Colección Clásicos

CEIP “León Trotsky”

El caso León Trotsky
Informe de las audIencIas sobre los cargos hechos en su contra en los Procesos de moscú
realizado por la comisión Preliminar de Investigación
John Dewey, Presidente Carleton Beals (renunció) otto ruehle BenJamin stolBerg suzanne laFollete, secretaria

Centro de estudios, investigaCiones y PubliCaCiones “león trotsky”

Trotsky, León El caso León Trotsky : informe de las audiencias sobre los cargos hechos en su contra en los Juicios de Moscú / León Trotsky ; adaptado por Andrea Robles. - 1a ed. - Buenos Aires : Ediciones IPS, 2010. 656 p. ; 23x15,5 cm. - (Clásicos CEIP León Trotsky; 1) Traducido por: Murillo Celeste ... [et.al.] ISBN 978-987-23362-6-4 1. Historia Universal. I. Robles, Andrea, adapt. II. Celeste, Murillo, trad. III. Título CDD 909

Imagen de Tapa: León Trotsky en su despacho, Coyoacán, México. © Fondo CEIP “León Trotsky”. Imagen de ConTraTapa: León Trotsky y otros durante una audiencia de la Comisión, Coyoacán, México, abril de 1937. © Fondo CEIP “León Trotsky”. dIseño de CubIerTa e InTerIor: Julio Rovelli © 2010, Ediciones IPS. CEIP “León Trotsky” Riobamba 144 Ciudad Autónoma de Buenos Aires | CD1025ABD Buenos Aires | Argentina TEL.: (54-11) 4951-5445 E-mail: info@edicionesips.com.ar | ceiplt@fibertel.com.ar www.edicionesips.com.ar www.ceip.org.ar Hecho el depósito que marca la ley 11.723 Impreso en Argentina. Printed in Argentina

Trascripción de las acTas de las audiencias de la comisión preliminar de invesTigación

sobre los cargos hechos
contra león trotsky en los Procesos de moscú

realizadas entre el 10 y el 17 de abril de 1937 en la av. londres 127, coyoacán, méxico. registrado por albert m. glotzer, taquígrafo de actas de chicago, Illinois.

índice

11 15 27 29 35 37 43

Presentación, Esteban Volkov Prólogo, Andrea Robles nota a la edición en castellano introducción a la edición de 1969 de Merit Publishers, George Novack Prefacio informe ante la comisión de investigación Sesión Primera Declaraciones de apertura; biografía de León Trotsky; actividad revolucionaria de los primeros años; Revolución de 1905; oposición a la Guerra Mundial; estadía en Estados Unidos; el rol en la Revolución de Octubre, la Guerra Civil, el gobierno soviético; la expulsión del Partido; el exilio; la actividad internacional; Copenhague; Francia; Noruega; arresto. Sesión Segunda México; pérdida de la ciudadanía; familia; escritos sobre terrorismo; Petrogrado, Varsovia, Brest-Litovsk; archivos; peligro de bonapartismo; política de la Comintern; testamento de Lenin; las acusaciones de Vyshinsky de antileninismo. Sesión Tercera Relaciones con Lenin; carta abierta al Comité Central Ejecutivo; relaciones con los acusados; la Troika; bloque con Zinoviev y Kamenev; la expulsión de la Oposición; las capitulaciones; Olberg; Radek. Sesión cuarta La actitud de Trotsky hacia los acusados, juicio Zinoviev-Kamenev; Radek; capituladores; relaciones con los acusados; oposición leal; comunicaciones con la URSS; Blumkin; Copenhague; el regreso; encuentro con el hijo; testigos; el pasaporte de Sedov; el telegrama a Herriot; el Hotel Bristol; la prensa danesa. Sesión Quinta Testimonio del secretario de Trotsky sobre Copenhague, el Hotel Bristol; película para la Oposición; Olberg; Romm; la expulsión de Trotsky a Francia;desembarco en Cassis; viaje a Saint Palais; el incendio; vida en Saint Palais; Bagnères; Barbizon; descubrimiento; ataques de la prensa; Romm; evidencia documental.

75

103

145

187

225

Sesión Sexta Precauciones para el viaje a Francia; evidencia documental Pyatakov-Romm; la vida de Trotsky en Noruega; el telegrama de Knudsen a Vyshinsky; prensa noruega; propuesta de Trotsky al tribunal de Moscú; Pyatakov; ciertos acusados. Sesión Séptima Ley de traición soviética; Aftenposten sobre Pyatakov; Hrasche; Ciliga sobre las confesiones; Drobnis; la explosión de Tsentralnaya; industrialización, Plan Quinquenal, colectivización; estadísticas soviéticas; advertencias de Trotsky; actitud sobre el terrorismo; el asesinato de Kirov; comunicaciones con la URSS. Sesión Octava Tendencias terroristas entre la juventud; la cuestión de la conspiración; actitud hacia el cambio del régimen soviético; omisión de Molotov de la lista de víctimas; defensa de la URSS; la tesis Clemenceau; la IV Internacional; España; posición en caso de ataque a la URSS. Sesión novena La política estalinista en España; la política exterior de Lenin y Trotsky; la Unión Soviética en un mundo capitalista; guerra y socialismo; actitud hacia Alemania y Japón; alianza de la URSS con países capitalistas; el viaje de Lenin a través de Alemania; la guerra polaca; lucha entre la Oposición de Izquierda y los estalinistas; el robo de archivos; finanzas; refutación general de los cargos. Sesión décima Historia del Partido Bolchevique; organismos de dirección; militantes en 1919; Constitución de la Unión Soviética; Consejo de Comisarios del Pueblo; miembros en 1919; los soviets; relaciones entre el Partido y el gobierno; centralismo democrático; dictadura del proletariado; nueva Constitución; la revolución socialista; la cuestión de la propaganda; terror revolucionario, individual y termidoriano; la prensa de Hearst. Sesión decimoprimera Las alianzas de la burocracia y el fascismo; terrorismo; frente único y frente popular; purgas en el partido; sabotaje; trotskistas en Siberia; confesión de Muralov; método para obtener confesiones; la remoción de Stalin; acusaciones en el primer juicio; ley soviética sobre la evidencia; el supuesto vuelo de Pyatakov; el socialismo en un solo país; las relaciones con Lenin; la distorsión de la historia revolucionaria; Borodin en México; la Internacional Comunista. Sesión decimosegunda Pedido de investigación sobre la cuestión del Sr. Beals; la renuncia del Sr. Beals; declaración del Presidente; declaración del abogado del testigo; carta del Partido Socialista; disciplina bolchevique; consignas de la Oposición; fases de la lucha del Partido; trabajo constructivo; los juicios a los mencheviques; testamento de Lenin; Oposición de Izquierda; revolución internacional; dictadura del secretariado.

257

297

329

371

409

439

467

Sesión decimotercera Discurso de cierre del abogado del testigo; preguntas de las organizaciones obreras mexicanas; declaración del abogado de la Comisión; argumento final de Trotsky: ¿por qué es necesaria una investigación?; ¿la investigación es políticamente admisible?; la opinión del profesor Charles A. Beard; un interrogatorio “puramente judicial”; autobiografía; mi situación “jurídica”; tres categorías de pruebas; la serie matemática de los montajes; la base política de la acusación: el terrorismo; el asesinato de Kirov; ¿quién redactó la lista de “víctimas” del terrorismo? (el “caso” Molotov); la base política de la acusación: “sabotaje”; la base política de la acusación: la alianza con Hitler y el Mikado; Copenhague; Radek; Vladimir Romm, “Testigo”; el vuelo de Pyatakov a Noruega; ¿qué es lo que fue desmentido en el último juicio?; el fiscal falsificador; la teoría del “camuflaje”; ¿cuál es el propósito de estos juicios? Lista de Pruebas Apéndices notas finales índice temático

599 601 621 641

PreSenTAción
ESTEBAN VOLKOV

La amplitud y la intensidad de la lucha revolucionaria de León Trotsky por la clase trabajadora no tiene parangón. Dedicó más de cuarenta años a esta grandiosa y noble causa. Fue el “guerrero revolucionario de las mil batallas”. Se desempeñó en todas las esferas de la lucha revolucionaria: desde forjar las armas ideológicas para entrar al campo de batalla de la Revolución, hasta aplicarlas exitosamente para intentar mover las ruedas de la historia hacia tierras de equidad y justicia. Tras crear el admirable “Ejército Rojo”, con encendidos discursos le impartió un invencible impulso revolucionario. Uno a uno fueron derrotados los ejércitos enfrentados, plétora de encarnizados enemigos de la revolución bolchevique. La revolución triunfó y se salvó la Unión Soviética; era el reino de los Soviets, de la auténtica democracia socialista, encabezada por Lenin y Trotsky. Pero poco tiempo hubo para festejos; siguieron años difíciles de grandes sacrificios. Transcurridos unos años, un poderoso oleaje contrarrevolucionario batió las playas de la Revolución. Agazapados enemigos, caterva de arribistas, burócratas del antiguo régimen y aventureros de toda laya, dirigidos por su gran guía y jefe máximo, José Djougachvili (más conocido como Stalin), rápidamente se adueñaron del poder. Ya sin Lenin, Trotsky emprendió una heroica e infructuosa lucha intentando reencauzar y salvar la revolución que ambos habían llevado al triunfo. Pero el Partido Comunista ya era sordo a sus llamados; de adalid y guía de la revolución bolchevique, el partido se había convertido en baluarte y tribuna de una voraz y emergente nueva casta burocrática ávida de poder y privilegios. Nadie antes ni mejor que León Trotsky comprendió el inmenso peligro que presentaba, para la clase obrera y para la revolución socialista, la conquista del poder por esta parasitaria casta burocrática. Después de ser expulsado del Partido en 1927, desde la Oposición de Izquierda, no cejó en la lucha por detener la contrarrevolución burocrática. Tras su expulsión de la URSS en febrero de 1929, ya en el exilio, León Trotsky se empeñó con redoblado esfuerzo y energías en la implacable lucha contra los usurpadores y sepultureros de la Revolución bolchevique; período al que Isaac Deutscher en su extensa biografía designaría como el del

12

EL CASO LEóN TROTSKy

“profeta en el exilio”, cuando Trotsky, con un puñado de leales camaradas, sin más armas que su pluma y su lúcido pensamiento marxista, entabló la más desigual batalla contra la más brutal y sanguinaria tiranía conocida hasta la fecha. Lucha que quedará plasmada en la Historia universal como un capítulo imborrable de heroísmo y de total entrega a la lucha por un mundo mejor, sin explotación, opresión ni violencia, para implantar un genuino socialismo sobre la tierra. Su peregrinar por el planeta lo llevó a Turquía, Francia y a una breve estancia en Noruega; el período pasado en esta última coincide con el montaje por Stalin de la sangrienta farsa de los “Procesos de Moscú”, en los cuales el dictador manda asesinar a quienes fueron los más cercanos colaboradores de Lenin, descabeza al Ejército Rojo y presenta a León Trotsky y a su hijo León Sedov como los principales acusados, atribuyéndoles todos los delitos, traiciones y crímenes imaginables. A petición de Stalin, el gobierno noruego somete a Trotsky, en sus últimos seis meses de exilio, a un rígido arresto domiciliario, con el propósito de impedirle desmentir públicamente la avalancha de falsas acusaciones difundidas desde Moscú. Al llegar a México en enero de 1937, gracias al generoso asilo otorgado por el Gral. Lázaro Cárdenas, Trotsky y su compañera Natalia respiran aires de libertad. Ya en México el revolucionario ruso, sin impedimento alguno, inicia de inmediato su defensa pública, al igual que la de su hijo León Sedov. Para este propósito solicita la creación de una comisión internacional de indagación, para examinar los expedientes de los “Procesos de Moscú” y evaluar tanto su defensa como la de su hijo, frente a las acusaciones de que fueron objeto, y para que dicha comisión determine si realmente eran culpables de los crímenes por los que fueron condenados “in absentia”. En marzo de 1937, por iniciativa de “The American Committee for the Defense of Leon Trotsky”, se organizó una comisión compuesta por renombrados e intachables intelectuales de diversas nacionalidades, ajenos a la ideología de León Trotsky, conocida como “Dewey Commission” por estar encabezada por el filósofo John Dewey. También recibió la designación de los “Contraprocesos de Moscú”. Trotsky proclamó públicamente que si la comisión lo encontraba culpable del más mínimo de los cargos, él se entregaría a las autoridades soviéticas para su ejecución. En Coyocán, México, una subcomisión llevó a cabo, del 10 al 17 de abril de 1937, trece sesiones de exhaustivos interrogatorios a Trotsky y a su secretario Jan Frankel, con sus respectivos testimonios. Transcurridos meses de asiduas investigaciones, el 21 de septiembre del mismo año, la “Dewey Commission” dio su veredicto: ¡los Procesos de Moscú fueron basados en “frames up” (falsas acusaciones para inculpar inocentes) y Trotsky y Sedov no eran culpables de los 18 cargos levantados contra ellos!

PRÓLOGO PRESENTACIÓN

13

Es de estricta justicia mencionar el insustituible apoyo de León Sedov, hijo mayor de Trotsky, para la realización de los “Contraprocesos”. León Trotsky legó un inmenso arsenal ideológico a las nuevas generaciones de revolucionarios, producto de una vida dedicada en su totalidad a la lucha por el socialismo. Y consideró la última etapa de la misma como la más importante, entre cuyas tareas estaban crear una nueva vanguardia revolucionaria y desenmascarar, ante la humanidad y la clase trabajadora, al mayor enemigo de esta última: la parasitaria oligarquía usurpadora de la revolución bolchevique encabezada por Stalin. De las muchas batallas libradas por León Trotsky contra el estalinismo, sin lugar a dudas la “Comisión Dewey” o los “Contraprocesos de Moscú” fue de las más notables y trascendentes. Allí desenmascaró y demostró en forma contundente e inapelable, ante la historia presente y futura del género humano, la absoluta ilegitimidad del régimen burocrático dirigido por Stalin, que sólo se podía mantener en base al crimen y al fraude histórico. El libro The case of Leon Trotsky transcribe en forma precisa las trece sesiones de la “Comisión Dewey”. A través de los testimonios de León Trotsky y su secretario, Jan Frankel, hacen una detallada biografía de la vida política del primero. Este libro, poco conocido y publicado únicamente en inglés, tras estar agotado entra nuevamente en circulación, y por primera vez en idioma español, gracias al meritorio y muy admirable trabajo de CEIP León Trotsky, a quienes reitero toda mi admiración.

PróLOGO

UnA PrUebA de LA AcTUALidAd deL PenSAMienTO deL fUndAdOr de LA iV inTernAciOnAL
ANDREA ROBLES

“La burocracia dijo: ‘Estamos en el gobierno, estamos resolviendo nuestras cuestiones sociales. Ellos, los aventureros, quieren una revolución permanente y la revolución internacional’. Stalin encontró inmediatamente un eco tremendo… Comenzó la transformación de las fórmulas revolucionarias de la revolución proletaria... todas las viejas fórmulas del bolchevismo se tildaron de ‘trotskistas’. Ese fue el truco. Lo genuino del bolchevismo se oponía a todos los privilegios, a la opresión de la mayoría por la minoría. Se lo llamó ‘el programa del trotskismo’. Ese fue el comienzo del fraude” [347]1. León Trotsky Entre 1936 y 1938 se realizaron en la URSS los Procesos de Moscú, una serie de juicios que pusieron en el banquillo a la que había sido la dirección bolchevique cuando triunfaba la Revolución Rusa de 1917, y a generales de los altos mandos de la Guerra Civil. Todos fueron acusados por la burocracia gobernante de los crímenes contrarrevolucionarios más graves. Y sólo en base a confesiones, sin pruebas materiales, fueron fusilados. El supuesto instigador y principal acusado, León Trotsky, era el único de estos dirigentes que se encontraba en el exilio. A nivel mundial, la reacción del movimiento de masas fue de estupor y confusión. Aunque no fue la credibilidad que tuvieran los juicios de la burocracia de Stalin la que influyó en la consciencia de las masas, sino las conquistas de la revolución socialista. Un paradigma que se hizo más palpable a los ojos de los trabajadores del mundo inmersos en una situación de desocupación, pérdida de sus conquistas y avance del fascismo; situación que “empalidecía” los crímenes de Stalin. Las masas se veían frente a dos opciones extremas: Hitler o Stalin.
1 En adelante, las citas del presente libro serán referidas con el número de página correspondiente entre corchetes al final de la misma.

16

EL CASO LEóN TROTSKy

Los acontecimientos que iniciaban la década de 1930 también tuvieron un fuerte impacto en la intelectualidad. La influencia de la URSS y los anuncios sobre los éxitos del primer Plan Quinquenal ruso, Hitler y el horizonte de una nueva guerra mundial, provocó que, por ejemplo en Estados Unidos, muchos intelectuales se pasaran al Partido Socialista, y mayoritariamente al Partido Comunista2. Trotsky lo explica en estos términos:
Los acusadores están en una situación incomparablemente más favorable. Detrás de ellos está la Unión Soviética, con todas las esperanzas y el progreso que representa. La emergencia de la reacción mundial, especialmente en su forma más bárbara –el fascismo– ha inclinado las simpatías y esperanzas de los círculos democráticos, incluso entre los más moderados, hacia la Unión Soviética… Si no fuera por las consideraciones diplomáticas, patrióticas y “antifascistas”, la falta de confianza en los acusadores de Moscú adquiriría dimensiones incomparablemente más amplias y vigorosas”[481/3]. Trotsky dará cuenta de la dialéctica entre el avance que significaron las conquistas de Octubre respecto del capitalismo, por un lado, y el régimen bonapartista en la URSS, por el otro. Esta le permitió combatir y ser una alternativa frente a las dos posiciones mayoritarias en ese momento: la de los partidos comunistas, que apoyaron incondicionalmente la realización de los Procesos de Moscú, y la de la socialdemocracia que, opuesta a la revolución en su conjunto, prefirió un “repudio silencioso” para no enemistar a sus aliados estalinistas en los “frentes populares”. Dirigida en ese momento por el socialista y primer ministro francés, León Blum, pudo verse una vez más a la II Internacional proclive a garantizar los intereses imperialistas, como la criminal “no intervención” en la Guerra Civil española, y contradecir en los hechos incluso su propio tibio discurso de “defensa de las libertades y los derechos del individuo”. De esta forma, los “Amigos de Moscú” (periodistas, abogados, intelectuales y políticos pagos) tuvieron vía libre para difuminar con decenas de miles de artículos y notas de las embajadas las mentiras de sus jefes del Kremlin. Finalmente, sólo la corriente de los trotskistas realizó una campaña política activa para enfrentar la ignominia de los Procesos. La conformación de una comisión de investigación, que integraron junto a intelectuales y personalidades cuya calidad moral e imparcialidad nadie puso en duda, permitió erigir la única tribuna desde donde se los denunció, y fue un gran logro. Y, a pesar del hostigamiento y el boicot del estalinismo3, la comisión que
2 Este último reforzó su predominio con el “Frente Cultural”, una red colosal de órganos artísticos y literarios con oportunidades de trabajo que constituía una institución de gran poder de cooptación dentro de la izquierda. 3 En los Estados Unidos, el boicot fue avalado por un manifiesto firmado por intelectuales de prestigio como Dreiser, Granville Hicks, Corliss Lamont, Nathaniel West, que acusaba a la Comisión de intervenir

PRÓLOGO

17

presidió el prestigioso filósofo norteamericano John Dewey pudo terminar la investigación. Este libro, editado por primera vez en castellano, recoge la documentación, el testimonio y la defensa que Trotsky presentó ante la Comisión Preliminar, que sesionó en México en abril de 1937. Ayudado por León Sedov4, también acusado junto a su padre, Trotsky pudo demostrar, incluso legalmente, cada una de las falsas acusaciones que el estalinismo utilizó para justificar los Procesos de Moscú. Pero además, planteó como evidencia el verdadero enfrentamiento: el que existía entre el período de democracia soviética y el del régimen impuesto por la burocracia, entre la tradiciones del Partido Bolchevique y las del partido estalinista; las diferencias con Lenin previas a la revolución y los grandes debates del Partido Bolchevique, su historia y preparación; así como su continuidad en el combate de la Oposición de Izquierda y la IV Internacional. Después de meses de trabajo, la Comisión Dewey absolvió de todos los cargos a Trotsky y a Sedov. No obstante, el espíritu demócrata liberal de Dewey, que compartía con otros miembros de la Comisión, quedó reflejado en el interrogatorio, en el tinte y las preguntas nada condescendientes que Trotsky respondió. Así quedó establecido un debate implícito de mucha actualidad, ya que coincide con el pensamiento liberal predominante en nuestros días, luego de la desaparición de la URSS. La relevancia del Contraproceso se termina de comprobar cuando analizamos el significado de los Procesos de Moscú, ya que permite sopesar la importancia del combate de Trotsky y la IV Internacional.

Los Procesos de Moscú en la historiografía soviética
El telón de fondo de los Procesos de Moscú, cuya real dimensión se conoció años después, fue una “caza de brujas” contra los que la burocracia estalinista suponía aliados al “trotskismo”, opositores del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS). Entre 1937-1938, se estima que fueron detenidas 1.548.366 personas por “actividades antisoviéticas”, de las que 681.692 fueron fusiladas5. En el terreno internacional, la depuración siguió en todos los partidos comunistas, junto con el asesinato selectivo de dirigentes que se ubicaban políticamente a la izquierda del Kremlin, principalmente pertenecientes a la IV Internacional, y que incluyó al propio León Trotsky, asesinado en agosto de 1940. Viendo la magnitud del genocidio político resulta paradójico cuán relativamente poco se ha investigado y mucho menos debatido sobre el tema.
“en los asuntos internos de la URSS” y que, al “ayudar al fascismo”, le “infligían un golpe a las fuerzas del progreso”. Romain Rolland y Bertram D. Wolfe se sumaron al coro de defensores de los Procesos. 4 Sedov escribió El Libro Rojo, que fue la primera respuesta a las acusaciones. 5 Moshe Lewin, El siglo soviético, Barcelona, Crítica, 2006, p. 136.

18

EL CASO LEóN TROTSKy

Una visión muy extendida hoy es considerar a los Procesos de Moscú como una fase más de las purgas y la guerra civil que comenzaron con la Revolución Rusa. Es decir, condena a los Procesos6 pero considera al estalinismo como un resultado directo del bolchevismo, estableciendo así una supuesta identidad del estalinismo con el trotskismo y el leninismo. Orlando Figes, reconocido sovietólogo liberal de la escuela llamada revisionista, considera que: “El Gran Terror fue, sin duda, el episodio más sanguinario del régimen de Stalin (en ese período se registraron el 85 por ciento de las ejecuciones políticas que se produjeron entre 1917 y 1955). Pero fue apenas una de las muchas series de oleadas represivas (1918-1921, 1928-1931, 1934-1935, 1937-1938, 1943-1946, 1948-1953), cada una de las cuales aniquiló muchas vidas”7. Veremos que la operación de sumatoria pretende tergiversar y ocultar las características de estos procesos y su naturaleza sustantivamente disímil. La Guerra Civil rusa (1918-1921) puede ser comparada con guerras civiles de otros países, como la de Estados Unidos durante la década de 1860, o con la Guerra Civil española, que se desarrollaba paralelamente a los Procesos de Moscú. La resistencia militar del antiguo régimen zarista contó con el apoyo de todo el mundo imperialista y, del otro lado, unificó detrás del Ejército Rojo a toda la clase obrera rusa y a la gran mayoría campesina. Gracias al rol del Partido Bolchevique y al método de Lenin y Trotsky, la revolución triunfó casi sin víctimas y el terror rojo comenzó después de la intervención de las potencias capitalistas extranjeras. Los actos terroristas fueron el impulso espontáneo y defensivo del movimiento de masas frente al peligro inminente de la restauración del viejo régimen. El terror rojo fue empleado contra el viejo régimen y el imperialismo, en casos de estricta defensa, mientras que la represión en los Procesos de Moscú fue aplicada contra los viejos bolcheviques y revolucionarios. Es decir que, para igualar estos procesos, Figes debe ocultar dos puntos claves: el carácter de clase que tuvo la represión en cada caso (aunque formalmente fueron llevadas adelante por el mismo partido) y precisamente la transformación que sufrió el Partido Bolchevique, sobre todo a partir de 1924.
6 En cambio, el historiador liberal conservador Robert Service, conocido por sus voluminosos trabajos historiográficos sobre la Rusia soviética, realiza un sorprendente panegírico de los Procesos de Moscú y del asesinato de revolucionarios. Criticado por su deshonestidad intelectual, en su última biografía da crédito a las declaraciones del agente de la GPU, Zborowski, quien denunció que León Sedov le pidió que viajara a Moscú en una misión para asesinar a Stalin. Service concluye: “Si esto fuera cierto apenas sorprende que la seguridad soviética intensificara sus esfuerzos para eliminarlo. Incluso si Zborowski lo inventó, por la necesidad de corroborar la imagen oficial de Trotsky como terrorista, el impacto habría sido el mismo en las mentes del Kremlin” (Trotsky, Cambridge, Harvard University Press, 2009, p.433). 7 Orlando Figes, Los que susurran. La represión en la Rusia de Stalin, Bs. As., Edhasa, 2009, p. 41.

PRÓLOGO

19

el Termidor soviético
Los Procesos de Moscú fueron la culminación de un proceso de burocratización del Estado obrero ruso. Las condiciones de bajo desarrollo de las fuerzas productivas y las altas tasas de analfabetismo en Rusia dieron lugar a que el aparato estatal, para administrar los recursos entre la población, se formara en parte con los restos del viejo Estado y con personal de las clases pequeñoburguesas y burguesas. Trotsky analiza el contexto en el que se desarrolló la burocracia:
Durante la Guerra Civil, la militarización de los soviets y del Partido fue casi inevitable. Pero aún durante la Guerra Civil, yo mismo intenté en el ejército –hasta en el campo de batalla– darles a los comunistas la posibilidad plena de discutir todas las medidas militares… Después de que terminó la Guerra Civil, esperábamos que la posibilidad de democracia fuera mayor. Pero hubo dos factores, dos factores distintos aunque relacionados, que dificultaron el desarrollo de la democracia soviética. El primer factor general fue el atraso y la miseria del país. De esa base emanaba la burocracia, y la burocracia no deseaba ser abolida, aniquilada. La burocracia se convirtió en un factor independiente. Entonces la lucha se transformó hasta cierto grado en lucha de clases. Fue el comienzo de la Oposición. Durante un tiempo, la cuestión era un tema de debate interno en el Comité Central. Discutíamos los medios que emplearíamos para luchar contra la degeneración y la burocratización del Estado. Luego, ya no se trataba de discusiones en el Comité Central, sino que se trataba de la pelea, la lucha entre la Oposición y la burocracia. Ésa fue la segunda etapa… [95/6]. A la salida de la Guerra Civil, la crisis económica y social era tal que fue imperioso implementar la Nueva Política Económica (NEP), considerada por los bolcheviques como un retroceso táctico. La NEP implicaba concesiones a sectores burgueses residuales y a las capas acomodadas del campo y la ciudad, permitiéndoles hasta cierto punto la posibilidad de acumulación como estímulo para aumentar sustancialmente la producción. En una situación de reflujo de las masas y de debilidad del proletariado, el mejoramiento de la situación económica creó un clima de satisfacción conservadora de estos sectores privilegiados que, junto a la burocracia, comenzaron a levantar cabeza y se convirtieron en un factor independiente, fortaleciéndose frente a cada derrota de la clase obrera internacional. Particularmente, la derrota de Alemania de 1923 y la enfermedad de Lenin abrieron, siguiendo la cita de Trotsky, la segunda etapa. En esta pelea, la burocracia termidoriana8 encabezada por Stalin logró desplazar del Partido a su ala revolucionaria, a la que posteriormente
8 Trotsky utilizó la analogía del Termidor, el régimen bonapartista que surgió luego de la Revolución Francesa, para ejemplificar el asentamiento de un orden reaccionario que sin embargo no cambió las bases sociales creadas por la revolución.

20

EL CASO LEóN TROTSKy

derrotó, mientras continuó haciendo concesiones a los kulaks (campesinos ricos) y a los Nepman en la ciudad. La expulsión de Trotsky del gobierno –en 1925– y posteriormente del Partido junto al envío al exilio o a la deportación de miles de oposicionistas en 1927, es decir, la derrota de la Oposición de Izquierda, permitió el enfrentamiento entre los dos pretendientes al papel termidoriano, la burocracia y la pequeñoburguesía. La colectivización forzosa y la industrialización acelerada de Stalin fueron la respuesta al terror de los kulaks, quienes pusieron bajo la amenaza de desabastecimiento a las ciudades. Para vencer, Stalin apeló al apoyo del proletariado presentando estas medidas como “la lucha contra las tentativas de restauración capitalista” pero con los métodos de la burocracia termidoriana y no con los de la revolución proletaria. Esto cerró el camino a la restauración que propiciaba el kulak pero asentó el proceso termidoriano, despojando aún más al proletariado del poder político y concentrándolo en manos de la burocracia. Así, esta última se ubicó como defensora del Estado obrero pero, al realizar la colectivización en forma artificial –por medios burocrático-militares– terminó exponiendo a la URSS a graves peligros con la destrucción masiva de materias primas y hambrunas como en las peores épocas del zarismo, además de la –más conocida– represión feroz contra el campesinado. Confirmaba su carácter de casta parasitaria y no de clase, es decir, de “representantes burocráticos del primer Estado obrero de la historia”. Por eso, Trotsky defendió “la colectivización contra los críticos burgueses y los críticos reformistas… al mismo tiempo [que se] trataba de defender la colectivización en contra de la burocracia soviética” [280]. La “guerra contra el kulak” de 1929-1933, como afirmó el historiador marxista ruso Vadim Rogovin9, todavía puede comparase a los enfrentamientos contra las rebeliones de campesinos acomodados. Recuerda a la guerra de los ejércitos revolucionarios franceses contra la “Vendée”; pero en cambio, es imposible encontrar una analogía previa con la represión ocurrida durante los Procesos de Moscú.

el significado de los Procesos de Moscú
Para Trotsky el punto de partida para entender los actos de Stalin era la existencia de esta nueva capa social privilegiada, ávida de poder, que luchaba en defensa de sus posiciones, temía a las masas y destilaba odio a toda oposición. La mentira y la calumnia se derivaban orgánicamente de la
9 Vadim Z. Rogovin, 1937: Stalin’s year of Terror, Michigan, Mehring Books, 1998. Rogovin, quien falleció en 1998, escribió varios libros y se especializó en los estudios sobre la era estalinista entre 1923 y 1940, con énfasis en la oposición trotskista.

PRÓLOGO

21

situación de la burocracia en la sociedad soviética. Puesto que la realidad comprometía las mentiras oficiales y rehabilitaba la crítica de la Oposición de Izquierda, desde el comienzo la lógica misma de la burocracia la fue llevando a los descomunales crímenes de Stalin:
Las incesantes purgas partidarias apuntaron sobre todo a erradicar el “trotskismo”, y durante estas purgas, no sólo los trabajadores descontentos fueron llamados “trotskistas”, sino también todos los escritores que presentaban honestamente hechos históricos o citas que contradecían la estandarización oficial más reciente. Los novelistas y artistas estaban sujetos al mismo régimen. La atmósfera espiritual del país llegó a estar totalmente impregnada con el veneno de los convencionalismos, las mentiras y los fraudes judiciales. Todas las posibilidades a lo largo de este camino se agotaron pronto. Las falsificaciones teóricas e históricas ya no alcanzaban sus objetivos; la gente se empezó a acostumbrar demasiado a ellas. Era necesario darle a la represión burocrática una base más masiva. Para reforzar la falsificación literaria, empezaron las acusaciones de carácter criminal [594/5].

La reacción del Termidor fue dirigida contra las tradiciones del Partido Bolchevique y su continuación, la Oposición de Izquierda, “el trotskismo”. En este sentido, no es posible comprender el Termidor ruso sin tomar en cuenta el papel del Partido Bolchevique en vida de Lenin y el de la Oposición de Izquierda, que es en definitiva lo que permite explicar la trágica originalidad de los Procesos de Moscú. Desde fines de 1934, este fue el contenido contrarrevolucionario que adquirió la represión hacia sectores de masas que conservaban estas tradiciones y que mostraron signos inequívocos de reconocimiento a la Oposición, convirtiéndose en una amenaza potencial contra la dominación de la burocracia soviética. Ese año, después de la crisis que ocasionó la colectivización forzosa y con los primeros progresos de la economía soviética, se vislumbraron agudas desigualdades que despertaron el descontento social y una nueva crisis política de la casta gobernante. Esta crisis se hizo evidente cuando, en el XVII Congreso del PCUS, Stalin salió último en la nómina, resultado de la votación secreta para la elección del Comité Central. Según Rogovin, el malestar de los delegados expresó en parte la influencia de las ideas de Trotsky, al tomar su consigna de “remover a Stalin” siguiendo la recomendación leninista. Pero fundamentalmente, expresó al sector de la burocracia termidoriana que dentro del Partido se identificaba con los seguidores de Bujarin, quienes habían formado parte del ala derecha. Se trataba de sectores de “burócratas liberales” que animaban una retirada económica al

22

EL CASO LEóN TROTSKy

campo y ponían reparos a los aspectos despóticos de Stalin, brutalmente expresados en la colectivización10. En el movimiento de masas, bajo el régimen opresivo de la burocracia estalinista, la juventud fue la expresión activa del malestar social. Elementos aislados tomaron la senda del terrorismo individual, pero la mayoría se orientó hacia la Oposición de Izquierda11. De conjunto, conformaba la emergencia de una vanguardia revolucionaria de centenares de miles. Acusado en el segundo juicio, Karl Radek lo expresaba de esta manera en su “confesión”:
En este país existen trotskistas a medias, trotskistas en una cuarta parte, trotskistas en una octava parte, personas que nos han ayudado ignorando la existencia de la organización terrorista y gentes que han simpatizado con nosotros y que por liberalismo o por mero espíritu de rebeldía frente al Partido nos han ayudado12. El gran temor de la burocracia era que esta vanguardia dirigida por la Oposición de Izquierda estrechara lazos con un eventual ascenso de masas, en un contexto internacional que lo hacía altamente probable. A su vez, después de ponerlos diez años tras las rejas y en condiciones infrahumanas, Stalin creyó que había logrado aislar a los trotskistas. Sin embargo, con la detención de centenares de miles, los “irreductibles” (como llamaban a los trotskistas en los campos de deportados ya que pese a las duras condiciones nunca dejaron de enfrentar a Stalin) quebraron el aislamiento y ganaron nuevos adeptos y simpatizantes13. Sin lugar a dudas, si hubiese habido un ascenso revolucionario, la liberación de los presos políticos habría sido resuelta rápidamente por las masas en alza. De esta forma, los Procesos de Moscú constituyeron una guerra civil preventiva para impedir el triunfo de una revolución política que, derrotando a la burocracia estalinista, restableciera las perspectivas
10 En la capa superior de privilegiados había muchos hombres todavía atados a la tradición del bolchevismo; inclusive sectores de la derecha del Partido opinaban que Trotsky había tenido razón en su crítica del régimen partidario. Pero Trotsky dice también que muchos síntomas indicaban que Stalin tuvo que luchar contra una parte de la burocracia que quería asegurar su posición a toda costa, incluso al precio de una alianza o de la amistad con Hitler. La nueva Constitución de Stalin, difundida poco antes de los juicios como “la más democrática del mundo”, estuvo dirigida también a estos sectores. Ésta, junto con los Procesos de Moscú, fueron sus cartas de presentación para terminar de ganarse la confianza de la burocracia termidoriana al interior de la URSS y de los imperialismos democráticos, con los que estaba aliado. 11 Isaac Deutscher estima que de las 40.000 personas expulsadas del Partido y de las muchas más expulsadas de la Juventud a fines de 1935, acusadas en su mayoría de ser trotskistas y zinovievistas, puede considerarse a la mitad o a una tercera parte como oposicionistas auténticos (El profeta desterrado, México D.F., Era, 1975, p. 300). León Trotsky, en su artículo “Acerca de la sección soviética de la Cuarta Internacional”, escribe que el total de expulsados de las filas del Partido supera los 200.000, divididos en seis grupos, de los que los “trotskistas” son el primero. En base a distintos informes publicados en la prensa soviética, Trotsky calcula que había unos 25.000 simpatizantes de la Oposición de Izquierda. 12 Pierre Broué, El Partido Bolchevique, edición digital en www.ceip.org.ar. 13 Deutscher, op. cit., p. 374.

PRÓLOGO

23

revolucionarias en la URSS. Su grado estuvo determinado por la fuerza de las ideas y tradiciones de la Revolución de Octubre y por la resistencia incesante de la Oposición de Izquierda, que se hallaban presentes en la vanguardia hasta que ésta fue eliminada14. El temor que despertaba la situación internacional, no sólo a la revolución, sino también a la guerra, es una cuestión que esta vez Figes sí advierte; para él:
La clave de una comprensión integral del Gran Terror radica en el miedo de Stalin a una guerra inminente, y en su percepción de la existencia de una amenaza internacional a la Unión Soviética… La visión que Stalin tenía de la política –como la de muchos bolcheviques– había sido profundamente moldeada por la lección de la I Guerra Mundial, en cuyo trasfondo la revolución social había acabado con el régimen zarista. Temía que se produjera una reacción similar contra el régimen soviético en caso de que se desencadenara una guerra contra la Alemania nazi. En este aspecto, la Guerra Civil española reforzó sus temores15. Precisamente había una situación que podía llevar al triunfo de la revolución socialista en España. Por eso, Trotsky planteaba que la situación en el movimiento de masas en Rusia era de “impasse” y que la clave estaba en Europa: Si el pueblo de España resulta victorioso frente a los fascistas, si la clase obrera en Francia asegura su movimiento hacia el socialismo, entonces la situación en la Unión Soviética cambiará inmediatamente, porque los trabajadores están muy insatisfechos con la dictadura de la burocracia… Ellos dicen: ‘Si debemos elegir entre Hitler y Stalin, preferimos a Stalin’. Tienen razón, Stalin es preferible a Hitler. Y en el momento en que vean una nueva perspectiva en Europa, un movimiento revolucionario hacia la victoria del socialismo, ellos van a levantar sus cabezas. Entonces, creo que el único programa que pueden aceptar es nuestro programa, porque está basado en su propia experiencia, su propio pasado y, estoy seguro, en su propio futuro. Por eso, no me desespero ante el hecho de que en los últimos dos o tres años hemos perdido casi todas nuestras comunicaciones directas, nuestras conexiones con la Unión Soviética. Entiendo que es un período de reacción terrible, y el primer paso, el inicio de una nueva oleada nos dará nuestra oportunidad, y entonces veremos [307]. Durante el período del Gran Terror, el estalinismo, cuyo rol fue decisivo para que la Revolución Española fuera derrotada y la posibilidad que planteó
14 A mediados de 1937, luego del triunfo de una huelga en los campos dirigida por los “irreductibles”, que duró más de 130 días, los militantes y simpatizantes de la Oposición de Izquierda fueron confinados en construcciones aparte, rodeados de alambrados de púas y controlados militarmente. A partir de marzo de 1938, 35 militantes fueron ametrallados. Las ejecuciones se llevaron a cabo de la misma manera, día tras día, durante dos meses. Lo mismo sucedió en el campo de Pechora y otros. Ver al respecto el libro de Pierre Broué, Los trotskistas en la URSS, edición digital en www.ceip.org.ar. 15 Figes, op. cit., pp. 342/3.

24

EL CASO LEóN TROTSKy

Trotsky no se diera, culminó el proceso de transformación de la III Internacional y de sus principales secciones en dóciles agencias del Kremlin, antes del comienzo de la guerra. La depuración de los partidos comunistas del mundo16 se completó con la exterminación de “decenas de miles de comunistas extranjeros que estaban viviendo en la Unión Soviética”17. En general, la represión de Stalin buscó terminar con el “espíritu del bolchevismo” para evitar por todo un período el peligro de una revolución política que derrocara a la burocracia.

el rol de la Oposición de izquierda y la iV internacional
El rol de la Oposición de Izquierda y la IV Internacional en la década del ‘30 es un punto que ni siquiera Isaac Deutscher, simpatizante y uno de los biógrafos más importantes de Trotsky, logró sopesar. Opinaba que la fundación de la IV Internacional había sido un error de cálculo y un acto voluntarista. En general, el eminente biógrafo consideraba que la actividad política de Trotsky, en una década que lo había marginado de los grandes hechos políticos, tenía poco sentido. Y consideraba que habría sido más productivo retirarse al campo de las ideas en vez de sacrificar los últimos años de su vida en una actividad política formal, “a su infatigable labor a favor de la IV Internacional”18. En la actualidad, una posición similar abarca también a aquellos que minimizan la actividad revolucionaria en momentos de reacción o cuando no hay situaciones revolucionarias para, en cambio, adaptarse a las condiciones imperantes. En su testimonio, Trotsky destacó el sacrificado trabajo de la IV Internacional, que pese a las duras condiciones, implicó una actividad que consideró imprescindible. Pero no fue sólo Trotsky quien reconoció su importancia. Vimos como Stalin o Radek eran conscientes del peligro que constituía, aun cuando los trotskistas fueran un pequeño núcleo, en caso de emerger la revolución. También las mentes más lúcidas de la burguesía imperialista lo hicieron. Winston Churchill le dedicó un artículo en1929, “Trotsky, el ogro de Europa”, cuando todo “hacía suponer” que era el hombre más indefenso del mundo, recientemente derrotado junto a la Oposición de Izquierda rusa había sido expulsado de la URSS y confinado a la recóndita isla turca de Prinkipo. O en 1937, cuando además de apoyar los Procesos contra los “trotskistas”,
16 Por ejemplo, en Yugoslavia, en 1948, Tito recordó a los delegados que en 1937 había purgado al partido de “fraccionalistas y trotskistas” (Jasper Ridley, Tito, Bs. As., Vergara Editor, 2006, p. 255). Posteriormente, hubo purgas cuando la URSS derrotó a Alemania y durante las revoluciones de posguerra, pero ya fueron de índole selectiva. 17 Vadim Z. Rogovin, “Was there an alternative to stalinism in the USSR?”, en www.barnsdle. demon.co.uk. 18 Ver Isaac Deutscher, op. cit., pp. 241-243.

PRÓLOGO

25

Churchill publicó un libro titulado Great contemporaries [Grandes contemporáneos], dedicándole un capítulo al “bacilo del cáncer”, como llamó a Trotsky (el otro se lo dedicó a Hitler, a quien se refirió con elocuente admiración). Más conocido es el diálogo ocurrido poco antes del comienzo de la II Guerra, en una entrevista entre el embajador francés, Coulondre, y Hitler, publicado en el semanario France Soir, del 31 de agosto de 1939, quienes advirtieron que frente al peligro de la revolución que planteaba la guerra el verdadero ganador iba a ser Trotsky, lo que demuestra que lejos estaba el combate de los trotskistas de ser considerado como un sinsentido o a Trotsky como “un condenado por la historia” 19.
***

Desde las últimas décadas la burguesía invierte ríos de tinta para identificar la perspectiva del socialismo con la del estalinismo, y a este último, que en realidad constituyó su más abyecta negación, con el bolchevismo. Mediante distintas operaciones quieren borrar de la Historia el legado de Octubre, el significado de la Oposición de Izquierda y la embestida del estalinismo contra ese legado, evidente en los Procesos de Moscú. Hoy, a más de veinte años de la caída del Muro de Berlín, esta lucha contra el estalinismo tiene su referencia histórica indiscutida en el legado revolucionario de la IV Internacional. Un legado que adquiere mayor vigencia en momentos en que la crisis capitalista prepara nuevos acontecimientos de la lucha de clases. Su actualidad también está dada en muchos de los grandes debates, mitos y paradigmas que cruzaron la época y en todas aquellas cuestiones dedicadas a la revolución y las ideas del socialismo. A 70 años de su asesinato, difundir esta herencia revolucionaria nos parece el mejor homenaje que podemos hacer a Trotsky y la IV Internacional y a quienes dieron la vida por estas ideas.

19 Así lo considera Leonardo Padura en su reciente novela. En un diálogo que aparece en la obra, los verdugos consideran el asesinato de Trotsky como un gesto innecesario: “Una exageración. Al viejo había que dejarlo que se muriera de soledad o que en su desesperación metiera la pata y él solo se cubriera de mierda. Nosotros lo salvamos del olvido y lo convertimos en un mártir”. Leonardo Padura, El hombre que amaba a los perros, Bs. As., Tusquets Editores, 2010, p. 545.

nOTA A LA edición en cASTeLLAnO

La obra que llega a manos de los lectores es producto del trabajo de un equipo del Centro de Estudios, Investigaciones y Publicaciones “León Trotsky” conformado, para la edición de este libro, por traductores, editores y especialistas en la obra del revolucionario ruso. La decisión de abordar el texto de forma colectiva estuvo guiada por la búsqueda de un fácil acceso a la obra y, al mismo tiempo, una traducción fiel que supere los problemas relacionados con las trascripciones de testimonios orales. Con este doble objetivo, limitamos la intervención de los editores a los casos en que la Comisión de Investigación no clarificó imprecisiones que se generaron en el testimonio o errores relacionados con el uso del inglés, que no era la primera lengua del principal testigo de las audiencias, León Trotsky. La edición en castellano atravesó dos etapas. La primera consistió en la traducción de la edición de Merit Publishers de 1969 y la revisión detallada del texto en castellano. La segunda etapa abarcó la revisión de contenidos, cotejando los trabajos citados por Trotsky e incorporando las fuentes mencionadas en sus ediciones en castellano, así como las notas aclaratorias y finales. En ambas etapas se corrigieron los errores ortotipográficos que pudieran presentarse en los textos trascriptos en castellano de la edición en inglés. Una parte del material presentado por Trotsky para su defensa se encuentra en sus propios artículos y los de otros oposicionistas, publicados en el Boletín de la Oposición de Izquierda (originalmente en ruso). Durante las sesiones, las citas textuales de fragmentos de boletines, libros o folletos, fueron leídas en su idioma original (ruso, alemán o francés) por el mismo Trotsky o por intérpretes. Las traducciones al inglés se realizaron gracias al aporte militante de amigos y colaboradores, que en su mayoría no eran traductores profesionales. Incluso, muchas traducciones se hicieron en forma simultánea, y más tarde formaron parte de las trascripciones. Siempre que estos fragmentos ya hubieran sido traducidos al castellano, optamos por utilizar estas versiones (citando la fuente original de la traducción) y, en caso contrario, dejamos las traducciones presentadas en las audiencias. Hemos respetado de la edición en inglés la transliteración de los nombres y apellidos rusos, con la excepción de aquellos pocos que poseen una transliteración al castellano establecida. Vale aclarar que la edición original no contenía notas (salvo algunas realizadas por el taquígrafo, Albert M. Glotzer –A.M.G.– y la editorial Merit –NdE– en

28

EL CASO LEóN TROTSKy

el cuerpo del texto); la totalidad de notas aclaratorias al pie o al final del texto fueron elaboradas por el equipo del CEIP “León Trotsky”. Pusimos particular énfasis, no siempre con éxito dada la falta de datos, en la investigación biográfica de los oposicionistas mencionados por Trotsky. Estos cuadros jóvenes de la Oposición de Izquierda rusa y de otros países, mencionados en las audiencias con apodos o iniciales, formaban parte de la nueva generación de oposicionistas, muchos de ellos en las cárceles estalinistas o en la clandestinidad durante el fascismo. Por otra parte, dado que León Trotsky presenta como parte de la evidencia su trayectoria teórica y política y cuestiones referidas a la estrategia, el programa y la práctica del Partido Bolchevique, decidimos ampliar con notas explicativas aquellos pasajes donde, por las características mismas del interrogatorio y posterior contrainterrogatorio, su lectura podía verse dificultada para quienes no están familiarizados con estos temas. Por las características de la obra, cuando se mencionan personas, lugares y hechos una o dos veces, se colocaron notas aclaratorias a pie de página. Al reiterarse las menciones, para facilitar la lectura se confeccionaron notas finales, señalando con un asterisco (*) su primera mención. Basándonos en la edición original, la obra posee dos índices que permiten un mayor acceso a este trabajo que, en sí mismo, es una importante fuente de consulta: uno de ellos es temático general y el otro detalla los temas abordados en cada sesión. La edición general de El caso León Trotsky estuvo a cargo de Andrea Robles, que coordinó el trabajo del equipo del CEIP “León Trotsky”. La traducción estuvo a cargo de Guillermo Crux, Celeste Murillo, Darío Martini y Analí Trevin, con el asesoramiento de Mario Iribarren. El equipo se completó con Mariana Ramoneda y Rossana Cortés, quien estuvo a cargo de la elaboración de las notas aclaratorias con la colaboración de Cecilia Feijoo. Colaboraron también con esta obra, en la producción editorial, Julio Rovelli, Ariane Díaz, Valeria Foglia, Diego Lotito, Gabriela Lizst y Demian Paredes. Todos los que participaron de esta edición son militantes y simpatizantes del Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS) de Argentina, y de la Fracción Trotskista-Cuarta Internacional (FT-CI).

inTrOdUcción A LA edición de 1969 de MeriT PUbLiSherS
GEORGE NOVACK

Este libro contiene la trascripción textual de las audiencias realizadas por la Comisión Preliminar de Investigación sobre los Cargos Hechos Contra León Trotsky en los Procesos de Moscú. La Comisión Dewey, tal como se la conoce, fue un organismo independiente e imparcial puesto en marcha en marzo de 1937 por el Comité Norteamericano de Defensa de León Trotsky. Su único propósito era el de constatar toda la información disponible sobre los Procesos de Moscú en los cuales Trotsky y su hijo, León Sedov, fueron los principales acusados, y emitir un juicio sobre la base de esa información. La Subcomisión condujo trece audiencias en la casa del revolucionario exiliado en Coyoacán, México, D.F., entre el 10 y el 17 de abril de 1937. Durante estas sesiones recibió el testimonio de Trotsky y el de su secretario, Jan Frankel, interrogó a ambos testigos, escuchó la respuesta de Trotsky a las acusaciones contra él y su descargo contra el gobierno soviético. La Subcomisión aceptó, sujetas a verificación, las pruebas documentales presentadas por él. Los motivos de la creación de la Comisión y su trabajo estuvieron vinculados a uno de los acontecimientos políticos más cruciales y trágicos de la década de 1930: las prolongadas y sangrientas purgas y los juicios fraguados a través de los cuales Stalin consolidó su tiranía terrorista personal sobre la Unión Soviética. Sus secuaces montaron cuatro juicios clave entre 1936 y 1938. El primero fue “el juicio de los dieciséis”, con Zinoviev, Kamenev, Smirnov, Mrachkovsky y otros como acusados; el segundo, “el juicio de los diecisiete”, que incluía a Pyatakov, Radek, Sokolnikov, Muralov, Serebryakov y otros, tuvo lugar en enero de 1937. Luego siguió el juicio secreto al Mariscal Tujachevsky y un grupo de generales de alto rango del Ejército Rojo en junio de 1937; y, finalmente, “el juicio de los veintiuno” (Rykov, Bujarin, Krestinsky, Rakovsky, Yagoda y otros) en marzo de 1938. Los hombres en el banquillo incluían a todos los miembros del Politburó de Lenin, excepto el mismo Stalin. Trotsky, a pesar de su ausencia, fue el principal acusado en estos procesos. Él y la vieja guardia bolchevique estaban acusados de complotar para asesinar a Stalin y otros dirigentes soviéticos, de

30

EL CASO LEóN TROTSKy

conspirar para desbaratar el poder económico y militar del país, y de matar a masas de trabajadores rusos. También fueron acusados de trabajar, desde los primeros días de la Revolución Rusa, para los servicios de espionaje de Gran Bretaña, Francia, Japón y Alemania, y de hacer acuerdos secretos con agentes de Hitler y el Mikado con el objetivo de ceder vastas porciones del territorio soviético a los imperialismos alemán y japonés. Los acusados en Moscú confesaron abyectamente su culpabilidad; sólo Trotsky no lo hizo. Los juicios de estos notables fueron acompañados y seguidos de una purga espantosa de personas de todas las esferas de la vida soviética: miembros del partido, oficiales militares, dirigentes de la Comintern, intelectuales, funcionarios, trabajadores comunes y campesinos. Aún no se sabe cuántos fueron atrapados en esta red sangrienta, ya que los regímenes posestalinistas aún se niegan a divulgar los hechos. Pero el número de víctimas rondaba los millones. Stalin no perdonó ni a sus colaboradores más cercanos ni a los miembros de su propia familia. Hasta los jefes de la policía secreta, Yagoda y Yezhov, quienes organizaron los primeros juicios, fueron masacrados más tarde. Stalin arrestó y ejecutó a casi todos los bolcheviques importantes que habían participado en la Revolución. De los 1.966 delegados ante el XVII Congreso del Partido en 1934, 1.108 fueron arrestados. De los 139 miembros del Comité Central, 98 fueron arrestados. Junto con los tres mariscales soviéticos, entre un tercio y la mitad de los 75.000 oficiales del Ejército Rojo fueron arrestados y ejecutados. Las purgas de la década de 1930 fueron tan extendidas que ninguna figura destacada de la Revolución de Octubre, que le había dado el poder a los bolcheviques, sobrevivió para festejar el 50° aniversario del acontecimiento, salvo el lugarteniente leal de Stalin, Vyacheslav Molotov, quien fue retirado deshonrosamente en 1958. El terror ha dejado cicatrices duraderas en la sociedad soviética. Hoy en día existen allí pocas familias que no hayan padecido sus efectos de una forma u otra. *** Las audiencias de la Subcomisión en México tuvieron lugar en abril de 1937, entre el segundo y el tercer Proceso de Moscú. En los juicios de agosto de 1936 y enero de 1937, Trotsky y Sedov habían sido declarados culpables sin oportunidad alguna de que se escucharan sus defensas. Ellos habían negado su culpabilidad a través de la prensa internacional y, a su vez, habían acusado al gobierno soviético de basar sus “condenas” sobre pruebas falsas. De hecho, las confesiones forzadas de los acusados durante los juicios públicos fueron la única base de los veredictos. Trotsky fue el único de los dirigentes bolcheviques acusados que estaba más allá del puño de Stalin. Cuando Zinoviev y Kamenev fueron procesados, Trotsky

PRÓLOGO INTRODUCCIÓN A LA EDICIÓN DE 1969

31

había desafiado a Moscú a que pidiera su extradición de Noruega, donde vivía en aquel entonces como exiliado de la Unión Soviética. Este procedimiento hubiera llevado su caso ante un tribunal noruego. En lugar de esto, el gobierno noruego, bajo gran presión económica y diplomática por parte del embajador del Kremlin, mantuvo aislados a Trotsky y a su esposa. Durante seis meses fue silenciado, y se le negó la posibilidad de responder las acusaciones monstruosas que se le imputaban. En cuanto obtuvo el asilo en México en enero de 1937, Trotsky exigió públicamente la creación de una comisión internacional de investigación, ya que se le había negado toda oportunidad de responder a las acusaciones ante un tribunal legalmente constituido. Pidió que tal organismo fuera constituido por personalidades irreprochables que tomaran su testimonio y consideraran las pruebas documentales de su inocencia y la de Sedov. En un discurso preparado para ser transmitido telefónicamente desde la Ciudad de México ante una gran reunión en el Hipódromo de Nueva York, el 9 de febrero, Trotsky hizo la siguiente dramática declaración: “Si esta Comisión decide que soy culpable en el más mínimo grado de los crímenes que me imputa Stalin, me comprometo de antemano a entregarme voluntariamente a las manos de los ejecutores de la GPU [policía secreta soviética-NdE]”. Esta investigación estaba justificada categóricamente en vistas de la controversia y la consternación suscitadas por los juicios, la sospecha generalizada de su autenticidad, las numerosas vidas en riesgo y la gravedad de los problemas que planteaban. Trotsky tenía derecho a comparecer ante los tribunales y establecer la credibilidad de los cargos, no sólo para defender su honor y reputación como revolucionario, sino también para impedir más juicios y ejecuciones. Los miembros de la Comisión en Pleno eran John Dewey, su presidente, el filósofo y liberal más destacado de los Estados Unidos; Otto Ruehle, biógrafo de Karl Marx y antiguo miembro del Reichstag quien, junto con Liebknecht, fue el único que votó contra la guerra en 1914-15; Benjamin Stolberg y Suzanne LaFollette, periodistas norteamericanos; Carleton Beals, experto en asuntos latinoamericanos; Alfred Rosmer, quien en 1920-21 había sido miembro del Comité Ejecutivo de la Internacional Comunista; Wendelin Thomas, dirigente de la revuelta de los marineros de Wilhelmshaven en noviembre de 1918 y luego miembro comunista del Reichstag alemán; Edward A. Ross, profesor de Sociología en la Universidad de Wisconsin; John Chamberlain, ex crítico literario del New York Times; Carlo Tresca, reconocido dirigente anarquista ítalo-norteamericano; y Francisco Zamora, periodista mexicano. Los primeros cinco integraron la Subcomisión que viajó a Coyoacán. John Finerty, famoso como abogado defensor en juicios políticos norteamericanos de la magnitud de los de Tom Mooney y Sacco y Vanzetti, se desempeñó

32

EL CASO LEóN TROTSKy

como asesor legal de la Comisión. Albert Goldman de Chicago fue el abogado defensor de Trotsky. Los miembros de la Comisión tenían opiniones políticas e ideológicas ampliamente divergentes, y ninguno de ellos era seguidor de Trotsky. Estaban interesados en la verdad histórica y deseaban verificar los hechos del caso. Habían sido mandatados por comités similares en Francia, Inglaterra y Checoslovaquia para cumplir con esta responsabilidad. La toma del testimonio en México fue seguida de meses de una minuciosa investigación. La Comisión hizo públicas sus conclusiones en Nueva York el 21 de septiembre de 1937. Declaró:
(1) Los Procesos de Moscú se condujeron de tal forma que convencerían a cualquier persona imparcial de que no se hizo ningún esfuerzo por descubrir la verdad. (2) Aunque las confesiones merecen la más seria consideración, en sí mismas contienen improbabilidades intrínsecas tales que convencen a la Comisión de que no representan la verdad, independientemente de los medios empleados para obtenerlas. La Comisión, por consiguiente, concluyó que los Procesos de Moscú fueron fraguados y que Trotsky y Sedov no eran culpables de los dieciocho cargos que les imputaba acusación (el informe completo de las conclusiones fue publicado por Harper & Brothers en 1938 bajo el título de Not Guilty1 en un volumen que acompañaba a este).

*** El veredicto fue pronunciado hace treinta años. Desde entonces, la opinión pública progresista del mundo entero, no sólo en países capitalistas sino también en la mayoría de los países comunistas, ha llegado a reconocer las falsificaciones monstruosas perpetradas por Stalin contra sus oponentes políticos. Los sucesores de Stalin, al frente del gobierno soviético, han reconocido también a su modo esta verdad, mediante la acusación del dictador fallecido y la rehabilitación póstuma de algunas de sus víctimas (Trotsky no está aún entre ellas). En su famoso discurso secreto ante el XX Congreso del Partido Comunista Soviético en febrero de 1956, Khrushchev expuso parcialmente las atrocidades de los pogromos de Stalin, y los medios por los cuales sus agentes arrancaban confesiones falsas de las víctimas autoinculpadas bajo extorsión. Stalin emergió claramente entonces como el verdadero criminal detrás de estos procesos, la figura siniestra que escaló a una supremacía irrestricta pasando por encima de la montaña de cadáveres de aquellos que había
1 “Inocente”. Novack se refiere aquí a la edición hecha como Not Guilty. Report of the 1938 Commission of Inquiry into the Charges Made Against Leon Trotsky in the Moscow Trials, NY, Pathfinder Press, 1972 (la primera edición es de 1938). Un resumen de la introducción de Not Guilty se podrá leer en el Boletín Nº 14 del CEIP León Trotsky, de próxima aparición.

PRÓLOGO INTRODUCCIÓN A LA EDICIÓN DE 1969

33

difamado. Por ende, la historia ya ha reivindicado el trabajo y las conclusiones de la Comisión Dewey. Una explicación plena y definitiva de estos crímenes deberá esperar muy probablemente hasta que los discípulos burocráticos de Stalin sean reemplazados a su vez por representantes honestos del pueblo soviético, quienes lleven adelante una revisión minuciosa de los juicios y las purgas para así restaurar el honor de todas sus víctimas. Este volumen facilitará esa tarea. Tiene aún otro valor. En el transcurso de los trece días del Contraproceso, Trotsky fue sujeto a un interrogatorio muy minucioso por parte de su abogado y un contrainterrogatorio por parte de los miembros de la Comisión y sus asesores. Tuvo que hacer más que denunciar la falsedad de las acusaciones de Moscú. Tuvo que relatar los principales eventos de su carrera, explayarse sobre sus ideas, describir y explicar los desconcertantes cambios que habían ocurrido en la Unión Soviética desde Lenin a Stalin. Tuvo que analizar los debates de las disputas fraccionales dentro del comunismo ruso y mundial, retratar las personalidades destacadas de las luchas, y abordar cada fase de la terrible pugna que lo opuso a Stalin y que condujo a los juicios. Asistí a las audiencias como secretario nacional del Comité Norteamericano para la Defensa de León Trotsky, y recuerdo vívidamente la tensión que se respiraba en la larga y estrecha sala atrincherada, donde Trotsky se esforzaba día a día por responder a todas las preguntas que se le hacían en un idioma, el inglés, que le era ajeno. Fue un logro intelectual prodigioso. “Hacia el final de las audiencias ninguna pregunta había quedado sin respuesta, ninguna cuestión importante permanecía confusa y ningún acontecimiento histórico significativo requería mayor aclaración”, escribió Isaac Deutscher en El profeta desterrado. Trece años más tarde, Dewey, que había dedicado gran parte de su vida al debate académico y seguía tan opuesto como siempre a la Weltanschauung2 de Trotsky, recordó con entusiasta admiración “el vigor intelectual con que Trotsky recogió y organizó todas sus pruebas y argumentos y nos transmitió el significado de cada dato pertinente”. La fuerza de la lógica de Trotsky se impuso sobre sus oraciones mal construidas, y la claridad de sus ideas brilló a través de todos sus errores verbales. Ni siquiera su ingenio flaqueó y, al contrario, despejó a menudo lo sombrío del tema. La integridad de su posición, sobre todo, le permitió vencer toda restricción y constricción externa. Se mantuvo erguido como la verdad misma, desaliñado y sin adornos, sin coraza y sin escudo, y sin embargo magnífico e invencible [The Prophet Outcast, Oxford, 1963, pp.381/2–NdE]3.
2 En alemán, “concepción del mundo”. 3 Existe versión castellana: Trotsky, el profeta desterrado, op. cit., p. 347.

34

EL CASO LEóN TROTSKy

Las actas de las audiencias son por ende un compendio extenso y valioso de información sobre los acontecimientos, las personalidades y los problemas de la Revolución Rusa y la Unión Soviética. Presenta las ideas y las posiciones del marxismo, del bolchevismo y del trotskismo sobre una amplia variedad de cuestiones. Trotsky hizo su discurso final el último día de las sesiones. Concluyó con la reafirmación de su confianza en el triunfo último de la causa del socialismo a la cual le había dedicado su vida. Las trágicas circunstancias que sirvieron de telón de fondo a sus palabras, las hacían aún más conmovedoras e impactantes. ¡Estimados miembros de la Comisión! La experiencia de mi vida, en la que no han escaseado ni los triunfos ni los fracasos, no sólo no ha destruido mi fe en el claro y luminoso futuro de la humanidad, sino que, por el contrario, me ha dado un temple indestructible. Esta fe en la razón, en la verdad, en la solidaridad humana que a la edad de dieciocho años me llevó a las barriadas obreras de la ciudad provinciana rusa de Nikolaief, la he conservado plena y completamente. Se ha vuelto más madura, pero no menos ardiente. En el hecho mismo de la formación de esta Comisión –en el hecho de que a su cabeza esté un hombre de una autoridad moral inquebrantable, un hombre que en virtud de su edad debería tener el derecho a permanecer por fuera de las escaramuzas de la arena política– en este hecho veo un refuerzo nuevo y verdaderamente magnífico del optimismo revolucionario que constituye el elemento fundamental de mi vida. Se hizo silencio en el auditorio mientras el revolucionario prometeico concluía su prolongada y apasionada exposición. Las sombras del ocaso de la tarde se extendían afuera sobre el patio. “Cualquier cosa que yo diga está de más”, remarcó un John Dewey de pelo blanco, y dio cierre a las audiencias. Su contenido ha quedado preservado en las páginas siguientes. GeorGe Novack 1º de marzo de 1968

Prefacio

El presente volumen contiene el informe de las audiencias de la Comisión Preliminar de Investigación, pero no incluye ninguno de los documentos presentados como pruebas, con la salvedad de algunos extractos que fueron leídos para que queden asentados en las actas. Un volumen posterior incluirá el informe de la Comisión en Pleno, junto con las actas de audiencias posteriores realizadas tanto aquí como en el exterior, y los documentos aceptados finalmente como pruebas por parte de la Comisión. La Comisión Preliminar de Investigación quisiera aprovechar esta ocasión para agradecerle a la Sra. de Robert Latham George por haberle permitido generosamente establecer sus oficinas en su casa, y por haber alojado a tres de sus miembros durante su estadía en la ciudad de México. Le agradece al Sr. Charles Rumford Walker por su ayuda invalorable en el manejo de las relaciones con la prensa. Y también al Sr. y a la Sra. Walker por haber asumido la responsabilidad de emitir las tarjetas y supervisar el ingreso a las audiencias, para satisfacción de todos los involucrados. La Comisión Preliminar está profundamente agradecida al Sr. Carlos Iturbe y a su esposa que se encargaron gentilmente de traducir el proceso para los representantes de las organizaciones obreras mexicanas que estuvieron presentes en las audiencias; y por su ayuda al respecto, también para la Sra. Ruehle durante aquellas sesiones a las que pudo asistir. JOHN DEWEY, Presidente SUZANNE LAFOLLETTE, Secretaria

informe ante la comisión de investigación* sobre los cargos HecHos contra león trotsky en los Procesos de moscú

Vuestra Subcomisión, que fue autorizada a viajar a México y registrar el testimonio de León Trotsky sobre los cargos que se le imputaron en los Procesos de Moscú, ha completado su tarea y presenta ahora su informe. 1. Función. Vuestra Subcomisión no actuó en México en calidad de juez ni de fiscal. No consideramos al Sr. Trotsky ni procesado ni acusado. Él tampoco se consideraba a sí mismo como tal. De hecho, considerarlo así era imposible, ya que en los Procesos de Moscú nunca fue procesado, sólo condenado. Por lo tanto, fuimos a México únicamente en calidad de organismo de investigación para registrar el testimonio del Sr. Trotsky sobre las acusaciones lanzadas en su contra en las confesiones de los acusados de Moscú, para aceptar los documentos que tuviera para presentar en su propia defensa y para informar ante la Comisión ampliada, sobre la base de estas pruebas, nuestra decisión de considerar si el caso del Sr. Trotsky justifica mayor investigación. 2. Alcance. El alcance y el contenido de nuestra investigación fueron determinados necesariamente por el devenir de los Procesos de Moscú. Según el fiscal, el Sr. Vyshinsky*, el testimonio tuvo un carácter doble:
Primero, está la relación histórica que confirma las tesis de la acusación sobre la base de la actividad pasada de los trotskistas. También tenemos en mente el testimonio del acusado, que en sí tiene una enorme importancia como prueba. Tan importante como los testimonios de los acusados fue el alegato final del Sr. Vyshinsky, donde fue más allá de las acusaciones hasta reescribir la historia de la Revolución Rusa y el rol del Sr. Trotsky en ella. También editó a su conveniencia los escritos del Sr. Trotsky, tanto anteriores como posteriores a la Revolución. La imparcialidad en este caso no requiere, por supuesto, que la Comisión descarte su conocimiento de los simples hechos históricos. En consecuencia, nuestra investigación se dividió en tres categorías: a. la biografía del Sr. Trotsky, con referencia especial a sus relaciones con los acusados en los Procesos de Moscú;

38

El Caso lEón TroTsky

b. material documental relacionado con las acusaciones decisivas contra él; c. sus escritos teóricos e históricos en la medida en que influyen sobre la credibilidad de las acusaciones, el testimonio, las confesiones y las conclusiones de los dos procesos de Moscú. 3. Las Audiencias. Vuestra Subcomisión celebró trece audiencias, del 10 al 17 de abril de 1937. Doce de ellas duraron tres horas cada una, y la última duró cinco horas. Para no incomodar al gobierno mexicano con el pedido de mayor protección policial, tal como hubieran requerido las audiencias públicas en la ciudad de México, realizamos las sesiones en el salón grande de la casa de Diego Rivera* en Coyoacán, donde vive el Sr. Trotsky. Este arreglo limitó el público a unas cincuenta personas, siendo casi la mitad de ellas corresponsales enviados por la prensa mexicana y extranjera. 4. Las Pruebas. Además del testimonio oral del Sr. Trotsky, las pruebas consistieron en materiales tales como los siguientes: a. documentos que tienen por objeto refutar los testimonios presentados en los Procesos de Moscú en relación con los presuntos contactos conspirativos del Sr. Trotsky con los acusados. Estos materiales incluyen declaraciones juradas de testigos con respecto a las actividades, los movimientos y los visitantes del Sr. Trotsky durante períodos en los que se presume que habría tenido contacto personal con Holtzman, Berman-Yurin*, David, Romm y Pyatakov*. Incluye cartas que le fueron escritas cuando estaba en Prinkipo por sus amigos en Berlín, en las cuales se le aconsejaba no admitir como secretario a Olberg*. Incluye una copia fotostática del pasaporte de su hijo, León Sedov, con el objetivo de demostrar que no pudo haber estado en Copenhague en el momento en que se supone que Holtzman fue llevado por aquél ante el Sr. Trotsky; y que Sedov fue a París para encontrarse con sus padres inmediatamente después de la estadía de estos últimos en Copenhague. También incluye el telegrama enviado por Natalia Sedov-Trotsky al ministro de Asuntos Exteriores de Francia, el Sr. Herriot, en el que le solicitaba que se le otorgara la visa a su hijo, y el telegrama de la Oficina de Asuntos Exteriores de Francia a su representante en Berlín, donde lo autorizaba. Incluye una declaración del jefe del aeropuerto de Oslo que afirma que no aterrizó allí ningún avión extranjero durante el mes de diciembre de 1935, el mes del presunto vuelo de Pyatakov; b. citas de los escritos del Sr. Trotsky con respecto a su actitud pasada y actual hacia los acusados en los Procesos de Moscú, como también sobre temas como el terrorismo individual, el fascismo, la revolución proletaria, la Unión Soviética, la burocracia soviética y la Internacional Comunista*. Citas de cartas y artículos que revelan el carácter de su relación con Lenin tanto antes como después de la Revolución de Octubre. También extractos de las obras

INFORME ANTE LA COMISIÓN

39

de Lenin, Stalin, Radek* y otros sobre el rol del Sr. Trotsky en la revolución, la Guerra Civil* y las diversas luchas partidarias durante el período posterior; c. cartas y otros escritos que demuestran los métodos y la naturaleza de las comunicaciones del Sr. Trotsky con sus simpatizantes en la Unión Soviética desde su exilio. Tal es, en suma, el contenido de las pruebas documentales presentadas ante nosotros. El Sr. Trotsky también puso a nuestra disposición sus archivos de México, y ofreció revelar ante la Comisión, cuando lo solicitara, la ubicación de sus archivos europeos para darle acceso a ellos. Naturalmente, durante nuestra breve estadía en México tuvimos tiempo para analizar muy pocos materiales. Hemos autorizado, por ende, a uno de nuestros miembros, Otto Ruehle*, quien reside en la Ciudad de México, a continuar este trabajo y proveerle a la Comisión las copias certificadas o traducciones de todos los documentos existentes que, a su juicio o a juicio de cualquier otro miembro de la Comisión, sean pertinentes para nuestra investigación posterior. Vuestras subcomisiones europeas tendrán la tarea de analizar los archivos europeos del Sr. Trotsky. De conjunto, los archivos del Sr. Trotsky consisten en miles de documentos. 5. El Sr. Trotsky como testigo. Es una regla establecida, incluso en tribunales legalmente constituidos, que la actitud del testigo podrá ser tomada en cuenta al estimar el valor de su testimonio. Nos guió el mismo principio cuando informamos sobre la actitud y el comportamiento del Sr. Trotsky. A lo largo de las audiencias se mostró dispuesto a cooperar con la Comisión en sus esfuerzos por establecer la verdad sobre todas las fases de su vida y su actividad política y literaria. Contestó con buena disposición, con total amabilidad y sinceridad, a todas las preguntas que le hicieron el abogado de la Comisión y sus miembros. 6. El Caso del Sr. Beals*. Vuestra Subcomisión lamenta informar sobre la renuncia de uno de sus miembros, el Sr. Carleton Beals, antes de que finalizaran las audiencias. Hacia el cierre de la audiencia de la tarde del 16 de abril, el Sr. Beals le hizo al Sr. Trotsky una pregunta provocadora basada sobre presuntas informaciones que la Subcomisión no pudo verificar ni asentar en actas. Luego de aquella audiencia, nuestro abogado, el Sr. John Finerty, le advirtió a la Subcomisión que las preguntas sobre las informaciones privadas eran sumamente inapropiadas, que serían causa suficiente para la anulación de un juicio en un tribunal común, y que no seguiría como abogado si se permitían en el futuro. El Sr. Beals entonces declaró furiosamente que debía irse él o el Sr. Finerty de la Subcomisión. Aún así, prometió asistir a una conferencia esa tarde para discutir el tema. Aunque lo esperamos hasta la medianoche, no llegó. A la mañana siguiente, antes de la apertura de la sesión, la Sra. Beals nos alcanzó su renuncia, en la que alegaba que la Comisión no estaba llevando a cabo las investigaciones con seriedad. También hizo la increíble declaración de que las sesiones habían

40

El Caso lEón TroTsky

finalizado, aunque el interrogatorio de los miembros de la Comisión sólo iba por la mitad y él mismo había declarado que tenía “cientos de preguntas más” para hacerle. En consideración del hecho de que el Sr. Beals le ofreció más tarde a la prensa una serie de declaraciones que fueron ampliamente publicadas, y en las que impugnó la integridad de los demás miembros de la Comisión e hizo acusaciones falsas contra nosotros, nos parece necesario exponer ante ustedes los hechos siguientes: a. desde el principio, el Sr. Beals se mantuvo al margen de la Subcomisión. Poco después de que se inauguraron las audiencias, se mudó de su hotel, y no accedió a nuestro pedido de revelarnos su nueva dirección. Se reunía constantemente con gente que se oponía abiertamente a los propósitos de la Comisión, y en ningún momento concentró su atención en el trabajo que ésta realizaba, tal como hacíamos los demás. Hicimos todos los esfuerzos posibles por asegurar su plena colaboración. Evidentemente, fracasamos; b. en ningún momento previo a su renuncia el Sr. Beals hizo saber a los demás miembros de la Subcomisión sobre su disconformidad con la actitud de alguno de nosotros ni tampoco con la conducción de las audiencias. Como miembro de la Subcomisión, estaba obligado a expresar franca y honestamente en conferencia privada cualquier disconformidad que podría haber tenido, en lugar de plantearla en público y sin aviso. No cumplió con esta obligación; c. en ningún momento, ni durante las audiencias ni en nuestras conferencias privadas, tuvieron los comisionados objeción alguna a las preguntas hechas al testigo por parte del Sr. Beals. La misma pregunta inapropiada que precipitó la renuncia del Sr. Beals aún permanece en las actas. Aunque lamentamos la renuncia del Sr. Beals, no nos inquieta. La Comisión está investigando una gran controversia histórica. Se hallan involucrados intereses poderosos que intentan obstaculizar y sabotear el trabajo de la Comisión. Pueden esperarse más esfuerzos de este tipo en el futuro. 7. Recomendaciones. Vuestra Subcomisión presenta el informe textual del proceso, junto con los documentos entregados en calidad de pruebas. Este registro nos convence de que el Sr. Trotsky ha expuesto un caso que justifica ampliamente una investigación mayor. Por ende, recomendamos que el trabajo de esta Comisión proceda a su conclusión. JOHN DEWEY*, Presidente OTTO RUEHLE BENJAMIN STOLBERG* SUZANNE LAFOLLETTE*, Secretaria JOHN F. FINERTY*, Abogado, Concurrente

El caso León Trotsky

EL CASO LEÓN TROTSKY
PRESENTES MIEMBROS DE LA COMISIÓN PRELIMINAR:
Dr. John Dewey, profesor emérito de Filosofía. Universidad de Columbia (Ciudad de Nueva York). Presidente de la Comisión. Sr. Carleton Beals, escritor y profesor universitario (California). Renunció luego de la onceava sesión. Srta. Suzanne LaFollette, escritora y ex editora de The New Freeman (Ciudad de Nueva York). Secretaria de la Comisión. Sr. Otto Ruehle, antiguo miembro del Reichstag alemán y biógrafo de Karl Marx (Ciudad de México). Sr. Benjamin Stolberg, escritor y periodista (Ciudad de Nueva York). Sr. John F. Finerty, ex abogado defensor de Sacco y Vanzetti y abogado defensor de Tom Mooney*. Se desempeña como asesor legal para la Comisión Preliminar de Investigaciones (Washington, D.C.). Sr. Albert Goldman*, abogado laboral, se desempeña como abogado de León Trotsky (Chicago). Testigos: León D. Trotsky, Jan Frankel*. Taquígrafo de la Comisión: Albert Glotzer* (Chicago). Con la presencia de representantes de la prensa e invitados.

SESiÓN PRimERA
10 de abril de 1937 a las diez de la mañana.

Dewey: Esta es la apertura de la audiencia preliminar. Todos notarán el cartel que dice “Prohibido fumar”. Habrá recesos en los cuales tendrán oportunidad de fumar. Además, tal como les dijimos, con mucho gusto los fotógrafos tendrán la oportunidad de sacar fotos, aunque les pedimos que no lo hagan durante las sesiones. Luego de levantar esta sesión, a la una de la tarde, se acordará con ellos las fotos que deseen tomar. Declaro inaugurada la primera sesión. Leeré primero una breve declaración preliminar en inglés y luego le pediré al Sr. Carleton Beals que la lea en español: Con mucho agrado estoy nuevamente en México, luego de una década de ausencia. Tanto yo como mis compañeros miembros de la Comisión nos encontramos muy a gusto otra vez en la Ciudad de México. Todos nosotros lamentamos no tener hoy como colega a un representante mexicano, pero antes de que completemos la Comisión en su totalidad, a la cual deberemos reportarnos, esperamos poder remediar esta deficiencia. El hecho de que se estén realizando audiencias en las que un extranjero se defenderá ante extranjeros en tierra mexicana es un honor para México, y un llamado de atención para aquellos países cuyo sistema político o legislación vigente no permite la realización de estos encuentros en su territorio. De hecho, es apropiado que representantes de varios continentes se reúnan en este territorio, que les ha otorgado asilo a muchas personas del Viejo Mundo que son perseguidas por sus ideas políticas. La Comisión cree, como millones de trabajadores de la ciudad o del campo, manuales e intelectuales, que ningún hombre debería ser condenado sin oportunidad de defenderse. Por lo tanto, quisiéramos comenzar felicitando al gobierno mexicano por su amplia interpretación de lo que significa la democracia política, que hace posible nuestra reunión. (Los comentarios de apertura del Dr. Dewey fueron traducidos al español por el Sr. Carleton Beals.) Dewey: En la apertura de esta primera sesión, leeré la declaración introductoria de la Comisión. (El Dr. Dewey lee la declaración de apertura para la Comisión de Investigación.)

44

El Caso lEón TroTsky

Esta Comisión de Investigación sobre los Cargos Hechos contra León Trotsky en los Procesos de Moscú de agosto de 1936 y enero de 1937 no está en México ni en calidad de tribunal ni en calidad de jurado. No estamos aquí ni para acusar ni para defender a León Trotsky. No estamos aquí para pronunciar un veredicto de inocencia o de culpabilidad. Estamos aquí como un organismo de investigación. Nuestra función es escuchar cualquier testimonio que nos presente el Sr. Trotsky, interrogarlo y elevar los resultados de nuestra investigación a la Comisión en Pleno, de la que formamos parte, para que estos resultados, en relación con los obtenidos por otros organismos de investigación, puedan esclarecer los hechos objetivos en los que se basará el veredicto en el caso de León Trotsky. Nuestra única función es la de establecer la verdad en la medida de lo humanamente posible. La Comisión de Investigación fue iniciada por el Comité Norteamericano para la Defensa de León Trotsky*. Aquí creo que es adecuado definir las funciones específicas de estos dos organismos para que la opinión pública no se confunda. Es una costumbre de larga data en Estados Unidos que los ciudadanos con inquietudes políticas organicen comités con el propósito de garantizar juicios justos en los casos en que hubiera sospechas acerca de la imparcialidad del tribunal. Tradicionalmente, estos comités se conocen como “comités de defensa” e incluyen en su título el nombre del acusado. Citaré sólo dos ejemplos relacionados con esto: el Comité de Defensa de Tom Mooney y el Comité de Defensa de Sacco y Vanzetti, en los cuales muchos miembros del Comité Norteamericano para la Defensa de León Trotsky han colaborado. Para la participación en estos comités sólo es necesario creer que el acusado tiene derecho a un juicio justo. Este caso difiere de los que he citado en un punto importante. Aquí no existe ningún tribunal legalmente constituido ante el cual el acusado presente su defensa. Tanto León Trotsky como su hijo León Sedov*, cuya culpabilidad o inocencia depende de la de su padre, fueron juzgados dos veces en ausencia, siendo declarados culpables por el máximo tribunal de la Unión Soviética. Trotsky solicitó varias veces que el gobierno soviético pida su extradición, lo cual lo hubiera llevado automáticamente ante un tribunal noruego o mexicano. Estas peticiones fueron ignoradas. Por lo tanto, Trotsky, como parte de su defensa, se abocó a la tarea de conformar un organismo imparcial ante el cual presentar su caso. El simple hecho de que estemos aquí es una muestra de que la consciencia a nivel mundial no está aún satisfecha sobre este asunto histórico. Esta consciencia pública mundial demanda que el Sr. Trotsky no sea condenado definitivamente antes de tener la oportunidad plena de presentar la evidencia en su poder y responder al veredicto en su contra, pronunciado en audiencias

SESIÓN PRIMERA

45

en las que no estaba presente ni representado. El derecho a una audiencia previa a la condena es un derecho tan elemental en todo país civilizado, que sería absurdo reafirmarlo, si no fuera por los esfuerzos que se han hecho para impedir que se escuche al Sr. Trotsky, y los esfuerzos que se están haciendo ahora para desacreditar el trabajo de esta Comisión de Investigación. La imparcialidad de cualquier organismo de investigación puede medirse mediante una sola prueba: la forma en que se desenvuelve. La Comisión de Investigación no puede ni quiere estar exenta de esta prueba. Sin embargo, hasta que no se haya demostrado lo contrario, apelamos a toda persona imparcial a que apoye a la Comisión en su esfuerzo por brindarle al Sr. Trotsky la oportunidad de ser escuchado. Apelamos especialmente a la prensa, que carga con la pesada responsabilidad de servir de intermediaria entre las audiencias y el público, a que proteja nuestra tarea, encarnando su máxima tradicional: su escrupulosa objetividad. Los hechos por los que debería empezar cualquier investigación están en los registros oficiales publicados por el gobierno de la URSS. Según estos registros, León Trotsky fue acusado de cometer una serie de crímenes contrarrevolucionarios durante varios años. Fue acusado de instigar actos de terrorismo individual con el propósito de asesinar a los dirigentes del Partido Comunista* y el gobierno de la Unión Soviética; de organizar y dirigir numerosos intentos de sabotaje industrial y “maniobras de distracción”, de arruinar fábricas y trenes, con la resultante de una gran pérdida de vidas; de iniciar y promover el espionaje en la URSS por parte de agentes de naciones imperialistas; de involucrarse en un complot con la “Gestapo” en Alemania y, a través de sus agentes, con los oficiales de inteligencia japoneses; de conspirar con representantes oficiales de la Alemania nazi y de Japón para ayudar a esas naciones, de todas las formas posibles, a provocar y ganar una posible guerra contra la URSS, empleando medidas tales como la obstaculización de la movilización y provisión de los suministros militares necesarios, arruinar los trenes que transportan las tropas, etc. Finalmente, fue acusado de llegar a un acuerdo con Alemania y Japón para ceder territorios de la URSS a esos países luego de su victoria en la guerra planeada; de acordar el otorgamiento de privilegios comerciales especiales a Alemania, junto con concesiones mineras, forestales, etc. Se argumentó que el objetivo de estos actos criminales contrarrevolucionarios era el de restaurar el capitalismo en la URSS y transferir el poder político de aquel país a los dirigentes de fracciones de oposición, incluido el propio Trotsky. Si León Trotsky es culpable de los actos de los que se lo acusa, ninguna condena puede ser demasiado severa. Sin embargo, la seriedad extrema de estos cargos es una razón agregada para asegurarle al acusado el pleno derecho a presentar las pruebas que posee para refutarlos. El hecho de que el Sr. Trotsky haya negado

46

El Caso lEón TroTsky

personalmente estos cargos no es en sí un asunto de interés para la Comisión. Que lo hayan condenado sin la oportunidad de ser escuchado es un asunto de máximo interés para la Comisión y para la consciencia del mundo entero. El alcance y el contenido de la investigación que se desarrollará serán determinados por aquella parte del testimonio dado en los Procesos de Moscú sobre la cual fue condenado Trotsky. Este testimonio no nos concierne, en la medida en que revele la inocencia o culpabilidad de aquellos que estuvieron presentes y pudieron tener una audiencia. Nos ocupa descubrir la verdad o la falsedad de estos testimonios en tanto y en cuanto involucren al Sr. Trotsky. Según el fiscal, el Sr. Vyshinsky, este testimonio fue de dos tipos: El primero es la relación histórica que confirma las tesis de la acusación sobre la base de la actividad pasada de los trotskistas. También consideramos el testimonio de los acusados, que tiene como prueba una enorme importancia por sí mismo. Si seguimos esta definición de la fiscalía, la Comisión se ve obligada a investigar la actividad pasada del Sr. Trotsky y su fracción, y a recolectar testimonios, aquí y en otras partes, sobre el material documental presentado por los testigos y por los acusados en los Procesos de Moscú. La Comisión es consciente de la naturaleza extremadamente difícil de su tarea. Es consciente de que hay muchas pruebas importantes que son inaccesibles, debido a la imposibilidad de ampliar sus investigaciones a la Alemania nazi y a la Unión Soviética, de la forma que sí podrá hacerlo con otros países europeos. Es consciente de que se trata de una serie larga y tortuosa de acontecimientos, donde cada etapa está plagada de amargas controversias. Y si las dificultades fueran aún más graves, no querríamos ni podríamos adoptar la posición derrotista de los que proclaman de antemano que está condenado al fracaso todo intento de constatar los hechos sobre los que debe basarse el fallo. Por último, y hablo por mí y no en nombre de la Comisión, para estas investigaciones preliminares yo esperaba que se encontrara un presidente que tuviera una experiencia más adecuada para desempeñar una tarea tan difícil y delicada. Pero he dedicado mi vida a la labor educativa, que he concebido como una tarea de ilustración pública en favor de los intereses de la sociedad. Si finalmente acepté el puesto de responsabilidad que ocupo ahora es porque me di cuenta de que actuar de otra manera iría en contra de la obra de toda mi vida. Le preguntaré ahora al Sr. Trotsky si desea hacer alguna declaración antes del comienzo de la audiencia. TroTsky: Estimados miembros de la Comisión, permítanme expresar mi profundo respeto y mi agradecimiento no menos profundo a ustedes y a sus colegas, tanto a los que permanecen en Nueva York como a los que desarrollan su trabajo en varias ciudades de Europa. Soy totalmente consciente de que los miembros de

SESIÓN PRIMERA

47

la Comisión se guían en su trabajo por motivos mucho más importantes y más profundos que el interés por el destino de una persona. ¡Por eso tanto mayor es mi respeto, y tanto más sincero es mi agradecimiento! No puedo dejar de señalar que sólo la hospitalidad magnánima que me brindó el gobierno mexicano, encabezado por el Presidente Cárdenas*, en condiciones extremadamente difíciles, hoy me permite presentarme ante ustedes con libertad y franqueza. La composición de la Comisión y la alta autoridad de su presidente excluyen toda posibilidad de sospecha de que el trabajo de la Comisión podría significar una intervención en la vida interna de este país, aunque sea indirectamente, o causarle el más mínimo daño a sus intereses. Les ruego que crean, Sr. Presidente y damas y caballeros de esta Comisión, que por mi parte no hay ni habrá el más mínimo pretexto para esta clase de sospecha. La obligación con la cual me comprometo ante el gobierno mexicano es absolutamente inquebrantable. Debo señalar agradecidamente que la prensa mexicana, al igual que la mayoría de los representantes locales de la prensa extranjera, han demostrado una comprensión absoluta de las dificultades que, por un lado, hacen necesario que luche con todas mis fuerzas contra todas las acusaciones que ustedes conocen, y, por otro, evitar cualquier acto que la opinión pública de este país pueda llegar a recibir de mala manera. Les agradezco sinceramente a los representantes de la prensa su respeto leal y sincero por lo particular de mi situación. No hace falta detenernos en algunas excepciones lamentables. La opinión pública las juzgará como corresponde. Les ruego me disculpen por mi nivel de inglés, el cual –debo prevenirlos– constituye el punto más débil de mi posición. Por todo lo demás, no pido la más mínima indulgencia. No pido ninguna confianza a priori en mis afirmaciones. La tarea de esta Comisión de investigación es la de verificar todo, de principio a fin. Mi tarea es simplemente la de asistirla en su trabajo. Intentaré realizar este deber fielmente ante los ojos del mundo. Dewey: De acuerdo con el uso norteamericano, le pediré al abogado, el Sr. Goldman, por la defensa del Sr. Trotsky, que exponga los puntos de la defensa que espera comprobar, antes de comenzar el primer interrogatorio del Sr. Trotsky. GolDman: Damas y caballeros de la Comisión: ¿Qué es lo que se propone hacer el Sr. Trotsky y quienes estamos relacionados con él por la defensa de su honor y el honor del movimiento marxista revolucionario en todo el mundo, ante esta Subcomisión, y por medio de esta Subcomisión, ante la Comisión en Pleno que escuchará eventualmente el caso, y ante el mundo entero? Nuestra intención es la de demostrar que León Trotsky es absolutamente inocente de las acusaciones que le imputa el Comité Ejecutivo Central* estalinista de la Unión Soviética. Asumiremos voluntariamente una carga mayor a la que

48

El Caso lEón TroTsky

necesitamos, ya que lo único que se requiere de nuestra parte es que planteemos una duda razonable, y así se justificaría que pidamos un veredicto de inocencia. Pero no nos contentamos simplemente con plantear una duda razonable. Eso lo podemos hacer sobre la base de la propia evidencia de la acusación. Estamos decididos a convencer a los miembros de la Comisión, y a cualquiera que lea y piense con una mente libre e independiente, sin dejar lugar a dudas, de que León Trotsky y su hijo son inocentes de los cargos monstruosos que se les imputan. ¿Cuáles son los cargos contra Trotsky y su hijo? Desde el momento del asesinato de Kirov*, el 1º de diciembre de 1934, ha habido siete juicios en la Unión Soviética, directamente ligados al asesinato o contra los trotskistas en general. En todos los juicios, León Trotsky tuvo el rol del principal acusado; directa o indirectamente. Sin embargo, en los dos últimos juicios –el primero realizado en agosto de 1936 y el último en enero de 1937– se hicieron alegatos directos y positivos como parte de las acusaciones a León Trotsky y a su hijo, Sedov, de violar ciertos artículos del código penal de la Unión Soviética. Sobre la base de estos cargos y la evidencia presentada en los últimos dos juicios, León Trotsky y su hijo fueron hallados culpables en ausencia, y se ordenó su arresto inmediato en caso de ser descubiertos en territorio de la URSS. De conjunto, las acusaciones de los dos últimos juicios contienen las imputaciones principales contra León Trotsky y su hijo, que a continuación voy a leer: a) la preparación de actos terroristas contra personalidades destacadas de la URSS, en particular la organización del asesinato de Kirov; b) la organización de sabotaje industrial, con el objetivo de debilitar la economía nacional de la URSS; c) la planificación de supuestas maniobras de distracción, es decir, explosiones, catástrofes y destrucción a gran escala, incluyendo el asesinato masivo de trabajadores y soldados, con el objetivo de socavar la fortaleza militar de la URSS; d) relaciones secretas con el fascismo alemán y el militarismo japonés, con la intención de precipitar una guerra y preparar la derrota de la URSS y su desmembramiento, incluida la cesión de territorios a estas dos potencias; e) finalmente –como coronación de toda esta actividad y su objetivo fundamental–, destruir la economía socialista y reinstaurar el capitalismo en la URSS. En esta declaración de apertura me abstendré de exponer análisis y argumentos. Acepto las acusaciones tal como son y declaro: nos proponemos demostrar que las acusaciones levantadas contra León Trotsky y su hijo en los tribunales soviéticos son falsas de principio a fin. Demostraremos que en todas las actividades de León Trotsky no existe el más mínimo rastro de actos, declaraciones ni aun de pensamientos que pudieran servir en lo más mínimo como base de estas acusaciones contra él. León Trotsky ha indicado más de una vez en la prensa,

SESIÓN PRIMERA

49

y lo sostendremos aquí, que no se trata de un error judicial, sino de una falsificación perversa preparada en el transcurso de varios años y que se ha cobrado muchas vidas. Debido a que los juicios de Zinoviev*, Kamenev*, Smirnov* y otros, realizados en agosto de 1936, y los de Pyatakov, Radek y otros, realizados en enero de 1937, recibieron la más amplia difusión; debido a que las acusaciones y la evidencia presentadas en estos juicios implicaban directamente a León Trotsky; debido a que los informes de estos juicios (siendo el primero un resumen de la evidencia y, el segundo, una trascripción textual) fueron publicados en inglés y en otros idiomas y los tenemos a nuestra disposición; debido a todos estos factores, me parece aconsejable y necesario considerar que cualquier cargo presentado por la fiscalía en nombre del gobierno soviético contra León Trotsky esté contenido en la evidencia presentada durante estos dos juicios, y nuestra evidencia, por lo tanto, estará limitada a contestar el testimonio de los acusados y testigos de estos últimos dos juicios. Los informes oficiales de los últimos dos juicios están presentados ante los miembros de la Subcomisión, y supondremos que los miembros de la Comisión considerarán estos informes como la evidencia de la acusación soviética. No es nuestra intención ignorar los demás juicios. Al contrario, demostraremos, a través de un análisis de estos procesos, que el objetivo real de los dos últimos no fue el de condenar a criminales, sino el de desacreditar ante los ojos de las masas rusas y de los trabajadores del mundo al representante principal de la única oposición consecuentemente revolucionaria a las ideas y prácticas del Partido Comunista de la Unión Soviética y de la Internacional Comunista. Los dos juicios se basaron completa y exclusivamente en confesiones de los acusados supuestamente voluntarias. En realidad, eso significa, tal como esperamos demostrar durante el transcurso de este proceso, que al banquillo de los acusados sólo se llevaron personas que habían acordado con anterioridad dar el testimonio que se pretendía de ellos. Todos los acusados en los dos juicios, sin excepciones, como también los testigos, mencionaron el nombre de León Trotsky de una manera u otra, con el propósito de atribuirle el rol dirigente en ciertos actos criminales. Sin embargo, no podremos contestar a la mayor parte de los testimonios, ya que el tipo de testimonio presentado en los tribunales soviéticos no está sujeto ni a verificación ni a refutación de nuestra parte. Ningún representante del verdadero acusado –esto es, León Trotsky– fue notificado para estar presente e interrogar a los acusados, es decir, a los testigos contra León Trotsky. El testimonio de la mayoría de los acusados fue de un carácter tan vago y general que carece de valor alguno. Bastaría el más mínimo interrogatorio para destruir la trama de mentiras creada por estos testigos.

50

El Caso lEón TroTsky

Por esta razón, la mayoría de las veces nos veremos obligados a limitarnos a la evidencia de los acusados que, según sus propias palabras, conocieron personalmente a León Trotsky o recibieron de su parte instrucciones para cometer crímenes, o declararon haber mantenido una correspondencia con él para actos criminales. En cuanto a Sedov, esperamos que otra Subcomisión pueda tomar su testimonio. En los juicios de Zinoviev-Kamenev*, los acusados Holtzman, BermanYurin y Fritz David* declararon haber visitado a Trotsky en Copenhague a fines de noviembre de 1932, y haber recibido de él instrucciones para cometer actos terroristas contra figuras dirigentes de la Unión Soviética. Smirnov, Dreitzer y Olberg declararon también haber recibido instrucciones similares de Trotsky por escrito. Nuestra evidencia demostrará que León Trotsky nunca conoció ni oyó nombrar a Berman-Yurin y Fritz David; que los mencionados Berman-Yurin y Fritz David nunca conocieron a León Trotsky en Copenhague ni en ningún otro lugar, y que Trotsky nunca mantuvo correspondencia con ellos. Holtzman, el más importante de los tres testigos que declararon haber visitado a Trotsky en Copenhague, declaró que había conocido al hijo de Trotsky en el vestíbulo del Hotel Bristol, y que de allí fue llevado por Sedov al departamento de Trotsky. Demostraremos mediante testimonio oral y escrito que el hijo de Trotsky, en el momento en cuestión, no estaba en Copenhague sino en Berlín, y que Trotsky y su esposa, Natalia, sólo pudieron ver a su hijo en Francia, en el tren que volvía de Dinamarca. Demostraremos que Sedov hizo varios esfuerzos por llegar a Copenhague, pero sin éxito. Brindaremos testimonio para comprobar que León Trotsky nunca mantuvo correspondencia alguna con Dreitzer, y que apenas lo conocía y perdió contacto con él en 1928. Los supuestos contenidos de su correspondencia, tal como declararon Dreitzer y Mrachkovsky*, son suficientes para demostrar que son producto de la imaginación no muy rica de los caballeros de la GPU*. La evidencia demostrará también que León Trotsky no le dio ninguna instrucción a Smirnov desde Turquía, quien se encontró con Sedov, el hijo de Trotsky, sólo de casualidad en 1931 en una calle de Berlín, donde Sedov estaba entonces estudiando en un instituto politécnico. La evidencia demostrará que León Trotsky nunca conoció a Olberg, que mantuvo correspondencia con él durante un tiempo, y que esta correspondencia no contenía absolutamente nada sobre asuntos terroristas. La evidencia demostrará, además, que le advirtieron a Trotsky en abril de 1930 que Olberg no merecía la más mínima confianza y que, probablemente, era un agente de la GPU.

SESIÓN PRIMERA

51

En el último juicio1 (enero de 1937), toda la acusación contra Trotsky, según las palabras de Radek en su última declaración, palabras que no fueron negadas por la acusación (y su veracidad es evidente en el registro mismo), se basa enteramente en el testimonio de dos de los principales acusados, Radek y Pyatakov. Radek se supone que mantuvo correspondencia con Trotsky a través de la mediación de un tal Vladimir Romm, un corresponsal del Izvestia*. Pyatakov, según su testimonio, llegó a Oslo en avión en diciembre de 1935 y allí vio a Trotsky. León Trotsky ya ha declarado a la prensa, y lo demostraremos aquí, que los testimonios de Radek, Pyatakov y Vladimir Romm son puros inventos de principio a fin. El testimonio demostrará que Trotsky no ha tenido ningún contacto directo ni indirecto con Radek desde el momento de su expulsión de la URSS y, que Radek y Trotsky no intercambiaron ni una sola carta. El testimonio demostrará que Vladimir Romm nunca conoció a Trotsky en París y por ende, no podría haber recibido cartas de él para entregárselas a Radek. Pyatakov declaró que, a pedido de Sedov, le dio órdenes del gobierno soviético a firmas alemanas, conviniendo que una parte de las ganancias sería para él, y que le dio el dinero a Trotsky para tareas “contrarrevolucionarias”. Presentaremos como evidencia la contabilidad de Trotsky desde su deportación de Rusia, lo que mostrará cuánto dinero recibió Trotsky de varias fuentes y cómo gastó ese dinero. Esta es la evidencia que presentaremos, en oposición a la declaración de los testigos más importante –o, más bien, acusados– que declararon que Trotsky dirigió la conspiración contra los dirigentes de la Unión Soviética. Quedará absolutamente claro que la refutación de las secciones más importantes de la evidencia brindada por los acusados en ambos juicios, finalmente, comprometerá el sistema de confesiones voluntarias de conjunto, quitándoles a los Procesos de Moscú todo ápice de credibilidad. Sin embargo, aun si no tuviéramos la evidencia necesaria para reconstruir una coartada perfecta en las instancias más esenciales, estaríamos lejos de encontrarnos desarmados al enfrentar las acusaciones falsas contra León Trotsky. Tenemos a nuestra disposición toda una serie de pruebas suplementarias de carácter documental, histórico y político, las cuales en su conjunto tienen un poder persuasivo no menos considerable que el de las coartadas ya mencionadas y, para muchos, tienen un valor incomparablemente mayor. Enumeraré muy brevemente el tipo de pruebas a las que me refiero: Según el espíritu y la letra de la acusación, los imputados –trotskistas y zinovievistas– habían capitulado, con el consentimiento de Trotsky, con el fin de penetrar en las filas del partido para, bajo la cobertura de una falsa lealtad, conducir su trabajo criminal. León Trotsky presentará ante la Comisión cientos
1 Se refiere al segundo juicio, tomando en cuenta que las audiencias se realizaron entre el segundo y tercer juicio.

52

El Caso lEón TroTsky

de cartas, docenas de artículos, para demostrar que él y sus partidarios genuinos trataban las capitulaciones como actos de traición y a los capituladores como traidores; que estos dos grupos no tenían relación alguna, ni siquiera en los centros de deportación y las prisiones; que Zinoviev, Kamenev, Mrachkovsky, Pyatakov, Radek y otros se convirtieron en enemigos acérrimos a lo largo de los últimos nueve años, y que llevaron a cabo sistemáticamente misiones ponzoñosas al servicio de Stalin y la GPU con el fin de desacreditar a la Oposición en general y a Trotsky en particular. La acusación presenta a Radek y a Pyatakov como personas de la máxima confianza de Trotsky, a quienes colocó a la cabeza del “centro paralelo”, el centro “puramente trotskista” especial, y a quienes les había confiado los propósitos y planes que ocultaba incluso a los miembros del “centro unificado” (Zinoviev, Kamenev, Smirnov, etc.). Trotsky entregará a la Comisión docenas de artículos, documentos y cartas privadas en los que se revela, indudablemente, que consideró a Radek y Pyatakov como los representantes más desmoralizados de los capituladores, y que expresó sistemáticamente estos sentimientos de hostilidad y desprecio hacia ellos. La acusación de terrorismo individual, tal como se demostrará sobre la base de los numerosos artículos de Trotsky desde 1902, está en contradicción directa con toda la línea de su pensamiento, con su educación política, con las lecciones de su experiencia revolucionaria y finalmente, con toda la tradición del marxismo ruso. Las citas brindadas por el fiscal Vyshinsky del Boletín de la Oposición* rusa, editado por Trotsky, como prueba de su propaganda “terrorista”, representan una grosera distorsión, como se puede ver leyendo los números más importantes del Boletín. Le entregaremos a la Comisión escritos y correspondencia no menos abundantes en relación con la actitud de Trotsky hacia la defensa de la URSS. De estos materiales se traslucirá que Trotsky no vaciló ni por un instante sobre la cuestión de la necesidad de defender a la Unión Soviética, y que rompió en forma inmediata y abierta con viejos partidarios y amigos políticos en el momento en que tomaron una posición negativa o aun ambigua sobre la defensa de la URSS contra el imperialismo. Le presentaremos a la Comisión una colección de entrevistas y artículos de Trotsky sobre asuntos internacionales que abarcan todo su período en el exilio, como pruebas indiscutibles del hecho de que los principales esfuerzos de Trotsky en el terreno de la política internacional fueron la obtención del reconocimiento de la URSS por parte de los Estados Unidos, en favor de acercamientos entre la URSS y Francia, por la defensa de China contra Japón, por la revelación de los planes de guerra del fascismo alemán y el militarismo japonés. En estas entrevistas y artículos, que aparecieron en la prensa de todo el mundo, se verá claramente que Trotsky consideró, y que sigue considerando, que en

SESIÓN PRIMERA

53

caso de guerra, es absolutamente inevitable el colapso militar y social del Japón feudal-imperialista, y casi igualmente inevitable un levantamiento revolucionario en la Alemania fascista. La importancia de este análisis para la comprensión de los verdaderos “planes” internacionales de Trotsky no necesita aclaración. Sobre la base de la misma prensa soviética, demostraremos que todos los fenómenos que se plantean ahora como crímenes especiales de los trotskistas, bajo el título de “sabotaje” y “maniobras de distracción”, en realidad representan los resultados organizados de la falta de control y responsabilidad en la dirección burocrática de la industria, y la criminal falta de atención a los intereses de las masas trabajadoras por parte de la nueva aristocracia. Además, demostraremos sobre la base de una serie de artículos de Trotsky que, a partir de marzo de 1930, éste reveló incansablemente estas mismas enfermedades y cánceres que recién varios años más tarde recibieron el nombre de “sabotaje”. Al respecto, nos parece relevante recordarle a la Comisión que el hijo menor de Trotsky, Sergei Sedov*, un ingeniero de 28 años, quien durante varios años se ha desempeñado en el trabajo pedagógico y técnico, ha sido detenido en relación con el último juicio, bajo la acusación de preparar un envenenamiento masivo premeditado de trabajadores. Presentaremos ante la Comisión una fotografía de este “envenenador”, porque nos parece que es un documento moral no sin importancia como evidencia contra una acusación que, además, se hunde bajo su propia monstruosidad. Sobre la base de documentos soviéticos oficiales y los comentarios de la prensa soviética, demostraremos que las acusaciones falsas y venenosas contra la Oposición se han vuelto sistemáticas, iniciadas en 1923, han adquirido un carácter cada vez más despiadado desde 1926 y han llevado a represiones feroces; y los intentos constantes de la burocracia, en todo esto, de imputar tendencias “terroristas” y “derrotistas” a la Oposición, muchos años antes del asesinato de Kirov y los juicios que le siguieron. Sobre la base de los escritos de la Oposición, en particular los propios artículos y cartas de Trotsky, demostraremos que los oposicionistas, a través de una serie de hechos y síntomas, habían previsto cada nuevo paso de estas represiones burocráticas, y que desde 1927 le han advertido incansablemente a la opinión pública que Stalin, en la lucha por los privilegios de la nueva aristocracia y por su poder ilimitado, se vería obligado, al igual que todos los autócratas bonapartistas, a aplastar a la Oposición con más y más falsificaciones policiales monstruosas. Y demostraremos con un artículo escrito por Trotsky en el Boletín de la Oposición el 4 de marzo de 1929, que Trotsky predijo que Stalin inevitablemente llevaría adelante futuros juicios “terroristas”. Seis años más tarde, el 26 de enero de 1935, Trotsky escribió en el mismo Boletín que Stalin no se detendría con el primer juicio a Zinoviev-Kamenev (basado en la acusación de “responsabilidad moral” por el asesinato de Kirov), sino que prepararía una

54

El Caso lEón TroTsky

nueva amalgama, más feroz. Luego de la ejecución de Zinoviev y Kamenev, Trotsky le escribió, desde su confinamiento en Noruega, el 15 septiembre de 1936, a su abogado Puntervold*, que Stalin no estaría satisfecho sólo con su encarcelamiento y que, con el objetivo de ejercer una presión ulterior sobre el gobierno noruego, prepararía un nuevo juicio, esta vez transportando la base de la conspiración hasta Oslo. El vuelo fantástico de Pyatakov fue la confirmación exacta de esta predicción. Es necesario y relevante llamar la atención de la Comisión sobre el hecho de que en la noche del 7 de noviembre de 1936 fue robada una parte de los archivos de Trotsky que estaban en posesión de la sección parisina del Instituto de Historia Social, por los agentes de la GPU en París. Entregaremos a la Comisión la declaración del hijo de Trotsky sobre este tema, como así también la declaración de Trotsky ante las autoridades judiciales francesas. Como todos sus archivos, la pequeña parte de la correspondencia de Trotsky que fue robada del Instituto es valiosa, no para confirmar sino para refutar las acusaciones presentadas contra él. Por eso, no cabe ninguna posibilidad de utilizar públicamente documentos robados. No obstante, al tener en sus manos ciertos documentos del período de 1934-35, los organizadores de la amalgama “alemana” pueden evitar los errores más escandalosos que contienen los juicios precedentes, en lo que respecta a las condiciones de tiempo y lugar. En cierta medida, prevenir sobre esto a la Comisión, y por su intermedio, a la opinión pública, es paralizar la acción del nuevo fraude que se está preparando. Ese es el carácter de las pruebas que presentaremos ante la Comisión. Sostenemos que sólo se puede entender verdaderamente el carácter y la esencia de los Procesos de Moscú desde un punto de vista jurídico, moral, político e histórico por medio de un análisis de todos los factores, mediante un estudio de toda la evidencia, desde el falso testimonio de quienes declararon haber conversado o haber mantenido correspondencia con León Trotsky hasta la investigación sobre la naturaleza del régimen de Stalin. Intentaremos, y creo que lo lograremos, desenmascarar la naturaleza de estos fraudes judiciales ante la opinión pública mundial. La estructura de las mentiras armadas en los Procesos de Moscú se desmoronará ante nuestro ataque con las armas de la verdad. Dewey: Declararé que el proceso se desarrollará en forma de preguntas y respuestas, en un interrogatorio directo que será conducido por el Sr. Goldman. Los miembros de la Comisión, y especialmente el Sr. Finerty no bien llegue aquí, que esperamos sea pronto, realizarán el contrainterrogatorio. Levantaremos la sesión para un receso de cinco minutos. *** Dewey: Como les decía justo antes del receso, la investigación se llevará a cabo en forma de preguntas y respuestas, comenzando por el interrogatorio

SESIÓN PRIMERA

55

directo al Sr. Trotsky por su abogado, y luego el contrainterrogatorio por parte de la Comisión y nuestro abogado, el Sr. Finerty, no bien llegue aquí. Debido a la complejidad de los problemas y asuntos relacionados, quisiera pedirle al Sr. Goldman que conduzca su interrogatorio por secciones, para que el contrainterrogatorio pueda hacerse luego de cada sección y no posponerlo hasta que el interrogatorio directo se haya completado. En relación con esto, quisiera solicitarle al Sr. Goldman que le suministre a la Comisión una declaración por escrito de los distintos temas que desea abordar, en el orden que se propone abordarlos, para que la Comisión, en la medida de lo posible, pueda prepararse con anterioridad para interrogar sobre cada sección. Tengo sólo una observación más que deseo hacer antes de que el Sr. Trotsky preste declaración. Espero que el Sr. Goldman coopere, en la medida de sus posibilidades, con la Comisión y le evite una incomodidad, excluyendo todo material político que no tenga relación directa y cercana con los cargos levantados contra Trotsky. Me parece que todos entendemos que no estamos aquí para considerar de ninguna manera los asuntos políticos relacionados con la lucha entre el actual gobierno y dirigentes del partido en Rusia, de un lado, y la Oposición, del otro. Es evidente que una parte de este material está relacionado muy directamente con los cargos levantados contra el Sr. Trotsky, pero la Comisión desea que se entienda, en la medida de lo posible, que delimitará estrictamente los temas políticos de los cargos contra el Sr. Trotsky. GolDman: Prepararé una declaración sobre una o más de las secciones que abordaré cada día. Le entregaré esa declaración a la Comisión. En cuanto a las preguntas sobre asuntos políticos no relacionados con este tema en particular, haré lo posible por evitarlas. Deseo declarar aquí que he tenido alguna experiencia en juicios políticos en Estados Unidos, y que siempre es difícil determinar exactamente cuándo deja de ser pertinente un asunto político y cuándo se torna irrelevante. Sin embargo, si hiciera preguntas sobre temas que la Comisión considere irrelevantes, desistiré si ésta me lo pide y seguiré con otros puntos.

PRimER iNTERROGATORiO
Testigo: león Trotsky a cargo del sr. Goldman

GolDman: Ahora, para que conste en actas, ¿podría decirnos su nombre, dónde vive y a qué se dedica? TroTsky: El nombre de mi padre era Bronstein. Mi nombre, mi nombre político, ha sido mi nombre genuino desde 1902. Es Trotsky. GolDman: Su primer nombre, ¿cuál es su primer nombre? TroTsky: Disculpe. León. Explicaré también el hecho de que mi esposa es Sedov y que esa es la razón por la que nuestro hijo es Sedov.

56

El Caso lEón TroTsky

GolDman: ¿Dónde vive, Sr. Trotsky; dónde vive ahora? Permítame aclararle lo siguiente a la Comisión. El Sr. Trotsky no puede expresar rápidamente sus pensamientos en inglés. Sugiero que hable en alemán cuando tenga dificultades. Uno de los miembros de la Comisión, según entiendo, sabe muy bien alemán. Las respuestas podrán ser traducidas al inglés. TroTsky: Vivo aquí, en Coyoacán, en esta casa. GolDman: Es sólo para que conste en actas, Sr. Trotsky. Asumo que sabe dónde vive. (Risas.) Todos los demás lo saben. También debo preguntarle a qué se dedica actualmente. TroTsky: Escritor. GolDman: ¿Tendría la amabilidad de decirnos quién vive con usted en esta casa en Coyoacán, México? TroTsky: Mi esposa, mis colaboradores, mis secretarios. GolDman: ¿Cuántos secretarios tiene? TroTsky: Tres... o cuatro. Mi secretaria rusa no vive en esta casa. GolDman: ¿Aproximadamente cuántos años ha estado relacionado con el movimiento marxista revolucionario? TroTsky: Exactamente cuarenta años. GolDman: ¿Nos explicaría en qué momento preciso comenzó? TroTsky: Comenzó en 1887, en marzo, en Nikolaiev, donde fundé la primera organización obrera ilegal en esta ciudad, que se llamó “Liga Obrera del Sur de Rusia”2. Perdón, fue en 1897. GolDman: Creo que en mi declaración de apertura me referí al comienzo de su carrera revolucionaria en el año 1902, y me equivoqué. TroTsky: Fue el comienzo de mi lucha contra los terroristas. Mencionó la fecha de 1902. Esa fue la fecha de la publicación en Londres de mi primer artículo contra los terroristas. Porque la cuestión del terrorismo adquirió una gran importancia en el movimiento revolucionario ruso. GolDman: Constará en actas que me equivoqué en el discurso de apertura cuando dije que las actividades revolucionarias de Trotsky comenzaron en 1902. Ahora, ¿tendría la amabilidad de darnos un resumen de los principales acontecimientos de su biografía política? TroTsky: Luego de la creación de la organización ilegal de obreros en Nikolaiev, fui detenido. Permanecí en prisión durante dos años y medio, fui deportado a Siberia por cuatro años, allí participé de la creación de una organización obrera ilegal de Siberia3. Después de estar dos años, escapé de Siberia. En aquel momento, adopté el nombre de “Trotsky” para un pasaporte que yo mismo escribí. Fui a Londres y me uní a la organización Iskra*, dirigida en aquel
2 Sobre el tema ver León Trotsky, Mi Vida, México D.F., Debate, 2005, pp. 122-132. 3 Se refiere a la “Liga Siberiana de la Lucha por la Emancipación de la Clase Trabajadora”, de la que participó durante su primera deportación. Para un mayor desarrollo ver León Trotsky, ibídem, pp. 143-152.

SESIÓN PRIMERA

57

momento por Plejanov4 y Lenin. Permanecí allí –fue mi primer exilio– dos años y medio. Durante ese tiempo me dediqué a la actividad revolucionaria a través de la publicación marxista, Iskra, a la agitación entre los emigrados rusos, y a los estudios de Europa. El tema más importante de nuestras discusiones y luchas era la cuestión del terrorismo, el terrorismo individual, en este período de 1902 a 1905, la primera revolución. GolDman: ¿Qué hizo en 1905? TroTsky: A comienzos de 1905 fui a Rusia ilegalmente. Estuve ocupado durante un año con la actividad revolucionaria. Al cabo de un año, me convertí en miembro del primer Soviet de Petrogrado, y luego en miembro del Comité Ejecutivo y, al final, en presidente del primer Soviet de Petrogrado en 1905. GolDman: ¿Cuántos años tenía en aquel momento? TroTsky: Veintiséis años. Mi actividad revolucionaria comenzó a los dieciocho años. GolDman: ¿Cuál fue el rol que desempeñó en la revolución de 1905, Sr. Trotsky? TroTsky: Fui el presidente del… luego de la detención del primer presidente, fui el presidente del Soviet de Petrogrado, el editor de dos publicaciones, una popular y otra teórica. Tuve un rol activo. Fui arrestado con el Soviet, con todo el Soviet, y permanecí en prisión durante un año y medio. Fui condenado a la deportación, a la deportación perpetua en Siberia. Pero permanecí en Siberia sólo ocho días. Me escapé a Austria. En Austria, publiqué durante siete años un periódico para trabajadores rusos llamado Pravda*, “La Verdad”. GolDman: ¿En Austria? TroTsky: En Austria. Lo introducíamos en Rusia ilegalmente. También participé en el movimiento obrero de Austria. A comienzos de la guerra… GolDman: ¿La Guerra Mundial? TroTsky: La Guerra Mundial de 1914. Luego, me fui de Austria a Suiza. Participé en el movimiento obrero en Suiza. GolDman: ¿Fue expulsado de Austria? TroTsky: Por ser ruso. Todos los rusos fueron notificados por la policía que debían abandonar el país o terminar encerrados en un campo de concentración. GolDman: ¿Se fue de Austria? TroTsky: A Suiza. Comencé una campaña contra el chovinismo que invadió la II Internacional* en aquel momento. Escribí un libro, La guerra y
4 Plejanov, Gueorgui (1856-1918). Inició su militancia en la agrupación “Tierra y Libertad”. Exiliado en 1880 estudió a Marx y entró en contacto con la socialdemocracia europea. Fundó la primera organización marxista, el grupo “Emancipación del Trabajo”, en 1883. Filósofo y teórico destacado, integró la redacción de Iskra y en 1903 adhirió al menchevismo. Se opuso a la Revolución Rusa de 1917. Murió en Finlandia en 1918.

58

El Caso lEón TroTsky

la Internacional5, en Suiza, que está traducido al inglés y fue publicado en Estados Unidos. Luego, me fui de Suiza a Francia. GolDman: ¿Cuándo fue esto? TroTsky: Fue a fines de 1914, el primer año de la guerra. Creo que fue en octubre de 1914. En Francia comencé a publicar, junto con otros amigos, un diario ruso que permaneció bajo la vigilancia de la censura militar durante dos años y medio. GolDman: Entonces, ¿estuvo en Francia por dos años y medio durante la guerra? TroTsky: Sí, durante la guerra, y en ese período me dediqué a la lucha contra la guerra. Ahora parece increíble, pero al comienzo, en los primeros años de la guerra, la democracia preservó y mantuvo algunos derechos en Francia. Me expulsaron de Francia recién a fines de 1916. GolDman: ¿Adónde fue expulsado, a qué país? Trotsky: A España. Fui arrestado por la policía de Su Majestad, Alfonso XIII, para pasar una semana en la Cárcel Modelo en Madrid. Permanecí bajo vigilancia policial durante un mes, y luego fui deportado a Estados Unidos. GolDman: ¿Cuándo fue eso, aproximadamente, Sr. Trotsky? TroTsky: Fue en enero de 1917. GolDman: ¿Cuándo llegó a Estados Unidos? TroTsky: Fue en enero; pasamos el Año Nuevo en el mar. GolDman: ¿Llegó a Estados Unidos en enero de 1917? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Durante cuánto tiempo estuvo en Estados Unidos, y cuáles fueron sus actividades allí? TroTsky: Continué la misma actividad; es decir, la lucha contra la guerra y el chovinismo. Publiqué… participé en la publicación de… un diario ruso, y también en la actividad del Partido Socialista Norteamericano. Tuve conflictos con Hillquit6 y con Algernon Lee7, estas discusiones se publicaron, mitad en ruso, mitad en alemán y en inglés. GolDman: ¿Nos podría contar sobre las versiones que afirman que fue sastre en Nueva York?
5 La primera edición de este texto fue realizada en Alemania en el año 1914. El texto fue reproducido en noviembre de 1915 en Rusia a través de una serie de entregas en el periódico Golos que Jules Martov editaba desde Francia. Su primera edición en inglés se realizó en el año 1918: León Trotsky, The Bolsheviki and World Peace, NY, Ed. Boni & Liveright, 1918. Hay edición en castellano: León Trotsky, La guerra y la Internacional, Buenos Aires, Ediciones del Siglo, 1974. 6 Hillquit, Morris (1869-1933). Fundador y dirigente del Partido Socialista de Norteamérica. En 1906 escribe Historia del socialismo en los Estados Unidos. Dirige el ala derecha del mismo contra el sindicato IWW y los futuros dirigentes del Partido Comunista de Norteamérica. 7 Lee, Algernon (1873-1954). Pedagogo y político socialista norteamericano. Fue director durante treinta y cinco años del Rand School of Social Science, institución fundada por el Partido Socialista en 1906.

SESIÓN PRIMERA

59

TroTsky: ¿Sastre? GolDman: Sí, hay algunas versiones… TroTsky: Lamentablemente, no aprendí ningún oficio productivo en toda mi vida. Es algo que lamento mucho. (Risas.) GolDman: ¿ Y cuándo se fue de Nueva York? TroTsky: Luego del primer telegrama que llegó de Petrogrado sobre la revolución. Comenzamos a hacer gestiones para volver a Rusia… los emigrados revolucionarios. Fue a comienzos de marzo. Pero las autoridades británicas me arrestaron en el camino. GolDman: ¿Dónde? TroTsky: Fue cerca de Halifax. Me pusieron en un campo de concentración como supuesto agente de Alemania. GolDman: Entonces, ¿esta no es la primera vez que se alega que es agente de Alemania? TroTsky: No. Es la segunda vez. GolDman: ¿Quién lo sacó del campo de concentración en Canadá? TroTsky: Permanecí en el campo de concentración un mes con los marineros alemanes –muy buenos compañeros– y nos hicimos muy amigos a partir de la agitación de Karl Liebknecht*. Yo tenía libertad plena en el campo de concentración para explicarles a los marineros mi opinión sobre la guerra. Luego, el Soviet de Petrogrado insistió en que me liberaran. GolDman: ¿El Soviet de Petrogrado no creyó para nada la versión de que era un agente alemán? TroTsky: Creo que ni el gobierno británico lo creía, porque una declaración pronunciada por el embajador en aquel momento intentó desplazar la responsabilidad a la vieja Ojrana8 zarista, el servicio de inteligencia zarista, cuyo agente había hecho tales representaciones ante las autoridades británicas. GolDman: Quiero retroceder un minuto, Sr. Trotsky. ¿Cuál fue el rol que desempeñó la policía zarista en el momento que fue expulsado de Francia, si es que tuvo algún rol? TroTsky: Sí. Tuvo un rol importante. Insistieron –la embajada insistió– ante Briand9, el primer ministro, por medio de los diputados franceses, para que me expulsen. Pero él la rechazó. Repito, permanecieron intactos algunos derechos y un grado de democracia durante los primeros años de la guerra. Luego, la Ojrana zarista utilizó un incidente en Tolón. Había soldados rusos en Tolón. En el ambiente de un país más libre, protestaron contra su coronel y la protesta terminó con el asesinato del coronel. Yo no tuve nada que ver con el asunto. Pero a través del agente de la Ojrana –creo que se llamaba
8 La Ojrana fue el cuerpo de policía secreta del régimen zarista en Rusia desde finales del siglo XIX. 9 Briand, Aristide (1862-1932). Expulsado en 1906 del Partido Socialista francés por aceptar cargos en un gabinete capitalista, fue varias veces premier y representante de Francia en la Liga de las Naciones.

60

El Caso lEón TroTsky

Vining– se descubrió que los soldados tenían mi periódico. Un agente provocador puso mi diario en los bolsillos de muchos soldados. La policía lo descubrió. Fue una noticia importante en la vida política de Francia en aquel momento. Sin embargo, fui expulsado de Francia. GolDman: ¿Lo acusaron de incitar a los soldados al asesinato? TroTsky: Oficialmente, no hubo acusación. La prefectura de la policía me notificó; me explicaron que era imposible brindarme más hospitalidad porque estaban en una alianza amistosa con el gobierno ruso. Me fui inmediatamente del país. GolDman: Ahora, volviendo al momento en que estaba en el campo de concentración: ¿cuándo se fue del campo de concentración en Canadá? TroTsky: Fue en la segunda mitad de marzo o la primera mitad de abril de 1917. GolDman: ¿Recuerda alguna declaración hecha por Lenin en aquel momento con respecto a la acusación de que era un agente alemán? TroTsky: Sí, creo que la tengo aquí. Dewey: ¿Se abordará más tarde su relación con Lenin? GolDman: Estoy haciendo ciertas preguntas que me parecen importantes, y los miembros de la Comisión podrán abordar durante el contrainterrogatorio cualquier pregunta que haya omitido y que consideren importante. TroTsky: Creo que es… GolDman: Bueno, no hace falta perder tiempo en buscar el documento. TroTsky: Discúlpeme, este es el documento. Puedo leerlo si lo desea. GolDman: Es del 16 de abril. Se leerá la cita del artículo escrito por Lenin en referencia a la detención de León Trotsky como supuesto agente alemán, el 16 de abril de 1917. Este es el comienzo de la frase, y se refiere al período en que estuvo en el campo de concentración:
¿Puede concederse crédito, siquiera por un momento, o creer en su buena fe, a la noticia de que Trotsky, presidente del Soviet de los Diputados Obreros de Petrogrado en 1905, un revolucionario que ha consagrado tantos años al servicio desinteresado de la revolución; que un hombre como éste se halle complicado para nada en un plan subvencionado por el gobierno germano? ¡Es una calumnia descarada, inaudita y villana, que se lanza contra un revolucionario! ¿De dónde ha sacado usted esa noticia, señor Buchanan10? ¿Por qué no lo dice usted?… Seis hombres se llevaron
10 Sir Buchanan, embajador británico en Rusia. En su autobiografía, Mi Vida, Trotsky cuenta que cuando la noticia de su detención trascendió, la embajada inglesa envió a todos los periódicos de Petrogrado una nota oficiosa diciendo que los rusos que se encontraban detenidos en Canadá habían sido sorprendidos camino a Rusia “con una subvención de la Embajada alemana para derrocar el Gobierno provisional” (León Trotsky, Mi vida, op. cit.).

SESIÓN PRIMERA

61

secuestrado al camarada Trotsky, arrastrándole por las manos y por los pies… y todo en nombre de la amistad con el gobierno provisional* ruso!11 Esto está citado de Pravda N° 34. TroTsky: Permítame hacer la aclaración de que fue en 1917. Fue antes de la Revolución de Octubre; fue antes de la Guerra Civil en Rusia; y fue antes de mi actividad junto a Lenin, en la construcción del Estado soviético. En aquel momento, Lenin declaró ante el Comité Central*, el 14 de noviembre de 1917, lo siguiente: No puedo ni siquiera hablar en serio respecto del acuerdo. Trotsky ha dicho hace ya bastante tiempo que el acuerdo era imposible. Trotsky lo ha comprendido y, desde entonces, no ha habido mejor bolchevique que él12. GolDman: Presentaré una copia fotostática de las minutas del Comité Central en el que Lenin hizo esta declaración como Prueba N° 1.

(Se presentó dicho documento como Prueba N° 1.) GolDman: Ahora, ¿cuándo llegó a Rusia, Sr. Trotsky? TroTsky: Fue el 5 de mayo de 1917. GolDman: ¿Podrá explicar brevemente la naturaleza de sus actividades, la relación con Lenin y el Partido Comunista entre el momento de su llegada y la Insurrección de Octubre? TroTsky: Estaba trabajando junto con el Partido Bolchevique*. Había un grupo en Petrogrado que era igual al Partido Bolchevique programáticamente, pero independiente en su organización. Consulté a Lenin sobre la posibilidad de entrar inmediatamente al Partido Bolchevique, o si no sería mejor que ingresara con esta buena organización obrera que tenía tres o cuatro obreros revolucionarios. GolDman: ¿Tres o cuatro? TroTsky: Tres o cuatro mil obreros revolucionarios. Acordamos que sería mejor preparar una fusión de las dos organizaciones en el Congreso del Partido Comunista. Formalmente, permanecí en esa organización y no en el Partido Bolchevique, hasta agosto de 1917. Pero la actividad fue absolutamente idéntica. Esto sólo se hizo para preparar la fusión a una escala mayor. GolDman: ¿Cuál era el nombre de esta organización a la que pertenecía? TroTsky: El nombre era muy largo. Estaba compuesto de organizaciones obreras de distintas partes de la ciudad; rayons. sTolberG: Esto significa “interdistrital”. GolDman: ¿Este rayon es un sector de la ciudad? TroTsky: Sí.
11 Ibídem, p. 311. 12 León Trotsky, La revolución desfigurada, México D.F., Editorial Cultura Obrera, 1972. pp. 32/3.

62

El Caso lEón TroTsky

GolDman: Quizás sea mejor decir “interdistrital” tal como sugirió el Comisionado Stolberg. TroTsky: Políticamente, éramos internacionalistas. Dewey: Sr. Goldman, se ha tratado su relación con Lenin. Quisiera saber si más tarde se presentarán pruebas documentales que respalden esta declaración. GolDman: ¿Escuchó la pregunta, Sr. Trotsky? ¿Tendrá evidencia documental que respalde su declaración sobre su relación con Lenin a lo largo de varios años? TroTsky, Sí, definitivamente. GolDman: Entonces, presentaremos esta evidencia documental al finalizar el contrainterrogatorio. TroTsky: La evidencia documental más importante son la obra de Lenin y mi obra, que están publicadas. GolDman: Le facilitaremos la bibliografía a la Comisión. Ahora bien, ¿nos podrá decir cuáles eran sus actividades durante ese tiempo, desde mayo de 1917? ¿Cuáles fueron sus puestos oficiales? TroTsky: Primero, luego de dos o tres meses de actividad, de actividad revolucionaria bajo la bandera bolchevique, fui arrestado por el gobierno democrático de Kerensky*. GolDman: ¿Cuándo fue eso? TroTsky: Fue en julio, a mediados de julio. GolDman: ¿Qué ocurrió con Lenin en aquel momento? TroTsky: Se vio obligado a ocultarse en Finlandia. La acusación contra él fue la misma que se levantó contra mí. La acusación fue un plagio, fue una copia de la acusación hecha por las autoridades británicas, en la que se declaraba que Lenin y yo éramos agentes de Alemania. GolDman: ¿Usted y Lenin fueron acusados de eso? TroTsky: Sí, y Zinoviev, Kamenev y Lunacharsky*. Si Stalin no fue acusado, fue sólo porque nadie conocía su nombre en ese entonces. GolDman: ¿Cuándo fue liberado de prisión? TroTsky: En agosto, o aproximadamente a comienzos de septiembre. GolDman: ¿Cuál fue la circunstancia de su liberación? TroTsky: La circunstancia de mi liberación fue el levantamiento, la insurrección de Kornilov* contra Kerensky. “Los agentes bolcheviques de Alemania” se volvieron los mejores defensores de la revolución. Desde prisión, fui directo al Palacio de Invierno, y colaboré con los representantes del gobierno que me habían acusado de ser agente de Alemania. Colaboré en la lucha contra Kornilov. GolDman: ¿Aceptaron sus servicios? TroTsky: Sí, con gratitud.

SESIÓN PRIMERA

63

Dewey: Sr. Goldman, la Comisión considera que el comentario anterior sobre Stalin, al ser puramente una interpretación del Sr. Trotsky, debería ser eliminado de las actas. TroTsky: Discúlpenme. No fue en absoluto contra Stalin, sino sólo para indicar que no podía tener el mismo “honor” que sus adversarios porque en aquel momento no era lo suficientemente conocido políticamente. Pero era un miembro importante del Partido Bolchevique y, en ese sentido, merecía las observaciones y acusaciones levantadas contra nosotros. Dewey: Lo que pasa es que la razón que dio el Sr. Trotsky proviene de su interpretación personal. GolDman: No discutiremos con la Comisión sobre estos puntos menores. Ahora, luego de la revuelta de Kornilov, ¿podría describir cuáles fueron sus actividades y las actividades de Lenin? TroTsky: Lenin permaneció en Finlandia en la ilegalidad, y luego en Petrogrado, hasta el día de la insurrección. Su gran influencia consistió en sus cartas, enviadas a nosotros, a los miembros del Comité Central. GolDman: ¿Usted era miembro del Comité Central del Partido Comunista? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Cuándo fue elegido? TroTsky: En el congreso de fusión de agosto de 1917. GolDman: Ahora, continúe. TroTsky: Permítame el siguiente comentario: Lenin y yo, Zinoviev y Kamenev, teníamos el mismo número de votos como miembros del Comité Central. GolDman: ¿Cuántos fueron? TroTsky: Fue la votación del total. GolDman: ¿Fue unánime? TroTsky: Fue unánime. En el Congreso de fusión, en la elección del Comité Central, cuatro miembros recibieron todos los votos del Congreso. Fuimos Lenin, Zinoviev, Kamenev y yo; quizás con uno o dos votos de diferencia, o ninguno. GolDman: Ahora bien, ¿cuáles fueron sus actividades luego de la revuelta de Kornilov? Trotsky: Me convertí, en poco tiempo, en presidente del Soviet de Petrogrado. Hubo un gran cambio en el ánimo de los trabajadores. GolDman: ¿Nos podría contar brevemente cuáles fueron sus actividades durante la insurrección? sTolberG: ¿Durante la insurrección de Kornilov? GolDman: Quise decir, durante la Insurrección de Octubre*. TroTsky: Si me permite, brindaré una cita corta de Stalin, quien fue testigo presencial. En un artículo que escribió un año después de la insurrección, e intentó, puedo decir, limitar mi rol en la Revolución de Octubre, Stalin se

64

El Caso lEón TroTsky

vio, sin embargo, obligado a escribir lo siguiente, que es una cita de Pravda, el órgano central del Partido Bolchevique:
Todo el trabajo de organización práctica de la insurrección se efectuó bajo la dirección inmediata de Trotsky, presidente del Soviet de Petrogrado. Puede decirse con seguridad que la adhesión de la guarnición al Soviet y la hábil organización del trabajo del Comité Militar revolucionario se los debe el Partido, ante todo y sobre todo, al camarada Trotsky13. Esto es de Pravda del 6 de noviembre de 1918. GolDman: ¿Es una cita de Stalin? TroTsky: Sí. ¿Me permite otra cita de él, una muy breve pronunciada seis años más tarde? “El camarada Trotsky, hombre relativamente nuevo para nuestro Partido, durante el período de Octubre no jugó ni pudo jugar ningún papel particular ni en el Partido ni en la Insurrección de Octubre”14. Eso fue seis años más tarde. Dewey: ¿Dónde se publicó eso? TroTsky: Se publicó en su libro, Trotskismo o leninismo, en las páginas 68 y 69 de la edición rusa. Lo entregaré a la Comisión. Dewey: ¿Eso fue en 1924? TroTsky: Eso fue en 1924. GolDman: Ahora bien, ¿cuáles fueron los puestos oficiales que ocupó en el gobierno soviético hasta el momento de su expulsión del Partido Comunista? TroTsky: Permanecí durante cierto tiempo, luego de la toma del poder, como presidente del Soviet de Petrogrado y secretario del Comité Militar Revolucionario que dirigió la Insurrección de Octubre. Luego, fui el Comisario del Pueblo de Asuntos Exteriores y más tarde el Comisario del Pueblo para la Guerra. Estaba ocupado en la organización del Ejército Rojo, y pasé tres años en el tren militar. Fue durante la Guerra Civil. Luego de la Guerra Civil, seguí desempeñándome como Comisario del Pueblo para la Guerra y también me ocupé de muchos asuntos económicos, en la construcción del Estado y la economía estatal. Dewey: ¿Le podría pedir que nos diga la fecha de este trabajo? GolDman: ¿Nos podría precisar algunas fechas con respecto a sus puestos? TroTsky: Sí. Fui Comisario del Pueblo para la Guerra hasta 1925. Creo que fue en mayo de 1925 que fui destituido15. Luego de eso... me olvidé de
13 Ibídem, pp. 26/7. 14 Ídem. 15 Trotsky fue obligado a dimitir en enero de 1925. En mayo de 1925, Trotsky fue nombrado miembro del Supremo Consejo de la Economía Nacional, subordinado a Dzerzhinsky. Allí presidió tres comisiones. A pesar de que el desplazamiento tuvo el objetivo de aislarlo y confinarlo en un puesto subordinado, Trotsky emprendió desde allí sus análisis comparativos de la economía de la URSS y EE. UU. Profundizó además en su visión sobre el proceso de industrialización y la profundización de la crisis de la neo-NEP.

SESIÓN PRIMERA

65

decir que durante todo ese tiempo fui miembro del Politburó. Fue el puesto más importante, porque el verdadero organismo gobernante era el Politburó. GolDman: ¿Del Partido Comunista? TroTsky: El Politburó del Partido Comunista. GolDman: ¿Quiénes más eran miembros del Politburó del Partido Comunista junto con usted? TroTsky: En el Politburó en aquel momento, estábamos Lenin, Zinoviev, Kamenev, Bujarin*, Rykov*, Stalin y yo. GolDman: ¿Cuál fue la razón de su remoción como Comisario de Guerra en 1925? TroTsky: Era la lucha en mi contra; la primera lucha de la Oposición con la mayoría del Politburó. En aquel momento, Stalin estaba estrechamente ligado a Zinoviev y Kamenev. Se los llamaba la “troika” o el “Triunvirato”. Fue creado especialmente para luchar contra mí. Tenían una organización ilegal en todo el país, con códigos para los telegramas. Estaban involucrados ciertos secretarios. Fue un golpe, un verdadero golpe contra mí, con el propósito de destituirme del Buró. GolDman: Díganos qué rol tuvo usted en la formación y el desarrollo de la Internacional Comunista. TroTsky: Tuve un rol directo y activo en los primeros cuatro Congresos. En la época de Lenin, los informes más importantes con respecto a la situación internacional y las tareas de la Internacional Comunista eran compartidos entre Lenin y yo. Todos los manifiestos programáticos de los cuatro Congresos fueron escritos por mí. Algunas tesis importantes sobre la estrategia de la Comintern también fueron escritas por nosotros. GolDman: ¿Cuándo tuvo que exiliarse? Primero, ¿cuándo fue expulsado del Partido? TroTsky: En octubre de 1928. Creo que fue en octubre de 1928. GolDman: ¿Cuál fue la razón de su expulsión? TroTsky: La razón fue mi lucha contra la nueva casta gobernante, los nuevos privilegios y el poder sin control. Esa fue la razón de mi expulsión. Fue el primer croquis para este libro. (En referencia al informe textual del juicio de Radek-Pyatakov, y otros.) laFolleTTe: El primer bosquejo, quiere decir. TroTsky: Si juntamos todas las acusaciones contra la Oposición, usted verá que la acusación es sólo la sumatoria de todas las acusaciones desde 1924. Dewey: Sr. Goldman, ¿no sería mejor abordar esto como un tema aparte? GolDman: Sí. Dewey: Dio la razón de su expulsión. ¿Podría preguntarle cuál fue la razón que suministró el Partido?

66

El Caso lEón TroTsky

GolDman: ¿Cuáles fueron las razones, cuáles fueron los pretextos que dio el Partido para su expulsión? TroTsky: Hubo muchos. Había una historia sobre un oficial de Wrangel. Nosotros publicamos documentos programáticos, fueron escritos a máquina. GolDman: ¿Quiénes son “nosotros”? TroTsky: ¿Nosotros? La Oposición. Los periódicos del Partido se negaron a publicar nuestros documentos, documentos absolutamente leales en los que criticábamos ciertos métodos de la burocracia. Los publicamos por mimeógrafo. Fue realizado por camaradas jóvenes, no sé dónde, por quién ni cómo. Pero, luego, nos acusaron de publicar los documentos con la ayuda de un oficial de Wrangel [Wrangel era un general de la Guardia Blanca–NdE]. Yo estaba totalmente atónito. Se supo luego que el oficial de Wrangel había sido un agente de la GPU durante muchos años; que se había acercado a un joven oposicionista y le propuso conseguirle un mimeógrafo, tinta y servicio. El joven aceptó. Fue entonces que la GPU declaró que no era un agente de la GPU, sino un oficial de Wrangel. Quizás era cierto que antes de convertirse en agente de la GPU, había sido oficial, durante un tiempo, en el ejército del General Wrangel. GolDman: Sólo brevemente, ¿nos podría contar sobre la lucha con respecto a los asuntos teóricos fundamentales entre la Oposición de Izquierda y la mayoría del Partido? Muy brevemente. TroTsky: Luchábamos contra la burocracia del Partido, la burocracia soviética y la burocracia sindical. Estábamos a favor de recortar los privilegios de la casta gobernante en favor de las masas. Estábamos a favor de una política internacional como base del marxismo revolucionario contra la nueva política nacional conservadora del Estado16. GolDman: Luego de su expulsión del Partido, ¿dónde vivió, en qué ciudad? TroTsky: Durante unas semanas, en Moscú. Luego, fui deportado a Asia Central, a Alma Ata, cerca de la frontera china. GolDman: ¿Cuáles fueron las actividades que llevó a cabo allí, en Alma Ata? TroTsky: Escribí dos libros, muchas cartas, cartas políticas, a los camaradas. Los libros están ahora publicados en inglés por Pioneer Publishers17 de
16 Trotsky se refiere a la nueva perspectiva desde la cual la dirección del Partido Comunista estaba reformulando la NEP. Esta revisión fue sintetizada en un artículo de Stalin aparecido en el mes de octubre de 1924 en el cual formuló “la teoría del socialismo en un solo país”. Mientras Lenin había planteado la NEP, y las posibilidades de un desarrollo industrial en Rusia, en estrecha relación con la “ayuda” de la revolución socialista internacional, la nueva “teoría” sostenía la posibilidad de que la URSS alcanzara ese desarrollo de manera autosuficiente, de manera nacional. Esta reorientación política en el Estado beneficiaba a los sectores acomodados del campesinado y los comerciantes urbanos, los nepman. 17 Editorial norteamericana de la mayoría de los libros de Trotsky en inglés. En 1965, la sucedió Merit Publishers, la cual se transformó más tarde en Pathfinder.

SESIÓN PRIMERA

67

Nueva York. Son: La Tercera Internacional después de Lenin18 y La Revolución Permanente19. GolDman: ¿Escribió estos libros mientras estaba en Alma Ata? TroTsky: En Alma Ata, con la ayuda de mi esposa y mi hijo, que eran mis secretarios. GolDman: ¿Cómo se llevó los manuscritos de Rusia? ¿Cómo distribuyó los manuscritos en Rusia? TroTsky: No fue publicado en Rusia. Pero el VI Congreso de la Internacional Comunista se celebró en agosto de 1928. Los representantes de los distintos países estaban interesados en mis críticas al programa oficial de la Comintern. Pidieron el manuscrito20. El manuscrito les fue entregado, y se dio la posibilidad de llevarlo al exterior, a los Estados Unidos, por ejemplo. GolDman: ¿Dijo que fue expulsado del Partido en octubre de 1928? TroTsky: No, en 192721. GolDman: ¿Desea corregirse? TroTsky: Sí, en 1928 estaba en Asia Central. GolDman: ¿Adónde fue desde Alma Ata? TroTsky: A Turquía. GolDman: ¿Cómo es que fue a Turquía? TroTsky: Un agente de la GPU vino a verme a Alma Ata y me entregó una orden de abandonar toda actividad política, mis escritos, etc. Declaré: “Sólo los burócratas traidores le pueden pedir semejante cosa a un revolucionario, sólo los renegados pueden actuar de esta forma”. Luego, éste declaró que debía esperar una decisión. Después de aproximadamente una semana, me dijo que me enviarían al exterior. GolDman: ¿Y fue al exterior voluntariamente? TroTsky: No, creo que las circunstancias demuestran que no fue voluntario. En mi autobiografía explico las circunstancias. Se la entrego a la Comisión.
18 León Trotsky, Stalin, el gran organizador de derrotas. La Tercera Internacional después de Lenin, Buenos Aires, Yunque, 1974. 19 León Trotsky, La teoría de la revolución permanente (compilación), Buenos Aires, CEIP, 2005. 20 Se refiere a la “Crítica del programa de la Internacional Comunista” publicado en León Trotsky, Stalin, el gran organizador de derrotas. La Tercera Internacional después de Lenin, op. cit. Trotsky envió el manuscrito al VI Congreso de la Internacional Comunista, que se reunió en julio-agosto de 1928. Una copia del mismo fue recibida por la oficina de traductores del Congreso, quienes lo tradujeron en varios idiomas y lo repartieron entre los delegados internacionales. A pesar de ser solicitada su devolución, luego de detectado el error de la oficina, dos copias quedaron en manos de delegados extranjeros. Uno de ellos era el norteamericano James Cannon, quien lo llevó a EE. UU. y lo publicó. 21 En los festejos del décimo aniversario de la Revolución Rusa la Oposición Conjunta manifestó públicamente su crítica al curso que estaba tomando el Partido. Estas manifestaciones fueron reprimidas por el régimen. El 14 de noviembre el Comité Central y la Comisión de Control del PCUS expulsaron a Trotsky y Zinoviev del partido. Junto con éstos fueron expulsados cientos de militantes.

68

El Caso lEón TroTsky

GolDman: ¿Quién estaba con usted en el momento que fue deportado de Rusia a Turquía? TroTsky: Mi esposa y nuestro hijo mayor, León Sedov, quien ahora está en París. GolDman: ¿Cuánto tiempo vivió en Turquía? TroTsky: Cuatro años y medio. Dewey: ¿Podría brindarnos las fechas de llegada y partida? GolDman: ¿Cuándo llegó a Turquía? TroTsky: Febrero de 1929. GolDman: ¿Nos podría contar sobre la naturaleza de sus actividades mientras se hallaba allí? TroTsky: Comencé a publicar un periódico mensual ruso, el Boletín de la Oposición, que entrego a la Comisión porque es la expresión más genuina de mis opiniones políticas: la expresión verdadera y permanente de mis opiniones políticas durante mi último exilio. Luego, escribí algunos libros que también fueron publicados en inglés en los Estados Unidos. Son la historia de mi vida, una autobiografía publicada por Scribner’s; Historia de la Revolución Rusa22, publicada por Simon and Schuster; y muchos folletos que adquieren un interés nuevo y particular en vista de las acusaciones. Publiqué en aquel momento: Alemania, la clave de la situación internacional, escrito en 1931; ¿Y ahora? Problemas vitales del proletariado alemán, publicados en Nueva York; El único camino, un folleto. Todos estaban dedicados a la lucha contra el fascismo alemán y fueron publicados en Nueva York. Después, escribí artículos: “El peligro inminente del fascismo en Alemania”, 9 de enero de 1932; “¿Qué es el fascismo?”, 6 de enero de 1932; “Preveo la guerra con Alemania”, 13 de julio de 1932; “¿Cómo vencer el fascismo en Alemania?”, 20 de febrero de 1933; “La tragedia del proletariado alemán”, 8 de abril de 1933; “Hitler y el Ejército Rojo”, 8 de abril de 193323. Dewey: Sr. Goldman, se nos ha entregado la lista. ¿Podremos recibirla como testimonio? GolDman: La presentaremos como prueba. TroTsky: Permítanme nada más destacar el número de artículos dirigidos contra el fascismo, sin leerlos. GolDman: Entonces, presentaremos como prueba la bibliografía de artículos y libros escritos por Trotsky en varios puntos de su carrera, con un énfasis especial en que estas obras fueron escritas por él durante su exilio en Turquía. (Dicha bibliografía fue agregada a la evidencia y marcada como Prueba N° 2.)
22 León Trotsky, Historia de la Revolución Rusa, Tomos I y II, Buenos Aires, Editorial Antídoto, 2006. 23 Los folletos y gran parte de los artículos escritos por Trotsky se encuentran en La lucha contra el fascismo. El proletariado y la revolución, Barcelona, Editorial Fontamara, 1980. También en León Trotsky, Escritos de León Trotsky (1929-1940), ed. digital, Buenos Aires, CEIP, 2000.

SESIÓN PRIMERA

69

GolDman: ¿Alguna vez salió de Turquía durante su exilio en ese país? TroTsky: Una vez. GolDman: ¿Cuándo fue? TroTsky: Fue en noviembre de 1932. Me fui a Copenhague. GolDman: ¿Con quién estaba cuando fue? TroTsky: Con mi esposa y colaboradores, durante todo el viaje a Copenhague. GolDman: Aquí quisiera declarar ante la Comisión que en otro punto durante la presentación de mi evidencia entraré en los detalles de este viaje. En este momento, sólo deseo aclarar para las actas y para la Comisión que no entraré en muchos detalles porque es mi intención hacerlo en el momento oportuno. ¿Es esto aceptable? Dewey: Nos parece satisfactorio. GolDman: ¿Cuándo llegó a Copenhague? TroTsky: Partimos el 14 de noviembre de 1932, y llegamos a Copenhague el 23 de noviembre de 1932. GolDman: ¿Cuánto tiempo se quedó en Copenhague? TroTsky: Ocho días. GolDman: ¿Qué hizo allí? TroTsky: Me invitaron los estudiantes socialdemócratas a dar una conferencia sobre la Revolución Rusa. GolDman: ¿ Y dio algún discurso allí? TroTsky: Sí, di un discurso sobre la Revolución Rusa, en una reunión. Luego, pronuncié un mensaje radial para los Estados Unidos sobre la Revolución Rusa. GolDman: ¿Tiene copias de los discursos? TroTsky: Sí. GolDman: Más tarde, presentaremos copias de estos dos discursos ante la Comisión. TroTsky: Luego, también hice un discurso en registro gramofónico para la Oposición de Izquierda. laFolleTTe: ¿Un registro fonográfico? TroTsky: Sí. Fue un discurso sobre los métodos de la Oposición de Izquierda, especialmente para la propaganda de la Oposición de Izquierda. GolDman: ¿Podrá suministrarle a la Comisión una copia de ese discurso? TroTsky: Sí. Puedo brindar citas importantes, pero no es necesario. GolDman: No es necesario en este momento. TroTsky: También hablé para las actualidades, las actualidades de los noticieros. laFolleTTe: Los noticieros. GolDman: ¿Cuándo se fue de Copenhague? TroTsky: Fue el 2 de diciembre de 1932. GolDman: ¿Cuándo volvió a Turquía?

70

El Caso lEón TroTsky

TroTsky: El 12 volví a Turquía. Nuestro viaje duró un mes. GolDman: ¿Cuándo fue la próxima vez que se fue de Turquía? TroTsky: Discúlpenme un momento. Encontraré mis materiales. Recibí una visa francesa el 12 de julio de 1933. GolDman: ¿Cuándo se fue? TroTsky: Me fui el 17 de julio de 1933 de Estambul [Constantinopla] a bordo de un barco italiano, “Bulgaria”, y llegué a Marsella en la mañana del 24 de julio. GolDman: ¿Cuánto tiempo vivió en Francia? TroTsky: Viví en Francia dos años... sí, dos años. GolDman: ¿Cuándo se fue de Francia? TroTsky: El 13 de junio de 1935, para Noruega. El 18 de junio de 1935 llegué a Oslo. GolDman: ¿Dónde vivió mientras estuvo en Francia? TroTsky: Durante los primeros dos meses o más, viví en Saint Palais. Es una pequeña aldea cerca de Royan. GolDman: Para que conste en actas, deseo aclarar ante la Comisión que entraré en mayores detalles con respecto a esta cuestión más tarde, cuando aborde el testimonio de Vladimir Romm, el testimonio que presentó en el juicio de Moscú. En este momento estoy abordando la cuestión de manera general. Dewey: La Comisión reservará el contrainterrogatorio sobre esta cuestión hasta que usted aborde este tema en particular. GolDman: Luego de Royan, ¿dónde vivió? TroTsky: En Bagnères, en los Pirineos. GolDman: ¿Cuánto tiempo vivió allí? TroTsky: Cuatro semanas. GolDman: ¿Y luego de eso? TroTsky: Recibí permiso del gobierno para vivir cerca del centro de Francia. Era en el pueblo de Barbizon, que estaba a casi dos horas de París en tren o automóvil. GolDman: ¿Alguna vez estuvo en París? TroTsky: Sí, durante mi estadía, visité París dos o tres veces, pero fue en el invierno. GolDman: ¿Creo que dijo que residió en Francia hasta julio o junio de 1935? TroTsky: Me fui de Francia el 13 de junio de 1935 para ir a Oslo. GolDman: Brevemente, ¿podría describir sus actividades mientras estuvo en Francia? TroTsky: Continué con las mismas actividades. Publiqué el Boletín ruso, escribí algunos libros, trabajé en la biografía de Lenin, publiqué algunos folletos y muchos artículos en la prensa mundial. GolDman: ¿Todos estos libros y folletos están en la bibliografía que le entregué a la Comisión?

SESIÓN PRIMERA

71

TroTsky: Sí. GolDman: Describa las circunstancias bajo las cuales vivió en Francia. TroTsky: Mi situación en Francia se tornó muy crítica luego del levantamiento fascista del 6 de febrero de 1934, el de De la Rocque24. En aquel momento, la prensa fascista de Alemania me acusó de preparar una insurrección revolucionaria en Francia. Goebbels25 publicó –creo que fue Rosenberg26, quien declaró en un número del Völkischer Beobachter27, el órgano central del partido fascista– o mejor dicho me acusó de estar detrás de la preparación de una insurrección en Francia. La prensa reaccionaria en Francia reprodujo todas las acusaciones mediante comunicación telefónica especial desde Alemania. Hubo una campaña enorme, y todos los diarios estaban muy involucrados. La llamada prensa comunista me atacó de forma igualmente enérgica, con la diferencia de que el diario comunista, L’Humanité*, me acusó de ser un agente del gobierno francés y de preparar una invasión militar a la Unión Soviética. GolDman: ¿El gobierno francés le pidió que se fuera? TroTsky: Es una pregunta muy difícil, porque hubo una declaración que decía que debía irme de Francia. Pero las autoridades explicaron que había sido sólo una concesión a la campaña de la prensa, la agitación de la prensa. Luego de esta declaración, permanecí más de un año en Francia, aunque de incógnito. GolDman: ¿Dónde estuvo durante ese tiempo? TroTsky: Primero, en el departamento de Seine-et-Marne, y luego, en el departamento de l’Isére, cerca de Grenoble. GolDman: ¿Cómo fue que finalmente tuvo que irse de Francia? TroTsky: Flandin28 era el jefe de gobierno en aquel momento. Cuando llegué, fue el gobierno de Daladier* el que me dio la autorización para entrar, principalmente a través de la intervención del diputado radical Guernut*. Guernut era el Ministro de Educación. La autorización fue otorgada bajo
24 De la Rocque, François Casimir (1885-1946). Fundador de Croix de Feu y Volontiers Nationaux, formaciones militares de derecha, en 1934-36 era el principal candidato a dictador fascista. Tras la disolución de sus bandas paramilitares, fundó el Partido Social Francés, fascista, en 1936. El 6 de febrero de 1934 De la Rocque encabezó una manifestación fascista y enfrentamientos con la policía en la Plaza de la Concordia. Producto de la misma el Primer Ministro francés Édouard Daladier debió dimitir. 25 Goebbels, Joseph (1897-1945). Nazi, ministro de Propaganda y Esclarecimiento Nacional desde 1933 hasta que se suicidó, tras la derrota de Alemania en la II Guerra Mundial. 26 Rosenberg, Alfred (1893-1946). Es considerado como el más importante ideólogo del nazismo. Declaradamente racista, fue responsable de la muerte de miles de judíos durante la II Guerra Mundial. En el año de 1921 es editor del periódico del partido nazi Völkischer Beobachter. Es condenado por el Tribunal de Núremberg y muere en la horca. 27Völkischer Beobachter (Observador del Pueblo) era el diario publicado por el Partido Nacionalsocialista en Alemania desde 1920 hasta el fin de la guerra en 1945. 28 Flandin, Pierre-Etienne (1889-1958). Dirigente de los republicanos de izquierda, en noviembre de 1934 sucedió a Doumergue como premier, ocupando el cargo hasta mayo de 1935.

72

El Caso lEón TroTsky

la condición de que me quedara en Córcega. Estaban un tanto preocupados por la posibilidad de manifestaciones fascistas y estalinistas en Francia. La idea de Córcega fue planteada por mí. GolDman: Discúlpeme, Sr. Trotsky, trataremos esa cuestión con mayor detalle más tarde. laFolleTTe: ¿Nos podrían dar las fechas exactas del Völkischer Beobachter y L’Humanité? GolDman: Podrá hacer esta pregunta durante el contrainterrogatorio. Ahora, díganos exactamente las circunstancias en las que se fue de Francia en junio de 1935. TroTsky: El acontecimiento político fue el nuevo gobierno de Noruega, el gobierno del Partido Laborista noruego. Fue la primera vez que el Partido Laborista llegó al poder –o, más bien, asumió la administración– en Noruega. El Partido Laborista noruego tenía la reputación de ser un partido radical. No pertenecía a la II Internacional. En el pasado, formó parte de la III Internacional*. Les pregunté a mis amigos si sería posible obtener una visa a través del gobierno del Partido Laborista. Era un país muy tranquilo. Recibí una respuesta muy positiva. Luego, hice un pedido formal y recibí la visa, y nos fuimos a Noruega. GolDman: ¿Cuándo llegó a Noruega? TroTsky: Fue el 18 de junio de 1935. GolDman: ¿Eso es cuando se fue de Francia, o cuando llegó? TroTsky: Cuando llegamos. Me fui de Francia el 13. GolDman: ¿Dónde vivió mientras estuvo en Noruega? TroTsky: Vivimos en la aldea de Weksal, cerca de un pequeño pueblo llamado Hönefoss, un pueblo de 4.000 habitantes. Está a dos horas de Oslo en automóvil o tren. GolDman: ¿Nos podría explicar brevemente la naturaleza de sus actividades mientras permaneció cerca de Oslo? TroTsky: Escribí el libro La revolución traicionada29, muchos artículos y folletos. Están enumerados en los documentos. GolDman: Se refiere a la Prueba N° 2 presentada ante la Comisión. TroTsky: Tuve correspondencia con mis amigos en todos los países. GolDman: ¿Cuál fue el motivo de su partida de Oslo, y adónde fue desde Oslo, desde este lugar cerca de Oslo? TroTsky: El gobierno noruego me arrestó a fines de agosto de 1936, luego del juicio de Zinoviev-Kamenev. El pretexto era que yo desarrollaba una actividad política, y como prueba de mi actividad política, se cita en la declaración oficial de la policía mi artículo en la revista norteamericana
29 León Trotsky, La revolución traicionada, Buenos Aires, Claridad, 1938.

SESIÓN PRIMERA

73

The Nation30 sobre Francia, como prueba de mi actividad criminal. Pero la verdadera causa fue la presión de la Unión Soviética. beals: ¿Presentará pruebas de esta presión? GolDman: Dice que la presión de la Unión Soviética fue la causa de su expulsión… TroTsky: De mi arresto, junto con mi esposa. GolDman: ¿Cómo podría demostrarlo? ¿Tiene documentos? ¿O pruebas lógicas? TroTsky: Tengo algunos amigos en Noruega, y mi abogado. Noruega no es un país muy grande. Sólo tiene una población de tres millones. Todo se sabe inmediatamente. Supe de las visitas de Yakubovich31, el embajador ruso, al Ministro de Asuntos Exteriores de Noruega, y de la intervención de los propietarios de barcos. GolDman: ¿Esto se publicó en la prensa en aquel momento? Es decir, ¿estos hechos? TroTsky: Estos hechos fueron publicados en artículos de Helge Krog32, un joven escritor noruego muy brillante que asumió mi defensa en un diario liberal. Era miembro del Partido Laborista. Me defendió, no en la prensa laborista, sino en la prensa liberal que se publicaba allí. GolDman: ¿Qué publicación? TroTsky: El Dagbladet33. Es un gran diario liberal de Oslo. Explicó la situación en ese diario. beals: El único punto que planteé... Usted había mencionado que este arresto y esta persecución habían sido resultado de la presión del gobierno soviético. TroTsky: Sí, hice una larga declaración ante la corte noruega como testigo en el caso referente al robo de una parte de mis archivos. Presté declaración bajo juramento como testigo. Fue a puertas cerradas. Escribí todo mi testimonio, y se lo presentaré a la Comisión. Es un testimonio oficial, y expliqué que por las amenazas de la prensa soviética, todo estaba preparado en contra mío. Fue absolutamente claro en julio, antes del juicio, el juicio de agosto. Declaré ante el diputado Knudsen*, en cuya casa me alojé –el ministro de Asuntos Exteriores
30 The Nation, revista demócrata. Se publica semanalmente desde 1865. Es la revista de circulación más antigua de los EE. UU. Había tenido una posición prudente respecto de la Revolución Rusa y se había mantenido a distancia del movimiento comunista. Después de la Gran Depresión, reflejó la evolución de muchos intelectuales que acampaban “en los suburbios intelectuales del comunismo” sin comprometerse con él, y le suministraban una cobertura protectora al estalinismo. 31 Yakubovich, I. S. Diplomático, ministro de la URSS en Noruega. 32 Krog, Helge (1889-1962). Escritor. Uno de los máximos representantes de la literatura noruega de inspiración marxista. La condición de la mujer es el tema de la mayoría de sus piezas dramáticas (Del lado del sol, 1927; Partida, 1936). Refugiado en Suecia durante la ocupación alemana, publicó los ensayos de Poesía y moral (1944) y, a su regreso, el libelo ¿Sexta columna? (1946). 33 Fundado en 1863, en la actualidad el tercer periódico de Noruega. De tendencia liberal durante la mayor parte de su historia, hoy se lo considera de centro-izquierda.

74

El Caso lEón TroTsky

de Noruega estaba en Moscú en aquel momento–: “En Moscú existe un debate sobre mi cabeza”. Él respondió: “¿Usted cree... –era miembro del gobierno– ¿Usted cree que estamos dispuestos a vender su cabeza?”. “No”, le contesté, “creo que el gobierno de Moscú está dispuesto a comprar mi cabeza”. Eso fue en julio de 1935. La presión de Moscú… GolDman: ¿Julio de 1935? TroTsky: No, 1936. Y luego, la mejor prueba es la llamada prensa comunista. La prensa comunista no son periódicos de la revolución ni del movimiento obrero internacional, sino que son órganos de la diplomacia de Moscú, y en especial de la GPU. Los periódicos de la Comintern son periódicos oficiales de la GPU. Digo esto sobre la base de mi experiencia de años. GolDman: Sr. Trotsky, permítame interrumpirlo en este punto. Antes de agosto de 1936, ¿fue acosado por el gobierno noruego? TroTsky: No acosado, pero tenía la impresión y también la información de mis amigos de que se estaba preparando algo contra mí en las oficinas del gobierno. GolDman: ¿Cuándo fue la primera vez que fue arrestado en Noruega? TroTsky: Fui arrestado el 27 de agosto. GolDman: ¿Fue antes o después del juicio a Zinoviev? TroTsky: Fue después del juicio a Zinoviev. GolDman: ¿Y el pretexto fue el artículo que escribió para The Nation? TroTsky: Uno de los pretextos. El pretexto, o el punto de partida de la acusación, fue el ataque nocturno de los fascistas contra mi hogar. GolDman: ¿Cuándo fue eso? TroTsky: El 5 de agosto. GolDman: ¿El 5 de agosto cuando los fascistas atacaron su hogar? TroTsky: Sí. GolDman: Y antes de eso, ¿había sido arrestado por algún motivo? TroTsky: Jamás. GolDman: Entonces, ¿la primera vez que fue arrestado fue en agosto de 1936, luego del juicio a Zinoviev-Kamenev? TroTsky: Sí. GolDman: Propongo que la Comisión interrogue al Sr. Trotsky luego de que yo termine. La cuestión de si la Unión Soviética estaba detrás de la detención se trata de un argumento basado fundamentalmente en la deducción lógica. Dewey: Es la una de la tarde y consultaré a los demás miembros de la Comisión con respecto al cierre de la sesión. Diría que dejemos este testimonio en actas, con respecto a su detención instada por el gobierno soviético, por el momento, con el derecho de suprimirlo después, a menos que se presente evidencia documental. La Comisión retomará la sesión a las cuatro de la tarde.

Fin de la sesión Primera a la una de la tarde.

SeSión Segunda
10 de abril de 1937 a las cuatro de la tarde.

Dewey: La Comisión iniciará sesiones. Antes que nada, debido al hecho de que el Sr. Finerty, abogado de la Comisión de Investigación, acaba de llegar, no habrá reunión mañana. Pensábamos organizar una, pero no habrá reunión mañana domingo. El anuncio es que el Sr. Herbert Solow1 servirá de intérprete cuando el Sr. Trotsky emplee expresiones en francés o alemán. GolDman: ¿Puedo seguir, Dr. Dewey? Dewey: Sí, por favor. Finerty: ¿Me permite sugerir, antes de proceder con el interrogatorio, que consten en actas todos los telegramas y todas las cartas a aquellos que invitamos a participar de esta investigación, así como también todos los telegramas y todas las cartas de felicitaciones que recibió la Comisión? laFollette: ¿Está de acuerdo, Dr. Dewey? Dewey: Sí. Se entiende que para los propósitos de mantener actas completas, todos los telegramas y todas las cartas de invitación y sus respuestas constarán en actas. (Los siguientes telegramas fueron agregados a las actas.) ZURICH. SCHWEIZ UEBERTRAEGT MANDAT NEW YORK (SUIZA OTORGA MANDATO A NUEVA YORK). PARIS. COMITÉ FRANÇAIS ENVOIE PLEINS POUVOIRS A COMITÉ AMERICAIN POUR MENER ENQUÊTE INTERNATIONALE ET ENVERRA DELEGUE, NEW YORK. (PARÍS. COMITÉ FRANCÉS OTORGA PLENOS PODERES A COMITÉ AMERICANO PARA CONDUCIR INVESTIGACIÓN INTERNACIONAL Y ENVIARÁ DELEGADO A NUEVA YORK). 2 MATAMOROS, PUE 4 DE ABRIL DE 1937 JOHN DEWEY,
1 Solow, Herbert (1903-1964). Ex estudiante de la Universidad de Columbia, periodista brillante, había visitado a Trotsky en 1932 e inspirado las primeras resistencias al estalinismo entre los intelectuales norteamericanos. Miembro de la Communist League of America por poco tiempo en 1934, era uno de los impulsores del Comité de Defensa de León Trotsky y residió en Coyoacán, donde había dirigido el equipo técnico.

76

El Caso lEón TroTsky

CASA DIEGO RIVERA COYOACÁN D.F. SU ATENTO MENSAJE NUEVA YORK YA GIRÁRONSE ÓRDENES PUEDEN CRUZAR FRONTERA MÉXICO SEÑORES REFIÉRASE. – ATENTAMENTE PRESIDENTE REPÚBLICA L. CÁRDENAS 12:32 EL 12 ABRIL NOTA RETRANSMITIDO A COYOACÁN D.F., POR NO HABER SIDO ENTREGADA EN LAREDO, TEXAS. FILADELFIA, PA. PROFESOR, JOHN DEWEY, ATENCIÓN SRA. GEORGE, AMBERES 65. MÉXICO FELICITACIONES POR SUS ESFUERZOS EN ASEGURAR PARA LEÓN TROTSKY EL DERECHO A ASILO Y COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN IMPARCIAL. JOSEPH DAVIDSON, PRESIDENTE EJECUTIVO DELEGACIÓN DIEZ AMERICAN FEDERATION OF STATE, COUNTY, AND MUNICIPAL EMPLOYEES2. SAN FRANCISCO, CALIF. JOHN DEWEY, AMBERES 65, CIUDAD DE MÉXICO SALUDOS. LA COMISIÓN ES UN PASO HISTÓRICO EN LA LUCHA POR LA VERDAD Y LA LIBERTAD. CRARY TRIMBLE, SECRETARIO DE ESTADO PARTIDO SOCIALISTA DE CALIFORNIA LOS ÁNGELES, CALIF. PROF. JOHN DEWEY ATENCIÓN SRA. GEORGE, AMBERES 65, CIUDAD DE MÉXICO NOSOTROS LOS ABAJO FIRMANTES MIEMBROS DEL MOVIMIENTO OBRERO ORGANIZADO SALUDAMOS SUS ESFUERZOS IMPARCIALES POR ESTABLECER LOS HECHOS VERÍDICOS EN TORNO A LOS CARGOS CONTRA LEÓN TROTSKY DE PARTE DEL GOBIERNO SOVIÉTICO DURANTE EL ÚLTIMO JUICIO DE MOSCÚ. ESTAMOS SEGUROS DE QUE MILES DE TRABAJADORES NORTEAMERICANOS ESPERAN ANSIOSAMENTE SUS CONCLUSIONES. CONDENAMOS LA CAMPAÑA ORGANIZADA POR DESVIARLOS DE SU COMETIDO.
2 Federación norteamericana de empleados, estatales, de condado y municipales.

SESIÓN SEGUNDA

77

HENRY J. VINCENT, PATROLMAN SAILORS UNION THE PACIFIC3, SAN PEDRO JOE VOLTARO, DESPACHANTE SEMP SAN PEDRO; ELMER BRUCE, DELEGADO I.L.A. 38-82, Y PRESIDENTE DEL CONSEJO DE DISTRITO Nº 4 DE MARITIME FEDERATION PACIFIC COAST4. MINNEAPOLIS, MINN. PROF. JOHN DEWEY. ATENCIÓN SRA. GEORGE, AMBERES 65, CIUDAD DE MÉXICO LOS GREMIALISTAS PROGRESISTAS SON UNÁNIMES EN SU APROBACIÓN DE LA ESPLÉNDIDA ACCIÓN DE SU COMISIÓN EN LLEVAR A CABO JUSTICIA OBRERA AL DARLE A LEÓN TROTSKY UNA AUDIENCIA JUSTA E IMPARCIAL POR LOS CARGOS PRESENTADOS CONTRA ÉL EN LOS PROCESOS DE MOSCÚ. CONSIDERAMOS VITAL LA TAREA DE SU COMISIÓN PARA EL FUTURO BIENESTAR DE LA CLASE OBRERA MUNDIAL Y NOS COMPROMETEMOS A ASISTIR COMO SEA POSIBLE. M.B. DUNNE5, EDITOR NORTHWEST ORGANIZER6; H.A. SCHULTZ, REPRESENTANTE ELECTRICAL WORKERS UNION7, LOCAL N° 292; FARRELL DOBBS8, SEC. GENERAL DRIVERS UNION9, LOCAL 544; WILLIAM S. BROWN, PRES. LOCAL 544, MINNEAPOLIS, MINN.; JAMES BARTELL, PRESIDENTE DE WAREHOUSE AND INSIDE WORKERS UNION10 LOCAL 20136; JOHN JANOSCOB, REPRESENTANTE DE FURNITURE WORKERS11 1859.
3 Sindicato de marineros del Pacífico. 4 Federación Marítima, Costa Pacífica. 5 Dunne, Miles B. (1896-1958). Junto a sus dos hermanos, Vincent y Grant Dunne, fue uno de los principales dirigentes trotskistas del Local 574 del Sindicato de Camioneros (Teamsters), protagonista de la gran huelga de Minneapolis en 1934 y editor de los periódicos obreros Industrial Organizer y The Northwest Organizer. 6 The Northwest Organizer: órgano oficial de la Comisión Conjunta del Sindicato Camionero de Minneapolis dirigido por el SWP, sección norteamericana de la IV Internacional. 7 Sindicato de trabajadores de la electricidad. 8 Dobbs, Farrel (1907-1983). Dirigente del SWP (EE. UU.) y figura central en la huelga de Teamsters de Minneapolis de 1934. Dobbs se radicalizó durante la Gran Depresión y se convirtió en un dirigente sindical combativo como trabajador del carbón en Minneapolis. Se mantuvo activo en las luchas sindicales como dirigente de los camioneros a nivel local y luego como responsable sindical del SWP, discutiendo con Trotsky en México. Dobbs fue uno de los acusados en el juicio a los trotskistas en Minneapolis en 1941 y fue condenado, cumpliendo una pena de prisión en virtud de la Ley Smith en el mismo año. Fue editor de The Militant durante un periodo y también candidato del SWP a la presidencia de EE. UU. en 1948, ‘52, ‘56 y ‘60. También fue autor de una serie de cuatro libros sobre la historia de los Teamsters de Minneapolis de 1934. 9 Sindicato de conductores. 10 Sindicato de trabajadores de depósitos e interiores. 11 Trabajadores del mueble.

78

El Caso lEón TroTsky

interrogatorio directo (continuación)
Testigo: león Trotsky a cargo del sr. Goldman

GolDman: ¿Cuándo dejó el pueblo en el que estaba cerca de Oslo, el primer lugar en donde vivió en Noruega? ¿Lo recuerda, Sr. Trotsky? trotsky: Sí. Fue el 28 de agosto. GolDman: ¿De qué año? trotsky: De 1936, luego del juicio de Moscú. Me detuvieron. GolDman: ¿Lo llevó allí la policía, entonces? trotsky: Sí. Durante una semana permanecí en mi primer hogar bajo la vigilancia de la policía. Luego me transportaron a mí y a mi esposa a una nueva casa, una casa de campo, y permanecimos allí durante algunos meses bajo la vigilancia de trece oficiales de policía. GolDman: ¿Qué pasó con sus secretarios? trotsky: Mis dos secretarios, el checo, Erwin Wolf12, y el francés, Van Heijenoort*, fueron deportados sin razón. GolDman: Describa las condiciones en las que vivió durante el tiempo que fue confinado. A propósito, ¿cómo se llama el pueblo en donde fue confinado? trotsky: No es un pueblo, es una aldea. En verdad, las aldeas noruegas no existen. Son granjas que están a cierta distancia unas de otras. Era la granja Sundby, y el distrito se llama Hurum. GolDman: Ahora describa las condiciones en las que vivía. trotsky: Fue una prisión en todo sentido. No podíamos salir de la casa y del patio. No podíamos comunicarnos por correspondencia. No podíamos recibir visitas. Fue peor que la prisión zarista porque en las prisiones zaristas recibíamos visitas de amigos y familiares. Aquí no recibí visita alguna. Toda la correspondencia pasaba por la policía. Ellos, por ejemplo, retuvieron, se quedaron con el manuscrito de mi libro, La revolución traicionada, durante dos meses. GolDman: ¿Cuándo se fue de Noruega? trotsky: El 19 de diciembre de 1936. GolDman: ¿Bajo qué condiciones se fue de Noruega? trotsky: Mis amigos, especialmente en Francia, estaban muy intranquilos porque el gobierno noruego había declarado que no estaba dispuesto a extenderme la visa por otros seis meses. La única posibilidad era la expulsión o la detención por parte de la GPU. Mi abogado en Francia, junto con mis amigos, comenzó las averiguaciones para pedir una visa en diferentes
12 WoIf, Erwin (1902-1937). Trotskista checo y miembro del Secretariado Internacional, fue secretario de Trotsky en Noruega. En 1937 fue secuestrado y asesinado por la GPU en España.

SESIÓN SEGUNDA

79

países. El 9 de diciembre recibimos por primera vez la respuesta de que el gobierno mexicano había aceptado generosamente otorgarnos una visa. Pero en la situación en la que me hallaba, era... no confiaba mucho en esta respuesta. Creo que era un tema de preocupación para el gobierno noruego y la GPU. Pedí una reunión con mis amigos, que eran miembros del partido del gobierno –Knudsen y otros– para consultarles, pero el gobierno se negó. Esperé... Hasta el día de hoy, no sé por qué medios recibimos la visa del gobierno mexicano. Luego nos pusieron a nosotros, a mi esposa y a mí, en un buque de carga o buque cisterna, y ese buque cisterna nos trajo a México, a Tampico. GolDman: ¿Cuándo llegó a México? trotsky: Creo que fue el 9 de enero de 1937. GolDman: ¿Qué ha estado haciendo en México desde su llegada? trotsky: Tuve una recepción muy cordial de las autoridades mexicanas. Fue algo muy impactante luego de los dos meses en Noruega. Hasta el día de hoy, sólo puedo estar agradecido a todas las autoridades mexicanas con las que me he reunido por cualquier motivo. No tuve ninguna dificultad. Prometí al llegar al país que no intervendría en la política mexicana, y a pesar de algunas calumnias en la prensa mexicana, soy absolutamente fiel a mi promesa. GolDman: ¿De qué país es usted ciudadano, Sr. Trotsky? trotsky: Me quitaron la ciudadanía de la Unión Soviética. No soy ciudadano de ningún país. GolDman: ¿Desde cuándo está sin la ciudadanía de su país? trotsky: Desde el 20 de febrero de 1932. GolDman: ¿Le puede suministrar a la Comisión una copia del decreto? trotsky: Fue publicado en Pravda e Izvestia cuando... lo publicaron los diarios soviéticos. GolDman: ¿Tiene una copia aquí? trotsky: No en este momento, pero será fácil encontrar el número. Sólo tengo el artículo que escribí en el Boletín de la Oposición, con citas de este decreto. GolDman: ¿Les podría pedir a sus secretarios que hagan una copia del decreto en el que se le niega la ciudadanía para que se la entreguen a la Comisión, por favor? ¿Esto les parece bien a los miembros de la Comisión? Se hará una copia y será entregada a la Comisión. trotsky: Podremos enviar un telegrama a Nueva York y recibirla pasado mañana por avión; una copia de Pravda e Izvestia, creo yo, con el decreto. Finerty: Sugiero, Sr. Presidente, que sea recibida sujeta a confirmación. Dewey: Será recibida sujeta a confirmación. GolDman: ¿Qué hizo, si es que hizo algo, cuando le informaron que se le negaba la ciudadanía?

80

El Caso lEón TroTsky

trotsky: Escribí un artículo al respecto13. Por suerte, soy un hombre armado con un bolígrafo. Este artículo lo escribí en forma de apelación al Comité Ejecutivo de la Unión Soviética. GolDman: ¿Tiene una copia del artículo? trotsky: Sí, el artículo fue publicado en el Boletín. GolDman: ¿En ruso? trotsky: En ruso. Fue publicado en muchos idiomas. Lo podrá encontrar en The Militant* y en otros periódicos. GolDman: La Comisión recibirá una copia de este artículo, que fue escrito, creo, a modo de carta abierta al Comité Central de la Unión Soviética. trotsky: Sí, fue una carta abierta al Comité Ejecutivo Central. Finerty: ¿Me permite preguntarle, Sr. Trotsky, si era un pedido de audiencia por las razones de la revocación de su ciudadanía? trotsky: Fue más bien una carta de carácter político, en el sentido de que predije ciertas conclusiones de la política de Stalin ante el gobierno soviético. En esta carta recomendé que fuera removido de su puesto de Secretario General del Partido Comunista. Más concretamente, repetí el consejo que dio Lenin en su carta o testamento. Él recomendó al Partido que removiera a Stalin. Yo repetí o hice referencia a su consejo. GolDman: ¿Esa carta fue citada por Vyshinsky en el último juicio? trotsky: Fue citada en el juicio de Zinoviev, Kamenev y otros. Fue citada por los acusados Olberg y Holtzman y por el fiscal Vyshinsky durante el primer juicio. Fue mencionada recientemente por Vyshinsky en el último juicio de Pyatakov y Radek. GolDman: Le daremos a la Comisión una copia de esa carta. Es sumamente importante porque fue citada –y en parte distorsionada– por Vyshinsky. trotsky: Se supone que es mi artículo sobre el terrorismo14. GolDman: ¿Su esposa vive aquí con usted, Sr. Trotsky? trotsky: Sí. GolDman: ¿Cuántos hijos tiene, y dónde están? trotsky: Ahora tenemos dos hijos. GolDman: ¿Dónde están?
13 Trotsky se refiere a su respuesta, “Sobre la privación de la ciudadanía soviética. Carta abierta al Presídium del Comité Ejecutivo Central de la URSS”, 1º de marzo de 1932, publicada en Escritos de León Trotsky (1929-1940), op. cit. 14 En el “Juicio de los Dieciséis”, contra Zinoviev y Kamenev, entre otros, Vyshinsky citó la carta como prueba de la supuesta actividad terrorista de Trotsky. En realidad citó tres palabras: “Remover a Stalin”, que fueron sacadas de contexto, porque para Trotsky esto significaba retomar el consejo que había dado Lenin, no era un llamado a su eliminación física. Según el historiador ruso Vadim Z. Rogovin, la expresión “remover a Stalin” fue ampliamente utilizada por los grupos oposicionistas desde comienzos de 1930. Incluso en 1934, “los delegados al XVII Congreso que tacharon el nombre de Stalin en la elección secreta también actuaron en el espíritu de esa apelación de Trotsky” (ver en 1937. Stalin’s year of terror, USA, Mehring Books, 1998, p. 16).

SESIÓN SEGUNDA

81

trotsky: Uno está en París. Es León Sedov, quien fue acusado junto conmigo. El otro no sé exactamente dónde está, pero está en la Unión Soviética. GolDman: ¿Cómo se llama? trotsky: Sergei. GolDman: ¿Él es el hijo que fue arrestado porque se supone que había organizado el envenenamiento masivo de trabajadores? trotsky: Sí, es el “envenenador”. GolDman: Le muestro una fotografía, y le pregunto si es la fotografía de ese hijo. trotsky: Sí, es mi hijo. Goldman: Quiero agregar esto a las pruebas como muestra de un “envenenador” de muchos miles de trabajadores, un “envenenador masivo”. (Dicha fotografía de Sergei Sedov fue agregada a la evidencia como Prueba N° 3.) Finerty: Creo que debería constar en actas que el Sr. Goldman se expresó en forma satírica. GolDman: Creo que es correcto. Según entiendo tuvo dos hijas, Sr. Trotsky. ¿Nos podría decir lo que sucedió con ellas? trotsky: La menor, Nina15, murió en 1928 durante mi deportación a Siberia. Su esposo también fue detenido junto conmigo y deportado. No tengo noticias de él. Permaneció alrededor de ocho años en prisión. Ella se enfermó gravemente en aquel momento y murió en Moscú. La carta que me escribió me llegó, creo, setenta días después de su muerte. GolDman: ¿Qué sucedió con su otra hija? trotsky: Se suicidó. GolDman: ¿Nos puede contar algo sobre las condiciones en las que se suicidó? Trotsky: Ella vino a Berlín, Alemania, para un tratamiento médico con la autorización del gobierno soviético. No participó de ninguna acción política en el exterior. Estaba enferma. Pero también le revocaron la ciudadanía junto conmigo mediante el mismo decreto gubernamental, y esto también le negó la posibilidad de retornar a la Unión Soviética. Fue separada de su esposo e hijos, y se suicidó en Berlín. GolDman: Volviendo a su hijo, Sergei: ¿le interesaba la política? trotsky: Nunca. Mi hija, Zina16 tenía interés, no en el exterior, pero sí en Rusia. Todos mis hijos, tres de ellos, tenían interés por la política, con la excepción de Sergei.
15 Hija menor de Trotsky, de su primer matrimonio, murió de tuberculosis en 1928, a la edad de 26 años, tras el encarcelamiento y deportación de su esposo, Man Nevelson. 16 Zinaida, su hija mayor de su primer matrimonio, también enferma de tuberculosis, pudo salir de Rusia (pero sin su esposo, Platon Volkov, y con uno de sus dos hijos), y luego se le prohibió el reingreso al país. Se suicidó en Berlín en 1933, a los 32 años de edad. Los dos yernos de Trotsky desaparecieron durante las purgas.

82

El Caso lEón TroTsky

GolDman: ¿Qué le interesaba, entonces? trotsky: De niño, practicaba deportes y atletismo, y luego se interesó por la matemática y las materias técnicas. A los 26 años llegó a ser profesor de Matemática en una escuela técnica. GolDman: ¿Permaneció en Rusia luego de que usted fuera deportado? trotsky: Sí. La razón por la que permaneció en Rusia fue que estaba absolutamente seguro de que por su neutralidad política, si puedo describirla así, nunca sería perseguido por el gobierno. En su primer año fue un joven profesor muy estimado en una escuela técnica. GolDman: ¿Nos puede decir, Sr. Trotsky, si bajo la ley soviética, la traición a la patria o la acusación de traición a la patria contra un miembro de la familia, especialmente el padre, se atribuye a sus hijos? ¿Cuál es la regla? trotsky: Formalmente, no. GolDman: ¿Cómo es en la práctica? trotsky: Todos los procesos penales, todos los juicios y todas las confesiones están basados en la persecución de los miembros de la familia. Dewey: ¿Será verificado con pruebas documentales? GolDman: Se trata simplemente de una opinión. Es una opinión del testigo. Le preguntaré si existen pruebas documentales… trotsky: Disculpe, no es una opinión. Es mi experiencia personal. GolDman: ¿En qué sentido? trotsky: Pagué por esa experiencia con mis dos hijas. GolDman: ¿Puede ofrecer pruebas más allá de su experiencia personal? trotsky: Sé que la esposa de Pyatakov fue detenida ocho meses antes que él y podrá ver en su última declaración que perdió todo, “mi familia y todo”. Lo sé por experiencia personal y por la persecución contra la Oposición. Pankratov17, un ex militante miembro del Partido durante la Guerra Civil, fue deportado. Luego fue encarcelado en Siberia, y su esposa fue detenida sólo porque se negó a separarse de su esposo. Las autoridades declararon: “Es la prueba de que usted está ideológicamente ligada a él, porque está separada de él físicamente, y el hecho de que no se separará legalmente es la prueba de su cercanía ideológica con él”. GolDman: Una pregunta más y termino. Me gustaría que me dé una idea del papel que desempeñaron algunos de sus acusadores en la Revolución de Octubre, especialmente Troyanovsky* y Vyshinsky. Sólo por razones informativas, ¿sabe algo sobre sus roles? trotsky: Sí, tuvieron cierto papel en la Revolución de Octubre, en el sentido de que estaban del otro lado de las barricadas, al igual que la gran mayoría del estrato gobernante en la Unión Soviética.
17 Pankratov, Vassili (1894-1936). Era un marinero de Kronstadt. Durante la guerra civil sirvió en la Cheka, y luego fue jefe adjunto de la GPU en Transcaucasia. Fue arrestado recién en 1930.

SESIÓN SEGUNDA

83

GolDman: ¿Por ejemplo, Sr. Trotsky, dónde estaba el Sr. Troyanovsky? trotsky: Troyanovsky era miembro del Comité Central del Partido Menchevique*, un miembro muy militante contra nosotros. GolDman: ¿Cuándo se unió al Partido Bolchevique? trotsky: Me atacó en la Asamblea Constituyente, atacó mi discurso. Antes de la Revolución de Octubre, escribió un folleto muy mordaz contra Lenin. Durante el primer año de la Guerra Civil, era un enemigo. Sólo se convirtió en amigo luego de nuestra victoria, algo frecuente después de la Revolución. GolDman: ¿Y Vyshinsky? trotsky: Vyshinsky no era una figura tan prominente como Troyanovsky y no puedo decir mucho sobre él. Los mencheviques, en el periódico que publicaban en París, le decían “nuestro renegado”. Es un ex menchevique, pero no un menchevique militante. Se unió a los mencheviques durante el período revolucionario, cuando se tornó imposible quedarse a un costado. Maisky18 era ministro del Gobierno Blanco en Siberia bajo Kolchak19. Es embajador en Londres. Con pocas excepciones, toda la burocracia tiene este tipo de origen. GolDman: ¿Quiere agregar algo más? trotsky: Quiero decir que es una ironía patente cuando ellos dicen que traicioné… GolDman: Esto cierra el interrogatorio de la sección biográfica. El testigo podrá ser indagado primero por la Comisión, ya que el Sr. Finerty no estuvo presente esta mañana. ¿Le parece bien, Sr. Finerty? Finerty: Me parece bien, si está de acuerdo el Presidente de la Comisión. Preferiría postergar cualquier pregunta hasta poder ver el registro. Me gustaría que el Sr. Goldman le entregue a la Comisión los estatutos del gobierno de Lenin que establecen que la pena por traición a la patria se aplica… GolDman: Se refiere a Stalin. Finerty: Stalin... que establecen que la pena por traición a la patria se aplica a todos los miembros de la familia. Dewey: Es lo que estaba pensando, si existe o no un estatuto al respecto. Finerty: Según mis informaciones, es un decreto establecido por ley. GolDman: Haremos una investigación, y si esto es así, intentaremos obtener una copia de este estatuto. trotsky: Permítanme comentar sobre esta cuestión. Propongo como testigo a Victor Serge*, el famoso escritor francés, y miembro de una famosa familia revolucionaria rusa, uno de cuyos miembros participó en el asesinato de Alejandro II. Llegó hace un año de Rusia. Pasó cinco o seis años en las
18 Maisky, Ivan (1884-1975). Menchevique y luego ministro de la Guardia Blanca de Kolchak; posteriormente fue embajador soviético en Gran Bretaña (1932-1943). 19 Kolchack, Alexander V. (1874-1930). Comandó uno de los frentes contrarrevolucionarios en el este durante la Guerra Civil rusa.

84

El Caso lEón TroTsky

prisiones de Stalin, y es un hombre absolutamente íntegro. Es el mejor testigo que podrá tener la Comisión, y su propia experiencia es muy trágica. Su esposa se volvió loca. Fue detenida, y la hermana de su esposa ahora está deportada en Siberia. Dewey: Creo que registraré el nombre. Creo que eso será suficiente, gracias. Trotsky: Está Ciliga*, un yugoslavo, que también pasó cinco años en prisión. Debido al hecho de que es un ciudadano italiano, porque es de una provincia habitada por serbios que pertenece a Italia, fue liberado y puede ser un muy buen testigo. GolDman: Que conste en actas, entonces, que el Sr. Trotsky le sugiere a la Comisión, no a esta Subcomisión en particular, sino a la Subcomisión en París, citar a Victor Serge y al Dr. Ciliga para declarar sobre las condiciones en las prisiones rusas y la situación de las familias de las víctimas. Dewey: Estos nombres bastarán, creo yo, para el registro.

contrainterrogatorio
a cargo de la Comisión

Dewey: Quiero hacerle una pregunta menor. ¿Cuál fue el camino que tomó de Halifax a Rusia? trotsky: Crucé Escandinavia, fui en un barco noruego a Christiania (ahora se llama Oslo), crucé Suecia, Finlandia y luego Petrogrado. Dewey: ¿No tuvo contacto con los alemanes en el camino? trotsky: No. Ese fue el caso de Lenin. Lenin volvió de Suiza a través de Alemania. Con Lenin y Zinoviev, entre otros, estaba Radek. Yo vine desde los Estados Unidos y no tuve que cruzar Alemania. Pero las acusaciones luego de mi detención –no la acusación de la imputación– también decían que había llegado a través de Alemania. Pero esto se debió solamente a la falta de conocimiento geográfico por parte del juez de instrucción. Dewey: Según sus comentarios de esta mañana, entiendo que todo el asunto de la relación entre fracciones, de la Oposición, será abordado más tarde. ¿Correcto? GolDman: Depende del año al que se refiera. La cuestión, por ejemplo, de la relación de la Oposición con el Partido, será abordada en la sección sobre la relación de Trotsky con Radek y con Zinoviev y Kamenev. Pero en general, las preguntas que quiera hacer con respecto a la lucha política de la Oposición de Izquierda y el Partido las podrá hacer ahora. Dewey: No quiero anticipar puntos que surgirán naturalmente más tarde, para evitar abordar los mismos temas dos veces. GolDman: Si pudiera conocer el carácter general de sus preguntas, le podría informar mejor.

SESIÓN SEGUNDA

85

Dewey: En sus comentarios de esta mañana, habló de los principios y objetivos políticos en los que la Oposición... le hizo otras preguntas al Sr. Trotsky sobre las diferencias políticas y teóricas, y sus objetivos y métodos. GolDman: No entraré en teorías detalladas, tales como las del “socialismo en un solo país” versus la revolución internacional. Dewey: Es un tanto incómodo, pero la Comisión quisiera saber algo sobre los métodos y las tácticas empleados por la Oposición, digamos, hasta 1927. GolDman: Sí, lo abordaré más tarde, en la sección sobre la actitud de la Oposición con respecto a la defensa de la Unión Soviética. Eso incluirá el tema de la actitud de la Oposición hacia el Partido en la Unión Soviética. Finerty: Quiero sugerir, Sr. Presidente, vista la declaración de Vyshinsky en el cierre del caso, que podría interesarnos que declare sobre la relación que tuvo de hecho con Lenin. Dewey: Eso se planteará. El Sr. Stolberg hará algunas preguntas sobre el tema. laFollette: Según recuerdo, esta mañana, el Sr. Trotsky corrigió al Sr. Goldman con respecto a la fecha en la que comenzó su experiencia revolucionaria. Dijo que 1902 había sido la fecha en que escribió sobre el terror. ¿Entendí correctamente? GolDman: Sí. laFollette: Creo que es pertinente lo que escribió sobre el terror en aquel momento, es decir, el Sr. Trotsky. trotsky: Nuestro país tiene la experiencia más amplia en materia de terror. Creo que sólo el pueblo irlandés puede competir con nosotros. Tuvimos dos grandes partidos, el Narodnaya Volya20, el Partido de “La Voluntad del Pueblo”, y los socialrevolucionarios, que basaban sus tácticas sobre el terror individual. Todos los marxistas de Rusia se iniciaron en la lucha histórica contra el terrorismo individual. No se trataba de un principio místico o religioso para los marxistas. Se trataba de organizar el alma contra el monstruo, de organizar a las masas y educarlas. Porque la lucha terrorista fue una página muy gloriosa en nuestra historia revolucionaria, con grandes sacrificios de la mejor juventud de nuestro pueblo, los marxistas dieron una lucha terrible, una lucha ideológica, contra la ideología del terrorismo, para dirigir a los mejores elementos de la juventud hacia los trabajadores. En esta lucha entre el marxismo y el terrorismo, se trataba de la acción de masas versus el terror individual, de la escuela que diferenciaba la estrategia del terror individual del movimiento organizado. Penetró nuestra acción, nuestra psicología y nuestra literatura durante décadas. Cuando llegué a Londres en 1902 a la casa de Lenin y lo conocí a Lenin,
20 Narodnaya Volya (La Voluntad del Pueblo). Organización populista rusa, activa sobre todo entre 1879 y 1885. Su metodología era el terrorismo individualista. Su acto más recordado es el asesinato del Zar Alejandro II de Rusia en 1881. El hermano de Lenin formó parte de esta organización, por lo que fue ejecutado.

86

El Caso lEón TroTsky

comenzaba un movimiento en Rusia, un movimiento de masas de estudiantes y trabajadores, con los primeros sacrificios resultantes de los conflictos callejeros. Ahora, la primera reacción de la juventud fue la venganza, el asesinato de ministros, y nosotros le dijimos: “Ésa no es nuestra venganza, no es el asesinato de ministros, sino el asesinato del zarismo, el orden de la tiranía”. Éste era el sentido de nuestra lucha. Durante mi primer exilio, de 1902 a 1905, di docenas y docenas de conferencias, escribí docenas de artículos contra el terror individual y en favor de la acción de masas. Durante mi segundo exilio, que fue luego de 1907… después de la derrota de la primera revolución de 1905, cuando la ola de terrorismo adquirió mucha importancia, porque la reacción era terrible. Después de la derrota de la revolución el deseo de venganza se tornó imperativo para la juventud… Mi segundo exilio estuvo lleno de conferencias y artículos que escribí contra el terrorismo individual. Presentaré todos estos artículos. Los tengo aquí en uno de mis libros, publicado por la editorial estatal de la Unión Soviética antes de mi exilio. GolDman: Hay una sección separada que tratará la cuestión del terrorismo en particular; sólo para informarle a la Comisión. stolberG: Sr. Trotsky, me gustaría que nos cuente lo más brevemente posible sus diferencias esenciales tanto con los bolcheviques como con los mencheviques. En la división del Partido Socialdemócrata en 1903 entre bolcheviques y mencheviques, usted estaba entre ambos grupos, intentando elaborar cierto plan de colaboración entre ellos. ¿Nos podrá contar, es decir, lo más brevemente posible, su experiencia personal, su propia historia con respecto a las dos alas del Partido y su propio trabajo organizativo desde entonces hasta que se unió al Partido Bolchevique? trotsky: Es totalmente correcto que entre 1904 y 1917 estaba al margen de ambas fracciones. Esperaba que la unificación nos diera una posible... empujara a la mayoría de los mencheviques a la senda revolucionaria. Lenin estaba absolutamente en contra de la unificación con los mencheviques. Lenin tenía toda la razón al contrariarme en este importante asunto histórico. Reconocí mi error durante la guerra, cuando el oportunismo se convirtió en chovinismo, se convirtió en imperialismo. Después de mi regreso a Petrogrado, no había diferencias entre Lenin y yo. Permítame citar un comentario de Lenin sobre nuestras diferencias. Cuando llegué a Petrogrado, encontré entre los bolcheviques tendencias conciliadoras hacia los mencheviques, a favor de una unificación con los mencheviques. Stalin era uno de los protagonistas destacados de la unificación en marzo de 1917. Está en las minutas oficiales del Partido. Lenin luchó contra esta tendencia. Dijo... encontraré la cita, la encontraré en un minuto. La cita decía literalmente: “No puedo ni siquiera hablar en serio respecto del acuerdo21. Trotsky ha dicho
21 Se refiere a la unión entre mencheviques y bolcheviques.

SESIÓN SEGUNDA

87

hace ya bastante tiempo que el acuerdo era imposible. Trotsky lo ha comprendido y, desde entonces, no ha habido mejor bolchevique que él”22. Creo que hice referencia a esto en la primera sesión como Prueba N° 1. Publiqué todas las minutas del Comité en el exterior. GolDman: ¿Dónde están estas minutas a las que hace referencia? ¿Dónde las publicó? trotsky: Las publiqué en distintos idiomas. Están publicadas aquí en facsímiles. Las minutas del Comité de Partido de Petrogrado fueron publicadas en 1926, pero esta sesión del Comité no fue mencionada en absoluto, sino que fue destruida por orden de Moscú, por una orden telegráfica de eliminar las minutas de esta sesión. GolDman: ¿Cuál es el libro que tiene en la mano? trotsky: La edición rusa de La escuela estalinista de la falsificación23. GolDman: ¿Está escrito por usted? trotsky: Está escrito por Stalin; son documentos. Está escrito por mí, pero los contenidos son documentos. GolDman: ¿Tiene la página en donde están estas minutas a las que hizo referencia? trotsky: También fueron publicadas en inglés y en todos los idiomas extranjeros. stolberG: Ahora bien, en estas diferencias ideológicas entre usted y Lenin, surgieron constantemente ciertos problemas prácticos sobre la base de estas diferencias, entre 1903 y 1917. Durante la guerra, ¿en qué difería con Lenin con respecto a las Conferencias de Zimmerwald y Kienthal24? trotsky: Las diferencias en Zimmerwald no se ampliaron a las cuestiones ideológicas más importantes. Las diferencias en Zimmerwald eran de un carácter absolutamente secundario. Podían tener una importancia psicológica en el momento de la lucha, pero no tenían perspectiva histórica. Surgían puramente como incidentes. El hecho es que la Comintern publicó mis artículos escritos durante la guerra. Lo que escribí durante la guerra, la Comintern lo publicó después de la Revolución. stolberG: ¿Cuáles fueron sus diferencias con él luego de llegar al poder, con respecto a la defensa de Petrogrado, la guerra polaca* y Brest-Litovsk*? trotsky: Sabe usted, trabajé con Lenin codo a codo desde 1917 hasta el momento de su enfermedad y luego su muerte. Las cuestiones en las que diferimos eran variadas y muy complicadas, porque éramos el primer gobierno
22 León Trotsky, La revolución desfigurada, op. cit., pp. 32/3. 23 Fue publicado en español con el nombre La revolución desfigurada, op. cit. 24 Conferencia de Kienthal (abril de 1916). Junto con la conferencia de Zimmerwald (septiembre de 1915) son el precedente de la III Internacional. Por iniciativa de Lenin, los allí reunidos proclamaron la necesidad de que los proletarios de los distintos países derroten a sus propias burguesías, de ahí el nombre de “derrotistas”.

88

El Caso lEón TroTsky

obrero, y había distintas cuestiones que nos dividían de vez en cuando… nos separaban. Yo reconocí la autoridad de Lenin en todo momento, pero era lo suficientemente independiente como para explicar abiertamente mi opinión, hasta cuando no me convenía. Creo que mis relaciones con Lenin durante el período soviético fueron las mejores. Él mismo lo afirmó en su última carta, en su testamento. Me escribió una carta y la publiqué en mi autobiografía, sobre el arte –si se puede llamar un arte– en el último período, el arte de la distorsión de la naturaleza de la relación viva entre Lenin y yo. GolDman: Disculpe, quiero hacer una pregunta. Se refirió al testamento de Lenin. ¿Ha sido publicado en algún lado? trotsky: Fue publicado por primera vez, recuerdo, por Max Eastman*. En Rusia, está publicado únicamente en el registro estenográfico del Comité Central dedicado sólo a los funcionarios del Partido. Stalin lo leyó por insistencia nuestra. Lo leyó en agosto de 1927 en una sesión del Comité Central, un plenario, tal como lo llamamos. Es el informe estenográfico que fue publicado. GolDman: ¿Stalin ha negado en algún momento la existencia de este documento? trotsky: Sí. GolDman: ¿Cuándo? trotsky: Muchas veces. GolDman: ¿Alguna vez ha dicho en público algo que podría indicar que existe este testamento? trotsky: Dudo que lo haya hecho. GolDman: En cuanto a las minutas de esa sesión… trotsky: El 1º de noviembre de 1917, del Comité de Petrogrado, el Comité del Partido. GolDman: Es decir, en donde Lenin declaró: “Desde que Trotsky entendió que no puede haber unificación entre bolcheviques y mencheviques, no ha existido mejor bolchevique que él”. Estas minutas están en el libro de Trotsky titulado La escuela estalinista de la falsificación. Me refiero a la edición rusa, desde la página 116. También hay una copia fotostática de las minutas que están en la página 116 y la página 117. trotsky: Disculpe, es un facsímil de las pruebas destruidas. Se ordenó por escrito que se destruyeran. Pero trabajadores amigos hicieron una copia de ellas y me las enviaron. GolDman: Y esta es una copia fotostática de esa prueba. Este libro, si estoy en lo correcto, aparecerá muy pronto en inglés e incluirá una traducción al inglés. stolberG: ¿Puedo hacer una pregunta más? Es de un interés más histórico y filosófico. Su teoría de la revolución permanente, según entiendo por sus escritos, era muy similar a la de Lenin. También entiendo por sus escritos que

SESIÓN SEGUNDA

89

existieron algunas diferencias de carácter mínimo. ¿Cuáles, en su opinión, eran las diferencias? trotsky: Creo que, en esta cuestión, yo tenía razón contra Lenin. Yo había elaborado desde fines de 1904 la concepción teórica y la convicción de que la Revolución Rusa no sería victoriosa salvo a través de la dictadura del proletariado*. stolberG: ¿“Sólo a través”? trotsky: “Sólo a través”. No sería victoriosa como simple revolución burguesa. La perspectiva de una dictadura proletaria para una atrasada Rusia zarista parecía una perspectiva fantasiosa. Los mencheviques y también los bolcheviques llamaban “trotskismo” a la perspectiva de la dictadura del proletariado en Rusia. stolberG: Si entiendo bien, el trotskismo entre 1904 y 1917 significaba la posibilidad de saltear la democracia burguesa en Rusia. trotsky: El trotskismo significaba la perspectiva de la revolución proletaria en Rusia. stolberG: Entonces, en su opinión, ambos puntos de vista no podrían plantearse en absoluto como un choque de personalidades. Cada uno tomó algo del otro, y eso se fusionó en la revolución. trotsky: Creo que el aporte de Lenin fue inconmensurablemente más grande que el mío. stolberG: ¿Porque fue estratégico? trotsky: Es un asunto demasiado profundo para abordar ahora. Él era el maestro. Yo era el alumno. Si me permite, presentaré el testimonio de Joffe25, el ex diplomático. Está en Mi Vida, página 535 de la edición inglesa. En su testamento, en su carta antes de suicidarse, escribió que Lenin le dijo que Trotsky “demostró tener razón” en esta cuestión de perspectiva revolucionaria. Dewey: Haremos ahora un breve receso. *** Dewey: Ya que algunos llegaron después del anuncio que hice anteriormente, diré de nuevo que contrariamente a la declaración previa ante la prensa, mañana no habrá audiencia. La próxima audiencia de la Comisión será el lunes por la mañana a las diez. También quisiera hacer, para que conste en actas, otra declaración más. Ya que se han hecho algunas preguntas sobre el por qué de las audiencias en la colonia de Coyoacán, la Comisión desea declarar que es porque no nos pareció apropiado pedirle al gobierno
25 Joffe, Adolf (1883-1927). Uno de los mejores diplomáticos soviéticos después de la Revolución de Octubre. Fue militante de la Oposición de Izquierda. Enfermo, se le negó el tratamiento médico necesario y se suicidó. Dejó una famosa carta para Trotsky. Su funeral fue la ocasión para la última manifestación pública de la Oposición.

90

El Caso lEón TroTsky

mexicano el esfuerzo adicional de las precauciones que hubieran sido necesarias si las audiencias se realizaran en otro lugar, especialmente cuando se considera que se han recibido amenazas concretas de violencia por parte de ciertos elementos. Las audiencias de la Comisión son públicas en todo sentido del término, tal como se ve por la presencia irrestricta de la prensa. Además, durante las audiencias, este lugar sirve para los propósitos de la Comisión y no como la casa del Sr. Trotsky. Le pediré al Sr. Beals que repita en español esta declaración. (El Sr. Beals traduce la declaración anterior al español.) Dewey: El Sr. Stolberg procederá con sus preguntas. stolberG: Tengo tres preguntas específicas, Sr. Trotsky, que quisiera que me conteste en forma específica. La primera pregunta es: ¿en qué sentido difirieron usted y Lenin con respecto al problema de la defensa de Petrogrado? trotsky: Era una cuestión estratégica. Lenin, como yo, no era un militar. Pero intentamos resolver los asuntos militares con nuestra buena educación marxista, nuestra experiencia viva y con el sentido común, si me lo permite. La opinión de Lenin era, en un momento dado, que no podíamos ayudar a Petrogrado, y que debíamos abandonar Petrogrado y concentrarnos en la defensa de Moscú, o en una línea entre Moscú y Petrogrado. Yo tenía una opinión distinta: que podíamos salvar a Petrogrado, y que era muy importante porque Petrogrado era para nosotros la fuente de los mejores proletarios, los más educados, y también, desde un punto de vista militar, era necesario, en mi opinión, proteger y salvar a Petrogrado. Tuvimos discusiones acaloradas al respecto, y el Comité Central sostuvo mi opinión. Lenin dijo: “Bien, inténtenlo y yo los ayudaré”. Fui a Petrogrado y logramos salvar Petrogrado. stolberG: La próxima pregunta es: ¿en qué puntos y en qué grado, si corresponde, difirieron ustedes con respecto a la guerra polaca? trotsky: En esta cuestión, los roles estaban invertidos. Lenin era agresivo y yo era escéptico con respecto al ataque sobre Varsovia. Me opuse a ello en el Comité Central, pero Lenin había ganado la mayoría. La experiencia confirmó mi opinión en esa cuestión. stolberG: Y ahora, ¿puede hablar de…? trotsky: Permítame decir que no se consideraban cuestiones de principios. Al día siguiente olvidábamos totalmente la diferencia. Era una cuestión práctica. stolberG: La tercera pregunta que haré es más política y correspondería a sus diferencias sobre Brest-Litovsk. ¿Podría explicar sus diferencias con respecto a Brest-Litovsk? trotsky: Las diferencias con respecto a Brest-Litovsk están siendo extremadamente exageradas en este momento por la Comintern. Cada año hay una

SESIÓN SEGUNDA

91

nueva exageración. Las diferencias eran de un carácter absolutamente transitorio y coyuntural. Me pareció necesario decir ante la opinión pública mundial y las masas trabajadoras que deseábamos luchar contra el prusianismo, pero que no podíamos hacerlo. Intenté demostrar en acciones la falsedad de la acusación de que teníamos un acuerdo secreto con el militarismo alemán. Lenin respondió que tenía cierta importancia demostrar y educar a las masas por medio de la acción, pero si perdíamos compañeros en esta demostración –el grupo que debía llevarles este mensaje– ¿cómo podían recibir la lección? Se trataba de qué línea había que seguir en la lucha contra el militarismo alemán, sin morir. En la definición de esta línea, tuve algunas diferencias prácticas y empíricas con Lenin, nada más. beals: Sr. Trotsky, me gustaría hacer algunas preguntas muy elementales. Creo que antes de que se celebraran estas reuniones declaró ante la prensa que sus archivos estarían abiertos a una investigación imparcial por parte de la Comisión. ¿Esto es verdad? trotsky: Absolutamente. beals: ¿Me permite preguntar si todos sus archivos están aquí en México? trotsky: Debo contestar esta pregunta con reservas, si me lo permite el Presidente. Mis archivos fueron objeto de ataques nocturnos en dos ocasiones, en Noruega por parte de los nazis el 5 de agosto de 1936 y en París por parte de los agentes de la GPU el 7 de noviembre de 1936. El 7 de noviembre es el aniversario de la Revolución Rusa. Los agentes de la GPU tuvieron un poco más de éxito que los nazis noruegos. Se robaron una parte de mis archivos, pero tengo copias. Sé muy bien que a través de sus agentes, corresponsales, amigos, etc., me preguntan directa e indirectamente, ¿dónde están mis archivos? La GPU tiene un interés profesional en este asunto. Por eso declaré que mis archivos están completamente a disposición de la Comisión, que estoy dispuesto a comunicarle inmediatamente al Presidente de la Comisión o a la Comisión en su conjunto el paradero de estos archivos, dónde están los originales y dónde están las copias. Estoy dispuesto a presentar ante la Comisión las copias legales y las originales, y le ruego al Presidente no instarme ni obligarme a decir dónde están todos mis archivos. beals: Otra pregunta que quiero hacer sobre el tema es: al traer su evidencia, ¿sobre qué base seleccionó los materiales que le parecían de interés para esta Comisión? trotsky: ¿Cuál fue la base de la selección? beals: Sí, al venir a México, ¿sobre qué se basó para seleccionar la evidencia que trajo consigo y pensó que sería más valiosa para esta Comisión? trotsky: Tengo todos los documentos necesarios, pero la mayoría son copias, no originales. Los originales están a disposición de la Comisión, pero no están en mi casa. La selección se adaptó a la imputación y a la base política

92

El Caso lEón TroTsky

de la imputación. Con mis documentos puedo demostrar, primero, que las premisas concretas de las pruebas y la evidencia son falsas, son fabricaciones; y, segundo, que políticamente son imposibles. Hay cierta gradación de mis pruebas que va desde lo político a lo filosófico. beals: La última pregunta que quisiera hacer sobre este tema requiere de cierta explicación previa. Creo que en los tribunales de los Estados Unidos un acusado es considerado inocente hasta que es hallado culpable. Por lo menos, esa es la teoría. Mientras tanto, los tribunales de Rusia proceden de modo un poco distinto. Un acusado es considerado culpable hasta que es hallado inocente. Para los fines de este punto de la interrogación lo consideraré culpable, y por ende quisiera preguntarle qué seguridad podría tener la Comisión, cuando investigue sus archivos, de que no haya destruido aquello que le fuera desfavorable. trotsky: Es una pregunta absolutamente natural. Pero mi objetivo no es el de convencer a la Comisión a través de los documentos que se supone que he destruido, sino a través de los documentos que quedan en mis archivos. Le demostraré a la Comisión que el hombre que escribió año tras año esas miles de cartas, esos cientos de artículos y esas docenas de libros, y que tuvo esos amigos y esos enemigos, que ese hombre no pudo cometer los crímenes imputados. Es la evidencia más genuina que tengo. beals: Respondiendo a la pregunta que hice… trotsky: Si me permite agregar algo. Es imposible presentar documentos supuestamente destruidos. No podrían tener lugar en estos archivos. Si supone, si tiene la hipótesis de que existen documentos criminales para el ministro alemán Hess*, para Hitler o para el ejército de Mikado, entonces tendrá que hallar un lugar para ellos en mis archivos. Semejante duplicidad de carácter es imposible. Pero todos los acusados son personas sin psicología. Son robots de la GPU. Dewey: Creo que las últimas dos oraciones deben ser suprimidas del registro. beals: Aún tengo varias preguntas. En relación con los cargos presentados contra usted en el momento que estaba concentrado, o en el campo de concentración, en Canadá, por los que se alegaba que era un agente alemán, usted presenta como prueba de refutación de estos cargos la edición N° 34 de Pravda, en donde Lenin declaró que una persona de su larga trayectoria revolucionaria sería incapaz de ser agente del gobierno alemán. ¿Constituye eso en sí mismo una prueba? Es decir, Lenin mismo fue acusado de ser un agente alemán, ¿y no era él del mismo partido que usted? trotsky: Esa también es una pregunta absolutamente natural. Mi prueba no es una prueba absoluta para la gente que sospeche que Lenin haya sido agente de Alemania. Pero mis acusadores, los fiscales, están seguros de que Lenin no

SESIÓN SEGUNDA

93

era agente de Alemania. Pero Vyshinsky estuvo, durante algunos años, seguro de que Lenin era un agente alemán. Él ha repetido esta acusación, mientras que oficialmente la ha rechazado. Mi prueba es que Lenin afirmó que yo no podría haber sido un agente alemán en 1917, antes de la Revolución de Octubre, antes de la Guerra Civil, antes de la creación de la Internacional Comunista. Ahora bien, creo que es un argumento a mi favor contra el fiscal Vyshinsky y su superior, Stalin. Es sólo uno de mis argumentos. beals: Mi segunda pregunta en conexión con este asunto –y no insistiré mucho en esto, porque me imagino que se abordará nuevamente más tarde– es, por supuesto, el asunto Brest-Litovsk. ¿No es una acusación adicional, como opinaba mucha gente alrededor del mundo, que usted también estaba actuando a favor de Alemania cuando cedió territorio ruso a los alemanes, como parte de una medida preliminar para ganar poder, un acuerdo preliminar por el cual usted podía ganar poder? Menciono esto porque en los juicios actuales que estamos considerando creo que uno de los cargos contra usted es que ha entablado relaciones secretas con Alemania y Japón por la cesión del territorio soviético a cambio del apoyo para volver al poder. Es una pregunta complicada, pero el fondo de la cuestión es: ¿hasta qué punto la firma del tratado de Brest-Litovsk podría sugerir que usted era un agente alemán? trotsky: ¿Cuándo? ¿Durante nuestras conversaciones en Brest-Litovsk…? Dewey: ¿En cuanto a la cesión de territorio? trotsky: Sí. Teníamos poder sobre cierto territorio. La cuestión se trataba de si era posible salvar el poder obrero con una concesión territorial, pagando cierto precio. Lenin opinaba que debíamos hacer esta concesión, pagar este precio, para salvar la base más estrecha del poder proletario. Tenía absolutamente la misma opinión de principios. Había diferencias concretas. Pero ahora hay una situación totalmente distinta. Lo primero: ¿cómo puedo hacer concesiones territoriales a los japoneses o a los fascistas sobre territorios que no tengo? También debemos verificar si es razonable para ellos –un acuerdo de ese tipo–, para el Mikado y para Hitler. La segunda pregunta: Lenin no traicionó su programa ni sus ideas al hacer concesiones territoriales. Ahora bien, el fiscal insinúa que nuestra meta y nuestro objetivo consistían en hacer concesiones territoriales para reemplazar el socialismo con el capitalismo en la Unión Soviética. La primera concesión durante Brest-Litovsk fue para salvar al socialismo del ataque del capitalismo. Era una propuesta empírica impuesta por la situación. Debimos hacer la concesión para salvar al socialismo. Hacerlo ahora sería una concesión para traicionar al socialismo a favor del capitalismo, es decir, lo contrario. beals: Eso no lo puedo distinguir muy claramente. Me gustaría indagar más. laFollette: ¿Sobre lo mismo?

94

El Caso lEón TroTsky

beals: Sí. En otras palabras, durante la firma del Tratado de Brest-Litovsk, la cuestión del triunfo del socialismo se consideraba más importante que la integridad territorial de Rusia. Ahora, por supuesto, en el momento actual usted se opone al gobierno de Stalin en Moscú. Siente que su propio concepto del socialismo es más válido que el que gobierna hoy la Rusia soviética. ¿No sería igual entonces su actitud –más allá de que digan que usted intenta reinstaurar el capitalismo–, no sería igual su actitud, en el sentido de que sacrificaría territorio soviético si favoreciera el retorno de su grupo al poder para implantar el socialismo que le parece más correcto? trotsky: Creo que la única vía posible de materializar las ideas del socialismo es ganar a las masas y educar a las masas, ganándolas para la vanguardia y para crear un nuevo régimen por medio de su voluntad, de su consciencia, de su devoción a sus ideales. Ésa es la única posibilidad. No tengo otras. Los otros medios, que contradicen esta educación de las masas, están condenados de antemano. Si entablara relación con fascistas y el Mikado, no sería un socialista, un revolucionario, sino un miserable aventurero. Y si esta acusación se comprobara como verdadera y correcta, perdería todo. ¿Qué más puedo tener, salvo el poder de mis ideales socialistas? Comprometo mi objetivo, mis ideales y mi persona. Sería tan contrario a toda mi educación marxista, a mis últimos cuarenta años de trabajo en las masas y a través de ellas... si pudiera imaginarme la posibilidad de semejante imputación. Cuando leo este libro [El Informe Textual del Proceso de Moscú–A.M.G.] por centésima primera vez, me da la sensación de estar leyendo a Dostoievsky26. laFollette: Me gustaría hacer una pregunta histórica sobre Brest-Litovsk. El gobierno soviético, en algún momento previo a la firma del Tratado de Brest-Litovsk, ¿hizo algún intento por obtener el apoyo de los gobiernos aliados contra Alemania con el fin de evitar la firma del Tratado? trotsky: Sí. laFollette: Cuéntenos sobre ello. trotsky: Conduje las negociaciones yo mismo con el general francés Lavergne27 y otros, y con el General Niessel28, un oficial francés, para obtener su ayuda contra Alemania. Pero debo decir abiertamente que la diferencia entre el militarismo alemán y el militarismo francés no era para nosotros una cuestión de principios. Sólo se trataba de lograr cierto equilibrio entre fuerzas antagónicas para salvar al poder soviético. Intenté hacerlo. Ellos se negaron, el gobierno francés se negó a hacerlo. Clemenceau* proclamó una
26 Dostoievsky, Fiodor (1821-1881). Famoso escritor y ensayista ruso. Entre sus obras más recordadas figuran Crimen y castigo, El jugador y Los hermanos Karamazov. Dostoievsky gustaba describir la psicología de sus personajes, por lo que muchos críticos lo señalan como el máximo psicólogo de la escritura. 27 El general Lavergne, además de negociar en Brest-Litovsk, fue destinado como jefe de la misión militar francesa a Moscú durante los primeros años de la Revolución Rusa. 28 Niessel, Henri-Albert (1866-1955). General francés que participó en las negociaciones de Brest-Litovsk.

SESIÓN SEGUNDA

95

guerra santa contra los bolcheviques, y luego tuvimos que cerrar el Tratado de Brest-Litovsk. Dewey: El Dr. Ruehle hará una pregunta en alemán que el Sr. Solow leerá en inglés. Le pediremos al Sr. Trotsky que conteste en alemán, y el Sr. Solow traducirá la respuesta. ruehle (a través del intérprete): ¿En el Comité Central o en la Internacional Comunista existieron diferencias con respecto a la cuestión de la diferenciación de la burocracia y la administración en la dictadura proletaria? ¿Se previó el peligro del bonapartismo? Y, ¿qué posición adoptó sobre estas cuestiones? trotsky (contesta en alemán y traduce al inglés su propia respuesta): Estas cuestiones desempeñaron el papel más importante en las discusiones del Comité Central y en discusiones personales entre Lenin y yo. Lenin tuvo una mayor sensibilidad en esta cuestión y fue el maestro de la futura Oposición de Izquierda. Afirmó muchas veces que el peligro más grande que teníamos era que, siendo un país atrasado y aislado, podríamos ver a nuestro Estado, el Estado proletario, degenerar en un Estado burocrático, bonapartista. Propuso ciertas medidas organizativas tales como, por ejemplo, su Comisión de Control* de trabajadores genuinos de los talleres, para controlar a los burócratas y demostrarles que sólo eran trabajadores del Estado temporarios. Quiero aclarar que la Comisión de Control en sí degeneró y se convirtió en el peor instrumento bajo la dictadura proletaria. Lenin entendió, sin embargo, que era imposible preservar a la dictadura soviética sólo con medidas organizativas. Dependía de la situación mundial, los factores históricos en el escenario mundial. Si el proletariado alemán, el más desarrollado de Europa, hubiera logrado una revolución victoriosa –y aún esperamos que lo logre–, la combinación del Estado soviético con el Estado proletario alemán nos hubiera dado la posibilidad de evitar la degeneración del Estado soviético en Rusia. Nuestro aislamiento fue el factor más importante de nuestra degeneración. ruehle (a través del intérprete): ¿Cuál fue su posición personal en el Comité Central de la Internacional Comunista sobre la cuestión de la liquidación práctica de los soviets y su reemplazo por la soberanía y la administración burocráticas que traicionaron las consignas de la Revolución? Dewey: Disculpe un momento. Pregúntele a qué fecha se refiere. ruehle (a través del intérprete): Al período en que Trotsky estaba en el Comité Central del Partido Comunista. Dewey: La única razón por la que hice esa pregunta fue para saber si no entraría en el período de lucha fraccional. trotsky: No está disociada de la lucha fraccional. GolDman: ¿En la época de Lenin? trotsky: ¿En la época de Lenin? Sí, sólo puedo repetir lo que acabo de decir. Creo que hicimos lo que pudimos para evitar la degeneración. Durante la

96

El Caso lEón TroTsky

Guerra Civil, la militarización de los soviets y del Partido fue casi inevitable. Pero aún durante la Guerra Civil, yo mismo intenté en el ejército –hasta en el campo de batalla– darles a los comunistas la posibilidad plena de discutir todas las medidas militares. Discutí estas medidas hasta con los soldados y, tal como expliqué en mi autobiografía, hasta con los desertores. Después de que terminó la Guerra Civil, esperábamos que la posibilidad de democracia fuera mayor. Pero hubo dos factores, dos factores distintos aunque relacionados, que dificultaron el desarrollo de la democracia soviética*. El primer factor general fue el atraso y la miseria del país. De esa base emanaba la burocracia, y la burocracia no deseaba ser abolida, aniquilada. La burocracia se convirtió en un factor independiente. Entonces la lucha se transformó hasta un cierto grado en lucha de clases. Fue el comienzo de la Oposición. Durante un tiempo, la cuestión era un tema de debate interno en el Comité Central. Discutíamos los medios que emplearíamos para luchar contra la degeneración y la burocratización del Estado. Luego, ya no se trataba de discusiones en el Comité Central, sino que se trataba de la pelea, la lucha entre la Oposición y la burocracia. Ésa fue la segunda etapa… Dewey: Eso lo abordaremos más tarde, me parece. GolDman: Sí, eso lo abordaremos más tarde. ruehle (a través del intérprete): ¿Usted opinaba que los métodos específicos de la Revolución Rusa debían ser aplicados esquemática y obligatoriamente por la Comintern en el resto del mundo, para convertirse en el modelo de la lucha de clases? trotsky: No. No era la opinión de Lenin ni la mía. Podrá encontrar en los discursos de Lenin en los Congresos de la IC* muchas caracterizaciones severas y contundentes sobre la idea de que nosotros, los rusos, pudiéramos imponer nuestros métodos y nuestra forma de organización sobre otras naciones. En su último discurso, en el IV Congreso de la Internacional Comunista, Lenin dedicó una parte a esta cuestión. Yo también opinaba que era absolutamente imposible dirigir el movimiento obrero desde Moscú a través de órdenes telegráficas a sesenta naciones. Esta imposibilidad se tornó cada vez más evidente, y el método de dirección se complementó con el método de la corrupción y el soborno. Una de las diferencias importantes –fue una de las cuestiones importantes– de la lucha entre Stalin y yo a partir de 1924 surgió cuando protestamos contra el soborno de los dirigentes del movimiento obrero en los países extranjeros. ruehle (a través del intérprete): ¿Cuál fue su actitud hacia la tendencia a convertir a los partidos comunistas del resto del mundo –fuera de Rusia– en meros auxiliares de la política extranjera soviética, o la manera en que destruyeron toda democracia en estos partidos? Dewey: ¿Le podría decir al Dr. Ruehle que creo que por el momento deberíamos limitarnos a interrogar sobre los hechos? Quizás al final haya oportunidad de hacer preguntas sobre sus opiniones.

SESIÓN SEGUNDA

97

laFollette: Me gustaría preguntarle al Sr. Trotsky si en los informes de los Procesos de Moscú la fiscalía empleó alguna cita del testamento de Lenin con respecto a alguna de estas diferencias, por ejemplo. ¿Hay alguna cita tomada del testamento de Lenin? trotsky: No lo recuerdo. GolDman: Hay una referencia al testamento de Lenin. laFollette: ¿Quién la hace? GolDman: Vyshinsky. Pero no dice si es del testamento. laFollette: Sin embargo, ¿hicieron referencia a él? GolDman: En relación con esto, me gustaría pedirle permiso al Presidente para hacer una pregunta, o más bien, para hacerle dos preguntas al Sr. Trotsky. Nos dijo, cuando le pregunté sobre el testamento de Lenin, que Stalin nunca reconoció la existencia de ese testamento. ¿Desea cambiar su respuesta a esta pregunta? trotsky: Le contesté, según recuerdo, que nunca lo mencionó abiertamente en discusiones públicas. Pero por la tarde, durante el intermedio, encontré una cita que es absolutamente correcta, de su discurso en la Correspondencia de Prensa Internacional del 17 de noviembre de 1927; Stalin dice:
Se dice que en el “testamento” en cuestión, Lenin le sugirió al Partido que debía deliberar sobre la idea de reemplazar a Stalin y designar a otro camarada en su lugar como Secretario General del Partido. Esto es perfectamente cierto… Sí, camaradas, soy brusco con aquellos que brusca y deslealmente están destruyendo y disgregando al Partido. Nunca fue un secreto, y no lo será ahora. Ahora, queda claro que Stalin confirmó la propuesta de Lenin de destituirlo. GolDman: ¿Quién publica la Correspondencia de Prensa Internacional? trotsky: La Comintern. GolDman: Ahora, con el permiso del Presidente, deseo informarle a la Comisión que la carta abierta al Comité Central de la Unión Soviética que el Sr. Trotsky escribió en el momento de la revocación de su ciudadanía está en The Militant, publicado en Nueva York, con fecha del 2 de abril de 1932. La Comisión podrá examinar esta carta abierta cuando le parezca conveniente. Dewey: Me gustaría volver sobre el asunto de la relación con Lenin. Porque en las páginas 466 a 468 de la traducción inglesa del juicio de enero, el fiscal, Sr. Vyshinsky, dice que las acusaciones que consideran comprobadas y que ahora son presentadas contra usted: “...son la mera coronación de la lucha que el trotskismo ha estado librando contra la clase trabajadora y el Partido, contra Lenin y el leninismo durante décadas”. No deseo preguntarle sobre eso, pero sí deseo preguntarle sobre algunos puntos específicos que plantea para fundamentar su discurso: que la conducta reciente de la que lo

98

El Caso lEón TroTsky

han acusado es la mera coronación de la lucha contra Lenin y el leninismo, y que ha estado librándola durante décadas. Luego, dice:
En 1904, Trotsky publicó un folleto muy despreciable llamado Nuestras tareas políticas. Este folleto estaba lleno de insinuaciones sucias contra nuestro gran maestro, el líder del proletariado internacional, Lenin, contra la gran enseñanza leninista que planteó el camino de la victoria bolchevique, la victoria de los trabajadores, la victoria del socialismo. En este folleto, Trotsky escupe una saliva venenosa sobre las grandes ideas del marxismo-leninismo. ¿Cuál era el contenido de su folleto de 1904, Nuestras tareas políticas29? trotsky: Lo primero que debo decir es que el fiscal nunca leyó el folleto ni lo vio, porque dice que es un pequeño folleto. Es un libro. Es ilegal.... fue ilegalmente introducido en Rusia, y esa fue la razón por la que tenía caracteres muy pequeños, una letra muy pequeña. Pero la letra sigue siendo pequeña aun en la edición legal. Tiene unas 150 páginas. En el formato común de los libros norteamericanos, tendría trescientas páginas. No es un pequeño folleto, tal como lo describió. Dewey: En la traducción al inglés no dice nada de que sea un libro pequeño. Dice que es “despreciable”. trotsky: Lo encontraré enseguida. Hay correcciones en las distintas traducciones. Ya veremos. Dewey: El tamaño del folleto no está en cuestión. Quisiéramos saber qué fundamentos hay en el folleto de 1904 para sus acusaciones de que usted estaba atacando a Lenin en aquel momento. Finerty: Sr. Presidente, ¿puedo sugerir que si hay disponible una copia de este folleto, la tengamos aquí? Es la única prueba documental a la que hace referencia Vyshinsky. trotsky: En el registro francés, dice: “un pequeño folleto abominable” [Trotsky aquí se refiere a la edición francesa del Informe Textual de los Procesos de Moscú–NdE]. Es un folleto teórico y político, y no es ofensivo, creo que tiene muchos errores. GolDman: ¿Cuántos años tenía cuando escribió eso? trotsky: Veintitrés años30. En este libro puedo encontrar capítulos que no están tan mal. Hay capítulos que están mal. Sabe, de joven, yo caracterizaba a Lenin con un cierto espíritu, un espíritu absolutamente imposible de hallar
29 León Trotsky, “Nuestras tareas políticas”, Obras de León Trotsky, Tomo 23, México D.F., Juan Pablos Editor, 1975. Este libro fue la respuesta de Trotsky a la ruptura de la socialdemocracia rusa en 1903, y a dos trabajos de Lenin, ¿Qué hacer? y Un paso adelante, dos pasos atrás. Es una polémica contra la teoría de Lenin sobre la organización del partido, y una muestra de la posición del joven Trotsky al respecto. Posteriormente Trotsky cambiará de opinión, y al unirse a los bolcheviques ya no considerará propias la mayoría de las opiniones que vertió en este trabajo. 30 En agosto de 1904, Trotsky tenía 24 años. En la sesión siguiente será aclarado.

SESIÓN SEGUNDA

99

en las relaciones reales entre él y yo. Pero pude corregirlo en mi actitud subsiguiente, pude corregir el error. Pero no es ofensivo y para nada abominable. Dewey: ¿Este libro está disponible? trotsky: Sí, creo que lo tengo en mi biblioteca. Lo encontraremos. Dewey: ¿Se podrá agregar al registro? trotsky: Sí. Dewey: ¿Sólo en ruso? trotsky: Creo que sólo está en ruso, si es que la Comintern no lo publicó en un idioma extranjero. Dewey: Usted dice que lo corrigió en sus escritos y comportamientos subsiguientes. ¿En qué momento diría que hizo esta corrección subsiguiente? trotsky: Depende de la cuestión. El libro aborda varias cuestiones: las perspectivas generales de la Revolución Rusa, donde hago una comparación entre los jacobinos y los socialdemócratas rusos; las consignas políticas del período de 1904; los esfuerzos organizativos del Partido; la literatura ilegal del Partido, y así sucesivamente. Es muy difícil decir cuándo corregí cada error. Dewey: La acusación posterior que hace de su siguiente ataque contra Lenin está relacionada con el Bloque de Agosto que organizó en 1911 y 1912. Luego, cita... cita a Stalin. Es suficiente. ¿Qué tiene para decir sobre este Bloque de Agosto que dice que fue contra las ideas de Lenin? trotsky: Sí, el Bloque de Agosto fue una expresión de mi tendencia conciliadora. Intenté unir a los bolcheviques y mencheviques. Esa era la idea del Bloque de Agosto. Lenin se negó a participar. Yo desarrollé una cierta agitación que se extendió un poco dentro de la misma Rusia. Era el período de la reacción más oscura. Teníamos muy pocos lazos con Rusia. Algunos meses más tarde la situación cambió, pero en el momento del Bloque de Agosto teníamos contactos muy precarios con Rusia. Fueron casi totalmente interrumpidas. Todo el trabajo era realizado por los emigrados. Intenté unirlos –a los bolcheviques y mencheviques– pero Lenin se negó. Tenía toda la razón en este punto, tal como lo demostraron los eventos posteriores. Me quedé en la conferencia con los mencheviques. Inmediatamente, comencé a luchar contra los mencheviques en la conferencia, y el Bloque fue destruido. No salió nada de este intento. Dewey: Se cita a Lenin en relación con esto. Escribió que el Bloque se basaba en la falta de principios, en la hipocresía y en las frases huecas. trotsky: Sí, creo que ese estilo es ciertamente el de Lenin. Él tenía razón. El Bloque fue un intento estéril y Lenin no jugó con eso. Él asestaba duros golpes a sus adversarios. Dewey: El Sr. Vyshinsky… trotsky: Pero esta no es una prueba criminal. Dewey: También declaró que el Bloque estaba compuesto de lacayos del imperialismo, de mencheviques, de aquellos que fueron expulsados de las filas

100

El Caso lEón TroTsky

del Partido Bolchevique y de los desechos de los partidos obreros. Por supuesto, usted había dicho que eran mencheviques. ¿Había allí lacayos del capital? trotsky: Bueno, es una denominación para los reformistas. Lenin denominaba a todos los reformistas como lacayos del capitalismo, y así los llamó a los mencheviques que participaron de la conferencia. Es una cuestión de una apreciación política y no un pensamiento criminal. Dewey: ¿Había miembros que habían sido expulsados del Partido Bolchevique? trotsky: Sí. Dewey: ¿Había miembros de este Bloque que no se habían escindido del Partido Bolchevique? trotsky: La organización bolchevique en aquel entonces estaba en estado de escisión. Por ejemplo, Lunacharsky, que fue el ministro de Educación bajo el régimen soviético; Petrovsky, el eminente profesor de historia que murió hace dos años; ellos no estaban con Lenin. Ellos participaron de la conferencia de agosto, pero luego se unieron a Lenin, y yo también. GolDman: Este es el folleto al que se refiere Vyshinsky, llamado Nuestras tareas políticas. (El abogado Goldman exhibe dicho folleto ante la Comisión.) Dewey: Este es el folleto de 1904. laFollette: ¿Cuántas páginas tiene? GolDman: Ciento siete páginas con una letra extremadamente pequeña. ¿Tiene alguno en sus archivos, o puedo agregarlo? trotsky: Puede agregarlo, naturalmente. GolDman: Lo marcaré como Prueba Nº 4. (El folleto, Nuestras tareas políticas, escrito por Trotsky en 1904, fue agregado a la evidencia como Prueba Nº 4.) Dewey: Son todas las preguntas que tengo sobre ese asunto en particular. GOLDMAN: Una pregunta más. ¿Esto ha sido traducido al inglés? trotsky: No estoy seguro. Parece que la Comintern lo tradujo a otros idiomas. GolDman: Conozco un libro que tiene algunos ensayos en inglés. Quiero mostrarles el folleto a los miembros de la Comisión. Quiero que vean la impresión y la letra. Dewey: ¿Hay alguna pregunta más sobre este asunto? laFollette: Tengo una pregunta para hacer. Quizás no sea pertinente en este momento. Creo que estaría bien que quede en el registro, porque se trata de algo que le he escuchado decir a mucha gente. Creo que es una crítica muy frecuente, una crítica o una evaluación de la situación que estamos examinando aquí. Escuché decir a muchos: “Esto no me interesa. Si Trotsky estuviera en

SESIÓN SEGUNDA

101

el poder las cosas que están pasando en Rusia habrían pasado. Trotsky habría hecho lo mismo”. ¿Quisiera contestar esa pregunta ahora, o quizás más tarde, cuando explique lo que usted ha defendido en los últimos diez años? Finerty: Creo que eso será abordado en el contrainterrogatorio legal. Está vinculado al contrainterrogatorio legal. stolberG: ¿Por qué dice N. Trotsky? [Aquí, el Comisionado Stolberg hace referencia a la firma bajo el título del folleto Nuestras tareas políticas –A.M.G.]. trotsky: Fue durante el período en que usé ese seudónimo. El nombre de Trotsky se convirtió más tarde en mi nombre real. Luego, lo tuve que unir con mi primer nombre. stolberG: Simplemente no podía relacionar el primer nombre, la “N.”. GolDman: Constará en actas que la pregunta se refiere al nombre del autor en el folleto presentado como Prueba Nº 4. trotsky: Si me permite, puedo decir que la “N.” estaba dedicada a mi esposa. Se llama Natalia. beals: ¿Cómo fue publicada la obra por el grupo con el que estaba relacionado? trotsky: La publicó el Partido. El Partido tenía una imprenta común. Los bolcheviques y mencheviques tenían una imprenta común. Eso era en enero de 1904. La escisión sucedió en abril de 1905, pero en diciembre de 1905 hubo una nueva fusión entre bolcheviques y mencheviques, y existió un partido unificado hasta 1912. La nueva escisión, la escisión oficial, fue en 1912. Es muy difícil entender lo que dice la Comintern sobre esta cuestión, es decir, en relación a su cronología. Los bolcheviques y mencheviques eran en un momento dos fracciones del mismo partido, no dos partidos totalmente antagónicos. Pero en aquel momento, yo era un conciliador entre ambos… conciliador en torno a cuestiones organizativas. Pero en cuanto a la perspectiva revolucionaria, como expliqué, yo tenía mi punto de vista que es llamado “la revolución permanente”. Finerty: ¿Lo entendí decir que hubo dos asaltos en sus archivos, que los nazis y la GPU hicieron estos atentados? trotsky: Sí. Finerty: ¿Extrajeron materiales, se llevaron cosas de sus archivos? trotsky: Los nazis sólo se robaron una carta y algunos papeles sin importancia. Hubo un juicio en Noruega. Yo comparecí como testigo en el juicio. Tuve que explicar todas mis actividades políticas, como lo estoy haciendo aquí, durante dos horas y a puertas cerradas. El gobierno no me permitía explicar, dar una explicación completa frente a la prensa y demás. Finerty: ¿Un juicio secreto? trotsky: Secreto, pero sólo durante mi testimonio.

102

El Caso lEón TroTsky

Finerty: ¿Le puedo preguntar lo siguiente? No quiero entrar en detalles. ¿La GPU le sacó documentos? trotsky: Sí. Finerty: ¿Tiene copias de estos documentos? trotsky: Sí. Finerty: Entonces, ¿sus archivos están intactos? trotsky: Bueno, era la correspondencia que tuve con mi hijo en los años 1934, 1935, y hasta 1936. La robaron de un instituto científico. Mi hijo tiene las copias de las cartas que me escribió, y yo tengo las copias de todas las cartas que le escribí. Y ahora, mi esposa se está ocupando en hacer copias de mis copias para enviárselas a mi hijo, y él hace lo mismo. De esa manera, ambos tenemos la colección completa de nuestras cartas. Finerty: ¿Todos sus archivos están a disposición de la Comisión para ser examinados? trotsky: Totalmente. Dewey: Antes de levantar la sesión, la Comisión agradecerá recibir en una sesión ejecutiva o en cámara la información que tiene para darnos el Sr. Trotsky sobre la ubicación de esas partes de sus archivos que no están aquí. Se levantará entonces la sesión hasta el lunes a las diez de la mañana.

Fin de la sesión segunda.

SeSión Tercera
12 de abril de 1937 a las diez y cuarto de la mañana.

Dewey: Tengo para hacer uno o dos anuncios, parte de los cuales serán repetidos en español por el Sr. Beals. Las siguientes personas y organizaciones han sido invitadas por la Comisión a asistir a estas audiencias o a enviar representantes. Las que voy a mencionar se han negado:
Hernán Laborde, Secretario del Partido Comunista de México. Vicente Lombardo Toledano, Secretario General de la CTM. Prof. David Vilchis. Presidente de la Asociación de Profesores Mexicanos del Distrito Federal. La Comisión no recibió respuestas de los siguientes, pero su negativa a estar presentes como representantes fue anunciada en la prensa: El gobierno soviético, a través de su embajador en Washington. El Partido Comunista de Estados Unidos. Joseph Brodsky, abogado de Nueva York, reconocido miembro del Partido Comunista. Las siguientes personas y organizaciones han aceptado la invitación de la Comisión a asistir a estas audiencias: Liga Comunista Internacionalista. Confederación General de Trabajadores. Confederación Regional Obrera Mexicana. Federación de Sindicatos Obreros del D.F. Casa del Pueblo. Sindicato de Obreros Panaderos, Bizcocheros y Reposteros del D.F. Liga Cultural Israelita Luis Sánchez Pontón, Corresponsal del Secretariado de la Liga de Naciones*. Las siguientes organizaciones también han sido invitadas, pero aún no hemos recibido respuesta: Partido Nacional Revolucionario. Sindicato Único de la Construcción. Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana. Federación Nacional de Trabajadores de la Industria Eléctrica.

104

El Caso lEón TroTsky

Al enterarnos ayer de que el Partido Nacional no había recibido su invitación, la Comisión ha enviado una segunda invitación al Partido. El Sr. Beals traducirá ahora estos comentarios al español. (El Sr. Beals traduce al español los comentarios del Dr. Dewey.) Dewey: Las cartas de invitación originales, junto con las respuestas recibidas, las aceptaciones y las negativas, serán agregadas como apéndice y publicadas con las actas permanentes. Quisiera informar que el sector de prensa fue reservado exclusivamente para los periodistas de diarios y servicios de prensa. Por favor, todas las personas que estén en el sector de prensa, tomen asiento en la parte trasera. Quisiera también aclarar que la Comisión ha realizado un cambio en el orden del procedimiento anunciado el sábado. Con el objetivo de evitar duplicaciones, el interrogatorio directo al Sr. Trotsky se completará antes de que tenga lugar el contrainterrogatorio. Eso no significa que no pueda haber preguntas en el contrainterrogatorio, pero el principal contrainterrogatorio se hará en privado. En relación con esto, quisiera anunciar que los representantes de las organizaciones obreras mexicanas tendrán la oportunidad de hacerle preguntas al Sr. Trotsky durante la última parte del interrogatorio. (El Sr. Beals traduce al español estos comentarios.) Ahora voy a pedirle al abogado del Sr. Trotsky que establezca los temas sobre los que se propone llevar adelante su interrogatorio al Sr. Trotsky y, de ser posible, el orden probable en el que se presentarán los temas. Tengo que hacer otro anuncio: se están haciendo los arreglos necesarios para que se presenten los resúmenes en español de las primeras dos sesiones. (El Sr. Beals traduce al español estos comentarios.) Beals: Sr. Presidente, dado que no estoy informado de la totalidad del orden del procedimiento que se seguirá en el interrogatorio de hoy, me gustaría, antes de que se establezca, dirigir varias preguntas breves al acusado, relacionadas con las audiencias de ayer y también con las propias declaraciones de la Comisión, y quizás hacer una breve corrección esencial para el trabajo de esta Comisión. Sr. Trotsky, se estableció que usted ha realizado varios pedidos para que el gobierno soviético solicite su extradición. ¿Es cierto? TroTsky: No al gobierno directamente, sino en la prensa, la solicité muchas veces. La única manera leal para el gobierno soviético es pedir mi extradición. Lo declaré por primera vez durante el primer gran proceso de Zinoviev-Kamenev en agosto de 1936. Y, después de eso, lo repetí siempre en la prensa y en mis declaraciones, y también en mi discurso en el Hipódromo de Nueva York. Beals: ¿No hizo ninguna solicitud directa y oficial al gobierno soviético a tal efecto?

SESIÓN TERCERA

105

TroTsky: Creo que el gobierno soviético sabe qué hacer. No soy formalmente un ciudadano soviético, y mi declaración a la prensa mundial seguramente se conoce. Declaré lo mismo en mi carta al gobierno noruego: “En lugar de hacerme su prisionero, deben pedir que el gobierno soviético presente pruebas en sus tribunales”. Dirigí la misma carta a la Liga de las Naciones, planteando: “Por iniciativa de Moscú están preparando un tribunal especial para terroristas. Les solicito, si se trata de un verdadero tribunal, que pongan mi caso en su orden del día”. Me dirigí al juez francés que realiza la investigación relacionada con mis archivos, el robo de mis archivos, y le dije que estoy listo para presentarme ante cualquier tribunal francés con el objetivo de probar que la acusación es falsa. En Francia también existe interés sobre este caso, así como en la Unión Soviética, porque se trata de mi supuesta alianza con Hitler contra Francia. Estoy preparado, junto con mi hijo, para presentarme de forma inmediata ante cualquier tribunal de Francia. Creo que hice todo lo que podía al respecto. Beals: ¿Usted conoce si alguna vez salió publicado en la prensa que el gobierno soviético haya buscado extraditarlo desde Noruega? TroTsky: El gobierno soviético sólo pidió mi expulsión, no mi extradición, porque la expulsión es un tema administrativo y la extradición debe ser demostrada ante la justicia. Beals: En la declaración de apertura de la Comisión, hecha ayer1 por la mañana por el Dr. Dewey, se estableció que tales pedidos lo habrían llevado automáticamente ante los tribunales noruegos o mexicanos si el gobierno soviético hubiera actuado. ¿No es cierto que no hay tratado de extradición entre México y la Unión Soviética, y que de hecho no hay relaciones entre ambos países? TroTsky: Ni siquiera Vyshinsky me imputa la ausencia de relaciones entre estos dos países. Dewey: Quisiera decir que cualquier error que haya existido fue un error de la Comisión y no del Sr. Trotsky. Beals: Sr. Presidente, en vistas de lo anterior, me corresponde hacer aquí y ahora, y para que conste en las actas permanentes de la Comisión, una declaración de mi posición respecto de este y otros temas presentados en su discurso de apertura de ayer cuando, en nombre de la Comisión, planteó el alcance y el propósito de esta investigación. Creo que se justifica y es necesario, ya que no fui consultado en modo alguno respecto de la formulación o de los contenidos de la declaración que se emitió ante la prensa como la posición oficial de la Comisión. No hago esto por falta de armonía o por desacuerdo con la finalidad y el sentido esenciales de ese importante documento, sino simplemente como
1 Beals debería decir “anteayer” ya que la dos primeras sesiones fueron el sábado y la tercera fue convocada para el lunes.

106

El Caso lEón TroTsky

sugerencia para que sea aceptada por la Comisión, que tan competentemente la ha redactado. Y, en cualquier caso, es esencial que mi actitud con respecto a los asuntos de la Comisión de la que soy parte no sea ignorada y conste en el acta permanente. Hago esto para promover y hacer más sólida la labor de la Comisión, y de ningún modo para obstaculizarla. Estoy, repito, completamente a favor de la finalidad ya reconocida de la Comisión: creo que un hombre condenado por crímenes y faltas graves sin un juicio personal debe tener todas las oportunidades de una audiencia y de presentar su caso ante el mundo. Me siento honrado y orgulloso de ser miembro de la Comisión que fomente este justo propósito. Pero deseo que conste en actas que me involucro en el trabajo de esta Comisión sin compromisos previos. No suscribo a las doctrinas del Sr. Trotsky ni a ninguno de los grupos que utilizan su nombre. No me motiva ninguna animosidad hacia ninguno de los actuales gobiernos involucrados ni hacia ningún grupo partidista que esté a favor o en contra del Sr. Trotsky. No quisiera que el trabajo de esta Comisión sea utilizado de forma impropia por ninguno de esos grupos en contra de ninguna persona o gobierno. Por lo tanto, deseo por sobre todas las cosas que la Comisión no incurra ni en los más mínimos errores, que se mantenga estrictamente apegada a las normas aceptadas de evidencia y verdad. Por ende, es necesario, en lo que atañe a este Comisionado, modificar, antes que otros señalen su incongruencia, la declaración que se refiere al deseo del Sr. Trotsky de ser extraditado. Repito, este cambio no modifica para nada la noble posición de la Comisión, tal y como fue planteada por el Dr. Dewey. También se declara en el mismo comunicado de esta Comisión Preliminar que nuestra función es mostrar los resultados de la investigación a la Comisión en Pleno, de la que formamos parte, “para que estos resultados, en relación con los obtenidos por otros organismos de investigación, puedan esclarecer los hechos objetivos en los que se basará el veredicto en el caso de León Trotsky”. Si le hubieran consultado previamente, este Comisionado habría deseado que en esta declaración se definiera con precisión la naturaleza de los organismos de investigación auxiliares, que se indicara la naturaleza y fuente de la evidencia –hasta donde se conocía previamente a la investigación– que no estaba disponible en los tribunales de Moscú. A este Comisionado se le había asegurado también que la actual Comisión preliminar, a pesar de la plena consciencia de la naturaleza fragmentaria de sus propias investigaciones, presentaría un resumen de los hallazgos preliminares, a la mayor brevedad posible, no sólo a la Comisión ampliada o plena, de la que también formamos parte, sino al público en general, junto con sus propias conclusiones. Aunque nuestro trabajo no se termine aquí, ya que el acusado está en México, se está aprovechando la fuente más importante de información. El Comisionado considera que la declaración de apertura de la Comisión

SESIÓN TERCERA

107

debería haber incluido una garantía en este sentido, y una garantía de que ese resumen estaría disponible desde el primer momento. La necesidad es obvia. Se dice que se programan nuevos juicios en la Unión Soviética, juicios similares a los que han causado la condena, el encarcelamiento y la ejecución de un gran número de personas acusadas de haber cometido actos similares a los que han causado la condena oficial de Trotsky, quien se mantiene vivo porque está en el exilio. Un informe preliminar como el que yo sugerí es de gran importancia, y considero debería informarse previamente sobre el mismo, porque si, luego de nuestra evaluación de la evidencia aquí reunida, existiera alguna duda razonable sobre la culpabilidad del acusado León Trotsky, esto pondría en duda no sólo la culpabilidad de los acusados ya ejecutados, sino también podría tener alguna influencia para salvar las vidas de otros que pronto pueden estar en peligro. Si, por otra parte, esta Comisión Preliminar no logra plantear ninguna duda razonable y considera que en lo que respecta a la evidencia de la que se dispone, los últimos procesos de Moscú no pueden ser impugnados, este informe también debería ayudar a despojar de imputaciones incorrectas a la justicia soviética y permitirle castigar a aquellos que son propiamente culpables, sin la interferencia de la propaganda exterior. La responsabilidad que le cabe a la Comisión Preliminar es muy grande, pero debe ser afrontada, y debemos presentar nuestras sinceras conclusiones con la mayor brevedad posible. Como los otros miembros que redactaron la declaración de apertura del Dr. Dewey, este Comisionado quiere que también conste en actas que está a favor de limitar el alcance de nuestra investigación sobre la veracidad o falsedad del testimonio presentado en la medida en que implica al Sr. Trotsky. Sin embargo, lamenta enfáticamente la desafortunada declaración de que la Comisión debería dejar constancia de que no le incumben los testimonios más allá de la culpabilidad o la inocencia de quienes estuvieron presentes en los procesos de Moscú y tuvieron una audiencia. Aunque por razones obvias no tenemos medios a nuestra disposición para investigar profundamente la culpabilidad o la inocencia de las otras partes, y aunque se ha establecido adecuadamente el límite del alcance de las audiencias, a pesar de esto, la propia culpabilidad o inocencia del Sr. Trotsky está en gran parte relacionada con los testimonios de los otros prisioneros que han sido sentenciados, encarcelados o ejecutados. Sólo deseo sugerir que, aunque estemos obligados a limitar nuestras investigaciones, que forzosamente deben ser muy especializadas, éstas son, sin embargo, mucho más importantes aun que la inocencia, culpabilidad o la persona de León Trotsky; y, por lo tanto, no pueden disociarse fácilmente de los problemas más amplios de los procesos que ya se realizaron, del derecho y la justicia soviéticos.

108

El Caso lEón TroTsky

Permítanme repetir que no existe, en estas sugerencias y en mis reservas personales, el más mínimo rastro de antagonismo hacia los demás miembros de la Comisión. Mi propósito es puramente constructivo y en total armonía con la declaración realizada por los otros miembros de la Comisión. Es necesario que esto conste en las actas definitivas. Dewey: La Comisión acepta gustosa incorporar la declaración del Sr. Beals a las actas definitivas, especialmente porque él no estuvo aquí a tiempo para ser consultado sobre la preparación de la declaración que se leyó el sábado por la mañana. Lamento el error con respecto a la extradición a Moscú, y asumo la responsabilidad por haber permitido ese error en la declaración que se hizo el sábado. FinerTy: ¿Podría tener el privilegio como abogado de decir algo sobre este tema? La extradición es posible en ausencia de un tratado de extradición. Aunque no hubiera tratado de extradición entre… creo que se refirió a Noruega, entre Rusia y México, esto no le impide a ninguno de los gobiernos reconocer el pedido de extradición. Beals: No hay relaciones diplomáticas para hacer ese pedido. FinerTy: No es una afirmación legal correcta. TroTsky: Estoy dispuesto a ir a Noruega, a Francia o a cualquier otro país. Beals: No estoy planteando esa cuestión, sólo que la declaración de la Comisión debería ser absolutamente correcta. Desearía agregar también, para que conste en actas, que estaba aquí cuando se redactó el informe y que no fui consultado. Dewey: Por favor, Sr. Goldman, plantee los temas sobre los cuales será interrogado el Sr. Trotsky, así como el orden probable en que serán tratados. GolDman: Pidiendo a la Comisión que no me limite muy estrictamente al orden de los temas que presentaré, ahora les daré una idea de dicho orden, mientras intento presentar la evidencia que hay actualmente. Primero, quiero declarar que la sección de la evidencia que ya fue presentada se hizo bajo el título que yo llamaría la sección biográfica de la evidencia. Hoy quiero intentar presentar pruebas referidas a la relación, tanto política como personal, que el Sr. Trotsky tenía con los acusados de los últimos dos procesos. La sección siguiente, la número tres, tratará sobre los verdaderos amigos del Sr. Trotsky en la Unión Soviética… es decir, si tenía amigos en la Unión Soviética, si tenía seguidores, partidarios fieles de la Oposición. La cuarta sección tratará sobre la importante evidencia que presentaremos, cuyo objetivo será contradecir el testimonio de aquellos acusados que dijeron haber tenido contactos, haber visto o haber mantenido correspondencia con el Sr. Trotsky en persona. La sección siguiente, la número cinco, creo que abordará de forma incompleta, porque en gran medida no estamos en condiciones de presentar pruebas

SESIÓN TERCERA

109

sobre este punto, la cuestión del sabotaje, “actos explosivos y maniobras de distracción”, como se los llama en la acusación y en la evidencia en el Proceso de Moscú. Vamos a aportar pruebas para indicar que la existencia de presuntos actos de sabotaje, “explosiones y maniobras de distracción”, atribuidos a los supuestos seguidores del Sr. Trotsky en Rusia, puede explicarse sobre la base de la dirección burocrática de la industria en la Unión Soviética. La siguiente sección se ocupará de la cuestión del terrorismo individual, ya que el Sr. Trotsky es acusado de haber originado una conspiración con el propósito de asesinar a los dirigentes de la Unión Soviética. Vamos a presentar pruebas para mostrar, en primer lugar, cuáles han sido las ideas del Sr. Trotsky sobre la cuestión del terrorismo individual, cuáles son ahora; y, en segundo lugar, la actitud del Sr. Trotsky con respecto a la posible remoción de Stalin en este momento a través de medios democráticos. La siguiente sección abordará la cuestión de la defensa de la Unión Soviética. Dado que el Sr. Trotsky es acusado en la imputación, y ya que el testimonio se produjo durante los procesos que indicaban que Trotsky era un enemigo de la Unión Soviética, consideramos que es pertinente presentar el testimonio que muestra su verdadera actitud hacia la Unión Soviética. La sección ocho se ocupará de ciertos temas internacionales, ya que el Sr. Trotsky fue acusado por la fiscalía en la Unión Soviética de tratar de lograr una alianza y, de hecho, hacer una alianza con el fascismo alemán, por un lado, y con el militarismo japonés, por el otro. Consideramos que es de suma importancia, y pertinente, presentar pruebas que demuestren la verdadera postura del Sr. Trotsky hacia Hitler, el fascismo alemán y el militarismo japonés. En la última sección, que sería una especie de sección sobre varios temas, me ocuparé en forma breve de la lucha entre la Oposición de Izquierda liderada por León Trotsky, y la mayoría del Partido Comunista dirigida por Stalin. Voy a mostrar cuáles son los principios fundamentales que están involucrados en la lucha, los métodos utilizados por ambos bandos en lucha, los pronósticos que hizo el Sr. Trotsky referidos a los posibles métodos a utilizar en el futuro, la naturaleza de los juicios realizados previamente –es decir, anteriores a los dos últimos procesos– y la actitud que el Sr. Trotsky tuvo hacia el Partido Comunista de la Unión Soviética y la Internacional Comunista antes de 1933 y después de 1933. Dewey: ¿Sería tan amable de comenzar? GolDman: ¿Quiere hacer alguna declaración, Sr. Trotsky? TroTsky: Sí. Es mi mal inglés lo que hace que me equivoque, pero me parece que el Sr. Beals me llamó “acusado”. Si el Sr. Beals insiste con la exactitud, yo también lo voy a hacer. No soy el “acusado” aquí; soy un testigo. Beals: Acepto esa calificación, Sr. Trotsky. Entiendo que esto es una investigación. TroTsky: Gracias.

110

El Caso lEón TroTsky

Beals: En ese momento, no me estaba refiriendo al juicio actual, sino a la actitud del gobierno soviético que lo ha acusado a usted. GolDman: Para que conste en actas, también quisiera prestar declaración para comunicar que algunas veces llamaré, sin pensarlo… Podría llamar al Sr. Trotsky el demandado, el acusado, el testigo, porque siempre se ha hecho hincapié en que el verdadero acusado en el tribunal soviético fue Trotsky. Pero consideramos al Sr. Trotsky como un testigo. Por supuesto, en lo que me concierne, y en lo que concierne al Sr. Trotsky, acusamos a los tribunales soviéticos. Sentimos que somos los acusadores y ellos los acusados. Pero eso es asunto de la Comisión. Ahora, Sr. Trotsky, voy a comenzar el interrogatorio.

inTerrogaTorio DirecTo
a cargo del sr. Goldman

GolDman: En la última sesión usted declaró que tenía 23 años cuando escribió el folleto señalado por Vyshinsky en su alegato, el folleto llamado Nuestras tareas políticas. ¿Quiere hacer alguna corrección sobre eso? TroTsky: Fue escrito a mitad del verano de 1903 y publicado a principios de 1904. Mientras lo escribía no tenía todavía 24 años, pero tenía casi esa edad. GolDman: ¿No tenía 24 todavía? TroTsky: 23 y 9 ó 10 meses. GolDman: ¿Quiere decirnos cuánto más maduro era 9 meses más tarde? TroTsky: Es difícil de juzgar. GolDman: Sobre la cuestión de sus relaciones con Lenin, me gustaría que le cuente a la Comisión algo que escribió en su autobiografía, a saber, algo sobre un papel blanco sobre el que Lenin escribió su nombre dándole total autoridad para hacer lo que le pareciera mejor mientras fuera el dirigente del Ejército Rojo. ¿Nos contaría algo sobre eso? TroTsky: Durante la Guerra Civil tuve que asumir una responsabilidad muy grande. Desempeñé esta responsabilidad ante la opinión pública y ante toda la clase obrera. Mucha gente se opuso a mi dirección de la Guerra Civil. Stalin guiaba esa oposición tras bambalinas. Lenin me propuso y me dio, sin ninguna insistencia de mi parte, un papel en el que, al final, escribió en tinta roja lo siguiente: ¡Camaradas! Conociendo el carácter estricto de las órdenes dadas por el camarada Trotsky, estoy tan convencido, absolutamente convencido que la orden dada por el camarada Trotsky es correcta, adecuada y esencial para el bien de la causa, que la avalo totalmente. V. Ulianov/Lenin2.
2 The Trotsky Papers 1917-1922, tomo I, La Haya, Mouton and Co., Instituto Internacional de Historia Social de Ámsterdam, 1964, p.589.

SESIÓN TERCERA

111

Debo decir que no era un documento oficial porque, como jefe del Ejército Rojo, tenía todo el derecho necesario para dar órdenes relacionadas con la guerra. Al contrario, Lenin no tenía ninguna posibilidad de dar órdenes directas. Era sólo un documento de importancia para los comunistas, y para los críticos y opositores en el Ejército Rojo. GolDman: ¿Dónde se encuentra el original de ese documento? TroTsky: Expliqué que había cierta oposición en las filas del partido dirigida por Stalin. GolDman: No me entendió. ¿Dónde está el original del documento? TroTsky: El original del documento, así como todos los originales escritos por Lenin en cualquier momento, a cualquier persona, están en el Instituto Lenin de Moscú. Hubo una orden del Comité Central de que cualquier miembro del Partido que tuviera un documento escrito por Lenin debía llevarlo al Instituto Lenin en Moscú. Pero recibimos copias legales de todos los documentos entregados al Instituto Lenin. Tengo tres o cuatro copias legales de todos los documentos. Una de las colecciones de esas copias la entregué al Instituto de Historia Social en Ámsterdam. Las otras las tengo en mi poder. GolDman: ¿Está dispuesto a entregar estas copias legales a la Comisión siempre que la Comisión lo solicite? FinerTy: Cuando habla de copias legales, ¿quiere decir copias certificadas? TroTsky: El que visitó a todos los ministros de todas las oficinas para que entregaran los documentos fue un representante del Instituto Lenin. El secretario del ministro, de los respectivos ministerios y oficinas, junto con el representante del Instituto Lenin, todos certificaron las copias. GolDman: ¿El Instituto Lenin es un organismo gubernamental? TroTsky: Es un organismo del Partido. En la Unión Soviética, los organismos del Partido están conectados con los organismos soviéticos. GolDman: ¿Estos documentos están disponibles para el público? TroTsky: Sí, se hicieron públicos muchas veces, y nunca nadie los negó. GolDman: Antes de seguir, quiero hacer notar a la Comisión el hecho de que se hicieron varias preguntas sobre el “último testamento” de Lenin durante el interrogatorio del sábado. Quiero llamar la atención de los miembros de la Comisión sobre el hecho de que Vyshinsky, en la página 127 del Informe de los Expedientes Judiciales en el caso del Centro Terrorista Trotskista-Zinovievista*, hace la siguiente declaración, a la mitad del quinto párrafo, segunda oración. Sr. Finerty, ¿tiene una copia de eso? FinerTy: Sí. GolDman (leyendo): “Fue bajo su dirección, bajo la dirección del camarada Stalin, ese gran ejecutor y guardián de la voluntad y el testamento de Lenin, que la organización contrarrevolucionaria trotskista fue derrotada”. Si Vyshinsky se refería a la voluntad y testamento oficiales de Lenin, quiero que la Comisión,

112

El Caso lEón TroTsky

cada uno de sus miembros, tengan una copia de la voluntad y el testamento de Lenin. Les suministraremos las copias. Lean ese documento, y vean si Stalin fue designado como “el gran ejecutor y guardián de la voluntad y el testamento de Lenin”. En la misma página, página 127, el último párrafo que comienza con: “Es por eso que los trotskistas y zinovievistas”, la segunda oración dice: Por eso, en marzo de 1932, en un arrebato de furia contrarrevolucionaria, Trotsky estalló en una carta abierta con un llamamiento a “sacar a Stalin del camino” (esta carta fue encontrada entre los paneles dobles de la maleta de Holtzman y figuraba como evidencia en este caso). Quiero que conste en actas un extracto muy breve de la carta a la que se refiere Vyshinsky. Leo ahora de The Militant del 9 de abril de 1932, que contiene la “Carta Abierta al Comité Ejecutivo Central de la URSS”, de León Trotsky. Leo desde el tercer hasta el último párrafo: Lean nuevamente las resoluciones de los plenarios del Comité Central de los años 1926 y 1927, lean nuevamente las declaraciones de la Oposición; cuentan con un conjunto de documentos más completo que el que yo tengo. Y se convencerán, una vez más, de que nosotros predijimos cuál sería la evolución del Partido, del aparato, de la camarilla stalinista, de que señalamos de antemano los hitos fundamentales3. Quiero señalar que la traducción al inglés de la siguiente oración no es correcta. La traducción al inglés de esta oración no significa nada. Dice lo siguiente: “La descomposición del sistema estalinista acusa con la observación exacta de la manera indicada por la Oposición”4. Este no es el significado que revisé, pero son libres de contrastarlo con el original en ruso. Sigo citando: ¿Quieren seguir por este camino todavía más? Pero ya no hay más camino por seguir. Stalin los llevó a un callejón sin salida. No pueden avanzar sin liquidar al estalinismo. Deben apoyarse en la clase obrera y darle a la vanguardia proletaria la posibilidad, por medio de la más absoluta libertad de crítica, de revisar todo el sistema soviético y librarlo rápidamente de la basura acumulada. Es hora, por fin, de seguir el último e insistente consejo de Lenin: ¡Remover a Stalin!5 TroTsky: Quisiera decir que en la edición francesa… la edición inglesa del Informe Textual dice: “Sacar a Stalin del camino”; en la edición francesa dice: “Matar o asesinarlo”. Las traducciones no coinciden.
3 “Sobre la privación de la ciudadanía soviética. Carta abierta al Presídium del Comité Ejecutivo Central de la URSS”, 1º de marzo de 1932, Escritos de León Trotsky (1929-1940), op. cit., traducción mejorada. 4 Ídem. La frase correcta es: “El sistema estalinista se está desintegrando exactamente como lo indicó la Oposición”. 5 Ídem.

SESIÓN TERCERA

113

GolDman: Ahora, Sr. Trotsky, voy a leerle a usted y a la Comisión los nombres de los acusados en el primer juicio, y voy a preguntarle si reconoce alguno de los nombres de las personas que en el momento del juicio eran seguidores suyos y podrían ser llamados correctamente “trotskistas”: G. E. Zinoviev, L.B. Kamenev, G.E. Evdokimov6, I.N. Smirnov, I.P. Bakayev7, V.A. Ter-Vaganian8, S.V. Mrachkovsky, E.A. Dreitzer*, E.S. Holtzman, I.I. Reingold9, R.V. Pickel10, V.P. Olberg, K.B. Berman-Yurin (me cuesta entender lo que indica el guión, si se trata de una persona que tenía dos nombres, un alias, o si era, en realidad, el nombre de una sola persona). Fritz David (I.I. Krugliansky*), M. Lurye y N. Lurye11. ¿Podría considerarse, Sr. Trotsky, en el momento del proceso en agosto de 1936, a alguna de estas personas correctamente como seguidores suyos o “trotskistas”? TroTsky: Ni a una sola de ellas. GolDman: Leo los nombres de los acusados en el segundo juicio: Y.L. Pyatakov, K.B. Radek, G.Y. Sokolnikov*, L.P. Serebryakov*, N.I. Muralov*, Y.A. Livshitz12, Y.N. Drobnis*, M.S. Boguslavsky, I.A. Knyazev13, S.A. Rataichak*, B.O. Norkin*, A.A. Shestov*, M.S. Stroilov14, Y.D. Turok15, I.Y. Hrasche, G.E. Pushin, V.V. Arnold*.
6 Evdokimov, G.E. (1884-1936). Obrero y marino en Petrogrado, presidente del Soviet de Petrogrado, fue secretario del Comité Central y colaborador cercano de Zinoviev; fue encarcelado por su supuesta complicidad en el asesinato de Kirov y ejecutado después del primer juicio de Moscú. 7 Bakayev, Ivan (1857-1936). Fue encarcelado por su supuesta complicidad en el asesinato de Kirov y ejecutado después del primer juicio de Moscú. 8 Ter-Vaganian, Vagarshak (1893-1936). Bolchevique de la Vieja Guardia, fue el dirigente de la revolución soviética en Armenia. Escribió numerosas obras referidas al problema nacional, y fue el primer director del periódico comunista Pod Znameniem Marxisma (Bajo la Bandera del Marxismo). Miembro de la Oposición de Izquierda, fue expulsado del partido en 1927, capituló en 1929 y fue enviado al exilio en 1933. Ejecutado después del primer juicio de Moscú. 9 Reingold, Isaac (1897-1936). Bolchevique en 1917, expulsado como zinovievista en 1927, es reintegrado en 1928 y afectado a la dirección del trust algodonero. Había apoyado a la Oposición Unificada. 10 Pickel, Ricardo (1896-1936). Escritor y dramaturgo, veterano de la Guerra Civil, había dirigido el secretariado de Kamenev. 11 Lurye, Mossei (1897-1936). Seudónimo de Alexander Emel, científico y ex militante del PC alemán que durante 1932 escribió artículos antitrotskistas para la prensa de la Comintern. Él y Nathan Lurye (1901-1936), cirujano, fueron agentes provocadores durante el primer juicio de Moscú. 12 Livshitz, Iakov A. (1896-1937). Viejo bolchevique, era el adjunto de Kaganovich y fue condenado a muerte en el proceso a Pyatakov. 13 Knyazev, I. A. (1893-1937). Acusado en el segundo proceso de Moscú de haber realizado sabotajes al ferrocarril y de pertenecer al servicio de espionaje japonés. 14 Stroilov M.S. (1899-?). Ingeniero en jefe de la cuenca del Kuznets, fue condenado en el proceso de Novosibirsk. En el proceso de Pyatakov, Stroilov, antiguo alto funcionario del Consulado de Berlín, fue acusado de convertirse en espía alemán a través de una relación profesional, mantenida con von Berg. Él y Hrasche sirven de testigos de cargo, lo que constituye un notable indicio de su papel como provocadores. 15 Turok, Y.D. (1900-1937). Se unió al Partido Bolchevique en 1917. Tomó parte activa en la Guerra Civil. Director del ferrocarril de los Urales. También acusado en el juicio a Pyatakov de organizar actividades de sabotaje a los ferrocarriles y de ser espía al servicio de los japoneses.

114

El Caso lEón TroTsky

FinerTy: Sr. Presidente. Quisiera decir, Sr. Goldman, que este tema no es de gran ayuda para la Comisión. Obviamente, en el momento del juicio, estos hombres no eran seguidores de Trotsky, según su propio testimonio; la verdadera cuestión es si en algún momento habían sido seguidores de Trotsky. GolDman: Ya nos referiremos a eso. Le pregunto si inmediatamente antes del juicio algunos de estos acusados eran seguidores suyos o podrían ser señalados correctamente como trotskistas. TroTsky: Ninguno de ellos, que yo sepa, porque hay algunas personas cuyos nombres escuché por primera vez gracias a los informes del tribunal. En teoría, sería posible admitir que podría haber ex trotskistas. No lo sé. Pero las personas que yo conocía fueron mis adversarios desde años antes del juicio. GolDman: Ahora nos referiremos a los individuos de estos juicios, Sr. Trotsky. Puede contarnos más detalles sobre eso. Tomaré a Zinoviev y Kamenev, Sr. Trotsky, y le preguntaré cuándo fue la primera vez que los vio, si lo recuerda, aproximadamente. TroTsky: Vi a Kamenev por primera vez en 1902, era un joven estudiante; a Zinoviev después. Estuve relacionado con Kamenev desde 1902. A Zinoviev lo vi por primera vez en el Congreso del Partido en 1907 en Londres. Pero me acerqué a él recién en 1917. GolDman: ¿Cómo eran sus relaciones políticas con Kamenev y Zinoviev hasta la Revolución de Octubre, es decir, entre el momento en que llegó a Rusia en mayo de 1917 hasta octubre de 1917? TroTsky: No tenía comunicación personal con Zinoviev; sí tenía comunicación personal con Kamenev. Era el esposo de mi hermana. Tenía una relación personal con él. Yo no pertenecía a la organización bolchevique en ese momento, y por eso, nuestras relaciones políticas reflejaban completamente mis relaciones con los bolcheviques, y la actitud del centro bolchevique hacía mí. GolDman: ¿Usted ingresó al Partido Bolchevique en agosto de 1917? TroTsky: Sí. GolDman: Después de eso, ¿cómo eran sus relaciones políticas con Zinoviev y Kamenev? TroTsky: Eran amistosas a nivel personal, y también lo mismo que antes de 1917, con Kamenev. Pero la actitud de Zinoviev y Kamenev durante el período de la insurrección armada y la Revolución de Octubre obstruyeron nuestras buenas relaciones, porque fueron adversarios de la insurrección de Octubre16. Lenin propuso incluso expulsarlos del Partido. Me opuse a esta
16 Zinoviev y Kamenev se opusieron a la Insurrección de Octubre. Primero consideraron prematuro que el Partido Bolchevique llamase y preparase la insurrección. Cuando ésta triunfó pugnaron primero por la conformación de una coalición de todos los partidos socialistas para ejercer el gobierno y no que el mismo emergiera del Congreso de los Soviets. Luego se opusieron a la disolución de la Asamblea Constituyente proponiendo un “tipo combinado de instituciones” entre ésta y el soviet. Fueron separados del Comité Central en el mes octubre por hacer público el debate en torno a la

SESIÓN TERCERA

115

propuesta, y obtuvimos una amplia mayoría en el Comité Central contra la expulsión. Lenin estuvo muy satisfecho, porque para él era sólo una medida para presionarlos. Se hicieron conocidos en todo el Partido durante este período como los opositores a la Revolución de Octubre. GolDman: ¿Tuvo peleas políticas con ellos después de la Revolución de Octubre? TroTsky: No inmediatamente. Tengo varios documentos, o algunos documentos, que son amistosos, de carácter político y personal, de Zinoviev y Kamenev. Son caracterizaciones favorables hacia mi actividad después de la Revolución de Octubre. GolDman: Lo que nos interesa principalmente es su relación con ellos después de la muerte de Lenin y su rol en la lucha entre usted y Stalin. TroTsky: Zinoviev y Kamenev se convirtieron… Con Stalin crearon la llamada troika, o triunvirato, que fue el organismo dirigente del Comité Central del Partido y del país desde fines de 1922 a 1925. FinerTy: Sr. Goldman, creo que en las actas debería figurar la fecha de la muerte de Lenin. GolDman: ¿Cuál fue la fecha de la muerte de Lenin? TroTsky: Fue en enero de 1924. GolDman: ¿Enero? TroTsky: El 21 de enero de 1924. Pero antes de su muerte, estuvo enfermo durante mucho tiempo. Se enfermó en octubre de 1922, y estuvo totalmente alejado del trabajo dirigente durante muchos meses. En ese momento se dio una situación provisoria. Esperábamos su reincorporación al trabajo partidario. Volvió a trabajar durante algunos meses, creo que durante tres meses. Demostraré eso con mayor exactitud. Pero se enfermó de nuevo y definitivamente, fue el 5 o 6 de marzo de 1923. Esta vez, su enfermedad duró hasta su muerte. Durante este período, la burocracia encontró su dirección en este triunvirato de Zinoviev-Stalin-Kamenev. Puedo presentar a la Comisión, si me permiten, un folleto dirigido contra mí, escrito por Zinoviev, Stalin y Kamenev, en inglés, con una introducción de uno de los dirigentes del Partido Comunista de Estados Unidos, Bittelman17. Presenta a Zinoviev, Kamenev y Stalin como la emanación genuina del bolchevismo contra mí. Él es la representación, o el espíritu completo… GolDman: El testigo se refiere al folleto Leninismo o trotskismo, escrito por G. E. Zinoviev. J. Stalin y L. Kamenev, en febrero, o publicado en febrero de
insurrección, luego fueron reincorporados. Lenin indicaba que era beneficioso para el partido que el ala conciliadora contara con revolucionarios destacados como ellos. 17 Bittelman, Alexander (1890-1982). Miembro fundador del Partido Comunista de Norteamérica. Había sido dirigente del sector de Foster del PC de Estados Unidos y al igual que a aquel se lo degradó cuando Moscú eligió a Earl Browder para conducir el partido y en 1960 fue expulsado del PC por “revisionista”. Publicó el folleto Trotsky the traitor, NY, Workers Library Publishers, 1937.

116

El Caso lEón TroTsky

1925, para el Workers Party of America18, en ese momento el Partido Comunista se llamaba Partido de Trabajadores de Estados Unidos, por la editorial Daily Worker, sita en Boulevard West Washington 113, Chicago, Illinois. Presentaremos este folleto como Prueba Nº 5. (El folleto Leninismo o trotskismo, escrito por Zinoviev, Stalin y Kamenev, es presentado como Prueba Nº 5.) TroTsky: ¿Puedo citar algunas líneas de la introducción de Bittelman? GolDman: Sí, puede hacerlo. FinerTy: Antes de que el Sr. Trotsky testifique, ¿puede aclararse en el acta si el triunvirato se originó durante la primera enfermedad de Lenin o durante la segunda? TroTsky: ¿Qué? FinerTy: ¿El Triunvirato se formó durante la primera o la segunda enfermedad de Lenin? TroTsky: ¿Cuándo se construyó? Sr. abogado, es muy difícil de decir. No tenemos una investigación sobre la organización de este bloque. Hice un comentario sobre que, durante la primera enfermedad, la situación era tal que fueron muy cautelosos antes de que los doctores confirmaran la imposibilidad de la reincorporación física de Lenin. Al principio, adoptaron una lucha contra mí, con la perspectiva de convertirse en los dirigentes del Partido. Pero durante la segunda enfermedad de Lenin se envalentonaron más. Entonces, era oficialmente una institución, la troika… troika significa tres. No se transformó en institución oficial hasta la segunda enfermedad de Lenin. Durante la segunda enfermedad no se convirtió en oficial en un sentido constitucional, sino para la opinión del Partido Comunista. FinerTy: ¿Definitivamente? TroTsky: Definitivamente. GolDman: Se convirtió en una institución pública durante la segunda enfermedad de Lenin. ¿Quiere leer algunos extractos? TroTsky: Sí. El Sr. Bittelman escribe: “Él [Trotsky] no se reconciliará con el hecho de que el Partido Comunista de Rusia y toda la Internacional Comunista son dirigidos por la vieja guardia bolchevique por el camino del leninismo, contrario al trotskismo”. Zinoviev aparece como el primer colaborador, aunque no en el orden alfabético. Se trata de un orden político. Pero el mismo Sr. Bittelman publicó lo siguiente en Trotsky, el traidor, un nuevo folleto aparecido en los últimos días, y allí leemos: Trotsky, Zinoviev, Pyatakov y compañía son “viejos bolcheviques”, según dicen algunos. Se dice que son los “padres” de la Revolución Rusa. Sobre esta base falsa, se plantea la pregunta: ¿cómo es posible que estos “fundadores” del
18 Partido de Trabajadores de Estados Unidos.

SESIÓN TERCERA

117

sistema soviético traten de traicionarlo, y se unan para este propósito con los peores enemigos del socialismo? Aquellos que genuinamente se hacen estas preguntas parecen no saber que esta pandilla de bandidos contrarrevolucionarios tiene una larga historia, que su transformación en aliados del fascismo no es una cuestión repentina o de la noche a la mañana. Han estado avanzando en esa dirección durante largo tiempo [página 12–A.M.G.]. Por el momento, basta decir que, así como la revolución norteamericana19 tuvo su Benedict Arnold y Aaron Burr20, y así como nuestro período de Guerra Civil tuvo su John Wilkes Booth21, el asesino de Lincoln, la Unión Soviética tiene su Trotsky, Zinoviev, Pyatakov y otros [página 3-4–A.M.G.]. En 1925, se refirió a Zinoviev como la genuina “Vieja Guardia bolchevique”. Ahora, él es “el Booth de Rusia”. GolDman: El testigo se refiere al folleto escrito por Alexander Bittelman, el mismo que escribió la introducción de la Prueba Nº 5, Leninismo o trotskismo. Alexander Bittelman es un miembro conocido del Partido Comunista. Marque este folleto como Prueba Nº 6.

(El folleto, Trotsky, el Traidor, escrito por Alexander Bittelman, es agregado a la evidencia como Prueba Nº 6.) FinerTy: Sr. Goldman, el comisionado Stolberg cree que sería correcto mostrar qué posiciones en el gobierno el Triunvirato… Qué posiciones sostenían Zinoviev, Kamenev y Stalin durante el Triunvirato. GolDman: ¿Entendió esto, Sr. Trotsky? TroTsky: No es una cuestión directamente de gobierno. Zinoviev nunca fue miembro del gobierno; tampoco Kamenev. Pero ambos eran miembros del Politburó, que es el verdadero centro dirigente del Partido y del país. El gobierno, el gobierno oficial, recibe órdenes del Politburó, y un miembro del Politburó es incomparablemente más importante que el ministro de más alto rango. Es sólo un puesto técnico, el de ministro. Zinoviev, Kamenev y Stalin, ellos constituían la troika, no con estatus partidario, ni tampoco reconocido oficialmente en el país. Pero estaba sostenido por el aparato del Partido, y
19 El autor habla de dos procesos. Por un lado la revolución de independencia norteamericana iniciada en 1775, y la guerra de independencia que la continuó, mediante la cual las 13 colonias conquistaron su independencia de la metrópoli británica. Por otro lado, la guerra de secesión o guerra civil norteamericana, iniciada en 1861 y concluida en 1865 con la derrota de los estados del sur y la supresión de la esclavitud. 20 Benedict, Arnold (1741-1801). En Estados Unidos, su nombre es sinónimo de traición, ya que comenzó la guerra de independencia formando parte de las fuerzas rebeldes y se pasó al bando inglés. Burr, Aaron (1756-1836). Se convirtió en el tercer vicepresidente de los Estados Unidos durante la presidencia de Thomas Jefferson, aunque es más famoso por su duelo con Alexander Hamilton (“padre fundador” de Estados Unidos, al que dio muerte), por sus presuntas conspiraciones secesionistas y por su proceso y absolución final por traición. 21 Wilkes Booth, John (1838-1865). Actor estadounidense. Enfurecido por la derrota del sur, disparó contra Lincoln el 14 de abril de 1865, provocándole la muerte un día después.

118

El Caso lEón TroTsky

esto era absolutamente suficiente para su rol dominante. En el Congreso del Partido que se realizó en 1923, durante la enfermedad de Lenin –era el XII Congreso del Partido–, un miembro, un prominente miembro del Partido, Ossinsky22, atacó a Zinoviev, y Stalin respondió inmediatamente. GolDman: ¿Es un extracto corto? TroTsky: No es largo. Camaradas. No puedo ignorar el ataque del camarada Ossinsky contra… el camarada Zinoviev. Elogió al camarada Stalin, elogió al camarada Kamenev y arremetió contra el camarada Zinoviev, creyendo que es suficiente eliminar a uno, y que luego llegará el turno de los otros. Se ha puesto como objetivo destruir el núcleo que se ha formado dentro del Comité Central durante años de trabajo, con el fin de destruir todo después, paso a paso... Si el camarada Ossinsky pretende emprender seriamente un ataque contra uno u otro miembro del Comité Central, debo advertirle que chocará contra un muro de piedra con el que, me temo, se romperá la cabeza. Era un momento en el que Stalin se presentaba oficialmente como miembro de la troika y totalmente vinculado a Kamenev y Zinoviev… o, mejor dicho, a Zinoviev y Kamenev. Mi nombre no fue mencionado, pero el hecho de que no haya sido mencionado fue muy bien entendido por todos los burócratas; estaba dirigido contra mí. FinerTy: Tengo otra sugerencia, y es que sería conveniente que el testigo muestre la estructura del Partido, cuáles son las funciones del Comité Central, y cuál es la función del Politburó. El acta no muestra cuál es la constitución del Partido como algo diferente de la constitución del gobierno. Dewey: ¿Se puede hacer esto después? GolDman: No tengo objeción. Creo que al Sr. Finerty le gustaría hacerlo, y quizá pueda desarrollar ese tema en las repreguntas. FinerTy: Podría ser necesario para una determinación inteligente sobre estas cuestiones. GolDman: Sí. No quiero ocupar mi tiempo con todos estos temas. ¿Tiene algún otro extracto breve que quiera citar sobre las relaciones de Stalin con Zinoviev y las relaciones que usted tuvo con Zinoviev? TroTsky: Creo que más o menos es suficiente por el momento. Podemos presentar más citas sobre la troika. Lo más importante ya lo expliqué. GolDman: Ahora, ¿podría decirnos, darnos una idea del desarrollo de la lucha, la lucha política, entre usted y el Triunvirato? ¿Qué sucedió en los años posteriores? ¿Este bloque, este Triunvirato, permaneció como bloque o se rompió? ¿Qué sucedió después de eso?
22 Ossinsky, V.V. (1887-1938). Ocupó un puesto en el Comisariado de Agricultura y era candidato al Comité Central en el momento de su detención.

SESIÓN TERCERA

119

TroTsky: Se rompió. Debo mencionar que después de la ruptura de Kamenev y Zinoviev con Stalin, conocí todos los secretos de la troika, como aliado de Zinoviev y Kamenev. Zinoviev y Kamenev explicaron –era una explicación oficial en las reuniones del Partido y las sesiones del Partido– que entre los miembros del Politburó era una obligación mutua no atacarse el uno al otro, sino sólo a Trotsky. GolDman: ¿Cuándo se dio la ruptura de Zinoviev y Kamenev con Stalin? TroTsky: Fue durante la preparación, la preparación secreta de la ruptura. Fue en la segunda mitad de 1925. Se presentó abiertamente en el XIV Congreso del Partido. Eso fue a principios de 192623. GolDman: Con respecto a su relación con Kamenev y Zinoviev, ¿podría decirles a los miembros de la Comisión qué pasó realmente después de la ruptura? TroTsky: Zinoviev y Kamenev fueron mis más acérrimos adversarios durante la época de la alianza con Stalin. Stalin fue más cauto en la pelea contra mí. Pero Zinoviev era presidente del Soviet de Petrogrado. Kamenev era presidente del Soviet de Moscú. Son circunstancias muy importantes. Estaban bajo la presión de los trabajadores, de los mejores obreros que había, los de Petrogrado y Moscú, los obreros más desarrollados y educados. La base de apoyo de Stalin estaba en las provincias, la burocracia de las provincias. Al principio no entendían, es decir, Zinoviev y Kamenev, así como otros, por qué se daba la ruptura. Pero fue la presión de los obreros de ambas capitales. La presión de los trabajadores empujó a Zinoviev y Kamenev a tener contradicciones con Stalin. Eran los fundamentos del socialismo… los cimientos del socialismo. No podía explicar esto por ambiciones personales. No estoy negando el papel del factor de las ambiciones personales, sino que las ambiciones personales empiezan a jugar un rol sólo por la presión de las fuerzas sociales. Sin eso, se convierten puramente en ambiciones personales. GolDman: ¿Formaron un bloque con usted? TroTsky: Lo hicieron, pero no inmediatamente después del XIV Congreso. Formamos una alianza con Zinoviev y Kamenev alrededor de tres o cuatro meses después. GolDman: ¿Cuánto duró esa alianza? TroTsky: ¿Me permitiría citar una declaración de Zinoviev? GolDman: Sí. TroTsky: Fue en el Comité Central de julio de 1926, Zinoviev dijo… está en el informe del Comité Central: He cometido muchos errores. Creo que mis errores más importantes son dos. Mi primer error de 1917 es conocido por todos ustedes… Considero mi segundo error más peligroso, porque el error de 1917 lo cometí en presencia de
23 El XIV Congreso se realizó en diciembre de 1925.

120

El Caso lEón TroTsky

Lenin, fue corregido por él, y por nosotros mismos también con la ayuda de Lenin, algunos días más tarde. Pero mi error de 1923 consistió en… orDjonokiDze: ¿Que engañó a todo el Partido? zinoviev: Decimos que ahora ya no puede haber duda alguna de que el núcleo fundamental de la Oposición de 1923, como lo ha probado la posterior evolución de la facción dirigente, advirtió justificadamente sobre los peligros de la desviación de la línea proletaria y del crecimiento amenazador del régimen del aparato... Sí, en lo concerniente a la opresión burocrática ejercida por el aparato, Trotsky tenía razón frente a nosotros” (trascripción taquigráfica del Comité Central, IV, pág. 33). sTolBerG: Sr. Trotsky, el primer error del que habla Zinoviev, usted lo caracterizó como su oposición a la Revolución de Octubre. ¿No era una oposición a la Insurrección de Octubre? TroTsky: A la Revolución de Octubre, porque sin Insurrección de Octubre, no hubiera habido Revolución de Octubre. GolDman: ¿Cuánto duró su bloque con Zinoviev y Kamenev? TroTsky: Casi dos años… diecinueve meses, para ser exactos. Empezó en la primavera de 1926 y terminó en el otoño de 1927. GolDman: ¿Cuál fue la razón de la ruptura entre las fuerzas de Zinoviev y Kamenev y las suyas? TroTsky: La razón fue la represión de la burocracia contra la Oposición. Al principio era posible, parecía posible, que Zinoviev y Kamenev, para Zinoviev y Kamenev –tuvimos una gran discusión sobre esto24– que por nuestra lucha podríamos cambiar la política del Partido en poco tiempo. La reacción de las masas y la reacción activa de la burocracia demostraron que era imposible. La burocracia se había endurecido y perseguía a la Oposición. Entonces la cuestión era: ruptura con la burocracia y el aparato, con existencia legal, o retroceder y capitular. GolDman: ¿La ruptura de su bloque con Zinoviev ocurrió antes o después de su expulsión del Partido? TroTsky: Antes, unas semanas antes, pero no formalmente. Para nosotros era claro y estábamos preparados para la expulsión. Era claro que mi grupo estaba completamente listo para aceptar la expulsión; que el grupo de Zinoviev evitaría la expulsión a cualquier precio. GolDman: ¿El grupo de Zinoviev logró evitar la expulsión? TroTsky: No inmediatamente, mediante la capitulación. Permanecieron seis meses expulsados del Partido.
24 Kamenev le dijo a Trotsky: “No tiene usted más que presentarse en público, en la misma tribuna con Zinoviev, y el partido reconocerá inmediatamente cuál es su verdadero Comité Central”. Trotsky, que se rió de su “optimismo burocrático” ya que no estimaba en profundidad el retroceso de la situación, era plenamente consciente de que la batalla iba a ser larga y difícil e íntimamente vinculada a los acontecimientos en el extranjero. León Trotsky, Mi Vida, op. cit., p. 415.

SESIÓN TERCERA

121

GolDman: ¿Los expulsaron en el Congreso donde lo expulsaron a usted? TroTsky: Sí, expulsaron a todos los oposicionistas, a pesar de la capitulación. FinerTy: Sr. Goldman, el comisionado Stolberg cree que sería bueno mostrar cuál era la base del bloque entre Zinoviev y Trotsky. sTolBerG: El acuerdo. TroTsky: La base está formulada en nuestra plataforma, también publicada en inglés en un libro titulado La verdadera situación en Rusia25. Es un documento importante de 150 páginas, que abarca todas las cuestiones de la vida social y política en la Unión Soviética, su política internacional y cuestiones de la Internacional Comunista. Como he explicado, era una cuestión de democracia contra burocracia, igualdad contra privilegios, más industrialización –en ese momento, la burocracia estaba en contra de la industrialización– a favor de la colectivización en el campo, una política internacional revolucionaria frente a una estrecha perspectiva nacional en materia de diplomacia, un cambio total en la política de la Internacional Comunista, más independencia de las secciones de la Comintern y, al mismo tiempo, más política revolucionaria internacional de las secciones. Dewey: ¿Ese documento será agregado a la evidencia? GolDman: Este programa al que se refiere el Sr. Trotsky, publicado como libro, si no me equivoco, en 1927, con una introducción de Max Eastman, también está traducido por Max Eastman, y se llama La verdadera situación en Rusia. No están disponibles aquí. Dewey: Haremos un breve receso ahora. *** GolDman: ¿Qué ocurrió con Zinoviev y Kamenev después de haber sido expulsados del Partido, Sr. Trotsky? TroTsky: Después de la segunda capitulación, la segunda declaración de capitulación, fueron admitidos en el Partido, cinco o seis meses después de la expulsión. GolDman: ¿Quiere decir que cinco o seis meses después de la expulsión capitularon? TroTsky: Capitularon en el XV Congreso, pero siguieron expulsados durante algunos meses. GolDman: Entonces, entiendo que usted dice que en el XV Congreso capitularon, y firmaron una segunda declaración admitiendo sus errores. FinerTy: ¿Puede decirnos la fecha? GolDman: ¿Cuándo se realizó este Congreso, Sr. Trotsky? TroTsky: Se realizó a fines de diciembre de 1927.
25 Fue publicado con el nombre La situación en Rusia después de la revolución, Bs. As., Distribuidora Baires, 1973.

122

El Caso lEón TroTsky

GolDman: Fueron expulsados del Partido en ese Congreso. ¿Los enviaron al exilio después de esto, inmediatamente después? TroTsky: Sí, los enviaron al exilio, pero no muy lejos, en Siberia… en los pueblos del interior de Rusia. GolDman: Entendí que dijo que seis meses después de eso capitularon nuevamente. TroTsky: Sí, hicieron una segunda declaración y fueron admitidos como miembros del Partido. GolDman: ¿Puede entregar… tiene una copia de esta declaración de capitulación, o puede referir a la Comisión al Pravda? TroTsky: Lamentablemente no pudimos preparar todos los documentos de la capitulación. Están todos publicados en el Pravda, y están ahora en la Biblioteca Pública de Nueva York. Podríamos enviar un telegrama a Nueva York para pedir una copia. GolDman: En sus registros, ¿puede encontrar la fecha del Pravda donde fue publicada la declaración de capitulación? TroTsky: No. FinerTy: Sr. Goldman, ¿conseguirá para las actas la fecha de la capitulación mencionada en el Pravda? GolDman: Sí, entregaremos a la Comisión la fecha de la capitulación y la copia del Pravda. TroTsky: Hay mucho material. GolDman: ¿Cuándo fue la última vez que vio a Zinoviev y Kamenev? TroTsky: A finales de 1927. GolDman: ¿Vio a Kamenev en otro momento? TroTsky: Fue en el mismo momento, juntos, a ambos. Goldman: ¿Tuvo alguna conversación con ellos? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Qué se dijo en esa conversación? TroTsky: El tema de la conversación fue que se les permitía volver, volvían a la vida política. Les dije que era su muerte política. La capitulación es la muerte política. GolDman: ¿Mantuvo alguna correspondencia con Zinoviev y Kamenev? TroTsky: La última carta que recibí de Zinoviev fue el 7 de noviembre de 1927. Termina con las palabras: “Admito totalmente que Stalin hará circular mañana las más venenosas ‘versiones’. Estamos tomando medidas para informar al público. Hagan lo mismo. Saludos afectuosos. Suyo, G. Zinoviev”. GolDman: El testigo cita una carta de Zinoviev con fecha 7 de noviembre de 1927, dirigida a L.B. Kamenev, L.D. Trotsky y Y.P. Smilga*. Se proporcionará una copia a la Comisión.

SESIÓN TERCERA

123

FinerTy: Será mejor que se indique quiénes eran esas personas, como Smilga. GolDman: Kamenev es el mismo Kamenev sobre el que leyeron. FinerTy: Sí. GolDman: ¿Y Smilga? TroTsky: Smilga es un viejo miembro del Partido, un miembro del Comité Central del Partido y miembro de la Oposición, del centro de la Oposición en ese momento. Está en prisión ahora, si no lo asesinaron. No estoy seguro. sTolBerG: ¿Qué quiere decir con el centro de la Oposición? ¿El comité ejecutivo? TroTsky: Era un comité ejecutivo, sí, como un comité central. GolDman: ¿De los camaradas dirigentes de la Oposición de Izquierda? TroTsky: Sí. Beals: Mediante la observación de “asesinato”, ¿se refiere a que ha sido encarcelado y nunca ha tenido un juicio? TroTsky: Nunca. GolDman: ¿No sabe si está vivo o no? TroTsky: No estoy seguro de que esté vivo. En la lista de los acusados se colocan solamente los nombres de las personas que firmaron confesiones. De los otros, no sé. Aquí, él está mencionado como terrorista y cosas así. GolDman: En el Informe Textual. ¿Mantuvo alguna correspondencia con Zinoviev y Kamenev después de haber sido exiliado a Alma Ata? TroTsky: No. GolDman: ¿Mantuvo alguna correspondencia con Zinoviev y Kamenev después de haber sido deportado de la Unión Soviética? TroTsky: No. GolDman: ¿Mantuvo alguna correspondencia con ellos mediante algún intermediario? TroTsky: No. GolDman: ¿Habló alguna vez con alguien con el fin de enviarles algún mensaje a Zinoviev y Kamenev? TroTsky: Nunca. GolDman: ¿Desde que comenzó su exilio hasta ahora? TroTsky: Desde el 7 de noviembre de 1927. GolDman: Entonces, ¿la última correspondencia que tuvo con Zinoviev fue el 7 de noviembre de 1927? TroTsky: Sí. sTolBerG: ¿Zinoviev y Kamenev? GolDman: Sí, ¿también con Kamenev? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Ha escrito alguna vez artículos o cartas en los que tratara el rol de Zinoviev después de la capitulación?

124

El Caso lEón TroTsky

TroTsky: Docenas y docenas. GolDman: ¿Podría darnos los artículos y cartas más importantes que haya escrito en referencia a su capitulación y de su papel general en el movimiento con posterioridad a la ruptura del bloque con ellos? TroTsky: Los artículos sobre los llamados capituladores son ochenta y cuatro. GolDman: ¿Ochenta y cuatro artículos? TroTsky: Ochenta y cuatro artículos, en el Boletín de la Oposición, en diferentes periódicos de nuestro movimiento. Ochenta y cuatro artículos, y también se analiza la cuestión en doce libros y folletos. GolDman: ¿Todos esos artículos, hasta donde usted sabe, están traducidos al inglés en The Militant? TroTsky: Esta es… esta es la lista sólo de The Militant. GolDman: Agrego a la evidencia la lista de artículos, también libros… TroTsky: También libros. GolDman: Artículos y libros en los que León Trotsky trata sobre los capituladores, Zinoviev y Kamenev. TroTsky: Y en general sobre la cuestión de la capitulación. GolDman: Y otros capituladores, en los que también se trata la cuestión de las capitulaciones en general. Presento esto como evidencia. Que conste en actas que les proporcionaré las copias de esta lista a los miembros de la Comisión. También pueden encontrarse en The Militant, un antiguo órgano de los trotskistas en Estados Unidos, cubren el período que va desde el 15 de diciembre de 1928 hasta el 6 de junio de 1936. Agrego esto como Prueba Nº 7. (La lista de artículos que aparecen en The Militant sobre las capitulaciones es agregada a la evidencia como Prueba Nº 7.) FinerTy: ¿La Comisión podría dar por hecho que estos artículos son todos críticos de Zinoviev y Kamenev? TroTsky: Absolutamente. GolDman: Los artículos hablan por sí solos, y podemos proporcionar a la Comisión al menos una copia del volumen encuadernado de The Militant. Son muy hostiles a los capituladores. En relación con esto, quisiera leer un extracto del discurso de Vyshinsky del 28 de enero. Se encuentra en la página 464 del Informe Textual del juicio: Los trotskistas pasaron a la clandestinidad, se pusieron la máscara del arrepentimiento y fingieron haberse desarmado. Obedeciendo las instrucciones de Trotsky, Pyatakov y los demás líderes de esta banda de criminales, con una política de duplicidad, camuflándose, volvieron a penetrar en el Partido, penetraron nuevamente en las oficinas soviéticas, aquí y allá, incluso lograron llegar hasta puestos de responsabilidad del Estado, ocultando durante algún tiempo, como ha sido establecido más allá de cualquier duda,

SESIÓN TERCERA

125

sus antiguos artilugios trotskistas y antisoviéticos, en sus apartamentos secretos, junto con armas, códigos, contraseñas, conexiones y cuadros. FinerTy: El comisionado Stolberg sugiere que sería de ayuda para la Comisión que nos dijera qué otros miembros dirigentes del bloque de la Oposición no capitularon. GolDman: ¿Quiere decir de la fracción de Zinoviev? sTolBerG: Había un bloque de Zinoviev, Kamenev y Trotsky. De las personalidades dirigentes, ¿quiénes capitularon y quiénes no? GolDman: Podemos pedirle al Sr. Trotsky los nombres, pero estamos recorriendo toda la lista de los acusados. sTolBerG: Creo que lo clarificaría. GolDman: Sr. Trotsky, ¿podría decirnos los nombres de los miembros dirigentes del bloque que, luego de la expulsión del Partido en el XV Congreso, no capitularon? TroTsky: Puedo nombrar solamente dos miembros, quienes capitularon en los últimos años. Se mantuvieron firmes hasta 1934. Me refiero a Rakovsky* y Sosnovsky26. Rakovsky es el ex embajador, y Sosnovsky es un escritor muy famoso en Rusia, un periodista, y uno de los mejores de nuestro país. El resto capitularon uno tras otro. GolDman: ¿Discutió alguna vez con alguno de ellos la posibilidad de organizar un centro unificado entre sus seguidores políticos y los seguidores de Zinoviev y Kamenev en la Unión Soviética, después de la ruptura de su bloque con Zinoviev y Kamenev? TroTsky: Nunca. Mis artículos muestran que eso es absolutamente imposible. Mi apreciación sobre ellos, mi total desprecio después de la capitulación, mi hostilidad hacia ellos y su hostilidad hacia mí, excluyeron esa posibilidad absolutamente. GolDman: ¿Ha leído el testimonio de Zinoviev y Kamenev y los demás acusados en el primer proceso de Moscú? Trotsky: Sí. GolDman: Allí los acusados alegaron que usted instruyó a varios de ellos para establecer un centro unificado entre sus seguidores políticos y los de ellos. ¿Ha leído esos testimonios? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Qué puede decir sobre eso? TroTsky: Es una mentira organizada por la GPU y apoyada por Stalin. GolDman: Ahora, con respecto a los otros acusados en el primer proceso, le pregunto si conoce o conoció a I. N. Smirnov. TroTsky: Sí.
26 Sosnovsky, L. (1886-1937). Viejo bolchevique y periodista, dirigente de la Oposición de Izquierda, deportado y luego apresado en 1928, en condiciones muy duras hasta 1934.

126

El Caso lEón TroTsky

GolDman: ¿Desde cuándo lo conoce? TroTsky: Desde la Guerra Civil. Era una de las figuras prominentes de la Guerra Civil. GolDman: ¿Y qué papel jugó en la Guerra Civil? TroTsky: Un papel importante. Estaba conmigo en el V Ejército27. Lideró las fuerzas en Siberia. Organizó y garantizó la victoria contra el Almirante Kolchak28. GolDman: En la lucha entre usted y Stalin, ¿qué posición asumió él? TroTsky: Estuvo conmigo contra Stalin todo el tiempo, hasta 1929. GolDman: ¿Lo expulsaron en el XV Congreso? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Qué sucedió con él…? ¿Lo enviaron al exilio? TroTsky: Fue enviado al exilio, sí. Más tarde capituló, un poco después de Radek. GolDman: ¿Capituló? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Un poco después de Radek? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Cuándo? TroTsky: A finales de 1929, noviembre de 1929. GolDman: ¿Hay alguna posibilidad de que tenga en sus archivos una copia de la declaración de su capitulación? TroTsky: Una parte de ella se reproduce en el Boletín. GolDman: ¿Se refiere al Boletín de la Oposición? TroTsky: Si me permite, le mostraré la cita: “3 de noviembre, se imprimió en Pravda un documento miserable de Smirnov y Boguslavsky29”… GolDman: ¿De dónde está leyendo ahora? TroTsky: Estoy leyendo un artículo mío en el Boletín Ruso, el Nº 7, de noviembre-diciembre de 1929. GolDman: ¿Nº 7 del Boletín? TroTsky: Del 3 de noviembre. Fue publicado en Pravda, “un documento miserable de Smirnov y Boguslavsky”. Está en el Boletín, y difiere poco de la cobarde declaración de Radek. Y se trataba de Smirnov, que era uno de mis mejores amigos comparado con Radek y Pyatakov. GolDman: Después de su capitulación en noviembre de 1929, ¿tuvo alguna relación con Smirnov?
27 Fue la primera divisiòn del Ejército Rojo organizado con metodología regular de construcción. 28 Ver nota 19 en Sesión Segunda. 29 Boguslavsky, M. S. (1886-1936). Veterano de la resistencia de la Guerra Civil y antiguo oposicionista, fue detenido en agosto de 1936, acusado de sabotaje de los ferrocarriles y ejecutado después del primer Juicio de Moscú.

SESIÓN TERCERA

127

TroTsky: Yo, de forma directa, no. Mi hijo se encontró con él en Berlín en 1931, en la calle. GolDman: ¿Su hijo le dio alguna información? TroTsky: Sí, nos dijo que el hombre era absolutamente infeliz y estaba desorientado, sin orientación política, que le dio información sobre viejos amigos, capituladores y no capituladores, y que fue muy amable cuando conversó con él –él conocía a mi hijo desde niño, y luego cuando era un muchacho–, al contrario de Pyatakov, quien también se encontró con mi hijo en la calle, pero miró para otro lado. Mi hijo lo llamó traidor. Fue en Unter den Linden30. GolDman: Quiero declarar ante la Comisión que no estamos tratando el testimonio de los acusados ahora, es decir, el testimonio que figura en el Informe, sino que lo mencionamos simplemente para establecer cuál es la actitud de León Trotsky hacia los acusados ahora y cuál era en ese momento, sólo con ese fin, y estoy notificando a la Comisión que no estoy analizando los testimonios en detalle. ¿Conoce a E.A. Dreitzer, Sr. Trotsky? TroTsky: Sí, era de la generación más joven. Dreitzer era un oficial del Ejército Rojo. Durante y después de mi expulsión del Partido, él, junto con diez o doce oficiales, organizaron una guardia alrededor de mi casa. Él estaba entre ellos. Olvidé completamente su nombre. Mi esposa me recordó que era Dreitzer. GolDman: ¿Era miembro de la guardia? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Miembro de la Oposición de Izquierda? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Fue expulsado del Partido en el XV Congreso? TroTsky: Sí, y también capituló en 1928. GolDman: ¿Sabe si fue exiliado? TroTsky: No estoy seguro; no lo sé. GolDman: ¿Cuándo capituló? TroTsky: Creo que en 1928. GolDman: ¿Tiene en sus registros una declaración de la capitulación que hizo en ese momento? TroTsky: Ni siquiera estoy seguro de que la hayan publicado. Él no era tan importante. GolDman: ¿Ha tenido alguna comunicación con él desde 1928? TroTsky: Nunca; olvidé su nombre. GolDman: ¿Podría, por favor, esperar hasta el final de la pregunta? TroTsky: Sí. (Risas.) GolDman: ¿Tuvo alguna vez alguna comunicación de alguna forma a través de terceras partes?
30 En Berlín, Alemania, es el principal bulevar de la ciudad; significa “Bajo los tilos”. Desde su inicio y hasta la II Guerra Mundial fue el centro neurálgico de la vida cultural berlinesa.

128

El Caso lEón TroTsky

TroTsky: Nunca. GolDman: Díganos su relación con S.V. Mrachkovsky. Dewey: Sr. Goldman, ¿podría interrumpirlo un momento? En la página 22 del informe oficial del juicio de agosto, el fiscal establece que Dreitzer era “una de las personas más devotas hacia él y en un momento fue jefe de su ‘guardia’ personal”. ¿Dreitzer fue alguna vez su guardaespaldas? TroTsky: Expliqué que después de dejar el Kremlin, después de mi expulsión, ocupé una casa particular. Algunos de los oficiales del Ejército Rojo organizaron esta guardia. Él estaba entre ellos. Eran jóvenes, no eran gente importante. Incluso olvidé el nombre Dreitzer. Mi esposa me lo recordó. Pero nunca fue alguien cercano… un amigo. GolDman: ¿Es todo, Sr. Dewey? Dewey: Es todo. GolDman: Ahora, ¿podría decirnos su relación con S.V. Mrachkovsky? TroTsky: A Mrachkovsky también lo llamaban “trotskista”. Fue uno de los héroes probados de la Guerra Civil en los Urales. Fue el general que comandó el Distrito Militar de los Urales. En lo que respecta a su relación conmigo, ésta fue sólo por nuestra actividad militar. Como oposicionista, fue muy activo hasta 1929 o finales de 1928. También capituló. GolDman: ¿Tiene algún registro de su declaración de capitulación en sus archivos? TroTsky: Encontraremos todos los registros. Se publicaron en todos los periódicos. GolDman: ¿No los tiene en este momento? TroTsky: Los conseguiremos todos para la Comisión. GolDman: ¿Tuvo alguna comunicación con él desde la capitulación? TroTsky: Nunca. GolDman: ¿Ni directa ni indirecta? TroTsky: Nunca. GolDman: ¿Ni en forma oral ni escrita? TroTsky: Nunca. GolDman: Ahora, le preguntaré si conoció a E. S. Holtzman. TroTsky: Sí. Creo que lo conocí. No estoy seguro, porque en el Partido había varios Holtzman. No estoy seguro de que sea el Holtzman que tengo en mente. Antes de nuestra deportación a Siberia, un Holtzman vino a nuestra casa a saludarnos y desearnos suerte. Lo conocí en ese momento, durante algún tiempo fue simpatizante de la Oposición, en 1926; pero se separó de la Oposición en 1927, antes del XV Congreso –antes de las expulsiones– él se separó de la Oposición. GolDman: ¿Existe alguna evidencia documental sobre esto? TroTsky: Está mencionado en el Informe Textual, pero el fiscal cree que fue una hipocresía. Esa es otra cuestión.

SESIÓN TERCERA

129

GolDman: ¿Tuvo algún tipo de comunicación con algún Holtzman desde que se fue de Rusia? TroTsky: Nunca. GolDman: ¿Directa o indirectamente? TroTsky: Nunca. GolDman: ¿Vio alguna vez a alguien que recordara como Holtzman? TroTsky: No. GolDman: ¿Puede decirnos algo sobre G. E. Evdokimov? TroTsky: También es un antiguo miembro del Partido, un zinovievista, un trabajador de Leningrado, miembro del Comité Central y amigo de Zinoviev. GolDman: ¿No fue miembro de la Oposición de Izquierda trotskista? TroTsky: Nunca. GolDman: ¿Mantuvo alguna vez correspondencia con él desde que estuvo en el exilio? Trotsky: Nunca. GolDman: ¿Directa o indirectamente? TroTsky: Nunca. GolDman: Ahora, díganos algo sobre V. A. Ter-Vaganian. TroTsky: Ter-Vaganian era un joven académico, un académico marxista, editor de una revista marxista. Tuve contactos con él porque escribía de vez en cuando algunos artículos para su revista. Recuerdo muy bien que era oposicionista, no activo porque era un hombre abstracto, no era un hombre político… Era un hombre teórico, nunca perteneció al centro dirigente de la Oposición, y capituló oficialmente junto a los otros después del XV Congreso. GolDman: ¿Cuánto tiempo después? TroTsky: No estoy seguro, pero creo que durante 1928. GolDman: ¿Cuándo fue la última vez que lo vio? TroTsky: Es posible que haya sido durante 1927. Goldman: ¿Lo vio desde que fue expulsado de Moscú? TroTsky: Nunca. GolDman: ¿No tuvo ninguna comunicación con él? TroTsky: Nunca. GolDman: ¿Comunicación ni oral ni escrita? TroTsky: Nada. GolDman: ¿Conoce al acusado I.I. Reingold? TroTsky: ¿Reingold? Sí. GolDman: ¿Quién era? TroTsky: Estaba relacionado con Sokolnikov en el trabajo del Ministerio de Defensa. Estaba más o menos relacionado políticamente con Kamenev. De esta forma, estaba cerca del bloque, del bloque de trabajo con Zinoviev, pero no jugaba un rol activo para nada.

130

El Caso lEón TroTsky

GolDman: ¿Cuándo fue la última vez que lo vio? TroTsky: Es difícil decirlo. Lo vi más bien por casualidad. Creo que fue durante 1927. GolDman: ¿Lo vio desde que a usted lo exiliaron? TroTsky: Nunca. GolDman: ¿Le escribió desde su exilio? TroTsky: Nunca. GolDman: ¿Recibió alguna comunicación de él desde su exilio? TroTsky: Nunca. GolDman: ¿Conoce a I.P. Bakayev? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Quién es? TroTsky: También era un trabajador de Leningrado; era miembro de la Comisión Central de Control y zinovievista. Pertenecía al bloque. Pertenecía al grupo central del bloque con Zinoviev y Evdokimov. GolDman: ¿Sabe si capituló? TroTsky: En el mismo momento que Zinoviev. GolDman: ¿En algún momento de 1928? FinerTy: Cuando dice “capituló”, no siempre afirma que fueron expulsados. ¿Podemos suponer que fueron expulsados antes de la capitulación? GolDman: ¿Todos los que pertenecían al bloque con Zinoviev fueron expulsados en el XV Congreso? TroTsky: Sí. GolDman: Es decir, los miembros dirigentes, supongo; no todos los comunistas que adhirieron. TroTsky: Teníamos nuestra plataforma, nuestro programa, y todo aquel que firmaba era expulsado automáticamente. GolDman: ¿Y ese programa se refiere al programa que está en La verdadera situación en Rusia? TroTsky: Sí. La condición para la readmisión al Partido era retirar la firma de la plataforma, renunciar a la plataforma, y declarar falsa la plataforma. GolDman: ¿Recuerda el nombre R.V. Pickel? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Qué puede decirnos sobre él? TroTsky: Estuvo trabajando durante algún tiempo, creo, en Inspección Militar. Luego fue secretario de Zinoviev y, creo, jefe de su secretariado. GolDman: ¿Era miembro del bloque? TroTsky: Supongo que lo era, pero no era un dirigente. Nunca lo vi como oposicionista. GolDman: Por cierto, olvidé preguntarle si tuvo algún tipo de comunicación, durante el exilio, con I.P. Bakayev.

SESIÓN TERCERA

131

TroTsky: No. GolDman: ¿Ni oral ni escrita? TroTsky: No. GolDman: ¿Sabe si Pickel fue expulsado del Partido en el XV Congreso? TroTsky: No presté ninguna atención a lo que pasó con él… Supongo que fue expulsado junto a todos los zinovievistas que capitularon. También estaba relacionado con Zinoviev personalmente. GolDman: Durante el período posterior a su partida de Rusia, ¿escuchó algo de él, le escribió o se comunicó de alguna manera? TroTsky: Nunca. GolDman: ¿Conoce el nombre Fritz David, también llamado I.I. Kruglyansky? TroTsky: Nunca lo había oído antes del juicio. GolDman: La primera vez que vio su nombre fue cuando leyó los Informes del juicio, ¿es correcto? TroTsky: Sí. En los primeros telegramas sobre el juicio. GolDman: ¿Conoce el nombre M. Lurye? TroTsky: No. GolDman: ¿N. Lurye? TroTsky: No. GolDman: ¿Cuándo fue la primera vez que vio esos nombres? TroTsky: En el telegrama, el telegrama de Moscú, el telegrama de TASS31, referido al juicio. GolDman: ¿Antes de eso nunca había conocido a nadie con esos nombres? TroTsky: No. GolDman: ¿Nunca tuvo una relación con ellos? TroTsky: Nunca. GolDman: ¿Recuerda el nombre K.B. Berman-Yurin? TroTsky: Lo mismo que los otros… nunca los había oído antes del juicio. GolDman: ¿Recuerda el nombre V.P. Olberg? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Podría decirnos algo sobre él? ¿Qué sabe sobre él? TroTsky: Me escribió desde Berlín –fue en 1929, creo, o a principios de 1930– como muchos otros jóvenes de diferentes países, pidiéndome información sobre la situación en Alemania. Y también escribió sobre la situación en Rusia. Yo respondía las cartas que recibía bastante seriamente. Mantuvimos una correspondencia durante algunos meses. Tengo todas sus
31 TASS, que se puede traducir al castellano como Agencia de Telégrafos de la Unión Soviética, fue la agencia de noticias del Estado de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. El nombre se debe a que en su época de origen, los primeros años del siglo XX, las noticias se transmitían por telégrafo eléctrico. Fue creada por decreto el 25 de julio de 1925 a partir de la antigua agencia ROSTA.

132

El Caso lEón TroTsky

cartas en mi poder. Tengo copias de mis respuestas también. Durante la estadía de mi hijo en Berlín –León Sedov– se relacionó con él y me proporcionaba de vez en cuando citas de libros rusos, libros rusos de las bibliotecas, y algunos servicios. Luego, quiso colaborar conmigo como mi secretario ruso. Necesitaba un secretario ruso. Les pregunté a mis amigos en Berlín, Franz Pfemfert32, un editor, y a su esposa, que es mi traductora al alemán, Alexandra Ramm, cuál era su opinión sobre el muchacho. Le avisaron que fuera a verlos y, en esa ocasión, dio una impresión absolutamente negativa. Tengo en mi poder ambas cartas. Lo describen como un joven muy dudoso, y quizá un agente de la GPU. GolDman: ¿Vio a Olberg personalmente alguna vez? TroTsky: Nunca. GolDman: ¿Todas sus relaciones con él fueron a través de correspondencia? TroTsky: A través de correspondencia política y teórica. GolDman: Con permiso de la Comisión, quisiera leer para que conste en actas, un extracto de la carta de Franz Pfemfert con fecha 1º de abril de 1930. La carta, supongo, está dirigida a usted, Sr. Trotsky. TroTsky: Sí. GolDman: Estas son sólo citas de la carta: “Olberg me produce la impresión más desfavorable y menos confiable”. Quiero informar a la Comisión que esta carta es una traducción, presumo, del alemán, y verán por el lenguaje que es una traducción. Quizá se realice una traducción mejor. TroTsky: Está escrita en buen alemán. FinerTy: Entiendo, Sr. Goldman, que todas estas cartas estarán a disposición de la Comisión en su versión original. TroTsky: Los originales están en mi poder. FinerTy: Y estarán en nuestro poder. GolDman (leyendo): Ni siquiera se había sentado en mi estudio… cuando ya me planteó un par de preguntas con tan poco tacto que yo respondí, a su vez, con otras preguntas: ¿Cuándo vino a Alemania? Respuesta: He vivido aquí durante mucho tiempo. ¿Cuál es su profesión? Respuesta: Periodista. ¿Dónde trabaja? Hasta el 1º de enero estuve en el comité editorial de Inprecorr*. Inprecorr es una revista semanal publicada por la Internacional Comunista para los Partidos Comunistas y distribuida a todas las organizaciones de los Partidos Comunistas en el mundo. ruehle: La correspondencia de prensa. sTolBerG: ¿Es un órgano oficial? GolDman: Sí. Voy a continuar con la carta de Franz Pfemfert:
32 Pfemfert, Franz (1879-1954). Dirigía el periódico expresionista alemán Die Aktion. 1911-1932. Su esposa, Alexandra Ramm (1883-1963), tradujo las obras de Trotsky al alemán.

SESIÓN TERCERA

133

Para ese momento, ya era suficiente para mí... lamentablemente, me quedaba claro... que tan repentinamente se hubiera transformado y ahora… estuviera tratando de averiguar sobre los asuntos internos de T. [refiriéndose a Trotsky] y la Oposición en general... Observé que él… ya estaba charlando (con Naville* y Shachtman*, que estaban presentes) sobre su viaje como secretario de L.T., y que estaba molestando a los camaradas con sus preguntas insistentes: ¿cuán fuerte es el grupo de La Vérité? [La Vérité era el periódico trotskista francés.]… ¿Cuán fuerte en Estados Unidos? ¿Qué tendría que hacer en lo de L.D.? Etcétera… … Sch. tuvo la misma impresión que A. y yo… … No deberíamos subestimar a la pandilla de Stalin. Intentarán por todos los medios introducir espías en nuestras filas, al menos con el fin de obtener nuestra lista de domicilios y conocer nuestro trabajo ilegal. …Quizá Olberg es sólo un periodista y no un agente directo de Stalin. Pero todavía no ha sido probado. …Considero que es mi deber como su camarada y como revolucionario afirmar cómo veo el tema. …Olberg no tiene nada que hacer en su casa, porque en veinticuatro horas sería una carga insoportable para usted y –posiblemente… haría informes para la GPU. FinerTy: ¿Cuál es la fecha de esa carta? GolDman: 1° de abril de 1930. TroTsky: Permítame comunicarle que Franz Pfemfert no pertenecía a la organización. Es mi amigo personal, un editor, pero no es trotskista. GolDman: Ahora, tengo en mi poder muchos documentos referidos a la correspondencia entre Trotsky y Olberg, y una copia o un original de la carta que acabo de citar. Estos serán puestos a disposición de la Comisión. Simplemente los presento como “Evidencia Olberg”. Será traducido todo lo que sea posible para la Comisión antes de que esta se vaya.

(El archivo Olberg fue agregado a la evidencia como Prueba Nº 8.) GolDman: Supongo que nuestro equipo técnico no tiene la capacidad de hacerlo, por lo que todas las pruebas referidas a las relaciones de Trotsky con Olberg, y aquellas que se presentarán más tarde, relacionadas con el pasaporte de Olberg, serán puestas a disposición de la Comisión aquí o más probablemente en Nueva York. FinerTy: ¿Incluyen esas pruebas la correspondencia entre Trotsky y Olberg? GolDman: ¿Contienen la correspondencia entre usted y Olberg? Hay un montón de cartas en ruso. TroTsky: Sí, son las cartas originales de Olberg y las copias de mis respuestas. GolDman: ¿Escuchó, Sr. Finerty?

134

El Caso lEón TroTsky

FinerTy: Sí. TroTsky: Son las cartas originales de Olberg y las copias mías respondiéndole, y también los originales de las cartas de Olberg a mi hijo, pero no las copias de sus respuestas. GolDman: Hay pruebas complementarias llamadas “¿Quién es Olberg y qué es el pasaporte de Olberg?”, con todo lo relacionado a la cuestión del pasaporte hondureño. Es una de estas pruebas. FinerTy: Sr. Trotsky, ¿está aquí su correspondencia completa con el Sr. Olberg? TroTsky: Absolutamente completa. Después de las cartas de Pfemfert, fue muy difícil para mí seguir manteniendo correspondencia íntima con él. GolDman: La lista completa de las pruebas referidas a copias y originales de las cartas de amigos de Trotsky, y de Trotsky referidas a Olberg; esta información que le dieron sobre Olberg contiene especialmente la carta original de Franz Pfemfert a Trotsky. TroTsky: Franz Pfemfert y su esposa. Beals: Disculpe, ¿sobre esta cuestión utilizó el nombre de Vladimir Romm? TroTsky: Alexandra Ramm. Ella es mi traductora al idioma alemán. GolDman: Hay partes de las pruebas que contienen información no directamente relacionada con Olberg, sino información referida a Nathan Lurye, uno de los acusados. TroTsky: Disculpe, hay una gran diferencia. Ahí tienen documentos que diferentes personas que me escribieron después de los Procesos de Moscú, sobre lo que sabían acerca de Lurye y Berman-Yurin. Fue después de los procesos de Moscú. La primera prueba contiene cartas originales que pertenecen al período que indiqué, anterior al proceso. GolDman: Les entregaremos, antes de que se retiren, una lista de los documentos referidos a Olberg, que clasifica estos documentos y, brevemente, da una idea sobre estos documentos. Pero, si esto no es posible, todas estas pruebas serán traducidas y serán entregadas a la Comisión un poco después de que se vayan, tan pronto como nuestro equipamiento técnico sea mejorado. laFolleTTe: Entiendo que en este momento están a disposición de la Comisión. GolDman: Sí. Ahora, tengo otros documentos. Uno, una declaración de la Dra. María Blume, una declaración jurada de María Blume, que vive en Nueva York. Menciona algo y brinda información sobre N. Lurye, uno de los acusados. La presentaré para lo que sea útil, y la Comisión tendrá la oportunidad de leerla, ya que está en inglés. En segundo lugar, una carta en alemán de Georg Jungclas33, escrita en Copenhague el 30 de octubre
33 Jungclas, Georg (1902-1975). Activo militante en Alemania desde 1916, se destaca como dirigente de la insurrección de Hamburgo en 1923. En 1927 es expulsado del Partido Comunista alemán. Es dirigente trotskista en esa misma ciudad hasta el ascenso de Hitler al poder en 1933, cuando emigra a Dinamarca, donde se dedica a organizar la sección y a ayudar a escapar a trotskistas y judíos perseguidos por el nazismo.

SESIÓN TERCERA

135

de 1936, en referencia a Berman-Yurin. También la presento por si sirve de algo. FinerTy: Entiendo que el propósito de presentar estos documentos es dar a la Comisión líneas de investigación que podría aplicar para rastrear la historia de los testigos que el Sr. Trotsky dice que no conoce personalmente. GolDman: También para dar a la Comisión toda la autoridad y las fuentes existentes para interrogatorios en otros lugares, y darle una idea a la Comisión del carácter de estos acusados tal como se pueda desprender de una mayor investigación de estas fuentes. Beals: ¿Hay alguna indicación sobre el paradero de estas personas? GolDman: La declaración jurada de María Blume afirma: “Yo, María Blume, residente…”, dando una idea de dónde está. Puede investigarse más sobre ella si lo desean. Dewey: ¿Se la puede interrogar en Nueva York? GolDman: Está a disposición. No la conozco personalmente. Recibimos esto, y la Comisión puede hacer todos los esfuerzos para verla en Nueva York. FinerTy: Sugeriría, Sr. Goldman, que no presentara a la Comisión personas cuyos domicilios no puede darnos. GolDman: Bueno, creo que haremos esto: suponiendo que presentamos a la Comisión estos documentos, sujetos a ser retirados de las actas si no informamos los domicilios. Finerty: No queremos recibir ningún nombre o documentos sin… TroTsky: En principio... Disculpe. Podemos indicar la persona y conseguir el domicilio. FinerTy: A eso me refiero, Sr. Trotsky; debemos tener medios para llegar a la persona para la investigación. TroTsky: Absolutamente. GolDman: Aquí tengo dos documentos de Maslow34, ex miembro del Partido Comunista alemán, expulsado hace un tiempo, creo que en 1927… TroTsky: No estoy tan seguro, 1927 o 1928. GolDman: 1927 o 1928. Ahora reside en París, y proporcionaremos su domicilio a la Comisión. Estos documentos se refieren: uno a Moses Lurye, uno de los acusados, y el otro a Berman-Yurin. Aquí se refieren a él como Alexander Stauer. Evidentemente, tenía otro nombre además de Berman-Yurin [en el Informe del primer Proceso de Moscú, su alias es Alexander Fomich–NdE].
34 Maslow, Arkady (1891-1941). Uno de los principales dirigentes del PC alemán, expulsado en 1927 por su apoyo a la Oposición Unificada rusa. Participó en la fundación del periódico opositor Volkswille (La Voluntad del Pueblo) y de la Leninbund (Liga Leninista), que durante un breve período estuvo afiliada a la Oposición de Izquierda. Se retiró de la dirección de la Leninbund antes de que ésta rompiera con la Oposición de Izquierda y, durante un tiempo, a mediados de la década del ‘30, simpatizó con el movimiento de apoyo a la IV Internacional.

136

El Caso lEón TroTsky

Y aquí tenemos una copia fotostática del artículo escrito por Moses Lurye, con el nombre de Alexander Emel, en la Correspondencia de Prensa Internacional. Este es el órgano oficial de la Internacional Comunista, es el Nº 96, escrito en alemán. TaquíGraFo: ¿Cuál es la fecha? GolDman: No aparece en el documento. Vamos a proporcionarla, sin embargo… Oh, sí, 13 de noviembre de 1932. FinerTy: ¿Cómo lo identifica con el seudónimo? GolDman: La declaración de Maslow afirma que Alexander Emel es la misma persona que Moses Lurye, sujeto, por supuesto, a ser interrogado en París, donde reside Maslow [Moses Lurye es mencionado como Alexander Emel en la página 175 del Informe de los Expedientes Judiciales del Primer Proceso de Moscú–NdE]. TroTsky: Maslow es un ex miembro del Comité Ejecutivo de la Internacional Comunista. GolDman: Entonces, repito, presento los documentos referidos a Olberg. sTolBerG: ¿Maslow está ahora en la Oposición de Izquierda? TroTsky: Más o menos. GolDman: Presento documentos referidos a Moses Lurye, Berman-Yurin y también un documento referido a Nathan Lurye. FinerTy: ¿Los marcará como pruebas separadas? GolDman: Sí. La prueba Olberg, que contiene numerosos documentos, fue marcada como Prueba Nº 8. Los documentos referidos a Moses Lurye, Berman-Yurin y Nathan Lurye serán unificados en una prueba e identificada como Prueba Nº 9 A, B y C. (Los documentos referidos a Moses Lurye, Berman-Yurin y Nathan Lurye son agregados a la evidencia como Prueba N° 9, A, B y C, respectivamente.) GolDman: Estas, repito, están a disposición para ser inspeccionadas por la Comisión. Con esto finalizan, hasta donde recuerdo, los acusados comprendidos en el primer juicio, el juicio a Zinoviev, realizado en agosto de 1936. ¿Cuándo conoció a Karl Radek? TroTsky: Creo que fue en 1909 o 1910, durante uno de los Congresos internacionales. GolDman: ¿Qué relación política tuvo con él antes de octubre de 1917? TroTsky: No tuve relación política, en el sentido estricto de la palabra. De vez en cuando intercambiábamos una carta sobre algún libro, o nos encontrábamos en Congresos internacionales. Pertenecía en ese momento al partido alemán, no al partido ruso. Estaba trabajando en Leipzig o Berlín. GolDman: ¿Con qué grupo del partido alemán estaba relacionado?

SESIÓN TERCERA

137

TroTsky: Estaba relacionado con Rosa Luxemburgo35 y Leo Jogisches… con el ala izquierda. Luego se separó de Rosa Luxemburgo, pero permaneció en el ala derecha de la izquierda del Partido Socialdemócrata. GolDman: ¿Cuándo lo vio por primera vez? ¿En Moscú, cuando regresó, o en Leningrado, en aquel momento Petrogrado, cuando volvió de Estados Unidos? TroTsky: Fue, creo, durante 1918. Vino con Lenin a través de Alemania a Escandinavia, pero se quedó en Estocolmo. No pudo ir a Rusia en ese momento. Esto fue así, en gran medida, por culpa de Alemania y Austria. Él era ciudadano austríaco, y se quedó en Estocolmo como representante literario de los bolcheviques rusos. GolDman: Que usted sepa, ¿cuándo llegó a Rusia? TroTsky: Me parece que a fines de 1918. GolDman: ¿De 1918? sTolBerG: No escuché su pregunta. GolDman: ¿Cuándo llegó Radek a Rusia? Que usted sepa, ¿cuándo se convirtió en miembro del Partido Bolchevique? TroTsky: Inmediatamente. GolDman: ¿A su llegada a Rusia? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Qué rol jugó en la Revolución Rusa en ese momento? TroTsky: No jugó ningún rol durante la Revolución, en el sentido estricto de la palabra. Llegó después. Estuvo activo durante algún tiempo, era activo como periodista. Es periodista. GolDman: ¿Esa es su profesión principal? TroTsky: Esa es su profesión, esa es su naturaleza. (Risas.) Estuvo activo durante algún tiempo en el Comisariado de Asuntos Exteriores, pero los diplomáticos dijeron que era absolutamente imposible decir algo delante suyo, porque al día siguiente lo sabría toda la ciudad. Lo sacamos inmediatamente. Fue miembro del Comité Central, y como miembro del Comité Central tenía derecho a asistir a las sesiones del Politburó. Lenin organizaba nuestras reuniones del Politburó en secreto, de alguna forma para evitar a Radek, porque discutíamos, como entenderán, temas muy delicados en el Politburó. Su reputación en estas cuestiones está absolutamente establecida.
35 Luxemburgo, Rosa (1871-1919). Revolucionaria polaca. Miembro de la II Internacional. En 1914 se opuso a la participación de la socialdemocracia en la I Guerra Mundial, por considerarla un “enfrentamiento entre imperialistas”. Fundó la Liga Espartaquista, grupo marxista revolucionario que sería el origen del Partido Comunista de Alemania (KPD). Al terminar la guerra fundó el periódico La Bandera Roja, junto con Karl Liebknecht. En 1918 participó en la creación del KPD (Partido Comunista de Alemania), que organizó la insurrección armada de Berlín en 1919. Sus libros más conocidos, publicados en castellano, son Reforma o revolución (1900), Huelga de masas, partido y sindicato (1906), La acumulación del capital (1913) y La revolución rusa (1918). Fue, junto a Karl Liebknecht, asesinada por el gobierno socialdemócrata.

138

El Caso lEón TroTsky

FinerTy: ¿Podría decir las fechas en las que fue miembro del Comité Central? GolDman: ¿Cuándo fue miembro del Comité Central? TroTsky: Creo que fue en 1921, 1920 o 1921, no estoy completamente seguro. Dewey: ¿Fue destituido? TroTsky: No fue reelecto. GolDman: Hasta donde usted sabe, ¿recuerda algún artículo que haya escrito usted, Lenin o Stalin, o alguna otra persona, donde se caracterice a Radek como usted lo ha caracterizado ahora? TroTsky: Sí. Durante el VII Congreso del Partido, en 1918, cuando se discutía Brest-Litovsk, acerca de las palabras de Radek, “Lenin cede terreno para ganar tiempo”, Lenin señaló: “Respondo a lo que dijo el camarada Radek y aprovecho la oportunidad para manifestar que por casualidad expresó un pensamiento serio”, la cita es del informe . Y nuevamente, en el mismo discurso: “Esta vez ocurrió que el camarada Radek hizo una afirmación realmente seria”36. GolDman: ¿Alguna otra cita? TroTsky: Stalin, en un discurso en enero de 1924, en un Congreso partidario –fue algunos días antes de la muerte de Lenin– dijo: “En la mayoría de los hombres, la cabeza controla su lengua; en el caso de Radek, su lengua controla su cabeza”. Disculpen, no son palabras mías. GolDman: ¿Son de Stalin? TroTsky: Sí, de Stalin. GolDman: ¿Qué posición tomó en la lucha de la Oposición de Izquierda contra la burocracia? TroTsky: ¿Qué oposición? A cada oposición… no tuvo una posición firme. Durante 1923, entre 1923 y 1926, dudó entre los llamados trotskistas y la Oposición de Derecha en Alemania, los brandleristas37. Dudaba entre ellos y nosotros, pero quedó en buenas relaciones conmigo personalmente.
36 “Los fundamentos del socialismo. Un tonto habla sobre un tema serio”, mayo de 1932, Escritos de León Trotsky (1929-1940), op.cit. En este artículo, los editores agregaron una nota que dice que en los resultados de las investigaciones de la Comisión Dewey, publicados en el libro Not Guilty (Harper & Brothers, 1938, p. 199), aparece la siguiente nota sobre la cita: “Al comprobar esta cita encontramos que en las Obras escogidas de Lenin, Ediciones del Estado, 1925 (tomo XV, pp. 131/2), aparece tal como la reproduce Trotsky. En la tercera edición rusa de las Obras escogidas de Lenin, publicada en 1935 [y en las ediciones subsiguientes], se sustituyó el nombre de Radek por el de Riazanov (tomo XXII, p. 131). Los editores no explican el cambio y ni siquiera hacen constar que en las ediciones anteriores figuraba el nombre de Radek en lugar del de Riazanov”. 37 Brandleristas: Partidarios de Heinrich Brandler (1881-1967), fundador del PC alemán y principal dirigente que no supo aprovechar la crisis revolucionaria de 1923. El Kremlin lo removió de la dirección del partido en 1924. Formó una fracción, que se alió con la Oposición de Derecha dirigida por Bujarin en la URSS; en 1929 fue expulsado del partido alemán y de la Comintern. Los brandleristas continuaron como organización independiente hasta la II Guerra Mundial.

SESIÓN TERCERA

139

En ese momento escribió su famoso artículo “León Trotsky, el organizador de la victoria”38, en el Pravda el 14 de marzo de 1923. GolDman: Este es el artículo, escrito por Karl Radek en ruso, del que se tradujeron algunos extractos, que apareció en Pravda, el 14 de marzo de 1923, titulado “León Trotsky, el organizador de la victoria”. (El Sr. Goldman entrega el documento a la Comisión.) Voy a leerlo para que conste en actas: La historia de la revolución proletaria muestra cómo se puede forjar nuevamente una pluma en espada. Trotsky es uno de los mejores escritores del socialismo mundial, pero sus cualidades no le han impedido convertirse en el jefe, el organizador dirigente del primer ejército proletario. La pluma del mejor publicista de la revolución se ha forjado nuevamente en espada. El marxista Trotsky no veía únicamente la disciplina exterior del ejército, los cañones, la técnica. Veía los seres vivos que cargan los instrumentos de guerra, veía las oleadas de ataque. Trotsky es el autor del primer folleto que da un análisis detallado de las causas de la degeneración de la Internacional… Se refería a la II Internacional, obviamente. Aun en presencia de esta gigantesca degeneración, Trotsky no perdió su fe en el futuro del socialismo… Uno de los documentos más notables de su comprensión de la estructura de clase del ejército y del espíritu del ejército, es el discurso que pronunció, creo, ante el Primer Congreso de los Soviets y en el Consejo de Obreros y Soldados de Petrogrado, respecto de la ofensiva de Kerensky en julio. En este discurso, Trotsky predijo la caída de la ofensiva no solamente sobre la base de la técnica militar, sino a partir de un análisis político de la situación en el ejército. “Ustedes (decía dirigiéndose a los mencheviques y a los socialistas revolucionarios) exigen del gobierno una revisión de los objetivos de guerra. Haciendo esto, ustedes le dicen al ejército que las antiguas metas de guerra, en nombre de las cuales el zarismo y la burguesía han exigido sacrificios inusitados, no se corresponden con los intereses del campesinado y el proletariado rusos. Ustedes no llegaron a la revisión de los objetivos de guerra. No tienen nada para reemplazar al zar y a la patria y, sin embargo, le piden al ejército derramar su sangre por esta nada. No se puede combatir por nada y vuestra aventura terminará en un desastre”. Por lo tanto, el secreto de la grandeza de Trotsky como organizador del Ejército Rojo reside en su actitud respecto a estas cuestiones… Sin creer ni por un instante que el ejército voluntario podía salvar a Rusia, Trotsky lo organizó como el aparato que necesitaba para crear el nuevo ejército. Pero el genio de organización de Trotsky y la audacia de su pensamiento se
38 Tomado de la versión traducida para Cuadernos del CEIP “León Trotsky” Nº 2, Buenos Aires, agosto 2001.

140

El Caso lEón TroTsky

expresan más claramente aún en su valiente decisión de utilizar a los especialistas militares39 para crear el ejército… Pero el camarada Trotsky no sólo logró subordinar bajo su energía a los oficiales superiores del grado más elevado. Hizo más: logró ganar la confianza de los mejores elementos entre los expertos militares y convertirlos, de enemigos de la revolución soviética en partidarios profundamente convencidos… Nos hacía falta un hombre que fuera la encarnación del grito de guerra, un hombre que se convierta en el toque de alarma, la voluntad que exige a cada uno y a todos la subordinación total a la gran necesidad sangrienta. Únicamente un hombre trabajando como Trotsky, cuidándose tan poco como Trotsky, que puede hablar a los soldados como sólo Trotsky puede hacerlo, solamente un hombre así podía ser el abanderado del pueblo trabajador en armas. Ha sido todo esto, en una sola persona. Ha reflexionado sobre los consejos estratégicos dados por los expertos militares y los ha combinado con una evaluación correcta de la relación entre las fuerzas sociales; ha sabido unir en un movimiento único los avances de catorce frentes, de diez mil comunistas que informaban al cuartel general sobre lo que era en realidad el ejército y sobre la forma en que uno podía aprovecharse de él; comprendía cómo había que combinar todo esto en un único plan estratégico y un plan de organización única. Y, en el curso de este espectacular trabajo, comprendía mejor que nadie cómo tenía que aplicar su conocimiento de la significación del factor moral en la guerra… Nuestro partido pasará a la historia como el primer partido proletario que ha logrado crear un gran ejército y esta página brillante de la Revolución Rusa permanecerá ligada siempre al nombre de León Davidovich Trotsky, el nombre de un hombre cuya obra y su realización reclamarán no solamente amor sino el estudio científico de parte de la joven generación de trabajadores que se preparan para la conquista del mundo entero…

GolDman: Estas son traducciones. El original está en ruso, y los extractos fueron traducidos para mostrar lo que pensaba Radek en 1923 del testigo León Trotsky. TroTsky: Escribió otro artículo el 21 de agosto de 1936 titulado “La banda fascista, trotskista-zinovievista, y su Hetman40 Trotsky”. GolDman: ¿En 1936? TroTsky: Durante el juicio, durante el juicio a Zinoviev, cuando Radek pertenecía al supuesto centro trotskista paralelo.
39 Se refiere a la utilización de oficiales zaristas de carrera que instrumentó Trotsky para la construcción del Ejército Rojo. Esta política chocó con una gran resistencia dentro del Partido. 40 Alto cargo militar cosaco. Tras la Revolución Rusa, el término se relaciona con el dictador militar anti-bolchevique Skoropadski, que dio un golpe de Estado en Ucrania apoyado por el gobierno alemán y se dio el título monárquico de “Hetman de Ucrania”, y cuyo gobierno fue de corta duración.

SESIÓN TERCERA

141

GolDman: El primer documento, escrito por Radek el 14 de marzo de 1923, lo identificaré como Prueba Nº 10. (El documento, “León Trotsky, el organizador de la victoria”, es agregado a la evidencia como Prueba Nº 10.) GolDman: El segundo documento, el artículo de Karl Radek, del Pravda, el artículo que no ha sido traducido, pero que, espero, sea útil para la Comisión, fue publicado en Pravda el 21 de… TroTsky: Izvestia. GolDman: Izvestia, es correcto… el 21 de agosto de 1936, y se titula “La banda fascista, trotskista-zinovievista, y su Hetman Trotsky”. TroTsky: Algunas citas están traducidas. GolDman: Leeré algunos extractos:
El superbandido Trotsky estaba en Noruega, organizador del asesinato de los mejores líderes del proletariado mundial… El asunto ocurre en presencia de cientos de personas, docenas de corresponsales extranjeros, y nadie que no haya perdido la razón considera que los acusados están calumniándose a sí mismos o a Trotsky. FinerTy: Sr. Goldman, el último artículo al que se refirió, ¿es uno mencionado por Vyshinsky en la página 485 de la transcripción del segundo juicio? GolDman: Así es, donde Vyshinsky menciona el artículo de Radek. Lo agregaré como Prueba Nº 11.

(El artículo “La banda fascista, trotskista-zinovievista, y su Hetman Trotsky”, es presentado como prueba Nº 11.) TroTsky: Hay otro artículo de Radek, del 21 de noviembre de 1935, en Pravda, sobre el Ejército Rojo. Habla de su organización, de sus victorias, etc. En este artículo no se menciona mi nombre. Esto fue el 21 de noviembre de 1935, cuando Radek dirigía el “centro trotskista paralelo”. GolDman: Ahora bien, Sr. Trotsky, ¿Radek era miembro del bloque de trotskistas y zinovievistas en 1926 y 1927? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Qué pasó con él en el XV Congreso? TroTsky: Lo mismo que al resto. Fue expulsado y desterrado a Siberia. Se volvió muy vacilante en Siberia, y capituló en 1929. GolDman: Entonces, ¿estuvo en Siberia entre el momento de su expulsión del Partido y el momento de su capitulación en 1929? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Mantuvo alguna correspondencia con él durante ese tiempo? TroTsky: No. GolDman: ¿Escribió artículos sobre su capitulación? TroTsky: Tuve una comunicación involuntaria e indirecta con él.

142

El Caso lEón TroTsky

GolDman: ¿Qué conexión tuvo con él? TroTsky: Blumkin*, un miembro del Partido Bolchevique y ex miembro de mi secretariado militar, estaba en Constantinopla en una misión oficial. GolDman: ¿Cuándo? TroTsky: En Constantinopla, me visitó y también se encontró con mi hijo en la calle. GolDman: ¿En Constantinopla? TroTsky: En Constantinopla. Me llevó a su habitación, a su hotel. Mi hijo vio a Blumkin. Blumkin dijo: “Voy a ver al viejo”. Mi hijo vino y me dijo: “Vendrá a verte”. Dije “Absolutamente imposible. Es muy arriesgado”. Insistió tanto que debí aceptar, pero de forma muy secreta. Fue a Rusia, a Moscú. Radek venía de Siberia como capitulador. Tuvo absoluta confianza en Radek… una vieja confianza. GolDman: ¿Se refiere a Blumkin? TroTsky: Sí, Blumkin. Era más joven que Radek. Lo visitó, y Radek lo denunció inmediatamente a la GPU. GolDman: Blumkin visitó a Radek, y de acuerdo con su información, ¿qué le dijo Blumkin a Radek? TroTsky: Le informó que me había visitado, por su propia iniciativa. Porque, si me hubiera consultado acerca de comentarle de la visita, habría sido absolutamente imposible que hiciera algo tan estúpido. GolDman: ¿Qué hizo Radek después de que Blumkin le informara que lo había visitado? TroTsky: Lo denunció por visitarme. GolDman: ¿Qué le pasó a Blumkin? TroTsky: Fue fusilado. GolDman: ¿Cómo obtuvo esa información? TroTsky: Recibimos varias cartas de Moscú sobre ese acontecimiento. El acontecimiento mismo fue publicado en la prensa mundial. GolDman: ¿De quién recibió estas cartas? TroTsky: De mis amigos, de trotskistas. GolDman: ¿Está listo para presentarlas en una sesión ejecutiva? TroTsky: Están publicadas en el Boletín sin los nombres. Están publicadas. GolDman: ¿En el Boletín de la Oposición? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Tradujo alguna de las cartas? TroTsky: Sí; puedo citar esta información. GolDman: ¿Podría mencionar primero la fecha en la que se publicaron estos artículos en el Boletín? TroTsky: Sí, también hay una carta muy interesante sobre su viaje desde Siberia, es de gran interés. Es una carta original de un oposicionista, en una tarjeta postal desde Siberia. Sería bueno presentarla a la Comisión.

SESIÓN TERCERA

143

GolDman: Sólo para que la Comisión vea la clase de postales que se escribían desde Siberia a Trotsky. No es posible leerla... (El abogado Goldman muestra las postales escritas a Trotsky en letra microscópica.) Esto es parte de la correspondencia ilegal de Rusia para Trotsky. sTolBerG: ¿Dirigida a él? GolDman: Dirigida a él. TroTsky: A mi domicilio en Turquía, Constantinopla. GolDman: ¿A nombre de quién? TroTsky: L. Sedov. GolDman: ¿Podría…? Dewey: Sr. Goldman, supongo en algún momento habrá oportunidad de tratar el trabajo clandestino y el método o técnica de comunicación. GolDman: Sí, vamos a tratar eso. TroTsky: No es clandestino, Sr. Presidente. GolDman: Creo que estaba escrito… era legal, porque la postal fue enviada. Dewey: No me refiero a esto en particular. TroTsky: No está firmada con el nombre verdadero del individuo que la envía. FinerTy: ¿Estaba escrita con un código? TroTsky: No, era 1929. Era un momento en el que había muchos oposicionistas en todas partes de Siberia. La GPU estaba desmoralizada por las consecuencias de su propia acción. Se estableció una cierta democracia entre los oposicionistas deportados. Tenían la oportunidad de enviarse cartas y discutir. Pero a comienzos de 1931 o a finales de 1930, esta preciosa era se terminó. GolDman: Esta postal –esta estampilla que contiene los números 2/10/1929– enviada a L. Sedov, Turquía, Constantinopla, ¿trata sobre el tema de Blumkin y Radek? TroTsky: No. Es anterior a ese asunto. Es sobre Radek. En el camino de Tomsk a Moscú se encontró con oposicionistas. Como capitulador se encontró en un convoy de la GPU con oposicionistas, que mantuvieron una conversación con Radek. ¿Quiere que presente algunas traducciones de esta carta? GolDman: ¿Le gustaría a la Comisión escucharla? FinerTy: Sí. TroTsky: En una de las estaciones ferroviarias en Siberia conversó con los exiliados, uno de los cuales reveló esta conversación en una carta al exterior. Está publicada en el Boletín ruso Nº 6, de octubre de 1929. Es sólo una parte de la cita. “Pregunta: ¿Y cuál es su actitud hacia L.D. [Trotsky]? Radek: He roto definitivamente con L.D. A partir de ahora, somos adversarios políticos. No tenemos nada en común con el colaborador de Lord Beaverbrook*”.

144

El Caso lEón TroTsky

No sé qué tengo en común con Lord Beaverbrook, pero así está escrito. La siguiente parte habla del Artículo 5841. Es el Código Penal sobre cuya base fuimos todos arrestados y desterrados a Siberia. Continúo leyendo: “Pregunta: ¿Usted pide la abolición del Artículo 58? Radek: ¡En absoluto! Para aquellos que vienen con nosotros será abolido en sí mismo. Pero no aboliremos el Artículo 58 para aquellos que siguen el camino de socavar al Partido, que organizarán el descontento de las masas… Los agentes de la GPU no nos dejan hablar…”. Y continúa. GolDman: ¿Es una traducción de la postal? TroTsky: Sí, es una traducción. GolDman: Marcaré la postal como Prueba Nº 12. (La postal referida a la capitulación de Radek enviada a Trotsky desde Siberia fue presentada como Prueba Nº 12.) TroTsky: ¿Me permitiría hacer una cita sobre Blumkin? Dewey: De acuerdo. TroTsky: En el verano de 1929, Blumkin me visitó en Constantinopla. Aquí está lo que se afirma en el Boletín, en base a las cartas recibidas desde Moscú. La fecha es 25 de diciembre de 1929. Y la cita: “Ya conocemos el balbuceo nervioso de Radek. Ahora está absolutamente desmoralizado, como la mayoría de los capituladores… Tras perder los últimos vestigios de equilibro moral, Radek no se detiene ante ninguna bajeza”. La correspondencia relata cómo “Blumkin fue traicionado después de su reunión con Radek”. De ahí en más se convirtió en la figura más infame de la Oposición de Izquierda, porque fue no sólo un capitulador sino un traidor. laFolleTe: ¿Quiere decir infame para la Oposición de Izquierda o de la Oposición de Izquierda? TroTsky: Para la Oposición de Izquierda, sí. Dewey: Sr. Goldman, creo hay material considerable en este libro basado en la Plataforma de la Oposición. ¿Podría, por favor, verlo para identificar los pasajes que puedan ser presentados como evidencia? GolDman: Creo que presentaremos la Plataforma completa. Dewey: Suspenderemos la sesión hasta las cuatro de la tarde.

Fin de la sesión Tercera.

41 El artículo 58 del Código Penal soviético preveía el castigo de los que realizaran actividad contrarrevolucionaria contra el Estado soviético. Stalin lo convirtió en un instrumento de su fracción para encarcelar, exiliar, desterrar o ejecutar a los enemigos comunistas del aparato burocrático.

SeSión Cuarta
12 de abril de 1937 a las cuatro de la tarde.

Dewey: Primero, hay algunas cosas que deben constar en actas. Se ha constatado que la Plataforma de la Oposición se extiende desde la página 23 hasta la 195 del libro que se presentó como evidencia esta mañana. GolDman: Se deja constancia de que el libro, La verdadera situación en Rusia, de León Trotsky, contiene la Plataforma de la Oposición, desde la página 23 hasta la 195, y ha sido presentado ante la Comisión como la prueba Nº 13. (El libro La verdadera situación en Rusia, de León Trotsky, fue marcado como Prueba Nº 13.) Dewey: El siguiente es un telegrama del presidente Cárdenas, que fue enviado a la frontera en Laredo, pero no fue entregado allí y ha sido retransmitido, dándoles permiso a los miembros de la Comisión para atravesar la frontera. Como pueden ver, logramos pasar, y se anexará al registro permanente. Entiendo que este telegrama, al igual que otros tantos sobre los que les pediré su atención, ya han sido anexados al registro por nuestro taquígrafo. Las siguientes copias son dos cables recibidos del extranjero. Uno de Zurich, Suiza, del 7 de abril, da mandato a Nueva York para impulsar una comisión allí. Y otro de París, del que estoy leyendo la traducción: “El Comité francés da plenos poderes al Comité estadounidense para que lleve a cabo la investigación internacional y envíe delegados a Nueva York”. Esto ya se adjuntó al registro. Por supuesto que estas son respuestas a los telegramas de invitación a los grupos europeos. Hemos recibido varios telegramas de los sindicatos, felicitándonos por los esfuerzos que estamos haciendo para que haya una audiencia justa e imparcial, que también se han agregado al registro permanente. Provienen del Electrical Workers Union of Minneapolis, Local 292; Drivers Union, Local 544, del Presidente del Warehouse and Inside Workers Union, Local 20,136 de Minneapolis, y del representante de Furniture Workers Union de Minneapolis1. De Los Ángeles, del Patrolman Sailors Union of the Pacific, Presidente del Consejo de Distrito Nº 4 de la Maritime Federation
1 Sindicato de Trabajadores de la Electricidad, del Sindicato de Conductores, Sindicato de Depósitos e Interiores y Sindicato de Trabajadores del Mueble, de Minneapolis.

146

El Caso lEón TroTsky

of the Pacific. Desde Philadelphia, delegación 10 de la American Federation of State, County and Municipal Employees2. Como he mencionado, estos cables ya se han agregado al registro permanente o serán agregados pronto. Deseo también hacer una breve declaración a título propio. Por supuesto que como Presidente de esta Comisión de Investigación Preliminar soy responsable de cómo se llevan adelante sus asuntos internos. En primer lugar quiero decir que el Sr. Beals… que es totalmente correcto que se encontraba en la ciudad el día de la versión final del discurso de apertura que leí en la primera sesión, el 10 de abril. Mi comentario de esta mañana de que no se encontraba aquí para que le consultemos se refería a los días anteriores, en los que los demás miembros de la Comisión estaban reunidos deliberando sobre qué material debía incluirse en el discurso de apertura. Estoy seguro de que si hubiéramos contado con el asesoramiento del Sr. Beals, ese discurso hubiera salido mejor. Tomé conocimiento de que el Sr. Beals no había visto el documento de apertura por su declaración de esta mañana. No digo esto para excusarme, sino debido a que acepto plenamente el hecho de que es responsabilidad del Presidente asegurarse de que hubiera visto el documento y aprobara o desaprobara su contenido. Menciono el hecho, pues, simplemente para reconocer formalmente esa responsabilidad y dejar constancia formal de mi pesar de que no se haya cumplido esta tarea satisfactoriamente. Beals: Me gustaría remarcar solamente que la cuestión de quién tuvo la culpa, si es que alguien la tuvo, por el hecho de que yo no haya visto la declaración de la Comisión antes de su entrega, es bastante intrascendente. Como he dicho, me siento en armonía con el resto de la Comisión. Tuve que señalar el hecho como razón para dar mis opiniones independientes… En pocas palabras, las distintas sugerencias constructivas que planteé, que aún espero que la Comisión acepte. Repito, estoy de acuerdo con la declaración de la Comisión, con la excepción de las reservas que hice previamente esta mañana. GolDman: Dado que estamos haciendo declaraciones para que consten en actas, me gustaría hacer una a título personal. El asesor de la Comisión, el Sr. Finerty, ha informado a la Comisión que la ausencia de relaciones entre la URSS y México no es necesariamente un obstáculo jurídico para la extradición de alguien que reside en México que está acusado de un crimen por la URSS. No tengo referencias a mano pero, si no me equivoco, el Sr. Finerty se apoya en la posibilidad de que la URSS pida esa extradición a través de alguna potencia que tenga relaciones amistosas con ambos países, de las cuales hay muchas. Por otra parte, la Comisión debe tener en cuenta que la URSS no estaba para nada
2 Desde Los Ángeles, del Sindicato de Marineros de Patrulla del Pacífico, presidente del Consejo de Distrito Nº 4 de la Federación Marítima, Costa Pacífica. Desde Filadelfia, del local 10 de la Federación Estadounidense de Empleados del Estado, de Condados y Municipales.

SESIÓN CUARTA

147

impedida legalmente de solicitar la extradición del Sr. Trotsky desde Noruega antes, durante o después del juicio de agosto a Zinoviev y otros. Por último, el Sr. Trotsky ha declarado que él no es responsable de la falta de relaciones entre la URSS y México y que, en todo caso, en este momento él está dispuesto a trasladarse a cualquier otro país que tenga un tratado de extradición con la URSS, para ser juzgado en respuesta a un pedido de extradición de la URSS. Ha pedido en repetidas ocasiones por medio de la prensa mundial que la URSS solicite su extradición; y repite este reto hoy a través de la prensa mundial aquí representada, y espera la acción del gobierno soviético. Ahora, esta mañana, señor Presidente, yo quería hacer constar en el registro ciertos extractos que aclararán la actitud del Sr. Trotsky hacia los acusados en el juicio de Zinoviev y Kamenev, especialmente sobre los principales acusados, Zinoviev y Kamenev. Quisiera la indulgencia de la Comisión por tres o cuatro minutos, para hacer constar en el registro ciertos pasajes muy importantes de las cartas, documentos y folletos escritos por el Sr. Trotsky. Aquí tenemos una carta enviada por León Trotsky desde Alma Ata, su lugar de exilio antes de su viaje forzoso a Turquía, con fecha 9 de mayo de 1928: El sentido de la declaración es: ¡decir en voz alta las cosas como son! Sin exageraciones, sin negar los hechos de los verdaderos esfuerzos oficiales para salir del atolladero, pero también sin diplomacia, sin falsedad, sin mentiras, sin la politiquería corrupta en el espíritu de Zinoviev-Kamenev-Pyatakov... Es superfluo decir que el tono de la carta debe ser totalmente sosegado, de modo que la realidad se pueda ver con toda claridad… a saber, que la política de estrechez de miras de los epígonos no nos ha resentido en lo más mínimo –la política no se basa en el odio–; miramos más alto y más lejos que eso... He aquí una cita de otra carta enviada... TroTsky: Disculpe, la carta se refiere a nuestra declaración ante el Congreso de la Internacional Comunista. Yo explicaba en la carta de qué manera debíamos hacer nuestra declaración. GolDman: ¿Esta primera carta que leí ahora a la Comisión? TroTsky: Sí. FinerTy: ¿De qué fecha es? GolDman: 19 de mayo de 1928. Aquí hay otra carta que el Sr. Trotsky envió desde Alma Ata el 30 de agosto de 1928:
Es evidente para todo hombre bien pensante que no son Zinoviev-Kamenev-Pyatakov y cía. quienes están dentro del Partido, sino nosotros y ustedes. Nosotros participamos activamente en la vida del Partido. Nuestros documentos son leídos por las delegaciones del Congreso. Algunos cientos de firmas en nuestros manifiestos son un gran hecho político. Pero el ex presidente de la Internacional Comunista…

148

El Caso lEón TroTsky

El ex presidente es Zinoviev.
…y todo su miserable grupo no existen políticamente. Zinoviev mismo se ve obligado a declarar que ahora sólo se puede guardar silencio y esperar. Estas personas han vuelto a entrar, no al partido, sino al Centrosoyus [organización cooperativa central]. TroTsky: Esto se debe a que Zinoviev tenía el nombre de funcionario de este organismo. GolDman: El Sr. Trotsky quiere remarcar que después de su capitulación Zinoviev fue nombrado como funcionario en la organización cooperativa central. En el libro Mi vida, de Trotsky, en la página 427... FinerTy: ¿Publicado cuándo? Goldman: En 1929. En la página 427 hay un fragmento que da la caracterización del Sr. Trotsky sobre Zinoviev durante el ataque a Petrogrado. FinerTy: ¿Esa es la edición en inglés? GolDman: La edición en inglés. TroTsky: Eso no es tan importante. GolDman: No lo voy a leer. Estoy dando la página. En una carta a Mijael Okudzhava3, con fecha 26 de mayo de 1928, desde Alma Ata, el señor Trotsky dice: La forma en que hemos progresado me ha convencido más allá de toda duda de que teníamos y tenemos razón, no sólo contra los veletas y tránsfugas (Zinovievs, Kamenevs, Pyatakovs, etc.), sino también contra nuestros queridos amigos de la izquierda, los ultraizquierdistas (Sapronov)... [Extracto de Mi Vida, página 552]4. TroTsky: Sapronov5 negaba la necesidad de la defensa de la Unión Soviética. Esta era una diferencia entre nuestra Oposición y los ultraizquierdistas. GolDman: En la Historia de la Revolución Rusa, Volumen N° 1, de León D. Trotsky, en la página 300, hace una caracterización de Kamenev y Zinoviev. También en la página 45 del Volumen N° 2. El extracto del Volumen N° 1 fue escrito durante 1930, y el N° 2 fue escrito en el transcurso de mayo de 1932.
3 Okudzhava, Mijael (1883-1937). Ex-secretario del PC georgiano. Militante de la Oposición condenado al exilio en 1928, donde murió. 4 En la versión en español, dice: “Los acontecimientos, tal como se han venido desenvolviendo, se han encargado de demostrar irrefutablemente que nosotros no sólo teníamos razón contra esos molinillos y veletas de Zinoviev, Kamenev y Piatakov, etcétera, sino también contra los caros amigos de ‘izquierda’, esas cabezas embrolladas de los ultraizquierdistas…”, León Trotsky, Mi Vida, op. cit., pp. 606/7. 5 Sapronov, Timothei (1887-1939). Viejo bolchevique. Encabezó la fracción del “centralismo democrático” que pregonaba que el partido “no imponga su política en los soviets”. Fue uno de los firmantes de la Declaración de los 46. Forma parte de la Oposición Conjunta como fracción de ultra izquierda. Tan temprano como en 1925 sostiene que la URSS se convirtió en un Estado capitalista, y que por lo tanto no era necesario defender a la misma de un ataque imperialista. Fue expulsado del partido en 1927, capituló al estalinismo un año más tarde, pero fue arrestado nuevamente en 1932. Asesinado en cautiverio en 1939.

SESIÓN CUARTA

149

Estas son caracterizaciones hechas por el Sr. Trotsky sobre Kamenev y Zinoviev. En el Boletín ruso, traducido en The Militant del 19 de abril de 1930, The Militant publicado en Nueva York, hay extractos de ese Boletín ruso, escrito por... Frankel (secretario de Trotsky): Escrito bajo el nombre de “Alpha”. GolDman: Escrito bajo el nombre de “Alpha”, pero en realidad por el Sr. Trotsky. Aquí tengo extractos que pueden encontrarse en The Militant, titulados “Lecciones de las Capitulaciones-Algunas reflexiones”6. Tengo algunos fragmentos más del Boletín ruso, de una carta de la URSS, fechada el 25 y 26 de noviembre. Está escrita el 15 de noviembre de 1931, y publicada en el Boletín de noviembre-diciembre de 1931... Dewey: ¿Se refiere al Boletín de la Oposición? GolDman: El Boletín de la Oposición. El extracto dice lo siguiente:
...No hay noticias en el frente capitulador. Zinoviev está escribiendo penosamente un libro sobre la II Internacional. Políticamente ni él ni Kamenev existen. Otro extracto del artículo “Zinoviev y Kamenev”7, que aparece en el Boletín de la Oposición rusa en julio de 1933, escrito por el Sr. Trotsky: “El destino personal de ambos es profundamente trágico. Cuando el futuro historiador quiera mostrar con qué crueldad las épocas de grandes convulsiones destruyen a la gente, utilizará el ejemplo de Zinoviev y Kamenev...”. Esto se escribió el 23 de mayo de 1933. TroTsky: Y julio de 1933 es la época del “centro unificado”. GolDman: ¿Se refiere al pretendido centro unificado? TroTsky: Sí, lo dije sarcásticamente. GolDman: Aquí está la declaración de Kamenev y Zinoviev al Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética y a la Comisión de Control. Dice lo siguiente: Al Comité Central del PCUS y a la Comisión de Control: Los camaradas Yaroslavsky8 y Shkiriatov9 nos han advertido de un documento de L. Trotsky fechado el 4 de enero de 1932, que es una invención innoble por parte de Trotsky, pretendiendo que en 1924-25 discutimos con el camarada Stalin sobre la oportunidad para una acción terrorista contra Trotsky, y que,
6 “Lecciones de las capitulaciones (Reflexiones necrológicas)”, publicado en febrero de 1930, Escritos de León Trotsky (1929-40), op. cit. 7 “Zinoviev y Kamenev capitularon nuevamente”, 23 de mayo de 1933, ibídem. 8 Yaroslavsky, Emelian (1878-1943). Bolchevique, dirigente de la “Sociedad de los ateos”, organización creada para la propaganda antirreligiosa. Fue miembro del presídium de la Comisión Central de Control, y coautor de los cargos contra Trotsky en 1927. Fue denunciado por Stalin en 1931 por mencionar el trotskismo en un libro de texto de historia del bolchevismo. 9 Shkiriatov, Matvei (1883-1954). Miembro de la Comisión Central de Control del PCUS a partir de 1922 y miembro del Comité Central a partir de 1939.

150

El Caso lEón TroTsky

posteriormente, cuando nos pasamos a la Oposición, le contamos de esta discusión. Todo esto es una mentira pérfida, con el evidente propósito de poner en peligro a nuestro partido. Sólo una mentalidad enferma como la de Trotsky, completamente envenenada con la sed de sensacionalismo ante un público burgués y siempre dispuesto a declarar su rabia y su odio hacia el pasado de nuestro partido, es capaz de imaginar una mentira tan innoble. Está más allá de toda duda que nunca podríamos haber discutido esta cuestión, ni siquiera hacer una alusión a ella en los círculos del Partido, y nunca dijimos semejante cosa a Trotsky. Todo esto ha sido inventado por él de principio a fin, y es uno de los métodos que adoptó en la lucha infame que está llevando a cabo contra el partido de Lenin y su dirección, lo mismo en el pasado como en la actualidad, para usufructo y placer de la contrarrevolución. La declaración de Trotsky pretendiendo que en nuestro Partido Bolchevique a uno lo pueden obligar a hacer declaraciones mentirosas sobre este tema es el procedimiento establecido de un maestro del chantaje. GolDman: ¿Tiene la fecha de esto? Van HeijenoorT (secretario de Trotsky): 13 de febrero de 1932. Dewey: Febrero... GolDman: 13 de febrero de 1932. Eso fue poco tiempo antes del supuesto centro unificado. TroTsky: Fue el momento de la preparación del centro, tras la reunión con Smirnov en el verano de 1931. GolDman: Este es un extracto de una carta del Sr. Trotsky a Albert Weisbord10, publicado en The Militant el 10 de septiembre de 1932. La carta fue escrita el 24 de mayo de 1932, y lo que sigue es el extracto: Zinoviev y Kamenev son elementos altamente calificados. Bajo el régimen de Lenin asumieron tareas de mucha responsabilidad pese a sus deficiencias, que Lenin comprendía muy bien. El régimen de Stalin condenó a Zinoviev y a Kamenev a la muerte política. Lo mismo se puede decir de Bujarin y muchos otros. La degeneración ideológica y moral de Radek no testimonia solamente que éste no es uno de los mejores elementos
10 Weisbord, Albert (1900-1977). Abogado y organizador sindical norteamericano. En 1926, mientras militaba en el Partido Comunista de EE. UU., se volvió célebre nacionalmente como el principal dirigente de la huelga textil de Passaic, New Jersey, que duró más de un año, y fue la primera huelga dirigida por los comunistas en ese país. Expulsado por trotskista en 1929, en 1931 va a fundar su propio grupo, la Liga Comunista de Lucha (CLS), que adhería a la Oposición de Izquierda Internacional de Trotsky, pero rivalizaba con su sección oficial norteamericana, la Liga Comunista de América (CLA) de James Cannon. En 1934, Weisbord y su grupo romperán con Trotsky y su movimiento, acusándolo de capitular al reformismo por su política de hacer entrismo en los partidos socialistas, y se acercará al POUM español. La CLS se disolverá en 1937. Posteriormente, Weisbord apoyará la entrada de EE. UU. en la II Guerra Mundial y se alejará del marxismo.

SESIÓN CUARTA

151

sino también que el régimen de Stalin sólo se puede apoyar en chinovniks impersonales o en individuos moralmente corruptos11. Esta carta fue traducida al alemán y al francés y enviada a todos los grupos y secciones de la Oposición de Izquierda Internacional, y publicada en el Boletín Internacional. TroTsky: “Chinovniks” significa “funcionarios” o “burócratas”. GolDman: Esto es lo que Trotsky pensaba de Zinoviev y Kamenev, Bujarin y Radek. laFolleTTe: ¿Cuál es la fecha de eso? GolDman: 24 de mayo de 1932, esa es la fecha de la carta. Ahora bien, Sr. Trotsky, ¿quiere continuar con la declaración que usted estaba haciendo al momento de finalizar la última sesión, en la que se refería a Radek? TroTsky: Dije que en mayo de 1932 –al mismo tiempo que le escribía a Weisbord– creo que un periódico alemán, el Berliner Tageblatt*, publicó un número especial sobre la Unión Soviética, y en él había un artículo de Radek. El artículo de Radek, como obra, estaba casi dirigido contra mí. En la publicación alemana dijo que yo había perdido mi fe en el socialismo. Yo le respondí en el Boletín ruso con un artículo titulado “Un tonto habla sobre un tema serio”12. GolDman: ¿Cuándo fue eso? TroTsky: Fue en mayo de 1932. Mi respuesta se publicó en el Nº 28 del Boletín ruso de junio de 1932. El artículo fue publicado en una edición especial del Berliner Tageblatt. Me refiero al artículo de Radek. FinerTy: ¿Se entregará una copia para el registro? GolDman: Sí, se entregará una copia para el registro. TroTsky: Sí, se entregará como evidencia todo el Boletín. El 21 de noviembre de 1935; fue tres semanas antes del vuelo de Pyatakov a Oslo... GolDman: Perdón, se refiere al supuesto vuelo a Oslo. TroTsky: En mis respuestas todas estas referencias van entre comillas. (Risas.) Radek describe –es una entrevista sobre la historia de la Guerra Civil– cómo Stalin fue el organizador de las victorias, sin mencionar mi nombre. Esto se escribió tres semanas antes del supuesto vuelo de Pyatakov a Oslo. En enero de 1935, Zinoviev, Kamenev y otros fueron condenados a algunos años de prisión en relación con el asesinato de Kirov. Durante el juicio se dedicaron a probar sus intentos por “reestablecer el capitalismo”. En el Boletín de la Oposición describí esta acusación como una falsificación. ¿Quién salió a defender a Vyshinsky? ¡Radek! Este último escribió en Pravda: “No se trata de saber si el capitalismo es el
11 “A la Liga Comunista de Lucha”, 22 de mayo de 1932, Escritos de León Trotsky (1929-40), op. cit. (donde dice “burócratas” en vez de chinovniks). El subrayado es de la edición en inglés. 12 “Los fundamentos del socialismo. Un tonto habla sobre un tema serio”, mayo 1932, Escritos de León Trotsky (1929-40), op. cit.

152

El Caso lEón TroTsky

ideal de los señores Trotsky y Zinoviev, se trata de si la construcción del socialismo es imposible en nuestro país”. Eso fue en enero de 1935, cuando se suponía que Radek era uno de los miembros más importantes, o un presunto miembro importante del presunto centro paralelo. En su último artículo, el 21 de agosto de 1936, me denuncia como el responsable de haberle ordenado a Blumkin atacar a los representantes soviéticos en el extranjero con el propósito de conseguir dinero para mi actividad contrarrevolucionaria. En ese momento él no estaba detenido. En ese momento estaba libre, es decir, Radek, y era miembro del mismo centro. Escribió su artículo sobre el Hetman Trotsky13, en el que dice sobre mí: “Obligó a Blumkin a robar dinero de los representantes comerciales soviéticos en el extranjero para utilizarlo para la actividad contrarrevolucionaria”. Esa fue la respuesta que me dio mi “representante” en la Unión Soviética. sTolBerG: ¿Fue en Pravda? TroTsky: Se publicó en Pravda e Izvestia. Cité de Izvestia, que recibí desde Nueva York, fechada el 21 de agosto de 1936. GolDman: Esto se refiere a un documento que fue presentado como prueba. TroTsky: ¿Me permite usted una cita más? En España, Maurín14 comenzó a publicar un periódico llamado Adelante15, con una lista de personas que contribuían con él. Pusieron mi nombre sin mi autorización previa. El día 3 de octubre de 1933 escribí al editor de este periódico español. Está en francés. Lo escribí en francés. En la lista también aparecía Karl Radek. Escribí: “El nombre de Radek le da a esta lista un carácter absolutamente fantástico e incomprensible. Insisto en que el editor deje de hacer mal uso de mi nombre”. GolDman: Ahora bien, ¿estuvo en comunicación con Radek, ya sea directa o indirectamente, desde que abandonó la Unión Soviética, Sr. Trotsky? TroTsky: Las únicas comunicaciones están representadas por esas citas; no hubo ninguna otra comunicación. GolDman: ¿Quiere decir que usted escribió sobre él, pero no le escribió a él? TroTsky: Nunca. GolDman: ¿Ha recibido alguna carta de él? TroTsky: Nunca. GolDman: ¿Le ha enviado cartas a través de un intermediario?
13 Se refiere al artículo de Radek “La banda fascista, trotskista-zinovievista, y su Hetman Trotsky” presentada como Prueba Nº 11. 14 Maurín Juliá, Joaquín (1896-1973). Maestro y periodista, militante de la CNT. Fundó los CSR y La Batalla en diciembre de 1922. Dirigente del PC de España en Cataluña, fundó el BOC en 1931. Secretario general del POUM en 1935. Diputado de Cataluña en 1936. Sorprendido en Galicia por la insurrección militar, arrestado, consiguió disimular su identidad durante algún tiempo. Pasó toda la guerra civil en la cárcel, esperando su ejecución. 15 Diario fundado por Joaquín Maurín en 1930, cuando comenzó a sentar las bases del BOC (Bloque Obrero y Campesino), con el fin de extender este partido al resto de España. La Generalitat lo suspendió en la primavera de 1934.

SESIÓN CUARTA

153

TroTsky: No. GolDman: A los efectos del registro y para información de la Comisión, más adelante voy a entrar en la cuestión de Vladimir Romm, como el supuesto intermediario entre el Sr. Trotsky y Radek. Dewey: Yo le iba a preguntar si la famosa carta vendrá más tarde. GolDman: Vendrá más tarde. Entonces, Sr. Trotsky, ¿cuánto tiempo hace que conoce a Pyatakov, otro acusado en el último juicio, el juicio de enero de este año? TroTsky: Personalmente, lo conocí por primera vez durante la Guerra Civil. Fue en 1918 ó 1919. Tuve alguna información sobre él antes, en la emigración, en el exilio, pero me encontré con él por primera vez después de la Revolución de Octubre. GolDman: ¿Cómo eran sus relaciones personales con él? TroTsky: Muy buenas. GolDman: ¿Fue miembro de la Oposición de Izquierda? TroTsky: Fue miembro de la Oposición de Izquierda. GolDman: ¿Desde el principio? TroTsky: De 1923 hasta finales de 1927. GolDman: ¿Qué le pasó en 1927? TroTsky: Capituló. GolDman: ¿Fue expulsado en el XV Congreso? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Eso fue en noviembre de 1927? TroTsky: En diciembre. GolDman: ¿Diciembre de 1927? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Cuándo capituló? TroTsky: Capituló abiertamente, públicamente; capituló en febrero de 1928. Fue el primer “trotskista” que capituló públicamente. GolDman: Y después de eso, ¿ha tenido algún tipo de correspondencia con él? TroTsky: Ninguna. GolDman: ¿Cuando estaba en la Unión Soviética o fuera de la Unión Soviética? TroTsky: Exactamente. GolDman: ¿Ha escrito alguna carta o cualquier otro artículo que dé una idea de lo que pensaba de Pyatakov? TroTsky: Sí, muchos artículos y cartas. GolDman: ¿Va a citar algunos de estos artículos y cartas para provecho de la Comisión? TroTsky: Esta es una carta sobre dos opositores conciliadores que comenzaron a capitular. Es de Alma Ata, y la fecha es 1928. Tiene que haber sido el primer semestre de 1928:

154

El Caso lEón TroTsky

...La esencia de la plataforma escrita por usted es sólo esto: “Sería bueno regresar al Partido y devolver al mundo su armonía”. Pero ¿regresar por qué puerta? Hay dos puertas: la zinovievista-capituladora y la bolchevique, a través de la continuación y extensión de la lucha ideológica. No hay ninguna tercera puerta, no ha habido y no habrá. La buscó Pyatakov, la buscó Safarov16. Sarkis17 la buscó. ¿Y ellos quiénes son? Cadáveres políticos. ¿Quién cree en ellos? Nadie. Ellos ni siquiera creen en sí mismos. Le abrieron la puerta a Pyatakov, no sólo en el partido, sino en el Banco del Estado. Fue nombrado jefe del Banco del Estado después de la capitulación; estoy hablando de Pyatakov. Pero hay una carta más importante que escribí el 17 de marzo de 1928, a Byeleborodov18. GolDman: ¿Quién es Byeleborodov? TroTsky: Byeleborodov fue un miembro muy destacado del Partido Bolchevique y un ex miembro del Comité Central. GolDman: ¿Fue un opositor de izquierda? TroTsky: Sí. También fue detenido y deportado a Siberia y luego capituló. Le escribí: Estimado Alexandre Gavrilovitch: ...Usted habla en su carta, basándose en Pravda, sobre la pequeña carta de confesión de Pyatakov. Hemos recibido el ejemplar de Pravda con esa carta recién hoy. Usted habla con indignación del documento engañoso y estúpido de Pyatakov. Entiendo perfectamente eso, pero debo reconocer que yo mismo no albergo ese sentimiento, ya que durante mucho tiempo he considerado a Pyatakov como un hombre políticamente acabado. En los momentos de sinceridad me dijo más de una vez, en un tono cansado y escéptico, que la política no le interesaba, y que quería volver a la posición de un spetz19. Más de una vez le dije, medio en broma, medio en serio, que si una mañana se encontrara bajo Bonaparte, tomaría su portafolio e iría a su oficina, inventando en el camino alguna miserable “teoría” seudomarxista con el fin de justificarse a sí mismo... Cuando entablamos con usted discusiones ásperas pero circunstanciales, lo que más me angustiaba era el hecho de que algunos compañeros no querían, por decirlo así, ver que Pyatakov era un cadáver político, que pretende hacer como que está vivo y apresuradamente inventa toda clase de sofismas para darse la apariencia de un político
16 Safarov, G.I. (1891-1941). Militante del grupo de Leningrado de Zinoviev y dirigente de la Liga Juvenil Comunista. Expulsado del partido en 1927, se negó a capitular con los zinovievistas y fue deportado con los trotskistas, pero capituló al poco tiempo. 17 Sarkis, A. Zinovievista, polemizó públicamente con Bujarin en 1925, acusándolo de “desviación sindicalista”. En ese mismo año, bregó por la publicación de una revista teórica, Bolshevik, con Zinoviev. Expulsado del partido junto a los trotskistas y los “centralistas democráticos”. 18 Byeleborodov, Alexandre (1891-1938). Hijo de obreros, electricista, miembro del partido en 1907, dirigente bolchevique en los Urales, en 1918, había tomado la responsabilidad de la ejecución sumaria del zar y su familia. Era miembro de la Oposición desde 1923. 19 En ruso, abreviatura de especialista.

SESIÓN CUARTA

155

revolucionario. Evidentemente, algún gran ascenso revolucionario europeo o mundial puede revivir a Pyatakov: Lázaro resucitó, a pesar de que estaba muerto... En tal caso, Pyatakov, abandonado a sí mismo, inevitablemente cometerá errores izquierdistas. Las palabras de Lenin fueron también correctas cuando dijo que es imposible confiar en Pyatakov para grandes asuntos. ...He tenido ocasión de hablar con Pyatakov cientos de veces, en compañía, así como en privado. Este único hecho pone de manifiesto que nunca fui indiferente a la cuestión de saber si Pyatakov estaría con nosotros o contra nosotros. Pero son precisamente estas numerosas reuniones y conversaciones que me han convencido de que el pensamiento de Pyatakov, con todas sus capacidades, está absolutamente desprovisto de fuerza dialéctica, y de que en su carácter prima mucho más la insolencia que la fuerza de voluntad. Para mí estaba claro hace mucho tiempo que a la primera prueba de “escisión” este material no soportaría... FinerTy: ¿Qué fecha tiene eso? TroTsky: 17 de marzo de 1928. GolDman: ¿Posteriormente a esa fecha usted...? TroTsky: Fue con posterioridad a su primera declaración de capitulación. GolDman: Con posterioridad a esa fecha, ¿ha escrito usted algo en contra de Pyatakov? TroTsky: Lo nombro en casi todos los artículos dedicados a los capituladores. GolDman: La Comisión tomará nota de que su nombre se incluyó en el extracto que leí esta tarde con especial referencia a Zinoviev y Kamenev. Su nombre se incluye junto con Zinoviev y Kamenev. ¿Hay algo más que quisiera leernos que aclare sobre su actitud hacia Pyatakov? TroTsky: Si me permiten, voy a citar tres o cuatro líneas de una carta desde la cárcel sobre la capituladores. GolDman: ¿Qué cárcel? TroTsky: Desde un aislador20. No se indica aquí por razones conspirativas. GolDman: ¿Una prisión en qué país? TroTsky: En la Unión Soviética. GolDman: ¿Cuándo recibe usted esta carta? TroTsky: Esta carta fue enviada el 12 de octubre de 1930, y publicada en el Boletín de la Oposición, noviembre-diciembre de 1930. GolDman: Y en ese momento, ¿se podían enviar cartas desde la cárcel? TroTsky: Sí, no de manera legal. Les voy a mostrar cartas que recibíamos desde las prisiones en ese momento. Las cárceles tenían mucha gente. Estaban
20 En Rusia, centro de prisión preventiva. En 1936, Trotsky escribe que el “aislador”, es decir, la cárcel, era el castigo más severo después de la pena de muerte, pero debido a la capacidad limitada y el elevado costo fueron remplazados por campos de concentración, “donde los presos viven en condiciones físicas y morales infrahumanas”.

156

El Caso lEón TroTsky

muy pobladas, y esa es la razón por la cual no había un orden severo. Teníamos en ese momento la posibilidad de comunicarnos con algunos camaradas en prisión por cartas enviadas a través de intermediarios. Ellos nos enviaban sus declaraciones programáticas, que voy a presentar en sus originales a la Comisión. Tenían declaraciones muy importantes. Tenían su revista en la cárcel. Más adelante explicaré la razón de estas libertades de parte de la burocracia, que trató de introducir una división en nuestras filas. Cito: “No discutimos con los capituladores. Simplemente los excluimos de nuestras filas y los mantenemos por fuera del intercambio de ideas”. Desde Siberia, en aquel momento, recibí una fotografía grupal, con un capitulador que capituló después de que se tomó la foto, y allí se lo marca con una cruz. GolDman: Presento la foto a la que se refiere el testigo, que muestra la imagen de trece hombres y una mujer. TroTsky: Están los nombres en el reverso. GolDman: Y los nombres de las personas que aparecen en la foto se encuentran en la parte posterior, con un rostro marcado por una cruz, lo que indica un capitulador. Lo agrego como Prueba Nº 14. (La fotografía recibida por Trotsky desde Siberia por un grupo de opositores de izquierda desterrados se agregó a la evidencia como Prueba Nº 14.) Dewey: Alguien podría haber hecho una cruz en cualquier momento desde entonces. GolDman: Cuando usted recibió esta foto, Sr. Trotsky, ¿se fijó en ella inmediatamente? TroTsky: Sí. GolDman: ¿La sacó de un sobre? TroTsky: Si le hace usted un análisis químico, estoy seguro de que demostraría que la tinta tiene al menos cinco... cinco o seis años. GolDman: ¿Sacó la foto de un sobre? TroTsky: No estoy seguro de que estuviera en un sobre. GolDman: ¿Usted la retiró? TroTsky: Sí. GolDman: En el momento en que la retiró, ¿vio la cruz sobre el rostro? TroTsky: Lo hicieron especialmente para mí. Al mismo tiempo, si ustedes me permiten leer dos líneas que escribió Rakovsky –fueron publicadas en noviembre-diciembre de 1930– en una carta... GolDman: ¿Quién es Rakovsky? TroTsky: Rakovsky es mi viejo amigo, mi verdadero viejo amigo, el ex Presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo* de Ucrania. Posteriormente, fue embajador en Londres y París, miembro del Comité Central y miembro de la Oposición de Izquierda. Resistió hasta 1934. Tuvimos noticias –no

SESIÓN CUARTA

157

estoy seguro de que sean ciertas– de que trató de escapar de Siberia y que estaba herido, que permaneció durante algún tiempo en el hospital en el Kremlin, y sólo después de eso capituló. De lo único que estoy seguro es de que capituló en 1934. Escribió en 1930 acerca de las relaciones en la deportación, en el aislador, y sobre las capitulaciones. GolDman: ¿Alguna cosa, cartas u otros materiales, que indiquen su relación con Rakovsky y lo que pensaba de él? TroTsky: ¿Mi relación con él? GolDman: ¿Qué pensaba de él? TroTsky: Tengo ahora entre mis manos... la Comisión me pidió que fuera lo más breve posible, pero puedo presentar dos o tres citas. GolDman: Bueno, ya llegaremos a ellas. FinerTy: Sr. Goldman, sugiero que el Sr. Trotsky diga cuál fue el período en el que publicó artículos hostiles a Pyatakov. GolDman: ¿Indicará entre qué fechas publicó artículos y escribió cartas referidas a Pyatakov? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Desde qué fecha a qué fecha? TroTsky: Eso lo voy a presentar mañana. GolDman: Dénos las fechas en general, el momento en que comenzó a escribir artículos contra Pyatakov y la época en que dejó de hacerlo. TroTsky: Debo decir que Pyatakov no era un periodista. Era un administrador. Radek me recordaba su existencia todos los meses, por sus artículos, y yo le respondía en el Boletín de la Oposición. De Pyatakov me olvidaba durante meses y años. Era un administrador silencioso y tranquilo y olvidado por el mundo entero. Pero creo que en todos los artículos donde mencioné a los capituladores más prominentes, nombré a Pyatakov. Eso fue en el primer año de las capitulaciones, y luego perdió importancia para mí. FinerTy: ¿Tuvo durante el período de 1931 a 1936... tiene algo que haya escrito sobre Pyatakov? TroTsky: Debo tratar de averiguarlo. GolDman: ¿Conoce a G.Y. Sokolnikov? TroTsky: Lo conocía muy bien. GolDman: ¿Cuándo lo conoció? TroTsky: Mantenía correspondencia con él durante la guerra. Colaboraba con el periódico ruso que edité en París, llamado Nashe Slovo21. GolDman: ¿Cuándo fue eso, en qué año? TroTsky: Fue desde 1914 hasta 1916. Edité el periódico durante dos años y medio y desde Suiza colaboraba con artículos.
21 Nashe Slovo (Nuestra Palabra). Periódico fundado por Trotsky que circulaba en París antes y durante la I Guerra Mundial entre la comunidad de socialdemócratas y deportados rusos.

158

El Caso lEón TroTsky

GolDman: ¿Lo vio en Moscú o San Petersburgo tras su regreso de Estados Unidos? TroTsky: Sí, fue miembro del Comité Central durante la Revolución de Octubre, con Stalin. Ambos eran los editores del órgano central del partido, Pravda; Stalin y Sokolnikov. GolDman: ¿Cuándo fue eso? TroTsky: Fue en 1917. GolDman: ¿Fue miembro de la Oposición de Izquierda? TroTsky: Nunca. sTolBerG: ¿Fue miembro del Partido Bolchevique antes de 1914? TroTsky: ¿1914? sTolBerG: ¿Fue miembro del Partido Bolchevique antes de 1914? TroTsky: Fue miembro del Partido Bolchevique, pero creo que en ese momento pertenecía a cierta oposición dentro del Partido Bolchevique. Pero no estoy muy familiarizado con su pasado. GolDman: ¿A qué grupo pertenecía durante los años en que la Oposición de Izquierda estaba librando una lucha política contra la mayoría del partido? TroTsky: A la derecha del Partido. GolDman: ¿Al grupo de Bujarin? TroTsky: No de Bujarin. Él tenía una posición más individual. La mejor caracterización es de una declaración de Radek de 1927. En agosto de 1927 –a principios de septiembre de 1927, inmediatamente después de la reunión del Comité Central en agosto de 1927–, Radek escribió: La tendencia hacia la degeneración termidoriana del Partido y sus principales instituciones se expresa en los siguientes puntos: ...(d) en la línea de aumentar el peso del aparato del Partido contra las organizaciones de base del Partido, que encuentra su expresión clásica en la declaración de Stalin al Pleno (agosto 1927): “Estos cuadros sólo pueden ser destituidos por medio de la guerra civil” –declaración, que es... la fórmula clásica del golpe de Estado bonapartista–; (e) en la política exterior proyectada por Sokolnikov. Es necesario nombrar a estas tendencias abiertamente como Termidorianismo... y decir abiertamente que encuentran su expresión completa en el Comité Central en su ala derecha (Rykov, Kalinin22, Voroshilov*, Sokolnikov) y en parte en el centro (Stalin). Es necesario decir abiertamente que las tendencias del Termidor* están creciendo... GolDman: Para provecho de los que tal vez no estén tan familiarizados con los términos teóricos, ¿le importaría explicar lo que significa “Termidor”? TroTsky: El “Termidor” es la reacción después de la revolución, pero una reacción que no logra cambiar la base social del nuevo orden. GolDman: Se refiere...
22 Kalinin, Mijail (1875-1946). Bolchevique de la Vieja Guardia, fue miembro del Comité Central bolchevique y, a partir de 1919, presidente del Comité Ejecutivo Central de la URSS.

SESIÓN CUARTA

159

TroTsky: Es una analogía citada de la Revolución Francesa. La Revolución Francesa destruyó los derechos de propiedad feudal en provecho de la burguesía, pero en el régimen bonapartista, el orden de la reacción, la nueva forma de propiedad se mantuvo, la forma burguesa de la propiedad se mantuvo. La misma idea se... GolDman: Hasta donde usted conoce, ¿cuándo se expulsó a Sokolnikov del Partido? TroTsky: Sokolnikov no fue expulsado del Partido. GolDman: ¿Sokolnikov no fue expulsado del Partido? TroTsky: No, él era simpatizante de la derecha. Era amigo de Kamenev; era sospechoso de ser opositor. Pero en el XV Congreso declaró que no tenía diferencias con el Partido. Sus palabras fueron recibidas con aplausos, y fue elegido miembro del Comité Central en el mismo Congreso en que nos expulsaron. Dewey: ¿Podría dar la fecha del XV Congreso para aquellos de nosotros que no estamos tan familiarizados con él? GolDman: Diciembre de 1927. Hasta dónde usted sabe, ¿Sokolnikov cayó alguna vez en desgracia frente al aparato burocrático? Antes de los juicios, me refiero. TroTsky: Sokolnikov tiene ideas originales. Tiene una mente muy inventiva, y esa es la razón por la cual no es apto, no encaja en el régimen burocrático. GolDman: ¿Alguna vez tuvo alguna comunicación con él cuando salió de Rusia? TroTsky: Nunca. GolDman: ¿Se comunicó con él de alguna manera desde que salió de Rusia? TroTsky: No. GolDman: ¿Directa o indirectamente? TroTsky: No. GolDman: ¿Conoce a L.P. Serebryakov, uno de los acusados? TroTsky: Sí, es un miembro muy viejo del Partido Bolchevique, uno de los constructores del Partido Bolchevique, lo mismo que Smirnov. Fue miembro del Comité Central durante cierto tiempo, y secretario del Comité Central. Participó en la Guerra Civil, un amigo mío, un buen amigo, y miembro de la Oposición de Izquierda desde 1923 hasta 1929, o finales de 1928. Capituló. GolDman: Desde su capitulación, ¿ha tenido alguna comunicación con él? TroTsky: Nunca. GolDman: ¿Le escribió alguna carta? TroTsky: No. GolDman: ¿Recibió alguna carta de él? TroTsky: No. GolDman: ¿Le dio algún mensaje a alguien para que se lo transmita? TroTsky: A nadie.

160

El Caso lEón TroTsky

GolDman: Ahora díganos lo que sabe de N.I. Muralov, uno de los acusados en el juicio anterior. TroTsky: Muralov era miembro de la Comisión Central de Control, uno de los héroes de la Guerra Civil, y comandante en jefe del Distrito Militar de Moscú, mi amigo y compañero cuando cazábamos. Teníamos la mejor de las relaciones. No es un hombre político. Es un soldado, un soldado revolucionario, y muy honesto, un hombre excepcionalmente honesto. Abandonó la Oposición sin ninguna declaración, sin una declaración escrita. Pero abandonó la política. Se convirtió en un spetz, igual que Pyatakov, y se quedó en Siberia. Es ingeniero agrónomo de profesión [“spetz” es una abreviatura de “especialista”–A.M.G.]. GolDman: ¿Cuándo supo de él por última vez? TroTsky: Tuve alguna información sobre él, creo que en 1929 ó 1930. Es posible que tenga una tarjeta postal de él, una tarjeta personal. Me refiero... no estoy seguro de eso tampoco. GolDman: ¿Alguna vez le envió cartas sobre asuntos políticos? TroTsky: ¿Sobre temas políticos? Las comunicaciones postales con los oposicionistas se interrumpieron a partir de 1930, 1931 y 1932, absolutamente. GolDman: ¿Quiere decir que no podía comunicarse? TroTsky: Hemos intentado muchas veces llegar a Rakovsky, Muralov y otros. GolDman: ¿En qué años? TroTsky: 1931 y 1932. Pero debimos abandonar absolutamente todo intento en este sentido, ya que el control se hizo muy severo. Todas las cartas fueron confiscadas. A partir de 1930, la GPU comenzó a acusar de espionaje a la gente que se relacionaba conmigo. Era una cosa muy peligrosa enviarme cartas. GolDman: ¿Desde entonces no recibió ninguna carta de Muralov? TroTsky: No. GolDman: ¿Le envió usted alguna? TroTsky: No. GolDman: ¿Conoció a alguien llamado Y.A. Livshitz23? TroTsky: Sólo a partir de los informes sobre el juicio. GolDman: ¿Usted no le conoce personalmente? TroTsky: No. GolDman: ¿Nunca tuvo comunicación de él ni le envió alguna comunicación? TroTsky: Nunca. GolDman: ¿Conoce a Y.N. Drobnis? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Cómo era su relación con él? TroTsky: Nuestra relación era de carácter amistoso. Trabajó en Ucrania. Era un viejo obrero y miembro del Partido, condenado a muerte dos veces
23 Ver Nota 12 en Sesión Tercera.

SESIÓN CUARTA

161

por los blancos durante la Guerra Civil. Una vez fue fusilado24 por los blancos, pero sólo resultó herido. Cuando los blancos tuvieron que abandonar la ciudad, los rojos lo encontraron entre los cadáveres. Pertenecía a la Oposición, pero no a mi grupo. Perteneció al grupo de Sapronov. Un grupo llamado “ultraizquierdista”. Pero tenía una simpatía personal conmigo. Antes de mi deportación él me vino a ver y me dio un regalo. GolDman: ¿Dónde, en Alma Ata o en Moscú? TroTsky: No, en Moscú. Me dio un lápiz y una pluma estilográfica. GolDman: Hasta donde usted sabe, ¿fue expulsado del Partido? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Capituló? TroTsky: Sí, en 1928 ó 1929. GolDman: Fue expulsado en el XV Congreso, ¿no? TroTsky: Sí, con todos los demás. GolDman: A partir de entonces, ¿ha oído de él? TroTsky: Nunca. GolDman: ¿Se ha escrito usted con él? TroTsky: Nunca. GolDman: ¿Conoce a M.S. Boguslavsky? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Qué sabe usted acerca de él?; ¿Cuál fue su relación con él? TroTsky: Estuvo vinculado a Drobnis y Sapronov, y estuvo durante mucho tiempo en el mismo grupo. GolDman: ¿El grupo ultraizquierdista? TroTsky: El grupo ultraizquierdista. Estuvo en ese grupo, pertenecía a él, pero no tenía ninguna animosidad conmigo. Personalmente teníamos una relación amistosa. Durante algún tiempo fue el presidente de una importante comisión del Consejo de Comisarios del Pueblo. Lo vi por primera vez allí y llegué a conocerlo personalmente. GolDman: ¿Fue expulsado en el XV Congreso? TroTsky: De la misma manera que los demás. GolDman: ¿Cuándo regresó al Partido, cuándo capituló? TroTsky: Fue junto con Smirnov, en noviembre de 1929. GolDman: ¿Tuvo usted alguna comunicación con anterioridad a su capitulación, antes de su capitulación? TroTsky: Tal vez me haya escrito una carta antes de su capitulación, cuando estuve en Alma Ata. GolDman: ¿No lo recuerda? TroTsky: No recuerdo.
24 Trotsky dice la palabra “fusillated” que no existe en inglés. A.M.Glotzer aclaró en el original el inglés “shot” que en español es fusilado.

162

El Caso lEón TroTsky

GolDman: Después de su capitulación, ¿se comunicó con él? TroTsky: Nunca. GolDman: ¿No ha recibido ninguna carta de él? TroTsky: Nunca. GolDman: ¿Le envió algún mensaje? TroTsky: Nunca. GolDman: ¿Conoce a I.A. Knyazev? TroTsky: No. GolDman: ¿Cuándo vio su nombre por primera vez? TroTsky: Sólo a partir de los informes del juicio. GolDman: ¿Conoce a S. A. Rataichak? TroTsky: No. GolDman: ¿Cuándo vio su nombre por primera vez? TroTsky: En las actas del juicio. GolDman: ¿Conoce a B.O. Norkin? TroTsky: No. GolDman: ¿Cuándo vio su nombre por primera vez? TroTsky: En el informe del juicio. GolDman: ¿Conoce a A.A. Shestov? TroTsky: No. GolDman: ¿Usted vio por primera vez el nombre en los informes del juicio? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Pasa lo mismo con E.M. Stroilov25? TroTsky: Lo mismo, absolutamente. GolDman: ¿Nunca lo conoció? TroTsky: Nunca. GolDman: ¿Vio ese nombre por primera vez en los informes del juicio? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Qué hay de Y.D. Turok26? TroTsky: Lo mismo. GolDman: ¿Y sobre I.Y. Hrasche? TroTsky: Lo mismo. GolDman: ¿Nunca lo conoció, y la primera vez que vio el nombre fue en los informes del juicio? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Y sobre G.E. Pushin27? TroTsky: Lo mismo. GolDman: ¿Y la primera vez que vio el nombre fue en los informes del juicio?
25 Ver Nota 14 en Sesión Tercera. 26 Ver Nota 15 en Sesión Tercera. 27 Pushin, Gavril (1896-1937). Ingeniero, alto funcionario en la gestión de las industrias químicas.

SESIÓN CUARTA

163

TroTsky: Sí. GolDman: ¿Qué tal V.V. Arnold? TroTsky: Lo mismo. GolDman: ¿Nunca lo conoció? TroTsky: No. Dewey: Vamos a hacer un breve receso ahora. *** GolDman: Bien, Sr. Trotsky, usted nos ha dado una breve biografía de los principales acusados en los dos juicios, y mencionó a algunos acusados que ha declarado no conocer en absoluto. Usted nos ha dicho que los principales acusados nunca fueron trotskistas o, si alguna vez lo fueron, fueron capituladores. Brevemente, ¿puede darnos una idea sobre sus seguidores que en efecto se mantuvieron leales a la Oposición de Izquierda hasta la actualidad, en el reciente período? TroTsky: Nombro a dos. Rakovsky y Sosnovsky28. GolDman: ¿Cuándo capituló Rakovsky? TroTsky: En 1934. GolDman: ¿Cuándo capituló Sosnovsky? TroTsky: Después de Rakovsky, inmediatamente. GolDman: ¿Después de Rakovsky? TroTsky: Sí, inmediatamente. GolDman: ¿Qué otros amigos suyos continuaron con usted? TroTsky: Los Elzin, padre29 e hijo. GolDman: ¿Elain? TroTsky: E-l-z-i-n. El Dr. Elzin y su hijo, el editor de mis trabajos en la Unión Soviética, el ex editor de mis obras. Otro hermano suyo murió en la deportación. También está el nombre de Dingelstedt30, que lleva ocho años en prisión; Solnzev31, que murió hace un año y medio en el camino de
28 Ver Nota 26 en Sesión Tercera. 29 Elzin, Boris (1879-1937). Fundador del Partido Bolchevique y ex dirigente del soviet de Ekaterinburgo. Formó parte del núcleo de la Oposición de Izquierda, dirigió su “centro” en 1927 y 1928. Fue organizador de la huelga de hambre en Magadan, condenado a muerte y ejecutado. Su tres hijos murieron en prisión o fueron deportados. Elzin, Victor (1899-?), su hijo, fue comisiario de división en el Ejército Rojo. Diplomado en Economía del Instituto del Profesores Rojos en 1926. Colaboró en la edición de las Obras de Trotsky. Preso en diferentes campos, fue liberado en 1933 y no se supo más de él. 30 Dingelstedt, Fedor (1890-1937). Entró al partido en 1910. En febrero de 1917 fue miembro del Comité bolchevique de Petrogrado y delegado por el mismo para organizar el Partido entre los marineros de Kronstadt. Fue uno de los primeros diplomados del Instituto de Profesores Rojos. Miembro de la Oposición de Izquierda desde 1923. Convertido en director del Instituto Forestal de Leningrado, escribió el libro La cuestión agraria en India. Era uno de los dirigentes más reconocidos en el exilio por su firmeza. 31 Solnzev, Eleazar (1900-1936). Militante de la generación de Octubre, economista, miembro de la Oposición trotskista de 1923, era considerado como uno de los jóvenes dirigentes de la segunda generación de la Oposición. Con Alejandra Sokolovskaya y Deinglstedt dirigió a partir de 1923 la Oposiciòn de Izquierda en Leningrado. Fue ejecutado en el campo de concentración de Vorkuta.

164

El Caso lEón TroTsky

una prisión a otra; Yakovin32, un académico brillante, que era un hombre excepcionalmente brillante, que lleva ocho años en prisión. Puedo nombrar a Victor Serge, quien logró encontrar la posibilidad de partir al extranjero, gracias a la intervención de los escritores y artistas franceses. Victor Serge es un escritor muy talentoso. Él es mitad ruso y mitad francés. Puedo nombrar a Alexandra Sokolovskaya33, mi primera esposa, quien se encuentra en Siberia, separada de mis nietos. No sé nada sobre el destino de ellos. Y podría nombrar a muchos otros no tan conocidos. GolDman: Ahora bien, ¿durante el período de su exilio pudo comunicarse con algunas de estas personas a las que... cuyos nombres mencionó? TroTsky: Me comuniqué con nuestros camaradas en las cárceles durante los primeros años pero, como le dije, las comunicaciones después se interrumpieron debido a que el control se volvió más severo. Dewey: ¿Podríamos identificar la fecha en que entró en vigor este control más severo? GolDman: ¿Hasta qué momento, hasta qué fecha pudo comunicarse con sus amigos en la Unión Soviética? TroTsky: Es difícil establecer la fecha exacta, porque el régimen se tornaba cada vez más eficiente. Tratamos de enviar cartas, y una carta de cada diez lograba llegar a esa persona de alguna forma. Por ejemplo, eso fue lo que pasó con nuestro hijo. GolDman: ¿Se refiere usted al hijo que permaneció en Rusia, a Sergei? TroTsky: Sergei. Enviamos cinco... mi esposa. Me abstuve de escribirle para no comprometerlo, pero mi esposa le escribió cinco o seis cartas, y ella una vez recibió una respuesta. Luego trató de enviarle dinero a través del banco, para tener la seguridad de que estaba vivo. Pero el dinero volvió una vez, y de nuevo una segunda vez, y luego perdimos toda comunicación con él. Lo mismo ocurrió con nuestros amigos en Siberia. GolDman: ¿Sus registros nos mostrarán cuándo fue la última vez que realmente recibió algunas comunicaciones de sus amigos en Rusia? TroTsky: Me parece que puede ser que con posterioridad hubo una, o dos, o tres veces que recibimos cartas, pero después viene el año crucial, 1931. GolDman: ¿Usted dice que después de 1931, puede haber recibido una o dos o tres comunicaciones?
32 Yakovin, Grigori (1896?-1938). Era historiador y diplomado del Instituto de los Profesores Rojos. 33 Sokolovskaya Bronstein, Alexandra (1872-1938). Hija de un populista, adhiere al marxismo desde joven. Dirige el círculo de propaganda revolucionaría en Nikolayev, provincia de Ucrania. En 1896 Trotsky, de 16 años, se incorpora al mismo y conoce a Alexandra. El círculo cae bajo la represión zarista. En la cárcel de Moscú contraen matrimonio y en la deportación en Siberia nacerán sus dos hijas. Trotsky huye al exilio y Alexandra continua su militancia en Rusia. Luego de la Revolución de Octubre milita en la Oposición de Izquierda. Fue arrestada en 1935, llevada a un campo de concentración en Siberia y luego transportada a Moscú, donde fue fusilada el 28 de marzo de 1938. Trotsky no llegará a conocer su muerte.

SESIÓN CUARTA

165

TroTsky: Sí. GolDman: ¿No tenía comunicaciones regulares? TroTsky: Fueron abandonadas en ese momento. Abandonamos el trabajo sistemático de mantener o tener comunicación regular con ellos. Mire, hemos tenido tres o cuatro compañeros rusos en el extranjero que nos ayudaban a escribir tarjetas postales a nuestros amigos en Siberia, con información general. De vez en cuando, yo también escribía mis opiniones políticas sobre algunos temas a nuestros amigos, nuestros jóvenes amigos, las poníamos en tarjetas postales, y las enviábamos a las corporaciones y las empresas conocidas. De vez en cuando recibíamos respuestas. Era nuestro método de comunicación. GolDman: ¿Tiene en su poder algunas de las cosas que recibió? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Nos puede mostrar alguna parte de una o dos de esas respuestas? ¿Venían de Rusia? (Señalando.) TroTsky: Venían de Rusia. GolDman: ¿Qué fecha tiene eso? TroTsky: No tiene ninguna fecha. GolDman: ¿Tiene usted alguna idea de cuándo la recibió? TroTsky: Aquí hay una de 1929, y aquí hay una... GolDman: En todo caso, quiero mostrarle a la Comisión una muestra de un documento recibido de Rusia. Si los miembros de la Comisión pueden leerlo, tienen la libertad de hacerlo. TroTsky: ¿Le mostrará a la Comisión el trabajo teórico escrito en prisión? GolDman: Muestro a la Comisión una carta manuscrita de tal manera que para leerla se necesitaría una lupa. Beals: ¿Esta carta se envió por el correo convencional? TroTsky: Sí. GolDman: Haría falta una lupa para leer esto. Se lo muestro a la Comisión sin presentarlo como evidencia… un trabajo teórico, creo. TroTsky: Lo hicieron los camaradas que ya nombré; los camaradas más jóvenes como Yakovin y otros. Se trata de un análisis de la situación económica y política en la Unión Soviética. GolDman: Lo recibió el Sr. Trotsky en una caja pequeña, un poco más grande que una caja de cerillas. ¿Cuántas páginas del Boletín de la Oposición abarca este trabajo? TroTsky: Nuestro Boletín no era tan rico como para publicar la obra en su conjunto. Publicábamos sólo las partes más importantes de este trabajo. GolDman: ¿Cuántas páginas le ocupó del Boletín de la Oposición? TroTsky: No sé, salió en muchos números. No puedo decírselo así de improviso.

166

El Caso lEón TroTsky

FinerTy: ¿Cuál es la fecha de eso? GolDman: ¿Cuándo lo recibió, si se acuerda? TroTsky: Puede encontrar ese dato en el Boletín. Creo que fue 1930 ó 1931. Fue enviada por correo, enviada por un extranjero que visitó la Unión Soviética, un simpatizante que tenía vínculos con los familiares de los presos. Y le aseguro a la Comisión que se trata de un trabajo muy serio, a pesar de la extraordinaria... Dewey: ¿Puede decirnos la fecha del Boletín de la Oposición en la que se utilizó este material? TroTsky: Si usted me permite, en diez minutos la consigo. Dewey: En cualquier otro momento estará bien. GolDman: No estoy presentando esto como prueba. Beals: ¿Hasta qué fecha se imprimió el Boletín de la Oposición? TroTsky: Lo voy a averiguar. Beals: ¿Hasta qué fecha se imprimió el Boletín? GolDman: ¿Siguen imprimiéndolo aún? TroTsky: Sí, el último número está dedicado al último juicio de Moscú. Lo recibí desde París hace cinco días. Beals: ¿Usted recibe correspondencia para el Boletín desde Rusia? TroTsky: Por desgracia, en los últimos tiempos no tenemos correspondencia. La gente le tomó un miedo absoluto a la idea de mantenerse en comunicación con el Boletín, y las noticias que tenemos es sobre todo de los extranjeros, de simpatizantes que acudieron a la Unión Soviética en calidad de turistas. Beals: ¿Hasta qué época tiene publicada en el Boletín correspondencia de la Unión Soviética? TroTsky: La última correspondencia es de 1931. Luego fue más constante la correspondencia de cartas y comunicaciones, tales como el encuentro de Smirnov en la calle con mi hijo. En Londres, uno de nuestros amigos ingleses se encontró con un simpatizante ruso, y escribe sus impresiones sobre las noticias que recibió de él. Tenemos información, pero no hay comunicación regular, a pesar de cierta experiencia que desarrollamos en comunicación ilegal, porque me parece que no se puede encontrar en ningún otro momento en la historia de la humanidad, un régimen como el que existe hoy en la Unión Soviética; un régimen policial, un régimen policial totalitario. GolDman: ¿Alguna vez intentó introducir el Boletín ruso en Rusia? TroTsky: Sí, lo publicábamos en forma de foto. Es lo mismo, en formato similar, pero en una fotografía. En los primeros años pudimos introducirlo en Rusia. En los últimos años dejamos de hacerlo porque era totalmente en vano. GolDman: ¿Tuvo usted alguna información de los seguidores o amigos suyos que aún están en las cárceles de la Unión Soviética? TroTsky: En los últimos tiempos hemos tenido muy buena información a través de Victor Serge. Él llegó en 1936; salió al extranjero debido a una campaña

SESIÓN CUARTA

167

en su favor de algunas organizaciones. Salió al exterior directamente desde Siberia. Estaba en Siberia con Elzin, uno de los opositores más destacados. GolDman: ¿Alguna vez alguien escapó... logró escapar, del exilio ruso? TroTsky: Él no escapó. GolDman: No me refiero a Serge, sino a cualquier opositor de izquierda. TroTsky: Sí, un obrero escapó a través de Persia. GolDman: ¿En qué año? TroTsky: En el año 1935. GolDman: ¿Cuál es su nombre? TroTsky: Ahora su nombre es Tarov34. Pero tiene otro nombre. Está tratando de llegar a Francia. No estoy seguro de que sea conveniente dar su verdadero nombre. Pero puedo nombrarlo en una sesión ejecutiva, porque si logra llegar a Europa, tendremos uno de los mejores testigos para la Comisión. GolDman: ¿Qué hay del doctor Ciliga? TroTsky: Es un yugoslavo. GolDman: ¿Pertenece a la Oposición de Izquierda? TroTsky: Llegó a la Unión Soviética como un estalinista. En 1929 se convirtió en opositor, junto con sus cuatro compañeros del Partido Comunista de Yugoslavia. Fue miembro del Buró Político del Partido Comunista yugoslavo. GolDman: ¿Está disponible como testigo para la Comisión? TroTsky: Sí, un testigo muy importante. Políticamente, no está con nosotros; políticamente, está más entre los marxistas y los anarquistas. Pero no se trata de sus opiniones políticas, sino de la sinceridad de su declaración. GolDman: Usted nos dio una idea de la relación que existía entre los seguidores leales de la Oposición de Izquierda y los capituladores. ¿Tiene usted a disposición alguna otra información que pueda brindarnos, que muestre la relación entre estos dos grupos, además de la foto y las cartas que usted presentó como evidencia? TroTsky: Sólo puedo hacer referencia a los ochenta y cuatro artículos que escribí, y los libros, y mi correspondencia, porque presenté sólo algunas citas. GolDman: Me parece que me entendió mal. No me refiero a lo que escribió acerca de ellos. Me refiero a la relación que existía entre quienes permanecieron leales a la Oposición de Izquierda en la Unión Soviética y los capituladores. TroTsky: Podría citar una carta de un opositor que denuncia a Radek. Él le pidió dinero para un opositor enfermo en Siberia. Radek respondió… Voy a citar lo que escribe este opositor: “En respuesta a una petición para ayudar a un bolchevique deportado que está gravemente enfermo, Radek se negó, y
34 Tarov, A. (1898-1942). Obrero de origen armenio, se unió al Partido Bolchevique en la región del Cáucaso en 1917 y participó en la Guerra Civil. Militante de la Oposición, fue expulsado del Partido y deportado a Siberia en 1927. Escapó a Irán y luego a Europa. Durante la II Guerra Mundial combatió en la resistencia comunista armenia y fue ejecutado por los nazis.

168

El Caso lEón TroTsky

agregó: ‘Volverá más rápidamente’. ¡Él juzga con su asquerosa mezquindad!”. Cuando los amigos se separan, el antagonismo es más amargo que entre el grupo gobernante y la Oposición en su conjunto. Es una ley histórica y política que la relación entre los opositores y los capituladores todos estos años fue más amarga que la relación entre los opositores y los estalinistas. GolDman: Entonces, entre los acusados de los dos últimos juicios, no hay ni un solo ex oposicionista que no haya capitulado antes de los juicios, ¿no es así? TroTsky: Con la única excepción de Muralov; que no capituló oficialmente, sino que abandonó la política. Declaró a la burocracia que él no era un opositor, sino simplemente un spetz. Todos los demás capitularon oficialmente, y se convirtieron en mis peores enemigos. GolDman: ¿Puede darnos alguna opinión sobre si Zinoviev tenía familia o no? TroTsky: Sí. Victor Serge nos informa que después del asesinato de Kirov hubo entre 60.000 y 100.000 familiares deportados desde Leningrado hacia Siberia… Le pido que tenga en cuenta este número: de 60.000 a 100.000. Nos brindó una imagen de la situación de las familias en las estaciones de ferrocarril en Siberia, de las madres, los niños y los padres ancianos, etcétera. GolDman: ¿Se refiere a las familias de los oposicionistas...? TroTsky: Los ex oposicionistas, los familiares de los oposicionistas… GolDman: ¿Los que fueron deportados? TroTsky: A Siberia. GolDman: Y a partir de su conocimiento personal, ¿sabe usted si Zinoviev tiene familia, esposa e hijos? TroTsky: Su hijo fue detenido y también su cuñado, que no está acusado de estar con el grupo terrorista. Su hermano se encontró con Victor Serge y el Dr. Ciliga en Siberia. GolDman: ¿Qué hay de Muralov, tiene familia? TroTsky: Sí, pero no sé nada de él. GolDman: ¿Y Kamenev? TroTsky: También, esposa e hijos. Su primera esposa es mi hermana. Los primeros periódicos anunciaron su deportación a Siberia. Ella es una anciana, no era para nada miembro de nuestro grupo político, y nunca tomó parte en nuestra actividad política. GolDman: ¿Qué hay de Radek? ¿Sabe usted si tiene familia? TroTsky: No tengo ninguna información sobre su familia. Él tiene una esposa y un yerno, pero no sé su destino. GolDman: Aquí culmina el interrogatorio sobre la relación con los acusados, y ahora quisiera proceder a la cuestión de la evidencia aportada en los últimos dos juicios. FinerTy: Se sugirió que el registro debería mostrar tal vez más información sobre quién era Blumkin.

SESIÓN CUARTA

169

TroTsky: Este trabajo político se publicó en noviembre-diciembre de 1931, en el Boletín de la Oposición. GolDman: Respecto a la... TroTsky: Hay sólo una docena de páginas en este número, pero más adelante en los artículos... GolDman: Que conste en actas que el testigo se refiere a un documento recibido desde la Unión Soviética en algún momento de 1930 en una caja de cerillas, escrito en tarjetas muy pequeñas en caracteres pequeños, diminutos. laFolleTTe: Yo diría microscópicos. GolDman: Microscópicos es aún mejor. Sr. Trotsky, ¿nos puede dar alguna información sobre Blumkin? Algunos miembros de la Comisión están ansiosos por conocer lo que sabe sobre Blumkin. Dewey: ¿Cuál es su posición, o cuál era su posición en el Partido? GolDman: ¿Cuál fue su posición en la lucha entre las fracciones? TroTsky: Perteneció a la Oposición de Izquierda. Fue miembro de mi secretariado militar durante la guerra, y estaba relacionado personalmente conmigo. Luego fue separado de mí por las autoridades y lo enviaron al extranjero a Constantinopla, en Turquía. Su pasado... tuvo un pasado muy extraordinario. Fue miembro de la izquierda del Partido Socialrevolucionario* y participó en la insurrección contra los bolcheviques. Fue el hombre que mató al embajador alemán, Mirbach35, y los bolcheviques tuvimos que procesarlo oficialmente36. Desapareció y luego volvió, y declaró después de la revolución en Alemania y después de la denuncia de la paz de Brest-Litovsk –se presentó de nuevo ante nosotros y dijo: “Ahora soy un bolchevique, pueden ponerme a prueba”. Fue enviado al frente, donde fue un combatiente muy bueno y un hombre muy valiente. Yo lo empleaba en mi secretaría militar y todo el tiempo, cuando necesitaba un hombre valiente, Blumkin estaba a mi disposición. GolDman: ¿Perteneció a la Oposición de Izquierda? TroTsky: Perteneció a la Oposición de Izquierda. GolDman: ¿Capituló? TroTsky: En una forma muy modesta. GolDman: ¿Fue expulsado del Partido?
35 Von Mirbach, Wilhelm Graf (1871-1918). Diplomático alemán. Participó en las negociaciones en Brest-Litovsk de diciembre de 1917 a marzo de 1918. Lo designaron embajador alemán en Rusia en abril de 1918. Fue asesinado por Blumkin. 36 Los SR (socialrevolucionarios o eseristas) se dividieron frente a la toma del poder en octubre. El ala izquierda apoyó finalmente el poder soviético, entrando a un gobierno de coalición con los bolcheviques. En enero-febrero de 1918 se pronunciaron contra la conclusión del Tratado de Brest-Litovsk y abandonaron el gobierno, reclamando la “guerra revolucionaria”, sin negociaciones ni compromisos. En julio de 1918, Blumkin, eserista de izquierda, asesinó al embajador alemán Mirbach en Moscú, a pedido del Comité Central de su partido, que intentó incitar una guerra entre Rusia y Alemania. Los eseristas se alzaron en revueltas armadas contra el poder soviético, muchas de las cuales fueron desarmadas y reprimidas por los bolcheviques y por muchos de los mismos eseristas de izquierda conscientes y amigos de la revolución.

170

El Caso lEón TroTsky

TroTsky: Creo que tuvo prudencia en no comprometer a la Oposición de Izquierda por su pasado. GolDman: ¿Sabe usted si fue expulsado del Partido? TroTsky: No, ni siquiera fue expulsado, debido a su actitud cautelosa. GolDman: ¿Cuál fue su posición oficial en la Unión Soviética? Quiero decir, ¿qué hizo allí, en qué Ministerio estaba? TroTsky: La última vez estuvo al servicio de los Asuntos Exteriores, el Ministerio de Asuntos Exteriores. GolDman: ¿Por eso estaba en Constantinopla en ese momento? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Era un empleado del Ministerio de Asuntos Exteriores? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Alguna otra pregunta? Dewey: Tengo dificultad para pronunciar el nombre de Mrachkovsky. El informe en inglés de los juicios de agosto, en la página 43, dice que desde 1923 hasta 1927 toda la correspondencia pasó a través de sus manos... que toda la correspondencia de Trotsky pasó por sus manos. ¿Es correcta esa afirmación? TroTsky: No, él fue desde 1923 hasta 1927... fue miembro en los Urales y no en Moscú. Yo estaba en Moscú y tenía mi propio secretariado. Es una exageración total presentarlo como un estrecho colaborador mío, es una falsedad absoluta. Dewey: También se dice que era uno de sus seguidores más devotos y más cercanos. TroTsky: Sí, estaba en el Ejército Rojo, uno de los jefes, un general del Ejército. En el Ejército Rojo tuve a muchos más. Él era uno de ellos, un soldado muy bueno, un combatiente muy bueno. Tenía simpatía personal por mí. Puedo decir que Rakovsky fue mi amigo durante 35 años. No puedo decir lo mismo de Mrachkovsky, un camarada mucho más joven, con quien trabajábamos juntos en la Guerra Civil de la misma manera que con muchos otros. GolDman: ¿Alguna otra pregunta sobre esto? Si no, voy a pasar a interrogar al Sr. Trotsky sobre la evidencia presentada por Holtzman, Berman-Yurin y Fritz David, a los efectos, según alegaron, de haberse encontrado personalmente con el Sr. Trotsky en Copenhague y recibir sus instrucciones para cometer actos terroristas contra algunos dirigentes de la Unión Soviética. ¿Cuándo se fue de Turquía para Copenhague? TroTsky: Fue el 14 de noviembre de 1932. GolDman: ¿Quiénes estaban con usted en ese momento? TroTsky: ¿En Copenhague o en el viaje? GolDman: ¿Quiénes estaban con usted cuando partió desde Constantinopla? TroTsky: Había un amigo francés, el camarada P. Frank*, un amigo alemán –simplemente lo llamaré Oscar–, puedo notificarle quién es a la Comisión. Se trata de una persona real. FinerTy: Le sugeriría al Sr. Trotsky que dé una inicial.

SESIÓN CUARTA

171

GolDman: Oscar. TroTsky: Jan Frankel, que está a mi izquierda. Eso es todo. GolDman: ¿Fue su esposa con usted? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Entonces eran cuatro las personas que partieron de Constantinopla? TroTsky: Un norteamericano, Field37, una pareja norteamericana, Field y su esposa –ellos dan su testimonio sobre el viaje, y la Comisión puede avisarle... GolDman: Ya llegaremos a eso. TroTsky: Pero... bueno, fue el primer viaje y había cierto peligro. El matrimonio Field no estaba oficialmente con nosotros. Estaban en el mismo barco, pero como viajeros independientes. GolDman: ¿Eso fue durante el primer viaje fuera de Turquía, después de su exilio? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Recuerda qué trayecto tomó hacia Copenhague? TroTsky: Sí, fue a través de Francia, de Marsella a Dunkerque por el buque Ejsberg a Dinamarca, y luego por ferrocarril hasta Copenhague. GolDman: ¿Se le sumó alguna otra gente durante el viaje? TroTsky: En ese entonces teníamos pocos amigos en Dinamarca, pero en el viaje hubo algunos amigos de Francia que se nos unieron. GolDman: Sr. Trotsky, voy a hacerle preguntas al Sr. Frankel más adelante, así que, si no recuerda, simplemente lo dejaremos pasar. TroTsky: Debo decirle que hice este viaje dos veces, una vez hacia Copenhague y la otra para Marsella. Creo que mis compañeros de viaje... No recuerdo bien quiénes estaban la primera vez y quiénes estaban la segunda vez. GolDman: ¿Se acuerda cuándo llegó a Copenhague? TroTsky: Creo que fue el 23 de noviembre. GolDman: ¿De 1932? TroTsky: 1932. GolDman: ¿Dónde estaba su hijo León Sedov en el momento en que hizo su viaje? TroTsky: En Berlín. GolDman: ¿Él lo acompañó en el camino a Copenhague? TroTsky: No. GolDman: ¿Recuerda algún intento de parte suya o de su esposa, o de cualquier otro miembro del Partido, de llevarlo a reunirse con usted en Copenhague? TroTsky: Habíamos acordado que él vendría a Copenhague. Pero todos sus esfuerzos... ese era el momento de... GolDman: Le preguntaré sobre eso después.
37 Field, Esther (1893-1974). Estuvo en Prinkipo con su marido, B. J. Field, seudónimo de Max Gould (1900-1977), dirigente de la huelga hotelera de 1934. Expulsado de la Liga Comunista de Norteamérica por violar la disciplina partidaria en 1934. Organizó la Liga por un Partido Obrero Revolucionario, que desapareció poco después.

172

El Caso lEón TroTsky

TroTsky: Está bien. GolDman: ¿Dónde vivió cuando estuvo en Copenhague? TroTsky: No recuerdo la dirección, era un pequeño chalet de una bailarina. GolDman: ¿Usted ocupó todo el chalet? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Cuántas habitaciones tenía? TroTsky: Creo que cinco o seis habitaciones y dos pisos. GolDman: ¿Quién vivió allí con usted? TroTsky: Vivimos mi esposa, mis colaboradores y yo en la casa. La casa no sólo fue ocupada por los habitantes, sino también por nuestros amigos que vinieron de Francia, de Inglaterra, de Holanda, de Alemania. Y creo que tuvimos visitas, unos tres visitantes. GolDman: ¿Estos visitantes vivían allí en Copenhague? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Quiere decir que se quedaban allí a pasar la noche? TroTsky: ¿Perdón? GolDman: ¿Que en realidad se quedaban allí durante la noche? TroTsky: Organizaban una guardia de día y de noche. Había un relevo de cinco o seis personas que se quedaban en el primer piso, y nosotros, mi esposa y yo, estábamos en el segundo piso. GolDman: ¿Tiene un registro de los nombres de las personas que estaban allí mientras estaba en Copenhague? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Nos podría dar la lista de nombres? Le estoy hablando al Sr. Frankel, el secretario del Sr. Trotsky; estoy buscando una lista de nombres, y veo que es usted el que enumera estos nombres en su declaración. Frankel: Sí. GolDman: Vamos a esperar hasta que usted declare antes de poner la lista de nombres entre las pruebas. FinerTy: Sr. Goldman, ¿no sería mejor refrescar sus recuerdos, para que él pueda dar su testimonio de acuerdo con estos recuerdos? GolDman: ¿Podría mirar esta lista de nombres, Sr. Trotsky, y ver si puede decirnos si esta lista tiene los nombres correctos? TroTsky: Pierre Frank, un amigo francés, lo recuerdo muy bien. Oscar, un alemán; Jan Frankel; Gerard Rosenthal38, mi abogado francés; Denise Naville, la esposa de P. Naville, ambos son nuestros mejores amigos; Jeanne Martin des Pallières*, la esposa de mi hijo; Julien39, un emigrado italiano.
38 Rosenthal, Gérard (1903-1992). Era abogado de Trotsky y viejo militante, ligado a él desde 1929, dirigente del POI francés. 39 Julien: seudónimo de Tresso, Pietro (1893-1944). Miembro del PCI desde 1921, en el CC en 1926, fue expulsado por P. Togliatti en 1930. Uno de los fundadores de la Oposición de Izquierda

SESIÓN CUARTA

173

Este es su seudónimo. Grylewicz, un emigrado alemán. Él es el ex editor oficial alemán del Boletín ruso. Antes de la victoria de Hitler editábamos el Boletín en Alemania y, después de eso, lo trasladamos a Francia. En Alemania era el editor responsable. Lucienne Tedeschi40 es la esposa de Julien, también una camarada italiana. R. Molinier*, un camarada francés; Feroci41, un camarada italiano; Jungclas42, un camarada alemán de Copenhague; Sneevliet*, diputado del Parlamento de Holanda y amigo mío; Bruno es un emigrado alemán; Field y su esposa, los norteamericanos que nombré antes. Lesoil43, un belga de Charleroi44, un militante muy conocido en el movimiento obrero; Hippe45, un obrero alemán, que ahora está en prisión. Frankel: Estuvo en la cárcel. TroTsky: Ahora está fuera de la cárcel. Estuvo dos años en prisión. Schneeweiss, otro obrero alemán que ahora también está en la emigración. El ingeniero Sch… yo lo conocía muy bien. Está en el extranjero. Frankel: Está en la cárcel ahora. TroTsky: Había tres o cuatro jóvenes estudiantes de Hamburgo, que venían en bicicleta. El abogado Cohn46 de Berlín, fue abogado de mi hijo e hizo todos los esfuerzos para asegurarle la posibilidad de viajar a Copenhague. No lo consiguió. Me preguntó por teléfono si podía ayudarme para que me quede en Dinamarca, que hablaría con el Primer Ministro. Le contesté positivamente con gratitud. Vino especialmente para este fin a Copenhague. Fue amigo de Karl Liebknecht. Quizás el Sr. Otto Ruehle lo conoce… estoy seguro que muy bien. Era un hombre muy conocido. Después, el emigrado alemán en París, Bauer47;
Internacional. Militó en la LC y el POI de Francia. Miembro del SI. Detenido y condenado a la cárcel en Marsella en 1942. Logró evadirse en 1943, pero fue asesinado por los estalinistas. 40 Tedeschi, Lucienne (1901-1976), seudónimo de Stratriesky, Débora. Arrestada durante la II Guerra Mundial por haber participado en la confraternización en Brest. 41 Leonetti, Alfonso (1895-1984), apodado también Torino, Martin y Feroci. Fue un dirigente histórico del PC italiano, camarada de Gramsci. Fue uno de los tres expulsados del Buró Político del PCI, que formó la “Nueva Oposición Italiana”. Miembro de la dirección de la Oposición de Izquierda Internacional hasta 1936, se quiebra entonces e inicia un proceso de capitulación que termina con su reintegro a las filas del PCI luego de 1945. 42 Ver Nota 33 en Sesión Tercera. 43 Lesoil, León (1892-1942). Fundador del PC belga, expulsado en 1928 junto con otros dirigentes, por oponerse a las medidas tomadas contra la Oposición soviética. Fue uno de los fundadores de la Oposición belga, que dirigió hasta su muerte en un campo de concentración nazi. 44 Ciudad de Bélgica. 45 Hippe, Oscar (1900-1990). Obrero, adhiere en 1916 al Spartakusbund, uno de los fundadores de la Oposición de Izquierda alemana y miembro de la dirección, dirige la acción clandestina en Berlín. Encarcelado de 1934 a 1936 por los nazis. Detenido en 1948 en Halle, en zona soviética, permanece 8 años en el presidio de la RDA con sus camaradas Walter Haas y Leo Silberstein. 46 Cohn, Oskar (1869-1934). Abogado y político alemán, socialdemócrata. 47 Bauer, Eugene (1906-1988). Era el seudónimo del Dr. Erwin Ackerknecht, dirigente de los trotskistas alemanes en 1933-34 y amigo de Sedov. Miembro del Secretariado Internacional de la Oposición de Izquierda Internacional.

174

El Caso lEón TroTsky

y Senin48, que es ruso, creo que ciudadano lituano. Él fue el único de los visitantes que conocía la lengua rusa, el único. GolDman: Ahora bien, Sr. Trotsky, ¿hubo otros que lo hayan visitado en Copenhague además de las personas cuyos nombres usted acaba de leernos? TroTsky: Estaba Wicks49, de Inglaterra. GolDman: ¿Otros nombres que recuerde? TroTsky: En todo caso, Sr. Goldman, ni Berman-Yurin, ni Holtzman, ni Fritz David. (Risas.) GolDman: Quería preguntarle eso, lo tenía en la punta de la lengua. TroTsky: Hubo dos semanas en Noruega cuando estuve absolutamente seguro de que Senin debería ser Berman-Yurin o Fritz David, ya que se indicaba en el Pravda sobre la visita de un hombre que conocía el idioma ruso. Eso fue unas semanas después de su visita. GolDman: ¿Cómo se le apareció a usted? TroTsky: Él vino como un amigo. GolDman: ¿Usted está hablando ahora sobre Senin, el que usted conocía como Senin? TroTsky: Eran dos hermanos en Alemania, Senin y Well. Senin es un seudónimo. Su nombre verdadero es Sobolevitzius. Tuve la sospecha, como otros amigos que trabajaban en la organización alemana, que el pretendido trotskista era más o menos un agente de los estalinistas. Él vino y me aseguró que no era cierto; es decir, vino Senin, y tuvimos una conversación durante una hora o un poco más. Y entonces él y su hermano organizaron una escisión en nuestra organización. Publicaron un periódico. Estábamos absolutamente seguros de que lo pagaba la GPU. En otra ocasión, yo estaba seguro, en Noruega... GolDman: ¿En dónde? TroTsky: ¿Qué? GolDman: ¿Que usted estaba seguro dónde? TroTsky: En agosto de 1936, en Noruega, durante el primer juicio, cuando tuve la primera información sobre Berman-Yurin, busqué en mi memoria y me pregunté: “¿Quién podría ser?” Llegué a la conclusión de que era Senin, estaba seguro de que era Senin. Le escribí a mi hijo, preguntándole si no era Senin. Entonces recibí cartas de que Senin estaba en el extranjero. Después
48 Senin o Abromas Sobolevitzius, a veces llamado Abraham Sobolevicius Senin, Adolph, o Jack Soble, como se lo conoció en EE. UU. (1903-?). Junto con su hermano Robert Soble (o Roman Well), penetraron en el entorno de León Trotsky para espiar para la GPU en la década de 1920. Más tarde, en los Estados Unidos, fue encarcelado junto con su esposa Myra Soble bajo cargos de espionaje. 49 En Gran Bretaña, se constituyó un Comité Provisorio por la Defensa de León Trotsky en octubre de 1936, y su secretario provisorio fue el trotskista Harry Wicks. Trotsky le había entregado una carta manuscrita en noviembre de 1932 en Copenhague para permitirle contactar a los rusos cercanos a la Oposición, con quien él había tomado contacto. Trotsky pudo demostrar en la subcomisión de Coyoacán que esta carta era un documento político y no instrucciones conspirativas.

SESIÓN CUARTA

175

de eso estaba convencido de que Berman-Yurin era una persona absolutamente desconocida para mí. GolDman: Bueno, con el propósito de que quede claro en el registro, le voy a hacer estas preguntas que usted ya contestó. ¿Vio a alguien de nombre Fritz David mientras estaba en Copenhague? TroTsky: Nunca. Goldman: ¿Alguna vez tuvo alguna conversación con él mientras estuvo allí? TroTsky: No. GolDman: Por cierto, ¿quién alquiló la casa para usted? TroTsky: Molinier, el camarada francés. GolDman: ¿Él publicó algo sobre el lugar donde vivía? TroTsky: No, era un secreto absoluto. GolDman: Y cuando alguien quería verlo a usted, ¿podía entrar en su habitación? TroTsky: Era más difícil que aquí, porque aquí sólo hay una guardia. Allí, había una guardia, y estábamos de incógnito. Nadie sabía dónde estaba. GolDman: ¿Lo cierto es que estaba de incógnito? Dewey: Sr. Goldman, ¿estos guardias a los que se refiere eran sus amigos? GolDman: Cuando usted dice guardias, ¿se refiere a agentes de policía regulares o a sus amigos? TroTsky: Había dos policías en la entrada, pero no controlaban oficialmente. Sólo estaban allí para asegurar el orden y la tranquilidad para el Gobierno. La guardia, la guardia oficial que controlaba a todos los visitantes, eran mis amigos. GolDman: ¿Se encontró con alguien de nombre Holtzman mientras estaba en Copenhague? TroTsky: No. GolDman: ¿Tuvo usted alguna conversación con él en la casa donde vivía? TroTsky: No. GolDman: Usted dice que Senin era el único que habló con usted en ruso. TroTsky: No sobre el terrorismo. (Risas.) GolDman: No le hice esa pregunta. Lo haré más tarde. Ahora bien, ¿usted no vio a otros visitantes? TroTsky: Sí, recuerdo uno más... perdón. Fue el noruego Falk. Era un marxista noruego que vino para proponerme que fuera a Noruega también para dar una conferencia. GolDman: ¿Alguien más que pueda recordar ahora? TroTsky: Los daneses. Había un tal Boeggild, el organizador de mi conferencia, que nos visitó en esta casa. Pero sólo en la última noche antes de nuestra partida, cuando ya no había más razón para mantenernos en secreto, admitimos la visita de la delegación de estudiantes daneses, y tuvimos una discusión general con ellos sobre el socialismo.

176

El Caso lEón TroTsky

GolDman: ¿Qué hizo usted cuando estuvo en Copenhague? TroTsky: Di una conferencia a los estudiantes50 y a continuación un mensaje de radio a los Estados Unidos51, en mi inglés que no era mejor de lo que es ahora. GolDman: ¿Va a presentar a la Comisión una copia del discurso? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Cuándo se fue de Copenhague? TroTsky: Salimos de Copenhague el 2 de diciembre. GolDman: ¿Y quiénes se fueron con usted? TroTsky: Creo que diez o doce personas, de las que nombré antes, mis colaboradores. Luego, los amigos franceses que nombré antes, en el mismo barco. GolDman: ¿Cuándo se encontró con su hijo? TroTsky: Me reuní con él en París, en la Gare du Nord52. GolDman: ¿En qué fecha? TroTsky: Fue el 5 de diciembre. GolDman: ¿Y esa fue la primera vez que vio a su hijo desde cuándo? TroTsky: Desde que salió de Turquía en 1931. GolDman: ¿Cuándo salió de Turquía? TroTsky: En febrero. GolDman: ¿Adónde se fue? TroTsky: ¿Qué? GolDman: ¿A qué ciudad se fue? TroTsky: A Berlín. GolDman: ¿Qué estaba haciendo en Berlín? TroTsky: Estaba estudiando. GolDman: ¿Estaba en Copenhague Jeanne des Pallières, la esposa de su hijo León Sedov? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Cuándo llegó allí? TroTsky: Tenía la posibilidad de estar allí porque es una ciudadana francesa. Ella tiene su pasaporte. GolDman: Ella... TroTsky: Podía salir de Berlín libremente para Copenhague. GolDman: ¿Cuándo llegó a Copenhague? TroTsky: Me parece que el 26 ó 25 de diciembre. GolDman: ¿Diciembre? TroTsky: Noviembre. GolDman: ¿Y cuánto tiempo se quedó allí?
50 León Trotsky, “¿Qué fue la Revolución Rusa?”, Boletín Especial del CEIP, noviembre 2007, versión electrónica, www.ceip.org.ar. 51 “Mensaje por radio a Estados Unidos”, 27 de noviembre de 1932, Escritos de León Trotsky (1929-1949), op. cit. 52 Estación del Norte, estación ferroviaria de París.

SESIÓN CUARTA

177

TroTsky: Lo mismo que nosotros, mi esposa y yo. GolDman: ¿Los acompañó a París? TroTsky: En el mismo barco a Francia. GolDman: ¿Ella no volvió a Berlín? TroTsky: ¿Qué? GolDman: ¿Ella no volvió a Berlín? TroTsky: No, volvió a París para quedarse un tiempo. Tiene a su madre en París. GolDman: ¿Su nuera fue directamente desde Copenhague a Francia o primero a Berlín? TroTsky: Ella se fue con nosotros a París. GolDman: ¿Y la primera vez que vio a su hijo desde que partió a Berlín en 1931 fue en París el 5 de diciembre? TroTsky: Sí. GolDman: ¿De 1932? TroTsky: Sí. GolDman: Y mientras estuvo en Copenhague, ¿vio a su hijo en algún momento? TroTsky: No, estaba en Berlín en ese momento. GolDman: ¿Tuvo contacto con su hijo? TroTsky: Sí, por teléfono, dos veces al día. Le preguntábamos cada día si podía venir, cuál era la situación con su visado, etcétera. Dewey: Bueno, hay registros de dichas llamadas telefónicas en Copenhague. Tendrán que buscar por allí, supongo. GolDman: La Comisión tendrá que buscar en Copenhague si existen registros de esas conversaciones telefónicas. TroTsky: Se han hecho esfuerzos para pedirlos, pero la central telefónica los rechaza. Deben tener una orden de los superiores. Es un asunto delicado que fuentes privadas obtengan esa información. Pero tenemos muchas otras pruebas. GolDman: Ahora bien, tengo numerosos documentos relacionados con la presencia de Sedov en Berlín en el momento en que Holtzman, de acuerdo con su testimonio en el juicio, durante el tiempo que Holtzman dice que se reunió con Sedov en el Hotel Bristol en Copenhague. Deseo enumerar para beneficio de la Comisión dichos documentos. Algunos de ellos están en idiomas extranjeros y todavía no han sido traducidos. Ya se hizo una lista de estos documentos en general y del contenido de estos documentos, incluyendo el contenido de los documentos. Quiero leerlos para la Comisión, para que consten en actas. Tenemos primero la declaración o declaraciones de varias personas que describen el viaje y el trámite para conseguir la residencia donde vivieron el Sr. Trotsky, sus secretarios y su esposa mientras estaban en Copenhague, y las medidas adoptadas para protegerlo, mostrando la imposibilidad de que hubiera

178

El Caso lEón TroTsky

visitantes desapercibidos. Tenemos declaraciones de personas que conocían a Sedov y no lo vieron. Tenemos declaraciones de personas que conocían a Sedov y vivían en Berlín, y lo vieron allí en Berlín, y tenemos una lista adicional de los visitantes. La primera es una declaración del Sr. Frankel, quien está sentado aquí con el Sr. Trotsky. Ahora voy a pedir a la Comisión si desea que llame al Sr. Frankel al estrado y lo interrogue, o si les bastará con su declaración. Creo que es mejor llamarlo al estrado para que testifique mientras él esté aquí, así estará sujeto a que la Comisión lo interrogue. Por lo tanto, yo prefiero llamarlo al estrado. FinerTy: ¿Será después del testimonio del Sr. Trotsky? GolDman: Cuando el señor Trotsky complete todo su testimonio, pero cuando esté tratando sobre ese tema en particular. Tenemos una declaración de Pierre Naville, cuyo nombre se leyó antes, testimoniando en general sobre el carácter de la casa, etc. Tenemos una declaración de Oscar, en un sentido similar, que muestra que Holtzman, Berman-Yurin y Fritz David no podrían haber estado allí sin su conocimiento. Y una declaración de Anton Grylewicz... TroTsky: Y su esposa. GolDman: Anton Grylewicz atestigua el hecho de que:
El hijo de Trotsky no se encontraba en Copenhague, como atestiguo bajo juramento. (1) Yo estuve en la casa de Trotsky todos los días. (2) Sé que el camarada Trotsky, su esposa, y la esposa de Sedov telefoneaban a Sedov todos los días. También usé este medio para comunicarme con Sedov dos veces. Además, mi esposa, quien habló personalmente o por teléfono con Sedov en Berlín todos los días mientras duró mi ausencia, me informó de sus conversaciones con Sedov en algunas cartas a Copenhague. TroTsky: Permítame una observación, Sr. Goldman. Para nuestros amigos este viaje a Copenhague fue un evento muy importante. Todos ellos eran nuestros amigos, y estaban más o menos involucrados en nuestra historia familiar. Sabían que en Copenhague esperábamos a nuestro hijo, y sabían que él estaba en Berlín. Sabían que nuestro hijo estaba muy ocupado tratando de obtener un visado. FinerTy: Sr. Goldman, el secretario del Sr. Trotsky podría tener las cuentas del teléfono. GolDman: ¿Tiene algún registro de las facturas de su teléfono? Frankel: No creo, porque había un acuerdo con el dueño de la casa sobre las llamadas telefónicas. Sólo Molinier puede decirlo. TroTsky: Es posible. GolDman: Grylewicz afirma además que Sedov le dio dos cartas para su padre, dos cartas de presentación. TroTsky: Tengo las cartas en mi poder ahora. GolDman: Dice lo siguiente: “Si Sedov hubiera ido a Copenhague, sin duda habría traído las cartas con él”. Hay una declaración de Jungclas de que

SESIÓN CUARTA

179

él escuchó una y otra vez cómo se hacían llamadas telefónicas a Berlín. Una declaración de Oscar Cohn, quien confirma que Sedov no estaba presente y que él, Cohn, estaba en la casa de Trotsky a diario. Lo mismo Feroci, y una declaración similar de Pierre Frank, y también de León Lesoil. Hay una de E. Falk, de Oslo, una carta al abogado Puntervold, que representó a Trotsky en Noruega. No es miembro de la organización y es un adversario político. Escribió lo siguiente: Ninguno de mis conocidos sabía dónde residía Trotsky, y recuerdo muy bien que este secreto fomentó discusiones. La razón que se esgrimió fue intentar impedir manifestaciones u otros incidentes desagradables. Es cierto que un extraño no podría haber obtenido la dirección sin ayuda... Calculo que esperé en estas habitaciones [en la casa de Trotsky] alrededor de una hora. Luego me llevaron arriba, a un pequeño cuarto que parecía servirle de oficina a Trotsky. Trotsky caminó de un lado a otro durante nuestra conversación... Esto está relacionado con el testimonio de uno de los acusados, que dijo que Trotsky iba de un lado a otro. TroTsky: ¿Que yo hacía qué cosa? GolDman: Que usted caminaba de un lado al otro. TroTsky: La habitación era muy pequeña; era absolutamente imposible. (Risas.) GolDman: Tengo una declaración similar a las anteriores, de Gérard Rosenthal, y también recuerda la impaciencia de Natalia Trotsky por ver de nuevo a Sedov, así como su telegrama a Herriot53, el Ministro de Asuntos Exteriores de Francia en ese momento. Tengo una declaración de un tal Bruno, quien solicita que su nombre se mantenga en secreto, que es parecida a las demás en términos generales, que dice que no oyó los nombres de Holtzman, BermanYurin o David. Él ofrece el plano de la casa. También testifica que conocía a Sedov personalmente, y que no lo vio en Copenhague. Que lo vio poco antes de partir de Berlín, en noviembre de 1932, y que no volvió a verlo hasta después de regresar. Aquí hay otra afirmación en el mismo sentido, una declaración de Moelle y su hermana. Son daneses que hacen una declaración formal de que no vieron a Sedov en Copenhague. Luego viene una declaración de Julien, quien estuvo presente en varias conversaciones telefónicas que tuvo Natalia Trotsky con su hijo, y dado que la señora de Trotsky no sabía alemán, una amiga tuvo que hacer la conexión telefónica por ella. TroTsky: La esposa de Julien, que es italiana, pero es de Austria… de una parte de Austria que pertenece a Italia.
53 Herriot, Edouard (1872-1957). Dirigente del Partido Radical (o Radical-Socialista), partido burgués de Francia, partidario de la colaboración de clases con los partidos obreros. Fue premier de 1924 a 1925, en 1926 (por dos días) y en 1932 (por seis meses). Trotsky escribió un folleto sobre él, Edouard Herriot, el político del justo medio, reproducido en León Trotsky, Portraits, political and personal [Retratos políticos], NY, Pathfinder Press, 1976.

180

El Caso lEón TroTsky

GolDman: Tenemos también una declaración de Lucienne Tedeschi en el mismo sentido, y tenemos una carta del Sr. Trotsky del 12 de octubre de 1936 a su hijo, desde su confinamiento noruego, contándole recuerdos y datos sobre el viaje a Copenhague. Tenemos una declaración de Esther y B.J. Field, similar a las otras declaraciones en muchos puntos, además de agregar material sobre el Grand Hotel en Copenhague relacionado con la Bristol Konditori, la Confitería Bristol, que muestra la conexión entre el supuesto Bristol Hotel y esta confitería. Este tipo de establecimiento es lo que en Estados Unidos tal vez llamaríamos una heladería. Tenemos una declaración de Jeanne Martin similar a las demás, y tres documentos que demuestran el rigor del control sobre las visitas: a) Pedidos de entrevistas con Trotsky firmados por periodistas; b) Una lista armada para el control de los estudiantes que visitaron a Trotsky, y c) El plan de disposición de asientos para la recepción de los intelectuales. Tenemos una declaración jurada de Oluf Boeggild –supongo que se trata de un ciudadano danés– y también de Karen Boeggild, quienes declaran que ellos también vieron a Trotsky y nunca vieron ni oyeron nada sobre la presencia de Sedov allí. Y aquí tenemos los documentos y las declaraciones sobre la presencia de Sedov en Berlín mientras Trotsky estaba en Copenhague. Lo primero y principal es una copia fotostática del pasaporte de Sedov, con una explicación de esta copia fotostática que muestra que Sedov estaba en Berlín, y que el pasaporte está libre de cualquier cosa que indique que se haya ido a Dinamarca, mostrando además que se fue a Francia en el momento que indicó el testigo. TroTsky: El pasaporte se encuentra en posesión de nuestro hijo, quien nos envió esto desde París. GolDman: Por supuesto que la Comisión puede interrogar a Sedov en París sobre este tema, y además le presentará el original del pasaporte. Tengo una copia del telegrama enviado por Natalia Sedov, esposa del Sr. Trotsky, a Herriot, el ministro de Asuntos Exteriores de Francia. TroTsky: Fue Primer Ministro y ministro de Relaciones Exteriores. GolDman: Este telegrama le solicita un visado para permitirle a Sedov que vaya desde Berlín a Francia. Tengo la copia del telegrama. TroTsky: Durante nuestro viaje, regresando de Dinamarca, cruzamos por Francia camino a Turquía. Mi esposa envió un telegrama con la ayuda de nuestro abogado francés Rosenthal, quien escribió el texto del telegrama, al Primer Ministro, Herriot, pidiéndole que permita a nuestro hijo que viniera a Francia desde Berlín. Tenemos aquí un telegrama de mi esposa y la orden telegráfica de Herriot al cónsul de Francia en Berlín, pidiéndole que diera una visa a León Sedov para estar en Francia por cinco días. Estuvo en Francia durante cinco días y se reunió con nosotros en la Gare du Nord. GolDman: Aquí está la copia del telegrama que envió a Herriot el cónsul francés en Berlín con la autorización de un visado para Sedov. Luego están

SESIÓN CUARTA

181

los documentos relativos a la residencia de Sedov en Berlín durante el tiempo en que Trotsky y su esposa estuvieron en Copenhague. Existe un certificado del registro de la policía... Dewey: Sr. Goldman, ¿puedo interrumpirlo un minuto? Usted no ha identificado las reuniones de la madre y Sedov. GolDman: Ni bien termine lo voy a hacer. La declaración de Anna Grylewicz que dice que durante la ausencia de su marido vio a León Sedov a diario en Berlín. Su marido era el editor del Boletín ruso. Ella dice lo siguiente: “Mi marido y yo estuvimos en contacto diario con L. Sedov personalmente o por teléfono. Durante el tiempo que mi marido estuvo en Copenhague, el hijo de León Trotsky, L. Sedov, me llamó todos los días, y yo hablé con él sobre todo el correo que recibía, etcétera”. TroTsky: La dirección de ella era la del Boletín ruso. GolDman: Luego tenemos la declaración de Alfred Schoeler54, que entre el 20 de noviembre y el 3 de diciembre vio a Sedov a diario en Berlín. Tenemos la carta de Franz y Alexandra Pfemfert a Trotsky, que demuestra lo mismo. Y luego una declaración de Olberg, uno de los acusados en el juicio, en el primer juicio, que en su testimonio dice lo siguiente en la página 87 del informe oficial de los procesos: Antes de mi partida para la Unión Soviética, intenté ir a Copenhague con Sedov para ver a Trotsky. Nuestro viaje no se concretó, pero Suzanna, la esposa de Sedov, fue para allí. A su regreso trajo una carta de Trotsky dirigida a Sedov, en la que Trotsky acordaba que vaya a la URSS y expresaba la esperanza de que lograse llevar adelante la misión que se me había confiado. Sedov me mostró esta carta. Así que usamos su testimonio en nuestro nombre para mostrar que nunca Sedov fue a Copenhague. TroTsky: ¿Puedo hacer un comentario? Comunico a la Comisión que Olberg estaba realmente en comunicación con mi hijo en Berlín. Fue uno de los acusados que realmente conocía la situación de mi hijo, que no podía ir a Copenhague y que su esposa fue a Copenhague, y dio esta explicación ante el tribunal. Se trata de una pequeña discrepancia que el Sr. Vyshinsky no comentó. GolDman: Bueno, uno no puede esperar que él retenga todo. En el asunto del Hotel Bristol, sobre lo cual se ha librado mucha controversia en la prensa, le ofrecemos un comunicado de prensa, que apareció en la prensa socialdemócrata el 1° de septiembre de 1936, citado también en el New York Post por Ludwig Lore55, quien escribe, en una columna llamada “Detrás de los telegramas”, que no existía tal hotel en Copenhague en el momento en que el Sr. Trotsky estuvo
54 Alfred Schöler. Dirigente de la Oposición de Izquierda alemana. 55 Lore, Ludwig (1875-1942). Fue un socialista norteamericano, editor de periódicos y político.

182

El Caso lEón TroTsky

allí. Se ha retomado la discusión sobre la existencia de dicho hotel. Los comunistas tienen ahora una nueva versión respecto a ese incidente. Damos la versión comunista, y luego ofrecemos una declaración del Sr. Trotsky que responde a la explicación comunista sobre la existencia del Hotel Bristol. En resumen, su explicación, como probablemente sepan los miembros de la Comisión, es que existía el Grand Hotel, pero que había un café, conocido como Bristol Café, dando a entender, por consiguiente, que el testigo se equivocó de manera legítima, cuando dijo que se reunió con Sedov en el Hotel Bristol. TroTsky: En el vestíbulo. GolDman: Por lo tanto, presento una fotografía de una fuente no muy favorable a nosotros, como es Soviet Russia Today56. Presentamos la fotografía del número de marzo de 1937. Trata de demostrar que existe un Hotel Bristol. Dejamos esto para que lo examinen los miembros de la Comisión, y además brindamos una explicación que es parte de la declaración jurada hecha por Esther y B.J. Field. Y junto con esto ofrecemos muchos documentos. Hay una explicación de B.J. y Esther Field sobre esta fotografía, y también sobre esta confitería de Bristol, su ubicación, su distancia del hotel y otros asuntos relevantes. Luego, tenemos una lista de los discursos, comunicados de prensa, intervenciones grabadas como material fílmico, y entrevistas que muestran lo que dijo el Sr. Trotsky en ese momento, el tono de las conversaciones, su actitud hacia la defensa de la Unión Soviética, todas contradiciendo el testimonio de Berman-Yurin, Holtzman, Fritz David en el sentido de que, aquello que en realidad le interesaba al Sr. Trotsky, era la organización de actos terroristas contra Stalin y sus seguidores leales. Hubo un informe en ese momento sobre la muerte de Zinoviev en Rusia. Esto nos interesa, porque Holtzman, David y los demás no mencionaron nada sobre ese informe. TroTsky: Estuvo en la prensa mundial y fue un evento importante… la noticia de la muerte de Zinoviev. Recibí telegramas desde Londres pidiéndome un artículo necrológico sobre Zinoviev. Hemos hablado de esto muchas veces, porque para nosotros fue una noticia muy importante. Los terroristas que vinieron a mí por instrucciones para volver a trabajar con el centro terrorista dirigido por Zinoviev no mencionaron esta noticia para nada, de acuerdo a los informes del proceso de Moscú. Debería decir, supuestos terroristas. GolDman: Voy a citar algunos extractos del periódico de Copenhague, Sozialdemokraten, citados por el Dagbladet57 del 20 de agosto de 1936, y también la declaración hecha por Karen Boeggild. El Dagbladet dice:
56 Publicación mensual de los “Amigos de la Unión Soviética” (FSU), organización colateral del Partido Comunista de EE. UU. 57 Ver Nota 33 en Sesión Primera.

SESIÓN CUARTA

183

“Trotsky y otras cinco o seis personas estaban en mi casa”, refiere Boeggild, “cuando de pronto recibí una llamada telefónica de un amigo que me dijo que acababa de salir un periódico con un telegrama de Moscú, donde decía que Zinoviev había muerto. Trotsky se levantó, profundamente conmovido, y habló de la siguiente manera: ‘He luchado políticamente contra Zinoviev durante muchos años. En algunos temas, también me uní con él. Conozco todos los errores de Zinoviev, pero en este momento no voy a pensar en ellos, sólo voy a pensar en el hecho de que durante toda su vida trató de trabajar para el movimiento obrero’, y luego Trotsky continuó un tiempo más honrando con frases elocuentes la memoria de su adversario y compañero de lucha muerto”. Según Boeggild, fue emocionante escuchar el discurso solemne de Trotsky en este pequeño grupo. Esta experiencia, inspirada, como se conocería luego, por un reporte falso, de ninguna manera indicaba [dice el periódico], que Trotsky estuviera planeando asesinatos junto con Zinoviev. Las noticias sobre la conspiración de Copenhague nos parecen, si es posible esto, más fantásticas que todos los demás cargos. Ahora cito de la declaración jurada de Karen Boeggild: Yo también recuerdo que el Sr. Trotsky dio un breve discurso en memoria de Zinoviev en una pequeña reunión en mi casa, cuando llegó la falsa noticia de la muerte de Zinoviev. Él lo retrató como un antiguo amigo que en los últimos años se había convertido en su adversario. En el momento del informe de la muerte de Zinoviev, se suponía que Trotsky estaba conspirando con Zinoviev para asesinar a Stalin. El extracto de la declaración jurada en alemán de... Dewey: Disculpe, ¿cuánto tiempo le llevará? GolDman: Tres o cuatro minutos más. Después vienen otros fragmentos de la prensa danesa, que muestran cuál era la actitud de Trotsky. Ahora bien, presento todos estos documentos bajo el encabezado general de “Copenhague”, sobre la declaración formulada por Holtzman, Fritz David, y BermanYurin –o, mejor dicho, la que hizo específicamente Holtzman– respecto a la reunión y los arreglos con Sedov en Berlín para reunirse con él en el Hotel Bristol en Copenhague y que, efectivamente, se reunieron allí, y fueron a ver a Trotsky, con quien conversaron y donde se supone que Trotsky les dio instrucciones para cometer actos terroristas en la Unión Soviética. Lo que quiero demostrar ante la Comisión a partir de todos estos documentos es que Sedov nunca estuvo en Copenhague; que la primera vez que se encontró con el Sr. y la Sra. Trotsky, su padre y su madre, estaba en París; que hizo todo lo posible por verse con ellos en Copenhague, sin éxito; que su esposa llegó a Copenhague, pero no Sedov; y que las conversaciones que tuvieron el Sr. y la Sra. Trotsky con él fueron por teléfono desde Copenhague a Berlín. Ese es el propósito de la presentación de todos

184

El Caso lEón TroTsky

estos documentos. El Sr. Trotsky argumentará en su alegato final sobre la relevancia y la fuerza probatoria de todo este testimonio, el cual indica que Sedov no estuvo en Copenhague. ¿Hay alguna pregunta que quiera hacerle la Comisión en este momento? Dewey: Si no me equivoco, usted está presentando esto sin otro propósito que lo que tiene que ver con la difusión de este mensaje … GolDman: Estas pruebas, estos materiales, demostrarán que era imposible que nadie visitara a Trotsky sin el conocimiento de los secretarios que se encontraban allí, y que testificaron que nadie llamado Fritz David, ni Berman-Yurin, ni Holtzman estuvo presente en la casa del Sr. Trotsky. Ese es el único propósito. Estoy presentando este nuevo testimonio para demostrar que Sedov nunca se reunió con Holtzman en Copenhague, y que nunca salió de Berlín. Perdón, quiero hacerle una pregunta. Según su conocimiento, ¿su hijo Sedov nunca estuvo en Copenhague? TroTsky: No. GolDman: Quiero demostrar que Sedov nunca estuvo en Copenhague. Por eso presento este testimonio. TroTsky: Si me permiten, quiero decir que hay una razón más. A partir del testimonio y los documentos, queda totalmente claro que no había ninguna razón para que mi hijo fuera a Copenhague y después lo negara. Como yo estaba en Copenhague, se desprende de estos documentos que mi hijo no estaba en Copenhague. Es decir, no habría razón para negarlo. Queda totalmente claro partiendo de las declaraciones de Holtzman, Berman-Yurin, y los demás. Porque Berman-Yurin y David, a quienes mi hijo, supuestamente, envió a Copenhague… no mencionaron su presencia en Copenhague. GolDman: Esa es la conclusión que hay que sacar. Y el objetivo circunstancial por el que presentamos estas exposiciones es el siguiente: demostrar que en Copenhague, donde se suponía que el Sr. Trotsky estaba conspirando para asesinar a muchos dirigentes, estaba discutiendo y hablando de asuntos tales como la defensa de la Unión Soviética y la organización de grupos que pertenecen a su tendencia. No obstante... Dewey: Quiero saber cuál es el motivo de la introducción de los testimonios sobre los telegramas de Herriot. GolDman: El motivo es mostrar los esfuerzos que realizaron el Sr. y la Sra. Trotsky para llegar a ver a su hijo en Francia. TroTsky: Fue el 3 de diciembre. Y el telegrama de mi esposa se envió el 3 de diciembre, después de salir de Copenhague, Dinamarca. La orden de Herriot es del 3 ó 4 de diciembre, y mi hijo llegó el 5 de diciembre. GolDman: Ahora presento todos estos documentos que serán traducidos. Algunos, por lo que veo, están en lenguas extranjeras, pero los van a traducir.

SESIÓN CUARTA

185

Muchos de ellos están en inglés. Los miembros de la Comisión tienen la libertad de estudiarlos. Están disponibles aquí. Están a disposición de la Comisión en todo momento. FinerTy: Y supongo que estarán disponibles más tarde para toda la Comisión. GolDman: Sí, para ese entonces van a estar traducidos. Los presento bajo el encabezado general de “Evidencia Copenhague”. También presento esta lista que muestra el contenido de los documentos. Dewey: ¿Hay alguna conexión en estos documentos sobre cuánto tiempo se quedaban las personas en Copenhague? No me refiero a cada uno de ellos; es para saber si se quedaban un día o dos. GolDman: Las declaraciones de cada individuo en particular van a indicar cuánto tiempo estuvieron en Copenhague. La lista estará marcada como Prueba Nº 15, y los materiales como Prueba Nº 16. (La lista que indica los documentos relativos a “Copenhague” fue agregada a la evidencia como Prueba Nº 15, y toda la documentación sobre “Copenhague” fue presentada como Prueba Nº 16.) Dewey: Ahora vamos a levantar la sesión.

Fin del cuarto período de sesiones a las siete en punto de la tarde.

SeSión Quinta
13 de abril de 1937 a las diez de la mañana.

Dewey: Lamento informarles que el Sr. Finerty, el abogado de la Comisión, no podrá estar presente esta mañana por encontrarse enfermo. Esperamos que pueda estar aquí en la tarde. Creemos, sin embargo, que dado el corto tiempo del que disponemos no sería bueno posponer la audiencia. Por lo tanto, lamentamos mucho su ausencia esta mañana. GolDman: Solicito permiso a la Comisión para llamar al Sr. Jan Frankel al estrado durante unos diez minutos para testificar acerca de temas sobre los cuales el Sr. Trotsky ya ha atestiguado. Dewey: De acuerdo. Jan Frankel fue llamado como testigo a favor del Sr. Trotsky y brindó el siguiente testimonio:

interrogatorio Directo
A cargo del Sr. Goldman

PreGunta: ¿Cómo es su nombre? resPuesta: Jan Frankel. PreGunta: ¿Dónde vive? resPuesta: ¿Dónde vivía? PreGunta: ¿Dónde vive? resPuesta: En Coyoacán, México. PreGunta: ¿Cuál es su profesión? resPuesta: Soy traductor. GolDman: ¿Cuál es su relación con el Sr. Trotsky? Frankel: Soy un seguidor político, miembro de la organización internacional, la IV Internacional*, y trabajo aquí como secretario y colaborador. GolDman: ¿Es usted, entonces, su secretario principal o sólo uno de sus secretarios? Frankel: No tenemos una jerarquía. GolDman: ¿Es uno de sus secretarios? Frankel: Sí.

188

El CASo lEón TroTSky

GolDman: ¿Desde cuándo ha sido el secretario de Trotsky? Frankel: Estuve con Trotsky desde abril de 1930 hasta enero de 1932 en Turquía. GolDman: ¿Y después? Frankel: Luego estuve… Desde entonces estoy conectado con Trotsky incluso cuando no estoy en su casa. GolDman: Quiero saber cuándo trabajó como secretario. Frankel: Desde abril de 1930 hasta enero de 1932, y luego en Noruega, desde junio de 1935 hasta finales de octubre de 1935, y aquí en México desde el 18 de febrero, empezando el 18 de febrero. GolDman: ¿Trabajó como secretario de Trotsky cuando éste realizó el viaje de Turquía a Copenhague? Frankel: Sí, tuve responsabilidad directa sobre todos los detalles técnicos de su viaje. GolDman: Usted dijo que fue su secretario hasta 1932. Frankel: Es un error… hasta 1933. GolDman: ¿Quiere corregirse, entonces? Frankel: Sí. GolDman: ¿Viajó usted con Trotsky a Copenhague? Frankel: Sí. GolDman: ¿Quién más estuvo en el viaje además de usted y el Sr. Trotsky? Frankel: ¿Desde Copenhague? GolDman: Desde Turquía. Frankel: De Turquía a Marsella hubo tres personas: Pierre Frank1, un amigo francés, Oscar, un amigo alemán, y yo. GolDman: ¿Y desde Marsella? Frankel: De Marsella fuimos en automóvil hasta Lyon junto con Henri Molinier*. GolDman: ¿En Marsella se sumó un amigo del Sr. Trotsky llamado Molinier? Frankel: Y dos norteamericanos; el norteamericano Field y su esposa estaban en el barco. Eran más o menos... GolDman: ¿No estaba la esposa del Sr. Trotsky en el barco? Frankel: Sí. GolDman: Cuando se bajaron del barco en Marsella, ¿adónde fueron? Frankel: Paramos. No nos bajamos del barco en el puerto de Marsella. Paramos frente a Marsella y salimos en un remolcador. En ese remolcador estaban Henri Molinier y un comisionado de la Sûreté Générale2.
1 Frank, Pierre (1905-1984). Dirigente de la Liga Comunista francesa y colaborador de Raymond Molinier en la década del ‘30, más adelante fue miembro del Secretariado Internacional y del Secretariado Unificado de la IV Internacional. 2 Antigua Dirección del Ministerio del Interior francés encargada de la policía.

SESIÓN QUINTA

189

GolDman: ¿Quiere decir un oficial de la Sûreté Générale? Frankel: En ese momento era Sûreté Générale; ahora es Sûreté Nationale. GolDman: ¿Adónde fueron desde Marsella? Frankel: Fuimos a un lugar aislado cerca de Marsella, y allí un amigo, Deshin, y uno llamado Buren estaban esperándonos. GolDman: ¿Adónde fueron? Frankel: Estábamos yendo a Lyon a encontrarnos con unos amigos. GolDman: ¿Y desde allí? Frankel: Desde allí fuimos por tren hasta París, junto con un director de la Sûreté Générale. GolDman: ¿Cuándo fue eso? ¿Durante qué mes? Frankel: Fue el 21 de noviembre. GolDman: ¿De qué año? Frankel: De 1932. GolDman: ¿Y luego de París a Copenhague? Frankel: Sí. Llegamos a la Gare de Lyon3 y nos llevaron directamente, en compañía de varios detectives, a la Gare du Nord, y allí Trotsky esperó en una habitación con un policía hasta la partida del tren hacia Dunkerque. En Francia tuvimos un buen servicio. Organizamos un servicio de seguridad muy fuerte, incluso con un poco de oposición de Trotsky. GolDman: ¿Podría por favor responder mi pregunta? ¿De Dunkerque fueron a Copenhague? Frankel: Sí. GolDman: ¿Conoce al hijo del Sr. Trotsky, León Sedov? Frankel: Viví con él desde abril de 1930 hasta febrero de 1931 en la misma casa. GolDman: ¿Quiere decir de abril de 1930 hasta febrero de 1931? Frankel: En la misma casa. GolDman: ¿Dónde? Frankel: En Prinkipo. GolDman: En el momento en que usted estaba o bien en el barco de Turquía a Marsella o en el automóvil de Marsella hacia ese pequeño pueblo, o en el tren desde el pequeño pueblo hasta París, y de París a Dunkerque, o de Dunkerque a Copenhague, ¿vio a Sedov? Frankel: Nunca. GolDman: ¿Cuándo llegaron a Copenhague? Frankel: Llegamos a Copenhague al atardecer del 23 de noviembre. GolDman: ¿De qué año? Frankel: De 1932. GolDman: ¿Adónde fueron cuando llegaron a Copenhague?
3 Una de las estaciones ferroviarias en París.

190

El CASo lEón TroTSky

Frankel: Nos bajamos del tren cerca de Copenhague y fuimos junto con Boeggild, el representante de los estudiantes daneses, y con Pierre Naville, que estaba esperándonos, y el Sr. Trotsky y su esposa... Nos fuimos juntos a Copenhague, a la Municipalidad; Raymond Molinier había preparado al mismo tiempo el lugar donde nos alojamos en Copenhague. GolDman: ¿Molinier, entonces, preparó el lugar donde se alojaron en Copenhague? Frankel: Sí. GolDman: ¿Llegaron al lugar al mismo tiempo? Frankel: Fuimos directamente desde la Municipalidad hasta esta pequeña casa. El domicilio era Dalgas Boulevard, creo que era el número 16. GolDman: ¿Cuántas habitaciones tenía la casa? Frankel: En la planta baja tenía dos habitaciones, una cocina y un pequeño vestíbulo. En este vestíbulo estaba el teléfono. GolDman: ¿Dónde se quedaba el Sr. Trotsky? Frankel: El Sr. Trotsky se quedaba en el primer piso. GolDman: ¿Es decir, el primer piso encima de la planta baja? Frankel: Sí. GolDman: ¿Eso quiere decir cuando habla del primer piso? Frankel: Sí. GolDman: ¿Cuántas habitaciones había allí? Frankel: Tres habitaciones. Un dormitorio para Trotsky y su esposa, un dormitorio, creo, para dos amigas de él. Una era Jeanne Martin des Pallières y la otra... la esposa de Sedov. La otra, creo, era la esposa de Julien, un amigo italiano. Estaba todo el tiempo en la casa o cerca de la casa. La tercera habitación era muy pequeña, con una mesa y un diván. GolDman: ¿Cuán grandes eran las habitaciones? Frankel: No recuerdo los dos dormitorios porque creo que nunca estuve en las habitaciones. GolDman: ¿Nunca estuvo en la habitación donde trabajaba el Sr. Trotsky? Frankel: Sí. GolDman: ¿Cuán grande era esa habitación? Frankel: Creo que casi tres o cuatro metros. GolDman: ¿Tres o cuatro metros de ancho y de largo? Frankel: A lo ancho y a lo largo. GolDman: ¿Aproximadamente el mismo ancho y largo? Frankel: Sí, me parece que sí. GolDman: ¿Tres o cuatro metros serían, aproximadamente? Frankel: No puedo decirle con precisión matemática. GolDman: No le estoy pidiendo precisión matemática. Le estoy pidiendo que traduzca metros a pies.

SESIÓN QUINTA

191

Beals: Serían alrededor de cuatro yardas. GolDman: Según lo que usted sabe, ¿qué puede decir en referencia al dominio público de este lugar donde vivían? Frankel: El lugar donde vivía, o donde vivía el Sr. Trotsky, sólo lo conocía el Sr. Boeggild. GolDman: ¿Quién es el Sr. Boeggild? Frankel: El Sr. Boeggild era un socialdemócrata de Dinamarca, tenía cuarenta o cuarenta y cinco años. Era al mismo tiempo estudiante y hombre de negocios. Era muy buen... tenía muy buenas conexiones con el embajador soviético. Era amigo personal de Kopensky4. GolDman: ¿Cómo llegó a estar en contacto con el Sr. Trotsky y usted? Frankel: Era el representante de la organización que invitó a Trotsky a dar la conferencia. GolDman: ¿Esa organización era algún organismo estudiantil? Frankel: Sí. GolDman: ¿Era el representante de ese organismo estudiantil? Frankel: El dirigente, o el segundo dirigente. GolDman: ¿Usted dijo que tenía cerca de cuarenta años? Frankel: Creo que entre cuarenta y cuarenta y cinco años. GolDman: ¿Pero era un estudiante? Frankel: Era un ex estudiante, un ex estudiante de Teología en la universidad. GolDman: Supondremos que incluso un hombre de cuarenta años puede estudiar. Ahora, usted tiene una lista... Frankel: Si me permite, no terminé de responder su pregunta. GolDman: Termine entonces. Frankel: Nuestro domicilio sólo se dio a conocer entre nuestros amigos más cercanos. Di sus nombres en mi declaración jurada. Yo tenía la tarea de garantizar la guardia en la casa del Sr. Trotsky. GolDman: ¿Había una guardia en la casa? ¿Cuántas personas la componían? Frankel: Juntamos entre veinticinco y treinta amigos de diferentes países para garantizar la guardia de la casa y también una guardia durante la conferencia del Sr. Trotsky. GolDman: Ahora, cuando usted llega… Frankel: Disculpe, no terminé. GolDman: Entiendo. No tengo apuro. Frankel: Esta es la segunda parte, la gente que conocía el domicilio de Trotsky. El director de la policía danesa conocía el lugar. GolDman: El jefe.
4 Cuando Trotsky fue invitado a Copenhague para dar una conferencia sobre la revolución rusa, Kopensky, embajador ruso en Dinamarca, visitó especialmente al gobierno para indicarle que el gobierno de la URSS consideraba la autorización del visado como un “acto de enemistad”.

192

El CASo lEón TroTSky

Frankel: El jefe, pero nadie más. En el primer momento no había policía en la casa, para no llamar la atención. GolDman: ¿Dónde se quedaban los guardias? Frankel: Algunos de ellos en diferentes hoteles, y cerca de cinco o seis estaban día y noche en la casa del Sr. Trotsky. GolDman: ¿Quiere decir que vivían allí? Frankel: Había un relevo. GolDman: Entonces, ¿quiere decir que estos amigos de Trotsky que constituían su guardia vivían en diferentes lugares y llegaban allí durante el día durante una cierta cantidad de horas y durante la noche, para hacer guardia? Frankel: Sí. GolDman: Entonces, le preguntaré esto, ¿había algún visitante, por fuera de los amigos de Trotsky que usted enumeró en su declaración, como el Sr. Boeggild... iban visitantes a ver al Sr. Trotsky? Frankel: Sí. En primer lugar, debo decir que mi lista no está completa. Veo en la declaración jurada que olvidé un nombre, Erik Kohn, de Hamburgo, y un inglés, Wicks5. GolDman: Me estoy refiriendo ahora a la lista que fue agregada a la evidencia y marcada como Pruebas Nº 15 y 16. ¿Usted dice que olvidó algunos nombres? Frankel: Sí, cuando escribí la declaración jurada puse en esta lista sólo los nombres que recordaba. GolDman: ¿Quiere agregar nombres a esta lista? Frankel: No; estos nombres están enumerados por otros amigos, en las declaraciones juradas de otros amigos. GolDman: ¿Sabe ahora que había otros? Frankel: Uno llamado Erik Kohn y uno llamado Wicks, un inglés. Después, el Sr. Falk... No, a él lo mencioné en mi declaración. GolDman: Entonces, de acuerdo a su conocimiento o a lo que usted recuerda, ¿podría decir si hubo otra gente que iba a visitar a Trotsky, por fuera de las personas cuyos nombres mencionó en la declaración jurada y los que agregó recién? Frankel: Creo que el 25 de noviembre, el Sr. Trotsky recibió una delegación de la organización de estudiantes. GolDman: ¿El organismo estudiantil? Frankel: Sí, estaba el Sr. Boeggild, y el Sr. Jensen. Creo que él era el ex presidente de esta organización estudiantil. No recuerdo si había una tercera persona. Pero quiero señalar que el Sr. Trotsky se vio obligado a recibir a estas personas en la planta baja porque la habitación del primer piso era demasiado pequeña para recibir más de dos o tres, dos personas. Luego, recuerdo una visita de una delegación de estudiantes, creo que después de la conferencia
5 Ver Nota 49 en Sesión Cuarta.

SESIÓN QUINTA

193

del Sr. Trotsky. La lista se adjuntó al documento. La lista fue confeccionada por el Sr. Boeggild, junto conmigo y el Sr. Molinier. GolDman: ¿Era posible que alguien viera al Sr. Trotsky sin que usted lo supiera? Frankel: Absolutamente imposible. GolDman: ¿Toda persona que iba a visitar al Sr. Trotsky primero debía verlo a usted? Frankel: La decisión sobre cualquier visita era sometida a una decisión colectiva del Sr. Trotsky, mía y del Sr. Molinier. Y sólo después de esa decisión, dábamos el domicilio a las personas. GolDman: Ahora, ¿cuánto tiempo se quedaron en Copenhague? Frankel: Estuvimos en Copenhague desde el 23 de noviembre hasta la mañana del 2 de diciembre. GolDman: Durante ese tiempo, ¿recuerda haber permitido a alguien llamado Holtzman ingresar o visitar al Sr. Trotsky? Frankel: No. GolDman: ¿Recuerda haber visto a un nombre llamado Holtzman? Frankel: No. GolDman: ¿En Copenhague, en la casa del Sr. Trotsky? Frankel: No. GolDman: ¿Recuerda haber visto en la casa donde se quedaba el Sr. Trotsky a alguien llamado Fritz David? Frankel: No. GolDman: ¿Solicitó ese hombre permiso para visitar al Sr. Trotsky? Frankel: Nunca. GolDman: ¿Solicitó Holtzman permiso para visitar al Sr. Trotsky? Frankel: No. GolDman: ¿Solicitó visitar a Trotsky alguien llamado Berman-Yurin? Frankel: No. GolDman: ¿Recuerda haber visto a ese hombre? ¿Recuerda haber visto a alguien llamando Berman-Yurin en la casa? Frankel: No. GolDman: Ahora, ¿vio a L. Sedov en la casa del Sr. Trotsky, en la casa donde estaban? stolBerG: ¿Afirma Berman-Yurin haber visto a Trotsky? Frankel: Sí. GolDman: Berman-Yurin, David y Holtzman… Estas tres personas afirman haberlo visto allí y haber hablado con él. ¿Recuerda haber visto a León Sedov en el lugar donde estaba con el Sr. Trotsky? Frankel: Nunca. GolDman: ¿Estaba la Sra. Sedov con ellos allí?

194

El CASo lEón TroTSky

Frankel: Sí. GolDman: ¿Cuándo llegó, recuerda? Frankel: No estoy seguro, creo que llegó uno o dos días después que nosotros. Pero no estoy absolutamente seguro. GolDman: ¿Vivía con ustedes? Frankel: Sí, ella vivía en el primer piso. GolDman: ¿Vivía con ustedes en esa casa? Frankel: Sí. GolDman: ¿Habló usted con Sedov por alguna razón? Frankel: Sí. GolDman: ¿Cómo se llevó a cabo su conversación? Frankel: Sedov estaba naturalmente muy preocupado por la situación, y por esa razón tuve muchas conversaciones telefónicas con él desde Berlín. GolDman: ¿Tuvo muchas conversaciones telefónicas? ¿Usted personalmente? Frankel: Sí, yo personalmente. GolDman: ¿Reconocía su voz en el teléfono? Frankel: Sí. GolDman: ¿Cuántas conversaciones telefónicas tuvo con él? Frankel: Creo que hablé con él, hasta la conferencia del Sr. Trotsky, unas cuatro veces, tres o cuatro veces. GolDman: ¿Durante todo el tiempo que estuvieron en Copenhague del 26 de noviembre al 2 de diciembre? Frankel: 23 de noviembre. GolDman: Desde el 23 de noviembre hasta el 2 de diciembre, ¿vio a Sedov allí? Frankel: No, sólo oí su voz por teléfono. GolDman: ¿Cuándo vio por primera vez a Sedov, el hijo de Trotsky? Frankel: La primera vez que lo vi fue el 5 de diciembre en París, en la Gare du Nord. GolDman: ¿Eso es una estación de tren? Frankel: Sí, en París. GolDman: ¿Eso es una estación de tren? Frankel: La estación a la que llegamos desde Dunkerque. GolDman: ¿Estaba esperando allí? Frankel: Sí. GolDman: ¿Tuvo oportunidad de hablar con él? Frankel: Sí. GolDman: ¿Qué dijo en referencia a sus intentos de ver a su padre y a su madre en Copenhague? Frankel: Creo que no hablamos sobre eso porque era algo que en general sabíamos.

SESIÓN QUINTA

195

GolDman: ¿Tuvo alguna conversación...? Frankel: Tuve conversaciones sobre esto en Copenhague. GolDman: ¿Con quién tuvo esas conversaciones? Frankel: Principalmente con él. GolDman: ¿Con él cuando hablaban por teléfono? Frankel: Sí. GolDman: ¿Aproximadamente cuándo? Cuéntenos sobre eso. Frankel: Dinamarca había otorgado una visa al Sr. y la Sra. Trotsky. Yo no necesitaba visa. GolDman: ¿Se está refiriendo ahora a León Trotsky y Natalia Trotsky? Frankel: Sí. Luego, recibimos en Estambul una visa para el pequeño Sieva Volkov6 . trotsky: Mi nieto. GolDman: ¿También para el nieto del Sr. Trotsky? Frankel: Se fue un par de días después que nosotros. Se quedó en Francia y no fue a Copenhague. Recibimos permiso para que se quedara en Francia. GolDman: ¿Se está refiriendo al hijo de Sedov? Frankel: No, es el hijo de la hija de Trotsky. GolDman: ¿Sedov no tiene hijos? Frankel: Tiene hijos, pero en Rusia. trotsky: Un hijo. GolDman: ¿El hijo de Trotsky tiene un hijo en Rusia? Frankel: Sí. GolDman: Tenemos que dejarlo claro. ¿Se refiere ahora al hijo de una de las hijas de Trotsky? Frankel: Sí. GolDman: ¿Recibió una visa para que vaya a Copenhague? Frankel: En Estambul. GolDman: Ahora bien, por favor, cuénteme sobre la conversación que tuvo con Sedov por teléfono sobre los intentos de Sedov de llegar a Copenhague. Limítese a eso. Frankel: En principio, teníamos un acuerdo con el gobierno danés de permitir la visita de León Sedov durante ocho días, igual que el Sr. Trotsky. Solicitaron, así como lo solicitaron de Trotsky, una garantía de retorno. Entonces nos vimos obligados a solicitar al gobierno turco una visa para el viaje de regreso. GolDman: ¿Para quién?
6 Volkov, Esteban. Nació en 1926. Hijo de Zinaida Bronstein y Platon Volkov; nieto de Trotsky. Platon Volkov fue exiliado en Siberia en 1928, regresó del exilio en 1930, pero volvió a ser arrestado en 1935, para desaparecer. Tras el suicidio de su madre vivió un tiempo con León Sedov. Tenía 14 años cuando Trotsky fue asesinado. Actualmente es el custodio de la Casa Museo León Trotsky en México y publicó, entre otras obras de su abuelo, una reedición de Mi vida y Los gángsteres de Stalin.

196

El CASo lEón TroTSky

Frankel: Para el Sr. Trotsky. Esa la recibimos. Pero Sedov no logró recibir este permiso. GolDman: ¿De quién? Frankel: De la policía alemana. GolDman: ¿Del gobierno alemán? ¿Le dijo Sedov que trató de ir a Copenhague? Frankel: Ese era el tema de nuestra conversación cada día. GolDman: ¿Le dijo también que no podía conseguir una visa? Frankel: No podía conseguir una visa porque en ese momento vivía formalmente en Alemania sin permiso. GolDman: ¿Cómo sucedió eso? Frankel: El permiso... la policía otorga cada dos meses el permiso para estar en Alemania. En los últimos meses, él tuvo dificultades para que le dieran una renovación del permiso. GolDman: ¿Tiene usted el papel explicando eso? Frankel: Le dieron una renovación recién el 2 de enero, en ese momento podría ir a Dinamarca, si el gobierno danés... GolDman: Permítame preguntarle esto: ¿el permiso de Sedov para quedarse en Alemania cuándo expiraba? Frankel: Expiraba el 1º de noviembre. GolDman: ¿El permiso de Sedov para quedarse en Alemania expiraba el 1º de noviembre de 1932? Frankel: Sí. GolDman: Mire este documento (se refiere al documento que explica la naturaleza de la copia fotostática del pasaporte) y díganos cuándo recibió permiso Sedov del gobierno alemán para quedarse en Alemania luego del 1º de noviembre de 1932, cuando su permiso de permanencia expiraba. Frankel: ¿Le molestaría si corrijo algo? Él recibió el permiso, no el 2 de enero, sino el 3 de diciembre hasta el 2 de enero. GolDman: Ahora, escuche atentamente. ¿Recibió el permiso el 3 de diciembre? Frankel: El derecho a permanecer en Alemania fue otorgado el 3 de diciembre de 1932, válido hasta el 2 de enero. GolDman: Entonces, entre el 1º de noviembre de 1932 y el 3 de diciembre de 1932, ¿el no tenía permiso para permanecer en Alemania? Frankel: Sí, y por esa razón, no tenía permiso para regresar a Alemania. GolDman: ¿Y necesitaba permiso para regresar a Alemania? Frankel: Sí. GolDman: ¿Cuándo recibió el permiso para regresar a Alemania? Frankel: El 3 de diciembre. GolDman: Ahora, ¿conoce usted las circunstancias en las que recibió el permiso para regresar a Alemania?

SESIÓN QUINTA

197

Frankel: Creo que fue resultado del trabajo de su abogado, el Sr. Cohn. Él también estaba en Copenhague para reunirse con el Sr. Trotsky. GolDman: ¿Él tuvo algo que ver con los telegramas a Herriot, el ministro de Asuntos Exteriores en ese momento? Frankel: Creo... No recuerdo exactamente... Creo que eso lo hicieron Pierre Naville y Gérard Rosenthal7, unos amigos franceses. GolDman: Ahora, ¿recuerda que Natalia, la esposa del Sr. Trotsky, haya enviado un telegrama a Herriot solicitando permiso para que su hijo ingrese a Francia? Frankel: En el momento que nos enteramos de que Sedov recibió permiso para quedarse en Alemania y también para regresar a Alemania. Goldman: ¿Revisaría su archivo y nos daría copias de los telegramas que Natalia Trotsky envió a Herriot y el telegrama que Herriot envió al cónsul francés en Berlín? Frankel: Sí. (Entrega los telegramas al abogado Goldman.) GolDman: Estos son los documentos, estas son las copias de los telegramas, uno enviado por Natalia Sedov Trotsky a Herriot... ¿Está la fecha? Frankel: No, pero esta es la copia original del ministro. Recibimos la copia del Ministerio de Asuntos Exteriores. trotsky: Es la forma específica en que lo informa el ministerio francés. GolDman: Hay números aquí, ¿pero usted no sabe exactamente a qué se refieren estos números? Frankel: No. GolDman: Y luego, la fecha del telegrama de Herriot al ministro, o el cónsul francés en Berlín, es 3 de diciembre de 1932. Dewey: ¿Dónde puede verificarse el original? GolDman: El Sr. Dewey, presidente de la Comisión, pregunta dónde están los originales de estos telegramas. Frankel: Los originales están en el Ministerio de Asuntos Exteriores en París. Estas copias se recibieron por intervención del abogado del Sr. Trotsky, Gérard Rosenthal, en París. GolDman: La Subcomisión en París podrá investigar los originales allí. Beals: Estos no están certificados. GolDman: Ahora bien, ¿vio por primera vez a Sedov, entonces, en la estación de tren en París? Frankel: Sí. Beals: ¿En qué fecha fue? GolDman: Sí. Frankel: Fue, creo, el 5 de diciembre, justo después de nuestra llegada desde Dunkerque.
7 Ver Nota 38 en Sesión Cuarta.

198

El CASo lEón TroTSky

GolDman: ¿Y el pasaporte de Sedov no contiene ninguna alusión de una visa otorgada para ir a Copenhague? Frankel: No. GolDman: Pero tiene una visa que le permite ir a París. Frankel: Sí. Debo agregar, fui junto con el Sr. Boeggild a ver al ministro de Justicia danés, que también tiene derecho a otorgar visas, para conseguir una extensión de la permanencia del Sr. Trotsky, pero ni siquiera mencioné a Sedov porque vimos que no era posible que viniera. GolDman: Entonces, repito la pregunta: durante el tiempo que estuvieron en Copenhague, ¿Ud. nunca vio a Sedov, pero habló con él por teléfono desde Berlín? Frankel: Sí. GolDman: ¿Y la primera vez que lo vio fue el 5 de diciembre, aproximadamente, en París? Frankel: Sí. GolDman: Si los miembros de la Comisión quisieran interrogar al Sr. Frankel, este sería el mejor momento, porque no quisiera llamarlo más al estrado después de que el Sr. Trotsky retome su testimonio. Dewey: Tengo una pregunta. ¿Recuerda usted si el Sr. Trotsky tuvo visitantes a solas o estuvo en presencia de alguien más? Frankel: ¿Si los visitantes estaban a solas con él? Dewey: ¿Él los veía a solas o había alguien más con él? Frankel: Algunos visitantes tenían conversaciones a solas con el Sr. Trotsky, pero antes de que entraran a la habitación del Sr. Trotsky se veían obligados a pasar por la guardia de cinco o seis personas en la planta baja. Después de entrar, se los identificaba, luego alguno de nosotros cerca de la entrada de la habitación del primer piso del Sr. Trotsky anunciaba que tal o cual persona había llegado. Después de eso, ingresaba. Beals: ¿El Sr. Trotsky abandonó la casa alguna vez en Copenhague mientras estuvo allí? Frankel: Sí. Nunca solo. Lo hacía acompañado de algunos amigos. Recuerdo el primer congreso de... trotsky: La conferencia. Frankel: No. trotsky: La reunión. Frankel: Una reunión con algunos intelectuales en la casa del Sr. Boeggild. Tenemos una lista aquí. Esta reunión también se preparó de forma muy detallada entre el Sr. Boeggild y yo. Se trataba de estudiantes. (El testigo alcanza la lista a la Comisión.) Esa fue la última reunión del Sr. Trotsky en la casa de Boeggild. Luego, recuerdo... Beals: Éstas se realizaron en Copenhague en ese momento, o...

SESIÓN QUINTA

199

Frankel: Sí, está escrito por el Sr. Boeggild. trotsky: Está muerto ahora. Frankel: Está muerto, pero su esposa puede verificarlo, Sr. Beals. trotsky: ¿Puedo decir algo? GolDman: Aguarde un momento. Frankel: Luego, recuerdo que una o dos veces el Sr. Trotsky fue a conocer la ciudad, en automóvil. No abandonó el automóvil. El conductor fue una vez el Sr. Molinier. La segunda, creo, fue un pariente del Sr. Boeggild. Recuerdo también una visita al cine, después de su... Después de la conferencia del Sr. Trotsky, en el noticiero cinematográfico. Fuimos a ver el discurso del Sr. Trotsky. Creo que éramos cerca de quince personas en esta visita. Después, naturalmente, su visita, su conferencia ante los estudiantes, fue organizada de una forma muy científica. GolDman: ¿Dónde tuvo lugar la conferencia? Frankel: En un auditorio. El Sr. Trotsky entró por otro lado. Debió caminar diez minutos a través de un estadio a la noche. La gente esperaba al Sr. Trotsky en la entrada, y entramos por el otro lado. Estaba acompañado por cinco personas. Antes de su conferencia, el Sr. Trotsky estuvo en el Centro Telefónico para hablar con Nueva York, con el objetivo de dar un discurso radial para Nueva York. En ese lugar sólo se encontró con una persona que no conocía. Era un agente de la compañía de radio de Londres. Y después, el Sr. Trotsky habló brevemente para un noticiero, el Fox Movietone. Y también, un breve discurso de propaganda, aproximadamente de diez minutos en francés y de diez minutos en alemán, que se realizó en el departamento del cuñado del Sr. Boeggild, el Sr. Lemberg Moelle. Un día, el Sr. Trotsky... o una noche, creo... estaba fuera de la casa porque tuvimos la impresión de que algunos periodistas habían encontrado el lugar. Lo llevaron a una pequeña pensión. No estuvo solo. Lo llevó el Sr. Molinier, un alemán, Oscar, y su abogado francés, Gérard Rosenthal. Eso es todo lo que recuerdo. Pero él nunca estuvo solo. Beals: Estas personas que mencionó, ¿Ud. las conocía a todas? ¿Ninguna podría haber sido Holtzman, Berman-Yurin o Fritz David utilizando otro nombre? Frankel: Absolutamente no. Beals: Por ejemplo, si el Sr. Trotsky hubiera visto a Holtzman, ¿su lealtad hacia el Sr. Trotsky evitaría que usted cuente este hecho a la Comisión? Frankel: Puedo decir una cosa: la base de mi colaboración con el Sr. Trotsky es mi solidaridad política con sus concepciones. Sus concepciones son marxistas. El uso del terrorismo individual como método de la lucha de clases nunca fue un tema de discusión, y si el Sr. Trotsky lo hubiera propuesto, puedo decirle que, y creo que no hablo sólo por mí, me hubiera transformado en su enemigo más firme.

200

El CASo lEón TroTSky

Beals: Mi pregunta es: por ejemplo, si el Sr. Holtzman lo hubiera visto... Y no estoy diciendo que lo haya hecho. Dije, si hubiera visto a Trotsky y usted lo supiera, ¿su lealtad hacia el Sr. Trotsky haría que usted no cuente ese hecho? Frankel: No. Puedo decir que al principio también tuve la impresión de que Holtzman era igual que Senin8. ¿Puedo referirme a algunos amigos que estuvieron en Copenhague y contaron la conversación exacta que tuvieron con Senin? Creo que no hay razón para esconder la presencia de esas personas. Beals: Sólo tengo una pregunta muy breve. El pasaporte de Sedov que nos mostró, ¿es un pasaporte alemán? Frankel: Sí, es un pasaporte alemán. Es un pasaporte sin... trotsky: Es para extranjeros. Frankel: Un pasaporte “Fremden”. Un pasaporte para extranjeros. Beals: ¿Contiene la copia de la visa para Francia, quiero decir, el sello de entrada para Francia? Frankel: Sí, aquí está. (Indicándoselo a Beals.) Beals: ¿Hubiera sido posible que el Sr. Sedov viajara a Copenhague con otro pasaporte y con otro nombre? Frankel: En teoría, no hubiera sido imposible, pero prácticamente no tenía razón para hacerlo. En la práctica, él no tuvo posibilidad de preparar esto, porque Trotsky recibió una visa. Ahora, cualquier estudiante, para... y creo que ésta es también la razón por la que no pudo venir a Copenhague, para renovar su permanencia en Alemania, habría necesitado más tiempo. Beals: ¿No hubiera sido más fácil y más rápido ir a Copenhague con otro nombre que no fuera Sedov? Frankel: Creo que una pregunta de ese tipo no debería hacerse para tomar testimonios, ya que nunca intentamos comprometer al Sr. Trotsky en ningún país utilizando ese tipo de métodos. No estamos utilizando esos métodos. GolDman: ¿Quién expidió el pasaporte? ¿Qué gobierno? Frankel: La policía alemana en Berlín, el gobierno alemán. GolDman: ¿Cuándo? trotsky: Fue antes de Hitler. Frankel: Fue en agosto de 1931 a 1932. GolDman: ¿De 1931 a agosto de 1932? ¿Eso fue antes de que Hitler llegue al poder? Frankel: Sí. Me reuní con Sedov en ese momento, cuando Hitler estaba en el poder en Alemania. Sabía que se había visto obligado, más o menos, a huir. GolDman: ¿Cuándo se fue de Alemania para Francia?
8 Ver Nota 48 en Sesión Cuarta.

SESIÓN QUINTA

201

Frankel: Se fue de Alemania para Francia. GolDman: No quiero decir, para visitar a Trotsky, sino para irse indefinidamente de Alemania. Frankel: Recuerdo que fue en marzo de 1933, después de que recibió la orden francesa para quedarse. No puedo decir la fecha exacta... el 23 de marzo de 1933. GolDman: Terminé con este testigo, si la Comisión terminó con él. stolBerG: ¿Estuvo en Alemania aproximadamente un mes durante el régimen de Hitler? Frankel: ¿Quién? stolBerG: ¿Sedov? Frankel: Sí, estuvo en Alemania desde febrero de 1931 hasta finales de marzo de 1933. stolBerG: ¿El gobierno alemán lo molestó de alguna forma? Frankel: No, pero había peligro de que fuera molestado. Por ejemplo, el editor del Boletín ruso tuvo que huir. Su apartamento fue destruido por los nazis. Llegaron para arrestarlo diciendo “¡Llegamos!”. [En este momento el testigo habló en francés–A.M.G.]. laFollette: Destruyeron su apartamento. Frankel: Estaba en la calle regresando hacia su apartamento. GolDman: ¿Se refiere a Sedov? Frankel: Grylewicz. Para mostrar la relación del editor del Boletín ruso, tenemos una cita de una carta… stolBerG: ¿Cuáles fueron las dificultades, los problemas, en las relaciones entre Sedov y el régimen durante ese mes? Frankel: No lo sé exactamente. Creo que no podía vivir en su apartamento. Tenía un domicilio oficial, pero vivía en otros apartamentos para evitar ser arrestado. stolBerG: ¿Se fue de Alemania legalmente? Frankel: Sí, legalmente. Tenía una visa francesa. GolDman: Con esto concluye el testigo. Bien, ayer al terminar esta sesión, traté muy brevemente la cuestión del Hotel Bristol. trotsky: ¿Me permite realizar algunas observaciones? GolDman: Sí. El Sr. Trotsky quiere hacer una observación. trotsky: Mi reunión con los intelectuales... eran profesores de la Universidad, abogados y escritores. No los conocía personalmente, y le pedí a Boeggild que me diera de antemano una lista con los nombres y los lugares, para no estar desorientado en mi conversación con gente desconocida. Pero no cometí errores de política en la reunión. (Risas.) Es la razón de la lista. Luego, la segunda observación es que esta lista es una enumeración de los estudiantes que fueron a verme.

202

El CASo lEón TroTSky

Otro comentario es que las dificultades de mi hijo se dieron durante el régimen de Papen o Schleicher9. Ustedes recuerdan, entre el régimen democrático y el fascista, hubo un régimen intermedio de Papen y Schleicher. Beals: Sabemos acerca de Papen en México. trotsky: Sí, Uds. lo conocieron bien... Papen y Schleicher. Papen volvió como vicecanciller de Hitler. Durante esa época, mi hijo tuvo dificultades. Luego, el primer período del régimen de Hitler, el régimen de Hitler y Papen... No era totalmente un régimen de Hitler... Los extranjeros se inquietaron mucho. No había una persecución directa sino peligro de persecución. Mi hijo se escondió durante un mes con un doctor, un viejo doctor. También con viejos amigos, amigos que vivían en la legalidad. Durante ese tiempo hizo todo para obtener una visa para Francia. Entonces se fue de Alemania para Francia. GolDman: Sobre la cuestión del Hotel Bristol, en la página 100 del Informe oficial de los expedientes judiciales, publicados por el Comisariado del Pueblo de Justicia de la URSS, que trata la cuestión del centro terrorista trotskista-zinovievista, Holtzman testifica y dice:
Estuve de acuerdo, pero le dije que para mantener todo en secreto no podíamos ir juntos. Acordé con Sedov estar en Copenhague entre dos y tres días, para hospedarme en el Hotel Bristol y reunirme allí con él. Fui al hotel directo desde la estación y me encontré con Sedov en el salón. Entonces, él dice aquí... y queremos llamar la atención de los miembros de la Comisión sobre ese hecho... al declarar sobre los planes en Berlín, que había planificado con Sedov reunirse con él en Copenhague en el Hotel Bristol. La inferencia sería que él sabía, en Berlín, que había un Hotel Bristol en Copenhague, y que había arreglado encontrarse en el Hotel Bristol. Ahora bien, inmediatamente después del juicio y durante el juicio, cuando hizo su declaración, que los miembros de la Comisión pueden verificar, llegó un informe de la prensa socialdemócrata en Dinamarca de que no existía tal Hotel Bristol en Copenhague; que hubo en algún momento un hotel llamado Hotel Bristol, pero que se incendió en 1917. La guía Baedeker de 1917 incluye el nombre de Hotel Bristol. Ese fue el informe de la prensa socialdemócrata de Dinamarca que circuló en la prensa mundial. Aproximadamente cinco o seis meses después de esto, la prensa comunista publicó una declaración anunciando que aunque no había en realidad ningún Hotel Bristol, justo al lado del Café Hotel Bristol… Dewey: ¿Junto al Hotel Bristol?
9 Von Papen, Franz (1879-1969). Designado canciller alemán en junio de 1932, le allanó el camino a Hitler disolviendo el gobierno socialdemócrata de Prusia; en enero de 1933 pasó a ser vicecanciller de Hitler. En diciembre de 1932 lo había sucedido como canciller Kurt von Schleicher, el general “social” que intentó armar una coalición con los sindicatos y con un ala disidente de los nazis; Hitler lo hizo asesinar durante la “purga sangrienta” de junio de 1934.

SESIÓN QUINTA

203

GolDman: Discúlpeme. Aunque no había Hotel Bristol, había un hotel llamado Grand, y justo al lado del Grand Hotel había un café llamado Café Bristol. La fotografía aparece en una revista, Soviet Russia Today10, de marzo de 1937. La revista es un órgano oficial de los Amigos de la Unión Soviética, si no me equivoco. En cualquier caso, la Comisión puede ver la revista y asegurarse de que es muy, muy hostil a Trotsky y excesivamente amistosa con el gobierno de Stalin en la Unión Soviética. Esta fotografía, que ahora entrego a la Comisión, es una fotografía que supuestamente muestra que hay alguna conexión entre el nombre Bristol y la palabra “hotel”. Les muestro esta fotografía especialmente enviada por cable por Soviet Russia Today y recibida de Nordpress de Dinamarca a través de la Radio Corporation of America el 22 de febrero. Muestro la fotografía a los miembros de la Comisión y les pido que examinen esta fotografía primero. También les muestro a los miembros de la Comisión un boceto que pretende mostrar la ubicación exacta del Grand Hotel y el Café Bristol. Este boceto es de la revista llamada Rundschau11, una revista alemana, también muy amistosa... trotsky: Es una publicación de la Comintern y está en alemán. GolDman: Después de que Inprecorr dejara de publicarse, Rundschau tomó su lugar como el órgano oficial de la Comintern. trotsky: Rundschau se publica en Suiza. GolDman: Este boceto muestra supuestamente la conexión entre el Grand Hotel y el Café Bristol, mostrando que el Café Bristol se supone que está justo al lado del Grand Hotel y, si no me equivoco, con una entrada que conduce desde el hotel, el Grand Hotel, directamente hacia el Café Bristol. trotsky: No es una entrada, si me permite. Es un… stolBerG: Parece una puerta. trotsky: No estoy seguro. GolDman: Deje que los miembros de la Comisión investiguen por sí mismos. El Sr. Ruehle lee alemán y puede decirles a los miembros de la Comisión exactamente lo que se supone que esto identifica. laFollete: Esto es escandinavo. stolBerG: La noticia está en alemán. (El abogado Goldman entrega un documento a la Comisión.) GolDman: Los miembros de la Comisión podrán ver que la fotografía publicada en Soviet Russia Today tiene la palabra “Hotel”. La palabra “Grand” no aparece en la fotografía. Al menos, no puedo distinguirla. Si está cortada o si en realidad no está allí, no puedo afirmarlo al observar la fotografía
10 Ver Nota 56 en Sesión Cuarta. 11 La Correspondencia Internacional, más a menudo llamada Inprecorr aparecía desde 1937 en Suiza y se titulaba Rundschau.

204

El CASo lEón TroTSky

misma. La palabra “Bristol” en el extremo derecho de la fotografía aparece en letras muy claras, y la palabra “Konditori” a la izquierda de la palabra “Bristol” casi no puede verse, aunque es visible. Menciono esto para indicar que evidentemente la fotografía fue retocada con el propósito de indicar que existe un Hotel Bristol. ¿Observará eso la prensa? Ahora, tengo una declaración jurada de B.J. Field y Esther Field, quienes están en Nueva York y están sujetos a ser interrogados por la Comisión después de esta Comisión preliminar, o por otra Subcomisión, y en esta declaración jurada B.J. Field y Esther Field hacen la siguiente declaración. En referencia a la fotografía en Soviet Russia Today, dicen: Directamente al lado de la entrada al hotel, y lo que aparece como una gran mancha negra en la fotografía, es en realidad la ubicación del Café junto al Grand Hotel; ¡y no es el Konditori Bristol! El Konditori Bristol no está al lado, sino que en realidad está a varias puertas de distancia, a una distancia considerable del hotel, y no era parte de él en absoluto, ¡y no había ninguna puerta que conecte el Konditori (“tienda de dulces” podría llamarse aquí) y el Grand Hotel! Aunque había una entrada al café que está tapada en la foto, y que no era el Bristol. En otras palabras, entre el Grand Hotel y el Konditori Bristol había un café y entre el hotel y el café había una entrada, pero no había ninguna entrada que conectara el hotel y el Konditori Bristol. B.J. Field y Esther Field en realidad estuvieron en ese café y también en el hotel, de manera que hablan por conocimiento propio. Dicen más. De hecho, compramos algunos dulces una vez en Konditori Bristol, y podemos afirmar definitivamente que no tenía vestíbulo, lobby o salón en común con el Grand Hotel o ningún hotel, y no podría haber sido confundido con un hotel de ninguna forma, y no se podría haber entrado al hotel a través de ese lugar. Cuando hicimos este viaje a Copenhague, no sabíamos nada de los trotskistas daneses y no creemos... Aquí quiero enfatizar la declaración que se hizo en la prensa comunista de que el Café Bristol era el “lugar de reunión” de los trotskistas daneses. En el momento de este viaje a Copenhague, no sabíamos sobre los trotskistas daneses, y no creemos que hubiera ninguno. Uno de los camaradas alemanes, a pesar de la barrera del idioma, fue enviado a las oficinas de los estalinistas de Copenhague para invitarlos a la conferencia de Trotsky. Creo que hemos probado, sobre la base de todos los documentos, primero, que Sedov nunca estuvo en Copenhague, y segundo, que no existía un hotel llamado Hotel Bristol donde Holtzman dice supuestamente haberse reunido con Sedov en Copenhague. Ahora, sólo un agregado al acta, y doy por cerrado el tema de Copenhague. En vistas del hecho de que Holtzman, David y Berman-Yurin sostienen que en sus conversaciones con el Sr. Trotsky, el Sr. Trotsky les dio instrucciones

SESIÓN QUINTA

205

precisas con referencias a actos terroristas, creo que es muy relevante mencionar dos citas de los discursos que el Sr. Trotsky hizo en ese momento. También son relevantes, por supuesto, en otra sección de la evidencia que trata del terrorismo individual y la cuestión de la defensa de la Unión Soviética. Pero, ahora, creo que sería mejor asentarlas en el acta. De un discurso filmado para propaganda de la Oposición Comunista, el Sr. Trotsky... Cito de este discurso que hizo el Sr. Trotsky y que concluye de la siguiente forma... trotsky: Hecho para los oposicionistas de Izquierda. GolDman: Ahora le está hablando a los seguidores de la Oposición de Izquierda, un discurso no publicado en general. Cito: Nosotros, la Oposición de Izquierda, permanecemos fielmente devotos a la Unión Soviética y a la Internacional Comunista, con una devoción diferente, con una fidelidad diferente a la de la mayoría de la burocracia oficial… ¡La Unión Soviética es nuestra patria! ¡La defenderemos hasta el fin! ¡Las ideas y métodos de Marx y Lenin serán las ideas y métodos de la Internacional Comunista!12 Esto es de ese momento, 1932, cuando se supone que Trotsky le había dado instrucciones terroristas a Hotlzman, David y Berman-Yurin. Una declaración más, un comunicado de prensa de L.D. Trotsky dictado a Gérard Rosenthal, su abogado francés, dice lo siguiente: Mis relaciones con amigos en la Unión Soviética y mi información me permiten declarar con certeza: la opinión imperante en el Partido Bolchevique exige el establecimiento de la unidad de las filas y el reemplazo del liderazgo individual, que no se ha justificado en ningún aspecto, por el liderazgo colectivo. ¿Me preguntan si estoy listo para colaborar con Stalin y sus más cercanos colaboradores? Nunca he rechazado tal colaboración, y ahora ante las graves dificultades tanto dentro como fuera del país, menos me dispongo a rechazarla. La política no conoce resentimientos personales o espíritu de venganza. La política sólo conoce efectividad. Por mi parte, así como la de mis compañeros, de lo que se trata es del programa de la colaboración. Aquí termina mi evidencia sobre la cuestión de la presencia de Holtzman, David y Berman-Yurin en Copenhague, la imposibilidad de su presencia allí y el hecho de que Sedov nunca estuvo en Copenhague, el hecho de que no había tal Hotel Bristol, y el hecho de que Trotsky en su declaración pública afirmó que colaboraría con Stalin o el proceso para defender la Unión Soviética hasta el final. laFollete: ¿Fue publicada la película de donde extrajo la cita? trotsky: Era exclusivamente para propaganda interna de la Oposición de Izquierda, no era propaganda pública. El tema mismo era para uso interno.
12 “Preguntas a los comunistas”, noviembre de 1932, Escritos de León Trotsky (1929-1940), op. cit., resaltado en esta edición.

206

El CASo lEón TroTSky

laFollete: Entonces, quisiera hacer una pregunta más: ¿se puede conseguir esa película en alguna parte? trotsky: Sí, ahora está en Francia. Se produjo en Francia en un breve lapso de tiempo. laFollete: Entonces, ¿la Subcomisión francesa tendría acceso al film? trotsky: Sí, puede ser enviado a Nueva York inmediatamente. stolBerG: ¿Hay un Konditori Bristol? GolDman: Hay un Konditori Bristol. stolBerG: Entre el Konditori Bristol y el Grand Hotel, ¿hay un café, con qué nombre? GolDman: Lo lamento, para eso tendrá que solicitar que el Sr. Field comparezca ante la Comisión. A menos que haya omitido eso en su declaración jurada. No estoy seguro de cuál es el nombre del café. stolBerG: Lo que quiero decir es… Sostiene usted ahora que hay un Grand Hotel, junto a éste un café y junto a éste, el café, ¿un Konditori? GolDman: Es correcto. stolBerG: Entonces, parecería que... tal vez sería mejor excluir el último... Desde su punto de vista parece ser que en la fotografía de Soviet Russia Today los letreros hubieran sido cambiados. GolDman: Parece ser que la fotografía fue tomada con el propósito de dar la impresión de que hay un Hotel Bristol. stolBerG: De que hay un Café Bristol. GolDman: No, de que incluso existe un Hotel Bristol. Pero suponiendo que estoy yendo demasiado lejos con mis inferencias, la fotografía fue tomada para mostrar que sólo había un hotel. El nombre “Grand” no aparece en el espacio blanco debajo de la palabra “Hotel”. Entonces, parece ser por la fotografía que el Konditori estaba justo al lado del hotel, del Grand Hotel. Eso es lo que parecería para el observador casual de la fotografía. Y ese, supongo, era el propósito de las personas que tomaron la fotografía. trotsky: Agregaré brevemente cuatro puntos a la conclusión de la declaración de mi abogado. Nadie, ni Holtzman, ni Berman-Yurin ni David mencionaron mi domicilio, el domicilio del lugar de reunión. En segundo lugar, nadie dice una palabra sobre mi apartamento. Era peculiar, era el apartamento de una bailarina. Los muebles eran absolutamente peculiares. Un visitante sincero en semejante casa comentaría necesariamente algo sobre ella. Nadie dijo nada. Tercero, Berman-Yurin y David no nombraron a Sedov. BermanYurin y David dijeron que fueron enviados por Sedov a Copenhague, pero no dijeron que Sedov estaba en Copenhague. Cuarto, no se dijo nada sobre Zinoviev, quien supuestamente murió en este momento. GolDman: Por supuesto, no sé si lo mencioné. Creo que lo mencioné ayer, pero uno de los acusados...

SESIÓN QUINTA

207

trotsky: Olberg. GolDman: Olberg testificó a favor nuestro sin intención de hacerlo, cuando dijo, en la página 87: Antes de mi partida para la Unión Soviética, intenté ir a Copenhague con Sedov para ver a Trotsky. Nuestro viaje no se concretó, pero Suzanna, la esposa de Sedov, fue para allí. A su regreso trajo una carta de Trotsky dirigida a Sedov, en la que Trotsky acordaba que vaya a la URSS y expresaba la esperanza de que lograse llevar adelante la misión que se me había confiado. Sedov me mostró esta carta. Evidentemente, Olberg sabía que Sedov nunca estuvo en Copenhague. Dewey: Haremos un breve receso. *** GolDman: La siguiente sección de nuestra evidencia estará relacionada con el importante testimonio de Vladimir Romm, un testigo, no acusado sino testigo, en el juicio de Radek, Pyatakov y otros, de enero de 1937. Sobre el testimonio de este testigo se basa la fortaleza del caso para la acusación. La mitad del caso, podría decirse. Leeré su testimonio y luego con mi declaración mostraré que fue absolutamente falso. En la página 141 del Informe oficial de los expedientes judiciales publicado por el Comisariado del Pueblo de Justicia de la URSS, fechado en Moscú, 1937, en el Caso del Centro Trotskista Anti-Soviético. Leo el testimonio de Romm en la página 141: romm: En París, yo había llegado desde Génova, y unos días después Sedov me llamó por teléfono y me citó para reunirnos en un café en el Boulevard Montparnasse. Sedov dijo que quería arreglarme un encuentro con Trotsky. Unos días después, me llamó por teléfono y me citó para reunirnos en el mismo café. Desde allí fuimos al Bois de Boulogne donde me reuní con Trotsky. Vyshinsky: ¿Cuándo sucedió esto? romm: A fines de julio de 1933. Vyshinsky: ¿Cuánto tiempo duró esa reunión con Trotsky? romm: De veinte a veinticinco minutos. Vyshinsky: ¿Para qué se reunió Trotsky con usted? romm: Hasta donde pude entender, para confirmar verbalmente las instrucciones que contenía la carta que yo estaba llevando a Moscú. Él comenzó la conversación con la cuestión de crear un centro paralelo. Dijo que existía peligro de que predominaran los zinovievistas, pero que ese peligro sería enorme si los trotskistas no eran lo suficientemente activos. No leí el resto del párrafo, que trata sobre la naturaleza de la conversación, porque mi declaración mostrará de forma concluyente, sin miedo a contradecirse de ninguna forma, que Trotsky nunca se reunió con Romm, y que

208

El CASo lEón TroTSky

todo el testimonio fue simplemente un invento con el propósito de crear una conexión entre Trotsky y Radek. Sr. Trotsky... trotsky: Sí. GolDman: ¿Cuándo se fue de Turquía para comenzar su residencia en Francia? trotsky: Fue el 17 de julio de 1933. Llegamos en un barco italiano, Bulgaria, a Marsella. GolDman: A propósito, ¿el Bulgaria fue el mismo barco que utilizó para ir a Copenhague? trotsky: No, era la misma línea italiana, pero el nombre era Praga. GolDman: ¿Quién estaba con usted en el Bulgaria? trotsky: ¿En el Bulgaria? Mi esposa, Natalia, nuestro camarada Van Heijenoort, que está sentado aquí, dos norteamericanos, Max Shachtman, que es también mi editor, y Sara Weber13. Ambos son de Nueva York. Y un alemán, Adolphe, que ahora está en Europa. Él también está disponible, usé su seudónimo, pero puedo dar su verdadero nombre. GolDman: ¿Su esposa estaba con usted? trotsky: La nombré a ella primero. GolDman: ¿Cuánto tiempo le llevó ir de Constantinopla a Francia? trotsky: Salimos el 17 y llegamos… GolDman: ¿Dijo el 7 o el 17? trotsky: El 17 y el 24 estábamos en Marsella. GolDman: ¿Desembarcaron en Marsella? trotsky: No. GolDman: ¿Dónde desembarcaron? trotsky: Desembarcamos en el mar. (Risas.) En un remolcador, enviado especialmente con ese propósito, según informaba un cable enviado al capitán del barco. GolDman: ¿Quién envió el cable? trotsky: El cable fue enviado por la sociedad marítima. Fue acordado con mi hijo y Molinier, quien pagó una cierta suma de dinero por eso. GolDman: ¿Qué decía el cable? trotsky: Al acercarse un remolcador el barco debe parar. Max Shachtman, el norteamericano, era nuestro intermediario con las autoridades del barco. Tuve una conversación con el capitán sobre esta cuestión. Debo afirmar que al principio no estuve satisfecho con esa idea. El pequeño acontecimiento fue relatado por la prensa de todo el mundo. En el New York Times se lo volvió a mencionar luego de los últimos juicios de Moscú. Toda la correspondencia,
13 Weber, Sara (1900-1976). Seudónimo de Sara Jacobs, compañera del dirigente trotskista norteamericano que había sido secretaria de Trotsky en Prinkipo, St. Palais y luego en Barbizon desde la primavera de 1933 hasta enero de 1934.

SESIÓN QUINTA

209

todos los cables de su corresponsal francés, confirman mi primera declaración. El New York Times, por iniciativa propia, afirmó que no desembarcamos en Marsella sino en el mar en un remolcador, y después de dejar el barco desaparecimos totalmente de la prensa. (Risas.) GolDman: ¿Quién estaba con usted en el remolcador? trotsky: En el remolcador, sólo mi mujer y yo, porque mi hijo, León Sedov, estaba a bordo (me prometieron que el Sr. Solow14 me ayudaría con mi inglés. Pero está sentado tan lejos que no puede ayudarme). Debo decir que nuestra recepción fue muy bien organizada. Mi hijo, a bordo del barco, le dio una carta a Van Heijenoort, con todas las instrucciones. Era imposible obligar al buque a que permaneciera demasiado tiempo. Entonces, los cuatro, Max Shachtman, Sara Weber, Van Heijenoort y Adolphe permanecieron a bordo. Fuimos en el remolcador a Cassis. Es una pequeña ciudad no lejos de Marsella. En Cassis, en un lugar escondido, no era un lugar muy público... un lugar apartado, había dos autos, dos coches. En uno de los coches estaban Leprince15, que no era un seguidor político, uno de mis seguidores, sino que era neutral, imparcial diríamos... este Raymond Leprince y también estaba Laste*, otro francés. Él fue políticamente mi compañero de armas. Ahora él es mi adversario político... subrayo esto. Tiene su propio periódico, y nos dio su testimonio sobre esta cuestión. Es un adversario implacable. Después, mi hijo... olvidé decir que en el remolcador estaba Raymond Molinier, un francés que también era mi amigo político, pero se convirtió en un adversario político, un adversario político muy duro. Y también, dos marineros y un representante de Sûreté Nationale, de la policía francesa. Toda esta historia fue contada muchas veces por la prensa francesa. Con estos dos coches, inmediatamente emprendimos camino, no en dirección a París... era el 24 de julio, no en dirección a París, como se suponía en los testimonios del proceso de Moscú, sino en dirección a Montpellier, Albi, Montauban, Bordeaux, hacia una pequeña aldea llamada St. Palais, un pueblo, creo, a algunos kilómetros de Royan, a una casa en St. Palais llamada “Les Embruns”. GolDman: ¿Cuándo llegaron a St. Palais? trotsky: El 25. Pasamos una noche en Tonneins, en un hotel. La razón por la que debo descansar en Tonneins fue mi enfermedad. El primer plan era, de ser posible, ir directamente. Pero sufro lumbago, y el movimiento del automóvil era intolerable para mí. Esa es la razón por la que debí pasar una noche en Tonneins. Llegamos a St. Palais el 25, a las tres de la tarde, o a las dos de la tarde. Tuve que hacer reposo inmediatamente porque estaba enfermo. Después de una o dos... una hora de descanso, la atmósfera se volvió, no sé... pero era intolerable, y me caí directo de la cama al suelo. La razón era un
14 Ver Nota 1 en Sesión Segunda. 15 Leprince, Raymond. Ayudó a Trotsky a establecerse en Francia en 1933. No era miembro del movimiento trotskista.

210

El CASo lEón TroTSky

incendio alrededor de la casa. Estaba muy seco en julio, y las chispas de una locomotora provocaron el incendio. Las plantas, los setos, se incendiaron. Fue un pequeño acontecimiento pero juega un rol muy importante en mi testimonio sobre esta cuestión, como verá la Comisión. Nuestros cuatro colaboradores, Max Shachtman, Sara Weber, Van Heijenoort y Adolphe desembarcaron en Marsella. Las instrucciones eran... desembarcamos sin equipaje, sin ningún equipaje, para movernos con más facilidad. Las instrucciones para Van Heijenoort eran ir en dirección a París, pero sólo hasta Lyon, y ver que no lo acosaran los señores de la prensa. intérPrete: Persiguieran. trotsky: Persiguieran, sí. (Risas.) Entonces, si él estaba seguro de que podía continuar su viaje sin ser descubierto, debía ir también hacia el oeste, directamente hacia el oeste desde Lyon hasta Royan. Llegó al día siguiente, el 26 de julio. Max Shachtman se quedó en Marsella para arreglar el asunto de nuestro gran equipaje... era mi biblioteca... con la empresa de transporte. Se quedó cuatro días, creo, en Marsella, para arreglar este tema. Adolphe y Sara Weber emprendieron camino, ese mismo día o al anochecer, hacia París. Max Shachtman, cuatro o cinco días después. Debo enfatizar que el plan fue inesperado para nosotros. Estábamos seguros de que viajaríamos todos juntos, Van Heijenoort y los otros, en el remolcador. No pudimos despedirnos de Max Shachtman porque se fue de París a Nueva York a principios de agosto sin la posibilidad de decir adiós. Tengo una carta de él en la que nos confirma esto. Permanecí... ¿continúo o me hará preguntas? GolDman: Proceda hasta que le indique. trotsky: Permanecí en St. Palais más de dos meses, hasta comienzos de octubre. GolDman: Permítame interrumpirlo sólo un momento. Quiero saber qué acuerdo tenía con el gobierno francés acerca de su estadía en Francia. trotsky: La causa de nuestra partida a Francia fue el cambio de la política francesa después de las elecciones, la nueva elección de 1932, en mayo. El gobierno radical llegó al poder y el Primer Ministro era M. Daladier. Uno de mis amigos, un escritor francés y traductor de todos mis escritos en Francia, Parijanine16, me propuso que le preguntara al gobierno si no sería posible ir a Francia. Le contesté que estaba absolutamente seguro de que no me lo permitirían. Pero a pesar de mis dudas y escepticismo, recibí la visa con algunas restricciones. El gobierno estaba un poco inquieto sobre... GolDman: Perturbado.
16 Parijanine, Maurice (1883-1937). Era escritor francés y traductor. Fue redactor y crítico en el periódico Les Humbles y en L´Humanité. Apasionado por Rusia, en donde había vivido antes y después de la Revolución de 1917, tradujo a Lenin y Trotsky, entre otros.

SESIÓN QUINTA

211

trotsky: ...la posibilidad de ataques, asesinatos, movilizaciones y manifestaciones de los fascistas y estalinistas. Pero las restricciones del gobierno coincidían con mis propios objetivos... con mis propios planes. Estuve de acuerdo en vivir en Córcega, pero la primera vez, mis amigos (tengo aquí todo el testimonio), uno de ellos, mi representante literario y el ingeniero, Molinier, otro Molinier, no el Molinier del remolcador, el ingeniero Molinier... él estaba en contacto, o en relación con los altos funcionarios. Llevó adelante conversaciones, e insistió en que el gobierno me diera la posibilidad de vivir durante algún tiempo, no en Córcega, sino en Francia mismo, para tener ayuda médica para mí y para mi esposa. Y lo logró. Me permitieron permanecer en uno de los departamentos del Sur. Tengo una carta del ministro del Interior que autoriza esto. GolDman: Bueno, ¿cuánto tiempo... en el momento que llegó a Royan, usted dijo que justo después hubo un incendio el mismo día? trotsky: El mismo día, una hora o un poco después de nuestra llegada a St. Palais. GolDman: ¿Qué se quemó, todo el edificio? trotsky: No. Sólo... fue el cambio del viento, un viento del este, y el fuego se alejó de la casa. Lo que se incendió fue un pequeño cobertizo en el jardín, algunos árboles secos y los alrededores de la casa. GolDman: ¿Qué hizo durante el incendio? trotsky: Durante el incendio estábamos muy intranquilos, no tanto por el fuego sino por la curiosidad que generó el fuego... teníamos miedo de que la gente nos reconociera. Inmediatamente, salí y me metí en el automóvil. Nuestro automóvil estaba en el camino, y me senté dentro del automóvil de forma muy discreta. A pesar de eso, mucha gente me vio en el camino. Había una multitud fuera de la casa. Estaban interesados en el viejo, el viejo caballero sentado en el auto. GolDman: ¿Cuánta gente, aproximadamente? trotsky: Lo menciono porque juega un papel en varios testimonios. GolDman: Aproximadamente, ¿cuánta gente había alrededor del incendio, alrededor de su automóvil? trotsky: Creo que duró... permanecí en el automóvil, creo que una hora. Llegaron los bomberos, y llegó la policía y todos los vecinos. Debe haber habido cincuenta personas. GolDman: ¿Se informó en la prensa? trotsky: Sí, fue informado en la prensa local y después, o en otra ocasión, fue reproducido en la prensa de París. GolDman: ¿Mencionaron su nombre en la prensa local? trotsky: En la prensa local no me reconocieron. Nos presentamos como norteamericanos, a pesar de mi inglés. (Risas.) Y después, cuando me reconocieron

212

El CASo lEón TroTSky

en otro lugar, los periódicos le dieron una amplia difusión. Toda esta gente afirmó que era Trotsky el del incendio. GolDman: ¿Mencionó eso la prensa? trotsky: Sí, la prensa lo mencionó, el corresponsal local y otros lo mencionaron. GolDman: ¿Cuánto tiempo después del incendio? trotsky: Fue, creo, algunos meses después, siete u ocho meses. Fue otra noticia en Barbizon. Fui descubierto y hubo un gran revuelo en la prensa. La prensa provocó una cierta investigación sobre mí. GolDman: Ahora bien, después del incendio, ¿qué hizo? trotsky: Me quedé todo el tiempo en St. Palais... por más de dos meses. La mitad del tiempo lo pasé en cama, y la otra mitad caminando lentamente, un poco en el jardín y un poco por la casa, en compañía de amigos que me visitaban. GolDman: Durante el tiempo posterior a su llegada a St. Palais, ¿se quedó allí dos meses? trotsky: Me quedé en St. Palais. GolDman: ¿Estuvo enfermo en ese momento? trotsky: Todo el tiempo. GolDman: ¿Quién estaba con usted? trotsky: Mi esposa, Van Heijenoort, Sara Weber, una norteamericana... Max Shachtman, como le dije, se fue a Nueva York desde París. La primera vez olvidé decir que la casa estaba preparada... alquilada el 18 de julio, de antemano, por un hombre, el ingeniero Molinier, que estaba en contacto con los funcionarios franceses. GolDman: ¿Quién vivía con usted en ese lugar? trotsky: Haré, si me lo permite, un paréntesis. Si pudiéramos tener el testimonio de la policía francesa sobre la investigación, todo esto sería innecesario, porque el Sr. Thome y el Sr. Cado, el secretario general de la policía y la prefectura del Departamento de Charente-Inférieure… toda la cumbre [Trotsky se refiere aquí a los altos mandos de oficiales–NdE] de la policía estaba muy familiarizada con mi situación. Era un agente secreto de la policía a quien se le informaba de cada uno de mis pasos. Si esto fuera un tribunal oficial del Estado tendríamos la confirmación en diez minutos. GolDman: ¿La policía estaba informada acerca de la casa donde vivía? trotsky: Oficialmente, para no comprometerme ante la opinión pública, la policía fue muy discreta. Pero, por ejemplo, el jefe local de la aduana era, creo, también un agente de la policía secreta, y en su trabajo cotidiano de observación, observaba también nuestra casa. Lo declaró verbalmente a dos amigos franceses que realizaron la investigación sobre este tema, pero se negó a dar una declaración escrita porque es un funcionario.

SESIÓN QUINTA

213

GolDman: No sé si respondió la pregunta que le hice antes. En la casa donde vivía mientras estuvo enfermo, ¿quién vivía con usted? trotsky: ¿Vivir conmigo? La casa fue preparada para nosotros por dos personas. Eran Vera Lanis, la esposa de Molinier, que estaba en el remolcador con nosotros. Ella venía a arreglar la casa, ya que evitamos tener una persona extraña para ese fin, con el objetivo de preservarnos de incógnito. Y Segal, que era socio de Molinier, socio de sus asuntos... su negocio. Nos reunimos con ellos de inmediato el 25, cuando llegamos a la casa en St. Palais. Vera Lanis se quedó todo el tiempo como cocinera, con una pequeña interrupción. Estuvo un poco cansada durante algunos días. En agosto, a finales de julio o principios de agosto, volvió a quedarse con nosotros. Segal se quedó hasta finales de julio. Van Heijenoort llegó el 26 de julio, y el joven camarada francés, Beaussier, vino especialmente porque en ese momento era miembro del Partido Comunista. Necesitábamos alguien que pudiera orientarnos sobre la ubicación de los estalinistas en Royan, en ese distrito... para evitar manifestaciones y otras cosas si se enteraban de que este supuesto norteamericano era Trotsky. Creo que fue el 28 de julio cuando vino, y se quedó, creo, más de un mes, pero no en nuestra casa. Con el propósito de observar a las organizaciones comunistas en Royan, no podía vivir en nuestra casa, pero venía todos los días en bicicleta. Venía todos los días por la noche con periódicos desde París. Venía desde Royan todos los días con periódicos para nosotros y nos daba un informe. Estableció relaciones con el secretario de la organización en Royan. GolDman: ¿Podría...? trotsky: Discúlpeme, me olvidé el nombre de otro, el nombre de Laste, que nos acompañó en los dos automóviles a St. Palais. También se quedó con nosotros todo el tiempo, creo que durante más de un mes. GolDman: Entonces, usted vivía con su esposa, Sara Weber, Van Heijenoort, Laste, Segal, y la cocinera Vera Lanis. Beaussier no vivía con usted, pero lo visitaba todos los días. trotsky: Venía todas las noches. GolDman: ¿Vivía alguien más con usted? trotsky: Creo que no. GolDman: ¿Tuvo visitas que venían a Royan? trotsky: Ya los hemos nombrado, no menos de cincuenta personas. GolDman: ¿Durante los dos meses? trotsky: Durante los dos meses. GolDman: ¿Dejó entonces St. Palais? trotsky: Sí. GolDman: ¿Dijo que hubo cincuenta visitas? trotsky: Cincuenta. GolDman: De St. Palais, ¿adónde fue?

214

El CASo lEón TroTSky

trotsky: A los Pirineos, a Bagnères-de-Bigorre. GolDman: ¿Cuándo fue eso? trotsky: Fue el 9 de octubre. GolDman: ¿9 de octubre de 1933? trotsky: 1933. GolDman: Usted fue… trotsky: A Bagnères-de-Bigorre. Mi esposa y yo. GolDman: ¿Quién fue con ustedes? trotsky: El ingeniero Molinier y Meichler17, un francés, como conductor. GolDman: ¿Y quién más? trotsky: Mi esposa, yo, y nuestra nuera también vino a Bagnères. GolDman: ¿Su nuera? trotsky: La esposa de nuestro hijo Sedov; Olberg la llama Suzanne. Ese es un error que hay en esa declaración. GolDman: ¿Cuánto tiempo se quedaron en ese pueblo? trotsky: Tres semanas. GolDman: ¿Sabía la prensa? trotsky: No. GolDman: Aproximadamente, ¿cuándo se fueron del pueblo? trotsky: A principios de noviembre. GolDman: ¿Adónde fueron? trotsky: ¿Qué? GolDman: ¿Adónde fueron? trotsky: A Barbizon, cerca de París, en Seine-et-Marne. GolDman: ¿Cuándo fue eso? trotsky: A principios de noviembre. GolDman: Bien, cuando se trasladó... trotsky: Permítame explicar que las autoridades nos permitieron acercarnos a París porque nuestra actitud fue leal cuando llegamos a St. Palais y Bagnères. Nuestro incógnito fue estrictamente respetado por todos los miembros de la familia. Por lo tanto, las autoridades cambiaron de parecer... Dijeron puede acercarse a París... GolDman: ¿Recibieron permiso de las autoridades para mudarse? trotsky: Sí. GolDman: ¿La policía francesa sabía de sus movimientos todo el tiempo? trotsky: Se había acordado que hiciéramos llamadas telefónicas durante nuestros viajes. Llamamos la noche que pasamos en Tonneins. GolDman: ¿Cuándo llegaron a Barbizon?
17 Meichler, Jean (1898-1941). Uno de los fundadores de la Oposición de Izquierda en Francia, miembro del CC del Grupo Bolchevique-Leninista y del PCI antes de la guerra, director de Unser Wort. Arrestado el 3 de julio de 1941, fusilado como rehén el 6 de septiembre.

SESIÓN QUINTA

215

trotsky: Fue a comienzos de noviembre, el 2 o el 3, o el 1º. GolDman: ¿Cuánto tiempo permanecieron en Barbizon? trotsky: Llegamos en abril o mayo de 1934… abril de 1934. GolDman: Mientras vivió en Barbizon, ¿visitó París alguna vez? trotsky: Sí. GolDman: ¿Cuándo fue la primera vez que fue a París? trotsky: Creo que en diciembre… diciembre de 1933. GolDman: ¿Cuál fue la razón? trotsky: Diciembre de 1933 o principios de enero de 1934. GolDman: ¿Cuál fue el motivo de su viaje a París? trotsky: Visitar algunos amigos y ver París nuevamente después de un lapso de diecisiete años. GolDman: ¿Cuántas veces visitó París mientras vivió en Barbizon? trotsky: No más de tres o cuatro veces. GolDman: ¿Quién estaba con usted cuando visitó París? trotsky: Todas las veces que fui lo hice con dos de mis colaboradores. Podemos mencionar todos los departamentos donde me quedé y me reuní con mis amigos. Fue para reunirme con algunos amigos. GolDman: ¿Adónde fue desde Barbizon? trotsky: Me descubrieron en Barbizon por un pequeño accidente por las autoridades locales que no estaban al tanto de mi identidad. Las autoridades locales no sabían, y cuando se enteraron de que estaba allí se enojaron un poco con los altos mandos, y por esa razón provocaron un pequeño escándalo en la opinión pública del lugar. Empezó una campaña reaccionaria en la prensa, una campaña terrible de la reacción contra mí. GolDman: ¿Esto fue después de febrero de 1934? trotsky: Abril de 1934. GolDman: ¿Febrero de 1934 fue el momento del movimiento fascista? trotsky: Fue algunas semanas después de la insurrección del coronel De la Rocque18. GolDman: ¿Adónde fue desde Barbizon? trotsky: Si me permite, en ese momento la prensa fascista alemana publicaba artículos diarios acusándome de haber preparado una insurrección en Francia. GolDman: A propósito, ¿qué decía la prensa comunista cuando se reveló que usted vivía en Francia? trotsky: L’Humanité, el periódico francés, el órgano oficial del Partido Comunista, escribió manifiestos que decían que había venido en ayuda del Partido Socialista Radical, que estaba en el gobierno. Esta era su terminología:
18 Ver Nota 24 en la Sesión Primera.

216

El CASo lEón TroTSky

que el Partido Socialista era socialfascista, y que los socialistas radicales eran fascistas. Decían que había venido a ayudar a Daladier a organizar una invasión contra Rusia. GolDman: En ese entonces, de acuerdo al testimonio, ¿estaba aliado a los fascistas? trotsky: Sí, le daba instrucciones fascistas al semifascista Romm para el fascista Radek. GolDman: ¿Se suponía que usted le había dado estas supuestas instrucciones? trotsky: Sí. GolDman: ¿Adónde fue desde Barbizon? trotsky: A un pequeño suburbio cerca de París, durante algunos días. Nuestro hijo tenía un pequeño apartamento en un suburbio de París. Tuvimos que escapar de Barbizon. Fue terrible vivir rodeados por la prensa y los proyectores [cámaras–NdE]. Fuimos a Seine-et-Marne. No es el departamento de Seine, sino Seine-et-Marne. No tenía permiso para vivir en el departamento de Seine, sino en el contiguo, el departamento de Seine-et-Marne. GolDman: ¿Durante cuánto tiempo vivió en ese departamento? trotsky: Cuatro o cinco días, o una semana. GolDman: ¿Adónde fue después? trotsky: Después me volví nómade durante algún tiempo. Mis amigos buscaban una casa más o menos adecuada, como la de St. Palais. Pero tuve que mudarme e irme al sur, tenía que mudarme cada vez que me reconocían en el camino. Era una cacería de la prensa fascista y de los periodistas fascistas, una verdadera cacería... GolDman: ¿Quiere decir una cacería humana? trotsky: Sí, una cacería humana. Cuando un inglés en un Kurort francés [un sanatorio–NdE] fue identificado como Trotsky, tuvo que abandonar el tratamiento. Fue informado por toda la prensa francesa. GolDman: Finalmente, ¿adónde fue? trotsky: Al departamento de l’Isère, cerca de Grenoble, cerca del pueblo de Domêne. GolDman: ¿Luego abandonó Francia? trotsky: Desde este lugar, el departamento de l’Isère. GolDman: ¿Se fue hacia Oslo, Noruega? trotsky: Sí, Oslo, Noruega. GolDman: ¿Conoce a alguien llamado Vladimir Romm? trotsky: Ahora, conozco muy bien ese nombre. GolDman: Conoce ese nombre ahora. ¿Lo conocía antes del proceso? trotsky: Nunca. GolDman: ¿No recuerda haberse reunido nunca con alguien en Rusia, mientras estuvo en la Unión Soviética, llamado Vladimir Romm?

SESIÓN QUINTA

217

trotsky: No. GolDman: ¿Quizá se reunió con él pero no recuerda su nombre? trotsky: No. GolDman: ¿Lee Izvestia? trotsky: Sólo los extranjeros creen que Izvestia es un diario legible. GolDman: ¿Qué quiere decir con eso? trotsky: Debo reconocer que la prensa soviética no es ahora, en este período, la prensa más interesante del mundo. Pero cuando necesito enterarme de cosas políticas, leo Pravda o cosas económicas, artículos específicos. Pero Izvestia es sólo la sombra burocrática de Pravda, que también es bastante burocrática. GolDman: En general, ¿cuál es la naturaleza de los contenidos de Izvestia? trotsky: Izvestia publica una opinión administrativa y también artículos políticos, pero nadie los lee... y ni hablemos de sus corresponsales en el exterior. Cuando necesito saber algo sobre Estados Unidos, no leo Izvestia. Puedo leer el New York Times y otros diarios, o a los corresponsales de los diarios franceses, pero no la corresponsalía de Vladimir Romm. Sé por adelantado todo lo que dirá. GolDman: ¿Leyó en el último año Izvestia, y si lo hizo, con qué frecuencia? trotsky: De vez en cuando un ejemplar llega a mis manos. Pero cuando necesito información le pido a alguno de mis colaboradores que consiga Izvestia y que averigüe la fecha en que tuvo lugar tal o cual acontecimiento. GolDman: ¿Lo leía? trotsky: Nunca. GolDman: No lo leía, y cuando necesitaba información que contenía Izvestia, ¿sus colaboradores la buscaban para usted? trotsky: Sí. GolDman: ¿Leyó Pravda? trotsky: Permanentemente. GolDman: Regularmente. trotsky: Sí, regularmente. Y especialmente los periódicos económicos, también. GolDman: ¿Nunca, de acuerdo con lo que recuerda, se cruzó con el nombre Vladimir Romm? trotsky: Nunca. Debo decir que incluso en Pravda nunca leí la correspondencia extranjera. GolDman: Cuando necesita información sobre otros países, ¿lee la prensa de ese país en particular? trotsky: Sí, y la prensa de la IC [Internacional Comunista–NdE], cuando la necesito, como L’Humanité en el peor de los casos. También leo el Daily Worker19.
19 Fue un periódico editado en Nueva York por el Partido Comunista de los Estados Unidos, organización afiliada a la Internacional Comunista. Su publicación comenzó en 1924.

218

El CASo lEón TroTSky

stolBerG: En su opinión la correspondencia extranjera de Pravda y de Izvestia era inútil para informar. ¿No serían interesantes por las peculiares opiniones que revelarían en ese momento? trotsky: Sr. Comisionado, la situación es la siguiente: leo un discurso de Litvinov20 y un discurso de Stalin, y entonces sé qué dirá la correspondencia de Washington durante un mes o dos. Es sólo la confirmación de la consigna pasada, o de la última consigna. GolDman: ¿Se reunió alguna vez con alguien llamado Vladimir Romm en París? trotsky: Nunca. GolDman: ¿Le dio alguna carta a Vladimir Romm con el propósito de que se la entregara a Radek? trotsky: Nunca. GolDman: ¿Alguna vez recibió cartas de Radek a través de Vladimir Romm? trotsky: Nunca. GolDman: ¿Leyó usted el testimonio de Radek y Romm sobre eso? trotsky: Sí, absolutamente falsos, ambos. GolDman: Ahora, Sr. Trotsky, ¿presentaría cualquier evidencia documental que estuviera a su disposición para corroborar las declaraciones que ha hecho en referencia a su viaje a Marsella, Royan y en referencia a sus otras declaraciones? trotsky: Tengo una carta de Parijanine proponiéndome que solicite la admisión a Francia. Tengo una carta, mi carta al diputado parlamentario Guernut, que se convirtió más tarde en un ministro del Gobierno. Fue muy amable e intervino a mi favor. GolDman: ¿Tiene algo para demostrar sobre cómo debían ser las condiciones de su estadía, o cómo serían? trotsky: Sí, es una carta del ministro Chautemps21. Es una copia de la carta del ministro, Chautemps, al diputado Guernut, y un cable de Henri. Henri es el primer nombre del ingeniero Molinier. Dice... estoy leyendo en francés y traduciendo: “Permanencia provisoria en el sur, permanencia definitiva en Córcega ante su solicitud. Henri”. GolDman: ¿Es esa una copia? trotsky: No. Es la forma antigua de escribir los cables en Prinkipo.
20 Litvinov, Maxim Maximovich (1876-1951). Revolucionario ruso y destacado diplomático soviético de origen judío que sirvió como ministro de exteriores de la Unión Soviética durante gran parte de los años treinta del siglo XX. En 1939 fue desplazado en su cargo, arrestado y reemplazado por Molotov, previo a la firma del pacto Hitler-Stalin. 21 Chautemps, Camile (1885-1963). Radicalsocialista francés, fue premier en 1930 y en 1933-1934; cayó en desgracia en 1934 por estar involucrado en el escándalo Stavisky. Fue Primer Ministro una vez más en 1937-1938.

SESIÓN QUINTA

219

GolDman: Este es el telegrama original que recibió el Sr. Trotsky cuando estuvo en Prinkipo, de su amigo, Henri Molinier. Esto es parte de la evidencia general que designé como “Evidencia Royan-Romm”, con el objetivo de identificar los documentos y probar que el Sr. Trotsky nunca se reunió con Romm en París. Aquí les entrego a los miembros de la Comisión una copia del telegrama. trotsky: Y una carta. GolDman: Y una carta firmada por C. Chautemps, el ministro del Interior, al diputado Guernut. trotsky: Guernut. Él dice (Trotsky lee en francés y es traducido por la intérprete):
Ha tenido la amabilidad de llamar mi atención sobre el Sr. Trotsky, exiliado de origen ruso, quien ha solicitado, por razones de salud, autorización para vivir en los Departamentos del Sur e instalarse más tarde en Córcega. Tengo el honor de informarle que el decreto de expulsión referido a este extranjero fue revocado... Mi expulsión de 191622, durante la guerra, e informada ayer a la Comisión. Continúo leyendo: “...y que la parte interesada obtendrá sin dificultades, cuando haga la solicitud, un pasaporte visado para Francia”. GolDman: Una copia de la carta. Ahora bien, Sr. Trotsky, ¿tiene alguna declaración del encargado de Tonneins que muestre que se quedó allí entre el 24 y el 25 de julio? trotsky: No es muy precisa. No dimos nuestros nombres en Tonneins, pero con la memoria profesional de los dueños de hoteles y con la ayuda de sus libros... No fue algo común, porque ocupamos cinco o seis habitaciones a la vez, él dijo: “Afirmo que la noche del 24-25 de julio...”. intérPrete: Lo traduciré. Dice: El abajo firmante declara que en la noche del 24-25 de julio de 1933 alquiló las habitaciones 13 y 14 de su hotel y la habitación 3 en el anexo a cinco viajeros que llegaron tarde en la noche, entre los cuales se encontraba una pareja mayor... ANDRÉ COURET. trotsky: Éramos seis, no cinco, pero mi hijo en una carta explica el error. (El Sr. Trotsky entrega una carta a la Comisión.) Mi hijo explica el error de la siguiente manera: Laste, el francés, y él, se hospedaron juntos y después cambiaron. Estuvieron de guardia durante la noche, se reemplazaron uno a
22 A fines de noviembre de 1914 Trotsky arriba a Francia. En 1915, junto a Antonóv-Ovseienko y Martov, editan el periódico Nashe Slovo. En éste reflejan las resoluciones y los debates de la conferencia de Zimmerwald frente a la guerra imperialista. En 1916 la comisión francesa encargada de los emigrados rusos, a instancias del profesor Emile Durkheim, propone la supresión del periódico y la expulsión de Trotsky. Ésta se hizo efectiva mediante un decreto del Ministro de Interior el 14 de septiembre de 1916.

220

El CASo lEón TroTSky

otro. Tenían una habitación para ambos. Eso explica por qué el encargado del hotel, en su memoria... No eran personas para él sino habitaciones. GolDman: Tenemos a nuestra disposición otros documentos que menciono simplemente, como el hecho de que en el Café Labrède, en La Réole, León Trotsky y Natalia Trotsky, acompañados por cuatro camaradas mencionados más arriba... Esto es, los acompañaron en el desayuno de la mañana del 25 de julio cerca de las nueve y treinta de la mañana. Esto está en el testimonio de uno llamado Laste. Otra declaración, a efectos de aseverar que Henri Molinier tiene entre sus papeles un recibo, Nº 170, de la agencia, extendido al mencionado Molinier, por la suma de mil quinientos francos. El recibo está aquí y la fecha es del 18 de julio, cuando Sedov y Molinier acordaron el alquiler de la casa en Royan con la agencia. Después, tenemos el importante testimonio de uno de los ayudantes de la brigada de bomberos de St. Palais, el Sr. Soulard, el cabo en jefe. Supongo que sus títulos oficiales en Francia son cabo en jefe. Tenemos la declaración de Albert Bardon, el periodista que avisó a la prensa local sobre el incendio, la fecha y circunstancias del incendio. Ambos recuerdan perfectamente que el incendio coincidió con la llegada de los inquilinos de la casa “Les Embruns”. Tomaron nota del anciano que había salido al automóvil, y más tarde se percataron de que era Trotsky. El Sr. Soulard es, por cierto, un capitán de reserva. Los miembros de la Comisión observarán que... por cierto, el 23 de julio usted llegó a Cassis y el 25 de julio... trotsky: El 24-25 de julio. GolDman: La noche del 24-25, ellos se quedaron en el hotel en Tonneins. stolBerG: ¿El 23? trotsky: No, llegamos el 24. GolDman: El Sr. Trotsky llegó el 24, y estuvo en Tonneins la noche del 24-25, donde se quedó. Eso abarca ese momento. Llegó a St. Palais y desayunó la mañana del 25, de acuerdo con el testimonio, en el Café Labrède, en La Rèole, cerca de Bordeaux. Y llegó a Royan... trotsky: A las dos de la tarde. GolDman: ¿La tarde del 25? trotsky: Si, a las dos en punto. GolDman: ¿Y el incendio fue el 25? trotsky: Alrededor de las tres de la tarde. GolDman: Y el testimonio del jefe de bomberos corrobora que el incendio fue el 25. trotsky: Permítame... Le di un comunicado a la prensa sobre el incendio y mencioné la fecha. Todas las declaraciones llegaron hace cuatro o cinco días, durante la estadía de la Comisión aquí.

SESIÓN QUINTA

221

stolBerG: ¿Durante los últimos cuatro o cinco días? Trotsky: Sí. GolDman: ¿Tiene entre sus documentos todas esas personas que estuvieron presentes con usted? trotsky: Sí. GolDman: ¿Quiénes, según su conocimiento, dan testimonio y afirman en sus declaraciones que ustedes estuvieron en la casa de St. Palais continuamente desde el 25 de julio hasta que se fue dos meses después? trotsky: Si me permite, voy a declarar cómo el Sr. Leprince, nuestro conductor, encontró la casa. Se debe hacer un largo viaje a lo largo de la costa. Leprince es, afortunadamente, un marido muy atento y le mandó una postal a su esposa todos los días. Tenemos ahora la ruta de mi hijo, León Sedov, Leprince y Molinier... Tenemos ahora la exactitud geográfica que otorgan las postales. Preceden estas postales a nuestra llegada. Preceden al alquiler de la casa. Mi hijo, creo, se había ido de París cinco o seis días antes. No podría haberse reunido con Vladimir Romm o concertar una reunión con Vladimir Romm porque no estaba en París, como muestra esta postal. Luego, mencioné al Sr. Beaussier23, nuestro joven camarada que tenía la misión de observar las maniobras de los estalinistas de Royan. Tenemos otra declaración, del hotel en el cual Beaussier se quedó la primera noche, el 29, en Royan. Llegó el 28, y la primera noche que pasó en el hotel fue el 29. Después, tenemos el testimonio de Beaussier mismo. Tenemos el testimonio de Vera Lanis, que es la mujer que trabajaba como nuestra cocinera durante nuestra estadía. GolDman: Aquí en la declaración de Vera Lanis, que llegó... trotsky: Ella llegó antes que nosotros. GolDman: Partió de París aproximadamente el 23, se fue de París el 23 o el 24 de julio. Me gustaría pedirle al Sr. Solow que traduzca esta carta. stolBerG: Sr. Trotsky, Vera Lanis es la esposa de Molinier, quien es ahora un adversario político. A pesar de eso, ¿ella prestó este testimonio? trotsky: Sí, es un implacable enemigo político, no sólo mío sino de la organización. stolBerG: ¿Se negó él a hacer una declaración? trotsky: ¿Quién? stolBerG: Molinier. trotsky: Se negó durante mucho tiempo, pero mi hijo me escribe ahora, y dice que después de todo hará una declaración. stolBerG: ¿Y su esposa estuvo dispuesta todo este tiempo?
23 Beaussier, Jean (1912-?). Se unió a la Juventud Comunista en 1928, luego a la Liga Comunista francesa. Militante del POI en 1936. Participó activamente, junto con Sedov, en la Subcomisión francesa de Investigación por los Juicios de Moscú.

222

El CASo lEón TroTSky

trotsky: No lo sé, recibí todos los documentos en los últimos días. No estoy seguro. No puedo decirle cuál es su actitud hacia nosotros. Me cae muy bien personalmente, pero la política muy a menudo cambia incluso los matrimonios. GolDman: Sr. Solow, ¿leería la carta? intérPrete (leyendo):
Me asignaron la preparación de la residencia de Trotsky en Royan. Me fui de París alrededor del 22 ó 23 de julio para preparar la casa, y ayudar al Sr. Segal el último día. Recuerdo muy bien la llegada de Trotsky y sus amigos. Estuve presente en el incendio de parte de la casa, que se produjo el día de su llegada. Vi a los habitantes y a los amigos revolver todo en la cocina para apagar el incendio. Me quedé para hacer la comida para ayudar en el hogar hasta alrededor de finales de agosto, cuando me tomé varios días de descanso en el hotel Saint Germain, cerca de Royan. Estaba muy cansada. Volví a Royan y me quedé en la casa hasta que él se fue a Bagnères. Después de eso volví a París. Vi a Trotsky todos los días varias veces. Es una fábula completa decir que se fue de Royan, cuando llegó el 25 de julio, durante todo el mes de julio y agosto. Puedo afirmar que siempre estuve en la casa, y que él casi no salió. Si el Sr. Trotsky se hubiera ido, yo, que preparaba y servía la comida dos o tres veces al día, ciertamente me hubiera dado cuenta. 14 de marzo de 1937, Vera Lanis. Hay una firma. Certificada y firmada por Alfred Rosmer*. trotsky: Rosmer es un militante muy conocido en el movimiento obrero. GolDman: Tiene la firma original de Vera Lanis. Dewey: Sr. Trotsky, ¿vio a un médico mientras estuvo en St. Palais? trotsky: ¿Disculpe? Dewey: Dijo que estuvo enfermo. ¿Vio a un médico? trotsky: Sí; nos era muy difícil conseguir un doctor francés desconocido para nosotros en esta localidad, porque un doctor se familiarizaría con nosotros. Le avisamos a un amigo de otro país. No puedo nombrarlo públicamente. El nombre que le daré es el nombre que figura en la declaración del médico. Es un viejo amigo de un país semifascista. Vino y se quedó en nuestra casa durante tres semanas. Dewey: ¿Lo sabremos en privado entonces? trotsky: Sí. Dewey: ¿Recibió permiso de la policía para irse de St. Palais a los Pirineos? trotsky: Sí, era la función de Molinier, el ingeniero Molinier, que estaba en contacto con el jefe de la Sûreté Générale, Cado. Tengo el testimonio de Henri Molinier. Dewey: La última pregunta. ¿Envió y recibió correspondencia mientras estuvo en St. Palais?

SESIÓN QUINTA

223

trotsky: La correspondencia era a través de amigos, como Molinier, y mi hijo en París. Era el domicilio oficial, y de vez en cuando venían y me entregaban la correspondencia. Dewey: ¿Esa correspondencia es durante el mes de julio y la primera parte de agosto? trotsky: Absolutamente, y son muchas cartas. Dewey: Declaro ahora un breve receso. *** Dewey: Voy a hacerle esta pregunta, Sr. Trotsky. ¿Se ha negado la policía francesa a entregar información sobre su caso? trotsky: Sí. Le escribí al ingeniero Molinier, pero contestó que no se puede entregar en general, y especialmente en mi caso porque es contra el gobierno soviético... que ningún oficial puede dar ninguna respuesta. Incluso en Dinamarca, intentamos obtener información oficial sobre los contactos telefónicos con Berlín. Se negaron. Tengo aquí una declaración muy importante de un oficial de aduana en Royan, que prestó testimonio sólo en forma oral. Se negó a hacerlo de forma escrita, pero su respuesta oral es suficiente. stolBerG: Sr. Trotsky, me gustaría ser más claro sobre el punto que le pregunté antes. El Molinier que estaba con usted cerca de Marsella en el remolcador, ¿se convirtió en un enemigo político suyo? ¿Ha adherido a otra fracción o se ha convertido en estalinista? Eso es parte de mi pregunta. trotsky: Tiene su propia organización y su propio periódico, y su organización y su periódico son atacados duramente por nuestra organización. stolBerG: ¿Qué relación ha tenido...? ¿Hago estas preguntas más tarde? GolDman: No importa. stolBerG: ¿Qué relación ha tenido con él, o cuál fue su actitud hacia usted cuando intentó que se presente como testigo? trotsky: No tengo ninguna relación personal en forma directa. Me visitó por última vez en Oslo. stolBerG: No me refiero a eso... Disculpe. ¿Colabora con sus amigos en esta cuestión? trotsky: No él; su hermano, el ingeniero, Molinier... para decir algo sobre los hechos. stolBerG: ¿Y su esposa también está ayudando? trotsky: Vera Lanis es la esposa, no del ingeniero sino de Raymond Molinier. Ella escribió la declaración que recibí ayer y que acabo de leerle.

Fin de la Sesión Quinta a la una de la tarde.

SeSión Sexta
13 de abril de 1937 a las cuatro de la tarde.

interrogatorio Directo
Testigo: León Trotsky A cargo del Sr. Goldman

Goldman: Sr. Trotsky, me gustaría preguntarle algo que olvidé preguntar por la mañana. Pero antes quisiera presentar una evidencia que hace referencia al incidente de Copenhague sobre el asunto del Hotel Bristol. Acabamos de recibir una carta que quisiera que forme parte de la evidencia, y la Comisión puede sugerir a cualquier otra subcomisión que interrogue al que escribió esta carta, quien se encuentra en Copenhague. Está fechada el 23 de marzo de 1937, y la misma dice lo siguiente: Habiendo vivido en Copenhague sin interrupción desde 1931, y habiendo participado durante todo ese tiempo del movimiento socialista, puedo afirmar: 1. En el año 1932 no existían trotskistas en Dinamarca. 2. La primera organización trotskista en Dinamarca apareció en el otoño de 1934, cuando un grupo de oposición socialdemócrata se pasó al trotskismo. Esta organización existe desde entonces, todo este tiempo la he presidido; y por lo tanto puedo asegurar que desde que existe la organización no ha mantenido ni un solo encuentro o conferencia en la cafetería Bristol. Yo personalmente nunca estuve en ese lugar, y por cierto desconocía la existencia misma de la cafetería hasta que leí el artículo en el Arbeiderbladet1. A modo de aclaración, quisiera señalar que la prensa comunista sostenía que el Café Bristol era “un sitio muy frecuentado por los trotskistas”. La carta está firmada por Poul Moth2, dirigente de la organización trotskista Leninistisk Arbejdsgruppe en Copenhague. Lo presento como evidencia, y le pido a la Comisión que, si así lo desea, investigue en profundidad este asunto. Presento esto como Prueba Nº17. (La mencionada carta de Poul Moth fue agregada a la evidencia como Prueba Nº 17.)
1 Diario del Partido Comunista de Dinamarca. 2 Moth, Poul (1898-1976). Dirigió la oposición dentro de la juventud socialdemócrata danesa por la negativa de su partido a formar un frente único antifascista junto al Partido Comunista. Cientos de ellos fueron expulsados por armar milicias antifascistas e intervenir en ellas.

226

EL CASo LEón TroTSky

Quiero decir esto, no nos hacemos responsables por la absoluta exactitud de todos los documentos que presentamos como evidencia, que provienen de extraños y otras personas que hacen referencia a los incidentes que ocurrieron algún tiempo atrás, pero creemos que afirman lo correcto. Esperamos que la Comisión encuentre los medios para investigar estos hechos. Los errores de la memoria son muy posibles. Me refiero, por ejemplo, al documento que presenté esta mañana de B.J. Field y su esposa, relacionado con eventos que ocurrieron en el año 1932. Puede contener errores en lo que concierne a los detalles. Quisiera leer para que quede en actas una declaración de Jan Frankel. Él dice: 1. Me temo que mi poco conocimiento del idioma me resultó un obstáculo para expresar completamente lo que pienso, cuando respondí a la pregunta del Sr. Beals sobre si oculté o no la presencia de Holtzman por lealtad a Trotsky. Traté de explicar que mi colaboración con Trotsky se basa en la solidaridad política con sus concepciones marxistas. Para Trotsky y sus amigos políticos estas concepciones marxistas hacen que sean superfluas las discusiones sobre si utilizar o no los métodos de terrorismo individual contra la burocracia estalinista. De esta forma, la pregunta del Sr. Beals se responde por sí sola. Mi lealtad a Trotsky no podría mantenerse sobre bases diametralmente opuestas a mis pensamientos y convicciones. Si Holtzman realmente visitó a Trotsky pero no recibió instrucciones de naturaleza terrorista, no hay razones entonces para que yo oculte dicha visita. Por el contrario, si Holtzman hubiera venido y hubiera recibido dichas instrucciones, la solidaridad política sobre la que se basa mi colaboración con Trotsky hubiera dejado de existir. Yo hubiera roto relaciones con Trotsky, convirtiéndome en su adversario político. Por eso, en ambos casos, no tendría motivos para callar sobre dicha visita, de haberse realizado. Además, debo agregar que ni las visitas de Sedov ni las de Holtzman se podrían haber mantenido en secreto, ni siquiera para los amigos más “cercanos” y “leales” de Trotsky, dado que muchos de esos amigos se convirtieron desde entonces en sus enemigos más acérrimos. 2. Me parece que Raymond Molinier y yo tuvimos una o más conversaciones telefónicas con León Sedov en Berlín desde el hotel de Molinier, el Copenhagen Palace, además de mis llamadas desde la casa. Abarcan el período que va desde el 24 de noviembre hasta el 1º de diciembre de 1932. ¿Puedo tomarme la libertad de sugerir a la Comisión que podría ser posible y fructífera una investigación en este sentido? Para beneficio de la prensa, quisiera deletrear el nombre de la persona que escribió la carta que presenté antes, desde Copenhague. Es la carta de Poul Moth. El nombre de pila se deletrea P-o-u-l. Debe ser una forma diferente de escribir “Paul” en Dinamarca.

SESIÓN SEXTA

227

Ahora bien, Sr. Trotsky, me gustaría preguntarle por qué se tomaron todas las precauciones en su viaje desde Marsella a Royan: ¿por qué algunas personas en su grupo fueron a Royan por un camino diferente, y por qué otras fueron a París? ¿Podría usted explicarnos la necesidad de todas estas precauciones? TroTsky: Tratamos de esa manera de ocultar nuestra futura dirección frente al adversario. Van Heijenoort, con poco equipaje, fue a Lyon. Él le dio la impresión a los periodistas… no quisiera ofender para nada a los periodistas, de alguna manera, yo soy parte de la misma profesión. Pero no era contra los periodistas, era una medida política de autodefensa. Él dio la impresión de que iba a París y que Shachtman, con el grueso del equipaje y las cajas, también iba a París. Y Sara Weber también fue a París. De esa forma, todos en Marsella pensaron que mi esposa y yo también estábamos en camino a París por otros medios. En automóvil o en avión. Todo nuestro equipaje fue rumbo a París. Ese era nuestro propósito; traicionar a los adversarios, desorientarlos. En esto tuvimos éxito, bastante éxito por cierto. El testimonio de Vladimir Romm demuestra que logramos traicionar a la GPU. Goldman: ¿Usted quiere decir, “confundir”? TroTsky: Confundir. Beals: ¿Qué evidencia tiene usted de que la GPU lo estaba siguiendo en esa ocasión? TroTsky: Mire, su pregunta me deja un tanto perplejo. Discúlpeme, Sr. comisionado. Verá, todos estos juicios están dirigidos contra mi persona. La GPU quiere darme un golpe decisivo. Es el objetivo de todos los juicios. Eso significa que antes de los procesos la GPU debe recolectar material contra mí. Beals: El punto es si usted lo hizo porque lo estaba siguiendo la GPU, porque le temía a la GPU, o bien porque usted sabía que lo estaban siguiendo. TroTsky: Estaba absolutamente seguro de que me habían amenazado con perseguirme, absolutamente seguro. Tienen un número suficiente de agentes, porque cada funcionario de la Comintern, del Partido Comunista Francés, es un agente de la GPU. Y lo mismo en los Estados Unidos. Todos los Politburós de los Partidos Comunistas están formados por agentes pagos de la GPU. Beals: Bueno, yo sólo preguntaba si usted poseía evidencia concreta… TroTsky: Si la Comisión se pusiera a investigar a la Comintern… Beals: Yo sólo estaba pidiéndole evidencia de su declaración. Usted aseveró algo, y me preguntaba si podría probarlo. TroTsky: Hice tal afirmación basado en mi lucha y mi experiencia. Beals: Usted usó una frase bastante contundente, Sr. Trotsky. Usted dijo que la GPU lo estaba siguiendo, y usted hizo lo que hizo porque la GPU lo seguía a todos lados. Yo decía, en ese tramo del país, ¿cómo supo que lo estaban siguiendo? TroTsky: Es mi conclusión, no mi evidencia. La conclusión la haré en mi discurso final, si así lo desea.

228

EL CASo LEón TroTSky

Beals: Puedo llegar a tener la misma conclusión, pero no tengo la prueba. TroTsky: Desarrollaré mi posición sobre esa cuestión inmediatamente. Prefería hacerlo al finalizar. La prueba es que Romm afirmó dos veces que se encontró conmigo hacia fines de julio de 1935. Usted se debe preguntar: ¿por qué a fines de julio de 1935? ¿Por qué, especialmente, en el momento en que yo me encontraba en St. Palais? ¿Por qué eligieron ese momento? He explicado el porqué claramente; tratábamos de confundirlos tomando ciertas medidas. Dirigimos nuestros colaboradores a París, enviamos nuestro equipaje a París, Van Heijenoort a Lyon. Fue un gasto de dinero y de tiempo, y lo que es más importante, de fuerzas, de gente, de amigos. ¿Con que propósito? Era más sencillo ir directamente con el equipaje y con mis amigos, mis jóvenes amigos, mis colaboradores, a St. Palais. ¿Cuál era la razón por la cual enviábamos gente a París? ¿Cuál era esa razón? Sólo una: que soy un hombre perseguido por una pérfida organización, la GPU. dewey: Sr. Trotsky, usted dijo “1935”. Goldman: ¿Usted quiso decir 1933? TroTsky: 1933, en el mismo período, sí. Si lee la prensa del Partido Comunista de Marsella, si lee la prensa del Partido Comunista de cualquier ciudad de Francia, usted observará que es un artefacto de la GPU. Ellos no van a discutir conmigo como yo discuto con ellos. Yo afirmo: sus políticas son erróneas. Ellos me denuncian como un agente del Estado Mayor francés o un agente del Estado Mayor alemán. Depende exclusivamente de la amistad que Moscú tenga con Francia o con Alemania. dewey: Creo que lo oiremos al final, Sr. Trotsky. El Sr. Beals desea hacerle otra pregunta. Beals: Quisiera preguntarle sobre otros documentos. Uno es el telegrama que usted recibió en Constantinopla. Presumo que la Comisión lo investigará. Me gustaría clarificar una duda que tengo. No puedo identificar quién fue el destinatario de ese telegrama. TroTsky: ¿A Sedov, no? Beals: Creo que provenía de las autoridades francesas. TroTsky: Sedov. Era el apellido de mi esposa y mi apellido legal en la Unión Soviética. Me otorgaron el pasaporte con el apellido Sedov para mi viaje a Europa, y para mi exilio me dieron un pasaporte con el apellido de mi esposa. Las leyes rusas lo permiten. Se hizo así para no exponernos a la curiosidad del público. Beals: ¿Podría ver el telegrama? (El Sr. Trotsky le entrega el telegrama al Comisionado Beals.) Aquí está el nombre, pero lo que no entiendo es “Buyukada”. Van HeijenoorT: Es el nombre turco de Prinkipo. Buyukada significa “Isla Griega”3.
3 En realidad, en turco significa “Isla Grande”, por ser la mayor de las nueve islas que componen el archipiélago de los Príncipes (Prinkipo, en griego).

SESIÓN SEXTA

229

Beals: Quisiera preguntarle también: ¿usted viaja con el pasaporte dado a nombre de Sedov por el gobierno francés? TroTsky: ¿Desde dónde? Beals: Turquía. TroTsky: Del gobierno turco. Luego de que me privaran de la ciudadanía soviética, abandoné mi pasaporte del gobierno soviético. Me dieron un pasaporte del gobierno turco para extranjeros. Beals: ¿Fue ese el pasaporte con el que usted viajó a Francia? TroTsky: Sí. Beals: ¿Lo presentará como evidencia? TroTsky: Si, puedo presentarlo. Goldman: ¿Anotará eso? Beals: También, por ejemplo, he notado que en esta carta desde el hotel en el poblado de Tonneins, se menciona que un grupo de cinco personas pararon ese día. ¿Acaso ese hotel no guarda un registro de huéspedes? TroTsky: Aquí hay una carta declarando que teníamos razones para evitar dar nuestros nombres. Beals: Tengo entendido que en todos los hoteles de Francia se requiere dar nombres y mostrar pasaportes. Van HeijenoorT (hablando en francés). laFolleTTe: Dice que quiere hacer una declaración en francés. Van HeijenoorT (a través de la intérprete): La aldea está ubicada en una región turística de veraneo. Esta era la temporada de las vacaciones de verano, y es muy común en estos distritos durante la temporada de vacaciones, que cuando la gente para por una noche, no se molestan en hacer el papeleo usual sólo para pasar la noche. Cuando llegué al día siguiente, luego de arribar en St. Palais, charlé con Molinier sobre su viaje, al haber venido por diferentes vías. Molinier entonces me contó que al llegar al hotel fueron directo a las habitaciones a descansar, dejando los formularios para llenar a la mañana siguiente. Pero a la mañana siguiente estaban ansiosos por irse cuanto antes. Molinier, que apuró la partida, se fue sin llenar los formularios del hotel. TroTsky: No previmos que no iríamos a dejar nuestras firmas en el registro, Sr. comisionado. Tratamos de dejarle nuestros nombres al encargado del hotel. Goldman: Quizás el Sr. Trotsky no entendió del todo la pregunta del Sr. Beals sobre su prueba de la GPU. La pregunta del Sr. Beals es muy legítima. No tenemos evidencia directa de que el Sr. Trotsky haya visto a alguna persona que fuera un agente de la GPU. No tenemos pruebas directas que ofrecer. Pero toda la historia de su vida desde el exilio, todos los procesos, todas las tribulaciones por las que pasó, el robo de sus archivos, el hecho de que Romm haya afirmado cosas tales como que se encontró con él en julio de 1933; todo esto, en todo lo que nos toca al Sr. Trotsky y a mí, son pruebas

230

EL CASo LEón TroTSky

concluyentes de que la GPU lo había estado siguiendo. De otra manera, no habría ninguna otra explicación. Beals: Lo único que me proponía con todo esto era mantener los testimonios sobre la base de pruebas en vez de opiniones. Goldman: Eso es perfectamente correcto. Pero hay ciertas cosas que sucedieron, y uno de ahí deduce que otra cosa también es cierta. Ahora bien; ¿usted posee otros documentos en sus archivos que pudieran corroborar su testimonio de que usted pasó dos meses en St. Palais y que desde ahí partieron hacia el sur de Francia? ¿Usted tiene algún otro documento que quisiera presentar? TroTsky: Mis cartas a amigos y las visitas que recibí. Como ya les dije, había tenido... tuve alrededor de cincuenta visitas de gente que vino desde París, desde Inglaterra, desde Holanda, Bélgica, y más. Entre todas estas visitas se encontraban amigos de años, como Naville, por ejemplo, y Sneevliet de Holanda. Si yo hubiera estado en París para encontrarme con él, un desconocido –Vladimir Romm–, un joven que conocía por primera vez, como él mismo explicó, me hubiera encontrado con otra gente, con mis viejos amigos. Goldman: Sr. Trotsky, ¿podría interrumpirlo sólo un momento? ¿No podría reservar el argumento, sus conclusiones, para el testimonio final del caso? Y ahora, remitirse simplemente a los hechos. TroTsky: Ya llegaremos a eso. Goldman: ¿Tiene usted la declaración por escrito de Sara Weber? TroTsky: Sí, y también la de Max Shachtman. Creo que en una caja, tenemos una caja con las iniciales de Max Shachtman. La caja puede testificar a nuestro favor. (Risas.) Sus iniciales están en esa caja. Goldman: Los miembros de la Comisión pueden acceder a la misma luego. Está aquí mismo (señalando una gran pila con las iniciales “M.S.”). TroTsky: Teníamos, creo, unas diez o doce cajas con las mismas marcas. Quedaron desde el año 1933, y nuestro viaje desde Francia coincide con el testimonio de Max Shachtman, el testimonio legal de Max Shachtman. Goldman: Tenemos una serie de declaraciones... TroTsky: De Van Heijenoort. Goldman: …de gente que estaba con el Sr. Trotsky en Royan, y una declaración de su colaborador francés, el Sr. Van Heijenoort, sentado a la derecha del Sr. Trotsky. Quiero hacer esta declaración a la Comisión. Se nos está acabando el tiempo. No quisiera llamar al Sr. Heijenoort al estrado como testigo a no ser que la Comisión esté absolutamente ansiosa de escucharlo. Sugiero terminar primero con mi interrogatorio al Sr. Trotsky. Si hubiera tiempo disponible, estaría más que contento de llamar al Sr. Heijenoort al estrado para interrogarlo. Pero pueden leer su testimonio. Y hacia el final de… Ustedes antes leerán el testimonio. Luego, al final, si tienen preguntas para hacerle al

SESIÓN SEXTA

231

Sr. Van Heijenoort, pueden hacerlas cuando finalice mi interrogatorio al Sr. Trotsky. ¿Les parece correcto? dewey: ¿Alguna pregunta en este momento? Goldman: ¿Al Sr. Heijenoort? (No se formuló ninguna pregunta.) Goldman: Tenemos un testimonio –su declaración, en realidad– de Natalia Sedov Trotsky, la esposa del Sr. Trotsky, y nuevamente, por una cuestión de tiempo, sugiero que se lea esta declaración. Está en inglés, y si tienen alguna pregunta para la Sra. Trotsky, pueden hacerla al final de mi interrogatorio al Sr. Trotsky. En este momento, la Comisión puede... si desean que haga subir como testigo a la Sra. Trotsky, yo estaría complacido de hacerlo. Tal vez, si tienen tiempo, voy a proponer eso, porque quisiera que subieran al estrado para que testifiquen de la misma forma que lo hizo el Sr. Frankel esta mañana, en calidad de testigo, dándole así la oportunidad a la Comisión de hacer repreguntas sobre mi interrogatorio. Tenemos otros documentos aquí, un documento de J. Laste con el mismo contenido, a saber: que él estaba presente con el Sr. Trotsky en Royan, que el Sr. Trotsky estaba enfermo y no salió de la casa que ocupaba en St. Palais. No creo que sea necesario que registremos todas estas declaraciones. Son evidencia acumulativa. Simplemente la mencionaré. Creo que esta noche, mañana por la noche y todas las noches, la Comisión tendrá tiempo para venir aquí y hacer esto. Todos los miembros de la Comisión podrán revisar los documentos y familiarizarse con los mismos. Sr. Presidente, la prensa quisiera ver el testimonio de la Sra. Trotsky. Con su autorización, le puedo ofrecer a la prensa el testimonio de la Sra. Trotsky ahora mismo. Luego pueden llevarse todas estas declaraciones con ustedes, y revisarlas a su gusto hoy por la noche. Quisiera ahorrarnos tiempo. dewey: Yo personalmente no tengo ninguna objeción. Goldman: Si algún miembro de la Comisión tuviere alguna objeción al respecto… Beals: ¿Va a presentar eso como evidencia? Goldman: Estamos presentando ahora todos los documentos, todas las declaraciones que hacen referencia a Royan. Opino que ya hemos presentado suficiente evidencia, pruebas concluyentes de que el Sr. Trotsky no estuvo en París, ni pudo haber estado en París, hacia el fin de julio de 1933, cuando Vladimir Romm afirma haber hablado con él. Ahora bien, para ahorrarnos tiempo, no quisiera revisar todos los documentos. Son evidencia acumulativa. Voy a presentarlos a la evidencia para poder darles a los miembros de la Comisión la oportunidad de examinarlos en su tiempo libre, y luego poder realizarles preguntas a los testigos que estén presentes. O sugerir interrogatorios adicionales a los testigos que no estén presentes.

232

EL CASo LEón TroTSky

Beals: Personalmente, creo que cualquier persona, cualquier persona seria, debería ver toda la evidencia que tenemos a disposición. Goldman: Entonces, ya que no hay objeciones, debo entregar la declaración de la Sra. Trotsky a la prensa. dewey: En lo que a mí respecta, es más una cuestión de la Sra. Trotsky que de la Comisión. Goldman: Creo que como ella hizo la declaración con el propósito de hacer público el registro, considero que no hace falta preguntarle. Se lo entregaré a la prensa. laFolleTTe: ¿Esto se lo entregarán a la prensa, o qué va a pasar? ¿La van a devolver? Goldman: Estoy seguro que sí. Estoy seguro de eso. Tenemos una serie de testimonios de todo tipo, de personas que vinieron a visitar al Sr. Trotsky. Presenté una carpeta entera de lo que llamo el “incidente Royan-Romm”. Presentamos documentos que hacen referencia a la ubicación de la casa de campo en St. Palais, dando un cuadro completo del conjunto de la situación, para lo que sea necesario, y documentos relacionados con el fuego en la casa de St. Palais. Aquí están los documentos más importantes que tratan acerca de los debates políticos que usted mantuvo, supongo, con sus visitas en 1933, para darle a los miembros de la Comisión una idea de cuáles eran las verdaderas discusiones que le interesaban al Sr. Trotsky. TroTsky: Así es. Goldman: Quisiera entonces citar algunos extractos. dewey: No entiendo. ¿Esto está en formato de declaración testimonial? Goldman: No, las discusiones políticas provienen de los archivos del Sr. Trotsky. Tengo entendido que son extractos de sus archivos, ¿no es así? TroTsky: Sí. Si me los muestra podré orientarlo mejor. dewey: ¿Se los presenta como parte de sus archivos? Goldman: Sí. TroTsky: El documento en alemán es el informe de un socialista alemán que me visitó. Era mi adversario, luego se convirtió en mi enemigo. No lo nombraré pero creo que un miembro de la Comisión lo conoce, y la Comisión puede obtener más información sobre esta personalidad. Es un informe –no lo nombro sólo porque él no quiere que lo haga–, pero es un informe general sobre nuestra discusión. Es un antiguo miembro del movimiento obrero en Alemania, y no pude haber ocultado ante él las ideas que había estado ocultando de Vladimir Romm4. (Risas.)
4 Entre los que visitaron a Trotsky en Saint-Palais durante los primeros meses de su estadía en Francia estaban Jakob Walcher (J. Schwab) y Paul Froelich, dirigentes del Partido Obrero Socialista de Alemania (SAP). Schwab se quedó tres días, en el transcurso de los cuales Trotsky le propuso la fusión del SAP con la sección alemana de la Oposición de Izquierda.

SESIÓN SEXTA

233

Goldman: Aquí hay un archivo suplementario que titulamos “Archivos Romm-Royan”. TroTsky: Esta carta no está escrita para la Comisión. Fue escrita inmediatamente después de nuestra charla para su propia organización. dewey: Eso es lo que quería saber. ¿Fue preparada por este hombre y no por usted? TroTsky: Fue preparada por este hombre, el socialista alemán, no para entregarla a la Comisión, sino para sus seguidores, para el SAP*, cuando realizó la visita. dewey: ¿Nos daría su nombre en una sesión privada? Goldman: Esto fue escrito el 23 de agosto de 1933. Ahora bien, he aquí un archivo suplementario interesante. inTérpreTe: Lo que el Sr. Trotsky dijo en alemán es “SAP”, el Partido Obrero Socialista de Alemania. Goldman: Cuando el Sr. Trotsky llegó a Francia, en julio de 1933, la prensa comunista escribió varios artículos sobre él. Consideramos relevante mostrar lo que decía la prensa comunista en ese momento sobre el Sr. Trotsky. Mientras ahora afirman –los comunistas afirman– que el Sr. Trotsky le ordenó a Romm que realizara actos terroristas contra los líderes de la Unión Soviética, que provocara el sabotaje, e incluso que intentara la organización de una alianza externa con Hitler y el Japón, en ese momento en particular, la prensa comunista –tenemos extractos de L’Humanité, el periódico comunista francés– lo acusó de conspirar junto con los socialfascistas y los radicalfascistas franceses contra la Unión Soviética [El Sr. Goldman se refiere aquí al Partido Socialista Francés y al Partido Radical-Socialista de Francia–NdE] Los consideramos por ser relevantes e importantes, y los agregamos en el archivo general de “Royan-Romm”. Presento todos estos documentos como evidencia con el propósito de que la Comisión los examine, y que le formulen preguntas sobre ellos al Sr. Trotsky si lo consideran necesario. Voy a designarlas como Prueba N° 18. (El archivo “Royan-Romm” fue agregado a la evidencia como Prueba N° 18.) Beals: ¿Puedo hacer una declaración con relación a mi pregunta previa al Sr. Trotsky? Declaro que mi interés no era la GPU. Tengo un fuerte desprecio por los servicios secretos de todas las naciones; pero era una mera cuestión de evidencia. Goldman: Entendimos eso. TroTsky: Y el contenido de mi respuesta no estaba dirigida en absoluto contra el Comisionado, sino contra la GPU. Goldman: Eso da por terminada la cuestión de la supuesta visita del Sr. Trotsky a París con el propósito de tener una cita con Vladimir Romm. ¿Hay algún otro tema sobre el que quisiera explayarse con respecto a este asunto?

234

EL CASo LEón TroTSky

TroTsky: Sí, dos cosas. La primera, Vladimir Romm dijo que se encontró con mi hijo dos veces antes de encontrarse conmigo. Ahora bien, repito que los documentos que entregué prueban que mi hijo había salido de París semanas previas al supuesto encuentro con el Sr. Romm. Goldman: Eso también quedará sujeto al interrogatorio a Sedov en París por parte de la Comisión5. TroTsky: Sobre la base de los documentos, la Comisión Preliminar puede juzgar las fechas por sí sola en buena medida. Podemos suponer que es un error. O, como diría nuestro famoso abogado británico, el Sr. Pritt6, fue “un desliz de la lapicera”. Pero la fecha aparece dos veces en el informe oral, de tal manera que Romm dijo la primera vez que era en julio de 1933. Hacia el final de su testimonio sobre nuestro encuentro, Vyshinsky le preguntó nuevamente sobre la fecha. Repitió: “Hacia fines de julio de 1933”. Repitió dos veces eso, y la segunda vez con más precisión. Goldman: ¿Expondrá eso detalladamente en la conclusión final? ¿En la argumentación final sobre Romm usted va a tratar esa parte? TroTsky: Sí. Goldman: Lo va a desarrollar. Según el procedimiento legal norteamericano, eso constituiría argumentación, no hechos. TroTsky: Yo sólo quise resaltar la fecha. No es un error. Ya que mañana podremos leer… sTolBerG: En Nueva York, un poco antes de que apareciese su artículo sobre el incidente Romm en el New York Times, almorcé con un hombre, Louis Fischer7. Acababa de llegar para ayudar a España en este país. Y al día siguiente, leyó su declaración en el Times sobre el incidente Romm. Por la tarde me llamó y me dijo que en Pravda, desde los juicios, apareció una declaración que sostenía que Trotsky no sólo había visto a Romm en 1933, sino que además lo había visto unas cinco o seis veces en 1934, etc. Que a usted lo había visto muchas veces. De acuerdo con Louis Fischer, esa declaración apareció en Pravda. ¿Me entiende? TroTsky: Sí, entiendo. Vladimir Romm es un testigo oficial, no solamente un testigo, sino también un acusado en otro juicio. Fue arrestado y escoltado al tribunal a dar su testimonio. Si Louis Fischer fuera arrestado en Moscú y presentado como testigo, yo analizaría su testimonio. Pero ahora él escribe y cuenta historias muy confusas que pueden no ser nada; no sé las fechas, los hechos, los lugares.
5 En un próximo boletín electrónico, el CEIP publicará el resumen de las 9 sesiones de la Comisión de Investigación francesa. 6 Pritt, Denis M. (1888-1972). Abogado británico y parlamentario laborista, 1935-50. Admirador incondicional de Stalin, decía que el juicio de Moscú era “un ejemplo para el mundo entero”. La respuesta de Trotsky al panfleto de Pritt era el borrador de un largo artículo. Fue incorporado a “¡Vergüenza!”, 18 de diciembre de 1936 en Escritos de León Trotsky (1929-1940), op. cit. 7 Fischer, Louis (1896-1970). Corresponsal en Europa de The Nation, actuó principalmente en la Unión Soviética, escribió varios libros sobre política europea. Trotsky lo consideraba un apologista del estalinismo.

SESIÓN SEXTA

235

sTolBerG: Quiero decir, ¿apareció esa historia en Pravda? TroTsky: Nunca me enteré. Debo decir sobre esta cuestión que es un regalo del cielo el que haya podido refutar su testimonio con pruebas positivas; un hecho negativo por pruebas positivas. Fue de pura casualidad. Si hubieran nombrado otras fechas, hubiera estado desarmado, es posible. Pero esta vez estoy bien preparado. dewey: Usted ya testificó que nunca lo conoció. TroTsky: Nunca, nunca oí su nombre siquiera. Goldman: Por supuesto, es muy fácil; si usted no se encuentra con alguien en octubre, puede encontrárselo en diciembre. TroTsky: Esa es la razón por la que insistí con la fecha. Si me permiten, voy a citar al New York Times sobre este asunto. En el New York Times del 17 de febrero de 1937 –es decir, un mes después del juicio– fue la verificación de la investigación del mismísimo comité editorial del New York Times. Cito: El barco que trajo al Sr. Trotsky desde Turquía a Marsella en 1933 amarró luego de que él se escabulló secretamente hasta la costa, según un despacho de Marsella al New York Times del 25 de julio de 1933. Se embarcó en un remolcador a tres millas de la bahía y desembarcó en Cassis, donde un automóvil lo estaba esperando [Yo expliqué que había dos autos, no uno]. En ese entonces, se decía haber visto al Sr. Trotsky en Córcega, en Royat, en el centro de Francia, en Vichy. Eso significa que desaparecí para todos, la gente, hasta la prensa y los adversarios. dewey: Tengo una breve consulta, ¿usted dijo que lo visitaron unos cincuenta amigos? TroTsky: Sí. dewey: ¿Cómo supieron que estaba ahí? TroTsky: Eran amigos que conocían a mis amigos en París. El hecho de que estaba en Francia era sabido por mis amigos. Por ejemplo, el diputado del parlamento holandés, Sneevliet, quien es un viejo amigo… le escribí a Ámsterdam inmediatamente y le envié una invitación para que viniese y se encontrara en París con Molinier, Naville y mi hijo, ellos le indicarían mi dirección. Lo mismo hice con el ex secretario general del Partido Laborista Independiente de Gran Bretaña. Él estaba en París para acudir a cierta conferencia. Se encontró con mi hijo, que le comentó la posibilidad de visitarme. El escritor francés Malraux8, que acababa de visitar los Estados Unidos, también me vino a ver de la misma manera.
8 Malraux, André (1901-1976). Había expresado solidaridad por Trotsky en 1933-34, pero fue colaborador de los estalinistas en la época del Frente Popular y se negó a defender a Trotsky frente a las calumnias de los procesos de Moscú. Después de la II Guerra Mundial fue ministro del Interior, luego de Cultura del gobierno gaullista.

236

EL CASo LEón TroTSky

dewey: ¿Eso es todo lo que sabían, ya sea que hayan sido sus amigos o que hayan tenido una invitación directa? TroTsky: Sí. Goldman: ¿Alguna otra pregunta? (No se realizaron más preguntas sobre este punto.) Goldman: La siguiente cuestión que voy a tratar es el supuesto viaje que realizó Pyatakov a Oslo en diciembre de 1935. Deberíamos presentar evidencia de la misma forma que lo hicimos con la supuesta visita de Holtzman al Hotel Bristol en Copenhague, y en el caso de la conversación, o la supuesta conversación, que mantuviera Romm con el Sr. Trotsky, para así probar que Pyatakov nunca visitó Oslo en diciembre de 1935 y nunca habló con el Sr. Trotsky en esa fecha. Primero leeré el testimonio de Pyatakov, como se apunta en el Informe de los Expedientes Judiciales publicado por el Comisariado del Pueblo de Justicia de la URSS, en Moscú, en 1937 –estoy leyendo de la página 59– no, voy a empezar desde el último párrafo de la página 58. Cito: pyaTakoV: Fue el 10 de diciembre, en la primera mitad de diciembre. Ese mismo día o al siguiente, me encontré con Bujartsev9, quien aprovechando un momento en que no había nadie cerca, me dijo que había oído sobre mi llegada unos días antes, que había informado a Trotsky de esto y que esperaba noticias del mismo sobre el asunto. Al día siguiente Trotsky envió un mensajero, con quien Bujartsev me reunió en el Tiergarten10, en uno de los pasajes, por sólo un par de minutos. Allí me mostró una nota de Trotsky que contenía algunas pocas palabras: “Y.L, quien lleva esta nota es de absoluta confianza”. La palabra absoluta estaba subrayada, por lo cual deduje que la persona que Trotsky había enviado era uno de sus agentes. No sé cuál era el nombre de esta persona. No podría decir exactamente cómo se llamaba, si Heinrich o Gustav –creo que Gustav, debe haber sido un sobrenombre, o Heinrich. Había recibido instrucciones de Lev Davidovich... Por Lev Davidovich se refiere a Trotsky. ... para arreglar una cita conmigo, para ir y visitar a Trotsky, ya que Trotsky insistió en tener una conversación conmigo. Como se vio después, claramente, esta insistencia particular se debió a la última carta que Radek le envió a Trotsky. Me preguntó si estaba preparado para viajar en avión. Le dije que sí, aunque me daba cuenta de lo riesgoso que significaba semejante operación; pero, como había tenido semejante conversación con Radek y, hablando en general, dado que los problemas que enfrentábamos eran tan extremadamente graves y serios, pensé que sería mejor correr el riesgo de volar y encontrarme con Trotsky en vez de evitar los riesgos y continuar en el estado de confusión en el que nos hallábamos.
9 Bujartsev, Dimitri. Era corresponsal de Izvestia. 10 Es el principal parque de Berlín, capital de Alemania, ubicado en el centro de la ciudad.

SESIÓN SEXTA

237

En fin, decidí ir, aunque, repito, significaba correr un riesgo serio de ser descubierto, expuesto, como quieran llamarlo; de cualquier forma, decidí hacer el viaje. VysHinsky: ¿Su conversación con él terminó ahí? TroTsky: ¿Cuál era el nombre que figura en el pasaporte? Goldman: No dice. Él dice que con su propio nombre, Pyatakov. TroTsky: El pasaporte era alemán. ¿Qué nombre? Debe ser otro nombre. Le pregunto si puede indicar el nombre del InformeTextual. Goldman: Lo leeré de nuevo: “Era un pasaporte alemán. Él se había ocupado de todas las formalidades aduaneras, de manera que yo sólo tuve que firmar”. TroTsky: ¡Ni una palabra sobre las conversaciones con su acompañante! Goldman: A continuación Pyatakov continúa diciendo lo que el Sr. Trotsky le dijo con respecto a matar a todos los dirigentes de la Unión Soviética, destruir fábricas y volver a introducir el capitalismo. Cito de la página 442 sobre el tema del viaje a Oslo de Pyatakov. Hice una observación a la Comisión de que inmediatamente después del informe del supuesto viaje de Pyatakov a Oslo se publicó en la prensa –la prensa de Oslo– una declaración que desmentía que hubiese arribado a Oslo un vuelo desde el exterior. TroTsky: Durante diciembre. Goldman: Durante diciembre de 1935. Hacia el final del interrogatorio al testigo del juicio, Vyshinsky le pregunta a Pyatakov sobre este asunto: “Vyshinsky: tengo una pregunta que hacerle a Pyatakov...”. sTolBerG: ¿En qué página está eso? Goldman: 442, el último párrafo. Continúo citando: Tengo una pregunta que hacerle a Pyatakov. Acusado Pyatakov, por favor dígame, usted viajó en avión a Noruega para encontrarse con Trotsky. ¿Sabe usted en qué aeródromo aterrizó? pyaTakoV: Cerca de Oslo. Y en la página 60 dice “En Oslo”. VysHinsky: ¿Tuvo alguna dificultad para aterrizar o para que dejaran entrar su avión al aeródromo? pyaTakoV: Estaba tan nervioso por la naturaleza inusual del viaje que no presté atención. VysHinsky: ¿Alguna vez escuchó hablar de un lugar llamado Kjeller o Kjellere? pyaTakoV: No. VysHinsky: ¿Confirma entonces que aterrizó en un aeródromo en Oslo? pyaTakoV: Cerca de Oslo, por lo que recuerdo. VysHinsky: No tengo más preguntas. Tengo una petición ante el tribunal. Me interesé en este tema y le pedí al Comisariado del Pueblo de Asuntos Exteriores que hiciera algunas averiguaciones, porque quería verificar la evidencia

238

EL CASo LEón TroTSky

de Pyatakov desde este lado también, y recibí una comunicación oficial que solicito sea registrada en el acta. (Lee.) Goldman: Esto es del Comisariado del Pueblo de Asuntos Exteriores: El departamento consular del Comisariado del Pueblo de Asuntos Exteriores procede a informar al fiscal de la URSS que de acuerdo a la información recibida por la embajada de la URSS en Noruega, el aeródromo de Kjellere cerca de Oslo recibe durante todo el año, de acuerdo con las regulaciones internacionales, aviones de otros países, y que es posible el arribo y la partida de aviones incluso en los meses de invierno”. (A Pyatakov.) ¿Era diciembre? pyaTakoV: Exacto. VysHinsky: Pido entonces que esto quede registrado. Ahora tengo una pregunta al acusado Radek. laFolleTTe: Sr. Goldman, creo que el documento fue entregado a los miembros de la Comisión, la información que contiene ha sido… Goldman: ¿No se puede leer? laFolleTTe: No lo sé. Me lo entregó en mano una persona que vino a la Comisión y dijo que le gustaría hacer una declaración, pero sin dar su nombre. Dejemos que la Comisión lo lea, y si considera necesario y conveniente hacerlo público, lo leeré para que quede registrado. Goldman: ¿Cuál era el nombre del lugar en el que vivía en Oslo antes de que lo confinaran? TroTsky: Era Weksal, un poblado cerca del pequeño pueblo de Hoenefoss. La distancia desde Oslo es más o menos de dos horas en tren o en auto11. Goldman: ¿Sabe cuántas millas? TroTsky: Era de unos cincuenta y cinco o sesenta kilómetros. Pero, como usted sabe, no es sólo una cuestión de kilómetros, sino de la ruta en sí. Es una ruta montañosa, un camino dificultoso. En invierno es necesario poner cadenas en las ruedas. sTolBerG: ¿En los neumáticos? TroTsky: En los neumáticos, porque la ruta está cubierta con nieve. En invierno se llega en unas dos horas, dos horas y media.
11 Trotsky y su esposa permanecieron durante unos dieciocho meses, de junio de 1935 a septiembre de 1936, en Weksal. Luego de unos días, donde los mantuvieron aislados e incomunicados en la casa de los Knudsen, el 2 de septiembre Trotsky y su esposa, fueron trasladados a Sundby, a treinta kilómetros de Oslo. Allí estuvieron arrestados durante tres meses y veinte días bajo la vigilancia de trece agentes de la policía, sin poder recibir visitas y su correspondencia era revisada por la Oficina Central de Pasaportes. Recordando el arresto domiciliario, Trotsky escribió: “En ningún momento de mi vida –y he vivido muchas cosas– ningún gobierno me persiguió con tan miserable cinismo como el gobierno ‘socialista’ noruego. Durante estos cuatro meses, los ministros, empapados de hipocresía democrática, me ataron de pies y manos para impedirme protestar contra el crimen más grande que conozca la historia” (“En Noruega ‘socialista’”, diciembre 1936, Escritos de León Trotsky (1929-1940), op. cit.).

SESIÓN SEXTA

239

Goldman: ¿A quién pertenecía la casa en la que vivió? TroTsky: a un granjero rico, pero estaba ocupada por Konrad Knudsen. Goldman: ¿Quién es Konrad Knudsen? TroTsky: Es un miembro destacado del Partido Laborista noruego. Y ahora es diputado del Storting, el parlamento noruego. Goldman: Knudsen se deletrea K-n-u-d-s-e-n. ¿Y el Sr. Knudsen vivía ahí en la casa? TroTsky: Sí, su familia. Nos dieron dos habitaciones de su casa. Goldman: ¿Ocuparon cuartos con él en su casa? TroTsky: En la casa había seis habitaciones. Una en el primer piso, en la planta baja había cinco habitaciones. Ellos ocupaban tres, y nosotros, dos. El comedor era en común, y la entrada era a través del comedor. La entrada era en común, a continuación, el vestíbulo y el comedor. Era absolutamente imposible… Goldman: ¿Cuántos miembros había en la familia Knudsen? TroTsky: Cuatro miembros: Knudsen, su esposa, Hilda Knudsen, la hija, Hjordis Knudsen, y Borgar Knudsen. Y luego la mujer que servía en la cocina, la cocinera, una mujer noruega. Goldman: ¿Ella vivía en la casa? TroTsky: Sí, en la casa. Goldman: ¿Cuántos formaban su grupo? TroTsky: Éramos mi esposa y yo, y durante una temporada, Jan Frankel, que vivió también en la casa de los Knudsen. Luego nos dejó y fue reemplazado por Erwin Wolf. Erwin Wolf vivía en la casa de un vecino. Goldman: ¿Usted llegó a Oslo, si mal no lo recuerdo, en junio? TroTsky: junio de 1935. Goldman: 1935. ¿Vivió en esa casa con los Knudsen, desde que llegó a Oslo, desde el principio? TroTsky: por un par de días estuvimos en un hotel hasta que encontramos este lugar. Goldman: Y el Sr. Frankel estuvo colaborando con usted en 1935, ¿no es así? TroTsky: Hasta noviembre. Frankel: Hasta fines de octubre. Goldman: ¿Y luego llegó el Sr. Erwin Wolf? TroTsky: Sí. Goldman: ¿Usted recibió muchas visitas en esa casa, Sr. Trotsky? TroTsky: Creo que suman unas diez o doce en total. Goldman: ¿Por cuánto tiempo? TroTsky: Durante más de un año. Goldman: ¿No fueron tantas visitas como en Francia?

240

EL CASo LEón TroTSky

TroTsky: No tantas. Era demasiado lejos. Tal vez hubo algunas más, quince o doce. No puedo decir el total exactamente. Goldman: En relación a la entrada a la casa, ¿dónde se ubicaba su estudio?, ¿dónde recibía sus visitas?, ¿dónde trabajaba? TroTsky: Era cerca de la entrada, en el comedor. A la derecha estaba el dormitorio de Knudsen, y a la izquierda estaba mi estudio. Luego había un dormitorio. Goldman: ¿Y la gente que llegaba, para poder ingresar a su dormitorio, tenía que pasar por el comedor? TroTsky: Primero, el vestíbulo. El vestíbulo conecta con la cocina y el comedor. Goldman: ¿Estuvo alguna vez solo en la casa? TroTsky: ¿Perdón? Goldman: ¿Estuvo alguna vez solo en la casa? TroTsky: Nunca. Goldman: ¿En ese entonces no tenía guardias alrededor de la casa? TroTsky: No, no había guardias. Pero la amistosa familia Knudsen era una guardia. Era muy importante para nosotros tener a esta amigable familia. A pesar de nuestras diferencias sobre cuestiones políticas, ellos personalmente tenían simpatía por mi esposa y por mí, y por mis colaboradores también. Ellos se ocuparon de mi seguridad. Pero todas las comunicaciones eran con Hoenefoss… Estaban organizadas por la familia. Tenían un auto y demás. Goldman: Y cuando alguna visita iba a verlo, ¿cómo llegaban desde Hoenefoss? TroTsky: Primero: en Hoenefoss, la hija de Knudsen tenía una pequeña librería. Todo aquel que venía a vernos recibía indicaciones de visitar esta tienda y esperar comunicaciones posteriores. En la misma casa estaba el lugar de trabajo de Knudsen. Su padre tenía su oficina, tenía el despacho para su periódico y su auto. Era un periódico obrero. Ella daba las instrucciones a toda la gente: “Usted puede esperar una hora o media hora, y luego ir con mi padre en auto a Weksal”. Goldman: ¿Alguna vez fueron a visitarlo sin pasar primero a ver a la hija de Knudsen? ¿Fue alguna visita a verlo a usted? TroTsky: Hasta donde yo recuerde, era una regla visitar a la hija de Knudsen y a Knudsen mismo, en su escritorio, en su despacho. Goldman: Déjeme preguntarle lo siguiente: la casa en la que estaba viviendo, ¿era la casa en la que una vez irrumpieron unos fascistas noruegos? TroTsky: Sí. Goldman: ¿Cuándo fue eso? TroTsky: Fue el 5 de agosto de 1936, durante un viaje de verano con la familia Knudsen.

SESIÓN SEXTA

241

Goldman: ¿De vez en cuando hacían un viaje con la familia Knudsen? ¿Por cuántos días? TroTsky: Fue un largo viaje de doce días, creo. Goldman: ¿Alguna vez hizo viajes más cortos con ellos? TroTsky: A Oslo, tres o cuatro veces, por un día. Goldman: ¿Alguna vez hizo un viaje sin ningún acompañante? TroTsky: Nunca. Goldman: ¿Completamente solo? TroTsky: Nunca. Es imposible, Sr. Abogado, porque si llegara a ir por la calle y me reconociera alguien estaría indefenso. Rodeado de gente y sobre todo en Noruega; no hablo noruego. Debía tener algún noruego a mi lado para ayudarme. Goldman: ¿No aprendió noruego cuando estuvo allí? TroTsky: No lo suficiente como para hablarlo. Goldman: ¿La puerta de entrada a la casa estaba abierta o cerrada? TroTsky: La puerta que daba a la entrada de la casa estaba abierta durante el día. Goldman: Era invierno. TroTsky: Porque la cocina… La puerta de la cocina estaba abierta al vestíbulo. Nadie podía entrar sin… Era la entrada, luego el vestíbulo a la cocina y al comedor. Durante el día la puerta… Goldman: ¿Estaba cerrada? TroTsky: ¿Qué quiere decir con cerrada? ¿Bajo llave? Goldman: No. TroTsky: Naturalmente, estaba cerrada. No entendía. Pero no con llave. Goldman: ¿No estaba bajo llave pero estaba cerrada? TroTsky: Si, especialmente en el invierno. En Noruega hace mucho frío. Goldman: ¿Había timbre en la puerta? TroTsky: ¿Perdón? Goldman: ¿Había un timbre en la puerta? ¿Cualquiera podía tocar el timbre, o debía anunciarse cuando quería entrar? TroTsky: Creo que sólo tenían que golpear. Goldman: El Sr. Frankel quiere decir algo. Frankel: Generalmente, veíamos a todo aquel que se acercara a la casa. Goldman: Sólo quería saber una cosa, si había algún timbre. Frankel: Sí. Todo aquel que llegase a la puerta… antes de que llegase a la puerta, estábamos allí esperándolo. TroTsky: Olvidé mencionar que desde las ventanas podíamos observar la calle por completo. A cualquiera que se acercase a nuestro patio, desde ambos lados. Mis amigos y mi asistente estaban siempre atentos. Goldman: Cuando los fascistas noruegos atacaron la casa, ¿no había nadie allí?

242

EL CASo LEón TroTSky

TroTsky: La hija, Hjordis, y el hijo, Borgar. Gracias al coraje de la hija de Knudsen, se salvaron mis archivos, porque luchó contra ellos y llamó a los vecinos. Goldman: Ahora bien, usted conocía a Pyatakov, ¿no es así? TroTsky: Sí. Goldman: ¿Cuándo fue la última vez que lo vio? TroTsky: En 1927. Él dijo en su declaración que en 1928, pero es un pequeño error en medio de una gran falsedad. Goldman: Ahora bien, ¿usted lo vio… vio a Pyatakov cuando estaba viviendo en Weksal, es decir, en el poblado de Weksal? TroTsky: Nunca. Goldman: ¿No lo vio y no habló con él? TroTsky: Nunca. Goldman: ¿Alguna vez envió un mensaje con alguien de nombre Bujartsev con el propósito de invitar a Pyatakov a Oslo? TroTsky: Debo repetir que, a pesar del hecho de que Bujartsev es un corresponsal de Izvestia, nunca escuché su nombre antes de la publicación del reporte del juicio. Goldman: Entonces, ¿usted declara que no vio a Pyatakov en Oslo en diciembre de 1935, o en ningún otro momento aproximadamente desde 1927? TroTsky: Nunca. Goldman: ¿Jamás tuvo ninguna comunicación con él? TroTsky: Jamás. Goldman: ¿Ni con él en forma directa, ni tampoco a través de ningún intermediario? TroTsky: Nunca. Nunca había escuchado el nombre Bujartsev antes del juicio. dewey: Ahora tomaremos un corto receso. *** Goldman: Olvidé preguntarle algo, Sr. Trotsky. Entre las visitas que tuvo en Weksal, ¿hubo algún ruso? TroTsky: No, ninguno. Hubo franceses, norteamericanos, canadienses, británicos y checos. Goldman: ¿Ningún ruso? TroTsky: Ningún ruso. Debo dejar en claro que todas las visitas fueron presentadas a la familia de Knudsen y también comieron con nosotros, creo. Goldman: Ahora voy a tratar las pruebas sobre el tema Oslo-Pyatakov. Tenemos los siguientes documentos: la declaración por escrito de Konrad Knudsen, que hospedó al Sr. Trotsky, Hilda Knudsen y Hjordis Knudsen, su hija, quienes declararon los siguientes hechos:

SESIÓN SEXTA

243

Trotsky y su esposa tenían un dormitorio y un estudio para ellos, y el comedor y el resto del departamento era compartido por todos los habitantes de la casa. Fuimos muy bien informados sobre todas las visitas que Trotsky recibió durante su estadía. Los visitantes no podían siquiera ingresar a la casa si no se anunciaban. Trotsky nos presentó a sus visitantes. Esto habla bien de todos los visitantes. Por eso es que teníamos conocimiento exacto de todas las visitas de Trotsky… Las llamadas telefónicas siempre eran respondidas por gente de la casa, y nunca por Trotsky y su esposa… Las pocas veces que Trotsky dejó la casa por algún viaje corto, era generalmente en mi auto y en mi compañía… Las visitas de Trotsky eran checoslovacos, alemanes emigrados, ingleses, franceses y norteamericanos, pero no rusos. El segundo documento es un testimonio de Jan Frankel describiendo las condiciones de vida de Trotsky. Cito: Las condiciones de vida de Trotsky eran tales que era imposible acercarse a él sin ser observado y sin ser presentado previamente. No eran diferentes de las condiciones en las que se desempeñó en Turquía y en Francia… Por esta razón puedo afirmar que hasta la poderosa GPU no pudo organizar una visita de Pyatakov ni de nadie más sin que lo supieran los demás habitantes de la casa. Además, puedo declarar que en el periodo de 1935 Trotsky estaba ocupado con la cuestión rusa sólo sobre una base puramente científica (escribiendo su libro La revolución traicionada) y no se trataron temas organizativos sobre el trabajo de la Oposición rusa. Goldman: El Sr. Frankel está aquí, y si el tiempo lo permite, podríamos hacerlo pasar al estrado, y la Comisión puede interrogarlo. Tenemos una declaración de Walter Held12, quien confirma dicha exposición. Held visitó a Trotsky entre fines de junio de 1935 y fines de agosto de 1936 unas diez veces. El da cuenta de que Weksal no es un sitio de descanso campestre, y que no se encuentra a media hora desde Oslo, sino a dos. Hay declaraciones de Harold Isaacs13 y Viola Robinson14. Ellos visitaron a Trotsky en agosto de 1935 y declararon que para poder visitar a Trotsky se vieron obligados a telegrafiar a Knudsen y a encontrarse primero con Jan Frankel en un autobús. Ellos confirman la información general que se ha dado. Tengo el original de la declaración, la cual la Comisión debería detenerse a examinar en su tiempo libre.
12 Held, Walter (1910-1941). Emigrado alemán y delegado de la ICL al Buró de la Juventud; posteriormente fue secretario de Trotsky en Noruega. Poco antes de que los nazis invadieran Noruega se fue a Suecia y consiguió los documentos necesarios para entrar en Estados Unidos. En la primavera decidió viajar vía la URSS y Turquía, pues en ambos países le garantizaron los permisos de tránsito necesarios. La policía secreta soviética lo sacó del tren y lo fusiló en Saratov. 13 Isaacs, Harold R. (1910-1986). Autor de La tragedia de la revolución china, que Trotsky prologó. En ediciones posteriores revisadas por Isaacs luego de que abandonó el marxismo se omite ese prefacio. 14 Robinson, Viola. Nació en 1910; docente, era la compañera de Harold Isaacs y uno de los pilares del Comité de Nueva York.

244

EL CASo LEón TroTSky

Luego está la declaración de Earle Birney15, que visitó a Trotsky en 1935. Dice que se vio obligado a encontrarse con el secretario de Trotsky –en ese tiempo, Erwin Braun16– y con la hija de Knudsen, Hjordis. Él confirma la información antedicha. Lo mismo por parte de Max Sterling17, quien hace una declaración escrita en general sobre las mismas cuestiones y las mismas condiciones. Sobre la cuestión del vuelo de Pyatakov a Oslo, el 29 de enero de 1937, unos días después de que comenzase el juicio, Konrad Knudsen le envió un telegrama a Vyshinsky. Dicho telegrama fue publicado en el Arbeiderbladet* del 29 de enero de 1937, y dice lo siguiente: Al fiscal del Estado, Vyshinsky, Colegio Militar del Tribunal Supremo de Justicia: Le informo que hoy oficialmente verifiqué que en diciembre de 1935 ningún avión extranjero ni privado aterrizó en el aeropuerto cerca de Oslo. Stop. Como anfitrión de León Trotsky también confirmo que en diciembre de 1935 no pudo haber existido ninguna conversación entre Pyatakov y Trotsky en Noruega. En mi opinión, fue este telegrama lo que causó que el fiscal Vyshinsky pidiera algún tipo de declaración desde la embajada de la URSS en Noruega. TroTsky: Creo que no es así. Aquí está la cronología. La primera iniciativa en este caso pertenece, según estoy informado, al conservador, al muy conservador diario noruego Aftenposten18. Comenzó como una investigación independiente el 24 de enero, y la declaración del 24 o del 25 afirma que es imposible que ese testimonio sea correcto. Goldman: ¿Es imposible que pudiera haber aviones allí? TroTsky: Investigaron en el aeropuerto, y las autoridades les aseguraron que ningún avión extranjero aterrizó en el aeropuerto de Oslo. Era la declaración del Aftenposten, y eso fue, creo, el 23 o el 24 de enero. El discurso del fiscal fue el 28 y el cable data del 29. Goldman: Entonces el discurso del fiscal resultó que… Las preguntas de parte del fiscal Vyshinsky sobre la posibilidad de que un avión haya aterrizado en Oslo fueron un resultado del informe del Aftenposten del 23 o el 24. TroTsky: Y repetido por todos los otros periódicos. Goldman: Luego tenemos la declaración de Konrad Knudsen, quien afirma que Trotsky estuvo en su casa todo el mes de diciembre, y que “Pyatakov
15 Birney, Earle (1904-1995). Laureado poeta canadiense. En la década de 1930 fue un trotskista activo en Canadá y Gran Bretaña y fue la figura principal de la Liga Socialista de los Trabajadores (SWL) de Canadá, pero se alejó del movimiento durante la II Guerra Mundial. 16 Nicolle Braun era el seudónimo de Erwin Wolf, ver Nota 12 en Sesión Segunda. 17 Max Schapiro, nacido en 1908, era apodado Max Sterling. Compañero de Rae Spiegler (seudónimo Raya Dunayevskaya, que fue secretaria de Trotsky). 18 De tendencia conservadora, es el segundo periódico de más tirada de Noruega. Con una larga tradición, fundado el 14 de mayo de 1860, durante mucho tiempo se le consideró el líder de los diarios noruegos.

SESIÓN SEXTA

245

no pudo haber visitado a Trotsky sin mi conocimiento, ni en mi casa ni en la cabaña, donde mi hijo y la sirvienta estuvieron junto a él”. Por cierto, Sr. Trotsky, ¿cuándo fue que usted dejó la casa para ir a la cabaña del Sr. Knudsen? TroTsky: Fue el 20 de diciembre, hasta el 22. Goldman: ¿Vivió allí tres días? TroTsky: por tres días. Goldman: ¿Usted estuvo con Knudsen esos días? TroTsky: Estaba con el hijo de Knudsen, con la cocinera, una mujer, y con mi esposa. Goldman: ¿Qué tan grande era la cabaña? TroTsky: Era una cabaña de nueve metros cuadrados. Estaba en una montaña, y era utilizada para cazar y pescar. Goldman: ¿Qué tan lejos de la casa de los Knudsen? TroTsky: Está a más de una hora. Goldman: ¿Camino a Oslo o desde Oslo? TroTsky: No, desde Oslo. Goldman: ¿Sólo tenía una habitación y una cocina? TroTsky: Una habitación y después sobre una estructura separada había un piso, un segundo piso. Goldman: ¿Una buhardilla? ¿Sabe lo que es una buhardilla? TroTsky: Sí, posiblemente para dormir. Goldman: ¿En la parte superior de un segundo piso? TroTsky: Sí. Goldman: ¿Entonces había una habitación abajo y otra arriba? TroTsky: No eran habitaciones separadas, estaban interconectadas. sTolBerG: ¿Un entrepiso? Goldman: ¿Era un entrepiso? TroTsky: Sí. Goldman: Hay un artículo en el Arbeiderbladet de Oslo del 29 de enero de 1937, en el que el director del aeropuerto, director Gulliksen, dice: “Ningún avión extranjero estuvo en Kjeller”. Lo leeré del Arbeiderbladet como sigue:
El director Gulliksen ha inspeccionado el registro de aduanas, que se mantiene a diario, antes de darnos esta información, y en respuesta a nuestras preguntas agrega que no hay dudas sobre la imposibilidad de que un avión pudiese haber aterrizado en Kjeller sin que lo vieran. Nuestro representante le preguntó al director Gulliksen: “¿cuándo fue la última vez, antes de diciembre de 1935, que un avión extranjero aterrizó en Kjeller?”. “El 19 de septiembre…”. “Y después de diciembre, en 1935, ¿cuándo aterrizó un avión extranjero en Kjeller por primera vez?”.

246

EL CASo LEón TroTSky

“El 1º de mayo de 1936”. “En otras palabras, ¿de los registros de aviación se establece entonces que ningún avión extranjero aterrizó allí entre septiembre de 1935 y el 1º de mayo de 1936?”. “Sí”. Goldman: También tenemos la correspondencia entre el abogado de Trotsky en Oslo, Stoeylen19, y el director del aeropuerto de Kjeller, Gulliksen. Una carta de Gulliksen del 14 de febrero de 1937 dice: “Permítanme aseverar que mi declaración publicada en Arbeiderbladet es correcta, ya que ningún avión extranjero aterrizó aquí en diciembre de 1935”. También tengo una carta de Stoeylen a Trotsky, fechada el 16 de marzo de 1937, que dice: “También he escrito al ministro de Relaciones Exteriores, el Sr. Koth, y le he pedido los resultados de las averiguaciones del Gobierno sobre el viaje del Sr. Pyatakov a Noruega en diciembre de 1935”. Tenemos una declaración de Erwin Wolf, publicada en parte por el Manchester Guardian el 25 de enero de 1937, y su carta a Trotsky del 8 de febrero de 1937. Afirma que Trotsky no recibió visitas en diciembre de 1935, y cito: “Además, el primer extranjero que visitó Weksal luego de noviembre de 1935 fue mi amigo W., quien me visitó personalmente, y vino a verme el 28 de enero de 1936”. Erwin Wolf era secretario de Trotsky, ¿no es así? TroTsky: Sí. Goldman: Y la declaración escrita es de Borgar Knudsen. TroTsky: Ese es su hijo. Goldman: El hijo de Konrad Knudsen. TroTsky: Él tiene quince o dieciséis años. Goldman: Él declara que estuvo con Trotsky, con la esposa de Trotsky y Erwin Wolf en la cabaña desde el 20 al 22 de diciembre. Dice que Trotsky “no salió de la cabaña durante esos días, además puedo confirmar que en aquellos días ningún visitante fue a ver a Trotsky y nadie pudo haberlo visitado sin mi conocimiento”. TroTsky: Discúlpeme, olvidé mencionar que Erwin Wolf estaba con nosotros en la cabaña. Goldman: Y luego tenemos los documentos generales que abarcan todo el tema. Ofrecemos los documentos importantes, la declaración de Trotsky del 27 de enero de 1937, titulada “Mi propuesta concreta al Tribunal de Moscú”20, una declaración donde se formulan preguntas, creo, para transmitir a Pyatakov. ¿Tiene la declaración aquí?
19 Stoeylen, Andreas (1896-?). Abogado en Oslo, fue contratado por Walter Held para defender los intereses de Trotsky, a quien la administración noruega reclamaba impuestos excesivos durante su estadía. 20 “El viaje fantasma de Pyatakov a Oslo”, 27 de enero de 1937, Escritos de León Trotsky (1929-1940), op.cit. Su texto es muy similar a la declaración del 24 de enero, con algunas precisiones más.

SESIÓN SEXTA

247

TroTsky: Sí. Tengo la declaración, pero tengo otra declaración del 24. Era el segundo día de los juicios, inmediatamente después de la declaración de Pyatakov. La declaración fue entregada a la prensa y publicada. Era del 24. El fiscal tuvo la posibilidad de investigar en la dirección que yo le indiqué. Aquí está mi declaración:
Si Pyatakov hubiese viajado con su nombre, toda la prensa noruega hubiese difundido esa información. En consecuencia, debe de haber viajado con otro nombre. ¿Qué nombre? Todos los funcionarios soviéticos en el extranjero están en constante comunicación telegráfica y telefónica con sus embajadas, misiones comerciales, y no pueden eludir la vigilancia de la GPU ni por una hora. ¿Cómo pudo entonces Pyatakov haber realizado su viaje sin el conocimiento de los representantes soviéticos, ya sea los que están en Alemania como los que se encuentran en Noruega? Dejen que describa el interior de mi dormitorio. ¿Vio a mi esposa? ¿Yo usaba barba o no? ¿Cómo estaba vestido? La entrada a mi estudio era a través del departamento de Knudsen, y todas nuestras visitas sin excepción eran conocidos por nuestros anfitriones. ¿Los vio Pyatakov? ¿Vieron a Pyatakov? Aquí hay una serie de preguntas precisas, con ellas debería ser fácil que cualquier tribunal honesto mostrara que Pyatakov está repitiendo las invenciones de la GPU. Estas son las preguntas del 24 de enero. Goldman: Luego, el 27, ¿usted tuvo otras preguntas? TroTsky: El 27 entregué algunas preguntas de forma aún más precisa. Si me lo permite, voy a leer la introducción a las mismas. Me refiero a las confesiones de Pyatakov. Era el 27, antes del discurso de acusación de Vyshinsky. Ese discurso es del 28. Cito entonces: Me refiero a la confesión de Pyatakov. Su testimonio dice que él me visitó en Noruega en diciembre de 1935, con el fin de preparar una conspiración. Manifiesta que viajó de Berlín a Oslo en avión. La importancia de este testimonio salta a la vista. He declarado muchas veces, y repito una vez más, que Pyatakov, junto con Radek, ha sido un adversario enconado, no un amigo, durante los últimos nueve años, y que no he tenido, ni he podido tener, negociaciones con él. Si se pudiera comprobar que Pyatakov efectivamente me visitó, mi situación estaría irremediablemente perdida. Si, por el contrario, yo pudiera demostrar que toda la historia de la visita es falsa del principio al fin, el sistema de las confesiones “voluntarias” quedaría completamente desacreditado. Aun si reconocemos que el juicio está por encima de toda sospecha, el acusado Pyatakov es sospechoso. Es necesario verificar su testimonio inmediatamente, antes de que lo fusilen21.
21 Ídem.

248

EL CASo LEón TroTSky

Fue el 27, “…Le planteo las siguientes preguntas”. Luego siguen 13 preguntas. Repetiré las preguntas. Puedo leerlas porque mi primer pedido no obtuvo ninguna respuesta de parte del tribunal. Leo entonces las preguntas: 1. ¿Qué día de diciembre de 1935 viajó Pyatakov de Moscú a Berlín? ¿Cuál fue su misión oficial? Pyatakov es un funcionario administrativo muy importante, no puede viajar sin el conocimiento del gobierno soviético. Su comisariado debe conocer la fecha de su partida. La prensa alemana debe haber anunciado su llegada. 2. ¿Concurrió Pyatakov a la embajada soviética en Berlín? ¿Quién lo recibió? 3. ¿Cuándo y cómo voló de Berlín a Oslo? Aunque su llegada a Berlín fuera un hecho público, su partida debió ser secreta: en caso contrario, llegaríamos a la inconcebible conclusión de que el gobierno soviético envió a Pyatakov a conspirar con Trotsky. 4. ¿Qué tipo de pasaporte usó Pyatakov para abandonar Berlín? ¿Cómo obtuvo el pasaporte falso? ¿Obtuvo también una visa noruega? Ya sabemos cómo la obtuvo.
5. Si el viaje de Pyatakov fue legal y de conocimiento público, la prensa noruega debió anunciar su arribo. En tal caso, ¿a qué autoridades noruegas visitó oficialmente? 6. Si Pyatakov realizó su viaje a Oslo en forma ilegal, con pasaporte falso, ¿cómo logró eludir la estrecha vigilancia de los funcionarios soviéticos en Berlín y Oslo? (Todos los funcionarios del gobierno soviético en el exterior se mantienen en permanente contacto telegráfico y telefónico con las embajadas y las delegaciones comerciales de la URSS). ¿Cómo explicó su desaparición al retornar a Rusia? 7. ¿A qué hora llegó Pyatakov a Oslo? ¿Durmió en la ciudad? ¿En qué hotel? (esperemos que en el Hotel Bristol, no). El conocido periódico noruego Aftenposten afirma que ningún avión extranjero aterrizó en Oslo a la hora que menciona Pyatakov. Es necesario verificarlo. 8. ¿Empleó Pyatakov las vías de comunicación telegráfica normales para anunciarme su visita? Esto se puede verificar fácilmente en las oficinas telegráficas de Oslo y Honefoss. 9. ¿Cómo me ubicó Pyatakov en la aldea de Weksal? ¿Qué medio de transporte empleó? 10. El viaje de Oslo a mi aldea se realiza en dos horas; Pyatakov dice que nuestra conversación duró tres horas; el viaje de regreso se debió realizar en dos horas más. En diciembre los días son breves. Inevitablemente, Pyatakov debió pasar una noche en Noruega. Nuevamente: ¿dónde? ¿En qué hotel? ¿Cómo partió de Oslo: por tren, barco o avión? ¿Con qué destino? Bujartsev dijo que fue en el mismo avión.

SESIÓN SEXTA

249

11. Todos los que me hayan visitado confirmarán que el contacto conmigo sólo se establecía por intermedio de la familia de mi anfitrión, Knudsen, o por intermedio de mis secretarios, quienes montaban guardia permanentemente en la antesala de mi dormitorio. ¿Quién recibió a Pyatakov? 12. ¿Cómo viajó Pyatakov de Weksal a la estación de Honefoss: en el automóvil de mi anfitrión Knudsen o en un taxi de Honefoss solicitado por teléfono? Sea como fuere, no pueden faltar testigos de su llegada y su partida. 13. ¿Vio Pyatakov a mi esposa? ¿Estaba ella en casa el día de su visita? (las citas de mi esposa con su médico y su dentista en Oslo se pueden verificar fácilmente). Es necesario agregar que el aspecto personal de Pyatakov llama la atención y se recuerda fácilmente: es alto, rubio con mechones pelirrojos en el cabello y la barba, sus rasgos son muy regulares, frente amplia, anteojos, y es muy delgado (en 1927, cuando lo vi por última vez, estaba demasiado delgado). Cualquier hombre serio, sea o no abogado, percibirá la importancia decisiva que poseen estas preguntas para verificar las confesiones de Pyatakov. El gobierno soviético cuenta con todos los medios para utilizar los servicios de la justicia noruega (debió hacerlo antes de iniciar el proceso)22. Éstas fueron las preguntas que le hice a la prensa mundial el día 27 de enero. Goldman: En una carta de Trotsky a su abogado23 durante su arresto, el 15 de septiembre de 1936, antes del juicio, Trotsky escribía: En la última nota del gobierno soviético se dice que el gobierno noruego “es el único responsable de las consecuencias de la prolongación de la estadía de Trotsky en Noruega”. Superficialmente, podría considerarse que esta frase no es sino una fórmula diplomática destinada a encubrir una retirada. Opino que esta posición sería temeraria y estúpida… Luego del fiasco del proceso a Zinoviev, la GPU debe tratar de trasladar mi base de operaciones “terroristas” de Copenhague a Oslo. Se abre un nuevo capítulo en el libro de las amalgamas… El arte de la GPU consistirá en encontrar nuevos Olbergs, Berman-Yurins, etc., pretendiendo haber recibido instrucciones directamente desde Oslo. En la misma carta Trotsky advierte a Puntervold de la posibilidad de que hubiera visitas de provocadores de la GPU. En otras palabras, esta es la introducción de la comunicación del 15 de septiembre. Trotsky predijo que se realizaría un nuevo juicio, y que alguien declararía que lo visitó en Noruega. TroTsky: Disculpen, debo leer cuatro líneas, las últimas cuatro líneas de mis trece preguntas:

¿Están el presidente del tribunal y el fiscal dispuestos a plantearle estas preguntas a Pyatakov? Su actitud al respecto sería decisiva para el prestigio del juicio a los ojos de todas las personas honestas del mundo.
22 Ídem. 23 “Carta al señor Puntervold”, 15 de septiembre de 1936, Escritos de León Trotsky (1929-1940), op. cit.

250

EL CASo LEón TroTSky

Espero que los periódicos ansiosos por establecer la verdad publiquen íntegramente esta declaración24. Fue publicada ampliamente. Goldman: Durante el único momento en que Trotsky estuvo fuera de la casa de Knudsen en Weksal, en la cabaña de este último, del 20 al 22 de diciembre… quiero citar de la sección comercial del Berliner Tageblatt, que afirmó: Actualmente se encuentra en Berlín el primer vicecomisario de la Industria Pesada de la Unión Soviética, el Sr. Pyatakov, y también el jefe del Departamento de Importaciones del Comisariado de Comercio Exterior de la Unión Soviética, el Sr. Smolensky. El mismo informe apareció en la revista económica, Die Ostwirtschaft, en Berlín, diciembre 1935, Nº 12, página 185. En cuanto a la supuesta reunión entre Pyatakov y León Sedov en Berlín, tenemos una carta de Trotsky, durante su arresto en Noruega, una carta del 26 de noviembre de 1936, en la que relata los recuerdos de Natalia Sedova sobre una carta de León Sedov, quien arribó a Kadikoy desde Berlín durante 1931-32. Cito: ¿Sabes a quién vi en Unter den Linden25? Al “pelirrojo” (este es el nombre que le daban los jóvenes a Pyatakov por el color de su cabello). Lo miré directamente a los ojos, pero volteó su cara como si no me hubiera reconocido. ¡Qué sujeto miserable! ¿Kadikoy es otro nombre de Turquía? TroTsky: Tras el incendio en nuestra casa en Prinkipo, tuvimos que cambiar nuestro lugar de residencia por un año. Nos mudamos a un pueblo llamado Kadikoy. Goldman: León Sedov escribió esto. Este hecho está confirmado por dos cartas del 3 y 11 de diciembre de 1936, de León Sedov a Puntervold. Y también en una declaración en el Manchester Guardian del 9 de febrero de 1937. También hay extractos de la prensa noruega respecto a las diferentes versiones sobre el vuelo de Pyatakov a Oslo. TroTsky: Permítanme dar una corta explicación. Es muy difícil probar un hecho positivo con un hecho negativo; que mi hijo no se reunió con Pyatakov. Traté de usar mi confinamiento… No nos podíamos comunicar con nuestro hijo sin la policía, sin la censura de la policía noruega. Le escribí a través del intermediario de la policía a Puntervold, mi abogado, para preguntarle a mi hijo si él… Mi esposa recordaba que él lo había cruzado en la calle en tales y tales condiciones. Pyatakov le dio la espalda. Mi hijo le gritó “¡traidor!”. Puntervold le mandó una pregunta a mi hijo: “¿Cómo fue tu encuentro con Pyatakov?”.
24 “El viaje fantasma de Pyatakov a Oslo”, 27 de enero de 1937, Escritos de León Trotsky (1929-1940), op. cit. 25 Ver Nota 30 en Sesión Tercera.

SESIÓN SEXTA

251

Nuestro hijo le confirmó a Puntervold lo que acabo de decir. Estábamos separados por la policía noruega. Esto coincide con lo que le escribió a mi esposa. Esta es la prueba positiva de un hecho negativo. Goldman: Voy a agregar todos estos documentos a la evidencia como Prueba N° 19, llamada “Evidencia Oslo-Pyatakov”. Todas estas pruebas se refieren al incidente de la supuesta visita de Pyatakov a Oslo. Están disponibles para que la Comisión las consulte todas las veces que quiera. dewey: ¿Cómo está etiquetada la prueba? Goldman: “Oslo-Pyatakov”. dewey: ¿Cuántos documentos son? Goldman: No hemos contado cuántas pruebas son porque hay muchos documentos dentro de ellas. Sin embargo, sería mejor poner el número junto con el nombre. dewey: Bueno, no importa. (El archivo “Oslo-Pyatakov” se agregó a la evidencia como Prueba N° 19.) dewey: Entiendo que estas preguntas que usted dirigió al Fiscal estaban escritas, claro está, antes de que usted hubiese visto el testimonio escrito. Los periódicos no declaraban fecha y horas en ese momento, y las noticias de Moscú, tampoco. TroTsky: Sí. Mis preguntas se pueden dividir en dos partes. La primera parte se basa en la falta de información del Times, y de todas las agencias norteamericanas. Esta parte perdió su importancia. Está disponible en el Informe Textual. La segunda parte… dewey: Pero el testimonio en sí mismo… De acuerdo con el testimonio, el Sr. Pyatakov arribó ahí a las tres de la tarde del 11 de diciembre. TroTsky: Él arribó a Berlín… según recuerdo, arribó a Berlín el 10 de diciembre. En cualquier caso, en la primera mitad de diciembre. Está formulado oficialmente. Yo pregunté por la fecha exacta. laFolleTTe: En el informe oficial dice el 10 de diciembre. Era el 10 de diciembre o la primera mitad de diciembre. TroTsky: Pyatakov declara que todo el viaje… el viaje se hizo en la primera mitad de diciembre. Pero es un viaje que comienza el 9 de diciembre. ¿Pero a qué hora? Porque él debe, de acuerdo a su Comisariado, transferirle su poder a otro. El secretario debe saber de su partida, y un chofer debe saber también la hora de su tren, cuándo parte. Es una figura demasiado importante como para que viaje sin fechas, sin que se conozcan sus fechas con más exactitud que “la primera mitad de diciembre”. dewey: En la página 58, fue el 10 de diciembre, la primera mitad de diciembre. Ese es el registro oficial, y que llegó el día siguiente, aproximadamente a las tres de la tarde. Sólo menciono esto para preguntarle si tiene alguna información en particular sobre su paradero el 11 de diciembre.

252

EL CASo LEón TroTSky

TroTsky: Recién hace tres o cuatro días que recibimos un recorte del Berliner Tageblatt que confirma el hecho de que Pyatakov visitó Berlín en diciembre de 1935. Y esto es confirmado por la prensa alemana, y sólo se indica un día en particular, el 20 de diciembre, de que Pyatakov estaba en Berlín. Yo pregunté no sólo cuándo es que llegó a Berlín, sino también cuándo partió de Berlín a Oslo. Él no podría olvidar tal fecha, cuándo regresó a Berlín. ¿Cómo les explicaría a las autoridades en Berlín su desaparición durante dos días? dewey: De acuerdo con el informe oficial fue el 11 de diciembre. TroTsky: No. dewey: Que fue a Berlín. Él dice que el día siguiente. TroTsky: Es posible que haya una contradicción. La edición en francés dice: “Fue el 10 de diciembre. En la primera mitad de diciembre”. Frankel: En la edición francesa hay un punto; pero acá hay una coma. dewey: En realidad dice: “Vyshinsky: ¿Su conversación con él terminó ahí? Pyatakov: Él acordó que nos encontráramos la mañana siguiente en el aeropuerto de Tempelhof ”. Eso sería el 11. Beals: Dice que se encontró con Bujartsev ese día o el siguiente. dewey: Entonces sería el 11 o el 12. Yo solamente estaba preguntando si tiene algún recuerdo especial o información sobre su paradero el 11 ó 12, similar a lo que tiene del 20 y 22. TroTsky: No. Mi pregunta se basaba en la suposición de que realmente Pyatakov visitó Oslo. Yo digo que eso era imposible. dewey: ¿Usted anota en un diario personal? TroTsky: ¿Perdón? dewey: ¿Un diario? TroTsky: ¿Mío? dewey: Sí. TroTsky: No es un diario. Se anotan mis cartas, las cartas enviadas y recibidas. De esa manera, puedo establecer aproximadamente mi diario real. dewey: ¿Tiene alguna información, incluso en sus cartas, que tenga relación con estas dos fechas? ¿Va a entregarla a la Comisión? Goldman: ¿Recuerda si usted se fue de la casa del Sr. Knudsen en diciembre, en algún otro momento que no sea el de la visita a la cabaña entre el 20 y el 22? TroTsky: No. Goldman: ¿Usted estuvo, todo diciembre, salvo esos dos días, en la casa del Sr. Knudsen? TroTsky: El mes de diciembre fue el peor mes de mi vida. Estuve todo el tiempo en la cama. Traté de escapar de la enfermedad con este viaje a la cabaña. No tuve éxito. Goldman: Sr. Presidente, opino que los comunistas plantearon la cuestión de la visita de Pyatakov algún tiempo después, cuando el Sr. Trotsky estaba

SESIÓN SEXTA

253

fuera de la casa de los Knudsen. No estoy seguro de esto. Estoy sugiriéndolo meramente como una hipótesis. Por tanto, es necesario cubrir todas las posibles eventualidades. Pueden declarar que Pyatakov visitó a Trotsky el 20, 21 y 22, y por lo tanto es importante aclarar que el Berliner Tageblatt afirmó que Pyatakov estaba en Berlín el 22. dewey: Yo no estaba objetando esa parte de la evidencia, pero pregunté si había algún testimonio especial con respecto al 11 y 12. Beals: ¿Puedo sugerir que sería difícil que fuéramos más allá del registro taquigráfico del juicio? Goldman: Acuerdo con eso un cien por ciento, que debemos atenernos a la evidencia textual del juicio, a la manera en que lo hizo el comisionado Stolberg respecto a otras afirmaciones que aparecieron en Pravda. Pero para nosotros la fuente autorizada, sobre la cual basamos nuestro testimonio, es la evidencia que se presenta en el juicio. ¿Hay alguna otra pregunta? laFolleTTe: Yo quiero referirme a las citas del Berliner Tageblatt. ¿Anuncian su arribo o simplemente que se encuentra en Berlín? TroTsky: Que estaba en Berlín. sTolBerG: El Tempelhof es un aeropuerto para aviones normales. Aún así escuché en algún lugar –y me pregunto si alguien me puede responder– que el aeropuerto oficial cerca de Oslo es para hidroaviones. TroTsky: ¿Cómo? sTolBerG: Para hidroaviones. TroTsky: No, eso no es correcto. El aeropuerto de Kjeller es para aviones comunes. Pero la prensa de la Comintern inventó luego la hipótesis de que Pyatakov aterrizó, no en el aeropuerto sino sobre un fiordo helado. Pero para aterrizar en un fiordo helado es necesario contar con esquíes. Para salir del Tempelhof es necesario tener ruedas. La hipótesis es contradictoria. Además, desde un fiordo congelado no se puede hacer un viaje en automóvil. Pyatakov les informó que usó un automóvil. En un fiordo congelado se deben utilizar esquíes; un caballo con un trineo. Él no puede haberse acercado a mi cabaña con un automóvil, especialmente en las montañas. Beals: Sr. Trotsky, ¿tiene usted alguna información del tiempo de vuelo, del tiempo de vuelo normal entre Berlín y Oslo? TroTsky: No hay comunicación regular en lo absoluto durante el período invernal. En teoría, desde el punto de vista meteorológico, es posible, según informó el fiscal Vyshinsky, pero no hay comunicación durante el invierno. Es demasiado peligroso. Beals: Creo que usted no ha entendido completamente mi pregunta. Mi pregunta es: ¿usted tiene alguna información de cuánto tiempo le lleva a un avión ir de Berlín a Oslo?

254

EL CASo LEón TroTSky

TroTsky: No estoy seguro, pero creo que el tiempo indicado por Pyatakov en teoría es correcto. Lo muestra en el programa, el horario del vuelo. Él partió por la mañana y arribó a las tres en punto. Debe corresponder más o menos a la distancia. Es correcto en teoría. No sé qué avión recibió de las autoridades alemanas. sTolBerG: Hemos oído el testimonio del Sr. Gulliksen y otras autoridades de Noruega, diciendo que no aterrizó ningún avión. Estoy haciendo esta pregunta, y cualquiera puede responderla. Escuché que el gobierno de Noruega declaró luego que, en teoría, podría haber aterrizado un avión sin su conocimiento. TroTsky: Nunca lo escuché por parte del gobierno noruego. Goldman: El cónsul ruso hizo esa declaración. TroTsky: Ni siquiera Vyshinsky se atrevió a afirmar eso. Vyshinsky dijo solamente que las condiciones meteorológicas no excluían la posibilidad del vuelo. sTolBerG: ¿El gobierno noruego nunca hizo esa declaración? TroTsky: No puedo decirlo; nunca lo escuché. Goldman: ¿Alguna otra pregunta de los miembros de la Comisión? (No se realizó ninguna pregunta.) Goldman: Por cierto, antes de que me olvide… quiero agregar como evidencia el mapa que está colgado en la pared, el mapa de Francia. Si es posible, se puede hacer un mapa más pequeño, de proporciones menores, y si no, este mapa tal como está. Quiero agregarlo como evidencia para los miembros de la Comisión, así pueden tenerlo cuando discutan esta cuestión en particular. (Se agregó el mapa de Francia como Prueba N° 20.) Goldman: Ahora, antes de pasar a otra sección de la evidencia, quiero aclarar algunos temas respecto a las pruebas del proceso en la Unión Soviética, las declaraciones que realizaron algunos testigos. Sr. Trotsky, Dreitzer, uno de los acusados en el primer juicio, el juicio a Zinoviev, en la página 51 del informe, declara que recibió instrucciones suyas para recurrir al terrorismo. ¿Le envió usted alguna instrucción? TroTsky: ¿Si yo hice qué? Goldman: Si usted le mandó alguna instrucción. TroTsky: No. Goldman: ¿Nunca le envió usted esas instrucciones? TroTsky: No. Goldman: Él también declara que estableció contacto con usted en Berlín en 1935. ¿Le escribió alguna vez su hijo Sedov algo referido a Dreitzer? TroTsky: Nunca; nada. Goldman: En la página 52 del informe, él declara que recibió un mensaje de Trotsky en octubre de 1934 escrito con tinta invisible, que contenía

SESIÓN SEXTA

255

instrucciones para cometer terrorismo; que él le entregó la carta a Mrachkovsky, y que Mrachkovsky la quemó. ¿Alguna vez le envió una carta con tinta invisible? TroTsky: No; todo este asunto es bastante “invisible”. Goldman: ¿Usted quiere decir que nunca le mandó tal carta? TroTsky: No. Goldman: Smirnov, en su testimonio, se refiere a un hombre llamado Putna26, que supuestamente tenía comunicaciones personales con usted para organizar actividades terroristas. ¿Quién es Putna? TroTsky: Creo que ya expliqué eso. ¿No es esta la segunda vez? Goldman: Quizás sea mejor explicarlo dos veces que ninguna vez. TroTsky: Putna es un oficial del Estado Mayor, un especialista militar y un buen oficial del Ejército Rojo durante la Guerra Civil. Formaba parte de la Oposición de Izquierda. Teniendo en cuenta que era un subordinado, nunca hablé con él sobre la cuestión de la Oposición. Goldman: ¿Alguna vez discutió o tuvo alguna comunicación con él desde su exilio? TroTsky: Nunca. Goldman: En el testimonio de M. Lurye27 hay una observación que indica que recibió instrucciones en Berlín el 4 de marzo de 1933 por parte de Ruth Fischer28 y Maslow29, pero que en realidad eran instrucciones de Trotsky. ¿Quiénes son Ruth Fischer y Maslow? TroTsky: Fischer y Maslow son los antiguos dirigentes del Partido Comunista alemán, y eran mis adversarios acérrimos. Luego se convirtieron en oposicionistas zinovievistas. Capitularon después de Zinoviev, y en el momento de estas declaraciones se me oponían totalmente. Goldman: ¿Alguna vez pertenecieron a la Oposición de Izquierda? TroTsky: Pertenecían a Zinoviev. Goldman: Después de que a usted lo expulsaran de la Unión Soviética, ¿pertenecieron a la Oposición de Izquierda en Alemania? TroTsky: No, ellos adhirieron a la IV Internacional a fines de 1934 y principios de 1935, durante mi estadía en Barbizon.
26 Putna, Vitovt (1893-1937). Oficial de reserva, miembro del Partido en 1917, se convirtió en comandante de división, luego inspector general del Ejército Rojo y había militado en la Oposición de Izquierda. Fue acusado por Radek en su proceso en enero de 1937, mientras estaba preso. 27 Ver Nota 11 en Sesión Tercera. 28 Fischer, Ruth (1895-1961). Junto con Hugo Urbahns (1890-1946) fueron dirigentes del PC alemán en la década del ´20. Fueron expulsados por los estalinistas en 1927 por haber apoyado a la Oposición Unificada rusa. En 1928 ayudaron a fundar la Leninbund, que colaboró con la Oposición de Izquierda hasta 1930. Ese año su dirección pasó a manos de Urbahns exclusivamente, quien expulsó a los oposicionistas de izquierda. 29 Ver Nota 34 en Sesión Tercera.

256

EL CASo LEón TroTSky

laFolleTTe: ¿A cuál Internacional? TroTsky: A la que llaman la “Internacional trotskista”. laFolleTTe: ¿La IV Internacional? TroTsky: Sí. Goldman: ¿Alguna vez oyó de alguien de nombre Gaven30? TroTsky: Sí. Goldman: ¿Quién es él? TroTsky: Es un bolchevique letón. Si mal no recuerdo, en cierto momento simpatizó mucho con la Oposición. Como Holtzman, por ejemplo. En 1926 ó 1927, estuvo relacionado por un tiempo con Smilga, un miembro del Comité Central. Pero desapareció de mi vista por completo después de 1926. Goldman: En el testimonio de Mrachkovsky, y también en el de Smirnov, se dice que usted se comunicó con Smirnov a través de Gaven para transmitirle la necesidad de matar a Stalin. TroTsky: No sé nada sobre eso. No, eso es una absoluta falsedad. Él no está entre los acusados. Goldman: No, no lo está. Es un testigo. TroTsky: Ni siquiera un testigo. Goldman: Eso es verdad. TroTsky: Desapareció. Goldman: Simplemente lo menciona Mrachkovsky, el acusado Mrachkovsky. Ahora bien, ya son las siete menos cuarto. Si quieren que empiece con la sección siguiente en quince minutos, lo haré con gusto. dewey: ¿Cuál es la próxima sección? Goldman: La sección siguiente trata sobre el sabotaje en la Unión Soviética. dewey: Creo, todos creemos, que sería mejor que sigamos mañana. Goldman: De acuerdo, podemos dejarlo para mañana.

Fin de la Sesión Sexta a las seis horas y cuarenta y cinco minutos de la tarde.

30 Gaven, Georgei (1884-1937). Letón, fue militante de la Oposición hasta 1926. Fue uno de los acusados con Zinoviev y Kamenev en 1936, pero no fue juzgado, ni rehabilitado. Su nombre desapareció de los procesos.

SeSión Séptima
14 de abril de 1937 a las diez de la mañana.

Dewey: Primero, voy a pedirle al Sr. Beals que lea en español los telegramas que recibimos de las organizaciones obreras. (El comisionado Beals lee los siguientes telegramas en español.) MÉXICO D.F. 13 DE ABRIL D 14.40 JOHN DEWEY AMBERES 65 SEIS CINCO CIUDAD SINDICATO DE CAMPESINOS DISTRITO FEDERAL ADHERIDO CENTRAL CASA DEL PUEBLO, BOLÍVAR 238 DIRÍGESE SEÑOR JOHN DEWEY PRESIDENTE Y DELEGACIÓN COMISIÓN INTERNACIONAL INVESTIGA SOBRE CARGOS LANZADOS A LEÓN TROTSKY EN PROCESOS MOSCÚ ESPERANDO SUS TRABAJOS SEAN UN ESFUERZO GARANTÍAS VERDAD Y JUSTICIA ASUNTOS COMPETEN EN ABSOLUTO PROLETARIADO REVOLUCIONARIO MUNDIAL. RECIBAN DELEGACIÓN NUESTRA BIENVENIDA. SRIO. GENERAL. MACEDONIO FUENTES, BOLÍVAR 238. MÉXICO D.F. ABRIL O 14.40 JOHN DEWEY AMBERES 65 SEIS CINCO CIUDAD SINDICATO ÚNICO TRABAJADORES INDUSTRIA ACEITES VEGETALES SIMILARES DISTRITO FEDERAL MIEMBRO CASA DEL PUEBLO BOLÍVAR 238 COMUNICA A USTED ESTIMACIÓN DE ESFUERZOS HACE COMISIÓN INTERNACIONAL INVESTIGA CARGOS ATRIBUIDOS LEÓN TROTSKY EN PROCESOS MOSCÚ YA QUE VERDAD Y JUSTICIA INTERESAN VIVAMENTE PROLETARIADO REVOLUCIONARIO MUNDIAL DAMOS BIENVENIDA ESTA DELEGACIÓN POR ACUERDO NUESTROS REPRESENTADOS SRIO GENERAL. ALEJO GARCÍA. MÉXICO D. F. 13 ABRIL D 14.40 JOHN DEWEY AMBERES 65 SEIS CINCO CIUDAD

258

El Caso lEón TroTsky

SINDICATO DE VAQUEROS TRABAJADORES DE ESTABLOS DEL DISTRITO FEDERAL DE CENTRAL OBRERA CASA DEL PUEBLO BOLÍVAR 238. ENVÍA BIENVENIDA AL PROFESOR JOHN DEWEY Y DELEGACIÓN INTERNACIONAL JUZGA CARGOS IMPUTADOS LEÓN TROTSKY EN PROCESOS MOSCÚ. ESPERAMOS SUS ESFUERZOS HAGAN LUZ EN BENEFICIO PROLETARIADO REVOLUCIONARIO MUNDIAL. PRO SECRETARIO. MANUEL GARCÍA. MÉXICO D.F. 13 ABRIL D 14.40 JOHN DEWEY AMBERES 65 SEIS CINCO CIUDAD SINDICATO DE OBREROS PANADEROS, BIZCOCHEROS Y REPOSTEROS DEL DISTRITO FEDERAL MIEMBRO CASA DEL PUEBLO BOLÍVAR 238, SALUDA EN SU PRESIDENTE SENOR JOHN DEWEY A LA DELEGACIÓN DE LA COMISIÓN INTERNACIONAL DE ENCUESTA SOBRE LOS CARGOS HECHOS A LEÓN TROTSKY EN LOS PROCESOS DE MOSCÚ. ESTA AGRUPACIÓN VE EN LA COMISIÓN UN ESFUERZO PARA GARANTIZAR LA VERDAD Y LA JUSTICIA EN ASUNTOS QUE ATAÑEN DIRECTAMENTE AL PROLETARIADO REVOLUCIONARIO MUNDIAL. POR ESO DAMOS LA BIENVENIDA A DICHA DELEGACIÓN. SRIO GENERAL. VICTORIO MUÑOZ. GolDman: Sr. Presidente, para que conste en actas, quiero leer un telegrama que recibimos ayer. Se trata de la cuestión que el Sr. Finerty planteó hace unos días al referirse a la nueva ley de traición a la patria en la Unión Soviética. Hicimos algunas averiguaciones al respecto en Nueva York, y recibimos un telegrama que nos brinda alguna información. La Comisión constatará la información que hemos recibido, examinando los documentos originales en Nueva York. Está dirigido a Bernard Wolfe1, uno de los secretarios del Sr. Trotsky.
49 NEW YORK , N. Y. 13 DE ABRIL DE 1937 BERNARD WOLFE LONDRES, 127 COYOACÁN D.F. LEY TRAICIÓN ENMENDADA JUNIO OCHO TREINTA Y CUATRO PRESCRIBE PENA DE MUERTE PARA CRÍMENES DE TRAICIÓN INCLUYENDO SALIDA DE PAÍS Y PROCEDER EN LO SIGUIENTE CITA ARTÍCULO UNO PÁRRAFO TRES DOS PUNTOS EN CASO
1 Wolfe, Bernard (1915-1985). Norteamericano, trabajó durante ocho meses en el secretariado de Trotsky en México en 1937. Es el autor de la novela The great prince died [El gran príncipe ha muerto], basada en el asesinato de Trotsky.

SESIÓN SÉPTIMA

259

DE ESCAPE O DE VUELO AL EXTERIOR DE HOMBRE EN SERVICIO MILITAR (VOYENNO SLOOZHASCHEGO) SI LOS MIEMBROS DE LA FAMILIA EN EDAD LEGAL AYUDAN DE ALGUNA MANERA EN PREPARACIÓN O ELABORACIÓN DE TRAICIÓN O INCLUSO SI ELLOS SUPIERAN DE ESTE CRIMEN PERO NO LLAMASEN LA ATENCIÓN DE AUTORIDADES SON PUNIBLES PRISIÓN DE CINCO A DIEZ AÑOS CONFISCACIÓN DE PROPIEDAD STOP OTROS MIEMBROS DE SU FAMILIA EN EDAD QUE VIVÍAN CON ÉL O A CUENTA DE ÉSTE CUANDO EL CRIMEN SE COMETIÓ ESTÁN SUJETOS A LA PRIVACIÓN DEL DERECHO DE VOTO Y EXILIO SIBERIA POR CINCO AÑOS STOP PÁRRAFO TRES INCUMPLIMIENTO DE HOMBRE EN SERVICIO MILITAR DE INFORMAR A AUTORIDADES DE PREPARACIÓN O REALIZACIÓN DE TRAICIÓN PUEDE SUFRIR DIEZ AÑOS DE PRISIÓN STOP INCUMPLIMIENTO DE TODOS LOS OTROS CIUDADANOS (NO EN SERVICIO MILITAR) PUNIBLES EN CONFORMIDAD CON EL ARTÍCULO DOCE DE ESTE ESTATUTO FIN CITA DE PRAVDA JUNIO NUEVE TREINTA CUARTO STOP ARTÍCULO DOCE FECHADO FEBRERO VEINTISIETE MIL NOVECIENTOS VEINTISIETE PRESCRIBE NO MENOS DE SEIS MESES Y CONFINAMIENTO SOLITARIO POR NO DENUNCIAR O INFORMAR SOBRE LA PREPARACIÓN O LOGRO DE CRIMEN CONTRARREVOLUCIONARIO. WRIGHT2. GolDman: Vamos a referirnos a la cuestión de la supuesta presencia de Pyatakov en Oslo. Quisiera presentar como prueba la copia original del periódico Aftenposten, un periódico publicado en Oslo, que contiene un artículo relacionado con este asunto. Se trata simplemente de una noticia donde el director del aeropuerto en Oslo ofrece una declaración al reportero de este periódico. Leo una traducción del artículo: De acuerdo a los telegramas de Moscú sobre el nuevo “Proceso Trotsky”, se dice que el acusado, Pyatakov, confesó que, en su visita a Oslo en diciembre de 1935, tuvo una cita con Trotsky en algún lugar cerca de esa ciudad; probablemente en Hoenefoss. Según su propia declaración, Pyatakov llegó en avión desde Tempelhofer Feld3, y viajaba con un pasaporte falso. Entró a Noruega con el pretexto de que iba a tener una conferencia con los líderes de la cooperación noruega.
2 Wright, John G. (1902-1956). Dirigente trotskista norteamericano, y desde 1938 miembro del Comité Nacional del Partido Socialista de los Trabajadores (SWP) de EE. UU. Su verdadero nombre era Joseph Vanzler y era de origen ruso. Fue el principal traductor y divulgador de las obras de Trotsky en inglés, y uno de los principales escritores para la prensa del SWP y la Cuarta Internacional. 3 Aeropuerto ubicado en el sur de Berlín, que funcionó entre 1923 y 2008. Uno de los tres más importantes de Europa previo a la Segunda Guerra Mundial. Actualmente es un parque público.

260

El Caso lEón TroTsky

El simple hecho de que el viaje se hiciera en avión en diciembre, cuando todo el tráfico aéreo regular se cancela, hace dudosa esta declaración. Se supone que ha llegado en un monoplano al aeropuerto de Kjeller. La información obtenida en ese lugar, sin embargo, establece que ningún avión civil aterrizó allí en diciembre de 1935. Nos dieron la misma información en la estación Gressholmen. Todos los ciudadanos rusos deben tener una visa para entrar en el país. Y están bajo una vigilancia muy cuidadosa. Por supuesto, en caso de que le hubieran proporcionado un pasaporte falso, no hay razón por la cual Pyatakov no debería haber estado allí. “Pero me parece del todo improbable”, dice el Sr. Konstad, Jefe de la Oficina Central de Pasaportes. También hemos entrevistado a Konrad Knudsen, miembro del Parlamento y editor, quien era el anfitrión de Trotsky en ese entonces. “La confesión de Pyatakov es totalmente infundada”, dice. “En todo caso, es absolutamente imposible que pudiera haber tenido una cita con Trotsky en ese momento. Trotsky llegó desde Ulleval a fines de octubre de 1935, y no salió de mi casa hasta la última semana antes de Navidad, porque todavía estaba enfermo. No recibió visitas ni mensajes telefónicos. Sólo yo o los miembros de mi familia atendíamos las llamadas telefónicas que recibía, y les pregunté a todos en casa si registraron alguna llamada telefónica que estuviera relacionada con la declaración anterior. Todos ellos están perfectamente seguros de que nada de esto ocurrió. La primera vez que Trotsky salió de mi casa luego de su estadía en Ulleval fue la semana previa a la Navidad, como ya dije, cuando me acompañó a mi casa de campo en Oiiangen cerca de Ringkollen, donde pasó unos días. Ahí vivía totalmente aislado del mundo, y dudo que ni Pyatakov ni nadie más pudieran haberlo encontrado”. GolDman: El artículo se titula: “Improbable encuentro de Pyatakov con Trotsky en Oslo. Ningún avión aterrizó en el aeropuerto civil de Kjeller o Gressholmen durante diciembre de 1935”. Hay una nota de referencia en el artículo que dice lo siguiente: “Kjeller es un campo aéreo militar 25 kilómetros al este de Oslo. Gressholmen es una pequeña isla cerca de Oslo utilizada como una estación de hidroaviones”. Voy a agregar el original de este artículo a la evidencia como Prueba Nº 21.

(El artículo “Improbable encuentro de Pyatakov con Trotsky en Oslo”, del periódico Aftenposten, fue presentado como Prueba Nº 21.) TroTsky: ¿Me permiten señalar que el periódico es un diario conservador? GolDman: El Aftenposten es un periódico de derecha en Noruega. Entiendo que es un órgano del Partido de derecha4. Ahora bien, hemos terminado con esta parte de los testimonios que se brindaron en los dos últimos procesos de Moscú, que se ocupan de asuntos
4 El Partido Conservador noruego, fundado en 1884, llamado “Høyre” (derecha).

SESIÓN SÉPTIMA

261

que ocurrieron supuestamente afuera de Rusia, como la visita de Pyatakov a Oslo, la supuesta conversación de Romm con Trotsky en París, y la supuesta visita de Holtzman a Copenhague; asuntos que estamos en condiciones de refutar con nuestras propias pruebas. En relación a los testimonios brindados en función de hechos que ocurrieron exclusivamente dentro de las fronteras de Rusia, por supuesto que no podemos tratarlos tan eficazmente como lo hemos hecho con lo que he indicado que supuestamente ocurrió fuera de Rusia. Estamos en condiciones de ofrecer evidencia, que en nuestra opinión merece ser considerada por la Comisión, que indica que el testimonio de los acusados en los dos últimos procesos de Moscú, referidos a temas tales como el sabotaje y el daño de bienes, es falso. En especial me concentraré en la figura del acusado Grasche o Hrasche5, acusado en el último juicio de enero de 1937. Su testimonio figura en el Informe Textual, en las páginas 421-433. En ese testimonio afirma que era checo de nacimiento, que llegó a Rusia, fue internado en un campo de concentración en Rusia durante la Guerra Mundial como un ciudadano austríaco, obtuvo la ciudadanía rusa en noviembre de 1917, se fue a Checoslovaquia en 1919, y regresó a Rusia en 1920 o 1921 disfrazado de ex prisionero de guerra. El fiscal, Vyshinsky, trató de poner de manifiesto todos estos asuntos para demostrar que Hrasche, por haber cambiado varias veces de ciudadanía, o por poseer documentos de diferentes nacionalidades, era un personaje muy sospechoso. Hrasche declaró que se puso en contacto con el trotskismo para realizar actividades de espionaje y sabotaje, que estaba conectado con el Servicio de Inteligencia alemán, y también con el Servicio de Inteligencia checoslovaco. Además, testificó que, cuando trabajaba para la Internacional Comunista, declaró tener conexiones con tres trotskistas daneses; un tal Wienfeld6, ingeniero, otro tal Lund7, y un tercero, Nielsen8. Y que el ingeniero Wienfeld, de hecho, usó su departamento como base para conspirar y lograr el objetivo de destruir la propiedad soviética. Tenemos las declaraciones de los ex dirigentes del Partido Comunista de Checoslovaquia, cuyos nombres no puedo revelar públicamente, pero que se
5 Hrasche, Iván (1886-1937). Profesor. Espía profesional. Ingresó en el Partido Bolchevique en 1917. Funcionario en el Comisariado de Instrucción Pública. Desde 1932, traductor del checo para la Internacional Comunista. Nunca fue trotskista. 6 Ver Nota 12 en esta misma Sesión. 7 Lund, Sigvard (1896-1943). Escritor y simpatizante del PC danés que vivió en la URSS entre fines de 1932 y mediados de 1933. Allí trabajó como traductor, luego en una granja estatal (sovjós), y visitó la industria metalúrgica de Siberia. A su vuelta a Dinamarca publicó en 1935 un libro de propaganda a favor de la industrialización acelerada y la colectivización forzosa: Pan y acero. 8 Kjaeruf Nielsen, Axel. Químico y docente danés que en 1927 se fue a vivir a la URSS para trabajar en una fábrica de anilina. En 1928 la editorial del PC danés publicó su libro Mi primer año como trabajador en la Rusia Soviética. Tras pasar años trabajando en varias industrias químicas, en 1936 publica Ocho años en la Unión Soviética, una apología completa de la política de Stalin.

262

El Caso lEón TroTsky

les comunicarán a la Subcomisión en sesión privada, y se les hará entrega de las mismas, de las cuales cito lo siguiente:
Jan Hrasche no fue el único bolchevique que viajó en esa época (1920-1921) de Rusia a Checoslovaquia para volver nuevamente a Rusia como un prisionero de guerra. Este fue un método general empleado como servicio de mensajería entre el Centro de Moscú y el Partido checoslovaco. En ese momento, era prácticamente imposible conseguir un pasaporte y visa para los mensajeros que viajaban ida y vuelta desde Rusia a Praga. En esta difícil situación –ya no es una indiscreción hablar de ello– hicieron uso de los transportes de prisioneros de guerra entre ambos países. La persona debía saber checoslovaco y ruso. A continuación, se mostrará el método concreto que se utilizaba. Hrasche “salió de Moscú después de una orden directa de los delegados checoslovacos en el Segundo Congreso de la Comintern (entre ellos figuraban, por ejemplo, Milosch, Vanjek, Antonin Zapotecky, J. Handlirsch)...”. El Sr. Handlirsch les dio a los autores de la declaración un documento escrito en el que afirma que en 1921 “vi a Hrasche en la Lubianka9 (el nombre del edificio de la GPU en Moscú), donde él intercedió para la liberación de algunos checoslovacos detenidos por la Cheka10”. Los documentos a los que me refiero contienen otra información de las actividades de Hrasche sobre la acusación que él hace a estos tres ingenieros daneses. Durante el juicio, Hrasche acusó a estos tres daneses de ser sus cómplices. Aquí debería mencionar que implicaba a Wienfeld expresamente, y que involucraba a Lund y a Nielsen sólo por inferencia. Tenemos citas, extractos de periódicos daneses recogidos en una declaración escrita por un emigrado político que vive en Copenhague, cuyo nombre se escribe como Friedrich11. Le comunicaremos su verdadero nombre a la Comisión en sesión privada. Voy a informarles el contenido de estos artículos de prensa.
9 Lubianka era el nombre popular del cuartel general de la GPU. Construido en 1848 para ser oficina central de la Compañía Aseguradora de Rusia, fue confiscado luego de la Revolución de Octubre para ser sede de la Cheka. 10 La Cheka fue la primera de las organizaciones de policía secreta soviéticas, creada el 20 de diciembre de 1917 por Felix Dzerzhinski. 11 Se podría tratar de Kissin, Siegfried (1908-1988), uno de los líderes de los trotskistas de Danzig. En un artículo publicado en Revolutionary History, Kissin relata que como miembro del grupo trotskista en Copenhague, tuvo que hacer un trabajo muy minucioso de recopilación de pruebas para comprobar la falsedad de los cargos presentados por Vyshinsky. Nació en Danzig y estudió en la Universidad de Koenigsberg, Breslau, Berlín y Friburgo. En los años de entreguerras se convirtió en un ciudadano de la Ciudad Libre de Danzig, que estaba bajo la protección de la Liga de las Naciones Unidas. Después se presentó como voluntario para el ejército británico durante la guerra. Durante ésta y después de su ruptura con el movimiento trotskista, se mantuvo en contacto con el otro líder de los trotskistas de Danzig, Jakubowski (Frank Fisher), quien se encontraba en los Estados Unidos.

SESIÓN SÉPTIMA

263

Esta declaración, hecha por el ingeniero Windfeld-Hansen (Windfeld-Hansen es en realidad Wienfeld12), el mismo que indica Hrasche en el testimonio. Cito: Desde que mi nombre se mencionó relacionado a los procesos de Moscú, por interés propio considero necesario brindar un breve informe sobre mi conexión con el acusado Grasche y sobre mi actividad como asesor del Comisariado de la Industria Pesada en 1932-1934. El mencionado Grasche ocupó durante estos años el cargo de jefe de la oficina extranjera de la industria rusa del nitrógeno. En este puesto, estuvo a cargo de la celebración de contratos con los proveedores extranjeros de maquinaria para las fábricas de nitrógeno en Rusia, además de organizar las condiciones de trabajo y de vida de los ingenieros y técnicos extranjeros que trabajaban en la industria del nitrógeno de Rusia. En 1933, el número de extranjeros de diversas nacionalidades ascendía a alrededor de 200. Cuando llegué a Moscú por primera vez, en mayo de 1932, para trabajar como asesor, mis condiciones de trabajo se convinieron también en la oficina de Grasche. Como durante el primer año no tenía un departamento propio, vivía en un departamento del edificio del consorcio del nitrógeno. En el mismo departamento vivía Grasche en un cuarto pobre. De esta forma lo conocí, y lo tuve en alta estima, ya que él era un hombre muy culto e inteligente. No observé nunca nada que pudiera llevarme a creer que estuviera envuelto en actos de sabotaje o espionaje, más bien todo lo contrario. Hasta donde yo recuerdo, hizo un gran trabajo ocupándose mucho de los ingenieros extranjeros, e hizo todo lo posible para utilizar su experiencia de la mejor manera. Me di cuenta de que esto a veces provocaba insatisfacción entre los ingenieros rusos. Grasche era un antiguo miembro del Partido y vivía de una manera muy modesta, con un salario bajo. Yo nunca vi que tuviera medios económicos importantes. En el último período de mi actividad tuve a disposición un departamento de tres habitaciones y tenía mis propios enseres. Con frecuencia, Grasche era uno de mis invitados y allí se reunía con los otros daneses, cuyos nombres se han mencionado junto con el mío a lo largo del juicio, pero nunca noté que hubiera una conexión sospechosa entre ellos. Cuando terminé mi trabajo al servicio del Gobierno, volví a Moscú en el verano de 1935, para intentar atraer la atención de las autoridades competentes del Instituto Químico, con el apoyo de Grasche, sobre algunos inventos relacionados con el fosfato de calcio, que, en mi opinión, podía ser de gran interés para la industria química en la Unión Soviética. Mi plan falló, debido a la resistencia de
12 El ingeniero químico danés Ivar Windfeld-Hansen había trabajado en la URSS de 1932 a 1934. Durante el proceso de enero, el acusado Hrasche, denominándolo “Wienfeld”, lo había cuestionado como “saboteador trotskista”. Windfeld-Hansen, contactado por Walter Held, había redactado un importante documento de respuesta a estas acusaciones y dado una interesante entrevista al diario Politiken (29 de enero de 1937).

264

El Caso lEón TroTsky

ciertos profesores e ingenieros, y además se me negó el permiso de estadía, por lo que las negociaciones no pudieron continuar. Sólo vi dos veces en mi vida a Rataichak, que dirigía el centro principal de productos químicos, cuando presidía las sesiones del Comisariado. No sé nada más de él. Nunca he visto a Pyatakov y nunca le envié cartas ni paquetes. Es evidente que no llevé a cabo ni espionaje, ni sabotaje, ni ninguna actividad antisoviética, sino que, por el contrario, he puesto toda mi experiencia y capacidad para trabajar al servicio de las instituciones en las que he trabajado, hice todo lo posible para evitar los errores que se cometieron (a menudo de grandes proporciones), y en esas ocasiones, frecuentemente, tuve que luchar con vigor contra los especialistas rusos. En esas controversias, muchas veces era apoyado por Grasche o por su personal, y especialmente por Kjaerulf Nielsen, quien, al ser un miembro del Partido en Rusia, se sintió obligado a ayudarme con todo su poder. También estoy convencido de que, evidentemente, ninguno de los daneses mencionados es culpable de nada de lo que se les imputa. Todos éramos solidarios con la causa y nos encantaba ayudar en el trabajo de capacitación donde pudiéramos. No puedo aventurar una opinión sobre cuáles fueron los motivos que llevaron a Grasche a lanzar sus acusaciones, pero son infundadas desde todo punto de vista. En lo que a mí se refiere, sólo quiero añadir que no soy ni comunista, ni trotskista, ni miembro de ningún partido o grupo político. No me arrepiento de los dos años ni del trabajo dedicado a la industria química de la URSS, sólo lamento que mi experiencia no haya sido utilizada mejor. En esta otra entrevista personal con Windfeld-Hansen, del periódico liberal Politiken, dice: El Sr. Windfeld-Hansen terminó su informe agregando algunas palabras sobre el acusado Grasche. Por el gran trabajo que realizaba, recibía un salario muy pequeño, no más de 400 rublos por mes, a pesar de que por sus manos pasaron millones y millones de marcos alemanes para la construcción de fábricas de nitrógeno. Este alto funcionario soviético, un marxista de alto nivel y un dialéctico extraordinario, vivía en realidad, en condiciones totalmente inmerecidas. El segundo ciudadano danés mencionado en el juicio, S. Lund, autor de la novela Pan y acero, declaró el 29 de enero de 1937: Sigvard Lund, quien fuera señalado de acuerdo a las “confesiones” de Grasche como uno de los trotskistas con los que el acusado mantenía contacto, se despachó ayer con una nota al órgano Sozialdemokraten, donde negaba los hechos. El Sr. Lund declaró no estar afiliado a ningún partido, incluido el de los trotskistas. Su viaje a Rusia –del que, agrega, no volvió ni imprevistamente ni engañado– tenía la única finalidad de orientarlo en su actividad literaria. Luego tenemos una cita de uno de los dirigentes del Partido Comunista danés, que dice:

SESIÓN SÉPTIMA

265

Le preguntamos a Thoeger Thoegersen13 su opinión sobre esta cuestión, a su regreso de una estadía de varios años en Rusia, durante el otoño pasado, y respondió: “Creo que todo lo que dijo Grasche en el interrogatorio es un invento. Pero, por otro lado, por supuesto que no puede descartarse que los daneses participaran en el complot trotskista. De cualquier forma, si el ingeniero Windfeld-Hansen fue empleado en la industria química, con la que Pyatakov tenía tratos como vicecomisario de Industria Pesada, y que Strandgaard está todos los veranos en Rusia. En 1932, tenía alguna relación con la Intourist14”. Tenemos una carta de alguien cuyo nombre no queremos mencionar en público. Nos referiremos a él como “W”. En esta carta, “W” indicó que visitó Copenhague en marzo de 1937. Por cierto, fue enviado especialmente para averiguar todo acerca de la actividad de estos ingenieros daneses. Dewey: ¿Enviado por quién? GolDman: Enviado por el Comité Norteamericano para la Defensa de León Trotsky. En esta carta, “W” menciona que entrevistó a Windfeld-Hansen, y que Windfeld-Hansen enviará documentos muy importantes a la Comisión en donde analiza los testimonios de Hrasche, y que también contienen su análisis de lo que realmente ocurrió en los años 1932 y 1933, cuando él estaba allí, relacionado a la gestión de la industria química. Les entregaremos la presente carta a modo de indicación de lo que realmente opinaba. En esta carta, u otra carta de la misma persona, de fecha 1º de abril 1937, se informa sobre las conversaciones que el autor de la misma tenía con WindfeldHansen; esta carta nos muestra dicha conversación. Nosotros simplemente leeremos a la Comisión los fragmentos que valgan la pena, y los documentos que Windfeld-Hansen está preparando para la Comisión arrojarán más luz sobre los hechos. Estos documentos son muy interesantes, dado que este hombre estaba en Rusia, y era un ingeniero que trabajaba con Hrasche. FinerTy: Sr. Goldman: ¿usted declaró que proporcionaría a la Comisión los nombres verdaderos de algunas de las personas identificadas con seudónimos? GolDman: Sí. FinerTy: ¿Tiene usted una copia de eso? Para cuando nos vayamos tal vez la trascripción no esté hecha. Debemos conocer esos nombres antes de que nos vayamos. GolDman: Sí. Cuando extraigamos los nombres de la evidencia, sabremos cuáles son los nombres que debemos ocultar al público. Vamos a dar estos nombres a la Comisión. FinerTy: ¿Antes?
13 Thoeger Thoegersen era miembro de la presidencia de la Liga de Amigos de la Unión Soviética en Dinamarca. 14 Empresa estatal de turismo de la Unión Soviética fundada en 1929.

266

El Caso lEón TroTsky

GolDman: Se hará antes de que la Comisión se vaya. Llamo la atención de la Comisión sobre un artículo escrito por el Dr. Ciliga, un yugoslavo, o mejor dicho un ciudadano italiano que en realidad es yugoslavo, que era miembro del Partido Comunista de Yugoslavia. TroTsky: Un miembro del Buró Político del Partido Comunista. GolDman: Un miembro del Buró Político del Partido Comunista. Llegó a Rusia como un estalinista, pero más tarde se convirtió en un simpatizante de la Oposición de Izquierda. Fue arrestado, pero finalmente logró salir de la Unión Soviética. Presten atención al artículo publicado en la International Review15, Volumen II, Número 2, donde él describe las condiciones, que observó personalmente, en las que los ingenieros se ven obligados a confesar actos de sabotaje en presencia de la GPU. Me limitaré a leer algunos extractos de dicho artículo: “Entre los ingenieros, había algunos que ‘confesaron’ su participación en sabotajes. Estábamos en el período de los monstruosos juicios por ‘sabotaje’”. Al referirse a los procesos de Ramzin16, donde hace algunos años se enjuició a algunos ingenieros, dice: “Poco a poco, con dificultad, me enteré de la historia de sus problemas; su relación con el ‘sabotaje’”. Luego sigue con el relato de cómo confesaban los ingenieros. FinerTy: Sr. Goldman, creo que el acta debe registrar estos juicios por sabotaje. ¿Fueron en 1930? TroTsky: 1931. GolDman: 1931. FinerTy: ¿Cómo se les conoce oficialmente? GolDman: Oficialmente, creo, se conocían como los Juicios Industriales. TroTsky: Los juicios al partido industrial*. GolDman: El ingeniero que confesó agrega: “Me retuvieron durante cinco meses en aislamiento, sin periódicos, sin nada que leer, sin correo, sin ningún contacto con el exterior, sin visitas familiares. Tenía hambre. Sufrí la soledad. Insistieron en que confesara algún acto inexistente de sabotaje. Me negaba a asumir la culpa de crímenes que ni siquiera se habían cometido. Me dijeron que si yo realmente apoyaba al poder soviético, debía confesar los cargos que se me imputaban, ya que era el poder soviético el que necesitaba mi confesión, y me aseguraron que no debía temer a las consecuencias. El poder soviético tendría en cuenta mi confesión y me daría la oportunidad de reparar mis
15 The International Review (EE. UU.) era una publicación de un grupo de izquierda antibolchevique de la década de 1930. Se fusionaría con Shachtman a su salida del SWP. 16 Ramzin, Leonid K. (1877-1948). Ingeniero y profesor. Condenado a muerte en 1930 por haber “confesado” ser uno de los dirigentes y conspiradores del “partido industrial”, vio su pena conmutada a diez años de prisión, durante los que continuó con sus estudios científicos. Retomó su cargo de educador en 1944.

SESIÓN SÉPTIMA

267

errores trabajando. Tan pronto como confesé, comencé a recibir la visita de mi familia, la correspondencia, paseos, y periódicos. Si me hubiera obstinado y hubiera persistido en no decir nada, habría tenido que enfrentar y soportar la represión despiadada. No sólo yo, sino también mi esposa y mis hijos. Resistí durante meses. Pero la situación se tornó insoportable. Nada podía ser peor. En todo caso, me volví indiferente a lo que la gente pudiera decir. Comencé a firmar todas las declaraciones extendidas por el juez de instrucción”. Después de que este ingeniero “confesó”, la GPU le dio todo lo que le había prometido. De esta forma, por el terror, la GPU compra a los seres humanos, conduciéndolos poco a poco hacia las falsas declaraciones. El ingeniero quedó moralmente abatido por su conducta. Salió de la celda como un hombre quebrado. Y esa es la crisis que muchos acusados deben haber sufrido, saberse salvados por confesar falsamente algún “sabotaje”. Muchas veces esta crisis moral terminó en el suicidio, pero eso es otro tema. Eso está caratulado como “consecuencias”. Y aquí el Sr. Ciliga sigue brindando sus conclusiones. No es necesario leerlas, pero ya hemos sugerido antes que la Comisión general lo invite a Estados Unidos para una audiencia, o bien envíe una subcomisión a Francia, donde creo que se encuentra. TroTsky: Permítanme añadir que Ciliga pasó unos cinco años en prisiones soviéticas. GolDman: Aquí presentaré un documento importante que arrojará… FinerTy: Sr. Goldman, antes de seguir adelante, en base a algo que usted mencionó previamente; ¿no sugirió usted que Hrasche era miembro de la GPU? GolDman: Yo no dije nada por el estilo. Simplemente dije que, según su testimonio o, más bien, si se lee el testimonio, de acuerdo con lo que Vyshinsky pone en su boca –una pregunta capciosa, cosa que en el sistema norteamericano sería insostenible–, era un espía del Servicio de Inteligencia checoslovaco en 1922, y más tarde del Servicio de Inteligencia alemán. FinerTy: ¿Se refiere a la misma persona que había servido a la GPU? GolDman: Es sólo una declaración. No veo nada relevante en la misma, excepto que estuvo en Moscú, que era un miembro de confianza del Partido, que fue al edificio de la GPU con el propósito de intervenir a favor de algunos checos que habían sido detenidos por la GPU. FinerTy: ¿Usted no tiene evidencia directa que lo vincule a él con la GPU? GolDman: No hay evidencia. TroTsky: No puede ocurrir de ninguna manera que un extranjero pueda ser enviado al exterior en misión especial sin una autorización o sin un encargo especial de la GPU. FinerTy: En ese sentido…

268

El Caso lEón TroTsky

TroTsky: En ese sentido, estoy absolutamente seguro de que Hrasche, en los períodos mencionados… No conozco personalmente a Hrasche, pero por mi experiencia personal, en estos temas, él era un agente de la GPU. Frankel: El documento de los ex dirigentes del Partido checoslovaco indica esta hipótesis, la de que era un miembro de la GPU. GolDman: Ahora me referiré a un dictamen emitido por miembros, por destacados miembros de los sindicatos franceses, del sindicato de mineros, que estaban presentes en Rusia en el momento del proceso contra los ingenieros de Kemerovo* en noviembre pasado, y otros supuestos trotskistas que fueron acusados de causar una explosión en una mina en la cuenca del Kuznetsk17. FinerTy: ¿Está hablando del segundo proceso de Moscú? GolDman: No. FinerTy: ¿Está hablando de los juicios por el sabotaje? GolDman: Iba a agregar que este juicio se celebró en noviembre de 1936, el juicio de Novosibirsk*, en Novosibirsk. TroTsky: Este juicio juega un papel en el último proceso. GolDman: En el último proceso se aportaron los mismos testimonios que se presentaron en el juicio de Novosibirsk. TroTsky: Drobnis y Muralov. GolDman: Drobnis y Muralov. Me refiero al testimonio de Drobnis a partir de la página 212 de los informes. A partir de la segunda frase de la parte superior de la página 212, Drobnis declaró: La segunda tarea consistía en reducir la producción de carbón y, además, dañar el sistema de ventilación, llenar los pozos de gas y causar explosiones. En julio de 1935, Noskov me informó que había terminado los preparativos para la explosión de la mina Tsentralnaya, que estaba a su cargo. Yo aprobé esto. Vyshinsky: ¿Cuándo le dijo que él había terminado los preparativos para la explosión de la mina Tsentralnaya? Drobnis: Esa conversación tuvo lugar a principios o mediados de julio de 1936. Vyshinsky: ¿Y usted discutió con él cuáles eran las condiciones en que se iba a llevar a cabo esta explosión? Drobnis: Noskov dijo que semejante medida destructiva, al permitir que el gas se acumule en la mina, produciría una explosión y causaría víctimas fatales. A esto respondí: bien, entonces estemos preparados para esta eventualidad. Incluso será algo beneficioso, ya que despertará el resentimiento de los trabajadores, lo que nos permitirá ganar sus simpatías. Vyshinsky: Es decir, ¿no sólo aprobó el plan de Noskov para hacer explotar la mina, sino que incluso dio la autorización para una explosión que implicaba directamente la muerte de trabajadores?
17 La Cuenca del Kuznetsk, ubicada en el suroeste siberiano, es una de las principales regiones mineras del mundo.

SESIÓN SÉPTIMA

269

Drobnis: Sí. Vyshinsky: ¿Con todas las consecuencias? Drobnis: Sí. Vyshinsky: ¿Usted dijo entonces que los trabajadores estaban destinados a morir? Drobnis: Le pregunté a Noskov si podríamos realizar el sabotaje sin causar muertes. Me dijo que eso era imposible. Entonces agregué que no tenía sentido caer en nimiedades y que debíamos estar preparados para esta eventualidad. Vyshinsky: ¿Cómo explica usted eso? Drobnis: He dicho que... que debemos... Ya expliqué que debemos estar preparados para esto, también, que incluso... si causase la pérdida de vidas humanas también serviría para despertar el resentimiento de los trabajadores, que utilizaríamos en favor nuestro. Vyshinsky: Pero esto no es lo que intentó decir. Usted acaba de decir que le consultó a Noskov sobre si se podía evitar el sacrificio de vidas. Pero de lo que usted afirma se desprende que, lejos de oponerse al sacrificio de vidas, usted pensaba lo contrario, que a mayor cantidad de muertos, mejor entonces para ustedes. Drobnis: Bueno, sí, eso es así, más o menos... Vyshinsky: Bueno, por supuesto, me doy cuenta de que para usted es algo incómodo tener que hablar de estas cosas aquí en público. Pero no hay nada que hacer al respecto. ¿Acaso no ha dicho que no tenía nada de que retractarse? Drobnis: Sí. Vyshinsky: Y eso significaba que si para eso los trabajadores tenían que morir, pues entonces que mueran. ¿Usted incitó a Noskov? Drobnis: Sí. Vyshinsky: Usted lo alentó en relación a perpetrar el asesinato de trabajadores, e incluso dijo que cuanto más matasen, mejor. ¿Entendí bien lo que usted dijo? Drobnis: Sí. Vyshinsky: Es decir, ¿no estoy exagerando nada? Drobnis: Usted está exagerando un poco. Vyshinsky: Vamos a aclarar esto, recordemos los hechos. ¿Le dijo usted a Noskov que cuantas más víctimas, mejor? Drobnis: Sí. Vyshinsky: ¿Y entonces?, ¿qué es lo que estoy exagerando? Drobnis: No quise decir con esto que él debiera matar a más personas. Vyshinsky: ¿Usted pensó que al decir “más”, él le entendería “menos”? ¿Que él entendería que usted quería reducir el número de víctimas? Drobnis: Yo quería reducir… Vyshinsky: Aun así usted dijo: que sean más, y luego explicó por qué eran necesarias más muertes. Usted dijo: que haya más víctimas, ya que esto

270

El Caso lEón TroTsky

provocará el resentimiento de los trabajadores. ¿A mayor número de víctimas, menor el resentimiento? Drobnis: No, al contrario. Vyshinsky: ¿Cuanto mayor es el número de víctimas, mayor es el resentimiento? Drobnis: Sí. Vyshinsky: ¿Es eso lo que quería? Drobnis: Sí, en efecto, eso es lo que yo quería. Vyshinsky: ¿En efecto? ¿O lo quería? Hable claro. Drobnis: Reafirmo completa y totalmente el testimonio que ofrecí a la investigación preliminar. Vyshinsky: ¿Por qué reafirma? Usted ahora está en el tribunal, y puede dar testimonio sin tener que reafirmar el testimonio previo. Drobnis: No quiero detenerme en pequeñeces, reafirmo total y absolutamente mi testimonio previo. Vyshinsky: ¿Elaboró usted junto con Noskov los preparativos de la explosión en la mina “Tsentralnaya”? Drobnis: Sí. Vyshinsky: ¿Noskov le preguntó a usted o usted le preguntó a él qué iba a pasar con la gente? ¿Quién hizo la pregunta? Drobnis: Noskov. Vyshinsky: ¿Él le preguntó a usted qué pasaría con los trabajadores? ¿Eso es cierto? Drobnis: Sí. Vyshinsky: Y usted dijo primero que preguntó si se podía evitar la pérdida de vidas humanas. ¿Qué le respondió entonces? Drobnis: He dicho que debíamos estar preparados para esto. Vyshinsky: “Para esto”; ¿para qué? Drobnis: Para el sacrificio de trabajadores. Vyshinsky: ¿Qué significa “sacrificio” entonces? Drobnis: Significa asesinato. Vyshinsky: ¿Y cómo lo justificó? Drobnis: Cuantas más víctimas, mejor. Vyshinsky: ¿Para quién? Drobnis: Para nuestro trabajo destructivo. Vyshinsky: ¿Para los trotskistas? Drobnis: Sí. Vyshinsky: ¿Por qué? Drobnis: Porque esto podía despertar el resentimiento de los trabajadores contra el gobierno soviético. Vyshinsky: Despertar el resentimiento de los trabajadores contra el gobierno soviético ¿Ese era su objetivo?

SESIÓN SÉPTIMA

271

Drobnis: Sí. Vyshinsky: ¿Y por ese objetivo estaba usted dispuesto a recurrir a cualquier medio, incluso el asesinato de los trabajadores? Drobnis: Sí. Vyshinsky: Y bien, entonces, ¿qué es lo que estoy exagerando? Drobnis: Nada. Vyshinsky: Entonces, ¿esta explosión se llevó a cabo? Drobnis: Fui detenido el 6 de agosto, y la explosión tuvo lugar el 23 de septiembre. Vyshinsky: ¿Pero usted había aprobado la realización de la explosión? Drobnis: La aprobé a mediados o a finales de julio. Vyshinsky: En consecuencia, su detención no impidió que ocurrieran las explosiones, ya que Noskov seguía estando en la mina. Drobnis: Sí. Vyshinsky: ¿Y se podría haber evitado? Drobnis: ¿Evitarla? Por supuesto. Vyshinsky: ¿Quién lo podría haber evitado? Drobnis: Yo podría haberlo evitado. Vyshinsky: ¿Y no lo evitó? Drobnis: Yo no lo evité. Vyshinsky: ¿Se llevó a cabo entonces la explosión? Drobnis: Sí. Vyshinsky: No tengo más preguntas. TroTsky: Permítame agregar que Drobnis fue un antiguo miembro del movimiento revolucionario, del Partido Bolchevique. Fue condenado a muerte dos veces por los blancos, y fusilado una vez. inTérpreTe: Fusilado18. TroTsky: Le dispararon los blancos, sin la eficacia necesaria, y luego fue encontrado entre los cadáveres aún con vida. Ahora le dispararon con toda la eficacia necesaria. GolDman: Ahora bien, en vez de seguir con Vyshinsky, quisiera leer unas pocas líneas del presidente del Tribunal: el presiDenTe: Acusado Drobnis, ¿en caso de que lo interrogaran, le aconsejó usted a Noskov que le echara la culpa de estos actos de sabotaje a alguien? Drobnis: Sí. el presiDenTe: ¿Qué instrucciones le dio a Noskov, en caso de que lo llamaran a rendir cuentas? Drobnis: Que culpara a los especialistas que no eran del partido. el presiDenTe: ¿Incluso a aquellos que no estaban involucrados para nada? Drobnis: Claro. Por supuesto.
18 Ver Nota 24 en Sesión Cuarta.

272

El Caso lEón TroTsky

GolDman: Ahora bien, leeré una opinión de los gremialistas franceses en relación con la explosión de la mina “Tsentralnaya”. TroTsky: ¿Va a decir quiénes son? GolDman: Creo que se los menciona aquí. “Al momento de los juicios contra los ingenieros ‘saboteadores’ de Kemerovo en noviembre pasado, en la URSS había una delegación de la Federación Nacional de Trabajadores Mineros de la CGT de Francia”. Esta es la federación obrera de Francia. La carta continúa diciendo:
...Incluía, entre otros, al secretario nacional, Vigne, y el secretario adjunto, Kléber Legay. Se les comunicaron las acusaciones. Como profesionales, se negaron a creerlo. Ya a su regreso a Francia, Kléber Legay envió una carta a Magdeleine Paz19 que demostraba, desde el punto de vista técnico, lo absurdo de las acusaciones oficiales contra los ingenieros que “habrían mantenido los pozos de la mina en un estado de explosividad permanente”. K. Legay escribió: Nosotros éramos cinco: Vigne, secretario de la Federación Nacional de Mineros de Francia; Sinot, secretario de los mineros de Carmaux; Planque, delegado de los mineros por Vermelles (Pas de Calais), y Quinet, diputado comunista, que fue a escuchar la conferencia y las explicaciones de la intérprete Smerling. Todavía puedo recordar a mi amigo Vigne indignado, diciéndole a Smerling: “Es notable observar cómo todos los que están acusados no sólo reconocen su culpa, sino que también se acusan mutuamente de las cosas más increíbles”. Le dijimos a Smerling que nunca creímos y que nunca creeríamos los cargos presentados contra los ingenieros, debido a que: Los sindicatos (de la URSS) que tenían injerencia nos dijeron que existía un servicio muy estricto para inspeccionar las minas. El mismo funcionaba de la siguiente manera: 1. Un ingeniero, designado por el Comisario del Pueblo; 2. Presidentes locales y regionales de los sindicatos de trabajadores, designados por los propios trabajadores; 3. Los delegados de las minas, de las secciones de las minas, también designados por los trabajadores. Estos delegados, al parecer, tienen plenos poderes. Pueden detener por completo las labores de una mina, una sección de una mina, o secciones enteras, si piensan que hay algún peligro o incluso una amenaza de peligro. No podemos entender cómo, con semejante aparato para la inspección y la seguridad de las minas, los ingenieros pudieron operar en absoluto secreto para la preparación de estos crímenes, y sobre todo por un período de años.
19 Paz, Magdeleine (1889-1973). Casada con Maurice Paz había sido miembro del PC, cercana a la Oposición de Izquierda y se unió a la SFIO a principios de los años 1930.

SESIÓN SÉPTIMA

273

Como minero, después de más de treinta años de trabajo, doce de ellos como delegado para la seguridad de los trabajadores en una de las minas con más acumulación de gases de Francia, y conociendo perfectamente las dificultades de la actividad, desafío a cualquier técnico, no importa qué tan competente sea, a que se proponga sistemáticamente hacer explotar la mina sin que los inspectores, aun cuando fueran unos idiotas totales, lo descubran en menos de una hora. Si el inspector de la seguridad de las minas de Kemerovo no estaba al tanto de esto, o bien fue cómplice, o bien no había ningún inspector de seguridad. Si efectivamente había un inspector, entonces él es aun más culpable que los demás acusados, y puesto que en Moscú se acostumbra a fusilar, debería haber sido el primero en ser fusilado. Si no hubiera un inspector de minas, entonces se nos mintió acerca de la protección de la seguridad general del trabajador. En ese caso, ¿qué tenemos que pensar de los hombres que están en el poder si mienten, incluso a sus invitados, sobre las cuestiones más graves? Y si no existiera un servicio de inspección de seguridad, aún digo que es imposible colocar una mina en estado de explosividad sin ser observado. Agregó que, además de la superintendencia y la inspección, había miles de trabajadores en estas minas que deberían haberlo detectado. ¿Se puede admitir que todos ellos, a pesar de que sabían que sus vidas estaban en peligro, guardaron silencio con el fin de establecer con mayor certeza la culpabilidad de los acusados y, a pesar de que, en un momento u otro, todos podrían haber muerto si hubieran existido esas condiciones? No, técnicamente, todos consensuamos que es imposible mantener una mina en un estado de explosividad permanente por acumulación de grisú. La persona menos informada sobre los asuntos de minería diría con nosotros: es inadmisible creer en esa posibilidad. FinerTy: Sr. Goldman: ¿eso forma parte del testimonio de los peritos de la fiscalía? sTolberG: ¿En el juicio de Novosibirsk? FinerTy: El Sr. Goldman dice que es la misma explosión a la que se hace referencia en el proceso de Moscú. ¿Se aplica esta información brindada por los gremialistas franceses a los testimonios de los peritos de la acusación en el segundo proceso de Moscú, en las páginas 451-456? GolDman: Me inclino a creer que esta información se refiere al testimonio de los peritos en el juicio de Novosibirsk. TroTsky: Sí. GolDman: No estoy seguro, con una primera lectura a las páginas del Informe Textual, si el testimonio en el juicio de Novosibirsk fue el mismo que el testimonio de los peritos del último proceso. Drobnis, al dar la razón… Leo el testimonio de Drobnis. Menciona en la página 212 que “la segunda tarea consistía

274

El Caso lEón TroTsky

en reducir la producción de carbón y, además, dañar el sistema de ventilación, llenar las minas de gas, y causar explosiones”. Y por eso doy por sentado que el testimonio… Creo que Drobnis estaba implicado en Novosibirsk… TroTsky: Como testigo. GolDman: Como testigo. Este testimonio es la misma información. Los gremialistas franceses se refieren a esta explosión en particular. Es obvio que, en materia de información, se trata de estos peritos que habrían declarado que fue consecuencia de una acumulación de gas. Pero si los peritos testificaron o no en el último juicio sobre este punto en particular, eso no lo sé. No estoy seguro de que se identificara la mencionada Tsentralnaya partiendo de una primera lectura del testimonio de los peritos. FinerTy: Aquí no se lo identifica, pero la técnica parece ser la misma. La técnica que se les atribuye a los saboteadores parece ser la misma. GolDman: Excepto en el informe, la técnica incluye la construcción defectuosa, sobre la que esta información no trata para nada. TroTsky: Señor Presidente, permítame añadir algunas observaciones. La Federación de Mineros, en Francia, tiene hoy alrededor de un millón de miembros. Ambos secretarios son reformistas y adversarios de los trotskistas. La Federación incluye estalinistas y reformistas. Fueron invitados a Rusia como amigos. FinerTy: ¿Amigos de Stalin? TroTsky: Amigos de la burocracia. Hicieron el viaje en compañía de un diputado estalinista, un diputado parlamentario. Era el quinto del grupo. Todos ellos son terribles adversarios míos. FinerTy: ¿Puedo preguntarle si usted tiene la trascripción del juicio de Novosibirsk? ¿Está disponible? GolDman: Hasta donde yo sé, no se trascribió el juicio de Novosibirsk. TroTsky: Sólo fragmentos, en ruso, en Pravda. GolDman: Ahora viene la última de mis pruebas sobre la cuestión del “sabotaje” que quisiera presentar antes de pasar a formularle algunas preguntas al Sr. Trotsky. Sr. Trotsky, en referencia a la industrialización de la Unión Soviética ¿cuál era su posición antes de su expulsión de la Unión Soviética? TroTsky: Durante el período comprendido entre los años 1922 hasta 1929, luché por la necesidad de una industrialización acelerada. A principios de 1925, escribí un libro en el que traté de demostrar que, mediante la planificación y la dirección de la industria, era posible tener un coeficiente anual de industrialización de hasta 20. Fui denunciado como un hombre fantasioso, un superindustrialista. Era el nombre oficial de los trotskistas en ese momento, superindustrialistas. GolDman: ¿Cuál era el nombre del libro que escribió?

SESIÓN SÉPTIMA

275

TroTsky: ¿Adónde va Rusia? ¿Hacia el capitalismo o hacia el socialismo? 20 GolDman: Estoy seguro de que se publicó en inglés bajo el título: ¿Adónde va Rusia? ¿Hacia el capitalismo o hacia el socialismo? TroTsky: La marcha de los acontecimientos demostró que yo no era tan audaz, sino más bien, demasiado prudente sobre las posibilidades de una economía planificada. Esa fue mi lucha entre 1922 y 1925, y también la lucha por el Plan Quinquenal. Comenzó en el año 1923, cuando la Oposición de Izquierda comenzó a luchar por la necesidad de un Plan Quinquenal. GolDman: ¿Y en ese momento Stalin lo tildaba de “superindustrialista”? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Se oponía a la industrialización acelerada del país? TroTsky: Permítame que le diga que en 1927, cuando era presidente de la comisión de una estación hidroeléctrica en Dnieprostroy21, una central de energía, en la sesión del Comité Central insistí en la necesidad de agrandar esta estación. Stalin respondió, y está publicado: “Para nosotros, agrandar la estación de Dnieprostroy es lo mismo que si un campesino comprara un gramófono en lugar de una vaca”. GolDman: Cuando se hicieron públicos los planes para el primer Plan Quinquenal, ¿qué críticas les hizo? TroTsky: ¿Qué? FinerTy: Sr. Goldman, ¿podría sugerirle que pregunte cuándo se hizo público el primer Plan Quinquenal, es decir, el Plan Quinquenal oficial? GolDman: ¿Puede decirnos en qué momento se difundió oficialmente el primer Plan Quinquenal ante la Unión Soviética y el mundo? TroTsky: Creo que fue octubre de 1928, hasta finales de 1932, porque… GolDman: ¿Quiere decir que el Plan Quinquenal se inició en 1928? TroTsky: Sí, y se cumplió en 1932. El plan se transformó en un Plan Cuatrienal. Cambiaron el comienzo del año económico de octubre a enero. GolDman: ¿Al principio era un plan quinquenal y posteriormente se lo cambió para completarlo en cuatro años? FinerTy: Quisiera saber cuándo fue que el gobierno de Stalin promulgó el primer Plan Quinquenal, no cuándo empezó a funcionar, sino cuándo fue anunciado por primera vez. GolDman: ¿Cuándo anunció por primera vez el plan el gobierno soviético? TroTsky: El Plan Quinquenal tuvo una larga prehistoria. Creo que se elaboró desde comienzos de 1926 o incluso 1925. El primer plan no fue anunciado públicamente, sólo se presentó ante el Politburó. Era un plan que
20 Fue editado en español con el nombre ¿Adónde va Rusia? Nuevo rumbo por Juan Pablos Editor, México D.F., 1974, junto a otro trabajo. 21 Represa hidroeléctrica ubicada sobre el río Dnieper. Se construyó entre 1927 y 1932, y era en su momento la más grande de Europa.

276

El Caso lEón TroTsky

preveía, para el primer año, un coeficiente de 9 puntos, para el segundo, 8 ó 7, y para el último año sólo 4; una línea declinante de crecimiento. Ese fue el comienzo de una terrible lucha. Llamé a este plan “el sabotaje de la industria”, pero no en el sentido criminal que se le da aquí, sino en el sentido de que era una concepción absolutamente cobarde de las posibilidades creadas por la Revolución de Octubre. El segundo plan, elaborado en 1926, tenía un coeficiente general de 9 para los cinco años completos. Los miembros de la Comisión pueden encontrar esto en el libro La verdadera situación en Rusia22, en nuestra plataforma. Ese fue el segundo plan. En ese momento yo luchaba por la posibilidad, y trataba de probar la posibilidad de tener un coeficiente de 20, hasta 20. inTérpreTe: Hasta 2023. TroTsky: Hasta 20, o para ser más correctos, 18. Porque demostré que el crecimiento de la industria burguesa o capitalista bajo el zar era de seis, y traté de demostrar que era posible duplicarlo y hasta triplicarlo. Dewey: Sr. Trotsky, ambos –o lo que usted llama el primer y el segundo plan–, ¿fueron promulgados por la Oposición de Izquierda? TroTsky: Comenzamos la lucha por el Plan Quinquenal en 1922 ó 1923. Dewey: ¿Y todos estos fueron por la Oposición... y todos estos planes fueron presentados por la Oposición? TroTsky: Por la Comisión de Planificación Estatal*, por la Comisión de Planificación Estatal oficial como la encarnación del espíritu de cobardía, cobardía económica. Los acusábamos de “sabotear” en este sentido, como ya expliqué. Dewey: ¿Cómo era ese “sabotaje”…? TroTsky: No hubo mala fe por parte de los autores del plan. Usé la palabra “sabotaje” aquí entre comillas, con sentido polémico, con sentido periodístico. Dewey: Sr. Trotsky, ambos planes fueron presentados por la Comisión de Planificación Estatal. ¿Quién se negó a ponerlos en práctica? Eso es todo lo que quiero saber. TroTsky: Ese fue el primero. Después de nuestras críticas, el primer plan fue rechazado por el Politburó. El segundo, con el coeficiente de nueve, fue confirmado por el Politburó, fue adoptado por el Politburó, con nueve como primer promedio. FinerTy: Usted dijo un coeficiente constante. TroTsky: Sí, constante durante los cinco años. Expresamos las críticas en nuestra plataforma. Los resultados del primer año demostraron que teníamos
22 Se refiere a la Plataforma de la Oposición Conjunta de 1927. En español fue publicada junto con otros documentos en el volumen León Trotsky y otros, La oposición de izquierda en la URSS, Ed. Fontamara, Barcelona, 1977. 23 Trotsky dice until, y la intérprete lo corrige as high as. Ambos términos significan lo mismo, sólo que uno se utiliza para indicar “hasta un cierto período de tiempo”, mientras que el segundo indica “hasta una cierta cantidad”.

SESIÓN SÉPTIMA

277

razón. Luego cambiaron el plan. Esa es la verdadera historia del primer Plan Quinquenal. GolDman: Es decir, luego de concluido el primer año del Plan Quinquenal, cambiaron el plan. Las autoridades soviéticas cambiaron el plan para que coincida más con los planes originales... TroTsky: Con la realidad, o el pronóstico de la Oposición coincidió con la realidad. FinerTy: ¿Quiere decir que el coeficiente real del primer año estaba más cerca de dieciocho que de nueve? TroTsky: Fue más de veinte. GolDman: Durante el desarrollo del Plan Quinquenal, ¿pudo usted expresar alguna opinión por escrito refiriéndose a los métodos utilizados por las autoridades soviéticas para completar el plan? TroTsky: Durante el segundo año, la burocracia se propuso realizar el Plan Quinquenal en cuatro años. Protesté con vehemencia en el Boletín. Todos los hombres poco prácticos… Es muy característico de los hombres poco prácticos que, antes de empezar, no prevean las posibilidades correctas, pero cuando las posibilidades se realizan a pesar de ellos, se impresionan y entonces no ven límites. Bajo el látigo de la burocracia, comenzaron a aumentar los coeficientes sin prestarle ninguna atención a las condiciones de vida de los trabajadores. Construyeron fábricas, pero no casas para los trabajadores. Ahora era necesario sostener un coeficiente de 30% y hasta de 35%. GolDman: ¿Qué hay sobre el argumento de que era necesario apurarse para defender… preparar a la Unión Soviética para la defensa contra un posible ataque? TroTsky: Yo escribí, y fue publicado y traducido en varios idiomas, que esta industrialización burocrática acelerada daría como resultado la acumulación inevitable de las contradicciones internas de la propia industria. En el sistema capitalista, las proporciones necesarias se alcanzan por la competencia entre diferentes capitalistas, las industrias y las empresas capitalistas. Pero en una economía planificada es necesario prever todas las proporciones necesarias. No es posible prever por medio de abstracciones. Es necesario prever, corregir y perfeccionar el plan mediante la opinión del pueblo, mediante la experiencia del pueblo, por medio del grado de satisfacción de sus necesidades, por la proporción entre las distintas industrias, las diferentes fábricas, e incluso las diferentes secciones de las mismas fábricas. Nadie construyó una economía socialista antes que nosotros. Es la primera experiencia y la más grande de la historia. Y luego advertí con más cautela: “No se podrán salir con la suya. Caerán en una crisis”. GolDman: Ahora bien, de la información que usted maneja en base a su lectura de la prensa soviética, ¿Qué podría decirnos sobre los éxitos o los defectos de la industrialización?

278

El Caso lEón TroTsky

Dewey: Ahora vamos a tomar un breve receso. *** GolDman: Lea por favor la última pregunta. (El secretario lee la pregunta previa.) TroTsky: Mi actitud frente al desarrollo económico de la Unión Soviética se puede caracterizar de la siguiente manera: defiendo la economía soviética contra los críticos del capitalismo y la crítica socialdemócrata reformista, y critico los métodos burocráticos de la dirección. Las deducciones fueron muy simples. Me basé en la prensa soviética. Tenemos una cierta libertad frente a la hipnosis burocrática. Era absolutamente posible ver todos los peligros basándonos en la prensa soviética misma. GolDman: ¿Puede darnos una idea general de los éxitos de la industrialización en la Unión Soviética? TroTsky: Los éxitos son muy importantes, y lo reafirmo toda vez que puedo. Son consecuencia misma de la abolición de la propiedad privada y de las posibilidades inherentes a la economía planificada. Pero son… aunque no puedo afirmarlo con exactitud, pero diré, que son dos o tres veces menor de lo que podrían ser bajo un régimen de democracia soviética. GolDman: ¿Así que los avances son un hecho, a pesar del control burocrático y sus métodos? TroTsky: Son el resultado de las posibilidades inherentes a la socialización de las fuerzas productivas. GolDman: Señor Presidente, antes de continuar, ¿me permite hacer una declaración para que conste en actas? Esta mañana, en uno de los periódicos mexicanos se publicó una declaración afirmando que el Sr. Trotsky se negó a presentar sus documentos a la Comisión. La razón de esta negativa sería su falta de confianza hacia la Comisión. El Sr. Trotsky lamenta profundamente esta desagradable afirmación sobre personas que tienen sobradas credenciales de confianza, incluso a nivel mundial. Nunca se negó a presentar documento alguno a la Comisión. Todo lo contrario, puso a entera disposición de la Comisión todos sus archivos, sin la menor excepción. Sólo le solicitó autorización al Presidente de la Comisión para: (a) no nombrar en sesión pública los lugares donde se encuentran las diferentes partes de sus archivos y (b), no citar nombres y circunstancias en sesiones públicas que pudiesen perjudicar a terceras personas en los países fascistas o en la URSS. La Comisión autorizó unánimemente al Sr. Trotsky a presentar explicaciones complementarias sobre los archivos, etc. (explicaciones de naturaleza puramente técnica y no política), en una sesión administrativa privada de la Comisión.

SESIÓN SÉPTIMA

279

El Sr. Trotsky respeta a la prensa mexicana y al periódico en cuestión, como para admitir que se trata de una interpretación equivocada de sus palabras. Esperamos que sólo haya sido un lamentable malentendido. El Sr. Trotsky espera que la declaración se publique en el periódico en cuestión, y que de esta forma el incidente quede cerrado. La opinión pública mexicana se verá favorecida con todo esto. Voy a pedir al Sr. Beals que traduzca esto último. beals: ¿Puedo pedirle que usted dé el nombre del periódico, o si prefiere no hacerlo, que lo comunique a la Comisión en privado? (El comisionado Beals traduce la declaración del abogado Goldman al español.) Dewey: Puedo afirmar que la Comisión entiende claramente que el Sr. Trotsky ofreció presentar y entregar a la Comisión todos los documentos relativos a la investigación, y que la Comisión ya aceptó que algunos de los nombres se presenten en las sesiones administrativas o ejecutivas. GolDman: Sr. Trotsky, ¿podría decirnos…? FinerTy: Sr. Goldman, creo que debe quedar bien en claro, por su interés, que la Comisión acordó que se nos comunicarán algunos de estos nombres en privado, para que esos testigos no sufran represalias por parte de los gobiernos fascistas o del gobierno soviético. Dewey: Correcto. GolDman: ¿Podría decirnos brevemente cuál es su actitud hacia la colectivización de 1928? TroTsky: Fue la misma actitud que sostuve hacia la industrialización, aunque con un cierto retraso. Nuestra lucha por la colectivización comenzó un año o dieciocho meses después de nuestra lucha por la industrialización. Nuestra lucha contra la colectivización forzosa*, también un año más tarde que nuestra lucha contra la industrialización acelerada. En el Plan Quinquenal aprobado por el Politburó –no en la segunda versión sino en la tercera versión, con el alto coeficiente para la industria–; se aprobó que al final del plan la Unión Soviética debía tener entre un 20% y un 22% de los campesinos en las granjas colectivas. Pero para el tercer año del plan esta cifra ascendió a más de un 60%. Se decidió que todos los campesinos debían ser colectivizados durante el primer plan. Protestamos afirmando que esto no era posible: “Ustedes no tienen la maquinaria agrícola necesaria –tractores, etc.– y, más importante aún, el nivel de cultura necesario en el país, ni carreteras ni técnicos formados, etcétera”. GolDman: En la actualidad, ¿cuál es su opinión sobre los éxitos de la colectivización en la Unión Soviética? TroTsky: Es más difícil que con la industria. Debo decir que las estadísticas soviéticas –y lo digo con gran pesar– son casi tan falsas como estos procesos. Sé

280

El Caso lEón TroTsky

por mi propia experiencia que técnicos estadísticos serios trataron de presentar la situación tal como es y fueron encarcelados y enviados a Siberia debido a que sus resultados contradecían los planes coyunturales de la burocracia. En los nombres de los jefes de la oficina de estadística y de los colaboradores más importantes, usted puede encontrar las diferentes fases del desarrollo de las ideas del Politburó. Las estadísticas son víctimas del totalitarismo también. Es por eso que incluso las personas educadas, que proceden teóricamente, deben en este caso proceder empíricamente, guiándose con algunos hechos aislados de la prensa soviética. En cuanto a la industria es más fácil, porque la industria está concentrada. La agricultura está dispersa, y es por eso que es más difícil una apreciación general. Pero nunca negué el éxito de la colectivización. Por el contrario, he defendido la colectivización contra los críticos burgueses y los críticos reformistas. Pero, al mismo tiempo trataba de defender la colectivización en contra de la burocracia soviética. Esta colectivización completa durante cinco años no arrojó los resultados económicos necesarios, pero dio como resultado… No sé las cifras pero son cientos, miles y millones de campesinos exterminados. GolDman: ¿Usted se oponía a las medidas administrativas de la colectivización? TroTsky: Esa expresión es totalmente correcta. Insistí en que la colectivización, que supone un más o, mejor dicho, el más alto nivel de actividad o de dependencia de los campesinos, su capacidad para el trabajo social colectivo, que el avance hacia la colectivización debe lograrse con el acuerdo consciente de los propios campesinos. Que era necesario explicarles, enseñarles, para ganarlos. No matar al kulak. No le temo al kulak. Los kulaks son campesinos que explotan a otros campesinos. Pero la acción de la burocracia fue matar al kulak y, por temor, empujar por medio de estos métodos a los otros campesinos al campo de los elementos hostiles. Dewey: Sr. Goldman, entendí que el Sr. Trotsky dijo que ciertos técnicos estadísticos fueron encarcelados y deportados, porque prefirieron proceder honestamente. TroTsky: Sí. Dewey: ¿De dónde obtuvo esa información? TroTsky: Puedo nombrar a una autoridad científica: Bazarov24. En su juventud fue bolchevique, pero básicamente era un científico. Trabajó en la Comisión de Planificación y durante el juicio a los mencheviques* y durante el proceso aquí mencionado, el del partido industrial; había dos miembros del partido industrial y dos mencheviques. El juicio al partido industrial
24 Bazarov, V. A. (1874-1939). Bolchevique, economista ruso, formó parte junto con Bogdanov y Lunacharsky del grupo de los “constructores de Dios”, contra los que Lenin polemizó fuertemente.

SESIÓN SÉPTIMA

281

tuvo como objetivo acusar a los especialistas y a los ingenieros de la Comisión de Planificación de hacer planes demasiado cobardes. Se convirtieron en los chivos expiatorios del primer Plan Quinquenal. Luego vino el segundo Juicio a los mencheviques, dos mencheviques, el reconocido historiador Sujanov25 y el economista Groman26. Confesaron y ahora nadie sabe dónde están. El tercero, Bazarov, relacionado con éstos, se negó a confesar. Desapareció, y nadie sabe dónde está. Se trataba de su trabajo en la Comisión de Planificación. Bazarov era uno de nuestros mejores estadísticos y matemáticos. Otro fue Popov, que también era jefe de la Oficina Estatal de Estadísticas. Fue despedido y procesado. Desconozco su destino, puede que esté en prisión o en Siberia. Pero sé muy bien la razón. El hombre que realizó esta acción fue Yakovlev27, quien fuera más tarde comisario del Pueblo de Agricultura. Presentó estadísticas absolutamente falsas. GolDman: ¿Debo entender que los ingenieros que fueron procesados durante este juicio al partido industrial fueron los responsables de la primera versión del Plan Quinquenal original? TroTsky: Sí. GolDman: ¿Y que las autoridades soviéticas hicieron de ellos los chivos expiatorios por la lentitud? TroTsky: Minimalizaron las posibilidades socialistas. GolDman: ¿Quiere decir “minimizaron”? TroTsky: Sí, minimizaron. Ambos ingenieros no tenían respuestas propias. Ellos mostraron lo que le transmitieron al Politburó. Luego, con lápices en mano mostraron las cifras que arrojaron las tablas y los documentos. Luego, cuando la situación cambió, el Politburó dijo: “Sus documentos son malos, las cifras son malas. Hay que fusilarlos”. beals: Sólo quiero preguntarle una cosa al Sr. Trotsky. El Plan Quinquenal, según usted, tenía ciertos defectos debido a las condiciones burocráticas. También ha indicado que las estadísticas del Plan Quinquenal son dudosas porque al jefe de los estadísticos y a otros técnicos no se les permite brindar las cifras
25 Sujanov, Nicolai (1882-1937?). Menchevique, era un conocido escritor, autor de un libro sobre la Revolución de Octubre que apareció en inglés bajo el título de The Russian Revolution 1917 [La Revolución Rusa 1917]. Fue uno de los acusados en el juicio a los mencheviques en 1931. Desapareció en la cárcel, cuando se quejó de que los estalinistas lo habían engañado al prometerle su libertad a cambio de su confesión en el tribunal. 26 Groman, Vladimir (1874-?). Menchevique, tenía a su cargo la distribución de alimentos en Petrogrado al comienzo de la revolución de febrero de 1917. Fue juzgado en el proceso a los mencheviques en 1931, acusado de sabotear la economía. En ese momento era miembro del presídium de la Comisión de Planeación Estatal (Gosplan). Colaboró con la fiscalía, pero desapareció después del proceso. 27 Yakovlev, Yakov A. (1896-193?). Integrante del ala derecha del PC de Ucrania, después de la revolución fue un ferviente partidario de Stalin contra la Oposición de Izquierda, y nombrado comisario de agricultura. Desapareció, junto con muchos otros estalinistas, durante las purgas.

282

El Caso lEón TroTsky

adecuadas. En tercer lugar, usted ha estado fuera de la Unión Soviética desde antes de que el Plan Quinquenal entrase en vigor. ¿Cuáles son estas... puede explicar brevemente las fuentes generales de información sobre la Unión Soviética, si las estadísticas son falsas? ¿En qué basa usted sus propias estadísticas? TroTsky: La falsificación sistemática de las estadísticas se inició en el año 1926. No había muy buenas estadísticas, ya que las estadísticas se corresponden con el nivel general de cultura del país. Pero heredamos del zarismo muchas cosas malas y también algunas cosas buenas. Las estadísticas de los zemstvos (los órganos de autogobierno en las provincias) reflejaban honestamente la situación del país. En el régimen de los zemstvos había liberales, socialistas y otros. Eran opositores al zar. Muchos de ellos se convirtieron en revolucionarios. Luego comenzaron a combatir, a oponerse a la información tendenciosa sobre la Unión Soviética. Ellos corrieron la misma suerte. Comenzó como regla al principio, o mejor dicho, al final de 1925, durante la escisión de Zinoviev y Kamenev, por un lado, y Stalin por el otro. Fue durante la preparación del XIV Congreso del Partido, cuando todas las estadísticas, las estadísticas más importantes, fueron cambiadas. Yakovlev llamó “estadísticas” a las nuevas cifras. GolDman: Trotsky, el Sr. Beals quiere saber… TroTsky: Voy a responder a la pregunta. Cuando uno dice la verdad el asunto es muy simple. Pero cuando la burocracia comienza a mentir sobre la situación de conjunto, los diferentes elementos de la burocracia se contradicen entre sí. Para un hombre honesto, sólo es posible encontrar la verdad comparando las mentiras. Se trata de una simple exposición de mi método. Le daré un ejemplo: Stalin presenta los resultados del Plan Quinquenal como un éxito completo. Molotov*, en un discurso posterior al de Stalin, de algunas semanas después, dijo al pasar que el último año del Plan Quinquenal hubo un coeficiente de sólo 8, no de 20 o más de 20 como se anunció, sino tan sólo de 8. Yo pregunto: ¿cómo era posible llevar a cabo el Plan Quinquenal en cuatro años si el coeficiente del año pasado fue tan sólo de 8? ¿Por qué solamente 8? Debido a que las contradicciones acumuladas durante los primeros tres años por el látigo de la burocracia fueron tan terribles que la industria quedó totalmente lisiada para el último año. GolDman: ¿En qué periódicos leyó eso? TroTsky: En Pravda. Lo cité oficialmente. Yo les pregunté –como le preguntaba a Pyatakov–, les pregunté en mi periódico: ¿qué significa esta contradicción? GolDman: ¿De dónde sacó sus estadísticas? ¿De la Unión Soviética? TroTsky: Sí. Usted sabe que uno cuenta con estadísticas generalizadas, un informe general de Stalin y de Molotov, y tiene las estadísticas detalladas en los periódicos. No es posible obligar o forzar a todos a decir una mentira. El director de una fábrica, el director de una rama de la industria, en sus informes dicen la verdad. Y su verdad o sus verdades, en el segundo nivel, se

SESIÓN SÉPTIMA

283

convierten en falsedades. Puedo comparar ambos. No puedo afirmar que mi evaluación es matemáticamente exacta, pero tiene el privilegio de ser más honesta. Se acerca más a la verdad. GolDman: ¿Se debe comprender entonces que todas sus estadísticas se basan en conclusiones derivadas de la prensa soviética? TroTsky: Exclusivamente. sTolberG: ¿De diferentes informes estadísticos? TroTsky: Sí, a partir de informes generales, y los de carácter científico, en tanto y en cuanto pueda usarlos, y así sucesivamente. GolDman: ¿Eso responde a su pregunta? Dewey: ¿Esa última declaración suya excluye el haber recibido información privada o secreta? TroTsky: ¿Por parte de economistas? Dewey: Sí. TroTsky: Ha sido absolutamente innecesario. En el pasado tuvimos correspondencia general, pero todo fue publicado en el Boletín. La correspondencia acerca del hecho de que construyeron una fábrica muy buena, una auténtica fábrica norteamericana, y grandes represas, más grandes que las de los Estados Unidos. Pero las carreteras siguen siendo desastrosas, es decir, las rutas que conducen a las fábricas. Hay nuevas casas para los trabajadores. Pero mientras que las casas existen, las condiciones sanitarias brillan por su ausencia. Los trabajadores después de dos o tres meses de trabajo se enferman con epidemias, y después de la segunda epidemia se fugan ilegalmente. El director se convierte en el chivo expiatorio y se lo expulsa de la fábrica. GolDman: ¿Debo entender que su respuesta a la pregunta del Dr. Dewey es que usted no posee ninguna información secreta? TroTsky: No. Todo el mundo que esté interesado lo sabe. No es un secreto militar. GolDman: ¿De la lectura de la prensa soviética? TroTsky: De la lectura de la prensa soviética. FinerTy: Sr. Trotsky, ¿debo entender que usted dice que el coeficiente del último año del primer Plan Quinquenal, es decir en 1932, era 8? TroTsky: Ocho, sí, de acuerdo con la información del Sr. Molotov. FinerTy: De acuerdo con Molotov era de 8, ¿y eso fue antes de que le imputaran a usted actos de sabotaje? TroTsky: Sí. FinerTy: ¿Ninguno de estos actos de sabotaje ocurrió después de 1932? TroTsky: He tratado de averiguar las fechas en que comenzó mi supuesta acción saboteadora. Es muy difícil. FinerTy: Ellos afirman que a Radek se le dieron instrucciones para sabotear en 1932.

284

El Caso lEón TroTsky

TroTsky: Sí, pero en el mismo informe se encuentra la afirmación de que lo nuevo en 1934 eran mis instrucciones para generalizar las acciones de sabotaje. Después de darle al Sr. Goldman todo el material encontré en mis archivos una cita de Pravda, de un discurso, que dice que en 1929 los trotskistas eran saboteadores. Pero no está claro si debía entenderse con o sin comillas. Se declaró enfáticamente en la primera acusación: “Ustedes son superindustrialistas”. Pero, entonces, ¿cómo puede un superindustrialista ser un saboteador de la industria? Trotsky, desde su exilio, desde su poderoso exilio, desorganizaba la industria en la Unión Soviética, a pesar de la dirección. No puedo ser más infalible. Esta es la situación hoy por hoy. GolDman: Ahora bien, para justificar lo que testificó el Sr. Trotsky relacionado con sus ideas sobre la industrialización, en su crítica a los métodos de la colectivización y la industrialización por parte de la burocracia, presento fragmentos de sus escritos. Pensé leerlos, pero en mi opinión, con el análisis del Sr. Trotsky es suficiente. Voy a entregarle las fuentes a la Comisión, adonde se pueden leer todos los artículos a los que se refiere el Sr. Trotsky. El artículo que nos interesa fue escrito por Rakovsky cuando aún estaba en Siberia –un artículo sobre el Plan Quinquenal–, publicado en The Militant, en Nueva York en 1932, que comienza el 5 de marzo y termina el 26 de marzo. En resumen, el artículo declara que: ...el crecimiento en cantidad se produjo de forma decisiva, no a costa de un aumento en la inversión de capital, tampoco a costa de una mejora en la base técnica, sino a base de una explotación más intensiva del capital de inversión que se tenía a mano. Esto es, con el aumento en el número de trabajadores, por un lado, y el aumento en la intensidad del trabajo, por el otro. Luego señala que la calidad de la producción es muy mala, lo que se debe considerar en lo que respecta a la cantidad. En The Militant del 22 de julio de 1932 hay un artículo firmado por… Hay una carta de Moscú firmada “MM”, que da una idea de los sentimientos de los trabajadores hacia el ritmo rápido y forzado de la industrialización. Asimismo, en The Militant encontrarán cartas provenientes de Moscú, del 3 al 8 de octubre de 1932. El Sr. Trotsky escribió un folleto titulado La economía soviética en peligro. El folleto está ahora agotado, pero el contenido del folleto fue reproducido en The Militant desde el 12 noviembre de 1932 al 7 de enero de 1933. Allí hace referencia a los asuntos que mencionó en su testimonio oral. Sólo quiero leer una o dos citas de ese folleto: Cualquier intento de influir desde abajo en la administración económica es considerado inmediatamente como una desviación de izquierda o de derecha,

SESIÓN SÉPTIMA

285

prácticamente como una ofensa grave. En última instancia, el estrato superior de la burocracia decretó su infalibilidad en el terreno de la planificación socialista (más allá del hecho de que frecuentemente acusó a sus colaboradores e inspiradores de complotadores y saboteadores criminales). Así se liquidó el mecanismo básico de la construcción socialista, el sistema adaptable y elástico de la democracia soviética 28. En el artículo sobre El peligro del Termidor, publicado en The Militant el 4 de febrero de 1933, cito: “...Sólo esta relación económica recíproca entre la ciudad y el campo, lo que Lenin llamaba smytchka...”. TroTsky: Significa “enlace” o “alianza”. GolDman (leyendo): …podrá librar al Estado obrero de la necesidad de tomar medidas de intercambio forzado que desfavorecen a las aldeas. La dictadura del proletariado sólo se afirma cuando se garantiza el intercambio voluntario. Una smytchka verdadera significa la alianza más estrecha de los campesinos pobres con los trabajadores urbanos con el apoyo firme de la amplia mayoría del campesinado medio y, por consiguiente, el aislamiento político del campesinado rico y de los elementos capitalistas nacionales en general. Una smytchka verdadera significa la lealtad inquebrantable del Ejército Rojo hacia la dictadura del proletariado, la que, dadas las conquistas de la industrialización y sus reservas humanas ilimitadas, sobre todo campesinas, posibilitará al Estado soviético resistir cualquier invasión imperialista… Los trabajadores hambrientos están descontentos con las políticas del partido. El partido está descontento con la dirección. El campesinado está descontento con la industrialización, la colectivización y la ciudad. Un sector del campesinado está descontento con el régimen. ¿Es un sector amplio? No podemos medirlo; pero resulta claro que, dadas las circunstancias imperantes, se trata de un sector en crecimiento29. En The Militant del 18 de marzo de 1933, Trotsky escribió una serie de artículos que se llamaban “¡Señal de alarma! Se acerca el peligro en la URSS”30. En The Militant, desde el 27 de mayo hasta el 3 de junio de 1933, Trotsky escribió una serie de artículos llamados “Los problemas del régimen soviético”31. En el libro o folleto ¿Y ahora? escrito por Trotsky, en las páginas 134-5, se discuten problemas relacionados con la economía soviética.
28 “La economía soviética en peligro”, 22 de octubre de 1932, Escritos de León Trotsky (1929-1940), op. cit. 29 “El peligro del Termidor”, 11 de enero de 1933, Escritos de León Trotsky (1929-1940), op. cit., versión mejorada. 30 “Señal de alarma”, Escritos de León Trotsky (1929-1940), op. cit. El artículo fue publicado en dos entregas en The Militant. 31 “La degeneración de la teoría y la teoría de la degeneración, Problemas del régimen soviético”, 29 de abril de 1933, ibídem. Fue publicado en The Militant el 27 de mayo y 3 de junio de 1933.

286

El Caso lEón TroTsky

Dewey: ¿En qué año fue eso? GolDman: ¿Y ahora? se publicó en 1932. TroTsky: Está dirigida contra el fascismo alemán. GolDman: El libro trata sobre los problemas de Alemania en ese período, sobre el fascismo alemán y el proletariado alemán, y también incluye algunas cuestiones relacionadas con la Unión Soviética. laFolleTTe: ¿No se llamó Alemania, ¿y ahora? en la edición inglesa? GolDman: El título exacto es: ¿Y ahora? Problemas vitales para el proletariado alemán32. Esto cierra la sección relativa a los supuestos actos de sabotaje y maniobras de distracción. A continuación abordaremos la cuestión del terrorismo individual, por un lado, y la cuestión de la posición que sostiene el Sr. Trotsky hacia la posibilidad de cambiar el régimen de Stalin en la Unión Soviética. Además trataremos sobre los medios que deberían utilizarse para cambiar el régimen de Stalin en la Unión Soviética. Sobre la actitud del Sr. Trotsky hacia el terrorismo individual, pongo a consideración de la Comisión una serie de extractos y, lo que es más importante, un volumen de las Obras Completas de Trotsky, el tomo IV, en ruso. Se tradujeron algunos fragmentos. Voy a leerlos. El primer fragmento sobre el terrorismo no es de Trotsky, sino que es una declaración de Zinoviev en 1911, en las obras de Zinoviev, publicadas por la Editorial del Estado en Leningrado en 1924. Se titula Los provocadores de Nicolás II y el juicio a los diputados socialdemócratas en la Segunda Duma. Leo: Con el fin de dar al asunto una apariencia “pulida”, se compuso una fábula provocadora que sostenía que nuestros diputados obreros ante la Segunda Duma se habían complotado para matar al zar. Ni siquiera es necesario mencionar que era una completa mentira. Nuestros diputados tenían demasiado trabajo revolucionario real como para estar ocupados en estúpidos “complots”. El pueblo insurrecto acabará por sí mismo en su debido tiempo con Nicolás el Sangriento y con toda su pandilla. Esto es lo que enseña la socialdemocracia. Precisamente por esa razón se niega a realizar “complot” alguno, y dedica todas sus fuerzas a la organización de la clase obrera, a la causa de la preparación de la lucha revolucionaria de masas. Que la fábula del “complot” es la más baja provocación, es algo reconocido por todo el mundo. Esto era bien sabido por la mayoría de la Segunda Duma, compuesta por miembros del Partido Kadete*… TroTsky: Los kadetes eran un partido burgués. GolDman (leyendo):
32 ¿Y ahora? Escrito el 25 de enero de 1932. Publicado como La lucha contra el fascimo. El proletariado y la revolución, Barcelona, Editorial Fontamara, 1980. Según una nota de esta editorial fue publicado originalmente en ruso en Berlín, 1932, bajo el título de La revolución alemana y la burocracia estalinista.

SESIÓN SÉPTIMA

287

...a pesar de que han guardado silencio al respecto hasta hoy día. Los propios kadetes lo reconocen hoy después de cuatro años. Nuestros diputados socialdemócratas de la Segunda Duma trataron de desenmascarar esta provocación desde la tribuna de la Duma. Pero los kadetes mantuvieron sus bocas cerradas. Así se expresaba Zinoviev. En 1902, Trotsky escribió: “No estamos por la venganza personal sino por la venganza revolucionaria. No estamos por la ejecución de los ministros, sino por la ejecución de la autocracia”. En 1909, Trotsky escribió: Por su misma esencia, la actividad terrorista exige tal concentración de energía para el “gran momento”, tal sobrestimación del sentido del heroísmo individual y tal “hermetismo conspirativo”… que excluye totalmente el trabajo de agitación y organización entre las masas… En la lucha contra el terrorismo, la intelectualidad marxista defendió su derecho o su deber a permanecer en los barrios obreros en vez de colocar bombas debajo de los palacios zaristas y del Gran Ducado33. De nuevo en 1909: En la medida en que el terrorismo introduce la desmoralización y la desorganización en las filas del Gobierno (al precio de desorganizar y desmoralizar las filas de los revolucionarios), es en esa medida que le hace el juego nada más y nada menos que a los propios liberales. TroTsky: Perdón. Permítame aclarar que la palabra “liberal” en Estados Unidos tiene otro sentido. En Rusia son las clases poseedoras, los nobles liberales y los capitalistas burgueses. GolDman: Vuelvo a leer: El terrorismo en Rusia está muerto... El terror ha emigrado lejos hacia el Oriente... a las provincias de Punjab y Bengala34... Puede ser que en otros países de Oriente el terrorismo esté todavía destinado a experimentar un florecimiento. Pero en Rusia ya es parte del patrimonio de la historia. Nuevamente, en enero de 1910, Trotsky escribió: “En el callejón sin salida del terrorismo, la mano de la provocación gobierna con seguridad”. Otra vez en 1910: La actitud irreconciliable de la socialdemocracia rusa hacia el terror burocratizado de la revolución como medio de lucha contra la burocracia terrorista
33 “La quiebra del terrorismo individual”, mayo de 1909. Es posible encontrar fragmentos en Marxists Internet Archive (MIA), www.marxists.org. 34 La provincia de Punjab es una subdivisión administrativa de Pakistán con Asamblea legislativa. Bengala es una región situada en el noreste del subcontinente indio. Hoy en día está dividida entre dos países independientes: Bangladesh e India.

288

El Caso lEón TroTsky

del zarismo ha confluido con el estupor y la condena proveniente no sólo de los liberales rusos, sino también de los socialistas europeos. Una vez más, en 1910, Trotsky escribió: El que merodea alrededor de una cartera ministerial... así como aquellos que, esperando con una máquina infernal bajo una capa, acechan al propio ministro, deben igualmente sobreestimar al ministro, su personalidad y su puesto. Para ellos, el sistema en sí desaparece o se pierde de vista, y sólo queda el individuo investido de poder. La traducción aquí debe de ser muy mala. TroTsky: No para el ministro, para los terroristas. GolDman: Vamos a tener que pedir que se haga una nueva traducción de esta sección. En 1911, Trotsky escribió en Der Kampf, el órgano teórico de la socialdemocracia austríaca: Que un atentado terrorista, incluso “afortunado”, provoque confusión entre la clase dirigente, depende de circunstancias políticas concretas. De todas formas, esta confusión siempre dura poco; el Estado capitalista no se sostiene sobre los ministros del gobierno y no puede ser eliminado con ellos. Las clases a las que sirve siempre encontrarán quien los reemplace; la maquinaria seguirá intacta y continuará funcionando. Pero el desorden que un atentado terrorista provoca entre las masas obreras es más profundo. Si basta armarse con un revólver para logar el objetivo, ¿para qué los efectos de la lucha de clases? Si un dedal de pólvora y un poco de plomo bastan para atravesarle el cuello al enemigo y matarle, ¿para qué hace falta una organización de clase? Si tiene sentido aterrorizar a los más altos personajes mediante el estampido de las bombas, ¿es necesario un partido? ¿Para qué valen los mítines, la agitación entre las masas y las elecciones, si desde la galería del parlamento se puede divisar fácilmente el banco de los ministros? A nuestro entender el terror individual es inadmisible precisamente porque devalúa el papel de las masas en su propia consciencia, las hace resignarse a su impotencia y volver la mirada hacia un héroe vengador y liberador que esperan llegará un día y cumplirá su misión. Los profetas anarquistas de la “propaganda de la acción” pueden mantener todo lo que quieran a propósito de la influencia exaltadora y estimulante de los actos terroristas sobre las masas. Las consideraciones teóricas y la experiencia política prueban que sucede todo lo contrario. Cuanto más “eficaces” son los actos terroristas y mayor es su impacto, más limitan el interés de las masas por su autoorganización y autoeducación35.
35 León Trotsky, “Por qué los marxistas se oponen al terrorismo individual”. Escrito en noviembre de 1911, www.marxists.org.

SESIÓN SÉPTIMA

289

El 28 de diciembre de 1934, cuatro semanas después del asesinato de Kirov, Trotsky escribió en el Boletín de la Oposición:
Pero si los marxistas condenaron categóricamente el terrorismo individual… aun cuando los disparos estuvieran dirigidos contra los agentes del gobierno zarista y de la explotación capitalista, más implacablemente deben condenar y rechazar el aventurerismo criminal de los actos terroristas dirigidos contra los representantes burocráticos del primer Estado obrero de la historia. Las motivaciones subjetivas de Nikolayev* y sus guerrilleros nos son indiferentes. El camino al infierno está empedrado con las mejores intenciones. En tanto que la burocracia soviética no ha sido removida por el proletariado, tarea que eventualmente tendrá que realizarse, cumple una función necesaria en defensa del Estado obrero. Si el terrorismo tipo Nikolayev se extendiera, bajo nuevas y desfavorables condiciones sólo podría servir a la contrarrevolución fascista. Sólo los farsantes políticos que se apoyan en los imbéciles pueden osar ligar a Nikolayev con la Oposición de Izquierda, aunque más no sea por intermedio del grupo de Zinoviev, tal como existía en 1926-1927. No fue la Oposición de Izquierda la que engendró la organización terrorista de la Juventud Comunista; fue la corrupción interna de la burocracia. El terrorismo individual es, en esencia, burocratismo al revés. Los marxistas no descubrieron ayer esta ley. El burocratismo no tiene confianza en las masas y trata de sustituirlas36. Esto fue publicado en enero de 1935 en el número 41 del Boletín de la Oposición. Ahora bien, Sr. Trotsky, ¿puede darnos su opinión sobre el asesinato de Kirov a manos de Nikolayev? ¿Las causas, el trasfondo? TroTsky: Las causas generales están presentes, más o menos, en las últimas citas. Es el descontento de una parte determinada, podría decirse, de la parte más crítica de la juventud… Hoy existe una suerte de impasse político e histórico para la juventud. Todo joven puede desarrollarse sólo en una atmósfera de una cierta libertad de crítica. La juventud tiene que oponerse a la generación más vieja y abrirse camino por sí misma. Es una ley casi fisiológica. Cuando todas las posibilidades están herméticamente cerradas, las explosiones son inevitables. Pero las razones, los motivos individuales para el individuo Nikolayev, siguen siendo absolutamente enigmáticas hasta el día de hoy. No se puede encontrar en la prensa soviética en qué condiciones Nikolayev asesinó a Kirov. ¿Tenía acceso a Kirov todos los días como secretario? No lo sé. Nadie habla de las circunstancias concretas. ¿Quién era Nikolayev? Sigue siendo un desconocido. Después del asesinato de Kirov, en la prensa soviética no se puede encontrar una descripción de este suceso, muy importante en la vida de la sociedad.
36 “La burocracia estalinista y el asesinato de Kirov. Respuesta a los amigos de Norteamérica”, 28 de diciembre de 1934, Escritos de León Trotsky (1929-1940), op. cit., versión mejorada.

290

El Caso lEón TroTsky

Mi primera hipótesis fue que se trataba de una venganza individual. Tal vez algunos conflictos por una mujer, en relación con una mujer, y cosas por el estilo… una situación que comprometería a Kirov si fuera publicada. Era para mí la única explicación de este ocultamiento. GolDman: ¿Alguna vez ha escrito algún artículo que llamara a la juventud de la Unión Soviética a evitar el terrorismo? TroTsky: Por supuesto. Antes del asesinato de Kirov; porque ya habían aparecido ciertas tendencias terroristas en la juventud. Lo mencionaba como un síntoma –no como un método de lucha, sino como un síntoma– para evitar la descomposición de la juventud. GolDman: Usted mencionó antes la correspondencia, que poseía cierta correspondencia. ¿Qué quiso decir? TroTsky: ¿Cartas desde Rusia? GolDman: A eso me refiero. TroTsky: Sí. GolDman: ¿Usted recibió cartas desde Rusia? Trotsky: Se publicaron en el Boletín. Las cartas hablaban de los burócratas liberales37, un cierto estrato de burócratas liberales, que en los círculos familiares critican a los burócratas, y se refieren a Stalin como “él”. Luego continúan con sus deberes corrientes. Pero la hija y el hijo desarrollan tendencias terroristas. Ellos escuchan a su padre decir: “Es una falsedad, es una maquinación contra la familia”. El hijo y la hija escuchan esto y dicen: “¡Hay que matarlos!”. Porque no tienen otros medios, no cuentan con medios de expresión pública. Esta es la razón para que exista el terrorismo. Es posible también que fuera un acto político de Nikolayev. No lo sé. GolDman: ¿Escribió usted un segundo artículo, una carta abierta, de advertencia contra estas tendencias? TroTsky: Sí, fue en mis artículos sobre el asesinato de Kirov, o antes, creo. Es una cuestión que se entiende por sí misma; se explica por sí sola. Toda nuestra tradición marxista se dirige contra el terrorismo. Lo repetimos en cada ocasión. Se trata de un axioma para nosotros. GolDman: Quiero llamar la atención de los miembros de la Comisión sobre un folleto escrito por Trotsky, llamado El asesinato de Kirov, publicado en 1935 por la editorial Pioneer Publishers38. Puede conseguirse con facilidad en Nueva York. En este folleto, Trotsky aborda la cuestión general del terrorismo. laFolleTTe: Quisiera hacerle una pregunta. Usted habló de las cartas provenientes de Rusia en el Boletín. ¿Puede decirnos las fechas de estas cartas?
37 Trotsky se refiere a los funcionarios que manifestaban cierto descontento con el despotismo estalinista al tiempo que estaban a favor de políticas económicas del ala derecha que había liderado Bujarin. 38 Ver Nota 17 Sesión Primera.

SESIÓN SÉPTIMA

291

TroTsky: No estoy muy seguro. Creo que fue entre 1931-1933. En ese período tuvimos información sobre las tendencias terroristas entre la juventud. Lo publicamos en el Boletín. Las buscaré para la Comisión y las voy a presentar para que se traduzcan. FinerTy: Sobre este asunto Sr. Trotsky, ¿cómo explica la capacidad para mantener correspondencia, para comunicarse con el Boletín, sin que usted mismo tuviera comunicación directa con Rusia? TroTsky: Después de 1931, no pudimos tener una comunicación sistemática con nuestros amigos en Rusia. Pero de vez en cuando manteníamos correspondencia por medio de los burócratas liberales que venían de Rusia a Berlín y a París, que tenían conversaciones con nuestros amigos; y algunos incluso enviaban cartas. Nos informaban sobre asuntos muy interesantes. Luego, utilizamos todo extranjero que simpatizara con nosotros que fuera como turista o invitado a los aniversarios soviéticos. Los seguíamos y les pedíamos que nos informen cuando volviesen. FinerTy: ¿Les entregaba usted comunicaciones por escrito con ese fin? TroTsky: No, era demasiado peligroso para ellos y para nuestros amigos. Nunca me lo propuse, ya que resultaba innecesario. ¿Qué les podía decir? No podía decirles nada que no pudiera haber dicho en mis escritos. Ya sabe, no puedo invitar a un intermediario o a un extranjero y decir: “Por favor, mate a Stalin, mate a Voroshilov”. Ese no es mi accionar. Sólo puedo decir: “Por favor comuníqueme cuál es el estado de ánimo de los trabajadores, si se los encuentra en la fábrica. O, si usted está allí, cuéntenme si la técnica norteamericana es realmente utilizada por los rusos”. Porque esa es una perspectiva histórica mucho más amplia que el actual duelo con Stalin. Pero ese no es el modo con que lo ve la burocracia, que es tan estrecha de miras. FinerTy: En algún momento posterior a 1931, ¿logró enviar comunicaciones por escrito a Rusia? TroTsky: Sí, como expliqué, enviamos tarjetas postales de manera sistemática, con mi punto de vista personal, mis apreciaciones. Las tarjetas postales no están tan severamente controladas como las cartas. Y lo logramos de vez en cuando entre 1930-1931 ó 1929-1930. Llegamos muy a menudo a nuestros amigos con estas postales. Recibimos respuestas porque era justo el momento en que miles y miles miembros de la Oposición eran arrojados simultáneamente a las cárceles y deportados. La GPU no controlaba tan estrictamente. FinerTy: Me refiero al período posterior. TroTsky: Después de ese período, las comunicaciones se volvieron más y más difíciles. Comenzaron a acusar a todo aquél que estaba en comunicación conmigo por escrito. Puedo presentar cientos de tarjetas postales provenientes de Rusia. Después comenzaron a acusarlos de espionaje. Los factores políticos y psicológicos, las victorias del fascismo en un país tras otro… El

292

El Caso lEón TroTsky

oposicionista aislado en Siberia dice: “¿Qué puedo hacer? Tengo sólo la posibilidad de elegir entre Hitler y Stalin. Las ideas de Trotsky pueden ser muy buenas. Pero él está en el exilio y aislado. Si continúo la correspondencia con él, seguro que a mí me fusilan y que mi familia sufrirá. Eso es todo”. Es la psicología de la reacción. Pasé por períodos como éste dos veces, entre las revoluciones de 1905 y 191739. Tuvimos dos o tres años de un… Más bien, de un aislamiento hermético de Rusia. Mis mentores revolucionarios de los años ochenta se encontraron en la misma posición. Plejanov40 y Zasulich41 y los marxistas rusos se encontraron en la misma situación en la década de 188042. Es la misma repetición, tres veces. beals: Durante el período zarista supongo que tenía comunicaciones clandestinas. TroTsky: Sí. beals: ¿Cómo las llevaban adelante? TroTsky: Fue después de la revolución. Antes de la revolución éramos muy ricos en nuestros métodos de comunicación, porque toda la opinión, con la excepción de la burocracia y los altos estamentos, estaba en contra del zar y de los terratenientes ricos. Los liberales que venían al extranjero visitaban a Plejanov y a Lenin, menos a Lenin que a Plejanov. Recibíamos dinero de ellos. Solíamos llenar sus maletas con literatura, y así sucesivamente. Incluso los burócratas, los burócratas liberales, eran radicales y socialistas en el extranjero. Después de la revolución de 1905, después de la derrota, la burguesía se hizo conservadora, y nuestras comunicaciones con Rusia tuvieron que hacerse únicamente por medio de varios intelectuales radicales, el estrato más alto de la clase obrera. Los golpes de la reacción zarista de 1906-1907 consiguieron aislarnos. Era la primera vez que estábamos aislados (entre 1908-1909 e incluso 1910), casi totalmente aislados. Ver y hablar con algún ruso se convirtió en una excepción, y menos aún mantener correspondencia. En ese momento yo
39 Se refiere al efecto psicológico generado por la represión del régimen zarista y el aislamiento de los revolucionarios. A fines de 1906, principios de 1907 se inicia la reacción zarista. Se calcula que entre 1906-09 el zarismo sentenció a muerte a 5 mil militantes, 38 mil fueron encarcelados o enviados a realizar trabajo forzado, estos números no incluyen los asesinatos sumarios del zarismo. El otro momento de fuerte persecución, represión y aislamiento de los revolucionarios se desarrolló desde inicios de la I Guerra Mundial hasta 1917. 40 Ver Nota 4 de la Sesión Primera. 41 Zasulich, Vera (1849-1919). Integrante de Tierra y Libertad. En 1878 efectuó un atentado contra el General Trepov, gobernador de San Petersburgo. Las simpatías que despertó le valieron su liberación. En 1880 constituyó una fracción, junto a Plejanov y Axelrod, rechazando la táctica terrorista y desplazándose hacia la idea de la necesidad de una revolución social formulada por los marxistas. Integró la dirección de Iskra y en 1903 adhirió a la fracción menchevique. Muere en Petrogrado en 1919. 42 En 1879 el grupo Libertad del Pueblo, una fracción de Tierra y Libertad, protagoniza el atentado que terminaría con la muerte del zar Alejandro II. El régimen desencadena una oleada represiva de amplia magnitud contra los militantes de esta agrupación, contra los trabajadores y también contra los judíos. Se cancelan las libertades democráticas y la policía política es liberada para llevar adelante la represión.

SESIÓN SÉPTIMA

293

era el director de un periódico ruso en Viena, un periódico ilegal43, y pasé por las mayores dificultades. Pero en 1910-1911 surgió una nueva oleada44. Había correspondencia y publicaciones nuevas. La intelectualidad se radicalizó, y los trabajadores se volvieron más activos. Usted sabe, existe una ley que nosotros no creamos, una ley histórica sobre el flujo y el reflujo en el desarrollo de la revolución. Ahora estoy esperando un nuevo flujo. beals: Usted es miembro de la Cuarta Internacional, ¿no es así? TroTsky: Sí. beals: ¿La Cuarta Internacional cuenta con algún tipo de organización en la Unión Soviética? TroTsky: ¿En el sentido formal de una organización operativa? Creo que puedo decir que tenemos una sección, pero no en el sentido formal de una organización. Pero como simpatizantes creo que tenemos muchos45. Es muy difícil contestar a eso, Sr. Comisionado. beals: Usted no tiene… ¿Usted no sabe cómo se mantiene la comunicación con los amigos de la Cuarta Internacional en la Unión Soviética? TroTsky: Por desgracia, todas las comunicaciones eran a través de Ciliga y Victor Serge, que se fueron de allí en los últimos años. En los últimos dos años, no tuvimos ningún tipo de comunicación. Tarov46 fue corresponsal; era un obrero que escapó a través de Persia. Ayer le hablé sobre él. GolDman: Ahora bien, quisiera aclarar este punto para que conste en actas. Después de 1931, ¿usted recibió o envió cartas a sus amigos en Rusia, y sabe si las recibieron? TroTsky: ¿Después de 1931? GolDman: Después de 1931. TroTsky: Sí, tratamos de hacerlo después de 1931. Enviamos tarjetas postales, pero no las recibieron.
43 Se trata del periódico mensual Pravda [Verdad] que a partir de 1908 se editó desde Viena y se introdujo ilegalmente en Rusia. Éste había sido fundado tres años antes por un grupo de mencheviques ucranianos. En su equipo de redacción contó con figuras como Joffe, Riazanov y Lunacharsky, entre otros. En 1910 se convirtió en el periódico de todas las fracciones de la socialdemocracia rusa, en un intento de reagrupamiento, que terminó fracasando. Su último número aparece en abril de 1912. Después de octubre de 1917 fue el nombre del periódico del Partido Comunista soviético. 44 A partir de 1910 se desencadena una oleada de huelgas, en 1911 ya son 105 mil los trabajadores que participan en huelgas, que son fuertemente reprimidas por el régimen. Luego de la masacre de los trabajadores de las minas de oro en los márgenes del río Lena, en Siberia, el descontento se expande. Para ese año son 725 mil los trabajadores que van a la huelga. 45 Bajo el régimen opresivo de la burocracia, la juventud surgió como expresión del malestar de las masas. Elementos aislados tomaron la senda del terrorismo individual pero la gran mayoría de éstos se orientaron hacia la IV Internacional. Según el historiador Vadim Rogovin, en la reunión del CC de febrero-marzo de 1936, Stalin devela sus planes relativos a trotskistas y a los zinovievistas que estima en 30.000. Informes del PCUS arrojan luz sobre el descontento de la juventud que expresaba abiertamente su hostilidad hacia Stalin y su simpatía por la Oposición. 46 Ver Nota 34 en Sesión Cuarta.

294

El Caso lEón TroTsky

GolDman: Ahora bien, ¿recibió usted alguna carta después de 1931? TroTsky: Es posible. Tengo que revisar nuevamente. Es posible que haya recibido algunas comunicaciones. Creo que hemos recibido dos o tres, pero eran comunicaciones personales: “Estoy siendo trasladado de un lugar de Siberia a otro”. FinerTy: ¿Están esas comunicaciones en sus archivos? TroTsky: Creo que sí. FinerTy: Si usted los tiene, ¿los encontraría? TroTsky: Era una tarjeta postal de antes de 1931. Los manuscritos y los libros venían en forma de cartas. Las mostramos en su ausencia, Sr. abogado. FinerTy: ¿Están en la evidencia? beals: En el período inmediatamente después de 1905, ¿alguna vez usó códigos y tinta secreta en sus comunicaciones? TroTsky: Sí, por supuesto. beals: ¿Por qué no lo hizo en este período más reciente? TroTsky: ¿Perdón? beals: Puesto que sabía cómo hacerlo, ¿por qué no lo hizo en los últimos tiempos? TroTsky: Para escribir una carta así, es necesario contar con dos personas, una que escribe y otra que recibe, que está dispuesto a aceptar y a enfrentar todo el riesgo. La reacción toma aquí forma en el hecho de que incluso nuestros amigos en Rusia, que son muchos, no lo harán. Usted notará lo mismo en Alemania e Italia. Pregúntele, por favor, al Partido Comunista y a otros partidos de izquierda si están en comunicación con estos países. ¿Por qué? Porque la derrota fue tan terrible, después de las grandes posibilidades del proletariado italiano y alemán, las mayores posibilidades históricas, y las derrotas más terribles, que los trabajadores dicen: “Ahora no, mejor voy a esperar y ver. No es necesario comunicarse con ellos en el extranjero. Están en bancarrota”. Creo que los trabajadores pueden decir lo mismo acerca de mí: “Trotsky fue uno de los organizadores de la Revolución de Octubre. Ahora está en el exilio. Posiblemente es más honesto que los demás y creo que estos últimos degeneraron. Pero, ¿qué necesidad tengo de cartearme con él?”. Esa es la opinión del trabajador en un período reaccionario. Ese es el estado de ánimo. Dewey: Sr. Trotsky, ¿puedo hacerle una pregunta? ¿Debo entender que la correspondencia que tenía era sobre asuntos y situaciones… que trataba de asuntos personales, con exclusión de todo material conspirativo? TroTsky: Toda la correspondencia que mantuvimos hasta 1931 la recogimos y se la enviamos a ellos en los Boletines. Tratamos de publicar el mismo Boletín en formato fotográfico, en ejemplares muy pequeños, para poder enviarlos. Pero también era difícil. Entonces tratamos de copiar algunos artículos, los artículos más importantes del Boletín, o extractos de los artículos para

SESIÓN SÉPTIMA

295

enviarlos a diferentes compañeros en Siberia y Rusia. Tuvimos éxito. Nunca dije nada a mis amigos que no dijese en el Boletín. No tengo ninguna panacea para ellos. Todo lo que puedo decir a mis seguidores es: “Deben entender su misión de organizar los nuevos cuadros de la nueva generación y continuar nuestro trabajo para el momento en que cambie la situación, cuando la reacción termine, cuando una nueva oleada se presente”. Lo que estoy diciendo ante la Comisión es lo que puedo decir ante el mundo entero. Disculpe, no tengo otras ideas, Sr. Comisionado. Dewey: ¿Entonces usted niega haber tenido comunicaciones conspirativas? TroTsky: ¿Qué es hoy en día conspirar, Dr. Dewey? Estas líneas muy sencillas escritas en las tarjetas postales son también comunicaciones conspirativas en el sentido de que la censura no las aprueba y las confisca. También eso es trabajo conspirativo. Si puedo tener la posibilidad de enviar el Boletín, de introducirlo en alguna maleta, una o dos copias del Boletín, lo haré. Es un trabajo conspirativo, pero está subordinado a mis ideas. Es el medio técnico que tengo para poder presentar mis ideas a la opinión pública en Rusia. FinerTy: Sr. Trotsky. Lo que el Dr. Dewey quiso preguntarle fue si usted mantuvo correspondencia con amigos, o con alguna organización de sus simpatizantes en Rusia, dando instrucciones sobre cómo provocar una reacción contra el gobierno de Stalin. TroTsky: Sí, en todas las tarjetas postales, en cada mensaje que he dado a todo extranjero que fue a Rusia, decía: “Ahora, el mayor peligro es la colectivización forzosa. No hay que tener miedo de decir abiertamente que es un peligro. Estamos en contra de la industrialización acelerada. Ellos dirán: ‘Ahora usted es un reaccionario’. No teman. Hay que decirlo abiertamente”. Esa es mi instrucción. La otra instrucción era: “La juventud se encuentra en un impasse. Los métodos terroristas sólo pueden acarrear el exterminio de los mejores elementos de la juventud. Deben decirles a los jóvenes: ‘Creen grupos de autoeducación; estudien la historia del Partido, y prepárense para el futuro’”. FinerTy: Creo que estamos adentrándonos en un tema que tendremos que tratar más adelante. GolDman: ¿En sus cartas o tarjetas postales usted no aconsejó a nadie que matase a Stalin o a Kirov y que destruya fábricas? TroTsky: No. GolDman: ¿Usted sólo hacía referencia a problemas políticos? TroTsky: Al igual que en mis libros y en mis artículos. Dewey: Vamos a tomar un receso hasta las cuatro de la tarde.

Fin de la sesión séptima a la una de la tarde.

SeSión Octava
14 de abril de 1937 a las cuatro de la tarde.

Goldman: Sr. Presidente, esta mañana surgió la pregunta… una pregunta sobre cómo el Sr. Trotsky… o si él sabía que existían tendencias terroristas entre la juventud en la Unión Soviética. Quiero leer dos extractos que se encontraron este mediodía que mostrarán que el Sr. Trotsky sabía de estas tendencias terroristas, y cómo respondió a ellas y cómo además previno a la juventud contra esta tendencia. En el Boletín de la Oposición N° 33, de marzo de 1935, el Sr. Trotsky escribió… Esto, por ejemplo, es una muestra. TroTsky: Es correspondencia desde Moscú, no es mi artículo. Goldman: Una carta que fue recibida desde Moscú. ¿Está en formato de carta? TroTsky: No recuerdo… si fue una comunicación oral de parte de un hombre que vino de la Unión Soviética que cambiamos a formato de correspondencia con el fin de ocultar la evidencia de que estábamos en contacto con un extranjero que… Pero si era realmente correspondencia, no estoy seguro. Goldman: En cualquier caso, esto es de una comunicación. TroTsky: Una comunicación directa de un tal... Goldman: Recibida de Moscú. Cito:
Así, por ejemplo, con relación a la detención del grupo del sindicalista Nemchenko. Comunicamos lo siguiente: primero un grupo de komsomols* fue detenido, entre los que estaba el hijo de Nemchenko, acusado de preparar actos terroristas (!) el grupo fue interrogado con urgencia sobre cómo la juventud llegaba a tales ideas. El hijo de Nemchenko podría haber contestado: “En nuestra casa se repetía constantemente que el líder estaba provocando la perdición del país”. TroTsky: Discúlpeme, no es sindicalista, debería ser gremialista. “Sindicalista” es en francés. Goldman: “Sindicalista”1 en inglés significa algo totalmente diferente de “gremialista”. Entonces, en el artículo de Trotsky publicado por The Militant, del 25 de marzo de 1933, continúa:
1 En inglés, la palabra syndicalist generalmente se refieren a un partidario de la corriente llamada inicialmente “sindicalismo revolucionario”, fundada por Georges Sorel en la primera década del siglo XX, a partir de su ruptura con la Segunda Internacional. A veces este término también se refiere a la corriente anarco-sindicalista. En español, el significado con el que más se usa la palabra “sindicalista” es, por el contrario, el de miembro o dirigente de un sindicato, lo que en inglés se llama trade unionist. Por esta razón, preferimos usar la palabra “gremialista” para esta segunda acepción.

298

El Caso lEón TroTsky

Ya en 1926 se acusó a Stalin de prepararse para ocupar el puesto de sepulturero del Partido y de la revolución. En el curso de los últimos seis años, casi llegó a cumplir ese papel. La consigna “¡Abajo Stalin!” se difunde por todas partes, dentro y fuera del Partido2. No es necesario explicar el origen y la creciente popularidad de este “proverbio”. Pero para nosotros es incorrecto; el problema no atañe a la persona de Stalin sino a su fracción. Es cierto que en los dos últimos años su alcance se ha reducido enormemente. Pero todavía abarca a miles de funcionarios del aparato. Otros miles y docenas de miles que han abierto los ojos respecto de Stalin siguen apoyándolo por temor a lo desconocido. A la consigna “¡Abajo Stalin!” se la puede entender, e inevitablemente llegará a tener ese contenido, como una consigna por el derrocamiento de la fracción que ocupa actualmente el poder y, más aún, por el derrocamiento del aparato. Lo que queremos no es derrocar el sistema sino dirigir los esfuerzos de los mejores elementos proletarios a reformarlo. Desde luego, hay que poner fin al régimen bonapartista de un solo líder a quien todos deben adorar; hay que poner fin a esta perversión vergonzosa de la concepción del partido revolucionario. Pero lo importante no es la expulsión de individuos sino el cambio de sistema. La camarilla estalinista difunde persistentemente el rumor de que la Oposición de Izquierda no volverá al Partido si no es con la espada en la mano, y que su primera tarea será vengarse implacablemente de sus adversarios. Debemos refutar, repudiar, denunciar esta calumnia venenosa. La venganza no es una actitud política. Los bolcheviques leninistas… Es decir, la fracción oposicionista de Izquierda… …jamás se dejaron arrastrar por ese sentimiento en el pasado; menos aún lo harán en el futuro… Estamos dispuestos a trabajar hombro a hombro con todos los que se muestren a favor de la reconstrucción del Partido y que deseen impedir la catástrofe3. Entonces, Sr. Trotsky... TroTsky: Permítame hacer una declaración. Goldman: ¿Quiere hacer una declaración sobre la cuestión de la conspiración? TroTsky: El Presidente me preguntó sobre mi labor conspirativa. Dada la gran importancia de esta pregunta, complementaré mis respuestas orales con una breve declaración. Bajo un régimen más o menos normal de partido y de Estado, tal como el que prevaleció durante el primer período después de la Revolución de Octubre (1917-1922), la tendencia que yo represento hubiera sido capaz de encontrar canales de expresión normales y legales dentro de los marcos de la democracia
2 Ver Nota 14 en Sesión Segunda. 3 “¡Señal de alarma!”, 3 de marzo de 1933, Escritos de León Trotsky (1929-1940), op. cit.

SESIÓN OCTAVA

299

soviética y del Partido. Sólo el hecho de que la democracia ha sido abolida por la burocracia impone un carácter ilegal a toda crítica o forma de oposición. En ese sentido, todo aquel que no crea en la infalibilidad de la dirigencia, y que exprese, aun a puertas cerradas, ideas inconformistas es acusado inevitablemente de hacer “trabajo conspirativo”. El régimen de Stalin transforma las funciones más elementales del pensamiento humano en “trabajo conspirativo”. Es verdad que mis amigos y yo utilizamos métodos conspirativos para introducir nuestros puntos de vista dentro de las fronteras de la URSS, así como también dentro de las fronteras de Alemania e Italia, porque los regímenes políticos de esos países no nos dejan más opción que utilizar esos métodos. Pero nuestros puntos de vista no son diferentes de aquellos que expresamos públicamente en cualquier otra parte y sin ningún método conspirativo. El objetivo del sistema de incriminaciones es introducir de forma conspirativa un contenido terrorista que les es completamente ajeno. Con respecto a Alemania, quisiera aclarar una declaración que hice esta mañana. No quise dar la impresión de que los partidos Comunista o Socialista quedaron completamente sin contactos en Alemania. Sólo quería declarar que, como nosotros, el número de sus contactos ha disminuido catastróficamente desde la consolidación del régimen policíaco de Hitler. Goldman: Ahora bien, Sr. Trotsky… Beals: ¿Puedo hacer una pregunta? El Sr. Trotsky hizo esta comparación entre la Unión Soviética y Alemania en este momento para mostrar que determinados lazos, el trabajo conspirativo, subterráneo, ilegal o como quiera llamárselo, es prácticamente imposible mantener contactos con el extranjero. Sin embargo, incluso en el peor momento del terror nazi había muchísimos contactos y comunicación entre varios grupos revolucionarios de Alemania. ¿Por qué esto es completamente imposible en el caso de la Unión Soviética? TroTsky: Si usted compara Alemania con Italia, observará que las comunicaciones en Italia son menores que en Alemania. En Alemania, la reacción está en sus comienzos. El nuevo régimen es demasiado nuevo, y la gran oleada de masas que precedió a la victoria de Hitler continúa, y esto da la posibilidad a los partidos revolucionarios de tener algunos contactos y de hacer algún trabajo. Yo tuve una gran polémica con la Comintern* sobre esta cuestión. Después de la victoria de Hitler, Stalin y todos los demás afirmaban que se trataba de algo episódico, que “mañana tomaríamos el poder en Alemania”. Yo, por mi parte, declaré: “Esa es la mayor estupidez que pueden decir; es la mayor derrota de la historia del proletariado alemán”. Si usted compara la situación de 1933 y 1934 con la situación de hoy, verá que el Partido Comunista y que el Partido Socialista tienen ahora menos contactos que hace dos años. Y es posible que disminuyan aún más en los próximos años. Cuando comience una nueva oleada, y espero poder verla… Pero hoy tenemos en Alemania

300

El Caso lEón TroTsky

una línea descendente. En la Unión Soviética, la reacción comenzó en 1923. Desde 1923 tenemos una reacción abierta, organizada durante trece años. El hecho de que Zinoviev, Kamenev, Rakovsky y yo –que éramos más o menos la línea dirigente del Partido– fuéramos expulsados del mismo, deportados, produjo un impacto muy profundo en las masas. Fue el principio de la reacción en las masas, no sólo en la burocracia. En la burocracia, es una reacción activa para asegurar sus privilegios. En las masas, es una reacción pasiva, un espíritu de: “No hay nada que hacer”. Es el ánimo de las masas. Esta ola de reacción ya lleva trece años, y es por eso que es profunda –la reacción–, por eso no tenemos ninguna comunicación regular con Rusia. En Italia sucede más o menos lo mismo. Goldman: Ahora bien, Sr. Trotsky, usted demostró que está en contra del terrorismo individual, y que sus seguidores están en contra del terror individual. Usted también ha declarado, y quizá no sea necesario probarlo, que no hay democracia en la Unión Soviética. ¿Cree usted que habrá algún cambio, que el régimen de Stalin será destituido en algún momento? TroTsky: Estoy seguro de que se lo puede remover bajo la amenaza de la democracia obrera, o bajo la amenaza de la reacción fascista. Goldman: Si debiera ser destituido mediante la democracia obrera, ¿cuál sería el método a utilizar para destituir el aparato de Stalin? TroTsky: La fuerza de los trabajadores, para establecer la democracia obrera. Sólo los obreros son capaces de hacer eso. Es la fuerza de las masas. No puede ser reemplazada por amenazas individuales o preparaciones químicas. Goldman: Cuando usted dice la fuerza de los trabajadores, ¿podría explicarlo un poco más? ¿Qué es lo que quiere decir con eso? ¿No quiere decir que trabajadores individualmente le vayan a disparar a Stalin u otros dirigentes y seguidores? TroTsky: Rechazo abiertamente esta idea. Antes creía que con el tiempo iba a ser posible cambiar el régimen a través de la reforma, por medios pacíficos, y nuestra consigna era: “Reforma, no revolución, en la Unión Soviética”. Eso fue hasta la segunda mitad de 1933. Después de la victoria de Hitler y el reciente cambio de política de Stalin y la Comintern, y después de que nos convencimos que la IC [Internacional Comunista– NdE] es absolutamente incapaz de sacar las conclusiones necesarias de la mayor derrota –es decir, la derrota del proletariado alemán y la victoria de Hitler–, dijimos: “La Comintern ya no es más una organización revolucionaria, y el partido dirigente de la Comintern, el viejo Partido Bolchevique, no puede seguir considerándose como un partido revolucionario”. El Partido era, según nuestra concepción, la palanca, el instrumento, para la reforma pacífica del Estado soviético. Ahora debe haber una palanca revolucionaria, un nuevo instrumento. Esa era la consigna de la IV Internacional

SESIÓN OCTAVA

301

para construir un nuevo partido revolucionario en la Unión Soviética. Stalin declaró, en agosto de 1927, en una sesión del Comité Central –lo cité cuando discutimos sobre Radek, la cuestión de Radek–, él declaró, en oposición a mí, que “estos cuadros sólo pueden ser destituidos por medio de la guerra civil”. Los cuadros son la burocracia. Radek respondió –esto lo escribió en septiembre de 1927–: “Esto es un virtual bonapartismo”. Contestamos: “Stalin está convencido de que es imposible destituirlo por la fuerza del Partido”. Teníamos otra opinión. Estábamos seguros de que era posible que la vanguardia del proletariado cambiara totalmente la dirección del Partido y del Estado por medio de un movimiento activo, y estábamos preparados en el Partido para dirigir este movimiento de la vanguardia, para transformar el Partido, la estructura del Partido y la estructura del Estado. Goldman: ¿Pacíficamente? TroTsky: Pacíficamente. En ese momento era una política de reforma. Esto duró hasta la segunda mitad de 1933. Pero poco después de la victoria de Hitler declaramos: “En este aspecto Stalin tenía razón. Los cuadros, la burocracia, sólo pueden ser destituidos por medio de una nueva revolución política”. Goldman: ¿Por qué dice usted revolución política? TroTsky: Porque en el pasado conocimos revoluciones sociales que también fueron políticas. Podemos tomar como ejemplo la gran Revolución Francesa, que fue social y política. Cambió las formas de propiedad feudales por las formas de propiedad burguesas. Después de la gran Revolución Francesa, los franceses tuvieron las revoluciones de 1830, 1848 y 1870. Fueron revoluciones políticas. El Estado burgués, sobre la base de su propia forma de propiedad, creada por la gran Revolución Francesa, la gran revolución social, cambió su Estado político. Actualmente, en Rusia vemos cómo el proletariado puede repetir estas experiencias, en cierto grado. A través de la gran Revolución de Octubre, el proletariado creó nuevas formas de propiedad. Estas formas permanecen hasta hoy a pesar de la burocracia y sus privilegios. Pero la burocracia misma amenaza la nueva forma de propiedad, amenaza la vida política y moral del proletariado. Hace inevitable el conflicto entre el proletariado y la burocracia. El derrocamiento de la burocracia implica sólo una revolución política, porque el proletariado no estará obligado a cambiar las formas de propiedad. Se ajustará a los intereses genuinos de las masas y no a los de la burocracia. Goldman: ¿Trató usted esta cuestión en su último libro, La revolución Traicionada? TroTsky: Sí. Si me permite, tuvimos una conferencia de la IV Internacional, fue en julio de 1936. Fue una conferencia en la que no estuve presente. No fue en Noruega. Yo participé sólo en la preparación teórica de

302

El Caso lEón TroTsky

esa conferencia. Ésta adoptó una declaración titulada: “La Cuarta Internacional y la Unión Soviética”4. En el punto quince, dice:
15. La clase obrera de la URSS ha sido privada de la última posibilidad de hacer una reforma legal del Estado. La lucha contra la burocracia se convierte necesariamente en una lucha revolucionaria. Fiel a las tradiciones del marxismo, la Cuarta Internacional rechaza decisivamente el terror individual, como lo hace con todos los otros medios de aventurerismo político. La burocracia sólo puede ser aplastada por medio del movimiento consciente de las masas contra los usurpadores, parásitos y opresores. Sólo voy a enfatizar lo que tenemos que decir cuando decimos que estamos por una revolución en la Unión Soviética. No tenemos miedo de decirlo. Si estuviéramos a favor del terror, si opináramos que por medio del terror individual podríamos ayudar a la clase obrera en su movimiento hacia adelante, yo lo proclamaría y apelaría a los mejores elementos de la clase obrera para recurrir al terror individual. Decir qué es necesario; esa es la primera regla de mis pensamientos y mis acciones. Si digo que estoy en contra del terror, no es porque temo a la policía de Stalin o cualquier otra policía; es sólo porque soy un marxista, porque estoy a favor de la acción de masas y no del terror individual. Beals: Sr. Trotsky, ¿cuántos trabajadores de la Unión Soviética apoyan sus doctrinas? TroTsky: Ojalá pudiera establecer una estadística sobre este asunto…Debería tener reuniones con ellos, votaciones. Para poder contestar a su pregunta debo tener democracia soviética. Beals: ¿Cómo va a llegar a ellos si no existen medios de comunicación? TroTsky: ¿Perdón? Beals: ¿Cómo va a llegar a ellos para establecer sus ideas? TroTsky: Nunca dije que las comunicaciones no existieran. Dije que no tenemos ninguna comunicación regular, organizada. Es absolutamente diferente. Usted sabrá que desde la Unión Soviética han venido cada año cientos, y algunos años, miles de ingenieros, estudiantes y trabajadores a Estados Unidos y a Francia, a Alemania antes de Hitler, para estudiar la industria y la técnica. Toda esta gente lee el Boletín. Los buscamos, y les dimos el Boletín a través de nuestros amigos alemanes, nuestros amigos norteamericanos y amigos franceses. Ellos vuelven, y como dijo el poeta alemán, Heinrich Heine5, al funcionario de la frontera: “Puede revisar mi valija, pero el contrabando
4 “La Cuarta Internacional y la Unión Soviética”, 8 de julio de 1936, Escritos de León Trotsky (19291940), op. cit., versión mejorada. 5 Heine, Heinrich (1797-1856). Célebre poeta y ensayista alemán. Miembro del grupo literario La Joven Alemania, adhirió a las ideas liberales y fue simpatizante del socialismo utópico. Debido a la persecución de la monarquía por sus ideas, se vio obligado a exiliarse a París, donde conoció a Karl Marx en sus últimos años de vida.

SESIÓN OCTAVA

303

está en mi cabeza”. Hay cientos y miles que vuelven con el contrabando en sus cabezas. Beals: ¿Cuántas copias del Boletín imprimen generalmente? TroTsky: De dos a tres mil, pero es sólo el principio. Imprimiremos más en el futuro. dewey: ¿Fue este cambio de actitud de su parte, anunciado primero en el Boletín de la Oposición de octubre de 1933, al que se hace referencia en la página 507? TroTsky: Mi “violencia”… la cita de Vyshinsky. dewey: ¿Fue ese el momento en que usted anunció por primera vez su cambio de actitud? TroTsky: Creo que fue en la segunda mitad de 1933. Podemos encontrar inmediatamente la fecha exacta. Fue en agosto de 1933. dewey: No es muy importante. Aquí dice octubre. Beals: Creo que hace una referencia directa al terrorismo. dewey: No advierto que el documento en cuestión pueda vincularse a ese tema. FinerTy: Creo que sería bueno que se presentara el documento ahora. TroTsky: Esperen. La cita es del 1º de octubre de 1933. FinerTy: El Sr. Goldman hizo una referencia directa a ella como N° 36-37, octubre de 1933. TroTsky: Ni el fiscal del Zar cometió falsificaciones tan miserables. Goldman: En el Boletín. Creo que Vyshinsky lo citó del Boletín de la Oposición, N° 36-37, octubre de 1933. ¿Es correcto? FinerTy: Así es. Goldman: El tema del artículo que citó Vyshinsky es, si estoy en lo cierto, “La naturaleza de clase del Estado soviético”6. dewey: Sr. Finerty, veo que entrará de lleno en el asunto. Sólo quise identificar el artículo sobre el cambio de la evolución a la revolución. Goldman: El artículo está en ruso. Creo que hay una traducción al inglés publicada en The Militant. La fecha exacta no la sé, pero se la daremos a la Comisión hoy o mañana. Que conste en actas que hicimos referencia a ello, y lo presentaremos como prueba más tarde. ¿Es ahí donde Vyshinsky dice: “No seguiré citando debido a las terribles cosas que hay en él”? TroTsky: ¿Puedo presentar otro documento “conspirador”? Olvidé totalmente esto. Recibí esta carta, que yo mismo escribí en Copenhague en
6 “La naturaleza de clase del Estado soviético”, 1° de octubre de 1933, Escritos de León Trotsky (19291940), op. cit. Fue publicado en Estados Unidos con el título The Soviet Union and the Fourth International. The Class Nature of the Soviet State [La Unión Soviética y la Cuarta Internacional. La naturaleza de clase del Estado soviético], NY, Pioneer Publishers, 1934. Traducido [al inglés] por Usick Vanzler (John G. Wright).

304

El Caso lEón TroTsky

noviembre de 1932 y que le di a mi amigo inglés, Wicks7, quien me visitó en Copenhague. Ahora bien, antes de que la Comisión viniera aquí, todos mis amigos comenzaron a buscar cualquier documento mío que tuvieran, y me los enviaron. Todos los días recibimos documentos desde todos los países de Europa. Wicks me dijo: “Tengo conexiones con rusos en Londres y ellos, a su vez, tienen conexiones en la Unión Soviética, pero no me tienen la confianza necesaria” –o sea, a Wicks–, “sé que ellos simpatizan con la Oposición. ¿Puede darme una carta para ellos?”. La carta está escrita en lápiz. No estoy seguro de si se puede establecer la fecha de la carta por medios químicos, pero fue escrita en noviembre de 1932 en Copenhague. La carta no es tan importante, pero caracteriza lo que intentamos hacer mediante métodos conspirativos. Le escribí lo siguiente a simpatizantes desconocidos de la Oposición de Izquierda: Estimado Camarada: No estoy seguro si usted reconoce mi letra. Si no es así, probablemente encontrará a alguien más que lo haga. Aprovecho esta afortunada ocasión para escribirle unas palabras. Los camaradas que simpatizan con la Oposición de Izquierda tienen en este momento la obligación de salir de su pasividad, manteniendo, por supuesto, todas las precauciones. No siempre es fácil comunicarse conmigo directamente. Pero es posible encontrar una vía absolutamente segura, por supuesto, no de manera directa; por ejemplo, a través de mi hijo en Berlín. Pueden encontrarlo por intermedio de Pfemfert (adjunto su dirección), o a través de Grylewicz… Pfemfert es el editor alemán. Le di las cartas de Pfemfert y de su esposa. Grylewicz es el editor, o era el editor del Boletín ruso.
…a través de contactos personales, etc. Tomando todas las precauciones, es necesario establecer contacto para: enviar información, distribuir el Boletín, colaborar con dinero, etc., etc. Tengo la firme esperanza de que la situación amenazante en la que se encuentra el Partido obligue a todos los camaradas fieles a la revolución a agruparse activamente alrededor de la Oposición de Izquierda. Esperaré una confirmación por escrito (mecanografiada) de que esta carta fue recibida. Escriba a: Sr. Pierre Frank, Poste Restante, Pera, Estambul. Un apretón de manos. Suyo, León Trotsky8. Esta es una de mis cartas conspirativas. Goldman: ¿Esta carta la escribió en Copenhague? TroTsky: Copenhague. Goldman: En 19…
7 Ver Nota 49 en Sesión Cuarta. 8 “A un camarada desconocido”, noviembre de 1932, Escritos de León Trotsky (1929-1940), op. cit. Subrayado en esta edición, versión mejorada.

SESIÓN OCTAVA

305

TroTsky: Noviembre de 1932, durante mi estadía en Copenhague. Le di esto al ciudadano británico Wicks. Goldman: ¿Para que él se lo dé a unos rusos? TroTsky: Simpatizantes rusos de la Oposición. sTolBerG: ¿Dónde? ¿En la Unión Soviética? Goldman: En Inglaterra. TroTsky: Yo tenía la posibilidad de hacerlo llegar a Rusia a través de Londres. Él está relacionado con los simpatizantes en Moscú. Todos los oficiales que están durante un cierto tiempo en Londres y en Moscú tienen la posibilidad… Goldman: Agrego el original a la evidencia y lo marco como Prueba N° 22. (La carta de noviembre de 1932 entregada a Wicks fue presentada como Prueba N° 22.) FinerTy: Usted debería demostrar que la carta fue entregada a la persona en Londres o al simpatizante ruso. Goldman: ¿Sabe usted, Sr. Trotsky…? A propósito, ¿cuándo recuperó usted esta carta? TroTsky: Creo que fue hace tres o cuatro días. Van HeijenoorT: Tres días. Goldman: ¿Recibió usted una nota con esta carta explicando la devolución? TroTsky: “Quizá usted la necesite para la investigación de la Comisión”. La carta permaneció en sus manos. Si él hizo algo, si él la mostró a los rusos, no lo sé. Pero puedo preguntarle. Él está en Londres, y puedo escribirle o puedo enviarle un telegrama. FinerTy: Podremos definir eso luego. Goldman: Como sea, esta carta se puede presentar aún si suponemos que no se entregó a ningún simpatizante ruso. Se puede presentar para indicar la naturaleza del trabajo conspirativo en el que estaba involucrado el Sr. Trotsky. FinerTy: Permítame aconsejarle, Sr. Goldman… sería mejor que utilizara la palabra “presunto” por su propio interés, porque las actas intentarán mostrar estas cosas. Goldman: Sí, el presunto trabajo conspirativo. TroTsky: Era para mostrársela a un ruso, luego él la copió para una segunda ocasión. Estaba en sus manos. Era como una legitimación. inTérpreTe: Usted quiere decir un “certificado de autenticidad”. TroTsky: Sí, un certificado de autenticidad. Goldman: ¿Eso está escrito con su letra, Sr. Trotsky? ¿Aquella carta está escrita de su puño y letra? TroTsky: Sí. sTolBerG: Cuando usted dice que es necesaria una revolución política en Rusia, no una revolución social, ¿implica esto que, según cree usted, no hay

306

El Caso lEón TroTsky

diferencias de clase en Rusia? Cuando usted dice que desde su punto de vista en la Unión Soviética es necesaria una revolución política, ¿implica que cree esto porque no hay lucha de clases en Rusia? TroTsky: Yo diría que la lucha de clases es de una naturaleza embrionaria. En esta etapa, la nueva casta dirigente no ha cambiado las formas de propiedad. El proletariado creó las formas de propiedad, y la nueva casta dirigente trata de usarlas en su propio beneficio y no en el del proletariado. En esta situación, es posible eliminar la casta dirigente por medio de una revolución política, no una revolución social. Pero esto no es para toda la eternidad. Si la revolución política llega demasiado tarde, la casta dirigente cambiará las formas sociales de la sociedad. FinerTy: Sr. Trotsky, cuando usted dice “eliminar”, ¿quiere decir “exterminar”? TroTsky: No. FinerTy: En otras palabras, cuando usted dice “eliminar”, ¿piensa en eliminar políticamente? TroTsky: Sí, privarlos del aparato de la dictadura y reemplazarlos por la democracia. FinerTy: Cuando usted dijo “Remover a Stalin”, ¿lo usó en el mismo sentido político? TroTsky: No sólo eso; me sorprende hasta qué punto fui cauteloso en mi artículo. Escribí una segunda vez al Comité Central: “Deben remover a Stalin”. Pero como consigna, “¡Abajo Stalin!”, la repudié en mi artículo. Porque en el Comité Central todos entienden que propuse removerlo de un modo legal; cambiar el Secretario. Cuando se convierte en una consigna de las masas, no puede significar asesinato. Lo repudié. FinerTy: Cuando usted usa la palabra “revolución”, ¿quiere decir violencia, pero violencia organizada? TroTsky: Esto depende enteramente de la burocracia. Si los burócratas tienden a ceder a la expresión políticamente organizada de las masas, todo será muy satisfactorio. Si se oponen a las masas, las masas usarán la violencia. Es legítimo. FinerTy: Lo que usted realmente quiere decir es que si la burocracia usa la violencia para resistir su destitución, ¿las masas usarán la violencia para removerla? TroTsky: Absolutamente correcto. Goldman: No sé si contestó a la pregunta del comisionado Beals. El Sr. Beals le preguntó cómo espera ganar para sus ideas a las masas de la Unión Soviética. TroTsky: ¿Sí? Goldman: Ahora bien, ¿no es un hecho que si la reacción permaneciera durante un largo período de tiempo, no importa cuántas cartas mande usted, no importa con cuánta gente hable usted, no se ganará a las masas? Explique

SESIÓN OCTAVA

307

qué relación hay entre el cambio en la reacción y el efecto que tendrán sus ideas sobre las masas. TroTsky: Mi opinión es que ahora la clave de la situación en la Unión Soviética no está en la Unión Soviética, sino en Europa. Si el pueblo de España resulta victorioso frente a los fascistas, si la clase obrera en Francia asegura su movimiento hacia el socialismo, entonces la situación en la Unión Soviética cambiará inmediatamente, porque los trabajadores están muy insatisfechos con la dictadura de la burocracia. Ellos, como digo, están en un impasse. Ellos dicen: “Si debemos elegir entre Hitler y Stalin, preferimos a Stalin”. Tienen razón, Stalin es preferible a Hitler. Y en el momento en que vean una nueva perspectiva en Europa, un movimiento revolucionario hacia la victoria del socialismo, ellos van a… Goldman: ¿A levantar sus cabezas? TroTsky: A levantar sus cabezas. Entonces, creo que el único programa que pueden aceptar es nuestro programa, porque está basado en su propia experiencia, su propio pasado, y, estoy seguro, en su propio futuro. Por eso, no me desespero ante el hecho de que en los últimos dos o tres años hemos perdido casi todas nuestras comunicaciones directas, nuestras conexiones con la Unión Soviética. Entiendo que es un período de reacción terrible, y el primer paso, el inicio de una nueva oleada nos dará nuestra oportunidad, y entonces veremos. Tengo paciencia. Tres revoluciones me han hecho paciente. Es absolutamente necesario para un revolucionario ser paciente. Es una idea falsa que un revolucionario debe ser impaciente. Los aventureros son impacientes, pero un revolucionario es paciente [Trotsky pronunció aquí la palabra “paciente” como “pasión” y “paciencia” como “pasiones”–A.M.G.]. inTérpreTe: Quiere decir “paciencia”. TroTsky: Sí; un revolucionario debe saber inglés y con la ayuda de la paciencia aprenderé inglés. (Risas.) Sobre la base de esta falsa idea sobre un revolucionario se construyen todas las maquinaciones: “Trotsky quiere poder. Está impaciente. Matará a todos para tomar el poder”. Esto es absolutamente estúpido. No estoy hambriento de poder personal. Estoy más satisfecho con mi trabajo literario. El poder es una carga, pero es un mal necesario e inevitable. Cuando las propias ideas triunfan, hay que aceptarlo. Pero la mecánica del poder es una cosa miserable. Si me permiten hacer una observación personal: durante el tiempo que estuve en el poder, el mejor momento eran las vacaciones, cuando escribía mis libros. Considero esto unas largas vacaciones. Escribo mis libros. Eso me da plena satisfacción. Soy paciente y espero una nueva oleada, una oleada revolucionaria, y entonces, si puedo servir a los intereses del proletariado, haré todo lo que pueda. FinerTy: Entiendo que usted no piensa, por lo que dice, que ayudará a la causa del proletariado, derrocar a Stalin, utilizando como medio a Hitler.

308

El Caso lEón TroTsky

TroTsky: ¡Esa acusación es absurda! Todas las veces lo repito, me hace… me deja tan perplejo que no puedo encontrar argumentos contra este absurdo… pensar que puedo usar a Hitler contra Stalin. ¿Para qué objetivo? ¿Qué puedo ganar yo con eso? Vyshinsky no me explicó qué puedo ganar yo con este accionar. ¿Debo sacrificar todo mi pasado, todos mis amigos y todo mi futuro, y qué puedo ganar? No puedo entenderlo. FinerTy: ¿Cómo ve usted que está la situación ahora? ¿Hitler debe ser derrocado primero, antes de derrocar a Stalin? TroTsky: Espero que así sea. Todos los artículos que escribí sobre esto, y lo repetí en docenas de entrevistas y artículos, si viene una guerra, la primera revolución será en Japón, porque Japón se parece a la vieja Rusia zarista, con una autoridad más brutalmente organizada; y las contradicciones del cuerpo social de Japón estallarán. La primera revolución ocurrirá en Japón. La segunda, espero, en Alemania, porque Alemania, herméticamente sellada, explotará inevitablemente durante la guerra, como lo hizo durante la guerra imperialista bajo los Hohenzollern, porque ahora todas las contradicciones, las contradicciones sociales y económicas, son más agudas en Alemania. Repetí esta simple idea docenas y docenas de veces y luego, de improviso, até mi destino a los dos regímenes condenados. (Risas.) Dos regímenes condenados, Japón en el Este y Alemania en Europa. Goldman: El artículo al que me referí antes del Boletín de Oposición ruso, y del que Vyshinsky tomó las citas, fue traducido en The Militant, el 6 de enero de 1934. A partir de ese artículo se hizo un folleto y, si lo conseguimos, le entregaremos uno a la Comisión. Estoy casi seguro de que lo podemos conseguir en Nueva York. El folleto se tituló La Unión Soviética y la Cuarta Internacional, con el subtítulo de La naturaleza de clase del Estado soviético, de León Trotsky. dewey: Sr. Goldman, me gustaría preguntarle al Sr. Trotsky la fecha de la creación de la IV Internacional. TroTsky: Si me permite, Sr. Presidente, presentaré una declaración con todas las fechas necesarias. Hay diferentes etapas –sólo proclamamos la necesidad de la IV Internacional9–, les presentaremos todas las fechas. Goldman: Entonces, con esto terminamos la parte de la evidencia que se relaciona con el terrorismo individual. TroTsky: Permítanme decir unas palabras sobre la lista de víctimas. Sólo estableceré ahora hechos simples, necesarios para mis conclusiones posteriores. Le probaré a la Comisión que fue Stalin, el Politburó de Stalin, quien estableció la lista de las presuntas víctimas de los futuros atentados terroristas,
9 Trotsky hace referencia al hecho que, en 1936, la IV Internacional aún no había sido creada. Su fundación se lleva a cabo dos años después. Sobre la IV Internacional, ver notas finales de esta edición.

SESIÓN OCTAVA

309

y no los supuestos terroristas. Lo probaré por el hecho de que en el juicio de Zinoviev y Kamenev ustedes encontrarán una lista, una lista completa de las víctimas futuras de los futuros atentados terroristas, que incluye a Stalin, Voroshilov, Zhdanov10, Kaganovich11, Kossior12, Ordjonikidze* y Postyshev13. Mis instrucciones, mis supuestas instrucciones terroristas, eran matar a Stalin y a Voroshilov –y creo que había un tercero, Kaganovich, pero no importa–, a Kaganovich lo dejaron para el futuro. (Risas.) Encontrarán más que eso, encontrarán un diálogo entre Vyshinsky y Zinoviev en el juicio a Zinoviev en agosto de 1936. Vyshinsky le pregunta a Zinoviev, sobre la preparación de los actos terroristas, “¿contra quién?”: ZinoVieV: Contra los dirigentes. VysHinsky: Es decir, ¿contra el camarada Stalin, Voroshilov y Kaganovich? ZinoVieV: Sí. “Sí”. Esa es la respuesta general. (Risas.) Zinoviev dice contra los dirigentes; y Vyshinsky contesta muy bien cuáles son esos dirigentes. Es decir, Stalin, Voroshilov y Kaganovich. Omite a Molotov. Molotov es la segunda personalidad de la Unión Soviética. Es un miembro del Politburó, un viejo bolchevique y Presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo. Lo omite. Hay cinco o seis testimonios de los acusados que respondían supuestamente a mis instrucciones. Y en la afirmación de Vyshinsky, como en las de todo el resto, se omite a Molotov. En el segundo juicio encontrarán a Molotov en el segundo lugar, no sólo hacia el futuro, sino también hacia el pasado. Voy a explicar esto y lo voy a desenmascarar. La explicación de esto reside en la relación entre Stalin y Molotov, una relación que se revela en la prensa soviética y en el Boletín ruso. Había un conflicto entre Stalin y Molotov. Molotov mantuvo una discreta oposición a Stalin durante dos años o más. Entonces Stalin no permitió que se lo eleve a la altura de víctima del terrorismo de Trotsky. Stalin introdujo nuevos dirigentes y los nombres de estos dirigentes no son nada para mí. Kirov no era tan importante. Ustedes conocen el nombre de Kirov sólo
10 Zhdanov, Andrei Alexandrovich (1896-1948). Considerado como uno de los políticos más relevantes del estalinismo de la Unión Soviética, ingresó en el Partido Bolchevique con diecinueve años. En 1934 fue nombrado secretario del Comité Central del Partido Comunista. 11 Kaganovich, Lazar (1893-1991). Miembro del Comité Central a partir de 1924 y del Buró Político a partir de 1930. En 1934 pasó a encabezar la Comisión de Control, encargada de las purgas en el Partido. A fines de los años treinta ocupaba cargos importantes en la industria pesada y el transporte. Khruschev lo relevó de todos sus cargos en los años cincuenta. 12 Kossior, Vladimir (1891-1938). Bolchevique desde 1908, organizador sindical después de la revolución. Miembro de la Oposición de Izquierda. Expulsado y deportado. Fue fusilado en el campo de concentración de Vorkuta. 13 Postyshev, Pavel (1888-1940). Bolchevique de la Vieja Guardia, entró al Buró Político en 1928 y luego fue secretario del PC ucraniano. Fue arrestado en 1938 y ejecutado dos años más tarde.

310

El Caso lEón TroTsky

porque fue asesinado. Antes de su asesinato, nadie sabía quién era Kirov. Postyshev y Kossior son de la misma especie, pero apoyaron a Stalin contra Molotov. Stalin los presenta como un monarca presentaría a un coronel o a un mariscal. Los llamó las víctimas de Trotsky, y excluyó a Molotov. Trataré de demostrarlo con citas exactas y fechas en mi conclusión. Goldman: Esto concluye con la sección sobre el terrorismo individual y la opinión del Sr. Trotsky en cuanto a los métodos para remover a la burocracia estalinista. dewey: ¿Cuál es el siguiente punto? Goldman: El siguiente tema es sobre la posición del Sr. Trotsky sobre la defensa de la URSS contra Japón y Alemania. FinerTy: ¿Podría hacerle una pregunta al Sr. Trotsky antes de terminar con esto? Según entiendo, Sr. Trotsky, su posición sobre el terrorismo individual, dejando de lado toda cuestión moral, es una cuestión de… una cuestión programática. No es un método eficaz. TroTsky: No es un método eficaz, como aprendimos a través de la experiencia. Todo el movimiento revolucionario ruso está lleno de divisiones sobre esta cuestión. Nuestros partidos revolucionarios estaban divididos en dos campos, a favor y en contra del terrorismo individual14. Este no es el método, el modo de proceder, la concepción; para mí, mi método de acción es una cuestión fundamental. FinerTy: ¿Usted no piensa que éste sea un método político eficaz? TroTsky: Política, económica y estratégicamente es absolutamente contrario a los mayores intereses de las masas trabajadoras. FinerTy: ¿Sin ningún tipo de cuestionamiento, o de punto de vista moral sobre un método u otro? Excluyendo la cuestión moral, ¿no es eficaz? TroTsky: Si me permite explicitar mi opinión: cuando la opresión de las masas es tan terrible, sobre todo en algunos países, entonces cualquier método está justificado moralmente si puede liberar a las masas. Sólo se trata de si este método es capaz de liberar a las masas o no. FinerTy: ¿Su oposición al terrorismo individual, aunque puede justificarse moralmente, es que no es un movimiento político eficaz? TroTsky: Absolutamente. Goldman: Quiero mencionar a la Comisión que en el libro de Trotsky que mencioné –que es el volumen cuatro de las Obras Completas en ruso– no hay sólo citas en cuanto al terrorismo individual. Hay docenas de otras
14 Hace referencia a la división de la intelligentsia revolucionaria rusa en las décadas del ‘80 y ‘90 del siglo XIX entre los populistas, quienes propagaban actos de terrorismo individual para terminar con el zarismo, y los marxistas, quienes pugnaron por organizar a las masas para derrocarlo. Ambas décadas fueron escenario de una fuerte lucha política entre ambas tendencias.

SESIÓN OCTAVA

311

citas, y si los miembros de la Comisión consiguen el libro y lo traducen, se convencerán de este hecho. dewey: Tomaremos ahora un corto receso. *** Goldman: En la parte de las pruebas que sigue, intentaré refutar la idea de que León Trotsky fue, en algún momento, o es actualmente, un enemigo de la Unión Soviética. La evidencia demostrará que en todo momento –antes y después de que fuera expulsado de la Unión Soviética, y en la actualidad– sostiene una sola cosa en cuanto a la Unión Soviética, y esto es, la defensa de la Unión Soviética contra todo los enemigos. Sr. Trotsky, podría usted darnos muy brevemente su idea sobre la naturaleza de la Unión Soviética desde el punto de vista de la economía y desde el punto de vista del Estado. TroTsky: El Estado soviético fue creado por la revolución proletaria, que estableció la dictadura del proletariado. La dictadura proletaria tiene como objetivo la defensa de las nuevas formas de propiedad, la propiedad colectiva. Y la dictadura proletaria significa, políticamente, la democracia proletaria. Pero los factores de atraso del país, el aislamiento de la Unión Soviética y las derrotas del proletariado en otros países cambiaron la situación en este sentido; el Estado se tornó burocrático y ese Estado tiene ahora una función dudosa. Goldman: ¿Quiere decir “dual”? TroTsky: Sí, una función dual. Defiende la nueva forma de propiedad contra la clase capitalista y los enemigos capitalistas, y utiliza la nueva forma de propiedad en interés de la burocracia. Con la Oposición de Izquierda declaramos muchas veces que sostendremos a Stalin y su burocracia, y lo repetimos ahora. Sostendremos a Stalin y su burocracia en cada esfuerzo que hace para defender las nuevas formas de propiedad contra los ataques imperialistas. Al mismo tiempo, trataremos de defender las nuevas formas de propiedad contra Stalin y la burocracia, contra los ataques desde el interior contra las nuevas formas de propiedad. Esa es nuestra posición. Goldman: Entonces, la Unión Soviética es todavía un Estado obrero; ¿es esa su posición? TroTsky: Un Estado obrero deformado, un Estado obrero degenerado. Goldman: ¿Cuál es la naturaleza de su economía? TroTsky: Su economía es una economía proletaria, una economía socialista deformada. Goldman: ¿Una economía de transición, la llamaría usted, entre el capitalismo y el socialismo? TroTsky: Sí. Desde el punto de vista político, es una condición necesaria para el futuro socialista. Pero, materialmente, la sociedad soviética está hoy

312

El Caso lEón TroTsky

más cerca del capitalismo que del socialismo. Las nuevas formas de propiedad permiten el desarrollo de la sociedad hacia el socialismo sin una nueva revolución social. Goldman: ¿Qué distinción hace usted entre el régimen burocrático de Stalin y la Unión Soviética? TroTsky: Nosotros defendemos la Unión Soviética… Yo diría, defendemos las conquistas de la Revolución de Octubre, a pesar de la burocracia de Stalin. Goldman: En otras palabras, al atacar a la burocracia de Stalin, usted no está atacando a la Unión Soviética; ¿usted está atacando algo que es como un cáncer, según sus palabras, en la Unión Soviética? TroTsky: Sí. Goldman: En su opinión, ¿qué efecto tiene la lucha contra las ideas y la práctica de Stalin en lo que hace a la defensa de la Unión Soviética contra sus enemigos internos y externos? TroTsky: No le entiendo. Goldman: Están aquellos que sostienen que al atacar a Stalin usted debilita a la Unión Soviética, tanto contra sus enemigos internos como externos. ¿Qué diría usted de eso? TroTsky: Toda la reacción repite las mismas objeciones contra los críticos. En relación con esto, yo cito el ejemplo de Clemenceau, que desempeña un gran papel en la acusación. Goldman: Sí, y la siguiente pregunta se refiere a la tesis Clemenceau. TroTsky: Sí, están relacionadas. Voy a responder a las dos preguntas. A comienzos del año 1926, Stalin, Molotov y otros afirmaban en cada ocasión que era inadmisible tolerar cualquier crítica, porque había peligro de guerra. Todos los regímenes bonapartistas usan el peligro de guerra como medio para sofocar cualquier crítica. Es una vieja exageración. Yo respondía: “Incluso si llega la guerra, debemos tener… para la defensa, debemos tener la posibilidad de libre crítica en el país”, y di en uno de mis discursos el ejemplo de… y cité a Clemenceau. Dije que incluso en el Estado burgués en Francia, en donde la burguesía durante la guerra estaba muy asustada por el descontento de las masas, ésta, la burguesía, no se atrevió a sofocar en ningún momento la crítica de Clemenceau. Durante el tercer año de la guerra, éste tuvo una actitud inflexible hacia todos los gobiernos, los gobiernos de guerra. Los criticó a viva voz, y convenció al Parlamento en 1917. Tomó el poder y aseguró la victoria. Yo cité este ejemplo para mostrar la necesidad de una cierta elasticidad, incluso durante una guerra –no sólo antes de la guerra–, incluso para un régimen burgués. Y todavía más para un régimen proletario. No tenemos miedo a las masas durante la guerra, porque nuestra guerra se impondría sólo sobre nosotros. Esta no es una provocación, es una defensa genuina de nuestra revolución. Mi tesis fue denunciada como la tesis de Clemenceau, la terrible tesis de Clemenceau. Si ven la declaración del

SESIÓN OCTAVA

313

fiscal, Vyshinsky, dice que Trotsky quiere organizar una insurrección como la que hizo Clemenceau cuando los alemanes estaban a ochenta kilómetros de París. Yo nunca escuché que Clemenceau fuera el organizador de una insurrección en Francia. Creo que los franceses estarían muy asombrados al leer la traducción francesa del informe textual. Clemenceau no era derrotista. El pueblo francés lo nombró el padre de la victoria. Ese es su nombre popular. Ustedes pueden ver en qué forma deshonesta y brutal deforman y distorsionan cada idea de la crítica de la Oposición. Está no sólo en los artículos de Pravda, sino en la acusación. Vyshinsky no me citó a mí: “Trotsky dijo esto y aquello”. Él sólo supuso que Clemenceau era derrotista y que había organizado una insurrección durante la guerra. Goldman: Ahora, luego de su expulsión de la Unión Soviética, ¿formuló la Oposición de Izquierda algún programa que contenga partes que traten acerca de la defensa de la Unión Soviética? TroTsky: Sí; está “La Guerra y la IV Internacional”15, un documento oficial. Este es el programa oficial de la IV Internacional. Goldman: ¿Esta IV Internacional no estaba formada en ese momento? TroTsky: No; no está formada aún hoy. Goldman: ¿Está en proceso de formación? TroTsky: Es la preparación, la preparación programática de la IV Internacional. Goldman: ¿Podrían designar esto como Prueba N° 23? Esta prueba es el folleto programático titulado “La Guerra y la IV Internacional”. Cito ahora del folleto el programa oficial sobre la guerra aprobado por el Secretariado Internacional de la Liga Comunista Internacional*. Creo, si no estoy equivocado, que usted escribió este programa, ¿no es cierto? TroTsky: Sí. Goldman: De la página 9, cito lo siguiente:
La indudable degeneración burocrática del Estado soviético, que se sigue profundizando, así como el carácter nacional-conservador de su política exterior, no cambian el carácter social de la Unión Soviética, que sigue siendo el primer Estado obrero. Todo tipo de teorías democráticas, idealistas, ultraizquierdistas y anarquistas, que ignoran el carácter de las relaciones de propiedad soviéticas, socialista por sus tendencias, y que niegan o pasan por alto la contradicción de clase entre la URSS y el Estado burgués, llevarán inevitablemente, y especialmente en caso de guerra, a conclusiones políticas contrarrevolucionarias. Defender a la Unión Soviética de los ataques de los enemigos capitalistas, más allá de las circunstancias y las causas inmediatas del conflicto, es el deber elemental e imperativo de toda organización obrera honesta.
15 “La guerra y la IV Internacional”, 10 de junio de 1934, Escritos de León Trotsky (1929-1940), op. cit.

314

El Caso lEón TroTsky

Esto fue publicado en julio de 1934, y fue adoptado durante mayo de… TroTsky: Esto fue escrito en 1933. Van HeijenoorT: 1934. TroTsky: Es correcto, 1934. Goldman: ¿Fue escrito en mayo de 1934? laFolleTTe: ¿Cuándo fue adoptado? Goldman: Fue adoptado el 10 de junio de 1934, por el Secretariado Internacional. TroTsky: Esto fue discutido en el momento en que fue escrito… fue discutido internacionalmente, y luego fue adoptado. ¿Podría usted, por favor, añadir mi artículo sobre Clemenceau, que apareció en New International*? Goldman: La cuestión de la tesis Clemenceau a la que se refiere la acusación y la declaración de Vyshinsky fue abordada en un artículo del señor Trotsky fechado el 24 de septiembre de 1927 en Moscú, y publicado en New International de julio de 193416. New International era una publicación editada en Nueva York. Me refiero a ella sin presentarla como prueba. La Comisión puede obtenerla fácilmente. FinerTy: ¿Puede decirme en qué parte del sumario se hace esa referencia a esto? TroTsky: No está en el sumario, sino en la acusación en la página 497. Goldman: No en el sumario, pero sí en el discurso del fiscal. Tengo el folleto titulado En defensa de la Unión Soviética, una compilación de artículos y extractos de los trabajos de León Trotsky entre 1927 y 1937, publicada por Pioneer Publishers de Nueva York este año; creo que el mes pasado. El folleto tiene una introducción de Max Shachtman. Lo agrego como Prueba N° 24. (Los folletos La Guerra y la IV Internacional y En defensa de la Unión Soviética de León Trotsky se presentaron como Pruebas N° 23 y 24, respectivamente.) dewey: ¿Puedo interrumpir un momento? En la página 497 figura entre comillas como cita del Sr. Trotsky: “Debemos restaurar la táctica de Clemenceau, quien, como bien se sabe, se levantó contra el gobierno francés en el momento en que los alemanes se encontraban a ochenta kilómetros de París”. Goldman: Esto es a lo que el Sr. Trotsky se refiere como la interpretación de Vyshinsky. TroTsky: Es una pequeña falsificación literaria dentro de una gran maquinación. Goldman: Ahora bien, Sr. Trotsky, ¿mantuvo alguna vez alguna controversia con miembros de la Oposición de Izquierda, o con personas pertenecientes a otros grupos, sobre la cuestión de la defensa de la Unión Soviética?
16 León Trotsky, “The ‘Clemenceau Thesis’ and the Party Régime”, New International Nº 1, Julio 1934, disponible en www.ceip.org.ar. .

SESIÓN OCTAVA

315

TroTsky: Muy frecuentemente. Yo diría que fue todo el tiempo. Mi exilio está lleno de esas discusiones y conflictos, e incluso ahora, especialmente ahora, después de los Procesos de Moscú. Recibimos desde Francia, de jóvenes amigos de Francia… Me acusan de no renunciar, ni aun ahora, a la idea de la necesidad de la defensa de la Unión Soviética. Psicológicamente, es absolutamente comprensible por parte de gente joven, no suficientemente educada políticamente y sin experiencia política… Esto es Don... sTolBerG: Quijotesco17. TroTsky: ¿Exótico? No, no es exótico. inTérpreTe: Quijotesco. TroTsky: Sí, Don Quijotesco. Está bien, omitiremos esa palabra. (Risas.) Ellos dicen: “Insiste en defender la Unión Soviética cuando en ella se cometen actos terribles”. Pero nosotros defendemos la Unión Soviética, no por Stalin ni por Vyshinsky. La defendemos como el legado de la Revolución de Octubre, como una puerta abierta a un futuro mejor, a pesar de Stalin y Vyshinsky. Goldman: ¿Puede nombrar a algunos de los miembros que pertenecían a la Oposición de Izquierda con los que rompió? TroTsky: No se trataba sólo de personas sino de organizaciones. En Alemania estaba el “Leninbund”18, una organización relacionada con nosotros; pero nos separamos en 1929, a comienzos de 1929, por este tema. Luego tenemos en Francia el periódico de un grupo que se escindió de nosotros. Uno de los editores es Laste, quien es nuestro testigo, un testigo muy importante. Él es mi adversario, y me ataca especialmente sobre esta cuestión. Goldman: ¿Quién escribió el artículo de este periódico? TroTsky: No sé si está firmado o es un editorial. Es un editorial. Goldman: ¿Quién es el editor? TroTsky: Aquí está el editor. Está firmado “Laste”. Goldman: Él es el que hizo una declaración en su favor en este caso con referencia a Royan, ¿no es cierto? TroTsky: Sí. Goldman: ¿Él toma una posición contraria a la suya respecto a la defensa de la Unión Soviética? TroTsky: Sí. Goldman: Agrego este periódico como Prueba N° 25.
17 Stolberg pronuncia el término Quixotic. 18 El Leninbund fue fundado en Berlín en abril de 1928. Agrupó a los militantes del KPD que desde el año 1925 apoyaron las posiciones de la Oposición Unificada. Integrado por reconocidos dirigentes de la “izquierda comunista”, como Ruth Fisher o Hugo Urbhans, se estima que agrupó a unos 2.000 mil militantes, la mayoría reconocidos representantes obreros del KPD. Su ubicación confusa frente al giro “izquierdista” de la burocracia en 1928 y los debates sobre la naturaleza la de URSS marcaron la ruptura de Trotsky con éstos.

316

El Caso lEón TroTsky

(El periódico L’Internationale, que contiene un editorial sobre la defensa de la Unión Soviética, se agregó como Prueba N° 25.) TroTsky: En Bélgica teníamos un organizador del Partido Comunista que se hizo oposicionista. Luego se separó de nosotros, especialmente por la cuestión de la defensa de la Unión Soviética. Su nombre es Van Overstraeten19. En todos los otros países podemos encontrar gente así. Goldman: ¿Contiene ese artículo contra la defensa de la URSS alguna referencia a sus puntos de vista? TroTsky: Sí, yo creo que sí. En cada número puede hallarlas. Goldman: Agrego esta revista titulada L’Internationale, fechada el 23 de mayo de 1936, con dos propósitos: uno, para mostrar con esto, con el editorial de esta revista, que Trotsky está por la defensa de la Unión Soviética y que el autor del editorial lo critica por estar a favor de la defensa de la Unión Soviética. Dos, para mostrar que sus adversarios… que el testimonio de Laste es un testimonio realizado por alguien que no es simpatizante político del Sr. Trotsky o que está en la misma organización, sino por alguien que está en una organización diferente, hostil a Trotsky. Haré numerar a esta revista… Está bien, ya la he agregado. sTolBerG: Sr. Trotsky, sobre estas cuestiones, como la defensa de la URSS, ¿qué posición tienen en Francia revolucionarios como Souvarine20? TroTsky: Ellos dicen: “Veremos, permaneceremos neutrales”. Dicen que hay un problema diferente; por ejemplo, de capitalismo de Estado. Su posición es: “Veremos; tendremos una posición neutral sobre eso y pelearemos contra todos ellos”. Goldman: ¿Quiere continuar? TroTsky: Sólo diré que las formas confusas son trabas para cualquier defensa organizada de la Unión Soviética. Goldman: ¿Debo entender que su actitud actual es la misma? TroTsky: La misma. Goldman: ¿Por la defensa de la Unión Soviética? TroTsky: Por la defensa de la Unión Soviética. Goldman: En caso de un ataque contra la Unión Soviética por parte de Alemania, Japón o cualquier otro país, ¿de qué modo se expresaría su actitud
19 Van Overstraeten, Edouard (1891-1981). Uno de los fundadores del PC Belga, fue expulsado en 1928 y participó en la fundación de la Oposición de Izquierda. En 1929 se profundizaron las diferencias entre él y Trotsky, por un lado, y entre él y la Federación de Charleroi, por el otro, lo que produjo a fines de 1930 la ruptura de Overstraeten y su grupo. Siguieron existiendo por un tiempo con el nombre de Liga de los Comunistas Internacionalistas, pero Overstraeten se retiró de la política antes de que el grupo se disolviera. 20 Souvarine, Boris (1893-1984). Uno de los fundadores del Partido Comunista francés. Fue expulsado en 1924 por trotskista. En 1929 rompió con Trotsky y prontamente se alejó del marxismo. Para Trotsky se transformó desde entonces en el prototipo del cinismo y del derrotismo característicos de los renegados del bolchevismo.

SESIÓN OCTAVA

317

por la defensa de la Unión Soviética? ¿Cómo demostraría que está por la defensa de la Unión Soviética? ¿Podría darnos una idea de las acciones concretas que haría usted para ayudar a la Unión Soviética? TroTsky: Sí. Yo creo que en la próxima guerra los partidos comunistas de todos los países apoyarán a sus propios países como hizo la socialdemocracia en la última guerra. Creo que la IV Internacional peleará contra los países imperialistas, las clases imperialistas, y defenderá la Unión Soviética. Yo creo, ahora, que cuando la verdad sobre la situación interna en la Unión Soviética se vuelva cada vez más conocida por los trabajadores, se extenderá una cierta insatisfacción y decepción, con el peligro de que los trabajadores digan: “Los comunistas nos han embaucado. Nos han...”. Goldman: Engañado. TroTsky: “No han hecho más que engañarnos. No tendremos nada que ver con el Estado soviético”. Nosotros diremos: “Nosotros nunca los engañamos. Les dijimos la verdad todo el tiempo. A pesar de todo, hay una diferencia entre la Unión Soviética, el Estado obrero, y Japón y Alemania. Ustedes deben ayudar a la Unión Soviética, a pesar de todas sus debilidades y sus enfermedades sociales. Ustedes deben defenderla contra Japón y Alemania”. Yo creo que en un momento de gran peligro los obreros nos escucharán con más confianza que a los comunistas-estalinistas oficiales que los traicionan todos los días. sTolBerG: Sr. Trotsky, supongamos que la Unión Soviética en caso de guerra tiene una alianza con… un tipo de alianza que usted no pudiera defender. ¿Qué haría usted entonces? TroTsky: Primero… debo responder a eso, pero debo tener datos más concretos sobre la situación. Es una pregunta demasiado concreta con elementos demasiado abstractos. No es posible responderla. Goldman: ¿Entonces…? FinerTy: Suponga una alianza entre Francia, Inglaterra y Rusia. TroTsky: ¿Perdón? FinerTy: Una alianza contra Alemania, Italia y Japón. Esa es una alianza posible. ¿Cuál sería su actitud? ¿En apoyo de Rusia? sTolBerG: Seguramente Rusia en la próxima guerra tendrá una alianza. TroTsky: Es una cuestión muy complicada. Creo que durante la guerra los aliados pueden imponerle a la Unión Soviética concesiones de tal magnitud, económicas y sociales, que el Estado soviético puede transformarse en un Estado burgués. Está, en relación con los Estados burgueses, completamente sola. Al final de la guerra, es posible que tengamos una Unión Soviética capitalista. Si la Unión Soviética se enfrenta a la presión de los aliados, entonces creo que los aliados se agruparán con sus enemigos para asfixiar a la Unión Soviética al final de la guerra. Porque son los aliados quienes creen que la combinación de potencias será la misma al comienzo, durante y al final de la guerra. Y nosotros,

318

El Caso lEón TroTsky

como partido revolucionario, debemos prepararnos, no para una cierta coyuntura, no para un momento, sino para un período. Yo diría, por mi parte, que no apoyaría al gobierno burgués francés, no apoyaría al gobierno burgués británico durante una guerra. Pero en la Unión Soviética, yo apoyaría a la Unión Soviética, al Ejército Rojo, al Estado soviético contra todos sus enemigos. Porque... FinerTy: ¿Una forma por la que usted intentaría sostener o apoyar al gobierno soviético sería fomentando revoluciones en Alemania y Japón? TroTsky: Por ambos medios. En la Unión Soviética, trataría de ser un buen soldado, ganarme la simpatía de los soldados y pelear bien. Luego, en el momento oportuno, cuando la victoria esté asegurada, yo diría: “Ahora debemos acabar con la burocracia”. FinerTy: Entiendo. Pero si usted estuviera en Alemania, ¿cómo haría su trabajo? TroTsky: Yo dije que si estuviera personalmente en la Unión Soviética, sería un soldado. Si estuviera en Japón o en Alemania, haría todo lo posible para desarrollar el movimiento revolucionario. FinerTy: ¿Qué haría si estuviera en Francia o en Inglaterra? TroTsky: En Francia o Inglaterra yo prepararía también el derrocamiento del régimen burgués. sTolBerG: Usted es una personalidad revolucionaria responsable. Rusia y Francia ya tienen una alianza militar. Suponga que estalla una guerra internacional. No estoy interesado en lo que usted dice sobre la clase obrera rusa en ese momento. Eso ya lo sé. ¿Qué le diría a la clase obrera francesa con respecto a la defensa de la Unión Soviética? ¿“Cambien al gobierno burgués francés”, eso les diría? TroTsky: Esta pregunta está más o menos respondida en las tesis “La Guerra y la IV Internacional”, en este sentido: en Francia, yo permanecería en oposición al gobierno y desarrollaría sistemáticamente esta oposición. En Alemania, haría todo lo posible para sabotear la maquinaria de guerra. Son dos cosas diferentes. En Alemania y Japón, yo aplicaría métodos militares en la medida en que pueda pelear, oponerme y dañar a la maquinaria, la maquinaria militar de Japón, para desorganizarla, tanto en Alemania como en Japón. En Francia, se trata de oponerse políticamente a la burguesía, y preparar la revolución proletaria. Los dos son métodos revolucionarios. Pero en Alemania y en Japón yo tengo como mi objetivo inmediato la desorganización de la maquinaria completa. En Francia, tengo el objetivo de la revolución proletaria. FinerTy: Si usted tuviera éxito en desorganizar el régimen de Hitler en Alemania y al régimen feudal en Japón, en tener una revolución triunfante en estos dos países, los soviets y estos dos Estados proletarios podrían resistir la agresión del capitalismo francés e inglés; pero usted querría ofrecer como precio de la guerra… podría ser que la Unión Soviética se viera

SESIÓN OCTAVA

319

forzada a otorgar concesiones de tal magnitud como transformarse en un Estado capitalista. TroTsky: Por esta razón, durante la alianza entre Francia y Rusia, es necesario hacer que el proletariado en Francia esté en oposición activa a su burguesía, para tener la posibilidad de impedir a su burguesía que imponga un régimen burgués o un régimen capitalista sobre la Unión Soviética al final de la guerra. Goldman: Suponga que usted tiene la oportunidad de tomar el poder durante la guerra, en Francia, ¿lucharía por esto si tuviera la mayoría del proletariado? TroTsky: Naturalmente. Goldman: De esa manera, ¿no obstaculizaría la guerra contra Japón y Hitler? TroTsky: No. Estoy absolutamente seguro de que la única manera de ayudar y preservar, de salvar y desarrollar la Unión Soviética, es desarrollar y provocar la revolución en Japón y Alemania. Para obtener éxito en esta dirección es necesario destruir la ideología nacional alemana, la idea de que todos están en contra de Alemania. Durante la guerra es suficiente aconsejar en Alemania lo que fuera aconsejado por Liebknecht y en Francia por Monatte21: “Derroquen a vuestro propio gobierno burgués”. Si en Francia tenemos una oposición a la guerra, ésta provocará en Alemania un movimiento del proletariado diez veces más poderoso; porque en Alemania, en un Estado herméticamente cerrado, las contradicciones son muy explosivas. Es necesario tener en Francia un movimiento revolucionario. Si declaramos que todo el pueblo, el proletariado y la burguesía, debe pelear contra la Alemania fascista, entonces Hitler dirá: “Ven ustedes, toda la humanidad está contra la nación alemana”. Este es el mejor cemento que tiene Hitler, el cemento nacional. Él se alimenta de esto. Es necesario continuar la oposición revolucionaria contra el gobierno en Francia para dar la posibilidad de que se desarrolle la revolución en Alemania. Goldman: En otras palabras, ¿usted no confía en la burguesía francesa o inglesa para defender a la Unión Soviética? TroTsky: No. FinerTy: Como usted declaró, los aliados al comienzo de la guerra, no siempre son aliados al final de la guerra. Con la ayuda de la burguesía de Inglaterra y Francia, usted podría derrotar a Alemania y Japón y después aliarse con el proletariado de Japón y Alemania. TroTsky: Señor abogado, Francia y Gran Bretaña no son mis aliados. Ellos pueden ser los aliados del Estado soviético. Mis aliados son los trabajadores de todos los países y los únicos aliados que reconozco son los obreros de todos los otros países. Mi política se establece, no para hacer convenciones
21 Monatte, Pierre (1881-1960). Sindicalista que ingresó al Partido Comunista francés a principios de los años ‘20 y luego rompió para fundar Révolution Proletarienne en 1924 y la Liga Sindicalista en 1926.

320

El Caso lEón TroTsky

diplomáticas, sino para el desarrollo del movimiento revolucionario internacional de la clase obrera. Yo no puedo depositar ninguna esperanza en los aliados de la Unión Soviética, en Francia e Inglaterra. Se pueden traicionar entre sí. Se pueden separar. Pero estoy seguro de que diez obreros que comprendan muy bien la situación... serán libres y podrán ganar cien obreros, y luego los cien obreros ganarán a un millar de soldados. Ellos vencerán al final de la guerra. Me parece muy simple, pero creo que es una buena idea. rueHle (en alemán, a través de un intérprete): La defensa de la Unión Soviética puede llevar a un punto donde usted tenga que colaborar con Stalin. ¿Cuál sería su posición entonces? TroTsky: Usted sabe, yo me opongo a los reformistas. Me opongo a Jouhaux22 en Francia, el dirigente de las organizaciones sindicales. Pero cuando los fascistas ataquen a Jouhaux, estoy dispuesto a entrar en una alianza con Jouhaux con el propósito práctico de crear compañías... Goldman: ¿Defensa? TroTsky: Organizaciones de defensa para pelear en común con Jouhaux, quien es mi más acérrimo adversario, contra los fascistas. Lo mismo con Stalin. En la Revolución Rusa hubo un ejemplo conocido. Kerensky me puso en prisión acusándome de ser un agente de Alemania. Luego Kornilov atacó a Kerensky. Kerensky se vio obligado a dejarme en libertad. Fui desde la prisión a una sesión del Comité de Defensa con representantes de Kerensky y compañía. Los bolcheviques fueron los mejores luchadores contra Kornilov. No es una consideración sentimental o personal. La única consideración son los intereses de las masas, lo que es necesario para la seguridad de las masas. Goldman: ¿Entonces su respuesta es que usted está dispuesto a colaborar con Stalin en la defensa de la Unión Soviética contra los enemigos capitalistas? TroTsky: Absolutamente. Lo afirmé en Copenhague en mi declaración, y yo hice aquella declaración... Goldman: Sí, la declaración está ahora en la evidencia. Usted declaró ante la prensa. TroTsky: Sí. dewey: ¿Puedo formular una pregunta hipotética? Suponga que la burguesía de Inglaterra y Francia, en alianza con la Unión Soviética, derrotara a la Alemania fascista y al Japón feudal, ¿no resultaría esto en la transformación de la Unión Soviética en un país burgués? TroTsky: Sí, una victoria. Una victoria de Francia, de Gran Bretaña y la Unión Soviética. Una victoria sobre Alemania y Japón podría significar, primero, la transformación de la Unión Soviética en un Estado burgués y la
22 Jouhaux, León (1870-1954). Secretario general de la CGT francesa desde 1921 hasta la II Guerra Mundial. Sindicalista socialpatriota durante la I Guerra Mundial. Se opuso a la Revolución Rusa y apoyó ambas guerras mundiales. Según Trotsky era la personificación del colaboracionismo de clases.

SESIÓN OCTAVA

321

transformación de Francia en un Estado fascista, porque para lograr una victoria sobre Hitler es necesario tener una maquinaria militar monstruosa, y las tendencias fascistas en Francia son poderosas ahora. Una victoria puede significar la destrucción del fascismo en Alemania y el establecimiento del fascismo en Francia. Esa es la razón por la cual no puedo asumir ninguna responsabilidad por ninguno de estos caballeros que están en el gobierno de estos Estados. La única garantía contra el fascismo y la reacción es la consciencia de las masas revolucionarias y sus organizaciones. Goldman: Ahora, en su opinión, ¿qué efecto puede tener la derrota de la Unión Soviética en relación con la realización de sus esperanzas y sus ideas? TroTsky: La derrota de la Unión Soviética es inevitable en caso de que la nueva guerra no provoque una nueva revolución. Yo creo que es imposible, es increíble, que una nueva guerra le permita al capitalismo, al capitalismo decadente, seguir como hasta ahora. La revolución es inevitable. Pero si admitimos teóricamente la guerra sin revolución, entonces la derrota de la Unión Soviética es inevitable. laFolleTTe: Sr. Trotsky, ¿la revolución en Rusia o fuera de Rusia? TroTsky: Fuera de Rusia, la revolución social fuera de Rusia, y en primer lugar, Alemania y Japón. laFolleTTe: Quisiera hacer una pregunta más ya que todas las otras posibilidades han sido discutidas. ¿Cuál sería su actitud, suponiendo que hubiera una guerra en la cual la Unión Soviética se encontrara aliada con el Sr. Hitler? TroTsky: Voy a esperar y ver. (Risas.) Esto no está excluido. Yo creo que la acusación contra mí está dirigida contra un cierto sector de la burocracia. En la Unión Soviética –esta es mi hipótesis–, hay una tendencia recurrente a negociar la paz con Hitler a cualquier precio, porque la guerra es un gran peligro, no sólo para la Unión Soviética, sino especialmente para la burocracia. La burocracia está atemorizada, desde su punto de vista. Pero debe haber una tendencia favorable a la paz con Hitler. Ustedes saben, a comienzos de 1933, Stalin declaró que “nunca nos opusimos a su movimiento”. Esto es, refiriéndose a Hitler. Yo lo ataqué y lo critiqué. Él declaró abiertamente: “Nunca nos opusimos al movimiento que ha triunfado en Alemania, y estamos dispuestos a mantener las mismas relaciones con la nueva Alemania que con la Alemania de Weimar”. laFolleTTe: ¿Él declaró que Rusia no se oponía a ese movimiento? TroTsky: En los primeros seis meses de 1933, Stalin esperaba mantener buenas relaciones con los fascistas de Alemania. Puedo presentar artículos, mis artículos contra él en esa ocasión. Cito de Izvestia de alrededor del 15 de marzo de 1933: “La URSS es el único Estado que no alimenta sentimientos hostiles hacia Alemania, independientemente de la forma y la composición del gobierno del Reich”. Fue Hitler quien lo rechazó, no él. Sólo entonces comenzó a mirar en dirección a Francia, etc. La primera mitad de 1933, yo

322

El Caso lEón TroTsky

era un agente de Francia, Estados Unidos y Gran Bretaña. Cambié de profesión sólo después de aplastadas las esperanzas de Stalin de mantenerse como amigo de Hitler. Puedo probarlo. Esto estaba en Pravda. Me presentaban como “Mister” Trotsky. Yo soy “Mister” Trotsky, a pesar de mi inglés. (Risas.) El artículo se titula: “Mister Trotsky al servicio de Lord Beaverbrook”. Radek me representa como un aliado de Lord Beaverbrook. No sé por qué especialmente de Beaverbrook. Yaroslavsky23 me nombra como aliado de Winston Churchill24. Está en el mismo número, la misma copia de Pravda. FinerTy: Creo que nos gustaría tener ese periódico en la evidencia. laFolleTTe: Sí. Goldman: Lo agregaré a la evidencia. TroTsky: Sí, puedo darles la cita. Ustedes se darán cuenta, estoy impresionado por la cantidad de evidencia tomada de la prensa. Tengo una serie de citas tomadas de la prensa oficial donde me presentan como el aliado de Polonia, como el defensor de la Paz de Versalles… y Stalin estaba en contra de la Paz de Versalles. Sólo que ahora él está a favor de ella y yo estoy en contra. (Risas.) FinerTy: Señor Goldman, creo que ayudaría a la Comisión si evaluáramos todas las diferencias en las acusaciones hechas por el gobierno de Stalin contra el Sr. Trotsky. Goldman: Sí. Beals: Yo quisiera hacer una pregunta en este sentido, ya que estamos hablando sobre esto. Quisiera preguntarle, ya que estamos hablando sobre la guerra mundial: el peligro más inminente de guerra en España. ¿Es usted responsable por los trotskistas en España? TroTsky: ¿Qué significa los “trotskistas en España”? Beals: ¿Es usted responsable por las distintas fracciones que utilizan en España el nombre de “trotskistas”? TroTsky: No hay trotskistas. La situación es tal que cualquiera que se opone a la política de la Comintern es catalogado por la Comintern como “trotskista”. Porque trotskista significa fascismo en la propaganda de la Comintern. Es un argumento simple. Los trotskistas en España no son numerosos… los trotskistas genuinos. Lo siento, pero debo reconocer que no son numerosos. Hay un partido poderoso, el POUM, el Partido Obrero de Unificación Marxista25. Ese es el único partido que reconoce que no soy un
23 Ver Nota 8 en Sesión Cuarta. 24 Churchill, Winston (1874-1965). Dirigente conservador inglés, fue canciller del Tesoro en 1929 y luego primer ministro en 1940-45 y 1951-55. 25 POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista). Nació en Barcelona en septiembre de 1935 producto de la unificación de la Izquierda Comunista, agrupamiento encabezado por Andrés Nin, quien se había distanciado de la Oposición de Izquierda Internacional dos años antes, y el Bloque Obrero y Campesino, encabezado por Maurín y de orientación bujarinista. Intervino en la guerra civil y formó parte del gobierno del Frente Popular en Cataluña, de septiembre a diciembre de 1936,

SESIÓN OCTAVA

323

fascista. La juventud de ese partido tiene simpatía por nuestras ideas. Pero la política de ese partido es muy oportunista, y yo la critico abiertamente. Beals: ¿Quién es su dirigente? TroTsky: Nin26. Es mi amigo. Lo conozco muy bien. Pero lo critico muy duramente. Beals: Una razón por la que traigo a colación esto consiste en que se ha acusado a la facción trotskista de sabotear el movimiento republicano en España. TroTsky: Que supuestamente saboteamos el movimiento republicano. Creo que lo he expresado en muchas entrevistas y artículos: el único camino posible para asegurar la victoria en España es decirle a los campesinos: “La tierra española es vuestra tierra”. Decirles a los trabajadores: “Las fábricas españolas son vuestras fábricas”. Es la única posibilidad de poder asegurar la victoria. Con el fin de no asustar a la burguesía francesa, Stalin se convirtió en el guardián de la propiedad privada en España. El campesino español no está muy interesado en definiciones sofisticadas. Él dice: “Con Franco27 o Largo Caballero28 es lo mismo”, porque el campesino es muy realista. Durante nuestra Guerra Civil… no creo que hayamos salido victoriosos debido a la ciencia militar. Es falso. Triunfamos gracias a nuestro programa revolucionario. Le dijimos al campesino: “La tierra es vuestra”. Y el campesino, que se había ido con los blancos, comparó a los bolcheviques con las guardias blancas29 y dijo “Los bolcheviques son mejores”. Entonces, cuando los campesinos, cientos y millones de campesinos rusos, se convencieron de que los bolcheviques eran mejores, vencimos. Beals: ¿Podría ampliar un poco más la afirmación de que Stalin es el guardián de la propiedad privada en España? TroTsky: Él dice, y la Comintern lo reafirma con respecto a España, que las reformas sociales vendrán después de la victoria. “Ahora estamos en guerra. Nuestra tarea ahora es la guerra. Las reformas sociales vendrán después de la victoria”. El campesino se vuelve indiferente. “No es mi guerra; no
cuando fue expulsado. Después de la represión a las manifestaciones en mayo de 1937 en Barcelona por parte del gobierno de Frente Popular, el Partido Comunista exigió la ilegalización del POUM, dando inicio al secuestro y desaparición de sus militantes por la GPU. 26 Nin, Andrés (1892-1937). Catalán, comenzó su actividad en el sindicato anarquista CNT. Después de 1920 adhirió a la Internacional Comunista, siendo secretario de la Internacional Sindical Roja. Integró la Oposición de Izquierda, lo que llevó a su expulsión de la URSS en 1930. En España dirigió la Izquierda Comunista Española, agrupamiento de la Oposición de Izquierda Internacional, hasta su ruptura con ésta en 1933. En 1935 conformó el POUM –ver Nota 25 en esta sesión–. Fue detenido, luego secuestrado y torturado por la GPU, quien lo asesina en junio de 1937. 27 Franco, Francisco (1892-1975). Organizó el ejército español apoyándose en Marruecos, y con la ayuda militar de la Alemania nazi y de Italia derrocó al gobierno republicano. 28 Largo Caballero, Francisco (1869-1946). Dirigente del ala izquierda del Partido Socialista Español. Fue premier desde septiembre de 1936 hasta mayo de 1937. 29 Guardias Blancas (o “blancos”) era la denominación generalizada de las fuerzas contrarrevolucionarias rusas que se formaron después de la Revolución de Octubre.

324

El Caso lEón TroTsky

estoy interesado en la victoria de los generales. Los generales están luchando entre ellos”. Esa es la opinión del campesino. Usted sabe, aunque dicho de un modo muy simple, el campesino tiene razón. Me pongo del lado del sencillo campesino español contra los diplomáticos sofisticados. Beals: ¿Entonces usted piensa que no es de gran importancia qué bando gana la guerra en España? ¿No hace mucha diferencia qué bando gane la guerra? TroTsky: No, los trabajadores deben ganar la guerra. Es necesario que los trabajadores ganen. Pero le aseguro que la política de la Comintern y de Stalin es la vía más segura para perder la revolución. Ellos perdieron la revolución en China y en Alemania, y ahora preparan la derrota en Francia y en España. Sólo obtuvimos una victoria de la revolución proletaria y fue la Revolución de Octubre, y fue hecha en oposición directa a los métodos de Stalin. Beals: Ahora bien, si usted estuviera en el lugar de Stalin, ¿qué pasos seguiría hoy en el caso de España? TroTsky: Yo no podría estar en su lugar. Beals: Pero digamos, si estuviera en el lugar de Stalin… si tuviera el destino de la Unión Soviética en sus manos, ¿cuál sería su accionar en España? TroTsky: No es sólo un problema de la Unión Soviética. Es un problema de los partidos revolucionarios de la Comintern, es una cuestión de los partidos. Naturalmente, yo permanecería en oposición a todos los partidos burgueses. sTolBerG: Sr. Trotsky, ¿puedo hacerle una pregunta que está relacionada con la pregunta de Carleton Beals? Si usted hubiese estado en el poder desde 1923, en ese caso, desde su punto de vista, la Revolución China se podría haber salvado, o incluso se podría haber ganado. No hubiera existido el fascismo alemán. Quiero decir, si su posición hubiera triunfado en 1923. Habría existido la situación en España, aunque no hubiese ocurrido exactamente del mismo modo. Pero usted perdió. La política de la Comintern para China y Alemania provocó una derrota. Ahora tenemos la situación española. Simplemente estoy presentando lo que pienso que es su posición. Voy a hacer entonces la pregunta. Tenemos la situación española como el mayor de los errores cometidos en los últimos catorce años. Tenemos una guerra civil en España. Seguramente una posición puramente ortodoxa o purista no ayudará a resolver el problema. ¿De qué lado se pondría usted en este momento en España? TroTsky: Lo respondí en muchas entrevistas y artículos. Cada trotskista en España debe ser un buen soldado, en el bando de la izquierda. Naturalmente, es una pregunta elemental… no vale la pena hacérsela. Un dirigente o cualquier otro miembro en el gobierno de Caballero es un traidor. Un dirigente de la clase obrera no puede entrar a un gobierno burgués. No entramos al gobierno de Kerensky en Rusia. Mientras lo defendíamos contra Kornilov, tampoco entramos al gobierno de Kerensky en Rusia. Del mismo modo, declaré que estoy dispuesto a formar una alianza con Stalin contra

SESIÓN OCTAVA

325

los fascistas, o una alianza con Jouhaux contra los fascistas franceses. Es una cuestión elemental. FinerTy: Sr. Trotsky, si estuviera en el poder hoy en Rusia y los republicanos le pidiesen ayuda desde España, ¿condicionaría la misma a que la tierra fuese entregada a los campesinos y las fábricas a los trabajadores? TroTsky: No, no sería una condición… no es ésa la cuestión. La primera cuestión sería la actitud del partido revolucionario español. Yo diría, como primera condición, “ninguna alianza política con la burguesía”. La segunda, “ustedes deben ser los mejores soldados contra los fascistas”. Tercero, “deben decirles a los soldados, a los otros soldados y a los campesinos: ‘debemos transformar nuestro país en un país del pueblo. Y una vez que ganemos a las masas, echaremos a la burguesía del gobierno, y luego estaremos en el poder y haremos la revolución social’”. FinerTy: Entonces, para hacer efectiva cualquier tipo de ayuda, ¿usted tendría que hacer una alianza con el partido marxista en España? TroTsky: Naturalmente, yo ayudaría a Caballero con todos los medios materiales contra el fascismo, pero al mismo tiempo le aconsejaría al Partido Comunista que no entre al gobierno, sino que permanezca en una posición crítica contra Caballero y que prepare el segundo capítulo de la revolución obrera. Beals: ¿No es ése uno de los motivos por el que el gobierno de Azaña30 al llegar al poder provocó la reacción, debido precisamente a esa política? TroTsky: A causa de una política burguesa conservadora: porque trató de hacer media revolución, la tercera parte de una revolución. Mi opinión es que la revolución debe ser… mejor que no empiece así. Si uno comienza la revolución, tiene que hacerse hasta el final. Hasta el final significa la revolución social. Beals: Esto significaría, por la línea política que usted sigue, una probable victoria de Franco, ¿no? TroTsky: La victoria de Franco está asegurada por la actual política de la Comintern. La revolución española, el proletariado español y el campesinado, por sus esfuerzos, energía y devoción durante los últimos seis años, podrían haber asegurado cinco o seis victorias; cada año una victoria. Pero el estrato dirigente de la clase obrera hizo todo para dificultar, sabotear y traicionar la energía revolucionaria de las masas. La revolución está basada en las fuerzas elementales del proletariado y en la dirección política de sus dirigentes. Es un problema muy importante, y la dirección en España fue miserable todo el tiempo. El proletariado español muestra que está hecho del mejor material, es la mayor fuerza revolucionaria que hemos visto durante la última década. A pesar de esto, no ha triunfado. Yo acuso a la IC y a la
30 Azaña, Manuel (1880-1940). Electo diputado por Izquierda Republicana en las elecciones de 1931, luego de la caída de la dictadura de Primo de Rivera. Fue elegido presidente de España en las elecciones de 1936, liderando la coalición de partidos llamada Frente Popular.

326

El Caso lEón TroTsky

II Internacional de dificultar la victoria por su política pérfida, que se basa en la cobardía ante la burguesía; la burguesía y Franco. Ellos permanecen en un gobierno con la burguesía, que es el símbolo de la propiedad privada. Y Largo Caballero mismo se inclina ante el símbolo de la propiedad privada. Las masas, sin embargo, no ven la diferencia entre los dos regímenes. Goldman: ¿Excluye usted la posibilidad de una victoria, de una victoria militar de Caballero sobre Franco? TroTsky: Es muy difícil decirlo… una victoria militar. Es posible que hasta con una victoria militar el régimen triunfante, en muy poco tiempo, pueda transformarse en un régimen fascista, si las masas permanecen insatisfechas e indiferentes y la nueva organización militar creada por la victoria no es una organización socialista. Goldman: Pero las masas en España podrían estar bajo la ilusión de que están luchando realmente contra Franco y los fascistas… En realidad ellos luchan por sus propios intereses proletarios. TroTsky: Lamentablemente, la mayor parte de las masas ha perdido todas sus ilusiones. Y esto explica el carácter prolongado de la guerra civil, porque el gobierno del Frente Popular* preparó un ejército para Franco. El nuevo gobierno surgió del Frente Popular, de la victoria, y protegió el ejército y a Franco, de modo que bajo el gobierno del Frente Popular se preparó el ejército para la insurrección. Luego, comenzó la guerra civil y la burguesía le dijo al pueblo: “Deben esperar el triunfo. Entonces seremos muy generosos, pero después de la victoria”. Goldman: Ahora bien, usted no contestó la pregunta que le hicieron hace media hora. Beals: Aún no terminé. No veo aún, Sr. Trotsky, cómo usted o el Sr. Stalin van a salvar la situación en España. Me parece que las dos políticas que usted señaló tendrán como resultados más inmediatos que Franco gane la guerra. Personalmente, no puedo ver nada a favor de Franco. No consigo entender su punto de vista. Me parece que, mientras tanto, el Sr. Franco habrá ganado la guerra. TroTsky: Simplemente repito que lo que di fue la clave, una pequeña clave a mis amigos y a todos los que tengan la misma convicción; y mi primer consejo es que ahora deben ser los mejores soldados en el campo de Caballero. Esa es la primera cuestión. Sabe usted que hay un grupo de la IV Internacional, una compañía de nuestros camaradas en las trincheras. Es tan pequeña que no me explayaré sobre el tema. Es necesario luchar. Pero, sabe usted, no es suficiente luchar con un arma. Es necesario tener ideas y ofrecérselas a los demás, para prepararse para el futuro. Puedo luchar con el campesino sencillo, pero él entiende muy poco de esta situación. Debo darle una explicación. Debo decirle: “Tiene razón en combatir contra Franco. Debemos exterminar a los fascistas, pero no con el objetivo de tener la misma España

SESIÓN OCTAVA

327

que antes de la guerra civil, porque Franco es el resultado de esa España. Debemos liquidar los cimientos de Franco, el fundamento social de Franco, que es el sistema social capitalista. ¿Está de acuerdo con mis ideas?”, le pregunto al campesino. Él dirá: “Sí, creo que sí”. Luego, les explico lo mismo a los trabajadores. Beals: ¿Por qué usted enviaría al soldado a luchar contra Franco y aún así se niega a formar parte del gobierno de Caballero para ayudar con el mismo objetivo? TroTsky: Ya lo expliqué. Nos negamos categóricamente a entrar al gobierno de Kerensky, pero los bolcheviques fueron los mejores luchadores contra Kornilov. No sólo eso, los mejores soldados y marineros eran bolcheviques. Durante la insurrección de Kornilov, Kerensky tuvo que acudir a los marineros de la flota del Báltico31 y exigirles la defensa del Palacio de Invierno32. Entonces yo estaba en prisión. Ellos lo retuvieron bajo guardia, y enviaron una delegación para preguntarme qué debían hacer: ¿detener a Kerensky o defenderlo? Esto es un hecho histórico. Yo les dije: “Sí, hoy deben protegerlo muy bien, mañana lo arrestaremos”. (Risas.). Goldman: ¿Ha terminado? Beals: Sí. Goldman: Ahora bien, Sr. Trotsky, sus acusadores dicen que usted quiere la derrota de la Unión Soviética. Le pregunto esto: ¿qué efecto tendría la derrota de la Unión Soviética sobre la posibilidad de realizar las ideas del socialismo que usted defiende? TroTsky: Esto significaría un tremendo retroceso histórico, porque el derrocamiento del actual gobierno significaría un caos económico durante años, probablemente durante décadas, si éste no es derrocado por la revolución proletaria. Pero una derrota y la restauración del capitalismo significarían un retroceso histórico. Goldman: Esto concluye la sección de evidencia sobre la defensa de la Unión Soviética. Creo que tenemos algo de tiempo para abordar la siguiente sección, así podemos estar seguros de terminar mañana. TroTsky: Sr. Presidente, me gustaría citar sólo cinco o seis líneas para demostrar que la acusación de que la Oposición está por la derrota no es un invento de ayer. Stalin formuló esta acusación en 1927 en la sesión
31 División marítima del Ejército Imperial ruso asentada en el mar Báltico. Durante la I Guerra Mundial se nutrió de trabajadores, de allí su temprana adhesión a la revolución y al bolchevismo. Participó de las jornadas de julio de 1917 y por ello el gobierno provisional desarmó y encarceló a sus dirigentes. Cuando Kerensky solicitó su movilización frente al golpe contrarrevolucionario de Kornilov, la división del Báltico se reportó con el Comité Militar Revolucionario del soviet recientemente creado, y sólo después de recibir su aprobación marchó a Petrogrado. 32 Antigua y majestuosa residencia de los zares, construida a mediados del siglo XIX. Luego de febrero de 1917 fue el lugar de residencia del gobierno provisional.

328

El Caso lEón TroTsky

del Comité Central. Nos acusó de no estar a favor de la victoria. Aquí hay una cita de la parte del Informe sobre la sesión del Comité Central, y mi respuesta. sTolBerG: ¿En qué página? TroTsky: Está en la página 9 del folleto titulado En defensa de la Unión Soviética. Cito: “La Oposición está por la victoria de la URSS; ha demostrado esto y continuará demostrándolo en la acción con toda sus fuerzas”. dewey: Podría anunciar ahora que si el Sr. Goldman puede terminar alrededor del mediodía de mañana, no habrá sesión por la tarde. La Comisión tiene que discutir sobre la serie de preguntas, la serie de preguntas del Sr. Finerty al Sr. Trotsky. Espero que el Sr. Goldman pueda terminar para mañana a la tarde. Goldman: Si levantamos la sesión ahora, quiero presentar estos dos documentos de Pravda. TroTsky: Del 8 de marzo de 1929. Goldman: Del 8 de marzo de 1929, que contiene el artículo “El Sr. Trotsky al servicio de la burguesía inglesa”. Esta será la prueba N° 26. (La edición de Pravda del 8 de marzo de 1929 se presentó como Prueba N° 26.) TroTsky: Aquí hay un facsímil sobre el asunto Pilsudski33. Goldman: En el Boletín de la Oposición N° 23, de agosto de 1931, hay un artículo en el que se incluye una cita que muestra la acusación de Pravda de que Trotsky estaba aliado con Pilsudski, y que el Sr. Trotsky publicó un artículo en el periódico del gobierno polaco. TroTsky: Un artículo contra el Plan Quinquenal. Goldman: Voy a presentar esto como prueba N° 27. (Dicho facsímil sobre el asunto Pilsudski se presentó como Prueba N° 27.) dewey: Levantamos ahora esta sesión.

Fin de la sesión octava a las siete de la tarde.

33 Pilsudski, Josef (1867-1935). Nacionalista polaco, organizó un ejército propio para combatir a Rusia durante la I Guerra Mundial y dirigió a un sector de las fuerzas contrarrevolucionarias intervencionistas durante la guerra civil rusa. Tomó Varsovia en mayo de 1926 y fue virtual dictador de Polonia hasta su muerte.

SeSión novena
15 de abril de 1937 a las 10 de la mañana.

Goldman: Si me lo permite, Sr. Presidente, quisiera hacer algunas declaraciones para que consten en actas. Con respecto a ciertos testimonios que hemos recibido desde Francia, quisiera hacer la siguiente declaración: muchos de los testimonios incluidos en las carpetas sobre Copenhague y Royan tienen firma. Un gran número de ellos son de emigrados que se encuentran actualmente en una situación ilegal. Debido a la imposibilidad de legalizar sus testimonios en forma oficial, el Comité francés de Investigación sobre los Procesos creó una comisión a la que se encomendó la certificación de los testimonios. Los miembros de esta Comisión son Alfred Rosmer, ampliamente conocido en el movimiento obrero de Francia, Fernand Charbit1, militante sindicalista, y André Breton2, escritor. Los que firmaron las declaraciones se presentaron ante la Comisión, que las certificó con las tres firmas de sus miembros y con el sello del Comité. Otra declaración que quisiera hacer trata sobre una cuestión muy importante, aunque de menor relevancia: la cuestión de la actitud del Sr. Trotsky hacia la situación española. Naturalmente, su manejo del inglés constituye una barrera que, en cierta medida, le dificulta poder explicar claramente lo que piensa de la situación. Para mayor claridad, quisiera leer para que conste en actas: “Respuestas a ciertas preguntas del representante de Havas3, la agencia de prensa francesa”4. TroTsky: Y la fecha. Goldman: 19 de febrero de 1937. Dice lo siguiente:
¿Di o no “instrucciones” para que el frente republicano sea sostenido por voluntarios? No di “instrucciones” a nadie. En general, además, no doy
1 Charbit, Ferdinand (1892-?). Nacido en Argelia, tipógrafo. Durante la Primera Guerra Mundial era pacifista, se une a Monatte en París en 1919 y entra en el equipo de La Vie Ouvrière, luego a fines de 1922, a L’Humanité y en 1925, a La Révolution prolétarienne que dirigirá durante más de 50 años. 2 Breton, André (1896-1966). Poeta, ensayista y crítico francés; participó en el dadaísmo y fundó el movimiento surrealista. Entró al PC en la década del ‘20 pero rompió en 1935 insistiendo en la necesidad de los artistas de estar libres de control político. En 1938 fundó con Diego Rivera la Federación Internacional del Arte Revolucionario Independiente (FIARI) para resistir los avances totalitarios en la literatura y las artes. 3 La actual Agence France Presse (AFP). 4 Cotejada con “La revolución española puede salvar a Europa”, tomada de la edición francesa. Ver en León Trotsky, Jean Rous y M. Casanova, La victoria era posible, Bs. As., CEIP, 2006, pp. 79-82.

330

El Caso lEón TroTsky

“instrucciones”. Expreso mi opinión en los artículos. Sólo cobardes, traidores o agentes del fascismo pueden renunciar a ayudar a los ejércitos republicanos españoles. El deber elemental de todo revolucionario es luchar contra las bandas de Franco, de Mussolini5 y de Hitler. El POUM se ubica a la izquierda de la coalición de gobierno española y en parte en la oposición. Este partido no es “trotskista”. En varias ocasiones critiqué su política, a pesar de la cálida simpatía que siento por el heroísmo con el que los miembros de este partido, sobre todo su juventud, combaten en el frente. El POUM cometió el error de participar en la coalición electoral del Frente “Popular”, bajo el abrigo de la cual el general Franco preparó audazmente durante meses la insurrección que hoy devasta España. Un partido revolucionario no tenía derecho a asumir, ni directa ni indirectamente, ninguna responsabilidad por una política de tolerancia ciega y criminal. Estaba obligado a alertar a las masas. La dirección del POUM cometió un segundo error al ingresar al Gobierno de Coalición de Cataluña; para luchar codo a codo con otros partidos en el frente, no hay ninguna necesidad de asumir ninguna responsabilidad por las falsas políticas gubernamentales de estos partidos. Sin debilitar ni por un segundo el frente militar, es necesario saber organizar políticamente a las masas bajo la bandera revolucionaria. En la guerra civil, mucho más que en la guerra común, la política domina la estrategia. Robert Lee6, como jefe del ejército, tenía, por cierto, más talento que Grant, pero el programa de la liquidación de la esclavitud le aseguró la victoria a Grant7. En nuestros tres años de guerra civil, la superioridad del arte y la técnica militares con frecuencia estaban del lado del enemigo, pero al final de cuentas fue el programa bolchevique el que venció. El trabajador sabía muy bien por qué luchaba. El campesino vaciló durante mucho tiempo, pero al comparar a los dos regímenes por su experiencia, finalmente apoyó el bando bolchevique. En España, los estalinistas que llevan la voz cantante en las altas esferas pusieron en evidencia la fórmula tras la que Largo Caballero, el jefe del gobierno, se alineó: primero, la victoria militar, y luego la reforma social. La considero una fórmula fatal para la Revolución Española. Al no ver las diferencias radicales entre los dos programas plasmados en la realidad, las masas trabajadoras, especialmente los campesinos, caen en la indiferencia. En estas condiciones, el fascismo vencerá inevitablemente, porque la ventaja puramente militar está de
5 Mussolini, Benito (1883-1945). Fundador del fascismo italiano. Tomó el poder en 1922. Fue dictador de Italia hasta 1943. 6 Lee, Robert Edward (1807-1870). General estadounidense cuyo genio militar constituyó probablemente el principal factor que prolongó la existencia de la Confederación (los estados del sur) durante los cuatro años que duró la guerra civil estadounidense. 7 Durante la Guerra de Secesión en EE. UU., Robert Lee fue el comandante en jefe del ejército sudista y Ulysses Grant (1822-1885) comandó como jefe las tropas del norte. Trotsky utiliza un argumento de Engels.

SESIÓN NOVENA

331

su lado. Las reformas sociales audaces representan el arma más fuerte en la guerra civil, y la condición fundamental para la victoria sobre el fascismo. Las políticas de Stalin, que siempre se reveló como un oportunista en las situaciones revolucionarias, están dictadas por el miedo a espantar a la burguesía francesa, en especial a las “200 familias” contra las cuales el Frente Popular francés hace tiempo declaró la guerra… en el papel8. La política de Stalin en España constituye una reedición, no tanto de la de Kerensky en 1917, sino de la de Ebert y Scheidemann9 en la Revolución Alemana de 1918. La victoria de Hitler fue el castigo para la política de Ebert-Scheidemann. En Alemania, el castigo fue aplazado quince años. En España, puede sobrevenir en menos de quince meses. Sin embargo, ¿la victoria social y política de los obreros y campesinos españoles no significaría una guerra europea? Tales profecías, dictadas por una cobardía reaccionaria, son radicalmente falsas. Si el fascismo triunfa en España, Francia se encontrará atrapada en un brete del que no podrá salir. La dictadura de Franco significaría la aceleración inevitable de la guerra europea, en las peores condiciones para Francia. Es inútil agregar que una nueva guerra europea desangraría al pueblo francés hasta la última gota y lo conduciría hacia su decadencia y, de igual modo, le asestaría un golpe terrible a toda la humanidad. Por otro lado, la victoria de los obreros y campesinos españoles sacudiría sin duda a los regímenes de Mussolini y Hitler. Gracias a su carácter hermético y totalitario, los regímenes fascistas dan la impresión de una firmeza inquebrantable. De hecho, ante la primera prueba serán víctimas de explosiones internas. La victoriosa Revolución Rusa minó las fuerzas del régimen de los Hohenzollern10. La victoriosa Revolución Española socavará los regímenes de Hitler y Mussolini. Sólo por esa razón, la victoria de los trabajadores y campesinos españoles se revelará de entrada como una poderosa fuerza de paz. La tarea de los auténticos revolucionarios españoles consiste en consolidar y fortalecer el frente militar, romper la tutela política de la burocracia soviética, dar a las masas un programa social audaz, asegurar así la victoria de la revolución y, precisamente de esta manera, defender la causa de la paz. ¡Sólo así será posible la salvación de Europa! León Trotsky
8 La “lucha contra las 200 familias” era una de las consignas del Frente Popular francés. Trotsky ironiza aquí, hablando de declaración de guerra. 9 Ebert, Friedrich (1871-1925). Dirigente del ala derecha de la socialdemocracia alemana. Como canciller, dirigió con Philipp Scheidemann (1865-1939) el aplastamiento de la revolución de noviembre de 1918, ejecutando a Rosa Luxemburgo, Karl Liebknecht y otros revolucionarios alemanes. Ebert fue presidente de la República de Weimar de 1919 a 1925 y Scheidemann fue primer canciller de dicha República. 10 Alusión al hecho de que la Revolución Rusa había abierto el camino a la Revolución Alemana de noviembre de 1918, que provocó la caída de Guillermo II, último de los monarcas Hohenzollern.

332

El Caso lEón TroTsky

TroTsky: También fue publicada en Estados Unidos, si mal no recuerdo. Goldman: Esta declaración se publicó en la prensa francesa. TroTsky: Y en el New York Post, donde trabaja Lore11. sTolberG: ¿El New York Post? Goldman: El New York Evening Post. Ahora bien, el siguiente punto que me gustaría abordar es la cuestión de la situación internacional. Con esto me refiero a la posición de Trotsky con respecto a las relaciones internacionales de la Unión Soviética y su política exterior, y su posición en relación con el posible ataque de Hitler y de Japón contra la Unión Soviética. Necesariamente, algunas preguntas ya se han planteado, pero otras no. Quisiera volver sobre este tema. FinerTy: Supongo que se tratará de su complicidad o no complicidad con la intervención de Alemania y Japón, o la presunta intervención de estos dos países. Goldman: Sr. Trotsky, ¿podría enunciar cuáles fueron los principios básicos que determinaron la política exterior de la Unión Soviética durante el período en que Lenin y usted tenían un papel protagónico en la dirección de los destinos de la Unión Soviética? TroTsky: Considerábamos la Unión Soviética como parte del movimiento revolucionario mundial de la clase obrera. Considerábamos que era nuestro deber tomar todas las medidas para salvar y preservar la Unión Soviética. Considerábamos que el movimiento revolucionario de todos los países... que su éxito sería la mejor garantía de estabilidad de la Unión Soviética. Nunca intentamos someter el movimiento revolucionario de ningún país a los intereses específicos de la Unión Soviética, porque semejante sumisión significaría el debilitamiento del movimiento obrero en ese país, en todos los países. Según nuestra opinión, nuestros principios coincidían totalmente con el desarrollo revolucionario independiente del proletariado en todo el mundo. Recuerdo –fue en 1922, en el último año de la vida activa de Lenin– cuando Zinoviev y Bujarin, en mayor medida Zinoviev, guiados por una simple estrechez organizativa, intentaron cambiar la dirección de ciertos países mediante medidas de presión desde arriba. Lenin escribió en aquel entonces... publicó esta carta: “Con semejantes medidas, sólo harán una selección de gente dócil y estúpida. Personas dóciles y estúpidas no es lo que queremos en la IC”. Lo lamento mucho, pero me veo obligado a decir que esta selección ha progresado muchísimo desde entonces, porque el método de presión desde Moscú, el reemplazo de los dirigentes según los intereses coyunturales de la burocracia de Moscú, se convirtió en la regla. Goldman: En su opinión ¿de qué manera cambió la política exterior desde que Stalin asumió el control?
11 Ver Nota 55 en Sesión Cuarta.

SESIÓN NOVENA

333

TroTsky: Lo primero que se proclamó fue la teoría del “socialismo en un solo país”. El planteo del “socialismo en un solo país” significa que todas las demás secciones perdían durante un largo período, un período indeterminado, su rol independiente. Ahora representan sólo la “guarda” de la Unión Soviética. El “socialismo” se aplica en la Unión Soviética independientemente de lo que pase en el mundo. Ahora vemos la lucha contra el fascismo en España, el fascismo en Alemania, el fascismo en Austria e Italia, pero la burocracia socialista dice que la revolución progresa en la Unión Soviética. Según nuestro punto de vista marxista, la reacción en la Unión Soviética es sólo una parte de esta tremenda reacción mundial. Si esta reacción mundial sigue como hasta ahora, la Unión Soviética como Estado proletario soviético está condenado. Goldman: ¿Alguna vez pensó que la Unión Soviética debía enviar el Ejército Rojo a otros países con el propósito de derrocar el poder de las clases capitalistas? TroTsky: En términos tan abstractos, es difícil contestar. Es posible imaginar una situación en donde en un país se esté desarrollando la guerra civil. El proletariado crea un gobierno, y los fascistas crean otro. Luego, el gobierno del proletariado pide la ayuda del gobierno soviético. Naturalmente, yo no se la negaría si pudiera. Imagínese la situación en España. Y que España, imagínese, sea un país vecino de la Unión Soviética. Caballero nos pide ayuda. Sería un deber elemental... Al igual que lo sería para los militantes sindicales de cada país ayudar en una huelga, también es un deber ayudar con la fuerza militar si no constituye una imposición sobre ellos, y si ellos mismos piden ayuda. Goldman: Pero suponiendo que no existe doble poder en un país. Suponiendo que el proletariado no intenta tomar el poder. ¿Alguna vez creyó o defendió la idea de que el Ejército Rojo debía ser enviado a otros países? TroTsky: Una revolución liderada por el Ejército Rojo sería el peor tipo de aventurerismo. Intentar imponer la revolución sobre otro pueblo mediante el Ejército Rojo sería aventurerismo. Goldman: Cuando usted era una de las figuras dirigentes de la Unión Soviética, ¿alguna vez defendió la idea de que la Unión Soviética no tuviera relaciones políticas ni económicas con el mundo capitalista? TroTsky: Nunca. Goldman: ¿Cuál era su concepción general sobre ese problema? TroTsky: Lamentablemente, se trata de lidiar con una situación objetiva de la que no podemos escapar. Es como si dijera que no usaría un tren porque el dueño es capitalista. No se puede esperar el momento de la dictadura del proletariado para usar el tren. La misma regla... Estamos rodeados de países capitalistas desde todos los flancos. Debemos comprar y vender. Debemos tener la posibilidad de enviar

334

El Caso lEón TroTsky

a nuestros ciudadanos a otros países para aprender, para comprar y vender. Debemos tener relaciones económicas, políticas y diplomáticas con ellos. Es absolutamente natural. Daré un ejemplo mejor: sería lo mismo si los sindicatos interrumpieran o se negaran a mantener conversaciones con el patrón. Es imposible. Éramos, en nuestra opinión, un sindicato que se convirtió en un Estado. Los demás Estados son los patrones, y debemos negociar con ellos. Es absolutamente necesario, inclusive hacer concesiones, tal como las hacen los trabajadores a sus patrones cuando no tiene éxito una huelga. Somos el único Estado obrero del mundo, rodeado de naciones capitalistas hostiles. FinerTy: Sr. Goldman, creo que ayudaría si el Sr. Trotsky definiera el período en el que tuvo una responsabilidad compartida con Stalin en el gobierno ruso, el gobierno soviético. Goldman: ¿Entendió la pregunta, Sr. Trotsky? FinerTy: Con Lenin, quise decir. Goldman: ¿Puede hablarnos sobre el período en el que asumió una responsabilidad común con Lenin en la elaboración de la política exterior de la Unión Soviética? TroTsky: Hasta 1922 tuvimos plena responsabilidad en el gobierno. En 1922, durante la enfermedad de Lenin, fue el período transicional de la troika ilegal. En 1923, comenzó la lucha de la Oposición. Goldman: Y desde entonces, ¿no asumió ninguna responsabilidad en la conducción de la política del gobierno soviético? TroTsky: Hasta 1927, seguí siendo miembro del Politburó. Estaba en la Oposición dentro del Politburó, pero ante el mundo tenía mi parte de responsabilidad. Goldman: Ahora bien, ¿cuál es su idea sobre la posibilidad de la coexistencia pacífica de la Unión Soviética con los países capitalistas, el único país donde no gobierna el capitalismo? TroTsky: La idea es simple. Necesitábamos que los demás nos dejaran en paz. No nos interesaba la guerra, no queríamos provocar guerras. Nos interesaba la paz. Es la razón de las grandes concesiones que les hicimos a los países capitalistas en aquel momento, entre 1918 y 1924. Pero en 1933 y 1934, Stalin le vendió a Japón el Ferrocarril Oriental chino12. Lo atacaron varios elementos de la
12 El Ferrocarril Oriental de la China: tramo de la ruta original del Ferrocarril Transiberiano que atravesaba Manchuria para llegar a Vladivostok. En 1929 Trotsky criticó duramente a los dirigentes de la Oposición de Izquierda que sostenían que, puesto que el Ferrocarril Oriental chino había sido una empresa del imperialismo zarista, el Estado obrero debía entregarlo al gobierno capitalista chino (ver Escritos de León Trotsky 1929-1940, op. cit.). En 1932 el imperialismo japonés, por intermedio del gobierno títere de Manchukuo, consolidó su control de toda Manchuria menos el Ferrocarril Oriental chino. Stalin lo vendió a Manchukuo en 1935 para tratar de impedir un ataque del imperialismo japonés a la URSS. Los soviets recuperaron el ferrocarril durante la II Guerra Mundial. Aunque el PC chino se adueñó del poder en toda China continental en 1949, Stalin no cedió el ferrocarril al gobierno de Mao Tse-tung hasta 1952.

SESIÓN NOVENA

335

izquierda europea, y creo yo, innecesariamente por esta concesión. Lo defendí en 1933. Expliqué que era una cuestión de guerra y paz, y si tuviéramos una razón para ir a la guerra con Japón, si llegara a ser necesario, no sería únicamente por el ferrocarril. Si mediante la concesión del ferrocarril podíamos ganar dos o tres años de paz, debíamos hacer esa concesión. Tuve grandes discusiones al respecto, discusiones internacionales con mis propios amigos. Goldman: Ahora bien, ¿nos podría dar su idea general sobre la posibilidad de que, durante un largo período, existiera la Unión Soviética, el país de los obreros, en medio de un mundo capitalista? TroTsky: Semejante coexistencia… no podría durar indefinidamente. Porque el mundo capitalista no es estable... Perdón, estoy cansado [en este momento, Trotsky hizo una pausa en su respuesta–A.M.G.]. No es estable, y todos los países gravitan hacia la revolución obrera o hacia la dictadura fascista. En ambos casos, las relaciones entre la Unión Soviética y los Estados capitalistas deben cambiar. Durante muchos años hubo cierta amistad entre la Unión Soviética y Alemania13. Cambió luego de la victoria de Hitler. Si el proletariado triunfa en España, las relaciones serán las mejores, espero yo, entre la Unión Soviética y España. Si España es fascista, la Unión Soviética tendrá un enemigo mortal, un enemigo mortal más. Goldman: ¿Un enemigo mortal más? TroTsky: Sí, un enemigo mortal más. No es una situación estable. Y nos interesa prolongar esta situación, para que el movimiento obrero revolucionario tenga la posibilidad de desarrollarse, no queremos provocar rupturas, porque la Unión Soviética puede ser abolida como Estado obrero. Los Estados capitalistas ahora son más poderosos que el Estado soviético, mucho más poderosos. Pero debemos entender que esta situación no será eterna, que la existencia del Estado soviético depende, en última instancia, del desarrollo de la revolución en los países capitalistas. Goldman: De esto deduzco que su idea es que en el estado actual del capitalismo; en su estado de decadencia, ¿no cree que la Unión Soviética pueda durar por un período muy largo como bastión socialista aislado en el mundo capitalista? TroTsky: No, eso está excluido. Cuando dicen en la Unión Soviética que soy pesimista, no puedo más que sorprenderme, porque se trata del proletariado mundial. ¿Por qué sería pesimista con respecto al proletariado mundial? Soy muy optimista sobre su posibilidad de instaurar el socialismo internacional.
13 El Tratado de Rapallo fue firmado entre la Rusia soviética y Alemania, bajo la república de Weimar, en abril de 1922. Fue la presión de Francia e Inglaterra sobre Alemania, a raíz del Tratado de Versalles que Lenin calificó como el “tratado de los piratas”, lo que llevó a que ambas naciones concertaran este tratado. El mismo rompió el aislamiento diplomático de la Rusia soviética, abriendo además relaciones militares y comerciales, entre otras.

336

El Caso lEón TroTsky

Espero que el proletariado mundial consiga el poder para que la humanidad no sufra una decadencia total. La situación es la siguiente: o el capitalismo destruirá la cultura humana a través del fascismo, o la clase trabajadora tomará el poder y creará nuevas bases para una nueva civilización. Esta es la única posibilidad. En esa situación, soy optimista. No creo que nuestra civilización perezca. Creo que comenzará un nuevo desarrollo, un desarrollo socialista en todo el mundo. En este proceso vital, veo el destino de la Unión Soviética. La Unión Soviética no es un paraíso especial para una nación selecta. Es parte de la civilización humana, y nada más. E incluso tengo que reconocer que tiene aspectos atrasados, a pesar del importantísimo progreso logrado. Goldman: Entonces, ¿supongo que cree que para salvar a la Unión Soviética hay que extender la revolución obrera a los países capitalistas? TroTsky: Sí, también esa es la razón de la fundación de la IV Internacional. Goldman: ¿Cuál es su opinión sobre la conveniencia de la guerra para impulsar los intereses del socialismo? TroTsky: Es casi lo mismo que si me preguntaran: ¿cuál es su opinión sobre el cólera y las epidemias para la civilización humana? (Risas.) Cuando había cólera –había en Rusia, y hay hoy en día de vez en cuando– los revolucionarios tratábamos de ayudar a los campesinos mediante panfletos ilegales. Denunciábamos al régimen del zar. Por cierto, es un paralelo interesante. Las Centurias Negras14, nuestros reaccionarios autóctonos, nos acusaban de difundir los gérmenes del cólera. Había pogromos contra los médicos, los estudiantes, la intelectualidad radical, y los judíos, como venganza por difundir el cólera. Era la medida de la reacción para rechazar su responsabilidad por las condiciones sanitarias y para responsabilizar a los elementos radicales. Yo le agradezco mucho la pregunta porque me parece una analogía muy importante. Se los aseguro, bajo el zarismo tuvimos veinticinco años de actividad revolucionaria, y yo nunca deseé el cólera. (Risas.) Lo mismo con la guerra. Si la guerra llega, a pesar nuestro, usaremos todos los medios para hacer responsable a las clases dominantes y para acelerar la revolución. Pero desear una guerra… esto es absurdo desde todo punto de vista. ¿Por qué necesitaríamos medios artificiales para la revolución? Tenemos una revolución en España sin guerra, pero todavía no somos capaces de lograr la victoria. Tuvimos dos y hasta tres revoluciones en Alemania. Hubo una en 1918, y en 1923 durante la ocupación del Ruhr15,
14 Las Centurias Negras eran bandas monárquicas formadas por la policía zarista para combatir al movimiento revolucionario; organizaban pogromos contra los judíos y los trabajadores. 15 La ocupación del Ruhr por tropas francesas en 1923 y 1924 fue una medida agresiva contra Alemania bajo la excusa del incumplimiento del Tratado de Versalles. Frente a la incursión de las tropas francesas, los sindicatos mineros, influenciados por los comunistas, desencadenaron una huelga con ocupación y la conformación de milicias. Los huelguistas se enfrentaron por un lado con el ejército

SESIÓN NOVENA

337

una situación totalmente revolucionaria. Antes de la victoria de Hitler, teníamos una situación totalmente revolucionaria. No faltaron situaciones objetivamente revolucionarias, sino partidos revolucionarios que tuvieran la confianza necesaria de las masas y una dirección adecuada. Ahora, necesitamos crear partidos así y una dirección acorde. Para eso necesitamos tiempo, y no provocar situaciones revolucionarias artificiales con el propósito de desperdiciarlas, y así permitir que millones de obreros, centenares de miles, perezcan en la derrota. Goldman: ¿Puedo preguntarle si en sus escritos usted siempre ha agitado contra la guerra? TroTsky: Sí. Yo creo que cuanto más revolucionario es un partido, un partido obrero, menor es el peligro de guerra, porque la única desventaja para los imperialistas al comienzo de una nueva guerra es el temor a una nueva revolución. Si el peligro es real, si la clase obrera está imbuida de un espíritu revolucionario, podemos posponer la guerra, y la revolución podría avanzar, no sólo haciendo imposible la guerra, sino que la revolución podría reemplazar a la guerra. Goldman: ¿No es una de sus teorías que una guerra podría destruir la civilización sin más? TroTsky: Sí. Si se da ahora en Europa una guerra sin partidos revolucionarios, hay un peligro muy grande de que la guerra acabe en la decadencia de la civilización europea. Escribí muchas veces que, en tal caso, la civilización hallará su nueva patria en el Nuevo Mundo. Europa se transformará en una provincia atrasada durante un largo período. Goldman: ¿Cuál ha sido su actitud hacia el fascismo alemán tanto antes como después de que tomara el poder? TroTsky: Yo traté… cité, creo, el primer o el segundo día de las sesiones, cité muchos artículos y folletos escritos por mí acerca de la cuestión: por qué podemos impedir que Hitler tome el poder16. inTérpreTe: Usted quiere decir cómo. TroTsky: Sí, “cómo podemos”. Tengo muchos folletos, compilaciones y artículos que comienzan en 1930. Traté de llamar la atención de la Comintern hacia este tremendo peligro, y ellos me acusaron de que tenía pánico, que sobreestimaba a los nazis en Alemania, y que el enemigo más inmediato eran los socialfascistas. sTolberG: ¿Usted quiere decir los llamados socialfascistas? TroTsky: Los socialdemócratas. sTolberG: ¿Usted no está de acuerdo con esta caracterización? TroTsky: No, yo también era un socialfascista de izquierda, no un fascista genuino, sino un socialfascista de izquierda. La razón era que yo insistía en la
francés, pero por otro debieron enfrentar la represión ordenada por la República de Weimar, que en coalición con los cuerpos francos, formaciones paramilitares nacionalistas y de derecha, llevó adelante la represión contra la huelga obrera. 16 Ver Nota 23 en Sesión Primera.

338

El Caso lEón TroTsky

necesidad de un frente único entre el Partido Comunista y el Partido Socialdemócrata, el frente único contra Hitler. Pero ustedes saben que en Alemania el Partido Comunista realizó un frente único con Hitler en Prusia contra el gobierno socialdemócrata el 9 de agosto de 1931. Fue el famoso plebiscito prusiano iniciado por Hitler17 y apoyado por los comunistas. Durante todo este tiempo, yo escribí todos esos folletos, y están nombrados en la lista que presenté a la Comisión. Goldman: ¿Usted escribió en esa época el famoso folleto, Alemania, la clave de la situación internacional? TroTsky: Éste fue publicado en parte por Von Ossietzky18. Ahora ganó el Premio Nobel, y estuvo en un campo de concentración en Alemania. Él publicó mi primer folleto en su revista, con una introducción favorable. Trataba de interesar al Partido Comunista y al Partido Socialdemócrata en esta cuestión. Goldman: ¿Usted también escribió ¿Y ahora? Problemas vitales del proletariado alemán? TroTsky: Sí; es un folleto de 150 páginas, donde acuso a la burocracia soviética de preparar la victoria de Hitler con su política. Goldman: Ahora bien, después de que Hitler... TroTsky: Discúlpeme; yo llamé a Hitler en esa época “el futuro super-Wrangel”. Wrangel19 era el comandante en jefe de las Guardias Blancas en Rusia. Fue un gran peligro para nosotros. Yo dije: “Con vuestra política, ustedes preparan un nuevo Wrangel, un super Wrangel a escala mundial. Éste será Hitler”. Goldman: Después de que Hitler tomó el poder, ¿cuál fue su actitud hacia la relación entre Hitler y la Unión Soviética? TroTsky: Yo no traté de provocar una guerra. Pero demostré en mis escritos cómo la burocracia soviética estaba completamente equivocada en sus esperanzas de permanecer en buenas relaciones con Hitler. Después escribí en la prensa francesa en 1933 o 1934… escribí una serie de artículos en la prensa burguesa denunciando los verdaderos planes de Hitler. Como usted sabe, Sr. Secretario, yo tengo un estilo muy particular de servir a mis aliados, Hitler y el Mikado.
17 En 1931 los nazis realizaron un referéndum para disolver el Landtag (parlamento) prusiano y con él al gobierno de la principal provincia industrial y obrera de Alemania, donde el gobierno estaba en manos de la socialdemocracia desde la revolución de 1918. El Partido Comunista alemán, bajo la teoría del “socialfascismo”, apoyó y participó del referéndum. El referéndum logró menos de la mitad de los veinticinco millones de votos necesarios para ratificarlo como plebiscito vinculante. Los estalinistas lo denominaron “referéndum rojo”, mientras que los nacionalsocialistas lo llamaron “referéndum negro”. 18 Von Ossietzky, Carl (1889-1938). Intelectual alemán, dirigente pacifista, director de Die Weltbühne [Panorama Mundial]. En 1932 se le hizo un espectacular juicio por traición. Perdió el caso, fue a la cárcel y cayó en manos de los nazis cuando Hitler tomó el poder. En 1936 se le concedió el Premio Nobel de la Paz, mientras yacía enfermo de tuberculosis en un hospital de la cárcel. Murió al poco tiempo de ser liberado. 19 Wrangel, Piotr (1878-1928). General del zar, había sido el último jefe del ejército blanco con el apoyo del gobierno francés en 1920.

SESIÓN NOVENA

339

Goldman: Usted quiere decir sus supuestos aliados. TroTsky: Sí, mis supuestos aliados. (Risas.) Goldman: Presento como evidencia un folleto de León Trotsky titulado Lo que Hitler busca20, uno de los folletos de John Day, que es una traducción de los artículos escritos por Trotsky en la prensa francesa en 1933. TroTsky: Permítame mostrar una cita relacionada con esto; es el periódico oficial de la Unión Soviética. Es de alrededor del 15 de marzo de 1933. No tengo la fecha exacta, pero la voy a encontrar. Es una cita, que no indica la fecha exacta, de alrededor del 15 de marzo de 1933. Cito: “La URSS es el único Estado que no alimenta sentimientos hostiles hacia Alemania y eso, independientemente de la forma y la composición del gobierno del Reich” [Izvestia, 4 de marzo de 1933–NdE]. Esa era la línea oficial. Goldman: En ese momento, justo inmediatamente después de que Hitler tomara el poder, los gobernantes de la Unión Soviética trataron de continuar sus relaciones con Alemania como antes, ¿correcto? TroTsky: Sí; Stalin declaró, y fue repetido en la prensa, que “nunca nos opusimos al movimiento en Alemania”. Goldman: ¿Dónde señaló usted por primera vez en su serie de artículos el peligro para la Unión Soviética luego de que Hitler llegara al poder? TroTsky: Yo escribí un artículo sobre el Ejército Rojo. Fue publicado en marzo de 1934 en diez idiomas. También lo escribí especialmente para los Estados Unidos. Fue publicado en el Saturday Noon Post, un gran semanario. Frankel: Evening Post. TroTsky: Sí, el Saturday Evening Post; creo que es uno de los semanarios conservadores más importantes del país. Un largo artículo sobre el Ejército Rojo con el propósito... Todo el mundo sabe que yo estoy exiliado. Por un lado, ellos pueden suponer que soy más crítico que los funcionarios. Por otro lado, yo participé en la organización del Ejército Rojo, y estoy familiarizado con la cuestión. Con mi artículo, trataba de darle al Ejército Rojo más autoridad ante los ojos de la opinión pública mundial. Repito, mi artículo fue impreso en diez idiomas. Allí dice: “Para apreciar la fortaleza del Ejército Rojo, no hay necesidad de idealizarlo”. Este es el párrafo final. Hablar de la prosperidad del pueblo de la Unión Soviética es, como mínimo, prematuro. Todavía hay demasiada miseria, sufrimiento, injusticia y, en consecuencia, descontento. Pero la idea de que las masas soviéticas esperan ayuda de los ejércitos del Mikado o de Hitler es delirante. Pese a todas las dificultades del régimen transicional, los lazos políticos y morales que unen a los pueblos de la Unión Soviética son suficientemente fuertes; de cualquier manera, son más fuertes que los que unen a sus probables enemigos. Todo lo que hemos
20 Publicado en español con el nombre “Hitler y el desarme”, 2 de junio de 1933, en Escritos de León Trotsky (1929-1940), op. cit.

340

El Caso lEón TroTsky

dicho no significa que una guerra –aunque se gane– favorezca los intereses de la Unión Soviética. Por el contrario, la haría retroceder mucho. Pero la preservación de la paz depende, por lo menos, de dos elementos. Hay que tomar los hechos como son: no sólo no está excluida la perspectiva de una guerra sino que es casi inevitable. Cualquiera que sea capaz de leer el libro de la historia comprenderá que si la Revolución Rusa, cuya marea avanza desde hace casi treinta años –desde 1905–, se ve obligada a dirigir su poderosa corriente hacia el canal de la guerra se convertirá en una fuerza terrible y sorprendente21. Goldman: ¿Dónde fue escrito ese artículo en los Estados Unidos? TroTsky: ¿Cómo? Goldman: ¿En qué revista apareció en los Estados Unidos? TroTsky: Fue publicado en el Saturday Evening Post. Goldman: ¿Podría brindarle la fecha a la Comisión? TroTsky: Les daré una copia. Fue publicada en mi Boletín el 13 de marzo de 1934. Fue durante mi alianza con el Mikado y Alemania; mi supuesta alianza. (Risas.) Fue publicado en el periódico francés L’Intransigeant. En alemán, fue publicado en Checoslovaquia. Fue publicado en diez idiomas. Goldman: Ahora, me olvidé el número de esta prueba que presenté hace sólo un momento. El folleto Lo que Hitler busca lo presento como Prueba N° 28.

(El folleto de León Trotsky, Lo que Hitler busca, fue presentado como Prueba N° 28.) Goldman: Ahora bien, ¿escribió usted algún artículo…? ruehle (LaFollette traduce del alemán): Me gustaría saber su opinión sobre la política del Partido Comunista alemán, y por qué éste no luchó en el momento en que Hitler tomó el poder, por qué no luchó oponiéndose a Hitler. TroTsky: Es una pregunta muy importante. El Partido Comunista entregó todas las posiciones a Hitler sin un golpe. Yo declaré –éste fue mi crimen según la IC– que era una de las más grandes traiciones de un partido revolucionario en toda la historia. Con el más terrible de los enemigos tomando el poder, los dirigentes tenían sus pasaportes para irse al exterior, y se acabó la historia. Fue una actitud miserable, y yo acusé a la Comintern abiertamente de traicionar a la clase obrera alemana. No es nuestra posición provocar una revolución artificial; pero es una situación en la que estoy en mi casa, en un hogar obrero, el enemigo irrumpe violentamente, y me quedo sentado o me voy al exterior. Fue una de las más miserables traiciones de la historia, y yo los acusé abiertamente por ella. Puedo decir que ellos fueron objetivamente los aliados de Hitler en esa situación, y no yo.
21 Cotejada con “El Ejército Rojo”, 13 de marzo de 1934, Escritos de León Trotsky (1929-1940), op. cit.

SESIÓN NOVENA

341

ruehle (LaFollette traduce del alemán): Una pregunta más. ¿Cuál fue la posición oficial de la Comintern ante la toma del poder por parte de Hitler, y cuál fue su reacción? TroTsky: El Partido Comunista y la Comintern, para justificar su posición, declararon: “Es muy bueno que Hitler haya llegado al poder ahora. Durará dos o tres semanas o dos o tres meses, y después nosotros seremos los jefes de la casa”. Esta fue la fórmula usada. La mencioné ayer en mis escritos presentados ante la Comisión. Afirmé “Es la derrota más grande, y las consecuencias se harán cada vez más profundas durante años, y quizás por una década”. Goldman: ¿Ha escrito usted alguna vez un artículo que trate de la situación de Japón y la posibilidad de guerra entre Japón y la Unión Soviética? TroTsky: Sí; escribí un artículo también en 1934. Fue escrito a comienzos de 1934 y publicado… fue escrito en julio de 1933, y publicado en el Boletín de febrero de 1934, con estas dos fechas, 12 de julio de 1933 y febrero de 1934. Fue publicado en varios idiomas extranjeros. Fue publicado en los Estados Unidos, en Francia, y creo que también en Checoslovaquia y en Dinamarca… en diferentes países. El título del artículo es “Japón se encamina al desastre”. Les daré una cita. Comienza así: Las clases dominantes del Japón se encuentran en una situación tal que indudablemente los éxitos se les han subido a la cabeza... Japón es más débil económicamente que cualquiera de sus posibles adversarios en una gran guerra. La industria japonesa no estará en condiciones hasta dentro de varios años, de proveer de armas y pertrechos a un ejército de millones de efectivos. El sistema bancario japonés, incapaz de sostener el peso del militarismo en tiempos de paz, se derrumbaría al comienzo mismo de una gran guerra. El soldado japonés no está a la altura de las necesidades de la tecnología y la guerra modernas. La población es profundamente hostil al régimen. Los objetivos de conquista no bastan para unificar a una nación dividida. Con el llamado a filas, cientos de miles de revolucionarios, actuales o potenciales, ingresarían al ejército. Corea, Manchuria, y tras éstas China, demostrarían en la acción el odio mortal que sienten por el yugo japonés. La constitución social del país se ha desgastado; las grampas se abren. Encorsetado en la dictadura militar, el Japón oficial tiene un aspecto imponente, pero la guerra no tardaría en barrer implacablemente esos mitos e ilusiones. No hemos hecho la comparación entre el ejército japonés y el Ejército Rojo: eso sería tema de otra discusión. Pero, aunque se distorsionen los hechos en favor de Japón y se postule una supuesta igualdad de recursos materiales, subsistirá una profunda diferencia en el terreno de la moral militar. La historia nos demuestra que las derrotas militares dan lugar a revoluciones; pero también nos enseña que las revoluciones victoriosas, que despiertan al pueblo y templan su espíritu, le imparten un dinamismo y una energía enormes en el campo de batalla.

342

El Caso lEón TroTsky

En bien de ambos pueblos, y de la civilización en su conjunto, esperemos que los militaristas japoneses no jueguen con su suerte22. Entiendo muy bien que la historia no está hecha de artículos. Pero en la medida en que un artículo puede tener influencia, traté de hacerle entender al alto mando japonés que no está enfrentando al ejército zarista. Todo el artículo está elaborado alrededor de la idea de que el ejército japonés, tal como es ahora, comparado con el ejército soviético, es lo mismo que el viejo ejército zarista comparado con el ejército japonés, y que Japón puede encontrar en los campos de Siberia el mismo destino que el ejército zarista en los campos de Manchuria. Esa era la idea general del artículo. Goldman: ¿Conoce usted a un hombre llamado Hess? TroTsky: Sí; supe de ese nombre por los periódicos y por el Informe Textual. Goldman: Está relacionado con los fascistas en Alemania. TroTsky: Rudolf Hess es uno de los ministros de Hitler. Goldman: ¿Alguna vez lo vio? TroTsky: Sólo en fotos. Goldman: ¿Tuvo contacto con él? TroTsky: No; sólo escuché su voz en la radio. Goldman: ¿Alguna vez se comunicó con algún funcionario del régimen fascista de Hitler? TroTsky: Nunca. Goldman: ¿Alguna vez llegó a algún acuerdo con ellos para entregar territorio soviético? TroTsky: No. Goldman: Le hago las mismas preguntas sobre los militaristas japoneses. TroTsky: Le doy las mismas respuestas. Goldman: La sección siguiente es sobre la situación internacional. El señor Glotzer está muy ansioso por descansar su mano ahora. dewey: Haremos un breve receso.

*** Goldman: Hay varias preguntas que quiero hacerle, Sr. Trotsky, antes de que prosigamos con la sección siguiente. Cuando usted jugaba un rol dirigente en la Unión Soviética, ¿se expresó de alguna manera en contra de hacer una alianza entre la Unión Soviética y los países capitalistas? TroTsky: Nunca. Goldman: ¿Cuál es su actitud general hacia las alianzas con propósitos de guerra u otros propósitos entre la Unión Soviética y un país capitalista?
22 “Japón se encamina al desastre”, 12 de julio de 1933, Escritos de León Trotsky (1929-1940), op. cit.

SESIÓN NOVENA

343

TroTsky: En la medida en que pueda servir para preservar la Unión Soviética, una alianza se vuelve necesaria. Es sólo cuestión de no obstaculizar con esta alianza al movimiento obrero en el exterior. Pero en principio admito la necesidad de una alianza para preservar la Unión Soviética. Goldman: En otras palabras, en principio, ¿usted admite que bajo ciertas circunstancias es necesario hacer una alianza con un país capitalista? TroTsky: Con la condición de que el Partido Comunista del país aliado no esté obligado a apoyar a su gobierno, y que el Partido Comunista tenga libertad de oponerse al gobierno. Goldman: Hablando en concreto, ¿usted no tiene ninguna objeción a que la Unión Soviética haga una alianza con Francia, una alianza militar, pero al mismo tiempo objeta que el Partido Comunista vote a favor del presupuesto de guerra de los militaristas franceses? TroTsky: Sí. Goldman: Ahora bien, sobre este punto se ha formulado varias veces una misma pregunta. Me gustaría que lo aclare. Lenin aceptó ayuda del Kaiser23 alemán en el sentido que aceptó el permiso del Kaiser para atravesar Alemania y llegar a Rusia. ¿Aceptaría esa ayuda? TroTsky: ¿Para ir a Rusia? Hitler estaría feliz de ayudarme en ese sentido, el de ir a Rusia. Goldman: ¿Para deshacerse de usted? TroTsky: Sí; entendí su pregunta. Goldman: Otra pregunta planteada en la prensa y por algunas personas que no tienen intenciones ofensivas es la siguiente: que para lograr sus objetivos, estaría dispuesto a hacer una alianza hasta con Hitler. Creo que ya la contestó antes. TroTsky: La contestaré una vez más. Este es un argumento que, con frecuencia, plantean los intelectuales que simpatizan con la Unión Soviética. La acusación contra mí les parece tan absurda incluso cuando son mis adversarios. Las acusaciones son política y psicológicamente inexplicables, e intentan encontrar algún precedente. Dicen: “Lenin usó un tren alemán durante la guerra, entonces, ¿por qué Pyatakov no puede usar un avión alemán?”. ¡Casi se reduce a una cuestión de transportes y nada más! Pero me parece que hay una diferencia importante entre ambos casos. Lenin estaba en Suiza durante la guerra. Intentó ir a Rusia a través de Inglaterra, pero Inglaterra no se lo permitió. La única forma de ir a Rusia era a través de Alemania. Lenin lo proclamó clara y abiertamente ante todos. En Suiza, convocó a una conferencia de los internacionalistas alemanes y franceses, entre otros, y dijo: “Ludendorff24 espera que Rusia se desintegre en luchas intestinas. Espera que lo ayuden los elementos
23 Kaiser es el título alemán para “Emperador”. 24 Ludendorff, Erich (1865-1937). Fue un general junker que apoyó a Hitler y participó en el putch de Kapp de 1920 y en el putch de la Cervezeria de Munich de 1923.

344

El Caso lEón TroTsky

radicales y revolucionarios para lograrlo. Eso es lo que espera. Yo espero otra cosa, pero usaré su ayuda. ¿Están de acuerdo conmigo?”. Lo discutieron y dijeron: “Sí, es totalmente admisible para estos fines”. Y firmaron una declaración, todos ellos, los alemanes y los franceses, como una especie de comisión internacional. Luego, se subió al vagón y cerró la puerta. Había veinte personas en el vagón. Nadie podía entrar al vagón en su viaje a través de Alemania. Llegó a Rusia con la declaración firmada por la conferencia, y les explicó abiertamente a los trabajadores, al primer Soviet de Petrogrado: “Mi situación era tal y tal. La única posibilidad era la de atravesar Alemania. La esperanza de Ludendorff es la suya, y la mía es totalmente distinta. Veremos quién triunfará”. Explicó todo. No ocultó nada. Lo dijo ante todo el mundo. Era un revolucionario honesto. Naturalmente, los chovinistas y patriotas lo acusaron de ser un espía alemán, pero en su relación con la clase obrera era absolutamente impecable. Pregunto, ¿dónde está la relación, la analogía? Escribo artículos y cartas absolutamente hostiles a Hitler, al fascismo y a los militaristas japoneses. Pero, en secreto, entro en relaciones con Hess. Mi trabajo, sin embargo, según esa opinión, significa que el noventa y nueve por ciento o más, casi la totalidad de mi tiempo está dedicado al camuflaje. Toda mi vida es un camuflaje, pero mi trabajo y mis acciones reales sólo ocupan una o dos horas. Me encuentro con Hess, o más bien, se alega que me encontré con Hess y discutí con él la forma de desmembrar la Unión Soviética. Luego de la discusión, escribo un nuevo artículo, de hecho, contrario a mi supuesto trabajo real. ¿Ve aquí alguna similitud con el viaje de Lenin a través de Alemania? “Similar”. Esa es la palabra, ¿verdad? Goldman: Sí. TroTsky: Era lo contrario. La actitud de Lenin fue honesta. La actitud que me atribuyen indica que esta gente es gente absolutamente desmoralizada, desmoralizada por la irresponsabilidad y por un régimen arbitrario; es decir, un régimen totalitario que obliga a todos a mentir con la aprobación de la burocracia. beals: ¿Puedo hacerle una pregunta, Sr. Trotsky? Cuando estaba al mando del Ejército Rojo, el Ejército soviético durante la guerra… TroTsky: ¿Sí? beals: Durante la guerra con Polonia, ¿no pensó que al ingresar a Polonia, el proletariado polaco se alzaría en su apoyo, se alzaría para derrocar al régimen militar polaco? TroTsky: Repita la pregunta. beals: ¿Creyó que el proletariado polaco se alzaría para derrocar al régimen militar polaco? TroTsky: Ya le expliqué a la Comisión que entre Lenin y yo había algunas diferencias con respecto a esta cuestión. Lenin la consideró simplemente por estar bajo la influencia de las opiniones y las informaciones aportadas por los

SESIÓN NOVENA

345

emigrados polacos. Los emigrados polacos, como todos los emigrados, eran muy optimistas con respecto a la posibilidad de la revolución en su país. Hicieron observaciones muy optimistas. Yo estaba en el tren militar. No tenía tiempo para hablar con los emigrados polacos, y analizaba la situación más bien desde el punto de vista militar y la situación del ejército. Yo me oponía a la guerra. La guerra fue impuesta por Pilsudski25. Nosotros no la comenzamos. Pilsudski comenzó la guerra. Hicimos lo que pudimos por defendernos. Luego, se trató de prolongar la guerra, la guerra defensiva. Comenzaron nuestras discusiones. Yo era escéptico con respecto a la posibilidad de un alzamiento del proletariado polaco. Pero reconocí la superioridad de Lenin en este aspecto, que estaba mejor informado. Luché contra ello, y Rykov luchó junto a mí. Creo que hubo dos o tres votos en contra, quizás cuatro. beals: ¿Los comunistas lo acusan ahora de ser responsable de aquella incursión? TroTsky: ¿Perdón? beals: ¿Los comunistas no lo responsabilizan por aquella incursión? TroTsky: No. Si lo hacen, es absolutamente falso. Todos lo saben en Rusia, conocen nuestras discusiones. Lenin dijo en un Congreso que había cometido un gran error. Lenin era un adversario muy honesto. beals: ¿Y la idea de imponer el bolchevismo en Polonia? TroTsky: En ese caso, me opuse personalmente a la idea. Repito, no fue una guerra que iniciamos con el propósito de imponer la revolución. Era únicamente una cuestión de hasta qué límites debía continuar la defensa. Era una guerra de defensa que, por la lógica de la lucha, se transformó en una guerra de agresión contra Varsovia. La pregunta era si nos apoyaría o no el proletariado polaco. En ese caso, yo estaba en contra. El asunto es conocido y hay artículos publicados sobre ello. Además de las discusiones que tuvimos al respecto en nuestros Congresos. beals: ¿Puedo hacerle una pregunta más en el mismo sentido? Creo que luego de la Guerra Mundial, las fuerzas norteamericanas ocuparon una parte del territorio soviético en varias regiones. Hubo una acusación de que estas fuerzas apoyaban, directa o indirectamente, al Ejército Blanco. Que fue evidentemente para difundir la democracia norteamericana en la Unión Soviética. Ahora, ¿cómo difundiría sus ideas en los Estados Unidos? TroTsky: En este momento, no tengo a mi disposición ninguna fuerza armada, ni puedo utilizarla. (Risas.) Creo que de mi parte, la amenaza a los Estados Unidos no será demasiado tremenda durante un largo período. Pero traté de explicar que es una idea absolutamente absurda intentar imponer sobre otro país una revolución contra su propia voluntad, porque sabemos
25 Ver Nota 33 en Sesión Octava.

346

El Caso lEón TroTsky

que Napoleón26 intentó hacerlo en España. España era un país débil. Pero Napoleón tuvo una gran derrota en España. Sólo tenía que luchar contra guerrillas con su ejército bien organizado, pero fue derrotado. Hasta Robespierre27 dijo que la gente no quería misioneros con bayonetas. Robespierre tenía razón al respecto. Goldman: ¿Los miembros de la Comisión tienen alguna pregunta más? FinerTy: No. Goldman: La próxima sección es la sección general que trata el tema de la lucha entre la Oposición de Izquierda y la mayoría estalinista en el Partido Comunista de la Unión Soviética: los métodos de esa lucha y el desarrollo de la misma. Para darnos una idea de esa situación política general… FinerTy: ¿Podrá leerlo, Sr. Secretario? (El secretario lee el último comentario.) Goldman: Describa brevemente la lucha entre la Oposición de Izquierda y los estalinistas. TroTsky: Ya di testimonio en parte sobre este tema. Debido a los dos ataques de la enfermedad de Lenin... Lenin temía por el desarrollo de la burocracia. Fue una impresión correcta que tuvo durante algunos meses, mientras duró la interrupción de su trabajo. Propuso, como lo describí en Mi Vida… propuso que yo creara una subcomisión con el fin de luchar contra la burocracia, contra el burocratismo en el aparato estatal. Le respondí: “No es suficiente, porque el origen... porque está relacionado con el Partido”. Él me respondió: “¿Quiere decir el Orgburó* y la Comisión Central de Control?” Era su forma de precisarlo. El Orgburó era una fortaleza de Stalin. El Buró Político era el organismo –Lenin, Zinoviev y yo estábamos allí, entre otros– en donde se decidía sobre todos los asuntos importantes. El Orgburó era un organismo subordinado. Stalin era el secretario general del Buró de Organización. Luego de la enfermedad de Lenin y mi enfermedad, y bajo la troika, el Orgburó se convirtió en el auténtico centro. El aparato estaba en manos del Orgburó. Cuando le contesté a Lenin que la lucha contra el burocratismo del Estado era imposible sin una lucha contra la burocracia del Partido, dijo: “Quiere decir: el Orgburó y la Comisión Central de Control”. Es el Buró de Organización del Comité Central. Él dijo: “Le propongo un bloque”. Le respondí: “Un buen bloque con un buen hombre es algo bueno”. Él dijo: “En unos días haremos planes para la lucha”. Fue nuestra última discusión28.
26 Bonaparte, Napoleón (1769-1821). Militar y gobernante francés, ideólogo del golpe de Estado del 18 Brumario en 1799. Durante la Revolución Francesa y el Directorio fue general republicano. 27 Robespierre, Maximilien de (1758-1794). Político de la Revolución Francesa, fue uno de los principales dirigentes de los jacobinos. 28 Lenin, consciente de la burocracia que se estaba desarrollando en el Estado y consumiendo al Partido, elaboró en sus últimos años una serie de propuestas de reformas. Para el Partido, proponía la ampliación del CC a cien miembros, incorporando a especialistas y los mejores elementos del Partido, para contrarrestar la concentración de poder en el Politburó. También proponía la reforma y ampliación de la Comisión de

SESIÓN NOVENA

347

Más tarde, después de su enfermedad, se volvieron más audaces. Sería muy interesante analizar ese comportamiento desde un punto de vista psicológico. Stalin nunca se atrevió a creer que le sería posible avanzar de tal manera, pero cuando comenzó a hablar contra la revolución internacional y la revolución permanente, encontró inmediatamente simpatía y apoyo en todas partes29. Luego, la burocracia dijo: “Estamos en el gobierno, estamos resolviendo nuestras cuestiones sociales. Ellos, los aventureros, quieren una revolución permanente y la revolución internacional”. Stalin encontró inmediatamente un eco tremendo. Luego, empezó a sentir que era el hombre que detentaba el poder. Y después, la burocracia comenzó a elaborar sus nuevas ideas. Comenzó la transformación de las fórmulas revolucionarias de la revolución proletaria. Para la burocracia conservadora, las fórmulas sólo se trataban de eso. Es interesante desde un punto de vista teórico, político y psicológico. No se trata de la falsificación personal de un solo hombre, sino de la falsificación de toda una casta de arribistas. Se convirtieron en gente totalmente satisfecha, y debían enseñarle al pueblo que ellos también debían estar satisfechos. Esa era la mentalidad de la burocracia. Se abocó a lograrlo dentro de un lapso breve. Era necesario ser más rápidos que con los planes de la colectivización y la industrialización, y elaborar nuevas fórmulas para reemplazar las viejas; todas las viejas fórmulas del bolchevismo se tildaron de “trotskistas”. Ése fue el truco. Lo genuino del bolchevismo se oponía a todos los privilegios, a la opresión de la mayoría por la minoría. Se lo llamó “el programa del trotskismo”. Ese fue el comienzo del fraude. Cuando sólo se tiene el Informe Textual y uno lo lee, me parece increíble que un hombre, o dos hombres, Stalin y Vyshinsky, pudieran elaborar semejante diálogo como el que escuchamos ayer, el diálogo entre Drobnis y Vyshinsky. Esa fue sólo una pequeña parte. En su conjunto, es un libreto, un libreto de dos, tres o cuatro personas. Es absolutamente imposible entender cómo se atrevieron a hacerlo. Quiero que lo consideren, no como un elemento independiente, sino como parte de algo que fue preparado desde hace mucho, comenzando con el enmascaramiento de los privilegios de la
Control. Lo que se conoce como el “Testamento de Lenin” iba en este mismo sentido y planteaba la necesidad de desplazar a Stalin por su rol reaccionario como Comisario de las nacionalidades. Como Trotsky indica, Lenin era consciente que el problema no se superaba con medidas organizativas. Al respecto ver V.I. Lenin, “Mejor poco, pero mejor” (04-03-23), Boletín Anual 2008 del CEIP; Moshe Lewin, El último combate de Lenin, Barcelona, Lumen, 1970 y León Trotsky, “El ‘testamento’ de Lenin”, Lenin, Bs. As., IPS, 2009. 29 El mejoramiento de la situación económica a raíz del impulso de la NEP creó este clima de satisfacción conservadora en ciertos estratos de la burocracia, y de las capas medias urbanas y rurales. Sin embargo, persistirían fuertes elementos de desigualdad económica entre los trabajadores urbanos, y en el campo entre los sectores más pobres del campesinado. A pesar de esta persistencia, el discurso de Stalin, al exaltar el espíritu nacional (“nosotros podemos”), sumado al agotamiento después de años de guerra, ofrecía una política que planteaba una perspectiva de construcción que, aun cuando no fuera ideal, aparecía como una posible mejora material para amplios sectores de las masas.

348

El Caso lEón TroTsky

burocracia30. Entonces, es algo absolutamente natural. Se podrá ver el coeficiente de la mentira, el coeficiente de la calumnia, el coeficiente de la injuria y el coeficiente de la falsificación. Cuando se establece este movimiento y los elementos de su coeficiente, se podrá predecir cómo será la próxima vez, el próximo año. Lo predijimos, sin tener el don de la profecía, sino únicamente mediante la observación y el análisis. Goldman: La lucha entre usted y la mayoría estalinista comenzó con la lucha que dio contra las tendencias burocráticas de esa mayoría, ¿es así? TroTsky: Sí, comenzó primero como una diferencia práctica. Les pedimos una preparación más leal de los congresos del Partido, para dar más posibilidades a los militantes para que expresen sus opiniones no hay que olvidar que el funcionario está relacionado con el secretario del Partido, y que es necesario ser más severo con la burocracia. Yo mismo, por ejemplo, sentí miedo a fines de 1924, cuando empezaron a pagarles a los dirigentes del movimiento obrero de Gran Bretaña. No daré los nombres aquí. Más tarde, voy a informar los nombres. Les dieron a las esposas de los dirigentes… no se atrevieron a darles dinero… les dieron joyas a las esposas que visitaban Rusia, para ganar su simpatía. El autor anglo-irlandés, O’ Flaherty31, lo describe en su libro de manera muy cínica. Él mismo aceptó mil rublos. Dijo: “En todo país es costumbre comprar a algunos escritores, pero en ningún lado se hace tan cínicamente como en la Unión Soviética”. Eso fue en 1925 ó 1926. Goldman: ¿La Oposición de Izquierda luchó por más democracia? TroTsky: Sí, más democracia y más honestidad también. Goldman: ¿Nos puede dar una idea del desarrollo de la lucha y los debates que surgieron hasta el momento de la expulsión? TroTsky: Intentamos no perder nuestro Partido. Pensábamos que podíamos refundar el Partido con un programa marxista, sin escisiones y sin amenazas para el Estado soviético. En 1926, la lucha era muy aguda. Intentamos lograr una conciliación entre nosotros y el aparato, para dar la lucha por canales más estatutarios. Pero entonces ocurrió la Revolución China. La actitud de los estalinistas en la Revolución China fue tan peligrosa como la que tienen ahora en España. Fue en 1927, en octubre, cuando el Comité Central, a nuestras espaldas, envió un telegrama –también está publicado– al Comité Central chino
30 La liquidación del PC y la consolidación de la burocracia fue garantizada mediante una serie de resoluciones que suprimieron los principios igualitaristas del bolchevismo. En 1932 fue derogado el principio comunista del “máximo” en virtud del cual, cualquier miembro del Partido, independientemente de su jerarquía, no podía ganar más que un obrero calificado. Junto a esto se sumaron toda una serie de privilegios como el acceso al servicio de salud exclusivo, proveedurías diferenciales, el número de servidores que debía poseer, entre otros. No obstante los privilegios no contrarrestaban la situación inestable de los funcionarios. 31 O’ Flaherty, Liam (1896-1984). Novelista y cuentista. Miembro del Partido Comunista de Irlanda. Autor de la novela El delator, llevada al cine en 1935 por su primo, el director de Hollywood John Ford.

SESIÓN NOVENA

349

con indicaciones de detener el movimiento agrario porque era el momento de hacer una alianza entre Stalin y Chiang Kai-Shek. Goldman: ¿Se refiere al Comité Central del Partido Comunista chino? TroTsky: Al Comité Central del Partido Comunista chino, para que detuvieran el movimiento agrario, porque los generales y los oficiales de los ejércitos nacionales eran, en su mayoría, terratenientes y campesinos ricos. El movimiento agrario de los campesinos pobres, que era el movimiento revolucionario genuino de China, representaba una amenaza para el alto mando de oficiales. Stalin tenía miedo de perder su alianza, como ahora con Francia. Envió un telegrama. Le ha asegurado a la burguesía francesa que no tema por una política revolucionaria en España. Es el reflejo de la burguesía francesa. Fue lo mismo en China. Luego, sobre la base de nuestras diferencias con respecto a la Revolución China, la lucha se tornó muy aguda durante varios meses. Goldman: En las sesiones previas, durante el interrogatorio directo, mencionó entre las diferencias la cuestión de la democracia: la democracia soviética, la democracia sindical y la democracia partidaria. También mencionó la cuestión de la industrialización como una de las diferencias entre Stalin y usted. TroTsky: Fue la primera diferencia. Comenzó con el tema de la industrialización, y en aquel momento, no se trataba de dos principios distintos. Comenzamos a elaborar nuevas orientaciones económicas. Todos éramos alumnos de la historia. La cuestión de la industrialización era nueva. Buscábamos el buen camino. Yo propuse una política más audaz en este sentido. Stalin era muy tímido, pero al principio, esta cuestión adquirió un carácter venenoso y se conectó plenamente con la democracia y el soborno de nuestros funcionarios. Luego, tuvimos la sensación de que no se trataba de diferencias secundarias, sino que había dos formas de pensar, dos métodos, dos espíritus y dos morales, si se quiere. Luego, se convirtió en lucha fraccional. Goldman: ¿Y la teoría fundamental en torno a la que giraba toda la lucha era la teoría del “socialismo en un solo país”? TroTsky: Sí. Goldman: ¿Que fue adoptada por Stalin? TroTsky: Que fue adoptada por Stalin. En la primavera de 1924, rechazaba la teoría32. Goldman: ¿En la primavera de 1924 rechazaba esta teoría? TroTsky: Sí. Goldman: ¿Cuándo la adoptó?
32 En abril de 1924, Stalin repitió la opinión convencional de que “para la victoria final del socialismo, para la organización de la producción socialista, los esfuerzos de un solo país, en particular de un país campesino como Rusia, son insuficientes”. Citado en E. H. Carr, Historia de la Rusia soviética: el socialismo en un solo país (1924-1926), tomo 2, Madrid, Alianza, 1975, p. 48.

350

El Caso lEón TroTsky

TroTsky: En el otoño la adoptó por primera vez33. Todas las fechas están establecidas. Mire, todo aquel que se encuentre en Rusia con una copia de esta cita de Stalin pronunciada en 1924... Si la GPU encuentra un estudiante con esta cita y el testamento de Lenin, es una señal de que es un oposicionista. Entonces, se lo acusa de tener literatura conspirativa contrarrevolucionaria; es decir, el testamento de Lenin y la declaración de Stalin en la primavera de 1924. No es una exageración. Me hago plenamente responsable de esta afirmación. Goldman: Algunas de estas preguntas… TroTsky: ¿Por qué la adoptó? Porque la burocracia sintió que habíamos cumplido con nuestro deber de hacer la revolución, y que ahora debíamos gozar de los frutos de este trabajo. La teoría de que nuestra revolución estaba ligada a las revoluciones en el exterior representaba una amenaza para una situación de calma. Era necesario asegurarle a la burocracia que la revolución había terminado, había sido nuestra revolución nacional, y ya estábamos en paz. Es por eso que Stalin, para satisfacer a su propio aparato, debía adoptar la teoría que había rechazado seis meses atrás. Goldman: Y todos estos debates culminaron en la expulsión de la Oposición de Izquierda en el XV Congreso, ¿verdad? TroTsky: El comienzo de la discusión fue en el XIII Congreso, antes del XIII Congreso. Goldman: ¿Cuándo fue el XIII Congreso? TroTsky: El XIII Congreso fue en 1925. Goldman: ¿Y el XIV Congreso? TroTsky: En 1926. Fue el Congreso en el que Zinoviev y Kamenev aparecieron como oposicionistas por primera vez34. Goldman: En el XIV Congreso, ¿usted ya había formado un bloque con Zinoviev y Kamenev? TroTsky: No. Mire, el estallido fue absolutamente inesperado para mí, yo estaba en el Politburó. Allí, ellos tenían… Goldman: ¿Una camarilla? TroTsky: Una camarilla, pero era secreta, impenetrable para mí. La expectativa de una lucha entre Stalin y Zinoviev y Kamenev era insospechada en el Congreso. Durante el Congreso, esperé con incertidumbre, porque toda la situación había cambiado. Me pareció absolutamente indescifrable. Fue una señal de cómo el aparato se había divorciado de las masas, cuando yo, un miembro del Politburó, era absolutamente ignorante de lo que ocurría en su
33 El artículo de Stalin donde formula por primera vez la “teoría del socialismo en un solo país” fue publicado en Pravda y en Izvestia con el nombre de “Octubre y la teoría de la revolución permanente del camarada Trotsky”. 34 Hay un error en las fechas de los Congresos. El XIII Congreso fue realizado en mayo de 1924. Y el XIV Congreso cuando se produce la fractura de la troika y Zinoviev y Kamenev aparecen como oposicionistas, liderando la que se conoció como Oposición de Leningrado, fue en diciembre de 1925.

SESIÓN NOVENA

351

camarilla. En el Congreso dije sólo dos palabras, una apreciación sobre el discurso de Zinoviev. Dijo que Stalin lo había acusado, a Zinoviev, de ser demasiado severo conmigo. Zinoviev respondió: “Después de todas las acusaciones que se lanzaron contra Trotsky, me pareció imposible que siga estando en el Politburó”. Yo grité: “¡Totalmente correcto!”. Pero fue sólo después del Congreso que Zinoviev y Kamenev buscaron una nueva orientación por su desprestigio ante los trabajadores de Leningrado y Moscú35. Eran los presidentes de los dos soviets. Entonces, no encontraron otro camino que el del programa de la Oposición de Izquierda. Zinoviev declaró tres meses después del Congreso partidario que Trotsky tenía razón en sus acusaciones. Goldman: Y luego del Congreso, el XIV Congreso, ¿hizo un bloque con Zinoviev y Kamenev? TroTsky: Sí. Goldman: ¿Hasta cuándo duró ese bloque? TroTsky: Hasta el otoño de 1927. Goldman: ¿Y cuándo fue expulsada la Oposición de Izquierda? TroTsky: Fue en diciembre de 1927. Goldman: En el XV Congreso. Ahora bien, usted ya contestó esta pregunta, pero quisiera que la vuelva a contestar. ¿Cuál fue la actitud de la Oposición de Izquierda hacia el Partido y la Internacional Comunista luego de que los expulsaran? TroTsky: Nos considerábamos, a pesar de nuestra expulsión, como parte del Partido y parte de la Internacional Comunista. Entre los dirigentes, puedo declarar que Zinoviev formuló su capitulación de la siguiente manera: “Entrar al Partido”. Pero debía mantenerse callado. En cambio, nosotros fuimos expulsados, pero podíamos proclamar abiertamente nuestras opiniones, y de esa forma, discutir con el Partido. De hecho, éramos miembros del Partido. Goldman: Creo que ya nos contó que su actitud con respecto a este tema cambió cuando Hitler tomó el poder. TroTsky: Luego, declaramos que la derrota del proletariado alemán era un acontecimiento histórico. Dijimos: “La actitud del Politburó de Stalin y la IC representa un obstáculo para la comprensión de las lecciones de esta derrota. No podemos esperar milagros históricos por mucho tiempo. La Comintern como organización revolucionaria ha muerto. Debemos crear una nueva organización”.
35 En septiembre de 1925 comenzó un fuerte descontento entre los obreros en Leningrado en rechazo a la política económica, y surgió una oposición formada fundamentalmente por obreros comunistas de las grandes fábricas, que provocó la agudización de las diferencias. Aunque la troika intentó mantener la apariencia de unidad y posible compromiso hasta último momento, precipitó su ruptura a fines de año, en el XIV Congreso.

352

El Caso lEón TroTsky

Goldman: ¿Nos puede contar brevemente si surgieron cuestiones nuevas luego de su expulsión del Partido, en las que había diferencias de opinión entre la Oposición de Izquierda y la mayoría estalinista? TroTsky: ¿Nuevos incidentes en el Partido? Goldman: Entre 1927 y 1933, ¿surgieron cuestiones nuevas en las que tuvieron diferencias con Stalin? TroTsky: Sí, estaba la cuestión del Plan Quinquenal, de la colectivización y la industrialización, y luego también estaba la cuestión con respecto a la fracción de derecha. Este asunto era muy importante. Durante el XIV Congreso, Zinoviev acusó a Bujarin y Rykov de incurrir en una desviación de derecha. Y Stalin los defendió. Proclamó: “Usted pide la sangre de Bujarin”. Le gritó: “Zinoviev, usted quiere la sangre de Bujarin. No le daremos la sangre de Bujarin”. Zinoviev contestó: “No se trata de sangre sino de una tendencia política. Condenaremos algunas ideas de Bujarin en este Congreso, y seguiremos siendo buenos amigos”. Goldman: ¿Dónde está Bujarin? TroTsky: Bujarin está esperando el momento en que Stalin tome su sangre. Goldman: ¿Hubo cuestiones relacionadas con Alemania que generaban diferencias de opinión? TroTsky: Sí, en 1923. En 1924, o fines de 1923. Goldman: Me refiero al período entre 1927 y 1933. TroTsky: Fue el comienzo de la lucha contra el fascismo. Goldman: ¿Sobre el frente único? TroTsky: El frente único con la socialdemocracia. Goldman: ¿Stalin estaba en contra del frente único con la socialdemocracia? TroTsky: En aquel momento, pronunció la famosa consigna de que la socialdemocracia y el fascismo no eran opuestos, sino... ¿cuál es la palabra? sTolberG: ¿Gemelos? TroTsky: Gemelos, y no opuestos. Es por eso que cuando pedí o exigí una fórmula exacta –exigí un frente único– declaró que yo era socialfascista. Goldman: Ahora bien, describa brevemente los métodos de la lucha. TroTsky: Debo decir que es una situación trágica que en el Politburó no haya nadie –y ellos dirigen no sólo la política rusa, sino también la política de la Comintern– nadie que sepa un idioma extranjero. No es un reproche; no es el deber de todos saber un idioma extranjero. ¿Cómo pueden guiar de manera tan despótica a sesenta secciones de la Comintern sin saber un idioma extranjero? Goldman: ¿Es decir que Stalin no sabe ningún otro idioma aparte del ruso? TroTsky: Sí. Goldman: ¿Sabe georgiano? (Risas.) TroTsky: Sí, es un idioma muy importante para el pueblo georgiano.

SESIÓN NOVENA

353

Goldman: Ahora, cuéntenos brevemente cuáles eran los métodos que empleó la Oposición de Izquierda, desde 1923 ó 1922, para convencer a la mayoría del Partido de que adopte sus ideas, ¿cuáles fueron los métodos empleados por la Oposición de Izquierda? TroTsky: Los métodos eran los métodos comunes de la vida partidaria, hacíamos discursos y escribíamos artículos. Goldman: ¿Estos artículos se publicaron? TroTsky: En 1923 y 1924, se publicaron algunos artículos de vez en cuando. Pero, en todo caso, cuando el artículo era muy persuasivo e importante, había una decisión especial del Comité Central de no publicarlo. Era... por ejemplo, en el Comité Central había un taquígrafo para nuestras discusiones. Goldman: ¿Las discusiones las anotaba un taquígrafo? TroTsky: Sí, pero luego de la derrota de la Revolución China, teníamos todos los documentos necesarios para responder... todos los documentos sobre el telegrama de Stalin que ordenaba interrumpir la revolución agraria, y después, la información sobre el sometimiento del Partido Comunista a los dictados de la burguesía china, la decisión fue que esta cuestión era demasiado peligrosa desde el punto de vista internacional, y por eso la discusión se debía hacer sin taquígrafo y a puertas cerradas. Era el procedimiento habitual. Luego, directamente, se negaron a publicar nuestros artículos. Goldman: ¿Y qué hicieron ustedes cuando se negaron? TroTsky: Los escribimos a máquina y se los dimos a nuestros amigos. Ellos los volvían a escribir a máquina, y así teníamos un método primitivo de publicación. Goldman: ¿Eso se hacía…? TroTsky: Los camaradas jóvenes eran más impacientes. Consiguieron un mimeógrafo. Los descubrieron. Fue el caso en el que el agente de la GPU, el ex oficial de Wrangel, les propuso darles contactos para conseguir papel y demás. La GPU los acusó de estar en una alianza con un oficial de la Guardia Blanca36. Goldman: ¿Cuándo fue la primera vez que se empleó la violencia contra la Oposición de Izquierda? TroTsky: En 1927 fueron los primeros arrestos oficiales. Goldman: ¿A quién arrestaron? TroTsky: Creo que a Mrachkovsky. Se trataba de una “conspiración”. Estaba involucrado otro agente de la GPU, Tverskoi37. Tengo todos los documentos,
36 El episodio del “oficial de Wrangel” se había producido el año anterior. Un individuo supuestamente llamado Stroilov se había presentado ante los dirigentes de la Oposición, que buscaban la manera de imprimir su plataforma. La GPU “descubrió” que Stroilov era un ex oficial del ejército de Wrangel. Pero la Oposición demostró, sin que esto sea desmentido, que este ex oficial de Wrangel también era agente de la GPU en servicio. Ver “Apelación de los deportados a la Internacional Comunista”, Boletín Electrónico Nº 11 del CEIP, febrero 2009. 37 Tverskoi, Mijail. Agente de Stalin utilizado para infiltrarse. Por sus denuncias fueron detenidos centenares de cuadros y militantes.

354

El Caso lEón TroTsky

y me gustaría que la Comisión organice una subcomisión para estudiarlos. Revelan el embrión de la maquinación actual. Había un joven llamado Shtsherbakov. En su habitación, tenía una “imprenta”, es decir, un hectógrafo38. Otro era Stroilov39 de la GPU, un ex oficial de Wrangel. El mismo Stroilov supuestamente descubrió una conspiración militar de los Oficiales Blancos en Siberia a través de un hombre llamado Tverskoi. Estaba el ex oficial de Wrangel, el agente de la GPU que le había propuesto conseguir papel al joven oposicionista. Este mismo oficial de Wrangel estaba en contacto con Tverskoi. No tenía nada que ver con la Oposición. Ambos eran agentes de la GPU. Luego, la GPU y Stalin afirmaron que esta imprenta, a través del oficial de Wrangel y Mrachkovsky, estaba relacionada con un complot militar en Siberia. En la sesión del Comité Central, Menzhinsky40, el jefe de la GPU, leyó algunos papeles y documentos sobre el “complot”. Eso fue en 1927. La abrumadora mayoría del Comité Central estaba absolutamente perpleja. Allí estaba Komensky. Era miembro del Comité Central y ahora es Ministro de Salud. Estaba cerca de Stalin, un amigo de su grupo. Se puso pálido como la pared. Todos estaban tan atónitos por la falacia que el presidente tuvo que interrumpir la sesión. Stalin estaba demasiado impaciente con este tema. No lo había preparado bien. Era necesario implicar a todos y desmoralizarlos con métodos específicos. Había comenzado demasiado temprano. El embrión de la maquinación fue completamente abandonado, como un pintor abandona un boceto que no es bueno. Comenzaron otro, un boceto más grande. Aquí está el mapa de los bocetos para las maquinaciones en Moscú (Trotsky señala varios archivos). Era necesario educar no sólo al fiscal, por ejemplo, porque Vyshinsky no nació siendo lo que es hoy, era necesario que Stalin se educara a sí mismo como también a todos los demás. A Ulrich41, el presidente del Tribunal Militar, lo nombré yo. Lo conozco desde que era un niño de diez años. sTolberG: ¿Fue designado? TroTsky: Lo designé yo como juez militar. Era un muchacho honesto. Conocí a su padre en Siberia. Era de origen alemán del Báltico, pero totalmente rusificado. A su padre y su madre los conocí en Siberia. Cuando los visité, Ulrich era un niño de diez años. Tenía un agujero en los pantalones. Ahora recuerdo bien que se tapó el agujero con la mano. En ese momento tenía diez
38 Antiguamente se utilizaba para duplicar artesanalmente los textos. 39 Ver Nota 14 en Sesión Tercera. 40 Menzhinsky, Viacheslav Rudolfovich (1874-1934). Fue el segundo de Dzerzhinski al frente de la Cheka. Cuando tomó el mando de la Cheka (posteriormente GPU y después NKVD) amplió los poderes de la organización e infiltró a sus miembros en fábricas, comunidades campesinas e instituciones gubernamentales. Creó la red de campos de trabajos forzados y zonas de destierro en Siberia. Murió en 1934, según ciertas hipótesis envenenado por Yagoda, quien lo sucedió en la dirección del NKVD. 41 Ulrich, Vassili (1889-1951). Presidente del tribunal durante los Procesos de Moscú, era un ex juez militar.

SESIÓN NOVENA

355

años. Yo tenía simpatía por este niño. Luego, se convirtió en jurista y me lo recomendó uno de mis colaboradores cercanos como un buen muchacho. Me produjo la mejor impresión, y lo nombré juez militar. Stalin lo habrá educado durante diez años para que sea lo que es ahora. Con los demás, es la misma historia. Es un sistema para desmoralizar a la gente buena. Stalin tampoco nació siendo un maestro de las maquinaciones. Era un buen alumno. Si hubiera tenido más imaginación, imaginación histórica durante esos diez años, nunca habría empezado sus conspiraciones. Fue sólo su falta de imaginación histórica y su visión miope; su vista es muy penetrante, pero es muy corta y es mejor para las cuestiones empíricas. Cada vez más, él mismo se convirtió en instrumento de la burocracia, en su dirigente sólo porque la seguía. Él mismo se desmoralizó. Esta es la lógica fundamental del sistema burocrático. Goldman: En 1927, el 7 de noviembre, durante la celebración de la Revolución de Octubre, ¿hubo algún incidente entre la Oposición de Izquierda y la mayoría estalinista en aquel momento? TroTsky: Sí. Fue el incidente que presentan ahora los historiadores oficiales y el Sr. Louis Fischer42, por ejemplo, en el último ejemplar de The Nation43. Pero es imposible leer este artículo, porque es mejor leer los documentos oficiales. Sólo ofrece una interpretación mecánica de los últimos documentos oficiales de la Unión Soviética. Prefiero el original a la copia embellecida. Es una copia semioficial, novelesca. Afirma que se trató de una insurrección, no del comienzo de una insurrección. Participamos en la manifestación del aniversario oficial con nuestras consignas. En el pasado, toda sección del Partido tenía derecho a levantar sus consignas, algunas consignas específicas, etc. Nuestras consignas eran “Lucha contra el kulak y el Nepman –el Nepman era el nuevo especulador– y contra los burócratas, y así lograremos el testamento de Lenin”. Goldman: ¿Cumpliremos? TroTsky: Cumpliremos el testamento de Lenin... algo por el estilo. Usted sabe que era bastante difícil acusarlos oficialmente por el testamento de Lenin en la Unión Soviética en aquel entonces. A pesar de ello, las bandas de la GPU se llevaron los manifiestos y aniquilaron… Goldman: ¿Destruyeron? TroTsky: Destruyeron, mejor dicho, las pancartas, y arrestaron a algunas personas. Luego, visité a mi amigo, Smilga, en su habitación. Creo que Zinoviev estaba en Leningrado. Leo una carta de Zinoviev desde Leningrado, de aquel momento. La carta termina así: “Admito plenamente que mañana Stalin hará circular las ‘versiones’ más venenosas. Estamos tratando informar al público. Hagan lo mismo. Saludos fraternales, un abrazo, Zinoviev”. En Leningrado, tuvieron las mismas experiencias que nosotros en Moscú.
42 Ver Nota 7 en Sesión Sexta. 43 Ver Nota 30 Sesión Primera.

356

El Caso lEón TroTsky

FinerTy: ¿Es decir que hubo manifestaciones callejeras en Leningrado? TroTsky: Oficialmente, se llamó a una manifestación callejera. Antes de ésta, Radek y Zinoviev fueron encerrados en una habitación y detenidos durante horas por la GPU, y acusados de preparar una insurrección. Fue nuestra primera insurrección. Goldman: Supuesta. TroTsky: Sí, supuesta. FinerTy: Sr. Goldman, el Sr. Trotsky se refirió a un archivo con bocetos de las maquinaciones. ¿Lo presentará como evidencia? Goldman: Sí, es una carpeta que preparamos para presentar. TroTsky: Todavía no está lista del todo. Si esta tarde la Comisión no trabaja con nosotros, podré prepararla mejor. dewey: ¿Puedo hacer una última pregunta? ¿Hubo alguna respuesta o reacción popular al ataque contra la manifestación? TroTsky: La hubo. La manifestación oficial, Sr. Presidente, había sido preparada aquella vez de forma absolutamente militar y al estilo de la GPU. Había, a la cabeza de cada columna... había un grupo de la GPU, vestido de civil. Los elementos burocráticos, como núcleo, estaban incorporados en la manifestación. Toda la preparación fue minuciosa. Estaban el director de la fábrica, el secretario de la fábrica y una sección de la fábrica. Ellos conocían a todos, y todos los seguían, bajo el control de sus superiores. Estaba en juego la existencia de su familia, porque en manos de los gobernantes están los medios que se pueden emplear para echarlo de la fábrica. Si esto ocurría, sólo le quedaba morirse, porque todos los medios de producción están concentrados en las mismas manos. En 1936 –pediré presentar este documento como evidencia–, en 1936, antes del juicio a Zinoviev-Kamenev, durante la purga del Partido... “purga”, ¿verdad? Goldman: Sí. TroTsky: Hubo una orden en Pravda que decía: “Cuando se trata de un hombre que no es políticamente peligroso, sino sólo corrupto” –estaba expresado en otras palabras– “lo podremos usar para otra tarea. Sólo si es un adversario político, si es un oposicionista, en ese caso, nadie tiene derecho a darle trabajo”. ¿Qué significa en la Unión Soviética no tener trabajo? No puede ir a un capitalista privado. Se mantiene por medios materiales. La esposa de Joffe, el famoso diplomático soviético que se suicidó como oposicionista en 1927, su esposa está en Siberia, o estaba en Siberia, y la última noticia fue que ella también se suicidó44. La enviaron a Siberia debido a su actividad y su ayuda a la gente que estaba desprovista de todo medio de subsistencia.
44 Joffe, Maria Myjailovna (1900-?). Esposa de Adolf Joffe. Fue enviada a prisión a Vorkuta, y escribió un libro sobre su experiencia en los campos titulado One long night. Fue liberada en 1956. Sobre Adolf Joffe ver Nota 25 en Sesión Segunda.

SESIÓN NOVENA

357

dewey: Supongo que era una amenaza derivada de esta celebración. Debe de haber habido un gran número de personas. TroTsky: Sí, medio millón, o quizás hasta un millón. dewey: Ahora bien, simplemente le preguntaba si hubo alguna reacción por parte de esta escuadra contra las consignas en las banderas o pancartas, y los espectadores... por parte de los espectadores. TroTsky: No había espectadores. Todo el mundo marchaba de manera militar. No había lugar para los espectadores. dewey: Me refiero a la escuadra. TroTsky: La escuadra es una organización militar. La actitud de la guardia era simplemente la actitud de los miembros del Comité Central. dewey: ¿No hubo reacción? TroTsky: Ninguna reacción activa. dewey: Es todo lo que quería saber. Goldman: ¿Fue a partir de la expulsión que comenzaron las detenciones generalizadas en la Oposición de Izquierda, a partir de la expulsión en el XV Congreso? TroTsky: A partir de la expulsión, inmediatamente. FinerTy: ¿Le puedo hacer una pregunta, Sr. Trotsky? ¿Cuántas personas de ese medio millón diría que simpatizaban con ustedes? TroTsky: Es muy difícil decirlo, porque había un cambio en la estructura del Partido45. No es la gente, es la organización del Partido la que decide hasta la actitud de la escuadra. En el comienzo –en 1924, el Partido cambió totalmente su composición–, el Partido estaba compuesto por los revolucionarios que participaron en la Revolución de Octubre. Pero en 1924, la mejor calificación de un nuevo miembro del Partido era la de ser un trabajador que había estado durante veinte o veinticinco años en la misma fábrica. En Rusia, ¿quién podía estar durante veinte o veinticinco años en la misma fábrica? En cada huelga, todos los trabajadores progresistas eran detenidos y enviados a Siberia, y sólo la gente devota, religiosa y dócil podía permanecer veinte o veinticinco años en la misma fábrica. Ahora bien, esta gente escuchando a las nuevas autoridades dice: “Ahora hay que tener la misma actitud, sin importar quiénes sean las nuevas
45 En 1924, luego de la muerte de Lenin, la troika llevó a cabo una campaña de reclutamiento de obreros industriales: más de 200.000 nuevos afiliados que aumentaron en un 50% el tamaño del Partido. El motivo del ingreso de esta camada no fue la convicción o entrega a la causa sino la presión de los secretarios del Partido que no carecían de medios para conseguir la afiliación de obreros que se preocupaban por conservar el trabajo, con poca o sin instrucción, sin experiencia política y, por tanto, manejables. Según Pierre Broué, ellos son los que integran ese 57% de analfabetos al que se refiere Stalin en mayo de 1924. El Partido ya había cambiado mucho respecto de 1917. En 1926, Yaroslavski, fiel de Stalin, dará cifras pasmosas con respecto a estos nuevos afiliados: 23,4% no tiene idea alguna de lo que es y representa el Partido, mientras que el 27,7% tiene una idea “confusa”. Es fácil comprender por qué Trotsky afirmó que “al liberar a la burocracia del control de la vanguardia proletaria, la ‘promoción Lenin’ dio un golpe mortal al partido de Lenin” (León Trotsky, La revolución traicionada, op. cit., p. 88).

358

El Caso lEón TroTsky

autoridades”. La nueva composición era una minoría del proletariado, la minoría del proletariado políticamente activo. Luego había un estrato intermedio, y formaron una base reaccionaria. Los elementos de esta base reaccionaria se convirtieron en los mejores seguidores de la mayoría una vez que entraban al Partido. FinerTy: Lo que quiero decir es lo siguiente: se los acusa de haber organizado manifestaciones callejeras de grandes proporciones en Moscú. ¿Eso es lo que pasó, o colocaron en esta celebración general del Partido... colocaron banderas y consignas en ciertos puntos? TroTsky: Fue una manifestación silenciosa con pancartas. En la escuadra, en la escuadra organizada, fueron compañeros que pertenecían a una fábrica y que participaron con su propia fábrica. Esto es muy importante. Cuando salieron de la fábrica con sus propias consignas, los trabajadores no protestaron. Llegaron con los trabajadores de la fábrica en una columna general. dewey: ¿Una marcha? TroTsky: Sí, una marcha. Luego, cuando los grupos de la GPU se los llevaron… Goldman: ¿Las masas conocían las diferencias que dividían a la Oposición de Izquierda de la mayoría estalinista? TroTsky: Depende. En las fábricas más progresivas, la mayor parte de los trabajadores las entendían, pero había muchos trabajadores más atrasados. Los viejos trabajadores, los viejos obreros reaccionarios, o más bien, los obreros conservadores... FinerTy: Lo que quisiera saber es si su manifestación, como tal, se realizó con un puñado de sectores simpatizantes de distintas unidades en esta marcha, o si ustedes habían organizado a una gran masa del desfile. TroTsky: En Moscú, teníamos miembros activos de la Oposición. Creo que eran veinte mil o treinta mil obreros. Estaban con sus fábricas, en las fábricas, donde teníamos apoyo, y entraron a la manifestación con sus pancartas. Fueron tolerados y hasta apoyados, pasiva y activamente, por otros obreros. Creo... puedo decir que, aunque no de forma activa, la simpatía de los trabajadores estaba de nuestro lado. Pero no había ánimo de lucha. Las masas dijeron: “Veremos qué podemos hacer. Veremos”. Fue una época en que la Oposición había sido prohibida dos o tres veces. FinerTy: ¿Fue un intento de organizar un golpe de Estado? TroTsky: No; en absoluto. No sobreestimábamos nuestras fuerzas. Teníamos una idea absolutamente clara de nuestras fuerzas. Fue sólo para mostrarle al Partido que nos calumniaban en la prensa, y que nosotros decíamos que no había que disparar contra el obrero progresivo, sino contra el especulador, y cumplir el testamento de Lenin, etc. Fue nuestra defensa contra las calumnias, contra la intriga, contra la primera amalgama46.
46 La amalgama fue el método típicamente bonapartista que implementó el estalinismo, y consistía en realizar acusaciones de “trotskistas” y de actividades contrarrevolucionarias, combinando hechos, dichos y personas que no tenían relación entre sí.

SESIÓN NOVENA

359

FinerTy: Le iba a preguntar: ¿usted opina que Stalin entendió en aquel momento que la procesión y las medidas que planteaban en las pancartas no se trataban de un golpe de Estado, y sin embargo aprobó que igualmente los expulsaran del Partido? TroTsky: Sí, creo que fue así. Lo que propusimos se lo propusimos al Partido por medios partidarios legales47. dewey: Sólo quisiera saber si hay pruebas documentales de lo que decían estas pancartas. ¿Hay un registro de sus contenidos? TroTsky: ¿Su texto? dewey: Sí, su texto. TroTsky: Creo que había siete consignas. Creo que las podré encontrar en mis archivos. dewey: Creo que debería estar en el acta a disposición de la Comisión. Goldman: Muy bien. dewey: Ahora haremos un breve receso. *** Goldman: Ahora bien, Sr. Trotsky, nos dijo en las sesiones anteriores cuáles eran los métodos que usó la Oposición de Izquierda luego de su expulsión. ¿Podría repetir brevemente la respuesta para que conste en actas en este momento? TroTsky: Mientras estuve en Siberia, la Oposición de Izquierda tenía permiso de enviar y recibir correspondencia allí. Esto se dejó hacer para darle a la GPU la posibilidad de seguir nuestra vida interna, y para ver quiénes estaban inclinados a capitular, quiénes se oponían, etc. Durante los primeros ocho o nueve meses, nuestra actividad era escribir las principales tesis políticas y teóricas, etcétera. Goldman: ¿Tiene alguna idea aproximada de cuántos oposicionistas de izquierda fueron detenidos y deportados a Siberia en aquel momento? TroTsky: En aquel momento, valorábamos que éramos unos once mil. inTérpreTe: Usted quiere decir estimar. TroTsky: Estimábamos unos once mil. Goldman: Más tarde, ¿recibió alguna información…? TroTsky: Disculpe, fue inmediatamente después del XV Congreso. Goldman: ¿Detuvieron a 11.000 en un período tan corto luego del XV Congreso?
47 Unido al impulso de la NEP, que representaba el estímulo a ciertos elementos de una economía de mercado, el Congreso del Partido Comunista votó en 1921 la supresión de las fracciones. Lenin propuso al Congreso la resolución según la cual se prohibía la conformación de fracciones y grupos en el Partido. Como ésta no significaba una prohibición estricta de toda oposición, Lenin redactó un párrafo especial indicando que las posiciones disidentes debían expresarse libremente, invitando a los militantes a darlas a conocer en la prensa, boletines y suplementos especiales. A esta legalidad, a la que se refiere Trotsky, apeló la Oposición para difundir sus posiciones.

360

El Caso lEón TroTsky

TroTsky: Durante esas semanas. Goldman: ¿Solamente en Moscú, o en todo el país? TroTsky: En todo el país. Goldman: ¿Recibió alguna información que le podría permitir estimar cuántos oposicionistas fueron detenidos a partir de ese momento? TroTsky: Es difícil decirlo. Cité a Victor Serge, quien afirma en una apreciación muy seria y cautelosa que sólo en Leningrado en aquel momento, antes del juicio a Zinoviev-Kamenev, deportaron a Siberia entre 60.000 y 100.000 mujeres y niños, familiares de personas que estaban bajo sospecha. Los vio en la estación ferroviaria, estaban absolutamente indefensos, en vagones abarrotados. Goldman: Quiere decir trenes. dewey: ¿En qué fecha? TroTsky: Eso fue en 1935 ó 1936. Ciliga afirma lo mismo. Goldman: Desde 1927, fines de 1927, cuando usted fue expulsado y hasta la actualidad, ¿alguna vez la Oposición de Izquierda empleó otros métodos que no fueran la educación y la propaganda para ganarse a las masas? TroTsky: De ninguna manera. Advertimos en cartas y conversaciones que debíamos prepararnos para recibir provocaciones de algunos elementos para que usemos la violencia. Les advertí contra eso. Goldman: ¿Podría preparar para la Comisión una lista de estas cartas, estos artículos y documentos donde usted predijo que se emplearía la violencia contra la Oposición de Izquierda? ¿Podría preparar esa lista? TroTsky: Sí; sólo es una cuestión de traducción. Espero que lo podamos traducir todo; tengo todas las citas. Sólo es necesario traducirlas al inglés. Espero poder traducirlas antes de que la Comisión se vaya a Nueva York. Goldman: ¿Diría que anticipó el uso de la violencia, el uso de la intriga por parte de Stalin en su contra? TroTsky: No diría anticipación, porque fue una anticipación basada en algunas señales de la burocracia, y pude interpretar la dirección que estaba tomando la burocracia. Yo estaba seguro de que (en la sesión del Comité Central en el otoño de 192748, traté de esbozarlo)… Estaba absolutamente seguro de que el próximo paso sería mejor preparado por Stalin. Ésa fue mi predicción. No sería el último intento. Sólo fue un fiasco, pero ese fiasco anticipaba un nuevo intento, que sería mejor preparado. Goldman: ¿Se refiere a la sesión del Comité Central en la que Stalin salió con la acusación sobre el oficial de Wrangel que imprimió el programa de la Oposición de Izquierda?
48 Trotsky se refiere a su discurso en el CC sobre la proposición de su expulsión de ese organismo, donde advirtió que la finalidad de Stalin no era sino el exterminio de toda oposición y anticipó una larga serie de purgas. Fue publicado con el nombre de “El temor a nuestra plataforma (o el miedo a nuestra plataforma)”, 23 de octubre de 1927, en La situación en Rusia después de la revolución, op. cit.

SESIÓN NOVENA

361

TroTsky: Sí. Goldman: Ahora bien, ¿podría enumerar brevemente los juicios que se han realizado en la Unión Soviética desde el asesinato de Kirov, en el que usted estuvo directa o indirectamente involucrado? Dénos una idea muy resumida de las acusaciones y los resultados. TroTsky: El primer juicio... antes del juicio, hubo ciento cuatro ejecuciones, según la prensa soviética; se supone que eran Guardias Blancos. Goldman: ¿Luego del asesinato de Kirov? TroTsky: Luego del asesinato de Kirov. Goldman: ¿Y antes del primer juicio? TroTsky: Durante los primeros dieciséis días de diciembre. Ellos mismos comunicaron que hubo ciento cuatro ejecuciones sin juicio; que habían llegado del exterior como agentes de potencias extranjeras, agentes de maniobras de distracción y terrorismo, etc. Sin apreciación… Goldman: ¿Sin qué? TroTsky: Sin apreciación (aquí Trotsky habló en francés). FinerTy: ¿Sin definir los cargos? TroTsky: ¿Ustedes dicen precisar? No precisaron qué conexión había entre la gente ejecutada y el asesinato. Goldman: ¿No hubo ninguna acusación definida? TroTsky: Estaban relacionados con el asesinato de Kirov en una fórmula general. Luego, el primer juicio fue el juicio a Nikolayev, el verdadero asesino de Kirov, y de sus presuntos cómplices, del 28 al 29 de diciembre de 1934, con catorce personas condenadas a muerte. Goldman: ¿Usted se basa en informes de la prensa soviética? TroTsky: Exclusivamente de la prensa soviética. La acusación resultante del juicio a Nikolayev fue publicada, y en esta acusación apareció mi nombre por primera vez en el asunto; se decía que Nikolayev, luego de veinte días de detención, había confesado que un cónsul extranjero en Leningrado le había dado cinco mil rublos para perpetrar actos terroristas, y que el mismo cónsul le preguntó si no quería enviarle una carta a Trotsky, porque él, el cónsul, podía llevarle la carta. En la acusación, no hay ni una palabra sobre la respuesta de Nikolayev con respecto a la carta, sólo con respecto a la propuesta del cónsul, quien le dio cinco mil rublos y le pidió que me escribiera una carta. Me abstengo de todo comentario. Goldman: Usted va a hacer un comentario sobre esto en su alegato, ¿verdad? TroTsky: Sí. Aquí tengo la declaración oficial en la prensa. Goldman: El testigo se refiere a la edición de Pravda del 27 de noviembre de 1934. Si se puede hacer una traducción, se hará, y se agregará a las actas. FinerTy: ¿Y van a registrar el original en las actas? Goldman: El original quedará registrado en las actas.

362

El Caso lEón TroTsky

TroTsky: Debo agregar que el cuerpo diplomático pidió el nombre del cónsul, porque todos estaban involucrados, todos los cónsules. Posteriormente, después de muchos días, el gobierno soviético declaró que era un cónsul letón, Bisseneks49. Se llamaba Bisseneks. Se fue de Rusia a Finlandia. Creo que recibió ayuda para su viaje a Finlandia por parte de las autoridades de Moscú. Él, el cónsul, le dijo a Nikolayev que podía establecer comunicación con Trotsky si Nikolayev le enviaba algunas cartas de su grupo a Trotsky. Goldman: ¿Cuándo fue el siguiente juicio? FinerTy: ¿Podría demostrar, para que conste en actas, si fueron publicadas las actas del juicio por Kirov, o si fueron secretas? Goldman: ¿Fueron reportadas o publicadas las actas de este juicio? TroTsky: Nunca. En todos los juicios posteriores, nunca fue mencionado el nombre del cónsul. Goldman: ¿Cuál fue el veredicto de ese juicio? ¿Qué pasó con los acusados? TroTsky: Los catorce fueron ejecutados. Goldman: ¿Eso fue por el asesinato de Kirov? FinerTy: ¿El juicio fue publicado? TroTsky: No; el verdadero juicio por Kirov fue secreto. Goldman: ¿Cuándo fue el juicio siguiente? TroTsky: El siguiente juicio fue el juicio a Zinoviev y Kamenev por el cargo de responsabilidad moral en el asesinato de Kirov, realizado el 15 y 16 de enero de 1935. Luego del asesinato de los catorce acusados, sólo después de eso, iniciaron un nuevo juicio contra Zinoviev y Kamenev. Goldman: ¿Cuántas personas estaban involucradas en ese juicio? TroTsky: En ese juicio, creo que eran diecinueve. No se menciona aquí50. Goldman: ¿Y en el sumario se los acusó de ser moralmente responsables? TroTsky: El sumario fue ambiguo en este sentido: se suponía que lo que había era más que una responsabilidad moral, pero no tenían pruebas, y es por eso que se usó el argumento de responsabilidad moral. Goldman: ¿Cuál fue el resultado de ese juicio? TroTsky: Una condena de prisión de cinco a diez años para todos los acusados. Goldman: ¿Cuándo fue el siguiente juicio relacionado con el asesinato de Kirov? TroTsky: Fue el juicio al jefe de la sección de Leningrado de la GPU, Medved51, y a sus colaboradores, bajo el cargo de que ellos “disponían
49 Bisseneks, Georg (1885-c. 1940). Cónsul de Letonia en Leningrado desde 1933. 50 Según El libro rojo de León Sedov, en el primer proceso de 1935, fueron condenadas 19 personas. Además, 49 personas recibieron condenas de 4 a 5 años de internación en un campo de concentración y 29 personas fueron deportadas de 2 a 5 años. En total, 97 personas, antiguos dirigentes de la ex oposición zinovievista. 51 Medved, Filip D. (1890-1943). Miembro del Partido Bolchevique, hizo carrera en la Cheka y luego en la GPU en Extremo Oriente, afectado a Leningrado en 1930. Arrestado y condenado por

SESIÓN NOVENA

363

de información sobre el complot contra Kirov”, pero “no tomaron medidas para descubrir y detener” las actividades de la organización terrorista. Goldman: ¿De dónde está citando? TroTsky: Cité la declaración oficial del gobierno en la prensa soviética. Goldman: ¿En el Pravda? TroTsky: Sí. Goldman: ¿Tiene una copia del Pravda que contiene esa información? TroTsky: No se menciona aquí. Goldman: ¿Le suministrará a la Comisión el original y la traducción? TroTsky: Sí. Goldman: ¿Cuántos acusados hubo en ese juicio? TroTsky: Doce, todos condenados de uno a diez años de prisión. Goldman: ¿Y Medved? TroTsky: Y Medved, sí. Goldman: ¿Cómo dijo usted que fue el veredicto? ¿Condenados a prisión por qué? TroTsky: De dos a diez años52 . Debo agregar que a pesar de que todos fueron acusados de saber sobre la preparación del asesinato de Kirov y de no tomar medidas al respecto, ninguno de ellos fue citado como testigo en los juicios siguientes. Oficialmente, se declara que ellos sabían, pero ninguno de ellos aportó testimonio en el juicio de Kamenev, Zinoviev y otros. Goldman: A propósito, ¿hubo informes oficiales sobre ese juicio? TroTsky: Creo que sí; no el procesamiento completo, pero sí un comunicado oficial. Goldman: ¿Incluyendo la evidencia? TroTsky: No, sólo la fórmula general que establecía que los acusados sabían sobre los preparativos. Goldman: ¿Pero no hubo informe oficial sobre las pruebas? TroTsky: No. sTolberG: ¿Confesaron todos? TroTsky: Naturalmente. (Risas.) Nadie aparece en el juicio a menos que esté preparado para confesar. FinerTy: En el juicio por Kirov, ¿confesaron todos? TroTsky: No sabemos nada. Creo –no se hizo público– que no fue así. Antes, no publicaron nada. Fue a puertas cerradas. FinerTy: ¿Y el juicio a Zinoviev-Kamenev? ¿Todos ellos confesaron su responsabilidad moral? TroTsky: Hubo un juicio a Zinoviev y Kamenev en julio de 1935…
“negligencia criminal” en enero de 1935, luego del asesinato de Kirov, es tratado con consideraciones que rechaza, enviado a Kolyma en donde será fusilado. 52 Trotsky parece no entender la pregunta, y después cambia el número mínimo de años.

364

El Caso lEón TroTsky

FinerTy: Me refería al de enero de 1935. Goldman: ¿Confesaron? TroTsky: Fue el primer esbozo de confesiones de este tipo. No fue perfecto. Zinoviev confesó que había criticado al gobierno, y que estas críticas habían generado descontento. Este descontento provocó actitudes terroristas. Kamenev confesó solamente que no había cortado sus relaciones con Zinoviev. Fue la confesión de Evdokimov53, Bakayev54, y los demás acusados del juicio siguiente; ellos confesaron lo mismo. Goldman: Luego del juicio a Medved, ¿cuándo fue el juicio siguiente? TroTsky: El siguiente juicio fue el de Kamenev y otros, realizado en julio de 1935 bajo la acusación de preparar un complot contra Stalin. Kamenev recibió cinco años más de prisión. Ya tenía cinco. No hubo informe, ningún comunicado, con respecto a este juicio. Pude informarme al respecto sólo por el veredicto del juicio de agosto de 1936, donde se menciona, en la enumeración de los acusados, que Kamenev había sido condenado a cinco años más en julio de 1935. Goldman: ¿De dónde está leyendo ahora? TroTsky: Está en la página 174. Goldman: ¿Del informe oficial? TroTsky: Del informe oficial de los expedientes judiciales del caso del núcleo terrorista trotskista-zinovievista. FinerTy: ¿Por qué se lo condenó? TroTsky: Sólo sabemos una cosa. Repito, es oficial que recibió cinco años más de prisión. Pero sabemos por Ciliga y por Victor Serge que el juicio estaba especialmente organizado para preparar a Kamenev para el juicio siguiente, y para quebrarlo moralmente, sobre todo cuando lo denunció su propio hermano, un artista desmoralizado. Goldman: ¿Quebrado? TroTsky: Quebrado y totalmente desmoralizado. Era el testigo más importante contra Kamenev, y Kamenev le dijo a Ciliga y a otros en prisión que conocía sólo a dos personas, a su propio hermano y a otra persona más. De los treinta acusados, sólo conocía a uno. Dos fueron ejecutados. Creo que un oficial del Ejército Rojo de la guarnición del Kremlin y otro... no sé quién es el otro. FinerTy: ¿Como resultado de este juicio? TroTsky: No es oficial. Es lo que él sabía en privado, sobre la base de varias otras fuentes serias. Goldman: Luego de ese juicio, ¿cuándo fue el siguiente? TroTsky: El siguiente juicio fue el juicio a Zinoviev-Kamenev en agosto de 1936. Fueron ejecutados dieciséis acusados.
53 Ver Nota 6 en Sesión Tercera. 54 Ver Nota 7 en Sesión Tercera.

SESIÓN NOVENA

365

Goldman: Y luego, el último juicio fue el que… TroTsky: El juicio de Novosibirsk, con la acusación de sabotaje y terrorismo, se realizó del 19 al 22 de noviembre de 1936. Seis de los nueve acusados fueron ejecutados. Es mi explicación, pero está basada en la situación, que el juicio de Novosibirsk estaba organizado especialmente para Pyatakov, de la misma manera que el juicio de julio de 1935 estaba organizado para Kamenev. En el juicio de Novosibirsk, Drobnis apareció por primera vez como testigo contra Pyatakov. Se presentó a los nueve acusados como instrumentos de Pyatakov. Seis de ellos fueron ejecutados. Me parece que Pyatakov confesó recién después de ese juicio. Creo que confesó recién en diciembre, y el juicio había sido en noviembre. Debo verificar mi afirmación, pero creo que es correcta. Goldman: ¿Y después de Novosibirsk? TroTsky: Fue el juicio a Pyatakov-Radek* en enero de 1937. Trece de los diecisiete acusados fueron ejecutados. Goldman: Ahora bien, desde entonces, ¿ha ocurrido algo en la Rusia soviética que les hayan atribuido a usted o a sus seguidores, que usted sepa que se haya publicado en la prensa? TroTsky: Sí; se publicó la noticia sobre nuestro hijo. Pero no fue concreta. Hubo un incendio en un colegio, y el colegio fue demolido. Fueron ejecutados tres trotskistas porque sabían de ello, y permitieron el incendio del colegio con el fin de asesinar a los niños, y provocar descontento entre la población. Goldman: Cuando dice tres trotskistas, ¿quiere decir tres presuntos trotskistas? TroTsky: Sí, sí. Goldman: ¿Ocurrió algo más desde entonces que se les haya atribuido a usted o a sus seguidores, o a sus presuntos seguidores? TroTsky: Sí, leí en un telegrama que el gobierno había emitido un manifiesto para la población en el que se enumeraban actos de sabotaje y otros crímenes. Se enumeran las fábricas donde los trotskistas, los presuntos trotskistas, eran saboteadores, y así sucesivamente. Parece que esto sólo puede tener el fin de preparar un nuevo juicio; no lo sé. Goldman: ¿Nos podría dar una opinión con respecto a algún juicio futuro contra Bujarin y otros? TroTsky: Me han dicho fuentes privadas que Rykov se negó a confesar, y que esa es la razón por la que el juicio previsto no se puede materializar. Vyshinsky sólo puede acusar a la gente que confiesa. Goldman: ¿Espera que a Bujarin y a Rykov los asocien con usted? TroTsky: Todo es posible. Es una caza de brujas, una caza terrible. Pero es una combinación de disparos con las necesidades de Stalin. Podría señalar que, por el momento, elimina a Molotov como héroe nacional, de la lista de víctimas. Podría explicarlo porque conozco el material. Ahora puedo decir de qué se trata.

366

El Caso lEón TroTsky

Es la preparación de un nuevo juicio. Yo no conocía las circunstancias concretas. Sólo sé que Bujarin fue enviado al exterior en 1936, comienzos de 1936, en representación de las fábricas. Él era su representante. Estaba en Praga como turista. Ahora, me pregunto si no habrá sido con el fin de preparar una nueva combinación que lo involucrara. Dio una conferencia en Praga, en clave totalmente oficial. Pero es posible que lo hayan enviado para tener la posibilidad de afirmar que mientras estaba en el exterior entró en contacto con trotskistas y agentes alemanes. No lo sé, pero es muy posible. Lo mismo vale para Rakovsky. De inmediato, fue enviado a Japón. Yo estaba un poco asombrado. ¿Cuál era el motivo? Fue a fines de 1934, y los Amigos británicos de la Unión Soviética –los Amigos de la Unión Soviética están en todas partes– están dirigidos por los agentes de la GPU, sin que lo sepan; la dirección verdadera está, en todas partes, en manos de la GPU. Los Amigos, en Londres, declararon: “Como ven, el arrepentimiento de Rakovsky es totalmente sincero. El gobierno lo envió al exterior”. Pero su familia permaneció en Moscú, la familia de Rakovsky. En aquel momento, yo opinaba que lo habían enviado para demostrar al mundo que era libre, que su arrepentimiento era sincero. Ahora, me pregunto si todo esto no habrá tenido una segunda intención, para poder incriminarlo más tarde, diciendo que había estado en contacto con los jefes militares japoneses en el gobierno, etcétera. Goldman: ¿Le robaron sus archivos en Francia? TroTsky: Sí. Goldman: ¿Cuándo? TroTsky: En el aniversario de la Revolución de Octubre, el 7 de noviembre de 193655. Goldman: ¿Tiene algún documento o informe que le quiera dar a la Comisión con respecto a los posibles autores del crimen? TroTsky: Sí, tengo el informe de la policía francesa, el testimonio de mi hijo ante el juez de instrucción, y mi propio testimonio. Goldman: Lo agregaré a la evidencia. TroTsky: Me lo envió mi abogado francés. Goldman: ¿Cuál es su opinión con respecto a los posibles autores del crimen? TroTsky: No es una opinión, es una certeza. Es obra de la GPU. Como usted sabe, en este instituto –es un instituto científico– tienen miles de manuscritos, y tenían ochenta y cinco kilos de archivos míos, pero la mayor parte se trataba de recortes de diarios de interés científico para mí, de ningún interés para los autores de la incriminación. Otra parte eran cartas. La gente entró en el lugar quemando la puerta.
55 Con el temor de que la GPU robara los archivos de Trotsky, en octubre de 1936, Sedov estaba haciendo los arreglos para entregarlos a alguna institución prestigiosa. Finalmente, una parte de ellos se entregó a la filial parisina del Instituto Internacional de Historia Social, dirigida por el profesor Posthumus. Al día siguiente de haberlos guardado allí, los robó la GPU.

SESIÓN NOVENA

367

inTérpreTe: ¿Quiere decir volándola? TroTsky: Quemando la puerta con una técnica tan magnífica que la policía declaró: “Nuestros delincuentes franceses no están tan educados”. Fue la técnica más elaborada del mundo. Luego, se llevaron sólo los ochenta y cinco kilos de mis archivos. Había dinero; el gerente se había olvidado cien francos. No los tocaron. Además, había manuscritos muy interesantes. Pero sólo se llevaron mis ochenta y cinco kilos. Goldman: ¿Sólo había dos partes interesadas en sus documentos, usted y la GPU? TroTsky: Sí. Goldman: ¿No robó sus propios documentos? TroTsky: No. Hubo tres personas... Los nazis lo intentaron en Noruega en el verano de 1936. Fue absolutamente paralelo, pero la GPU fue más hábil y más exitosa. Goldman: Agregaré a las actas el informe de la policía francesa con respecto al robo de los documentos. Está en francés. Y espero que sea traducido. También agrego a las actas… TroTsky: Mi testimonio ante el juez de instrucción. Goldman: El testimonio del Sr. Trotsky ante el juez de instrucción. Marcaré estas dos pruebas como N° 29 y 30, respectivamente. (El informe de la policía francesa con respecto al robo de los archivos de Trotsky, y el testimonio de Trotsky ante el juez de instrucción sobre este asunto se presentaron como pruebas N° 29 y 30, respectivamente.) TroTsky: Si me lo permite, voy a agregar que en este testimonio yo declaré que como el asunto involucra tanto a la Unión Soviética como a Francia, y a mi supuesta conspiración con Hitler, estoy dispuesto a comparecer ante un juez de instrucción francés o cualquier otra autoridad para responder y contestar a todas las preguntas ante un tribunal. Goldman: ¿Y esta es una copia del informe que envió? TroTsky: Sí. Goldman: ¿El informe de la policía es el original que recibió de la policía? TroTsky: Sí. Goldman: ¿Cuándo lo recibió? TroTsky: Hace dos o tres semanas. Goldman: ¿Cuándo le envió al juez la copia original del informe? TroTsky: La fecha está incluida. Recibí una carta de mi abogado –yo estaba en México–, que me pedía que también enviara mi testimonio. Goldman: Tiene fecha del 10 de marzo de 1937. Aún no ha sido acusado de otros crímenes en la Unión Soviética, más allá de… TroTsky: ¿Qué otros? ¿Dónde comienzan los otros?

368

El Caso lEón TroTsky

Goldman: Por ejemplo, crucificar a Jesucristo. TroTsky: Hasta ahora no lo han hecho. Goldman: Ahora, quisiera presentar como evidencia una lista de los acusados en los dos últimos juicios, especificando las fechas de sus capitulaciones, su detención, cuándo fueron detenidos y cuándo fueron liberados. Le permitirá a la Comisión determinar la posibilidad de que estos acusados hayan participado en una conspiración, especialmente algunos de los acusados. Marcaré esto como Prueba N° 31. (La lista de los acusados en los dos últimos juicios de Moscú se presentó como Prueba N° 31.) TroTsky: Zinoviev y Kamenev fueron arrestados un año o medio año antes del asesinato, y Smirnov, más de dos años antes del asesinato de Kirov. Todos fueron acusados de asesinar a Kirov. Vyshinsky dice… Estoy seguro de que usted lo sabe. Goldman: Hay algunos asuntos que quiero aclarar antes de terminar la sesión. Había un hombre llamado Bujartsev, el hombre mencionado en la evidencia; el hombre que se supone había hecho los arreglos para el viaje de Pyatakov. ¿Me puede dar una idea de quién es? TroTsky: Declaro exactamente lo mismo que en el caso de Vladimir Romm: lo lamento mucho, pero no conozco al segundo corresponsal en Berlín, Bujartsev. No lo conozco, como tampoco conocía a Vladimir Romm en Washington. Nunca lo vi ni le hablé, ni tuve contactos con él. Goldman: Declaró en un momento que Muralov era un buen amigo suyo, y un hombre muy honesto. TroTsky: Sí. Goldman: Cuando Muralov declaró en el juicio que había recibido una carta de Sedov con instrucciones terroristas, ¿fue honesto en aquel momento? TroTsky: Su testimonio era falso, pero estoy absolutamente seguro de que fue el testimonio falso de un simple soldado, a quien le dijeron luego del asesinato de todos los demás: “Usted es amigo de Trotsky. Ahora, entiende que no puede tenerlo aquí a Trotsky. Está en el exilio”. Lo estaban amenazando: “Stalin es el jefe del Estado. Tenemos a Japón de un lado y a Alemania del otro. La actividad de Trotsky es peligrosa. Trotsky reconoce plenamente a Zinoviev y Kamenev. Debe confesar. Será ejecutado”. Él, como soldado, confesó. Goldman: Ahora bien, Pyatakov testificó que a pedido de su hijo León Sedov… dio órdenes, órdenes gubernamentales a diferentes firmas en Alemania, y el acuerdo era que él se quedaría con una buena parte de las ganancias, las que a su vez debería entregarle a usted para fines contrarrevolucionarios. ¿Podría usted aportarle a la Comisión un balance sobre el dinero que recibió desde que se fue de Rusia, y de cómo gastó ese dinero?

SESIÓN NOVENA

369

TroTsky: Sí. Goldman: Sólo para que conste en actas, enumeraré… TroTsky: Tengo el privilegio de que el manejo de mis finanzas esté organizado en forma más o menos colectiva. Nunca manejo el dinero por mí mismo, pero puedo presentarles testigos para declarar sobre las cuentas con mucha exactitud. Goldman: Ha leído todos los cargos imputados contra usted en ambas acusaciones, la acusación que involucra a Zinoviev y Kamenev, y la acusación de Pyatakov y Radek, ¿verdad? TroTsky: Sí. Goldman: ¿Conoce todos los cargos presentados contra usted en estas acusaciones? TroTsky: Sí. Goldman: ¿Qué tiene para decir sobre cada uno de los cargos de estas acusaciones? TroTsky: Son falsos, son completamente falsos de principio a fin. Goldman: En representación de León Trotsky, cerramos el caso, con el permiso de la Comisión para presentar ante ella cualquier otra prueba que pudiera surgir entre hoy y el cierre del caso. FinerTy: Antes de levantar la sesión, Sr. Presidente, me gustaría saber si está presente el corresponsal de El Nacional. (No hubo respuesta del periodista de El Nacional.) FinerTy: Me gustaría corregir una afirmación que se hizo en ese diario, de que soy abogado defensor y amigo de Trotsky: no soy abogado defensor ni amigo de Trotsky. Mi única relación pasada con un asunto ruso, si es que fue un asunto ruso, fue la de representar al Sr. Browder56 ante la Corte Suprema de los Estados Unidos justo antes de la última elección presidencial, para que se pueda presentar en los comicios de Illinois. Mi defensa de Browder y mi participación en la Comisión en esta instancia las hice completamente en defensa de las libertades civiles. Representaré a Browder o a cualquier otra persona. Quiero que quede claro. No tenía ninguna relación previa con el Sr. Trotsky, ni otra relación con la cuestión rusa anteriormente. dewey: Un momento, quisiera anunciar que esta tarde no habrá sesión. La próxima sesión será mañana a las diez de la mañana. (Beals tradujo los comentarios del Presidente al español.)

Fin de la sesión novena a la una de la tarde.
56 Browder, Earl (1891-1973). Entró en 1921 en el PC norteamericano. Fue un personaje de segundo plano hasta que Stalin lo favoreció, convirtiéndolo en “jefe”. También era representante de la IC en América Latina y responsable de la actividad de la GPU en el continente.

SeSión Décima
16 de abril de 1937 a las diez de la mañana.

Goldman: Sr. Presidente, ¿la Comisión permitiría la presentación de un documento que considero que será muy útil? Es un artículo escrito por Trotsky y publicado en el New York Times el 8 de mayo de 1932. Será muy útil para la Comisión porque proporciona, en forma resumida, una historia de la Oposición de Izquierda, las causas del conflicto y el posible resultado. Lo presento como Prueba Nº 32. (Se presenta un artículo escrito por Trotsky en el New York Times del 8 de mayo de 1932 como Prueba Nº 32.) dewey: Antes de que el Sr. Finerty comience su interrogatorio, desearía referirme a un error que aparece en el diario El Nacional de esta mañana, sin dudas debido al desconocimiento de lo que se ha dicho en las audiencias previas, a saber, que no se sabía a quién informaría esta Comisión. En el primer comunicado de prensa, se establecieron los miembros de una Comisión más amplia a la que esta Subcomisión informaría, y se dieron a conocer los nombres. Finerty: Me gustaría agregar que El Nacional me menciona como el abogado de Trotsky. Me aseguraron que se trató de un error de imprenta. Este error se da uno o dos días después de que afirmaran que soy amigo de Trotsky. He solicitado al diario que retiren esa afirmación falsa. dewey: ¿Desea comenzar, Sr. Finerty? Finerty: Sr. Presidente, creo que aclarará mi interrogatorio, tanto para el Sr. Trotsky como para el público, el hecho de explicar el propósito y la finalidad del mismo. Creo, y considero que la Comisión estará de acuerdo conmigo, que la Comisión debe alcanzar sus conclusiones finales sobre la base de las actas publicadas por ésta y sobre la base de los hechos desarrollados en esas actas o la imposibilidad de desarrollarlos. Por esa razón, mi interrogatorio desarrollará hechos que, en mi opinión, son necesarios para llegar a una conclusión inteligente de parte de la Comisión sobre las cuestiones involucradas. El Sr. Trotsky no será tratado como un testigo hostil en mi interrogatorio, en la medida en que esté de acuerdo en que puedo hacer cualquier pregunta que crea pertinente, y que brindará cualquier información que esté en su poder y que yo le solicite.

372

El Caso lEón TroTsky

Puedo decir que algunas de mis preguntas parecerán elementales, pero es de interés para el caso, según lo veo. Creo que la Comisión debe proceder de acuerdo a las actas, lo que significa tomar el conjunto de los hechos que desarrollan. Es, por lo tanto, necesario, como factor preliminar, desarrollar ciertos hechos elementales que no están presentes hoy en las actas. También considero apropiado decir que cierta evidencia documental presentada por el Sr. Trotsky, parte de la evidencia fáctica presentada por él, no está sometida a interrogatorio sino a investigación posterior, es decir, para determinar su autenticidad; y, por lo tanto, si no interrogo al Sr. Trotsky acerca de todos los hechos sobre los que ha testificado, no es porque yo o la Comisión aceptemos estos hechos como verdaderos o cuestionemos su veracidad, sino que creemos que el método más eficiente para determinar su veracidad no son los interrogatorios, sino una investigación de las fuentes de estos hechos. Sr. Trotsky, ¿podría pedirle que sus respuestas sean lo más concisas posible? ¿Cuándo se fundó el Partido Comunista? trotsky: ¿En Rusia? Finerty: En Rusia. trotsky: El Partido Comunista propiamente dicho tenía el nombre de “Bolchevique”, el Partido Obrero Socialdemócrata Ruso*. El Partido se organizó oficialmente en 1903. Pero el primer manifiesto que proclamó el Partido fue publicado en 1898. Finerty: ¿1908? trotsky: 1898. La verdadera organización del partido comienza en 1903. Finerty: ¿Cuáles eran las bases para adherir al Partido? trotsky: Reconocer el programa, reconocer la disciplina del Partido y trabajar activamente en la organización del Partido. Finerty: ¿Se admitía a cualquier persona que llevara adelante el programa, o expresara acuerdo con el programa del Partido, y llevara adelante las tareas del Partido? trotsky: Sí. Finerty: ¿No había selección ni se excluían personas? trotsky: En ese momento no, porque las condiciones de ilegalidad no hacían tan atractivo el Partido para los arribistas. Finerty: En ese momento, ¿cuáles eran los organismos de dirección del Partido Comunista o el Partido Bolchevique? trotsky: ¿Las personas que dirigían? Finerty: Los comités y organismos de dirección. trotsky: El Comité Central, y el consejo editorial del órgano central del Partido. El Comité Central actuaba dentro de las fronteras de Rusia y el consejo editorial, en la emigración. Los dirigentes más importantes vivían fuera

SESIÓN DÉCIMA

373

del país, en el exilio. Eran la dirección teórica y política. El Comité Central en Rusia era la dirección práctica directa. Finerty: ¿Cómo se elegían estos comités? trotsky: Se elegían en los congresos partidarios. Finerty: ¿Se elegían en forma anual? trotsky: No, no era anual. En la ilegalidad, era muy difícil convocar un Congreso del Partido1. Tuvimos el segundo Congreso del Partido en 1903. Luego, un Congreso y una ruptura en 1905, un nuevo Congreso en 1906 y luego en 1907. Después de la Revolución de 1905 fue más fácil convocar congresos partidarios. Finerty: ¿Estos congresos partidarios se realizaban en Rusia o en el extranjero? trotsky: El primer Congreso fue simplemente un congreso partidario que solamente publicó el manifiesto en 1898. Fue en Rusia. El segundo tuvo lugar en Bruselas, parte en Bruselas y parte en Londres. Fuimos expulsados de Bruselas y obligados a ir a Londres. El tercero se realizó en Estocolmo, y el cuarto otra vez en Londres en 1907. Luego, tuvimos una larga interrupción hasta el Congreso siguiente. Fue en abril de 1917, una conferencia que jugó el rol de un Congreso, en Petrogrado. Finerty: ¿En abril de 1917? trotsky: 1917. A comienzos de la revolución. Finerty: Ahora, durante los primeros congresos partidarios, ¿se permitía asistir y votar a todos los militantes del Partido? trotsky: No a los congresos, pero sí a las reuniones donde se elegían los delegados. La organización partidaria como tal era pequeña en ese momento. Era también una selección de los mejores elementos con el objetivo de evitar infiltrados policiales. Pero todos los militantes participaban en las elecciones. Finerty: ¿Era posible realizar una elección regular de delegados? trotsky: En la medida que era posible bajo el régimen del zar. stolberG: Sr. Trotsky, ¿usted dijo que en 1905 el Partido Bolchevique se dividió? trotsky: En 1903, se dividió. stolberG: Eso es lo que no entiendo bien. Usted dijo que en 1905 hubo una ruptura. trotsky: En 1903 fue la primera división ideológica, no una ruptura política. A nivel organizativo, el Partido se mantenía formalmente como partido
1 El II Congreso de la socialdemocracia rusa tenía cita en Bruselas, pero ante la persecución de la policía se trasladó a Londres. En el mismo se produce la división en dos fracciones, por la actitud ante el problema de la organización política. Marcó el inicio de la conformación de dos partidos independientes tal como aparecerán en 1917.

374

El Caso lEón TroTsky

unificado. La división organizativa ocurrió en mayo, abril o mayo, de 1905. A finales de 1905 se realizaron nuevos esfuerzos para unificar y fusionar ambas fracciones. Se fusionaron en el Congreso de 1906, en Estocolmo. stolberG: ¿En Estocolmo la fracción bolchevique volvió a ingresar al Partido Socialdemócrata como una sección del partido? trotsky: Sí. En Estocolmo, eran una minoría del Partido. Los mencheviques tenían la mayoría. En ese momento, yo no estaba presente y no participé personalmente en ese Congreso2. Finerty: En ese momento, ¿qué elementos componían el Partido? ¿Mencheviques, bolcheviques y socialdemócratas? trotsky: Ambos se llamaban socialdemócratas. Ese era el nombre del partido, el Partido Obrero Socialdemócrata Ruso. Se dividía entre bolcheviques y mencheviques, y los llamados elementos conciliadores. Parte de los conciliadores eran trotskistas3. Finerty: Creo que en su primer interrogatorio usted declaró que intentó lograr armonía entre bolcheviques y mencheviques, y que se había equivocado en ese esfuerzo. trotsky: Como línea política general era falsa. Finerty: Luego, ¿el primer congreso importante fue en Rusia en 1917? trotsky: Fue una conferencia en abril. Luego, ese mismo año tuvimos un congreso partidario, a fines de julio o a comienzos de agosto de 1917. Fue el congreso del Partido. Finerty: ¿Cómo era la adhesión al Partido en el momento del Congreso de 1917? trotsky: En principio, era la misma prácticamente. Finerty: Quiero decir numéricamente. trotsky: ¿Disculpe? Finerty: Numéricamente. trotsky: Creo que antes de la Revolución de Octubre, antes de la insurrección de Octubre, teníamos aproximadamente trescientos mil militantes. Finerty: ¿Incluso antes de la Revolución de Octubre? trotsky: Sí. Finerty: ¿Qué cantidad de militantes había después de la Revolución? ¿Aumentó?
2 Desde septiembre de 1906 Trotsky se hallaba preso junto a todo el Comité Central del soviet de Petrogrado. En el mes de noviembre fue juzgado y sentenciado a deportación de por vida y pérdida de su ciudadanía. 3 A pesar de la unificación en el Congreso de Estocolmo continuaron las diferencias políticas entre ambas fracciones: si había terminado o no la revolución, la cuestión agraria, la actitud frente a la Duma, etc. El grupo de conciliadores que seguía a Trotsky se proponía avanzar en el proceso de unificación, tratando de superar estas diferencias. No veía la unificación como una táctica en el proceso de conformación del partido revolucionario, como sí lo hacía Lenin.

SESIÓN DÉCIMA

375

trotsky: Sí, hubo dos o tres oleadas. Al principio, teníamos nuevos militantes, muchos nuevos militantes. Luego, durante las manifestaciones de julio, a la que llamaron insurrección –es decir, el gobierno la llamó de esa forma–, muchos nuevos militantes se fueron del Partido porque tenían miedo de las posibles consecuencias. Lenin tuvo que refugiarse en la clandestinidad. Después de la insurrección de Kornilov, durante el período de agosto, septiembre y octubre, tuvimos miles de nuevos militantes otra vez. Finerty: ¿En ese momento había alguna restricción para ser miembro, además de las bases que usted ya mencionó? trotsky: Éramos un partido perseguido, terriblemente perseguido por el gobierno, el gobierno provisional, y no teníamos razones para una selección artificial. Finerty: ¿El Congreso de 1917 fue antes o después de la Revolución de Octubre? trotsky: Antes. Terminó los primeros días de agosto de 1917. Fue la fusión oficial entre los bolcheviques y las organizaciones revolucionarias más pequeñas, entre ellas la organización a la que yo mismo pertenecía4. Finerty: Como resultado de la revolución, ¿los mencheviques se separaron del Partido? trotsky: No; en ese momento eran un partido completamente independiente. Esto comenzó oficialmente en 1912. Olvidé decir que la fracción bolchevique en ese momento tuvo, no un congreso partidario, sino una conferencia partidaria en Praga, Checoslovaquia, en 1912, y declaró que desde ese momento se transformaba en un partido independiente. En 1912 fue la ruptura formal y definitiva con los mencheviques. Finerty: ¿Cuál era el nombre del Partido Comunista? trotsky: Después de la Revolución de Octubre, en 1919. Lenin lo propuso, en la Conferencia de Abril5, pero la mayoría –creo que todos a excepción de Lenin– rechazaron el nombre de Partido Comunista. Querían mantener el viejo nombre. Lenin decía: “Debemos cambiar el nombre de socialdemócrata como se debe cambiar una camisa oscura”…
4 La Organización Interdistritos se había fundado en 1913, sostenía una política similar a la de los bolcheviques en lo que respecta a la guerra y la lucha internacionalista, pero se mantuvo separada de éstos porque proponía la unidad con otras tendencias, especialmente los mencheviques internacionalistas de Martov. Desde el inicio de la revolución de 1917 intervino en bloque con los bolcheviques y en agosto se fusionó con éstos. 5 Se refiere a la Conferencia de Abril de 1917 del Partido Obrero Socialdemócrata Ruso-Bolchevique. Para esa Conferencia, Lenin redactó el documento llamado Las tareas del proletariado en la presente revolución, más conocido como Tesis de Abril, publicadas los días 4 y 5 de ese mes. Entre las tareas del Partido, Lenin plantea el cambio de nombre del mismo, y en una nota al pie agrega: “En lugar de ‘socialdemocracia’, cuyos dirigentes oficiales han traicionado al socialismo en el mundo entero, pasándose a la burguesía (lo mismo los ‘defensistas’ que los vacilantes ‘kautskianos’), debemos denominarnos Partido Comunista”. Como dice Trotsky, Lenin quedó entonces en minoría y el cambio de nombre recién se realizaría en 1919.

376

El Caso lEón TroTsky

Goldman: ¿Quiere decir manchada? trotsky: Sí, una camisa manchada. Porque la socialdemocracia había tenido una actitud miserable durante la guerra6. Finerty: ¿En 1919 el nombre oficial se cambió a Partido Comunista? trotsky: Sí. Finerty: En 1919, aproximadamente, ¿cuántos militantes tenía el Partido Comunista? trotsky: ¿Disculpe? Finerty: ¿Qué cantidad? trotsky: Es difícil de decir. No podría decirlo ahora, pero todos nuestros esfuerzos eran para que el Partido no crezca demasiado rápido. Teníamos en ese momento, posiblemente, medio millón de militantes. No estoy seguro. Finerty: En otras palabras, en 1919, mientras crecía la cantidad de militantes del Partido Comunista, ¿empezaron a hacer un partido selectivo? trotsky: Sí. Finerty: ¿Cuál era la teoría en la que se basaron para hacer del Partido Comunista un partido selectivo en lugar de uno popular? trotsky: En primer lugar, tratábamos de que ingresen obreros. El obrero, el obrero consciente promedio, no piensa en hacer carrera. Entra al Partido sólo cuando está convencido de que es algo bueno. Pero los burócratas, y algunos de los intelectuales que antes eran mencheviques, todos querían entrar al Partido. Existía un gran peligro de que el Partido se convirtiera en un partido de burócratas y carreristas. Intentamos eliminar estos elementos mediante el estudio del pasado de cada uno de ellos y sus actividades, con el aval o la recomendación de viejos militantes del Partido, viejos revolucionarios que los conocían anteriormente, y pudieran decir si su actitud era sincera. Eso sucedía sólo en el caso de un burgués o un intelectual. Para los obreros, las puertas del partido estaban abiertas. Finerty: Entonces, su selección en 1919 era en realidad un esfuerzo para hacer que los militantes del Partido sean obreros. trotsky: Era el guardián de la clase. Finerty: ¿Para no tener sólo intelectuales y burócratas? Trotsky: Sí. Finerty: En 1919, ¿cuáles eran los comités dirigentes del Partido Comunista? trotsky: El Comité Central y el Politburó. El Comité Central y el Politburó eran instituciones permanentes. El Comité Central y el Politburó se reunían una vez al mes, y después, una vez cada dos meses. Pero durante el primer año se reunían una vez por mes.
6 La mayoría de los partidos socialdemócratas integrantes de la II Internacional, a excepción del Partido Bolchevique ruso y de los partdidos socialistas italiano y norteamericano, apoyaron a sus burguesías durante la guerra, proponiendo “la defensa de la patria” y abandonando toda práctica internacionalista y de solidaridad de clase.

SESIÓN DÉCIMA

377

Finerty: ¿Y también había un comité de organización durante todo ese tiempo, o fue más tarde? trotsky: ¿Cómo? El buró de organización fue creado, creo, en 1918. Finerty: ¿En 1918? trotsky: Sí. Finerty: ¿Quiénes eran los miembros del Comité Central en 1919? ¿Puede nombrarlos? trotsky: ¿Del comité de organización? Finerty: Del Comité Central. trotsky: Del Comité Central, sí. Es difícil decirlo de memoria. ¿En 1919? Finerty: Sí. trotsky: Serebryakov fue uno de los acusados en el Proceso de Moscú. Era secretario y miembro del buró de organización. Krestinsky7, que fue después embajador en Alemania, luego comisario de Asuntos Exteriores; ahora fue removido porque durante un tiempo perteneció también a los trotskistas. Finerty: Sr. Trotsky, creo que debería brindarnos los nombres sin contar su historia. Sólo diga los nombres. trotsky: De acuerdo. Finerty: En especial, los nombres de aquellos que fueron acusados en el primer y segundo proceso de Moscú. trotsky: Zinoviev era miembro del Comité Central y del Politburó. Kamenev era miembro del Comité Central y del Politburó. Finerty: Sr. Trotsky, ¿podría mencionar primero al Comité Central? Después le preguntaré sobre el Politburó. trotsky: Zinoviev, Kamenev, Radek, creo que estaba en ese momento, Sokolnikov y Serebryakov. De los acusados creo que son todos. Finerty: ¿Usted y Lenin, ambos eran miembros del Comité Central? trotsky: Sí. Finerty: ¿Estaba Stalin? trotsky: También estaba Stalin. Finerty: Ahora bien, ¿quiénes eran los miembros del Politburó? Dejemos esto de lado un minuto. ¿Cuántos miembros tenía el Comité Central en ese momento? trotsky: En el momento de la Revolución de Octubre había sólo cinco y después, siete. Finerty: ¿En el Comité Central? trotsky: ¿El Comité Central? Finerty: Sí.
7 Krestinsky, Nikolai N. (1883-1938). Embajador soviético en Berlín, designado en 1921. En 1919 formó parte del primer Politburó. Acusado en el Juicio de Moscú de 1938, fue declarado culpable y ejecutado.

378

El Caso lEón TroTsky

trotsky: Durante el primer año, 1917, había aproximadamente trece, luego dieciocho… cerca de dieciocho. No estoy seguro si era así en 1919. Lamento mucho no tener los miembros. No sé… puede hacerme estas preguntas especiales nuevamente y puedo darle los números precisos después del receso. Finerty: Si no puede darnos ninguno de estos detalles, creo que podría proporcionar la información a la Comisión más tarde. ¿Cómo se eligió el Comité Central en 1919? trotsky: Mediante los congresos partidarios anuales. Finerty: ¿Como antes? trotsky: Sí, pero de forma más democrática, porque teníamos libertad total. Bajo el Zar era restringida, la democracia estaba restringida. Finerty: ¿Todos los militantes podían votar delegados en el congreso? trotsky: Sí, naturalmente. Finerty: ¿Y los delegados elegían el Comité Central? trotsky: Sí. Se disponía un período para la discusión de entre seis y ocho semanas antes de cada congreso. También, una discusión sobre la composición del Comité Central, abiertamente en todas las organizaciones del Partido, en las organizaciones de base del Partido. Finerty: ¿Quiénes eran los miembros del Politburó en 1919? trotsky: Lenin, Zinoviev, Stalin, Kamenev y yo. Finerty: ¿Cuáles eran las funciones del Comité Central y el Politburó? trotsky: El Politburó estaba subordinado al Comité Central. Era un comité ejecutivo, el órgano ejecutivo más importante del Comité Central. Finerty: ¿Era un comité ejecutivo subordinado al Comité Central? trotsky: Sí, pero se sometían las decisiones organizativas al buró de organización. Finerty: ¿El buró de organización estaba subordinado? trotsky: Al Comité Político, el Politburó. Finerty: ¿Quién era en ese momento la cabeza del buró de organización? trotsky: Krestinsky, Serebryakov y no recuerdo quién era el tercero. Finerty: ¿El Politburó y el buró de organización eran elegidos por el Comité Central? trotsky: Sí. Finerty: ¿Cuándo se constituyó la Unión Soviética oficialmente? ¿En qué fecha? trotsky: Se proclamó oficialmente al día siguiente de nuestra victoria. Fue el 27 de octubre, del viejo calendario, o el 8 de noviembre, de acuerdo con el calendario europeo y norteamericano. Finerty: Ahora, ¿cuáles eran los organismos gobernantes de la Unión Soviética, los órganos oficiales?

SESIÓN DÉCIMA

379

trotsky: La insurrección tuvo lugar durante la sesión de todos los soviets. En este Congreso, todos los soviets rusos eligieron el Comité Ejecutivo, el Comité Ejecutivo de todos los soviets, y se eligió el Consejo de Comisarios del Pueblo. Finerty: Los soviets eligieron… trotsky: Los delegados. Los delegados de los distintos soviets locales al Congreso. Finerty: ¿Y el Congreso nombró el ejecutivo? trotsky: Quizá de 150 miembros, y nombraron al Consejo de Comisarios del Pueblo. Finerty: ¿Todos los comisarios? trotsky: Sí. Finerty: ¿Y los comisarios abarcaban distintas áreas de gobierno? trotsky: ¿Cómo? Finerty: ¿Los comisarios abarcaban distintas áreas de gobierno? Quiero decir, como Guerra, Asuntos Exteriores, etcétera. trotsky: Sí. Era, más o menos, simplemente una división del trabajo como en todos los gobiernos y ministerios. Finerty: Ahora bien, ¿quiénes eran los miembros del gobierno en 1919? ¿Quiénes eran los comisarios del gobierno soviético en 1919? trotsky: Lenin era el presidente; Chicherin8 estaba en Asuntos Exteriores; Rykov en Economía; en Agricultura, Serebryakov9; y Shliapnikov10 –que está en prisión ahora, si es que está vivo– estaba en el de organizaciones obreras11; y yo en el Ejército y la Armada. Para Finanzas… no estoy seguro quién estaba en ese momento en Finanzas12. Quizá Sokolnikov… no, Sokolnikov fue un poco después13. Finerty: ¿Los que nombró eran los principales comisarios? trotsky: ¿Disculpe? Finerty: ¿Los que nombró eran los principales comisarios? trotsky: Sí.
8 Chicherin, Giorgi (1872-1936). Diplomático profesional. En 1905 ingresó al Partido Socialdemócrata Ruso. A fines de 1917 adhirió a los bolcheviques. De 1921 a 1930 fue comisario de Asuntos Exteriores. Se retira de la vida pública por enfermedad. 9 En realidad, en 1919 el comisario de Agricultura era Semión Sereda. 10 Shliapnikov, A.G. (1885-1937). Fue comisario del Trabajo. Durante la Guerra Civil desempeñó cargos en el Ejército Rojo y en los organismos económicos. Entre 1920 y 1922 integró la Oposición Obrera junto con Alexandra Kollontai, Sergei Medved y otros dirigentes sindicales obreros, especialmente metalúrgicos. Luego trabajó en la embajada soviética en París. En 1932 fue forzado por Stalin a publicar una “autocrítica de sus errores”, como parte de sus memorias de la revolución. Fue expulsado del Partido en 1933, arrestado en 1935 y ejecutado el 2 de septiembre de 1937. 11 Es decir, el Comisariado del Trabajo. Shliapnikov fue arrestado en 1935, y para la fecha de este testimonio de Trotsky aún estaba vivo. Fue fusilado el 2 de septiembre de 1937, sin haber confesado nada. 12 En 1919, el comisario de Finanzas era Krestinsky. 13 Sokolnikov asume ese puesto en 1922.

380

El Caso lEón TroTsky

Finerty: De esa forma… trotsky: Disculpe, Stalin estaba en Asuntos Nacionales, para las diferentes nacionalidades de la Unión Soviética. Finerty: Ahora bien, ¿cómo eran las relaciones entre las organizaciones del Partido Comunista, como el Comité Central o el Politburó, y los comisarios? ¿Tenían relaciones oficiales, de tal forma que un funcionario de uno no tuviera autoridad sobre otro? trotsky: Es difícil presentar claramente la relación. Después de la ruptura con los socialrevolucionarios de izquierda en 191814… Ellos también participaban del Consejo de Comisarios del Pueblo, pero después de la insurrección que organizaron contra la paz de Brest-Litovsk15 –una insurrección militar– sólo el Partido Bolchevique permaneció en el poder. Todos los comisarios eran bolcheviques, y reconocían la autoridad del Politburó. Si tenían diferencias con respecto a un tema importante en el Consejo de Comisarios del Pueblo, se dirigían a Lenin con la solicitud de convocar al Comité Central. Discutían el tema y consultaban con el Comité Central. Según recuerdo, todas las decisiones del Comité Central tenían para ellos autoridad absoluta. Finerty: ¿Entonces, de hecho, a pesar de que fuera así o no en la teoría, el Partido era la instancia suprema sobre los comisarios? trotsky: Sí. Finerty: Si entiendo lo que dice, ¿los comisarios eran elegidos por los soviets, directa e indirectamente, a través del congreso y a través del Comité Ejecutivo? trotsky: Sí. Finerty: ¿Cuáles eran las condiciones para ser miembro de los soviets? trotsky: En los soviets, cualquier persona trabajadora, con excepción de los explotadores. En ese momento, había pequeños patrones y kulak, campesinos ricos. Todos los trabajadores tenían derecho a participar en las elecciones del soviet. Finerty: ¿Había tanto soviets obreros como agrícolas? trotsky: Sí; en ese momento, también había campesinos, intelectuales y funcionarios. Sólo estaban excluidos los explotadores y los objetores de consciencia. Finerty: O sea que, democráticamente hablando, los soviets eran un organismo más democrático que el Partido. trotsky: Naturalmente, sí.
14 El partido Socialista Revolucionario (eseristas) se dividió en el transcurso de 1917 entre un ala minoritaria que ingresó y apoyó al gobierno provisional y un ala izquierda mayoritaria que apoyó la toma del poder por los soviets. El ala izquierda apoyó la conformación del primer gobierno soviético, aunque en un inicio declinó la propuesta de tener representantes en el Consejo de Comisarios del Pueblo. 15 Ver Nota 36 en Sesión Cuarta.

SESIÓN DÉCIMA

381

Finerty: ¿E incluso en los primeros días de la Unión Soviética, los comisarios que eran elegidos directa e indirectamente por los soviets estaban subordinados a la organización menos democrática, que era el Partido? trotsky: Sí, pero, disculpe, esa es una fórmula demasiado formalista. La relación entre el Partido y los comisarios era conocida en todo el país. Finerty: No estoy cuestionando eso. Estoy tratando de entender como base de su testimonio el cambio del control democrático de la Unión Soviética, como se constituyó originalmente, al control burocrático que usted alega ahora, que está bajo el control de Stalin. ¿Cuán democrático era el control desde el comienzo? trotsky: Cuando el pueblo de Bélgica… Sus ministros son católicos; se dirigen al Santo Padre en Roma, quien los aconseja. No es un cuestionamiento a sus derechos democráticos. El pueblo sabe que son católicos. Finerty: ¿Sería un cuestionamiento a los derechos democráticos si el Papa ejerciera la autoridad temporaria? trotsky: En ese caso, el pueblo tendría la oportunidad de no elegir por segunda vez a los ministros, si se mantiene intacto el sufragio universal, la democracia universal. Finerty: Supongamos que hubiera habido una diferencia entre los comisarios y el Comité Central o el Politburó. En su organización, según entiendo, las políticas del Comité Central o del Politburó habrían controlado la acción de los comisarios. trotsky: Sí. Finerty: Si los soviets hubieran elegido nuevos comisarios, ¿los nuevos comisarios habrían estado igual de sujetos al control del Comité Central y del Politburó? trotsky: Era una cuestión… una cuestión más provisoria, que dependía de la relación entre el Partido y la clase obrera, si confiaban en el Partido. Sólo formalmente, el Partido era menos democrático que los soviets16. En un momento la gente confiaba plenamente en el Partido que guió al pueblo durante la Revolución de Octubre y les dio la tierra a los campesinos. Finerty: Quiero preguntar: tuvieran o no plena confianza en el Partido, ¿no había otra forma de evitar que el Partido controlara a los comisarios, salvo que hubiera una nueva revolución? trotsky: No es correcto.
16 El partido revolucionario, al expresar una unión voluntaria, perseguir determinados fines políticos y poseer un programa común, sienta las bases para una amplia libertad de discusión y centralización en la toma de decisiones. Trotsky se refiere específicamente a los mecanismos mediante los cuales el soviet y el partido llegan a definir sus posiciones, puesto que la democracia en los soviets es amplia, al ser órganos de todos los explotados y oprimidos, mientras que el partido revolucionario es una organización restringida a aquellos que poseen acuerdo con su programa y perspectiva militante.

382

El Caso lEón TroTsky

Finerty: No, entiéndame, estoy pidiéndole información. No estoy expresando una opinión. trotsky: Porque a cada congreso del Partido y a cada congreso de los soviets le precedía una discusión de todo el pueblo. Todos tenían la posibilidad de expresar sus críticas, de oponerse a camaradas del Comité Central y elegir el Comité Central del Partido. Finerty: Entiendo que existía toda la oportunidad de discutir y toda la oportunidad de criticar. Lo que estoy preguntando es: ¿cuáles eran los medios de control popular, no a través del Partido, sino a través del pueblo de conjunto, del pueblo de la Unión Soviética de conjunto? ¿Cuáles serían los medios de control popular, o no había ninguno? ruehle: ¿La votación era secreta o abierta? Finerty: El Comisionado Ruehle quiere saber si la votación era secreta o abierta. trotsky: Votación abierta. En ese momento era una medida, no contra el pueblo sino contra la vieja tradición del temor ante la gente más inteligente, etc. Con el fin de no darles la posibilidad a los agentes de la burguesía de ejercer su influencia, insistimos en las votaciones abiertas. Más tarde se transformó en un instrumento de opresión contra el pueblo. Al principio, era darle la posibilidad a la mayoría de decirles a los explotadores y sus agentes: “Somos la mayoría; deben ser cuidadosos”. Finerty: ¿La mayoría podía elegir a los comisarios? trotsky: La mayoría elegía delegados al congreso de los soviets. Finerty: ¿Y ellos, a su vez, elegían a los comisarios? trotsky: Sí. Finerty: ¿Pero estos comisarios igual estaban subordinados al partido obrero selectivo, el Partido Comunista? trotsky: No subordinados. Eran elegidos sobre la base de su programa. Era el programa bolchevique. Cuando eran elegidos, declaraban: “Soy bolchevique, militante del Partido Bolchevique. Conocen mi programa. Es mi programa, cuya guía es mi Comité Central. Es para mí la mayor autoridad”. Todos lo sabían. dewey: ¿Podría replantear la pregunta de una forma un poco distinta? ¿Existía algún método, además de la discusión y la crítica, mediante el que la gente podía controlar el Partido? trotsky: Las elecciones. Finerty: ¿Quienes no eran militantes del Partido podían controlarlo? dewey: Limítelo al trabajador. ¿Existía algún método organizado, reconocido, mediante el cual, más allá de la crítica y la discusión, el trabajador podía controlar los comités, las diferentes ramas del Partido? trotsky: ¿Del Partido o del soviet?

SESIÓN DÉCIMA

383

dewey: Del Partido. trotsky: Era un derecho sólo de los militantes del Partido cambiar el Partido y controlar el Partido. En los soviets, era un derecho también de quienes no eran militantes del Partido; la Constitución garantizaba a los obreros y los campesinos el derecho de remover en cualquier momento a sus representantes de los soviets y elegir nuevos representantes. dewey: No me refería a los soviets. Me refería a los organismos dirigentes del Partido. trotsky: Los organismos del Partido eran elegidos sólo por los militantes del Partido y se sometían sólo al congreso partidario. dewey: Bajo estas circunstancias, ¿cómo puede decir que era democrático? stolberG: ¿Podría interrumpir, Dr. Dewey? trotsky: No dije que era democrático en un sentido absoluto. No considero a la democracia como una abstracción matemática, sino como una experiencia viva del pueblo. Fue un gran paso hacia la democracia desde el viejo régimen, pero esta democracia en su expresión formal estaba limitada por las necesidades de una dictadura revolucionaria17. Finerty: Hacia eso me dirigía, Sr. Trotsky. trotsky: Cuando usted habla de control democrático en Rusia, quiere decir un control democrático… Finerty: ¿Consecuente con los intereses de la dictadura del proletariado tal y como usted los concibe? trotsky: Sr. abogado, ¿usted se refiere al presente o al pasado? Finerty: En ese momento. trotsky: ¿Ahora? Finerty: En ese momento. Cuando habló del control democrático que había en ese momento, ¿se refería a un control democrático que fuera consecuente con la dictadura del proletariado? trotsky: Sí, absolutamente correcto. stolberG: Sr. Trotsky, creo que tal vez me podría aclarar este tema si me explicara qué quiere decir con el término “centralismo democrático”… ¿Eso no habría servido para responder las preguntas que le planteé? trotsky: Sí, en cierta medida. Todo nuestro partido estaba basado organizativamente en el principio del centralismo democrático. Significaba que todos tenían el mismo derecho de discutir, controlar y elegir la dirección
17 La tendencia, consagrada en octubre de 1917, de transformar los soviets en los órganos ejecutivos y legislativos de una nueva forma de democracia, estaba limitada por la necesidad de vencer la resistencia de las viejas clases sociales, la burguesía y los terratenientes. La “dictadura revolucionaria” expresa entonces el momento de guerra civil luego de la toma del poder. La organización del Ejército Rojo significó que éste centralizara tareas que antes realizaba el soviet, como el abastecimiento, o el sistema de transporte y comunicaciones.

384

El Caso lEón TroTsky

del Partido. La dirección del Partido tenía derecho a dirigir el Partido y más tarde, también el país. Finerty: Trataremos… Voy a tratar eso más tarde. Pero en relación con este tema, cuando usted habla de control democrático en Rusia o en la Unión Soviética, ¿todavía habla ahora, quiero decir, en términos del presente? ¿Todavía habla del control democrático del Partido en lugar del control democrático del pueblo de conjunto sobre el gobierno? trotsky: No. Nosotros, como Oposición, exigíamos democracia para el Partido, democracia para los soviets y democracia para los sindicatos. Había tres principios. Ya en 1924 y 1925 insistíamos con el voto secreto porque la burocracia aterrorizaba a la gente. Finerty: Me estoy anticipando, así que volveré. Ahora, ¿definiría para que conste en actas, Sr. Trotsky, qué quiere decir con dictadura del proletariado? trotsky: La dictadura del proletariado significa que se les quita a todos los explotadores el derecho de determinar el destino del país, y se les quitará automáticamente a todos los elementos que los apoyen. Sólo la clase revolucionaria del proletariado y todas las masas explotadas que apoyan al proletariado tienen el derecho de determinar el destino del país. Finerty: Lo que quiero saber es si en esa definición está incluido el significado de gobierno dictatorial. trotsky: Sí; un gobierno dictatorial. Es un gobierno que representa la dictadura del proletariado. La clase no puede ser el gobierno. La clase… Finerty: Lo que quiero preguntarle realmente es si la definición correcta no sería la dictadura para el proletariado, en lugar de la dictadura del proletariado. trotsky: La cuestión es la relación entre el Partido y la clase y entre el Comité Central y el Partido. Si el Partido tiene la plena confianza de los trabajadores y las elecciones son libres, entonces estas dos fórmulas coinciden, porque es imposible que una clase forme el gobierno en forma directa. Toda la clase no puede hacerlo18. Está el sindicato con sus secretarios y sus organismos dirigentes. Si los secretarios son elegidos libremente –si la GPU no tiene los medios de opresión– es un medio democrático de elección dentro de los sindicatos. Finerty: ¿Es un método democrático de elegir la dictadura? trotsky: La llamamos dictadura del proletariado como la primera experiencia de democracia proletaria. Finerty: ¿Pero el gobierno, en esencia, es un gobierno dictatorial?
18 Trotsky establece aquí una relación entre la dirección –el Comité Central–, el partido y la clase obrera. Indica que la clase obrera no puede ejercer el poder sino es mediante sus partidos. Por contraposición, el partido revolucionario no puede ejercer el poder sin contar con una dirección política que busque ganarse la confianza de los elementos revolucionarios de la clase obrera, y que guíe su estrategia en interés del conjunto de la clase obrera y de los oprimidos. La libertad de elección de los trabajadores y la representación política revolucionaria aparecen estrechamente entrelazadas en la dictadura del proletariado.

SESIÓN DÉCIMA

385

trotsky: ¿Gobierno dictatorial? Tiene que ser preciso. La cuestión es si su poder dictatorial se dirige contra el pueblo... si la GPU, si la función de la GPU... es oprimir a las masas, o si la GPU y los nuevos derechos adquiridos de las masas son contra los explotadores. Es una definición sencilla. Finerty: Bueno, la dictadura, para bien o para mal, ¿es una dictadura? trotsky: Formalmente, sí. Pero mi opinión es que en Noruega, donde el gobierno es socialista, tenemos una verdadera dictadura de los propietarios navieros. El Estado es gobernado exclusivamente por los propietarios navieros. En esta instancia, el gobierno socialista es un ornamento decorativo19. Finerty: Ahora, entiendo que usted cree que Stalin, mediante la burocracia, ha dejado de lado incluso una organización democrática del Partido Comunista y del gobierno soviético, tal y como era posible dentro de los límites de la teoría de la dictadura. trotsky: Se ha transformado en su contrario; no sólo cambió, sino que se transformó en su contrario. Finerty: ¿En su contrario? trotsky: Sí. Finerty: En otras palabras, ¿se ha convertido en un gobierno puramente burocrático? trotsky: Que defiende los privilegios de una nueva casta, no los intereses de las masas. Porque, para mí, el criterio más importante son los intereses materiales y morales de las masas, y no solamente las enmiendas constitucionales. Es importante, pero está subordinado en mis concepciones a los verdaderos intereses materiales y morales de las masas. dewey: ¿Podría hacer una pregunta? Justamente sobre lo que dijo, entiendo que usted sostuvo que estos privilegios han alcanzado un punto donde existen divisiones de clase en la Unión Soviética. trotsky: Es difícil plantear una fórmula social estricta para este nivel de desarrollo, porque es la primera vez en la historia que tenemos una estructura social semejante. Debemos desarrollar nuestra propia terminología, nuevos términos sociales. Pero me inclino a afirmar que no es una división de clase genuina. dewey: Aún así es una clase real. Esa es la razón por la que hice la pregunta. intérprete: Una casta. trotsky: Dije una casta20.
19 Precisamente, Trotsky venía de ser expulsado, apenas cuatro meses antes, de Noruega. Allí, el gobierno laborista, afiliado a la II Internacional, cedió a las presiones de los empresarios pesqueros y navieros cuando el embajador soviético anunció que, si no echaban a Trotsky, la URSS cortaría sus importaciones de bacalao noruego. 20 Trotsky, por no tener una mejor opción, utiliza el concepto de casta, característica de formaciones precapitalistas, para designar la división social en una sociedad poscapitalista como la soviética. Utiliza este concepto por dos motivos: las castas eran características de formaciones precapitalistas en las cuales no existía propiedad privada y, por otro lado, la división social a la que hace referencia era de orden funcional y no económica, como ser la casta de guerreros en las sociedades precolombinas o de sacerdotes en la India.

386

El Caso lEón TroTsky

dewey: Discúlpeme. Finerty: En el Estado socialista, Sr. Trotsky, el Estado controla las formas de producción, ¿no es así? trotsky: Sí. Finerty: ¿Las fuentes de producción y los métodos de producción? trotsky: Sí. Finerty: Y para tener un control efectivo, el Estado mismo debe emplear técnicos. ¿No es entonces inevitable que en un Estado socialista la burocracia crezca automáticamente? trotsky: ¿A qué llama un Estado socialista? El Estado socialista es una forma transitoria necesaria para preparar la construcción de la futura sociedad socialista. La sociedad socialista no tendrá ningún Estado. Finerty: Entiendo eso. Pero en la forma intermedia del Estado socialista, existe inevitablemente una burocracia. trotsky: Depende de dos factores que están relacionados uno con el otro: las fuerzas productivas y la fortaleza del país. La función del nuevo régimen es satisfacer las necesidades materiales y morales de la población. En segundo lugar, y en relación con esto, el nivel cultural de la población. Cuanto más educada es la población, más fácil es que todos puedan realizar funciones simples de regulación intermedia de la distribución. En un país culto, civilizado, el burócrata no tiene la posibilidad de convertirse en un medio dios. Finerty: Semidiós. trotsky: Semidiós, sí. Finerty: Lo que quiero decir es esto: obviamente es imposible en un Estado socialista, como organización intermedia, tener un control democrático de la industria. Quiero decir, un verdadero control democrático. Debe ser un control burocrático. trotsky: Repito, la relación entre la burocracia y la democracia depende… Los elementos de burocracia son inevitables al principio, en especial porque heredamos todo del pasado, la opresión y la miseria del pueblo, etc. No podemos transformar en veinticuatro horas esta relación. Aquí la cantidad se transforma en calidad. La relación entre ambas depende de la prosperidad material y el nivel cultural de la población. Finerty: Entiendo, pero no podemos discutir ahora cómo debería ser la relación entre la democracia y la burocracia. ¿Pero es el resultado inevitable de un Estado socialista? trotsky: No sólo de un Estado socialista. Burocracia… Finerty: Por favor, limítese al Estado socialista. Con todo lo que pueda tener de bueno el Estado socialista, ¿la burocracia es inevitable desde el principio? trotsky: Como marxista no puedo aceptar esa fórmula. El primer período del Estado socialista es la victoria sobre el Estado burgués. Esa es la fórmula

SESIÓN DÉCIMA

387

de los marxistas… hasta el momento que alcancemos un Estado para satisfacer generosamente, como con una table d’hôte21. Los ricos tienen table d’hôte, vinos y joyas. No es necesario tener una dictadura cuando se tiene una table d’hôte. Por el contrario, todos tienen las mismas cosas, especialmente las mujeres. Cuando la mesa es muy pobre, todos olvidan si son hombres o mujeres. Toman todo lo que pueden. Entonces, es necesaria una dictadura. La razón de la existencia del gendarme es la miseria de pueblo. En otras palabras, la condición económica tiene una influencia básica sobre esta cuestión. Finerty: Limítelo de esta forma: cuando el Estado socialista revolucionario toma el lugar del antiguo Estado capitalista, la burocracia es inevitable al principio. trotsky: Es una herencia, así como la miseria es una herencia. Finerty: Heredado o no, ¿es inevitable? dewey: Antes de ir al receso, ¿podría hacer una pregunta en el mismo sentido? En la página 44 de la traducción al inglés de La revolución traicionada, encontré esta afirmación:
Si el Estado, en lugar de agonizar, se hace cada vez más despótico; si los mandatarios de la clase obrera se burocratizan, si la burocracia se erige por encima de la sociedad renovada, no se debe a razones secundarias como las supervivencias psicológicas del pasado, etc.; se debe a la inflexible necesidad de formar y de sostener a una minoría privilegiada mientras no sea posible asegurar la igualdad real22. Quisiera corregir la página. Está en la página 55. ¿No es esa una afirmación de que esta dictadura en la etapa inicial es una cuestión de férrea necesidad? trotsky: En un Estado obrero pobre, atrasado y aislado, sí. Hasta cierto punto; no en una medida absoluta, sino hasta cierto punto es una necesidad histórica. dewey: Haremos un breve receso.

*** dewey: El Dr. Ruehle quiere hacer algunas preguntas. ruehle: Quisiera que Trotsky se exprese sobre las diferencias básicas entre administración y democracia… trotsky: En dos palabras: es la diferencia entre… ruehle (a través del intérprete): Más bien, burocracia. trotsky: … funcionario y colectividad. Una cooperativa, una organización obrera cooperativa también tiene administradores, pero no son semidioses, son simplemente funcionarios. El jefe de la GPU no es un simple
21 En francés, menú que ofrece muchas opciones con un precio fijo. Es una metáfora con la que quiere indicar abundancia. 22 León Trotsky, La revolución traicionada, op. cit., p. 55.

388

El Caso lEón TroTsky

funcionario. Es de alguna manera un semidiós, o tres cuartos de dios. (Risas.) Depende de la calidad de sus miembros y del nivel cultural general. Finerty: Entonces, Sr. Trotsky, sea o no un incidente inevitable de un Estado socialista, o una variante de un Estado socialista que haya una burocracia, existe una tendencia, aunque sea controlada, a que la burocracia crezca. trotsky: El crecimiento de la burocracia en la Unión Soviética es la razón del atraso de la Unión Soviética y de su aislamiento. Goldman: El resultado. trotsky: Resultado, sí. Si los trabajadores de Alemania hubieran tomado el poder en 1918 durante su revolución, la combinación económica de la Alemania soviética y la Rusia soviética hubiera dado resultados formidables sobre las bases económica y cultural de los dos países. Esta burocracia terrible no hubiera surgido en la Unión Soviética. No es una Unión Soviética abstracta. Los factores materiales e ideológicos son determinantes. Estoy seguro de que la dictadura proletaria en un país más culto y civilizado hubiera tenido una apariencia absolutamente diferente; y la noción de la dictadura sonaría distinto para nosotros en un país más culto. dewey: Y Rusia, la Unión Soviética, ¿era un país históricamente atrasado y no desarrollado? trotsky: Sí. dewey: Entonces, en la Unión Soviética, ¿era necesario que la burocracia crezca? trotsky: Sí, en la medida en que la Unión Soviética se mantenía aislada. Con la ayuda de pueblos más avanzados podría haber… se podría haber acortado el período de la burocracia y lo hubiera atenuado. Finerty: Ahora bien, Sr. Trotsky, eso lleva a mi pregunta, por favor responda en forma breve: ¿qué ha hecho Stalin para perpetuar la burocracia en lugar de acortarla, y qué hubiera hecho usted para acortarla? trotsky: Stalin declaró abiertamente en 1927: “Estos cuadros sólo pueden ser destituidos por medio de la guerra civil”. Es decir, la burocracia no se puede eliminar, excepto con la guerra civil. Proclamó oficialmente que la burocracia es independiente del pueblo, del Partido y también de quienes no pertenecen al Partido. Finerty: Si puede, ¿podría darnos la fecha y dónde