Revsta Penal

Doctrina
Política criminal de Irán en rnateria de narcóticos,
drogas y sustancias psicotrópicas (*)
Mohammad Ebrahim Shams Nateri
Introducción
Uno de los problemas sociales más preocupan­
tes que actualmente afectan a Irán es el relaciona­
do con los narcóticos: un problema que abarca
tanto el tráfco ilegal transnacional como el uso
ilegal de estas sustancias por los jóvenes. De
acuerdo con las estadísticas oficiales, en 1998
casi el dos por ciento de la población iraní -un
millón doscientas mil personas- era adicta a las
drogas, las aprehensiones de droga por parte de la
policía se elevaban a unos quinientos kilos diarios,
y entre el sesenta y el setenta por ciento de la po­
blación carcelaria iraní se encontraba en prisión
por delitos relacionados con las drogas. Se estima
además que más de ochenta mil personas trafican
con drogasl. Todas estas cifas indican claramen­
te que a pesar de los importantes esfuerzos lleva­
dos a cabo por las autoridades estatales iraníes en
la lucha contra este grave problema, las circuns­
tancias actuales son críticas.
A lo largo de estas páginas se intentará llevar a
cabo un análisis de la política criminal de Irán en
materia de drogas, y de las consecuencias que de
ésta se derivan.
1. Situación geopolítica de Irán
en relación al tráfico de drogas.
Irán está situada en una región altamente es­
tratégica para el tráfico de drogas, ya que su posi­
ción geopolítica en el Oriente Medio es, a estos
efectos, crítica: se encuentra entre Afganistán, Pa­
kistán y Turquía, dentro de la zona llamada el
Teherán-Irán
"cuero de oro" . Casi la totalidad de la frontera
entre Irán y Paquistán atraviesa un inmenso de­
sierto que facilita el tráfico de drogas y hace ma­
terialmente imposible el control fonterizo por
parte de la policía. Esta situación hace posible,
naturalmente, el transporte de droga proveniente
de Afganistán y Pakistán hacia Irán.
Afganistán, como es sabido, constituye uno de
los centros más importantes de producción de
droga a nivel mundial. En 1999 casi el setenta y
nueve por ciento de la producción mundial de
opio y heroína procedía de este país, con un total
de cuatro mil seiscientas toneladas2. Los compra­
dores más importantes de la amapola del opio son
los traficantes pakistaníes, que la adquieren a un
precio que se sitúa en torno a los cincuenta dóla­
res el kilo y lo transforman en opio y otros pro­
ductos en laboratorios especiales situados a lo lar­
go de la frontera entre Afganistán y Pakistán,
aprovechándose del hecho de que la policía pa­
quistaní no la puede atravesar. Desde allí el pro­
ducto se envía hacia Irán, donde una parte será
vendida en el país a los consumidores, mientras
que la mayor parte proseguirá su camino hacia
Turquía, desde donde será distribuida en Europa.
Irán constituye por tanto un territorio de tránsito
para la introducción de drogas en Europa.
2. Medidas fundamentales contra
el tráfico y el uso de drogas en Irán.
Evidentemente, las autoridades iraníes han to­
mado hasta el momento amplias e importantes
medidas para tratar el problema, sin embargo, de-
(*) Traducción de lo versión original inglesa elaborado por Moría José Pifarré de Moner, Universidad Pablo de Olavide, Sev¡
110.
1. Cfr. el n° 29 de diario Neshat cuyo publicación se hallo temporalmente suspendido o raíz o uno orden del Tribunal de lo
Prensairaní que afectó o otros siete diarios del país; asimismo, cfr. diario Hamshari de 6 de Julio del 2000, nO 2159.
2. Cfr. Frankfurter Allgemeine Zeitung (FAZ) de 7 de agosto del 2000.
90
•••
D o c t r i n a
bido a una serie de dificultades -las más impor­
tante de las cuales ha sido el carácter organizado
y transnacional de este tipo de criminalidad- estos
esfuerzos no han conseguido alcanzar las conse­
cuencias que con ellas se pretendía conseguir.
Algunas de las medidas adoptadas más sobresa­
lientes son las siguientes:
1) La aprobación de severas leyes contra el uso y
el tráfico de drogas.
2) La adopción de todas las convenciones de las
Naciones Unidas en materia de drogas con la
consiguiente emanación de normativa interna,
y el desarrollo de una estrecha relación de coo­
peración con esta organización a través de la
ODCCP3.
3) La frma de tratados interacionales en mate­
ria de tráfico de drogas con la mayoría de los
países vecinos.
4) El cierre de la fontera entre Irán y Afganistán,
y el establecimiento de su control guberamen­
tal mediante moderos equipos electrónicos y
el estacionamiento de más de treinta mil po­
licías. Hay que destacar que en los últimos
veinte años han muerto más de tres mil policías
en el desarrollo de operaciones contra el tráfco
de drogas.
5) Organización de una serie de seminarios cientí­
ficos y prácticos sobre el tema, el último de los
cuales tuvo lugar del 9 al 11 de mayo del 2000,
con la participación de abogados, criminólo­
gos, miembros de la policía y jueces del país,
así como profesores universitarios europeos y
del Medio Oriente.
6) Puesta en marcha de diversos programas edu­
cativos para el público mediante el uso de la te­
levisión, el cine, teatro, música y otros medios
de divulgación.
3. Diferentes aspectos de la política
criminal iraní en materia de drogas
narcóticas.
Para realizar un examen de la política criminal
iraní en materia de drogas es necesario hacer re­
ferencia a su diferente desarollo a través de los
diversos períodos que ha atravesado el sistema
político y social iraní: el anterior y el posterior a la
Revolución Islámica de 1979.
A. Período anterior a l a revol ución
de 1979.
A pesar de que durante este período se aproba­
ron varias leyes en materia de lucha contra la dro­
ga, no se puede decir que existiera un programa
legislativo lógico y global para combatir el proble­
ma, además de que la normativa al respecto se
modificaba con excesiva fecuencia. Junto a las le­
yes ordinarias, de cumplimiento obligatorio, el
Parlamento -en uso de una de las funciones que
éste tiene encomendadas en Irán- elaboró una se­
rie de recomendaciones que no tienen carácter
obligatorio. La medida más drástica adoptada fue
la de prohibir el cultivo de la amapola del opio du­
rante un cierto períod04, aunque posteriormente
se volvió a permitirS•
El motivo de la adopción de estas medidas radi­
caba en que en ese momento -lo declaró ya en
1926 la Liga de Naciones- Irán era el mayor mer­
cado de narcóticos del mundo, y además de ello
contaba con unos dos millones de adictos dentro
de sus fonteras. Sin embargo, a la luz de estos he­
chos, el Parlamento consideró posteriormente que
no podía instaurar un plan semejante de lucha
contra los narcóticos, porque la ausencia de éstos
en el mercado provocaría dos millones de víctimas
mortales6• De hecho cuando en 1955 entró en vi­
gor la primera ley que prohibió el cultivo de la
amapola del opi07, el resultado, a causa de la alta
demanda de opio, fue únicamente el incremento
de su importación desde Afganistán y Pakistán.
Por ello, en 1968, el Parlamento aprobó una ley
que permitía su cultivo, aunque limitándolo a las
necesidades de uso del país y a las exportaciones
legales8. Esta ley estuvo en vigor hasta la victoria
de la Revolución islámica de 1979. El Gobierno
pre-revolucionario -teniendo en cuenta su obliga­
ción legal, por una parte, de abastecer las necesi­
dades de los adictos, y por la otra, de tomar seve­
ras medidas contra el tráfico ilegal de drogas y su
uso ilegal- en 1969 aprobó una severa ley contra
el tráfco y el uso de drogas. El motivo de tal du­
reza radicaba por un lado en la demanda popular
3. United Nations Office for Drug Control and Crime Prevention.
4. Ley de penalización del cultivo de la amapola del opio y del

$O de opio 195�.
. . .
5. Ley de legalización del cultivo limitado de la amapola del OpiO y de exportaclon limitada de OpiO de 1968.
6. Cfr. MOHAMMAD HASAN SHAHIDI, Narcoltic Drugs, Social Securit and Thrid Way, 1996, p. 63 $ ..
7. V. supra nota 3.
8. Cfr. supra nota 4.
91
•••
•••
Rvsta Pena
¡O¡í!¡cu c:¡D¡Du! Ot l:úD tD Du!t:¡u Ot Du¡·O!¡·us,
U:ugus y sus!uDc¡us µs¡cu!:Oµ¡cus
de medidas determinantes para la lucha contra la
droga y, por otro, en las obligaciones contraídas
mediante la firma de la Convención única sobre
Estupefacientes de las Naciones Unidas, de 30 de
marzo de 196 1.
Al finalizar el régimen anterior, Irán todavía
contaba con aproximadamente ciento setenta mil
adictos declarados, que recibían su dosis mensual
de droga mediante cartillas oficiales de raciona­
miento.
Resumiendo la línea político-criminal de la era
pre-revolucionaria, se deben destacar los siguien­
tes puntos:
1) La adopción de severas medidas contra el
tráfico ilegal de narcóticos.
2) La legalización del cultivo de la amapola del
opio en cantidades limitadas que permitan,
por un lado cubrir las necesidades internas
del país, que sólo deben abarcar el abasteci­
miento a los adictos y evitar así su importa­
ción ilegal, y por el otro su exportación legal.
3) El desarrollo de medidas de rehabilitación
para adictos.
B. Era post-revolucionaria.
Tras el establecimiento del régimen islámico en
1979 e Gobierno ha tomado diversas medidas
contra el tráfico ilegal de drogas, que podríamos
agrupar según el tipo de respuesta que pretende
dar al problema.
1) Res puesta legisl ativa en materia penal
y procesal .
1. 1) En Ia t eri a de tráfico de drogas
Durante los primeros meses del nuevo Gobier­
no islámico, antes del establecimiento del Parla­
mento, el Consejo Revolucionario de Irán, de
acuerdo con el ambiente revolucionario del mo­
mento, aprobó en 1980 una durísima ley contra
el tráfico de drogas9 que preveía la pena de
muerte para algunos tipos de tráfico. Sin em­
bargo, la dureza introducida por esta ley se ha
ido reduciendo paulatinamente mediante la
aprobación de la Ley de 1988 primero, y de la de
1997 después!O, a pesar de lo cual actualmente
las penas continúan siendo muy severas. La le­
gislación actual se caracteriza especialmente
por los siguientes puntos:
a) Tipos de penas y expansión de la criminali­
zación: Los delitos tipificados en la nueva ley
se corresponden con los previstos en el art. 3
de la Convención de Viena sobre tráfco de
estupefacientes y sustancias psicotrópicas de
20 de diciembre de 1988, que solicita la pe­
nalización de todas las actividades relacio­
nadas con la droga tales como cultivo, pro­
ducción, comercio, etc. El tipo de drogas que
deben ser objeto de tales conductas!! coinci­
de también con las que se señalan en las con­
venciones de las Naciones Unidas, con parti­
cular atención al apartado N) del art. 1 de la
citada Convención de 1988.
b) Gravedad de las penas (sanciones): Aunque
la Convención de las N.U. de 1988 prevé cier­
tas circunstancias agravantes en su arto 1.4,
las correlativas leyes iraníes han sido más se­
veras que ésta en su sanción. La gravedad de
las penas, tal como se puede observar en la
tabla aneXa (1) , es mayor en la Ley de 1980
que en las posteriores. En la Ley de 1980 se
preveía pena de muerte para los Casos de
cultivo de la amapola del opio por segunda
vez (art. 2), de tráfico ilegal de drogas narcó­
ticas (art. 6) , de transporte, ocultación o
tenencia de más de un kilo de narcóticos
(art. 6), y finalmente de tráfico ilegal, trans­
porte, ocultación o tenencia de más de cinco
gramos de heroína o drogas psicotrópicas
(art. 7) . Estas penas han sido modificadas
mediante las leyes, antes mencionadas, de
1988 y 1997, Y muy especialmente con esta
última. A pesar de esta posterior suavización
de la gravedad de las penas, la pena de muer­
te continúa preveyéndose para ciertos casos,
y el número de reos sentenciados a ella des­
de la instauración del Gobierno islámico se
eleva casi a cuatro mil.
c) Inaplicabilidad de ciertos beneficios proce­
sales: En las tres leyes mencionadas se prevé
la obligatoriedad de la acusación de oficio en
todos los delitos relacionados con el tráfico
de drogas!2. Del mismo modo, las posibili­
dades de suspensión de pena tras la conde-
9. Ley de Agravación de las penas por comisión de delitos relacionados con las drogas de 1980.
.
10. Ley de lucha contra las drogas narcóticas de 1988 y ley de modificación de la ley de lucha contra las drogas narcóticas de
1997.
11. Ley de 1997, ar 1.
12. Ar. 37 de la Ley de 1997.
92
¯
D o c t r i n a
na, previstas en las leyes generales no son de
aplicación a estos casos 13.
d) Procedimiento especial: Contrariamente a la
mayoría de delitos, que vienen juzgados an­
te los Tribunales Públicos, a causa de la gra­
vedad de los delitos relacionados con el trá­
fico de drogas, los procesos referidos a esta
materia tienen lugar ante los Tribunales de
la Revolución 14, que se caracterizan por la
celeridad del proceso y por la severidad de
su forma, así como porque no existe posibi­
lidad de una segunda instancia o revisión a
instancia del reo, salvo en caso de que la pe­
na concreta impuesta sea de muerte o de ca­
dena perpetua.
1.2) En materi a de adicción y uso ilegal
de drogas.
El legislador ha reputado delictivos la adicción
y el uso ilegal de drogas en las tres leyes mencio­
nadas, y las penas que les ha aparejado son de una
gravedad considerable. Mediante la Ley de 1980
se anuló el sistema guberativo de cartillas de ra­
cionamiento para los adictos que había regido du­
rante la última parte del período pre-revoluciona­
rio, y en base a su arto 20 solicitó a la población
adicta que se sometiese a tratamiento de desinto­
xicación en centros especiales aptos para ello, pa­
ra todo lo cual dio un plazo de seis meses a partir
de la publicación de la ley, transcurrido el cual las
previsiones legales se aplicaron en todo su rigor.
Según su arto 8, la adicción a las drogas o el uso
ilegal de drogas combinado con la "vagancia" se
castiga con penas privativas de libertad que van de
los' seis meses a los tres años tratándose de opio, y
de uno a tres años si se tratase de heroína u otra
droga.
En la última de las tres leyes en la materia, la
de 1997, la adicción continúa preveyéndose ex­
presamente como delito (art. 15), que se castiga
con la pena de multa y azotes, y en los casos de
reincidencia con azotes. También el uso ilegal
de drogas se castiga con la pena de multa y azo­
tes. En cualquier caso, las penas por el uso de
opio son más bajas que las aparejadas al uso de
heroína (art. 19). De nuevo, la ley insta a los
adictos a someterse a tratamiento de desintoxi-
cación. En resumen se puede decir que a pesar
de que el legislador de 1997 sigue considerando
delito la adicción y el uso ilegal de drogas, su
política criminal está más encaminada al trata­
miento y a la rehabilitación de los adictos.
2. Respuesta judicial.
Durante los primeros años de Gobierno islámi­
co, la respuesta judicial a la problemática fue la de
aplicar toda la carga de severidad prevista en la
Ley de 1980. De acuerdo con las estadísticas, el
número de personas que han sido castigadas a la
pena de muerte desde 1980 se acerca a las cuatro
mil, la mayoría durante la primera década de go­
bierno islámico. A raiz de una serie de condicio­
nes de las que más adelante se hará mención, des­
de aquellos tiempos los jueces del Tribunal
Supremo han cambiado de opinión, y en conse­
cuencia no han confirmado tantas penas de muer­
te como en el pasado. El número de penas de
muerte por tráfco de drogas se ha visto por lo tan­
to sensiblemente disminuido15.
Sin embargo, esta disminución del número de
veredictos de pena de muerte confirmados tiene
además otras varias causas generales, las más im­
portantes de las cuales son las siguientes:
a. La presión internacional por parte de institu­
ciones de Derechos Humanos.
b. La creencia decreciente de los jueces en la
capacidad de intimidación de la pena de
muerte.
c. Las protestas y escritos críticos por parte de re­
ligiosos, abogados e intelectuales iraníes acerca
de la naturaleza y el alto número de condenas a
muerte.
3. Respuesta del Derecho administrativo.
En la gran mayoría de leyes que regulan la con­
tratación de personal de los órganos públicos, e
incluso de algunos privados, se prevé como requi­
sito necesario que el candidato esté libre de toda
adicción y que no tenga precedentes por tráfico
ilegal de drogas. Cuando resulte a posteriori que
un funcionario público sea adicto a las drogas o
13. Art. 30 del Código Penal islámico de 1991.
14. Introducidos por el arto 4 de la ley de creación de los Tribunales Públicos de la Revolución de 1994.
15. El porcentaje de los veredictos de pena de muerte que posteriormente han sido confirmados por los jueces se puede ob
servar en las tablas 2 y 3 que se aportan al final del artículo.
93
•••
•••
Revsta Penal
Íu!í!¡cu c:¡D¡Du! Ot l:úD tD Du!t:¡u Ot Du:cO!¡cus,
O:ugus y sus!uDc¡us µs¡cu!:Oµ¡cus
que coopere con traficantes, perderá su puesto en
la Administración pública16.
4. Respuesta del Derecho civiL
También en el campo del Derecho civil se
prevén una serie de medidas en esta materia. En
primer lugar, las mujeres tienen derecho a solici­
tar el divorcio cuando la adicción del marido es tal
que no puede proveer a garantizar una vida digna
y adecuada a su familia. En este caso, cuando el
tribunal lo estime pertinente, se concederá el di­
vorcio. Por otra parte, uno de los requisitos nece­
sarios para conseguir la tutela de un huérfano es
precisamente el de estar libre de toda adicción17.
5. Respuesta disciplinaria.
Según la ley, la adicción a las drogas o a alco­
hol se consideran infacción disciplinaria que in­
habilita para la práctica de la abogacía18. Por otra
parte, los adictos a las drogas o al alcohol no pue­
den servir ni como notarios públicos ni como asis­
tentes de éstos19. Además, una de las condiciones
para la obtención del permiso de conducción es la
de no padecer ninguna adicción2
o
.
6. Prevención del bl anqueo de capitales.
En 1999 se aprobó una normativa que obliga a
los bancos a realizar el control de facturas envia­
das desde países extranjeros con el objetivo de
prevenir la existencia de dinero negro y el blan­
queo de capitales. A pesar de que en Irán no exis­
te ninguna ley específica en materia de blanqueo
de capitales, las autoridades pueden perseguir es­
tos hechos acogiéndose directamente al arto 5 de
la Convención de 1988 antes mencionada. Por
otra parte, en base a ciertos artículos de la ley de
1997, bajo circunstancias especiales se ha podido
proceder al comiso de capitales en posesión de
trafcantes, así como del producto del tráfico ile­
gal de drogas21.
7. Respuesta dirigida a la prevención del
fenómeno.
Con el objetivo de prevenir la adicción y el tráfi­
co de drogas se ha creado una comisión especial
que bajo la supervisión del Presidente de la Repú­
blica reúne al Fiscal General, a los Ministros del
Interior, Inteligencia, Salud, Educación y Cultura,
así como al director de los servicios de televisión y
radio, al más alto mandatario de la Policía, al di­
rector del Tribunal revolucionario de Teherán, al
Goberador de prisiones y al comandante de Bas­
sij22.
Esta comisión tiene el deber de organizar y co­
ordinar un conjunto de medidas dirigidas a la pre­
vención del uso ilegal de drogas y de organizar la
formación en la lucha contra éste así como la es­
trategia judicial y legislativa en materia de adic­
ción y tráfico de drogas.
8. Participación popular en las activida­
des de lucha contra l a droga.
Hay que poner de relieve que la sensibilidad pú­
blica hacia este problema provoca una gran con­
tribución entre la población civil a las actividades
de lucha contra la droga. Los ciudadanos infor­
man a menudo a la policía sobre personas o gru­
pos sospechosos, lo que en muchos casos conduce
al enjuiciamiento de traficantes. Ya de modo más
vertebrado, existen también organizaciones no
gubernamentales que se ocupan de estos proble­
mas, tales como "La organización del Sol" o la
"Comunidad para la lucha contra la droga".
9. Consideraciones crític_as y concl usi o­
nes.
Hasta aquí se ha analizado sumariamente la
política criminal iraní en relación a los delitos re­
lacionados con las drogas, pudiendo constatar co­
mo el Gobierno iraní ha tomado un importante
conjunto de medidas con la finalidad de prevenir
y suprimir este tipo de delitos. La ONU ha apoya­
do y alentado todos estos esfuerzos, y ha declara-
16. Cf. entre otros, el art. 14 de lo Ley de contratación de funcionarios¡ art. 4 de lo Ley de requisitos de acceso a la Judicatura,
de 1982¡ art. 29 de la Ley Militar de la República Islámica del Irán de 1987), etc.
17. Ley de protección de niños huérfanos, de 1974.
18. Cf. ar. 5. 4 de la Ley de 1992 de reforma de la normativa disciplinaria de la Abogacía.
19. Cf. ar. 12 de la Ley del Notariado de 1975.
20. Artículo único en materia de permisos de conducción, aportado 4.
21. Cf. Ley de 1997, ars. 4, 5, 6, 8 y 13.
22. Ley de 1997, ar. 33.
94
¯ -'
D o e t r i n a
do que Irán es uno de los países más activos del
mundo en la lucha contra los delitos relacionados
con las drogas. Sin embargo, a pesar de estos es­
fuerzos, es evidente que el Gobierno no ha conse­
guido controlar la situación. Como origen de este
facaso se pueden mencionar las siguientes razo­
nes:
a. Una de las deficiencias más importantes que
presentan las leyes en materia de drogas es
precisamente que ninguna de ellas ha sido
aprobada por el Parlamento. La Ley de 1980
fue aprobada por el Consejo Revolucionario, y
las de 1988 y 1997 lo fueron mediante leyes ex­
traordinarias del Consejo de Estad023• Esto ha
sido causa de que se hayan aprobado con un
insuficiente análisis previo por parte de exper­
tos en los específicos problemas relacionados
con las drogas, y en consecuencia, en muchos
casos se han previsto penas sin una considera­
ción cuidadosa de la realidad social subyacen­
te, y sin observar la debida proporción entre
delito y pena. Como consecuencia de ello estas
medidas han causado un ilógico incremento
de la población reclusa del país, ya que como
antes se ha señalado, casi el setenta por cien­
to de los presos de las cárceles iraníes se en­
cuentran en prisión por delitos relacionados
con las drogas.
b. A pesar de que el tráfico de drogas en Irán está
dirigido por grupos transnacionales de crimi­
nalidad organizada, y a pesar de lo dispuesto en
el art. 3 de la Convención de las NU de 1988, el
legislador ha hecho caso omiso de este factor y
no ha introducido ninguna circunstancia agra­
vante en los casos en que estas actividades se
realicen en el seno de una organización.
c. Teóricamente, una de las consecuencias más
importantes de la severidad de las penas es la
intimidación, que debería conllevar la preven-
Clan de la actividad delictiva futura. Sin em­
bargo, las estadísticas muestran cómo a lo lal'­
go de los últimos diez años de los que se pose­
en estadísticas -desde 1989 a 1998- a pesar de
estar en vigor la severísima Ley de 1989, el nú­
mero de traficantes se incrementado de 24.584
personas a 81.087, es decir la cifra se Hu más
que triplicado, y el número de adictos se sitúa
en torno al millón doscientas mil, y el de perso­
nas que abusan de las drogas en torno a ocho­
cientas mil. Esto lleva a concluir que estas pe­
nas tan duras no han sido eficaces en su
objetivo de intimidación.
d. A través de la criminalización de la adicción y
del uso ilegal de drogas el legislador ha incre­
mentado el número de delincuentes potenciales
en unos dos millones de personas. La situación
provocada es verdaderamente dramática, y si
las autoridades pretenden seriamente poner en
práctica los contenidos de esta ley deberían co­
menzar a preparar una prisión de las dimen­
siones de una ciudad. Sin duda, debería ser po­
sible tratar la adicción a las drogas como
problema meramente social o psicológico, sin
criminalizarlo.
A la luz de estas consideraciones, así como de
otros puntos débiles de la ley vigente, se hace ne­
cesario que el legislador iraní proponga un nuevo
texto que regule la materia, en el que se reconoz­
ca la naturaleza organizativa del fenómeno del
tráfico de drogas y que contemple sanciones ade­
cuadas a la comunidad social contemporánea, que
respete los principios básicos del Derecho penal y
los derechos humanos, y en especial los de los
acusados y los condenados, y que inste a todos los
órganos gubernamentales a la cooperación en la
lucha contra la droga al mismo tiempo que alien­
te a la colaboración de la sociedad para la conse­
cución de esta difícil meta.
23. N. de la T. Se trata de un Consejo compuesto por setenta persona
.
s expertas en diversas materia

" especialm

nte altos fun
cionarios y autoridades religiosas, cuya misión es el control de las deciSiones del
��
r1amento. La elecclon de sus mlembro

com
pete al máximo líder religioso de Irán. Cuando este consei
?
,
veta u
.

a ley debe remitirla de
.
nue

o al Parlamento para que este la
reelabore hasta un máximo de dos veces. Si la tercera verslon remitida por el Parlamento viene Igualmente rechazada por el con
sejo, será este último quien elaborará la ley .
95
•••
\
Rvsta Pena
Política cΡD¡Dal Ot l:úD tD Du!t:¡u Ot Du:cOI¡cus,
Îas sus!uDc¡us µs¡cuI:µ¡cus
... --�-�----�--��------------
--
-------
--
---
----

Tabla (1): Comparación entre las leyes de 1980,1988 y 1997*.
Ley de 1980 Ley de 1988 Ley de 1997
• Primer delito: 3-15 • Primer delito: multa
Igual que el la ley de
Cultivo de la amapola años de prisión • Segundo delito: Mul-
1988 pero con incre-
del opio • segundo delito: pena ta incrementada mento del valor de
de muerte • Tercer delito: Azotes las multas debido a
+ prisión 2-5 años la infación.
• Hasta 50 grs.: multa
+ azotes
Producción exporta- • Entre 50-500 grs.: Igual que el la ley de
ción importación, en- Pena de muerte multa ¬ azotes + pri- 1988 pero con incre-
trega, venta, ofreci- sión 1-5 años mento del valor de
miento de venta, o
• Entre 500 grs-5 kgs.: las multas debido a
compra de opio y sus
multa ¬ azotes + pri- la inflación
derivados
sión 5-15 años
• Más de 5 kgs.: Pena
de muerte
• Hasta 50 gr.: multa
• 50-500 gr.: multa ¬
azotes
• Hasta 50 gr. : Multa ¬ • 500 grs.-5 kgs.: mul-
azotes ta ¬ azotes + 2-5
• 50-500 gr.: multa + años prisión
• Menos de 50 gr: 1-3 azotes + prisión 6 • 5 kgs-20 kgs:
Posesión, ocultación o
años prisión meses-3 años ler delito: multa ³
transporte de opio y
• 50 grs. A 1 Kg.: 2-10 • 500 grs-5 kgs.: Multa azotes ³ 5-10 años
sus deri�ados
años prisión + azotes ¬ 2-10 años prisión
• Más de 1 kg.: pena de prisión 2° delito: idem pero
muerte • más de -5 kgs: con comiso del patri-
Primer delito: multa monio
¬ 10-25 años prisión 3er delito: pena de
muerte
2° delito: pena de • 20-100 kgs.
muerte ler delito:multa +
azotes + prisión 5-10
años
2° delito: Pena de
muerte + comiso del
patrimonio
(*) la ley de 1980 fue aprobada por el Consejo de la Revolución, y las de 1988 y 1997 por el Consejo de Estado.
96
D o c t r l n a

•••
Ley de 1980 Ley de 1988 Ley de 1997
• Más de 100 kgs.
1 er delito: cadena
perpétua ³ comiso
del patrimonio
2° delito: Pena de
muerte ³ comiso del
patrimonio
• menos de 5 centigr:
multa + azotes
• 5 cgrs-l gr.: Mayor
multa + azotes Igual que en la ley de
Producción, exporta- • Menos de 1 gr.: 2-5 • 1-4 grs.: multa + azo- 1988 pero con incre-
ción, importación, años prisión tes ¬ 2-5 años prisión mento del valor de
entrega, venta, ofeci- • 1-5 grs.: 3-14 años • 4-15 grs.: multa + las multas debido a
miento de venta, prisión azotes + 3-8 años cár- la infación
compra, posesión, • Más de 5 grs.: Pena cel
ocultación o trans- de muerte • 15-30 grs.: multa ³
porte de heroína o azotes + 10-15 años
sus derivados prisión
• Más de 30 grs.: Pena
de muerte ³ comiso
del patrimonio
Tabla (2) : Porcetaje de confirmaciones de veredictos de pena de muerte
Año Penas de müerte confirmadas
1988 100%
1989 65%
1990 65%
1991 38%
1992 37%
1993 28%
1994 32%
1995 30%
1996
34%
1997 26%
97
Rvsta Pena
¡u!í!¡cu c:¡D¡Du! Ut l:úD tD Du¡t¡¡u Uc Du:cOI¡cus¸
O:ugus y sus!uDcIus QsIcuI:OQ¡cus
Tabla (3) : Ï! gráfico de la tabla (2)
60
40
20
O
0 0 o
- N M �
0 0 0 0 0 0 0
0 0 0 0 0 0 0
- - - - - - -
I
0
0
-
• Porcentaje de confirmaciones de penas de muerte
98

I
' r-
0 0
0 0
- -

Irán era el mayor mer­ cado de narcóticos del mundo. además de que la normativa al respecto se modificaba con excesiva frecuencia. supra nota 4.aunque limitándolo a las necesidades de uso del país y a las exportaciones legales8. político y social iraní: el anterior y el posterior a la Revolución Islámica de 1979. 91 . 6) Puesta en marcha de diversos programas edu­ cativos para el público mediante el uso de la te­ levisión. Ley de legalización del cultivo limitado de la amapola del OpiO y de exportaclon limitada de OpiO de Cfr. el cine. 3) La firma de tratados internacionales en mate­ ria de tráfico de drogas con la mayoría de los países vecinos. 5. no se puede decir que existiera un programa legislativo lógico y global para combatir el proble­ ma. supra nota 3. Esta ley estuvo en vigor hasta la victoria de la Revolución islámica de 1979.y por la otra. así como profesores universitarios europeos y del Medio Oriente. Para realizar un examen de la política criminal iraní en materia de drogas es necesario hacer re­ ferencia a su diferente desarrollo a través de los diversos períodos que ha atravesado el sistema 3.a causa de la alta demanda de opio. p. Ley de penalización del cultivo de la amapola del opio y del �$O de opio 195�. El motivo de tal du­ reza radicaba por un lado en la demanda popular 1) La aprobación de severas leyes contra el uso y Diferentes aspectos de la política criminal iraní en materia de drogas narcóticas.estos esfuerzos no han conseguido alcanzar las conse­ cuencias que con ellas se pretendía conseguir. 1968. el Parlamento -en uso de una de las funciones que éste tiene encomendadas en Irán. miembros de la policía y jueces del país. Junto a las le­ yes ordinarias.teatro. de cumplimiento obligatorio. Social Security and Thrid Way. 2) La adopción de todas las convenciones de las Naciones Unidas en materia de drogas con la consiguiente emanación de normativa interna.elaboró una se­ rie de recomendaciones que no tienen carácter obligatorio.de tomar seve­ ras medidas contra el tráfico ilegal de drogas y su uso ilegal. 3.el Parlamento consideró posteriormente que no podía instaurar un plan semejante de lucha contra los narcóticos. criminólo­ gos. V. A pesar de que durante este período se aproba­ ron varias leyes en materia de lucha contra la dro­ ga. . La medida más drástica adoptada fue la de prohibir el cultivo de la amapola del opio du­ rante un cierto períod04. 63 $. Sin embargo.D o c t r i n a ••• bido a una serie de dificultades -las más impor­ tante de las cuales ha sido el carácter organizado y transnacional de este tipo de criminalidad. con la participación de abogados. El Gobierno pre-revolucionario -teniendo en cuenta su obliga­ ción legal.de abastecer las necesi­ dades de los adictos.a la luz de estos he­ chos. y además de ello contaba con unos dos millones de adictos dentro de sus fronteras. Narcoltic Drugs. 1996. United Nations Office for Drug Control and Crime Prevention.porque la ausencia de éstos en el mercado provocaría dos millones de víctimas mortales6• De hecho cuando en 1955 entró en vi­ gor la primera ley que prohibió el cultivo de la amapola del opi07. 6. aunque posteriormente se volvió a permitirS• El motivo de la adopción de estas medidas radi­ caba en que en ese momento -lo declaró ya en 1926 la Liga de Naciones. el Parlamento aprobó una ley que permitía su cultivo. A .el resultado. Hay que destacar que en los últimos veinte años han muerto más de tres mil policías en el desarrollo de operaciones contra el tráfico de drogas. 4. y el establecimiento de su control gubernamen­ tal mediante modernos equipos electrónicos y el estacionamiento de más de treinta mil po­ licías.el último de los cuales tuvo lugar del 9 al 11 de mayo del 2000. MOHAMMAD HASAN SHAHIDI. . 7.música y otros medios de divulgación.en 1969 aprobó una severa ley contra el tráfico y el uso de drogas.por una parte. Cfr. Período anterior a l a r evol ución d e 1 9 79. Por ello. Algunas de las medidas adoptadas más sobresa­ lientes son las siguientes: el tráfico de drogas. en 1968. 5) Organización de una serie de seminarios cientí­ ficos y prácticos sobre el tema. 8. fue únicamente el incremento de su importación desde Afganistán y Pakistán. 4) El cierre de la frontera entre Irán y Afganistán. y el desarrollo de una estrecha relación de coo­ peración con esta organización a través de la ODCCP3. ..

que solicita la pe­ nalización de todas las actividades relacio­ nadas con la droga tales como cultivo. 1. pro­ ducción. y finalmente de tráfico ilegal.U. las posibili­ dades de suspensión de pena tras la conde- E r a p o s t-revolucionaria.y de la de 9. Resumiendo la línea político-criminal de la era pre-revolucionaria.se deben destacar los siguien­ tes puntos: 1) La adopción de severas medidas contra el tráfico ilegal de narcóticos. 7) .con parti­ cular atención al apartado N) del art.1) E n ID at e r i a d e tráfico d e drogas Durante los primeros meses del nuevo Gobier­ no islámico.4. y el número de reos sentenciados a ella des­ de la instauración del Gobierno islámico se eleva casi a cuatro mil. el Consejo Revolucionario de Irán. El tipo de drogas que deben ser objeto de tales conductas!! coinci­ de también con las que se señalan en las con­ venciones de las Naciones Unidas. 6 ) .y por el otro su exportación legal. 2). 3) El desarrollo de medidas de rehabilitación para adictos. Art. A pesar de esta posterior suavización de la gravedad de las penas. que recibían su dosis mensual de droga mediante cartillas oficiales de raciona­ miento.la pena de muer­ te continúa preveyéndose para ciertos casos. comercio.que podríamos agrupar según el tipo de respuesta que pretende dar al problema. antes del establecimiento del Parla­ mento.Revista Penal Política criminal de Irán en materia de narcóticos. de 30 de marzo de 196 1. aprobó en 1980 una durísima ley contra el tráfico de drogas9 que preveía la pena de muerte para algunos tipos de tráfico.trans­ porte. Irán todavía contaba con aproximadamente ciento setenta mil adictos declarados. 2) La legalización del cultivo de la amapola del opio en cantidades limitadas que permitan. de 1988 y 1997. las correlativas leyes iraníes han sido más se­ veras que ésta en su sanción. etc.que sólo deben abarcar el abasteci­ miento a los adictos y evitar así su importa­ ción ilegal. b) Gravedad de las penas (sanciones): Aunque la Convención de las N. c) Inaplicabilidad de ciertos beneficios proce­ sales: En las tres leyes mencionadas se prevé la obligatoriedad de la acusación de oficio en todos los delitos relacionados con el tráfico de drogas!2. En la Ley de 1980 se preveía pena de muerte para los Casos de cultivo de la amapola del opio por segunda vez (art.Y muy especialmente con esta última. B. por otro.ocultación o tenencia de más de cinco gramos de heroína o drogas psicotrópicas (art. de 1988 prevé cier­ tas circunstancias agravantes en su arto 1. drogas y sustancias psicotrópicas ••• --- de medidas determinantes para la lucha contra la droga y. Tras el establecimiento del régimen islámico en 1979 el Gobierno ha tomado diversas medidas contra el tráfico ilegal de drogas. . en las obligaciones contraídas mediante la firma de la Convención única sobre Estupefacientes de las Naciones Unidas. Al finalizar el régimen anterior. La gravedad de las penas. 1997 después!O. art 1. Sin em­ bargo. La le­ gislación actual se caracteriza especialmente por los siguientes puntos: a) Tipos de penas y expansión de la criminali­ zación: Los delitos tipificados en la nueva ley se corresponden con los previstos en el art. 92 . Estas penas han sido modificadas mediante las leyes. a pesar de lo cual actualmente las penas continúan siendo muy severas. Ley de Agravación de las penas por comisión de delitos relacionados con las drogas de 1980. por un lado cubrir las necesidades internas del país. Ley de 1997. tal como se puede observar en la tabla aneXa (1) .de tráfico ilegal de drogas narcó­ ticas (art. de acuerdo con el ambiente revolucionario del mo­ mento.es mayor en la Ley de 1980 que en las posteriores. la dureza introducida por esta ley se ha ido reduciendo paulatinamente mediante la aprobación de la Ley de 1988 primero. 11. de transporte. 3 de la Convención de Viena sobre tráfico de estupefacientes y sustancias psicotrópicas de 20 de diciembre de 1988. 1 de la citada Convención de 1988. 1) Res pu e s t a legisl a tiva e n materia penal y p r o c e s al . 37 de la Ley de 1997. 10. Ley de lucha contra las drogas narcóticas de 1988 y ley de modificación de la ley de lucha contra las drogas narcóticas de 1997. antes mencionadas. 6). Del mismo modo. ocultación o tenencia de más de un kilo de narcóticos (art. 12.

1. Mediante la Ley de 1980 se anuló el sistema gubernativo de cartillas de ra­ cionamiento para los adictos que había regido du­ rante la última parte del período pre-revoluciona­ rio. En resumen se puede decir que a pesar de que el legislador de 1997 sigue considerando delito la adicción y el uso ilegal de drogas. 3. 2. E l legislador h a reputado delictivos la adicción y el uso ilegal de drogas en las tres leyes mencio­ nadas. En la gran mayoría de leyes que regulan la con­ tratación de personal de los órganos públicos.D o c t r i n a ••• na.des­ de aquellos tiempos los jueces del Tribunal Supremo han cambiado de opinión. También el uso ilegal de drogas se castiga con la pena de multa y azo­ tes. cación. 14.pa­ ra todo lo cual dio un plazo de seis meses a partir de la publicación de la ley.la respuesta judicial a la problemática fue la de aplicar toda la carga de severidad prevista en la Ley de 1980. Las protestas y escritos críticos por parte de re­ ligiosos.transcurrido el cual las previsiones legales se aplicaron en todo su rigor. 93 .se prevé como requi­ sito necesario que el candidato esté libre de toda adicción y que no tenga precedentes por tráfico ilegal de drogas. los procesos referidos a esta materia tienen lugar ante los Tribunales de la Revolución 14. e incluso de algunos privados. 30 del Código Penal islámico de 1991. la de 1997. la adicción continúa preveyéndose ex­ presamente como delito (art. la adicción a las drogas o el uso ilegal de drogas combinado con la "vagancia" se castiga con penas privativas de libertad que van de los' seis meses a los tres años tratándose de opio. La creencia decreciente de los jueces en la capacidad de intimidación de la pena de muerte. Según su arto 8. Respuesta judicial. Respuesta d e l Derech o a dministrativo. c. De nuevo. 15. b. 15). El número de penas de muerte por tráfico de drogas se ha visto por lo tan­ to sensiblemente disminuido15. las penas por el uso de opio son más bajas que las aparejadas al uso de heroína (art. que vienen juzgados an­ te los Tribunales Públicos. que se caracterizan por la celeridad del proceso y por la severidad de su forma. previstas en las leyes generales no son de aplicación a estos casos 13. Introducidos por el arto 4 de la ley de creación de los Tribunales Públicos de la Revolución de 1994. En cualquier caso. la mayoría durante la primera década de go­ bierno islámico. Cuando resulte a posteriori que un funcionario público sea adicto a las drogas o Art. d) Procedimiento especial: Contrariamente a la mayoría de delitos. y en base a su arto 20 solicitó a la población adicta que se sometiese a tratamiento de desinto­ xicación en centros especiales aptos para ello. la ley insta a los adictos a someterse a tratamiento de desintoxi- Durante los primeros años de Gobierno islámi­ co. La presión internacional por parte de institu­ ciones de Derechos Humanos. El porcentaje de los veredictos de pena de muerte que posteriormente han sido confirmados por los jueces se puede ob­ servar en las tablas 2 y 3 que se aportan al final del artículo.2) E n mat e r i a de adicción y uso ilegal de drogas. su política criminal está más encaminada al trata­ miento y a la rehabilitación de los adictos.y de uno a tres años si se tratase de heroína u otra droga. De acuerdo con las estadísticas. a causa de la gra­ vedad de los delitos relacionados con el trá­ fico de drogas. y en conse­ cuencia no han confirmado tantas penas de muer­ te como en el pasado. y en los casos de reincidencia con azotes. 19). el número de personas que han sido castigadas a la pena de muerte desde 1980 se acerca a las cuatro mil. A raiz de una serie de condicio­ nes de las que más adelante se hará mención.las más im­ portantes de las cuales son las siguientes: a.que se castiga con la pena de multa y azotes. esta disminución del número de veredictos de pena de muerte confirmados tiene además otras varias causas generales. salvo en caso de que la pe­ na concreta impuesta sea de muerte o de ca­ dena perpetua. Sin embargo. En la última de las tres leyes en la materia.abogados e intelectuales iraníes acerca de la naturaleza y el alto número de condenas a muerte. así como porque no existe posibi­ lidad de una segunda instancia o revisión a instancia del reo. 13.y las penas que les ha aparejado son de una gravedad considerable.

6. 19.4 de la Ley de 1992 de reforma de la normativa disciplinaria de la Abogacía. 18.la adicción a las drogas o al alco­ hol se consideran infracción disciplinaria que in­ habilita para la práctica de la abogacía18. 16. 17. las mujeres tienen derecho a solici­ tar el divorcio cuando la adicción del marido es tal que no puede proveer a garantizar una vida digna y adecuada a su familia. 6.las autoridades pueden perseguir es­ tos hechos acogiéndose directamente al arto 5 de la Convención de 1988 antes mencionada. Respuesta dirigida a la prevención d e l fenóme n o. 29 de la Ley Militar de la República Islámica del Irán de 1987). En primer lugar. al Gobernador de prisiones y al comandante de Bas­ sij22. Cfr. de 1974. 14 de lo Ley de contratación de funcionarios¡ art.en base a ciertos artículos de la ley de 1997. 5. 8 y 13.y ha declara- También en el campo del Derecho civil se prevén una serie de medidas en esta materia. tales como "La organización del Sol" o la "Comunidad para la lucha contra la droga". Esta comisión tiene el deber de organizar y co­ ordinar un conjunto de medidas dirigidas a la pre­ vención del uso ilegal de drogas y de organizar la formación en la lucha contra éste así como la es­ trategia judicial y legislativa en materia de adic­ ción y tráfico de drogas. pudiendo constatar co­ mo el Gobierno iraní ha tomado un importante conjunto de medidas con la finalidad de prevenir y suprimir este tipo de delitos. En este caso. de 1982¡ art. el art. 20. Artículo único en materia de permisos de conducción. Ley de protección de niños huérfanos. Respuesta d e l Derecho civiL 7. En 1999 se aprobó una normativa que obliga a los bancos a realizar el control de facturas envia­ das desde países extranjeros con el objetivo de prevenir la existencia de dinero negro y el blan­ queo de capitales. Ley de 1997. 33. Hay que poner de relieve que la sensibilidad pú­ blica hacia este problema provoca una gran con­ tribución entre la población civil a las actividades de lucha contra la droga. Participación p opular e n las activida­ d e s d e luch a contra l a droga. 4. arts. Consideraciones crític_as y concl u s i o ­ nes. 94 . Ley de 1997. 21. art. Educación y Cultura. 8 . perderá su puesto en la Administración pública16. aportado 4. existen también organizaciones no gubernamentales que se ocupan de estos proble­ mas. Por otra parte.uno de los requisitos nece­ sarios para conseguir la tutela de un huérfano es precisamente el de estar libre de toda adicción17. Inteligencia. Por otra parte. así como del producto del tráfico ile­ gal de drogas21. Según la ley. 5. drogas y sustancias psicotrópicas ••• ----' que coopere con traficantes. a los Ministros del Interior. art.una de las condiciones para la obtención del permiso de conducción es la de no padecer ninguna adicción2o. Además. 4.bajo circunstancias especiales se ha podido proceder al comiso de capitales en posesión de traficantes. Cfr.lo que en muchos casos conduce al enjuiciamiento de traficantes. Hasta aquí se h a analizado sumariamente la política criminal iraní en relación a los delitos re­ lacionados con las drogas.los adictos a las drogas o al alcohol no pue­ den servir ni como notarios públicos ni como asis­ tentes de éstos19. A pesar de que en Irán no exis­ te ninguna ley específica en materia de blanqueo de capitales.Revista Penal Política criminal de Irán en materia de narcóticos. Por otra parte. Los ciudadanos infor­ man a menudo a la policía sobre personas o gru­ pos sospechosos. etc. La ONU ha apoya­ do y alentado todos estos esfuerzos. R e spue s t a disciplinaria. Cfr. 5. entre otros. al más alto mandatario de la Policía. 4 de lo Ley de requisitos de acceso a la Judicatura. Salud. art. al di­ rector del Tribunal revolucionario de Teherán. 12 de la Ley del Notariado de 1975. Ya de modo más vertebrado. Cfr. Pre v e n c ión d e l blanque o de c apitales. Con el objetivo de prevenir la adicción y el tráfi­ co de drogas se ha creado una comisión especial que bajo la supervisión del Presidente de la Repú­ blica reúne al Fiscal General. 9. 22. se concederá el di­ vorcio. así como al director de los servicios de televisión y radio. cuando el tribunal lo estime pertinente.

es decir la cifra se ha más que triplicado.�a ley debe remitirla de. A través de la criminalización de la adicción y del uso ilegal de drogas el legislador ha incre­ mentado el número de delincuentes potenciales en unos dos millones de personas. Sin duda. es evidente que el Gobierno no ha conse­ guido controlar la situación. Sin em­ bargo. y que inste a todos los órganos gubernamentales a la cooperación en la lucha contra la droga al mismo tiempo que alien­ te a la colaboración de la sociedad para la conse­ cución de esta difícil meta. así como de otros puntos débiles de la ley vigente. Esto lleva a concluir que estas pe­ nas tan duras no han sido eficaces en su objetivo de intimidación. sin criminalizarlo.y en consecuencia. b. por el conreelabore hasta un máximo de dos veces. 95 .D o e t r i n a ••• do que Irán es uno de los países más activos del mundo en la lucha contra los delitos relacionados con las drogas.que debería conllevar la preven- Clan de la actividad delictiva futura. y sin observar la debida proporción entre delito y pena.en muchos casos se han previsto penas sin una considera­ ción cuidadosa de la realidad social subyacen­ te. debería ser po­ sible tratar la adicción a las drogas como problema meramente social o psicológico. 3 de la Convención de las NU de 1988. N.a pesar de estar en vigor la severísima Ley de 1989. y el número de adictos se sitúa en torno al millón doscientas mil. Cuando este consei? veta u.584 personas a 81. el legislador ha hecho caso omiso de este factor y no ha introducido ninguna circunstancia agra­ vante en los casos en que estas actividades se realicen en el seno de una organización. nue�o al Parlamento para que este la pete al máximo . Como origen de este fracaso se pueden mencionar las siguientes razo­ nes: a.087. una de las consecuencias más importantes de la severidad de las penas es la intimidación. Como consecuencia de ello estas medidas han causado un ilógico incremento de la población reclusa del país. La Ley de 1980 fue aprobada por el Consejo Revolucionario.ya que como antes se ha señalado. cuya misión es el control de las deciSiones del ��r1amento. las estadísticas muestran cómo a lo lal'­ go de los últimos diez años de los que se pose­ en estadísticas -desde 1989 a 1998. Teóricamente.y a pesar de lo dispuesto en el art. d. c. de la T. Una de las deficiencias más importantes que presentan las leyes en materia de drogas es precisamente que ninguna de ellas ha sido aprobada por el Parlamento. y en especial los de los acusados y los condenados. Si la tercera verslon remitida por el Parlamento viene Igualmente rechazada sejo.se hace ne­ cesario que el legislador iraní proponga un nuevo texto que regule la materia. La situación provocada es verdaderamente dramática. Sin embargo. será este último quien elaborará la ley . el nú­ mero de traficantes se incrementado de 24.s expertas en diversas materia�" especialm�nte altos fun­ sus mlembro� com­ cionarios y autoridades religiosas. que respete los principios básicos del Derecho penal y los derechos humanos. 23. a pesar de estos es­ fuerzos. Se trata de un Consejo compuesto por setenta persona. y las de 1988 y 1997 lo fueron mediante leyes ex­ traordinarias del Consejo de Estad023• Esto ha sido causa de que se hayan aprobado con un insuficiente análisis previo por parte de exper­ tos en los específicos problemas relacionados con las drogas. A pesar de que el tráfico de drogas en Irán está dirigido por grupos transnacionales de crimi­ nalidad organizada. y si las autoridades pretenden seriamente poner en práctica los contenidos de esta ley deberían co­ menzar a preparar una prisión de las dimen­ siones de una ciudad.en el que se reconoz­ ca la naturaleza organizativa del fenómeno del tráfico de drogas y que contemple sanciones ade­ cuadas a la comunidad social contemporánea. A la luz de estas consideraciones.y el de perso­ nas que abusan de las drogas en torno a ocho­ cientas mil. La elecclon de líder religioso de Irán. casi el setenta por cien­ to de los presos de las cárceles iraníes se en­ cuentran en prisión por delitos relacionados con las drogas.

: multa + azotes Entre 50-500 grs.: Pena de muerte • Producción exportación importación.: Multa + azotes + 2-10 años prisión más de-5 kgs: Primer delito: multa + 10-25 años prisión • • 2° delito: pena de muerte • Hasta 50 gr.ofrecimiento de venta..-----------------. Ley de 1980 • Ley de 1988 • • Ley de 1997 Igual que el la ley de 1988 pero con incremento del valor de las multas debido a la inflación. 96 . ----�--�--------�----��-----------------------.: multa + azotes + prisión 6 meses-3 años 500 grs-5 kgs.: multa + azotes + prisión 1-5 años Entre 500 grs-5 kgs..: pena de muerte • • Hasta 50 gr.: multa + azotes + prisión 5-15 años Más de 5 kgs.--------------------- Política cr imina l de Irán en materia de narcóticos.Revista Penal .entrega.: multa 50-500 gr. A 1 Kg.: multa + azotes 500 grs. ler delito:multa + azotes + prisión 5-10 años 2° delito: Pena de muerte + comiso del patrimonio (*) la ley de 1980 fue aprobada por el Consejo de la Revolución. Cultivo de la amapola del opio • Primer delito: 3-15 años de prisión segundo delito: pena de muerte • Primer delito: multa Segundo delito: Multa incrementada Tercer delito: Azotes + prisión 2-5 años Hasta 50 grs.-5 kgs.1988 y 1997*. d r oga s y sustancias psicotrópicas Tabla (1): Comparación entre las leyes de 1980.: 2-10 años prisión Más de 1 kg.o compra de opio y sus derivados • Pena de muerte • Igual que el la ley de 1988 pero con incremento del valor de las multas debido a la inflación • • • • • • Posesión. ocultación o transporte de opio y sus deri�ados • • Menos de 50 gr: 1-3 años prisión 50 grs. y las de 1988 y 1997 por el Consejo de Estado. : Multa + azotes 50-500 gr.: multa + azotes + 2-5 años prisión 5 kgs-20 kgs: ler delito: multa + azotes + 5-10 años prisión 2° delito: idem pero con comiso del patrimonio 3er delito: pena de muerte 20-100 kgs.venta.

ocultación o transporte de heroína o sus derivados • • • Menos de 1 gr.posesión.: multa + azotes + 3-8 años cárcel 15-30 grs. entrega.: multa + azotes + 10-15 años prisión Más de 30 grs.: multa + azotes + 2-5 años prisión 4-15 grs.: Pena de muerte + comiso del patrimonio Igual que en la ley de 1988 pero con incremento del valor de las multas debido a la inflación Tabla (2) : Porcetaje de confirmaciones de veredictos de pena de muerte Año Penas de müerte confirmadas 1988 1989 1990 1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 100% 65% 65% 38% 37% 28% 32% 30% 34% 26% 97 . importación. ofrecimiento de venta.: Pena de muerte • • • • menos de 5 centigr: multa + azotes 5 cgrs-l gr. exportación. compra.: 2-5 años prisión 1-5 grs.: 3-14 años prisión Más de 5 grs. venta. 1 er delito: cadena perpétua + comiso del patrimonio 2° delito: Pena de muerte + comiso del patrimonio • • Producción.: Mayor multa + azotes 1-4 grs.D o c t r l n a ••• ------- Ley de 1980 Ley de 1988 • Ley de 1997 Más de 100 kgs.

eria de narcóticos.Revista Penal Política criminal de Irán en mat. drogas y sustancias psieotrópicas • I Tabla (3) : El gráfico de la tabla (2) 60 40 20 O 00 00 0\ -' • 0\ 00 0\ -' o 0\ 0\ -' -' 0\ 0\ -' N 0\ 0\ -' M 0\ 0\ -' � 0\ 0\ -' If) 0\ 0\ -' '-O 0\ 0\ -' r-0\ 0\ -' Porcentaje de confirmaciones de penas de muerte 98 .

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful