Está en la página 1de 7
Gerencia Producción menos contaminante HACIA uN ESquEmA ProduCtIvo bAJo EN EmISIoNES dE GASES dE EfECto

Gerencia

Producción menos contaminante
Producción menos
contaminante

HACIA uN ESquEmA ProduCtIvo bAJo EN EmISIoNES dE GASES dE EfECto INvErNAdEro (GEI)

Sarah Cordero, Profesora de INCAE Gustavo André Jiménez, Investigador de INCAE

Este artículo ilustra cómo las industrias pueden pasar de un proceso productivo alto en generación de emisiones dañinas al medio ambiente, a un proceso productivo más limpio y hasta carbono neutral. Dicho cambio es más probable cuando se tiene una combi- nación de incentivos económicos y cambios culturales que promuevan la adopción de tecnologías más limpias, que cuando se tienen instrumentos de regulación tales como mandato y control, que exigen el cumplimiento de normas y estándares.

Palabras Clave: Responsabilidad Social Empresarial, Medio ambiente, gerencia, innovación

Antecedentes

El objetivo de la pasada Cumbre de Cancún (COP 16) fue definir las nuevas medidas que per- mitieran enfrentar el cambio climático, incluyendo avanzar en la protección de los bosques, las finan- zas, la cooperación y la adaptación tecnológica. Durante la COP 16 se propuso y aprobó crear un fondo para apoyar a países pobres a enfrentar el calentamiento global y dejar para después de la conferencia de Cancún la decisión sobre un segun- do periodo del Protocolo de Kioto. El nuevo Fon- do Verde Climático tiene la intención de movilizar US$100.000 millones al año para 2020 con el fin de ayudar a los países en desarrollo a afrontar las con- secuencia del recalentamiento del planeta y mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), causantes del fenómeno. Otro avance es proteger los bosques tropicales, comunidades forestales y la biodiversidad, median- te diferentes etapas que detengan la deforestación. Ya que se estima que aproximadamente el 20% de las emisiones de GEI del mundo provienen de la deforestación. A pesar de estos avances, el reto que enfrenta- mos es grande. Según Luis Miguel Galindo, encar- gado de medio ambiente de la Comisión Económi- ca para América Latina (CEPAL), para que mejore la situación “va a tener que haber una revolución industrial que modifique los patrones de produc- ción, distribución y consumo”. Se requieren entonces no solo acciones toma- das por los gobiernos, sino iniciativas adoptadas por las grandes industrias, dentro de un contexto determinado por el comportamiento de los merca- dos. Para las industrias, incluir estas iniciativas de manera simple a sus encadenamientos productivos no es algo claro de comprender ni aplicar. Se debe iniciar con acciones que se conviertan en prácticas cotidianas, de fácil implementación y con trámites

Gerencia

de fácil implementación y con trámites Gerencia simplificados. Estas acciones deben ser medibles,

simplificados. Estas acciones deben ser medibles, reportables y verificables (MRV), con el fin de regis- trar el impacto en la reducción de GEI. ¿Cómo pueden adaptarse las industrias a estas iniciativas? ¿Por dónde empezar? Si se analizan las industrias desde su actividad principal o razón de ser como organización, se pue- de decir que existen industrias que por su naturaleza son fácilmente adaptables a esquemas de produc- ción de bajo carbono; por ejemplo, generación de energía renovable, manejo de siembras agrofores- tales y producción de biocombustibles, entre otros. Contrariamente, existen industrias energéticamen- te intensivas, como la siderúrgica, la cementera, la minera y el transporte, para las cuales los cambios son más complejos. Se requieren cambios que per- mitan, en primer lugar, evitar y reducir al máximo la cantidad de emisiones de GEI y, en segundo lugar, compensar aquello que ya no es posible evitar. Por tanto, el desafío está en encontrar la forma de pa- sar estas últimas a un modelo energéticamente más eficiente y bajo en carbono, y evitar que el sistema de compensación de carbono sea la única opción para reducir su impacto al medio ambiente. Como primer paso hacia un modelo de bajas emisiones, se debe realizar una auditoría energética de costos, en la que se analice la factura de pago de energía eléctrica y también una auditoría energética detallada en la que se identifique cuáles actividades representan el mayor consumo en la producción de

cuáles actividades representan el mayor consumo en la producción de VolUmEN 2 / NúmERo 2 /
Gerencia un bien, o prestación de un servicio determinado. Además, se debe contar con una

Gerencia

un bien, o prestación de un servicio determinado. Además, se debe contar con una medición de las emisiones producidas en cada etapa del proce- so productivo. El contar con una medición tanto del consumo energético como de las emisiones de GEI es la base para entender el balance de la ecuación consumo versus producción. Esto, al fi- nal, es un indicador de la eficiencia en la cadena de producción. Como segundo paso, es necesario comprender las condiciones de la industria, ya que con base en ellas se puede estimar hasta dónde las acciones de mitigación y compensación que se realicen pueden ser de impacto positivo al medio ambiente sin afec- tar negativamente la rentabilidad de la industria.

Ciclo de adopción de tecnologías por parte del mercado

Los actuales mecanismos de financiamiento sirven como puntos de apalancamiento para el im- pulso de actividades bajas en carbono; sin embar- go, debido a que las metodologías utilizadas para aplicar a dichos fondos son muy rigurosas, resultan

poco aplicables para algunas industrias y países. Por lo general, si comparamos este tipo de mecanismos con la adopción de aplicaciones tecnológicas dispo- nibles para las industrias, podemos observar que se desarrollan de la siguiente manera:

(a) En la primera fase, cuando comienza la

adopción de nuevas tecnologías, se cuenta con poco respaldo financiero y el riesgo de mortalidad

es alto. A esto se suman las pocas garantías reales que dichos emprendimientos ofrecen para ser suje- tos de crédito.

(b) En una segunda fase, se observa que las

nuevas tecnologías requieren tiempo para poder mostrar cambios perceptibles, por lo que no es sino hasta el mediano o largo plazo cuando pasan a ser adoptadas por el mercado.

(c) Durante la última fase, los entes financieros continúan apoyando la inserción en el mercado de tecnologías confiables hasta lograr una consolida- ción efectiva, que a veces toma varios intentos hasta posicionarse (i.e. proyectos de energía eólica). Por tanto, se requiere el uso de incentivos que aceleren la adopción de estas tecnologías.

GRÁFICO 1

CURVA DE ADOPCIÓN E INNOVACIÓN DE TECNOLOGÍAS EN LA INDUSTRIA PARA LA REDUCCIÓN DE EMISIONES DE GASES DE EFECTO INVERNADERO (GEI)

(3) (2) (3) (1) (2) (1) Fase I Inicio Alta Mortalidad Fase II Adopción por
(3)
(2)
(3)
(1)
(2)
(1)
Fase I Inicio
Alta Mortalidad
Fase II
Adopción por
parte del mercado
Fase III
Saturación y
Maduración
Saturación

(1) Fondo Tecnología Limpia (CTF) (2) Fondo Mundial para el Medio Ambiente (GEF) (3) Financiamiento de Carbono

Fuente: Adoptada por autores de Shekdar C, Banco Mundial, Unidad de Energía, 2010.

Esta gráfica muestra la constante necesidad de contar con fondos o mecanismos de financiamiento para realizar la transición de un sistema de carbono intensivo hacia otro con prácticas más sostenibles y menos carbono-intensivas. Por ejemplo, el Fondo

de Tecnología Limpia (CTF, por sus siglas en inglés) promueve el financiamiento a escala de demostra- ción, despliegue y transferencia de tecnologías con emisiones bajas en carbono. Este fondo se caracte- riza por financiar proyectos innovadores en el área de energía renovable (solar, biomasa o hidroeléc- trica, entre otras), eficiencia energética en general y tecnologías eficientes en reducción de GEI para el sector transporte. Por otro lado, el Fondo Mundial para el Medio Ambiente (GEF, por sus siglas en inglés) es una asociación internacional cuyo enfoque está en ini- ciativas de desarrollo sustentable y protección am- biental. Este fondo apoya proyectos como Funbio (fondo brasileño para la biodiversidad). Como ter- cer fondo, el Financiamiento de Carbono estimula la inversión en proyectos de desarrollo sostenible mediante créditos de reducción de GEI por los paí- ses industrializados emisores. Este fondo fomenta proyectos de las áreas de energía renovable, con- servación de suelos y sistemas agroforestales, en- tre otros. Sin estos mecanismos de financiamiento, la mortalidad de proyectos de adopción de nuevas tecnologías para reducir emisiones sería aún mayor, no solo en la fase de inicio, sino en todas las fases.

¿Cómo pueden las industrias operar bajo los lineamientos de bajo carbono?

El Protocolo de Kioto estableció los primeros mecanismos mundiales para el comercio de permi- sos de carbono, que incluían la opción de que las reducciones de emisiones pudieran ocurrir en los sitios más eficientes desde el punto de vista eco- nómico (i.e. países donde su vocación ambiental y recursos naturales se lo permitiesen, como el caso de Centroamérica). Si bien los países en desarrollo estaban exentos de límites vinculantes en el Proto- colo, podían participar en el proyecto global de re- ducción de emisiones, al alojar proyectos mediante

Gerencia

ducción de emisiones, al alojar proyectos mediante Gerencia el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL), cuyos objetivos

el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL), cuyos objetivos son:

• Ayudar a mitigar el problema del cambio cli- mático.

• Contribuir con el acuerdo de la Convención

de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, dónde figuran 35 países desarrollados (industriali-

zados) que acordaron limitar sus GEI, con el fin de cumplir las metas de reducción de estos gases, el cual se conoce con el nombre de Anexo I.

• Ayudar a los países a impulsar el desarrollo

sostenible de sus economías. Las primeras iniciativas demostraron que el proceso de presentar un proyecto MDL es muy lar- go y complejo, y dejó de ser funcional para generar proyectos de energía renovable, sistemas de pro- tección de ecosistemas y reducción de consumo de combustibles fósiles. Sin embargo, se puede con- cluir que los fondos de protección forestal sí han tenido un éxito relativo. Algunos países han puesto a la disposición lí- neas de crédito para financiar la compra de equi- pos o tecnología desarrollada por ellos. Si bien esto es positivo en términos de promover una mayor transferencia tecnológica, no es suficiente para de- sarrollar las capacidades necesarias en los países en desarrollo para evitar y reducir las emisiones de GEI producidas en los distintos sectores produc- tivos de la economía. Ante esta situación, se han reformulado algunos mecanismos para ofrecer una nueva ventana para ser creativos. Por ejemplo, al-

para ofrecer una nueva ventana para ser creativos. Por ejemplo, al- VolUmEN 2 / NúmERo 2
Gerencia gunas propuestas como las Acciones de Mitigación Apropiadas en el ámbito Nacional (NAMAs por

Gerencia

gunas propuestas como las Acciones de Mitigación Apropiadas en el ámbito Nacional (NAMAs por sus siglas en inglés), que son básicamente acciones nacionales que brindan soluciones al problema de cambio climático según sean los requerimientos de cada país, ofrecen un marco más flexible para la creación de proyectos y programas con un mayor impacto local y no bajo un marco ya estructurado que no responde a las necesidades de países en vías de desarrollo. Estas nuevas opciones han dado pie a propuestas de desarrollo bajo en emisiones de car- bono con cierta tendencia a la carbono-neutralidad de país (i.e. Noruega Carbono Neutral 2030, Costa Rica Carbono Neutral 2021 y Maldivas en el 2020).

medidas prácticas y propuestas para su aplicación

El tipo de industria determina el modelo de pro- ducción en términos del carbono que se genera. Por ejemplo, podemos decir que una industria que no es intensiva en el uso de energía y transporte, probablemente generará pocas emisiones en su proceso productivo y se puede catalogar como un modelo de producción bajo en carbono (i.e proyec-

to de energía hidroeléctrica o termosolar). Por otro lado, una industria que utiliza energía y transporte de forma intensiva, probablemente generará una gran cantidad de emisiones y tendría entonces un modelo productivo de alto carbono (i.e industria aeronáutica o fabricantes de maquinaria industrial). La introducción de nuevas tecnologías permite que una industria pueda pasar, por ejemplo, de un mo- delo de producción alto en carbono a un proceso de producción de medio carbono. En el gráfico que se presenta a continuación se muestra el proceso de adopción de tecnologías más limpias y cambio de modelo productivo, dividido en tres fases. La primera fase es una fase de co- nocer y medir el tipo de proceso productivo de la industria. En la segunda fase, utilizando incentivos económicos, se promueve el cambio de modelo de producción por medio de la innovación, creación y adopción de nuevos estándares de producción que consideren de manera integral la generación de emisiones y permitan una mayor eficiencia. Fi- nalmente, en la tercera fase se busca obtener un proceso de producción que sea carbono neutral, de manera estandarizada.

GRÁFICO 2

ESQUEMA GENERAL DE BAJO CARBONO Y EVOLUCIÓN DE LA INDUSTRIA

Modelo de Producción de Alto Carbono Paquete de estímulos económicos del mercado Modelo de Producción
Modelo de Producción
de Alto Carbono
Paquete de estímulos
económicos del mercado
Modelo de Producción
de Medio Carbono
Producción
Cambio del modelo de producción
Carbono Neutro
Estandarizado
Modelo de Producción
de Bajo Carbono
Creación y adopción de nuevos
estándares de producción
Fase I
La industria se ubica
según su nivel de
consumo y emisiones
Fase II
Se innova en la forma de
producir aumentando la
eficiencia
Fase III
Se establece un nuevo
estándar de
producción
Barreras Políticas, Estándares
Mínimos aceptables
Fontera técnica, económica,
social, ambiental

Fuente: Elaboración propia.

La introducción de nuevas tecnologías permite pasar de un modelo de producción alto en carbono a un proceso de producción de medio carbono

Cuando una industria conoce el tipo de mode- lo productivo que realiza en términos de consumo de energía y nivel de emisiones al medio ambiente, puede establecer niveles mínimos de compromiso de reducción de carbono y consumo energético, según estándares mínimos de adecuación (i.e. ISO 14001). A su vez, pueden optar por cambios gra- duales que les permitan ajustar paulatinamente su proceso productivo y pasar a distintas categorías de acuerdo con sus avances, sin que esto implique des- mantelar su arquitectura productiva. Lo que implica mantener un rango confiable en la optimización del uso de los recursos y producción de desechos. El modelo de adopción de tecnologías más lim- pias y cambio de procesos productivos, hacia una producción baja o neutra en carbono, permite ob- servar cómo las actividades económicas se pueden realizar dentro de un marco flexible, que promueve metas claras de reducción de emisiones de GEI de manera sostenida. La industria puede realizar las transformaciones con libertad, avanzando gradual- mente hasta el punto en que considere que el costo del cambio es mayor a los beneficios que obtienen la industria y el entorno, sin adquirir compromisos poco alcanzables. Dependiendo del avance de cada industria, esta podría innovar y superar las barreras impuestas por las condiciones del mercado. Con ello, estaría reali- zando un cambio sustancial en su actividad produc- tiva, creando bienes y servicios con un alto grado de innovación, disminuyendo significativamente tanto su impacto en el medio ambiente como sus costos operativos.

Gerencia

en el medio ambiente como sus costos operativos. Gerencia Al llegar a este punto, la creación

Al llegar a este punto, la creación de nuevos estándares está a solo un paso. Es aquí donde la reinvención de la industria o de la organización se da, empujando a la industria en general a dar un vuelco total o hacer que la organización líder cree una nueva industria.

Creando valor al imponer nuevos estándares de producción

En los últimos veinte años se han ofrecido múl- tiples herramientas para cambiar sustancialmente el sistema productivo mundial, basado en petróleo y sus derivados, y reducir significativamente nues- tro aporte al cambio climático, buscando al mismo tiempo una mejora en la utilización de los recursos energéticos disponibles. El anterior marco pretende señalar que con el uso de incentivos económicos, cualquier tipo de in- dustria puede ingresar a un modelo bajo en carbo- no, controlado según sus posibilidades y limitantes, sin estándares exigidos que podrían ser poco alcan- zables para una base económica petróleo-depen- diente. Además, el proceso de cambio de modelo productivo permitiría crear nuevas formas de in- novación en la producción de bienes y servicios de manera natural para cada organización. Finalmente, consideramos que el cambio hacia modelos de desarrollo con economías bajas en car- bono no se puede lograr con instrumentos de regu-

economías bajas en car- bono no se puede lograr con instrumentos de regu- VolUmEN 2 /
Gerencia lación (tales como instrumentos de mandato y control), exigiendo estándares específicos y con- trolando

Gerencia

lación (tales como instrumentos de mandato y control), exigiendo estándares específicos y con- trolando que se obtenga dicho estándar, sino que debe ser una combinación de instrumentos eco- nómicos (incentivos, financiamiento, etc.) con transformaciones culturales basadas en esquemas que den espacios para la invención y renovación de la actividad propia de la organización o indus- tria. Todo esto, con base en una visión de largo plazo y no en normas rígidas que limiten la inno- vación. O sea que el modelo de desarrollo bajo en emisiones debe estar sustentado en pilares que permitan cambios a largo plazo en los actuales modelos de negocios.

cambios a largo plazo en los actuales modelos de negocios. Nombre del Autor Datos del autor

Nombre del Autor Datos del autor Email del autor

Nombre del Autor Datos del autor Email del autor

del Autor Datos del autor Email del autor Nombre del Autor Datos del autor Email del