TÍTULO I DE LA DENOMINACIÓN, SÍMBOLOS Y DISTINTIVOS DE LA HERMANDAD CAPÍTULO ÚNICO Sección 1ª. Denominación Regla 1ª.

- Esta Hermandad ha ostentado hasta el momento el título de ILUSTRÍSIMA HERMANDAD DEL SANTÍSIMO SACRAMENTO, según consta en las anteriores Reglas que datan de 1716 y 1995, respectivamente, teniendo su sede canónica en la Parroquia de Nuestra Señora de la Granada Coronada de la Puebla del Río, provincia de Sevilla. Dada la acreditada antigüedad de esta Corporación, en lo futuro, vendrá en denominarse ILUSTRÍSIMA Y MUY ANTIGUA HERMANDAD DEL SANTÍSIMO SACRAMENTO, DE LA PUEBLA DEL RÍO.. Sección 2ª. del Símbolo y escudo Regla 2ª.- El símbolo de esta Hermandad consiste en un escudo en el que se representa una custodia. Sección 3ª. De los Distintivos e Insignias Regla 3ª.- Los distintivos de esta Hermandad, con carácter fundamental, son los siguientes: EL ESTANDARTE, que consiste en un Simpecado de forma tradicional, llevando la Custodia de metal dorado. En el trasdós aparece la denominación de la Hermandad. Este estandarte, como insignia representativa de la Hermandad, habrá de estar presente en todos aquellos actos a que ésta sea convocada con carácter oficial y corporativa. LA MEDALLA, que reproduce el escudo de la Hermandad y colgará de un cordón rojo, deberá ser ostentada por todos y cada uno de los hermanos en cuantos actos corporativos o representativos concurran con tal carácter. Estará confeccionada en plata o metal blanco, llevando grabada en el reverso la denominación de la Hermandad. La persona que ostente el cargo de Hermano Mayor, así como los hermanos de honor y el Director Espiritual, podrán portar el conjunto de medalla y cordón confeccionados con materiales dorados. Los oficiales de la Junta de Gobierno tendrán derecho a portar la medalla de plata o metal blanco colgada de una cinta del mismo color rojo que las de los cordones del resto de los hermanos.

EL SELLO, que reproduce el escudo de la Hermandad rodeado con la denominación de la misma, deberá ser estampado en cuantos documentos expida la Hermandad, a los que dará carácter oficial. TÍTULO II CAPÍTULO ÚNICO DE LOS FINES DE LA HERMANDAD Sección 1ª. De los Fines primarios Regla 4ª.- Teniendo presente la doble finalidad que debe inspirar a toda institución cristiana, consistente en fomentar el amos a Dios y el amor a nuestro hermanos, y en consonancia con las directrices que emanan del Concilio Vaticano II y del Sínodo Hispalense, esta Hermandad asume como fines fundamentales los siguientes: a) Promover y fomentar el culto público al Santísimo Sacramento del Altar, como centro y piedra angular donde han de converger todas las formas de culto y piedad cristiana. b) Potenciar en nuestros hermanos la participación en los Sacramentos de la Eucaristía y de la Penitencia, fuentes generadoras de una vida cristiana comprometida. c) Fomentar la práctica de la caridad cristiana con nuestro prójimo, cumpliendo así con el mandato de nuestro Salvador. Sección 2ª. De otros fines Regla 5ª.Son, asimismo, fines de complementarios de los anteriores, los siguientes: esta Hermandad,

Organizar y celebrar cuantos cultos ordenan estas Santas Reglas en honor del Santísimo Sacramento, procurando la activa participación en ellos de nuestros hermanos. Colaborar con las Instituciones Eclesiales, especialmente con nuestra Parroquia, en la acción evangelizadora y, en general, en todo lo que se solicite nuestra participación. Propiciar un espíritu de ayuda y colaboración que tienda a satisfacer las necesidades espirituales, materiales, sociales y culturales de nuestra comunidad parroquial.

TÍTULO III DE LOS MIEMBROS DE LA HERMANDAD CAPÍTULO ÚNICO Sección 1º. De la Admisión y recibimiento de hermanos. Regla 6ª.- Podrá ser recibida por hermano cualquier persona, de uno u otro sexo, siempre que esté incorporada por el Bautismo a la Iglesia Católica acreditándolo fehacientemente con la certificación correspondiente, lo solicite a la Hermandad y sea admitida conforme a las Reglas que siguen. Los catecúmenos podrán ser admitidos como hermanos, quedando eximidos del cumplimiento de las obligaciones que suponen la previa recepción del Bautismo. El número de hermanos será ilimitado. Asimismo, la Hermandad podrá conceder el título de hermano honorario a personas físicas, personas jurídicas o instituciones que no siendo miembros de la corporación, tengan o hayan tenido especial vinculación con ella o con el municipio de La Puebla del Río. Regla 7ª.- La persona interesada en ser hermano lo solicitará por escrito, según modelo del Anexo I, dirigido al Hermano Mayor. Esta solicitud, en la que se reflejarán los datos personales, habrá de estar avalada por dos hermanos. Las solicitudes presentadas serán estudiadas en Cabildo de Oficiales por la Junta de Gobierno, acogiéndose solícitamente cuantas peticiones se presenten. Sólo se denegará la admisión en el caso de que el aspirante no cumpla lo exigido en la Regla 6ª, que esté legítimamente impedido por el derecho o que su conducta pública o privada desmerezca notoria y gravemente de su condición de hijo de la Iglesia. En tal caso, la solicitud se pasará previamente al Fiscal para que, tras las pertinentes averiguaciones, informe a la Junta de Gobierno, que decidirá en consecuencia. Tanto si se admite como se rechaza la solicitud presentada, se comunicará de inmediato al solicitante la decisión tomada. Regla 8ª.- Una vez admitido, será recibido como hermano mediante la formula que se detalla en el Anexo II. La ceremonia de recepción y juramento de hermanos se realizará colectivamente en el segundo día de Triduo, previo a la Solemnidad del Cuerpo de Cristo.

Sección 2ª. De los Derechos y Obligaciones de los hermanos

Regla 9ª.- Todos los hermanos y hermanas tendrán los mismos derechos y obligaciones. Para evitar repeticiones innecesarias, todas las alusiones que en estas Reglas se hagan a los hermanos se entenderán hechas también a las hermanas, de conformidad con el principio igualitario que emana de esta Disposición. Regla 10ª.- Tanto para asistir a los Cabildos con plenos derechos como para formar parte de la Junta de Gobierno, los hermanos tendrán que haber cumplido los dieciocho años. No obstante lo anterior, los hermanos que alcancen la edad de catorce años podrán asistir a los Cabildos, en los que podrán participar con voz pero sin derecho a voto. Regla 11ª.- Serán DERECHOS de todos y cada uno de los hermanos, los siguientes: Beneficiarse de las indulgencias, privilegios y favores espirituales concedidos a esta Hermandad como Corporación. Asistir a los cultos que celebre la Hermandad y a la Magna Procesión del Corpus Christi de la Parroquia. Asistir a los Cabildos Generales con voz y voto, con las limitaciones señaladas. Ser elegido miembro de la Junta de Gobierno, siempre que reúna los requisitos exigidos por estas Reglas y por la Autoridad Eclesiástica en cada momento. Solicitar la convocatoria de Cabildo General Extraordinario para tratar asuntos concretos, siendo requisito imprescindible que se pida por un mínimo de treinta hermanos en pleno uso de sus derechos, por escrito dirigido al Hermano Mayor, que firmarán todos los solicitantes y en el que se hará constar el “orden del día” que se interesa. El Hermano Mayor convocará el Cabildo solicitado dentro del plazo máximo de quince días contados a partir del siguiente a la recepción del dicho escrito. Poseer y usar la medalla de la Hermandad. Que en el mes de Noviembre, se oficie una Misa en sufragio de las almas de aquellos hermanos que hayan fallecido en el transcurso del año. Podrán gozar del título de hermano distinguido aquellos que, a juicio de la Junta de Gobierno, sean merecedores de él por los servicios prestados a la Hermandad. Podrán gozar del título de hermano predilecto aquellos ,que con la antigüedad de veinte años continuados como hermanos efectivos de la Hermandad, se hayan distinguido por su especial dedicación a ella.

Podrán gozar del título de hermano de honor aquellos, que con la antigüedad de cincuenta años continuados como hermanos efectivos de la Hermandad, se hayan distinguido por su fidelidad y especial dedicación a la misma. Los hermanos de honor podrán portar medalla y cordón dorados. Regla 12ª.- Serán OBLIGACIONES de todos y cada uno de los hermanos, las siguientes: Observar y cumplir fielmente cuanto se disponen en estas Santas Reglas, así como lo acordado en Cabildo General o de Oficiales dentro de sus respectivas competencias. Asistir a los cultos organizados por la Hermandad y a la Magna Procesión del Corpus Christi, ostentando la medalla de la Hermandad y guardando la debida compostura, corrección, orden y respeto. Mantener un espíritu de continua revisión cristiana y frecuentar la Penitencia y la Eucaristía. Asistir a los Cabildos Generales que se convoquen, y a los de Oficiales si son miembros de la Junta de Gobierno, participando en ellos , si lo estiman oportuno, siempre con el debido respeto hacia los demás concurrentes, una vez les sea concedida la palabra por la presidencia. Satisfacer puntualmente las cuotas ordinarias, así como las extraordinarias que se aprueben y la de procesión. De esta forma cumplirán con el deber de contribuir al sostenimiento y consecución de los fines de la Hermandad. Y, en general, todas las obligaciones derivadas de su condición de católicos. Regla 13ª.- Estarán exentos de las obligaciones establecidas en la Regla precedente aquellos hermanos a los que les sea imposible su cumplimiento por motivos de salud u otras causas justificadas. Sección 3ª. De la pérdida de la condición de hermano Regla 14ª.- La cualidad de hermano podrá perderse por alguna de las siguientes causas: a)Por fallecimiento. b)Voluntariamente, a petición del interesado. c)Por dejar de pertenecer al seno de la Iglesia Católica.

d)Por perder notoriamente las condiciones que se exigen para ser hermano. e)Por no abonar las cuotas establecidas por la Hermandad, sin causa que lo justifique, y siempre que haya mediado requerimiento previo. f)Por falta muy grave acordada por expediente instruido por la Junta de Gobierno y ratificada por el Vicario General de la Archidiócesis de Sevilla. En todo caso, la separación de la Hermandad de algún hermano se llevará a cabo de acuerdo con el Derecho Canónico – canon 316.2 – y con estas Santas Reglas. Regla 15ª.- Como complemento a lo expresado en el apartado f) de la Regla anterior, habrá de tenerse en cuenta lo siguiente: Incurrirán en falta aquellos hermanos obligaciones establecidas en estas Santas Reglas. que incumplan las

Las faltas podrán ser consideradas leves, graves y muy graves. La reiteración de faltas leves podrá ser considerada como falta grave. Asimismo, la reiteración de faltas graves podrá ser considerada como falta muy grave. La calificación de la falta, así como la sanción a imponer, corresponde a la Junta de Gobierno, previa incoación de expediente disciplinario en el que forzosamente se dará audiencia al interesado para que formule los descargos y alegaciones que estime oportuno. Las sanciones que pueden imponerse son las siguientes: a) Amonestación privada, que llevará a efecto el Hermano Mayor. b) Apercibimiento por escrito al interesado. c) Privación de algunos de los derechos, que como hermano le puedan corresponder, por tiempo determinado. d) Inhabilitación para ocupar cargos en la Junta de Gobierno, por tiempo determinado. e) Separación de la Hermandad. La sanción recaída se comunicará por escrito al interesado, cumpliendo el acuerdo de la Junta de Gobierno o del Vicario General de la Archidiócesis de Sevilla, en su caso.

TÍTULO IV DEL GOBIERNO DE LA HERMANDAD CAPÍTULO I DE LOS CABILDOS GENERALES Sección 1ª.- Del concepto, normas clasificación de los Cabildos Generales. comunes, atribuciones y

Regla 16ª.- El Cabildo General es el supremo órgano de gobierno de la Hermandad, que ostenta la plena soberanía de la Corporación, constituido por la Asamblea de todos los hermanos asistentes con plenos derechos a voz y/o voto, previa convocatoria al efecto. Sus decisiones, adoptadas con sujeción a estas Reglas, obligan a todos y cada uno de los hermanos, a la Junta de Gobierno y a la Hermandad como tal Corporación, y sólo pueden ser revocadas por Cabildo de igual naturaleza o por la Autoridad Eclesiástica. Regla 17ª.- Los Cabildos Generales serán convocados por el Secretario por orden del Hermano Mayor, mediante citación dirigida a los hermanos con derecho a asistencia, con una antelación mínima de tres días. Esta citación contendrá el “orden del día” cuyo primer punto será “lectura y aprobación, si procede, del acta del Cabildo General anterior” ,y el último, “ruegos y preguntas”. Excepcionalmente, y en caso de convocatoria urgente, se sustituirá la citación personal por anuncio en los medios de comunicación usados normalmente en la localidad. Para la celebración en primera convocatoria será imprescindible la asistencia de treinta hermanos; en segunda convocatoria, media hora más tarde, podrá celebrarse con la asistencia mínima de quince hermanos. Caso de no cubrirse este mínimo, se suspenderá, convocándose de nuevo el Cabildo General. Los Cabildos Generales Ordinarios, convocados en segunda citación, no podrán suspenderse cualquiera que sea el número de hermanos asistentes. Regla 18ª.- Todos los Cabildos Generales se iniciarán con la oración del PADRE NUESTRO y se terminarán con la oración oficial del XLV Congreso Eucarístico celebrado en Sevilla en Junio de 1992 (Anexo III). Serán presididos por el Hermano Mayor, teniendo a su derecha al Director Espiritual, y acompañados por el Teniente Hermano Mayor, Mayordomo y Secretario. Los demás miembros de la Junta de Gobierno ocuparán lugares preferentes, próximos a la Presidencia.

Las votaciones serán secretas cuando así lo pida un solo hermano. En otro caso, lo será en la forma que determine el Hermano Mayor. Para la aprobación de los asuntos o propuestas se requerirá el voto favorable de la mitad más uno de los asistentes, No obstante, será necesaria una mayoría cualificada de dos tercios de los asistentes para los asuntos incluidos en los apartados c), h), i), j), k) y l) de la Regla 19ª. En lo que se refiere a la elección de Hermano Mayor (apdo. a) Regla 19ª), se regirá por lo dispuesto en la Regla 28ª, y, en todo caso, por las Disposiciones de la Autoridad Eclesiástica vigentes en cada momento. Regla 19ª.- El Cabildo General tendrá las siguientes atribuciones: a) Elegir al Hermano Mayor. b) Aprobar las Cuentas de la Hermandad así como el Presupuesto del ejercicio siguiente, que deberán ser presentados anualmente por la Junta de Gobierno. c) Modificar estas Santas Reglas, cuyo acuerdo requerirá aprobación del Vicario General de la Archidiócesis de Sevilla. la

d) Aprobar la cuota ordinaria anual que han de satisfacer los hermanos, así como la cuota de procesión y aquellas otras que se acuerden con carácter extraordinario. e) Aprobar adquisiciones y reformas cuya cuantía sea superior a seis mil euros (6.000,00 €). Esta cantidad se fija sin perjuicio de su posterior aumento que resulte de aplicar el Índice de Precios al Consumo vigente en cada momento y de su posible modificación en Cabildo General, para lo que queda expresamente facultado. f) Autorizar enajenaciones de bienes o cesiones de derechos que rebasen en cada caso la misma cantidad y en las mismas condiciones determinadas en al apartado anterior, requiriendo, además la aprobación del Vicario General de la Archidiócesis de Sevilla. g) Cambiar el itinerario o día de salida de la Magna Procesión del Corpus Christi, con el visto bueno del Sr. Cura Párroco. h) La fusión con otra Hermandad. i) Variar el título o el escudo de la Hermandad. j) Revocar los acuerdos del Cabildo de Oficiales relativos a la sanción de separación de la Hermandad de algún hermano, por falta muy grave.

k) Cesar el Hermano Mayor, por falta muy grave, con aprobación posterior del Vicario General de la Archidiócesis de Sevilla. l) Decidir sobre aquellos asuntos no comprendidos en los apartados que anteceden, que le sean sometidos por la Junta de Gobierno. Regla 20ª.- Los Cabildos Generales pueden ser ordinarios o extraordinarios. Son ordinarios los que se celebran en fecha y forma determinadas de manera fija y periódica en estas Reglas. Se celebrarán dos al año: Cabildo General de “CULTOS Y PROCESIÓN” y Cabildo General de “CUENTAS”. En este último se incluirá además cada cuatro años la elección del Hermano Mayor, por lo que se denominará Cabildo General DE CUENTAS Y ELECCIONES”. Son extraordinarios aquellos Cabildos Generales que se convoquen en fecha distinta de las previstas, para tratar asuntos que por su importancia no pueden esperar a los ordinarios ni deben resolverse en Cabildo de Oficiales. Sección 2ª. Del Cabildo General de CULTOS Y PROCESIÓN. Regla 21ª.- El Cabildo General de “CULTOS Y PROCESIÓN” se celebrará con una antelación mínima de tres semanas anteriores a la Solemnidad del Corpus Christi. En este Cabildo se informará y aprobará todo lo relacionado con los cultos a celebrar en honor del Santísimo Sacramento, así como con la organización de la Magna Procesión del Corpus Christi haciendo un llamamiento a todos los hermanos para conseguir la máxima asistencia y participación en dichos actos. Sección 3ª. Del Cabildo General Ordinario de CUENTAS. Regla 22ª.- El Cabildo General de CUENTAS se celebrará en el mes de Noviembre, precedido de una Misa de Difuntos por los hermanos fallecidos durante el año. Seguidamente se aprobarán, si procede, las Cuentas Anuales presentadas por la Junta de Gobierno. Si por cualquier circunstancia no fueran aprobadas, deberán determinarse las causas que lo motiven y, una vez subsanadas, se procederá a la mayor brevedad a convocar nuevo Cabildo General a los mismos efectos. Finalmente se aprobará, si procede, el Presupuesto de Ingresos y Gastos del siguiente ejercicio presentado por la Junta de Gobierno, incluyéndose en este punto la cuantía de las cuotas y, en su caso, las adquisiciones o enajenaciones a que se refieren los apartados e) y f) de la Regla 19ª. Sección 4ª. Del Cabildo General de CUENTAS Y ELECCIONES. Regla 23ª.- El Cabildo General de CUENTAS Y ELECCIONES se celebrará cada cuatro años, en el mes de Noviembre, tratándose , primero,

todo lo consignado en la Regla que antecede y, a continuación, proceder a la elección del Hermano Mayor. Regla 24ª.- A efectos de asistencia y participación de electores en este Cabildo General, la Junta de Gobierno deberá confeccionar un CENSO de votantes que comprenderá a aquellos hermanos que, en la fecha de la elección, tengan cumplidos los dieciocho años de edad y lleven inscritos en la Hermandad al menos de un año, hallándose éstos al corriente del pago de las cuotas anuales. En dicho censo se consignará nombre y apellidos, número del Documento Nacional de Identidad o documento análogo a éste, domicilio, fecha de nacimiento y fecha de inscripción en la Hermandad. Este Censo, aprobado por la Junta de Gobierno, se remitirá al Vicario General de la Archidiócesis de Sevilla, acompañado de oficio en el que se comunique a dicha Autoridad lugar, día y hora de la celebración de las elecciones a Hermano Mayor. El Censo se expondrá públicamente en la Parroquia durante veinte días naturales para la rectificación de posibles errores y omisiones, los cuales se remitirán a la Autoridad Eclesiástica para que así quede definitivamente fijado el número de electores. No podrá ejercer su derecho al voto ningún hermano que en el momento de la elección no se halle incluido en el CENSO ELECTORAL o en su anexo rectificativo. Regla 25ª.- La fecha de elección se comunicará a los hermanos con una antelación mínima de un mes, concediéndose un plazo de quince días para que quien lo desee y reúna las condiciones exigidas pueda presentar su candidatura a Hermano Mayor. El Secretario entregará a los candidatos la certificación acreditativa de esta presentación y de su fecha. Transcurrido el citado plazo, la Junta de Gobierno procederá a la aprobación de las candidaturas presentadas, tras comprobar que los candidatos cumplen las condiciones que se señalan en estas Santas Reglas y en las Normas Diocesanas de 1997. Para su constancia, de las candidaturas aprobadas se dará cuenta al Vicario General de la Archidiócesis de Sevilla. Regla 26ª.- Podrán ser candidatos a Hermano Mayor aquellos hermanos que, además de las cualidades generales exigidas en estas Santas Reglas y Normas Diocesanas, reúnan los siguientes requisitos: a) Haber cumplido los veinticinco años de edad. b) Llevar al menos tres años continuados inscritos en la Hermandad. c) Tener sentido cristiano y eclesial probado y gozar de la capacidad para el ejercicio de la responsabilidad que la Iglesia pida en cada momento para los dirigentes seglares. d) No ejercer cargo de dirección en partido político o de autoridad ejecutiva nacional, autonómica, provincial o municipal en el terreno político.

e) No haber ostentado el mismo cargo durante los dos mandatos consecutivos inmediatamente anteriores. f) Presentar con su candidatura, si es de estado casado, la partida de matrimonio canónico, así como una declaración de encontrarse en situación familiar regular. g) Seguir los programas de formación cristiana , previstos en el artículo 18.2 de las Normas Diocesanas de 1997. Regla 27ª.- El Secretario dará publicidad , para conocimiento de los hermanos, a la relación de candidatos presentados. Asimismo, facilitará a los candidatos el censo de electores. Regla 28ª.- Al acto de la elección deberá asistir un representante de la Autoridad Eclesiástica, quien presidirá la Mesa Electoral y velará por el fiel cumplimiento de las presentes normas. Con el citado representante constituirán la Mesa Electoral el Hermano Mayor y el Secretario. Caso de que fueran candidatos los cargos citados, serán sustituidos por el Teniente de Hermano Mayor , Vicesecretario y otros miembros de la Junta de Gobierno saliente. No se requiere más quórum que el previsto en la Regla 17ª para los Cabildos Generales Ordinarios. Para la elección de Hermano Mayor se requiere mayoría simple, es decir, la designación recaerá en aquel candidato que haya obtenido mayor número de votos de los emitidos. Si hubiese empate, se celebrará nueva votación y, caso de persistir el mismo, será resuelto por la Autoridad Eclesiástica. Regla 29ª.- La votación se hará por votación personal y secreta. No obstante lo anterior, el hermano residente fuera de la localidad y que como tal conste en el Censo electoral o aquel que por razón de enfermedad fehacientemente documentada mediante Certificado Médico Oficial no pudiere ejercer su derecho de sufragio, podrá valerse de alguno de los medios de voto citados a continuación: a) Por delegación del voto en la persona de otro hermano, mediante formulario, que a tal efecto se enviará junto a la comunicación de la fecha de la votación, debidamente cumplimentado y firmado. Mediante voto por carta postal certificada, enviada por correo con la antelación debida y dirigida al Presidente de la Mesa Electoral constituida al efecto, y en la que se hará constar, además del sentido del voto, la filiación completa del hermano que ejerce su derecho de sufragio. El voto así emitido deberá estar en poder de la Mesa Electoral al menos tres días antes de la celebración del Cabildo de Cuentas y Elecciones. La dirección a la que

b)

podrá remitirse el voto se comunicará a los hermanos en la citación correspondiente al dicho Cabildo. Concluida la votación, la Mesa Electoral procederá a realizar el escrutinio, tras lo cual, el Secretario levantará el acta correspondiente que será firmada por los componentes de la Mesa y en la que se harán constar, en su caso, las reclamaciones o impugnaciones que pudieran presentarse. Regla 30ª.- Si la elección resulta eficaz, la Mesa Electoral proclamará como Hermano Mayor al candidato elegido, quien, en el plazo de ocho días, deberá designar a los miembros de la Junta de Gobierno y solicitar en escrito dirigido al Vicario General de la Archidiócesis de Sevilla la confirmación de su elección y la aprobación de la Junta designada. El citado escrito deberá ir acompañado de la certificación del Acta de la elección. Si, por el contrario, cumplidas las disposiciones contenidas en estas Reglas, la elección hubiere resultado ineficaz, la Mesa Electoral enviará certificación del Acta al Vicario General de la Archidiócesis de Sevilla, al que corresponderá resolver y proveer en consecuencia. Regla 31ª.- Una vez confirmada la elección y aprobada la nueva Junta de Gobierno por el Vicario General de la Archidiócesis de Sevilla, se procederá a la toma de posesión que se celebrará en el plazo más breve posible a partir de la fecha de recepción del escrito de confirmación. El Secretario de la Hermandad habrá comunicado al Vicario General la composición de la Junta de Gobierno para su conocimiento y publicación en el Boletín Oficial del Arzobispado. Asimismo, la comunicará al Consejo de Hermandades, a los efectos oportunos. Regla 32ª.- A excepción del Teniente de Hermano Mayor, para el que rigen los mismos requisitos que para el Hermano Mayor (Regla 26ª), dado que puede sustituirlo en caso de vacante; los demás miembros de la Junta de Gobierno habrán de reunir los siguientes requisitos: a) Haber cumplido los dieciocho años de edad. b) Llevar, como mínimo, un año inscrito en esta Hermandad. c) Los exigidos para el Hermano Mayor en los apartados c) y d) de la Regla 26ª. Sección 5ª. Del Cabildo General Extraordinario. Regla 33ª.- Se celebrará Cabildo General Extraordinario en los siguientes supuestos: a) Cuando lo ordene el Hermano Mayor.

b) Cuando así lo acuerde la Junta de Gobierno reunida en Cabildo de Oficiales. c) Cuando sea solicitado por un mínimo de treinta hermanos, mayores de dieciocho años y en pleno uso de sus derechos, en la forma prevista en el apartado e) de la Regla 11ª. d) Cuando lo acuerde el propio Cabildo General. CAPÍTULO II DE LA JUNTA DE GOBIERNO Sección 1ª. De la composición de la Junta de Gobierno Regla 34ª.- A la Junta de Gobierno, elegida conforme a lo dispuesto en la Sección 4ª, del Capítulo I, del Título IV, de estas Santas Reglas, corresponde, por delegación del Cabildo General, el buen gobierno de la Hermandad. La Junta de Gobierno estará constituida por los siguientes cargos u oficios: Hermano Mayor. Teniente de Hermano Mayor. Secretario. Vicesecretario. Fiscal. Mayordomo. Tesorero. Prioste. Un número de hermanos, comprendido entre tres y nueve, que ostentarán el oficio de vocales, y que a juicio del Hermano Mayor, resulten justos y suficientes para el gobierno y la administración eficiente de la Corporación.

Las incorporaciones de nuevos miembros a la Junta de Gobierno serán debidamente comunicadas y necesitarán la aprobación del Vicario General de la Archidiócesis de Sevilla.

Sección 2ª. De las funciones de los miembros de la Junta de Gobierno. Regla 35ª.- Hermano Mayor: Al Hermano Mayor, cabeza y máxima autoridad de la Hermandad, corresponde: a) Representar a la Hermandad, como tal Corporación, en toda clase de actos públicos y privados, ostentar su representación conforme a derecho tanto canónico como civil, pudiendo otorgar poderes para tal fin a procuradores. Ostentar la suprema dirección de la Hermandad en toda clase de asuntos, con sumisión a estas Santas Reglas y a los acuerdos de los Cabildos, y dando cuenta a la Junta de Gobierno de sus gestiones. Presidir los Cabildos, tanto generales como de oficiales, dirigiendo los debates, intervenciones y deliberaciones, concediendo y retirando la palabra y manteniendo el orden. Con su voto de calidad, dirimirá los empates que se produzcan en las votaciones. Velar por el cumplimiento de estas Santas Reglas y de los acuerdos de lo Cabildos, así como de las funciones que a los miembros de la Junta de Gobierno correspondan, instando o amonestando si fuere preciso en el cumplimiento de su misión. Ordenar al Secretario la convocatoria de Cabildos, estableciendo, en unión a éste, el correspondiente orden del día. Autorizar con su visto bueno las actas de los Cabildos, certificaciones expedidas por el Secretario, oficios, comunicaciones y escritos, así como las Cuentas y Memorias que la Junta de Gobierno presente al Cabildo General. Elaborar y firmar, en unión del Mayordomo, el Tesorero y del Fiscal, el Estado Anual de Cuentas de la Hermandad, así como el Presupuesto Anual para el ejercicio siguiente, los cuales se presentarán al Cabildo General para su aprobación. Designar, una vez elegido, a los miembros de la Junta de Gobierno, de conformidad con lo establecido en la Regla 30ª. Igualmente podrá designar miembro sustituto de cargo vacante en la Junta, de acuerdo con lo establecido en la Regla 47ª. Cuidar expresamente de que los miembros de la Hermandad se formen debidamente para el ejercicio del apostolado propio de lo laicos.

b)

c)

d)

e) f)

g)

h)

i)

j)

Convocar a los hermanos a Cabildo Extraordinario de Elecciones, cuando concurran circunstancias que así lo obliguen para atender al buen gobierno de la Hermandad previa comunicación al Vicario General de la Archidiócesis de Sevilla. En general, cuantas funciones le sean propias, atendida su importancia y representación.

k)

Regla 36ª.- Teniente de Hermano Mayor: Corresponde al Teniente de Hermano Mayor sustituir al Hermano Mayor en todos los casos de ausencia, vacante o enfermedad, con sus mismas atribuciones. Deberá ser su más directo y eficiente colaborador, a fin de estar en condiciones de una eficaz sustitución, llegado el caso. Si se produjera vacante en el cargo de Hermano Mayor, le sustituirá hasta que se celebren nuevas elecciones. Regla 37ª.- Secretario: El Secretario es el fedatario de la Hermandad y a él corresponden las siguientes funciones: a) b) Estar presente en todos los actos oficiales de la Hermandad autentificando con su presencia la legalidad de los mismos. Llevar debidamente actualizados y custodiar los libros de hermanos, de Actas de Cabildos, solicitudes de alta, la correspondencia debidamente clasificada y registrada, archivo, ejemplar del inventario y, en general, toda la documentación de la Hermandad, así como el Libro de Reglas. Custodiar el sello de la Hermandad. Levantar Actas de los Cabildos, que habrá de firmar juntamente con el Hermano Mayor, que dará su visto bueno. Habrá de dar lectura a estas Actas en el Cabildo siguiente para su aprobación. Confeccionar , de acuerdo con el Hermano Mayor, el orden del día de los Cabildos. Extender toda clase de oficios, escritos, certificaciones, comunicaciones, recabando el visto bueno del Hermano Mayor en aquellos que lo precisen. Leer la fórmula de Protestación de Fe en la Función Principal de Instituto. Asesorar y colaborar con el Hermano Mayor en la elaboración de la Memoria Anual, así como de otros informes relativos a las actividades de la Junta de Gobierno.

c) d)

e) f)

g) h)

i) j)

Confeccionar el Censo Electoral y tramitar toda la documentación relativa a la Elección del Hermano Mayor y Junta de Gobierno. Cumplir fielmente la cualquier otra obligación inherente al cargo.

Regla 38ª.- Vicesecretario: El Vicesecretario sustituirá al Secretario en sus funciones en casos de ausencia, vacante o enfermedad; caso de vacante ocupará el cargo hasta la celebración de nuevas elecciones. De igual modo, le corresponde auxiliar al Secretario, cumpliendo aquellos cometidos que éste le delegue. Regla 39ª.- Mayordomo: Corresponde al oficio de Mayordomo: a) Custodiar los objetos, enseres y bienes de la Hermandad. b) Administrar los bienes de la Hermandad, atendiendo las obligaciones tanto de carácter ordinario como extraordinario, necesitando para estas últimas el acuerdo de la Junta de Gobierno o del Cabildo General, según los casos. c) Firmar los contratos aprobados por la Junta de Gobierno. d) Solicitar proyectos y presupuestos de cuantas reformas y adquisiciones se propongan por la Junta de Gobierno, para su aprobación por ésta o por el Cabildo General, en su caso. e) Elaborar y firmar, juntamente con el Hermano Mayor, Tesorero y Fiscal, el Estado Anual de las Cuentas de la Hermandad y el Presupuesto para el ejercicio siguiente, para su posterior aprobación por el Cabildo General. f) Custodiar los libros y demás documentos concernientes a la Mayordomía. g) Podrá desempeñar las funciones inherentes a la Tesorería de la Hermandad, en caso de ausencia, enfermedad o vacante de la figura o persona del Tesorero, respectivamente. h) Fomentará y gestionará las actuaciones conducentes a la obtención de recursos destinados a la Bolsa de Caridad de la Hermandad. i) Desempeñar cuantos cometidos propios de su cargo se deriven de estas Santas Reglas y de sus funciones.

Regla 40ª.- Tesorero. El Tesorero colaborará estrechamente con el Mayordomo, auxiliándolo en todo lo que éste le requiera y sustituyéndolo en caso de ausencia , enfermedad o vacante. Serán, además, de su competencia, las siguientes funciones: a) Recaudar las cuotas ordinarias, extraordinarias y de procesión. b) Depositar los fondos de la Hermandad en cuentas corrientes bancarias, siendo necesario para retirar los mismos dos firmas conjuntas: la del Tesorero y la del Hermano Mayor o del Mayordomo. c) La llevanza de los Libros de Cuentas de la Hermandad. d) Archivar los comprobantes de la Contabilidad de la Hermandad. e) Elaborar y firmar, en unión del Hermano Mayor, Mayordomo y Fiscal, el Estado Anual de Cuentas y Presupuesto de la Hermandad, que deberán ser aprobados por el Cabildo General. Regla 41ª.- Fiscal. El Fiscal tendrá las siguientes funciones: a) Velar por el más exacto cumplimiento de estas Santas Reglas, de los acuerdos de los Cabildos y de las normas emanadas de la Autoridad Eclesiástica. Velar porque los miembros de la Junta de Gobierno cumplan sus funciones, cometidos y deberes. Fiscalizar las Cuentas y el Presupuesto Anual de la Hermandad, que firmará conjuntamente con el Hermano Mayor, Mayordomo y Tesorero, para su posterior aprobación por el Cabildo General. Informar sobre la admisión de nuevos hermanos , de acuerdo con lo establecido en la Regla 7ª. Fiscalizar y comprobar el Inventario de los bienes de la Hermandad, con la colaboración del Mayordomo y el Prioste. Actuar como instructor de los expedientes disciplinarios que se incoen a los hermanos. Intervenir en todo lo concerniente a su misión fiscalizadora.

b) c)

d) e) f) g)

h)

Se hará cargo de la organización, buena marcha y dignidad de la Magna Procesión del Corpus Christi.

Regla 42.- Prioste. El Prioste desempeñará las siguientes funciones: a) Custodiar y mantener en buen estado de uso los enseres y el ajuar de la Hermandad. b) Poner a disposición del Mayordomo la Lista del Inventario con los objetos y enseres de la Hermandad, informándolo de las altas y bajas que se produzcan en el mismo. Igualmente, dará cuenta de las necesarias reparaciones o adquisiciones que deban hacerse. c) Le corresponde el cuidado de la Custodia del Santísimo Sacramento, su asistencia y decoro, así como el de las dependencias de la Hermandad. d) Le corresponde el montaje de cultos solemnes y el exorno del paso de la Custodia del Santísimo, conforme disponga la Junta de Gobierno y con el consentimiento del Sr. Cura Párroco. e) Organizará los actos y cultos acordados por la Junta de Gobierno. f) Durante la Magna Procesión irá ante el paso del Santísimo Sacramento para atender cualquier eventualidad que pueda producirse, así como para auxiliar al sacerdote asistente a la procesión en lo que se le pueda ofrecer. Ejercerá como Fiscal de Paso siendo responsable del modo en que se efectúe la conducción del mismo, velando porque ésta sea de forma digna. Regla 43ª.- Vocales. Las funciones de los Vocales, fundamentalmente, estarán encaminadas a prestar su colaboración al Hermano Mayor y demás cargos de la Junta de Gobierno en todo aquello por lo que se les requiera. Igualmente, podrán desempeñar misiones específicas que les sean encomendadas por la Junta de Gobierno.

Sección 3ª. Del Cabildo de Oficiales Regla 44ª.- La Junta de Gobierno, como órgano colegiado ejecutivo de la Hermandad, encargada del gobierno, dirección y administración de ésta, actuará constituida en Cabildo de Oficiales en el que se adoptarán los acuerdos por mayoría simple de votos de los asistentes, respetando siempre

y en todo caso lo dispuesto en estas Santas Reglas y lo acordado en el Cabildo General. Regla 45ª.- Los Cabildos de Oficiales Ordinarios procurarán celebrarse, al menos, una vez al mes, exceptuando los meses de Julio y Agosto. Para tratar asuntos que por su carácter urgente no puedan esperar al próximo Cabildo ordinario, se podrán convocar Cabildos de Oficiales Extraordinarios, por orden del Hermano Mayor o a petición de un mínimo de tres miembros de la Junta de Gobierno. Tendrá carácter de Cabildo de Oficiales Ordinario, del denominado “de toma de posesión”, cuyo objeto será el de dar posesión de sus cargos a la nueva Junta de Gobierno elegida por el Hermano Mayor ,electo en el Cabildo General de Elecciones, y al que deberán asistir las Juntas de Gobierno entrante y saliente. Este Cabildo se celebrará tras una Misa del Espíritu Santo, procediéndose en el Ofertorio a la ceremonia del Juramento con arreglo a la siguiente fórmula: “Yo (...), electo para el cargo de (...) de esta Hermandad, juro cumplir con las obligaciones de mi cargo, de conformidad con lo que establecen nuestras Santas Reglas, con la ayuda de Dios Nuestro Señor y la mediación de Nuestra Señora de la Granada Coronada y San Sebastián Mártir”. El Secretario responderá: “Si así lo hacéis, Dios os lo premie; y si no, os lo demande”. El Juramento se hará teniendo delante los Santos Evangelios y las Santas Reglas de la Hermandad, Regla 46ª.Los Cabildos de Oficiales serán convocados por el Secretario, con al menos dos días de antelación, mediante citación individual, en la que se indicará lugar, fecha y hora, así como la relación de los puntos a tratar del orden del día. Para la celebración del Cabildo es necesaria la asistencia de la mitad más uno de los componentes de la Junta de Gobierno. Caso de no conseguir este quórum, se convocará nuevamente el Cabildo en el plazo de cinco días, siendo suficiente para su celebración la asistencia de cuatro miembros de la Junta. Regla 47ª.- La ausencia injustificada, y sin excusa de un componente de la Junta de Gobierno a tres Cabildos consecutivos podrá considerarse como dimisión voluntaria tácita, en cuyo caso el cargo quedará vacante. Regla 48ª.- Cuando algún cargo quede vacante, el Hermano Mayor podrá designar a un hermano que reúna los requisitos exigidos para ocuparlo hasta la celebración del próximo Cabildo de Cuentas y Elecciones. Regla 49ª.- Son causa de cese en la Junta de Gobierno las siguientes:

a) Fallecimiento. b) Dimisión expresa o tácita a la que se refiere la Regla 47ªc) Causar baja en la Hermandad. d) Por falta grave o muy grave, previa instrucción del correspondiente expediente y la posterior aprobación por parte del Vicario General de la Archidiócesis de Sevilla.

Regla 50ª.- Será competencia de la Junta de Gobierno: a) Dirigir, administrar y gobernar la Hermandad, conforme al espíritu emanado de estas Santas Reglas y respetando los acuerdos del Cabildo General. Cumplir y hacer cumplir estas Santas Reglas, así como las disposiciones dictadas por la Autoridad Eclesiástica. Ejecutar y hacer cumplir los acuerdos adoptados por el Cabildo General , y los adoptados por la propia Junta de Gobierno. Estudiar y formular al Cabildo General cuantas propuestas se refieren a los asuntos de su competencia. Instruir y conocer de los expedientes incoados a los hermanos y adoptar las oportunas resoluciones, con las limitaciones establecidas en estas Santas Reglas. Adquirir y enajenar bienes, aprobando estrenos y reformas, cuyas cuantías no excedan a lo fijado en los apartados f) y g) de la Regla 19ª. Organizar la Magna Procesión del Corpus Christi y establecer el lugar que han de ocupar en la misma los hermanos y las distintas representaciones oficiales. Admitir nuevos hermanos. Adoptar cualquier acuerdo no reservado al Cabildo General y que no sea contrario a estas Santas Reglas.

b) c) d) e)

f)

g)

h) i)

Sección 4ª. Del Director Espiritual Regla 51ª.- El Director Espiritual ostentará la doble condición de asesor religioso-espiritual de la Hermandad y de representante de la Autoridad Eclesiástica. Corresponde al Sr. Arzobispo de la Archidiócesis de Sevilla el nombramiento del Director Espiritual, después de oír, cuando sea conveniente, a la Junta de Gobierno (canon 317.1), así como removerlos del oficio ( canon 318.2 y 192-194). La dirección espiritual de la Hermandad recaerá en el Sr. Cura Párroco de La Puebla del Río, siempre que no exista nombramiento expreso de otro sacerdote. Regla 52ª.- Serán, entre otras, misiones específicas del Director Espiritual: a) Representar al Excelentísimo y Reverendísimo Prelado ante la Hermandad , debiéndosele conceder el debido respeto por todos. b) Ejercer el Ministerio Pastoral en favor de la Hermandad y de los miembros de la misma, así como las competencias atribuidas por el Derecho Universal a los Capellanes (cánones 564 y sig.), en ausencia de éste. Compartir la Presidencia, cuando lo estime oportuno, con el Hermano Mayor en los Cabildos Generales y demás actos de la Hermandad a los que asista. Su asistencia a los Cabildos, a los que deberá ser citado, será con voz pero sin voto, salvo que estuviere inscrito en la Hermandad, lo que le daría derecho al voto. Cuidar de la vida espiritual de la Hermandad y de cuantos hermanos lo soliciten, siendo impulsor y animador de esta espiritualidad. Encauzar y dirigir las actos litúrgicos y religiosos de la Hermandad, la formación cristiana de sus miembros, predicaciones, charlas, coloquios, cursillos y convivencias, emitiendo su consejo y orientación. Cuantas le sean atribuidas en su nombramiento.

c)

d)

e)

f)

TÍTULO V DE LAS ACTIVIDADES DE LA HERMANDAD CAPÍTULO ÚNICO Sección 1ª. De los Actos de Culto. Regla 53ª.- De acuerdo con los fines de la Hermandad establecidos en el Título II de estas Santas Reglas, y conscientes de la importancia que en la espiritualidad seglar tiene la Palabra de Dios y la participación en los Sacramentos de la Penitencia y de la Eucaristía, se establecen los siguientes cultos, a los que es obligatoria la asistencia de todos los hermanos: a) Triduo Pascual de Resurrección que organiza la Parroquia de Nuestra Señora de la Granada Coronada, de La Puebla del Río. Así como los turnos de vela ante el Monumento, que se establecerán entre los hermanos. Festividades que organice la Parroquia. Esta corporación podrá organizar en el Tiempo Pascual Procesión Solemne con el Santísimo para acercar el Sacramento de la Eucaristía a los enfermos e impedidos que así lo soliciten. Triduo Solemne en honor del Santísimo Sacramento del Altar, que se celebrará el martes, miércoles y jueves; siendo éste el día de la Función Principal de Instituto, mientras se siga manteniendo la tradición del Corpus Christi en La Puebla del Río. En dicha Función Principal, la Hermandad hará pública Protestación de Fe, conforme a la fórmula que aparece en el anexo IV de estas Santas Reglas, y que leerá el Secretario al Ofertorio de la Misa . Magna Procesión del Corpus Christi. Misa de Difuntos en sufragio por las almas de los hermanos fallecidos en el transcurso del año, a celebrar en el mes de Noviembre, previa al Cabildo General de Cuentas.

b) c)

d)

e) f)

Sección 2ª. De otras actividades de la Hermandad. Regla 54ª.- Se incluyen, además, estas otras actividades, en las que los hermanos deberán participar en la medida de sus posibilidades: a) b) Colaboración con la Parroquia en su labor catequética y evangelizadora. Colaboración con Cáritas Parroquial, estableciéndose un fondo benéfico igual al diez por ciento (10%) del total de la cuota ordinaria anual de hermanos. Organización de actividades culturales-religiosas, tales como conferencias, cursillos, convivencias, viajes, etc. Las actividades religiosas deberán contar con el visto bueno del Sr. Cura Párroco. En general, participación, con espíritu eclesial, en cuantas actividades se desarrollen en nuestra Parroquia.

c)

d)

TÍTULO VI DEL RÉGIMEN ECONÓMICO DE LA HERMANDAD CAPÍTULO ÚNICO Sección 1ª. De los bienes e inventarios. Regla 55ª.- Esta Hermandad, como persona jurídica, puede poseer, adquirir, enajenar y administrar bienes temporales, así como realizar cualquier acto propio de las personas jurídicas de carácter religioso pertenecientes a la Iglesia Católica, con las limitaciones derivadas de estas Santas Reglas, del Derecho Canónico y demás normas eclesiales, y de las normas legales vigentes en cada caso. De acuerdo con el canon 1283.3 y 4, los bienes preciosos pertenecientes al patrimonio cultural deberá incluirse en el inventario, del cual se depositará una copia en la Curia diocesana. Regla 56ª.- El patrimonio de esta Hermandad está constituido por los objetos, enseres y bienes que en la actualidad posee, pudiéndose incrementar o reducir por las adquisiciones o enajenaciones que, de conformidad con estas Santas Reglas, se realicen en el futuro. Regla 57ª.- La Hermandad elaborará un inventario de todos sus bienes, el cual se actualizará constantemente con las altas y las bajas que se vayan produciendo. Este inventario, cuya elaboración y actualización, corresponde al Mayordomo auxiliado por el Prioste, estará firmado por el Hermano Mayor, el Mayordomo, el Secretario y el Fiscal; debiéndose confeccionar tres copias de las cuales una se archivará en Secretaría, otra se entregará al Mayordomo y otra quedará a disposición del Sr. Cura Párroco. Regla 58ª.- Las adquisiciones o enajenaciones de los bienes de la Hermandad requieren el acuerdo de la Junta de Gobierno o del Cabildo General, de acuerdo con los límites establecidos en los apartados f) y g) de la Regla 19ª. Regla 59ª.- Por el Secretario se confeccionará, igualmente, un inventario de los libros y documentos existentes en la Hermandad, el cual estará firmado por el Hermano Mayor y el Secretario.

Sección 2ª. De la administración de la Hermandad. Regla 60ª.- La Hermandad se nutrirá de los siguientes medios económicos: a) Cuota ordinaria anual de los hermanos. b) Cuota de procesión, la cual dará derecho a los hermanos a participar en la Magna Procesión del Corpus Christi, portando el palio de respeto o llevando un farol o cirio que la Hermandad facilitará a tal efecto. Asimismo se establecerá una cuota de procesión para el Cuerpo de Niños Monaguillos del Santísimo. c) Cuotas extraordinarias, aprobadas en cada caso por el Cabildo General a propuesta de la Junta de Gobierno. d) Donativos. e) Subvenciones. f) Legados y herencias. g) Otros ingresos procedentes de medios lícitos, que no sean contrarios a la ley, a la moral, ni a las buenas costumbres. Regla 61ª.- Cada año se elaborará un Presupuesto Ordinario de Ingresos y Gastos que, al igual que el Estado de Cuentas Anual, se someterá a la aprobación del Cabildo General y del Vicario General de la Archidiócesis de Sevilla. Regla 62ª.- En el seno de la Junta de Gobierno se constituirá una Comisión de Asuntos Económicos, integrada por el Hermano Mayor, Mayordomo, Tesorero y Fiscal. Esta Comisión de Asuntos Económicos tendrá como misión ayudar al Mayordomo y al Tesorero en la administración de la Hermandad, asesorarlos y elaborar el Estado de Cuentas Anual y el Presupuesto Ordinario de Ingresos y Gastos, previamente a su presentación ante el Cabildo General de Cuentas. Regla 63ª.- Para subvenir a las necesidades de la Archidiócesis, la Hermandad aportará al Fondo Común Diocesano una cantidad anual proporcionada a sus ingresos, sin perjuicio de otras aprobadas por el Cabildo General de Cuentas. Regla 64ª.- En todo gasto en que incurra la Hermandad deberá brillar siempre la caridad cristiana y la sobriedad evangélica, compatibles con la dignidad y el decoro propios de nuestra tradición y del culto debido al Santísimo Sacramento del Altar.

Regla 65ª.- En todo lo referente a la administración y régimen económico de la Hermandad, que no se encuentre regulado en estas Santas Reglas, se regirá por el Código de Derecho Canónico y demás Normas Diocesanas aplicables en su caso. TÍTULO VII DE LA DISOLUCIÓN DE LA HERMANDAD CAPÍTULO ÚNICO Regla 66ª.- Esta Hermandad, de acuerdo con el canon 120.1 y 2, sólo podrá disolverse si es suprimida por la Autoridad Eclesiástica competente o si ha cesado en su actividad por espacio de cien años. Caso de disolución y consiguiente extinción, los bienes de la Hermandad quedarán a disposición de la Autoridad Eclesiástica, dándoles el destino más conveniente. .

OBLACIÓN

En el nombre de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, tres Personas distintas y un solo Dios Verdadero, y de la Gloriosa Virgen Santa María, su bendita Madre y de toda la Corte celestial; y para la mayor honra y culto del Santísimo Sacramento, ordenamos esta nuestra Cofradía de la Hermandad del Santísimo Sacramento, sita en la Iglesia Parroquial de esta Villa de La Puebla del Río, para poderse gobernar y regir, y el buen gobierno y administración, culto y asistencia a Dios Nuestro Señor Sacramentado. La cual ordenamos para nosotros y para los que serán de aquí en adelante en esta nuestra Hermandad, y poniéndola en ejecución instituimos e imponemos los capítulo siguientes, los cuales cumpliremos dándonos Dios gracia para ello, y su bendita Madre concebida sin pecado original.

(De las primitivas Reglas, 16 de septiembre de 1716)

JUSTIFICACIÓN DE ESTAS NUEVAS REGLAS Dado que las primitivas Reglas de esta Corporación fueron aprobadas el 16 de septiembre de 1716 por el Fiscal General del Arzobispado de Sevilla, Licenciado D, José García Platas, a petición del Prioste de la Cofradía del Santísimo Sacramento, y habiendo transcurrido casi dos siglos y medio desde la fecha de su aprobación; se hizo necesario, en 1995, la redacción de unas nuevas Reglas que se adaptaran a los nuevos tiempos, ya que los preceptos contenidos en las anteriores Reglas quedaron obsoletos. La celebración del Concilio Vaticano II supuso nueva sabia y orientación a los dictados de la Santa Madre Iglesia, que se reflejó la convocatoria, en nuestra archidiócesis, del Sínodo Hispalense en el año 1973, para dar respuesta eficaz al hombre de hoy, de acuerdo con las exigencias del citado Concilio. La Santa Sede, en el año 1983, y bajo el pontificado de Juan Pablo II, hoy beato, promulgó un nuevo Código de Derecho Canónico. Igualmente, nuestro anterior Arzobispo, Exmo. Sr. Fray Carlos Amigo Vallejo, promulgó sendos Decretos dictando nuevas Normas Diocesanas para las diferentes Hermandades y Cofradías de la Archidiócesis, en 1985 y 1997, respectivamente. Por todo lo cual, esta humilde Hermandad somete a la aprobación de la Autoridad Eclesiástica la presente revisión de sus Santas Reglas, que pretenden adaptarse al nuevo espíritu de Nuestra Santa Madre Iglesia y a las Normas que de ella emanan. Se concluyó la redacción y revisión de estas Santas Reglas, en La Puebla del Río, el día veinte del mes de enero a los dos mil y doce años del Nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo, Festividad de San Sebastián Mártir, por la Junta de Gobierno de esta Hermandad del Santísimo Sacramento, cuya composición es la siguiente:
Rvdo. Sr. Cura Párroco y Director Espiritual: D. Eduardo Vera Martín. Hermano Mayor: D. Antonio Tomás Pineda Romero. Teniente de Hermano Mayor: D. Manuel Bizcocho Bennett. Secretario: D. Ángel Pineda Valdecantos.

Vicesecretario: D. Miguel Ángel Luque Romero. Mayordomo: D. Daniel Núñez Bennett. Tesorero: D. José Manuel Ruiz Bejarano. Fiscal: D. Manuel Blanco Borrero. Prioste: D. Sebastián Escacena Carrasco. Vocales: Dª. María del Carmen Ruiz Salmerón. Dª. María de Gracia Ruiz Bejarano. Dª. María Teresa Escacena Carrasco. Dª. María Quiñones Garrido. Dª. Mª Dolores Garrido Sayago. D. Francisco Gómez Garrido. D. Mariano Martínez de la Fuente. D. José Manuel Lama Castro. D. Juan Francisco Curiel López.

SANTAS REGLAS DE LA ILUSTRÍSIMA Y MUY ANTIGUA HERMANDAD DEL SANTÍSIMO SACRAMENTO. LA PUEBLA DEL RÍO (SEVILLA) INTRODUCCIÓN: Oblación. Justificación para estas nuevas reglas TÍTULO I: De la denominación, símbolos y distintivos de la Hermandad. Capítulo único: Sección 1ª. De la denominación. Sección 2ª. Del símbolo y del escudo. Sección 3ª. De los distintivos e insignias. TÍTULO II: De los fines de la Hermandad. Capítulo único: Sección 1ª. De los fines de la Hermandad. Sección 2ª. De otros fines. TÍTULO III: De los miembros de la Hermandad. Capítulo único: Sección 1ª. De la admisión y recibimiento de los hermanos. Sección 2ª. De los derechos y obligaciones de los hermanos. Sección 3ª. De la pérdida de la condición de hermano. TÍTULO IV: Del gobierno de la Hermandad. Capítulo I: Del cabildo general. Sección 1ª. Del concepto, normas comunes, atribuciones y clasificación de los Cabildos Generales. Sección 2ª. Del Cabildo General de Cultos y Procesión. Sección 3ª. Del Cabildo General de Cuentas. Sección 4ª. Del Cabildo General de Cuentas y Elecciones. Sección 5ª. Del Cabildo General Extraordinario.

Capítulo II: De la Junta de Gobierno. Sección 1ª. De la composición de la Junta de Gobierno. Sección 2ª. Del Cabildo de Oficiales: competencias. Sección 3ª. Del Director Espiritual. TÍTULO V: De las actividades de la Hermandad. Capítulo único. Sección 1ª. De los actos de culto. Sección 2ª. De otras actividades. TÍTULO VI: Del régimen económico de la Hermandad Capítulo único. Sección 1ª. De los bienes e inventarios. Sección 2ª. De la administración. TÍTULO VI: De la disolución de la Hermandad. Capítulo único. ANEXOS: Anexo I: Solicitud de ingreso como hermano. Anexo II: Juramento de recibimiento de hermanos. Anexo III: Oración oficial del XLV Congreso Eucarístico. Anexo IV: Protestación de Fe.

ANEXO II.

JURAMENTO AL RECIBIMIENTO DE HERMANOS. 1. Pregunta: ¿Deseáis pertenecer a esta Ilustrísima y Muy Antigua Hermandad del Santísimo Sacramento, canónicamente establecida en la Parroquia de Nuestra Señora de la Granada Coronada de La Puebla del Río? Respuesta: SÍ, LO DESEAMOS. 2. Pregunta: ¿Juráis cumplir cuanto ordenan y mandan las Santas Reglas de esta Hermandad? Respuesta: SI, LO JURAMOS 3. Pregunta: ¿ Juráis defender en todo momento los Dogmas, Sacramentos y Misterios que cree y profesa Nuestra Madre la Santa Iglesia Católica, entre ellos, la Real presencia de Jesucristo en la Sagrada Eucaristía? Respuesta: SÍ, LO JURAMOS Finalmente, el que pregunta dirá: “SI ASÍ LO HACÉIS, DIOS OS LO PREMIE; SI NO, OS LO DEMANDE”

.

ANEXO III

ORACIÓN OFICIAL DEL XLV CONGRESO EUCARÍSTICO (Celebrado en Sevilla, Junio de 1993).

Te damos gracias, Padre Santo, porque nos revelas en Cristo, luz de los pueblos, el misterio de nuestra salvación. Él, verdadero Cordero Pascual, con su muerte quitó el pecado del mundo y, resucitando, restauró nuestra vida. En memoria de su entrega por nosotros nos dejó como alimento el Sacramento de la Eucaristía que nos hace partícipes, ya en este mundo, de los bienes eternos de tu reino. Derrama, Señor, tu Espíritu sobre los que adoramos y proclamamos la presencia de tu Hijo en el misterio de nuestra fe, para que vivamos en generosa solidaridad con todos los hombres. Y así, adoradores en espíritu y en verdad, demos testimonio del Evangelio, imitando a María, la Madre de Jesús, servidora obediente y humilde de la obra de la salvación. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

ANEXO IV PROTESTACIÓN DE FE. Los hermanos de la Ilustrísima y Muy Antigua Hermandad del Santísimo Sacramento, canónicamente establecida en la Parroquia de Nuestra Señora de la Granada Coronada, de La Puebla del Río, al hacer pública protestación de nuestra fe, como hijos fieles de Nuestra Santa Madre la Iglesia Católica, Apostólica y Romana; en presencia de Dios Nuestro Señor y de la Virgen Inmaculada, decimos que firmemente creemos en Dios Padre Todopoderoso, Creador del Cielo y de la Tierra, de todo lo visible y lo invisible; y en su único Hijo Jesucristo Nuestro Señor, que, por obra y gracia del Espíritu Santo, se encarnó de María la Virgen, y se hizo hombre, y por nuestra causa fue crucificado, padeció y fue sepultado, resucitó al tercer día y subió al cielo y está sentado a la derecha del Padre, y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. Creemos en el Espíritu Santo, en la Santa Iglesia Católica; confesamos que hay un solo Bautismo para el perdón de los pecados; esperamos la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Igualmente, creemos, afirmamos y confesamos la Real presencia de Jesucristo en la Sagrada Eucaristía; y que la Santísima Virgen María, Madre de Dios y de los hombres, fue preservada, desde el primer instante de su concepción, de toda mancha de pecado original, siendo Mediadora Universal de todas las gracias que el Señor derrama sobre nosotros. Finalmente, creemos, confesamos y afirmamos todo cuanto en materia de Fe y costumbre enseña nuestra Madre, la Iglesia; así como todos los Dogmas, Misterios y Sacramentos de la Religión Católica. Y así, haciendo pública Protestación de estas creencias en las que deseamos vivir y morir, por la misericordia de Dios y la intercesión de Nuestra Señora de la Granada Coronada y San Sebastián Mártir, esperamos gozar algún día de las delicias inefables de la Gloria y la Vida Eterna Amén.

APÉNDICE DE TEXTOS SUPRIMIDOS EN LA PRESENTE REVISIÓN DE REGLAS DE LA HERMANDAD SACRAMENTAL CON RESPECTO A LAS REDACTADAS EN 1995.

Regla 1ª. c) Se suprime la frase: “está confeccionado en tisú de plata”. Regla 18 (3º párrafo). Se suprime la palabra “Presidente” y se sustituye por “Hermano Mayor”. Regla 19ª. b) Se suprime la frase “Aprobar la Memoria Anual presentada por la Junta de Gobierno”. Regla 22ª (2º párrafo). Se suprime la frase: “En este Cabildo la Junta de Gobierno someterá la Memoria Anual de la Hermandad para su aprobación”. Regla 32ª c). Se suprime para los miembros de la Junta de Gobierno el requisito de la Regla 26 e). Regla 39ª c). Se suprime como función del Mayordomo la de “Organizar los cultos y la Procesión del Corpus Christi, con la colaboración de los demás miembros de la Junta de Gobierno, previo visto bueno del Párroco. Regla 51ª a). Se suprime como función del Director Espiritual el punto a): “Asesorar en materia religiosa y espiritual, dando las orientaciones precisas”.

En cumplimiento de lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, la Ilustrísima y Muy Antigua Hermandad del Santísimo Sacramento, establecida canónicamente en la Iglesia de Ntra. Sra. de la Granada Coronada de La Puebla del Río (Sevilla), informa a todos sus hermanos que cuantos datos faciliten a la Secretaría de la Hermandad, serán incluidos en un fichero automatizado de datos de carácter personal, creado y mantenido bajo la responsabilidad de la Junta de Gobierno. La finalidad de dicho fichero es facilitar la gestión administrativa y contable de nuestra Hermandad, así como posibilitar el mejor cumplimiento de los fines que tiene establecidos. La Ilustrísima y Muy Antigua Hermandad del Santísimo Sacramento de La Puebla del Río, garantiza la seguridad y confidencialidad de los datos facilitados. De este modo se compromete al cumplimiento de su obligación de secreto de los datos de carácter personal y de su deber de guardarlos y de adoptar todas las medidas necesarias para evitar su alteración, pérdida, tratamiento o uso no autorizado. Por tanto, toda la información sobre nuestros hermanos, no será utilizada bajo ningún concepto con propósitos comerciales ni será cedida a terceros. Los hermanos de esta Hermandad podrán en todo momento ejercitar todos los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, comunicándolo por escrito a la Secretaría de la Hermandad.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful