Está en la página 1de 6
Trabajo de Investigación Ética y Profesiones Jurídicas Inserción laboral de los abogados vinculada al área

Trabajo de Investigación Ética y Profesiones Jurídicas

Inserción laboral de los abogados vinculada al área corporativa

Facultad de Derecho Ética y Profesiones Jurídicas Profesor Rodrigo Coloma Ivo Goic José Antonio Illanes Juan Cristóbal Palma Luis Salazar Felipe Torrealba Fecha de entrega: 14 de Noviembre de 2009

Introducción Actualmente no es extraño observar como la profesión del abogado se ha ido ampliando cada vez mas con el pasar de los años hacia ámbitos que antiguamente se pensaban inalcanzables o no se habían desarrollado completamente del todo. Este abanico de oportunidades que ofrece dicha profesión ha incentivado a muchos tomarlos como una opción y desenvolverse en el; un ejemplo claro es el área corporativa que tiene el derecho y debido a que es una de las mas solicitadas es importante analizar como se va dando el ingreso de los jóvenes abogados en este mundo, es decir, este documento de investigación tiene como objeto indagar en como es la inserción de los abogados en el mundo laboral especializándonos en el área corporativa y mas aun en especifico, en el tema minero, ya que como es sabido la minería en Chile es de gran importancia debido a que es uno de los principales recursos naturales, y por ende factor, que contribuye a la economía del país como lo es el cobre. La minería, con el correr de los años ha ido en aumento lo que significa a su vez que se ha convertido para los abogados en un mercado laboral muy atractivo para poder desarrollarse como profesionales generando una mayor demanda y por consiguiente una alta exigencia en cuanto a la competitividad y al desarrollo de habilidades, ya que no solo se ve como un tema de “hacer dinero” sino que existe además todo un transfondo en cuanto a la responsabilidad social empresarial que se tiene en cuanto a la forma de enfrentar y aportar a las comunidades en donde se desarrolla la industria. En base a lo anterior es como se irán desglosando y detallando los puntos que importan a la hora de postular a una empresa corporativa teniendo en cuenta los distintos elementos tanto personales como los aprendidos en cuanto interesan a la profesión. Este trabajo se desarrolla en el contexto de una conversación muy rica en contenidos con el Vicepresidente Legal y Fiscal de la Compañía Minera Doña Inés de Collahuasi, don Juan Carlos Palma Irarrázaval, quien consintió su visión como responsable legal de la compañía en qué se espera de los jóvenes profesionales que aspiran a entrar al mercado profesional corporativo, particularmente en esta empresa. El documento donde consta el consentimiento otorgado por el abogado será entregado en la próxima clase del curso “Ética y Profesiones Jurídicas”, del profesor Rodrigo Coloma, pues al contar con soporte tecnológico que nos permita escanearlo, se hace imposible adjuntarlo en este documento electrónico.

Perfil y cualidades determinantes para el abogado corporativo El abogado corporativo en primer lugar debe entender que su función no es solamente atender una rama jurídica específica, sino que requiere una visión global del derecho. En una empresa determinada, cuando contratan los servicios de un abogado para que trabaje al interior de la misma, no buscan a alguien experto en tributario, en propiedad industrial, en derecho laboral o en algún área específica, sino que prefieren a alguien que conozca y maneje muchos temas, sin ser excelente o brillante en cada una de ellos, pero que a la vez sepa cuando es necesario solicitar una asesoría externa o cuando es necesario solicitar la ayuda de otro abogado más especializado en el tema específico que no está en condiciones de resolver. El abogado corporativo es por tanto, un prestador de servicios a las distintas organizaciones de la empresa, ya sea en temas tan disímiles entre sí como contratación, laboral, recursos humanos, etc., sin nunca perder de vista que todas las decisiones y actuaciones que realice deben apuntar hacia el beneficio de la empresa. La buena labor de un abogado corporativo se podría ver reflejado en el hecho de que éste mismo no tuviera nada que hacer al interior de la empresa, porque ello querría decir e indicaría la ausencia de problemas, lo cual se logra con una buena gestión y una buena función preventiva. Lo que se busca en un abogado es que sea una persona estable, que sea capaz de trabajar en equipo, con responsabilidad y que sea emocionalmente apto para soportar las presiones en situaciones que así lo requieres y que a la vez pueda adaptarse a los distintos escenarios que le toque enfrentar. Para dar con la persona indicada para cada cargo, en las empresas se hace mucho uso de los test psicológicos, los cuales nos pueden decir si una persona tiene problemas o si derechamente es mejor no contratarla pues sería un elemento disociador al interior del grupo de trabajo. Además esos tests psicológicos nos pueden indicar si una persona es apta para un determinado trabajo, así como también indicarnos la sinceridad de la persona en la entrevista, a fin de saber si mintió o no en el proceso de selección. También el abogado corporativo debe mantener los valores de la empresa y los personales, y no transarlos jamás; honestidad, respeto, transparencia y lealtad son los valores esenciales que se esperan encontrar en un abogado corporativo. Debe definir el marco jurídico en que se desarrolla la empresa, por lo que debe tener fuerza para controlar y evitar las conductas que son contrarias a la ley y a los principios de la empresa, debe actuar en el marco de la ética y tener la fuerza y la convicción necesarias para detener aquellas acciones que le parezcan contrarias a los principios y valores de la empresa.

Competencias deseables en el ámbito profesional Son varios los factores que entran a tallar a la hora de insertarse laboralmente en el mercado de manera exitosa, de entre los cuales podemos destacar el estudio, pues es importante que un abogado esté constantemente actualizándose y al día con los constantes cambios del mundo del derecho. Muy ligado a lo anterior está la perseverancia, pues debe procurar ser constante y pretender perfeccionarse cada día más. También es muy importante el valor de la responsabilidad, pues es la única manera en que pueda cumplir con su trabajo y con las metas y propuestas que le han trazado al interior de la compañía. Muy importante también es el valor de la honestidad, pues es la única manera de ser respetados por sus pares y de respetar a su propia profesión. En último termino, sin desconocer que hay muchos factores más que pueden influir, ya a nivel más organizacional de la compañía en que se desempeña, está el cumplir con los ritos de la empresa, el meterse dentro del sistema y procedimientos propios de la compañía. Uno de los aspectos que son muy importantes para desenvolverse en el ámbito profesional, es en primer lugar tener una muy buena relación personal, pues se trabaja principalmente en equipo, por tanto quien no puede hacerlo no va a trabajar bien en la empresa y probablemente no durará mucho contratado al interior de esta. También tiene que saber delegar, saber en quien delegar, aceptar funciones y a la vez saber aceptar delegaciones. Es muy importante también el sentido de responsabilidad, sobretodo con quienes actúan bajo su subordinación y también responsabilidad ante los propios superiores, pues hay que tener siempre presente que un error de alguien en quien se ha delegado será a la larga un error personal del que se deberá responder. Por tanto es importante ser honesto cuando no se sabe algo y saber cuando requerir una asesoría externa y a quien pedírsela. Es importante que tenga un buen criterio jurídico, lo que por supuesto no significa saber de todas las materias, sino que en parte significa reconocer cuando una determinada situación o problemática se puede solucionar o cuando es mejor tomar otro tipo de opciones.

Mecanismos de entrada al mundo laboral corporativo

El currículum vitae es fundamental para postular a un empleo dentro de las grandes corporaciones. Este documento es la primera referencia que el futuro empleador tendrá sobre el postulante. La impresión que el empleador se forma a través de él será determinante para el transcurso del proceso de selección profesional. El principio rector que debe contener este documento es la sinceridad. Se debe ser sincero con la información que se pone sobre los estudios y la experiencia que se posee al momento de postular. Los encargados de revisar los currículum suelen lograr descifrar cuando ellos son falsos,

tienen datos alterados o exagerados, o se generan otras situaciones en vistas de producir una mejor impresión con el empleador. Como la profesión de abogado requiere ser siempre honesto, también debe serlo su “carrera de la vida”. En el caso de que se cuente con un trayecto profesional o práctico en otras empresas con anterioridad, es fundamental que las referencias que hagan otros abogados al trabajo realizado por el postulante cuenten con plena veracidad en el documento. Los abogados suelen hacer seguimientos a los referentes para contar con la información de primera fuente sobre las competencias y el desempeño del postulante en sus anteriores trabajos. Un error o inexactitud con el fin de simular más experiencia laboral de la que realmente se tiene, significa en el hecho quedar fuera del proceso de selección. Quien miente sobre su pasado, ciertamente lo hará en su presente y hacia el futuro. Y no sólo es relevante el “dónde” estuvo, sino que también lo es el “por cuánto” estuvo. Una persona que ha estado en muchos lugares por poco tiempo no da seguridad de una estabilidad beneficiosa para la empresa. Se deben colocar las notas obtenidas durante los estudios universitarios, las que si bien no son determinantes para la selección del postulante, si generan un referente que permita al seleccionador conocer más sobre él. La universidad de donde proviene si genera cierto impacto, en la medida que las mallas curriculares, principios, direcciones y valores de una casa de estudio tengan en sus facultades de derecho influyen determinantemente en el perfil profesional de quien está postulando. Una universidad que es reconocida por el estímulo que hace a la investigación, si tendrá un impacto sobre los postulantes, dejándolos en mejor posición que aquellos en los cuales no existe investigación. Si una universidad es buena o mala, independiente de si es estatal, pública o privada, generará repercusiones sobre el posicionamiento de sus alumnos sin duda alguna. Finalmente, el documento debe ser preciso y conciso, con una clara orientación hacia el cargo al que se está postulando. Aquellos documentos excesivamente largos, con ideas divagadoras o donde se suelen poner todas las actividades que realiza el postulante para demostrar capacidades, por lo general no son leídas por sus receptores, ya sea por el tiempo que lleva revisar cada uno dentro de un proceso en el que cuentan con cientos de currículum, o sea porque no le dedicarán tanto tiempo a leer sobre cada detalle de la vida personal del postulante. En el mundo corporativo, el tiempo y la eficiencia es oro. Y tampoco hay que quemar instancias; si es que se logra avanzar sobre esta primera gran barrera, en el momento de la entrevista personal se dispondrá con la oportunidad para dar a conocer detalles más íntimos de la vida del postulante. En la segunda instancia, la entrevista, la primera recomendación es tener tranquilidad y confianza en si mismo. Si el postulante no está seguro de sus respuestas, o se pone nervioso al extremo de no poder dar respuestas coherentes, lo que está demostrando no es sino una incapacidad de enfrentar momentos de tensión o nerviosismo, que de sobra existen en el mundo corporativo.

También se debe llegar a la entrevista con buena apariencia, lo que significa llegar vestido ad-hok a las circunstancias, demostrando con ello la importancia y seriedad que esa instancia amerita. La puntualidad es una importante muestra de compromiso y respeto. Llegar tarde a las primeras reuniones formales con los posibles empleadores es un mensaje explícito de falta de seriedad profesional. La segunda recomendación es ser siempre honesto y sincero. Si se hacen preguntas de materia profesional de las que no se sepa la respuesta, lo mejor es reconocer la falta de conocimiento que comenzar a tratar de justificar dando la razón al entrevistador, o inventando respuestas que pueden distar bastante de lo acertado. Por último, en la entrevista se debe tener un discurso completo y claro sobre la empresa a la que se está postulando. Esto significa conocer bien a la compañía; saber cuál es su giro, el mercado en el que se desenvuelve, cuáles son sus proyectos, quiénes son sus accionistas y sus ejecutivos. El no saber estos detalles puede considerarse como una muestra de desinterés o falta de iniciativa en buscar, por cuenta propia, información o soluciones. Especialmente en esta instancia, los detalles hacen la diferencia.

Conclusión Hay que dejar en claro que no se considera un impedimento el ser joven a la hora de ver si se contrata o no a un determinado abogado para trabajar al interior de una empresa, sino que hay que ver y analizar cuales son las necesidades de la empresa y qué es lo que ésta espera en el abogado que desea contratar. El problema no está en que el abogado no tenga experiencia, pues ésta se adquiere con el trabajo y la dedicación, el problema radicaría en tener una mala actitud hacia el trabajo, no saber trabajar en equipo y no saber respetar ni ayudar a los demás. Por tanto, se valora en este caso de manera especial, la proactividad, la lealtad y el respeto, y muy especialmente, las ganas de aprender y de servir a la empresa en que se pretende trabajar. Es fundamental al momento de postular e insertarse en una empresa, tener seguridad de qué se espera estando en la compañía, cuáles son sus expectativas y por qué cree que su integración a ella le significará un beneficio para él, y para ella. Si no se tiene claro por qué se está ahí, no podrá tener claro hacia dónde irá una vez que esté ahí. Y ese riesgo ninguna compañía la asumirá como costo. Por otra parte, debe existir una relación entre el proyecto de desarrollo de la empresa con el proyecto de desarrollo personal del postulante; de esa manera ambos se beneficiarán y encontrarán desafíos y metas que permitan el máximo desarrollo para ambos de manera fraterna.