Está en la página 1de 27

Mitologia Pehuenche Nuestro Bio Bío.cl

Cómo se alimentaban las personas antiguas

Según la persona que contó este relato antiguamente la comida era muy escasa. La naturaleza entregaba el alimento diario para sobrevivir. El pan no se conocía ni menos los alimentos que hoy existen.

Los adultos y los niños comían solamente una vez al día. Entre los alimentos naturales que se comían estaba el yuyo, que se cocía en agua dentro de un tiesto, después se estrujaba y se apretaba con las manos dándole una forma de pan. Luego las madres se lo entregaban a sus hijos. También este alimento servía como colación para un largo viaje. La otra verdura que se hacía era el Pilun waca. También comían el wili mula y la lloica.

El alimento que más se consumía era el wülo o colihue nuevo, que era preparado de varias formas. A veces se cocía y se enterraba en las cenizas, y otras veces se cocía en agua, se picaba muy fino y se preparaba un caldo muy rico. La preparación más típica era el chavi o muday que quedaba muy rico.

Por eso las personas antiguas son muy sanas y fuertes, porque la naturaleza les entregaba todo tipo de alimento sano y nutritivo.

Cuando el Hombre comenzó a comer Piñón

Decía mi abuelo, que hace muchos años atrás los Pewenche no conocían los piñones como alimento. Contaba que anteriormente las personas sufrían mucho con la pobreza, pasaban grandes hambres, pues desconocían muchos alimentos, como por ejemplo la harina de trigo y la sal. Además los habitantes de esas épocas no conocían la agricultura. Ellos se alimentaban sólo con hierbas naturales.

Sin embargo, había abundantes cantidades de piñones, pero la gente no los comía porque aún no sabían que era un gran alimento. Decía mi abuelo que ellos le tenían miedo, pues pensaban que estaba vivo por su larga cola que tienen.

Un día se termino toda la hierba del campo y comenzó un duro invierno. Todo ese largo invierno los ancianos sufrieron hambre y frío. Al terminar el invierno todos los ancianos se fueron a vivir a la cordillera para poder sobrevivir y lo que más que encontraban eran piñones, pero no podían hacer nada y pasaban todos por encima de ellos.

Hasta que un día una anciana de casi 80 años se decidió a comer un poco de esos piñones desparramados por el suelo. Luego, reunió a sus vecinos porque pensó que podía morir al comerlos, encargo a sus familias, a su anciano esposo de 90 años y a todos sus nietos. Más tarde, coció un poco de piñones y después de bien cocidos los comió. Se comió dos platones de greda y le dio mucho sueño, se fue a dormir mientras

la acompañaban en todo momento para ver si seguía respirando. Su anciano viejo, mientras tanto, lloraba y rogaba que si ella moría lo fueran a buscar pronto.

Todo seguía tan normal que otra anciana de 85 años se acercó a ver si la viejita seguía respirando, pero encontró un mal olor que no era más que los gases que producen los piñones. Después de tres horas se despertó la anciana muy bien y le contó a los demás que el piñón era un gran alimento y les dio ánimo para que los cocieran y se los comieran.

Decía mi abuelo que desde ese momento se empezaron a comer los famosos piñones.

Escrito y recopilado por Marcelino Queupil

Cuentos del niño Juanito

Era una vez un niño llamado Juanito. Cuentan que era un niño huérfano, pues no tenía padres. Este niño sufría mucho de pena, hambre y soledad, hasta que un día decidió salir a conocer el mundo. Anduvo mucho, tanto camino que llegó a una casa donde vivía una familia que también era pobre. Al llegar, conversó con el dueño de la casa y le preguntó si tenía un trabajo para él, pues quería trabajar para ganar su propia comida.

Pero el hombre no era muy bueno, era mezquino y ambicioso, aunque aún así le dio trabajo al niño cuidando el ganado. Era de noche y al niño le dieron de comer, pero fue poco porque le tenían desconfianza, ya que creían que era flojo.

Al día siguiente Juanito salió a cuidar el ganado al campo. Anduvo todo el día cuidando su rebaño como se lo habían ordenado y a las doce debía llegar de vuelta. El niño se preocupaba de los animales, pero también jugaba en las orillas de un río que pasaba por el lugar.

Un día, mientras jugaba, se encontró con un pez que se había salido del río y que estaba muy mal al no tener agua. El niño lo observo y le dio mucha pena y como era bueno lo agarro y lo tiro de nuevo al río. Así llego la tarde y Juanito debía regresar a casa con el ganado de su patrón. Al llegar le llamaron la atención, pues era muy tarde así que mejor le dijeron que llevara un pedazo de pan al campo para alimentarse allá. El niño así lo hizo y se sentó junto a su rebaño. De pronto miro el suelo y vio muchas hormigas en busca de comida. Al verlas el niño tuvo compasión de ellas y saco el pan de las bolsas y lo desparramo para que las hormiguitas se alimentaran.

Paso el tiempo y el niño seguía preocupado del pescadito, por lo que volvió hacia el río en donde había encontrado al pez. De repente vio que en la corriente del agua iba un cajoncito de madera y él lo miró hasta que la corriente del agua lo echo fuera, justo al lado donde estaba Juanito. Al salir el cajón, el niño lo abrió y adentro encontró una guagua que le gusto mucho, así que se tomo el cajón y lo puso bajo de un árbol de roble. Entonces, para alimentar a la guagua le sacaba leche a las ovejas y se la daba. Así la guagüita fue creciendo y cuando Juanito llegaba al lugar el niñito salía corriendo a encontrarlo. Por eso se dice que desde ese momento Juanito tuvo un hermano o compañero y, por esa razón, existen muchos nombres como Juan o Juanito.

Relatado por Julia Queupil Almendra Transcrito por Santiago Porteño Naupa

El cerro el Salva

El cerro el Salva es una montaña que tiene más o menos siete mil metros de altura, por lo que resulta muy difícil llegar al lugar. Dicho cerro queda al interior de la comunidad de Cauñicu. La historia viene de hace muchos años atrás, cuando el mundo se purifico por orden del creador. Desde ese momento, dicen los kimche, que este cerro fue muy importante, pues salvo a muchos Pewenche.

Según la abuelita Juana Almendra, de 88 años de edad, el cerro Salva creció cuando el diluvio se inicio y el agua comenzó a subir cada vez más rápido. Cuando esto sucedió más de tres decenas de mapuche se fueron a salvar a la cumbre del cerro, ya que, había una desesperación muy grande y sólo se pensaba en la muerte. Todos los mapuches que se encontraban en la cima del cerro observaban como la cumbre iba subiendo más y más. Por esto, todos ellos le agradecían a dios haciendo rogativas.

Hasta los últimos días de lluvia los Pewenche se sentían que estaban muy cerca del cielo. De pronto, vieron una gran señal que era un gran palo blanco que se paro en medio del agua y que grito muy fuerte “tren- tren”. Luego, la lluvia empezó a pasar y salió el sol. Todo se veía muy lindo y hubo un caluroso día. El calor era demasiado fuerte por lo que las personas tenían que protegerse con platos de gredas sobre sus cabezas.

Cuando llego el séptimo día de calor comenzó a bajar el agua y sólo entonces Pewenche comenzaron una nueva generación. Por esto, los sabios van todos los fines de año a dar gracias a dios al cerro el Salva.

El estero Matruco de Cauñicu

Según los kimche que hace muchos años se vio un perimantun o visión en el estero de Matruco. Dicen que se vio un castrón que estaba descansando sobre una gran piedra. Cuentan que ese castrón tenía mucho poder o fuerza negativa que venía de la naturaleza.

Un día se llevo a un joven a hacer una prueba con el castrón. La prueba consistía en que el joven debía vencer con sus fuerzas al castrón, pero el joven no fue capaz de vencerlo y lloro mucho porque le ganaron a las fuerzas espirituales que él tenía. Por esa razón, el joven era muy sensible. Dicen que cuando se juntaba con sus amigos a compartir un trago, el joven lloraba mucho, porque sus espíritus ya no estaban con él, pues la fuerza negativa del castrón se los había quitado.

La fuerza negativa, como la del castrón existe, pues muchos de estos animales se ven en el río, el estero, la cordillera y en los árboles. Por eso, a pocos metros del estero Matruco, han muerto personas desriscadas o que se le asustan los caballos al pasar por allí, porque el castrón permanece vivo, pero escondido. Hay personas en Cauñicu que han tenido visiones en ese lugar. Otros lo sienten al pasar de noche por ahí. Por

esa razón se llama Matruco, que quiere decir “Agua del castrón”. Aún el castrón es

respetado por los Pewenche de Cauñicu.

Relatos de los Kimche de Cauñicu Escrito por Santiago Porteño Naupa

El hombre que se convirtió en león

Este era un hombre de aproximadamente unos sesenta o setenta años de edad. Vivía mucho tiempo solo en la montaña por lo que tenía escaso contacto con el resto de las personas.

Estaba solo y no conocía el fuego, por lo que no comía alimentos cocidos. Tampoco conocía la sal. Se alimentaba sólo con hierbas y carne cruda. Su casa era una cueva grande que tenía en una roca.

Paso el tiempo y su ropa ya no le servía. Entonces el hombre comenzó a ponerse peludo, tenía mucha lana en su cuerpo. El nombre de aquel hombre era Lemü y su apellido Nawel. Lemü se fue convirtiendo en un animal salvaje, perdiendo poco a poco su rostro de persona, hasta que de pronto se convirtió en león.

Los Pewenche de esos tiempos conocían a Lemü hasta que un día desapareció y no lo vieron más. Por eso, dice la abuelita Carmela Urrutia Paine, que hoy se le dice peñi al león, que quiere decir hermano león. Nosotros no debemos hacerlo enojar porque el escucha todo y se pondría todo peor para el hombre. Los Pewenche siempre lo respetamos mucho y cuando hace algún daño lo único que le rogamos es que vaya para otro lado. También le rogamos para que nos ayude a cuidar los animales. Actualmente se le dice pücha peñi que significa hermano nuestro o hermano grande.

El Joven hombre y la niña wio

Este era un joven llamado Temunao, de unos 20 años de edad. Era único hijo de una pareja de ancianos Pewenche que vivía aquí en Cauñicu. Contaba uno de los kimche, que hace mucho tiempo atrás existía una estrecha relación con el mundo o, más bien dicho, con la naturaleza.

La niña wio era un pajarito que aún se encuentra en el campo y se le dice niña porque silva como una niña. Una vez Temunao salió de madrugada y cuando iba caminando pasó por una quebrada y de pronto escucho un silbido y se paro a escuchar. Vio que era un pajarito plomo con manchas blancas. Temunao se sonrió y con voz amable le dijo- maldito pajarito, me detuviste en mi camino, si tu fueras mujer a puesto que no estarías silbando.

Temunao siguió la marcha hacia su destino. De regreso, por la tarde, paso por esa misma parte y cuando venía cruzando la montañosa quebrada escucho de nuevo el silbido y al mirar descubrió a una hermosa niña como de unos 19 años de edad. El joven Temunao se detuvo a mirar a la niña sonriente que vestía con ropas de un color plomo luminosas, una pañoleta en el cuello y un moño blanco en su pelo. El joven Temunao le saludo Buen día- le dijo a la niña. Buen día- le respondió la niña. Temunao le pregunto hacia donde se dirigía, de donde venía y la niña respondió diciendo que venía del otro lado del lago y que venía a conocer.

Al joven Temunao se le olvido que había visto algo en ese lugar. De pronto la niña dijo:

-supe que usted necesitaba una compañera-. -si- respondió Temunao y se pusieron a conversar. Luego comenzó el pololeo, Temunao le dijo a la niña que si quería se casaban altiro y la niña acepto. Se pusieron de acuerdo y como ya era tarde Temunao se llevo a la niña a su casa.

Casi llegando a la casa de sus padres, Temunao le pidió a la niña que lo esperara mientras él le iba a pedir permiso a su viejo para pasar con la niña a su casa. Entonces fue el joven y le contó a sus padres que traía a una niña. El papá contento le respondió que estaba bien y lo felicito porque se iba a casar, entonces le dijo que pase no mas-.

La niña era muy linda y cuando entro la cubrieron con un chalon y apagaron el fuego. La casa quedo muy oscura y mientras tanto le pasaron de todo para que la novia hiciera el chavi para celebrar al otro día del casamiento. La niña lo hizo todo, coció el trigo para el chavi y luego se puso a moler el trigo con la piedra de moler. Cuando empezó a moler se escucho algo raro. La niña empezó a silbar diciendo: wio- wio- wio. El padre de Temunao la escucho y le dijo a su hijo que encontraba rara a su novia. Ante esto fueron donde la niña y le preguntaron que era ese ruido y ella respondió que no era nada. Pero nuevamente se escucho el mismo sonido wio- wio- wio y el grito se iba repitiendo cada vez que molía trigo. De repente prendieron la luz para ver que era lo que le pasaba y vieron que un pájaro wio era quien estaba moliendo y que era la novia de Temunao. Al ser descubierto el pájaro voló y mientras se alejaba repetía wio- wio.

Relatado por mi padre Transcrito por Marcelino Queupil

El juego de Palín de las aves silvestres

Este era un juego de palín con todos los pájaros silvestres, organizado por dos hombres: el Jote y el Cóndor. Ambos eran hombres de gran poder e invitaron a varios pájaros más para realizar este juego de palín.

Invitaron a este evento al chincol, al zorzal, a la diuca, a la garza, al chuncho, al treile, a la bandurria, al tordo, al tiuque, a la tenka, al choroi, a la codorniz y a la perdiz. Todos ellos eran muy buenos jugadores de chueca.

Cuando llego el día de competir, estaba el jote y el cóndor, dos hombres vestidos de negro y con corona en la cabeza. Entonces grito el cóndor: - Que el Tiuque sea el arbitro del partido- y tiuque acepto. -Yo seré el arbitro de este gran partido. Pongan atención, pues gritare tres veces antes de dar inicio al partido- dijo el tiuque.

Invitaron a este evento al chincol, al zorzal, a la diuca, a la garza, al chuncho,

También grito el Jote: - Que el chuncho sea el rival de la garza por ser el más agalladito- dijo. Entonces el chuncho sin grandes problemas acepto ser el rival de la garza. Ante esto, la garza comenzó a reír del chuncho, pues era demasiado enano para ella.

De pronto, el señor arbitro llamo a todos los jugadores al centro de la cancha para dar comienzo al juego. Cada uno frente a su rival que será su contrario. El chuncho con la garza también estaban frente a frente con su chueca en la mano. Luego, se dio el primer grito del tiuque, que era el arbitro, dio el segundo grito y al tercer grito se dio comienzo al partido.

Sacando fuertemente el chincol en el centro de la cancha, tomando luego la pelota. La garza salió corriendo tras la pelota. Su rival, el chuncho, salió tras la garza, sin embargo, tenía las piernas tan cortas que no la pudo alcanzar, pues la garza era un hombre alto con largas piernas. El chuncho se molesto tanto al ver que no alcanzaba a la garza, por lo que tomó la chueca a dos manos y corrió fuertemente detrás de la garza, y de un momento a otro le quebró las dos piernas. La garza cayó al suelo y todos se acercaron para ver si estaba bien. De pronto confirmaron que tenía las dos piernas rotas, por lo que todos se indignaron con el chuncho, gritándole que era un mañoso acecino.

Entonces se acerco el tordo y dijo que sanaría a la garza, luego grito el garcillo

“busquen trilla –trilla”, una tira para amarrar al herido. Mientras tanto, algunos seguían

gritándole al chuncho “mañoso acecino”. La Lloyka que era una de las que más le gritaba al chuncho, de pronto se dio vuelta y el chuncho sacando un cuchillo se dirigió donde la lloyka cortándole el pecho.

Ante la situación el chuncho arranco, arreglo su maleta y se fue para Argentina, en donde estuvo casi veinte años. Después de esos veinte años el chuncho regreso a su tierra. Compro un buen terno y una charlina, que es una bufanda que usan en Argentina. Se vistió todo muy arreglado, todo muy lindo para que no lo conocieran y se vino al país.

Cuando llego vio a todos los que eran sus amigos, pero no lo reconocieron. Todos se preguntaban quien era, algunos sospecharon que fuera el famoso chuncho, pero luego pensaban que el chuncho nunca usaba ropa tan lujosa. Después del tiempo un solo pajarillo lo reconoció y entonces el señor Cóndor y el Jote reunieron a todos los pájaros del mundo para reconocerlo como enemigo de todos. Desde ese momento el chuncho fue aborrecido por todos. Ahora él camina solo porque no tiene amigos.

Santa Bárbara

El Kilmawe

El Kilmawe es una agüita que corre en el sector de Rahueco. Según cuenta la historia esta agua es sagrada y curativa para la humanidad. La gente antiguamente encontraba mucha salud en esta agua.

Esta agua se dio a conocer a través de una revelación en un sueño. Un Pewenche muy sencillo de nombre Llankuñ, había escuchado mucho de esta agua Kilmawe. Un día quiso conocerla y llegó hasta el lugar de Rahueco. Comenzó a observar el lugar y lo encontró muy lindo, se sentó y luego le vino un fuerte sueño que no podía soportar. Se levantó y se fue a una sombra de un hualle y se echo a dormir ahí. Mientras dormía vio que la famosa agua no estaba sola. En el sueño conversó con un viejito muy anciano y se dio cuenta que ambos estaban vestidos con lana de oveja.

El anciano le contó que ya habían venido muchas personas a disfrutar con ellos. Nosotros vivimos aquí- dijo el viejito. Y ahora con usted nos vamos a dar a conocer, porque usted se encargará de darnos a conocer. Nosotros no somos malos, lo queremos ayudar para que puedan creer en nosotros continuo.

Al despertar Llankuñ miro a su alrededor tratando de encontrar al viejito del sueño, pero sólo encontró un hermoso trabajo, un tejido lindo con hermosos colores y dibujos.

“Desde hoy usted va a aprender todo este trabajo siempre y cuando cumpla con el encargo de nosotros”, le comunico la voz del sueño.

Desde la revelación de Llankuñ cada visitante después de tomar del agua, deja como ofrenda un poco de lana de color u otra especie, como forma de agradecimiento al tomar de esta olorosa agua mote. Llankuñ fue uno de los artesanos más famosos, pues aprendió mucho sobre los tejidos y el bordado.

Narrado por José Felidor Queupil Recopilado por Marcelino Queupil.

El origen del nombre Cauñicu

Hace muchos años atrás, el territorio en el que actualmente vivimos llevaba por nombre Kawelluko. Según Don José Segundo Pavian Montre, el nombre de Cauñicu no es correcto, ya que, cada lugar que hoy conocemos en nuestra comunidad tiene su origen y su historia, tanto es así que Cauñicu tiene su propia historia.

Según se cuenta, un anciano de origen Pehuenche vio en la laguna de Cauñicu un hermoso caballo que se encontraba muy tranquilo sobre las aguas de la laguna. El

anciano al verlo sintió miedo y una gran sorpresa por tan precioso animal. Pero en ese tiempo no se hablaba español sólo chedungün. El anciano muy emocionado contó al resto de los habitantes que habia visto un kawello ko, caballo del agua.

En la laguna al oír esto los habitantes bautizaron el lugar como Kawellu ko y sólo con ese nombre se conocía la comunidad. Con el transcurso del tiempo comenzó a llegar gente colona y como no podían pronunciar kawellu ko la nombraron Cauñicu, lo cual no es correcto.

Relato: José Segundo Pavian Montre Transcripción: Francisco Maripil Rubio

Cauñicu 2005.

El pobre Juanito y la niña pelo de oro

El pobre Juanito provenía de una familia de campesinos. Juanito quedo solo a los seis años de edad, cuando sus padres fallecieron y sus dos hermanos se fueron de la casa dejándolo solo. Juanito quedo cinco meses solo en la casa sin tener siquiera alimentos para comer. Todo este tiempo esperaba a sus dos hermanos, ya que al partir le dijeron a Juanito que iban y volvían, pero nunca más volvieron.

Juanito todas las tardes salía al encuentro de sus dos hermanos, pero ellos ya no volverían más. Una tarde el niño no pudo soportar más el hambre y salió a caminar tomando un largo camino. Después de tanto caminar Juanito ya no pudo más de tanto agotamiento y hambre y con los ojos llenos de lagrimas llego a la casa de un campesino a pedir un pedazo de pan. El campesino con voz fuerte le pregunto quien era. Yo soy Juanito y voy en busca de mis hermanos que se fueron ya hace seis meses y no se nada de ellos. Mi papá y mi mamá fallecieron hace años- respondió el niño.

Ante esto el campesino tuvo compasión y le dijo que era lamentable lo que le pasaba y que si quería se quedaba con él y lo ayudaba a cuidar una ovejita que tenía. Juanito acepto la invitación a quedarse y el trabajo que le ofrecían, pues con eso podía ganarse el pan. Al otro día, muy temprano, el patrón lo llevo al corral y le entrego doce ovejas para cuidar. Juanito salía con su rebaño al campo todos los días y los llevaba a orillas del lago.

Al mismo tiempo, llamaba a sus hermanos con su llanto. Una noche tuvo un sueño en

donde alguien le hablo y le dijo: “Juanito no llores más, pronto vas a tener un

compañero. Mañana vaya al lago, pero lleve algo”. Juanito se despertó llorando y no le

contó a nadie lo que había soñado. Luego, tomo su desayuno y salió con su rebaño al campo, pasando por la orilla del lago. De pronto vio una cajita flotando en el agua y rápidamente tomo un palo largo para intentar sacarla. Cuando saco la cajita encontró dentro de ella un hermoso niño, al cual tomo del brazo y envolvió con su propia ropa. Luego, tomo una oveja y le saco leche para darle de comer. Después fue en busca de un tronco hueco para dejar al niño y hacerlo dormir.

Mientras el niño dormía, Juanito se fue a la casa de su patrón, pero no le contó nada. Al otro día temprano salió de nuevo con sus ovejas y lo primero que paso a ver fue a

su niño. De nuevo, tomo una oveja para sacarle leche y darle de comer al niño. Así pasaron cinco meses en los cuales creció mucho el niño, pero sólo a los siete meses el niño podía caminar solo. El niño comía todo lo que le daban incluso Juanito le daba toda una ración de pava que le daban a él.

Un día el patrón reto a Juanito porque no se comía toda la comida y una mañana lo siguió para ver que le pasaba. De pronto Juanito abrió el tronco donde escondía al niño y este salió corriendo. El patrón lo encontró muy lindo y de inmediato le pregunto a Juanito de donde lo había sacado. Juanito le contó que lo había encontrado a la orilla del lago. El patrón tomo al niño y se lo llevo para su casa, por lo que Juanito quedo llorando toda la tarde.

Al otro día Juanito rogaba para que el patrón le devolviera a su niño, pero el patrón hablo con Juanito y le dijo que ayer había encontrado un pelo de oro cerca del lago y si él se atrevía a buscar y llevarle de donde había salido le devolvería a su niño. Juanito se comprometió a llevar a la niña de pelos de oro dentro del mes de plazo que le dio el patrón. Juanito preocupado por la dura tarea comenzó a caminar por la orilla del lago preguntando por la niña pelo de oro. De repente, mientras iba caminando, encontró un lindo pescadito casi muerto por la falta de agua. Al verlo Juanito lo tomo en su mano y lo devolvió al lago. Después le dijo: -pescadito, yo te voy a salvar, pero cuando te necesite me salvaras tú-.

Luego de pasar varios días caminando, Juanito se sentó a comer, eran como las doce del día. De pronto subió una hormiguita, Juanito la miro y pensó que la hormiga podría tener hambre, así que le dio algo de comer, tomo un poco de harina tostada y la desparramo por el suelo.

Juanito siguió su camino y después de varios días escucho una noticia de la niña pelo de oro. A los 28 días de su partida Juanito llego a la casa del rey. Estaba temeroso, sin saber como llegar a conversar con el rey. Al conversar con los reyes, que eran los padres de la niña pelo de oro, estos se enojaron y le dijeron que antes de llevarse a la niña debía hacer un trabajo que consistía en limpiar una fanega de trigo, separarle todo la piedrecilla y llevarlo a una pieza en donde se guardaba el trigo. Lo llevaron a una pieza llena de trigo y no le pasaron luz, lo metieron en la oscuridad. El pobre Juanito lloraba amargamente, tocaba el trigo con las manos sin saber que hacer, pues ya se le acababa el plazo dado por el patrón.

En su desesperación escucho una voz que le preguntaba porque lloraba tanto. Juanito sin saber quien era y luego de calmar su llanto, escucho con atención la misteriosa

voz. Lo escucho denuevo y decía “Juanito, Juanito porque lloras tanto. Acaso no te acuerdas de la hormiguita a la que le diste de comer”. Juanito las recordó y les pidió

que lo ayudaran a limpiar la fanega de trigo durante la noche, pues en la mañana debía entregar todo limpio. De inmediato las hormigas se pusieron a limpiar y antes del amanecer le entregaron la fanega de trigo. Juanito agradeció a las hormigas y más tarde llegaron el rey y la reina con su espada en mano para matar a Juanito si es que

no había terminado el trabajo.

Al ver que Juanito había cumplido, el rey se entristeció porque sabía que debía entregarle a su hija. Así, el rey tomando la mano de su hija se la entrego a Juanito. La reina mando a dejar a su hija en barco, pero cuando iban llegando al lago, la reina tomo la mano de su hija, le saco su anillo de los dedos y lo tiro en las profundidades del lago. La reina miro a Juanito y le dijo que si lograba sacar el anillo del lago y se lo daba en su mano, podría llevarse a su hija.

Otra vez Juanito no supo que hacer y se sentó a orillas del lago a llorar amargamente. Pero de pronto, escucho una extraña voz que le decía que dejara de llorar, pues debía acordarse del pescadito que salvo y que este lo ayudaría a encontrar el anillo. Después de un rato, salió el pescadito con el anillo de la niña. Al fin Juanito pudo llevarse a la niña pelo de oro y recuperar a su hijo.

Recopilado y escrito por Marcelino Queupil

El Rey de los Mapuche

Cuentan los kimche que antiguamente existía un rey entre los mapuche. Este era el rey que daba todo a ellos, daba alimentos, daba la sabiduría y también daba las comidas naturales que existían en la tierra, que aún existen, pero ocultas por la perdida de nuestro rey.

Según los kimche con la llegada de los españoles nuestro rey fue tomado prisionero y asesinado. Le cortaron la cabeza con la intención de quitarle su bastón, que era de puro oro. Pero el rey soltó el bastón y lo tiró a un lado y el bastón se escondió por si solo en la tierra. De esa forma, el rey escondió toda la riqueza que había en la tierra para los mapuche, por esa razón existen entierros de muchas cosas de valor que permanecen escondidos.

Dicen los kimche que cuando fue llevado el rey a otro lugar muy lejano, se perdió todo el contacto directo con la naturaleza. También no hubo más kimün, el saber de lo que iba a pasar. Desde entonces el mapuche se ha ido olvidando de su idioma, porque se fue mezclando nuestra raza con la de los españoles, introduciéndose el castellano, para los kimche eso si que esta mal.

Pronto se acerca el tiempo en que nuestro rey volverá a estar en nuestro pueblo mapuche y todo volverá a ser como antes. Se abrirán las puertas como dicen nuestros kimche, de nuevo se destaparan las riquezas como el oro de los entierros y abundarán nuestras comidas con alimentos naturales. Por esta razón aún se conserva el chedungün en nosotros, el guillatün y el puntebentün o rogativa, así cuando llegue nuestro rey nos reconocerá por el chegüi y nuestra cultura.

.

Relato: Don Basilio Porteño Transcripción: Santiago Porteño Naupa Cauñicu 2005

Historia del Kahua Kahua

El Kahua Kahua es un culebrón muy grande, con cabeza de animal de vacuno y con cola de caballo. Mide aproximadamente 30 metros de largo, 25 metros de ancho y 30 centímetros de alto. Es un feroz animal, pero a pesar de ser horroroso también puede dar suerte y riquezas a las personas. Según cuenta la historia este animal habita en lugares montañosos, en donde no pueden llegar ni personas ni animales. Es un animal que se alimenta de la sangre o leche de otros animales y a veces se alimenta del viento.

El Kahua Kahua es un culebrón muy grande, con cabeza de animal de vacuno y con

Decía Don José Ejidio Queupil que una vez un hombre campesino le sacó suerte al Kahua Kahua. Neculman era el nombre de este hombre muy pobre que no tenía nada, ni siquiera ropa para vestirse ni casa donde dormir. Un día salió a buscar trabajo y se empleo en una familia que tenía muchos animales y entro de capero a trabajar con animales.

Salía todos los días muy temprano a rodear a los vacunos, pero un día encontró una huella muy rara que cruzaba el camino y al hombrecito le llamo mucho la atención. Al otro día paso de nuevo por el mismo lugar y encontró a uno de sus animales muerto, sin ninguna gota de sangre. Entonces, partió a avisarle a su patrón de lo que estaba pasando con los animales. El patrón le ordeno cuidar con mucho cuidado a todos los animales, por lo que salía el día entero a la montaña. Hasta que un día llego a las doce a ver a los animales y de repente escucho un fuerte ronquido, entonces comenzó a buscar de donde provenía el ruido. Busco en el fondo de la montaña y de pronto vio una enorme cabeza de vacuno sobre un árbol, pero luego empezó a darse cuenta que el cuerpo tenía forma de culebra. El animal roncaba fuertemente y parecía que lo estaba mirando, porque dormía con los ojos abiertos.

Entonces, Neculman se retiro bien despacito y fue a contarle a su patrón, quien luego de pensar dijo que debía de ser el culebrón y que seguramente estaba durmiendo, porque dormía con los ojos abiertos. Le dijo que si era valiente podría sacarle suerte al Kahua Kahua.

Neculman lo pensó mucho hasta que un día temprano subió a la montaña y espero a que fueran las doce. Miro al culebrón de lejos y vio que estaba en el mismo lugar. Espero a que empezara a roncar y abriera los ojos para asegurarse que estaba durmiendo. Después de largo rato Neculman se acerco poco a poco a la cola del Kahua Kahua que estaba en el suelo, saco su cuchillo, lo tomo en su mano y se acerco lentamente. Cuando le faltaban como 50 metros para llegar al culebrón tomo vuelo y sostuvo una parte de la cola, le corto rápidamente con la cuchilla y salió arrancando.

Mientras corría sintió un fuerte viento que lo perseguía desde la montaña. Neculman tuvo que amarrarse rápidamente a un tronco donde lo alcanzo un fuerte huracán. Luego se devolvió el huracán y de nuevo Neculman salió arrancando, hasta que logro subir a la montaña y dejo de correr el viento.

El hombre miro lo que fue a buscar y vio que era pelo de animal de vacuno, de caballo y de oveja y de toda clase de pelos muy lindos. Desde ese momento Neculman comenzó a enriquecerse y comenzó a criar muchos animales, tener mucha plata y así le cambio la vida al pobre campesino.

Narrado por José Ejidio Queupil Transcrito por Marcelino Queupil.

La niña perdida en la pinaleria

En tiempo antiguo la pinaleria de Cauñicu era muy respetada por la gente de aquel tiempo. Por eso cada año se hacia el guillatún en dicho lugar, para agradecer a dios y pedir por la abundancia de piñones.

Según contó un anciano de la comunidad de Cauñicu, en tiempos pasados un anciano matrimonio con su joven hija sin hallar que comer decidieron ir a la pinaleria, era el tiempo de la salida del invierno cuando todo escaseaba.

Cuando llegaron al lugar vieron que eran muy escasos los piñones. Tuvieron que recorrer mucho para encontrar unos poquitos. Al día siguiente volvieron a salir para otro lado donde hubiese más. Esta vez dejaron a su joven hija en el rancho para que estuviese haciendo el fuego y la comida.

Los dos ancianos regresaron ya entrado el sol. Cuando llegaron al rancho se dieron cuenta que su hija no estaba. Pensaron que había salido a buscar leña o agua. La esperaron un rato por si llegaba. Como no llego, muy preocupados salieron a buscarla llamándola por su nombre. Por su huella la siguieron hasta donde una araucaria grande, donde se le perdió su rastro. Muy luego oscureció y tuvieron que regresar al rancho con mucha pena porque no la habían encontrado.

El anciano esa noche tuvo una visión, donde un joven muy rubio lo había ido a visitar y le decía que no se preocupara de su hija que él la había llevado al volcán Callaqui, su casa, y que se había casado con ella. El anciano muy preocupado le dijo que quería ir donde estaba su hija para verla como estaba.

El joven acepto llevarlo. El anciano fue llevado por un trueno hacia el volcán Callaqui. Antes de entrar en aquel lugar fue muy bien bañado con agua de azufre, porque el dueño del lugar era muy mañoso y no quería que hubiese olor a personas. Al entrar el anciano quedo muy asombrado porque ese lugar era un palacio muy lujoso y vio a su hija que se había convertido en la princesa de aquel lugar.

El anciano le pregunto a su hija acaso iba a volver para su rancho. La hija le respondió que no, porque ella estaba comprometida con el joven rubio para casarse con él. Resignado el anciano tuvo que aceptar. El joven le dijo que a cambio le daría muchos piñones para que comiera junto a su esposa. El anciano fue devuelto de la misma manera que fue llevado y cuando llegó no sabía si acaso había sido un sueño o la realidad y le contó todo lo que había sucedido en aquella noche a su mujer.

Al día siguiente salieron a buscar el lugar que el joven le había indicado. Grande fue su sorpresa al ver que varias cuevas estaban llenas de piñones. Contentos los dos ancianos sacaron unos pocos y dejaron todo tal como estaba. Aquel lugar actualmente se llama dollünko.

José Eleuterio Naupa Cauñicu 2005

La Suerte

Antiguamente los Pewenche podían encontrar la suerte observando la naturaleza. Decían que algunas veces la naturaleza o Dios quería dar suerte a una persona otorgándole fortuna en oro o fortuna en animales.

Por eso los ancianos les dicen a los más jóvenes que siempre observen la naturaleza, especialmente cuando van a lugares salados o montañosos, porque esos son los lugares en donde se puede encontrar la fortuna, gracias al poder de chao ngenechen.

Cuando Dios quiere dar suerte o algún poder al hombre le da señales a través de un sueño o una visión. Cuando una persona encuentra la suerte en visiones puede ver una gran cantidad de lagartijas o de culebras, estos se llaman llepü vilü o llepü billcun, este grupo de reptiles son ordenados por otras culebras u otros lagartos, que son los reyes o jefes del grupo. Para obtener la suerte hay que arrojarles una prenda nueva, ya sea, un pañuelo blanco, sin rayas o una hoja de papel en blanco. Si dios quiere entregarle la suerte a esa persona el bichito se lo escribirá.

Otra forma de recibir la suerte, decía Don Pedro, es si una persona o un joven ve algún animal en lugares salados y luego se le pierde de vista. Decía el anciano que hay fijarse si hay una sola huella, nada más que una sola huella, pues esta puede indicar la suerte. También se puede encontrar un puñado de pelos de animal de varios colores o de varios tipos, estos hay que guardarlo en lugares escondidos donde nadie los vea, y si es la suerte de la persona esta va a soñar y en el sueño se le indicará todo el proceso para realizar alguna actividad, que puede ser que en un nguillatún digan con sangre de animal el hallazgo o suerte encontrada.

Por eso decía el anciano Pedro, antes habían Pewenche muy ricos, tenían grandes riquezas especialmente los verdaderos longkos y por eso hoy existen los entierros que pueden ser de oro algunos y otros de plata.

Lakutun

Según nuestra cultura, nosotros los Pewenche llevamos un nombre o cheüy en nuestro propio idioma. Hasta hoy esta costumbre se conserva, sobre todo en nuestros abuelos que ya quedan pocos de los tantos que habían.

Para nosotros es muy importante un Lakutun, pues es muy parecido al bautismo. Antes se realizaba un Lakutun cuando llegaba un niño a esta vida y un katan pilu cuando nacía una niña. Así, al niño se le otorgaba un laku o nombre de una persona de edad, elegida ya sea por respeto, coraje o valentía. Para tal efecto, las familias eran avisadas con

anterioridad para que prepararan el Chavi, y así poder realizar una rogativa para pedir a la madre ngünemapun y al padre ngünemapun por el bienestar del nuevo integrante y de la familia en general.

De este modo, los nombres Pewenche nacen de la madre tierra y pueden referirse a un ave, una piedra, un río, etc. Es entonces la forma en que el hombre y la naturaleza se vuelven uno solo.

Los antiguos padres de familia

Antiguamente los padres de familia eran muy estrictos con sus hijos. El padre y la madre tomaban las decisiones en conjunto. Los hijos eran muy respetuosos y obedientes con sus padres.

Cada mañana los hijos pequeños y los más jóvenes debían levantarse muy temprano porque los padres les decían que el que se levanta temprano dios le ayuda y le da fuerza al espíritu. También cuando los hijos tenían algún problema debían contárselo a la familia porque si se callaban, su espíritu sufría mucho. De la misma manera, los padres les decían que no debían mentir nunca y menos a ellos, pues la mentira perjudicaba a su propio cuerpo.

Esas personas antiguas tenían mucha sabiduría, pues, por ejemplo, si alguien debía hacer un viaje muy lejos y se tropezaba a la salida de la casa, tenía que devolverse porque esto anunciaba un mal viaje.

Relato: Antonio Milla Recopilación: J. Eleuterio Naupa.

Mensaje al Pueblo Pewenche

La abuelita Carmela Urrutia Paine, domiciliada en la Comunidad de Cauñicu, con 78 años de edad, deja este gran mensaje al Pueblo Pewenche del Alto Bío Bío.

Decía la abuelita Carmela que este mensaje viene de mucho tiempo atrás. Dicho mensaje lo recibió su bisabuelo, fallecido de cien años de edad, cuando se sorteo el futuro del pueblo mapuche en el mundo.

Decía la abuelita Carmela, nosotros los mapuche hemos sufrido mucho en el mundo, hemos pasado grandes hambres y mucho frío.

Todo lo que pasó, decía que volvería a pasar de nuevo. Vendrá sufrimiento, frío, hambre, de nuevo habrá guerra en el mundo, vendrá un terremoto, vendrán grandes huracanes. No habrá comida y los mapuche tendrán que volver a comer de nuevo comida del campo, hierba tal como el napors, lloiká, llaküd, kaltraü, nulpika, merquen y

pavo, alimentos que son los que comieron los mapuche para sobrevivir en los tiempos difíciles.

Los jóvenes actualmente no debían estudiar mucho tiempo, decía la abuela, porque aquel que se va por mucho tiempo al pueblo es posible que también tenga que sufrir el fuerte terremoto anunciado por los kimche de esos tiempos.

No deben poblar al lado del camino, deben mantener siempre la Ruka de madera, techada con paja o con pasto de carrizo o tener preparada una casa de canoa en algún lugar de la cordillera para emergencias.

Deben mantener siempre el idioma mapuche, pues esto les permitirá llamarse en caso de algún peligro. Deben llevar alguna lata al lugar donde tienen su Ruka de paja, porque puede ser vista a distancias lejanas.

Después de largo tiempo de sufrimiento todo pasará, volverá de nuevo la tranquilidad y a todos los pobres les cambiara su vida. Ya no habrá más hambre. Habrá muy poca gente en la nación. Se retomará una nueva vida. Los alimentos de hierba se comerán largo tiempo, pues estos alimentos habrán en abundancia.

Los primeros trigos serán de centeno y la semilla de la kila serán las que se van a conocer como trigo. Por eso dice la abuelita Carmela que ojala se difunda este consejo para todos los jóvenes niños y niñas de la comunidad, muchos lo escucharán y alguno no va a creer, pues todo esto pasará como un sueño.

Relato: Abuelita Carmela Urrutia Paine Transcripción: Marcelino Queupil

Respeto y comunicación con la naturaleza

Anteriormente los Pewenche se podían comunicar con la naturaleza, porque había un vinculo de respeto entre el hombre y su entorno. Me contaba mi papá que los Pewenche antiguos se podían comunicar con la naturaleza porque había mucho respeto y conocimiento de ella. Los antiguos podían medir el tiempo o saber que iba a pasar, como por ejemplo como iba a venir el invierno, si iba a ser lluvioso o con poca lluvia o si iba a estar mala la cosecha o si venía alguna enfermedad. Ellos podían detectarlo claramente observando la naturaleza.

Decía mi padre que ellos no sabían leer y que ni siquiera conocían una escuela, sin embargo, ellos tenían grandes conocimientos para prevenir cualquier problema que pudiera afectar su vida o la vida de sus animales. Decía que cuando los antiguos se iban a enfermar o estaban enfermos de mucho tiempo, ellos le pedían a la madre tierra, a la naturaleza, cómo encontrar los remedios necesarios para sanar las graves enfermedades. Era tan grande la fe en la madre tierra que se podía recibir la respuesta a través de un sueño, en el cual se le indicaba el remedio para la sanción de la enfermedad, algo que también significaba poder recibir el don como machi.

También decía mi papá que los hombres Pewenche cuando iban a cortar un árbol pedían permiso al ñgeñpin del árbol, que es como el rey de los árboles que tiene más

años de edad, y sólo después de esto podían cortarlo. Lo mismo sucedía con todas las especies que tiene la naturaleza el agua, el bosque, la araucaria, los ríos, los lagos, etc.

Mi padre decía que es un problema que los Pewenche hayan perdido el valioso poder para tener machi, pues ya nadie puede conectarse con la naturaleza, ya nadie puede prevenir las enfermedades ni menos encontrar remedio a través de los sueños.

Santa Bárbara

Un tiempo de sequía

Muchos años atrás en la Comunidad de Cauñicu, ubicada en el sur oriente de la VIII Región del Bío Bío, sucedió una historia que todos los antepasados han dicho que fue realidad. Esta historia se llama: Un tiempo de sequía.

Cuentan los antepasados que ese tiempo de verano fue una tragedia y desesperación para los habitantes de la comunidad, ya que, la única fuente de alimentación para las personas y los animales era la agricultura y algunos frutos silvestres. Según la creencia que ellos tenían existía la posibilidad de hacer llover para poder humedecer la tierra y mejorar las condiciones de vida.

Tenían que visitar una laguna, la “Laguna Colorada”, pero ninguno de estos habitantes se atrevía a visitarla, porque se encontraba muy lejos. La laguna era peligrosa y mañosa.

Un día un abuelo llamado Cachito Montoya fue animado por dos caballeros de origen colono, llamados Nar Cruce y Bauta Fuente para que fuera a visitar la laguna Colorada, ofreciéndole ciertos dineros, por lo cual el abuelo aceptó la propuesta sin importar lo que le pudiera pasar.

La laguna se encontraba detrás de tres cordilleras, al norte de Cauñicu. Al llegar don Montoya cerca de la laguna comenzó a observar y vio que al centro del lago figuraba una pista colorada. Era un toro tremendo de color negro. Después de observar un buen rato mando tres gritos con toda su fuerza y empezó a preparase para arrancar de ese lugar. Enseguida comenzó a nublarse, a llover y a correr un viento de remolino fuerte proveniente de la laguna.

Don Montoya logró cruzar la primera cordillera y cuando iba cruzando la segunda lo alcanzó el mal tiempo, el viento fuerte, la lluvia y hasta una nevazón. Al llegar a la tercera cordillera pudo refugiarse en un puesto que tenía una persona para ir a alojar cuando subía en busca de piñones.

Todas las personas de Cauñicu estaban preocupadas por don Montoya, porque al ir a la laguna lo encontró el temporal, y todos pensaban que había muerto en la cordillera. Al siguiente día los caballeros Cruce y Fuente fueron en busca de don Montoya. Llegaron a un lugar llamado Chod Pehuen y vieron el puesto, al cual entraron y encontraron al abuelo Montoya durmiendo. Lo despertaron y lo felicitaron, luego le pagaron su dinero y volvieron a Cauñicu muy contentos.

Relato: José Demesio Maripil Trascripción: Juan de Dios Maripil

Relato: José Demesio Maripil Trascripción: Juan de Dios Maripil Vida en Cauñicu: Año 1935 En el

Vida en Cauñicu: Año 1935

En el año 1935 la forma en que vivían los antiguos era muy difícil, con mucho sacrificio y muy distinta a la actual.

En ese tiempo no se conocían los vehículos tales como las micros o los camiones. Tampoco existían las casas de zinc, sólo las casas hechas con techos de carrizos. No existían caminos ni se conocía el pan blanco. Sin embargo, lo que había en abundancia eran los piñones, fruto sagrado del pueblo Pewenche.

Cuando se iba en busca de piñones se unían varias familias y salían en dirección a un lugar llamado Provile. Durante su viaje alojaban en un lugar de la comunidad de Malla Malla llamado Lloedico y luego llegaban al guindal, para luego continuar hasta Provile. Antes de comenzar a recolectar los piñones elevaban una oración a chao ngünechen agradeciendo por haber llegado bien y pidiendo para regresar sin problemas.

Esta creencia sigue viva en nuestros abuelos que aún permanecen junto a nosotros y nos transmiten mucha sabiduría la cual yo respeto y respetaré por siempre.

El Hombre que buscaba alimento

Este era un hombre que salió en busca de alimento, caminó incansablemente, hasta que llegó a un lugar donde encontró bastante yuyo, él estaba muy concentrado sacando yuyo, cuando de repente ve a su lado una mujer sola que también buscaba yuyo, él la mira por un largo rato y luego la saluda, ella vestía de chamal, pero lo raro era que sus canillas eran muy rojas, era una mujer preciosa, él la invitó y la llevó a su casa y fueron pareja.

Relato: José Demesio Maripil Trascripción: Juan de Dios Maripil Vida en Cauñicu: Año 1935 En el

La mamá del joven, que ya era una mujer de mucha edad, le pregunta a su hijo ¿dónde encontraste a esta

mujer? “buscando yuyo, ella será mi señora y vivirá con nosotros”.

Pasaron los días, y esta anciana le pide a su nuera que muela trigo y ella tan atenta a lo que su suegra ordenaba, se puso hacer lo que le pedían, molía trigo con mucha rapidez, pero ella emitía un ruido súper raro (kuir, kuir) y la anciana que hilaba a la orilla del fogón, le llama la atención y pregunta, ¿qué le pasa a usted que tiene ese ruido? le pregunta, ésta mujer se molesta tanto que no responde nada, y se va para detrás de la

cocina y dice “ja, ja, ja” y vuela, sale la anciana, mira y no la ve.

Esta era una bandurria que estaba vestida de mujer.

El hombre que buscaba remedio

Esta era una bandurria que estaba vestida de mujer. El hombre que buscaba remedio Don Sebastián

Don Sebastián Vita, cuenta que antiguamente los indígenas, tenían muchos remedios y secretos, que sacaban en los animales o pájaros, uno de ellos era el huevo de peuko (kulen kulen) él dice que antes las personas siempre estaban preparadas en caso de guerra, entonces dos jóvenes, decidieron buscar remedios para hacerse un secreto, y fueron a un risco muy lejos de su casa, ya que el huevo que ellos buscaban eran muy escaso y tenían que entrar colgado en un lazo. Ellos conversaron antes de salir, llegó el día y fueron. Uno de ellos era casado, su mujer también era joven.

Estos dos estaban muy ansiosos por llegar al lugar, los dos llevaban lazos.

Llegaron al lugar y el soltero le dice a su compañero, ¡ya peñi!, ¡usted baje a sacar el huevo y yo le sujeto el lazo! Como este hombre que era soltero y muy astuto, dejó a su compañero que llegara abajo y le soltó el lazo, y se manda a cambiar, muy alegre y bajó hasta la casa de su compañero y le mintió a la esposa diciendo que su esposo se desriscó y fue imposible sacarlo, “por eso yo me vine para avisarte, pero no te preocupes que yo me quedaré contigo”.

Éste, se quedó con esta joven mujer que sufría por la pérdida de su esposo, y él de alguna forma logró convencerla, hasta que la mujer se dio por vencida y se puso a vivir con el hombre.

Pasaron varios meses cuando de repente llegó este hombre muy flaco a ver a su esposa, que tanto quería, se encontró con la sorpresa que su mujer estaba casada con el hombre que le había traicionado. Pero él, logró salir colgado gracias a un cóndor que lo fue a dejar a la orilla de un río.

El Wekübe

Antiguamente, las personas que habitaban en las comunidades, el número de familias era tan pequeño, tenían mucho contacto con la naturaleza.

En las inmensas montañas y cerros no habitaban personas, pero las personas siempre

decían “los cerros ni los ríos están solos”, por lo tanto, había que respetar y no gritar

mucho, habían reglas que tenían que cumplirse, ya que todo esto eran dichos por las personas mayores (Kimche). Siempre se aconsejaban especialmente a las mujeres, que no tenían que subir a los cerros solas, que en el cerro había un hombre, un llamado wekübe, y él era muy traicionero, ya que cuando veía una mujer sola, hacía

que ella se distrajera, para así él poder ofrecer ayuda, cuando esto pasaba y la mujer alcanzaba a escapar, no duraba más de un año y moría.

que ella se distrajera, para así él poder ofrecer ayuda, cuando esto pasaba y la mujer

Años atrás cuenta un abuelito llamado Juan, que esto sucedió en las veranadas de Las Salinas que está dentro de la comunidad de Pitril, dice que iba un

grupo de personas, que se dirigían a las veranadas de Nepun, cuando una de las mujeres se desvió del

camino, y sus compañeros pensaron “habrá pasado al baño”.

Ésta nunca más las alcanzó, ni siquiera vieron rastros, ya que donde esta mujer se separó, la montaña era demasiado grande, ya que en ese entonces las montañas eran vírgenes y no había caminos y no se podía transitar por ahí, y por esa razón esta mujer ni siquiera se pudo buscar, esto ocurrió en el año 1907.

El Txalkan

que ella se distrajera, para así él poder ofrecer ayuda, cuando esto pasaba y la mujer

Antiguamente las personas eran tan pobres, que para ellos era tan difícil su vida, ya que el alimento tenían que salir a buscar muy lejos de su casa y por esa razón ellos tenían tanto contacto con la naturaleza por eso se dice que años atrás andaba un hombre buscando alimento y éste vestía de chiripa, y él se encontró con un hombre, que vestía de muy buena ropa, cosa que él nunca ha visto, ni siquiera había visto este hombre. Y ellos se saludan, y este hombre invitó a este que buscaba alimento, “vamos a conocer otra tierra” y él sin alcanzar a dar ninguna respuesta, cuando se dio cuenta, él ya estaba vestido de una ropa muy buena, cosa que no se dio cuenta.

Ellos avanzaron, hasta que llegaron a un lugar, donde vivía este hombre que era una casa muy elegante donde vivía con su madre, ella era una persona muy anciana.

Cuando él llegó con este hombre, la anciana pregunta “qué trajiste que esta tan hediondo?”, él responde “invité a un hombre, para que viniera a conocer”. Ella le pide a

su hijo antes que lo hagas pasar dile que se bañe y se cambie ropa, porque si llega tu hermano él se enojará si siente tanto olor.

Después de haberse bañado lo hicieron pasar, lo aconsejaron diciendo si mi hijo no te saluda, no le hables. En eso llegó este hombre que era el hijo más mañoso, llegó

galopando con su caballo y tirando unas cabezas de personas, luego le pregunta a este hombre que estaba de visita “conoces a esta persona?” le preguntan, “sí” responde él, y era la mujer que el tenía visto para que fuera su esposa y en ese instante lo invitaron a salir a dar una vuelta, le prestaron un caballo alazán y un cuchillo, monta este caballo y salgamos le dicen, fueron para el lado argentino y en eso se encontraron, con dos hombres que buscan sal, y éste le dice a su compañero

“hagámosles una broma”, “ya” dice su compañero y galopean y pasean su cuchillo por

todo el lado, y llegan a sacar brillo, hicieron llover, y estos hombres se asustaron y cargaron su mula y se vinieron. Esto se dice que es el trancan, esta historia se cuenta desde mucho años atrás.

Para los Pehuenche, el Txalkan es el trueno.

Historia de una machi

Cuenta don Heraldo Gallina, que hace años atrás, había una mujer que siempre subía a las veranadas a caballo. Esta mujer era muy valiente y en ese entonces, había muchos problemas con los colonos (Winka). En las comunidades, las personas muy asustadas, por lo que podría pasar.

Esta mujer que se llamaba Tomaza Llaulen, tenía un mal presentimiento, ella se encontraba en Los Perales, (sector que todavía existe). Decidió bajar a Pitril, ensilló su caballo y caminó, “algo me ha de pasar” pensó pues, el camino no era bueno, dentro del trayecto, tenía que pasar por un puente que estaba en malas condiciones.

Esta mujer andaba angustiadamente y sola, mientras avanzaba con su caballo, se tropezó justo en aquel puente, ella cayó al agua, y desde ese momento, tomó el püllü, empezó a tiritar sin poder controlarse, y le dio más fuerte en su mano derecha, pasado el momento, viajaban otras personas y entre ellas una abuelita, que se dirigía hacia

Los Perales. Se encontró con esta pobre mujer que estaba sola sin poder hacer nada. La tomaron y la sacaron del agua ahí la abuelita siendo tan sabia dice “esta mujer le llegó el püllü y un buen espíritu”, rápidamente la prepararon y de tal forma ella pudo

ser machi.

Kigke kura

Kigke Kura es una piedra que tiene mucha importancia dentro de la comunidad de Pitril, ya que se dice que es una piedra sagrada.

Hace muchos años atrás, ocurrió un caso espantoso en la piedra, se habla del año 1910, don Hilario Vita, quien en esa época era un niño, le tocaba ir a dejar los animales a la veranada, con sus hermanos, durante su viaje se encontraron con un hombre que descansaba, sentado arriba de una piedra ¿Qué hace tan solo? le

preguntaron y él respondió “ando en busca de alimentos para mis hijos y estoy

descansando”. Este hombre que con tanto sacrificio buscaba sus alimentos se quedó dormido de tan cansado que estaba, y esa fue la última vez que lo vieron y nunca más

se supo de él.

Por esa razón todas las personas que pasaban por esa piedra, descansaban y pedían con mucha fe, para que en su viaje le fuera bien.

Se dice que antiguamente las personas tenían mucho más contacto con la madre tierra. Ella era muy respetada, lo que hoy día ya no existe.

Pinalería wuarriba

Años atrás las personas antiguas, se dedicaban a buscar piñones, para el sustento de sus familias, recorrían de pinalería en pinalería.

Pinalería wuarriba Años atrás las personas antiguas, se dedicaban a buscar piñones, para el sustento de

Cuenta don Segundo Vita, que como de costumbre un grupo de personas subieron a buscar piñones, entre eso iba la señora Magdalena Beroiza, mujer de una edad bien avanzada. Fueron a una pinalería donde no era habitual ir, llegaba muy poca gente, por la escasez del agua, estas personas habían caminado tanto que llegaron cansados y con mucha sed.

Los hombres buscaron agua y no encontraron en ningún lugar “¿qué hacemos?” se preguntaron. Dos mujeres salieron en busca de agua y en eso se encontraron en una quebrada, donde habían posas de aguas muy pequeñita se alegraron ellas, pero era tan poca el agua que no alcanzaban para tomar.

Magdalena tú que tienes tan buena voz porque no llamas el agua dile que tus hijos están muerto de sed (wuarriba elumiñ ko bentren che kupa putokoy) wuarriba, wuarriba ngütximi. Ellas gritaron bien tarde, cuando el sol estaba por entrar, y en la noche llegó harta agua, se llenaron todas las posas que estaban vacías. Ellos se alegraron mucho, y agradecieron a la madre tierra por el agua que les dio. Esto ya lo habían hecho otras personas mucho antes, ésta personas habían escuchado hablar de que si exista este wuarriba.

Esto fue un hecho real que ocurrió en las veranadas de Pitril, antes todas las personas tenían mucha fe en la madre tierra porque ella siempre le respondía.

Esto ocurrió en marzo de 1930.

Pinalería koñi ñamku

Este era un lugar donde antiguamente se realizaba una rogativa (püntebün), se habla del año 1909, en ese entonces la gente tenía mucho contacto con la madre tierra, que para ellos era su Dios, donde con mucho esfuerzo y sacrificio trataban de llegar a un lugar sagrado que se encontraba dentro de una extensa pinalería, es por eso, que se dice que es un lugar donde nadie podía ir a observar, la comunicación que ellos tenían con su Dios.

Pinalería wuarriba Años atrás las personas antiguas, se dedicaban a buscar piñones, para el sustento de

Esta ceremonia se realizaba una vez al año, para que no le faltaran los alimentos ni la fuerza de seguir luchando. Ellos sabiendo lo que la vida les ofrecía más adelante, ya que había sido anunciado por una

machi que llegaría un hombre vestido de negro, para calmar el miedo y tranquilizar a la gente.

Esto sucedió cuando aparecieron los curas y las monjas el año1975 y fue un hecho real que sucedió en la comunidad de Pitril.

Pinalería koñi ñamku

Este era un lugar donde antiguamente se realizaba una rogativa (püntebün), se habla del año 1909, en ese entonces la gente tenía mucho contacto con la madre tierra, que para ellos era su Dios, donde con mucho esfuerzo y sacrificio trataban de llegar a un lugar sagrado que se encontraba dentro de una extensa pinalería, es por eso, que se dice que es un lugar donde nadie podía ir a observar, la comunicación que ellos tenían con su Dios.

machi que llegaría un hombre vestido de negro, para calmar el miedo y tranquilizar a la

Esta ceremonia se realizaba una vez al año, para que no le faltaran los alimentos ni la fuerza de seguir luchando. Ellos sabiendo lo que la vida les ofrecía más adelante, ya que había sido anunciado por una machi que llegaría un hombre vestido de negro, para calmar el miedo y tranquilizar a la gente.

Esto sucedió cuando aparecieron los curas y las monjas el año1975 y fue un hecho real que sucedió en la comunidad de Pitril.

El wuekubu

machi que llegaría un hombre vestido de negro, para calmar el miedo y tranquilizar a la

Kuby ke che doy gupituki neguen mapu , muleky putra ke mawuida kon kegelu che , bey mu miawui wuekubu pigeki . ti mawuida ka pu ke legbu kidule laygn , muly newuen . Bey mu kom che kuñiuky , guella dugu upanoal . Buta ke che glamky pu ke wue ke che , wue ke domuche , purra kelayn kidu mawuida mu . Mawuida mu muly kiñe wuentu , pigelu wuekubu , tuba gulla wuentru pigeky . Pele kidu domuche , ka rakiduam kebi , ka rrupu ina kigun , bey mu kidu inkapi . Chu chi che topa konlu tuba chi wuentru mu latuky. Kuiby muleki kiñe buta pigelu juan , gtramy bey pule . amuleky bentren che berana Nepún , bey kiñe wue domuche ñabtuy rrupu mu , doy pewue guegetulay , wuekubu nobe pigny , cheu ñabi ñekelay rrupu , topa laygn kintual. Peñetuwuelay doy . Tiba chi dugu upay .

Kirke kurra

Cuibi bentren dugu upaqui , vey epu wue ke che amuign , kintumeal pu ke waka, kiñe wuentru Pigui hilario vita . Tuba epu wuentru peiguen kiñe wuentru anulelu wuente curra , bey ramtugy chumpimi bente gueda kidulimi , tuba eypi kintupen illay taiñ puchi ke che nglu , tuba chi wuentru kutranguiagui , kintupelu illal umaug pogui wuente curra bente hueda atruy . kon che upaquelu bey pule elpopi chemume murke , chady . kume miawuam veranadamu . Kuibi que che doy gnpituki , mawuida dugu , kidulelay ti mapu pigki , muly neguen . Bachantu doy pegnetuwuelay tubachi dugu.

Pehuenentu mawuida

Kuiby kom che kintupi gnlliu traguñeki puken nglu . Segundo vita ngtrami bentren che tripay kintumeal gulliu , beimu amuly magdalena Beroiza , kuce domuche , amuiguin kiñe pewuentu alutripa mulelu , beychi peguen

nentumu newue amukelay che , ko taiñ duam , tuba ke che bentewueda amuygn atrupoign , bey polu illeu , kiñe wuentru kintopoy ko , wuelu wuella llawui , ñelay ko gntrumy . Bey epu domuche tripayguin kintumeal ko amuluign alitrupa , poygn botrantu ko mu , tuba epu domuche na hueda alliungui , wuelu ti ko poulay kon che nglu . Bey kiñe domuche epibi magdalena eymy nielu kume pel ngtrumge wuarriba , wuariba , elumoy ko , bentren che wui wuily , beymu amutuign, tuba ke domuche pouluign ramtugui , pelaymun ko . may peyu wuelu puchun , magdalena gntrumi wuelu . Bey pun , powui ko , raratuy ti ko , ka antu entren co nietuign . Putra puluen utraygn kidu , demaigui kiñe puntebun . Kuiby ke che ngtramky , muly kiñe wuarriba mawuida mu pige ky , tuba chi dugu upay

1930.

Pehuenentu wariba

Kuiby kom che kintupi gnlliu traguñeki puken nglu . Segundo vita ngtrami bentren che tripay kintumeal gulliu , beimu amuly magdalena Beroiza , kuce domuche , amuiguin kiñe pewuentu alutripa mulelu , beychi peguen nentumu newue amukelay che , ko taiñ duam , tuba ke che bentewueda amuygn atrupoign , bey polu illeu , kiñe wuentru kintopoy ko , wuelu wuella llawui , ñelay ko gntrumy . Bey epu domuche tripayguin kintumeal ko amuluign alitrupa , poygn botrantu ko mu , tuba epu domuche na hueda alliungui , wuelu ti ko poulay kon che nglu . Bey kiñe domuche epibi magdalena eymy nielu kume pel ngtrumge wuarriba , wuariba , elumoy ko , bentren che wui wuily , beymu amutuign, tuba ke domuche pouluign ramtugui , pelaymun ko . may peyu wuelu puchun , magdalena gntrumi wuelu . Bey pun , powui ko , raratuy ti ko , ka antu entren co nietuign . Putra puluen utraygn kidu , demaigui kiñe puntebun .

Kuiby ke che ngtramky , muly kiñe wuarriba mawuida mu pige ky , tuba chi dugu upay

1930.

Pullu dugu

Kiñe buta che , eypiglu heraldo gallina . eypyki ,kiñechi upay kiñe dugu , kiñe domuche kaguellutulelu nagpay putrul mapumu . tuba hi domuche gueda dugu muley , ka tripachemu llikalkagui kupay kuidu , ti rrupu negue kuimelay , muli kuiñe nguilawue wuellalelu ,beymu ti cahullu trampotuy , ti domuche tranaconi beymu ngui ti pullu , ney neyconi tan man ku . bey kiñe luce domuche eipy pulluy may , kume pullu nuy epi ti kuce domuche. Matu llabulungi , dallelgui beymu tuba chi domuche machuituwui .

Kuiby ke che ngtramky , muly kiñe wuarriba mawuida mu pige ky , tuba chi dugu

Ruka cherue

Tüba chi mawida müli alütripa. Pütra kuibi mew, Hilario Vita ta ñi kure egu Kintuyawülkerkey gülliw bey chi mawidantu nepun pigelu Bey chi wentru wenulerkey ta pewen mew, wülelnefi logko ngülliw, bey mu pey kiñe püxa küxal mawiza mu. Tüba chi kütral kawellu kechilerki Ngünelkülewigu pebilu tüfa chi kütral Bey mu cherue pigi Kuyfike che ngülamtugeki pu ke weke che Pürakwlayaymün bey chi mawidamu kidulelay Miyawülkeaymün chadí Trawülimün fey chi wentru, güñüaymün ka küpa umawtuaymün pu ke fütakeche güxamkigün ti chi cherue re upakelal, uparumi mülekey lan dugu. Tübachi dugu upay Pütrül mapu mu.

Tübachi dugu gütrami bütache Segundo Vita 1905.

Tübachi dugu gütrami bütache Segundo Vita 1905. Ti wuentru kintupelu illal Tuba chi wuentru purray mawuida

Ti wuentru kintupelu illal

Tuba chi wuentru purray mawuida mu kintuneal naporg , tuba amulepi poguy wuechun kiñe wuinkul , bentren napou pey beymu kidu metu entupi pou kintuy , kiñe domuche , amuy tuba chi wuentru mankulby , mar marry pi ti domuche , chumoi mi bente wueda kidulimy ramtugui , Kintu pen napour pi ti domuche , amullu taiñ ruka mu piby tuba chi wuentru , kimaymy taiñ ñuke piby . Poumu Ruka mu ti ncuse domuche ramtubi cheu ta kupalymy tuba chi domuche pigui ti wuentru kintupy napor pi , beula inche taiñ domuche ngtoy , elabin ruka mu . Uplu antu tuba chi domuchewuerkui deumay my tukun eypygui , bey tuba ñapinguelu , kon gupituky . tuba chi cuse domuche buglepy ina kutral , rramtuby ty domuche chumimy bente wueda Kirg Kir Pili , tuba chi domuche bente wueda lladky , tripay wuekun , ja, ja, ja epy ti cuse domuche intumeby ,pewue tulabi , tuba chi domuche rrakin bel .

Ti tralkan

Kuibi ke che na kuñibal geki , beymu bente wueda tripaki alutripa kintumel illal , kubi ke che na gupituki mapu dugu , beymu epigeki . miagui kiñe guentru kintupelu illal , tuba chiripatuli . trautuy ka wuentru mialu kume takun ti wuentru kintupelu illal pigeki amullu ka mapu kimaymi , ka ngtram , bei mu poguin kiñe putra ruka mu , beymu mulepi kiñe kuse domuche . bey ramtugui ti wuentru che ta cupalimi bente gueda numuy , ti wuentru eypi kupay kiñe mapu wuentru kimpapelu ka duam , bey ti cuse epiby taiñ koñi . Kucha abi , ka mudabimi , beimu konay ,epigetuy ti wuentru dugulaymy acule ka wuentru, bey tañ koñi lladkay . Beymu powui bey chi wuentru lebcompay ruka mu , guitranay , guitranay pu ke lonko che , bey rramtugui ti mapu wuntru kimi mi tuba chi lonko pigui may pi kidu , bey tayñ domoche gebel pi kidu . bey ka wuntru epiby tripallu kimay mi ka dugu , arreguy kiñe kawuellu , ka kiñe saule . Leb tripayu pigui ka amuygin argentina pule beimu peygin epu wuentru entupelu chady , beymu epy ty wuentru dayelabiyu , lebimun kawuellu mu ,ka upategui ti saule . bey ti epu wuentru bente wueda llikay guin ,takuign ti chady amutuiguin . tuba pu ke kubi ke che tralkan pigeki .

Ti wuentru kintupelu lawuen Sebastián vita , pigeki ti wuentru ngtrami tuba chi dugu . Kuiby

Ti wuentru kintupelu lawuen

Sebastián vita , pigeki ti wuentru ngtrami tuba chi dugu . Kuiby ke che llikan upaky ti antu , guella que dugu muleky , bey mu bentren lawuen niekign ,bey epu wuentru tripayng Kintu meal lawuen , purraygn kiñe putra mawuida mu , mulepy kiñe mulyg , bey mu pulen pulen curra . Kiñe wuentru kurregi , bey eypigi konge emy inche igelallu tubamu , ti wuentru pultru pony mulyg mu . ka wuentru amuty , elkonowui mulyg ty wuentru . Kidu amuty,cheu mulepy ti domuche kidulelu , ta chi ñua wuentru , koyla tuby tuba chi domuche epiby , emy tam buta mulyg un cony , inche topalan entual , wuelu duamkelamy inche mulen eymi mu , ti domuche na wueñang tuy . upalu antu ti domuche buta ngui tuba chi koyla wuentru mu . Upalu antu tuba chi wuentru ñablelu wuepa tuy trongly akuy , bente gueda burrene tan domuche epyky , akulu Ruka mu ti domuche butagetuy ti koyla wuentru mu.

Ti wuentru kintupelu lawuen

Sebastián vita , pigeki ti wuentru ngtrami tuba chi dugu . Kuiby ke che llikan upaky ti antu , guella que dugu muleky , bey mu bentren lawuen niekign ,bey epu wuentru tripayng Kintu meal lawuen , purraygn kiñe putra mawuida mu , mulepy kiñe mulyg , bey mu pulen pulen curra . Kiñe wuentru kurregi , bey eypigi konge emy inche igelallu tubamu , ti wuentru pultru pony mulyg mu . ka wuentru amuty , elkonowui mulyg ty wuentru . Kidu amuty,cheu mulepy ti domuche kidulelu , ta chi ñua wuentru , koyla tuby tuba chi domuche epiby , emy tam buta mulyg un cony , inche topalan entual , wuelu duamkelamy inche mulen eymi mu , ti domuche na wueñang tuy . upalu antu ti domuche buta ngui tuba chi koyla wuentru mu . Upalu antu tuba chi wuentru ñablelu wuepa tuy trongly akuy , bente gueda burrene tan domuche epyky , akulu Ruka mu ti domuche butagetuy ti koyla wuentru mu.

Ti tralkan

Kuibi ke che na kuñibal geki , beymu bente wueda tripaki alutripa kintumel illal , kubi ke che na gupituki mapu dugu , beymu epigeki . miagui kiñe guentru kintupelu illal , tuba chiripatuli . trautuy ka wuentru mialu kume takun ti wuentru kintupelu illal pigeki amullu ka mapu kimaymi , ka ngtram , bei mu poguin kiñe putra ruka mu , beymu mulepi kiñe kuse domuche . bey ramtugui ti wuentru che ta cupalimi bente gueda numuy , ti

wuentru eypi kupay kiñe mapu wuentru kimpapelu ka duam , bey ti cuse epiby taiñ koñi . Kucha abi , ka mudabimi , beimu konay ,epigetuy ti wuentru dugulaymy acule ka wuentru, bey tañ koñi lladkay . Beymu powui bey chi wuentru lebcompay ruka mu , guitranay , guitranay pu ke lonko che , bey rramtugui ti mapu wuntru kimi mi tuba chi lonko pigui may pi kidu , bey tayñ domoche gebel pi kidu . bey ka wuntru epiby tripallu kimay mi ka dugu , arreguy kiñe kawuellu , ka kiñe saule . Leb tripayu pigui ka amuygin argentina pule beimu peygin epu wuentru entupelu chady , beymu epy ty wuentru dayelabiyu , lebimun kawuellu mu ,ka upategui ti saule . bey ti epu wuentru bente wueda llikay guin ,takuign ti chady amutuiguin . tuba pu ke kubi ke che tralkan pigeki .

wuentru eypi kupay kiñe mapu wuentru kimpapelu ka duam , bey ti cuse epiby taiñ koñi