Está en la página 1de 31
Hora - Beery Gadi Apologia del arte de curar Existe un tratado de la época de los sofistas griegos en el cual se defonde el arte medico contra sus detractores.® Podemos seguirlas huellasde otras argumentaciones analo- ‘gas y, sin dud esta coineidencia noe debe a una simple ‘catualidad. El ate eereido en la medicina es un arte muy peculiar, que no coincide en todos sus sspectos con lo que los friegos llamaban techne y To que nosotros denominamos ‘nas veces arte, ¥ otras, eieneia Eleonceptodetechneesuna furiosa ereacion dela mentalidad griega, del espiritu de la ‘historia, dl libre reconocimiento pensante de ascosas,y del logos, de esa disposicion a dar euenta delos fundamentos de todo lo que el hombre considera como verdadero, Con este coneepto y con su aplieacién al campo de la medicina, se ‘adopt Is primera decisin en favor de algo que caracteiza alacvilizacion occidental. Yes queel médicodejadeadoptar Ta figura del curander, rodeado del miaterio de sus poderes smagics, para pasar a ser un hombre de cencia. Aristoteles temples justamente la medicina como ejemplo tpico de la transformacin de lo que era una simple acumulacion de hhablidad de saber en auténtica ciencia. Aun cuando —en ‘algunos atos alslados—el médico pueda estar en inferior ‘dad de condiciones respecto dl eurandere experimentado 0 bie Agta de Mala Apia delat de cara evi, zaduin anstnday ple por Theer Comper norms Seon ‘Stra lbrada oo Kaseiche Aas der Waseca Wie “ 4e ia mujer sabia, su saber es de una naturaleza completa ‘mente distinta es un saber sobre lo general. El medio sabe Tarazén porlacual una determinada arma decuracion xito;yentiende su seein, porque porsiguela relacin entre ‘eausa y efecto, Esto suena muy moderno y, sin embargo, no se trata de una aplicacion de los deseubrimientos de las Glencias naturales a objetivo prctice de a curacion, seg hhuesto enfoque actual. El cantraste entre a ciencia pura ¥ Taapliencién practiea de a misma, tal cual loconccemas hoy, Neva la impronta de los métados expecificus de la ciencia ‘moderna, dela aplicacion dela matematicaa os conodimien- ‘tac naturals. El eoncepto grieyo de techn en cambio, nose rofiere ala aplicacién prctica den saber tric, sino que constituye una forma propia del conocimiento Wenien, La techne es aquel saber que representa una determinada habilidad, segura de sf misiaa en relaeisn con un produc ‘lon, Desde el comienzo, no sé estéligada aa capacidad de producr sino que ha surgido de ella. Pera se trata de una ‘eelente capacidad dé producir, uns eapacidad que supone ‘el conocimiento de las eausas. Por lo tanto, desde un princ pio, corresponde que de esa capacidad sapiente aurja un ‘rgon, una obra que es fruto de la actividad de produce, Puesel produciradquiere su perfeccion,justamente, al erear algo y ofrecerlo para ser usati por otros, Dentro deesteconcepto de arts" —que se encuentra en los limites de lo que nosotros denominamos “ciencia’=—, es evidente que elarve de la medicina ocupa una posicin tanto txcepcional como problemética. En sueaso, no hay una bra producida por el arte y que sea artistic. Tampoco se puede hablar de la presencia de un material ya dado en la nature leza,deleual sea posibleobteneralgonuevoal presentarloen una forma artistes. La esencia del arte de curar consiste, Ins bien, on-poder volver a producir lo que ya ha sido ‘roducido, Por eso, en el saber yen el hacer de medico entra fn juogo una capacidad de modifcar la situacion que es fxclusivamente suya, también llamada “arte” en este caso, Sin duda, se podria afrmar que el médico produce la salud por medio de'su arte; pero esta expresién seria inexacta, Lo que el médioo produce asi no es una obra, un ergon, algo ‘nuevo en su ser, algo que demuestre su capacidad de produ: ir Se trata, antes bien, de restablecimionto dela salud del fenfermo y noes posibledetcrminar siestose debe al xitodel ‘conocimiento y dela eapacidad del médico. Estar sano noes festae curado, Por eso queda abierto un interrogante cast Insoslayable: cen qué medida ol éxito de la curacion se debe al tratamiento acertado del médico y en qué medida ha ‘olaborado en élla propia naturaleza? ‘sta es la razon por la cual, desde tiempos inmemoriae les, el arte médico y su prestigio estén rodeados de sus propias eireunstancias. La importancia lteralmente vital del arte médico confere al profesional y a su pretension de saber y de poder unaimportanciaespecial, sobre tod cuando ‘existe el peligro de por medio, Pero este prestigio tiene su ‘contrapartida en particular cuandael peligro desaparece:la persistenci de la duda sobre la existencia y In eliacia dl Arte de curar. Tyehe y techne se mantienen agul en una ‘elacign de tension particularmente entagénica. Lo que es ‘alido para el caso positive de lacuracicn exitosa no pierde ‘este cardcteren el caso negativo del fracaso.;Quién seanima 8 decidir —y sabre todo #1 se trata de un lego hasta qué Punto se traté de un posible fracaso de la capacidad del médico hasta qué punto no fue un destino prefjado To que produjo el infortunado desenlace del caso? Sin embargo, 1a ‘apologia dl arte de curar no es silo la defensa de una profesin y do un arte frente alos demés, especialmente frente a los inerédul y los excdpticas, es, sabre todo, el ‘autoexamen y la autodefensa del médico ante si mismo y ‘contra s mismo, ue estan indiolublemente vinculados con ln peculiaridad de la habilidad médica: el médico es tan incapaz de demostrarse su arte asf mismo, como de demos trarelo a los demas, ‘La peculiaridad que distingue a la ciencia de curar

También podría gustarte