Está en la página 1de 6

REFLEXIÓN SOBRE LA REFORMA DEL SISTEMA ELECTORAL

Jaime Santafé Martínez

24/05/2011

Parece que una de propuestas que toma fuerza en casi todas las reuniones nacidas tras el 15M es la reforma de la Ley Electoral. Es a l go que ya se ha oído muchas veces, casi en todas las elecciones que ha habido, especialmente cuando un partido sacaba más escaños que otro con más votos (lo que ha ocurrido más de una vez). Afecta a uno de los principios básicos de la estab ilidad de un sistema electoral, q ue es la confianza de los votantes en el propio sistema.

La verdad es que no soy experto en la materia y l o que voy a contar es un compendio de lo que he ido leyendo de amigos (gracias Javi y Pablo), de wikipedia y en espe cial de otras páginas web ( Ready For Tomorrow, texto de Rux, ACE Project y Matemáticas Y Sistemas Electorales , de Eugenio Hernández ). Así que si queréis aprender sobre cómo se rep arten los escaños en España y las alternativas que existen pueden leer este texto o ir a las fuentes al final de este documento.

¿Cuáles son los pilares fundamentales de la Ley Electoral Española ? Son tres:

1. La circunscripción provincial . Los escaños se contabil izan por provincia, lo dice la C onstitución Española (que debería reformarse para cambiar esto). Esto favorece a los partidos que concentran sus votantes por regiones y perjudica a los dispersos por todo el territorio, pero sin una gran masa agregada. También, indirectamente, favorece que se ofrezcan program as regionalistas.

2. Cuota mínima de acceso al reparto: "no se contabilizaran candidaturas con menos del 3% de votos en la circunscripción". Se busca que no accedan a los escaños partidos muy minoritarios.

3. La regla de reparto de escaños: sistema D’H ondt. Es un sistema matemático de reparto de los escaños que en principio favorece a los partidos mayoritarios. Hay que notar que es uno de los más extendidos en el mundo, y más en Europa.

Como se puede ver, hay tres puntos de debate. Según lo que he podido leer, y contrariamente a lo que la gente pueda pensar, lo que realmente determina los resultados digamos desiguales, es sobre todo la circunscripción provincial. El problema desde el que hay que partir es la indivisibilidad del ser humano. Bromas aparte, como lo s diputados no se pueden dividir por fracciones , una vez que asignan un número empiezan a quedar votos que no llegan a asegurar un escaño completo. Y eso es aún más cierto cuando la circunscripción es pequeña, porque repartir 350 entre 25 millones es complicado, pero repartir 5 o 6 en una provincia con una decena de partidos los es mucho más, y genera más desequilibrios entre número de votos y escaños conseguidos. Con lo que ganan los partidos mayoritarios de dicha provincia.

Solución: circunscripción única. Argumentos a favor: el gobierno que se vota en la elecciones nacionales gobierna sobre todo el país, pues que los votos se contabilicen por todo el país. Suena lógico, ¿no? Además los votos digamos que valdrán todos por igual. Problema: las regiones (CCAA) pueden verse menos representadas y mal que pueda pesar España esta formada por regiones con identidad dentro de la unidad del país. Esto además puede concentrar las campañas en zonas más pobladas que dan mejores resultados y olvidar otras regiones, aunque también se favorecen políticas estatales (p artidos nacionales) que benefician a todo el país en vez de a ciertas zonas como hasta ahora. Muy pocos países (Holanda, Israel) tienen circunscripción única ya que debilita el vínculo entre los diputa dos y el electorado, lo que puede afectar también a la credibilidad del sistema si las pretensiones de los votantes (sobre todo locales) no se reflejan en los programas. Pero quizás España con el sistema de Comunidades y una reforma del papel del Senado no sufra este problema. Apunte sobre esta cuestión: en Es paña todas la provincias tienen asignados 2 representantes de por sí, más otros que se van añadiendo según la población de la misma. Esto genera el problema de las diferencias de población que representa cada diputado: en Madrid son más de 110.000 votantes por escaño y en Teruel o Soria, menos de 40.000. Una propuesta manteniendo la circunscripción actual para reducir esto es reducir el escaño de base a uno y al mismo tiempo aumentar el número de escaños totales para que los que se generan por población ase guren mayor representatividad de votos. Es decir, que el coste de votos por escaños sea más igualado entre provincias poco y muy pobladas. Es un parche que no resuelve del todo el problema, pero sirve para no tener que modificar la constitución. Pero claro , perjudica seriamente a las provincias menos pobladas que pierden voz dentro del total a favor de las más pobladas. Puede generar mucha atención a las grandes ciudades por parte de los políticos, olvidando zonas rurales menos pobladas.

Sí que resulta pol émico también el criterio de limitar la entrada al reparto de escaños a los partidos que obtengan un mínimo del 3% de votos. Si consideramos la hipótesis de la circunscripción única es incluso más perjudicial porque muchos más partidos quedarían fuera del reparto. El objetivo es claro: limitar el número de partidos en el congreso a los más grandes.

Solución: 1 ,5 %. Argumentos a favor: En realidad, el coste de un escaño es de 0,29% de los votos (100% de votos entre 350 diputados), y en mi caso creo que un 1 ,5 % de mínimo es razonable para que no se llegue a una extrema atomización de los escaños que perjudique el funcionamiento del congreso. Este valor, por supuesto, es discutible. En un estudio comparado, este umbral varía desde el 0,67% en Holanda, hasta el 10% en Turquía, pasando por un muy frecuente 5% en países Europeos. Casos muy contados han prescindido de este valor, existiendo razones políticas especiales para eliminarlo, como Sudáfrica en sus primeras elecciones cuando se pretendía tener el parlament o más representativo posible. De hecho, incluso con un

porcentaje del 1,5% que se propone , aunque ese partido llegue a la carrera de los escaños, no quiere decir que vaya a obtener ninguno. Problema: los partidos muy minoritarios pueden quedarse fuera, y a demás da la impresión de poco justo imponer un límite arbitrario. El objetivo, no obstante, de la estabilidad es fundamental.

Y aquí hago un inciso: el sistema electoral debe mantener un complicado equilibrio entre pluralidad y operatividad. Es decir, ent re que todas las opciones elegidas por los votantes estén representadas y la realidad práctica de que un congreso con demasiados partidos provoca inestabilidad, dificultades para llevar a cabo reformas, lentitud del proceso legislativo, pactos endebles y c risis parlamentaria (Italia es un buen ejemplo de esto). Ese compromiso entre los dos extremos es el que trato de reflejar con este texto.

“Existe un amplio consenso entre los politólogos de que la formación de partidos políticos coherentes y de amplia ba se es uno de los factores más importantes para promover una democracia realmente sustentable.” (ACE Project, ONU)

El último punto es el más complejo en cuanto a su explicación, ya que implica modelos matemáticos e n los que no estoy muy versado: es el método de reparto de escaños. El sistema actual, como ya he indicado antes, es el sistema D’Hondt. Es un reparto por cocientes que mejor que detallar por escrito, voy a referir a estas dos páginas:

http://www.elmundo.es/elecciones2000/cifras/graficodhont.html

Está visto como el mal en persona, como la bestia negra de la verdadera democracia y no hay nada más lejos de la verdad. El problema es que está mal entendido, porque no es fácil , y así s e demoniza. Lo que poca gente s e plantea son las alternativas que exi s ten. Como decía arriba, los diputados no puede hacer se cachitos, por tanto siempre habrá un reparto no perfectamente proporcional de los mismos entre los votos. Siempre va a haber escaños que cuesten más votos y otros que cuesten menos. Y en el reparto de esos escaños restantes es dónde hay que aplicar algún sistema matemático. Existen , por supuesto, muchas formas para realizar este reparto, aunque por lo que he leído los pr incipales son Droop y D’Hondt , e incluso Sainte - Laguë o Hare . Hay otros, como Hamilton , Imperali o Hill - Huntington que por su poco uso o similitud con los anteriores, no vamos a considerar.

Estos sistemas podríamos dividirlos en dos familias: los que calculan un cociente , también llamados de resto mayor (con diversas fórmulas, pero con los votos válidos en el numerador y los escaños en el denominador ) y lo que usan divisores (por lo s que se dividen los votos para luego distribuirlos). Ejemplos de los primeros serían Hare o Droop y de los segundos D’Hondt o St - Laguë. He juntado por parejas las dos familias ya que cada uno ofrece una ventaja ya sea a los partidos mayoritarios o a los minoritarios. Así, tanto Ha re como St - Laguë benefician a los partidos minoritarios , dentro de cada familia, y los otros dos favorecen las creación de partidos con mayor base y más estables.

Los sistemas como Hare y Droop son muy similares y pueden resultar más intuitivos que los

ot ros. Simplemente se divide el número de votos entre el número de escaños y se obtiene una

cuota que hay que alcanzar para obtener un escaño. Normalmente, tras el primer reparto suelen quedar escaños por asignar. Esto se reparten por el método del resto may or, también fácil de entender: restando a los partidos que ya han obte nido escaños los votos asignados (si tengo 1000 votos y la cuota es de 300, tengo 3 escaños y un resto de 100), se comparan estos restos con los votos que han obtenido los partidos que a ún no tienen ningún escaño. Los que tengan el número de votos sin representación más grande, obtienen los escaños restantes. El cociente Droop varía ligeramente la fórmula Hare (1 + ( votos totales/escaños + 1)), favoreciendo en cierta medida a los partidos más votados, buscando más estabilidad. Estos dos métodos pueden dar lugar a ciertas paradojas en las que el aumento de los escaños a repartir o el aumento de los votos que recibe un partido pueden provocar menor número de escaños.

En cuanto a los métodos de divisores, St - Laguë y D’ Hondt, el procedimiento es diferente. Una vez que se recuentan los votos obtenidos por cada lista (en el caso de España), se van dividiendo los votos de cada lista por números enteros 1, 2, 3 etc. Hasta llegar al total de escaños a repartir. En cada caso, se asigna el escaño al valor más alto. En el método de St - Laguë , só lo se usan los números impares : empieza en 1 y sigue con 3, 5 etc. ¿Qué significa esto? Que el primer escaño es más fácil de obtener que los siguientes respecto de D’Hondt, por lo que favorece la presencia de partidos pequeños.

En este link hay ejemplos numéricos de todos los sistemas, además de otros en la sección de bibliografía: http://aceproject.org/main/espanol/es/esc06.htm?toc

Y llegados aquí, ¿qué método elegir? Los métodos de cociente son más intuitivos y parecen

ofrecer una relación entre votos y escaños más directa (no necesariamente más proporcional) ,

sin embargo los méto dos de divisor ofrecen un coste por escaño en votos más homogéneo. Bien, este punto puede resultar controvertido y prefiero no detenerme ya que no soy experto en matemáticas.

Cada uno podrá ver qué opción le parece mejor teniendo en cuenta el deseable equ ilibrio entre representatividad y estabilidad de los gobiernos. El problema de D’Hondt es que es imposible conseguir, tras tanto tiempo en el que se ha visto erróneamente como el escollo de la democracia, conv encer a la gente de que es un sistema con bueno s resultados . La solución de usar Droop puede ser más aceptada porqu e es más fácil de explicar y no es tan extremo con Hare, podría ser un sistema intermedio. En mi opinión, si embargo, mantendría el sistema D’Hondt con circunscripción única, que es lo que re almente afecta a los resultados, para asegurar la estabilidad, dejando la labor de dar acceso a los partidos minoritarios a la nueva circunscripción. Hay que decir que las diferencia s entre el uso de un sistema u otro, con una circunscripción única tan grande y un umbral tan pequeño, son mínimas.

También quiero revisar otro tema que también se ha discutido en muchos debates: el sistema de listas. Primero, creo que no va a ser un punt o que se vaya a modificar, y segundo, tiene una serie de importantes ventajas. De hecho, es una tendencia general en las democracias actuales. Con un sistema de listas abiertas, los votantes pueden elegir al candidato que prefieran, incluso dentro de un mi smo partido , atribuyéndole su voto . Los problemas son dos:

primero, que no existe una cabeza visible dentro de un partido antes de las elecciones, lo que dificulta la comunicación y la uniformidad en la transmisión de su mensaje. El segundo es que obliga a los candidatos dentro de u n partido a intensificar los debates internos: no solo se pugna contra los otros partidos, sin o dentro del mismo. Esto aumenta el gasto , la fractura dentro del partido y la confusión para los votantes. La solución para esta cuest ión es hacer el proceso de prima rias (elección del candidato por los afiliados a un partido) obligatorio en el seno de todos los partidos, para legitimar a los candidatos dentro del mismo , adelantar el debate a un momento previo a las elecciones y dar tiem po a reforzar la imagen del elegido ante el electorado.

Conviene saber, a su vez, que la opción que ha seguido España de representación proporcional con sistema de listas cerradas es solo una de las muchas posibles: sistemas de transmisión de voto, sistem as de votación con prioridad (en lo que se marcan las preferencias por los diversos candidatos con orden o con votos), votos múltiples, sistemas a doble vuelta, de mayorías etc. Para no salirme demasiado de lo que ya tenemos en nuestro país, el sistema pro puesto se mantiene en esencia, modificando solo las formas de asignación y reparto de escaños, además de que se trata de uno de los más recomendados por los expertos.

Toda esta reforma va destinada al reparto de los escaños del Congreso de los Diputados. El sistema del Senado mucho menos controvertido, no suele ni analizarse ni criticarse con vehemencia. Esto es debido a que se tiene la más que veraz imagen de que la composición del Senado poco afecta al devenir político del país. De hecho, en esta legisla tura (2008 - 2012), las fuerzas mayoritarias en ambas cámaras han sido opuestas, pero esto no se ha reflejado en el día a día, más que en el retraso en la aprobación de ciertas propuestas de ley . Y esto es lo que requiere una reforma profunda no d el sistema de elección, sino de las funciones asignadas al Senado. La combinación de un sistema electoral renovado según las propuestas ya expuestas (que puede reducir la representación de zonas territoriales con poca población, tanto en escaños como en propuestas co ncretas ) con un Senado que realmente represente los intereses regionales y con poder para hacerlos llegar a las leyes, puede ser el resultado realmente deseado por todos.

Los riesgos: que el acceso de fuerzas políticas minoritarias al Congreso y que el a umento de poder del Senado bloqueen el sistema legislativo Español.

Probablemente todo el sistema funcionaría mejor con mayor madurez política y sentido de la responsabilidad tanto de votantes como de políticos, pero ese punto, muy ambicioso para lo que a quí se propone, requiera de una reflexión mucho más profunda. Reflexión que deberíamos llevar a cabo todos.

RESUMEN DE LA PROPUESTA DE REFORMA DEL SISTEMA ELECTORAL

Sistema electoral

Representación Proporcional por Listas Cerradas

Circunscripción

Única de todo el territorio Nacional

Umbral de acceso

1,5%

Sistema de reparto de escaños

Método D’Hondt

Bibliografía:

http://es.wikipedia.org/wiki/Cociente_Droop

http://es.wikipedia.org/wiki/Cociente_Hare

http://es.wikipedia.org/wiki/M%C3%A9todo_del_resto_mayor

http://es.wikipedia.org/wiki/Sistema_D%27Hondt

http://es.wikipedia.org/wiki/M%C3%A9todo_Sainte- Lagu%C3%AB

http://www.readyfortomorrow.com/el - sistema- electoral - en - espana- y- la - exclusion- de- las - minorias

http://perso.wanadoo.es/awelo/programas/leyes/leyes_info.html

http://www.cfieavila.com/matematicas/archivos/alrededor/sistemaselectorales.pd f

http://aceproject.org

http://aceproject.org/main/espanol/es/esg03.htm

Umbrales

http://aceproject.org/ace- es/topics/es/esd/esd02/esd02e/esd02e02

Magnitud de las circunscripciones

http://aceproject.org/ace- es/topics/es/esd/esd02/esd02e/esd02e01

Convertir votos en escaños: los sistemas de reparto (ejemplos)

http://aceproject.org/main/espanol/es/esc06.htm?toc