Está en la página 1de 76

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

AAggrraaddeecciimmiieennttooss

AAll SSttaaffff EExxccoommuullggaaddoo:: NNeellllyy VVaanneessssaa ppoorr llaa TTrraadduucccciióónn;; MMddff3300yy ppoorr llaa CCoorrrreecccciióónn ddee llaa TTrraadduucccciióónn yy llaa LLeeccttuurraa FFiinnaall;; PPuucchhuunnggaa yy TTaarraattuupp ppoorr llaa CCoorrrreecccciióónn yy AAnnaaEE ppoorr llaa DDiiaaggrraammaacciióónn yy aa ddee eessttee LLiibbrroo ppaarraa EEll CClluubb DDee LLaass EExxccoommuullggaaddaass

AA llaass CChhiiccaass ddeell CClluubb ddee LLaass EExxccoommuullggaaddaass,, qquuee nnooss aaccoommppaaññaarroonn eenn ccaaddaa ccaappííttuulloo,, yy aa NNuueessttrraass LLeeccttoorraass qquuee nnooss aaccoommppaaññaarroonn yy nnooss aaccoommppaaññaann ssiieemmpprree AA TTooddaass

GGrraacciiaass!!!!!!

2222

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

Argumento

Después de haber tenido una semana con sobredosis de sexo, Adam sale con un juego único de bromas visuales y verbales para poner a prueba el control de Margot. Después de romper las reglas, Adam le anuncia que conocerá al consejo esa noche y a toda la manada al día siguiente. Pero antes de las reuniones, Margot deja caer una bomba por su cuenta. Su hermano Matt, un puritano y conservador policía de Santa Fe, viene de visita.

Margot está preocupada de que trate hacer que Adam deje de amarla. A su llegada, Adam descubre que Matt tiene sus propios secretos. En la reunión de la manada, Margot se enfrenta con Leigh Kincaid-Thorne, quien la había atacado dos veces la semana anterior. De ese modo, Margot se demuestra a sí misma y a la manada que es más que capaz de ser la Esposa del multimillonario.

3333

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

CCaappííttuulloo 11

—Dibuja círculos suaves alrededor de esos hermosos pechos. Lento, pequeños círculos — La voz gruesa de Adam Thomasson estaba más que a una octava, mientras su excitación mutua florecía y llenaba el espacio entre ellos con una necesidad casi brillante y visible— Usa sólo las yemas de esos hermosos dedos.

Como si se los guiara, los dedos de Margot Jackson hicieron más suave su tocar y sólo sus yemas comenzaron a trazar sobre sus regordetes pechos. Les quedó claro que tenía unos súper-sensibles pezones. Si los tocaba demasiado pronto explotaría, y este nuevo juego de él terminaría antes de realmente comenzar.

—Dime otra vez ¿Por qué estamos haciendo esto? —Murmuró, moviéndose en la silla de madera que aún se sentía fresca contra la piel desnuda de la parte baja de su espalda baja, en sus nalgas y la parte superior de sus piernas. Su vagina estaba llorando por él ya, y apenas habían comenzado.

Por la forma en que la sonrisa de su compañero se abrió, supo que había oído su subyacente tono de lloriqueo. Al ser un were, su oído era superior al de los humanos. Pero entonces, gran parte de él era mucho mejor que cualquier otro hombre que jamás hubiera conocido, incluido el hombre del que se había divorciado tres años antes.

—Estamos jugando de esta forma porque tu dulce vagina es demasiado delicada para algo más que suaves dedos. Y si te toco, no estoy seguro de que pueda detenerme en algunos juegos con los dedos. Además, esto será emocionante y divertido a su manera —Le explicó Adam mientras bajaba una palma al centro de su impresionante musculatura pectoral, con su ligera capa de pelo negro. Ella se detuvo cerca de su ombligo, a escasos centímetros de distancia de la cabeza roja de su pene— Simplemente relájate, disfruta y haz lo que digo, ¿de acuerdo?

—Mmmm,

trataré

—Margot

se

movió

de

nuevo—

Pero

prefiero

estar

allá

tocándote.

4444

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

—Lo sé, nena. Me siento de la misma forma. Pero piensa en la cantidad de diversión que tendrás al hacerme perder el control con sólo verte jugar con todos los dulces lugares en donde no te puedo tocar.

Los músculos entre sus muslos se apretaron, recordándole que había tenido más sexo con Adam en los últimos seis días de lo que había tenido con su ex marido durante sus quince años de matrimonio. Había sido célibe durante los últimos tres y se masturbaba solamente cuando la tensión sexual se hacía tan fuerte que ya no la podía ignorar. Jugar con ella y su pequeña colección de juguetes la habían ayudado temporalmente, pero nunca había sido ni la décima parte de satisfactorio de uno de los más tranquilos besos de Adam.

Desde que había conocido al hermoso multimillonario que había resultado ser un were y su compañero, todo lo que tenía que hacer era pensar en sexo, en sonreír, o en decir algo lo más mínimo sugerente, y él salía a la superficie más cercana. Al menos, hasta esa mañana, cuando había vuelto a la cama después de su carrera matutina. Con una sonrisa seguida de quitarse la enorme camiseta que había usado para dormir con él, la había llevado de nuevo a la cama. Sin importarle que él estuviera caliente y sudoroso. Ella había previsto comenzar a sudar antes de permitir que alguno de los dos estuviera cerca de la ducha. Cuando ella hizo una mueca mientras deslizaba dos de sus dedos en su caliente, húmedo, núcleo, él vio el leve movimiento y se quedó inmóvil con las manos a mitad de camino a ella. Con una expresión preocupada, trató de tirar de ellos suavemente fuera, pero eso la hizo estremecerse de nuevo en respuesta.

— ¿Estás bien? —Le preguntó mientras frotaba sus manos en la ranura de sus senos y luego tomaba sus generosos pechos.

—Sólo tengo un poco de dolor —Admitió tímidamente mientras arqueaba la espalda, empujando más profundamente sus manos.

—Por supuesto que sí. Hemos estado teniendo sexo como ninfómanos adolescentes por días.

5555

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

Después de besarla profundamente, salió de la cama, la tomó en sus brazos, y después la acomodó en la silla de madera con respaldo recto de cafetería con diseño a juego en el comedor que estaba junto a la ventana. Se acomodó a unos buenos dos metros lejos.

Lo suficientemente para que ella no pudiera tocarlo, pero lo suficientemente cerca para que lo viera, y babeara con cada centímetro de su magnífico cuerpo desnudo.

Estaba ahora tumbado en su silla, viéndose cómodo y realmente decadente desnudez.

en su

Una mano se posó en la parte alta de su muslo mientras la otra se movía subiendo y bajando en el centro de su pecho. El pelo rizado negro que cubría su cabeza estaba revuelto, con los extremos todavía húmedos por haber corrido. Sus brillantes verde- azulados ojos brillaban, mientras la miraban a través de la luz del sol que se filtraba en la habitación desde el banco al lado de las ventanas.

Margot se retorció, con sus caderas necesitando moverse con la excitación que crecía dentro de ella. Durante la última semana se había sentido más cómoda en su voluptuoso cuerpo que se mantenía redondo y curvado, sin importar que ejercicio o dieta intentara, aunque todavía se sentía ansiosa cada vez que Adam la veía sin ropa.

Sobre todo a plena luz del día como ahora. Era tan bello, y ella se sentía todo lo contrario. Esa mañana, sin embargo, desnuda a la luz del día con él más allá de su alcance, se sentía más excitada que nunca a pesar de que no podía explicar por qué. Ella se apartó de su mirada llena de calor y sintió que sus jugos se desbordaban en su vagina como ondas de lujuria, desde donde sus dedos tocaron sus pechos directamente a su vagina vacía, necesitada. Su respiración se volvió irregular mientras luchaba por mantener los ojos abiertos y los volteaba para ver de nuevo a Adam.

—No luches contra eso, nena. Cierra los ojos. Imagina que esos son mis dedos haciendo círculos alrededor de tu hermosa humedad. Círculos más y más

6666

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

pequeños. Así está bien. Cada vez más pequeños hasta que casi tocas tus rígidos pezones, de color rosa.

Los ojos de Margot se cerraron y su voz la hipnotizó. Sin ver, se centró en su voz profunda. Sus palabras vibraban profundamente en sus nervios, como un guitarrista principal con un buen y afinado instrumento. El contacto de sus dedos se convirtió en el de él construyendo su propia espiral en su regordete montículo hasta que los lados de sus dedos rozaron los lados de sus erectos pezones. Luego ella amplió el círculo hasta que trazó alrededor de los bordes exteriores de sus aureolas. Su necesidad se elevó y sus caderas comenzaron a arquearse hacia delante y hacia atrás, deseando, no, rogando por más.

Abrió la boca por la intensa sensación que la atravesó hasta la médula mientras hundía la yema de sus dedos y tiraba de su pezón. Oyó su respiración detenida. Esa pequeña señal le hizo saber que su juego lo estaba afectando también. Que el conocimiento lo excitaba aún más, y elevaba su espiral más alto y más fuerte.

Al abrir los ojos, miró sus ojos color turquesa brillantes. Su respiración se hizo más dura, y ella comenzó a jadear mientras estiraba una pierna por todo el espacio entre ellos, tratando de tocarlo. Necesitaba sentirlo, confirmar que era real, y que estaba aquí con ella. Tenía que asegurarse a sí misma que no era sólo un sueño.

—Por favor —Gimió ella—. Necesito tocarte.

Su deseo en espiral se hizo más estrecho entre sus muslos mientras él recogía su silla y se movía más cerca, después aún más. Luego extendió una pierna hasta que su pie pudo rozar por encima el suyo. Ella se apretó contra su piel, saboreando esa pequeña sensación mientras la necesidad se convertía en un dolor que estaba lleno a rebosar. ¿Cuánto tiempo más iba a torturarla? Necesitaba que pusiera sus manos sobre ella, y pronto, o de lo contrario no estaba segura de lo que iba a hacer.

—Shhh, nena. Respira. Respiraciones lentas y profundas. Es demasiado pronto para venirse. Demasiado pronto. Trata de relajarte. Cierra los ojos y siente mis dedos tocando tu piel. Estoy trazando círculos en tu espalda. Hacia abajo sobre tus

7777

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

costillas, después desde tu vientre a tus caderas. Ahora estoy poco a poco trazando líneas de ida y vuelta de una cadera a la otra. De ida y vuelta. Más y más con cada paso"

Los dedos de Margot se movieron mientras la dirigía, lentamente acariciando su cuerpo. Escalofríos corrieron a través de ella, uno tras otro. Su orgasmo fue hasta el nudo en su pelvis. No estaba segura de cuánto tiempo podría mantener de nuevo el orgasmo y mantener el control, aunque quería que Adam se sintiera tan loco como lo hacía antes de correrse. Si era posible, quería que él se viniera primero, a pesar de que rara vez sucedía ya que siempre la empujaba primero sobre el borde.

Su voz profunda ya se había vuelto más profunda y más gruñona. Podía oír a su lobo presionando por su liberación. El saber que ella, una pequeña, regordeta, desempleada, doña nadie pudiera excitar a tan perfecta muestra de hombre la enviaba peligrosamente cerca del borde de su orgasmo.

Se sorprendía aún cada vez que pensaba en volver a ese primer día cuando él la había reclamado a pocos minutos de su primera reunión. La había marcado y luego follado con el sexo más caliente que jamás había experimentado. Desde entonces, el sexo se volvía más caliente a medida que conocían los puntos que excitaban y encendían al otro.

La lucha por el clímax amenazó con hundirla, y abrió los ojos. Entonces, movió la pierna sin llegar a Adam a un lado tan lejos como pudo. Se abrió y entonces se deslizó hacia delante en la silla hasta que llegó al extremo del borde frontal del asiento.

Cuando los ojos de Adam cayeron a su pubis totalmente expuesto y separado, en sus labios húmedos, su confianza creció. Él hizo un ruido sordo profundo con el pecho mientras pasaba dos dedos de sus caderas al interior de los muslos. Su mano luego hizo un viaje rápido a medio camino por su rodilla antes de volver a sumergirse aún más entre sus piernas. Comenzando por debajo de su entrada, lentamente acarició sus labios húmedos y abiertos, luego hacia arriba entre sus pliegues, su clítoris tenso que estaba gritando por su atención.

8888

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

Sus ojos se agrandaron y su expresión se volvió dura, con su hambre creciendo a medida que se quedaba sin aliento por la electricidad que corría por su cuerpo. Ella pudo ver que estaba cerca del final de su restricción. No se necesitaría mucho más para sacarlo de la silla y que cruzara el espacio entre ellos.

Dos podrían jugar este juego suyo, y ahora era su turno para estar a cargo. Lo volvería tan loco que él acudía a ella, no al revés.

—Adam, mi amor, cierra los ojos —Murmuró, con su voz suave y baja.

—Pero prefiero verte —Protestó, con su voz tan profunda y áspera que apenas entendía las palabras que decía.

— ¿Por favor?"

Él le dirigió una mirada indescifrable justo antes de que sus párpados cayeran. Una vez que ya no estuvo mirando, dudó. ¿Podría hacer esto? ¿Le permitiría tomar el control, siquiera por unos minutos? Era una presencia tan fuerte que a veces la abrumaba con sólo entrar en la habitación. Y tener toda su energía sexual centrada únicamente en darle placer la humillaba. Cuando él reaccionaba así de fuerte a sus intentos torpes de seducción, le daba la confianza necesaria para ampliar sus horizontes.

Le acarició el pie con el de ella otra vez. El calor de su piel contra el suyo de alguna manera le aseguró que podía hacer esto. Podría volverlo loco. Incluso si cometía un error de alguna manera, él no se levantaría y se alejaría. Eran, después de todo, compañeros de por vida. Si las cosas iban realmente mal, ella sabría que intervendría y tomaría con cuidado las órdenes de nuevo. A pesar de que sabía que este juego de excitación y control no era una competición, Margot todavía quería que su hambre lo levantara de su silla primero. Entonces ella estaría feliz de reunirse con él en el suelo entre las sillas.

—Pon tu mano en el interior de tus muslos. Frótate suavemente hasta las rodillas. Con toques suaves y lentos. Mmmm, sí. Agradable y suave. Ahora, de vuelta a tus pelotas.

9999

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

Cuando Adam dudó con sus manos, no del todo donde ella las quería, Margot sonrió.

—Todo el camino hacia arriba. Toca tus pelotas. Juega con tus sexys bolas.

A medida que sus dedos se movían con sus palabras, ella se pellizcó un pezón con

sus dedos pulgar e índice, enviando olas de dolor erótico a través de su cuerpo. Los ojos de Adam se abrieron cuando hizo un pequeño sonido de queja.

Su respiración se detuvo de nuevo, mientras la miraba tocarse su pezón izquierdo con la mano izquierda, mientras que los dos dedos de su mano derecha pasaban a través de sus pliegues y de su círculo mojado, de su clítoris hinchado, color rosa oscuro.

—Ahora tu pene —Susurró en voz baja—. Usa tus dedos para trazar líneas de arriba hacia abajo y alrededor de esa hermosa longitud. Arriba y abajo. Arriba y abajo. Mmmm, sí, así, así.

Ella sonrió mientras sus ojos se abrían con sus palabras, luego sus párpados cayeron cerrándose de nuevo. Su respiración se volvió irregular, y supo que él estaba cerca. Ella frotó sus pies sobre los suyos, acariciando la pequeña conexión de piel contra piel.

—Haz círculos sobre tu cabeza con un dedo. Con toques suaves. Lento y fácil. Pero no te corras. Todavía no.

Él

abrió los ojos hasta la mitad. Sus ojos verde-azul resplandecían casi de plata con

su

excitación.

—Necesito —Se quejó.

Margot le sonrió en respuesta, con su propio control cerca de sus propios límites.

—Ahora ya sabes cómo me siento.

10101010

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

—Al diablo con esto —Dijo con una voz tan profunda y áspera como un camino sin pavimentar de regreso de la montaña.

Empujándose de su silla, se arrodilló en el suelo, arrastrándose la corta distancia entre los asientos. Utilizó sus hombros para levantarle los muslos. Él la miró a los muy abiertos ojos, mirándola con una sonrisa feroz antes de bajar la mirada hacia su destino y apoyarse en él.

Se movió tan cerca que ella sintió su cálido aliento acariciar sus pliegues húmedos abiertos, pero no la tocó. Escalofríos la recorrieron con el flujo de aire sobre su clítoris. La espiral de excitación profunda en su centro se apretó aún más hasta que no estuvo segura de sí iba a sobrevivir cuando finalmente se viniera.

—Adam —Se quejó ella, con sus manos llegando a su cabeza—. Necesito cerca.

tan

—Shhh, no pasa nada. Voy a cuidar de ti —Murmuró. Con sus palabras enviando bocanadas más suave de aire sobre su montículo, añadiendo otra capa de casi doloroso dolor por su excitación.

Miró hacia abajo la parte superior de su cabeza mientras la punta de su lengua se arremolinaba en círculos alrededor de su clítoris.

—Ohh —Gimió, con sus caderas elevándose con la esperanza de tener una conexión más fuerte.

Pero Adam retrocedió, rompiendo la distancia. Un latido más tarde, sus manos se deslizaron hasta el interior de sus piernas para sostener sus muslos amplios además de que su cabeza cayó caía más abajo. Utilizando su lengua, comenzó por debajo de su entrada y lamió los jugos que encontró allí.

Luego continuó hacia arriba y sobre su clítoris a la parte superior de su raja. Margot se quejaba y se acurrucaba hacia adelante sobre él mientras sus entrañas hacían nudos imposibles más fuertes. Estaba tan cerca, pero necesitaba más. Sólo un poco más.

11111111

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

—Por favor —Rogó en un susurro apenas existente—. Oh Dios. ¡Por favor!

Cuando tomó su clítoris con sus dientes y lo mordisqueó suavemente, gritó cuando su orgasmo explotó, enviando un rayo de su núcleo a los dedos de las manos y de los pies y cejas. Agarró su cabeza y mantuvo su boca cerca de ella mientras el éxtasis rodaba y rodaba sobre ella. Él continuó bañando suavemente su clítoris y lamiendo su vagina con una lengua tan talentosa que envidió a las mujeres sobre las que había practicado. Cuando por fin retrocedió, estaba tan mareada y sin huesos que no pudo luchar cuando la bajó de la silla y se subió a horcajadas entre sus muslos.

—Tócame, nena —Tomó su mano y envolvió con ella su pene—. Ayúdame a volar. No tardaré mucho.

Sosteniendo su mano alrededor de la suya, la guió hacia arriba y abajo de la mitad superior de su eje largo y grueso. Después de un unos pocos golpes suaves, su control se reforzó, haciendo que sus dedos lo apretaran más fuerte. Él movió sus manos cada vez más rápido hasta que echó atrás la cabeza y aulló. Su liberación blanco perla explotó fuera del corte de la cabeza de su pene como el agua de un géiser.

Largo rato después, cuando su semilla dejó de cubrir su vientre y manos, se dejó caer en su contra y caer su cabeza sobre su hombro. Pasaron varios minutos antes de que se movieran.

Estaba dispuesta a tirar de él a la cama para abrazarlo y ser más cariñosa cuando levantó la cabeza y preguntó:

— ¿Te dije que tenemos una reunión con el consejo esta noche, y toda la manada estará reunida aquí mañana?

12121212

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

CCaappííttuulloo 22

Margot se lo quedó mirando, sorprendida por las cosas extrañas que habían salido de su boca cuando estaba totalmente relajada después de un intenso orgasmo.

Unos días antes, le había preguntado si quería que la Señora Nicholas lavara sus sostenes y bragas a mano o si estaba bien que los lavara en la lavadora con sus bóxers.

— ¿Qué vamos a qué y con quién, y cuándo?

—Wow, eso es muy sorprendente para una mujer a la que hasta hace pocos minutos la tenía sin habla —Dijo Adam, poniendo besos en una de sus mejillas y luego en la otra antes lamer su labio inferior—. Nos reunimos esta noche con el consejo de la manada y con la manda completa mañana. Necesitan conocerte y tú necesitas conocerlos, ya que ahora eres su mujer alfa.

— ¿Leigh como se llame estará allí?

—Sí, dulce Margot mía, Leigh Kincaid-Thorne estará allí mañana por la noche. Es después de todo, un miembro de la manada.

— ¿Tengo permiso para patear su trasero si viene a mí? —Le preguntó, medio en broma.

—Nena, te lo he dicho antes, eres mi compañera y socia en todas las cosas. No tienes que patear los traseros de la gente más. Ahora tienes gente que hace ese tipo de cosas.

Margot se rió mientras miraba sus ojos. Sólo que él no se estaba riendo. Parecía muy serio.

Ella tragó y dijo:

13131313

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

—Está bien. Así que si me molesta, ¿puedo hacer que Sam le dé una patada en el trasero?

Adam asintió mientras la abrazaba.

—Dime, y yo le patearé el trasero, aunque no creo que vaya a ser un problema. No después de la semana pasada —Dijo refiriéndose a la charla de lobo a lobo que había tenido con la mujer después de haber atacado a Margot porque Adam la había reclamado como su compañera.

Leigh había estado segura de que él renunciaría a su compañera verdadera y la elegiría debido a que el consejo y su madre habían estado empezando a presionarlo por acoplarse con alguien.

—Entonces, ¿qué debo llevar a una reunión de consejo de manada? —Se empujó de su regazo y se levantó—. ¿Es necesario hacer arreglos especiales de comida o bebida o algo? ¿O la Señora Nicholas tendrá todo bajo control como hace siempre?

—Vas a tener que ver eso con ella, pero debido a que esta noche es la reunión mensual del consejo, estoy seguro de que tiene todo bajo control. En cuanto a la ropa, yo diría que lo que estás usando en este momento es perfecto para cualquier ocasión, sólo que no quiero que nadie vea toda esa gloriosa feminidad tuya—. La siguió de cerca, frotando una mano sobre su trasero mientras se dirigían a la ducha.

Margot se volvió y le arrugó la nariz. A pesar de que él no se los veía, sabía que la gente se daría cuenta de los kilos de más y de los centímetros extra que cargaba. Podía no ser una modelo, pero quería dar una buena impresión a sus amigos y miembros de la manada. Ser demasiado baja y curvada para los dictados de la figura de la sociedad que las quería como palos -como de niña abandonada y perfecta, a veces la hacía ser consciente de su apariencia.

Especialmente cuando se reunía una gran cantidad de nuevas personas a la vez.

—Estar desnuda no es una opción. Elegiré otra cosa—. Chilló cuando le pasó un brazo alrededor de su cintura y la arrastró con él a la cabina de la ducha.

14141414

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

—Cualquier cosa que decidas sobre eso estará bien. No tienes que preocuparte por impresionar a nadie. Pero si todavía estás preocupada, ese bonito vestido verde que llevabas el otro día cuando fuimos a la oficina del abogado servirá bien para mañana por la noche en la reunión. Pantalones y el suéter color anaranjado estarán bien también. Incluso te permitiré usar sostén y bragas, si es necesario—. Adam abrió el agua de la ducha y galantemente la protegió del chorro hasta que el agua estuvo caliente.

— ¿En serio? ¿Me dejarás usar sujetador y bragas? Qué generoso de ti—. Margot se movió, alcanzando y tomando su pene y bolas con sus manos—. ¿Y yo no puedo elegir lo que te pondrás para mañana por la noche?

—Si quieres—Sonrió—. Sólo recuerda que Leigh y las otras mujeres sin pareja estarán allí.

—Lo tendré en cuenta— Dijo soltándolo después de pasar a recoger un paño y la botella de gel.

Después de poner un chorro de jabón en el paño, trabajó para hacer una espuma y comenzó a limpiar a su hombre. Adelante hacia atrás, de arriba a abajo, lavó cada centímetro de él con especial atención en su pecho y pene, vientre y testículos. En el momento en que terminó y enjuagó las pompas de jabón, su pene, una vez más estaba de pie y orgulloso.

Antes de que pudiera continuar jugando con él, le quitó el paño.

— ¿Te das cuenta de que tengo que devolverte todo esto, verdad?

—Pero pensé que me amarías —Ronroneó al añadir más gel a la esponja.

—Te amo, pero no te follaré esta mañana. Tu bonita vagina tiene que descansar. Sin embargo, estás empujando botones en mí un poco demasiado duro —Dijo volviéndola para alejarla de él. Ella chilló cuando le dio un manotazo en la nalga izquierda con la mano mojada—. Estoy tratando de ser un compañero considerado

15151515

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

y compasivo. Y tú te estás burlando de mí hasta que no pueda pensar en nada más excepto follarte contra los azulejos. Ahora estate quieta mientras te lavo.

En el momento en que terminó de lavar cada centímetro de ella, estaba profundamente excitada. Antes de que pudiera rogarle de que se olvidara de dejarla descansar y volver a la cama para un día de juegos entre las sábanas, los dos se enjuagaron una última vez y cerraron el agua. Arrastrándola de la ducha, procedió

a secarla con el mismo cuidado que había tenido antes, y luego puso su loción favorita en ella desde el cuello hasta los dedos de sus pies.

—Ve y ponte algo. Estás retando mi determinación de dejarte en paz hoy.

— ¿Durante todo el día? —Margot se quejó. Se preguntó si podría sobrevivir durante todo el día sin tirarlo al suelo y montarse sobre él. Hmmm, esa idea merecía una reflexión. Más tarde.

—Sí, todo el día. O por lo menos hasta después de la reunión del consejo. Estoy

seguro de que para entonces me habrás vuelto completamente loco sólo con respirar

y con tu propio atractivo—Le besó el hombro luego se volvió y la empujó hacia el closet que era tan grande como la sala de estar de la última casa que había alquilado.

* * * *

Tan pronto como Margot desapareció de su vista, Adam se dio la vuelta y se dirigió

a la habitación. Se puso los pantalones vaqueros azules y una camisa con botones

blancos delante que había estado anteriormente en la mesa de café. Poniéndose las botas, salió de la habitación tan rápido y silenciosamente como pudo.

A pesar de que no quería herir los sentimientos de Margot, no había manera en que pudiera pasar el día en cualquier lugar cerca de ella sin amarla y lastimarla, lo que era la última cosa que quería. Pasaría el día en la oficina, lejos de la tentación de la belleza de su compañera.

16161616

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

Una vez en el pasillo, se detuvo y miró hacia atrás, con la fuerza para volver a su lado casi más de lo que podía controlar. La única vez que habían estado separados más de un par de decenas de metros desde el primer día en una semana había sido cuando se iba a correr diariamente.

Incluso iba a la oficina con él en las pocas veces que no podía cancelar o posponer alguna reunión. Mientras se ocupaba de negocios, ella se paseaba por su oficina o visitaba a Sarah Hansen, su mano derecha. Después de que Margot se había relajado, las dos mujeres se habían convertido en buenas amigas.

Adam temía el día que su madre se uniera a ellas. Ese pensamiento le recordó que debido a que había cancelado su desayuno semanal con ella, tenía que invitar a su madre a cenar, para que las dos mujeres pudieran conocerse mejor en un no amenazante y sí relajado arreglo.

Su primer encuentro había sido sólo unas horas después de que Adam la hubiera reclamado como su compañera. La presentación había tenido lugar en un salón de baile lleno de mujeres hambrientas en una subasta de estudiantes de bachillerato donde, por desgracia, Adam había sido forzado a ser subastado. Afortunadamente, Margot había estado allí para comprarlo. Lo que le recordaba que todavía tenía que darle la cita que ella había comprado.

Pero esa romántica noche, junto con tener a su madre para la cena, tendría que esperar hasta que el asunto de la manada fuera atendido.

En la parte inferior de la gran escalera, se detuvo para ponerse las botas.

Mirando hacia arriba por las escaleras se preguntó si dejar a Margot sola todo el día realmente sería lo correcto. Ya se sentía un poco dolorido y enfermo, como si tuviera gripe o algo así.

— ¿Jefe? ¿Estás bien? —Sam se acercó a él lentamente, viéndose incluso más estoico que de costumbre.

17171717

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

—Estoy bien. Quédate con Margot. Mantenla ocupada. Me llevo la Ducati hoy al trabajo —Dijo Adam mientras se levantaba y se dirigía a la cocina.

—Está bien, pero… —Sam se arrastró por detrás de él.

—Nada de peros, simplemente hazlo, ¿de acuerdo? —Adam se detuvo mientras caminaba a través de la cocina. Agarró un melocotón cuando se dirigía a la puerta del garaje para cinco autos.

Había pasado un tiempo desde que se había montado en la motocicleta, y quería sentir la necesidad de la velocidad y del viento castigador chocando contra él cuando se dirigiera a la ciudad.

* * * *

Margot escuchó el rugido de una motocicleta justo cuando llegó a la parte inferior de la escalera. Debido a que la casa de Adam estaba a un buen cuarto de milla de la carretera principal, supo que no era el tráfico. Adam se había escabullido y marchado sin decirle una palabra.

—Cobarde —Murmuró mientras cruzaba el vestíbulo hacia la cocina.

Alcanzando el teléfono celular que se había acostumbrado a usar lo sacó de la cintura de sus pantalones vaqueros encima de su cadera izquierda, marcando un número. Sabiendo que no tendría respuesta, mientras estaba en la moto, esperó su contestador, y después oyó el brusco:

—Soy Adam. Deja un mensaje —Dijo la grabación.

—No pensé que fueras un cobarde, compañero mío —Bromeó—. Nos vemos cuando llegues a casa esta noche. Ten cuidado y mantente seguro.

Con sólo pulsar un botón, colgó el teléfono. Aunque tuvo la tentación de apagar el teléfono, se volvió para poner el timbre en vibrar antes de devolverlo a su pantalón. Dio una respiración profunda, y dejó escapar un suspiro. Tenía el día para ella sola. ¿Qué haría? ¿Algo frívolo y malicioso que provocara que Adam lo pensara dos

18181818

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

veces antes de dejarla por su cuenta otra vez? O ¿Algo productivo y responsable para demostrarle que podía confiar en cuando él tenía que estar fuera?

La pila de libros de decoración en una mesa en el vestíbulo atrapo sus ojos. Adam le había dicho que podía hacer lo que quisiera con su casa. Quizás hoy fuera un buen día para llamar a la decoradora que había utilizado para su habitación y ponerse a trabajar en terminar esa hermosa casa para que el interior estuviera tan maravilloso como el exterior. La mantendría ocupada, así como gastaría una cantidad obscena de su dinero, que él parecía disfrutar verla hacer.

El único problema era que todavía no sabía cuál era el estilo de decoración preferido de Adam, y dudaba en continuar sin esa poca información. Quería que Adam amara esta casa que había construido, no sólo que la tolerara, porque a ella le encantaba.

Puesto que él ya le había dicho que hiciera lo que quisiera y no le importaba siempre y cuando se sintiera cómoda, decidió llamar a las dos mujeres que lo conocían mejor que nadie para pedir sus consejos.

Sacando su teléfono de nuevo, se movió a través de los números que Adam no sabía que tenía. Sonrió mientras empujaba el botón de llamar.

—Hola, ¿Gwen? —Dijo un momento después—. Soy Margot Jackson. Sí, estoy bien. Sí, me trata como a una reina. Estoy llamando porque necesito tu ayuda con algo

—Vete a casa.

* * * *

Sorprendido, Adam levantó la vista del informe trimestral en sus manos para encontrar a Sarah Hansen de pie delante de su escritorio, con los brazos cruzados sobre su pecho, con la mirada de una maestra de escuela enojada en su rostro. ¿Cómo había llegado ahí sin que él lo supiera?

19191919

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

Parpadeó y miró el informe en sus manos por el que se había estado moviendo de un tirón toda la mañana, pero nada tenía sentido. Nada importaba si Margot no estaba aquí con él. Todo lo que podía pensar era en pasar el día y volver a casa con su bella compañera. El mensaje que le había dejado mientras había estado en la moto lo había hecho reír, pero luego comenzó a preguntarse. ¿Lo extrañaría tanto como él la echaba de menos?

— ¿Cuánto tiempo has estado ahí? —Le preguntó, sorprendido de que hubiera podido entrar en su oficina sin previo aviso.

—No demasiado y, sin embargo tiempo suficiente —Respondió enigmáticamente—. Vete a casa.

— ¿Vete a casa? Sólo he estado aquí un par de horas.

—Sí, vete a casa. O haz que Margot venga. Estás tan gruñón como un lobo con una pata dolorida. Si tengo a una asistente más viniendo a mí con lágrimas, porque la regañaste, soy capaz de llevarte yo misma —Dijo Sarah—. Luego tendrás que venir a trabajar todos los días y no cuando sólo te quieras escapar de algo.

Adam se dio cuenta de que decía la verdad, pero también sabía que no podía irse a casa, no sin Margot en su cama, y eso le causaba dolor. Herir a su compañera era la última cosa que quería. Tenía que quedarse aquí y lejos de la tentación de su compañera. Tratando de inventar un argumento que sonara lógico y no haciéndolo parecer como si hubiera perdido sus canicas; dio una respiración profunda.

Fue entonces cuando lo olió. Vainilla, canela y miel. La embriagadora combinación que primero lo había alertado de la presencia de su compañera en su oficina. El aroma que anunciaba su llegada.

— ¿Margot?

Se apartó de su asiento y fue alrededor de la mesa en tres pasos. Mientras lo hacía, una de las puertas dobles que llevaban a la oficina exterior se abrió, y ahí estaba

20202020

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

ella. Su bella Margot. Su compañera. La mujer que sostenía su corazón en sus manos.

Le tomó un momento darle sentido a todo, a sus anchos pantalones de mezclilla, a su suéter negro de cuello de tortuga y una chaqueta verde grande que reconoció como procedente de su guardarropa. La ropa ocultaba cada curva de sus hombros hasta sus muslos. Incluso su peinado hacia atrás era corto, y no llevaba una pizca de maquillaje.

Se rió de la idea de que probablemente había pensado que se había hecho ver tan atractiva para él como un chuletón de buey a un vegetariano. Pero para él, un hombre de carne y patatas definitivamente, era un bistec con una guarnición de puré de patatas con queso, absolutamente deliciosa, con o sin maquillaje y con ropa de más o ninguna.

Seguía sin entender su figura voluptuosa, con sus generosas curvas femeninas, era sólo una pequeña razón por la que se había enamorado de ella. Francamente le importaba un comino si era de la talla dos o cuarenta y dos. El tamaño, así como la edad, eran un número no muy importante para él.

Siempre y cuando ella diera un aliento, se sentiría atraído por ella. Cuando muriera, esperaba que en muchos, muchos años lejos, sería difícil evitar no meterse en la tumba con ella. Los viudos were no eran conocidos por tener una vida después de que sus compañeras morían, y ahora entendía por qué. ¿Querría vivir cuando el sol de su vida se hubiera acabado?

Antes de darse cuenta lo que estaba haciendo, Adam dio dos pasos más hacia adelante. Se detuvo cuando ella levantó ambas manos, previniéndolo. Frunció el ceño mientras decía:

—No te acerques más. De hecho, regresa y siéntate detrás de tu escritorio.

— ¿Qué estás haciendo aquí? —Le preguntó mientras se retiraba a sentarse en la silla que había dejado sólo un momento antes.

21212121

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

Ella se volvió y cerró la puerta de la oficina exterior sin decirle una palabra. Fue entonces cuando se dio cuenta de que Sarah se había ido, aunque no tenía idea de cuándo exactamente. Como de costumbre, cuando Margot estaba a la vista, el resto del mundo se alejaba hasta que sólo los dos quedaron.

—Estoy aquí porque he recibido varias llamadas telefónicas de locas mujeres llenas de lágrimas, pidiendo, en realidad rogándome, que por favor venga a la oficina y haga todo lo necesario para poner una sonrisa de vuelta en la cara del Sr. Thomasson, como la que ha estado usando en la última semana.

Adam se relajó en su silla con una sonrisa irónica. La única otra persona en el edificio que tenía el número de teléfono celular de Margot era Sarah. Debía haber sido el cerebro en esa pequeña intervención.

— ¿Y cómo pondrás una sonrisa en mi cara si yo he decidido que no te tocare hasta esta noche?

Margot sonrió, con sus ojos dorados brillando con malicia.

—Eso no quiere decir que no te pueda tocar yo.

22222222

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

CCaappííttuulloo 33

El temblor de la energía sexual que había pasado a través de ella desde la ducha terminó comenzando a vibrar un poco más rápido cuando sus ojos azul Caribe comenzaron a brillar más cálidos mientras la miraba de frente.

— ¿En serio? —Le preguntó, moviéndose en su silla mientras sus párpados caían a

medio cerrados. Siguió con la mirada soñolienta, sexy, que siempre le hacía sentir débiles las rodillas y húmedo su núcleo.

Margot dejó caer su atención de sus expresivos ojos a su medio floja sonrisa.

—Sí, de verdad —Respondió, acercándose a la mesa, pero manteniendo la enorme pieza de mobiliario entre ellos.

— ¿Y cómo harás eso? —Le preguntó mientras su sonrisa se hacía más amplia.

No respondió en un primer momento. En lugar de eso poco a poco le dio la vuelta al escritorio y su silla hasta quedar fuera de su vista detrás de él. Alcanzando su suéter llegó al bolsillo trasero de su pantalón, sacó uno de los pares de esposas desechables que Sam le había enseñado a usar antes de salir de la casa. Dando palmaditas en su otro bolsillo de atrás, se aseguró de que todavía tuviera las llaves para liberarlo una vez que hubiera terminado. Aunque curiosa, no le había preguntado a Sam cómo había aprendido a usar las esposas de plástico, ni por qué tenía en su poder más de una docena de pares en una variedad de colores.

—Mantén los brazos rectos encima de su cabeza y entrelaza los dedos —Le ordenó con su ronroneo más sexy.

— ¿Te gusta esto? —Adam levantó sus brazos para que sus dedos se anudaran por encima de su cabeza.

—Sí, así está bien.

23232323

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

Tan pronto como sus manos estuvieron en posición, rápidamente envolvió las cuerdas de plástico alrededor de una de sus muñecas y tiró de ella lo suficientemente ajustada como para que no pudiera zafarse, pero no tan apretado como para que el brazalete le hiciera daño. Se dio prisa repitiendo la acción en su otra muñeca. Se aseguró de que las mangas de su camisa se mantuvieran entre sus brazos y que las esposas de plástico no lo lastimaran si luchaba contra ellas, mientras jugaba con él hasta que volviera a sonreír.

—Hey, ¿qué estás haciendo? —Luchó por un momento, luego llevó sus brazos delante de su pecho para poder ver contra lo que estaba luchando—. ¿Me esposaste?

Un estremecimiento oscuro de energía sexual la atravesó mientras giraba su silla hasta quedar en frente. De rodillas delante de él, pasó las manos arriba y abajo de la parte superior de sus muslos, antes de dejarlas caer y repetir el movimiento en el interior de sus muslos. Colaboró mediante la ampliación de sus piernas para poder acercarse aún más.

Ella lo miró y le guiñó un ojo con una amplia sonrisa antes de dejar su atención en la barra gruesa de carne masculina erecta presionada contra la cremallera de sus pantalones.

—Esas son para ayudarte a mantener las manos quietas. Ahora sólo relájate y deja que te ponga una sonrisa en su cara y relaja los musculos. El juego de esta mañana, obviamente, no hizo un buen trabajo.

Enderezándose, se inclinó y lo besó. Con su lengua recorriendo sus labios antes de deslizarse entre ellos y meterse. La larga y cálida exploración de sus dientes y lengua y boca envió un calor resplandeciente a través de ella.

Se apartó cuando su lengua presionó para entrar en su boca. Puso besos en las esquinas de su boca, en su mentón, y luego hacia abajo sobre su cuello. Sus brazos bajaron por su espalda para mantenerla estrecho y evitar su escape, pero no luchó contra él. Estaba demasiado ocupada desabrochando su camisa. Una vez que los

24242424

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

bordes se separaron, los empujó fuera de su camino y poco a poco le dio un beso por un camino al centro de su pecho. A lo largo del camino, dio movimientos a la izquierda y a la derecha para lamer y succionar cada uno de sus pezones. Cuando él luchó contra sus ataduras, tratando de tirar de ella más cerca, se movió de nuevo.

—Suéltame, muchacha. Tengo que tocarte —Dijo, con la voz en un gruñido profundo que fue tan sexy, tan excitante para ella.

—No —Respondió con un guiño.

Soltó el botón en la cintura de sus pantalones luego bajó por un lado entre el cierre y su piel, tomando con su palma toda su larga, y gruesa longitud.

Mirando su cuerpo, él levantó una ceja mientras ella encontraba su mirada hambrienta y con incredulidad.

— ¿Viniste a trabajar a comando?

—Umm —Gimió en respuesta mientras poco a poco, con cuidado le bajaba el cierre, manteniendo su mano sobre su erección para proteger su suave piel.

Tan pronto como el cierre alcanzó el fondo de su pantalón, ella se apoderó de ambos lados de su cintura.

—Levante —Murmuró.

Tan pronto como levantó las caderas de la silla, le bajó los pantalones a los tobillos. De rodillas sobre el material, utilizó sus vaqueros como grilletes para mantenerlo quieto.

Volviendo su atención a su ingle, perdió sus dedos alrededor de y en su escroto, y luego hasta el eje grueso para volver a la cabeza roja de su pene. Doblando la mano un poco, deslizó sus dedos entre su eje y el vientre, y luego movió su pene hacia adelante hasta que pudo lamer la gota de líquido pre-seminal que apareció en la ranura de su corona.

25252525

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

Sus manos bajaron, pero a causa de las esposas, no pudo enterrar sus dedos en su pelo y sostener la parte de atrás de su cabeza como normalmente hacía cuando le chupaba su pene.

Inclinando la cabeza hacia atrás, ella lo miró.

—Pon las manos detrás de tu cabeza —Le ordenó con suavidad. No se movió otra vez hasta que él obedeció.

Sólo entonces dio vuelta su atención a su glorioso pene con sus manos. Arremolinó su lengua alrededor de la cabeza bulbosa antes de llevar sus labios aún más lejos y tomar su impresionante longitud en su boca.

Sonrió cuando él se estremeció en respuesta a su sexo oral.

Usando su boca, lengua y dedos, rápidamente lo llevó a la locura. Sus caderas trataron de arquearse a su encuentro, pero con los pantalones vaqueros atrapados debajo de sus rodillas y sus brazos detrás de la cabeza, no podía conseguir el apoyo necesario para tal acción.

—Duro, nena. Más rápido. Estoy tan cerca —Murmuró.

Sus palabras la animaron a llevarlo aún más profundo. Aspiró más fuerte y aumentó su velocidad hasta que él echó atrás la cabeza y gritó su orgasmo. Se tragó su semilla con facilidad, disfrutando del salado y dulce sabor de él. El sabor se había convertido en una adicción del que esperaba nunca tener que prescindir. Continuó manteniéndolo en la boca mientras él se tranquilizaba, levantando la cabeza para dejarlo en libertad hasta que dio algunos sonidos de media frustración. Él llevó sus manos hacia abajo y le acarició la mejilla con el dorso de la mano.

Retrocediendo de sus pantalones vaqueros, ella se los subió hasta que la cintura estuvo alrededor de sus muslos. Después se puso de pie, tomó las llaves de su bolsillo trasero y le soltó las manos. Después de lanzar las esposas de plástico a la basura, ella se dio la vuelta y se alejó, con la esperanza de que él se relajara y se sorprendió cuando la persiguió.

26262626

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

— ¿A dónde diablos crees que vas? —Dijo, con su voz como un gruñido profundo. La agarró de los pantalones y la levantó mientras él se ponía de pie y la seguía por todo el escritorio y la habitación.

Se quedó sin aliento cuando le agarró un hombro, justo al llegar al pomo de la puerta.

—Mi trabajo aquí ha terminado. Pensé que Sam me podía llevar a casa ahora. ¿O todavía estás de mal humor? Si es así, tengo otro par de esposas conmigo —Dijo con una sonrisa—. Podríamos empezar todo de nuevo.

—Estás buscando problemas, ¿no? —Murmuró mientras giraba a su alrededor y la golpeaba contra la puerta—. Estoy haciendo un gran esfuerzo por no hacerte daño, y ¿quieres burlarte de mí? Debería desnudarte, ponerte encima de mis rodillas, y darte algunas nalgadas en el trasero.

—Esto no fue ninguna broma, se trataba de ofrecerle un atención y cariño a mi malhumorado compañero. Y creo que deberías volver al trabajo para que pueda volver a casa temprano para prepararme para la reunión del consejo. Después de eso, te permitiré jugar con todo lo que te gusta. Incluso me quedaré con el juego de esposas de repuesto si quieres —Dijo alzándose hasta besar la parte inferior de su mandíbula—. Considera esto un descanso de mediodía para pasar el día sin matar a nadie.

Adam gruñó y bajó la cabeza acariciando su mejilla contra la de ella. Luego mantuvo su cabeza quieta mientras la besaba hasta que ella se hundió en sus brazos.

—Siento no poder devolverte el favor ahora mismo —Susurró cuando finalmente se levantó, después de haber dado una respiración rápida y pesada.

—Me lo puedes regresar esta noche —Ella tomó su labio inferior entre los suyos y lo mordió con sus dientes durante unos segundos—. Ahora vuelve al trabajo y deja de gruñirles a los asistentes. No quiero tener que volver aquí de nuevo hoy. No sé

27272727

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

cuántos más pares de esposas está dispuesto a darme Sam por el bien de esta empresa.

* * * *

Adam caminó a la casa desde el garaje varias horas más tarde e inmediatamente supo que algo andaba mal. Había dispuesto todo de manera que llegara a casa con suficiente tiempo para ducharse y cambiarse antes de la cena de reunión del Consejo. Era un movimiento de auto-protección evitándole mandarlo al infierno y tirar de Margot a la superficie plana más próxima para follarla hasta que ninguno pudiera moverse.

¿Permanecería esta atracción sexual tan intensa para siempre entre ellos? O, ¿el tiempo disminuiría la necesidad de estar piel a piel con su compañera tan a menudo como fuera posible?

Frunció el ceño mientras respiraba la atmósfera negativa. La tensión que se sentía en el aire, le recordó los últimos momentos antes de que una fuerte tormenta eléctrica comenzara. El aroma de Margot, por lo general tan dulce y excitante para él, tenía una nota amarga de angustia.

Avanzando rápidamente, rastreó su olor por toda la casa, subiendo las escaleras, y por el pasillo. Había estado en cada una de las habitaciones. Se encontró con ella en la que él consideraba la sala de la selva. La habitación estaba pintada en verde y amarillo, y decorada con plantas artificiales y vides, con animales pintados, e incluso había una hamaca colgada en un rincón. Este era su segundo dormitorio favorito. Sólo la habitación suroeste con inspiración de desierto que él y Margot utilizaban actualmente era más de su agrado. No podía esperar a ver lo que Margot haría con la suite principal que en la actualidad estaba sin terminar. Esperaba que ella la dejara tan relajante como su dormitorio actual.

Margot estaba en el centro de la sala de la selva, con los brazos envueltos con fuerza alrededor de ella. La ansiedad salía de ella en olas.

— ¿Nena? ¿Qué pasa? —Le Preguntó, rodeando su cara.

28282828

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

Envolviendo sus brazos alrededor, la atrajo hacia sí. Fue entonces cuando la sintió temblar. Algo estaba realmente mal.

No respondió. Se quedó de pie de forma pasiva en su abrazo, sin luchar contra él mientras la estrechaba aún más. No respondió a su pregunta ni incluso envolvió sus brazos alrededor de él. Era como si no se diera cuenta de que estaba en la habitación con ella. Adam besó la parte superior de la suya luego apoyó su mejilla en ella, rodeándola tan completamente como podía.

Le frotó una mano hacia arriba y abajo de su espalda mientras esperaba que volviera de donde quiera que se hubiera ido.

Tomó varios momentos antes de que Margot diera un profundo, estremecedor aliento.

La sostuvo un momento y luego lanzó un largo suspiro. Sintió su lenta relajación bajo las manos que la acariciaban con la ternura de su amoroso toque.

Él dejó caer su cabeza para poder frotar su mejilla contra la suya.

—Dime, mi amor —Susurró—. ¿Qué te tiene tan alterada?

Ella dio otra, profunda respiración, temblorosa antes de que sus manos rodearan su cintura. Levantando la cabeza de su pecho, miró sus ojos tristes, preocupados.

—Mi hermano viene a la ciudad —Susurró mientras las lágrimas volvían sus dorados ojos en vidriosos.

* * * *

—Bueno, me gustará conocer a tu hermano —Respondió Adam fácilmente—. ¿O no quieres que lo conozca?

Margot oyó su tono de sospecha, casi con dolor en su voz. Estaba pisando un terreno peligroso. ¿Cómo podría explicarse sin hacerle daño a Adam, o molestarlo tanto que se negara a conocer a su hermano, Matt?

29292929

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

—No es que no quiera que lo conozcas, no quiero que cambies de opinión sobre haberme reclamado —Admitió en voz baja, parpadeando para contener sus lágrimas y tenerlas bajo control—. Nunca he tenido la sensación de que me apruebe.

—Dulce pareja mía, nada de lo que pudiera decir o hacer me hará lamentar todo lo que tenga que ver con pretender eso. La suerte y el destino nos puso juntos. Lo único que nos puede separar ahora es la muerte, y aun así, no estoy seguro de cuánto tiempo podré sobrevivir sin ti.

Margot se acurrucó más en su abrazo y dio un profundo suspiro, saboreando su almizcle, y el aroma varonil al que todavía tenía que encontrar las palabras para describir adecuadamente. Lo único que sabía era que cuando estaban cerca, como ahora, felizmente volvería a estar en sus brazos durante días sólo respirándolo.

—Vuela en la mañana. Se supone que debo recogerlo en el aeropuerto a las 10:30.

—Iré contigo. Llevaremos la limusina —Declaró Adam—. Se quedará aquí. ¿En qué habitación debemos ponerlo?

—Eso es lo que estaba tratando de decidir. Es policía, y realmente conservador. Me pareció que la habitación azul podría ser la mejor. Pero tal vez debería despertar el infierno en él y ponerlo en el cuarto del burdel de New Orleans.

—O podríamos darle un tour y dejar que él elija. Podría sorprenderse y querer pasar unos días aquí en la selva —Adam hizo la sugerencia con una suave sonrisa.

Margot parpadeó y lo miró fijamente, preguntándose qué habría hecho para conseguir un dulce, inteligente y comprensivo hombre como compañero.

—No había pensado en eso. Pero significa mucho trabajo extra para la Señora Nicholas. Tendría que tener todas las habitaciones listas, así como prepararse para la reunión de la manada de mañana por la noche.

30303030

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

—Dulce pareja mía, no te preocupes por eso. Estas habitaciones están listas para ser ocupadas todo el tiempo. Todo lo que tendrá que hacer es elegir una habitación y desempacar."

Margot asintió antes de que otro pensamiento la golpeara.

—Sin embargo, la reunión de la manada es mañana por la noche. ¿Qué haremos con él, entonces?

—Lo invitaremos a unirse a nosotros. No es como que vayamos a cambiar y tener una orgía de lobo en la sala de estar. Deja de preocuparte. El consejo llegará en pocos minutos, y todavía tengo que cambiarme.

El anuncio la hizo mirar hacia abajo a su propia ropa. Todavía llevaba pantalones vaqueros y el jersey de cuello que se había puesto para ir a su oficina antes, a pesar de que se había quitado la chaqueta que colgaba sobre ella como un vestido.

—Oh, demonios, se me olvidó todo acerca de ellos. Vamos, será mejor que nos demos prisa. Es de muy malos modales para el anfitrión llegar tarde a su propia reunión de consejo.

31313131

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

CCaappííttuulloo 44

—Bienvenida a la manada de Twin Rivers, Margot Jackson. Creo que pronto serás el miembro más preciado de nuestra familia —Clyde Barnes le dijo mientras se preparaba para salir al final de la reunión del consejo, que terminó siendo más un coctel que una reunión—. Si por alguna razón que no puedes mantener a ese joven bajo control, umm ¿estás segura de que no quieres echarlo y cambiarlo por uno mayor, y más sabio were?

Le guiñó un ojo y ella sonrió por la alegre disposición del travieso anciano. El miembro más antiguo de la manada, Clyde era un were respetado por todos por su sabiduría y conocimiento. Había visto durante toda la noche ya que no se ponía en duda nada de lo que tenía que decir. Él fue el último en irse, y sus palabras de bienvenida a la manda sólo se agregaba a las que cada uno de los otros miembros del Consejo le habían expresado en privado en varias ocasiones durante la noche. Después de hablar con ella por sólo unos minutos, el Consejo había acordado felizmente aceptar que Adam la reclamara como su compañera y parecían satisfechos con su elección.

—Vete a casa, viejo excéntrico, antes de que llame a tu pareja y le diga que estás buscando sustituta —Adam comentó mientras se unía a ellos apenas en el interior de la puerta principal.

Caminando detrás de Margot, envolvió sus brazos alrededor y tiró de ella hasta que se encontró ligeramente fuera de balance. Esto la obligó a recostarse en su contra con la confianza de que él impediría su caída. Cuando sus caderas se inclinaron hacia delante y apretó su parte de atrás, comprendió por qué había elegido esa posición. Estaba tratando de ocultar su impresionante erección a sus invitados.

Tan pronto como su cuerpo reconoció su excitación, su vagina se mojó, y sus pezones se endurecieron en respuesta. La reunión del Consejo había terminado, y era hora de jugar.

32323232

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

Cuando movió sus caderas a la izquierda contra la de él, escuchó su respiración agitarse antes de que diera una respiración profunda. Sus brazos se apretaron a su alrededor por un segundo antes de relajarse de nuevo, aunque no la liberó. Se obligó a concentrarse en su último invitado y no en las necesidades del hombre detrás de ella. Unos minutos más y luego Adam, y su propia insaciable ansia, podrían tener toda su atención.

—Emily sólo se reirá de ti. Ha estado amenazando con deshacerse de mí desde hace años —Dijo Clyde con una sonrisa de ladrido—. Buenas noches, a los dos. Emily y yo te veremos mañana por la tarde en la reunión.

—Sí, señor —Respondió Margot educadamente a pesar de que Clyde le había dicho varias veces a lo largo de la noche que no lo llamara señor o Sr. Barnes.

—Hasta mañana entonces, Clyde —Dijo Adam.

Sam asintió en algún lugar detrás de Clyde y dio un paso adelante.

El guardaespaldas-chofer escoltó al hombre de más edad al exterior, donde la limusina esperaba para poder llevarlo a su casa. Clyde había perdido su licencia pocos meses antes, debido a su edad y a su mala visión. Adam y los otros miembros del consejo se habían asegurado de que siempre tuviera transporte hacia y desde las reuniones del Consejo cuando lo necesitaba. Normalmente, su esposa lo llevaba, aunque su salud estaba fallando también.

Esa noche, sin embargo, ella había tenido una reunión propia a la cual asistir. Clyde había llegado con uno de los otros miembros, pero Sam había accedido a llevarlo a casa.

Tan pronto como la puerta se cerró detrás de ellos, Adam le dio vuelta en círculo en sus brazos.

—Pensé que nunca se irían —Declaró mientras bajaba la cabeza para besarla. Uno de sus brazos fue alrededor de su espalda sosteniéndola más cerca mientras el otro

33333333

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

se deslizaba entre ellos para acariciar un pezón erecto a través de su blusa y sujetador.

Margot gimió cuando disparó un rayo directamente en su necesitada vagina.

—Yo también —Murmuró moviendo su mano a su cinturón—. Necesito tantas cosas que no estoy segura de poder llegar al piso de arriba.

Adam se movió y aseguró el cerrojo.

—Entonces es algo bueno que no tengamos que hacerlo —Dijo él, tomando su blusa y tirando de ella para abrirla. Los botones volaron a través del hall de la entrada y sonaron con un pequeño tintineo mientras rebotaban en el suelo de mármol—. Todo el mundo se fue, y tenemos toda la casa para nosotros solos. Podemos hacer el amor en cualquier lugar que deseemos.

Margot se detuvo, impresionada por su demostración de fuerza, mientras su hambre igualaba la suya. Al llegar a su camisa, supo que no podría reproducir sus audaces acciones. En su lugar, le bajó los pantalones y luego le abrió la camisa y la quitó del camino. Tenía que sentir su piel desnuda contra la de ella y no podía esperar un minuto más.

Ella se acercó para lamer un pezón erecto mientras sus manos volvían al frente de sus pantalones. En cuestión de segundos le desabrochó el cinturón, botón y cremallera. Empujó los pantalones y calzoncillos abajo juntos, dejándolo desnudo desde las axilas hasta las rodillas. Antes de que pudiera envolver sus manos alrededor de su pene y testículos, él dio varios pasos atrás de su toque.

—Detente, nena. No me toques durante un minuto —Dijo cuando ella dio un paso hacia él.

Margot hizo un sonido de mal humor cuando frunció el ceño.

— ¿Por qué no? Te necesito. Aquí mismo, ahora mismo —Se quejó, mientras daba otro paso hacia adelante.

34343434

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

—No, quédate ahí —Dio un paso alejándose de nuevo—. Mientras esperamos a que me enfríe, puedes quitarte la ropa —Ordenó con la voz profunda que siempre enviaba fuego líquido a través de sus venas. La rasposa, dura voz, de gruñón indicaba que el lobo en él se esforzaba por liberarse.

—Me estás matando —Gimió mientras se quitaba la camisa y la arrojaba al suelo. Un momento después, su sostén la siguió, y se tomó los pechos, en un movimiento como ofrenda para él.

—No, dulce niña, te amaré. No quiero hacerte daño, y ahora mismo estoy tan preocupado por los graves daños que podría hacerte si no me tomo unos minutos para calmarme.

Margot sonrió. Sus palabras hicieron que quisiera probar algo atrevido, audaz y provocativo que pudiera traspasar el firme control que trataba de mantener. Dando un paso atrás, comenzó a tararear.

Después comenzó a menearse y a moverse en círculo, pasando sus manos sobre su desnuda piel desde su cintura hasta la clavícula mientras se permitía que la música en su cabeza pasara sobre ella y tomara el relevo. Se bajó los pantalones y bragas mientras su baile continuaba. Su corazón se aceleró al ritmo previsto para que su cuerpo se moviera.

Una vez que estuvo desnuda, sus manos se movieron sobre su clavícula y alisó sus pechos tomándoselos y levantándolos bien alto. Doblando la cabeza, se lamió la punta de un pezón, y luego el otro, antes de liberarlos de nuevo.

Sus manos viajaron por su cuerpo, más allá de su vientre, caderas, y luego al centro de su necesidad. No se detuvo ahí, sino que continuó en movimiento, alrededor de sus caderas tomando sus nalgas. Ese movimiento empujó sus pechos hacia adelante por lo que temblaron, sintiendo el peso de los globos de lado a lado. Sus manos se movieron a los lados, volviendo a jugar con sus senos de nuevo.

Su lujuria zumbaba en sus venas como lava, calentándola de adentro hacia afuera hasta que tuvo que dejar de bailar y enfriarse antes de venirse sólo con sus

35353535

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

pensamientos y toques. Se detuvo con su espalda hacia Adam, y se sintió triunfante cuando escuchó el suave crujido de la tela y un ininteligible murmullo detrás de ella. Chilló por la sorpresa y abrió los ojos cuando una caliente, gran mano masculina la giró y dio un medio círculo antes de tirarla cerca de su cuerpo.

—Eres una maldita tentadora demasiado grande y dulce nena —Gruñó mientras la guiaba en todo el gran vestíbulo con un elegante vals. Le dio la vuelta al suelo una vez antes de que bailaran hacia la escalera. Una vez allí, la soltó, tomándola de la mano cuando comenzaron a subir.

—No, no lo soy —Negó que con una pequeña sonrisa, sabiéndolo—. Estoy cansada de juegos y cansada de las burlas. Necesito que me ames.

Adam dio varios pasos por la escalera.

—Desde la reunión, he pensado en intentar algo. Siéntate en los escalones, nena — Le dijo, liberando su mano y retirándose de nuevo a la planta principal del vestíbulo.

Margot quiso señalar que si la deseaba tanto, necesitaba dejar de alejarse de ella y llegar a una cama, a una mesa, o a alguna otra superficie plana. Rodando sus labios sobre sus dientes, se mantuvo en silencio. En cambio, se sentó, con curiosidad por saber cuáles eran sus intenciones.

— ¿Te gusta? —Le preguntó ella.

Contuvo las piernas muy juntas y juntó las manos recatadamente en su regazo. Vio por el brillo en los ojos de Adam el efecto de tal postura de dama arruinaba su desnudez. Mantendría su postura unos segundos mientras la miraba como un lobo a punto de saltar sobre un conejo desprevenido.

— ¿O mejor así? —Se inclinó hacia atrás con los codos apoyados en el escalón por

encima del que estaba sentada. En esa posición arqueó la espalda y empujó sus pechos hacia adelante. Dejó caer de rodillas a los lados, y extendió los pies a varios pies de distancia por lo que nada se ocultó de la aguda mirada de sus ojos.

36363636

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

Adam cayó sobre manos y rodillas con un gruñido hambriento que reverberó a través de su núcleo y la hizo excitarse aún alto. Se tensó por un momento, preguntándose si lo habría empujado demasiado. ¿Estaría tan fuera de control que se transformaría y le permitiría a su lobo total libertad? Sabía que, si bien a ella no le importaba hacerlo como un perrito, se negaba a hacerlo con un perro. O, en su caso, con un lobo.

Pero no cambió. En su lugar, se congeló con sus manos en la parte inferior del escalón. Respiró hondo varias veces, y pudo ver que luchaba para aferrarse a su humanidad.

Después de casi un minuto, lentamente se arrastró hasta las escaleras que los separaba. Al cerrar la distancia, relamió sus labios como si tuviera hambre y se prepara para una fiesta. Cuando llegó a sus piernas abiertas, se detuvo para acariciar su mejilla con la parte interior del muslo izquierdo justo por encima de su rodilla. Luego cambió de posición y la suavidad de su piel cortó directo antes de lamerla más alto. Él cambió su atención hacia atrás y adelante, degustando su piel con lamidas, mordiscos y besos mientras se abría paso hasta el interior de sus piernas.

En el momento en que llegó a su centró y rozó la punta de su nariz a través del pelo que cubría su pubis, Margot se quedó casi sin sentido por la necesidad. No podía esperar más para sentirlo hundirse en su vagina.

—Adam,

apresurarlo.

por

favor

—Murmuró,

mientras

movía

una

mano

para

tratar

de

Pero él se negó a cooperar con su petición tácita de un rápido acoplamiento.

—Shhh, nena. No te preocupes, me ocuparé de ti —Murmuró justo antes de que su lengua se moviera entre sus pliegues de su libre entrada hasta su clítoris, en el que se arremolinó en un círculo cerrado antes de tomar la carne anudada entre sus labios. Después de picarla con suavidad, sacó más la carne para rodearla con su boca y chupó con fuerza sobre su clítoris.

37373737

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

Margot gritó mientras un orgasmo barría la nada y estallaba sobre ella como una bomba, capturándola con la guardia baja. Sabía que estaba cerca pero no se dio cuenta de que estaba tan cerca.

Adam mantuvo su boca en ella mientras se resistía y convulsionaba en él. Le pasó la lengua y la lamió y evitó que su excitación se desvaneciera completamente. Cuando ella se calmó un poco, él se arrastró dos pasos más y cubrió su cuerpo con el suyo. Mientras se movía sobre ella, acarició la piel de su pecho hasta su vientre y pechos. Cuando su boca entró en su alcance, ella se inclinó y lo besó. Retrocediendo un poco hacia atrás tomó su pene en la mano y frotó la cabeza de bulbo hacia abajo a través de sus pliegues, empapando la punta con sus jugos. Luego lo colocó en su entrada abierta hasta la médula. Él levantó su cuerpo más para poder verla mientras metía sólo la punta dentro antes de detenerse.

Ella lo miró a los ojos que eran casi de plata por su necesidad y excitación.

—Adam, ahora. Por favor. Ámame… —Él levantó sus caderas de modo que la cabeza de su miembro se empujara más lejos en su lisa vagina.

— ¿Estás segura de que no te hará daño, cariño? —Le preguntó a través de su

apretados dientes. Parecía que había llegado al final de su control y no se podría detener si ella lo rechazaba.

Margot se echó hacia atrás en la escalera, buscando los bordes delanteros redondeados que eran casi cómodos, mientras presionaba la espalda. Llegando a sus caderas con ambas manos, ella dio un gruñido animal mientras lo ponía aún más cerca. Muy pronto la mitad de su pene la llenó, pero todavía no era suficiente.

infiernos, no puedo ni siquiera

pensar en lo que te haré. Pero puedes estar seguro de que será muy malo y muy doloroso. Ahhh —Gritó mientras él se lanzaba hacia delante hasta que sus huesos de la pelvis se juntaron y la llenó por completo.

—Si no me follas, ahora, te juro que voy a

a

— ¿Mejor? —Le preguntó con una sonrisa tensa que parecía más que un poco depredadora.

38383838

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

Margot asintió y luego sacudió la cabeza. La longitud larga y gruesa llenaba sus sentidos tan bien, pero necesitaba más.

—Muévete, maldita sea. Fóllame. Reclámame —Le ordenó mientras las lágrimas llenaban sus ojos—. Ámame —Dijo en voz baja—. Por favor.

—Oh, dulce niña, te amo. Más de lo que incluso sabrás —Dijo con sus caderas hacia atrás hasta que sólo quedó su cabeza en ella.

Después de un latido, se adentró de nuevo igual de lento.

Puso un ritmo suave, un ritmo lento de balanceo que sostuvo a Margot hasta que comenzó a levantar sus caderas en respuesta. Entonces comenzó a moverse un poco más rápido, que sólo hizo que su espiral de excitación se renovara y fuera más alto.

Con una sensación diabólica de hacerle perder su oh-tan hermético control, ella sonrió mientras levantaba sus manos a sus propios pezones. Tomando los endurecidos nudos entre sus dedos índice y pulgar, comenzó a rodarlos. El simple toque envió electricidad zumbando a través de ella. Con su vagina apretada alrededor de su grueso eje y enviándola rápidamente a su borde sexual, una vez más.

En respuesta, Adam gruñó entre dientes. Con sus caderas comenzando a moverse hacia atrás y adelante, llenándola con golpes cada vez más rápidos.

Todo lo que pudo hacer fue sostenerse de él, así que echó sus brazos y piernas a su alrededor. Mientras sus músculos se convulsionaban con otro orgasmo, se inclinó, donde llegó a su cuello y hombros dejando su marca. Ella gritó, mientras el orgasmo rodaba más poderoso que el anterior. Apenas oyéndolo gritar su liberación en el mismo momento, sintió el calor de su semilla impulsándose, llenándola.

Segundos después, se desplomó sobre ella, presionando los escalones más profundo en su espalda. Por primera vez durante su amor, ella sintió malestar. Trató de relajar sus músculos y no luchar contra el mármol de los escalones, pero no sirvió

39393939

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

de nada. Luego se hizo dolorosamente consciente de los dientes todavía incrustados en su hombro a pesar de que ya no succionaba de su marca.

—Adam —Susurró mientras pasaba mano de arriba a debajo de su columna.

Él lanzó un gruñido a cambio mientras quitaba sus dientes de su piel y lamía su marca de mordida cerrándola. Antes de que pudiera explicarle su problema, ambos brazos se envolvieron alrededor de su espalda y con otra impresionante demostración de fuerza, la levantó. Se dio la vuelta para sentarse en los escalones, y quedó sentada a horcajadas sobre su regazo hasta que quedaron conectados de la mayor manera posible íntimamente.

— ¿Mejor? —Le preguntó mientras empujaba su cabeza hacia abajo contra su hombro y comenzaba a acariciarla con toques cálidos, amorosos por encima de sus hombros, espalda, brazos, y a los lados.

—Uh ajá —Murmuró, mientras cada parte de tensión que parecía vivir con su vida entera parecía drenarse con sus dedos. Se había quedado sin huesos y agotada.

— ¿Crees que puedas llegar a la habitación antes de dormirte?

—Mmmm, no lo creo —Murmuró mientras se acurrucaba contra su pecho.

—Está bien, nena. Espera, y te subiré por las escaleras y te meteré a la cama. Pero tendrás que explicarles a Sam y a la Señora Nicholas por qué la ropa está por todo el vestíbulo —Adam sonrió mientras rozaba un beso en su cabeza.

Demasiado relajada para preocuparse por su amenaza, se encogió de hombros.

—Sólo les diré que es tu culpa. No tengo ninguna duda de que me creerán. Después de todo, ambos te conocen.

Adam se echó a reír mientras la levantaba, sosteniéndola con facilidad mientras se giraba y comenzaba a subir el resto de las escaleras al segundo piso.

—Sí, tienes razón.

40404040

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

Capítulo 5

"Si no te sientas, te llevaré a la limusina y relajaré tus huesos tanto no te podrás mover".

Adam habló en medio de un bostezo mientras Margot lo acechaba una vez más. Habían estado hasta altas horas jugando uno con el cuerpo del otro, y a pesar de que sólo se habían arrastrado de la cama una hora antes, seguía pensando que una siesta sonaba como una buena idea. Habían llegado diez minutos antes, y ella había comenzado con un ritmo casi de inmediato, haciéndolo sentirse más cansado.

Era mitad-broma su amenaza. Sólo habían estado juntos un corto tiempo, pero nunca había visto a nadie tan nerviosa antes. Verla caminar de ida y vuelta estaba empezando a ponerlo nervioso y a exaltarlo. No podía hacerla hablar por qué estaba demasiado nerviosa, lo que significaba que no podía saber si estaba preocupada por ver a su hermano o por su encuentro con el hombre.

Volvió a fruncir el ceño ante él.

—No te atreverías —Dijo antes de que sus ojos se dirigieran hacia las ventanas que daban a la pista de asfalto—. Matt estará aquí en cualquier momento —Adam se quedó quieto, sólo levantando una ceja en respuesta, como si la desafiara a presionarlo—. Está bien, quizás lo harías, pero no lo harás —Dijo por fin sentándose junto a él en el banquillo—. No entiendo por qué no estás nervioso. Es

mi hermano del que estamos hablando.

Adam puso un brazo alrededor de ella y la atrajo para que estuviera más cerca y se viera obligada a apoyarse en él. Sentada de esa forma, tampoco podía ver la pista

de aterrizaje. Se sentía tan bien a su lado, aunque estaba tan nerviosa como una

ardilla sobre un zumbador expresso triple. Sostuvo sus nervios para poder pensar

más allá de lo que los próximos minutos serían para su futuro. No se hacía ilusiones

de que su hermano sospechara de él. Después de todo, un hombre de su estatus y

celebridad, conociendo y mudando a una mujer como Margot a su casa el primer

41414141

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

día no era habitual. Pero entonces la sociedad no entendía la naturaleza de los were y de sus compañeras.

—Sí, es tu hermano. Y yo soy tu compañero. Los dos te amamos y queremos lo mejor para ti. En este caso, eso soy yo. Deja de preocuparte nena, tu hermano y yo nos llevaremos muy bien —Le aseguró antes de levantar la cabeza y bajarla para darle un beso.

Aprovechándose de su lujuria, que lo instaba a llevarla al exterior, a la privacidad de la limusina para poder tener un nuevo acoplamiento, Adam continuó con esta forma más agradable de distracción que se le ocurrió. No paró hasta que escuchó a los pasajeros entrar a la terminal. Liberando sus labios, le pasó los dedos por su alborotado cabello para restituir un poco más de su estilo. Después, se limpió una mancha de carmín con el pulgar.

Una vez que terminó, se quedó quieto mientras ella se frotaba los dedos sobre sus labios, antes de enderezar su camisa y quitarse un pedazo de algo de su hombro.

Adam miró hacia arriba mientras un hombre alto, ancho, musculoso y rubio aparecía de la nada mientras Margot entraba por la pared que separaba a los pasajeros de la sala de espera del resto de la terminal. El hombre se detuvo un momento y luego frunció el ceño ante ellos. En el mismo momento, captó la esencia de un were y supo que venía de ese hombre.

—Creo que tu hermano ha llegado —Dijo, inclinando la cabeza en dirección al hombre de aspecto serio, que poco a poco se acercaba a ellos.

* * * *

Margot giró tan rápido que le tomó un momento equilibrarse y ponerse al día con el resto de ella. Una mirada y se puso en marcha del banco hacia el hombre que los miraba con sospechoso interés.

—Matthew —Chilló mientras se arrojaba a sus brazos.

42424242

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

—Hola, Margot —Sijo con una sonrisa mientras la agarraba y daba un círculo completo con ella en alto entre sus brazos.

Él le devolvió un abrazo con el que rivalizaría una boa constrictor. Cuando

finalmente la dejó en el suelo de nuevo y la soltó, ella vio cuando se volvió a Adam con expresión seria. Comenzó a tensarse cuando los dos hombres en silencio se midieron el uno al otro. ¿Llegarían a las manos? ¿Por ella? ¿Allí, en el aeropuerto?

O de lo contrario, ¿esperarían hasta salir al estacionamiento?

—Debes de ser Adam —Dijo Matt con su voz de oficial de policía de "no te metas conmigo". Sonaba tan oficial como la noche en que la había arrestado por consumo de alcohol tan sólo dos semanas antes de su cumpleaños número 21. Había sido arrestada en solitario, y aunque él había pagado su multa al final de su turno nocturno, todavía habían pasado años para que lo perdonara.

—Adam Thomasson. Bienvenido a New Bern —Dijo Adam, asintiendo

solemnemente antes de ofrecerle su mano. Margot contuvo el aliento mientras Matt estudiaba al hombre un momento antes de extender la suya. Los dos hombres luego

se las estrecharon mientras ella observaba como sus nudillos se volvían blancos—.

Matt Brady —Gruñó fuera con dientes apretados, con una demostración de fuerza continuó—. ¿Está sólo follando a mi hermana? ¿O tiene planes de futuro con ella? —Los hombres finalmente rompieron su apretón de manos. Mientras como imágenes en un espejo, los dos dejaban caer sus manos a los lados antes de doblar sus dedos. Parecía como si hubieran querido copiar con las manos los movimientos que el otro hacía.

—Matthew Joseph Brady. ¿Quién diablos te crees?, ¿qué estás haciendo? —Margot silbó mientras entraba en el espacio entre los dos hombres. Se enfrentó a su hermano, pero sus nalgas rozaron la parte delantera del cuerpo de Adam. Sintió su pene de inmediato comenzando a endurecerse en respuesta a su tacto.

—Calla, nena. Tu hermano está sólo preocupado por ti… —Adam envolvió sus brazos alrededor de su cintura y le dio un beso en la parte superior de la cabeza—.

43434343

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

La verdad es, Matt, que tu hermana es mi alma gemela. Tengo la intención de pasar el resto de mi vida echándola a perder —Dijo.

Margot vio como Matt tomaba la declaración con un "Uh, ajá," en respuesta, claramente no impresionado.

—Vamos vosotros dos, vayamos a casa. Estoy segura de que la Nicholas podría necesitar un poco de ayuda para preparar esta noche —Dijo Margot, girando a los dos los hombres hacia la salida. Tomando el brazo de cada hombre, permaneció entre ellos mientras se dirigían al aparcamiento donde los esperaba Sam con la limusina.

En lugar de regresar a casa, Adam le pidió a Sam que los llevara al centro de la ciudad para un almuerzo temprano en uno de sus restaurantes favoritos. Por desgracia, la tensión se mantuvo alta entre los dos hombres.

En el momento en que llegaron a la casa, estaba lista para encerrarlos en una de las habitaciones sin terminar y dejarlos allí hasta que se mataran el uno al otro o arreglaran cualquier basura machista que mantuvieran en su postura actuando como niños de seis años luchando por la última galleta.

Tan pronto como entraron en la casa, sus nervios le exigieron escaparse por unos minutos.

—Iré a ver a la Nicholas. Adam, ¿podrías darle a Matt un recorrido por las habitaciones y ayudarle a instalarse? Gracias.

* * * *

Adam frunció el ceño cuando Margot se alejó antes que pudiera responder.

Su dulce aroma a vainilla, miel y canela se había deteriorado por la ansiedad durante toda la mañana, pero había subido aún más desde que su hermano había aparecido. Sabía que su animosidad era la causa, pero no sabía la forma de romper

44444444

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

la pared de hielo de la sospecha que su hermano parecía haber traído con él desde Nuevo México.

—Está molesta —Dijo Matt rotundamente mientras los dos hombres se volvían a mirarse el uno al otro una vez que ella se había ido.

—Sí —Respondió simplemente Adam—. Tiene miedo de que creas que está arruinando su vida por involucrarse con el hombre que ha sido, entre comillas, el multimillonario Playboy del Sur, fin de la cita. Ella tampoco es tonta y sabe que algo más está pasando entre nosotros.

Con esto, Adam se abrió camino por las escaleras, desacelerando al pasar por los que aún estaban marcados con la evidencia de su corrida combinado con sus jugos. El olor débil lo atraía, y sonrió con el recuerdo del asombroso acoplamiento que habían compartido la noche anterior.

Matt permaneció en silencio hasta que llegaron al segundo piso. Cuando Adam lo miró, el hombre parecía absorto en sus pensamientos, pero contuvo su lengua hasta que se detuvo en el pasillo, fuera de la habitación más a lejana del dormitorio principal. Era el cuarto de burdel con sus paredes rojas y gran cama de bronce.

—Eres lobo, ¿verdad?

La pregunta atrapó a Adam con la guardia baja, y se dio cuenta que le había respondido sin vacilar.

—Sí, soy lobo. El Alfa de la manada Twin Rivers. ¿Y tú?

—Lobo también. Formo parte de la manada de Santa Fe.

— ¿Y Margot?

—Ella es humana. Nuestros padres eran los mejores amigos. Cuando mis padres murieron en un accidente de coche, me adoptaron. Tenía cinco años, y Margot dos. No sabe nada de mi naturaleza dual, aunque mi padre sí. Hicimos el acuerdo de evitar decírselo a las mujeres, aunque creo que madre sospechaba algo.

45454545

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

Adam sonrió.

—Ella no puede saber acerca de ti en concreto, pero sabe sobre weres en general. Sabe que soy uno. Realmente piensa que es genial.

— ¿Cómo?

—Es una mujer curiosa, y una gran lectora de cosas interesantes. Ahora, de vuelta al tour. Hay cuatro habitaciones, pero pensé que podrías sacarle partido a esta — Dijo Adam antes de abrir la puerta. Dio un paso atrás para permitir que lo precediera a la habitación.

Matt caminó varios metros en el ambiente en círculo, viendo el papel de la pared de color rojo oscuro y la cama king-size antes de pasar a Adam con una sonrisa.

— ¿Hay una mujer escondida en el armario para hacerme compañía?

—No, pero tal vez conozcas a alguien en la reunión de esta noche con mi manada. Hay un buen número de mujeres sin pareja que pudieran estar interesadas en echar

a perder las sábanas contigo. Pero si no te gusta esta habitación, siempre te puedes

mover por el pasillo hasta la habitación de niño que tiene literas y osos de peluche,

o por el vestíbulo a la habitación de la selva.

Sin dejar de sonreír, Matt comenzó a negar antes de que hubiera terminado.

—No, esta está muy, muy bien. Me recuerda las viejas películas de vaqueros donde el héroe y la prostituta eran los mejores amigos, pero nunca dormían juntos.

Adam sabía que tenía que extender un gesto de paz.

—No quiero ser tu enemigo, Matt. Amo a tu hermana. Es mi compañera y realmente tengo planeado pasar el resto de mi vida consintiéndola. Si es necesario, te puedo mostrar los libros de la empresa para demostrarte lo que valgo.

Matt lo miró con una expresión en blanco durante un buen rato.

46464646

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

—Te creo. Es que incluso a su edad, Margot es demasiado confiada. Su ex era un trasero completo que casi aplastó su espíritu. Toda su vida ha luchado para ganarse la vida y nunca supo de un día para el siguiente lo que su futuro le deparaba. No quiero que sea herida de nuevo. Es muy especial.

—Estoy de acuerdo. Es una mujer muy especial, un ángel con forma humana. Eres un buen hermano, pero créeme cuando te digo que nunca le haré daño, ni permitiré que nadie se lo haga tampoco. El destino nos ha juntado, y la muerte es la única forma en que dejaré que se vaya.

Matt asintió con una sonrisa irónica.

—Veamos cómo te siente después de que ella deje de dormir porque está estresada con los compromisos y preocupada por cosas por las que no puede hacer nada al respecto. Te lo advierto ahora, el mayor problema de Margot es que no sabe cómo herir los sentimientos de nadie. No puede decirle que no a todo el que dice que necesita su ayuda.

—Gracias, lo tendré en cuenta. La reunión comienza a las seis. Siéntete libre de tomar una siesta o salir a correr si lo deseas. La mansión se encuentra en medio de cincuenta hectáreas de bosque con una cerca que la protege de los intrusos.

Matt bostezó.

—Una siesta suena bien. ¿Puede alguien despertarme alrededor de las cuatro para poder tener una carrera antes de prepararme?

—No hay problema —Dijo, mientras se retiraba de la sala tirando de la puerta y cerrándola tras de él—. Y bienvenido a la familia.

No eran amigos, pero al menos no se destrozarían durante la cena. Dirigiéndose por el pasillo hacia su cuarto, decidió que él y Margot necesitaban una siesta también. O tal vez un buen tiempo en el baño los ayudaría a relajarse.

Una vez que llegó a su habitación, utilizó el teléfono para llamar a la cocina.

47474747

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

— Nicholas, ¿podría decirle a Margot que necesito verla arriba? Gracias.

* * * *

Las rodillas de Margot temblaban mientras bajaba la escalera principal, justo antes de las seis. No estaba segura de sí eran las nuevas sandalias de tacón alto que había decidido llevar o el hecho de que ella y Adam habían pasado la tarde haciendo lo que mejor hacían, salvajes, con la pasión llena de amor antes de dormir la siesta y tomar un largo baño de burbujas y hacer el amor otra vez.

—Wow, hermana, te ves hermosa —Dijo Matt al entrar al vestíbulo de la sala de estar. Parecía sorprendido, como si no hubiera esperado que se arreglara para reunirse con los amigos de Adam.

Un momento después, Adam apareció a su lado.

—Como siempre, dulce compañera mía, te ves deliciosa.

El vestido verde que llevaba le daba un reflejo de salvia a sus ojos cubiertos de musgo y hacía sobresalir más los rojos de su pelo castaño. Tan pronto como había visto el vestido en uno de los viajes de compras a los que Adam la había arrastrado, se había sentido atraída por él, a pesar de que rara vez se vestía de verde. El corsé de top con tirantes finos mostraba sus amplios hombros y la marca de la mordida de Adam muy bien. La falda escondía sus anchas caderas, no así su vientre plano, mientras el borde estaba justo encima de su rodilla y mostraba sus piernas bien formadas. Era un vestido que la hacía sentir casi tan bella como el hambre de Adam, que al parecer también lo apreciaba. Estudió a ambos hombres con una mirada de aprobación. Aunque ambos estaban vestidos casualmente en camisas Oxford, el efecto era totalmente diferente. Matt, vestía de negro con su Camisa del departamento de Policía de Santa Fe, botas de vaquero negras, parecía duro y accidentado, un chico malo listo para la acción. Adam, por el contrario, con una camisa azul-verde que coincidía exactamente con sus ojos usaba unos pantalones color canela y zapatos ligeros de Brown, parecía elegante, refinado y listo para una ronda de golf o un cóctel en un yate.

48484848

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

—Gracias, señores. Vosotros no os veis tan mal —Dijo cuándo el timbre sonó, anunciando la llegada de los primeros invitados.

49494949

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

CCaappííttuulloo 66

Los miembros de la manada llegaron en un flujo constante durante los siguientes quince minutos. Mientras lo hacían, Margot saludaba a cada uno en particular. La mayoría miraban su hombro expuesto con su marca destacándola como reclamada con interés, pero nadie puso en duda ya fuera la marca o lo que estaba haciendo un humano en su reunión de manada.

La última en llegar, Leigh Kincaid-Thorne, lo hizo seguida de una pareja mayor cuando atravesó la puerta. Una vez en el vestíbulo, dudó. Después que Adam le presentara a Maxwell y a Eleanor Kincaid-Thorne, Margot entendía por qué. La joven no quería que sus padres supieran que había tensión entre ella y la nueva compañera del alfa. Sólo después que la línea se despejó y sus padres desaparecieron en la sala de estar Leigh entró en el vestíbulo. Cada par de ojos masculinos sin pareja dentro de la vista la siguió, preguntándose si serían ellos quien le quitarían el vestido halter Slinky carmesí que era incluso más pequeño que el que había llevado la semana anterior durante la noche de la subasta estudiantil.

—Adam, es tan maravilloso volver a verte —Dijo con una pequeña y susurrante voz que apenas se envolvió alrededor de él como kudzu alrededor de un árbol de pino. Con la sonrisa confiada de una mujer que sabía que se veía como el sexo levantándose a la vida, se inclinó para besarlo.

En lugar de devolverle el efusivo saludo, Adam mantuvo sus brazos a sus costados y volvió la cabeza para que sus labios cayeran justo debajo de su oreja y no en sus labios.

—Leigh. Me alegro que hayas podido venir.

Cuando se dio cuenta que él no le había regresado su entusiasta saludo, lo soltó, pero no retrocedió.

50505050

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

—Me pondré al día contigo más tarde, ¿de acuerdo? —Murmuró antes de mover sus tacones de aguja y alejarse. Hizo caso omiso de Margot, a pesar que miró en dirección de Matt con interés.

— ¿Quién es? —Preguntó Matt con una voz profunda.

Margot se volvió para mirar a su hermano.

—Esa es Leigh Kincaid-Thorne. Es la perra mimada que trató de matarme la semana pasada. Te recomiendo que permanezcas lejos de ella.

Matt vio como la mujer de rojo entraba en la sala de estar y se unía a otras jóvenes.

—No estoy seguro que sea posible. Iré por una bebida. ¿Puedo traerte algo?

—Vino blanco, por favor. Y, ¿puedes traerle a Adam una cerveza?

Matt asintió y se dirigió hacia el bar donde los camareros estaban llenando pedidos de bebidas tan rápido como podían. En lugar de esperar, Matt caminó hasta la línea y se puso detrás de la barra. Sin una palabra, empezó a ayudar a otro hombre.

Cuando nadie más entró por la puerta, Margot miró a Adam.

— ¿Crees que a alguien le importaría si me quitara los zapatos? Es posible que sean bonitos, pero están matando a mis pies.

Adam frunció el ceño mientras miraba las sandalias que le lastimaban los pies y luego poco a poco su mirada viajó por su cuerpo, provocando chispas sobre todo lo que tocaba.

—Si te duelen los pies, quítatelas. A nadie le importará.

—Lo dudo, pero por lo menos no haré una mueca de dolor con cada paso que dé —Margot se quitó los zapatos con un suspiro de alivio. Los recogió y se sorprendió cuando una camarera contratada para la noche, inmediatamente se acercó a quitárselas.

51515151

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

—Las pondré en la cocina por usted, —Dijo en voz baja.

—Gracias, eso sería maravilloso —Margot le entregó los zapatos.

— ¿Nos unimos a nuestros invitados? —Adam la tomó de la mano.

— ¿Harás el anuncio ahora o después?

—Pensé que podrías mezclarte un poco y luego hacer el anuncio justo antes de la cena.

—Suena bien —Coincidió Margot, preguntándose cómo haría para sobrevivir la siguiente hora antes de la cena, sin retirarse a la cocina a ocultarse.

Media hora más tarde, estaba más que lista para que la noche llegara a su fin. Había vagado de un grupo a otro, deteniéndose con cada uno por unos minutos, tratando de encontrar uno en el que pudiera encajar. Una vez que los miembros de la manada se habían dado cuenta que había unido a ellos, cada grupo se detenía de hablar y se distanciaban, dejándola sola una vez más.

Pensó en irse al lado de Adam, pero sabía que sus invitados lo verían como una debilidad. Ahora más que nunca, necesitaba mostrar su fuerza, aunque no la sentía. Adam le había explicado antes, durante su baño, que como su compañera se esperaba que se hiciera cargo de las mujeres a pesar que era una humana. Era, después de todo, la compañera de un alfa y como tal, era de esperarse que guiara, orientara y asesorar a las mujeres.

Hizo una pausa en el centro de la sala, se volvió en un círculo lento, en busca de Matt. Cuando lo encontró, tuvo que sonreír. Tenía sus manos llenas con varias de las mujeres sin pareja que habían estado en una esquina. Parecía aburrido, mientras cada una de ellas trataba de atrapar su atención. En cambio sus ojos recorrieron la habitación, como si buscara a otra persona.

Cuando sus ojos se encontraron, le envió una cálida sonrisa y con la mano contraria a su botella de cerveza le hizo una señal infantil de "¿Estás bien?" Ella

52525252

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

asintió y luego le preguntó, "¿y tú?". Una vez que él asintió, dio media vuelta y comenzó a hacer un nuevo circuito alrededor de la habitación.

Comprobando su reloj, vio que no serían llamados a la cena en por lo menos otros quince minutos. ¿Cómo iba a sobrevivir hasta entonces?

Mirando a su alrededor y sintiéndose como una intrusa no deseada por nadie para lidiar con ella, salió por la puerta que llevaba a la habitación oscura y vacía al lado de la sala de estar. Necesitaba unos minutos para componerse y relajarse lejos del sondeo, de los ojos que juzgaban de los miembros de la manada. Tan pronto como se quedó sola en la oscuridad, oyó una voz vagamente familiar.

— ¿Qué hace a Adam pensar que la podrá reclamar? No hay forma en me incline ante esa perra humana, pareja del alfa o no.

Moviéndose más cerca de la puerta mientras permanecía en las sombras, Margot no se sorprendió al encontrar a Leigh y a su corte a sólo unos metros de distancia. Las otras mujeres en el pequeño círculo no expresaban sus opiniones, pero vio a varias asintiendo mientras la obvia, sobre-procesada joven y consentida mujer continuaba su estridente diatriba. Criticó la edad, tamaño, y hasta elección de vestimenta para esa noche de Margot.

Cuando habló del estado mental de Adam y de su juicio, el temperamento de Margot estalló fuera de control. En cuestión de segundos llegó al punto en el que no pudo tolerar una sola palabra más. Dando una respiración profunda y con la esperanza de no terminar muerta en un desafío con una were, salió de la oscuridad hacia la luz que entraba por la puerta. No habló hasta que estuvo sólo a un brazo de distancia detrás de la mujer.

—Leigh Kincaid-Thorne, no sé qué alta y poderosa escuela te enseñó a ser una puta basura, hablando del comportamiento apropiado para una dama, pero sugiero que tus padres deberían demandarlos.

Margot supo que sólo tuvo la ventaja de la sorpresa por un momento, por lo que habló lo suficientemente fuerte como para que cualquier persona en la esquina del

53535353

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

espacio pudiera oírla. Esperaba que Adam llegara antes que Leigh la hiciera pedazos.

—Sí, soy la compañera del alfa. Si eso me hace algo especial que así sea. No me importa que estés hablando mal de mí, pero no tienes que hablar tan mal de Adam, especialmente al estar de pie bajo su techo. En algunas sociedades, eso se llama traición y se castiga con la pena de muerte. Aquí, en mi casa, es una estupidez.

Dejó de hablar y esperó a que la otra mujer respondiera.

Pensó que estaba lista para cualquier cosa, hasta que la mujer se diera la vuelta y le gruñera. Leigh comenzó a cambiar. La parte inferior de su cara se había alargado y sus dientes habían crecido fuertes y puntiagudos. Sus ojos brillaban feroces, con fuego enojado, un poco locos mientras sus pupilas se dilataban.

—Puedes ser perra reina ahora, pero sólo será cuestión de tiempo antes que Adam recupere el sentido y se dé cuenta que necesita una were como su compañera. Entonces, te encontrarás muerta. Hasta entonces, si quieres que me incline ante ti entonces será mejor que te ganes esa muestra de respeto —La joven mujer cambió, y un lobo marrón rojizo estuvo en su lugar, todavía con su pedazo de vestido.

—Oh, no, no —Gruñó Margot, moviéndose rápidamente a un lado mientras el lobo intentaba sacudirse el vestido rojo que se le había enredado, por lo que le era imposible moverse.

Sin zapatos, Margot pudo moverse hacia un lado.

Atacando con furia crecida, pateó a la loba justo detrás del hombro, atrapándola con la guardia baja y golpeando encima de ella. Siguió al animal al suelo, con la intención de mantener al lobo abajo mientras trataba de evitar sus afiladas garras y dientes. No estaba segura de cuánto tiempo sería capaz de mantener su posición de superioridad, sobre todo porque había un creciente número de enemigos potenciales dirigiendo su atención a su dirección.

54545454

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

Una vez que estuvo en la parte superior de la loba, pasó un brazo alrededor del cuello de Leigh para poder tener su cabeza en ángulo y que no se pudiera mover. Entonces, recordando una película loca que había visto años antes, Margot se inclinó y mordió el oído de la loba. Lo hizo drásticamente contra el delgado triángulo de carne peluda y se mantuvo así mucho tiempo después que la loba dejó de luchar y en su lugar comenzó a chillar de dolor.

— ¿Qué demonios? —La voz de Adam le llegó justo antes que su mano le acariciara la mejilla—. Vamos, nena. Has demostrado tu punto.

Le tomó unos segundos relajarse lo suficiente para abrir la boca y liberar la oreja,

pero finalmente lo hizo. Después que temblar.

la adrenalina de su ira se drenó, empezó a

— ¿Adam?

—Sí, estoy aquí.

Levantó la vista y lo encontró de rodillas a un lado. Matt estaba en el otro lado, con su intención y mirada centrada exclusivamente en la loba en sus brazos.

—Um, ¿cómo puedo dejarla ir sin perder la vida?

—No te preocupes, Margot. Me la llevaré —Dijo Matt. Se movió hacia adelante, poniendo una pierna a través de sus costillas, justo detrás del hombro de Leigh. Le sostuvo la cabeza apoyada en el suelo con una gran mano envuelta alrededor de su hocico.

La loba hizo un sonido de hambre, gimiendo mientras su atención se volvía de la mujer al hombre.

Margot no entendió cuando Matt se inclinó hacia la loba y respiró hondo antes de que gruñidos más profundos salieran de su pecho. El sonido áspero hizo que la loba se congelara y luego hiciera otro sonido que no fue de dolor, sino más bien de necesidad.

55555555

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

Para entonces la atención de Margot se había vuelto hacia el hombre que estaba levantándola del suelo. Adam la dejó sobre sus pies y luego la envolvió alrededor y la sujetó firmemente por un momento. Una vez que sus escalofríos se calmaron, la soltó, pero sujetó su brazo para inspeccionarla visualmente, asegurándose que realmente estaba bien.

— ¿No te lastimó? —Le preguntó mientras daba un paso hacia adelante y envolvía sus brazos alrededor de ella.

—No, no le di la oportunidad —Dijo con su voz todavía temblando como reacción.

—Entonces, ¿estás lista para hacer nuestro anuncio, pequeña? ¿O quieres esperar hasta después de la cena?

Le peinó con los dedos el pelo y luego puso más besos en sus sienes mientras esperaba su respuesta. Una electricidad caliente la estremeció, convirtiendo lo último de su ira en el fuego lento en el que había vivido constantemente desde que Adam había entrado en su vida.

—Supongo que sí —Respondió ella con voz suave—.Pero ¿no te parece que más o menos ya se lo imaginan, sin un anuncio formal? ¿No pueden todos ellos sólo volver a casa para que podamos subir las escaleras y hacer lo nuestro?

—En un par de horas más, compañera —Él inclinó la cabeza hacia atrás para un largo, profundo beso que se terminó demasiado rápido para el gusto de Margot—. Entonces, haremos todo el daño que tu corazón deseé. Por cierto, hiciste un muy buen trabajo demostrando tu condición de Reina Maldita.

Alejándose ella rompió su control, y luego tomó su mano y entrelazó sus dedos. Su hambre por él había explotado como una tormenta de verano, y no estaba segura de poder estar tan cerca de él y enfriarse.

—No me beses así de nuevo a menos que quieras que te arrastre a su oficina y la desordenemos.

56565656

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

Adam se rió entre dientes mientras levantaba sus manos entrelazadas a su boca. Mientras sostenía su mirada, rozó un beso sobre sus nudillos.

—Tal vez después de la cena —Murmuró con sus ojos color turquesa brillando hacia ella con el calor sexual que amaba.

Le guiñó un ojo antes de llevarla a la parte frontal de la habitación. Un momento

después, Clyde y el resto del consejo se les había unido para formar un semicírculo justo detrás y alrededor de ellos. El zumbido de la conversación comenzó una vez que Adam y Matt habían intervenido y detenido lo que pudo haber sido una lucha

mortal, y la habitación se quedó extrañamente en silencio. Alguien había apagado incluso suave la música de jazz que había estado escuchándose en el fondo.

Margot vio a su hermano en la parte trasera de la multitud cerca de la puerta que llevaba a la habitación vacía en la que había estado tan sólo unos momentos antes. Las mujeres sin pareja estaban en un grupo cercano. Su atención se dividía entre el alfa y el apuesto desconocido que estaba vigilando la puerta de la habitación vacía. Matt le guiñó un ojo y sonrió, pero parecía distraído. Leigh no estaba a la vista.

—Buenas noches. Gracias a todos por venir. Espero que todos hayan tenido oportunidad de conocer y hablar con Margot Jackson y con su hermano, Matt Brady —Adam hizo una pausa mientras el público asentía, aunque sólo unos pocos sonrieron en respuesta—. Me presento ante ustedes para anunciarles, si aún no lo había adivinado, que he reclamado a Margot como mi compañera.

El anuncio envió un aluvión de rumores a través de la habitación antes de que

alguien comenzara a aplaudir. En unos segundos todo el mundo en la sala se había unido a ellos. A medida que el aplauso se extinguía casi un minuto más tarde, Leigh surgió de la sala vacía y se abrió paso al frente de la multitud hasta que se enfrentó a Margot y a Adam.

—Yo no sé del resto de las hembras, pero me niego a reconocer a un humano como

mi perra reina —Anunció con un gruñido amenazador.

57575757

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

Cuando nadie más se acercó a respaldarla, se volvió para mirar a las otras mujeres. Nadie movió un pelo. Las mujeres mayores parecían horrorizadas, mientras las más jóvenes, las mujeres en edad de aparearse parecían confundidas. Las que estaban sin pareja bajaron la mirada al suelo.

Margot se volvió para mirar a Adam.

— ¿Puede ella hacer eso?

Adam no dio respuesta. Sus dedos se cerraron sobre los de ella mientras se centraba en la alborotadora.

—Leigh, fuiste derrotada por tu reina, o ¿es que realmente tienes memoria corta? Margot es mi compañera, y debes darle el debido respeto a la compañera de tu alfa, o puedes encontrar una nueva manada para que te reciba —Entonces él volvió su atención al resto de la habitación—. Y eso va para cualquier otra persona que piense que una humana no debe ser compañera de su alfa.

Con su pronunciamiento, la multitud dio un paso atrás de Leigh. Sólo un hombre se acercó. Matt había caminado a través del cuarto, tomando posición por detrás y justo a la izquierda de la mujer más joven.

Cuando se volvió para mirar alrededor del cuarto por segunda vez, se movió más hasta que sólo unos pocos centímetros los separaban. Leigh se congeló y respiró hondo. A medida que exhalaba, su postura agresiva se relajó, y todo su ser pareció suavizarse.

Matt se inclinó y olió su cuello, enderezándose luego de nuevo. Le puso una mano bajo la barbilla y levantó la cara a la suya.

— ¿Sabes quién soy? —Le preguntó con un gruñido suave, que Margot reconoció como el de un excitado were.

58585858

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

La idea de que Matt pudiera ser un were aturdió la mente de Margot. Entonces se preguntó por qué no se lo había dicho antes de ahora. ¿Creería que ella no lo aceptaría? ¿Qué otra cosa no sabía de su hermano?

—Sí

compañero.

—Murmuró

Leigh

antes

de

dar

otra

respiración

profunda—.

Eres

mi

Matt se vio aún más serio de lo que Margot nunca lo había visto antes, mientras miraba a la mujer cuya cabeza estaba cerca de su barbilla.

—Dejarás de darle a mi hermana un mal momento de inmediato —Matt ordenó con voz aún más suave—. Y le pedirás disculpas a Margot y a su manada por esta conducta escandalosa que has demostrado aquí esta noche —Le ordenó con suavidad.

—Sí —Sopló Leigh, viéndose completamente bajo control —. Margot, lo siento. Estoy segura que serás una gran compañera para Adam. Os deseamos muchos años de felicidad.

Su anuncio envió otra oleada de susurros a través de la habitación.

Matt asintió, con una inclinación en ángulo hacia arriba.

—Buena chica —Dijo mientras le tomaba la mano y se volvía hacia Adam—. Alfa Thomasson, con tu permiso, me gustaría reclamar a esta mujer como mi compañera.

Adam miró a Matt y a la mujer que no podía apartar los ojos del hombre a su lado.

—Leigh, ¿Es esto lo que quieres?

La mujer asintió.

—Sí, Adam. Este hombre es mi pareja y Concluyó con una mirada a Margot.

—Tragó— bueno, ya sabes… —

59595959

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

—Sí, Leigh, lo comprendemos. El destino te ha traído a tu compañero. Matt, ¿estás seguro de esto? Ella es… —Dijo Margot.

Antes que pudiera terminar su declaración, Leigh puso su mano libre en su pecho.

—Estás tratando de decir que he sido una verdadera maldita. Te ataqué dos veces con la idea de que si te sacaba de mi camino, Adam me reclamaría como su mujer —Admitió en voz baja.

Un suave jadeo subió alrededor de la habitación, pero Matt no se inmutó.

—Esto se detiene ahora. De lo contrario te encontrarás en mi regazo mientras te golpeo el trasero desnudo hasta que no te puedas sentar. Eres mi compañera y actuarás con dignidad y respeto hacia todos, were y humanos por igual. ¿Entiendes?

Leigh tragó antes de asentir.

—Y a partir de ahora te vestirás como una dama y no como una mujerzuela.

Una vez más Leigh estuvo de acuerdo dando una inclinación de cabeza en silencio.

—Palabras, compañera. Necesito oír las palabras.

—Sí, está bien.

—Sí, está bien, ¿qué?

—Sí, está bien, ¿Señor? —Susurró Leigh por lo que sólo Adam y Margot pudieron oírlas.

Matt asintió, y luego se inclinó.

—Buena chica —Murmuró él solo antes de besarla.

Alrededor de la sala se escucharon suspiros puesto que el destino había juntado a otra pareja. Cuando Matt por fin rompió el beso, miró a Adam y sonrió.

60606060

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

—Si no te importa, creo que llevaré a mi compañera a dar un paseo por los jardines.

Adam asintió.

—Que tengáis muchos años felices juntos —Dijo como una bendición hacia la pareja were.

Sin decir una palabra, Matt se dobló y puso su hombro bajo Leigh. Ella chilló mientras se enderezaba, pero no luchó contra él. Un camino a través de la multitud se abrió hacia la puerta principal. Todo el mundo ante el que pasaban sonreía y les deseaba lo mejor. Una vez que se fueron y la puerta se cerró tras ellos, la manada dirigió su atención colectiva a Adam.

—Como estaba diciendo, he reclamado a Margot como mi compañera. Nos casaremos tan pronto como sepamos cómo hacerlo sin todo el mundo interfiriendo.

—Podríais casaros en este momento —Alguien dijo desde la parte trasera de la multitud—. Después de todo, hay dos ministros y un juez en la habitación. Todo lo que tenéis que hacer es decidir que quieren hacerlo.

Adam miró a Margot.

— ¿Qué dices, nena? ¿Quieres casarte conmigo? ¿Aquí? ¿Esta noche?

61616161

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

CCaappííttuulloo 77

El corazón de Margot gritó "sí, sí, sí.", Pero su cabeza respondió con un "Espera un minuto y piensa en esto. Sólo lo has conocido por unas semanas.” Su vagina se comportó de una forma totalmente inapropiada con un "Fóllame aquí y ahora".

Sabía que Adam, así como el resto de la manada, estaba esperando una respuesta, pero lo único en que pudo pensar fue en estar a solas con él.

Mirándolo a los hermosos ojos, le dijo lo único que sintió correcto.

—Sí, me casaré contigo esta noche. Pero quiero que Matt esté aquí. Y Sara, y tu madre. Y necesito hablar contigo a solas.

Adam la atrajo hacia su pecho y se inclinó.

—Gracias, dulce compañera mía —Susurró. Luego la besó larga y profundamente, y lo suficientemente caliente como para elevar la temperatura de la sala varios grados.

Después levantó la cabeza, y buscó a los tres hombres que podían oficiar la ceremonia. Se habían movido al frente de la multitud y lo miraban entusiasmados por la posibilidad de ser elegidos para llevar a cabo esa especial ceremonia.

—Ustedes tres llevarán a cabo la boda. Tienen unas horas para ponerse de acuerdo sobre quién hará qué —Luego se dirigió a la manada—. La cena debe estar lista en pocos minutos, por favor disfrútenla. Margot y yo estaremos de regreso en un rato. Ah, y ¿es posible que alguien llame a Sarah y a mi madre para que nos acompañen también?

Mientras Clyde asentía y sacaba su teléfono celular, Adam tomó a Margot en sus brazos y se dirigió a la multitud del vestíbulo. Hizo caso omiso de las risas y burlas amistosas de los que pasaban. La llevó a través del vestíbulo y se dirigió por el

62626262

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

pasillo hacia su oficina. No la dejó hasta que estuvieron en la habitación con la puerta cerrada y con la cerradura puesta.

—Entonces, ¿de qué querías hablar? —Le preguntó mientras la empujaba de nuevo a la pared y luego ponía las palmas de sus manos en sus senos.

Inmediatamente sus pezones se endurecieron, enviando un eje de necesidad a través de su cuerpo. Sintió que sus bragas se humedecían mientras su crema se desbordaba. Como siempre, estar a solas con él hacía difícil pensar en cualquier cosa, excepto en desnudarse y tomarlo en el fondo de su cuerpo.

—Um, sí, bueno. Quería asegurarme de que esto era lo que querías. No tenemos que casarnos, ni ahora ni en el futuro. Soy feliz de ser sólo tu compañera. No tengo que ser tu esposa, también —Acertó a dejar salir antes de gemir mientras él dibujaba círculos alrededor de sus pezones antes de tomar los picos entre sus dedos pulgar e índice.

Cuando su control sobre sus pezones se apretó dolorosamente, chirrió en señal de protesta. Mirando hacia arriba se sorprendió al encontrarlo frunciendo el ceño hacia ella como una nube de tormenta a punto de dividir el cielo.

—Ahora escúchame, Margot Jackson, y escúchame bien. Te amo. Sé que es probable que esté pasado de moda, pero quiero que seas Margot Thomasson, o Margot Jackson-Thomasson, si lo prefieres. Quiero que el mundo sepa que eres mi compañera, mi mujer, una y única mujer en mi vida. Ahora bien, si no quieres casarte conmigo esta noche acaba de decirlo, y lo haremos en otro momento con todo el alboroto y la locura que viene con una boda entre famosos.

—No, sin problemas. Me quiero casar contigo ahora. Esta noche. No quiero esperar un día más —Dijo ella acercándose y desabrochando su cinturón—. Pero primero necesito que me reclames de nuevo. Aquí mismo, antes de tomarte como tu mujer.

63636363

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

Tan pronto como su cinturón se desabrochó, sacó el botón del ojal, y luego llegó a su cremallera. Y luego cuando la bajó, dejó caer los pantalones y los calzoncillos hasta las rodillas.

Al mismo tiempo, Adam llegó a la parte inferior de su falda y se la levantó hacia arriba, metiendo el dobladillo en la parte superior de su vestido, dejando al descubierto desde su cintura hasta sus pies y exponiendo las bragas de seda verde que llevaba.

Alargando la mano hacia su cintura y en menos de un segundo el fino material se había roto bajo la tensión de tirar de ellas. Después de quitar la seda de su cuerpo, tiró las bragas por encima de su hombro para que aterrizaran en el piso, en el centro de la habitación.

—Rompiste mi ropa interior —Señaló ella mientras envolvía una mano alrededor de su erección y la deslizaba desde la base hasta la punta y de vuelta. Su otra mano bajó y tomó sus testículos.

—Te dije que dejaras de usar ropa interior —Le respondió con una profunda, gruñona voz mientras deslizaba dos dedos en su abierta vagina.

—Pero… —Intentó discutir, pero la sensación de su pene en su mano y sus dedos dentro de ella la distrajo tanto que no pudo pensar en una respuesta adecuada—. Bésame —Murmuró en su lugar. Liberando sus testículos, envolvió su mano alrededor de la parte de atrás de su cuello y tiró de él hacia abajo para poder darle un beso.

Cuando sus labios se unieron, ella se movió poniendo un pie sobre una de sus piernas mientras la otra se envolvía alrededor de su cadera, tirando de su pelvis aún más.

Rompiendo el beso, le susurró:

— ¿Qué hay en tu oficina que nos pone tan locos?

64646464

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

Él le sonrió mientras su mano izquierda dejaba sus pezones y se deslizaba hacia debajo de su cuerpo y alrededor para acariciar la carne de su trasero.

—No es la habitación, dulce compañera. Eres tú. Estar cerca de ti me vuelve loco sin importar donde estemos.

Con eso la levantó en alto frente a la puerta. Soltó su pene y se aferró a sus hombros con ambas manos. Él la abrazó después de un momento antes de mover su espalda hacia abajo para enfundar su pene con un solo movimiento. Suspiraron en la boca del otro mientras la alegría fluía sobre, a través y alrededor de ellos. Adam la sostenía como si pudieran estar allí todo el día, pero su cuerpo le estaba pidiendo a gritos más.

Mucho más.

—Fóllame ahora. Duro y rápido —Ordenó hundiendo sus dedos en su pelo.

—Será un placer —Suspiró él.

Sus caderas se movieron hacia abajo y hacia atrás, sacando todo de ella excepto la cabeza de su vagina. Luego se cerró de nuevo en ella profundo y duro. Inclinándose, continuó besándola y marcando un ritmo rápido. Ella no tuvo problema de mantenerse con él, arqueando las caderas para encontrar las suyas, mientras se sostenía sobre sus hombros, tan fuerte como podía.

Cuando ella se corrió, menos de un minuto más tarde, sus músculos internos ondularon alrededor de su pene. El ahogó sus gritos con un abierto y profundo beso. Cuando ella se quedó en silencio, él movió su atención a su cuello. Murmurando:

—Te amo compañera de mi corazón —Hundió sus dientes en la marca. Su hombro recibió su grito de liberación mientras seguía ordeñándolo y sacando su semilla de él.

65656565

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

Una vez que sus músculos se apretaron por la liberación de su orgasmo, drenando toda la fuerza de él, Adam lentamente se puso de rodillas, llevándola consigo. Después de lamer la marca de su mordida, apoyó la frente en su hombro y se centró simplemente en dar respiraciones jadeantes, mientras se recuperaba.

Pasaron varios minutos antes que cualquiera pudiera moverse. Finalmente, se pasó por el pelo rizado los dedos.

—Tenemos que limpiarnos y volver de nuevo a la fiesta —Murmuró en voz baja aunque eso era lo último que realmente quería hacer. Prefería pasar a la cama y abrazarse juntos antes de tomar una siesta larga y bonita.

—Mmmm —Respondió sin mover un músculo—. Tendrán que esperar hasta que pueda sentir mis piernas otra vez.

Diez minutos más tarde, volvieron a la fiesta luciendo un poco arrugados, pero sonrientes, relajados y felices. Margot se movía con cuidado, con miedo de agacharse demasiado por temor a enseñar su desnudo trasero a la habitación.

Nadie comentó sobre su larga ausencia, pero las parejas unidas mayores sonreían con comprensión, mientras que las no apareadas los miraban con envidia. Margot no podía encontrarse con la mirada de alguien sin ruborizarse.

Sarah y la madre de Adam, Gwen, entraron por la puerta delantera casi al mismo tiempo. Sarah llevaba un par de sandalias de tacón de aguja, mientras que Gwen examinaba lo que parecía ser un vestido de seda de Leigh.

Las dos mujeres cruzaron el vestíbulo y le mostraron su generosidad a Adam.

—Hemos encontrado esto en los escalones. ¿Ha sucedido algo que debamos conocer? —Preguntó Sarah, mirando de Margot a su jefe con una amplia sonrisa y una ceja levantada a los otros.

—Leigh encontró a su compañero —Adam tomó la ropa y se la entregó a una criada que pasaba.

66666666

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

—Ya era maldita hora. Pensé que tendría que tomar un látigo para darle un par de veces y evitar que te reclamara de lo contrario —Dijo Gwen mientras Adam guiaba a las mujeres al comedor.

Llenaron los platos en el buffet y se unieron a Clyde y a otros miembros del consejo en un rincón de la sala de estar.

Margot se mantuvo atenta a su hermano, pero él y Leigh no hicieron su aparición antes que terminaran de comer.

—Así que ¿vosotros dos estáis listos para casaros? —Preguntó Clyde con una sabedora sonrisa mientras el personal de catering limpiaba el último de los platos sucios.

—No sin mi hermano —Dijo Margot mientras la puerta de entrada se abría. Una risa íntima flotó delante de la pareja mientras daban un paso a la vista un momento después.

Caminaban tomados de las manos. Matt estaba sin camisa. Leigh estaba descalza y llevaba el polo negro del departamento puesto. La camisa le colgaba hasta casi las rodillas. El cabello perfectamente peinado de ella era un desastre, y hojas y ramas eran visibles en ambas cabezas. Leigh caminaba con cautela, como si su trasero estuviera herido.

Cuando todos se volvieron con su entrada, por primera vez desde que había conocido a la mujer, pareció avergonzada. Se volvió y escondió su rostro en el pecho de Matt. Él, en cambio, miró por encima a la multitud con una sonrisa triunfante. Cuando su mujer se movió para tratar de ocultarse detrás de él, se puso de forma segura a su lado. Bajando la cabeza cerca de la de ella, murmuró algo en su oído. Leigh asintió y dejó de luchar contra él, pero estaba claramente incómoda por no llevar nada, excepto su camisa, aun cuando cubría más que el vestido que vestía cuando había llegado.

—Llegas justo a tiempo, Matt —Adam le hizo un gesto hacia adelante, sin sorprenderse cuando él tiró a Leigh junto con él.

67676767

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

— ¿A tiempo para qué?

—Para el momento de mi boda —Dijo Margot con una sonrisa.

Matt asintió y tomó su lugar junto a su hermana.

—Me preguntaba cómo resolverías esto —Le dijo a Adam.

Margot vio que Adam se encogía de hombros.

—Lo decidí cuando pensé que estabas en la ciudad, la manada está reunida y tenemos una gran cantidad de personas dispuestas a oficiarla, era un momento tan bueno como cualquier otro.

Ella lo miró y arrugó la nariz con insatisfacción.

—Si eso es lo que sientes tal vez no quiera casarme contigo esta noche, después de todo. Tal vez tengamos que hablar más sobre esto.

Él se dio la vuelta, pero logró dar sólo un paso antes que un duro, musculoso brazo llegara alrededor de su cintura y tirara de ella contra un largo, duro cuerpo. Inclinó la cabeza y lamió la marca de la mordida en su hombro. Sólo su toque drenó toda la batalla de ella.

Levantando sus labios de su oído, le susurró:

—Fue una broma, dulce nena. ¿Tengo que llevarte de nuevo a mi oficina y demostrarte que te amo y quiero casarme contigo y estar contigo el resto de nuestras vidas y más allá?

Un estremecimiento de escalofríos la atravesó, explotando de forma simultánea en su corazón y pelvis. Girando la cabeza, miró profundamente sus ojos.

—Te amo —Murmuró antes de acercarse la última pulgada entre sus labios y besándolo.

De nuevo hizo caso omiso de los suspiros y risas de quienes los rodeaban.

68686868

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

—Te amo también —Dijo ella cuando finalmente se separaron casi un minuto más tarde.

—Así que ¿os casáis o no? —Matt murmuró, lo que le valió un codazo en las costillas de su compañera. En respuesta, le dio unas palmaditas en el trasero que la hizo jadear, pero Margot no podía decir si era por dolor o por excitación.

—Sí, nos casaremos —Dijo Adam—. Madre, Sarah, ¿podrías por favor uniros a nosotros?

Una vez que las dos mujeres se unieron a ellos en la parte delantera de la sala, el resto de la manada se acercó también. Después de tomar la mano derecha de Adam en la de ella, Margot asintió a los tres hombres que estaban esperando frente a ellos.

—Hagan lo suyo, señores.

Dos minutos más tarde, los tres hombres dijeron al unísono:

—Ahora os declaramos marido y mujer.

—Puede besar a su marido, Thomasson —Dijo el juez, enviando una nueva oleada de risas a través de la habitación por el cambio de protocolo.

—Gracias, creo que lo haré —Respondió Margot antes de pasar a la cara de su marido.

Dos minutos pasaron, donde compartieron su primer profundo y lleno de pasión beso como pareja casada. Mucho antes que se separaran, silbidos y rechiflas rompieron el silencio de la habitación. Finalmente Adam levantó la cabeza y miró a su alrededor, "¿están aún aquí?", preguntó con claridad deseando tener a todos de vuelta en casa.

En cuanto a su bella esposa, todo lo que podía pensar era en conseguirla sólo para poder empezar a trabajar en su luna de miel. Flexionándose, la acarició alto contra su pecho, cuidando que la falda de su vestido no quedara atrapada en la parte trasera de sus muslos y antebrazo.

69696969

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

Se volvió y caminó por el camino que se abrió ante ellos en el vestíbulo principal.

En la parte inferior de la escalera se volvió hacia la multitud con una sonrisa feliz.

—Hay champagne y un postre en el comedor. El último en salir por favor que apague las luces y cierre la puerta.

— ¿No vais a quedaros y celebrar con nosotros? —Preguntó Clyde con una sonrisa justo antes de que la pequeña mujer que había presentado como su esposa, Emily, lo hiciera callar.

—No, gracias, tenemos una luna de miel que empezar —Margot respondió antes que Adam se diera la vuelta y la llevara escaleras arriba.

70707070

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

CCaappííttuulloo 88

Margot levantó la cabeza del pecho de Adam con un gemido. Miró la puerta cuando alguien la golpeó con rudeza.

— ¿Qué? —Exigió.

—Son las ocho, y tienes treinta minutos para levantarte y vestirte. Tenemos que llegar a la corte a las nueve y media —La voz profunda de Matt respondió.

— ¿Por qué? —Margot se sentó y trató de frotarse el sueño del rostro.

—Porque tienes papeleo que llenar que va junto con la ceremonia de esta noche. Oh, también necesito que seáis mis testigos.

— ¿Testigo de qué? Le preguntó a Adam sin abrir los ojos o ni mover un músculo.

Margot pensaba que todavía no había dormido hasta ese momento. Se habían quedado dormidos poco después que el último grupo de miembros de la manada había aporreado la puerta para despedirse y les había deseado lo mejor en su matrimonio.

—Testigos de mi matrimonio. Leigh se niega a volver a Santa Fe conmigo esta tarde a menos que tenga un anillo de bodas en su dedo. Ahora mueve ese trasero de la cama y vístete. Con algo bonito, ¿de acuerdo?

Con la mención de otra boda y la inminente partida de Matt, Margot se animó.

—Se casará. Con ella —Se quejó mientras se dejaba caer hacia abajo sobre el colchón y se acurrucaba en el calor de Adam —. Espera un minuto. ¿Qué quieres decir con que volverás a Santa Fe esta tarde?

—He hecho lo que vine a hacer y necesito volver a mi trabajo. Y mi compañera tiene que acomodarse en su nuevo hogar, pero primero tenemos que casarnos.

71717171

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

—Estoy segura que sus padres tienen algo que decir sobre eso —Adam contestó mientras se estiraba y luego se sentaba—. Mira el lado bueno, dulce nena, Leigh estará en Nuevo México y no te podrá atacar más.

—Pero ahora será mi cuñada —Se quejó Margot mientras rodaba sobre su estómago y enterraba la cabeza en la almohada.

—Y él es mi cuñado. No te preocupes, creo podrá mantenerla bajo su control. Parece ser el único que puede hacerlo. Ahora levántate y ponte un bonito vestido para la boda de tu hermano —Adam le pasó la mano por la espalda y luego tomó una de sus nalgas.

— ¿Vosotros ya salisteis de la cama? —Llamó Matt desde detrás de la puerta.

Adam rodó de la cama, y luego la levantó en brazos.

—No te preocupes, estaremos listos. ¿Podría alguien hacer un poco de café?

—Hay una bandeja aquí —Dijo Matt llegando al picaporte—. Ábrela y es tuyo.

Margot chilló y luchó para liberarse cuando Adam se volvió hacia la puerta.

—Bájame. No quiero que me vea así —Protestó ella.

Adam cedió y tan pronto como los pies de Margot tocaron el suelo, salió hacia el baño. Tomó una ducha rápida y cuando se estaba secando, Adam estaba allí con una taza de su té preferido esperando.

De la mano, salieron de sus habitaciones y bajaron por las escaleras treinta y cinco minutos más tarde. Matt y Leigh se encontraban en el centro del vestíbulo encerrados uno en los brazos del otro y besándose como si el final del mundo fuera inminente.

Matt estaba vestido con sus botas negras, pantalón negro, y camisa de vestir blanca. Leigh llevaba la camisa de color negro que había usado la noche anterior. Margot apartó los ojos cuando se dio cuenta que Matt le estaba acomodando la parte de

72727272

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

atrás de la camisa y tomaba su trasero desnudo con las manos. Le tomó un momento darse cuenta que su piel estaba de un color rosa oscuro, como si hubiera recibido una buena azotaina en algún momento de las últimas doce horas más o menos.

—Disculparnos, iremos a la cocina a esperar por vosotros. El sofá de la sala es muy cómodo para lo que estáis haciendo —Dijo Adam con una sonrisa mientras se volvía con Margot hacia el pasillo que conducía a la parte trasera de la casa.

—Gracias, pero esperaremos hasta más tarde —Dijo Matt rompiendo el beso pero no liberando a su mujer cuando ella hizo un sonido de queja por habérselo negado a concluir.

Cuando luchó, tratando de romper su poder sobre ella, él simplemente la apretó hasta que ella gritó de dolor.

Margot trató de volverse, pero Adam envolvió su brazo alrededor de ella.

—Déjalos —Le ordenó en un tono suave.

—Pero le está haciendo daño —Argumentó ella.

—No, la está disciplinando. Algo que creo que Leigh necesitará mucho en los próximos días. ¿No sabías que era un macho dominante?

Margot negó.

—Debe ser algo que olvidó decirme. Igual que el hecho de que era un were. Me pregunto qué otras delicias de información nunca compartió.

—Bueno, me gusta mi mujer sumisa y luchadora, y me gusta mi tocino frito unos diez segundos antes de volverse carbón, —Murmuró Matt mientras Leigh y él se encontraban con ellos.

—Suena como si se te hubiera concedido tu deseo en el departamento de mujeres. Respecto al tocino tendremos a la Nicholas trabajando en ello.

73737373

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

—Quizá la próxima vez. En este momento tenemos que detenernos en casa de Leigh para que pueda escoger el vestido que usará y para que pueda recoger lo que llevará con ella esta tarde.

Adam se quedó pensativo por un momento.

— ¿Por qué no esperar hasta mañana por la mañana para iros y que os podamos llevar a casa? Santa Fe está en nuestro camino.

— ¿En el camino de dónde? —Preguntó Margot, una vez más sintiéndose como

Alicia cuando caía en la madriguera del conejo. ¿Podrían simplemente subirse a un avión y alejarse? ¿No tomaba una cosa así planificación, reservas y horarios?

—A Nueva Zelanda. Nos vamos de luna de miel a uno de los pocos lugares en el mundo donde no tienen ni idea de quién soy. Después de eso, tal vez lleguemos a Australia y a Fidji de regreso a casa. Si eso complace a mi , ¿verdad?

Margot se arrojó sobre él y empezó a besar cada centímetro de piel que pudo alcanzar.

Envolviendo sus piernas alrededor de sus caderas, se aferró como una kudzu a una vid.

—Eso me gustaría mucho —Dijo antes de encontrar sus labios y besarlo con cada onza de pasión renovada que había dejado en su cuerpo.

FFIINN

74747474

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

SSeerriiee MMaatteess

de las Excomulgadas S S e e r r i i e e M M a

0011--LLaa PPaarreejjaa DDeell MMiilllloonnaarriioo

A los 42 años Margot Jackson está convencida de que ya no es un premio. Divorciada y luchando por sobrevivir, todo lo que está buscando es un trabajo porque casi ha abandonado la búsqueda de un hombre. En una entrevista de trabajo se encuentra excitada por Adam Thomasson un multimillonario de 35 años.

Adam es un macho alfa cambia formas lobo que ha estado buscando a su compañera toda su vida adulta. Él sabe que Margot es su compañera antes de siquiera saber quién es. Se enamora de su aroma de vainilla y canela y miel. Ella piensa que está loco cuando le dice que están destinados a estar juntos, pero no puede negar la atracción abrumadora entre ellos.

¿Podrá Adam convencerla de que están destinados a estar juntos? ¿Qué sucederá cuando una mujer se interponga en su camino? ¿Margot podrá reconocer el amor que le tiene a Adam antes de que sea demasiado tarde?

amor que le tiene a Adam antes de que sea demasiado tarde? 02-La Esposa del Millonario

02-La Esposa del Millonario

Después de haber tenido una semana con sobredosis de sexo, Adam sale con un juego único de bromas visuales y verbales para poner a prueba el control de Margot. Después de romper las reglas, Adam le anuncia que conocerá al consejo esa noche y a toda la manada al día siguiente. Pero antes de las reuniones, Margot deja caer una bomba por su cuenta. Su hermano Matt, un puritano y conservador policía de Santa Fe, viene de visita.

Margot está preocupada de que trate hacer que Adam deje de amarla. A su llegada, Adam descubre que Matt tiene sus propios secretos. En la reunión de la manada, Margot se enfrenta con Leigh Kincaid-Thorne, quien la había atacado dos veces la semana anterior. De ese modo, Margot se demuestra a sí misma y a la manada que es más que capaz de ser la Esposa del multimillonario.

75757575

Cooper Mckenzie – La Esposa Del Millonario – Serie Mates II

El Club de las Excomulgadas

Si deseas saber más de Nuestros Proyectos o ayudarnos a realizarlos

Visítanos!!!

Nuestros Proyectos o ayudarnos a realizarlos Visítanos!!! h h t t t t p p :

hhttttpp::////eellcclluubbddeellaasseexxccoommuullggaaddaass bbooggssppoott ccoomm

76767676