esa disociación natural que ya no puede lo que podía, que no puede obedecer las órdenes, que corre con mas riesgos. Solamente la verdad sobre lo que irremediablemente vivimos (o viviremos) es lo que nos permite adaptarnos al movimiento de los años.

08.EL

09.EL PASO DE LA EDAD Y EL ENVEJECIMIENTO IMPLICAN tomar conciencia – cada día mas – del
propio cuerpo: allí esta para recordar siempre que existe y que se ha desgastado. Porque el paso de los años implica seguir haciendo uso del mismo cuerpo, que sufre su natural deterioro. En esa edad suelen llegar síntomas y manifestaciones que ya no desaparecerán, que nos acompañarán hasta el final. “Una persona mayor – dice MILAN KUNDERA – o bien se resigna a ser quien es, ese lamentable resto de sí misma, o no se designa. Pero, ¿qué puede hacer si no se resigna? No puede hacer otra cosa que crear, en una trabajosa ficción, todo o que ya no existe, todo lo que ha perdido” (Los amores ridículos)

10.TODOS

CAMBIAMOS CON EL PASO DEL TIEMPO Y DE LA EDAD: en algunos el cambio se establece, como si se eternizaran en una edad y obliga a quienes lo encuentran a decir: “Usted no ha cambiado”, “Tú estás siempre igual”. En otros los cambios se aceleran a partir de determinada edad, situación, conflictos, acontecimiento de la vida. Parece que el cuerpo – a veces – elige un momento de nuestra vida (¿el que mejor hemos vivido?) y eternizarse allí, en esa edad. Las enfermedades mas crueles son las que paulatinamente y a ritmo acelerado nos van dejando sin cuerpo y sólo con el dolor y la certeza de la muerte. Nada podemos hacer por los seres que queremos, nada pueden hacer ellos por nosotros. DOLOR ES UNA MARCA, UN PASAPORTE DE HUMANIDAD. La máquina no es perfecta, nosotros no somos perfectos: cuando el dolor aparece, cuando el cuerpo nos da una señal y asoma, nos reconocemos más humanos, porque el sueño de sabernos omnipotentes e inmortales es una tentación que siempre nos sobreviene, especialmente cuando estamos en momentos gloriosos, envueltos en juventud, seguros. El morirnos es la factura final: el

11.EL

FILOSOFIA 4 MATERIAL DE TRABAJO cuerpo, lo que somos, llega al final. Elige la manera o le sobreviene, pero nos comunica – a veces apenas lo balbucea muy apurado - que hasta allí llegamos y que se nos ha ido la vida.

12. En

su obra Némesis Médica (1978) IVAN ILLICH trabaja – de una forma muy curiosa y polémica, el tema del sufrimiento y el dolor, como parte necesaria de estos estados en que el cuerpo lleva adelante su existencia mortal: “El mismo estímulo nervioso que llamaré "sensación de dolor" dará por resultado una experiencia distinta, no sólo según la personalidad sino según la cultura. Esta experiencia, totalmente distinta de la sensación dolorosa, implica un desempeño humano único llamado sufrimiento. La civilización médica, sin embargo, tiende a convertir el dolor en un problema técnico y priva así al sufrimiento de su significado personal intrínseco. La gente desaprende a aceptar el sufrimiento como parte inevitable de su enfrentamiento consciente con la realidad y aprende a interpretar cada dolor como un indicador de su necesidad de comodidades o de mimos. Las culturas tradicionales afrontan el dolor, la invalidez y la muerte interpretándolos como retos que solicitan una respuesta por parte del individuo sujeto a tensión; la civilización médica los transforma en demandas hechas por los individuos a la economía y en problemas que pueden eliminarse por medio de la administración o de la producción. Las culturas son sistemas de significados, la civilización cosmopolita es un sistema de técnicas. La cultura hace tolerable el dolor integrándolo dentro de un sistema significativo; la civilización cosmopolita aparta el dolor de todo contexto subjetivo o intersubjetivo con el fin de aniquilarlo. La cultura hace tolerable el dolor interpretando su necesidad; sólo el dolor que se percibe como curable es intolerable”

13. Tal vez, en estos tiempos en que los cuerpos valen por lo que muestran y se muestran con el
deliberado interés de despertar admiración, envidia, deseo, posesión, sea necesario recordar que nuestros cuerpos reales (no los de las fotos o de los videos o de las películas o de los histéricas exhibiciones y miradas) valen por esa capacidad de ser nuestros, de jugar de nuestro lado, de ser lo que somos, de funcionar cómo y cuándo lo necesitamos, de no fallarnos, de no traicionarnos. ESE CUERPO NUESTRO no admite cirugías ni intervenciones, porque no es cuestión de piel, sino de subjetividad, algo que mora en el interior y que desde allí se articula con lo que somos.

14.EL

FUTURO NOS REGALA EXPECTATIVAS VARIADAS: No seremos los mismos. No será el mismo cuerpo, el mismo cerebro atravesado por neuronas en constante expansión. No será igual nuestra piel, ni nuestros órganos, asistidos tecnológicamente, monitoreados por sensores internos y externos. No es difícil pensar que los signos vitales, la información necesaria para sentirnos bien pueda estar a la mano en cualquier sitio al que nos acerquemos: presión arterial, ritmo cardíaco, glucemia, excesos de grasas o sales. O estará en nuestro celular o en nuestro mp4. No serán los mismos nuestros músculos y la fortaleza de nuestros miembros. No trabajará de la misma manera nuestra visión, ni el oído. Hasta el olfato y el gusto estarán cruzados por innovaciones. Es posible que resolvamos problemas vinculados con el calor y el frío. No seremos los mismos.

15.Hay un interior, sin embargo que es aun un campo de exploración y de conquista, mas allá de
los protectores químicos que puedan invadirnos para resolver situaciones de ansiedad, temor, fobias, depresiones, desganas, excitación, descontrol, pulsiones. Puede que dispongamos de un multicolor botiquín con reguladores de nuestra conducta, de fármacos mediadores que puedan servirnos de colchón protector para afrontar la realidad. Por eso no seremos los mismos. Allá, en el interior, muy profundo, habrá un YO que seguramente se resistirá a las reducciones biológicas y neurológicas y a las diversas estrategias del control.

FILOSOFIA 5 MATERIAL DE TRABAJO Allá estará esperando que nos hagamos cargo de nosotros mismos, de lo que en definitiva, somos. Si cambiamos todo nuestro cuerpo, si de damos fortaleza y seguridad, si podemos resolver problema de auto-percepción y nos reconciliamos con nuestra presencia y nuestro funcionamiento, tal vez debamos pensar en nosotros, en los sujetos que actuamos como referencia y posesión de todo ese entorno.

16.Hace

casi un siglo, los científicos descubrieron que la mayor parte de nuestras células cerebrales, formadas durante el desarrollo fetal, persistían a lo largo de la vida. Pero este descubrimiento estimuló a otros científicos a descubrir la edad de las células a lo largo y ancho del cuerpo humano. Si observamos el cuerpo humano a la edad de 40 años, de la cabeza a los pies, la lista sería algo así:  Las células cerebrales del córtex (la materia gris) están con nosotros desde que nacimos.  Las células cerebrales del córtex visual (la matriz de células de la parte frontal del cerebro empleadas en la visión) también existen desde nuestro nacimiento.  Las células cerebrales del cerebelo (la estructura ubicada en la base del cerebro) son ligeramente más jóvenes que nosotros.  Las células de los músculos intercostales, tienen 15,1 años de edad.  Las células epiteliales de nuestro intestino tienen CINCO días de edad.  El resto de las células de nuestro intestino tienen unos 15,9 años de edad.  Las células de la piel tienen 14 días de edad: hay renovación constante.  Nuestros glóbulos rojos tienen unos 120 días de edad.  Las células de nuestros huesos tienen unos 10 años de edad.  El hígado puede crecer a lo loco aun cuando se remueva más de la mitad (o más aún) durante una cirugía. Normalmente las células hepáticas se renuevan cada 1 a 2 años.  Nuestro pelo de la cabeza, por ejemplo, vive como máximo unos pocos años y crece cada día hasta 0,5 mm (no vale mirar la foto acompañante de esta columna), más o menos el doble del pelo del resto del cuerpo.  El órgano más grande del cuerpo humano es la piel En un varón adulto esta abarca aproximadamente una superficie de 1.9m2. La piel se renueva constantemente y a lo largo de la vida, cada persona arroja alrededor de 18kg de piel.  No se conocen con exactitud las edades medias de las células de las córneas, del corazón, del páncreas, del tejido adiposo y de la médula espinal.

17.“¿Cuántos cuerpos tiene un cuerpo, entonces?

Si hacemos un promedio de la vida de los diferentes órganos, nuestro cuerpo completo tiene alrededor de 15 años. La pregunta es, si nos renovamos casi completamente, ¿qué viene a querer decir ser nosotros mismos?,¿ queda algo de ese nosotros. El barco en el cual volvieron (desde Creta) TESEO Y LOS JÓVENES DE ATENAS tenía treinta remos, y los atenienses lo conservaban desde la época de Demetrio de Falero, ya que retiraban las tablas estropeadas y las reemplazaban por unas nuevas y más resistentes, de modo que este barco se había convertido en un ejemplo entre los filósofos sobre la identidad de las cosas que crecen y cambian parte por parte: un grupo defendía que el barco continuaba siendo el mismo, mientras el otro aseguraba que no lo era.” De esta paradoja se pueden derivar las siguientes preguntas: ¿seguiría siendo el mismo barco de habérsele reemplazado todas las piezas? Y, si las piezas descartadas se hubiesen almacenado y usado para construir un barco, ¿sería este un barco nuevo o el anterior el auténtico BARCO DE TESEO? Análogas preguntas podrían aplicársele al cuerpo humano, que se renueva constantemente y cuyas células tienen una media de vida de no más de diez años : ¿qué hace que generalmente consideremos a entidades tan cambiadas como “la misma”?La HETEROCRONOLOGIA de los órganos es un término moderno que indica que los órganos

FILOSOFIA 6 MATERIAL DE TRABAJO tienen distinto ritmo de vida, por lo que no podemos hablar de una edad cronológica del hombre sino de edades cronológicas de los órganos del hombre

18. Un caso polémico: el viejo dogma de la neurociencia de que neurona que para, neurona que
cierra o, en otras palabras, que no hay regeneración de neuronas en un cerebro adulto. Desde que el argentino FERNANDO NOTTEBOHM descubrió que en el cerebrito del canario aparecen nuevas neuronas que generan nuevos cantos, se sabe que en algunas áreas del cerebro nacen nuevas células todo el tiempo, incluyendo el hipocampo, que tiene que ver con los procesos de memoria. La NEUROGÉNESIS es un hecho, y la idea es entenderla del todo para poder aplicar sus reglas en enfermedades neurodegenerativas. De cualquier manera, es cierto que una vez que se forma el cerebro humano, la mayoría de nuestras neuronas no se renuevan (algo similar ocurre con el corazón adulto, que se renueva bastante poco). Incluso sabemos que el cerebelo es casi tres años menor que nosotros mismos, o sea que esta región del cerebro se desarrolla durante la infancia. (DIEGO GOLOMBEK)

19.No

seremos los mismos. Nuestro cuerpo cambia, nuestra psique se modifica y nuestro interior es proteico y cambiante. Pero también es cierto que habrá un batallón creciente de seres humanos a quienes no les tocará ni siquiera probar algunas de las ventajas de todas estas transformaciones, y estarán condenados a los padecimientos, enfermedades, incomodidades y muertes a los que todos estamos históricamente acostumbrados. Sin el cambio de todos… ¿no seguiremos siendo los mismos?

Intereses relacionados