Está en la página 1de 23

FUNDASABABE

Curso de Fisioterapia
Clase de Anatomia
Prof. Lucas Silva

Nombre:________________________
Fecha:________

¿Qué es una articulación?


Las articulaciones son las áreas en donde dos o más huesos se unen.
La mayor parte de las articulaciones son móviles, con lo que permiten
que los huesos puedan moverse. Las articulaciones están formadas
por lo siguiente:

• El cartílago - en la articulación los huesos están recubiertos con


cartílago (un tipo de tejido conectivo), que está formado por
células y fibras, y es resistente al desgaste. El cartílago ayuda a
reducir la fricción que producen los movimientos.
• La membrana sinovial - un tejido llamado la membrana sinovial
reviste la articulación y la encierra en la cápsula de la
articulación. La membrana sinovial secreta líquido sinovial (un
líquido transparente y pegajoso) alrededor de la articulación
para lubricarla.
• Los ligamentos - ligamentos fuertes (bandas de tejido conectivo
duro y elástico) rodean la articulación para sostenerla y limitar
sus movimientos.
• Los tendones - los tendones (otro tipo de tejido conectivo duro),
localizados a ambos lados de la articulación, se sujetan a los
músculos que controlan los movimientos de ésta.
• Las bursas - las bolsas llenas de líquido, llamadas bursas,
localizadas entre los huesos, ligamentos, u otras estructuras
adyacentes, ayudan a amortiguar la fricción en una articulación.
• El líquido sinovial - líquido transparente y pegajoso secretado
por la membrana sinovial.
• El fémur - hueso del muslo.
• La tibia - hueso de la espinilla.
• La rótula - tapa de la rodilla.
• El menisco - cartílago de forma semilunar que se encuentra en
la rodilla y en otras articulaciones.
Algunos ejemplos de las articulaciones de la cadera y de la rodilla son
los siguientes:
1. Enfermedades de la columna vertebral

La columna vertebral está constituida por una serie de piezas


-vértebras-, unidas entre sí por articulaciones. Junto a los músculos y
ligamentos permite la posición erecta del individuo.

Las vértebras están formadas por un cuerpo cilíndrico, dos salientes o


espolones, situados a los lados (apófisis transversas); otro, aislado, en
la parte posterior, que puede ser palpado a través de la piel (apófisis
espinosa), y el denominado arco vertebral. En el espacio comprendido
entre éste y la parte posterior del cuerpo vertebral penetra la médula
espinal - la prolongación del cerebro- y, a modo de cordón central, se
ramifica en una serie de nervios que, saliendo por unos orificios
situados entre las vértebras, se distribuyen por las diferentes partes
del cuerpo.

La columna vertebral, de unos 73 cm. de larga, en el adulto, está


formada por 33 ó 34 vértebras, según los individuos. Para su estudio
se divide en cuatro partes: cervical, torácica, lumbar y pélvica,
constituida ésta por los huesos sacro y coxis.

En el individuo normal la columna vertebral no es rígida ni rectilinea,


pues muestra una serie de corvaturas flexibles situadas a diferentes
niveles. En el cuello y región lumbar se incurva ligeramente hacia
adelante (lordosis) y en la columna torácica, hacia atrás (cifosis).

Rara es la persona que, en el transcurso de su vida, no haya


experimentado molestias más o menos intensas en la columna
vertebral. La falta de movimiento, el tiempo excesivo que el hombre
moderno permanece al volante, o sentado en su lugar de trabajo, han
aumentado la frecuencia de afecciones en estos últimos tiempos
considerablemente. El hombre civilizado busca cada día más
comodidad, tanto en su trabajo como en su transporte, sin considerar
que músculos y articulaciones necesitan, para mantenerse activos, un
entrenamiento diario.

Incluso antes del nacimiento la carencia de proteínas y de vitamina D


puede originar una osificación deficiente de la columna y,
posteriormente, graves deformaciones. Las profesiones que requieren
a sus practicantes estar largo tiempo sentado -telefonistas,
mecanógrafas, conductores, administrativos- predisponen a este tipo
de afecciones, ya que dan lugar a una fatiga muscular y articular y, al
flaquear el medio de sostén, las vértebras se vencen. Para evitar esa
fatiga, ha de tenerse especial cuidado en mantener una postura
correcta al andar, cuando se está sentado e incluso en la cama. Otros
factores importantes son una alimentación adecuada, ejercicios
gimnásticos diarios, caminar frecuentemente y, por lo menos en los
meses de verano, practicar la natación, uno de los deportes más
eficaces para mantener el tono muscular y la flexibilidad, no sólo de
la columna vertebral, sino de todo el cuerpo. Como el hombre
permanece gran parte de su vida en la cama (una tercera parte), ésta
deberá ser cómoda y adecuadamente construida para soportar
durante horas el cuerpo humano, permitiendo adoptar posturas que
no supongan esfuerzo para la columna vertebral.

1.1 DESVIACIONES DE LA COLUMNA VERTEBRAL (Cifosis,


Lordosis, Escoliosis)

Síntomas: 1.- En los casos leves, estas desviaciones, más que una
enfermedad, son consideradas como simples alteraciones formales. El
mejor modo de observarlas consiste en situar al individuo erguido y
de espalda o, aún mejor, de lado. Si las alteraciones son marcadas,
pueden incluso diagnosticarse por un profano.

2.- El síntoma más característico es el dolor de espalda, que suele ser


difuso y difícil de localizar. En los casos avanzados, los movimientos
pueden, incluso, verse limitados.

3.- En las cifosis o lordosis pronunciadas, debido al desplazamiento


del eje del cuerpo, la marcha se ve también dificultada y, en las
primeras, pueden aparecer catarros bronquiales crónicos, disnea e
incluso posteriormente manifestaciones cardíacas.

Naturaleza y causa: Bajo el nombre de escoliosis entendemos la


deformación de la columna vertebral, en forma de S, bien hacia la
derecha o hacia la izquierda. Su aparición es frecuente en el
adolescente, principalmente en el sexo femenino. Las escoliosis se
atribuyen a posturas incorrectas, mantenidas durante la niñez, que,
sin embargo, pueden considerarse tan sólo como un factor
predisponen. En los afectados de escoliosis existe una marcada
debilidad de músculos y ligamentos, de aquí que, con frecuencia, esta
afección vaya acompañada de otras debilidades ligamentosas, como
el pie plano, la cojera trae consigo una escoliosis más o menos
acentuada.

Las cifosis, vulgarmente llamadas <<jorobas>>, son fáciles de


diagnosticar, por la convenidad posterior a nivel de la región dorsal.
En los niños su origen suele ser, generalmente, tuberculoso, mientras
que en los adultos pueden derivarse de fracturas vertebrales
anteriores. Esta desviación puede evitarse actualmente mediante un
tratamiento precoz, por lo que ha descendido en los últimos treinta
años el número de afectados.

La lordosis es una incurvación de la columna vertebral, de convenida


anterior. Suele ser de origen congénito, siendo muy marcada en las
luxaciones congénitas de la cadera.

Tratamiento: Dependerá de la causa que haya ocasionado la


desviación. Es de gran importancia prevenir estas lesiones durante la
infancia y juventud, mediante posturas correctas, ejercicios
gimnásticos y natatorios.

Pronóstico: Aplicando un tratamiento precoz, el pronóstico suele ser


bueno, pero una vez implantada la deformación, su corrección resulta
imposible.

1.2 LESIONES DEL CARTILAGO INTERVERTEBRAL

Síntomas: 1.- Fundamental y característico es el dolor de espalda.


Por su estrecha relación con los cambios de temperatura, quienes la
padecen suelen ser diagnosticados como reumáticos.

2.- La movilidad de la columna vertebral está ligeramente limitada.

3.- Ligero dolor a la presión, a nivel de la vértebra lesionada.

4.- La musculatura situada a los lados de la columna suele estar


contraída.

Naturaleza y causa: Las lesiones del cartílago intervertebral,


llamadas también osteocondrosis, consisten en la degeneración
aislada de un disco intervertebral. Es una afección frecuente, pero
raras veces adopta formas graves.

Tratamiento: En los episodios dolorosos estará indicado el reposo en


cama, las infiltraciones de novocaína y la combinación de calor y
masaje. En los intervalos libres de dolor se tratará de fortalecer la
musculatura de la espalda mediante ejercicios gimnásticos
apropiados, masaje, natación y deportes moderados. La utilidad de
los corsés de sujeción es hoy día discutida; sólo se emplean en casos
especiales, ya que aumentan la debilidad de los ligamentos y
músculos de la espalda y el individuo puede verse obligado a usarlos
el resto de su vida. En las fases agudas el empleo de una faja da
buenos resultados.

Pronóstico: Con tratamiento intensivo puede conseguirse la


desaparición de las molestias, pero son fáciles las recaídas.

1.3 HERNIAS DEL DISCO INTERVERTEBRAL

Síntomas: Dolor intenso, de aparición espontánea o después de un


traumatismo, generalmente localizado en la región lumbar. Los
movimientos forzados de la columna vertebral, el toser o estornudar,
intensifican las molestias.

Naturaleza y causa: El disco intervertebral está formado por el


anillo de tejido cartilaginoso, dentro del cual se encuentra un núcleo
pulposo, el cual, en la edad infantil y adolescencia, debido a la gran
proporción de agua que lo integra, es flexible, pero con los años se va
haciendo más duro e incluso puede llegar a calcificarse. Bien por
algún golpe o de forma espontánea, el disco se abomba, llegando
incluso a salirse completamente de su emplazamiento.

Tratamiento: en las fases agudas se tratará de calmar el dolor con


medicamentos adecuados, infiltraciones locales de novocaína y
reposo en cama. Con extensiones y otras manipulaciones en la
columna vertebral y la aplicación de calor pueden atenuarse las
molestias e incluso curar definitivamente la lesión. Pueden
presentarse síntomas neurológicos muy acusados o compresión
interna, y entonces deberá intervenirse quirúrgicamente. Pero un
tratamiento conservador, bien dirigido por un especialista, suele
resolver los casos en los que no aparecen estas complicaciones.

Pronóstico: Las lesiones del disco intervertebral son muy frecuentes


en el hombre civilizado, ya que por la debilidad de su musculatura
vertebral la columna no se encuentra preparada para efectuar
determinados movimientos y puede sobrevenir el fallo de la misma.
Su pronóstico es generalmente bueno.

1.4 CIFOSIS DE LOS ADOLESCENTES (Enfermedad de


Schewermann)

Síntomas: 1.- Deformidad de la columna torácica, similar a la cifosis.

2.- Fatiga al permanecer sentado largo tiempo.

3.- Con frecuencia, dolor de espalda.

Naturaleza y causa: Es una enfermedad que predomina en la edad


juvenil, entre los 13 y 19 años, siendo más frecuente en el sexo
masculino que en el femenino. Se caracteriza por una cifosis a nivel
de las partes superior y media de la columna torácica. Se debe a
trastornos del desarrollo del disco intervertebral y el cuerpos
vertebrales, la debilidad congénita de los tejidos, el trabajo en edades
prematuras y, en general, los esfuerzos corporales intensos, incluidos
los derivados de los deportes.

Tratamiento: Corrección, evitando su progreso, de la deformidad;


reposo en forma adecuada, y procurar la disminución de las molestias
dolorosas cuando se presentan con ejercicios, masaje, baños y
gimnasia respiratoria. También resulta preciso evitar las sobrecargas
corporales.

Pronóstico: Si el tratamiento se implanta precozmente -al observar


cualquier tipo de molestia como las descritas debe consultarse con el
médico-, suele ser bueno.

1.5 ENFERMEDAD DE BECHTEREW (Espondilartritis


anquilopoyética)
Síntomas: 1.- El primero, y durante años el único, es el dolor de
espalda.

2.- También rigidez progresiva de toda la columna vertebral.

3.- Limitación de los movimientos.

4.- Alteración del estado general.

5.- Aproximadamente en una tercera parte de los casos se presentan


manifestaciones de reumatismo articular crónico.

6.- En ocasiones aparecen alteraciones visuales.

Naturaleza y origen: De presentación casi exclusiva en el sexo


masculino, es una enfermedad reumática, de tipo inflamatorio, cuya
causa todavía se desconoce. Frecuentemente comienza con una
inflamación de la articulación situada entre el hueso ilíaco y el sacro
(articulación sacroilíca); posteriormente se afectan las pequeñas
articulaciones de la columna vertebral, llegándose, en los estados
finales, a una calcificación progresiva de las vértebras, tendones y
ligamentos de sostén de la columna, tomando ésta un aspecto
semejante a una caña de bambú, lo que se pone claramente de
manifiesto en las radiografías.

Tratamiento: Los medicamentos antiinflamatorios, antirreumáticos,


la radioterapia y la fisioterapia bien manejados son eficaces. No debe
tomarse cortisona o derivados, salvo en casos muy especiales.

Pronóstico: Ha cambiado su sentido negativo sensiblemente desde


que la reumatología moderna insiste en el diagnóstico precoz, en este
caso trascendental, dada su progresión invalidante.

1.6 ESPONDILOLISTESIS

Síntomas: Dolor a nivel de la vértebra afectada.

Naturaleza y causa: Se trata de un deslizamiento hacia adelante de


una de las vértebras. Generalmente tiene un origen congénito y rara
vez se debe a traumatismos. La mayoría de las veces se trata de la
quinta vértebra lumbar, que se desliza sobre la primera sacra.

Tratamiento y pronóstico: El tratamiento es semejante al de las


lesiones del disco intervertebral. En ocasiones resulta necesario un
tratamiento quirúrgico, aunque, de todas formas, no puede
asegurarse que el paciente quede libre de molestias.

1.7 FRACTURAS DE LA COLUMNA VERTEBRAL

Síntomas: 1.- Dolor en espalda o cuello.


2.- Contracción y rigidez de la musculatura de la espalda.

3.- A veces, deformación de la columna.

4.- Si van acompañadas de compresión o lesión de la médula espinal,


aparición de parálisis fláccida en brazos o piernas, dependiendo del
lugar donde se haya producido la fractura. Algunas veces se
presentan, incluso, alteraciones en la defecación en la micción.

Naturaleza y causa: Debido al importante papel que la columna


vertebral juega, no sólo como eje vertical del cuerpo sino como
protectora de la médula espinal, toda fractura a este nivel encierra
una trascendencia mayor que en cualquier otra parte del esqueleto,
con excepción del cráneo. Independientemente de la forma en que se
produzca la línea de fractura, existe siempre el peligro de que la
médula espinal resulte lesionada, siendo entonces frecuente la
aparición de parálisis en las extremidades. La vértebra puede
fracturarse a la altura de la apófisis espinosa, apófisis transversa,
arco vertebral o cuerpo vertebral. Las fracturas por compresión
conducen generalmente a deformaciones de los cuerpos vertebrales
y, como consecuencia, a deformaciones de la columna.

Tratamiento: Inmovilización, ya que cualquier movimiento puede


ocasionar lesiones, quizás irreparables, de la columna vertebral.
Avisar inmediatamente al médico. En caso de que sea necesario
transportar al lesionado, este transporte ha de realizarse con especial
cuidado. En determinados casos será necesaria la adopción de
medidas quirúrgicas y ortopédicas.

Pronóstico: Si no se presentan parálisis el pronóstico es


generalmente bueno, pero incluso cuando aparecen, si se lleva a cabo
rápidamente un tratamiento quirúrgico, las posibilidades de
recuperación son relativamente grandes. Habrá que temer una
evolución larga, e incluso un desenlace fatal, cuando la parálisis
resulta de imposible corrección o el tratamiento se inicia demasiado
tarde.

1.8 LESIONES DE LA COLUMNA VERTEBRAL (producidas en


accidentes automovilisticos)

El considerable aumento del tráfico en estos últimos años, la


construcción de vehículos cada vez más potentes y veloces, así como
el mejoramiento de las carreteras, ha traído consigo el proporcional
incremento de los accidentes de circulación.

En este tipo de accidentes, debido a la posición que mantiene el


conductor, la columna vertebral se ve, con mucha frecuencia
afectada. En los casos de colisión trasera, cuando un coche se ve
obligado a frenar en un paso de cebra y el que le sigue choca con él,
los ocupantes del primer vehículo se ven desplazados hacia atrás de
manera imprevista, produciéndose, de forma refleja, una
hiperextensión de la columna cervical. Si la colisión es frontal la
cabeza resulta rechazada hacia adelante, siendo en estos casos más
frecuente que sea afectado el cráneo.

Estas lesiones pueden afectar a la musculatura, articulaciones,


huesos, médula espinal o nervios. Los respaldos supletorios y los
cinturones de seguridad contribuyen a amortiguar golpes y posibles
lesiones.

El Hombro

¿Qué es el
hombro?

El hombro está compuesto de varias capas, incluyendo las siguientes:

• Huesos - la clavícula, la escápula (omóplato) y el húmero.

• Articulaciones - facilitan el movimiento e incluyen las


siguientes:

o Clavícula.
o Articulación acromioclavicular (su sigla en inglés es
AC), donde la clavícula se une con el acromión.
o Articulación del hombro (articulación
glenohumeral) - articulación esférica que facilita el
movimiento del hombro hacia delante, en círculo y hacia
atrás.

• Ligamentos - bandas de tejido fibroso blanco, brillante y


flexible que unen las articulaciones entre sí y conectan varios
huesos y cartílagos, e incluyen los siguientes:

o Cápsula de la articulación - grupo de ligamentos que


conectan el húmero con la cavidad de la articulación del
hombro en la escápula para estabilizar el hombro e
impedir que se disloque.
o Ligamentos que unen la clavícula con el acromión.
o Ligamentos que conectan la clavícula con la escápula
adhiriéndose al proceso coracoideo.

• Acromión - punto más alto del hombro que está formado por
una porción de la escápula.

• Tendones - cordones resistentes de tejido que conectan los


músculos con los huesos. Los tendones del manguito rotatorio
son un grupo de tendones que conectan la capa más profunda
de los músculos con el húmero.

• Músculos (ayudan a sostener y a rotar el hombro en muchas


direcciones).

• Bursa - espacio cerrado entre dos superficies móviles, que


cuenta con una pequeña cantidad de fluido lubricante en su
interior, y se encuentra entre la capa muscular del manguito
rotatorio y la capa exterior de músculos grandes y voluminosos.

• Manguito rotatorio - compuesto de tendones, el manguito


rotatorio (junto con los músculos asociados) mantiene la cabeza
de la articulación glenohumeral en la parte superior del hueso
superior del brazo o húmero.

El dolor de hombro puede estar situado en una zona determinada o


extenderse a otras zonas del hombro o por el brazo.

¿Cuáles son algunos de los diferentes tipos de problemas del


hombro?

Entre los problemas más frecuentes del hombro se incluyen los


siguientes:

• Dislocación
La articulación del hombro es, entre las articulaciones más
importantes del cuerpo, la que se disloca más frecuentemente,
a menudo, a causa de una fuerza grande que separa la cabeza
de la articulación del hombro (la porción superior redondeada
del húmero) de la cavidad (glenoide).

• Separación
El hombro se separa cuando los ligamentos adheridos a la
clavícula se desgarran total o parcialmente y se separan de la
escápula (omóplato). La separación del hombro puede ser el
resultado de un golpe repentino y fuerte en el hombro o de una
caída.

• Bursitis
La bursitis aparece con frecuencia cuando una tendinitis o
síndrome de compresión causan inflamación en las bursas que
protegen el hombro.

• Síndrome de compresión
El síndrome de compresión tiene su origen cuando se aprieta o
roza excesivamente el manguito rotatorio con la escápula. El
dolor asociado con este síndrome es el resultado de una bursa
inflamada (bolsa de líquido lubricante) en el manguito rotatorio,
de una inflamación en los tendones del manguito rotatorio y, o
de la formación de depósitos de calcio en los tendones debido
al uso y desgaste. El síndrome de compresión del hombro
puede llevar a un desgarro en el manguito rotatorio.

• Tendinitis
La tendinitis del hombro se produce cuando el tendón del
manguito rotatorio y/o el del bíceps se inflaman, por lo general
como resultado de estar apretados por las estructuras
circundantes. La lesión puede manifestarse como una leve
inflamación e incluso puede llegar a afectar a la mayor parte
del manguito rotatorio. Cuando el tendón del manguito rotatorio
se inflama y engrosa, puede quedar atrapado bajo el acromión.

• Desgarro del manguito rotatorio


El desgarro del manguito rotatorio consiste en que uno o más
tendones del manguito se inflamen debido al uso excesivo, el
envejecimiento, una caída sobre la mano extendida o una
colisión.

• Capsulitis adhesiva (hombro fijo)


El hombro fijo es una condición muy restrictiva, que con
frecuencia es el resultado de una lesión que, a su vez, impide
usar el hombro a causa del dolor. El uso intermitente del
hombro puede provocar inflamación y la aparición de
adherencias entre las superficies de la articulación, que
restringen el movimiento. También se advierte una falta de
líquido sinovial para lubricar el espacio entre el húmero y la
cavidad, el cual normalmente facilita el movimiento de la
articulación del hombro. El espacio limitado entre la cápsula y la
cabeza del húmero es lo que distingue la capsulitis adhersiva de
otra condición menos complicada denominada hombro rígido.

• Fractura
Una fractura es una ruptura total o parcial de un hueso que, a
menudo, se debe a una lesión por impacto.

¿Qué causa los problemas del hombro?

Si bien el hombro es la articulación con mayor movilidad del cuerpo,


es también la más inestable debido a su amplio arco de movilidad.
Como la cabeza del húmero es más grande que la cavidad del
hombro, es muy susceptible de lesionarse. La articulación del hombro
también debe estar sostenida por tejidos blandos (músculos,
tendones y ligamentos), que también pueden ser objeto de lesiones,
uso excesivo o insuficiente.

Otras enfermedades y condiciones degenerativas del cuerpo pueden


contribuir también a los problemas del hombro o generar dolor que se
transmite por los nervios hacia el hombro.

¿Cómo se diagnostican los problemas del hombro?

Además del examen y la historia médica completa (para determinar el


arco de movilidad, la ubicación del dolor y el grado de estabilidad o
inestabilidad de la articulación) los procedimientos para diagnosticar
los problemas del hombro pueden incluir los siguientes:

• Rayos X - examen de diagnóstico que utiliza rayos invisibles de


energía electromagnética para producir imágenes de los tejidos
internos, los huesos y los órganos en una placa.

• Artrografía - examen que consiste en inyectar un tinte de


contraste en la articulación del hombro y tomar placas de rayos
X para delimitar las estructuras del hombro. Cuando el líquido
penetra en un área donde normalmente no corresponde, debe
considerarse la posibilidad de una enfermedad o lesión, dado
que es evidencia de una ruptura, abertura o bloqueo.

• Imágenes por Resonancia Magnética (su sigla en inglés


es MRI) - procedimiento de diagnóstico que utiliza una
combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una
computadora para producir imágenes detalladas de los órganos
y estructuras dentro del cuerpo. Puede detectar a menudo
daños o enfermedades en un ligamento o músculo circundante.

• Tomografía computarizada (También llamada escáner CT


o CAT.) - procedimiento de diagnóstico por imagen que utiliza
una combinación de rayos X y tecnología computarizada para
obtener imágenes de cortes transversales (a menudo llamadas
"rebanadas") del cuerpo, tanto horizontales como verticales.
Una tomografía computarizada muestra imágenes detalladas de
cualquier parte del cuerpo, incluyendo los huesos, los músculos,
la grasa y los órganos. La tomografía computarizada muestra
más detalles que los rayos X regulares.

• Electromiograma (su sigla en inglés es EMG) - examen


para evaluar la función muscular y nerviosa.

• Ecografía - técnica de diagnóstico que utiliza ondas sonoras de


alta frecuencia para crear imágenes de los órganos internos.

• Exámenes de laboratorio (para determinar si otros


problemas pueden ser la causa).

• Artroscopia - procedimiento de diagnóstico y tratamiento de


invasión mínima que se utiliza en las afecciones de las
articulaciones. En este procedimiento se emplea un pequeño
tubo óptico iluminado (artroscopio), que se inserta en la
articulación a través de una pequeña incisión practicada en ella.
Las imágenes del interior de la articulación se proyectan en una
pantalla y se utilizan para evaluar cualquier cambio
degenerativo y, o artrítico en la articulación, para detectar
enfermedades y tumores de los huesos, y para determinar las
causas de la inflamación o del dolor de huesos.

Tratamiento de los problemas del hombro:

El tratamiento específico de los problemas del hombro será


determinado por el médico basándose en lo siguiente:

• Su edad, su estado general de salud y su historia médica.


• Qué tan avanzada está la condición.
• Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o
terapias.
• Sus expectativas para la trayectoria de la condición.
• Su opinión o preferencia.

El tratamiento puede incluir lo siguiente:

• Modificación de la actividad.
• Reposo.
• Fisioterapia.
• Medicamentos.
• Cirugía.
EL CODO

El codo es una articulación de bisagra ubicada entre el extremo


inferior del húmero en la parte superior del brazo y el extremo
superior del radio y del cúbito en el antebrazo. El brazo se flexiona y
gira en el codo mediante los músculos biceps de la parte superior del
brazo. Los ligamentos situados en la parte frontal, posterior y a
ambos lados del codo contribuyen a estabilizar la articulación.

Entre los problemas del codo más frecuentes se incluyen los


siguientes:

• Artritis
Entre las formas más comunes de artritis que pueden afectar al
codo se incluyen la osteoartritis, la artritis reumatoide y la
artritis infecciosa.

• Bursitis
La bursitis del codo, conocida también como bursitis del
olécranon, se produce como resultado de una lesión o presión
constante en el codo (por ejemplo, al apoyarse sobre una
superficie rígida).
• Fracturas
Una caída sobre la mano extendida o directamente sobre la
punta del codo puede provocar una dislocación y, o varios tipos
de fracturas, según la caída.

• Lesión
La distensión repetida del codo puede producir inflamación.

¿Qué es la epicondilitis lateral?


La epicondilitis lateral, también conocida como codo de tenista, se
caracteriza por dolor en la parte posterior del codo y del antebrazo, a
lo largo de lado del dedo pulgar, cuando el brazo se encuentra
paralelo al cuerpo y el dedo pulgar hacia afuera. El dolor se debe a un
daño en los tendones que flexionan la muñeca hacia atrás, en sentido
opuesto a la palma.Un tendón es un cordón resistente de tejido que
conecta los músculos con los huesos.

¿Qué causa el codo de tenista?


El codo de tenista, como su nombre indica, suele producirse como
consecuencia de la fuerza que se imprime a la raqueta de tenis al
golpear la pelota en un golpe de revés. El exceso de distensión que
sufren los músculos del antebrazo, que se fijan a la parte externa del
codo, puede producir dolor. Cuando se da un golpe de revés, los
tendones que cubren el extremo del codo pueden resultar dañados. El
codo de tenista puede ser causado por lo siguiente:

• El golpe de revés incorrectamente realizado.

• Debilidad en los músculos del hombro y de la muñeca.

• Uso de una raqueta demasiado corta o con encordado


demasiado tenso.

• Golpear la pelota fuera del centro de la raqueta o usar


pelotas pesadas o mojadas.

• Pintar con brocha o rodillo.

• Operar una sierra de cadena.

• Uso frecuente de otras herramientas de mano de forma


continua.
¿Cuáles son los síntomas del codo de tenista?
A continuación, se enumeran los síntomas más frecuentes del codo
de tenista. Sin embargo, cada individuo puede experimentar los
síntomas de una forma diferente.

Al principio, el dolor puede sentirse a lo largo de la parte externa del


antebrazo y del codo. El dolor puede aumentar hasta la muñeca,
incluso en reposo, si se sigue practicando la actividad que produce la
condición. El dolor también puede persistir cuando el brazo y la mano
se colocan con la palma hacia abajo sobre una mesa y se intenta
levantar la mano venciendo cierta resistencia.

Los síntomas del codo de tenista pueden parecerse a los de otras


condiciones o problemas médicos. Siempre consulte a su médico para
el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el codo de tenista?


El diagnóstico del codo de tenista normalemente se puede determinar
basándose en un examen físico. Sin embargo, en algunos casos, es
necesario realizar rayos-X del codo.

Tratamiento del codo de tenista:


El tratamiento específico del codo de tenista será determinado por su
médico basándose en lo siguiente:

• Su edad, su estado general de salud y su historia médica.


• Qué tan avanzada está la condición.
• Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o
terapias.
• Sus expectativas para la trayectoria de la condición.
• Su opinión o preferencia.

El tratamiento del codo de tenista incluye la interrupción de la


actividad que produce los síntomas. El tratamiento puede incluir lo
siguiente:

• Aplicar bolsas de hielo (para reducir la inflamación).


• Ejercicios de estiramiento.
• Medicamentos antiinflamatorios.
• Cirugía.

La Epicondilitis Medial (codo de golfista o de beisbolista)

¿Qué es la epicondilitis medial?


La epicondilitis medial, también conocida como codo de golfista, codo
de beisbolista, codo de maletero o codo de tenista de tiro directo, se
caracteriza por un dolor que se extiende desde el codo hastaa la
muñeca, en el antebrazo, en el lado que corresponde a la palma de la
mano. El dolor se debe a un daño en los tendones que flexionan la
muñeca hacia la palma. Un tendón es un cordón resistente de tejido
que conecta los músculos con los huesos.

¿Qué causa la epicondilitis medial?


La epicondilitis medial es producida por la fuerza excesiva empleada
para doblar la muñeca hacia la palma, como por ejemplo, al realizar
un tiro de golf o al lanzar una pelota de béisbol. Otras causas de las
epicondilitis medial pueden incluir las siguientes:

• Aplicar demasiada fuerza en el saque de tenis, o al realizarlo


con efecto.

• Debilidad en los músculos del hombro y de la muñeca.

• Uso de una raqueta demasiado corta o pesada, o con el


encordado demasiado tenso.

• Lanzar jabalinas.

• Cargar maletas pesadas.

• Cortar leña con un hacha.

• Operar una sierra de cadena.

• Uso frecuente de otras herramientas de mano de forma


continua.

¿Cuáles son los síntomas de la epicondilitis medial?


A continuación se enumeran los síntomas más frecuentes de la
epicondilitis medial. Sin embargo, cada individuo puede experimentar
los síntomas de una forma diferente.

El síntoma más frecuente de la epicondilitis medial es el dolor en el


antebrazo, en la cara que corresponde a la palma de la mano, que se
extiende desde el codo hasta la muñeca, del lado del pulgar. El dolor
puede sentirse al doblar la muñeca hacia la palma venciendo cierta
resistencia o al apretar una pelota de goma.

Los síntomas de la epicondilitis medial pueden parecerse a los de


otras condiciones o problemas médicos. Siempre consulte con su
médico para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la epicondilitis medial?


El diagnóstico de la epicondilitis medial se puede determinar
basándose en un examen físico. El médico le pedirá al paciente que
coloque el brazo sobre la mesa con la palma hacia arriba y que
levante la mano doblando la muñeca y venciendo cierta resistencia.
Si padece epicondilitis medial, se suele sentir dolor en el codo.
Tratamiento de la epicondilitis medial:
El tratamiento específico de la epicondilitis medial será determinado
por su médico basándose en lo siguiente:

• Su edad, su estado general de salud y su historia médica.


• Qué tan avanzada está la condición.
• Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o
terapias.
• Sus expectativas para la trayectoria de la condición.
• Su opinión o preferencia.

El tratamiento para la epicondilitis medial incluye la interrupción de la


actividad que produce el síntoma. El tratamiento puede incluir lo
siguiente:

• Aplicación de bolsas de hielo (para reducir la inflamación).


• Ejercicios de fortalecimiento.
• Medicamentos antiinflamatorios.
• Cirugía.

Los Dolores y Los Problemas de la Mano

Anatomía de la mano:
La mano está compuesta de muchos huesos, músculos y ligamentos
diferentes que permiten gran cantidad de movimientos y destreza.
Existen tres tipos principales de huesos en la mano, incluyendo los
siguientes:
• Falanges - los 14 huesos que se encuentran en los dedos de
cada mano y también en los dedos de cada pie. Cada dedo
tiene tres falanges (distal, media y proximal); el pulgar tiene
sólo dos.

• Huesos metacarpianos - los cinco huesos que componen


la parte media de la mano.

• Huesos carpianos - los ocho huesos que forman la muñeca.


Los huesos carpianos están conectados a dos huesos del
brazo: el cúbito y el radio.

En la mano pueden encontrarse numerosos músculos, ligamentos y


vainas. Los músculos son estructuras que al contraerse, permiten el
movimiento de los huesos de la mano. Los ligamentos son tejidos
fibrosos que ayudan a unir las articulaciones de la mano. Las vainas
son estructuras tubulares que rodean parte de los dedos.

¿Cuáles son algunos de los problemas comunes de la mano?


Existen muchos problemas comunes de la mano que pueden interferir
con las actividades cotidianas (su sigla en inglés es ADL), que
incluyen los siguientes:

• Artritis
La artritis es la inflamación de una articulación y suele
producirse en la base del dedo pulgar. El dolor relacionado con
la artritis puede deberse a distintas causas, entre ellas la
inflamación de lo siguiente:

o Membrana sinovial - la membrana sinovial secreta un


líquido transparente y pegajoso que lubrica las
articulaciones y los tendones.

o Tendones - los cordones resistentes de tejido que


conectan los músculos con los huesos.

o Ligamento - una banda de tejido fibroso blanco, brillante


y flexible que une las articulaciones entre sí y conecta
varios huesos y cartílagos.

La osteoartritis, una enfermedad degenerativa de las


articulaciones, es el tipo de artritis más común entre las
personas de edad avanzada. Es una enfermedad de evolución
lenta que afecta principalmente a las manos y las grandes
articulaciones que soportan el peso del cuerpo, como las
rodillas y las caderas. La osteoartritis de las manos o caderas
puede ser hereditaria o puede aparecer como consecuencia de
lesiones, uso excesivo, distensión muscular o fatiga.

Nódulos de Heberden, alargamiento anormal del hueso o


cartílago, del tamaño de un chícharo o más pequeño, que
puede aparecer en las articulaciones de los dedos y puede
agravarse con la aparición de la osteoartritis.

• Síndrome del túnel carpiano


El síndrome del túnel carpiano es una condición en la que se
produce la compresión del nervio mediano al pasar por el túnel
carpiano de la muñeca, que es un espacio estrecho y confinado.
Puesto que el nervio mediano proporciona las funciones motora
y sensorial al pulgar y a los tres dedos del medio, esto puede
provocar muchos síntomas.

A continuación, se enumeran los síntomas más comunes del


síndrome del túnel carpiano. Sin embargo, cada individuo puede
experimentar los síntomas de una forma diferente. Los síntomas
pueden incluir los siguientes:

o Dificultad para hacer un puño.

o Dificultad para agarrar objetos con una o ambas


manos.

o Dolor y, o adormecimiento en una o ambas manos.


o Sensación de hormigueo en los dedos.

o Sensación de hinchazón en los dedos.

o Ardor o cosquilleo en los dedos, especialmente en el


pulgar y en los dedos índice y medio.

Los síntomas del síndrome del túnel carpiano pueden parecerse a


los de otras condiciones como la tendinitis, bursitis o artritis
reumatoide. Siempre consulte a su médico para el diagnóstico.

El tratamiento puede incluir lo siguiente:

o Férula en la mano (para ayudar a evitar el movimiento


de la muñeca y disminuir la compresión de los nervios
dentro del túnel).

o Medicamentos antiinflamatorios (para reducir la


hinchazón) orales o inyectados (en el espacio del túnel
carpiano).

o Cirugía (para aliviar la compresión de los nervios en el


túnel carpiano).

o Cambiar la postura del teclado de la computadora, o


efectuar otros cambios ergonómicos.

• Quistes ganglionares
Se pueden formar quistes blandos llenos de fluido en la parte
frontal o posterior de la mano sin motivo aparente. A estos
quistes se les denomina quistes glanglionares, son los tumores
benignos (no cancerosos) de tejido blando más comunes de la
mano y la muñeca.

A continuación, se enumeran los síntomas más comunes de los


quistes ganglionares. Sin embargo, cada individuo puede
experimentar los síntomas de una forma diferente. Los síntomas
pueden incluir los siguientes:

o Irritación o dolor de la muñeca que se intensifica con el


uso repetido.

o Hinchazón localizada de crecimiento paulatino


acompañada de un dolor leve y debilidad en la muñeca.

o Un quiste aparente que es suave, firme, redondeado y, o


sensible.
Los síntomas de los quistes glanglionares pueden parecerse a
los de otras condiciones o problemas médicos. Siempre
consulte a su médico para el diagnóstico.

Al principio, cuando el quiste es pequeño e indoloro, el


tratamiento no suele ser necesario. Sin embargo, el tratamiento
suele ser necesario cuando el quiste comienza a desarrollarse e
interfiere con las funciones de la mano. El tratamiento puede
incluir lo siguiente:

o Reposo.
o Férula.
o Medicamentos antiinflamatorios no esteroides.
o Aspiración.
o Inyecciones de cortisona.
o Cirugía.

• Problemas de los tendones


Dos de los problemas principales relacionados con los tendones
son la tendinitis y la tenosinovitis. La tendinitis, o inflamación
de un tendón (cordones resistentes de tejido que conectan los
músculos con los huesos), puede afectar a cualquier tendón,
pero es más frecuente en la muñeca y los dedos de las manos.
Cuando los tendones se irritan, se produce hinchazón, dolor e
incomodidad.

La tenosinovitis es la inflamación del revestimiento de las


vainas tendinosas que rodean los tendones. Si bien es más
frecuente que se inflame la vaina tendinosa, también se pueden
inflamar al mismo tiempo tanto la vaina como el tendón. La
causa de la tenosinovitis a menudo es desconocida, pero
generalmente influyen la distensión, el uso excesivo, las
lesiones y el ejercicio excesivo. La tendinitis también puede
estar relacionada con alguna enfermedad (como por ejemplo la
diabetes o la artritis reumatoide).

Entre las alteraciones más frecuentes de los tendones se


incluyen las siguientes:

o Epicondilitis lateral (conocida popularmente como


codo de tenista) - enfermedad caracterizada por dolor
en la parte posterior del codo y del antebrazo, a lo largo
del lado del dedo pulgar, cuando el brazo se encuentra
paralelo al cuerpo y el dedo pulgar hacia afuera. El dolor
se debe a un daño en los tendones que flexionan la
muñeca hacia atrás, en sentido opuesto a la palma.

o Epicondilitis medial (conocida popularmente como


codo de golfista o codo de beisbolista) - enfermedad
caracterizada por un dolor que se extiende desde el codo
hasta la muñeca en el lado del antebrazo que
corresponde a la palma. El dolor se debe a un daño en los
tendones que flexionan la muñeca hacia la palma.

o Tendinitis del manguito rotatorio - trastorno de los


hombros que se caracteriza por la inflamación de la
cápsula del hombro y de los tendones relacionados.

o Tenosinovitis de DeQuervain - es el tipo más frecuente


de tenosinovitis que se caracteriza por la inflamación de
la vaina tendinosa de los tendones del pulgar.

o Dedo en resorte - tenosinovitis en la que la vaina del


tendón se inflama y se engrosa, impidiendo así que la
persona pueda extender o flexionar sin dificultad el dedo
o el pulgar afectados. El dedo o el pulgar pueden
bloquearse o "dispararse" repentinamente.

El tratamiento de la mayoría de los problemas de los tendones


puede incluir lo siguiente:

o Modificación de la actividad.
o Férula o inmovilización.
o Inyecciones de esteroides.
o Medicamentos antiinflamatorios.
o Cirugía.