Está en la página 1de 2

Choco encuentra una mam. Keiko Kasza. Choco era un pjaro muy pequeo que viva a solas.

Tena muchas ganas de conseguir una mam, pero quin podra serlo? Un da decidi ir a buscar una. Primero se encontr con la seora Jirafa. Seora Jirafa dijo. Usted es amarilla como yo. Es usted mi mam? Lo sientosuspir la jirafapero yo no tengo alas como t. Choco se encontr despus con la seora Pingino. Seora Pinginodijo. Usted tiene alas como yo. Ser que usted es mi mam? Lo sientosuspir la seora Pingino, pero mis mejillas no son grandes y redondas como las tuyas. Choco se encontr luego con la seora Morsa. Seora Morsaexclam. Sus mejillas son grandes y redondas como las mas. Es usted mi mam? Miragru la seora Morsamis pies no tienen rayas como los tuyos, as que: No me molestes! Choco busc por todas partes pero no pudo encontrar una madre que se le pareciera. Cuando Choco vio a la seora Oso recogiendo manzanas supo que ella no podra ser su mam. No haba ningn parecido entre l y la seora Oso. Choco se sinti tan triste que comenz a llorar. Mam, mam!Necesito una mam. La seora Oso se acerc corriendo para averiguar qu le estaba pasando. Despus de haber escuchado la historia de Choco, suspir: En qu reconoceras a tu madre? Ayestoy seguro de que ella me abrazaradijo Choco entre sollozos. Ah s? pregunt la seora Oso. Y lo abraz con mucha fuerza. S, estoy seguro de que ella tambin me besara. Ah s? pregunt la seora Oso. Y alzndolo le dio un beso muy largo. S. Y estoy seguro de que me cantara una cancin y

me alegrara el da. Ah s? pregunt la seora Oso. Entonces cantaron y bailaron. Despus de descansar un rato la seora Oso le dijo a Choco: Choco, tal vez yo podra ser tu mam. T? pregunt Chocopero si t no eres amarilla, adems no tienes alas ni mejillas grandes y redondas. Tus pies tampoco son como los mos. Qu barbaridad! dijo la seora Osome imagino lo graciosa que me vera. A Choco tambin le pareci que se vera muy graciosa. Buenodijo la seora Osomis hijos me estn esperando en casa. Te invito a comer un pedazo de pastel de manzana. Quieres venir? La idea de comer pastel de manzana le pareci excelente a Choco. Tan pronto como llegaron, los hijos de la seora Oso salieron a recibirlos. Choco, te presento a Hipo, a Coco y a Chanchi. Yo soy su madre. El olor agradable del pastel de manzana y el dulce sonido de las risas llenaron la casa de la seora Oso. Despus de aquella pequea fiesta, la seora Oso abraz a todos sus hijos con un fuerte y caluroso abrazo y Choco se sinti muy feliz de que su madre fuera tal y como era.