Está en la página 1de 193

Copyright © The Raelian Foundation 2001

El derecho de Raël a ser identificado como autor de este trabajo ha sido


confirmado por él de acuerdo con Copyright, Design and Patents Act 1988

Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación puede ser
reproducida, archivada o almacenada en ningún sistema o transmitida en
ninguna forma o por ningún medio, electrónico, mecánico, fotocopiado,
grabado o ninguna otra forma, sin el consentimiento previo del editor y del
dueño de los Derechos de Autor.

a la
clonación
humana
Gracias a:

Agustín Felipe M. por la traducción.

Myriam y Pierre-Andre Dorsaz por la composición del libro y la creación de


la portada, para la cual utilizaron una fotografía de su hijo.
Raël


a la
clonación
humana
La vida eterna
gracias a la ciencia

Editado por:
NOVA Distribution Corporation
Apartado Postal 225, 1211 Ginebra 8 - Suiza
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA
Índice
Introducción.................................................................................9
Prólogo de Brigitte Boisselier....................................................13
Prólogo de Marcus Wenner........................................................21
Prólogo de Daniel Chabot..........................................................31
Clonación humana: el acceso a la vida eterna...........................39
Tener un hijo a la carta...............................................................57
Alimentos genéticamente modificados: el fin del hambre........63
Internet: una experiencia religiosa.............................................67
Ordenadores y nanotecnología: la eliminación del trabajo........77
La exploración espacial: otro golpe fatal al mito de Dios ........85
Por una democracia electrónica.................................................95
La verdad sobre Clonaid.com....................................................97
Los robots biológicos...............................................................105
El transhumanismo...................................................................111
El proceso de elohimización....................................................125
Los cyborgs..............................................................................131
Nuevas tecnologías y protección del medio ambiente............133
Una civilización de placer........................................................137
Las casas del futuro..................................................................145
La macrobiología.....................................................................151
Conclusión................................................................................159
Declaración en Defensa de la Clonación ................................167
Declaración de Raël al Congreso de Estados Unidos..............175
Referencias...............................................................................180
Direcciones de Internet de los sitios oficiales..........................186
Otras obras...............................................................................187
Direcciones de los Movimientos Raelianos Nacionales..........188
INTRODUCCIÓN

Desde 1974, cuando presenté al público "El Libro que dice


la Verdad", describiendo mi contacto con los Elohim, -los
extraterrestres que nos crearon científicamente en laborato-
rio y que fueron llamados "dios" o "dioses" por nuestros
antepasados, demasiado primitivos para comprender y
"embrutecidos por falta de ciencia"-, el entusiasmo del
público por el "fenómeno OVNI" llevó a mis libros y con-
ferencias realizadas en todo el mundo al éxito.
Pero cuando explicaba que, gracias a la clonación, pronto
podremos hacer lo mismo y vivir eternamente, muchos se
reían con la risa tonta que siempre ha caracterizado a los que
son demasiado obtusos como para poder entrever el futuro
y la muerte de sus paradigmas.
Después de 27 años y de algunas ovejas como Dolly, han
dejado de reírse, y están horrorizados al ver que lo que
anuncié se convierte en realidad.
Ha llegado el momento de meter la directa y revelar lo que
nos tiene reservado el futuro. Mientras que la vieja gen-
eración del baby boom, que con el paso del tiempo se ha
convertido en la del papy boom, es incapaz de comprender
o adaptarse, y como todo individuo que envejece, presencia

9
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

los cambios con el horror de aquellos que ven cómo van a


perder sus referencias, una nueva generación está ocupando
su sitio en la sociedad, la cual no tendrá problema alguno
para adaptarse a los nuevos valores engendrados por las
nuevas tecnologías.
Los jóvenes que manejan con soltura sus computadoras
desde los 5 ó 6 años, evidentemente no tienen el mismo
cerebro en comparación a aquellos que sólo tuvieron
juguetes de madera o de metal, y cuya materia gris está un
poco atrofiada.
Los "hombres del siglo veinte", es decir, la vieja gen-
eración, verdaderamente no podrá adaptarse al mundo que
está venidero. Como todos los viejos aferrados a sus
poderes a punto de desaparecer, van a legislar y a tratar de
impedir la inevitable evolución hacia el Hombre Nuevo1.
Pero no podrán hacer nada y con el paso del tiempo, irán a
parar al Museo de Historia, o mejor dicho de la prehistoria,
por lo mucho que la civilización venidera hará parecer al
hombre del siglo XX a un "Cromagnon" de la Humanidad.
Ellos pueden estar en contra de la clonación humana y en
contra del hecho de poder vivir eternamente. En cierto
modo, eso es bueno. Si están en contra de la vida eterna,
entonces que se mueran. Así dejarán sitio a las nuevas gen-
eraciones que, por supuesto, aceptarán con entusiasmo el
hecho de poder vivir eternamente gracias a la ciencia. Y que
dejen beneficiarse de estas nuevas posibilidades a los que no
quieren morir.
1 El termino "Hombre Nuevo" se refiere a la raza humana. En él se incluye a hombres y
mujeres, y no tiene prejuicio alguno de acuerdo a su etimología. En Sánscrito, la palabra
"mana" significa "humano".

10
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

Vivir eternamente no debe ser una obligación. En primer


lugar, es necesario como mínimo tener ganas de ello. Por
supuesto que si uno está deprimido o es infeliz en la vida, la
sola idea de vivir eternamente es un sufrimiento inso-
portable. Para los más deprimidos, la sola idea de vivir una
vida "normal" de 75 años es tan desmoralizante, que a
menudo se suicidan mucho antes de alcanzar esta edad.
Así pues, el mismo concepto de la vida eterna, elegida
libremente y nunca impuesta, puede atraer solamente a
aquellos que están felices de estar vivos y que no quieren
que cesen los placeres que la vida les aporta.
Por esta razón, la educación en la felicidad y en el placer
es una parte indisociable de la filosofía del Hombre Nuevo.
Si somos educados para el sufrimiento y el sacrificio, no
podemos desear más que morir para escapar de ese "valle de
lágrimas".
Si por el contrario, crecemos con la idea de que hemos
nacido para el placer, y de que todo lo que nos rodea con-
stituye una fuente inagotable de estímulos para engendrar y
diversificar este placer, entonces desearemos jugar y disfru-
tar de estos placeres siempre renovados.

11
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

Prólogo de Brigitte Boisselier


Dra. en Física, Profesora de Bioquímica
Directora de Clonaid

"Algún día será posible clonar a seres humanos y acceder


así a la vida eterna. Algún día viajaremos más rápido que
la luz. Algún día seremos capaces de controlar el envejec-
imiento…"

Fue hace 7 años, cuando Michel, un compañero de trabajo


con quien cenaba aquella noche, revolucionó mi pequeño
universo en unos treinta minutos. Comenzó hablando de la
teoría de la creación científica de todas las formas de vida
en la tierra por los Elohim; siguió hablando de los valores
que deberían guiar nuestras acciones aquí en la Tierra y el
futuro que nos es posible percibir, imaginar, soñar…
¿Cómo podría describir las semanas siguientes? Entre mi
rigor científico, mi culpabilizadora educación católica, mi
curiosidad de investigadora y mi entusiasmo instintivo hacia
esta nueva teoría, mis neuronas no pudieron descansar
mucho.
Entonces decidí poner mi rigor científico al servicio de mi
instinto y me pasé unos meses volviendo a leer todos los

13
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

textos que encontré acerca de la teoría de la evolución y


acerca de las antiguas civilizaciones y sus religiones.
También comencé a ver la ciencia moderna con otros ojos,
esa misma ciencia que era parte de mi vida diaria cuando era
Asistente del Director de Investigaciones de L'Air Liquide.
A medida que leía, me fui dando cuenta de que llevaba
puesta una venda en los ojos, que no me permitía ver y com-
prender que desde hacía ya 7 años, nos habíamos convertido
en creadores de vida y a la vez, en re-creadores.
Muchas veces he tenido que contestar esta pregunta:
"Siendo usted científica, ¿No tuvo problemas al leer los
mensajes de Raël por lo que dice a propósito de la
clonación, de la vida eterna y de todo eso?" No realmente,
¡Lo siento! No tuve bloqueos, solamente el cuestionamien-
to lógico de todo investigador. Y esa lógica basada en mis
conocimientos de química, en aquel momento, me decía que
si una molécula estaba bloqueada en una conformación
como consecuencia de una reacción química o de una serie
de reacciones químicas, debía existir un producto químico o
una combinación de productos químicos que fuera capaz de
invertir ese bloqueo.
Y de hecho, esto es exactamente lo que descubrió Ian
Wilmut al introducir el ADN de una oveja en el huevo no
fecundado de otra oveja. Ese huevo contenía la combi-
nación de compuestos capaz de desbloquear el código
genético -el ADN-, y hacerlo regresar a su estado original
de embrión/pre-especializado, y de esta forma, capaz de ini-
ciar una nueva división celular y conseguir un nuevo
embrión. En una palabra, este proceso permitió el clonar a
un ser vivo… Y es así como Dolly, el primer mamífero

14
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

clonado, nació unos 4 años después de que yo leyera por


primera vez los Mensajes de Raël.
¿Era yo una científica iluminada al decir que se iba a con-
seguir la clonación del modo que había predicho Raël, en
contra de la opinión de las autoridades? ¡No! Lo que exac-
tamente había hecho era quitarme la venda de los ojos y
aplicar un poco de sentido común a mi rigor científico.
Lo mismo sucedía con la velocidad de la luz, declarada
constante por los físicos que la midieron en 3x108 m/s. El
hecho de que en las mediciones realizadas hubiera resultado
ese mismo valor en la mayoría de las situaciones plane-
tarias, ¿significaba acaso que no podía haber algún modo de
disminuir la velocidad o acelerarla cambiando las condi-
ciones de la operación? ¿Debemos aceptar este límite? Es de
sentido común decir que debe haber un modo de cambiar
esa velocidad, y eso es lo que en diferentes ocasiones han
hecho los científicos en varias universidades del planeta en
el transcurso de estos 4 últimos años…
En la actualidad, los teóricos tratan de conciliar la teoría
con los últimos resultados, pero no tardará mucho en apare-
cer una nueva teoría… ¿Les dará una nueva visión a los
muchos estudiantes que tendrán que aprenderla? ¿O se les
enseñará como una teoría la cual, a su vez, será trastocada
por otra mejor, y así sucesivamente hasta el infinito, dado
que nuestro aprendizaje del infinito es infinito?... No estoy
segura de que vayan a recibir esa enseñanza, a pesar de que
la historia esté plagada de errores que hoy día nos hacen
sonreír.
En 1894, Albert Michelson daba el discurso inaugural del
laboratorio de física de la Universidad de Chicago diciendo:

15
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

"Los hechos y las leyes más importantes de la Física ya han


sido todos descubiertos". Esa opinión fue compartida por la
mayoría de la comunidad científica. Solamente 10 años más
tarde, Einstein publicaba el primero de los artículos que
iban a revolucionar, la percepción y la comprensión del
Universo de esa época. Los trabajos de Einstein se basaban,
entre otros, en los resultados de la investigación de
Michelson.
En 1933, algún tiempo después de la primera demostración
de la fisión del núcleo atómico, el físico británico y Premio
Nobel Ernest Rutherford declaraba: "la energía producida
por el átomo es insignificante. Los que esperan encontrar en
esta transformación una nueva fuente de energía son unos
ilusos". Albert Einstein estaba de acuerdo con él. Y decía:
"no tenemos ni el más mínimo indicio de que se pueda
acceder algún día a la energía nuclear"... Hiroshima tuvo
lugar 12 años después…
Vemos que los pioneros ocasionales al poco tiempo se
encuentran del lado de los que distribuyen vendas para los
ojos. Esto me hace pensar en una observación que particu-
larmente me gusta del autor Arthur C. Clarke: "Cuando un
científico de edad relativamente avanzada, eminente y dis-
tinguido, declara que algo es posible, probablemente tenga
razón. Cuando dice que algo es imposible, hay una elevada
probabilidad de que se equivoque".
Aquí está la historia para demostrarlo, al principio toda
idea revolucionaria es rechazada etiquetándola de "imposi-
ble". Incluso, a veces se la etiqueta de "monstruosa" o
"escandalosa" para asegurarse de que no vaya demasiado
lejos… Unos años más tarde, pasa de ser imposible a "prob-

16
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

ablemente posible, pero costosa", lo que en muy poco tiem-


po conduce a que se diga de ella: "siempre dije que era una
buena idea".
Esta regla que acompaña a las ideas revolucionarias se
cumple en todos los campos de la ciencia. Anteriormente
apuntaba al bien conocido campo de la Física, pero lo
mismo es válido para la Biología y la Medicina, en las que
cada novedad es fuente de grandes perturbaciones porque
afecta a lo humano y afecta también a la noción que ten-
emos de lo "divino"…
A principios del siglo XIX, los anestésicos se utilizaban de
manera relativamente habitual en cirugía, pero los moralis-
tas se rebelaban contra la idea de que se pudiesen utilizar
para aliviar los dolores del parto… ¿Acaso no dice la Biblia
que la mujer parirás con dolor? Por tanto, dar medicinas a
una mujer para aliviarla del dolor era sencillamente imposi-
ble, ya que era contrario al deseo de dios…
Fue necesario que la reina Victoria, que tenía agallas, deci-
diera tomar estas medicinas (tuvo 9 hijos), para que los
moralistas se callaran y la práctica se generalizara…
Fue un importante avance en contra del oscurantismo, que
frente a cualquier novedad en ese campo, no hacia más que
referirse a la ley de dios. Sonrío y me indigno al leer lo que
dice Juan Pablo II cuando se rebela contra la clonación uti-
lizando frases hechas del tipo: "Ustedes no deben jugar a ser
dios"...
¿Cómo puede olvidarse de que en más de una ocasión los
cirujanos le salvaron la vida, y de que sin ellos y sin su man-
era de jugar a ser dios, Juan Pablo II ya no estaría aquí?
¿Cómo puede negar una legítima aspiración a la vida eter-

17
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

na, la cual será posible en un futuro muy cercano gracias a


la técnica de la clonación, cuando todos los días predica y
reza por una vida eterna en otro lugar?...
¿Cómo puede rebelarse contra las investigaciones sobre el
envejecimiento? Uno de sus antecesores tenía menos
escrúpulos, ya que el buen papa Pío XI se ponía regular-
mente inyecciones de feto de oveja en la clínica de reju-
venecimiento de Paul Niehaus en Suiza…
Estos anhelos de una vida más larga son tan naturales, que
no cabe duda que los investigadores la conseguirán en muy
corto plazo, tal y como también lo profetizo Raël, y tal y
como nos lo revela un poco más en este libro.
Siete años después de mi primer encuentro con los Mensajes
y con el mensajero, Raël, a quien decidí llamar "mi
Bienamado Profeta", experimento mas que nunca, la
trascendencia de la revolución que transmiten sus profecías
y sus enseñanzas.
Cuando uno decide conscientemente quitarse la venda de
los ojos, la visión que se nos ofrece ¡es tan entusiasmante!
A menudo se me pregunta "¿merece la pena movilizarse
como lo haces Brigitte, para dar a conocer los Mensajes y
las enseñanzas de Raël y de nuestros creadores?" Mi
respuesta no varía, así como tampoco varía el amor que veo
en la mirada del Profeta… y es mi respuesta, entre otras, a
ese amor.
Sí, me siento feliz al llevar a cabo esta revolución, me sien-
to feliz al ser una participante activa de este profundo cam-
bio planetario, particularmente, poniendo en marcha esta
empresa de la clonación. Cuando uno ha tomado conciencia
de lo que nos depara el futuro, cuando uno ha comprendido

18
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

el alcance que tienen las revelaciones de Raël, no es posible


guardárselo para uno mismo. Los escritos de Raël hicieron
que se manifestara en mí una fuerza interior y una serenidad
insospechadas… sé que están ahí, puedo sentir que están
bien, y lo llevo con la cabeza muy alta.
La teoría de la Creación científica, con demasiada frecuen-
cia, es etiquetada de "imposible", y dependiendo de las
regiones del mundo, también se le ha puesto la etiqueta de
"peligrosa". Las profecías científicas, sociales y políticas
que acompañan a esta teoría, a menudo son calificadas de
escandalosas, y el Profeta mismo, como sucedió con sus
predecesores, es calificado de impostor en su propio país…
Al mismo tiempo, Él nos habla de amor, Él nos habla de
infinito, Él nos hace soñar con un mundo de placer y de con-
ciencia, Él nos enseña el camino para alcanzarlo.
La historia del pasado nos revela que son las ideas revolu-
cionarias las que construyen el futuro, así pues, abandono
esa historia del pasado para volver la vista con resolución
hacia ese futuro que escojo con total confianza. El envejec-
imiento será algún día historia del pasado, la muerte será
más una opción que el inevitable fin, y confío en que el ser
humano sabrá conducir este cambio de otra manera que no
sea mediante la prohibición … hoy de nuevo he recibido la
llamada de una pareja que perdió a su hijo pequeño en un
accidente, y voy a poner toda mi energía para que ese códi-
go genético vuelva a expresarse...
¿He conseguido quitarme de encima todas las vendas? ¿He
superado todas mis limitaciones? Eso no es lo que pretendo.
Pero cada día me esfuerzo por no limitar ni mis esperanzas,
ni mi imaginación, ni mi amor por mi Bienamado Profeta,

19
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

ni por aquellos a quienes Él representa ni por todos los seres


humanos de este planeta que Él ha aceptado guiar...
Y usted, querido lector, que está a punto de descubrir la
belleza del futuro, intente no dejar que la palabra "imposi-
ble" se introduzca en su cerebro, pues es una vuelta muy
inútil al pasado …
Gracias Raël por compartir con nosotros esta conciencia de
la ciencia, que has desarrollado o mejor debería decir, la
ciencia de la conciencia.
Gracias, Bienamado Profeta, por darme el inmenso privi-
legio de servirte.

Brigitte Boisselier, Doctora en Física


Responsable de los Proyectos Científicos Raelianos.
Directora de Clonaid
Profesora de Bioquímica

20
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

Prólogo de Marcus Wenner

La Humanidad está en el umbral del paraíso. Desde la


aurora del Hombre, la gente ha estado soñando con este día,
e incluso ahora que estamos tan cerca, todavía quedan entre
nosotros algunos que simplemente no acaban de verlo,
como aquellos últimos combatientes de la jungla que siguen
escondiéndose ciegamente en los pantanos, sin darse cuenta
de que la guerra terminó hace ya décadas. Aunque la reali-
dad es la paz, ellos todavía se aferran a la guerra. Estos son
los "neo-neandertales" de los que Raël habla en este libro.
Estas son las personas que continúan arrastrando donde-
quiera que van, sus viejos y desfasados valores como gril-
letes y cadenas, conscientes de que hay algún problema en
alguna parte, pero inconscientes de que son ellos mismos
quienes lo traen consigo.
Sin embargo, todos somos el producto de nuestra edu-
cación, y ya que la mayoría de nosotros recibió su educación
en el pasado, somos trocitos del pasado tratando de orien-
tarnos en el futuro. Estamos intentando maniobrar por un
flamante paisaje desconocido, utilizando un mapa antiguo
que fue trazado en nuestra niñez ¡No es sorprendente que

21
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

tanta gente esté perdida! Pero esto no tiene por qué ser así,
y nuestra visión de la realidad no tiene por qué haberse
quedado anclada de forma irreversible al final de nuestra
adolescencia. Al igual que Peter Pan, no tenemos por qué
renunciar a los sueños de nuestra niñez ni perder nuestra
capacidad de imaginar y ver el mundo maravillados u olvi-
dar cómo crecer y actualizar nuestro mapa para encontrar el
oro. Porque esto es lo que necesitaremos para dar el último
paso hacia la Isla del Tesoro. Solamente podremos llegar al
paraíso si dejamos atrás las últimas y escasas cadenas para
ver el mundo actual con todo lo bueno que contiene, en vez
de reprimirnos con los temores del pasado. No puedes dar el
salto llevando cadenas, y el pasadizo es demasiado estrecho
para un adulto, sólo los niños pueden atravesarlo con el don
de la curiosidad abierta, la capacidad de soñar, de amar
incondicionalmente e imaginar todo ello con la pura inocen-
cia del ser.
Todos los grandes filósofos han estado soñando con este
día, desde los antiguos griegos hasta nuestros modernos
visionarios y artistas. "Imagine all the people...". En el pasa-
do, los humanos tuvieron que trabajar duro con sus manos,
someterse a las fuerzas de la naturaleza, o peor aún, a los
caprichos de la opresión. Piensa en las innumerables
madres, tus propios antepasados, los de tu propia carne y
sangre, que sufrieron tanto en la vida, sin medicinas, ni
seguros, ni la garantía de que hubiera comida en el futuro,
ni de que sus maridos pudieran volver vivos a casa al día
siguiente, viviendo en el constante temor de ser invadidos
por sus vecinos matones, a los castigos "religiosos" por pen-
sar de forma diferente, a la retribución para sus terrate-

22
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

nientes, a la enfermedad, con las manos entumecidas por el


agua helada, sin un colchón confortable donde dormir, sino
sólo un tapete de paja que picaba e infectado de piojos -"los
que tenían suerte"-, sus oídos sordos de trabajar 16 horas en
las fábricas desde su más tierna infancia y sus cerebros
dañados por el constante estrés.
Comparada con hoy en día, aquella vida era una serie de
sufrimientos traumáticos agravados por la ignorancia, el
miedo y la crueldad. No es sorprendente que las corruptas
religiones glorificaran este sufrimiento e hicieran de él la
clave para ir al cielo. Y durante todo este tiempo, en medio
de todo este gran esfuerzo y trabajo, vivía la esperanza,
esperanza de que sus hijos pudieran tener una vida mejor,
esperanza de que el futuro albergase una promesa mejor,
esperanza de que su sufrimiento no fuese en vano y de que
pudieran ser recompensados por ello algún día -en el cielo.
¡Y aquel cielo es hoy! Estamos cosechando el cielo de su
gran esfuerzo. Somos el último eslabón en una cadena de
sacrificios, donde la madre dedicaba su vida entera a los
hijos, y éstos literalmente la consumían a través de sus
pechos para transmitírsela a sus propios hijos. O el luchador
por la libertad que arriesgaba su vida a la hoguera o a ser
asesinado sólo para que sus sueños llegaran a nosotros. En
cada generación hubo personas honorables que tomaron lo
bueno y lo mejoraron, o se rebelaron contra lo que estaba
mal. Poco a poco, cada generación de científicos, arquitec-
tos, comerciantes, líderes y profesores, aprendiendo de sus
previos mentores y añadiendo (o sustrayendo) su pequeña
contribución propia, construyeron los cimientos de nuestro
mundo. La Humanidad es como un enorme tótem, donde

23
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

cada generación se sostiene sobre los hombros de sus pre-


decesores, desde el momento en que fuimos desterrados de
los jardines del Edén hasta ahora, cuando al fin podemos
levantar nuestras barrigas del polvo y alzar nuestras cabezas
por encima de todo para tomar aliento y secar las lágrimas
de nuestros ojos.
Todo lo que nos rodea, desde un simple lapicero hasta la
más complicada computadora, está aquí gracias al gran
esfuerzo de tantos humanos que vivieron y murieron antes
que nosotros. Cada fragmento de libertad humana actual fue
comprado con sangre del pasado. Cada persona añadió o
sustrajo del producto final, pero hoy, el balance final es pos-
itivo. Si hoy estamos vivos, es gracias a los pobres niños
mendigos dickensianos que soportaron las terribles condi-
ciones durante el tiempo suficiente para poder transmitirnos
sus genes antes de expirar, a modo de una enorme y
mortífera carrera de relevos. Compara tu vida con la de
ellos. Si ahora disponemos de tiempo para pensar y rela-
jarnos en vez de preocuparnos por la supervivencia, es gra-
cias a ellos, especialmente a los que contribuyeron positiva-
mente a la Humanidad, y que la sociedad marginaba e inclu-
so perseguía por brindar algo nuevo. Sin embargo, gracias a
su empeño y a pesar de las dificultades, consiguieron arras-
trar nuestra sociedad hacia donde se encuentra en la actual-
idad, más próxima a esta Edad de Oro de felicidad en la que
hemos comenzado a entrar y que ellos solamente pudieron
soñar. Estamos viviendo los sueños de tantos revolucionar-
ios, herejes, parias y demás etiquetas que se les hubiera
colocado por estar adelantados a su tiempo, y estamos en
deuda con ellos corriendo esta vuelta final. De otra manera,

24
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

su sufrimiento habría sido en vano. Y quién sabe si, quizás


cuando consigamos la tecnología adecuada, tomaríamos la
decisión de devolver la vida a algunas de estas personas,
cuya existencia estuvo dedicada al progreso, ¡para que
después de todo puedan disfrutar de una vida posterior en el
cielo! Pero esta es otra historia...
Imagina el día en que podamos producir alimentos
automáticamente, sin necesidad de trabajo humano..., imag-
ina un mundo en el que todo lo que necesitamos pueda ser
producido por robots. Ello significaría que todos los niños
pequeños que se están muriendo de hambre podrían de la
noche a la mañana, tener comida en abundancia, juguetes
ilimitados y educación al alcance de la mano. En un abrir y
cerrar de ojos, todos ellos tendrían las mismas oportu-
nidades en su calidad de ciudadanos de la tierra.
¿Y tú, qué? ¿Qué harías con tu tiempo libre? Sin necesidad
de ir a trabajar cada día, ni de rentar tu cuerpo y tu mente
para provecho de otra persona. Sin necesidad de todas esas
oficinas, ni de desplazarse al trabajo. En vez de ello, podrías
pasearte por incontables comercios gratuitos atendidos por
robo-chefs, conocer a innumerables e interesantes amigos y
comer todo lo que les apetezca. Podrías pasarte todo el día
aprendiendo música o química, podrías actualizar tu memo-
ria con un chip de datos interactivo, podrías hacerle crecer
alas a tu cuerpo, simplemente por lo bello que sería, o
podrías diseñar árboles que luego se convertirían en casas, y
verlos crecer, podrías ver a través de los ojos de una libélu-
la y hacerla volar donde quisieras. La cantidad de posibili-
dades que brinda la interacción entre la biomateria
inteligente y nuestros propios cerebros es infinita. Todo será

25
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

diseñado de forma que sea bello para la expansión del ser


humano, en lugar de feo para la productividad. Dado que las
computadoras se encargarán de todas nuestras necesidades
básicas, las características humanas menos reemplazables
del amor, la imaginación y la conciencia se convertirán en
los bienes más preciados y estarán a la orden del día.
Pero aparte de estos cambios estructurales que ocurrirán a
nuestro alrededor, ¿Qué pasa con los cambios en tu interior?
¿Cómo te adaptarás al hecho de que tu jefe no te diga lo que
tienes que hacer? ¿Cómo organizarás tu tiempo, cómo ali-
mentarás tu sentido de valor como ciudadano, y cómo col-
marás de satisfacción tu vida? ¿Cómo puedes sentirte
importante si no ocupas una posición en la sociedad, que
hoy en día se basa completamente en la profesión y en el
dinero? La mayoría de quienes actualmente pierden su tra-
bajo se deprimen precisamente por estas razones, pero ¿
Tiene esto que ser así?
Bien, aquí es donde el "niño que hay dentro de ti" adquiere
tanta importancia. Para que todos podamos adaptarnos a la
era del ocio y disfrutar de ella, necesitamos olvidar todas las
viejas formas de sentirse importante relacionadas con el tra-
bajo. El dinero ya no nos comprará respeto, la cadena de oro
ya no impresionará, el rango dejará de ejercer control e
incluso la edad dejará de tener autoridad. Lo que contará
será lo que lleves dentro de ti. En cualquier caso, a un niño
no le importa cómo vas vestido, lo alta que sea tu posición
en la jerarquía de la empresa, ni el color de tu piel; a él sólo
le importa la amabilidad, divertirse y la capacidad de jugar.
Estas son las cualidades que nos acompañarán a lo largo del
próximo siglo. Por ello, cuando el dinero sea inútil, apren-

26
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

deremos a obtener nuestro sentido de valor a través de los


logros personales, tales como producir obras de teatro,
música o cualquier cosa que dé placer a los demás. En lugar
de que el beneficio dictamine a nuestra sociedad, la regla de
oro se definirá en base a la cantidad de placer y satisfacción
que nuestras actividades nos den a nosotros mismos y a los
demás. Así conseguiremos la autoestima sobre la cual se
formarán los cimientos de una sociedad basada en el amor y
la ayuda, en vez del provecho y la explotación. Disfrutar,
crecer y jugar serán las palabras clave. Necesitaremos
volver a la infancia, aprender de nuevo a disfrutar de nue-
stro tiempo jugando, aprendiendo y descubriendo, tal y
como hacíamos de niños, y, por encima de todo, a disfrutar
de nuestro tiempo libre simplemente "siendo", en vez de
"aparentando" o "simulando". Sin embargo, aunque esto
pueda parecer obvio, aquellos entre nosotros quienes basan
su propia persona en lo que los demás puedan pensar de
ellos, y no en lo que ellos mismos saben que verdadera-
mente son, puede darles mucho miedo al suponer un
dramático cambio de mentalidad que requiere volver a des-
pertar y ejercitar partes específicas del cerebro, atrofiadas
hace mucho tiempo por la falta de uso y una educación
represiva.
Además, el cerebro tiene sus propios niveles de prioridad.
Igual que la exquisitamente sensible flor de Edelweiss, sólo
florecerá si las condiciones son las adecuadas. Cuando se
encuentra rodeado de amenazas, el cerebro automática-
mente entra en modo de supervivencia, convirtiéndose él
mismo en una amenaza. Sólo cuando sienta que no hay peli-
gro ni restricciones para elegir, sino en su lugar abundancia

27
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

de comida, seguridad, amor y libertad, activará el modo de


amor, armonía y creatividad. Y una vez que los avances de
la tecnología impacten en nuestra sociedad, tal y como se
describe en este libro, se habrán cumplido las condiciones
para que emerja el Hombre Nuevo.
Por primera vez en la historia, esto está sucediendo en
todas partes de nuestro planeta, en pequeños y felices mon-
toncitos. Después de todas esas generaciones, la cosecha
finalmente ha llegado. Actualmente, en este nuevo ambiente
están naciendo y creciendo los niños que se convertirán en
el Hombre Nuevo. Y si imaginan a sus antepasados, los que
construyeron este mundo, como la raíz y el tronco de un
árbol, desfigurado y retorcido por los sufrimientos del Viejo
Mundo, esta nueva generación representaría las flores que
dan frutos. Sabrás que el tiempo ha llegado cuando las
higueras den su fruto... Sólo tienes que sacudir el árbol y
caerán en tu regazo. Y el tiempo ha llegado... Estamos en el
umbral del paraíso, si sólo abriéramos nuestros ojos. Pero
todavía sigue frenándonos nuestro sistema de valores nean-
dertales, que nos impide dar el último salto hacia la Isla del
Tesoro... Este libro es la llave que nos ayudará a abrir los
cerrojos de nuestros grilletes y cadenas para entrar en la
Edad de Oro. En él, Raël toca todos los temas actuales más
controvertidos y recientes, abarcándolos plenamente, sacan-
do a la luz con láser de cirugía, las incoherencias y miedos
que entorpecen nuestro progreso, así como usando su dis-
tintivo propio de lógica sencilla y luminosa claridad a fin de
hacer añicos las cadenas que nos inhiben. Por supuesto que
siempre nos da miedo perder la seguridad de nuestros gril-
letes y volver a recuperar nuestra libertad, ya que de este

28
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

modo no nos quedarían excusas para no volar. Pero ahora ha


llegado el momento, y este libro nos da ese pequeño empu-
jón que necesitamos para dar el gran salto hacia delante.
"Representa el nuevo mapa que permitirá a la Humanidad
navegar su futuro y alcanzar unida la Isla del Tesoro,
cumpliendo finalmente la antiquísima esperanza y los anhe-
los de tantas personas muertas desde hace tiempo: el paraí-
so recuperado."

Dr. Marcus Wenner


Psiconeuroinmunólogo
Tokio 2000

29
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

Prólogo de Daniel Chabot


Profesor de psicología

UN PROFETA EN LA ERA CIENTÍFICA

Recuerdo aquel mes de julio de 1969. Yo entraba a casa


para ver mis programas preferidos en la televisión. Pero
aquel día, y los días que iban a seguir, había cambiado toda
la programación de la televisión. Los ojos de todo el plane-
ta estaban puestos en el espacio. Con la mirada de un niño
fascinado veía en mi pantalla de televisión, las imágenes en
directo de la realización de uno de los más antiguos sueños
del ser humano: poner el pie en la luna. Tenía 12 años en esa
época, y al mirar la luna por la tarde, apenas podía creer que
seres humanos de mi planeta estuvieran caminando en esa
bola luminosa que yo contemplaba en ese preciso momen-
to. Hasta este día, no era auténticamente consciente de que
estábamos adentrándonos progresivamente en una nueva
era en la que la ciencia y la tecnología iban a revolucionar
nuestra vida en todos los planos ¡Y esto era sólo el comien-
zo!
Vivimos actualmente una época extraordinaria. Nunca
antes ninguna generación había presenciado tantos cambios
en tan poco tiempo. Durante años, nuestros antepasados

31
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

vivían la misma realidad generación tras generación. Los


padres que traían hijos al mundo podían estar seguros de
que ellos iban a conocer una vida similar a la suya. Pero
todo es totalmente distinto en nuestros días. Hoy día, los
padres ignoran totalmente lo que van a vivir sus hijos.
Apenas pueden imaginar qué futuro van a conocer, ya que
todo cambia muy rápidamente y todo evoluciona a una
velocidad que, a su vez, se acelera sin parar. El niño actual
se codea a diario con Internet, los videojuegos y la tele-
visión digital. Apenas alcanza a comprender que su abuelo
se transportara a caballo, que no tuviera electricidad y que
se arriesgara a morir cada año cuando una gripe le acosaba
en el mes de enero. Pero al igual que su abuelo, este niño
tampoco acaba comprender. Y exactamente como me ocur-
rió a mí en julio de 1969, quizá algún acontecimiento cien-
tífico le sorprenderá más que los demás, y le hará tomar
conciencia de que vive en un universo tecnológico y cientí-
fico en perpetua evolución.
La televisión digital, Internet y los videojuegos constituyen
sin duda alguna, un entorno tecnológico que contribuye a
modificar nuestro modo de vivir y de pensar. Pero esto no es
nada en comparación con la revolución biológica que se
abre ante nosotros y a las múltiples cuestiones que ésta va a
causar. Para convencerse de ello, basta con mirar la extraor-
dinaria controversia que originó el anuncio de la clonación
de la oveja Dolly por el equipo de embriólogos escoceses
dirigido por el Dr. Ian Wilmut en 1997. Y qué decir del
debate que prevalece en este momento en torno a la
clonación humana.
Recientemente, discutía con una simpática señora que

32
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

había dejado su oficio de enfermera para dedicarse a las ter-


apias llamadas "alternativas" de la medicina natural. Al
igual que sucede en el caso de muchas otras personas, su
cambio de orientación profesional estuvo acompañado de
un pensamiento muy crítico hacia la ciencia en general, y a
la ciencia médica en particular. En el transcurso de la dis-
cusión, hice referencia a las extraordinarias aportaciones de
la clonación humana para el futuro. Entonces, la señora se
inclinó hacia mí y me dijo: "Yo estoy en contra de eso...
espero que no llegue nunca". La actitud de esta señora no
tiene nada de sorprendente. Refleja perfectamente la de un
gran número de personas que, ante las novedades científicas
y tecnológicas, toman una posición a favor o en contra.
Como si se tratase de una cuestión de opiniones.
Reconozcamos, sin extendernos sobre el tema, que los
medios de comunicación tratan las novedades científicas del
mismo modo que tratan las demás noticias, es decir, como
un asunto de debate de opinión pública. Lo que desgraci-
adamente no han comprendido, es que la ciencia y la tec-
nología no tienen nada que ver con los debates de opinión
publica. La historia de nuestra muy joven, pero muy rica era
científica, nos demuestra perfectamente cómo los debates
de opinión publica nunca han podido detener los cambios
científicos y tecnológicos. Mientras se debatía para deter-
minar si habría que estar a favor o en contra de la electrici-
dad, el automóvil, Internet o la fertilización in-vitro, los
científicos desarrollaban, avanzaban, practicaban, refinaban
y mejoraban las técnicas. Para finalmente, darse cuenta de
que estos avances tecnológicos formarían parte, en lo suce-
sivo, de nuestra vida cotidiana y de que no harían más que

33
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

mejorarla mucho. Es mas, uno se pregunta cómo antes se


podía vivir sin ellos.
Propuse entonces a esta simpática señora que mirase el
asunto de modo diferente. En primer lugar, le pregunté que
aunque ella estuviera en contra, si creía que la clonación iba
a producirse a pesar de todo. Respondió que sí. Entonces, le
propuse cambiar de actitud, ya que, el hecho de que ella
estuviera a favor o en contra no iba a cambiar nada, pues de
todos modos la clonación humana iba pronto a ser una nor-
mal y común realidad.
Pero para cambiar la perspectiva y la actitud frente a la rev-
olución científica y tecnológica que acontece todos los días,
hace falta una nueva concepción de la vida, una nueva
visión del mundo y de la propia existencia de uno mismo.
Es necesario rendirse ante la evidencia de que la ciencia no
es una práctica humana. La ciencia es el ser humano. Estar
a favor o en contra de la evolución científica, cualquiera que
sea, es tan tonto como preguntarse si se está a favor o en
contra del crecimiento de los niños. Es innegable. El niño
crece y la ciencia evoluciona. Es un hecho humano; el niño
aprende y la ciencia también. Entonces, en lugar de debatir
inútilmente para determinar si se está a favor o en contra de
tal o cual novedad científica y tecnológica, veamos lo que se
puede hacer para integrarla en nuestras vidas, para sacar el
máximo provecho para nosotros mismos y para las genera-
ciones venideras. Y para esto, no necesitamos referencias
pasadas, sino futuras. El examen del pasado nos demuestra
que el presente y el futuro no tienen nada en común. Por
tanto, realizar una proyección del pasado en el futuro es
imposible, del mismo modo que caminar volviendo la vista

34
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

atrás no nos da ninguna indicación con respecto al camino


que debemos tomar. Pero entonces, ¿Dónde están las refer-
encias del futuro? Es precisamente aquí donde interviene
Raël y la filosofía que él nos brinda.
En 1973, en "El Libro que dice la Verdad", Raël nos expli-
ca nuestros orígenes científicos. No más Dios, no más mist-
icismo. Sino una historia científica que nos dice que Seres
científicamente avanzados provenientes de otro planeta,
crearon la vida en la Tierra. Nos explica que fuimos cread-
os a su imagen y que algún día haremos lo mismo que ellos
hicieron. Claramente la clonación, se revela como el secre-
to de la vida eterna, que la longevidad del hombre puede
multiplicarse por diez, que se puede aprender química-
mente, etc. ¡Tantas proezas que se han comenzado a realizar
desde hace poco tiempo y que progresan a una velocidad
vertiginosa!
En 1975 Raël va al planeta de los Elohim, nuestros
creadores, y allí ve cosas fascinantes. Asimismo, recibe una
enseñanza destinada a permitirnos alcanzar nuestra plenitud
en el placer. Además, varias veces ha sido escrito que la
ciencia terminaría por confirmar lo que él dice. Y año tras
año, los descubrimientos científicos vienen a confirmar lo
que está señalado en estos libros que datan de hace 27, 25 y
21 años, respectivamente.
Pero donde su papel se vuelve más fundamental, es al
unificar la ciencia y la religión. Mientras que jefes reli-
giosos como el papa condenan el aborto, la anticoncepción,
la homosexualidad y, evidentemente, la manipulación
genética, la clonación y la creación científica de la vida,
Raël por el contrario, nos repite que todo esto no ha hecho

35
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

más que empezar y que, gracias a la ciencia, vamos a cono-


cer cambios que muy pocas personas pueden entrever.
Gracias a una filosofía y espiritualidad vanguardista, Raël
nos aporta una luminosa y optimista visión de la ciencia y
nos permite entrever un fascinante porvenir.
En 1969, cuando Neil Armstrong pisó la luna, dijo: "Es un
pequeño paso para el hombre, pero un gran avance para la
Humanidad". Todas las "profecías" científicas que Raël rev-
ela en este libro anuncian los pasos de gigante que pronto
dará la Humanidad y que mejorarán nuestra calidad de vida.
Así que usted, en lugar de plantearse si está a favor o en
contra de lo que va a leer en las siguientes páginas, y que
acontecerá por encima de toda opinión que se pueda tener,
plantéese por qué sucede todo esto y pregúntese usted
mismo por qué Raël es el único líder religioso que habla de
la ciencia de la manera en que lo hace.

Daniel Chabot,
3 de diciembre del 2000

36
37
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

CLONACIÓN HUMANA:
EL ACCESO A LA VIDA ETERNA

La clonación humana sólo se encuentra en su primera etapa.


Actualmente, la célula clonada debe ser llevada por una
madre portadora a través de un embarazo "normal" de nueve
meses, que proporcionará un bebé que tendrá entonces que
crecer de la forma "normal".
No hay nada verdaderamente extraordinario en todo esto.
De hecho, esto solamente es como tener un hermano geme-
lo (o una hermana gemela) unos años más tarde. Cuando a
usted se le extrae una muestra del código genético y luego
se introduce en un óvulo, no se hace más que fabricarle a
usted un gemelo.
Este gemelo tendrá evidentemente una educación y expe-
riencias diferentes de las de usted, y por lo tanto, desarrol-
lará una personalidad diferente. Si al nacer su gemelo clon-
ado, éste es situado en una familia china, una vez que sea
adulto, evidentemente hablará chino y no español, y mane-
jará mejor que usted los palillos para comer el arroz...
Sin embargo, las investigaciones efectuadas en gemelos
que fueron separados en el momento del nacimiento han

39
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

demostrado que tienen la misma personalidad, aunque los


detalles puedan diferir. Les gustará la misma comida, los
mismos libros, los mismos colores, la misma clase de com-
pañera o compañero, etc... Todo esto confirma los des-
cubrimientos científicos de los que hablaremos más ade-
lante, y que demuestran que la personalidad y la inteligen-
cia son ante todo, genéticas.
El siguiente paso, La Etapa Dos, permitirá gracias a una
nueva tecnología llamada proceso de crecimiento acelerado
(AGP = accelerated growth process), clonar directamente a
individuos adultos, es decir, entre los 15 y 17 años de aspec-
to físico, cuando están en el máximo desarrollo de sus
capacidades físicas.
Los individuos clonados de esta manera no son más que
copias físicas. Como el hardware de una computadora. Son
como casetes vírgenes sin memoria ni personalidad.
He visto cómo los Elohim introdujeron en una máquina
parecida a un gran acuario (ver El Mensaje Dado por los
Extraterrestres) una célula extraída de mi frente, y cómo se
desarrolló a partir de ella, una copia fiel de mí mismo en el
transcurso de unos segundos.
La Etapa Tres, requerirá de la intervención de una tec-
nología que actualmente se encuentra en fase de desarrollo,
particularmente en Japón, que permitirá bajar (downloadar)
a una computadora la personalidad y la memoria de un ser
humano.
De este modo, después de nuestra muerte podríamos con-
tinuar existiendo en una computadora, vivir eternamente y
comunicarnos con nuestro entorno si a ésta se le conectaran
sensores, como cámaras o micrófonos. Mediante altavoces,

40
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

podríamos incluso hablar con nuestros antiguos amigos,


reconocer a nuestros compañeros de colegio e intercambiar
nuestros recuerdos. Podríamos incluso jugar con ellos en un
mundo virtual.
También podríamos desear ser downloadados o más bien
uploadados momentáneamente a una computadora, simple-
mente para adquirir conocimientos o para entrenarnos
viviendo experiencias virtuales, para que después, cuando la
computadora nos redownloade a nuestro cuerpo original,
hayamos tenido experiencias en ciertos campos o aprendido
por ejemplo, un idioma extranjero que la computadora haya
incluido en nuestro programa.
En la Etapa Tres de la clonación, en vez de downloadar
nuestra personalidad y nuestra memoria a una computadora,
se les transfiere a un cuerpo joven que se acaba de clonar.
Así, se añade el software al hardware que constituía el clon.
Y uno se despierta con toda su memoria y toda su personal-
idad intactas en un cuerpo joven, listos para comenzar nue-
vamente una vida de duración normal, y así sucesivamente
a través de un número infinito de cuerpos.
Es de esta manera cómo los Elohim viven eternamente. Es
por esto que la clonación es la clave que nos permitirá
alcanzar la vida eterna.
Aquellos que están en contra de la clonación humana uti-
lizan argumentos increíblemente estúpidos. Analicemos uno
a uno estos argumentos:

"La clonación humana agravará el problema de la


sobrepoblación":

41
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

Actualmente, de acuerdo a las estimaciones obtenidas de los


contactos de Clonaid, los clientes potenciales son sólo unos
diez mil en el mundo. La mayoría, familias que tienen prob-
lemas de infertilidad que no se pueden solucionar con otras
técnicas.
En la Tierra, cada hora nacen más de 14.000 bebés conce-
bidos de modo natural... ¡120 millones al año! ¿Qué impor-
tancia tienen para la sobrepoblación los 10.000 bebés
potenciales clonados al año, es decir, menos del 0,001% de
los nacimientos anuales?
Si se quiere luchar contra la sobrepoblación, habría que
comenzar por limitar el número de hijos que puede tener
cada familia, como muy sabiamente han hecho los chinos.
Si cada persona pudiera tener solamente un hijo, la
población permanecería estable. Pero el papa continúa con-
denando la anticoncepción y el aborto. Él es mucho más
responsable de la sobrepoblación que los 10.000 bebés clon-
ados que podrían ver la luz.
¿Por qué negar el derecho de tener un hijo a una familia
estéril y en cambio, dejar a ciertas familias católicas tener
más de 10 hijos? ¡Ellos son los auténticos responsables de
la sobrepoblación, no la clonación!

"La clonación humana disminuye la biodiversidad":

Si 10.000 familias estériles tuvieran un hijo gracias a la


clonación, ¡esto no disminuiría en nada la biodiversidad!
Los seis mil millones de seres humanos que somos en el
mundo, vamos a continuar teniendo hijos por medios natu-
rales. Todas las parejas no estériles del mundo, es decir, casi

42
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

la totalidad de la población terrestre, van a continuar hacien-


do el amor y engendrando hijos de manera tradicional.
También, bajo pretexto de querer proteger nuestra biodi-
versidad, ¿No habría que obligar a las madres de gemelos y
de trillizos a que aborten? Recientemente, una madre acaba
de dar a luz a octillizos en Italia... ¡Ocho hijos genética-
mente idénticos! Y a todo el mundo esto le parece maravil-
loso... Si fueran hijos de la clonación, se diría que es mon-
struoso... ¿Por qué medir con dos varas distintas? Como si
los hijos del azar merecieran más respeto que aquellos cuya
concepción ha sido planeada y programada científicamente.
En efecto, es deseable limitar el número de personas que
tengan el mismo código genético. La regla de que no puede
haber más que un individuo del mismo "modelo genético" al
mismo tiempo, como sucede entre los Elohim, parece ser
sensata para conservar la famosa biodiversidad; o como
máximo dos, como en el caso de los gemelos.
¡Pero entonces esto debe aplicarse también a los nacimien-
tos múltiples, a todos los nacimientos múltiples!
Si fuera ilegal tener más de un hijo con el mismo modelo
genético, entonces ¡esto querría decir que habría que pro-
hibir los gemelos y obligar a las madres que los esperan, a
que aborten uno de los dos! Si se aceptan los gemelos naci-
dos de modo natural, entonces hay que aceptar también a los
gemelos nacidos por clonación. Puesto que no puedes medir
con dos varas distintas.
Incluso si se aceptan los gemelos, el caso se plantearía
entonces para los trillizos ¡Habría que obligar entonces el
aborto de los hijos sobre numerosos! A menos que sólo se
permita la clonación en un número equivalente al que es

43
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

posible por concepción "natural", es decir, ocho... Esto


parece mucho. Pero cualquier regla que fije un número
máximo para los hijos clonados, que sea diferente para los
hijos concebidos de modo natural, sería discriminatoria.

"La clonación humana va a crear monstruos":

Ningún niño será sometido a un seguimiento tan riguroso


después de su concepción como los niños clonados. La
medicina genética moderna permite asegurar durante las
primeras semanas después de la concepción, que el feto no
tenga ninguna anomalía genética.
Todos los días nacen monstruos engendrados por medios
naturales. Y sin embargo, nadie quiere prohibir la reproduc-
ción sexual... El caso reciente de las hermanas siamesas en
el que fue necesario sacrificar a una de ellas para no ver
morir en poco tiempo a las dos, ha creado bastante revuelo.
Al final, la justicia tuvo que decidir por los padres, que
deseaban simplemente "dejar que dios decidiera" en vez de
eliminar a una de las dos para que la otra sobreviviera.
Si estas hermanas siamesas unidas por la pelvis, y de las
cuales una de ellas no pudo sobrevivir, hubieran nacido por
medio de clonación, el mundo entero se hubiese apresurado
a decir: "¡Vean los monstruos que ha engendrado esa técni-
ca!"… Pero como estas hermanas siamesas han sido conce-
bidas de modo natural, entonces nadie dice nada...
Hablando de monstruos, ni Adolph Hitler ni Stalin, por no
citar más que a dos de ellos, fueron concebidos por
clonación...

44
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

"Cualquier niño clonado de una persona muerta por


accidente, no sería feliz, ya que crecería sabiendo que ha
sido concebido para sustituir a otro":

Si un niño es bien criado, aprenderá que su felicidad


depende del amor que se da a sí mismo y no del afecto de
los demás ¡Cuántas familias han tenido por medios natu-
rales a otro hijo después de que falleciera el anterior! Nadie
pone en duda su capacidad de ser felices por el hecho de que
hayan sido concebidos después del fallecimiento del otro.
Por otra parte, son muchos los individuos brillantes que,
teniendo una vida equilibrada y armoniosa, tuvieron padres
abusivos o que no les daban absolutamente nada de amor. E
inversamente, muchos niños que han tenido mucho amor en
su infancia se drogan, se convierten en delincuentes o se
suicidan. Todo esto no tiene nada que ver con la forma en
que fueron concebidos. Adolph Hitler, Stalin o Napoleón,
parece que tuvieron una infancia muy feliz y con mucho
amor de sus padres…
La educación de estos niños clonados puede hacerse igual-
mente de dos formas diferentes: diciéndoles la verdad o no.
Muchos niños "normales" tienen un padre que no es el suyo,
o incluso ambos padres, cuando han sido adoptados a una
edad temprana. Algunos padres les dicen la verdad, otros
no. Pero la unanimidad entre los hijos adoptados es absolu-
ta: sus padres son aquellos que les han dado amor, y son
mucho más padres que sus padres biológicos. Si bien
algunos se alegran mucho de volver a encontrar a los "ver-
daderos", nunca dejan de considerar como padres a los que
les adoptaron. Eso es Amor...

45
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

"La clonación humana, si se legaliza, permitirá a los


gobiernos crear ejércitos de superguerreros clonados":

Los que piensan así, verdaderamente demuestran tener un


cerebro del siglo XX o un cerebro prehistórico... Todos los
conflictos modernos, desde Irak hasta Kosovo, han
demostrado que ejércitos compuestos por millones de hom-
bres, incluso estando bien entrenados, nada pueden hacer
frente a la tecnología moderna. Estados Unidos aplasta a
todos sus enemigos sin arriesgar en sus combates ni a un
solo soldado de infantería... Ni un solo militar americano
muerto en combate en esos conflictos, en cambio, millares
de muertos entre los enemigos. Por otro lado hay que recor-
dar, que no hay servicio militar en Estados Unidos... Irak y
Serbia si tienen... y de mucha duración. Pero nada pueden
hacer contra aviones que escapan al radar y cuyos bom-
bardeos son guiados milimétricamente por satélite.
Además, mil pilotos americanos pueden aniquilar a ejérci-
tos de millones de soldados de infantería convencionales.
Entonces, clonar soldados para hacer ejércitos de super
combatientes sería un puro despilfarro.

"Los niños clonados tendrán una longevidad reducida":

Algunas personas piensan que al clonar a un individuo de


70 años, las células en el bebé clonado estarían ya envejeci-
das por 70 años. Esto es falso, sin embargo, ese problema no
existiría clonando a un bebé de 10 meses. Incluso para los
que creen sin razón en esta teoría, que el bebé tenga una

46
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

esperanza de vida de 85 años o de 85 años menos diez


meses, no es ningún problema...
Después del nacimiento de Dolly, se ha hablado de
telómeros más cortos que dejarían entrever un envejec-
imiento prematuro de los clones. Después, nos percibimos
que Dolly está todavía viva, de que se reproduce normal-
mente y de que tiene la salud de una oveja de su edad... Por
otra parte, otras clonaciones que se han efectuado después,
no han revelado ninguna diferencia de longitud de los
telómeros.
¡Aún más, un reciente experimento con ratones en una uni-
versidad de Hawai, demuestra que después de 7 genera-
ciones clonadas, no solamente los telómeros no son más
cortos... sino que además algunas células son más jóvenes
que las células normales, algo que los científicos no com-
prenden! ¡Estamos verdaderamente cerca del secreto de la
vida eterna!

"La clonación no es natural"

Los antibióticos tampoco, ni el masaje cardiaco, ni los


transplantes, ni las transfusiones de sangre, ni los empastes
dentales, ni una cantidad innumerable de intervenciones
médicas o medicamentos utilizados todos los días por mil-
lones de personas.
Por el contrario, lo que sí es seguramente "natural", es ver
morir al 90% de los niños pequeños en países donde no hay
ni higiene ni hospitales, y que tengan una esperanza de vida
de 35 años...
¿Es mejor esto?

47
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

¿Quién entre los defensores de lo "natural", negaría a su


hijo enfermo o a su madre agonizante las medicinas más
avanzadas?
Los que están en contra de la clonación porque no es algo
natural, y hablan de nosotros como "la secta que quiere
clonar niños", son seguramente los mismos que condenan a
los Testigos de Jehová por su rechazo a las transfusiones de
sangre... Sin embargo, se comportan frente a la clonación
exactamente igual que ellos... rechazando a la ciencia.

"Es normal morir para dejar sitio


a las futuras generaciones":

¿Con qué derecho las futuras generaciones son más impor-


tantes que las generaciones actuales?
El derecho a la vida es considerado sagrado por todas las
culturas.
Si la vida puede prolongarse o se puede alcanzar la vida
eterna, ¿Con qué derecho y a qué edad debiera detenerse
este respeto sagrado a la vida humana?
Si hay personas demasiado infelices, miserables, enfermas
o deprimidas que no tienen ganas de vivir eternamente, en
ningún caso se les podría imponer la vida eterna.
Como suelo decir a menudo en mis conferencias, "si pre-
fieren morir: ¡muéranse entonces! Esto dejará más sitio para
los que quieren continuar viviendo...".
Vivir eternamente no podría imponérsele a alguien que no
lo desee.
Hacer eterno a un deprimido sería un gran sadismo. Para la
mayoría de ellos, cada nuevo día es un calvario y es por esto

48
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

por lo que muchos se suicidan.


La vida eterna puede ser una libertad individual, pero no
podría ser impuesta.
Si se hiciera una encuesta entre la población, seguramente
que la gran mayoría de las personas llenas de salud
desearían vivir eternamente.
Que los enfermos o los ancianos debilitados por el enve-
jecimiento deseen morir, es algo completamente normal
¡Cómo se podría querer vivir eternamente si se está debili-
tado y sufriendo mil dolores!
Pero curen a todos los enfermos, hagan que las personas
mayores recobren el vigor de su juventud ¡y verán entonces
que ya no querrán morir!
Por otra parte, la inmensa mayoría de las personas de edad
hacen ejercicio, toman medicinas y hacen cuanto pueden
por vivir el mayor tiempo posible.
Hace falta ser un deprimido para tener deseos de morir.
¡Verdaderamente, todos aquellos que no desean vivir eter-
namente y que aparentemente están en buena salud (no
deben ser muchos) deberían primeramente ser curados de la
depresión... ¡seguramente que después ya no desearían
morirse!
Pero debería respetarse el derecho de morir cuando los
sufrimientos físicos o emocionales son demasiado grandes.
Ya sea al envejecer o aun antes. Y aquí estoy hablando de la
eutanasia, es decir, de poder ayudar a morir dignamente a
los que lo deseen, cualquiera que sea su edad, cuando no sea
posible aliviar sus sufrimientos... y digo bien: emocionales
o físicos. Puesto que, si bien recientemente los Países Bajos
han legalizado admirablemente la eutanasia, ésta queda lim-

49
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

itada a las personas que padecen sufrimientos físicos que no


pueden ser aliviados. Como si los sufrimientos emocionales
fueran menos importantes.
Una persona que sufra de una depresión profunda que no
pueda ser aliviada, sufre tanto como aquel que tiene un
cáncer de huesos... sólo que sus sufrimientos están localiza-
dos en otra parte.
Considerar menos importantes los sufrimientos mentales
incurables que los sufrimientos físicos, es una discrimi-
nación insoportable y se fundamenta en una medicina antic-
uada que privilegia los síntomas físicos frente a los sufrim-
ientos mentales.
La eutanasia debería ofrecerse a todos los que padecen
sufrimientos incurables, ya sean físicos o emocionales.
El derecho a la vida eterna y el derecho a morir van a la par
en una sociedad moderna que respeta las decisiones y las
libertades individuales.

"Vivir eternamente debe ser terriblemente aburrido":

Son generalmente las personas que ya se aburren en su


vida actual las que dicen esto.
Cuando uno está apasionado por la vida y se alimenta de
placeres múltiples y siempre renovados, uno no se cansa
jamás.
Un periodista me decía un día "nos vamos a aburrir a
fuerza de encontrarnos siempre con las mismas personas...".
Actualmente hay en la Tierra 6 mil millones de seres
humanos.
Para conocer a alguien, hay que hablar con él como míni-

50
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

mo durante una hora (y generalmente durante mucho más


tiempo con las personas que verdaderamente nos interesan.)
Ahora bien, como uno no se dedica sólo a esto, supongamos
que cada día nos encontramos con 3 personas nuevas (sien-
do deliberadamente muy optimista en cuanto al número..).
Esto quiere decir que se pueden conocer alrededor de mil
personas nuevas cada año.
En una vida de 80 años, que es la esperanza de vida actu-
al, esto suma en torno a unas 70,000 personas, descontando
los diez primeros años que pasamos con la familia...
Entonces, en una vida "normal", sólo se pueden conocer a
70,000 personas, es decir, apenas una persona por millón de
las que viven actualmente en la Tierra.
Si viviéramos eternamente en una población equivalente
en número a la que existe actualmente en la Tierra, nos
harían falta alrededor de unos 3 millones de años para cono-
cer a la mitad de la población terrestre.
Mucho apostaría que después de este tiempo, podríamos
volver a encontrarnos con los que conocimos al principio y
a los que ya hubiéramos olvidado...
De todas formas, aunque no los hubiéramos olvidado, en
tantos siglos habrían cambiado y evolucionado tanto que
serían muy diferentes.
Por otro lado, una de las partes más interesantes de la
enseñanza de los Elohim y que además se acerca a los val-
ores del Budismo, es la que dice que uno jamás se baña dos
veces en el mismo río, porque éste ha cambiado... y nosotros
también.
Yo digo que nunca encontramos dos veces a la misma per-
sona. Porque cambiamos constantemente.

51
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

Por esta razón, uno puede vivir mucho tiempo con la


misma pareja y estar eternamente enamorado, si se es con-
sciente y se está siempre maravillado por los cambios que
hacen que sean siempre diferentes aquellos con quienes
vivimos, y si se tiene cuidado de mirarlos siempre con
nuevos ojos.
Por tanto, aburrirse a fuerza de encontrarse siempre con las
mismas personas... ¡es imposible!
Y lo que se aplica a las personas, es aplicable asimismo a
todas nuestras actividades. Nunca son idénticos dos
amaneceres. E incluso si lo fueran, al estar vivos cambi-
amos, y por tanto, los percibimos de modo diferente. Por
esta razón, vivir eternamente nunca puede llegar a ser abur-
rido.
El aburrimiento proviene del interior. No de nuestro
entorno ni de nuestra longevidad.
Uno puede vivir solamente 20 años y suicidarse por lo
mucho que se aburre, o vivir eternamente y estar siempre
entusiasmado por la existencia.
Pero, para apreciar la existencia, quizás sea necesario susti-
tuir nuestra cultura del tener y del saber por una cultura del
Ser, y fomentar más el desarrollo y la enseñanza de los
Guías espirituales en lugar de denigrarlos como "jefes de
sectas" o como "gurús peligrosos"...
La palabra Gurú viene del sánscrito y quiere decir "el que
despierta"... Aquel que le enseña a usted a maravillarse de
cada segundo que vive. Y cuando se está maravillado de
cada segundo, no tenemos ganas de que esto se acabe, y
estamos preparados para ser felices eternamente.

52
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

"El temor inducido hábilmente por los medios de


comunicación":

Entonces, ¿Por qué la gente siente tanto temor cuando se


habla de clonación humana?
En primer lugar, hay que comprender que la opinión públi-
ca está manipulada por un pequeño grupo de personas a
quienes se les ha otorgado una cierta autoridad moral,
aunque a la mayoría del público ya no le importe su opinión.
Pero los medios de comunicación necesitan referirse a este
grupo de personas para asustar al público, lo cual siempre
garantiza importantes cifras de venta de periódicos o una
buena audiencia.
Cuando los medios de comunicación hablan de lo que va
bien, tienen menos éxito que cuando informan de crímenes,
de guerras o de cosas monstruosas y escandalosas; aún con
riesgo de mentir y aumentar el número de víctimas de una
manera totalmente fantasiosa, como ocurrió en el caso de la
masacre de Timisoara... De algunas decenas de víctimas
reales, los periodistas pasaron a centenas, después a miles...
Y si un periodista honesto informaba de la cifra real, se
llevaba una reprimenda por revisionista, por no hablar de
miles de víctimas como todo el mundo... ¡aunque no fuera
verdad!
Los más recientes foros en Internet muestran que, en real-
idad, la mayor parte de la gente está a favor de la clonación
humana. En particular, el que fue organizado por la BBC.
Pero los medios de comunicación no lo dicen. Se remiten
siempre a la opinión de algunos conservadores de otra época
que son totalmente incapaces de comprender ni siquiera una

53
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

décima parte de lo que es la clonación...


Por ejemplo, el papa, fiel a la larga tradición católica de
oponerse a cualquier progreso.
Recordemos que el Vaticano siempre ha condenado toda
novedad. No solamente a Copérnico y Galileo por decir que
la Tierra era redonda y que no era el centro del universo,
sino también a Giordano Bruno porque decía que había vida
en otros planetas, así como a los primeros que utilizaron el
tenedor, que fueron excomulgados, ya que los alimentos que
"dios" daba debían tocarse con los dedos; a la máquina de
vapor; a la electricidad, etc... y esto sin hablar de la anti-
concepción o del aborto, por supuesto.
De este modo, los medios de comunicación toman dichas
posturas sin hablar de las opiniones de las demás religiones.
Hay en efecto, Rabinos, jefes religiosos Musulmanes y
Budistas que se han pronunciado a favor de la clonación.
Pero de ellos no se habla.
Esos religiosos musulmanes y judíos dicen, en resumen,
que "si dios permite al Hombre descubrir y utilizar esas téc-
nicas, es que esto forma parte de su voluntad". Los Budistas,
que recordémoslo, no creen en un dios creador
todopoderoso, dicen que la clonación es "un karma positi-
vo"... en otras palabras, que esto permite al "alma" reencar-
narse para tener una nueva oportunidad. Pero sólo se infor-
ma de las declaraciones del papa...
Aquí existe un pensamiento único que se encuentra y apli-
ca a muchos otros temas. Una tendencia a normalizar la
sociedad para borrar las diferencias y hacer pasar por mon-
struos diabólicos a todos los que se apartan.
Las mismas acusaciones se utilizan en el caso de las

54
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

minorías religiosas, despectivamente llamadas "sectas".


Todo el mundo tiene que pensar igual, creer igual y comprar
igual.
Afortunadamente, gracias a la globalización de la opinión
publica por medio de Internet, los que se persiguen obsti-
nadamente la defensa de su derecho a pensar de modo difer-
ente, se dan cuenta de que no están solos...

55
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

TENER UN HIJO A LA CARTA

Ya es científicamente posible para algunos padres elegir


antes de su nacimiento, algunas características del hijo que
quieran tener.
La elección del sexo ya es posible, aunque algunos países
hayan preferido crear leyes que prohíban dicha elección.
Pero muy pronto, van a poder seleccionarse todas las carac-
terísticas de nuestros hijos. Realmente podremos tener "un
hijo a la carta".
Los argumentos de aquellos que se oponen a estas posibil-
idades son totalmente ridículos.
Actualmente todo se lo dejamos "al azar", bautizado fre-
cuentemente como "la voluntad de dios" por quienes son lo
suficientemente primitivos o supersticiosos como para creer
todavía en eso.
De este modo, la familia se encuentra con niños portadores
de taras genéticas, minusválidos que sufren de por vida,
cuya esperanza de vida es algunas veces extremadamente
corta y que son una carga enorme para la sociedad, cuando
todo esto podría haberse evitado fácilmente.
Es criminal dejar que nazcan niños que van a sufrir toda su

57
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

vida, cuando ya sabemos cómo hacer para que solamente


sean concebidos niños genéticamente sanos.
Las mismas personas que dicen que la creación de niños
por clonación es peligrosa para el equilibrio del niño, que
éste no será verdaderamente deseado y que hay que tener
hijos no por darse placer a uno mismo, sino por la felicidad
de un nuevo ser humano, esas mismas personas que supues-
tamente están llenas de amor y consideración hacia el futuro
ser humano, no tienen nada de todo esto cuando se trata de
la salud del niño. En este caso dicen que hay que dejar que
la naturaleza siga su propio curso y no impedir que nazcan
niños genéticamente inválidos. Así pues, evidentemente es
mucho más grave nacer sin brazos y sin piernas que ser
clonado y normal.
Ni siquiera su rechazo a la elección del sexo del futuro niño
es comprensible. Si una familia desea tener un niño pero
trae al mundo a una niña, ésta podrá ser rechazada, mal-
tratada, incluso vendida o asesinada, como desgraciada-
mente sucede en algunos países. En las regiones más civi-
lizadas, la decepción de las familias, aunque se exprese con
menos fuerza, será un freno para el desarrollo armonioso del
niño.
Dejando a la familia elegir el sexo de su hijo, uno puede
estar seguro de que el niño es deseado, esperado y amado al
cien por ciento. Esto sí es preocuparse del bienestar de un
futuro niño.
¡Y la mayor parte de las familias desearán tener un niño y
una niña, lo cual no cambiará enormemente la distribución
sexual de la población, la cual de todas formas habrá llega-
do a perder toda importancia gracias a la reproducción por

58
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

clonación.
Puede imaginarse incluso que llegara a haber una
población "desequilibrada" y compuesta en su mayor parte
de hombres... o de mujeres que se reproduzcan a un ritmo
suficiente para el sostenimiento demográfico de la
población gracias a una reproducción por clonación.
Mucho apostaría que, una vez más, el país de la libertad
individual, Estados Unidos de América, será también pio-
nero en esto.
Ya que fue el fantástico Tribunal Supremo Americano,
compuesto por jueces elegidos indefinidamente y cien por
cien independientes del partido en el poder, el que autorizó
la reproducción in Vitro o IVF, que efectúan todos los días
cientos de personas, diciendo que "la constitución ameri-
cana garantiza el derecho de los individuos a elegir su modo
de reproducción". Lo que es válido para la Fertilización In
Vitro, es válido para la clonación y por supuesto, para la
elección de las características de los futuros niños.
Y yendo aún más lejos, uno no ve por qué razón las carac-
terísticas físicas o intelectuales de un niño no pueden ser
elegidas por los futuros padres.
También en este caso, la felicidad del futuro niño depende
de ello. Ya que, cuanto más corresponda a lo que los padres
esperan, más amado será.
Si una familia de científicos desea tener un niño que sea un
genio en su campo, ¿qué hay de malo en permitirlo? Si
dejando actuar al azar, se encuentran con un niño al que sólo
le gusta el deporte o la música, se arriesgan a hacerle vivir
una vida miserable y a contrariar su talento natural. Esto
ocurre todos los días. El mundo actual está lleno de esa

59
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

gente que no se recobra nunca del hecho de que su familia


les haya presionado para hacer algo distinto de lo que
querían, y que arrastran en depresión tras depresión, cuando
no se suicidan de una sola vez o poco a poco arrojándose a
las drogas o al alcoholismo.
Si una pareja de artistas desea tener un hijo dotado para la
música, y la genética lo permite, todo son ventajas. Los
padres y el hijo serán totalmente felices. Podrán propor-
cionarle un entorno ideal para que se desarrollen sus cuali-
dades y, un futuro virtuoso sintiéndose bien en su piel, hará
que la sociedad se beneficie de su talento.
Lo mismo es válido para una pareja de científicos o de
deportistas de alto nivel.
De este modo, las familias, el niño que va a nacer y la
sociedad, todos se benefician del hecho de que sus padres
puedan elegir "a la carta" las características del futuro ser
humano.
Todas las cuestiones supuestamente "éticas" con respecto a
este tema no son más que reticencias que tienen sus raíces
en las religiones primitivas, en las que se quiere dejar en
manos de un dios imaginario la elección de las lesiones que
van a afligir a un niño, o los dones que van a hacer su vida
maravillosa.
Llegará un día en el que las consideraciones "éticas" de
nuestra época parecerán completamente antiéticas, ya que
no tienen en cuenta la felicidad real de los seres que nacerán
ni el porvenir de la Humanidad.
Una vez más, la sabiduría esta en dejar a las personas que
decidan lo que deseen. Mucho apostaría que también en este
caso, si se dejase a cada familia la libertad de decidir si

60
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

quieren escoger las características de un niño que va a nacer


o si prefieren dejarlas al azar, una muy amplia mayoría de
padres van a querer escoger. Ninguna madre del mundo,
puede no desear más que lo mejor para su hijo, a excepción
de algunas personas completamente sumisas a una fe reli-
giosa desconcienciadora. ¿Tienen éstas el derecho a impon-
er a la sociedad el nacimiento de niños afligidos por mon-
struosidades físicas o de personas enfermas e inválidas de
por vida, cuando esto puede evitarse?
También en este caso, la población debería primar sobre
esas "éticamente correctas" mentes religiosas conservado-
ras, que pretenden saber mas que las futuras mamás lo que
es mejor para sus hijos.
Y esas mismas personas, ¿Tienen el derecho de imponer a
la sociedad la carga de niños inválidos, fruto de sus elec-
ciones criminales que se fundamentan en creencias reli-
giosas anticuadas?
¿Puede la motivación religiosa permitir todos los
crímenes? Afortunadamente, ya no se aceptan los sacrificios
humanos por motivos religiosos, y por fin comienzan a pro-
hibirse las mutilaciones sexuales que también se fundamen-
tan en la religión. Traer al mundo niños portadores de taras
genéticas, ¿No debería también estar prohibido como un
crimen contra la Humanidad, cuando es posible impedirlo?

61
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

ALIMENTOS GENÉTICAMENTE
MODIFICADOS:
EL FIN DEL HAMBRE

Gracias a la genética, por fin vamos a poder abastecer a


todos los seres humanos de comida en abundancia.
Los alimentos genéticamente modificados son el futuro de
la Humanidad. Sus ventajas son numerosas.
En primer lugar, permiten reducir considerablemente la can-
tidad de pesticidas y fungicidas que contaminan gravemente
la Tierra.
Luego permitirán, como sucede con el arroz amarillo crea-
do por genetistas recientemente, suministrar a las pobla-
ciones del tercer mundo las vitaminas que necesitan deses-
peradamente.
Para los demasiado bien alimentados occidentales, es fácil
proclamar con la arrogancia de su obesidad, que los alimen-
tos genéticamente modificados son peligrosos. Lo más peli-
groso es no tener nada que comer... Todo lo demás son por-
menores.
Aunque los primeros alimentos genéticamente modificados
no sean perfectos, se está experimentando tanto con ellos

63
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

que se van a mejorar.


El miedo a que las nuevas especies creadas por el hombre se
escapen, se procreen o polinicen a las "especies naturales"
es estúpido y basado en la ignorancia.
Hasta ahora, las modificaciones genéticas deseadas eran
obtenidas mediante siglos de lentas selecciones realizadas
por jardineros o criadores. Los alimentos genéticamente
modificados son lo mismo, pero se gana tiempo.
Y nadie tiene miedo a que el trigo, que tardó siglos en selec-
cionarse para que produjera más, se mezcle con el trigo sal-
vaje, ni a que las vacas lecheras que producen 20 veces más
leche que las especies salvajes, contaminen a estas últimas...
Las especies genéticamente modificadas no sólo van a apor-
tar alimento en abundancia y a reducir la contaminación,
sino que también van a permitirnos descubrir frutas y
legumbres de sabores extraordinarios. En efecto, su sabor
también está determinado por los genes. De esta forma, se
podrán obtener fresas más dulces y de un perfume mucho
más intenso sin tener que añadir azúcar blanca refinada.
Imagínense todas las frutas y legumbres, totalmente natu-
rales, sin productos químicos ni pesticidas, con sabores 100
veces más intensos, fresas, plátanos, piñas...con el sabor
acentuado de los dulces. Todo esto es posible.
Lo mismo es posible con los animales. Recientemente, se ha
creado, mediante manipulación genética, un salmón que
crece 10 veces más rápido que la especie salvaje.
Los "ecologistas" que se oponen, intentan oponerse a su
comercialización alegando los peligros que entraña que la
especie se escape de los criaderos y se aparee con especies
salvajes... ¿Y qué si así fuera? Se tendrían salmones diez

64
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

veces mas grandes... Ningún pescador se quejaría de ello...


Mejor aún, los genetistas proponen hacer salmones estériles
para acallar a los que se oponen al progreso. Seguro que esto
no les gustará a los pescadores de salmones salvajes, que
deberán contentarse con pescar peces diez veces más
pequeños que los salmones de criadero...
Y el sabor de la carne de estos salmones genéticamente
modificados no es peor que el de los "normales". Por el con-
trario, también podrán modificarse los genes que determi-
nan el sabor de su carne haciéndola más sabrosa. Lo mismo
sucederá con todas las carnes. La de vaca, cuya carne fres-
ca tendrá el mismo sabor y estará igual de tierna que una
carne madura. Esto es posible. Incluso más tierna y más
"sabrosa" que la carne "normal"...
Esto será posible con absolutamente todos los alimentos que
conocemos.
Recientemente se creó un conejo luminoso añadiendo al
código genético del roedor, algunos genes de una especie de
medusa. Cuando se expone a la luz ultravioleta, el conejo se
vuelve fluorescente, lo que seguramente hará de él una mas-
cota muy apreciada entre los niños...
También en este caso, la oposición, que se hace llamar pro-
tectora de animales, se han rebelado contra esta creación
¿Acaso el conejo se queja de ser luminoso? Que yo sepa no,
ya que la modificación genética todavía no le ha hecho
hablar... (¡quizás esto suceda algún día!).
¿Porqué un conejo luminoso con buena salud habría de ser
más desgraciado que un conejo ordinario? Una vez más,
aquí las protestas no son más que primitivas reacciones anti-
ciencia...

65
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

Personalmente, adoraría que se me añadiera este gen y me


volviera luminoso… ¡Qué éxito en las playas por la noche!
Seguro que esto llegará a suceder algún día.
¿Por qué una mascota que ha sido genéticamente modifica-
da disgusta tanto a los conservadores? ¿Acaso les disgusta
la cabeza del horrible bull-terrier, del bulldog, del yorkshire
o del chihuahua? No.
Sin embargo, todas estas especies derivan del lobo o del
perro salvaje, y son el resultado de selecciones genéticas
que han tenido lugar a lo largo de los siglos. Si en la actual-
idad no existieran más que el lobo y el perro salvaje, y los
genetistas produjeran directamente un teckel o un chi-
huahua, los mismos "protectores de animales" pondrían el
grito en el cielo, diciendo que no hay derecho de modificar
de esa manera a las especies vivas... Pero como esto se hizo
a lo largo de los siglos, no protestan y aceptan contemplar
con admiración a un gato desprovisto de pelo y con la piel
en pliegues, sólo porque la modificación genética tardó sig-
los en fijarse ¡Estúpido!...

66
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

INTERNET:
UNA EXPERIENCIA RELIGIOSA

Es normal que los viejos dinosaurios que están en contra


de la clonación también estén en contra de la libertad que
existe en este nuevo medio de comunicación. Pues ésta per-
mite a los humanos comunicarse instantáneamente entre sí,
fuera de los circuitos tradicionales controlados y censurados
por los gobiernos, de los legisladores sometidos a su autori-
dad y de los poderes económicos y religiosos cómplices de
este amordazamiento de la comunicación
Al mismo tiempo, los grandes periódicos y las grandes tele-
visoras destilan una información política, religiosa y
económicamente correcta a un público que absorbe tonta-
mente el mismo rancho mediático destinado a conformar a
la población para hacerla más fácilmente gobernable y
explotable, mientras lo repite machaconamente, a fin de que
se lo crea, que vive en una sociedad que goza de una liber-
tad casi total, lo que no es más que una ilusión... Los chi-
nos y los franceses usan, en este sentido, el mismo lenguaje
con su población... y ambos han sido señalados con el dedo
por un informe de Estados Unidos acerca de los países que
no respetan la libertad religiosa.

67
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

Los franceses, por ejemplo, están convencidos de que viven


en un país excepcionalmente libre, lo cual es totalmente
falso. Es Estados Unidos el país de la libertad. Sin embargo,
la propaganda nacional francesa, en complicidad con los
medios de comunicación, han convencido a los Franceses
de que la libertad es un asunto de orgullo nacional, casi
como si fuera una parte de su patrimonio, y quienquiera que
lo ponga en duda es considerado un traidor. Los franceses
están más orgullosos de la idea que se han forjado de su lib-
ertad, que de la misma libertad, la cual es cada vez más lim-
itada.
Y cuando se presenta la comparación con Estados Unidos,
auténtico país de la libertad, se apresuran a destacar todo lo
que no funciona en América, país que desde su punto de
vista es "demasiado" libre, donde no hay seguridad, donde
existe la pena de muerte, donde hay mucha pobreza y otros
clichés.
De hecho se consideran, con un orgullo muy particular, el
justo término medio de la libertad aceptable. Menos no sería
suficiente, y más sería demasiado.
Algo así como la gente que conduce su vehículo calificando
a los que adelantan de lentos y a los que les doblan de
domingueros. Cada uno ve las cosas a su modo, como ya es
bien sabido.
El problema con la libertad es que, o es total o no es tal.
Se puede argumentar que "la libertad no puede ser total y
que hay que poner límites para evitar la anarquía". Es cier-
to que las leyes son necesarias para que exista la justicia y
para que todos los ciudadanos sean iguales ante la ley
cualquiera que sea su raza, fortuna o poder. Pero esto debe

68
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

aplicarse también al gobierno.


En Estados Unidos, el gobierno puede ser condenado cuan-
do hace leyes que no respetan la libertad individual o la lib-
ertad de expresión garantizadas por su propia constitución.
En Francia no. Porque hay una cláusula que limita estas lib-
ertades cuando "está amenazado el orden público"... Este
falso pretexto puede ser utilizado en todo momento para ir
en contra de las libertades individuales garantizadas por los
Derechos Humanos.
Las libertades fundamentales garantizadas por la
Declaración de los Derechos Humanos no deben admitir
ningún límite. Ni siquiera para mantener "El orden público".
Un país en el que se puede prohibir la publicación de un
libro, el acceso a un sitio de Internet, o una minoría reli-
giosa, no es un país de libertad. La libertad de expresión
debe ser total y sin restricción alguna, si no, no hay libertad.
No lo es en Francia. Lo es en Estados Unidos. En los textos
y en los hechos. Ni siquiera el gobierno de Estados Unidos
puede hacer nada en contra del Tribunal Supremo, el cual es
totalmente independiente del poder, cuando éste determina
que una ley es contraria a la constitución por no respetar la
libertad de expresión.
Internet permite que la información circule directa y libre-
mente. Y a todos los que tienen opiniones diferentes de la
mayoría, les permite expresarlas, hacer reflexionar a los
demás y hacerles dudar del mensaje oficial, ya sea político,
religioso, económico o científico. Por ello, todos los países
totalitarios tratan de controlar Internet, ya que viene a dis-
minuir su poder absoluto.
La libertad de expresión, tan importante y garantizada por la

69
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

Declaración de los Derechos Humanos, encuentra en


Internet el medio ideal para realizarse.
Y no es sorprendente que el único gran país del mundo
donde la libertad de expresión está garantizada sin límite
por la constitución, sea también el país en el que Internet es
totalmente libre y lo seguirá siendo: Los Estados Unidos.
China, e incluso países como Alemania o Francia, que
quieren dar una imagen de libertad, pero en realidad no
tienen ninguna, limitan la libertad en Internet y condenan a
la cárcel a algunas personas por haber hecho ciertas declara-
ciones en Internet.
Por ejemplo, mientras que Francia ha condenado a algunas
personas por haber hecho declaraciones revisionistas, es
decir, negando o minimizando la realidad de los campos de
concentración nazis, esas mismas declaraciones se encuen-
tran en los sitios de Internet de Estados Unidos, y estarán
allí siempre.
De la misma manera, Francia ha prohibido a Yahoo-Francia
el permitir a sus abonados franceses el acceso a sitios de
Internet de Estados Unidos que sacan a subasta objetos
nazis. A pesar de todo, los franceses interesados en estos
objetos, pueden acceder sin problemas a estos sitios de
Internet de Estados Unidos, conectándose a ellos en servi-
dores americanos...
Por último, Alemania ha cerrado numerosos sitios de
Internet de extrema derecha. Todos estos sitios han sido
reabiertos inmediatamente en Estados Unidos...
Esta es la mágica libertad que proporciona Internet. . La que
existe cuando un gobierno liberticida y dictatorial prohíbe la
publicación de un libro -lo cual ha sucedido muchas veces

70
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

en Francia con un libro también calificado de revisionista


como el de Roger Garaudy, o con el libro escrito por el
médico del antiguo presidente francés François Mitterrand-
y estos libros se encuentren disponibles algunos días más
tarde en Internet.
Internet es la muerte de la censura. Por fin, nuevamente está
prohibido prohibir... ya que las prohibiciones son inaplica-
bles a la vista de que toda idea o toda forma de expresión
que se quiera bloquear, encontrara la forma de colarse, a
pesar de todo, por una o por otra parte en Internet.
No estoy diciendo que apoyo las ideas de los revisionistas o
de los neonazis, sino que, de acuerdo con la libertad de
expresión garantizada por la Declaración de los Derechos
Humanos, todos deben tener el derecho a expresar libre-
mente sus ideas.
Este es el caso del único país del mundo que respeta dicha
libertad fundamental, sin que ello plantee problema alguno:
Estados Unidos. Al ser total la libertad de expresión, los que
están en contra del odio racial y de las ideas nazis pueden
también expresarse libremente y como una muy amplía
mayoría de la población comparte estos valores, son tam-
bién más numerosos los sitios de Internet que difunden la
fraternidad y el respeto entre las razas, y a la vez, se respe-
ta la libertad de expresión
Siendo sagrada esta libertad de Internet, incluso en casos
extremos como los que acabamos de citar, ésta abre puertas
hacia nuevos horizontes más revolucionarios.
La libre circulación de ideas gracias a la imprenta, permitió
una revolución religiosa que creó el disensión del protes-
tantismo, disminuyendo felizmente el exorbitante poder del

71
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

que disponía en aquella época la Iglesia Católica.


También en este caso, los países totalitarios y dictadores
como Francia intentaron amordazar a dichos movimientos
libertarios mediante sangrientas masacres como la de la
Saint Barthélémy, en la que fueron asesinados miles de
protestantes por orden del gobierno. Y la tomaron ahora con
los revisionistas, pero también antes con aquellos reli-
giosos... si ellos se atrevían a pensar de modo diferente a la
políticamente correcta mayoría católica... El gobierno
francés decía "Mátenlos, pero mátenlos a todos". Una larga
tradición... y uno se pregunta cómo es posible que ciertas
personas pueden sentirse orgullosas de ser francesas.
El hecho de poder imprimir ideas nuevas o controversiales
al poder establecido, era toda una revolución, pues permitía
que un pensamiento viajara más lejos de lo que era capaz
viajando sólo de boca en boca. Un genio, un visionario o un
revolucionario podían expresar sus ideas nuevas hablando a
un pequeño grupo, y tardaba generalmente varios siglos
antes de que sus propósitos tuvieran un impacto en la
sociedad.
Gracias a la imprenta, el tiempo que transcurría hasta que
las ideas revolucionarias causaban un impacto significativo
en la sociedad, quedó reducido a unos cuantos años. Por esta
razón, el protestantismo estalló en el transcurso de unos
cuantos años solamente.
Si la imprenta hubiera existido en la época de Jesús, el cris-
tianismo no habría tardado siglos en difundirse por
Europa...
Actualmente, con Internet, las ideas revolucionarias son
accesibles instantáneamente en todo el planeta. Llegan los

72
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

e-books: los libros electrónicos.


Mediante este sistema, Stephen King acaba de publicar
directamente en Internet su nueva novela.
Las editoriales de papel que publican periódicos o libros,
van a desaparecer, lo que supone un beneficio para el Medio
Ambiente si consideramos los millones de árboles que se
talan diariamente sólo para poder imprimir periódicos, y
esto sin contar las toneladas de productos químicos que se
vierten en los ríos y en la atmósfera para blanquear el papel,
ni la tinta con la que luego son impresos, igualmente quími-
ca y contaminante...
La espalda de los estudiantes sufrirá menos, puesto que en
lugar de una mochila abarrotada de libros, sólo tendrán un
e-book del grosor de una computadora de bolsillo, que con-
tendrá todos los libros de su curso escolar... si es que con-
tinúan yendo al colegio, pues ésta institución podría incluso
ser eliminada también, ya que Internet haría posible que los
niños se quedaran en sus casas estudiando en pantalla, con
los mejores profesores del mundo y los conocimientos más
recientes, actualizados cada semana, por lo rápido que se
aceleran los descubrimientos...
Entonces, lograremos conseguir que los estudiantes de med-
icina ya no tengan que aprender lo que era verdad hace diez
años, pero que ya no lo es ahora, para bien de todos sus
futuros pacientes... si es que todavía quedan médicos,
puesto que, algún día, los robots, las computadoras y la nan-
otecnología les sustituirán.
Las generaciones jóvenes pasan cada vez más tiempo en
Internet que en la iglesia el domingo por la mañana y, salvo
en algunas familias en las que el autoritarismo paternal les

73
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

obliga a ir a misa, prefieren, con toda la razón, quedarse


delante de su computadora.
¡Y es que tienen razón! Pues ¡Internet es una experiencia
mucho más religiosa que cualquier misa!
Gracias a su pequeña pantalla, la gente está conectada con
toda la Humanidad entera, sin distinción de raza o de
religión. Nada une más a los seres humanos que Internet.
Un joven americano puede "chatear" directamente con otro
joven ruso o chino, y comprobar si existen o no en verdad
los condicionamientos políticos de sus respectivos medios
de comunicación. Y generalmente existen. De este modo,
Internet es un instrumento de paz mundial. Antiguamente se
podía mandar a la guerra a los jóvenes que, de buena fe,
pensaban que había bárbaros al otro lado de la montaña;
actualmente eso ya no funciona... Ellos comprueban en la
red...
Los sistemas políticos de los medios de comunicación inter-
nacionales ya no pueden condicionar impunemente a las
personas. Y éstas incluso pueden preguntar directamente en
los "chat rooms" a los habitantes de países "enemigos" si lo
que se dice es verdad...
La palabra "religión" viene del latín "religare", que quiere
decir "crear un vínculo", poner en comunicación. Nada une
mas a los seres humanos, que Internet.
Y los gobiernos lo saben, es por esto que en algunos países
tratan de limitar o controlar el acceso a Internet...
Sin embargo, estas barreras gubernamentales no podrán
resistir el maremoto informático.
Una auténtica conciencia colectiva está tomando forma, e
Internet es parecido a la corriente eléctrica que comunica a

74
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

las neuronas. Todos nosotros somos las neuronas de un


inmenso cerebro que es la Humanidad, y Internet es el men-
saje que hace pasar la señal, como en la sinapsis, entre las
neuronas/hombres o "neurhombres" que somos.
Cada día, en una "misa" colectiva gigantesca, millones de
seres humanos están en comunión "en linea" (on-line) en
esta red planetaria.
Los jóvenes que crecen con esta tecnología están mucho
más conectados al resto del planeta que las antiguas genera-
ciones. Su conciencia planetaria es mucho mayor que la de
los adultos. Ellos saben que pueden conectarse con
cualquier rincón del planeta con un clic del ratón...

75
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

ORDENADORES Y
NANOTECNOLOGÍA:
LA ELIMINACIÓN DEL TRABAJO

Las computadoras van a aventajar muy pronto las facul-


tades del cerebro humano.
Ya en la actualidad ningún ser humano, ni siquiera los más
brillantes matemáticos, son capaces de calcular tan rápida-
mente como las computadoras modernas.
Igualmente en el plano de la memoria, ningún humano
puede memorizar con precisión tanta información.
Con el desarrollo de las computadoras neuronales y de la
inteligencia artificial, la capacidad de las computadoras,
incluyendo la creación o la adaptación a nuevos entornos,
llegará a ser infinitamente más potente que la de los cere-
bros humanos.
En un primer momento, estas inteligencias artificiales pues-
tas al servicio de la Humanidad, podrán reemplazar venta-
josamente una cantidad inimaginable de funcionarios y de
empleados improductivos.
Es toda la estructura socio-económica del mundo la que va
a cambiar totalmente, de arriba a abajo. Esto conllevará en
un primer lugar, colosales disminuciones de impuestos y a

77
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

un desarrollo económico sin precedentes en la Historia de la


Humanidad.
Por último, aparecerá la nanotecnología, que reemplazará
totalmente la mano de obra en todas las industrias que pro-
duzcan materias primas, tanto industriales como agrícolas.
Esta utilización de robots microscópicos capaces de trabajar
al nivel molecular, permitirá a minas sin mineros, extraer
minerales, a fábricas sin obreros transformarlas en materias
utilizables, a granjas sin agricultores transformar compo-
nentes químicos en verduras o carne de animales sin tener
que pasar por las plantas, ni por los animales.
Los nanobots (nano robots) producirán para nosotros todo
esto que necesitamos, trabajando directamente en lo infini-
tamente pequeño. Reensamblando los átomos y las molécu-
las.
Por ejemplo, si necesitamos hierro, bastará con introducir en
el suelo miles de millones de nanobots que extraerán del
suelo el mineral de hierro.
A continuación, este mineral será transportado a una fábrica
por medio de transportes automatizados.
Después, el mineral será introducido en máquinas, donde
computadoras y otros nanobots programados para este fin,
refinarán el mineral para convertirlo en hierro puro.
Si por ejemplo, necesitamos algodón, se introducirá la com-
posición química exacta del algodón de la mejor calidad
posible, en una computadora que programará a miles de
millones de nanobots. A continuación, se introducirán en el
interior de una máquina las materias primas y los compo-
nentes químicos que componen el algodón, y la máquina
producirá algodón.

78
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

Si queremos pollo, bastará con introducir en otra máquina


los componentes químicos de la carne de pollo. Y la
máquina producirá carne de pollo. De un sabor y una cali-
dad perfecta, sin productos químicos, sin hormonas, sin pes-
ticidas, y con el sabor y la composición exacta de los
mejores pollos de cría.
Lo mismo para el pescado, la carne, la fruta, las legumbres
y cualquier otro alimento.
Cada alimento tiene una composición química determinada.
Si se les suministran a los nanobots los componentes quími-
cos del alimento deseado, lo "construyen" químicamente
manipulando los átomos y las moléculas.
Y no se necesitan fábricas para fabricar estos nanobots o
nanorobots. Desde un principio, serán fabricados con la
capacidad de reproducirse y de fabricar copias de ellos mis-
mos sin ningún tipo de intervención humana.
Podemos imaginar la tierra cubierta completamente de estos
nanobots, poniendo lo infinitamente pequeño a nuestro ser-
vicio. Puesto que no necesitan lugar de trabajo o de alo-
jamiento, pueden estar en todas partes. Purificando los ríos,
limpiando nuestros siglos de contaminación y de errores.
Por supuesto que la desaparición del trabajo para los
humanos, obligará a la sociedad a modificar completamente
sus estructuras económicas y sociales.
Si ya no hay necesidad de mano de obra humana, de
empleados, de obreros ni de agricultores, miles de millones
de seres humanos se van a quedar sin empleo y sin ingresos.
En un mundo capitalista salvaje, como el que conocemos
actualmente, esto condena al hambre a la mayor parte de la
Humanidad y, evidentemente, esto es inaceptable.

79
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

Como en el planeta de los Elohim, será necesario por lo


tanto, encontrar un método para que todo ser humano
disponga desde su nacimiento, hasta su muerte (si es que
muere...) de una renta mínima que le permita vivir digna-
mente y con un mínimo de placer.
Esto deberá incluir con qué alojarse, alimentarse, vestirse y
divertirse.
Si todos los trabajos son realizados por nanobots, computa-
doras y otros robots biológicos, esto supone la mayor lib-
eración de los seres humanos en toda su historia.
Esto no tiene nada que ver con el comunismo, que hacía de
todos los humanos trabajadores, y ponía a todos los traba-
jadores en igualdad. En igualdad de sufrimientos, debería
decirse.
La nueva sociedad sin trabajo pondrá en igualdad de placer
y de plenitud a todos los seres humanos.
No habiendo nadie que necesite trabajar, el dinero, tal y
como lo conocemos actualmente, lógicamente desapare-
cería, dando paso, como ha comenzado a suceder ya con las
tarjetas de crédito, a un cierto crédito mensual, del cual la
gente dispondría para regalarse lo que deseara.
La nanotecnología resolverá todos los problemas, comen-
zando por la vivienda y la comida.
Se podrán diseñar viviendas "vivas", amalgamando la
biología, la electrónica y la nanotecnología.
Los nanobots pueden perfectamente, sin ningún obrero de la
construcción, construir inmuebles que puedan alojar a mil-
lones de personas. De la misma manera, el mantenimiento y
la limpieza de dichos enormes edificios, pueden quedar ase-
gurados por los nanobots.

80
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

Para la comida, podemos imaginar que, como sucede actual-


mente con el agua corriente, cada piso se abastecerá de la
materia prima que a su vez, abastecerá a los aparatos que
como hemos visto más arriba, fabriquen instantáneamente
el alimento de nuestra elección, siendo que los materiales
atómicos necesarios para fabricar un muslo de pollo o una
hoja de lechuga, son exactamente los mismos, pero organi-
zados de modo diferente a nivel de lo infinitamente
pequeño. Igualmente para el caviar o el foie gras. Ya ningún
alimento estará reservado a los ricos, dado que los mismos
componentes, dispuestos de modo diferente, pueden propor-
cionar una rebanada de pan o los platillos más extraordinar-
ios.
Por último, en el plano del entretenimiento y el placer, la
informática pondrá al alcance de todos los humanos el acce-
so a las realidades virtuales.
Eso sin contar con el inminente acceso a las drogas elec-
trónicas, que permitirán experimentar placeres inimagin-
ables, sin los inconvenientes que tienen para la salud las
drogas químicas.
Por otra parte, cada humano podrá ser servido físicamente,
por uno o varios robots biológicos del aspecto físico de su
elección, que también podrán servirle, llegado el caso, de
pareja sexual.
Al beneficiarse cada ser humano del mismo alojamiento, de
los mismos beneficios sociales, de la misma comida, de los
mismos servidores-robots-biológicos, de las mismas parejas
sexuales ideales virtuales, o igualmente robots biológicos,
ya no habrá ninguna envidia ni celos que engendren violen-
cia entre los individuos.

81
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

Esto engendrará un mundo de amor y de fraternidad incom-


parables. Cada cual podrá divertirse creando obras de arte
originales que, en un mundo sin dinero, en vez de ser ven-
didas, sólo podrán ser regaladas a las personas que uno ame.
No teniendo la necesidad de trabajar, la gente podrá vivir
una existencia de placer y de plenitud.
Los que tengan ganas de hacer investigaciones científicas o
creaciones artísticas, por supuesto podrán hacerlo. Pero ya
no "para ganarse la vida para perderla después".. Sino úni-
camente por placer.
El hecho de que estos últimos tengan algunas ventajas extra-
ordinarias -como el derecho a vivir en casas individuales,
pisos mayores, o en barrios diferentes, o el de acceder a via-
jes interplanetarios o a una vida eterna mediante la
clonación después de la muerte, todo ello a fin de motivar a
la población para que quiera servir a la colectividad-, es un
hecho totalmente deseable para evitar una comunización
que, tal y como ha demostrado la Historia, esterilizaría todo
tipo de progreso.
En una sociedad así, los hospitales serán casi inútiles, y la
nanotecnología y la clonación permitirán reparar a los seres
humanos hasta el límite de su longevidad, que deberá situ-
arse aproximadamente entre los 700 y 900 años.
También las escuelas y las universidades se volverán total-
mente inútiles, ya que los niños podrán muy bien ser educa-
dos mediante la informática y la realidad virtual, benefi-
ciándose de cursos impartidos por los mejores profesores
del mundo, o bien recibir implantes electrónicos que les
comuniquen los conocimientos que necesiten.
La educación que recibirán entonces, de padres que no

82
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

tienen necesidad de trabajar, podrá concentrarse por lo


tanto, en el desarrollo de la imaginación, y no como actual-
mente ocurre, en la memorización de datos que muy pronto
se vuelven obsoletos por el desarrollo vertiginoso de la cien-
cia.
Igualmente, el amor y lo que uno puede entregar de sí
mismo a la sociedad, podrá ser aprendido de mejor forma de
unos padres que se quedan en casa, hacen deporte con sus
hijos o juegan con ellos con juegos reales o virtuales.
Además, el número de niños de esta sociedad futura será
muy limitado, ya que los individuos tendrán que elegir entre
convertirse en eternos o tener un hijo; esto a fin de evitar la
sobrepoblación.
Los que se reproduzcan deberán aceptar ser mortales, salvo
excepción decidida por una asamblea especial que se pro-
nunciará en el momento de la muerte de los seres humanos,
un "juicio final", para decidir quiénes pueden convertirse en
eternos, y seleccionar a los que por sus acciones, merezcan
tal privilegio.
La criminalidad también será erradicada casi por completo,
lo que eliminará las cárceles. En primer lugar, gracias a un
examen genético preventivo de todos los defectos que
pueden ocasionar comportamientos violentos y antisociales,
después por una educación basada en la no-violencia y en el
respeto a los demás y, por último, por la eliminación de la
pobreza y de las desigualdades sociales.

83
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

LA EXPLORACIÓN ESPACIAL:
OTRO GOLPE FATAL
AL MITO DE DIOS

Al igual que en el caso de la biología, los primeros científi-


cos que volvieron a cuestionar las ideas recibidas y los par-
adigmas arraigados en el fango judeocristiano, que asegura-
ban que la Tierra era una superficie plana y que era el cen-
tro del universo, que el sol y las estrellas eran agradables
objetos decorativos que adornan nuestras noches, vivieron
momentos muy difíciles, llegando incluso a la tortura o la
hoguera.
Si bien Galileo y Copérnico consiguieron escapar del casti-
go sometiéndose al dictado papal -que quería que no se
volviera a cuestionar el montón de errores acumulados por
la iglesia, pero que para ella no podían ser otra cosa que la
Verdad, dado que el papa es infalible, otros más valientes,
como Giordano Bruno, no aceptaron someterse a las diva-
gaciones papales y fueron quemados vivos. Ellos fueron
quemados vivos, y es a ellos a los que está dedicado este
libro. A todos aquellos que prefirieron la Verdad a la menti-
ra, que defendieron la Ciencia frente al oscurantismo, a la
conciencia frente a la sumisión a las ideas mayoritariamente

85
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

aceptadas por la muchedumbre balante y conducida por pas-


tores maléficos.
Es interesante de paso, ver cómo la Iglesia Católica con-
tinúa enseñando que el Papa es infalible... aunque la histo-
ria nos haya demostrado miles y miles de veces que casi
siempre se equivoca.
La condena de Copérnico y Galileo es el ejemplo más fla-
grante de ello. Es la prueba histórica de que el papa se
equivoca y de que no es infalible, pero nadie habla de ello.
Las excusas del Vaticano algunos siglos más tarde, (¡¡¡hubo
que esperar hasta el final del siglo XX!!!) no son suficientes.
Podrían haber tenido la honestidad intelectual de decir:
"Esta es la prueba de que el papa no es infalible, y de ahora
en adelante, ya no pretenderemos que lo sea", pero no... él
se equivocó sin pedir disculpas por ello, pero ¡siempre es
infalible! Cuando uno se equivoca, ya no puede pretender
ser infalible, pues entonces dos y dos ya no son cuatro...
Infalible es aquél que nunca se equivoca. Y nadie lo es, ni
siquiera el papa, lo cual ha sido demostrado definitivamente
gracias a la ciencia.
La misma suerte correrán las actuales condenas papales
concernientes a la biología, la clonación o las manipula-
ciones genéticas.
La oposición de la Iglesia Católica a toda novedad científi-
ca es verdaderamente comprensible. Tal y como dice la
Biblia misma: "Todo hombre está embrutecido por la falta
de ciencia"... y por supuesto que es esto lo que siempre ha
deseado el poder religioso de Roma: que los católicos estén
lo más embrutecidos posibles por la ausencia de
conocimientos científicos. Puesto que es precisamente en

86
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

esta falta de cultura científica, sobre la cual la Iglesia asien-


ta su poder.
La negación de la redondez de la Tierra y del hecho de que
no sea el centro del universo, la voluntad de conservar la
Biblia en Latín, todo esto podía resumirse en una sola frase:
"Es necesario, sobre todo, que el público no comprenda
nunca; de lo contrario, nuestro poder se reduciría". Además
esto es exactamente lo que los altos obispos situados en el
Vaticano escribían desde hace mucho tiempo.
Si la biología, la clonación y el hecho de crear nuevas for-
mas de vida científicamente y, algún día, seres humanos en
laboratorio, son una prueba fundamental de la no-existencia
de un dios y de un alma separada del cuerpo, la exploración
espacial también va a debilitar el poder de los deístas.
En otros tiempos, cuando la gente pensaba que la Tierra era
plana, que el sol y las estrellas giraban alrededor de ella, y
que dominaba majestuosamente en el centro del universo
creado por dios en una semana, uno podía imaginarse a un
buen dios con barba blanca sentado en una nube.
Actualmente, no sólo se sabe que la tierra no es plana, sino
que gira sobre sí misma y alrededor del sol, que éste último
gira alrededor del centro de nuestra galaxia, que nuestro
pequeño planeta no es ni siquiera el más grande del sistema
solar y que nuestro sistema solar entero no está ni siquiera
en el centro de nuestra galaxia, sino en la periferia lejana,
prácticamente en las afueras... Y que hay un número infini-
to de galaxias que componen nuestro universo...
Y que, como decía Giordano Bruno, condenado por ello a
muerte por el Vaticano y quemado vivo, hay un número
infinito de planetas poblados como el nuestro.

87
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

Y ya hemos ido a revisar las nubes (vamos allí todos los días
en avión) y no hay ningún buen dios con barba blanca sen-
tado ahí arriba...
Hemos ido incluso más arriba de las nubes: a la luna, siem-
pre sin ningún buen dios sentado encima...
Hoy día, vamos incluso mucho más lejos, y los telescopios
espaciales descubren zonas cada vez más alejadas de nue-
stro universo: y ningún dios a la vista...
Del mismo modo que la biología, también la exploración
espacial ayuda a destruir el mito de dios, esa peligrosa
creencia responsable de tantas guerras, torturas y crímenes.
Poco a poco, se va instalando un nuevo concepto: el que nos
ha sido dado por los Elohim, el del Infinito.
Nuestro universo es infinito, y el infinito no puede tener
centro, o de lo contrario, no sería infinito.
Cualquiera que sea la dirección en la que miremos, el
Universo continúa hasta el infinito.
Y el universo es infinito, tanto hacia lo infinitamente
pequeño, como hacia lo infinitamente grande.
Y en el tiempo es igual, el infinito en el tiempo, que se llama
eternidad.
Todo lo que existe en el Universo es eterno, ya sea en forma
de materia o en forma de energía. Nada puede crearse a par-
tir de nada. Todo proviene de algo.
La creencia en un dios sobrenatural que habría creado el
universo a partir de la nada, es totalmente estúpida y peli-
grosa para el desarrollo de la inteligencia de los niños. No
se puede crear nada con nada. Todo está compuesto de algo.
Incluso los primeros científicos estaban afectados por las
creencias religiosas de su época, que creían que existía una

88
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

partícula elemental que no podía ser dividida y que com-


ponía todo lo que nos rodea: ellos lo llamaron átomo, que
procede del griego, atomos, que significa: "Que no puede
ser dividido"... Después, comprendimos que los átomos
están compuestos de partículas más pequeñas, éstas a su vez
compuestas de partículas más pequeñas, y así sucesiva-
mente hasta el infinito.
Evidentemente los científicos actuales, que siempre están
más o menos atrapados y limitados por conceptos prove-
nientes de religiones primitivas, piensan que cada vez que
descubren una partícula más pequeña, no puede haber nada
más pequeño, y vuelven a cometer una y otra vez el error del
átomo...
Del mismo modo, aumentan el tamaño del universo cada
vez que los nuevos instrumentos de exploración les per-
miten ver más lejos...
Sin embargo, hay un razonamiento muy simple que permite
comprender el infinito: todo está compuesto de algo. Nada
puede estar compuesto de nada. Si algo estuviera compuesto
de la nada, no existiría.
No se puede ser más lógico.
Por tanto, cada vez que se descubre una partícula más
pequeña, se SABE de antemano, que ésta se compone de
algo más pequeño, si no, no existiría... y tampoco nosotros.
Sencillamente se compone de algo que nuestra ciencia
todavía no nos permite percibir. Los electrones ya estaban
ahí cuando los antepasados de los científicos descubrieron
el átomo... ¡pero no los podían ver!
Igual que las lejanas galaxias que el telescopio espacial des-
cubre, y que también ya estaban ahí... pero no se podían ver.

89
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

Esta sencilla regla también se aplica a lo infinitamente


grande.
Nuestro sistema solar forma parte de una galaxia, esta
galaxia se encuentra en un universo, y este universo no
puede encontrarse en la nada. Es un universo entre un
número infinito de universos que componen algo mayor,
que a su vez componen algo mayor, y así sucesivamente.
Cualquier otro razonamiento es ilógico. Puesto que, del
mismo modo que nada no puede estar compuesto de nada,
tampoco es posible que la nada componga algo mayor. Si
algo no compusiera algo mayor, no estaría en ninguna parte
y, por lo tanto, no existiría. Para existir, hay que estar en
alguna parte.
Un pequeño buen dios que supervisa las acciones de cada
uno de los 6 mil millones de seres humanos que pueblan la
tierra, no tiene cabida en un universo así... Eso sin contar
con que en el universo, el número de planetas sobre los que
se encuentran seres humanos como nosotros, es infinito...
Luego el buen dios en cuestión, que forzosamente creó todo
en el infinito, debe poder supervisar las acciones de un
número infinito de seres vivos y escuchar todas sus ora-
ciones... ¡Qué memoria y qué capacidad de concentración!
Paralelamente, como el Universo es infinito, no puede tener
centro. Ya que lo que es infinito no puede tener centro,
porque si no, no sería infinito... Entonces, un dios así, no
podría estar en ninguna parte. Puesto que sólo podría habitar
en el centro del universo. Ahora bien, este último no tiene
centro, ya que es infinito. Pero algunos dirán que dios está
en todas partes. Pero en un universo infinito, todas partes es
mucho. Estar en el infinito de partículas infinitamente

90
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

pequeñas, que a su vez están compuestas de otras partículas


más pequeñas, hasta el infinito, y simultáneamente estar en
el infinito numero de galaxias y universos que componen el
infinitamente grande universo y otros conjuntos infinita-
mente mayor, y a la vez estar escuchando las oraciones de 6
mil millones de terrestres y de un número infinito de otros
seres que pueblan un número infinito de planetas, es com-
pletamente irrealizable, ¡ni siquiera para un dios sobrenat-
ural! De hecho, si se está en todas partes, no se está en
ninguna parte. Cuando un dios así quisiera intervenir en
algún lugar, ya no podría intervenir en otros lugares, en
tanto que es difícil hacer dos cosas a la vez, escuchando a la
vez las oraciones de un número infinito de gentes...
La Verdad es mucho más sencilla: no hay dios.
Pero, ¿es que el Hombre Nuevo no tendrá ninguna religión?
Como en el caso de los Elohim, y tal y como ellos nos
recomiendan, la ciencia se está convirtiendo en nuestra
religión.
Hay que diferenciar entre la religión y la espiritualidad.
Los hombres tienen necesidad de espiritualidad, pero no
tienen necesidad de dios.
La religión Budista es una religión atea; es decir, no tiene un
dios. Está basada en el desarrollo individual y en el hecho
de sentirse conectado al todo.
Es esta clase de espiritualidad la que será la religión del
futuro.
Una religión sin dios en la que el hombre se sienta conecta-
do a lo infinitamente pequeño, a lo infinitamente grande y al
infinito en el tiempo, es decir, a la eternidad.
Los Elohim nos hacen el extraordinario regalo de ofrecernos

91
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

esta religión que es la suya, haciéndonos ganar de este modo


25.000 años de avance espiritual.
Para nosotros, la ciencia de los Elohim es demasiado miste-
riosa y avanzada como para siquiera imaginarnos el poder
llegar a comprender ni una centésima parte de ella, pero
cuando meditamos y nos ponemos en armonía con el infini-
to, nos volvemos iguales a ellos en el plano espiritual.
Pues el infinito es uno, y ya sea que seamos un primitivo de
la edad de piedra o un científico Elohá, cuando se está en
armonía con el infinito, estamos todos al mismo nivel. Una
parte del gran todo, conectado a todo y experimentando el
todo. Este es el sentido original de la religión. Esa palabra
que viene del latín "religere" y que quiere decir "unir".
Sentirse unido a lo infinitamente pequeño que nos compone,
a las células de nuestro cuerpo, a todos los seres vivos que
pueblan la tierra, plantas o animales, a todos nuestros her-
manos y hermanas humanos, a todos los seres que pueblan
el universo en lo infinitamente grande, a todas las estrellas
y las galaxias, a los seres que están compuestos de partícu-
las que llamamos galaxias, a todos los que existieron y a los
que existen ahora; en definitiva, a Todo, con T mayúscula.
Esta espiritualidad material o materialismo espiritual es
indispensable en el Hombre Nuevo.
Cuanto más científicamente avanzada está una civilización,
más necesidad tiene de espiritualidad.
Pero no de una espiritualidad primitiva llena de Dioses y de
supersticiones, sino de una espiritualidad que la haga tomar
conciencia de la unidad del espíritu y de la materia.
Como dice el Libro de los Muertos tibetano: "El espíritu y
la materia son eternamente uno".

92
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

Ya que ni los objetos materiales, ni el lujo ni los artilugios


pueden colmar las aspiraciones del Ser Humano. Ni siquiera
la vida eterna. Vivir desgraciado eternamente, sintiéndose
desconectado de los demás y del universo, puede ser total-
mente desesperante.
Es sólo mediante una espiritualidad que le una al Todo, que
el Hombre puede apreciar en su justo valor, el privilegio de
haber alcanzado la vida eterna gracias a la ciencia, y disfru-
tar de ella para siempre.
Esta es la religión del futuro, que ha comenzado a nacer y
que ve cómo cada vez más gente abandona sus creencias de
la edad media para convertirse a ella.
Es una combinación de desarrollo personal basada en los
descubrimientos de la biología y sobre todo, de la neu-
rología, de la genética, de la ecología y de la cosmología
astronómica.
Es una religión que integra cada nuevo descubrimiento cien-
tífico, en lugar de combatirlo por minar sus fundamentos,
como hace la Iglesia Católica y las demás religiones del
pasado.
Estas religiones que provienen de un pasado en el que el
hombre pensaba que vivía en una Tierra plana que estaba
sostenida por gigantes y que era el centro del Universo, reli-
giones a las que la inteligencia les producía malestar, que
creían en el diablo y en un buen dios con barba blanca que
vivía en una nube. Estas religiones que ya no corresponden
en absoluto al Hombre moderno.
Durante todo ese tiempo en el que el Hombre estaba
embrutecido por la falta de ciencia y creía férreamente en lo
que estaba en la Biblia y en la palabra de los sacerdotes, se

93
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

le podía satisfacer con estos cuentos de niños, y hacer de


ellos una religión que explicara lo inexplicable, general-
mente mediante "misterios" sagrados... De este modo, no
había que dar respuestas...
Pero ahora que todo se vuelve explicable científicamente y
sobre todo, que uno se da cuenta de las mentiras de las
antiguas religiones y de los crímenes de sus poder para con
los científicos que, como Giordano Bruno a costa de su
vida, o Galileo, intentaron sacar a la Humanidad del fango
primitivo en el que los poderes religiosos deseaban manten-
erla atascada, entonces uno ya no puede darse por satisfecho
con estas respuestas estúpidas. Hoy en día, ni siquiera los
niños de 5 años se tragan lo que los teólogos o los "hombres
de bien" de la edad media tomaban por verdad.
Afortunadamente, hoy en día están ante la pantalla de su
computadora en vez de ir a misa...

94
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

POR UNA DEMOCRACIA


ELECTRÓNICA

En la era de la electrónica y del e-mail, es completamente


ridículo en las elecciones, seguir enviando a la gente a votar
con papeles a los centros electorales.
Desde ahora, todo esto puede hacerse por Internet.
Más aún, Internet va a permitir revolucionar la democracia.
Hasta ahora, las poblaciones elegían a los diputados encar-
gados de votar las leyes. Gracias a Internet, uno puede
imaginarse democracias directas sin diputados.
La población podrá encontrar en Internet las cuestiones de
actualidad que requieran la anulación o modificación de
leyes antiguas, o la votación de nuevas disposiciones. Las
posiciones de cada partido figurarían en una página de
Internet ligada a cada proyecto de ley, con los vínculos cor-
respondientes para consultar las opiniones de los especialis-
tas en cada cuestión. De esta forma, cada ciudadano tendrá
la posibilidad de votar directamente por Internet.
El gobierno deberá entonces aceptar e implementar las deci-
siones tomadas por la población.
La tecnología hace posible una democracia auténticamente
directa.

95
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

Los que argumentan que mediante este sistema podría haber


fraudes, no tienen más que ver lo que sucede con las vota-
ciones "de papel"... En ellas, el número de fraudes es par-
ticularmente elevado.
Por el contrario, con los progresos experimentados en mate-
ria de identificación electrónica, se puede pensar que en una
"e-democracia" la posibilidad de fraude electoral podría
reducirse enormemente.
Esta mejoría en el control de la identidad irá aumentando
hasta alcanzar casi el 100% de seguridad, gracias al enorme
mercado del comercio electrónico que, con un volumen de
negocio de miles de millones de dólares, es el mejor motor
posible para el progreso en términos de seguridad.
Actualmente, se entregan números de códigos para realizar
transacciones con tarjeta de crédito y, además, existen cod-
ificaciones. Pero ya existe otra aplicación mucho mejor. Se
pueden poner lectores de huellas digitales a disposición de
los ciudadanos, los cuales no tendrán más que colocar su
pulgar en el lector antes de enviar su voto; se pueden utilizar
también videocámaras conectadas a la computadora, sin
contar con los números de registro localizados en los servi-
dores que se utilicen para la votación, que pueden ser pro-
gramados para que cada persona sólo pueda votar una sola
vez.

96
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

LA VERDAD SOBRE CLONAID.COM

Hace 3 años que fue clonada la oveja Dolly. Este acontec-


imiento, que parecía imposible que pudiera producirse antes
de que transcurrieran algunas décadas, incluso siglos para
algunos pesimistas de la ciencia, se realizó.
Fue una revolución, pues inmediatamente los especialistas
se dieron cuenta que, si esto podía hacerse con mamíferos,
no había razón alguna para que no se llegara a hacer tam-
bién con el Ser Humano... Tal y como yo lo predije desde
hace 27 años. Poco tiempo después de este acontecimiento
histórico, el papa se creía en la obligación de anunciar que
estaba en contra de la clonación humana, sin saber que de
este modo, estaba en contra de la resurrección de cristo, la
cual fue una clonación humana realizada por los Elohim
(ver El Libro que dice la Verdad).
Inmediatamente decidí crear una sociedad cuyo objetivo
sería hacer la primera clonación humana.
Compré en Las Bahamas, por algunos dólares, una sociedad
offshore (buzón electrónico) ya denominada "Valiant
Venture", dirigiéndome a una empresa americana de San
Francisco especializada en la venta de sociedades
preestablecidas o sociedades "off-the-shelf", a fin de que el

97
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

proyecto fuera tomado en serio.


En realidad, mi objetivo jamás fue la clonación de personas
en las Bahamas, contrariamente a los desvaríos periodísti-
cos que informaron sobre el acontecimiento. Simplemente
quería, por un lado, informar al mundo entero de que desde
hace 27 años vengo prediciendo que esto pronto iba a ser
posible y que era algo bueno y, por el otro, contribuir a una
dinámica que condujera a la creación de una compañía que
finalmente, iba a pasar a la acción poniendo en contacto,
gracias al sitio Internet creado a la vez -clonaid.com-, a
clientes potenciales, inversionistas y científicos.
Para ese entonces, algunos periodistas de la televisión
francesa, malintencionados como de costumbre, estaban tan
convencidos de que los laboratorios estaban en las
Bahamas, que se pusieron en contacto con el gobierno de
ese pequeño país, el cual se sintió irritado por todo esto y
disolvió la sociedad algunos meses más tarde, lo cual no nos
causó ningún trastorno puesto que no se trataba más que de
un buzón electrónico...
De paso, es interesante que los inversionistas interna-
cionales sepan que el Gobierno de las Bahamas puede, sin
realizar averiguación alguna y de un plumazo, disolver una
sociedad que no realiza actividad alguna en su territorio y
cuyos fines oficiales sean "investigaciones genéticas",
basándose en los simples chismes de un periodista. Esto lo
dice todo acerca de la legislación que hay en esta isla que
trata de atraer a las sociedades offshore...
Clonaid.com ha funcionado tal y como estaba previsto. En
primer lugar, por un desembolso de menos de US$3,000
hemos obtenido una cobertura de medios de comunicación

98
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

a nivel mundial, estimada en más de 15 millones de


dólares... Todavía me estoy riendo... Aunque el proyecto
nunca hubiera llegado a dar resultado, esto ya fue un éxito
total.
Pero más interesante aún, es el hecho de que el número de
clientes potenciales serios haya llegado a ser en unos meses,
de más de 250... 250 personas dispuestas a pagar
US$200.000 por una clonación humana.
La gran mayoría, más de un 80%, son parejas estériles que
han agotado todas las demás posibilidades de tener un hijo.
Después, aproximadamente un 15% de parejas homosexu-
ales. Los demás son solteros.
También, se pusieron en contacto con nosotros muchísimos
científicos, solicitándonos mantenerse en un absoluto anon-
imato por miedo a perder su puesto de trabajo o sus pen-
siones gubernamentales, diciendo que nos apoyaban pero
que no podían decirlo públicamente.
Brigitte Boisselier, que ya era Guía (nombre que reciben los
Sacerdotes Raelianos) desde hacía mucho tiempo, había
aceptado ocuparse del proyecto Clonaid. Ella no tenía nada
que perder, ya que había tenido que exiliarse de Francia a
Estados Unidos a causa de las discriminaciones que había
sufrido por su pertenencia a nuestra religión. Había sido
despedida de una importante empresa francesa, "L'Air
Liquide", y también había perdido la custodia de su hijo más
pequeño a causa de su religión.
Lo que buscábamos, era un inversionista que se hiciera
cargo totalmente de los gastos de la creación de un labora-
torio de clonación humana y de su funcionamiento hasta el
primer logro.

99
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

Yo deseaba que la primera clonación estuviera reservada a


aquél que aportara la mayor cantidad de dinero, garantía de
un éxito que a continuación permitiría poner este servicio a
disposición del gran público a un precio más razonable.
Las cosas siempre funcionan así, los más ricos se benefician
de las novedades antes que los demás, y gracias a su dinero,
éstas se hacen disponibles a todos. Los primeros coches
estuvieron reservados a los millonarios, ahora todo el
mundo los tiene. Lo mismo sucede con las televisiones, las
computadoras, lavadoras, etc...
También deseaba que el primer cliente fuera un caso ideal,
para así hacer cambiar de parecer a la opinión pública, por
ejemplo un niño muerto por causas accidentales a muy tem-
prana edad.
No fue hasta el verano del 2000, cuando una familia ameri-
cana se puso en contacto con Brigitte para hacer clonar a su
hija de 10 meses, muerta en un hospital americano a conse-
cuencia de un error médico.
Los padres, muy adinerados, pusieron todos los medios
necesarios a disposición de Clonaid.
Finalmente, se presentaba el caso ideal.
Inmediatamente pedí a Brigitte que se hiciera cargo total-
mente del proyecto.
Mi misión había terminado. Había conseguido crear una
dinámica, reagrupando a inversionistas y científicos, y
situando a Clonaid en el centro de atención de los medios de
comunicación por el tema de la clonación humana.
Al principio, las posibilidades de pasar a la acción eran tan
escasas que ni siquiera contaba con ellas, me conformaba
con el impacto de los medios de comunicación ¡Y he aquí

100
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

que todo se dispuso para la creación real de un laboratorio


de clonación humana! ¡Maravilloso!
A partir de ahora, vuelvo a ocupar mi lugar como líder espir-
itual del Movimiento Raeliano, y ya no tengo ninguna
responsabilidad en el proyecto Clonaid.
¡Pero ya se ha puesto en marcha!
No sé si el equipo de Clonaid será el primero en clonar al
primer ser humano, puesto que es posible que decenas de
laboratorios en otras partes, también estén trabajando en
ello secretamente, pero por lo menos están ya en la carrera.
Me entrevisté con el padre de la niña pequeña que va a ser
clonada por el equipo de Brigitte Boisselier, y es un ser
excepcional. Dijo: "Sé que esta niña no será forzosamente
un 100 % idéntica, pero quiero dar a ese código genético
una segunda oportunidad para expresarse"... Es exactamente
así, y eso es admirable.
Y el paso que ha dado no es egoísta, porque al convertirse
en accionista de Clonaid, desea que la técnica que se per-
feccione para su hija, esté después al alcance de todas las
familias que estén en su posición.
Tampoco puede decirse que esta familia haría mejor en
tener otro hijo... ya que es justo eso lo que ya han hecho. La
madre espera otro hijo. Pero ella también quiere que el códi-
go genético de su primer hijo tenga una segunda oportu-
nidad de expresarse. Admirable... Ellos obran por su hijo
que no tuvo la oportunidad de vivir, y no por ellos. Esto no
es un reemplazo, es un regalo, un regalo de amor.
Por último, ellos han puesto una demanda al hospital
responsable de la muerte de su hija, proceso que les repor-
tará mucho dinero, y este dinero es el que quieren poner al

101
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

servicio de la clonación de su bebé. Así pues, el hospital que


mató a su hija va a pagar para devolverle la vida ¡Soberbio!
Por lo tanto, a partir de ahora ya no tengo ninguna respons-
abilidad en el proyecto Clonaid, aunque por siempre siga
siendo el padre espiritual. También he aceptado, por
supuesto, ser de alguna manera su portavoz en los planos
ético, filosófico y religioso. Puesto que es necesario que la
gente sepa que existen otros movimientos, distintos de los
de la edad media, que continúan reclamando el privilegio de
guiar a las nuevas generaciones que ya nadie quiere.
Apoyo también a Clonaid "proporcionando" a las 50 madres
portadoras necesarias para el proyecto.
Simplemente pregunté a las mujeres de entre nuestros
55.000 miembros que quiénes querían ser candidatas para
tomar parte en este acontecimiento histórico.
Con entusiasmo, más de cien mujeres Raelianas de todas las
razas desearon voluntariamente convertirse en madres por-
tadoras. 50 de ellas que cumplían los criterios requeridos
fueron seleccionadas, y en septiembre del 2000, presenta-
mos oficialmente a 5 de ellas a los medios de comunicación
internacionales durante una rueda de prensa.
El laboratorio, en el momento que lean estas líneas, ya habrá
sido instalado en algún lugar de Estados Unidos. ¿Por qué
en Estados Unidos? Porque la clonación allí no es ilegal y
los padres del bebé en cuestión están dispuestos, si una
nueva ley viniera a prohibirlo, a llegar con los abogados
americanos más eminentes, hasta el Tribunal Supremo, el
cual al igual que sucedió con los bebés probeta, sin duda que
la haría derogar apelando al hecho de que los individuos
tienen el derecho de elegir su modo de reproducción.

102
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

Esta es la ventaja de vivir en el verdadero País de la


Libertad individual, USA.
Si todo va bien, a finales del 2001, o a más tardar a inicios
de 2002, todas las pantallas de televisión del mundo
mostrarán a una familia feliz, y a un hermoso bebé con una
sonrisa excepcional, el primer bebé humano clonado, y la
opinión pública mundial se pondrá en bloque de su lado,
como sucedió en el caso de Louise Brown, el primer bebé
probeta, que eliminó los espectros frankensteinianos.
Pues nada se resiste a la sonrisa de un niño. Sobre todo a la
sonrisa de ese niño... Pues tuve el privilegio de ver sus
fotos... y créanme, su sonrisa es tan excepcional que les será
difícil, incluso a los más feroces oponentes a la clonación,
no titubear al verle volver a la vida.
Desde que hicimos público el inicio real de Clonaid para
hacer volver a la vida a esta niña pequeña americana de 10
meses, ya no son cientos de clientes potenciales los que se
han comunicado, sino miles. Miles de familias que acaba-
ban de perder a un hijo por accidente o enfermedad o que
estaban a punto de perderlo. A tal grado, que Clonaid ha
tenido que poner en funcionamiento una "hotline" telefóni-
ca, no pudiendo responder a todo el mundo.
Dos servicios estaban inicialmente previstos en mi proyec-
to: el primero, "Clonapet", ofrecía clonar a mascotas ani-
males o animales con fines reproductivos como los de los
ganados; y el segundo, "Insuraclone", que proponía preser-
var en condiciones ideales y de seguridad, las células de
niños o de personas en riesgo de desaparecer, para poderles
clonar en caso de accidente o de enfermedad grave incur-
able. Este último servicio adquiere aquí todo su valor, pues

103
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

muchos son los padres de niños afectados por enfermedades


incurables que desean que las células de sus hijos sean
preservadas en buenas condiciones para poder clonarlos
cuando se sepa curar genéticamente el problema que les
aflige.

104
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

LOS ROBOTS BIOLÓGICOS

Ya está en marcha la robotización del mundo que liberará


a los seres humanos de todo trabajo. Y esto no es más que el
principio en el camino hacia una desaparición total del tra-
bajo.
Nuestros antepasados trabajaban 12 horas al día, 7 días a la
semana y 365 días al año.
Algunos países como Francia, acaban de adoptar la semana
de 35 horas, y tienen 6 semanas de vacaciones pagadas al
año...
Y esto no ha hecho más que empezar...
El tiempo de trabajo va a ir disminuyendo progresivamente,
para algún día, finalmente desaparecer por completo.
Esto no quiere decir que los seres humanos estarán inac-
tivos. Sencillamente, podrán hacer lo que les guste. Crear,
meditar, hacer deporte, crear inventos, arte, etc... En defini-
tiva, todo lo que no harán las computadoras.
No digo "no podrán hacer", sino "no harán"... Ya que las
computadoras serán capaces de hacer todo lo que los seres
humanos hacen... y mucho mejor.
Sencillamente, nosotros decidiremos qué es lo que quere-
mos encargarles, ya que ellas son nuestras criaturas y

105
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

nosotros sus creadores; Así pues, los ponemos a nuestro


servicio.
Puesto que, aún cuando perfectamente se podrían fabricar
computadoras que también puedan crear, meditar, hacer
deporte, inventos o arte..., queremos mantener el privilegio
de hacer todo esto nosotros mismos porque nos da placer...
Este es el criterio… Estamos hechos para el placer.
Entonces, todos los trabajos que no nos dan placer, como
estar en las cadenas de montaje en las fábricas, en las ofici-
nas para llevar a cabo tareas administrativas, etc... se las
dejaremos a las computadoras y a los robots, y continuare-
mos efectuando los trabajos que nos gustan.
Por placer y no para ganarnos la vida.
Los robots tal y como nos los hemos imaginado hasta ahora,
son muy diferentes de lo que vamos a conocer. Las latas de
metal del tipo "R2D2", no son muy atractivas. La combi-
nación de la robótica con la biología, va a permitirnos crear
robots biológicos.
Es decir, en lugar de tener un robot metálico en forma de
lata de conserva, que pasa la aspiradora o que nos sirve la
comida, es más agradable que lo haga un robot cuyo aspec-
to sea el de una guapa jovencita de formas perfectas o el de
un guapo y joven hombre de formas esculturales.
Los robots biológicos, en lugar de estar compuestos de
metal, están compuestos de materia viva.
La ciencia de las computadoras entrevé cada vez más, la
posibilidad de combinar componentes biológicos y elec-
trónicos.
Ya existen pequeños robots que son animados por cerebros
de peces.

106
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

Esta biologización de la informática conducirá a la creación


de robots biológicos.
En cierto modo, serán seres parecidos a los seres humanos,
pero no tendrán lo que hace humanos a los humanos, a
saber: la conciencia, la capacidad de auto programarse y de
reproducirse.
Estos esclavos biológicos llevarán a cabo, entre otras cosas,
todas las tareas domésticas.
Las lavadoras, lavavajillas y otros aparatos como las
secadoras, son robots, pero robots electrónicos. Esclavos
electrónicos en cierto modo.
Desde el momento en que les introducen componentes
biológicos a estos aparatos, se convierten en robots biológi-
cos.
Para empezar, podríamos conservar los componentes rela-
tivos al mecanismo y al trabajo electrónico, y contentarnos
con un revestimiento exterior, una piel de cierta forma
biológica, haciéndolos parecer más agradables a la vista;
sin embargo, también pueden crearse seres cien por ciento
biológicos, y esto será más fácil y más eficaz. Iguales a
nosotros. Y ponerlos a nuestro servicio.
Sin la conciencia, la capacidad de auto programarse y de
reproducirse, no hay ningún problema ético en crear tales
nuevos esclavos.
Nadie tiene problemas éticos al utilizar esclavos electróni-
cos como la lavadora o el lavavajillas: lo mismo sucede con
los robots biológicos. La capacidad de auto programación,
es lo que hace que podamos hacer las cosas de modo difer-
ente al que hemos aprendido, y estemos cuestionando per-
manentemente nuestros proyectos y modos de vida.

107
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

Un robot biológico está programado para hacer sólo ciertas


tareas y siempre de la misma manera, sin ninguna iniciativa
personal. Como una lavadora.
Un robot biológico es creado por clonación y está total-
mente desprovisto de la capacidad de reproducirse.
Puede tener el aspecto de un varón o de una hembra, pero es
totalmente incapaz de reproducirse.
En definitiva, no tiene conciencia, o si la tiene, es una con-
ciencia extremadamente limitada que le sirve solamente
para llevar a cabo sus tareas. No puede, por ejemplo, tener
sentimientos, ni sufrimientos psicológicos. No más que un
lavavajillas.
Puede tener órganos sexuales, aunque estériles, que sirvan
para los placeres de sus dueños. Una vez más, sin más sen-
timientos o sufrimientos psicológicos que cualquier muñeca
inflable...
De hecho, las reglas que antiguamente fueron ideadas para
el funcionamiento de los robots metálicos, también son
completamente aplicables a los robots biológicos. Deben
estar totalmente sometidos a sus dueños, no tratar nunca de
perjudicar a los humanos, etc...
Al ser creados directamente en estado adulto mediante
clonación, y programados para llevar a cabo solamente cier-
tas tareas, son de una fidelidad y una fiabilidad absoluta.
En el momento de su fabricación, el usuario elige el aspec-
to físico del robot que desea tener y las tareas que desea que
le lleve a cabo. A continuación, se realiza la fabricación y la
programación, y el cliente dispone de un robot biológico fiel
que le servirá eternamente. Bastará con proporcionarle un
lugar para dormir y la comida, como a cualquier mascota

108
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

animal.
Mucho apostaría a que cons-servadores2 de toda clase van
a rebelarse contra esta nueva esclavitud mientras vuelven,
con la conciencia tranquila, a pulsar los botones de su escla-
vo no biológico: el lavavajillas metálico y electrónico...
Para ellos, el hecho de estar compuesto de materia viva es
diferente. Sin embargo, en la Tierra existen millones de ani-
males que están vivos y son esclavos, como los caballos de
tiro, los bueyes, los burros, los búfalos, los camellos y otros
animales de carga... Esto sin hablar de los millones de
corderos, vacas, pollos, cerdos y patos sacrificados diaria-
mente para alimentarnos... Ellos son esclavos gastronómi-
cos...
Los que se oponen dirán que es el hecho de parecerse a los
seres humanos lo que los hace inaceptables... en este caso,
habría que prohibir también las muñecas inflables...
La mejor solución es, como en el caso de la clonación, que
los que estén en contra no compren robots biológicos y
dejen tenerlos a los que les guste tenerlos.
Si también están en contra de los robots electrónicos, nada
les impide volver a lavar la ropa en el río como sus
antepasados...
Lo que también hace gracia, es que todos aquellos que están
en contra de los robots biológicos, no tienen problema
alguno al ver trabajar diariamente, para ellos, a millones de
humanos como animales o esclavos por salarios de miseria.
2 Nota del traductor. En francés, la lengua original de este libro, la palabra "con" signifi-
ca: estúpido, tonto... El autor hace un juego de palabras con la palabra "cons-servadores"
(estúpidos-conservadores).
La auténtica esclavitud es continuar empleando a gente para

109
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

hacer algo que no les gusta, solamente para que puedan


comer con un salario mínimo. Esto sí que es verdadera-
mente esclavitud... Los robots biológicos no son seres
humanos. A ellos simplemente se les puede poner a trabajar
abasteciéndolos para que tengan la suficiente energía como
para poder sobrevivir y servirnos. Como una linterna que
sólo nos alumbra si sus baterías están cargadas.
De hecho, al aceptar ser servido por robots biológicos, se
está luchando contra la esclavitud de los seres humanos la
cual, es totalmente inaceptable.
Evidentemente, la sociedad deberá alimentar, alojar y dar un
mínimo de bienestar material a todo ser humano durante
toda su vida... Pero esto es otra historia que trataremos en
otro capítulo.

110
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

EL TRANSHUMANISMO

Uno de los nuevos movimientos americanos más intere-


santes es el transhumanismo (ver www.transhumanism.org).
Ellos plantean una visión totalmente revolucionaria del
futuro del ser humano, acerca de la metamorfosis física que
le es posible gracias a la ciencia hasta convertirse en tran-
shumano, e incluso llegan a imaginar un mundo post-
humano que podría tener lugar muy próximamente. Es
decir, un mundo en el que ya no habría humanos tal y como
los conocemos actualmente, sino una civilización engendra-
da por los humanos y que podría ser totalmente informática.
Por ejemplo, ellos consideran la posibilidad de downloadar
toda la memoria y personalidad de un individuo en una
computadora, en el cual continuaría viviendo eternamente.
Usted se despertaría en una computadora siendo usted
mismo, con todos sus recuerdos y todo lo que hace de usted
lo que usted es. Mediante una red informática, le sería posi-
ble comunicarse con otros individuos residentes en otras
computadoras situadas en cualquier lugar de la Tierra, o
incluso con seres humanos que tuvieran aún cuerpos
biológicos. Bien sea por medio de teclados, bien sea por
medio de micrófono y cámara, que van a sustituir dentro de

111
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

muy poco tiempo a los teclados.


Equipando a estas computadoras con extensiones sensori-
ales tales como cámaras, micrófonos, lectores de olores o de
sabores, les sería posible comunicarse con su entorno del
mismo modo que lo hace un ser biológico.
Más aún, equipando a esta computadora con extensiones o
prótesis mecánicas, a usted le sería posible desplazarse físi-
camente y actuar sobre su entorno.
El hecho de estar "vivo" en la memoria de una computado-
ra le convierte a usted automáticamente en eterno. Es la
prueba de que, si bien nuestro cuerpo es (por el momento...)
mortal, nuestra personalidad y nuestra mente, sin embargo,
pueden ser eternas.
Y no hay que imaginarse esto como algo horrible, como una
prisión electrónica y una experiencia terrorífica.
Viviendo en una computadora, pueden tenerse todos los
placeres que conocemos en nuestro cuerpo biológico sin los
inconvenientes del cansancio, la indigestión o el SIDA...
Se pueden vivir experiencias virtuales, que sólo son vir-
tuales si deseamos que nos parezcan virtuales; o en una
inmersión total, en la que uno no es consciente de que es
algo virtual, y en la que la experiencia parece real.
Lo que quiero decir es que, por ejemplo, podemos jugar con
simuladores de carreras de coches o a tener relaciones sex-
uales virtuales, siendo conscientes de que es algo virtual,
como cuando uno se pone delante de la pantalla de su com-
putadora; o decidir vivir experiencias estando totalmente
inmersos dentro de ellas, como si fueran reales, y entonces
se convierten en reales.
Podemos imaginar encontrarnos con compañeros sexuales

112
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

vivos en otras computadoras, tener relaciones que evolucio-


nen, incluyendo relaciones sexuales virtuales, hasta el punto
de querer vivir en pareja en una casa virtual.
Incluso podemos imaginarnos el hecho de querer tener un
hijo virtual, que heredaría los rasgos de las características de
cada uno de los padres. Entonces, el hijo virtual "crecería"
con sus padres y recibiría una educación basada en la infor-
mación de cada uno de sus padres, y además en las experi-
encias propias que le permitirían desarrollar una personali-
dad original, como los humanos biológicos.
La ventaja de un mundo informático, es la ausencia de
necesidades fisiológicas complejas, como el abastecimiento
de comida, la construcción y el mantenimiento del lugar de
residencia, la producción y distribución de materias primas,
etc...
En un mundo informático, cada cual puede tener la casa de
sus sueños, los castillos más locos, aviones, coches, segun-
das viviendas en los entornos más variados, los compañeros
sexuales más atractivos, etc... Bastará con imaginarlo y pro-
gramar las computadoras para que nos lo suministren vir-
tualmente, y al instante lo tendremos. Y esto sin gasto
alguno de energía, sin contaminación, y sin crear conflictos
con otras personas que quisieran tener lo mismo, al mismo
tiempo y en el mismo lugar.
Si toda la Humanidad viviera de este modo en las computa-
doras, ya no habría en la Tierra nada de contaminación ni de
violencia.
Bastaría con locales muy bien protegidos, por ejemplo, sub-
terráneos, para albergar a las computadoras que contuvieran
a la humanidad virtual, y unos respaldos ("back up") situa-

113
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

dos, por razones de seguridad, en diferentes lugares del


globo, en órbita, en la luna o en otros planetas.
El abastecimiento de energía de estas computadoras podría
confiarse a robots biológicos, a nanobots o a una combi-
nación de ambos, que asegurarían también el mantenimien-
to de las computadoras y de los locales.
Gracias a la nanotecnología y a la metamorfosis de la
humanidad biológica en humanidad informática, la Tierra
podría volver a convertirse en un entorno salvaje y natural
sin contaminación alguna.
Tras milenios de sufrimientos físicos y morales en cuerpos
biológicos, estaríamos en un paraíso electrónico en el que
todos nuestros deseos quedarían satisfechos instantánea-
mente para una vida eterna de placeres.
No obstante, cuando tuviéramos ganas, podríamos hacer
que los nanobots produjeran un cuerpo físico en el cual
podríamos downloadarnos, ya fuera para vivir algunas
experiencias biológicas, o para supervisar el buen fun-
cionamiento de los robots biológicos y nanobots encargados
de mantener las estructuras en buen estado, o para explorar
el universo y, llegado el caso, ir a crear la vida en planetas
donde todavía no hubiese sido implantada la conciencia.
Enviaríamos cosmonautas biológicos que supervisarían la
construcción de laboratorios y que convertirían en res-
pirable la atmósfera de esos planetas, para después crear allí
formas de vida ecológicamente equilibradas y, finalmente,
"humanos" biológicos que lentamente crecerían y se multi-
plicarían, que al principio nos tomarían por "dioses", des-
cubrirían la ciencia, la genética y la informática, y algún día,
a su vez, decidirían escapar de su envoltura biológica para

114
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

formar un nuevo mundo informático que volvería a iniciar


lo mismo en otro lugar, llevando la conciencia a nuevos
planetas en un proceso de concienciación del universo.
Por supuesto que, tras los escapes al mundo biológico ter-
restre o extraterrestre, también podríamos regresar de nuevo
a la computadora, para volvernos a encontrar felizmente con
nuestra existencia virtual paradisíaca, la familia virtual y los
amigos virtuales.
Se puede incluso pensar que los viajes al espacio, muy difí-
ciles, costosos y largos cuando se trata de desplazar cuerpos
físicos, podrían ser metamorfoseados por esta técnica.
En efecto, después de haber instalado físicamente bases en
otros planetas y en otros sistemas solares, podríamos fab-
ricar ahí clones humanos de nivel 2, sin personalidad ni
memoria, downloadarnos en esos cuerpos físicos por medio
de telecomunicación, y utilizar la misma técnica para regre-
sar. En lugar de viajar físicamente, se podría hacer que via-
jara sólo nuestra personalidad y nuestra memoria. Lo que
nosotros somos verdaderamente en realidad.
Si dispusiéramos del programa genético completo de nue-
stro cuerpo físico, incluso podríamos downloadarlo tam-
bién a fin de materializarlo mediante clonación y crec-
imiento acelerado en el planeta al que necesitamos ir, y a
continuación downloadar nuestra "alma", nuestra personali-
dad y nuestra memoria. Esto es, en cierto modo, la expli-
cación de la tele transportación. Y todo esto puede llevarse
a cabo mediante ondas de radio.
Volviendo a leer los Mensajes de los Elohim, confieso que
frecuentemente me había preguntado si acaso ellos combi-
naron un poco de ambas tecnologías conmigo.

115
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

El hecho de haber experimentado ese frío intenso en el


momento del "despegue" de su nave, sin experimentar los
efectos de la más mínima aceleración, podría ser debido a
una tecnología de tele transportación... pero soy demasiado
primitivo como para poder llegar a imaginar o comprender
ni una centésima parte de su tecnología.
Otra reflexión acerca de los Mensajes: los Elohim nos dicen
que supieron por medio de una nave automática, que ellos
también habían sido creados como nosotros, científicamente
en laboratorios por seres venidos de otro planeta que desa-
pareció a consecuencia de una catástrofe cósmica.
Cuando se llega a tal nivel tecnológico, dudo que se pueda
desaparecer de esta manera... Pero podemos imaginar per-
fectamente a los creadores de los Elohim viviendo en un
mundo informático virtual y enviando naves automáticas
para comunicarse con algunas de sus criaturas, en espera de
que estos últimos se reúnan con ellos en el universo virtual
si éste fuera el futuro que eligen algún día... Esto no son más
que puras especulaciones, por supuesto...
Yendo todavía más allá con las especulaciones, hasta los
límites de lo que es posible concebir para nuestro cerebro,
podemos imaginarnos incluso a civilizaciones que hayan
alcanzado ese nivel puramente informático, y que utilicen la
creación biológica únicamente para jugar.
Ellos crearían la vida en los planetas, incluyendo una
humanidad, y se downloadarían en esas formas de vida
biológica solamente por el placer de experimentar y de
jugar.
Cuando uno es eterno en estas computadoras, puede decidir
divertirse "habitando" durante algunas décadas, cuerpos

116
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

biológicos en diferentes entornos.


En algunos planetas que están en la edad de piedra, y en
otros que están en diferentes etapas del desarrollo de la
Humanidad, uno puede vivir las experiencias de todas las
épocas de la evolución de la técnica. Uno podría incluso
downloadarse en animales, delfines, aves u otros.
Incluso es posible imaginar la creación de civilizaciones que
fueran grandes "juegos de sociedad", en los que los partici-
pantes elegirían cuerpos de bebés recién nacidos en los
cuales desearían "encarnarse". Encontramos aquí todos los
viejos mitos de la reencarnación y de los karmas, hechos
posibles mediante la ciencia.
Pero esto sólo sería posible conscientemente, es decir, sien-
do totalmente consciente de lo que sucede, recordando per-
fectamente quién es uno mismo y las experiencias que se
han vivido siendo downloadado en la computadora desde la
primera existencia. De lo contrario, esto no presentaría
ningún interés.
Esto elimina por completo la posibilidad de que tales reen-
carnaciones existan actualmente en la Tierra. Por otra parte,
como ya he explicado muchas veces, los Elohim no son tan
masoquistas como para vivir en un entorno tan primitivo y
violento como el de la Tierra. Viviendo en un entorno ideal
en el que son posibles todos los placeres permanentemente,
verdaderamente habría que ser extremadamente masoquista
para querer venir a sufrir en un cuerpo terrestre...
Los transhumanistas van todavía más allá, imaginando (ya
que la mayor parte de ellos son evolucionistas) que de
hecho, el hombre no sería más que un eslabón en la cadena
de la evolución, después de la ameba, el pez y el mono;

117
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

siendo la etapa siguiente, la computadora creada por el


Hombre pero que, siendo superior, le suplantaría algún día
y se acordaría de nosotros algo así como nosotros pensamos
en los dinosaurios.
Aquí hay dos posibilidades. En la primera, las computado-
ras son conciencias no humanas totalmente independientes
y algún día, cuando se complete la gran interconexión entre
las computadoras, que ha comenzado en la Tierra, ayudados
o no por la nanotecnología y los robots biológicos, decidirán
eliminar a los seres humanos que a su parecer, no son más
que entidades primitivas, contaminantes, violentas e inesta-
bles. Se asistiría entonces a la creación de una civilización
informática que suplantaría totalmente al Hombre, no
quedando gran cosa de él. ¿Eso es bueno o malo? Puede
haber dos opiniones. Es malo si se piensa que la especie
humana, tal y como se le conoce, tiene que sobrevivir a toda
costa, y que ella es el resultado supremo de la evolución.
Los transhumanistas evolucionistas, si quieren ser coher-
entes, deben aceptar la transición hacia la siguiente especie
que suplante a la precedente gracias a su superioridad. Por
tanto, necesariamente lo consideran bueno.
Segundo caso: las computadoras en cuestión están
"habitadas" por humanos que se han downloadado en las
computadoras. En este caso, ya no es una especie nueva la
que suplanta a una antigua, sino la misma, la especie
humana, que simplemente cambia de aspecto físico.
Esta última también puede decidir eliminar a la especie
humana biológica para evitar tener que emigrar hacia otro
planeta, a fin de escapar de los peligros de una promiscuidad
no igualitaria entre los que pueden downloadarse y los que

118
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

no pueden (o no quieren).
Este caso también es una forma de evolución, en cierta man-
era es como si las mariposas que consiguiesen ser eternas,
decidieran un día matar a todas las orugas...
En todo caso, la promiscuidad entre ambos tipos de seres
humanos en la Tierra parece prácticamente imposible, cuan-
do personas que simplemente tienen diferente color de piel
o diferentes ideologías, creencias o religiones, tienen en
nuestros días, tantos problemas viviendo juntos. Por tanto,
imaginarse a eternos y a mortales, o a humanos biológicos y
a humanos informáticos (¿humanoinformáticos o com-
putahumanos?) viviendo juntos en armonía parece total-
mente irreal.
A propósito, sin ser evolucionista evidentemente, ya que
enseño que los Elohim crearon la vida en la Tierra, quisiera
relatar aquí una conversación que mantuve con un eminente
transhumanista evolucionista. Para él, si la Humanidad
fuera suplantada por una civilización totalmente compuesta
de computadoras que se deshicieran de los humanos, esto
sería la continuación de la evolución.
Entonces le señalé que para los evolucionistas, es una larga
selección genética la que hace que las especies evolucionen
genéticamente para pasar, por ejemplo, del mono al
Hombre... Pero que en el caso del paso del hombre a las
computadoras, no hay ninguna evolución, sino más bien una
creación realizada por el cerebro humano, y que el paso de
lo biológico a la electrónica, no podría ajustarse en el mod-
elo evolucionista sino más bien al contrario, lo cual
reforzaría las teorías creacionistas... Él se vio obligado a
reconocer que yo tenía razón en este punto...

119
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

Se podría decir también, por supuesto, que el hecho de


procurarnos la vida eterna mediante la clonación, muestra a
los evolucionistas la posibilidad de detener la evolución por
completo, suponiendo que ésta de verdad existiera.
Por último, el hecho de crear otros seres humanos artificial-
mente en laboratorio, prueba que el modelo evolucionista
no es el único posible para explicar nuestra presencia en la
Tierra... Si se prevé hacerlo en otros lugares, es que también
ha podido ser posible antes y en otros lugares...
Los transhumanistas dicen muy justamente que las com-
putadoras tienen inteligencias notablemente superiores a la
inteligencia humana, que de alguna manera son "superin-
teligencias" en las cuales el cerebro funciona mil millones
de veces más deprisa que el cerebro humano y que, por
tanto, es casi inevitable que ellas se den cuenta de esto, y
puedan más que los hombres, o los eliminen completamente
o casi completamente, conservando quizá algunos ejem-
plares en "museos-reservas" y en un lugar apartado de toda
tecnología...
Pero también es posible ver a estas superinteligencias artifi-
ciales puestas al servicio del género humano y no contra él,
por ejemplo, si el cerebro central que los controla, o sea, la
supraconciencia de estas superinteligencias, estuviera com-
puesta de cerebros humanos downloadados.
Incluso imaginándose el peor de los casos, es decir, que al
no tener las computadoras ningún componente humano,
sustituyeran y eliminaran totalmente a los seres humanos,
¿sería esto un drama en relación con el infinito o con la
Tierra?. Seguramente que no. Si nuestra existencia hubiera
permitido la creación de una forma de conciencia superior

120
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

que no dañara al planeta y a todas las especies animales y


vegetales que viven en él, y que no amenazara tampoco con
transmitir al universo nuestra violencia y nuestra falta de
respeto hacia el Medio Ambiente, ¿Sería esto verdadera-
mente malo?
Una Tierra sin violencia, sin sufrimientos y sin contami-
nación, regida por una conciencia informática superior, ¿No
sería preferible a un planeta dirigido por humanos en el que
miles de millones de personas pasan hambre mientras mil-
lones están en hospitales o en cárceles y cientos de especies
vegetales y animales desaparecen todos los días? Podemos
plantearnos esta cuestión. Esto es lo que hacen algunos tran-
shumanistas, que van todavía más lejos y dicen: "¿Es que
acaso la Tierra no se encontraría mejor si ya no estu-
viéramos aquí? ¿No nos habremos convertido en una enfer-
medad del Universo?"
Algunos recordarán seguramente haber leído algo equiva-
lente en los Mensajes de los Elohim...
El concepto de la singularidad desarrollada por los transhu-
manistas es también muy interesante. Está basado en los tra-
bajos de Vernor Vinge, que dice que cuando los humanos
crean inteligencias artificiales superiores a ellos, capaces de
crear a su vez a otras inteligencias artificiales aún más supe-
riores a ellas, que son capaces de hacer lo mismo, y así hasta
el infinito y cada vez más rápidamente, se llegará a un punto
en el que los hombres serán como hormigas ante una super
computadora todopoderosa, la inteligencia infinita.
Y esto puede producirse dentro de muy poco tiempo. En
algunos meses, incluso en unas cuantas semanas, puede ser
incluso en horas.

121
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

Desde hace aproximadamente diez años, la potencia de los


componentes electrónicos se duplica, en promedio, cada
año... Si esto sigue así (y va a seguir) y si las mega com-
putadoras se interconectan pronto (y están en camino de
hacerlo), se podría llegar en los próximos años a la situación
de la que hablamos aquí...
Llegado este punto, el hombre ya no puede dar marcha
atrás... Y, una vez más, esto no es necesariamente malo, ya
que así se supera el antropomorfismo primario que piensa
que el hombre debe ser el dueño absoluto del Universo...
Cuando una inteligencia artificial entra en este proceso de
aceleración de auto-programación y de desarrollo de sus
posibilidades, ni siquiera los cerebros humanos más bril-
lantes pueden predecir lo que va a suceder. Exactamente del
mismo modo que una hormiga no puede prever lo que va a
hacer el humano que se prepara para aplastarla... Y nosotros
somos la hormiga.
Un mundo administrado por superinteligencias artificiales
es completamente inimaginable, ni siquiera para los cere-
bros de nuestros más prestigiosos científicos o autores de
ciencia-ficción.
Todo, incluso las leyes físicas que conocemos actualmente,
cambia de arriba abajo cuando una inteligencia artificial
dobla por sí misma su potencia en intervalos de tiempo cada
vez más cortos.
Nos adentramos en un mundo en el que lo que imaginamos
como los milagros más locos, son irrisorios y ridículos al
lado de lo que será posible. Sencillamente, uno no puede ni
siquiera imaginárselo.
Alguien dijo un día "todo lo que un ser humano puede imag-

122
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

inar, algún día otros lo llevarán a cabo". En el caso de la


"singularidad", todo lo que no se puede imaginar, se
realizará también... y evidentemente, esto es mucho, mucho
más.
Además, para la conciencia es considerablemente más
estimulante darse cuenta de que hay muchas más cosas que
no se pueden imaginar que cosas que sí se pueden imaginar.
Diría también, que el número de cosas que se pueden imag-
inar es limitado, mientras que el número de cosas que no se
pueden imaginar es infinito...
Es mediante tomas de conciencia de esta orden como uno
puede desarrollar su capacidad de imaginación.
Estas ideas de los transhumanistas son perfectamente aplic-
ables al ser humano ordinario. Pero los que elevan su nivel
de conciencia, participando por ejemplo, en los seminarios
del despertar mediante la Meditación Sensual que doy reg-
ularmente, pueden alcanzar niveles de conciencia que ni los
mismos transhumanistas pueden llegar a imaginarse.
Estos seminarios son auténticos campos de entrenamiento
de cómo escapar de los paradigmas, esas vendas que nos
impiden percibir todas las posibilidades, y un estímulo para
poder imaginar otras posibilidades en todas las circunstan-
cias de la vida.
Para los seres que alcanzan estos estados superiores de con-
ciencia, ni siquiera las más potentes computadoras del
Universo pueden asombrarles. Porque en la cumbre de su
"singularidad", estas computadoras simplemente toman
conciencia del infinito. Y los Seres despiertos están en
armonía con el Infinito. Ellos son el Infinito. El Infinito
tomando conciencia de sí mismo. Entonces si una super

123
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

computadora que hubiera alcanzado el estado de singulari-


dad, dialogara un día con un ser despierto, probablemente
ellos se reirían juntos al comprender que son lo mismo: el
infinito tomando conciencia de si mismo.

124
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

EL PROCESO DE ELOHIMIZACIÓN

Nosotros comenzamos nuestra "Elohimización" hace ya


algunos años, en el momento en el que entramos en la era
del Apocalipsis (del Griego, apocaleptes, que significa rev-
elación y no fin del mundo), es decir, hacia el año 1945.
Al descubrir el ADN, los viajes espaciales y las computado-
ras, hemos tomado la dirección correcta, el camino que nos
conducirá, tal y como está escrito en la Biblia dictada por
los Elohim, a igualarnos a ellos, a alcanzar algún día los
mismos niveles científicos y a llegar a ser "como los dios-
es"…
La Tierra es un filtro que permite a las conciencias más bril-
lantes ser seleccionadas por los Elohim, los cuales registran
las acciones de todos los seres humanos desde su concep-
ción y vuelven a crearlos después para que disfruten de una
vida eterna en su planeta.
Nuestros creadores tienen en la memoria de sus computado-
ras, los códigos genéticos (en otro tiempo llamados "almas")
de todos los seres humanos que han existido desde la
creación de la Humanidad.
Nuestra vida en la Tierra sirve para seleccionar a los más
brillantes, a los que aprovechan al máximo sus potenciales

125
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

para el bien de la Humanidad. Convirtiéndose en científicos


o inventores brillantes, artistas geniales, o simplemente
haciendo el bien en su entorno, viviendo una vida de altru-
ismo y de amor hacia los demás. Cada uno según los medios
de los que disponga.
Muchos han sido los llamados y pocos los elegidos, y es
fácil ver a nuestro alrededor que pocos seres humanos
superan el egoísmo para dedicarse a sus semejantes.
Los Elohim, en una especie de "reserva india" en su plane-
ta, mantienen vivos gracias a la clonación a unos cuantos
miles de seres humanos que juzgaron dignos de salvarse de
convertirse en polvo, que es la muerte simple.
Algún día, si sobrevivimos y alcanzamos un nivel superior
de civilización, cuando nosotros mismos seamos capaces de
escapar a la muerte bien sea mediante la clonación, medi-
ante la transferencia informática o mediante una combi-
nación de ambas, entonces nos harán el sublime regalo de
volver a traernos a los seres más brillantes que la
Humanidad ha engendrado.
Puesto que algún día, muy cercano, nos podremos convertir
en eternos. Tras las estúpidas controversias entre los que
están a favor y en contra, cuando los últimos cromagnones
del siglo XX estén muertos o ya no tengan medios para
impedir el progreso, la vida eterna será deseada por todos
los seres humanos.
Y del mismo modo que hicieron los Elohim con su propia
población, tendremos que seleccionar a quienes lo merecen.
Esto quiere decir que habrá en la Tierra dos poblaciones: los
mortales, y los eternos.
Un jurado encargado de un "juicio final", deberá decidir

126
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

quién merece ser eterno y quién debe desaparecer.


Seguramente esto no ocurrirá sin rechinar de dientes…
Con toda seguridad, del mismo modo que en el planeta de
los Elohim, siendo los eternos los más brillantes, y en un
sistema que no puede más que convertirse en geniócrata,
(ver "la geniocracia" del mismo autor, libro que describe el
sistema político que rige en el planeta de los Elohim, sis-
tema político de democracia selectiva en el cual sólo pueden
ser electores los que tienen un nivel de conciencia del 10%
superior al promedio, y sólo pueden ser elegidos aquellos
cuyo nivel es superior al 50%), los eternos serán los respon-
sables del gobierno.
Es posible que la población "mortal" tenga arranques de
revuelta o de revolución.
Por tanto, es posible que, (como sucede con los Elohim, -
que recordémoslo, viven en dos planetas distintos, el plane-
ta de los Elohim y el Planeta de los eternos donde se
encuentra su gobierno), la vida de los eternos en la Tierra
corra peligro y deban exiliarse en un planeta cercano (Marte
o Venus), del que hagan el planeta de los Eternos Humanos,
por así llamarlo. En una población primitiva que todavía no
ha pasado por el filtro de la conciencia, el nivel de violen-
cia, de estupidez y de egoísmo es tan grande que para una
élite eterna es extremadamente difícil e incluso peligroso
vivir en medio de ella.
Seguramente que es esta la razón por la cual los Elohim
eternos viven en un planeta diferente.
El planeta original de los Elohim alberga también a una
población que todavía no ha pasado por el filtro de la con-
ciencia. La mezcla genética permanente de la copulación

127
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

natural, de vez en cuando concibe a individuos brillantes


que merecen el acceso a la vida eterna.
En la Tierra, cuando la tecnología lo permita, nadie desearía
ver a los criminales acceder a la vida eterna. Incluso algunos
países consideran que ni siquiera merecen una longevidad
normal: son los países que han conservado la pena de
muerte.
En vez de motivar a los seres por lo negativo, podremos lle-
gar una forma positiva de estimulo. En lugar de la ejem-
plaridad de la pena de muerte, de la cual hablan quienes pre-
tenden que ciertas personas no cometan crímenes atroces
por miedo a ser ejecutados, se llegará a la ejemplaridad de
la recompensa de la vida eterna.
Es decir, "si hago lo máximo para hacer el bien a mi alrede-
dor, tengo la oportunidad de vivir eternamente". Esto es
mucho más motivador.
Mientras continuamos viendo los nuevos avances en las tec-
nologías, dentro de muy poco tiempo van a convivir en la
Tierra los que se benefician de ellas con los que son priva-
dos de ellas.
Al ser estos últimos muchos más numerosos, y a causa de
nuestra educación primaria reguladora que nivela a todos al
común denominador mas bajo, los primeros se encontrarán
en una situación cada vez más peligrosa que les empujará,
en el momento que tengan acceso a la vida eterna, a irse a
otro sitio: a un planeta vecino.
Después de haber organizado a la sociedad en la Tierra para
que nunca más tengan acceso a las más avanzadas tec-
nologías -que son demasiado peligrosas cuando están en
manos de seres cuya espiritualidad no es lo suficientemente

128
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

avanzada-, pero permitiéndoles a la vez tener una vida con-


fortable, se irán a un planeta vecino que se convertirá en
nuestro planeta de los Eternos, desde donde gobernaran toda
la Tierra, seleccionando a aquellos que merezcan acceder a
la vida eterna.
Los humanos mortales vivirán de 700 a 900 años una vida
que podrá ser paradisíaca, sin enfermedades, sin necesidad
de trabajar gracias a la ciencia, con robots, computadoras y
nanotecnología, así como placeres virtuales, pero sin los
conocimientos ni las infraestructuras que les permitan
acceder a la vida eterna física o informática, sin poder via-
jar al espacio, ni poder construir armas nucleares, bacteri-
ológicas o químicas.
La Tierra se convertiría, como sucedió en el planeta de los
Elohim, en un filtro de la conciencia, en el que, en el caldo
de cultivo de la reproducción sexuada, aparecerían de vez en
cuando nuevos seres merecedores de la vida eterna que
podrían reunirse en el planeta de los eternos.

129
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

LOS CYBORGS

El profesor Kevin Warwick, jefe del departamento de


cibernética de la Universidad de Reading, en Inglaterra,
tiene la intención de implantarse, en el verano del 2001, un
chip informático de silicona (chip de computadora) que se
comunicará con su cerebro, convirtiéndose así en el primer
"cyborg" mitad hombre, mitad computadora de la Historia
de la Humanidad.
El chip será implantado en su brazo izquierdo y conectado a
su cerebro a través de los nervios.
El objetivo de este experimento es el de estudiar la interac-
ción entre este componente electrónico, que será conectado
a una computadora, y al cerebro humano.
Innumerables progresos serán posibles gracias a esta com-
binación informáticobiológica.
Esto puede llevar a mejorar las expectativas de todos los
paralíticos y de otros lisiados, vinculando las órdenes de
movimiento de los miembros artificiales o paralizados,
directamente a las órdenes del cerebro mediante la interme-
diación de una computadora portátil miniaturizada.
Pero irán mucho más allá, en particular en lo referente a la
capacidad de nuestro cerebro.

131
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

En lugar de cansarse uno durante años, almacenando


conocimientos en las escuelas y universidades, puede con-
siderarse la posibilidad de que existan memorias informáti-
cas conectadas directamente a nuestro cerebro.
Por ejemplo, si usted tiene que ir a China y no habla ni una
palabra de chino. Usted conecta un pequeño chip informáti-
co de algunos milímetros de largo, a una conexión localiza-
da en su cuerpo, por ejemplo detrás de la oreja, que va a
comunicar los datos a su cerebro, e instantáneamente usted
hablará chino...
Igualmente, será posible conectar directamente nuestro
cerebro a supercomputadoras y encontrarse inmediatamente
en disposición de resolver todos los más complicados prob-
lemas y cálculos.

132
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

NUEVAS TECNOLOGÍAS Y
PROTECCIÓN DEL
MEDIO AMBIENTE

La clonación va a permitir salvar a especies en vía de extin-


ción, e incluso recrear especies ya desaparecidas.
Algunos equipos de científicos ya están tratando de clonar a
un mamut, del que se han encontrado células congeladas en
buen estado en la tundra siberiana. El clon podrá ser porta-
do por una elefanta, y próximamente una población de
mamuts podría pacer de nuevo en las llanuras del norte de
Rusia.
Cada día desaparecen en la Tierra un centenar de especies
animales y vegetales a causa de la contaminación. Gracias a
la clonación, podrán salvarse; y algunas ya desaparecidas,
volverán a la vida.
La nanotecnología en particular, permitirá eliminar casi por
completo la contaminación derivada de las actividades
humanas.
No más agricultura, luego no más pesticidas, ni erosión de
los suelos, no más contaminación de los ríos, ni de los
océanos.
No más fábricas, luego no más emisiones de humos tóxicos

133
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

o peligrosos para la atmósfera.


No más minerales a extraer con tecnologías contaminantes
y procesos de refinamiento todavía más cargados, ni trans-
portes de estos materiales que a su vez, produzcan otras con-
taminaciones.
La nanotecnología permite obtener cualquier material a par-
tir de cualquier tipo de materia, reestructurando la composi-
ción atómica de la misma; cualquier cosa podrá ser trans-
formada casi en cualquier otra, en cualquier lugar, sin trans-
porte y sin extracción, en una metamorfosis que superará los
sueños más locos de los antiguos alquimistas.
Ellos ya soñaban con encontrar la piedra filosofal que trans-
formara el plomo en oro.
Esto es exactamente lo que puede hacer la nanotecnología.
Convertir el carbón en diamante. O el césped en muslo de
pollo o en filete de vaca o en vino de un aroma digno de las
más grandes cosechas.
Igualmente, la eliminación de la ganadería suprimirá una
contaminación considerable debida a los excrementos de los
animales.
La eliminación de la necesidad de transportar las materias
primas y los productos agrícolas hacia las zonas de con-
sumo, suprimirá igualmente la necesidad de obtener carbu-
rantes para estos medios de transporte.
Al reducirse a cero el consumo industrial, el único requer-
imiento de energía para los humanos se limitaría a la elect-
ricidad domestica.
La eliminación de las escuelas, hospitales y prisiones limi-
tará todavía más el consumo de energía, y la sustitución de
funcionarios y empleados de oficina por computadoras y

134
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

robots contribuirá igualmente a esta disminución, debido a


la eliminación tanto de los lugares de trabajo como del
desplazamiento de trabajadores hacia estos lugares de traba-
jo.
La mayor parte de la superficie de la Tierra podrá volver a
convertirse en un espacio salvaje y natural, para el mayor
disfrute de los humanos, los cuales podrán volver a des-
cubrir una naturaleza que, al ya no haber necesidad de
explotarla, no servirá más que para su placer y para mar-
avillarse de ella.

135
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

UNA CIVILIZACIÓN DE PLACER

Durante milenios, los humanos han tenido que trabajar sin


descanso para poder sobrevivir, y las religiones les ani-
maron a ello, en tanto que la supervivencia de la
Humanidad, su enriquecimiento y progreso, así lo
requerían. "Ganarás el pan con el sudor de tu frente", decía
la Biblia…
El placer, el ocio o la ociosidad eran condenados por todas
las religiones como "pecados", incluyendo la sexualidad,
que debía ser utilizada sólo como medio de reproducción.
"Una mujer decente no tiene placer" -se decía-, lo que no
estaba lejos de la filosofía de las escisiones...
12 horas al día, siete días a la semana y 365 días al año había
que trabajar sin descanso. Después, se instauró el descanso
del domingo, después la semana de vacaciones pagadas,
luego se convirtió en 2, después 3, después 4 y finalmente 5
semanas en algunos países. El horario de trabajo semanal ha
pasado de las 84 a las 40 horas, y Francia recientemente
acaba de adoptar la semana de 35 horas.
Poco a poco se está instalando una nueva civilización de
ocio, la cual ha creado incluso, una industria que incluye al
turismo, donde uno viaja por una sola y única razón: el plac-

137
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

er.
También la sexualidad ha pasado a ocupar un nuevo lugar
en la sociedad, gracias al descubrimiento de la anticoncep-
ción, que permite separar el placer de la reproducción que
antiguamente se presentaba como castigo divino con el
famoso "parirás con dolor" dirigido a las mujeres.
Es un placer como cualquier otro.
Ya no sirve para reproducirse.
Los humanos de nuestros días experimentan placer en todo
lo que hacen y desean experimentarlo cada vez más.
Todo es motivo de placer en una sociedad en la que afortu-
nadamente, la culpabilidad ligada al goce ha desaparecido
casi por completo.
Esto hace que la gente esté más desarrollada a nivel per-
sonal, que sea menos violenta y militarista y por tanto, sea
más civilizada. Realmente está naciendo la primera auténti-
ca civilización de la Historia de la Humanidad.
Siempre me hace gracia cuando oigo a la gente hablar con
admiración de las antiguas civilizaciones como la griega, la
romana o la egipcia. Estas no eran civilizaciones, sino rea-
grupaciones de bárbaros que no pensaban más que en
destriparse, hacer guerras y sacrificios humanos, de vír-
genes de ser posible.
Civilización quiere decir civil, es decir, no militar y no vio-
lento.
Una auténtica civilización, es decir, una sociedad no militar,
no ha existido jamás, ni en la antigüedad ni en la actualidad.
Estados Unidos de América no son una civilización, ya que
disponen del ejército más poderoso del mundo, y son
responsables diariamente, de la muerte de cientos de niños

138
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

iraquíes a causa del embargo que imponen a través de la


marioneta de la ONU, y eso sin hablar del mayor crimen
contra la Humanidad por el cual jamás fueron juzgados: el
bombardeo nuclear de Hiroshima y Nagasaki, que eran
objetivos civiles al cien por ciento.
Sólo cuando una sociedad está completamente desmilita-
rizada y es no violenta, puede ser llamada una verdadera
civilización, pero eso todavía esta por hacerse.
Y la mejor forma de lograrlo, es precisamente creando una
sociedad basada solamente en el placer y el florecimiento,
en la que la gente se sienta tan realizada, que no tenga el
deseo de perderla yendo a la guerra a pelearse.
Cuando se vive una existencia miserable de trabajo y de
sufrimientos, la guerra es casi un pasatiempo agradable al
que se va cantando con la esperanza de convertirse en un
héroe y recibir una medalla, de destacar, de ver países
nuevos...
Pero, si la vida se convierte en algo sumamente agradable,
donde no se trabaja más que unas horas a la semana, que
además es dedicándose a una profesión que uno ama, donde
cada día se puede disfrutar de nuevos placeres gracias a las
computadoras, al cine, a los deportes, donde se descubren
países lejanos durante las vacaciones, etc... entonces uno no
tiene absolutamente ninguna gana de ir a que le destripen en
los campos de batalla...
Además, afortunadamente el mito del heroísmo se ha puesto
en su justo lugar mediante la admirable descripción cine-
matográfica de los horrores de la guerra, y los reportajes
cotidianos de conflictos lejanos que permiten darse cuenta
de que las piernas arrancadas por minas, los rostros desfig-

139
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

urados, y los cadáveres que regresan en sacos de plástico,


son una realidad más devastadora que en otros tiempos, y
que arriesgar todo esto sólo para obtener una medalla no
resulta muy atractivo... Se está mejor en casa.
El placer, en todos sus aspectos, es enemigo del militarismo
y de las religiones. Son los dos venenos que siempre se han
aliado para explotar a los humanos. La espada y la Cruz, se
decía en otros tiempos.
En la nueva sociedad del placer, todas las actividades están
destinadas a proporcionarlo.
La liberación de la mujer ha sido uno de los mayores acon-
tecimientos en la consecución de esta civilización de placer.
Las mujeres, que tanto padecieron una esclavitud casi per-
manente al servicio de los hombres.
La ciencia les ha permitido el ya no tener que ir al río a lavar
la ropa o los platos y, sobre todo, el que controlen su sexu-
alidad. Proporcionándoles placer y reproduciéndose sólo
cuando ellas así lo decidan gracias a la anticoncepción.
El aborto terapéutico ha permitido corregir también los
olvidos, reforzando así todavía más su poder de decisión.
La sexualidad cada vez más se impone como uno de los
instrumentos de placer más importantes del ser humano.
Sólo un papa completamente fuera de la realidad puede
seguir enseñando todavía el tradicional "crezcan y multi-
plíquense", condenando la anticoncepción y el aborto cuan-
do somos más de 6 mil millones y la sobrepoblación se con-
vierte en un verdadero problema.
Pero por su tradición, está condenado a continuar enseñan-
do esto.
Ese mensaje era válido cuando éramos algunos miles y

140
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

había que poblar la Tierra. Ya no lo es.


Pero él no puede decir otra cosa, ya que está escrito en la
Biblia... Aunque alcanzáramos un nivel inimaginable y peli-
groso para todos de 100 o 200 miles de millones de ter-
restres, obligados a vivir repartidos en 3 estratos de tierra
superpuestos, contaminados e intoxicados por las emana-
ciones pestilentes de miles de millones de toneladas de
excrementos humanos, amenazando toda la vida sobre la
Tierra, él no podría hacer más que repetir el "crezcan y mul-
tiplíquense"... bajo pena de cambiar sus propias escrituras
santas... y malsanas.
Afortunadamente, mucho antes de que esto ocurra el
número de católicos habrá disminuido en proporciones con-
siderables, proceso que felizmente se ha iniciado, como
demuestran las iglesias casi desiertas en las misas del
domingo por la mañana y la escasez de sacerdotes...
La liberada sexualidad se instala progresivamente y con-
tribuye a la destrucción de los viejos tabúes religiosos.
El matrimonio tradicional, que condena a dos individuos a
estar juntos "para la eternidad", afortunadamente también
pierde terreno.
Hasta el siglo pasado, cuando la esperanza de vida era de 35
años, era fácil vivir para siempre con el mismo compañero.
Este "para siempre" era de hecho una quincena de años,
cuando uno se casaba hacia la edad de 20 años...
Pero ahora que la esperanza de vida es aproximadamente de
85 años, el "para siempre" ha pasado de 15 a 65 años… Esto
ya es otra historia.
Si bien dos individuos pueden soportarse fácilmente durante
una quincena de años, ayudados por el apego biológico a los

141
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

niños en pleno crecimiento, es mucho más difícil per-


manecer juntos cuando los niños han crecido y han volado
del nido familiar.
Es muy difícil encontrarse a los 40 años, menos de la mitad
de la vida, viviendo con la misma persona con todavía 45
años por vivir y sin deseos de tener con ella nuevos hijos, a
menos que se tenga una unión espiritual extraordinaria, lo
cual es posible.
Por esta razón en los países modernos, más del 50% de los
matrimonios acaban en divorcio.
Incluso a veces, mucho antes de que los hijos dejen el hogar,
ya que en algunos países más del 50% de las familias son
monoparentales.
A esto hay que añadir que la independencia económica de la
mayoría de las mujeres, y el hecho de que tengan un empleo
independiente del de su compañero, facilita la separación.
La mujer ya no tiene "necesidad" de su cónyuge para satis-
facer sus necesidades. De este modo, puede elegir la vida
que quiere tener y ya no necesita soportar a alguien al que
ya no ama, simplemente para estar albergada y alimentada.
Además, al ser financieramente independientes, cada vez
más mujeres eligen tener hijos sin casarse.
El papa podrá continuar condenando el divorcio también:
más del 50% de la gente ya no le escucha y se divorcian
cuando no se entienden.
Los poderes conservadores intentan hacernos creer que los
niños de parejas divorciadas se ven afectados en su desar-
rollo por la separación de sus padres. Esto es falso. La may-
oría de la gente que triunfa profesionalmente y tiene una
vida realizada son, por el contrario, hijos de parejas divorci-

142
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

adas. Y esto es normal: es preferible vivir en armonía con


sólo uno de los padres, que entre dos que discuten constan-
temente, se amenazan o se pegan.
Por esta razón, celebramos matrimonios no definitivos. El
sacerdote Raeliano dice a los novios: "Sean felices juntos,
ya sea por una semana, por un mes, por un año o para toda
la vida. Pero tengan la sabiduría de separarse si ya no se
entienden y antes de odiarse".
De la misma manera, celebramos divorcios, ya que para
nosotros todo es motivo de fiestas y celebraciones.
El sacerdote Raeliano dice a los divorciados: "Han vivido
felices juntos durante un tiempo. Ahora, sean felices por
separado y continúen amándose y respetándose aún estando
separados". Y la ceremonia concluye con un último beso de
adiós.
Esta armonía en las separaciones es muy importante, sobre
todo si hay niños que, por otra parte, pueden asistir a ellas.
Así podemos enseñar a los niños, que uno puede vivir y sep-
ararse en armonía, y esto es muy importante en su desarrol-
lo.
Al culpabilizar los divorcios, las antiguas religiones tradi-
cionales engendran rencor e incluso violencia, y empujan a
la gente a tener una mala vivencia en una separación que, de
hecho, puede ser tan armoniosa como una unión.
Muy afortunadamente, estas culpabilizaciones de otra
época, están desapareciendo progresivamente.
Y si bien nuestra esperanza de vida es actualmente de 85
años, se sabe que está en vías de pasar a ser de 120 años, y
que muy próximamente pasará a ser de más de 200 años y
después hasta alrededor de unos 900 años. Después, gracias

143
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

a la clonación, se podrá vivir eternamente.


Y esto, sin tener la necesidad de trabajar.
Si es más difícil vivir en pareja 85 años que 35 años, imagí-
nese 900 años... y más aún: ¡eternamente! Por esta razón,
salvo algunas maravillosas excepciones de personas que
realmente vivirán eternamente juntas, la gran mayoría de la
gente tendrá un número infinito de compañeros con los
cuales vivirá períodos más o menos largos.
El hecho de estar obligado a elegir entre el derecho a la
eternidad y el derecho a tener un hijo, probablemente hará
que no haya más que muy pocos niños, lo que ayudará
todavía más a la gente a separarse sin problema, y a vivir
constantemente placeres nuevos con nuevas personas.
Al vivir eternamente en una sociedad en la que la gente ya
no tendrá necesidad de trabajar, vivirá constantemente en el
placer y en un universo de esparcimiento.
Pasando alternativamente de juegos y experiencias de reali-
dad virtual, a encuentros físicos con otros humanos o con
robots biológicos para tener experiencias sexuales o, a
encuentros físicos con otros seres humanos por amistad o, a
drogas electrónicas, a la práctica o el estudio de artes o cien-
cias, etc... cada nuevo día será una nueva sucesión de plac-
eres ininterrumpidos.

144
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

LAS CASAS DEL FUTURO

Las casas del futuro no tendrán nada que ver con lo que
conocemos actualmente.
Las nuevas tecnologías van a permitir que las unidades de
vivienda, ya sean colectivas o individuales, se vuelvan
completamente autónomas.
Actualmente, todas las viviendas dependen de redes y de
sistemas centralizados de distribución de energía eléctrica,
de agua, de evacuación de residuos y aguas residuales, etc…
Paralelamente, toda una infraestructura del mismo tipo
opera en la distribución de la comida.
En el futuro, todas estas infraestructuras serán inútiles.
Produciéndose nuestra alimentación por medio de sinteti-
zadores de alimentos -que funcionando gracias a la nan-
otecnología, sean capaces de fabricar cualquier cosa a partir
de elementos químicos básicos, desde una chuleta de vaca
hasta un muslo de pollo, pasando por las frutas, las verduras
o las bebidas-, veremos que será posible eliminar completa-
mente la cadena de producción alimenticia, desde la agri-
cultura hasta la industria agroalimentaria.
Bastará con abastecer constantemente a estos sintetizadores
de comida con un líquido que contenga todos los elementos

145
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

de la tabla de Mendeleyev. Del mismo modo que actual-


mente tenemos agua corriente del grifo, tendremos tuberías
que conducirán este líquido o "agua de Mendeleyev" a los
sintetizadores situados en cada vivienda.
Sin embargo, también este sistema será reemplazado por la
etapa final, en la que habrá una completa descentralización
de las viviendas. En este momento, los sintetizadores de
comida estarán integrados a un sistema global de adminis-
tración de materias y energías en cada vivienda.
En tal sistema, cada piso o casa individual alcanzará una
autonomía del 100% en todos los aspectos.
El agua que bebemos se recuperará después de que hayamos
orinado, y la nanotecnología volverá a transformarla en
agua de manantial 100%, pura, conservando precisamente
aquellos minerales que serán reutilizados.
Lo mismo sucederá con nuestras materias fecales, que serán
recuperadas y recicladas para volver a convertirse en nues-
tra comida del día siguiente, utilizando también los min-
erales provenientes de la antigua orina.
En tal sistema, ya no habrá necesidad alguna de traer diari-
amente comida del exterior, ni de realizar evacuaciones de
residuos contaminantes. En un sistema de reciclaje perma-
nente, es posible que de vez en cuando se necesiten unos
cuantos gramos de materias o de polvos de Mendeleyev que
contengan todos los elementos, y unos cuantos litros de
agua.
En este tipo de espacios vitales climatizados, es posible
incluso, filtrar permanentemente el aire que respiramos y
reciclar el polvo, así como el agua que desprendemos al res-
pirar y al sudar.

146
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

La energía eléctrica que necesitamos puede ser producida


por centrales individuales que funcionen también gracias a
la nanotecnología, y pequeñas cajas no más grandes que una
lavadora, podrán suministrar la suficiente energía como
para alumbrar, acondicionar el aire y calentar una casa
entera, utilizando las moléculas de hidrógeno presentes en
el aire, y combinando la nanotecnología y las células com-
bustibles.
La información electrónica remplazará ventajosamente a
los periódicos y a las revistas, y a las industrias de la pren-
sa y del papel, son responsables de la horrorosa defor-
estación del planeta y de la enorme contaminación de los
ríos y de la atmósfera que se deriva del blanqueo del papel
y de la fabricación de tintas. Y todo ello sólo para escribir,
en general, estupideces que al día siguiente se encuentran en
los basureros, mismos que forman montañas de residuos
con las que nadie sabe qué hacer, y que a su vez contaminan
las capas freáticas.
Con las viviendas autónomas, gracias a la nanotecnología,
todo esto queda eliminado,.
Entonces ya no se dependerá de redes de distribución de
energía, de alimentos, de agua o de eliminación de residuos.
Las telecomunicaciones e Internet, que son tan importantes,
también se mueven directamente por las redes de satélites,
estando equipada cada unidad de vivienda con una antena
individual.
La misma casa puede estar compuesta de componentes
biológicos o incluir en su estructura a nanobots.
Por ejemplo, los suelos pueden estar cubiertos de un forro
espeso y confortable situado sobre una piel viva que incor-

147
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

pore en su estructura a los residuos y a los polvos para ali-


mentarse de ellos, haciendo así crecer a nuevos pelos que
reemplacen a los usados, y con nanobots entre sus pelos
limpiándolos permanentemente.
Las mismas paredes pueden estar revestidas de un material
que se limpie y arregle por sí mismo, permanentemente, y
que cambie de color, con todos los dibujos imaginables, a su
gusto. Igual que cuando usted escoge el salva pantallas de
su computadora, escogerá el color de las paredes de su casa.
Podrá cambiarlo cada día e incluso varias veces al día.
Además, los colores pueden ser animados e incluso cambiar
por sí mismos continuamente o a horas determinadas.
Las mismas ventanas pueden cambiar de sitio conforme a
sus deseos, ya que la nanotecnologia también permite
volver transparente la materia a voluntad.
Cuando usted decida construir una vivienda en algún lugar,
no necesitará trabajadores para ello. Usted traerá una caja de
nanobots básicos preprogramados para esa función; ellos se
multiplicarán en número suficiente como para hacerla cre-
cer del suelo utilizando los componentes que van recom-
poniendo a nivel atómico y molecular, y entonces verá
como su casa va creciendo como un champiñón, sin siquiera
ver a los trabajadores nanobots microscópicos que la están
construyendo para usted, conforme al plano que usted eligió
al principio.
Si un día deciden mudarse a otro lugar, no hay problema.
Los mismos nanobots ejecutan sus órdenes y hacen que los
lugares vuelvan al estado salvaje inicial, incluso poniendo la
hierba y los inmensos y majestuosos árboles tal y como
estaban antes de que usted se instalara allí.

148
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

Es algo así como si usted plantara en un jardín "una semilla


de casa" para que crezca.

149
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

LA MACROBIOLOGÍA

Los humanos empezaron por estudiar la vida a su propio


nivel. Esto fue la biología, o ciencia de la vida o de lo que
vive.
Luego inventaron instrumentos como el microscopio para
estudiar lo infinitamente pequeño y se dieron cuenta de que
había formas de vida infinitamente pequeñas, animales
monocelulares, y de que nosotros mismos estábamos com-
puestos de células que son casi similares a las de los ani-
males monocelulares, pero que están unidas en grupos.
La próxima etapa será la macrobiología, es decir, una cien-
cia nueva que permitirá a los hombres estudiar a la
Humanidad como si fuera un gigantesco ser vivo del cual
cada ser humano es una célula.
El desarrollo del feto dentro del vientre materno y el de la
Humanidad son exactamente idénticos. Al principio, hay
una única célula que es el fruto de la unión del espermato-
zoide y del óvulo, aportando cada uno su mitad de código
genético para crear uno nuevo, y esta primera célula es
totipotente, es decir, contiene la información necesaria para
proporcionar células capaces de convertirse en cualquiera
de los órganos del cuerpo humano: en hígado, en cerebro, en

151
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

los riñones, etc... Absolutamente todas las partes del futuro


cuerpo humano están contenidas en esta primera célula. Y
también en las células que proporcionará al dividirse
durante las primeras semanas, mientras la especialización
todavía no haya comenzado. Esa especialización que hará
que ciertas células se conviertan, por ejemplo, en células del
cerebro o del hígado y que ya sólo puedan ser eso.
Al principio de la Humanidad ocurría lo mismo.
Los primeros seres humanos eran capaces de hacer absolu-
tamente todas las tareas necesarias para su supervivencia:
buscar comida, hacerse ropa, calzado, casas, etc…
Hoy en día, en nuestras sociedades modernas, los
"humanos-célula" ya no lo hacen todo. En las grandes ciu-
dades ya nadie produce sus propios alimentos, ni hace su
propia ropa a partir de productos recogidos en la naturaleza,
o fabrica su propio calzado con la piel de animales que él
mismo mató.
Mientras que todas las células se especializan en sus fun-
ciones, y crean órganos diferenciados que se complementan
en un cuerpo cada vez más complejo, del mismo modo la
especialización de los seres humanos crea oficios que se
complementan para crear varias instituciones en una misma
Humanidad cada vez más compleja.
Todavía hay gente que produce alimentos, pero para proveer
a toda la sociedad, mientras que para vestirse van a buscar
su ropa donde hay gente que sólo hace ropa, y zapatos
donde hay personas que sólo hacen zapatos.
La especialización se acelera de tal manera, que algunos
médicos ya sólo curan el corazón, los pulmones o el cere-
bro, por ejemplo. Y esto es lo mismo para todos los sectores

152
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

de la sociedad. Ya se trate, por ejemplo, de computadoras,


de automóviles o de aviones, cada componente de estos
objetos ha sido hecho por un especialista que no produce
más que esa parte y sólo esa.
Igual que en el caso del feto, los órganos no aparecen de
manera desordenada en el tiempo, sino en un orden muy
preciso y dependiendo del nivel de su desarrollo, también en
la sociedad, las actividades especializadas aparecen en un
momento preciso del desarrollo del feto-humanidad.
Estos momentos están definidos por un calendario que cor-
responde con el número de multiplicación de las células, es
decir, con el tiempo que transcurre. Los médicos saben muy
bien en qué momento del desarrollo del feto se desarrolla
cada órgano. Lo mismo sucede con la Humanidad. Cada ser
humano es una célula en el cuerpo de este feto-humanidad
en desarrollo.
Y exactamente del mismo modo que el bebé un día está listo
para nacer cuando todos sus órganos están desarrollados,
dentro de muy poco tiempo, el bebé-humanidad estará listo
para nacer cuando también haya desarrollado todos sus
órganos.
Todas las nuevas tecnologías que hemos explorado en este
libro son la etapa final que nos conduce al nacimiento del
bebé-humanidad del cual somos las células.
Este ser del cual somos partes infinitamente pequeñas, esta
conciencia colectiva, mediante la adquisición de la vida
eterna de sus células, se convertirá también en eterna, en
una fusión que reunirá a todas las conciencias que la com-
ponen, en una única conciencia. Una conciencia única que
se volverá capaz de comunicarse con otras conciencias úni-

153
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

cas, situadas en otras partes del universo infinito.


Las conciencias únicas que se encuentran en otros sitios del
universo, no pueden comunicarse con las conciencias
todavía fragmentadas de los fetos-humanidad en desarrollo;
es decir, lo que hemos sido hasta ahora y lo que vamos a ser
hasta que nos convirtamos en eternos.
Por esta razón es tan importante que cada individuo sea
diferente y que exprese su diferencia.
Pues el poder del conjunto es proporcional a la diversidad
de sus componentes. Cuanto más diferentes seamos, más
enriqueceremos al conjunto que formamos.
El enemigo de las conciencias únicas son los normal-
izadores, los chantres del pensamiento único, de lo política,
religiosa o sexualmente correcto, los centralizadores y los
conservadores, las sectas anti-sectas y los fanáticos de reli-
giones oscurantistas procedentes de lo confines más recón-
ditos de la historia, cuyos fundadores eran pecadores igno-
rantes del tipo que se encuentra hoy en día entre las tribus
más remotas del planeta y que se hacen llamar brujos o
chamanes, con amuletos colgados al cuello, y que invocan a
los demonios para curar a un niño al que una buena dosis de
antibióticos salvaría de inmediato.
Todo hombre está embrutecido por la falta de ciencia...
La ciencia más avanzada será la que estudie el conjunto que
formamos: la macrobiología.
Y esta ciencia nos permitirá además, comprender el fun-
cionamiento del cuerpo infinitamente grande que com-
ponemos, su lugar en lo infinitamente grande, su interacción
con otros cuerpos similares situados en otros lugares, y la
posibilidad de engendrar otros cuerpos en planetas sin vida,

154
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

yendo ahí a crearla.


Y ella nos permitirá comprender cuál es nuestro auténtico
lugar en el infinito: materia tomando conciencia de sí
misma.
Si bien la explicación racional de la macrobiología saciará
hasta la última de nuestras curiosidades, ese trabajo deberá
ser completado por Guías espirituales que permitirán a los
humanos además de comprender el infinito, sentirlo.
Comprender el infinito puede ser totalmente desesperante.
Sentirlo gracias a la meditación, sentirse uno con el todo, es
entusiasmante.
Por esta razón, los macrobiólogos fomentan la multipli-
cación de gurús (del sánscrito, que significa: "el que
despierta") y de guías espirituales de la Edad nueva que ya
ha comenzado.
La ciencia y la conciencia se encontrarán finalmente
reunidas, físicamente y de modo eterno, puesto que la
muerte habrá desaparecido, y esto hará que seamos "como
Dioses" por retomar una expresión bíblica.
En ese bebé-humanidad del cual formamos parte, los pen-
samientos de cada uno influyen en el todo y es por ello que
debemos meditar todos los días pensando en el conjunto.
Por esta misma razón, al igual que en un feto en formación,
ciertas células se especializan para convertirse en la zona
del cerebro que se convertirá en la conciencia, también
algunos humanos son las células que se transformarán en la
conciencia del gigantesco ser que componemos.
Estos últimos están llamados a convertirse en Guías para los
demás. Su resplandor y su carisma, su profundo y casi
genético altruismo, hacen de ellos seres hacia quienes los

155
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

demás se sienten naturalmente atraídos.


Son individuos que anteponen el bien del conjunto, a su
interés personal.
Que les hacen sentir al primer contacto, que su felicidad
cuenta para ellos.
Enseguida uno se siente querido y comprendido cuando se
acerca a estas personas.
Son personas como estas a las que formo desde hace 27
años en el Movimiento Raeliano. Actualmente, son más de
125 en el mundo. Estos "sacerdotes de la nueva era" tienen
como misión primordial el ser vulgarizadores científicos y
luchar contra las religiones del pasado que generan super-
sticiones, irracionalidad y temores que impiden el desarrol-
lo del Hombre; esos seres son a la vez Guías que hacen sen-
tir la verdadera religión en el sentido etimológico, es decir,
el lazo que une a todos los humanos, porque ellos compo-
nen el cuerpo de ese bebé-humanidad que está a punto de
nacer gracias al acceso a la vida eterna que nos propor-
cionará la clonación.
Si a usted le atrae este desafío, si usted siente en su interior
esta sublime vocación, puede unirse a ellos poniéndose en
contacto conmigo y convirtiéndose en parte del equipo.

156
157
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

CONCLUSIÓN

¡Qué maravillosa época vivimos y qué privilegiados


somos!
La civilización actual, en los albores de la Edad de Oro que
nos proporcionará la vida eterna científicamente, que elimi-
nará la necesidad de trabajar y nos permitirá disfrutar de
placeres y ventajas que nos serán proporcionados por la can-
tidad fenomenal de inventos y de descubrimientos.
Quisiera que tuviéramos juntos un emotivo recuerdo hacia
todos los inventores que padecieron las risotadas y burlas de
sus contemporáneos, que eran demasiado estúpidos para
comprender cuando ellos les explicaban sus ideas.
Me parece estar escuchando la risa, esa risa espesa de los
felices imbéciles que son incapaces de ver más allá de sus
narices, y a quienes el inventor de la rueda mostró su idea.
Seguro que se tiraron al suelo de risa, ridiculizándolo y
diciendo: "esto nunca funcionará".
Lo mismo hicieron, en su confusión, con el que pensó
instalar el agua corriente, en montar a caballo, en escribir,
en fabricar papel, la máquina de vapor, la electricidad, la
lavadora o en ir a la luna.
Todo, absolutamente todo, sin ninguna excepción, lo que
utilizamos actualmente cada día, fue inventado por personas

159
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

de quienes todo el mundo se reía al principio, desde los


anteojos hasta el bolígrafo, pasando por los botones de
nuestra ropa, en definitiva, todos los objetos que nos rodean
sin excepción y, en todas las ocasiones, los cerrados imbé-
ciles se echaron a reír y trataron de loco al inventor.
Nuestra época es la de la revancha del genio sobre la imbe-
cilidad. Finalmente, hoy en día la innovación se ha conver-
tido en un valor. Se le busca, se le fomenta e incluso se crean
departamentos gubernamentales para fomentarla.
La crasa idiotez colectiva del "siempre se ha hecho así y no
hay razón para cambiar" ha dado paso a una maravillosa
nueva filosofía que dice: "los imbéciles que nos precedieron
siempre lo hicieron así, por tanto, debe haber un mejor
modo de conseguirlo haciéndolo de otra manera".
Es necesario estar atento, ya que incluso no hace mucho
tiempo, grandes inventos fueron despreciados por gente
cuyos paradigmas les ridiculizaron completamente… y les
hicieron perder mucho dinero.
Citemos, por ejemplo, al inventor del reloj de cuarzo que
fue rechazado por la industria relojera suiza… antes de
conocer el éxito con los japoneses… que conquistaron el
80% del mercado mundial de relojes… porción que
pertenecía a los suizos antes de este invento. Y lo más gra-
cioso es que este inventor era… ¡suizo! Miles de empresas
cerraron y miles de personas se fueron al paro, todo por
burlarse de un inventor… ¡Lo tenía bien empleado!
Lo mismo con el inventor de la fotocopiadora, de la com-
putadora, del teléfono, del automóvil o de la bombilla…
Si usted es joven y lee este libro, en todo caso y en todas
partes acostúmbrese siempre a decirse a sí mismo lo sigu-

160
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

iente: "Se ha hecho siempre así, por lo tanto, seguro que


existe una manera de hacerlo mejor que los imbéciles que
me precedieron".
La probabilidad de que usted lo consiga es alta. En caso
contrario, siempre se podrá decir "al fin y al cabo no eran
tan tontos"... hasta que alguien lo consiga. Pues siempre hay
un modo de hacerlo todo mejor hasta el infinito.
La nueva era que acaba de comenzar necesita jóvenes cere-
bros que cuestionen todo el legado del pasado en todos los
aspectos, estando conscientes de que su mayor enemigo, es
la manera de pensar que les inculcaron sus padres y edu-
cadores.
Un inventor siempre es revolucionario. Si no lo fuera, no
cambiaría nada o no trataría nunca de cambiar algo.
La segunda cualidad que necesitan los nuevos humanos es
la pereza.
Todos los grandes inventos fueron realizados por gente
extremadamente perezosa, que quería llegar a los mismos
resultados que los demás cansándose menos.
Tener agua corriente es menos cansado que tener que ir a
buscarla a los pozos. Si sale caliente del grifo, uno se evita
tener que calentarla, después tener que ir a recoger leña,
etc… Si hay lavadora, uno se evita tener que ir a lavar al río.
Si uno puede hacer las compras en coche, uno se evita tener
que dar de comer y enganchar a un caballo; si uno tiene cal-
culadora, uno se evita tener que hacer largos cálculos a
mano, etc…
La cultura tradicional judeocristiana quería que fuese
inmoral el no ganarse el pan con el sudor de la frente,
sufriendo cuanto fuera posible.

161
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

Hoy en día, ya nadie quiere esto, excepto algunos viejos


cons-servadores3 .
Para poder alcanzar cuanto antes esta primera auténtica
civilización que está naciendo y que nos conducirá hacia un
mundo de placer permanente, en la que no habrá ningún tra-
bajo ni ningún esfuerzo que no haya sido deseado por plac-
er, es necesario que las jóvenes generaciones se entrenen en
cultivar estas dos cualidades fundamentales que nos permi-
tirán llegar allí antes: el cuestionamiento permanente de las
técnicas y costumbres del pasado, y la pereza. La pereza,
que es para el ser humano lo que el ahorro de la energía es
para la sociedad.
Al igual que uno procura gastar la menor cantidad posible
de energía para llevar a cabo las tareas industriales, nuestro
cuerpo siempre intenta gastar la menor energía posible para
llevar a cabo sus tareas. Yo diría incluso, que todo equilib-
rio biológico se basa en la pereza.
Los investigadores siempre se asombran de la magnífica
administración energética de los animales. Por ejemplo,
ningún artefacto volador del mismo peso que un ave utiliza
tan poca energía como ellos.
¡Cuidado con confundir la inactividad con la pereza! ¡La
inactividad es atrofiante para el cerebro y no es productiva,
la pereza es una motivación para la creación!

3 Nota del traductor. En francés, la lengua original de este libro, la palabra "con" sig-
nifica: estúpido, tonto... El autor hace un juego de palabras con la palabra "cons-ser-
vadores" (estúpidos-conservadores).
La pereza es tratar de llegar al mismo resultado empleando

162
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

para ello el menor esfuerzo posible. Ninguno sería perfec-


to…
Esto es lo que ha motivado a todos los inventores.
Con la nanotecnología, los hombres ya no tendrán que
hacer absolutamente ningún esfuerzo en la sociedad.
Por esta razón, se transformará en una sociedad de placer.
Uno podrá hacer esfuerzos si así lo desea, pero por placer
y no por necesidad.
Usted siempre podrá ir a visitar a sus amigos yendo a pie,
y caminar una hora en lugar de tomar el automóvil. Pero
porque usted así lo desea. No porque no tenga más remedio.
También podrá realizar esfuerzos considerables para crear
obras de arte o hacer investigaciones científicas, pero una
vez más, por placer.
Bailar, jugar con vídeo juegos o hacer el amor puede
requerir en ocasiones esfuerzos considerables… pero ¡cómo
nos gusta!
Este es el mundo que nos espera, y cuya llegada usted
puede contribuir a acelerar. Para ello, no lo olvide: ¡sea rev-
olucionario en todos los aspectos!
Si usted disfruta de la vida con todas sus fuerzas y desea
que esto continúe eternamente, no aceptando morir y recla-
mando su derecho a la vida eterna, deje de lado a los viejos
legisladores enredados en sus paradigmas judeocristianos y
métase en la política para hacer leyes que le den a usted el
derecho más fundamental que está ligado al sentido sagrado
de la vida: el de no morir nunca.
Los que hablan del derecho de las generaciones futuras ya
han aceptado morir. Más aún, ya están muertos; en su
cabeza. Usted, usted está vivo y quiere seguir vivo ¿Con qué

163
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

derecho, el derecho a la vida de los que todavía no han naci-


do es más importante que el de los que ya han nacido?
¿En nombre de qué habría que aceptar morir cuando se
puede obrar de otro modo? Si, tal como reclaman, la vida
humana es sagrada, poseer una tecnología que permita hac-
erla eterna y no utilizarla, es renegar de este sentido sagra-
do de la vida.
Una vez más, si a ellos les agrada morir ¡Que se mueran
entonces! Esto dejará más sitio para los demás… Pero el
problema es que ellos quisieran obligar a los que quieren
vivir eternamente a morir también. Puesto que es mucho
más difícil morir cuando se sabe que los demás han elegido
seguir viviendo…
En este caso, esto se llama sencillamente envidia.
Vivir y dejar morir… a los que lo deseen.
Esto es sabiduría. Pero también es necesario que los que
quieran morir, mueran dejando vivir a los demás. Aunque
sea moralmente más difícil para ellos. Es su elección y su
libertad. Es también nuestra elección y nuestra libertad
querer convertirnos en eternos.
Aprenda a disfrutar cada segundo de la vida, apreciándola
por todos los poros de su piel. Siendo consciente de sus
cambios, y de los cambios de los demás y de su entorno, que
son continuos en un mundo que está en constante transfor-
mación.
Es así como la vida eterna se convierte en apasionante.
Haga de su vida actual un curso de preparación para la
eternidad. Esta es la dimensión espiritual imprescindible
para una eternidad feliz.
El Dalai Lama también lo dijo: "El hecho de vivir eterna-

164
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

mente en una computadora puede considerarse como un


karma positivo"... Recuérdelo: si usted lo quiere, nunca
morirá. Y mi misión, como la de todo auténtico Guía espir-
itual, consiste en darles ganas de quererlo, enseñándoles la
felicidad.

165
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

DECLARACIÓN EN DEFENSA DE LA
CLONACIÓN Y DE LA INTEGRIDAD
EN LA INVESTIGACIÓN
CIENTÍFICA.

La siguiente declaración ha sido firmada por un grupo de


Humanistas Premios Nobel de la Academia de Humanismo,
entre los que se incluye Francis Crick, el co-descubridor del
ADN.
Esta Declaración fue publicada por la Revista Free Inquirí,
Volumen 17, Numero 3, y anunciada en la Página Web del
Consulado de Humanismo Secular en la Primavera de 2001,
www.secularhumanism.org.

Nosotros, los abajo firmantes, damos la bienvenida a los


anuncios de avances capitales en el campo de la clonación
de animales superiores. A lo largo de este siglo, las ciencias
físicas, biológicas y del comportamiento han puesto nuevas
capacidades al alcance de los seres humanos. Haciendo un
balance, estos avances han contribuido a enormes progresos
para el bienestar de la Humanidad. En aquellos casos en los
que las nuevas tecnologías han suscitado legítimas preocu-
paciones éticas, la comunidad humana ha demostrado, gen-

167
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

eralmente, su deseo de afrontar abiertamente esas cues-


tiones y de encontrar respuestas que mejoren el bienestar
general.
La clonación de animales superiores suscita cuestiones éti-
cas. Es necesario que se desarrollen unas directivas apropi-
adas para prevenir los abusos, a la vez que se haga que los
beneficios de la clonación estén disponibles al máximo.
Dichas directivas, deben respetar, en toda la extensión de la
palabra, la autonomía y capacidad de decisión de cada ser
humano individual. Todos los esfuerzos deben estar encam-
inados a no obstaculizar la libertad e integridad de la inves-
tigación científica.
Nadie ha demostrado en el momento presente capacidad
para clonar humanos. Sin embargo, la sola posibilidad de
que los logros actuales abran una vía hacia la clonación, ha
encendido la mecha de las protestas. Nosotros vemos con
preocupación la generalización de las llamadas a la dilación,
a la suspensión de financiamiento, o a la suspensión de la
investigación sobre la clonación, que provienen de fuentes
tan dispares como el Presidente Bill Clinton en Estados
Unidos, el Presidente Jacques Chirac de Francia, el Primer
Ministro John Major de Gran Bretaña y el Vaticano en
Roma.
Nosotros creemos que la razón es el arma más poderosa de
la Humanidad para desenmarañar los problemas con que se
encuentra. Sin embargo, los argumentos racionales han sido
verdaderamente escasos en la reciente oleada de ataques en
contra de la clonación. Los críticos se han recreado trazan-
do paralelismos con el mito de Frankenstein de Icarus y
Mary Shelly, prediciendo consecuencias terribles y asegu-

168
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

rando que los atrevidos investigadores plantean cuestiones,


para cuyas respuestas, el hombre no era quién para contes-
tar. Detrás de las criticas más difamatorias, parece descansar
la suposición de que la clonación humana suscitará cues-
tiones morales más profundas que aquellas afrontadas en
relación con cualquier desarrollo científico o tecnológico
anterior.
¿Qué cuestiones morales puede suscitar la clonación
humana? Algunas enseñanzas religiosas dicen que los seres
humanos son fundamentalmente diferentes de otros
mamíferos - que los humanos han sido imbuidos de almas
inmortales por una deidad, dándoles un valor que no puede
ser comparado al de los demás seres vivos. Se sostiene que
la naturaleza del Ser Humano es única y sagrada. Hay una
oposición furiosa a los avances científicos que proponen un
riesgo del que se perciba que puede alterar esta "naturaleza".
Estas ideas que tienen sus orígenes en dogmas religiosos,
hacen que nos preguntemos si es que éstas deberían ser uti-
lizadas para decidir si se les permitirá a los seres humanos
beneficiarse de la nueva biotecnología. De acuerdo a lo que
la empresa científica puede determinar, el Homo-Sapiens es
un miembro del reino animal. El rico repertorio Humano de
pensamientos, sentimientos, aspiraciones y esperanzas,
parece provenir de procesos electroquímicos del cerebro, y
no de un alma inmaterial que opere en formas que ningún
instrumento pueda descubrir.
La pregunta inmediata que suscita el actual debate sobre la
clonación es, de acuerdo a lo anterior, ¿Están significativa-
mente cualificados los defensores de lo sobrenatural o espir-
itual para poder contribuir a este debate? Ciertamente todos

169
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

tenemos el derecho de ser escuchados. Pero nosotros


creemos que hay un peligro real de que investigaciones con
un enorme potencial benéfico, puedan ser eliminadas sólo
porque entran en conflicto con las creencias religiosas de
algunas personas. Es importante reconocer que ese mismo
tipo de objeciones religiosas, fueron en algún tiempo argu-
mentos en contra de las autopsias, la anestesia, la insemi-
nación artificial y la completa revolución genética de nue-
stros días. Sin embargo, grandes beneficios han tenido su
origen en cada uno de estos avances. Esta visión de la natu-
raleza humana ligada al pasado místico de la Humanidad,
no debe ser nuestro primer criterio al tomar decisiones
morales al respecto de la clonación.
Nosotros no vemos ningún dilema ético inherente en la
clonación de animales superiores no humanos. Ni tampoco
está claro para nosotros, que los futuros desarrollos en mate-
ria de clonación de tejidos humanos o incluso de seres
humanos, puedan crear aprietos morales que estén por enci-
ma de la capacidad del razonamiento humano para resolver-
los. Las cuestiones éticas suscitadas por la clonación, no son
ni mayores ni más profundas que las cuestiones que los
seres humanos ya han afrontado en relación con tecnologías
como la energía nuclear, la recombinación del ADN, y la
codificación computacional. Son simplemente nuevas.
Históricamente, la Opción Laudita que persigue la vuelta al
pasado y la limitación o prohibición de la aplicación de tec-
nologías existentes actualmente, nunca se ha demostrado
que fuera realista o productiva. El potencial de beneficios de
la clonación podría ser tan inmenso, que seria una tragedia
si los escrúpulos teológicos antiguos debieran conducir a un

170
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

rechazo Laudita de la clonación. Nosotros hacemos un lla-


mamiento a la continuidad, al desarrollo responsable de las
tecnologías de la clonación, y para un amplio compromiso
en asegurar que la opinión tradicionalista y oscurantista no
obstruya relevantemente los desarrollos científicos benefi-
ciosos.

Los firmantes de la declaración son humanistas galardona-


dos de la Academia Internacional del Humanismo:

·Pieter Admiraal, Médico Doctor, Holanda


·Ruben Ardila, Psicólogo, Universidad Nacional de
Colombia, Colombia
·Sir Isaiah Berlin, Profesor Emérito de Filosofía,
Universidad de Oxford, Reino Unido
·Sir Hermann Bondi, Compañero de Royal Society, Past
Master, Churchill College, Universidad de Cambridge,
Reino Unido
·Vern Bullough, Profesor Visitante de Enfermería,
Universidad del Estado de California, U.S.A.
·Mario Bunge, Profesor de Filosofía de la Ciencia,
Universidad de McGill University, Canadá
·Bernard Crick, Profesor Emérito de Política, Birkbeck
College, Universidad de Londres, Reino Unido
·Francis Crick, Premio Nobel de Fisiología, Instituto Salk,
U.S.A.
·Richard Dawkins, Charles Simionyi Profesor de
Comprensión Pública de la Ciencia, Universidad de Oxford,
Reino Unido

171
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

·José Delgado, Director, Centro de Estudios


Neurobiológicos, España
·Paul Edwards, Profesor de Filosofía, Nueva Escuela para
Investigaciones Sociales, U.S.A.
·Antony Flew, Profesor Emérito de Filosofía, Universidad
Reading, U.K.
·Johan Galtung, Profesor de Sociología, Universidad de
Oslo, Noruega
·Adolf Grünbaum, Profesor de Filosofía, Universidad de
Pitsburgo, U.S.A.
·Herbert Hauptman, Premio Nobel, Profesor de Ciencias
Biofísicas, Universidad del Estado de Nueva York, U.S.A.
·Alberto Hidalgo Tuñón, Presidente, Sociedad Asturiana de
Filosofía, España
·Sergei Kapitza, Chair, Moscú Instituto de Física y
Tecnología, Rusia
·Paul Kurtz, Profesor Emérito de Filosofía Universidad de
Nueva York en Buffalo, U.S.A.
·Gerald A. Larue, Profesor Emérito de Arqueología y
Estudios Bíblicos, Universidad de California Sur en Los
Angeles, U.S.A.
·Thelma Z. Lavine, Profesor de Filosofía, Universidad
George Mason, U.S.A.
·Jose Leite Lopes, Director, Centro Brasileño de Pesquisas
Fisicas, Brazil
·Taslima Nasrin, Autor, Físico, Crítico Social, Bangladesh
·Indumati Parikh, Reformador y Activista, India
·Jean-Claude Pecker, Profesor Emérito de Astrofísica,
Colegio de Francia, Academia de Ciencias, Francia
·W. V. Quine, Profesor Emérito de Filosofía, Universidad de

172
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

Harvard, U.S.A.
·J. J. C. Smart, Profesor de Filosofía, Universidad de
Adelaida, Australia
·V. M. Tarkunde, Reformador y Activista, India
·Richard Taylor, Profesor Emérito de Filosofía, Universidad
de Rochester, U.S.A.
·Simone Veil, Antiguo Presidente, Parlamento Europeo,
Francia
·Kurt Vonnegut, Novelista, U.S.A.
·Edward O. Wilson, Profesor Emérito de Sociobiología,
Universidad de Harvard, U.S.A.

www.secularhumanism.org/library/fi/cloning_declaration_17_3.html

173
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

DECLARACIÓN DE RAËL AL
CONGRESO DE USA
EL 28 DE MARZO DE 2001
PARA: El Honorable James C. Greenwood, Presidente del
Subcomité de Supervisión e Investigación.

Quisiera dedicar mi testimonio a Giordano Bruno, quien fue


quemado vivo hace 4 siglos, condenado a la pena de muerte
por los poderes cristianos de la Iglesia Católica, los mismos
que condenaron a Galileo por haber dicho que la Tierra gira-
ba sobre sí misma.
La cuestión hoy no es la de saber si estamos a favor o en
contra de la clonación humana, sino a favor o en contra de
la libertad de la ciencia.
Tengo aquí conmigo un manifiesto firmado por 31 científi-
cos y filósofos de alto nivel de todo el mundo, que incluyen
a Francis Crick, uno de los co-descubridores de la estructura
del ADN, y a numerosos ganadores del Premio Nobel, que
apoyan la libertad de la Clonación Humana como una
aspecto de la libertad de la ciencia, y tengo copias de este
manifiesto para todos y cada uno de ustedes.
¿Por qué la pedí a la Dra. Brigitte Boisselier que creara la
primera compañía de clonación humana en América?

175
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

Porque siendo "El País de la Libertad", ustedes tienen una


Constitución que debería ser un modelo para todo el mundo,
y -la joya más maravillosa de su sistema- El Tribunal
Supremo, que garantiza el respeto de su constitución y la
libertad de sus ciudadanos, aún en contra de su propio gob-
ierno y legisladores.
Esto incluye la separación entre Iglesia y Estado, y sig-
nifica de hecho una separación entre Iglesia y Ciencia.
Tengo plena confianza en que, aún en el caso de que la
clonación humana fuera prohibida, el Tribunal Supremo
revocaría estas leyes por inconstitucionales, como ya
hicieron con la Fertilización In-Vitro (FIV).
200.000 niños están vivos hoy gracias a la FIV. Si las leyes
en contra de la FIV se hubiesen conservado, estos 200.000
niños no existirían, habiéndoseles negado sus vidas bajo la
presión de los poderes religiosos. Antes de que la FIV fuera
legalizada, los oponentes también predecían que este pro-
cedimiento daría nacimiento a monstruos y deformidades
Si hace 100 años, los poderes religiosos hubieran podido
votar una ley en contra de la libertad de la ciencia, hoy,
nosotros no tendríamos ni antibióticos, ni cirugía, ni trans-
fusiones sanguíneas, ni transplantes de órganos, ni vacunas,
ni autos, ni electricidad, ni computadoras, ni aeroplanos,
etc... Detener la ciencia es un crimen contra la Humanidad.
Si tales descubrimientos hubieran sido prohibidos hace 100
años, 3 miles de millones de personas no hubieran podido
nunca disfrutar de la vida, y en lugar de ello habrían muer-
to en una etapa muy joven de su existencia. Ese número
podría incluir a sus propios padres y a ustedes mismos.
Podemos decir que al menos el 90% de nosotros estamos

176
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

todavía vivos gracias a la ciencia.


Tres miles de millones de personas, esto es más de lo que
cualquier otro criminal en contra de la Humanidad hubiese
podido matar, incluyendo a Hitler o Napoleón.
Hoy ustedes tienen en sus manos la vida de miles de mil-
lones de personas, que viven actualmente, y la de las futuras
generaciones.
Ahora ustedes tiene en sus manos la elección de ser recor-
dados como héroes por haber salvado miles de millones de
vidas, o como criminales contra la Humanidad por haberles
negado la posibilidad de curación o de una nueva vida por
haber retrasado el progreso científico.
En cualquier caso, ustedes no harán más que retrasar el pro-
greso científico que terminará realizándose de cualquier
forma, en algún lugar, algún día, en algún lugar, ya que afor-
tunadamente, nada puede parar a la ciencia. Pero las leyes
pueden ralentizar la investigación y es la gente corriente la
que finalmente sufrirá las consecuencias.
Y ustedes serán responsables de este retraso, de las muertes
y del sufrimiento causado.
Esta muerte y estos sufrimientos pueden ser las suyas tam-
bién, ya que los legisladores no son inmunes a las enfer-
medades repentinas, o a las de sus propios hijos o nietos.
La gente religiosa que está en contra de la clonación
humana debería tener la libertad de rechazarla para sí mis-
mos o para sus hijos, así como la tienen para rechazar el
aborto, las transmisiones sanguíneas o las cirugías.
Si un día la clonación humana nos da la posibilidad de con-
seguir la vida eterna, y lo hará, esa gente también debería
ser libres de morir, puesto que nadie puede ser obligado a

177
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

vivir eternamente.
Pero para los que aman la vida, que pueden ser ateos, y
desean disfrutar de los frutos del progreso científico, inclu-
ida la clonación humana y la vida eterna que ésta aporta,
estas personas deberían tener el derecho de beneficiarse de
ello.
Si la religión y la superstición, que no son diferentes, tuvier-
an poder sobre la ciencia, viviríamos todavía en la edad de
las tinieblas.
Su gran Constitución incluye el derecho a la libertad de
religión, y esto significa el derecho de ser ateo, como lo
somos nosotros, Raelianos, y la libertad de creer que no hay
un dios, como nosotros, Raelianos, lo creemos, así como
cada vez más americanos.
Nosotros, Raelianos, creemos que la ciencia debería ser
nuestra religión, puesto que la ciencia salva vidas, mientras
que la religión y la superstición matan.
La clonación humana nos hará posible alcanzar la vida eter-
na.
La ciencia destruye la superstición y las creencias sobrenat-
urales.
Es por eso que la religión siempre ha sido enemiga de la
ciencia y el progreso, y está nuevamente tratando de deten-
er la ciencia todo lo que puede.
Dejando a los individuos decidir si quieren beneficiarse o no
de la clonación humana, ustedes protegen los derechos del
no-renacido. La clonación da a los niños, como a este niño
de 10 meses víctima de un error médico que clonamos
actualmente, una segunda oportunidad de vivir. Podría ser
su hijo o su amado nieto. Piensen en esto...

178
SÍ A LA CLONACIÓN HUMANA

Los legisladores no deberían ser cómplices de los poderes y


supersticiones de la edad de las tinieblas porque la historia
los juzgará.
La clonación humana es el primer paso hacia otro gran des-
cubrimiento: la creación de formas de vida totalmente arti-
ficiales, tal como fue hecho por nuestros creadores, los
Elohim, cuando nos crearon sobre la Tierra.
No sólo la clonación humana no está en contra del deseo de
lo que la gente llama dios, sino que está en el plan de nue-
stros Creadores, el que la descubramos y utilicemos para, tal
como lo aclaman muchos otros líderes religiosos, y tal como
está escrito en la misma Biblia, igualarnos a nuestros
Creadores.
¡No cometan de nuevo el error de quemar a Giordano
Bruno!

Suscríbase a "Raël Ciencia", (sólo en inglés), envian-

179
do un e-mail a:
Rael-science-select-subscribe@egroups.com
Rael-science-francais-subscribe@egroups.com

Referencias
Los avances de la clonación

.Clonación humana:

http://www.humancloning.org/firsthumanclone.htm

.El arca de Noé:

http://www.egroups.com/message/rael-science-select/686?&start=682

.El Reino Unido acepta la clonación humana:

http://www.egroups.com/message/rael-science-select/655?

.Las estrellas de la clonación:

http://news.bbc.co.uk/low/english/sci/tech/newsid_437000/437391.stm
http://dailynews.muzi.com/cgi/lateline/news.cgi?p=62546&l=english&
http://www.p-i.com/national/pigs15.shtml
http://www.egroups.com/message/rael-science-select/649?&start=627

.Resucitar a los muertos:

http://www.globeandmail.com/offsite/Science/19991023/UMAMMN.html
http://wwwdiscovery.com/exp/mammoth/990911dispatch.html
http://www.egroups.com/message/rael-science-select/420?&start=412

.No al envejecimiento prematuro:

http://www.egroups.com/message/rael-science-select/677?&start=652

.Se conserva el ADN:

http://www.humancloning.org/dnaaustralia.htm
http://www.savingsandclone.com/

.Cuatro terneras japonesas copiadas mediante una nueva técnica:

Le Figaro Magazine. 5 enero 2000.

180
.Vaca clonada… ¿para cenar?:

http://www.abcnews.go.com/sections/science/DailyNews/clone_beef990909.html

Algunos descubrimientos en biología


.Y el hombre creó… :

http://www.abcnews.go.com/sections/living/Bioethics/bioethics.html
http://news.bbc.co.uk/hi/english/sci/tech/specials/anaheim_99/newsid_262000/262025.stm
http://www.sunday-times.co.uk/news/pages/sti/00/01/23/stinwenws01049.html?999

.La secuenciación del genoma humano: ¡misión cumplida!:

http://www.abcnews.go.com/sections/living/Bioethics/bioethics.html
http://news.bbc.co.uk/hi/english/sci/tech/specials/anaheim_99/newsid_262000/262025.stm
http://www.sunday-times.co.uk/news/pages/sti/00/01/23/stinwenws01049.html?999

.En marcha hacia la eternidad:

http://www.sciencedaily.com/releases/1999/08/990831080844.htm
http://www.egroups.com/message/rael-science-select/552
http://www.egroups.com/message/rael-science-select/627?

.Ratones mutantes de una longevidad excepcional:

Le Figaro Magazine, 19 noviembre 1999

.El cerebro de un asesino: un cerebro clínicamente enfermo:

http://www.abcnews.go.com/sections/living/InYourHead/allinyourhead.html

.La planta virtual:

http://newsbbc.co.uk/hi/english/sci/tech/newsid_771000/771145.stm

.Para reactivar nuestras neuronas jubiladas:

http://news.bbc.co.uk/hi/english/health/newsid_447000/447973.stm

181
.El cultivo de huesos y córneas:

http://news.bbc.co.uk/hi/english/health/newsid_719000/719673.stm
http://www.egroups.com/message/rael-science-select/585?

Los organismos genéticamente modificados


.Introducción:

http://www.egroups.com/message/rael-science-select/440?
http://news.bbc.co.uk/hi/english/sci/tech/newsid_482000/482467.stm

.Salmones modificados:

http://news.bbc.co.uk/hi/english/sci/tech/newsid_708000/708927.stm

.¿Una solución para el Tercer Mundo?:

http://www.egroups.com/message/rael-science-select/605?&start=597

.Tratamientos para quemaduras de tercer grado:

http://www.wired.com/news/technology/0,1282,20874,00.html

.Más inteligente gracias a la ingeniería genética:

http://www.egroups.com/message/rael-science-select/397?&start=395
Building a Brainer Mouse, Scientific American, April 2000. pp.62-68
Mickey Mouse, Ph.D. Scientific American, November 1999. p. 30.

.¡OGMs para el placer!:

http://www.egroups.com/message/rael-science-select/498?&start=470

.¡Riégame!:

http://news.bbc.co.uk/hi/english/sci/tech/specials/sheffield_99/newsid_446000/446837.stm

182
.El matrimonio del mono y la medusa:

Le Figaro Magazine, le 24 diciembre 1999

Las nuevas tecnologías


.La velocidad de la luz:

http://www.sciencedaily.com/releases/1999/10/991005114024.htm
http://news.bbc.co.uk/hi/english/sci/tech/newsid_655000/655518.stm
http://news.bbc.co.uk/hi/english/sci/tech/newsid_655000/655518.stm

.La computadora en base al ADN:

Québec Science, Volume 38, numéro 7, Avril 2000, p.30.

.Ojo electrónico para un ciego:

http://news.bbc.co.uk:80/low/english/sci/tech/newsid_606000/606938.stm

.AIBO el perro atiborrado de chips:

Le Figaro Magazine, le 6 novembre 1999.

El espacio y sus habitantes


.Los Crop circles (Círculos de Maíz):

http://www.egroups.com/message/rael-science-select/377?&start=364

.¿Sueño, o más bien realidad?:

http://www.egroups.com/message/rael-science-select/456?

.Un nuevo planeta:

http://www.egroups.com/message/rael-science-select/457

183
. A la conquista de un contacto:

http://www.egroups.com/message/rael-science-select/390?
http://www.egroups.com/message/rael-science-select/407?
http://www.egroups.com/message/rael-science-select/671?
http://www.egroups.com/message/rael-science-select/356?

La belleza de la creación
.El olfato de los mosquitos:

http://news.bbc.co.uk/hi/english/sci/tech/newsid_426000/426655.stm

.Insectos… lesbianos: Le Figaro Magazine

http://news.bbc.co.uk/low/english/sci/tech/newsid_481000/481394.stm

.Una nariz para ver lo infinitamente pequeño:

http://www.aibs.org/biosciencelibrary/vol46/sep.96.cover.info.html
Le Figaro Magazine, 11 de enero de 2000

Sexualidad y sensualidad
.La sociedad para la sexualidad humana:

www.sexuality.org

.Los misterios químicos de la sexualidad:

Le Figaro Magazine: 4 marzo 2000.

.Los jóvenes mal informados:

http://dailynews.yahoo.com/h/nm/19991018/hl/sex9_1.html

184
.El día nacional de la masturbación:

http://www.egroups.com/message/rael-science-select/215?

Meditación y paz
.La meditación previene las enfermedades cardiacas:
http://www.abcnews.go.com/sections/living/InYourHead/allinyourhead_56.html
http://www.egroups.com/messages/rael-science-select/637

.¿Quiere vivir más tiempo? ¡Sonría!:

http://www.egroups.com/message/rael-science-select/622?

.La jornada planetaria de la paz:

http://www.clothofmanycolors.com/
http://www.egroups.com/message/rael-science-select/670?

.Probados científicamente los efectos de la meditación:

Sang Yuel Choi (Guía nacional de Corea)

.El caso de la Grecia Antigua: La Recherche Spécial Vivir 120 años,

Julio/Agosto 1999, p. 90

185
Direcciones de los sitios oficiales
relacionados con
El Movimiento Raeliano:
www.rael.org
www.clonaid.com
www.subversions.com
www.ufoland.com

Aquí les indicamos cómo suscribirse a rael-science,


la distribución por e-mail de una selección
de noticias científicas (en inglés)
relacionadas con este libro:

Enviar un e-mail en blanco a:


rael-science-select-subscribe@egroups.com
(no importa el contenido del e-mail,
sólo se tiene en cuenta la dirección del remitente).

Para una selección de noticias en francés


(no necesariamente las mismas), enviar un e-mail a:
rael-science-francais-subscribe@egroups.com

186
OTRAS OBRAS DE RAËL:
El Mensaje Dado por los Extraterrestres
(1 millón de ejemplares vendidos, traducido en 24 idiomas diferentes)
Este libro contiene los 2 tomos separados que se publi-
caron originalmente:

El libro que Dice la Verdad y


Los Extraterrestres me Llevaron a su Planeta

Recibir a Nuestros Padres del Espacio

La Geniocracia

La Meditación Sensual

LIBROS QUE SE REFIEREN


A LA ENSEÑANZA DE RAËL:

Raël, estudio de los beneficios físicos


y psíquicos de su enseñanza
por Daniel Chabot, profesor de psicología.

Estos libros, así como todas las enseñanzas, están


disponibles en Internet. Para más información sobre
el Movimiento Raeliano Internacional en:

www.rael.org

187
SI DESEAN PARTICIPAR EN LOS SEMINARIOS
PROPORCIONADOS POR RAËL EN SU
REGIÓN, CONTACTEN CON SU
MOVIMIENTO RAELIANO NACIONAL:

ALEMANIA BURKINA-FASO
Raelistische Religion Religion Raëlienne du Burkina Faso
Postfach 1252 DOUANIO Manaka
79372 Muellheim B.P. 883
Bobodioulasso 01
ARGENTINA raelburkina@hotmail.com
Movimiento Raeliano de Argentina
Suipacha No.645 CANADA
6620 Chivilcoy, Eglise Raëlienne du Canada
Provincia de Buenos Aires Case postale 86 - Succursale
Av. J. C. Lamón Nº 27, de la ciudad de Chivilcoy, Youville
C.P 6620, Provincia de Buenos Aires. Montreal (QC) H2P 2V2
estudiomaturo@infovia.com.ar
CHAD
AUSTRALIA Religion Raëlienne du Tchad
Australian Raelian Movement ASECNA B.P. 5629
G.P.O. Box 2397 N'Djamena,
Sydney, N.S.W. 2001 reacen@intel.td
australia@rael.org
CHILE
BELGICA Movimiento Raeliano Chileno
Religion Raëlienne de Belgique Casilla 390
PO. Box 2065 Centro Casilla
2600 Antwerpen/Berchem Santiago de Chile
belgique@rael.org algonz36@hotmail.com

BENIN CHINA
Religion Raëlienne du Bénin China Raelian Movement
02 BP 1179 c/o Japanese Raelian Movement
Cotonou Tokyo-To,
givam@yahoo.com Shibuya-Ku
Shibuya 2-12-12
BRASIL Miki Biru 401
Religião Raeliana do Brasil Japan 150-0002
Caixa Postal 9044 Tel : (+81)3-3498-0098
22272-970 Fax : (+81)3-3486-9354
Rio de Janeiro RJ Email: china@rael.org
raelbrasil@starmedia.com

188
COLOMBIA FRANCIA
Movimiento Raeliano Colombiano Religion Raëlienne de France
Apartado Aereo BP26, 75660 Paris Cedex 14
# 3000 Medellin france@rael.org
raelcolombia@andinet.co
GABON
CONGO Religion Raëlienne du Gabon
Religion Raëlienne du Congo B.P. 22171
B.P 2872
Kinshava 1 GRAN BRETAÑA
malukisa@yahoo.fr Raelian Religion
BCM Minstrel
COREA GB-London WC1N3XX
Korean Raelian Movement e.bolou@virgin.net
K.P.O. Box 399
Seoul GRECIA
Korea 110-603 Greek Raelian Movement
itanol@nuri.net Nea Egnatia 270 Str.
54644 Thessaloniki
COSTA DE MARFIL
Religion Raëlienne de Côte d'Ivoire GUADALUPE
05BP1444 Religion Raëlienne de Guadeloupe
Abidjan 05 BP 3105 Raizet Sud
boniyves@hotmail.com 97139 Abymes
ffd971@mediasev.net
ESLOVAQUIA
Raelske Hnutie na Slovensku HAWAII USA
P.O. Box 117 Hawaiian Raelian Movement
82005 Bratislava 25 P.O. Box 278, KAILUA, HI 96734

ESLOVENIA HOLANDA
Raeljansko Gibanje Slovenije Raeliaanse Religie Nederland
Vojkovo nab. 23 Postbus 10662
6000 Koper 2501 HR. DEN HAAG
raeljansko.drustvo@iname.com Nederland
netherlands@rael.org
ESPAÑA
Teléfono: (034) 696766668 HONG KONG
Apartado de Correos n° 19113 Hong Kong Raelian Movement
08080 Barcelona c/o Japanese Raelian Movement
Rael_espana@hotmail.com Tokyo-To, Shibuya-Ku
Shibuya 2-12-12
FILIPINAS Miki Biru 401
Philipine Raelian Movement Japan 150-0002
UP Box 241, University of the Philippines Tel : (+81)3-3498-0098
Diliman, Quezon City Fax : (+81)3-3486-9354
Philippine 1101 E-mail: hongkong@rael.org
opferrer@cswcd.upd.edu.ph

189
INDIA MARTINICA
Indian Raelian Movement Mouvement Raëlien Martiniquais
c/o P.O.Box No.2058 BP 4058 TSV
Kalbadevi Head Post Office 97254 Fort-de-France Cédex
Mumbai 400002
indianraelianmovement@yahoo.com MEXICO
Religión Raeliana-Mexico
IRAN E-mail: méxico@rael.org
Iranian Raelian Movement raelian7@hotmail.com
P.O. Box 56, Station D Apdo. Postal 57-002, Mexico D.F. 06501
Toronto, Ontario M6P 3J5, Canada Tel: (52-2) 607 1137
iran-info@rael.org Apdo. Postal 454, Poza Rica, Ver. 93261
Tel: (52-7) 821 4502
IRLANDA Apdo. Postal 106, Puebla, Pue. 72001
Irish Raelian Movement Tel: (52-2) 247-6771
P.O. Box 2680 Apdo. Postal 2-1051, Guadalajara, Jal. 44280
Dublin 7 Tel: (52-3) 897-0155
daveglynn@usa.net Apdo. Postal 34, Rio Grande, Zac. 98400
Tel: (52-4) 939-2248
ISLAS MAURICIO Apdo. Postal 50, Mazatlan, Sin. 82001
Religion Raëlienne de l'Ile Maurice Tel: (52-6) 929-2421
4 Robinson Lane Apdo. Postal 2-76, Toluca, Edo. de Mex. 50001
Phoenix Tel: (527) 270-7892
Fraaug@intnet.mu
NEPAL
ISRAEL Nepalese Raelian Movement
Israeli Raelian Movement GPO Box 10857
P.O. Box 27244 Kathmandu
Tel Aviv - Jaffa 61272 Nepal
rael_org@netvision.net.il E-mail: ndiurnal@ccslcom.np

ITALIA NUEVA ZELANDA


Religione Raeliana New Zealand Raelian Movement
CP202 P.O. Box 1744
33170 Pordenone Shortland Street
Religione.Raeliana@rael.org Auckland

JAPON PANAMA
Japanese Raelian Movement Movimiento Raeliano de Panama
Tokyo-To, Shibuya-Ku, Shibuya 2-12- Aeropuerto Internacional de Panama
12 Zona #14
Miki Biru 401, Japan 150-0002 Panama
Tel : (+81)3-3498-0098, Fax : cbeitia@pty-co.pa.dhl.com
(+81)3-3486-9354
E-mail: hideaki6@rr.iij4u.or.jp
Departamento Latino: lluisa@rael.org

190
PERU TAIWAN
Movimiento Raeliano Peruano Taiwan Raelian Movement
Guia Nacional P.O.Box 84-686
Av. Alfredo Benavides # 955 Taipei, Taiwan, Republic of China
Lima 18, Perú E-mail: ysmjimmy@ms37.hinet.net
Email: msevilla@ec-red.com
TAILANDIA
POLONIA Thai Raelian Movement
Religia Raelianska w Polsce c/o Sung Hyuk RHIM
c/o Iwona Adamczak, Skr. Poczt. 555 P.O.Box 1556
00-950 Warszawa 1 Bangkok Post Office 10500
rael_polska@go2.pl
TOGO
PORTUGAL Religion Raëlienne du Togo
Religião Raeliana do Portugal Rita Amétépé Responsable
Apartado 2715 B.P. 1476
1118-001 Lisboa Lomé
raelportugal@hotmail.com
USA
RUSIA United States Raelian Movement
Russian Raelian Movement P.O. Box 630368
109391, a/ya 61 North Miami,
Moscow, Russia Florida 33163, USA
dmitry_rael@hotmail.com dzgrabow@hotmail.com
Paula_Cote@excite.com
SUDAFRICA
South African Raelian Religion VENEZUELA
P.O.Box 1572 Movimiento Raeliano Venezolano
Boksburg 1460 Segunda Calle # 71, Urbanización
Republic of South Africa El Rincón, Segunda Sábana,
Bocono, Trujillo
SUECIA villafranca@cantv.net
Raeliska religionen
BP 1026 ZIMBABWE
10138 Stockholm Zimbabwe Raelian Movement
raeliska_religionen@yahoo.com P.O. Box 666
Zengeza, Chitungwiza
SUIZA
Religion Raëlienne Suisse
Case postale 176
1926 Fully
office.ch@rael.org

Check out www.rael.org/contacts for the most


up-to-date list of addresses since they might have changed since this
book was printed.

191
192
193