Está en la página 1de 2

COORDINADORA DE BARRIOS

PARA EL SEGUIMIENTO DE MENORES Y JÓVENES


Cif. G-28877009 R.N.As. Nº 52.162
C/ Peironcely, 2 28053 MADRID Tlf. 91.477.85.78
e-mail: coordinadora@coordinadoradebarrios.org

Torturas a un menor, producidas por educadores y vigilantes


de seguridad en el centro de reforma RENASCO de la
Comunidad de Madrid, en Julio de 2002.
El jueves 4 de Noviembre, a las 10h., en la Audiencia
Provincial de Madrid, se enjuicia a dichos educadores y
vigilantes de seguridad.
CENTROS DE REFORMA
¿Quiénes son los violentos?

“[...] con el pretexto de procurar la inmovilización, los cinco trabajadores aprovechan el


momento para infligir al menor unos golpes cuya única justificación era el desquite. Así
fue como RCM. propinó varios puñetazos y patadas en la cara y espalda del interno,
golpes a los que se iban sumando los que propinaba OSM, y todo ello con el beneplácito
y ayuda de sus tres compañeros, que, lejos de frenar las acometidas, posibilitaban su
continuación al sujetar brazos y piernas del menor. Una vez esposado, Y. fue
arrastrado por el suelo hasta la encimera de la cama, manteniéndose esta situación
durante un tiempo aproximado de media hora”

“Los controladores querellados llegaron como trabajadores a la empresa Serigur


respondiendo a una oferte de empleo, siendo destinados nada más ser contratados y
sin haber realizado curso alguno sobre menores, centros o educación, a Renasco”
DEL ACTA DE ACUSACION DEL MINISTERIO FISCAL

Una vez más nos vemos en la obligación de denunciar hechos gravísimos que tienen como
víctimas a personas menores de edad. Malos tratos y torturas sufridas por un chico menor de
edad en un centro de menores de la Comunidad de Madrid.

Denunciamos que la sociedad en su conjunto, y los poderes políticos e instituciones, han


pasado de percibir al niño como un ser vulnerable y en peligro a identificarlos con un ser
peligroso del que hay que defenderse.

Nos oponemos a toso lo que sea aplicar el Derecho Penal a la infancia. Los resultados de
aplicar el derecho más cruel y lesivo en los adultos, deberían hacernos reflexionar sobre el
fracaso que supone aplicarlo a niños y jóvenes.

Esto no significa la impunidad del daño que puedan ocasionar los menores de edad, pero nos
oponemos a que se utilice con ellos la violencia del derecho penal.

Denunciamos la manipulación que se viene haciendo de la infancia infractora convirtiendo la


delincuencia juvenil en eje de una política de seguridad ciudadana. Denunciamos la
hipocresía de las Comunidades Autónomas que proclaman el interés superior del menor y
ceden la atención y educación de los menores infractores a empresas privadas. Denunciamos
la existencia de múltiples denuncias por malos tratos y abusos en centros de menores de todo
el Estado español.

Denunciamos, con la promulgación del Reglamento de Menores, la aprobación de un modelo,


en nada educativo y sí muy penalizador, cuyo resultado acrecienta la conflictividad entre
educadores y menores.

Constatamos y Denunciamos la dificultad con la que se encuentran los menores para


denunciar las situaciones de torturas y malos tratos en los centros cuando éstos se producen.
La delegación de competencias a las Comunidades Autónomas, la falta de control que de la
ejecución de las medidas hacen los jueces y la falta de medios de las fiscalías, unido a la
poca credibilidad que estas instituciones otorgan a los menores –a quienes se califica de
violentos y conflictivos- produce que torturas que hoy sientan en el banquillo a dos
educadores y tres guardas de seguridad, tengan dificulta de hacerse eco en la sociedad.

COORDINADORA DE BARRIOS DE MADRID. Noviembre 2004.