29M HUELGA GENERAL, HUELGA DE CONSUMO

29M HUELGA GENERAL, HUELGA DE CONSUMO

Una huelga de consumo consiste en dejar de consumir bienes y servicios durante el día fijado para la huelga. Realizar una huelga de consumo respondería a dos de las limitaciones de una huelga general: por una parte, incluye a toda aquella persona que no puede realizar huelga “laboral”; por otra, dejar de consumir bienes, pero sobre todo servicios, contribuiría de alguna manera a no forzar a alguien a trabajar. ¿NECESITAS IDEAS PARA HACERLA? Desenchúfate (¿serás capaz de prescindir de tu móvil o de internet por un día?), Infórmate en las calles, ayuda a los demás a no consumir, ve caminando a los sitios, reutiliza folios, deja descansar a tu tarjeta de crédito, controla el gasto del agua y de luz, no vayas ese día a correos, ni a la administración, compra el pan el día anterior,… ¿qué más se te ocurre?

Una huelga de consumo consiste en dejar de consumir bienes y servicios durante el día fijado para la huelga. Realizar una huelga de consumo respondería a dos de las limitaciones de una huelga general: por una parte, incluye a toda aquella persona que no puede realizar huelga “laboral”; por otra, dejar de consumir bienes, pero sobre todo servicios, contribuiría de alguna manera a no forzar a alguien a trabajar. ¿NECESITAS IDEAS PARA HACERLA? Desenchúfate (¿serás capaz de prescindir de tu móvil o de internet por un día?), Infórmate en las calles, ayuda a los demás a no consumir, ve caminando a los sitios, reutiliza folios, deja descansar a tu tarjeta de crédito, controla el gasto del agua y de luz, no vayas ese día a correos, ni a la administración, compra el pan el día anterior,… ¿qué más se te ocurre?

29M HUELGA GENERAL, HUELGA DE CONSUMO

29M HUELGA GENERAL, HUELGA DE CONSUMO

Una huelga de consumo consiste en dejar de consumir bienes y servicios durante el día fijado para la huelga. Realizar una huelga de consumo respondería a dos de las limitaciones de una huelga general: por una parte, incluye a toda aquella persona que no puede realizar huelga “laboral”; por otra, dejar de consumir bienes, pero sobre todo servicios, contribuiría de alguna manera a no forzar a alguien a trabajar. ¿NECESITAS IDEAS PARA HACERLA? Desenchúfate (¿serás capaz de prescindir de tu móvil o de internet por un día?), Infórmate en las calles, ayuda a los demás a no consumir, ve caminando a los sitios, reutiliza folios, deja descansar a tu tarjeta de crédito, controla el gasto del agua y de luz, no vayas ese día a correos, ni a la administración, compra el pan el día anterior,… ¿Qué más se te ocurre?

Una huelga de consumo consiste en dejar de consumir bienes y servicios durante el día fijado para la huelga. Realizar una huelga de consumo respondería a dos de las limitaciones de una huelga general: por una parte, incluye a toda aquella persona que no puede realizar huelga “laboral”; por otra, dejar de consumir bienes, pero sobre todo servicios, contribuiría de alguna manera a no forzar a alguien a trabajar. ¿NECESITAS IDEAS PARA HACERLA? Desenchúfate (¿serás capaz de prescindir de tu móvil o de internet por un día?), Infórmate en las calles, ayuda a los demás a no consumir, ve caminando a los sitios, reutiliza folios, deja descansar a tu tarjeta de crédito, controla el gasto del agua y de luz, no vayas ese día a correos, ni a la administración, compra el pan el día anterior,… ¿Qué más se te ocurre?

El día de la huelga hay que hostigar pacífica y creativamente a los que nos hostigan violenta y monótonamente todos los días. Un día para hacer la calle nuestra y nuestras sus esquinas y aceras, para demostrarle a los grandes almacenes QUE NO PUEDEN ALMACENAR NUESTROS SUEÑOS ni nuestras necesidades porque somos más. Un día para dar clases en las calles y las plazas explicando por qué estamos perdiendo lo que casi ni siquiera hemos llegado a tener, para cambiar las televisiones por velas y teatro. Un día para mirar de frente a la cara a los que le digan a sus trabajadores: “si no vienes a trabajar el día de la huelga, tampoco vengas ya el viernes”, y hacerles ver QUE SOMOS MÁS Y NO VAMOS A PERMITIR QUE SIGAN IMPONIENDO EL MIEDO con la impunidad acostumbrada. Un día para pedirle a los jueces que hagan justicia defendiendo el derecho a la huelga y que detengan a los empresarios matones que niegan a los más débiles ese derecho. UN DÍA PARA DECIRLE A LA POLICÍA QUE SU PRINCIPAL MISIÓN ES DEFENDER LOS DERECHOS DE LA CIUDADANÍA, y que el principal derecho, hoy, cuando estamos perdiendo la democracia, no son los cajeros ni los macdonalds ni la circulación de los autobuses o del metro. Un día para decirle a los estudiantes que sin tomar las calles y paralizar este suicidio colectivo que es el desempleo, el empleo precario, los despidos, los desahucios, los recortes, va a dar igual que estudien o que no estudien. UN DÍA, Y UNA NOCHE PREVIA, PARA REINVENTARNOS LA DEMOCRACIA QUE NUNCA TUVIMOS Y PARA REFORZAR LA DEMOCRACIA QUE ESTAMOS PERDIENDO. Un día, en suma, para decir: estuve allí e hice lo que estuvo en mi mano.

El día de la huelga hay que hostigar pacífica y creativamente a los que nos hostigan violenta y monótonamente todos los días. Un día para hacer la calle nuestra y nuestras sus esquinas y aceras, para demostrarle a los grandes almacenes QUE NO PUEDEN ALMACENAR NUESTROS SUEÑOS ni nuestras necesidades porque somos más. Un día para dar clases en las calles y las plazas explicando por qué estamos perdiendo lo que casi ni siquiera hemos llegado a tener, para cambiar las televisiones por velas y teatro. Un día para mirar de frente a la cara a los que le digan a sus trabajadores: “si no vienes a trabajar el día de la huelga, tampoco vengas ya el viernes”, y hacerles ver QUE SOMOS MÁS Y NO VAMOS A PERMITIR QUE SIGAN IMPONIENDO EL MIEDO con la impunidad acostumbrada. Un día para pedirle a los jueces que hagan justicia defendiendo el derecho a la huelga y que detengan a los empresarios matones que niegan a los más débiles ese derecho. UN DÍA PARA DECIRLE A LA POLICÍA QUE SU PRINCIPAL MISIÓN ES DEFENDER LOS DERECHOS DE LA CIUDADANÍA, y que el principal derecho, hoy, cuando estamos perdiendo la democracia, no son los cajeros ni los macdonalds ni la circulación de los autobuses o del metro. Un día para decirle a los estudiantes que sin tomar las calles y paralizar este suicidio colectivo que es el desempleo, el empleo precario, los despidos, los desahucios, los recortes, va a dar igual que estudien o que no estudien. UN DÍA, Y UNA NOCHE PREVIA, PARA REINVENTARNOS LA DEMOCRACIA QUE NUNCA TUVIMOS Y PARA REFORZAR LA DEMOCRACIA QUE ESTAMOS PERDIENDO. Un día, en suma, para decir: estuve allí e hice lo que estuvo en mi mano.

El día de la huelga hay que hostigar pacífica y creativamente a los que nos hostigan violenta y monótonamente todos los días. Un día para hacer la calle nuestra y nuestras sus esquinas y aceras, para demostrarle a los grandes almacenes QUE NO PUEDEN ALMACENAR NUESTROS SUEÑOS ni nuestras necesidades porque somos más. Un día para dar clases en las calles y las plazas explicando por qué estamos perdiendo lo que casi ni siquiera hemos llegado a tener, para cambiar las televisiones por velas y teatro. Un día para mirar de frente a la cara a los que le digan a sus trabajadores: “si no vienes a trabajar el día de la huelga, tampoco vengas ya el viernes”, y hacerles ver QUE SOMOS MÁS Y NO VAMOS A PERMITIR QUE SIGAN IMPONIENDO EL MIEDO con la impunidad acostumbrada. Un día para pedirle a los jueces que hagan justicia defendiendo el derecho a la huelga y que detengan a los empresarios matones que niegan a los más débiles ese derecho. UN DÍA PARA DECIRLE A LA POLICÍA QUE SU PRINCIPAL MISIÓN ES DEFENDER LOS DERECHOS DE LA CIUDADANÍA, y que el principal derecho, hoy, cuando estamos perdiendo la democracia, no son los cajeros ni los macdonalds ni la circulación de los autobuses o del metro. Un día para decirle a los estudiantes que sin tomar las calles y paralizar este suicidio colectivo que es el desempleo, el empleo precario, los despidos, los desahucios, los recortes, va a dar igual que estudien o que no estudien. UN DÍA, Y UNA NOCHE PREVIA, PARA REINVENTARNOS LA DEMOCRACIA QUE NUNCA TUVIMOS Y PARA REFORZAR LA DEMOCRACIA QUE ESTAMOS PERDIENDO. Un día, en suma, para decir: estuve allí e hice lo que estuvo en mi mano.

El día de la huelga hay que hostigar pacífica y creativamente a los que nos hostigan violenta y monótonamente todos los días. Un día para hacer la calle nuestra y nuestras sus esquinas y aceras, para demostrarle a los grandes almacenes QUE NO PUEDEN ALMACENAR NUESTROS SUEÑOS ni nuestras necesidades porque somos más. Un día para dar clases en las calles y las plazas explicando por qué estamos perdiendo lo que casi ni siquiera hemos llegado a tener, para cambiar las televisiones por velas y teatro. Un día para mirar de frente a la cara a los que le digan a sus trabajadores: “si no vienes a trabajar el día de la huelga, tampoco vengas ya el viernes”, y hacerles ver QUE SOMOS MÁS Y NO VAMOS A PERMITIR QUE SIGAN IMPONIENDO EL MIEDO con la impunidad acostumbrada. Un día para pedirle a los jueces que hagan justicia defendiendo el derecho a la huelga y que detengan a los empresarios matones que niegan a los más débiles ese derecho. UN DÍA PARA DECIRLE A LA POLICÍA QUE SU PRINCIPAL MISIÓN ES DEFENDER LOS DERECHOS DE LA CIUDADANÍA, y que el principal derecho, hoy, cuando estamos perdiendo la democracia, no son los cajeros ni los macdonalds ni la circulación de los autobuses o del metro. Un día para decirle a los estudiantes que sin tomar las calles y paralizar este suicidio colectivo que es el desempleo, el empleo precario, los despidos, los desahucios, los recortes, va a dar igual que estudien o que no estudien. UN DÍA, Y UNA NOCHE PREVIA, PARA REINVENTARNOS LA DEMOCRACIA QUE NUNCA TUVIMOS Y PARA REFORZAR LA DEMOCRACIA QUE ESTAMOS PERDIENDO. Un día, en suma, para decir: estuve allí e hice lo que estuvo en mi mano.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful