Está en la página 1de 4

David Ramos Solís Sociedad y comunicación 14 de mayo de 2011 No.

5

La sociedad de consumo
La libertad aparente En la sociedad actual, la libertad se percibe como el acto de elegir entre diversas opciones: elegir una casa, elegir un auto, elegir un reproductor de música mejor que el otro. Esta noción, está supeditada a los objetos y no al proceso racional de elección, esta libertad no es un darse cuenta, sino por el contrario, es una pantalla que se fortalece con el no darse cuenta. Este fenómeno, es en realidad, un proceso de control de las masas. Los individuos se integran en un modelo de consumo del que no encuentran salida, incluso, en el que ni siquiera encuentran un problema.

La nueva forma de control La forma de control, funciona de la siguiente manera: Dado que las necesidades vitales (casa, vestido y sustento, y a la hora de la muerte el santísimo sacramento), están cubiertas en parte, gracias a los avances tecnológicos. Los productores de bienes, deben buscar crear necesidades ficticias, que promuevan el consumo: “La mayor parte de las necesidades

1

debe trabajar para el capitalista. es lo que él interpreta por libertad. En un abstracto de la producción social final.”1 Incluso. que le paga para que produzca (o sea parte del engrane de producción social) el objeto mismo por el cual trabaja.2 1 Herbert Marcuse. no significa libertad si estos bienes y servicios sostienen controles sociales sobre una vida de esfuerzo y de temor”. el consumo (per se) se ha elevado a objeto de deseo: Comprar. de amar y odiar lo que los otros odian y aman. más poderos y más maquiavélica que cualquier otra conocida en la historia. Ariel. pertenece a esta categoría de necesidades falsas. 2005. Madrid. p. sino el consumo mismo. es cool. Y el individuo. 35 Íbidem. porque ante todo. Una forma de control. porque comprar. mucho más precisa. Actualmente. da la falsa sensación de libertad. en la realidad actual. comprar lo que él quiera… elegir: “Escoger libremente entre una amplia variedad de bienes y servicios. p. trabaja. yo iría un poco más lejos. que un individuo. al individuo se le asigna la tarea: Trabaja para que compres lo que produces. Inmersos en este proceso.predominantes de […] consumir de acuerdo con los anuncios. El hombre unidimensional. 38 2 2 . nos damos cuenta. ya no es tanto el objeto lo que promueve el deseo. En la sociedad actual.

En la sociedad actual. es lo que vuelve al hombre unidimensional.El papel de los medios Los medios desempeñan el papel fundamental de esta alineación. la marca se vuelve el alterego de la gente que aspira a lo que representa. porque Nike es el tipo intrépido. Dado que la marca es un producto del mismo sistema social. las marcas no son representaciones muertas de una compañía o de un producto. sexy y con gran noción del estilo. el mundo es el objeto que los medios fabrican. deportista. no es tan superficial como pudiera creerse. 3 Íbidem. Las marcas viven. “La gente se reconoce en sus mercancías: encuentra su alma. adoctrinada y uniforme. p. en su aparato de alta fidelidad […]”. es el yo del individuo el que se enajena en el adoctrinamiento colectivo. en el automóvil. hablan y se desarrollan en la sociedad como un ente potencializado de deseos y aspiraciones. más aún. 39 3 . y al usar Nike. el mundo se convierte en el objeto que dictan los medios. con la marca. La realidad del yo y de los otros. pues es su influencia y su impacto. el joven se siente ese tipo. De tal suerte. lo que convierte un objeto en deseo y dado que el mundo es una recreación de nuestros deseos y necesidades. Los jóvenes usan Nike. no es una identificación pura y libre. el mismo adoctrinamiento subyace en su enajenación espiritual. no es el espíritu de la marca el que se enajena en el yo del individuo.3 Esta alineación del yo.

Lo mismo creo que sucede con la libertad. es algo que me preocupa. favorece el proceso de control que hemos visto. desterrando cualquier pregunta no verificable y comprobable. no está en poder decir. que a su vez. es aquel apegado al conocimiento científico. Como estudiante de comunicación. aún por el mismo pensamiento. por lo que una libertad fuera del modelo. en el cual enajenamos nuestra libertad por algo más allá de los derechos naturales de los que hablaban Hobbes. Con el desarrollo tecnológico y científico. Esta corriente. cada vez más sofisticadas y en ningún momento. del proceso de enajenación que vivimos. sino en saber decir. se haya censurado en el modelo. pensamiento) auténtico y útil. El asunto está en darse cuenta. es un concepto profundamente complejo. me parece fundamental entender este proceso. Bigliografía Herbert Marcuse. incluyendo por supuesto. El hombre unidimensional. tan sólo por ese derecho a ese placer efímero de consumir. la cuestión fundamental en este ensayo: La libertad Conclusiones El asunto del meta conocimiento de una meta realidad. el problema no está en el hecho de comprar. Madrid. dentro del modelo de control descrito. Ariel. que afirma que el único conocimiento (y por añadidura. 2005 4 . sino por algo distinto. pues finalmente los medios participan en el discurso del adoctrinamiento en diferentes niveles. al terreno de lo fútil. pues reduce todo estudio filosófico y social. Por supuesto. no detenemos a contemplar en lo que nos convertimos: trabajadores compulsivos. vino el pensamiento positivista. inútil y ocioso.La gran trampa El problema radica en que el pensamiento posible y libertador. pues el propio concepto de “realidad” surge y nace en la realidad efectiva. Entendemos que la libertad de expresión. Locke o Rosseau. los derechos de consumo. verificados en la experiencia. es decir. a la metodología de las ciencias exactas y naturales. La libertad como concepto. nació en mi mente como en la de la mayoría. sino en el proceso en el cual efectivamente nos entregamos (mental y físicamente) a un sistema de generación de necesidades falsas. se apega a la realidad inmediata y palpable. deudores. esclavos de un trabajo desagradable.