Está en la página 1de 37

JENOFONTE

La Económica
Traducción del francés Por Nicolás Trucco

1

Jenofonte
Sobre le Económica (reseña) Traducción al francés por Pierre Chambry (París, Librería: Garnier Hermanos) La Económica fue escrita durante la estancia de Jenofonte en Escilonte1, entre 394 y 371, pero ese dato no es posible determinarlo exactamente. Nosotros sabemos que La Económica fue parte de cuatro obras donde Jenofonte ha puesto en escena a su maestro Sócrates, (Memorables, Económica, Banquete y Apología). Por otro lado la idea de hacerle aprovechar al público su conocimiento agrícola le ha venido a Jenofonte de su larga experiencia como propietario de extensas tierras. Después de estas consideraciones uno podría al parecer, admitir que la Económica fue escrita la última de las cuatro partes y ubicar la composición alrededor del 380. La obra se compone de dos partes cuyo lazo es Sócrates. La primera es una conversación entre Sócrates y Critóbulo sobre la economía o arte de gobernar su casa. La economía es una ciencia que se enseña; pero a mucha gente de talento, capaz de llevar esta ciencia a la práctica, se lo impiden sus pasiones, y no la tienen en cuenta. Critóbulo es rico, pero apremiado por su situación de tener múltiples gastos, es en realidad más pobre que Sócrates, que no tiene necesidades. Le pide que le enseñe el arte de enriquecerse. Sócrates se recusa por su incompetencia; pero le designará, a alguien, cualquiera, del que podrá aprender. Pero que primero eche una mirada a su alrededor y se de cuenta porqué estos enriquecen y aquellos empobrecen. Esta será una primera lección de economía. Sócrates pasa enseguida revista a las profesiones donde Critóbulo podría aumentar su fortuna: Él no ve más bella y conveniente a un hombre que ocupa una gran situación en el estado que la profesión de agricultor. La agricultura es, con la guerra, la gran ocupación del Rey de los Persas, y Ciro el Joven se interesaba vivamente por ella. Es ella en efecto una fuente de placeres y de riqueza, un excelente ejercicio para la salud, una preparación a la guerra; ella enseña la libertad y la justicia; es la madre y la nodriza de todas las artes. ¿Como puede ser, sin embargo, que ella procure a unos satisfacciones de toda suerte, y conduzca a otros a la miseria? Sócrates lo ha aprendido de Iscómaco, un hombre <<bello y bueno>> en una conversación que mantuvo con Él y que va a relatar para la edificación de Critóbulo. Esta conversación forma la segunda parte de la obra; es con mucho la más importante, Iscómaco es el tipo de hombre de bien y padre de familia. Es rico y considerado: su vida es un ejemplo a seguir. Él reparte con su mujer la administración de su fortuna. A contrapelo de la mayor parte de los maridos atenienses, se ha tomado la molestia de formarla él mismo. Como la desposó muy joven – no tenía más de quince años – ella solo sabía hilar la lana. Desde que se familiarizaron, éste la aleccionó en que la mujer está hecha para los trabajos dentro del hogar y el hombre para los de afuera; que su misión era la de conservar y repartir las provisiones aportadas por el marido, de gobernar los siervos, y a lo sumo de cuidarlos; ella debía llenar dentro de la casa todas las funciones tal como la abeja reina en la colmena. Después de esto él la ha educado en las ventajas y hermosura del orden; ellos han hecho juntos la inspección de su casa, apartados sus efectos personales y ubicados cada uno en el sitio conveniente; después eligieron una intendenta2, a la que encargaron de entregar a los siervos los objetos que les eran necesarios y de ponerlos en su lugar; además la interesaron en la prosperidad del hogar y la asociaron a sus alegrías y a sus penas. Un día, a Iscómaco, su mujer se le apareció toda maquillada de albayalde y bermellón3. Él le mostró dulcemente, cuán este maquillaje era desagradable e inútil, y, como la joven mujer tiende a parecerse bella, ella le preguntó que debería hacer para ello. Él la invitó a llevar una vida activa, que la mantendría sana y bella.
1 2

Ciudad de Esparta. Mayordomo. Diccionario de la real Academia Española (DRAE). 3 Rouge.

2

Cuando se levantaba, muy temprano, partía a caballo a supervisar a sus obreros y hacer en la ruta todos los ejercicios ecuestres que se usan en la guerra: así a la vez mantenía su vigor, adquiría a caballo una solidez que le permitiría escapar al peligro en el combate y aumentaría su fortuna. Pero, como no podía estar en todas partes, tenía intendentes y contramaestres que había elegido con cuidado. Rechazaba a los borrachos, dormilones, enamoradizos, y buscaba la gente interesada y sensible a la alabanza. Les hacía aprender no solo el arte de la agricultura, sino sobre todo el arte de mandar, con un prudente empleo de castigos y de recompensas, castigaba a los malos que robaban y engañaban a sus amos, y trataba a los buenos con honor, como hombres libres. Una vez que las funciones del hombre y de la mujer fueron bien determinadas, y la elección de contramaestres realizada, solo restaba hablar de la parte técnica, de los trabajos agrícolas. Son fáciles de aprender e Iscómaco, por interrogatorios bien conducidos, va a probar a Sócrates que él es menos ignorante de lo que piensa y que conoce casi todos los secretos de la agricultura sin que lo dude. Para reconocer La naturaleza de un terreno, es suficiente mirar lo que éste produce. En cuanto a la labor, ésta debe hacerse en primavera, y retomar el barbecho4 en verano. Los griegos, en efecto, dejan la tierra en barbecho un año cada dos, no cada tres, como lo hacen todavía hoy muchos cultivadores. Retoman los barbechos en verano para desembarazar de malezas la tierra, y siembran en otoño con las primeras lluvias. << Hace falta sembrar al comienzo en el medio o al final de la estación, pregunta Iscómaco a Sócrates. – Esto depende de cada año, que no se parecen, responde Sócrates; pero, yo, para estar seguro de tener una cosecha término medio sembraría en las tres épocas. >> Iscómaco consiente con este perecer. Cuando el trigo ha crecido, hace falta escardarlo. Hoy día nosotros escardamos todavía, pero únicamente para suprimir el cardo. Los griegos levantaban también, como nosotros, las malas hierbas; pero como las grandes lluvias enterraban ciertas pajas y descalzaban otras, el escardador debía también remover el barro para poner las primeras al aire y calzar las segundas. El trigo una vez maduro se lo cortaba a ras del suelo si la espiga era corta, por el medio si era larga; y se quemaba la paja de la siega para abonar el campo. Se lo sacudía 5 en seguida por la era, es decir que se le hacía pisotear por la bestia de carga para separar el grano de la paja, se la sacudía para limpiarla de polvo, tirando la paja por el aire con palas u horquillas. El viento transportaba la pala y la cascarilla, y el trigo más pesado caía sobre la era. Otra parte importante del arte agrícola es la plantación de árboles. Sobre este punto, Iscómaco se limita a dar las dimensiones de los hoyos y cualquier detalle sobre la manera de plantar los árboles y en particular de los olivos. Pero hay, parece, algunos detalles relativos a la viña en nuestros manuscritos que se nos han caído. El autor no dice nada de los injertos. Él no habla más del ganadero, del ganado, de las abejas, ni de forrajes, ni de bosques ni de jardines de hortalizas. La conclusión de La Económica nos lleva a la pregunta del comienzo: ¿que hace la diferencia entre un trabajador y otro? Nosotros lo sabemos al presente: se debe menos al conocimiento práctico o la actividad de unos, que a la dejadez de los otros. Aquel que se ocupe de reparar y abonar sus campos, de supervisar el trabajo de sus obreros, aquel vivirá desahogadamente. Puede enriquecerse más rápido, no tiene que hacer más que imitar al padre de Iscómaco, que compraba tierras sin cultivar y las revendía después de haberlas cultivado. Pero lo que hace la gran diferencia entre los agricultores, es el talento de comandar, talento divino que supone una prudencia consumada y dada, por otra parte a unas pocas personas. Si bien Sócrates se interesa más por la moral y ha salido poco de la villa, <<porque ni los campos ni los árboles no tienen nada de los que él pueda aprender>> como él dice en el comienzo de Fedro de Platón, Jenofonte para hacer honor a su maestro le ha hecho el principal interlocutor de su obra. Pero él ha evitado la inverosimilitud de hacer hablar a Sócrates sobre cosas que éste pudiera ignorar, sustituyéndolo, desde el
4 5

Arado de la tierra. (DRAE) Trillaba, (trillar: Quebrantar la mies tendida en la era, y separar el grano de la paja). (DRAE)

3

séptimo capítulo. lo hemos dicho. en los seis primeros capítulos preliminares y en los nueve siguientes. De allí. Para despertar la curiosidad de su auditorio. >> Critóbulo se puso a reír y dijo: <<Pero en nombre de Dios. no es un cualquiera. Critóbulo. se las haría buscar la belleza en un santo entretenimiento y en la actividad física. en cuanto a ti. Desde el punto de vista técnico. Critóbulo. Ellas son. es la parte moral de la obra. muchas amas de casa negligentes. dijo Sócrates. pero que resuelve mal los problemas. yo alguna vez me compadezco de ti. <<recordar que el ojo del maestro es el gran agente de la prosperidad de una casa>>. me habría llevado a un gran abatimiento. Los personajes también son muy interesantes. . la obra. con la huella del buen sentido y de la experiencia son todavía excelentes para meditar. por un agricultor consumado. nosotros reconocemos a Sócrates y su manera de interrogar. Pero. ¿Qué son los bienes?: Cosas útiles. Así como Platón. Uno le reprochaba su pobreza. para hablar del amor. y como se embellece una vivienda ordenando simétricamente una batería de cocina y los más sencillos objetos de limpieza. no es completa y no guarda el valor que tiene aun hoy el tratado de la Equitación. Por otro lado mostrar a las jóvenes la necesidad de trabajar. por ejemplo. si yo no hubiera encontrado el otro día el caballo de Nicias el extranjero. 4 . Es otra preciosa contribución a la historia de la agricultura. que no es otro que él mismo. todos mis bienes. como lo hacen hoy día con imprudencia. y por Zeus. incluyendo mi casa. dónde brillan todas las gracias del lenguaje ático. Darles el gusto por la agricultura y el lazo con la tierra. hace falta definir los nombres con exactitud. bajo el nombre de Iscómaco. he aquí los consejos que siempre son de época. Desde el comienzo. es para darle consejos útiles sobre el punto que Sócrates le pregunta sobre la economía. Ellas aprovecharían al leer en la Económica como uno gana tiempo y como se ahorran molestias al ubicar cada cosa en su lugar. Es todavía bueno enseñar a las jóvenes las ventajas y la belleza del orden. por ejemplo sobre como abonar la tierra con las mezclas de diferentes tierras. Ahí nada ha envejecido: las cualidades morales para formar un hombre <<bello y bueno>> son siempre las mismas. Sócrates. Moneda equivalente a cien dracmas. decía él. En fin la ironía socrática se manifiesta seguida. y el de los míos nos reportarían? Yo creo. Para llegar a la verdad en una discusión. <<este reproche. 2 y 3): <<Yo me encuentro suficientemente tan rico. es el hombre rico que lleva un gran tren de vida. y de una manera picante. (II. Viéndolo seguido por una muchedumbre de 6 7 Adivina. cuidar su casa a ser buenas con los servidores. y las lecciones de Sócrates y de Iscómaco. Esos objetos son la casa y los bienes dependientes. por consecuencias los enemigos mismos pueden ser los bienes. Pero lo que es de interés todavía vigente. dijo Sócrates. tú me pareces bien pobre. si uno los sabe aprovechar. si lo que deseaban era ser felices y querían hacer todo aquello que les procuraría el bien. es cierto. y. es Jenofonte quién tiene razón. Disuadir a las mujeres de maquillarse. mandar a los hombres por los medios apropiados a la diversidad de caracteres y condiciones. porque no tenían maestros (1. donde se juega la ironía Socrática. dirán que esas lecciones son banales y aburridas. dado que uno encuentra una gran cantidad de detalles curiosos sobre las prácticas de agricultores griegos. pero tú. si yo cayera en un buen comprador. 18): << Como no tenían maestros. al contrario presentadas de una manera atrayente en un diálogo ágil. esta serie de preguntas para establecer eso que la economía es y a que objetos se aplica. sobre los puntos controvertidos de la antigüedad.Pero en fin dijo Critóbulo ¿Quiénes son esos maestros invisibles que los mandaban? >> Sócrates se explica: son las malas pasiones. substituye a Sócrates por la sacerdotisa6 Diótima en el Banquete. me reportarían fácilmente cinco minas7. Sócrates hacía preguntas sorprendentes que parecían enigmas. yo se que sacarías de tus bienes cien veces más. pero estaban impedidos por alguien que los mandaba. >> A veces la ironía de Sócrates se parecía a una broma de un humorista inglés. Hay en nuestros días como antes. se pregunta Sócrates. Pero. Tal es esa que le hace a Critóbulo que hablaba de los grandes que rehusaban trabajar. ¿Cuánto crees tú que la venta de tus bienes. aprender a dirigir una empresa. Esas lecciones son también de una aplicación actual. Tiene su premio sin embargo: los preceptos son justos.

en el trabajo de la tierra. es su mujer Filesia. y pudo leer el elogio del gran Rey. porque el ama disertar y enseñar. se dirigen por mar a comprarlo. Después. Ellos atraviesan el Egeo. Entremos ahí para aprender a conocer al hombre ilustre que la habita. Ella nos dejará pronto ver los rasgos esenciales de su carácter y su talento. como ese juego sobre los gustos del padre de Iscómaco. al menos dentro de la segunda parte de la obra: es el maestro agricultor Iscómaco. educado en la campiña. útil a la familia y al Estado. La primera vez la alaba por boca de Sócrates. es la casa de Escilonte que él ha hermosamente pintado en la Anabasis 8 (V. y respondió: << ¿Cómo un caballo puede tener una gran fortuna? >> Yo me fui levantando la cabeza que tenía gacha. uno caza. al comienzo y al final él hace el elogio de la agricultura. y su entusiasmo es verosímil y natural. lo depositan en el navío que conducen ellos mismos y lo transportan por mar. ha guardado el gusto por la agricultura y de la vida activa y la piedad heredada de sus padres. Por esta pregunta el caballero me miró como a un hombre que no está sano de espíritu. 8 – 13). el Mar Negro. La segunda vez es Iscómaco quien alaba su profesión. III. si tiene condiciones naturales. Ama la campiña. Pero el personaje esencial no es Sócrates. EL amor de los negociantes por el trigo es tan fuerte que. su conversación nos hará aprender cuales son sus gustos y sus ocupaciones favoritas. en fin el esposo y el maestro de casa que se sabe hacer amar y hacer obedecer. después el aventurero y soldado enamorado de la gloria y que ve en la guerra la primera de las artes y en la disciplina militar el modelo de todo gobernante y de toda vida bien reglada. 5 . se ejercita en la equitación. (XX. Jamás los tragos son amargos. que los placeres del campo son superiores a los de la villa. El admirador de Agésilao se revela también 8 Obra de Jenofonte en que relata la expedición militar de Ciro el Joven contra su hermano el rey de Persia Artajerjes II. Ese retrato del hombre << bello y bueno >> es en realidad el de Jenofonte. lleva una vida sana y activa. él reconoce sus poderes y los invoca. y el de Ciro el Joven y su <<paraíso>> de Sardes. en las prescripciones sobre el orden que debe reinar dentro de una casa. La pintura de efectos de la indisciplina o de la disciplina en una armada o dentro de una nave de guerra muestra la fuerte impronta que la vida militar había marcado en su alma. cuando escuchan hablar de un país donde éste abunda. Es más o menos así que tu padre perece haber amado la agricultura. y el Mar de Sicilia. >> Tal es la ironía de Sócrates. pero la agricultura le parece ser la profesión más honorable y la más fácil. Antes de instruir a su mujer. no al extremo de un ciudadano herido o un poeta. que no es aquí un discípulo dócil. >> Al final de la obra. 27 y 28) Iscómaco habiendo expuesto como su padre se había enriquecido al comprar campos no cultivados y revenderlos después de haberlo hecho. Uno reconoce al jefe de la Retirada de los Diez Mil y el compañero Agésilao. en fin el discípulo de Sócrates quien le ha comunicado su método de discusión y su amor por la perfección moral. pues Sócrates está siempre lleno de cortesía y es ameno. Iscómaco. Entonces Sócrates con ese aire burlón de reír si parecerlo. protector de la agricultura. se jactaba del gran amor que éste tenía por la agricultura. ha hecho un sacrificio a los dioses. y su conversación es la de un ateniense refinado. esa casa. es a veces la expresión original de una reflexión profunda. Toman lo más que pueden. y en toda ocasión. Él es piadoso y no emprende nada sin rogar a los dioses. aprendiendo que le está permitido a un caballo ser tenido por bueno sin ser rico. como los de la guerra. y sobre todo es en las comparaciones donde lo ilustra. le dijo: << A tu entender. sino que lo llevan allá donde han oído decir que el trigo cuesta más caro y es más apreciado por los habitantes. Escuchémosle hablar. quien se asombró. así es como ellos entonces lo venden. otras veces un trazo de buen humor. no lo desembarcan al azar en el primer sitio que encuentran. para que ella acoja sus consejos. esa mujer dócil y dulce. tu padre tenía por la agricultura exactamente el mismo amor que los negociantes tienen por el trigo. Nosotros encontraremos al ateniense de buena familia que. O Iscómaco no es otro que Jenofonte. cuando tienen necesidad de plata. Por dos lados.curiosos que lo admiraban y hablaban de él. yo me acerqué al escudero y le pregunté si el caballo tenía una gran fortuna.

Uno ve bien por otra parte que sabe obtener de sus servidores no solamente la sumisión sino también el afecto y abnegación. y llamaba a este a este arte la mayéutica. le dice: <<Puede ser que esta ocupación te parezca desagradable. y. Gran Viajante. Si ella fallaba. Él no reconocía en la unidad familiar otra superioridad que aquella de las virtudes. el no la desmentía. también una marca del bien nacido y de la alta moral de Jenofonte. Tú me conduces a través de las cosas que yo sé. su esposo. educada en una vigilancia severa. – Si la hay. ha seguido ella tus consejos? – Que podría haberme ella respondido. tu habrás hecho de mi tu servidor. si tú me mandaras descuidar mi propio bien. si bien Sócrates. fuertemente atado a la religión de su país. como su madre paría los cuerpos. y tú me persuades. encantado de ser más sabio de lo que pensaba. que pasas por el cultivador por excelencia. – Por Zeus. ¿Interrogar será pues enseñar. ser prudente. y los capítulos que le son consagrados se cuentan entre las páginas más exquisitas que ha escrito. Iscómaco? El hecho es que yo me doy cuenta del método que tú sigues en tus interrogatorios sucesivos. lo haré voluntariamente. <<Hay gente con la que uno conversa menos que con su mujer. tu tendrás la seguridad que envejeciendo. sino también la tomaban como una delicadeza exquisita. precisamente eso que tú sabes. Pero la influencia de Sócrates se descubre sobre todo en el procedimiento de discusión que toma prestado Iscómaco. eco de las enseñanzas de Sócrates. y cuando él viendo los cuidados que deberá dar a los sirvientes enfermos. 38. dijo Iscómaco. Donde el mérito es mayor para ser imitado. excelente hombre de guerra. 14 y 15. éstas ya no son las gracias de una joven. La mujer griega era generalmente desdeñada por su marido. además serás honrada dentro de la casa. agregó. responde éste. tú. <<Probarás los placeres más dulces. Él esperaba que se familiarizara consigo para enseñarle sus deberes. es en su relación con su mujer. seguramente la hay apenas (III. >> (XIX. Jamás matrona romana fue tratada con más atención y de estima que la mujer de Iscómaco por éste.en la viva admiración que él profesa por aquellos que saben comandar y obtener de las tropas una obediencia voluntaria. padre de familia consagrado a ella. en estas palabras. él aplica los procedimientos de discusión que aprendió en la escuela de Sócrates. 12). porque es por su ascendencia personal que había elevado el coraje de los Diez Mil y dirigido la partida en retirada. ella responde: <<Pero ¿en qué te podría yo ayudar? ¿De qué soy yo capaz? Todo rueda sobre ti. si es necesario creerte. y en la exposición de ideas que le son queridas. Sócrates le pregunto: << ¿Y bien. tiene el gusto por la enseñanza y tiende a hacer aprovechar al público de su experiencia. más te harás apreciar por tu esposo como socia y de tus hijos como ama de casa. exclama ella. pero las virtudes útiles a la vida aumentan el mérito y la consideración. él mismo la reprendía porque no tenía prisa en instruirla. 14. mostrándole que su deber era cuidar de nuestros bienes? Esto sería de penoso. ¿si me imaginaba confiarle un trabajo penoso. es cuando mostrándote mejor que yo.) Yo estuve encantado su respuesta. le dijo. Es el arte que practica Iscómaco enseñando la agricultura a Sócrates o más bien haciéndolo resurgir de un conjunto de conocimientos que él ya poseía.) Tales son los rasgos esenciales de la figura de Iscómaco o más bien de Jenofonte. >> (VII. pero desde que tú te has puesto a cuestionarme punto por punto. Apenas a los quince años de edad. Pero es un talento que el mismo debía poseer. pregunta Sócrates a Iscómaco. Su mujer no es menos simpática. sin sospecharlo. ¿y quien no lo estaría de esta revelación espontánea de bondad natural? Cuando Iscómaco hubo relatado la conversación que había tenido con su mujer. alababa así el método de Iscómaco que era el suyo: <<Yo creía que no podría decir nada sobre la manera de plantar. hombre práctico y amigo del bien público. Mi tarea es la que me ha dicho mi madre.) Pero ella escucha a su marido trazarle sus deberes. >> No solamente Iscómaco o Jenofonte hablaban con ellas. ¿no es cierto? que yo conozco también las cosas que yo creo no conocer. Sócrates se jactaba de parir los espíritus. si ellos me estarán más agradecidos y consagrados que antes. dijo Iscómaco sino que yo la juzgaba bien mal. ella no sabe más que hilar la lana. yo respondo. Uno puede ya ver. en 6 . cuando lejos de temer que avanzada tu edad no serás menos considerada en la casa. Nosotros en suma estamos encantados también. Si su mujer decía que ella tenía razón. cuando su marido le pide colaborar con la gestión de sus bienes. gran propietario aplicado a la explotación de sus dominios. >> (VII.

donde una pequeña parte ha sido encontrada en las cenizas de Herculano10. LA ECONÓMICA14 Capítulo Primero La economía es le arte de gobernar una casa. 14 Economía significa literalmente <<reglas>> (nomos) para el gobierno de una <<casa>> (oikos). la carpintería? Me parece. Sin embargo. parece. 18. habiendo hecho la crítica en su tratado De vicios y De Virtudes opuestas. 1. Autor de una Historia de la naturaleza. porque son de ella. Se la encuentra en la filosofía epicúrea de Filodemo9. la soltura. SI. es verdad. Pero ella es mujer. Lo mismo que es más natural y fácil a una mujer sensata cuidar que descuidar sus hijos. 11 Escritor latino. ella quiere gustar. 9 El epicúreo Filodemo de Gadara. de Como. y los agrónomos de hoy día que la conocen. toda la persona de esta joven mujer que es un modelo de gracia. ella ha sido admirada e imitada por los italianos del Renacimiento. ¿la economía es el nombre de una ciencia. seguidor de Epicuro. 80-19 a. Pero sobre este punto. que repite hasta tres o cuatro veces. 10 7 . como la medicina. pero no a ser bella. un poco anterior a Cicerón. y la salud en la actividad. la herrería. Virgilio12. Algunos críticos modernos le reprochan. Las cosas útiles solo son los bienes.lugar de tener cuidado de los bienes de nuestra casa. hablan de ella con estima. Un día lo oí a Sócrates discutir sobre la economía como sigue: Dime. la natural perfección que uno halla en las mejores obras de Jenofonte. hay que reconocerlo ninguno ha llevado tan lejos que Jenofonte esta indiferencia a la variedad. 12 Poeta latino de Mantua. pero no es del gusto de Iscómaco que prefiere un lavado con agua clara a un rostro iluminado. los antiguos no tienen nuestro pedantismo exigente. Columela11 nos ha guardado algunos pasajes de esa traducción. de bondad y de razón? El estilo de la Económica tiene la claridad. JC. sin tomarse la pena de variar su expresión. Cádiz. Cicerón la tradujo en su juventud. ¿No es eso un rasgo de exquisitez natural. El maquillaje es. sucede que él no tenía ningún deseo de brillar o de mostrar virtuosidad. 23-79 d. Las malas pasiones son enemigas de la economía. Ciudad de Italia sepultada en el año 79 por las cenizas del Vesubio. Critóbulo. Autor de: Sobre la Agricultura. de todos los tiempos y lugares. Es para él la ocasión de una nueva lección: la joven mujer la comprende y renuncia a su maquillaje. cada vez que tienen ganas. dijo Critóbulo. La Económica siempre ha sido una de sus obras más estimadas. preguntó. JC. que descuidarlos. y a menudo el mismo giro. Plinio el Anciano13 y Columela han utilizado la Económica. el de Jenofonte es rico y abundante. lo mismo le es más agradable a una mujer razonable tener cuidado de los bienes que ella ama. Esto no es falto de vocabulario. la uniformidad de sus fórmulas. 13 Escritor latino. y un día se muestra a su marido toda maquillada y con calzado que la hace parecer más alta.19>) Decididamente esta joven mujeres es también razonable como buena. Su marido le aconseja de buscar la belleza en la salud. >> (XI. ellos repiten el mismo nombre.

pero si uno la vende como un objeto a quien no la sabe usar. en cambio vendida lo es. Sócrates. para el que no sabe usarlas no. si uno no la vende o la guarda. en lugar de nutrirnos. Parece que quieres decir. ¿administrar la casa de otro y recibir un salario por ello. Si. Pero. Así es. si uno posee alguna cosa de bien. para ti. 9. como aquel que construye una casa? Si. porque ella es inútil. No. no podría. o los bienes que uno posee alrededor de la habitación forman todos ellos parte de la casa? Me parece. 11. 4. preguntó Sócrates. preguntó Sócrates. no es un bien. Seguramente la tierra no es un bien. 3. si no me equivoco. ¿No es igual con los corderos? Si un hombre tiene una pérdida porque no sabe sacar partido de ellos. Los corderos no serán un bien para él. cualquier cosa mala. será para éste un bien el caballo. una flauta no vendida no es un bien. a no ser que la venda. Entonces. forman parte de la casa. Pues las mismas cosas son. ¿Diremos que los enemigos de un hombre forman parte de sus posesiones? Sería placentero. que. pagar todos los gastos y a los acreedores. por lo menos a mi parecer. cualquiera empleando su plata puede comprar. y al hacerlo se cae de él y se hace daño. ¿Pero no posee uno enemigos? Si por Zeus. eso yo no lo llamo posesión. 6. bastantes. tienes el aire de convenir. A esto Sócrates respondió: sí. así vendida. por Zeus. que. ¿Pero que es lo que es. porque hemos dicho que el bien consiste en la utilidad. Pues. que aumentando el número de enemigos. lo que es útil es un bien. cuando uno la trabaja de tal manera que uno pierde al trabajarla. 8. si no se la sabe emplear. uno recibiera también un salario. según nosotros. 10. yo las observo como un perjuicio más que como un bien. nos acarrea hambre. que el hacer de un buen ecónomo es el de administrar bien su casa. Pero. Entonces la tierra tampoco es un bien. no sabe para que sirve. Sócrates. si se la confía. por Zeus. si. uno podría sin tener dinero. No. siguiendo tú razonamiento. si uno la sabe vender. 7. si uno conoce la ciencia económica. si administrando una casa se pudiera hacer economía. Y si alguno compra un caballo sin saber montarlo. que la misma plata no es un bien. respondió Critóbulo. 13. a menos que llamáramos un bien al beleño. si uno la vende es un bien. para aquel que no la sabe. lo mismo que hablando de esas artes. que enloquece al que lo toma. Y tú. que las cosas que uno puede sacar provecho son un bien. Nosotros somos consecuentes con nuestros razonamientos. Es que nos ha parecido que casa y posesión eran cosa idéntica. 8 . Nos parece entonces. 5. dijo Critóbulo. podemos decir cual es el objeto de cada una de ellas. Así una flauta para un hombre que sabe tocarla es un bien. Es así dijo Critóbulo. una amante que arruine su salud. en efecto. su alma y su casa. no por Zeus. Si. dijo Critóbulo. también los bienes que no están dentro del domicilio del propietario. ¿pudiera decir entonces que su plata le ha sido útil? De ninguna manera. pero a las cosas nocivas. Y la casa de otro. Por ello. respondió Critóbulo. y algunos. y aquello perjudicial no lo es. 12. ¿podríamos decir cual es el objeto de la economía? Nosotros podríamos decir. Sócrates. según mi criterio.2. para el que sabe usarlas un bien. ella carece de valor como si fuera una piedra despreciable. porque el bien es una cosa útil. respondió Critóbulo. una casa? ¿Es lo mismo que una habitación. por ejemplo. si quisiera. ¿administrarla tan bien como la suya? Porque aquel que entiende de carpintería podría también hacer para otro lo que hace para si: ¿no podemos decir otro tanto del ecónomo? Me parece. Tú tienes el aire de llamar bien a aquello que es útil a cada uno. asimismo un salario considerable.

pero le indicará un maestro capaz de enseñarle. al contrario. si uno no la sabe utilizar. que pudiendo por su talento y recursos. Son por otra parte amos muy malos. como los de los juegos de azar. Critóbulo. de amos inhumanos: la gula. rico. no lo son del todo. según veo. la pereza. ¿Quiénes son esos amos invisibles que los mandan? 19. lo han encarrilado y obligado a devenir mejores y le han asegurado en adelante una existencia más fácil. cuantos particulares. tramposos. ¿Es de esclavos. 18. por lo menos algunos. y que. las almas. rechacemos. que tú me quieres hablar? No. defender nuestra libertad contra esos vicios. Entonces. ¿Cómo es que no tienen amos? Dijo Sócrates. son por el contrario reales. Le pide que le enseñe economía. ¿son impedidos por quienes los mandan? Pero en fin. 21. 15.14. la embriaguez. cuando uno ve hombres. me aconsejarías que debiera hacer yo para aumentar mi casa. parece que no tuvieran amos. Critóbulo. entonces. que no tiene necesidades. replicó Critóbulo. enemigos generosos que. y quienes con el tiempo se revelan a los engañados mismos. pero ellos no quieren ponerlo en obra y precisamente. la indiferencia son a tus ojos cosas malas. de suerte que si tú quisieras. porque son. la holgazanería. tanto que ejercen sobre ellos su imperio. que son bienes. Yo los veo llenos de talento. ¿los enemigos son un bien para el que sabe sacarles provecho? Me parece en efecto. con tanto corazón como contra aquellos que con las armas nos quieren conducir y reducir a la servidumbre. Todo esto que nosotros venimos diciendo. Pero que pensar. y tiranos han acrecentado sus posesiones por la guerra. En la guerra al menos. 1. ¿Invisibles?. la lujuria. pero éstos amos no dejan de arruinar el cuerpo. las conversaciones frívolas. unos para la guerra. 23. después de haber reducido a un adversario en servidumbre. dijo Critóbulo pero hay quienes. 22. dijo Sócrates. preguntó Critóbulo. Sobre este tema. y las propiedades de los hombres. También hace falta. la ociosidad del alma. Capítulo Segundo Critóbulo. ¿Es entonces de un buen ecónomo el saber usar de sus enemigos para sacarles provecho? Seguramente. por Zeus. deseando ser felices y queriendo hacer lo que les procure el bien. Pero los amigos. que en tanto los ven jóvenes y capaces de trabajar. después. lo que yo he entendido me parece suficiente. ¿No es cierto que. pues son más útiles que aquellos. dijo Sócrates. exclamó Sócrates. Hay otros amos. otros para la paz. penas adornadas con el nombre de placeres. uno ha visto. Critóbulo. se rehúsan a hacerlo y dejan por ello sus talentos improductivos. con respecto a la plata. Pues. me parece que soy amo de esas pasiones. agrandar sus posesiones trabajando. y merecen más el nombre que los animales. En efecto. A esto Critóbulo respondió más o menos así. 20. con toda confianza sobre lo 9 . Es que son esclavos. es más pobre que Sócrates. la idea misma de que sea un bien. ves tú Critóbulo. ellos los obligan a aportar todo el fruto de su labor para abastecer sus caprichos. a quienes la tiranía los desvía de los trabajos provechosos. aquellos de la loca ambición desmedida. cuando me examino. no pienso que sería impedido por eso que tú llamas amos. cuando aperciben que la edad les ha puesto fuera de hora de poder trabajar. que sirven para los placeres. son solícitos. replicó Critóbulo. pero de gente que pasa por muy noble. si uno los sabe utilizar en nuestra ventaja. por procurarse recursos. Aconséjame. Sócrates se rehúsa. ellos también. me parece bien justo. desgraciadamente. después de tu razonamiento. Si Sócrates. tú lo sabes muy bien también. lejos de estar distraídos del trabajo por estos amos. Sócrates. pero mas apremiado porque tiene una multitud de gastos. arruinan sus propiedades y son puestos en la miseria. los abandonan a una vejez miserable y buscan a otros sujetos para que los sirvan. sus talentos no sean ni riquezas ni bienes? 17. para ellos mismos. sus amos los mandan cruelmente. 16. ¿no diremos que son un bien? Por Zeus. y.

Sócrates. ni ninguna otra cosa. cuanto crees que te reportaría a ti la ventea de tus bienes. Sócrates explicó su pensamiento. pero si la guerra estalla. Pero nos ha parecido. pero. tú te pusiste a reír de mí. Lo que yo veo. pero ¿Cómo puedes tú imaginar que yo sabré sacarle valor a uno de esos bienes. y te dedicas a cosas infantiles como si eso te estuviera permitido. yo. yo no creo tener necesidad de tener más plata. me parece que no tendrías suficiente. al contrario. pero tú. Todo eso es sin duda fuente de ingresos. cuando te decía que yo era rico. es por eso que yo no puedo saber economía. Es porque primero te veo obligado a hacer numerosos y grandes sacrificios. que independientemente de la posesión de todo bien. si añadieras a tu fortuna actual tres veces más. después tu rango te impone la necesidad de recibir muchos huéspedes y tratarlos magníficamente. traerá grandes ganancias a los que posean mayor patrimonio. que. más ricos que tú. que hay tantas personas que me ayudarían. por Zeus. en cuanto a ti. dado el entorno que te rodea y tú reputación. Critóbulo. y nunca nadie me prestó el suyo para administrar: tú eres hoy el primero que me los quiere confiar. aun dándome poco. 5. si me faltara alguna cosa. las ovejas. Sí. Entendiendo las palabras. ¿Qué te impide conocerla también? Es que. y me creo rico. Aquellos que por primera vez aprenden a tocar la cítara arruinan 10 . de otro modo ni los dioses ni los hombres tendrían por ti la menor indulgencia. y así impedir ser un objeto de piedad. para aprender. todos mis bienes. Sócrates replicó: ¿No estas afectado por tu inconsecuencia. me pareces bien pobre. Tus amigos. creo que si cayera en manos de un buen comprador. y tu también lo sabes. Porque lo que yo tengo alcanza para cubrir mis necesidades. y a mí la de los míos. la plata. existía sin embargo una ciencia de la economía. que. incluyendo mi casa. yo se bien que te reportaría unas cien veces más. para los que no saben sacarle partido. Eso no es todo. 9. Critóbulo se puso a reír y dijo: Pero. que no piensas tener necesidad de poseer más plata. so pena de estar sin partidarios. a veces me apiado de ti. llenarían mi casa de abundancia. que yo nunca jamás tuve. 13. 11. 10. preguntó Critóbulo. me reportaría cinco minas. Sócrates. en nombre de los dioses. son un bien. Y si encuentran insuficiente algunas de estas prestaciones. Yo se que el Estado te encarga en este momento cuidar caballos. te tratan pensando en lo que pueden sacar de ti. además debes darle de comer a tus conciudadanos y rendirles servicios. fiestas gimnásticas. dijo Sócrates. los caballos. Por otra parte tú te crees rico y eres negligente al no querer aumentar tus propiedades. proteger ancianos y desvalidos. por Zeus. que tú conoces un modo de enriquecerte. impide a un hombre de saber tocar la flauta. dijo. 6. yo se que los atenienses te castigarían con el mismo rigor como si les tomaras sus bienes. Como es eso. pero es tiempo ya para que me dirijas. y. la tierra. te encargarán de equipar barcos de guerra y te demandarán contribuciones que te darán pena y sufrirás. y no cesaste hasta que me confundiste y me hiciste reconocer que yo no tenía ni la centésima parte de tu fortuna. y me tienes a mi lástima por mi pobreza. para los que no saben como usarlos. Es por eso que me apiado de ti: temo que algo malo te pueda pasar y que caigas en la indigencia. porque no sabía que era la riqueza. 8. El instrumento.que tú creas bueno. A mí. Sócrates. 3. el no haber tenido jamás alguna o que nunca nadie le hubiera prestado alguna. si me pones en juego. a menos que nos juzgues suficientemente ricos y que pensaras que no tenemos necesidad de aumentar nuestra fortuna. Critóbulo respondió: A eso. aquello que hace a los economistas con poco patrimonio tener ganancias. Para mí. No te acuerdas de lo que dijiste durante nuestra conversación. Sócrates no tengo nada que responder. y el arte de hacer economía. dijo Sócrates. 2. 4. y tu quieres ahora que to te dirija y me aplique a impedir que tú no caigas en una verdadera y completa pobreza. que nunca en la vida los poseí? 12. es decir los bienes. estoy seguro. hacer bailes. Como dices eso. Critóbulo? No hace más que un instante. En cuanto a mi. 7. Así.

De la misma manera. es otra lección de economía. Te voy a poner en la escuela de éstos últimos. Y si te muestro gente que cultivan tierras del mismo valor. La razón es. Si. sino donde le conviene a cada uno. no es al azar. estoy seguro que no me harías ningún reproche. me impresioné de tal forma de esta singularidad. los que ejercían su profesión al azar. han construido casas muy confortables. dijo Sócrates. para enseñarte. no pueden servirse de ellos. 11 . 4. Si ensayara con tus bienes el estudio de la economía. delante de estos amigos. continuó Sócrates. en la de otros. muy interesante. luego otros. no es así. dijo Critóbulo. ¿no crees tú que eso que te he mostrado. y donde por ello unos se dicen arruinados por la labranza y reducidos a la miseria. me arriesgaría a arruinar tu casa. Sócrates. los encuentran enseguida que los necesitan. mujeres bien o mal vestidas. Ahora. A lo anterior.Critóbulo. en primer lugar los que han edificado costosamente casas incómodas. esclavos infieles o fieles. 16. de todos los que ejercían la misma profesión. estando casi encadenados. más rápido y con menos penas. y el examen me hizo encontrar que era muy natural lo que sucedía. 14. si me pidieras agua y no la tuviera. unos eran muy pobres y otros eran muy ricos. por Zeus. y. tenían grandes pérdidas. en cambio los que aplicaban una atención sostenida en su actividad. 18. que me pareció que valía la pena examinar la causa. aquí libres de cadenas. 3. porque quieren escapar. buenos y malos criadores de caballos. que gastando menos. te muestro una cantidad de sirvientes que ahí. gente que poseyendo una infinidad de utensilios. es la visión de esas diferencias lo que Critóbulo deberá aprender ante todo. dijo Sócrates. tú no te quejarías de mí. todo lo que se. pero eso del lugar determinado. es un principio de economía? Seguramente si. no saben si los han perdido y por ello. están ubicados con orden. y si la divinidad no pone obstáculos. éstos son ubicados al azar. sacaban provecho. cosas bien o mal ordenadas. respondió Critóbulo. se molestan con los criados. Capítulo Tercero Casas bien o mal edificadas. si tú me pidieses que te enseñara música te indicase músicos más hábiles que yo. no crees que te habré mostrado también un hecho de economía interesante. y te enviara a quién si la tuviera. que en casa de unos. Lo mismo con el agua. Yo creo que si vinieras buscando fuego y no teniéndolo. estoy persuadido que tú devendrás un hombre de negocios consumado. Sócrates. hay maestros más hábiles que yo. te condujese a quien lo tiene. no te dejaré ir hasta que me hayas enseñado todo lo que me has prometido. Critóbulo respondió. Bien. Asimismo yo. Una vez reflexioné que. te voy a indicar en la ciencia que tú deseas tan fuertemente que te enseñe. En efecto. estoy dispuesto a comunicártelo. al contrario.las liras. No. por Zeus. Y si. 5. sobre esto ¿Qué reproche me podrías hacer? Ninguno que fuera bien fundado. dijo Critóbulo. Critóbulo. cuando los necesitan. Asimismo si te hiciera ver. Bien . dijo Sócrates. estar ubicado. A esto Critóbulo replicó: Yo creo que tienes una gran envidia y quieres esquivarme. por Zeus. 17. para no ayudarme a soportar más fácilmente las cargas que me incumben. Sócrates. consienten en trabajar con sus amos y quedarse. si yo te hago ver. agricultores opulentos o miserables. en un lugar determinado. 1. 2. Eso que tú dices. lo que es una consecuencia de esa diferencia. Es cierto. hay otros que no teniendo un solo utensilio de más. mientras que otros tienen perfecta y abundantemente todo que quieren gracias a la labranza. 15.

6. es al caballero al que reprendemos. hacen gastos que son perjudiciales a ellos y a sus casas. que devengas poeta. respondió Sócrates. Sócrates. pero me parece que hay. 9. 16. 8. cuando un caballo tiene actitudes viciosas. para. pero ella. y encuentra en ella una auxiliar ignorante del bien. desgraciadamente se conduce mal. Sócrates? Yo te conduciré a la casa de ellos. pero si el marido no le enseña lo que es bello y honesto. Absolutamente es así. Con respecto a otras artes. Yo te presentaré a Aspasia que te instruirá de todo eso mejor que yo. Limítate a aquellos que 12 . está siempre en mal estado. ¿A quien hay que acusar. Yo se que para ir a la comedia. Es cierto. dijo. 7. dijo. 11. no era todavía una joven que no había visto ni entendido nada aun. 13. respondió Sócrates. creo poder indicarte aquellos que las cultivan con éxito. Por mi. pero es la mujer la que regula y administra la despensa. en la cría de caballos. al marido o a la mujer? Cuando una oveja. ¿No sería asombroso que ella supiera que hacer o decir. ¿domar potros? No. que apenas la hay. lo verás tú mismo y juzgarás. por Zeus. tú te crees mucho más ridículo. Cuando la has esposado. Sócrates? Dijo Critóbulo. tú te levantas bien temprano. el venderlos? 10. otros que haciendo lo mismo se han enriquecido. ni es posible. Viéndolos conozco los unos y los otros. ¿Ha gente con la que conversas menos que con ella? Seguramente. Yo te puedo mostrar también que hay maridos que utilizan a su legítima mujer de manera de hacerla su auxiliar para acrecentar su casa. Capítulo Cuarto Sócrates no ve para Critóbulo más bella profesión que la agricultura. nada más que de comprar jóvenes esclavos para que hagan de labradores. Sócrates. o mejorar día a día. Te debo parecer ridículo. y. que haces una larga ruta e insistes en que te acompañe al espectáculo. pero no es de ellos de quienes hablo. se han empobrecido. dijo Sócrates. es al pastor al que hay que responsabilizar. si lo hace mal esta peligra. Pero. Es posible que haya gente de este tipo. en cambio hay otras que hacen grandes agujeros a su fortuna. El gran Rey mismo de ella se ocupa. Tu me aconsejas. si ella ha sido instruida por su marido para bien hacer. Por Zeus. y está bien así. nunca me hiciste proposición alguna. Es que tú los miras como miras una tragedia o una comedia. Sí. no tendrás más que observar y te darás cuenta si puedes o no juzgar. en lugar de equivocarse? 14. Para la mujer. 15. no crees tú que es de loco no buscar instruirte en la materia. sin duda es de ella la responsabilidad. ¿nos dirás la verdad? ¿Hay alguien a quién le puedas contar con confianza tus asuntos importantes más que a tu mujer? Ninguna persona. ¿las han formado ellos mismos? No hay nada mejor que hacer que examinar ese punto. Bien. y la razón en esto puede ser que. 1. pienso. entretenerte o llenarte de placer. ¿no sería justo encontrar responsable al marido? 12. agregó. No es fácil adquirir las dotes de los artesanos que sobresalen en todas las artes. pero si. Es por el trabajo del marido que entra el dinero a la casa. estimo que una mujer que es una buena socia de su marido va a hacer otro tanto que él para el bien de la casa. ¿sobre todo cuando puede servirte a tu uso y representarte un provecho. se dicen labradores. pero. dijo Critóbulo. si lo hace bien la casa prospera. Si te muestro gente que con la crianza de caballos. por Zeus. ¿Para que mostrármelos todos. pero para una tarea como ésta. si puedo. Esos maridos que tú dices tienen buenas esposas. Episodio de Ciro y Lisandro. pero yo no soy de aquellos que se enriquecen. por Zeus. sino de aquellos que no teniendo para pagarse los útiles necesarios. dijo. en lugar de limitarse a los gastos necesarios. Critóbulo. si tienes ganas de ello. una edad en la que nos pueden servir. porque tu no quieres ser poeta. para los caballos como para los hombres. no para. devenir como ellos mismos lo son. porque estamos entre amigos. Sócrates.Es cierto. ¿Y cual puede ser la causa de tal miseria.

4. cada país de su reinado que recorre o visita. si la estación se lo permite. El hace más. comienza por los que le han señalado por tener valor en la guerra. despoblado. lo saca de su empleo y lo reemplaza por otro. de imitar al rey de los Persas? Se dice que tiene por la agricultura y la guerra las ocupaciones más bellas y las más necesarias y que se interesa mucho por ellas. Sócrates. Si el comandante de plaza defiende mal el país. veo bien que no le de menos atención a la agricultura que a la guerra. lleno de árboles y frutos propios al clima. Cuando ve un gobernador que le muestra un país poblado. Tal conducta muestra que él vela con cuidado para que la tierra sea cultivada por los habitantes y que sea cuidada por sus guarniciones. asimismo a los que practiquen cada arte. y remplaza por otros jefes. Critóbulo dijo: Tú crees eso. 9. inspecciona él mismo las tropas cercanas a su residencia y hace inspeccionar las más lejanas a oficiales de su confianza. 10. Sócrates. 14. excepto a las guarniciones. Cada año. pues las artes mecánicas están desacreditadas y por esta razón los Estados las desprecian. al contrario. Sobre esto. 12. porque es inútil labrar grandes tierras. ¿qué arte me aconsejas tomar? ¿Nos avergonzaríamos. Critóbulo. replicó Sócrates. 5. 15. en las repúblicas con notable reputación guerrera. Sócrates. Con respecto al trabajo de la guerra. seguido de la dureza. cuando el rey distribuye presentes. el que comanda a los civiles y supervisa el trabajo rural puede denunciarlo. Critóbulo dijo: Si el rey hace lo que tu dices. 2. si no hay personas para 15 En Persia antigua. por lo que pasan por malos amigos y malos defensores de la patria. los convoca a todos a la vez. respondió Sócrates: puede ser. 13 . sus almas también pierden su energía. Se dice. 11. capitanes generales y sátrapas15 que son reconocidos por tener el efectivo prescripto completo y que presentan sus tropas bien montadas y armadas. uno vele por esos paraísos para que sean las más bellas plantaciones de árboles y de todo lo que la tierra produce de bello. honderos. Pero el mayor inconveniente de estos trabajos. porque de cualquier nación que recibe tributos él ha regulado el número de caballeros. 7. en cualquier país que el habite o frecuente. para los que no visita envía inspectores fieles. y pasa allí la mayor parte del tiempo. En efecto es cierto que los labradores que cultivan mal la tierra no nutrirán a la guarnición y se verán imposibilitados de pagar tributos. Tienes razón. si es posible ayúdame. un territorio productivo. la violencia o ve la desidia de su gobernador. Entendiendo esto. gobernadores. Así. es el comandante de plaza el que puede denunciarlo. hace una revista de las tropas mercenarias y de todos aquellos a los que manda portar armas. 8. Critóbulo. 13. y el gobernador civil deja el país poco poblado e incultivado. no se le permite a ningún ciudadano ejercer un trabajo manual. vela por los que tienen jardines. estamos de acuerdo que él se ocupa seriamente. le agranda su provincia con un nuevo distrito. pero si ve un país incultivado. Pero a mi. Por Zeus. ¿que el rey de los Persas tiene también interés por la agricultura? Examinemos la cuestión de esta manera. cuando tienen el cuerpo débil. Los comandantes de plaza. los obliga a estar a la sombra. que por donde el permanece. y tú mismo. pero aquellos hallados culpables de negligencia o malversación. que los persas llaman paraísos. número suficiente para mantener el orden y para defender el país en caso de agresión. 3. lo castiga. hace falta pues. Mantiene guarniciones en las ciudadelas donde encarga a los gobernadores de proveer los víveres y enseres militares. los otros comandan las tropas y las guarniciones. El se ocupa así pues de los trabajos de la guerra: su conducta es para nosotros la prueba incontrastable. porque por falta de protección. lo llena de presentes. los castiga severamente. veremos si tiene algún interés. son colmados de honores y regalos magníficos. éste vigilará a los dos oficiales. Arruinan en efecto el cuerpo de los que las ejercen. los aparta de sus empleos. es que les impide ocuparse de los amigos y del Estado. Critóbulo. 6. en el sitio de reunión. cuando el comandante de plaza asegura a los trabajadores rurales. o todo el día al lado del fuego. con tus luces. arqueros. dijo Critóbulo. Y. dijo Sócrates.pasan por los mejores y que me serán particularmente útiles. Los jefes que ha puesto con este doble fin no acumulan las dos funciones: unos comandan a los civiles y obreros de los cuales toman los tributos. no se puede labrar la tierra. dijo Sócrates. lanceros que cada gobernador debe tener. que. Allí dónde haya un sátrapa. Esto no es todo. y le otorga en recompensa lugar de honor. repletos de lo que la tierra puede producir de bello y de bueno. juzga todo por si mismo.

como a su 16 Diosa. ella ofrece nutrición fácil tanto al perro. Hay que rogar a los dioses para alejar a cuanto accidente ella esté sujeta. La tierra contribuye también a fomentar la pasión por la caza. como el mismo Lisandro le contara a cierto huésped de Megara. fui yo quien lo hizo. 1. que mandaba el ala izquierda. cuando se lo obedece voluntariamente y se quiere estar a su lado aun en los grandes peligros. en su admiración exclamó: << verdad Ciro estoy maravillado de todas estas bellezas. Por Zeus. 19. 16. y. que ellos mismo tenían derecho a pretender los dos premios. principio de generaciones. Primero los alimentos que nos hacen vivir. Lo que he dicho antes. hace a las manos más vigorosas. es ella quien las procura. llama en seguida a aquellos que tienen las mejores y más rendidoras tierras. Por otra parte estos bienes tan abundantes que ella ofrece. Es una ocupación que es a la vez. Ciro. en ángulos bien designados. que aquellos que fueron sus amigos combatieron con él. Ciro hubiera sido. para estar en estado de cumplir todos los deberes de un hombre libre. y de respirar tantos perfumes suaves que los acompañaban en sus paseos. hay árboles que he plantado yo mismo>>. encantado. un jefe de primer orden. Yo te juro por Mitra16. ello es debido a tu virtud. impresionado por el sonar de sus collares. y. y todas las dulzuras de la vida. dijo Sócrates. 2. en efecto que ningún soldado de Ciro se pasó al bando enemigo. 3. respondió Ciro. Tanto en el campo como en la villa. sintiendo el olor de sus perfumes. fuente de placeres y de riqueza. cultivar sus tierras. le hizo miles de demostraciones de amistad. si uno quiere servir al Estado en la caballería. que fue un príncipe ilustre. porque era tan maravilloso. no hay nada mejor que la agricultura para criar un caballo. todo eso. pero más me admiro de aquel que ha medido y dispuesto todo esto >>. Luego. >> 25. lo permite su blandura para tomarlos. Ciro. 14 . Otro tanto. dijo Sócrates. Lisandro. Entonces Lisandro habiéndole dicho esto. el levantarse temprano y hacer largas marchas. Si ha dicho eso. Lo probó en varias circunstancias. jamás me sucede. porque no puede haber valientes que pudieran vivir si no hubiera labradores. Han dicho. así la cría de ganado está ligada a la agricultura. todos los días. una fuente de placer y un medio para hacer crecer la casa y de ejercitar el cuerpo. Cuentan que un día. los perfumes. replicó Critóbulo. le tomó la mano diciendo: <<Por eso. 22. cundo fue muerto murieron con él a excepción de Arieo. si hubiera querido. el explotar la tierra que el de ser un hombre de guerra. 23. Lisandro. así se puede soportar los fríos del invierno y los calores del verano. respondió: <<Bien. Esto te asombra. me siente a la mesa sin antes haber sudado o fatigado en algún trabajo del campo o la guerra o algún otro ejercicio. los espectáculos deliciosos. ella enseña la libertad y la justicia. para obtener sus favores y obtener nuestros deseos. Lisandro se admiró de ver árboles tan bellos. es la tierra la que los suministra cuando se la trabaja. a los que supervisan el trabajo. Es para mis ojos una fuerte prueba que un jefe tiene mérito. arreglados en rectas calles. exclamó: << ¿Que dices. ella hace parir y nutre las artes. Ella ejercita el cuerpo y prepara para la guerra. Ciro. Lisandro lo miró y. de sus brazaletes y de todo su adorno. del cumplido. de suerte que ella nos da lo que podemos ofrecerle como sacrificios a los dioses. como defenderlas. se trabaja a horas regladas para las tareas más importantes.protegerlas. pero al de Ciro si se pasaron infinitos. Éste es aquel Ciro que demostró benevolencia y honró a Lisandro. viendo la belleza de sus vestiduras. cuando éste le llevo los presentes de parte de sus aliados. 18. es lo que ella también nos provee Además hay miles de alimentos que nos provee o desarrolla. 17. >> Capítulo quinto Elogio de la agricultura. Si uno quiere servir en la infantería ésta da un cuerpo vigoroso. En seguida todo lo que sirve para adornar los altares y las estatuas de los dioses. en particular en la expedición que hizo para quitar del trono a su hermano. que. tan igualmente espaciados. El ejercicio del trabajo manual. eres tú quien con sus propias manos plantó estos árboles? 24. Sócrates. que cuando ceno. los templa virilmente. no tiene por ser de menor valor. les dijo a los que había llamado para recompensarlos. le condujo por sus jardines de Sardes. es para mostrarte que los hombres más felices no pueden dejar pasar por alto la agricultura. 4. 20. 5. 21. Ciro tu me pareces feliz.

por la fuerza. uno encuentra a los dioses propicios. Pero. yo pienso que en la guerra. 12. Critóbulo que tú sabes que los dioses no tienen menos poder sobre los trabajos del campo que sobre los de la guerra. 14. pues. Sócrates respondió: Yo creo. Ves. el caballo llevando temprano al campo a los supervisores y trayéndoles de tarde. creo que tienes razón. enseña la justicia a aquellos que son capaces de aprenderla. los prudentes honran los dioses. Para mi. Si un día las tropas enemigas. Si. ¿donde se encontrará más leña para tener un buen fuego y poder hacer así baños calientes? En verano. se necesitan hombres solidarios tanto para la guerra como para la cultivar la tierra. 15. Capítulo sexto Recapitulación de los principios ya dichos. Para mostrar como unos triunfan allí donde otros fracasan. 6. 7. o lancear que la agricultura? ¿Qué arte tiene más rendimiento. recompensando a los que se conducen con el corazón y castigando a los indisciplinados. en tiempos de guerra es más seguro buscar sustento con la espada que con el arado. tienen deseos de esperanza a ser premiados. Si le va bien a la agricultura. Sócrates propone el ejemplo de un hombre bello y bueno. 11. la enfermedad hace perder miserablemente los rebaños mejores cuidados. Es por esta razón que han dicho que la agricultura es la madre y la nodriza de otras artes. y quien lleve sus tropas al combate deberá revisar él mismo los resultados. ¿Piensas que es menos necesario conciliarse con los dioses en la agricultura? Sábelo bien. cuando me aconsejas que no tome ningún emprendimiento sin invocar a los dioses. 17. las lluvias abundantes. en algún modo todo lo que posean. y la más libre para los amigos. sombras agradables. 18. las plagas y otros azotes destruyen los más bellos proyectos y los trabajos que uno ha hecho. vuelve a tomar tu discurso sobre la economía en el lugar 15 . siendo una divinidad. A veces. sería sorprendente que un hombre libre pudiera tener una posesión más atrayente o encontrara una ocupación más agradable y útil para la vida. procuraré seguir tú consejo en este punto. más que en el campo? 10. 20. 8. la más agradable para la esposa. los esclavos. 19. Por otra parte. impidiéndoles asolar la cosecha y las tropillas. arrancan el fruto de su trabajo a los que viven del campo. ya que es a quienes la cuidan mejor. la más deseable para los niños. ¿Quién es aquella que les ofrece a los huéspedes los platos más abundantes? 9. Entendiendo las palabras. rinden a la campaña servicio por servicio. sobre lo que hay y no hay que hacer. saltar. El agricultor debe infundirles coraje a sus trabajadores tanto como el general a sus soldados. ¿Que arte nace a los hombres más aptos para correr. tanto como los hombres libres. pero cuando se deja la tierra en erial. casi todas las otras artes se apagan sobre la tierra y el mar. pero en la agricultura hay una cantidad de accidentes que uno no puede prevenir. 13. la tierra. 1. Critóbulo dijo: Si. La tierra empuja a los labradores a defender el país porque sus frutos. para que le protejan los frutos jugosos o secos. ¿Que otra actividad nos permite ofrecer a los dioses premios más dignos de ellos o celebrar fiestas suntuosas? Es la ocupación del campo la más amada por el servidor. si los caballos y los perros sacan ventaja de la agricultura. Eso no es todo. las heladas. los bueyes. 16. que quiera ser buen agricultor deberá hacer celosos y obedientes a sus obreros. y quién le paga más. todas las artes florecen con ella. creciendo en pleno campo. las granizadas. Sócrates. antes de toda operación militar. rebaños. no habrá un dios que se oponga a que aprehendan a los que les han robado. En invierno. Aquel. La agricultura nos enseña a que nos ayudemos los unos a los otros. el calor excesivo. ¿donde encontraremos brisas y. les consulta con sacrificios y augurios. caballos. agrégalo. están a la disposición del más fuerte. ya que ellos disponen todo tanto en la paz como en la guerra. esa fuerza y la mala educación que ha templado sus almas y sus cuerpos los tendrá por culpables y. el perro ahuyentando los animales salvajes. o trata mejor a alguien que la practica. Sócrates. a los que les retorna en bienes. lo que has dicho me parece justo. A estas palabras. ya que ofrece lo que uno necesita. y asegurando la tranquilidad en los lugares solitarios. que la agricultura? Así pues se la debe que aprovechar. dijo Critóbulo.presa.

Entonces. Yo te diría pues. y ensaya acabar lo que resta decir. estaría deseoso de que me explicaras la razón de ésta doble diferencia. y. Pero porque tú sabes. 10. dijo Critóbulo. Nos ha parecido también que la agricultura incitaba a la bravura. 14. interroguémosle por separado a unos y otros. si comenzamos por recapitular los puntos de la discusión sobre los que estamos de acuerdo. veremos que los agricultores votarán por la defensa de la tierra. 6. Bien dijo Sócrates. ciudadanos y extranjeros que había uno así apodado Iscómaco. 9. también yo quisiera devenir digno de ese título. me parece que comienzo a distinguir mejor lo que hace falta hacer para vivir desahogado. donde ella debía hacer lo que la reina de las abejas en la colmena. de donde los hombres sacaban lo que les era necesario. como han estado acostumbrados a hacer. que no obtienen ningún beneficio. grabadores. y habíamos llamado y aplicado posesión. 5. es el género de vida más bello. Resolví entonces renunciar a bellos rostros para ir a uno que fuera bello y bueno. no había trabajo mejor que el de la agricultura. ¿quieres tú que te cuente desde el principio como yo me he conectado un día con un hombre que me ha parecido ser realmente uno de esos a quién uno le aplica con justa razón el epíteto de bueno y bello? Ciertamente. cuando veía un hombre bello. habíamos juzgado engañoso a las artes llamadas mecánicas. habíamos entendido todo lo que uno posee. como he llegado a estudiar a este hombre. En ese caso. 17. de acuerdo con los Estados. que algunos agricultores practican de tal manera su trabajo. yo ya me he absolutamente persuadido. dijo Sócrates. 16. 2. el mejor y el más agradable. hemos reconocido que esta ocupación era la más fácil de aprender. debe igualmente ponerse de acuerdo. Como había oído decir a todo el mundo. hombres y mujeres. la más propicia para desarrollar la belleza y la fuerza del cuerpo y dejaba a sus almas en una entera libertad para soñar. para un hombre bueno y bello. pintores y otros obreros del mismo género. lejos de fatigas y peligros. 4. la más agradable a ejercer. esconden almas depravadas. a fin de que hiciera lo que está bien y no realizara nada pernicioso. Bien. revise sus cuentas para evitar toda discusión. deseo escucharte ya que. si quieren defender el campo. como el nombre bello está ligado al de bueno. y ver que merecen para tal título. 12.donde la dejaste. replicó Sócrates. Primero. la mujer para aquellos del interior. yo mismo creo que algunos hombres bellos. o abandonarlo y defender las murallas. Por casa. todos los objetos de los que uno saca partido. que. me fue suficiente un poco de tiempo para visitarlos y examinar sus obras y reconocerlas como obras maestras. porque parecen degradar el cuerpo y destrozar el alma. cuando uno está en una sociedad de negocios. 11. consideremos dos grupos. pues producía más allá de las murallas los alimentos necesarios para nutrir a los que la ejercen. Después nos ha parecido que. Pero para examinar a aquellos que tienen el venerable título de bellos y buenos. en resumen. ya que están persuadidos que produce los mejores y más devotos ciudadanos dedicados al bien público. No era así. resolví ensayar entrar en relación con él. Para los buenos carpinteros. al fin de ensayar si podremos también acordar sobre el resto. 8. escultores. 7. así como cuando uno tiene pensamientos en común. Bien Critóbulo. 3. y esta ciencia. 15. mi corazón se abocó vivamente a uno de ellos. La prueba más clara que uno puede dar es la siguiente: supongamos que los enemigos invaden el país. dijo Critóbulo: que la agricultura. 16 . lo abordaba y ensayaba de descubrir si lo bueno estaba atado a lo bello. hay otros. aquello que para cada uno es útil a la vida. la habíamos definido como aquella que nos acrecienta más la casa. con amigos y con la cosa pública. y que sacan de ello lo que desean. Capítulo séptimo Primera conversación de Iscómaco con su mujer: El hombre está hecho para los trabajos de afuera. Sócrates. Hasta el presente he entendido lo que has dicho. Nos había parecido que era imposible todos las artes. 13. dijo Critóbulo. nos ha perecido que el nombre de economía era el de una ciencia. los labradores y los artesanos. Es agradable. pero los artesanos decidirán no combatir y quedar inactivos. Es el género de vida que los Estados estiman más. dijo Sócrates.

dijo. respondió Iscómaco. a mis ojos. hombre o mujer. jamás me quedo en la casa para realizar las tareas del hogar. afín de que no viera. 14. mi padre me dijo a mí lo mismo. estés sentado sin hacer nada? No es muy habitual en ti. que tendría gran placer de saber sobre ti. 10. 8. ella sabía administrar los asuntos que le concernían.1. dijo Iscómaco. eso tú y yo lo sabemos. Iscómaco. respondí. generalmente te veo ocupado y tú no pierdes el tiempo en la plaza. 7. respondió Iscómaco. la habían formado bien. Un día que le vi sentado en el pórtico del templo de Zeus Libertador y que me pareció que hacía ocio. 13. ninguna persona. 2. cuando la recibí? no tenía entonces más de quince años cuando entró a mi casa. A esto. para que ella aprendiera lo que era mejor para los dos. Así después de reflexionar yo solo por mí y. mujer. por cierto. le encantaron. Lo que a mí me toca. le dije. pero cuando me llaman para una contribución para equipamiento o para el teatro. entendiera. tus padres por ti. Pero. ya que. agregando el nombre de mi padre. prosiguió. pero habrá que entender que el que mejor cumpla sus funciones es el que habrá aportado lo más precioso. 12 Para nuestros hijos. Es inútil calcular quien de los dos ha aportado más a lo común. los medios para fundar una casa y una familia. Esas palabras: ¿que haces tú para que te llamen bello y bueno? Hicieron sonreír a Iscómaco. Tanto lo que yo aporté como lo que tú aportaste lo ponemos en común para ambos. Yo tendré placer en escuchar tu relato. por Zeus. repliqué. no me demuestras enfermedad. 5. si dios acuerda que tengamos. Sócrates mi mujer respondió preguntando: Pero. En nombre de dios. 9. debe conservar lo mejor posible sus bienes y acrecentarlos lo mas que puedan por vías honestas y justas. ¿comprendes tú al presente porqué tus padres te han entregado a mí? 11. ¿que ves tú que yo pueda hacer para contribuir a acrecentar nuestros bienes? Por Zeus. Sócrates. de tener éxito en su instrucción. No me verás más que hoy. pero no antes de hacer sacrificios y pedirle a los dioses. ¿Que podía ella saber. es que tu mujer. será también una felicidad que nos será común de encontrar en ellos a los defensores y cuidadores de nuestra vejez. 15. preguntó mi mujer. ya que veo bien la regia complexión de tu cuerpo. y respondió: Porqué me llaman de esa manera lo ignoro. Sí. o cuando la recibiste de su padre y su madre. pues. Antes había vivido. 4. No era solamente eso. 16. ¿eres tú quien ha instruido a tu mujer y la has hecho capaz de cuidar a los que tenía a cargo? Sí. me llaman simplemente Iscómaco. era una excelente enseñanza para el hombre y la mujer. nosotros nos obligaremos por lo menos darle la mejor educación. Iscómaco. Hay todavía otra cosa. cuéntame como has comenzado a instruirla. ser prudente. esto. y al mismo tiempo prometió solemnemente delante de los dioses devenir lo que ella debía ser y que vieran que observara escrupulosamente mis instrucciones. ¿donde pasas el tiempo y de que te ocupas? Quisiera aprender de ti eso que haces y por lo que te llaman hombre bueno y bello. pues he venido a recibir a unos extranjeros. estrictamente supervisada. Sócrates. por Zeus. Pero la gente prudente. ¿en que te puedo yo ayudar? Todo gira sobre ti. En cuanto a eso que tú me preguntas. busca al bello y bueno. respondió Iscómaco. me aproximé. 17 . Iscómaco. y tú y tus parientes me han elegido. yo le pregunté. ¿hizo contigo los mismos pedidos y sacrificios? Si. o cuestionara lo menos posible. probablemente entre otros posibles. si tú mismo has instruido a tu mujer y le has dicho como debía comportarse. 6. Sócrates. Iscómaco respondió: bien Sócrates. le respondí. cuando vino sabía hilar. y que esté ratificado por la ley. Pero para el resto. continuó. yo te he elegido. para esas tareas mi mujer es muy capaz como para dirigirlas sola. pregunté. más o menos en estos términos: dime mujer. ¿Que cosas? preguntó ella. agregó. 17. Pero cuando un asunto de este género no te llama. fue para que teniendo un lecho en común de nuestra unión surgiera un embarazo. 3. tejer y hacer un mantón con la lana que uno le ponía en la mano. Sócrates. dijo. es lo que me enseño mi madre. dije. ensaya hacer lo mejor que puedas aquello para lo que los dioses te han capacitado. dijo Sócrates. cuando ella se hubo familiarizado conmigo y fue enseñada a sostener una conversación. más que si me contaras las más bellas luchas de gimnasia o carreras de caballos. me senté a su lado y le dije: ¿por qué Iscómaco. Para la Sobriedad. fue lo que al menos me pareció.

esas ocupaciones de la reina de las abejas que se parecen a las que yo debo cumplir? 33. que tú permanezcas en la casa. de quedarse en la colmena y no permitir a otras abejas permanecer ociosas. velar que no se gasten en un mes las reservas de un año. dotó a la naturaleza de la mujer para el trabajo interior y a la del hombre para el exterior. Dios. que sabe que la timidez no permite la vigilancia de noche. 27 Para aquello que es la temperancia. si Dios los une en vista de tener hijos. a uno y otro en tanto dar y recibir. puede creer que este desorden no escapa a la mirada de los dioses y que el hombre puede ser castigado por descuidar sus propios deberes o por hacer los trabajos que le corresponden a la mujer. Hace falta pues. creo que los dioses no han combinado esta dupla que llamamos hombre y mujer. ha concedido a los dos la memoria y la atención. exigen actividad y cuidado. las envía con un jefe en colonias para comandar a las nacidas después. guardar para economizar las restantes. estaré obligada a hacer lo mismo? Hará falta ciertamente. las duplas se unen para procrear. Como estas actividades del interior y exterior. ha atribuido a la mujer una mayor timidez que al hombre. Por otra parte. nos esforcemos en cumplir nuestros deberes respectivos lo mejor que podamos. proseguí. dije. 21. 19. la plantación. dije todavía. 34. la abeja reina. luego éstos a los más viejos. sabiendo que le dio a las mujeres el instinto y la carga de nutrir los niños recién nacidos. Ella ha. Dios. según creo. dije. 31. a menos que uno pretenda que en la colmena. Preguntó mi mujer. mujer. y cuando las jóvenes abejas son capaces de trabajar. 35. Cuando te traigan lana. Hace falta abrigo para levantar a los recién nacidos. Es en efecto más honesto para la mujer quedar en la casa que pasar el tiempo fuera de ella. dije. y es más vergonzoso para el hombre quedarse en la casa que de ocuparse en los trabajos fuera de ella. y que supervises aquellos que lo hagan en el interior. Además preside la construcción de celdillas en el interior de la colmena y vigila que sean tejidas pronta y regularmente. hombre y mujer. ¿Yo también. sin haber reflexionado que la hicieron para el gran bien de la sociedad. dando a la mujer un cuerpo menos resistente. que. 18. la Ley los une para cuidar sus posesiones. por un instinto divino. 24. todo eso se hace a pleno al aire libre. 23 Haciendo los cuerpos de los hombres más capaces de soportar los fríos. Como le ha mandado a la mujer guardar las provisiones aportadas a la casa. respondí. 22. Dios le ha dado tanto a uno como al otro repartidos. las pasturas. respondí. Pero sabiendo que en los trabajos afuera habrá que proteger los bienes de las injustas agresiones. distribuir aquellas para consumir. él le asignó al hombre el trabajo exterior. 32. 26. 25. y vigilar también que las provisiones estén secas para que 18 . Por otra parte. 20.Cosas que. la reina de las abejas llena las funciones parecidas a las tuyas. mitad por mitad. están en desventaja el uno del otro en algo. me parece. nutren a sus hijos. para impedir que la raza se extinga. Pero como no fueron los dos igualmente dotados por las mismas cosas. que sabiendo lo que esta prescripto a cada uno por la divinidad. distribuye a cada uno su justa parte. según esto. esté encargada de trabajos sin importancia. ¿Cuales son. Me parece. preguntó ella. 36 deberás recibir las provisiones que traerán. debe enviar al trabajo aquellas que deben hacerlo fuera. pues la labor de semillas. 29. que hagas partir a los servidores que deban trabajar fuera de casa. le ha dado al hombre mayor intrepidez. deberás ver que los que tejen vestimenta lo hagan para quienes la necesitan. de manera que su unión les hace complementarios en lo que a uno u otro le falta. ratifica esta voluntad de Dios uniendo al hombre y a la mujer. Primero. lo hace falta para cocinar los alimentos recogidos y aun para fabricar las vestimentas con lana. sino por necesidad al abrigo en casas. es de ahí que se recoge lo necesario. Pero si los hombres quieren aportar comida a su abrigo. 28. mientras que. ella verifica y recibe lo que cada una aporta y lo conserva hasta el momento justo en que lo necesita. Dios le ha inspirado más ternura para con los bebés que la que le inspiró al hombre. Cuando el momento de su uso ha llegado. si bien no se podría decir a quien ha provisto mejor. Para mi y mi mujer. Al mismo tiempo. Si uno actúa contrario a la naturaleza que la divinidad le ha dado. La Ley. las guerras. no son de menor importancia. los viajes. cuando las provisiones entran a la casa. Es ella la que proclama la honradez de las funciones con que Dios ha capacitado a cada uno de ellos. respondí. Dios. hace falta gente que haga este trabajo a pleno día. 30. los hombres no viven al aire como las bestias. se ocupa del nacimiento de la cría recién nacida en el enjambre. les prescribió el trabajo del interior. hace falta alguien que las conserve y para hacer este trabajo el lugar debe ser bajo un techo.

las que aumentan el mérito y la consideración. habrás hecho de mí tu servidor. un golpe de ojo desolador para los amigos.puedan ser comidas. Iscómaco. comportan otras ocupaciones que te causarán placer. 7. dijo mi mujer. Pero donde tú gozarás el placer más dulce. me parece. que no buscarlo porque uno sabe que no lo posee. mujer. un inútil montón de asnos. cuando. agregué ¿que lástima se tiene por esos de los que se dice que llenan cántaros horadados. Por el contrario una armada bien ordenada es el más bello espectáculo para lo amigos. de vélites. tú estarás obligada a cuidarlo. Capítulo octavo Iscómaco muestra a su mujer las ventajas del orden dentro de una casa como en una armada o en un navío. seas menos considerada en la casa. Uno es verdaderamente pobre cuando necesita algo para usar y no lo tiene. una presa fácil para el enemigo. de no poder darme lo que te pido. Ejemplo del barco Fenicio. pero. quien no admiraría a los caballeros marchando en escuadrones. encontrar ridículo querer guardar y distribuir en la casa algo. y. te parecerá tal vez muy desagradable. mujer. es una reunión de hombres. si tú no trajeras nada. porque uno sabe de la inutilidad de sus trabajos? Por Zeus. de carros de caballos. y hábil para servir sea de un precio inestimable. 37. agregué. es que. es una confusión y un espectáculo que carece de encanto. las abejas son aferradas al punto que. le pregunté. sino las virtudes útiles a la vida. de insolentes. 3. Viendo su congoja. Aquellos que se vean apremiados por huir ante un ataque. no es tu falta. aquel que corre. 2. Mi mujer respondió: hay una cosa que me asombra: y es que las funciones de jefe no se dan en mayor medida en ti que en mí. 42. no es más que un barullo confuso. Una de las ocupaciones que te incumben. hayas hecho una sirvienta capaz. será cuando. me parecería ridículo aportar si no hubiera persona para conservar mis aportes. de cómodo y de bello en el mundo que el orden. la primera conversación que tuve con mi mujer. dije. repliqué. de sinvergüenzas. Y a mí. por Zeus. cuando un servidor caiga enfermo. Ya que uno podría. si por el contrario ejecutan ensamblados los movimientos y cantos. agregué. 40. los carros a caballo. y no me los pudo dar. tendrás la seguridad que envejeciendo. el sinvergüenza? 5. 4. le dije: no te aflijas. ellos así me deberán estar reconocidos de haberles cuidado y se mostrarán más agradecidos que antes. pero es una privación menos penosa buscar un objeto sin encontrarlo. Si hace falta combatir. mujer. 41. porque la reina vigila así el enjambre. mostrándote mejor que yo. más te harás apreciar de tu esposo como socio y de tus hijos como mujer de gobierno. caballeros. que enemigo no temblaría viendo hoplitas. cuando mezclados así. porque te entregué mis asuntos sin haberlos ordenados en el lugar donde debían colocarse. dije. 38. respondió Iscómaco. Ahora bien no hay nada mejor. cuando. Está ella en desorden. cuando cada uno hace lo que se le viene a la cabeza. la mayor parte en desorden sin igual. Con respecto a esto. esos mismos hombres encantan a la vez a los ojos y a los oídos. fiel. Pero notaste. honderos. el más penoso para los enemigos. Lo mismo se puede decir de una armada. 6. las gracias de la juventud. como cuando. tendrás autoridad así para recompensar las doméstica capaces y útiles a la casa y podrás castigar aquellas que te parezcan malas. el asno del carro. la hayas hecho una hábil hiladora. y agregó: no es. sino la mía. esposa. 1. para que tú supieses donde estaban y tomarlos. Un coro. me acuerdo como ella se mortificó y ruborizó. dijo mi mujer. Estuve encantado con esa respuesta. 43 Ya que no son. lejos de temer que avanzados los años. te rendirá una utilidad doble para ti. ¿Como avanzarán ellos. Cuando 19 . el que queda en la plaza. arqueros. dijo Iscómaco. por ejemplo. distribuidos en cuerpos distintos y seguidos en buen orden por sus oficiales. son desgraciados por hacer tales trabajos. a una sirvienta extranjera que trabaje en la lana. un día que le pedí objetos que había llevado a la casa. ninguna de ellas cree deber quedarse y todas las siguen a todas partes. Tal fue. ¿si tus consejos han hecho impresión sobre ella y la han vuelto más vigilante? Sí. tanto como me acuerdo. de una intendente o de una mujer de carga incapaz. Belleza de los objetos bien ordenados. Por Zeus. yo lo haré voluntariosa. y serás honrada dentro de la casa. 39. infantes. cuando ella abandona la colmena. Sócrates. Pero tus atribuciones. mujer. aquel que marcha. serán obstáculos los unos con los otros. son capaces de voltear a los hoplitas en su huída. Que amigo no tendría más placer en ver a los hoplitas marchando en buen orden. No ves.

me pareció que sabía y podía decir donde y cuantos útiles había y el lugar en que estaban. Cada especie de utensilios colocados en orden parece formar un coro. después de haberlos puesto. parecerán más bellos. dije. Sócrates. y a ésta sólidamente apoyada sobre el suelo. y contiene. está cargado también de aquello que el armador transporta para su provecho. 20. 19. que bella cosa que las marmitas estén clasificadas en un orden armonioso. Para mi. Dios amenaza y castiga a los indolentes. uno le debe. le dije a mi mujer: << nosotros haríamos prueba de una dolencia excesiva. encontrar sin pena nuestros efectos cuando los necesitemos y me plazcas dándome lo que te pida. Que bella cosa. compararse a un labrador que sembrara juntos la cebada. ellos conservan la ubicación de sus aparejos. o un plato de legumbres. al que se lo llama comandante de proa. cuando la divinidad desencadena la tormenta en el mar. Hace falta. 10. por más pequeños que sean. y el conocimiento del lugar de cada objeto nos lo pondrá rápidamente en la mano. ni eran difíciles de sacar. Todo cuanto te he dicho no ocupaba más espacio que lo que ocupan diez camas. todos marchando sin estorbarse como un solo hombre. se enderezan en orden y se embarcan y desembarcan en orden? 9. me parece. cuando los objetos nos hagan falta. 14. estría obligado a seleccionar lo mezclado. 11. para el caso que ocurriera cualquier cosa. como están ubicados los aparejos del barco. no encontráramos para estos objetos un emplazamiento conveniente y fácil de encontrar. los últimos encajando sucesivamente el paso de aquellos que le preceden. el trigo y las legumbres. Así sabremos que está perdido y que no lo está. Vi allí una gran cantidad de utensilios dispuestos separadamente en un pequeño espacio. la vista buscará lo que necesitamos. 8. gracias a esta simetría. nosotros que tenemos en la casa amplias bodegas para cada especie de objetos. todos están espantados. a pesar de lo extremadamente ridículo que lo encontraría un insignificante. Cuan ventajoso es ordenar los muebles y cuan fácil es encontrar en la casa un lugar donde ubicarlos como le conviene a cada uno. una recompensa. tal como un hombre que supiera con seguridad. después de ver la perfección de este preparativo. si no es porque navega con velocidad? ¿Y porque los que la navegan no se molestan entre si. de suerte que uno no perdía el tiempo. Observé que todos los objetos estaban ubicados de tal manera que no se mezclaban los unos con los otro. que no estaban en desorden. 15. cundo tenía prisa en servirse de ellos. Que bello también que las alfombras. extranjero. encuentran sin embargo lo que buscan. y parece que están sentados en orden. ¿no es cierto? dije una cantidad de aparejos de madera y cuerdas para entrar un barco al puerto y ubicarlo a lo largo. Puede. mujer si tú no amas el desorden y quieres administrar exactamente nuestros enseres. hacen falta también muchos de esos que uno llama “remos suspendidos” para hacerlo navegar. donde el centro mismo parece bello por consecuencia de la separación de cada objeto. ni de buscar aquello que uno necesita. Yo vi. 13. y cuando más violentamente balanceados están. pan de trigo. por otra parte. en lugar de ponerlo en tasas separadas. 12. los vasos de bronce. cuando subí para visitarlo. está también armado de una gran cantidad de máquinas de guerra navales. Él me respondió: << Yo examino. ni de dar un aparejo difícil de remover. La más bella y el más exacto orden que yo creo haber visto jamás. a ese mismo comandante pasar revista. todos los utensilios para servirse como en una casa. ¿Porqué un barco de guerra cargado de hombres hace temblar al enemigo y ofrece a los amigos un espectáculo agradable a ver. 16. enseñemos a la servidumbre a tomarlos y a guardarlos en su lugar. continuó Iscómaco. si él quiere no hace perecer a los que no están en falta. Porque no hay tiempo. los utensilios de mesa estén ordenados. a todos los aparejos necesarios para navegar. dijo. 20 . cuando la gente de mar encuentran lugares sobre sus barcos. cuantas letras hay en el nombre Sócrates y como están ubicadas. es aquella del Barco Fenicio. Todos los objetos sin excepción. éstos se deben sentir felices. para cada mesa. se encorvan en orden sobre los remos. cuando quisiera hacer una galleta de cebada. ya que el lugar mismo echara de menos lo que falta. mostraríamos poca inteligencia. >> 17. Así.una armada avanza en orden y tiene una miríada de soldados. cuando. le pregunté que hacía. pero no un hombre serio. Que bella cosa que los calzados y vestidos estén ordenados para que al levantarse uno los encuentre rápido para usar el que convenga. en un rato de ocio. El desorden. Asombrado de esta inspección. si. 18. transporta una cantidad de armas para los hombres. así nunca estaremos en aprietos. que no había que buscarlos. El segundo piloto. si están dañados o difíciles de retirar del montón de objetos. y si salva a los que maniobran según las reglas. busquemos para cada objeto el lugar que le convenga y.

Acá agrupamos las armas. otros que sirven para el baño. Sócrates. y sin embargo si envías a cualquiera de tus empleados domésticos al mercado para que te traiga alguna compra. demandando los muebles y tapices las más preciosos. los trabajos y los objetos que necesitan luz. Después los instrumentos que los sirvientes usan todos los días. Después de esto. hiciste para ella el orden. Ya que los buenos sirvientes cuando tienen hijos. ellos apartan y ubican sus efectos. Cuando hubimos acomodado por grupos todos nuestros efectos. Sucede a veces que un hombre busca a otro. respondí. los zapatos de las mujeres y de los hombres. hicimos un cómputo vimos el estado en que se lo entregábamos y lo asentamos por escrito. Sobre el orden de nuestros muebles y su uso. sino también el centro agrada a la vista por su claridad. Iscómaco. uniéndose. le mostré las habitaciones de los hombres arregladas de tal manera que se encuentra el fresco en verano y el calor en el invierno. pero renuncie enseguida a hacerlo. No nos debe desalentar. las habitaciones secas. que no se pusieron de acuerdo donde encontrarse. 22. Cuando hubimos recorrido toda la casa. Le hice ver enseguida las habitaciones de las mujeres. que lo puede encontrar a su lado. Sócrates. nosotros mismos nos pusimos a ubicar los objetos según su especie. éstos. otro de utensilios de mesa. ubicado en la parte más segura. Nosotros sabemos bien. por ejemplo: para hacer el pan. 2. las frescas. 8. ¿no es cierto? que la Ciudad de Atenas contiene diez mil veces más de objetos que los que hay en nuestra casa. 10. creer que será difícil encontrar quien aprenda a memorizar el lugar donde están todos los objetos. los llevamos al lugar que le correspondía a cada uno. por el temor de que no saliera ningún objeto que no debía y que los sirvientes no tuvieran hijos sin nuestro consentimiento. eligen un intendente. pero la construcción de las piezas ha estado calculada de manera de encontrar los receptáculos más cómodos posibles para colocar los efectos: cada pieza llama aquello que le conviene. no habrá otra razón. Su Mujer se encarga de la supervisión de la casa y de los sirvientes. después los tapices para el gineceo y los tapices para los departamentos de los hombres. después de su uso. y es. 4. la cocina. le recomendamos reponerlos en su lugar. así que era fácil ver que le daba el sol en invierno y tenía sombra en verano. 3. siendo esto necesario para ubicarlos rápido. el no se confundirá. Separamos las provisiones del mes de aquellas calculadas para todo el año: uno así ve mejor cuando se están por acabar. nosotros pusimos aparte los adornos de mujer para los días de fiesta y los hábitos de hombre para las fiestas de la guerra. las claras. ¿Cómo? Creí un deber mostrarle todos los recursos que ofrecía para ello nuestra casa. verás que él sabe donde hallar cada cosa que le pidas y te las traerá. es lo que a mi mujer le he dicho. 5. 23. Ella no está decorada de colores variados. 6. Bien. allá los instrumentos de hilar lana. El guardarropa. 21 . podemos. ¿El motivo?: porque es una Ciudad ordenada. hacer la experiencia sin daño y sin gran pena. 7. Comenzamos por reunir primero aquellos que sirven para el sacrificio. y les encargamos que los conservaran en buen estado. Capítulo noveno Iscómaco le hace hacer a su mujer la inspección de su casa. el trigo. se los confiamos a una intendente. 1. ¿parecía tu mujer dispuesta a seguir las instrucciones que de corazón le habías dado? ¿Pudo ella hacerlo de otro modo que el de prometerlo y prestar atención? Ella no pudo contener su alegría al haber encontrado facilidad para salir de su problema. son generalmente más devotos. Para ello. Si digo verdad. También me rogó comenzar a ordenar lo más rápido posible lo que le dije. les mostramos donde había que ubicarlos. si es que tengo buena memoria. todo dividido según el uso diario o el servicio de gala. cuando los necesitara. nosotros hicimos un grupo de utensilios para hace el pan. Para aquellos objetos que se usan los días de fiesta o de recepción o que se usan de tarde en tarde. encuentran más facilidad para hacer el mal. otro de artesas.Es así que un coro circular no ofrece solamente por si mismo un bello espectáculo. los peores. Yo le hice observar también como la casa se ubicaba al mediodía. 21. le dije. 9. separadas de la de los hombres por una puerta cerrada con cerrojo. ¿Cómo? Iscómaco. Después. mujer. la tejeduría y otras del mismo género. a la que después de indicarle el lugar donde iban ubicados. el vino. otro de la batería de cocina.

15. tengo más placer de contemplar la virtud de una mujer viva que si Zeuxis17 me hiciera ver una bella mujer en un retrato. agregó ella. 12. tu mujer después de haberte escuchado. los ciudadanos no creían suficiente tener buenas leyes por escrito. dijo Iscómaco. Respóndeme mujer. 3. si tú me consideraras negligente por no cuidar los bienes de la casa. que sentiría culpa y se compadecería de lo que le había impuesto para la gestión de nuestros bienes. como el senado inspecciona a los caballos y caballeros. sino que yo la juzgaba mal. pero que no podían usarlos a no ser que tuvieran autorización de sus amos. proseguí. he ahí lo que le hice comprender. Sócrates. ¿Me juzgarías más digno de ser amado. más agradable para una mujer razonable cuidar de los bienes que ella ama. después de un examen nos pareció la menos golosa. como un comandante de plaza pasa revista a su guarnición. una vez que había entendido mis consejos. le hice comprender. Sócrates. agregó. Iscómaco. sí que tu mujer revela tener un alma bien viril. La enseñamos a que nos amara haciéndola parte de nuestras alegrías. 19. Otra vez. yo quiero citarte todavía otros rasgos de la fuerza de su alma y te haré ver con que prontitud ella me obedecía. 1. y le mostré que la participación de los domésticos sobre los bienes de sus amos. ¿siguió tus consejos? Que podría haberme ella respondido. 14. poniendo por encima los hombres justos sobre los injustos y le mostramos que los justos tienen una existencia más rica y más noble que los injustos. alabando a quienes las cumplían y castigando aquellos que las violaban. menos dormilona. Iscómaco. si te mostrara mis bienes tal cual son sin. donde fue uno de los pintores más cotizados de su tiempo. Nombramos intendente aquella persona que. la mejor dotada de memoria. después de haber entendido la respuesta que su mujer le había dado. Yo invité pues a mi mujer. 13.) Pintor griego.11. le dije. Sócrates le expliqué a mi mujer que todas esas medidas no servirían para nada. guardarlos. De la misma manera. dijo Sócrates. y a buscar recompensa a cambio de servicios. es llevarlos. Le inculcamos los sentimientos de justicia. a examinar si cada objeto está en buen estado. Capítulo décimo Iscómaco disuade a su mujer de maquillarse y le aconseja la actividad. ellos elegían guardianes para hacer cumplir esas leyes. 17. la más atenta a evitar castigos por negligencia. que le dará la verdadera belleza con la salud. mientras que todo pertenece al amo y que éste dispone como quiere. Bien. a nuestro mobiliario. Y yo. Tal era la mujer a la que confiamos esta carga. según creo. que es natural y más fácil a una mujer sensata cuidar que descuidar a sus hijos. menos conversadora con los hombres. Aquel que gana más con la conservación del patrimonio y aquel que pierde más con su decadencia. cuando los teníamos. yo que estoy en sociedad de fortuna contigo. sin esconder 17 Zeuxis (Siglos V-IV a. y a reprender y castigar aquellos que tengan necesidad de ser castigados. 2. si me imaginaba que él me confiaba un trabajo penoso. ¿Qué rasgos? Pregunté: habla. cuidarlos. como una reina. porque son de ella.C. a pasar revista cuando juzgara oportuno. Le enseñé que en los Estados civilizados. a considerarse ella también como la guardiana de leyes de nuestro menaje. dijo. le dije: por Hera. to la vi toda maquillada de albayalde para parecer más blanca y de bermellón para parecer más rosa de lo que era realmente. supervisando su aplicación. Entonces Iscómaco me dijo: un día. que descuidarlos. cuando estábamos felices. a alabar y recompensar el mérito en proporción a los recursos presentados. 22 . y le confiamos nuestros pesares. Le inspiramos los celos de acrecentar nuestra casa. si no velaba ella misma de mantener el orden. es el más interesado a supervisarlo. calzada de zapatos altos para parecer más alta de lo que no era naturalmente. ya que tendría más ocupaciones que los domésticos. Me sería por otra parte más penoso. asimismo es. menos bebedora. 16. 18. fingir más de tener más de los que tengo. poniéndola al tanto de nuestras tareas y haciéndole participar de nuestra prosperidad. mostrándole que su deber era cuidar nuestros bienes. Por mi. Pasó la mayor parte de su vida en Atenas. Después de todo esto. replicó Iscómaco. Y ahora.

mantiene su salud. y te mostrara plata de mala calidad. respondió. Iscómaco monta a caballo. collares de madera cubiertos de metal y dándote por verdadero vestidos color púrpura de mala tintura? 4. De la misma forma los dioses han querido que nadie fuera mas agradable para los caballos que los caballos. dijo Iscómaco. le dije: Iscómaco. comparado con aquel de una sirvienta. las lágrimas darán la prueba. en nuestra unión. para hacer un don mutuo de nuestro cuerpo? Es de esta forma como dicen. Le dije que haciendo ejercicio ella tendría luego más placer en comer. y el baño lo pondrá al día.ninguno. se ejercita para las maniobras de guerra. y te diera a ver y a tocar bermellón en lugar de mi piel? 6. todo esto aumenta su fortuna. de hacer rondas y examinar si cada cosa estaba en su lugar. 3. como verdadera ama. o si me presentara ante ti frotado de bermellón con los ojos delineados de roja sombra y buscara. Ahora bien. Háblame ahora de tus ocupaciones: exponiéndome tus títulos de estima pública. corregirte. Yo. antes de lavarse. 8. De mi lado. sino de ensayar. Capítulo undécimo Levantado a la mañana temprano. cuando haya entendido todo a lo largo y aprendido. y yo. 13. ¿que respondió ella a esto? ¿Podría ella hacer de otro modo. que los bueyes para los bueyes. Bien. de mantenerse parada. si me esforzara en presentarte un cuerpo cuidado. mi mujer. yo te contaré de buena gana eso que hago todos los días. siempre que tú me corrijas. preferiría tocarte a ti mismo más que a un bermellón. 10. respondió ella. yo que tengo la reputación de contar simplezas y de medir el aire y que le han puesto de sobrenombre el pobre. ver tú propio color más que rojo sombra y tus ojos con los colores de la salud en lugar de colores prestados. 11. el sudor lo revela. si tú hicieses así. le dije. Su aire mismo. de supervisar la fabricación de pan estar presente en la distribución da la intendenta. contesté. que renunciar a mostrarse de esas prácticas y de procurar mostrarse simple y decente? Ella me preguntó sin embargo si yo podía indicarle el medio no solamente de parecer bella. Y ahora. 9. con la ayuda de los dioses. al lado del telar para enseñar lo que ella sabía mejor que las otras y aprender lo que no conocía bien. sino de serlo efectivamente. estoy convencido que el albayalde y el bermellón me gustan menos que tu verdadero color. me perjudicaría si quisiera corregir a un hombre perfectamente bueno y bello. El artificio se descubre. amarte con toda mi alma. grité. tapices y alfombras. 5. Agregué que sería también un buen ejercicio mojar y amasar la harina. si puedo. Esas supercherías pueden imponerse a gente extraña que no puede controlarlas. 7. pero cuando uno vive constantemente juntos. respondió Iscómaco. de sacudir y limpiar las vestimentas. estaré agradecido. sano y vigoroso y adquiriera una tez verdaderamente bella. Yo. 2. dije. que se vería mejor parecida y ganaría realmente bellos colores. yo no podría más. esto será una satisfacción para ti. sabe bien que mi mujer formadas por estas lecciones. si encuentras que no lo hago bien. 1. los deberes del hombre bueno y bello. que las ovejas para las ovejas. sobre todo si ella busca naturalmente gustar en lugar de servir para lo contrario. de la misma manera para los ojos de los hombres no hay nada más placentero que el cuerpo totalmente simple del hombre. Las mujeres que se quedan todo el día gravemente sentadas se clasifican ellas mismas entre las coquetas y equivocadas. Sócrates. Sobre esto. Ella replicó vivamente: habla mejor. ¿te parecería yo más digno de amor. o si te mintiera diciéndote que tengo más de lo que realmente digo. yo creo haber entendido todo por el momento y lo que has dicho está destinado a hacer un elogio de ambos. Le aconsejé de no estar sentada todo el día como los esclavos. lo 23 . ¿no nos hemos casado acaso. dijo Iscómaco. uno se engaña necesariamente. mujer. su exterior más propio y su adorno más decente son otro encanto seductor. al salir de la cama. Por Zeus. agregó Iscómaco. al verla como la vestí. 12. en lo que respecta a las funciones de la mujer. guárdate de engañarme así. se que ha aprovechado bien mis lecciones. supervisa los obreros. ilusionarte. si se ensaya hacerlo. En nombre de los dioses. asociado de cuerpo contigo como yo lo estoy.

si tengo algún proceder mejor que el de ellos. Después de esto. si se ejercita en los asuntos de la guerra. Yo. labrando un barbecho. expone con todo detalle lo que tú haces. y que de la misma manera incrementa sus fuerzas. ¿Como discutirlo cuando uno ve tanta gente que no puede subsistir sin el socorro del prójimo y tantos otros que se estiman felices si llegan a procurarse estrictamente lo necesario? Aquellos que pueden no solamente administrar su casa. 4. siempre cuidando de no estropear el caballo. Después desayuno. yo me ocupo. el cuidador. En efecto nosotros debemos alabar a estos numerosos hombres. vuelvo mitad caminando mitad corriendo y estrego la caballeriza. Enseguida. tú me hablarás en último lugar: yo no veo inconveniente. de honrar magníficamente a los dioses. montes escarpados y otras más. ensayaré. 18. Ya combinar a la vez ejercicios para la salud y el vigor. Sócrates. le dije. si sabe ocuparse y se esfuerza. Iscómaco. Sócrates. y solo lo puede hacer un hombre muy rico. del momento que un hombre tiene que comer. dijo Iscómaco. es un buen día para comenzar el estudio de la virtud. yo te comprendo. generalmente. Cuando llego a la campaña. Hasta aquí. que se ejercita. que se ocupa. imitarte. repliqué. Verdaderamente. la fuerza del cuerpo. ya que me parece bien dulce. llevando de la campiña lo necesario para la villa. respondió: << ¿Como un caballo podría tener fortuna? >> Dicho esto. cuando tú dices que un hombre que trabaja. si puedo instruirme en tu escuela. todo eso me 24 . Sí. y aunque sean inteligentes y activos. repliqué. dijo Iscómaco. Sócrates. lo que yo quisiera saber. si no fuera porque encontré el otro día el caballo de Nicias el extranjero. 5. voy a ver como lo hacen. mirándome como a un hombre que no está sano de espíritu. fosos. o recogiendo la cosecha. de poseer una gran fortuna. afín que. 12. y de contribuir de mi parte a que el Estado no sea desprovisto de dinero. 13. si tiene un bien natural. alcanzará con mayor seguridad la fortuna. yo comienzo. como puedes escapar con honor de los peligros de la guerra? En cuanto al medio de hacer fortuna. recto. 7. Si tengo algún asunto en la villa. y eso me sirve de paseo. el poder ser un hombre de bien. enriquecerte. arroyuelos. la estima de mis conciudadanos. 6. y. rindiendo homenaje a los dioses y ensayo obtener de mis ruegos que ellos me permitan adquirir la salud. dijo Iscómaco. 10. como para pasar bien la vida. Yo quiero sin embargo contarte todo lo que haga para ensayar. a mí también. 14. el esclavo lo hace rodar en el polvo y lo devuelve a la casa. Sócrates. sin además economizar para enriquecer al Estado y aliviar a sus amigos. entendiéndolo le dije: tú anhelas. pero ¿que trabajo haces para mejorar tú salud y vigor. 8. de socorrer a los amigos. la benevolencia de mis amigos. me aproximé al que lo cuidaba y le pregunté si el caballo tenía una gran fortuna. Sócrates. Tú bromeas. monto a caballo y le hago ejecutar maniobras que se parecen lo más posible a las de la guerra: pasar en oblicuo. respondió Iscómaco. yo tengo el hábito de salir de la cama a la hora en que puedo encontrar en su casa a la gente que tengo necesidad de ver. y yo hago un rendidor paseo por los campos que es mejor ciertamente. aprendiendo que le está permitido a un caballo pobre ser tenido por bueno. para pasar el día sin el estómago vacío. 17. me parece que si trabaja mucho puede digerir. es muy bello. puesto que por ahí has comenzado. desde mañana. ni tan lleno. Y porque me está permitido. levanté la cabeza. dije. Iscómaco. como haces para ahorrar y tener para ayudar a tus amigos y acrecentar la fuerza de la ciudad?: he ahí. 16. ¿como cuidas la salud y desarrollas tu fuerza física. Como yo creo haber remarcado que los dioses jamás permiten a los hombres tener éxito. Pero tú. sembrando. to alabo tu forma de ser. ya que mañana. Iscómaco. Según mi opinión. Iscómaco. Viéndolo seguido de una multitud de curiosos y entendiendo la conversación. todas esas cuestiones se saben. él sale más honorablemente. Sócrates. ¿como no se los va a llamar opulentos y pudientes? 11. Bien. tú no tienes mucho fastidio en administrarla. si están en una necesidad. salvarme honorablemente en la guerra y de acrecentar mi fortuna. cuando ellos no conocen sus deberes o no se preocupan de cumplirlos. ya con vista a la preparación para la guerra. es natural que aumente su haber. Y yo. bien le acuerda o no el bienestar. y. 15.que parece ser el más tonto de todos los reproches. tanto lo posible. En efecto. y conserva la salud. Por Hera. 19. declives. ese reproche me habría arrojado en un gran abatimiento. tengo ese anhelo que tú dices. agregué. y los corrijo. dije. un esclavo conduce mi caballo al campo. Iscómaco. repechos. ya también con el deseo de enriquecer. como te ejercitas para la guerra. Si nada me llama a la villa. que un paseo bajo el techo del gimnasio. Todo eso que tú dices. si hay gente plantando. 9. Iscómaco. Sobre esta cuestión.

Sócrates. entre los mejores jinetes y los más ricos ciudadanos. te haré otra pregunta: ¿te aplicas a ponerte en estado de rendir cuentas o de demandar a otro. 21. respondió. 20. Si alguno de mis servidores me acusa o se justifica. ¿Y como te defiendes ante ella? Fuertemente. Es sin duda. 24. tú tienes mucho miedo de perder tu renombre de bello y bueno. y he sido condenado a una pena o una enmienda. dijo él. es una cosa que yo no sabía. ¿no es cierto? enseñar a otro lo que yo mismo se. por Zeus. ¿Por quién. a ti y a los tuyos. pero como has dado cita a los extranjeros. Pero dime todavía. Seguido también en el curso de nuestras deliberaciones. por Zeus. Iscómaco. que tú no puedes hacer de mentira. Iscómaco. 22. 25. ¿Y como. yo no descuido por eso los asuntos de que tú hablas. defendemos al acusado injustamente. 4. no me iré hasta que la sesión no sea completamente terminada. en nombre de los dioses. o reconcilio amigos esforzándome en mostrarles que tienen mayor interés en ser amigos que enemigos. El ojo del amo. cuando tengo la verdad conmigo. dijo Iscómaco. sea en acusar a otros. también esa fidelidad a mí y a los míos es la que ensayo de entrada para inspirarlo en ella. dejo de ejercitarme en la palabra. dijo. la ciencia de un contramaestre? A nada. a pesar del método de vida que hago. o censuramos uno que queremos ver rechazado. yo no puedo hacer que la mala causa devenga buena. los esperas para no faltar a la palabra dada. ¿de que serviría. Capítulo duodécimo De la elección y cualidades de los contramaestres. cualquiera que sea. yo puedo bien. tú buscas. Soy yo. Sin embargo. 1. Sócrates. cuando no estoy allí. como tú. por Zeus. Estamos nosotros en presencia de una estrategia. 25 . 3. pues yo tengo contramaestres en la campiña. Sócrates. Tú debes tener muchos asuntos que reclamen cuidado. y tú sabes que hay un esclavo en alguna parte propicio para esa función. respondió Iscómaco. respondió Iscómaco. 5. pregunté. alabamos algún proyecto que nosotros deseamos poner en ejecución. pero cuando estoy en lo falso. si es necesario? ¿No ves. Iscómaco. sea a justificarme. nosotros te vemos diariamente sano y robusto y que te citan. dije. Más de una vez también. dije. Sin embargo. repliqué. cuando tienes necesidad de un contramaestre. ¿te ejercitas en explicar todo esto? Nunca. Iscómaco. le dije.parece admirable. ¿no deberá saber otra cosa que la que yo mismo se? Si yo soy capaz de dirigir los trabajos. que te sea fiel. Sócrates. Sócrates que yo me ejercito continuamente? No ves tú que yo me preparo. contestó Iscómaco: yo soy indignamente calumniado por mucha gente. Sócrates. cuando tienes necesidad de un carpintero. todas las veces que los dioses nos acuerdan una buena cosecha. 6. ya que sin fidelidad. le enseñas tú que sea fiel a ti y a los tuyos? Haciéndole el bien. porque gracias a los dioses. nosotros sabemos. yo escucho y procuro sacar la verdad. o haces tú mismo la educación de tus contramaestres. por Zeus. Tú das en efecto pruebas suficientes que persigues cada una de esos blancos. ¿Pero yo te retengo puede ser. Por mi mujer. Sócrates me llamen bello y bueno. y aunque muchos. que ensayo hacerlo. yo lo se. le dije. buscas uno para comprarlo. Sócrates. Iscómaco. y que no hacen el bien a nadie? 23. Pues aquel que debe estar en mi lugar en estado de supervisar. o censuramos al que obtiene favores sin merecerlo. Yo al contrario. verdad. procurarte un obrero habilitado en el trabajo mencionado. porque yo no le hago mal a nadie y que hago el bien que yo puedo a una gran cantidad de gente. 2. ahora que tu quisieras irte? No. Pero eso que tú le demandarás primero respondí. Iscómaco?. he sufrido un juicio particular. cuando yo observo gente que hacen el mal a muchos particulares o al Estado. Por Zeus. Sócrates. como. Pero dime. Pronto me lleno de amigos aquí y allá.

deja de lado esta cuestión de la formación de contramaestres. que aquellos que obtienen parte de tus bienes te son fieles y desean tú prosperidad. esos también son rebeldes a enseñarles. cuando el rey de Persia. cuando yo quiero tener intendentes fieles. dijo Iscómaco. Iscómaco. yo me fijo en hacerlos cuidadosos. Para decirlo en una palabra. están también los dormilones. Es difícil. pregunté. cuando uno es negligente. por Zeus. Sócrates. dijo Iscómaco. Sócrates. 12. por Zeus. por Zeus. cuando el deber los llama en otra parte. a pesar de los castigos que le inflingen. cuando yo veo hombres de tal temperamento. y ¿por lo tanto algún hombre entre ellos no quisiera tomarse la molestia de procurarse los bienes que desea? 9. o hay otros? Si. el ojo del amo me parece ser el mejor medio de hacerlo bello y bueno. donde hay un mal maestro. cuando el maestro se muestra negligente. 17. para el resto. están además los sensuales. cuando uno no conoce la música. Cuando yo los veo cuidadosos. continuó Iscómaco. a quien uno le puede? Es necesario que me lo hagas conocer claramente. no llegarás a hacer cuidadosos a aquellos entregados al vino. si se puede decir. 13. por Zeus. hace falta entender que al supervisar y a examinar los trabajos. y por eso mismo capaz de ser un buen intendente. sino también el arte de mandar. y dime. de aprender hacer bien aquello que enseña. a los negligentes. En nombre de los dioses. No ves tú que todos los hombres. ¿es también imposible enseñarle a supervisar los campos? No. 10. Respondí. que tienen temperamentos como tú exiges. Así. 11. 15. si es posible. Supongamos que tu hombre te sea fiel. que son incapaces de hacerse cuidadosos. es difícil que el sirviente devenga cuidadoso. dijo Iscómaco. pero mediocremente sensibles al aliciente de ganar. de hacer de otros músicos. ¿Y quienes son aquellos. 19. En efecto. yo no creo jamás haber visto un sirviente cuidadoso. cual era el medio más rápido de engordar un caballo. yo he visto sin embargo malos sirvientes. respondió Iscómaco. ensayo por medio de palabras o de actos que les piquen el amor propio. cuando un maestro enseña mal. Es decir. 14. le dije. renuncio y no ensayo más en hacerlos contramaestres. pregunté. 20. dije. no más que. 16. ya que el dormilón está fuera de hora para hacer su deber y deben hacerlo hacer a otros. Vamos. esa que atribuyen a un bárbaro. Sócrates. uno debe apresurarse. poder hacer a otros cuidadosos. cuando una cosa está bien hecha. Y aquellos que se enamoran de las riquezas. 8. como para el caballo. dijo él. a propósito de la educación. se interesan más en sus amores que en toda otra cosa. Sócrates. No. Es suficiente mostrarles el provecho que retirarán. 26 . No pueden casi encontrar esperanza de cuidado más atrayente que el cuidado de sus amores. uno no puede enseñar a todos los hombres indistintamente a ser cuidadosos. respondió Iscómaco. respondió el cuidador. habiendo encontrado un buen caballo y deseando engordarlo lo más rápido posible. y. respondió Iscómaco. es al contrario más fácil de llevaros a supervisar. preguntó a uno de esos que pasan por hábiles cuidadores de caballos. dije. <<El ojo del amo>>. Es una bella respuesta según creo. Y. dije. de ninguna manera. ni de suplicio más penoso que el de estar separados del objeto amado. ¿como los tomas tú? Yo siempre creí que esto era una cosa absolutamente imposible de enseñar. Primero. son fieles a ellos mismos. ¿hay todavía otros a quien uno no le puede enseñar a ser cuidadosos? Según creo. respondí. Yo no veo. Capítulo decimotercero Iscómaco enseña a sus contramaestres no solamente el arte de la agricultura.7. Lo mismo. Pero. yo los alabo y procuro de recompensarlos. pues la embriaguez hace olvidar todos los deberes. de manifestar el reconocimiento al autor y sin dudar castigar a los negligentes como lo merecen. en lo de un buen maestro. ¿No hay nadie más que los borrachos. En cuanto a los otros. de proceder mejor para provocar la fidelidad. ¿como les enseñas tú a devenir cuidadosos en lo que deseas? Muy simplemente. Sócrates. dijo él. Cuando uno quiere tener buenos supervisores. 18.

tan bien que cuando me entiendas tal vez te burlarás. Entonces. que los contramaestres tampoco tienen interés en su favoritismo. Para los otros animales. sabe comandar para obtener obediencia. y darles los de menor calidad a los peores. Cuando obedecen uno les da lo que desean. el peligro. pero no sabe que remedio aplicarle a su enfermedad. me opongo absolutamente a que los malos sean tratados como los buenos. dije. que los buenos esclavos se desalientan. sino de cualidades diferentes. dije. hasta que ellos se prestan a la voluntad del cuidador. y aquel que puede enseñar a ser un buen amo de casa puede enseñar a ser un buen rey. En cuanto a los esclavos. le falta todavía aprender lo que debe hacer. Sócrates. 1. además de las cualidades que has dicho. respondió Iscómaco. cuando. respondí. Para los hombres. ¿Y como. Sócrates. un administrador será útil como un médico que viene a la mañana y a la tarde a cuidar a un enfermo. Iscómaco. ¿le faltará todavía alguna cosa. Cuando tú has. Sin esos conocimientos. uno puede obtener mucho de ellos. Tampoco es para burlarse que uno merezca. la palabra basta para hacerlos obedientes. si se muestran reticentes. yo veo a los contramaestres repartir aquello que hay de mejor a los que son más dignos. cuando se posee tal capacidad. 8. Aquellos que son de naturaleza generosa son también aguijoneados por las alabanzas. al menos. También yo. la necesidad. siempre que uno les muestre que es de su interés obedecer. y los secundo. de que burlarse. dijo él. dándoles cualquier cosa que los alimente. afín de poder recompensar los buenos obreros con los mejores. Y cuando tú hombre. algunos son tan hambrientos de alabanzas como otros de alimentos y bebidas. de esta manera. cuando ensayan rebelarse. cuando. al contrario yo veo un obrero obtener un tratamiento de favor por sus adulaciones o algún servicio inútil. Ya que si aquel que los recoge en mano osa hacerlos desaparecer. 12. los alabo. pues satisfaciéndoles el apetito por cualquier comida de su gusto. según creo. por Zeus. 11. eres tú el que instruye a los contramaestres en el arte de comandar Yo lo ensayo. ¿también tu te encargas de enseñarla? 27 . 7. según creo. son tan bien tratados como ellos. por ejemplo. respondió Iscómaco. 9. en que tiempo y de que manera. Es así. muestras tú como comandar a esos hombres? Muy simplemente. Sócrates. Tales son los medios de que me valgo para hacer a mis sirvientes más dóciles. 4. al castigo. por Zeus. Iscómaco. De la misma manera los jóvenes perros. falta todavía que él no toque ni robe los bienes de su amo. será el capaz de cuidar tus bienes. respondí. Yo veo.1. pregunté. ¿para que sirve un buen agricultor ante semejante vigilante? 3. impreso fuertemente en el alma de alguno esta idea que su deber es tener cuidado de todo lo que le confías. o le falta todavía alguna cosa. que son inferiores al hombre al no tener inteligencia ni lenguaje. 10. respondí. No hay ciertamente nada. pues aquel que puede hacer a alguno capaz de comandar a otros hombres puede evidentemente enseñarle a ser buen amo de casa. grandes elogios. yo los reprimo y ensayo de mostrarles. cuando ven que toda la obra se hace por sus manos. 3. la recompensa. Si. cuando desobedecen se los castiga. hacer volteretas y muchas cosas más. lejos de cerrar los ojos. 2. o ¿habrá todavía que darle otros conocimientos para devenir un buen contramaestre? 2. y cuando obedecen voluntariamente. en nombre de los dioses. y haciéndoles trabajar. hay dos medios de hacerles aprender a obedecer. Yo les indico quienes quiero hacer mis contramaestres. 5. Capítulo decimocuarto Iscómaco inspira a sus contramaestres el sentimiento de justicia castigando a los malos y recompensando a los buenos tratándolos como hombres libres. Pero esta suerte de justicia. dijo. Pero supongamos que él conoce el trabajo que debe hacer. dije. o tu hombre será entonces un intendente completo? Falta todavía. que los cuidadores enseñan a los potrillos a obedecer. respondió Iscómaco. Sócrates. la educación que parece buena para las bestias es muy eficaz también para convidarlos a obedecer. de manera que la explotación no deje ningún beneficio. Si. aprenden de la misma manera a correr en redondo. que el aprenda a comandar a los obreros. yo no los hago hacer todos parejos. cuando obedecen. Cuando debo proveerles de vestimenta y de calzado para trabajar. 6. respondí. y que aquellos que no quieren trabajar ni compartir. y es. lo consideras tú un consumado mayordomo.

yo no te pediría más a propósito de este hombre si le faltara todavía alguna cosa. con otras tomadas del código del gran Rey. yo entendería bien que hace falta saber las letras. 6. es que yo ensayo hacer fieles a mis sirvientes durante su gestión. 1. capaces de comandar y honestos. y que además de todo eso. el más caro a los dioses y a los hombres. Ya que me parece. 9. es el que damos a esos animales que son bellos. 4. Lo mismo hasta ahora. y has agregado que la supervisión sola no serviría de nada. agregué. en parte a las de Solón. tratado de una manera muy ligera. 7. 5. es aplicando alguna de esas leyes. Estas leyes en efecto se limitan a castigar a los delincuentes. que dictando esas penas. no contento con enriquecerlo. es este arte el que enriquece al que lo conoce. mucha gente. me parece. quedan en la miseria. eso que hay que hacer. un verdadero tesoro. yo puse en parte a las leyes de Dracón. yo he aprendido también los procedimientos que tú decías para hacerlo fiel a tus intereses.Ciertamente. sabiendo eso. Iscómaco dijo: Al momento. más avanzado para conocerlas. 6. 4. es también el más fácil de aprender. 3. es el arte de la agricultura el que me pides que te enseñe. Iscómaco. Si en este mismo 28 . ya que un intendente como él es. dije. 2. mientras que las ordenanzas del Rey no solamente castigan el crimen. que además. cuidadosos. Me parece. Iscómaco. respondió Iscómaco. 9. prosiguió. él tenga también el placer de mostrarte de ver las mejores y más bellas cosechas en cada estación. 8. Si tú me dijeses eso. Si veo que. continuó. enamorada de ganancias. Capítulo decimoquinto Resta hablar de trabajos agrícolas: ellos son fáciles de aprender. yo lo trato como un hombre libre y. Para mí. Yo creo. yo lo considero como atentados de una avidez incorregible y les quito el hémelo. sino que también recompensan la honestidad. Ahora. lo honro como un hombre bello y bueno. yo no creo que haga falta conocer la agricultura para ser un buen contramaestre. 10. que esos legisladores han dictado muchas de sus leyes en vista de enseñar esta suerte de justicia. dije. Seguido. si no me equivoco. agregó. ¿Cual? Preguntó Iscómaco. Es que aparentemente. de suerte que viendo la gente honesta devenir más ricos que los deshonestos. 8. pero yo no estaría. sino todavía porque es celoso de mi aprobación. Castigos pronunciados contra los ladrones. que tú le has inspirado el celo de velar que tus prescripciones sean cumplidas. que le has hecho aprender también como él debe hacer para que cada cultivo reporte lo más posible. y su nobleza estalla ante los ojos. en despecho de mis buenos procederes. 5. que el gran asunto es aprender como cada cosa debe hacerse. Al contrario. tú vas a juzgar cuanto es este arte bueno para el hombre. que el hombre ávido de honores difiere del hombre ávido de ganancias en eso que es la alabanza y la estima lo que lo determinan a afligirse. agregó. Tú me has dicho ¿no es cierto? respondí. no solamente porque el gana con serlo. se quedan escrupulosamente fieles a la justicia. Pero hay un punto. como y cuando hace falta hacerlo. pero yo no encuentro todos los espíritus dispuestos a escuchar mis lecciones. yo no conozco mejor como trabajar la tierra. ellos quisieron hacer infructuosos para los bribones su sórdida ganancia. sobre el que nos hemos deslizado muy rápido y que no puede ser que dejes de lado. ensayan de robarme. según creo. pero. Sócrates. para guiar a mis sirvientes en las vias de la justicia. 7. Además es el más útil. respondió. Sócrates. Está bien el nombre de noble. Sin embargo. Pero eso que tú has dicho que hace falta saber bien para supervisar una explotación agrícola. a afrontar el peligro. Yo supongo que has inspirado a tú hombre el deseo de verte prosperar. a abstenerse de provecho vergonzoso. grandes y útiles y uniendo a estas cualidades la dulzura oculta del hombre. si yo descubro que un hombre se muestra honesto. cuando les falta. Es pues evidente. si uno ignora lo que hay que hacer y la manera de hacerlo. mientras que los que lo ignoran como un buen trabajo. haber comprendido bien lo que has dicho sobre lo que hace falta para instruir un intendente. continuó. el más agradable para ejercer. he ahí los puntos. dije. pienso. lo has hecho capaz de comandar. Es como si tú dijeras que hace falta conocer las letras para saber escribir el dictado y leer lo que uno ha escrito. que nosotros hemos. la muerte para el ataque a mano armada. la prisión para delitos flagrantes. pero. eso.

no dudan. que en medio de su trabajo siempre en el mar. ya que una tierra que produce bellos frutos salvajes. agregué. tú sabes mucho desde hace tiempo. seguido el campo vecino dará las más seguras indicaciones que el mismo vecino. No se hace cuestión sobre que trabajo que haga bien le preguntes. dará. Iscómaco. yo pienso. al contrario el agricultor más hábil en plantar. Capítulo decimosexto Manera de reconocer la naturaleza de un terreno. yo lograría el efecto de un médico que visita y examina a sus enfermos. fácil de aprender: razón demás para que tú me la expongas en detalle. de pretenderlo. dijo Iscómaco. 1. corriendo a lo largo de las costas. eso que la tierra ama producir para nutrir. pero sería una gran vergüenza para mi ignorarlas. ¿Qué dices tú? La tierra. 2. Bien. el te dirá exactamente como. Yo mismo pienso que tú sabes ya mucho. respondí. dije. un bello debut y bien hecho para invitar a un auditorio a preguntar. Del labor. que comience a ponerte en la memoria la agricultura?. hace falta conocer la naturaleza del suelo. He. sin que lo dudes. ¿si nosotros comenzamos. en efecto. exclamé. sobre todo que ellas son útiles. es la manera sobre como debería cultivar la tierra. seria muy dura a remover en el verano. a declarar que tal tierra es buena y tal es mala. dices. 10. Me parece. si uno la cultiva. 10. Así la naturaleza del suelo puede ser ella misma reconocida por un novicio en la agricultura. a labrar la tierra en invierno? Pero no sería más un conjunto de barro y hoyos. 3. Y en verano. llevan. uno no sabe. revela todavía su naturaleza. lo primero es preparar el barbecho. ¿Por donde quieres. Un terreno baldío. enséñame en que consisten los trabajos agrícolas. para reconocer su aptitud para la agricultura. 11. el más hábil en sembrar está muy contento cuando uno lo observa. porque es particularmente el hacer de un filósofo. la tierra no deja ver sus propiedades. Para que yo no me comporte como ese médico. sobre la cualidad de un terreno. bellos frutos comestibles. He ahí. 11. viendo los frutos de la tierra. dijo Iscómaco. O plantar. antes que su trabajo les haga vivir. Bien. 5. Iscómaco. 6. Si por la negligencia de sus propietarios. Sócrates. que eso que yo aprenderé con mayor voluntad. sobre los procederes agrícolas que tú quieres que hable. que se puede sembrar. Sócrates. Mientras que en efecto los otros artistas ocultan más o menos los procedimientos esenciales de su trabajo. 11. 4. La agricultura no es difícil de aprender. pues yo sé que. ahí. la agricultura sobresale en devolver la generosidad a quienes la ejercen. 8. Tienen razón. pero que entienden poco la practica. observando los frutos y los árboles. si quieres. preguntó. dije Entonces. Lo sé. uno mismo puede saber en terreno ajeno lo que este puede aportar o no. dije. es inútil ir contra la voluntad de los dioses. exactamente los mismos juicios que los agricultores experimentados. si quisiera recoger la mayor cantidad de cebada y de trigo. Una vez adquirido éste conocimiento. juzgar la naturaleza del suelo. Yo veo que la mayor parte del tiempo. tú sabes. sin conocer ningún remedio para sus enfermedades. y desprecien esta y alaben aquella. De entrada. yo quiero mostrarte que no hay nada de difícil en eso que pasa por ser el problema más delicado de la agricultura a los ojos de aquellos que exponen minuciosamente la teoría. un punto sobre el que me siento plenamente tranquilo: Yo no temo más. Sócrates. 9. Ellos pretenden en efecto que para ser un buen agricultor. La mejor manera de procurarse lo necesario no es sembrar y plantar donde uno tiene ganas. Tú no tienes más que observar a los trabajadores o escucharlos.momento me decidiera a cultivar. pues si uno no sabe lo que un terreno puede aportar. sin parar o disminuir su marcha para observar. supongo que para hacer la siembra. El arte de la agricultura es. y tú sabrás dar con rapidez. Bien. 29 . dije. Por eso me acuerdo ahora de los pescadores. no hay aquí como en otras artes que exigen un largo y penoso aprendizaje de aquellos que las estudian. dije. lecciones a otros. No hay nada de vergonzoso para ti en enseñarme cosas fáciles.7.

continúo él. o ¿crees tú que hay que sembrar en el momento en que lo hacía la gente antes? 2. hace falta que ella esté limpia de toda hierba y cocida al sol lo más que sea posible. sobre el cual no estamos totalmente de acuerdo. ¿no habría que hacer lo mismo y dejar la hierba de lado? Si. el comienzo. en tal otro. El otoño pasado. todo el mundo sabe que es mejor en invierno llevar vestimentas gruesas. Es que dios. ya sea poco para sembrar. Sócrates. lo mejor es sembrar durante toda la estación. Si al contrario tú dejas al sol 30 . lo mas seguido posible? Yo se cabalmente. Y si en vez de un arado. 15. ya sea mucho. que no hay mejor medio que remover las hierbas hasta la superficie. y al mediodía. dijo Iscómaco. Sócrates. Por delgada. En efecto. es esencial. 7. cuando está llena de hierbas. dije. el medio o el final. Por ejemplo. Sócrates. Y pues. respondí. Si. respondí. Tú sabes también. para sembrar. 6 Yo respondí: según creo. mojara la tierra. en tal otro. ella recibe del cielo una nutrición abundante. Y para echar la semilla. Si cargo a alguien. y yo te pregunto si darías la misma cantidad de semilla a las dos. Pues sin ninguna duda. Mira mi principio. dije. Pero déjame decirte. se usase una laya. es mejor al comienzo. o bien comenzar el comienzo y prolongar la siembra hasta el final. tú lo sabes sin duda igual que yo. Sócrates. En efecto sobre eso que el dios enseña. Iscómaco. sería en primavera. 5. y remover la tierra para que la parte cruda se cocine. ¿hay varios procedimientos? Este es un punto que nos falta examinar. dijo. justo. para estar en estado de secundar la voluntad. La mejor chance. dije. para que un barbecho sea bueno. ¿que hay un mejor proceder para obtener ese resultado que de remover la tierra en verano. Iscómaco. 10. la hierba devuelve estiércol a la tierra y no deja todavía que el grano que cae pueda crecer. Pero sobre el tiempo de siembra tú tienes una opinión particular. y todo el mundo piensa que hace falta hacer fuego si uno tiene leña. dije. que si después de haber echado la semilla en la tierra la remueves. si uno puede. no hay dos opiniones. o alguna tendrá más cantidad que la otra. dije. ves. Parece en efecto. dije. cuando uno le echa más grano. esperando que el dios. ya que lo vi hacer. y el que cargo es robusto. tiene necesidad de ser ejercitada. 9. dijo Iscómaco. Y crees tú. respondí. el medio. como aquel que toca la cítara. yo supongo. le echo agua. el mejor momento de la estación. así lo creo yo. 13. que tener mucho un año. ¿pero si se siembra en tierra delgada. Pero si la tierra débil se hace fuerte. 8.12. más lo deberá hacer un rico. el final. dijo él. si el vino es fuerte. es la pregunta que te hago. en tal año. porque está más friable. Hay sin embargo un punto. no fija invariable la marcha del año. removerla con un arado en medio del verano. dijo Iscómaco que estamos los dos de acuerdo. ¿entiendes tú una tierra débil y por espesa una tierra fuerte? Es así mismo. También todo el mundo sabe. el de saber cual es. elegir para sembrar. que esta es la estación más propicia para remover la tierra. y ponerla en la superficie para que se seque. 1. que momento crees tú preferible. para permitirle sembrar. dijo. ya que uno sabe a cuantas pérdidas se ha expuesto quién ha sembrado antes de ser invitado por el dios. que no se puede sembrar en terreno seco. preguntó. 14. se sirve del sol que le da tanta fuerza como el estiércol. o en otra espesa? ¿Que quieres decir? Pregunté. Iscómaco se puso a reír y dijo: tú bromeas. si uno lo puede hacer de otro modo. He pues un punto. poco otro año. Capítulo decimoséptimo De siembras y de escardar. que. donde los pareceres son divididos. a mi juicio. 3. como una bestia de carga como un burro. Sócrates. pregunté. 4. Si. le agrego carga. Y tú. ya que estimo que es mejor recoger suficiente trigo todos los años. secarlas por el calor y tostar la tierra a los rayos del sol. Sobre la labranza. dije. La mano. todos los hombres tornaban los ojos hacia el cielo. Es con la mano que hay que echar la semilla. Si trato de nutrir un grupo de personas.

12. te veo preso por el hecho: Tú sabes más que yo sobre la siega. chanchitos gordos. ¿de espalda o de cara al viento? No contra el viento. la cortaré al pie. por Zeus. ¿Cortarás la espiga a ras del suelo. dije. Tú sabes bien. de la trilla. Y bien. Si. así como se entiende por bestias de tiro indistintamente los bueyes. lo se. por la misma razón que tú has dicho que a los flacos se los ha de cargar menos. quemada mejora el suelo. dijo. Capítulo decimoctavo De la siega. o más alta? Si la espiga es corta. 11. tú me has hecho entrar más en cólera contra la hierba que cuando me hablaste de ella solamente. que tenemos razón de usar el escardador. yo pienso que será mejor cortarla al medio. Iscómaco. Hablándome de zánganos. Pero a propósito. que esas bestias no saben otra cosa que. preguntó ¿que en este momento el trigo no necesita de auxilio inmediato? Hace falta. las mulas y los caballos. Cubrirlos con tierra. y ahora estoy curioso de ver si se trillar el grano. dije. dijo. respondió. ¿que a una tierra débil se le debe echar menos semilla? Si. Bien. ¿no es cierto?. dije. respondí. he aquí una cosa que tú sabes. dije. Ya casi lo creo. repliqué. 3. Aceptemos que a menudo. es difícil a una tierra débil de llevar a término una cosecha buena. Ya lo ves. puede llegar. Pero como lo siegas tú. de su industria. dije viene naturalmente la siega. por la humedad las malas hierbas crezcan y ahoguen el trigo.nutrir el gano libremente hasta la madurez. dijo. y es que uno trilla el trigo con bestias de tiro. lo haré con gusto. no crees tú. 15. dije. hace falta arrancar las hierbas. de la criba. 31 . supongamos que los granos de trigo estén bajo el barro llevados por la lluvia. pues así los trilladores y cribadores no tendrán una molestia mayor al trabajar en cosas que no tienen necesidad. dije. yo comprendo lo que hace una buena comparación. Hazme aprender también lo que tú sepas sobre esto. Todo eso. Si ella es alta. dije. Iscómaco. ¿que crees tú que hace falta hacer para airearlo? Levantar la tierra. para tener más paja a mi disposición. Veamos. respondió. Y bien. 4. ya que los ojos y las manos van a sufrir. tú sabes que hace falta segar el trigo. Para el trigo encerrado en el barro. y las raíces estén desnudas arrancadas por la corriente del agua. dejan a su lado para alimentarse? Por Zeus. 13. pisar el grano sobre el cual uno las hace marchar. ¿Y si las hierbas que crecen con el trigo ahogan y roban su alimento. Seguro. Tú ves pues. 1. como lo zánganos inútiles roban lo que las abejas. dije ¿Y para aquel donde la raíz está desnuda? Dijo él. Iscómaco. 2. Quieres decir. 14. como hace falta hacer desaparecer a los zánganos de la colmena. y echada junto al estiércol incrementa la masa de abono. respondí. como es difícil que una cerda débil pueda criar amamantándolos. cuando el viento empuje la paja y la espiga contra el segador. pero a propósito. En cuanto a la paja que queda. si es que no sabes sobre esto más que yo. ¿porque escardas los sembrados de trigo? Tú sabes bien. Es indispensable. Estoy seguro. Sócrates. Después de la siembra. Sócrates. ¿no es cierto? que en invierno cae mucho agua. Sin duda respondí.

Así. o pintar cuadros: son cosas de las cuales nadie me ha dado lecciones. yo no sabría fundir oro. Y la plantación de árboles. Realmente. responde todavía a esta pregunta. Si. ya que ella tiene un largo trayecto que hacer para ponerse debajo del grano en la parte vacía de la era. Es un talento que yo no me conocía. dije. o recogerás el grano limpio en la extremidad de la era en un espacio lo más restringido posible? Por Zeus. dijo Iscómaco. Elogio de la agricultura. prosiguió. lo veo: sabiendo ya sobre la siembra. que tipo de agujero hay que cavar para plantar. ¿Quién. ¿Donde has visto que fuera aún menor de un pie de profundidad? No. Y de largo. cuando tú hayas limpiado el grano hasta la mitad de la era. no ceden ante los míos. tocar la flauta. 4. 5. dije. aprende lo que no sabes. Y. recogeré el trigo limpio. 32 . yo nunca vi que estuvieran a menos de esa profundidad. Tú has visto. cuidará que ellas pisen lo que debe ser pisado y que la trilla sea uniforme? Los trilladores evidentemente. ¿si uno se pone a trillar por la parte que está de costado al viento? Entonces evidentemente. ni la manera de ubicarlas al sol para que prendan mejor. Iscómaco. lo ignoraba. Iscómaco. porque es la más fácil de aprender? Si. respondió Iscómaco. por Zeus. respondí. respondí. dijo. yo que no conozco ni los terrenos donde hay que plantar. Retornando y metiendo sucesivamente bajo los pies de las bestias lo que todavía no fue pisado. ¿sabes tú que si se comienza a limpiar la parva por la parte que está cara al viento. dije. respondió Iscómaco. las cascarillas volarán contra ti? Forzosamente. No te he dicho hasta ahora todo. ¿tú no sabes plantar? Como saberlo. respondí. 7. estoy seguro. Sobre esto tus conocimientos. respondió Iscómaco. ni el largo que se debe dar a los fosos donde se meten las plantas. ni la profundidad. Pero. ¿continuarás trillando el resto de la paja dejando el grano desparramado. respondí. Y me pregunto después de un rato si. pero he observado a los otros artistas en su actividad. ¿Has visto alguno que tenga más de tres pies de profundidad? No. Sócrates. Y naturalmente. 10. dijo. respondí. ni el ancho. continuó. esta claro que es el mejor método de igualar la trilla y de acabar rápidamente. la cáscara. 6. dijo. seguido. con mi ignorancia. entre otras razones. ¿es ella también una rama de la ciencia agrícola? Si. para que las cáscaras no sean llevadas a la parte vacía de la era para que yo no tenga que trillar dos veces la misma paja. los que yo vi eran de dos pies y medio. Si. ¿has visto alguno de tres pies? No. 1. dije. dije. Si. 8. Después de esto. ¿Como es que. se caerían rápidamente. Digamos. nosotros vamos a limpiar el grano y a cribarlo. por Zeus. las bestias de carga no pueden saber más. caerá sobre el grano. por Zeus. respondí.En efecto. cierto. dije. no se de plantaciones? 2. los que he visto no tenían más que dos pies. pero dime Sócrates. dije. pues preguntó. 3. Capítulo decimonoveno De la plantación de árboles de la viña. 9. tú serías capaz de enseñar a otro la manera más rápida de limpiar el trigo. pues si los transplantaran a flor de tierra. Ahí. las cáscaras serán calzadas de entrada en la paja. como he observado a los que cultivan la tierra. si entiendo de semillas. dijo. Iscómaco. mucho menos de la agricultura. ¿que la actividad del agricultor es la más noble.

que pasas por ser un agricultor por excelencia. se encontraría con el agua. también encuentra que sabes más que yo. Eso salta a los ojos. el eje del tallo. ya que tendría más brotes bajo tierra. 11. yo creo. ¿se plantan de la misma manera? Si. Yo veo todo eso. Sócrates. dije. tu me haces ver cosas análogas a ellas. yo pienso. ¿Has visto ya como hace falta ubicar las plantas en cada especie de terreno? Si. Pues sobre la plantación de la viña. Sócrates. Sin duda. No crees que. por lo que es necesario creer que estoy tan instruido como tú. concluyo que bajo tierra. Está bien dicho. Supongamos que los pozos están cavados. Crees tú que plantando el renuevo entero parado en la dirección vertical él tendrá mejor raíz. Y ahora. dijo. si bien las plantas corren el riesgo de podrirse por el exceso de humedad o de morir de sequedad. Y las higueras. uno no puede dejar de verlo. ya que si uno hace un agujero profundo en la húmeda. que crecerán las raíces más rápido en tierra mejorada que en tierra inculta. yo respondí que no. 14. ya que si el método es bueno para plantar la viña. dijo Iscómaco. dijo. Tú verás. Iscómaco. con las raíces sucede lo mismo. y luego me persuades. si te preguntara sobre si son de buena o mala calidad. Hay que cavar un lecho de tierra debajo de las plantas. agregó. dije. ¿como lo plantaremos? Tú quieres todavía probarme. Donde. respondí. dije. Pero. pregunté. o ¿bien haciéndolo de forma horizontal doblándole el extremo inferior. dijo. es por ejemplo el que linda con el monte Lycabeto y todo otro que se le parezca. por Zeus. en crecer y hacerse fuerte. ya que sé que la tierra floja se hace barro con el agua y que. cavarías tú una fosa profunda para tus plantas. ¿Interrogar será como enseñar. te limitarás a rellenar la fosa o ¿apisonarás cuidadosamente la tierra alrededor de la planta? La apisonaré. Pero agregó. Yo veo que. se desecaría hasta el fondo. Yo creía que no podría decir nada sobre la manera de plantar. 6. Es evidente. 9. es que las fosas no tienen más de dos pies y medio. yo no ignoro nada de eso que tú has dicho. continuó. cuando hace poco me preguntabas sumariamente si yo sabía plantar. 7. Tu me condujiste por las cosas que yo se. pues lo sabes perfectamente. respondí. he ahí una cosa que tú sabes bies Sócrates. y uno no puede plantar en el agua. y todos los árboles frutales también. yo respondí. tú estás también más instruido que yo. pero de nuevo me pregunto porqué. si mis preguntas fueran sobre monedas. Cuando echa muchos brotes y luego raíces bajo la tierra. Es así que yo lo plantaría. bajo efecto del sol. ¿no es cierto? que yo conozco también las cosas que yo creo no conocer. Y el olivo. respondí. éste se mostrará más rápido a través de la tierra blanda que en la dureza de una tierra inculta. porque uno los planta sobre todo a lo largo de los caminos. dijo ¿como se pone una cáscara por debajo de la arcilla? No. porqué lo rechazaremos para las otras plantaciones. si pones debajo de la tierra mejorada. que se pone una cofia de arcilla cabeza de las plantas y que uno le cubre toda la parte superior. respondí. por Zeus. 13. Iscómaco? El hecho es que me he dado cuenta al presente del método que tú has seguido en los sucesivos interrogatorios. Verás que uno cava para el olivo una fosa más profunda. 8. Tú quieres sin duda que tus plantas crezcan lo más rápido posible. respondí. 16. preguntó. el calor habrá de desecar las raíces. en el aire de esos brotes crecen las ramas. 12.5. dije. doy fe. y un terreno húmedo es aquel del pantano Phaelera y cualquier otro que se le parezca. 15. por Zeus. ¿puedes distinguir un terreno seco de un terreno húmedo? Un terreno seco. respondió. ¿podrías tú persuadirme que sabes discernir una buena de una mala? Y si te hablara de 33 . Sobre esto. ¿en la seca o en la húmeda? En la seca. Tú verás que todas las plantas tienen tronco. la planta no tarda. por Zeus. dije. ¡Tú lo ves! Entonces ¿que hay que tú no comprendas? Puede ser que ignores. pero después que comenzaste a preguntarme punto por punto. de manera que tenga forma de letra gamma invertida? 10. ni menos de un pie de profundo. Iscómaco.

Ella misma nos da agregó. entre los jefes. cuando lo encuentra en su vecindad. 19 cuando viene el momento en que los racimos necesitan calor para dulcificarse. Todos saben que es preferible ubicar centinelas de noche y de día delante del campo. les dará eso que place a la tierra. Capítulo Vigésimo Eso que hace la diferencia de un agricultor a otro. la manera de atesorar. ¿Que hierba. y otros no. desplegando su pimpollo. mientras que otros no pueden procurarse lo necesario y están llenos de deudas. lo que diferencia entre los labradores y los resultados que obtienen. ¿podrías convencerme que tú sabes tocar la flauta.flautistas. Por ejemplo a la viña. Aquí yo le dije. y otros no piensan en él. porque ignoraban que terreno convenía a la viña. lo mismo de la pintura o hacer todos los otros oficios de cualquier tipo de género? Puede ser. de enmendar los terrenos. se la ve subir naturalmente por el árbol. de las que se deberá limpiar después. La consecuencia no es justa. Sócrates. 5. y otros no. y otros no la observan. unos prestan esta precaución. como pues. todos ellos saben que. es preferible adoptar el orden de marcha que permitirá. Es una regla común. Telo voy a decir Sócrates. 7. 1. He ahí. se han de tomar con anticipación los puestos favorables que de no hacerlo. otros mal. de hacer trabajar los obreros. 8. o porque no han sabido que es bueno trabajar el barbecho antes de sembrar. dije. allá racimos todavía verdes. y bien se que nadie jamás me ha enseñado esa arte. Te ha dicho ya que la agricultura es un oficio tan bueno y dulce para el hombre que uno no tiene más que verla y escuchar: ella nos brinda en seguida sus secretos. porque me has convencido que yo entendía de agricultura. No es ni el saber ni la ignorancia de los labradores lo que pone a unos en la opulencia y a otros en la miseria. No escucharás nunca. 11. el tiempo. como uno recoge a los higos. según necesidad. si la agricultura es tan fácil de aprender y si todos los hombres conocen igualmente los mismos principios. de abonar. o la pusieron en un terreno estéril. Es lo mismo con los generales: en algunas operaciones estratégicas. todo el mundo ve que se hace por si mismo. Sócrates. Los principios son conocidos por todos los generales y la mayor parte de los profanos. o porque no han sabido que es bueno mezclar abono a la tierra. sin embargo. 3. unos las hacen bien. sino de actitud indudablemente. Todo el mundo conoce también que cuidado reclama un terreno muy húmedo para sembrarlo. prosiguió. agregó. no de inteligencia. muchas lecciones sobre la manera de tratarla. para él no vale la pena cuidar la siembra ni abonarla. ni higueras. 2. cuando su fecundidad nos muestra aquí racimos maduras. replicó él. cuando sus racimos son aun jóvenes. mucho más que el descubrimiento de algún ingenioso procedimiento de explotación. 17. Este hombre si no tiene vino. Y sin embargo el dios desde lo alto provee del agua que convierte todas las fosas en charcos. es porque para él no vale la pena plantar viñas. Lo mismo que con el abono. pero. es la actividad. Iscómaco. 6. de combatir con la mayor ventaja. no obstante conocer exactamente bien como se produce. Tú escucharás más bien decir: Este hombre no ha recolectado el trigo de su campo. es el hecho que ellos no vivan todos en igualdad de condiciones. pero unos la observan. por si mismo. ella nos invita a recogerlos. 18. de comprar las tierras baldías y valuarlas para revenderlas. todo el mundo dirá que no hay nada mejor para la agricultura. unos lo toman y lo amontonan. porque no han plantado bien el orden de las cepas. de que manera uno drena el agua por las zanjas y como corrige la salinidad 34 . en fin. o muy impregnado de sal para plantarlo. correr un rumor como éste: Esa casa allí se ha arruinado porque el sembrador ha sembrado desigualmente. y la facilidad de tenerlo en abundancia. Por ejemplo. ya que unos viven en la abundancia y hacen economías. Quítense esas hierbas. y así nos advierte de dejarla desnuda para apresurar la maduración del fruto. y eso tiene una diferencia. cuando uno quiera sembrar. a medida y mesura que ellos se hinchan de zumo. ella enseña a ponerle sombra a sus partes sometidas al sol. 4. 10. cuando se avanza en un país enemigo. pero unos cuidan que los haya. así nos enseña a darle un soporte. aquí también. es porque es negligente y no hace nada para tener algo. 9. otros no. dejan caer sus hojas. unos la ponen en práctica. que tierra no se convierte en abono en un agua estancada? 12. la tierra por su lado provee de hierbas de toda clase. Será difícil encontrar alguien que ignore que al atravesar un desfiladero. dijo Iscómaco. échenlas al agua.

26. ellos son dos jóvenes bien fuertes. 17. ese era mi padre. 25. Sócrates. sobre todo si hay muchos obreros. 19. hay para un labrador cuidadoso y aplicado un medio muy eficaz de enriquecerse por la agricultura. a su modo de ver. 14. ella es sensible también. unos velan para que trabajen todo el tiempo. 20. 13.por la mezcla de substancias sin sal. a la gente floja y a la gente activa por los signos fáciles y claros que ella provee. mi padre lo practicaba y él me lo trasmitió. y otros no lo hacen. Yo te diría. siguiendo su gusto. He ahí lo que mina las casas mucho más que la excesiva ignorancia. que nosotros hemos ya dado a muchos terrenos un valor muy superior a su valor primitivo. Pero la agricultura denuncia claramente las almas débiles. si uno de ellos deja el trabajo antes de tiempo. El amor de los comerciantes por el trigo es tan fuerte que. que si hubo alguna vez en Atenas un hombre naturalmente enamorado de la agricultura. Iscómaco. agregó. Así que puedo decir. aquel que no conoce ningún trabajo lucrativo. mientras que una propiedad o un ganado que se puede mejorar. la diferencia es grande entre aquellos que ejecutan la tarea que uno les ha prescrito. pero incultivado. como en las otras artes. defender su ignorancia. reposa al lado de fuentes y bajo la sombras. 22. Sócrates. pero enseguida compraba en su lugar otro campo. También la tierra reconoce muy bien. cuando me hayas escuchado. por la negligencia o el genio de su propietario. pero si había un campo estéril y no plantado. ni una planta. entre trabajar mal y cuidar mal la obra. tu padre tenia por la agricultura exactamente el mismo amor que los comerciantes tienen por el trigo. en efecto. Iscómaco. que los obreros encargados de cultivar la viña para desembarazarla de las malas hierbas lo hagan de manera que ellas queden más tupidas y vigorosas. Supongamos que uno ignore absolutamente lo que la tierra puede producir. el otro. es más aventajado y tan fácil de aprender que. Sobre un recorrido de doscientos estadios. si se trata de acabar cualquier obra. sobre diez hombres. agregó. la diferencia es tan grande como entre la actividad integral y la ociosidad total. encuentran los pretextos para no hacer nada o que se abandonan a su indolencia. Porque si. y otros no hacen nada. prosiguió. Por otra parte. o los revendía. el que causaba más satisfacción. Entendiéndote. es ese el que consideraba adquirir. los holgazanes no pueden. Que uno deje a los obreros holgazanear todo el día. 24. cuesta caro y no es susceptible de mejoras y el pensaba que un campo que no se puede mejorar no procura el mismo placer. Entendiendo esas palabras. 15. cuando ellos 35 . dijo Iscómaco. hará fácilmente la diferencia de una mitad sobre la totalidad de la obra. para mí. Pues no hay nada que mejor que un campo incultivado que deviene propicio a cosechas de toda clase>>. Y este sistema. Por lo tanto uno puede persuadirse a si mismo que puede vivir sin lo necesario pero. <<Un campo bien trabajado. Por ejemplo. y que no conoce como trabajar la tierra se propone vivir del robo. observa el paisaje y respira las ligeras brisas. no hace falta asombrarse para saber. esto sucede porque uno no pierde de vista su blanco y tiende a proseguir su marcha. o está completamente loco. si quieres. que la fortuna le ha dado lugar a la pobreza. pero su amor por la agricultura y el trabajo le ha hecho buscar. de la rapiña o mendigando. llegan dos hombres con una diferencia entre ellos de cien estadios. de aquellos que en lugar de trabajar. Por otra parte. ya que todo el mundo sabe que la tierra recompensa pagando los cuidados que uno le rinde. Asimismo en los trabajos del campo. sin embargo unos se ocupan. que uno no pudiese entender en persona la verdad sobre este punto. te irás también sabiendo que tanto tú como yo podremos. ¿puede uno calificarlos de otro nombre que no sea el de perezosos? 21. 16. Sócrates. para tener o no tener éxito en la agricultura. dije. dijo. le pregunté: Es que tú padre. decía él. es que en una explotación. Jamás me permitió comprar una pieza de tierra bien cultivada. que uno no pudiese ver ni fruto. 23. ¿se quedaba con todos los campos que revaluaba. Cuando la despensa escasa. húmedas o secas. por Zeus. dijo. para satisfacer su amor al trabajo. ¿no es más fácil hacer una prueba sobre un terreno para conocer su bondad. era. y los trabajos son insuficientes para cubrirlos. 18. hay uno que trabaja todo el tiempo prescrito. A mi padre le enseñó otra persona y no torturó a su espíritu para saberlo. si le hallaba un buen precio para hacerlo? Él los revendía. la tierra no usa presumir para engañarnos: ella revela siempre y francamente lo que puede y lo que no puede. Aquí. es tirada entera de la propiedad. una propiedad donde el pudiese a la vez combinar el provecho con el placer. como aquella que hacemos con un caballo o un hombre para conocerlos? Nunca. Lo que hace una gran diferencia. en efecto. la diferencia en el resultado es sensible. 27. comunicar esta ciencia a otros.

Si. y solo encuentran gloria en oponerse a la voluntad de su jefe. 36 . el hombre que les puede ofrecer el peor y más severo de los castigos y darle a los celosos magníficas recompensas. Es lo mismo con los obreros domésticos. hay oficiales que saben decir y hacer lo que hace falta para estimular los espíritus de los remeros y hacerlos trabajar voluntariamente. siente nacer en ella el amor al trabajo y el deseo de ser visto por los jefes en el cumplimiento de una bella acción. 3. sino porque es capaz de imprimirle a sus soldados la convicción de que deben seguirle a través del fuego y en toda suerte de peligros. 8. a este jefe no puede faltarle potencia. ellos lo llevan allá donde han escuchado que el trigo cuesta más caro y es más apreciado por los habitantes. 4. que has presentado hábilmente todas estas consideraciones con el apoyo de tú aserto. Los generales también diferencian a unos de otros con respecto a esto. ni porque tiene el mejor caballo es el mejor jinete o por estar mejor armado es el primero en afrontar el peligro. y comienza a construir otra. el Mar de Sicilia. Por Zeus. por ejemplo. lo depositan en los barcos y lo transportan ellos mismos por el mar. fuente de bien para cada uno. pero otros son totalmente incapaces tardando el doble de tiempo en hacer el mismo trayecto. por Zeus. si sucede algún fracaso deshonroso. 9. estoy enteramente convencido que tú tenías razón. la emulación. ni porque es más hábil en lanzar una lanza o una flecha. ni dignarse a obedecer. Toman lo más que pueden. para inspirarles el temor de cometer un acto cobarde. y hace falta remar todo el día para llegar al puerto. pero en cuanto al talento de comandar. pero detestando al jefe y detestados por él. Sócrates. dije. no consienten que la necesidad los obliga. después de todo lo que has dicho. Cuando lo subordinados están dispuestos al respeto de un jefe. llegan sin sudar. la arrogancia de la disciplina individual y colectiva y la alegría al trabajo. De un lado. la más fácil de aprender. A esto Iscómaco replicó: Tú bromeas. bajo la influencia de un buen general. 28. Sócrates. economía doméstica o de guerra. donde tantos brazos juntos están prestos a ejecutar las voluntades. y ahí está realmente el gran hombre que puede cumplir grandes obras por la inteligencia más que por la fuerza. de la misma manera la armada entera. atraviesan el mar Egeo. ni el peligro. Si al contrario la vista del amo los emociona y le inspira a cada uno el ardor. 6. 10. jefes extraordinarios. el deseo de la consideración. si entonces no hacen nada que los señale como celosos. Es más o menos así que tú padre ama la agricultura. pueden hacer obreros celosos. dijo Iscómaco. y ahora. superiores. Después. por el otro. 5. Unos producen soldados que no quieren afrontar la fatiga. pero no tengo por menos a quien construye una casa. agricultura. 7. Pero. dijo. ellos viajan por mar a buscarlo. ya que has declarado desde el principio que la agricultura es. que al tomar en mano esos hombres. Aquel que se hace seguir de una multitud así animada. y la convicción que es mejor obedecer. por Zeus. porque el sea más robusto que los soldados. cubiertos de sudor felicitándose unos a otros. intendentes o supervisores. no. estoy de acuerdo contigo que hay entre los hombres grandes diferencias de inteligencia. cuando tienen necesidad de plata. respondí. y uno tiene razón en decir que avanza con un gran brazo. cuando los obreros ven parecer en el amo. jefes y subordinados. aplicados y asiduos. cuando hay que trabajar. no lo desembarcan al azar en el primer sitio que encuentran. Iscómaco. estoy presto a jurar que tú tienes razón de creer que se ama naturalmente aquello de lo cual uno espera sacar provecho. unos desembarcan. y luego la vende cuando las termina. el Mar Negro. cuando se está en alta mar.oyen hablar de un país donde éste abunda. y es allí que lo venden. de todas las artes. es un amo que no sabré admirar. Iscómaco. Hay por el contrario. Por ejemplo. talento necesario en todo asunto. 29. Pero yo pienso. Cuando los jefes de trabajos. y a menudo todavía otros. sabios. sobre ese punto. Capítulo Vigésimo primero La superioridad de un agricultor sobre otro viene sobre todo de su talento para mandar 1. esos son los que crean la prosperidad y aportan la riqueza a la casa. en un navío de guerra. LO mismo que uno ve en algunos particulares el amor innato al trabajo. política. 2. esos mismos generales no les enseñan a sonrojarse. yo diría de aquel que tiene alguna cosa de carácter real. ese merece verdaderamente el nombre de magnánimo.

lo que es mayor aun. para mí. 37 . He ahí. que no es acordado nada más que a los hombres de una sabiduría verdaderamente cumplida. los dioses. de grandes dotes naturales. Solamente. al contrario hace falta. y. y notablemente dentro de la agricultura.11. el punto capital de toda obra hecha por hombres. se dice. además de la instrucción. de la inspiración del altísimo. la primera vez que uno lo ve. en el infierno por el temor de morir dos veces. según creo eso lo acuerdan a los que ellos juzgan dignos de vivir como Tántalo. En cuanto a comandar a los hombres a pesar de ellos. por Zeus. para alcanzarlo. eternamente atormentados. En efecto yo no puedo creer que ese poder de obtener una obediencia voluntaria sea una cosa puramente humana: es un don del cielo. 12. yo no digo que uno adquiere el talento para comandar.