Proveedores

Jorge Noé Rondón (*)

Decisiones que no se pueden postergar

Importancia de la puesta a tierra en la construcción

El crecimiento económico del Perú viene siendo hasta la fecha un ejemplo para la región y el mundo. Dicho crecimiento se traduce en el crecimiento de diversos sectores, entre ellos, el sector construcción, como una de las actividades más dinámicas de la economía peruana.
arte de este crecimiento, se debe al fuerte impulso del sector privado a través del crecimiento del empleo y a las facilidades otorgadas por el sistema financiero para la construcción de viviendas. Sin embargo, y a pesar del optimismo reinante el buen comportamiento de la actividad constructora en Perú debe venir acompañada de una necesaria “seguridad integral” parte de la cual se encuentra comprendida por los sistemas eléctricos. En el Perú, la puesta de sistemas eléctricos se encuentra reglamentada y enmarcada en una normatividad que asegura casi la totalidad de los aspectos a considerar, sin embargo hablar de “puestas a tierra” en un proyecto de construcción es hablar del último elemento a considerar. Como sabemos, generalmente, los tomacorrientes y enchufes en nuestro país tienen dos polos o puntos de contacto, que no ofrecen suficiente seguridad, para ello, hace falta un tercer conductor de puesta a tierra que es un sistema de descarga de energía eléctrica. El conductor de puesta a tierra se inicia en un pequeño punto del patio o jardín, o debajo de la superficie de su casa y es de fácil instalación. De esta forma y ante posibles fallas de aislamiento de los conductores de algunos equipos eléctricos, se corre el riesgo de que la cubierta metálica de éstos quede con tensión eléctrica. En estos casos, la puesta a tierra conduce la electricidad alejando el peligro en una forma segura.

P

la puesta a tierra, como suele decirse. Pero pensemos ahora en una situación peor, alguien tocó uno de los equipos y la falla fue suficiente para dejarlo sin vida, como ha ocurrido en algunos lugares. Por otro lado, algunos inquilinos o dueños de algunos de los espacios de la edificación, colocan su puesta a tierra independiente, los vecinos al ver ello y enterarse que no les darán visto bueno para abrir su negocio si no tienen sus protocolos al día y el edificio no cuenta con los “pozos”, mandan a colocarlos para ellos también y al final se convierte en un “cementerio de varillas” que empeoran la situación por muchas razones técnicas.

En la práctica…
Si observamos un plano eléctrico de un proyecto, encontramos el símbolo de puesta a tierra, el cual es interpretado como una configuración vertical o en otras palabras “pozo a tierra”, recordemos que después de haber trabajado el proyecto el espacio destinado al “pozo” es mínimo y en la mayoría de planos solo se indica el valor a lograr, sin detallar qué diseño logrará ese valor. La pregunta que se hacen todos es ¿Qué tan importante es esto?, pues lo que se observa, es que se contrata a una empresa “X” que excava grandes huecos, en los que instala una o más varillas, coloca unas mezclas y luego una caja de registro, mide con un instrumento y entrega un documento firmado por un ingeniero colegiado avalando el valor mostrado, el cual siempre es el que ofreció entregar. Por tanto es algo tan simple y elemental que ¿Valdrá la pena preocuparse por esto? Pensemos en una posible falla, la cual, según “los especialistas constructores” de la puesta a tierra, aseguran que nunca les ha ocurrido y por tanto no ocurrirá, pero si ocurre, y un equipo costoso se quema, podríamos pensar que obviamente fue culpa de

Insuperable “sistema de protección”
La puesta a tierra es uno de los elementos que conforma “un sistema de protección” el mismo que está conformado por varios elementos y todos deben diseñarse y especificarse adecuadamente, siguiendo las recomendaciones normativas. Si alguno de estos elementos falla o no cumple su función cuando se le exige hacerlo, entonces podríamos tener consecuencias irreparables, por tanto especificar, detallar e invertir tiempo y recursos para asegurarnos que todo funcione correctamente, es responsabilidad de todos, desde el proyectista hasta el dueño y usuario. Si nuestro “sistema de puesta a tierra” es correcto y con “garantía”, no solo podríamos evitar desgracias por esta deficiencia, sino que daríamos un valor agregado a destacar a la hora de ofrecer una venta, alquiler o similar a nuestros clientes. Urge que autoridades, proyectistas, constructores, dueños, usuarios, etc. den prioridad a los sistemas de “Puesta a Tierra”, consideren su construcción en la etapa de base o cimientos, ahorrando costos y brindando eficiencia a los electrodos. Brindemos seguridad a nuestros proyectos de construcción, así como tiempo y recursos en proponer y concretar lo correcto, informarnos y actualizarnos en las tecnologías adecuadas y sobre todo, pensar que el valor de una vida se antepone a cualquier ahorro u omisión.
(*) Gerente Técnico Corporación Selectronics SAC

69