Está en la página 1de 5

PONENCIA: SEMANA VASCA LA PLATA

Kattalin de Madariaga
OCTUBRE 2008

En primer lugar debo señalar, que para mí es un honor el estar aquí


compartiendo con vosotros las vicisitudes que atraviesa nuestro
pueblo, vicisitudes a las que nunca habéis sido ajenos, ni habéis
mostrado indiferencia.

La exposición que voy a realizar se centra principalmente en la


situación política actual en Euskal Herria.

Este mes se cumplen 70 años desde que la primera Delegación del


Gobierno legítimo vasco en el exilio se estableciera aquí.
Delegación vasca que contó con el soporte y apoyo de la
comunidad vasca en Argentina y del gobierno argentino con el
decreto firmado por el propio presidente Ortiz, que permitía ingreso
al país a todos los inmigrantes vascos que así lo deseasen, y con
la documentación que contasen en ese momento, otorgando así
validez plena al Igarobide o Pasaporte emitido por las autoridades
vascas. Hoy, 70 años después, no podemos sino transitar con el
pasaporte que indica nuestra hispanidad o nuestra galicidad, y es
así como yo misma he llegado a Buenos Aires, con un pasaporte
español. Eso sí, podemos y llevamos con nosotros el EHNA
(documento de quienes sostenemos que Euskal Herria es nuestro
país) promovido por Udalbiltza, asamblea de electos vascos
declarada ilegal por el Gobierno español, entre otras causas por
haber promovido exactamente eso, nuestra nacionalidad vasca.
Hecho que continua siendo delictivo en nuestro país.

Paradojas de la historia, la primera delegación constituida contaba


con un representante de ANV (Pablo Archanco) y entre otras de las
actividades que tuvieron gran repercusión en este país, podemos
rescatar el trabajo realizado por la suerte de los presos y
condenados a muerte en el Estado español. El más renombrado, el
del dirigente de ANV Pello María Irujo, hermano de Manuel
(miembro del PNV), por el que intercedieron numerosas personas,
entre ellas el presidente argentino Ortiz y el ministro de exteriores
Castillo. Setenta años después, miembros del mismo partido son
detenidos y procesados, volviendo ANV a ser proscrito, al igual que
los comunistas de EHAK o los miembros de Batasuna.

Ponencia Semana Vasca Argentina – La Plata 1


Ezker Abertzalea Talde Parlamentarioa
E-mail: eab1@parlam.euskadi.net
Parece por tanto, que poca cosa ha cambiado en nuestro país. Las
libertades patrias siguen denegadas, a los vascos se nos niega el
derecho más elemental: el de ser. Ser, que conforme al Tribunal
Constitucional, sólo le corresponde a la NACION ESPAÑOLA,
GRANDE E INDIVISIBLE, siendo los demás, meros apéndices
regionales sin mayoría de edad. Se nos niega el propio ser, dado
que así, sin ser, tampoco podemos decidir. Dado que sólo decide
sobre sí mismo el que es.

Y es, desde este no reconocimiento de ser, que se nos tortura,


encarcela y reprime en nombre de la justicia y la seguridad.

Este es el marco que desde 1978 se establece en el estado


español, y como consecuencia en Euskal Herria, aprobado en
aquella época por los que decían ser herederos de los ideales
republicanos y nacionalistas.

Hace 30 años, en 1978, las fuerzas del estado español procedieron


a cerrar en falso la herida que desangraba a Euskal Herria, a través
de un proceso de mera reforma constitucional y no de ruptura con el
aparato de estado franquista. Aparato, que lejos de morir se mutó,
se trasformó, readecuándose a los intereses del momento. Las
fuerzas progresistas de aquel entonces (el PSOE y el PCE
mayoritariamente) optaron por aceptar el acuerdo ofrecido por la
derecha, entre los que se incluía la negación del derecho a la libre
determinación (derecho hasta entonces aceptado y promovido, en
teoría, por socialistas y comunistas españoles) así como la partición
del sur del país en dos comunidades: Comunidad Autónoma Vasca,
por un lado, y la Comunidad Foral Navarra por el otro. Una
partición estratégica, siempre promovida sea por la izquierda o por
la derecha española. Una partición que tenía y tiene como objetivo
imposibilitar la reconstrucción de la nación vasca.

Desgraciadamente durante todo este periplo, el gobierno español


ha contado con la colaboración del Partido Nacionalista Vasco.
Desgraciadamente, en el Partido Nacionalista siempre han
priorizado los intereses partidistas y egoístas, a las necesidades del
país. Es así, que en 1977, en los diálogos de Txiberta, renegaron de
la idea de crear un frente nacionalista común para poder hacer
frente al modelo reformista. Lo mismo ocurrió en el proceso de
Lizarra Garazi en el 98.

Ponencia Semana Vasca Argentina – La Plata 2


Ezker Abertzalea Talde Parlamentarioa
E-mail: eab1@parlam.euskadi.net
Un frente nacionalista que hubiera posibilitado una correlación de
fuerzas capaz de encauzar el nudo gordiano del conflicto, capaz de
proceder a anclar el derecho de los vascos a decidir libremente
sobre su futuro, como elemento indispensable e irrenunciable para
una democracia post-franquista.

No fue así. Se apostó por el estatutismo como modelo de gestión de


intereses, todo menos nacionales. Pero como señalamos, tras 30
años de podredumbre el modelo autonómico toca a su fin. El
modelo ofrecido hace 30 años está en crisis. Ya los propios
defensores del mismo lo consideran insuficiente, mientras que
aquellos que en su día lo denostaban, como el PP, son sus
mayores defensores.

Hoy, la mayoría social asume la incapacidad del modelo estatutario


como modelo para encauzar las legítimas aspiraciones del pueblo
vasco. Un pueblo que desde decenas de años reclama la mayoría
de edad para decidir su destino. Mientras en Europa cada vez más
pueblos alcanzan la independencia, los vascos seguimos sin poder
despegar del estado que nos oprime y nos amarra.

Pero ha sido la lucha la que nos ha traído hasta aquí, la dura y


pertinaz lucha de los últimos 30 años la que ha sido capaz de crear
un nuevo escenario político, en el que no cabe otra solución que, o
la vía hacia la soberanía y la paz o la vía hacia un nuevo estatuto
cercenador de las libertades patrias y, por tanto, la violencia. Los
750 presos políticos son claro ejemplo de ello. Quien diga que no,
miente ante la historia. Hoy Euskal Herria se encuentra en una
encrucijada. Hace ya 10 años la mayoría de los partidos
nacionalistas y progresistas reconocíamos el carácter político del
conflicto y la necesidad de encararlo por medio de un proceso de
diálogo en el que se incluyese el derecho a decidir de los vascos. Y
así como ha sido la lucha la que ha creado las actuales
condiciones, será la lucha diaria la que pueda llenar de contenidos
políticos el proceso democrático que deseamos abrir en Euskal
Herria.

¿Donde nos encontramos?

La negativa del PSOE y del PP a reconocer la existencia de Euskal


Herria, ha llevado el último proceso de paz a una situación de
colapso. El PSOE ha intentado difuminar constantemente los
Ponencia Semana Vasca Argentina – La Plata 3
Ezker Abertzalea Talde Parlamentarioa
E-mail: eab1@parlam.euskadi.net
elementos básicos para un proceso de resolución del conflicto,
manteniendo al proceso en un estadio de constante indefinición,
intentando de nuevo proceder a desarrollar un proceso de
pacificación sin contenidos políticos. Desgraciadamente, y como
siempre, ha contado con al menos la pasividad del PNV.

El PNV ha contado con el apoyo de la Izquierda Abertzale para


sacar adelante sus proyectos soberanistas. Cuando el plan
Ibarretxe fue la izquierda abertzale la que con sus votos posibilitó la
aprobación de su propuesta de nuevo estatuto, el cual recibió un
NO rotundo en Madrid y ello fue suficiente para meter el nuevo
estatuto en el cajón. Posteriormente, presentó una mera consulta
sobre la necesidad del diálogo y tuvo, del mismo modo, el apoyo de
la Izquierda Abertzale, pero una vez más desde Madrid se denegó
el derecho a la consulta. Queda claro pues, que la Izquierda
Abertzale nunca imposibilitará propuestas, que aunque considere
insuficientes, vayan en la vía de marcar el derecho a decidir de los
vascos.

Pero, ciertamente, aunque el último proceso haya fracasado por la


nula voluntad del estado de responder a las claves del conflicto, ello
no cambia la realidad. Tras decenas de años de lucha, la Izquierda
Abertzale puede decir orgullosa, que las posiciones a favor del
Derecho de Autodeterminación son generalizadas en Euskal Herria
y que las particiones impuestas no cuentan con el apoyo y aval
social. Los patriotas y progresistas están dispuestos a crear nuevos
escenarios políticos, fruto de las voluntades sociales de los
hombres y mujeres que viven en Euskal Herria.

Esa es la clave. El movimiento abertzale debe ser capaz en esta


coyuntura histórica de establecer un movimiento soberanista que
sea capaz de crear las condiciones para promover un proceso que
nos lleve de la encrucijada actual hacia un marco democrático para
Euskal Herria, un marco que posibilite que cualquier proyecto,
incluido el nuestro, el independentista de izquierda, sea no solo
defendible sino materializable.

La Izquierda Abertzale busca crear un nuevo escenario por el que


avanzar hacia la independencia, a través de un proceso de
reconstrucción nacional democrático y progresista.

Ponencia Semana Vasca Argentina – La Plata 4


Ezker Abertzalea Talde Parlamentarioa
E-mail: eab1@parlam.euskadi.net
En este camino no sobra nadie

La acumulación y el consenso de las fuerzas abertzales, así como


la lucha diaria, es la que será capaz de abrir caminos. Y en ese
sentido la comunidad vasca en la diáspora debe de jugar un papel
activo. Un papel activo aglutinando y movilizando a los
independentistas del exterior y trabajando para que la causa del
pueblo vasco por su libertad sea conocida y apoyada.

Como hemos venido señalando, el proceso abierto en Euskal Herria


se caracteriza por sus elementos de lucha y batalla. El gobierno
español nada nos regalará.

Ahora es tiempo de aglutinar fuerzas y luchar por crear las bases


democráticas mínimas para que en el futuro el proyecto
independentista pueda avanzar, es decir, el derecho a la
territorialidad y el derecho a decidir. Sin ellos el avance del proyecto
independentista es imposible. Hay por tanto que establecer el
campamento base democrático que nos de la oportunidad de dirigir
libremente la expedición hacia la independencia. Y para ello las
fuerzas soberanistas que estemos por el cambio, los
independentistas, debemos aglutinar fuerzas.

Sólo el cambio de correlación de fuerzas actuales puede hacer que


se supere la encrucijada en la que se encuentra el país. O un nuevo
modelo autonómico, sin poder real, por el que algunos
denominados nacionalistas se sientan cómodos en España o un
modelo democrático en el que existan reglas del juego por el que la
mayoría soberanista pueda encauzar su proyecto, sin más
obstáculo que la voluntad de la sociedad vasca.

Gora Euskal Herria askatuta!

Katalin Madariaga Markoartu


Octubre 2008

Ponencia Semana Vasca Argentina – La Plata 5


Ezker Abertzalea Talde Parlamentarioa
E-mail: eab1@parlam.euskadi.net