Está en la página 1de 4

¿PERFORMANCE EN ARGENTINA?

DE CHANCHOS, SOJA, PLATA, IMAGINARIOS Y AVE FÉNIX Por Soledad Sánchez y Valeria Cotaimich Espacio Arte/s Performance/s y Subjetividad/es Facultad de Psicología Universidad Nacional de Córdoba Los chanchos chinos comen soja. Los cosechadores de soja engordan como chanchos. A cada chancho le llega su San Martín San Martín el de los Andes, que liberó de los Españoles a Chile, Perú y Argentina. Andes, cordillera que atraviesa países como Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, en los cuáles los colonizadores españoles extrajeron oro y plata, desbastando cultural y materialmente a cientos de etnias originarias. Plata. Metal preciado y elemento químico que ocupa el número 47 dentro de la tabla periódica de las ciencias químicas. 47, número seguido dentro de uno de los juegos de azar más populares de Argentina llamado Quiniela. Quienes juegan el 47 son quienes sueñan con los muertos. La plata, el 47 y los muertos, han signado la historia argentina. La plata constituye un metal de transición, blanco, brillante, blando, dúctil, maleable y es el mejor conductor metálico del calor y la electricidad. Metáfora de la historia nacional. La plata y el otro fueron los metales más preciados por lo colonizadores. El oro es el símbolo que caracteriza el mito de la tierra prometida conocida como El Dorado, evocada por uno de los objetos más valiosos del museo del Oro en Bogotá. Bogotá, capital que hace tan solo unas semanas recibió a una diversidad de artistas e investigadores en un encuentro de “Performance y Política”. Performance y política: significantes que junto con el de poética nos permiten pensar en la profunda relación entre las artes y la configuración de la cultura y la subjetividad. Poéticas y políticas de la performance en Argentina que no pueden sino pensarse en un contexto histórico reciente donde, el capitalismo cultural de carácter glocal que implica por momentos, cierta ambigüedad, donde derechas e izquierdas parecen confundirse y diluirse. Argentina ambidiestra que genera hechos como, el de darles de comer a los chanchos chinos a costa de la desertificación de las tierras, permitiendo llenarse de dinero a solo unos cuantos. Esos cuantos terratenientes que descienden de las familias mas poderosas en la historia nacional. Algunas de las cuáles impulsaron la supuesta civilización americana. Civilización palabra Domingo Faustino Sarmiento, principal referente de la educación argentina, oponía a la de barbarie, con al cuál identificaba a los pueblos originarios, considerados como iletrados y analfabetos. Civilización o barbarie era el lema que promovía la adopción de formas culturales europeas, y la masacre de los pueblos originarios. Masacre, situación que durante siglos signó a la relación entre poderes multinacionales que se encuentran detrás de las formas de gobierno de la mayor parte del planeta. Masacres y performances conviven en las más diversas partes del planeta. Nos preguntamos entonces: ¿cuál la relación entre ambas? ¿cuál nuestra posición? ¿cómo es nuestro hacer? ¿qué hacemos en sitios como Bogotá o Beijing? ¿qué nos mueve en tanto artistas y ciudadanos de este planeta a seguir encontrándonos en esta clase de instancias? ¿qué hacer

-

-

-

-

-

con ello?, nuevamente ¿cómo pensar las poéticas y políticas de la performance?. En este marco: ¿cuál es nuestra posición, en tanto habitantes de uno de los sitios más septentrionales del planeta como lo es Argentina? Argentina: identificada internacionalmente, a partir del tango y la carne, así como por personajes populares del campo de la política como el Che Guevara o Evita, que han sido objeto del capitalismo cultural, entrando en el universo de los souvenires y las estampas de diversas vestimentas. También reconocida por personajes del campo del deporte como Maradona, o de las letras, como Jorge Luis Borges o Julio Cortázar. Argentina, también conocida por sus gauchos y por el mate. Mate, objeto empleado para beber la infusión que lleva el mismo nombre y caracteriza la vida cotidiana y las relaciones sociales de la mayoría de los habitantes de este país. Objeto que en una fotografía colgada en el Imperial War Museum en Londres, se encuentra en manos de un soldado de la guerra de Malvinas (islas argentinas de las cuáles se apropiara Inglaterra en el año 1982, luego de otra masacre). En aquella foto el mate aparece descripto como un “coco”. Coco: fruta que en sitios como el norte de brasil, los jóvenes arrancan, arrastrándose hacia arriba en las palmeras al lado del mar. Fruto que también en el imaginario planetario, pareciera ser característico de una región nombrada como Latinoamérica, anteriormente Amerindia, paraíso de la muerte. Latinoamérica aquella que multiculturalmente se exotiza, unifica y estereotipa a través de colores, soles, textiles, mujeres y hombres sensuales, música, fiestas, carnavales, que ofician de pantalla de expropiaciones, devastaciones ambientales, abusos y hambre. Sitio de la diversidad misma, de la intelectualidad a puño de “sangre, sudor y lágrimas”. Arte, Performance y Latinoamérica. ¿Podemos hablar de arte latinoamericano? O es este un uso capitalista que procura exotizar la amplia y compleja diversidad de regiones culturales, objeto de diversos proceso de colonización y post-colonización?. Quizás sea preferible hablar solo de arte o de performance, alertas a cómo, ambas, por momentos, se encuentran al servicio de la historización y (des) historización de la palabra y los cuerpos. Apogeo ilusorio latinoamericanista y hemisférico. En Argentina se dice que este país “queda en el culo del mundo”. Por el culo se defeca, se emanan gases, emerge lo putrefacto, pero también a veces lo que ¿limpia?. Los des-hechos, frutos de diversas indigestiones. (Indi) gestión cultural es el título de un libro que, entre otras cosas alude al papel que juegan las artes y el turismo en el marco del capitalismo y claro está, a través de performances artísticas y no artísticas. Gestiones y autogestiones. Procesos de legitimación y autolegitimación, vinculados a instancias reproductoras y subversivas, fascinantes y aberrantes, atiborradas de pasiones que destellan, saberes acallados, cuerpos auto-mutilados en escena, danzas de la muerte y de las flores, inscripciones y heridas bellas en el cuerpo, erotizaciones de la voz. Instalación de altares sacros, eróticos y digitales, vestidos e investiduras. Tomar el cuerpo, tomar las calles, beber la voz y la mirada, escribir, proscribir, maldecir, ensoñarnos. La performance en Argentina convive y comparte gran parte de estas cuestiones con sus homólogas en el resto del planeta. Quizás entonces nos encontremos ante otra ficción, la de las naciones y los países pero una ficción que por momentos cobija, encierra, liga, diferencia, homologa, mantiene en

-

-

-

-

-

unos límites administrativos y burocráticos aquello que estalla por los poros y se hace vívido, signado por encuentros y desencuentros, planteados en términos de acciones y para algunos, en términos de Arte. Arte y acción son palabras empleadas en el universo de la performance en relaciones de contigüidad, inclusión, exclusión y oposición. ¿Performance y/o arte de acción?. Per-formar nos suena a pervertir. Ambos significantes contienen el prefijo “per” que en el Psicoanálisis, por su fonética, se ha emparentado al significante padre (père). Formar y/o verter en los caminos del padre, de la ley y de las instituciones. Aparentemente las artes cuestionarían éste ámbito, pero desde la propuesta de Duchamp, hemos visto cómo en el seno mismo del campo de las artes este se convirtió en un debate que lo caracteriza. Duchamp, uno de los referentes de las primeras vanguardias, cuna del Performance-Art y del Arte-Acción. Argentina ficción y tierra prometida. Región que como tantas emergió siendo desvastada, inmigrada, emigrada, vendida, rematada, estafada, adulada. Argentina, como la performance, remite a la noción de hibridez y de mezcla de culturas y etnias, de inmigrantes europeos, de negros esclavos, mulatos, criollos, gauchos, aborígenes. Licuamos un par de cientos de años y ya está: ARGENTINA, con algunos ídolos que patean pelotas, otros ídolos populistas y otros que desaparecieron a 30000 personas. Generaciones y generaciones de muertos de hambre, exterminio y explotación. Pero paradojalmente uno de los escasísimos sitios del planeta en los cuáles la educación en gratuita, pública y laica, inclusive en la universidad. Argentina de caudillos, de enormes extensiones de tierra distribuida en muy pocos dueños, que producen la soja que se comen los chanchos en China ¿qué es China?. Argentum, plata, maleficio de tinieblas con cruces, mezclas de ritos paganos y cristianos, Argentina psicoanalizada. Memorial del horror. Antiguas formas de modelar las almas. Arte para recordar, Arte para alejar los fantasmas, Arte para señalamientos políticos, Arte para que no duela el alma. Argentina, uno de los infinitos escenarios del planeta en los cuáles las cárceles y los centros de torturas se vuelven museos y galerías, y centros comerciales del horror. Horror que paralizó en algunos momentos, pero que también viene siendo motor de creación. Es ahí donde también situamos a este país, el sitio de “lo atamos todo con alambre”, es decir generemos sobre la imposibilidad, la adversidad, la impotencia. Hacer crecer flores del fango. Demolición/construcción, título que lleva un proyecto recientemente presentado en Córdoba, ciudad de la cuál provengo. Es quizás esta la otra cara de una moneda de oro y plata, y quizás la que hace brillar. Un sitio formado y que pervive en contradicciones profundas, tan profundas como los deseos de emerger. El próximo año en Argentina se festeja el bicentenario de su creación como nación independiente, al igual y México ¿independientes de qué?. De todas maneras será motivo de festejos, quizás desde nuestro hacer propongamos festejo, reflexión y acción. . Costurar las pieles, bordear y bordar los miembros, hacerlos carne presente, presentificarlos en los ojos y los manojos de sueños. La performance, ataviada, incrustada en nuestros tientos, intensamente seductora y seducida quizás en cada punto del planeta busque emerger cual ave fénix.

-

-

-

-

Nota: " este texto ha sido elaborado en el marco de un proyecto que procura vincular la investigación y producción artística, desarrollado en el Espacio de Arte/s Performance/s y Subjetividad/es de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Córdoba".

Este texto fue leído por Soledad Sánchez Goldar en el 10 Festival de Performance Open Art, realizado en Beijing, China, en el año 2009.