Está en la página 1de 3

Dep.

de Cultura - Consejo Vasco de la Cultura - Observatorio Vasco de la cultura Página 1 de 3

Entrevista a Lluis Bonet

Lluís Bonet es una de los economistas de la cultura más


importantes del Estado. Profesor de la Universidad de
Barcelona, ha sido pionero en muchas de las iniciativas
más destacadas tanto en relación a la investigación como
a a la formación en el ámbito de las políticas y la gestión
cultural. Es director de los cursos de Postgrado en Gestión
Cultural de la UB. Ha realizado distintos estudios sobre el
sector cultural y es autor de libros y artículos sobre el
mismo tema. La entrevista la mantuvimos con ocasión de
la presentación del último estudio que ha dirigido por
encargo de la Red Española de Teatros, Auditorios,
Circuitos y Festivales de titularidad pública: “El mercado
de las Artes Escénicas en el Estado Español” que fue presentado en Scenium 2008 el
pasado mes de febrero en el Palacio de Congresos de Bilbao.

¿Cuáles eran los objetivos iniciales del estudio?

Entender y explicar el funcionamiento de la producción y la exhibición escénica en


España, identificando los modelos de negocio existentes y las lógicas económicas
del sector.

¿Cómo se planteó desde un punto de vista metodológico?

Como bien sabemos los que nos dedicamos a la investigación en este ámbito, uno
de los principales problemas, tal vez el más importante, es la falta estructural de
datos. La única fuente de datos para todo el estado es la SGAE y la lógica a la que
responde su información no es exactamente la de la investigación. En este
contexto nuestro planteamiento fue realizar un trabajo de campo muestral con tres
encuestas: a las unidades de producción, a los recintos escénicos y a los festivales.
En cada caso procuramos definir unos criterios claros, ya que a pesar de que
parezcan inicialmente categorías evidentes, detrás de cada una de ellas pueden
haber realidades completamente distintas. Estos criterios establecían un mínimo
de actividad y de profesionalidad.

Valorar la profesionalidad en un sector como este acostumbra a presentar


dificultades…

Efectivamente. Es uno de los temas recurrentes en los estudios y estadísticas de


artes escénicas. Existe el riesgo de confundir profesionalidad con calidad y esto
nos lleva a un terreno resbaladizo, implica entrar en consideraciones subjetivas
que no nos podemos permitir en un estudio de estas características. Pero tampoco
se puede tratar este sector con categorías propias de un sector estructurado de
producción contínua. Por ello establecimos una convención, discutible como todas,
que recogiese la complejidad del sector y la necesidad de objetivación: con el
objetivo de abarcar el abanico más amplio posible consideramos, de acuerdo con
la Red, que el umbral mínimo de una estructura de producción profesional
consistía en disponer de un presupuesto anual superior a los 25.000 € y que
hubiesen producido un espectáculo en los últimos tres años.

Con los espacios escénicos y los festivales, ¿también se establecieron criterios de este
tipo?

Sí. En el caso de los espacios escénicos un mínimo de ocho funciones anuales de


carácter profesional repartidas a lo largo del año y en el caso de los festivales, una
duración superior a dos días, que no coincidiese con las fiestas locales y que se

http://www.kultura.ejgv.euskadi.net/r46-19124/es/contenidos/informacion/ent_0803/e... 14/05/2008
Dep. de Cultura - Consejo Vasco de la Cultura - Observatorio Vasco de la cultura Página 2 de 3

presentasen un mínimo de ocho espectáculos profesionales.

¿Qué aporta este estudio al conocimiento del sector?

Antes de destacar elementos explicativos sobre las características del sector,


quiero subrayar dos aspectos. En primer lugar, la propia realización del estudio
tiene un valor; valor que cobrará todo su sentido si de forma más o menos regular
se repite y permite analizar tendencias. En segundo lugar, una aportación de la
que estamos, modestamente, muy satisfechos: el establecimiento de tipologías a
partir de los datos. A los economistas nos gusta modelizar, y hacerlo, lógicamente,
de la forma más consistente posible. Y en muchas ocasiones, en el sector cultural
las modelizaciones son más producto de intuiciones a priori que de la explotación y
el análisis de datos objetivos.

¿Qué variables han determinado esta modelización?

En el caso de los recintos, la titularidad, el número de habitantes, el presupuesto y


el peso de los ingresos de taquilla sobre los ingresos totales. Estas variables
combinadas dan lugar a cinco tipologías desde las cuales fundamentamos los
distintos análisis (económicos, de actividad, de personal, etc.). En el caso de las
unidades de producción, hemos establecido seis modelos de negocio en función de
la titularidad y del volumen del presupuesto.

Desde el punto de vista de los contenidos, ¿qué elementos destacaría?

En primer lugar, el importante crecimiento que ha tenido el sector. Esta


transformación es atribuible, en buena medida, a los presupuestos crecientes de
las administraciones públicas en el ámbito de las artes escénicas. Con ello, y como
lectura negativa, se produce una alta –tal vez excesiva- dependencia del sector en
relación a las administraciones públicas. Y contra lo que se podría pensar, esta
dependencia no es producto del peso de las subvenciones: la genera, sobre todo,
las contrataciones; el conjunto de teatros y festivales de titularidad pública son el
principal cliente de la mayoría de productoras. En este sentido, debemos estar
atentos a cómo afectará un contexto económico como el actual, con menos
ingresos fiscales y por tanto con una previsible reducción de los presupuestos
públicos.

¿Algún otro aspecto destacable?

De forma muy sintética, destacaría dos más: el comportamiento distinto del sector
en Barcelona y Madrid, en relación al resto del Estado, y la importancia de las
pequeñas productoras. Con ello no pretendo, en absoluto, quitar el indudable
protagonismo de las grandes unidades de producción. Sin embargo, dado que el
interés de la Red era analizar el conjunto de las unidades, constatamos que la
atomización es importante y que, aún siendo unidades pequeñas, la suma de todas
ellas genera un volumen de negocio y de generación de empleo importantes. Sin
entrar en la importancia evidente de mantener una oferta diversa y plural.

A partir de los datos obtenidos, ¿podríamos tener datos o aproximaciones a la realidad


de las artes escénicas en Euskadi?

El estudio se basó en una muestra significativa para el conjunto del Estado, pero
no para cada una de las Comunidades Autónomas. Por tanto, más allá de servir
como elemento de referencia no puede ser aplicado para analizar vuestra realidad.

Como sabrá, el Observatorio Vasco de la Cultura ha iniciado sus trabajos estadísticos y


de investigación. A partir de su experiencia en este y en muchos otros estudios, ¿nos
daría algún consejo?

Esto de dar consejos siempre es complicado. Uno muy simple y una propuesta de
estudio. El consejo es que tengáis en cuenta las experiencias externas antes de
desarrollar nuevas estadísticas. Los criterios, las metodologías, el tipo de

http://www.kultura.ejgv.euskadi.net/r46-19124/es/contenidos/informacion/ent_0803/e... 14/05/2008
Dep. de Cultura - Consejo Vasco de la Cultura - Observatorio Vasco de la cultura Página 3 de 3

información, etc. Todo aquello que permita, en la medida de lo posible disponer de


información comparable con la de otras realidades territoriales. En segundo lugar,
y pensando en las artes escénicas, creo que sería necesario profundizar en el
estudio de las realidades laborales. Este es el aspecto más mejorable de nuestro
estudio. Es un elemento complejo que precisa de aproximaciones complejas,
múltiples y específicas.

http://www.inscripcionweb.net/Gesconet/Uploads/PDF/22/Bonet.PDF

http://www.kultura.ejgv.euskadi.net/r46-19124/es/contenidos/informacion/ent_0803/e... 14/05/2008