ARTE EN EL DIARIO, PERIODISMO EN LA GALERÍA

La publicación de las columnas de Serra en un diario de masas, en un formato que en nada se diferencia del resto de columnas de opinión escritas y en la sección de Tendencias, podría ser considerado en sí mismo un gesto artístico, pero la propuesta es mucho más ambiciosa: algunas de estas columnas son la génesis o la versión reducida a la mínima expresión de una vasta obra que se desarrolla en diversos formatos y soportes. a) Excéntricos. Diagramas en tiza sobre pintura de pizarra de dimensiones variables, obra gráfica digital y vídeo de animación (2’27”), son los tres dispares formatos de una obra que puede ser vista, leída y escuchada. b) Pinta y colorea. Cuatro dibujos abstractos en fina línea negra sobre blanco. Tres de ellos describen, con rigor informativo, los principales tipos de mutilación genital femenina que se practican en el mundo. El cuarto los organos sexuales de la mujer. La ausencia de color impide su comprensión, pero se ha dotado a los dibujos de un código de números y colores con los que el espectador pueda, a modo de perverso pasatiempo, descubrir la información que contienen. Para alcanzar el nivel de síntesis de estos dibujos se elaboró una exhaustiva investigación que se presenta junto al ‘cuadriptico’.

c) Carta a un examigo. Obra gráfica que describe mediante 729 círculos rojos un viaje real por EE.UU. El viaje trascurre el verano de 2009 desde Hibbing, frontera con Canadá, hasta Nueva Orleans. Cada círculo corresponde al consumo de un cigarrillo, originalmente marcado mediante una quemadura del propio cigarrillo sobre un mapa en el lugar donde fue consumido. Para la localización se utilizó un GPS, por lo que esta es muy aproximada. d) _tdseo. Durante 52 días se registraron fotográficamente los mensajes SMS que una mujer enviaba a un hombre con el que mantenía una relación sentimental. Ambos se encontraban viajando por separado por Europa y este era su principal modo de contacto. Un total de 614 pantallas de móvil forman esta obra a medio camino entre lo literario y lo visual. La obra final se presenta en dos formatos diferentes: un back light y una película de 27 minutos donde el espectador puede seguir todo el diálogo sordo resultante de la concatenación de los mensajes de ella sin respuesta. d

Vida sexual de una pareja estable
Esta imagen representa la vida sexual que Marco y Laura, una pareja de 34 y 28 años respectivamente, han mantenido durante el año 2010. Para llegar a esta representación abstracta, pero que contiene información muy precisa, se han seguido metodologías de la estadística moderna. En primer lugar, la pareja tipificó las prácticas sexuales que mantienen habitualmente. Cabe destacar que con una sinceridad poco habitual, decidieron incluir las posibles relaciones que mantuvieran con otras personas. Desde el 1 de enero y hasta el 31 de diciembre del año pasado anotaron en un calendario los días en que mantenían relaciones y el tipo de estas según su propia clasificación. Para llevar a cabo la representación formal se trazó una línea negra para cada día del año. A su vez se dividió cada una de las 365 líneas, en 7 líneas más finas que representarían cada una de las prácticas mediante el uso de un color diferente.

a

b

c

1. Sexo sin penetración

2. Sexo con penetración

3. Sexo con terceros

4. Orgasmo de él

5. Orgasmo de ella

6. Orgasmo de ambos

7. Otras prácticas

Sin sexo

Vida sexual de una pareja estable. Jaime y Francisca, del 1 de enero al 31 de diciembre del 2010. Escala 1/1
Reproducción de una de las tres piezas que forman el tríptico Vida sexual de una pareja estable. Esta obra es la representación visual de la actividad sexual que durante 365 días han mantenido tres parejas. Para llegar a esta imagen abstracta, pero que contiene una información muy precisa, se siguió la metodología de trabajo habitual de la infografía moderna. Durante un periodo de 12 meses cada pareja registró en un calendario la actividad sexual que mantenía siguiendo unos parámetros previamente fijados. Cada día del año está representado mediante una línea de color negro subdividida en ocho líneas más finas, cada una corresponde a una de las prácticas tipificadas que se colorean en los días en que estas se han practicado. A partir del tríptico se desprenden otras obras de menor formato que presentan cortos periodos de tiempo. a

b

CÓDIGO DE COLORES

Sexo con penetración

Sexo sin penetración

a) Vida sexual de una pareja estable. Tríptico. 253,6 x 365 cm. Serigrafía digital en ocho tintas sobre vinilo negro de alto brillo

b) 13 de octubre, Jaime y Francisca 80 x 80 cm. Serigrafía sobre papel de algodón

vidasexualdeunaparejaestable.com Mediante su propio portal web, la obra tiene una versión participativa. La obra gráfica se acompaña en las muestras con la proyección en tiempo real de los datos que los visitantes añaden. La página web permite, entre otras visualizaciones estadísticas, realizar un calendario personalizado con parámetros muy similares a los utilizados para realizar la obra original.

Sexo con terceros

Otras prácticas

Orgasmo de él

Orgasmo de ella

Orgasmo de ambos

Sin sexo

ROBERTO GUARESCHI
Periodista argentino. Columnista sobre nuevos medios y periodismo. Dirige la serie América Latina de Project Syndicate. Ha sido profesor invitado en la escuela de posgrado de periodismo en UC Berkeley. Dirigió el diario Clarín entre 1990 y 2003

¡QUÉ TALENTO, EL CATALÁN!
A finales de los noventa estábamos rediseñando Clarín y buscábamos un infografista. No sabíamos por dónde empezar. El género entraba por primera vez de lleno en los medios y buscaba su lenguaje con exuberancia. Recuerdo deslumbrantes infografías tan barrocas que uno se perdía en ellas como en un mal texto periodístico. Los lectores las apreciaban mucho pero pocos recordaban la información que tenían. Claro, las imágenes y los textos competían a codazos por el ojo del lector. Yo pensaba en una infografía con gran riqueza informativa y que fuera clara y bella. Pero no lo tenía así de claro entonces. Peor aún, no era fácil encontrar un buen infografista en Buenos Aires ni en ninguna parte. Aquí entra Jaime. Viene de Cataluña. Parece hosco. ¿Sabrá enseñar? ¿Podrá formar un equipo que un día lo remplace? Toni Cases me dice que es muy bueno. – Qué tipo de infografía quieres que haga –me dice Jaime. – No sé. Lo vemos en el camino. Hacé infografías que te gusten. Eso le dije y creo que fue mi único mérito: haber admitido mi ignorancia, ofrecerle mi confianza y darle toda la libertad que quisiera tomarse. Buscábamos un infografista distinto y lo encontramos. ¡Qué talento, el catalán! Recuerdo el gráfico del pan y las infografías de la ballena austral. Ningún exceso: todo está al servicio de la información. Texto e imagen se modulan para llegar al lector con la expresividad necesaria. No hay ningún narcisismo, nada nos hace pensar en la infografía ni en el autor. Estamos cautivados por lo que la infografía nos dice, y nada más. Buscábamos ese infografista pero encontramos mucho más. Pronto nos dimos cuenta de que la fuerza de los trabajos de Jaime no era tan solo el producto de una síntesis afortunada, sino que residía en su belleza estética y su capacidad narrativa. Habíamos encontrado un artista. Sus trabajos en La Vanguardia muestran cómo ha avanzado en su camino único en el periodismo. La infografía le va quedando chica. Ahora la dimensión individual está mucho más presente. Jaime está inventando otro género aún más potente, libre y expresivo, capaz de llegar más hondo en nosotros, en nuestra humana complejidad. ¿Cómo se llama su género? No importa. Pongámosle serrismo mientras pensamos. Lo importante es reconocerlo para disfrutarlo más (y para coleccionarlo, seguro). ¿Es periodismo? Yo digo que sí. Qué importan las fronteras. Es más; creo que con Jaime lo visual periodístico está haciendo un recorrido similar al que ha hecho el periodismo de texto con Rodolfo Walsh, Tomás Eloy Martínez. Esos maestros ampliaron los límites expresivos del periodismo. Pero por entonces los géneros eran aún estables. Hoy en cambio las fronteras se disuelven, el mapa ya no tiene los viejos hitos y Jaime está construyendo una nueva infografía en el camino de las artes visuales ¿Cuál de ellas? Jaime lo sabrá en el camino. Con todo, tiene una ventaja; lo visual está seguro en los nuevos medios, abierto al cruzamiento de lenguajes mientras el texto anda enojado e inseguro porque ya no está solo en la cima. Quiero conocer al tipo de La Vanguardia que ha sabido darle ese lugar tan especial a Jaime (bastante astuto ha de ser). A los periodistas nos conviene aprovecharlo aunque sea a ratos. Porque si lo perdiéramos, perderíamos nosotros.

A

6.000 litros a 3.000 km

ntón es un chico de 14 años. Su padre, encargado de un centro comercial de Badalona, me informa de que estos días en que asoma el calor del verano, y pese a la crisis que atravesamos –o quizás por eso mismo–, se están agotando los stocks de piscinas montables. Él mismo se ha llevado a casa una del modelo con más salida este año: uno mediano que cuesta 299 euros y se monta en 30 minutos.
Capacidad 6.000 litros

4,50 metros

Comparación de tamaño con una persona de 1,80 m

90 cm

En el sureste de Mali, cerca de la frontera con Níger, vive Sira, una chica que como Antón tiene 14 años. Cada día recorre 15 minutos andando hasta el pozo de agua más cercano y regresa a casa cargando una garrafa de 4 litros que servirá para cocinar, beber y limpiar. El tiempo como medida de longitud es algo extraño, pero es lo mismo que anda Antón cada día para tomar el metro que le lleva a la escuela.
Metro Fontana Calle de Astúries Torrent d’en Vidalet

Barcelona Barrio de Gràcia 15 minutos 950 metros

Gran de Gràcia

Travessera de Gràcia

Bailèn

Sira, con su garrafa de cuatro litros, necesitaría 31 días y 2 horas andando sin descanso para transportar la misma cantidad de agua que se necesita para llenar la piscina.
ESPAÑA Barcelona

Recorrería 2.865 kilometros, 3.000 veces el camino de su casa a la fuente

MALI Inekar

Habría podido venir de su pueblo hasta la casa de Antón para darse juntos un chapuzón en la piscina. Pero el padre de Antón, quizá preocupado por la crisis, olvidó el grifo abierto toda la noche y tras horas rebosando la piscina reventó.

SERGIO VILA-SANJUÁN
Periodista cultural y escritor. Coordinador del suplemento Cultura/s de La Vanguardia. Ha publicado obras de no-ficción como Crónicas culturales, Pasando página y Código best seller, y la novela Una heredera de Barcelona. Fue responsable del Año del Libro y la Lectura 2005 y ha comisariado exposiciones de pintura realista

PENSAMIENTO LATERAL
Cambiar la forma en que nos aproximamos a la realidad resulta complicado. Nuestros hábitos y rutinas adquiridas tienen tal peso que dificultan la modificación de nuestra pespectiva y a menudo restan frescura a nuestras visiones. El profesor estadounidense Edward De Bono, que advirtió este proceso, propone para combatirlo la potenciación de un “pensamiento lateral” que acceda a la realidad por vías diferentes a las más transitadas. Bono utiliza técnicas como las palabras aleatorias, la analogía o el método de inversión para generar sucesiones de ideas con vocación diferente. Lo que Jaime Serra propone en sus columnas es un pensamiento lateral periodístico. Frente a la argumentación discursiva lingüística, Serra despliega la imaginación visual, la infografía, los comparativos numéricos, la estadística y el relato. Cada domingo, cuando leo, miro y analizo su columna, encuentro algo que me desconcierta totalmente. Y entonces sé que voy a aprender algo nuevo.

odos los lenguajes humanos se manifiestan mediante complejos softwares creados a partir de un código fuente abierto. El lenguaje verbal y su aplicación –la lectoescritura– es el más preciso y, en consecuencia, el más limitante. Mediante palabras –su código fuente– está descrito su funcionamiento, controlando todo el proceso de producción: de las necesidades a sus soluciones, de sentimientos o los más abstractos pensamientos, a objetos de uso cotidiano. Al tratarse de un sistema de programación abierto, cualquiera podría modificarlo, pero instalar la nueva versión en la mayoría de personas no está al alcance de cualquiera. Las actualizaciones son instaladas sin nuestro conocimiento y, de hecho, los programadores son inconscientemente utilizados por el propio soporte. Viejas palabras adquieren nuevos significados y estados de conciencia y/o emocionales no encuentran definición verbal, para cuando alguien logra definirlos mediante una palabra, está introduciéndolo en el código fuente, alienándose

T

Código fuente

PERET
Diseñador gráfico, ilustrador, escenógrafo y escultor. Premio nacional de Diseño 1998

A PROPÓSITO DE JAIME SERRA Y SUS PARADOJAS DOMINICALES
Trouver n’est rien. Le difficile est de s’ajouter ce qu’on trouve
Paul Valéry

1
Així com en Champollion va desxifrar l’enigma de la pedra Rosetta, en Jaime desxifra la realitat amb imatges, texts, fotos i tot el que troba a mà, afegint-hi l’oli de la subjectivitat perquè cadascú pugui amanir-la al seu aire.

2
L’art ne reproduit pas le visible mais rend visible, dice muy acertadamente Paul Klee, y las paradojas serranianas hacen visible lo que se esconde detrás de lo visible.

3
Las columnas pueden equipararse al trabajo de un médico forense, desmenuzan la realidad para hallar las evidencias de la misma.

4
Teniendo en cuenta que la objetividad lleva cosida la subjetividad a sus talones como Peter Pan su sombra, cualquier intento de explicar la realidad no deja de ser una tarea muy ardua para cualquier medio de información. Las paradojas semanales de Jaume aportan al lector las piezas, subjetivamente enriquecidas, del puzzle que la constituye.

5
Las columnas no son un complemento o una traducción literal en imágenes de un hecho, un texto o noticia. Las propuestas paradójicas de Jaume elaboran su propio discurso sobre los mismos. Son otra mirada.

quel día al regresar del trabajo encontró a su mujer entusiasmada, algo excitante le había ocurrido a su vida sexual: el INE le había hecho una encuesta telefónica. Él también se alegró, finalmente podría verse reflejado en esas estadísticas que de forma regular publican algunos medios de comunicación y en las que nunca se sentía representado. Ella le propuso un juego de pareja: él respondería las mismas preguntas que a ella le habían formulado y verían hasta qué punto sus respuestas eran coincidentes. Llevado por el sentimiento de protagonismo y ajeno a todo el embrollo en el que estaba metiéndose, aceptó. –Primera pregunta: “¿Con qué frecuencia mantiene usted relaciones sexuales?”. –Cuatro veces a la semana –había sido un buen día y se sentía capaz de duplicar la media nacional–. –Segunda pregunta: “¿Cuánto tiempo duran sus relaciones sexuales?”. –Mmm... 30 minutos. –¿Tanto? ¿Sólo? –¿Cómo? –¡No lo hacemos cuatro veces a la semana desde la universidad! –¿No? –No. Como mucho, dos. –¿En serio? –Pues sí. Y, además, yo respondí que lo hacemos 37 minutos cada vez, no 30. ¡¿37?! ¿Será algo femenino responder con una cifra con flecos a una pregunta estadística? –Bueno, no sé..., da lo mismo, ¿no?, menos tiempo, pero más veces... Ella ya estaba bolígrafo en mano.
PARCIALES
ÉL Cuatro sets 30 minutos 30 minutos 30 minutos 30 minutos

A

Problema sexual

6
Podemos considerar las columnas como un cuaderno de viaje a través de la realidad, en el que encontramos datos, fragmentos y detalles que van esbozando un retrato de la misma, más próxima a la poesía visual que a la de una realidad de estadística.

7
Dum vivimus, vivamus! Mientras vivimos, ¡vivamos! nos exhorta, hilarante, este cráneo. Que la muerte nos ayude a pensar en la vida parece paradójico, sin embargo Platón afirmaba que prepararse para morir es pensar en la vida. Y Gracián nos recuerda que “mide su vida el sabio, como el que ha de vivir poco y mucho”

ELLA

Dos sets 37 minutos 37 minutos

TOTALES
ÉL 120 minutos ELLA 74 minutos Saldo a favor de él 46 minutos

Vivamus! Imagen de portada publicada el año 2000 en la revista italiana Domus. Una versión escultórica realizada en bronce se expuso en una muestra en París en homenaje a Baltasar Gracián

–Pues no, no es para nada lo mismo. Y tú, que te pasas el día manejando datos y haciendo gráficas con ellos, deberías saberlo mejor que nadie. Tú mantienes relaciones sexuales 46 minutos más que yo a la semana –dijo arqueando la ceja–: ¿se puede saber con quién? Desde ese día, la confianza fue menguando, y él sigue intentando averiguar con quién mantiene relaciones sexuales tres cuartos de hora por semana.

ALFREDO ABIÁN
Vicedirector de La Vanguardia

CREACIÓN PERMANENTE
Jaime Serra Palou (Lleida, 1964) ha trabajado durante los últimos 25 años experimentando con los límites de la información gráfica en los medios de masas. Periodista y artista multidisciplinar, es desde octubre del 2007 redactor jefe adjunto a la dirección de La Vanguardia, medio en el que publica una inclasificable columna sin precedentes ni referentes en otros medios. Su trabajo artístico utiliza los métodos y el lenguaje científico de la infografía de masas para tratar temáticas pertenecientes o relativas al sujeto, en oposición al mundo externo. Ha dirigido o asesorado las áreas gráficas de, entre otros: The Intependent (Reino Unido); National Geographic Magazine (EE.UU.); Corriere Della Sera, Il Sole 24 Ore, Gazzeta dello Sport, La Stampa (Italia); Editora Abril, O Dia (Brasil); El Periódico de Catalunya, Grupo Vocento, Tele 5, El Mundo Deportivo (España); Clarín, La Nación, La Voz del Interior, Olé (Argentina); El Comercio, La República (Perú); Diario de Noticias, Jornal de Noticias (Portugal). Su trabajo para estos medios ha sido reconocido con más de un centenar de galardones internacionales. Ha dictado clases e impartido conferencias en el Art Director Club N.Y., Poynter Institute For Media Studies, Society For News Desing (EE.UU.), Universidad Nacional de la Plata, Universidad Autónoma de Buenos Aires, Universidad de Palermo (Argentina); Universitat Pompeu Fabra, Universitat Autònoma de Barcelona, Escola Eina, IDEP, Escola Massana, FAD, Universidad de Navarra , San Pablo CEU (España); Instituto Internacional de Periodismo José Martín (Cuba). Jaime Serra Palou es el protagonista involuntario, por timidez, de esta exposición. Algunos se empecinan en llamarle Jaume, pese a que sus dos apellidos delatan inequívocamente su origen topográfico. Debe de ser asunto de obsesos en la traducción que ignoran que hay legiones de Josep, incluso en el Alt Empordà, a quienes todo el mundo conoce como “el Pepe”. Jaime tiene raíces en diversas zonas de Lleida. Cuando lean los comentarios que suscita nuestro entrañable artista entenderán mejor la fascinación que produce el hecho de que el Ayuntamiento de Térmens, municipio paternal del amigo Serra, se vanaglorie de haber denunciado ante los Mossos la proliferación de pintadas, “tipo graffiti”, que invaden el municipio. Jaime Serra es, de hecho, un grafitero maduro. Si hubiera nacido 2.012 años antes de la crisis que amenaza nuestro tuétano económico y emocional, probablemente le habrían detenido grabando miniaturas en el Partenón. Por eso, hablar del querido Jaime en estos tiempos que corren resulta difícil. En un mundo decadente donde hay joyas del arte financiero que se convierten de la noche a la mañana en basura tóxica, en un planeta donde los genios de los negocios dominan el arte de la comisión, en una subcultura donde perviven hasta las artes marciales, nos vemos aquí comentando el arte del encantamiento, por definirlo de alguna manera. Cuando La Vanguardia intentó que Jaime Serra Palou se incorporara definitivamente a su causa, hace seis años, el diario estaba inmerso en unos de esos espasmos creativos y autocrítico que le han permitido cumplir 131 años. En esta redacción se había fundado, décadas atrás, un servicio de cartografía. La infografía, en la noche de los tiempos. Como en el resto de medios internacionales de referencia, había que conformarse con papel vegetal, rotring y poco más. Pero en pleno siglo XXI, y pese a la evolución positiva que había experimentado el área, no era suficiente buscar a un profesional que reprodujera artísticamente los tópicos gráficos de las creencias dominantes. Jaime contaba entonces con un itinerario profesional envidiable y un recorrido íntimo personal, sólo al alcance de pocos, que le convertían en una presa apetecible para un diario que pretende sobreponerse a su larga historia por la vía de la recreación; la refundación permanente; profunda, pero amable. Sincera. Anárquica, incluso. Así es la sociedad a la que se dirige. Serra reunía esos requisitos, pero también las potencialidades en las que, seamos sinceros, sólo unos pocos confiaban. Como en un parte de guerra, una vez fueron tomadas las posiciones de la excelencia infográfica en un universo donde esas trincheras estaban siendo rellenadas con la nada, llegó la serenidad. Y cualquiera que conozca mínimamente al protagonista de esta acción en CaixaForum sabe que estamos ante un ser humano inquieto. Es ciudadano, es persona, pero sobre todo es un ser humano. No es una tautología banal. Jaime no necesita justificar opinables perfecciones; tampoco ser comodín eterno de objetivos logrados. Lo suyo, creemos, es la permanente irreverencia creativa. La demostración, incluso, de que el mejor envase para la creación artística puede ser un botijo. Su apuesta es la transformación permanente. Quizás por eso aceptó el reto de publicar en formatos exclusivamente literarios y en una sección de innovación permanente como es Tendencias antes que en otras donde los clichés culturales son graníticos. La imposible alegoría que nos sugiere Jaime Serra Palou es la de El Pensador de Rodin, por mucho que la majestuosa estatua en bronce luzca una cabellera insultante. Y hay más. Contemplen la posibilidad de que el autor no se sienta ni remotamente identificado con todo lo que han leído y leerán a continuación. Por eso les recomiendan que le descubran e interpreten en la soledad interior. Es la mejor consejera para intentar entender a quienes tienen el coraje de descubrinos su aproximación íntima a la realidad.

Las doce columnas de Jaime Serra incluidas en esta publicación aparecieron, en el mismo formato exacto, en ediciones del domingo entre los días 9 de mayo y 31 de octubre del 2010 en el diario La Vanguardia

Diseño de Clara Penín Una publicación de

MARIO TASCÓN
Periodista. Socio de la consultora Prodigioso Volcán. Fundador y responsable de las ediciones digitales de El Mundo, El País, Cinco Días, Cadena Ser, As, los 40 y LaInformacion.com. Asesor de más de 15 medios internacionales. Autor del libro Twittergrafía. Dirige el Manual del español para nuevos medios de la Fundéu

CONTRA EL LUGAR COMÚN
El periodismo está lleno de lugares comunes, quizás por eso está en crisis. Perogrulladas, frases hechas, expresiones repetidas. He tenido la fortuna de trabajar en muchos medios. Eso me ha hecho desconfiar de algunos a los que de joven tuve como maestros. Cuando escuché por cuarta boca que un director distinto contaba eso de “un periódico es una mirada” me sentí engañado, pero mi sensación fue peor al observar al resto de los periodistas que se encontraban alrededor asintiendo admirados como si hubieran escuchado un nuevo poema de García Lorca, o como si asistieran a una demostración por parte de Albert Einstein de su conocida fórmula. La primera vez que se escucha lo de “la portada de un periódico ha de tener algo importante, algo interesante y algo sorprendente” uno se asombra por la supuesta agudeza intelectual de la afirmación. Si se oye esa fórmula por enésima vez en la inauguración de una escuela de periodismo, uno mira a a su alrededor por si hay una cámara oculta y todo es una gran broma de un programa de la tele, como inocente, inocente. Se repite siempre lo mismo, ya no hay sorpresas. Y si esos razonamientos y frases ramplonas los utilizan algunos directores, no tienen más que asomarse a las páginas impresas para ver qué hacen muchos de sus columnistas: lugares comunes, noticias sabidas, perogrulladas, frases hechas. Hombre, algo de ingenio queda, pero con la crisis cada vez menos. Los listos buscan trabajo en otros territorios, que aquí, entre las letras, ya no queda ni el glamour. La gente también busca ese ingenio, novedades y sorpresas cada vez más en Twitter, en la red, en las pantallas. Y ante este desierto de la imaginación no puedo hacer otra cosa que rendirme ante lo que me parece uno de los pocos destellos brillantes de ingenio e innovación que quedan en el mundo del papel. Sin exagerar. Me refiero a Jaime Serra y su columna en La Vanguardia. Reconozco que quiero a Jaime y que hace tiempo me regaló un dibujo que guardo como un tesoro. Para que conste que le debo algo y para que quien lea esto valore mi subjetividad. Me da igual. Lo admiro. Sobre todo me encanta su imaginación. La envidio de forma malsana (me gustaría tenerla). Cada columna semanal se transforma en una nueva sorpresa, un juego distinto, una ilusión óptica con la que los lectores disfrutan. Estoy seguro. Sorprende. Jaime sabe llamar la atención, divertir, denunciar de una forma tan contundente que es imposible encontrar otra así en el mundo del papel impreso. Sin exagerar. Pero si pueden escucharlo y ver todo el despliegue multimedia que realiza cuando está en un escenario venciendo su timidez, disfrutarán de un espectáculo como pocos, para reflexionar, para reírse, para no quedarse indiferente. Lo amarás, lo odiarás, dudarás durante un rato porque no sabrás dónde pretende llevarte y tampoco sabes si quieres ir. Se siente. Conseguirá arrastrarte y cuando vuelvas no serás tú, algo de Jaime irá contigo para siempre. Con Jaime no hay lugares comunes, no hay muletillas: hay sorpresas. Es uno de los escasos soplos de aire fresco que le quedan a la prensa de papel y esperemos que no lo pierda para que nos queden espacios con los que pensar en los diarios. ¿Cómo era aquello? ¿Algo importante, algo interesante y algo sorprendente? Les aseguro que uno de de los únicos espacios que reúnen esas características en el mundo de tinta impresa no es la portada de ningún diario, es la columna de Jaime. No es un lugar común.

egún una de las muchas estadísticas a las que hoy tenemos acceso, un elevado porcentaje de personas registra el móvil de su pareja, en busca de mensajes que pongan en entredicho su fidelidad. Una conducta que no debería sorprendernos: la curiosidad es innata al ser humano, el respeto a la privacidad no. Para encontrar hay que buscar, pero, también es cierto, que tiene que haber algo que encontrar, y –siempre según una de las muchas estadísticas– se encuentra. ¿Por qué dejar al alcance de la persona, a la que se juró fidelidad, las pruebas de la mentira, cuando es tan fácil hacerlas desaparecer? Durante dos meses almacené y anoté cuidadosamente, desde dónde me mandaban y dónde recibía, una concatenación de mensajes SMS, fruto de una pasión que a nadie tenía que ocultar.
ciudades desde donde se mandaban ciudades donde se recibían ciudades desde donde se mandaban y recibían

S

_tdseo

498
Lisboa 43

Bilbao San Sebastián 102 71 Madrid 256 Barcelona Córdoba 30 4

98

Viena 108 Venecia

18

El grosor de las flechas es proporcional al número de mensajes que representa. El tamaño de los círculos rojos de Lisboa, Barcelona y Venecia corresponden al número de mensajes recibidos.

Hace poco, y enverdecidos por el paso del tiempo, los encontré en una carpeta digital. Lejos de tirarlos, decidí encuadernarlos, a tamaño real, en un backlight.

614 pantallas

Y lo más probable es que todo esto lo hiciese por el mismo motivo que los infieles: para volver a sentir, condensada en las pocas palabras que entran en cada una de las pantallas de un teléfono móvil, la pasión que mueve el mundo.

MIGUEL DÍAZ
Psiquiatra-psicoanalista. Docente y miembro del Comité Consultor de iPsi, centro de atención, docencia e investigación en salud mental. Supervisor en la Red Pública de Atención a las Drogodependencias de la Generalitat de Catalunya

ARTE PARA PENSAR
Ante todo debo decir que mi acercamiento al arte y al periodismo es el de un ciudadano inquieto por la actualidad y sensible a la actividad creativa, carente de formación en ambos campos, aunque mi tarea como psicoanalista reconoce en los practicantes de los distintos lenguajes del arte a los primeros exploradores de la subjetividad humana. Entiendo que la propuesta de Jaime Serra a través de sus columnas en el periódico La Vanguardia es la de un arte que invita a pensar. Una narrativa que trasciende las disciplinas con las que opera y se constituye en un discurso propio, singular, que muestra la imposibilidad de poner fronteras a los diferentes modos de expresión artística. Esas incursiones por parte de escritores, pintores, escultores y sobre todo poetas en los entresijos del psiquismo humano, donde se debaten los genuinos sentimientos que sostenidos por palabras conforman el cuerpo del pensamiento, dotaron de materia prima a la construcción del corpus psicoanalítico. En este caso, imágenes y palabras que tienen como objetivo una invitación a pensar, no sólo a sentir, a leer distraídamente. El detenerse e interesarse por la columna lleva implícito la obligación de pensar, de ir más allá de lo evidente. Mi experiencia de trabajo con el psiquismo me hace valorar la importancia que tiene para éste todo acto de pensamiento que se aleje de lo explícito y se entregue, guiado por lo que la metáfora propone, a su devenir subjetivo. Iniciativa que viene a dar una alternativa al predominio que actualmente tienen en los medios de comunicación las imágenes. Apunta una idea con el propósito de que el lector se ponga a trabajar en ella. Provoca un diálogo, lo que deriva en la necesaria renuncia a cualquier actitud pasiva ya que busca la complicidad del lector, compartiendo con él la responsabilidad del acto creativo. Entiendo que de esta forma se constituye una nueva esfera de contacto entre el arte y el gran público, tan necesaria en los tiempos que corren, en el que los titulares condensados buscan facilitar, simplificar, ¿evitar?, la lectura de un texto que, según parece, tiene muchas posibilidades de no ser leído. Lo que indica que se puede llegar a ese público sin perder contenido, sin banalizar. Por cierto, tarea pendiente en el ámbito del psicoanálisis. No se trata pues de tener como meta que el mensaje destaque en su claridad ya que la significación ha de ser la tarea reservada al lector. Porque si por algo se caracteriza el siglo XXI es por ofrecernos narrativas previamente elaboradas con intereses concretos, probablemente alejados de los nuestros, con la supuesta intención de facilitarnos la tarea, cualquiera sea ésta, guiándonos hacia el objetivo a conseguir. Reclamar el compromiso de participación a quien lee no hace más que revelar que todas las personas nos aproximamos a las cosas desde un mundo propio y todo lo que se incorpore a ese mundo tendrá su sello, será transformado según sus principios y, por tanto, desde sus sentimientos e intereses. Se trata entonces de propiciar en el lector la posibilidad de perderse frente a lo que la lógica de nuestro imaginario social parece imponer, desafiando la opinión general regida por unos principios que van a ser puestos en cuestión al estilo de una paradoja, del absurdo. No cabe duda de que estamos frente a lo que guía el trabajo del artista, la búsqueda permanente de nuevas realidades, de nuevas composiciones. Nuevas ideas que buscan conmover un lecho que, mediante representaciones seguras y estables, pretende convertirse en una realidad única, la realidad. Hay otras realidades posibles, es evidente y así lo sugiere la columna.

í, el tabaco es la peste. Y sin embargo, ahí siguen; acorralados física y moralmente, en contra de toda legislación, del pensamiento social imperante, conscientes del daño físico al que se someten, un número considerable de ciudadanos resiste. ¿Es sólo adicción? Para los fumadores de mayor edad, que sin la información que hoy tienen los jóvenes empezaron a fumar para ser adultos, el primer beso sabe a tabaco. Para muchos, el cigarrillo es el amigo leal que siempre estuvo ahí: cuando nació el hijo, cuando llegó el divorcio, cuando perdieron el trabajo... Dejar de fumar, sí, pero ¿y las cosas que le acompañan? Josep Pla decía que sus ideales a medio liar eran una herramienta para encontrar adjetivos, ¿qué habría sido de El quadern gris sin el humo? Y todavía hay fumadores por parejas que, después de hacerse el amor, encienden un cigarrillo compartido. No es sencillo abandonar la significación de ese acto. En mi caso quizá fumaba sólo por adicción, pero fue por romanticismo que antes de matarlo quise tomarle una instantánea. Tracé un viaje de despedida por la mítica ruta 61, cruzando Estados Unidos desde Canadá hasta Nueva Orleans. Ayudado por un GPS, a cada cigarrillo que encendía marcaba el lugar con una pequeña quemadura en un mapa.

S

Un ex amigo

27 días

729 cigarrillos

36,45 por día

Al llegar al Caribe nos despedimos en silencio. Ya en casa, calqué rojo sobre negro su retrato. Recuerdo de un viejo amigo para mi nueva vida de ex fumador.
N

O

E

S

JORGE AULICINO
Poeta, periodista y traductor. Autor de catorce libros de poemas, su obra a sido traducida al italiano y al inglés. Subdirector del diario Clarín y editor jefe de la revista cultural Ñ

SERRA NO SABE NADA, Y EXPONE, E INFIERE, SOBRE LO QUE NO SABE
Si usted no puede imaginar una columna escrita por un personaje que fuese un émulo de Jarry, pero más serio y espartano, cuyo ánimo fluctuase entre la resignación y la constatación fría, o fresca, la mordacidad y la crítica, pero que además insistiese en relacionar palabras con imágenes, o bien dejar que las imágenes fluyan por su lado y las palabras las acompañen (o a la inversa), a ver cómo se relacionan, bueno, usted no ha visto-leído las columnas de Jaime Serra en el diario La Vanguardia, publicadas desde hace poco menos de dos años. Aunque Jaime me ha rogado que no mire esto desde el punto de vista de los fenómenos o innovaciones periodísticos, no puedo dejar de anotar que tales columnas son una innovación en ese oficio o profesión en el que se mueven artistas, escritores, algunos líricos y personas con afán de narrar, para quienes el periodismo debería ser considerado, en su totalidad, como una de las bellas artes: el arte de armar una representación del día pasado (al menos, en el periodismo sobre papel: en el digital, podría decirse que la intención sería armar la totalidad del minuto). Serra ha tenido el privilegio de cultivar un espacio a su antojo, y quienes se lo han dado partieron tal vez de la premisa de que los columnistas pueden hacer de sus columnas lo que les venga en gana, en tanto sea lícito y legal. Y a veces, si ni siquiera lo parece. Así, Serra ha narrado a su modo, ha desarrollado teorías, ha constatado la existencia de la no existencia, ha hecho gráficos de ideas e ideas de gráficos, ha convertido un poema célebre en un concierto de colores: ha, digo, en cierto modo y hasta cierto punto, parodiado sin ánimo de ofensa la moderna profesión de los infógrafos y los estadísticos, el antiguo arte de la didáctica, que representa gráficamente las ideas en pizarras y manuales, para mejor asimilación de aquellas por parte de los educandos. El periodismo todo ha tenido y tiene un orgulloso tic didáctico. No hay nada que complazca más a un periodista que enseñar, desarrollar, exponer, limando los sobrentendidos, todo aquello que sabe. Una sola crónica podría convertirse en un tratado de ciencias varias si el periodista tuviese un espacio ilimitado para expandir su background. Ahora bien: las columnas de Serra son lo opuesto a esto. O son la realización de esto. Serra no sabe nada, y expone, e infiere, sobre lo que no sabe. Pero, por favor, y antes que se malinterprete: Serra ignora todo cuanto ignoramos o preferimos ignorar (excepto a los canallas). Su lógica es patafísica, pero es lógica. Desemboca en los atolladeros de la lógica, que se resuelven en el disparate o la melancolía. Pero Serra no intenta ser disparatado, sino mostrarnos espejos. Espejos que reflejan espejos. ¿Espejos deformantes o espejos fidedignos, que prolijamente registran las protuberancias cuasi monstruosas que llamamos vida… a su vez reflejadas, atrapadas, en los compartimentos de las cifras y los datos? Preventivamente, las conclusiones de Serra –excepto las morales– no son definitivas, sino constataciones de todo cuanto ignoramos todos, incluso los sabios. Pero se presentan a veces con la ingenua seriedad con que los sabios presentan sus verdades. Por estas vías, el arte de Serra es arte. Quiero decir con ello que con sus instrumentos se podrían haber armado cosas muy ingeniosas, pero sin ética y estética complementarias entre sí. Nos reiríamos con las capacidades combinatorias de un cómico puesto a esta tarea. Cómico cuya crítica resultaría funcional y sería resultado de un uso funcional de recursos expositivos graciosamente combinados. En cambio, nos sonreímos, las más de las veces, con Serra. No más. Porque su utilización de la gráfica y los textos no es funcional, como -queda dicho-; no es didáctica ni resolutiva, salvo excepciones, claramente políticas. Aquí, cada elemento que se pone en juego está al servicio de sí mismo, ya sea una estadística, una imagen o un texto. Me han gustado especialmente el relato pesadamente enmarcado del zapato solitario sobre el escritorio (“Sólo es un zapato”) y “Diario sin hechos”. Ved en esto, os suplico, la filosofía de la que hablaba al principio, si aquí hay alguna.

Sólo es un zapato

Pero es un zapato solo. Si fueran dos, que es lo usual, a nadie llamarían la atención. Además está sobre un escritorio: el mío. Se supone que los zapatos vienen en pareja y están en el suelo, por eso nadie, ni una sola de las muchas personas que en los últimos días se ha acercado a mi mesa, puede resistir la tentación de preguntarse, de preguntarme: ¿qué es este zapato?, ¿qué quiere decir?, incluso, ¿qué es esto? como si su soledad y desubicación lo convirtieran en otra cosa. Y me permito responder con otra pregunta: “¿Tú qué crees que es?”.

ALAIN-GILLES BASTIDE
Artista, fotoreportero, videorealizador, guionista, performer, mediactivista, profesor... Su trabajo ha sido distribuido por Gamma, Black Star NY y PPS-Magnum Tokyo. Su obra se encuentra en el Centro Pompidou (París), la Biblioteca Nacional de Francia, el CCCB (Barcelona), la Colección Schlumberger y colecciones privadas

CAHIER D’ÉCOLE BUISSONNIÈRE
De Duchamp a Rimbaud, de rumbaed a rainbow, de Breton a Trotsky, de Jacques Prévert a Duane Michals, de Pierre Desproges a Chris Marker, de Kerouac a McLuhan, del cuaderno de escuela buissonnière a la tableta gráfica… Jaime Serra es un mensajero, un malabarista, un funámbulo. Rompiendo, trastornando, cambiando los códigos establecidos de la relación texto-imagen, poniendo en fiesta sus palabras y sus imágenes nos invita al torbellino con las nuestras. Jaime es un ilusionista, un alquimista, un info-poeta, un i-prosidista, que hace resplandecer el sentido, y nos vuelve ilimitados. Encuentra siempre el justo vacío que permite el encuentro, el justo silencio que permite la música, y el justo momento que, de un final, hace un nuevo comienzo.

S

Vida de un corazón

e conocieron una noche de junio. Por la mañana descubrieron juntos, apasionados y desconcertados, un gran corazón verde que se había formado en una de las ventanas. Ninguno de los dos sabía cómo había llegado hasta allí.

De Duchamp à Rimbaud, de ‘rumbaed’ à ‘rainbow’, de Breton à Trotsky, de Jacques Prévert à Duane Michals, de Pierre Desproges à Chris Marker, de Kerouac à McLuhan, du cahier d'école buissonnière à la tablette graphique, …, Jaime Serra est un passeur, un jongleur, un funambule. En cassant, en brouillant, en changeant les codes établis de la relation texte-image, en mettant en fête ses mots et ses images il nous invite à y entrer avec les nôtres. Jaime est un magicien, un alchimiste, un info-poète, un i-prosodiste, qui fait rayonner le sens et nous rend illimités. Il trouve toujours le juste vide qui permet la rencontre, le juste silence qui permet la musique, et le juste moment, qui d'un final, fait un nouveau commencement.

-fig. 1-

Hecho de hojas frescas y flores de color, adherido al cristal con cinta adhesiva, llenaba de alegría toda la casa. Pero imperceptiblemente, aquel icono vivo, prisionero de la misma materia que lo mantenía unido, fue cambiando el verde por el marrón; hasta que, encerrado en su propio deseo, se pudrió. Con el tiempo toda la vida se evaporó y sólo quedó, triste parodia de lo que fue, la funcional cinta que en otro tiempo fue el nexo de unión.

9 de junio

Alain-Gilles Bastide / 2002 "Dans la cour du labo" Serie: TRACES-PARIS (Trilogía TRACES Paris / La Habana / Chernobil) Estampa digital / 24/30 cm

-fig. 2-

30 de junio

-fig. 3-

Sin embargo, y aunque cueste de creer, los dos seguían viendo su corazón como si nada hubiese cambiado. Aunque, sin saber por qué, cada vez que lo miraban, una profunda tristeza les llenaba los ojos.

PABLO CORRAL VEGA
Fotoperiodista, artista y abogado ecuatoriano. Autor de seis libros de fotografía, ha publicado su trabajo en National Geographic y New York Times Sunday Magazine. Inspirado en la fotografía de su libro Andes, Mario Vargas Llosa escribió veinte cuertos cortos. Ha exhibido su trabajo en Japón, Francia, España, Ecuador y EE.UU.

Pinta y colorea
Y descubre los distintos tipos de mutilación genital femenina que se practican en el mundo
1 2 3 4 5 6 7

YO, TÚ
El periodismo está enfermo. Es una enfermedad que lo disminuye: le falta poesía, arte, libertad. Los periodistas hemos creído ingenuamente el mito de la objetividad. Hemos aprendido a hablar con la voz impostada de quien sabe más o mejor. Hemos asumido ese tono omnisapiente de la tercera persona: ellos, ellas, él. Pero nunca yo, tú. Los tiempos han cambiado. En la red hay un caudal inagotable de noticias, de opiniones, de puntos de vista. Los medios impresos tienen cada vez menos lectores y sus portales digitales compiten por segundos de atención en un océano de ofertas. Para empeorar aún más la situación, en algunos de nuestros países hay gobiernos que nos quieren silenciar porque no somos “objetivos”. Quieren esterilizarnos, obligarnos a repetir la verdad oficial. Este es el mejor momento para la información y el peor momento para los periodistas. Nuestra profesión sufre una crisis profunda de identidad. ¿Somos aún relevantes? Jaime Serra nos recuerda que somos más relevantes que nunca. Jaime es un periodista que se da el permiso de hablar con garra, con coraje, con ternura, con sencillez. Jaime es un periodista artista. Es decir, es un artista que investiga, que cuenta historias que nos importan a todos. Y es un periodista que se atreve a hablar con una primera persona cargada de dudas. Un periodista que toma, del arte, la libertad. Jaime Serra nos descubre que lo que importa es el ser humano concreto, tanto el que cuenta las historias como el que aparece en ellas. Jaime es un ser humano que tiene adicciones, que celebra la dulce lotería del deseo, que folla y a veces no folla, que celebra la excentricidad, que denuncia la violencia, que disecciona la soledad, la suya y la nuestra. Un ser humano que se equivoca y que sabe que la vida sin poesía no vale la pena ser vivida. Es imposible identificarse con ellos, con los otros, con los ajenos y distantes. Pero cuando una historia logra convertir a ese otro distante e impersonal en un ser humano de carne y miedo, un ser que tiembla y goza y desea y celebra, el periodismo vuelve a ser necesario, urgente, relevante. ¿Alguien puede pensar en la mutilación genital femenina de la misma manera luego de ver la columna de Jaime? El periodismo está enfermo. Sufre un exceso de dolores extraños, lejanos. Necesita de simples y cotidianas dulzuras, de historias humanas y concretas contadas por personas humanas y concretas. Necesita despojarse de esa máscara anticuada de la objetividad, y reírse y llorar como sólo saben hacer los locos y los niños.
7

GENITALES FEMENINOS
2 2 1 1 1 1 2 1 2 2 2 2 2 1 6 6 7 7 6 2 2 6 1 2 2 3 3 3 3 3 3 3 5 4 2 2 2 3 2 3 3 7 7 7 3 2 2 2 2 2 3 7 3 2 2 2 3 2 2 2 2 2 2 4 5 4 3 2 1 2 2 2 2 2 2 2 6 7 7 7 7 1 1

Uretra Labios mayores
2

Prepucio del clitoris Glande del clitoris Labios menores Canal 2 3 2 vaginal
3 3 3 2 2 3 7 7 7 7

2 2

2

2

7

CLITORIDECTOMÍA Extirpación del prepucio con o sin escisión parcial o total del glande del clítoris
1
2 2

1 6 1 1 1 2 1 2 2 2 2 6

7 7 6 2 2 2 2 3 2 2 3 5 4 2 2 2 2 2 3 2 2 2 2 2 3 3 2 2 2 3 2 2 2 2 4 5 4 6 1 2

7

7 7 6 7

1

1

1 2 2 2 2 2 2 2 2 2

2

3 2 2 3 2 2 2 2 3 3 2 3 2 3 7 7 7 7 2

3

3 7
7

3

7

7

ESCISIÓN Extirpación del prepucio y del clítoris junto con la escisión parcial o total de los labios menores
2 2 1 1 1 1 2 1 2 2 2 2 2 2 2 2 3 2 3 3 7 7 7 3 2 2 2 2 2 3 7 3 2 2 2 3 2 2 2 2 2 2 5 2 2 3 2 2 3 3 7 7 7 2 3 2 3 77 2 2 1 6 6 7 7 6 2 2 2 2 3 2 2 3 5 2 2 2 6 1 2 1 2 2 2 2 2 2 2 6 7 7 7 7 1 1

INFIBULACIÓN Extirpación parcial o total de los genitales externos y sutura del canal vaginal. Se deja una abertura para orinar y evacuar la menstruación
2 2 1 1 1 1 2 1 2 2 2 2 2 2 1 6 6 7 7 6 2 2 6 1 2 1 2 2 2 2 2 2 2 2 2 6 7 7 7 7 1 1

2 2

La apertura tiene el tamaño de la cabeza de un alfiler
2 2 2 3 2 3 3 2 3 2 2 3 2

2

2

2

La costura se suele hacer con hilo de pescar o alambre
2 3 2 3 3 3 2 3 7 7 7 7 2 2 2

2 2

2 2 2

2 2

Carlos Gavito era considerado el más grande bailarín de tango, cuando entraba a la pista todos se quedaban sin aliento. Sus movimientos lentos y deliberados llegaban al límite mismo del equilibrio. Una noche, poco tiempo antes de su muerte, Mariana, su compañera de baile, se recostó en él, apoyada sólo en la frente de Gavito y en la punta de sus propios pies. Era un acto de absoluta entrega. Aquella fotografía se ha convertido para mí en el símbolo del eros: “Me entrego a ti con absoluta certeza; tú eres mi equilibrio”.

7

2 7 7 3 2 2 3 7 7

Según la OMS, más de 130 millones de mujeres y niñas de todo el mundo padecen en la actualidad alguno de estos tipos de mutilación. En Europa se calcula que la cifra supera el medio millón.

RODRIGO SÁNCHEZ
Rodrigo Sánchez es el Director de Arte de Revistas del Grupo Unidad Editorial. Periodista y diseñador editorial, Rodrigo es sobre todo lo primero

La duda
Anika tenía dos amantes. Con ambos quería comprometerse y por tanto con ninguno podía. Lo tenía todo previsto para cuando se decidiera: se mudarían a una casa en las afueras y tendrían dos hijos: un niño y una niña. Pero, mujer de este tiempo, toda decisión debía tomarla la razón. El instinto no era argumento, sólo un incómodo y gutural ruido. Y la razón no le servía para decidir entre Pablo o Eric. Un día leyó sobre la ‘opción margarita’ en un libro del siglo XIX.

LA COLUMNA ILUSTRADA
No creamos que, por habitual, siempre fue así. Primero fue la imagen, y luego llegó la palabra. No hay mejor manera de describir un pez sobre el papel, o piedra, que dibujando el pez. La p, la e y la z significa pez, pero el dibujo es el pez.  Aunque acostumbrados a la palabra, esta no deja de ser una forma de complicarnos la vida. Y, si no, miremos a los antiguos egipcios, que no llenaron de palabrería sus tumbas, sino de imágenes. Porque lo que querían era enseñar al más allá el mundo que dejaban, sus posesiones, sus poderes, sus temores y sus anhelos. Cuando se quiere que unos extraños te entiendan lo mejor es llamar a las cosas por su nombre, es decir, imitar sus formas y sus movimientos.   Hay cientos de lenguajes escritos en el planeta y, probablemente, cada uno de ellos escriba de manera diferente la palabra corazón, incluso aunque muchos de ellos compartan alfabeto. El resultado escrito será indescifrable de unos para otros. Pero el dibujo de un corazón será inteligible para todos y cada uno de nosotros aunque no compartamos una lengua común.   Las columnas que celebramos aquí usan un lenguaje universal, común y eterno que todos somos capaces de entender. El problema es que en un mundo habituado a leer hemos perdido la capacidad de ver. Vamos, justo lo contrario que hace unos siglos por el Nilo.   Pero para eso está Jaime, que va más allá, como los antiguos egipcios. Desborda el lenguaje visual e inventa el emocional. Provoca, insulta, agita… a veces sutilmente, a veces obscenamente. Solo evita la indiferencia.

1. Debía establecer un periodo para decidir. Treinta y dos días le pareció suficiente para establecer una lógica. 2. Con su ordenador dibujó dos margaritas –una para cada pretendiente– de 32 hojas –una para cada día–. El día que no se viera con Eric arrancaría una hoja de su flor, lo mismo haría con la de Pablo. Al final se decidiría por el que mantuviera más hojas, pues sería con quien más le gustaba estar. Una decisión razonada.
Hojas que le quedaron a Eric
1 2

6 3

4 5

Hojas que le quedaron a Pablo
10

1 2

3 9

8

7 6 5 4

Con lo que Anika no contaba era con una mayoría de hojas que no correspondieran a ninguno de los dos.
Hojas de los días en que Anika estuvo sola
14 15 16

13 12

1 11 2 3

10

4

9

8

7

6

5

Desconcertada dedujo que, en lógica, como mejor estaba era sola. Dejó a los dos amantes y con el dinero ahorrado para su proyectado futuro, compró un piano. A los dos meses se casó con Juan, su profesor de música. En la tarjeta de boda incluyó una enigmática frase:

“Sólo me equivoco cuando pienso que estoy equivocada”

MANUEL GUERRERO BRULLET
Responsable del ámbito de artes en el Arts Santa Mònica, Barcelona. Autor de ensayos sobre poesía. Ha comisariado numerosas exposiciones, entre las que cabe destacar Joan Brossa o la revolta poètica (Fundació Joan Miró, Barcelona 2001) o L’univers obert d’Antoni Tàpies (La Panera, Lleida 2003)

Tres urnas
Imágenes formadas con las letras superpuestas de los discursos

TEORIA DE L’ICEBERG
Les imatges, les paraules, se’ns apareixen, d’una manera habitual, damunt d’un paper, d’una superfície, o en les múltiples pantalles que ens envolten com a signes que descodifiquem d’una manera quotidiana en actes de comunicació singulars que alhora són fruit de les convencions amb les quals es conformen les cultures i la vida en comú. Els mitjans de comunicació, en aquest context, tenen un paper fonamental a l’hora de propiciar la creació de valors i de referents, i de fomentar la reflexió i el debat, en les nostres societats democràtiques. Quan a més a més un mitjà de comunicació aconsegueix fer una aportació rellevant en la renovació i la creació de nous formats periodístics, literaris, artístics o audiovisuals, aleshores ens trobem davant d’un instrument fonamental per al coneixement i la innovació social i col·lectiva. És el que al meu entendre aconsegueix, entre d’altres, Jaime Serra, d’una manera subtil i subversiva, a les seves columnes indefinibles de La Vanguardia. Mitjançant idees, imatges i paraules, amb mètodes infogràfics, Jaime Serra fa cada setmana un brillant exercici creatiu, amb humor i ironia, que posa en dubte la lògica habitual del discurs periodístic i la relació entre informació, veritat i representació. En les seves columnes visuals i textuals, on no hi manquen autèntics palimsests o divertits jocs de paraules, conviuen la lírica i la crítica, la màxima elegància i la provocació més refinada. Com en els icebergs, sota la superfície de les seves imatges i dels seus textos, s’amaga una potent càrrega de profunditat que esdevé refrescant i contundent, i que, sens dubte, ens convida a la reflexió i al somriure intel·ligent.

I HAVE A DREAM Tengo un sueño

Martin Luther King Washington 28 de agosto de 1963 9.115 caracteres Inglés

DEN TOTALEN KRIEG Sobre la guerra total

Joseph Goebbels Berlín 18 de febrero de 1943 71.675 caracteres Alemán

中國人民從此站起來了 El pueblo chino se ha puesto en pie

Mao Tse Tung Pekín 21 de septiembre de 1949 2.204 ideogramas Chino clásico

ALFREDO TRIVIÑO
Director de Innovación de News Corporation, Reino Unido. Ha sido Director Creativo de Metro International

Excéntricos
Individuos ‘normales’ Son mayoría y orbitan alrededor de un centro de pensamiento común que se llama norma Orbitan más cerca o más lejos de la norma excéntrico orbital EXCÉNTRICOS Están situados fuera del centro común y pueden orbitar – o no – en torno a un centro propio

UN ARTISTA EN ALPARGATAS
Tiene Jaume para expresarse el descaro y la autenticidad de un superviviente de guerra, y la genialidad de un artista en alpargatas y universalmente profundo. Cuando le escuché por primera vez interpretar sus columnas visuales en México DF se me puso la piel de gallina. Me habría acercado al escenario, le habría abrazado y le habría besado la calva –hablo ahora en su código. En una década en la que la industria de medios se confunde y tropieza buscando modelos de distribución alternativos, a menudo sin hacer énfasis de veras en la calidad y exclusividad de los contenidos que se ofrecen, lo más relevante no es que él haya fundado una nueva manera de contar, sino que esas historias que cuenta en primera persona se convierten en haikus cinematográficos que merecen la pena ser coleccionados. Son poemas inteligentes y emocionantes que nacen con vocación no de ser leídos, sino de ser vistos y escuchados, narrados por el propio Jaume.

excéntrico sin centro Existen excéntricos en grupo que giran en torno a una idea común. Ejemplos: sectas religiosas, grupos terroristas CÓMO DESPLAZAN LA NORMA LOS EXCÉNTRICOS Excéntrico orbital 1 Si un excéntrico consigue atraer el interés de un número suficiente de ‘normales’... Fuerza de tracción

3

3 ... lo que La fuerza de puede llegar tracción ‘achata’ la órbita y provoca a desplazar la norma, y eso fricción e modifica la irritabilidad entre normalidad los individuos reacios al desplazamiento

2 ... la órbita de los ‘normales’ se deforma hacia el excéntrico, y crea una inercia que suma más subjetividades...

Ejemplos: la mayoría de excéntricos: David Linch, Salvador Dalí, Friedrich Nietzsche, Ferran Adrià

Se han dado casos de excéntricos tan poderosos que han desplazado el centro común hasta el suyo propio, de manera que han convertido la excentricidad en normalidad. Ejemplos: Beatles, Einstein, Bill Gates Excéntrico sin centro Desplazamiento de la norma

1 Cuando los ‘normales’ llegan al punto de atracción del excéntrico...

Trayectoria del excéntrico

2 ... este ya está en otro lugar, lo que crea así un movimiento permanente de la norma que desconcierta a los ‘normales’ y provoca Excéntrico reacciones agresivas hacia el excéntrico Ejemplos: Miles Davis, Steve Jobs, Marchel Duchamp Una sociedad sin excéntricos no se mueve, y queda condenada a girar en torno a la autocomplacencia hasta morir de aburrimiento

MIQUEL MOLINA
Subdirector de La Vanguardia

La suerte se construye

ORACIÓN INSUBORDINADA
Al new journalism de los sesenta o setenta se le atribuye la extensión de las fronteras del periodismo más allá del rígido corsé en el que se había desarrollado siempre esta profesión. Los Hunter S. Thompson, Norman Mailer o Truman Capote, en sus libros o artículos publicados en medios como Rolling Stone o The New Yorker, fueron los primeros que vieron reconocida su audacia a la hora de contar historias de interés periodístico que se servían de la literatura como hilo conductor. Anteriormente, el cine ya había explorado con éxito ese maridaje realidad/ficción, una tendencia que alumbra ahora excelentes propuestas que tienen una base de pura investigación periodística, como The Queen (Stephen Frears, 2006), The hurt locker (Kathryn Bigelow, 2008) o Fair game (Doug Liman, 2010). También el teatro, con ejemplos de dramaturgos políticos como David Hare o Mark Ravehhill, se erige en vehículo mediático. Si el periodismo ha sido capaz de converger con manifestaciones artísticas en principio tan dispares, era cuestión de tiempo que se exploraran formas de integrar la producción informativa con una disciplina que habita en las propias redacciones de los periódicos: la infografía. La infografía, entendámonos, no como una propuesta complementaria de la información, supeditada muchas veces al espacio concedido o reservado para la parte gráfica del conjunto, sino la infografía como discurso predominante, insubordinado. Esta insubordinación –valoremos también la audacia– es el elemento inspirador de las columnas que viene publicando Jaime Serra en la sección de Tendencias de La Vanguardia. Insubordinación respecto a la condición predominante de la palabra y también subversión del orden tradicional de la página. En las columnas de Serra, los elementos visuales conviven con sorprendente naturalidad con los textuales. Relato periodístico, arte y poesía, siempre al servicio de una idea. Una feliz intersección que en alguna de sus manifestaciones extremas nos evoca –sonrisa en los labios mediante– los delirios letrístas de visionarios como Gil J Wolman o Guy Debord. También, sin necesidad de irnos tan lejos, el sarcasmo de las mejores tiras de humor gráfico o los ejercicios matemáticos que pueblan las páginas de pasatiempos de los periódicos. En consonancia con una realidad que cada vez tiene más aristas, más planos superpuestos, más liquidez, las columnas semanales de Jaime Serra son difícilmente aprehensibles, y generan, además de muchas adhesiones, algunos rechazos. Ni en el fondo ni en la forma se avienen con los estrictos criterios que aún rigen la organización del discurso periodístico. Y es precisamente por eso por lo que sintonizan tan bien con un momento en el que el periodismo se ve obligado a reinventarse. Diríamos, incluso, que sus poemas articulados sobre elegante papel dominical son el grito desesperado de un mundo que intenta sobrevivir a la nueva dictadura de los formatos. “La suerte se construye”, anotaba Serra en el titular de una columna que contenía un solitario trébol (prefabricado) de cuatro hojas y que compartía página con un artículo sobre una niña que esperaba un trasplante de pulmón.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful