EL AGUA 
VIDA, ENERGÍA Y RIQUEZA 
           

PEDRO TOMÁS VELA   
22 de Marzo de 2012 

       

         
© 2012 2 Bubok k Publis shing S.L.  1ª Edic ción  ISBN:  DL:   Impres so en Es spaña / / Printed d in Spa ain  Impres so por B Bubok     

    Todos  los  de erechos de  pr s  ropieda intelectual  han  sido  ad  s registr rados en n    Se  prohíbe  ex xpresam mente  la difusi a  ión,  cop util pia,  lización de  n  las  ideas  originales,  de  las  i imágen o  de  los  di nes,  ibujos  que  q aparec cen en e este libr ro, con f fines co omerciales o lucrativos.   

   

               
La fuerza del agua es inconmensurable...  Su poder destructivo es inmenso,  Y donde falta el agua, desaparece la vida.    Donde se lleva el agua surge de nuevo la vida.  Y si se gestiona con eficiencia,  proporciona energía y genera riqueza.                       Poderoso caballero es don dinero.  Puede con todo...  menos con la pobreza. 

           

                                             

 

  Índice 
 
Introducción   ............................................................  7  Antecedentes   ......................................................... 14  El agua fuente de vida   ........................................  33  El ciclo del agua   ....................................................  38  El agua fuente de energía   .................................  47  El agua fuente de riqueza   .................................  59  Tecnologías de desalación   ...............................  67  El agua destilada artificialmente   ...................  75  Evaporar agua del mar   ......................................  79    Proyecto: Evaporadora de agua marina   ..............  85  1.­ Ubicación de las plantas   .............................  90  2.­ Instalaciones para la evaporación   ......... 103  3.­ Conductos para transporte   .....................  112  4.­ Instalaciones para la condensación   ...... 130  5.­ Almacenamiento temporal del agua ....... 137  6.­ Los residuos salinos o salmueras   .........   142    El agua como negocio   ......................................  149  Proyectos para crear riqueza   .......................  153       

 

                 
En algunos de los apartados se incluyen diversos textos que  aparecen entrecomillados, que corresponden a noticias de prensa,  citas, artículos de opinión y trabajos de profesionales relacionados  con  el  tema  del  agua,  que  han  sido  tomados  en  Internet  de  diferentes  medios  periodísticos  digitales  y  de  páginas  web  cuyos  contenidos han de ser considerados como totalmente públicos.  Con dichos textos se pretende fundamentalmente apoyar con  argumentos  de  carácter  más  técnico  algunos  de  los  objetivos  de  este libro, y complementariamente aportar al lector informaciones  acerca de la realidad más actual.    El libro está disponible en formato .pdf en la página web de Bubok  donde puede se descargar sin ningún coste, en el siguiente enlace:  http://pietrott.bubok.es/ 

       

  Introducción 
   
 «Si  todo  el  mundo  tuviera  acceso  al  agua  potable  y  al  saneamiento,  la  gente  viviría  más  años,  trabajaría  más  y  tendría  menos enfermedades.»      El  desarrollo  de  este  ensayo  es  un  planteamiento  cuyo  objetivo  básico pretende ser una propuesta para un proyecto que habría de  servir  para  ayudar  a  combatir  la  pobreza,  especialmente  aquel  tipo  de  pobreza  que  subyace  en  aquellas  zonas  donde  hay  poblaciones de seres humanos en las que por las circunstancias de  la  escasez  del  agua,  constituyen  una  rémora  o  un  impedimento  crucial  para  el  desarrollo  de  una  economía  básica  y  cuyas  consecuencias  suelen  ser,  por  regla  general,  la  escasez  de  alimentos  por  la  imposibilidad  de  desarrollar  una  agricultura  básica  sostenible.  Por  ello,  proporcionar  agua  potable  suficiente,  en  cualquier  lugar,  pero  especialmente  en  zonas  donde  sufren  periódicamente largos períodos de sequía, significaría la creación  de  riqueza  y  solo  creando  riqueza  se  combate  con  eficacia  la  pobreza.   Evidentemente, aún cuando este documento se presente como un  proyecto teórico, cuyo objetivo sería facilitar el abastecimiento de  agua en las zonas geográficas con carencias prolongadas, situadas  lejos  de  las  fuentes  naturales,  como  mares,  ríos,  lagos,  embalses,  etc. por muy lejanas que se encuentren, de resultar viable, podría  ser desarrollado igualmente para aquellas zonas con poblaciones  en  las  que  se  precisaría  un  complemento  que  asegure  un  mayor  suministro de agua, como consecuencia de tener una pluviometría  muy irregular, o por el gran incremento temporal o periódico del  número  de  habitantes  en  determinadas  épocas,  como  suele  ocurrir en muchas zonas turísticas, etc.   

8  Se trata de un proyecto sencillo que pudiera haber sido planteado  hace décadas, aunque las crecientes necesidades de agua potable  en muchas partes del mundo, hace que siga siendo de actualidad  de  una  forma  casi  permanente.  Un  proyecto  con  el  que  sólo  se  pretende  plasmar  la  conveniencia  de  investigar  sobre  los  temas  relacionados con el agua, para encontrar nuevas vías o formas de  suministro de agua, si existen, para atender las necesidades cada  vez  más  acuciantes,  implantando  nuevas  soluciones  a  las  muy  diversas e imaginativas que ya se utilizan.  A lo largo de la historia se ha hecho patente la necesidad de tener  cerca los accesos a los ríos o a las fuentes para tener garantizado  el  suministro  de  agua  potable,  necesario  para  la  supervivencia  o  con  el  objetivo  de  desarrollar  cualquier  clase  de  economías,  por  rudimentarias  o  precarias  que  fueran.  Cuando  esas  fuentes  se  encontraban  más  lejanas  se  hizo  necesario  el  desarrollo  de  proyectos  que  ponían  en  práctica  soluciones  eficaces,  en  algunos  casos eran soluciones imaginativas, y en otros incluso soluciones  brillantes.  Unas  soluciones  que  iban  desde  recoger  el  agua  de  lluvia  en  pequeños  aljibes,  hasta  desarrollar  complejas  redes  de  acequias,  o  de  los  impresionantes  acueductos  construidos  desde  las  épocas  de  los  romanos,  para  llevar  el  agua  a  las  poblaciones  desde manantiales o pequeños embalses.  En las décadas de los años 60 y 70 del siglo pasado, se plantearon  en  España  las  necesidades  de  dotar  de  reservas  de  agua  para  el  abastecimiento de regadíos y para núcleos de población en zonas  poco  desarrolladas  y  en  algunos  casos  para  abastecer  territorios  con  bajos  índices  de  población.  Las  respuestas  que  se  dieron  entonces fueron la construcción de grandes embalses o pantanos  para  abastecer  zonas  de  secanos  y  desarrollar  nuevos  planes  de  regadíos.  En  algunas  zonas,  por  la  imposibilidad  de  construir  grandes embalses, se plantearon propuestas para la realización de  trasvases  de  agua  entre  diferentes  cuencas  hidrográficas,  que  dieron  lugar  a  numerosos  debates  y  posturas  enfrentadas  que,  todavía hoy, persisten y siguen suscitando debates políticos.  Una gran parte de las necesidades de algunas cuencas deficitarias  se  fueron  solucionando  paulatinamente  con  la  instalación  de  plantas  desalinizadoras,  con  el  desarrollo  de  nuevas  tecnologías 

9  de  desalación  que,  en  las  últimas  décadas  han  experimentando  grandes y notables avances. De la misma forma, en otros países y  continentes se vienen aplicando soluciones a problemas similares  con el abastecimiento de agua potabilizada a núcleos de población  que  experimentan  rápidos  crecimientos  económicos  pero  que  se  encuentran en zonas de baja pluviometría o cercanas a zonas casi  desérticas.   Las nuevas plantas desalinizadoras que se han construido utilizan  técnicas muy modernas, como el sistema de ósmosis inversa que  consiste en el tratamiento de grandes cantidades de agua del mar  que  son  sometidas  a  presiones  muy  altas  para  hacerlas  pasar  a  través  de  membranas  en  las  que  se  retienen  parte  de  las  sales  disueltas  en  el  agua.  Dichos  tratamientos  requieren  instalaciones  muy  complejas  y  costosas,  y  a  la  vez,  la  utilización  de  grandes  cantidades de energía, con unos altos costes que, aunque se vayan  haciendo asumibles de forma progresiva, siguen constituyendo un  condicionante muy importante para determinadas economías.    La  base  del  proyecto  se  plantea  a  partir  de  unas  instalaciones  elementales, técnicamente menos complejas, que serían necesario  desarrollar  en  localizaciones  preferentemente  costeras  para  el  aprovechamiento  del  agua  marina,  muy  similares  a  las  actuales  plantas  desaladoras,  pero  con  unos  planteamientos  y  tecnologías  parecidas,  pero  basadas  en  unos  tratamientos  y  transportes  sutilmente  diferenciados de  los  que  se  utilizan  en  el  mencionado  tipo de plantas, y que, al menos en teoría, vendrían a suponer  en  su  conjunto  la  construcción  de  unas  infraestructuras  menos  complejas,  con  unas  inversiones  inferiores,  con  bajos  costes  de  mantenimiento, con menores consumos de energía y con escasos  impactos medioambientales.  Las propuestas para el desarrollo de este tipo de instalaciones se  basarían  en  la  utilización  prioritaria  de  tecnologías  que  son  respetuosas con el medio ambiente, ya que tanto la obtención de  la energía necesaria para el funcionamiento, como el desarrollo de  los  procesos  realizados  para  la  evaporación,  y  para  el  transporte  en  estado  gaseoso  hasta  los  lugares  que  la  precisaran,  donde  se  condensaría de nuevo a estado líquido, se ejecutarían en base a los  mismos principios físicos que componen los ciclos del agua en la 

10  naturaleza:  La  evaporación  por  la  acción  del  calor  solar,  el  transporte por extracción en forma de vapor succionado a través  de  conductos  soterrados,  y  la  condensación  por  enfriamiento  mediante la utilización de procesos elementales.  El agua en estado líquido, tiene un gran peso específico, por lo que  para su transporte o trasvase, es preciso proceder a su elevación  para salvar importantes desniveles orográficos, hasta llevarla a los  lugares  de  consumo,  lo  cual  requiere  la  utilización  de  bombas  hidráulicas  de  gran  potencia  y  que  ocasionan  un  gran  consumo  energético. En contraposición, el agua en estado gaseoso no tiene  ningún  peso  específico,  por  lo  que  propiciar  su  transporte  en  forma  de  vapor  de  agua  hasta  los  lugares  de  consumo,  incluso  salvando grandes desniveles orográficos, podría llegar a realizarse  con gran facilidad y con menores consumos de energía.   El  transporte  de  fluidos  o  de  líquidos  en  cualquier  parte  del  mundo,  resulta  complejo  y  costoso,  y  según  qué  tipo  de  líquidos,  transportarlos  puede  resultar  una  actividad  muy  peligrosa.  Se  suelen  transportar  por  tierra,  mar  o  por  aire,  a  través  de  oleoductos  o  gasoductos,  en  contenedores,  en  barcos,  en  trenes,  en camiones, etc... El agua en cambio se podría transportar de una  forma  muy  diferente,  sencilla  y  con  muy  bajo  coste...  si  se  transportara  en  forma  de  vapor.  Es  un  coste  que  dependerá  más  del volumen que se precise transportar que de la distancia a la que  haya  de  trasladarse.  En  cualquier  caso,  una  gestión  eficiente  del  agua habría de servir para generar una actividad económica y en  consecuencia vendría a significar la creación de riqueza. O aunque  fuera  simplemente  para  garantizar  la  supervivencia  de  seres  humanos.  El  resto  de  los  procesos  necesarios  para  el  aprovechamiento  del  agua, tales como el almacenamiento, la depuración, la distribución  o el aprovisionamiento, serían idénticos a los que se realizan en la  actualidad, cualquiera que fuera su uso final.     En los diferentes apartados se presentarán en forma de esquemas  elementales  y  con  unos  planteamientos  puramente  teóricos,  los  sistemas que se proponen para las diferentes instalaciones, tanto  para  la  captación  de  la  energía  solar  térmica,  como  el  transporte 

11  del  agua  en  forma  de  vapor  y  para  la  conversión  de  nuevo  al  estado  líquido.  Unos  sistemas  que  persiguen  primordialmente  mostrar que debería resultar posible solucionar los problemas de  escasez de agua, especialmente en aquellos lugares donde se hace  necesaria  como  elemento  básico  para  el  desarrollo  de  pequeñas  economías locales que permitirían superar situaciones de pobreza  en las que viven numerosos colectivos de seres humanos.      

El agua y el dinero  
  El dinero y el agua. Son dos de los pocos recursos de este planeta  que podrían considerarse casi como inagotables. También son los  dos  recursos  que,  salvo  afortunadas  excepciones,  están  entre  los  más deficientemente gestionados por el hombre.   El  agua  es  el  recurso  natural  más  abundante  del  planeta,  ya  que  cubre la mayor parte de superficie de la Tierra, está ahí, a nuestra  disposición,  para  poder  ser  utilizado  y  consumido  a  voluntad.  El  agua  es  energía,  contiene  energía.  En  Física  se  define  la  energía  como: La energía no se crea ni se destruye, se transforma. Pero esa  es  una  forma  de  la  energía  que  una  vez  utilizada  ya  no  se  puede  recuperar para ser de nuevo reutilizada, renovada. A diferencia de  esa  forma  general  de  energía,  el  agua  se  puede  definir  como  un  elemento  que  ya  está  creado,  y  aunque  tampoco  se  destruye,  sí  que  se  transforma  permanentemente,  cambia  de  estado,  sólido,  líquido,  o  gaseoso,  pero  de  una  forma  indefinida,  siguiendo  un  ciclo  físico  natural  que  se  renueva  de  forma  permanente  y  constante  durante  miles  y  miles  de  años.  El  agua  es  el  principio  básico de la vida, y donde no hay agua no hay vida, y donde no hay  vida no hay riqueza, por lo que donde no hay agua no puede haber  sino pobreza. El agua es por tanto riqueza. Toda la actividad que  se  desarrolla  en  núcleos  de  población,  en  ciudades,  en  centros  industriales, en las fábricas, no resultarían posibles si no fuera por  la  existencia  de  un  suministro  permanente  de  agua.  La  vida  en  colectividad y el desarrollo económico solo es posible en aquellos  lugares donde tengan un suministro de agua garantizado.  

12  El dinero, a diferencia del agua, se crea abundantemente, pero  ni  se destruye ni se transforma, simplemente cambia de propietarios  como  contrapartida  de  bienes  y  servicios.  Su  objetivo  primordial  habría  de  ser  la  creación  de  riqueza,  pero  a  causa  de  la  falta  de  voluntad de unos y de la avaricia de casi todos, es un recurso que  se agota cuando cae en poder de unos pocos que lo acaparan y lo  acumulan,  ocasionando  que  resulte  escaso  para  otros  muchos,  e  insuficiente  o  inalcanzable  para  la  mayoría.  Siendo  el  dinero  un  recurso público, sin embargo, se gestiona esencialmente de forma  privada por parte de una minoría que lo controla, con el objetivo  prioritario de satisfacer sus propios deseos, que no son otros sino  el de seguir acumulándolo y acaparándolo para utilizarlo en forma  de poder, y así poder seguir aumentando sus privilegios.  La  despreocupación  de  algunos  y  la  avaricia  de  muchos,  tienen  como  consecuencias  el  que  dos  recursos  que  se  podrían  considerar  inagotables  estén  deficientemente  gestionados  en  muchas partes del mundo, ya que en mayor o menor medida no se  utilizan  para  cumplir  con  los  verdaderos  cometidos  que  habrían  de cubrir, en los que de alguna manera ambos recursos convergen,  y  que  no  son  otros  que  atender  las  necesidades  de  los  seres  humanos,  tanto  para  favorecer  el  desarrollo  de  las  actividades  económicas, como para garantizar la subsistencia.       «Según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios  (OCHA), tras la sequía del último  año la tasa de mortalidad en  la  región de Turkana se ha disparado hasta el 22 por ciento entre los  menores  de  cinco  años.  UNICEF  denuncia  que  la  hambruna  ‐que  afecta principalmente a Somalia, Kenia, Etiopía y Yibuti‐ amenaza  la supervivencia de dos millones de niños en la región. Y de ellos,  medio millón presentan un ‘riesgo inminente’ de muerte.»    No  se  ha  de  pasar  por  alto  que  algunas  de  las  causas  que  determinan  que  la  obtención  de  agua  potable  por  medios  artificiales resulte muy costoso, son precisamente los altos costes  que tienen los productos energéticos, de los cuales, algunos de sus  componentes son las presiones especulativas que se ejercen sobre 

13  los precios de dichos productos, por las ansias de enriquecimiento  rápido  de  unos  pocos,  que  no  dudan  en  aprovecharse  de  las  circunstancias  económicas  mundiales  para  acaparar  grandes  cantidades  de  dinero  de  forma  fácil  y  rápida,  cargando  sobre  la  generalidad de los ciudadanos el peso de esos sobrecostes que se  ocasionan.  Hablando  de  dinero,  muchas  actividades  económicas  suponen  un  “trasvase”  continuo  y  desproporcionado  de  recursos  monetarios hacia las clases más ricas, en detrimento de las clases  más desfavorecidas.  Finalmente pues, este documento, al margen de ser una propuesta  meramente  teórica  encaminada  a  resolver  las  dificultades  que  supone  disponer  de  un  suministro  garantizado  y  abundante  de  agua potable en muchas partes del mundo, es una propuesta para  promover  a  la  reflexión,  apuntando  a  la  necesidad  de  buscar  soluciones nuevas para resolver aquellos problemas causados por  situaciones de pobreza, especialmente las que son provocadas en  muchas partes por las sequías o la escasez del agua.   Crear  dinero  y  gestionarlo  con  eficiencia,  destinándolo  a  atender  prioritariamente las necesidades básicas de los seres humanos, es  el  camino  para  desarrollar  los  proyectos  que  crean  de  riqueza.  Existen numerosos trabajos, artículos y documentos que ponen de  manifiesto las necesidades crecientes de agua en todo el mundo, o  en los que se denuncian situaciones inaceptables en las que viven  algunos colectivos de seres humanos por la falta de agua, pero en  pocos  se  aportan  ideas  o  argumentos  que  permitirían  encontrar  las  soluciones  requeridas.  Aportando  propuestas  imaginativas  quizás se puedan llegar a mover voluntades que lleven a conseguir  soluciones efectivas.    

14 
 

 

Antecedentes 
  Históricamente,  los  pueblos  que  han  habitado  en  determinadas  zonas de este planeta han tenido la necesidad de utilizar diversos  e  ingeniosos  sistemas  para  abastecerse  de  agua  potable.  Uno  de  ellos consistió en la desalación del agua del mar mediante técnicas  e instrumentos sencillos y rudimentarios. En la actualidad, se han  desarrollado avanzadas tecnologías que permiten obtener del mar  el  agua  potable  en  grandes  cantidades  para  garantizar  un  suministro constante a grandes áreas o núcleos de población. Son  tecnologías  cuyos  principales  inconvenientes  lo  constituyen  las  grandes  y  complejas  instalaciones,  y  la  gran  cantidad  de  energía  que consumen para su funcionamiento.   También se siguen planteando como alternativas de solución para  la  escasez  de  agua,  los  trasvases  de  agua  inter‐cuencas,  aunque  por lo general suelen ser propuestas que crean conflictos políticos  entre  los  ciudadanos  que  habitan  en  zonas  de  proximidad  geográfica entre sí, en las que se dan situaciones de excedentes y  escasez  de  agua,  respectivamente.  Además,  siguen  existiendo  los  grandes  retos  para  poder  suministrar  agua  potable  en  grandes  zonas donde las poblaciones están muy dispersas, y especialmente  en  aquellos  lugares  donde  la  situación  de  pobreza  es  todavía  dominante, lo cual condiciona la toma de decisiones por la falta de  recursos económicos suficientes.  Es  por  ello  por  lo  que  sería  preciso  seguir  haciendo  propuestas  para encontrar nuevas soluciones de suministro de agua potable,  alternativas a las que ya existen o a las que ya existieron. En ese  sentido,  es  patente  que  las  mayores  fuentes  de  agua  que  existen  en  el  planeta  las  constituyen  los  mares  y  los  océanos,  por  lo  que  cualquier  alternativa  que  pudiera  llegar  a  ser  viable  habría  de  apuntar casi siempre hacia esa dirección, con las únicas variables  de  utilizar  aquellos  sistemas  de  potabilización  y  de  transporte  lo  más  económicos  o  eficientes  posibles,  valorados  éstos  tanto  en  términos de costes económicos como medioambientales.  

15 
 

Veamos algunos de los sistemas que vienen siendo utilizados para  obtener  agua  potable,  algunos  a  partir  del  agua  del  mar,  y  otros  bastante ingeniosos que han sido desarrollados en los lugares más  insospechados.     

Sistemas para la desalinización 
  «Aristóteles, Tales de Mileto y otros pensadores de la antigua  Grecia, recogieron en sus escritos la posibilidad de volver potable  el  agua  del  mar.  Algunos  llegaron  a  describir  dispositivos  para  conseguirlo, pero sólo desde el punto de vista teórico. San Basilio,  arzobispo de Cesárea, hablaba en sus homilías del procedimiento  que  seguían  los  marineros  para  destilar  agua  del  mar,  la  cual  hervían  en  unos  calderos  puestos  al  fuego.  Encima  de  éstos  colocaban unas esponjas que absorbían el vapor desprendido por  la ebullición: al exprimirlas, obtenían agua más o menos dulce.  Otros  escritos  del  siglo  III  describen  aparatos  para  depurar  agua  salada mediante alambiques. Tiempo después, en la Edad Media y  el  Renacimiento,  los  alquimistas  árabes  destilaron  agua  marina  aprovechando  la  energía  solar.  Para  ello,  introducían  el  agua  en  vasijas de vidrio y la calentaban con espejos que concentraban  la  radiación del sol.  En  1675  se  registró  la  primera  patente  sobre  desalinización  del  agua  del  mar.  Y,  en  1872,  el  ingeniero  sueco  Carlos  Wilson  construyó en Chile la primera planta desalinizadora industrial, un  alambique solar que producía 22,5 metros cúbicos diarios.   A principios del siglo XX se llegaron a construir según su método,  plantas portátiles para abastecer a los soldados.  Históricamente, la necesidad de potabilizar el agua marina ha ido  creciendo  a  medida  que  se  incrementaba  la  población.  Se  calcula  que  unos  2.000  millones  de  personas  carecen  hoy  en  día  de  un  suministro regular de  agua potable. Sin embargo, esta escasez se  produce  muchas  veces  en  regiones  costeras  o  con  abundantes  reservas de agua salobre.»   

16 
 

«Existen diferentes métodos para lograr que el agua del mar  se  pueda  beber.  El  más  común  consiste  en  hacer  hervir  el  agua  para  después  condensar  el  vapor  desprendido,  libre  ya  de  la  mayor  parte  de  la  sal  que  no  se  evapora.  Pero  esto  requiere  el  consumo de grandes cantidades de energía que no siempre están  disponibles.  Por  ello,  durante  las  últimas  décadas  la  industria  se  ha  dedicado  a  mejorar  la  eficiencia  de  las  instalaciones  y  a  desarrollar procesos alternativos.»    «La destilación constituye el procedimiento más directo. Los  dos  elementos  básicos  en  una  planta  de  este  tipo  son  el  evaporador  y  el  condensador.  Ya  sea  mediante  un  fluido  caliente  que transfiera calor al agua salobre, ya por medio de una caldera,  el agua de mar se hace hervir para transformarla en vapor, que es  condensado a continuación utilizando, en muchos casos, la propia  agua  marina  como  refrigerante.  Con  el  fin  de  mejorar  el  rendimiento  de  este  proceso  se  desarrollaron  las  plantas  de  destilación de múltiple efecto. En este caso, el agua salobre pasa,  sucesivamente,  por  distintos  efectos  –también  llamados  etapas  o  celdas‐  en  los  que  se  somete  a  evaporaciones  consecutivas  con  temperaturas cada vez más bajas. En muchos casos, se trabaja con  temperaturas máximas de 60‐70º C, a fin de evitar que se formen  incrustaciones o depósitos en el interior de las celdas. Para que se  produzca la evaporación del agua a estas temperaturas hace falta  provocar  un  cierto  vacío,  con  lo  cual  se  rebaja  la  presión  hasta  lograr que la evaporación suceda a la temperatura deseada. Podría  decirse  que  una  planta  de  múltiple  efecto  es  el  resultado  de  conectar en serie varias plantas de un solo efecto, de modo que el  condensador  de  cada  una  de  ellas  actúa  como  evaporador  de  la  siguiente.»    «Otra  variante  son  las  plantas  denominadas  multi­flash,  en  las  que  la  evaporación  se  produce  cuando  el  agua  caliente  a  una  presión  superior  a  la  de  saturación  se  expande  bruscamente  al  someterla de golpe a una presión igual o ligeramente inferior a la  de  saturación.  La  instalación  funciona  según  el  mismo  esquema 

17 
 

que  una  planta  multiefecto:  el  agua  salobre,  convenientemente  pretratada  ‐filtrada,  desgasificada  y  a  la  que  se  ha  añadido  un  producto  anti‐incrustante‐  se  hace  pasar  por  el  interior  de  los  tubos  de  los  sucesivos  condensadores.  De  esta  manera,  se  va  precalentando,  gracias  al  calor  liberado  por  el  vapor  que  se  condensa  en  cada  una  de  las  etapas.  Finalmente,  esta  agua  de  alimentación  entra  en  un  intercambiador  de  calor  donde  su  temperatura se eleva en unos cuantos grados más. A continuación,  se  la  hace  pasar  súbitamente  a  la  cámara  de  evaporación  de  la  primera etapa, donde parte de ella se evapora por el efecto flash,  debido a la diferencia de presiones existente. El proceso vuelve a  repetirse en las etapas siguientes.»    «Otro  sistema  aprovecha  el  calor  desprendido  por  la  condensación de vapor comprimido para evaporar el agua que se  pretende  destilar.  Al  comprimirse,  el  vapor  aumenta  de  temperatura,  tras  lo  cual  se  le  hace  pasar  a  un  llamado  intercambiador  de  placas,  donde  se  condensa,  liberando  el  calor  necesario  para  evaporar  parte  del  agua  salada  que  circula  por  el  otro lado.»    «Desalación por ósmosis. Si en el interior de un recipiente se  separan,  mediante  una  membrana  semipermeable,  una  solución  salina  y  agua  dulce,  una  parte  de  ésta  pasará  a  la  solución  salina  elevando  su  nivel.  La  presión  que  corresponde  a  ese  nivel  se  denomina presión osmótica. Si por el contrario, sobre la superficie  de la solución salina se aplica una presión superior a la osmótica,  el agua pasa en sentido opuesto a través de la membrana.»    «Ósmosis  inversa.  Por  regla  general  consumen  menos  energía  que  las  de  destilación,  pero  a  cambio  requieren  un  esmerado  pretratamiento  del  agua  marina,  a  fin  de  eliminar  las  materias  coloidales  orgánicas  e  inorgánicas,  que  reducirían  el  rendimiento de los módulos de ósmosis.»    

18 
 

«Otro sistema se basa en la electrodiálisis. Si se hace circular  una  corriente  continua  a  través  de  una  solución  iónica,  los  iones  cargados  positivamente  se  dirigen  al  cátodo,  mientras  que  los  negativos  se  desplazan  hacia  el  ánodo.  Ubicando  entre  ambos  electrodos un par de membranas, una permeable a los cationes y  la  otra  a  los  aniones,  se  irá  formando  una  zona  de  baja  salinidad  entre ambas membranas, es decir, de agua pura. Como en el caso  de la ósmosis inversa, este tipo de plantas, explotadas desde 1940  para  tratar  aguas  de  baja  salinidad,  precisa  un  cuidadoso  pretratamiento del agua, a fin de no dañar las membranas.»    «Otros  sistemas  alternativos  a  los  descritos,  como  la  desalinización  por  congelación  y  por  energía  solar,  se  hallan  en  fase  experimental.  El  primero  aprovecha el  hecho  de  que, dentro  de una solución salina, el agua es el componente con un punto de  congelación más alto. Así que al congelarla, los cristales de hielo se  separan espontáneamente del resto, cristales de agua pura que se  pueden  aislar  mediante  centrifugación.  La  segunda  alternativa  trata  de  utilizar  colectores  solares  para  alimentar  una  planta  de  destilación multiefecto.»     

Atrapando la niebla 
  «En  Lanzarote  las  desalinizadoras  son  la  única  posibilidad  para  obtener  agua.  Y  es  buena.  Sea  o  no  rentable,  la  gente  tiene  que  tener  agua.  La  desaladora  es  un  elemento,  aunque  existen  otros, como captar el agua de las nubes. La Unesco ha financiado  atrapanieblas,  una  tecnología  que  sirve  para  captar  agua  de  las  nubes y se está aplicando en Chile, Ecuador, Perú, y ahora también  en Canarias. El método consiste en unas mallas que se colocan en  la parte alta de las montañas y que, a través de un mecanismo de  condensación, captan el vapor de la nube y lo convierten en agua  líquida.»   

19 
 

«La captura de agua de la bruma se aplica en la Comunidad  Valenciana y en Canarias y se debate su utilización como método  contra la sequía. Parece difícil imaginar cómo podría sobrevivir un  insecto en mitad de un desierto donde no llueve nunca, pero hay  bichos  que  son  capaces  de  hacerlo.  Y  todo  gracias  a  la  niebla.  El  ejemplo  más  claro  se  encuentra  en  el  desierto  de  Namib,  en  Namibia,  donde  un  escarabajo  recoge  agua  condensada  de  la  niebla que cubre el desierto más de 200 días al año y después se la  bebe y resiste así largos períodos.  Las  plantas  utilizan  una  técnica  similar,  por  lo  que  existen  múltiples selvas en el mundo que sobreviven sin apenas lluvias. O  árboles  como  el  garoé,  que  abastecía  de  agua  a  los  bimbaches,  antiguos habitantes de la isla del Hierro. Ahora, científicos de todo  el mundo tratan de imitar estas capacidades de la Naturaleza para  conseguir agua, y se debate el uso de la técnica para acabar con el  problema de la falta de agua para el consumo humano.  La idea de atrapar el agua de la niebla se le ocurrió hace 30 años al  meteorólogo  canadiense  Robert  Schemenauer,  al  observar  que  había mucha vegetación en zonas en las que no llovía pero en las  que se formaban grandes bancos de niebla. Diseñó unas mallas de  hilo  capaces  de  recoger  esta  agua  para  abastecer  a  poblaciones  enteras.  En  la  actualidad,  hay  pueblos  en  el  altiplano  suramericano  cuyo  único aporte de agua procede de la recogida de la niebla gracias a  estas  mallas  hechas  con  hilos  de  polipropileno,  muy  similar  al  nailon,  que  se  colocan  entre  sí  a  una  distancia  de  entre  35  y  45  milímetros,  la  óptima  para  que  la  nube  deje  agua  al  impactar  contra la malla. Las redes están sujetas a un marco metálico hueco  por el que se desplaza el agua.  En la cuenca mediterránea. Millán Muñoz es director del Centro de  Estudios  Ambientales  del  Mediterráneo  (CEAM),  un  organismo  que diseña proyectos relacionados con los logros de Schemenauer.  Millán  trabajó  con  el  canadiense  durante  décadas  e  importó  la  inquietud del meteorólogo a la Comunidad Valenciana. "La cuenca  mediterránea  ha  sufrido  un  gran  cambio  en  su  estructura  climática  en  los  últimos  30  años,  porque  se  han  perdido  las  tormentas de verano, que han sido sustituidas por la formación de  bancos de niebla", revela Millán. 

20 
 

Los  dos  proyectos  del  CEAM,  uno  de  ellos  finalizado  y  otro  en  vigor  hasta  2011,  se  centran  en  conseguir  agua  de  niebla  para  llenar  las  cubas  de  las  que  se  nutren  los  helicópteros  antiincendios.  Millán  afirma  que  se  han  llegado  a  conseguir  700  litros  por  metro  cuadrado  y  año,  lo  que  supone  una  cantidad  mayor que las precipitaciones anuales de la zona. "Se captura más  agua de la que se pensaba, por lo que parte de ésta se utiliza  con  un  sistema  de  goteo,  para  reforestar  casi  todos  los  picos  de  montaña de la Comunidad Valenciana".  También  en  las  Islas  Canarias.  Canarias  es  otro  lugar  pionero  en  España en esta técnica. Comenzó a utilizarse en el Parque Rural de  Teno (Tenerife), donde el agua no sólo se usa para dar de beber a  los  animales  del  parque  o  a  las  aves  migratorias  que  llegan  a  él,  sino  que  ha  servido  para  la  reforestación  de  los  bosques  de  laurisilva y monteverde, y para introducir especies endémicas de  las islas. "En el archipiélago se obtiene tres veces más agua de la  niebla que de la lluvia"  En  Tenerife,  la  vegetación  bajo  los  bancos  de  niebla  recibe  el  impacto  de  los  vientos  alisios  a  2.000  metros  de  altura  y  el  agua  que  recoge  nutre  el  acuífero  de  Tenerife.  La  catedrática  de  Geografía  Física  de  la  Universidad  de  La  Laguna,  María  Victoria  Marzol,  recibió  en  2004  el  premio  Agustín  de  Bethencourt  por  instalar precisamente en Tenerife un sistema artificial pionero en  la  captación  de  agua  del  mar  de  nubes  de  Canarias.  La  experta  afirma  que  con  este  procedimiento,  se  ha  conseguido  obtener  hasta siete litros por metro cuadrado de agua al día, sobre todo en  verano:  "En  el  archipiélago  se  obtiene  tres  veces  más  agua  de  la  niebla que de la lluvia. De hecho, a lo largo del año caen menos de  500  litros  por  metro  cuadrado,  mientras  que  con  la  niebla  se  logran 2.600 litros".  En  Canarias  también  existen  proyectos  de  investigación  como  el  de  Anaga,  donde  se  han  instalado  dos  pantallas  de  12  metros  cuadrados  que  captan  7,5  litros  por  metros  cuadrado  al  día,  es  decir, unos 90 litros de agua al día.  ¿Podría  ser  éste  entonces  un  recurso  viable  en  España?  La  profesora  del  Departamento  de  Geografía  de  la  Universidad  de  Valencia  María  José  Estrela  admite  que  "es  un  recurso  potencialmente  interesante  y  se  podría  evaluar",  porque  los 

21 
 

resultados son excelentes y la instalación no es cara. Por su parte,  Marzol  dice  que  es  "impensable"  que  el  agua  captada  del  mar  de  nubes pueda solucionar los problemas de agua. "Es inviable captar  tanta  agua  como  para  abastecer  a  una  sociedad  como  la  nuestra  que consume en torno a 200 o 250 litros de agua al día".  Unas torres de 200 metros de altura recogerán agua de la  niebla  en Chile. El pasado 24 de octubre, los chilenos Alberto Fernández  y Susana Ortega consiguieron el primer premio Next Generation – para la construcción sostenible– otorgado por la compañía Holcim  a  su  diseño  de  una  torre  recolectora  de  agua  de  niebla  para  la  región de Huasco, al oeste del desierto de Atacama.   Se trata de una zona agrícola del norte de Chile que depende del  agua del río Huasca para irrigar las tierras de cultivo. Sin embargo,  la decaída del nivel del agua en la última década hace imposible su  irrigación  a  medio  plazo.  De  ahí,  lo  necesario  de  desarrollar  una  estrategia que garantice el necesario suministro acuático.    El  proyecto  premiado  pretende  aprovechar  un  fenómeno  climatológico  denominado  camanchaca,  una  niebla  muy  espesa  que se forma cerca de la costa, desde Perú hasta el norte de Chile.  La estrategia consiste en la construcción de torres de 200 metros  de altura cubiertas de plástico de alta densidad que capturaría las  gotas  de  agua  y  las  trasladaría  a  la  base  de  madera  donde  se  eliminaría  la  sal  con  un  proceso  de  ósmosis  inversa.  Así  se  capturarían  hasta  50.000  litros  de  agua  al  día.  El  jurado  subrayó  que la tecnología usada por los arquitectos era de muy bajo coste,  por  lo  que  se  consideraba  óptima  para  la  economía  de  la  zona.  También destacó su viabilidad.»      

Bombardear las nubes 
  «Suena  a  ciencia  ficción,  pero  es  real.  Tan  real  que  la  intención es poner en marcha el proyecto en el plazo de un año. El  Canal de Isabel II, en la Comunidad Autónoma de Madrid, tiene un  plan para provocar nevadas bombardeando las nubes con yoduro  de  plata.  El  estudio,  realizado,  entre  otras,  por  la  Universidad 

22 
 

Complutense de Madrid y por la de León, persigue como objetivo  encontrar  una  solución  cuando  la  sequía  azote  los  campos  de  la  región y deje los pantanos en niveles preocupantes.  Se  trata  éste  de  un  viejo  sueño  de  la  Presidenta  del  Gobierno  de  esa  Comunidad,  que  empezó  a  cristalizar  en  un  viaje  que  la  presidenta realizó a Israel en junio de 2006. Allí le explicaron una  técnica  que  utilizaban  para  provocar  la  lluvia.  Un  avión  cargado  con  depósitos  de  yoduro  de  plata  asciende  a  una  altura  de  entre  1.300  y  1.500  metros.  Llegados  a  este  punto,  descarga  su  contenido en las nubes, que tendrán que ser de tipo estratiforme o  cumuliforme.  Si  las  condiciones  son  favorables,  se  condensan  las  microgotas de agua en suspensión y surge la lluvia.  El  informe  que  está  en  poder  del  Canal  de  Isabel  II  es  similar,  aunque presenta importantes diferencias. En este caso, el proceso  de  «bombardeo»  se  produciría  desde  el  suelo  y  no  desde  el  cielo  con  un  avión.  Los  objetivos  serían  aquellas  nubes  que  se  encuentran  justo  encima  de  las  montañas  de  la  sierra  madrileña.  Unos  cohetes  se  dispararían  desde  la  cima  de  estas  cumbres  en  dirección a ellas.  Una  vez  en  contacto,  se  desprendería  el  yoduro  de  plata  ‐sal  con  yodo  y  plata‐,  que  provocaría  una  reacción  química  que  liberaría  hidrógeno.  Éste  a  su  vez,  al  combinarse  con  el  oxígeno  de  la  atmósfera, produciría nieve siempre que la temperatura esté bajo  cero.  Además,  el  efecto  es  inmediato:  una  hora  después  de  bombardear la nube comienza a nevar.  Desde el Canal de Isabel II se advierte que el proyecto todavía está  en fase de estudio y que puede sufrir alguna modificación. Lo que  sí parece asegurado es que en lugar de lluvia se apostará por crear  nieve.  ¿Por  qué?  Por  dos  motivos:  primero  porque  la  nieve  contiene  mayor  cantidad  de  líquido  que  la  lluvia  y,  segundo,  porque puede alojarse en la cima de la montaña, lo que convertiría  a la sierra madrileña en un gran almacén de urgencia en caso de  necesitarlo.  Estudios  de  investigación.  El  proyecto  es  pionero  en  el  viejo  continente.  Por  eso  mismo,  la  compañía  que  preside  el  vicepresidente  regional  se  ha  planteado  la  búsqueda  de  ayudas  que la Unión Europea dedica a este tipo de investigaciones. 

23 
 

Esta  técnica  no  tendrá  ningún  tipo  de  impacto  medioambiental  negativo. El yoduro de plata es totalmente inocuo. Además, el agua  del  Canal  está  tratada  en  diferentes  fases,  por  lo  que  su  potabilidad  está  garantizada.  Se  trataría  de  «echar  una  mano»  a  las nubes que se sitúan justo encima de las montañas de la sierra  madrileña.  Para  conseguir  el  objetivo  son  necesarias  dos  cosas:  que  haya  un  cien  por  cien  de  humedad  relativa  ‐que  las  nubes  estén cargadas‐ y que existan núcleos de condensación, ya que la  humedad necesita algo a lo que adosarse para formar los copos.  Cuando  la  intención  era  crear  lluvia,  se  había  elegido  el  embalse  del  Atazar,  en  la  sierra  norte,  como  el  lugar  elegido  para  su  almacenaje.  Su  capacidad  es  de  450  hectómetros  cúbicos,  lo  que  representa  la  mitad  de  todas  las  reservas  posibles  de  la  región.  Con la nieve será distinto. El Canal ya no necesitará embalses, ya  que para almacenar los copos servirán las montañas de la sierra,  que  sería  donde  se  alojaría  esta  nieve  «artificial»  y  que,  poco  a  poco,  iría  derritiéndose  por  las  cuencas  ya  establecidas.  Aunque  este año los niveles de los embalses han superado con creces los  de  años  anteriores,  esta  técnica  podría  aliviar  los  problemas  de  sequía que han azotado a la región en los últimos años.»     

Sistemas para la depuración del agua 
  «La  escasez  endémica  de  agua  potable  en  gran  parte  del  mundo debe servirnos para darnos cuenta de que en los próximos  años las empresas de ingeniería del agua deben poner sus ojos en  los países en vías de desarrollo. Las obras de ingeniería que se han  ejecutado  en  los  últimos  años  en  el  mundo  desarrollado  no  volverán  a  tener  lugar,  por  lo  que  estos  mercados  deben  considerarse  maduros.  Sin  embargo,  los  países  emergentes,  que  actualmente  gozan  de  tasas  de  crecimiento  envidiables,  si  que  requieren  ahora  tecnologías  de  tratamiento  de  agua  que  les  permita obtener unas condiciones de vida más aceptables. En este  artículo, exponemos como ejemplo para este tipo de proyectos lo 

24 
 

que  se  está  haciendo  en  Malasia  para  suministrar  agua  a  comunidades remotas y a un coste aceptable.  El  proyecto  que  exponemos  ha  sido  ejecutado  por  un  contratista  de  ingeniería  de  procesos,  Aquakimia  Sdn.  Bhd.,  para  proporcionar  agua  potable  en  condiciones  que  cumplen  los  estándares  de  la  Organización  Mundial  de  la  Salud.  El  sistema  proporcionó  agua  a  500  residentes  y  una  escuela  en  la  remota  comunidad fluvial de Pengelayan, en la región de Baram. Debido a  la  tradicional  actitud  de  la  población  local  a  la  conservación  del  agua,  el  consumo  per  cápita  es  aún  inferior  a  20  litros  por  día  y  persona.  Esta  tecnología  puede  proporcionar  una  solución  interesante a comunidades remotas con un coste inferior a 1,5 $ al  mes por familia. La planta elimina los problemas causados por la  pobre calidad del agua y la sequía, y proporciona un suministro de  agua  fiable  y  seguro  durante  todo  el  año.  Las  plantas  de  tratamiento  modulares  pueden  ser  una  buena  respuesta  al  problema  de  falta  de  agua  potable  al  que  se  enfrentan  comunidades  que  viven  en  lugares  remotos,  particularmente  aquellas que viven junto a ríos u otras fuentes de agua no potables  de donde se puede obtener el agua que va a tratarse. La planta del  proyecto que tomamos como ejemplo fue diseñada para producir  10  m3/h  de  agua  tratada,  e  incluía  un  clarificador  de  placas  inclinadas, un sistema de filtración multimedia, un dosificador de  hipoclorito  sódico  para  dosificación,  junto  con  equipo  auxiliar,  bombas de impulsión y depósitos de almacenaje. En comunidades  remotas  donde  no  hay  suministro  eléctrico  se  requiere  un  generador diesel, o mejor aún de energía solar.»     

Los trasvases 
  Otra de las causas por las que se hace necesario buscar soluciones  al  problema  de  falta  de  agua  en  determinadas  regiones  es  evitar  que  se  tengan  que  hacer  grandes  obras  para  los  trasvases  entre  distintas  cuencas  hidrográficas.  Suele  ser  una  situación  muy  habitual en determinadas zonas geográficas cercanas o limítrofes 

25 
 

entre  cuencas  fluviales  diferentes.  Generalmente  se  suelen  dar  lugar a debates políticos y a discriminaciones entre los habitantes  de  unas  zonas  y  otras,  así  como  enfrentamientos  entre  políticos  que  defienden  sus  causas  con  formas  o  argumentos  a  veces  totalmente contrapuestos, dependiendo de las circunstancias o del  lugar, y según les conviene a sus intereses partidistas.   Las disputas entre los habitantes de esas diferentes regiones están  garantizadas,  sobre  todo  si  las  necesidades  de  trasvasar  agua  surgen  por  la  realización  de  desarrollos  urbanísticos  o  núcleos  turísticos  desproporcionados  en  determinadas  zonas  costeras,  donde no existen zonas adecuadas para la construcción de nuevos  embalses, y que además vayan en detrimento de las posibilidades  de  desarrollo  económico  de  las  regiones  con  mayores  recursos  hídricos.     

Debates políticos sobre los trasvases 
  En  las  campañas  electorales  suele  ser  común  que  aparezcan  en  primera  línea  de  los  debates,  algunos  temas  que  habitualmente  permanecen en el olvido o en el silencio de los políticos, durante el  tiempo  que  media  entre  las  legislaturas.  Son  aquellos  temas  que  suscitan  las  polémicas  puntuales,  que  sirven  de  “bandera”  entre  ideologías  distintas,  son  temas  “estrella”  utilizados  políticamente  cuando  interesan,  para  ‘crear  tensión’  entre  los  electores.  Estas  situaciones  ocurren  independientemente  del  territorio  donde  interese airear el tema, así, un partido político que mantiene unas  posiciones  en  unos  territorios  donde  se  hay  escasez  de  agua,  expresa  otras  posiciones  totalmente  opuestas  en  los  territorios  donde  existen  posibilidades  de  almacenar  más  reservas  hídricas  en cantidades suficientes y ser utilizadas para hacer los trasvases.     «En  el  último  bloque  ambas  candidatas  han  hablado  del  trasvase, ya que la socialista le ha preguntado a la popular si no se  ‘arrepiente’ de haber votado a favor del Plan Hidrológico Nacional 

26 
 

que lo contenía, mientras que la popular ha replicado que ese plan  incluía todas las obras del Pacto del Agua en Aragón y la reserva  estratégica  de  6.550  hectómetros  cúbicos  que  luego  recogió  el  Estatuto  de  Autonomía  de  esta  Comunidad.   “Su  programa  electoral –el de Aragón‐ no se corresponde con el de Valencia”, ha  enfatizado  la  socialista,  quien  ha  recordado  que  los  valencianos  piden  los  trasvases  pero  los  aragoneses  hablan  de  «evitar  el  triunfo  de  las  reclamaciones  excesivas  de  agua  de  otras  comunidades», mientras la popular ha negado tajantemente que el  programa marco autonómico de su partido no defiende el trasvase  del Ebro y ha lamentado que el pacto del agua lleve parado desde  que  el  Presidente  Zapatero  llegó  al  Gobierno. “El Partido  Popular  dejó  en  marcha  el  52%  de  las  obras  y  ese  porcentaje,  con  el  Partido  Socialista  sólo  se  ha  incrementado  en  un  3%”,  ha  explicado.»     

Solidaridad por el agua 
  «El  presidente  de  la  Comunidad  Autónoma  de  Murcia,  ha  asegurado  este  jueves  que  en  la  distribución  del  agua  habrá  "solidaridad  interterritorial"  y  ha  insistido  en  que  próximamente  habrá un "gran" pacto nacional en esta materia. Tras reunirse con  el  ministro  de  Agricultura,  Alimentación  y  Medio  Ambiente,  el  presidente  murciano  ha  reiterado  el  compromiso  con  el  agua  adquirido  por  el  Gobierno  central  en  su  programa  electoral  y  ha  reiterado  la  necesidad  de  lograr  un  amplio  acuerdo  para  solucionar  el  reparto  del  agua  y,  más  concretamente,  la  "deficitaria" cuenca del Segura, de la que se abastece Murcia.   "En  España  hay  agua  suficiente  y  el  Gobierno  va  a  cumplir  su  compromiso  electoral  de  que  habrá  solidaridad  interterritorial  gracias a un gran pacto nacional que solucionará la mala, injusta y  desequilibrada distribución del agua", ha recalcado Valcárcel para  trasladar a los técnicos la labor de decidir de dónde se coge agua  para suministrar a las regiones más necesitadas. "Este acuerdo es  tan posible como necesario", ha zanjado.»  

27 
 

Conflictos por los trasvases 
  «Hasta  tres  trasvases  de  agua  encubiertos  podría  estar  preparando el Gobierno catalán para afrontar la fuerte sequía que  sufre  Cataluña.  Los  mismos  socialistas  que  pusieron  en  pie  de  guerra a las tierras del Ebro cuando el PP gobernaba y aprobó el  Plan  Hidrológico  Nacional  (PHN),  hacen  ahora  juegos  malabares  para evitar hablar de trasvases y esquivar así las presiones de sus  socios  ecosocialistas,  mientras  que  ERC,  en  plena  crisis  interna,  marca perfil y se desmarca de la polémica augurando un conflicto  territorial.  Tras  percatarse  de  que  el  transporte  de  agua  en  barco  y  los  dosificadores para el grifo no son suficientes, la Generalitat acaba  de  admitir  que  estudia  la  posibilidad  de  recurrir  al  Segre  para  suministrar  agua  al  área  metropolitana  de  Barcelona.  Y  según  se  ha  podido  saber,  la  Generalitat  ya  ha  designado  una  empresa  de  ingeniería  para  analizar  la  viabilidad  del  proyecto.  Con  el  eufemístico nombre de «captación temporal de agua», el Ejecutivo  tripartito  estudia  la  posibilidad  de  unir  el  río  Segre  con  el  río  Llobregat a través de una galería de servicios ya construida junto  al túnel del Cadí. La operación no deja de ser una transferencia de  aguas del Ebro porque, en realidad, ambos ríos comparten caudal  y  son  gestionados  por  la  Confederación  Hidrográfica  del  Ebro,  dependiente del Ministerio de Medio Ambiente.  Estatuto recurrido. El ejecutivo autonómico, por tanto, impulsa un  proyecto que debería contar con el visto bueno del Gobierno. Sin  embargo,  el  nuevo  Estatuto  catalán  otorga  a  la  Generalitat  la  competencia  exclusiva  de  la  gestión  de  las  cuencas  hidrográficas  intracomunitarias.  Una  competencia  recurrida  ante  el  Tribunal  Constitucional  por  el  PP  y  por  las  comunidades  autónomas  de  Aragón, Valencia y Murcia.  El  territorio  leridano  ya  ha  comenzado  a  inquietarse  y  el  propio  delegado  del  Gobierno  catalán  en  Lérida,  pone  condiciones  a  ese  trasvase:  que  haya  una  «extrema  necesidad»  y  que  el  Segre  disponga  de  los  recursos  hídricos  suficientes.  Los  agricultores  y  regantes  de  la  zona  califican  de  «inaceptable»  el  proyecto  de  la  Generalitat.  El  presidente  de  la  Diputación  de  Lérida  no  ve  «con 

28 
 

buenos ojos un trasvase de agua de forma constante y periódica»  del  río  Segre  al  área  metropolitana  de  Barcelona,  aunque  dijo  entender una cesión temporal si es por «extrema necesidad».  Opacidad.  De  esta  forma,  la  Generalitat  impide  que  las  comarcas  de  Tarragona,  las  principales  detractoras  del  trasvase  del  Ebro  a  otras zonas españolas, se subleven. «Con el trasvase del Segre, las  tierras  del  Ebro  no  verán  marchar  sus  aguas  porque  nunca  les  llegará»,  aseguraba  el  diputado  del  PP,  Josep  Llobet,  quien  advierte de que es mucho mejor sacar agua al final del curso de los  ríos  que  no  en  las  cabeceras.  La  aparición  de  cuarenta  estacas  topográficas  junto  al  río  Segre,  en  el  municipio  de  Prats  i  Sansor  (Lérida)  obligaron  al  Gobierno  de  la  Generalitat  a  reconocer  la  evidencia  del  proyecto.  Los  propietarios  de  los  terrenos  donde  aparecieron  estas  señalizaciones  han  pedido  a  la  Fiscalía  que  investigue.  Por parte de CiU, un diputado y ex consejero de Medio Ambiente,  acusó  a  la  Generalitat  de  «mentir»  por  no  querer  reconocer  que  pretende  llevar  a  cabo  un  trasvase.  El  diputado  nacionalista  insistió  en  que  la  única  solución  al  problema  de  falta  de  agua  en  Cataluña  sería  el  trasvase  del  Ródano.  Dicho  diputado  criticó  asimismo,  la  «opacidad»  de  los  proyectos  de  la  Generalitat.  Y  es  que, además de este trasvase del Segre, que afectaría a las cuencas  del  norte  de  Cataluña,  existen  otros  dos  puntos  susceptibles  de  trasvase en la zona central y sur. La semana pasada, el consejero  de  Agricultura,  se  mostró  favorable  a  derivar  agua  del  canal  de  Urgell, que también depende de la Confederación Hidrográfica del  Ebro, hacia la Red de Aguas Ter‐Llobregat, mientras que el titular  de Medio Ambiente rechazó tal idea.  Gran desaladora. El tercer «pseudotrasvase» podría consistir en la  conexión  de  las  redes  de  abastecimiento  de  aguas  del  Consorcio  de  Aguas  de  Tarragona  con  la  red  de  aguas  Ter‐Llobregat  mediante  un  conducto  de  apenas  trece  kilómetros  que  uniría  las  poblaciones de Cunit (Tarragona) y Cubelles (Barcelona). Justo en  este  punto,  la  Generalitat  tiene  previsto  instalar  una  gran  desaladora,  cuyo  suministro  eléctrico  procedería  de  la  cercana  central  térmica.  Pese  a  las  reticencias  del  consejero  de  Medio  Ambiente, no se descarta que, finalmente, se acometa este enlace  de  aguas  y  la  citada  desaladora  se  convierta  en  una  especie  de 

29 
 

intercambiador  de  aguas  donde  se  regule  el  flujo  de  los  caudales  que se derivan a Tarragona o a Barcelona.  Psicosis  en  la  zona  del  Ebro.  Se  da  la  circunstancia  de  que  este  enlace,  así  como  el  trasvase  del  Segre,  estaba  contemplado  en  el  PHN aprobado por el Gobierno del PP y derogado por el PSOE, que  mientras  estuvo  en  la  oposición  utilizó  la  cuestión  del  agua  para  desgastar  a  los  populares.  Pese  a  la  derogación  del  PHN,  en  las  comarcas del Ebro siempre ha existido la sospecha de que, tarde o  temprano,  se  produciría  el  trasvase  hacia  Barcelona.  De  hecho,  existe  una  cierta  psicosis  respecto  a  este  tipo  de  proyectos  encubiertos.  Concretamente,  la  aparición  de  grandes  tuberías  en  el municipio de Flix, supuestamente destinadas a reforzar el riego  de  la  comarca  de  Les  Garrigues,  ha  activado  todas  las  alarmas,  pues los vecinos de la zona no se acaban de creer que para llevar  agua  a  esta  zona  se  necesite  una  tubería  de  más  de  un  metro  de  diámetro.»     

Trasvases o desaladoras 
  Los  conflictos  entre  los  políticos  por  las  diferentes  posturas  o  propuestas de solución a los problemas del agua, abre un amplio  abanico de argumentos para sustentar los debates: Los costes, las  oportunidades,  los  intereses  políticos,  los  intereses  territoriales,  etc. De esa forma resulta muy complejo determinar cuales habrían  de ser las soluciones más equitativas y mientras, el tiempo corre y  los  problemas  se  dilatan  y  se  acumulan.  En  España,  los  debates  sobre  los  trasvases  del  agua  se  vienen  produciendo  durante  los  últimos cincuenta años. Estamos en el año 2012 y los conflictos y  las  diferentes  posturas  políticas  siguen  propugnando  las  mismas  controversias, sin llegar a ponerse de acuerdo y mucho menos en  tratar  de  buscar  otras  alternativas,  nuevas  y  diferentes,  para  los  problemas  de  abastecimientos  de  agua  que  pudieran  llegar  a  considerarse como soluciones correctas o definitivas.    

30 
 

  «El  plan  de  desalinizadoras  del  Gobierno  socialista  facilita  actualmente  111  hectómetros  cúbicos  de  agua  ‐el  16,45%  de  los  778 previstos‐ a un precio inasequible para los agricultores, según  el ministro de Medio Ambiente, que ha justificado en estos datos  la necesidad de un nuevo Plan Hidrológico.   El  plan  de  desalinizadoras  en  la  costa  mediterránea  ha  sido  el  principal foco de las críticas del nuevo titular de Medio Ambiente,  que  si  bien  ha  reconocido  que  estas  infraestructuras  son  "muy  útiles en sitios muy áridos cercanos a la costa", son "dudosamente  sostenibles"  por  "su  elevado  coste  energético  y  por  la  alta  concentración salina" del agua que producen.   De  las  51  desalinizadoras  previstas  en  el  citado  Plan,  el  ministro  ha  sostenido  que  únicamente  hay  17  en  funcionamiento,  15  en  construcción  y  el  resto  en  trámites;  y  que  la  inversión  necesaria  para  que  todas  estén  operativas  asciende  a  2.416  millones  de  euros, que hay que sumar a los 1.664 millones ya gastados.   En  ese  sentido  ha  subrayado  que  la  sustitución  del  Plan  Hidrológico por ese Plan de Desalinizadoras socialista, en 2004, ha  dado lugar a que solo esté disponible el 16,45% del agua prevista  en el proyecto que promovía el PP, es decir, los 111 hectómetros  cúbicos  que,  según  el  ministro,  aportan  esas  17  desalinizadoras  operativas.  "Además,  el  coste  de  producción  por metro  cúbico  es  muy superior al que puede soportar el sector, y, por lo tanto, para  hacer  viable  el  uso  de  las  desaladoras  hay  que  recurrir  a  una  cadena  de  asociaciones  encubiertas,  ya  que  los  agricultores  no  demandan  el  agua  de  las  desaladoras  al  no  poder  pagarla",  ha  argumentado.»     «El Partido Aragonés ha recordado al ministro de Agricultura  que  el  rechazo  al  trasvase  del  Ebro  se  recoge  en  el  pacto  de  gobernabilidad que firmaron el PAR y el PP para el Gobierno de la  comunidad  autónoma.  El  ministro  ha  abogado  por  los  trasvases  "para aprovechar aguas excedentarias" en el marco del desarrollo  de  un  nuevo  Plan  Hidrológico,  que  ha  justificado  en  el  "fracaso"  del  plan  de  desaladoras  socialista.  Ante  este  anuncio,  el  vicepresidente  del  PAR  y  portavoz  en  las  Cortes  de  Aragón,  ha  señalado  en  una  nota  que  "la  única  solidaridad  posible"  respecto 

31 
 

al agua es que Aragón vea ejecutadas "de inmediato" las obras del  Pacto  del  Agua.  Ha  advertido  de  que  los  aragoneses  "nunca  aceptarán que se resuciten viejas amenazas, como la del trasvase",  que creían "enterradas", y que "lastrarían para siempre" su futuro.  Además,  ha  dicho  que  un  asunto  "tan  sensible"  como  el  trasvase  "no admite juegos de palabras ni ambigüedades".»      «El diputado de la izquierda de Aragón al Congreso (CHA), ha  afirmado  que  el  Gobierno  de  España  planea  el  trasvase  del  río  Ebro  y  ha  animado  a  los  aragoneses  a  desempolvar  "las  pancartas".  El  diputado  se  ha  manifestado  así  tras  anunciar  el  ministro  de  Agricultura,  Alimentación  y  Medio  Ambiente,  su  intención de elaborar un "nuevo  Plan Hidrológico Nacional" para  garantizar el suministro de agua de forma "integral y solidaria".   En  sus  declaraciones  ha  aseverado  que  "por  fin  el  ministro  ha  enseñado  sus  cartas,  se  ha  quitado  la  careta  después  de  estar  mareando  la  perdiz  varios  meses"  y  la  conclusión  es  que  el  Ejecutivo central impulsará un nuevo trasvase del Ebro.   Romper  la  unidad  de  cuenca  es  "una  barbaridad  ecológica",  ha  proseguido  el  parlamentario  de  IU‐CHA,  quien  ha  manifestado  la  indignación  de  la  izquierda  de  Aragón  y  ha  emplazado  a  los  aragoneses a "hacer frente a un proyecto de trasvase del Ebro que  va a impulsar el PP".»      «El  presidente  de  la  Generalitat  de  Catalunya  ha  dicho  que  sería una "animalada" resucitar el proyecto de trasvase del Ebro y  ha  apostado  por  traer  agua  del  Ródano,  desde  Francia,  a  toda  la  costa  mediterránea  peninsular.  En  declaraciones  a  Catalunya  Ràdio,  el  presidente  ha  lanzado  una  alerta  tras  el  anuncio  del  ministro  de  Agricultura,  Alimentación  y  Medio  Ambiente,  de  que  impulsará un Plan Hidrológico Nacional (PHN) "solidario".   "Volver  al  PHN  trasvasando  agua  del  Ebro  en  este  momento  es  una  auténtica  ‘animalada’.  Recuperar  todo  aquello  tal  y  como  se  diseñó en ese momento no tiene ningún sentido", ha advertido.   El presidente ha dicho que si el Gobierno acaba desempolvando su  viejo  proyecto  de  trasvasar  agua  del  Ebro,  que  tanta  polémica  interterritorial generó durante la época del anterior Gobierno  del 

32 
 

Partido Popular, la Generalitat volverá a poner encima de la mesa  su reivindicación de "siempre".  "¿Queréis  agua?  Vayamos  a  Europa  a  buscar  el  agua  que  está  disponible,  que  es  el  agua  del  Ródano.  Este  agua  servirá  para  Cataluña,  Valencia,  Murcia  y  la  parte  norte  de  Andalucía",  ha  afirmado.» 

33           

El agua fuente de vida 
«Sin agua, no hay posibilidad de vida.» 

«Todos  los  seres  vivos,  ya  sean  animales  o  vegetales,  contienen una cierta cantidad de agua.»    «La  vida  es  inseparable  del  agua.  El  ser  viviente  es  una  parcela de la hidrosfera acondicionada, individualizada, adaptada.  El agua en el organismo, no es solo una parte del ser viviente, es  bioquímicamente hablando, el ser viviente.»  C. Bénézech     

Una gota de agua 

 

    « ¿Cuánta agua nos queda? El 70 por ciento de la Tierra está  cubierto por agua, pero sólo el 2,5 por ciento es agua dulce. Y de  esta, únicamente el 0,3 por ciento se encuentra disponible para el  consumo en los ríos y lagos del mundo. Un 30 por ciento del agua  se encuentra almacenada bajo la superficie terrestre y el resto se  encuentra congelada en los glaciares y en los casquetes polares.» 

34    «Cada  vez  gastamos  más  agua.  La  incorporación  de  los  países  en  vías  de  desarrollo  acrecienta  la  espiral  consumista  que  agravará  las cosas: en África, la media actual de consumo de agua está por  debajo  de  los  50  litros  y  en  Asia  ronda  los  100,  mientras  que  en  Gran Bretaña supera los 300 y en EE.UU casi alcanza los 600.»    «El  cambio  climático  no  ayuda.  Actualmente  nos  encontramos  bajo  los  efectos  de  La  Niña,  un  fenómeno  atmosférico  que  se  traduce en lluvias torrenciales en unos países y mientras ocasiona  sequías  en  otros.  Es  un  proceso  cíclico  de  la  naturaleza  que  provoca  el  aumento  progresivo  de  la  desertización  y  la  disminución de las precipitaciones en África, en Asia, o en Oceanía,  que amenazan a más de 1.000 millones de personas.»    «Acuíferos  al  límite.  Si  no  llueve  lo  suficiente,  habrá  que  seguir  buscando el agua aunque sea debajo de las piedras. Hace 30 años,  en la India había dos millones de pozos, ahora son 23 millones.»    «¿Ríos  o  cloacas?  Los  residuos  de  la  actividad  industrial,  los  nitratos  usados  como  fertilizantes  y  los  desechos  humanos  y  animales siempre acaban en el mismo sitio: en los ríos. El 70 por  ciento de los cauces chinos agonizan; están tan contaminados que  se  desaconseja  no  sólo  beber  su  agua,  sino  incluso  entrar  en  contacto  con  ella.  La  sobreexplotación  de  los  acuíferos  está  haciendo  que  en  muchos  de  ellos  se  produzcan  filtraciones  de  agua salada o de sustancias tóxicas, como el arsénico, que echan a  perder un tesoro almacenado durante millones de años.»    «Aumento de la población. Unos 1.200 millones de personas, casi  una quinta parte de la población mundial, vive en áreas de escasez  física de agua, y 500 millones más se aproximan a esta situación,  según  la  ONU.  Mientras  que  los  países  en  vías  de  desarrollo  carecen  de  la  infraestructura  necesaria  para  transportar  el  agua  desde  los  ríos  hasta  los  núcleos  de  población,  en  muchos  países  desarrollados se sufren periódicamente sequías agravadas por las  cada  vez  mayores  necesidades  de  agua  para  regadío  y  para  el  suministro  de  nuevas  zonas  urbanizadas.  Por  ello,  la  escasez  de  agua  constituirá  uno  de  los  principales  desafíos  del  siglo  XXI. 

35    Aumento de la demanda de un agua cada vez más escasa, aumento  de los grandes movimientos migratorios causados por las sequías,  los ríos que separan en vez de unir... »    «El agua fuente de conflictos. El agua se ha convertido en un  potencial motivo de conflicto, especialmente en Asia y África.  Las  necesidades energéticas y de abastecimiento de agua en la India y  en  China  están  generado  muchas  tensiones,  especialmente  entre  indios  y  paquistaníes.  En  el  continente  africano  ha  sido  la  desertización  creciente  la  que  ha  producido  importantes  corrientes de migración que van a la búsqueda de agua tanto para  consumo  humano  como  del  ganado,  que  suele  ser  su  principal  fuente de ingresos.   Se  citan  tres  ejemplos  de  conflictividad  en  las  áreas  de  los  ríos  Jordán,  la  del  Tigris  y  del  Éufrates,  y  la  del  Nilo.  En  esas  tres  cuencas compartidas por varios países puede apreciarse cómo se  dan cita componentes económicos, simbólicos y estratégicos, que  pueden desembocar en tensiones bélicas. El control del agua es ya  una  más  de  las  muchas  claves  del  conflicto  entre  israelíes  y  palestinos.  Existe  una  operación  de  monopolización  por  parte  de  Israel de las aguas de alta calidad del alto Jordán, que utiliza para  abastecer  a  las  ciudades  pero  también  para  llevarla  a  través  de  enormes trasvases al desierto del Neguev y regar con ella algodón  extensivo para la exportación”. Haciendo un cálculo del coste que  supone  esta  operación  de  regadío,  no  resulta  económicamente  interesante, “toda vez que con ella se obtiene la quinta parte de lo  que se invierte”, pero sí lo es desde el punto de vista estratégico y  desde el de la política territorial. “Por eso son tan importantes los  Altos  del  Golán,  porque  más  allá  de  su  situación  estratégica,  en  ellos se encuentran los acuíferos y los manantiales que alimentan  el Alto Jordán y el Mar de Galilea”.  En  el  mismo  sentido,  las  grandes  presas  de  Anatolia,  que  fueron  causas  de  enfrentamientos  entre  Turquía  y  Siria  e  Irak,  “tienen  como  objeto  conseguir  una  gran  producción  hidroeléctrica  y  abastecer  grandes  regadíos,  pero  también  reasentar  a  una  parte  de la población kurda en las ciudades turcas, evitando así el apoyo  sobre  el  terreno  que  prestaban  a  las  guerrillas  kurdas”.  La  operación  es  ruinosa  económicamente,  pero  detrás  está  el  poder 

36    geoestratégico sobre la región, que sí es crucial”. Turquía tiene la  llave del Tigris y el Éufrates y por tanto de la sed en Irak...   En  la  cuenca  del  Nilo,  Egipto  amenazó  a  Etiopía  con  bombardear  sus  infraestructuras  e  incluso  con  llegar  a  la  guerra  si  se  les  ocurría  desviar  caudales  significativos  del  río  Nilo  para  hacer  regadíos. Egipto ha reiterado varias veces que recurrirá a la fuerza  para  asegurar  su  acceso  al  Nilo,  río  que  comparte  con  Etiopía  y  Sudán.»    «La  fuerza  del  agua.  Las  inundaciones  en  Filipinas  dejan  ya  más  de  650  muertos  y  800  desaparecidos.  La  tormenta  tropical  'Washi', que entró la madrugada del sábado en el archipiélago con  fuertes  vendavales,  ha  causado  graves  inundaciones  en  el  sur  de  Filipinas  a  causa  de  las  copiosas  lluvias.  Los  expertos  de  las  agencias  internacionales  identifican  el  chabolismo  como  el  principal  factor  del  gran  número  de  víctimas  que  causan  en  Filipinas los desastres naturales y que evidencian el mal estado de  las infraestructuras.  La  incontrolada  deforestación  también  favorece  las  riadas  y  las  avalanchas  de  tierra  que  son  frecuentes  durante  la  estación  lluviosa,  que  por  lo  general  comienza  en  mayo  y  concluye  en  noviembre. Unas cien mil personas afectadas por la tormenta van  a  necesitar  asistencia  de  algún  tipo  para  poder  reconstruir  sus  vidas,  según  las  autoridades  del  país.  El  director  del  Centro  Nacional  de  Prevención  y  Respuesta  a  los  Desastres,  señaló  que  esta  gente  necesita  urgentemente  agua  potable,  pero  luego  precisará ayuda para salir adelante.»      El agua es fuente de vida, pero también es fuerza de destrucción y  desolación.  La  fuerza  del  agua  causa  periódicamente  graves  inundaciones  y  provoca  grandes  catástrofes  que  asolan  diversas  regiones en el mundo. La ausencia del agua causa periódicamente  graves  sequías  y  provoca  grandes  catástrofes  humanitarias  que  asolan  otras  regiones  del  mundo.  Las  fuerzas  físicas  que  actúan  permanentemente  sobre  los  elementos  de  la  atmósfera,  lo  hacen  de una forma excesivamente aleatoria que se pone de manifiesto 

37    en  forma  de  fenómenos  cíclicos,  en  ocasiones  extremos,  que  condicionan  la  vida  en  la  naturaleza:  grandes  inundaciones  en  determinadas  partes  del  planeta,  mientras  simultáneamente  se  producen prolongados periodos de sequía en otros. Zonas de gran  índice pluviométrico se encuentran cercanas a zonas con escasez  de  lluvias.  Zonas  con  escasa  capacidad  para  el  almacenamiento  suficiente de agua se encuentran alejadas de zonas cuya orografía  permitiría  la  construcción  de  embalses.  Zonas  en  las  que  los  períodos normales de lluvias estacionales se suceden con largos e  inexplicables períodos de sequías.   La gran imprevisión por una parte y las frecuentes irregularidades  pluviométricas en el ciclo del agua en la naturaleza, han obligado  históricamente  al  hombre  a  buscar  remedios  y  alternativas  para  superar las dificultades, haciendo necesaria la utilización de  toda  clase  de  recursos  artificiales  para  regular  o  tener  las  reservas  de  agua  suficientes  para  cubrir  las  necesidades  permanentes.  La  innovación  de  dichos  recursos  se  ha  hecho  cada  vez  más  imprescindible, obligando a desarrollar técnicas y soluciones cada  vez  más  complejas  y  costosas,  que  tienden  a  lograr  convertir  en  realidad  lo  que  únicamente  parecía  un  sueño:  obtener  el  agua  a  voluntad,  en  cantidades  abundantes  y  en  todos  aquellos  lugares  donde se precise.  Para  tratar  de  conseguirlo,  además  de  dedicar  cuantos  recursos  económicos hicieran falta, convendría tener en cuenta cómo es  el  ciclo del agua.        

38   

El ciclo o del a  agua
  «E El agua escapa co ontinuam mente de e la supe erficie de e la Tierra a  la  atmó ósfera  a  través  d la  evaporació direc de  la masas de  de  ón  cta  as  s  agua ‐océanos,  mares, l lagos, et tc.‐; esca apa tamb bién del  interior r del  mediante e la trans spiración n vegeta al. Todo  ese flujo o de vap por ‐ suelo m evapora ación  y  transpir ración‐  a acaba  co ondensando  y  p precipitando  en  form de  llu ma  uvia.  Ni  una  sol moléc la  cula  eva aporada  escapa  a  la  graveda ad terres stre.»   

 

El ciclo o del ag gua 

 

antil  par rece  res sultar  su uficiente para  r e  represen ntar  Un  dibujo  infa s  s  nterviene en  el fenóme natu en  l  eno  ural  algunos de  los  factores que  in conocid como “ciclo  d agua El  sol,  los  mares,  las nubes, las  do  o  del  a”.  s  ,  lluvias,  las  mon ntañas,  los  bosq ques,  los ríos.  S embargo,  faltan  s  Sin  s  s  nfluyen  de  form determ d ma  minante en  e  algunos otros  factores que  in dicho ci iclo y qu ue nunca a pudiero on ser di ibujados s ni por l los pinto ores  más  fam mosos  y  destaca ados:  El calor,  fr la  pr río,  resión,  la humed a  dad,  los vien ntos, las c cargas eléctricas s, el mag gnetismo o, la grav vedad.  

39  Y  es  que  el  equilibrio  y  la  interacción  de  dichos  factores,  son  las  fuerzas que originan las causas y las consecuencias de todo cuanto  acontece en la atmósfera de La Tierra.   El agua de los océanos y de los mares se evapora constantemente  por el efecto del calor del Sol. El vapor asciende y se expande por  toda  la  atmósfera  y  forma  las  nubes  que  se  desplazan  hasta  el  interior de los continentes por el efecto de los vientos. Las nubes  se condensan y se precipitan en forma de agua sobre las tierras y  en  forma  de  nieve  sobre  las  montañas.  El  agua  o  la  nieve  se  almacena  en  las  cumbres  de  las  montañas,  en  los  lagos  y  en  el  subsuelo, formando los acuíferos, los arroyos y los ríos que fluyen  permanentemente y la devuelven a los mares de donde procede.    Con  toda  probabilidad,  el  factor  más  delicado  y  determinante  de  todos  ellos  es  el  de  la  evaporación  del  agua  en  los  océanos  y  mares.  Las  circunstancias  que  determinan  que  este  elemento  fluido se encuentre concentrado en tan grandes masas y con una  densidad  superior  al  agua  pura,  debido  a  su  alto  contenido  de  sales minerales, pueden ser dos factores esenciales que mantienen  el necesario equilibrio entre el estado líquido y gaseoso del agua,  en  el  conjunto  del  planeta.  Quizás  ambos  factores  son  los  que  condicionan,  regulan  o  favorecen  la  acción  de  la  evaporación  tal  como se produce, evitando que ese fenómeno no llegara a resultar  tan  extremo,  rápido  o  masivo,  como  para  que  el  efecto  causado  por  la  radiación  solar  llegara  a  provocar  que  fuera  el  agua  en  su  estado  de  vapor  la  que  ocupara  o  envolviera  la  mayor  parte  del  planeta y de la atmósfera. El calor solar es absorbido por las aguas  de la superficie de los mares y los océanos de manera constante,  una  acción  que  está  moderada  por  el  efecto  del  frio  existente  en  las  capas  altas  de  la  atmósfera  y  en  los  casquetes  polares,  haciendo que la consecuencia resultante, junto con la acción de los  vientos, sea una circulación constante y paulatina de ese vapor de  agua que se libera desde la superficie de los mares y se eleva hasta  unas determinadas alturas que parecen marcar un límite, a partir  del cual el vapor se condensa en pequeñas gotitas de agua que son  las que forman las nubes.     

40 

El ciclo físico del agua 
  «Hay  en  la  superficie  de  la  tierra  inmensas  extensiones  de  agua,  lo  que  constituyen  una  reserva  inagotable  porque  está  en  perpetua  reconstrucción.  La  hidrosfera  debe  ser  considerada  como  un  conjunto  en  movimiento:  el  agua  está  en  constante  circulación  en  la  naturaleza  y  ese  ciclo,  afecta  tanto  a  la  materia  viva como a la inerte.»    La principal característica que hay que destacar, es que en todo el  planeta,  todos  los  días,  por  el  efecto  y  acción  del  calor  solar  se  produce  el  fenómeno  de  la  evaporación  del  agua,  lo  que  supone  toneladas  de  agua  que  se  mezclan  con  el  aire  y  se  elevan  hasta  alturas  considerables  en  la  atmósfera,  y  posteriormente,  por  el  efecto  de  los  vientos  causados  por  las  diferentes  presiones  y  temperaturas  que  se  dan  entre  las  masas  de  aire  que  contienen  diferentes  grados  de  saturación  de  humedad,  lo  que  motiva  su  desplazamiento, recorriendo miles de kilómetros hacia el interior  de los continentes, hasta caer sobre la superficie terrestre, cuando  se dan las condiciones adecuadas de condensación o enfriamiento  que  favorecen  que  el  vapor  se  transforme  de  nuevo  en  forma  de  lluvia, nieve o granizo.  Tanto  los  movimientos  de  elevación  como  los  de  traslación  de  dichas masas de vapor de agua, y el fenómeno de la condensación,  se  producen  como  consecuencia  de  las  distintas  fuerzas  que  interactúan entre sí, dentro de un entorno de otra fuerza que las  condiciona  inevitablemente,  como  es  el  campo  gravitatorio  de  la  Tierra.  Todas  esas  fuerzas  son  provocadas  por  la  acción  que  ejercen sobre el elemento agua, el calor del Sol y el frío existente  en  el  planeta,  los  cuales  interactúan  permanentemente  sobre  las  excepcionales  propiedades  físicas  del  agua  y  cuyo  resultado  es  conocido como el ciclo físico del agua.  El  efecto  térmico  de  la  acción  solar  sobre  la  superficie  de  los  océanos y mares tiene como consecuencia inmediata la ruptura de  las  moléculas  de  agua  que,  junto  con  las  moléculas  del  aire  que  están en contacto, al experimentar un incremento de temperatura, 

41  inician  un  desplazamiento  y  elevación  hacia  la  atmósfera,  y  el  espacio que desalojan va siendo ocupado por nuevas moléculas de  agua y aire, ya que dicha acción se renueva de manera inmediata y  constante.  En el movimiento de elevación, el calor del sol evapora el agua –un  líquido  con  un  considerable  peso  específico­  convirtiéndola  en  vapor  de  agua  –un  gas  sin  peso  específico­  que  se  eleva  por  la  acción de diferencia de temperaturas y presiones existentes entre  el nivel del mar y una determinada altura de la atmósfera, a partir  de  la  cual  vemos  como  el  vapor  de  agua  se  condensa  ‐gotitas  de  agua  que  se  mantienen  en  suspensión  en  el  aire­  formándose  las  nubes. En esas zonas de la atmósfera situadas por encima de una  línea imaginaria y variable en altura, la relación existente entre la  temperatura y la presión atmosférica, tiene como resultado el que  ese  vapor  de  agua  condensado  se  mantenga  estable.  Es  en  esas  zonas  donde  se  dan  las  condiciones  idóneas  para  que  el  agua  se  mantenga en estado gaseoso, en forma de nubes, y que en función  de  las  pequeñas  variaciones  de  temperaturas  y  presiones  que  interactúan  constantemente,  hacen  posible  que  en  esas  grandes  zonas de la atmósfera se puedan desarrollar de forma simultánea  o  subsiguiente  los  tres  estados  físicos  del  agua:  sólido,  líquido  y  gaseoso.   Son las zonas donde se únicamente se puedan dar las condiciones  que  favorecen  la  formación  del  estado  conocido  como  el  punto  triple del agua.   El  movimiento  de  traslación  del  vapor  de  agua  condensado  en  forma de nubes se produce de forma integrada junto con el viento  y las masas de aire que se desplazan por encima de las superficies  marítimas y terrestres. Dichos desplazamientos están provocados  por las diferencias de temperaturas y presiones que se ocasionan  en distintas zonas del planeta. Zonas que pueden estar colindantes  o alejadas entre sí, en la distancia o en la altura, lo que da lugar a  que esos movimientos o fenómenos puedan resultar más suaves o  más  violentos,  y  que  van  desde  las  más  ligeras  brisas  marinas  hasta los huracanes más devastadores. 

42  El  agua  de  los  mares,  primordialmente,  bajo  los  efectos  térmicos  del  calor  solar  es  objeto  de  una  evaporación  constante,  cuyo  resultado  es  la  presencia  de  los  diferentes  grados  de  humedad  contenidos  en  la  atmosfera.  En  consecuencia,  el  primer  factor  preponderante  de  esa  presencia  de  agua  en  la  atmósfera  es  la  temperatura. La fuente de ese calor es el Sol.  Por  el  enfriamiento  existente  en  zonas  altas  de  la  atmósfera,  ese  vapor de agua asciende y se condensa por el efecto de la presión  atmosférica.  Dicho  enfriamiento  se  origina  por  las  corrientes  de  aire frío que discurren por las diferentes capas de la atmósfera. El  resultado  final  son  las  precipitaciones  en  forma  de  agua,  nieve  y  hielo. La fuente del frío preponderante es el hielo que se concentra  en los casquetes polares del planeta.  Con las precipitaciones del agua sobre la superficie terrestre, ésta  retorna  al  estado  líquido  formando  los  ríos,  los  lagos  y  las  corrientes  subterráneas,  que  se  constituyen  en  las  reservas  de  agua dulce necesarias para la vida. En su recorrido terrestre,  una  pequeña parte del agua se evapora de nuevo, pero la mayor parte  termina  desembocando  en  los  mares  y  océanos,  con  lo  que  se  cierra ese ciclo físico del agua.     

Presiones y temperaturas 
  Las grandes masas de aire y de vapor de agua de la atmósfera, se  encuentran en un continuo y permanente movimiento en los dos  hemisferios  del  planeta,  como  consecuencia  de  las  diferencias  de  presión  y  temperatura  existentes  a  lo  largo  y  ancho  del  mismo.  Dichas diferencias, tanto de la presión como de la temperatura, se  originan  entre  las  diferentes  zonas  y  capas  de  la  atmósfera  y  guardan  una  relación  que  es  variable  en  función  de  la  altura:  conforme aumenta la altura sobre el nivel del mar, disminuyen de  una forma progresiva, tanto las presiones como las temperaturas.   

43 

 

Mapa con áreas de diferentes presiones 

 

Ambos  factores  influyen  permanentemente  en  la  interacción  del  aire y la humedad que contiene, lo cual origina el movimiento de  las  masas,  cuya  consecuencia  final  es  que  dicho  vapor  de  agua  pueda  llegar  en  forma  de  lluvia,  a  lo  largo  y  ancho  de  toda  la  superficie  terrestre,  con  evidentes  irregularidades  y  variaciones,  que  van  desde  aquellas  áreas  donde  en  determinados  períodos  estacionales  se  producen  grandes  inundaciones,  hasta  aquellas  otras zonas muy áridas debido a que la escasez de lluvias es casi  permanente, y otras en las que a determinadas épocas lluviosas se  suceden prolongados períodos de sequía.    

 

Huracanes en el océano Atlántico 

 

44  Cuando  dichos  factores  convergen  de  forma  extrema  en  grandes  zonas donde se concentran las masas aire y de humedad o vapor  de agua, entre las que a su vez se dan importantes diferencias  de  temperaturas  y  presiones,  se  desarrollan  fenómenos  que  pueden  llegar  a  resultar  extremos,  como  son  las  tormentas,  vendavales,  tornados,  tifones,  ciclones,  huracanes,  etc.  en  cuyos  orígenes  y  causas  intervienen  siempre  dichos  elementos  y factores, creando  unas  condiciones  que  resultan  determinantes  en  función  del  volumen de las masas de aire y de humedad que se concentran en  determinadas  áreas  de  la  atmósfera,  y  que  interaccionan  con  menor o mayor intensidad cuanto mayores son las diferencias de  presiones y temperaturas.  Esas mismas circunstancias se dan en las enormes masas de agua  que componen los océanos y mares, que también se encuentran en  constante y permanente movimiento y renovación, a causa de los  mismos factores que provocan los movimientos de masas de aire  en la atmósfera. En las aguas de los océanos concurren igualmente  unas condiciones térmicas específicas, en cuanto a la variación de  temperaturas entre las diferentes masas o capas, en función de la  distancia  y  de  la  profundidad  que  las  separan,  y  donde,  por  ejemplo,  las  aguas  de  las  zonas  tropicales  son  cálidas,  mientras  que  las  de  las  zonas  polares  son  muy  frías.  Igualmente,  en  unos  pocos  cientos  de  metros  de  profundidad,  se  pueden  llegar  a  dar  diferencias  de  temperaturas  de  hasta  más  de  20º,  temperaturas  que descienden de forma progresiva entre las aguas cercanas a la  superficie y las aguas profundas.  Son esas condiciones térmicas junto con las diferencias de presión  las que dan lugar al permanente movimiento de las masas de agua,  como  ocurre  en  las  grandes  corrientes  oceánicas  que  se  generan  desde  las  zonas  más  cálidas,  situadas  en  el  Ecuador,  hasta  las  zonas polares y a la inversa, siendo esos movimientos en función  de las diferentes temperaturas que se dan entre las aguas, ya que  las  aguas  cálidas  se  desplazan  por  las  capas  más  próximas  de  la  superficie y las aguas frías por las capas de las profundidades.  

45 

 

Corrientes oceánicas 

 

Como  conclusión,  debemos  considerar  aunque  sea  de  una  forma  muy  elemental,  que  los  principios  o  factores  que  determinan  y  condicionan esos movimientos, tanto en la atmósfera como en las  aguas  de  los  océanos,  son:  El  calor  del  sol  y  el  frío  de  los  hielos  polares.  Dichos factores, calor y frío, influyen de una manera determinante  en los gases y fluidos, en los elementos que componen el aire de la  atmósfera y en el agua, ocasionando que se generen esos valores  de  presiones  y  temperaturas  variables  que  se  dan  entre  las  diferentes áreas del planeta.   Los principios básicos de dichos factores, como son la interacción  entre el calor y el frío, en elementos con diferentes temperaturas,  están formulados en las primeras leyes de la Termodinámica, que  expresados de una forma muy elemental, vendrían a significar que  cuando se aplica una fuente de calor a un elemento, dicho calor es  absorbido  de  forma  progresiva  por  el  elemento  hasta  que  su  temperatura  alcanza  valores  iguales  en  toda  su  masa  y  se  estabiliza. El proceso de absorción del calor origina, de forma muy  especial  en  los  fluidos,  un  movimiento  interno  de  las  moléculas,  debido a que aquellas moléculas más cercanas a la fuente de calor, 

46  conforme  absorben  el  calor  y  aumentan  su  temperatura  se  desplazan  en  un  movimiento  constante  y  permanente,  siendo  sustituidas por otras moléculas con menor temperatura, hasta que  el  conjunto  del  fluido  absorbe  todo  el  calor  y  alcanza  el  mismo  grado de temperatura.     Ha de considerarse de nuevo que todas las condiciones que se han  señalado se producen en el contexto de un planeta, la Tierra, que  es un gran objeto magnético, considerado de este modo, que a su  vez  se  mueve  en  el  espacio  en  el  entorno  de  un  inmenso  campo  gravitatorio,  dando  lugar  a  diferentes  y  sucesivas  estaciones  climáticas,  por  lo  que  las  circunstancias  o  factores  que  se  han  comentado  se  desarrollan  dentro  de  un  sistema  en  el  que  interactúan otras muchas fuerzas considerables, cuyas influencias  a  su  vez  han  de  ser  sin  duda  determinantes,  y  que  resultan  muy  complejas de establecer con precisión.   Las condiciones señaladas, están determinadas por la acción de la  termodinámica  y  por  los  efectos  de  esas  extraordinarias  fuerzas  gravitatorias,  que  son  las  causas  que  originan  los  movimientos  permanentes  en  los  fluidos  que  cubren  el  planeta,  tanto  de  los  elementos que componen el aire de la atmósfera como el agua de  mares  y  océanos,  y  se  aprecian  tanto  mayores  o  más  violentos  cuanto  mayores  resultan  ser  las  diferencias  de  temperaturas  y  presiones que se dan entre las masas más próximas, dando lugar a  su vez, en determinadas condiciones de la atmósfera, a fenómenos  naturales muy específicos, en los que podemos observar cómo se  desprenden importantes cargas eléctricas que tienen una relación  causal directa con lo que en Física se conoce como electricidad, un  recurso energético que se precisa y se busca de forma imperiosa,  ya  que  resulta  indispensable  para  el  desarrollo  de  numerosas  actividades económicas.       

47   

El agua fuente de energía 
  Las  distintas  fases  del  ciclo  natural  del  agua  son  aprovechadas  como fuentes para la obtención de energía. Una de ellas fue, es y  seguirá  siendo  una  de  las  fuentes  clásicas  para  la  producción  de  energía eléctrica. El proceso es el más elemental. Cuando el vapor  de agua de las nubes se condensa y cae sobre la tierra en forma de  lluvia,  sobre  los  montes  o  cordilleras,  al  volver  al  estado  líquido  recupera  la  densidad  y  el  peso  original,  y  por  el  efecto  de  la  gravedad, cobra una gran fuerza al caer por grandes saltos. Dicha  fuerza  se  aprovecha  acumulando  el  agua  en  embalses  o  presas,  construidas  en  los  desniveles  orográficos  y  se  deriva  a  través  de  unos conductos que mueven unas turbinas con las que se genera  la electricidad.  Otra de las formas de producir energía a partir del agua, consiste  en  aprovechar  su  estado  gaseoso,  aplicando  energía  térmica  de  forma artificial, que la convierte en vapor del agua que se acumula  aumentando  considerablemente  su  presión  que  origina  una  gran  fuerza, el cual se deriva a través de conductos y con dicha presión  se mueven los generadores para obtener electricidad. De la misma  forma,  esa  energía  se  utilizó  en  otras  épocas  como  fuerza  para  mover diversos motores de vapor, en los trenes, barcos, coches.   Una  curiosa  paradoja:  El  agua  en  estado  gaseoso  no  tiene  peso  específico debido a su baja densidad; en cambio el agua al volver  al estado líquido recupera la densidad original, ganando en masa y  en el peso que fue ‘diluido’ por la acción térmica del calor. De esa  forma, el agua al recuperar peso puede ser utilizada como fuerza  para mover generadores y obtener electricidad. Por otra parte,  si  se produce vapor de agua de forma artificial, debido a la presión  que acumula también puede ser utilizada como fuerza que mueve  generadores, con lo que igualmente se obtiene electricidad.   En  cambio  y  de  forma  opuesta,  el  vapor  de  agua  liberado  en  la  atmósfera, al no tener densidad tampoco tiene peso, ni se acumula  la  presión,  por  lo  que  ‘desaparecen’  esas  fuerzas  y  en  ese  estado 

48  gaseoso no existe posibilidad de ser utilizada como una fuente de  energía...  aunque  esto  quizás  sea  solo  aparentemente,  porque  la  energía siempre está, sólo se transforma.     Los Espíritus de los Cuatro Vientos, según Paracelso.    «Los  Espíritus  de  los  Cuatro  Vientos  cumplen  un  papel  similar en la vida interior del hombre, y son Euro, viento del este;  Céfiro, viento del oeste; Auster, viento del sur; y Bóreas, viento del  norte.  El  viento  del  este,  la  fuerza  de  “conservación”,  es  cálido  y  seco;  húmedo  y  frío  es  el  viento  del  oeste,  la  fuerza  de  “putrefacción”;  cálido y húmedo el viento del sur, la fuerza “resolutiva”; frío y seco  el viento del norte, la fuerza de “coagulación”.  El  hombre  es  la  marioneta  inconsciente  de  los  Espíritus  causales  de los Vientos, que traen consigo la sequía, las lluvias, las heladas  y el calor, y mantienen la envoltura aérea de la tierra en perpetuo  movimiento, al igual que los vientos interiores actúan agitando el  alma  humana.  La  vida  de  las  criaturas  terrestres,  todo  lo  sano  y  fructífero, depende del equilibrio entre las heladas y el calor, entre  la sequía y la humedad.  Paracelso  ha  presentado  a  los  Cuatro  Vientos  que  mantienen  en  movimiento  la  envoltura  aérea  de  la  tierra  con  los  mismos  atributos  (frío,  húmedo,  etc.)  que  da  a  las  “Complexiones”  humanas. Ya que los vientos no son el “Aire”, sino aquello que  da  al aire las características que le diferencian en cuatro tipos de aire  y  que  merced  a  su  intercambio  de  actividades  proporcionan  vitalidad  al  aire.  Como  resultado  de  esta  vitalización,  de  esta  “vida”,  se  permite  a  la  Tierra  dar  vida  futura  a  las  plantas,  a  los  animales y a los hombres.»  Cita del libro ‘Las causas ocultas de la enfermedad’, de E. Wolfram    Paracelso  fue  un  célebre  médico  y  astrólogo  suizo  del  siglo  XVI  que destacó, entre otros, por sus conocimientos sobre la Alquimia.  A  través  de  sus  escritos  transmitió  los  secretos  ocultos  de  esa  misteriosa ciencia, empleando términos sencillos para expresar de 

49  forma  esotérica,  cerrada,  oculta,  únicamente  comprensible  para  los que hubieran sido iniciados, los conocimientos de las distintas  fases  de  los  trabajos  que  debían  acometer  los  que  pretendieran  alcanzar el conocimiento o fin último de la Obra, que no era otro  que lograr la Piedra Filosofal.  En la referencia citada, Paracelso reflejó de una forma maravillosa  las  propiedades  de  los  vientos  para  hacer  una  analogía  sobre  las  causas  que  influyen  en  las  enfermedades  que  se  producen  o  se  desarrollan  en  el  cuerpo  humano,  ya  que,  según  sus  postulados,  las citadas propiedades se asemejan a las que se reproducen en el  interior de los seres humanos y que dan lugar a lo que se conoce  como las ‘cuatro complexiones’ que distinguen los temperamentos  y sus aspectos físicos en función de los cuatro humores o líquidos  que hay en el cuerpo: Sangre, bilis amarilla, bilis negra y flema.  Lo Sanguíneo proviene de lo salado, de lo que es caliente y húmedo.  La Cólera proviene de lo amargo, de aquello que es seco y caliente.  La Melancolía de lo que es ácido, de aquello que es frío y seco.  La Flema de lo dulce, de lo que es frío y húmedo.  Estas propiedades, atribuidas para los fluidos del cuerpo humano  por un destacado alquimista como fue Paracelso, asimilándolas a  ‘los  espíritus  de  los  vientos’,  representan  las  condiciones  físicas  más  elementales  que  predominan  en  la  atmósfera,  compuesta  en  su  mayor  amplitud  por  fluidos  gaseosos.  Húmedo  y  seco,  frío  y  cálido. La humedad y la temperatura son los factores básicos que  determinan la formación de los vientos y de su intensidad.   La  interacción  de  dichos  factores,  en  correlación  con  el  volumen  de  las  masas  a  las  que  afectan  y  su  proximidad  o  lejanía,  en  un  entorno donde actúan poderosos campos de fuerzas de naturaleza  magnética  y  gravitatoria,  determinan  el  desarrollo  de  la  gran  diversidad de fenómenos que se producen en la atmósfera, entre  los cuales, como muy bien indicaba Paracelso, son los vientos que  condicionan la vida de todos los seres vivos. Los hay suaves, como  las  brisas  marinas  y  los  hay  violentos  como  los  tornados,  que  tienen consecuencias devastadoras.   Las  condiciones  físicas  que  originan  los  vientos,  liberan  fuerzas  que  pueden  ser  aprovechadas  para  producir  electricidad,  como 

50  por  ejemplo  con  la  utilización  de  los  aerogeneradores  que  transforman  esas  fuerzas  en  energía.  Veamos  una  descripción  breve  y  sencilla  de  los  conceptos  que  son  causa  de  esas  condiciones y cómo interactúan en la atmósfera.      

Humedad 
  Un constante y permanente fluir de vapor de agua se genera como  consecuencia  de  la  insolación  de  los  rayos  solares  sobre  las  superficies de océanos, mares o masas de agua, y se entremezcla  en  la  atmósfera,  con  los  fluidos  gaseosos  que  la  componen  y  que  absorben esa humedad, que se incrementa de forma progresiva y  se reparte irregularmente, en función de otras dos condiciones: la  temperatura  y  la  presión.  Esta  característica  es  conocida  como  humedad  relativa  del  aire,  lo  que  significa  que  en  la  atmósfera  siempre  hay  contenida  una  determinada  cantidad  de  agua,  por  pequeña  que  sea,  en  todas  partes  y  lugares,  desde  los  ambientes  más húmedos o tropicales, hasta los más áridos y secos como en  los grandes desiertos.     «Una masa de aire no puede contener una cantidad ilimitada  de  vapor  de  agua.  Hay  un  límite  a  partir  del  cual  el  exceso  de  vapor se licúa en gotitas. Este límite depende de la temperatura  ya  que  el  aire  caliente  es  capaz  de  contener  mayor  cantidad  de  vapor de agua que el aire frío. Así, por ejemplo, 1 m³ de aire a 0ºC  puede  llegar  a  contener  como  máximo  4,85  gramos  de  vapor  de  agua,  mientras  que  1  m³  de  aire  a  25ºC  puede  contener  23,05  gramos  de  vapor  de  agua.  Si  en  1  m³  de  aire  a  0ºC  intentamos  introducir  más  de  4,85  gramos  de  vapor  de  agua,  por  ejemplo  5  gramos,  sólo  4,85  permanecerán  como  vapor  y  los  0,15  gramos  restantes  se  convertirán  en  agua.  Decimos  que  una  masa  de  aire  está saturada cuando su humedad relativa es del 100%.»       

51 

Temperatura 
  La  temperatura  es  la  cantidad  de  calor  que  posee  el  aire  de  la  atmósfera. Influye sobre la misma la acción de los rayos solares ya  que el Sol es la principal y mayor fuente de calor de la Tierra. La  distribución  irregular  de  las  temperaturas  existentes  sobre  las  distintas zonas a lo largo de la superficie terrestre depende de una  gran  cantidad  de  factores  que  influyen  sobre  la  misma.  Un  fenómeno  de  especial  importancia  es  que  la  temperatura  de  la  atmósfera terrestre varía con la altitud. La relación entre la altitud  y la temperatura es variable en función de las distintas capas de la  atmósfera que la componen: troposfera, estratosfera, mesosfera y  termosfera.  «La radiación solar es la principal fuente de energía térmica  y  prácticamente  la  única  para  la  atmósfera  de  nuestro  planeta.  Esta radiación solar nos llega en forma de insolación: rayos de luz  y  de  calor  con  diferentes  longitudes  de  onda  que  constituyen  el  espectro visible ‐rayos luminosos‐, los de menor longitud de onda  no visibles ‐rayos ultravioleta‐ y de mayor longitud de onda ‐rayos  infrarrojos‐ que tampoco son visibles. Así pues, el espectro visible  se encuentra en el medio del espectro constituido por la radiación  solar  que  llega  a  nuestro  planeta,  y  más  específicamente,  a  la  atmósfera terrestre.  La radiación solar atraviesa la atmósfera sin calentarla, porque el  aire  es  diatérmano,  es  decir,  se  deja  atravesar  por  los  rayos  solares  sin  calentarse.  Pero  esta  radiación  solar,  al  llegar  a  la  superficie  terrestre  o  marítima  se  transforma  aumentando  su  longitud de onda y pueden calentar tanto las aguas como el suelo  y  las  capas  inferiores  del  aire.  Así,  este  calentamiento  de  la  atmósfera  terrestre  no  es  directo  sino  indirecto,  a  partir  de  los  rayos infrarrojos de mayor longitud de onda que son re‐emitidos  por la superficie terrestre caliente.  No  obstante,  en  determinadas  condiciones  particulares,  como  el  fenómeno de la inversión térmica, esto puede variar, y el gradiente  negativo llegar a convertirse en positivo, es decir, aumentar según  ascendemos. Se pueden distinguir dos tipos de inversión térmica: 

52  la  inversión  de  gran  altura,  debida  a  una  convergencia  frontal,  cuando  una  masa  de  aire  caliente  es  forzada  a  ascender  dinámicamente;  y  la  superficie  de  inversión,  más  localizada,  que  se  produce  en  situaciones  de  anticiclón  térmico,  cuando  el  aire  desciende por enfriamiento y la pérdida de temperatura es mayor  en las capas bajas que en las altas.»  Diferentes temperaturas y presiones que varían de forma cíclica y  permanente  se  dan  en  función  de  la  altitud,  tomada  desde  la  superficie del mar, tal como se pueden observar en el ejemplo del  siguiente cuadro.    

 
Gradientes de temperatura y presión 

   

Presión atmosférica 
  «La  presión  atmosférica  puede  ser  imaginada  como  el  peso  de una columna recubierta de aire. Al igual que la temperatura, la  presión  disminuye  con  la  altura.  La  presión  atmosférica  es  generalmente  medida  en  milibares  (mb).  Esta  unidad  de  medida  es  equivalente  a  1  gramo  por  centímetro  cuadrado.  Otras  unidades  son  usadas  ocasionalmente,  como  bares,  atmósferas,  o  mm de mercurio.» 

53  La presión disminuye rápidamente con la altura, pero además hay  diferencias  de  presión  entre  unas  zonas  de  la  troposfera  y  otras  que tienen gran interés desde el punto de vista climatológico. Son  las  denominadas  zonas  de  altas  presiones,  cuando  la  presión  reducida  al  nivel  del  mar  y  a  0ºC,  es  mayor  de  1.013  milibares  o  zonas de bajas presiones si el valor es menor que ese número. En  meteorología se trabaja con presiones reducidas al nivel del mar y  a  0ºC  para  igualar  datos  que  se  toman  a  diferentes  alturas  y  con  diferentes temperaturas y poder hacer así comparaciones. El aire  se  desplaza  de  las  áreas  de  más  presión  a  las  de  menos  originándose de esta forma los vientos.   «Se  llaman  isobaras  a  las  líneas  que  unen  puntos  de  igual  presión. Los mapas de isobaras son usados por los meteorólogos  para las predicciones del tiempo.»     

El punto triple del agua 
  «El punto triple de un elemento es aquel en el cual coexisten  en  equilibrio  el  estado  sólido  ‐punto  de  congelación‐,  el  estado  líquido  ‐punto  de  condensación‐  y  el  estado  gaseoso  ‐punto  de  ebullición‐  de  un  elemento.  Se  define  como  la  relación  variable  entre una temperatura y una presión, que es lo que determina el  estado  de  un  líquido,  en  este  caso  del  agua.  El  punto  triple  del  agua está a 273,16 K (0,01°C) y a una presión de 611,73 pascal.»     Dicho estado o punto triple del agua se suele dar por regla general  en  determinadas  condiciones  atmosféricas,  en  las  que  conviven  simultáneamente  moléculas  en  esos  tres  estados,  o  que  también  favorecen  que  el  estado  de  esas  moléculas  cambien  rápidamente  dando lugar a los fenómenos de precipitación, en forma líquida  o  sólida, que suele ir acompañada de otros fenómenos atmosféricos,  como  los  fuertes  vientos  o  las  descargas  eléctricas,  ya  que  las  precipitaciones  del  agua  dependen  además  de  las  condiciones 

54  eléctricas  de  la  atmósfera,  según  las  cuales,  se  condensará  en  forma de lluvia, o de nieve o de granizo.    «Las gotitas de agua en suspensión en un líquido no acuoso  de  la  misma  densidad  alcanzan  fácilmente  el  estado  de  sobrefusión,  y  los  meteorólogos  han  reconocido  que  las  gotitas  finalmente  dispersadas  en  las  nieblas  y  en  las  nubes  pueden  permanecer en estado líquido muy por debajo de los 0º.»   

Cristal de nieve 

 

  Curiosamente, las moléculas de agua se agrupan en una estructura  que tiene una forma piramidal, mientras que las estructuras de los  cristales de hielo o de nieve tienen una forma hexagonal perfecta.     

H2O H2O H2O H2O H2O
 

Estructura de las moléculas de agua 

   

55 

Electricidad en la atmósfera 
  Hemos señalado anteriormente la curiosa paradoja de que el agua,  tanto  en  su  estado  líquido  como  en  su  estado  de  vapor  con  alta  presión,  acumula  una  gran  fuerza  susceptible  de  ser  utilizada  como  fuente  de  energía  para  obtener  la  electricidad.  Y  en  la  atmósfera,  por  el  contrario,  el  agua  se  encuentra  en  forma  de  vapor a muy baja presión, y adolece de esa fuerza como tal fuente  de energía, por lo que su utilización carece de interés. Aunque, en  determinadas  condiciones  de  la  atmósfera,  podemos  observar  cómo se liberan grandes cargas de electricidad.        Desde  tiempos  inmemoriales,  los  seres  humanos  hemos  sentido  un gran  temor irracional, y a la vez un especial respeto hacia  los  fenómenos  que  se  producen  en  los  días  de  tormenta.  El  súbito  resplandor  de  las  centellas  y  relámpagos,  siempre  nos  ocasionan  esa sensación de  tensa espera durante los breves segundos en los  que tarda en escucharse el estruendoso retumbar del trueno.   

Rayos en días de tormenta 

 

   

56  Todos los días, a todas horas, en numerosos y diversos lugares del  planeta  se  están  produciendo  fenómenos  de  tormenta,  de  forma  permanente  y  variable.  Las  descargas  eléctricas  de  los  rayos  se  suceden  de  forma  intermitente,  y  el  número  de  rayos  que  se  desprenden  cada  día  en  todo  el  mundo  se  contabiliza  por  miles.  Estos  fenómenos  eléctricos  se  producen  en  unas  determinadas  y  específicas condiciones atmosféricas, en las que indefectiblemente  siempre  están  presentes  grandes  masas  nubosas,  generalmente  cargadas de agua y en ocasiones también de granizo.  Diariamente vemos cómo las nubes se mueven en los cielos, cómo  pasan de una forma muy variable y aleatoria, lenta o rápidamente,  hay días que transcurren completamente nublados, cubiertos por  espesas capas de nubes, que en ocasiones pasan sin descargar una  sola  gota  de  agua  y  en  otras  pasan  días  enteros  descargando  las  lluvias.  En  los  días  más  calurosos  y  con  embolsamientos  de  aire  frío en las capas altas de la atmósfera, se producen la formación de  grandes cúmulos de nubes llamadas de desarrollo o evolución, con  presencia  de  fuertes  vientos,  cálidos  que  ascienden  y  fríos  que  descienden,  y  es  entonces  cuando  comienzan  a  generarse  las  descargas eléctricas, con los relámpagos, los rayos y los truenos.   Son  esas  las  condiciones  atmosféricas  que  convergen  en  los  días  de tormenta. Temperatura, humedad, calor, frío, bajas presiones y  fuertes vientos, y las consecuencias son que del vapor de agua  se  desprenden continuas e impresionantes descargas de electricidad  natural. Son las leyes de la naturaleza, las leyes de la física, las que  hay que respetar y observar para aprender de ellas todo cuanto se  necesita conocer.  Porque,  aunque  estemos  acostumbrados  a  ver  que  las  descargas  eléctricas se originan principalmente en los días de tormenta,  no  son  esas  las  únicas  circunstancias  o  condiciones  en  las  que  se  producen.  Con  gran  frecuencia  se  producen  también  descargas  eléctricas  en  condiciones  atmosféricas  diferentes,  como  ocurren  en  las  erupciones  volcánicas,  donde  podemos  observar  cómo  de  entre  las  nubes  calientes  de  ceniza  se  desprenden  gran  cantidad  de descargas eléctricas y rayos.     

57 

 

Electricidad liberada en la erupción de un volcán 

 

Y es que allí donde convergen las condiciones atmosféricas que se  han  señalado,  se  producen  este  tipo  de  fenómenos  eléctricos  naturales,  como  también  ocurre,  por  ejemplo,  en  un  fenómeno  conocido  como  el  ‘Relámpago  de  Catacumbo’,  que  se  origina  en  una extensa zona de ciénagas existentes en Venezuela.     «El relámpago aparece sobre los cielos del Estado Zulia entre  140  y  160  noches  por  año,  y  cada  vez  que  lo  hace  refulge  entre  siete  y  diez  horas  continuas,  con  una  frecuencia  de  50  descargas  por  minuto  y  una  intensidad  de  hasta  400.000  amperios.  En  el  siglo  XIX,  el  naturalista  alemán  Alexander  Von  Humboldt,  lo  describió  como  “explosiones  eléctricas  que  son  como  fulgores  fosforescentes”, las cuales constituyen un regenerador de la capa  de  ozono,  gracias  a  la  liberación  de  partículas  de  oxígeno  que  al  chocar producen este gas.   El  ‘Relámpago’  es  el  primer  generador  de  electricidad  de  origen  tormentoso  del  planeta,  pues  “en  diez  minutos  de  recurrencia  genera  la  energía  necesaria  para  encender  las  bombillas existentes en toda Suramérica”.   El  fenómeno  se  produce  a  partir  del  choque  de  nubes,  cuya  formación  depende  de  la  presencia  de  agua.  Las  nubes  se  cargan  por  la  confluencia  de  vientos  en  una  zona  de  baja  presión,  sobre 

58  un  espejo  de  agua  (parque  nacional  Las  Ciénagas)  y  contra  las  montañas  (de  la  sierra  de  Perijá).  La  ecuación  la  completan  los  gases  emanados  de  la  descomposición  de  materia  orgánica  del  parque, que al recibir el choque eléctrico producen el relámpago.»   

 

Fenómeno del relámpago de Catacumbo 

 

Es  la  electricidad  que  se  libera  en  plena  atmósfera,  es  la  energía  que contiene el agua, porque el agua es la gran fuente de energía  natural  del  planeta.  Sería  una  gran  propuesta  de  solución  que  permitiría resolver los problemas de escasez de energía eléctrica  en  el  mundo,  si  se  pudieran  reproducir  esas  mismas  condiciones  naturales  de  una  forma  artificial,  para  aprovecharlas  como  una  fuente  de  energía  de  la  que  se  podría  obtener  a  voluntad  toda  la  electricidad que se deseara.        

59   

El agua fuente de riqueza 
  Año  de  nieves,  año  de  bienes,  dice  un  refrán  popular,  muy  extendido en regiones donde los cultivos agrícolas son una de las  actividades  predominantes.  Y  es  porque  los  agricultores  conocen  muy bien que en los años que registran fuertes precipitaciones de  nieve en las cumbres, las cosechas serán excelentes, gracias a que  dispondrán de agua suficiente para el riego de sus campos. Y esto  es así porque donde hay agua hay riqueza.  Pero en otros muchos lugares no existen esas montañas en las que  se  acumule  la  nieve,  ni  lluvias  regulares,  sino  todo  lo  contrario,  más bien se dan unas situaciones de escasez de agua cada vez más  alarmantes, y por regla general, donde falta agua hay pobreza.    La ONU alerta de que el planeta ya sufre “escasez crónica de  agua”.  «Ni  el  oro,  ni  el  petróleo,  ni  el  uranio.  El  mayor  tesoro  que  guarda  nuestro  planeta  es  el  agua.  Y  la  calificamos  de  'tesoro'  porque  es  valiosa,  imprescindible  para  la  vida  y  cada  vez  más  difícil de encontrar. Varios organismos internacionales  han dado  la voz de alarma por el mal uso que se hace de este recurso y  sobre todo, porque el momento de que se agote está cada vez más  cerca.  Esta  semana  la  ONU  informaba  de  que el  suministro  de  agua potable será un 40% inferior a la demanda en 2030 si no  se mejora la eficiencia en su uso. Esa escasez se convertirá en un  fenómeno  que  "desafiará"  a  los  gobiernos,  debido  al  crecimiento  de  la  población  mundial,  al  aumento  del  nivel  de  vida,  a  la  sobreexplotación,  al  deterioro  de  la  calidad  del  agua  y  al  calentamiento global.  Sin  embargo,  por  mucho  que  esa  situación  ponga  en  jaque  a  la  clase  política,  lo  que  resulta  angustiante  es  la  repercusión  que  tendrá  en  millones  de  vidas  humanas,  que  no  podrán  acceder  al  agua potable y se verán privadas de los beneficios que reporta. 

60  No hace falta trasladarse al año 2030. En pleno 2010 existen 900  millones de personas sin acceso al agua potable y limpia. Ocho de  cada diez personas están expuestas a enfermedades por consumir  ese  líquido  elemento  contaminado.  4.500  niños  mueren  al  día,  principalmente  en  los  países  de  África,  debido  a  la  falta  de  instalaciones básicas de saneamiento.»  Esta  noticia  fue  publicada  en  los  medios  de  comunicación  en  el  año 2010, con motivo del Día Mundial del Agua. Paradójicamente,  cinco años antes, en el año 2005 y conmemorando el mismo Día,  se publicaron informaciones similares alertando de los problemas  relacionados con la escasez de agua.     Alerta  sobre  un  futuro  sin  agua.  La  ONU  prevé  que  2.000  millones de personas pasarán sed a mediados de siglo.  «El  50%  de  la  población  en  los  países  en  desarrollo  está  expuesta  a  fuentes  de  agua  contaminada.  La  presión  sobre  los  sistemas de provisión de agua continental en todo el mundo está  aumentando en paralelo al crecimiento demográfico y económico.  Ambos fenómenos plantean dos grandes retos: la falta progresiva  del  agua  y  su  contaminación.  Así  se  expone  en  el  informe  Agua  para  todos,  agua  para  la  vida  que  han  elaborado  más  de  una  veintena de agencias de la ONU y en el que se analiza la evolución  de  los  recursos  hídricos  en  el  mundo,  hecho  público  con  ocasión  del  Día  Mundial  del  Agua.  Según  el  informe,  a  mediados  de  siglo,  unos 2.000 millones de personas en 48 países sufrirán la escasez  de agua. Y eso en el mejor de los casos, porque, en el peor de  los  escenarios posibles, unos 7.000 millones de personas en 60 países  padecerán esa carencia.   El  informe  indica  que  la  cantidad  de  agua  dulce  (el  2,53%  de  la  que  hay  en  el  planeta)  está  comenzando  a  escasear  debido  al  incremento  de  la  población  y  a  la  contaminación.  Se  calcula  que  diariamente  unos  dos  millones  de  toneladas  de  desechos  son  arrojados  a  las  aguas  en  los  ríos  y  rieras,  los  lagos  y  el  mar  en  forma  de  residuos  industriales  y  químicos,  vertidos  humanos  y  desechos  agrícolas.  Las  estimaciones  más  recientes  sugieren,  además,  que  el  cambio  climático  agravará  un  20%  la  escasez  de 

61  agua,  aunque  sus  efectos  son  inciertos.  Aun  así,  se  calcula  que  la  precipitación aumentará probablemente desde las latitudes 30ºN  y 30ºS, pero muchas regiones tropicales y subtropicales recibirán  posiblemente  una  cantidad  de  lluvia  inferior  y  más  irregular.  La  tendencia a que se registren condiciones meteorológicas extremas  hará  más  probables  las  inundaciones,  las  sequías,  las  avalanchas  de lodo, los tifones y ciclones...»    Se  trata  pues  siempre  del  mismo  problema,  pero  que  lejos  de  atajarlo desarrollando las soluciones que se precisan, se agrava y  se extiende con el paso de los años, afectando progresivamente  a  un número cada vez mayor de seres humanos en todo el mundo.      «  ¿Hay  agua  potable  para  todos?  Sí  que  la  hay.  No  existe  escasez  de  agua.  Pensar  eso  es  un  error.  Lo  que  no  hay  son  infraestructuras  para  suministrarla.  El  problema  está  en  la  accesibilidad.  Hay  1.200  millones  de  personas  que  no  tienen  acceso  a  agua  segura  y  2.600  millones  que  no  tienen  agua  para  saneamiento.  Sabemos  que  inaugurar  una  letrina  no  es  muy  fotogénico,  pero  creemos  que  las  tareas  de  los  funcionarios  no  tienen  que  ser  fotogénicas,  sino  funcionales.  Deben  servir  a  la  comunidad.  Por  eso  en  Naciones  Unidas  consideramos  que  estamos ante un problema ético muy serio.»  «Tenemos que mandar un mensaje claro al mundo de que el  acceso al agua potable y al saneamiento son un derecho básico y  que  hay  que  hacer  todo  lo  posible  para  que  sean  una  realidad",  dijo en la presentación el embajador de Bolivia ante la ONU, Pablo  Solón.  El  derecho  al  agua  potable  y  el  saneamiento  son  derechos  humanos independientes y como tales debemos reconocerlos, así  que instamos a los Estados a cumplir con sus obligaciones.»  Resulta paradójico que en un planeta donde el 70 por ciento de su  superficie está cubierto por el agua de inmensos océanos y mares,  y  donde  sólo  el  2,5  por  ciento  es  agua  dulce,  éste  elemento  imprescindible para la vida cotidiana, sea escaso en determinados 

El agua potable es un derecho básico. 

62  lugares  o  regiones  del  mundo.  Y  esto  ocurre  porque  los  factores  que intervienen en la dinámica del agua en la naturaleza son muy  delicados,  muy  cambiantes  y  sujetos  a  unas  leyes  físicas  muy  delicadas,  pero  que  a  la  vez  resultan  muy  complejas,  difíciles  de  comprender e imposibles de controlar, y mucho menos de poder  alterarlas utilizando medios artificiales. Acaso tan sólo se podrían  tratar de copiar o intentar reproducir.  «Las estimaciones más recientes calculan que el volumen de  agua sobre la Tierra es de 1.386 billones de metros cúbicos, de los  cuales, el 96,5 por ciento está en los mares y océanos, y solo el 3,5  por ciento en el resto de la superficie terrestre. Pero lo que es más  curioso,  el  agua  que  transportan  todos  los  ríos  del  mundo  representa  escasamente  el  0,0002  por  ciento  del  agua  total  que  existe en la Tierra.»  La  escasez  de  agua  potable  en  determinados  lugares  del  planeta  no sólo es debido a la falta de lluvias, sino a las consecuencias de  la propia actividad humana.  «Los  residuos  de  la  actividad  industrial,  los  nitratos  usados  como  fertilizantes  y  los  desechos  humanos  y  animales  siempre  acaban en el mismo sitio: en los ríos. El 70 por ciento de los cauces  chinos  agonizan;  están  tan  contaminados  que  se  desaconseja  no  sólo  beber  su  agua,  sino  incluso  entrar  en  contacto  con  ella.  La  sobreexplotación de los acuíferos está haciendo que en muchos de  ellos  se  produzcan  filtraciones  de  agua  salada  o  de  sustancias  tóxicas,  como  el  arsénico,  que  echan  a  perder  un  tesoro  almacenado durante millones de años.»  «Existe suficiente agua potable en el planeta para abastecer a  6.000 millones de personas, pero además de que está distribuida  de forma irregular, no se gestiona correctamente.»  El agua es un elemento indispensable y el más necesitado para el  desarrollo  económico  y  la  convivencia  en  cualquier  actividad  humana.  Disponer  de  suministro  de  agua  potable  en  los  núcleos  de población es un reto que irá incrementándose con el transcurso  de los años.    «Mientras que los países en vías de desarrollo carecen de la  infraestructura  necesaria  para  transportar  el  agua  desde  los  ríos 

63  hasta los núcleos de población, en muchos países desarrollados se  sufren  periódicamente  sequías  agravadas  por  las  cada  vez  mayores  necesidades  de  agua  para  regadío  y  para  suministro  de  nuevas zonas urbanizadas.»  «Según la ONU, a lo largo del último siglo, el uso y consumo  de  agua  creció  a  un  ritmo  dos  veces  superior  al  de  la  tasa  de  crecimiento  de  la  población,  aumentando  así  sustancialmente  el  número de regiones con niveles crónicos de carencia de agua.»  Obtener  agua  potable  de  forma  artificial  resulta  muy  sencillo  de  lograr gracias a los avances tecnológicos experimentados en esta  materia. Sin embargo los sistemas utilizados en la actualidad para  estos  fines  resultan  muy  costosos,  no  sólo  por  el  precio  de  la  energía que consumen sino por el coste del impacto que causa en  la  naturaleza  por  la  mayoritaria  utilización  de  energías  cuyo  origen está en los combustibles fósiles o los radiactivos. Los  altos  costes  pueden  ser  soportados  por  los  países  desarrollados,  pero  suponen una barrera casi infranqueable que deja fuera del alcance  del agua a aquellos colectivos que suelen ser los más necesitados.  Probablemente,  uno  de  los  mayores  obstáculos  que  existen  para  dar  con  las  soluciones  apropiadas  a  los  problemas  de  suministro  de  agua  potable  sea  el  dinero,  o  más  bien  la  falta  de  dinero,  un  recurso que habría de ser considerado como inagotable, pero que  en  la  realidad  y  en  gran  medida  resulta  ser  un  recurso  que  está  limitado  por  el  egoísmo  de  algunos  o  porque  es  gestionado  con  ineficiencia por los gobernantes.   

El precio y el valor real 
  «El informe recomienda que, al establecer el coste del agua,  se  tengan  en  cuenta  las  necesidades  de  los  grupos  más  vulnerables,  como  los  niños,  las  comunidades  locales  o  las  personas que viven en la pobreza. Aunque es necesario implicar al  sector  privado,  debería  ser  sólo  "en  calidad  de  catalizador  financiero  y  no  como  condición  previa  para  el  desarrollo  del  proyecto".  Dado  que  la  valoración  del  agua  incluye  prioridades 

64  sociales  y  ambientales,  el  control  debería  permanecer  en  manos  del gobierno y los usuarios.»  «Algunas  de  las  soluciones  para  abastecer  a  zonas  necesitadas, como desalinizar agua de mar o aprovechar las aguas  subterráneas, suelen ser bastante caras.»  «Hablamos de un recurso como el agua que, al contrario que  el  gas  o  el  petróleo,  no  se  puede  trasladar  a  grandes  distancias.  Transportar el agua es muy caro y nadie va a hacerlo más allá de  500 o 600 kilómetros.»   El  agua  no  debería  ser  un  elemento  de  discriminación  por  causa  del dinero, que supone para las diversas poblaciones de países con  menores recursos o viven en economías poco desarrolladas.  «La utilización del agua como recurso geoestratégico o como  producto  de  intercambio,  está  dificultando  que  se  encuentre  una  solución  para  que  los  países  empobrecidos  puedan  sufragar  el  coste que lleva disponer del agua necesaria para los usos básicos.  En  los  del  primer  mundo,   el  problema  del  abastecimiento  está  resuelto,  ya  que  tenemos  recursos  hídricos  suficientes  y  cuando  no  es  así,  la  desalación  permite  producir  grandes  volúmenes  de  agua  potable  para  abastecer  a  cualquier  ciudad  a  precios  razonables.  El  problema  está  en  el  regadío,  que  no  permite  soportar  precios  tan  elevados  como  los  del  abastecimiento  urbano.»  El agua tampoco debería ser utilizada como un elemento de  confrontación  política  y  muchísimo  menos  de  confrontación  ideológica. Recientemente se publicaba una noticia que bien podía  ser calificada de inaudita y asombrosa: El líder iraní acusaba a los  países  europeos  de  utilizar  sistemas  para  la  desviación  de  las  masas  nubosas  de  forma  artificial,  para  que  descargaran  las  lluvias  en  otras  zonas  del  mundo,  provocando  con  ello  zonas  de  sequías en otros lugares colindantes.   La noticia refería lo siguiente:   «Ahmadineyad  acusa  a  Europa  de  "robarle  la  lluvia”.  El  último  delirio  del  tirano  iraní  consiste  en  asegurar  que  Europa  "usa  equipos"  para  evitar  que  llueva  en  Irán.  Los  países 

65  occidentales han diseñado planes para causar sequías en algunas  zonas  del  mundo,  incluyendo  a  Irán"  aseguró  Ahmadineyad  este  lunes, en un discurso en la ciudad de Arak, en Markazi.  El  líder  iraní  desglosó  aún  más  su  teoría  de  lo  que  llamó  un  "complot meteorológico" del continente europeo citando informes  sobre el clima, cuya precisión ha sido verificada, que afirman  que  los  países  europeos  están  utilizando  un  equipo  especial  para  obligar  a  las  nubes  a  descargar  sus  aguas  en  el  continente"  aseguró, según recoge The Daily Telegraph.  Ahmadineyad quiso dar veracidad a sus afirmaciones, aludiendo a  un artículo de "un político occidental" que confirmaba que la culpa  de "la sequía en algunas regiones de Turquía hasta Irán y el Este  de  Asia,  que  se  prevé  para  los  próximos  30  años"  era  responsabilidad  de  esta  supuesta  maquinaria.  Evidentemente,  el  tirano  iraní  no  precisó  a  qué  político  se  refería,  ni  localizó  el  artículo. ¿Y cuál sería el objetivo de este complot meteorológico?  Según  dijo  en  su  discurso,  Occidente  busca  "excluir  a  los  países  cuya cultura y civilización asusta a Occidente" para lo cual diseñan  "parcelas"  para  "socavar  la  república  islámica  y  socavar  su  desarrollo económico y científico".»    Suponiendo que existieran los mencionados sistemas artificiales a  que hacía referencia el citado líder, no cabría duda alguna acerca  de  que  en  los  países  con  capacidad  de  desarrollar  ese  tipo  de  tecnologías,  no  tendrían  problemas  para  el  abastecimiento  de  agua,  circunstancia  que  no  ocurre  en  la  práctica,  al  menos  no  se  tiene  conocimiento  oficial  de  la  existencia  de  dichas  tecnologías.  Bien es cierto que en determinadas zonas de algunos países se han  conocido  noticias  de  la  utilización  de  métodos  artificiales  para  deshacer las nubes de tormentas cuando estas están cargadas de  hielo, para evitar que el pedrisco produzca daños en cosechas o en  instalaciones industriales. Pero esas prácticas nada tienen que ver  con  las  mencionadas  supuestas  técnicas  para  conseguir  que  las  nubes descarguen el agua de lluvia a voluntad, y hacerlas caer en  aquellas zonas que se deseen.   Sin embargo, de resultar ciertas esas acusaciones y dar por hecho  que existiera o llegara a existir una tecnología con capacidad para 

66  provocar  lluvias  en  zonas  deseadas  a  voluntad,  o  de  desviar  las  nubes  de  forma  artificial  para  impedir  que  descarguen  lluvias  en  determinadas zonas geográficas, significaría la creación de puntos  de tensión y motivos de conflictos internacionales de muy grandes  proporciones  que  podrían  desembocar  en  verdaderas  guerras  entre países por causa del agua.  Sería  por  tanto  necesario  impedir  que  pudieran  desarrollarse   tecnologías  como  las  descritas,  mientras  que  lo  que  sí  debería  resultar posible sería investigar y desarrollar nuevas técnicas, más  elementales  para  obtener  agua  potable  a  partir  del  agua  de  los  mares, por ejemplo, y transportarla a voluntad, con bajos costes, y  hacerla llegar a todas partes donde fuera necesaria.    

Sin guerras del agua 
  «El informe desmiente el tópico de que el agua puede dar pie  a  guerras.  En  la  actualidad  existen  261  cuencas  de  ríos  que  atraviesan  más  de  una  frontera  y  145  naciones  tiene  territorios  que deben compartir esas cuencas con otros países. Sin embargo,  en  los  últimos  50  años  se  han  registrado  1.200  casos  de  acción  cooperativa, frente a 500 situaciones conflictivas. En este periodo  se  han  firmado  200  tratados  internacionales  relativos  a  distintos  cursos fluviales.»   El  agua  es  un  elemento  necesario  para  el  desarrollo  de  la  vida.  Resultaría  incongruente  pensar  que  puede  llegar  a  ser  causa  de  conflictos, de enfrentamientos o de guerras. Sencillamente porque  gestionando el agua con eficiencia se garantizaría el desarrollo de  economías allí donde fuera preciso, porque el agua es el principal  elemento  que  crea  riqueza,  porque  es  el  elemento  básico  que  sustenta las economías. 

67   

Tecnologías de desalación 
  Los métodos para obtener agua potable a partir del agua del mar  han avanzado considerablemente en las últimas décadas, y las que  más y mejor se han desarrollado son aquellas con cuyos procesos  se obtienen los mayores volúmenes de agua en menor tiempo, al  margen de los costes que tienen que soportar.  Las  tecnologías  que  se  vienen  utilizando  actualmente  podemos  dividirlas  en  dos  grandes  grupos,  según  los  procedimientos  que  utilizan  para  la  desalación.  Por  una  parte  están  los  procesos  de  membrana,  donde  se  incluyen  los  procesos  de  electrodiálisis  y  ósmosis  inversa,  y  de  otra  parte  los  que  utilizan  los  procesos  térmicos,  incluyendo  todas  las  formas  de  destilación.  Veamos  algunas breves referencias de dichas técnicas.    «En esta ocasión abordamos la mejora de la productividad de  los procesos de desalinización que utilizan las tecnologías térmica  y  de  membrana,  y  nos  centramos  en  la  exposición  de  la  instrumentación  analítica  necesaria  para  controlar  los  procesos  de desalación.  El agua dulce es cada vez más escasa en el mundo, y debido a que  los  costes  de  tratamiento  convencional  están  aumentando,  demasiadas  personas  viven  en  condiciones  de  gran  escasez  de  este recurso. En el caso de agua salada o salobre, sin embargo, los  costes  de  tratamiento  vienen  disminuyendo  desde  hace  años.  Consecuentemente,  el  interés  por  la  desalación  ha  ido  aumentando, y ya se ve como una solución viable al problema de  abastecimiento de muchas comunidades.  La  desalación  se  usa  actualmente  en  más  de  100  países  y  es  de  vital  importancia  en  lugares  donde  la  escasez  de  agua  limita  la  población,  el  desarrollo  industrial  o  agrícola.  La  desalación  se  ha  beneficiado también de una sinergia con las plantas de generación  de  energía  ubicadas  en  la  costa,  ya  que  pueden  compartir  infraestructuras  hidráulicas.  En  efecto,  las  plantas  de  generación 

68  de  energía  utilizan  gran  cantidad  de  agua  para  propósitos  de  refrigeración,  por  lo  que  el  uso  común  de  estas  infraestructuras  abarata costes. Respecto a la desalinización por áreas geográficas,  más  de  la  mitad  de  esta  actividad  se  está  llevando  a  cabo  actualmente  en  Oriente  Medio  y  África.  Arabia  Saudí  produce  el  24% del agua desalada del mundo, y los Emiratos alcanzan ya una  cota próxima al 20%.»   

  Ósmosis inversa  
  «La  ósmosis  inversa  es  una  técnica  de  desalación  relativamente  nueva,  pues  empezó  a  comercializarse  en  los  años  70.  Se  basa  en  el  empleo  de  un  proceso  de  separación  de  membrana en la cual el agua de una solución salina presurizada se  separa  de  los  sólidos  disueltos  haciéndola  pasar  a  través  de  una  membrana.  En  contraste  con  el  proceso  de  destilación,  no  se  requiere  calor  en  este  proceso.  El  agua  salina  se  bombea  en  un  recipiente cerrado y se presuriza contra la membrana. Una parte  del  agua  pasa  a  través  de  la  membrana  mientras  que  el  agua  restante  incrementa  su  contenido  en  sal.  Una  porción  del  agua  salina  de  alimentación  se  descarga  sin  pasar  a  través  de  la  membrana para reducir la concentración de sal.  El factor clave en la eficiencia de la ósmosis inversa es el cuidado  que  se  tenga  al  alimentar  la  membrana  semipermeable,  puesto  que la membrana supone el coste más importante en este tipo de  instalaciones. Si la membrana se obstruye o es atacada por ácidos  o  microorganismos,  la  eficiencia  de  la  desalación  disminuye  sensiblemente. Por esta razón, la ósmosis inversa requiere un pre‐ tratamiento  para  eliminar  sólidos  suspendidos  y  asegurar  que  el  crecimiento  de  microorganismos  o  la  precipitación  de  sales  no  tiene  lugar  en  la  membrana.  Dicho  pre‐tratamiento  consiste  fundamentalmente en filtración fina y la adición de ácidos u otros  productos  químicos.  Como  ocurre  en  los  sistemas  de  destilación,  los productos químicos pueden causar muchos problemas si no se  previene su aparición y se controlan apropiadamente. 

69  La  eficiencia  de  la  membrana  de  ósmosis  inversa  puede  controlarse  mediante  el  uso  de  medidores  de  conductividad.  La  eficiencia es la cantidad de sólidos disueltos contenidos en el agua  dividido entre el volumen de agua de alimentación. En un sistema  nuevo la eficiencia puede ser con pasos en torno al 2‐5% (95‐98%  de  rechazo).  La  instrumentación  que  se  utiliza  en  estos  procesos  son  analizadores  del  ratio  de  conductividad,  que  calculan  el  porcentaje de rechazo en las membranas. Estos analizadores están  equipados  con  alarmas  para  controlar  el  ratio  y  la  conductividad  del agua del producto. De esta forma se indica al operador cuando  se  necesita  prestar  atención  al  sistema  de  membranas.  La  conductividad  es  una  función  de  la  temperatura,  así  que  es  importante  que  en  las  mediciones  de  conductividad  se  incluyan  correcciones por temperaturas.  Las membranas de acetato de celulosa no están recomendadas en  la desalación de agua salada, pero si la fuente de alimentación es  agua  salobre,  si  pueden  utilizarse  estas  membranas.  Estas  membranas tienden a degradarse en aguas alcalinas, por lo cual se  produce una pérdida de  eficiencia. En aguas de alimentación con  dureza  de  calcio,  puede  producirse  también  precipitación  de  sólidos.  Para  proteger  la  membrana  y  evitar  la  precipitación  de  sólidos,  el  pH  del  agua  de  alimentación  puede  ajustarse  lo  más  próximo posible a 5,5. La acción de control no es difícil ya que el  agua  de  alimentación  no  tiende  a  tener  fluctuaciones  de  pH  o  cambios  de  carga  importantes.  Un  sensor  de  pH  para  propósitos  generales asegurará que el pH queda ácido.  Como  conclusión,  podemos  decir  que  los  procesos  de  desalinización  pueden  mejorar  su  productividad  y  fiabilidad  si  proporcionamos  medidores  analíticos  que  consigan  asegurar  la  calidad del agua en los sistemas de desalinización.»             

70 

Desalación y depuración 
  «La  compañía  española  Acciona  prevé  inaugurar  este  año  una  planta  de  alta  tecnología  para  usar  agua  salada  en  la  desembocadura  del  Támesis.  Todavía  no  han  inventado  cómo  sacar  agua  de  la  piedras,  pero  el  proyecto  de  investigación  del  Centro de I+D de Acciona para el Agua se aproxima. La nueva idea  es combinar las técnicas de desalación con las de depuración para  permitir generar agua potable en zonas mixtas con aguas marinas.  El  proyecto  de  investigación  que  ha  desarrollado  Acciona  se  pondrá  en  marcha  por  primera  vez  en  una  planta  desaladora  de  nueva  construcción  en  Beckton,  que  abastecerá  a  parte  de  la  población  de  Londres  y  en  la  que  se  han  invertido  doscientos  cincuenta millones de euros.  La  nueva  tecnología  que  aplicará  la  planta  desaladora  permite  desalar y reutilizar al mismo tiempo el agua que se captará de  la  desembocadura del Támesis, generando 150 millones de litros de  agua  potable  al  día,  lo  suficiente  para  abastecer  a  900.000  personas.  El proyecto prevé estar en marcha este mismo año y utilizará un  gran  depósito  de  ciento  setenta  y  cinco  mil  metros  cúbicos  para  mezclar  y  homogeneizar  el  agua  que  procede  de  Beckton,  una  zona  que  tiene  una  gran  influencia  de  mareas.  Una  vez  homogenizada  el  agua,  el  líquido  se  someterá  a  un  proceso  de  acondicionamiento  químico  y  a  varias  técnicas  que  permiten  su  mezcla  rápida  y  la  coagulación  de  las  partículas,  para  posteriormente decantar el agua.  Filtrado.  Una  vez  clarificado  el  líquido,  se  filtra  y  se  aplica  una  tecnología de ósmosis inversa que ya ha utilizado la compañía en  otras plantas desaladoras que gestiona. Con el líquido ya desalado  y  depurado,  se  remineraliza  el  agua  y  se  desinfecta  para  bombearlo  posteriormente  hasta  la  red  de  distribución  de  la  ciudad.  La  nueva  tecnología  permite  así  por  primera  vez  aprovechar  las  aguas  de  la  zona,  ampliando  las  posibilidades  de  instalación  de  desaladoras en lugares hasta ahora poco convencionales. 

71  A  esta  tecnología,  Acciona  dice  haber  incluido  otros  retos  de  innovación, como la sostenibilidad energética de las instalaciones,  que incluye la construcción de una planta de biodiesel contigua a  la desaladora, que generará el equivalente al consumo energético.  Además,  en  la  planta,  se  utilizará  el  agua  en  tratamiento  para  refrigerar  los  cuadros  eléctricos  de  la  planta,  utilizando  el  calor  recuperado posteriormente para calentar los edificios.»    Sin  embargo,  no  todo  parecen  ser  ventajas  hacia  este  tipo  de  sistemas  de  desalinización  para  obtener  agua  potable,  ya  que  en  determinadas  circunstancias  quedan  patentes  las  controversias  sobre  algunas  de  las  instaladas,  principalmente  porque  los  altos  costes  que  han  de  afrontar,  tanto  en  las  grandes  inversiones  necesarias  para  las  instalaciones  como  en  los  altos  consumos  de  energía  que  precisan,  no  resultan  todo  lo  rentables  que  cabrían  esperar,  haciendo  que  sean  costosas  de  sostener,  especialmente  para determinados usos a los que se destine el agua.   Recientemente  han  sido  publicadas  noticias  en  los  diarios  acerca  de las mencionadas controversias.    «El anterior Ejecutivo aprobó sucesivamente la construcción  de 51 desalinizadoras desde Gerona hasta Málaga, con el objetivo  de  desalar  casi  800  hectómetros  cúbicos  al  año.  Ocho  años  después  sólo  han  entrado  en  funcionamiento  diecisiete  de  estas  instalaciones,  con  un  rendimiento  que  apenas  supera  los  100  hectómetros cúbicos anuales. Hay desalinizadoras terminadas que  están  sin  funcionar  por  no  existir  demanda.  Y  es  que  los  agricultores  rechazan  la  utilización  de  esta  agua  por  ser  mucho  más  cara  que  la  que  procede  de  otros  canales  y  por  su  baja  calidad, que pone en peligro incluso la salud de las explotaciones  agrarias.  En el caso de la cuenca del Río Segura, que a estos efectos ha  sido el banco de pruebas del Plan del Agua creado por el anterior  gobierno,  hay  cuatro  desaladoras  construidas  de  las  que  sólo  funciona una y otra de uso mixto que está prácticamente inactiva.  Aun  así,  el  anterior  Ejecutivo  aprobó  la  construcción  de  dos 

72  grandes  desalinizadoras  más,  concretamente  en  Torrevieja  (Alicante)  y  en  Águilas  (Murcia),  cuya  futura  explotación  es  una  incógnita  ante  la  escasísima  demanda  de  agua  desalada  por  el  sector  de  la  agricultura,  al  que  va  principalmente  destinada  su  producción.  Tan  es  así  que  la  comunidad  murciana  ha  propuesto  vender  los  equipos  de  desalación  construidos  en  la  región  a  los  países  árabes,  como  forma  de  rentabilizar  en  parte  la  inversión  realizada a la vista de su inutilidad.  Además, según ha explicado en repetidas ocasiones el actual  ministro  de  Agricultura  con  estudios  científicos  en  la  mano,  se  trata de unas instalaciones insostenibles por su elevado consumo  energético  y  el  impacto  que  producen  en  el  medio  ambiente,  ya  que la salmuera que se recoge tras el proceso de desalinización se  vierte al mar, con el riesgo para la flora marina a causa de la alta  concentración de sales en un espacio relativamente pequeño.»      «El consejero de Agricultura y Agua de Murcia, no se ha ido  por  las  ramas  y  propone  que  las  plantas  desalinizadoras  que  sobran  —a  su  juicio  la  mayoría—  se  desmonten  y  se  vendan  los  equipos  a  los  países  árabes.  El  consejero  suscribe  la  postura  del  ministro  de  Agricultura  sobre  el  fracaso  del  Programa  AGUA  basado en la desalinización masiva que se puso en marcha por el  anterior gobierno, ya que ha dado hasta ahora pobres resultados.  Según sus cifras, solo se producen 111 hectómetros cúbicos de los  778  previstos  para  todo  el  arco  mediterráneo,  la  mitad  en  la  Región  de  Murcia,  que  ha  sido  el  principal  banco  de  pruebas.  “Vamos a esperar a ver cómo se desarrolla lo que dijo el ministro  en  el  Congreso.  No  sé  hasta  qué  punto  sería  factible  vender  esos  equipos,  pero  lo  que  es  evidente  es  que  sobra  la  mayoría  de  desalinizadoras,  que  además  han  costado  muchísimo  dinero”.  Apunta  que  en  California  ya  se  han  vendido  los  equipos  de  una  planta y que en España se podría hacer lo mismo con aquellas que  no producen, añadió.  Según  el  consejero  murciano,  hay  que  buscar  una  solución  para  estas instalaciones, porque “nadie las va a querer utilizar debido al  elevado  precio  del  agua”,  sobre  todo  para  los  regadíos.  Es 

73  partidario  de  dejar  unas  plantas  de  reserva  para  asegurar  el  suministro a la población en caso de sequía.  Considera  que  las  desalinizadoras  tienen  una  alta  dependencia  energética  y  cuestiona  también  que  la  población  tenga  que  consumir  estos  caudales  “pagando  el  agua  más  cara  de  España  y  encima  de  peor  calidad”.  Asevera  que  el  Programa  AGUA  que  impulsó el  Gobierno  socialista  “ha  sido  un  desastre  porque  se  ha  malgastado el dinero y no se ha solucionado el problema”.»      

Algunos inconvenientes de la desalación 
  En  informes  técnicos  que  fueron  realizados  con  motivo  del  Plan  Hidrológico  Nacional  en  España,  en  el  que  se  contemplaban  los  trasvases  de  agua  como  principal  suministro  frente  al  agua  procedente  de  desaladoras,  se  argumentan  algunos  de  los  inconvenientes  que  se  producen  en  el  uso  de  las  técnicas  de  desalación.    «La  principal  ventaja  que  ofrece  la  desalación  es  que  la  materia prima es inagotable y no está sujeta a la pluviometría. La  desalación de agua de mar por ósmosis inversa, que actualmente  es la que se considera en España, es compleja y requiere de gran  tecnología. Las membranas son objeto de patentes y dependencia  de  tecnología  externa.  Ha  habido  grandes  fracasos  con  la  desalación incluso en países tecnológicamente avanzados. Se han  presentado muchos ejemplos en que la rápida colmatación de las  membranas  de  ósmosis  inversa  ha  disparado  hasta  límites  exagerados los costes de operación previstos, como ocurrió en la  desaladora de Tampa, en Florida (Estados Unidos). También en la  costa  andaluza  ha  habido  problemas  importantes  y  malos  antecedentes por dificultades técnicas, económicas y de gestión en  grandes desaladoras de agua de mar, como es el caso de las de la  Costa del sol, Carboneras, Almería y otras. Como consecuencia,  la  seguridad  de  suministro  de  agua  que  en  apariencia  ofrece  la  desalación, en la realidad puede no ser tal si se considera la mayor 

74  probabilidad  de  fracaso,  fallo  técnico  o  de  gestión,  tal  y  como  demuestra la experiencia.  El  emplazamiento  de  grandes  instalaciones  de  desalación  en  las  proximidades  de  la  costa  añade  además  dos  inconvenientes  importantes.  Por  una  parte,  la  dificultad  de  ubicar  grandes  embalses de regulación como los que exige el regadío, si éste fuera  el uso del agua desalada; y por otra, el propio impacto ambiental  territorial  del  emplazamiento  de  la  planta  en  terrenos  de  mayor  valor como es la costa, impacto que se amplifica notablemente con  la  necesidad  de  líneas  eléctricas  de  alta  tensión  y  subestaciones  eléctricas transformadoras con grandes potencias.  No  obstante  lo  expuesto  anteriormente,  es  indiscutible  que  se  están  produciendo  avances  importantes  en  la  tecnología  de  desalación,  aunque  todavía  no  lo  suficiente.  En  este  sentido,  se  considera  que  la  desalación  es  necesaria  y  puede  resolver  problemas  específicos  y puntuales,  de  refuerzo  de  suministro,  de  transitoriedad, de períodos de sequía y en general para ayudar  a  conseguir  una  más  completa  garantía,  pero  siempre  con  un  carácter  de  complemento.  En  los  regadíos,  los  altos  precios  de  la  desalación  solo  hacen  viable  su  utilización  como  un  recurso  complementario y además en lugares próximos a la costa.» 

75   

El agua destilada artificialmente 
  «La destilación es en sí misma el proceso básico del ciclo del  agua  en  la  naturaleza.  El  agua  es  evaporada  por  el  calor  del  sol  formando  las  nubes  y  posteriormente  enfriada  y  condensada  en  forma  de  lluvia,  nieve  o  granizo.  Análogamente,  un  destilador  calienta  el  agua  hasta  hervir  quedando  esterilizada,  pasa  al  enfriador  y  condensa  finalmente  en  forma  de  agua  100%  químicamente pura, ideal para el consumo humano. Básicamente  los  equipos  de  destilación  constan  de  dos  recipientes  conectados  mediante  un  serpentín  enfriador.  El  primer  recipiente  alberga  el  agua a tratar y el segundo recoge el agua purificada.»    El agua puede ser purificada artificialmente, por ejemplo con una  pequeña  destiladora  de  vapor  de  uso  doméstico.  Existen  desde  hace  muchos  años  en  la  industria  la  fabricación  de  máquinas  destiladoras  de  uso  doméstico  o  particular,  que  reproducen  a  pequeña escala el ciclo del agua, cuyo resultado es el mismo que si  se  trataran  de  una  especie  de  máquinas  productoras  de  lluvia,  obteniendo  de  la  misma  forma  con  el  proceso  físico  que  se  produce en la naturaleza, un agua purísima ideal para el consumo  humano.  El agua obtenida no contiene sales disueltas, por lo que  el  resultado  final  de  un  proceso  de  destilación  es  agua  químicamente pura y libre de contaminación microbiológica.  El  agua  destilada  se  diferencia  del  agua  potable  natural  en  que  carece de minerales, por lo que se convierte con cierta rapidez en  un elemento perecedero. Ello implica que una vez obtenida, debe  ser sometida a determinados procesos de mineralización antes de  ser almacenada para su conservación durante períodos de tiempo  duraderos, en pozos, balsas, pantanos, etc.  Muchos habitantes de determinadas zonas del planeta, consumen  de  forma  habitual  agua  destilada.  En  las  selvas  tropicales,  la  obtienen  mediante  la  canalización  del  agua  de  lluvia  a  través  de  cañas y hojas, para beberla directamente. En zonas próximas a las 

76  montañas  con  nieves  o  con  glaciares,  aprovechan  la  nieve  o  los  témpanos  de  hielo  como  fuentes  de  agua  potable  y  pura.  Tradicionalmente  también,  a  lo  largo  de  la  historia,  los  antiguos  habitantes de ciudades y pueblos, tenían como una de las fuentes  de  suministro  de  agua  la  recogida  de  las  lluvias,  para  lo  cual  diseñaban  específicamente  sus  casas  con  patios  interiores  abiertos al cielo, con las vertientes de los tejados orientados hacia  el  interior,  y  con  receptáculos  en  la  parte  central  de  los  patios,  a  modo  de  aljibes,  en  los  que  se  vertían  todos  los  desagües,  lo  que  constituía un suministro de agua destilada natural.     

La destilación del agua del mar 
  «Casi la mitad del agua desalada en el mundo se produce por  destilación.  Este  proceso  imita  el  ciclo  natural  del  agua:  Primero  se  calienta  el  agua  para  evaporarla,  y  luego  se  condensa  transformándose  en  agua  dulce.  El  rendimiento  económico  de  la  destilación  requiere  un  buen  ajuste  de  la  presión  del  agua  para  controlar  el  punto  de  vaporización.  Asimismo,  reduciendo  la  presión  atmosférica  en  el  agua  que  va  a  vaporizarse  se  obtiene  una vaporización múltiple en diversos recipientes, cada vez a una  temperatura  y  presión  inferior.  De  esta  forma  se  reduce  la  cantidad de energía requerida para la destilación y se incrementa  el rendimiento en la producción de agua dulce.   Controlando  el  punto  de  vaporización  del  agua  salada  se  actúa  sobre  otra  cuestión  clave  en  desalinización:  la  formación  de  incrustaciones.  Carbonatos  y  sulfatos  están  disueltos  en  el  agua  salada,  y  comienzan  a  dejar  la  disolución  a  partir  de  los  95  ºC  y  forman  una  incrustación  dura.  Esta  incrustación  cubre  tubos  y  superficies creando enormes problemas térmicos y mecánicos. Ya  que estas incrustaciones son difíciles de eliminar, la prevención de  su formación es la clave del éxito en el proceso. La estrategia para  controlarlo se basa en actuar sobre el nivel de concentración en el  agua  salada  y  restringiendo  las  temperaturas  más  elevadas  del  proceso.  Adicionalmente,  pueden  añadirse  productos  químicos 

77  ácidos  al  agua  salada  que  reducen  la  precipitación  de  incrustaciones  y  permiten  que  la  temperatura  alcance  110  º  C.  Operando  una  planta  a  estas  temperaturas  más  altas  aumenta  la  eficiencia,  pero  el  ácido  puede  provocar  corrosión.  La  maximización de la eficiencia de la planta es en gran medida una  función de la química del agua. El control de la química del agua es  por  lo  tanto  muy  importante,  lo  cual  se  consigue  con  el  uso  apropiado de instrumentación analítica.»     Existen multitud de plantas potabilizadoras de agua del mar para  abastecer  grandes  cantidades  de  agua    entre  la  población  de  las  regiones  costeras  de  la  geografía  de  numerosos  países  del  mar  Mediterráneo,  en  Oriente  Medio,  en  las  dos  Américas  y  en  Australia.    «El  método  más  común  de  destilación  consiste  en  hacer  hervir  el  agua  para  a  continuación  condensar  el  vapor,  libre  de  una  gran  parte  de  la  sal  marina,  que  no  se  evapora.  Mediante  la  utilización de un fluido caliente se transfiere el calor al agua que  se transforma en vapor, para seguidamente hacerla pasar por un  serpentín que pasa a través de un líquido o elemento refrigerante  que  transforma  de  nuevo  el  vapor  en  agua  líquida  con  un  bajo  índice de salinidad. Para conseguir agua más depurada es posible  repetir  este  mismo  ciclo  en  varias  etapas,  produciendo  varias  evaporaciones consecutivas con temperaturas cada vez más bajas.   Para  que  se  produzca  la  evaporación  de  agua  a  más  bajas  temperaturas  –  entre  60  y  70  grados  centígrados‐  es  preciso  provocar  un  cierto  vacío  en  el  habitáculo  de  evaporación,  disminuyendo  la  presión  hasta  lograr  la  que  la  evaporación  se  realice  a  la  temperatura  deseada.  Este  método  tiene  el  gran  inconveniente de que requiere el consumo de grandes cantidades  de  energía,  por  lo  que  para  que  los  costes  sean  razonables  en  función de la eficiencia obtenida y de las necesidades que se han  de cubrir, es preciso utilizar energías de bajo coste, y en este caso  la más idónea es utilizar el aprovechamiento térmico de la energía  solar.   

78  Existen  en  este  campo  plantas  desalinizadoras  que  utilizan  los  colectores  solares  para  alimentar  el  proceso  de  destilación.  Igualmente, el gran aporte energético necesario para transformar  el  agua  de  mar  de  estado  líquido  a  gaseoso  para  su  desalación,  puede  hacerse  mediante  instalaciones  de  cogeneración  eléctrica,  es  decir,  mediante  la  unión  de  centrales  eléctricas  y  centrales  evaporadoras  para  el  aprovechamiento  del  vapor  a  altas  temperaturas  procedente  de  las  turbinas  generadoras  para  transferirlo al agua del mar que se quiere evaporar.»             

79   

Evaporar agua del mar 
  Siendo que en todas partes del mundo están disponibles inmensas  fuentes  de  agua,  aparentemente  inagotables,  como  son  los  océanos  y  mares,  y  que  existen  técnicas  adecuadas  para  potabilizar el agua salada, parece razonable creer que tendría que  ser  perfectamente  posible  poder  ser  suministrada  en  cualquier  lugar, por lejanos que se encontraran de dichas fuentes, en todas  partes,  resolviendo  así  los  problemas  de  escasez  allí  donde  existen,  o  para  prevenir  los  inevitables  y  cíclicos  periodos  largos  de  sequías,  dedicando  para  ello  todos  los  esfuerzos  y  recursos  económicos  que  fueran  precisos,  buscando  nuevas  vías,  nuevos  métodos,  mejores  sistemas,  etc.  Aunque  esto  no  deje  de  ser  una  simple idealización, es la realidad hacia la que se debería tender.  Evaporar  agua  del  mar...  ¿para  qué?  Es  una  pregunta  que  resulta  clave a la hora de plantear un proyecto que tuviera unos objetivos  como  los  expresados.  Y  la  respuesta  resulta  muy  simple:  Para  poder transportarla en ese estado gaseoso, en forma de vapor de  agua  hasta  cualquier  lugar,  a  todas  partes,  hasta  allí  donde  la  necesiten,  de  una  forma  sencilla  y  probablemente,  eficiente  y  económica,  sin  importar  las  distancias  y  salvando  cualquier  tipo  de  desniveles  que  suponen  los  múltiples  accidentes  geográficos,  con  unos  costes  económicos  y  medioambientales  sensiblemente  diferentes  a  otros  sistemas.  Cuyo  objetivo  principal  es  que  fuera  un  nuevo  sistema  basado  en  utilizar  los  mismos  procesos  que  se  dan  en  el  ciclo  del  agua  en  la  Naturaleza.  En  consecuencia,  un  sistema que consistiría teóricamente en tratar de imitar en todas  sus fases los principios más elementales de la física del agua  que  se  dan  en  la  naturaleza,  utilizando  aquellos  medios  que  resulten  más idóneos y con el máximo respeto hacia el medio ambiente.  «El calor solar evapora cada año 400.000 kilómetros cúbicos  de  agua  marina.  Unos  4  billones  de  toneladas.  Toda  esta  agua  evaporada se precipita en forma de lluvia; tres cuartas partes caen  sobre los océanos, y la cuarta parte restante cae sobre las tierras,  alimentando periódicamente los acuíferos, los lagos y los ríos» 

80  Las  tradicionales  desaladoras  de  agua  marina  utilizan  el  método  de  la  ósmosis  inversa  para  la  producción  de  agua  potabilizada,  pero  originan  unos  costes  bastante  elevados,  en  especial  por  los  altos consumos de energía que requieren. Si el suministro de agua  desalada tiene como destinos ciudades o instalaciones cercanas  a  las  ubicaciones  donde  se  construyen  las  desaladoras,  los  costes  pueden  resultar  asumibles,  pero  si  el  suministro  hubiera  de  realizarse  en  destinos  distantes,  los  costes  energéticos  para  su  transporte se disparan, en especial cuando se tengan que superar  importantes  desniveles  orográficos  y  ello  hace  necesaria  la  elevación  de  grandes  volúmenes  de  agua,  lo  que  convierte  en  la  práctica  a  este  tipo  de  instalaciones  en  que  no  sean  sostenibles  económicamente.  Como  ya  se  señaló  con  anterioridad,  existe  un  sistema  que  se  utiliza  en  otras  instalaciones  desaladoras  para  la  obtención  de  agua potable mediante la evaporación del agua del mar, y cuentan  con  tecnologías  específicas,  con  las  que  desarrollan  un  proceso  semejante a la Destilación.   «Casi la mitad del agua desalada en el mundo se produce por  destilación.  Este  proceso  imita  el  ciclo  natural  del  agua:  Primero  se  calienta  el  agua  para  evaporarla,  y  luego  se  condensa  transformándose  en  agua  dulce.  El  rendimiento  económico  de  la  destilación  requiere  un  buen  ajuste  de  la  presión  del  agua  para  controlar  el  punto  de  vaporización.  Asimismo,  reduciendo  la  presión  atmosférica  en  el  agua  que  va  a  vaporizarse  se  obtiene  una vaporización múltiple en diversos recipientes, cada vez a una  temperatura  y  presión  inferior.  De  esta  forma  se  reduce  la  cantidad de energía requerida para la destilación y se incrementa  el rendimiento en la producción de agua dulce.»    Para  realizar  la  evaporación  del  agua  del  mar,  utilizan  la  energía  solar  térmica  prioritariamente,  de  forma  similar  a  como  se  hace  en  las  centrales  termosolares,  con  la  diferencia  de  que  en  dichas  instalaciones  utilizan  la  presión  acumulada  por  el  vapor  de  agua  que producen para la generación de energía eléctrica. 

81  «Una central termosolar es como una de carbón, sólo que se  sustituye  la  caldera  por  un  campo  solar.  En  el  campo  solar,  se  consiguen calentar fluidos por encima de los cuatrocientos grados  de temperatura, concentrando la radiación mediante espejos. Este  calor  produce  vapor  de agua,  al  igual  que  en  una  central  térmica  convencional. El vapor es conducido a presión hasta una turbina,  que  impulsa  el  generador.  La  de  parábolas  es  la  central  más  comercial,  y  está  formada  por  colectores  que  concentran  las  radiaciones en un tubo por el que circula un aceite térmico con el  que se transporta la energía.»    La  utilización  de  la  energía  solar  térmica  como  fuente  para  producir  la  evaporación  del  agua,  tiene  unos  costes  inferiores  en  comparación  con  aquellas  que  consumen  energías  fósiles  para  la  desalación por ósmosis. A pesar de ello, al realizar el proceso final  de condensación en las mismas instalaciones, se hace igualmente  necesario  tener  que  realizar  el  transporte  de  grandes  volúmenes  de  agua  en  estado  líquido  hasta  los  destinos,  incurriendo  así  en  costes similares a los que tienen el otro tipo de instalaciones.     

Plantear nuevos proyectos 
  El objetivo de este documento consiste en plantear la oportunidad  de  buscar  nuevos  proyectos,  como  alternativas  o  complementos  de los sistemas ya existentes. En este caso se va a tratar de aportar  algunas ideas que desarrollan la planificación de un nuevo sistema  integrado que permitiera lograr que los procesos de evaporación,  transporte y distribución del agua en forma de vapor, llegaran  a  ser  eficientes,  para  que  pudieran  ser  desarrollados  en  todos  aquellos  lugares  donde  haya  necesidad  de  este  líquido  elemento,  utilizando para ello tecnologías ya existentes, y pensando siempre  en  tener  unos  costes  asumibles,  tanto  en  términos  económicos  como medioambientales.  

82  Con  esos  objetivos  se  pueden  buscar  alternativas  novedosas,  tan  imaginativas o más que otros tipos de soluciones que se aplican y  se vienen utilizando con la misma finalidad, en muchas partes del  mundo.    Por  una  parte,  se  ha  de  constatar  que  en  este  documento  no  se  plantea ningún proyecto de ingeniería o de tecnología, ni ha sido  realizado  desde  un  punto  de  vista  técnico  o  experto  en  estos  temas,  sino  que  únicamente  se  trata  de  un  ensayo  experimental,  redactado  con  la  exclusiva  finalidad  de  motivar  a  la  reflexión  sobre un tema tan importante como es el problema de la escasez  de agua que afecta cada vez más a numerosas personas de todo el  mundo,  especialmente  a  aquellas  que  residen  en  zonas  donde  existen bolsas de pobreza, y también, para mostrar que existen en  el mundo recursos hídricos suficientes, como también existen los  medios, las tecnologías y los métodos, por lo que si realmente  se  afrontara  el  problema  con  voluntad  de  solucionarlo,  en  ninguna  colectividad de seres humanos habría de soportar la necesidad de  disponer del agua, un recurso básico y fundamental para la vida.     Todo este proyecto estará condicionado al grado de eficiencia que  se pudiera lograr, tanto en la velocidad con la que se desarrollen  los procesos de evaporación del agua salada, como en la velocidad  y el volumen de su transporte en forma de vapor, desde los puntos  donde  se  ubiquen  las  instalaciones  de  origen  hasta  los  centros  donde se produzcan los procesos  de condensación, para verificar  que los volúmenes de agua transportados, en función del tamaño  de las instalaciones, son eficientes y rentables, y en consecuencia  puedan  ser  considerados  como  viables.  Será  preciso  en  su  caso,  llevar a cabo las distintas fases de experimentación preliminares,  ya  que  se  trata  de  un  planteamiento  puramente  teórico,  basado  eso sí, en los principios más elementales de la física.  El  proyecto  se  sustenta  en  el  desarrollo  tres  fases.  En  la  primera  fase se planteará la forma que se propone para realizar el proceso  de  evaporación,  en  el  que  será  determinante  la  velocidad  con  la  que se consigue la producción del vapor, y en consecuencia poder  evaluar los volúmenes de agua dulce que pueden obtenerse en un  tiempo determinado. Los dos principales factores que condicionan  la velocidad de evaporación de un fluido en estado líquido son  la 

83  temperatura y la presión. El procedimiento que debiera favorecer  que  la  evaporación  se  produzca  de  forma  más  rápida,  ha  de  consistir en coordinar aquellas condiciones con las que se obtenga  la mayor temperatura posible y en regular la presión más idónea  en el entorno de la capa superficial líquida.   Para esta primera fase, la propuesta consistirá en la utilización de  colectores solares para obtener energía solar térmica, buscando el  mejor rendimiento con los menores costes posibles.  La segunda fase planteará la forma que se propone para realizar el  transporte del vapor de agua, a través de conductos, manteniendo  a  lo  largo  de  todo  el  recorrido  una  presión  interna  idónea  que  garantice  la  estabilidad  de  su  estado  gaseoso.  Para  mantener  el  estado de vapor en un conducto cerrado, que pueda llegar a tener  muchos  kilómetros  de  recorrido,  y  durante  todo  el  tiempo  que  dure esa acción de transporte, habría que regular el proceso para  adecuarlo  a  unas  condiciones  de  presión  y  temperatura  estables,  semejante a las condiciones que se dan en la atmósfera, en donde  intervienen los mismos factores. Son esas condiciones de presión  atmosférica, en las que el agua condensada o en forma de vapor se  mantiene  en  ese  estado,  independientemente  de  las  variables  temperaturas que se den en el entorno.  Para  esa  segunda  fase,  es  decir,  para  realizar  el  transporte  en  forma  de  vapor  de  agua,  la  propuesta  consistirá  en  la  utilización  de  conductos  o  tuberías  de  caucho,  conectados  con  extractores  suficientemente potentes para generar una succión suficiente y  a  la vez mantener una presión interna estable en todo el recorrido  de dichos conductos.   La  tercera  de  las  fases,  es  decir,  para  producir  la  condensación  y  obtener el agua potable en estado líquido, la propuesta consistirá  en  que  los  procesos  necesarios  se  desarrollen  en  instalaciones  ubicadas  en  los  destinos  hasta  donde  se  haya  de  transportar  el  vapor de agua, hasta los lugares desde donde con posterioridad se  realizarán los suministros de dicha agua.  Para esa tercera fase, en la que se ha de producir la condensación,  la propuesta consistirá en aplicar el frío mediante fluidos por cuyo 

84  interior  se  harán  pasar  unos  serpentines  a  través  de  los  cuales  circulará el vapor de agua para transformarse en el agua líquida.   Siguiendo  los  mismos  principios  más  elementales  de  la  física  del  agua  que  se  conocen,  el  planteamiento  que  se  pretende  con  este  proyecto,  consiste  en  comentar  los  detalles  más  básicos  con  los  que  desarrollarían  unas  hipotéticas  instalaciones,  en  las  que  se  pudieran  reproducir  de  forma  artificial  las  mismas  condiciones  físicas que dan lugar, primero al proceso de evaporación del agua  salada, después a su transporte en forma de vapor, y finalmente a  su condensación para tener el agua en el lugar donde se precisa.   Todas esas circunstancias han de proporcionar que los volúmenes  de  agua  evaporada,  transportada  y  condensada,  sean  suficientes  como para que un proyecto llegara a ser considerado eficiente. En  consecuencia,  han  de  buscarse  aquellos  sistemas,  métodos  y  procesos  que  resulten  más  apropiados  para  que  se  obtengan  los  resultados  deseados,  aprovechando  las  condiciones  que  ofrece  la  naturaleza de la forma más eficiente y con los menores costes.   

85     

PROYECTO:   EVAPORADORA DE AGUA MARINA 
    «Las ideas sencillas son a menudo las mejores ideas»    «Carlos Fernández‐Jáuregui, director de la Oficina de la ONU  para la Década del Agua, asegura que no hay escasez de agua, que  lo que falta es infraestructura para suministrarla. Es un problema  de actitud. Una cuestión de ética.»    El  objetivo  de  este  proyecto  es  un  planteamiento  teórico  para  el  desarrollo  de  unas  hipotéticas  instalaciones  para  la  obtención  de  agua dulce mediante la evaporación del agua salada del mar, y su  traslado  o  transporte  a  través  de  conductos  hasta  localizaciones  cercanas  o  remotas,  aprovechando  las  propiedades  físicas  del  agua  mediante  la  aplicación  de  sencillos  métodos  y  técnicas  que  imiten el ciclo natural del agua con medios artificiales.  Y todo ello respetando los principios elementales de la física  que  intervienen  en  el  ciclo  natural  del  agua:  evaporación  en  origen  producida con calor solar, transporte en estado gaseoso del vapor  de agua y condensación con frío en destino.   La principal novedad de un proyecto como este consistiría en que  el agua así obtenida en las costas marítimas, podría ser conducida  en  grandes  cantidades  en  estado  gaseoso,  en  forma  de  vapor  de  agua,  a  través  de  conductos  o  tuberías  subterráneos,  similares  a  los  gasoductos,  recorriendo  todo  tipo  de  distancias,  hasta  zonas  situadas lejos de las costas o a grandes altitudes, salvando cuantas  irregularidades  orográficas  presentaran  los  terrenos,  de  forma  sencilla, con unos costes asumibles, y que una vez en sus destinos,  sería  condensado  y  reconvertido  en  agua  dulce,  a  la  cual  se 

86  aplicarían  los  tratamientos  oportunos  para  eliminar  los  posibles  restos de sales y potabilizarla, lo que posibilitaría ser almacenada  y redistribuida a lo largo de grandes áreas, de forma que pudiera  ser suministrada para cualquiera de los usos en las que resultara  más necesaria, para regadíos o para el consumo humano.   Estos  sistemas  posibilitarían  compensar  los  déficits  hídricos  que  se  producen  en  aquellas  zonas  o  regiones  del  planeta  en  las  que,  encontrándose incluso cerca de zonas marítimas, son zonas en las  que  existen  problemas  de  suministros  suficientes  de  agua,  bien  porque  sean  zonas  con  bajos  regímenes  pluviales,  o  por  ser  de  difícil  regulación  su  almacenamiento  a  causa  de  las  dificultades  orográficas del terreno que impidan la construcción de pantanos o  embalses,  o  porque  existan  zonas  con  grandes  posibilidades  de  desarrollo, tanto de población, como regadíos, o para otros usos.   Alcanzar  los objetivos de este  proyecto sería  posible  mediante  el  desarrollo  de  plantas  evaporadoras  de  agua  salobre,  sustentados  en el aprovechamiento de las propiedades físicas naturales que el  agua  proporciona,  construyendo  las  instalaciones  necesarias  en  función de los volúmenes de agua que se precisaran obtener, con  unos  costes  económicos  y  medioambientales  asequibles,  como  resultado de la aplicación de los tres factores que condicionan de  una forma permanente el estado del agua en la Tierra: el calor, la  presión y el frío.  La  ubicación  de  este  tipo  de  instalaciones  se  realizaría  en  zonas  próximas a las costas marítimas, para obtener el agua del mar de  una forma económica y ecológica. Esta selección es prioritaria por  encontrarse en los mares las mayores masas de agua disponibles  para maximizar la obtención de agua dulce. Sin embargo, este tipo  de  instalaciones  podría  ubicarse  también  en  lugares  donde  hubiera grandes masas de agua dulce, como grandes ríos, lagos o  pantanos,  y  realizar  la  misma  función,  para  transportar  agua  en  forma  de  vapor  hasta  zonas  próximas  situadas  dentro  de  una  misma  cuenca  hidrográfica  o  región,  a  las  que  resultaría  muy  costoso trasvasar el agua en estado líquido. También debe tenerse  en  consideración  que  las  zonas  más  idóneas  para  la  ubicación  óptima  de  las  citadas  instalaciones,  han  de  poder  disponer  de  la  mayor cantidad posible de horas anuales de insolación solar. 

87  Zonas geográficas de posibles ubicaciones:   En los litorales costeros.  En zonas donde existen lagos o pantanos y su trasvase requiriera  salvar  grandes  desniveles  orográficos,  por  lo  que  las  elevaciones  de agua en estado líquido resultarían más complejas y costosas.  En zonas fluviales donde los caudales son importantes pero que su  regulación o almacenamiento de embalses no resultara posible, o  porque la construcción de embalses tendrían un fuerte rechazo o  un impacto medioambiental negativo.  En zonas donde haya importantes cantidades de agua no potable  debido  a  cualquier  tipo  de  contaminación,  ya  que  la  acción  de  la  evaporación  facilitaría  los  procesos  de  tratamiento  y  depuración  para  potabilizarlas,  unas  acciones  que  resultarían  más  simples  y  económicas y posibilitarían la reutilización de dichas aguas.  Para  llevar  a  cabo  los  procesos  de  evaporación  de  las  aguas  salobres se utilizaría como principal fuente la energía térmica del  calor  del  sol.  Además,  podría  contemplarse  la  oportunidad  de  alcanzar  mayores  rendimientos  y  más  constantes,  mediante  la  instalación  conjunta  con  centrales  termosolares,  para  obtener  la  electricidad que sustentara de forma autónoma el funcionamiento  de  esas  instalaciones,  sin  descartar  la  utilización  alternativa  de  otro tipo de energías de procedencias externas, como conexiones  con  otras  redes  eléctricas,  con  gasoductos,  etc.,  para  propiciar  el  funcionamiento  de  instalaciones  con  ciclos  combinados,  para  un  aprovechamiento más completo y permanente, durante las horas  nocturnas, en estaciones de menor intensidad solar, o en períodos  de nubosidad persistente.  La posibilidad de trasladar el agua en forma de vapor recorriendo  considerables distancias, superando desniveles geográficos, lo que  no  supondrían  graves  dificultades,  se  realizaría  mediante  la  instalación  de  conductos  o  tuberías,  al  final  de  los  cuales  se  colocarían  unos  extractores  con  capacidad  apropiada,  mediante  los  cuales  se  absorbería  el  vapor  de  agua  desde  su  origen,  y  en  estado  gaseoso  durante  todo  el  recorrido  por  el  efecto  de  la  presión requerida en todo el conducto, que se mantendría estable  como consecuencia de la acción de los extractores. 

88  En  las  zonas  de  los  posibles  destinos  finales,  se  desarrollarían  unas instalaciones en las que, además de sustentar los extractores,  contendrían  unos  espacios  necesarios  para  la  acción  de  la  condensación, a modo de habitáculos situados convenientemente,  a los que se les suministraría el frío necesario para que el vapor de  agua, pasando a través de ellos, se transformara en agua líquida de  forma constante.  La  energía  para  producir  el  frío  necesario  para  la  condensación  con la que culminaría la  última fase de estas operaciones, podría  obtenerse  in  situ  utilizando  prioritariamente  fuentes  de  energía  naturales, como la solar térmica.   El tratamiento y depuración del agua ya desalinizada obtenida por  estos sistemas, se harían en esas mismas instalaciones, tras lo cual  se  procedería  a  su  almacenamiento  que  podría  hacerse  sobre  pantanos  ya  existentes,  o  mediante  la  construcción  de  pequeñas  balsas  o  sistemas  de  depósitos  artificiales,  por  lo  que  la  elección  de las ubicaciones más idóneas de dichas instalaciones receptoras,  habría de hacerse en zonas que ofrecieran estas posibilidades.  Los  costes  de  construcción  y  mantenimiento  de  las  instalaciones  necesarias  para  el  desarrollo  de  este  proyecto  con  las  características que se han planteado, serían muy asumibles, tanto  en términos económicos como medioambientales, si se toman en  comparación  con  los  costes  de  plantas  desaladoras  o  de  los  controvertidos  y  costosos  trasvases  de  agua  entre  distintas  cuencas,  en  razón  a  que  los  consumos  energéticos  necesarios,  tanto para la acción de la evaporación, como para la extracción, el  transporte y la condensación, se harían aprovechando al máximo  las posibilidades que ofrecen las condiciones físicas naturales.  El  problema  de  los  residuos  de  las  aguas  salmueras  en  origen,  al  tratarse  de  unas  instalaciones  previstas  para  situarse  en  zonas  cercanas a las costas marítimas, tendría grandes posibilidades  de  poder aplicarse soluciones relativamente sencillas y económicas.  La  viabilidad  de  un  proyecto  con  estas  características,  estaría  en  función de la eficiencia que se consiga para optimizar la velocidad  de  los  procesos  de  evaporación,  traslado  del  vapor  de  agua  por  extracción y de condensación, fundamentalmente por las ventajas 

89  y bajos costes que supondrían la realización de estos procesos en  numerosos  lugares  del  mundo,  aun  cuando  estuvieran  separados  por grandes distancias de los puntos de destinos, en los cuales se  almacenaría el agua dulce obtenida por estos métodos.     

Esquema de los procesos de evaporación 
 
4

5

3 2 1

    1.­ Ubicación de las plantas de evaporación a nivel del mar  2.­ Instalaciones para la evaporación del agua   3.­ Conductos para el transporte del vapor de agua  4.­ Instalaciones para la condensación del agua   5.­ Almacenamiento temporal del agua    Los  detalles  de  cada  una  de  las  fases  anteriormente  descritas,  serán  objeto  de  sencillos  detalles,  análisis  y  comentarios  en  los  siguientes capítulos. 

90   

1.­ Ubicación de las plantas de evaporación 
  «Sabemos que, en igualdad de condiciones, la evaporación  de  un  líquido  es  tanto  más  rápida  cuanto  más  débil  es  la  presión exterior.»    Las  ubicaciones  óptimas  para  las  plantas  evaporadoras  estarían  situadas  en  las  zonas  próximas  al  litoral  o  la  costa,  manteniendo  unas  distancias  aconsejables  sobre  la  línea  del  litoral  para  no  causar  sobre  éste  efectos  dañinos  o  impactos  visuales  negativos.  El agua del mar que se ha de utilizar deberá obtenerse a través de  anchas tuberías, que habrían de adentrase hacia el interior, bajo la  superficie, hasta una distancia que se considere adecuada en cada  caso, instaladas por debajo del nivel del mar, de forma que por la  acción mecánica de vasos comunicantes, el agua inunde de forma  permanentemente  la  parte  inferior  de  unos  receptáculos  en  los  que se habrá de producir la acción de evaporación.  Para  determinar  la  longitud  de  las  mencionadas  tuberías,  habría  que  tener  en  consideración  aquellos  aspectos  medioambientales  propios  a  las  circunstancias,  en  sintonía  con  las  zonas  donde  se  ubicaran las instalaciones, y los calibres de las mismas habrán de  determinarse  en  función  de  los  volúmenes  estimados  necesarios  para  las  necesidades  que  se  pretendan  atender.  En  su  caso,  en  lugar de la utilización de  tuberías, existen otras opciones de tener  otros accesos más idóneos al agua del mar, por ejemplo, mediante  la construcción de pequeños canales que estén permanentemente  comunicados con los citados receptáculos.  Se ha de redundar en la oportunidad de que este tipo de plantas, al  tener  una  ubicación  preferentemente  en  las  zonas  costeras,  son  para  favorecer  el  abastecimiento  en  áreas  geográficas  donde  los  períodos  de  sequías  son  frecuentes  y  prolongados,  o  donde  las  lluvias son torrenciales, y/o donde adolecen de lugares adecuados  para  el  almacenamiento  del  agua  en  grandes  cantidades,  y  que  además cuentan con períodos prolongados de irradiación solar. 

91  Las  posibilidades  para  la  construcción  de  este  tipo  de  plantas  evaporadoras  son  ilimitadas,  ya  que  estarán  en  función  de  los  sistemas  elegidos  y  de  las  capacidades  que  se  deseen.  La  idea  básica de las mismas consistiría en la construcción de una serie de  receptáculos que en su conjunto tuvieran una forma semejante a  las  tradicionales  piscinas,  sobre  las  que  por  su  parte  superior  se  distribuirían  una  serie  de  compartimentos  estancos  o  celdas  de  destilación,  instalados  de  forma  que  cubrieran  totalmente  las  citadas piscinas, mientras que el fondo de las mismas sería común  a  todos  los  compartimentos,  ya  que  estarían  permanentemente  intercomunicados.  En dichos compartimentos o celdas serán los habitáculos donde se  realizaran los procesos de evaporación. Éstos se podrían ubicar en  paralelo, contiguos unos a otros, o formando distintas filas, en un  mismo plano, o en distintos niveles crecientes. Como se verá más  adelante, el diseño de dichas celdas ha de posibilitar la opción de   que  sean  construidas  de  manera  uniforme,  utilizando  elementos  prefabricados, y adecuando sus medidas a modelos estándares.   Se podrían construir cuantas filas de compartimentos o celdas se  desearan,  posibilitando  con  ello  nuevas  opciones  con  miras  a  futuras  ampliaciones,  de  forma  que  se  pudieran  incrementar  el  tamaño de las piscinas ya existentes, o permitir la construcción de  nuevos habitáculos interconectados, para seguir incrementando la  capacidad y el rendimiento conjunto de las plantas.   En consecuencia, a la hora de definir cualquier proyecto, deberían  quedar abiertas amplias posibilidades para que cada una de esas  plantas  no  formaran  un  conjunto  cerrado,  sino  que  pudieran  realizarse  ampliaciones  progresivas,  manteniendo  las  mismas  características, siempre en función de la superficies de terrero que  estuvieran  disponibles.  Dichas  opciones  dotarían  posibilidades  nuevas para ir aumentando el aprovechamiento de dichas plantas,  con la oportunidad de poder seguir utilizando a su vez los mismos  conductos  para  el  transporte  del  vapor  de  agua  hacia  un  mismo  destino, o a varios y nuevos destinos diferentes.   

92  Previamente  a  comentar  los  aspectos  más  generales  sobre  el  teórico  funcionamiento  que  tendrían  unas  instalaciones  para  la  producción  del  vapor  de  agua,  veamos  algunos  sistemas  que  son  utilizados para el aprovechamiento de la energía solar térmica. 

 
Energía solar térmica 
  «Los  nuevos  modelos  de  planta  termosolar  utilizarían  la  sal  molida  para  almacenar  el  calor  del  sol  y  convertirlo  en  energía  eléctrica en el momento en que fuera necesario, luzca o no el Sol.»    El  argumento  fundamental  para  el  desarrollo  de  un  proyecto  de  las características que se plantean en este documento, consistiría  en  posibilitar  la  obtención  del  vapor  de  agua  en  grandes  cantidades, utilizando como principal fuente de energía térmica el  calor  procedente  del  Sol,  mediante  la  instalación  de  colectores  solares o discos parabólicos.   Complementariamente, y con el objetivo de que los rendimientos  pudieran optimizarse y obtener vapor de agua de forma constante  durante  las  veinticuatro  horas  del  día,  podrían  considerarse  la  oportunidad de utilizar alternativamente otras fuentes de energía,  como la eléctrica o el gas natural, incluso otras tecnologías mucho  más modernas, como la de utilizar la sal para acumular el calor y  poder  almacenarlo  para  ser  utilizado  posteriormente,  de  forma  combinada,  y  así  poder  maximizar  los  rendimientos  de  las  instalaciones de plantas para la evaporación de agua de mar, con  las características que se van a desarrollar.  Las  posibilidades  para  el  mayor  aprovechamiento  de  la  energía  solar son muy amplias en la actualidad, ya que serían susceptibles  de  utilizar  aquellos  sistemas  específicos  de  captación  de  energía  solar  que  fueran  más  óptimos  en  cada  caso  y    que  podrían  ser,  desde los más funcionales discos parabólicos o colectores solares,  hasta las más modernas centrales heliotérmicas. 

93  Los citados sistemas de captación más funcionales, dotados en su  caso  con  mecanismos  de  orientación  automática  hacia  el  Sol,  permitirían  obtener  temperaturas  que  van  desde  los  300º  hasta  los  900º  grados  centígrados,  incluso  superiores,  en  aquellos  puntos  donde  se  concentran  los  rayos  solares  y  se  alcanzan  las  máximas  temperaturas.  Con  las  temperaturas  alcanzadas  se  producirían los procesos de evaporación del agua salina, bien por  la  aplicación  de  esa  energía  calorífica  directamente  sobre  los  conductos  por  los  que  se  haría  pasar  el  agua,  o  bien  por  la  transmisión de dicho calor a conductos por los que se pasaría un  fluido  térmico,  por  ejemplo  un  aceite,  que  trasladaría  el  calor  hasta el interior de los depósitos o celdas en los que se produciría  la evaporación del agua.  Sistemas  similares  a  los  propuestos  son  utilizados  ya  en  plantas  térmicas  para  la  generación  de  energía  eléctrica,  con  los  que  se  obtiene  el  vapor  de  agua  a  gran  presión  que  mueve  las  turbinas  que generan la electricidad.  En  la  actualidad,  se  están  produciendo  importantes  avances  tecnológicos que permiten acumular la energía calorífica durante  el periodo de insolación solar y poder utilizarla a voluntad cuando  resulte  más  conveniente  o  necesario.  Dichas  tecnologías  se  están  utilizando  principalmente  en  plantas  destinadas  a  la  producción  de  electricidad,  pero  de  la  misma  forma  podrían  utilizarse  para  producir  la  evaporación  de  agua  salada  y  potabilizarla  para  el  consumo humano.   

Sistemas de captación de energía solar 
  El Sol es una fuente inagotable de energía térmica. Sin embargo el  aprovechamiento de esta energía para diversos usos presenta una  serie de características que han de tenerse en cuenta. La primera  es la dispersión, cuyo significado es que cuando los rayos solares  llegan a la superficie terrestre su densidad de calor es muy baja, lo  que requiere la utilización de grandes superficies de captación, o  de  dispositivos  especiales  para  aumentar  su  concentración.  La  segunda es la intermitencia, cuyo significado es la variación de la 

94  intensidad solar, causada por el movimiento del Sol, por los ciclos  de días/noches, con una duración cambiante según las estaciones  a lo largo del año, y por las condiciones variables de la atmósfera  con los días soleados/nublados, lo que requiere la oportunidad de  tener que disponer de sistemas de almacenaje, o bien disponer de  sistemas alternativos para la generación de energía térmica, para  ser utilizados complementariamente.  La  primera  característica  consiste  en  disponer  de  sistemas  de  captación  solar  que  resulten  eficientes  para  obtener  el  mayor  aprovechamiento del calor durante las horas de máxima radiación  solar.  Para  el  objetivo  que  se  persigue  con  este  proyecto  se  precisaría de la instalación de sistemas activos considerados que  resultan más idóneos o funcionales para la captación de la energía  solar: Son los discos parabólicos y los colectores solares.   Especialmente porque en muy diversos lugares del mundo donde  más  necesidad  tienen  de  acceso  al  agua  potable,  es  donde  más  escasean las fuentes de energía para obtener calor o electricidad,  por motivos de poco desarrollo económico e incluso de pobreza, y  es  en  lugares  como  esos  donde  se  suelen  utilizar  este  tipo  de  colectores, especialmente los pequeños discos solares, a modo de  cocinas solares, aprovechando el calor que se acumula en su zona  central para cocinar los alimentos.  Dichos  sistemas  podrían  ser  los  más  apropiados  y  económicos  para el mejor aprovechamiento de la energía solar, en su forma de  energía térmica. Y también serían susceptibles de ser utilizados de  forma complementaria para la conversión de esa energía térmica  en energía eléctrica. 

  Colectores solares 
  Las  centrales  de  aprovechamiento  termosolar  son  instalaciones  industriales  cuyo  principal  objetivo  es  la  obtención  de  energía  eléctrica,  a  partir  del  calentamiento  de  un  fluido,  como  por  ejemplo  aceites  especiales,  mediante  la  captación  de  la  radiación  solar por medio de sistemas adecuados, que transfieren ese calor 

95  al  agua  produciendo  vapor  a  muy  alta  presión,  con  el  que  se  obtiene  una  potencia  necesaria  para  mover  los  alternadores  que  generan  la  energía  eléctrica.  Para  ello  es  necesario  alcanzar  elevadas temperaturas, que pueden llegar hasta los 1.000 grados  centígrados, con lo que se obtienen altos grados de rendimiento.  La captación y concentración de los rayos solares se pueden hacer  por  medio  de  colectores  o  espejos  que  concentran  los  rayos  solares en altas torres centrales en las que se calientan los fluidos.  Existen  además  colectores  autónomos  dotados  con  sistemas  de  orientación  automática,  con  los  que  también  pueden  obtenerse  temperaturas muy altas.    

  Colectores solares 

  Los  colectores  autónomos  más  sencillos  y  funcionales  son  los  discos  y  los  colectores  cilindro  parabólicos,  que  concentran  la  radiación solar directa sobre los puntos centrales, bien sean focos  o  conductos,  consiguiendo  calentar  los  fluidos  que  circulen  a  través  de  ellos  hasta  obtener  altas  temperaturas.  El  líquido  de  trabajo que fluye por el interior de dichos receptores puede ser un  aceite  térmico  que  absorbe  temperaturas  de  hasta  900  grados  centígrados  y  es  conducido  hasta  un  almacenador  térmico,  pasando de ahí a un condensador de vapor de agua, con el que se  alimenta un turboalternador que genera la energía eléctrica.  

96  El fluido utilizado también puede ser directamente el agua, dulce o  salina, que se transforma en vapor a gran presión y es conducido  hasta una turbina que mueve un generador.    

Discos parabólicos 
   

 

Disco parabólico 

 

En  los  discos  parabólicos,  los  rayos  solares  inciden  sobre  la  superficie  metálica  cóncava  y  reflectante,  y  se  concentran  en  un  punto  central  donde  se  alcanzan  las  máximas  temperaturas.  Con  este  sistema,  en  dicho  punto  se  pueden  alcanzar  temperaturas  superiores  a  los  400  grados  centígrados.  En  función  del  componente metálico que se utilizara para el recubrimiento de la  parte  cóncava  de  estos  discos,  y  con  materiales  especiales  muy  pulimentados, las temperaturas podrían alcanzar cifras superiores  a los 1.000 grados.  Precisan  de  mecanismos  automáticos  de  giro  para  que  estén  orientados de forma permanente hacia el Sol. Dichos mecanismos  se pueden montar de diferentes maneras, con el eje horizontal en 

97  dirección Este‐Oeste o en dirección Norte‐Sur, o bien con el eje en  posición  inclinada  según  el  eje  polar.  En  todos  los  casos,  el  eje  debe girar siguiendo la posición del Sol en su movimiento diurno,  garantizando que la reflexión de los rayos solares se produzca  de  forma constante sobre el receptor. 

  Colectores cilindro parabólicos 
   

Colector cilindro parabólico 

 

  Los colectores de cilindro parabólicos reflejan los rayos solares y  los concentran sobre unos tubos o canales centrales provistos de  unos  recubrimientos  especiales,  llamados  receptores,  que  actúan  de  receptor‐absorbedor  del  calor,  en  los  que  se  pueden  llegar  a  alcanzar temperaturas de hasta los 900 grados. A través de dichos  tubos puede hacerse circular agua directamente para calentarla y  obtener vapor a presión, o hacer que un líquido térmico fluya por  su interior y transmitir el calor hasta un almacenador que permite  obtener ese vapor para la puesta en marcha de las turbinas para 

98  generar  la  electricidad.  También  precisan  de  los  mecanismos  automáticos  de giro  para  orientarlos  de  forma  permanente  hacia  el Sol.   En  la  actualidad,  la  principal  aplicación  de  los  sistemas  de  concentración  de  radiación  solar  de  altas  temperaturas,  es  la  obtención  de  vapor  de  agua  a  presión  para  generar  electricidad.  Estos  sistemas  son  una  fuente  de  conversión  del  calor  solar  en  energía  térmica,  y  también  podrían  ser  utilizados  perfectamente  para  producir  vapor  de  agua,  a  partir  del  agua  del  mar,  para  obtener agua dulce que, convenientemente tratada y potabilizada,  podría ser utilizada para su aprovechamiento para el consumo. 

    Las centrales termosolares 
  En la actualidad se están construyendo en determinadas zonas de  diversos países, nuevas centrales termosolares para la generación  de  energía  eléctrica.  Estas  mismas  instalaciones  podrían  ser  utilizadas  además  para  alcanzar  los  objetivos  propuestos  en  este  proyecto, si se ubicaran en zonas próximas a las costas marítimas  y  cercanas  a  aquellos  lugares  donde  los  recursos  hídricos  son  escasos y precisan abastecimientos complementarios.  

  Así funcionan las centrales eléctricas termosolares 
  «El  sector  de  las  energías  verdes  cuenta  con  unas  centrales  nuevas con tecnología relativamente vieja: las centrales eléctricas  termosolares. Concentran la energía del sol para producir el vapor  que  mueve  las  turbinas,  como  en  una  planta  de  carbón.  Una  central termosolar es como una de carbón, sólo que se sustituye la  caldera  por  un  campo  solar.  En  el  campo  solar,  se  consigue  calentar  fluidos  por  encima  de  cuatrocientos  grados  de  temperatura,  concentrando  la  radiación  mediante  espejos.  Este 

99  calor  produce  vapor  y,  el  igual  que  en  una  central  térmica  convencional, el vapor es conducido a presión hasta una turbina,  que  impulsa  un  generador.  Detrás  de  esta  teoría,  figuran  cuatro  tecnologías, pero las más comunes son las plantas de torre y las de  discos parabólicos. La de parábolas es la central más comercial, y  está formada por colectores que concentran las radiaciones en un  tubo por el que circula aceite térmico que transporta la energía.  Después  se  traslada  el  calor  hasta  la  isla  de  potencia,  donde  se  produce  la  energía.  “Una  planta  de  50  MW  necesita  unas  200  hectáreas  de  campo  solar,  comenta  un  ingeniero,  que  defiende  esta tecnología frente a las placas solares fotovoltaicas: La ventaja  es que al desaparecer el sol, el fluido se puede almacenar caliente  y  seguir  generando  energía  durante  la  noche.  Así,  se  puede  diseñar  una  central  termosolar  que  produzca  electricidad  las  24  horas del día".     

Central heliotérmica de torre 

 

  Una planta de torre, por su parte, está compuesta por un sistema  concentrador  o  campo  de  helióstatos,  que  capta  y  concentra  la  radiación solar sobre un receptor instalado en la parte superior de  una  torre.  En  la  torre,  hay  una  caldera  que  calienta  el  fluido  térmico  que,  igual  que  en  las  centrales  parabólicas,  transporta  el  calor  a  un  generador  de  vapor  de  agua  con  el  que  se  hace  funcionar  una  turbina  que  mueve  al  alternador  eléctrico.  En  ambos  tipos  de  centrales,  los  espejos  se  mueven  durante  toda  la  jornada siguiendo el sol, de forma que la radiación incida en todo  momento en el punto de máxima eficiencia. 

100  Entre  las  innovaciones  que  incorpora  la  torre,  destacan  un  receptor  de  sales  fundidas  y  un  sistema  de  almacenamiento  que  permite a la planta solar seguir produciendo electricidad durante  15  horas  sin  necesitar  sol,  es  decir,  por  la  noche  o  con  tiempo  nublado.  Las  sales  se  emplean  directamente  como  fluido  de  absorción calórica, ya que circulan desde un tanque frío mediante  bombeo  hasta  el  receptor,  donde  se  calientan  y  bajan  hasta  un  intercambiador de calor para generar vapor de agua.   En total, en el receptor se concentra una potencia que supone mil  veces  la  luz  del  sol,  lo  que  permite  trabajar  las  24  horas  y  suministrar  electricidad  cuando  la  demanda  es  mayor,  cuando  el  sol cae. La planta supone "un logro que pasará a la historia" desde  el  punto  de  vista  tecnológico  porque  da  solución  al  problema  de  generar energía solar durante la noche.»   

 

Nuevas tecnologías solares 
  «Una compañía israelí ha desarrollado un dispositivo que se  vale  de  espejos  y  lentes  para  focalizar  la  intensidad  de  la  luz  del  sol  produciendo  mucha  más  electricidad  que  las  tradicionales  placas solares de silicio y a un precio menor.  El  futuro  en  Israel  es  la  energía  solar,  igual  que  lo  fue  en  los  noventa  el  sector  de  la  alta  tecnología",  cree  Roy  Segev,  director  de la empresa startup Zenith Solar, con sede en la localidad de Nes  Ziona, próxima a Tel Aviv, y creadora del nuevo sistema.  La huerta solar inaugurada esta semana se encuentra en el Kibutz  Yavne,  en  el  centro  del  país,  y  comprende  un  terreno  relativamente  pequeño  donde  dieciséis  platos  cóncavos  de  espejos de diez metros cuadrados y a dos metros del suelo dan la  bienvenida  al  visitante.  Estos  paneles,  que  se  asemejan  a  las  antenas parabólicas, se mueven de forma inteligente siguiendo la  dirección del sol. De aspecto futurista, en contraste con el entorno  rural  del  kibutz,  la  explotación  energética  cubrirá  más  de  un  cuarto de las necesidades de luz y consumo de agua caliente de las  250 familias que residen en la granja comunal. Y es que generará 

101  anualmente  150  megavatios  de  electricidad  y  300  megavatios  de  energía  termal,  reemplazando  el  uso  de  40.000  litros  de  combustible fósil al año.  Zenit  Solar  se  basa  en  lo  que  denomina  "tecnología  fotovoltaica  concentrada" (CPV, por sus siglas en inglés), desarrollada por  un  equipo de la Universidad Ben‐Gurión (sur de Israel) y el Instituto  Fraunhofer de Alemania.     

Nuevas tecnologías solares 

 

  Consiste  en  un  mecanismo  a  través  del  cual  los  espejos  de  los  platos  ‐compuestos  por  una  aleación  de  materiales‐  dirigen  la  radiación  solar  hacia  un  "generador"  de  100  centímetros  cuadrados, una especie de brazo de metal que convierte la luz en  electricidad.  Este  prototipo  también  genera  intenso  calor,  que  es  capturado  a  través  de  un  sistema  de  refrigeración  con  agua  gracias  al  cual  se  obtienen  aguas  termales  para  uso  residencial  o  industrial.  "Estos  sistemas  utilizan  tecnología  espacial,  células  fotovoltaicas  por  lo  menos  dos  veces  más  eficientes  que  los  paneles  estándar  que  pueden  verse  en  países  como  España",  apunta  Segev.  Los  creadores  del  invento  sólo  hablan  de  ventajas:  Una  eficiencia  del  75 por ciento (21 por ciento de energía  eléctrica y 49 por ciento  termal),  que  requiere  poco  espacio  y  puede  actualizarse  según  mejoren las células solares, y el reducido coste de kilovatios/hora.   Así, afirman que un único dispositivo puede producir anualmente  5  megavatios,  que  lo  convierte  en  apto  para  uso  residencial  o 

102  público  como  hoteles,  hospitales  o  teatros.  Destacan  su  gran  rentabilidad  por  su  alto  rendimiento  en  comparación  con  las  placas  solares  comunes  ‐que  no  superan  el  10  por  ciento‐  y  el  reducido coste de la tecnología que emplea: Una unidad destinada  a una vivienda costará en torno a 50.000 dólares.  Gracias  a  este  dispositivo,  la  energía  solar  puede  incluso  llegar  a  competir en lugares de buen clima con el petróleo o el gas natural,  sin ayuda de subsidios estatales, en definitiva, un sistema idóneo  de explotación de energías renovables no contaminantes. Por esta  razón,  la  empresa  ve  oportunidades  de  mercado  en  países  con  potencial en el campo solar, como España, Estados Unidos, Italia,  Grecia, la India, China y países emergentes del Tercer Mundo.»       

 

   

103 

  2.­ Instalaciones para la evaporación del agua 
  No  resulta  sencillo  plantear  una  propuesta  teórica  sobre  cómo  habría  de  ser  el  diseño  más  idóneo  de  una  planta  para  evaporar  agua  del  mar,  cuyo  objetivo  principal  ha  de  estar  condicionado  a  poder realizar el transporte del agua en estado gaseoso hasta los  puntos  de  destinos  situados  a  grandes  distancias,  dados  los  numerosos y complejos detalles técnicos que sin duda habrían de  resolverse antes de llevar a cabo esta tarea.   Salvando  esas  circunstancias  y  entre  las  diferentes  alternativas  que  se  podrían  abordar,  pasamos  a  desarrollar  de  una  forma  esquemática y elemental un posible modelo con aquellos aspectos  que serían los más relevantes, con los cuales se pretende aportar  simplemente  unas  ideas  aproximadas  de  cómo  podría  ser  una  planta de estas características.     
2

1

  Esquema de una planta de evaporación 

  Hemos  señalado  que  el  agua  se  tomaría  directamente  del  mar  a  través  de  una  o  varias  tuberías  construidas  bajo  la  superficie,  o  también  mediante  pequeños  canales  con  una  profundidad  adecuada, que se conectarían directamente hasta unos habitáculos  cerrados  concebidos  a  modo  de  piscinas,  por  cuya  parte  inferior 

104  fluiría el agua inundándolos completamente. A dichos habitáculos  habrían que estimar unas dimensiones apropiadas en el momento  de realizar el diseño de un proyecto, principalmente en lo referido  a  las  medidas  de  su  altura,  para  las  cuales  se  habrá  de  tener  en  cuenta las previsibles y periódicas fluctuaciones del nivel del mar,  con  objeto  de  garantizar  que  se  mantuvieran  permanentemente  inundados  por  su  parte  interior,  entre  unas  alturas  mínimas  y  máximas predeterminadas.   En el interior de los citados habitáculos, se instalarían unas series  de  compartimentos  estancos,  a  modo  de  pequeñas  celdas,  con  unas  medidas  y  diseños  apropiados,  de  forma  que  será  en  el  interior de cada una de ellas donde se realizarán los procesos  de  evaporación, buscando los mejores rendimientos.   

3

4 2 5

6 1
Esquema interior de una celda   

105  La  simplicidad  de  las  citadas  celdas  permite  realizar  un  diseño  muy  funcional  para  que,  llegado  el  caso,  puedan  ser  construidas  con  materiales  prefabricados,  incluso  formando  unas  estructuras  unitarias  para  facilitar  el  montaje  y  la  instalación,  acoplándolas  unas a otras en las distintas filas o series dentro de los habitáculos  o  piscinas.  Una  referencia  muy  simple  de  aquellos  aspectos  más  relevantes que compondrían cada celda o compartimento, podrían  ser  como  los  que  se  señalan  brevemente  en  el  detalle  de  los  puntos indicados en el esquema anterior.    1.‐ Acceso de entrada del agua del mar.  2.‐ Línea imaginaria de altura máxima del agua.  3.‐ Acceso y circuito para el fluido térmico.  4.‐ Conductos para la extracción del vapor.  5.‐ Conductos para el desbordamiento del agua.  6.‐ Conductos para la evacuación del agua.      Como se ha señalado, las celdas estarían interconectadas entre  sí  por su parte inferior (1), a modo de vasos comunicantes, de forma  que hasta ellas fluya por inercia el agua del mar procedente de las  tuberías  exteriores,  inundando  las  celdas  hasta  una  altura  media  adecuada,  teniendo  en  cuenta  que  nunca  se  llegara  a  sobrepasar  un nivel máximo de inundación (2).  Sobre la parte superior de cada uno de dichos compartimentos o  sobre varios de ellos de forma conjunta, se situarían los sistemas  seleccionados  para  la  captación  de  la  energía  térmica,  como  son  los discos o los colectores parabólicos solares, desde los cuales se  situarían los circuitos interconectados oportunamente para llevar  la  conducción  de  los  fluidos  calo‐portadores  (3)  provenientes  de  dichos colectores solares, mediante la utilización, por ejemplo, de  serpentines  que  profundizarían  hasta  la  parte  inferior  de  dichas  celdas,  de  tal  forma  que  estuvieran  siempre  por  debajo  de  la 

106  superficie  del  agua,  para  optimizar  un  mayor  aprovechamiento  posible del calor para la generación del vapor.   De  la  misma  forma,  por  encima  de  la  superficie  del  agua  o  en  su  caso por encima de la línea imaginaria señalada como la del nivel  máximo  del  mar,  se  ha  de  garantizar  que  en  la  parte  superior  de  las celdas, han de quedar siempre unos espacios libres o vacíos de  agua,  considerados  como  las  zonas  de  evaporación,  en  las  cuales  ha de fluir el vapor de agua una vez desprendido. Dichos espacios  a su vez, estarían interconectados entre sí con los de otras celdas  mediante unos conductos o tuberías (4) a través de los cuales se  extraería el citado vapor desprendido constantemente.  Por  último,  han  de  tenerse  en  consideración  diferentes  opciones  para  poder  realizar  vaciados  completos  y  periódicos  del  agua  de  las  celdas,  con  motivo  de  efectuar  mantenimientos,  limpiezas  o  reparaciones, o tras los procesos de calentamiento y evaporación,  para lo cual habrían que tener habilitados algunos conductos para  el desbordamiento (5) así como unos canales por donde realizar la  evacuación del agua (6).    

 

Esquema de celda completa 

 

107  Por el efecto térmico causado por los fluidos calo‐portantes bajo la  superficie del agua, resultará desprendido el vapor de agua hacia  la  parte  superior  vacía  de  las  celdas,  de  las  que  a  su  vez  será  succionado de forma constante mediante unos extractores de aire  conectados  con  los  conductos  de  salida  de  las  celdas.  Como  consecuencia  de  la  acción  succionante  de  los  citados  extractores,  ha de tenerse en cuenta el otro efecto complementario, como sería  el  de  mantener  una  presión  baja,  convenientemente  prevista,  de  forma  constante,  en  el  interior  de  los  espacios  vacíos  superiores  de las celdas, con el probable objetivo de acelerar los procesos de  destilación, que influirían sobre las láminas de agua más próximas  a las superficies, favoreciendo la evaporación a unas temperaturas  para la evaporación del agua inferiores a  las que  se producen en  condiciones normales.   

 

Extractores de aire 

 

Ha de considerarse la posibilidad o incluso la necesidad de tener  habilitados  sobre  la  parte  superior  de  las  celdas,  aberturas,  conductos o sistemas para permitir la introducción de aire desde  el  exterior  hacia  la  parte  interior  de  las  celdas,  controlado  mediante válvulas de presión, para evitar posibles situaciones  de  vacío provocados por la acción succionadora, que podrían resultar  inadecuadas,  y  a  su  vez  mantener  una  regulación  adecuada  de  la  presión interna en las citadas celdas y en el resto de los conductos.   También  ha  de  considerarse  dicha  posibilidad  por  la  influencia  positiva  que  podría  causar  el  aire  al  mezclarse  con  el  vapor  del  agua, posibilitando que ello favoreciera el mantener más estable el  estado gaseoso de la mezcla, a una presión constante en el interior  de todos los conductos, tal como ocurre en la atmósfera.  

108  El  vapor  de  agua  una  vez  desprendido,  sería  continuamente  extraído  del  interior  de  las  celdas  con  los  citados  sistemas  de  extractores,  haciéndolo  confluir  inicialmente  en  compartimentos  debidamente acondicionados e interconectados entre sí, desde los  cuales  partirían  los  conductos  oportunos,  a  modo  de  tuberías  o  gasoductos, por los que fluiría el vapor de agua, que a su vez sería  succionado por extractores situados en los destinos deseados.  Una vez verificada esta primera fase del proceso de evaporación,  quedaría pendiente de estudio el grado de contenidos de residuos  salinos en el agua resultante, para determinar su potabilidad, por  si fuera preciso repetir o realizar otros procesos complementarios  de  depuración  y  en  qué  condiciones,  para  garantizar  el  menor  grado  posible  de  restos  de  sales  contenidas  en  el  vapor  de  agua  obtenido  con  estos  sistemas,  antes  de  ser  reconducido  hacia  los  conductos por los que sería transportado hasta sus destinos.      

Esquema de una fila de celdas interconectadas 

 

  Como se puede apreciar en el esquema detallado de este ejemplo  teórico y elemental, el diseño de una planta de las características  que  se  sugiere  en  este  proyecto,  posibilita  ser  realizado  con  una  gran  versatilidad.  A  modo  de  sugerencias,  las  celdas  tal  como  se  han  señalado,  han  de  estar  interconectadas  entre  sí  mediante  conductos,  tanto  para  el  acceso  del  agua  del  mar,  como  para  la  extracción y el desagüe, y a su vez, estructuradas en filas, de forma  que  en  cada  receptáculo  o  piscina  pueda  ser  diseñado  con  un  tamaño acorde con cuantas filas se lleguen a necesitar o se deseen 

109  que  contengan.  Igualmente  se  tendrían  en  cuenta  el  contemplar  todas aquellas posibilidades que permitieran hacer previsiones de  futuro, por si resultara necesario tener que realizar ampliaciones  futuras,  mediante  la  construcción  de  más  habitáculos  o  piscinas  que  se  situarían  adyacentes,  y  que  podrían  ser  interconectadas  a  las ya existentes.  A  partir  de  este  primer  planteamiento  meramente  esquemático,  quedarían por diseñar los elementos específicos para asegurar el  correcto  funcionamiento  y  el  mantenimiento  de  una  planta  de  estas  características.  Son  los  elementos  exclusivamente  técnicos,  aunque  muy  complejos  y  de  gran  detalle.  Las  tuberías  de  acceso,  los  desagües,  los  extractores,  las  llaves  de  paso,  válvulas,  cierres,  motores,  bombas,  circuitos  eléctricos,  controladores,  medidores  de  presión,  temperatura,  salinidad...    A  modo  de  ejemplos,  en  la  parte  lateral  de  cada  fila  o  de  cada  celda  habrían  de  instalarse  válvulas  o  llaves  de  paso,  de  forma  que  se  posibilitara  la  interrupción  de  la  extracción  del  vapor  de  agua  cuando  fuera  preciso.  O  en  los  compartimentos  estancos  podrían  disponer  de  dispositivos  removibles,  manuales  o  automáticos,  para  realizar  mantenimientos o reparaciones, o cuando fuera preciso cambiar o  retirar  los  colectores  solares,  para  que  quedaran  aislados  y  cerrados  herméticamente,  evitando  fugas  de  vapor  de  agua  o  interferencias  en  la  presión  con  el  resto  de  filas,  celdas  o  compartimentos.   El  necesario  estudio  más  detallado  para  el  diseño  de  unas  estructuras  como  las  planteadas,  tendría  por  objeto  planificar  y  dotar  de  las  diversas  posibilidades  que  se  ofrecen  y  en  prevenir  las soluciones de los problemas que surgirían, como por ejemplo,  retirar  y  reponer  cuantos  elementos  fueran  precisos,  cuando  hubiera que sustituirlos, repararlos o limpiarlos, o para hacer los  mantenimientos periódicos de forma ordinaria, sin interferir en el  funcionamiento del resto de las instalaciones.  Su  construcción  podría  realizarse  mediante  la  utilización  de  elementos prefabricados, con medidas estándares, para los cuales  se  utilizarían  aquellos  materiales  que  resultaran  más  apropiados  para  una  mejor  transmisión  y  conservación  del  calor,  para  el  mantenimiento  uniforme  de  las  presiones  internas,  para  una 

110  mejor resistencia a las sales que se desprenden y se impregnan....  y muchos elementos más. De todos ellos existen en los mercados  las  tecnologías  y  los  materiales  que  resultarían  suficientemente  apropiados para cada uso.     Como  posibles  alternativas  y  a  modo  de  sugerencia,  la  posible  construcción  de  este  tipo  de  instalaciones  podría  planificarse  en  forma  de  diferentes  complejos  con  otro  tipo  de  estructuras  que  fueran complementarias. Este tipo de centrales de evaporación del  agua  del  mar  podrían  ser  construidas  junto  a  otras  centrales  heliotérmicas  o  termosolares  para  la  generación  de  la  energía  eléctrica,  de  forma  que,  utilizando  los  mismos  sistemas  para  la  obtención  del  vapor  de  agua,  el  funcionamiento de  los complejos  fueran complementarios.   Por una parte, las necesidades energéticas destinadas a garantizar  el  correcto  funcionamiento  de  las  instalaciones  de  una  central  evaporadora,  estarían  cubiertas  con  la  electricidad  generada  por  una  central  termosolar  que  habría  de  servir  para  garantizar  un  abastecimiento suficiente de electricidad y una mayor autonomía  posible.   De otra parte, el vapor a presión utilizado para mover las turbinas  para  la  generación  de  electricidad,  podría  ser  producido  por  la  central evaporadora y con posterioridad ser reconducido hacia los  conductos  de  transporte  hasta  los  puntos  de  condensación,  y  poder ser aprovechado para tener una mayor cantidad disponible  de agua potable.    

Ciclos combinados para la evaporación 
  Para  un  mayor  aprovechamiento  de  los  sistemas  de  evaporación  de  agua  del  mar,  en  aquellos  casos  que  fueran  considerados  oportunos,  se  podrían  contemplar  la  utilización  de  instalaciones  complementarias  o  de  apoyo  a  las  descritas  anteriormente,  de  forma  que,  además  de  la  energía  térmica  obtenida  con  los  colectores  solares,  se  pudieran  utilizar  otras  fuentes  de  energía  que estarían también interconectadas a los serpentines colocados 

111  en  las  zonas  internas  de  las  celdas,  aportando  energía  térmica  complementaria,  mediante  la  colocación  de  quemadores  de  gas  natural  o  de  resistencias  eléctricas,  que  posibilitarían  un  mayor  suministro del calor necesario para continuar evaporando el agua  durante períodos nocturnos, o en épocas de baja radiación solar.  Dichas  instalaciones  termodinámicas  complementarias  con  ciclo  combinado térmico‐gas‐electricidad, posibilitarían que en ese tipo  de  plantas,  el  vapor  de  agua  se  generara  de  forma  constante  e  ininterrumpida. Las ventajas de utilizar las tecnologías solares de  concentración,  combinados  con  otros  sistemas  complementarios  como los señalados son incuestionables:   Permiten generar calor y/o electricidad precisamente en las horas  y días de verano cuando el calor es mayor y también son mayores  las necesidades de consumo de agua potable.   Son  susceptibles  de  poder  aplicar  un  funcionamiento  de  tipo  hibrido,  junto  con  otras  fuentes  de  energía  complementarias,  renovables  o  fósiles,  ya  que  permiten  la  utilización  energética  a  partir  del  calor  solar,  del  gas  y  de  la  electricidad,  según  el  momento o las circunstancias, para obtener una mayor eficiencia  en su aprovechamiento.  Necesitan  relativamente  menos  espacio  en  los  lugares  donde  se  ubicaran  las  instalaciones,  en  comparación  con  otro  tipo  de  centrales  desalinizadoras  y,  si  llegaran  a  ser  convenientemente  diseñadas,  posibilitarían  una  reducción  muy  considerable  de  los  inevitables impactos medioambientales.  Son  instalaciones  que  pueden  resultar  idóneas  para  aquellos  lugares  donde  hay  mucho  tiempo  de  radiación  solar  y  a  la  vez  existen  largos  períodos  de  escasez  de  agua,  como  por  ejemplo  para abastecer zonas desérticas que están cercanas a un mar.  Desde  el  punto  de  vista  de  la  solidaridad,  en  aquellos  países  con  menor  desarrollo  económico  y  con  escasos  recursos  energéticos,  la  utilización  del  recurso  solar  como  fuente  de  energía  puede  llegar  a  significar  una  ventaja  indiscutible  para  el  desarrollo  de  estas tecnologías. 

112 

  3.­ Conductos para transporte del vapor de agua  
  Periódicamente y con gran frecuencia, vemos pasar por los cielos,  por encima de nuestras cabezas, toneladas y toneladas de agua en  forma de vapor que recorren cientos y miles de kilómetros, desde  los  lejanos  océanos  hasta  el  interior  de  los  continentes.  Son  las  nubes que con sus diferentes tamaños y formas se desplazan en la  atmósfera. Por regla general, simplemente las vemos cómo pasan,  aparecen y desaparecen, y en ocasiones vemos como descargan el  agua de la que están formadas. Pero casi nunca reparamos ni en el  peso del agua que contienen las nubes, ni en las fuerzas causantes  que hacen que se muevan sobre nosotros sin que las percibamos,  sin que aparentemente perturben nuestros quehaceres cotidianos,  porque únicamente llaman nuestra atención cuando descargan en  forma  de  lluvia,  nieve,  granizo,  o  con  fuertes  tormentas  con  sus  estruendosos truenos y sus imponentes relámpagos y rayos.  Un litro de agua pesa un kilo. En un día muy lluvioso pueden llegar  a descargar hasta 30 ó 40 litros de agua por metro cuadrado. En  una  superficie  de  tan  solo  unos  10.000  metros  cuadrados,  por  ejemplo en un campo de fútbol, pueden llegar a descargar más de  400.000  litros.  ¡Cuatrocientas  toneladas  de  agua  en  un  campo  de  fútbol  y  en  un  solo  día!  Resulta  inimaginable  calcular  el  peso  del  agua  que  puede  llegar  a  caer  en  un  solo  día  en  toda  una  gran  ciudad.  Y  todas  esas  toneladas  de  agua  habrán  llegado  hasta  esa  ciudad tras haber recorrido varios miles de kilómetros, y sin que  apenas las hayamos sentido.  Y es porque el agua en estado líquido tiene masa y peso real, y sin  embargo, en estado gaseoso carece de masa y peso específico. Así  pues, observamos un fenómeno extraordinario que posibilita que  un elemento con gran peso como es el agua en grandes cantidades,  recorra enormes distancias sin consumo aparente de ningún tipo  de  energía,  sólo  resulta  posible  gracias  a  las  fuerzas  de  la  física  que rigen en la naturaleza. Como hemos podido ver en apartados  anteriores,  son  básicamente  los  factores  de  temperatura‐presión  

113  los  que  convergen  e  interactúan,  originando  unas  condiciones  específicas  que  determinan  que  el  agua  se  mantenga  en  estado  gaseoso,  a  considerables  alturas  en  la  atmósfera,  y  recorra  miles  de  kilómetros  hasta  que  se  dan  otras  condiciones  diferentes  por  las que vuelve a caer sobre la superficie en forma líquida.   La formación de nubes es un proceso delicado y a la vez complejo.  Existen nubes que por sus diferentes altitudes se las denomina de  gran altura, de altura media y nubes bajas. La mayor parte de las  nubes se forman sobre los océanos y mares. Otras clases de nubes,  llamadas  de  evolución,  crecen  sobre  la  tierra  y  las  montañas  en  días  de  altas  temperaturas  cuando  sobre  las  capas  altas  en  la  atmósfera se mueven unos ‘embolsamientos de aire frío’. En otras  condiciones  atmosféricas  se  forman  las  nubes  convectivas  que  determinan otros fenómenos muy violentos. Son consecuencias de  la  condensación del  vapor  de  agua  en  forma  de  microgotitas  que  se  entremezclan  con  los  elementos  que  componen  el  aire  de  la  atmósfera, cuando convergen masas cálidas con masas frías.   De estos fenómenos ha de deducirse, aún cuando sea de una forma  muy  elemental,  que  el  proceso  de  formación  de  las  nubes  o  el  fenómeno de la condensación del agua en la atmósfera, tiene lugar  a  partir  de  determinada  altitud,  en  determinadas  condiciones  de  presiones y temperaturas que pueden llegar a ser muy variables.  Como pudimos ver anteriormente en un cuadro, en función de la  altitud pueden relacionarse condiciones de presión y temperatura  diferentes,  de  forma  que,  por  ejemplo,  a  una  altura  de  más  de  2.000 metros y con una presión de 800 milibares y 2º centígrados  de  temperatura,  el  vapor  de  agua  se  mantiene  estable,  sin  dar  lugar a que se produzcan las precipitaciones.    Son  precisamente  estos  fenómenos  y  esas  condiciones  las  que  se  han de tener presentes y tratar de reproducirlas mediante medios  artificiales,  para  lograr  que  se  pueda  ‘transportar’  el  agua  en  forma  de  vapor,  a  través  de  conductos  o  tuberías,  a  grandes  distancias,  incluso  superar  cientos  de  kilómetros  de  distancia.  Es  esta una circunstancia crucial para determinar si un sistema como  el  que  se  ha  propuesto  puede  llegar  a  ser  viable  y  eficiente.  Una  circunstancia que requiere la realización de los estudios previos o  de las oportunas acciones de investigación. 

114  Con  esos  objetivos  y  desde  un  punto  de  vista  puramente  teórico,  se  utilizarán  los  términos  “transportar  el  vapor  de  agua”  con  el  propósito de asignar el mismo significado que el de trasvasar agua  en estado líquido, con la diferencia sobre ese tipo de trasvases de  que otros puedan llegar a hacerse en el estado gaseoso del vapor  de  agua,  a  través  de  conductos  o  tuberías,  utilizando  para  ello  el  mismo  método  que  se  utiliza  para  la  extracción  de  aire,  es  decir,  mediante la succión.  

  Extracción del vapor de agua 
  Tal  como  hemos  señalado  anteriormente,  una  propuesta  teórica  para  el  funcionamiento  de  una  planta  evaporadora  de  agua  del  mar,  requiere  la  utilización  de  algún  sistema  de  extracción  del  vapor  liberado  por  el  calor,  para  succionarlo  desde  las  celdas  o  compartimentos,  para  ser  tratado  nuevamente  si fuera preciso, y  para conducirlo hasta los lugares de destino. Una propuesta para  realizar  las  funciones  propias  de  estas  características  consistiría  en  la  instalación  de  unas  series  o  baterías  de  extractores  en  los  lugares  apropiados,  interconectados  mediante  conductos  con  las  filas de celdas.    

 
Extracción del vapor de una fila de celdas 

   

115 

Los extractores 
  La determinación de utilizar sistemas de extracción tendrían una  doble función: por una parte actuarían con un efecto de succión de  forma constante del vapor de agua de las zonas de evaporación, y  por  otra  tendrían  el  efecto  de  reducir  y  mantener  una  presión  adecuada en el interior de dichas zonas, además de proporcionar  una mayor rapidez en el proceso de la evaporación, y en definitiva,  procurar  que  los  volúmenes  de  agua  evaporada  y  transportada  fueran  los  mayores  posibles,  especialmente  durante  los  periodos  en los que se produzcan los mayores rendimientos térmicos.  Por  otra  parte,  la  utilización  de  este  tipo  de  sistemas  requiere  unos consumos energéticos asumibles, cuyos costes pueden llegar  a  ser  minimizados,  si  el  suministro  de  la  electricidad  necesaria  para su funcionamiento fuera generada por plantas termosolares  anejas  o complementarias a este tipo de instalaciones.   

  Extractor de vapor 

  Ha de tenerse en cuenta una circunstancia teórica de que resulte  necesario  tener  que  controlar  las  condiciones  de  presiones  y  temperaturas  idóneas,  de  forma  que  puedan  ser  reguladas  para  mantenerlas  lo  más  estables  posibles  en  toda  la  extensión  de  los  conductos,  para  lo  cual  existe  la  probabilidad  de  que  resulte  conveniente  introducir  determinadas  cantidades  de  aire  desde  el  exterior,  de  forma  constante  mediante  válvulas  de  paso,  hasta  la  parte  interior  de  las  zonas  de  evaporación,  con  el  objeto  de 

116  efectuar  los  oportunos  controles  de  regulación y prevenir  que  se  puedan crear situaciones de vacío interno en dichas zonas, o que  se pudieran alterar las condiciones del estado del vapor de agua y  causar irregularidades no deseadas durante su transporte.   Dicha circunstancia puede llegar a ser incluso necesaria ya que tal  como  observamos  en  la  atmósfera,  el  vapor  de  agua  condensado  que se mantiene estable en determinadas condiciones de presión  y temperatura, se encuentra mezclado con el aire. 

  Instalación de los extractores en origen 
  Un  primer  grupo  o  baterías  de  extractores  estarían  situados  en  conexión con las zonas de evaporación de cada una de las filas de  las  que  se  componen  las  celdas  o  compartimentos.  Habrán  de  ejercer  la  función  de  extraer  de  forma  constante  todo  el  vapor  conforme  se  vaya  liberando,  desembocándolo  inicialmente  en  unos habitáculos apropiados y debidamente acondicionados.   En  lugares  anexos  a  las  mismas  instalaciones  donde  se  ubiquen  los compartimentos para la evaporación del agua y los sistemas de  captación  solares,  se  interconectarían  un  número  apropiado  de  extractores formando series o baterías, con el objetivo de que sus  efectos se generen de forma interdependiente y complementaria,  para  proceder  a  la  extracción  del  vapor  de  agua  de  una  forma  constante, que será evacuado desde las celdas hasta unas cámaras  o  compartimentos  intermedios,  que  tendrían  una  función  de  regulación de la presión interna, ya que estarían interconectados  con  las  tuberías  o  conductos,  desde  los  cuales  partiría  el  vapor  para ser transportado hasta sus destinos, donde se realizarían los  procesos finales de condensación.   Partiendo del supuesto de que han de existir varias filas de celdas  o compartimentos independientes entre sí, lo idóneo sería instalar  una batería con varios extractores en un extremo lateral de cada  una de las filas, ubicados dentro de compartimentos estancos, de  forma que se puedan realizar paradas temporales de los mismos, 

117  con objeto de efectuar labores de reparación o mantenimiento, sin  afectar al resto de filas.   Los  citados  compartimentos  donde  se  situarán  los  extractores  habrán  de  estar  interconectados  con  uno  o  varios  conductos  o  tuberías,  regulados  a  su  vez  mediante  válvulas  o  llaves  de  paso,  para poder cortar la extracción del vapor a voluntad en cualquiera  de  las  filas,  de  forma  que  permitan  seguir  el  funcionamiento  del  resto de procesos, manteniendo la presión adecuada en el resto de  filas de celdas del conjunto de las instalaciones.   Finalmente,  todos  conductos  de  extracción  que  provienen  de  las  filas  del  conjunto  de  la  planta  estarán  interconectados  en  un  habitáculo final, del cual a su vez partirán los conductos o tuberías  por  los  cuales  se  ha  de  efectuar  el  transporte  del  vapor  de  agua  hasta los destinos finales.    
3 4 2

1

  Esquema de los conductos de extracción 

  Detalle del esquema de los conductos de extracción.              1.‐ Tubería de acceso del agua del mar  2.‐ Filas de celdas de evaporación  3.‐ Compartimentos de extracción y conductos  4.‐ Conductos para el transporte de vapor 

118 

Instalación de los extractores en los destinos 
  Un segundo grupo de extractores estarían situados en los puntos  de destinos, en los lugares donde se producirían los procesos de la  condensación,  al  final  del  recorrido  de  los  conductos  o  tuberías.  Habrán de tener la doble función de extraer todo el vapor de agua  de los habitáculos desde el origen de forma que circule por dichos  conductos,  y  a  la  vez  la  de  mantener  unos  valores  de  presión  adecuados  y  constantes,  que  permitan  el  mantenimiento  estable  del vapor en estado gaseoso a lo largo de todo su recorrido, y  en  consecuencia, garanticen que dicho vapor no pueda condensarse y  convertirse  en  estado  líquido  dentro  de  los  conductos,  por  causa  de alguna variación importante de presión o temperatura.  Es conveniente plantear como otra posible opción en el sentido de  que pudieran resultar precisos instalar más grupos de extractores  situados en uno o varios puntos intermedios entre los de origen y  destinos,  especialmente  en  aquellos  casos  de  que  ambos  puntos  estuvieran situados a grandes distancias, y cuya función principal  consistiría en asegurar unas presiones y temperaturas constantes  a lo largo de todos los conductos entre los recorridos intermedios.  Sería pues un sistema coordinado de extractores el que habría de  posibilitar la regulación de los valores de presión adecuados,  a lo  largo  de  todo  su  recorrido  a  través  de  los  conductos  o  tuberías,  garantizando que se mantenga estable el vapor de agua, en estado  gaseoso, sin que sufra ninguna variación en su temperatura, hasta  confluir  en  sus  destinos  finales,  aún  cuando  éstos  pudieran  estar  situados hasta unas distancias superiores a cientos de kilómetros.  La  coordinación  y  regulación  de  los  extractores  situados  en  los  puntos  de  origen  y  en  los  de  destinos,  tendrían  como  objetivo  primordial  mantener  una  presión  constante  durante  todo  el  trayecto que sea preciso recorrer a través de los conductos, ya que  constituirían la principal acción necesaria para mantener el vapor  de agua en ese estado gaseoso, desde las celdas donde tiene lugar  la evaporación, a lo largo de todos los conductos o tuberías, hasta  llegar a los puntos de destinos.    

119  Unos de los registros más importantes que se habrían de obtener  en unas pruebas preliminares de experimentación, deberían ser la  determinación  y  el  mantenimiento  de  estos  valores  de  presión  más  idóneos  a  lo  largo  de  sus  recorridos,  para  establecer  el  régimen de funcionamiento de los extractores.   

 
Diferentes modelos de extractores 

  Existen en el mercado gran diversidad de modelos de extractores  convencionales  de  aire,  con  diferentes  potencias  que  pueden  desalojar  grandes  caudales  de  aire,  de  hasta  60.000  m³/hora,  cuyas  características  harían  factible  el  poder  obtener  unos  rendimientos  eficientes  para  lograr  los  objetivos  que  se  han  planteado  con  estas  teóricas  instalaciones,  como  serían  los  de  succionar  y  transportar  importantes  caudales  de  vapor  de  agua  por  el  interior  de  unos  conductos  que  en  algunos  casos  tendrían  trayectos de grandes distancias.   También han de considerarse las evidentes opciones de desarrollo  de  modelos  de  extractores  específicamente  diseñados  para  las  funciones que se han señalado.           

120 

Los conductos o tuberías 
  Para  atender  las  necesidades  energéticas  de  la  sociedad  actual,  existen  numerosas  instalaciones en  todas  partes  del  mundo  para  transportar  diversos  productos  energéticos,  fundamentalmente  fluidos  o  gases,  como  son  el  petróleo  y  el  gas  natural.  Son  los  conductos o tuberías que recorren muy largas distancias, incluso  de  miles  de  kilómetros,  atravesando  países  y  hasta  continentes  enteros,  para  llevar  ese  tipo  de  productos  desde  los  pozos  o  yacimientos hasta las refinerías o, como en el caso del gas natural,  hasta los domicilios de los consumidores finales.    «Oleoducto:  Se  denominan  oleoductos  a  las  tuberías  e  instalaciones  conexas  utilizadas  para  el  transporte  de  petróleo,  sus  derivados  y  biobutanol,  a  grandes  distancias.  Los  oleoductos  se hacen de tubos de acero o de plástico con un diámetro interno  de entre 30 y 120 centímetros. En áreas donde resulta posible, se  construyen  sobre  la  superficie.  Sin  embargo,  en  áreas  que  sean  más desarrolladas, urbanas o con flora sensible, se entierran a una  profundidad típica de 1 metro.»   

 
Gasoducto sobre la superficie 

 

121  «Gasoducto:  Consiste  en  una  conducción  de  tuberías  de  acero, por las que el gas circula a alta presión, en estado gaseoso y  a  temperatura  ambiente,  desde  el  lugar  de  origen  hasta  el  de  destino.  Se  construyen  enterrados  en  zanjas  a  una  profundidad  habitual de un metro.»     «La  Casa  Blanca  rechaza  el  oleoducto  que  iba  a  atravesar  Estados  Unidos.  18/01/2012.  La  Casa  Blanca  rechazó  este  miércoles el permiso a una empresa canadiense para construir un  conducto  de  petróleo  que  hubiera  cruzado  Estados  Unidos  de  norte  a  sur,  conocido  como  Keystone  XL.  El  proyecto  iba  a  atravesar  una  zona  protegida,  los  acuíferos  de  Sand  Hills  y  Ogallala,  en  Nebraska,  lo  que  provocó  numerosas  protestas  por  parte de grupos ecologistas. La empresa solicitante, TransCanadá,  tiene  ahora  la  oportunidad  de  proponer  un  nuevo  trazado  para  ese  oleoducto,  que  traería  crudo  del  oeste  de  Canadá  a  las  refinerías del golfo de México.»    «Obama  da  luz  verde  al  tramo  sur  del  polémico  oleoducto  Keystone.  22/03/2012.  El  presidente  estadounidense,  Barack  Obama,  dio  luz  verde  hoy  al  tramo  sur  del  polémico  oleoducto  Keystone  y  recordó  que  es  necesario  para  continuar  con  una  mayor explotación petrolera a nivel nacional.  Desde la pequeña localidad de Cushing, en el estado de Oklahoma,  donde  la  construcción  de  este  oleoducto  de  780  kilómetros  comenzará esta misma primavera, un Obama rodeado de grandes  tuberías  afirmó  que  éste  es  un  paso  más  en  la  reducción  de  la  dependencia del petróleo extranjero.  El presidente aseguró que la aprobación de este tramo se debe a  que no existen las preocupaciones como las que han paralizado el  proyecto  más  al  norte  por  los  temores  de  contaminación  de  acuíferos estratégicos.»    El transporte de fluidos y gases mediante la utilización de tuberías  como  en  los  oleoductos  y  gasoductos,  requiere  la  realización  de  grandes  obras,  en  especial  las  de  excavación  sobre  una  gran  diversidad de terrenos y espacios naturales, para la instalación de 

122  los conductos a lo largo de cientos y a veces miles de kilómetros.  Su ejecución requiere unas inversiones económicas iniciales muy  considerables,  aunque  estas  resultan  rápidamente  amortizadas,  tanto por los mayores costes que supondría utilizar otros medios  de  transporte,  como  por  los  altos  precios  que  tienen  dichos  productos energéticos. También se han de considerar los impactos  que  se  puedan  ocasionar  en  el  medioambiente,  aunque  por  regla  general,  en  la  actualidad,  son  minimizados  por  los  técnicos  a  la  hora de realizar los diseños de los trazados.  Este mismo tipo de canalizaciones, mediante grandes tuberías, se  utilizan para el transporte del agua cuando se realizan trasvases o  para las conducciones del agua una vez desalada desde las plantas  desaladoras,  que  en  la  mayoría  de  los  casos  requieren  elevar  el  agua para salvar los desniveles o las dificultades orográficas de los  terrenos,  con  los  consiguientes  costes  energéticos,  aun  cuando  gran  parte  de  los  recorridos  de  distribución  puedan  hacerse  a  cielo  abierto,  mediante  canalizaciones  o  acequias  aprovechando  los  desniveles  de  los  terrenos.  Los  costes  para  acometer  su  ejecución suelen correr a cargo de presupuestos públicos, aunque  posteriormente  se  repercutan  a  través  de  tasas  o  cánones  que  pagarán  los  usuarios  finales,  por  lo  que  dichos  costes  resultarán  asumibles en mayor o menor medida, en función de los usos que  se vayan a dar al agua. 

 

 
Tuberías de pvc 

 

123 

El transporte de vapor de agua 
  El  principal  argumento  para  la  utilización  de  un  sistema  como  el  propuesto, sería el aprovechamiento de las ventajas que supone la  posibilidad  de  transportar  a  través  de  conductos  o  tuberías  grandes volúmenes de agua en estado gaseoso, por el significativo  ahorro  de  costes,  fundamentalmente  por  los  menores  consumos  de energía que proporcionaría la utilización de extractores de aire  para  dicha  finalidad,  frente  a  los  elevados  costes  que,  en  este  apartado,  suponen  el  realizar  los  trasvases  del  agua  en  estado  líquido.  Especialmente  cuando  para  realizar  dichos  trasvases  se  requieren  efectuar  elevaciones  del  agua  para  salvar  importantes  desniveles a causa de las dificultades orográficas de los terrenos.    

3

 
Los conductos o tuberías 

  Las  oportunidades  y  las  enormes  posibilidades  que  se  abren  al  utilizar conductos o tuberías para transportar el agua en estado de  vapor, están basadas en la simplicidad de las instalaciones y en los  menores costes de los materiales, de las obras a realizar y de  los  medios técnicos que se requieren para llevar a cabo dichas tareas:  los extractores de aire tienen unos consumos en electricidad muy 

124  asumibles,  en  relación  con  su  alta  capacidad  para  succionar  o  desplazar  grandes  volúmenes  de  aire,  que  en  este  caso  sería  del  vapor de agua.  

  Las obras de canalización 
  Para llevar adelante un proyecto con estas características resulta  imprescindible  tener  presente  la  circunstancia  de  que  al  tratarse  de vapor de agua, se hace necesario mantener las condiciones que  resulten  más  idóneas  en  cuanto  a  la  temperatura  y  una  presión  baja,  de  forma  constante,  a  lo  largo  de  toda  la  conducción.  Para  ello todos los conductos habrían de ser subterráneos y aislados de  tal forma que las condiciones de humedad y temperatura externas  no  tengan  ninguna  influencia,  por  muy  variables  o  extremas  que  pudieran llegar a ser.   Todas  las  previsiones  que  tendrían  que  hacerse  han  de  serlo  en  función  de  los  volúmenes  de  agua  estimados  para  atender  las  necesidades  de  suministros  y  de  las  distancias  a  que  se  encuentren los puntos hasta los que se hayan de transportar, para  lo  cual  se  comentan  de  forma  esquemática,  breve  y  elemental,  algunos aspectos que se han de tener en cuenta, relacionados con  los materiales, las distancias y los impactos medioambientales.     

Los materiales 
  Los  materiales  utilizados  para  la  construcción  de  oleoductos  o  gasoductos,  son  generalmente  materiales  que  han  de  tener  una  gran resistencia y rigidez, ya que han de soportar grandes pesos y,  en su caso, presiones muy altas. Suelen utilizarse materiales como  el  acero  de  alta  resistencia  y  los  plásticos  modernos,  materiales  específicamente  adecuados  contra  los  impactos,  la  corrosión  y  para cubrir grandes distancias, y tienen unos diámetros o calibres  internos que van desde los 30 a los 120 centímetros.  

125  Las tuberías para el transporte de agua suelen ser de hormigón y  en la actualidad se experimenta un importante crecimiento de su  utilización, sobre todo por los grandes diámetros, ya que cada vez  se requieren que sean mayores, para realizar grandes trasvases de  agua  entre  cuencas,  que  van  sustituyendo  de  forma  progresiva  a  las  grandes  canalizaciones  que  venían  siendo  utilizadas  en  las  pasadas  décadas  para  las  diversas  finalidades,  como  trasvases,  regadíos, abastecimientos, etc.   

 
Tuberías recubiertas con poliuretano 

  A  diferencia  de  esos  tipos  de  conducciones  que  se  han  detallado,  de  forma  breve,  para  el  transporte  de  vapor  de  agua  en  estado  gaseoso  y  a  bajas  presiones,  ha  de  suponerse  que  los  materiales  más idóneos habrían de ser los plásticos o polipropilenos. Existen  en los mercados una gran variedad de tuberías para esta finalidad,  incluso las hay con recubrimientos especiales de poliuretano, que  son generalmente utilizadas para conducciones de agua caliente o  agua helada ya que garantizan el que no se produzcan pérdidas de  calor ni de presión.   Las  tuberías  que  resultarían  idóneas  para  el  transporte  de  vapor  de agua, podrían tener unos calibres internos comprendidos entre  unos  30  y  60  centímetros,  bastante  menores  si  se  comparan  con  los grandes calibres necesarios para las tuberías de conducción de 

126  agua  en  estado  líquido.  Esto  supondría  que  las  excavaciones  del  terreno para el soterramiento de este tipo de conducciones serían  inferiores a las convencionales utilizadas para trasvases de agua y  en  consecuencia  tendrían  inicialmente  menores  impactos  en  el  medio  ambiente.  Estas  circunstancias  permitirían  también  el  poder  planificar  que  en  las  conducciones  se  utilizaran  al  menos  dos  tuberías,  o  más  si  fuera  preciso,  para  obtener  mayores  volúmenes  de  vapor  transportados,  disponer  de  varios  canales  para usos alternativos y mejorar con ello la eficiencia a la hora de  hacer mantenimientos para limpieza o para posibles reparaciones.    

  Las distancias 
  Ya  se  ha  apuntado  el  hecho  de  que  para  el  transporte  de  determinados fluidos se construyen oleoductos o gasoductos que  recorren distancias muy grandes, incluso los hay que superan más  de mil kilómetros. En cambio, esas mismas distancias se descartan  cuando  lo  que  se  ha  de  transportar  es  agua  en  estado  líquido,  procedente  por  ejemplo  de  desaladoras  situadas  en  zonas  costeras  y  tener  que  trasvasarla  hasta  zonas  muy  lejanas  del  interior, ya que en estos casos, los costes en consumos de energía  que tendrían de soportar las hacen inviables.  Esos  inconvenientes  podrían  resultar  minimizados  si  lo  que  se  transporta  es  agua  en  estado  gaseoso,  ya  que  el  trazado  de  las  conducciones  puede  realizarse  sin  que  tenga  ninguna  influencia  cualesquiera  que  sean  las  circunstancias  de  los  terrenos  que  hubieran de atravesar, salvando cuantos desniveles o dificultades  orográficas  fueran  precisos,  ya  que  las  citadas  circunstancias  no  tendrán  ninguna  influencia  extra  en  los  consumos  de  energía,  ya  que los regímenes de funcionamiento de los extractores serían los  mismos.           

127 

Los impactos medioambientales 
  Los  posibles impactos  medioambientales  que  se  producirían  a  causa  de  las  obras  necesarias  para  las  instalaciones  de  los  conductos  de  vapor  de  agua,  se  limitarían  prácticamente  a  las  fases iniciales de su construcción. Una vez concluidas dichas fases,  pueden minimizarse todos los impactos asociados a los terrenos,  al movimiento inicial de tierras o de la maquinaria, etc. Quedaría  únicamente  por  comprobar  la  efectividad  de  otras  medidas  correctivas que se deberán tomar en función de los efectos que se  hubieran causado: restauraciones de los terrenos, reforestaciones  con plantas y árboles, protección de los márgenes, etc.   

La versatilidad en las instalaciones 
  Las  instalaciones  de  los  conductos  o  tuberías  permiten  dotar  de  una gran versatilidad a la hora de realizar planteamientos iniciales  en los trazados de los recorridos para cualquier proyecto de estas  características.  Las  instalaciones  de  las  plantas  de  evaporación  pueden  tener  uno  o  más  puntos  de  origen  y  las  de  condensación  uno  o  varios  puntos  de  destinos.  Tanto  los  puntos  de  origen,  de  existir varios próximos entre sí, como los de destinos, pueden a su  vez tener interconectados puntos intermedios de los recorridos, y  permiten  tener  abierto  un  amplio  abanico  de  opciones  para  el  mayor aprovechamiento en todo momento, de forma que puedan  redirigirse los flujos de vapor de agua a voluntad, desde las zonas  con mayor eficiencia térmica, según los días o las épocas, hacia las  zonas  con  mayores  necesidades  puntuales,  tanto  si  se  tratara  de  zonas  donde  se  precisaran  mayores  volúmenes  de  agua  en  determinadas épocas concretas, como en aquellas zonas donde se  pueden almacenar mayores volúmenes, también según las épocas,  por tener más alta capacidad para el almacenamiento.  Para transmitir una idea aproximada de dichos planteamientos se  muestran en el siguiente dibujo esquemático.   

128 

C­3

C­2

C­1

b a

1

2

 
Esquema de la versatilidad en las instalaciones 

  Como se señala esquemáticamente en el dibujo, la planificación de  este tipo de instalaciones permite que tanto las ubicaciones de las  plantas de evaporación, como los trayectos de transporte hasta las  instalaciones  de  condensación,  puedan  realizarse  con  una  gran  versatilidad. Las ventajas que ofrece este sistema de instalaciones  y métodos para el transporte del agua en estado gaseoso y a baja  presión,  por  medio  de  canalizaciones  o  tuberías,  son  las  grandes  posibilidades que se abren para poder realizar los trazados ya que  abren  diferentes  opciones  para  interconectar  incluso  dos  o  más  plantas evaporadoras, con una o varias zonas de destinos.   Así, tal como se refleja en el dibujo, a modo de ejemplo, desde una  primera  planta  (1)  situada  en  el  litoral,  se  pueda  transportar  el  vapor por una canalización hasta el punto de condensación (C‐1)  para el suministro de agua a una zona. Desde una segunda planta  (2)  se  puede  transportar  vapor  por  otra  canalización  diferente  hasta el punto de condensación (C‐2) para llevar el suministro de  agua a una segunda zona. Aun cuando las hipotéticas plantas y las 

129  zonas  de  suministro  como  las  que  se  sugieren  en  el  ejemplo  pudieran  estar  geográficamente  muy  alejadas  una  de  otra,  existe  la  opción  de  poder  interconectarlas  mediante  otra  canalización  que uniera los puntos intermedios (a y b) para tener la opción de  derivar  mayores  caudales  hacia  una  zona  u  otra,  en  épocas  diferentes, o para atender las necesidades puntuales. De la misma  forma,  ambas  canalizaciones  pueden  estar  interconectadas  a  su  vez con un tercer punto de condensación (C‐3) aunque estuviera  geográficamente  más  alejado,  y  a  mayor  altitud  pero  con  una  mayor  capacidad  para  el  almacenamiento  de  agua,  con  objeto  de  poder derivar hacia ese tercer punto mayores caudales de agua en  determinadas  épocas,  que  podrían  ser  utilizados  posteriormente  para  reabastecer  de  agua  a  las  zonas  1  y  2,  incluso  para  poder  suministrar agua a nuevas zonas.   La  posibilidad  de  situar  puntos  intermedios  (a‐b)  dotados  con  instalaciones de extractores, abre otras opciones como son las  de  controlar  las  presiones  internas  de  los  conductos  para  que  las  condiciones  se  mantengan  estables,  facilitando  de  ese  modo  que  las distancias para el transporte de vapor de agua entre los puntos  de origen y destino puedan llegar a ser muy grandes. 

130 
 

  4.­ Instalaciones para la condensación 
  La condensación es uno de los fenómenos englobados dentro del  ciclo físico del agua en la naturaleza. La humedad existente en la  atmósfera  forma  las  nubes  que  al  enfriarse  se  transforman  en  pequeñas microgotitas de agua que se precipitan sobre la tierra en  forma  de  lluvia.  Los  dos  factores  principales  que  condicionan  el  que se produzca el proceso de la condensación son la presión y la  temperatura, en este caso, ha de ser una baja temperatura, el frío.    «Se  denomina  condensación  al  cambio  de  estado  de  la  materia  que  se  encuentra  en  forma  gaseosa  a  forma  líquida.  Aunque el paso de gas a líquido depende, entre otros factores, de  la  presión  y  de  la  temperatura,  generalmente  se  llama  condensación al tránsito que se produce a presiones cercanas a la  ambiental.  Cuando  se  usa  una  sobrepresión  elevada  para  forzar  esta transición, el proceso se denomina licuefacción.»    «El proceso de condensación suele tener lugar cuando un gas  es  enfriado  hasta  su  punto  de  rocío,  sin  embargo  este  punto  también  puede  ser  alcanzado  variando  la  presión.  El  equipo  industrial o de laboratorio necesario para realizar este proceso de  manera  artificial  se  llama  condensador.  La  condensación  es  un  proceso  regido  con  los  factores  en  competición  de  energía  y  entropía. Mientras que el estado líquido es más favorable desde el  punto de vista energético, el estado gas es el más entrópico.»    La  condensación  es  un  fenómeno  que  se  produce  de  forma  habitual y espontánea, en determinadas condiciones ambientales,  debido a las propiedades físicas del agua. El vapor de agua del aire  se condensa de una forma natural sobre las superficies frías y  se  denomina  rocío.  El  vapor  de  agua  sólo  se  condensará  en  otra  superficie cuando ésta sea más fría que la temperatura del vapor 

131 
 

de  agua,  o  cuando  el  equilibrio  de  vapor  de  agua  en  el  aire,  es  decir,  la  humedad  de  saturación,  se  haya  excedido.  Cuando  el  vapor  de  agua  se  condensa  en  una  superficie,  se  produce  un  recalentamiento neto en dicha superficie.   Las  propiedades  termodinámicas  del  aire  húmedo  y  los  efectos  que tiene la variación de la humedad y de la presión atmosférica  influyen notablemente sobre los materiales y el ser humano.  La condensación puede realizarse de forma artificial, mediante  el  ‘filtrado’  de  grandes  masas  de  aire,  debido  a  que  éstas  siempre  contienen  un  determinado  grado  de  humedad  relativa,  y  de  esa  forma  poder  obtener  agua  en  estado  líquido.  En  la  naturaleza  se  da  el  proceso  de  la  condensación  de  vapor  de  agua  al  bajar  la  temperatura, por ejemplo, con el rocío en la madrugada. El hecho  de  que  la  condensación  sea  un  proceso  natural,  el  llamado  rocío  provoca  que  sea  de  gran  utilidad  para  conseguir  agua:  Podemos  encontrar  muchas  estructuras  creadas  con  el  propósito  principal  de  conseguir  agua  a  partir  de  la  condensación  de  la  humedad  contenida en el aire, como en el caso del estanque de rocío o de un  colador para recoger la humedad del aire.   Los habitantes de las zonas desérticas obtienen agua dulce a partir  de  la  humedad  del  aire.  Una  de  esas  curiosas  formas  consiste  en  que  cada  mañana  al  amanecer,  colocan  prendas  o  paños  de  algodón alrededor de pequeños árboles o arbustos y menean sus  abundantes  pequeñas  ramas,  las  cuales  están  cubiertas  por  el  rocío de la madrugada, formado gracias a las bajas temperaturas  nocturnas.  Con  ese  movimiento,  abundantes  gotas  de  agua  dulce  caen sobre las prendas, las cuales recogen y las estrujan sobre la  boca  para  beber  el  agua  que  escurre.  En  determinados  lugares  muy áridos, esa será la única ración de agua que tomaran durante  todo el día.     «Muchos  de  los  sistemas  utilizados  para  recoger  el  agua  a  partir de la condensación son usados para aprovechar y mantener  la humedad de la tierra en zonas con una avanzada desertificación  en  proceso.  Algunas  organizaciones  educan  a  los  habitantes  de  dichas zonas para ayudarles a afrontar la situación.» 

132 
 

La  condensación  artificial  del  vapor  de  agua  se  realiza  utilizando  diferentes  máquinas,  medios  y  métodos,  mediante  la  aplicación   de  algún  elemento  refrigerante  a  los  conductos  a  través  de  los  cuales  se  hace  pasar  el  vapor.  El  efecto  de  dicha  refrigeración  es  que en dichos conductos el estado gaseoso del vapor de agua se va  reconvirtiendo  progresivamente  al  estado  de  agua  líquida.  La  condensación  es  por  lo  tanto  la  parte  final  del  proceso  conocido  como destilación.  «La destilación es en sí misma el proceso básico del ciclo del  agua en  la  naturaleza.  El  agua  es  evaporada  por  el  calor  del  sol  formando  las  nubes  y  posteriormente  enfriada  y  condensada  en  forma  de  lluvia,  nieve  o  granizo.  Análogamente,  ese  mismo  fenómeno  se  produce  de  forma  artificial  utilizando  un  destilador  en  el  que  se  calienta  el  agua  hasta  hervir  quedando  esterilizada,  pasando  a  continuación  al  enfriador  en  el  que  se  condensa  finalmente en forma de agua 100% químicamente pura, ideal para  el consumo  humano.  Básicamente,  los  equipos  de  destilación  constan  de  dos  recipientes  conectados  mediante  un  serpentín  enfriador.  El  primer  recipiente  alberga  el  agua  a  tratar  y  el  segundo recoge el agua purificada.»   

 
Serpentín 

 

133 
 

«Se  denomina  serpentín  o  serpentina  a  un  tubo  de  forma  frecuentemente  espiral,  utilizado  comúnmente  para  enfriar  vapores  provenientes  de  la  destilación  en  un  calderín  y  así  condensarlos  para  volver  un  elemento  a  su  estado  líquido.  Suele  ser de vidrio, cobre u otro material que conduzca el calor de forma  fácil  y  rápida.  Se  denominan  también  intercambiadores  de  calor,  que  son  dispositivos  diseñados  para  transferir  calor  entre  dos  medios  que  estén  separados  por  materiales  o  elementos  que  se  encuentren en contacto.»    «Si  la  diferencia  en  volatilidad  y  por  tanto  en  punto  de  ebullición  entre  dos  componentes  es  grande,  puede  realizarse  fácilmente la separación completa en una destilación individual. El  agua  del  mar,  por  ejemplo,  que  contiene  un  4%  de  sólidos  disueltos, principalmente sal común, puede purificarse fácilmente  evaporando el agua, y condensando después el vapor para recoger  el producto: agua destilada. Para la mayoría de los propósitos, este  producto es equivalente al agua pura.»   

Compartimentos para la condensación 
  Hemos señalado que los destinos del agua transportada en forma  de vapor, desde las plantas de evaporación a través de conductos  o  tuberías,  estarían  situados  en  las  zonas  deficitarias  de  agua  potable, y para las cuales se realizaría el almacenamiento del agua  una vez obtenida mediante la condensación con este sistema, para  un  posterior  suministro  y  distribución,  tras  los  oportunos  procesos de depuración y tratamiento.   Conviene  realizar  un  breve  comentario  a  modo  de  apunte,  en  el  sentido de que la localización de este tipo de instalaciones para la  condensación,  habrían  de  situarse,  desde  el  punto  de  vista  de  la  orografía  de  los  terrenos,  en  los  niveles  superiores  de  aquellos  lugares hacia los que posteriormente fuera a realizarse un primer  almacenamiento del agua.  

134 
 

El conjunto de las instalaciones que se precisarían para completar  el  proceso  se  encontrarían  en  un  complejo  formado  básicamente  por  unas  baterías  de  extractores,  unos  compartimentos  para  la  compresión del vapor, unos serpentines dentro de un refrigerante  para la condensación y un primer depósito para el tratamiento y  potabilización previa del agua, antes de pasar al almacenamiento  en depósitos o embalses.    

 
Compartimentos para la condensación 

  Se  pueden definir de una forma muy esquemática y elemental las  funciones y compartimentos donde se realizarían los procesos de   extracción del vapor proveniente de los conductos y su posterior  condensación.   

 
Extractores 

135 
 

Los  diferentes  conductos  o  tuberías  estarían  conectados  con  una  serie de baterías de extractores situadas en unos compartimentos  estancos,  hacia  los  que  fluiría  el  vapor  de  agua  conforme  fuera  succionado. La misma acción de dichos extractores hacia esa parte  interna de los compartimentos proporcionaría los efectos para la   compresión de dicho vapor.   

  Baterías de extractores 

  Sobre la base inferior de los citados compartimentos se situarían  unas  aberturas  para  los  conductos,  por  ejemplo  con  una  forma  cónica que tuvieran una disminución progresiva de su calibre, que  estarían conectados con los serpentines que se encontrarían en la  parte inferior, sumergidos estos dentro de un líquido refrigerado  que sería renovado constantemente, a través de los cuales pasaría  el vapor de agua y en los que se produciría la condensación.  El  agua  así  condensada,  una  vez  en  estado  líquido,  caería  por  inercia a un primer compartimento situado en la parte inferior de  la  instalación,  a  modo  de  aljibe  o  piscina,  en  el  cual  se  podrían  realizar  los  primeros  tratamientos  adecuados  para  depurar  y  garantizar su total potabilidad. Tras ello sería conducida mediante  tuberías  o  canales,  hacia  embalses,  balsas  o  depósitos  dispuestos   en cotas geográficas inferiores, hacia los que confluiría el agua por  inercia para su almacenamiento temporal.  

136 
 

 

 
Serpentines y líquido refrigerante 

  Como se ha señalado, esta es tan solo una forma muy esquemática  de representación de aquellas instalaciones que serían necesarias  para  completar  la  última  parte  del  ciclo,  en  la  que  finalmente  el  vapor  de  agua  transportado  a  través  de  conductos  desde  las  instalaciones de evaporación, se transformaría en agua líquida.  Aunque resulta una evidencia, conviene comentar que este tipo de  instalaciones han de tener una complejidad mucho mayor que los  aspectos que han sido desarrollados tan esquemáticamente, en lo  referido  a  todos  aquellos  apartados  que  requieren  unos  diseños  específicamente técnicos y mucho más complejos, como serían los  sistemas  para  el  control  automático,  los  circuitos  eléctricos,  los  suministros  de  electricidad,  los  sistemas  de  refrigeración,  de  bombeo, motores, conductos, válvulas, etc.     

137 
 

  5.­ Almacenamiento temporal del agua 
  Las mejores soluciones para abordar o prevenir los problemas de  escasez  de  agua  sería  poder  disponer  de  una  forma  permanente  de una gran cantidad de reservas, disponer siempre de suficiente  agua almacenada. Sería la solución idónea para tener provisiones  suficientes, de forma especial para tener cubiertas las necesidades  durante  los  inesperados,  inevitables  y cíclicos  periodos  largos  de  sequías. Y además, lo ideal resultaría disponer de agua abundante,  siempre y con excedentes, con sobrantes, muy por encima de las  necesidades  para  las  que  estuvieran  hechas  las  previsiones  para  atender las demandas.  Las  opciones  más  extendidas  para  dichas  prevenciones,  las  constituyen  los  almacenamientos  de  agua  en  grandes  embalses,  mediante  la  construcción  de  grandes  presas.  Son  las  opciones  ideales que vienen a imitar de forma artificial el almacenamiento  natural que se produce en la naturaleza en forma de grandes lagos  o  lagunas.  En  determinados  lugares,  este  tipo  de  construcciones  llegan a producir importantes impactos medioambientales, lo que  provoca fuertes discrepancias y rechazos entre los habitantes que  viven en las localidades de las zonas próximas.   El almacenamiento temporal del agua es pues, uno de los aspectos  más importantes a la hora de buscar soluciones a la problemática  que se deriva de la escasez del agua en cualquier lugar del mundo.  Para  abordar  los  hipotéticos  diseños  de  unos  proyectos  para  la  construcción de unas instalaciones como las que se han planteado  en  este  estudio,  resultará  indispensable  tener  disponibles  los  lugares  donde  se  hayan  de  realizar  almacenamientos  temporales  del agua obtenida, así como tener previstos los canales por los que  se  vayan  a  distribuir  a  los  usuarios  receptores.  La  diversidad  de  las  épocas  con  mayor  o  menor  intensidad  solar,  los  cambiantes  períodos de lluvias y sequías, así como las irregularidades con las  que  se  realizan  los  consumos,  hacen  aconsejable  tener  siempre  disponibles  lugares  donde  se  vayan  a  guardar  reservas  de  agua 

138 
 

suficientes.  Estas  son  las  circunstancias  que  van  a  condicionar  inexorablemente los posibles diseños teóricos iniciales, tanto para  determinar la ubicación de las plantas para la evaporación, como  de los trayectos por los que discurrirán los conductos y, de forma  prioritaria, dónde se realizarán las ubicaciones más idóneas de las  instalaciones para la condensación.  Para  estos  últimos  habrán  de  buscarse  las  ubicaciones  en  zonas  donde  resulte  posible  almacenar  suficientes  cantidades  de  agua,  en función de las previsiones sobre las necesidades futuras de los  abastecimientos que se vayan a suministrar. Lo ideal sería poder  ubicar las instalaciones para la condensación en zonas cercanas a  embalses ya existentes, para complementar los aportes naturales  y garantizar reservas suficientes, o también sobre zonas en las que  resulte posible la construcción de nuevos embalses.    

  Laguna entre las montañas 

  Sin embargo, estas son unas circunstancias tan heterogéneas que  en  numerosos  lugares  resulta  imposible  el  almacenamiento  del  agua aprovechando las zonas naturales, como en los tradicionales  embalses  o  pantanos,  y  en  consecuencia  las  posibles  alternativas  para solucionar dichas circunstancias representarán un problema  mucho más difícil a la hora de planificar, por lo que resultaría muy 

139 
 

complejo  diseñar  un  modelo  teórico  general,  aun  cuando  si  será  sencillo describir algunos casos, a modo de pequeños ejemplos.    Como  ya  se  indicó  anteriormente,  pueden  ser  muy  diversas  las  ubicaciones  de  las  plantas  de  evaporación,  según  las  condiciones  geográficas  en  que  estén  situadas  las  zonas  donde  se  tengan  que  realizar  los  suministros,  y  en  consecuencia,  a  partir  de  ello  será  necesario  buscar  aquellos  lugares  que  sean  más  idóneos  en  los  que situar las instalaciones para la condensación.   • Zonas  cercanas  a  los  litorales  costeros,  pero  con  nulas  posibilidades de tener embalses o poder construir nuevos.   • Zonas  cercanas  a  cuencas  fluviales  donde  existan  caudales  importantes  pero  que  su  regulación por medio  de  embalses  no resultaría posible o tendrían un impacto medioambiental  negativo.  • Zonas cercanas a embalses ya existentes y su trasvase hasta  los  puntos  de  suministro  requeriría  salvar  importantes  desniveles  orográficos,  por  lo  que  las  elevaciones  del  agua  resultarían muy costosas.  • Zonas desérticas alejadas de las costas con pocos accidentes  geográficos.  En  función  de  los  parámetros  indicados,  habrán  de  buscarse  las  soluciones  más  acordes  para  cada  caso  concreto,  aún  cuando  en  determinados casos tuvieran que ser muy imaginativas. También  se ha indicado la gran versatilidad que ofrecerían estos sistemas a  la  hora  de  ubicar  las  citadas  instalaciones  para  la  condensación  del vapor de agua, en puntos más o menos cercanos unos de otros  y con la posibilidad de estar interconectadas entre sí.   Dichas opciones permitirían realizar diseños con lo que se podrían  aprovechar  lugares  diferentes  para  el  almacenamiento,  de  forma  que  estos  pudieran  ser  complementarios  y  sucesivos,  como  encadenados,  por  ejemplo  sobre  depósitos  o  balsas  que  aunque  tuvieran  dimensiones  reducidas,  serían  situados  en  diferentes  cotas  o  niveles,  progresivamente  decrecientes,  que  estuvieran  permanentemente  interconectados  entre  sí  mediante  canales  o  tuberías, a modo de vasos comunicantes ,con los cuales se podrían  regular  y  aumentar  la  acumulación  de  reservas  de  agua.  Esos 

140 
 

pequeños lugares de almacenamiento mencionados, podrían ser a  modo de aljibes, depósitos, piscinas, balsas naturales o artificiales,  en acuíferos subterráneos ya existentes, situados todos en cadena,  en una progresión descendente con los que se aprovecharan para  dicha finalidad las irregularidades orográficas de los terrenos.   En  determinados  casos,  las  soluciones  para  el  almacenamiento  temporal del agua, pasarían por la instalación del mayor número  posible  de  dichos  depósitos  artificiales,  interconectados  entre  sí,  aéreos o subterráneos, distribuidos a lo largo y ancho de las zonas  por las que se habrían de realizar los suministros.   

  Grandes depósitos de poliéster 

  No  resulta  complicado  idealizar  situaciones  en  las  que  se  podría  llevar  el  agua  hasta  aquellos  lugares  donde  existen  numerosas  zonas  que  son  áridas  o  terrenos  de  secano  que  ocupan  grandes  extensiones. Habitualmente son aquellos terrenos o zonas que se  encuentran entre pequeñas montañas, rodeados de suaves cerros  o  altozanos,  con  una  pluviometría  muy  irregular,  en  los  que  la  vegetación  que  crece  es  escasa  por  esa  falta  de  lluvias.  Llevar  hasta  allí  este  tipo  de  conducciones,  transportando  el  agua  en  forma  de  vapor  hasta  instalaciones  de  condensación  situadas  en  los lugares más altos de dichos cerros y aprovechar esa orografía  para  construir  pequeñas  balsas  o  depósitos  situados  de  forma  descendente y encadenados, por las que el agua que desbordaría  iría  pasando  de  una  a  otra,  formando  una  especie  de  rosario  de 

141 
 

cascadas  que  mantendrían  permanentemente  llenos  todos  esos  depósitos, desde los cuales finalmente se haría llegar el agua hasta  sus destinos.   Sería esa una forma de tener siempre unas buenas e importantes  reservas de agua, para cubrir las necesidades puntuales y a la vez  posibilitaría  el  mantener  y  desarrollar  algunos  sistemas  de  riego  para potenciar el crecimiento de árboles y plantas autóctonas de  una forma progresiva y permanente. Es esta una idealización que  más  bien  se  parecería  a  un  sueño,  si  no  fuera  porque  esa  es  la  cruda realidad con la que se desarrolla la vida en aquellos lugares  inhóspitos, en los que aparentemente falta la vegetación y la vida,  cuando lo que realmente falta es el agua. 

  El fin del ciclo artificial 
  Para finalizar la última parte de los procesos teóricos que se  han  comentado,  únicamente  quedarían  por  planificar  los  canales  por  los que discurrirían las aguas sobrantes una vez utilizadas. Serían  estas  unas  acciones  incuestionables  que  habrían  de  propiciarse  para  que  dichas  aguas  puedan  terminar  siempre  confluyendo  en  arroyos o ríos, de forma que sus destinos finales sean los océanos  y  los  mares,  es  decir,  en  los  mismos  lugares  de  donde  partieron,  vertiendo  esas  aguas  en  los  mares  para  completar  así  este  ciclo  artificial, finalizando los procesos de igual forma que finaliza en la  naturaleza el ciclo físico y natural del agua.  En su camino hacia esos destinos finales, se hace imprescindible la  obligación  de  depurar  todas  las  aguas  residuales  de  los  vertidos,  de  reutilizar  esas  aguas  siempre  que  sea  posible,  para  lo  que  habría  de  imponerse  el  compromiso  de  implantar  las  medidas  correspondientes,  para  las  que  actualmente  ya  se  disponen  de  técnicas y novedades tecnológicas que hacen posible llevar a cabo  todas estas tareas, imprescindibles y beneficiosas para todos.  Son acciones que han de desarrollarse siguiendo los criterios más  elementales de racionalidad y máximo respeto a la Naturaleza. 

142   

6.­ Los residuos salinos o salmueras 
  Algunas  de  las  consecuencias  ocasionadas  por  el  funcionamiento  de las desaladoras convencionales, en los diferentes procesos para  la  desalación  del  agua  marina  para  la  obtención  del  agua  dulce,  son  los  problemas  causados  por  el  alto  grado  de  sales  minerales  contenidas en el agua del mar, debido a los residuos salinos que se  depositan y acumulan en los diferentes elementos que conforman  las  instalaciones,  y  de  forma  especial,  en  las  aguas  residuales  sobrantes  de  dichos  procesos,  que  por  su  alta  concentración  de  dichas sales son conocidas con el nombre de ‘salmueras’.  A  diferencia  de  las  citadas  instalaciones  desaladoras  actuales,  el  proceso  de  evaporación  como  el  que  se  ha  planteado  en  este  documento, requeriría utilizar procedimientos diferenciados para  tratar ese problema de los residuos salinos, aparentemente mucho  más  simples,  por  lo  que  existen  probabilidades  de  minimizar  los  problemas causados por las citadas aguas residuales o salmueras,  no así en los efectos que inevitablemente originan la acumulación  de  dichas  sales,  en  los  diferentes  elementos  de  las  instalaciones  que entran en contacto permanente con el agua salada, por lo que  para desarrollar un tipo de instalaciones como las de un proyecto  como este, resultará conveniente analizar cada una de las fases de  los  diferentes  procesos  de  su  funcionamiento,  para  realizar  una  previsión de los elementos y de los aspectos técnicos en cuanto a  los materiales que se vayan a utilizar.    El sistema propuesto en este proyecto teórico no ha de enfocarse  pues como una técnica más de desalación, ya que su fundamento  está basado en tratar de desarrollar de forma artificial los mismos  principios  que  se  dan  en  la  naturaleza,  circunstancia  que  no  excluye la certeza de que se vayan a producir problemas similares  de acumulación excesiva de sales, especialmente en los diferentes  elementos  de  los  que  se  componen  las  celdas  o  compartimentos  donde se han de desarrollar los procesos térmicos.      

143 

Las aguas de la desalación 
  «Las  aguas  procedentes  de  la  desalación  son  químicamente  desequilibradas,  con  gran  acidez  y  presencia  de  algunos  elementos nocivos, como el boro, tanto para el abastecimiento de  poblaciones  como  para  los  cultivos,  especialmente  los  cítricos.  Necesitan  de  una  mezcla  con  otras  aguas  o  tratamientos  de  acondicionamiento  más  complejos  y  costosos.  En  poblaciones  como  Las  Palmas,  con  un  alto  porcentaje  de  aguas  desaladas,  la  población no bebe le agua del grifo, por su sabor desagradable.  La salmuera del rechazo de la desalación constituye un elemento  contaminante  por  su  concentración  en  sales  y  su  contenido  de  productos  químicos  procedentes  de  los  tratamientos  previos.  Su  vertido  al  mar  en  grandes  cantidades  como  residuos  de  grandes  plantas  desaladoras  requiere  un  estudio  especial  de  impacto  al  medio.  El  aumento  de  salinidad  de  las  aguas  del  mar  como  consecuencia del vertido de salmueras afecta de forma decisiva  a  algunas  especies  muy  valiosas  del  mar  Mediterráneo,  como  la  posidonia oceánica muy frecuente en esas costas.»     

Mientras el agua se evapora, las sales se concentran    
«El  procedimiento  más  común  consiste  en  hacer  hervir  el  agua para después condensar el vapor desprendido, libre ya de la  mayor parte de la sal, que en su mayor parte no se evapora.»    El  proceso  de  evaporación  del  agua  salina  tiene  como  principal  consecuencia  directa,  la  acumulación  de  las  sales  que  contiene,  y  que  a  causa  de  su  mayor  temperatura  de  fusión  no  se  evaporan.  Dichos efectos no tienen repercusión alguna en el proceso natural  que se produce en los océanos y mares, ya que la evaporización se  origina sobre las láminas más superficiales de tan grandes masas  de  agua,  por  lo  que  las  sales  que  quedan  liberadas  se  diluyen  de  forma inmediata y constante.  

144  El problema de la acumulación de aguas con salmueras se origina  como  una  consecuencia  inevitable  de  los  procesos  artificiales,  especialmente en los de ósmosis inversa, cuyos resultados son las  grandes cantidades de aguas con restos salinos en los que quedan  acumuladas las sales detraídas de los grandes volúmenes de agua  que han sido tratados. Es un problema que requiere de soluciones  específicas encaminadas a minimizar los grandes perjuicios que se  ocasionarían en el medio ambiente marino, si dichos residuos de  salmueras  se  liberaran  constantemente  sobre  una  misma  zona  marítima.   Uno  de  los  sistemas  más  generalizados  que  se  utilizan  para  neutralizar  o  deshacerse  de  estas  salmueras  residuales,  consiste  en derivar estos excedentes hasta el interior del mar, más allá de  la línea del litoral, a través de unas series de conductos o tuberías,  al  final  de  las  cuales  se  colocan  pequeños  aparatos  que  actúan  a   modo de aspersores, diluyendo las salmueras lo máximo posible a  lo  largo  de  amplias  zonas,  evitando  así  acumulaciones  excesivas  que  dañarían  a  las  diferentes  especies  vegetales  y  animales  que  habitan en dichas zonas.     

Los residuos salinos 
  La idea de evaporar agua del mar para transportarla en forma de  vapor  con  la  finalidad  de  que  los  procesos  de  condensación  se  lleven a cabo en lugares de destino, proporciona la posibilidad y la  ventaja de que el agua obtenida tras el proceso de condensación,  resulte  estar  casi  completamente  libre  de  sales  y  sus  posteriores  tratamientos para su potabilización completa resulten sencillos de  realizar.  Sin  embargo,  con  ello  no  se  evitan  las  consecuencias  causadas por los residuos salinos que contienen dichas aguas, ya  que ese problema se origina y se ha de resolver en los lugares  de  origen, donde se han de llevar a cabo los procesos de evaporación.  En  el  hipotético  desarrollo  de  unas  instalaciones  que  se  hicieran  siguiendo las pautas indicadas en el proyecto que se ha planteado, 

145  según  las  circunstancias,  se  podrían  adoptar  diferentes  medidas,  en  cuanto  a  la  previsión  que  se  haría  a  la  hora  de  acometer  el  diseño más funcional posible de las celdas o compartimentos para  minimizar dichos efectos esperados.    Cualquiera de los distintos planteamientos que pudieran hacerse,  habrían de tener en cuenta el grado de salinidad que se acumulara  en las aguas dentro de las celdas o compartimentos, así como en  todos los componentes que conforman el  resto de los elementos,  como consecuencia directa de los procedimientos propuestos para  producir la evaporación.    

La eliminación de las salmueras 
  Una  primera  consecuencia  se  ocasionaría  por  la  inevitable  acumulación de residuos salinos sobre los elementos situados en  el interior de dichas celdas. La previsión más racional consistiría  en  planificar  que  todos  los  elementos  internos  tuvieran  un  fácil  acceso y unas manipulaciones sencillas para efectuar su limpieza,  o su retirada y su sustitución.   Una segunda consecuencia vendría marcada por la concentración  de sales que se acumularían en el agua de dichas celdas durante el  proceso de evaporación. Pudiera ocurrir que dicha concentración  fuera  más  o  menos  rápida  o  incluso  que  fuera  lenta.  La  mayor  parte de las sales que no se evaporan quedarían en suspensión al  diluirse y concentrarse excesivamente en el agua que se acumula  en  la  parte  superior  de  las  celdas,  o  bien  podrían  precipitarse  hacia la parte inferior de las mismas.   Teóricamente se podrían desarrollar algunas ideas para el diseño  de  las  citadas  celdas  que  posibilitarían  una  previsión  adecuada  para  proceder  a  una  evacuación  periódica  de  las  aguas  con  alta  concentración  de  sales,  o  incluso  poder  llegar  a  minimizar  esos  impactos evitando que se produzcan dichas acumulaciones.   Por ejemplo, una primera opción consistiría en colocar en cada fila  de celdas en las que se realizan los procesos de evaporación  y en  la parte contigua a la de acceso del agua del mar, unas compuertas 

146  o válvulas para propiciar el vaciado de los compartimentos, con el  fin  de  renovar  totalmente  el  agua  de  una  forma  periódica  para  proceder a la limpieza de los elementos cuando fuera preciso.   Dichas compuertas o válvulas se conectarían con tuberías por las  que se retornarían las aguas con salmueras directamente hasta el  interior del mar.   

 
Conductos laterales para desagües 

  La segunda de las opciones teóricas consistiría en un diseño de las  estructuras  de  las  celdas  o  compartimentos  con  unos  canales  laterales  de  desbordamiento,  por  los  que  desbordaría  el  agua  conforme  fuera  quedando  acumulada  en  la  parte  superior  y  que 

147  serían  desaguados  por  su  parte  inferior  mediante  bombeo.  Esta  opción  sería  complementaria  de  la  anterior  y  posibilitaría  que  el  vaciado  de  las  aguas  se  produjera  de  una  forma  continuada  o  cíclica, según las circunstancias, simultáneamente a la realización  de los procesos de evaporación.   Instalando  en  el  interior  de  las  celdas  varios  sensores  para  la  medición  de  la  concentración  de  las  sales,  los  procesos  de  evaporación podrían llegar a estar completamente automatizados,  limitando de esa forma que se produjeran acumulaciones del agua  con  excesivas  concentraciones  de  sales,  mediante  la  evacuación  periódica  o  cíclica  del  agua  en  el  momento  en  que  se  alcanzaran  unos niveles salinos predeterminados, minimizando de esa forma  el impacto medioambiental de los vertidos.  Con  total  seguridad  existirán  otras  opciones  para  el  tratamiento  adecuado  de  estas  aguas  salmueras,  o  incluso  otras  muchas  que  podrían  llegar  a  desarrollarse,  más  novedosas  y  eficaces,  si  se  impulsaran  las  oportunas  investigaciones  para  propiciar  nuevos  sistemas o métodos, con los que obtener un aprovechamiento más  idóneo  de  las  aguas  de  los  mares  y  océanos,  con  el  propósito  de  aportar  nuevas  soluciones  y  más  eficaces  allá  donde  existan  problemas provocados por la escasez del agua, o por los largos  e  imprevisibles períodos de sequías.                      

148 
 

                   

En este mundo hay problemas que parecen imposibles de resolver. No por falta de solución, sino por falta de voluntad para encontrarla. Con voluntad y acciones solidarias en favor de las personas que en muchos países del mundo padecen hambre, sed, pobreza, o enfermedades, estas circunstancias deberían dejar de ser un problema.
                       

149 
 

 

El agua como negocio 
  La necesidad de utilizar el agua de forma eficiente, ha llevado en  las últimas décadas a investigar sobre nuevos métodos y sistemas,  dirigidos  fundamentalmente  a  racionalizar  el  uso  del  agua  y  a  aumentar  el  ahorro  en  los  consumos,  unas  circunstancias  que  propiciaron  que  numerosas  empresas  dedicaran  importantes  inversiones  a  desarrollar  nuevos  ingenios  o  inventos  para  conseguirlo. Se adoptaron nuevas medidas y algunas innovaciones  que fueron desde sustituir los tradicionales riegos a manta en los  campos de cultivo, por los riegos por goteo o por aspersión, hasta  la fabricación de dispositivos domésticos de ahorro de agua, como  los  dosificadores  para  los  grifos  y  para  el  vaciado  parcial  de  las  cisternas. Unas medidas que se tornaron en la necesidad de tener  que  aplicar  unas  medidas  imprescindibles  de  ahorros,  no  por  causa  de  la  escasez  del  agua,  muy  habituales  y  duraderas  en  numerosos  lugares,  sino  por  los  elevados  precios  que  se  le  aplicaron,  situaciones  que  siguen  apuntando  la  tendencia  de  que  la carestía de muchos pueda tener como consecuencias de que los  suministros  del  agua  termine  convirtiéndose  en  un  negocio  económico muy rentable para algunos.    «Muy  interesante  es  un  documento  publicado  por  el  banco  Credit  Suisse  el  pasado  día  23  de  noviembre.  Se  trata  de  un  monográfico  sobre  las  dinámicas  que  afectan  a  la  oferta  y  demanda  de  agua  a  nivel  mundial.  Siendo  como  es  elemento  natural  que,  con  carácter  general,  sólo  se  valora  en  su  escasez,  más nos vale irnos preparando. Si nos atenemos a las conclusiones  del banco suizo, la carestía, en la doble acepción del término como  indisponibilidad  y  un  precio  elevado,  puede  convertirse  en  argumento  definitorio  del  agua  en  un  futuro  no  muy  lejano.  Con  las  enormes  implicaciones  políticas,  sociales  y  económicas  que  esto  supone.  Y  el  potencial  universo  inversor  que  tal  realidad  ofrece para los que estén más espabilados. 

150 
 

Y  es  que  las  dinámicas  de  oferta  y  demanda  apuntan  a  un  fenómeno generalizado de falta de recursos hídricos. En efecto, no  solo la población mundial aumenta a un ritmo acelerado sino que  cada  vez  son  mayores  sus  necesidades  de  abastecimientos,  consecuencias  de  los  desarrollos  crecientes  de  muchas  regiones,  urbanísticos e industriales. Por el contrario, el nivel freático se ha  reducido drásticamente en lugares como China, India, Australia  y  algunas  zonas  de  los  Estados  Unidos,  mientras  que  algunas  reservas  naturales  como  las  del  Mar  de  Aral,  se  reducen  a  pasos  agigantados.  Si  el  suministro  actual  se  mantuviera  en  2020,  cosa  cuestionable,  y  no  se  tuvieran  en  cuenta  las  tesis  del  cambio  climático, el 37% de la población mundial, esto es 2.800 millones  de  personas,  casi  nada,  se  encontrarían  para  ese  ejercicio  en  situación de abastecimiento límite (que la ONU sitúa en menos de  1.700 metros cúbicos por persona y año).  Pese  a  este  preocupante  entorno  que  en  cierto  modo  se  ha  plasmado en un crecimiento de la factura del agua, superior al de  la inflación nominal en los últimos años, las inversiones abundan  por  su  ausencia,  situándose,  en  algunos  países  emergentes,  sustancialmente  por  debajo  de  las  destinadas  a  energía,  comunicaciones  o  transporte.  Por  lo  que  respecta  a  las  naciones  desarrolladas,  existe  un  importante  gap  entre  lo  que  los  fondos  que  las  mejoras  en  extracción,  distribución,  reciclado  y  consumo  requerirían, y lo que realmente es desembolsado por gobiernos y  empresas  privadas.  Un  problema  mayúsculo  del  que  apenas  es  consciente una opinión pública que, en tales sociedades, continúa  instalada  en  el  mantra  de  una  abundancia  que,  si  no  está,  se  inventa.  Parece  inevitable  que  antes  o  después  haya  una  toma  de  conciencia  colectiva  sobre  la  dimensión  del  problema,  con  sus  indeseables  consecuencias  potenciales,  y  que,  por  tanto,  este  estado de permanente relegación concluya. ¿Cuándo? 2020 está a  la vuelta de la esquina por lo que no debería tardar. Sin embargo,  señala  Credit  Suisse  que  existen  tres  obstáculos  fundamentales.  Uno, la delicada situación actual de las finanzas de muchos países  que  amenazan  con  severas  restricciones  presupuestarias  plurianuales  e  incorpora  un  elevado  riesgo  soberano;  dos,  la  ausencia  de  financiación  privada  en  el  entorno  actual,  salvo  para 

151 
 

aquellos  proyectos  que  incorporen  alguna  garantía  de  rentabilidad;  tres,  el  cambio  de  mentalidad  colectiva  sobre  el  carácter  escaso  del  agua,  su  aprovechamiento  y  uso  racional.  En  un  momento  de  incertidumbre  económica,  la  mayor  o  menor  urgencia  para  acometer  esta  cuestión  puede  ser  fácilmente  relativizada.  En términos financieros, hay un evidente ganador de todo esto, si  lo que parece inevitable termina de materializarse: las compañías  constructoras y de ingeniería que puedan aplicar su know­how en  otras industrias, como la petrolera o la gasística, al negocio  de la  obtención, la depuración o la desalinización del agua. Junto a ellas,  aquellas  firmas  especializadas  en  su  almacenamiento  o  en  su  distribución,  en  la  mejora  de  la  eficiencia  de  su  uso  agrícola,  doméstico  e  industrial  o  en  su  gestión.  Un  mercado  potencial  de  500.000  millones  de  dólares  en  el  que  ya  están  tomando  posiciones las empresas asiáticas. El documento hace un recorrido  extensivo  por  todas  y  cada  una  las  categorías  citadas  con  una  enumeración  abundante  de  firmas  posicionadas  en  uno  u  otro  segmento. Merece la pena echar un vistazo al instrumento propio  que proponen como vehículo inversor.»    «Mientras  que  uno  pretendía  identificar  los  potenciales  ganadores  del  desarrollo  masivo  de  negocios  ligados  a  la  obtención, almacenamiento, conducción o tratamiento del agua – un  mercado  potencial  que  Credit  Suisse  cifraba  entonces  en  500.000 millones de dólares‐, otro documento elaborado por UBS  realiza  un  estudio  transversal,  industria  por  industria,  de  los  efectos de una potencial falta de suministro que, por cierto, ya está  afectando  al  desarrollo  de  determinas  zonas  de California,  China,  Australia  o  la  India.  Un  análisis  exhaustivo  de  diez  sectores  a  través  de  una  metodología  propia  que  tiene  en  cuenta  la  intensidad  en  el  uso,  la  exposición  geográfica,  tanto  de  la  cadena  de  aprovisionamiento  como  de  las  instalaciones  productivas,  las  políticas  empresariales  de  obtención  y  aprovisionamiento  y  así  sucesivamente,  lo  que  les  permite  identificar,  siempre  de  modo  aproximado, las firmas más vulnerables y más protegidas en cada  uno de ellos a este factor de riesgo. Viendo las tablas de resultados  no es difícil concluir, desde una óptica puramente regional, que los 

152 
 

chinos tienen un problema serio con esta cuestión y que tendrán  que hacer algo para solucionarlo.»    Estas  pueden  ser  las  consecuencias  de  una  visión  puramente  economicista que pueden tener algunos gobernantes. En lugar de  propiciar la búsqueda e implantación de nuevas formas o sistemas  para  garantizar  todos  aquellos  abastecimientos  de  agua  que  se  precisen,  suficientes  e  incluso  sobrados,  asumiendo  los  usuarios  los lógicos costes que conllevaran, se pervierte la escasez de agua  a  términos  dinerarios,  aumentando  para  ello  sus  precios  con  criterios de rentabilidad económica, provocando que sea cada vez  más cara, pretendiendo con esta fórmula forzar al menor consumo  a los usuarios, ‐‘el ahorro del agua para consumir menos y pagar  más’‐ ocasionando unas funestas consecuencias en muchos casos,  en  los  que  se  pone  en  situaciones  límite  a  muchas  personas  y  empresas,  forzándolas  hacia  el  abandono  de  sus  actividades,  por  ejemplo  agrícolas  o  ganaderas,  al  no  poder  disponer  de  agua  suficiente a unos precios razonables.  Resultaría  inadmisible  que  se  permitiera  una  gestión  del  agua  puramente economicista que estuviera sujeta a intereses privados  y con ello se desplazaran a muchos colectivos hacia situaciones de  pobreza, mientras algunos aprovecharan esas circunstancias para  lucrarse con esa necesidad. Muchos recursos naturales en todo el  mundo  están  sometidos  a  las  leyes  de  la  oferta  y  la  demanda,  intermediados  mediante  operaciones  privadas  de  intervenciones  puramente especulativas de los ‘mercados financieros’, como son  las materias primas, minerales, metales, maderas, y los productos  energéticos, incluso hasta los productos alimenticios.  Aplicar soluciones de forma global a los problemas causados por  la escasez del agua, habría de suponer una fuente de riqueza para  el conjunto de las personas, y no un simple negocio en el que unos  pocos solo buscaran enriquecerse. 

153 
 

 

Proyectos para crear riqueza 
  «Según estimaciones de la FAO, en el último siglo el consumo  de  agua  ha  crecido  a  un  ritmo  que  duplica  el  del  aumento  de  la  población  mundial.  Fruto  de  ello  es  que  su  escasez  afecta  prácticamente  a  todos  los  continentes.  En  2025  se  espera  que  1.800 millones de personas vivan en una situación de falta total de  acceso  al  líquido  elemento.  Para  dos  terceras  partes  de  la  población mundial será entonces un recurso escaso.»    Resultaría  muy  ilusionante  ver  que  un  proyecto  teórico  como  el  que  se  ha  desarrollado  en  este  trabajo  llegara  a  ser  eficiente  y  pudiera  ser  puesto  en  práctica  en  la  realidad.  Un  problema  tan  generalizado,  como  es  la  escasez  de  agua  en  muchos  lugares  del  planeta, tendría por fin una solución global viable y efectiva. Tener  agua  dulce  de  calidad  y  abundante,  de  forma  permanente,  en  cualquier lugar, a voluntad, sin tener que depender de las lluvias y  sin temor a las largas sequías. Sin embargo, más bien parece que  todo eso ha de quedar tan solo en una simple ilusión, en un sueño.  Aunque la realidad debería ser mucho más ilusionante todavía, ya  que  lo  verdaderamente  realista  sería  comprobar  que  problemas  como la escasez de agua hubieran dejado de serlo desde tiempos  pasados, que estuvieran realmente resueltos, porque se hubieran  impulsado  y  puesto  en  práctica  aquellas  medidas  precisas  para  solucionarlos. Así que lo que realmente resulta ser un sueño, casi  imposible de que llegue a convertirse en realidad, será ver que los  gobernantes  se  pusieran  manos  a  las  obras,  e  impulsaran  todas  aquellas  medidas  oportunas  para  paliar  las  necesidades  de  agua,  cuanto menos entre las poblaciones más desfavorecidas. Aquellas  que carecen de recursos económicos suficientes porque quizás en  otros tiempos sus recursos naturales fueron esquilmados por los  entonces señores poderosos de otras naciones.   Las medidas que se pueden adoptar para atender las necesidades  pueden ser muy diferentes, dependiendo de unos lugares u otros, 

154 
 

pero  las  soluciones  que  se  pueden  llegar  a  aplicar  son  también  muy variadas y quién sabe, todavía queden por descubrir nuevas  soluciones  innovadoras.  Algo  que  debería  resultar  posible  si  se  dedicaran los recursos necesarios para investigar posibles nuevas  vías con las que atender esos objetivos.   En este planeta el agua es un recurso inagotable, aunque dada la  enorme diversidad de ecosistemas geográficos, el agua dulce está  repartida  de  forma  muy  irregular,  que  va  desde  aquellos  lugares  donde  hay  una  gran  frecuencia  pluviométrica,  en  los  que  el  agua  dulce se renueva de una forma periódica, constante y abundante,  hasta aquellos otros lugares áridos, desérticos, secanos, en los que  la escasez de este elemento indispensable es casi permanente.    Aparentemente, también habría que considerar como que estarían  disponibles  recursos  suficientes  para  lograr  que  no  faltara  agua  dulce  en  ningún  lugar  del  mundo,  al  menos  en  aquellos  lugares  habitados, donde viven seres humanos. En teoría, existen medios  suficientes para lograr esa finalidad, como son la mano de obra, la  tecnología,  las  máquinas,  los  materiales,  las  fábricas,  la  energía,  etc....  Sin  embargo,  los  problemas  de  escasez  de  agua  continúan  incrementándose  progresivamente  en  muchas  partes  del  mundo,  a pesar de las diferentes opciones que parecen estar disponibles y  que  deberían  ser  soluciones,  algunas  de  ellas  muy  imaginativas.  Quizás  lo  que  falta  es  más  voluntad,  más  recursos  económicos,  más  investigación,  hasta  implantar,  y  por  qué  no,  encontrar  nuevos sistemas que lleguen a ser realmente óptimos.   Quizás lo que falte sea el dinero. Los que tienen mayor necesidad  de agua suelen ser aquellos que tienen menos cantidad de dinero.  Muchos  de  los  que  necesitan  del  agua  dulce  para  dedicarla  a  la  producción  alimentos  no  tienen  suficiente  dinero  para  pagarla,  seguramente porque lo que ingresan por el fruto de sus esfuerzos  resulta insuficiente para cubrir los gastos que cuestan producirlos.   Aunque quizás lo que realmente falta es una voluntad política por  parte de los gobernantes. Siendo como es el dinero un recurso en  apariencia  también  inagotable,  la  forma  en  que  se  gestiona  no  parece  resultar  la  más  adecuada  para  lograr  los  beneficios  que  cabrían suponer o esperar, condicionada sin duda por la influencia 

155 
 

que ejercen aquellos que lo poseen en abundancia, sobre aquellos  que  han  de  tomar  las  decisiones.  Así,  a  la  hora  de  abordar  determinados  problemas  y  tomar  determinadas  decisiones,  los  costes o las cuantías de las inversiones son medidos en términos  cuantitativos  de  dinero,  por  lo  que  únicamente  se  consideran  como  rentables  aquellas  que  producen  beneficios  económicos  o  dinerarios, a los que se da un peso decisivo, en detrimento de los  costes  o  de  los  beneficios  que  habrían  de  ser  los  prioritarios,  si  estos  fueran  valorados  en  términos  cualitativamente  humanos,  como por ejemplo, la pobreza que se reduciría, las vidas humanas  que no se perderían, o el medio ambiente que se mejoraría.  La creación de dinero habría de servir para crear riqueza de forma  generalizada. Esa debería de ser la razón prioritaria de la creación  de  dinero  público.  Sin  embargo  el  dinero  se  crea  en  cantidades  ingentes para satisfacer mayoritariamente las iniciativas privadas.  Se crea el dinero para que unos pocos lo acaparen con rapidez y se  sientan  ricos  y  poderosos,  incrementando  progresivamente  la  cantidad de dinero que queda en manos de unos pocos, mientras  escasea para muchísimos seres humanos, provocando que muchos  de ellos queden fuera de los canales de acceso a ese recurso y por  tanto  carecen  de  medios  para  atender  sus  necesidades  básicas,  generándose situaciones de pobreza.  Así  pues,  la  creación  de  dinero  público  debería  tener  la  finalidad  prioritaria  de  crear  riqueza  pública,  y  para  ello,  nada  mejor  que  destinarlo a financiar aquellos proyectos que crean riqueza.    Las necesidades básicas o primarias de las personas constituyen la  base  para  el  desarrollo  de  las  actividades  que  generan  riqueza,  entendiendo  por  riqueza  el  acceso  de  las  personas,  a  través  del  trabajo, a los bienes y servicios que cubren dichas necesidades.  En las últimas décadas, muchas personas destinan una gran parte  de  sus  recursos  económicos  a  satisfacer  caprichos,  o  a  consumir  productos que nada tienen de necesidades básicas, impulsando la  tendencia de que muchos recursos de las inversiones privadas se  destinen  a  satisfacer  este  tipo  de  finalidades,  por  resultar  más  lucrativas y en ocasiones, incluso para realizar las inversiones en  actividades meramente especulativas.  

156 
 

En la primera década del siglo XXI las acciones empresariales han  experimentado  unas  fuertes  tendencias  hacia  las  reducciones  de  los  costes,  en  especial  los  salariales,  haciendo  que  determinadas  actividades dejen de ser rentables en algunos países, por la única  razón de ser deslocalizadas y trasladadas a otros países donde los  trabajadores perciben salarios muy bajos.   Estas  circunstancias  están  condicionando  grandes  cambios  en  la  economía  de  muchos  países,  donde  se  dan  mayor  impulso  a  las  actividades financieras que a las productivas o laborales. Grandes  cantidades  de  dinero  se  dedican  a  actividades  principalmente  especulativas:  Inversiones  y  compras  de  bienes  o  productos  susceptibles  de  incrementar  de  forma  artificial  su  precio,  con  el  objetivo  de  generar  plusvalías  con  rapidez  y  venderlos  con  la  exclusiva finalidad de obtener unas ganancias rápidas y fáciles. De  esa  forma  se  da  prioridad  a  las  inversiones  especulativas  en  activos  inmobiliarios,  en  valores  accionariales,  en  materias  primas, petróleo, energías, metales preciosos, hasta en productos  alimenticios básicos, e incluso en activos mobiliarios de todo tipo,  de los que algunos terminan convirtiendo en ‘activos tóxicos’.  Esta  actividad  meramente  especulativa  tiene  efectos  negativos  sobre la capacidad adquisitiva de muchas personas, especialmente  trabajadores,  produciendo  un  deterioro  económico,  tanto  en  las  economías  particulares,  como  en  las  de  carácter  público.  Ese  deterioro  de  la  actividad  económica  en  general,  se  traslada  y  afecta  a  otras  muchas  actividades  empresariales  tradicionales,  causando  una  menor  creación  de  puestos  de  trabajo  y  menor  generación de impuestos, lo que a su vez, condiciona la actividad  de los diferentes sectores públicos, obligando a sus responsables y  gobernantes  a  dedicar  gran  cantidad  de  recursos  a  inversiones  poco o nada rentables, generando grandes déficits y acumulando  grandes deudas públicas.  Muchos  de  los  gobernantes,  banqueros,  inversores,  empresarios,  etc. de los países más desarrollados, parecen haber obviado que el  dinero es un recurso que tiene como principal objetivo favorecer  las transacciones en el intercambio de bienes, y de que la riqueza  real  se  sigue  fundamentando  en  la  atención  de  las  necesidades  básicas  de  las  personas,  por  lo  que  al  darse  una  prioridad  casi 

157 
 

exclusiva  a  unas  actividades  frenéticas  para  unas  economías  basadas  en  inversiones  puramente  financieras,  provocan  que  sigan  generándose  nuevas  bolsas  de  pobreza  en  gran  parte  de  naciones en el mundo.    

Creando riqueza se supera la pobreza 
  «No  podíamos  comer  carne  ni  comprar  leche  por  falta  de  dinero.  Lourdes  vive  en  los  Andes  del  Perú.  A  las  familias  campesinas de esta zona no les resulta nada fácil alimentar a sus  hijos e hijas. La pobreza afecta al 81% de las familias, que, a casi  4.000  metros  de  altura  y  con  muy  poco  agua,  prácticamente  no  pueden cultivar más que patatas. Por eso, el 36% de los pequeños  sufren desnutrición: las patatas les llenan el estómago, pero no les  aportan todos los nutrientes que necesitan para crecer sanos.  Algunos  agricultores  intentan  sembrar  habas  o  arvejas,  pero  las  heladas  son  cada  vez  más  imprevisibles  y  las  épocas  de  lluvias  más cortas. “La lluvia se va muy temprano y las plantas se quedan a  medias”,  se  queja  Mateo,  un  vecino  de  Lourdes.  Llueve  menos,  pero con tanta violencia que el agua arrastra la escasa tierra fértil.  Son  los  efectos  del  cambio  climático,  una  dificultad  añadida  para  estos campesinos y campesinas peruanos.  Ahora  las  cosas  están  empezando  a  cambiar.  Empeñados  en  alimentar mejor a sus hijos, se han organizado y han decidido que  el primer objetivo es disponer de agua suficiente para los cultivos.  Con  el  apoyo  de  Intermón  Oxfam,  cavan  zanjas  para  conducir  el  agua  de  lluvia  hasta  los  reservorios,  unas  lagunas  artificiales  impermeabilizadas  con  arcilla  o  plástico,  donde  almacenan  agua  para  regar  en  las  épocas  secas.  Algunas  familias  incluso  han  instalado sencillos pero eficaces sistemas de riego por aspersión,  que les permiten aprovechar mejor el agua.  Este  ha  sido  el  primer  paso  de  un  cambio  sustancial.  Ahora,  además  de  patatas,  cosechan  verduras  y  hortalizas,  utilizan  semillas  adecuadas  al  terrero  y  al  clima,  y  técnicas  agrícolas  respetuosas con el medio ambiente. Lourdes está orgullosa de su  huerto  orgánico:  “Cultivo  acelgas,  apios,  cebollas,  espinacas, 

158 
 

puerros... De todo, para que no me falte y así poder alimentar a mis  hijos”.»    (Cita que corresponde a una transcripción literal del texto de una  carta de Intermón Oxfam a sus asociados).     

Un proyecto espacial crea riqueza  
  «El pasado 23 de Septiembre de 1999 nos llegó la noticia de  que  la  sonda  espacial Mars  Climate,  enviada  por  la  NASA  para  mantenerse en órbita marciana y estudiar el clima del planeta, se  estrelló  en  Marte  y  quedó  completamente  destruida.  Según  fuentes  de  la  NASA  el  desastre  fue  debido  a  un  error  en  la  conversión al Sistema Internacional de unidades de los datos que  se habían suministrado al ordenador de a bordo.  La sonda espacial Mars Climate Observer fue construida con el fin  de  convertirse  en  un  satélite  del  planeta  Marte  y  así  poder  estudiar  la  atmósfera  y  la  superficie  del  planeta  rojo.  Además,  debía  proporcionar  información  y  servir  de  estación  de  comunicaciones  para  apoyar  la  aproximación  y  el  "aterrizaje"  en  Marte,  en  diciembre  próximo,  de  la  misión Mars  Polar  Lander.  Para  todo  ello,  la  sonda  Mars  Climate  fue  lanzada  hace  aproximadamente 10 meses, con un coste global que se valora en  unos 125 millones de dólares, (unos 20.000 millones de pesetas).»    Los proyectos  espaciales,  como  por  ejemplo  el  de  enviar  a  Marte  una  sonda  espacial  o  un  pequeño  robot,  con  la  finalidad  de  obtener información o datos sobre el clima de ese planeta, tienen  unos  presupuestos  económicos  ingentes.  Si  uno  de  esos  objetos,  como el de la noticia que se ha descrito, se extravía o se desintegra  antes de llegar a su destino, podría tener la misma consideración  que si todo el dinero invertido en ese proyecto “se hubiera tirado a  la papelera”. ¿Realmente eso es así? ¿El dinero invertido va a parar  a una papelera?  

159 
 

Pues realmente parece que no. Porque el dinero que fue destinado  a  la  inversión  de  ese  proyecto  no  es  precisamente  lo  que  viajó  a  Marte,  ni  se  tiró  a  una  papelera,  sino  que  se  quedó  en  La  Tierra.  Solo  en  apariencia,  un  proyecto  como  el  que  falló  es  como  si  el  dinero  que  financió  un  coste  económico  tan  elevado  se  hubiera  tirado a la basura. El ingenio espacial se perdió en aquella misión,  pero  el  dinero  no,  ya  que  se  quedó  en  el  país  que  lo  impulsó,  y  sirvió  entre  otras  muchas  cosas,  para  financiar  inicialmente  las  actividades  propias  de  los  centros  de  investigación  de  altas  tecnologías, de las universidades, y de forma complementaria, de  todo  un  conjunto  de  actividades  empresariales  que  las  rodean  y  que son las que aportan los productos y técnicas específicas para  ello,  más  los  bienes  y  los  servicios  que  resultan  necesarios  para  mantener  toda  esa  actividad  investigadora  y  productiva,  que  son  aquellos que se obtienen gracias a la actividad económica de una  sociedad  desarrollada,  como  son  las  fábricas,  los  comercios,  los  almacenes,  la  distribución,  el  transporte,  los  alimentos,  la  agricultura, la ganadería, los abonos, los pesticidas, la fabricación  de  maquinaria  agrícola,  la  construcción  de  naves  frigoríficas,  los  seguros, etc. A pesar del aparente fracaso de la misión espacial, un  proyecto de esas características sirvió para crear una gran riqueza  que  se  redistribuye  entre  numerosas  empresas  y  personas.  Porque con ese dinero se han financiado y se seguirán financiando  las empresas, los comercios, las universidades, las investigaciones,  las entidades financieras y las instituciones públicas, etc.   El  dinero  seguirá  circulando,  pasará  de  unas  empresas  a  otras,  a  comercios, a entidades financieras, a particulares y a instituciones  públicas.  Esta  circulación  seguirá  generando  nuevos  impuestos,  nuevos proyectos, nuevas inversiones, etc.   De la misma forma que en el proyecto espacial, se pueden iniciar  infinidad  de  nuevos  proyectos  de  muy  diversa  naturaleza,  que  si  se llevan a cabo objetivamente, proporcionarán a las personas, de  forma  individual  y  global,  aquella  riqueza  que  permite  satisfacer  las  necesidades  que  hacen  que  la  vida  sea  más  digna  para  todos  los seres humanos.   

160 
 

Una  misión  espacial  con  acento  español  va  a  estudiar  el ciclo del agua a nivel mundial 
  «Como  si  se  tratara  de  una  estrella  de  Hollywood  recién  llegada al festival internacional de cine de Cannes, hoy se presenta  en esta ciudad de la Riviera francesa un satélite que será decisivo  para llegar a comprender los fenómenos climáticos que azotan la  Tierra. Sin necesidad de alfombra roja que realce el evento, pero  con  gran  cantidad  de  luces,  focos  y  cámaras,  la  Agencia  Europea  del  Espacio  (ESA)  va  a  desvelar  en  la  sede  francesa  de  Thales  Alenia  Space,  la  mayor  fábrica  de  satélites  de  Europa,  la  singular  silueta  del  satélite  Soil  Moisture  and  Ocean  Salinity  o  SMOS,  el  acrónimo en inglés de Humedad del Suelo y Salinidad Oceánica.  Conocido  como  'el  satélite  del  agua',  su  tarea  va  a  consistir  en  medir  la  cantidad  y  distribución  exacta  de  líquido  elemento  que  hay en la Tierra, "algo que jamás se ha llevado a cabo de manera  exhaustiva",  aclara  Pedro  Méndez,  presidente  de  EADS‐Casa  Espacio.  Esta  compañía  española  encabeza  el  grupo  de  firmas  nacionales  que  ha  desarrollado  y  fabricado  los  ojos  electrónicos  del  satélite,  el  avanzado  radiómetro  interferométrico  de  microondas  de  apertura  sintética  Miras,  único  equipo  que  viaja  a  bordo de la plataforma espacial.  Concebido por alrededor de 200 ingenieros españoles y científicos  de  las  Universidades  de  Valencia,  Cataluña  y  Salamanca,  Miras  ‐ acrónimo  de  Microwave  Imaging  Radiometer  using  Aperture  Synthes‐ es la más avanzada y poderosa herramienta creada por el  ser  humano  para  conocer  el  nivel  de  salinidad  de  cada  tramo  de  todos  los  ríos,  lagos,  mares  y  océanos  que  cubren  el  70%  de  la  Tierra.  Pero  no  solo  eso.  También  para  detectar  el  grado  de  humedad  de  cada  kilómetro  cuadrado  de  desierto,  llanuras  y  montañas, que ocupan el 30% de la Tierra.  La  misión  encomendada  a  estos  800  kilogramos  de  tecnología  punta surgió en 1999 por iniciativa de Jordi Font, investigador del  Instituto  de  Ciencias  del  Mar  de  Barcelona,  organismo  perteneciente  al  Consejo  Superior  de  Investigaciones  Científicas  (CSIC),  y  un  equipo  internacional  de  científicos.  "Nunca  se  había 

161 
 

intentado  medir  la  salinidad  desde  el  espacio",  asegura  ese  profesor catalán.  Diversas expediciones científicas miden la salinidad y la humedad  en  mitad  del  Pacífico  o  del  desierto  de  Gobi.  "Gracias  a  SMOS  ‐ afirma  Font‐  no  tendremos  que  fiarnos  de  los  datos  parciales  y  promedios con los que trabajamos y que, de algunas regiones del  Planeta,  ni  siquiera  los  tenemos".  El  instrumento  'made  in  Spain'  se  asemeja  a  un  pulpo  gigante  de  tres  brazos  y  ocho  metros  de  diámetro.  Pero,  en  lugar  de  ventosas,  dispone  de  66  receptores  (Licef), cada una con cuatro sondas muy sensibles. Con ellos, tiene  que  captar  la  energía  que  emite  la  Tierra  en  la  frecuencia  de  1,4  GHz,  que  es  aquella  que  se  sabe  que  está  relacionada  con  las  variaciones de la humedad y la salinidad.  Para  obtener  datos  concretos,  será  necesario  que  las  señales  recogidas por SMOS sean sometidas a un largo y complejo proceso  de  descifrado.  Una  vez  conseguido  servirán,  por  ejemplo,  para  conocer las claves que originan el fenómeno de El Niño, que causa  graves  inundaciones  en  los  países  de  América  Central.  A  finales  del presente año, SMOS se posicionará en el espacio a una altura  de  755  kilómetros  y  permanecerá  operativo  entre  tres  años  y  cinco años.»   

La tecnología necesaria para prevenir 
  «Un  satélite  de  la  NASA  ha  descubierto  que  las  nubes  de  la  Tierra están cada vez más bajas. En concreto, han perdido un 1%  de  su  altura  ‐de  30  a  40  metros‐  a  lo  largo  de  la  última  década.  Este  fenómeno  tiene  implicaciones  potenciales  para  el  clima  mundial  en  el  futuro.  Según  los  científicos,  de  continuar  este  proceso,  nuestro  planeta  podría  enfriarse  de  manera  más  eficiente, reduciendo la temperatura de la superficie del planeta y  ‘ralentizando potencialmente los efectos del calentamiento global’.   Científicos de la Universidad de Auckland en Nueva Zelanda  analizaron mediciones de la altura de las nubes tomadas durante  diez  años  ‐desde  marzo  de  2000  hasta  febrero  de  2010‐  por  instrumentos  de  la  nave  espacial  Terra  de  la  NASA.  El  estudio, 

162 
 

publicado  recientemente  en  la  revista  Geophysical  Research  Letters, revela una tendencia general a la disminución de altura de  las nubes. El promedio se redujo en alrededor de un 1% durante  la  década,  es  decir,  de  30  a  40  metros.  La  mayor  parte  de  la  reducción se debió a un menor número de nubes que se producen  a gran altura. El investigador principal, Roger Davies, explica que  si  bien  el  registro  es  demasiado  pequeño  para  ser  definitivo,  proporciona  un  indicio  de  que  algo  muy  importante  podría  estar  pasando. Aunque es necesario realizar un seguimiento a más largo  plazo  para  determinar  la  influencia  de  este  proceso  en  las  temperaturas globales.»   

La mejor previsión es estar preparados 
  El  año  2012  ha  comenzado  en  España  con  un  largo  período  de  escasez de lluvias, inusual para esta época. Una escasez que ya se  venía  percibiendo  en  los  últimos  meses  del  año  anterior.  En  Aragón, una región con una gran superficie de terreno, atravesada  por el río Ebro, el más caudaloso de la Península, sufre también los  efectos  de  este  prolongado  período  de  sequía,  donde  algunos  grandes  pantanos  se  encuentran  con  escasas  reservas  de  agua,  amenazando  con  un  desastre  para  los  cultivos  y  la  ganadería,  donde temen por la pérdida de una gran parte de las cosechas de  cereales de la presente temporada.      «El Ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente,  ha  admitido  este  martes  que  "la  situación  es  enormemente  preocupante" en España debido a la sequía. "Tenemos una sequía  muy  dura,  en  algunos  territorios  espectacularmente  intensa,  y  el  Gobierno está analizando la situación actual. Las reservas hídricas  no  están  aún  en  niveles  preocupantes,  pero  empezamos  a  tener  muchos  incendios  forestales",  ha  advertido.  El  Ministro  ha  destacado  que  la  ausencia  de  lluvias  incrementa  "el  riesgo  de  incendios forestales y la siembra de otoño y los pastizales también  se encuentran en una situación muy preocupante", ha apuntado.  

163 
 

El Ministro ha puntualizado que, por parte del Gobierno, "se está  analizando esta situación" para poner en marcha "mecanismos de  apoyo  a  un  sector  muy  afectado  por  la  sequía",  aunque  ha  señalado que es necesario disponer de una estimación del impacto  en  todo  el  territorio  español.  "Hay  sectores  que  están  apoyados  por  el  sistema  de  seguros  agrarios,  España  ha  desarrollado  una  política de seguros agrarios muy intensa, pero hay otros sectores  donde  no  existe  margen  de  seguros  agrarios  y  tienen  más  dificultad", ha expuesto. Así, ha defendido que el Gobierno central  sigue  la  situación  "muy  de  cerca",  a  la  espera  de  que  "venga  un  régimen  de  lluvias  pronto"  que  suavice  las  condiciones.  En  todo  caso,  ha  agregado,  los  equipos  del  ministerio  están  trabajando  junto  con  las  comunidades  autónomas  en  definir  cuáles  son  los  sectores afectados y tomar medidas.»    Suele ocurrir con demasiada frecuencia en casos semejantes, que  las medidas a las que se refiere el Ministro son medidas puntuales  y de tipo económico, ya que se limitarán a algunas exenciones de  gravámenes,  a  créditos  blandos  y  a  subvenciones  con  dinero  público,  con  el  objetivo  de  paliar  las  mermas  de  ingresos  de  los  agricultores  que  puedan  verse  afectados.  Pero  aún  a  pesar  de  tomar  esas  medidas,  que  son  evidentemente  necesarias,  el  fondo  del problema continuará siendo el mismo y se volverá a poner de  manifiesto en el siguiente período de sequías, que se repetirán en  el  tiempo  de  forma  inexorable,  pues  ese  es  un  fenómeno  de  la  naturaleza  que  suele  tener  un  carácter  cíclico.  Las  verdaderas  medidas habrían de venir mediante la previsión, estar preparados  para  cuantas  veces  se  vuelva  a  repetir,  por  lo  que  la  se  hace  necesaria la utilización del dinero público que habría de ir dirigido  a  la  realización  de  obras  necesarias  para  garantizar  nuevos  y  suficientes  almacenamientos  de  reservas  de  agua,  incluso  hasta  tener previstos nuevos accesos desde los lugares donde haya agua  para  obtener  aportes  extraordinarios  cuando  lleguen  nuevos  períodos de sequía.      «El  ministro  español  de  Agricultura,  Alimentación  y  Medio  Ambiente, pidió este viernes a Bruselas que se adopten medidas y 

164 
 

fondos  europeos  contra  la  sequía  dentro  de  los  próximos  presupuestos  comunitarios.  Durante  el  Consejo  de  titulares  de  Medio  Ambiente  europeos  celebrado  este  viernes  en  Bruselas,  el  ministro  respaldó  una  iniciativa  de  Portugal  para  "dar  respuesta  comunitaria  a  los  fenómenos  de  sequía"  dentro  del  próximo  marco presupuestario europeo para 2014‐2020 y de las políticas  hidráulicas que la Comisión Europea tiene previsto proponer.   "Hoy lo que le hemos dicho a la UE es que aquí hay un problema  grave, un problema recurrente que tiene una gran intensidad y un  impacto  medioambiental  (estamos  teniendo  muchos  incendios  forestales  en  una  época  que  no  son  normales)  y  debe  tener  también  una  respuesta  de  carácter  comunitario",  declaró  en  una  rueda  de  prensa.  El  ministro  pidió  "que  se  dé  una  respuesta  comunitaria  con  instrumentos  comunitarios  a  estas  sequías,  que  en estos momentos tienen una enorme intensidad y que afectan a  muchas partes del territorio comunitario".  Medidas  preventivas.  El  ministro  defendió  la  necesidad  de  poner  en  marcha  medidas  preventivas  y  correctivas  y  señaló  que  el  objetivo es contrarrestar los efectos de la sequía tanto en el sector  agrario como en el medio ambiente, entre ellos la desertificación,  la  erosión  de  suelos  y  los  incendios  forestales.  Chipre,  Grecia  y  Francia también mostraron su apoyo a la propuesta portuguesa.   Respecto  a  la  falta  de  lluvias  que  afecta  a  buena  parte  del  territorio español este invierno y que ya ha favorecido la aparición  de  cinco  incendios  forestales  en  Pirineos,  aseguró  que  es  pronto  para poner en marcha un plan contra la sequía, ya que la situación  aún puede cambiar.   "El  Gobierno  comparte  la  preocupación  de  Galicia,  otras  CCAA  y  los  sectores  afectados  por  la  sequía,  la  está  siguiendo  muy  de  cerca  y,  en  función  de  su  intensidad,  pondrá  en  marcha  los  mecanismos  habituales  de  respuesta",  señaló.  "Sería  absurdo  hacer  un  decreto  de  sequía  hoy  y,  si  la  intensidad  es  muchísimo  más grave el 15 de abril, tener que ir variando las medidas", dijo, y  añadió: "Estamos viendo cuál es el momento oportuno para hacer  un  paquete  completo  y  no  ir  aplicando  pequeñas  medidas  unas  detrás de otras".»   

165 
 

La falta de agua potable ya amenaza la vida de una de  cada cinco personas 
«En  el  marco  del  V  Foro  Mundial  del  Agua  celebrado  esta  semana  en  Estambul,  Turquía,  el  debate  del  agua  ocupa  las  agendas de los principales líderes mundiales. 'Muchos sobreviven  con apenas cinco litros diarios, 20 veces menos que el consumo de  5 minutos en la ducha'  En la Unión Europea (UE) las posiciones se han dividido respecto  a  si  este  preciado  líquido  debe  ser  considerado  como  un  bien  de  "derecho  humano",  como  proponía  un  bloque  de  países,  entre  ellos  España.  En  cambio,  Francia,  país  donde  están  radicadas  las  mayores compañías privadas del sector hídrico, es contraria a esa  declaración  como  derecho  humano  y  prefiere  mantener  el  actual  texto en el que el agua es definida como "una necesidad básica".  Intermón Oxfam ha hecho público un informe en el que se asegura  que  una  de  cada  cinco  personas  carece  de  agua  potable  o  de  servicios  de  saneamiento  básico.  Además,  alerta  de  que  uno  de  cada  diez  vivirá,  dentro  de  12  años,  bajo  riesgo  de  inundaciones,  sobre todo en Bangladesh, Myanmar y el Sudeste Asiático. La ONG  asegura  que  el  calentamiento  global  ha  provocado  un  cambio  de  las temperaturas que, de aumentar 1,2 grados centígrados, lo que  ocurrirá  hacia  2100  "causaría  daños  irreparables".  Como  el  aumento del nivel del mar en casi un metro.  En  los  próximos  años,  unos  250  millones  de  personas  podrían  carecer  de  agua  y  otros  50  podrían  verse  obligadas  a  abandonar  sus  hogares  a  causa  de  inundaciones,  sequías  o  enfermedades,  sobre  todo  en  África.  Según  el  informe,  hay  cerca  de  1.100  millones  de  personas  sin  acceso  a  agua  potable  y  más  del  doble  carece de servicios e infraestructuras básicas de saneamiento. 'Los  glaciares  andinos  se  derriten,  provocando  conflictos  como  la  guerra del agua en Cochabamba, Bolivia'.   Unas  300.000  personas  morirán  cada  año  en  África  a  partir  de  2016  –la  mayoría  niños‐  por  la  malaria,  la  malnutrición  o  la  diarrea. Al tiempo que solución al 45% de los casos de diarrea en  ese continente se evitarían con sólo lavarse las manos con agua y  jabón. En España cinco minutos en la ducha equivalen a 100 litros 

166 
 

de agua, es decir, cinco veces más del umbral de agua establecido  por los expertos para garantizar la supervivencia.  De  los  1.100  millones  de  personas  a  las  que  les  falta  el  agua,  muchas  sobreviven  apenas  con  cinco  litros  diarios  o  incluso  con  menos,  según  informa  el  estudio  elaborado  por  la  ONG.  En  Ecuador  y  Bolivia  la  disminución  del  volumen  de  los  glaciares  andinos  ha  provocado  situaciones  como  la  guerra  del  agua  de  Cochabamba,  Bolivia,  a  principios  de  2000.  Intermón  Oxfam  ha  emprendido  proyectos  de  canalización  en  la  región  andina  para  llevar agua a poblaciones alejadas de los centros urbanos.  Los principales afectados por la falta del líquido vital en América  son  los  campesinos  que  viven  en  zonas  poco  fértiles,  pues  no  existen  políticas  equitativas  de  reparto  de  agua  ni  los  recursos  básicos de saneamiento para garantizarla. En el medio oriente,  el  problema del agua ha sido una constante que desde hace décadas  ha provocado las principales crisis en una región particularmente  árida. Por su parte, I.O. estima que se necesitan 30.000 millones de  dólares al año para reducir a la mitad el número de personas sin  acceso  a  agua  y  saneamiento,  uno  de  los  objetivos  del  milenio  establecidos por la ONU.»    «Según la ONU, a lo largo del último siglo, el uso y consumo  de  agua  creció  a  un  ritmo  dos  veces  superior  al  de  la  tasa  de  crecimiento  de  la  población,  aumentando  sustancialmente  el  número de regiones con niveles crónicos de carencia de agua. Esta  escasez  tiene  mucho  más  que  ver  con  la  pobreza  y  con  los  problemas  tecnológicos  que  con  los  recursos  hídricos  en  sí.  “Faltan  tanto  agua  potable  como  abastecimientos  que  faciliten  el  regadío,  el  saneamiento  y  la  depuración  para  2.000  millones  de  habitantes.  Según  Fernández,  el  problema  radica  en  que  muchos  de los recursos existentes no están accesibles, en tanto discurren  por zonas de la Tierra en la que no se pueden aprovechar. “Gran  parte  de  los  cursos  de  los  ríos  Congo  y  Amazonas  discurren  por  territorios en los que no hay población, al igual que ocurre con los  grandes  ríos  del  norte  de  Siberia  y  de  Canadá”.  Según  la  ONU,  existe suficiente agua potable en el planeta para abastecer a 6.000  millones  de  personas,  pero  además  de  que  está  distribuida  de  forma irregular, no se gestiona correctamente.» 

167 
 

Las pertinaces sequías 
  Las sequías han sido la causa de grandes desastres a lo largo de la  historia. Florecientes civilizaciones y culturas desaparecieron por  completo, así como grandes y hermosas ciudades antiguas fueron  abandonadas  a  causa  de  este  fenómeno.  Un  fenómeno  que  se  produce de forma permanente y cambiante, en numerosos lugares  del planeta, como si de un juego de azar aleatorio se tratara. Y allí  donde  ocurre,  siembra  escombros  y  desolación,  cuartea  la  tierra,  desaparecen animales y vegetales, y provoca grandes hambrunas  entre la población del lugar.  En las últimas décadas, el mundo científico viene alertando sobre  un  cambio  climático,  un  fenómeno  que  parece  ser  nuevo  y  cuyas  causas  se  atribuyen  a  la  acción  y  efecto  del  hombre  sobre  la  naturaleza.  Sin  embargo,  los  cambios  climáticos  se  producen  de  forma inexorable, ya que el clima no ha dejado de cambiar durante  los  últimos  miles  de  años.  En  apariencia,  el  siglo  XX  ha  sido  especialmente  estable  y  benigno  en  comparación  con  anteriores  épocas, cuando los efectos de las sequías provocaban situaciones  de hambrunas y muertes generalizadas, ya que los pobladores de  entonces  no  disponían  de  medios  ni  de  técnicas  adecuadas  para  prevenir las temporales y periódicas carestías de agua.   Sólo  aquellos  que  fueron  previsores  y  pudieron  construir  canalizaciones  para  el  agua  y  embalses,  fueron  capaces  de  paliar  los  terribles  efectos  de  las  sequías.  Sobrevivieron  aquellas  civilizaciones que respetaron la naturaleza que les rodeaba y que  supieron aprovechar sus dones con inteligencia.      Y  es que esos eventos causados por el clima siempre han existido,  aunque ahora nos parezcan que son más extremos: huracanes más  frecuentes  o  intensos;  sequías  más  prolongadas  en  algunos  lugares,  mientras  simultáneamente  hay  lluvias  torrenciales  en  otros;  o  fenómenos  que  aunque  no  son  nuevos,  serán  o  están  ya  siendo  más  acusados,  como  el  retroceso  del  hielo  de  muchos  glaciares o la reducción del hielo de los casquetes polares.  Es necesario no perder de vista la historia de situaciones sufridas  por  numerosos  colectivos  de  seres  humanos  en  todo  el  mundo, 

168 
 

causadas  por  fenómenos  como  estos  en  el  pasado,  más  o  menos  reciente,  si  se  quieren  evitar  que  vuelvan  a  producirse  en  el  futuro. De hecho, en la actualidad se siguen produciendo de forma  inexorable y periódicamente, la pérdida de la vida de muchísimos  seres humanos, a causa de las sequías y de las hambrunas, aunque  ello parezca no seguir siendo un problema de primer orden para  determinadas clases gobernantes en el mundo.      «El hambre amenaza al país. Efe. 13­02­2012»  «La  sequía  se  ensaña  con  México  y  consume  el  40%  de  sus  cultivos.  La  lluvia  se  hace  rogar  en  los  campos  mexicanos  que  atraviesan la peor sequía de su historia. Veintidós de los treinta y  dos  estados  que  conforman  ese  país  están  en  alerta  alimentaria  ante la reducción de un 40% de la producción agrícola.  La  Confederación  Nacional  Campesina  (CNC)  denunció  que  la  aguda sequía que sufren 22 de los 32 estados de México ha hecho  caer la producción agrícola un 40%, lo que generará una carestía  de alimentos en los próximos meses.  En  un  comunicado  la  CNC,  una  organización  cercana  al  Partido  Revolucionario  Institucional  (PRI),  consideró  insuficientes  las  ayudas prometidas por el Gobierno de Felipe Calderón para paliar  los estragos de la sequía que dura ya nueve meses. El mes pasado  el  mandatario  anunció  un  programa  de  aplicación  inmediata  valorado  en  34.000  millones  de  pesos  (casi  2.700  millones  de  dólares) dirigido a la población rural afectada por la sequía.  Entre  los  colectivos  más  afectados  destaca  la  población  indígena  tarahumara  del  estado  de  Chihuahua,  en  el  norte  del  país.  En  la  nota  el  presidente  de  la  CNC,  Gerardo  Sánchez  García,  dijo  que  "hasta  noviembre  pasado  la  producción  de  maíz  representaba  apenas el 42% del volumen del programa para 2011, y en el caso  del frijol sólo el 41%".  Estos alimentos son la base de la dieta de los mexicanos por lo que  su  escasez  podría  generar  casos  de  especulación  con  los  precios  de esos productos, según la CNC. 

169 
 

La  organización  agraria  recuerda  que  "de  los  4,2  millones  de  mexicanos  que  cayeron  en  pobreza  alimentaria  de  2008  al  2010,  casi el 75% ‐unos 3 millones‐ habitan en áreas rurales”.  El  líder  de  la  CNC  lamentó  "que  el  sector  campesino  del  país  se  encuentre  abandonado  a  su  suerte",  y  culpó  por  ello  a  la  actual  Administración que encabeza el presidente Calderón.  El  también  diputado  por  el  estado  de  Guanajuato,  alertó  de  que  probablemente  la  sequía  continuará  en  México  "por  lo  menos  hasta  mediados  del  año",  lo  que  motivará  un  nuevo  éxodo  de  familias del campo a las ciudades en busca de trabajo.  El  mes  pasado  el  Gobierno  anunció  que  desde  que  se  detectó  la  falta de lluvia, la peor en los últimos 71 años, ha entregado ayudas  a 420.000 familias, unos 2,5 millones de personas.»   

  Las sequías ¿problemas generalizados o imprevisiones  generalizadas? 
  «No  sólo  son  las  terribles  sequías  las  que  les  afectan,  sino  también nuestros egoísmos occidentales y los de sus gobiernos y  gobernantes  despreocupados  o  corrompidos.  ¿Hasta  dónde  llega  el  dinero  de  las  ayudas  internacionales?  ¿Hasta  dónde  llega  el  dinero de las organizaciones humanitarias? ¿Llega realmente a sus  destinos,  o  sólo  sirve,  desgraciadamente,  para  comprar  armas  o  voluntades?  Creemos  que  el  problema  es  más  complejo  y  profundo, ya que mientras tanto mucha gente muere de sed y de  hambre.  Intentemos,  en  la  medida  de  nuestras  posibilidades,  ayudar  a  paliar  las  hambrunas  causadas  por  las  sequías  en  los  pueblos  de  África,  que  quedan  relegados  en  los  informativos  y  noticiarios  a  un  segundo  plano,  acaso  para  no  herir  nuestra  “aburguesada” sensibilidad.»    La  falta  de  agua  en  determinadas  áreas  del  mundo  viene  casi  siempre relacionada con problemas de escasez de alimentos y con  situaciones  de  pobreza  y  hambrunas.  En  muchas  ocasiones  y 

170 
 

lugares  donde  ocurren  estos  fenómenos  de  la  escasez  del  agua  durante largos periodos de tiempo, casi siempre vienen ligados  a  pertinaces sequías que asolan con una periodicidad imprevisible y  cambiante a numerosas regiones del planeta.   Pero también están ligadas a la imprevisión y  la despreocupación  de los gobernantes. Sólo cuando el problema afecta a la escasez de  alimentos  de  forma  generalizada,  esos  gobernantes  reaccionan  entonces  destinando  grandes  cantidades  de  dinero  a  tratar  de  paliar  el  problema  de  forma  puntual,  con  gestos  de  aparente  generosidad  o  solidaridad,  cuando  esas  situaciones  habrían  de  estar  minimizadas  o  ser  pasajeras  si  se  hubieran  destinado  los  recursos  necesarios  para  prevenirlas.  Si  esos  mismos  problemas  de carestía de alimentos llegaran a producirse en zonas o ciudades  densamente  pobladas,  las  faltas  de  previsión  de  los  problemas  causados  por  las  sequías  podrían  desembocar  en  revueltas  y  descontentos generalizados entre la población. 

    El mal gobierno 
  «Administrar el agua de forma responsable es clave. El lento  avance actual se debe a que la preocupación se ha centrado en la  reducción  de  la  deuda  y  el  déficit,  la  reducida  inversión  en  infraestructuras  y  la  falta  de  participación.  Además,  las  responsabilidades  sobre  el  agua  se  atribuyen  a  niveles  inferiores  del gobierno que carecen de recursos y de capacidad de maniobra.  En  las  naciones  en  desarrollo,  se  ve  necesario  aumentar  la  capacidad  de  las  empresas  privadas  del  sector  del  agua,  ya  sean  nacionales o locales.» 

       

171 
 

El dinero y la riqueza real 
  Todas las personas hemos de aspirar a generar y recibir riqueza,  una aspiración que ha de ser considerada como un derecho que se  ha  de  obtener  a  través  del  trabajo.  La  consideración  del  ser  humano  como  objetivo  fundamental  y  básico,  el  respeto  de  los  derechos  humanos  y  la  atención  de  las  necesidades  de  las  personas, deben ser los principios que deben ser observados por  una economía a escala global. La finalidad de esa Economía Global  ha  de  ser  la  satisfacción  de  las  necesidades  de  las  personas  y  el  dinero ha de ser un medio utilizado para lograr esa finalidad.  La riqueza real ha de ser aquella que proviene de la actividad  de  las  personas.  El  desarrollo  personal  y  profesional,  a  través  del  estudio,  de  la  investigación  y  del  esfuerzo,  es  la  base  de  toda  la  riqueza  que  se  genera  por  y  para  las  personas.  Esta  riqueza  se  fundamenta  en  un  compromiso  global  que  las  personas  han  de  asumir  como  consecuencia  del  intercambio  de  bienes  y  servicios  necesarios para la subsistencia.   En las últimas décadas la riqueza que se genera a nivel global, se  mide  exclusivamente  en  términos  relativos  numéricos,  en  base  a  las cifras de dinero que se computan. Así, se produce la impresión  de que los países crecen en desarrollo, cuando en realidad lo que  está  creciendo  es  la  actividad  financiera,  de  los  créditos  y  transacciones  dinerarias  que  favorecen  un  mayor  y  más  rápido  enriquecimiento de unas minorías, mientras numerosas personas  siguen  careciendo  de  los  medios  de  subsistencia  suficientes  o  se  mantienen bajo los umbrales de pobreza.    Estas  circunstancias  se  están  observando  cada  vez  con  mayor  evidencia, porque lo que debería ser la finalidad se ha convertido  en el medio, y lo que habría de ser el medio se ha pervertido en el  fin.  La  finalidad  de  muchos  proyectos,  públicos  y  privados,  no  puede ser la de que algunos ganen mucho dinero y se hagan más  ricos sin otras consideraciones, sino que han de serlo para generar  que la riqueza llegue a todas las personas. Y para que ello resulte  posible se hace necesaria una gestión eficiente del dinero, que no  debiera ser un recurso usado como un fin para el enriquecimiento 

172 
 

de unas minorías, sino que fuera un medio para el intercambio de  los bienes y servicios entre todos.  Durante  muchos  años,  incluso  en  la  actualidad,  hemos  conocido  como  en  los  países  menos  desarrollados,  muchísimas  personas  murieron y sufrieron, y mueren y sufren graves enfermedades por  la  falta  de  alimentación  apropiada  y  de  productos  farmacéuticos.  En  los  países  desarrollados,  son  numerosas  las  empresas  que  tienen gran capacidad para producir alimentos y medicinas.   En  el  mundo  mueren  personas  o  padecen  enfermedades  por  la  carestía  de  unos  productos  que  se  podrían  producir  sin  ninguna  dificultad,  generando  además  riqueza  por  las  inversiones  y  los  puestos  de  trabajo  que  se  crearían.  Existen  unas  necesidades  básicas  humanas  muy  específicas  y  también  las  posibilidades  de  producir  los  bienes  necesarios  para  satisfacerlas.  Sin  embargo  parecen  faltar  los  medios  que  relacionan  aquellos  que  tienen  las  necesidades con aquellos que producen los bienes. En realidad los  medios que faltan se reducen a uno, a la falta de dinero, un recurso  inagotable. O expresado con una mayor frialdad, lo que realmente  falta es una gestión eficiente del dinero.  ¿Se  han  analizado  las  inagotables  oportunidades  de  negocio  que  muchísimas  empresas  están  perdiendo,  y  seguirán  perdiendo,  debido  a  que  el  dinero  no  fluye  adecuadamente?  Utilizando  el  dinero  como  un  recurso  para  facilitar  el  desarrollo  de  proyectos  destinados  a  producir  bienes  para  satisfacer  las  necesidades  de  muchas  personas,  se  generaría  una  gran  riqueza  entre  aquellos  que tienen capacidad para producir esos bienes.   Existen infinidad de personas dispuestas a trabajar, a esforzarse, a  estudiar,  a  aprender,  a  investigar,  a  aceptar  los  principios  de  la  economía.  Existen  las  condiciones  favorables  para  producir  toda  clase  de  bienes  básicos  y  necesarios.  Existe  la  capacidad  para  producir  todos  los  bienes  que  necesarios  para  satisfacer  esas  necesidades.  Es  necesario  entonces  que  se  gestione  el  dinero  suficiente  para  equilibrar  estos  parámetros.  Es  necesario  regular  adecuadamente  las  normas  necesarias  para  que  ese  equilibrio  se  produzca en todo el mundo, de forma global. 

173 
 

El  dinero  es  un  recurso  inagotable  pero  requiere  de  una  gestión  eficiente  para  alcanzar  su  objetivo  primordial:  la  creación  de  riqueza.  La  creación  de  riqueza  se  logra  mediante  la  producción  de  bienes  y  servicios  para  cubrir  las  necesidades  de  los  seres  humanos, y el dinero ha de utilizarse como un factor que facilite el  intercambio de dichos bienes. Así pues, el dinero es un medio que  habría de servir para lograr esos objetivos, y sin embargo, parece  que  se  convirtió  en  un  fin  para  el  enriquecimiento  personal  que  tan solo unos pocos logran alcanzar.  En la actualidad vemos como muchas empresas y negocios cuyos  ejecutivos tienen como sus objetivos primordiales son el ganar  la  mayor cantidad de dinero de la forma más rápida posible, cuando  sus  objetivos  reales  deberían  ser  la  producción  de  bienes  y  servicios para satisfacer las necesidades de sus clientes, a cambio  de  obtener  unos  beneficios.  Es  como  si  hubieran  pervertido  un  medio en un fin, la gestión de un recurso en su acaparación, para  lo cual no escatiman en tomar decisiones o medidas que se alejan  de  esos  objetivos  primordiales  que  constituirían  la  creación  de  riqueza: como por ejemplo, la reducción de los costes salariales y  los gastos de sus empresas a costa de lo que sea.       «Circula  por  la  red  un  documento  gráfico  que  muestra  mediante  la  presentación  de  unas  fotografías,  las  condiciones  de  trabajo  en  una  empresa  dedicada  a  la  fabricación  de  papel  higiénico, en China. Acumulan grandes cantidades de residuos de  papel y cartones usados, que son convertidos en pasta de papel en  unas  condiciones  higiénicas  deplorables.  Igual  que  deplorables  son las condiciones sanitarias y de higiene del lugar en el que los  trabajadores  realizan  esas  labores.  Los  trabajadores  son  varios  hombres, mujeres y niños, en condiciones precarias de salubridad  y  seguridad  laboral,  con  largas  jornadas  inacabables  y  con  unos  salarios  bajísimos.  Gran  parte  del  trabajo  lo  realizan  de  forma  manual, y las máquinas que utilizan están obsoletas, desfasadas  y  sucias. La energía que consumen la obtienen de una vieja máquina  de vapor que funciona quemando productos que liberan grandes  cantidades de CO₂ que van a parar a la atmósfera. Fabrican unos  rollos de papel higiénico que se caracterizan irónicamente por ser 

174 
 

producidos con una  falta  de  higiene  evidente  y  total.  Finalmente,  los desechos y los productos contaminantes una vez utilizados son  vertidos en una estanca de agua totalmente degradada.»   

Así pagamos algunos costes que otros se ahorran 

 

  Los rollos producidos de esa forma, en unas condiciones laborales  y medioambientales inaceptables en otros países, son exportados  a Europa, a países como España, donde se realizaron procesos de  deslocalización y se cerraron fábricas en las que hacían esa misma  producción,  cumpliendo  con  todos  los  requisitos  de  seguridad,  higiene  y  calidad,  y  de  las  cuales,  muchos  de  sus  trabajadores  terminaron  en  el  paro  y  sin  trabajo.  Muchas  de  las  personas  que  comprarán este tipo de productos, aparentemente más baratos, al  limpiarse  con  un  papel  antihigiénico  tras  hacer  sus  necesidades,  sentirán  la  sensación  de  haberse  ahorrado  algún  dinero  en  sus  compras.  Mientras,  unas  pocas  personas  habrán  hecho  un  gran  negocio, habrán ganado mucho dinero extra, a cambio de generar  paro  y  miseria,  y  de  producir  graves  daños  medioambientales.  Y  encima,  esas  mismas  personas  tendrán  la  satisfacción  y  hasta  la  firme  convicción  de  creer  que  han  ahorrado  mucho  dinero  para  sus empresas, en sus costes de producción. ¿...?    

175 
 

El dinero ¿Un recurso escaso o una gestión deficiente?  
  Destinar  dinero  público  a  prevenir  y  superar  situaciones  de  escasez de agua que generan pobreza, sería el método para crear,  impulsar  y  asegurar  la  generación  de  riqueza.  El  dinero  se  crea  con  demasiada  facilidad  y  en  grandes  cantidades,  cuando  lo  es  para  desarrollar  iniciativas  privadas,  para  financiar  el  desarrollo  de  proyectos  particulares,  e  incluso  para  favorecer  operaciones  financieras totalmente especulativas. Mientras, el dinero que sería  necesario  destinar  para  desarrollar  proyectos  de  interés  público,  se  convierte  en  un  recurso  escaso  porque  acaba  rápidamente  en  manos de unos pocos que se creen afortunados por poseerlo. Son  consecuencias  de  los  ‘mercados  financieros’  a  los  que  tienen  que  acudir  las  instituciones  públicas  para  financiarse  y  de  esa  forma  acceder  a  un  dinero  que  es  emitido  y  fabricado  con  ‘máquinas  públicas’ pero que es ‘propiedad’ de grandes inversores privados.  Es  el  sistema  establecido  para  que  los  estados  puedan  acometer  las grandes obras públicas y atender las necesidades sociales de la  población.  Un  sistema  del  que  muchos  políticos  usan  y  abusan  para  financiar  un  gasto  público  que  con  excesiva  frecuencia  se  descontrola  y  se  dispara,  cargando  sobre  los  ciudadanos  de  sus  estados  con  la  obligación  de  hacer  frente  a  las  ingentes  cuantías  que suponen los intereses de una deuda pública excesiva.  De esta  manera casi paradójica, los intereses públicos tienen dependen en  cierta  medida  de  los  intereses  privados,  generando  además  unas  cargas  que  han  de  compensarse  subiendo  los  impuestos  a  los  ciudadanos,  lo  que  en  el  fondo  significa  un  trasvase  de  grandes  cantidades de dinero hacia los que más poseen mientras decrecen  los recursos de un número de personas que aumenta año tras año,  incrementándose  cada  vez  más  las  situaciones  de  pobreza  entre  las clases más desfavorecidas de numerosos países.   En todo el mundo aumenta la riqueza en poder de unos pocos que  ya de por sí son ricos, mientras crece progresivamente el número  de pobres: En un informe económico sobre la riqueza mundial, se  constata que los ricos no han sufrido la profunda crisis económica  sufrida  en  la  primera  década  del  siglo  XXI;  es  más,  al  parecer  se 

176 
 

están aprovechando de esa crisis para aumentar las ganancias de  sus inversiones.   «Así,  los  millonarios  suponen  solo  el  0,9%  del  total  ‐los  cálculos  no  se  hacen  sobre  personas,  sino  sobre  hogares‐,  pero  acumulan  el  39%  de  la  riqueza  mundial,  medida  en  forma  de  inversiones  en  efectivo,  activos  y  valores.  Eso  significa  que  en  doce meses su participación en el capital global ha subido, porque  estaba  entre  el  37%  y  el  38%  en  2009,  según  Boston  Consulting  Group. Con un total de 121,8 billones de dólares en inversiones ‐la  cifra  en  euros  es  solo  un  poco  menos  estratosférica‐,  los  millonarios  han  aumentado  un  8%  su  riqueza  durante  2010,  un  año  azotado  por  la  crisis.  Pero  está  claro  que  no  la  han  notado  mucho, porque entre 2009 y 2010, lo peor de la Gran Recesión, su  capital ha aumentado en 20 billones de dólares.»    En  España,  como  consecuencia  de  la  profunda  crisis  económica  que le afecta desde los últimos años de la primera década del siglo  XXI, la distancia entre ricos y pobres también es cada vez mayor.  Los  ricos  son cada  vez  más  ricos,  mientras  que  las  clases  medias  soportan  un  deterioro  progresivo  en  su  poder  adquisitivo  y  las  clases bajas cada vez están más cerca de los umbrales de pobreza.   Según datos correspondientes al año 2011 «... Cáritas calcula que  en  estos  momentos,  tenemos  en  España  11.600.000  personas  en  situación  de  riesgo  de  pobreza,  y  30.000  personas  sin  hogar  viviendo en la calle.»  Son las consecuencias de esa gestión tan paradójica del dinero, un  recurso  público  que  en  teoría  habría  de  ser  considerado  como  inagotable.  Son  las  consecuencias  mayormente  de  una  gestión  ineficiente por parte de los gobernantes de muchos países.  Es el mundo enfocado al revés. Y no debe ser motivo de consuelo,  sino de profunda reflexión, el hecho de conocer que situaciones de  crisis y de pobreza como las actuales se han venido produciendo  en otros pueblos y en todas épocas, a lo largo de toda la historia.        

177 
 

     

Cita del libro “Las ruinas de Palmira” del Conde Volney  (1757­1820) 
 

«Y  como  estaban  estos  dos  cuerpos  frente  a  frente,  observé que de una parte nacía la cólera y la indignación, y  de la otra, una especie de terror; y el gran cuerpo dijo al más  pequeño:   ¿Por qué estáis separados de nosotros? ¿No sois una parte de  nosotros mismos?".  No, respondió el grupo pequeñísimo, vosotros sois el pueblo;  nosotros somos una clase distinguida, que tenemos nuestras  leyes, nuestros usos y nuestros derechos particulares.  El pueblo: ¿Y de qué trabajo vivís en nuestra sociedad?  La  clase  privilegiada:  Nosotros  no  hemos  nacido  para  trabajar.  El pueblo: ¿Cómo habéis adquirido tantas riquezas?  La clase privilegiada: Tomando el cuidado de gobernaros.  El  pueblo:  ¡Qué  decís!,  nosotros  nos  fatigamos,  ¡y  vosotros  gozáis!,  nosotros  producimos,  ¡y  vosotros  disipáis!  Las  riquezas  provienen  de  nosotros,  vosotros  las  absorbéis,  ¿y  esto  decís  que  es  gobernar?...  Clase  privilegiada,  cuerpo  distinto  que  no  eres  pueblo,  forma  nación  separada  y  veremos cómo subsistes.» 
      

178 
 

                   

 

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful