A lo largo de la vida de pareja, debido al propio ciclo vital de los integrantes de la misma, ocurren situaciones que pueden necesitar

de ayuda profesional para afrontarlas de un modo en que ambos miembros de la pareja sienten que cuidan y son cuidados. El inicio de la convivencia, el nacimiento de un hijo, la enfermedad o muerte de padres o suegros, la excesiva carga laboral de uno o de ambos miembros, los desencuentros en los ritmos sexuales de la pareja llevan al límite las capacidades que tenemos para ponernos en la piel de nuestro conyuje (o compañero/a). Con la terapia de pareja os ayudamos a poder dar un paso hacia atrás y ver con perspectiva como está la relación, que necesidades teneis cada uno de vosotros y hasta que punto es posible el compromiso y el cambio de determinadas actitudes que pueden ayudar a lograr que la relación vuelva a ser el espacio en el que sentirse apoyado y poder apoyar. El fin de la terapia de pareja es recuperar un proyecto común y encontrar una via por la que transitar el momento de crisis con el que se lleva a terapia, esdecir, el que los miembros de la pareja se encuentren bien. Los problemas a los que nos enfrentamos con mayor frecuencia en la terapia de pareja son: -desencuentro - decisiones sobre maternidad/paternidad. -reajustes tras el nacimiento del primer hijo. -ajustes con los tiempos de ocio con/sin la pareja. -celos. -infidelidad. -distintas necesidades respecto a las relaciones sexuales en cada uno de los miembros de la pareja. -enfoques educativos distintos ante los hijos. -perdida de la PAREJA ante las demandas cotidianas (paternidad, trabajo, familia, amigos...)

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful