Está en la página 1de 3

El Consejo Nacional de Estudiantes de Derecho reunido en la Universidad Carlos III de Madrid los días 22, 23 y 24 de Marzo de 2012, con la participación

de representantes de estudiantes de Derecho de la Universidad Carlos III de Madrid, Universidad Complutense de Madrid, Universidad Antonio de Nebrija, Universidad de la Coruña, Universidad de Cantabria, Universidad de Deusto, Universidad Pública de Navarra, Universidad de León, Universidad de Salamanca, Universidad de Castilla-La Mancha, Universidad de Alicante, Universidad Miguel Hernández de Elche, Universidad Pablo de Olavide y Universidad de Cádiz, acuerda por unanimidad de los asistentes lo siguiente: 1. Entiende que la reivindicación de la Abogacía respecto a la necesidad de una formación pos-universitaria para el ejercicio de la profesión debe ser atendida, sin dilación alguna. 2. El número de plazas para el máster de formación de capacitación para acceder a las profesiones de abogado y procurador es muy inferior a la demanda de Licenciados y Graduados que quieren acceder a la profesión. Esta falta de plazas se debe a que varias universidades españolas no van a ofertar máster para los próximos años y las plazas ofertadas por la universidades que lo ofertan es inferior incluso al número de titulados que terminan en la misma universidad. Este hecho va a provocar que miles de estudiantes se vayan a quedar sin realizar el curso de formación y, por tanto, no van a poder presentarse al examen de acreditación de la capacidad profesional, con el perjuicio que ello supone para sus expectativas y la sociedad en general. 3. Los estudiantes que empezaron antes de la publicación de la Ley 34/2006, han tenido los cinco años de la vacatio legis para terminar sus estudios. La redacción anterior de la Ley igualaba a los estudiantes que lo siguieran haciendo a partir de noviembre de 2011 respecto a la aplicación del contenido de la Ley. 4. La modificación presentada a través de la Ley de Mediación excluye de la aplicación de la ley a los licenciados que empezaron antes de 2007 sin tener en cuenta cuando terminen la Licenciatura. Es un avance respecto a la redacción anterior pero el cambio no satisface las verdaderas reivindicaciones de los estudiantes de Licenciatura puesto que la gran mayoría empezaron después de la aprobación de la ley, produciendo a nuestro entender una discriminación aún mayor que la anterior redacción de la ley, puesto que dos Licenciados del mismo año tienen derechos diferentes.

5. La exención a los Licenciados que empezaron después de 2006 de la realización de la parte teórica de la formación para la capacitación no es más que una solución intermedia que conduce a crear inseguridad jurídica a los Licenciados y que no sigue la línea que la Ley quiere establecer. Por un lado, la Ley establece la necesidad de una formación adicional para poder ejercer obligatoriamente y por otro esta exención va a permitir que puedan realizar el examen de capacitación sin haber recibido toda la formación requerida. Esta modificación nos muestra la intención del Gobierno de dar respuesta a la injusticia pero no creemos que sea la adecuada. 6. Se plantea el Máster de Acceso a las profesiones de Abogado y Procurador como una formación específica, cuando en realidad no lo es. El planteamiento de los másteres presentados es dar respuesta a la necesidad que la Ley impone para poder colegiarse sin otorgarle mayores competencias. Aquellos licenciados que quieran especializarse en algún área del Derecho deberán realizar otro Máster con todas las consecuencias que ello tiene.

7. En la actualidad, los licenciados que quieran ejercer en el turno de oficio deben realizar unas prácticas jurídicas de dos años. La exclusión de todos los licenciados conllevaría a que tendrían que cursar esta formación para poder ejercer en el turno de oficio, garantizando la calidad de la asistencia jurídica gratuita. La exención de los Licenciados que empezaron después de 2006 va a permitir entrar en el turno de oficio a Licenciados que no han cursado ni la parte teórica del Máster ni las prácticas jurídicas, sólo 30 créditos de prácticas. 8. Obligatoriamente los estudiantes, en estos casos, debieron cursar licenciatura porque en sus universidades no estaban implantadas los grados.

Representantes de estudiantes firmantes:

Representantes de estudiantes adheridos: