Está en la página 1de 13

Rafael Matencio

Centro de Profesorado

Córdoba, febrero de 2009

LA UNIDAD DIDÁCTICA

EN

EDUCACIÓN PRIMARIA

1. Introducción.

2. Qué es una Unidad Didáctica.

3. Elaboración de la U.D.

4. Partes de la U.D.

5. Diferentes modelos.

6. Consideraciones prácticas.

1

Rafael Matencio

Centro de Profesorado

1.

INTRODUCCIÓN

Córdoba, febrero de 2009

Según lo previsible por anteriores convocatorias, la Programación y la Unidad Didáctica forman parte de la segunda prueba; habría que distinguir que la Programación tiene un formato específico y es un documento que hay que entregar al tribunal; dentro de la misma deben ir referenciadas todas (las quince) unidades didácticas, y a las mismas se les ha de asignar uno o dos folios por unidad (si podemos incrustarlas en una tabla con un mismo formato, mejor); por otro lado la Unidad Didáctica exige elaboración y exposición oral ante el tribunal, no olvidemos esto. Los elementos de la

U.D. que cita la convocatoria son “los objetivos de aprendizaje que se persiguen con ella, sus contenidos, las actividades de enseñanza y aprendizaje que se van a plantear en el aula y sus procedimientos de evaluación”. Estos elementos deben aparecer en dicha tabla, aunque en la exposición oral aparecerán otros de sumo interés y que de alguna manera deberíamos incluirlos en el guión que nos dejan utilizar. Todos esos elementos deben estar ya presentes en nuestra Programación. En esta parte incluiremos actividades tipo que luego desarrollaremos en la exposición. Por otro lado es muy recomendable tener elaboradas las Unidades Didácticas. Esto nos ahorrará esfuerzo en la hora de preparación (podemos dedicarla a repasar, memorizar, organizar ideas y, sobretodo, relajarnos) y nos permitirá presentar una Programación rigurosa y coherente. Pensemos que la metodología, el tipo de actividad, la evaluación, el contexto, la atención a la diversidad, etc.… no tienen porque variar mucho entre una unidad y otra; variarán en función del objetivo a conseguir y de los contenidos que se trabajen, pero poco más. Por tanto os recomiendo que intentéis elaborar, si no todas, buena parte de las unidades de vuestra Programación.

Es importante atender a como se contemplan las Competencias Básicas y el tratamiento de los Temas Transversales (anteriores y actuales).

2

Rafael Matencio

Centro de Profesorado

Córdoba, febrero de 2009

2. QUÉ ES UNA UNIDAD DIDÁCTICA

Aunque pretendamos ser prácticos, es imprescindible un poco de teoría; conocer lo fundamental para luego elaborar la práctica.

Encontraremos multitud de definiciones sobre la Unidad Didáctica. Para lo que a nosotros nos interesa, podemos decir que hace referencia al conjunto de unidades de enseñanza y aprendizaje en que se concreta una programación didáctica determinada. Cada maestro/a es responsable de la programación de su aula y el desarrollo de la misma se realiza a través de las unidades didácticas.

En un sentido tradicional, la unidad didáctica vendría referida a cada uno de los temas que desarrollan un mismo contenido; por ejemplo: 1. Los seres vivos, 2. El cuerpo humano, 3. El sistema solar, etc dentro del área de Conocimiento del Medio. Pero desde un punto de vista más moderno, más innovador, la U.D. puede convertirse en el eje vertebrador de toda la experiencia educativa; así veremos unidades como “el carnaval”, “el día de Andalucía” o “Una visita al Jardín Botánico” por ejemplo, en las que prima el proceso de enseñanza aprendizaje sobre el academicismo de la materia. La unidad didáctica es “una forma de organizar el trabajo docente en la que se busca interrelacionar de forma coherente todos los elementos que intervienen en el proceso de enseñanza-aprendizaje”. Partimos de que son fundamentales en la misma las actividades con el alumnado, pero porque tenemos una programación en la que se enmarca y que le da coherencia y sentido.

3

Rafael Matencio

Centro de Profesorado

Córdoba, febrero de 2009

3. ELABORACIÓN DE LA UNIDAD DIDÁCTICA

Partimos de que ya hemos elaborado nuestra programación; por tanto hemos tomado ya todas las decisiones y realizado las selecciones posibles.

Ahora se trata de concretar:

a) Ponemos un título

b) Contextualizamos (un breve recordatorio del aula, colegio, nivel social económico y cultural, diversidad del alumnado,…)

c) Lo fundamentamos en nuestra programación (lugar que ocupa, temporalización,…) y en los Decretos de enseñanza.

d) Fijamos los objetivos didácticos y los relacionamos con las competencias básicas.

e) Formulamos los contenidos conceptuales, procedimentales y actitudinales.

f) Añadimos los contenidos correspondientes a los ejes transversales; si podemos mezclarlos con los anteriores mejor. No hay que tocar todas los transversales LOGSE, pero sí deben aparecer los transversales LOE.

g) Planteamos una secuencia de actividades a lo largo de una serie de sesiones. Debe haber actividades de introducción, de desarrollo y de consolidación.

h) Referimos nuestra metodología (principios metodológicos generales y específicos del área, el papel del profesor/a y de los alumnos/as, los recursos a utilizar, agrupamientos, tiempos, organización…)

i) Nombramos cómo será la atención a la diversidad (actividades de refuerzo y ampliación, de atención al alumnado con necesidades educativas específicas)

j) Evaluación:

1. Criterios de evaluación

2. Procedimientos e instrumentos de evaluación

3. Evaluación del alumnado, del profesorado y de la propia U.D., de su desarrollo (cómo se hará)

k) Citamos la Bibliografía.

4

Rafael Matencio

Centro de Profesorado

Córdoba, febrero de 2009

4. PARTES DE LA UNIDAD DIDÁCTICA

TITULO:

Debe tener un título que la identifique con el contenido y con el eje temático correspondiente. Se puede determinar por la materia, por intereses del alumnado, por aspectos de la vida social, etc. Se puede formular como enunciado o como interrogante para motivar al alumno/a. En caso de optar por una opción original debería subtitularse con el contenido de que trata.

JUSTIFICACIÓN:

Se deben explicar los siguientes puntos:

¿Por qué hemos elegido esta unidad? ¿Cómo es nuestra unidad? Unidad globalizada / Interdisciplinar(Centro de interés, Proyecto, Taller,…) Unidad Disciplinar Hay que tener en cuenta el nivel educativo al que va dirigido A qué alumnado va dirigida (el contexto de la programación, si existen casos de n.e. específicas) Qué relación existe entre esta U.D. y los demás elementos curriculares (Programación, Proyecto Curricular,…)

OBJETIVOS:

Se redactan como verbos los aprendizajes concretos que queremos que consigan nuestros alumnos/as al final de la unidad. Deben expresar capacidades, ser claros y comprensibles además de estar relacionados con los contenidos. Estarán enmarcados en la Programación y en el nivel/ciclo correspondiente del Proyecto Curricular. Se deben hacer referencias a las Competencias Básicas; si nos es más fácil, esto lo hacemos al nombrar los criterios de evaluación

COMPETENCIAS BÁSICAS:

Se cita cómo nuestra unidad va a contribuir al desarrollo de las competencias básicas. Para cada competencia de las que se trabaja se pueden incluir una serie de habilidades o destrezas formuladas como verbos en infinitivo realizadas de manerapara una finalidadPor ser un tema excesivamente complejo se recomienda leer exhaustivamente los anexos I y II del R.D. 1513/2006. También es posible relacionarlas con objetivos, contenidos y criterios a través de algún tipo de numeración.

CONTENIDOS:

5

Rafael Matencio

Centro de Profesorado

Córdoba, febrero de 2009

Se redactan como sustantivos Se deben incluir los tres tipos de contenidos

Conceptuales (saber)

Procedimentales (saber hacer)

Actitudinales (ser)

Además se deben incluir contenidos relacionados con los temas transversales.

Sería interesante incluir mapas conceptuales.

METODOLOGÍA:

El planteamiento metodológico determinará la secuencia de actividades que propongamos. Cuando hablamos de método nos estamos refiriendo a una estrategia de acción, a la toma de decisiones antes, durante y después de la actuación. Es el principio didáctico que vertebra todos los demás elementos curriculares. Nos referimos siempre a cómo hacerlo, cómo crear situaciones de aprendizaje en el aula

para que sean posibles los aprendizajes. Existen una serie de principios básicos que no debemos olvidar, que hay que citar y con los que hay que actuar en consecuencia cuando se desarrollen las actividades. Estos son:

- Partir del nivel de desarrollo del alumno, de sus conocimientos previos, de sus motivaciones e intereses.

- Asegurar la construcción de aprendizajes significativos (conectar lo nuevo con lo que sabe, actitud positiva, aprendizaje funcional aplicable y generalizable)

- Aprender a aprender, que los alumnos realicen aprendizajes significativos por sí solos.

- Que los alumnos modifiquen sus esquemas de conocimiento.

La U.D. debe seguir unos pasos bien definidos:

a) Presentar los contenidos: El profesor/a es determinante, se debe motivar al alumnado y explorar los conocimientos previos.

b) Desarrollo de los contenidos mediante actividades de tres tipos: comunes para todos, de refuerzo y ampliación, y de consolidación de los aprendizajes básicos.

c) Síntesis y transferencia: permiten recapitular, aplicar y generalizar los aprendizajes, a la vez que conectar con nuevos aprendizajes

En otro orden de cosas, se pueden incluir en la metodología ¿cómo hacerlo? (agrupamientos, relaciones de comunicación, actividades), ¿dónde?, ¿cuándo?, ¿con qué? Por lo que sería viable incluir en la metodología los agrupamientos, los tiempos, los espacios, las actividades y los recursos.

Una propuesta metodológica coherente con el modelo que estamos exponiendo y que es el que se recoge en la normativa vigente comprendería tres momentos:

Primero: Se parte de lo que los alumnos conocen, la actividad es

6

compartida por el grupo clase.

Segundo: Se crea en el alumno/a un conflicto cognitivo y debe surgir la motivación. Aquí es clave el cómo enseñar.

Tercero: Lo aprendido debe ser comunicado.

Rafael Matencio

Centro de Profesorado

Córdoba, febrero de 2009

ACTIVIDADES:

enseñanza-

aprendizaje. En las actividades indicaremos qué tipo de agrupación de alumnos se requiere para cada actividad (individual, parejas, pequeños grupos, grupo clase, otros) Las actividades que planteemos deben ser atractivas, motivadoras, coherentes con los objetivos, adecuadas a las capacidades del alumnado, estar ordenadas y secuenciadas, funcionales y viables. Las actividades serán:

Toda actividad desempeña algún

tipo

de función

en

el

proceso

de

Interactivas (además de las individuales) Importancia del aprendizaje colaborativo y cooperativo.

Variadas para un mismo contenido (puede haberlas obligatorias y optativas)

Suficientes para los objetivos perseguidos.

Realistas con el esfuerzo exigido y el tiempo que necesitan.

Deben apoyarse en materiales acordes a las mismas.

Podemos realizar actividades de:

Verificación de conocimientos previos (¿qué sabemos de…?)

De motivación: despertar el interés por el tema.

De desarrollo: conseguir los objetivos con la metodología elegida.

De síntesis: para integrar los nuevos conocimientos las ideas previas.

De evaluación: sirven de criterio evaluador de lo aprendido.

Algunos tipos de actividades:

Exposiciones orales o escritas, del profesor/a o del alumno/a

Técnicas de juegos de palabras (Ver “Gramática de la Fantasía” de Gianni Rodari)

Redacciones

Audiciones

Visionado de películas o cualquier otro material

Dictados

Anotaciones

Cuestionarios

Creaciones personales

Juegos

Resolución de problemas

Mapas conceptuales

Esquemas y gráficos

Lecturas

Búsquedas en Internet

Aplicaciones de ordenador (cazas del tesoro, jclic, hot potatoes, portales educativos, juegos y programas)

Las actividades deben ser diferentes en función de los contenidos que se trabajen:

El aprendizaje de conceptos requiere experiencias de representación y manipulación de hechos y fenómenos (observación, comparación, clasificación) partiendo de ejemplos y experiencias cercanas.

El aprendizaje de procedimientos precisa de un modelo que ejemplifique

cómo se realiza lo que se ha de aprender: El procedimiento ha de ser supervisado constantemente por la persona experta y se ha de realizar en situaciones variadas. El aprendizaje de actitudes se realiza a partir de la observación e imitación de modelos y no por efecto de los discursos.

7

Rafael Matencio

Centro de Profesorado

Córdoba, febrero de 2009

 

RECURSOS

Relacionar los materiales precisos para desarrollar la unidad: Debemos ser prácticos

y

utilizar materiales cercanos. Están los propiamente escolares: lápices, ceras,

cuadernos, etc…Citar los que precisamos para determinadas actividades: cartelería, cartulinas, pinturas, punzones, tijeras, etc Nombrar si usamos recursos como el libro de texto o el ordenador. Hay experiencias muy interesantes con materiales de

reciclado. Aquí se permite y se agradece la innovación, siempre teniendo en cuenta criterios pedagógicos y psicológicos. Podemos distinguir entre recursos impresos, audiovisuales e informáticos.

ORGANIZACIÓN

ESPACIOS: Qué lugares vamos a utilizar: en la clase, en el centro, en el entorno.

TIEMPOS: Enumerar cada una de las sesiones de las que consta la unidad, ser

realista en los tiempos asignados a cada actividad. Diremos que la unidad se desarrollará durante x sesiones de x tiempo de duración a lo largo de x semanas (cuidado aquí con la programación realizada y con lo dispuesto en la normativa para

el

área y ciclo correspondiente)

AGRUPAMIENTOS: Para cada actividad especificar que agrupamiento requiere. El trabajo individual permite la reflexión y la práctica de los contenidos de una manera personalizada. El trabajo en pequeños grupos favorece el desarrollo de experiencias,

la

ayuda mutua, el intercambio. El grupo clase es positivo para exposiciones y

debates.

8

Rafael Matencio

Centro de Profesorado

Córdoba, febrero de 2009

EVALUACIÓN

Debemos enfocar la evaluación siempre como formativa; o sea, evaluamos para mejorar. Habrá que plantear ¿qué evaluamos?, ¿a quién evaluamos?, ¿cuándo?, ¿quién evalúa? y ¿cómo evaluamos? Debemos evaluar si se consiguen o no los objetivos, total o parcialmente por todos y cada uno de los alumnos. Evaluar al alumnado, a nosotros mismos y a nuestra U.D. y todo el proceso de enseñanza-aprendizaje. Se evalúa al principio, durante y al final de la U.D. Evalúa el profesor/a , también podría hacerlo el alumno/a (auto y coevaluación) y otras personas si se hace una reflexión en grupo sobre el trabajo desarrollado. Se puede evaluar al alumnado mediante actividades incluidas en el proceso de enseñanza-aprendizaje o por medio de actividades específicas de evaluación Es importantísimo formular bien los criterios de evaluación; estos deben ir en consonancia con los objetivos, prácticamente tendrán la misma redacción y los contemplaremos como “indicadores de logro” de las capacidades formuladas. Instrumentos de evaluación:

Observación (listas, registros, anecdotarios, escalas,…) Análisis de tareas Pruebas orales u escritas Entrevistas Debemos referirnos también a la evaluación del profesor y de la U.D. Por ejemplo, conocer si:

Se ha adaptado el material al nivel de alumno Las explicaciones han sido eficientes Las actividades han sido adecuadas Se han tenido en cuenta los conocimientos previos del alumnado

La manera de hacerlo puede ser variada, pero casi siempre podemos optar por el análisis de resultados y la reflexión individual o en grupo.

9

Rafael Matencio

Centro de Profesorado

Córdoba, febrero de 2009

TEMAS TRANSVERSALES

Los temas transversales que podemos tener en cuenta son:

La educación para la salud

La educación medioambiental

La educación sexual

La educación para la paz

La educación vial

La educación del consumidor/a

La educación para la igualdad de oportunidades

La educación moral y cívica

ESTO AHORA LO TRATAREMOS COMO EDUCACIÓN EN VALORES Atenderemos también con especial relevancia a la Cultura Andaluza, aunque entendemos que está ya está incluida en los elementos del currículo. Es realmente difícil plantear y trabajar la transversalidad; debemos aprovechar los momentos. No se trata de trabajarlas todas en el desarrollo de la U.D. pero según la temática por la que hayamos optado podemos incluir una u otra. Actualmente hay una gran sensibilidad hacia los temas de educación para la paz, convivencia o igualdad. La nueva transversalidad (LOE) va incluye la comprensión lectora, la expresión oral y escrita, la comunicación audiovisual, las tecnologías de la información y la educación en valores. Se puede optar por realizar actividades puntuales (no aconsejable) como, por ejemplo, ver un video sobre “la violencia de género”; o integrarlos a lo largo de toda la U.D. (más aconsejable) planteando juegos cooperativos en lugar de competitivos, o incorporando una metodología participativa y democrática: También se podría (es más difícil) plantear la U.D. desde la perspectiva del tema transversal (existen numerosos ejemplos: D.G.T. Manos Unidas, Intermón, Consejería: Plan de Igualdad, etc…)

TRATAMIENTO DE LA DIVERSIDAD

La diversidad es algo inherente al agrupamiento de los alumnos y alumnas; por ello al diseñar la U.D. debemos tener en cuenta cómo adaptar los tiempos, los materiales, los recursos, las actividades e incluso objetivos contenidos y evaluación (Adaptación curricular) a la heterogeneidad y diversidad del alumnado. Cómo realizamos una U.D. hipotética no podemos determinar la actuación concreta con un determinado alumno/a con necesidades específicas de apoyo educativo (neae según la LOE). Tengamos en cuenta que los alumnos tienen diferentes capacidades, motivaciones, o estilos de aprendizaje. Como presentamos la propuesta que queremos, no debemos incluir casos extremos (alumnos/as con graves discapacidades intelectuales o sensoriales que precisan de ACIs), aunque sí deberíamos saber cómo actuar ante este tipo de situaciones. Por ello será más fácil asumir la atención a la diversidad sin afectar a los elementos prescriptivos del currículum; es decir, plantearemos metodologías diversas, variadas, abiertas y flexibles; diversidad de actividades para un mismo contenido, graduadas, obligatorias y optativas, de refuerzo y ampliación; también usaremos materiales diversos y ritmos y agrupamientos distintos. Pensemos que el colocar a un alumno/a junto a otro compañero o más cerca de la mesa del profesor/a puede tener efectos maravillosos. Lo que sí es recomendable es hacer referencia en un determinado momento de la explicación en cómo adaptaríamos nuestra intervención a un determinado alumno/a o grupo.

10

Rafael Matencio

Centro de Profesorado

Córdoba, febrero de 2009

5. DIFERENTES MODELOS

No existe un único modelo de presentar la Unidad Didáctica, por ello os plantearé una serie de propuestas para que cada uno decida en función de su propio interés.

MODELO A

1.

Introducción (Datos relativos a la U.D., Justificación, Relación con el currículo y

características del grupo)

2. Objetivos.

3. Competencias Básicas.

4. Contenidos (conceptos, procedimientos, actitudes)

5. Actividades de enseñanza/aprendizaje (de inicio, desarrollo, acabado y otras

refuerzo, ampliación, complementarias, extraescolares,…)

6. Transversales

7. Atención a la diversidad.

8. Adaptaciones curriculares (se puede suprimir o unir a la anterior

9. Metodología

10. Temporalización

11. Evaluación (del alumno/a y de la U.D.)

12. Bibliografía

MODELO B

1. Datos generales (Título, curso, ciclo, datos del centro, fecha)

2. Justificación (Relación con la programación y PCC)

3. Exploración inicial.

4. Objetivos Didácticos.

5. Competencias Básicas.

6. Contenidos.

7. Relación con otras áreas (Interdisciplinariedad)

8. Relación con los temas transversales.

9. Actividades de enseñanza aprendizaje.

10. Temporalización

11. Recursos Didácticos

12. Metodología.

13. Atención a la diversidad.

14. Actividades complementarias y extraescolares.

15. Evaluación (Criterios de evaluación y cómo se hará la evaluación del alumno/a y

de la unidad)

16. Conclusiones y consideraciones finales

17. Bibliografía.

MODELO C

 

Similar a los anteriores, pero incluimos un cuadro de doble entrada (emparrillado) en el que se van desglosando cada una de las sesiones que a la vez se incluyen dentro de la actividades

SESIÓN

ACTIVIDADES

DURACIÓN

AGRUPAMIENTO

RECURSOS

ESPACIOS

11

Rafael Matencio

Centro de Profesorado

Córdoba, febrero de 2009

6. CONSIDERACIONES PRÁCTICAS

Es interesante conocer de antemano qué se nos va a pedir; o sea, cuáles serán los criterios de evaluación con los que se valorará nuestra defensa de la programación y exposición de la Unidad Didáctica. Llegados a este punto, desde la experiencia y siendo coherentes con lo que hemos venido planteando, podemos aventurar, sin que

esto quiera decir que éstos serán los criterios (ojalá, aunque mucho no podrá diferir) Valoramos si:

Hay una introducción a la unidad

Se justifica y contextualiza

Los objetivos son adecuados

Se citan las competencias básicas

Se estructuran los contenidos

Se conectan con los temas transversales

Las actividades son viables, variadas, congruentes

Se concreta la metodología

Se usa material didáctico adecuado y tecnológico

Se contemplan en la evaluación los criterios, las técnicas y los instrumentos

Se es original

Se tienen habilidades de comunicación

Se hacen referencias a autores, legislación, corrientes, estadísticas, publicaciones, bibliografía,

Se ajusta uno al tiempo

Se es claro, sencillo y se tiene control de la situación.

Respecto a aportar materiales, dependerá del tribunal; pero si no es algo realmente original, mejor no presentarlo. Cuidado con la utilización de la pizarra, escribir o hablar de espaldas al tribunal es un gran error; se debe utilizar si aporta algo que no se pueda exponer de otra manera. El discurso debe estar estructurado, el guión es eso: un guión, no debemos escribir en él más de lo necesario ni abusar de la letra pequeña; guiarse por él, pero que nunca se note que estás leyendo.

Independientemente de que la convocatoria lo exija o no, es interesante plantear una serie de apartados relacionados con las Competencias Básicas:

a) Desarrollo de competencias.

b) Contribución de la unidad didáctica al desarrollo de las competencias básicas

c) Nivel de logro de las competencias básicas que debe alcanzar el alumnado.

12

Rafael Matencio

Centro de Profesorado

Córdoba, febrero de 2009

A la hora de evaluar la Unidad Didáctica tendremos en cuenta estos apartados:

a) Adecuada contextualización de la propuesta.

b) Planteamiento globalizador.

c) Referencia específica al desarrollo de las competencias básicas

d) Adecuación de los objetivos propuestos a la edad de referencia del alumnado.

e) Inclusión del uso de las tecnologías de la información y comunicación.

f) Correcta secuenciación de las actividades.

g) Integración en la propuesta de los aspectos referidos al tratamiento de la diversidad.

h) Variedad de planteamientos metodológicos que respondan a la diversidad de estilos y ritmos de aprendizaje.

i) Optimización de los espacios escolares y extraescolares.

j) Referencia al trabajo en equipo.

k) Adecuación de los recursos y materiales utilizados.

l) Adecuado establecimiento de criterios e instrumentos de evaluación.

13