ECONOMIA SOCIAL DE MERCADO Y TRATADOS DE LIBRE COMERCIO EN COLOMBIA Análisis y propuestas sobre el impacto del TLC en la pobreza, los

derechos laborales y la pyme. Presentación En un mundo globalizado es muy importante abrir mercados y celebrar acuerdos internacionales para permitir el libre comercio de bienes y servicios. Sin embargo, una apertura indiscriminada que no tenga en cuenta los efectos nocivos que el libre comercio puede tener sobre los sectores más débiles de la cadena económica o sobre las condiciones de pobreza de la población, puede generar más problemas sociales y económicos que los que pretende resolver. En consecuencia, en la negociación de un Tratado de Libre Comercio se impone el deber de estudiar los efectos de las políticas económicas sobre los sectores más débiles y proponer correctivos para garantizar que el crecimiento que pueda producirse, resulte equitativo y satisfaga las expectativas sociales y económicas de todos los distintos sectores. En este contexto resulta útil acudir a modelos o experiencias que puedan ofrecer criterios importantes para guiar la negociación de un tratado de esta naturaleza y para adoptar decisiones correctivas que permitan crecer con equidad y en libertad. En este sentido, como se muestra en el presente libro, modelos como el de la Economía Social de Mercado, que es la apuesta económica del Estado Social de Derecho, ponen a disposición de los tomadores de decisiones, de los sectores sociales y económicos, de los académicos e investigadores, un arsenal importante de instrumentos para hacer frente a los desafíos de la globalización sin desatender las reglas básicas de un mercado justo. En efecto, la propuesta que hacen estos modelos nos obliga a no perder de vista que las políticas económicas que persigan el crecimiento no pueden olvidar la necesidad de generar equidad en el acceso al mercado de trabajo, la libre competencia y la prohibición de los monopolios, la protección de los trabajadores y de los sectores más débiles de la cadena económica, la defensa de nuestra cultura y nuestro patrimonio y, finalmente, la satisfacción de los derechos sociales, económicos y culturales de la población más pobre o vulnerable. En el contexto descrito, y con el fin de contribuir al debate democrático encaminado a encontrar las mejores alternativas para afrontar los retos que suponen las negociaciones del Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos y del ALCA, la Fundación Social y la Fundación Konrad Adenauer realizaron el seminario “Economía Social de Mercado y Tratados de Libre Comercio en Colombia”. El seminario contó con la participación de importantes expertos nacionales e internacionales que desde distintas disciplinas y concepciones económicas formularon propuestas alternativas para adelantar con éxito las negociaciones comerciales afrontando los riesgos que hemos mencionado. El seminario se articuló en torno a cuatro ejes temáticos que incluyen la relación entre el modelo de Economía Social de Mercado y los tratados de libre comercio; los efectos de la liberalización del comercio en la distribución de la riqueza y la estructura de clases sociales; el posible impacto de los TLC en los derechos laborales y el empleo; y por

último, las compatibilidades e incompatibilidades entre un Tratado de Libre Comercio y el fomento a la pequeña y mediana industria. En relación con cada una de las discusiones temáticas se elaboraron ponencias y comentarios de expertos, cuyo contenido en la mayoría de los casos incluye un diagnóstico sobre la situación del tema respectivo en el contexto de la liberalización del comercio, un análisis crítico desde la perspectiva de la Economía Social de Mercado y algunas propuestas concretas para el abordaje del respectivo tema en la negociación de un tratado. Tal y como se describe brevemente a continuación, el libro recoge las ponencias y algunos comentarios de expertos que participaron en el seminario. En efecto, el presente libro comienza con una introducción que muestra la recepción, por parte de la Corte Constitucional colombiana, de algunas de las propuestas de la Economía Social de Mercado. Adicionalmente, la introducción contiene una descripción un poco más detallada de los restantes artículos que integran esta publicación. En la siguiente sección del libro, destinada a estudiar la relación entre la Economía Social de Mercado y los tratados de libre comercio, se incluyen los artículos de los profesores Klaus Binder, Ernst Dürr y Juan Camilo Restrepo. El primer artículo de esta sección, del profesor Klaus Binder, director del observatorio económico del Caribe, aborda de manera conceptual la noción Economía Social de Mercado y expone los elementos centrales de la misma. Dentro del mismo eje temático, el ex Ministro de Hacienda y profesor de la Universidad de los Andes, Juan Camilo Restrepo, realiza un análisis de los aspectos neurálgicos de la agenda de negociación del TLC y finalmente se detiene en mostrar la forma como el modelo de Economía Social de Mercado fija los parámetros para que la negociación e implementación del TLC contribuya al crecimiento económico, la distribución del ingreso y la erradicación de la pobreza. Estas ponencias fueron comentadas por Juan Carlos Echeverry, decano de la Facultad de Economía de la Universidad de los Andes. La segunda sección del libro se centra en el estudio de los posibles efectos de la liberalización del comercio en la distribución de la riqueza y la estructura de clases sociales. En esta sección se publica un artículo del profesor Alejandro Portes, decano de la Facultad de Sociología de la Universidad de Princeton. En su ponencia el profesor Portes presenta un estudio socioeconómico sobre los posibles efectos del libre comercio en las estructuras de clase en América Latina, orientado específicamente a mostrar los efectos de las políticas económicas de la última década, en la pobreza, la desigualdad y en alguna medida, en el empleo. La ponencia fue comentada por los profesores Boris Hernández, director de la maestría en derecho económico de la Pontificia Universidad Javeriana, e Iván Darío Hernández, ex−director del doctorado en economía de la Universidad Nacional de Colombia. El profesor Hernández en su comentario, hizo particular énfasis en la importancia del análisis sobre las instituciones a la hora de evaluar los efectos de un determinado modelo económico. A su turno, el profesor Hernández, recalcó la importancia de analizar los efectos de una determinada política económica en las estructuras de clase sociales según las nuevas y relevantes categorías presentadas por el profesor Portes. La tercera sección del presente libro gira en torno a la importancia de proteger los derechos laborales a la hora de negociar y firmar un Tratado de Libre Comercio. Esta sección tiene como eje central la ponencia de César A. Rodríguez Garavito, investigador de la Universidad de Wisconsin. En su ponencia, Rodríguez muestra la necesidad de proteger los derechos laborales en los acuerdos de libre comercio y analiza las distintas

formas de protección a través de cláusulas especiales incluidas en los TLC. La ponencia fue comentada por Marcela Meléndez, subdirectora de Fedesarrollo y por Carlos Augusto Giraldo, consultor del Departamento Nacional de Planeación. Sus juiciosos comentarios también integran la presente publicación. Por su parte, Meléndez cuestiona la conveniencia y pertinencia de la inclusión de cláusulas laborales en instrumentos internacionales de liberalización económica. A su turno, Giraldo enfatiza en la necesidad de que existan cláusulas laborales que consagren, incluso, derechos en materia de seguridad social. El libro termina con un análisis sobre los posibles efectos de un Tratado de Libre Comercio sobre la pequeña y mediana industria (PYME). Al respecto, Germán Umaña, investigador del Centro de Investigaciones para el Desarrollo de la Universidad Nacional, expone cómo, desde su perspectiva, existe un enorme riesgo de que la entrada en vigor de un Tratado de Libre Comercio termine afectando gravemente a las pequeñas y medianas industrias y empresas y vulnerando los principios rectores del modelo de Economía Social de Mercado. Por su parte, Juan Alfredo Pinto, presidente nacional de Acopi, describe las propuestas de las Pymes para aprovechar los potenciales beneficios de la apertura de mercados y contener los eventuales efectos negativos para los pequeños y medianos empresarios. El valor de estos documentos consiste en señalar, desde distintas disciplinas y perspectivas, aspectos neurálgicos del proceso de negociación así como actores económicos particularmente vulnerables. Los documentos adicionalmente buscan proporcionar fórmulas concretas, viables y efectivas para ajustar los términos de negociación a las directrices que impone el Estado Social de Derecho, con base en la experiencia de la Economía Social de Mercado en otras latitudes. Este libro de memorias pretende pues ser un instrumento de trabajo para los negociadores y demás actores políticos y sociales que tienen interés de incidir sobre éstos temas, en su labor de procurar las mejores condiciones de negociación. En este sentido, el propósito de este libro es abrir un debate plural e interdisciplinario que se alimente de los postulados y herramientas de la Economía Social de Mercado con el fin de promover los valores, principios, derechos y deberes del Estado Social de Derecho. Con ese ánimo presentamos este libro de memorias.

HEINRICH MEYER Director
FUNDACION KONRAD ADENAUER

ALVARO DAVILA L. DE GUEVARA Presidente
FUNDACION SOCIAL

Introducción Por Catalina Botero Marino Andrea Carolina Guardo Martínez Estado Social de Derecho y Economía Social de Mercado en Colombia: algunas ideas preliminares sobre la relación entre la Constitución y la política económica

El seminario que dio lugar al presente libro tuvo lugar al mismo tiempo que Colombia y Estados Unidos comenzaban la primera ronda formal de negociación de un eventual Tratado de Libre Comercio (TLC). El propósito concreto del seminario fue el de ampliar la discusión sobre el TLC a nuevas disciplinas y visiones y proponer alternativas viables que tuvieran seriamente en cuenta las legítimas demandas de los sectores sociales o económicos que podían resultar particularmente afectados con la entrada en vigor del tratado. Para el logro de este objetivo, se propuso una reflexión sobre el TLC desde la perspectiva de lo que se denomina la Economía Social de Mercado (ESM), con énfasis en el impacto que la apertura del mercado podía tener en la distribución del ingreso, la pequeña y mediana industria, y los derechos de los trabajadores. En esta introducción haremos una muy breve reflexión inicial sobre la idea de Economía Social de Mercado −desarrollada más ampliamente en el primer artículo del libro− y su recepción por parte de la Corte Constitucional, así como sus eventuales implicaciones a la hora de negociar un tratado de libre comercio o, en general, de diseñar cualquier política económica. Finalmente, a la luz de lo anterior, haremos una breve descripción de los distintos artículos que integran el presente volumen. El Estado social y la economía social de mercado en Alemania La Alemania de postguerra tenía el reto de levantarse de la ruina moral, política y económica a la que la había conducido el modelo nacionalsocialista. Para eso debía reconocer, en primera instancia, las causas que habían generado esa pérdida de razón democrática. De todas las causas esgrimidas, dos fueron reconocidas como fundamentales: la primera, el florecimiento de una ideología que despreciaba profundamente la dignidad humana y los derechos fundamentales. Y, en segundo término, la existencia de una situación social crítica y de múltiples demandas sociales que el modelo económico liberal había sido incapaz de responder. Una vez terminada la guerra y la pesadilla nacional socialista Alemania comenzó un profundo proceso de reconstrucción fundado en la primacía indiscutible de la dignidad humana y de los derechos fundamentales. Se diseñó entonces un Estado constitucional, denominado Estado Social de Derecho, cuya misión fundamental consistió en garantizar la no repetición de los hechos que caracterizaron al modelo nacionalsocialista. Desde entonces, ningún valor o bien social puede ser esgrimido como una “buena razón” para

Konrad Adenauer Stiftüng y CIEDLA. 2004 . En efecto. la decisión política fundamental fue la de crear un Estado Social de Derecho. entre otras. al mismo tiempo. para garantizar el rescate y crecimiento del sistema económico. ni el pensamiento del liberalismo tradicional. Como acaba de mencionarse. ni la ideología del marxismo y su concepción de una economía planificada. el Estado no puede ser ajeno al hecho de que en un sistema de libre mercado la existencia de poderosos grupos económicos 1 Gerhard Stoltenberg El concepto de la Economía Social de Mercado: principios. por la existencia de dotaciones iniciales escasas. En consecuencia. Al respecto Gerhard Stoltenberg ha indicado: "Para los representantes más destacados de las ciencias económicas y los ciudadanos con ideas liberales. refugiados. Economistas y juristas como Wilhelm Röpke. La “cuestión social” estaba al orden del día y no fue ajena a quienes diseñaron el nuevo modelo constitucional. promover los derechos de todos en condiciones de igualdad. Walter Eucken y Franz Böhm buscaban una concepción de economía de mercado en la que se definiera con exactitud la función del Estado y se buscara una nueva relación entre los actores principales del mercado. Así las cosas. experiencias y nuevos desafíos. bajo el nombre de economía social de mercado." 1 En el contexto de esta decisión político constitucional se elaboró. verdaderamente. De otra parte. el programa económico de la Alemania de post guerra. Alexander Rüstow. y una combinación de competencia y seguridad social. espontánea y feliz. este modelo surgió como alternativa al fracaso de los modelos liberal clásico –primero– y de economía planificada –después– y para hacer frente a circunstancias particularmente difíciles. aparecían como opciones válidas para conjugar la dignidad humana con la libertad propia de las democráticas y el sentido de responsabilidad social. no puede perderse de vista que el Estado Social de Derecho surgió como reacción tanto al modelo de economía planificada como al régimen liberal según el cual debe librarse al mercado la tarea de generar bienestar para todos. empresas poco competitivas. no basta con suponer que el mercado florecerá naturalmente. Ningún fin es tan noble o poderoso como para suspender la aplicación de tales derechos. definiera reglas claras destinadas a satisfacer los derechos sociales y económicos de todos los habitantes con especial atención de aquellos que se encontraren en situación de debilidad manifiesta. fue necesario una política que fomentara el mercado y los derechos a la propiedad y de libertad y. caracterizadas. un gran número de desplazados.violar o desconocer un derecho fundamental. Así por ejemplo. en el Estado Social de Derecho. para el Estado social. En suma. se trataba de promover un mercado que tuviera una función social y que no partiera de presupuestos ideales sino de problemáticas realidades sociales que resultaba necesario tener en cuenta para lograr. generando riqueza y bienestar para todos de manera incontenible. responsable de fomentar la libertad real y efectiva de los ciudadanos a partir de reconocer y remover los obstáculos materiales que la impiden y promover la igualdad material y los derechos sociales y económicos de todas las personas. desempleados y una población con sus viviendas destruidas y con la moral y la confianza profundamente afectadas. La experiencia europea de la primera postguerra ya había enseñado la diferencia que existe entre las proclamaciones de derechos y la realidad social y entre la virtud formal de ciertos modelos económicos y sus perversos resultados al ser aplicados en condiciones sociales adversas.

la protección de las libertades de empresa e iniciativa así como la garantía de la propiedad. 2 Al respecto se puede consultar la Sentencia del Tribunal Constitucional Federal Alemán. la prohibición de la formación de carteles y monopolios. Madrid. En este sentido. el Estado Social de Derecho alemán y el programa económico que lo desarrolló. el derecho a la libre competencia como condición para promover la innovación y el crecimiento. Con el mismo propósito de evitar el abuso de poder en las relaciones privadas o de mercado. A este respecto y en general sobre la importancia que para este modelo tiene la función de controlar los poderes privados en las relaciones sociales –especialmente en las relaciones de mercado−. 8-3) 2 y promovió la aplicación de los derechos fundamentales a las relaciones entre particulares. Adicionalmente. Sentencia 7. finalmente. Así mismo. la actividad del Estado comprendió.puede afectar la libre competencia y los derechos de las personas. la constitucionalizacion del derecho legislado. Incluyó también la liberalización de precios y producción. 4 Ernesto Benda. Por ello. 198 de la Sala Primera de 15 de enero de 1958. cuando menos. al Estado no pueden tales fenómenos y procesos resultar indiferentes. 1996. Marcial Pons. . Pág. a partir de entonces Alemania comenzó a diseñar y aplicar un importante programa de protección social –es decir. es decir. 19. es necesaria la intervención del Estado. En el caso se protegió el derecho de asociación sindical y la libertad de repartir volantes para la elección del consejo sindical. incluso a través de transferencia de riquezas. al. entre otras. subsidios a los desplazados. una supervigilancia para evitar el abuso del poder. adscribieron al Estado la tarea indeclinable de fomentar un orden social justo entendido como aquel que garantizara. quienes promovieron este programa sostenían que en condiciones sociales de desigualdad. en el lugar de trabajo y durante el tiempo de servicio. El Estado Social de Derecho. la garantía de algunos derechos sociales y económicos básicos –como la seguridad social y los derechos de los trabajadores− y el “mínimo vital” para asegurar la vida digna de los ciudadanos radicalmente excluidos del mercado laboral. el Estado Social elevó a rango constitucional el derecho de los trabajadores a crear asociaciones para defender y promover las condiciones laborales y económicas (art. y en caso necesario está llamado a intervenir” 4 . efectivamente. de la misma manera que lo hicieran los Estados planificadores. marginalidad y exclusión de los beneficios del mercado. la igualdad en las condiciones de partida. uno de los constitucionalistas alemanes más reconocidos ha señalado: “El ejercicio del poder económico y social puede tener efectos tan sostenidos como el empleo de la violencia física. Si la conciencia actual ha llegado a tal umbral. de redistribución del ingreso– . el programa de ESM adjudicó al Estado la responsabilidad de evitar la concentración y el abuso de poder económico. 527 5 Sobre las medidas de carácter económico más importantes adoptadas dentro de este régimen puede consultare Binder et. impedir los monopolios y fomentar a las pequeñas y medianas empresas para garantizar. Así las cosas. 3 Tribunal Constitucional Federal Alemán. En Manual de Derecho Constitucional. desarrolló sistemas de aseguramiento de los derechos de los trabajadores y. para restablecer niveles mínimos de seguridad social y bienestar para toda la población. el estímulo a la inversión. los refugiados y los sectores más afectados por la guerra 5 . En el primer artículo de este libro. con el fin de evitar la arbitrariedad privada en las relaciones de trabajo 3 . Caso Lüth . el consumo y el ahorro privado a través de la reducción de impuestos. así como la construcción de viviendas destruidas por los bombardeos a las personas que las habían perdido.303 de la Sala Segunda de 30 de noviembre de 1965.

Hiede. literalmente. Temas Claves de la Constitución Española. la Constitución de 1991 reconoció que el centro. señaló que Colombia quedaba constituida como un Estado Social de Derecho y consagró un amplio catálogo de derechos y libertades. el artículo 13 del Tratado para la Unión Monetaria. Tecnos. sociales y culturales que definen los márgenes de acción del Estado y orientan el diseño y puesta en práctica de las políticas públicas. Martín Bassols Coma. 1988. exceso de oferta y altos precios. acompañado de un novedoso y poderoso sistema de garantías. al menos. Particularmente en los capítulos X (Estado Social de Derecho) y XI (Ley Fundamental y Orden Económico). ya no parece viable. entre otros. Centro de Estudios Constitucionales. España o Portugal 8 . Número Monográfico sobre “El sistema político y constitucional portugués. 566. Madrid. Entre otros. cit. se encuentran plenamente vigentes no sólo en Alemania sino en países como Colombia. 8 Cfr. . por solo mencionar un ejemplo. define los marcos de acción de la intervención del Estado en el mercado. Hesse. Maihofer. ordena promover la estabilidad monetaria y establece las 6 Al respecto puede consultarse. No obstante. Con este programa fue posible generar un clima de esperanza y superar los problemas de marginalidad social. la economía social de mercado o. op. Madrid 1985. 7 Juan Jorge Papier. dadas las enormes transformaciones en el mundo económico. Marcial Pons.reconoció el derecho al mínimo vital de las personas que se encontraran en circunstancias de debilidad o marginalidad manifiesta 6 . libre y democrático de los derechos fundamentales. Pág. de las ruinas y se convirtió en un país con notables avances en términos del goce equitativo. 741 y ss. En este sentido. horizonte y límite de toda acción del Estado son los derechos constitucionales. pero que hoy. reconoce una serie de derechos económicos. Benda. El impulso al crecimiento económico se acompañó así de un régimen laboral y de seguridad social que daba confianza y tranquilidad a la población. La recepción del régimen de Economía Social de Mercado en Colombia: la Constitución Económica En Colombia. los principios constitucionales que dan sentido y explican esta propuesta económica. Madrid. 7 En suma. En materia económica –que es lo que ahora nos importa− la Constitución del Estado Social colombiano. Gracias a la aplicación de este modelo Alemania se levantó. en Manual de Derecho Constitucional. 1996. desempleo. sección 4 Págs. Voguel. entre otros. señala que la base de la Unión Económica entre las partes es la “economía social de mercado como régimen económico común de ambas partes del tratado”. Ley Fundamental y Orden Económico. en Manual. la Carta establece algunas prioridades indeclinables de la política económica. Ahora bien. se podría argumentar que este fue un régimen apropiado para la Alemania de hace 50 años. 1974-1987”. Económica y Social entre la República Federal de Alemania y la República Democrática Alemana. Revista de Estudios Políticos. Adicionalmente. Constitución y Sistema Económico.

principios y derechos que encuentran distinto peso ponderado en las distintas orientaciones políticas. Centro de Estudios Constitucionales. Importantes sentencias en las cuales la Corte ha utilizado el test de razonabilidad –que incorpora el principio de proporcionalidad– son. T-177/99. aumente la jornada máxima o desconozca los derechos colectivos de los trabajadores. a la libertad de empresa. Ed Gustavo Ibañez. Todo esto es lo que la Corte ha denominado “la Constitución Económica” 10 . C-776/2003. como bien lo saben quienes han estudiado algo de teoría constitucional. 2002. En este sentido. Al respecto puede consultarse. De otra parte. a la seguridad social o el derecho de asociación sindical. sin razón suficiente. 11 La bibliografía sobre este tema es abundante. 1997. a un salario mínimo vital y móvil. 9 . a la libertad de escoger profesión u oficio. Por eso el reto de quienes operan como intérpretes de la Carta es el de armonizar dichos valores. 2003. C-1017/2003. principios o derechos sin ceder a la tentación de sacrificar alguno por promover el de su exclusiva preferencia individual. C-459/2002. Sobre el contenido de la Constitución económica. pero que son considerados igualmente valiosos en una sociedad verdaderamente plural y democrática. César Vallejo y Juan Camilo Restrepo en: Constitución Económica Colombiana. C-713/98 y T-505/92. William Leguizamón Acosta. las constituciones establecen marcos generales de acción. entre otras. una medida que vulnere −o restrinja de manera desproporcionada− los derechos fundamentales o que afecte. Sin embargo. la política económica debe cuidarse de no limitar de forma desproporcionada el derecho a la libre iniciativa. En efecto. ver los trabajos de Marco Velilla. En efecto. Ver también Derecho Constitucional Económico. A este respecto podría afirmarse que. las sentencias C-815/99. ni sus normas presentan plena coherencia y armonía celestial. a la propiedad. derroteros y límites infranqueables. el principio de progresividad de los derechos sociales o económicos. entre otras. C-557/00. C791/02. Ahora bien. 10 Sobre el concepto “Constitución Económica” pueden consultarse las sentencias C-516/04. en principio. Bibliotheca Millennio. las constituciones contemporáneas pretenden recoger el aprendizaje de la historia constitucional y por ello son normas plurales que reflejan no una sola orientación ideológica sino valores. el criterio de interpretación más riguroso es el que surge del llamado principio de proporcionalidad. El Principio de Proporcionalidad y los Derechos Fundamentales. Madrid. a Carlos Bernal. El Navegante Editores. lo cierto es que existen ciertas directrices claras que deben ser tenidas en cuenta por quienes diseñan y ejecutan la política económica. C-1064/2001. pero delegan en los poderes democráticos un amplio margen de libertad para el diseño de las políticas públicas en todas las materias. frente a lo que acaba de decirse es importante hacer dos advertencias: ni la Constitución establece un programa económico único o específico. C-509/04. no parecería constitucionalmente admisible. sería igualmente inconstitucional una política económica que parta de la expropiación generalizada y sin indemnización de bienes y rentas y aquella que flexibilice radicalmente el régimen laboral. pese a los problemas de interpretación que puedan originarse en la aplicación de estas disposiciones y a los acuerdos o desacuerdos frente a las interpretaciones realizadas. Justamente para eso se han desarrollado técnicas de interpretación constitucional que buscan garantizar la aplicación simultánea “en la mayor medida posible” de estos bienes y valores aparentemente contradictorios así como respetar los ámbitos de acción de cada uno de los órganos del Estado 11 . C-898/03. C-737/01.grandes prioridades de la política fiscal 9 . Ciro Angarita. entre otros. por ejemplo. Ahora bien.

y en particular los derechos fundamentales.En suma. la tarea que compete al intérprete constitucional es la de identificar con claridad los límites que la Constitución impone a los poderes constituidos a la hora de definir la política económica. demostrar que tal afectación es necesaria para alcanzar una finalidad constitucional tan importante como el derecho que se restringe. lo anterior tampoco permite sostener que la Constitución establece un modelo económico único o que esta defina programas y políticas concretas o específicas. programa o política económica que no reconozca la propiedad privada o que desconozca la protección de los derechos sociales. promover la ciencia y la cultura (C. son un límite a la política económica. necesaria y estrictamente proporcionada respecto de la finalidad perseguida.P.P. aquello que debe ser tenido en cuenta por los órganos políticos y de gobierno cualquiera sea su . En este sentido resulta importante recordar que la Constitución es una norma que vincula a todas las personas incluyendo a los economistas. no sería constitucionalmente aceptable. en términos del principio de proporcionalidad. en otras palabras. La decisión sobre estos asuntos. asegurar la democratización en la gestión y propiedad de las empresas para eliminar la concentración de poder y los monopolios (C. siempre que respete la orientación constitucional y. también consagra un amplio radio de acción del principio democrático y. artículos 69-71). Así las cosas. Finalmente no sobra recordar que la Carta ordena al Estado dar especial prioridad a la protección de los sectores más pobres y vulnerables (C. deben demostrar que la medida es útil. Un modelo. En este sentido los jueces constitucionales deben ser particularmente prudentes pues si bien la Constitución establece límites y directrices de la política económica. o que proponga medidas altamente regresivas que sin justificación constitucional suficiente. según la distribución de competencias que establece la propia Constitución. En ejercicio de la función de intérprete supremo de la Constitución. artículos 58-60) e intervenir las relaciones económicas por grave amenaza del orden económico o social (C. Adicionalmente. económicos y culturales de la población. en consecuencia. ¿Puede afirmarse entonces que la constitución es neutra en materia económica y que la definición de una política de comercio exterior –como la que supone un TLC– nada tiene que ver con los mandatos constitucionales? A nuestro juicio no. artículos 13 y 334).P. lo que debe quedar claro es que los derechos constitucionales. La identificación de tales límites permite averiguar aquello que la Constitución extrae del ámbito democrático y convierte en límite infranqueable de cualquier política pública. queda asignada a los poderes constituidos. la Corte Constitucional ha proferido una serie de decisiones judiciales a través de las cuales ha aclarado lo que debe entenderse por Constitución Económica. los derechos constitucionales. como ya se mencionó. En consecuencia. profundicen las desigualdades existentes. garantiza la libertad de configuración de los órganos políticos o de gobierno. En este sentido corresponde a quienes diseñan una política pública que afecta negativamente un derecho. No obstante.P. en especial. cualquier limitación o disminución del alcance o garantía de estos derechos debe tener una justificación suficiente. o que descuide los bienes y derechos a los que la Carta confiere prioridad. artículo 215).

En este sentido. deben adoptarse medidas antimonopólicas y medidas fiscales y monetarias que tiendan a mantener la estabilidad de la moneda. las libertades en las cuales se soporta la economía de mercado encuentran límite en el respeto de los derechos fundamentales. En consecuencia. T-079/95. Por una parte. C-389/02. 14 C-616/01. un modo de vida público y comunitario que ofrezca a las personas las condiciones materiales para gozar de una igual libertad” 12 . al momento de diseñar o poner en práctica una determinada política económica. C-815-99. la jurisprudencia de la Corte ha indicado que existen en la Constitución algunas directrices generales que deben orientar el régimen económico. 13 12 . las sentencias: T-533/92. C-010/00. Ahora bien. Al respecto pueden consultarse. los valores y principios constitucionales y. Y ha sido justamente en desarrollo de esta tarea que la Corte ha sostenido que la Constitución incorpora los principios básicos de la Economía Social de Mercado. C584/97. Siguiendo los postulados del Estado Social y de la Economía Social de Mercado. En desarrollo de este postulado. la Corte ha señalado que la cláusula del Estado social de derecho. en el cumplimiento de un objetivo social que le es inherente. todo marco jurídico y toda política pública deben propender por la defensa de la libertad de empresa. la libre competencia. la Corte Constitucional ha entendido que los principios de la Economía Social de Mercado resultan consustanciales al modelo del Estado Social de Derecho 13 . C-632/96. la seguridad jurídica y la protección de derecho de propiedad. C898/03. T-1083/00. Así mismo. C-074/93. C-616/01. entre otras. “hace explícito el poder deshumanizador de la pobreza y hace eco de la tesis según la cual la autonomía humana es sólo una ilusión mientras el individuo no haya resuelto sus necesidades materiales más básicas. C-265/94. el Estado debe SU-111/97. como medio adecuado para la producción y asignación de bienes y servicios. C-347/97. C-150/03. La recepción de la fórmula “Economía Social de Mercado” en la jurisprudencia colombiana La Corte ha señalado que el Estado Social de Derecho. C599/98. entre las cuales la libertad económica tiene un valor superior” 14 . en la que la Corte pone de presente la noción de economía social de mercado. en cada momento histórico. tal y como se propuso en el modelo constitucional alemán. el Estado debe garantizar las condiciones básicas para que pueda operar un mercado libre.orientación. SU-975/03. En consecuencia. C613/96. Es numerosa la jurisprudencia de la Corte en materia de intervención estatal en la economía y dirección económica del Estado. sobre todo. C-789/02. tiene el poder jurídico de movilizar a los órganos públicos en el sentido de concretar. C615/02. entre otras. la Constitución ordena que la actividad económica se desarrolle en un ambiente de mercado. C-1064/01. la Corte ha sostenido: “la reforma constitucional de 1991 adoptó el modelo propio de la Economía Social de Mercado e introdujo una serie de principios e instituciones para armonizar la intervención del Estado con la libertad de los ciudadanos. A este respecto. nada novedoso en el derecho comparado pero muy importante en nuestro derecho interno. C-516/04. Adicionalmente. T-583/03. C-781/03.

17 C-616/01. deben asegurar.intervenir en aquellos ámbitos que no pueden quedar librados al mercado −por fallas o deficiencias del mismo o por externalidades−. T-1083/00. desarrolló programas de transferencias públicas y privadas para otorgar subsidios a la población más pobre y afectada por la guerra y estableció un importante sistema de protección social y de control a la arbitrariedad y al abuso del poder en las relaciones privadas. la Constitución no sólo establece un límite general a la gama de modelos de política pública económica que pueden ser implantados por el legislador. compete a distintos órganos públicos. promover los derechos económicos. En su conjunto. entre otras cosas. sienta los parámetros que orientan tanto la actividad de los órganos estatales en el diseño e implementación de políticas. Sentencia C-615/2002. el Gobierno y el Congreso. como se dijo. sociales y culturales consagrados en el Título II de la Constitución. es preciso recordar que la libertad de empresa es reconocida a los particulares por motivos de interés público. atribuir prioridad al gasto social en los términos del artículo 350 de la Carta.P. como principios fundamentales del Estado Social de Derecho 17 y de la Economía Social de Mercado que aquel implica. al mismo tiempo. y garantizar la libertad económica y la libre competencia. sino que define las finalidades de la actividad económica en su conjunto. que la especial protección constitucional de la libertad económica y la libre competencia no radica simplemente en la garantía de una libertad individual del empresario sino sobre todo. con el fin de corregir inequidades surgidas de las relaciones privadas. como el Banco central. es importante recordar que la Corte ha sido reiterativa al señalar. Al margen de lo que las distintas escuelas económicas pregonan sobre la incidencia de la competencia libre en la satisfacción de las necesidades individuales y colectivas. como los más importantes límites y responsabilidades de la actividad de la empresa privada en orden a cumplir la función social que le es inherente. admite que la empresa es el motor del desarrollo”. realizar políticas sociales orientadas a proteger los sectores más pobres y vulnerables. establecer las condiciones para que pueda florecer el mercado y. lo cierto es que la Carta. T-1083/00. Ahora bien. Aquellas libertades individuales revisten una función social fundamental y constituyen un mecanismo de protección del interés público19 . el impulso al desarrollo económico y el mejoramiento de las alternativas para los consumidores y usuarios 18 . 16 15 . T-1083/00. artículo 13). Para ello. desarrollar programas sociales 16 . El desarrollo concreto de las directrices mencionadas. 18 Sentencias C-616/01. e incluir a aquellas personas que por sus particulares circunstancias no están en capacidad de acceder al mercado para satisfacer sus necesidades 15 . en el valor colectivo que implica el aprovechamiento de la capacidad creadora del individuo en la generación de bienestar social. Es decir. En consecuencia es función de tales órganos según su específica competencia. 19 Como lo señaló la Corte: “[…]más allá de la tensión entre el interés público y el privado. una especial protección a los grupos más débiles y vulnerables (C. En suma. remover las barreras para que todos los habitantes puedan gozar de un nivel adecuado y equitativo de autonomía. esta política coincide con los postulados básicos del programa económico alemán que al tiempo que desplegó un andamiaje normativo para garantizar la libertad económica.

ajuste salarial. que apelan al concepto de Economía Social de Mercado en temas tan diversos como industria y comercio 20 . Para efectos de mostrar algunas formas de aplicación de la Constitución Económica y de los principios de la Economía Social de Mercado a las relaciones privadas o a la política pública bastará con mencionar brevemente cuatro casos paradigmáticos: el primero sobre la intervención del Estado en el mercado de los servicios de salud y en el régimen de seguridad social. que como se dijo. 23 T-533/92. libertad de expresión 24 . C-613/96 y T-079/95. 24 C-010/00. de constitucionalidad o de tutela. económicos y culturales en las relaciones de mercado. focalización del gasto público y derechos del indigente 23 . 25 T-375/99 y C-265/94. sistemas de salud. a través del cual la Corte estableció una serie de límites a los tratados internacionales que pueden vulnerar derechos reconocidos por la Constitución Política. y sociedades comerciales 25 . la Corte entendió que la Constitución autoriza una fuerte intervención del Estado en la regulación de ciertos mercados –como el mercado de salud– siempre que se trate de promover los derechos sociales que se encuentran comprometidos. Restricciones a la libre competencia en el mercado de los servicios de salud En el primer caso mencionado. la Corte la declaró constitucional al entender que la reglamentación adoptada por el legislador en virtud del principio democrático no resultaba per se violatoria de la libre competencia. con las cuáles contraten los servicios 26 . al conocer de una demanda de inconstitucionalidad contra la norma que permite a las Empresas Promotoras de Salud (EPS) la prestación directa del servicio público de salud a través de sus propias Instituciones Prestadores de Servicios (IPS) y que las faculta para ejercer control sobre todas las IPS. pensiones y empleo 22 . riesgos profesionales 21 . La norma mencionada resultó demandada con el argumento de que desconocía las disposiciones consagradas en los artículos 333 y 334 de la Constitución Política. seguridad social. respecto a la constitucionalización de las relaciones económicas –o de mercado− entre particulares y a la obligación de proteger los derechos sociales. C-789/02. C-781/03. C-584/97. No obstante. el tercero. C-615/02. Por eso. 20 21 T-583/03.Cuatro casos paradigmáticos La función social del mercado en el Estado Social de Derecho aparece consagrada en diversas disposiciones de la Constitución Económica. finalmente. propias o no. C-1064/01. es posible encontrar sentencias de la Corte Constitucional. . de particular relevancia para el tema de este libro. el cuarto caso. 26 C-616/01. Así se ha manifestado la Corte. T-1083/00. C-516/04. por ejemplo. sobre la limitación del principio democrático o de la discrecionalidad técnica de la administración a la hora de definir los criterios para la clasificación de la población vulnerable para efectos de conferir beneficios sociales. La Corte señaló que en lo que a la seguridad social se refiere opera el principio democrático en cuanto que el Estado puede optar por el modelo de seguridad social que considere más adecuado según la valoración política del legislador. y. el segundo. relativas a la libre competencia y al deber del Estado de garantizarla. C-616/01. se extiende a múltiples temas. 22 SU—975/03.

la Corte avaló las reglas generales que regulan la prestación del servicio público de salud algunas de las cuales podrían aparecer a primera vista. 28 27 . Criterios constitucionales para el diseño de programas sociales La Corte ha entendido que la Constitución del Estado Social y Democrático de Derecho establece el derecho a la especial protección de ciertos sujetos especialmente vulnerables. contravengan las normas constitucionales sobre gasto social y (2) a introducir a valoración obligatoria de los factores de vulnerabilidad social que. la mujer estaba en capacidad de demostrar que no contaba con dinero suficiente para sufragar los costos del parto y la atención de su hijo. No obstante. Por ello. la intervención del legislador en el “mercado de la salud” no vulnera el derecho a la igualdad o a la libre competencia por cuanto los usuarios pueden en cualquier caso cambiar la IPS a la que se encuentren afiliados. la Corte se pronunció sobre una tutela interpuesta por una mujer de escasos recursos que fue entrevistada para la clasificación del SISBEN mientras se encontraba en estado de embarazo. la Corte consideró que las disposiciones demandadas no violaban la igualdad y la libre competencia. las características de la vivienda y de los bienes que se encontraban en el lugar en el cual residía al momento de la entrevista. En uno de estos casos. y no se anula la posibilidad de que particulares concurran a la prestación de ese servicio. En otro. sea el ISS o sea cualquier otra. dado que los criterios de clasificación no tenían en cuenta su condición de mujer embarazada sino. la norma establecía que el cambio de afiliación de ARS era posible después de 2 años a partir del último traslado para el caso de las personas afiliadas al Instituto de Seguros Sociales (ISS) y después de 1 año para personas afiladas a cualquier otra ARS 29 . A juicio de la Corte. En el caso precisó la Corte que la facultad del juez constitucional debe limitarse (1) a inaplicar las disposiciones que. 29 C-516/04. recordó que la Constitución señala a la mujer en estado de embarazo y después del parto así como a los menores de un año. C-915/02. Y en el último. disponía que las entidades que administren los recursos del régimen subsidiado de salud debían contratar y ejecutar. El término diferencial establecido cumple la finalidad de permitir a esa empresa del Estado mejorar las condiciones y cobertura en la prestación del servicio con la consecuente mejora en el bienestar general. exclusivamente. Señaló también que la ley 100/93 que regula C-428/97. según explícitas y claras reglas constitucionales deben ser atendidos. En estos términos. como sujetos de especial protección constitucional (art. a simple vista. La actora resultó clasificada en el tercer nivel. 43).Otros tres fallos sobre el mismo tema. violatorias de la libre competencia o de la igualdad de condiciones para competir. por lo que fueron declaradas exequibles. 30 T-1083/00. En efecto. en los cuales se cuestionó la constitucionalidad de las normas que establecían un trato diferenciado entre IPS del Estado e IPS privadas por violación a la libre competencia. la norma establecía que las Administradoras del Régimen Subsidiado (ARS) debían contratar por lo menos el 40% con IPS oficiales 27 . La Corte al estudiar el caso. en este caso. con las IPS públicas. no menos del 40% del valor de la Unidad de Pago por Capitación subsidiada 28 . cuestionó el diseño de una determinada política social al descubrir que la misma desconocía la especial protección que la Constitución confiere a las mujeres embarazadas que se encuentran en circunstancias de marginalidad o pobreza 30 .

el servicio de seguridad social en salud. la Corte señaló: “[…] los órganos políticos o de gobierno. entendió que tal empresa ostentaba una posición dominante que situaba al pequeño productor en situación de indefensión. las sentencias de protección de los derechos de los trabajadores. La obligación del Estado de impedir la arbitrariedad privada y el abuso de la posición dominante en las relaciones privadas La Corte ha entendido que el Estado tiene la obligación de intervenir en las relaciones entre particulares para evitar el abuso del poder privado y la violación de los derechos constitucionales en ámbito del mercado. el derecho a la igualdad real y efectiva de los mencionados sujetos”. están constitucionalmente obligados a conferir especial asistencia y protección a la mujer durante el embarazo y después del parto al hijo menor de un año”. Tal omisión constituye un desconocimiento de las normas constitucionales que establecen políticas de diferenciación positiva a favor de la mujer embarazada y del hijo menor de un año y. la Corte consideró que dado que la empresa era el único proveedor regional del único insumo del proceso productivo del microempresario. Como pudo demostrarse. por contera. En este aparte haremos alusión a un caso poco conocido pero de notable importancia en el tema. Por lo tanto. A eso se sumó que la actividad económica del microempresario constituía la única fuente de ingreso de él y su familia. Como represalia la empresa decidió suspender definitivamente la venta del producto y condenar al microempresario a la quiebra. por ejemplo. 32 33 31 T-375/97. el microempresario denunció ante las autoridades competentes que los bloques de parafina entregados contenían menos del peso acreditado. . se ordenó practicar una nueva entrevista para completar correctamente la ficha de clasificación socioeconómica de la mujer para la reclasificación del SISBEN –teniendo en cuenta el deber de especial protección– e informarle sobre la existencia y la forma de vinculación a los programas de alimentación y salud que se ejecuten en el municipio. Esta situación Ley 100/93 artículo 213. pese a tratarse de una cuestión aparentemente técnica sujeta a reglamentación gubernamental. “En este caso. la decisión de desconocer de manera absoluta las dos circunstancias antes mencionadas –el estado de embarazo y el hecho de tratarse de un menor de un año carente de cualquier protección en materia de seguridad social– transgrede los criterios constitucionales de priorización del gasto público social en materia de salud. En este caso. se encontraba en capacidad de determinar su salida del mercado. que correspondía a una importante empresa multinacional de derivados del petróleo y única distribuidora de la región 33 . En consecuencia. la omisión del órgano administrativo que diseñó los criterios de clasificación del SISBEN desconoció el mandato constitucional y legal y vulneró los derechos fundamentales de la mujer embarazada 32 . En este sentido deben ser entendidas. En consecuencia. Este caso tuvo origen en virtud de una acción de tutela interpuesta por el propietario de una pequeña fábrica de velas contra su proveedor de parafina. la empresa multinacional había venido entregando cada vez menos cantidad de parafina y sin embargo exigía que su mercancía no fuera pesada y que se pagara el precio de la cantidad originalmente convenida. sitúa a la mujer en estado de embarazo y a los niños menores de cinco años como potenciales afiliados prioritarios 31 . al diseñar las políticas sociales en materia de salud o asistencia alimentaria. No obstante. Al conocer este caso.

T-355/00 . T-002/97 . 1312/01 y T-1049/03 . C-936-03 .548/99 .implicó que la decisión de no vender parafina fuera analizada a la luz de la función social de la actividad económica del proveedor y apareciera evidentemente violatoria del derecho al trabajo. T-329/04 y T209/04 . T-954/02 . por decisión unánime. 37 C-349/04. parece de particular relevancia para el tema que nos ocupa la sentencia C137/96. Con esas consideraciones. En efecto. T-707/98 y T125/99 . se sujetara a las normas vigentes sobre manejo de los recursos genéticos. la Corte ha entendido que el Estado no sólo está autorizado sino que tiene la obligación de intervenir en las relaciones de mercado para garantizar la función social de la empresa y la realización de los derechos constitucionales de todos los agentes del proceso económico. T209/01 . El artículo 3 literal (a) del tratado señalaba: “en cumplimiento de sus objetivos.. T-346/01 y T-662/01 . en especial. Esta sentencia marca una pauta muy importante para la negociación de tratados internacionales que pueden afectar los derechos constitucionales de los habitantes de Colombia. SU-624/99 . resolvió declarar EXEQUIBLE el tratado y su ley aprobatoria. Al respecto la Corte entendió que una decisión de un particular. La Corte declaró la exequibilidad de esta norma pero “bajo el entendido de que la instalación de las plantas piloto en territorio colombiano. 36 T-592/03 y C-964/03.) emprenderá actividades de investigación y desarrollo. C-747/99. C-1165/00. a través de la cual la Corte estableció una serie de límites constitucionales a la hora de celebrar y poner en ejecución un tratado internacional que puede afectar derechos reconocidos por la Constitución Política. económicos y culturales de las comunidades indígenas y de la población afrocolombiana: el caso UPOV Finalmente. el Centro (. por lo cual vale la pena detenerse siquiera sumariamente en ella. con la virtualidad de cercenar las posibilidades de trabajo de un microempresario. T-568/99 .. T-073/01 . T-256/03 y T-383/01 . escapa del ámbito de su libertad económica y desconoce la función social de la actividad empresarial. En suma. en la esfera de la ingeniería genética y la biotecnología”. T-485/98 . T-503/99. incluido el establecimiento de plantas piloto. C-1489/00. el tratado que se estudiaba establecía la creación de un Centro Internacional de Ingeniería Genética y Biotecnología. T-257/01 . 34 . En este mismo sentido pueden ser analizadas las sentencias sobre protección de los derechos de los trabajadores (como las que definen el límite del ius variandi 34 y establecen la obligación perentoria del pago oportuno de acreencias laborales y obligaciones sociales 35 ) o promoción de los derechos sociales. Límites constitucionales de un tratado internacional que puede vulnerar los derechos sociales. La Corte Constitucional. en esta sentencia la Corte se pronunció sobre la exequibilidad de la ley que aprobaba el tratado internacional que contenía el 'Estatuto del Centro Internacional de Ingeniería Genética y Biotecnología' hecho en Madrid el 13 de septiembre de 1983 (UPOV). los derechos sociales. sustentada en retaliaciones y consideraciones arbitrarias. económicos y culturales en el ámbito del mercado (como las que promueven el acceso a la vivienda 36 o defienden la progresividad de los derechos sociales 37 ). T-362/95 y T-533/99 . económicos y culturales de la población que podría resultar afectada. T-468/02 . la Corte ordenó al proveedor reanudar el suministro de parafina en los términos de peso y precio de su propia oferta. T-077/01 . pero con una serie de salvedades destinadas a garantizar. 35 T-262/04. T-547/99 y T. T-752/01. Como se mencionó.

el artículo 14 del tratado señalaba “(E)l Centro deberá publicar todos los resultados de sus actividades.” De otra parte. en el fundamento 13 de la providencia dijo la sentencia: “La Corte considera que esta norma es constitucional siempre y cuando la instalación de las mencionadas plantas piloto. y la integridad cultural de las comunidades indígenas.” .”. incluidos el título. salvaguarda de la vida. incluida la transferencia de los resultados que emanen de la labor de investigación del Centro”. concesión de licencias. la salud. la salud y la producción de alimentos (cursiva fuera del texto original). supranacionales o internacionales− en materia de bioseguridad. negras y campesinas” (cursiva fuera del texto original). artículo 49) de los colombianos. derechos de autor y otros derechos de propiedad intelectual. la Corte declaró exequible la norma transcrita. Adicionalmente.P.P. como miembro nato sin derecho a voto. el derecho de autor y los derechos de patente. así como las normas de seguridad para el trabajo de investigación que deban aplicarse en territorio colombiano. el Jefe Ejecutivo de la ONUDI o su representante. artículos 7° y 330 −parágrafo− y Ley 70 de 1993). sobre cualquier trabajo producido o desarrollado por el Centro.. el artículo 6 del citado tratado establecía que la Junta de Gobernadores del Centro estaría compuesta por un representante de cada uno de los Estados Miembros del mismo y.bioseguridad. en territorio colombiano. pero bajo el entendido de que las políticas y principios que rigen las actividades del Centro.. el numeral 2 de dicho artículo señalaba: “Corresponderán al Centro todos los derechos. artículo 65). no contravengan las disposiciones vigentes −internas. el numeral 3 indicaba que “(L)a política del Centro consistirá en obtener patentes o intereses en patentes sobre los resultados de las actividades de ingeniería genética y biotecnología desarrolladas a través de los proyectos del Centro.” Y. artículo 2 y 11) y de la salud (C. manejo de recursos genéticos.P. de la vida.. al respeto por los derechos de las minorías étnicas y culturales sobre los productos derivados de sus conocimientos propios” (cursiva fuera del texto original). A su turno. Por otra parte.P.. especialmente. En este sentido. En la parte resolutiva de la sentencia que se estudia. la implementación de plantas piloto por parte del Centro Internacional de Ingeniería Genética y Biotecnología −en caso de hacerse en Colombia− debe ser particularmente respetuosa de los territorios indígenas. siempre y cuando las publicaciones pertinentes no estén en contradicción con su política general relativa a los derechos de propiedad intelectual aprobada por la Junta. de investigación. se adecue a las regulaciones sobre manejo de los recursos genéticos (C. artículo 81) que dicten las autoridades de la República y sea respetuosa de las normas de seguridad que implican la salvaguarda de la vida (C. así como de la protección de la producción alimentaria (C. protección de la diversidad biológica. A este respecto. y de las formas y prácticas tradicionales de producción. explotación y aprovechamiento de los recursos naturales por parte de estas comunidades étnicas (C. la Corte indicó que la norma antes transcrita sólo era exequible si se entendía que “la disciplina sobre propiedad intelectual e industrial de que trata la citada disposición se someta a la reglamentación nacional. étnica y cultural. finalmente. El literal e) de dicho artículo asignaba a la mencionada Junta la función de establecer “las normas de reglamentación de patentes. supranacional e internacional en materia de propiedad industrial e intelectual y. la producción alimentaria. de la propiedad comunitaria de las comunidades negras.P..

Al respecto. económicos y culturales de las poblaciones indígenas. cuando los mencionados derechos recaen sobre desarrollos o productos obtenidos a partir de material biológico o genético colombiano”.. Al respecto la Corte señaló que las disposiciones mencionadas eran exequibles si y solo si se entendía que en el evento en que existiere una disputa jurídica entre un habitante del territorio nacional y el Centro. salvo en los casos en los cuales las comunidades mencionadas. podrá apelarse a los mecanismos judiciales consagrados por el ordenamiento nacional e internacional a fin de que el conflicto se resuelva según las normas vigentes en el territorio nacional. la salud. la Corte constitucional condicionó la vigencia de las disposiciones internacionales mencionadas al hecho de que su aplicación en territorio nacional no vulnerara los derechos sociales. supranacionales e internacionales sobre bioseguridad y protección de los recursos naturales. y previo el pago de los derechos a que hubiere lugar según las disposiciones vigentes. La Corte Constitucional declaró exequible esta disposición “siempre que se entienda que el acceso a los derechos de propiedad intelectual emanados de las investigaciones del Centro debe ser razonablemente favorable a Colombia. las comunidades negras y los productores de alimentos. cedieren los respectivos derechos. y la producción de alimentos en territorio colombiano. de común acuerdo. .. siempre que respeten los derechos constitucionales de las comunidades indígenas.Los numerales 2 y 3 del artículo 14 fueron declarados exequibles bajo el entendido “de que se observen las reglas vigentes en el ordenamiento interno. la vida. cuando este actúe como un particular o sometido a las normas de derecho interno o supranacional. el tratado establecía a favor del centro una prerrogativa especial consistente en la concesión de inmunidad respecto de toda forma de proceso jurídico. Al formular las normas que regulen el acceso a la propiedad intelectual.]. Por su parte.”. la Junta no establecerá criterios que sean perjudiciales para ningún Miembro o grupo de Miembros. Adicionalmente. bienes y haberes del Centro. supranacional e internacional en materia de propiedad industrial e intelectual y en todo caso. la Corte señaló que las disposiciones mencionadas no podían inhibir a las autoridades colombianas para establecer mecanismos eficaces de control y vigilancia que permitan al Estado cumplir con su deber ineludible de fiscalizar el respeto de las normas nacionales.” En suma. indígenas y campesinas colombianas. según el fundamento 27 de la sentencia. Finalmente. negras y campesinas” (cursiva fuera del texto original). la diversidad cultural. (2) no serán patentables por parte del Centro ni éste podrá ejercer ningún derecho sobre invenciones que surjan del conocimiento. los numerales 2° y 3° del artículo 14 se adecuan a la Constitución siempre y cuando se observen las siguientes condiciones: “(1) [. aprovechamiento o explotación tradicionales de los recursos biológicos o genéticos desarrolladas por comunidades negras. Adicionalmente establecía la inviolabilidad de todos los locales. el numeral 4 del artículo 14 del tratado señalaba que “Se concederá acceso a los derechos de propiedad intelectual relativos a los resultados que emanen de la labor de investigación del Centro a los Miembros y a los países en desarrollo que no sean Miembros del Centro de conformidad con las convenciones internacionales aplicables.

sino también para aquellas minorías cuya . De todo lo anterior surge con fuerza la idea según la cual los términos de negociación y los posibles efectos de los TLC revisten interés no sólo para los grupos y personas mejor “representadas” por los órganos electos o por las agencias técnicas gubernamentales encargadas de negociar. que son mayores los beneficios del crecimiento. que la negociación del tratado debe hacerse tomando en cuenta todos los intereses relevantes. los tratados de libre comercio tienden a profundizar la desigualdad entre grupos poblacionales y actores económicos y a impactar negativamente a los grupos y actores más débiles y con menor capacidad para competir en el mercado. los órganos políticos o de gobierno tienen una amplia libertad de configuración normativa respaldada en el principio democrático. Por el contrario. al modelo del Estado Social de Derecho. En una palabra. en todo caso. la mayoría de los expertos recomiendan que las políticas de libre cambio vayan acompañadas de indispensables y acertadas políticas macroeconómicas internas para contener las tendencias negativas antes anotadas. ya brevemente descrito. De lo que se trata entonces es de averiguar cuales son las restricciones constitucionales existentes. entre otros. Como lo han señalado algunos de los autores de este libro. Sin embargo. ello no significa. la negociación de tratados bilaterales o acuerdos multilaterales de libre comercio constituye una concreción de la política pública en materia de comercio exterior. Para ello. entre los trabajadores rurales y los urbanos. que la Constitución limite de manera desproporcionada la libertad de configuración legislativa en esta materia. En esa medida. entre las empresas de alta productividad y ágil reconversión y las de menor productividad y tardía reestructuración. sin embargo. algunos autores enfatizan también. parece claro que los procesos de liberalización comercial tienden a generar desequilibrios regionales y sectoriales. para lo cual parece fundamental conocer la doctrina constitucional sobre lo que se ha denominado “la Constitución Económica”. Ahora bien. de las normas constitucionales y la doctrina de la Corte es posible extraer algunas consecuencias relevantes para el tema que nos ocupa. Y. los tratados de libre comercio están lejos de ser la solución mágica a los problemas distributivos de los países en desarrollo.Breve reflexión final sobre la Economía Social de Mercado y los tratados de libre comercio Para nadie debería ser extraña la afirmación según la cual los tratados de libre comercio –como cualquier otro tratado internacional o cualquiera otra política pública en materia económica– deben ajustarse a la Constitución y. debe ajustarse al marco normativo constitucional. Una primera que parece indiscutible es que un TLC no puede hacerse al margen de los derechos constitucionales de los grupos más vulnerables. en consecuencia. entre la población laboral calificada y la no calificada. dado el aumento en las exportaciones. Ahora bien. la política de liberalización como cualquier otra política nacional. como tantas veces se ha mencionado. En este sentido. En efecto. expresada en normas infraconstitucionales. desequilibrios entre el factor capital y el factor trabajo y. marcada en Colombia por el modelo de la Economía Social de Mercado. la generación de empleo y el incremento en la productividad como consecuencia de la apertura de los mercados. a su vez.

Reseña de los artículos que componen este libro Los temas seleccionados para ser tratados en el seminario que tuvo como resultado el presente libro fueron algunos de los más importantes mencionados en el acápite anterior. de los habitantes del territorio nacional. las comunidades indígenas o afro-colombianas y los productores del campo Así por ejemplo. En esos casos. es necesaria la intervención del Estado para asegurar el cumplimiento de los mandatos de la Constitución Económica en materia de igualdad. De esta manera se busca garantizar que la orientación de las políticas de comercio exterior “extiendan” los beneficios de la apertura de los mercados al tiempo que minimicen los efectos negativos para los grupos menos favorecidos. además de ser interdisciplinario. los pequeños y medianos empresarios. 38 39 Ver artículo de Juan Camilo Restrepo en este libro. de todos los derechos constitucionales. Ver artículo de Marcela Meléndez en este libro. Rodríguez Garavito en este libro. Cada uno de estos temas fue abordado por expertos de diversas disciplinas y diversas orientaciones ideológicas con el fin de promover el debate. A la luz de ese criterio seguramente será evaluada la adecuación de cualquier tratado de libre comercio a la Constitución Política. los cuatro grandes temas de reflexión fueron los siguientes: la relación entre el modelo de Economía Social de Mercado y los tratados de libre comercio (i). el posible impacto de los TLC en los derechos laborales y el empleo (iii). . los campesinos o las comunidades indígenas–. quienes se encuentran encargados de diseñar e implementar este tipo de medidas están obligados no solo a tener en cuenta sus intereses o los de los grupos a los cuales representan. debe incorporar los intereses de todos los sectores y el estudio de temas particularmente sensibles y no siempre presentes en la agenda de discusión. parece necesario tener seriamente en cuenta los efectos de cualquier decisión de esta naturaleza sobre la pobreza. según el modelo del Estado Social ya descrito. las compatibilidades e incompatibilidades entre un tratado de libre comercio y el fomento a la pequeña y mediana industria (iv). sino los intereses de los sectores potencialmente afectados. especialmente si se trata de sectores particularmente débiles o que gozan de una protección constitucional reforzada –como los trabajadores. y. progresividad de los derechos sociales y derechos individuales y colectivos de los trabajadores.representación es escasa (incluso si son mayorías numéricas) pero que paradójicamente son los grupos potencialmente más afectados y cuya protección requiere la activa intervención del Estado a través de políticas sociales o económicas adecuadas. En efecto. sobre cada uno de los cuatro temas mencionados. En la parte que sigue de esta introducción se hará una breve descripción de las ponencias y comentarios de los expertos que generosamente nos acompañaron en este proyecto. los derechos laborales. Por eso el debate. el empleo. Por lo anterior. En particular. prender las alertas sobre potenciales riesgos y plantear alternativas viables y factibles. desempleo en la población menos calificada 39 y una desmejora en las condiciones laborales producto del afán por posicionar mejoras competitivas 40 . los principios que orienten las negociaciones y el contenido de cada tratado debe tener siempre en cuenta que la razón de ser del modelo político-constitucional por el que hemos optado los colombianos es la protección de los derechos constitucionales. 40 Ver artículo de César A. la desigualdad. los efectos de la liberalización del comercio en la estructura de clases sociales (ii). En suma. por último. en el tema laboral se ha denunciado la tendencia o la posibilidad de generar desigualdades regionales 38 .

como lo explican los autores. En tercer lugar. Binder-Dürr muestran las seis tareas que asumió el Estado en la República Federal de Alemania después de la segunda guerra mundial. (2) el orden monetario. de una propuesta en virtud de la cual se asignan al Estado tareas económicas y sociales concretas. en cinco órdenes: (1) el orden de la competencia. el Estado debe intervenir para garantizar la distribución de la renta. diseñó políticas regionales que corrigieran las grandes diferencias de desarrollo económico entre regiones. con el fin de alcanzar simultáneamente el logro de objetivos económicos y sociales. podría proveer un nivel de asignaciones eficiente de bienes y servicios pero implicaría altos costos sociales. de modo que opere realmente la capacidad de coordinación de los mercados. Se trata. mantuvo estable el nivel de precios. La Economía Social de Mercado se presenta entonces como una alternativa a estos dos extremos. el Estado asumió la defensa y garantía de la libertad económica evitando la formación de carteles y monopolios que distorsionaban el mercado. protegió el medio ambiente complementando el mecanismo de mercado para incorporar la contaminación ambiental en los costes de producción. suavizó las oscilaciones coyunturales de los ciclos económicos vinculadas con el desempleo y la caída de los salarios reales. elaborado por Klaus Binder y Ernst Dürr hace una descripción del contenido y alcance del régimen de Economía Social de Mercado tal y como fue concebido en Alemania. libre empresa y libre competencia. una economía planificada centralmente permitiría la intervención del Estado para proveer bienes y servicios deseables. En efecto. la justicia social y el crecimiento económico. [ . (4) el medio ambiente y. una economía de libre mercado (pura) con una mínima actividad del Estado en asuntos económicos. estimuló la participación ciudadana en el desarrollo económico. el orden de la competencia exige del Estado una política económica que garantice precios libres. tanto como la promoción de la participación de todos los ciudadanos en el proceso de desarrollo Klaus G. Ese margen de acción del Estado se concreta en los cinco órdenes económicos y sociales antes mencionados. por Klaus G.DESCRIPCIÓN DEL CONCEPTO ECONOMIA SOCIAL DE MERCADO. pero implicaría altos niveles de ineficiencia económica respecto de los recursos. Para ejemplificar como puede operar este modelo. para evitar los efectos adversos que sobre el bienestar. Binder [ y Ernst Dürr [ El primer artículo del presente volumen. La comprensión de la Economía Social de Mercado podría resultar más clara. (3) el orden social y laboral. no sólo según el rendimiento económico sino también según una determinada concepción de justicia social. mientras el Estado interviene en la economía sólo lo necesario y con prioridad en asuntos de carácter social. En primer lugar. si se piensa en el trade-off existente entre metas de carácter económico y metas de carácter social. Así. En el orden monetario el Estado debe asegurar la estabilidad de la moneda. Al otro extremo. en la cual el mercado opera libremente. (5) el orden regional o territorial. y. tendría una crisis inflacionaria. por eso debe generar un orden social y laboral cuyo objetivo incluya la erradicación de la pobreza extrema. según los autores. Binder es Doctor en Economía de la Universidad de Erlangen-Nuremberg y Director del Instituto de Estudios Económicos del Caribe (IEEC) de la Universidad del Norte de Barranquilla [ Ernst Dürr es Profesor emérito de Economía de la Universidad de Erlangen-Nuremberg (Alemania) y miembro del Consejo Asesor del Ministerio Federal de Economía de Alemania.

para ser partícipes del flujo social de creación de riqueza. afirma el autor que los precios cumplen la indispensable función de distribuir el ingreso pues a través de él. respecto de la decisión de comprar y/o vender un bien. por Juan Carlos Echeverry [ En sus comentarios a la ponencia presentada por Klaus Binder. modo y lugar. sobre los efectos adversos que a su juicio tendría una distorsión en los precios relativos. tecnológicas. Finalmente. ya que el mecanismo de mercado no asegura la distribución equitativa de la actividad económica entre las diversas regiones mi garantiza un adecuado nivel de vida en todas ellas. guían la acción humana en la medida que orientan las condiciones de tiempo. transmiten información de productores a compradores. una especial protección de la “cuestión social”. Sin embargo. el comentarista indica que la cuestión social en este contexto se diferencia de un simple asistencialismo que poco dignifica a las personas. Juan Carlos Echeverry hace énfasis en el papel fundamental de los precios en el funcionamiento de los mercados y en la vida de una sociedad. Al profundizar sobre el régimen de Economía Social de Mercado. Finalmente. sobre las condiciones de producción. so pena de distorsionar la operación del mercado y obstruir sus beneficios. COMENTARIOS A LA PONENCIA “LA ECONOMIA SOCIAL DE MERCADO”. El orden del medio ambiente por su parte. De una parte. reconoce ciertos eventos en los cuales se justifica la intervención. implica que el Estado tiene injerencia en el mercado para corregir la falsa información que transmite el sistema de precios respecto de los costes de producción por contaminación del medio ambiente. lo cierto es que las políticas específicas de este régimen no son invariables. al mismo tiempo.económico. los autores señalan que si bien esta es la concreción de la propuesta de la Economía Social de Mercado. los agentes adquieren una parte del ingreso social. En este sentido afirma que “lo social” está mas bien asociado a la necesidad de acercamiento de las personas que por razones presupuestarias. El comentario parte de la premisa de que los precios están destinados a cumplir una triple función. como es deseable en una Economía Social de Mercado. geográficas o institucionales se encuentran lejos del mercado. analiza los casos en los cuales se hace posible y necesaria una intervención en la economía. [ Juan Carlos Echeverry es PhD en Economía de la Universidad de Nueva York y Decano de la Facultad de Economía de la Universidad de los Andes . De otra parte. el Estado debe establecer un ordenamiento del territorio a través de una política regional que se oriente a equilibrar las condiciones de la actividad económica. enfatizando la necesidad de que dicha intervención no altere los precios relativos de bienes y servicios. Un ejemplo de ello es la provisión de bienes públicos que no resulta rentable para el sector privado. Así. Finalmente. Lo que si resulta sustancial sin embargo es que se establezca un amplio marco de acción para el mercado y. Echeverry advierte en su comentario. precisamente por constituir externalidades no capturadas por el mercado.

para solucionar el problema económico de ayudar a los más necesitados sin distorsionar el sistema de precios que hace posible y fructífero el mercado. haciendo referencia a estudios empíricos y experiencias comparadas. Restrepo afirma. el autor señala la posibilidad de intervención a través de transferencias directas y no de modificaciones en los precios. sin dejar de llamar la atención sobre algunos sectores sensibles que requieren un tratamiento especialmente cuidadoso: la agricultura y el manejo monetario y financiero. ECONOMÍA SOCIAL DE MERCADO Y TRATADOS DE LIBRE COMERCIO ¿CONCORDANCIA O DISCREPANCIA?. luchar contra la pobreza. el autor analiza los posibles efectos de las relaciones de comercio en el crecimiento económico. para estimular un impacto positivo en el crecimiento. el autor menciona muy brevemente distintas formas de intervención y hace un corto recorrido por lo que. Profesor de derecho fiscal y hacienda pública en las Universidades de los Andes. A partir de esa premisa. además de incontenible e irreversible. Javeriana y Externado de Colombia. a su juicio. La primera precisión es fundamental para comprender las limitaciones de la liberalización del comercio a través de un TLC. El texto muestra cómo la liberación del comercio debe encontrarse acompañada de políticas macroeconómicas acertadas y medidas compensatorias en lo social. En el contexto de esta tesis. Según el autor. Actualmente integra el Comité Nacional de Cafeteros y las juntas directivas del Banco Superior y las Empresas Públicas de Medellín. Para tal efecto. respecto de los beneficios esperados con su adopción. por Juan Camilo Restrepo [ El segundo artículo del libro. Y (2) pese a los posibles efectos positivos de los tratados de libre comercio. Un TLC es sólo una de las herramientas del gobierno para fomentar un desarrollo económico integral. constituye una puerta de oportunidad que.Finalmente. que pese a la controversia existente en torno a los efectos positivos o negativos de los tratados de integración en el crecimiento económico de los Estados. el proceso de creciente liberalización del comercio internacional. constituyen grandes errores de la regulación de los mercados en nuestro país. este efecto económico no es equilibrado regionalmente y tiende a consolidar economías de enclave. al no ser aprovechada por un Estado. Sin embargo. lo abocará a enfrentar difíciles situaciones de competencia frente a los países que sí han asumido el reto de la competencia. [ . Juan Camilo Restrepo es doctor en derecho administrativo de la Universidad de París. Enfatiza el autor que un TLC no puede sustituir las políticas internas necesarias para estimular el crecimiento económico. realiza un análisis de las concordancias y discrepancias existentes entre la Economía Social de Mercado y los tratados de libre comercio. elaborado por Juan Camilo Restrepo. realiza dos precisiones fundamentales: (1) la relación entre la liberalización del comercio (TLC) y el crecimiento económico es de coadyuvancia y no de causalidad inexorable. propiciar la equidad regional o lograr una mejor distribución del ingreso y la riqueza. el autor se detiene a evaluar las oportunidades concretas que plantea el libre comercio para Colombia. existe evidencia confiable que correlaciona mayores niveles de crecimiento económico con mayores niveles de apertura o integración.

La segunda precisión es esencial para poner de presente la necesidad de adoptar medidas compensatorias de nivel nacional, que busquen contrarestar la tendencia negativa de los TLC a profundizar los desequilibrios regionales. En efecto, si resulta inevitable que los efectos positivos de un TLC se vean absorbidos por la zona geográfica que más rápidamente tome ventaja de la desgravación arancelaria y de los flujos de inversión, es indispensable que el gobierno implemente medidas para equilibrar esta tendencia. En el caso colombiano, el autor señala que la discusión actual sobre el TLC ya no debe ser sobre su conveniencia o inconveniencia, dado que la negociación con los Estados Unidos ya se encuentra en marcha. De lo que se trata entonces es de discutir sobre la forma de negociar el tratado, de manera tal que se logre ampliar las oportunidades y proteger a los sectores especialmente sensibles o en condición desventajosa, como la agricultura. En este sentido, el texto realiza un recorrido por las razones que motivaron al gobierno colombiano para negociar el acuerdo con Estados Unidos, que se pueden resumir en las siguientes: a) son escasas las oportunidades de abrir el comercio colombiano a otros mercados porque el ALCA y MERCOSUR han sido entorpecidos, y están próximas a terminar las concesiones arancelarias del APDEA; b) Estados Unidos ha firmado tratados con otros países que constituyen competencia comercial para Colombia; c) Colombia cuenta con un potencial exportador enorme que debe aprovechar; y d) el TLC es un buen instrumento para incentivar la inversión extranjera directa que requiere Colombia para afianzar su desarrollo económico. Según lo anterior, el TLC puede convertirse en una oportunidad para estimular el crecimiento económico y, con él, el bienestar de la población. Sin embargo, lo anterior no significa que cualquier tratado resulte satisfactorio. Al respecto el autor hace énfasis en la importancia de identificar los temas sensibles que deben ser objeto de un cuidadoso manejo por parte del Estado colombiano. Al respecto, el autor encuentra que es necesario que el Estado acompañe al sector privado en la realización de estudios sectoriales para identificar temas sensibles; y, promueva la verdadera participación de los distintos actores, en particular, a través del mecanismo previsto para propiciar las consultas y acuerdos con el sector privado en “el cuarto de al lado”. Como asuntos particularmente sensibles dentro de la negociación de un TLC con Estados Unidos, el autor presenta la agricultura y el manejo monetario y financiero. El primero resulta particularmente vulnerable dados los subsidios internos que EU otorga a su agricultura y la asimetría entre la productividad agrícola colombiana y la norteamericana. Según afirma Restrepo, los subsidios en Norteamérica pueden alcanzar hasta un 50% de los ingresos brutos, y los coeficientes de protección pueden llegar a ser 2.0. Es decir, un agricultor puede recibir por su producto hasta el doble de su precio internacional. Por lo tanto, el gobierno colombiano debe negociar el desmonte de esas ayudas que distorsionan el comercio y podrían amenazar la producción y el empleo rural colombiano. Por su parte, el menor desarrollo relativo de la agricultura Colombia respecto de la de Estados Unidos, impone la necesidad de establecer períodos holgados de desgravación arancelaria, de manera que se posibilite la reestructuración del aparato industrial y la estructura agrícola de nuestro país para corregir la asimetría presentada.

Esta reestructuración debe estar acompañada de una planificación fiscal que asegure los fondos internos y de cooperación, necesarios para situar a los sectores vulnerables en condiciones de competir. De otro lado, las políticas cambiaria y financiera cumplen un papel neurálgico en la determinación de la viabilidad de un TLC. La primera por cuanto el riesgo de revaluación históricamente ha mostrado efectos adversos en el empleo, la productividad y, sumado a un rezago en la tasa de cambio, impacta también la competitividad de la economía estatal. La segunda porque los flujos especulativos de capital de corto plazo, presionan la revaluación y ocasionan crisis cambiarias e incluso pueden generar un colapso económico. Por eso, el gobierno colombiano debe negociar sobre la base de conservar la discrecionalidad suficiente para restringir cuantitativamente el ingreso de capital de corto plazo. Con este análisis, el autor concluye que la oportunidad de crecimiento que ofrece el TLC con Estados Unidos, debe ser aprovechada. Sin embargo, como lo impone la noción de Economía Social de Mercado, el Estado debe intervenir para asegurar que los efectos sobre el crecimiento sean positivos, y que ello no conlleve efectos negativos para la distribución. Así, el Estado debe controlar las posibles fallas de mercado como las prácticas restrictivas de la competencia que afectan directamente a los consumidores, contrarestar los desequilibrios regionales y contribuir con políticas contra la pobreza. De tal manera, para Juan Camilo Restrepo, el TLC no es en sí mismo concordante o discrepante respecto al régimen de Economía Social de Mercado. Lo que ocurre es que este régimen fija los parámetros para que su negociación e implementación contribuya al crecimiento económico, a la distribución del ingreso y a la erradicación de la pobreza.

LAS ESTRUCTURAS DE LAS CLASES SOCIALES EN AMÉRICA LATINA: SU COMPOSICIÓN Y CAMBIO EN LA ERA DEL TLC, por Alejandro Portes [ En su artículo, Alejandro Portes, decano de la facultad de sociología de la Universidad de Princeton, presenta un estudio socioeconómico sobre los posibles efectos del libre comercio en las estructuras de clase en América Latina. El estudio hace énfasis en los efectos de las políticas de liberalización económica sobre los índices de pobreza, desigualdad y en alguna medida, empleo. La ponencia del profesor Portes fue comentada por Boris Hernández, director de la maestría en derecho económico de la Pontificia Universidad Javeriana y por Iván Darío Hernández, director del doctorado en economía de la Universidad Nacional de Colombia. En su ponencia, el profesor Portes define a las clases sociales como las “categorías de la población discretas y duraderas, caracterizadas por un acceso diferencial a los recursos que otorgan poder y a las oportunidades que derivan de estos”. A partir de esta definición y de un importante estudio de campo, identifica las clases sociales existentes en Latinoamérica y analiza el cambio en el ingreso de las diferentes clases durante el período liberal o de apertura de mercados. Finalmente, concluye que las clases más
[

Alejandro Portes es sociólogo. Profesor y Decano de la Facultad de Sociología de la Universidad de Princeton.

afectadas por el cambio en los ingresos han visto reducidas sus alternativas sociales y productivas a la creación de empresas, el autoempleo, el crimen y la migración. El texto precisa que en Latinoamérica gran parte de la población –aquella que integra el proletariado informal– no se encuentra inserta en relaciones laborales o mercantiles legalmente reguladas, sino que se dedica a actividades informales de subsistencia que carecen de toda protección o aseguramiento legal. Esto conlleva a que las clases sociales en América Latina presenten una estructura heterogénea y segmentada, por oposición a la homogeneidad de las clases en las sociedades avanzadas. Según se presenta en el texto, la estructura social en Latinoamérica se compone de seis clases: capitalistas, altos ejecutivos, trabajadores de elite, pequeña burguesía, proletariado formal y proletariado informal. La primera corresponde a aquel sector de la población que se integra por propietarios-empleadores de empresas privadas medianas y grandes; la segunda, corresponde a gerentes y administradores de alto nivel de empresas públicas y privadas medianas y grandes y de instituciones estatales; los trabajadores de elite son profesionales asalariados con formación universitaria. La pequeña burguesía se compone de profesionales independientes, técnicos y microempresarios; el proletariado formal corresponde a técnicos asalariados con contrato de trabajo, mientras que el proletariado informal comprende a los trabajadores asalariados sin contrato de trabajo, a los vendedores ambulantes y a los trabajadores familiares no remunerados. Como lo demuestra exhaustivamente en su artículo, durante la década de los 90´s la brecha entre las clases altas y las inferiores fue creciendo de modo que la proporción de ingresos entre estos dos grupos fue de 8 a 1. También se encontró que el crecimiento en el ingreso de los microempresarios fue leve y el del proletariado formal e informal disminuyó. El resultado: una proporción entre los ingresos de los capitalistas y los del proletariado formal de 10 a 1, y respecto de los ingresos del proletariado informal de 15 a 1. Esta mayor desigualdad, sumada a la contracción del empleo formal que no se vio acompañada de políticas de generación de empleo, dejó como resultado que las clases sociales afectadas acudieran a alternativas de empleo como la creación de pequeñas empresas y el autoempleo, pero también al crimen y la migración. Muestra el estudio que la tasa de homicidios y secuestros se incrementó en la región, al tiempo que, al menos en el año anterior, creció el número de personas víctimas de un crimen (tasa de victimización). El autor aclara que no existe evidencia contundente que identifique una correspondencia perfecta entre el crimen y el crecimiento de la desigualdad. Sin embargo, puede ser una variable determinante dada la coincidencia temporal de los fenómenos y el hecho de que los autores de los crímenes correspondan a la población perteneciente a las clases más afectadas por la desigualdad y la contracción en el empleo. Por otra parte, en el periodo estudiado se disparó el incremento en las migraciones de la población latinoamericana hacia otros países, especialmente de la población perteneciente a profesionales y clase media capacitada. Este estudio permite al autor concluir que el modelo económico denominado “neoliberal”, que prometió mejoras en el crecimiento económico e incluso un alivio a la

pobreza dados los beneficios del libre mercado, trajo como resultado que la mayoría de los trabajadores de la región no obtuvieran salarios que los situaran por fuera de la línea de pobreza; una aún mayor desigualdad económica y de oportunidades entre las clases sociales; y una contracción en el empleo que forzó a las clases medias subordinadas a buscar estrategias económicas alternativas.

COMENTARIOS A LA PONENCIA “LAS ESTRUCTURAS DE CLASES SOCIALES EN AMERICA LATINA: SU COMPOSICIÓN Y CAMBIO EN LA ERA DEL LIBRE COMERCIO”, por Boris Hernández [ En sus comentarios, Boris Hernández hace énfasis en la importancia de estudiar ciertos aspectos institucionales relevantes para comprender los fenómenos de los cuales da cuenta el profesor Portes. El comentarista considera que atribuir las consecuencias negativas de la década de los 90´s exclusivamente al proceso aperturista, podría constituir un sobreestimación del papel del modelo neoliberal. Al respecto plantea que, posiblemente la ausencia de instituciones adecuadas, fundadas en un orden de Economía Social de Mercado, impidió un mejor resultado del proceso de liberación del comercio . El comentario recoge varios autores de la llamada nueva economía política, para mostrar que obviar el papel de las instituciones es un error en el cual suelen incurrir tanto las corrientes liberales como las socialistas, desconociendo que del acierto de las instituciones depende la posibilidad del sistema de redistribuir el capital o generar los incentivos adecuados para la creación de riqueza. Por eso, la falta de preparación y consistencia institucional de los gobiernos latinoamericanos para afrontar un modelo aperturista constituye una variable determinante de los resultados. Así, según Boris Hernández, el análisis sobre los efectos sociales del modelo económico implementado en América Latina debe extenderse a la madurez, fortaleza y consistencia de las instituciones de cada uno de los países latinoamericanos y su capacidad de orientar la dinámica del mercado. Un análisis en ése sentido, lleva a tener muy seriamente en cuenta que el régimen de la Economía Social de Mercado plantea elementos adecuados de cohesión política y fortaleza institucional, para implementar un modelo de mercado que no invisibilice las demandas sociales. Este modelo conjuga la eficiencia del mercado con la efectiva intervención del Estado para garantizar el crecimiento económico y el bienestar social. A partir de ese razonamiento, el comentario señala que de haberse mantenido el anterior sistema de sustitución de importaciones, las consecuencias socioeconómicas actuales habrían sido también inevitables dada la inestabilidad institucional latinoamericana. Por eso concluye, que los efectos nocivos en el entorno social latinoamericano presentados por Portes, no deben atribuirse exclusivamente al proceso de apertura, sino también a la falta de estabilidad, fortaleza y eficacia institucional para contener la amenaza de un mercado mal regulado para el orden social.

Boris Hernández es Máster en Leyes de la Universidad de Friburgo y Director de la Maestría en Derecho Económico de la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Pontificia Universidad Javeriana.

[

COMENTARIOS A LA PONENCIA “LAS ESTRUCTURAS DE CLASES SOCIALES EN AMERICA LATINA: SU COMPOSICIÓN Y CAMBIO EN LA ERA DEL LIBRE COMERCIO”, por Iván Darío Hernández [

En sus comentarios a la ponencia presentada por Alejandro Portes, Iván Hernández estudia el incumplimiento de las promesas del modelo neoliberal. En este sentido, acoge los resultados del estudio del profesor Portes e indica que los mejores niveles de crecimiento económico deben ser analizados a partir de sus efectos en la estructura social latinoamericana. En este sentido, reitera que la diferencia en la estructura de clases entre nuestras sociedades y aquellas más avanzadas constituye un factor determinante para entender porque modelos económicos que en principio pueden ser similares tienen efectos sociales tan disímiles. En su comentario, señala que el capitalismo existente en América Latina da lugar a un sistema de exclusión, por eso, un mejor desarrollo de la región debe ser pensado a partir de una profunda reformulación de las instituciones políticas y económicas, pero sobre todo, del comportamiento de la estructura social. En su criterio, el incumplimiento de las promesas del modelo neoliberal se evidencia a partir de la constatación de que las reformas implementadas no indujeron el crecimiento económico esperado. Por el contrario, lo que muestran los estudios es que cayó el trabajo formal, creció la desigualdad entre las clases sociales y un 75% de la población empleada subsiste con un salario inferior al umbral de pobreza. Hernández agrega que el sistema capitalista en la región excluye a la mayoría del acceso a la propiedad y que tanto esta como el conocimiento son utilizados para reproducir la estructura social excluyente. En este orden de ideas, el comentario se orienta a mostrar cómo la particular dinámica del capitalismo en Latinoamérica liderada por las clases sociales con mayores oportunidades, se orienta a perpetuar una situación de desigualdad que estanca el verdadero crecimiento. Hernández indica cómo el pensamiento económico ha venido a reconfigurar el problema del desarrollo en el sentido de establecer su fuente en las fuerzas y capacidades internas de la sociedad. A este respecto afirma que una determinada política económica –como la firma de un TLC– diseñada sin tener en cuenta la estructura social en la cual se aplicaría, estaría lejos de ser la solución a los problemas de desarrollo de la respectiva sociedad. Finalmente plantea la necesidad de tener en cuenta nuestra propia estructura social y reformular las instituciones políticas y económicas hasta ahora controladas por las clases con mayores privilegios.

LOS DERECHOS LABORALES EN EL TRATADO DE LIBRE COMERCIO ENTRE COLOMBIA Y ESTADOS UNIDOS, por César A. Rodríguez Garavito [

Iván Darío Hernández es Doctor en Economía de la Universidad de Manchester en el Reino Unido y Director del doctorado en Economía de la Universidad Nacional de Colombia.

[

La tercera sección del libro está dedicada al estudio de los derechos laborales en el contexto de los tratados de libre comercio. En esta sección se encuentra el artículo de César A. Rodríguez Garavito, investigador de la Universidad de Wisconsin, en el que se analizan distintas formas de protección de los derechos laborales a través de cláusulas especiales incluidas en los TLC. El artículo fue comentado por Marcela Meléndez, subdirectora de Fedesarrollo, quien cuestiona la conveniencia y pertinencia de la inclusión de cláusulas laborales en instrumentos internacionales de liberalización económica. También integra este aparte el comentario de Carlos Augusto Giraldo, consultor del Departamento Nacional de Planeación, quien hace énfasis en la necesidad de que existan cláusulas laborales que consagren derechos de seguridad social más allá de los derechos de sindicalización. Veamos un poco más en detalle las tesis centrales del artículo y de sus respectivos comentarios. El artículo elaborado por César Rodríguez, busca encontrar alternativas que permitan conciliar la liberalización económica con la necesidad de garantizar el goce efectivo de los derechos laborales en el contexto de los tratados de libre comercio. Para tales efectos, el autor pone de presente la discusión existente entre los más eminentes economistas en temas de integración, sobre la conveniencia de incluir cláusulas de protección de derechos laborales en el texto de los TLC. Al respecto, termina por indicar que esta no es una cuestión ya definida. Por el contrario, entre los mas destacados economistas existen posiciones distintas e incluso contradictorias sobre este importante tema. Ahora bien, desde un punto de vista jurídico, Rodríguez encuentra que para Colombia, la previsión de acuerdos de protección de los derechos laborales es mandato constitucional obligatorio. Adicionalmente indica que las particulares condiciones de violaciones graves a los derechos laborales en nuestro país hacen aún más conveniente la inclusión de disposiciones laborales en el texto del TLC. El asunto que se discute entonces no puede ser el de si deben o no incluirse cláusulas de protección en los TLC –pues estas son obligatorias– sino sobre qué tipo de cláusulas deben ser incluidas y cuál debe ser su contenido. Tras un recorrido por distintos tratados de libre comercio y una breve alusión a las cláusulas laborales incluidas en acuerdos como el tratado de libre comercio de América del norte (NAFTA) y su acuerdo paralelo de cooperación laboral (ACLAN), el TLC entre EU y Jordania, el TLC entre EU y Chile y el tratado de libre comercio de centro América (CAFTA), el autor propone el que a su juicio debe ser el contenido y alcance de una eventual cláusula laboral en el TLC a celebrar entre Colombia y Estados Unidos. El estudio comparado que sirve al autor para hacer la propuesta mencionada parte del análisis de cinco parámetros distintos pero complementarios: (1) el catálogo de derechos incluido en las cláusulas de protección de los distintos tratados y su adecuación a los cuatro derechos laborales reconocidos por la Organización Internacional del Trabajo (OIT); (2) las fuentes de derecho que resultan vinculantes para los Estados en virtud de las citadas cláusulas de protección y, especialmente, si las mismas hacen alusión a los estándares internacionales –de la OIT– o simplemente a las disposiciones internas; (3) la
Cesar Rodríguez Garavito es Master en Derecho y Sociedad de la Universidad de Nueva York y Master en Sociología de la Universidad de Madison-Wisconsin. Profesor de la Universidad de Los Andes e investigador de la Universidad de Wisconsin-Madison.
[

seriedad del compromiso adquirido por los Estados, valorada con base en el procedimiento o mecanismo que puede ser activado en virtud de las infracciones a las cláusulas de protección; (4) las obligaciones procesales que adquieren los Estados para hacer exigibles a través de su jurisdicción interna los derechos consagrados en la cláusula; (5) y, finalmente, los mecanismos de control y sanción previstos por la cláusula para la efectiva protección de los derechos. Esto incluye los sujetos legitimados para denunciar un incumplimiento a las previsiones de la cláusula, el órgano competente para conocer de queja, y las posibles decisiones que puede adoptar luego de un análisis de fondo del caso. Respecto de la lista de derechos, el autor encuentra que el NAFTA realiza una inclusión generosa de 11 derechos, superando ampliamente los mínimos de protección de la OIT, mientras que los otros acuerdos consagran sólo cinco derechos excluyendo importantes derechos laborales mínimos según el estándar internacional. Por su parte, en el estudio de las fuentes de derecho reconocidas en cada tratado, muestra cómo de manera predominante, los acuerdos estudiados hacen referencia primordial a los sistemas jurídicos internos de los Estados, y en el mejor de los casos –estándar jordano–, incluyen un “propósito” general sobre el derecho internacional como el parámetro al que deben aspirar los Estados. Sin embargo, esta mención resulta fundamental para evitar que la efectividad de la cláusula protectora resulte inocua al depender exclusivamente del funcionamiento de los sistemas internos. Al analizar la seriedad del compromiso, se encuentra que las cláusulas prevén mecanismos de exigibilidad que van desde la supervisión hasta el arbitraje con capacidad de imponer sanciones –multas–, pasando por las consultas ministeriales y la evaluación por un comité de expertos con facultades para emitir informes de cumplimiento. Las cláusulas pueden optar por establecer un sistema escalonado que asocie determinado nivel de exigibilidad a la violación de determinado derecho incluido en la lista, como ocurre para el NAFTA; o bien, puede establecer un nivel de exigibilidad similar para todos los derechos. Adicionalmente, en la ponencia se demuestra como las cláusulas laborales en algunos casos incluyen la obligación de ofrecer garantías procesales para hacerlas exigibles a través de la jurisdicción interna. Finalmente, en cuanto a los mecanismos de control, el artículo muestra las bondades de legitimar a actores de la sociedad civil y no sólo a los Estados, para interponer quejas por incumplimiento de las cláusulas laborales. En efecto, encuentra que los escasos eventos en que ha sido activado el procedimiento de quejas, obedece al impulso de actores sociales como las ONGs y en ningún caso al reclamo de un Estado parte. Además encuentra necesaria la creación de un órgano encargado del conocimiento y seguimiento de las quejas, y aplaude la constitución de un organismo de cooperación continua para el cumplimiento de las cláusulas laborales incluidas en el TLC EU-Chile, así como el sometimiento de los asuntos laborales a igual procedimiento que las controversias de orden comercial. Como resultado de su análisis, el autor sostiene que la inclusión de una cláusula que proteja los derechos laborales reconocidos internacionalmente y que establezca un organismo independiente de revisión de quejas e imposición de sanciones no comerciales por vulneración de tales cláusulas, es el camino adecuado para promover la protección de los derechos laborales al tiempo que se evita incurrir en los riesgos de proteccionismo comercial. Finalmente, la ponencia reconstruye el contenido de la que,

el comentario señala que no existe evidencia que sustente esta idea. Sobre las razones de la inconveniencia de cláusulas laborales en los TLC. Adicionalmente. [ . las cualidades de la fuerza laboral y sus condiciones tecnológicas. explica las razones por las cuales considera inapropiada la inclusión de una cláusula laboral en un acuerdo comercial y realiza brevemente algunas observaciones sobre los efectos que podrían derivarse de la mencionada previsión. Por lo tanto. afirma que los estándares laborales son usualmente más bajos en sectores sin vocación exportadora y en los no transables. Frente a consideraciones como la necesidad de evitar que los países pretendan mejorar sus ventajas comparativas mediante un desplome de sus estándares laborales. Finalmente. la autora plantea una diferencia entre un posible consenso acerca de la necesidad de proteger los derechos laborales y la pretensión de crear estándares uniformes exigibles en el contexto de un acuerdo comercial. De hecho. Marcela Meléndez . Al respecto indica que es labor interna del gobierno generar los incentivos para. lo razonable sería implementar mejores mecanismos en la OIT y no en los acuerdos de libre comercio. constituye el asunto preocupante con relación al derecho al trabajo y al empleo por causa de un TLC.D en Economía de Yale University. Marcela Meléndez es Ph. por Marcela Meléndez [ En su comentario a la ponencia presentada por César A. a su juicio. Por el contrario. apelar a la supervisión de los socios comerciales para la mejor protección de los derechos laborales constituye una auto limitación de la autonomía interna que recorta el margen de maniobra para reaccionar a procesos de transición. erradicar el trabajo infantil.en su criterio. Meléndez encuentra que la lista de 11 derechos incluida en la cláusula propuesta por César Rodríguez. estima innecesario el papel de los acuerdos de comercio en la tarea de proteger o promover los derechos. y que el nivel de salarios está determinado por la diferencia en la dotación relativa y el precio relativo de los factores productivos. que la inversión extranjera se posiciona con base en factores distintos a los estándares laborales. cuestiona la tesis según la cual Colombia se encuentra obligada a incluir cláusulas de protección laboral en los tratados de liberalización económica. Termina esta parte de su comentario afirmando que si la OIT no cuenta con los mecanismos de cumplimiento con que contarían los tratados comerciales para hacer cumplir los estándares laborales. y es resultado de un mercado que opera adecuadamente la igual remuneración entre hombres y mujeres con igual calificación de la fuerza de trabajo. por ejemplo. de modo que los gobiernos no los pueden manipular tan fácilmente a conveniencia. Rodríguez. se encuentra completamente protegida por la regulación laboral colombiana. Subdirectora de Fedesarrollo y profesora de la facultad de Economía de la Universidad de los Andes. expone aquello que. Con respecto a los eventuales beneficios que podrían derivarse de la inclusión de una previsión laboral en un acuerdo de liberalización comercial. COMENTARIOS A LA PONENCIA “LOS DERECHOS LABORALES EN EL TRATADO DE LIBRE COMERCIO ENTRE COLOMBIA Y ESTADOS UNIDOS”. debe ser la cláusula de protección que se incluya en el TLC que se negocia actualmente entre Colombia y Estados Unidos.

Un ejemplo de los correctivos que se han ido imponiendo para limitar los efectos nocivos de tratados de liberalización económica son las cláusulas de protección laboral. sería el condicionamiento de la continuidad o prórroga del TLC al cumplimiento de las medidas de seguridad social previstas. el asunto verdaderamente problemático para el derecho al trabajo y el empleo en el contexto de un TLC. formales e informales e incluso desempleados. Al respecto. Por lo anterior. [ . En su sentir. El mecanismo de control de este tipo de medidas. el comentarista cuestiona la eficacia de las cláusulas laborales en los TLC para proveer una protección efectiva. COMENTARIOS A LA PONENCIA “LOS DERECHOS LABORALES EN EL TRATADO DE LIBRE COMERCIO ENTRE COLOMBIA Y ESTADOS UNIDOS”. Considerando que el porcentaje de sindicalizados decrece respecto del número total de trabajadores y que los derechos laborales protegidos por las cláusulas son cada vez menos. el comentarista aclara que las cláusulas de los acuerdos comerciales no pueden convertirse en el camino para adoptar reformas laborales. corren grave riesgo de ser inocuas o. por Carlos Augusto Giraldo [ En su comentario a la ponencia presentada por César Rodríguez. al menos. prohibir el trabajo infantil y el trabajo forzado o asegurar la igual remuneración entre hombres y mujeres. rurales y urbanos. Esto lograría una eficaz protección del trabajo. Sin embargo. Carlos Augusto Giraldo llama la atención sobre la imposibilidad de impedir el movimiento de globalización y. lo constituyen los costos económicos y sociales que afrontaran quienes demoren su período de ajuste frente a los cambios en la demanda y al aumento de la competencia. el autor propone “desindicalizar” la protección. En su lugar sugiere la inclusión de medidas de seguridad social que protejan a todo tipo de trabajadores. sobre la necesidad de incluir cláusulas para mitigar o limitar los efectos nocivos de los respectivos acuerdos. Esa demora resultará más costosa para el factor trabajo que para el capital. previsiones para garantizar tratos preferenciales a migrantes colombianos. Por eso corresponde al Estado reducir los tiempos de búsqueda de empleo de los nuevos desempleados y reincorporarlos al trabajo en condiciones relativamente favorables. el gobierno deberá diseñar una política de transición y reconversión que permita a la economía adaptarse de manera rápida. insuficientes. con lo cual puede afirmarse que tales trabajadores serán los “perdedores” en el corto y mediano plazo. para lo que requiere contar con un margen de maniobra que le permita lidiar con el desempleo transitorio. en consecuencia. enfatizando en los segmentos de la fuerza de trabajo con baja capacidad para readaptarse sin la ayuda del Estado. la falta de eficacia de las cláusulas laborales no es una deficiencia de los acuerdos internacionales Carlos Augusto Giraldo es Master en Administración Pública de HfV-Speyer (Alemania) y consultor asociado de Consult GMBH y asesor del Sistema Nacional de Capacitiación Municipal de la Unión Europea. Ahora bien. condiciones igualitarias y la distribución de la riqueza y el bienestar.Finalmente para la autora. todo lo cual supondrá la extinción de ciertos mercados. En efecto. según propone en su comentario. Giraldo señala que las cláusulas incluidas en los tratados comerciales muestran alguna “preferencia” por los derechos de los trabajadores sindicalizados.

por Germán Umaña [ La última sección del libro esta dedicada a analizar los efectos de un TLC con Estados Unidos sobre la pequeña y mediana industria –PYME–.de naturaleza comercial. Para el autor. Según el autor. un eventual tratado de libre comercio con Estados Unidos tendría en nuestro país profundos efectos tanto institucionales y democráticos como en la estructura productiva. haciendo especial énfasis en los efectos del tratado sobre la pequeña y mediana empresa. [ . se centra en el estudio de la relación entre un TLC. que implique la armonización de políticas externas frente a terceros o la constitución de fondos estructurales para equilibrar las diferencias en los niveles de desarrollo de las economías. EL TRATADO DE LIBRE COMERCIO Y LA PEQUEÑA Y MEDIANA INDUSTRIA. investigador del Centro de Investigaciones para el Desarrollo de la Universidad Nacional. Umaña señala. que desconoce las condiciones de competencia imperfecta que rodean. El artículo elaborado por Germán Umaña. en primer lugar. todo lo cual habría de conducir a un replanteamiento de las políticas de desarrollo de la pequeña y mediana empresa. sino una normativa asimétrica entre los dos países. mientras los otros países se verían obligados a eliminar progresivamente sus barreras arancelarias y no arancelarias. el resultado en esta hipótesis sería que los Estados Unidos mantendrían las excepciones para el sector agropecuario y las otras mercancías que no han sido negociadas en la OMC. un TLC como el planteado entre Estados Unidos y Colombia. dicho mercado. con los parámetros de la economía social de mercado. que el TLC con Estados Unidos sólo estipularía la liberalización de factores (mercancías. REDEFINICIÓN DE POLÍTICAS ESTRUCTURALES. A lo anterior se suma que tanto las salvaguardias previstas como las preferencias unilaterales concedidas por Estados Unidos son irrisorias. Las segundas porque Germán Umaña es Magister en Economía y especialista en Planificación e Industria de la Universidad Nacional de Colombia. inversiones. servicios) y no un mercado común con un esquema de integración profunda. Las primeras por cuanto no logran proteger de las importaciones provenientes de un país con un sistema generalizado de subsidios a la producción y a las exportaciones. que si el TLC entre Colombia y Estados Unidos replica el esquema de negociación usado por este último en la OMC y los otros tratados bilaterales firmados conducirá a la implementación de una normatividad asimétrica. Esta sección está compuesta por los artículos de Germán Umaña y Juan Alfredo Pinto que adelante se reseñan. no constituye un verdadero acuerdo de liberalización comercial. Profesor de la misma universidad e investigador del Centro de Investigaciones para el Desarrollo. Por eso la solución a los problemas de empleo y seguridad social no debe radicar en la coyuntura de un TLC sino en medidas estructurales que deben ser diseñadas e implementadas por cada Estado. sino en general de las estructuras internacionales de promoción y protección de tales derechos. de hecho. Afirma el autor. En efecto. tal y como podría quedar definido en una negociación con Estados Unidos.

un tratado de liberalización de mercados. concluye el autor. impedirá el equilibrio social y terminaría por incumplir los postulados de la Economía Social de Mercado. Sin embargo. presidente de ACOPI. el gobierno colombiano renunciaría a su papel de regular la competencia desleal (como el dumping o el abuso de la posición dominante). minimizando el grado de autonomía que conservarán las instituciones nacionales para diseñar políticas de desarrollo. requiere de instrumentos que garanticen el acceso a los mercados de Compras del Estado en los Estados Unidos y la efectiva participación en los proyectos de inversión que se llevan a cabo en el país. En este contexto la PYME colombiana. a través del TLC el Estado colombiano habría cedido la capacidad regulatoria que lo habilitaría para implementar políticas en ésa dirección. [ . Finalmente. una menor distribución del ingreso y el empleo. las restricciones y condiciones para obtenerlas y mantenerlas son muy costosas. para procurar “una globalización más incluyente y menos injusta”. considera importante retomar los principios de la Economía Social de Mercado –como la responsabilidad individual. el documento establece que al suscribir un acuerdo de libre comercio y no un mercado común.las cifras muestran que el total de aranceles dejados de pagar por virtud de las preferencias constituyen sólo un 14% del total de exportaciones. permitiendo la concentración de capital y con ello. con las profundas asimetrías a favor de Estados Unidos mencionadas. Así. por Juan Alfredo Pinto [ En el artículo final del libro. ACOPI. por ejemplo. Al respecto. Por eso. procede a plantear la estrategia de negociación que a su juicio se requiere para hacer de la liberalización del comercio una oportunidad y no una “trampa”. con nulas ventajas frente a la gran empresa y cercada con las barreras de acceso que implican las políticas de “compra nacional” e incentivo a la industria local implementadas en EU. Así. EL LIBRE COMERCIO EN COLOMBIA ¿APUESTA POR EL FOMENTO DE LA PEQUEÑA Y MEDIANA EMPRESA?. elabora un análisis sobre el fomento de la PYME en el contexto del libre comercio. El autor comienza por advertir sobre los posibles resultados adversos de la liberalización de mercados sobre las Pymes y por recalcar la importancia de atender a los principios y elementos de la Economía Social de Mercado a la hora de abordar la negociación del tratado para minimizar sus efectos negativos. Juan Alfredo Pinto. En este sentido y luego de un estudio sobre la situación de las PYMES en Colombia. y que el 80% de las exportaciones hacia Estados Unidos son bienes primarios. el cambio institucional no comporta una cesión supranacional de soberanía sino una privatización de las instituciones. Presidente de la Asociación Colombiana de Pequeñas y Medianas Industrias. los efectos de las preferencias unilaterales en el empleo y en la producción son exiguos y no implican un mayor desarrollo para la economía colombiana. la solidaridad y la subsidiariedad–. En cambio. Juan Alfredo Pinto es Especialista en Economía Colombiana de la Universidad Central y Finanzas Privadas de la Universidad de Sidney.

el mejoramiento de la infraestructura física y la reducción de la pobreza y la desigualdad en el ingreso. ACOPI. Esto implica que el Estado abandone el rol que lo excluye de la actividad económica. Ellos son el cambio de rol del Estado. dados los menores niveles tecnológicos y de organización del sistema productivo. pese a que no evolucionó adecuadamente de un primer nivel intensivo en mano de obra a un último nivel intensivo en capital. la industria manufacturera colombiana afronta un incremento de la competencia. la continuación de las reformas al sector empresarial. Indica el autor que el modelo de la Economía Social de Mercado incluye cinco elementos relacionados con los principios antes mencionados y fundamentales para el logro de la meta globalizadora. Beneficiarse del “trato de nación más favorecida” para algunos de los productos colombianos. en relación con el reto que impone la nueva competencia. En él se pone de presente que los acuerdos comerciales entrañan para la PYME colombiana tanto riesgos como oportunidades. el desarrollo del talento humano. Estos principios del modelo de Economía Social de Mercado son los que hacen factible que en un proceso de globalización un país en desarrollo pueda alcanzar la meta de obtener el acceso real a nuevos mercados. CINSET y DANE.El principio de responsabilidad individual se entiende como el compromiso de cada emprendedor PYME con su proyecto productivo. sino el acceso efectivo a ése mercado a partir de las siguientes previsiones: • • • • • Eliminar las normas proteccionistas que benefician a los productores en EU. . Sólo con esas precisiones. la solidaridad por su parte. La ponencia incluye un estudio realizado por EAN. Establecer un plazo razonable para la desgravación de los productos colombianos. como la existencia de numerosos puertos de paso. para afrontar la liberalización comercial. al tiempo que interviene con reformas estructurales para garantizar el acceso igualitario de todas las personas al sistema económico. presentó un importante deterioro en el nivel de empleo. De igual manera indica como el sector servicios sufrió una hipertrofia que obstruyó su proceso de desarrollo y el sector comercio. y la subsidiariedad implica la acción del Estado y de todos los actores sociales y económicos frente a las inocultables fallas del mercado. Adoptar medidas de salvaguardia para los sectores más sensibles. Eliminar las barreras no arancelarias que obstaculizan el ingreso de los productos colombianos a EU. Esta estrategia incluye no sólo la desgravación arancelaria progresiva de sus productos en Estados Unidos (EU). es posible comprender lo que sería la estrategia de negociación que el autor propone para las PYME en la inminente negociación del TLC con Estados Unidos. y adquiera la obligación de corregir las fallas del mercado para promover y garantizar la competencia y el desarrollo del sector privado. se refiere al compromiso de todos los actores económicos con el bienestar social. como plazos razonables para la reestructuración del sector agropecuario. La claridad sobre esta situación es fundamental para comprender que la PYME colombiana. sobre la situación de la PYME en Colombia. requiere de un proceso de reconversión empresarial que modernice su estructura y de un proceso de profundización industrial que avance en la producción de factores de capital. En efecto. en la última década.

. Así.La negociación debe realizarse de manera que la PYME colombiana pueda incrementar sus niveles de competitividad y consolidar los mercados internos. la dramática situación de pobreza y desigualdad y los retos de la globalización. Así pues. al mismo tiempo. Colombia debe concurrir a la negociación para conquistar mayores y mejores mercados en EU y no para acordar las condiciones de aniquilación de la PYME nacional. con la intención de colaborar en la construcción de un desarrollo equitativo y en libertad dejamos en manos del lector estos documentos. Esperamos que los documentos que acá se publican puedan ser de utilidad y que las propuestas que se formulan resulten seriamente discutidas y ayuden a construir las mejores alternativas para que nuestro país pueda afrontar.

el tema de las condiciones de trabajo en la economía global se ha convertido en objeto de acaloradas disputas tanto académicas como políticas a lo largo de la última década (Fung. En los Estados Unidos. Al mismo tiempo que la integración económica y el desarrollo orientado hacia las exportaciones se han difundido alrededor del mundo en las últimas tres décadas. por ejemplo. A medida que ha aumentado la evidencia empírica sobre múltiples formas de violación de los derechos laborales en dichas fábricas —desde abusos físicos contra trabajadoras en las plantas productoras de ropa centroamericanas y chinas hasta el uso de mano de obra infantil en las fábricas de balones de fútbol en Bangladesh—. Justicia y Sociedad (DJS) y miembro de ILSA. un número importante de organizaciones de derechos humanos. académicos y activistas se han ocupado cada vez más de los efectos de tales procesos en las condiciones de trabajo. O’Rourke y Sabel 2001. Spener y Bair 2002).Los derechos laborales en el Tratado de Libre Comercio entre Colombia y Estados Unidos César A. gobiernos. Ross 1997). Gereffi. . Trabajando en coordinación con ONG y sindicatos de países en desarrollo. Gereffi. Moran 2002. Estas fábricas —conocidas en América Latina como “maquilas”— han pasado a simbolizar tanto la forma de producción por subcontratación que las caracteriza como las condiciones laborales precarias presentes en muchas de ellas. las empresas transnacionales han intensificado el traslado de sus operaciones con alto componente de mano de obra al Sur global. ∴ Profesor de la Universidad de Los Andes e investigador de la Universidad de Wisconsin-Madison. Las manifestaciones de este debate son múltiples. Miembro fundador del Centro de Estudios de Derecho. Rodríguez Garavito ∴ 1. Como respuesta a las presiones competitivas y a las políticas estatales encaminadas a estimular la integración económica. ONG y otras organizaciones de la sociedad civil han creado redes y movimientos sociales transnacionales que abogan por la protección eficaz de los derechos de los trabajadores en la economía global (Keck y Sikkink 1998). a través de acuerdos de subcontratación con fábricas que producen para el mercado internacional (Dicken 1998. particularmente en los países en desarrollo. la pregunta sobre la conveniencia de proteger los derechos laborales mediante sanciones comerciales en tratados de libre comercio ha creado importantes disensos dentro y fuera de la economía. En el ámbito académico. como explicaré en mayor detalle más adelante. Bonacich y Appelbaum 2002. las campañas contra la explotación laboral global han dado lugar a “la más grande ola de activismo en llegar a las universidades desde los tiempos en que los estudiantes se unieron para liberar a Nelson Mandela a través de un llamado a que se suspendieran las inversiones universitarias en Suráfrica hace más de una década” (Dreier y Appelbaum 1999:12). Introducción: El problema y las alternativas de solución La protección de los derechos laborales está hoy en día en el centro de los debates académicos y políticos sobre la globalización. éste y otros movimientos han llevado a numerosas transnacionales a adoptar códigos de conducta empresariales para garantizar el cumplimiento de las normas laborales internacionales en las fábricas con las que éstas contratan (Rodríguez Garavito 2005). Korzeniewicz y Korzeniewicz 1994. En el ámbito político.

por tanto. Alston 1996). la prohibición de la esclavitud. El caso paradigmático de esta estrategia es el Sistema General de Preferencias de Estados Unidos. En uno y otro caso. lo que ha suscitado dudas sobre la conveniencia de aproximaciones unilaterales (Alston 1996). en especial en relación con la violación de los convenios que contienen los llamados “derechos laborales fundamentales” –la prohibición de discriminación en el empleo. Por una parte. en virtud del cual el gobierno de ese país se reserva el derecho de suspender las prerrogativas arancelarias otorgadas a otro país cuando concluya que el gobierno de éste vulnera los derechos laborales fundamentales.En este contexto. En la práctica. Sin embargo. se ha buscado fortalecer la infraestructura regulatoria internacional. en contraposición con el enfoque multilateral y de consenso de la solución anterior. En primer lugar. fundamentalmente a través de propuestas de consolidación del poder de supervisión y sanción de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). las sanciones impuestas de esta manera han obedecido más a motivos políticos que al propósito de proteger los derechos laborales. Las soluciones que se han propuesto a este dilema regulatorio son de cuatro tipos (ver Rodríguez Garavito 2004). En la raíz del dilema se encuentra la “fractura regulatoria” contemporánea entre el derecho nacional y la economía global esto es. otra alternativa regulatoria ha consistido en la imposición de sanciones unilaterales contra países que violan sistemáticamente los derechos laborales. sobre el que volveré más adelante—que permiten vislumbrar el potencial de esta alternativa en el largo plazo. los procesos económicos operan cada vez más en una escala global. . la prohibición de formas explotadoras de trabajo infantil. aunque aún está lejos de tener los poderes y los recursos para cumplir este papel. la lógica reguladora jerárquica del Estado entra en conflicto con una economía organizada cada vez más alrededor de las lógicas de las redes horizontales y los mercados (Jessop 2002). Quienes prefieren esta alternativa ven en ella una forma de establecer un andamiaje regulatorio que opere en la misma escala que los procesos económicos globales y. En segundo lugar. Tal divergencia resulta de dos tendencias de la economía política contemporánea. el hecho que “los procesos económicos divergen del modelo para el cual están diseñadas las regulaciones existentes” (Sassen 1998:155). uno de los dilemas fundamentales que enfrentan los gobiernos y las organizaciones interestatales es cómo hacer compatible la apertura económica y el goce efectivo de los derechos laborales. se trataría de dotar a la economía mundial del tipo de “Estado de derecho global” que autores como Sachs (1999) consideran indispensable para gobernar la globalización. en tanto que las regulaciones estatales operan en la escala del Estado-nación. los procesos de evaluación del desempeño de los países que preceden a las certificaciones anuales necesarias para renovar los beneficios del SGP han servido como escenario para la denuncia y la discusión pública de las prácticas más graves de violación de los derechos humanos de los trabajadores en países como Guatemala y El Salvador. Por otra parte. la supervisión del sector textil de Camboya en el marco del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre ese país y los Estados Unidos. la OIT se ha embarcado en programas novedosos –por ejemplo. y la protección de la libertad de asociación sindical y el derecho de negociación colectiva (Elliot y Freeman 2003. incluso con estas limitaciones. En la práctica. promueva un consenso normativo global en materia laboral similar al que representa la Organización Mundial del Comercio en asuntos comerciales y de propiedad intelectual.

A pesar de que en la siguiente sección haré alusión a los debates teóricos sobre la pregunta acerca de la conveniencia de introducir cláusulas laborales en tratados de libre comercio. 1 la protección al trabajo dentro de una Economía Social de Mercado establecida en la Constitución. la respuesta a esa pregunta está dada de antemano por la legislación de uno y otro país. esto es. las propuestas y las experiencias existentes son variadas. así como el tratado pendiente de ratificación legislativa con los países del CAFTA (Costa Rica. 2005). sino sobre cuáles deben ser los detalles de dicha cláusula. Honduras. la inclusión de derechos laborales y de mecanismos de protección es un requisito ineludible para Estados Unidos en las negociaciones. 1 Existe. Así lo muestran no sólo los debates en el Congreso que llevaron a la expedición de la ley TPA. sin embargo. lleva a la misma conclusión en relación con la necesidad legal de estipular expresamente en el TLC los derechos laborales y los mecanismos de protección que los dos gobiernos se comprometen a impulsar. En efecto. . sino el hecho que todos los TLC que el gobierno estadounidense ha firmado con base en dicha ley –con Chile y Singapur en 2003. la ausencia de regulación estatal e interestatal eficaz ha llevado al surgimiento de formas privadas de regulación. 217/02 de abril 14 de 2004) que estipula que “los acuerdos de comercio no pueden vulnerar o poner en peligro derechos fundamentales reconocidos en la Constitución y los tratados internacionales”. y van desde la incorporación de una lista exhaustiva de derechos laborales y de sanciones comerciales en los textos constitutivos de organizaciones multilaterales como la OMC hasta la inclusión de declaraciones de principios sin efecto coercitivo en tratados bilaterales de libre comercio. Guatemala. específicamente en las aproximaciones alternativas a la protección de los derechos laborales en tratados bilaterales de libre comercio como el que Colombia comenzó a negociar con los Estados Unidos en mayo de 2004. Estas formas de “derecho suave” o “gobernanza” han proliferado en la última década. en este escrito parto de la base que.000 códigos de conducta que regulan las condiciones laborales y ambientales de las principales empresas transnacionales. en suma. Aunque no existe una ley equivalente en el ordenamiento jurídico colombiano. El resto de este escrito se concentra en este ámbito. En cuarto lugar. La conveniencia y los efectos prácticos de los códigos de conducta y de los mecanismos de supervisión que han sido creados para implementarlos son objeto de una discusión que apenas comienza (ver Rodríguez Garavito 2004.En tercer lugar. para los efectos prácticos de la negociación del TLC entre Colombia y Estados Unidos. El Salvador y Panamá) — contienen cláusulas referentes a la protección de derechos laborales. códigos de conducta empresariales que estipulan los derechos laborales que deben respetar los contratistas de las empresas transnacionales que los adoptan. tal como ha sido interpretada por la jurisprudencia de la Corte Constitucional. un proyecto de ley (No. dado que “la promoción de los derechos laborales” es una de las condiciones establecidas por el Congreso de Estados Unidos en el Bipartisan Trade Promotion Authority (TPA) –la ley firmada por el Presidente Bush el 6 de agosto de 2002 que otorgó facultades especiales de negociación comercial (“fast track” authority) al gobierno estadounidense y en virtud de la cual éste firmaría el TLC con el gobierno colombiano—. hasta el punto que un estudio reciente del Banco Mundial (2003) calcula que hoy existen 1. Por estas razones. la discusión práctica en nuestro medio no es sobre si se debe o no incluir una cláusula laboral en el TLC. las soluciones más relevantes para el tema específico de este artículo son las relacionadas con la incorporación de cláusulas sobre derechos laborales en tratados de libre comercio. Como explicaré en páginas posteriores.

sino a la conveniencia de vincular la protección de los trabajadores con la promoción del comercio internacional. aludo brevemente a los principales debates en relación con la creación de vínculos entre la globalización y los derechos laborales a través de cláusulas sociales en tratados de libre comercio. Este tipo de cláusula. divido el resto del artículo en tres partes. 2. concluyo formulando una propuesta concreta en relación con el contenido de la cláusula laboral en el TLC entre Colombia y Estados Unidos. sorprende la poca atención que se ha prestado hasta el momento al tema en el país. es indispensable reflexionar y debatir las características de la cláusula laboral de dicho tratado con base en un análisis juicioso del contexto colombiano. Un síntoma de la importancia económica y política de las cláusulas laborales es la profundidad de las divisiones dentro y fuera de la academia en relación con la conveniencia de utilizar los tratados de libre comercio como mecanismos para proteger los derechos laborales. en este artículo hago un balance de los casos de los tratados de libre comercio que han incorporado cláusulas laborales e indago el tipo de cláusula que mejor se ajustaría al propósito de proteger eficazmente los derechos laborales en Colombia en el marco del TLC. surge del cúmulo de experimentos y lecciones de mecanismos similares en diversos tratados de libre comercio recientes. de las experiencias comparadas y de las condiciones económicas. La discusión teórica A. En la tercera parte. En la primera. sostengo que una cláusula que incluya los derechos laborales reconocidos internacionalmente y que establezca un organismo independiente de revisión de quejas e imposición de sanciones no comerciales es el mecanismo adecuado para simultáneamente promover la protección de los derechos laborales y evitar los riesgos de proteccionismo y de efectos secundarios contraproducentes que los críticos de las cláusulas laborales señalan como razón para oponerse a ellas. . En el seno de la economía.En vista de esto. El debate sobre las cláusulas laborales 2. comparo los modelos de cláusulas laborales que han sido utilizados en el NAFTA y en los tratados bilaterales y multilaterales recientes firmados por Estados Unidos. Con base en este análisis. así como la resistencia de prominentes analistas económicos a cualquier alusión a la protección de derechos humanos en el contexto de la negociación del TLC (Reina 2004). Con el fin de contribuir a esta tarea. el tema ha provocado confrontaciones públicas inusuales entre algunos de los economistas más prominentes de Estados Unidos y otros países. que revelan la ausencia de un consenso teórico al respecto. Dentro de los círculos académicos. a diferencia de lo que sucede en otras disciplinas o en la opinión pública. En la segunda. como se verá a continuación. Dado el hecho de las negociaciones del TLC. con base en el balance del análisis comparado. jurídicas y políticas que rodean al TLC. Para presentar este análisis y la evidencia empírica que lo respalda.1. el disenso no se refiere a la bondad del libre comercio –que los economistas dan por sentada—.

Del otro lado. afirman que. esto es. En explícita confrontación con Bhagwati y los proponentes de las tesis contra el nexo entre derechos laborales y libre comercio. Conforme con este punto de vista. Por esto. en colaboración con Kimberly Elliot del Instituto de Economía Internacional. desde este punto de vista. De un lado. por tanto. para el crecimiento económico. los primeros privan a los segundos de la ventaja que tienen en el comercio internacional. autores como Jagdish Bhagwati –quien desde la Universidad de Columbia se ha convertido en uno de los defensores más pugnaces de la globalización sin condiciones (Bhagwati 2004)— han criticado consistentemente durante años las cláusulas laborales y abogado por una agenda comercial que no incluya los derechos laborales. los bajos costos laborales. para quienes defienden esta posición las cláusulas laborales no han surgido de motivaciones proteccionistas ni han sido utilizadas con este fin. Bhagwati y un grupo prominente de economistas y científicos sociales de diversos países se han organizado para oponerse al movimiento estudiantil estadounidense que reclama protecciones laborales para los trabajadores del Tercer Mundo a través de tratados códigos de conducta exigentes. Freeman y los demás miembros de esta red académica han respaldado el movimiento global contra la explotación en las maquilas y el uso de cláusulas laborales en tratados de libre comercio. la mejor manera de mejorar los estándares laborales es mediante un crecimiento económico sostenido que se logra a través de un comercio libre.El debate entre destacados economistas en relación con el nexo entre derechos laborales y comercio se ha dado entre dos grandes posiciones. Los dos argumentos principales que se ofrecen para sustentar esta posición son respuestas a las críticas hechas desde el bando opuesto. profesor de economía en Harvard que. ha liderado el esfuerzo por hacer compatibles los imperativos del libre comercio y los de la protección de los derechos laborales (Elliot y Freeman 2003). Primero. a pesar de que la realidad económica y social de estos es muy diferente. Como Elliot y Freeman (2003. saturar los tratados y las instituciones de libre comercio con cargas relativas a derechos laborales termina creando un obstáculo para el funcionamiento de dichas instituciones y. La manifestación más visible y desarrollada de esta posición son los trabajos de Richard Freeman. la gran mayoría de los casos no ha buscado cerrar el comercio a los países en desarrollo sino presionar a los gobiernos de estos . desde esta perspectiva. Dado que. los derechos laborales deben ser promovidos mediante mecanismos no coercitivos de cooperación internacional como los encarnados actualmente por la OIT o por formas de autorregulación como los códigos de conducta (Bhagwati 1999. De un lado. Los argumentos centrales esgrimidos por quienes defienden esta posición son dos. 2001). éstas son contraproducentes. sostienen que las cláusulas laborales son formas veladas de proteccionismo mediante las que los gobiernos y sindicatos de los países desarrollados se reservan el derecho de imponer sus estándares laborales a los países desarrollados con los que comercian. incluso cuando los motivos subyacentes a las cláusulas laborales son altruistas. De otro lado. cap. un número importante de economistas prominentes y científicos sociales de diferentes disciplinas ha defendido la utilización de cláusulas laborales. De esta manera. 4) lo han mostrado en su análisis del uso de las cláusulas laborales por parte de gobiernos y ONG. así como a las propuestas de sindicatos y otras organizaciones de introducir cláusulas laborales en tratados de libre comercio como el de la OMC (Bhagwati 2001).

La protección eficaz de los derechos laborales. Baker. Epstein y Pollin 1998). ¿por qué se han incorporado regulaciones detalladas de los derechos de propiedad intelectual? La inconsistencia de esta posición es resaltada por Elliot y Freeman (2003:24) al comentar críticamente la protección fuerte de los derechos de propiedad intelectual mediante el acuerdo TRIPS y la oposición a una protección similar para los derechos laborales: Los proponentes del TRIPS querían reemplazar la colcha de retazos de leyes y prácticas nacionales inadecuadas sobre la propiedad intelectual por una protección de alto nivel basada en estándares internacionales. Dado que los tratados de libre comercio –incluyendo la OMC a través del acuerdo TRIPS (Trade-Related Aspects of Intellectual Property Rights) —han incorporado normas estrictas de protección de derechos de propiedad intelectual.últimos para que apliquen los estándares laborales mínimos en casos de violaciones abiertas y sistemáticas. Si el argumento contra las cláusulas laborales se basa en la necesidad de mantener cualquier asunto distinto del libre comercio por fuera de los TLC. desde este punto de vista el libre comercio y los derechos laborales no son fines en conflicto. y aplicar las nuevas reglas mediante sanciones comerciales. . sino componentes esenciales de un mismo andamiaje económico y político capaz de producir un crecimiento económico que beneficie a la mayor parte de la población mundial. aduce una razón adicional que generalmente es soslayada por quienes critican este tipo de mecanismo de protección de derechos laborales... en detrimento de la producción de medicamentos genéricos accesibles a la mayor parte de la población colombiana. Segundo. de acuerdo con numerosos estudios hechos desde esta perspectiva. dado que el gobierno nacional –a diferencia de otros países como Brasil o Suráfrica—ha adoptado precisamente este tipo de protección estricta de los derechos de propiedad intelectual bajo la amenaza de sanciones comerciales. El caso emblemático de esta tendencia fue la expedición del Decreto 2085/2002. Si se reemplaza el término “propiedad intelectual” por “derechos laborales” en la frase anterior. democracia dentro y fuera del lugar de trabajo) y sociales (p.ej. y aplicar las nuevas reglas mediante sanciones comerciales. que está en la base de la propuesta hecha en este artículo a favor de una cláusula laboral adecuada en el TLC entre Colombia y Estados Unidos. Esta posición. Este argumento es contundente en el caso colombiano. la inclusión de cláusulas laborales en dichos tratados es una exigencia mínima de coherencia económica y política. genera las condiciones políticas (p. disminución de la pobreza y la desigualdad) esenciales para que los países se inserten exitosamente en la economía mundial y para que el crecimiento generado de esta manera sea equitativo y socialmente sostenible (MacEwan 2001. mediante el cual se adoptó un régimen estricto de protección de la propiedad intelectual sobre medicamentos para cumplir las condiciones establecidas por el gobierno estadounidense para renovar las preferencias arancelarias vinculadas a la lucha contra el narcotráfico. se tiene el argumento a favor de las cláusulas laborales: reemplazar la colcha de retazos de leyes y prácticas nacionales inadecuadas sobre los derechos laborales por una protección de alto nivel basada en estándares internacionales.ej.

Estos. deben ser parte integral de una política económica y social colombiana abierta al mercado internacional. La discusión práctica Independientemente de la posición que se tenga en relación con este debate teórico.925 líderes sindicales. para efectos prácticos. el nexo entre el libre comercio y un desarrollo económico y social sostenible y equitativo depende en parte de la garantía de los derechos laborales. ésta no se traduce automáticamente en más y mejores empleos y en un crecimiento equitativo. En otras palabras. Por un lado. en el período 1991-2002 fueron asesinados 1. Las razones políticas a favor de una cláusula laboral adecuada en el TLC surgen del contexto específico colombiano y están íntimamente ligadas a las anteriores consideraciones económicas y sociales. Esta razón jurídica está reforzada por motivos económicos. Si en general es aconsejable tener disposiciones laborales garantistas en los TLC. 295 fueron . como lo mostré en la sección introductoria. por lo tanto. En el del TLC entre Colombia y Estados Unidos. la discusión práctica está determinada por las condiciones jurídicas. deben fortalecerse las instituciones y las políticas públicas que afectan el resultado de los salarios. la prohibición de las peores formas de trabajo infantil –posiblemente el derecho que ha generado más consenso en la comunidad internacional— es violado cotidianamente mediante la participación de los menores en diferentes bandos y tareas del conflicto armado. Colombia tiene el triste récord de ser el país con el mayor número de asesinatos de sindicalistas y líderes sindicales. 90 sindicalistas fueron asesinados. que ha sido objeto de numerosos balances recientes. Los países con leyes e instituciones débiles en torno de la libertad de asociación y la negociación colectiva deben abordar estos problemas junto con la liberalización del comercio” (Audley. Como lo concluye el estudio exhaustivo del Carnegie Endowment for International Peace sobre la primera década del NAFTA. “si [los] aumentos en la productividad han de compartirse con los trabajadores a través del incremento de los salarios. estas limitaciones –fundamentalmente derivadas de los requisitos de la ley TPA del Congreso norteamericano y de la Constitución colombiana— hacen que. Polaski y Vaughan 2003:36). muestra que aunque los tratados de libre comercio promueven el aumento de la productividad. Basta mencionar la violación sistemática y grave a dos de los cuatro derechos laborales fundamentales reconocidos mediante las ocho convenciones universales de la OIT. el debate teórico sea resuelto a favor de la inclusión de cláusulas laborales en el TLC. económicas y políticas que a las que se sujeta cada Tratado de Libre Comercio. Papademetriou. De acuerdo con el reciente concepto presentado por el International Labor Rights Fund ante el Congreso de Estados Unidos a propósito de la iniciación de las negociaciones del TLC. De otro lado. En cuanto a las razones económicas y sociales. la experiencia de los diez primeros años del NAFTA. caracterizado por algunas de las violaciones más graves de los derechos de los trabajadores en el mundo.2. Durante 2002. lo es mucho más en el caso colombiano.2. sociales y políticos.

que no es del caso retomar acá. en general. que determinan si los países se comprometen sólo a cumplir . El primer interrogante es: ¿cuál es el alcance de los derechos consagrados en el tratado? En el trasfondo de esta pregunta está una amplia discusión. Por esta razón. las dificultades actuales del CAFTA en el Congreso de los Estados Unidos y la oscilación del péndulo político en ese país a favor de la protección de derechos laborales en los TLC. tanto en Estados Unidos como en Colombia. semejantes violaciones de los derechos de asociación sindical y negociación colectiva ha dado lugar al mayor número de observaciones condenatorias (13 hasta finales de 2001) del Comité para la Aplicación de las Convenciones y Recomendaciones de la OIT (Elliot 2003:12). En este contexto. Como lo ha sostenido Weiss (2003:708). los cuatro derechos fundamentales de la OIT) deben ser aplicados universalmente (ver. la oposición política a un TLC sin derechos laborales exigibles. las razones políticas y morales a favor de una cláusula laboral eficaz tienen que ver con la protección de derechos humanos fundamentales como la vida y la integridad física. conviene organizar el estudio de las cláusulas laborales alrededor de dos conjuntos de preguntas. Las experiencias comparadas Los precedentes de tratados celebrados en los últimos diez años proporcionan lecciones positivas y negativas de gran valor para el diseño de la cláusula laboral del TLC entre Colombia y Estados Unidos. es necesario dividir esta pregunta en cuatro puntos: 1) la lista de derechos incluida en la cláusula. es una razón de peso que debe ser tomada en cuenta seriamente al momento de redactar el tratado. examino someramente los principales tratados de libre comercio celebrados por Estados Unidos en los últimos años que contienen estipulaciones sobre derechos laborales. donde la gravedad de los problemas laborales son un pálido reflejo de la del violento contexto colombiano. 3. A diferencia de lo que ha sucedido en otros tratados de libre comercio celebrados por Estados Unidos con países como México o Chile. sobre cuáles deben ser los derechos mínimos aplicables en los acuerdos de libre comercio. 2) las fuentes de las que provienen esos derechos. Igualmente.amenazados de muerte. Las posiciones en esa discusión van desde las de aquellos que se oponen a la imposición de estándares uniformes a países con niveles de desarrollo muy distintos hasta las de quienes sostienen que una lista específica de derechos (por ejemplo. Para hacer inteligible y comparable el análisis de los textos complejos de estos acuerdos. ofrecen advertencias que no pueden ser ignoradas ni siquiera por los empresarios y asesores económicos cuya única prioridad es la aprobación del tratado. En esta sección. En esta sección dejo de lado este importante debate para concentrarme en la comparación del alcance de las cláusulas existentes. con el fin de comparar rigurosamente los compromisos adquiridos por los países en relación con los derechos protegidos por los tratados de libre comercio. Como se verá más adelante. por lo tanto. Garay 2002). reservada para las violaciones más graves de los derechos laborales. Colombia es el único país latinoamericano y uno de los pocos del mundo que ha sido objeto de una investigación a profundidad de la OIT. 20 sufrieron ataques físicos y 6 fueron secuestrados (International Labor Rights Fund 2004).

uno de los debates más relevantes gira alrededor del tipo de sanciones que debe ser impuesta a un país renuente a cumplir los compromisos adquiridos en virtud de la cláusula laboral. etc. las organizaciones de defensa de derechos laborales y los analistas independientes han convergido gradualmente hacia una posición que favorece la imposición de multas o. En general. Veamos entonces brevemente las experiencias comparadas con base en estos dos grupos de criterios. Igualmente. de un órgano internacional como la OIT o de un organismo independiente establecido específicamente para solucionar las controversias surgidas del tratado (Alston 1996.1. debido proceso. Elliot 2003). para luego. Diamond 1996. en el peor de los casos. evaluada con base en los términos del tratado y en el tipo de infracción que puede dar lugar a los mecanismos de consulta o sanción. ¿Quién está facultado para presentar quejas por violaciones de los derechos incluidos en la cláusula? ¿Quién investiga y decide los casos? ¿Qué tipo de consultas o sanciones están establecidas en caso de infracción de la cláusula? En el trasfondo de estas preguntas prácticas también se encuentran debates importantes sobre la conveniencia de diversos tipos de procedimiento y sanción. las críticas de numerosos analistas. contra este telón de fondo. tras una preferencia inicial por duras sanciones comerciales consistentes en imposición de aranceles a los países infractores. Tras la firma de NAFTA en 1992. esbozar con trazos más generales las innovaciones introducidas por tratados posteriores. En lo que sigue. El hecho de que el ACLAN sea un acuerdo paralelo al NAFTA y no parte del texto de éste se explica por las circunstancias políticas que le dieron origen. movimientos sociales y políticos. sindicatos y organizaciones de la sociedad civil en los tres países del NAFTA contra la concentración exclusiva del tratado en la protección del libre comercio y los derechos de propiedad llevaron a la firma posterior de dos acuerdos separados destinados a proteger los derechos laborales (ACLAN) y el medio ambiente (ACAAN).con sus leyes laborales internas o si también se comprometen a que éstas sean acordes con los estándares laborales internacionales de la OIT.—que adquieren los países firmantes para hacer exigibles en sus jurisdicciones los derechos consagrados en la cláusula. se evita el riesgo del uso proteccionista y los efectos contraproducentes de éstas sobre la población en general (Elliot y Freeman 2003. 3) la seriedad del compromiso adquirido. Human Rights Watch 2002). los órganos y los mecanismos de control y sanción. el acuerdo contiene innovaciones que abrieron la . El NAFTA y el Acuerdo Laboral de Cooperación Laboral de América del Norte El primer antecedente de cláusulas laborales en tratados de libre comercio en el hemisferio es el Acuerdo de Cooperación Laboral de América del Norte (ACLAN). A pesar de la premura con que se suscribió el ACLAN y la inexistencia de precedentes al momento de su firma. aplico en detalle estos dos ejes al análisis del precedente fundamental –el acuerdo laboral paralelo al NAFTA—. El segundo grupo de preguntas tiene que ver con el procedimiento. y 4) las obligaciones procesales –acceso a la justicia. 3. Al no imponerse sanciones comerciales generales al país. existe un diálogo interesante entre los especialistas en relación con la conveniencia de dejar el procedimiento en manos de los países firmantes. Por ejemplo. sanciones comerciales sólo a los sectores productivos involucrados en el caso.

En cuanto a las fuentes de estos derechos. Human Rights Watch 2001. Lo notable de esta lista es que incluye y va más allá de los cuatro derechos laborales fundamentales reconocidos por la OIT. Las ventajas y limitaciones de esta solución son fácilmente discernibles. (prohibición del trabajo forzado. Como lo ha anotado Weiss (2003). Veamos entonces las características del modelo ACLAN en relación con los dos ejes de comparación que fueron delineadas anteriormente. Si existe . derecho de asociación sindical y negociación colectiva. y protección para trabajadores migrantes. tenga una legislación laboral interna que protege de manera relativamente eficaz los derechos básicos. igual remuneración para mujeres y hombres. el ACLAN equivale en efecto a la creación de una nueva obligación internacional consistente en aplicar el derecho nacional. En relación con los derechos garantizados. eliminación de la discriminación en el trabajo. prevención de lesiones y enfermedades profesionales. Entre las garantías adicionales que merecen ser resaltadas se encuentran el pago de salario mínimo (como parte del principio 6) y la expresa protección del derecho a la huelga.1. derecho de negociación colectiva. a pesar de no haber suscrito la mayor parte de los convenios de la OIT. el acuerdo incluye una lista de 11 principios que las partes se comprometen a impulsar: 1) 2) 3) 4) 5) 6) 7) 8) 9) 10) 11) libertad de asociación y derecho de asociación sindical. protecciones laborales para niños y jóvenes. la fuente central es el derecho nacional. el compromiso central de México. permite alcanzar una solución de compromiso en casos en los que un país firmante. fuentes. no los convenios universalmente adoptados a través de la OIT. compensación en caso de lesiones o enfermedades profesionales. La falta de inclusión del derecho laboral internacional como fuente de obligaciones tampoco constituye un problema serio cuando el país firmante tiene un derecho laboral interno que incorpora los convenios de la OIT. los aspectos principales del ACLAN pueden ser resumidos de la siguiente manera. 3. Por una parte. seriedad del compromiso y obligaciones procesales). Estados Unidos y Canadá en virtud del ACLAN es “promover el cumplimiento y la aplicación eficaz de su respectivo ordenamiento laboral [interno] a través de acciones gubernamentales apropiadas”. Estados Unidos es el ejemplo paradigmático de esta situación. Weiss 2003). Esto ha hecho que numerosos analistas y organizaciones de defensa de los derechos humanos hayan acogido la lista de principios del ACLAN como un modelo adecuado para futuros tratados de libre comercio (Hufbauer y Schott 2002. garantía de derechos laborales mínimos.1. a pesar de que su aplicación sea débil. Por lo tanto. El alcance de los derechos Con base en los cuatro criterios propuestos para evaluar el alcance de los derechos (lista de derechos. derecho a la huelga. y eliminación de formas explotadoras de trabajo infantil). prohibición de trabajo forzado.puerta a la experimentación con cláusulas laborales que continúa hoy en otros tratados. prohibición de la discriminación.

la discriminación en el lugar de trabajo. por ejemplo. que son objeto del compromiso y la protección más débil. y una obligación (en virtud de tratados como el ACLAN) de aplicarla estrictamente. en el que la OAN de Estados Unidos en 2001 rechazó la acusación de violación del derecho de asociación sindical contra México relacionada con la legislación de este país que impide la realización de elecciones de sindicatos independientes mediante voto secreto de los trabajadores. la legislación laboral y la interpretación de la misma del gobierno mexicano –que permite la presencia de los empleadores en las elecciones sindicales y. Estados Unidos) pueden no haber ratificado. las Oficinas Administrativas Nacionales (OAN) encargadas de estudiar las quejas han tendido a entender la obligación de los estados miembros en términos laxos. Para la OAN estadounidense. una cláusula laboral de este tipo puede crear un mecanismo de presión adicional sobre el Estado. hasta el punto de aceptar invariablemente la interpretación particular de los gobiernos sobre sus normas internas y la posibilidad de reformarlas. Es esto precisamente lo que ha sucedido en la implementación del ACLAN. independientemente de su concordancia con los derechos laborales internacionales de la OIT. en la práctica la tentación de los gobiernos de reformar el contenido o la interpretación de su derecho interno cuando se alegue que éste no se cumple resulta demasiado fuerte cuando la única obligación consiste en respetar el derecho nacional independientemente de su consonancia con las normas de la OIT. en síntesis. en el caso Duro Bag. Su violación acarrea sólo la supervisión de las OAN y. Esto fue evidente. el ACLAN establece tres niveles de exigibilidad. La infracción de estos derechos. consultas entre los ministerios de trabajo de los tres países. erosiona el consenso emergente alrededor del mundo en relación con un derecho laboral global surgido de las convenciones de la OIT. continúa la tradición de cooptación del sindicalismo mexicano— no son incompatibles con la obligación de México de aplicar su derecho interno. En efecto. así. 1) El primer nivel comprende los derechos laborales colectivos (principios 1. que en relación con las fuentes de los derechos estipulados en las cláusulas laborales es aconsejable incluir tanto el derecho interno como los convenios de la OIT ratificados por cada uno de los países firmantes. sin embargo. Esta solución contribuye al surgimiento de una legislación laboral internacional y evita la modificación o interpretación caprichosa de la legislación por parte de un país acusado de violaciones de dichos derechos. a lo sumo. y lo reemplaza por sistemas unilaterales o bilaterales (Alston 1996). igualdad de remuneración entre géneros. por tanto. . En relación con la seriedad del compromiso adquirido por las partes en virtud del acuerdo en relación con la protección de estos derechos. no puede dar lugar a sanciones ni evaluaciones por parte de comités de expertos independientes. La lección del ACLAN muestra. 2) El segundo nivel incluye los derechos relacionados con el trabajo forzado. la falta de incorporación de los derechos laborales internacionales en los tratados de libre comercio tiene dos desventajas importantes. En segundo lugar. Por otra parte. Al mismo tiempo. 2 y 3).una legislación interna garantista y estable. cuyo funcionamiento es explicado en la siguiente sección. En primer lugar. deja un margen de flexibilidad para que no se imponga de entrada un conjunto específico de convenciones de la OIT que los estados firmantes (por ejemplo.

en cuanto a las garantías procesales. esto es. las OAN han hecho la mayor parte del trabajo de documentación y de estudio de las quejas presentadas. Si la conciliación no fructifica. Sin embargo. Sin embargo.2. el procedimiento y las sanciones Los mecanismos de aplicación del ACLAN pueden ser activados tanto por los gobiernos miembros como por organizaciones de la sociedad civil. La mayoría de las quejas ha sido presentada ante la OAN de Estados Unidos por violaciones del derecho de asociación sindical por parte del Estado mexicano. En la práctica. 3) Finalmente. y por haber dificultado en la práctica la garantía de derechos violados repetidamente en México y Estados Unidos. Las OAN son órganos estatales nacionales que funcionan como puntos de contacto entre los ministerios de trabajo de los países y el Secretariado de la Comisión para la Cooperación Laboral. Esto ha dado lugar a numerosas críticas sobre la inactividad y la falta de voluntad política de los gobiernos para utilizar y desarrollar los mecanismos de control y promoción de derechos estipulados en el acuerdo (Human Rights Watch 2001). La aplicación del tratado: los órganos. especialmente el de asociación sindical y huelga (Elliot 2003. salario mínimo y seguridad industrial. En caso de violación de estos derechos. y la protección de los trabajadores migrantes. por complicar aún más el sistema de protección de los derechos incluidos en el ACLAN. no es claro si los niveles de control más estrictos –esto es. el arbitraje y la imposición de sanciones. A estos se aplican todos los mecanismos de supervisión y sanción del tratado. Esta división entre niveles de protección ha sido ampliamente criticada en la bibliografía por establecer una discriminación injustificada entre principios igualmente importantes. 3.1. Elliot y Freeman 2003. consistente en una revisión del caso a través . en el tercer nivel se encuentran los principios relativos al trabajo infantil. Human Rights Watch 2001). todas las quejas por violaciones de los principios del acuerdo –un total de 28 hasta abril de 2004—han sido presentadas por ONG. a los derechos incluidos en este nivel no se aplican los mecanismos más exigentes del sistema en caso de falta de cooperación del país transgresor. consultas ministeriales y la evaluación de un comité de expertos. conforme con el procedimiento descrito más adelante. se pasa a la siguiente fase de aplicación. la OAN publica un reporte e intenta una conciliación. Con base en su análisis. En la práctica. Por tanto. los comités de expertos. Las quejas se presentan ante la OAN de cualquiera de los tres países miembros. los mecanismos previstos por el ACLAN son la supervisión de las OAN. en tratados y análisis posteriores se ha preferido eliminar esta división e incluir una lista homogénea de derechos igualmente exigibles.compensación en caso de enfermedad o lesión. el arbitraje y las sanciones— se aplican a violaciones de estos derechos procesales por parte de los Estados firmantes (Weiss 2003:711). Finalmente. sindicatos y otras organizaciones de la sociedad civil. el ACLAN establece obligaciones relacionadas con el debido proceso y la transparencia de los procedimientos de aplicación del derecho laboral nacional.

como ha sucedido en la mayoría de los casos. si las partes no pueden conciliar el caso con base en el informe del Comité de Expertos y el derecho involucrado es uno de los tres que acarrean el máximo nivel de protección. sin embargo. la violación da lugar a lo sumo a un reporte y una recomendación conjunta de los tres ministerios. el caso puede llegar a la instancia última de aplicación: la resolución de la disputa a través de un panel arbitral. se puede pasar al siguiente nivel de aplicación del acuerdo. ninguno de los 28 casos ha pasado de la etapa de consulta ministerial por falta de voluntad política de los gobiernos de los tres países. en la mayoría de las ocasiones. con un débil reporte de la OAN o una recomendación conjunta de los ministerios exhortando a la realización de un seminario o un estudio trinacional sobre el derecho de que trate el caso. la sanción que el panel puede imponer es una multa al país infractor. desestimula la presentación de quejas por parte de los Estados y el trámite de las quejas más allá de la etapa de la consulta ministerial. cuando se trate de infracciones de cualquiera de los otros ocho principios protegidos por el ACLAN.de una consulta entre los ministerios de trabajo de los tres países. . Esto. No obstante. la etapa de evaluación. y expide un reporte con una conclusión sobre los hechos y una recomendación no obligatoria. un Comité de Expertos examina los documentos aportados por los autores de la queja y el gobierno contra la que éste se dirige. los casos han terminado o bien con el rechazo de la queja por parte de la OAN o. sin embargo. En el muy improbable caso que el país no pague la multa. esto es. Se espera que este reporte sirva como guía para que las partes solucionen la controversia. el análisis de la operación del ACLAN no ofrece elementos de juicio sobre estos aspectos fundamentales de la aplicación de las cláusulas laborales. Si se encuentra fundada la acusación. Nada obsta. claramente. 2 En efecto. el país que haya presentado la queja o aquél ante cuya OAN se haya iniciado el procedimiento puede imponer sanciones comerciales equivalentes al monto de la multa. dejaría sin efecto el poder disuasivo de la multa (Human Rights Watch 2002). El monto de la multa debe ser posteriormente invertido en mejorar la aplicación del derecho violado en el país condenado. En esta fase. para que dicho país modifique la distribución del presupuesto en la próxima vigencia fiscal y “recupere” la suma pagada mediante una inversión menor en los mecanismos de garantía de los derechos laborales. el primero tiene que someterse también al examen de sus prácticas laborales en relación con el derecho por cuya violación ha acusado al otro país. En la práctica. este es el máximo nivel de protección para los derechos laborales colectivos. si la recomendación ministerial no es implementada. Como se vio anteriormente. Cuando la queja tiene que ver con estos derechos. Sobre el papel. como lo han señalado varios críticos. De nuevo sobre el papel. lo que. 2 Una razón adicional que hace que esta etapa sea ineficaz es que cuando la queja es presentada por uno de los países miembros contra otro. Dado que los casos se han quedado en el nivel de estudio y consulta. en la práctica ni el mecanismo de arbitraje ni las sanciones pecuniarias o comerciales ha entrado en funcionamiento.

Igualmente importante es la inexistencia de un sistema de resolución de quejas independiente de los gobiernos de los países miembros. Entre las primeras. aún el texto existente habría podido ser utilizado por gobiernos proactivos para promover una mejoría gradual de la aplicación de los derechos laborales (Hufbauer y Schott 2002. Elliot y Freeman 2003). Dada la indefinición de los requisitos para el funcionamiento de éste y la obligación del Estado que presenta la queja de someterse al mismo escrutinio que el Estado acusado.3. Otra deficiencia estructural es la ineficaz e innecesaria etapa intermedia de revisión por un Consejo de Expertos. Esta falla deja la aplicación de los derechos laborales completamente a la voluntad política (inexistente hasta ahora) de los gobiernos de turno.3. Otro efecto positivo del ACLAN que ha sido resaltado en la bibliografía es la creación de espacios para la cooperación entre organizaciones de la sociedad civil de los tres países miembros. Sin embargo. como la lista amplia de derechos y la apertura a quejas presentadas por organizaciones de la sociedad civil. Finalmente. este efecto indirecto del ACLAN. hace que el procedimiento sea muy dilatado e ineficiente. la realidad del funcionamiento del ACLAN ha mostrado . que no depende del éxito de los casos o la eficacia de los mecanismos de control del acuerdo. ha sido importante para el surgimiento gradual de redes de cooperación laboral en América del Norte. En este sentido. Algunas de las más importantes son la multiplicación indefinida de las consultas y los trámites. es claro que el hecho de que el acuerdo fuese una solución de compromiso lograda a última hora y que los países firmantes no se hubiesen comprometido a niveles de protección más exigentes crearon fallas profundas de diseño institucional en el tratado. Algunos aspectos importantes del acuerdo. en caso de sanción. que. En lugar de esto. Como lo ha mostrado Graubart (2002). en el balance del ACLAN predominan las lecciones negativas y las oportunidades perdidas. El balance y las lecciones del ACLAN Tras diez años de existencia. En efecto. un análisis de los 28 casos muestra que una buena parte de ellos han sido iniciados mediante esfuerzos colaborativos entre ONG de los tres países. son también valiosas lecciones que sirven como modelo para nuevas cláusulas laborales. otra falla protuberante es la ausencia de mecanismos de control para que.1. especialmente de México y Estados Unidos. Como lo han señalado numerosos comentaristas. ¿qué lecciones ofrece la experiencia de NAFTA con la protección de los derechos laborales? Los estudios sobre el tema son unívocos en resaltar las oportunidades creadas y perdidas por el ACLAN. el ACLAN podría haber sido mucho más eficaz de lo que hasta ahora ha sido. no sorprende que ningún caso haya llegado a esta etapa. la multa no sea recuperada por el Estado castigado mediante una simple redistribución de los recursos fiscales. que ha servido como base para los lentos avances posteriores que se han logrado en otros tratados que veremos a continuación. Entre las primeras se encuentra el establecimiento de un precedente pionero de inclusión de derechos laborales en tratados de libre comercio. Pero incluso con estos vacíos de diseño. que asegure la aplicación imparcial y pronta del tratado. unida a la ausencia de plazos para las diversas etapas. las oportunidades perdidas son tan notorias como las lecciones negativas que ofrece el texto del tratado.

2. una acusación probablemente generaría la retaliación del acusado contra el acusador mediante una nueva queja. además del derecho interno. consistente en la paridad del tratamiento de los controversias que surjan en relación con cualquier asunto relativo al tratado. las cláusulas laborales están contenidas en el texto mismo del tratado.una profunda falta de voluntad política de los gobiernos de los tres países. el tratado establece que las partes “tratarán de asegurar” que los derechos laborales reconocidos internacionalmente sean adoptados y protegidos por el derecho interno. el debate sobre las cláusulas laborales en Estados Unidos. a diferencia del ACLAN. un propósito general sobre el derecho laboral internacional de la OIT como parámetro al que deben aspirar los ordenamientos nacionales. Human Rights Watch 2001). ha estado marcado por la influencia del llamado “modelo jordano” (“Jordan standard”). el ACLAN ha sido justamente exaltado como un precedente importante y una referencia obligada para nuevos intentos de diseñar cláusulas laborales. Las novedades del tratado EE. Esto se debe en parte a que la ausencia de un mecanismo independiente de aplicación del tratado crea un incentivo negativo para la activación del acuerdo por parte de un gobierno contra otro. . los mismos procedimientos de consulta y resolución de disputas que se aplican a materias comerciales se aplican a asuntos laborales. A diferencia del ACLAN. no en un acuerdo paralelo. Por último. laboral o ambiental. desde que se firmó el tratado en 2000. el tratado introdujo una innovación importante en relación con los mecanismos de resolución de disputas. veamos entonces brevemente qué tipo de modelo crearon estos y otros elementos del tratado EE. en resumen. el acuerdo establece expresamente que “es inapropiado promover el comercio a través del debilitamiento del derecho laboral interno”.UU.-Jordania surgieron en buena medida de las críticas que se habían hecho al ACLAN.-Jordania. al mismo tiempo que ha sido duramente criticado por analistas y organizaciones que piden su aplicación estricta y su reforma selectiva (Polaski 2004. Dado que todos los países son vulnerables frente a acusaciones de violación de derechos laborales. incluyendo el que llevó a la expedición de la ley TPA por parte del Congreso en 2002. Por lo tanto. De hecho. el TLC firmado entre los dos países estableció un precedente importante para la protección de los derechos laborales. entonces. sea de tipo comercial.UU. Por todas estas razones. Esta cláusula contra el llamado “dumping social” respondió a las continuas denuncias sobre la llamada “carrera hacia el fondo” en la que los países en desarrollo buscarían competir bajando sus costos laborales mediante la disminución de las protecciones a los trabajadores para atraer la inversión extranjera. Primero. 3. este tratado incluye como fuentes. Tercero. Con base en los dos ejes de análisis utilizados para examinar el ACLAN. El TLC entre Estados Unidos y Jordania Aunque Jordania es una economía pequeña y un socio comercial menor de Estados Unidos. Segundo. Los avances del tratado son cuatro.

. ya mencionados. el modelo jordano contiene avances tímidos pero prometedores. derecho a la negociación colectiva. la obligación de las partes. el modelo jordano es inferior al norteamericano (Weiss 2003). la doctrina uniforme de la OIT ha entendido que éste es inherente a los derechos de asociación sindical y negociación colectiva. Dada la vaguedad del lenguaje utilizado –las partes sólo deben “tratar de asegurar” la armonía con el derecho laboral internacional—. entre ellos la lista de derechos incluidos. el acuerdo guarda silencio en relación con una garantía expresamente incluida en el ACLAN. En relación con dos aspectos adicionales del alcance de los derechos. mediante la eliminación de la discriminación injustificada del ACLAN entre derechos que gozan de diversos tipos de protección. el tratado con Jordania implicó un retroceso en relación con otros aspectos del ACLAN. El segundo avance moderado es el nivel mayor de compromiso en relación con los derechos protegidos. las garantías procesales. entonces. Sin embargo. continúa siendo fundamentalmente aplicar su derecho interno. que están en libertad de modificar. Los derechos protegidos por el tratado son: 1) 2) 3) 4) 5) condiciones aceptables de trabajo relacionadas con el pago de salario mínimo. En comparación con el ACLAN. que sí están incluidos.1. como en el ACLAN. la igualdad en la remuneración de mujeres y hombres.2. El alcance de los derechos A pesar de los avances mencionados. Aunque también se excluye el derecho a la huelga.3. exigencia del establecimiento de una edad mínima para el trabajo infantil. como se verá enseguida. la vaguedad de las sanciones hace que en la práctica este modelo de resolución de conflictos pierda gran parte de su efectividad. religión. sexo o edad (uno de los derechos fundamentales de la OIT). que en la práctica el acuerdo implique un paso adelante sustancial en relación con la incorporación eficaz del derecho internacional al derecho interno. horas de trabajo y seguridad industrial. Esto no implica. esto es. fueron excluidas de la lista los importantes derechos a la no discriminación en el empleo por razones de raza. sin embargo. prohibición del trabajo forzado. Finalmente. En este sentido. libertad de asociación. y la protección de los trabajadores migrantes. El primero es la inclusión de las normas laborales internacional es al menos como fuente de derecho a la que deben aspirar las legislaciones internas.

de las normas sobre paridad de tratamiento de asuntos comerciales y laborales. Este es el caso. Cuando el Comité Conjunto no logre dirimir una disputa. En resumen.2. si van acompañada de compromisos y sanciones claras. algunas variaciones del modelo jordano. a su inaplicación. la distancia ganada por este rasgo del modelo es perdida por el retroceso que implican dos de sus detalles institucionales. por ejemplo. que pueden ser desarrolladas y convertidas en formas de protección más exigentes de los estándares laborales. Aunque el modelo jordano implica algunas innovaciones importantes. unidas a elementos valiosos del ACLAN. que. sino al potencial que tienen algunas de sus cláusulas de servir de precedente para otros tratados. que ha demostrado ser el único mecanismo eficaz para la utilización y el desarrollo del ACLAN. Este potencial daría cuenta. se deba no tanto a los efectos directos del tratado. pero abrió la puerta a la experimentación con mecanismos más ágiles y eficaces de implementación. El balance del modelo jordano Cuando se examina con detenimiento el texto del tratado entre Estados Unidos y Jordania –que. se cierra la puerta a la participación de organizaciones de la sociedad civil. de la apasionada crítica de Bhagwati contra el tratado en el Congreso de Estados Unidos y la posibilidad de que el “modelo jordano” fuera utilizado en tratados posteriores (Bhagwati 2001).3. como es más probable.2.UU. De un lado. Los órganos. el procedimiento y las sanciones Gracias a la paridad de tratamiento de las controversias comerciales y laborales. la parte que interpuso la queja puede “tomar cualquier acción apropiada y proporcional” en material comercial para castigar la conducta infractora. El lenguaje es tan vago que o bien puede dar lugar al abuso del poder de sanción o bien. en varios aspectos es menos protector que el ACLAN. pueden constituir una cláusula laboral equilibrada y eficaz. el modelo jordano simplifica notablemente el procedimiento de aplicación de las cláusulas sobre los derechos de los trabajadores.3. las quejas pueden ser presentadas sólo por los gobiernos. el Comité Conjunto creado para implementar el acuerdo es el organismo competente para examinar y decidir las quejas por violación de las cláusulas laborales (Elliot y Freeman 2003:87).-Jordania por sí mismo no implicó avances importantes en la protección de los derechos laborales. 3.2. las sanciones por incumplimiento son vagas. De esta manera. . Quizás la fuerte oposición de los republicanos y los economistas más entusiastas del libre comercio sin condiciones. De otro lado. De esta forma. por ejemplo. a diferencia del ACLAN. como vimos. el tratado EE. Como se verá en la sección de recomendaciones de este escrito. Sin embargo. pueden dar lugar a la simplificación del procedimiento que es necesaria para la aplicación eficiente de las cláusulas laborales. no aumenta el nivel de protección laboral en la práctica— es difícil entender el furor contra su aprobación que se suscitó en los círculos republicanos dentro del Congreso de Estados Unidos y entre los economistas opuestos a la vinculación del comercio y los derechos laborales.

UU. el procedimiento y las sanciones El tratado crea un Consejo Chileno-Estadounidense para Asuntos Laborales. implica la ineficacia de las cláusulas laborales. De acuerdo con los lineamientos del TPA. se mantiene la eliminación de los niveles de protección.3. la parte que inició el procedimiento puede llevar el caso al mismo órgano de resolución de controversias que conoce de los casos comerciales. Al igual que en el caso de Jordania. la equidad de pago entre hombres y mujeres y la protección de los migrantes. La falla más protuberante es de nuevo la clausura del sistema de quejas a la participación de partes distintas de los dos gobiernos.3. al acceso a una justicia laboral justa.3. Si después de 60 días no se ha llegado a un acuerdo. El procedimiento para solucionar estas improbables controversias comienza con consultas cooperativas entre las partes para resolver la queja de una de ellas. . se limita la exigibilidad a la aplicación del derecho nacional. Como se vio en el análisis del ACLAN. Esto implica que se excluyen los importantes derechos a la no discriminación. Cláusulas casi idénticas a las del modelo chileno fueron introducidas en el TLC entre Estados Unidos y Singapur. equitativa y transparente (USTR 2004). coordinar las consultas relativas a ellas y organizar actividades de cooperación en esta materia.1. 3. El alcance de los derechos El tratado EE.-Jordania: a pesar de que se hace una referencia a la armonización del derecho interno con el derecho laboral internacional.UU. Los casos laborales pueden surgir sólo a partir de quejas presentadas por uno de los dos gobiernos contra el otro. Los mecanismos coercitivos son similares a los del modelo jordano. en la práctica. un panel especial creado para el efecto resolverá el conflicto (USTR 2004). de tal forma que todos los derechos incluidos son objeto del mismo mecanismo de resolución de controversias. El sistema de fuentes es el mismo que el del tratado EE. esto es. Una innovación interesante es la creación de un órgano de cooperación continua para impulsar el cumplimiento de los derechos laborales fundamentales de la OIT. El TLC entre Estados Unidos y Chile Un antecedente cercano e importante para Colombia es la negociación del TLC de Chile con Estados Unidos. 3. de tal forma que la exclusión de la participación de la sociedad civil de los dos países en la iniciación de los casos es una falla que. un avance en relación con el modelo jordano es la inclusión de garantías procesales. 3 La sanción prevista en caso de condena por parte del panel arbitral es una 3 La única excepción a esta regla son los casos sobre quejas relativas a violaciones de derechos laborales que tuvieron lugar en sectores de exportación.-Chile implica los mismos avances y retrocesos del modelo jordano en relación con el ACLAN.3.2. las estipulaciones laborales hacen parte del texto mismo del tratado. que fue negociado y ratificado al mismo tiempo que el chileno. la negociación del chileno tuvo lugar con base en la autoridad dada al gobierno estadounidense por el TPA de 2002. el acuerdo incluye cláusulas laborales tomadas fundamentalmente del modelo jordano. encargado de vigilar la implementación de las cláusulas laborales. Los órganos. En estos casos. Como el TLC colombiano. es altamente improbable que se presente este tipo de quejas. La lista de derechos es la misma que la del modelo jordano. Finalmente. Igualmente.

presentes en el ACLAN pero no en el modelo jordano. Guatemala y Panamá) y. Con excepción de la reincorporación de los derechos laborales procesales y la creación de un organismo de cooperación (cuya financiación es incierta). 3. la parte demandante puede imponer sanciones comerciales consistentes en aranceles proporcionales a la multa impuesta. Si la multa no es cancelada. que no puede exceder US $15 millones al año. el CAFTA (US-Central American Free Trade Agreement) ofrece algunas lecciones para el TLC colombiano que vale la pena señalar por lo menos brevemente. no constituye un precedente en firme. apunta a un sistema excluyente donde los asuntos laborales son del dominio de los gobiernos y están clausurados a la participación de las sociedades de los países firmantes. El Salvador. 3. especialmente la imposibilidad de que ONG. Las disposiciones laborales del CAFTA Aunque no ha sido ratificado por los órganos legislativos de Estados Unidos y los países centroamericanos que lo firmaron (Costa Rica.-Chile El tratado chileno no contiene avances importantes frente a los modelos norteamericano y jordano. incluyendo la violencia física contra miembros y líderes de organizaciones sindicales. en la . sino con las consecuencias nocivas que estos modelos tienen tanto para la protección de derechos laborales en contextos violentos como el centroamericano y el colombiano. Por el contrario. las insuficiencias anotadas en relación con el modelo chileno se agravan profundamente en un contexto que.4. continúa algunos rasgos de éste que implican en la práctica la ineficacia de las cláusulas laborales. entonces. En cuanto a lo primero. la inexistencia de mecanismos de presentación de quejas por parte de la sociedad civil y la falta de garantías para la eficacia y la adecuada financiación del organismo bilateral de cooperación laboral han profundizado las dudas sobre la continuación –o incluso el agravamiento— de las múltiples violaciones de los derechos laborales en Centroamérica documentados por la OIT y ONG locales e internacionales. El balance del tratado EE.UU.multa.3.3. está marcado por graves violaciones de los derechos humanos. como para las posibilidades de aprobación que un TLC de este tipo tiene en el Congreso norteamericano. no aporta elementos nuevos frente a su antecesor inmediato. sindicatos y otras organizaciones de la sociedad civil presenten quejas. Las lecciones tienen que ver no tanto con el contenido de las cláusulas laborales –que reproducen casi en su totalidad los modelos jordano y chileno—. Honduras. por tanto. La tendencia continuada por el tratado chileno. como el centroamericano o el colombiano. Esto explica en parte la actual controversia en el Congreso de los Estados Unidos en relación con la aprobación del CAFTA. Por ejemplo.

5) protecciones laborales para niños y jóvenes. 8) igual remuneración para mujeres y hombres. Derechos procesales: como en el ACLAN y el TLC entre Estados Unidos y Chile. debe incluir los siguientes principios: 1) libertad de asociación y derecho de asociación sindical. 4. 3) derecho a la huelga.1. es necesaria en vista de los debates y críticas justificadas que surgirán en el Congreso de los Estados Unidos en relación con el negro historial colombiano en materia de garantía de los derechos humanos de los trabajadores. 4) prohibición de trabajo forzado. Fuentes de derecho: cada una de las partes debe comprometerse a aplicar tanto su derecho nacional como las convenciones de la OIT que haya suscrito. las partes se deben comprometer a garantizar el acceso a una justicia equitativa. por tanto. Guatemala o El Salvador –que tienen algunas de las trayectorias más negativas en el mundo en relación con la protección de los derechos laborales fundamentales básicos como el trabajo infantil y la asociación sindical— incluyan en sus TLC cláusulas explícitas y eficaces de protección de sus derechos laborales.cual los informes de violaciones sistemáticas de los derechos humanos de los trabajadores han sido un factor importante (Human Rights Watch 2004). transparente y rápida que haga eficaz los derechos sustantivos que se comprometen a proteger. Lista de derechos: la lista debe ser tomada del ACLAN y. esta solución es a la vez lo suficientemente flexible como para comprender los dos casos y lo suficientemente exigente como para establecer un parámetro internacional adecuado y ampliamente reconocido. El impase actual del CAFTA constituye. 7) eliminación de la discriminación en el trabajo. 6) garantía de derechos laborales mínimos. La inclusión de este tipo de cláusula. 2) derecho de negociación colectiva. 4. Conclusión: Recomendaciones sobre el contenido de la cláusula laboral en el TLC entre Colombia y Estados Unidos Con fundamento en el análisis y las razones ofrecidos en las secciones anteriores. 4. Dado que Colombia ha ratificado todas las convenciones fundamentales de la OIT y que Estados Unidos no ha suscrito varias de ellas. la cláusula laboral del TLC debe tener las siguientes características: 4.3. 9) prevención de lesiones y enfermedades profesionales. interpretadas de acuerdo con los lineamientos de la OIT. y 11) protección para trabajadores migrantes. entonces. . 10) compensación en caso de lesiones o enfermedades profesionales. cuyos lineamientos se ofrecen en la siguiente sección.2. una advertencia sobre la necesidad de que países como Colombia.

dichos programas deben ser aprobados por el organismo independiente de resolución de conflictos. sin el cual. promover consultas y conciliaciones. las cláusulas laborales son ineficaces. la fase de conciliación y consulta con los gobiernos. ONG. transparencia y efectividad— al que el TLC establezca para los conflictos comerciales. Mecanismo de resolución de controversias: las quejas sobre cualquiera de los derechos laborales incluidos en el tratado. Este organismo de cooperación bilateral deberá trabajar en colaboración con la OIT en programas generales de evaluación y mejoramiento del cumplimiento de los derechos laborales. Como en el CAFTA. según se vio anteriormente. Sanciones: cuando el organismo independiente de resolución de controversias encuentre fundada la queja y no se logre una conciliación. dictar laudos e imponer sanciones en los casos que corresponda. .). Además. A diferencia del CAFTA. podrá imponer una multa al Estado infractor. etc.4. este organismo debe tener competencia para investigar. 4. El TLC debe establecer plazos perentorios y ágiles para la tramitación de la presentación de pruebas. Para evitar los problemas de financiación e ineficacia de estos órganos en acuerdos similares. Cooperación bilateral: como en los tratados previos firmados por Estados Unidos. En caso de renuencia del Estado infractor a pagar y ejecutar la multa en estos términos. Se debe incluir. el tratamiento de las controversias laborales debe ser por lo menos equivalente –en celeridad. se deberá constituir un organismo bilateral de análisis y cooperación técnica para promover el cumplimiento de los derechos laborales en los países miembros. 4. el TLC debe especificar un monto mínimo que cada una de las partes debe aportar para financiar sus operaciones. el fundamental mecanismo de las quejas de terceros. y el laudo arbitral. tanto los sustanciales como los procesales. Presentación de quejas: los mecanismos de resolución de controversias deben poder ser activados mediante quejas tanto de uno de los Estados miembro como de terceras partes (empresas. el Estado infractor deberá demostrar que el monto de la multa no será deducido de otros rubros fiscales dedicados a la protección de derechos laborales.5. El procedimiento debe ser el mismo para las quejas sobre cualquier derecho sustancial o procesal. organizaciones de la sociedad civil. la otra parte impondrá sanciones comerciales sólo por el monto de la multa y sólo sobre los productos provenientes del sector donde se produjo la violación de los derechos laborales. deben ser tramitadas por un organismo independiente e imparcial. sindicatos. 4.6. Para evitar la politización de los paneles bilaterales evidente en los tratados analizados anteriormente. entonces. Procedimiento: las quejas de las Estados miembros o de terceras partes deben ser presentadas directamente ante el organismo independiente delineado en el párrafo anterior.8. la multa deberá ser invertida posteriormente en programas gubernamentales de mejoramiento de la aplicación del derecho violado.7. En cualquier caso. 4.4.

” Cuadernos de Economía. Demetrious Papademtriou.columbia. Elliot. 2003. 199-226. “Labor Rights in the Global Economy: A Case Study of the North American Free Trade Agreement”.” Testimonio ante el Comité Financiero del Senado de Estados Unidos. Fung. Edna y Richard Appelbaum.” Working Paper." The American Prospect 10. 2002. 109-138. 2000. 37. 2003. pp. “The Jordan Free Trade Agreement: The Wrong Template. pp. Bonacich. Luis Jorge. Baker. 1999. 1999. Labor Rights. Global Shift: Transforming the World Economy. no.S. Human Rights. Labor Rights. “Estándares laborales y comercio: Una aproximación a la problemática. 2003. Archon. Philadelphia: University of Pennsylvania Press. “Company Codes of Conduct and International Standards: An Analytical Comparison” (Octubre). Audley. Stephen. Berkeley: University of California Press. Dicken. Philip. Institute for International Economics. pp. Dara O'Rourke y Charles Sabel. Human Rights. Bhagwati. en Lance Compa y Stephen Diamond. Dean.edu/~jb38. Diamond. . Gerald Epstein y Robert Pollin. and International Trade. en Lance Compa y Stephen Diamond. eds. 1998. Dreier. Peter and Richard Appelbaum. 1998. "The Campus Anti-Sweatshop Movement.2001. mayo de 2004) ----2004. Inequality in the Los Angeles Apparel Industry. In Defense of Globalization. Behind the Label. Globalization and Progressive Economic Policy. pp. 10-24. eds. Can Labor Standards Improve under Globalization? Washington: Institute for International Economics. 1996. Oxford: Oxford University Press. La Promesa y la Realidad del TLCAN. Lecciones de México para el Hemisferio. 2001. Garay. Elliot. Banco Mundial. Sandra Polanski y Scott Vaughan. Nueva York: Guilford.REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Alston. Kimberly y Richard Freeman. mayo de 2004) ----. Jagdish. and International Trade. Philadelphia: University of Pennsylvania Press. eds. 7198. (www. Kimberly. 2003. “Labor Rights Provisions in U. John. “Third World Intellectuals and NGOs-Statement against Linkage” (http://www. 1996. Cambridge: Cambridge University Press. Nueva York: Carnegie Endowment for International Peace. Can We Put an End to Sweatshops? Boston: Beacon Press. Peter.columbia. Trade Law: ‘Aggressive Unilateralism’ ? ” .edu/~jb38. “Labor Standards and the Free Trade Area of the Americas.

Interests and Actors”. Ithaca: Cornell University Press. en Boaventura de Sousa Santos y Cesar A.D. Trading Away Rights: The Unfulfilled Promise of NAFTA’s Labor Side Agreement. “Comments Concerning Proposed United States-Andean Free Trade Agreement” (presentado al Congreso de Estados Unidos por Jeffrey Vogt. Washington. “Como Burro Amarrado”. Trabajo presentado en el Congreso “Integración Norteamericana: Migración. 1998. Polaski. eds. Human Rights Watch. 1994.” (Octubre). University of Wisconsin-Madison. D. Reina. -----2002. and Alternatives for the 21st Century. Markets. en Gary Gereffi y Miguel Korzeniewicz. 17 de abril. Gary. 2001. 2004. Sandra. Keck. Londres: Zed. Institute for International Economics. "Introduction: Global Commodity Chains". “CAFTA’s Weak Labor Protections: Why the Present Accord Should be Opposed” (Marzo) Jessop. Activists Beyond Borders. Theodore. Mauricio. 2004. Jonathan. Gereffi. Commodity Chains and Global Capitalism. Westport: Praeger. 2004. La globalización y los derechos laborales. Cross-Border Organizing and Labor Rights: Codes of Conduct and Anti-Sweatshop Struggles in Global Apparel Factories in Mexico and Guatemala”. Cambridge: Polity Press. eds. Law and Counter-Hegemonic Globalization: Toward a Cosmopolitan Legality. y Roberto Korzeniewicz. Nueva York: Human Rights Watch. 2002. Gary. Ottawa. 2002. Miguel Korzeniewicz. MacEwan. Advocacy Networks in International Politics. Comercio y Seguridad”. “North American Labor Under Nafta. Arthur. Moran. -----2004. Hufbauer. César A. 2002. Rodríguez Garavito. -----2005. 2002.Gereffi. Beyond Sweatshops: Foreign Direct Investment and Globalization in Developing Countries. Neo-Liberalism or Democracy? Economic Strategy. dissertation. abril. Ph. Assistant General Counsel). The North American Apparel Industry after NAFTA. David Spener y Jennifer Bair. Philadelphia: Temple University Press. 2001.: Brookings.” Working Paper. pp. El Colombiano. The Future of the Capitalist State. “Labor in North American Integration: Issues. 1-16. Graubart. eds. . International Labor Rights Fund. Free Trade and Uneven Development. Rodriguez Garavito. Gary y Jeffrey Schott.C. “ Labor Rights and Trade: Guidance for the United States in Trade Accord Negotiations. Bob. “The Intersection of Transnational Activism and Soft Law: How Activists Exploit NAFTA's Labor and Environmental Accords”. Bogotá: ILSA. 2004. “Global Governance. Cambridge: Cambridge University Press. 2002. Margaret y Kathryn Sikkink.

vol. 1997. pp. One Step Back – or Vice Versa: Labor Rights under Free Trade Agreements from NAFTA. 37. Mayo de 2004) Weiss. through Jordan. and Beyond.ustr. Andrew. “Summary of U.-Chile FTA Labor Chapter” (www. 689-755. Fashion. Globalization and The Rule of Law. Globalization and Its Discontents.gov/new/fta/Chile/summaries. “Two Steps Forward.” University of San Francisco Law Review. . Marley. ed. 1998. via Chile. 2003.S. No Sweat. USTR (Unites States Trade Representative). Jeffrey (1999). 2004. to Latin America. New Haven: Yale University Press. New York: The New Press.Ross. Saskia. Free Trade and the Rights of Garment Workers. Sachs. New York and London: Verso Sassen.

seguir los lineamientos y convenciones de la OIT y desarrollar mecanismos de resolución de controversias que sean activados tanto por los estados participantes como por actores no gubernamentales. que en última instancia puedan traducirse en sanciones comerciales sobre el sector donde se produjo la violación de los derechos laborales. la multa que se pague se invertirá en programas de mitigación de la violación de los derechos laborales. equivalente en su efectividad y transparencia al mecanismo establecido para resolver conflictos comerciales. Por otra. establecer el compromiso de cada una de las partes en la aplicación del derecho laboral nacional. del TLC entre estados unidos y chile. Ph. Por una parte. la cláusula recomendada deberá incluir la constitución de un “organismo bilateral de análisis y cooperación técnica para promover el cumplimiento de los derechos laborales en los países miembros”.D en Economía de Yale University. Es este organismo el que tendrá la facultad de imponer sanciones al estado infractor. Como en la cláusula laboral del CAFTA. del TLC entre estados unidos y Jordania. Basándose en este análisis el doctor Rodríguez sugiere cuál debe ser el contenido de la cláusula laboral en el TLC entre Colombia y estados unidos. Para evitar la politización del mecanismo de resolución de controversias propone que éste se constituya como un organismo independiente e imparcial.Comentarios a la Ponencia del doctor César Rodríguez Garavito “Los Derechos Laborales en el Tratado de Libre Comercio entre Colombia y Estados Unidos” Marcela Meléndez ∴ El doctor Rodríguez propone una discusión acerca de la arquitectura de la cláusula laboral que será parte inevitable de la negociación de un Tratado de Libre Comercio entre Colombia y los estados unidos. la seriedad del compromiso adquirido y las obligaciones procesales adquiridas por los países involucrados. evalúa el alcance de los derechos laborales consagrados en el tratado. Subdirectora de Fedesarrollo y profesora de la facultad de Economía de la Universidad de los Andes. ∴ . que deben ser aprobados por este organismo y no afectar otros rubros fiscales dedicados a la protección de otros derechos laborales. Su reflexión acerca de las características deseables de la cláusula laboral en el TLC parte adecuadamente del análisis de la experiencia internacional en la negociación de tratados de libre comercio y su análisis de las lecciones positivas y negativas en el diseño de cláusulas laborales en los tratados ya firmados por estados unidos se rige por dos criterios. Finalmente. Con base en estos criterios desarrolla la evaluación del acuerdo de cooperación laboral de América del norte (ACLAN) −acuerdo paralelo al NAFTA−. y del aún no firmado CAFTA en cuanto a las características y alcance de sus cláusulas laborales. revisa detenidamente los órganos y mecanismos de control y sanción de casos de violación de los derechos laborales estipulados en la cláusula. Su opinión es que esta debe tomar la lista de derechos del ACLAN debido a su amplitud. Su análisis busca establecer las características que esta cláusula debe tener para “proteger eficazmente los derechos laborales en Colombia en el marco del TLC” y presupone la conveniencia de las cláusulas laborales en los tratados comerciales como mecanismos de refuerzo a la protección de los derechos laborales. las fuentes de las que provienen (nacionales o internacionales).

la inclusión de derechos laborales y de mecanismos de protección es ineludible. Aquí es importante distinguir entre la racionalidad de sancionar regímenes que sistemáticamente violan los derechos laborales y los derechos humanos y la de utilizar restricciones de acceso a los mercados como herramienta para lidiar con el tema de estándares laborales en contextos de integración económica entre países que comparten valores. En su ponencia el doctor Rodríguez dice “si en general es aconsejable tener disposiciones laborales garantistas en los TLC. el primero es el que se conoce como la “carrera hasta el fondo” y se refiere al temor de que en ausencia de coordinación internacional. No hay evidencia que apoye adecuadamente esta línea de argumentación. quiero revisar brevemente los argumentos a favor de incluir este tipo de provisiones en los tratados de libre comercio y reabrir brevemente la discusión sobre ellos. que deben ser atacadas desde distintos frentes de política. La idea de que un marco regulatorio de la globalización debe contar con un consenso acerca de los derechos humanos a unas determinadas condiciones de trabajo (estándares laborales) es ampliamente compartida. No comparto esta aproximación y más adelante volveré sobre ella. indica que los estándares laborales son usualmente más bajos en estos últimos (¡y en los sectores no-transados!). La siguiente categoría es la de los argumentos económicos. Finalmente. Revisemos rápidamente cuáles son los argumentos que se han esgrimido para justificar la inclusión de cláusulas laborales en tratados de comercio. Se trata de dos realidades completamente diferentes. los estudios disponibles muestran que los factores críticos que las influencian son la estabilidad política y . Vale la pena separarlos en tres categorías. En segundo lugar. la pregunta de cómo ligar provisiones laborales con tratados de comercio sigue siendo controversial.Mis comentarios están organizados de la siguiente manera. sino sobre cuáles deben ser los detalles de dicha cláusula”. Y en lo que respecta a las decisiones de inversión de las compañías extranjeras. Entre ellos. pero se encuentran en etapas diferentes de desarrollo. los países tendrán individualmente incentivos para bajar sus estándares laborales buscando hacerse más atractivos a la inversión extranjera o ganar ventaja comparativa. pues creo que nos darán a todos elementos de juicio para identificar los temas relevantes con respecto al derecho al trabajo y el impacto de un Tratado de Libre Comercio sobre el empleo (el tema de este panel). Por una parte la comparación entre los sectores más orientados hacia las exportaciones y los que no lo son. La primera es la de los argumentos de carácter moral. lo es mucho más en el caso colombiano. Desde el lado de los países desarrollados la preocupación moral toma la forma de “no debe negociarse con países que violan los derechos de los trabajadores o los derechos humanos”. En primer lugar. y que por tanto “la discusión en nuestro medio no es sobre si se debe o no incluir una cláusula laboral en el TLC. caracterizado por algunas de las violaciones más graves de los derechos de los trabajadores en el mundo”. Sin embargo. voy a concluir presentando mi opinión personal acerca de los temas que deben preocuparnos con respecto al derecho al trabajo y al empleo en el contexto de un Tratado de Libre Comercio. Una cosa es llegar a un consenso sobre derechos o valores y otra muy diferente traducir los derechos básicos del trabajo en estándares uniformes que puedan implementarse y hacerse cumplir. a pesar de que en su presentación el doctor Rodríguez señala que para efectos prácticos de la negociación del TLC entre Colombia y los Estados Unidos. voy a hacer algunas observaciones acerca de los beneficios que pienso que se pueden derivar para nuestro país de la inclusión en el TLC de una cláusula laboral como la que se propone.

La primera es que no me queda claro que esto sea perjudicial para los países en desarrollo. derecho de negociación colectiva. y que el doctor Rodríguez recomendaría incluir en la cláusula laboral que hará parte del TLC con los Estados Unidos: 1) 2) 3) 4) 5) 6) 7) 8) 9) 10) libertad de asociación y derecho de asociación sindical. sí. eminentemente pragmática. y . prevención de lesiones y enfermedades profesionales. Reviso los 11 principios que las partes se comprometieron a impulsar en el Acuerdo de Cooperación Laboral de América del Norte. retomando más directamente el tema de la cláusula laboral para unificar estándares laborales. ¡Aquí es importante recordar que el nivel de salarios de una economía está determinado por su dotación relativa de factores. El segundo argumento de carácter económico para la inclusión de cláusulas laborales en los tratados de comercio es la idea de que la competencia que tiene su origen en salarios bajos es una competencia injusta. y está relacionada con la idea de que la Organización Internacional del Trabajo realmente no tiene “dientes” para hacer cumplir los estándares laborales que defiende mientras que la Organización Internacional del Comercio y los tratados comerciales. protecciones laborales para niños y jóvenes. La segunda. De modo que no hay evidencia que soporte la noción de que la liberalización comercial sin armonización de los estándares laborales sea perjudicial para la dispersión de salarios y la distribución de ingresos de los países desarrollados. más que la baja calidad de los estándares laborales. y que difícilmente puede un gobierno determinarlo por decreto con el fin de ganar ventaja comparativa! La diferencia en la dotación relativa de factores productivos y en sus precios relativos hace parte de las ventajas legítimas que un país puede tener al comerciar con otro. garantía de derechos laborales mínimos.macroeconómica de los países. Repasando lo anterior. El cuarto argumento económico es que el comercio trae consigo desplazamiento de trabajadores. El tercer argumento económico se refiere al impacto negativo que puede tener el comercio con economías de salarios más bajos sobre el empleo y el ingreso de los trabajadores menos calificados de las economías más desarrolladas. A esto tengo dos cosas que decir. ACLAN. no tengo claros los beneficios que se derivarán para Colombia de la inclusión de una cláusula laboral en el TLC con los Estados Unidos. por el grado de calificación y habilidad de su fuerza laboral. compensación en caso de lesiones o enfermedades profesionales. Finalmente. y la calidad de la infraestructura y de la mano de obra. derecho a la huelga. eliminación de la discriminación en el trabajo. Si esto es así. talvez lo lógico sería fortalecer de alguna manera a la OIT. y por sus condiciones tecnológicas. igual remuneración para mujeres y hombres. es que ningún estudio ha encontrado que la relación entre estos últimos y el nivel salarial de una economía sea contundente. prohibición de trabajo forzado. la tercera línea de argumentación es de carácter institucional. Sobre este argumento voy a volver ampliamente. Es cierto que el comercio tiene el potencial de igualar las condiciones de los factores productivos entre los países.

Otra ilustración interesante puede ser la del principio de igualdad de remuneración entre hombres y mujeres. cualquiera que ella sea. Esto me lleva directamente a las reflexiones que quiero hacer a modo de conclusión y que tienen que ver con los temas que considero centrales a la discusión de los derechos al trabajo y el impacto del TLC sobre el empleo. Ninguno de estos principios está ausente en la regulación laboral colombiana. En Colombia ya se han dado algunos pasos en esta dirección. En este orden de ideas.11) protección para trabajadores migrantes. tiene que pensar cómo va a suplementar el ingreso de los hogares para que los niños trabajadores puedan no trabajar. la inclusión de una cláusula laboral en el tratado siempre ha sido . ¿Cómo puede un gobierno. Si el mercado opera adecuadamente. Confieso que el foco de la ponencia principal de este panel me ha tomado por sorpresa. debe acceder a la misma remuneración cuando ofrece su fuerza de trabajo en el mismo mercado. que la capacidad para implementar y hacer cumplir estos principios dependa de que existan provisiones laborales en los tratados de libre comercio. Y defiendo el margen de maniobra que esa autonomía puede darnos para implementar esquemas no ortodoxos que pueden servir para facilitar adecuadamente los procesos de transición. que es el ingreso que deja de percibir. como ya lo he dicho. Para hacer cumplir cabalmente el principio de protecciones laborales a los niños. El problema que enfrenta el Gobierno para hacer cumplir la regulación que los protege es que los hogares de los niños trabajadores (y ellos mismos) dependen para su supervivencia del ingreso que generan. En Colombia no hay niños trabajadores porque la ley lo autorice. Mi percepción es que los problemas que tenemos para hacer cumplir algunos de estos principios no se solucionarán por este medio. o una institución. hará poca diferencia en cuanto al potencial del instrumento para mejorar la calidad de vida de nuestros trabajadores. La pregunta que cabe hacer aquí es si su inclusión en un tratado de comercio podrá en efecto garantizar su cumplimiento en la práctica. la forma que tome la cláusula laboral de un TLC entre Colombia y los Estados Unidos en términos de los mecanismos de presentación de quejas. los mecanismos de resolución de controversias y los procedimientos que prevea. Defiendo la idea de que los países deben ser autónomos para gobernarse en la mayor medida posible y no entregar nunca voluntariamente su independencia. A modo de ilustración voy a referirme al caso del trabajo infantil en Colombia. De hecho no creo. una mujer y un hombre con la misma calificación. No defiendo con esto la posibilidad de que Colombia sea menos exigente en cuanto a los principios y derechos al trabajo que defiende. la misma experiencia e idénticas habilidades. En mis reflexiones acerca de los posibles pros y contras de un TLC con los Estados Unidos para Colombia. y cómo va a hacerlo asegurando que en efecto el niño que deja de trabajar pase a ser un estudiante. Pero este es un principio que claramente no puede imponerse por decreto en una economía de mercado (ni creo que sea algo deseable poder hacerlo). El hogar que decide enviar a un niño al colegio (o el niño que elige estudiar en cambio de trabajar) tiene que pagar el costo de oportunidad de hacerlo. el Gobierno tiene que enfrentar el tema de cómo crear los incentivos correctos para que los niños puedan ser protegidos. garantizar eso? Son los mercados los que determinan los precios. nacional o internacional. Otra reflexión que me merece la idea de sujetar la defensa de los derechos de los trabajadores locales a la supervisión de nuestros socios comerciales tiene que ver con la conveniencia de ceder parte de nuestra autonomía para regularnos y organizarnos internamente como mejor nos parezca. Es decir.

En el corto y en el mediano plazo. traerá consigo no sólo ganadores sino también perdedores. También. En el largo plazo. Una tercera aproximación se centra en la ayuda a través de esquemas de reinserción a los trabajadores que quedan desplazados o tienen peligro de serlo como consecuencia del cambio estructural. y para reinsertarlos en el trabajo en condiciones relativamente favorables. enfrentado a su restricción presupuestal. aún cuando no se espere necesariamente que el sector se adapte y sea sostenible. deberá dirigir su atención hacia los segmentos de la fuerza de . Por esta razón resulta fundamental la existencia de instituciones y políticas adecuadas para reducir sustancialmente los tiempos de búsqueda de trabajo de quienes queden desempleados. Así. Una segunda aproximación promueve el fomento de zonas que estarían deprimidas en ausencia de apoyo estatal. es el diseño por parte del gobierno de una batería de herramientas de transición y reconversión que permita a la economía adaptarse al nuevo status quo de la manera más rápida posible y que contribuya a mitigar los costos económicos y sociales de este proceso. Mi preocupación central ha tenido que ver más bien con el reconocimiento de que un proceso de apertura como el que está planteado.un tema de segundo orden. Un elemento conceptual importante de esta aproximación. deberá idear una manera para jerarquizar necesidades de apoyo y para focalizar adecuadamente su esfuerzo. que asumirán principalmente aquellos que demoren su período de ajuste. es complementaria y se ha venido implementado crecientemente en distintos países. pero otros posiblemente no sobrevivirán a una mayor exposición a la competencia y el proceso de ajuste estructural implicará cambios en las demandas de los factores productivos. están las encargadas de entregar educación general y aquellas que. Existen tres aproximaciones de política que sugieren cómo abordar el problema. Esta demora resulta más costosa en el caso del trabajo que del capital. estratégicas y sociales. Entre las instituciones más relevantes en el proceso de adaptación. Intuitivamente. se requiere la intervención del Estado para mitigar los costos que puede enfrentar la economía a raíz de estas transformaciones. es que el apoyo debe también dirigirse al sector en crisis de modo que se reduzca la masa de trabajadores que queden desempleados y que el tiempo permita un ajuste mejor. Algunos sectores verán potenciados sus mercados. el apoyo temporal conseguiría minimizar los costos de la reconversión. en preparación para negociar un TLC con los Estados Unidos. pues de esto dependerá luego su eficacia en la implementación. A esta visión suele asociársela con justificaciones geopolíticas. La readecuación de los factores puede tomar tiempo y generar costos económicos y sociales. Un tema obligatorio entonces. La primera tiene que ver con apoyar directamente a los sectores productivos o zonas que se verán afectados con el cambio estructural. apuntando a impulsar la actividad donde se concentra la crisis. Aunque diferente a las anteriores en cuanto a los objetos directos de la política. se han concentrado en el problema específico de capacitación. como el SENA en Colombia. flexibilización o reinserción. con todas las bondades potenciales que representa. transformaciones como las que trae consigo un Tratado de Libre Comercio aumentan la riqueza de los países y tienen efectos globales positivos. muchas de ellas relacionadas con los costos de la movilidad. El gobierno deberá elegir del menú disponible de herramientas de reconversión las que mejor se adecuen a la institucionalidad local.

Finalmente. por ejemplo.trabajo para los que el mercado es menos flexible. podría beneficiarse temporalmente de un contrato de trabajo de tiempo parcial. es en este contexto de reconocimiento que el gobierno tendrá que salir a apoyar de uno u otro modo a los perdedores potenciales del TLC para facilitar el camino hacia el nuevo equilibrio. por un salario inferior al mínimo. . No lo tiene con tanta claridad para el desempleado que talvez. hacia aquellos que potencialmente no estén en capacidad de readaptarse y reubicarse sin su ayuda en el corto o en el mediano plazo. Es decir. La defensa de unos estándares laborales universales tiene sentido para el trabajador que ya está empleado. donde cobra particular importancia contar con un margen de maniobra que permita utilizar esquemas diversos con el fin de mitigar el costo que puede representar el desempleo transitorio.

Intelectuales de reconocimiento mundial. 397. . surgió un movimiento fuerte y de alcance mundial en contra de ella. La honestidad intelectual se asoma en cada párrafo. las animadversiones al papel preponderante de los Estados Unidos en la economía mundial (de los años 90s) fueron. hicieron parte destacada del movimiento antiglobalización. Planeta 1993. La virtud de lo que hemos escuchado es la pedagogía. Nos solemos quedar en la comodidad de la protesta. Y con argumentos sociales. Algo va de ayer a hoy: la humanización No puede separarse el tema de los derechos laborales de la capa más amplia de lo social. El lobby internacional del movimiento fue herramienta eficaz. En fin. todavía al mejor estilo de los años 60s y 70s. entre ellos por supuesto los latinoamericanos. ∴ 4 Consultor del Departamento Nacional de Planeación. En Sombras de Antepasados Olvidados. los temores por las consecuencias sociales (entre ellas las laborales). Y la responsabilidad científica se vuelve construcción y propuesta. No en todas las páginas que produce la academia se encuentran análisis positivos y negativos. que solo puede surgir del conocimiento profundo y la mirada simple. Los argumentos económicos a favor de las naciones más pobres de la tierra. el estandarte de su actuar. Dicho de otra manera: lo laboral es tema sensiblemente social. Todos tenemos en la memoria las manifestaciones multitudinarias de finales de los noventa y los primeros años corridos de este siglo. Nuestros problemas son cada vez de alcance mundial y solo admiten soluciones mundiales. cerrados con propuestas. el rigorismo jurídico del recorrido del profesor Rodríguez y su actualidad sin mancha. no deja mucho ámbito a la crítica o la controversia. Ante las manifestaciones iniciales de la globalización. comentar el trabajo de alta calidad científica aquí presentado por el profesor Rodríguez. Los asuntos laborales siempre serán interpretados con miradas que atraviesan el prisma de lo social.” -Carl Sagan y Ann Druyan 4 - No resulta fácil para un abogado no jurista. más con ánimo de complemento que de controversia. el mundo contemporáneo ha presenciado polarizaciones (no pocas veces peligrosas) de la opinión.Comentarios a la Ponencia del doctor César Rodríguez Garavito “Los Derechos Laborales en el Tratado de Libre Comercio entre Colombia y Estados Unidos” Carlos Augusto Giraldo ∴ “Nuestra especie se está convirtiendo en un todo intercomunicado. con vínculos económicos y culturales poderosos que unen el planeta. Permiten apenas sí unas pocas manifestaciones y algunos interrogantes. desencadenadas en vandalismo.

ocurridas en la costa este de los Estados Unidos, en Suiza, en Italia y en donde quiera que tuviese lugar el encuentro del Foro Económico Mundial. La consigna era algo así como parar la globalización y su sombra apocalíptica amenazante de la vida, de los pobres, de los trabajadores y de los desprotegidos de la tierra. El movimiento no logró parar la globalización. Pero quizás logró humanizarla. Una especie de calma repentina experimentó el movimiento antiglobalización con motivo de la Cumbre Social de Porto Alegre, Brasil en el 2002. La consigna de parar la globalización, fue reemplazada por peticiones de globalización con equidad, con oportunidades para todos, con respeto a los derechos humanos en todo el mundo, con comercio justo, con protección ambiental mundial, con derechos laborales garantizados, con respeto por la diversidad cultural y la promoción de la misma. En fin, la beligerancia, se convirtió en propuesta. La misma calma parece haber abrazado el ambiente total, ante el veloz surgimiento de tratados de libre comercio con los Estados Unidos. Al menos en América Latina. Y las circunstancias no son sustancialmente diferentes entre los últimos años 90s y estos primeros del siglo XXI. El papel de la economía norteamericana sigue siendo preponderante a pesar del crecimiento del bloque europeo, a pesar de su déficit fiscal y comercial y a pesar del aumento de la participación de los países del sureste asiático en el comercio mundial, en perjuicio de los Estados Unidos. Tampoco ha cambiado la tendencia de pobreza creciente en los países del Sur, ni los términos de intercambio en el comercio mundial han mejorado a favor de las naciones pobres. De otro lado, las que fueron consideradas como amenazas de la globalización siguen cumpliendo su papel, en escala menor, en el caso de los TLC. Entonces, están vigentes las mismas circunstancias recientes que movieron a un sector de la opinión mundial a parar la globalización, y ahora no se experimenta ni remotamente un acaloramiento parecido por un acontecimiento que si bien es diverso, comparte su naturaleza: los TLC. Podría explicarse el cambio repentino con argumentos varios. Las tendencias económicas, cuando alcanzan alguna dimensión universal, son imparables. Y quienes a ellas se oponen con radicalidad, terminan asumiendo posiciones conciliatorias y buscando la reducción de lo que consideraron efectos letales. Ya en 1968, un sabio visionario, en consecuencia solitario, Alexander Kubischek, proclamaba, en la entonces Checoslovaquia, la implantación de un “socialismo con rostro humano” para matizar el sistema de comunismo ortodoxo soviético (autodenominado socialismo). Así mismo, pasamos entonces de la antiglobalización a la globalización con rostro humano y de la oposición radical a los TLC con los Estados Unidos a la aceptación de los tratados comerciales con rostro humano. La “humanización” de los acuerdos de naturaleza comercial e integracionista ha utilizado como herramienta, en esencia, las cláusulas de respeto a los derechos humanos, las de conservación y promoción de la variedad cultural y las de respeto a los derechos laborales. Un ejemplo reciente y contundente ha sido, y a él se refirió repetidamente el profesor Rodríguez, el NAFTA suscrito entre México, los Estados Unidos y Canadá en 1992. Su concepción puramente arancelaria, fue “humanizada” años después por el ACLAN encaminado a la protección laboral y ambiental. Los tratados posteriores contemplan aquellas cláusulas. El mismo ATPA que estableció para los países andinos diez requisitos mínimos para hacerlos beneficiarios de aquel acuerdo, dispuso, como uno de aquellos diez, que el respectivo país haya adoptado mecanismos para la protección de los derechos laborales.

En general los tratados han evolucionado en corto tiempo, hacia la contemplación de cláusulas de respeto a los derechos laborales. Aún en aquellos tratados o acuerdos que no revisten naturaleza comercial pero en los cuales la comunidad internacional tiene interés, aparecen los derechos mínimos laborales. Como ejemplo citemos los Acuerdos de Paz que pusieron fin al conflicto armado interno en Guatemala en 1994. Ellos se celebraron bajo el impulso de Naciones Unidas y observancia internacional. Incluyeron un capítulo completo dedicado a la garantía del derecho de asociación. Comprende en consecuencia la asociación laboral 5 . En síntesis, las cláusulas laborales en los tratados comerciales (y en los no comerciales), es una conquista y una tendencia. Difícilmente entonces será una omisión en el inminente Tratado entre Colombia y los Estados Unidos.

Inclusión de cláusulas laborales en el TLC Colombia – Estados Unidos De la exposición del profesor Rodríguez surge la recomendación de inclusión de las cláusulas laborales en el inminente TLC entre Colombia y los Estados Unidos. Recomienda la inclusión de las cláusulas resultantes de una combinación de los modelos chileno, jordano y ACLAN. Con ello, el Tratado contemplaría el respeto a los cuatro derechos (mínimos), igual remuneración para hombres y mujeres, medidas laborales preventivas, compensación por enfermedades laborales y lesiones y protección para los trabajadores migrantes. Ante las circunstancias se podría afirmar que para el caso colombiano todas estas cláusulas van a estar incluidas. No aparece en el panorama un factor especialmente adverso. Llamaría sí la atención para el colombiano desprevenido la eficacia de la cláusula de protección para los trabajadores migrantes. Esa disposición hizo su debut en el ACLAN. Recuérdese solamente que los suscriptores fueron los Estados Unidos, Canadá y México. Entre los dos primeros la migración con fines laborales no constituye por el momento un problema o una amenaza a las cifras económicas. No sucede lo mismo cuando el incluido es México. Pero los Estados Unidos habían aceptado desde antes de la firma del NAFTA en 1992, medidas negociadas con el gobierno mexicano para la aceptación, mas que protección, del trabajo de los migrantes procedentes de su vecino del sur. Por tanto no constituía una carga adicional contemplar la medida en el tratado comercial. No son idénticas las circunstancias para el caso de los migrantes laborales colombianos. Las presiones más que negociaciones, que estuvieron en auge hace apenas dos años y que pretendían la aplicación de normas preferenciales a migrantes colombianos, se congelaron. Por lo tanto, en caso de ser incluida la aludida cláusula, su aplicación y operativización contaría con el desgano estadounidense. Correría el riesgo enorme de convertirse en cláusula inocua. Tampoco habrá resistencia para incluir las otras cláusulas como la de trabajo infantil, trabajo forzado e igual remuneración para hombres y mujeres. Se puede dudar eso sí que corran igual suerte, o que por los menos acarreé dificultades de implementación para otros tratados también inminentes que tienen como suscriptor a los Estados Unidos; el CAFTA, por ejemplo. Y lo digo con una cadena de ejemplos, no sin antes
5

Recopilación de los Acuerdos de Paz; sn; Saqb´e, Guatemala 1994.

ofrecer disculpas porque a un evento de alto rigor científico traiga a mención cifras que no son surgidas de la literatura especializada ni de los informes de prensa, sino las que me suministrara personalmente un empleado de una compañía del sector textil asentada en California. El empleado tiene trayectoria de diez años en el sector, siempre en aquel estado sureño. Decía mi interlocutor que en el norte de México (frontera con los Estados Unidos) se han asentado muchas factorías (rudimentarias por demás) del área textil y de confecciones. En esa frontera, un día de trabajo lo pagan con diez dólares que es lo que se paga por una hora de trabajo en los Estados Unidos (en promedio). En el centro de México, por la misma actividad, las mismas empresas estadounidenses pagan ocho dólares. En los estados sureños mexicanos, en la frontera con Guatemala, se pagan siete dólares. En Centro América pagan apenas cinco dólares. Y continúa la cadena. En India y Paquistán, las mismas empresas estadounidenses del sector textil y de la confección pagan un dólar con veinticinco centavos; y si es China, apenas noventa centavos de dólar por cada día. Agregaba mi interlocutor descripciones sobre las condiciones físicas de las instalaciones de confección y textil en Honduras y El Salvador: sencillamente deplorables e indignas. Un cuarto abierto y sin dotación, adyacente a la factoría sirve de vivienda. Por demás, los trabajadores no pueden abandonar la factoría ni su “cuarto adyacente” sin autorización del empleador. ¿Que es esto sino trabajo forzado? Y como si fuera poco, la jornada laboral no respeta los estándares mínimos internacionales; se trabaja en las factorías centroamericanas y en las asiáticas hasta once horas al día sin que esto represente ningún pago adicional. Y para rematar el relato, mi interlocutor citaba el caso de lo que se paga por coser (a mano) un balón de marca en Centro América o en India. En efecto se paga un dólar (como máximo). Y ese mismo balón que se vende con etiqueta especial de “cosido a mano”, por ese solo hecho, se vende en una tienda de California por cincuenta dólares. Por lo expresado entonces, las cláusulas de protección laboral, que se han vuelto tradicionales en los tratados que ahora nos ocupan, podrían tener problemas de aplicación en el tratado cuya aprobación está pendiente en el Congreso de los Estados Unidos y que fuera suscrito con los países ístmicos centroamericanos. Otras cláusulas Cabe preguntarse, como si se tratara de una fiesta, si están todos los que son y si son todos los que están. Pensamos que para aprovechar la tendencia evolutiva (positiva) en materia de derechos laborales en los tratados comerciales, sería hora de introducir unas cláusulas laborales que podríamos llamar de “nueva generación” (acaso para ser novedosos!!!). Veamos. En el recorrido de contenidos y evolución que nos ha hecho el profesor Rodríguez se advierte que los tratados han adoptado alguna “preferencia” por los derechos laborables de los sindicalizados. En este punto es preciso recordar las cifras y las tendencias que todos conocemos según las cuales el porcentaje de sindicalizados en relación con el número total de trabajadores está descendiendo rápidamente en el mundo entero. Por tanto, y se que es un poco forzado afirmarlo así, los beneficiarios de los derechos laborales protegidos en los tratados comerciales son cada vez menos. Para proteger a muchos más, habría que “desindicalizar” la protección. Por ejemplo, y para el caso colombiano, estarían sin protección alguna, contemplada en los tratados comerciales, los cuatro millones y medio de trabajadores del sector agropecuario (rural).

Ellos no están sindicalizados, no tienen poder de “lobby”, las violaciones a sus derechos no son noticia. Es tiempo de incluir cláusulas relacionadas con las condiciones de dignidad espacial para el trabajo. Las normas de salud ocupacional y prevención no han sido suficientes. Ya se dijo que se ha dado, de alguna manera, un trato “preferencial” a los derechos de los sindicalizados. Queda por fuera la mayoría inmensa. Las medidas más eficaces de protección al trabajo, de distribución de la riqueza y el bienestar, de condiciones igualitarias, son las que se toman en el ámbito de la seguridad social. Se compadece por demás con lo que a lo largo de su libro Wohlstand für Alle (Bienestar para todos) pregonara Ludwig Erhard 6 . Las medidas de seguridad social benefician a sindicalizados y a no sindicalizados. Y mas aún, constituyen beneficios incluso para quienes no tienen trabajo. A la masa mundial de desempleados, a los trabajadores del campo, a los trabajadores informales, les interesa más el seguro de desempleo, el subsidio a la salud, asegurar una pensión de jubilación, antes que el derecho a la negociación colectiva o a la huelga. Es tiempo de incluir cláusulas relacionadas con cobertura de seguridad social. Si uno de los requisitos para ser país beneficiario del ATPA (luego convertido en ATPDEA) era la adopción de medidas de protección y garantía de derechos laborales, podría pensarse que la continuidad o prórroga de los TLC esté condicionada a la adopción de medidas de ampliación de seguridad social en el país con menor desarrollo de aquellas medidas. Y no es exabrupto proponerlo así. En otros ámbitos de las medidas públicas se ha ido imponiendo en América Latina una “estandarización” laboral. No pocas veces en detrimento de los trabajadores. Aquellas medidas, presuntamente, nos prepararían para estar más involucrados en el escenario internacional en condiciones de competitividad. Una de esas estandarizaciones fue adoptada por la última reforma laboral. Solo como ejemplo, citemos la reducción de la indemnización por terminación unilateral del contrato de trabajo dentro del primer año de trabajo o entre ese primer año y el quinto. Nos pusimos “a la altura” (o a la “bajura”) de otros sistemas de indemnización latinoamericanos 7 . ¿Porqué entonces no estandarizar (hacia arriba) la seguridad social? Los TLC podrían ser uno de los mecanismos utilizables. Insisto, me refiero a medidas de seguridad social que benefician a todos. No sería sensato pensar que las cláusulas de un TLC son el camino para adoptar reformas laborales. El aumento en la cobertura de seguridad social se logra con dos instrumentos: (a) las decisiones políticas, por parte del Estado y (b) con la solidaridad económica por parte de la sociedad entera. Está es la esencia de los postulados de la Escuela de Friburgo, es de la esencia de la Economía Social de Mercado. Aplicabilidad de las cláusulas laborales La efectividad de las cláusulas laborales en los TLC es constantemente cuestionada por la práctica reciente en todo el mundo. Lo manifiesta repetidamente el profesor Rodríguez. No es una deficiencia de los acuerdos internacionales de naturaleza laboral, Es una debilidad mayúscula de todas las regulaciones de carácter internacional. Quizás
6 7

Erhard, Ludwig: Wohlstand für Alle; Köln, 1992. Véase, “Las oportunidades que otros ven” en Revista Dinero, Pág. 30, mayo 14 de 2004.

Durante los 25 años “gloriosos” del auge ambiental (1970 a 1995). Así lo enuncia un estudio publicado por el semanario Der Spiegel el pasado abril 10 . como lo propone el profesor Rodríguez. Desgraciadamente muchos países del mundo todavía se ven privados de esta oportunidad.la excepción sean las medidas adoptadas en materia de derechos de autor (y respeto de patentes). tratados. se han quedado en el papel. al año siguiente se estancan y en el subsiguiente decrecen hasta el 10%. se anunciaron nirvanas económicos y sociales. Durante las negociaciones de casi una década entre México y Estados Unidos. y de la que hablamos atrás. para los indicadores sociales y para el empleo. La solución ha de buscarse entonces en lo estructural y no en la coyuntura de un TLC. Los perjudicados. 342. Hay inclusive tratados de libre comercio que no han generado comercio: los suscritos por Estados Unidos con Jordania y con Israel. No es una exclusividad de lo laboral y lo comercial. más de doscientos de ellos en Europa y en el continente americano 8 . se debe también a las lecciones aprendidas de los tratados y de todo tipo de convenios que incluyen libertad de comercio entre naciones. La globalización y el comercio libre han sido aprovechados por unas naciones y ha perjudicado a otras. GTZ. La ampliación de la Unión Europea del 2004 representará en los próximos tres años para Polonia un aumento del desempleo del 8 9 Guía de Protección Ambiental. se profetizaron desastres para loa economía. El crecimiento económico de los países del Cono Sur ha experimentado de manera uniforme el comportamiento de una montaña rusa en los últimos años: unas veces suben hasta el 7%. págs 52 y ss. Y la queja reiterada de los analistas es la ineficacia de sus mecanismos de sanción. Esta cita de Stiglitz nos introduce en el tema más sensible de cualquier negociación comercial de carácter internacional: el empleo. 369. Los tratados comerciales son apenas instrumentos. no son en sí mismos políticas de desarrollo. El más sagrado de los derechos laborales: derecho a trabajar “No existe oportunidad más grande que la oportunidad de trabajar. Alemania podría contarse entre las perjudicadas de libre comercio. de un lado. Las sanciones no cuentan con mecanismos eficaces y mucho menos ágiles. y en la mayoría de los países del mundo se han dado múltiples episodios que demuestran que esto es cierto” 9 . se deben definir plazos ágiles e instancias independientes en caso de incumplimiento de las cláusulas laborales. Los muchos tratados bilaterales y multilaterales de naturaleza ambiental. a manera de ejemplo. Eschborn 1996. Por eso. Bogotá 2004. 11/2004 . Entre los beneficiados notables están China e India. Ni lo uno ni lo otro han sucedido diez años después de la entrada en vigor del NAFTA. El libre comercio en MERCOSUR no tiene manifestaciones inequívocas o constantes en la economía ni en los indicadores sociales de sus países afiliados. Santillana. Joseph: Los Felices 90 –la semilla de la destrucción-. 10 Ver “Die Wohlstands-Illusion. acuerdos. El mal entonces está en las estructuras internacionales de aplicación y sanción. se suscribieron entre convenios. Pág. Tomo III. El desempleo paraguayo no ha mejorado ni empeorado con MERCOSUR. Sitglitz. No es casualidad que sean justo las medidas en la cuales se centra el interés de los Estados Unidos a la hora de negociar tratados de comercio. Del otro. han sido algunos de sus países. En Der Spiegel. para el caso del TLC con Colombia. La menor temperatura en las controversias que suscitan estos temas. declaraciones y actas. según los europeos.

implicará reducción de 2. ninguna madre española cría canas en la labor doméstica y artesanal de despuntar pijamas ni confección alguna. de estas y de muchas otras comparaciones posibles. a la posible pérdida de poder exportador agropecuario para Colombia. Y tampoco hay padres que se hagan viejos sin mirarse al espejo. Las responsabilidades en materia de empleo y seguridad social no pueden ser descargadas totalmente en los frágiles hombros del comercio libre.5% en la tasa de desocupación. que los acuerdos comerciales no son en si mismos una política de desarrollo. diez años atrás.1%.9% anual. Inversión extranjera. estaban marcados por el abismo. Hace diez años la tasa de desempleo de Portugal era del 7. En calidad de ciudadano desprevenido me ha llamado la atención el enfoque dado al tema agrario. Hoy. Ese era el sino español preeuropeo. Ocurrió y ocurre en medida menor hoy en Europa Oriental 11 Ver Der Spiegel. mientras que la de su vecino España llegaba al 22. mi padre se hizo viejo sin mirarse al espejo. se estima que en la Europa Unida el crecimiento económico de Grecia será constante al 3. y éste último aumentará la tasa de desocupación en el 1.6. Esa madre es empresaria. . Acuden a los centros de estética masculina varias veces por mes. No producen milagros. libre comercio y empleo Se suele asociar o esperar que los tratados comerciales arrastren inversión extranjera hacia las naciones menos desarrolladas. trabaja para la más grande multinacional española de las telecomunicaciones en América Latina. pero tampoco. Ambos recibieron beneficios y condicionamientos económicos. Serrat hoy cantaría que su hermano se fue a la universidad de Oxford o de vacaciones a Malta o al lejano Oriente. macroeconómicos y sociales idénticos. tampoco son un huracán encargado de borrar de la faz de la tierra a ningún país. apenas un factor. ¡Abismo entre mellizos! En cambio los resultados económicos globales para la España europeizada son notoriamente favorables.7% 11 . Los analistas. mientras que para su vecino. La referencia a una canción de Joan Manuel Serrat nos permite claridad: “mi madre crió canas despuntando pijamas. similar al de Hungría que se ubicará en el 3. y mi hermano se fue de casa por primera vez. Idem. en todas las discusiones públicas y académicas suscitadas por la negociación del TLC con los Estados Unidos. Son un mecanismo.3%. la República Eslovaca. Ambos habían ingresado al tiempo. En fin.”. Todos soñamos con las hordas de factorías demandantes de mano de obra instalándose en nuestros países como sucedió en los 70 y los 80 en el sureste asiático. es que justamente lo más sensible del sector agropecuario son los poco más de cuatro millones de empleos que a él están directamente vinculados. diez años después.3%. por sí solo. Los hermanos tampoco se van de casa a buscar oportunidades laborales a la Alemania rica en fuentes de trabajo de la Posguerra. Esto no trae redención. y por tanto daría la impresión que carece de importancia. a las distorsiones creadas por los subsidios de los países ricos. En el mismo lapso de tres años. los economistas y los medios parecen reducir el tema agrario a sus categorías comerciales. conlleva un apocalipsis laboral. sensible como el que más. se deduciría. mientras que Portugal y Alemania crecerán en menos del medio por ciento.2%. Los resultados en materia de empleo. Pero lo que poco se ha mencionado y discutido. a la entonces Comunidad Económica Europea.

Quedaría por contemplar la industria textil y de la confección. Santiago 2002.e hipermercados) y el sector cervecero. Y de la otra. Por el contrario. servicios bancarios y energía eléctrica. se cuentan entre los logros alcanzados por las naciones menos desarrolladas en los procesos de negociación comercial. La inversión estuvo determinada en los años 90 por la secuencia de privatizaciones en América Latina. no son grandes generadores de empleo. En consecuencia. pero con los mismos argumentos siguen siendo más atractivos. La industria que quizás aún tiene interés en trasladar sus factorías o establecer las nuevas. pone a temblar a sus trabajadores. por un grupo extranjero. lo que han hecho es adquirir el capital ya existente para ganar el mercado ya existente. Europa ha empezado a dar marcha atrás en lo que ellos mismos llamaron “exportación de puestos de trabajo” a través del traslado de las factorías y los procesos productivos requirentes de mano de obra. entre ellos el de la industria metalúrgica alemana. han empezado a reducir sus pretensiones y también sus conquistas a cambio de la permanencia de las factorías en sus países. Síntesis Las cláusulas laborales en los tratados de libre comercio. De otra parte. hidrocarburos. En los Estados Unidos la exportación de puestos de trabajo hace parte inclusive del discurso político en plena campaña presidencial. De su parte. Los propios sindicatos. lo que han hecho es suplir la falta de ahorro nacional. sigue siendo la electrónica. Ya quedó poco o casi nada que sea privatizable. la compra de un banco en Colombia. La compra de las cerveceras del Cono Sur por parte de los belgas. la inversión extranjera hacia esta región de los últimos diez años se ha concentrado en cuatro sectores: telecomunicaciones. Así lo anuncia la CEPAL 12 . Es asunto pasado. Prueba de ello es que el único caso notable de inversión extranjera en nuestra región en los últimos años es la fábrica de chips establecida en el valle central de Costa Rica a finales de la anterior década. 12 CEPAL: Inversión Extranjera en América Latina y el Caribe. . allende sus fronteras y por razones de costos laborales. La excepción son las telecomunicaciones. La ilusión de empleo nuevo afincada en la inversión extranjera debe esfumarse.con el traslado de factorías de la Europa más desarrollada. Pero para esa pretensión y por razón de costos sigue siendo más atractivo el sudeste asiático que América Latina. En los tres años recientes ha adquirido significancia la inversión en comercio al detalle (súper. las inversiones extranjeras en el sector financiero tampoco brindan expectativas de generación de empleo. La inversión extranjera en América Latina vivió su bonanza. los cuatro sectores ya mencionados como atractivos para la inversión extranjera demandan inversiones muy altas para crear nuevos puestos de trabajo. al menos para los Estados Unidos. de una parte. Los renglones en los que se está dando la inversión extranjera en América Latina en estos años. en la producción petrolera: hasta tres mil millones. Al igual que en los casos anteriores. los ingleses y los alemanes no genera nuevos puestos de trabajo. los países centroamericanos y los asiáticos. Es que se pretende solamente invertir allí el ahorro generado en aquellas naciones de origen para suplir la falta de ahorro local. Un puesto de trabajo en la exploración de hidrocarburos demanda inversiones aproximadas de quinientos millones de pesos por cada puesto de trabajo directo.

o binacionales deben comprender también los derechos de los no sindicalizados. Por vía de la inversión extranjera. Los tratados comerciales por sí solos no producen milagros económicos ni aumentan el empleo o el bienestar social. ¡Muchas gracias! .Los derechos laborales a ser protegidos en los acuerdos comerciales multi. Las medidas de seguridad social son un mecanismo que tiene más amplio alcance para protección de trabajadores que las propias medidas de protección laboral incluidas en los tratados comerciales. no existen grandes expectativas de creación de empleo en Colombia ni en América Latina.

Es más. ∴ Investigador del Centro de Investigaciones para el Desarrollo de la Universidad Nacional. De una parte. se encuentran los partidarios a ultranza de la apertura de nuestros mercados. el bienestar y la calidad de vida de la población. no puedo estar de acuerdo con ninguno de esos dos extremos. plantear un análisis sobre las “Compatibilidades e Incompatibilidades entre un Tratado de Libre Comercio y el Fomento a la Pequeña y Mediana Industria”. aunque se puedan producir unas aparentes mayores tasas de crecimiento. Redefinición de políticas estructurales Germán Umaña ∴ 1. Todo lo anterior debe ser evaluado de acuerdo con los efectos que un esquema como el expuesto provocaría sobre el empleo. aquellos que se oponen a toda forma de globalización comercial y. considero que en los tratados de libre comercio propuestos por los Estados Unidos de Norteamérica. que parten en muchos casos de modelos que niegan la realidad de los mercados. el resultado de cualquier negociación será. de los dominante de las condiciones de competencia imperfecta. legislaciones asimétricas e. Sin embargo. en el cual deben ser analizados los efectos del Tratado de Libre Comercio. por lo tanto. .El Tratado de Libre Comercio y la pequeña y mediana Industria. Me fue solicitado por los organizadores de este Seminario. excepciones que desvirtúan una propuesta integral de libre cambio. fueron inclusive miopes ante otras formas de integración que correspondían a los ideales bolivarianos de la integración latinoamericana. inclusive. Introducción El debate sobre la conveniencia o no de realizar un Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos ha estado y continúa profundamente ideologizado. en el marco de una Economía Social de Mercado. e inclusive. de las legislaciones. en su momento. de las instituciones. donde una buena teoría reemplazará. De otra parte. La verdad. unas mediciones econométricas y cuantitativas. La verdad. sin duda. que pretenden lograr por este medio la denominada seguridad jurídica. Esto porque confluyen en algunos casos aspectos puros de libre circulación de factores. con el objeto de hacer irreversibles las reformas en lo comercial. creo que los efectos ampliados tienen que ver con el entorno empresarial y del trabajo y afectan de igual manera a la pequeña y la mediana empresa. nada de la teoría económica y de las concepciones extremas mencionadas tiene sentido como un todo. Es en el contexto descrito. se refuerza por la falta de definición de normas de competencia adecuadas. Más bien lo que existen son condiciones de competencia imperfecta que favorecen a los que dominan las estructuras de los mercados y. sin duda. lo que además. me ha sido imposible diferenciar lo que significa el tratado para la industria colombiana en general y para la pequeña y mediana industria en lo particular. en otros liberalización de los mecanismos cuantitativos pero con la existencia de barreras cualitativas o no arancelarias. una mayor concentración y centralización del capital.

Ademas. 2. así como diversas disciplinas. es bueno recordar cómo al terminar la segunda guerra mundial. Al final de la Ronda Uruguay no sólo se habían hecho avances en materia de liberalización de las mercancías sino que se habían logrado acuerdos sobre servicios. en una primera parte. Lo aquí presentado es una síntesis de lo desarrollado. se negaron a ratificarla.1 El ámbito multilateral En lo multilateral la situación es por decir lo menos confusa. parecería absolutamente predecible en cuanto a sus alcances. En esa compleja arquitectura se estableció la liberalización parcial de los factores. propiedad intelectual e inversiones. 2. Se evolucionó entonces hacia el Acuerdo General de Aranceles y Tarifas (GATT). En efecto. La Organización Mundial del Comercio (OMC) –sucesora del GATT de 1947– nace en 1995.Por lo tanto. e inclusive unilateral. como institucionales y de acceso a mercados. bilateral. lo cual no fue posible debido a que algunos congresos nacionales. al tiempo que se crearon el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. que sirvió como instrumento normativo pero no vinculante para regular el comercio mundial. que a la luz de las experiencias que se han producido con otros países latinoamericanos en las diferentes negociaciones bilaterales. la arquitectura y los resultados de negociación. me referiré a los grados de libertad posibles en la negociación y al fomento de la pequeña y la mediana empresa. 13 . como para la Contraloría General de la República. especialmente el comercio de bienes. analizaré lo que a mi parecer constituye el marco general del tratado a realizarse. Algunos acuerdos plurilaterales –como el de compras estatales–. Lo geocomercial 13 Un primer análisis debería conducir a preguntarse sobre ¿cuál es el marco geocomercial en el que se insertará la pequeña y mediana empresa colombiana al priorizarse una estrategia bilateral con los Estados Unidos? Para ello es necesario analizar brevemente lo que está ocurriendo en los ámbitos: multilateral. pero se hicieron excepciones para tratarlas en los acuerdos El autor ha venido adelantando esta caracterización en trabajos que ha realizado para la corporación PLADES del Perú. así como un marco institucional administrativo de los acuerdos. plurilateral. En una segunda parte. también se intentó constituir la Organización Internacional del Comercio (OIC). en particular el de los Estados Unidos. se había aprobado un complejo sistema vinculante para solucionar diferencias. en el marco de la Ronda Uruguay. Viva la Ciudadanía en Colombia y diversos artículos que ha publicado tanto para la Universidad Nacional de Colombia. Al respecto me propongo incluir en este análisis tanto aspectos geocomerciales.

2. compras estatales y solución de controversias. que además se opusieron firmemente a un acuerdo sobre los “temas de Singapur” (inversiones. no sólo es posible que este plazo no se cumpla sino que se ponga en juego la estabilidad y la profundización del sistema multilateral de comercio. que no es más que un desarrollo de los temas que no se negociaron en la OMC y que han hecho crisis en Cancún. a las medidas de efecto equivalente y a los temas sanitarios. El fracaso de la reunión de Cancún obedeció ante todo a las profundas diferencias entre los intereses de los países desarrollados y los países en vías de desarrollo en torno a la agricultura. inversiones. Además varios otros países. y de libre comercio plurilateral (ALCA) o bilateral (con los Estados Unidos). servicios. y a incluir en las negociaciones comerciales lo relativo al nexo entre el comercio y las esferas laboral y ambiental. Zoellick. especialmente Brasil y Argentina. Si otros no desean avanzar. políticas de competencia.regionales: excepciones a las cláusulas de nación más favorecida y de trato nacional. Estados Unidos avanzará con aquellos que sí lo desean. que forman parte del Mercosur. Esta es la base para continuar las negociaciones acerca de la ampliación de los mercados comunes y las uniones económicas y monetarias. Deseamos alentar a los reformadores que favorecen el libre comercio. así como las limitaciones que impuso el Congreso norteamericano para avanzar en la negociación de normas antidumping y de normas de competencia. será mucho menor de lo que se pensaba inicialmente: la creación de un área de libre comercio en las Américas. En agosto de 2003 el negociador norteamericano Robert B. En el ALCA también se incluyen las relaciones entre comercio. Pero con el evidente fracaso de la Ministerial de Cancún. contratación pública. que producen conflictos cada vez más álgidos. Cualquier país (por cualquier razón política o económica) puede paralizar la Agenda de Doha. transparencia y facilitación del comercio). Como consecuencia de lo anterior. Colombia participa en el proyecto de acuerdo sobre el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA). no es casual que la estrategia alternativa norteamericana –en el ámbito multilateral y plurilateral. En la actualidad en la OMC se pretende avanzar en temas sensibles. El plazo para finalizar las negociaciones es el 1º de enero de 2005. son renuentes a ir más allá de las normas establecidas por la OMC en temas como propiedad intelectual. Este acuerdo está en problemas y su alcance. sin ninguna restricción.2 Lo plurilateral En el ámbito plurilateral. aspectos laborales y medio ambiente. en caso de que se cumpla el plazo límite.sea la de establecer acuerdos bilaterales. expuso la Agenda Comercial de su país y manifestó la intención de abandonar la estrategia multilateral: “Cualquier decisión de la OMC requiere un consenso entre sus 144 miembros. No aceptaremos pasivamente un veto al avance de Estados Unidos hacia la apertura de mercados. Los problemas del ALCA son los mismos que llevaron al fracaso de la reunión de Cancún: la negativa de los países desarrollados a tratar el tema agrícola en lo que se refiere al apoyo interno. Ha llegado el momento de que otros nos digan cuando estén listos para abrir .

sus mercados. más bien. analisis de comportamiento para Bolivia. entre ellos las siguientes: que no haya nacionalizado ni expropiado bienes de inversionistas o 14 Umaña Mendoza Dario Germán. los regimenes preferenciales con los estados unidos: el Aatpa y el Aatpdea. que el autor de este trabajo realizó para Plades. a continuación se presenta una breve síntesis del trabajo sobre los efectos del ATPA y del ATPDEA en materia contractual. Profesor Universidad Nacional de Colombia. no liberalización de factores. es simplemente una liberalización de mercancías tipo Aladi. 14 En el ATPDEA se definieron requisitos de elegibilidad para disfrutar de los beneficios. Para que sea sostenible en nuestro país. es importante saber que existen condicionalidades enmarcadas en las denominadas preferencias unilaterales que simplemente serán convertidas en cesiones de soberanía en el Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos. Ecuador.” Y. se corre el riesgo de que se mantenga lo que ya se definió en la unión aduanera y en los regímenes comunes de inversión y propiedad intelectual. . Para dar un marco realista que permita evaluar este argumento. políticos y de seguridad más amplios. Sin embargo. no ha avanzado en la creación del mercado común y. Marzo de 2004. de que presenten propuestas para la liberalización y equiparar sus críticas con su compromiso.3 Las preferencias unilaterales Aunado a lo multi y plurilateral. Se ha argumentado que el acuerdo de libre comercio con los Estados Unidos es un medio para asegurar el mercado norteamericano. con cierta modestia el representante del imperio amenazaba: “Estados Unidos ha declarado claramente sus intenciones. nuestra estrategia comercial necesita estar en línea con los valores y las aspiraciones estadounidenses”. el acuerdo entre Mercosur-CAN. nuestro país recibe además unas preferencias unilaterales enmarcadas en el desarrollo del principio de la Responsabilidad Compartida en la lucha contra el flagelo universal de las drogas. Aquí sólo se enumeran aquellos que tienen que ver con la política comercial. Por su parte. como es el caso de la Comunidad Andina cuya unidad se resquebraja. subrayaba las aspiraciones de los Estados Unidos en los posibles acuerdos: “Las políticas comerciales de Estados Unidos están ligadas a nuestros objetivos económicos. 2. al tiempo que reconstruimos el apoyo al mismo en nuestro país”. Otros acuerdos plurilaterales se encuentran en crisis. PLADES. y pese a los mandatos de los Presidentes. Por supuesto. puesto que las preferencias del ATPDEA no se renovarán en 2006. Colombia y Perú. no ha conducido a la integración de un mercado común suramericano. Promoveremos el libre comercio a nivel mundial. regional y bilateral. y hasta ahora. por lo que este país logrará la denominada “seguridad jurídica” es esos aspectos.

se muestra claramente en qué consiste el seguimiento y la evaluación del cumplimiento de las condiciones y criterios de elegibilidad. Quienes aún piensan que el ATPDEA otorga preferencias en forma unilateral. que no haya anulado ningún acuerdo vigente. calcula el arancel promedio en un 11% que considera elevado y muestra preocupación por la consistencia de las políticas de Colombia en la OMC. Con satisfacción. aplica el Plan Vallejo para maquinaria e insumos importados. Pero manifiesta insatisfacción por las pérdidas que la piratería y la falta de protección a las patentes de segundos usos han causado a la industria norteamericana. marcas. la Ley 315 lo permite para solucionar diferencias entre nacionales y extranjeros. la cooperación norteamericana para combatir el narcotráfico y terrorismo • • • . Notificó a la OMC la creación de las zonas francas y la aprobación de un sistema especial de exportación e importación de maquinaria. Aunque en 2002 redujo el CERT a cero. En materia comercial. Colombia no ha cumplido con el acuerdo de eliminar los subsidios a las exportaciones. no sólo se manifiesta la satisfacción por lo que se ha logrado sino que se identifican los aspectos en los cuales el gobierno norteamericano deberá ejercer las presiones en lo comercial para que nuestro país se adapte a sus condiciones. hace referencia especial a la protección de la información no divulgada establecida por el Decreto 2085. que respete los derechos de propiedad intelectual. que esté adoptando mecanismos para reconocer internacionalmente los derechos de los trabajadores. que cumpla las obligaciones de la Organización Mundial del Comercio. Aunque ha sido un buen participante del ALCA. considera que la Ley 80 establece principios preferenciales en compras públicas y que esto se debería corregir. En suma. En el primer informe del ATPDEA sobre el comportamiento de nuestro país. compras públicas. De ser aceptadas en un tratado bilateral. Dice entre otras cosas: • • Colombia respeta el arbitraje internacional. Por último. no ha eliminado la posibilidad de utilizar este mecanismo.ciudadanos de los Estados Unidos. que no haya desconocido decisiones de arbitraje en favor de ciudadanos de los Estados Unidos. presentado por el Ejecutivo de los Estados Unidos al Congreso en el segundo trimestre de 2003. Finalmente. Reporta que las barreras al comercio y a la inversión se desmontaron con las políticas de liberalización económica de 1990. diseño industrial y propiedad intelectual. en lo comercial. no deben perder de vista las condiciones impuestas para ser elegibles o mantenerlas. subsidios y solución de controversias(tribunales de arbitramento). el informe recuerda que Colombia es el tercer receptor de asistencia externa de los Estados Unidos. En materia de patentes. precursores químicos y maquinaria usada. el informe da cuenta de la legislación existente en la Comunidad Andina. hasta ahora unilateralmente. ni tampoco el rigor con que Colombia cumple los requisitos. que esté cooperando en el establecimiento del Área de Libre Comercio de las Américas o cualquier otro acuerdo de libre comercio con los Estados Unidos. se renunciaría a la soberanía en materia de propiedad intelectual. Sólo se mantienen licencias de importación para algunos pocos productos como armas. Por su parte.

incluyendo todo aquello que los países en desarrollo no han negociado en la OMC. incorporando los temas laborales y ambientales relacionados con el comercio. como veremos a continuación. El acuerdo bilateral hará irreversible la apertura comercial unilateral de Colombia en los años noventa.4 El TLC La firma del TLC podría convertirse en un acuerdo de adhesión a los tratados comerciales que los Estados Unidos ya han firmado con el resto de Latinoamérica. acogiendo plenamente la estrategia del bilateralismo. al proponerse una negociación de libre comercio. Centroamérica y Canadá sino también con la Unión Europea y los países asiáticos. con la excepción de los aranceles que en ese país son ya de por si bastante bajos. No obstante. limitará las posibilidades de desarrollo para la pequeña y la mediana industria y obligará a definir nuevas orientaciones en esa estrategia. ha sido profundizar en el bilateralismo con los Estados Unidos. es necesario preguntar si se deben abandonar otras estrategias de integración económica o impulsar una integración más amplia a la economía mundial. ¿qué exigirá el país en lo que se refiere a la corresponsabilidad? En segundo término. habrá que cuestionarse acerca de cuáles son los mecanismos de fomento que serán posibles y no sólo deseables. De modo que la justificación real de este acuerdo bilateral es la profundización y la seguridad jurídica (supranacionalidad) y no el argumento simplista de la finalización de las preferencias del ATPDEA en 2005. 2. la respuesta. . el ATPDEA o el ATPA es un esquema unilateral producto de la aplicación de responsabilidad compartida en la lucha contra el flagelo universal de las drogas y no constituye un acuerdo de integración. el gran reto que enfrentará Colombia en materia de política comercial en este año y en el primer semestre de 2005 es la negociación del Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos. los aspectos que los Estados Unidos no ha consolidado en el ámbito multilateral no se negocian. así como la estrategia bilateral. pues el riesgo de perderla pondría en entredicho la Política de Seguridad Democrática del Ejecutivo. bien sea en el ámbito del ALCA o de tratados o convenios bilaterales. Hasta ahora. su naturaleza se modifica y los principios básicos de corresponsabilidad y de solidaridad son sustituidos por el de reciprocidad. Parecería obvio que el desarrollo del contexto geocomercial expuesto. al dar prioridad a las relaciones con los Estados Unidos. Por lo tanto. no sólo con la Comunidad Andina. Parecería que la estrategia consiste en consolidar la apertura. cuya primera ronda de negociación se llevará a cabo en Colombia en mayo de 2004. ante las dificultades de la OMC. razón que no parece justificarlo. En el contexto que hemos descrito. la Comunidad Andina y los limitados alcances del acuerdo de la Comunidad Andina con MERCOSUR. Cabe preguntar entonces. el ALCA. Infortunadamente. Suramérica.es una espada de Damocles en cualquier negociación comercial. La dependencia de la política de seguridad democrática del gobierno colombiano es una espada de Damocles que cobra vida y respira en la nuca de los negociadores. Algunas observaciones son necesarias: En primer lugar y con respecto a lo unilateral. simple y llana.

3. este sistema nunca se ha utilizado en la OMC y sólo se empleó en contadas ocasiones en el GATT. participar en el desarrollo de un mercado común latinoamericano. normalmente por consenso. mediante acuerdos de libre comercio que son simplemente profundizaciones de la OMC. o por el contrario. así como el nuevo contexto de mayor o menos democracia comercial. Actualmente. para un Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos de Norteamérica.2 El Marco institucional comercial internacional 3. en la decisión de continuar la inserción del país en la economía global. Son muchos los aspectos dicotómicos entre las instituciones existentes y lo que será el desarrollo de las mismas. será el nuevo esquema institucional que se definirá. Las decisiones son adoptadas por el conjunto de los países miembros. aunque en la aprobación participan los parlamentos y los órganos jurisdiccionales de los países miembros.2 Mercados comunes y zonas de libre comercio En la OMC es posible avanzar por grupos de países mediante acuerdos de integración. Colombia es miembro de un acuerdo de integración que buscar constituir un mercado común –la Comunidad Andina– y de zonas de libre comercio parciales con otros países de latinoamérica (ALADI). su predecesor. junto con otros tres países andinos. En ese marco se desarrollan los mercados comunes y de zonas de libre comercio totales o parciales. profundizando en principio sus relaciones con la Comunidad Andina. El exámen de esa dicotomía.1 La dicotomía La dicotomía para la política comercial colombiana se encuentra. 3.3. . Sin embargo.La sociedad civil.2. mediante las organizaciones no gubernamentales actúa paralelamente. Colombia está negociando el Acuerdo de Libre Comercio de las Américas e iniciará negociaciones. la OMC es una organización interestatal que sirve de marco supranacional para establecer las condiciones en materia comercial. en lo esencial. con base en las excepciones a las cláusulas de la nación más favorecida y al trato nacional. Los acuerdos de la OMC han sido ratificados por los parlamentos de todos los miembros. 3. aunque existen algunos esfuerzos para integrarla. Los cambios en las Instituciones Un segundo tópico que indudablemente afectará en lo sustantivo las relaciones de la pequeña y mediana industria.2. en la negociación y el control de los tratados únicamente participa el ejecutivo. nos permite analizar cuál será el desarrollo de las instituciones en un contexto ampliado en el que se suscriban convenios con carácter supranacional.1 Estructura institucional de la OMC Desde el punto de vista institucional. Aunque también se puede recurrir a la votación por mayoría.

a un régimen común de inversiones y capitales. personas y normativas de control. como alternativa temporal para llegar al objetivo de un mercado común latinoamericano. poco efectivos para el desarrollo de la competitividad y el crecimiento de. se diseñan y emplean mecanismos estructurales que contribuyan a lograr estos objetivos. servicios. En este marco descrito.Los mercados comunes que tienen la aspiración de convertirse en uniones económicas y monetarias y mantener una política exterior conjunta. capitales. se busca un trato especial y diferenciado de acuerdo con el grado de desarrollo de los países participantes. circulación de personas. sin ninguna restricción. capitales. convergencia macroeconómica y normas relacionadas de negociación con terceros países. manteniendo o profundizando las normas multilaterales. La definición de parámetros comunes para negociar con terceros no está limitada sólo a los aspectos económicos y comerciales sino que abarca la política exterior común. en todos los mercados comunes se postula la necesidad de lograr el equilibrio y la equidad en los resultados de los acuerdos de integración y. aquí se inscriben el ALCA y los tratados de libre comercio. competencia. y la búsqueda de la equidad y el equilibrio en sus resultados. en general. como el que se negociará con los Estados Unidos. que consiste en llevar posiciones concertadas a los diferentes foros internacionales y a las instituciones multilaterales. sino generar un statu quo en materia de liberalización de bienes. No es casual entonces que los principios rectores de estos acuerdos correspondan a los de la OMC. la mano invisible del mercado lo solucionaría todo. no se contempla nada referente a las negociaciones con terceros ni a política comercial ni. servicios y personas. Sin embargo. Por ahora. a una política exterior común. propiedad intelectual. Además. liberalizar los factores. servicios. tienen cuatro características básicas: armonizar las políticas internas. En esta forma de integración se propone una liberalización total de factores. se inserta la Comunidad Andina. la pequeña y la mediana industria. puramente teórico y con avances modestos hasta ahora. como cuestión de principio. Tampoco hasta ahora se plantea el diseño y aplicación de fondos estructurales que respondan a los efectos que sobre las estructuras productivas y el empleo. a los cuales se añade un plus. no es necesario. En el otro extremo se encuentra el modelo de zonas de libre comercio. La liberalización total de factores en el territorio común implica la libre circulación. . por ejemplo. Lo que se proponen son los mismos mecanismos de cooperación bilateral que son escasos y como la historia lo demuestra. Claro. la negociación conjunta con terceros. En este caso no se busca la armonización de políticas. se produzcan por la aplicación de los acuerdos dadas las diferencias en los tamaños y niveles de desarrollo de los países que en ellos participan. con excepción del trabajo. Por último. por tanto. poco se menciona la necesidad de una profundización en la unión política y monetaria. de bienes. La armonización de políticas se orienta fundamentalmente a perfeccionar la unión aduanera. Desde el punto de vista teórico.

La labor financiera está a cargo de la Corporación Andina de Fomento (CAF). aunque es necesario reconocer que es a todas luces insuficiente.3. que prestan apoyo en las crisis financieras y de balanzas de pagos. hacer propuestas y dar apoyo técnico a los países miembros. El órgano técnico y ejecutivo es la Secretaría General. En la esfera jurisdiccional se tiende a emplear tribunales de arbitramento internacionales. El Consejo Presidencial traza los grandes lineamientos y orientaciones políticas del proceso. y del Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR). los tribunales deben resolver las controversias en los casos en que intervenga capital externo. El poder legislativo está constituido por el Parlamento Andino. aunque no es así en todos los países. surjan conflictos comerciales o de . el Consejo de Ministros decide la política exterior común y la Comisión toma todas las decisiones sobre comercio e inversiones. podrá aprobar o reprobar los resultados de la negociación entre los ejecutivos. sin cambiar nada. junto con los parlamentos nacionales. así como en convenios sobre salud y educación. La participación de la sociedad civil y de la población existe. que puede ser elegido popularmente en cada país. el Consejo Andino de Ministros de Relaciones Exteriores y la Comisión de la Comunidad Andina. y desempeña una función fiscalizadora más que legislativa. El conjunto de reglas que se apruebe será en general estático y el papel del órgano ejecutivo se limitará a evaluar y administrar. en esta sección analizamos la estructura institucional del único acuerdo que busca constituir un mercado común. y de las zonas de libre comercio plurilaterales (ALCA) o bilaterales (TLC con Estados Unidos). Es decir. al que pueden recurrir los gobiernos y los ciudadanos para hacer cumplir los mandatos del acuerdo de Cartagena y las decisiones del órgano ejecutivo. sólo se manifiesta en los Consejos Laboral Andino y Consultivo Empresarial. Después de cumplir ciertos procedimientos formales. El poder legislativo. La Comunidad Andina ha intentado replicar un esquema institucional democrático.3 La Comunidad Andina y los posibles tratados de libre comercio Para evaluar los efectos institucionales y la participación democrática. “El poder ejecutivo está conformado por el Consejo Presidencial Andino. ¿Qué estructura institucional se espera que tengan el ALCA y los tratados de libre comercio con los Estados Unidos? En las negociaciones hay una intensa participación de los poderes ejecutivos y de sus representantes. decidir si se permanece o no el ALCA y el TLC. El órgano jurisdiccional de la Comunidad Andina es el Tribunal Andino de Justicia. cuyas funciones esenciales son las de velar por el cumplimiento del acuerdo de Cartagena y sus desarrollos. no siempre con éxito. en desmedro del poder judicial de cada país.2. pues esta última se delegó al órgano ejecutivo.

los actores económicos se regirán por las reglas contenidas en los tratados y por los sistemas de solución de controversias que allí se determinen. será mínima. Como se puede observar. no es de esperar que existan fondos de este tenor. representados por sus organizaciones. que a diferencia de los de la OMC.1. el marco institucional que tendrá que enfrentar la pequeña y mediana empresa. En general. También se propone emplear paneles como los del GATT. Para la pequeña y mediana industria que elabora productos manufacturados la liberalización en lo que corresponde a las mercancías. la seguridad jurídica de todas las determinaciones específicas que se aprueben en los acuerdos descansará en la privatización de las instituciones. La posibilidad de modificación de éstos. se debilitan las instituciones nacionales y no se fortalecen las multilaterales o plurilaterales. Los empresarios– importadores. La pregunta obvia es: ¿cuáles serán los grados de libertad de las instituciones para adelantar políticas de fomento a ese sector y hasta dónde el acuerdo bilateral los limitará? Lo que es real es que institucionalmente se abandona en lo comercial una propuesta de desarrollo democrático. en el TLC. y la academia y los grupos de investigación compiten por los pocos recursos de cooperación y realizar consultorías claramente definidas por los términos de referencia diseñados por los gobiernos.son consultados por los gobiernos y escuchados de acuerdo a su mayor o menor poder de cabildeo. no tendrían carácter vinculante. mientras los mercados comunes constituyen una cesión supranacional de la soberanía para establecer una democracia ampliada y crear las instituciones correspondientes. El esquema que hemos descrito es el posible marco institucional del ALCA y del TLC. En el campo financiero se aprobó un programa de cooperación hemisférica en el ALCA cuyos recursos en nada responden a la creación de fondos estructurales que correspondan a una respuesta a las diferencias que se generarán como resultado de la liberalización parcial de factores entre países con marcadas diferencias en los niveles de desarrollo. Así tenemos: 4. Por ello es importante plantear los principales aspectos en este tópico y lo que podrían ser las condiciones esperadas de la arquitectura del acuerdo y sus resultados. Por supuesto. Esta es la base de la seguridad jurídica de esos acuerdos: justicia privada en vez de tribunales supranacionales. cuando los resultados no sean los convenientes para el país.” 15 Es ese entonces. determinaría su futuro y su estructura. Se habla mucho de mecanismos de participación de la sociedad civil. Los trabajadores asisten para recibir cátedra sobre el avance de las negociaciones. Comercio de mercancías 4. Su resultado es. Antecedentes El GATT de 1947 y las rondas de negociación sucesivas se centraron en los temas arancelarios. en esencia una fuerte reducción de los aranceles.interpretación de las normas negociadas en el ALCA o el TLC. en los acuerdos de libre comercio tipo “OMC plus”. y todos los países miembros han definido los niveles de consolidación para casi todo el 15 ídem . exportadores o inversionistas.

universo arancelario. Analicemos entonces como ha evolucionado este aspecto en algunos de los acuerdos de integración en los que . Finalmente estableció un sistema de solución de controversias para los acuerdos que ya se han suscrito. Además. sin embargo. aunque aún se mantienen en niveles muy elevados y ha avanzado muy poco en materia de disciplinas. la OMC transformó en aranceles las barreras cuantitativas al comercio mundial de productos agropecuarios y redujo los subsidios y la ayuda interna. Y en materia de normas técnicas se incluyen los Códigos de Valoración en Aduanas y Normas de Origen no Preferenciales. que en muchos casos permite un tratamiento científico y coherente en la protección de la salud y las especies vegetales. se decidió establecer niveles contingentes que los preservaran. En cuanto al comercio de bienes. aunque en algunos casos se fijaron niveles demasiado altos que no permitían mantener los flujos históricos de comercio. fueron insuficientes y se decidió continuar las negociaciones. En suma. pero en otros. hay dos maneras de profundizar el comercio preferencial. Una. No obstante. que no se proponen establecer compromisos comunes con respecto a terceros. cuya aplicación se basa en los conceptos de daño o amenaza de daño. da lugar a la aparición de obstáculos técnicos y de barreras no arancelarias que no tienen clara justificación. puesto que el artículo XXIV y la cláusula de habilitación para los países en desarrollo estipulan la excepción a la cláusula de nación más favorecida. Los resultados de las negociaciones de dichos acuerdos no se deben extender a los demás países miembros de la OMC. la ayuda interna y otras medidas de efecto equivalente que ascienden a mil millones de dólares diarios. En este sector también está vigente el acuerdo sobre Normas Sanitarias y Fitosanitarias. Por lo tanto. la OMC ha consolidado una legislación en materia de salvaguardias. Existe además una salvaguardia agropecuaria. cuyo objetivo es definir aranceles externos comunes y establecer disciplinas únicas o armónicas. mediante uniones aduaneras. posibilidad de compensaciones. que fijan un tope máximo que se comprometen a no sobrepasar (Stand Still). Aunque en la Ronda Uruguay se negociaron algunas reducciones en esos rubros. el comercio internacional de productos agropecuarios continúa distorsionado por los subsidios a la exportación. inferiores o nulos. que permite liberalizar las mercancías. es decir. la OMC ha establecido los niveles máximos de arancel que pueden aplicar los países y una excepción a los principios de cláusula de nación más favorecida y de trato nacional para los acuerdos de integración. fijar un arancel externo común ni definir disciplinas conjuntas. En las negociaciones de la Ronda Uruguay sobre el sector agropecuario se logró “arancelizar” la mayoría de las barreras no arancelarias a las importaciones. La otra mediante simples acuerdos plurilaterales y bilaterales de libre comercio. Estos niveles arancelarios constituyen la base de los programas de liberalización en los acuerdos regionales o bilaterales. por su laxitud. tiempo de duración definido y respeto a los flujos de comercio. Poco se ha avanzado en los estatutos antidumping y en normas multilaterales de competencia que permitan controlar los abusos de la posición dominante de mercado. Este es el marco en que transcurrirán las negociaciones de liberalización de mercancías. que pueden ser negociadas conjuntamente por los países.

seguros y ayuda alimentaria internacional. El azúcar está sujeto a restricciones de acceso a los mercados en ambos países. la eliminación de los subsidios a la exportación entre los dos países y. . así como los resultados de las preferencias unilaterales. Puesto que se acepta la definición de subsidios de la OMC. compensaciones y –como en el caso de Colombia– a la eliminación de mecanismos que compensan las distorsiones de comercio internacional. en el caso de Chile. se contempla un mecanismo limitado de salvaguardia agropecuaria.2 El ALCA En las negociaciones del ALCA se busca llegar a una liberalización del comercio de mercancías. Poco o nada se propone en los temas sanitarios. mientras que nada se ha avanzado para incluir la negociación. no precisamente a favor de los primeros. como las bandas de precios. En los bienes industriales se discuten y propone el desmonte de los subsidios y los sistemas especiales de importación y exportación que existen en los países en desarrollo.3 Los tratados bilaterales de libre comercio En los bilaterales que hasta ahora han suscrito los países latinoamericanos con los Estados Unidos se han resuelto las diferencias que mantenían en el ALCA. Además. garantías. puesto que los aranceles que se desgravarán recíprocamente son similares. En materia sanitaria no hay nada distinto de lo que ha sido normado en la OMC. 4. En bienes agrícolas. 4. la posibilidad de que se puedan reintroducir esos subsidios. no se establece ningún tipo de trato diferenciado que contemple las asimetrías de los niveles de desarrollo de sus economías. En el tratado. la negociación arancelaría es. de competencia o medidas antidumping. más o menos simétrica para ambos países. Para esta liberalización. no se parte de los aranceles consolidados en la OMC sino de los que están vigentes en cada país (esquema que seguramente se replicará en la negociación del bilateral). en la medida que las ventajas y las limitaciones de nuestra estructura productiva y nuestra oferta exportable. que en gran medida podrán explicar nuestra posible penetración en el mercado norteamericano. pues los Estados Unidos consideran que éste es un tema de discusión y negociación multilateral. Por ejemplo. la experiencia en la negociación de otros acuerdos bilaterales suscritos por los Estados Unidos y otros países o grupos de Latinoamérica. Chile eliminará las bandas de precios en doce años. el acuerdo cubre tres elementos básicos: trabajar conjuntamente en la OMC para eliminar los subsidios y disciplinar la ayuda interna y otras medidas de efecto equivalente. no se incluye la eliminación de los que tienen que ver con el uso de créditos. desaparición o reducción.participa Colombia. se tiende entonces a proponer salvaguardias. con algunas excepciones que se darán como resultado de las negociaciones. por último. de las ayudas internas y otras medidas de efecto equivalente en el sector agropecuario. Pero los países desarrollados desean mantener las medidas de fronteras y los cupos o contingentes en muchos casos. en general.

también demuestran que el mercado interno se ha fragmentado entre algunas regiones exportadoras ganadoras y numerosas regiones perdedoras y empobrecidas en el resto del país.En resumen.” Finalmente. Algo similar ocurrió en el acuerdo del CAFTA. que oscilan entre 15 y 20 años para la mayoría de los productos agropecuarios. un subsidio adicional cuya vigencia se mantendrá hasta 2013. es haber aceptado que los países centroamericanos negociaran todos los sectores sin exclusiones. y en vista de la orientación de las políticas económicas y sociales que sigue el país. con el Tratado de Libre Comercio entre los Estados Unidos. los únicos mecanismos de defensa para la producción nacional son el plazo de desgravación y las medidas de salvaguardia. El Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Centroamérica. además. las exportaciones mexicanas se han incrementado y la inversión extranjera(mucha de ella de portafolio y concentrada en unas pocas empresas o sectores) ha aumentado considerablemente. que la estructura productiva del sector industrial mexicano se ha deteriorado y que el incremento de las exportaciones obedece al crecimiento de la maquila. que se refleja claramente en su redacción. donde apenas el 2. que se mantienen en el marco de las negociaciones de la OMC. mientras que Estados Unidos sustrajo de la negociación todos los aspectos relacionado con los subsidios a la producción. Compiladora. no lo son tanto desde la perspectiva de los subsidios. Si bien en el TLC EU-CA se establecen plazos aparentemente largos para la liberalización de los aranceles.5% de los insumos es de origen mexicano y el valor agregado real es únicamente el 19%. ese plazo ni siquiera permitiría un entierro decente de la producción agropecuaria y de los productores nacionales. pero por otra parte. cuyo único “tranquilizante” es saber cuánto le falta para fallecer. México y Canadá. En lo que se refiere a las salvaguardias. que para beneficiarse de la maquila fue necesaria una flexibilización de la normas laborales que eliminó las Trejos María Eugenia. los analistas y académicos independientes. el acuerdo suscribe totalmente la propuesta de los Estados Unidos en el ALCA. el mecanismo que se propone es totalmente inadecuado pues no brinda ninguna protección contra las importaciones provenientes de un país que cuenta con un sistema generalizado de subsidios a la producción y a las exportaciones. De la evaluación inicial efectuada por un grupo de intelectuales y académicos de Costa Rica. En materia agropecuaria. 2004 16 . Pensamiento Solidario. El caso Costa Rica. Cabe subrayar que en el marco del tratado que se propone. publicado por Pensamiento Solidario en 2004 16 . podemos extractar lo siguiente: “Los subsidios quedaron fuera de la negociación. El plazo de desgravación se asemeja a un dictamen médico en el caso de un enfermo terminal. El pecado inicial de la negociación. en bienes hay aspectos dignos de tener en cuenta que para Chile implican costos adicionales en la negociación. de la tendencia general marcada por la aprobación del “Farm Bill”. pues el volumen de los subsidios a la agricultura de los Estados Unidos es tan alto que es imposible desmantelarlos en esos plazos.

Hay pocas dudas de que así lo hará: unos cupitos más. la diversificación de las exportaciones y los aranceles que se dejan de pagar en los Estados Unidos. El código sanitario es el mismo de la OMC y sólo se crearon grupos o comités de trabajo. Los efectos de las preferencias unilaterales concedidas desde el punto de vista del comercio. pero se mantendrá la política norteamericana de seguridad alimentaria y de subsidios a sus bienes agrícolas. el acuerdo no es un OMC Plus para los Estados Unidos. pues se eliminan progresivamente todas las barreras en los otros países. que las condiciones de la balanza comercial no han mejorado debido al crecimiento de las importaciones. . los cupos adicionales son mínimos. hay asimetrías mínimas en los plazos de desgravación. (Canadá y Estados Unidos). otros menos. éstas sí con alto valor agregado y contenido de insumos de los países exportadores. se mantienen excepciones en el mercado norteamericano para productos agropecuarios. El lector juzgará lo que ha sido suscrito por Chile y Centroamérica y lo que ha sucedido con México como consecuencia de los acuerdos anteriores y lo que podría ocurrir en Colombia. etc. En los bilaterales se mantiene la posibilidad de que los Estados Unidos reintroduzcan los subsidios a la exportación. La verdad es que en el mercado norteamericano se mantienen todas las excepciones para el sector agropecuario y de liberalización de mercancías que no se han negociado en la OMC. que la tasa de crecimiento mexicana durante la vigencia del TLC apenas llega al 1% promedio anual. entre otras cosas. para los Estados Unidos el sector agropecuario no es un asunto de liberalización de mercancías sino de seguridad nacional. pues. Se decidió eliminar –en un período de doce años en el caso chileno– las franjas de precios. es conveniente analizar en este sucinto resumen de cómo ingresamos y con que historia previa a las negociaciones. la inversión. el tema referido a la evolución de las preferencias unilaterales del ATPDEA y lo que ha ocurrido con ellas desde su iniciación en la década de los noventa. hay que subrayarlo. son insignificantes.conquistas que los trabajadores consiguieron a la largo de un siglo. no se negocian las legislaciones antidumping ni de control al abuso de la posición dominante de mercado para el comercio de las multinacionales. en ese sentido. 4. se contempla una salvaguardia limitada en todos los aspectos. En esencia. esto último es especialmente válido en el caso de la pequeña y la mediana industria. La preferencia unilateral norteamericana Por último. que en el sector exportador las inversiones son fundamentalmente de corporaciones multinacionales norteamericanas y que éstas concentran las exportaciones. y negociación por productos. pero sí lo es en sentido contrario. la producción y el empleo. antidumping. se da un tratamiento asimétrico en favor de los Estados Unidos. Cabe preguntar si nuestro país negociará términos idénticos.4. Ni siquiera se trataron las ayudas internas y otras medidas de efecto equivalente. Y. etcétera. como las garantías de crédito a la exportación y los seguros a la exportación. competencia. Nada indica que esto se modifique en un tratado bilateral si no se ponen en práctica políticas activas en cada sector productivo que eleven la competitividad y mejoren la oferta exportable.

Multiplicadores. Para estimar las importaciones que ingresaron a los Estados Unidos desde Colombia entre 1996 y enero agosto de 2003. bien sea que se les aplique el GSP para otros países en desarrollo o bien que el arancel de nación más favorecida sea cero. La metodología que se utilizó en el estudio mencionado para medir los efectos de los multiplicadores de producción y empleo fue la que desarrolló la Secretaría General de la Comunidad Andina. se emplearon las estadísticas norteamericanas. EstadosUnidos: Im portacionesdesdeColo bia m 3500 3000 2500 (mlls USD) 2000 1500 1000 500 19 96 19 97 1 998 1 999 2 000 20 01 20 02 20 E 02 n-Ag 20 E 03 n-Ag A PA T G SP Free C il Aircraft iv D yes Pharm aceuticals N programclaim o ed Fuente: Estadísticas del Departamento de Comercio de los Estados Unidos. Es decir.037 17 Estudio ya citado. . 17 Nos limitamos aquí a presentar los resultados para Colombia.Revisemos los resultados del estudio que sobre las preferencias unilaterales concedidas a cuatro países de la Comunidad Andina. 1996-2003 País Colombia Producción Miles de dólares 557. el autor de este informe realizó para Plades. Los resultados indican que la producción colombiana aumentó en algo más de 550 millones de dólares anuales. que parecen ser las únicas confiables para identificar el tipo de programa a que corresponden en dicho país. el 86% recibe un tratamiento diferente. Ver nota 3.121 Empleo Personas 13. La tasa de participación promedio correspondiente al ATPDEA o al ATPA en el período 1996-2003 llega apenas al 14% del total de exportaciones colombianas a los Estados Unidos. Para Colombia esas mediciones se hicieron producto por producto y luego se correlacionaron con los diferentes rubros de las cuentas nacionales. para finalmente sintetizar esa información.

de la producción. Los productos químicos y petroquímicos representan alrededor del 15%. Los productos de esta lista sujetos a la aplicación del arancel del Sistema Generalizado de Preferencias. se mantuvieron en el 14%. en términos monetarios. cálculos del autor. en el mejor de los casos. desde el punto de vista de la cobertura. Los textiles y las confecciones representan muy poco y no recibían los beneficios arancelarios del ATPA. en esencia se mantiene todo lo expuesto. que dada su participación del 14% en promedio en el ATPA o el ATPDEA durante el período en estudio. lo que desde el punto de vista del acentuado desempleo en el país no parece ser una solución de fondo.5% del producto interno bruto de la industria y al 0. El restante 25% se concentra en productos que por sí solos no superan el 1%. al 2.037 anuales. equivalen a una preferencia arancelaria de los Estados Unidos que oscila entre el 2% y el 2. Con el bilateral. El grueso de las exportaciones colombianas a los Estados Unidos no se incluye en los regímenes preferenciales. dejan de pagar. la diferencia consiste en que ahora concederemos un tratamiento recíproco en nuestro mercado y como ya vimos .4% del PIB total. por ejemplo. El estudio de Planeación Nacional elaborado para el 2003 muestra que las exportaciones a los Estados Unidos. aunque es justo reconocer que el ATPDEA lleva muy poco tiempo de funcionamiento. Después de ver los exiguos efectos sobre la producción y el empleo. Y los empleos nuevos generados por las exportaciones a los Estados Unidos bajo estos regímenes preferenciales llegaron en promedio a 13.Fuente: United States International Trade Commission. en esa medida no se incluyeron en los cálculos y sus efectos se empezarán a manifestar a partir de 2003. es útil cuantificar. para estimar el real valor de las preferencias y evaluar el grado de diversificación de los productos que se benefician con los regímenes preferenciales especiales para los países andinos. en lo que debe cederse en materia de propiedad intelectual. el régimen unilateral de preferencias otorgadas por los Estados Unidos a las exportaciones colombianas no es la panacea. recalcando que los regímenes preferenciales sólo benefician al 14% de las exportaciones totales. el valor de los aranceles que se dejan de pagar.5% en promedio. En síntesis. Tampoco ha inducido una sensible diversificación de las exportaciones de los países que se benefician de esas preferencias ni un mayor desarrollo de sus economías. una suma anual cercana a 24 millones de dólares. A continuación comentamos los resultados para el caso colombiano. del empleo y de la inversión. con respecto a los competidores de Colombia. Estos productos concentraron cerca del 75% de las exportaciones. Comunidad Andina de Naciones. las condiciones y las restricciones que se imponen al comercio son muy costosas para nuestro país. en el marco del régimen ATPDEA . No obstante. el oro y sus productos el 4%. El petróleo y sus derivados representan cerca del 21%. y de observar la baja participación de los productos amparados por el ATPA o el ATPDEA en las exportaciones a los Estados Unidos. De modo que los efectos del aumento de producción con respecto al producto bruto industrial colombiano ascienden. las flores el 34%.

8%) y. la eliminación arancelaria. Esa tendencia se acentuó en la década pasada. El panorama tampoco es claro para Colombia en materia de estructuras comerciales. supuestamente como resultado de la firma del acuerdo.5 Cómo ingresamos al Tratado de Libre Comercio En términos de comercio internacional. como vimos.nuestros aranceles son más altos que los de los Estados Unidos. el estudio en mención identifica las barreras no arancelarias en el mercado norteamericano. los factores productivos relativamente abundantes en el país fueron sin duda los recursos naturales y la fuerza laboral poco calificada. La firma de este acuerdo comercial se ha presentado como la gran oportunidad para que el país se oriente en una senda de crecimiento y desarrollo sostenido. La pretensión de aumentar las exportaciones al mercado norteamericano mediante la diversificación. al tiempo que se aplica una baja protección o mecanismos e instrumentos que anulan la protección nominal de otros sectores que dependen de las importaciones. Durante el siglo XX. las exportaciones colombianas tienen un alto componente de oligo-primarización. Luego de varios años de intentos de integración y de acuerdos comerciales. olvidan o callan algunos aspectos que debemos tener en cuenta para determinar la magnitud del impacto eventual de este acuerdo sobre el futuro desempeño de la economía colombiana. con las reformas comerciales del gobierno de Gaviria. 4. como lo hemos visto. como una especie de fórmula infalible para mejorar el bienestar de los colombianos en muy corto plazo. dentro del proceso de ajuste que se impulsó en toda América Latina. dejarían en un alto porcentaje sin efecto. cuyo comportamiento y tendencias poco se modificarán con un Tratado de Libre Comercio. Este es el marco de la negociación del TLC con los Estados Unidos. el peso específico de las exportaciones primarias sigue siendo muy alto. La tasa de penetración de las importaciones es la más baja del continente (6. Los esfuerzos para diversificar las exportaciones manufactureras se han apoyado en la creación de . Además de que en general lo que se identifica como productos exportables es limitado. con desmesura y cierta irresponsabilidad. La teoría de las ventajas comparativas señala que los patrones de producción y comercio internacional dependen de la dotación relativa de los factores de producción. pero la tendencia de largo plazo ha sido una integración cada vez mayor de la economía colombiana con el resto del mundo. las cuales de no desaparecer. la economía colombiana es pequeña y moderadamente abierta. se han creado escenarios duales: se protege a los sectores que se consideran claves para la actividad productiva. debe matizarse además por el hecho de que la fuente de crecimiento económico más importante en los Estados Unidos es el mercado doméstico y que ese inmenso mercado interno es el sustento de su estructura productiva. Quienes así lo pregonan. Las exportaciones e importaciones tradicionales reflejan esa dotación relativa: concentración en exportaciones oligoprimarias e importación de maquinaria y equipo e insumos. La práctica proteccionista recurrente ha provocado oscilaciones igualmente recurrentes en el grado de apertura de la economía. Desde el punto de vista de las exportaciones con mayor valor agregado.

no existe prácticamente ninguna evaluación que permita identificar los sectores ganadores o perdedores en el mercado del ALCA o el TLC. Los que más han desmejorado su posición en el comercio internacional son aquellos sectores que antes eran exportadores netos y pasaron a ser importadores. mientras que las exportaciones a los Estados Unidos tienen un alto nivel de concentración en bienes primarios (80%). aunque en muchos de ellos parecen existir ventajas competitivas naturales (cestería. en términos generales. especialmente. La diversificación de las exportaciones manufactureras se ha logrado con aquellos países que han suscrito acuerdos comerciales parciales o de zona de libre comercio con el nuestro. La relación comercial entre Colombia y Estados Unidos está signada por una estructura de las exportaciones que no se ha modificado sensiblemente en la última década. pero los flujos comerciales están ligados fuertemente a la competitividad resultante de las condiciones macroeconómicas de precios relativos y de tasa de cambio y de las condiciones competitivas logradas artificialmente mediante el acceso preferencial en los acuerdos. ¿Por qué esa falta de estudios? ¿Que deberían elaborar la academia y los funcionarios del Estado. el azúcar y las prendas de vestir de punto. ni los resultados esperados sobre el empleo. En cuanto al desarrollo y a los efectos sobre la estructura productiva nacional. Dos factores fundamentales explican entonces la situación y la evolución del comercio colombiano en los últimos años: El proceso de apertura económica de la década de los noventa consolidó la importancia del comercio total en el PIB en niveles cercanos al 30%. el crecimiento y el bienestar. a excepción de las flores. se concentran en minerales primarios y productos agrícolas. Y los productos que mejor posición tienen en la CAN son competidores en el comercio potencial con los Estados Unidos. especialmente la CAN (automóviles. calzado. y la reciente disminución de la demanda regional de importaciones (especialmente de Venezuela). en la mayor integración con la Comunidad Andina. excepto por el reciente aumento de las exportaciones de textiles y vestuario. Tampoco cuáles serían las desviaciones esperadas sobre creación o pérdida de comercio en el mercado interno. lácteos. preparados de hortalizas o frutas). Las exportaciones colombianas no se dirigen a los sectores dinámicos de los Estados Unidos y. la balanza comercial. la distribución del ingreso. Entre los sectores que han mejorado su posición exportadora se destacan los que han ganado terreno por el tratamiento preferencial de los acuerdos comerciales. Los beneficios de las modalidades de integración comercial se han apropiado de manera sectorial. grasas y aceites). con alguna excepción. los diez principales sectores exportables a los Estados Unidos corresponden a productos primarios. con base en la experiencia de otros acuerdos de . Las exportaciones colombianas a sus socios comerciales de América Latina se concentran en bienes manufacturados.mercados mediante acuerdos comerciales y. motivado por la mejora de las ventajas del ATPDEA . jabones. Con respecto a los “nichos de comercio”. La balanza comercial manufacturera del país ha sido favorable con la CAN y negativa con los Estados Unidos.

visión estática y ausencia de acumulación de capital– arrojan resultados bastante preocupantes para el país.integración similares y como resultado de una investigación seria y no de simples consultorías con términos de referencia rigurosamente estipulados? La moda ha sido la de realizar algunos ejercicios de equilibrio general computable. el desarrollo y la distribución del ingreso. Todo indica que la ayuda interna a la agricultura no se desmontará en los Estados Unidos como resultado de la negociación sino que está sujeta a los avances que se logren en la OMC en esta materia ¿cómo mejorarán las exportaciones de nuestros productos agrícolas si deben competir no sólo en condiciones desventajosas sino también con restricciones no arancelarias como las medidas sanitarias y fitosanitarias y las cuotas y contingentes? ¿Vale la pena sacrificar el mercado interno agrícola. produciendo bienes que compiten gracias a salarios más bajos y el deterioro de las condiciones laborales. como el banano y el café. nos hemos preguntado ¿cuál es la situación real de nuestra oferta exportable? ¿Cuál es la política para mejorar la competitividad? ¿Cuál es el monto de los fondos para la reestructuración y la reconversión productiva. como las franjas de precios. los precios relativos bajarán y los consumidores comprarán más con sus ingresos. bien sea desde el punto de vista productivo o de las exportaciones. la única respuesta efectiva al inmenso poder económico de los países desarrollados para subsidiar y apoyar a su sector agrícola y a las crisis de sobreoferta que se producen repetidamente en el mundo? Para terminar mencionemos un punto final. La ortodoxia dominante repite que las exportaciones son el motor del crecimiento. que pese a las limitaciones de los supuestos –rendimientos decrecientes. Por supuesto. Quizá sea verdad. En materia de bienes. Olvidan las consecuencias sobre el empleo. en el ALCA estamos optando por un patrón de especialización. funciones de producción iguales para todos. ¿Es conveniente eliminar los pocos mecanismos de estabilización existentes. consumidor típico (no hay pobres ni ricos). para beneficiarnos con el programa de . simplemente para asegurar un mercado para las flores. los seguidores de la corriente principal repiten los lugares comunes: si se produce menos ineficientemente. y de los círculos viciosos en aquellas regiones en las que se siguen explotando ventajas comparativas con un deterioro sistemático de los términos de intercambio. se importa más y se exporta menos de lo que se importa. Todos los estudios que hasta ahora se han hecho sobre los países andinos señalan que para equilibrar los ingresos fiscales habría que aumentar el impuesto al valor agregado entre un 2% y un 3%. ya tienen arancel cero para todo el mundo. así como los efectos fiscales de la disminución de los aranceles y la estructura productiva. y para la recalificación laboral necesarios para mitigar los efectos del TLC sobre los diferentes sectores? Esto es absolutamente válido en el caso de la pequeña y la mediana empresa. los camarones y algunos productos agroindustriales que tienen altos aranceles en los Estados Unidos? Otros productos importantes. con sus consecuencias nocivas para la estabilidad social y aun para la paz. ¿Pero cuáles exportaciones? La teoría clásica habla de la división internacional del trabajo y del reforzamiento de los círculos virtuosos en aquellos países y regiones que incorporan ventajas competitivas. ¿A cuál de estos círculos nos inclinamos? Y puesto que ahora todo se analiza desde el punto de vista de los mercados y no desde el ángulo de la producción.

no es de esperar una aumento importante de las exportaciones industriales. Algunos afirman que la solución de encuentra por el lado del desarrollo de pequeñas y medianas empresas de servicios. sólo serán competitivos unos pocos. el camino. políticas crediticias. transversal o vertical. el outsoursing y la maquila. Otros factores. La reflexión tiene que ver con la decisión de haber abandonado el camino de la industrialización. con la diferencia que el tamaño de sus producciones no amerita en principio ningún tipo de alianzas estratégicas con corporaciones multinacionales. ante la magnitud de lo que se negociaría y las barreras que se estarían creando en lo institucional -por la estrategia bilateral y por la definición de un patrón de especialización regresivo. que se desarrolle en el país. de incorporación de progreso técnico y desarrollo de capital humano. la consolidación de un esquema de apertura y un patrón de especialización predeterminado con una reprimarización del aparato productivo. las propuestas de asociatividad. pero para lograrlo se precisa cumplir con un contenido regional de insumos y de materias primas. 5. si bien serán importantes para unas pocas pequeñas y medianas industrias que aprovecharán nichos de mercado. con el agravante de que en el largo plazo se renuncia a crear nuevas actividades productivas y. en estos últimos. donde se plantea cómo ante la ausencia de una política productiva e industrial. como ha ocurrido en muchos países. Sus ventajas se encuentran en la flexibilidad de la mano de obra y en su capital humano. por tanto. será el de la subcontratación. En efecto.liberalización. Estados Unidos tendrá todas las ventajas y el patrón de especialización será regresivo para Colombia. En ese contexto. no tiene poder de mercado ni redes de comercialización. En mi opinión. aunque existen importantes diferencias entre los países desarrollados y los países más atrasados. en aquellos pocos sectores en los cuales se podrá exportar y. como los acuerdos institucionales por los que se crean límites sustantivos al desarrollo de instituciones públicas y democráticas ampliadas y más bien se tiende a privatizar la administración de los acuerdos. También se estudió la posible evolución en el comercio de bienes. ni de su participación y crecimiento para el mercado interno. Si las normas que se definen son restrictivas. se consolidará un patrón de especialización adverso a la incorporación de mayor valor agregado y al progreso técnico.son muchos más poderosas que una posible política activa. En consecuencia. en algunos casos en la informalización para poder competir con las poderosas estructuras de las alianzas entre las empresas multinacionales y las grandes empresas nacionales. pues muchos sectores no podrán participar en las exportaciones y serán inundados por las importaciones. tanto los aspectos relativos al marco geocomercial donde se prioriza la estrategia bilateral. Medidas de Política En numerales anteriores se analizó. ¿Dónde queda la pequeña y mediana industria en ese contexto? En la misma situación de la industria nacional en general. y de fomento. un porcentaje todavía mayoritario del producto interno del sector servicios se encuentra en actividades de baja productividad como el comercio al detal y otras actividades intensivas en recursos humanos de baja . lo que se denomina el origen de las mercancías.

Sin embargo. Kaniovski et al. Mientras tanto.8 en promedio. Filipinas. Colombia-Estados Unidos. ha crecido a tasas por encima de las de todos los subsectores de servicios y las del sector manufacturero en los 25 países de la OCDE desde 1980. 18 Hasta hace unos años se creía que el desarrollo del sector servicios y en particular de los mercados de servicios empresariales no era posible hasta tanto no existiera una estructura industrial que demandara este tipo de servicios (Agarwal and Ramaswami 1992). La rápida expansión de los servicios empresariales con miras a la exportación ha traído un importante aumento del empleo y una mejor distribución del ingreso en estos países en desarrollo. luego que los servicios pasaron de ser el 53% del PIB a ser el 65. el desarrollo de un sector de servicios sofisticado estaba supeditado a la industrialización. Profesor del IEPRI de la Universidad Nacional de Colombia. Este patrón de expansión del sector de los servicios colombiano es marcadamente diferente al de los países asiáticos y de otros países emergentes donde el crecimiento del sector obedeció al desarrollo del mercado de servicios empresariales y a la expansión de los servicios que sirven de infraestructura esencial a la economía como las telecomunicaciones. la contribución del sector servicios al PIB en Colombia aumentó durante la última década. se ha contado con la colaboración del investigador Jaime Andrés Niño.5% en 2002 y del menor dinamismo del sector de bienes. Algo similar ha ocurrido en un puñado de países asiáticos como la India. que muchos asocian con servicios intensivos en conocimiento. Es decir que. Este extraordinario crecimiento de los servicios empresariales se explica en buena medida como consecuencia de un crecimiento igualmente rápido de la demanda interna de servicios empresariales en los países desarrollados(Peneder. 18 . En lo pertinente al tema de los servicios. El crecimiento de la participación del sector servicios en el producto durante la década pasada es resultado de la rápida expansión de los servicios del gobierno. la energía.calificación. Bangla Desh. los servicios financieros y el transporte. los servicios a las empresas han empezado a transformar las estructuras productivas y los patrones de especialización. Los servicios empresariales.28 en tanto que los servicios lo hicieron al 4. han permitido el desarrollo de mercados de servicios empresariales en países en desarrollo. Apreciaciones que son extractadas del estudio que el autor desarrolla para el CID y Viva la Ciudadanía sobre el TLC. el surgimiento de nuevas tecnologías de la información que permiten digitalizar contenidos y enviarlos a través de las fronteras en forma muy económica.25% entre 1990 y 2001. que pasaron de ser el 4% del PIB en 1990 a ser el 15. luego del proceso de apertura. los bienes crecieron a una tasa anual promedio de 2. creando así un nuevo patrón de especialización en los países. Sri Lanka. En el primer lustro de los 90. 2001). los centros de atención al cliente y otro tipo de servicios empresariales. en los países desarrollados y en algunos países de emergentes. Sin embargo. China y en los países de la antigua cortina de hierro donde el desarrollo de un mercado de servicios profesionales y empresariales modernos unidos al comercio exterior se está convirtiendo en un poderoso motor de desarrollo regional y nacional. Esto es particularmente cierto para aquellos servicios empresariales que son intensivos en mano de obra no calificada como la digitación de contenidos.

se ha contado con la colaboración de la investigadora Soraya Caro.Una forma efectiva de desarrollar mercados de servicios empresariales y profesionales sofisticados. pequeña y mediana empresa en función a las diferentes economías del hemisferio. además de las restricciones. Por eso las recomendaciones del estudio ya citado 19 plantean la necesidad de trabajar en el TLC con una visión regional y de ciudad. es la integración de los mercados de servicios empresariales. por la sola definición de los umbrales. como fuente generadora de empleo y su incidencia en el PIB. abordar y decidir en la negociación de normativas que permitan segmentación. donde la pequeña y la mediana empresa tengan un papel fundamental. tanto en el desarrollo de proveedores de bienes como de servicios. Las exportaciones de las pequeñas y las medianas industrias podrían hacerse imposibles. por ejemplo. En esta forma. también se han constituido en una limitación al desarrollo de los mercados de servicios empresariales (Bryson and Daniels 1998). En lo pertinente al trema de las compras del sector público. Son los entes territoriales los que pueden medir sus posibilidades frente a nichos de mercado al interior de las administraciones públicas de nuestros potenciales socios. en las negociaciones es necesario definir umbrales bajos que permitan un real acceso a los mercados de Compras del Estado en los Estados Unidos. y fortalecer la actividad de outsourcing en las empresas del Estado que manejan proyectos con alto valor tecnológico. división o desagregación tecnológica de los proyectos de inversión para facilitar la constitución de consorcios entre empresas grandes y pequeñas en el hemisferio. políticas y medidas que no estarían acorde con la realidad industrial de cada país. Las deficiencias de cobertura y calidad del sistema educativo en Colombia. Otro tema importante es el de fortalecer la relación entre las compras del Estado y las pequeñas y medianas empresas. objetivo este que demanda la presencia de los Gobiernos regionales. En las negociaciones del TLC es esencial plantear como prioritario para Colombia el manejo de barreras de acceso impuestas a través de políticas públicas de compre nacional e incentivos a la industria local. los proveedores de servicios obtienen las economías de escala necesarias para desarrollar servicios profesionales sofisticados y especializados y se reducen los costos de transacción que surgen con la especificidad del servicio. Esto permitiría. 19 . Colombia-Estados Unidos. Apreciaciones que son extractadas del estudio que el autor desarrolla para el CID de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional y Viva la Ciudadanía sobre el TLC. Además y como complemento. es necesario definir los conceptos de micro. con el fin de no producir distorsiones en las estimaciones que traerían como consecuencia la aplicación de conceptos. El relativo éxito de la negociación depende de si los negociadores logran abrir el acceso a los procedimientos de compra en los niveles sub centrales de otros países. Por lo tanto. mediante programas concretos de formación y transferencia del conocimiento. Eliminándolas o haciéndolas extensivas a las PYMEs de nuestro país. para el desarrollo de cada país.

en muchos casos reproduciendo condiciones de competencia imperfecta. cuando negamos el acceso de los productores y proveedores colombianos a los proyectos nacionales públicos o privados. además. transversales o sectoriales. manteniendo las políticas proteccionistas del más desarrollado y. Conclusiones • El análisis sobre los efectos del TLC -entre Colombia y los Estados Unidospretende mostrar cómo con la arquitectura de lo que se negocia lo que se está profundizando es el esquema de la apertura que vivió nuestro país en la década de los 90. Cuando se analiza el tema de bienes. permitiendo que se repliquen orientaciones que conducen a una mayor concentración y centralización del capital. hacia esquemas de uniones aduaneras. De otra parte la experiencia de los acuerdos bilaterales celebrados por otros países de la región con los Estados Unidos. llámese dumping o abusos de la posición dominante de los mercados. sanitarias y las normas de competencia trasfronterizas. tanto desde el punto de vista de fortalecer su capacidad exportadora como del fortalecimiento de su participación en el mercado interno. priorizando una alternativa bilateral sobre la plurilateral o la multilateral y. patrones de especialización regresivos. Las oportunidades de la pequeña y mediana empresa pasan por una buena negociación en servicios y compras del sector público. generando una apertura y una seguridad jurídica para los inversionistas. así como políticas externas unificadas en relación con terceros países. nos muestran como las aspiraciones en diferentes aspectos de interés para los países en desarrollo se postergan. en donde el Estado y los gobiernos renuncian de hecho a su papel regulador y ordenador de la competencia desleal. ni siquiera se tocan. donde en lo fundamental se negocian los aranceles. con los consiguientes efectos negativos sobre la distribución del ingreso y el empleo. incluido lo pertinente al sector agropecuario. Lo importante de esa arquitectura de negociación en bienes es que se están definiendo. • • • • • . No es lógico trabajar por la apertura de otros mercados.Como punto prioritario. el diseño de mecanismos de fondos estructurales y de cooperación que contribuyan a cerrar la brecha derivada de las diferencias en los niveles de desarrollo de los países y los efectos sobre sus estructuras productivas. Colombia debe darse a la tarea de diseñar instrumentos que garanticen la efectiva participación de la industria local en los proyectos de inversión que se llevan a cabo en el país. nuevamente nos encontramos con un tratamiento asimétrico en los temas de negociación. Desde la óptica institucional y para la política comercial se abandona la idea de construir instituciones y democracia ampliada. que en el caso de los Estados Unidos son mucho más bajos que los de Colombia. mientras que los tópicos no arancelarios en lo que interesa a la economía Norteamérica. al contrario. dando la espalda a la integración profunda que podría derivarse de la integración latinoamericana. las normas antidummpig . mercados comunes o uniones económicas o monetarias. que determinarán en gran medida las posibilidades de diseñar políticas industriales.

Los pocos recursos para el fomento deben ser redirigidos a esas prioridades que tendrán que ver con aspectos relativos a la incorporación del progreso técnico. así como las metas y propósitos nacionales de mediano y largo plazo. los equilibrios y la inclusión social. sin regular las prácticas anticompetitivas. como objetivos. el financiamiento. como la libre iniciativa y la libre competencia. de proteger a los sectores vulnerables. Eso es esencial. 20por su parte. tal como está orientado. en la Economía Social de Mercado el Estado y la sociedad tienen la obligación de proteger y promover los derechos sociales y económicos. y especialmente. Este modelo ordena crear reglas incluyentes que protejan a los sectores débiles o vulnerables para evitar su marginamiento o exclusión y que favorezcan la igualdad de condiciones para el acceso y competencia en el mercado. . Los caminos del desarrollo pasan por adoptar políticas de desarrollo productivo y de generación de servicios con valor agregado como las de la India y la China. a la promoción de los derechos sociales y económicos y a la creación de reglas equitativas y justas de acceso y competencia en el mercado. el desarrollo del capital humano. Con el Tratado de Libre Comercio. la penetración de las redes y los canales de comercialización e integración vertical y horizontal. al tiempo que se promueven los bienes y valores del mercado. definiendo orientaciones y priorizaciones. se prioriza el mercado sólo parcialmente. En suma.”.• • Todo lo anterior indica que es necesaria una sustantiva discusión sobre la nueva orientación de las políticas de desarrollo de la pequeña y mediana empresa. Como bien mencionan los postulados “El modelo de Economía Social de Mercado es un modelo económico destinado a la superación de la pobreza. ni siquiera se mencionan.

Múltiples interrogantes surgen sobre los beneficios y costos reales que representa la liberalización de los mercados para los países pobres y en vía de desarrollo. Policy. son algunos de los valores que se conjugan eficazmente con los principios de responsabilidad individual. el conjunto de los sectores y actores concernidos por las decisiones de las políticas industrial y comercial. los efectos del libre mercado en los bajos índices de crecimiento de la economía. . creación de nuevas plazas de trabajo con menos inversión. ni el debilitamiento de las estructuras productivas en gran parte del globo. En estos contextos y desde diferentes instancias. posicionamiento en nichos de menor vulnerabilidad. en la inestabilidad de los mercados financieros y en la continua des-industrialización de países emergentes. por ello. la salud y bienestar económico. Optimo balance social. versatilidad. Responsabilidad individual que se fortalece cuando el Estado considera las limitaciones de algunos miembros de la sociedad. Modelo Referente. organismos multilaterales. es el llamado a poner sobre la mesa de discusión la pertinencia de conceptos y lineamientos de política pública.Makers en todo el mundo evalúan con preocupación y desde diferentes disciplinas. como los grandes ejes de un movimiento en procura de una globalización incluyente y menos injusta. La Economía Social de Mercado. excepto en algunas zonas en donde se concentran la tecnología y el conocimiento. coloca a este sector como actor principal para retomar el enfoque del pensamiento ordoliberal. aspectos que inciden en forma decisiva en su compromiso con el entorno. Una visión progresista y contemporánea sobre las PYME dentro del prospecto competitivo. A la par de la apreciación de las bondades de la libertad económica. innovación. articulación intra-sectorial y constante generación de emprendedores. La responsabilidad individual vista como el máximo rendimiento del ciudadano que vemos plasmado en el esfuerzo diario y el compromiso de cada emprendedor PYME con su proyecto productivo. ONGs. para acceder a factores como la educación. solidaridad y subsidiariedad. Estas situaciones no son ajenas al caso colombiano. Tampoco puede minimizarse el impacto de un proteccionismo irracional a sectores económicos en mercados de países con alta capacidad adquisitiva. ∴ Presidente Nacional de la Asociación Nacional de Pequeños y Medianos Industriales – ACOPI– . distribución social del capital. se aboga por el rescate de los principios básicos de la Economía Social de Mercado. lo cual contrasta con la creciente y no planeada liberalización de las economías del sur.El libre comercio en Colombia ¿Apuesta por el fomento de la pequeña y mediana empresa? Juan Alfredo Pinto Saavedra ∴ 1. Ya no se pueden ocultar los alarmantes incrementos de la pobreza y de la desigualdad. academia). flexibilidad y adaptación rápida a las necesidades de los mercados internacionales. (estados.

IED) sino en elementos institucionales. con el fin de proteger eficazmente la competencia garantizada con un marco regulatorio. como requisito necesario para participar de los beneficios que deja el libre mercado. En principio la liberalización comercial y financiera. La Economía Social de Mercado es la alternativa para superar la inútil oscilación pendular entre neoliberalismo y estructuralismo. teniendo en cuenta que la remuneración del factor productivo relativamente abundante (trabajo no calificado) debía aumentar con respecto al factor escaso (el capital). desarrollo tecnológico. no es un fenómeno nuevo pero hoy involucra numerosas características que lo diferencian de . nuestras mal llamadas “grandes empresas” ingresan al campo de negociación como PYMES que inexorablemente deben trabajar en fortalecer la integración de su cadena productiva o. asesoría técnica y administrativa. Elevar la competitividad de las PYME. reconociendo en la PYME un rol innovador y dinamizador.La solidaridad entendida como el compromiso de los diversos actores económicos con el bienestar. llevaría a incrementar la competitividad de las PYME en el mercado externo. es la única estrategia y política pública de mercado a la que no pueden renunciar las economías emergentes. su adaptación requiere ajustes y forma parte de la tarea histórica de construcción de nuestro modelo. sociales y psicológicos que han sido determinantes para la reconstrucción económica de naciones lastimadas por conflictos (capacitación. busca elevar los niveles de eficiencia económica y en consecuencia impulsar el crecimiento de las economías. entre otras razones porque en ciertos escenarios como en los acuerdos de libre comercio con Estados Unidos. evidencian tendencias contrarias en las que la liberalización produce efectos negativos o inconsistentes en materia de crecimiento. fomento al emprendimiento). que diseña e implementa leyes y normas eficientes y que impide el abuso del poder en sus diferentes órdenes. disminución de la pobreza y de la desigualdad. La globalización es definitivamente un tema complejo y controversial. Algunos autores mas avezados justificaron estos esfuerzos. o actores que se favorecen de la inversión que otros hacen en la construcción del entorno social y económico. créditos. 1. La subsidiariedad en la actuación del Estado. según lo señaló Erhardt desde el inicio. En este sentido el Estado le fija prioridades al sistema competitivo no sólo en el ámbito económico (Liberalización. desverticalizarse a través de unidades pequeñas y más competitivas. La subsidiariedad significa la actuación del Estado y los actores sociales en presencia de fallas inocultables del mercado. Un Estado en el que la competencia y la seguridad social están garantizadas. bienestar para todos. Un ejercicio de aplicación de las tesis de la Economía Social de Mercado en el ámbito latinoamericano. Datos empíricos no obstante. buscando niveles óptimos de aporte e interrelación. en la obtención de una distribución más equitativa del ingreso (teorema de Storlper -Samuelson). Economía social de mercado es.1 Una mirada a los procesos de otras economías. pero sólo puede materializarse en un Estado con poder de convicción y capacidad de ejecución. que eviten beneficiar free-riders.

como la propiedad intelectual y las inversiones. obtienen en algunos casos el espacio para el proceso de investigación y desarrollo (I+D) como tal. mientras aquellos con mayores niveles de formación y capacidad de absorción reciben formas avanzadas de Know. . La actividad industrial de estas empresas se sustenta en cadenas productivas que vinculan a varios países. ora porque tales poderes los desconocen. Se reduce así progresivamente la autonomía de los gobiernos para legislar e implementar estrategias de desarrollo independientes que pudieran implicar interpelación al pensamiento económico prevaleciente. promotor de la liberalización y de niveles asimétricos de armonización de normativas relacionadas tradicionalmente con el comercio y la agricultura.procesos anteriores.How para desarrollar y. Un aspecto irrefutable de la mundialización. el carácter de bien público del conocimiento se consolida. se materializa con la construcción de la OMC. No es una categoría ante la cual se tome partido. ente regulador de la política comercial global. La reducción en los costos de transporte y la eliminación de barreras geográficas favorecen la expansión del comercio de bienes y promueven la prestación de servicios transfronterizos. lo que genera que a los países con bajo nivel de absorción se les delegue los procesos productivos simples. es una sumatoria de procesos frente a los cuales se imponen interpretaciones profundas y estrategias integrales en la actuación. acompañada de cambios en la estructura productiva. La participación en el Sistema Internacional de Comercio de países y regiones significativamente diferentes en términos de mercado y nivel de desarrollo. es la mejor posición de las firmas globales para optimizar y potenciar sus redes y establecimientos a nivel internacional. Se simplifica la realización de operaciones financieras y de comercio. • La modernización en los sistemas de comunicación. los cuales merecen existir para alentar el discurso plural sobre principios superiores. dependen del nivel de absorción y capacidad de aplicación por el empresario local de tecnologías nuevas. dependiendo de su estado de desarrollo y capacidad de innovación. los que se dividen las actividades de suministro de materias primas. las regulaciones sobre el trabajo y el medio ambiente. pero parecen sucumbir frente a los grandes poderes . • La internacionalización de la producción. y demanda marcos regulatorios que permitan su apropiación. En el mundo de hoy se facilitan los flujos del conocimiento y de la tecnología. Algunas características pueden resaltarse de la actual dinámica: • Consolidación del sistema Internacional de Comercio y reducción de la autonomía de los Estados. Este organismo que progresivamente amplió su incidencia en temáticas por largo tiempo consideradas del fuero interno de los gobiernos como aquellas relacionadas con la competencia. a la vez que en el escenario mundial surgen interrogantes sobre el rol de los organismos multilaterales . La tecnología y el conocimiento que se transfiere de un país a otro. ora por vía de la justificación de actuaciones no deseables. ensamblaje de productos y comercialización.

sin menoscabo de los principios superiores sobre la libre iniciativa.2 La economía de mercado como construccion permanente La innovación. es evidente el crecimiento en los flujos de inversión en todo el mundo. El tiempo. surge por la necesidad del hombre de mejorar o elevar niveles de eficiencia en determinada actividad. Bajo esta dinámica surgen ganadores y perdedores. los cuales mantienen requisitos mínimos para la inversión. una de las variables que miden el nivel de adaptabilidad y crecimiento de los países miembros y países en transición es la velocidad y grado de integración no sólo en al ámbito regional. el Estado y la sociedad deben evaluar las implicaciones que en el largo plazo generarán medidas y reglamentaciones que involucren al mercado. cuándo gana un país en desarrollo con el proceso de liberalización?. el flujo de IED y la infraestructura . En los países desarrollados de la UE. resultando prioritaria para las naciones en desarrollo la captación de IED. conceptos congruentes con el modelo de Economía Social de Mercado. En una coyuntura como la actual. en principio. existen diferencias notables entre los países para lograr superar las metas y retos propuestos por la globalización. la incorporación de progreso técnico. situación que aplica tanto a los países como a diferentes grupos de población dentro de cada una de las economías. Nuestro sistema económico adoptó en 1991 desde el plano constitucional. Salimos de un Estado de Derecho con un modelo económico simple a uno en el cual la creación de reglas de acceso equitativas y justas debe regular en forma eficiente el derecho a la libre competencia tanto en el mercado interno como en el ampliado. TRIMS. la articulación productiva. Pese a los problemas ocasionados por los enormes movimientos de capital especulativo. Ahora bien. juegan papel fundamental en la capitalización social de las oportunidades generadas por los acuerdos comerciales. la ganancia se verifica cuando obtiene acceso real a nuevos mercados como consecuencia de exportaciones con valor agregado que efectúa gracias a la implementación de nuevos conocimientos y tecnologías en sus procesos productivos. sino en la economía mundial. el desarrollo endógeno. La política industrial activa y los elementos adicionales integrantes de lo que ha dado en llamarse la Agenda Interna. Algunos datos que nos permiten verificar o no esta realidad son los índices de crecimiento económico y la calidad de las políticas internas relacionadas con el orden macroeconómico. en contraposición a los lineamientos de la OMC.• Un incremento en el flujo de capitales y la armonización creciente de normativas relacionadas con el comercio de bienes y servicios. resaltando para su desarrollo los principios de soberanía e interés nacional. 1. reglas incluyentes en materia de economía. La armonización de normativas en todo el globo ha sido impulsada por países desarrollados en los escenarios bilaterales como los TLCs. identificar los sectores vulnerables y evaluar alternativas distantes de la simple desaparición de los más débiles. invención y . Es decir. en la mayoría de los casos.

21 En la primera etapa de transición. Si bien en los sistemas vigentes en la ex Unión Soviética. Hace más de una década los países de Europa central y oriental se embarcaron en un proceso conocido como de transición. que permitieran al aparato productivo consolidar sectores estratégicos –bienes de capital por ejemplo– y estándares competitivos aceptables. Para el caso europeo la vinculación a la comunidad europea (CE) fue considerado su punto de referencia para la culminación de la primera etapa. activas políticas antimonopólicas y tiempos exigentes para la generación de condiciones de mercado. 21 Mojmir Mrak (2000). que facilitó la transformación de economías centralmente planificadas en economías de mercado. los espacios que deben darse a esos procesos para su pleno desarrollo. es decir. Estos aspectos marcaron diferencias substanciales en los tiempos de liberalización e integración de las diferentes economías del este y centro de Europa en el mercado global. lo que distingue la transición de economías planeadas y de las vigentes en países pobres y en desarrollo. pero si. Es decir. Se manifiestan también los efectos positivos de niveles previos de integración regional y los de la proximidad geográfica entre países socios. la internacionalización de las finanzas. es el nivel de desmantelamiento de un sistema para la introducción de uno nuevo. Al culminar la primera década de transición de los países europeos. mide de un lado el nivel de eficiencia de los procesos y actividades diarias y del otro. significó en el largo plazo la misma transición que demandan las reformas económicas bajo cualquier modelo económico en cualquier lugar. así como en aquellos que merecen el reconocimiento internacional por sus notables progresos sociales y por su creciente inserción económica. En los casos de los países de reciente industrialización del sudeste asiático. y reformas al sector empresarial que introdujeron la disciplina financiera. Si evaluamos en retrospectiva nuestro antiguo modelo de sustitución de importaciones. el aspecto de la transformación económica como tal. la reorientación geográfica del mismo a través de acuerdos regionales. el mismo no demandaba cambios fundamentales en el sistema político y organizativo como tal. el cambio estructural se relacionó con reformas fundamentales que debían penetrar la economía y la sociedad en su totalidad. las políticas activas han sido determinantes y se han practicado en ejercicio de valerosas expresiones de autonomía política. el relacionado con la eficiencia de los mercados. el desarrollo de la PYME y la reestructuración empresarial. por ejemplo la República de Irlanda.variable occidental en la forma como hoy se asume. La adaptación del sistema se manifestó en reformas estructurales que permitieron la expansión progresiva del comercio. . la evaluación de los resultados del dispar proceso de liberalización permite concluir que los países con buena actuación durante el ciclo de transición son hoy economías exitosas en su ruta hacia la integración en la economía global. los países europeos lograron igualmente fijarse un objetivo –alcanzar los niveles de desarrollo económico y social de países industrializados– y fijaron un estándar o punto de referencia al final de la primera fase del proceso.

Actualmente las PYME dependen menos de las compras efectuadas por los estados. buscando garantizar la inserción de estas economías en el mercado mundial. El crecimiento del sector fue evidente en los últimos años y sobre todo la capacidad de las mismas para superar las barreras impuestas a los emprendedores. factor para la corrección de sus fallas. Hoy las barreras más importantes que afectan las PYME europeas son las relacionadas con el sistema de impuestos. El nivel en matemáticas y ciencias era notable. el desarrollo empresarial europeo refrenda la importancia de la infraestructura en la dotación básica de factores competitivos. jurídicas y empresariales muy deficientes. Aunque los países ex-socialistas contaban con cuadros investigadores de connotada experiencia. sus relaciones con el sector privado eran escasas ya que la I+D era financiada en su totalidad por el Estado. se juzgó imprescindible un ejercicio de profundización en la formación de talento humano. estando concentradas en las actividades de manufactura y servicios. las inconsistencias en las regulaciones del comercio. pero el interés en la educación superior era mínimo y los profesionales en las áreas económicas. se inscribe en la construcción de auténticos sistemas territoriales de promoción competitiva. Pero la mayoría de tales limitantes han sido superadas y la estabilidad macroeconómica de la región ha reducido la inflación favoreciendo un entorno adecuado para el sector. tienen mayor acceso a programas de capacitación especializada. Si bien las economías del este de Europa contaban con mano de obra altamente capacitada y una base establecida para el desarrollo de actividades de I+D de gran envergadura. Para continuar el proceso de consolidación de sectores estratégicos y el avance en la competitividad. hacer de esas nuevas economías mercados eficientes. El desarrollo del talento humano.Algo interesante se plantea con posterioridad a este logro: la segunda etapa de transición. al manejo de tecnologías y han adquirido el ritmo y la capacidad productiva para convertir el ambiente más hostil en una oportunidad. En esta segunda fase de transición las PYME constituyen el vehículo ideal para la promoción de la economía y el desarrollo social. Continuación de las reformas al sector empresarial y en particular: La promoción de las PYME y su desarrollo como componentes vitales y dinámicas de la economía de mercado ya que generan más de la mitad de los bienes terminados y de los puestos de trabajo. Cinco elementos son identificados como necesarios para alcanzar la meta. promotor y garante de la competencia y del desarrollo del sector privado. el acceso al sistema financiero y los obstáculos a su expansión por problemas de logística en cadenas de abastecimiento. Todo ello. . Mejoramiento de la infraestructura física: En abono de tesis bien conocidas en la teoría económica. pese al nivel educativo medio relativamente aventajado. la más importante de ellas. las características y orientaciones de tal educación diferían substancialmente de las economías de mercado. todos ellos relacionados con los principios de “la Economía Social de Mercado”: Cambio del rol del gobierno: no significando la simple exclusión del mismo de la dirección de la actividad económica sino su conversión en plataforma animadora de los mercados.

ha efectuado una investigación que se concentra en el análisis de la situación de la economía regional en general y de la economía colombiana con énfasis en las PYME. 2. el crecimiento y reconstruir sus aparatos productivos. sin caer en idealismos sobre nuestra capacidad de acceso como PYMES a los mercados de América del Norte. sus potencialidades y las limitantes decisivas. . durante el periodo 1992 -2001. pues ellos reflejan la realidad de las PYME colombianas. cuyos resultados constituyen una valiosa herramienta para la promoción del sector empresarial en este período. los servicios y el comercio. el desarrollo de una mesa de cooperación en el marco del acuerdo que con eficiencia refleje el interés de los Gobiernos por insertar sólidamente a las PYME en el ámbito del comercio exterior. El análisis de datos concretos sobre el pasado económico reciente. permite además la identificación de intereses ofensivos y defensivos en la futura negociación con Estados Unidos. Es pertinente advertir sobre el no discreto grado de desinformación relacionado con las posibilidades reales de acceso a los mercados de nuestro socio comercial. la consolidación de formas asociativas que avalarán en principio la presencia de este sector en el mercado ampliado y. Escenario colombiano y desenvolvimiento del sector pyme en la última década. La elaboración de propuestas de acción y recomendaciones sobre políticas de Estado debe tomar en cuenta los elementos descritos y recomendaciones planteadas en este Estudio. sus tremendos avances en I/D de productos y servicios y su experticia en proteger el mercado interno de competencia que pueda afectar el precio interno de sus productores. Conocer el tipo de industrias con las que contamos y su desenvolvimiento en la última década.La reducción de la pobreza y la desigualdad en el ingreso: colocando al gobierno como elemento subsidiario en la atención de los más necesitados y en la solución de problemas estructurales que impiden el acceso de algunos al sistema. en su intento por recuperar la economía. su organización territorial y administrativa. El Observatorio Económico para la Pequeña y Mediana Empresa Colombiana en el que participan EAN – ACOPI – CINSET – DANE. El estudio analizó tres sectores fundamentales para el desarrollo empresarial de la pequeña y la mediana empresa colombianas: la manufactura. con estrategias claras que demandan el fortalecimiento y puesta en marcha de la agenda interna. así como sus efectos en la continuidad o fortalecimiento de nuestro sector. la economía europea no desdeña en ninguna circunstancia los esfuerzos en favor de la equidad. demanda un análisis en retrospectiva sobre el desenvolvimiento de la economía en América Latina y en Colombia. dado su complejo sistema legal. Referencias a nuestro pasado reciente Comprender los criterios bajo los cuales ACOPI respalda el proceso hacia la suscripción del TLC Colombia-Estados Unidos. permitirá contextualizar y medir la viabilidad de la estrategia “globalizadora” en la que se han embarcado los Gobiernos de la región.

0% 10.0 % 0 .S IG L O X X 7 0 .0% 20. Como un elemento del entorno que afecta de manera muy importante el desarrollo empresarial.COMPOSICIÓN DEL PIB LARGO PLAZO .y en la enumeración de los riesgos y oportunidades que ellos ofrecen para las PYMES colombianas.0% 70.El capítulo sobre la manufactura.0% 50. 1990 SER VIC IOS 2000 . Continúa esperando la región –después de más de quince años de estar aplicando el modelo impulsado por las instituciones globales– alcanzar las elevadas tasas de crecimiento que se aseguró iban a resultar de la apertura comercial y de la liberalización de capitales.0 % 3 0 .0 % 6 0 . no solo en el PIB –total y percápita– sino en la formación de capital fijo.-Colombia. En cuanto a la primera.C O M P O S IC IÓ N D E L P IB T O T A L P O R G R A N D E S R A M A S .0 % 1 0 .0% 0. P R O Y E C T .0% 60.0 % 25 40 55 70 85 A G R O P E C U A R IO S E R V IC IO S 1960 1970 IN D U STR IA M A N U FA C T U R A S E R V IC IO S P R O Y E C T .0 % 4 0 . con ritmos de crecimiento descendentes en el período 1990-2002.PORCENTAJES 80. se presentan las cifras de crecimiento para el conjunto de la región que ha llevado a diferentes instituciones –entre ellas la CEPAL– a hablar de una nueva “década perdida”.0% 1950 AGR IC U LTU R A C O L O M B IA . el documento se detiene en el análisis de los acuerdos comerciales en proceso –ALCA.0% TAIW AN . TLC -EE.0% 40. 90.0 % 2 0 .0% 30. estudió el comportamiento reciente de dos elementos muy importantes del entorno para la PYME: la economía Latinoamericana y la colombiana. 1980 M A N U F.UU.0 % 5 0 .

6 % 4 . de las exportaciones de economías como la China. bebidas.0 0 % 2 . confecciones.0 % 2 . En cuanto a la economía colombiana y el desempeño de la manufactura.UU. Singapur y otros). Taiwan.0 0 % 1 9 3 0 -4 0 1 9 4 1 -5 0 1 9 5 1 -6 0 1 9 6 1 -7 0 1 9 7 1 -8 0 1 9 8 1 -9 0 1 .6 % 2 .4 % 7 . por la creciente presencia en la región y en los EE. etcétera– en los mercados de menor desarrollo tecnológico como la CAN o el CARICOM.T A S A S D E C R E C IM IE N T O P O R D É C A D A S D E L P IB T O T A L P O R G R A N D E S R A M A S 1 0 .1 % 1 9 9 1 -0 0 M ANUFACTURA A G R IC U L T U R A . forman parte del análisis del libro.2 % 9 .Fuente: Las Pequeñas y las medianas empresas en Colombia 1992-2001.0 0 % 5 . la investigación encuentra que algunas de las cadenas productivas nacionales evidencian potencialidades significativas para convertirse en ramas exportadoras competitivas.6 % 0 .1 % 6 .2 % 8 .0 0 % 1 . con ofertas exportables similares a la colombiana.4 % 3 . Se indica la posibilidad de diseñar una estrategia exportadora combinada. A diferencia de los países recientemente industrializados (Corea. Paralelamente.0 % 2 . la economía colombiana no avanzó C O L O M B IA . EAN-ACOPI-CINSET-DANE año 2004 La fuerte competencia a la que se están viendo enfrentados los empresarios del país.0 0 % 4 .Observatorio Económico para la PYME Colombiana.0 % 6 . alimentos. que a la vez que impulse la ramas manufactureras de tecnologías suaves –textiles. el documento sostiene con estadísticas y análisis.5 % 2 . etcétera– hacia el comercio con los países industrializados.0 % 3 .0 0 % 9 . la Brasileña o la Mexicana. que el proceso de industrialización nacional se truncó a mediados de la década de los 70´s. pueda consolidar las ramas de tecnologías medias y duras –maquinaria y equipos mecánicos y eléctricos.

no cuenta con eficientes transportes fluviales o de ferrocarril. pudo ser adecuada.0% (1981-90) y . Se detiene este numeral en identificar el modelo implícito de la economía colombiana. de puertos y carreteras. los niveles de industrialización donde la manufactura llega a representar porcentajes cercanos al 30% del total del PIB. el documento constata la caída de los ritmos de crecimiento de la industria manufacturera colombiana. ni mucho menos hacia la reciente fase intensiva en conocimiento (knowledge intensive industry). con bajos niveles de crecimiento. de quien fuera admirador el expresidente López.1% (1961-70). crecimiento –hipertrofia– del sector servicios. sosteniendo la tesis según la cual en el país se ha aplicado el modelo propuesto por el famoso economista A. que desde los años 70´s vio pasar sus tasas decadales de crecimiento del 7. En niveles más detallados. generando valores agregados en conocimiento en los productos exportables. para que no obstaculizaran la producción y las exportaciones. De esta forma –con un mercado interno contraído y sin opciones reales de crecimiento rápido de las exportaciones– las cifras continúan señalando que Colombia es una economía sin demanda agregada. permiten afirmar que a diferencia de todos los países desarrollados –viejos o recientes– el nuestro no alcanzó como aquellos.0% (1971-80). con ramas de muy baja productividad. reduciendo los costos de los servicios e insumos –agua. Sin embargo. en la caracterización de la industria manufacturera y en particular de la PYME. era necesario complementar el modelo con una serie de medidas que hicieran posible el rápido desarrollo del comercio internacional. propiciando un adecuado funcionamiento de la infraestructura fluvial. combustibles– y tomando medidas macroeconómicas como el adecuado manejo de la tasa de cambio y la tasa de interés. energía. llevando a los investigadores a afirmar que el proceso de industrialización que en los demás países condujo al desarrollo. El país continúa sacando sus mercancías a puerto en tractomula. año a partir del cual inicia –al lado de la agricultura y a favor de los servicios– un continuado descenso. Lewis.5% en 1974. o sea. gas. deficitaria en su balanza comercial manufacturera y por lo tanto. la industria intensiva en capital y tecnología. Observatorio Económico para la PYME Colombiana. aprovechando las condiciones que se asocian a la “oferta ilimitada de mano de obra”. al 3. Este descenso de la manufactura dentro del total del PIB a favor de los servicios se realizó en Colombia de manera prematura. las cuales aumentan la competitividad de ciertos productos intensivos en tal recurso. Los gráficos adjuntos con la composición porcentual del PIB de Taiwan y Colombia. aquí se truncó y condujo a un exagerado y también prematuro. al 6. En Colombia la mayor cifra alcanzada por la manufactura fue de 23. EAN-ACOPI-CINSET-DANE año 2004 –como debía haberlo hecho– de la industria intensiva en mano de obra (labor intensive industry) hacia los niveles superiores del proceso. mantiene fuertes tendencias a la revaluación y sus productos no cuentan con diferenciales de conocimiento. La inspiración de convertir a Colombia en un país con elevadas exportaciones. calidad o prestaciones que superen la competencia de otros países con oferta ilimitada de mano de obra.Fuente: Fuente: Las Pequeñas y las medianas empresas en Colombia 1992-2001.

El ciclo y la caída en el ritmo de crecimiento de las ventas de la manufactura se explica por la combinación de los factores macro señalados en los análisis del entorno.0 $ MICROCOMER COMERCIO + 11 MICROSERV I SERV ICIOS + 11 MICROMA NUF 10 MA NUF. la pequeña y la mediana industria.4%).0 $ 120.2000 $ 160.5 $ 60. inferiores al 3%. Durante la crisis de 1999. de estancamiento en las ventas.P R OD U C T IV ID AD AP AR E N T E D E L A M AN O D E OB R A V E N T AS (M IL L ON E S D E P E S OS AÑ O) P OR P E R S ON A OC U P AD A . Por el contrario.al preocupante 1.0 $ 6 4 . en el agotamiento de las dos primeras etapas del modelo sustitutivo (consumo e intermedios) y en la paralela y significativa disminución en el ritmo de crecimiento de las exportaciones manufactureras del país.Observatorio Económico para la PYME Colombiana. la de intermedios (2. soportando la recesión de mejor manera que la gran industria.2 $ 1 5 .0 $ 9 7 . la caída de las ventas en estos tamaños de empresa. entre 1996 y la actualidad. incluyendo la fuerte crisis de 1999.0 $ 2 8 .9 $ 1 3 .7 $ 1 0 . Los 27 subsectores CIIU-3D que conforman las ramas de producción de la gran empresa presentaron tasas negativas de crecimiento. 11 .3% en la pequeña industria.0 $ 40. fue inferior a la de la gran empresa (-14. 51 .2 $ 20. mantuvieron tasas positivas entre 1994 y 1998.199 MA NUF. con tasas de -7. C OL OM B IA . Aún en la crisis de 1999.8%).50 MA NUF.0 $ 100.0 $ 140. + 200 Fuente: Las Pequeñas y las medianas empresas en Colombia 1992-2001.3 $ 1 2 .9% en la mediana y del -9. si bien experimentaron una situación similar de disminución en el ritmo de crecimiento durante la década de los 90’s. (2. EAN-ACOPI-CINSET-DANE año 2004. se señala la fuerte correlación y la .7%).4%). tanto en la fabricación de bienes de consumo (2. En particular. con dos diferentes etapas: la primera ascendente entre 1992 y 1995 con ritmos elevados de crecimiento y una segunda.1% de la última década (1990-2000). penetra en los productos más desagregados para ir identificando las especializaciones en productos que surgieron de la apertura comercial y que constituyen vectores con elevado potencial exportador. ningún subsector de la gran empresa logró defenderse de la contracción y presentar tasas de crecimiento positivas. la gran empresa arroja tasas de crecimiento promedio decadal. En general.0 $ 1 5 0 . como en la de bienes de capital que incluye el ensamble de carros. Esta disminución afectó todos los tamaños de empresa. con un ciclo descendente de mediano plazo (1992-2002). El numeral sobre las ventas totales.1 $ 80.

Esto reviste gran importancia por cuanto el sector manufacturero demanda dosis importantes de ingeniería y conocimiento.144 empleados entre directos.0% 15.2001 Alim entos 30.creciente importancia que las exportaciones han adquirido frente al mercado interno. Las cifras agrupadas para las categorías CIIU-2D (tipo de bien) indican que mientras las ventas promedio anual por establecimiento fabricante de bienes de consumo y bienes intermedios se elevaban a una cifra cercana a $17 millones.357 personas entre 1992 y 2001 y contrató en el mismo período 48. salieron de la gran empresa el 48.0% Resto Manufactura 17 ram as 25. De estos últimos. es el hecho de que la industria de bienes de capital es la que muestra un mayor valor agregado. la de la industria de bienes de capital producía $28 millones.0% 0. uno de los sectores más afectados es la manufactura. En cuanto al impacto que el cambio de modelo imprimió al aparato productivo de manufacturas en Colombia. confecciones y cuero 10.2% restante. De los establecimientos cerrados. El gráfico adjunto ilustra como la manufactura supera con creces en el indicador –ventas por persona ocupada– a otras ramas de la economía tales como los servicios y el comercio. realiza numerosas demandas intra e intersectoriales y arroja las mayores productividades en mano de obra. Mat. la inversión y el empleo que se logren generar en esta rama de la producción.213 nuevos desempleados.ESPECIALIZACIO NES INDUSTRIALES .0% Maquinaria eléctrica Plásticos y caucho Bebidas Papel e im prentas Básicas hierro y acero no fer. Q uím icos y derivados Prod. Las cifras y análisis realizados corroboran la hipótesis planteada al inicio del estudio según la cual. Estas cifras arrojan un saldo neto total de 113. la pequeña empresa reportó 656 –es decir 66 anuales– y la mediana 313 –31 anuales–. permanentes y temporales. esta rama de la producción despidió 161. es decir un promedio de 106 establecimientos por año y que en la actualidad cerca de 400 empresas se encuentran en el marco de la Ley 550. 1. Transporte .0% Prod. de la mediana el 27. CO LO M BIA .0% 5. el ritmo de crecimiento general de su economía va disminuyendo y en esa disminución. De esta forma. como fuente fundamental del crecimiento económico. Un aspecto muy interesante con respecto a la productividad de las diferentes empresas y el tipo de bien que fabrican. Concomitantemente. conducirán necesariamente a una mayor generación de riqueza que lo que se alcance en otros sectores.0% 20.4% y de la pequeña el 24. en la medida que Colombia no logró expandir su mercado interno con la consolidación de su proceso de industrialización de tercera fase y entró en el libre comercio con importaciones que crecen más rápidamente que las exportaciones.057 establecimientos. la manufactura perdió en total.4%. el estudio encontró que en la década de referencia. casi duplicando los resultados de los demás tipos de bienes manufacturados. Metálicos Textiles.

000 500.SERVICIOS SELECCIONADOS NÚMERO TOTAL DE EMPRESAS .% 2000 Informática 40.0% Alimentos preparados sitio de venta Agencias de publicidad Servicios postales. EAN-ACOPI-CINSET-DANE año 2004 Los cambios en la estructura productiva de la manufactura por tamaño de empresa durante el período de referencia.0% 20.0% Agencias seguridad privada 30. La señalada adaptabilidad de los pequeños y medianos establecimientos al mercado y su capacidad para satisfacer necesidades cada vez más específicas del cliente.Observatorio Económico para la PYME Colombiana. Agencias de empleo 0.000 200.000 600.0% 10. EAN-ACOPI-CINSET-DANE año 2004 COLOMBIA . indican que las empresas de más de 200 empleados (gran empresa) han ido perdiendo participación dentro del mercado colombiano de la manufactura a favor de la PYME.000 400.0% Alojamiento. Fuente: Las Pequeñas y las medianas empresas en Colombia 1992-2001. se pueden estar viendo reflejadas en este cambio en la composición de la oferta manufacturera por tamaño de empresa.SECTOR COMERCIO PERSONAL OCUPADO 1995-2000 700. correo Agencias de viaje COLOMBIA . campa.000 300.Fuente: Las Pequeñas y las medianas empresas en Colombia 1992-2001.000 1995 GRANDE 1996 MEDIANA 1997 1998 PEQUEÑA 1999 2000 TOTAL . hoteles.000 100.Observatorio Económico para la PYME Colombiana.

mientras el conjunto de las PYMES participa con el 30% y el 42% restantes. los textiles y las confecciones y algunos bienes intermedios como los productos químicos. Mientras el establecimiento promedio en la gran empresa tiene 532 personas ocupadas. Otros encadenamientos manufactureros en consolidación. en particular los alimentos. se encontró que las agencias de seguridad privada –guardias privados– generan cerca del 50% de los empleos en los servicios analizados. dependientes de los ingresos disponibles de la población. la gran empresa reporta para 2001. el encadenamiento textiles-confecciones está demostrando un potencial muy interesante relacionado con la orientación al nicho y con los impactos positivos que las preferencias arancelarias de los acuerdos comerciales pueden arrojar.4% en el 2000. De esta forma. el número promedio de personas ocupadas por establecimiento manufacturero disminuye rápidamente a medida que se desciende en el tamaño de las empresas. 301 mil empleados. disminuyó pasando del 28. Las cifras señalan una elevada concentración de la manufactura colombiana en la producción de bienes de consumo. 22. se identificó otro encadenamiento en la rama de petroquímicos y plásticos.2% y 69. se identifican en la investigación con la intención de brindar información para las políticas sectoriales. 91. El capítulo sobre servicios encontró que la economía colombiana puede estar adquiriendo una especialización en ramas como la de alimentos preparados en el sitio de venta. pasando por los fabricantes de insumos intermedios. En el número de establecimientos la estadística se comporta de manera inversa.2% en 1995 al 20. . una tendencia de concentración de la producción en los establecimientos de mayor tamaño. dependientes del comportamiento de la canasta familiar.7% del total y la mediana y la pequeña. con tecnologías suaves y medias. categoría donde se encuentran los pequeños establecimientos que elaboran alimentos para el consumo directo a partir de bienes agrícolas o manufacturados. 85 mil. 226 mil). Uno de los hallazgos más interesantes de la investigación es la identificación de las especializaciones industriales resultantes del modelo. Igualmente. Igualmente. el papel y las imprentas.En cuanto a las principales variables por tamaño de empresa. En volumen. hasta los bienes finales para el consumo y la fabricación de otros bienes. explicando la gran empresa tan solo el 8. en estas dos variables. Dentro de estas especializaciones. el de la mediana tiene 97 y el de la pequeña 20. la mediana 141 mil y la pequeña. En cuanto al comportamiento del sector comercio. se encontró que la gran empresa representa el 70% de las ventas y cerca del 58% del empleo total. el estudio encontró que la participación de la pequeña empresa en el Valor Bruto de Producción.3%). (PYME. los cuales son a su vez en una elevada proporción. Aparece entonces en la actividad comercial. en la que se ha logrado estructurar una cadena productiva eficiente que reúne desde los productores de las materias primas en la industria petroquímica y de resinas plásticas.1% respectivamente (PYMES.

Todo este personal antes ocupado en la manufactura y el comercio formal y que quedó desempleado. en términos generales se observan dos períodos diferenciados. Otorgar fuertes incentivos a las actividades de I+D. terminó engrosando la cantidad de mano de obra que sobrevive en la informalidad. b) Infocomunicaciones. Complementariamente. generando desempleo en términos netos. coincide en general con una estrategia de este tipo y recomienda: a) Investigación y Desarrollo. Cabe señalar que la pequeña y la mediana empresa presentaron tendencias descendentes en la generación de empleo desde 1996. fomento decidido a la inversión extranjera y proyectos de agregación de valor en productos exportados o exportables. El Banco Mundial. Realizar un notable incremento en los niveles de formación y capacitación en los diferentes niveles y programas. En primer lugar el período 1995-1997.23% frente al año anterior (1999). hasta alcanzar un sistema de innovación institucional efectivo. en el que el empleo se elevó a cerca de 600 mil personas para disminuir entre 1998 y 2000 a 469 mil. cuyo énfasis se está concentrando en la promoción del desarrollo de sectores productivos que permitan pasar de las ramas intensivas en mano de obra a aquellas intensivas en capital. (“strong economic incentives”). detalla algunas acciones concretas que deben adelantarse sobre la gestión del conocimiento como un elementcompetitivo del día a día en la administración de las PYMES y el necesario desarrollo de una fuerte capacidad para asociarse en cadenas productivas y distritos . El documento analiza el comportamiento de la actividad comercial desagregando el comportamiento de las demás variables por tamaño de los establecimientos.Con relación al empleo del comercio. el documento que estamos reseñando. los gremios y organizaciones como la ONUDI y el Banco Mundial. El documento dedica un capítulo final a las propuestas y recomendaciones para las necesarias actividades de reconversión y profundización industrial. Esta última estrategia. se recomiendan dos tipos de programas centrales: a) La reconversión empresarial que exige procesos rápidos de modernización. sobre la base de investigación y desarrollo. la cual debe conducir a disminuciones significativas en los costos de transacción y a un incremento de los flujos de datos e información para la sociedad y las empresas. Se presentan acciones concretas para promover la introducción de conocimiento en la gestión del día a día de las PYMES colombianas. partes y piezas que están adelantando –desde hace algunos años– empresas como Ecopetrol. d) Desarrollo institucional. puede basarse en programas concretos como el de sustitución eficiente de importaciones de equipos. Impulsar fuertemente el desarrollo de la infraestructura para las infocomunicaciones. dirigida a consolidar y desarrollar ramas productoras de maquinaria y equipo. sufrió de manera importante las tendencias recesivas de finales de la década pasada. c) Formación y capacitación. registrando una caída de -3. tecnología y conocimiento. b) Profundización industrial. Promover el desarrollo institucional para la I+D. lo cual significa que la actividad comercial con más de 10 y menos de 200 empleados. Se recogen los planteamientos recientes del gobierno nacional. Para ello.

• SUBCONTRATACIÓN.industriales –cluster–. Ignorar la importancia del sector en la solución progresiva del conflicto colombiano. se presenta en la negociación con un planteamiento serio en materia de política económica. RECONVERSIÓN INDUSTRIAL: • PROCESOS RÁPIDOS DE MODERNIZACIÓN EN LAS RAMAS INSTALADAS • INVERSIÓN EXTRANJERA. ETC. • ELECTRONICAPROFESIONAL Fuente: Las Pequeñas y las medianas empresas en Colombia 1992-2001. DESARROLLO DE LASEMPRESAS PyMES INTENSIVAS EN: MANO DEOBRA CLUSTER: • ENCADENAMIENTOS PRODUCTIVOSREGIONALES • PARTES Y PIEZAS. Colombia. caracterizado por niveles de desigualdad y pobreza en ascenso pese a los alentadores índices de crecimiento. • TEXTILES Y CONFECCIONES • PAPEL E IMPRENTAS. VÁVULAS. el crecimiento no . • NO ELECTRICA. La grave situación económico-social Colombiana y su incidencia en la región demandan una posición y una estrategia de la PYME en la mesa de negociación. UNA ESTRATEGIA DE NEGOCIACIÓN PARA LAS PYME. TRANSFORMACIÓN. A INTENSIVAS EN: CAPITAL TECNOLOGÍA CONOCIMIENTO PROFUNDIZACIÓNINDSUTRIAL CON ÉNFASIS EN LASCADENAS DE: • MAQUINARIAELECTRICA. En la investigación se ofrecen antecedentes y detalles sobre estos elementos de una política industrial. La razón se ha expuesto en múltiples foros. sería una abierta irresponsabilidad. Por ello la PYME colombiana a través de ACOPI. y con una estrategia ofensiva detallada que debe ser tenida en cuenta por el grupo negociador colombiano y por el gobierno estadounidense. o el impacto negativo que podría generar en la sociedad colombiana y latinoamericana un TLC cargado de desequilibrios. Con este objetivo se analiza el contexto que caracteriza la entrada de Colombia en esta negociación: el país hace frente a un difícil momento en sus esferas económica y social.CALDERÍA. • PETROQUÍMICA YPLÁSTICOS. EAN-ACOPI-CINSET-DANE año 2004 3.Observatorio Económico para la PYME Colombiana. • EXPORTACIONES ÉNFASIS EN LASCADENAS DE: • ALIMENTOSPROCESADOS. no puede darse el lujo de ignorar restricciones internas y externas que bloquean en forma reiterada el acceso de las PYME a las oportunidades de negocios que los mercados generan. POTENCIA. • MANUFACTURAS DECUERO Y CALZADO.

garantiza la reducción de estos indicadores.” Como resumen de su actuación Zoellick cita como logros: Nuevas oportunidades para los trabajadores y manufactureras estadounidenses. Siguiendo la metodología diseñada por el Gobierno Colombiano. La visión desde la perspectiva oficial norteamericana es la de que el CAFTA promoverá la inversión. region by region. equipo agrícola y para la construcción. complementación y en algunos casos modificación de la matriz de intereses ofensivos.U son los mismos para todos o al menos así lo planteó el señor Zoellick ante su Congreso al momento de consolidarse el acuerdo CAFTA a finales del 2003. cuyos recursos no se dirigen a la inversión en sectores productivos sino al servicio de la deuda. ni elimina las externalidades negativas que las brechas sociales traen consigo en un proceso de internacionalización. the United States is opening markets with top-notch. fortalecerá las condiciones laborales y ambientales y un adecuado sistema de solución de controversias. trabajadores. “Step by step. el desequilibrio en la estructura pensional y el tercer puesto en Latinoamérica como país más desigual. porque los agricultores americanos. estamos en el estudio. tanto para acceder al mercado norteamericano como para preservar niveles de . pero los objetivos comerciales de E. ACOPI espera que nuestro grito de victoria al finalizar el proceso de negociación sea consecuente con las demandas de los agricultores y manufactureros colombianos. las fibras y textiles estarán libres de aranceles y cuotas. comprehensive FTAs that set the standard. dará lugar a mayores estándares de propiedad intelectual. Mas del 80 % de las exportaciones de bienes de consumo e industriales estarán libres de impuestos en forma inmediata con tarifas remanentes que serán eliminadas en los próximos 10 años. promoverá un marco regulatorio para la transparencia. Extensión de los mercados para los agricultores y rancheros estadounidenses. en los motivos políticos que movilizaron la constitución de la zona de libre comercio. Nos diferenciamos de los países que ya han suscrito este tipo de iniciativas comerciales con el país del norte. El gasto público creciente y un déficit fiscal financiado por la banca comercial y multilateral. Sectores estratégicos para Estados Unidos se verán beneficiados como los productos de información tecnológica. “Estados Unidos ha trabajado por largo tiempo en la obtención de los estándares más altos dentro del proceso de constitución de un área de libre comercio”…“Los Estados Unidos están comprometidos con la apertura de mercados alrededor del mundo. químicos y equipo médico y científico. country by country. consumidores y hombre de negocios desean vender nuestros bienes y servicios de talla mundial”. configuran un escenario de complejidad para la negociación del TLC. ya que más de la mitad de los bienes agrícolas exportables quedarán desgravados inmediatamente. productos de papel. así como con los profesionales y prestadores de servicios con valor agregado. eliminará las barreras arancelarias a los bienes y removerá barreras para el comercio de servicios.

tanto en el proceso de negociación como en la implementación de los resultados del acuerdo. Colombia irá por la eliminación de normativas proteccionistas orientadas a mantener los precios al productor norteamericano o a limitar el acceso a la competencia externa. 2) iniciativas de asociación que vienen conformándose desde hace más de un lustro con el respaldo de gobiernos extranjeros y recursos de cooperación internacional. sobre la necesidad urgente de retomar discusiones sobre aspectos tales como la reforma a ley 80 de 1993 y el acceso preferente de pequeñas y medianas empresas colombianas en los procesos licitatorios. y se dé lugar a excepciones que incidan positivamente en sectores estratégicos y especialmente en el nivel de integración regional andino.1. Esa agenda interna debe verse complementada con una mesa de cooperación que refleje la real voluntad política por el equilibrio económico continental. Las pyme´s y el acceso efectivo al mercado. ACOPI cuestiona el fijar como base de la negociación mecanismos lineales de desgravación con plazos máximos a 10 años. 3. por las siguientes razones: 1) gran parte de los sectores industriales que involucran a un importante número de PYMES no han alcanzado los niveles tecnológicos y de organización requeridos para competir abiertamente. rescatar los contenidos que ya hemos acordado a nivel internacional como el Convenio Andrés Bello y asegurar la participación de la PYME en el desarrollo de la infraestructura de servicios públicos domiciliarios. 3.competitividad de la PYME en el mercado interno. las normas relacionadas con los servicios profesionales y servicios de la salud. 3) Si el programa de desgravación es de hasta 10 años para la industria y se establece una canasta C* para agricultura que puede llegar hasta 10 años.1. pero si a una “desgravación arancelaria progresiva”. lo que acarrearía dificultades para emprendimientos nacientes y en etapas medias de consolidación. Si la eliminación de algunas de esas restricciones no se logra. La negociación debe garantizar tanto el logro de los aspectos comerciales como la agenda interna. podrían ver afectada su consolidación en los mercados interno y externo. de ninguna forma podemos respaldar desgravaciones que . Es decir. el trabajo se habrá perdido y los efectos para la economía colombiana serán devastadores. En este sentido es pertinente llamar la atención de nuestras instancias legislativas y del Gobierno. En este orden de ideas. sin consolidar por tiempo indefinido actividades monopolísticas que afectan la competitividad de las cadenas productivas. Sobre este aspecto se propone una redacción del capítulo. igualmente debe plantearse como el instrumento a través del cual se materializarán aspectos vítales de mencionada la agenda interna.1 La desgravación arancelaria. aspecto que ACOPI considera interés ofensivo. Para el sector privado es claro que Estados Unidos planteará una negociación arancelaria. que no haga referencia a eliminación arancelaria como en el caso de Chile. mientras Colombia o al menos el trabajo del sector privado irá encaminado a lograr un acceso efectivo a ese mercado.

Colombia debería solicitar la reciprocidad en este aspecto. súplicas que enfrentan diariamente respuestas tales como “en una negociación se gana y se pierde”. viene siendo discutida por empresarios de diversos sectores. por ejemplo en la metalmecánica. Como se ha planteado anteriormente. como el Plan Vallejo. de minimis. en aspectos puntuales y sectoriales. barreras tales como mantener relaciones contractuales con distribuidores americanos.2 Medidas no arancelarias. materiales de empaque para venta al pormenor. regímenes aduaneros especiales. La identificación de intereses PYME respecto a reglas de origen. Si este punto es de vital importancia para Estados Unidos. es clave mantener claridad sobre el procedimiento establecido por la CAN para determinar si una medida unilateral constituye gravamen o restricción. y otros obstáculos técnicos al comercio. mercancías originarias. Pero es claro para ACOPI. consolidar mercados internos y conquistar nuevos espacios. administración aduanera. que Colombia tiene elementos para negociar dignamente la continuidad de sectores y subsectores agrarios. Dado que la liberalización o protección de algunos sectores son planteamientos concretos que hacen parte de la estrategia de negociación que apenas se inicia. ya que muchos de nuestros elementos de política económica y comercial. Abogar por mantener medidas de salvaguardia en sectores sensibles como el agropecuario así como plazos prudentes para implementar medidas reales de cooperación aduanera. académicos y expertos en industria y desarrollo. agroindustriales e industriales. Durante años los países en desarrollo que dan pasos hacia la apertura de sus economías han suplicado se tengan en cuenta sensibilidades de carácter sectorial. accesorios. pudieran ser calificados por EU como condiciones y limitantes. se incluyan instrumentos que permitan a las medianas y pequeñas empresas elevar niveles de competitividad. El objetivo es la consolidación de un mapa en el que sin ignorar los beneficios del mercado ampliado. Sobre el TNMF en materia de acceso. Por otra parte. la adopción de medidas que permitan profundizar los instrumentos jurídicos y comerciales existentes en el marco de la CAN y respecto a la reducción de aranceles para mercancías usadas.generen protecciones efectivas negativas. repuestos y herramientas. valor de contenido regional. La desgravación arancelaria no garantiza por sí sola el acceso al mercado. artes graficas y confecciones. .1. son precisamente las PYME. las unidades productivas más afectadas por mecanismos no arancelarios en su actividad comercial externa. no profundizaremos al menos por ahora. Es decisivo en la negociación lograr la eliminación de condiciones de corte aduanero para la importación de mercancías. como por ejemplo la verificación por más de un puerto de entrada y en otras áreas. 3. medidas sanitarias y fitosanitarias. son otros aspectos trascendentes. así como para proteger los nacientes pero interesantes mercados internos en el área de servicios. la negociación por parte de Colombia debe basarse en la eliminación de barreras de acceso efectivas. sería prudente pensar en ser consecuentes con los compromisos adquiridos en el marco del G-3 y la Comunidad Andina. el país debe buscar como en el caso centroamericano. en cambio.

En segundo término en la negociación nuestros socios también deben considerar la posibilidad de ceder para ganar. en lo que a compras estatales se refiere. a nivel de la OMC somos sólo observadores del acuerdo plurilateral. podemos declarar perdida la negociación y arrasadas las posibilidades de acceso de la industria nacional. . Así mismo. exigir respecto al TN reciprocidad absoluta. es conveniente continuar y extender las positivas modificaciones en los procesos de adquisición de ECOPETROL a otras empresas públicas exceptuadas del régimen de contratación administrativa. La claridad de nuestros negociadores en este aspecto es decisiva. 3. los productores de Ron y Café? En primer lugar. Las implicaciones sobre la PYME con referencia a este tópico de la negociación ameritan brindarle la mayor atención. en la preparación y facilitación de procedimientos para el acceso de nacionales y PYMES a las Listas de proveedores (Vendor-List ) o para su subcontratación. de introducir modificaciones a normas y procedimientos administrativos y a reglamentaciones excepcionales de contratación pública. los azucareros. Es igualmente importante que el Gobierno defina. no son retributivas para el país las facilidades abiertas a la IED en tales áreas sin un marco regulatorio que favorezca la participación de la industria nacional en proyectos cuya construcción. No es aceptable en el contexto internacional el nivel de apertura que ofrece el Estatuto de Contratación Pública de Colombia (Ley 80 de 1993). La contratación pública mercado natural de las pyme en toda economía.“debe tenerse claro lo que se puede sacrificar en contraprestación”. ¿Porqué nos sorprendemos entonces por las solicitudes de empresarios norteamericanos. En el marco de las leyes que abrieron la posibilidad a la participación privada en la prestación de servicios públicos domiciliarios (leyes 142 y 143 del 1993). etc. la dimensión no es la que se plantea. De no lograrse este aspecto.2. la “amenaza” no se corresponde con la realidad y la capacidad productiva colombiana. lleve a cabo una importante tarea reglamentaria. Es de particular importancia para el país eliminar rápidamente las barreras que durante años han sido elevadas para impedir el debate interno sobre la conveniencia o no. los representantes del sector del cuero y sus manufacturas. tanto a nivel federal como en los ámbitos territoriales. La agenda interna es intensa y una muy buena oportunidad para que el Congreso Colombiano. no estamos entonces obligados a establecer estándares de liberalización que ningún país en contraprestación nos garantiza. en qué aspectos y para qué efectos se reserva la facultad de legislar para fomentar el desarrollo de sectores estratégicos en particular de las empresas medianas y pequeñas. en particular por Estados Unidos. dada la falta de reciprocidad por gran parte de sus socios comerciales. interesado con sana intención en participar activamente del proceso de negociación. que piden mantener restricciones a productos colombianos que pueden “arrasar” con su actividad productiva. país que se caracteriza por el mayor número de leyes que fomentan el “compre nacional” y la preferencia en los procesos de compra a PYMES americanas. Para la negociación con Estados Unidos un aspecto sí es vital. En la CAN no existe una normativa que regule expresamente la materia. algunas veces se decide externamente hasta en su último detalle.o por lo menos.

contenga en lo que a TN se refiere.Un ejemplo no muy lejano nos lo brinda el fracaso de la Comisión de Bienes de Capital creada en los 90s por el Gobierno y la casi extinción de este sector durante esa misma década. los argumentos para su continuidad deben basarse en lo establecido 22 Ver anexo avances en las negociaciones comisión MIPYME solicitud de ACOPI. con nichos de mercado identificados que deben potenciarse. diseñadores de software. competitiva especialmente en temas de salud y desarrollo de software. Colombia debe exigir que el contrato de concesión.22 El ámbito y cobertura también refiere a los medios contractuales. así como la formación de proveedores y la desagregación eficiente de proyectos. Nuestra legislación compromete todo tipo de acuerdo contractual incluyendo las concesiones. bienes o servicios locales. Respecto a la prohibición de aplicar premios y estímulos a proponentes. Respecto al origen se propone la definición de un origen preferencial para Colombia como país de menor desarrollo relativo. tal como se pactó en el marco del CAFTA y a diferencia de lo ocurrido en el TLC entre Chile y EU. Respecto al ámbito y cobertura del acuerdo. Ese nivel de acceso hace referencia a reglamentaciones específicas como el Small Bussines Act. la reserva del derecho a limitar el alcance de nuestra ley hasta tanto nuestro socio se ponga de acuerdo con sus niveles sub-federales y garantice acceso efectivo y sin restricciones a la industria colombiana en ese país. o la eliminación de normas que abiertamente establecen preferencia frente a la oferta externa o la extensión de sus beneficios . prestadores de servicios del sector salud. con mayor razón cuando nuevos socios comerciales se pueden vislumbrar en el panorama. Si bien los acuerdos precedentes suscritos por EU fijan reglas amplias al respecto y en algunos casos se permite la exclusión de cierto tipo de contratos. Debemos resaltar que el tema se excluye de los acuerdos previos suscritos por EU con otros países de la región. si bien es tratado en el capítulo sobre inversiones. elementos que garanticen la participación de nacionales en igualdad de condiciones en los proyectos locales. Estos aspectos no pueden ser abandonados a la voluntad Divina o al nivel de conciencia de los grupos negociadores. buscando la consolidación de nichos de mercado en el sector público a los cuales acceden por ejemplo. respecto al cual no sólo la PYME sino la industria colombiana en general debe exigir. la reserva de nuestro derecho a otorgar mejores condiciones a nivel comunitario o regional debe mantenerse abierta. Es responsabilidad de los entes públicos la definición de pliegos de condiciones que favorezcan la asociatividad y la transferencia de conocimiento y tecnología. entre otros tradicionales proveedores de servicios al sector público colombiano. Tenemos ahora en nuestras manos una industria naciente en servicios. Por otra parte la denegación temporal o no de beneficios (Servicios) debe evaluarse seriamente por nuestros negociadores. Y hasta tanto el Congreso estadounidense evalué mecanismos para extender los beneficios otorgados a las empresas PYME estadounidenses a los oferentes de bienes y servicios andinos. Respecto al TNMF. . ACOPI exigirá Trato Nacional por parte de Estados Unidos o en su defecto. luego la reserva de derechos parece ser la única vía. empresas de turismo.

Luego los umbrales deberán ser bajos en el mercado norteamericano para garantizar el acceso de empresas colombianas – seguramente de gran tamaño según nuestra clasificación– mientras es preciso establecer un umbral en Colombia que se reserve o se oriente a la actividad productiva de las PYME locales. monitoreo y estadísticas que vele por la ampliación del acuerdo y por la adecuada implementación de medidas que favorezcan el desarrollo empresarial y la transferencia de conocimiento y tecnología. son temas sensibles para Colombia y constituyen un aspecto fundamental de la negociación. El mercado norteamericano en bienes genera oportunidades y nuestra producción debe realizar máximos esfuerzos por capitalizarlas. corrupción administrativa e impacto negativo en la población dado el nivel de discrecionalidad en la inclusión de nuevos señalados. Los servicios en sus diferentes modalidades y sectores son un mercado creciente y altamente competitivo en Colombia pese a no contar con la solidez y la visión a largo plazo que tienen a su haber las empresas de servicios americanas. es eficiente desde el punto de vista económico. particularmente por limitaciones impuestas al tránsito de personas. Esta última opción. no lo será menos en el frente de los servicios. y el reconocimiento de títulos entre otros. En este escenario los . Al propio tiempo. Licitaciones de menor cuantía son un mercado natural de las PYME nacionales y el umbral es el mecanismo adecuado para su preservación. 3. Empero. Considerando las posibilidades reales de acceso al mercado nortemericano por parte de nuestras empresas prestadoras de servicios. El capítulo sobre Compras debe contar con la instalación de un Comité de cooperación. además de ser más digna en cuanto al tratamiento de nacionales.sobre el tema en acuerdo General de Compras del Sector Público de la OMC . Colombia debe negociar en lista positiva este mercado. Otro tema sensible es la elaboración de listas negativas de proveedores inelegibles por sus antecedentes. caso del CAFTA.GPA que abre tal posibilidad por la vía de trato especial y diferenciado. ya que lleva implícito el consenso social. propuesta por EU en el ALCA y que obliga a las partes a tipificar como delito ciertas prácticas de funcionarios involucrados en procesos de contratación pública. permite la regulación contra transgresiones específicas y evita externalidades negativas básicamente relacionadas con deficiencias en el flujo de información. mientras en el tratado con Chile aparece la cláusula anticorrupción. Las pyme y el mercado de servicios en Colombia.3. La penetración del mercado norteamericano y el desplazamiento de productores de bienes locales. El Trato Especial y Diferenciado debe ser la base en la definición de umbrales o montos por encima de los cuales aplican los procedimientos contractuales cubiertos por el acuerdo. si la negociación es compleja en el ámbito de los bienes. El tamaño de nuestras empresas no se compara con las unidades empresariales clasificadas como PYME en Estados Unidos. debemos ser cuidadosos en no profundizar nuestra dependencia en suministros de materias primas y tecnologías. hasta tanto no se eliminen las restricciones efectivas para la prestación de los mismos en el territorio Norteamericano.

dado su potencial y el vínculo profundo entre las decisiones comerciales en este renglón y los intereses sociales. tratamientos especiales y programas de cooperación. Para la negociación de servicios profesionales. los criterios para su protección y los requisitos de desempeño serán temas vitales. El tratamiento a las inversiones. 4. el convenio Andrés Bello nos brinda lineamientos sobre la forma en que pueden reconocerse las profesiones. por ejemplo en el sector de servicios financieros. con la exclusión de servicios estratégicos del ámbito del acuerdo y con la aplicación del principio de reciprocidad respecto a limitantes relacionadas con el acceso. No obstante. sus intereses se relacionan con todos los escenarios temáticos de la negociación. Una de ellas respecto a los servicios de la salud. pondrían en desventaja no sólo a prestadores nacionales sino a empresas de capital extranjero que llevan muchos años operando en el país con presencia comercial. a la vez que deben ser considerados en forma transversal a la hora de considerar excepciones. Otros frentes de la negociación Dada la condición plurisectorial de la PYME. es un aspecto que debe negociarse evitando a toda costa la entrada de sucursales que. El interés de Estados Unidos por profundizar el Modo 1 de comercio en servicios. el ámbito de aplicación territorial debe garantizarse en todos los órdenes en lo referente a disposiciones sobre TN. Qué decir de los asuntos de la propiedad intelectual en los cuales se juega la suerte de la pervivencia estratégica . acceso. TNMF y presencia. La presencia comercial por su parte. 3. sino industrias de toda índole. la propiedad intelectual y el derecho de competencia. y en caso de plantearse medidas disconformes por algunos Estados de la Unión Americana. luego el mismo no debe echarse en saco roto al momento de negociar aspectos que no sólo afectan las empresas de servicios. “Comercio Transfronterizo”. En cuanto a temas transversales. tales como el régimen de inversiones. Excede el alcance del presente escrito la consideración detallada de nuestras aspiraciones en frentes que serán materia de álgidas discusiones al interior del proceso de negociación. debe equilibrarse con la eliminación de barreras a la prestación de servicios profesionales en EU. serias exclusiones deben ser efectuadas en el evento de plantearse la lista negativa. ya que los efectos negativos en nuestra economía superan los intereses y posibilidades reales del sector de servicios colombiano en mercados como el norteamericano.siguientes aspectos representan intereses ofensivos para el sector de servicios en Colombia en todos los niveles empresariales: El capítulo sobre servicios debe basarse en listas positivas siguiendo los lineamientos del ASCS de la OMC. ateniéndonos a los antecedentes e interés real de nuestro Gobierno sobre el particular. Este aspecto es deseable incluso a la hora de negociar presencia comercial en Estados Unidos para nuestros nacionales. las mismas deben aplicarse en forma reciproca por Colombia ya que se estarían violando disposiciones de la CAN.

UU. DNP. 1997: “Tendencias en educación en la sociedad de las tecnologías de la información” Revista Electrónica de tecnología Educativa”. 1979: “Informe sobre el desarrollo mundial. Noviembre. Diciembre de 2002. Algunas reflexiones y decisiones estratégicas”. cambio de estrategias e instrumentos”. Revista EAN. Bogotá. www. BIBLIOGRAFÍA 1) ACOPI. 2003: “PyMES innovadoras. 2) Acosta Uscátegui Eduardo.gov. 10) Castellanos Méndez Gonzalo. Economía Social de Mercado: Puede Imitarse el modelo Alemán en América Latina. Le Monde Diplomatique. 7) Barber Benjamin. no concurriremos a la negociación para ser testigos de la derrota del capital nacional sino para conquistar mayores y mejores espacios.de importantes renglones del capital nacional y algunos de los caros intereses ciudadanos. 1998. Revista EAN No. Bogotá.dnp. 2003: “Decálogo para la recuperación de la economía productiva”. Tal es nuestra actitud. KONRAD ADENAUER STIFTUNG. Nueva York. 2003: “Gestión de exportaciones en las PyMES”. EAN. 6) Banco Mundial.co. acaso una de las variables dónde la PYME combate a menudo en condiciones adversas en definidas por relaciones estructurales en los órdenes nacional e internacional. 5) Banco de la República. . Ponencia al IV Congreso de Economistas. EE. Núm. 2003: “Estadísticas históricas del PIB”. 3) Adell Jordi. Garzón Mario Ernesto.33. aquella figura macondiana que todos los días se levantaba para tejer esforzadamente su propia mortaja. Bogotá. Cómo soslayar la importancia de los asuntos de la competencia. Bogotá. 9) Berry Albert. En fin. -Dialogo Político-. CINSET. 2001: “Tendencias recientes en la economía convencional y los debates sobre liberalización y globalización”. 4) Avellaneda Cortés Ricardo: “El sector agropecuario colombiano. el gran desafío para la PYME consiste en afrontar la negociación del TLC con el objetivo de ampliar nuestras posibilidades estratégicas. Banco de la República. 1998: “Vers une societé universelle de consommateurs. Aout. Documento fotocopiado. 8) Benecke W Dieter. Bogotá.47. Miembro Grupo de Investigaciones EAN: Instrumentos de Gestión para PyMES. Cuadernos de Economía No. 7. 1979”. Culture MacWorld contre démocratie”. Estamos preparados para avanzar y en ningún caso avalaríamos un acuerdo que pudiera condenarnos a un futuro bajo la triste condición de Amaranta. Colombia.

The Public-Access Computer System Review. 2 (1). CIDELA El concepto de Economía Social de Mercado: Principios. Ponencia al 2do. S. CONPES.2. 2004. Suiza 2000. Bogotá. 39-53. These pour le D. Bs As Nov. Bogotá. Université de París I. SG/di 620. 23) ITU.A. www. Colombia. 2. 17) García Mario. Citado por: ITU: “Millenium World Telecom”. France. I Semestre. 16) Florez Luís Bernardo. Marzo de 2001. Viña del Mar. 2001: “Globalización y Difusión”. 2003. 81 sept. Octubre. 21) Harnad. 4 de mayo de 2004. Umacro. Trenes. Bogotá. “Lineamientos de política para el desarrollo empresarial”. Suisse. Fernández Riva & Asociados. Colombia. DDE. Challenges and Opportunities for Countries in Transition. Citado por Adell Jordi. Industria y Turismo. Nieto Potes Mauricio. . DNP. 1997. Genève.23. Renato de Castro. Encuentro sobre Investigación en Entrepreneurship. 1999.34. Chile.30 Análisis del Tratado De Libre Comercio CAFTA –US. 2001 Social dumping in the transformation process Working Paper 8364 National Bureau Of Economic Research. 20) HansWerner Sinn. 22) Infopyme No. Cuadernos de Economía. No. 24. Vienna 2000. Publicación Telecom’99 e Interactive’99. 12) Consejo Nacional de Política Económica y Social. Oct. Ministerio de Comercio.E. Brasil. Campinas. D. Universidad Nacional No. Unidad de Análisis Macroeconómico. 1999 25) Mojmir Mrak. 2001: “Colombia tras diez años de reformas políticas y económicas”. Globalization. 2001: “El futuro del Negocio de las Telecomunicaciones”. Ponencia IV Congreso de Economistas de la Universidad Nacional. 19) Gore Al.United Nation Industrial Development Organizacition. 26) Nieto Potes Mauricio. 2003: “Innovation and Entrepreneurship in the Chilean Information Technology Sector”. Base de Datos. 1981: “Le secteur informel: ¿peut´on depassé le debat?. Enero. 18) Garcia. 2000: “Stars Unit”. Experiencias y Nuevos desafíos. 14) Echecopar Germán. Dissertação de Mestrado do Instituto de Economia da Universidade Estadual de Campinas.com.itu. 24) Honrad Adenauer Stiftung. París. Mayo de 2000.C. (1991). Bogotá. 13) Departamento Nacional de Planeación. “Post-Guttemberg Galaxy: The Fourth Revolution in the Means of production of Knowledge”. 15) Fernández Riva Javier. 1996: “Aglomerações setoriais ou distritos industriais: Um estudo das indústrias têxtil e de calçados no Brasil.11) Comunidad Andina de Naciones.

“Algunos aspectos de la transferencia de tecnología e ingeniería en la industria de bienes de capital”. La Declaración de Doha .eudmed. Page: 199.27) _________________. entre otros los de maquinaria textil de Milán.sitio web. Bogotá. Importancia del sector para el desarrollo económico”. 2002: “Pecado original. Eichengreen Barry. Ed.y el de maquinaria agrícola de Iowa. 2003: “TLC. Bogotá. 1984: “Ideas para un capitalismo democrático”.47. (U.UU. 34) ______________. Bogotá. el misterio y el camino de salvación”. VOL. Austria. Tecnológica de Costa Rica. Varsovia. Universidad Externado de Colombia. desafío para muchos”. . OMC última entrada 20/04 2004. 16 de noviembre. Colombia. 28) Ocampo José Antonio.com: “Competitiveness: Cluster-based policies”. 38) Polése Mário. 1986: “La pequeña y mediana industria en Colombia. Argentina. Tesis de doctorado. 33) ______________. Noviembre.Harvard). 29) ONUDI. 1998: “Economía urbana y regional”. No. Este último documento presenta varios ejemplos de cluster exitosos a nivel mundial. la pena.: “On competition”. No. 30) ONUDI. 1984: “Bienes de Capital. 2003: “Del ALCA ligth al ALCA anoréxico”. Portafolio. ACOPI. El Tiempo. 2003: “Informe sobre el desarrollo industrial correspondiente a 2002/2003. en los EE.1. Documentos CEPAL-BID. ACOPI. Situación y perspectivas”. Enero-abril. maquinaria para alimentos de Bologna en Italia y el del Silicon Valley –electrónica. Bogotá. 2003: “Estrategia integral para PyMES innovadoras”. 35) Perego Luís Hector.47. 37) Pinto Juan Alfredo. Rev. DNP. April 2002. 36) Pérez Rafael.. Bogotá.Berkley) y Hausmann Ricardo. 1988: “Hacia una nueva fase en la industrialización colombiana”. Nov.XVI. (U. 40) Sánchez Jairo. Universidad de la Plata. EAN. Enero-Marzo. Revista Planeación y Desarrollo. Bogotá. www. www. EAN. Bogotá. No. Rev. Viena. 41) Santos Juan Manuel. all.competitiveness. 31) Organización Mundial de Comercio. Polonia. et. Enero-abril. 39) Porter Michael F. 1980.22. Organización de Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial. 32) Pinto Juan Alfredo. Noviembre. 2003: “Competitividad a partir de los agrupamientos industriales”. 2003: “Propuesta de un modelo de gestión humana y cultura Organizacional para PyMES innovadoras”.net. Competir mediante la innovación y el aprendizaje”.

Bogotá.C. EAN.all. Citado por Sevares. 44) Stiglitz Joseph. 2002. 50) Vargas Hugo Alfonso.47.33. Editorial TAURUS. 2001. Bogotá. No. Palais des Nations. Documento Adobe. 2002: “The evolution of science & technology: Latin America and the Caribbean in Comparative Perspective. . France. 2002: “El malestar en la globalización”. 2003: “Modelo de gestión de operaciones para PyMES innovadoras”. EAN. 51) Velázquez Andrés. Buenos Aires. España. desarrollo y fomento. Diario. 2002: “Lo que aprendí de la crisis económica mundial”. Geneva 2000. United Nations. Bogotá. Enero-Abril. No. Cuadernos de Economía. Rev. Argentina. 1999-2003”. La Nación 30-8-1998. 48) Superintendencia de Sociedades. LCSHD paper series. et. No. Occasional Paper No. 49) The World Bank. 2000: “Global Economic Trends and Social Development”. 45) ____________. UNRISD.42) Sen Amartya. Barcelona. Le Monde. Rev. Thomas Nikolaj. Bogotá. 2004: “Las MIPyMES en Colombia: Evolución. Bogotá.. 43) Singh Ajit. 2001: “Dix vérités sur la mondialisation”. Enero-Abril. 47) Schumpeter.: Washington D. 46) ____________. Universidad Nacional. 9. Joseph A. 1982: “Historia del análisis económico”. Marzo 18.47. Ariel. remitido por email. 2003: “Consideraciones prácticas para la gestión del capital de trabajo en las PyMES innovadoras”.

. se mostraba cada vez más como un fracaso. implica altos costos sociales y el enfoque de planificación central representa altos niveles de ineficiencia en la economía. Klaus G. fue lo que permitió la recuperación económica de la República Federal de Alemania después de la segunda guerra mundial y lo que ha permitido el desarrollo económico exitoso de economías como la taiwanesa. los formuladores de la política económica se enfrentan normalmente con el problema de la incompatibilidad entre las metas de carácter económico y social. Alemania Occidental eligió la Economía Social de Mercado a pesar de la advertencia del ∴ Klaus G. Luego de la Segunda Guerra Mundial la planificación central de la economía. A nivel económico el Estado se ocupa de garantizar el correcto funcionamiento del mercado a través del orden monetario y del orden de competencia y a nivel social procura que todos los ciudadanos participen en el desarrollo económico mediante una política social y redistributiva. El término y el modelo de la Economía Social de Mercado fueron creados por el economista alemán Alfred Müller-Armack en 1946. lo cual favorece la creación de empresas productivas. Bajo el orden de la Economía Social de Mercado el Estado interviene sólo lo estrictamente necesario en las actividades de tipo económico y otorga una alta prioridad a los asuntos de carácter social. El Programa de la Economía Social de Mercado La Economía Social de Mercado desea combinar la eficiencia de la iniciativa privada y del mecanismo del mercado con la conciliación social que el socialismo pretende realizar. del tipo laissez-faire. pero que en realidad no lo consigue. introducida por el gobierno nacionalsocialista. ∴ Ernst Dürr es Profesor emérito de Economía de la Universidad de Erlangen-Nuremberg (Alemania) y miembro del Consejo Asesor del Ministerio Federal de Economía de Alemania. Binder ∴ y Ernst Dürr ∴ Introducción Cuando se trata de elegir el orden económico apropiado para una nación. Binder es Director del Instituto de Estudios Económicos del Caribe (IEEC) de la Universidad del Norte de Barranquilla. En el presente artículo se explica en qué consiste la Economía Social de Mercado. El enfoque de libre mercado.La Economía Social de Mercado. Por esta razón un orden económico que combine las ventajas de los enfoques antes mencionados puede resultar conveniente para generar un rápido crecimiento económico sin causar el empobrecimiento de la población. mediante el cual es posible alcanzar simultáneamente objetivos económicos y sociales. Como tercer camino entre el liberalismo del laissez-faire y la planificación central de la economía. De esta manera se abren amplios espacios a la iniciativa privada. Un orden económico como el que se propone bajo la Economía Social de Mercado.

). como por ejemplo restricciones a la competencia. Evitar grandes diferencias entre el desarrollo económico de las diferentes regiones de un país mediante el establecimiento de una política regional. La Economía Social de Mercado abarca los siguientes ordenamientos económicos y sociales: 1 Galbraith. porque el mercado sólo puede determinar los precios relativos. Mantener estable el nivel de precios. regional y del medio ambiente. Proteger el medio ambiente. Siempre existen grupos de interés particulares que exigen privilegios a costa de la comunidad. “que nunca ha existido la menor posibilidad de poder lograr una rápida recuperación de la economía mediante la eliminación de todas las intervenciones estatales”. lo que el mecanismo del mercado no puede conseguir cuando la contaminación ambiental no se manifiesta en los costes de producción. protección frente a la competencia internacional. social. . carteles y la concentración de empresas. fijando las reglas de juego dentro de las cuales los sujetos económicos pueden actuar libremente. la estabilidad del valor del dinero y la política coyuntural. algunas veces el Estado debe intervenir además en el proceso económico. no el nivel de precios. En general. en la Economía Social de Mercado el Estado tiene varias tareas económicas y sociales: Evitar que los mismos empresarios eliminen su libertad económica mediante acuerdos sobre precios. Harris (Ed. poco tiempo antes de la reforma monetaria y económica en Alemania Occidental. Suavizar las oscilaciones coyunturales que están vinculadas al desempleo y a la disminución de los salarios reales en las depresiones. 1948. Conseguir la participación de todos los ciudadanos en el desarrollo económico mediante la aplicación de una política social y redistributiva. 262. privilegios fiscales y subvenciones. o la elevación exagerada de los salarios. El cumplimiento de las tareas económicas y sociales necesita de un gobierno fuerte. Ya que el Gobierno tiene también intereses propios y cae en la tentación de financiar sus gastos con la creación de dinero. pero estas intervenciones deben estar siempre conformes con el mecanismo del mercado. Mientras que en una economía de mercado libre el Estado limita sus actividades al mantenimiento del orden público y de la defensa externa. Foreign Economic Policy for the United States. que sea capaz de introducir y mantener la competencia. J. E. el Estado debe cumplir estas tareas mediante el ordenamiento de la economía. K. Sin embargo. quien declaró en 1948.economista norteamericano Galbraith 1 . la independencia del banco central es la mejor garantía para el mantenimiento del valor del dinero.: The German Economy. Cambridge/Mass. pg. en: S.

sin embargo. porque las relaciones sociales son menos estrechas entre empresas de diferentes naciones. la producción y la inversión son coordinadas por el mercado. de la entrada libre a los mercados y de la competencia. La inflación de demanda reduce la competencia. . Por lo tanto. la política de competencia debe ser complementada con la liberalización del comercio exterior. b) El orden monetario Además de la competencia. servicios. prohibir la eliminación de la competencia como resultado de la creación de carteles. lo cual dificulta el cálculo de las empresas. Por eso. tanto más amplia. Generalmente la competencia internacional es más rigurosa que la competencia nacional. ya que el exceso de demanda facilita las ventas independientemente de la productividad del vendedor. Cuanto más alta sea la tasa de inflación. la Economía Social de Mercado necesita un valor estable de la moneda. la política económica tiene que: Desbloquear los precios y abstenerse de la fijación o del control de los mismos. La capacidad de coordinación del mercado depende de los precios libres. Alemania tuvo malas experiencias en cuanto a una economía altamente concentrada y cartelizada desde fines del siglo XIX hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial. La competencia misma contribuye a la justicia social. ya que sólo la producción de bienes transables (bienes que son objeto del comercio exterior) esta expuesta a la competencia internacional. cuando los obreros dependían de patrones monopólicos. Cuanto más pequeño sea un país. es la variación de la inflación. porque: La inflación perjudica el mecanismo del mercado. lo cual significa que la demanda. capital y divisas y abstenerse de vincular la fundación de empresas a licencias estatales. sino sólo del poder monopólico. Los beneficios nominales pueden ser pérdidas en términos reales. los precios crecientes de unos productos ya no indican un aumento de la demanda de estos productos. generalmente. porque todos los precios suben. tanto menor es el número de empresas en un sector y tanto más fácil es la eliminación de la competencia. ya que impide beneficios que no resulten de rendimientos económicos. Con inflación. garantizar el libre acceso al mercado de bienes. no puede sustituir la competencia nacional.a) El orden de competencia La Economía Social de Mercado es una economía de mercado. concentración y fusión de empresas y prácticas monopólicas. La liberalización del comercio exterior. los consumidores dependían de productores monopolistas y los comerciantes de grandes grupos empresariales y carteles.

Con tipos de cambio flexibles.e. mientras que perjudica a los titulares de depósitos de ahorro y a los tenedores de valores de renta fija. la inflación lleva a la devaluación continua de la propia moneda. La devaluación puede equilibrar la balanza de pagos sólo transitoriamente. lo que hace imprevisible el desarrollo del tipo de cambio.La inflación dificulta la exportación y estimula la importación. si el tipo de interés no está por encima de la tasa de inflación. c) El orden social y laboral Una economía de mercado con competencia y un valor estable de la moneda sólo pueden garantizar la distribución de la renta según el rendimiento económico. dificultándose así el cálculo de las empresas. Así. pero no según una concepción de justicia social que no sólo es un postulado ético. Además. si no está combinada con la eliminación de la inflación. Por consiguiente. El orden monetario abarca también el orden de competencia en el sector crediticio (la banca y los mercados de capitales). afectando así negativamente a la balanza de pagos.. El problema de cobertura por divisas es que el valor del dinero nacional sólo es tan estable como el dinero de los países cuyas monedas forman parte de la cobertura del dinero nacional. La inflación favorece a los propietarios de capital real y a los especuladores. sino también una condición clave para la estabilidad social y política y por ende también para el orden económico. 2) La independencia del banco central y la fijación del objetivo de “estabilidad del nivel de precios” en la ley de creación del banco central. Un sistema de tipo de cambio libre garantiza la independencia del banco central ante la política monetaria de otros países. La inflación perjudica también a los perceptores de pensiones fijas y a los asalariados. La variación de la tasa de inflación induce a la variación de la devaluación. la fuga de capitales (p. debido a una crisis monetaria internacional) reduce la base monetaria y lleva así a una deflación. La inflación disminuye el ahorro voluntario de las economías domésticas y estimula la fuga de capitales hacia países con monedas más estables. Existen dos opciones del orden monetario que garantizan la estabilidad del nivel de precios: 1) La cobertura de la base monetaria por oro (como en el patrón oro antes de la Primera Guerra Mundial) o por oro y divisas (como en la mayoría de los países industrializados después de la Primera Guerra Mundial y la cobertura por divisas en Argentina desde 1991 hasta 2001). aumentando así sus ingresos . cuyos salarios no aumentan en la misma proporción que los precios. la inflación es contraria a la justicia social y es incompatible con una Economía Social de Mercado. la Economía Social de Mercado necesita de un orden social que abarque: La redistribución de la renta mediante la implementación de una política fiscal que favorezca a los grupos con ingresos menores.

Los salarios mínimos sólo se justifican si unas pocas empresas tienen una posición dominante en el mercado de trabajo. . la política coyuntural. El objetivo general de la política social en una economía social de merado no sólo es evitar la pobreza extrema. como lo demuestra la política agraria de la UE. Es mejor otorgar subsidios para la compra de estos bienes. Los precios máximos (precios por debajo del precio del mercado) para los bienes de primera necesidad reducen la producción de estos bienes. excepto en el caso de viviendas económicas destinadas a estos sectores de la población. si la misma está basada en intervenciones en los precios y en los salarios. es mejor conceder subsidios de alquileres a esas personas. título del libro de Ludwig Erhard. hasta convertirse en pérdidas. aumenta el empleo y los salarios.netos (progresividad de los impuestos sobre la renta. Una política social no es compatible con una Economía Social de Mercado. Además. transferencias y privilegios fiscales). Cuando allí existe competencia. sino también un superávit de la producción. pues ello aumenta la demanda de mano de obra y como consecuencia. sino también promover la participación de todos los ciudadanos en el proceso de desarrollo económico. La formación de patrimonio en manos de los obreros a través de subsidios al pequeño ahorrador y la emisión de acciones populares en el proceso de privatización de empresas publicas. subsidios. La seguridad social mediante el valor estable del dinero. Además se pueden conceder subsidios para la compra de bienes de primera necesidad. lograr el “bienestar para todos”. y seguros sociales. Es mejor subvencionar a los productores con ingresos bajos. La política educativa que iguale las oportunidades económicas de los ciudadanos. los salarios mínimos hacen que la mano de obra encarecida sea sustituida por capital. Sin embargo. el estado puede fomentar el perfeccionamiento y la reeducación profesional de los trabajadores. esto es. quien realizó la Economía Social de Mercado en Alemania Occidental en 1948. porque el beneficio de los productores se reduce. Por ejemplo: en vez del control de los alquileres. La fijación de precios mínimos (precios por encima del precio del mercado) tiene como fin aumentar la renta de determinados productores. que evita o por lo menos suaviza la depresión. pero estos deben limitarse a los segmentos de la población que perciben ingresos bajos. cuando por razones políticas el Estado quiere proteger a determinados grupos de productores. pero la adopción de este tipo de medidas no sólo trae como consecuencia el encarecimiento de sus productos. lo cual permite la previsión privada. la subvención de la producción de bienes de primera necesidad es muy costosa. Es preferible mejorar las condiciones del crecimiento económico. ya que la compra de estos productos abaratados difícilmente puede ser limitada a los pobres. lo que aumenta el desempleo.

Según el principio del causante el contaminador debe pagar los costes del deterioro del medio ambiente. d) El orden del medio ambiente La economía de mercado libre no puede asegurar la protección del medio ambiente. cuya producción y/o consumo causan la contaminación del medio ambiente. ya que su utilización no se mide en términos de costes. protección jurídica del trabajo juvenil y protección a la maternidad.. la teoría de los efectos externos ha ganado en las últimas décadas una inesperada resonancia. huelga y paro forzoso. La divergencia entre los costes privados y los costes sociales distorsiona la estructura de precios. Los instrumentos de la política del medio ambiente orientados según el principio del causante (p. comités de empresa y cogestión. negociaciones colectivas. que son percibidos por la sociedad como indeseados. de tal manera que la escasez de bienes y factores es reflejada en forma falsa a través del sistema de precios. la cual se expresa en un tendencial exceso en el aprovisionamiento de bienes y servicios. Es mejor otorgar subsidios por hijos. Esta teoría da una aclaración económica de la contaminación ambiental. Tampoco es compatible con una Economía Social de Mercado la subvención generalizada de todos los bienes y servicios que el Estado considera vitales según su ideología política.e. Los efectos externos negativos producen una mala asignación de los recursos. exigida por ejemplo por los sindicatos en la República Federal de Alemania en la década de los 50. Este principio corresponde a la idea fundamental de una Economía Social de Mercado. Teniendo en cuenta el creciente deterioro del medio ambiente. sin que los receptores de los efectos externos positivos tengan que pagar algo por ellos ni los receptores de los efectos externos negativos tengan que ser indemnizados por esos. La contaminación ambiental puede ser interpretada como efectos externos negativos resultantes de la actividad económica (producción y/o consumo). tasas retributivas) tienen esta función. El orden laboral regula las relaciones entre empleador y empleado y fija reglas sobre contratación y despido. Los efectos externos surgen cuando las actividades de un sujeto económico afectan al consumo o a la producción de terceros en forma positiva o negativa. . La existencia de efectos externos perjudica las condiciones óptimas del funcionamiento ideal de un sistema de mercado. hace que para los trabajadores con muchos hijos sea más difícil encontrar empleo. Para evitar los daños del medio ambiente. deprimiendo toda iniciativa privada y anulando el principio de subsidiariedad. Los efectos externos surgen cuando los costes y beneficios privados son diferentes a los costes y beneficios sociales.La diferenciación de los salarios según el tamaño de la familia. se deben internalizar los efectos externos negativos de conformidad con la teoría de los efectos externos.

no debe ser aumentado con el riesgo de un cambio esencial en la política económica. e) El ordenamiento del territorio La necesidad de una política regional en el marco de una Economía Social de Mercado se justifica con los siguientes argumentos: La existencia de efectos externos y la movilidad imperfecta de los factores productivos con respecto al espacio geográfico impiden una asignación óptima de los recursos.vale decir. Por eso los principios y objetivos de la política económica y social deben ser lo más constantes posible. La meta fundamental es asegurar una calidad de vida adecuada en todas las regiones del país. subsidios sectoriales selectivos no son compatibles con la economía de mercado. El federalismo reprime la aglomeración. ya que el mercado debe decidir sobre la estructura sectorial de la economía. la justicia social y la propiedad privada. sino abierto a las variaciones y al perfeccionamiento si las modificaciones son compatibles con el mecanismo del mercado. la descentralización del poder económico y el mantenimiento de la competencia. Según el argumento distributivo la economía del mercado libre conduce a diferencias regionales con respecto al ingreso que son demasiado fuertes y por tanto. ya que el empresario necesita la cercanía y los contactos personales con las autoridades en la capital. la Economía Social de Mercado debe establecer una política regional que tiende a igualar las condiciones de la actividad económica mediante una política de infraestructura. f) La constancia de la política económica El riesgo del mercado al cual tiene que enfrentarse el empresario. la función de incluir los efectos externos negativos en el cálculo económico de los responsables de la contaminación ambiental. Además. Para conseguir el consenso de todos los habitantes y evitar o reducir su aglomeración en pocas ciudades o sólo en la capital. El mecanismo de mercado no asegura la distribución equitativa de la actividad económica entre las diversas regiones del país. Bibliografía . inaceptables. Sin embargo. mientras que la planificación sectorial y el intervencionismo fomentan la aglomeración en la capital. la compensación financiera entre las regiones y subvenciones o privilegios fiscales transitorios para las inversiones en regiones subdesarrolladas. existen argumentos no económicos para la necesidad de una política regional. para garantizar el libre acceso al mercado. Sistema abierto La Economía Social de Mercado no es un sistema fijo para siempre.

Strukturpolitische Konzepte. Madrid 1997. Klaus. / Escher. Grundelemente und Bedingungen für ihre Effizienz und Stabilität. Grundlagen und . Bogotá 2002 (manuscrito inédito). G.: Soziale Marktwirtschaft: Prinzipien.Binder. Dürr. / Schleicher. J. (Ed. E. M.: Grundzüge der Umweltökonomie.): Política Económica. München 1983.: Räumliche Wirtschaftspolitik. H. E. München 1999. Görgens. K.

Los mensajes del mercado se comunican a través de un elemento muy sencillo y claro para todos. con riesgos considerables y un desperdicio de tiempo. Qué es la economía de mercado ¿Qué es un mercado? El mercado es una palabra que mucha gente usa pero que. está comunicándole al mercado (que son las demás personas) que por x retribución está dispuesto a darles algo a cambio. quien narra en su libro Los Orígenes de la Virtud una historia aleccionadora acerca de unos aborígenes que viven en la costa norte de Australia. le indica a las personas qué hacer. no se puede llevar a cabo sin la ayuda del estado y de un sistema judicial: un sofisticado sistema de intercambio. en Economía. ∴ . New York University. cuidadosamente incrustada en manijas de madera. sinceramente. Entonces primero. Frederick Von Hayek y Milton Friedman. que eran muy valoradas. si podemos comprar o mejor vender. está dando guías para la acción. La segunda función del mercado es dar incentivos para la acción a las personas. ayudan más a la compresión del fenómeno del mercado. Proveían su sustento de las presas que cazaban. Los Yir Yoront habrían podido caminar hacia el sur cada par de años para recoger las piedras. No contaban con un sistema de gobierno ni respondían a nada que se pudiera asimilar a la ley. Los Yir Yoront usaban unas hachas de piedra muy pulida. Todos entendemos qué es un precio y a través de él sabemos si las cosas están bien o mal en relación con tal o cual bien o servicio. cuesta trabajo entender. el pescado que conseguían y los vegetales que recogían. segundo. que muchas de las matemáticas y ecuaciones con las cuales los economistas solemos analizarlo. Estas funciones de arbitraje son claves. Sin embargo contaban con algo que. Economista. el mercado es un sistema de telecomunicaciones. No poseían ningún objeto fabricado con metal. Cuando por ejemplo un bien tiene un precio mayor hoy que el que tenía ayer. y en el intermedio se encontraban muchas otras tribus. Hasta hace muy poco vivían literalmente en la edad de piedra. los Yir Yoront. a las empresas.Es posible una Economía Social de Mercado en Colombia Juan Carlos Echeverry ∴ 1. El problema es que las canteras más cercanas de las cuales obtenían las piedras se hallaban a seiscientos kilómetros el sur. el mercado nos está comunicando que ahora tenemos que hacer más esfuerzo por alguna razón para adquirir ese bien. Cuando una persona sale al mercado a ofrecer algo que ha elaborado a un precio determinado. el mercado comunica. guiar la acción humana. Para ellos. nosotros suponemos. Ph. A este respecto es interesante citar El zoólogo y divulgador de la ciencia Matt Ridley. si vender o comprar. Esto es. que se llama el precio. Universidad de los Andes.D. Decano de la Facultad de Economía de la Universidad de los Andes. Los textos de Ludwig Von Mises. En la medida que el mercado le indique a una persona o empresa que es bueno comprar algo en un sito y venderlo luego más caro en otro. ambos economistas austríacos.

el cual. Cuando Jiménez de Quezada remontó el Río Grande de la Magdalena. Allí empezó su trayecto montaña arriba en busca de la minas de sal de Zipaquirá. El mercado le retribuye en el precio que le paga un esfuerzo que hizo. Se entiende que quisiera seguir pasando piedras hacia el norte y puntas de espina de pescado hacia el sur. pues las piedras les llegaban con abundancia. Muchas de las tribus a través de las cuales se intercambiaban estos dos productos no manufacturaban ni piedras ni puntas de lanza. muy distintas a los panes que se conocían en la costa Caribe. la tecnología que usó. enviadas por las tribus que vivían alrededor de las canteras. A su vez enviaban a través de los Yir Yoront puntas de lanza construidas con espinas de espinas de pescado. junto con la división del trabajo. Sus vecinos del norte dependían de ellos para seguir pasando las preciadas piedras. Los Chibchas y los Yir Yoront tenían claro algo que se puede acceder a una ganancia mutua por el sólo hecho de entablar un intercambio. los recursos que . Estos aborígenes descubrieron el arbitraje: comprar algo donde es barato y venderlo donde es caro Esto puede parecer remoto. Es fácil ver por qué se podía hacer a una ganancia en el comercio de ambas. a cambio de otros bienes que recorrían esa misma cadena hacia el sur. esta lección encontrará aún muchas dificultades para ser aceptada por muchas de nuestras autoridades y de jugadores interesados en entorpecer le comercio entre los pueblos. su valor iba aumentando relativo al del otro. a través de una larga línea de comercio que las pasaba de tribu en tribu. es una de las características que nos distingue de las bestias. De hecho los Yir Yoront no eran el final de la cadena.Afortunadamente no tenían necesidad de hacerlo. le señalaron la cordillera. El móvil era el simple fenómeno del precio. o de un conocimiento particular. este esfuerzo puede implicar el uso de una tecnología que esa persona posee y otros no. debe su origen a hechos muy similares. llegó a un punto en el que sus embarcaciones se vieron detenidas por los rápidos. En este intercambio se apropiaba de una ganancia. La tercera función del mercado es que cuando el bien es vendido al precio establecido. Al adentrarse en el terreno descubrió unas piedras de sal. No obstante. Su desarrollo presente ha alcanzado niveles de sofisticación insospechados por los Chibchas y los Yir Yoront. dominadas por los Chibchas. Pero nuestra misma existencia. Al preguntar a los aborígenes por el origen de esas piedras de sal. el mercado le retribuye a la persona por el esfuerzo realizado. Esta es una lección milenaria: El intercambio mutuamente beneficioso es un descubrimiento espontáneo del género humano. pero su base de motivación es la misma: obtener una ganancia de las cosas que unos hacen más barato. y que otros necesitan para su vida. o de un recurso escaso. Ni el comercio entre ellas funcionaba basado en un plan diseñado por algún aborigen genial. En la medida en que cada unos de esos bienes se alejaba. y luego vendía algunas de las piedras a su vecino del norte por catorce puntas. Un Yir Yoront intercambiaba doce puntas por cada piedra. hacia el futuro. en esta sabana también remota.

se puedan transmitir al precio de los bienes. que eran intercambiados formando un precio. de tal forma que la gente que usualmente está en contacto con él sepa leer si el mismo está alto o bajo. El mercado funciona mejor en la medida que haya más competidores. no es inventado por el capitalismo. Cuando hay efectos externos también el funcionamiento del mercado tiene problemas. este se volvería a inventar porque sale de la acción espontánea de los hombres. Son bienes en los cuáles es difícil que haya un mercado. las relaciones internacionales. un precio distribuye el ingreso. etc. podemos ahora responder a la pregunta: ¿qué hace un precio? Un precio comunica información de un sitio a otro. Es por esto que un precio es algo tan central en la vida de una sociedad y en la vida de los hombres. ¿Qué justifica la intervención? Es difícil determinar cuándo se justifica la intervención del Estado pero esta se hace cuando puede darse sobre inversión privada o sobre explotación de un bien. En la primera división del trabajo que se dio en la humanidad que era entre hombres y mujeres. Ese poder de mercado va a hacer que esa persona pueda cobrar más de lo que existiría si hubiera un competidor. De nuevo. Por último. Siempre ha habido precios en la historia. ni por las empresas. recibe una parte de ingreso social.. que las condiciones tecnológicas. distribuir el ingreso de acuerdo al sistema de precios y recompensas. bellotas. El sistema de precios existe desde que existimos los humanos. Es un sistema de telecomunicaciones. Al retribuirle le da un ingreso. climáticas. y el tiempo gastado. y con ello lo hace partícipe de una parte del ingreso social. Bienes de los cuáles puedo beneficiarme sin pagar el precio. sin la cual los precios no tendrían el sentido económico que hemos señalado. la justicia. es un sistema de incentivos. Hay efectos externos que afectan el mercado. El precio viene desde cientos de miles de años atrás. y los hombres cazaban los mamut). Un precio no es algo exclusivo del capitalismo.empleó. cada grupo conseguía diferentes bienes (las mujeres recogían miel. las llamadas externalidades por los economistas. tecnológicas. La tercera función del mercado es pues. En particular hay muchas circunstancias que justifican la intervención. Es por esto que es crucial la libertad de acción y emprendimiento. Cuando hay efectos externos. ni por los ricos. De haber un sólo oferente. es una institución que viene con los hombres. También le indica qué hacer a las personas. Los precios mueven a los hombres. esta función se cumple también a través de ese hecho simple que es el precio. no los reflejan. En suma. Debe haber varios oferentes y varios demandantes. larvas. y entre ellos deben competir con base en el precio. No en todas las instancias humanas el mercado es la única solución. tendrá poder de mercado lo que distorsionará la información del precio mismo. Si se destruyera el mercado. ¿Cuáles son las condiciones para el funcionamiento del mercado? Tiene que ser posible que el flujo de información fluya del comprador al vendedor. dónde comprar barato y vender caro. Hay bienes públicos: el aire. los precios no los capturan. la seguridad. pues quien recibe el pago especificado en el precio al vender algo. En . Mueve la acción humana.

el que tiene un monopolio (por ejemplo el agua que es un monopolio natural) también debe ser regulado por el Estado ya que el mercado no tiene una solución óptima. Un anciano. un inválido. en el cual que contemplar si existen o no los recursos públicos. La gente que está “lejos” del mercado se queda desempleada temporal. Cuando en el mercado hay aprovechamiento de todos por unos pocos. Por ejemplo el seguro de desempleo que muchos países tienen. un niño. En ese caso la economía social implica acercar a estas personas al mercado. Cuando hay bienes que si se dejan al sector privado. pero es crucial pensar muy bien cuándo el mercado resuelve los problemas y cuando se necesita intervención. En muchas de esas situaciones el mercado mismo soluciona el problema mediante pólizas de aseguramiento por ejemplo. Probablemente hay proyectos que pueden no ser rentables para el sector privado pero tienen un valor estratégico para el país. haga un esfuerzo por ayudarla. este va a invertir poco en ellos. sub. Una mujer por ejemplo. la proteja. Sin embargo. El mercado ha resuelto muchos de estos problemas pero hay muchos otros de aseguramiento difícil que aún no están cubiertos. ¿Qué es la economía social? ¿Qué es lo social? Lo social podríamos decir que son aquellas instancias en la vida cotidiana donde necesitamos “aseguramiento”. Un ejemplo es la infraestructura. Otro tema incluido en lo “sociales” es el hecho de que si bien hablamos mucho del mercado. 2. por ejemplo. y muchas veces institucionales o geográficos para acercarse. invierte menos de lo que sería óptimo en la sociedad en ciencia y tecnología. el asistencialismo simple es considerar que la . también sabemos que hay muchos agentes que están lejos de él. Estos monopolios deben ser del Estado. Este es un tema difícil. El sector privado. tecnológicos. Son agentes que querrían trabajar al salario al cual el mercado los contrata pero no tienen acceso a un puesto por razones geográficas o institucionales. necesita que la sociedad ponga una sombrilla sobre ella. hay otros seguros que son más difíciles pues cabe preguntarse si debe haber o no un aseguramiento social. entonces se justifica que el Estado intervenga para que haya más ciencia y tecnología. un desempleado… hay muchas instancias de la vida que necesitan aseguramiento. Una segunda razón para justificar la intervención es lo contrario. externalidades que es sector privado no contempla y que las hacen rentables en un horizonte de largo plazo para la sociedad.inversión privada. Esta concepción es equivocada porque cada persona debe tener la oportunidad dignificante de trabajar y hacer su propia vida. transitoria o hasta permanentemente porque no tiene los recursos personales.general es cuando hay un bien público. Otros elementos que justificarían la intervención estatal son la provisión de justicia y seguridad. Este concepto de acercamiento es muy importante porque en la mayoría de los casos la palabra social se asocia a asistencialismo. El asistencialismo no dignifica. necesita aseguramiento cuando tiene un hijo y está en su período de maternidad.

La economía funciona por la acción humana. no se sabe cuál va a ser el efecto final sobre toda la sociedad y ese es el problema. A través de transferencias directas. Pero finalmente no se sabe a quién se termina ayudando y perjudicando. explotarlos y tomar de ello una retribución para cada uno. cómo entonces puede usted intervenir para ayudarle a los más necesitados. no había qué comprar ni con qué comprar. en mi opinión los precios son a la economía. . Hay una anécdota interesante de Alemania después de la guerra. Si bien es necesario intervenir en algunas instancias sociales. Al gobierno. En 1945 el ministro de hacienda de la Alemania ocupada. De otro lado. Ludwig Erhart. a la sociedad. ¿Cuál es el tipo de intervención? Si quisiéramos tener algún tipo de intervención por razones de aseguramiento o por acercar a los agentes que están lejanos al mercado: ¿Qué tipo de intervención tendríamos? Los economistas y casi todo el mundo. No de modificaciones de precios. Pues bien. de acercamiento. La concepción opuesta. Esta corte estableció que la tasa de interés debe ser la menor para la vivienda de interés social. no se meta con los precios. por más ínfimo que sea. le gusta mucho intervenir y mover precios para ayudar supuestamente a diferentes sectores. aproveche los incentivos y pueda vender o comprar. el cómo intervenir es fundamental. Para usar un símil. se puede dar un ejemplo de intervención que no viene del ejecutivo sino de la Corte Constitucional. la gente rechazaba el dinero y prefería utilizar los cigarrillos como medio de cambio. tomó una decisión audaz. Erhart les respondió que los especialistas alemanes opinaban lo mismo. Se acaba con toda la riqueza de información involucrada en los precios y el mercado. El resultado final es que por querer ayudar a los más pobres. tenemos la tendencia a querer ser “buenos”. El mensaje: si usted va a intervenir. y creer que la mejor forma de hacerlo es cambiándole los precios del mercado a las personas necesitadas: hacerles los bienes o servicios más baratos. Si no se pueden afectar los precios. esto era una decisión equivocada. Erhart liberó todos los precios. Los militares norteamericanos a cargo de la ocupación le dijeron que de acuerdo con los especialistas. pues no hay crédito para vivienda de interés social. Los anaqueles de los almacenes estaban vacíos. hoy entendemos que el genoma humano es una cadena de letras en una sucesión innumerable que es lo que hace que seamos como somos. forzando un precio a que fuera el menor posible. Esto suena deseable pero el efecto del mercado a raíz de esto es que si los banqueros no pueden ofrecer a la tasa de interés que el mercado dice. y en particular a este gobierno. debe cortar las distancias de quien está lejos para que se conecte con el flujo social de creación de riqueza y en él vea los precios. Ya el precio no va a comunicar información de excesos o defectos porque va a ser manipulado por un burócrata con un esfero. de aprovechar incentivos.persona no puede hacer nada y está condenada a esperar que le den algunos recursos. Cuando algún biólogo quiere afectar el genoma humano hablamos de unos problemas éticos complicados. Al hacer esto estamos afectando el precio del mercado y quitándoles a estos agentes sus funciones básicas. se acabó justo aquel crédito de vivienda de interés social que iba a los más pobres. lo que el genoma es a una persona. El error fue querer manipular el precio. Cuando se cambia un precio.

El milagro lo hicieron los precios libres. en la cual la proporción sea igual para todas las cosas. Una persona pobre llega al mercado de créditos (al Banco) y no encuentra qué comprar. Colombia: ejemplo de tipos de intervención Si entramos a ver cómo podemos aplicar en Colombia y qué beneficios y que fallas tiene. 3. no hay nada. los estantes están vacíos. Hay varios ejemplos de esto: a) El fallo UPAC. Grandes errores de la regulación de los mercados Sabemos de algunas cosas que no funcionan por la evidencia de errores cometidos en el pasado. Con empresas que querían producir y vender se creó el empleo que hasta ese momento había escaseado. Son ellos los que llenan las estanterías de los almacenes. se debe intervenir para tratar de imitar lo que habría sido una solución en la cual la gente compite. la tasa de cambio y los salarios. Muchas veces la combinación entre la provisión privada y la propiedad pública es más eficiente y puede dar hasta más utilidades al sector público. como sucede en Cuba. entramos a una riqueza de casos la cual es inmensa. si necesita IVA. 4. e) En particular hay tres precios clave en los cuales se debe ser muy cauteloso: la tasa de interés. Que sean los precios del mercado los que le indiquen a la gente qué hacer y qué no hacer. se trató de dar a la gente más pobre la tasa de interés más baja. es como cambiar el genoma social. En aquellas circunstancias en las que el mercado no arroja una solución óptima. Imponga una tasa plana. póngalos pero que no afecten los precios relativos de unas cosas contra otras. El tipo de intervención puede ser toda una gama de posibilidades en la cual se debe tratar de imitar lo que sería la solución del mercado. poder decir el precio de esto sube y el de aquello baja. Esto crea un poder casi divino. teniendo en cuenta el ingreso y los precios que el mercado fijaba. El resultado fue que los precios libres hicieron rentable para el agricultor volver a llevar la mantequilla. volver a ofrecer los jabones y las prendas de vestir. Los anaqueles de los almacenes se llenaron de mercancías. y al industrial. b) Provisión: diferente de la propiedad. c) Los subsidios: deben ser explícitos. de manera que el mercado siga transmitiendo la información relevante a través del precio.pero que la decisión estaba tomada. el público pudo adquirir los bienes y servicios de su escogencia. Dos ejemplos son Transmilenio y la provisión de energía. Con esto se vació el mercado del crédito. a) Propiedad: la propiedad puede ser pública o privada. el IVA. Y también el control ficticio de ellos y de la libre acción humana lo que las vacía. Así se inició la dinámica desde una economía completamente estancada hacia una próspera. . Lo que diría un buen economista es que si necesita aranceles. los huevos y la carne de nuevo a las tiendas y los mercados. las bandas de precios… Los economistas aman tener control sobre los precios. igual para todos los bienes y servicios. Se controló un precio. d) Medidas que afectan los precios: aranceles. y no ponerlos en los precios sino en transferencias directas.

. c) La tarifa del agua excesivamente baja. como se demostró en Santiago de Chile. la empresa no lleva el agua (afortunadamente hoy por hoy el acueducto tiene cobertura por todo Bogotá) y el agua es llevada por unos carrotanques privados. Cuando en los barrios pobres se subsidia con una tarifa demasiado baja.b) El pasaje de los buses. se dañó el mercado de los buses. Por poner un precio más alto. Y aquí surge una gran contradicción: el dueño del carrotanque vende el agua 450 veces más caro de lo que saldría por la llave. y se vacían los anaqueles de los almacenes. Pero como a ese precio no hay nadie que quiera ofrecer. una regulación racional que imite la solución hipotética que arrojaría el mercado es la verdadera solución. El resultado es un exceso de buses vacíos en las calles. Esto sucede en todas las instancias. Este es el caso de TransMilenio. Pero a la gente más pobre no se la llevan por la llave por que las autoridades fijan un precio muy bajo para ello. La razón es que la regulación ficticia y que irrespeta los mínimos principios económicos de costo y eficiencia fuerza a que se les cobre menos. Por ayudar a la gente pobre se termina perjudicándola. más se quejan los dueños de los buses. llegan los especuladores y les cobran el precio de especulación. El pasaje de los buses en los últimos 30 años se ha puesto muy alto. Entre más buses vacío. Si bien la liberalización total tampoco funcionó. En general las personas más pobres termina pagando los precios más altos. Se ha fijado una tarifa mucho más alta de la que el mercado habría determinado. más suben los pasajes y entonces más buses vacíos aparecen como consecuencia de ello.

3 Estamos viviendo en una época de profunda globalización en las relaciones económicas internacionales. Pero al mismo tiempo. Hasta la terminación de la época de la guerra fría la política internacional estuvo marcada en gran medida por la constitución de Alianzas Militares. Los grandes mercados como los Estados Unidos y Europa están utilizando de manera creciente el instrumento de los tratados de libre comercio como un mecanismo idóneo Abogado de la Universidad Javeriana y doctor en derecho administrativo de la Universidad de París. Actualmente integra el Comité Nacional de Cafeteros y las juntas directivas del Banco Superior y las Empresas Públicas de Medellín. puede consultarse en Economía Colombiana. Reflexiones en torno a la negociación de un tratado de libre comercio entre Colombia y Estados Unidos. 4 Ver. Sydney Weintraub. y en los desarreglos macroeconómicos que por aquella misma época estallaron en México. 1997. Fondo de cultura económico. Se desempeñó como Ministro de Hacienda y Crédito Público (19982000) y de Minas y Energía (1991-1992). El TLC cumple tres años. 2 Un análisis reciente de los temas de la negociación del TLC diferentes al comercio. ni puede entenderse. Un TLC es. Esto significa que. Hoy en día la geopolítica internacional está jugándose cada vez más en el campo del comercio. Autor de varias publicaciones sobre hacienda pública y política económica. simplemente. Un informe de sus avances. Y que fue gracias a la reactivación del comercio exterior que generó el NAFTA que pudo recuperarse con mayor rapidez de lo que hubiera acontecido de no existir un TLC. un TLC no es. Se ha demostrado de manera convincente como. Abril 21 de 2004. propiciar la equidad regional o luchar contra la pobreza. sino en la profunda crisis cambiaria y de balanza de pagos. Que condujeron a un acentuado deterioro del salario real. por ejemplo. Profesor de derecho fiscal y hacienda pública en las Universidades de los Andes. revista de la Contraloría General de la República. edición enero-febrero 2004. y a un retardo en el crecimiento económico. por ejemplo. Es una de las estrategias que los países pueden adoptar para enfrentar la creciente globalización económica 2 . del ingreso per cápita. Mimeo. los países que se queden por fuera de esta corriente van a verse enfrentados a situaciones de difícil competencia frente a quienes sí están participando de ésta marcha hacia la liberalización del comercio 4 . 3 Ver. ∴ . Hoy en día. existen en el mundo 115 tratados de libre comercio y 13 uniones aduaneras. un instrumento más de los muchos que los gobiernos pueden implementar armónicamente para propiciar un desarrollo económico más acelerado. los graves infortunios económicos y el violento deterioro social que vivió México entre 1994 y 1996 (período que coincide con el momento en que entró en aplicación el TLC con los Estados Unidos) no tuvo su origen en las medidas de liberación comercial que empezaron a aplicarse por aquel momento.Economía Social de Mercado y TLC en Colombia ¿Concordancia o discrepancia? Juan Camilo Restrepo ∴ Un Tratado de Libre Comercio es algo más que una mera desgravación arancelaria. Globalización y Competitividad. como un sustituto de la puesta en marcha de políticas económicas internas que tengan como finalidad fortalecer el crecimiento económico. cada vez más. Una de las características de este fenómeno es la creciente liberalización del comercio internacional. por ejemplo. Jorge Humberto Botero. Javeriana y Externado de Colombia.

Y se cita con frecuencia las cifras de América Latina para las décadas de los 80 y 90. Septiembre 2003. coinciden con una época de mayor apertura económica. un debate aún inconcluso que busca definir si el mayor comercio y la creciente globalización. Por ejemplo: un estudio reciente del Banco Mundial ha demostrado como los salarios reales aumentaron en México con la introducción del NAFTA muchísimo más en los Estados Mejicanos que ya contaban con una fuerza de trabajo debidamente educada. Las cifras disponibles. Casa de América. Por el contrario. Lecciones del Nafta para América Latina. pero de ninguna manera pueden atribuirse tales fenómenos a la entrada en vigor por aquella misma época del NAFTA. Ibídem 5 . Naturalmente existen cifras y análisis estadísticos que intentan demostrar lo contrario. en éste momento. 2000. apoyan o retrasan el crecimiento económico. las cifras disponibles parecen definitivamente confirmar el segundo grupo de teorías. Sin embargo ésta línea de argumentación no parece demostrar con solidez los vínculos de causalidad.implementadas a nivel nacional. Como se ha mencionado para el caso mexicano. por ejemplo. Madrid. Bogotá. fue “a pesar de” y no “por causa” del NAFTA por lo que se dio la profunda crisis conocida como el “efecto tequila” de los años 94 a 96 en México. Una vertiente de pensamiento económico sostiene que las evidencias sostienen que a una mayor globalización de los intercambios comerciales acentúa el rezago económico y social. Y por lo tanto tienden a profundizar los desequilibrios regionales 7 . 6 Una síntesis de estos estudios puede verse. que períodos de apertura económica han coincidido con épocas de rezagos en el crecimiento económico.para anudar relaciones políticas cada vez más fuertes con los diversos países del mundo 5 . En estos años evidentemente hubo un profundo deterioro del crecimiento económico y de la distribución del ingreso. Es decir. y con deterioro en indicadores de lucha contra la pobreza y de crecimiento económico. ¿El comercio estimula o retrasa el crecimiento económico? Existe igualmente. en las zonas en donde los flujos de inversión extranjera directa como proporción al PIB Ver. La política comercial de la Unión Europea con Latinoamérica. evidentemente. aquellas que asocian un mayor crecimiento económico con una mayor apertura económica. por ejemplo. Aunque el debate está aún inconcluso.sobre todo comercial−. presentada en el foro sobre el ALCA. 7 Perry. por ejemplo. en Guillermo Perry. en diversos estudios del Banco Mundial confirman la segunda hipótesis 6 . El Tiempo-Portafolio. Pascal Lamy. Colección apuntes. otra vertiente de la opinión económica sostiene exactamente lo contrario. es el de que su efecto económico no es equilibrado regionalmente y tiende a consolidar las economías de enclave. Otro de los efectos que tienen los tratados de libre comercio y que ésta bastante bien documentado en la literatura actual.para contrarrestar esta tendencia hacia la consolidación de desequilibrios regionales. se hacen indispensables medidas compensatorias. Por lo tanto. Afirma que los países que más dinámicamente han crecido en las últimas décadas son precisamente aquellos que han fortalecido su sector exportador e incrementado los intercambios comerciales con el resto del mundo. años que. es decir. o de deterioro en los indicadores de la distribución del ingreso.

en aquellas áreas geográficas que pudieron tomar ventaja más rápidamente de la desgravación arancelaria y de los flujos de inversión 8 . acentúa los desequilibrios regionales al interior del país. Existe en el mundo actualmente una corriente generalizada y creciente hacia una mayor liberación del comercio. Una buena porción de la geopolítica contemporánea gira en torno al comercio y a su liberación. Pero no por ser inevitable debe aceptarse. Pero la tendencia parece ser irreversible hacia una mayor liberalización. Un Tratado de Libre Comercio no es una condición suficiente ni para asegurar el desarrollo económico en un país ni para lograr una mejor distribución del ingreso y de la riqueza. Todavía adolece de muchas imperfecciones ésta liberalización. 2. 3. la liberación del comercio de ninguna manera puede subsanar la ausencia de estas políticas o los errores cometidos en el recetario interno de cada país. una pieza muy útil al desarrollo económico y social. Sin que ésta evidencia pruebe tampoco que siempre existirá un vinculo de causalidad inexorable en ausencia de buenas políticas económicas y sociales. en principio. Podemos concluir entonces de ésta primera sección que: 1. sin embargo. 6. De una liberalización a través de mecanismos multilaterales estilo bloques económicos como la Unión Europea se está pasando a dar énfasis a la liberalización a través de tratados bilaterales de libre comercio. puede decirse que la evidencia más confiable se inclina en la dirección de comprobar que a mayor liberación del comercio mayor crecimiento económico. Aunque existe una controversia en este momento sobre si la liberación del comercio apoya o retrasa el desarrollo económico y social. con fenómenos inflacionarios. Un Tratado de Libre Comercio no puede entenderse como un plan de desarrollo. y que y por lo tanto se hace indispensable la puesta en marcha de medidas compensatorias en las regiones más atrasadas del propio país. 5. Es indispensable que los gobiernos tomen conciencia que uno de los costos de entrar en esquemas de liberación del comercio es que se van a acentuar los desequilibrios regionales. Esto probablemente es inevitable en los tratados de libre comercio. Ibídem . Pero bien manejado puede ser una política complementaria que ayude a las otras políticas que siguen siendo responsabilidad exclusiva de cada gobierno. de los cuales −como se ha dicho− existen 115 en el mundo actualmente. Un TLC bien negociado puede ser. y en fin.fueron mayores. o cuando no existen simultáneamente políticas compensatorias en lo social. 4. Por último: un TLC. 8 Perry. Cuando la liberación del comercio coincide con políticas macroeconómicas desacertadas. Ahora hemos pasado a una geopolítica en la que juega un papel creciente la liberación del comercio como arma diplomática. como con imprecisión lo denominó recientemente un funcionario gubernamental colombiano. como el de los subsidios otorgados a la agricultura por los Estados Unidos y Europa. Existen también contenciosos inmensos aún sin resolver. Por lo tanto se hace necesario poner en marcha medidas de desarrollo regional compensatorio que atenúen los efectos concentradores propios de un Tratado de Libre Comercio. La época de la guerra fría estuvo marcada por las estrategias militares y armamentistas.

un eventual tratado que no tendría los horizontes ni el aliento con el que se diseño originalmente. político y empresarial. ha tenido lugar un interesante debate académico. pero que ha llevado a excluir una serie de temas importantes para la liberación cabal del comercio. Y una de las características del momento que vivimos es precisamente la liberación del comercio. y en segundo lugar por una actitud entendible de protagonismo que ha querido jugar el Brasil. Tales razones pueden sintetizarse de la siguiente manera 9 : 1. septiembre 2003. Esto ya se ha hecho. los TLC no son una panacea ni un sustituto a las buenas políticas nacionales. A título meramente de recapitulación. Bogotá . del mismo autor. Las oportunidades que plantea la liberación del comercio en Colombia. en el que básicamente se discutía la siguiente cuestión: ¿Debe entrar Colombia o no en un TLC con los Estados Unidos? En cierta manera este debate ha quedado concluido a partir de esta semana cuando se inician precisamente las negociaciones entre Colombia y los Estados Unidos. en virtud de la cual nos encerráramos dentro de una muralla china dándole la espalda a lo que está sucediendo en el resto del mundo.En conclusión. pero sí resultan convenientes cuando un país quiere integrarse con el resto del mundo practicando internamente políticas económicas y sociales acertadas. 9 . 2. quizá resulte útil recordar cuáles fueron las razones centrales que llevaron al Gobierno Colombiano a tomar la decisión de orientar una política comercial del país. Una actitud autárquica. a partir de ésta semana el asunto fundamental es: ¿Cómo negociar un buen Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos?. Ya la discusión en el terreno práctico no es la de si debemos firmar o no un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos. es decir. la estrategia y el equipo negociador. y por lo tanto. sería una profunda equivocación que acarrearía además inmensos costos en términos de oportunidades de exportaciones. aparecían las siguientes: i) concentrarnos en la negociación del ALCA (dentro de la cual seríamos uno más de los 34 participantes). pero en el último año la velocidad a la cual ha avanzado el tratado del ALCA ha sido entorpecida. Durante el último año. y. hacia un acuerdo de libre comercio con los Estados Unidos. prioritariamente. de generaciones de empleo que el país requiere con apremio. ¿Cuáles son los temas especialmente sensibles en los que los negociadores deben tener mucho cuidado? ¿Cómo lograr que este acuerdo de libre comercio se convierta en un mecanismo de oportunidades y no solamente en una trampa para la industria y para el empleo colombiano? Tales son los nuevos interrogantes que precisamente a partir de ésta semana están sobre el tapete. en primer lugar. Ministro de comercio exterior. en documento citado. Colombia no está aislada en el mundo. La inserción en la economía mundial. La Una buena síntesis de las razones que movieron al Gobierno Colombiano a optar por la vía de un TLC como estrategia principal de la política comercial puede consultarse en: Jorge Humberto Botero. hasta el punto de que algunos hablan ahora del ALCA LIGTH. por renuencia de Venezuela. en Colombia. Hace cerca de un año en el abanico de opciones comerciales que tenía Colombia. ii)Disponíamos también en de la posibilidad de negociar un Tratado de Libre Comercio con el MERCOSUR.

5. el país más biodiverso por hectárea del planeta. La posibilidad de un TLC ha sido entendida por las autoridades colombianas como una manera para convertir en permanentes las concesiones de acceso al mercado americano sin aranceles (ATPDEA). Pero dado el aún incipiente volumen de comercio que nuestro país tiene con los países del MERCOSUR. pues por condiciones climáticas tanto México como Chile. discusión sobre si la disyuntiva era ALCA o acuerdo con el MERCOSUR quedó superada. unidas finalmente a la que un TLC es un buen instrumento para incentivar la inversión extranjera directa que tanto requiere Colombia para afianzar su desarrollo económico. Tal es el caso del TLC ya firmado con los países centroamericanos al cual adhirió la República Dominicana. con relación a México y a Chile se ha argüido que “de concretarse el TLC con los Estados Unidos. Por lo tanto. ésta no será. . que no son excluyentes sino por el contrario complementarios. demostrándose que sí se puede hacer una cosa y la otra. Mientras que en Colombia. a saber. tenemos tantas frutas exóticas que ni siquiera los mismos colombianos las conocemos. no iniciar las negociaciones ahora sería perder una ventana de oportunidad que quizás no se vaya a repetir en el futuro próximo. iii) Algunos planteaban igualmente un dilema a la postre falso. se iniciaron formalmente el pasado martes en la 10 Luis Alberto Moreno. discurso pronunciado en el foro de Portafolio. Nuestro potencial en ese sentido es enorme” 10 Se arguye finalmente que las autorizaciones concedidas por el Congreso de los Estados Unidos al Presidente Americano para firmar directamente TLC expira en marzo del 2005. o Tratado de Libre Comercio con Europa o TLC con los Estados Unidos.de darle la primera prioridad (aunque no con carácter excluyente) a la búsqueda de un TLC con los Estados Unidos cuyas negociaciones. septiembre 4 de 2003. Todas estas razones.al menos en corto plazo. compiten con muchos de los productos agrícolas que se cultivan en Estados Unidos.3. Y en consecuencia. 4. Igualmente. que si no entra Colombia en un TLC significaría entregar las posibilidades de penetrar en el mercado americano a países que tienen una oferta exportable similar a la nuestra. fueron los motivos por las cuales el gobierno tomó la decisiónentre las diversas opciones que estaban a su disposición. Precisamente la semana pasada las autoridades de la Unión Europea han anunciado su deseo de abrir formalmente negociaciones con miras a un TLC con los países del Área Andina. Otro argumento que ha sido mencionado con énfasis es el de que los Estados Unidos ya han celebrado TLC con países que tienen una importante capacidad de competencia con las exportaciones colombianas frente al mercado americano. seríamos (Colombia) el primer país realmente tropical en tener acceso al mercado norteamericano. como se sabe.una opción comercial que pueda tener la envergadura y las posibilidades de un tratado de libre comercio con los Estados Unidos. La evidencia está demostrando que se debe buscar una y otra cosa. de que hoy goza una cantidad importante del universo arancelario de las exportaciones colombianas. 6. Otra razón que ha jugado un papel preponderante para que Colombia tomara la determinación de iniciar la búsqueda de un TLC con los Estados Unidos es el hecho de que en el 2006 terminan las ya prorrogadas concesiones arancelarias que los Estados Unidos otorgaron unilateralmente a los países andinos como compensación en su lucha contra el narcotráfico. Embajador de Colombia en los Estados Unidos.

Esto es indispensable pues finalmente la integración económica y el comercio lo hacen los empresarios y no los gobiernos. y ya iniciadas las negociaciones. En efecto. pero los negocios los hacen finalmente los empresarios. . no es menos cierto que el TLC plantea grandes interrogantes y unas decisiones supremamente delicadas en materia agrícola 11 . o sea un mecanismo de consulta permanente en el que cada paso concreto que se dé en la negociación sea previamente consultado y acordado con el sector privado. De allí la importancia que va a tener este “cuarto de al lado” para asegurar una provechosa y equilibrada negociación del TLC. Estos últimos trazan los senderos políticos y proporcionan marco institucional. según el informe disponible de la OECD. Alguien ha dicho con razón que ella es “una más” para los Estados Unidos mientras que para Colombia es “la negociación”. es decir los equivalentes del subsidio 11 Puede consultarse: Borradores de avance preliminar sobre los estudios preparatorios para la negociación del TLC con Estados Unidos. El Ministro de Agricultura en reciente conferencia ha resumido así el problema de los subsidios internos otorgados por los Estados Unidos a su agricultura: “cabe recordar los niveles de los subsidios en Estados Unidos. No va a ser desde luego fácil esta negociación. y donde pueden estar los escollos que es necesario sortear en la negociación para que el TLC sea realmente algo provechoso para el país. Sin embargo se ha procurado conformar un equipo negociador que considero tiene un buen nivel técnico. Ya ha venido haciendo estudios sectoriales a través de sus diversos gremios que serán sin duda de utilidad. 2004. y se espera que deberán estar concluyendo en algún momento del primer semestre del 2005. Bogotá. Ya tomada entonces la decisión. fundamentalmente por las siguientes razones: En primer lugar por los subsidios internos. y en ese sentido complementaria de la de los Estados Unidos. lo que resta de ahora en adelante es esperar que la negociación concluya satisfactoriamente. las porciones que alcanzaron las transferencias de los contribuyentes y los consumidores pagadas a los agricultores norteamericanos dentro de sus ingresos brutos durante el año 2001. A pesar de que la nuestra es una agricultura tropical. Garay Luis Jorge Y Espinosa Andrés. Habría que recordar también que los Estados Unidos tienen una inmensa infraestructura de negociación y una larga experiencia en tratados similares a éste. Ministerio de agricultura y desarrollo social. mientras que Colombia carece de experiencia a este respecto. La agricultura.ciudad de Cartagena. sin contar con los notables incrementos establecidos por su célebre ley agrícola del año 2002 estimados en un 80%. El sector privado colombiano está jugando. Y es cierto. Y se ha convenido con el gobierno (al estilo de lo que fue la negociación del NAFTA entre México y Estados Unidos) que se configure del llamado “cuarto de al lado”. como todos lo deseamos. conocida como Farm Bill. y el gobierno ha adelantado a lo largo de estos meses una serie de estudios sectoriales (varios de los cuales inclusive recibió de la administración Pastrana) que le han servido para detectar exactamente donde están los sectores más sensibles. y debe seguir jugar un papel crucial en las negociaciones que se inician.

antes de que finalice el período de transición que se pacte en el TLC entre ambos países. que pueda apoyar los inmensos procesos de reestructuración Ver Carlos Gustavo Cano. La principal justificación para otorgar este tiempo razonable de protección al sector agropecuario colombiano es que pueda emprender la gran tarea de reestructuración que le queda por delante. y en volúmenes que amenacen o puedan causar grave daño a la producción y el empleo rural nacional” 12 . 1.4 para las oleaginosas. 12 .7 para trigo. 1. derechos compensatorios. Esta es la razón. Igualmente.9 para arroz. no se haya logrado la eliminación de dichas ayudas. aranceles específicos. tenga plena vigencia. cláusulas automáticas de salvaguardia especial o combinaciones de las anteriores. 1. Los diez cimientos de las negociaciones de comercio en la Agricultura. financiado con cooperación internacional Americana.8 para arroz. de los períodos de desgravación. es decir. precisamente. Colombia tendrá que buscar una cláusula mediante la cual Estados Unidos se comprometa a eliminar en la OMC sus ayudas internas distorsionantes del comercio. Para el caso colombiano se piensa que es indispensable un plazo de desgravación para el sector agropecuario que fluctué entre estos dos extremos. Esta fórmula podría estar representada por mecanismos de estabilización de precios similares o equivalentes al actual sistema de franjas de precios. septiembre de 2003. Y la misma Unión Europea ha brindado ayuda financiera para ello. al terminar el período de transición. 1. entre los 12 años convenidos con Chile y los 20 con los centroamericanos.al productor (EST) fueron del 50. contingentes arancelarios. Bogotá. derechos automáticos. No es claro todavía si un TLC con los Estados Unidos contendrá un fondo. 46. Colombia requeriría una “formula de salvamento”. Mimeo. es decir los cocientes de la relación entre los ingresos recibidos por los agricultores norteamericanos y los precios internacionales fueron: de 2. Por tal motivo. en caso de que. 40.4 para maíz y 1. que operarían después del período de transición en el caso de que las exportaciones agrícolas de los Estados Unidos lleguen a Colombia con el precio por debajo del costo. Y acá radica uno de los principales retos que tendrá Colombia en los años venideros. 26. Otro asunto que va a ser crucial durante la negociación es establecer los períodos de desgravación en desarrollo del principio de la asimetría que debe presidir las negociaciones de una etapa de libre comercio entre un país como Estados Unidos y uno como Colombia. En el TLC con Centro América los países centroamericanos lograron un período de desgravación de hasta 20 años para los productos agrícolas sensibles y hasta 10 años para los sectores manufactureros.5% para oleaginosas.0 para la leche. En los procesos de integración exitosa −como ha sido el caso de la Unión Europea− los países con menor desarrollo relativo han debido emprender profundos procesos de reestructuración tanto en su aparto industrial como en sus estructuras agrícolas. En su defecto. sobre todo para los productos sensibles.4% para el maíz y 25. Es indispensable señalar periodos relativamente holgados para que la desgravación. 48.4% para azúcar. En el caso de Chile se convino un plazo de desgravación para los productos sensibles agrícolas de 12 años. los coeficientes de protección nominal.8 % para la leche.4% para trigo.9 para azúcar.

la capacitación y readaptación del capital humano para dicho propósito a niveles de doctorado y postdoctorado y un vasto esfuerzo en materia de desarrollo rural. Bogotá. 13 . a la necesidad de fortalecer la agricultura lícita y contribuir al desmonte de actividades ilícitas como el narcotráfico y el terrorismo. en reciente conferencia. Documento citado. y este tipo de cooperación vendría a sustituir el compromiso estadounidense en la lucha internacional contra el narcotráfico y el terrorismo. De un lado será indispensable acordar unos plazos holgados de desgravación. el reto es formidable. complemento esencial del programa de Gobierno “Manejo Social del Campo” 13 . Dicho fondo deberá contar con importantes recursos no reembolsables provenientes de la cooperación norteamericana. de otro lado. La justificación del fondo reside en que la agricultura colombiana no solamente se deberá reconvertir para afrontar en mejores condiciones la mayor competencia externa sino. No podemos esquivar la entrada de nuestra agricultura a un acuerdo de TLC. como recibió Colombia durante la revolución verde. y al mismo tiempo proteger – como es deber del Estado colombiano hacerlo. Pero al mismo tiempo no podemos dejarla desprotegida. culminarán las preferencias de la ATPDEA. será indispensable financiar con cooperación internacional. Sólo de esta manera podrá compaginarse el propósito de participar y beneficiarse de las oportunidades de mayores exportaciones que un TLC brinda para tener acceso a un mercado tan importante como el de los Estados Unidos. el cual deberá financiar durante el período de transición que se determine la adopción de los más avanzados progresos de las ciencias y la transferencia de los más recientes hallazgos de la biotecnología. Y para este efecto se requerirá una planificación fiscal en el país de tal manera que la propia política presupuestal Colombiana pueda proveer. lo mismo que con recursos internos colombianos. la constitución de un fondo para la reconversión tecnología de su agricultura. además. marzo de 2004. y finalmente. para la reconversión agropecuaria.un mejoramiento en las condiciones de calidad de vida y en la productividad de la economía campesina colombiana. afirmaba lo siguiente: “Para Colombia un capítulo esencial del TLC con Estados Unidos tendrá que ser sin duda. un ambicioso programa que pueda suministrar una plataforma de reconversión y modernización de aquellos sectores de la agricultura colombiana donde evidentemente tenemos aún rezagos.que se requieren en Colombia. será menester establecer un mecanismo en virtud del cual las exportaciones de productos agrícolas de los Estados Unidos hacia Colombia (que se benefician de la recepción en aquel país de subsidios internos) no podrán entrar con cero aranceles a Colombia hasta tanto Estados Unidos se comprometa a desmontar dichos subsidios. Esto todavía más en razón de que en el 2006. Quiero citar a este respecto al propio Ministro de Agricultura colombiana quien. en los años venideros. Como se ve. lucha en la cual Colombia ha sido abanderada. Cano Carlos Gustavo. Pero tenemos que hacerlo de todas maneras. Se trata de una nueva modalidad de plan Colombia. Ministerio de Agricultura y desarrollo social. puede consultarse igualmente del mismo autor: Biotecnología y propiedad intelectual en el agro. fondos suficientes y significativos que se traduzcan en procesos de reestructuración que adecuen a los sectores más débiles y más vulnerables para asumir los riesgos que plantea de aguerrida competencia dentro de un TLC. comenzando por la norteamericana y también la europea. entre mediados de la década de los años sesentas y mediados de los setentas.

Según estudios recientes. Pero que si no se le maneja bien pueden dar al traste con cualquiera de los buenos propósitos contenidos en un Tratado de Libre Comercio.75% del total de las exportaciones hacia los Estados Unidos esta amenazado por barreras para-arancelarias 14 .Uno de los objetivos más importantes también de la negociación que se emprende en estos días en materia agrícola es lograr la remoción de las barreras fitosanitarias que hoy en día obstaculizan el ingreso de nuestros productos agropecuarios al mercado americano. El primero es el manejo de la política cambiaria y el segundo la necesaria discrecionalidad que deben mantener las autoridades monetarias colombianas para. crecimiento y pobreza. y esa circunstancia se ve aún más agravada si el escenario revaluacionista se presenta dentro de un contexto de liberación acelerada del comercio. septiembre 2003. no es un asunto que vaya a estar solucionado en el TLC. Aspectos Monetarios y Financieros del TLC. el 16. La liberación del comercio no solamente se logra eliminando los aranceles. . Por eso la más alta prioridad de la política en Colombia de los años venideros tendrá que estar permanentemente asociada a evitar que se presenten brotes revaluacionistas como los que se vieron durante la primera parte de los noventas. establecer restricciones a los flujos especulativos de capital de corto plazo. Dos aspectos adquieren especial relevancia al evaluar la viabilidad de un TLC de Colombia con los Estados Unidos. Mimeo. El primer tema –el de manejo cambiario− es un asunto de resorte de las autoridades colombianas. Uno de los inconvenientes más serios que se le señalan actualmente a los procesos de apertura y de internacionalización de la economía por casi toda la literatura 14 Ver Cabrera Mauricio. Me refiero fundamentalmente al riesgo de la revaluación. eventualmente. Este. Un rezago en la tasa de cambio coloca al sector productivo colombiano en situación de indefensión frente a la competencia extranjera. resulta de alta prioridad para Colombia cerciorarse de que estas barreras paraarancelarias no frustren el día de mañana los esfuerzos exportadores colombianos. como no puede funcionar adecuadamente ningún proceso de apertura cuando se le realiza en ambientes revaluacionistas. sino que es necesario igualmente eliminar las múltiples barreras para-arancelarias que hoy en día pueden frustrar los esfuerzos de las exportaciones de países como el nuestro hacia el mercado americano. TLC. cuando se dejo prosperar una inconveniente revaluación del peso. La experiencia colombiana durante buena parte de los años noventas. pero sí es un requisito sin el cual ningún TLC −ni mucho menos uno con los Estados Unidos− puede funcionar bien. repito. que la misma reducción de aranceles que se dio durante la primera oleada de medidas aperturistas en Colombia. En la agenda de temas diferentes de la reducción arancelaria que serán objeto de las negociaciones del TLC. y que lograron ser corregidos a partir de 1999 cuando se liberó la tasa de cambio y se restablecieron niveles de equilibrio en la cotización del dólar con relación al peso en Colombia. Bogotá. fue la que resultó mucho más nociva para el empleo y las estructuras productivas colombianas.

todos los críticos serios de los procesos de globalización señalan el control sobre los flujos financieros de corto plazo como una de las primeras herramientas que deben reservarse los países. y súbitamente abandonan como “golondrinas” el país al primer síntoma de inquietud política o económica. Por eso. Revista diálogos políticos. 21 -2003 15 . 1999. con propósitos meramente especulativos. indispensable a mi entender. para que la internacionalización de la economía no se vuelva como un bumerang contra las estructuras sociales y económicas de los países. Resulta pues. estar de cierta manera al abrigo de los grandes altibajos que en otros países se ha presentado por razón de estos fuertes flujos y reflujos de capitales especulativos de corto plazo. dejando sumidos al país que los habían acogido en graves crisis cambiarias y en colapsos económicos como sucedió a comienzos de los noventa en México y a finales de la misma década en el sudeste Asiático. falla que coloca en situación de grave desventaja en un momento determinado a los países más pobre y con menos capacidades de encontrar financiamiento alternativo en sus mercados internos de capitales. Globalización: Desafíos y Oportunidades. Economica. Esto le ha permitido a Chile lo mismo que a Colombia. la figura de los depósitos previos al ingreso de capitales de corto plazo cuando se ha visto que había afluencia exagerada de este tipo de recursos especulativos. Este seminario quiere ser. Colombia junto con Chile es el país que más exitosamente ha manejado en el pasado −cuando se ha visto que ello es necesario− restricciones a los flujos de capital de corto plazo. presionan las fuerzas revaluacionistas. que en la negociación que se va a adelantar de un TLC con los Estados Unidos (el cual tendrá un capitulo especial dedicado a la liberación de la banca y de los servicios financieros) se contemple la posibilidad para que nuestras autoridades monetarias y cambiarias ( El Banco de la República) si lo estiman conveniente pueda establecer restricciones cuantitativas al ingreso de capitales especulativos al país. Comprendre la Mondialisation. Alfaomega-Cambio. Quisiera proponer para el debate que seguirá en este seminario los siguientes temas de reflexión: La que conocemos como Economía Social de Mercado fue aquel acerbo de teorías y de prácticas económicas que se pusieron en marcha en Alemania con posterioridad a la Entre la inmensa bibliografía que existe sobre este tópico puede consultarse: Pizano Diego. La arquitectura financiera internacional después de la crisis. en Globalización económica. y Dieter Heribert. con razón. Punto apasionante desde todo punto vista. a la globalización económica. Hemos utilizado. por ejemplo. estaríamos abriendo una brecha de inmenso peligro y estaríamos pagando tributo a una de las principales fallas que la literatura especializada actual le reprocha. TLC y Economía Social de Mercado. Desafíos para un nuevo consenso. Si esto no lo hacemos. Paris.especializada 15 es el descontrol de los flujos de capital que a menudo. y Lafay Gerard. un foro de reflexión sobre los puntos en que convergen o difieren los tratados de libre comercio con los postulados de la llamada “Economía Social de Mercado”. finalmente. y con éxito. Bogotá 2002. llegan a los países en busca de altas tasas de interés.

Noviembre. Pero igualmente el acerbo teórico de la “Economía Social de Mercado” nos enseña que las fuerzas del mercado no se pueden dejar a la buena de Dios. 21 2003. no se pueden dejar sin una supervisión muy cercana de autoridades que eviten la conformación de carteles o de prácticas restrictivas que perjudiquen a los consumidores. para evitar que estas fuerzas descontroladas del mercado generen más pobreza y más desequilibrios regionales −pero al mismo tiempo buscando que el país pueda beneficiarse de las ventajas que un TLC bien negociado le puede proporcionar− es indispensable. que el entrar en las corrientes de las relaciones internacionales que exigen una creciente liberación del comercio. 16 . Para que haya tiempo para montar simultáneamente unos mecanismos de amortiguación que le permitan a los sectores más amenazados poder reconvertirse. Que lo haga en desarrollo del principio de la subsidiariedad. Caso típico de esta afirmación es el de la creación de fondos de reconversión en las estructuras agrícolas e industriales que sean especialmente amenazadas en un TLC. Como una práctica de gestión económica que se ubicó como un punto intermedio entre el socialismo planificador y lo que ahora llamaríamos el neoliberalismo. y afrontar así con éxito los grandes retos que plantea la liberación del comercio. y siguiendo las mejores lecciones de la “Economía Social de Mercado”. o en fin. 17 Ver también. Ya se mencionó igualmente como un TLC genera forzosamente sectores perdedores y sectores ganadores. que la iniciativa privada y que el vigor empresarial puedan jugar un rol que obviamente estaríamos sofocándolos si nos amurallamos detrás de uno anacrónico proteccionismo o le damos la espalda a la modernización de la economía global. Ciedla y Konrad Adenauer Stiftung. Y esto se hizo. Pero al mismo tiempo tales procesos de liberación del comercio no pueden dejarse sin un control complementario muy preciso de parte del Estado en cada país. En este sentido. principalmente. para que amortigüe y subsane todo aquello que un TLC por sí solo no puede proveer 17 . tal como lo preconiza la teoría de la “Economía Social de Mercado” 16 . respetando el mercado. es una manera contemporánea de aceptar las fuerzas del mercado. autoridades encargadas de aplicar el nuevo derecho contra los antimonopolios y las prácticas restrictivas. La Economía Social de Mercado: ¿ Puede imitarse el modelo Alemán en América latina?. experiencias y nuevos desafíos. la conformación de fuerzas monopólicas que falseen el mecanismo adecuado de los mercados. El concepto de economía Social de Mercado: principios. Recordemos bien lo que se ha firmado anteriormente: un TLC no es de por sí un plan de desarrollo. 1999. Dieter W Benecke. Stoltenberg Gerard. que el Estado intervenga.guerra y que tanto ayudaron a la reconstrucción de la arrasada economía alemana. sino apenas una pieza de un engranaje mucho más complejo donde el Estado tiene que estar listo a intervenir cuando ello sea necesario. En su momento la economía social del mercado preconizó y logró que se creará no sólo en Alemania sino luego en la comunidad económica europea. Por lo tanto. Ya analizamos como un TLC no genera de por sí mayor equidad sino que por el contrario puede acentuar desequilibrios en algunas regiones o sectores específicos. Para eso se pactan los períodos de desgravación gradual. en revista diálogo político. los países que ingresen a la liberación del comercio a través de mecanismos como el TLC o similares deben entender. de un parte. Es decir.

En síntesis: los TLC son una más de las expresiones de la globalización que con fuerza creciente impone la economía internacional. no para encerrarse allí a llorar. Para que haga uso de la figura “el cuarto de al lado”. y luego durante la aplicación del TLC. Habiéndose tomado la decisión política. que un TLC es apenas una parte de un todo. en los TLC hay que tener también inmenso cuidado para que no se conformen situaciones monopólicas o de prácticas discriminatorias contra los consumidores. puede haber falseamientos que conduzcan a . y hacer igualmente un llamado al sector privado. Puede haber manipulaciones. Y en segundo lugar. puede haber interferencias. Se ha dicho con razón que los Estados Unidos “no tienen amigos sino intereses”. Eso sería falsear el funcionamiento cabal del mercado. preservar para el Banco Central la posibilidad de establecer −si se llegan a necesitar− límites cuantitativos al ingreso de capitales especulativos de corto plazo. no podrán llegar a menor precio simplemente porque están beneficiándose de unos subsidios exorbitantes que la política fiscal americana otorga a los agricultores. de negociar un TLC con los Estados Unidos. a partir de esta semana lo que resulta pertinente no es tanto discutir si es conveniente o no un TLC. al lado de los beneficios que seguramente también generará. Que el Estado debe estar listo a intervenir en desarrollo del principio de la subsidiariedad para corregir los efectos negativos sobre la distribución del ingreso o sobre la equidad regional que puede generar un TLC. El caso de los subsidios internos que otorga la agricultura de los Estados Unidos a sus productores es ejemplo típico. y con toda seguridad así lo demostrarán durante las negociaciones que se inicien. resulta crucial para un país como Colombia que queden establecidos mecanismos en virtud de los cuales las exportaciones agrícolas de los Estados Unidos hacia Colombia. Colombia no puede estar ausente de estas corrientes y debemos aprovecharlas en el mejor sentido de la palabra. La negociación será dura. sino para desde allí brindar fórmulas constructivas en esta delicada negociación. después de un largo debate que duró cerca de un año. un TLC tampoco asegura por sí sólo que el mercado internacional de bienes y servicios funcione con absoluta transparencia y claridad. En muchos campos hay que negociar con extremo cuidado. con fechas aún inciertas. colabore con el equipo gubernamental. Eso sería una práctica desleal para con nuestros propios agricultores. Los Estados Unidos han dicho que el tema de los subsidios no lo van a negociar en el TLC sino en el marco de la organización mundial del comercio (OMC). Pero debemos hacerle confianza al equipo de negociadores que se ha conformado. Y por último: el acerbo teórico de la “Economía Social de Mercado” nos proporciona dos importantes enseñanzas que no habrá que olvidar a lo largo de estas negociaciones. pero no el único: ya hemos mencionado en esta conferencia algunos otros aspectos fundamentales como. por ejemplo. Pero mientras tanto. En primer lugar. para que en lugar de quejarse permanentemente y de solicitar protecciones interminables. El primero de ellos la agricultura. sino cómo negociarlo de la mejor manera posible.Guardadas las proporciones.

a saber: “que la libre competencia es un derecho de todos que supone responsabilidades”.prácticas restrictivas.. . y las autoridades de cada uno de los países signatarios. por mandato de la ley. Allí también el marco jurídico que se negocie dentro del acuerdo. impedirá que se obstruya o se restrinja la libertad económica y evitará o controlará cualquier abuso que personas o empresas hagan de su posición dominante en el mercado nacional” Muchas gracias. monopólicas o discriminatorias contra los consumidores.. deben también recordar el mandato que consigna del articulo 338 de nuestra Constitución. y que “El Estado.

Roberts 2001. Alejandro Portes es sociólogo. Las políticas defendidas por la resucitada ortodoxia liberal y el “Consenso de Washington” que le dieron su ímpetu ideológico han sido descritas con detenimiento en la bibliografía contemporánea de las ciencias sociales (Sunkel 2001. 1999). Agradecemos a Emilio Klein por su ayuda en la recolección preliminar de datos para este escrito y a Peter Evans. Latinoamérica experimentó un cambio trascendental cuando los países de la región abandonaron el anterior sendero de la industrialización autónoma defendido por sus propios intelectuales y adoptaron un modelo de desarrollo basado en la apertura económica y la competencia global. como se llama a este modelo. en particular. producidas generalmente por multinacionales subsidiarias y otras empresas de propiedad extranjera en las zonas de procesamiento de exportaciones. Furtado 1970) 19 . al tiempo que importaban manufacturas y tecnología del mundo industrializado. “Latin American Class Structures: Their Composition and Change during the Neoliberal Era” Latin American Research Review 2003.Las estructuras de las clases sociales en América Latina: su composición y cambio 18 en la era del TLC Alejandro Portes [ Durante la última década del siglo XX. Profesor y Decano de la Facultad de Sociología de la Universidad de Princeton. Otro tanto ha sucedido con las consecuencias de dichas políticas. en realidad es un retorno a una era más temprana en la cual los países latinoamericanos participaban en la economía mundial sobre la base de sus ventajas diferenciales como productores de bienes primarios. ILSA. Las formas que asume esta nueva inserción de los países periféricos en las cadenas globales de mercancías han sido analizadas detalladamente por Gereffi (1989. al facilitar la publicación de este artículo. su aproximación analítica les ha impedido analizar sistemáticamente estas tendencias desde una perspectiva de clases sociales (Cepal 2000. 38 (1). William Smith y Susan Eckstein por sus comentarios a una versión anterior del mismo. Portes 1997). Castells (1998). Los efectos de esta profunda reorientación de las estructuras sociales de los países latinoamericanos y. de los patrones de estratificación social de largo plazo han recibido menos atención. El neoliberalismo. Robinson 1996. Versión original: Alejandro Portes y Kelly Hoffman. 19 [ 18 . (1989) y Korzeniewicz y Smith (2000). Además de las materias primas y los productos alimenticios que constituyeron las mercancías de exportación básicas de Latinoamérica en un primer momento. el modelo de exportación contemporáneo resalta las exportaciones industriales. La estructura de clase de estas sociedades no podría permanecer ni ha permanecido incólume a estos cambios significativos en su organización productiva y en los patrones del comercio global. Agradecemos la gentileza de la Instituto Latinoamericano de Servicios Legales Alternativos. Aunque algunos organismos internacionales como la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) han rastreado la evolución de la pobreza y la desigualdad en la región. en términos tanto de crecimiento económico como de equidad social (Filgueira 1996. Vol. Castells y Laserna. OIT 2000). De la Rocha 2001). Las políticas neokeynesianas de sustitución de importaciones fueron diseñadas para superar la vulnerabilidad de estas economías de exportación frente a las subidas y bajadas de los mercados externos (Prebisch 1950.

Mientras que las teorías marxistas ortodoxas comúnmente restringen los recursos de clase a la posesión de capital y los medios de producción (en contraste con la propiedad de la mano de obra). Cuando explora la estructura de clase de sociedades particulares. tanto clásico como contemporáneo. Este análisis puede ser leído como una extensión y revisión explícita de un artículo anterior. Las clases también resultan esenciales para entender las relaciones estratégicas de poder y conflicto entre grupos sociales y la manera como estas luchas moldean las oportunidades con que cuentan de sus miembros (Dahrendorf 1959.Estas publicaciones oficiales usualmente excluyen el concepto de clase debido a su origen marxista y a su consecuente evocación de las nociones de conflicto. Los análisis sistemáticos de la estructura de clase de las sociedades avanzadas han estado basados en el criterio fundamental del control sobre los medios de producción. el Reino Unido y otros países europeos. Con base en estos criterios. radica en que se concentra en las causas de la desigualdad y la pobreza y no sólo en sus manifestaciones superficiales. Latinoamérica se diferencia de las sociedades avanzadas en tanto una proporción significativa de la . los recursos que definen la clase están ligados explícitamente a los mercados y a la habilidad de los individuos para actuar eficazmente en ellos (Weber [1922] 1965. sino también la forma en que ciertos grupos intentan conscientemente estabilizar el orden social para defender sus privilegios y la manera en que otros grupos intentan subvertirlo para ampliar su participación. Poulantzas 1975). tales como el control sobre el trabajo de otros y la posesión de destrezas laborales escasas (Grusky y Sorenson 1998. En este capítulo se pretende corregir este defecto mediante la recuperación de un marco explícito de clase para el análisis de las sociedades latinoamericanas contemporáneas. autores como Wright (1985. Wright 1985. que buscaba esbozar las estructuras de clase de las sociedades latinoamericanas durante el final del periodo de sustitución de importaciones (Portes 1985). Mills 1959). y Clark y Lipset (1991) han intentado delinear la configuración básica de las clases en los Estados Unidos. En las sociedades capitalistas. Wright 1997). caracterizadas por un acceso diferencial a los recursos que otorgan poder y a las oportunidades que derivan de estos. como usualmente lo hacen las publicaciones oficiales estándar. Este énfasis conduce directamente al análisis de la política y la movilización política (Hall 1997). La ventaja común del análisis de clase. 1997). privilegio y explotación (Grusky y Sorensen 1998. Hout. el analista busca develar no sólo aquellos grupos sociales claves. publicado hace casi veinte años. que ofrece estimaciones empíricas de sus distintos componentes y examina cómo han variado entre los distintos países a través del tiempo. Veblen [1899] 1998. el control sobre la mano de obra de otros y el control sobre los activos intelectuales escasos. definidos por las oportunidades compartidas por sus miembros. Brooks y Manza 1993. Carchedi 1977. Goldthorpe (2001). teorías recientes han adoptado una aproximación más flexible que incluye otros recursos que otorgan poder. Portes 2000). Esta omisión oscurece aspectos significativos de las dinámicas sociales contemporáneas y nos priva de una herramienta analítica valiosa. Las estructuras de clase en el centro y la periferia El concepto de clase social hace alusión a categorías de la población discretas y duraderas.

la articulación entre estos distintos modos de producción es el elemento clave para comprender las dinámicas del capitalismo periférico y la emergencia del intercambio desigual entre las colonias y las semicolonias y los centros capitalistas globales (Luxembourg 1951. Tabla 1 La estructura de clase latinoamericana* CLASE SUBTIPOS Control capital CRITERIO DEFINITORIO de Control de fuerza Control de Control de Protegido y Método de % de y de trabajo habilidades habilidades regulado por remuneración fuerza la Este tópico –la articulación entre modos de producción y sus consecuencias para la estructura de las sociedades periféricas– fue discutido con detenimiento en el anterior artículo de Portes (1985) sobre las clases sociales latinoamericanas. Roberts 1978). 20 . En términos marxistas. Para un grupo de autores pertenecientes a esta tradición. en tanto que en la periferia éstas se encuentran segmentadas debido a su limitada incorporación a una economía totalmente monetizada y legalmente regulada. en la coexistencia de diferentes modos de producción –moderno. Hopkins y Wallerstein 1977. el “proletariado”) pueden ser definidas como entidades relativamente homogéneas. El esquema proporciona una clasificación séxtuple cuyas características se describen a continuación. A estas actividades generalmente se les denomina sector informal (Bromley 1978. 1977) denomina semiproletariado a los trabajadores que están parcialmente incorporados a las relaciones capitalistas modernas. Al indicar si los individuos tienen acceso (+) o no (-) a cada uno de estos activos.población no está incorporada a las relaciones laborales completamente mercantilizadas y legalmente reguladas. Tokman 1987). Sin importar si se emplea este u otro marco teórico. aunque los pequeños empresarios también se pueden encontrar en ambos lados de esta división estructural (Capecchi 1989. persiste el hecho de que en las sociedades avanzadas las clases sociales (por ejemplo. en la que cada clase inferior es definida por la carencia de uno o más de los recursos disponibles para sus predecesores. Wolpe 1975) 20 . como consecuencia. la diferencia entre los centros económicos globales y la periferia (v. Al yuxtaponer los criterios para definir la clase en las sociedades avanzadas con las condiciones estructurales que se encuentran en el capitalismo periférico se obtiene la gama de activos de clase presentada en la fila superior de la tabla 1. Wallerstein (1976. se puede presentar una tipología de la estructura de clases básica de las sociedades latinoamericanas. gr. pequeño empresarial y de subsistencia–. sino que sobrevive al margen de éstas en una amplia variedad de actividades económicas de subsistencia semiclandestinas. Esta tipología sigue una lógica semejante a la de Guttman. Arrighi 1972. Roberts 1989. Latinoamérica) yace en el desarrollo imperfecto de las relaciones capitalistas modernas en esta última y.

6% de los . Ejecutivos − + + + + Salarios y bonos ligados a las utilidades 1. asalariados Proletariado formal manual calificados y no calificados con contratos trabajo VI. microempresari os con empleados directos Va. Capitalistas Propietarios y socios administradores de empresas grandes/median as Gerentes y administradores de empresas grandes/ medianas y de entidades públicas Profesionales asalariados con formación universitaria en entidades publicas o empresas privadas grandes/ medianas la ley laboral* Utilidades + + + + + 1. − − − − + Salarios sujetos a la regulación legal. Proletariado formal no manual Técnicos y empleados de cuello blanco asalariados y con formación vocacional Utilidades + − +/_ + +/_ 8. Los países son presentados en la tabla 2. Pequeña profesionales burguesia por cuenta propia y tecnicos. 23.8 II. compensación no monetaria 45. Los datos no suman 100% porque el 3. alto valor técnicoproduccción organizada adminitrativas burocráticamente I. vendedores ambulantes y trabajadores familiares no remunerados.9 * Información ponderada promedio de ocho países latinoamericanos cuyo conjunto constituyen tres cuartos de la población económicamente activa de la región.5 − − − − + Salarios sujetos a la regulación legal 12.6 III. Proletariado informal Trabajadores asalariados sin contrato. Trabajadores de elite − − + + + Salarios ligados a habilidades escasas 2.medios de impersonal y escasas de subsidiarias. utilidades irregulares.4 trabajadores Vb.8 IV.4 − − − − − Salarios no regulados.

Estos cambios son analizados en las siguientes secciones. es definido como los empleadores de empresas privadas medianas y grandes. Por otra parte. Junto con los empleadores. El siguiente escaño en la estructura de clases está ocupado por los profesionales. pero derivan su ventajosa posición de los conocimientos que tienen. los grandes y medianos empleadores. este grupo. A pesar de que no son los dueños directos del capital. Las estimaciones disponibles para diferentes países latinoamericanos les asignan un tamaño que está entre el 1% y el 5% de la PEA. Para efectos del análisis de datos. se ha hecho mucho más heterogénea y se ha convertido en un refugio para los profesionales y trabajadores capacitados desplazados del empleo en el sector formal. Los cálculos sobre la presencia relativa de profesionales en la población de algunos países llegan hasta el 10%. Los estudios basados en las encuestas de hogares que representan tres cuartos o más del total de la población latinoamericana indican que el tamaño de esta clase fluctúa entre el 1% y el 2% de la población económicamente activa (PEA) en cada país (Cepal 2000. 21 . 63). pero de acuerdo con las investigaciones más recientes sobre la región como un todo no representan más del 5% de la PEA (Cepal 2000. la clase de los pequeños empresarios. En conjunto. No controlan grandes cantidades de capital ni dirigen a muchos trabajadores. comúnmente reciben los ingresos promedio más altos. los altos ejecutivos y profesionales. Los altos ejecutivos son los administradores de más alto nivel de empresas privadas y públicas medianas o grandes y de instituciones estatales. los ejecutivos devengan salarios y bonos ligados a las utilidades y el desempeño de la organización que dirigen. definidos como los trabajadores de élite con educación universitaria que son empleados por empresas privadas e instituciones públicas para ocupar posiciones administrativas de alta responsabilidad. la información disponible permite realizar una distinción entre altos ejecutivos y profesionales universitarios que antes no se podía efectuar con las series de datos disponibles. Ellas reflejan tanto una revisión de la tipología original con base en la información más refinada con que ahora se cuenta. 64-5). Aunque la presencia relativa de estas clases fluctúa en países Los lectores que conocen el artículo de 1985 notarán muchas diferencias con la presente conceptualización de las clases sociales. como los propios cambios que han tenido lugar durante las dos últimas décadas en Latinoamérica. que durante el periodo de industrialización de sustitución de importaciones podría haber sido incluida con confianza dentro del sector informal. dan forma a las clases dominantes en todos los países latinoamericanos (con excepción de Cuba). manejan organizaciones importantes que controlan una vasta fuerza laboral burocráticamente organizada.trabajadores de la poblacion económicamente activa fueron reportados como ‘sin clasificacion’ La estructura de clases latinoamericana durante la era neoliberal 21 Al igual que en las sociedades avanzadas. la remuneración que reciben supera ampliamente el promedio en sus respectivas naciones aunque asuma distintas formas: los capitalistas reciben utilidades. y los profesionales reciben un salario equivalente al valor y escasez de las habilidades profesionales que tienen. identificado con el nombre de capitalistas. que son escasos en el mercado y que son requeridos por las empresas privadas y las entidades gubernamentales. Como se analizará más adelante. Por ejemplo. las clases sociales dominantes en Latinoamérica están definidas por el control dentro del mercado capitalista de los recursos claves que confieren poder.

Por tanto. Fortuna y Prates 1989. proporciones que son mucho mayores a las presentadas durante los años de la industrialización de sustitución de importaciones (OIT/Lima 2000. Durante la era de sustitución de las importaciones. Esta clase puede ser dividida. Portes y Walton 1981). El proletariado formal corresponde a los trabajadores de la industria. Las principales características de este grupo –comúnmente denominado como microempresarios– son la posesión de ciertos recursos monetarios. Se puede esperar que este porcentaje se encuentre en la cima de la distribución del ingreso nacional y regional. 17). incapacidad profesional y jubilación. con la masa de trabajadores informales que se encuentran en lo más bajo del mercado laboral. servicios y agricultura que se encuentran protegidos por el derecho laboral existente y cobijados por sistemas obligatorios de seguridad social. la pequeña burguesía asumió un rol nuevo en Latinoamérica como un lugar de refugio para los servidores públicos. aunque en las sociedades periféricas ésta asume una forma distinta. el empleo en el sector público. En conjunto. los profesionales asalariados y otros trabajadores capacitados desplazados por las políticas de ajuste estructural promovidas por el modelo neoliberal (Sunkel 2001). Entre 1950 y 1980. existan variaciones importantes entre los países. Durante la década de los años noventa. dirigida por las tres clases anteriores. Como veremos enseguida. En Latinoamérica. aunque nunca logró absorber el grueso de la fuerza laboral latinoamericana (Prealc 1990. declinó significativamente durante la última década. lo que forzó a los empleados desplazados a crear sus propias soluciones económicas a través de la pequeña empresa. 30 fueron creados en pequeñas empresas y otros 29 en el autoempleo. Los microempresarios organizan este tipo de trabajo para producir a bajo costo bienes y servicios para los consumidores e insumos baratos por encargo de las empresas más grandes. para Latinoamérica como un todo representan aproximadamente el 10% de la PEA. de cada 100 nuevos empleos urbanos. Entre 1990 y 1998. de los cuales el 15% fueron creados por el gobierno y el restante 45% por las grandes empresas modernas . esta clase representa aproximadamente el 35% de la PEA latinoamericana regional en el año 2000 aunque. Klein y Tokman 2000). en un escalón superior compuesto por trabajadores y técnicos oficinistas asalariados. Muchos autores han sostenido que esta función constituye un factor clave que permite tanto la supervivencia de los pobres como la continuación del proceso de acumulación capitalista bajo la forma que asume en las economías periféricas (Birkbeck 1978. como se mostrará más adelante. el 60% de los nuevos empleos se generaron en el sector formal. que en muchos países constituía el soporte de la clase media urbana. el empleo formal creció de manera constante. Las clases sociales señaladas más adelante corresponden a la descripción marxista clásica de la “pequeña burguesía”. las microempresas dieron cuenta del 100% de los nuevos empleos urbanos (Klein y Tokman 2000. Esta pérdida no fue compensada por un crecimiento del empleo formal privado. este tipo de adaptación económica se ha convertido en la principal fuente de creación de empleo en la región. técnicas o artesanales. y el empleo de un pequeño número de trabajadores directamente supervisados. Pérez-Sainz 1992. a su vez. la clase microempresarial tradicionalmente ha desempeñado la función de vincular la economía capitalista moderna. y en uno inferior compuesto por trabajadores administrativos de la industria y los servicios y por trabajadores rurales en empresas agrícolas modernas. Roberts 1989).específicos. Dicha forma está determinada por la coexistencia del capitalismo moderno y varios modos informales de organización económica. En 1989. ciertas habilidades profesionales.

esta clase de trabajadores fue denominada como la masa “marginal” para resaltar su exclusión de la economía moderna (Nun 1969. esta clase es definida como la suma total de los trabajadores por cuenta propia (menos los profesionales y técnicos). los servicios y la agricultura. Estos son principalmente trabajadores temporales empleados sin contratos escritos y que no aparecen en los libros de las empresas (OIT/Lima 2000). esta explicación resultaría insuficiente debido a la presencia de una vasta masa de trabajadores excluidos del moderno sector capitalista que deben ganarse la vida a través del empleo no regulado o de actividades de subsistencia directas (Tokman 1982. la clase de trabajadores formales no se expandió. En Latinoamérica. y trabajadores asalariados sin seguridad social y otras protecciones legales en la industria. La proporción de trabajadores informales se redujo. El período de ajuste neoliberal ha presenciado una contracción del empleo formal en tanto el sector público se encogió y el moderno sector industrial se arruinó a causa de las importaciones baratas cobijadas por la nueva doctrina de la “apertura económica” (Sunkel 2001. Durante la década de los años sesenta. sino que permaneció estancada o de hecho disminuyó en muchos países (Cepal 2000. Como resultado. Grusky y Sorensen 1998). 67-8). 18). Germani 1965). pues el sector formal moderno redujo su participación en la creación de empleo al 20%. La Cepal suministra datos similares.(Klein y Tokman 2000. Una proporción significativa de la clase trabajadora informal está conformada por trabajadores y vendedores por cuenta propia y por personas con poca . a su vez. Como resultado. Roberts 1976. En las investigaciones empíricas. como en otras regiones periféricas.9% en 1998 (OIT/Lima 2000). Por esta razón. la situación cambió drásticamente. De acuerdo con la OIT. sino que por el contrario creció durante la última década. pero resultó insuficiente para absorber una fuerza laboral que crecía rápidamente. La evolución del proletariado informal en América Latina es opuesta a la de su contraparte formal. definido como aquella clase que carece de acceso a los medios de producción y que sólo puede vender su propia mano de obra (Wright 1997. Durante la década de los años noventa. Díaz 1996). trabajadores familiares no pagados. Una de estas formas consiste en proveer la mano de obra para las empresas organizadas por microempresarios. pero en las grandes y medianas empresas también existen trabajadores informales. durante esta era existió una inmensa pero decreciente clase trabajadora informal. La gran mayoría del trabajo en las microempresas es informal. servicio doméstico. el empleo informal alcanzó el 44% de la PEA urbana latinoamericana en 1990 y el 47. suministran bienes y servicios a bajo costo a los consumidores e insumos baratos a las empresas del sector formal (Castells y Portes 1989). lenta pero constantemente. El aumento del proletariado informal es reproducido en casi todos los países de la región y es interpretable como la contraparte popular del “empresariado forzoso” al que fueron inducidos los extrabajadores asalariados por las nuevas políticas económicas. El sector moderno generó la mayor parte de los nuevos empleos durante este periodo. Birbeck 1978). En consecuencia. esta clase puede denominarse más adecuadamente como proletariado informal. Lomnitz 1977). las cuales. en tanto que el sector público se encogió. como había sucedido en el pasado. el proletariado informal no continuó con su declive. La mayoría de las descripciones de las estructuras de clases de las sociedades avanzadas terminan con el proletariado formal. Peattie 1982. durante el período de industrialización de sustitución de importaciones. Investigaciones posteriores mostraron los vínculos entre estos trabajadores y la economía moderna y las múltiples formas en que sus actividades contribuían a la acumulación capitalista (Beneria 1989.

1 43.0 13.7 10. Pequeña burguesía Va.3 Venezuela % 1.9 0.1 100.0 40.0 11.2 1.9 9.2 30.5 2.9 100.0 25. Las detalladas tabulaciones ocupacionales producidas por este estudio constituyen la base de los cálculos regionales presentados en la tabla 1 y además permiten realizar aproximaciones bastante cercanas al tamaño de cada una de las clases en cada país.7 9.7 9. Proletariado formal manual (I) (II) VI. .2 Colombia % 2.5 30. 1990). diferentes agencias internacionales han venido realizando estudios sobre el sector informal en los países latinoamericanos que suministran aproximaciones útiles a la clase trabajadora informal (Prealc 1989.0 31. Proletariado informal (I) (II) Sin clasificar Totales 43.0 45.9 Costa Rica % 1.2 5.2 34.8 14.5 9.2 7.0 31.8 7.8 28.7 100.4 13. la Cepal ha llevado a cabo un estudio detallado de la estratificación ocupacional y del ingreso en ocho países latinoamericanos que en conjunto reúnen al 73.9 11.1 6.0 0.3 38.3 2.8 5. las estadísticas oficiales no utilizan el término clase social.9 27.2 8.1 5.3 16.3 10. Profesionales Total clases dominantes IV. Estos cálculos se presentan en la tabla 2.8 1. Proletariado formal no 12.8 20.2 9.5 48.4 3.5 1.1 32.6 1.2 7.3 100.9 33.8 10. Fuentes: Cepal (2000.2 100. 2000* Clase Brasil % 2. forzados a sobrevivir a través de las formas empresariales menos lucrativas. Por esta razón.7 33.4 Chile % 1.9 25.capacitación. Capitalistas II.0 40.7 29.2 0. ni reportan datos basados en él.6 27. Ejecutivos III.7 2.0 * Porcentajes de la población nacional trabajadora de 15 años de edad o más. no es posible llegar a cálculos precisos sobre el tamaño y la evolución de las diferentes clases con base en los censos.5 10.0 100.5% de la población regional.1 El Salvador % 1.4 16.2 45.0 1.8 5. tabla 8-A).2 I.9 0.3 20.4 23.0 0.5 100.4 5. tabla 11).0 40.1 100.4 2. Tabla 2 La estructura de clases de países latinoamericanos seleccionados.7 Panamá % 0.0 0.3 7.7 0.0 34.6 38. Más significativamente.0 50.2 27.3 5.1 44.5 22. OIT/Lima (2000. En años recientes.7 manual Vb.2 11. La medición de la estructura de clases latinoamericana Como ya se señaló.5 México % 1.9 1.

así como los profesionales y técnicos por cuenta propia conforman la pequeña burguesía. cumpliendo algunas normas. el tamaño relativo de esta clase es notablemente constante en los ocho países estudiados. estas clases no son homogéneas y deben ser desagregadas para que se puedan entender cabalmente las dinámicas que están en juego. La primera corresponde a la suma total de los trabajadores asalariados de empresas urbanas pequeñas.La clase capitalista es representada en los cálculos por los propietarios de empresas de más de cinco trabajadores. Dicha suposición probablemente da lugar a una sobrestimación. estas estimaciones de por sí bajas se reducirían en un 50% o más. entre el 65% y el 80% de los trabajadores de estas empresas no tenían seguro médico ni seguridad social. No obstante. Incluso tomando en cuenta esta sobrestimación. un segundo conjunto de tabulaciones realizadas por la OIT presenta la proporción de trabajadores en el sector formal (definido como empleados gubernamentales y trabajadores de empresas privadas pequeñas. en 1998. Para calcular el proletariado formal manual se utilizaron dos medidas. Sin embargo. Lo anterior es una sobrestimación. comprenden aproximadamente el 80% de la población latinoamericana. algunos trabajadores de empresas formales reciben un salario que no se registra y carecen de protección legal. Si los pequeños empresarios son excluidos. incluso después de tener en cuenta este sesgo. Estos resultados implican que las clases subordinadas. dado que los pequeños empleadores –los dueños de empresas que emplean entre 5 y 20 personas– probablemente se acercan más a la categoría de microempresarios que a la de verdaderos capitalistas. Estudios detallados en ciudades particulares muestran que una amplia proporción de microempresas son completamente informales y que otras operan en una zona gris. Los datos disponibles no permiten distinguir entre los microempresarios formales e informales. Nuevamente estas son sobrestimaciones por las mismas razones dadas anteriormente pero. . debido a que. la suma total de las tres clases dominantes escasamente alcanza el 10% de la población. aunque los datos fluctúen entre los países desde un 8% hasta un 16%. compuesta por técnicos asalariados y empleados administrativos subordinados. Los datos anteriores asumen que todos estos trabajadores están cobijados por contratos laborales y por las normas legales existentes. definidas ampliamente. Las dos clases siguientes son definidas empíricamente como ejecutivos y administradores de empresas privadas que emplean más de cinco trabajadores (Clase II) y como profesionales asalariados empleados por las mismas agencias o empresas (Clase III). El estudio de la Cepal no proporciona datos que permitan ajustar estas series. A pesar de su heterogeneidad interna. que emplean hasta cinco trabajadores. pero eludiendo otras (Itzigsohn 2000. medianas y grandes) que no aportan al sistema de seguridad social . medianas y grandes más los trabajadores agrícolas de modernas empresas medianas y grandes. Esta representa el 10% de la PEA latinoamericana. en todos los países la proporción de la PEA representada por la clase capitalista es mínima. Los propietarios de dichas empresas. 17) muestran que. siendo aun menor en muchos países y superada por un pequeño margen en tan sólo tres. Klein y Tokman (2000. Cross 1998). da cuenta del otro 15% de la PEA regional. La clase trabajadora formal no manual. como se vio anteriormente.

es decir. Estos datos subestiman al proletariado formal por la misma razón dada con anterioridad. En otras palabras. Si se utilizan los datos nacionales sobre cobertura de la seguridad social para ajustar los cálculos iniciales. Basados en estos datos. lo anterior dará lugar a sobrestimaciones. miden la clase “capitalista” como los propietarios y empleadores de empresas que cuentan con cinco o más trabajadores (la definición varía ligeramente entre los países. dado que se incluye a . medianas y grandes. Lo anterior hace que en todas partes los trabajadores informales sean la clase mayoritaria. La segunda serie ajusta esta menor contabilización con los mismos datos usados para volver a calcular a la clase trabajadora formal. las mejores estimaciones disponibles están limitadas a la PEA urbana y no a la total. interesa saber en qué medida y bajo qué formas la transición de la era de la sustitución de importaciones a la de la apertura económica ha afectado la estructura de clase de países individuales. Las otras clases dominantes no pueden ser estimadas por separado. sino que son fusionadas en la categoría de ejecutivos asalariados y técnicos/profesionales. el proletariado informal fluctúa entre un tercio y la mitad de la población empleada. trabajadores domésticos y trabajadores familiares no remunerados. Una vez más.La cobertura del sistema de seguridad social puede ser utilizada como una aproximación razonable al empleo formal. Infortunadamente. Además. lo que hace que estos datos no sean comparables con aquellos que fueron presentados anteriormente. y en ningún país supera un tercio de la PEA. Las series de tiempo disponibles suministradas por los censos nacionales y por documentos de la ONU no son lo suficientemente detalladas como para permitir estimaciones igualmente filtradas. Tan importante como la composición actual de la estructura de clase es su evolución a través del tiempo. pero nunca es menor a cinco trabajadores). aun es posible llegar a un cálculo simplificado. pequeñas empresas rurales. la exclusión de los trabajadores de empresas grandes no protegidos. Los cálculos de la proporción de la población trabajadora representada por el proletariado informal son la otra cara de estos datos. los datos se incrementarían entre un 4% y un 5% en cada nación. de la evolución de la estructura de clases en Latinoamérica durante las dos últimas décadas. De acuerdo con estos cálculos. más los trabajadores de las microempresas urbanas. tomados de publicaciones recientes de la Cepal. el estudio detallado de la Cepal sobre estratificación ocupacional del cual se derivaron los anteriores cálculos ofrece sólo una fotografía de un punto preciso en el tiempo y carece de datos comparables para periodos anteriores. Nuevamente se utilizan dos medidas. La primera representa la suma total de los trabajadores por cuenta propia – menos los profesionales y técnicos–. se obtienen los resultados en la siguiente fila de la tabla 2. Bajo la suposición más generosa de cobertura legal para todos los trabajadores de empresas pequeñas. Especialmente. Esta estadística sugiere que aproximadamente una quinta parte de la fuerza laboral en el sector de la economía estimado es formal y está conformada por trabajadores sin protección social. el segmento numéricamente más significativo de la población empleada en Latinoamérica es aquel que está excluido de las relaciones capitalistas modernas y que debe sobrevivir por medio del trabajo no regulado y actividades directas de subsistencia. sin que esta cifra sea menor a un tercio en ningún país. Los datos. el proletariado formal manual fluctúa entre el 20% y el 30% de la población adulta trabajadora. La cobertura promedio para los trabajadores de empresas del sector formal es del 80% y esta cifra es notablemente consistente en distintos años y países. Teniendo en cuenta estos impedimentos. sin importar el tamaño de la empresa. una “forma reducida”.

5 8.4 4.1 46.5 4.0 100.1 1.0 99.2 16.8 4. nos permiten diferenciar entre sus componentes según sean del sector público o privado.1 8.0 100.4 25.4 1.9 6.8 3.9 19.5 4.1 11.1 44.7 7. después de tener en cuenta este sesgo.5 32.3 13.5 − 14.0 25.5 9.5 30. Con base en los cálculos presentados en la tabla 2.5 Sub total Total Argentina (Gran Buenos Aires) Bolivia 1980 1990 1998 1989 1994 1997 2.0 100.9 4.3 − − − 32.5 49.7 8.5 31.0 100.2 8.4 28.5 14.8 49.7 6.7 17. Los datos disponibles no permiten diferenciar entre los segmentos manuales y no manuales del proletariado formal (Clases Va y Vb).4 1.5 7.5 15.8 32.3 12.0 10. Por las razones ya mencionadas.5 2.8 5.2 44.0 19.2 21.9 44.6 9.5 1.6 7.5 13.0 32.0 100.1 32.1 Ejecuti vos2 3.9 12.0 50.2 3.7 10.8 20.0 100.los propietarios y al personal asalariado de empresas pequeñas.6 1. no obstante.3 6.0 100. es inevitable presentar las series sin ajustar. los trabajadores formales del sector privado son aquellos que son empleados por empresas con cinco o más trabajadores.7 100.4 60.0 100.6 45.0 2.6 1.5 1.5 5.9 7.5 4.7 4.6 6. no poseemos datos confiables que permitan corregir esta sobrestimación para cada país y cada año de censo.3 13. se sigue que el tamaño actual del proletariado formal en muchos países es probablemente un 5% o 7% más bajo que en las mediciones existentes.1 31.0 100.3 40.0 36.7 44.3 35.6 100.0 Brasil 1979 1993 1997 Chile 1990 1994 1998 Costa Rica 1981 1990 1998 Ecuador 1990 1994 1998 .8 50.9 5.8 59.3 − − − 28.6 1.7 6.8 4.0 19.5 43.2 23.3 24.0 10.3 6.0 1.5 34.6 17.0 100.6 4.9 3.9 39.9 12. No obstante.6 7.1 5.8 44.5 1. Aún así.3 3.6 11.7 9.7 45.7 11. estos datos constituyen sobrestimaciones debido a que una porción de los trabajadores de dichas empresas laboran sin protección legal.1 55.3 6. quienes usualmente son más representativos de la pequeña burguesía que de la verdadera clase capitalista.1 29. la clase dominante sigue representando una pequeña fracción de la PEA urbana de cada país.6 1.0 Servicio domésti co 3.0 100.9 4.7 10.0 99.4 8.3 49. además de los técnicos y profesionales por cuenta propia.7 12.2 8.7 31.5 37. Los trabajadores formales del sector público son los empleados de las entidades gubernamentales locales y nacionales.8 10.1 44.1 54.0 Pequeños empresar.5 − − 5. más las instituciones de propiedad estatal.9 15.8 22.2 3.9 5.6 15.7 5.0 100. sin importar el grado de destreza.4 15.1 100.2 31. que emplean menos de cinco trabajadores.8 21.4 6.3 41. 1980-1998 Trabajadores formales País Año Capital istas1 Profesi on.8 6.9 2.8 11.9 4. 1.3 26.2 2.7 30.3 Públicos Privados 4 Trabajadores informales Microe mpresas 5 Subtotal Por cuenta propia6 32. En consecuencia.6 3.2 40. En este caso.1 59.0 9.1 37.8 6.0 6.8 5.7 17.4 5.1 1.1 30.4 34.5 8.6 15.4 13.6 41.4 1.0 100.8 46.4 2.0 17. Tabla 3 La estructura de clase urbana de América Latina.2 7. La pequeña burguesía es considerada como la suma de los dueños de microempresas.2 13.1.4 17.9 43.

1 1.5 12.9 18.8 40.0 4.2 28.3 0.6 5.0 19. sino que se hace énfasis en su evolución a través del tiempo. 5 Trabajadores asalariados de empresas con menos de cinco empleados.8 10. El proletariado informal es definido como la suma de trabajadores por cuenta propia.4 12.6 101.3 4.7 46.5 9.0 11.4 24.0 52.0 46.7 51.8 51.6 30.2 6. ha existido un declive paralelo del proletariado formal como un todo en la totalidad de países.5 31.5 51.1) (64.8 8.9 22.0 100.2 6.8 −b 3.4 18.5 12.4 6.8 6.3 43.6 53. Las estimaciones finales son representadas en la tabla 3.9 22.7 18.4 1.7 44.4 5. Primero.0 100.4 45.1 39.8 12.1 3.5 1.0 6.7 41.5 0.8 16.0 21.1 7.1 40.0 100.7 1.8 39.1 33.5 − − 33.2 34.6 20.3 23.9 0.5 0.2 3.0 10.6 1.0 100.7 − − 14.1 30.2 29.9 21.2 33.2 0.3 4.9 4.1 27.3 9. Segundo.3 36.5 6.3 24.0 100.3 10.3 6.4 10.6 3.2 5.7 2.6 1. con la excepción de Argentina (los datos se restringen al área metropolitana de Buenos Aires) 22 .9 3.4 27. El declive no es uniforme.0 100. 4 Trabajadores asalariados de empresas con cinco o más empleados.5 4. 2 Administradores asalariados.6 31.1 2.9 6.8 7.1 32.2 11.9 100.0 100.6 2.1b 0.0 (63.0 6.1 47.5 5.7 4.5 4.9 5. profesionales universitarios y técnicos de empresas con cinco o más empleados.1 5.0 100.1 6.6 4.5 8.1 13.1 34.5 12. Fuente: Cepal (2000.0 1.8 26. 6 No incluye profesionales y técnicos.1 14.9 10.1 5.3 22.0 55. empleados domésticos.0 30. tablas 4 y 10).3 31.2 6.0 100. se ha producido un declive consistente de los trabajadores del sector público.7 29.8 1.5 17. Los datos muestran cuatro tendencias principales.9 48.1 6.9 1.2 0.El Salvador 1990 1995 1998 1.4 11. menos los profesionales y técnicos.3 34.1 13.0 29.1 26. más profesionales contables y técnicos.9 − 5.7 1.8 6.6 13.9 7.9 20.0 36.5 − − 14.3 31.1 6. y trabajadores de microempresas remunerados y no remunerados.4 6. Para evitar la repetición.3 7.9 23.2 40. pero es más evidente 22 La gran crisis económica que experimentó Argentina desde el 2001 hace que sea probable que estos datos no reflejen la situación actual.0 100. 3 Propietarios de empresas con menos de cinco empleados. Con el desempleo arriba del 25% de la PEA y el subempleo en aumento.7 − − 39.5 29.0 99.0 6.4 17.3 5.0 Honduras 1990 1994 1998 México 1984 1989 1998 Panamá 1979 1991 1998 Paraguay (Asunción) 1986 1990 1997 Uruguay 1981 1990 1998 Venezuela 1981 1990 1994 1 Propietarios de empresas con cinco o más empleados.2 9.9 53.6 7. en lo que sigue no se comenta el tamaño relativo de las clases.4 18.6 45.3 27.0 19.8 3.5 10.7 5.0 100.8 21.0 27. es probable que la debacle del modelo neoliberal en esta nación haya caído más pesadamente en .7 26.7 19.9 2.2 13.7) 47.0 6.4 4.0 100.2 23. observable en todos países de la región.8 21.3 52.3 69.0 5.3 8.2 8.0 100.0 11.1 4.5 2.9 47.2 37.0 15.0 100.6 7.6 2.2 49.9 6.4 4.4 35.2 100. Vale la pena repetir que estas cifras están basadas en la PEA urbana y no en la total.7 40.3 30.5 − 34.2 35.0 100.6 23.8 33.3 10.8 100.3 4.6 12.4 7.0 100.

vale la pena anotar que la desigualdad en el ingreso durante los años del experimento neoliberal se incrementó significativamente en la región y. este resultado es interpretable como un su clase trabajadora de lo que estos datos muestran. De manera semejante. Korzeniewicz y Smith 2000). . Esto quiere decir que el 5% más alto de la población recibió ingresos que equivalían a dos veces los de aquellos del grupo comparable en los países más desarrollados (los pertenecientes a la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico).52).en aquellos países donde los datos se remiten a los años ochenta. La tercera tendencia principal es el surgimiento de la clase de los pequeños empresarios y la cuarta es el estancamiento o incremento del proletariado informal.36. En muchos casos. En casi todos los casos. su valor sólo sería 0. sino que de hecho creció en muchos países. las tres clases dominantes comprenden máximo un 10% de la población. Como se puede observar en la tabla 3. unido a una contracción significativa del empleo en el sector público. el trabajo por cuenta propia fue la forma clave de ajustarse a la ausencia de trabajos regulares. mientras que en otros casos fue el trabajo remunerado o no remunerado en microempresas y en el servicio doméstico. el tamaño relativo de cada uno de los tres componentes del proletariado informal varía de país a país. mientras que el 30% más bajo sobrevivió con el 7. No obstante. si el índice Gini se computa en el 90% más bajo de la población de Latinoamérica. pero se produjo un aumento considerable durante la década de los años noventa. Esta tendencia refleja de nuevo la práctica empresarial forzosa a la que se han visto abocados los antiguos trabajadores asalariados debido al declive del empleo en el sector formal. Debido a que. Este resultado simplemente exacerbará las tendencias aquí señaladas. el declive observable del proletariado formal se debe al estancamiento del empleo en el sector privado. el índice Gini regional de la desigualdad aumentó un poco hasta alcanzar el mismo valor que tenía en 1970 (0. en cada país por separado. algunas veces. Los ejemplos incluyen a Brasil (50% en 1979 y 45% en 1997). La pequeña burguesía permanece en dígitos pequeños en muchos países. como se observó en la sección anterior. Costa Rica (60% en 1981 y 50% en 1998) y Uruguay (56% en 1981 y 48% en 1998). Los datos no proporcionan ninguna evidencia que demuestre que esta tendencia se debe exclusivamente a los trabajadores asalariados en microempresas. este aumento es uniforme y va desde aproximadamente el 5% de la PEA urbana en los años ochenta hasta cerca del 10% a finales de los noventa. de hecho el empleo formal se incrementó entre 1981 y 1990. con excepciones. Los ingresos laborales y la estructura de clase Es bien sabido que América Latina como un todo presenta la distribución más desigual de la riqueza y el ingreso del mundo (Robinson 1996. 20). lo que sugiere que. Para empezar. el cual es similar al de los Estados Unidos (Klein y Tokman 2000. pero luego cayó estrepitosamente durante la década de los años noventa.5% del ingreso total o con sólo el 60% de la proporción respectiva en las naciones avanzadas. Un vistazo a esta situación desde una perspectiva de clase ayuda a esclarecer cómo están ubicados en esta distribución sectores particulares de la población y cómo ha cambiado su condición a lo largo del tiempo. Galbraith 2002. En 1998. el proletariado formal no declinó durante el periodo neoliberal. En el caso de Venezuela.

En tanto los hogares de la clase trabajadora en promedio tienen más de cuatro miembros en todos los países considerados. De manera simultánea.4% de la fuerza laboral de estos países y reciben una remuneración promedio equivalente a 13. especialmente capitalistas. profesionales con un nivel bajo de educación. un ingreso de quien sostiene la familia menor a cuatro veces el umbral de la pobreza resulta insuficiente para sacarla de la pobreza. Esto implica que. Las tres clases dominantes (empleadores.9% de la fuerza laboral y reciben remuneraciones equivalentes a cinco veces el umbral de pobreza. empleados administrativos)– dan cuenta del 13. ejecutivos/directivos. González de la Rocha 2001). la amplia variación entre los países.indicador de que toda la excesiva desigualdad en el ingreso de la región es atribuible a la participación combinada en el ingreso recibido por estas clases. con base en estos datos. citado anteriormente. con pocas excepciones. divide la PEA nacional en cuatro categorías útiles que corresponden a posiciones distintas en la estructura de clases. Las familias responden ante esta situación por medio de actividades alternativas para ganar dinero. El proletariado manual (formal e informal) recibe ingresos cuatro veces menores al umbral de la pobreza. 19).5 veces el umbral de la pobreza. El mismo estudio de la Cepal sobre ocho países latinoamericanos. Las clases medias – pequeños empresarios y trabajadores formales no manuales (técnicos. . como enviar a otros de sus miembros a la fuerza laboral o involucrarse en la venta ambulante u otras actividades informales (Roberts 1989. un nivel demasiado bajo para sacar de la pobreza a una familia promedio 23 . Dos hechos resultan evidentes de inmediato: primero. (b) los trabajadores del sector servicios y trabajadores agrícolas (abrumadoramente informales) dan cuenta del 34. Los niveles promedio de ingresos de las clases dominantes son subestimados porque incluyen a propietarios y gerentes de microempresas que forman parte de la pequeña burguesía y que reciben ingresos mucho más bajos. Los resultados de este cálculo se presentan en la tabla 4. Es posible. ser trabajador en Latinoamérica significa ser pobre. y el resto de la población. Esta categoría es subdividida por el estudio de la Cepal en dos subgrupos: (a) los trabajadores urbanos del comercio y los trabajadores administrativos y artesanos (incluyendo una mezcla de proletariado formal e informal) representan el 38. las enormes disparidades en los ingresos entre las clases dominantes. Incluso después de incluir a los microempresarios en la clase empleadora. profesionales universitarios) comprenden el 9. no genera el suficiente ingreso a partir de su empleo como para superar el umbral de la pobreza (Cepal 2000. esto produce una situación en la que el 75% de la población empleada. calcular los ingresos promedio que reflejan las principales divisiones en la estructura de clases de países individuales.7 veces el ingreso mínimo para estar por encima del umbral de pobreza. que corresponde aproximadamente a la suma del proletariado formal e informal.5% de la fuerza laboral y reciben ingresos que equivalen tan sólo a dos veces el umbral de la pobreza.7% de todas las personas empleadas con ingresos promedio equivalentes a 3. segundo. la proporción entre los ingresos de este grupo como un todo y la de los 23 El umbral o línea de pobreza es calculado con base en el costo de la canasta familiar para el individuo promedio.

Dentro de este panorama general existen variaciones significativas entre los países.5 3. Tabla 4 Ingreso promedio por clase social en ocho países de América Latina. lo cual conduce a una situación en que la desigualdad extrema coexiste con la reducción gradual de la pobreza entre las clases subordinadas (Cepal 2000.0 11. en donde tanto los trabajadores formales como los informales reciben los ingresos relativos más altos y en donde la proporción entre estos y el promedio de las clases dominantes es menor a tres.2 15.1 11.0 México 14. Este no es el caso de Brasil. en donde aquellos que se encuentran en los más bajos deben subsistir con salarios que.2 2.8 5.4 12.7 * En múltiplos del umbral de pobreza nacional.5 5.8 4.2 3.7 Venezuela 11.1 11.4 9.9 4.1 Panamá 15.6 16.6 4.0 Colombia 9. Tercero.7 Chile 34.8 2.3 20. con la importante diferencia de que en Brasil el ingreso promedio de los trabajadores informales es menor que el doble del umbral de pobreza. dependiendo del momento en que haya sido realizado el censo nacional o las encuestas de hogares. mientras que en Chile es casi cuatro veces dicha figura.8 4.8 5. los datos están limitados a las áreas urbanas y.0 El Salvador 8.4 7.8 2.4 3. Aunque las series se encuentran disponibles para un amplio número de países.4 7.9 3.4 1. o ni siquiera de México.9 3.3 7. En segundo lugar.0 6.9 2.7 4. 1997* Clases Dominantes Empleadores Ejecutivos / Gerentes Profesionales Intermedias** Trabajadores no manuales (técnicos y empleados de cuello blanco) Subordinadas** Proletariado cuasiformal (empleados manuales y trabajadores/artesanos del comercio) Proletariado informal (trabajadores de servicios y agrícolas) Total Brasil 18. tenemos a Brasil y Chile. los condenan a la indigencia. están basados en categorías que oscurecen los niveles de ingresos relativos acumulados por las diferentes . 76-77).2 13. Fuente: Cepal (2000. tabla 4).4 6. en los casos de Argentina y Paraguay.1 Costa Rica 8.6 4.trabajadores informales equivale a 6 veces en México. son reportados para diferentes años.4*** 4. Los datos disponibles además permiten vislumbrar la evolución de la desigualdad en el ingreso dentro de la estructura de clases durante las últimas dos décadas. La nación más igualitaria obviamente es Costa Rica.8 12. en ausencia de otras fuentes de ingreso.6 5.3 2.9 2.3 8. Chile posee el ingreso ocupacional absoluto más alto de todos los países estudiados. a la capital.5 3.4 2. *** Incluye sólo empleados administrativos.0 7. contienen severas limitaciones que reducen su utilidad. ** Promedios balanceados. 10 veces en Chile y 11 veces en Brasil.4 3.1 4. En el otro extremo.7 1.0 5.5 3.6 10. En primer lugar.

clases. Particularmente, la categoría “empleadores” incluye a los propietarios de empresas de todos los tamaños. Los microempresarios, que superan por mucho a los empleadores medianos y grandes, inundan estos datos, lo que lleva a subestimaciones significativas de los ingresos reales de la clase capitalista. De manera similar, la categoría “profesionales y técnicos” combina, en proporciones desconocidas, trabajadores élite, trabajadores capacitados por cuenta propia y miembros del proletariado formal no manual. Estas limitaciones hacen que las series de datos disponibles sean casi inutilizables para estimar la evolución de los ingresos de las clases dominantes. De mayor utilidad resultan los datos para los ingresos promedio totales y microempresarios, trabajadores del sector formal y los diferentes integrantes del proletariado informal. Estas categorías son definidas consistentemente a través de los años y entre países. A pesar de que no corresponden perfectamente a las definiciones de las clases subordinadas, identifican ciertos componentes específicos de estas últimas. Además, los datos sobre ingresos promedio totales muestran el nivel relativo de enriquecimiento o empobrecimiento experimentado por la clase trabajadora como un todo durante este periodo. Las series de datos disponibles son presentadas en la tabla 5. Estas indican que, para muchos países latinoamericanos, los ingresos urbanos promedio o se estancaron o disminuyeron durante el periodo del ajuste neoliberal. En Brasil y México, declinaron levemente y pasaron de ser equivalentes a 5,6 y 4,8 veces el umbral de pobreza per cápita a principios de los años ochenta a ser equivalentes a 5,0 y 4,1 veces dicho umbral a finales de la década de los noventa. En Uruguay y Venezuela, no obstante, el declive fue mucho más dramático, y redujo los ingresos promedio en un tercio en Uruguay y en más del 50% en Venezuela.

Tabla 5 Evolución del promedio de ingresos laborales por clase social en América Latina*
País Año Total Empleadores** Profesionales/ técnicos Microempresarios*** Trabajadores formales**** Trabajadores informales Trabajadores asalariados ***** Argentina (Buenos Aires) 1980 1990 1997 Bolivia 1989 1994 1997 Brasil 1979 1990 1996 6,9 6,4 7,2 4,2 3,5 3,6 5,6 4,7 5,0 19,3 20,6 24,2 16,2 10,3 10,1 21,8 16,1 19,1 15,6 9,4 − 7,7 7,3 8,8 9,4 8,2 10,7 18,4 18,4 23,1 11,8 8,1 7,1 16,6 11,3 (1993) 14,0 6,6 4,5 − 3,6 2,7 3,2 4,8 3,8 3,9 5,1 3,6 − 2,7 2,0 2,2 2,5 2,6 2,5 Por cuenta propia 5,2 7,2 − 3,8 2,2 2,3 5,2 3,4 3,7 Empleados domésticos 3,1 3,5 2,6 1,6 1,0 1,1 1,1 1,0 1,5

Chile

1990 1994 1998

4,7 6,2 7,4 4,0 3,8 3,8 6,6 5,2 5,6 2,8 2,9 3,0 4,8 4,4 4,1 5,6 5,0 6,6 3,1 3,4 3,6 6,8 4,3 4,9 7,6 4,5 3,6

24,8 33,7 33,8 17,1 13,1 10,9 13,1 10,8 8,4 4,8 6,6 6,6 14,8 18,3 18,2 6,5 11,8 15,4 9,0 10,3 10,6 23,6 12,0 11,5 11,6 11,9 11,2

7,4 9,6 11,7 8,3 7,9 6,9 11,4 8,4 9,0 6,0 5,2 5,7 8,8 9,5 6,9 13,6 9,4 10,0 6,9 4,7 6,5 10,0 7,6 9,8 14,9 6,6 5,8

19,0 18,0 24,5 − − − 12,9 9,2 7,4 4,0 6,1 6,5 13,3 13,8 11,7 − 7,7 11,7 7,6 8,2 7,2 19,9 8,9 9,8 11,0 9,5 9,4

3,5 4,0 4,3 2,2 2,6 2,7 4,8 4,4 4,8 2,9 2,6 2,9 4,4 3,0 3,1 5,0 4,1 4,1 2,6 2,6 3,1 4,1 3,7 4,6 6,9 3,6 2,4

2,4 2,9 3,0 − − − 3,5 3,6 3,2 2,3 1,9 1,8 − 1,7 1,9 − 2,6 2,6 1,7 1,8 2,3 3,0 2,5 3,0 6,7 2,5 1,7

5,0 6,3 8,6 3,7 3,0 2,9 6,9 4,0 3,6 1,9 2,0 2,1 1,7 1,2 1,3 2,9 2,3 3,4 2,2 3,8 2,8 1,8 1,5 1,8 4,9 4,3 3,9

1,4 2,0 2,2 2,1 1,7 1,6 1,8 1,6 1,8 0,8 0,9 0,9 4,1 3,3 2,6 1,4 1,3 1,4 0,7 0,8 1,2 8,1 5,1 3,5 4,1 2,1 1,4

Colombia

1980 1994 1997

Costa Rica

1981 1994 1997

Ecuador

1990 1994 1997

México

1984 1994 1998

Panamá

1979 1991 1997

Paraguay (Asunción)

1986 1990 1996

Uruguay

1981 1990 1997

Venezuela

1981 1990 1997

*

Sólo áreas urbanas. Las cifras están dadas en múltiplos del umbral de pobreza per cápita para cada año/país. ** Todos los empleadores, incluyendo los microempresarios. *** Propietarios de empresas con cinco o más empleados. **** Trabajadores de empresas con cinco o más empleados. ***** Trabajadores de empresas con cinco o más empleados.

La excepción clara a este patrón es Chile, donde los ingresos se incrementaron en un 57% durante la década de los noventa. Como reflejo de este escenario favorable, los ingresos de todas las clases aumentaron de acuerdo con la expectativa económica convencional de que “una ola grande impulsa y hace flotar todos los botes” (Firebaugh 1999, Galbraith 2002). No obstante, el “impulso” fue más bien desigual: los empleadores como grupo incrementaron su participación de 25 veces el umbral de pobreza per cápita a 34 veces, mientras la de los trabajadores del sector formal sólo aumentó de 3,5 a 4,3. Como resultado, la brecha de ingresos entre los dos grupos aumentó de una proporción de 7 a 1 a una de 8 a 1. En esta economía expandida, los microempresarios y los autoempleados tuvieron mejor suerte que los trabajadores asalariados (formales o informales). Como consecuencia, los ingresos relativos de los microempresarios se incrementaron levemente, de 7,9 veces los de los trabajadores

informales a 8,2 veces éstos. Con esta excepción, la evolución de los ingresos de los microempresarios y de los diferentes sectores que componen el proletariado informal reflejaba el desempeño total de las economías urbanas de la región: en casi todos los casos, los ingresos de estas clases o bien se estancaron o disminuyeron durante las dos últimas décadas. Lo mismo puede decirse del proletariado formal, de nuevo definido como los empleados de empresas que contratan cinco o más trabajadores. En Brasil, los ingresos del proletariado formal disminuyeron de 4,8 a 3,9 veces el umbral de la pobreza; en México, de 4,4 a 3,1, y en Venezuela, de 6,9 a 2,4. En todos estos países, los ingresos de los trabajadores informales siguieron una tendencia negativa paralela. Los datos consignados en la tabla 5 muestran una cercana similitud y una evolución similar entre los ingresos de las categorías de empleadores y microempresarios. Esto se debe a que los primeros incluyen una amplia porción de los últimos. Por esta razón, no es posible establecer si los ingresos de la verdadera clase capitalista (v. gr. los propietarios de empresas medianas y grandes) también se estancaron durante este período o si, por el contrario, se incrementaron en términos relativos. Los crecientes índices Gini de la desigualdad en el ingreso y medidas relacionadas indican, no obstante, que la última alternativa es la más plausible. En 1997, el detallado análisis de la Cepal de ocho países muestra que mientras los ingresos ocupacionales promedio de todos los empleadores representaban 15,8 veces el umbral de pobreza, los de los empleadores medianos y pequeños llegaban hasta 30 veces dicho umbral (Cepal 2000, 3). Como resultado, la proporción entre el ingreso de la verdadera clase capitalista y el del proletariado formal en estos países fue de 10 a 1; la proporción correspondiente entre la cima y el fondo de la estructura de clases (trabajadores informales) fue de 15 a 1. Klein y Tokman (2000) analizaron la evolución de la desigualdad en el ingreso en nueve países latinoamericanos con base en los cambios en la proporción entre el ingreso acumulado por el 20% más alto de la población y el recibido por el 40% más bajo. Sus resultados están resumidos en la tabla 6. Ellos muestran que en cada país, con excepción de Panamá, los ingresos del quintil más alto de la población crecieron más rápido (o disminuyeron menos) que los recibidos por los dos quintiles más bajos. Como consecuencia, el coeficiente de desigualdad entre los dos grupos se incrementó significativamente en ocho o nueve países. Los datos suministrados por Klein y Tokman son una subestimación de la disparidad en el crecimiento económico entre las clases dominantes y el proletariado formal e informal. Esto es así porque el 20% más rico de la población equivale a aproximadamente dos veces el tamaño de las tres clases dominantes combinadas. Dado que, como se vio antes, los ingresos de las demás clases, incluyendo a los pequeños empresarios, disminuyeron o se estancaron durante este periodo, la ventaja del 20% más rico de la población tiene que deberse exclusivamente a las ganancias acumuladas por aquellos que se encuentran en lo más alto. Suponiendo que los ingresos del siguiente 10% más alto permanecieron estancados durante la década de los noventa (una suposición que es plausible gracias a los resultados presentados en la tabla 5), la tasa de crecimiento del ingreso de las clases dominantes, representada por el 10% más rico, debería ser aproximadamente el doble de la presentada por estos autores.

Tabla 6 Crecimiento y distribución del ingreso en nueve países latinoamericanos durante los noventa Tasa de crecimiento anual del ingreso* (1990-1996) Argentina Brasil Chile Colombia Costa Rica México Panamá Perú Venezuela Coeficiente de desigualdad** 1990 7,0 19,2 9,4 4,3 3,0 6,0 4,7 7,9 4,7 1996 8,0 21,5 10,4 4,6 3,4 7,1 4,7 8,5 7,6

40% más pobre 20% más rico 3,5 6,4 1,3 1,5 4,1 5,9 2,5 3,9 -0,6 2,7 -3,8 0,2 2,6 2,2 2,7 3,0 -11,5 -9,1

* Tasa de crecimiento del ingreso en precios constantes de cada país. ** Cociente entre el ingreso promedio del 20% más rico de la población y el ingreso del 40% más pobre. Fuente: Klein y Tokman (2000), tablas 5 y 6).

En síntesis, los resultados del análisis muestran que: (a) con la excepción de Chile, los ingresos promedio de la fuerza de trabajo urbana latinoamericana se estancaron o disminuyeron en términos reales durante los años del ajuste neoliberal; (b) los ingresos promedio de todas las clases subordinadas, incluyendo a la pequeña burguesía urbana, también disminuyeron; (c) los ingresos de las clases dominantes aumentaron más rápido que el promedio en todos los países, con la excepción de Panamá, pero incluyendo a Chile; (d) como resultado, la proporción del ingreso recibido por estas clases en relación con las varias clases proletarias se incrementó durante este periodo, exacerbando lo que ya era una brecha en la condición económica y las oportunidades de vida entre los ricos y los pobres. Más que nunca se reafirmó el hecho de que en Latinoamérica no es necesario estar desempleado para ser pobre. La inmensa mayoría de la población trabajadora recibe salarios que la condenaría a la pobreza, en parte debido al subdesarrollo generalizado de sus economías nacionales, pero también a causa de la muy sesgada distribución del producto económico.

Otras formas de empresariado El crimen

La delincuencia ha crecido en todas las ciudades latinoamericanas y es identificada como un problema creciente en todas las encuestas de opinión pública. lo que hace de Latinoamérica la región más violenta del mundo.000 habitantes. Los países del Cono Sur junto con Costa Rica todavía mantienen tasas bajas. las percepciones de los niveles de criminalidad e inseguridad ciudadana han aumentado en la mayoría de las grandes ciudades latinoamericanas. (Gaviria y Pagés 1999. particularmente en Venezuela y también en Brasil. robos de autos e incluso homicidios ocurren con una frecuencia alarmante e impunidad apabullante en muchos centros urbanos a lo largo de la región. 3) Para respaldar estas afirmaciones. La tasa regional de homicidios alcanzó el 20 por 100. aspecto en el que Colombia se encuentra en la cúspide de estas negras estadísticas con 10 secuestros por cada 100. Los datos regionales se ven afectados por las tasas extraordinarias de Colombia y El Salvador. Los atracos. Además de los homicidios. reproducidos en la tabla 7. especialmente el secuestro. México y Brasil (Ayres 1998. Por tanto. Según un informe de la Cepal (2001. otros crímenes violentos han aumentado. La situación es tal que la tasa de mortalidad asociada con sucesos violentos ha empezado a afectar la tasa de mortalidad general. promovido por la ideología dominante. Tabla 7 . hurtos. pero los homicidios han crecido en los países de la Región Andina. 208) sobre la materia. El deterioro de la situación referente a los crímenes violentos puede ser apreciado gráficamente en la figura 1. Cepal 2001).000 mil habitantes al año durante la década de los noventa. el crimen se ha convertido en una característica central de muchas ciudades latinoamericanas. Como lo señala otro reporte del Banco Interamericano de Desarrollo sobre el mismo tema. Latinoamérica y el Caribe han experimentado un crecimiento del crimen y la violencia. En el nuevo mercado libre para todos.La contracción del empleo formal y el crecimiento de la desigualdad en el ingreso resultantes del modelo económico neoliberal han ido de la mano con otras respuestas menos pacíficas que las pequeñas empresas y la creación de autoempleo.000 habitantes en 1995. aunque con diferencias nacionales significativas. no resulta sorprendente que algunos de los miembros más desaventajados de la sociedad busquen remediar su situación ignorando el marco jurídico existente. este último reporte presenta datos sobre la evolución de la tasa de homicidios por cada 100. Estos datos muestran un incremento generalizado de los homicidios en la región como un todo. Estas tasas también se han incrementado en Guatemala.

Para Latinoamérica como un todo.6 2. más del 40% de los hogares urbanos en cinco países (Perú. tabla 1). tabla 2).3 Fuentes: Ayres (1998. En Guatemala. 1995 117.5 10.0 19. Un estudio basado en las encuestas de Latinobarómetro a mediados de los años noventa presenta tasas aterradoras de victimización.1 6.7 2.0 65.2 2.7 18. resalta el crimen y la seguridad como unas de sus principales preocupaciones (Arriagada y Godoy 2000).8 11.3 4.2 89. la tasa de victimización supera el 50% de los hogares urbanos.Tasas de homicidio por cada 100. Venezuela y El Salvador) tienen por lo menos un miembro que ha sido víctima de un crimen durante el año anterior. Ecuador.9 5.5 11.5 19.4 2.4 3.9 10.5 10. Arriagada y Godoy (2000.0 ca. Figura 1 Homicidios por cada 100.0 30. Guatemala. México.0 3.000 habitantes.000 habitantes en países seleccionados País El Salvador Colombia Brasil Venezuela México Perú Panamá Ecuador Argentina Costa Rica Uruguay Chile ca. Como se muestra en la figura 2. 1990 138.1 22. 1980 — 20.1 4. la tasa se estabilizó en .7 15.6 ca.2 17. América Latina 40 35 30 25 20 15 10 5 0 Latinoamérica y el Caribe El Caribe Latino Países Andinos Países del Cono Sur 1980 1991 Los datos cuantitativos disponibles sobre la criminalidad languidecen cuando se les compara con las reacciones de la ciudadanía.8 4. encuesta tras encuesta.5 11. la cual.

6 y 10). que equivale a más del doble de la tasa reportada para España y siete veces la de los Estados Unidos (Gaviria y Pagés 1999. De Roux 1993). En Sao Paulo. pero también en otros países andinos. Brasil y México. Mientras el pequeño segmento de la población que pertenece a las clases dominantes se protege a sí mismo dentro de comunidades cerradas y contrata guardias privados.el 38%. el número de guardias privados casi triplica el de policías. se ha presentado un rápido crecimiento de las comunidades-fortalezas en donde los ricos se autoaíslan del resto de la población. 179. . se estima que el gasto privado total en seguridad supera en un 20% el presupuesto público de seguridad (Arriagada y Godoy 2000. especialmente en Colombia. en Guatemala. Río de Janeiro y São Paulo. 1995 Guatemala El Salvador Venezuela México Ecuador Argentina Perú Brasil Costa Rica Honduras Nicaragua Colombia Bolivia Paraguay Chile Panamá Uruguay España Estados Unidos 0 10 20 30 40 50 60 La reacción de las clases dominantes frente a esta situación no se ha hecho esperar. Figura 2 Tasas de victimización por país. e incluso en Buenos Aires. ca. En Ciudad México. De manera similar se ha producido un crecimiento explosivo de los servicios de seguridad privada.

en menor medida. ha sido asociada consistentemente con el crimen. Sullivan 1989). los países con grandes y crecientes niveles de desigualdad generalmente se han visto afligidos por un significativo incremento del crimen. hay un patrón discernible en el que una menor desigualdad en el ingreso está asociada con menos crímenes violentos y con un aumento menor. La nueva ideología predica la iniciativa individual y la autonomía en un contexto de pobreza generalizada y desigualdad creciente. de las tasas de criminalidad a lo largo del tiempo. los casos más notables son Brasil. Es igualmente posible que otros factores. Todos los estudios mencionados sobre las causas determinantes de la criminalidad violenta en Latinoamérica coinciden en identificar la desigualdad económica como uno de los factores más importantes (Londoño 1996. en Chile. En 1996. En todo caso. como el crecimiento del tráfico de drogas o las luchas políticas internas. Sunkel 2001). una tendencia que concuerda con conocidas teorías sociológicas sobre el papel de la privación relativa en el surgimiento del comportamiento delictivo (Merton 1968. A pesar de toda la seguridad privada pagada por los ricos. Los programas de ajuste neoliberal les han quitado un sinnúmero de protecciones a las clases proletarias. De Roux 1993). objetiva o subjetivamente medido. En el mismo país. Arriagada y Godoy 2000). No obstante. No se puede demostrar de manera empírica que la implementación del modelo neoliberal sea la causa directa del aumento del crimen urbano. el 60% tenía entre 15 y 24 años de edad y el 75% o estaba desempleado o tenía un trabajo manual. también hayan influido. Bourguignon 1999. no resulta sorprendente que los grados de criminalidad y las tasas de victimización hayan seguido un camino semejante. en donde generalmente viven los miembros de las clases dominantes y se hace más evidente el contraste entre sus estilos de vida y la lucha diaria de las clases proletarias para subsistir (Gaviria y Pagés 1999. dentro de aquellos que fueron capturados por homicidio. existe tanto una coincidencia temporal entre los dos procesos como una afinidad obvia entre el espíritu y el carácter de las políticas neoliberales y la decisión tomada por algunos de los más oprimidos de arreglar las cosas por su propia cuenta.todos los estudios existentes coinciden en que los autores de los crímenes y a menudo las víctimas del crimen urbano son hombres jóvenes que pertenecen a familias pobres. En contraste con esto. desde los subsidios para la alimentación. o incluso un declive. En tanto los niveles de desigualdad han aumentado en toda la región. promovidos por un Estado distante. México y Venezuela. el 87% eran hombres. en El Salvador. el 46% tenía menos de 25 años y el 77% estaba desempleado o empleado informalmente (Fundación Paz Ciudadana 1998). son desempleados o tienen un empleo informal. La victimización también es más alta en las grandes ciudades. no . Costa Rica y Uruguay son los principales ejemplos de este patrón. el 94% de aquellos que fueron identificados como responsables de robo armado eran hombres jóvenes. Sin acceso al empleo y con programas compensatorios que se desvanecen. No existe una correspondencia perfecta entre los niveles de desigualdad en el ingreso y las tasas de crimen violento. Aquí también las estadísticas regionales están sesgadas por la extraordinaria violencia en Colombia y. La desigualdad creciente. energía y transporte hasta los programas de creación de empleo (Díaz 1996. más que la pobreza en sí misma. las tasas de victimización reportadas – especialmente el robo y otros crímenes contra la propiedad– son más altas entre el segmento más alto del ingreso de la población.

Abandonar el país propio supone una decisión trascendental que es tomada sólo bajo circunstancias difíciles. lo que quizás resulta notorio es por qué tan pocos miembros de la clase social más grande –el proletariado informal– han elegido sacar provecho de las oportunidades empresariales del crimen. Ecuador es un ejemplo claro de esto. y con las excepciones ya anotadas. que ahora incluye a miembros de las clases medias. los empleados administrativos y algunos trabajadores capacitados que han sido desplazados de posiciones asalariadas en el sector privado o público. 13. La migración Para los profesionales. En un contexto de visible desigualdad creciente. En el año 2000.resulta sorprendente que una minoría de los pobres haya llegado a la conclusión de que el único medio para sobrevivir consista en la apropiación de recursos por medios ilegales. y en Los Ángeles y Chicago (cada una con 100. Ecuador (Kyle 2000) y Perú (Boswell y Skop 1995). en empleos no protegidos dentro de microempresas o inventando alguna forma de actividad económica marginal. una alternativa al microempresariado forzoso en sus propios países es buscar fortuna en el exterior. Considerables comunidades de inmigrantes que provienen de países que no exportaron o exportaron pocos inmigrantes antes de la década de los noventa han emergido en los Estados Unidos. Además hay cerca de 300.4 billones. Estas incluyen a Brasil (Levitt 2001). La mayoría viajó a los Estados Unidos y creó así enormes concentraciones de ecuatorianos en la ciudad de Nueva York (estimadas en 600. La alternativa de la emigración no está abierta para todos debido a las restricciones impuestas por las naciones receptoras y al costo de la travesía y del proceso inicial de asentamiento.5 millones). Por esta razón. los artesanos y los miembros de la pequeña burguesía–. Aunque los datos están fuertemente influidos por la inmigración mexicana.000 mil ecuatorianos en España y un número cercano en Italia. que corresponde a más de la mitad del total.1 millones. o cerca del 50% de la población extranjera de los Estados Unidos. este sendero no es accesible para el proletariado informal. también existen concentraciones significativas y en aumento que provienen de Sudamérica (1. la amplia mayoría de los trabajadores informales continúa trabajando fatigosamente en un servicio doméstico mínimamente remunerado. principal producto de exportación del país (Latin American Weekly Report 2002. A pesar del deterioro relativo y a menudo absoluto de su situación. 56). sino para las clases que poseen un aval más grande –los trabajadores capacitados no manuales. Para 1997.000 habitantes). dado que esta es la clase que más ha sufrido la contracción del empleo y la desaparición de las políticas compensatorias. tan sólo US $200 millones menos que el petróleo. Esta interpretación resulta consistente con el hecho de que el grueso de los responsables de crímenes violentos y contra la propiedad provengan del proletariado urbano. el Banco Central reportó que las remesas de los expatriados habían alcanzado los US $1.000 habitantes).8 millones) (U. había nacido en Latinoamérica. Durante la década de los noventa. Diferentes fuentes de datos coinciden en señalar que durante los años noventa se presentó un aceleramiento de la migración desde Latinoamérica y una diversificación del flujo migratorio. Muchos informes recientes de los . cerca de un millón de personas (el 8% de la población) abandonaron el país. Bureau of the Census 2000a).8 millones) y del Caribe latino (2.S. Centroamérica (1.

Las tablas 8 y 9 proporcionan información preliminar sobre esta tendencia. España e Italia desde Argentina. debido a la distancia geográfica y los costos de transporte. Criado 2001. los estudios muestran que la formación académica y la experiencia laboral de los inmigrantes recientes es diferente a la de inmigrantes anteriores. En estos casos. Colombia. Aunque parte de este cambio es atribuible a la Ley de Inmigración de 1990 que promovió una selectividad ocupacional más alta para los inmigrantes legales (Portes y Rumbaut 1996. México comparte una larga frontera terrestre con los Estados Unidos y su proximidad geográfica ha facilitado tanto el reclutamiento laboral como la consolidación de canales migratorios transnacionales (Massey y Durand 2002). de trabajadores urbanos de México a los Estados Unidos ha continuado casi ininterrumpidamente por más de un siglo (Roberts. La creciente proporción de personas con cualificaciones superiores dispuestas a emigrar es un reflejo del deterioro de las condiciones económicas y las oportunidades en sus países de origen. Ecuador. La tabla 8 muestra que la proporción de profesionales universitarios y de ejecutivos/administradores entre los inmigrantes sudamericanos con empleo se elevó significativamente durante la década de los noventa. incluyendo una proporción más alta de profesionales y personas con grados escolares dentro de los inmigrantes legales. Guarnizo y Díaz 1999). Aunque la composición educativa y ocupacional de la población ilegal resulta difícil de determinar. la migración de trabajadores rurales y. aunque las estadísticas totales se ven sesgadas por la presencia masiva de inmigrantes mexicanos. Como resultado.países de origen indican salidas masivas hacia los Estados Unidos. Para la década de los años noventa existe información que muestra que la composición de la migración hacia los Estados Unidos se diversificó. los cambios en los requisitos de admisión no pueden explicar por sí solos una tendencia que continuó durante toda la década. Guarnizo. no pueden exportar a los Estados Unidos una porción significativa de su proletariado urbano o rural. Sánchez y Roach 1999). la migración ha sido abrumadoramente urbana y ha provenido principalmente de la clase media. crecientemente. La situación es bien diferente para los países latinoamericanos que. Itzigsohn 2000. 1990-1999* País Ocupación 1990 % 1994 % 1997 % 1999 % . Fix y Passel 1991). Junto con la aceleración de la migración. Margolis 1994. Perú y la República Dominicana (Latin American Weekly Report 2002. estudios anteriores sugieren que la mayoría de estos inmigrantes son miembros del proletariado urbano formal y tienen un nivel promedio de educación modesto (Kyle 2000. 56-57. La mejor información proviene de los Estados Unidos. Tabla 8 Profesionales y administradores suramericanos admitidos en los Estados Unidos como inmigrantes legales. Frank y Lozano-Asencio 1999). pero también abarcando un número creciente de inmigrantes ilegales.

9 3.9 20.3 51.2 20.1 3.9 20.7 28. 1995-2000* Año Nivel de escolaridad Población latinoamericanaPoblación suramericana Hombres Mujeres Total Hombres % 1995 1997 1999 2000 Menos que secundaria Con grado universitario Menos que secundaria Con grado universitario Menos que secundaria Con grado universitario Menos que secundaria Con grado universitario 55.8 32.4 26.9 19.7 9.7 30.S.4 4.2 3.9 43.3 7.7 % 18.Argentina Profesionales Ejecutivos Total Brasil Profesionales Ejecutivos Total Chile Profesionales Ejecutivos Total Colombia Profesionales Ejecutivos Total Ecuador Profesionales Ejecutivos Total Perú Profesionales Ejecutivos Total Venezuela Profesionales Ejecutivos Total 17.9 17.6 % 54. Tabla 9 Nivel de formación académica de la población originaria de Latinoamérica que vive en los Estados Unidos.9 28. .9 7.3 13.6 Mujeres Total % 21.9 20.6 10.8 23.1 4.3 10.8 16.3 33.3 60.1 50.2 51. Fuente: U.5 27. Bureau of the Census (1995-2000.4 46.0 47.4 17. tabla 4.7 9.5 15.4 9.7 22.8 10.S.5 20.2 21.0 10.1 53.9 10.4 17.9 18.8 % 54.9 10.4 8.6 3.9 * Como porcentaje de la población de 25 o más años.4).5 21.0 9.8 51.2 21.8 30.8 63.0 9.4 14.1 11.0 11.8 14.1 40.7 24.4 14.1 20. Fuente: U.4 25.8 10.3 24.1 51.1 15.2 24.4 23.8 21.3 60.4 26.1 5.6 23.5 6.9 10.5 22.1 52.5 20.7 16.4 11.7 43.8 44.9 63.8 6.1 24.8 49.4 22.1 21.7 * Como porcentaje de la población de 25 o más años.9 10.4).2 43.3 4.8 50.8 43.8 40.5 38. Bureau of the Census (1995-2000.0 16.9 15.4 6.6 35.4 18.2 18.5 14.4 8.2 29.2 % 15.4 18.1 22.9 24.9 10.9 31.7 5.5 30. tabla 4.3 26.9 53.6 16.1 17.9 28.8 4.7 13.0 21.0 30.3 52.9 8.

Estos datos muestran además un incremento del 5% en la proporción total de bachilleres entre los inmigrantes sudamericanos durante los mismos años. estos resultados refuerzan la impresión de que la migración desde estos países incluye un número significativo de miembros de las clases medias mejor educadas y que su presencia ha aumentado con el tiempo. Durante el mismo período. Entre los inmigrantes sudamericanos. Como se señaló. una ciudad de unos 270.7 de los Estados Unidos en 1999. Se ha hecho evidente que la magnitud y el significado social de la opción de la emigración para los latinoamericanos durante la última década sólo puede ser apreciada completamente a través de estudios realizados en ciudades o regiones específicas. los datos están a la par del promedio de los Estados Unidos y. Como se muestra en la tabla 9. principalmente a los Estados Unidos. A lo largo del tiempo. 160) muestra que entre el 61% y el 82% de los hogares de estas zonas tienen miembros que han emigrado.000 y que se acercaban rápidamente a los dominicanos como la minoría latinoamericana más grande de la ciudad (Kyle 2000. De manera conjunta. aunque preliminares. disminuyendo marginalmente al 29% en el año 2000. 1995. Entre los hombres inmigrantes sudamericanos la proporción de bachilleres aumentó del 25 al 30% en la última mitad de la década de los noventa. variando desde los pequeños granjeros y artesanos urbanos hasta los profesionales y técnicos. o menos de la mitad del promedio de 24. 36).En consecuencia. No obstante. esto genera un modesto nivel promedio de logros educativos entre la población latinoamericana inmigrante como un todo. la composición educacional y ocupacional promedio de la población latinoamericana residente en los Estados Unidos se elevó un poco durante la década de los noventa. administradores y técnicos entre los inmigrantes suramericanos ocupacionalmente activos. que apenas aparecían en las estadísticas durante los años ochenta. Por ejemplo. este flujo se ha diversificado de manera importante. En su estudio de Governador Valladares. significativamente. muchos de los cuales son trabajadores urbanos y rurales cuyos niveles educativos son igualmente bajos.000 habitantes en Minas Gerais (Brasil). Estos datos. En su investigación sobre cuatro barrios populares y de clase media de Santo Domingo (República Dominicana). El promedio total de la ciudad fue del 77%. las estadísticas oficiales sobre la inmigración sólo alcanzan a atisbar hasta qué punto la migración se ha convertido en la estrategia económica preferida por un número creciente de latinoamericanos. Lozano (1997. han venido creciendo. el Departamento de Planeación de la Ciudad de Nueva York informó que los ecuatorianos indocumentados.000 por año (INS Statistical Yearbooks 1990. alcanzaban una cifra cercana a los 30. 1998). Otros datos (que no se muestran) indican un incremento paralelo en la proporción de profesionales. Levitt . no obstante. Los bachilleres representan aproximadamente el 10% de esta población. el Servicio de Inmigración y Naturalización de los Estados Unidos reporta que el número total de latinoamericanos deportables aprehendidos durante los años noventa fue aproximadamente de 6. los datos están fuertemente influidos por la presencia de inmigrantes mexicanos. concuerdan con las versiones de los países de origen que reportan un aumento de las salidas de profesionales y otros trabajadores con grados universitarios como respuesta a las severas contracciones en las oportunidades de acceder a un empleo formal (Guarnizo y Díaz 1999. Margolis 1994).

El BID estima que estas transferencias crecerán hasta cerca de los US $70 mil millones en diez años (Latin American Weekly Report 2002.000 personas habían emigrado. suficientes elementos para reconceptualizar la migración como una de las estrategias claves adoptadas por los miembros de las diferentes clases sociales en respuesta a la contracción del empleo de la última década ∴ *. 201) Un estudio detallado realizado por Kyle sobre la provincia ecuatoriana de Azuay llega a resultados semejantes.. al 14.. Conclusión ∴ Para un análisis detallado de las consecuencias sociales. El que “no hay una sola casa en Valadares que no tenga una familia en Boston” es un refrán constantemente mencionado. unas 30.4%. El 45% de los hogares de esta provincia tiene por lo menos un familiar en el extranjero. La fuerte conexión entre Valadares y Massachusetts es ampliamente conocida en todo el país. Existen.muestra que. (Levitt 2001. véase el capítulo 6. el 20% de la población ha abandonado la región durante los tres años precedentes. Junto al empresariado forzoso impuesto a la creciente pequeña burguesía y al empleo por cuenta propia al que se forzó a los miembros de un creciente o estancado proletariado informal. el 44% estaba planeando o considerando abandonar definitivamente su país (Kyle 2000. Para ver información adicional sobre la importancia creciente de la emigración latinoamericana. hacia 1994. 64). del de Nicaragua y al 10% del de Ecuador y la República Dominicana. en los que el autor examina este problema bajo el concepto de “transnacionalismo”. Enfrentados a un modelo macroeconómico que simultáneamente incrementa la desigualdad y abandona a los que pierden en el mercado a su propia suerte. abandonar el propio país se ha convertido cada vez más en una opción para aquellos que cuentan con los medios para hacerlo. El Banco Interamericano de Desarrollo informó que las remesas realizadas por expatriados latinoamericanos superaban los US $23 mil millones en el año 2000 y que podrían haber superado los US $25 mil millones si se hubieran reducido las tasas para las transferencias monetarias. principalmente a Boston y otras ciudades de Massachusetts. en consecuencia. [Nota del editor] . los migrantes y los no migrantes dependen social y económicamente los unos de los otros en formas tales que han transformado la ciudad emisora. 56). Esta cifra supera la suma total de la ayuda extranjera para toda la región y un tercio o más de la inversión extranjera total. Entre los estudiantes de secundaria que fueron encuestados en la provincia a mediados de los años noventa. políticas y culturales de la migración latinoamericana a los Estados Unidos. “la emigración y las remesas son el verdadero programa de ajuste económico para los pobres en Latinoamérica” (Ramos 2002). retornemos a los datos sobre remesas. muchos miembros de las clases medias y subordinadas han optado por partir. Como señaló recientemente un sociólogo salvadoreño. además de otros trabajos sobre el tema incluidos en la bibliografía. Las remesas equivalieron al 17% del producto interno bruto de Haití.

1985) sobre la estructura de clases latinoamericana concluyó señalando la notable estabilidad del proletariado informal. el autoempleo marginal. aunque la evidencia sigue siendo incompleta. no disminuyó significativamente durante el período de rápido crecimiento industrial de la región (1950-1980). Las microempresas. a diferencia de lo que ocurrió en los países desarrollados. los datos disponibles indican que este efecto negativo ha adoptado una forma dual: el deterioro de los niveles de salario real y la expulsión de una parte del proletariado formal hacia distintas formas de empleo no protegido. . La contracción del sector estatal y del empleo formal privado ha obligado a que una porción importante de las clases medias y subordinadas busquen estrategias económicas alternativas. el cual. promovido con un inusitado vigor por las agencias del gobierno de los Estados Unidos. Con excepción de Chile. ha favorecido a aquellos que cuentan con los recursos necesarios para tener éxito en él. Un cambio de esta magnitud en las políticas públicas tenía que presentar consecuencias trascendentales para las sociedades sujetas a él. el crimen violento y la migración en aumento han acompañado al nuevo modelo como estrategias de adaptación ante sus consecuencias económicas. incremento de su participación absoluta y relativa en el ingreso. dejando que los demás se las arreglen por sí mismos. con el tiempo. prometió un retorno rápido al crecimiento a través del libre comercio y un alivio constante de la pobreza por medio de una dinámica nueva de la economía de mercado que.Mi análisis inicial (Portes. por lo general. pero tangible. la mayoría de los trabajadores de la región. reciben salarios que por sí solos son insuficientes para sacarlos de la pobreza. El nuevo régimen de apertura económica. A principios de la década de los ochenta. sin importar donde están empleados. El artículo también señaló que la creciente desigualdad económica durante este período se debió por completo a la ascendiente disparidad entre la participación en los ingresos que recibían las clases dominantes y el proletariado informal. Las clases medias. “sacaría a flote todos los botes” (Galbraith 2002. El nuevo consenso se asentó rápidamente y las políticas de ajuste fueron implementadas por la mayoría de los gobiernos en toda la región.. (Portes 1985. se beneficiaron de un aumento lento pero constante en las cifras y de un modesto. en particular la clase trabajadora formal. Sunkel 2001). Una clase trabajadora formal en reducción y un proletariado informal estancado o creciente niega las predicciones sobre la capacidad del nuevo modelo económico para absorber la mano de obra y reducir la pobreza. ahora se ha convertido en realidad. pero no son las que predijo el modelo. Estas consecuencias se han materializado. los bancos multinacionales y las organizaciones financieras internacionales. El nuevo modelo económico. cuando el artículo fue escrito. había evidencia creciente de que esta situación cambiaría para mal: el alarmante declive económico de muchos países latinoamericanos y el cambio regional a tasas negativas de crecimiento parece conducir a una rápida expansión de las clases informales. 35) Lo que en su momento fue una conjetura..

Los cierres de fábricas. y la evolución del Partido Peronista argentino. Las movilizaciones y protestas populares cada vez más tienen una base comunitaria porque un destino común de pobreza y privación que incluye tanto al proletariado formal como al informal proporciona la base para la acción colectiva. la fragmentación laboral ha hecho que para los trabajadores sea extremadamente difícil involucrarse en acciones colectivas en su lugar de trabajo o en la esfera de los partidos. El retorno de la democracia en muchos países de la región generó la expectativa de una recuperación de la fuerza de los sindicatos. En lo que se refiere a la movilización política. las movilizaciones . aunque pacífico. Al contrario de las actividades constantes de los partidos basados en sindicatos. de la segunda. ha demostrado ser mucho más efectivo que la represión militar abierta. del Partido Socialista Chileno y del PRI y PRD mexicanos. Como lo anota Roberts (2002.. 22): el nuevo modelo económico concentra muchos menos trabajadores en relaciones estables. lo que condujo a formas de protesta comunitarias alternativas (Portes 1985. los partidos basados en ideologías de clase han sufrido un declive notable en Latinoamérica. la precariedad del empleo. Al contrario del proletariado industrial durante el período de sustitución de importaciones. El resultado es la consolidación de formas comunitarias alternativas de movilización popular. Al contrario de lo que podría esperarse. Esta expectativa ha sido negada por un adversario que.. la eliminación de los subsidios estatales o el deterioro generalizado de los servicios públicos. lo que mina severamente la dimensión organizacional de las clases sociales. en particular los partidos marxistas y populistas de izquierda.Un efecto inesperado de los cambios forjados en la sociedad civil a lo largo de este periodo es la consolidación de formas alternativas de movilización política y protesta popular. Como Kenneth Roberts (2002) lo ha anotado. sino a un estilo emergente de política que presenta o bien alianzas multipartidistas que atraen el apoyo de diferentes segmentos de la población o bien los anteriores partidos populistas cuyas ideologías se desdibujan cada vez más al buscar un apoyo multiclasista. el primer artículo mostró cómo los regímenes militares de los años setenta concentraron sus esfuerzos represivos en los sindicatos. Estas son las áreas donde se concentra el proletariado informal. su capacidad para sustentar partidos políticos de clase. siguiendo los precedentes fijados durante las dictaduras militares. Aunque los vendedores ambulantes y otros trabajadores algunas veces han sido capaces de organizar asociaciones de protección (Cross 1998). la creciente polarización de clases no ha conducido a un fortalecimiento de los partidos de clase. Las alianzas de gobierno multipartidistas en Brasil y Chile son ejemplos de la primera tendencia. 31-33). Sus condiciones de empleo atomizadas rara vez proporcionan la base para la formación de sindicatos fuertes. la subcontratación y la creación de zonas especiales de exportación –todo como parte del nuevo modelo– han debilitado severamente al proletariado formal y. Las favelas. bajo el neoliberalismo el proletariado formal no tiene un partido propio. éstas resultan insuficientes para apoyar partidos de clase viables. las villas miseria y otras formas de asentamientos ilegales junto con las áreas de bajos ingresos de las zonas céntricas pobres han sido los lugares clave de movilización en contra del aumento de precios. al mismo tiempo.

March 24). Emmanuel (1972). Beneria. En este sentido. ver Roberts (2002) y Sunkel (2001). 111-136. and L. Chris (1978). Benton. Portes. Miami: Cuban American National Council Inc.). and the ‘Vultures’ of Cali. Paper presented at the Annual Conference on Development Economics. “Subcontracting and Employment Dynamics in Mexico City. Birbeck. las revueltas masivas en Argentina que derrocaron a uno de los gobiernos que más cuidadosamente buscó adherirse a la ideología neoliberal. El descontento de las clases subordinadas ha alimentado constantemente el éxito de líderes políticos neopopulistas quienes. A. Hispanic National Groups in Metropolitan Miami. el aumento del crimen y la inseguridad. Ecuador bajo Bucaram y Venezuela bajo Chávez son algunos ejemplos. Referencias bibliográficas Arriagada. las dislocaciones creadas por la nueva ortodoxia económica en las sociedades latinoamericanas –la desigualdad creciente. en tanto las transformaciones que ha forjado en la sociedad han debilitado las bases para la lucha de clases organizada y los canales para la movilización efectiva del descontento popular. Baltimore.comunitarias tienden a ser erráticas y reactivas ante eventos específicos: los organizadores rara vez son los activistas de partido sino las organizaciones no gubernamentales y los líderes comunitarios espontáneos (Roberts 2001. Unequal Exchange: A Study of the Imperialism of Trade. Casual Work and Poverty in Third World Cities. The World Bank. M. En todo caso. una vez en el poder. En este sentido. World Bank Latin American and Caribbean Studies. Boswell. Arrighi. Industry. Bourguignon. MD: The Johns Hopkins University Press. 24 . London: New Left Books. Washington DC. Robert (1998.” Cepal Review. Katzman 2002). “Garbage. “Crime and Violence as Development Issues in Latin America and the Caribbean. Irma and Lorena Godoy (2000).” Viewpoints Series. Gerry (eds. and Inequitable Development. 70. 173-88).” in R. bien podrían representar no un incidente aislado. “Prevention or Repression? The False Dilemma of Citizen Security. cambian de rumbo o demuestran ser incapaces de implementar un modelo alternativo de desarrollo coherente 24 . New York: John Wiley. Lourdes (1989). el neoliberalismo ha probado tener más éxito como modelo político que como modelo económico. Ayres. Colombia. el empresariado forzoso y la migración– permiten pensar que la situación actual será insostenible y que emergerán nuevas formas de organización popular y política. Francois (1999). Thomas D.” in A. Crime. and Emily Skop (1995). The World Bank. Bromley and C. Castells. Para un análisis del cambio de rumbo ideológico de los regímenes populistas una vez llegan al poder. Perú bajo Fujimori. La política latinoamericana durante la era neoliberal presenta así la paradoja de sociedades con clases cada vez más polarizadas. sino un presagio de las cosas que están por suceder. La experiencia de Argentina bajo Menem. Violence. de las que emergen partidos políticos ideológicamente difusos y formas erráticas de movilización de base. The Informal Economy: Studies in Advanced and Less Developed Countries (pp.

Passel (1991). CA: Stanford University Press. End of Millennium. 4. Cali. María Jesús (2001). Benton (eds. Clark. Santiago de Chile: Cepal. Annual Report. 11-37). Estado y sociedad civil: Políticas de ajuste estructural y estabilizacion en América Latina.” Sociological Forum. Oxford. Carchedi. Stanford. Castells. Princeton University. Santiago de Chile: Cepal. and L. Álvaro (1996. Chile: Hacia el Pos-Neoliberalismo? Paper presented at the Conference on Responses of Civil Society to Neo-Liberal Adjustment. Cross. Carlos (1996. Trabajo presentado en el Primer Congreso Latinoamericano y del Caribe sobre la Violencia y la Ciudad. “World Underneath: The Origins. Castells. Department of Sociology. “Agenda social: Seguridad ciudadana y violencia”. Informal Politics: Street Vendors and the State in Mexico City. Social Panorama of Latin America. MD: The Johns Hopkins University Press. and Exploitation in the So-Called ‘Urban Informal Sector’: The Street Traders of Cali. the Urban Institute and the Rand Corporation. Manuel (1998). 1161-71. “The Informal Economy and the Development of Flexible Specialization. Stanford. Baltimore. On the Economic Identification of Social Classes. “The Door Remains Open: Recent Immigration to the United States and a Preliminary Analysis of the Immigration Act of 1990. the Information Age. and L.” World Development. De la Rocha. (1998). 205-240). M. Dahrendorf. III. Instituto Universitario Ortega y Gassett. La línea quebrada: Historias de vida de migrantes. 6(9-10). University of Texas at Austin.Bromley. Ciudad y violencia en América Latina. Filgueira. Díaz. Department of Sociology. Fix. 189-215). London: Routledge and Kegan Paul.” in A. Class and Class Conflict in Industrial Society.).” in A. 1597-1630. and Seymour M. Michael and Jeffrey S. “The New Dependency: Technological Change and Socio-Economic Restructuring in Latin America. ——— and Alejandro Portes (1989). “Empirics of World Income Inequality. M. Colombia. Castells. De Roux. A. From the Resources of Poverty to the Poverty of Resources? The Erosion of a Survival Model. MD: The Johns Hopkins University Press. vol. Paper presented at the conference “Out of the Shadows: Political Action and the Informal Economy. Mercedes (2001. Regulation. Criado. The Informal Economy: Studies in Advanced and Less Developed Countries (pp. ——— (2001). 397-410. (1978). Capecchi. Ralf (1959). Cepal (2000). and Effects of the Informal Economy. Terry N. .” Center for Migration and Development.” American Journal of Sociology. Colombia. abril). Dynamics. en Panorama Social de América Latina (pp. Vittorio (1989). G. G. “Organization. Baltimore. The Informal Economy: Studies in Advanced and Less Developed Countries (pp. 1999-2000. University of Texas at Austin. ——— and Roberto Laserna (1989). November). Benton (eds. Madrid: Consejo Económico y Social. A. diciembre). abril). B. Gustavo (1993. Lipset (1991). Portes. (1977). Firebaugh. 104. Portes. R. CA: Stanford University Press. 535-60. Glenn (1999). 6.). “Are Social Classes Dying?” International Sociology. John C.” Report.: Blackwell. Paper presented at the Conference on Responses of Civil Society to Neo-Liberal Adjustment.

The Informal Economy: Studies in Advanced and Less Developed Countries (pp. “Informal Sector Versus Informalized Labor Relations in Uruguay. 4. “Can Class Analysis Be Salvaged?” American Journal of Sociology. Grusky. Castells. “The Reworking of Class Analysis. Clem Brooks and Jeff Manza (1993). S. 22.” Journal of International Economics. Guarnizo. Working Paper 408. October 29. Alejandro and Carmen Pagés (1999).edu. “Rethinking Development Theory: Insights from East Asia and Latin America. Developing Poverty: The State. Argentina: Sociedad de masas (pp.” Report. Reporte. Germani. Goldthorpe. Benton (eds. Santiago de Chile: Centro de Documentación Paz Ciudadana. John (2001). Gino (1965).” Ethnic and Racial Studies. Rubén (2002). M. 131. _____. Gaviria. Clark and S. Katzman. Celso (1970). Evidence from Colombia 1984-2000. Graciarena (eds. A. _____ (1999). R. 505-33. Luis E. 8. New York: Monthly Review Press.” in T. N. 78-84). “Mistrust. Inter-American Development Bank. “Functions of the Urban Informal Sector in Employment.” Daedalus. 259-277. http://cmd. Reworking Class (pp. The Breakdown of Class Politics (pp. Terence K. Princeton University. Portes. Buenos Aires: Eudeba. Itzigsohn. University Park. “A Perfect Crime: Global Inequality.Flórez. (2002). 111-45. 367-396. University of Texas-Austin.” Sociological Forum. “Patterns of Development in the Modern World-System. 1. Fortuna. Convergencias y divergencias: Exploración sobre los efectos de las nuevas modalidades de crecimiento sobre la estructura social de cuatro ciudades. 103. 1-37).). “International Trade and Industrial Upgrading in the Apparel Commodity Chain.” in A. 22. Population Research Center.princeton. and Jesper B. 206-227). Labor Market Deregulation. Michael. Washington. “Hacia una democracia de masas”. MD: Johns Hopkins University Press. 1999. . Gereffi. 48.” International Sociology. Arturo I. Baltimore. “Transnational Migration: A View from Colombia. Working Paper. 1125. “The Persistence of Classes in Post-Industrial Societies. Juan Carlos and Suzanna Prates (1989).” Ethnic and Racial Studies. Jose (2000). James K. Hopkins. Lipset (eds. Furtado. M. Sánchez and Elizabeth M. PA: Pennsylvania State University Press. Díaz (1999). Germani y J. en T. 105-120). Galbraith. “Class and Politics in Advanced Industrial Societies. DC: Woodrow Wilson Center Press and Johns Hopkins University Press. and the Informal Economy in Costa Rica and the Dominican Republic. G.). Ithaca: Cornell University Press. John R. Gary (1989). Roach (1999). Patterns of Crime Victimization in Latin America. Washington DC. Hall (ed.). Carmen Elisa (2001). Center for Migration and Development. Hout.). Hall. Sorensen (1998). “Delincuencia y opinión pública”. David B.” Review. and Luz M. Obstacles to Development in Latin America. Fundación Paz Ciudadana (1998). and L. and Transnational Migration: Colombians in New York and Los Angeles. 397-421. and Immanuel Wallerstein (1977). 37-70.” in J. 1187-234. di Tella. (1997). Fragmented Solidarity.

Princeton. David (2000). _____ (2000). Nun.” in A. Lisa (1982). .Klein. the State. Mills. Revista de la Cepal. Dore-Cabral. Networks and Marginality: Life in a Mexican Shantytown.” in H. Kyle. San José: Flacso. José (1969).).” in R.” LAWR-02-05. _____ (1997). and Social Capital. Beyond Smoke and Mirrors: Mexican Immigration in an Era of Economic Integration. en A. Juan Luis (1996. “Poverty. 7-30. Portes y M. Violence. The Transnational Villagers. Little Brazil. Portes. “Panorama laboral: La estructura del empleo urbano en el periodo 19901998”. Wright (1959). 153-189). Alejandro (1985). Social Theory and Social Structure (2nd edition) (pp. Larissa (1977). 7-54. Revista Latinoamericana de Sociología. and P. Lozano. “Neoliberalism and the Sociology of Development: Emerging Trends and Unanticipated Facts. Baltimore: Johns Hopkins University Press. New York: Russell Sage Foundation. 229-59. “Dominican Republic: Informal Economy. 14.pe/panorama/1999. Paper presented at the Second Annual World Bank Conference on Development in Latin America and the Caribbean. Towards a Political Economy of Urbanization in Third World Countries. Safa (ed. Peggy (2001). New York: Free Press. 20. 7-39. Inequality.” Latin American Research Review. Lomnitz.” Latin American Research Review. Margolis. Levitt. 185-214). 5. 72. “La estratificación social bajo tensión en la era de la globalizacion”. Networks. The Accumulation of Capital. July). Korzeniewicz. London: Routledge and Kegan Paul. Maxine (1994). 249-84. Pérez-Sainz.org. and Ethnicity in Andean Ecuador. K. 178-235.). NJ: Princeton University Press. Peattie. Wilfredo (1997). Massey. “Ciudad de Guatemala en la década de los ochenta: Crisis y urbanización”. Berkeley: University of California Press. 56-57. The Urban Caribbean: Transition to the New Global Economy (pp. 35. Landolt (eds. pp. Robert K. Rosa (1951). Smith (2000). “Emigrants Remittances Still Going Strong. London: Oxford University Press.). Merton. Douglas S. Roberto and William C. New York: Academic Press. OIT (2000).” Population and Development Review. Luxembourg. 22. “Latin American Class Structures: Their Composition and Change during the Last Decade.” Political Power and Social Theory. C. and the Urban Poor. C. “Superpoblación relativa. Portes. Transnational Peasants: Migration. and Jorge Durand (2002). Juan Pablo (1992). www. Emilio y Víctor Tokman (2000). Latin American Weekly Report (2002). 189-289). The Power Elite. Merton. ejército industrial de reserva y masa marginal”. an Ethnography of Brazilian Immigrants in New York City. “What is to Be Done with the ‘Informal Sector?’ A Case Study of Shoe Manufacturers in Colombia. “Social Structure and Anomia. (1968). Urbanización en Centroamérica (pp. January 29. Psyche.ilolim. Delhi: Oxford University Press. Lungo (eds. Baltimore: Johns Hopkins University Press. Londoño. Report of the ILO Regional Office. “The Resilient Significance of Class: A Nominalist Interpretation. and Growth in Latin America: Searching for the High Road to Globalization. Bogotá.

” in A. Castells. “Employment Structure. Empleo y equidad: El desafío de los 90. William (1996). Víctor (1982).” Cepal Review. Benton (eds. Bureau of the Census 1995-2000. The Economic Development of Latin America and Its Principal Problems. Paper presented at the Conference on Transnational Migration. 17. A. Gainesville. and the International System. (1989). DC: U. Sunkel. _____ and Rubén G. L. University of Texas. Santiago de Chile: Prealc. Raul (1950). ILO/Prealc. “El sector informal: Quince años después”. 133-50). Intervention. New York: Academic Press.). 22. Annotated Bibliography of the Urban Informal Sector in Latin America. Paper presented at the Conference on Latin American Sociology. Getting Paid: Youth Crime and Work in the Inner City. Kenneth (2002). London: Edward Arnold. Santo Domingo. 3-33. “Social Inequalities without Class Cleavages in Latin America’s Neoliberal Era. Roberts. 54(3). _____ (1978). Sullivan. Globalization and Latin American Cities. NY: Cornell University Press.” Studies in Comparative International Development. _____ (1987). Current Population Surveys. University of Florida. Portes.S. Mercer L. “The Provincial Urban System and the Process of Dependency. Portes and H. International Labour Office. Bryan R. and Life Chances: Formal and Informal Sectors in Guadalajara. The Informal Economy: Studies in Advanced and Less Developed Countries (pp. Austin: Institute of Latin American Studies Publications Series. “Transnational Migrant Communities and Mexican Migration to the United States. Poulantzas. London: New Left Books. Carlos (2002. Osvaldo (2001. U. The Unbearable Lightness of Neoliberalism. El Trimestre Económico. Department of Commerce. American Sociological Association. Nicos (1975). Ramos. and Hegemony. Browning (eds.” in A. Working Paper 332. Class. MD: Johns Hopkins University Press. _____ (1989). New York: United Nations.S. Prebisch. Washington. Roberts. _____ (1990). _____. CA: University of California Press. August). Life Cycle. 513-36. Ithaca. U. Immigrant America: A Portrait._____ and John Walton (1981). 36. Latin American School of Social Sciences (Flacso) and the Princeton Center for Migration and Development. (1976). M. Reanne Frank and Fernando Lozano-Asencio (1999). Tokman. and L. Santiago de Chile. April). Rumbaut (1996). January 18-19). Labor. 238-66. Current Perspectives in Latin American Urban Research (pp. 4159).S. . 121-33. Cities of Peasants: The Political Economy of Urbanization in the Third World. Classes in Contemporary Capitalism. Robinson. Paper presented at the Session on Global Cities in Comparative Perspective. “Unequal Development and the Absorption of Labour: Latin America 1950-1980. Baltimore. Cambridge: Cambridge University Press.). Promoting Polyarchy: Globalization. Berkeley. Programa Regional de Empleo para América Latina y el Caribe (Prealc) (1989).” Ethnic and Racial Studies. _____ (2001.

New York: The Free Press. Oxaal. “Rethinking Once Again the Concept of Class Structure. The Theory of Social and Economic Organization (pp. Wallerstein. Government Printing Office.S. 41-72). Statistical Abstract of the United States. U. Weber. “Social Stratification and Class Structure.). “The Theory of Internal Colonialism: The South African Case. . Washington. Booth (eds. Hall (ed. “Semi-peripheral Countries and the Contemporary World Crisis.).” in J.). Classes. Immanuel (1976). DC: U. NY: Prometheus Books. DC: U. Department of Justice. [1922] (1965). Reworking Class (pp. and D. 461-483. 12. London: Routledge and Kegan Paul. Immigration and Naturalization Service 1990-1999. Ithaca: Cornell University Press.” in T. Erik O. (1985). 29-40. Thorstein. Barnett. Studies in Comparative International Development. The Theory of the Leisure Class. R. Veblen. Washington. Wolpe. [1899] (1998).” Census Brief CENBR/00-3.S. “Coming from the Americas: A Profile of the Nation’s Latin American Foreign Born.” Theory and Society. London: Verso. Statistical Yearbooks. Harold (1975). Parsons (ed. Economics and Statistics Administration._____ (2000a). “Rural Economy in World Society”. _____ (1977).S. Max Weber. Washington. 424-429). Beyond the Sociology of Development: Economy and Society in Latin America and Africa (pp. Max. Census Bureau.S. Wright.” in I. T. 3. 252-79). _____ (1997). Amherst. DC: U. _____ (2000b).

el profesor Portes revela los cambios trascendentales que han tenido lugar en Latinoamérica durante las dos últimas décadas. El llamado neoliberalismo en su entendimiento “es en realidad un retorno a una era más temprana en la cual los países latinoamericanos participaban en la economía mundial sobre la base de sus ventajas diferenciales como productores de bienes primarios. resultante de una revisión de la tipología original empleada en un trabajo que sobre el mismo tema publicó en 1985 y soportado además en una información más refinada. sus patrones de estratificación. Las clases también resultan esenciales para entender las relaciones estratégicas de poder Director de la Maestría en Derecho Económico de la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Pontificia Universidad Javeriana ∴ . A partir de una nueva conceptualización de las clases sociales. hemos considerado pertinente. “los países de la región abandonaron el anterior sendero de la industrialización autónoma defendido por sus propios intelectuales [PrebischFurtado] y adoptaron un modelo de desarrollo basado en la apertura económica y la competencia global”.” En punto a la metodología escogida. el profesor Portes examina los procesos regionales asociados a la renuncia de las políticas de sustitución de importaciones. cuando al amparo de las políticas defendidas por la resucitada ortodoxia liberal y el “Consenso de Washington”. que le dieron su ímpetu ideológico. reseñar brevemente los aspectos más relevantes de la ponencia presentada por el profesor Portes. radica en que se concentra en las causas de la desigualdad y la pobreza y no sólo en sus manifestaciones superficiales. y bajo una perspectiva analítica de clases sociales —como herramienta valiosa para la recuperación de un marco explícito en el análisis de las sociedades latinoamericanas contemporáneas y la estimación empírica de sus distintos componentes—. como usualmente lo hacen las publicaciones oficiales estándar.Comentarios a la ponencia del profesor Alejandro Portes Boris Hernández Salame ∴ Entendimiento de la Ponencia del Profesor Portes: Antes de expresar nuestros comentarios. organización productiva y demás aspectos ligados a su dinámica . (diseñadas en principio para superar la vulnerabilidad de las economías de exportación en términos tanto de crecimiento económico como de equidad social) y el impacto correlativo de esta profunda reorientación en las estructuras sociales. que se han limitado tan sólo a rastrear la evolución de la pobreza y la desigualdad en América Latina. al tiempo que importaban manufacturas y tecnología del mundo industrializado. recogiendo así nuestro entendimiento sobre los planteamientos que allí se exponen. tanto clásico como contemporáneo. A través de un ejercicio que a juicio de su autor trasciende los estudios realizados por organismos internacionales como la OIT y la CEPAL. el profesor Portes destaca que “la ventaja del análisis de clase. desde el punto de vista metodológico.

había evidencia creciente de que la situación observada cambiaría para mal en términos de un alarmante declive económico de muchos países latinoamericanos En este entorno el cambio regional a tasas negativas de crecimiento parecía conducir a una rápida expansión de las clases informales. sino que sobrevive al margen de éstas a través de una amplia variedad de actividades económicas de subsistencia semiclandestinas (sector informal). el control sobre la mano de obra de otros y el control sobre los activos intelectuales escasos. la creciente desigualdad económica durante el periodo (1950-1980) se debió por completo a la ascendente disparidad de la participación en los ingresos entre las clases dominantes y el proletariado informal. En el mismo lapso las clases medias. el cual. el segmento numéricamente más significativo de la población empleada en Latinoamérica es aquel que está excluido de las relaciones capitalistas modernas y que debe sobrevivir por medio del trabajo no regulado y actividades directas de subsistencia”. los datos disponibles indican que este efecto negativo ha adoptado una forma dual: el deterioro de los niveles de salario real y la expulsión de una parte del proletariado formal • • • . a diferencia de lo que ocurrió en los países desarrollados.” Cabe registrar no obstante. En otras palabras. Justamente en relación con este sector y en función de los datos presentados. Según el citado análisis. pero tangible. en uno de los apartes del estudio en comento se llega a afirmar que: “el proletariado informal fluctúa entre un tercio y la mitad de la población empleada. sin que esta cifra sea menor a un tercio en ningún país. Lo anterior hace que en todas partes los trabajadores informales sean la clase mayoritaria. se observó una notable estabilidad del proletariado informal. no encuentran plena correspondencia en Latinoamérica. la advertencia expresa del autor en el sentido de que los análisis sistemáticos de la estructura de clase de las sociedades avanzadas. Del estudio realizado el autor extrae las conclusiones que a continuación se sintetizan: • En los términos del análisis inicial sobre la estructura de clases latinoamericana que realizó inicialmente en 1985. no disminuyó significativamente. el Profesor Portes concluye que durante el período de rápido crecimiento industrial de la región (1950-1980). basados en el criterio fundamental del control sobre los medios de producción. Ya para comienzos de la década de los ochenta.y conflicto entre grupos sociales y la manera como estas luchas moldean las oportunidades con que cuentan sus miembros. en tanto que una proporción significativa de su población no está incorporada a las relaciones laborales completamente mercantilizadas y legalmente reguladas. incremento de su participación absoluta y relativa en el ingreso. Pese a que la evidencia sigue siendo incompleta. se beneficiaron de un aumento lento pero constante y de un modesto. particularmente la clase trabajadora formal.

Al contrario de lo que podría esperarse. o bien alianzas multipartidistas que atraen el apoyo de diferentes segmentos de la población. o bien los anteriores partidos populistas cuyas ideologías se desdibujan cada vez más al buscar un apoyo multiclasista. el autoempleo marginal. Un efecto inesperado de los cambios forjados en la sociedad civil a lo largo de este periodo es la consolidación de formas alternativas de movilización política y protesta popular. En este sentido. por lo general. los bancos multinacionales y las organizaciones financieras internacionales tuvo consecuencias trascendentales para las sociedades sujetas a él. sino a un estilo emergente de política que presenta. los partidos basados en ideologías de clase han sufrido un declive notable en Latinoamérica. La contracción del sector estatal y del empleo formal privado han obligado a que una porción importante de las clases medias y subordinadas busquen estrategias económicas alternativas. en particular los partidos marxistas y populistas de izquierda. aunque pacífico. ha favorecido a aquellos que cuentan con los recursos necesarios para tener éxito en él. un adversario que. • • • • • • . la mayoría de los trabajadores de la región reciben salarios que por sí solos son insuficientes para sacarlos de la pobreza. En este escenario.) • La implementación por parte de la mayoría de los gobiernos latinoamericanos de políticas públicas de ajuste a un nuevo modelo económico de libre comercio. (En estos términos. Contrario a lo pretendido en el nuevo modelo (rápido retorno al crecimiento a través del libre comercio. Esta expectativa ha sido negada por el nuevo modelo. promovido con un inusitado vigor por las agencias del gobierno de los Estados Unidos. ha demostrado ser mucho más efectivo que la represión militar abierta.hacia distintas formas de empleo no protegido. dejando que los demás se las arreglen por sí mismos. la creciente polarización de clases no ha conducido a un fortalecimiento de los partidos de clase. se convirtió en realidad. El nuevo régimen de apertura económica. el crimen violento y la migración en aumento han acompañado al nuevo modelo como estrategias de adaptación ante sus consecuencias económicas. El retorno de la democracia en muchos países de la región generó la expectativa de una recuperación de la fuerza de los sindicatos. lo que en su momento fue una conjetura. las microempresas. absorción de la mano de obra y alivio constante de la pobreza por medio de una dinámica nueva de la economía de mercado) lo que se ha materializado es una clase trabajadora formal en reducción y un proletariado informal estancado o creciente Con excepción de Chile.

• Comentarios No cabe duda de la relevancia y pertinencia científica del estudio realizado por el profesor Portes. y en aras justamente de una cabal . permiten pensar que la situación actual será insostenible y que emergerán nuevas formas de organización popular y política. el aumento del crimen y la inseguridad. Es evidente que ante la complejidad de los procesos de integración económica y los consiguientes efectos de su dinámica. quien desde la perspectiva sociológica. Al contrario del proletariado industrial durante el período de sustitución de importaciones. en tanto las transformaciones que ha forjado en la sociedad han debilitado las bases para la lucha de clases organizada y los canales para la movilización efectiva del descontento popular. los asentamientos ilegales junto con las áreas de bajos ingresos donde se concentra el proletariado informal. El descontento de las clases subordinadas ha alimentado constantemente el éxito de líderes políticos neopopulistas quienes. • • • • El neoliberalismo ha probado tener más éxito como modelo político que como modelo económico. denominado “neoliberalismo”. La política latinoamericana durante la era neoliberal presenta la paradoja de sociedades con clases cada vez más polarizadas de las que emergen partidos políticos ideológicamente difusos y formas erráticas de movilización de base. el empresariado forzoso y la migración. se han consolidado formas comunitarias alternativas de movilización popular. Correlativamente. minando severamente la dimensión organizacional de las clases sociales. la eliminación de los subsidios estatales o el deterioro generalizado de los servicios públicos. una vez en el poder. al mismo tiempo. cambian de rumbo o demuestran ser incapaces de implementar un modelo alternativo de desarrollo coherente. han sido los lugares clave de movilización en contra del aumento de precios. Así. dislocaciones que a su juicio están asociadas a una nueva ortodoxia económica representada en un modelo de apertura y competencia global. su capacidad para sustentar partidos políticos de clase pues la fragmentación laboral ha hecho que para los trabajadores sea extremadamente difícil involucrarse en acciones colectivas en su lugar de trabajo o en la esfera de los partidos. Las dislocaciones creadas por la nueva ortodoxia económica en las sociedades latinoamericanas la desigualdad creciente. Las condiciones de empleo atomizadas rara vez proporcionan la base para la formación de sindicatos fuertes. pone en evidencia el dramático deterioro y la fragmentación del orden social en los países latinoamericanos durante las dos últimas décadas. bajo el neoliberalismo el proletariado formal no tiene un partido propio.• El nuevo modelo ha debilitado severamente al proletariado formal y.

como se indicó. Buchanan entre otros). como en efecto ha sido el propósito de los organizadores de este foro. que con el aporte de destacados economistas (Olson. tales como la desigualdad creciente. Dentro de esta perspectiva.aproximación analítica. cualquiera que sea su inspiración. En este mismo sentido nos preguntamos. . No hacerlo daría lugar justamente a conceder un aval incondicional a la tesis del liberalismo ortodoxo. aportan nuevas perspectivas. la migración y el consiguiente debilitamiento de las bases para la lucha de clases organizada. es nuestro propósito poner de relieve algunos aspectos de orden institucional que consideramos complementan el enfoque sociológico y aportan elementos de juicio igualmente pertinentes. el aumento del crimen y la inseguridad. la dinámica de un modelo económico puede por sí sola vulnerar la estructura y cohesión del estamento social. A este respecto es pertinente referirnos a los postulados de la denominada Nueva Economía Política (NEP). A este respecto hemos de expresar nuestro interés en ir más allá de la virtual relación de causalidad entre el proceso de apertura económica y las consecuencias sociales que del mismo aparentemente derivan y en tal virtud redimensionar el debate en función de otros elementos conceptuales que. pone de relieve el papel de las instituciones en la orientación de la dinámica del mercado. atribuirle consecuencias tan devastadoras al proceso de apertura económica por sí solo. conformar un “cuarto de al lado” ampliado. North. Coase. el estudio del impacto estructural de los modelos económicos. En efecto. Lo que convendría plantear entonces. bajo cuyos postulados el estado asume un papel meramente pasivo o “gendarme” dejando plena libertad y espacio abierto al juego de las fuerzas del mercado (laissez faire) . se hace necesario. que propicie sin exclusiones el diálogo interdisciplinario y permita la conjugación de distintas perspectivas en torno al Tratado de Libre Comercio entre Colombia y los Estados Unidos de América cuya ronda de negociaciones se inició recientemente. a través de un análisis de la política y del derecho. puede conducir a su sobredimensionamiento y en últimas a su descontextualización. Con el ánimo de enmarcar la discusión. si el apego a dicho modelo en las décadas subsiguientes hubiese podido conjurar las dislocaciones que se atribuyen a la nueva ortodoxia económica en las sociedades latinoamericanas. mas allá de pretender corroborar o desvirtuar los planteamientos del profesor Portes o entrar a controvertir su alcance. no debe escindirse del análisis del entorno institucional de los Estados en los que estos modelos han sido adoptados. cabría plantear si la perseverancia de los países de la región en el modelo de sustitución de importaciones constituía per se una condición necesaria para asegurar hacia el futuro la tendencia a la estabilidad del proletariado informal observada en el periodo (1950-1980). Así las cosas. es si en el marco de un Estado institucionalmente fuerte. trascendiendo de esta manera el ámbito conceptual de la síntesis neoclásica construida sobre el supuesto de que el marco institucional es exógeno al sistema económico. el empresariado forzoso.

FCE. Spring pag. Cit.Al decir de Resico 25 “Quizás el principal aporte académico de la NEP consista en el redescubrimiento de la relación entre instituciones (contratos. Al punto señala: “Las instituciones sientan las reglas formales e informales del comportamiento de los agentes . Marcelo F. Bogotá 2001. resultando sólo en un beneficio para un grupo privado y sin aumentar la riqueza de la sociedad. Páginas 184. No.19.” 29 En este contexto. 2003. 26 ” ” Recogiendo los planteamientos de Douglas North quien explica la manera como específicamente las instituciones producen cambios en el entorno económico. estructuras de governance. […] El conocimiento sobre lo que la política pública debe ser es un bien público antes que un bien privado o de mercado. Op. apelando a la distinción entre la conducta que busca rentas (rent seeking) y la conducta que busca beneficios (profit seeking) 27 . Resico sintetiza: “[…] las instituciones que la sociedad desarrolla son factores que influyen decisivamente en el éxito económico. 2 (1996). y generan la atmósfera que es conducente o no al desarrollo. Marcelo F. Big Bills Left on the Sidewalk: Why some Nations are Rich and others Poor. Las instituciones deficientes crean incentivos para que los distintos grupos se dediquen a actividades redistributivas que sólo transfieren ingresos de una parte a la otra. Mancur. México 1995. El debate de las reformas económicas” Revista Diálogo Político. 185 Olson. Instituciones. Editorial Norma. Journal of Economic Perspectives. Kalmanovitz Salomón. facilitan y garantizan los contratos privados y públicos. llega a la siguiente conclusión: “La única posible explicación restante es que las grandes diferencias en la riqueza de las naciones son principalmente debido a las diferencias en la calidad de sus instituciones y de sus políticas económicas. ofrecen información sobre precios y plazos. el mismo autor señala la relevancia de los costos de transacción como un elemento crucial para determinar qué elementos de la armazón social y política contribuyen a que la acumulación de capital se acelere o se frene en el tiempo.” 28 En cuanto a lo que debemos entender por instituciones encuentro ajustado el criterio de Kalmanovitz.. Página 12 30 29 Ibidem . Las instituciones y el Desarrollo Económico en Colombia. En cambio. Uno de los autores que con mayor claridad destaca la relación entre instituciones y crecimiento económico es Mancur Olson.” 30 Resico. quien las define como “entidades que establecen reglas o emiten información que guían el comportamiento de las personas. North. Douglas C.Publicación de la Fundación Konrad Adenauer –Editada en Buenos Aires Año XX No. Página 185. 4 – Diciembre. establecen los derechos de propiedad y sus límites . marcos jurídicos. Página 123 . página 14. quien luego de recorrer una gran cantidad de casos para evaluar las distintas variables que inciden en el desempeño económico. Vol 10. las instituciones acertadas promueven las actividades productivas que crean nueva riqueza. 28 27 26 25 Resico.) y el crecimiento económico. cambio institucional y desempeño económico. etc.

31 Concretamente en relación con el tema objeto de consideración. que acogemos plenamente. Página 105. Economía social de mercado: ¿ Puede imitarse el modelo alemán en América Latina? Revista Diálogo Político.” 32 En este punto es propio indicar entonces. 32 Ibídem. consumidores. “La generación de un consenso básico a nivel general acerca de las estructuras normativas en las que la sociedad desea y puede vivir. Publicación de la Fundación Konrad Adenauer –Editada en Buenos Aires Año XX No. En su opinión. la desregulación. como lo señala Lösing. que en el ámbito del Estado de Derecho la concreción de un marco constitucional coherente en todos los órdenes supone. pero no hubo suficiente presión sobre los gobiernos para considerar los aspectos sociales. la privatización . el Consenso de Washington de 1990 parecía ofrecer un marco de orientación mejor dándole claramente prioridad a una economía abierta. lo que supone en la actualidad la adopción de correctivos y cambios estructurales. así como la creación y el mantenimiento de instituciones que Benecke. fortaleza y consistencia de las instituciones del país donde dicho modelo opera y al propio tiempo la capacidad de sus estamentos de orientar la dinámica del mercado hacia los fines propios del Estado.” Y de otra parte. pero que a favor de un crecimiento sustentable establezcan cambios estructurales y mejoren las condiciones de vida de la mayoría de la población.En lo que atañe al papel del estado y el orden institucional. 31 . ahorradores e inversionistas requieren de un marco de referencia claro a mediano plazo”. empresarios. Es pertinente observar a este respecto. La gran equivocación de los socialistas es su idea de que un estado fuerte pueda garantizar una economía eficiente en el sentido del bienestar para todos. No debemos perder de vista que justamente la definición y orientación de los fines del estado tienen expresión formal en los textos constitucionales. “La gran equivocación de los liberales al respecto es su idea de que la economía pueda dar buenos resultados a la sociedad entera sin la actuación de un estado eficiente y. que el análisis sobre los efectos sociales de un modelo económico no puede reducirse al modelo en sí mismo considerado. que a través de normas fundamentales consagran la axiología y teleología del proyecto colectivo acogido y legitimado por los asociados. la intensidad competitiva. “La elaboración de los instrumentos jurídicos que reflejen el consenso básico en parámetros realizables. sindicatos. la reducción de la inflación. compartimos la percepción de Benecke en el sentido de que “los actores de la economía. Dieter W. 2003. hoy se requieren reformas de segunda generación que mantengan los buenos resultados de las primeras. si fuera necesario fuerte. 2 – Julio. Sin negar los éxitos de estas reformas de primera generación. Benecke pone de presente la incapacidad o mejor la falta de preparación y consistencia de los gobiernos latinoamericanos para afrontar las consecuencias del modelo aperturista. Al respecto señala: “Después de que los políticos latinoamericanos lograron resultados insatisfactorios con la orientación “cepalina” basada en la teoría de la dependencia. sino que para tal efecto deben examinarse la madurez. el equilibrio del presupuesto y de la balanza de pagos.

Guatemala. Venezuela. De esta manera se empezarán a superar algunas deformaciones de la democracia representativa en América Latina. es un proceso de la democratización mundial y es de esperar que esta tendencia se consolide en un futuro próximo. Paraguay (1992) y Perú (1993). Costa Rica. Miró Quesada extrae algunas conclusiones reveladoras que ponen en perspectiva el proceso institucional de la región y fundamentalmente cómo. Expresión de esta tendencia son las cartas fundamentales de Guatemala (1985).implementan y sostienen el consenso básico con la ayuda de instrumentos previstos para tal fin”. Colombia (1991). Ecuador. El citado tratadista señala: “Del análisis comparado de los textos estudiados se desprende que las diversas estructuras normativas reflejan un conjunto de demandas populares para participar en la estructura del poder. Francisco. el derecho se convierte no sólo en instrumento a favor del cambio. […] No obstante. 154. México (1987-1994) y Costa Rica (1989). Cabe precisar. La universalización de la democracia directa.” Tomo I Edición Fundación Konrad Adenauer y Asociación Venezolana de Derecho Constitucional. varían según cada realidad política y normativa. podemos afirmar que existe un avance en este sentido porque los ciudadanos podrán contar con los mecanismos constitucionales y legales para ejercerlas. al acogerlas se limitan.” Tomo I Edición Fundación Konrad Adenauer y Asociación Venezolana de Derecho Constitucional. en cuanto a su posible aplicación integral. por una mayor participación en la estructura del poder a nivel nacional. que las leyes referentes a las instituciones de la democracia directa. Panamá. Norbert. Ello significa que los derechos de los ciudadanos latinoamericanos de participar lo más posible en los asuntos políticos-jurídicos de sus respectivas sociedades. Nicaragua y Argentina). Democracia Directa: Un análisis comparado de las constituciones latinoamericanas en “El Nuevo Derecho Constitucional Latinoamericano. de esta manera la estructura jurídica contribuye a reforzar el principio que la democracia es poder del pueblo. Caracas 1996. Cuba. sino también protegidos por estas. y las reformas significativas introducidas a las constituciones de El Salvador (1991). 34 Miró Quesada. la meritocracia y la desinformación. los países del Este y del Sur en “El Nuevo Derecho Constitucional Latinoamericano. Argentina y Bolivia (1994). 155. Perú . Brasil . 33 . A raíz de un estudio comparativo de las constituciones contemporáneas de algunos países latinoamericanos (Uruguay. aunque no hay normas que acojan la integridad de las instituciones de la democracia directa. que han tenido como resultado la incorporación o el perfeccionamiento de diversas instituciones surgidas en la segunda posguerra en los regímenes democráticos occidentales. Paraguay. sino en un instrumento al servicio del perfeccionamiento de la democracia” 34 Lösing. Estado de Derecho. Ecuador (1996). en mayor o menor grado se ha venido produciendo un reconocimiento normativo que constituye la demanda y expresión de los pueblos latinoamericanos. De esta manera se disminuye la brecha entre el poder de la sociedad civil y de la política. salvo el caso de las constituciones de Costa Rica y Nicaragua. 33 En el espacio latinoamericano conviene registrar el advenimiento en las dos últimas décadas de corrientes modernizadoras de los ordenamientos constitucionales. Gracias a estas instituciones los ciudadanos de muchas sociedades latinoamericanas tienen la potencialidad de ejercer poder. Páginas 153. Caracas 1996. como son el elitismo en su forma de caudillismo. Página 109. Brasil (1988). o que en otros casos. Colombia. Chile. […] Al darle valor normativo a la democracia participativa. están no solo reconocidos por las normas.

dicho de otro modo la Economía Social de Mercado es el orden de la actividad económica en un sistema de . el acceso a la educación. propio es reconocer que aún queda un importante trecho por recorrer con miras a afianzar la estabilidad. Es innegable que debe avanzarse en aspectos como la efectiva división y correlativo control entre los poderes públicos. la eficacia del sistema judicial. como al parecer ha ocurrido con los países latinoamericanos. de por sí apartadas de una visión integral del hombre y carentes de un fundamento ético. no resulta convincente la tesis del liberalismo clásico de que la economía por si sola. la democratización de la propiedad etc. el intercambio permanente de información. A este respecto complementa: “Con los medios de la actividad económica tienen que realizarse los derechos políticos fundamentales. concepto que surgió en Alemania hacia 1940 al amparo del pensamiento ordoliberal. fortaleza y eficacia del orden institucional y la consecuente preservación de la calidad de un sistema de estirpe democrática. en procura de la responsabilidad. Frente a los criterios expresados.Si bien la consagración constitucional de mecanismos de participación popular constituye un primer paso. la libertad y la competencia. El orden económico es parte del orden social en su conjunto. se debe abrir paso a un planteamiento que permita conjugar la eficiencia y la dinámica del mercado con una prudente pero efectiva intervención del Estado que garantice el respeto y protección de valores fundamentales como la dignidad humana. la solidaridad y la equidad sociales en un entorno democrático participativo. el orden económico tiene además una tarea político-social. cimentado en una visión humanista arraigada a los principios de la doctrina social de la iglesia católica. sin intervención del estado. la operancia de los mecanismos de redistribución del ingreso. la consolidación de los partidos políticos sobre bases programáticas. puede encontrar los elementos de cohesión política y fortaleza institucional que le permitan optar por un modelo económico sin terminar atropellada por él. el bien común. es importante reflexionar acerca del marco ideológico que permita acompasar la dinámica del mercado a las necesidades e intereses colectivos. Dicho planteamiento es justamente el que propone la Economía Social De Mercado. sea condición para desarrollar un sistema eficiente que garantice el bienestar general. ni tampoco es admisible la postura de que el intervencionismo estatal. O. Como bien lo señala el profesor Josef Thesing. esté en condiciones de generar los ajustes requeridos y provea buenos resultados a la sociedad en su conjunto. basado en un esquema de economía planificada. la cobertura de los sistemas de seguridad social. la transparencia de los sistemas electorales. Como lo señalamos en aparte anterior. Ante las premisas viciadas de estas dos tendencias. A nuestro juicio es justamente en el fundamento de los principios de la Economía Social de Mercado donde la organización estatal.

Página 104 . pues a nuestro entender. será la propia literalidad del tratado la que se imponga en el orden interno de cada nación.” 36 Thesing Josef. fortaleza y eficacia del marco institucional depende que la dinámica del mercado no amenace o ponga en peligro el orden social.democracia liberal. Publicación de las Fundaciones Simón Bolívar y Konrad Adenauer. Op. Por eso es oportuno pensar cómo puede diseñarse un sistema económico que combine las posibilidades de un mayor crecimiento con una mayor equidad social. Así las cosas. Consecuentemente. las garantías y los derechos democráticamente legitimados. de la estabilidad. Colección “Formación Ciudadana” Volumen 15. Dieter W. que por delegación de los Estados intervinientes asumen competencias especializadas. quisiera citar las palabras de Benecke quien expresa: “En el sentido original griego “crisis” no significa catástrofe.sociales. Si bien tradicionalmente se ha previsto en el marco de los acuerdos regionales de integración la creación de órganos o instancias supranacionales (consejos. no hubiera sido posible evitar las mismas consecuencias dramáticas que hoy en día sacuden el ámbito social Quisiera que se me permitiera hacer una última y breve reflexión referida al orden institucional supranacional. Bogotá 2004 Páginas 87 y 88 36 35 Benecke. En torno a la situación que enfrenta Latinoamérica y sus perspectivas. Economía Social de Mercado y Democracia. tribunales. alrededor del TLC no se ha vislumbrado la conformación de institutos semejantes. Está constituido por instituciones y normas que contribuyen a que la actividad económica realice objetivos económicos y político. 35 Es propio concluir que los efectos devastadores que en el entorno social de la región revela el estudio del profesor Portes no deben atribuirse al proceso de apertura en sí mismo.Cit. circunstancia que sin duda tendrá hondas repercusiones en materia de seguridad jurídica y hace previsible que en caso de controversias legales los particulares recurran a mecanismos alternativos de solución de conflictos desplazando de este modo a los jueces locales. justamente en razón a la manifiesta debilidad institucional de los países de la región. parlamentos). sino el punto en el que se tiene que juzgar la situación y decidir qué rumbo tomar. aún en el caso de haberse mantenido el modelo de sustitución de importaciones.

que representa el 13. En este libro (Portes 2004). entonces.Comentarios a la ponencia del Profesor Alejandro Portes Iván Hernández ∴ No tenía el honor de conocer personalmente al profesor Portes. El Profesor Portes articula y nos presenta una interesante interpretación de la dinámica de la división social por clases sociales. ∴ . Los problemas más dolidos de nuestra realidad latinoamericana han sido dotados con una visión aguda. correspondiente al 9. con pagos que. menos de la mitad de lo que percibe la clase dominante. y además. y sumado a esto. han alcanzado una identidad de análisis sobre el desarrollo económico con los más altos estándares de producción intelectual y científica. son pensadores que han logrado un alto impacto en las universidades norteamericanas y europeas y en la academia internacional en general. quiero hablar brevemente de dos puntos que me parecen claves en su libro: el análisis del capitalismo de la periferia y la necesidad de estudiar la dinámica y co-existencia de sus diferentes modos de producción: moderno. Autores como Alejandro Portes.7 veces el umbral de pobreza mientras que la clase media (alta y baja). Manuel Castels. Le debemos a ellos. nos permite disfrutar nuevamente de la fuerza. Si en promedio un hogar latinoamericano tiene 4 miembros por hogar estamos hablando que estas tres cuartas PhD. El panorama es claro (ver Figura 1): vivimos en un capitalismo que excluye de los recursos y medios de producción a la gran mayoría de los agentes sociales. percibe sólo 5. el Profesor Portes confirma que estas apreciaciones no son erradas. Mauro Guillén y Manfred Max-Neef. Primera gran desigualdad pero no la más grande. En particular.5 veces el umbral de pobreza. El resto de la PEA que son las tres cuartas partes y que representa la clase más desprotegida percibe mucho menos. no son regulados por ley.7 veces el umbral de pobreza. Hernando De Soto. recibe 13. su más reciente libro.9%. entre otros. pero ya había contado con el privilegio de estudiar de cerca algunos de sus importantes escritos. tal como su artículo en el Manual de Economía Sociológica (Smelser and Swedberg 1994). Dicha clase recibe tan sólo entre 2 y 3. Para mí ha sido sumamente grato conocer personalmente al Profesor Portes quien en éste. La clase dominante.4 por ciento de la Población Económicamente Activa –PEA– de la región. pequeño empresarial y de subsistencia. que la academia local e internacional pueda ahora abordar los problemas latinoamericanos con un mayor rigor y seriedad. así como otros interesantes escritos sobre informalidad con otros autores como Manuel Castels. y obtener un mejor entendimiento de la realidad latinoamericana. El Profesor Portes (2004) demuestra el restringido acceso que tienen las clases sociales menos favorecidas (pequeña burguesía y proletariado -formal e informal-) a distintos tipos de recursos y medios de producción. contundencia y claridad de sus argumentaciones. apreciativa y realista. al menos en la mitad de los casos. Profesor Asociado de la Facultad de Ciencias Económicas y Exdirector del Doctorado en Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Colombia. Además la distribución del ingreso es excesivamente inequitativa al punto de ser la más desigual del mundo.

trabajadores sector servicios y trabajadores agrícolas CLASE MEDIA Pequeños empresarios.7% PEA Entre 1 y ¼ del umbral de pobreza FUENTE: Portes (2004) Las conclusiones a las que llega el Profesor Portes nos permite ver cómo las políticas llamadas neoliberales implantadas durante los años 90s no contribuyeron a cambiar esta realidad latinoamericana (salvo en la excepción de Chile) tal como nos lo habían prometido sus precursores. el trabajo formal decayó mientras que la informalidad creció. existe como característica del capitalismo en Latinoamérica. El tipo de capitalismo que experimenta y ha experimentado Latinoamérica ha sido llamado por el economista peruano Hernando de Soto como el capitalismo apartheid. profesionales. declara De Soto (2000). Altos ejecutivos posgraduados 13. empleados administrativos CLASE DOMINANTE 9. Por esto puede decirse que el neoliberalismo vino a revestir de “blindaje” esa “campana de cristal” que. percibiendo hasta menos de una cuarta parte del ingreso considerado como el umbral de pobreza. Clases Sociales en Latinoamerica CLASE SUBORDINADA Trabajadores urbanos del comercio. No se indujo el pregonado crecimiento económico por medio del desarrollo de una economía de mercado. pobre (ver Figura 1). técnicos. De Soto (2000) denuncia que el capitalismo en estos países se asemeja a un club privado. abierto solamente para una minoría privilegiada y deja en la frustración a millones de personas que miran marginalizados desde fuera el interior del sistema. reciben la cuarta parte de lo que recibe una persona que ya es. artesanos.partes de la población viven bajo el umbral de pobreza.4% PEA 13 veces umbral Capitalistas. Argumenta que las instituciones formales crearon una especie de "campana de cristal" que excluye a la mayoría. El neoliberalismo reforzó una situación que se venía presentando y forzó . la industria no cumplió con su papel de absorción de la mano de obra ni redujo la pobreza. y advierte que esta exclusión continuará mientras los sistemas legales y políticos sigan obstaculizando a las mayorías la entrada al sistema de propiedad formal. Figura 1.9% PEA 5 veces umbral 76. En otras palabras. de por sí. parece que el modelo implantado en los 90s hubiera exacerbado (o al menos no atajó) la tendencia que ya se presentaba históricamente en la región durante el modelo de sustitución de importaciones. Más bien.

El segundo punto que quiero abordar es la hipótesis del ascenso de una clase gerencial por separación entre propiedad y control (a-lo-latino). Los ingresos de los propietarios y empleadores frente a los ejecutivos y/o micro-empresarios no crecieron a la misma tasa y/o decrecieron en mayor medida (ver Tabla 1). una industria del crimen fortalecida y una migración (legal e ilegal) “forzosa” y creciente. se pone de manifiesto una recomposición de dicha clase. Tampoco puede desconocerse el fenómeno de la exclusión política. Este hecho resulta ser especialmente notorio en la década de los 90s. Pero ahora se le suma a todo esto. Esto resulta ser verdadero en casi todos los países de la región en los que se pudo aplicar dicho análisis. Tabla 1. Retomando y analizando con tasas de crecimiento los mismos datos de ingresos de la clase dominante que utiliza el Profesor Portes (2004). En contraste con el proceso de separación entre propiedad y control (a-lo-anglosajón). EVOLUCIÓN DE LA SEPARACIÓN ENTRE PROPIEDAD Y CONTROL EN LATINOAMERICA Crecimineto de ingresos de PROFESIONALES o TECNICOS es mayor que el de EMPLEADORES Bolivia Entre 1989 y 1994 Entre 1994 y 1997 Brasil Entre 1979 y 1990 Entre 1990 y 1996 Chile Entre 1990 y 1994 Entre 1994 y 1998 Colombia Entre 1980 y 1994 Entre 1994 y 1997 Costa Rica Entre 1981 y 1994 Entre 1994 y 1997 Ecuador Entre 1990 y 1994 Entre 1994 y 1997 Mexico Entre 1984 y 1994 Entre 1994 y 1998 Panamá Entre 1979 y 1991 Entre 1991 y 1997 Paraguay Entre 1986 y 1990 Entre 1990 y 1996 Uruguay Entre 1981 y 1990 Entre 1990 y 1997 Venezuela Entre 1981 y 1990 Entre 1990 y 1997 VERDADERO VERDADERO VERDADERO VERDADERO FALSO VERDADERO VERDADERO VERDADERO FALSO VERDADERO FALSO VERDADERO FALSO FALSO FALSO FALSO FALSO VERDADERO VERDADERO VERDADERO FALSO FALSO . especialmente después de los 90s. Una nueva clase rentista de capital humano se consolida en la región a partir de los 90s. la cual se acrecentó debido al incremento en la fragmentación laboral que produjo un ambiente laboral inestable en toda la región. de tal forma que ahora es cada vez más difícil para los trabajadores asociarse y organizarse y encuentran mayores obstáculos para desarrollar sus propios movimientos políticos.a los diferentes agentes de la sociedad a continuar adoptando estrategias como la informalidad y el crimen en la búsqueda de alternativas de supervivencia. a excepción de México.

a los pertenecientes a la propia firma.D. por ejemplo. la evidencia sugiere que las firmas han perpetuado una debilidad importante del sistema tradicional capitalista: un grupo exclusivo.Crecimiento de ingresos de MICROEMPRESARIOS es mayor que el de EMPLEADORES Bolivia Entre 1989 y 1994 Entre 1994 y 1997 Brasil Entre 1979 y 1990 Entre 1990 y 1996 Chile Entre 1990 y 1994 Entre 1994 y 1998 Costa Rica Entre 1981 y 1994 Entre 1994 y 1997 Ecuador Entre 1990 y 1994 Entre 1994 y 1997 Mexico Entre 1984 y 1994 Entre 1994 y 1998 Panamá Entre 1979 y 1991 Entre 1991 y 1997 Paraguay Entre 1986 y 1990 Entre 1990 y 1996 Uruguay Entre 1981 y 1990 Entre 1990 y 1997 Venezuela Entre 1981 y 1990 Entre 1990 y 1997 VERDADERO FALSO FALSO VERDADERO FALSO VERDADERO FALSO VERDADERO VERDADERO VERDADERO FALSO FALSO N. tales como intraempresarios y otros stakeholders. Es así como se perpetúan los vicios del capitalismo tradicional y se recompone las sub37 Medida del poder de negociación = indice de la innovatividad de la empresa . en EEUU e Inglaterra (Chandler 1977). obtuve resultados en esta misma vía. no parece obedecer a elementos como la mayor división del trabajo debido a un incremento en el tamaño de mercado y a las innovaciones organizacionales que se presentaron. sin embargo. Por el contrario. La evidencia estadística no muestra que exista ahora una mayor movilidad y por tanto un ascenso de las clases micro-empresariales hacia cargos de poder o a las clases propietarias. De acuerdo con la psicología social. VERDADERO FALSO FALSO FALSO VERDADERO FALSO VERDADERO Precisamente en una investigación que elaboré con datos de mediados de los 90s (Hernández 2001). Basado en la Encuesta Desarrollo Tecnológico en Colombia (1996). no solamente a los externos a la firma sino también. El ascenso de una sub-clase gerencial. el poder de negociación depende en gran medida a de la manera cómo las partes usan la información sobre la dependencia de otros para estimar la utilidad de un intento de influencia. El impacto significativo y positivo del poder de negociación de los trabajadores más educados sobre sus salarios llevó a concluir que la autoconciencia que los trabajadores posgraduados tienen de la dependencia de las firmas en ellos para llevar a cabo proyecto de innovación o de investigación y desarrollo (I+D) parece que deja a los posgraduados en una mejor posición para exigir mayores ingresos. cerrado y estático de propietarios que restringen la transferibilidad de la propiedad. se muestra que el poder de negociación de los trabajadores con mayor educación tuvo un impacto sobre los ingresos de los posgraduados de una manera significativa: un incremento del 1 por ciento en el poder de negociación 37 de los trabajadores más educados conlleva a un incremento de 25 por ciento en los salarios de los posgraduados. Pero es una sucesión que se lleva a cabo por afinidad y no por capacidad. Surge más bien como respuesta a un proceso de sucesión por la profesionalización de la clase empresarial debido a las exigencias que impone el manejo de las nuevas tecnologías y mercados.

Es así como la educación y la inversión en capital humano parece haberse tornado en un mecanismo de exclusión.clases dentro del mismo círculo de poder. Dicha línea nos permitirá ahondar en el estudio sobre la variedad de capitalismos que se presentan en latitudes como la latinoamericana. Dichas teorías replantearon todas aquellas antiguas (y por demás desagradables) tesis sobre el subdesarrollo. se entendió al desarrollo como "mana caído del cielo" o Tratados de Libre Comercio “caídos del cielo”. de tal forma que. a la incorporación en los procesos de nuevas tecnologías de información y comunicación (Banco Interamericano de Desarrollo 2004) y a los procesos de internacionalizacíón y globalización de la economía. Una clase que aumenta su poder de negociación para aumentar sus pagos y contratos debido quizás al creciente sesgo del cambio tecnológico hacia los trabajadores más calificados (skill bias in technological change). Y quisiera recalcar la gran fertilidad de la investigación sobre la dinámica y recomposición interclases e intraclase en el capitalismo de periferia. Estos grandes autores destacaban que el progreso de las economías en desarrollo dependía de la canalización de un gran ejército de recursos desaprovechado dentro de ellas. Parece que ahora el capital humano se constituye en un mecanismo de incremento de la desigualdad social y pasa a engrosar el sinnúmero de mecanismos y obstáculos para el ascenso y movilidad social. ¿cómo cambiamos las formas de pensar y el actuar humanos en nuestras sociedades latinoamericanas? De esta forma tendremos los elementos para pensar en un modelo económico y político más adecuado para Latinoamérica. . Hirschman. y debido en particular. entre otros. pero se ignoran altamente los aspectos negativos como el mencionado acá. El Profesor Portes traza una agenda para futuras investigaciones muy interesante. Así. sólo hasta recientemente. Ranis. nos podemos plantear preguntas tales como ¿por qué si el capitalismo incluyente involuciona y cambia (por ejemplo con el desmonte del Estado de Bienestar). etnia y condiciones genéticas connaturales a cierto tipo de regiones como el Noroccidente europeo y Norteamérica. no podemos hablar de un sólo capitalismo sino de capitalismos de diversas clases que no son estáticas sino que varían y evolucionan. El capitalismo de periferia es un tipo de capitalismo excluyente que contrasta con el de algunos países del primer mundo. surge lo que podría llamarse una nueva “clase rentista” por capital humano. las cuales estaban asociados a una cuestión de raza. el problema del desarrollo fue reconfigurado completamente y nunca más. por qué el capitalismo excluyente no puede evolucionar de manera positiva? La pregunta de investigación: ¿cuál es el cambio institucional que requiere Latinoamérica hacia un capitalismo más incluyente? ¿Cómo conseguir este cambio de instituciones? Y si éstas se definen como formas de pensar socialmente habituadas. Conocemos bien las virtudes de una mayor inversión en educación. De esta forma. El inmenso potencial de recursos humanos subutilizados en nuestras sociedades es un punto que han recalcado en los últimos 50 años todas las teorías del desarrollo como el Big Push. en lugar de haberse constituido en una herramienta para incrementar la igualdad de oportunidades y la movilidad social. “Backwardness” de autores como Lewis. como no se constituyó el modelo neoliberal. Gerschenkron. Crecimiento Desbalanceado. Currie. Fue así como quedó instituido en el pensamiento económico que la fuente de desarrollo de los países proviene de fuerzas y capacidades internas a la sociedad. en un modelo apropiado de desarrollo para Latinoamérica. Éstos pueden abrir oportunidades a los países de la región pero definitivamente no constituyen.

J. A. Clases Sociales y Transnacionalismo”.J. The Handbook of Economic Sociology. ILSA Smelser N. The Visible Hand. • . “Análisis sobre el componente de renta en el salario de los trabajadores calificados en la industria manufacturera colombiana” En: Revista de Economía del Rosario. Alfred Jr. Septiembre. DC Chandler.REFERENCIAS • • • • • Banco Interamericano de Desarrollo (2004). Basic Books. Mass. Princeton. and Richard Swedberg (Ed). (1994). (2004). Informe de progreso económico y social 2004 Se buscan buenos empleos. Las estructuras de clases sociales en América Latina: Su composición y cambio durante la era neoliberal En: “El Desarrollo Futuro de América Latina Neoliberalismo. Bantam Press/Random House.: Harvard University Press. Cambridge. New York. Portes. Hernández. De Soto. (1977). Iván (2001).: Princeton University Press and Rusell Sage Foundation: New York. London. H (2000) The Mystery of Capital: Why Capitalism Triumphs in the West and Fails Everywhere Else. Alfaomega: Washington. Bogotá. N.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful