Discurso del Sindicato de Profesionales y Técnicos Superiores Universitarios de la Universidad de Los Andes en el homenaje a los trabajadores y la condecoración Juan

Nepomuceno Pagés Monsant
Viernes, 16 de marzo de 2012

En nombre del Sindicato Regional de Profesionales y Técnicos Superiores Universitarios de la Universidad de Los Andes para los estados Mérida, Táchira y Trujillo, enviamos nuestros respetuosos saludos a todos los asistentes acá en el Aula Magna de nuestra casa de estudios superiores, que como todos los años celebramos el Día del Trabajador Universitario. Nos sentimos orgullosos y felicitamos a todos los trabajadores que hoy son homenajeados por sus 10, 15, 20 y 25 años de labor en nuestra institución, contribuyendo a que se mantenga en un posicionamiento clave dentro del ámbito académico nacional e internacional. Hoy 16 de marzo, vemos a muchos ‘Nepomucenos’ aquí sentados que son luchadores, que aman a la ULA, su segunda familia en su labor cotidiana y que, a pesar de algunos cambios o transformaciones que afectan a su entorno por diferentes motivos, ayudan a que la dependencia que representa se mantenga sólida. Felicidades a quienes reciben esta condecoración, la de Juan Nepomuceno Pagés Monsant, que al principio fueron postuladas por sus compañeros y luego aprobados por una comisión. A los que no se les dio el visto bueno en su evaluación y a quienes no participaron, felicitaciones también, porque sabemos que son constantes como este rector de principios de siglo veinte. Nuestras congratulaciones y agradecimiento porque son ejemplos a seguir, son líderes. De parte de nuestro gremio esperamos que continúen con su labor ejemplar. Nosotros siempre le apoyaremos porque sabemos lo importante que son como trabajadores de una institución, pero sobretodo como seres humanos. Hoy queremos brindarles un homenaje a ustedes y expresarle que hay un gremio profesional que está muy pendiente de sus actividades y preocupaciones. Una de ellas es la de salud; en lo que va de año hemos participado en diversas reuniones dentro y fuera de la institución buscando las alternativas por el bien de la salud del trabajador y sus familiares. Con el apoyo de los mismos agremiados y de algunas autoridades de la institución se ha logrado interesantes avances, pero no lo suficiente, y esa meta es una de las fundamentales en cualquier gestión. Pedimos a las autoridades que no descansemos en este trabajo, porque bien sabemos la importancia de la salud para todos nosotros, que se traduce en una mejor producción del quehacer laboral en la universidad. Agradecemos a los responsables de este acto porque toman en cuenta a los trabajadores universitarios. Es un espacio para nosotros, pero esperamos que los mismos sean más amplios, e inclusive, que el trabajador sea tomado en cuenta en los procesos electorales donde pueda ejercer su derecho a voto, eso sería un paso importante.

Y más resaltante o agradable sería que este aspecto se diera por iniciativa de la misma institución y no por presiones de entes externos públicos, que en muchas ocasiones le hacen daño a la universidad. Estamos de acuerdo con este avance histórico, justo y necesario, como lo es la participación de los trabajadores universitarios en los procesos eleccionarios de las mismas autoridades. Vale recordar un fragmento del artículo 109 de la Constitución Nacional de la República Bolivariana de Venezuela que expresa que “Las universidades autónomas se darán sus normas de gobierno, funcionamiento y la administración eficiente de su patrimonio bajo el control y vigilancia que a tales efectos establezca la ley”. Entonces, por qué no dar el ejemplo para que todos, que somos universidad, podamos participar. Ya algunas instituciones están avanzando en esto y la ULA no debe quedarse atrás. Siprula seguirá atento a esta participación justa dentro de los procesos eleccionarios. Este gremio, que recientemente cumplió 20 años de existencia, se mantiene y se consolida en la institución con más de mil cuatrocientos afiliados. La lucha sindical es fuerte, pero son retos que se deben asumir para exigir las mejores condiciones laborales a nuestros trabajadores; es una gran disputa ante el patrono Gobierno Nacional y patrono Autoridades Universitarias. Muchas veces son paradójicas algunas acciones, cuando nos unimos por la lucha de la autonomía universitaria, por nuestros terrenos, junto con el resto de la comunidad ulandina, y luego el frente de lucha son los mismos jefes de nuestra institución. Es comprensible esta fase porque es parte de las negociaciones que se deben efectuar dentro de esta mesa. Aspiramos y esperamos que se mantenga el diálogo interno para solucionar los conflictos que se presentan con nuestros agremiados. Nos preocupa de gran manera que cada vez más la persecución laboral se incremente, pues recibimos llamadas y correspondencias que lo manifiestan y ante ello no se presenten soluciones, sino más conflictos contra los superiores. A pesar de la tolerancia existente en nuestro grupo, nos llena de mucha inquietud las respuestas de los “superiores” que muestran mucha prepotencia y se olvidan que somos una misma universidad. Es fuerte percibir tantos obstáculos que impiden la gestión sindical por parte de una dependencia que podría conciliar más y no dividir tanto. No tiene sentido que nos dividamos y nos debilitemos dentro de esta misma Universidad de Los Andes, puesto que damos paso a que otros puedan interferir y hacer más daño a nuestra autonomía. Quizás no sea el momento adecuado para describir cosas negativas en un momento tan especial, pero siempre es apropiado recordarles a nuestros compañeros trabajadores universitarios que es muy importante la libertad sindical, que ustedes están agremiados al Siprula y éste luchará por la dignidad del trabajador universitario.

De una manera especial, queremos cerrar este discurso enviando un saludo muy especial a nuestra secretaria general Maribel Suárez Mancha, que cumple 10 años de labor en nuestra institución, y ha sido víctima de la persecución sindical dentro de la universidad, en la que algunos personeros usaron sus artimañas ante organismos públicos para desacreditarla e inhabilitarla, mientras que otros la acosaron. Ahora, nuestro gremio tendrá una elección particular para elegir a un secretario general el próximo 10 de abril. Muchas cosas hemos aprendido de esta digna mujer universitaria, pero siempre admiramos su fortaleza y amor por el Siprula. De allí recordamos su lema “Los sindicatos no se deben al patrono, ni a los partidos políticos, se deben a las trabajadoras y los trabajadores universitarios”. Saludamos y nos unimos a la preocupación que tienen los trabajadores contratados, quienes esperan una pronta solución ante su difícil situación laboral. Al grupo que representa la Corporación Parque Tecnológico de Mérida, grandes profesionales quienes también merecen un trabajo decente esperamos que sean atendidos de una manera digna ante su problemática. Reiteramos nuestras felicitaciones a todos los trabajadores universitarios, a los ganadores del Premio Juan Nepomuceno Pagés Monsant 2012, por ser esas piezas fundamentales en el crecimiento de la Universidad de Los Andes.

Muchas gracias a todos…

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful