CONSIDERACIONES FILOSÓFICAS SOBRE ÉTICA, DEMOCRACIA Y CIUDADANÍA Vivimos en tiempos de globalización, en un mundo sin fronteras, por lo que al ponernos

a reflexionar sobre la ética, democracia, política y ciudadanía, obliga recordar el viejo debate, pero siempre actual, referido a las relaciones de la política con la ética, de si la política debe o no someterse a patrones éticos o, en otros términos, si la moral es o no aplicable en el ámbito de la actividad política; así mismo, analizar las circunstancias de nuestra realidad socio – cultural que condiciona o influye sobre la moralidad de su vida política, pero también sugerir criterios u orientaciones para afianzar y mejorar la democracia. Maquiavelo, consideraba que la política es una actividad ajena a la moral, en la que los valores éticos no tienen aplicación y en que lo único importante es el éxito, el debate que nos ocupa carece de sentido, lo que vale es solamente el poder. Aunque nos repugne, esta lógica tiene bastante vigencia en la realidad, pues el éxito en política se mide habitualmente por la posesión del poder. Los triunfos en política, por lo menos formalmente y en el corto plazo, consisten en ganar poder. En el siguiente ensayo presentamos algunas consideraciones sobre la ética y sus alcances, los derechos ciudadanos, los principios y valores exigidos en los nuevos tiempos sobre la democracia participativa a la que deberíamos estar llamados a conformar como única vía de desarrollo humano. La ética, como una rama de la filosofía, está considerada como una ciencia normativa, porque se ocupa de las normas de la conducta humana, y se distingue de las ciencias formales, como las matemáticas y la lógica, y de las ciencias empíricas, como la química y la física. El vocablo ética deriva del griego ethos; mientras que la palabra moral deriva del latín mos (moris). Ambos vocablos significan lo mismo: "costumbre", "hábito". Las costumbres y los hábitos de nuestros remotos antepasados, que desconocían aun la división de la sociedad en clases, formaban precisamente su moral, y su autoridad era frecuentemente más fuerte que las normas y leyes jurídicas de la sociedad de clases. Para encontrar la relación que existe entre democracia y ética se debe entender que la palabra democracia trasmite al entendimiento de una persona equilibrio, paz, justicia, poder y verdad, lo cual conlleva a pensar que es una palabra que abarca muchos valores éticos. La democracia no es sólo un sistema político ético al que debemos aspirar para tener una sociedad civilizada que pueda considerarse como tal. No es sólo un sistema de convivencia basado en la libertad y el respeto. Su escasez o mala calidad influye directamente en las condiciones de vida concretas de los ciudadanos. En general, podemos decir que el sistema político de un país influye notablemente en las condiciones materiales de existencia de sus habitantes.
1

la ciudadanía se define como la condición social de un miembro nativo o naturalizado de una ciudad o Estado. sus instituciones y sus miembros. Los revolucionarios imaginan que les bastara conquistar el poder para llevar a la práctica todas sus utopías. colectivistas. No hay democracia sin ética. confían que el acceso al gobierno les permitirá realizar los cambios que postulan. no se puede hacer todo lo que se quiere. aun estando en el gobierno. fundamentalistas. aristocráticas. patriarcales. puesto que la ética establece las normas de conducta que deben regir a los ciudadanos de una región y ellos son los responsables de aplicar y cumplir con ética las distintas reglas y normas que se establezcan para una determinada región. Pero. a cambio. es decir. como todos los sistemas políticos.En tanto. ética y ciudadanía van de la mano. Así mismo. La democracia. el respeto a las leyes establecidas y a la autoridad por parte de los ciudadanos. Entonces el poder del gobierno se 2 . pero sí hay ética sin democracia. éste aparece como la palanca mágica que abre los caminos a todos los proyectos. es una concepción política sobre el gobierno de la sociedad que. La ciudadanía se relaciona con el Estado para demandar derechos para sus miembros y. Pero tan pronto se alcanza esa meta se advierte que. expresa el vínculo entre el Estado. El creciente poder de la ciudadanía se inicia con la inauguración de los derechos fundamentales de hábeas corpus en el siglo XVIII y a continuación sigue con la lenta difusión del sufragio político en el siglo XIX y la posterior extensión de los derechos sociales a las pensiones. incitados por esa tentación. reposa sobre una concepción ética. Cuando se está lejos del poder. La democracia es un producto de la modernidad occidental y no puede entenderse sin que se tomen en consideración las transformaciones ocurridas en las concepciones éticas que le sirven de fundamento. La teoría moderna de la ciudadanía atribuida Thomas Paine. El poder constituye la gran tentación de los políticos. por su parte. el Estado le impone deberes como el servicio militar o el cumplimiento del derecho vigente. define a la misma como una lucha entre el sistema de clases sociales y los derechos de los ciudadanos. Los partidos políticos que están en la oposición. que animan la interpretación de la realidad y que subyacen a las diferentes formas de organización institucional que una sociedad decide darse. La ética es una concepción evaluativa de la vida. La ciudadanía es el resultado de las luchas y reclamos políticos. muchos de ellos gastan sus mayores esfuerzos y suelen incurrir en sus peores renuncios para alcanzarlo o conservarlo. conlleva la obligación de cumplir deberes específicos. étnicos. un sistema de creencias o una escala de valores socialmente compartidos. económicos y culturales ocurridos en contextos históricos definidos. con derechos y deberes definidos. también es evidente que no todas las concepciones éticas han sido democráticas: las hay jerárquicas. la sanidad y la educación ya en el siglo XX. reposa sobre una definición de lo que somos como individuos y de los derechos y los deberes que nos corresponden como tales.

esos riesgos de corrupción y abuso mantendrán viva su amenaza. a la inversa admitimos que la política. como se ha visto. Los riesgos de corrupción y de abuso del poder público solo podrán erradicarse mediante un cambio cultural sobre la naturaleza y fin de la política. Es la lógica inevitable de la política del poder. que se ocupa precisamente de los actos humanos en cuanto al bien o al mal que ellos entrañan. tendremos que admitir que el fin de ella no es el poder sino el bien común. peculados. Si. generalmente con el sano propósito de facilitar el cumplimiento de los objetivos de bien público del gobierno. sino también promover. que Montesquieu propuso precisamente para que “el poder detenga el poder”. Para defenderse de esas lacras son necesarios mecanismos políticos. en cuanto forma de actividad humana. un conjunto de procedimientos para formar gobiernos y para autorizar determinadas políticas. y que este medio es siempre limitado por la dignidad de la persona humana. La historia de las dictaduras está plagada de maquinaciones. junto con la avaricia o inmoderado afán de enriquecimiento fácil.aprecia escaso y suele comenzar una nueva lucha por acrecentarlo. por el freno que imponen las reglas propias del Estado de Derecho. el riesgo de estas tentaciones es generalmente débil. crece inevitablemente la tendencia al abuso del poder. Pero este método presupone un conjunto de valores éticos y políticos que lo hacen deseable y justificable frente a sus alternativas históricas el autoritarismo o 3 . esta regida por la ética. no van al fondo del problema. cuyos derechos esenciales debe no solo respetar. En las democracias. que la política es una actividad ajena a la moral. conservar y acrecentar el poder. es ante todo un método. se convierten en los principales factores de la corrupción que tanto amenaza y daña a los Estados y a las sociedades. cuando se sienten entrabados para realizar sus propósitos. consistente en ganar. Los regímenes totalitarios muestran hasta qué punto y de qué manera el fanatismo ideológico conduce al aplastamiento y destrucción del hombre por el Estado. Los nuevos gobernantes. los sistemas de publicidad y control de la gestión pública. En la misma medida en que estas libertades y controles son cercenados o suprimidos. base de todo ordenamiento democrático. en la que los valores éticos no tienen aplicación y en que lo único importante es el éxito. como Maquiavelo. enriquecimientos sorprendentes y crímenes horrendos. Por eso Lord Acton afirma que “el poder tiende a corromper y el poder absoluto tiende a corromperse absolutamente”. el ejercicio de las libertades de información y de opinión y los mecanismos de fiscalización o control político y jurídico a que está sometida la actuación del gobierno. se empeñan en utilizar el poder alcanzado. La democracia moderna. para eliminar o reducir los obstáculos que significa la oposición. en que el fin justifica los medios y para cuyo éxito Maquiavelo aconseja a su Príncipe “Aprender a no ser bueno”. administrativos y jurídicos como la separación de los poderes. Mientras se crea. con respecto al cual el poder no es más que un medio a su servicio. y los mecanismos de responsabilidad de los gobernantes y servidores públicos. fin cuyo logro justifica cualquier medio. Pero por eficaces que sean estos medios. El anhelo de poder.

sea positivo o negativo. A diferencia del resto de los seres que pueblan la Tierra. mostrando por qué son preferibles y cómo pueden realizarse institucionalmente. en lo que podríamos considerar el principio ético supremo: la dignidad y valor de la persona humana. son el resultado de la evolución de las sociedades modernas. un documento jurídico y político sustentado “en la dignidad y el valor de la persona humana”. a su vez. y pueden y deben justificarse racionalmente. la ética tiene primacía sobre el derecho y la política.la dictadura. concepto primordial de la ética. Todos los actos humanos tienen un contenido ético. En consecuencia. lo que significa que no se trata de meras cuestiones de gusto que como es sabido son individuales y subjetivas. comparten principios esenciales e inamovibles. considerado delito grave en todas las legislaciones del mundo. Otro ejemplo podría ser el crimen. objeto y creación de la rama de la filosofía dedicada al estudio de dichos valores. la igualdad y la fraternidad. tanto el derecho como la política están sustentados en la ética: los postulados fundamentales de ambas disciplinas referidos a las relaciones entre los hombres y mujeres que viven en sociedad están basados en valores humanos universales. 4 . precisamente. Tres son los valores básicos. basado. por violar el derecho fundamental a la vida. el hombre es un ser ético por excelencia. tanto para entender sus características como para mejorar sus realizaciones. Estos valores.sino de cuestiones que pueden y deben debatirse pública y racionalmente. En conclusión. pero lo importante es que la tríada de valores básicos de la democracia moderna y de su principio constitutivo (la soberanía popular): la libertad. proponiendo argumentos razonables. Lo vemos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1948.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful