1 FILOSOFIA: HISTORIA, PROBLEMAS, VIDA PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO DIDASCALIA. ROSARIO.

2012

ACTIVIDADES Y PROPUESTAS PARA INICIAR EL CURSO DE FILOSOFIA

¿COMO APRENDER FILOSOFIA?
Se supone que nosotros, los docentes y profesores, sabemos enseñar filosofía, porque nos hemos preparado para ello y, sobre todo, porque nos gusta la filosofía y nos agrada compartirla, enseñar filosofía. Pero a veces suponemos que los alumnos, por su parte, saben aprender filosofía. Y no siempre es así. No siempre “se activa”, se pone en marcha, el proceso de aprendizaje cuando el profesor enseña: porque no hay ganas, porque no se sabe cómo o porque los fracasos suelen frenar el entusiasmo. Y puede suceder que los estudiantes no aprendan nunca, aun cuando estudien, preparen los exámenes y hasta aprueben la materia, porque aprender no es lo mismo que estudiar y aprobar. Estamos en un proceso de conocimiento mutuo y comenzamos un curso nuevo, sería interesante que nos ayudemos mutuamente a enseñar y a aprender, para poder hacer sencillamente lo que tenemos que hacer, ya que son dos procesos complementarios que mutuamente se alimentan. Podemos reflexionar, compartir o discutir juntos algunas ideas:

01

La filosofía no es sólo una materia, sino que es una experiencia de aprendizaje y de vida: no sólo es una suma anual de clases obligatorias, sino que debería ser una sucesión de acontecimientos, es decir: de hechos o acciones que dejan rastros en quienes participan. La filosofía necesita establecer vínculos con la propia existencia, porque es allí donde se dan los verdaderos aprendizajes, especialmente cuando se relacionan con los saberes que nosotros ya poseemos y tienden puentes hacia lo que nosotros pensamos, somos o hacemos. Hay muchas maneras de enseñar y de aprender filosofía: conocer y practicar una no significa que no haya otras que permitan acceder mejor. A veces debemos ensayar y buscar varios caminos hasta encontrar el más adecuado para alcanzar lo que nos proponemos.

02

03

2
No es lo mismo estudiar que aprender. El estudiar representa siempre un esfuerzo, generalmente impuesto de manera exterior para dar muestras (pruebas) de lo que sabemos, y suele estar más asociado a la vida escolar, mientras que el aprendizaje es propio de la vida misma: a veces el aprender es difícil y en otras, puede ser placentero. Hay aprendizajes espontáneo y otros que requieren esfuerzos. Por ejemplo: aprender a bailar es distinto que aprender un idioma; aprender a manejar un vehículo o a jugar el deporte que nos gusta es una actividad diferenta que aprender a trabajar o a resolver los problemas de una disciplina. Si el estudio – junto con las evaluaciones – no se convierte en aprendizaje tiene poco sentido y puede representar un buen ejercicio de voluntad pero también una pérdida de tiempo. Solamente si al estudiar, se conserva lo estudiado de manera estable, el esfuerzo tiene sentido, porque los aprendizajes algo de nosotros es lo que cambia. Hay algunos temas, problemas, contenidos, textos de la filosofía que predisponen a un aprendizaje más vital, más vinculados con cada uno de nosotros. Hay otros en los que hay que hacer un esfuerzo intelectual mayor para apropiarnos de los contenidos y relacionarlos con nuestra existencia. Por ejemplo: no es lo mismo discutir el sentido de la vida y de la muerte (un tema de antropología filosófica) o las razones para obrar bien, que leer algunos de los capítulos del Discurso del Método de Descartes o de la Crítica de la Razón Pura de Kant. En filosofía no se trata solamente de escuchar, de escribir lo que se dicta o todo los que se presenta en el pizarrón: es necesario participar, preguntar, ofrecer interpretaciones y presentar opiniones, comentar lo que ha visto, leído o escuchado, comentar todo lo que tiene que ver con los problemas de la filosofía. Especialmente en filosofía (pero también en las otras materias), tanto el profesor como los alumnos deben poner en acción el pensamiento, porque lo importante es pensar, saber pensar: pensar mientras el profesor explica, cuando asigna o revisa obligaciones, cuando propone una evaluación. Pero también pensar cuando nadie nos propone pensar. Y expresar los pensamientos, los disensos, las opiniones propias. No siempre tendremos razón, pero nos acostumbramos a exponer (no imponer) nuestro pensamiento, nuestras opiniones, con propiedad y fundamento. Hay temas, autores, problemas, obras, períodos históricos que son la fuente documental de la filosofía: allí conviene poner mayor acento en el esfuerzo y en el estudio. De esta manera le podemos dar más valor y rigor al pensamiento propio, reconociendo el pensamiento de los que han aportado al patrimonio de la filosofía y han pensado antes que nosotros. Para pensar necesitamos disponer de palabras, saber procesar el lenguaje y expresar el pensamiento. Sin lenguaje no hay pensamiento. Para los problemas de la filosofía es preciso manejar, dominar la forma de hablar, el vocabulario de la filosofía. Especialmente allí estudio sirve si se convierte en aprendizaje, si incorporamos de manera definitiva ciertos términos propios del filosofar. Por ejemplo: primer principio, ideas, materia y forma, esencia y existencia, sustancia, absoluto, dialéctica, silogismo y falacias, autonomía y heteronomía. Los textos filosóficos y los libros de filosofía no son todos iguales, pero generalmente suelen ser textos densos, complejos que exigen mucho más tiempo, paciencia y atención que otros textos o discursos. Es necesario detenerse, interpretar, buscar el significado de los términos, preguntar, anotar, volver una y otra vez. Trabajar con alguna antología o una cuidada selección de esos textos fundamentales es una buena manera de comenzar e iniciarse.

04

05

06

07

08

09

10

11

3

12

Siempre conviene leer con un lápiz en la mano: anotar, subrayar, marcar palabras, mencionar algún comentario, formular alguna pregunta, redactar una opinión. No es necesario avanzar mucho, sino avanzar bien. No es una autopista, sino un camino de montaña: los pasos son lentos, pero seguro y estamos cada vez más alto. Es importante resumir los textos utilizando las palabras que el autor empleó o elaborar una síntesis (con palabras propias) o hacer un mapa o red conceptual presentando los conceptos claves, articulados entre sí a través de líneas conectoras. De esta manera lo que vamos leyendo va quedando archivado pero, al mismo tiempo, estructurado: se inicia así el proceso de aprendizaje porque nos vamos apropiando de los textos y dejamos testimonio de nuestros pasos por ellos. La filosofía trabaja fundamentalmente con las ideas pero establece muchos contactos con la realidad: no es oportuno explicar una idea usando un ejemplo o un caso, pero siempre que se pueda es oportuno buscar hechos, casos, ejemplos que puedan relacionarse con lo que leemos o estudiamos. Para ello hay que saber seleccionarlo, interpretarlos, justificarlo y relacionarlo con el tema pertinente. Por ejemplo, podemos hablar del problema del conocimiento y ejemplificarlos con los casos que aparecen en los medios de comunicación; trabajamos el problema de ética y aportar los testimonios de vidas o hechos que exhiben un diversos casos o conflictos al respecto. Hay otras estrategias de aprendizaje (y también de evaluación) que pueden ser interesantes: (1) Comparar temas, obras, autores, respuestas, para comprobar las coincidencias o las diferencias sobre un tema, una pregunta, un caso, una inquietud. Generalmente es conveniente utilizar gráficamente un cuadro de doble entrada. (2) Argumentar o contraargumentar: se trata de buscar, organizar y proponer razones para convencer a los otros o para desarmar un argumento que se nos presentan. Puede ser una estrategia atractiva para debatir algunos temas de este libro. (3) Fundamentar algunas posiciones, dando razones para sostener o defender las ideas de un autor, rebatir otras o preferir una respuesta mejor que las restantes. (4) Debatir ideas, preparando previamente los temas, o hacerlo después de presentar varias posiciones contrapuestas. (5) Proponer problemas, conflictos, ideas, cuestiones para la discusión: justificar la elección, saber formular, abrir el debate, encontrar la formulación más adecuada. Las fuentes pueden ser variadas: noticias, casos, comentarios, películas. (6) Hacer recorridos por distintos libros de filosofía y proponer textos breves para compartir con los compañeros, para dejar también la iniciativa y la novedad en manos de los alumnos. (7) Trabajar con diversos programas televisivos que abordan temas o problemas de la filosofía: hacer una selección de los mismos, divulgar horarios o temas de los programas, preparar una presentación de las ofertas, organizar un ciclo de filosofía con la participación del profesor y de los alumnos. (8) Trabajar con los circuitos virtuales de la información: hacer un registros de páginas, sitios, ámbitos académicos y de documentación; ofrecer una lista ordenada de los lugares más confiables; diseñar una web quest (investigación guiada) para definir itinerarios seguros y productivos; crear sitios para el trabajo colectivo; blog, páginas, redes virtuales. En filosofía las preguntas tienen tanto valor como las respuestas. Y las preguntas de los alumnos son importantes porque revelan sus propias inquietudes. No es lo mismo estudiar las respuestas a preguntas que nadie se ha formulado, que trabajar entre todos – y luego estudiar - las respuestas a las preguntas que han surgido del grupo mismo que se inicia en la filosofía. Por ejemplo, puede ser atractivo establecer alguna estrategia al respecto: “las preguntas de la semana”, “rondas de inquietudes”, “qué es lo que nos preocupa”, con alguna técnica que permita pensar, escribir, exponer, debatir, llegar a alguna conclusión y, finalmente, salir a

13

14

15

16

4
buscar textos, autores o respuestas de la filosofía.

17

La filosofía debe saber establecer diálogos con las otras materias y hay que intentarlo: con la lengua, la literatura, la historia, la matemática, la biología, los idiomas. Hay temas, épocas, problemas, autores que son comunes y que puede integrarse para el debate. La mejor manera de avanzar no es necesariamente a través de las evaluaciones formales (aunque conviene certificar ciertos aprendizajes) sino con la posibilidad de transferir o aplicar lo estudiado y aprendido a otras situaciones. Un debate, un artículo para una revista, un programa de televisión sobre el tema, una recreación, o teatralización, un breve trabajo de recopilación de materiales y de información, la redacción de una historia, una representación de un problema, un análisis de casos, un panel de especialistas con ideas diversas, pueden ser excelente recursos para certificar los aprendizajes. Todos debemos disfrutar de las clases como si fueran encuentros, acontecimientos: permitir que el docente pueda disfrutar de la enseñanza (y de todo lo que sabe) y que los alumnos puedan disfrutar del aprendizaje. Un clima distendido, que se asocia con la confianza, la libertad de expresión, la confianza mutua, el interés, la buena disposición, la producción compartida y hasta el sano sentido del humor. Se trata, en suma, de lograr, también, deleitarse con la filosofía. No deberíamos olvidar, finalmente, que nadie nace sabiendo, pero sí, con la capacidad de aprender, y que también en la filosofía hay temas y conocimientos que pueden fructificar con el paso del tiempo, cuando los nuevos saberes y los vaivenes de la propia existencia nos plantean demandas y problemas que nos exigen asomarnos a los eternos enigmas e interrogantes que acompañan la historia del pensamiento. Y también nuestra historia.

18

19

20

ACTIVIDADES PROPUESTAS

01. Comentar y discutir cada una de las afirmaciones, aportando las propias experiencias como estudiantes. 02. Definir por consenso y redactar el CONTRATO DIDACTICO que establece responsabilidades, obligaciones y derechos de los alumnos que aprenden y del docente que enseña. Firmar un ejemplar del contrato. 03. Comprometerse a revisar periódicamente el contrato, evaluando el cumplimiento de las partes (del grupo como grupo y de cada uno de sus integrantes. 04. Al concluir el año y pensando en la propia experiencia: redactar consejos y sugerencias para los que comienzan a estudiar filosofía.

PREGUNTAS Y FRASES PARA PONERNOS EN MARCHA

01.

02.

03.

04.

5
¿Todos los hombres tienen desarrollada la capacidad de pensar? ¿De qué se ocupa la filosofía? ¿Para qué sirve o no sirve para nada? ¿Quiénes son mas felices lo que piensan o los que no piensan?, Si el nombre no aprende a pensar; ¿se subordina a lo que piensan los otros y se vuelve un esclavo?

05. ¿Qué es la verdad? ¿Cómo sabemos que algo es verdadero?

06. ¿Hay alguna relación entre la filosofía y la religión?

07. Dios, ¿existe? ¿Cómo puedo probar su existencia?

08. ¿Qué es más fácil de probar: el ser o la nada? ¿Por qué?

09. ¿Cómo se determina lo que está bien y lo que está mal?

10. ¿Qué es la vida y qué es la muerte?

11. ¿Cómo podemos definir al hombre? ¿La existencia humana tiene sentido? 15. ¿Qué es el tiempo? ¿Existe el tiempo?

12. ¿Cuál es el origen de todo lo real, cómo surgió el mundo, el universo, la realidad? 16. ¿Hay filósofos en la actualidad? Y si existen, ¿a qué se dedican los filósofos?

13. La filosofía, ¿es una ciencia? ¿Cómo se relaciona con las ciencias?

14. ¿Hay alguna relación entre la filosofía y la política?

17. La filosofía, ¿es la misma en todo el mundo o depende de los diversos pueblos y culturas?

18. Obrar moralmente bien: ¿depende de la religión, de la filosofía o de las leyes?

19. La filosofía, ¿depende de lo que cada uno piensa o hay que estudiarla para poder pensar con fundamento?

20. Finalmente, ¿cómo se puede definir a la filosofía?

ACTIVIDADES
 Aunque aún no hemos iniciado el aprendizaje de la filosofía, hay una serie de temas que permiten una primera intervención con opiniones personales o respuestas a-crítica, preconceptuales, que reflejan el pensamiento personal o las propias interpretaciones.  Proponemos leer atentamente cada pregunta y responder recurriendo sólo a las propias ideas, sin tener miedo a posibles errores o equivocaciones. Es necesario escribir las respuestas para facilitar posteriormente el uso de la palabra en el debate.  El intercambio de las respuestas favorecerá la intervención de todos desde los primeros encuentros para que la palabra no quede solamente en manos de algunos.  En un segundo momento – pero distinguiendo claramente las respuestas – se puede recurrir a alguna ayuda externa: interrogar a otra persona, diccionario, libros sobre el tema, sitios vinculados a las problemáticas enunciadas.

6
 Finalmente formular – a continuación – CUATRO nuevas preguntas relacionadas con problemas de la FILOSOFIA. La recopilación y ordenamiento de los principales interrogantes se puede convertir en una agenda de temas para la investigación el debate durante el desarrollo del curso. 21 22 23 24

TEMAS, PROBLEMAS Y AUTORES QUE NOS AGUARDA: UNA PRIMERA RECORRIDA

MITO Y FILOSOFIA

ORIGEN HISTORICO DE LA FILOSOFIA

FILOSOFIA EN CADA SER HUMANO

QUE SIGNIFICA PENSAR

CIENCIA Y FILOSOFIA

THALES

FUNCION DEL FILOSOFO

PLATON

SOCRATES

ETICA Y MORAL

LOS SOFISTAS

QUE ES LA VERDAD

QUE ES LA REALIDAD

CONOCER Y OBRAR BIEN

HETERONOMIA Y AUTONOMIA

CONCIENCIA MORAL

METODO SOCRATICO

CONCEPTO SOCRATICO

REFUTACION MAYEUTICA

VALORES Y AXIOLOGIA

KANT

DEBER IMPERATIVO

ARISTOTELES

VIRTUDES EUDEMONIA

SER CUERPO TENER CUERPO

ESCALA AXIOLOGICA ACTO POTENCIA

SER ENTE LAS CUATRO CAUSAS

SUBSTANCIA ACCIDENTE ESENCIA EXISTENCIA

MATERIA FORMA

7

S. TOMAS DE AQUINO SAN ANSEMO

DIOS EXISTENCIA

DIOS ATEISMO

DIOS AGNOSTICOS

ANTROPOLOGIA

SCHELER

SARTRE

PASCAL

INDIVIDUO PERSONA

BIO-PSICO ESPIRITUAL

LOGICA Y PENSAMIENTO INDUCTIIVO DEDUCTIVO ANALOGICO PARADOJAS

CONCEPTO Y DEFINICION

JUICIO PROPOSICION

FALACIAS SOFISMAS

DEMOSTRACION ARGUMENTACION

RAZONAMIENTO

SILOGISMO

CONOCIMIENTO

DESCARTES HUME

VERDAD CERTEZA

ERROR DUDA

FILOSOFIA POSTMODERNA

PROPUESTA DE TRABAJO: cruzar los problemas de los interrogantes con los temas que se presentan para el desarrollo del curso de filosofía. Se sugiere hacer un recorrido por el libro y colocar las páginas en las que se encuentran los desarrollos de temas y autores.

ALGUNOS TEXTOS PARA IR DEGUSTANDO LA FILOSOFIA

1
FERNANDO SAVATER

“Soy un ser parlante, un ser que habla; alguien que posee un lenguaje y que por tanto debe tener semejantes. El lenguaje está abierto a la comprensión de seres inteligentes. El lenguaje es el certificado de pertenencia de mi especie, el verdadero código genético de la humanidad. Lo más asombroso del hombre es que es hábil y se enseñó a sí mismo el lenguaje y el alado pensamiento. Nada de lo porvenir le encuentra falto de recursos puesto que posee la capacidad técnica de controlar las fuerzas naturales poniéndolas a su servicio. Sólo de la muerte no tendrá escapatoria. (…)El hombre es un animal simbólico. Un símbolo es un signo convencional acordados por miembros de la sociedad humana para referirse o comunicar algo. Las palabras y números son símbolos. Cualquier cosa natural o artificial puede ser un símbolo si nosotros queremos que lo sea. Los símbolos se refieren sólo indirectamente a la realidad física y sin embargo apuntan directamente a una realidad mental, pensada, imaginada, hecha de significados y de sentidos.”

8
“Decretó al fin Dios, el supremo Artesano que, ya que no podía darse al ser humano nada propio, fuera común lo que en propiedad a cada ser se había otorgado. Así pues, hizo del hombre la hechura de una forma indefinida, y, colocado en el centro del mundo, le habló de esta manera: "No te dimos ningún puesto fijo, ni una faz propia, ni un oficio peculiar, ¡oh Adán!, para que 2 el puesto, la imagen y los empleos que desees para ti, esos los tengas y poseas por tu propia decisión y elección. Para los demás seres les hemos PICO DE LA prescrito una naturaleza pre-establecida dentro de ciertas leyes. Tú no estás MIRANDOLA sometido a cauces; definirás tu naturaleza según tu arbitrio y determinación. Te coloqué en el centro del mundo, para que volvieras más cómodamente la vista a tu alrededor y miraras todo lo que hay en ese mundo. Ni celeste, ni terrestre te hice, ni mortal, ni inmortal, para que tú mismo, como modelador y escultor de ti mismo, más a tu gusto y honra, te forjes la forma que prefieras para ti. Podrás degenerar a lo inferior, con los brutos; podrás realzarte a la par de las cosas divinas, por tu misma decisión."

3
MARSILIO FICINO

“Así pues, por sobre todas las cosas, la Filosofía arranca de la miseria a los mortales, y les concede felicidad. Pues ella discrimina lo bueno de lo malo y nos muestra cómo evitar el mal para que no nos hiera, o cómo sobrellevarlo con fortaleza de modo que nos hiera menos. Además nos enseña cómo hallar más fácilmente la bondad, y cómo usar rectamente los dones que nos ha concedido la naturaleza o la fortuna o que hemos adquirido por medio del trabajo, para que puedan ser beneficiosos."

4
PITAGORAS

“No cometas nunca una acción vergonzosa, Ni con nadie, ni a solas: Por encima de todo, respétate a ti mismo. Seguidamente ejércete en practicar la justicia, en palabras y en obras, Aprende a no comportarte sin razón jamás. Y sabiendo que morir es la ley fatal para todos, que las riquezas, unas veces te plazca ganarlas y otras te plazca perderlas. De los sufrimientos que caben a los mortales por divino designio, la parte que a ti corresponde, sopórtala sin indignación; pero es legítimo que le busques remedio en la medida de tus fuerzas; porque no son tantas las desgracias que caen sobre los hombres buenos.”

5
GORGIAS

“La palabra es una gran dominadora, que con un pequeñísimo y sumamente invisible cuerpo, cumple obras muy importantes, pues puede hacer cesar el temor y quitar los dolores, infundir la alegría e inspirar la piedad. Pues el discurso, persuadiendo al alma, la empuja, convencida, a tener fe en las palabras y a consentir en los hechos. La persuasión, unida a la palabra, impresiona al alma como ella quiere. La misma relación tiene el poder del discurso con respecto a la disposición del alma, que la disposición de los remedios respecto a la naturaleza del cuerpo. En efecto, tal como los distintos remedios quitan del cuerpo de cada uno diferentes humores, y algunos hacen cesar el mal, otros la vida, así también, entre los discursos algunos afligen, y otros deleitan, otros espantan, otros sobresaltan hasta el ardor a sus auditores, y otros envenenan y fascinan el alma con convicciones malvadas.”

9
“¿Qué es, pues, el tiempo? Si nadie me lo pregunta, lo sé; pero si quiero explicárselo al que me lo pregunta, no lo sé. Lo que sí digo sin vacilación es que sé que si nada pasase no habría tiempo pasado; y si nada sucediese, no habría tiempo futuro; y si nada existiese, no habría tiempo presente. Pero aquellos dos tiempos, pretérito y futuro, ¿cómo pueden ser, si el pretérito ya no es él y el futuro todavía no es? Y en cuanto al presente, si fuese siempre presente y no pasase a ser pretérito, ya no sería tiempo, sino eternidad. Si, pues, el presente, para ser tiempo es necesario que pase a ser pretérito, ¿cómo decimos que existe éste, cuya causa o razón de ser está en dejar de ser, de tal modo que no podemos decir con verdad que existe el tiempo si permanentemente tiende a no ser?”

6
SAN AGUSTIN

7
JEAN J. ROUSSEAU

“¡Qué rápidamente pasamos por la tierra! El primer cuarto de la vida desaparece antes de que conozcamos el uso de la vida; el último cuarto se va después de haber dejado de gozarla. Primero no sabemos vivir, pronto ya no podremos, y del intervalo que separa estos dos extremos inútiles, los tres cuartos del tiempo restante se los llevan el sueño, el trabajo, el dolor, la sujeción y toda clase de penalidades. La vida es corta, no sólo por lo poco que dura, sino porque de este poco apenas hay momentos en el que gocemos de ella. La hora de la muerte tiene de bello el estar alejada de la del nacimiento, y la vida es siempre muy corta cuando este espacio está mal llenado.”

8
GALILEO GALILEI

“Yo más bien creo que la autoridad de las Sagradas Escrituras haya tenido solamente la intención de enseñar a los hombres aquellos artículos y proposiciones que, siendo necesarios para su salvación y superando toda reflexión humana, no podían hacerse creíbles por otra ciencia ni por otro medio, a no ser por revelación divina. Pero que aquel mismo Dios que nos ha dotado de sentidos, de razonamiento y de inteligencia, haya querido, posponiendo el uso de éstos, darnos por otro medio los conocimientos que podíamos conseguir por aquellos, no pienso que sea necesario creerlo, y, sobre todo, a propósito de aquellas ciencias a las que se refiere la Escritura sólo en una mínima parte y de forma dispersa; éste es precisamente el caso de la astronomía, de la que se habla tan poco, que no se encuentran ni siquiera nombrados los planetas. Pero si los primeros escritores sagrados hubiesen tenido la intención de enseñar al pueblo las disposiciones y movimientos de los cuerpos celestes, no habrían tratado tan poco de ellos, que es como nada en comparación de las infinitas, profundísimas y admirables enseñanzas que en tal ciencia se contienen.” “He advertido hace ya algún tiempo que, desde mi más temprana edad, había admitido como verdaderas muchas opiniones falsas, y que lo edificado después sobre cimientos tan poco sólidos tenía que ser por fuerza muy dudoso e incierto; de suerte que me era preciso emprender seriamente, una vez en la vida, la tarea de deshacerme de todas las opiniones a las que hasta entonces había dado crédito, y empezar todo de nuevo desde los fundamentos, si quería establecer algo firme y constante en las ciencias. Mas pareciéndome ardua dicha empresa, he aguardado hasta alcanzar una edad lo bastante madura como para no poder esperar que haya otra, tras ella, más apta para la ejecución de mi propósito; y por ello lo he diferido tanto, que a partir de ahora me sentiría culpable si gastase en deliberaciones el tiempo

9
RENATO DESCARTES

10
que me queda para obrar. Así pues, ahora que mi espíritu está libre de todo cuidado, habiéndome procurado reposo seguro en una apacible soledad, me aplicaré seriamente y con libertad a destruir en general todas mis antiguas opiniones. Ahora bien, para cumplir tal designio, no me será necesario probar que son todas falsas, lo que acaso no conseguiría nunca; sino que (…) me bastará para rechazarlas todas las cosas analizadas, al encontrar en cada una el más pequeño motivo de duda.”

10
MARTIN HEIDEGGER

"Cuando el más apartado rincón del globo haya sido técnicamente conquistado y económicamente explotado; cuando un suceso cualquiera sea rápidamente accesible en un lugar cualquiera y en un tiempo cualquiera; cuando se puedan experimentar, simultáneamente, el atentado a un rey en Francia y un concierto sinfónico en Tokio; cuando el tiempo sólo sea rapidez, instantaneidad y simultaneidad, mientras que lo temporal, entendido como acontecer histórico, haya desaparecido de la existencia de todos los pueblos, entonces, justamente entonces, volverán a atravesar todo este aquelarre como fantasmas las preguntas: ¿para qué?, ¿hacia dónde?, ¿y después qué?”

11
GILLES LIPOVETSKY

“La sociedad posmoderna es aquella en que reina la indiferencia de masa, donde domina el sentimiento de reiteración y estancamiento, en que la autonomía privada no se discute, donde lo nuevo se trata como lo antiguo, donde se banaliza la innovación, en la que el futuro no se asimila ya a un progreso ineluctable. La sociedad moderna era conquistadora, creía en el futuro, en la ciencia y en la técnica, se instituyó como ruptura con las jerarquías de sangre y la soberanía sagrada, con las tradiciones y los particularismos en nombre de lo universal, de la razón, de la revolución. Esa época se está disipando a ojos vistas; en parte es contra esos principios futuristas que se establecen nuestras sociedades, por este hecho posmodernas, ávidas de identidad, de diferencia, de conservación, de tranquilidad, de realización personal inmediata; se disuelven la confianza y la fe en el futuro, ya nadie cree en el porvenir radiante de la revolución y el progreso, la gente quiere vivir enseguida, aquí y ahora, conservarse joven y no ya forjar el hombre nuevo”.

12
INMANUEL KANT

“La ilustración es la salida del hombre de su minoría de edad. El mismo es culpable de ella. La minoría de edad estriba en la incapacidad de servirse del propio entendimiento, sin la dirección de otro. Uno mismo es culpable de esta minoría de edad cuando la causa de ella no yace en un defecto del entendimiento, sino en la falta de decisión y ánimo para servirse con independencia de él, sin la conducción de otro.¡Ten valor de servirte de tu propio entendimiento! He aquí la divisa de la ilustración. La mayoría de los hombres, a pesar de que la naturaleza los ha librado desde tiempo atrás de conducción ajena, permanecen con gusto bajo ella a lo largo de la vida, debido a la pereza y la cobardía. Por eso les es muy fácil a los otros erigirse en tutores. ¡Es tan cómodo ser menor de edad! Si tengo un libro que piensa por mí, un pastor que reemplaza mi conciencia moral, un médico que juzga acerca de mi dieta, y así sucesivamente, no necesitaré del propio esfuerzo.”

13

11
JURGEN HABBERMAS
“La vida diaria saturada de tecnologías exige de nosotros los legos, como siempre, un trato trivial con aparatos y sistemas que no entendemos, una confianza habitual en el funcionamiento de técnicas y redes de transmisión que ignoramos. En sociedades altamente industrializadas, todo experto se convierte en un lego frente a otros expertos. Hablo de la manipulación de aparatos electrónicos conocidos cuya fabricación resume el conocimiento acumulado de varias generaciones de científicos. A pesar de las reacciones de pánico ante el anuncio de desperfectos y peligros de estas técnicas y aparatos, la inclusión de lo que no entendemos en el mundo de nuestra vida diaria apenas se ha visto amenazada, en algunos momentos, por la duda que nutren los medios masivos de comunicación acerca de la confiabilidad del conocimiento de los expertos y de la gran tecnología. La creciente conciencia del riesgo no perturba la rutina diaria. (…) Nuestra conciencia del tiempo y el espacio ha sido transformada de otro modo por las nuevas técnicas de transmisión, acumulación y procesamiento de datos e informaciones. En la Europa de fines del siglo XVIII la impresión de libros y periódicos contribuyó al nacimiento de una conciencia histórica global y dirigida al futuro.(…) Hoy, cada vez más individuos pueden obtener más rápido cantidades diversas de información, procesarlas e intercambiarlas simultáneamente a través de grandes distancias”.

14
ERICH FROMM

“La lectura de este libro defraudará a quien espere fáciles enseñanzas en el arte de amar. Por el contrario, la finalidad del libro es demostrar que el amor no es un sentimiento fácil para nadie, sea cual fuere el grado de madurez alcanzado. Su finalidad es convencer al lector de que todos sus intentos de amar están condenados al fracaso, a menos que procure, del modo más activo, desarrollar su personalidad total, en forma de alcanzar una orientación productiva; y de que la satisfacción en el amor individual no puede lograrse sin la capacidad de amar al prójimo, sin humildad, coraje, fe y disciplina. En una cultura en la cual esas cualidades son raras, también ha de ser rara la capacidad de amar. Quien no lo crea, que se pregunte a sí mismo a cuántas personas verdaderamente capaces de amar ha conocido. “

15
PETER SLOTERDIJK

“Hablar del zoológico humano es sólo una metáfora que permite evocar una realidad antropológica que existe, con o sin esa metáfora. La civilización y las instituciones nos han llevado a vivir en un zoológico temático lleno de animales civilizados, donde el hombre se domestica (como los animales) a sí mismo y trata de hacer lo mismo con los recién llegados. Porque el hábitat del ser humano no es la naturaleza en estado puro ni la casa en estado puro. Es una organización intermedia, que se parece a un zoológico. Una ciudad que fuera sólo una ciudad sería una suerte de prisión. Las ciudades vivibles son como zoológicos. Y un zoológico humano es simplemente una metáfora que remite a la calidad urbana del estar humano. El pensamiento de los seres humanos con relación a los animales está dominado por esa zoofobia, ese racismo de la especie. El hombre se considera un animal de lujo. Es tan lujoso que no es capaz de seguir siendo un verdadero animal. Perdió la facultad de ser un animal. Esa es mi definición de la humanidad: la incapacidad adquirida de quedar en el terreno de la animalidad. Somos seres condenados a la fuga hacia adelante, y en esa carrera nos volvemos extáticos, no sabemos cómo avanzar. (…)La vida humana se autoorganiza siempre creando espacios protegidos e inmunes, desde la vida previa al nacimiento hasta la

12
construcción permanente de su intimidad, sus casas, sus ciudades y sus espacios metafísicos o imaginarios. Y para esos lugares los hombres necesita que los recién llegados se habitúen, ese acostumbren a ser hombres (domesticación)”.

ACTIVIDADES PROPUESTAS
00. Leer entre todos los diversos textos de los filósofos para facilitar algunas explicaciones fundamentales para poder acceder a cada filósofo. 00. Dividir el curso según el número de textos: cada grupo deberá trabajar un autor con el fragmento de su obra, para informar y compartirlo con los alumnos. 01. Presentar de manera clara y sintética el contenido del texto, colocándole además un TITULO. 02. Relacionar las ideas del autor con algunos aspectos, casos o problemas de la realidad. ¿Tiene validez el material trabajado? 03. Buscar algunos datos del autor: solamente cinco ideas y no una extensión muy limitada, para facilitar la exposición. 04. Rastrear en el libro cuáles de los autores mencionados son desarrollados o vueltos a citar. ¿En qué lugar y en el desarrollo de qué temas? 05. Organizar una exposición general con el aporte de todos los grupos o alumnos responsables de textos y autores. 06. Buscar otro fragmento (entre 5 y 10 reglones) de algún filósofo actual o del pasado. Justificar la elección.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful