En síntesis, se podría afirmar que el actual sistema económico mundial, no esta capacitado para resolver los problemas de los

países del Sur y mucho menos los de menor desarrollo relativo. A pesar de su encomiable esfuerzo, salvo los llamados “países emergentes”, como Corea del Sur, La India, Brasil, etc., el Sur y el Norte han ampliado la brecha que los separa en términos económicos. En 1993 se aprobó el llamado “Modelo de Desarrollo Sostenible” en Brasil orientado a solucionar los inconvenientes que afrontan muchos paises por el deterioro del medio ambiente pero los países del Norte estan muy lejos de cumplir los compromisos allí adquiridos. Como se demostró, a partir del caos económico mundial del decenio de los 70, los problemas se agravaron por la crisis del sistema monetario internacional, el ajuste de los precios del petroleo, las prácticas proteccionistas de los países del Norte, la ausencia de una asistencia conforme a los postulados de la Estrategia Internacional para el Desarrollo, el fuerte endeudamiento externo de los países en desarrollo y la posición inflexible de la mayoría del los países del Norte en relación a peticiones muy dignas de los países del Sur, las cuales, de una manera muy hábil, los países desarrollados las fueron postergando y así distraer la atención del Sur en temas menos importantes. (Carlos Bivero). Otro aspecto para reflexionar es el proceso descolonizador que con tanta velocidad se realizó en el mundo bajo los auspicios de las Naciones Unidas, cuyas consecuencias no se hicieron esperar como se comentó al principio del trabajo. El incremento vertiginoso de los países integrantes del Sur afectó, de una u otra manera, los intereses de la comunidad internacional en su conjunto. Analistas, investigadores, pensadores, propusieron esquemas y fórmulas para proceder a la reorganización del anquilosado orden mundial. Recomendaciones surgieron y resoluciones se aprobaron en la Organización y en muchos de sus Organos Especializados, como la UNCTAD, en donde se enfrentaron ambos Grupos para lograr acuerdos en materias comerciales, como el Programa Integrado de Productos Básicos. Sin embargo, no ha sido fácil. Y mientras los países en desarrollo tratan de derrumbar el dique inamovible del progreso a través de rigurosas alteraciones al ordenamiento mundial por considerarlo a favor del Norte y adverso a sus intereses, ya a mediados de la década de los 70 se empieza a hablar del “Grupo de los 7” con la participación de Estados Unidos, Japón, la República Federal de Alemania, Reino Unido, Italia, Canadá y Francia, las potencias occidentales mundiales, cuyas Cumbres anuales, al principio, se limitaron a examinar temas económicos y, paulatinamente, temas de carácter politico y militar. La realidad mundial recorría otros caminos diferentes al encuentro de posiciones concertadas entre el Sur y el Norte. Se percibía una enfoque orientado hacia dos orientaciones contrapuestas. El desmoronamiento de la Unión Soviética, le permitió a Rusia ingresar como socio al Grupo y en 1997 queda bautizado como “Grupo de los 8”. Su característica fundamental ha sido buscar soluciones y posiciones comunes para hacer frente a los problemas económicos mundiales, en función, siempre, de los intereses propios, los cuales muchas veces no coinciden con los deseos de los países del Sur. Cumbre tras Cumbre, se nota una invariable reafirmación por parte del G-8 de las bondades del principio de la globalización Según algunos expertos internacionales han definido su alcance como una nueva via para continuar dirigiendo la relaciones internacionales, lo cual no

como subrayan algunos. Turquia y la Unión Europea en bloque. existe una amplia fisura en el sistema economico actual y que el mundo en desarrollo quedaría a merced de un conjunto de decisiones que se tomarían en un enclave cerrado. El G-20 se convirtió en el organismo que se ocupará de la situación económica mundial. Terminantemente. ya desde la desde los 70 se observaba que el espejismo de la globalización se convertiría en un “fait accompli” en la vida económica internacional y afectaría de manera directa a todos los actores del quehacer mundial ya que. Durante la Cumbre del G-20 en Septiembre de 2009. obviamente. India. Es de hacer notar que el G-20 constituye una amalgama de países desarrollados y Rusia y países en desarrollo o los llamados “Emergentes”. Mexico. China. abriría las posibilidades de diversificación en otros mercados geográficos y plantearìa retos a los Estados por la creciente presencia de empresas extranjeras en los mercados locales lo que ha provocado una creciente e intensa rivalidad internacional en diversos sectores de la economía. En su primera definición como foro permanente. El fenómeno de la globalización ha tenido mas auge en los últimos años del siglo pasado lo que ha significado para el mundo en desarrollo nuevos desafios a enfrentar en un esquema económico cada día mas abierto aunque siga dominado y controlado por un grupo de países con poder de decisión sobre toda la economía mundial. Australia. Esta nueva manera de ver las cosas de parte de algunos países del Norte al reagruparse en el G-8 demostraría que. no necesariamente modificaría las posturas que el Norte ha tenido de cara a la crisis mundial sino que conduciría a una mayor atomización del mundo en desarrollo lo que. desplazando al G-8 . Sudáfrica. Indonesia. en donde se discuten temas de alta repercusión en el desenvolvimiento cotidiano de las relaciones económicas a nivel mundial. Un nueva nueva entidad se creó en 1999: “El Grupo de los 20” cuyos integrantes son: El G-8 y Arabia Saudita. las presiones para salir a otros mercados aumentan y los acontecimientos políticos y económicos se presentan atropelladamente”. lo cual haría pensar sobre la posibilidad de una polarización que. sin lugar a dudas. Brasil. Corea del Sur. inexorablemente. sus representantes se comprometieron a mantener su enérgica intervención hasta asegurar una recuperación duradera de la economía y la creación de empleo. Conocedores de la dinámica económica global predicen que la economía actual es esencialmente internacional y cada vez lo será más. forjando un encaje global lleno de .supondría la debilitación de la ONU sino. promovió regulaciones a los bancos de inversión y paraísos fiscales y avanzó en la reformulación del FMI y el Banco Mundial. muy poco democrático. una mayor fortaleza. También acordaron seguir desarrollando estrategias coordinadas y cooperativas para salir de la crisis y aplicar las medidas más idóneas para las necesidades de cada país. presentaría un cuadro mucho mas complejo para el Sur a la hora de considerar y proponer planteamientos unitarios a ser considerados por el Norte. pronostican que no existe ninguna transacción comercial o de otra índole que no esté influenciada por una fuerte dosis de internacionalismo: “la competencia extranjera se intensifica. mas bien. el G-20 se pronunció por políticas que resguarden el empleo decente. Argentina. de conformidad con el Comunicado Conjunto emitido. (cita de Rafael Rangel) Por otra parte.

. en especial. En consecuencia.incertidumbre lo que no permite inferir un futuro mejor para el mundo en desarrollo. La realidad Norte-Sur dista mucho de transformarse en acciones tangibles que de lugar a que los paises en desarrollo puedan saborear un panorama mas esperanzador y favorecerse de medidas que en el pasado tanto les han perjudicado al haber sido protagonistas plásticos de un anciano y rancio orden mundial. en el orden mundial todo esta por edificar. para los mas pobres del planeta.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful