Está en la página 1de 8

VII Congreso Internacional del CLAD sobre la Reforma del Estado y de la Administración Pública, Lisboa, Portugal, 8-11 Oct.

2002

La gestión del conocimiento y las herramientas de la educación


interactiva a distancia para la formación de directivos

Néstor Fernández Vertti


Secretario Ejecutivo
Instituto Nacional de Administración Pública de México
e-mail: secejec@infosel.net.mx

Gestión del Conocimiento: El conocimiento corporativo.

El conocimiento es el activo más importante en una organización, más importante


que su capacidad tecnológica. Nos encontramos en la "Era del Conocimiento"
precisamente porque es el motor impulsor de todas las nacientes tecnologías. El
conocimiento nace del pensamiento y de la experiencia de las personas y
adquiere un extraordinario valor añadido al ser procesado por otras, generándose
nuevos estadios de conocimiento. El Conocimiento es creador de valor, facilita la
innovación y proporciona a las empresas ventaja competitiva en el mercado.
Debe, por tanto, estar presente, ser accesible y estar protegido, aspecto, este
último, de extraordinaria importancia para cualquier organización, ya que es su
recurso más preciado. Esta forma de concebir la organización y la empresa
pública como un ente vivo, con un capital intelectual capaz de añadir valor a la
organización, con un sistema nervioso que fija los procedimientos que han de
seguirse y con personas motivadas para crear riqueza, es la nueva empresa; La
empresa-organización, capaz de triunfar en este entorno global que es el mundo.
La finalidad de la gestión del conocimiento es hacer llegar el conocimiento
adquirido por un miembro de la organización a todos los que tengan posibilidad
de disponer de él, impidiendo, a demás que personas u organizaciones no
deseadas puedan hacer uso del mismo.

La Información como fuente de conocimiento.

La formación es un elemento básico durante la carrera profesional para no


estancarse y estar en constante desarrollo. La especialización o la ampliación de
conocimientos profesionales permiten el desarrollo profesional. Para ello las
herramientas de la gestión del conocimiento permiten su rápida y efectiva
difusión.

La información como fuente del conocimiento hace referencia a equidad. Sin


embargo, aún en sus lejanos orígenes, la aparente simplicidad del concepto
ocultaba matices que si se los ignoraba terminaban por desfigurarlo. Por otro lado
la no-coincidencia entre la igualdad de derecho o formal y la igualdad real, a que
apunta la equidad, ha llevado a distinguir entre la justicia conmutativa, que
corresponde a la primera forma de igualdad, y la justicia distributiva, que
corresponde a la segunda. El punto común que tienen todas esas perspectivas es
reconocer que desigualdades de distinta naturaleza entre individuos y grupos
VII Congreso Internacional del CLAD sobre la Reforma del Estado y de la Administración Pública, Lisboa, Portugal, 8-11 Oct. 2002

sociales afectan sus oportunidades de ejercer los derechos establecidos en la ley


y que esas desigualdades deben ser eliminadas por la acción correctiva de la
autoridad.

Las discusiones contemporáneas sobre el tema vuelven a dar vigencia a las


concepciones clásicas vinculándolas a una versión amplia de ciudadanía social, en
la cual se transita tanto individual como colectivamente desde la demanda por
convertir en derechos de todos los que eran privilegios civiles, políticos o sociales
de algunos pocos, hacia la conversión de los derechos formales en derechos
reales, es decir, desde el ámbito de la justicia conmutativa hacia el de la justicia
distributiva, que es el de la equidad. En ese tránsito las organizaciones sociales y
el "capital social" son las principales herramientas para lograr el paso del mundo
de la igualdad formal a la real.

Habiendo en todas las sociedades múltiples fuentes de desigualdad, es necesario


tener criterios que permitan identificar cuáles de ellas afectan a la equidad.
Aunque planteadas en el ámbito filosófico, la adopción de una u otra de esas
concepciones tiene consecuencias directas en la forma como se defina
concretamente la Gestión del Conocimiento. Aceptar la primera de ellas es
legitimar la imposición de una definición, independientemente de la concepción
que tenga la ciudadanía de la justicia y la equidad. La segunda lleva a considerar
como justo y equitativo lo que la ciudadanía acepte como tal. Esa disyuntiva deja
de ser necesaria si se distingue, entre categorías descriptivas, explicativas y
normativas de la justicia. La primera tiene que ver con las percepciones de la
justicia percibidas o influidas por los actores sociales. La segunda se orienta a
identificar las variables independientes que explican esas percepciones. La tercera
apunta a construir concepciones válidas y defendibles universalmente de la
justicia.

La distinción de esos tres planos conduce a poner atención a las normas que
están efectivamente operando en sociedades y culturas concretas, a los factores
que explican su persistencia y cambio, así como a las vías para cambiarlos, sin
caer por eso en un relativismo normativo. Al mismo tiempo, ella reafirma la
necesaria interconexión entre esos dos primeros planos y la construcción de
sistemas normativos con pretensión de validez universal.

Una de las fuentes de cambio en la definición de equidad social es el proceso de


diferenciación de funciones que experimentan las sociedades modernas y que se
realiza en la gestión del conocimiento. Por otro lado, en las sociedades del
conocimiento, como son o quieren ser las nuestras, estamos más conscientes de
nuestras diferencias y, por consiguiente, de desigualdades que atentan en contra
de la equidad y que nos llevan a preferir y demandar reglas que se adecuen a
nuestra situación particular. Mientras mayor sea esa diferenciación, mayor será la
probabilidad de desigualdades que hagan injusta la aplicación de una norma que
las desconozca. En suma, la expresión concreta de la gestión del conocimiento
está sujeta a cambios experimentados, a distintos planos, tanto dentro de la

2
VII Congreso Internacional del CLAD sobre la Reforma del Estado y de la Administración Pública, Lisboa, Portugal, 8-11 Oct. 2002

sociedad específica objeto de análisis como fuera de ella. Esa expresión está
influida por conceptos normativos universales, pero es sobre todo y más
directamente el resultado del debate ciudadano en una sociedad democrática,
debate que refleja y expresa la pluralidad de valores e intereses que en ella
conviven.

En la actualidad, tiene amplia aceptación la concepción de que son los objetivos


distributivos y redistributivos, es decir, la gestión del conocimiento, lo que da el
carácter de social a una política. Para lograr esos objetivos, se piensa ahora, es
necesario agregar a las políticas de corte universalista otras focalizadas y
"discriminaciones positivas". Más que plantear una falsa disyuntiva entre
universalismo y focalización, el énfasis en el segundo debe entenderse en el
sentido de que la equidad ha pasado a ser un objetivo central de las políticas
sociales.

Las políticas sociales no son los únicos instrumentos disponibles para lograr ese
objetivo. Las políticas de impuestos, de gasto público, de empleo, monetarias, de
transporte, de protección jurídica, de planificación física y cualquiera otra que les
afecte, tienen efectos sobre las desigualdades sociales y, por consiguiente, sobre
el grado de equidad en una sociedad, siendo por lo tanto instrumentos a utilizar si
se quiere llegar a una sociedad más equitativa. La búsqueda de la equidad exige
una estrategia global de desarrollo y no sólo acciones a través de los sectores
sociales clásicos.

La Gestión del Conocimiento, fuente de competencias básicas distintivas.

La sociedad latinoamericana reconoce cumplidamente la función de las empresas


y organizaciones públicas como creadoras de empleo, riqueza y potencialidades
de todo orden, configuradoras del nivel y del estilo de vida de la población,
formadoras de hombres y mujeres en su vida profesional, promotoras de la
innovación y el desarrollo, y origen de variadas relaciones económicas y sociales
entre los pueblos. En consonancia con este reconocimiento, la sociedad exige a
los directivos de la Administración Pública un elevado nivel de competencia,
profesionalidad y sentido de responsabilidad, en armonía con los valores e
instituciones de la sociedad a la que sirven. La formación de estos dirigentes de
empresas y organizaciones socioeconómicas es, pues, una tarea social de primer
orden. La Gestión del Conocimiento en la Dirección surge como una respuesta de
la sociedad a esas necesidades de formación a fin de proporcionar a los hombres
y mujeres que promueven, organizan y conducen la Administración Pública, los
conocimientos, capacidades operativas, actitudes y valores necesarios para que
puedan llevar a cabo su tarea con eficacia y competencia.

Sin merma de la autonomía de objetivos, organización y funcionamiento de las


organizaciones públicas, la Gestión del Conocimiento en la Administración Pública
se propone, en primer lugar, promover la calidad en la formación de directivos de
Administración Pública. Para ello, establece para su realización, requisitos

3
VII Congreso Internacional del CLAD sobre la Reforma del Estado y de la Administración Pública, Lisboa, Portugal, 8-11 Oct. 2002

exigentes de funcionamiento, promueve la competencia y superación entre los


directivos, examina la situación del entorno a fin de ayudar a los directivos a
adaptarse a las nuevas condiciones y retos, y les proporciona servicios comunes
que faciliten su trabajo y cooperación mutua.

La Gestión del Conocimiento en la Administración Pública está abierta a todas las


tendencias de Dirección, que participen con ideas de calidad, responsabilidad
social y servicio a la comunidad. Pueden formar parte de la misma Administración
Pública fomentando la el desarrollo de actividades de formación en el nivel de
posgrado (master, doctorado, etc.) o post-experiencia (formación de directivos en
activo) y además, en su caso, de pregrado. La Gestión del Conocimiento en la
Administración Pública exige a los participantes el exacto cumplimiento de las
leyes y la observancia de los principios éticos de la Administración Pública. La
Gestión del Conocimiento en la Administración Pública se presenta como
herramienta de comunicación y colaboración ante las autoridades, los agentes
económicos y sociales de la opinión pública, a fin de canalizar hacia las
comunidades y sus miembros las necesidades que vayan surgiendo en la
formación de directivos, y de proyectar hacia la sociedad las experiencias y
conocimientos de las Escuelas miembros y de su profesorado, siempre en la leal
colaboración con otras instituciones.

Las TIC en la Gestión del Conocimiento.

Ante los retos que implica el avance educativo, social, económico, cultural y
político, la tecnología es la respuesta dinámica y creativa; es parte fundamental
en la transformación de los procesos educativos y de capacitación. Algunos
países, en donde los factores como la dispersión geográfica y el escaso desarrollo
de las vías de comunicación impiden acercar la educación a la sociedad, se
localizaron alternativas para llevar este derecho a los lugares más recónditos. Ya
no sólo el correo, sino la radio, el teléfono, la televisión, las comunicaciones
satelitales, las redes informáticas y los sistemas multimedia, hacen posible
desarrollar alternativas de formación de directivos en el ámbito de las nuevas
administraciones públicas.

La red Internet se ha convertido en poco menos de un lustro en la herramienta y


ambiente para desarrollar la capacitación y formación de directivos mediante el
uso de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC). La Internet
ha cambiado el concepto de los espacios y ambientes académicos, ya que los
participantes de un programa educativos de actualización, especialización o
formación pueden acceder a los recursos didácticos y pedagógicos en cualquier
momento y, cada día más, en cualquier lugar, lo que permite sustituir o aumentar
la efectividad de los cursos impartidos tradicionalmente en el aula. El concepto de
educación basada en Internet se asocia a la capacidad de transmitir contenidos y
realizar gestión académica y administrativa.

4
VII Congreso Internacional del CLAD sobre la Reforma del Estado y de la Administración Pública, Lisboa, Portugal, 8-11 Oct. 2002

Los directivos en relación con las Educación a Distancia y las TIC.

La Gestión del Conocimiento está dirigida a los directivos que se proponen dirigir
de manera innovadora y creativa la Administración Pública y desean minimizar el
riesgo de fracaso en los proyectos de innovación gubernamental. Los cambios
dramáticos que se están produciendo en la forma de vivir y de relacionarse,
debido a los extraordinarios avances de la informática y de las comunicaciones
presentan un nuevo e importante desafío a las universidades, en el proceso de
enseñanza-aprendizaje. Estos avances se han visto reforzados por la aparición,
en los últimos años, de equipos computacionales de uso personal, cuya potencia
aumenta en forma extraordinaria, cada vez que aparece un nuevo modelo y por
las espectaculares caídas en sus precios, lo que los ha transformado en equipos
de uso corriente, no sólo en las oficinas, sino también en algunos hogares. Para el
año 2005 se espera que hayan mas de 800 millones de conexiones a Internet.

Sumado a lo anterior, la toma de conciencia generalizada, que el objetivo del


proceso de educación es el aprendizaje y no la enseñanza, ha traído una mayor
preocupación sobre el diseño instruccional. En el contexto latinoamericano y
global, se han llevado a cabo serios esfuerzos para implementar experiencias que
incorporan principios de la enseñanza individualizada, de la educación a distancia,
de la educación abierta a la solución de los problemas y la formación de los
directivos. Los resultados de estudios muestran datos positivos en cuanto a costo
efectividad, actitud y opinión de los participantes y rendimiento académico, en
estas experiencias.

Por otra parte, la velocidad con que se renueva el conocimiento obliga a los
profesionales a un esfuerzo de actualización cada vez mayor, por ello la
educación continua, es un desafío que debe ser asumido impostergablemente por
las instituciones de educación superior. Sin embargo, hasta la fecha, éstas se han
visto enfrentadas a un problema de difícil solución, puesto que la dispersión de
los profesionales a lo largo de los países y la creciente complejidad y
especialización de las técnicas que se deberían cubrir en estos programas, hacen
prácticamente inviables soluciones tradicionales para abordarlas, debida a los
costos involucrados, tanto por la preparación de los cursos como por el tiempo
que deben ocupar los educando en asistir a clases.

Ante estas circunstancias, el INAP en México y otras organizaciones en


Latinoamérica han tomado la decisión de explorar el uso de tecnologías
informáticas y de comunicaciones, en forma creciente, para la recepción y
transmisión de cursos de pregrado y posgrado, sin dejar de lado los supuestos de
una enseñanza efectiva y abordar globalmente la situación. Un sistema de
enseñanza, que parte de supuestos constructivistas y cognoscitivos que introduce
nuevas tecnologías y novedosas metodologías de enseñanza, puede constituirse
en un apoyo relevante a la formación de los directivos.

5
VII Congreso Internacional del CLAD sobre la Reforma del Estado y de la Administración Pública, Lisboa, Portugal, 8-11 Oct. 2002

La importancia del conocimiento en la dirección estratégica.

Los directivos participantes de los programas de formación interactiva aprenden a


dominar las distintas áreas funcionales de una empresa de forma integrada y
progresiva mediante el estudio de su aplicación en las fases de diseño, desarrollo
y crecimiento de una nueva empresa. La metodología de la Gestión del
Conocimiento es esencialmente pragmática. En las sesiones de formación, en
Ambientes Virtuales, la teoría organizacional es tan importante como los casos
reales que la ilustran y los ejercicios prácticos que la hacen fácil de asimilar para
los directivos. Los programas de Formación basados en TIC para la gestión del
conocimiento da a los casos reales la importancia que merecen: una vez que el
directivo conoce cómo piensan y se comportan los mejores administradores
públicos del mundo, entonces está preparado para aprender y aplicar en su
ámbito de dirección y coordinación de proyectos esas acciones, actitudes, hábitos
y estrategias.

Siendo incuestionable que cada puede sustituir a la experiencia real de dirigir una
empresa pública, los programas de formación basados en la gestión del
conocimiento permiten constatar que sí es posible enseñar al directivo los
conceptos esenciales del proceso y sumergirlo en experiencias didácticas tan
valiosas como la realización del plan de viabilidad de su ámbito de dirección.
Adquirir conocimientos y habilidades amplía las posibilidades de éxito del
directivo; anticipar los riesgos y problemas de una organización y sus proyectos
ayuda a evitar o reducir su impacto en la Administración Pública real.

El Sistema Nacional de Formación Interactiva a Distancia - SiNaFID

La estrategia diseñada para llevar a cabo el Proyecto de Reforma y Modernización


del Estado, a través del SiNaFID, contempla un programa de formación de
directivos públicos, cuyo propósito es ofrecer perfeccionamiento en el ámbito de
posgrado a unos trescientos directivos por año, con la idea de que en los
próximos cinco años aproximadamente la mitad del personal directivo del sector
público tenga la opción de escoger un programa de formación en el ámbito de
posgrado. Ello implicaría la realización anual de un considerable número de
actividades de este tipo. La Dirección Ejecutiva del Proyecto está diseñando el
sistema a través del cual se escogerían los cursos respectivos. Este sistema
incluye, en primer lugar, la confección de una malla curricular común que
contemple los principales elementos requeridos para implementar este programa
de modernización del estado. En segundo término, la designación de un Comité
de Acreditación. En tercer término, la realización por parte del gobierno de una
convocatoria amplia, oferta que permitiría la formación y la Gestión del
Conocimiento en la Administración Pública.

Esta iniciativa podría significar un gran aporte al perfeccionamiento del personal


directivo del estado, en un mundo en que éste debe acrecentar la competitividad
necesaria para relacionarse con los diversos sectores del desarrollo nacional y de

6
VII Congreso Internacional del CLAD sobre la Reforma del Estado y de la Administración Pública, Lisboa, Portugal, 8-11 Oct. 2002

la ciudadanía. Al mismo tiempo, implica introducir un sistema de formación


permanente en los cuadros del gobierno, sistema que en México tiene pocas
carreras públicas.

Desde finales del año 2000, el Instituto Nacional de Administración Pública dedica
una parte de sus iniciativas de actualización y formación de administradores
públicos, así como directivos y profesionales en el portal sinafid.org, que ofrece al
usuario -profesionales y directivos de la Administración Pública- una vía rápida y
ágil para encontrar los programas de capacitación y cursos que se ajustan a su
área de interés.

El SiNaFID es un proyecto de dimensiones nacionales e internacional de gran


alcance global. En la actualidad se realizan actividades de selección de programas
académicos y los actuales estudiantes de este programa proceden de diversas
instituciones nacionales. Todo ello, además, con programas de matrícula abierta y
especiales para altos directivos de todo el mundo latinoamericano, el SiNaFID
ofrece una de las escuelas directivas cuya amplia gama de actividades contribuye
vigorosamente al aprendizaje en nuestros programas, además de fomentar la
expansión de la experiencia directiva en diversos países de todo el mundo.

Referencias

Brower, R.A., and W Earle Klay, Distance Learning: Some Fundamental Questions for Public Affairs
Education. Journal of Public Affairs Education, V.6, no. 4, October 2000: 215-131.
Leavitt, W.M., and Richman, R.S., The High Tech MPA: Distance Learning Technology and Graduate
Public Administration Education. Journal of Public Affairs, V.3, no. 1, January 1997: 13-27.
Gentot, M., La Formation des hauts-fonctionnaries, La revue administrative, no. 273 (mai/juin), 1993:
233-243.
Bunker, Ellen L., Gaining Perspective for the future of distance education from early leaders. The
American Journal of Distance Education. V.12, no. 2, 1998.
Lukose, D., and Kremer R., KNOWLEDGE ENGINEERING, PART A: Knowledge Representation. July
1996.
Davies, W., and P. Edwards. The Communication of Inductive Inferences. Adaptation and Learning in
Multi-Agent Systems, ed., Weiss, G. and Sen, S., 1996: 223-241, Springer Verlag, Berlin.
Decker, K., and Lesser, V. Designing a family of coordination algorithms. Proc. ICMAS, 1995: 73-80,
June, San Fransisco, USA.
Dorigo, M., and Bersini, H. A Comparison of Q-Learning and Classifier Systems. Proceedings of From
Animals to Animats, Third International Conference on Simulation of Adaptive Behavior, ed.,
Cliff, D., Husband, P., Meyer, J. A., and Wilson, S. W., Bradford, 1994, MIT Press, Cambridge,
MA.
Fernández Vertti, N. Formación Interactiva a Distancia: La experiencia del INAP en México, Revista
de Administracion Publica, RAP-104, 2000: 39-46.

7
VII Congreso Internacional del CLAD sobre la Reforma del Estado y de la Administración Pública, Lisboa, Portugal, 8-11 Oct. 2002

Reseña biográfica

El Lic. Néstor Fernández Vertti obtuvo el grado de licenciado en Economía por la Universidad Autónoma
de México.
Ha sido profesor en la Facultad de Economía y en la Escuela de Economía de la Universidad Nacional
Autónoma de México y la Universidad Autónoma de Zacatecas respectivamente; Profesor de la Maestría en
Administración Pública y de la Especialización en Finanzas Públicas en el Instituto Nacional de Administración
Pública; y, Profesor en el Centro de Actualización Profesional del Colegio de Ingenieros Civiles de México.
Desde 1994 a la fecha se desempeña como Secretario Ejecutivo del Instituto Nacional de Administración
Pública.
Ha ejercido los cargos de Director de Coordinación Interinstitucional del Secretariado Técnico del
Gabinete de Política Exterior de la Presidencia de la República (1991-1994); Gerente de Evaluación de
Proyectos del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (1980-1985); Coordinador de Asuntos Internacionales en
el Instituto Nacional de Administración Pública (1980); Economista Principal en la Secretaría de Asuntos
Económicos y Sociales, desarrollando actividades en Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador,
El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela (1975-1980);
Economista de la Secretaría de Industria y Comercio en cooperación técnica con la Organización de las
Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (1973); Jefe del Departamento de Evaluación de Proyectos en la
Secretaría de Relaciones Exteriores (1972-1973).
Dentro de la Confederación Nacional Campesina (CNC), fue Coordinador General de Asesores del
Secretario General; Director General de la Unidad de Programación y Publicaciones; Representante Propietario
de la CNC y Vicepresidente de la Comisión Instaladora del Congreso Agrario Permanente; Representante
Propietario de la CNC, en la Comisión Organizadora de la Asamblea Nacional Constitutiva del Congreso Agrario
Permanente; Delegado de la CNC en el Consejo Nacional del Congreso General Permanente; Representante
ante la Comisión Ejecutiva del Congreso Agrario Permanente; Representante ante la Comisión de Trabajo de la
SARH para la Reunión de Instalación de los Comités Permanentes del GATT de Defensa contra la
Competencia Desleal Externa y de Calidad de Productos Agropecuarios y Forestales; Integrante del Comité
Técnico del Fideicomiso de Administración e Inversión del Fondo Regulador de Existencias del Café;
Comisionado ante el Consejo Asesor para el Acuerdo de Libre Comercio de México con Estados Unidos de
Norteamérica; Secretario Técnico de la Comisión Ejecutiva del Congreso Agrario Permanente; Representante
de la Confederación Nacional Campesina en el grupo de Agricultura para la Negociaciones del Tratado del Libre
Comercio de México con Canadá y Estados Unidos; Representante en el grupo de Agricultura “Cuarto de al
Lado” para las Negociaciones del Tratado de Libre Comercio.
Ha sido representante oficial en la presentación del Plan Nacional de Cooperación Técnica por parte de la
Secretaría de Relaciones Exteriores ante la Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos;
Representante de FONATUR ante el Comité de Acción de Turismo del Sistema Económico Latinoamericano;
Representante alterno del Instituto Nacional de Administración Pública de México (INAP) ante el Consejo
Directivo del Centro Latinoamericano de Administración para el Desarrollo (CLAD); Representante del INAP-
México ante la Comisión de Evaluación y Programación del CLAD; Miembro del Consejo de Orientación de la
Didacteca Internacional para la Enseñanza de la Gestión Pública representando al INAP-México como asociado
con organismos homólogos de Burkina Faso, Camerún, Canadá (Quebec), Costa Rica, Chile, Libia, Marruecos,
Túnez, y Vietnam; Representante del INAP-México ante el Instituto Internacional de Ciencias Administrativas
(IIAS); Representante del INAP-México ante el Gobierno de Cuba; Organizador del IV Congreso Internacional
del CLAD; y, Representante del INAP-México en el V Congreso Internacional del CLAD.
Entre sus actividades periodísticas ha participado como colaborador en diversas publicaciones.
Ha presentado varias ponencias entre las que destacan: “Condiciones para la Integración Comercial de
los Mercados Agropecuarios de México, Canadá y Estados Unidos”. Senado de la República; “Posición de la
Confederación Nacional Campesina”. Senado de la República; “Importancia de la Cooperación Interna y
Externa para el Desarrollo de la Naciones de América Latina” y “Bases para la Creación de Modernos Centros
sobre Gestión Pública en América Latina”. VI Congreso de Administración sobre la Reforma del Estado y de la
Administración Pública; y, Moderador en el Simposio sobre Gobernabilidad y Administración Pública en la
Américas, organizado por la Escuela Nacional de Administración Pública de Quebec, el Centro Latinoamericano
de Administración para el Desarrollo y el Instituto Nacional de Administración Pública.