El 4 de junio de 1830, día viernes, muy temprano por la mañana, Antonio José de Sucre toma el camino de su cita final

. En el sendero estrecho a Cabuyal, en las montañas de Berruecos, cuatro asesinos contactados por José María Obando lo esperaban. Ellos eran: Apolinar Morillo, venezolano,

Andrés Rodríguez y Juan Cruz, peruanos, y Juan Gregorio Rodríguez, de Tolima, Colombia. Cuando pasa la comitiva, una voz grita: «¡General Sucre!». El joven General, de apenas 35
años de edad, voltea y en el acto suenan los disparos. Sólo pudo oírsele decir: «¡Ay balazo!». Y cayó muerto el novel General cumanés, víctima de las intrigas y las ambiciones. Al conocer la noticia, Bolívar, lleno de dolor, exclama: «Se ha derramado, Dios excelso, la sangre del inocente Abel. Así murió a los 35 años de edad el vencedor de Ayacucho! ¡Así acabó su vida corta, pero tan llena de merecimientos!.

una propiedad familiar ubicada en el Valle de los Chillos. compatriota y compañero de gestas independentistas quien había ideado el crimen. En 1832 y cumpliendo la voluntad de Sucre. doña Mariana Carcelén. El Libertador. que había escuchado de sus antecesoras la historia.. y desde Neiva lo vigilaba el general José Hilario López. Una anciana religiosa. y mantenidos en secreto en el Palacio de El Deán.” Bolívar que estaba enfermo en la costa del Atlántico. que deseaba ser enterrado en la capital ecuatoriana. Si el mariscal se hubiese ido por Buenaventura. de convertirse en el primer presidente del Ecuador – como ocupó las presidencias de Bolivia y Perú –.ya que el mismo fue planificado y ejecutado en las Montañas de Berruecos. Los restos mortales del Mariscal Sucre fueron llevados a Quito por su esposa. allí lo esperaba el general Pedro Murgueitio para darle muerte. cargo que ocupó Flores desde 1830.. exclamó: “. Federico Gonzáles Suárez. De esta manera la Marquesa de Solanda cumplió con una de las cláusulas del testamento de Sucre. Simón Bolívar le escribe una carta a la viuda del Gran Mariscal de Ayacucho Antonio José de Sucre. donde ocupa una capilla. ventaja y premeditación.. si optaba por la vía de Panamá lo acechaba el general Tomás Herrera. ensañamiento. agradeciéndole el ofrecimiento de conservar la espada de su esposo el 5 de noviembrede 1830. fueron llevados a la Catedral Metropolitana de Quito. relató al arzobispo de Quito. que rara vez se equivocaba en sus sentencias. Durante mucho tiempo se corrió la noticia que fue el general Juan José Flores. debido a la simpatía del pueblo quiteño al Mariscal y la posibilidad de éste. La bala cruel que le hirió el corazón.. la quiteña Mariana de Carcelén (Marquesa de Solanda y de Villarocha) y su hija. durante la presidencia del general Eloy Alfaro. son depositados en secreto en el Convento del Carmen Bajo. en las afueras de Quito. . la marquesa de Solanda.. sin embargo Bolívar en su propio testamento ordenó que la espada del prócer cumanés fuese devuelta a su esposa Doña Mariana Carcelén.Yo pienso que la mira de este crimen ha sido privar a la patria de un sucesor mío.. allí permaneció su cadáver por más de 24 horas hasta que los pobladores de las localidades cercanas le dieran cristiana sepultura. que la Marquesa de Solanda visitaba siempre el altar en donde fueron colocados los restos. mató aColombia y me quitó la vida". En 1900. al radicarse en Quito con su esposa. al conocer el luctuoso suceso. cerca de Pasto el 4 de junio de 1830 con alevosía. exclamó: "¡Santo Dios! ¡Se ha derramado la sangre de Abel!.

El Gobierno venezolano donó una réplica de la espada del Libertador. . producto del crimen de Berruecos y la revuelta en Bolivia. rinde honores al héroe. En su honor fue bautizada una ciudad de Bolivia. el estadodonde nació y varios municipios en Venezuela. Periódicamente. Venezuela. que se encuentra en la pared del mausoleo. para ser colocado en altar que para él está diseñado en el Panteón Nacional. un departamento de Colombia. una junta médica reconoció el esqueleto encontrado. en Caracas. la Guardia de Granaderos de Tarqui. Se ha planteado repatriar sus restos a su patria. la primera mujer que ingresó a la Academia de Historia de Venezuela.Lucila Luciani afirmó en "Maravillosa historia de unos restos" la imposibilidad de que los restos del gran mariscal Antonio José Sucre estuvieran en Ecuador y desglosa una serie de argumentos para afirmar que los restos aún estarían en Colombia) El catafalco que contiene los restos del Gran Mariscal. y el mausoleo está decorado con alegorías de la Independencia.Alertado el Gobierno. y lo identificó por las heridas de bala en el cráneo y en brazo. que custodia el cercano Palacio de Gobierno. La Libertad y la Victoria. está hecho de andesita del volcán Pichincha. (Sin embargo no existe consenso respecto al paradero de los restos del Gran Mariscal ya que a inicios del siglo XX . el aeropuerto internacional y varios barrios de la ciudad de Quito y la moneda antigua del Ecuador.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful