Impresiones e ideas.

A diferencia de Descartes, para quien todos los contenidos mentales eran "ideas", Hume encuentra dos tipos distintos de contenidos: las impresiones y las ideas. El termino percepción engloba a ambas. Se diferencian en la intensidad o vivacidad con que las percibimos, siendo las impresiones contenidos mentales más intensos y las ideas contenidos mentales menos intensos, excepto en el caso del sueño, la locura o la fiebre. Además, la relación que existe entre las impresiones y las ideas es la misma que la del original a la copia. Es decir, las ideas derivan de las impresiones; las impresiones son, pues, los elementos originarios del conocimiento. No podemos explicar a un ciego de nacimiento cómo es un color ni tampoco cómo es un sabor a quien no lo ha probado. De esta relación entre las impresiones y las ideas extraerá Hume el criterio de verdad: una proposición será verdadera si las ideas que contiene corresponden a alguna impresión; y falsa si no hay tal correspondencia. Las impresiones, por su parte, puede ser de dos tipos: de sensación, y de reflexión. Las impresiones de sensación, cuya causa es desconocida, las atribuimos a la acción de los sentidos, y son las que percibimos cuando decimos que vemos, oímos, sentimos, etc; las impresiones de reflexión son aquellas que van asociadas a la percepción de una idea, como cuando sentimos aversión ante la idea de frío, y casos similares. Además, las impresiones pueden clasificarse también como simples o complejas; una impresión simple sería la percepción de un color, por ejemplo; una impresión compleja, la percepción de una montaña o de una mesa. Las ideas, a su vez, pueden clasificarse en simples y complejas. Las ideas simples son la copia de una impresión simple, como la idea de un color. Las ideas complejas pueden ser la copia de impresiones complejas, como la idea de montaña, o pueden ser elaboradas por la mente a partir de otras ideas simples o complejas. Las ideas se suceden y se combinan unas con otras siguiendo un cierto orden y regularidad. Unas ideas atraen a otras, del mismo modo que en el mundo físico un cuerpo atrae a otro merced a la gravedad. Las leyes de la asociación describen estas fuerzas: ley de semejanza, la de contigüidad en el tiempo o en el espacio y la de la causa y efecto. No son leyes estrictas, son "fuerzas suaves", si en nuestra conciencia aparece la idea "A", es muy probable que aparezca después la idea "B", pero no es necesario. Estas conexiones son consecuencia de la imaginación, no de la razón. Las ideas forman un universo del todo dependiente del sujeto que las piensa. La mente humana puede trasformar las ideas, relacionarlas de mil modos, combinarlas entre sí o analizarlas. En el entendimiento humano se conectan el mundo de las impresiones que se impone forzosamente al entendimiento, y el mundo convencional de las ideas. Para controlar la validez de una idea, es necesario buscar y encontrar la impresión a la que corresponde. Límite del pensamiento y principio de copia. Aunque nuestro pensamiento parece poseer una libertad ilimitada, ya que nadie puede controlarlo y

preguntémonos: ¿Contiene algún razonamiento abstracto referente a tamaños y cifras? No. poderoso y bueno. Para demostrar esto Hume nos da dos tipos de argumentos. Todas nuestras ideas por complejas que sean están formadas a partir de ideas más simples. Un ciego de nacimiento no podría llegar a conocer lo que es el azul si alguien con experiencia intenta darle una definición precisa de ese color. De acuerdo con el. esencia) El principio de copia establece una frontera. sus ideas son falsas. pues no contiene nada más que pedantería y quimeras» . Las ideas forman un universo del todo dependiente del sujeto que las piensa. el principio de copia se convierte en el criterio empirista del conocimiento. Como ocurre con la idea de dios. Hume emplea el principio de copia para desenmascarar la falta de significado de ciertos términos metafísicos. La razón no puede engendrar por sí sola una idea original. Cuando una idea es ambigua. Todas nuestras ideas son copias de nuestras impresiones. (sustancia. que se forma aumentando al máximo características que nosotros poseemos. No existen las ideas innatas. cualquier afirmación que hagamos sobre el mundo ha de estar apoyada en el testimonio de los sentidos y guardar con ellos una estricta correspondencia. pues en caso contrario habría que declarar a esa afirmación como metafísica. En este sentido. un criterio de demarcación. es necesario buscar y encontrar la impresión a la que corresponde. Entonces déjaselo a las llamas. Para controlar la validez de una idea. entre el conocimiento y la metafísica. como un intento frustrado de hablar sobre la realidad. Si un término filosófico no puede remitirse a ninguna impresión. La ausencia de una impresión previa impide que un invidente pueda formarse la idea de lo que es el color azul. combinarlas entre sí o analizarlas. Las impresiones son los átomos que conforman la materia del conocimiento. es imposible pensar algo que no hemos sentido previamente con nuestros sentidos externos o internos. relacionarlas de mil modos. En el entendimiento humano se conectan el mundo de las impresiones que se impone forzosamente al entendimiento. Lo mismo ocurre si no hemos experimentado un sabor.podemos pensar cosas que no son reales. no podemos explicar el sabor del vino a por ejemplo un esquimal. un ser infinitamente inteligente. ¿Contiene algún razonamiento de experiencia referente a hechos y existencia? No. abstrusas y dogmáticas. siempre se puede recurrir a la impresión correspondiente que la puede convertir en clara y precisa. no podríamos conocer nada ni siquiera lo ficticio e imaginario. en realidad está reducido a límites muy estrechos. y el mundo convencional de las ideas. La mente humana puede trasformar las ideas. carece de significado. «Cuando tenemos un libro en la mano. La metafísica no aporta conocimiento. Sin ellas.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful