Está en la página 1de 13

3. PALABRAS, PALABRITAS

Texto 1: Modernos y elegantes

Texto 2: Abducir, cultureta, muslamen, 'jet lag' y obrón están ya incluidas en el Diccionario de la RAE

Texto 3: Un mar de siglas

Texto 4: Palabras compuestas

Texto 5: Las Palabras Tienen la Palabra / Con fuego juego

Texto 6: En español se dice crisis

Texto 7: Misterios informáticos

LECTURASLECTURAS YY TEXTOSTEXTOS DEDE LALA U.D.U.D. 3:3: PALABRAS,PALABRAS, PALABRITASPALABRITAS -- 22 Texto 1: Modernos
LECTURASLECTURAS YY TEXTOSTEXTOS DEDE LALA U.D.U.D. 3:3: PALABRAS,PALABRAS, PALABRITASPALABRITAS -- 22
Texto 1: Modernos y elegantes
Desde que las insignias se llaman pins; los homsexuales, gays; las comidas frías, lunchs; y los
repartos de cine, castings, este país no es el mismo. Ahora es mucho más moderno.
Durante muchos años, los españoles estuvimos hablando en prosa sin enterarnos. Y, lo que
todavía es peor, sin darnos cuenta siquiera de lo atrasados que estábamos. Los niños leían tebeos
en vez de comics, los jóvenes hacían fiestas en vez de parties, los estudiantes pegaban posters
creyendo que eran carteles, los empresarios hacían negocios en vez de business, las secretarias
usaban medias en vez de panties y los obreros, tan ordinarios, sacaban la fiambrera al mediodía
en vez del catering. Yo mismo, en el colegio, hice aerobic muchas veces, pero como no lo sabía -ni
usaba por supuesto mallas adecuadas-, no me sirvió de nada. En mi ignorancia, creía que hacía
gimnasia.
Afortunadamente, todo esto ha cambiado. Hoy, España es un país rico a punto de entrar en
Maastricht, y a los españoles se nos nota el cambio simplemente cuando hablamos, lo cual es muy
importante. El lenguaje, ya se sabe, es como la prueba del algodón: no engaña. No es lo mismo
decir bacon que tocino –aunque tenga igual grasa-, ni vestíbulo que hall, ni inconveniente que
handicap. Las cosas, en otro idioma, mejoran mucho y tienen mayor prestancia. Sobre todo en
inglés, que es el idioma que manda.
Desde que Nueva York es la capital del mundo, nadie es realmente moderno mientras no diga
en inglés un mínimo de cien palabras. Desde ese punto de vista, los españoles estamos ya
completamente modernizados. Es más, creo que hoy en el mundo no hay nadie que nos iguale.
Porque, mientras en otros países tomas sólo del inglés las palabras que no tienen –bien porque su
idioma es pobre, cosa que no es nuestro caso, o bien porque pertenecen a lenguas de reciente
creación, como el de la economía o el de la informática-, nosotros más generosos, hemos ido más
allá y hemos adoptado incluso las que no nos hacían falta. Lo cual demuestra nuestra apertura y
nuestra capacidad para superarnos.
Así, ahora, por ejemplo, ya no decimos bizcocho, sino plum-cake, que queda mucho más fino,
ni tenemos sentimientos, sino feelings, que es mucho más elegante. Y de la misma manera,
sacamos tickets, compramos compacts, usamos kleenex, comemos sandwichs, vamos al pub,
quedamos groggies, hacemos rappel y, los domingos, cuando salimos al campo –que algunos, los
más modernos, lo llaman country-, en lugar de acampar como hasta ahora, vivaqueamos o
hacemos camping. Y todo ello, ya digo, con mayor naturalidad y sin darnos apenas importancia.
Obviamente, estos cambios de lenguaje han influído en nuestras costrumbres y han cambiado
nuestro aspecto, que ahora es mucho más moderno y elegante. Por ejemplo, los españoles ya no
usamos calzoncillos, sino slips, lo que nos permite marcar paquete con más soltura que a nuestros
padres; ya no nos ponemos ropa, sino marcas; ya no tomamos café, sin coffee, que infinitamente
mejor, sobre todo si va mojado, en lugar de con galletas, que es una vulgaridad, con cereales
tostados. Y cuando nos afeitamos nos ponemos after-shave, que aunque parezca lo mismo, deja
más fresca la cara.
En el plano colectivo ocurre exactamente lo mismo que pasa a nivel privado: todo ha
evolucionado. En España, por ejemplo, hoy la gente ya no corre, hace jogging o footing (depende
mucho del chandal y de la impedimenta que se le añada); ya no anda, ahora hace senderismo; ya
no estudia, hace masters; ya no aparca, deja el coche en el parking que es mucho más práctico.
Hasta los suicidas, cuando se tiran de un puente, ya no se tiran, hacen puenting, que es más in,
aunque, si falla la cuerda, se matan igual que antes.
Entre los profesionales, la cosa ya es exagerada. No es que seamos modernos; es que estamos
ya a años luz de los mismísimos americanos. En la oficina, por ejemplo, el jefe ya no es el jefe, es el
boss, y está siempre reunido con la public-relations y el asesor de imagen o va a hacer bussines a
Holland junto con su secretaria. En su maletín de mano, al revés de los de antes, que lo llevaban
LECTURASLECTURAS YY TEXTOSTEXTOS DEDE LALA U.D.U.D. 3:3: PALABRAS,PALABRAS, PALABRITASPALABRITAS -- 33 repleto de papeles
LECTURASLECTURAS YY TEXTOSTEXTOS DEDE LALA U.D.U.D. 3:3: PALABRAS,PALABRAS, PALABRITASPALABRITAS -- 33
repleto de papeles y latas de fabada, lleva tan sólo un teléfono móvil y un fax-moden por si acaso.
La secretaria tampoco le va a la zaga. Aunque seguramente es de Cuenca, ahora ya no lleva
agenda ni confecciona listados. Ahora hace mailings, trainnings –y press-books para la prensa- y
cuando acaba el trabajo va al gimnasio a hacer gim-jazz o a la academia de baile para bailar
sevillanas. Allí se encuentra con todas las de la jet, que vienen de hacerse liftings, y con alguna
top-model amante del body-fitness y del yogourht desnatado. Todas toman, por supuesto, cosas
light, y ya no fuman tabaco, que ahora es una cosa out, y cuando acuden a un cocktail toman
bitter y rosat-beef, que, aunque parezca lo mismo, es mucho más digestivo y engorda menos que
la carne asada.
En la televisión, entre tanto, ya nadie hace entrevistas ni presenta, como antes, un programa.
Ahora hacen interviews y presentan magazines, que dan mucha más prestancia, aunque
aparezcan siempre los mismos y con los mismos collares. Si el presentador dice mucho: O.K. y se
mueve todo el rato, al magazine se le llama show –que es distinto que espectáculo- y si éste es un
show heavy, es decir, tiene carnaza, se le adjetiva de reality para quitarle la cosa cutre que tendría
en castellano. Entre medias, por supuesto ya no nos ponen anuncios, sino spots, que, aparte de ser
mejores, nos permiten hacer zapping.
En el deporte del basket –que antes era el baloncesto- los clubs ya no se eliminan, sino que
juegan play-offs, que son más emocionantes, y a los patrocinadores se les llama sponsors, que
para eso son los que pagan. En mercado ahora es el marketing, el autoservicio es el self-sevice; el
escalafón, el ranking; el solomillo, el steak (incluso aunque no sea tártaro); la gente guapa, la
beautiful, y el representante, el manager. Y desde hace algún tiempo, también, los importantes
son vips; los auriculares, walk-man; los puestos de venta, stands; los ejecutivos, yuppies; las
niñeras, baby-sitters; y los derechos de autor, royalties. Hasta los pobres ya no son pobres; ahora
los llamamos homeless, como en America, lo que indica hasta qué punto hemos evolucionado.
Para ser ricos del todo y quitarnos el complejo de país tercermundista que tuvimos algún
tiempo y que tanto nos avergonzaba, sólo nos queda ya decir siesta –la única palabra que el
español ha exportado al mundo, lo que dice mucho en favor nuestro – con acento americano.
Julio Llamazares, EL PAIS, del día 13 de mayo de 1993
LECTURASLECTURAS YY TEXTOSTEXTOS DEDE LALA U.D.U.D. 3:3: PALABRAS,PALABRAS, PALABRITASPALABRITAS -- 44 Texto 2: Abducir,
LECTURASLECTURAS YY TEXTOSTEXTOS DEDE LALA U.D.U.D. 3:3: PALABRAS,PALABRAS, PALABRITASPALABRITAS -- 44
Texto 2: Abducir, cultureta, muslamen, 'jet lag' y obrón están ya
incluidas en el Diccionario de la RAE
29.07.10 - 17:40 - EFE | MADRID
Las 22 Academias de la Lengua Española no quieren quedarse "desfasadas" y, además de
incluir ese adjetivo entre las novedades que se han incorporado a la página web del Diccionario,
han admitido voces como abducir, antiespañol y "jet lag", y otras coloquiales como cultureta,
muslamen y obrón.
Estos ejemplos forman parte de las 2.996 enmiendas y adiciones al Diccionario que las
instituciones encargadas de velar por la unidad del español han consensuado en los tres últimos
años y que "demuestran la viveza del idioma", afirma en una entrevista con Efe el secretario de la
Real Academia Española, Darío Villanueva.
La amplia lista de novedades actualiza en la red la XXII edición del Diccionario, cuya versión
electrónica recibe cada día "un millón de consultas", y constituye un adelanto de la XXIII, que se
publicará en 2013.
El elevado interés que suscita esa obra esencial de referencia entre los hispanohablantes
obliga a las Academias a estar "en el tajo siempre, haciendo aportes continuos para seguir el ritmo
de la sociedad y del idioma", señala Villanueva.
Nuevas incorporaciones
Entre las palabras que entran ahora en el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE)
hay una que es una vieja reivindicación de los expertos en medio ambiente: "ambientalista", y que
también se aplica a la persona "que se preocupa por la calidad y la protección del medio
ambiente".
El verbo "abducir", que series de televisión como "Expediente X" pusieron de moda, se abre
hueco en el Diccionario. Uno puede quedar abducido por "una supuesta criatura extraterrestre" o,
si es un excelente escritor, puede "abducir a los lectores con sus novelas".
En tiempos como los actuales, de crisis económica generalizada, no podía faltar la palabra
"anticrisis" en el DRAE, perfecta para las medidas que los gobernantes aprueban estos meses. La
voz "aberzale" ya figuraba en el Diccionario pero ahora se cambia esa grafía por la original en
euskera: "abertzale" ("Dicho de un movimiento político y social vasco, y de sus seguidores:
nacionalista radical").
Las mujeres de medio mundo entienden de productos "anticelulíticos" y quien más y quien
menos ha probado los tratamientos "antiestrés". El "art déco" y el "art nouveau" tienen ya
entrada en el Diccionario, eso sí, escritas en cursiva porque son locuciones francesas.
Cuando el cineasta español José Luis Borau ingresó en la Academia prometió luchar por el
término "buñueliano", y ahí está entre las novedades que han llegado a la página web de la RAE
(www. rae .es). Por algo Luis Buñuel es uno de los grandes directores de todos los tiempos.
Los académicos suelen estar muy atentos al lenguaje de la calle y le han dado el visto bueno a
voces coloquiales como "cultureta" que, en plan despectivo, es esa "persona pretendidamente
culta"; "curalotodo" (medicina o remedio para cualquier enfermedad), o "meloncete" (muchacho
poco avispado).
"Muslamen" (muslos de una persona, especialmente los de mujer), "obrón" (obra de gran
envergadura) y "rojillo", ese individuo de "tendencias políticas más bien de izquierdas", son
términos coloquiales incluidos en el Diccionario. También entran en el DRAE el consabido "chiste
LECTURASLECTURAS YY TEXTOSTEXTOS DEDE LALA U.D.U.D. 3:3: PALABRAS,PALABRAS, PALABRITASPALABRITAS -- 55 verde" (el
LECTURASLECTURAS YY TEXTOSTEXTOS DEDE LALA U.D.U.D. 3:3: PALABRAS,PALABRAS, PALABRITASPALABRITAS -- 55
verde"
(el
"de
contenido
erótico",
se
aclara)
y
voces
como
"festivalero",
"grafitero"
o
"teleconferencia".
Quienes recorren miles de kilómetros en avión saben lo que es padecer "jet lag", locución
inglesa admitida ahora como sucede con espray, aunque en este caso la voz inglesa se ha
españolizado. El "tsunami", es decir, esa "ola gigantesca producida por un seísmo o una erupción
volcánica en el fondo del mar", llega al Diccionario, al igual que numerosos términos o expresiones
pertenecientes al ámbito económico: "bonus", "bróker", "acción de oro", "ahorro forzoso" o
"base monetaria" son algunos de ellos.
http://www.eldiariomontanes.es/rc/20100729/mas-actualidad/cultura/festivalero-oenege-cultureta-nuevas-
201007291711.html
LECTURASLECTURAS YY TEXTOSTEXTOS DEDE LALA U.D.U.D. 3:3: PALABRAS,PALABRAS, PALABRITASPALABRITAS -- 66 Texto 3: Un mar
LECTURASLECTURAS YY TEXTOSTEXTOS DEDE LALA U.D.U.D. 3:3: PALABRAS,PALABRAS, PALABRITASPALABRITAS -- 66
Texto 3: Un mar de siglas
Vivimos inmersos en un magma de siglas y acrónimos, seguramente por influencia del inglés.
El colmo de la insensatez es cuando a todo un presidente ejecutivo lo llaman CEO, siglas de chief
executive officer.
El castellano nunca le ha hecho asco a las siglas
siempre y cuando se puedan leer con
comodidad. Ya hace decenios que, a partir del acrónimo inglés, se lexicalizaron el radar (radio
detecting and ranging) y el sónar (sound navigation and ranging). Más recientemente entró en el
diccionario el sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) y luego la opa (oferta pública de
adquisición). Este singular término económico ha dado lugar a derivados populares: el verbo opar
y el adjetivo opado. Sin embargo, su pareja de baile, la oferta pública de venta (OPV), no ha
tenido tanta suerte. ¿La razón? Porque, al carecer de vocales, no se lee como una palabra normal.
La opa pierde las mayúsculas al formar dos sílabas pronunciables, mientras que la OPV se
mantiene erguida y se pronuncia letra por letra. La solución es el alfónimo. Descubro este término
gracias a José Martínez de Sousa, lexicógrafo enciclopédico e incansable. Un alfónimo es un
neologismo formado por la escritura del nombre de las letras que forman la sigla de un sintagma o
enunciado. Así, a OPV le corresponde el alfónimo opeúve. Feo, ¿verdad?
Feo porque el castellano no tiene tradición alfónima. El diccionario registra poquísimos casos,
y aun así los hace remitir a la sigla. El elepé, por ejemplo, que está redirigido a LP. Igual que LP,
escribimos CD, ONG o SMS, y así funcionamos sin demasiados problemas. Son siglas que el
hablante emplea en muchos casos desconociendo de dónde proceden. El conflicto aparece en el
plural. El castellano, en principio, no admite fórmulas como añadir una ese (ONGs u ONG's), y la
duplicación queda reservada para secuencias de palabras en plural: EE.UU., JJ.OO. o CC.OO.
Si va precedida de un determinante, mantener la sigla sin marca de plural no distorsiona la
lectura (“unas ONG”), pero si no lo lleva y hay que esperar a que aparezca el verbo en plural para
saber que hay más de una ONG, entonces la frase chirría: “ONG de África protestan
”.
La dinámica de la lengua pide la generalización del uso de los alfónimos, tal como reclama
desde hace tiempo Martínez de Sousa. Con este paso, desaparecerían esas mayúsculas confusas y
se podría escribir con claridad que hay oenegés de África que protestan por algo o que los cedés
desaparecerán del mercado más pronto que tarde.
Magí Camps, http://www.lavanguardia.com/cultura/20100719/53967650893/un-mar-de-siglas.html
LECTURASLECTURAS YY TEXTOSTEXTOS DEDE LALA U.D.U.D. 3:3: PALABRAS,PALABRAS, PALABRITASPALABRITAS -- 77 Texto 4: Palabras
LECTURASLECTURAS YY TEXTOSTEXTOS DEDE LALA U.D.U.D. 3:3: PALABRAS,PALABRAS, PALABRITASPALABRITAS -- 77
Texto 4: Palabras compuestas
Hay palabras compuestas que son súper creativas y divertidas. Mi abuela Leontina decía
siempre “pelicusilungui”. Nunca supe si era un invento de ella o se usaba en alguna otra casa o en
algún otro lugar del planeta. Ella decía, por ejemplo:
-¡Tremendo pelicusilungui y todavía no sabe cómo tratar a una mujer!
Pelicusilungui: pelos así de largos, o sea, persona mayor para algo, adulto.
En Colombia, a los chicos les dicen culicagaos. ¿Hace falta explicación? A mí la expresión me
encantó.
Al lápiz de labios, muchos chicos le dicen pintalabios. Yo pensé que era un invento de ellos,
hasta que supe que en México, Colombia y España le dicen así. Ellos, seguramente, lo escucharon
en alguna serie de televisión.
Me gusta mucho el cantamañanas español. También en ese país llaman asaltacunas al adulto
que se mete a conquistar jovencitos/as y usan otras compuestas como calientacamas, barbilampiño,
toca huevos, marisabidilla (a la pesada insufrible que siempre tiene respuesta para todo).
En México descubrí que sácale punta no es un sacapuntas o un afilalápices –como lo llaman en
Venezuela- sino una expresión que señala a alguien que se cree superior por algún motivo
absurdo: “Se compró un carro nuevo y anda muy sácale punta”.
Cuando contaba una historia en Colombia y necesitaba nombrar una pinza “pico de loro”,
supe que allí la nombran como hombre solo (vaya uno a saber por qué). A la colcha de cama o
cubrecama muchos le dicen cubrelecho. Y vean si ésta no es graciosa: un hombre chueco es un
rodillijunto patiapartado.
En Argentina tenemos unas cuantas palabras compuestas usadas ocasionalmente (¿quién no
recuerda al Papamóvil, cuando vino el Papa a visitarnos?) y otras que se han ido imponiendo y
siguen utilizándose: bicisenda, revientaportones, rompebolas, hinchapelotas, amigovio,
calientapava (equivalente al calientahuevos venezolano), caracúlico y tantas otras. (No quise caer
en la tentación de pedir a mis amigos que recordaran más palabras compuestas, porque este
artículo se hubiera vuelto interminable.)
Últimamente se ha puesto de moda en todos lados (sobre todo en los medios), la creación de
palabras compuestas por el agregado de prefijos: antiterrorista, progubernamental, megaevento,
miniempresa, microemprendimiento, macroeconomía, viceministro, subempleo, cogobierno, ex
marido. La Real Academia indica que los prefijos se escriben soldados a la palabra, con excepción
de pro y ex. Se separan con guión cuando la palabra base comienza con mayúscula o es una sigla:
anti-CGT, pos-Perón.
Para terminar, juguemos a escribir textos con palabras compuestas:
Era mediodía y allí, en la bocacalle, justo en la esquina del café teatro, estaba él, boquiabierto
como siempre, malhumorado y caracúlico. Yo ya estaba supercansada de este matasanos carilargo
con vocación de aguafiestas. Así que, con mi mejor cara de yonofui, me le aparecí de la mano del
hinchabolas de mi ex marido con el traje de hombre araña, para hacerle creer que estaba tan
hiperchiflada que no valía la pena seguir aguantándome. Ni un correcaminos se hubiera escapado
tan rápido.
http://www.maritacazapalabras.com.ar/palabras_compuestas.htm
LECTURASLECTURAS YY TEXTOSTEXTOS DEDE LALA U.D.U.D. 3:3: PALABRAS,PALABRAS, PALABRITASPALABRITAS -- 88 Texto 5: Las
LECTURASLECTURAS YY TEXTOSTEXTOS DEDE LALA U.D.U.D. 3:3: PALABRAS,PALABRAS, PALABRITASPALABRITAS -- 88
Texto 5: Las Palabras Tienen la Palabra / Con fuego juego
La pirotecnia es la técnica que se aplica para hacer esas exhibiciones a base de pólvora que
sirven para provocar mucho escándalo al clausurar una celebración, para llenar el cielo con luces
multicolores.(1)
Pyr es una raíz de origen griego que significa fuego. De ahí surge la palabra pirotecnia y
ahora podemos explicarnos por qué se llaman así los juegos pirotécnicos. La piro-tecnia es el arte
de jugar con fuego y no quemarse, pero no metafóricamente como dicen en las telenovelas?(2)
sino en un sentido literal.
Ésos son los llamados juegos pirotécnicos a los que es mejor no llamar fuegos? porque la
expresión puede ser calificada como redundante ya que siendo pirotécnicos sólo pueden ser de
fuego.
Por la misma razón, a un tipo loco que le da por andar quemándolo todo le llamamos
piromaníaco, lo cual quiere decir que tiene la manía del fuego, entendiendo por manía lo que es
una obsesión constante y recurrente. Debo aclarar que al político que se la pasa –quemando- a
otros políticos, no se le llama piromaníaco porque esta clase de quemada, aunque se use con
mucha frecuencia, no deja de ser una expresión en sentido figurado.
Una señora de muy buenas y redondeadas
carnes se quejaba
de
que al
ir
por
la calle
caminando nunca faltaba un pelado indecente que le gritara ¡mamacita! aunque cuando iba
manejando por cualquier cosita le gritaban ¡vieja babosa!?
Bueno pues el primer grito, el de ¡mamacita! es un piropo, expresión de admiración hacia una
persona, que se hace públicamente (la expresión, no la persona). Un español tal vez diría: ¡Señora,
tié usté los ojos ma grande que lo pié! Cito aquí el piropo porque en sus orígenes esa misma
palabra se refiere a una piedra preciosa, roja como el granate o el rubí.
Por su color rojo intenso esta piedra -el piropo- parece que arroja fuego porque brilla y reluce
y
hasta parece querer desafiar el refrán ése que dice que no todo lo que brilla es oro porque reluce
y
además es valiosa.
Las raíces de la palabra piropo son pyrfuego y opsojo o sea que la piedra se describe como un
ojo de fuego o como un ojo que lanza miradas de fuego. Cuando nosotros vemos a la señora
aquélla caminando, luciendo sus carnes en movimiento continuo, la vemos con ojos de fuego y
entonces es cuando le disparamos una frase tan respetuosa como ¡Mamazota, tú con esas curvas y
yo sin frenos!
Así que si usted tenía esa duda royéndole las entrañas, -la de no saber cuál es el origen de la
palabra piropo- ahora ya podrá comer, dormir y desempeñar sus funciones fisiológicas con toda
normalidad.
Por si las dudas
1. Juegos pirotécnicos. También sirven muy eficientemente para quemar a dos o tres
despistados a quienes les cae un fragmento aún en estado de incandescencia.
2. Telenovela. No seas pérfida Gabriela, estás jugando con fuego y tarde o temprano te vas a
quemar. Ése es, palabras más palabras menos, un diálogo clásico de las teleniverlas.
Pregunta: ¿Por qué decimos "tengo mucha hambre", si el hambre tiene género masculino. La
misma pregunta se aplicaría para el azúcar ¿es azúcar blanca o blanco?, me pregunta, entre otras
cosas Ma. Antonieta Negrete, de Salamanca, Gto.
Respuesta: Fíjese que no, Tony: El hambre es nombre femenino. Es el mismo caso de el águila
y el agua. Son sustantivos femeninos pero les ponemos artículo masculino porque se oye feo decir
la agua o la águila. Sin embargo en plural no decimos los aguas o los águilas, sino que volvemos al
LECTURASLECTURAS YY TEXTOSTEXTOS DEDE LALA U.D.U.D. 3:3: PALABRAS,PALABRAS, PALABRITASPALABRITAS -- 99 original femenino.
LECTURASLECTURAS YY TEXTOSTEXTOS DEDE LALA U.D.U.D. 3:3: PALABRAS,PALABRAS, PALABRITASPALABRITAS -- 99
original femenino. Lo correcto es decir ?tengo mucha hambre?. El caso del azúcar es diferente
porque se puede usar en cualquiera de los dos géneros: puede decirse indistintamente ?el azúcar
blanco? o ?la azúcar blanca? y nadie se va a enojar por eso.
Frase loca (ni tanto) de remate
Si todo el correo electrónico estuviera en papel, ya no habría árboles.
donjuanrecaredo@hotmail.com
Juan Recaredo. El siglo del torreón, martes 03 de ago, 2004
(http://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/102053.las-palabras-tienen-la-palabra-con-fuego-jueg.html)
LECTURASLECTURAS YY TEXTOSTEXTOS DEDE LALA U.D.U.D. 3:3: PALABRAS,PALABRAS, PALABRITASPALABRITAS -- 1010 Texto 6: En
LECTURASLECTURAS YY TEXTOSTEXTOS DEDE LALA U.D.U.D. 3:3: PALABRAS,PALABRAS, PALABRITASPALABRITAS -- 1010
Texto 6: En español se dice crisis
Vivimos en el tiempo del maquillaje. El Gobierno llama desaceleración a lo que la humanidad
vive como crisis, y el PP no ve más que distintas sensibilidades donde todo el mundo ve tendencias
enfrentadas. Detrás de cada eufemismo hay un tabú indeseable y, por tanto, impronunciable. El
lenguaje de la política siempre ha estado lleno de unos y de otros, como si las palabras pudieran
neutralizar la realidad que se niegan a nombrar.
El pesimismo no crea puestos de trabajo. Está por ver que los cree el optimismo. El vocabulario
político trata siempre de mostrar el vaso medio lleno, pero en los últimos años el ambiente se ha
llenado de sintagmas de buen ver como conducciones de agua, soluciones habitacionales o
derecho a decidir. Por no hablar de clásicos como impuesto revolucionario o regulación de empleo.
La cosmética verbal se extiende.
Los lingüistas definen tabú como la palabra que un hablante evita por motivos religiosos,
supersticiosos o sociales. Pero la venenosa realidad tiene un antídoto, el eufemismo (del griego eu
-bien- y pheme -modo de hablar-). En su clásico Diccionario de Términos Filológicos (recién
reeditado por Gredos), Fernando Lázaro Carreter proponía varias causas para explicar su uso: el
deseo de adaptarse a una circunstancia en la que la palabra resultaría plebeya (cabello por pelo,
seno por pecho); el ennoblecimiento de la persona (profesor por músico); la cortesía (que resulta
en fórmulas de "dudoso gusto" como "su señora" por "su mujer"); o la necesidad de atenuar una
evocación penosa. Esta última causa ha modificado términos supuestamente negativos y ha
originado la inflación de vocabulario políticamente correcto: el ciego es invidente, el inválido,
minusválido o discapacitado. Sin olvidar que Barack Obama puede ser para unos negro y para
otros, afroamericano. Y para casi nadie, mulato, palabra en desuso en tiempos poco dados al
matiz.
El eufemismo, con todo, no es más que uno de los muchos medios de la lengua para
renovarse. De algunos ni siquiera recordamos que lo son y que tienen origen en un tabú. Igual que
nadie repara en el ojo de la aguja o en los dientes de la sierra como las metáforas (gastadas) que
son, casi nadie es consciente de que, por ejemplo, para nombrar la mano izquierda el castellano
usó una forma vasca (ezker) para orillar las connotaciones "siniestras" derivadas del término latino
"sinister". Su pareja "dexter" no tuvo problemas para evolucionar a "derecha". Hasta no hace
tanto, a los zurdos les tocó padecer una superstición que supuestamente se remonta al mal
augurio que suponía que las aves volasen a nuestra izquierda o al hecho de que Judas fuese zurdo.
Y pelirrojo, algo que también generó desvaríos supersticiosos. Como decía el clásico, el lenguaje no
se inventa, se hereda.
"El eufemismo es un mecanismo imprescindible, no una anomalía", subraya José Antonio
Pascual, miembro de la Real Academia Española y experto en lexicografía. "Sirve para limar las
asperezas de la lengua. Sólo hay que ver cómo ha evolucionado el lenguaje escatológico. Cuando
se reguló la eliminación de aguas fecales, en las casas se le reservó el nombre del mejor espacio, el
retrete, literalmente, lo más retirado. Decir papel higiénico, por ejemplo, es muy poco preciso,
pero se trata de evitar la grosería. Todos agradecemos que nos saluden en el ascensor".
De hecho, al académico le preocupa más el disfemismo, que busca el efecto contrario al
eufemismo eligiendo la expresión más ruda. El eufemismo, recuerda Pascual, es un mecanismo
similar al que hizo que cambiara el color de los uniformes de la policía nacional. Los grises del
franquismo mudaron de color durante la transición para vestir de marrón. Y cuando se
convirtieron, según la expresión popular, en maderos, pasaron a hacerlo de azul. "La policía ha
perdido muchas de las connotaciones que tenía. Ya no da miedo a nadie
concluye el catedrático de Lengua.
salvo en Coslada",
Con todo, el propio Pascual advierte de que los eufemismos son como las tijeras. Su bondad
depende del uso que se les dé: "Si los usas de forma inmoral, en lugar de facilitar la comunicación
LECTURASLECTURAS YY TEXTOSTEXTOS DEDE LALA U.D.U.D. 3:3: PALABRAS,PALABRAS, PALABRITASPALABRITAS -- 1111 aumentas la
LECTURASLECTURAS YY TEXTOSTEXTOS DEDE LALA U.D.U.D. 3:3: PALABRAS,PALABRAS, PALABRITASPALABRITAS -- 1111
aumentas la confusión". Es lo que suele pasar en el juego político, donde un exceso puede rozar la
manipulación: "Las palabras tienen un halo connotativo muy fuerte. Por eso el Gobierno
abandonó la palabra trasvase, que se había cargado de negatividad". Antes de que la lluvia lo
hiciera innecesario, éste recibió toda una colección de denominaciones con más meandros que el
Ebro destinadas a negar la evidencia: desde captación-transferencia-traslado-aportación puntual
de agua hasta conducción de caudales, pasando por interconexión temporal de cuencas hídricas o
conexión de sistemas dentro de la misma demarcación hidrográfica.
Solucionado el abastecimiento de Barcelona, el otro gran tabú gubernamental es la palabra
crisis, oficialmente desaceleración (aunque por momentos se nos conceda que acelerada). En 2000,
el actual presidente de la agencia Efe, Álex Grijelmo, publicó La seducción de las palabras (Taurus),
un libro sobre la manipulación lingüística en el que se analiza cómo funciona un término tan caro
a los tecnócratas y tan extraño al común de los hablantes, que nunca desaceleran; como mucho,
frenan. "El prefijo negativo des", explica Grijelmo, "se hace acompañar aquí del término positivo
acelera, en otro ejemplo de contradicción seductora, alterando la percepción del concepto para
embaucar a los electores. Así, creemos que la economía llevaba una marcha positiva muy
acelerada, y que por eso no importa que pierda velocidad". Efectivamente, la combinación de
prefijo negativo y término positivo es todo un clásico en la construcción de eufemismos: los que
antes eran pobres ahora son desfavorecidos, y los libros que antes estaban agotados ahora
aparecen como no disponibles.
Se atribuye a Talleyrand la ocurrencia de que el lenguaje le ha sido dado al hombre para que
pueda ocultar el pensamiento, una idea que retrata tanto al hábil político (y ex obispo) de la
Francia posrevolucionaria como a los de su gremio. En la política, en efecto, el eufemismo es
moneda corriente. Se trata de un campo en el que "el encubrimiento siempre ha existido. Su
máxima expresión sería la diplomacia, claro", apunta Antonio Elorza. Aunque tradicionalmente
ese encubrimiento surgía más del pragmatismo que de la voluntad de engañar, el catedrático de
Ciencia Política de la Universidad Complutense señala que el siglo XX asistió al perfeccionamiento
de las técnicas de persuasión por el creciente peso en la política de la mercadotecnia y la
propaganda. Y esa perfección tiene un nombre: Joseph Paul Goebbels, ministro de Instrucción
Pública y Propaganda de Hitler y autor de aquella famosa frase según la cual una mentira repetida
mil veces se convierte en verdad. Para Elorza, "el eufemismo como deformación consciente y
sistemática proviene, sí, de los lenguajes totalitarios". Las dictaduras, en efecto, han dado perlas
como la democracia orgánica de Franco o la República Democrática de Alemania del régimen
comunista germano. Sin olvidar que el nombre oficial de la actual Junta Militar birmana es Consejo
de Estado para la Paz y el Desarrollo. Al lado de la cruda realidad, la ficción inventada por George
Orwell en su novela 1984 parece puro costumbrismo, por mucho que en la neolengua del régimen
del Gran Hermano el Ministerio del Amor sea el encargado de mantener el orden (por los medios
que sea) o el Ministerio de la Paz se dedique a los asuntos de la guerra. ¿Pero qué es eso
comparado con llamar a un genocidio solución final o limpieza étnica?
Con todo, en democracia también se narcotiza a la población con un lenguaje "que dulcifica
la realidad". Es lo que sostiene la filóloga y periodista Irene Lozano, autora de El saqueo de la
imaginación (Debate), un ensayo subtitulado Cómo estamos perdiendo el sentido de las palabras.
Lozano recuerda cómo a los reclusos de Guantánamo se les niegan sus derechos como presos de
guerra considerándolos "combatientes enemigos ilegales", y habla de un personaje inquietante,
Franz Luntz, consultor de los republicanos estadounidenses, que, entre otras cosas, recomendó
evitar la palabra capitalismo. Para sustituirla nacieron "libre empresa" y "economía de mercado".
Con su consolidación, el eufemismo político llega a convertirse en seña de identidad. Términos
como Estado español por España o Euskal Herria por Euskadi (y viceversa) identifican
inmediatamente a quien los utiliza. "El gran problema", abunda Elorza, "es que se te escapa
violencia por terrorismo e impuesto revolucionario por extorsión. Acabas metido en un bosque
semántico". Para el profesor donostiarra, el nacionalismo es especialmente dado a la "traslación
LECTURASLECTURAS YY TEXTOSTEXTOS DEDE LALA U.D.U.D. 3:3: PALABRAS,PALABRAS, PALABRITASPALABRITAS -- 1212 de
LECTURASLECTURAS YY TEXTOSTEXTOS DEDE LALA U.D.U.D. 3:3: PALABRAS,PALABRAS, PALABRITASPALABRITAS -- 1212
de significados". La última gran propuesta del lehendakari Ibarretxe se llama consulta y no
referéndum, y lo que plantea no es la autodeterminación, sino el derecho a decidir. "¿Y quién no
admite el derecho a decidir?", se pregunta Elorza. "El Gobierno vasco no puede hablar de
independencia porque sabe que la quiere una minoría de la población, pero el derecho a decidir
suena tan positivo que no se discute. Lo mismo sucede con la expresión 'sentirse cómodo', tan
usada por los nacionalistas catalanes. En el fondo oculta la bilateralidad, es decir, Estado
confederal, no federal".
Así las cosas, ¿cómo puede un eufemismo dejar de parecerlo? ¿Cuándo se integra en la lengua
sin antecedentes penales? Elorza señala a la prensa como principal vía de limpieza. También
ayuda, en el caso del lenguaje nacionalista, que sea asumido por un partido que no lo sea: "Es lo
que hizo el PSOE al hablar de diálogo con ETA, algo que en política no existe". Según Elorza, el
partido socialista es muy dado a los eufemismos. El PP, casi nada: "Prefiere la hipérbole". La
cuestión de los eufemismos, tan pegados al poder, recuerda a la advertencia del descreído Humpty
Dumpty de Alicia: "La cuestión no es saber qué significan las palabras, la cuestión es saber quién
manda".
JAVIER RODRÍGUEZ MARCOS , El País, 20/06/2008
(http://www.elpais.com/articulo/sociedad/espanol/dice/crisis/elpepusoc/20080620elpepisoc_1/Tes)
LECTURASLECTURAS YY TEXTOSTEXTOS DEDE LALA U.D.U.D. 3:3: PALABRAS,PALABRAS, PALABRITASPALABRITAS -- 1313 Texto 7:
LECTURASLECTURAS YY TEXTOSTEXTOS DEDE LALA U.D.U.D. 3:3: PALABRAS,PALABRAS, PALABRITASPALABRITAS -- 1313
Texto 7: Misterios informáticos
Que los seres humanos tenemos una tendencia natural al animismo es algo que hemos
comprobado personalmente todos los que, siendo unos zotes para la informática, nos vemos
obligados a trabajar con un ordenador. Si además somos de otra generación, y de letras, para qué
les voy a contar… Ya para empezar, eso del “PC” no nos suena a “personal computer”, sino a otra
cosa que no diremos para que no se nos vea el plumero paleolítico, y que conocíamos en distintas
variantes: PCE, PCI, PCF, PCUS… Cuando se habla de “iconos”, vemos -juro que sin querer- madera
y oro viejo, incienso y velas. El “servidor” se nos aparece vestido con un chaleco a rayas,
tendiéndonos una bandeja con bebidas… “Navegar” nos entusiasma: viento en popa a toda vela,
no surca el mar sino vuela el velero bergantín… El “explorador de Windows”, tocado con salacot,
se mete, volando, por las ventanas; el “controlador de bus” lleva gorra de plato y pone multas; el
“concentrador de raíz” es un brebaje contra el mal de ojo… La “memoria” y el “destino” nos
sumen en meditaciones metafísicas. “Chip” nos suena a patata frita, la “memoria RAM”, a leche
desnatada; una “dirección pop” será verde y naranja, con pies descalzos y flores en el pelo, y
“pinchar la pestaña”, un método refinado de tortura… La lista de los programas la confundimos
con la de los reyes godos: Adobe, Chindasvinto, Epson, Excel, Kazoo, Flash Path, Quick Stitch,
Readme, Recaredo, Wamba, Win Zip y Don Rodrigo. ¿Y qué decir de los “virus”, sino que si por
nosotros fuera, correríamos a por un termómetro y una taza de leche muy caliente con miel, coñac
y limón?… Si el servicio técnico del antivirus Panda nos explica que “las variantes del Klez pueden
ser más o menos dañinas”, nos imaginamos a Klez-A como un animal pequeño, pero de dientes
afilados, royendo las entrañas de nuestro ordenador; a Klez-B como una cabeza de león rugiente
que apareciendo de pronto en la pantalla se zampará los iconos a dentelladas, empezando por el
del antivirus Panda, del que dejará las orejas, para advertencia y escarmiento de antivirus gallitos;
a Klez-C como el mismo león, pero tridimensional y estéreo, que rugiendo saltará de la pantalla
afuera y no dejará de la usuaria más que los huesos, mondos y lirondos, desparramados por
encima del teclado…
Total, como no podía seguir así, he contratado clases particulares. La profesora es una chica
inteligente. Empezó muy seria hablándome de sistemas operativos, memoria ROM y memoria
RAM, microprocesador y placa base. Al cabo de un rato, viendo la cara que yo ponía, creo que
comprendió. Cambió de táctica. Ahora me explica que el sistema operativo (o la placa base, el ram,
el rom, en fin, algo así) es como un director de orquesta, y que lo malo es que a veces el chip (o el
rom, el ram, el zip, ahora no caigo) desafina; que el problema que tiene mi ordenador es que el
chip no es que sea totalmente incompatible con el quick, el win y el pick, pero no se llevan del
todo bien: es como si te pones, me explica, un sombrero verde loden con zapatos turquesa y
abrigo pistacho, que no es que desentonen, pero tampoco combinan; y que un sistema operativo
necesita los programas igual que una mayonesa necesita el aceite. ¡Por fin, alguien que me
comprende!
LAURA FREIXAS, LA VANGUARDIA , 04/11/2002