Está en la página 1de 4

La utilización de la Armada Argentina en asuntos policiales

Por Daniel Garibaldi

1

Desde el advenimiento de la Democracia, los numerosos intentos de reestructurar las funciones de las instituciones castrenses en torno al ámbito de la Seguridad Interior, se originaron como consecuencia de una profunda crisis en la identidad militar. Ello en virtud de la recurrente falta de política integral de defensa que les impidió formular las metas institucionales y los ejes temáticos alrededor de los cuales las Fuerzas Armadas debieron, bajo la conducción política, reestructurar su organización y funcionamiento de cara a los cambios internacionales, regionales y económicos. Así, se hizo frecuente que algunos jefes castrenses postulen la intervención regular de sus fuerzas en asuntos de seguridad interna, procurando con ello obtener o incrementar recursos fiscales y materiales adicionales y/o neutralizar cualquier eventual reconversión organizacional que supusiera la reducción o el achicamiento de su aparato institucional. Si bien esta situación fue una constante en nuestra historia, debemos destacar que paralelamente, el espíritu democrático fue poblando el andamiaje legislativo en torno a delimitar cada vez con mayor precisión las funciones de las Fuerzas Armadas con respecto a las de Seguridad. Así, el decreto reglamentario2 de la Ley de Defensa Nacional3 estableció que “las Fuerzas Armadas, instrumento militar de la defensa nacional, serán empleadas ante agresiones de origen externo perpetrados por fuerzas armadas pertenecientes a otro/s Estado/s…”4 Ahora bien, en un Estado de derecho debe tenerse en cuenta que el principio de legalidad se traduce en la exigencia de que el accionar de la Administración se realice de acuerdo con las normas y valores del sistema jurídico. Es decir, una forma de garantía de las funciones estatales que asegura plenamente su realización, ya que la sujeción de la Administración a la ley constituye uno de sus principios capitales5. La Ley es el límite del obrar administrativo, puesto que la certeza de la validez de su accionar es postulable en la medida en que pueda referírsela a un precepto jurídico, o que, partiendo de un principio jurídico, se derive de él la actuación administrativa 6. Veamos que surge aquí todo lo contrario a lo que es propio de los sujetos privados, ya que la Administración no puede obrar sin que el ordenamiento la autorice expresamente. Frente al principio “debe entenderse permitido todo lo que no está prohibido”, que domina, en general, la vida civil, es propio el régimen de la Administración el apotegma “puede entenderse prohibido lo no permitido”7.

1

Doctor en Seguridad y Prevención (Universidad Autónoma de Barcelona) y Magister en Defensa Nacional (Escuela de Defensa Nacional), docente de la UNLa. 2 Decreto 729/06. Publicada en el Boletín Oficial de la Nación el 12 de junio de 2006. 3 Ley 23.554. Publicada en el Boletín Oficial de la Nación el 5 de mayo de 1988. 4 Artículo 1º, Decreto 729/06. 5 CSJN, 19 de Noviembre de 1992, “Naviero de la Serna López”, JA, 1993-II-536. 6 Cámara Nacional Federal en lo Contencioso Administrativo, Sala IV, 13 de Junio de 1985, “Peso”, ED, 114-236. 7 HUTCHINSON, Tomás: Régimen de Procedimientos Administrativos, Buenos Aires, Astrea, 1998, pág. 41.

1

el mar jurisdiccional y la Zona Económica Exclusiva se extienden hasta las 200 millas marinas. se promulgó la Ley Nº 3. estableciendo así una clara distinción jurídico institucional entre la Defensa Nacional (cuestión militar) y la Seguridad Interior (policial). 100 o más toneladas de merluza hubbsi. de hecho la extracción de recursos ictícolas sin autorización de la Administración pertinente se constituye en una infracción meramente administrativa12. cuánto más debería serlo extraer ilegítimamente 30. En ese sentido. Publicada en el Boletín Oficial el 17 de Enero de 1992. tal como lo expresan las Ordenanzas Generales de Carlos III.. causando su destrucción total o parcial. se establecieron las competencias de los ministerios por la Ley Nº 80 (del Congreso del Paraná). siendo de aplicación práctica de esta norma las “Ordenanzas Generales de la Armada Naval”. decretos. Con la reforma constitucional de 1898 que estableció la existencia de ocho ministerios. al que solamente le cuadrará el pago de una multa. 12 Nuestra legislación considera más gravoso el hecho de apoderarse ilegítimamente de una cosa mueble. ellas encontraron su fin tras la sanción de la Ley de Seguridad Interior11 que con espíritu democrático estableció las bases jurídicas. cuyas tareas eran desempeñadas por personal militar en actividad del cuerpo general de la Armada. concordante con la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar. sancionadas en 1793. que incluía a las Prefecturas o Policías Generales de Puertos. Tanto es así. reglamentos. Tarea ejecutada entonces por la Capitanía de Puertos. o de alambres u otros elementos de los cercos. todo lo relativo a la defensa y seguridad de las fronteras. 9 Publicada en el Boletín Oficial el 12 de Enero de 1998. En tanto que su articulado establecía en detalle todas las actividades relacionadas con el mar objeto de la competencia de la Marina. total o parcialmente ajena acción para la cual se la sanciona con una pena de uno a tres años de prisión (Art. La pena será de dos a ocho años de prisión si el hurto fuere de cinco o más cabezas de ganado mayor o menor y se utilizare un medio motorizado para su transporte”. presenta un alto grado de incompatibilidad jurídico funcional.992) 9 es un asunto que a la luz de la actual legislación. En el artículo 56 de dicha Convención.094. proyectos. Tengamos en cuenta que si bien en alguna oportunidad10 la Armada Argentina tuvo funciones policiales asignadas. así como leyes. como Comandante en Jefe de las Fuerzas Marítimas y sobre las aguas navegables de la Nación y como representante del estado sobre el mar”. 11 Ley 24. por ello nada tiene en común con lo militar. Al producirse la organización nacional. tal como la producción de energía derivada del agua. relativos a este ramo. 2 . 10 El primer antecedente de la policía naval lo encontraremos en las Capitanías de Puerto españolas. los vientos. dejados en el campo.727. Tengamos presente que la Ley Federal de Pesca corresponde a un ámbito absolutamente policial. y solo se indicaron en forma genérica en el inciso 8 del artículo 5 como competencias para el Ministerio de Guerra y Marina. que la citada norma solo refiere a la Prefectura Na- 8 Según la Ley de Soberanía Argentina en el Mar (Ley 17. Publicada en el Boletín Oficial del 10 de Enero de 1967). etc. cuyo artículo 1º estableció como competencia del Ministerio de Marina “todos los actos del Poder Ejecutivo que se refieren al ejercicio de sus poderes constitucionales. etc.Es por ello que el patrullaje de buques de la Armada Argentina en la Zona Económica Exclusiva8 con la finalidad de dar cumplimiento a la Ley Federal de Pesca (Ley 24. ya que ejercía el comando sobre todas las unidades y dependencias navales. mensajes. conservación y administración de los recursos naturales y otras explotaciones económicas de la zona. orgánicas y funcionales del sistema de seguridad. las corrientes. máximo organismo de la Marina.059. o en su defecto. por jefes u oficiales del Ejército Real Español. En tanto que en el inciso 9 le asignaba el servicio de la Marina Nacional. 162 Código Penal) que el accionar de un buque que extrae furtivamente cientos de toneladas de recursos ictícolas. se estableció que el Estado costero tiene fundamentales derechos de soberanía a los solos fines de exploración. cuerpo legal en el que por ser sumamente escueto no se hizo mención de las tareas en el mar. 40. Obsérvese que el inciso 1) del artículo 163 del Código Penal incrementa la pena de dos a seis años “cuando el hurto fuese de una o más cabezas de ganado mayor o menor o de productos separados del suelo o de máquinas o instrumentos de trabajo. suscripta por la República Argentina el 5 de Octubre de 1984. si es un agravante para el hurto el hecho de robar una vaca en el campo. explotación.

Recuperado el 11 de octubre de 2007. De esa forma. republicano y federal que establece la Constitución Nacional. a pesar de tener plena consciencia que tal patrullaje es un asunto netamente policial. que en principio.geocities. en tanto que posee más buques que funciones u oportunidades para utilizarlos. dedicar buques individuales de la Armada para esta misión policial. encuentra fundamento para continuar con esa actividad. únicamente en el hecho de contar con los recursos físicos para efectuar dichas tareas. Thomas: “Los límites de la „seguridad ambiental‟ como rol para las fuerzas armadas”. 15 SCHEETZ. Pese a ello. en la actualidad se tiene prevista la construcción de tres Patrulleros Oceánicos Multipropósito (POM) en el Astillero Río Santiago y Tandanor17. el Estado le estaría proveyendo el equipo específico. la Armada históricamente persistió en realizar patrullajes sobre la Zona Económica Exclusiva y. Por su parte. Documento Web www. Tanto es así que. sus derechos y garantías y la plena vigencia de que las instituciones del sistema representativo. pero ello no constituye entrenamiento de combate16. pág. de corresponder. ya que el entrenamiento de la unidad naval solo raramente tendría ocasión de intervenir en la vigilancia de la pesca ilegal a menos que fuera explícitamente enviada a las zonas de acción ilegal. En rigor de verdad. puede entrenar a las unidades en sus habilidades de navegación.com/globalargentina. el artículo 3º de la Ley de Seguridad Interior establece que ésta implica el empleo de los elementos humanos y materiales de todas las fuerzas policiales y de seguridad de la nación a fin de respaldar la libertad. también realizará el Sumario Judicial. 14 Decreto 1273/92.val Argentina por ser la Institución legalmente facultada en materia de policía auxiliar pesquera13. no 13 Realiza el correspondiente Sumario Administrativo tanto para esclarecer si existió o no la referida infracción a la Ley Federal de Pesca. tal situación resulta una clara muestra del número desproporcionado de unidades de superficie por parte de la Armada Argentina. dado que la Prefectura Naval Argentina (fuerza de seguridad legalmente facultada para hacerlo) solamente dispone de 6 buques en condiciones operativas de patrullar la milla 200. como para establecer las responsabilidades que le caben al Capitán del buque que realizó la infracción. con intervención del Juzgado Federal de turno. Publicado en el Boletín Oficial del 21 de Julio de 1992. Policía Federal Argentina y policías de las provincias adheridas. En tanto que. Sería un error considerar que la actividad de la Armada puede ser optimizada usándola en el rol de vigilancia policial mientras simultáneamente entrena a sus unidades para el combate15. 17 “Los astilleros Río Santiago y Tandanor construirán patrulleros para la Armada” en Diario BAE. 16 Ibidem. Gendarmería Nacional. 3 de octubre de 2011. cantidad que es a la vista insuficiente. serían asignados a la Armada para que patrulle la Zona Económica Exclusiva en materia de prevención pesquera. De todas formas. En tanto que su reglamentación14 indica que los recursos humanos y materiales a emplearse en el Sistema de Seguridad Interior comprenden a los de la Prefectura Naval Argentina. 3 . en Argentina Global. 4. en lugar de asignárselos a la Prefectura Naval. la vida y el patrimonio de los habitantes.

1998. HUTCHINSON. Buenos Aires.a la Institución encargada de cumplir por ley esa misión.554. Ley 24. “Los astilleros Río Santiago y Tandanor construirán patrulleros para la Armada” en Diario BAE. Tomás: Régimen de Procedimientos Administrativos. Documento Web www. 4 .geocities. Publicada en el Boletín Oficial el 17 de Enero de 1992 SCHEETZ. un costo verdaderamente inaceptable para nuestro Estado de Derecho. Publicada en el Boletín Oficial de la Nación el 12 de junio de 2006. BIBLIOGRAFÍA: Decreto 1273/92. Astrea. pretende fortalecerse en tareas que nada tienen que ver con sus misiones legalmente asignadas. Ley 23. Se pretende así forzar la realidad en torno a generar la posibilidad de navegar (en buques que no les servirán para la guerra) pagándose el precio de vadear la legalidad. 2006. GARIBALDI. por carecer de presupuesto suficiente para hacerse de los recursos necesarios para desempeñar su misión específica. El nuevo desafío de la Argentina moderna. Es así como. Thomas: “Los límites de la „seguridad ambiental‟ como rol para las fuerzas armadas”.059. Editorial Dunken. A las claras. una Institución que. Daniel: Sociedad & Seguridad. 3 de octubre de 2011.com/globalargentina. Buenos Aires. tal como si con ello pudiera suplir dicha carencia. Publicado en el Boletín Oficial del 21 de Julio de 1992. sino a la que colabora con ella de manera tangencial y sin un marco jurídico que claramente regule esas tareas. Recuperado el 11 de octubre de 2007. Decreto 729/06. en Argentina Global. Publicada en el Boletín Oficial de la Nación el 5 de mayo de 1988.