Está en la página 1de 11

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE ZACATECAS

MAESTRÍA EN FILOSOFÍA E HISTORIA DE LAS IDEAS
3er. semestre

A R T E C. a Dra. Sonia Viramontes Cabrera Dr. Javier Acosta Escareño Dr. Juan Carlos Orejudo Pedroza Carlos Huerta Ornelas 06 de diciembre de 2011

EL SUJETO MODERNO EL HOMBRE CARENTE

“Para los antiguos el mundo era una verdad” Feuerbach.

Aproximarse al pensamiento de Arthur Schopenhauer es descubrirse en la confrontación, en la que hay pocas posibilidades de ganar; es exponerse a quedar suspendido en un vacío en el que nada sustenta, cosa de suyo angustiante en tanto que el pensamiento moderno es un pensamiento de verdades manifestadas en la racionalidad, en el conocimiento. Y aquello que el hombre no conoce, que no domina, le angustia. Y sin embargo, pareciera que la inquietud de la angustia atraviesa más al hombre que la quietud de la certeza. Es adentrarse en una línea de pensamiento que en su momento confrontó al dogmatismo contemporáneo de su época, careando lo entendido y aceptado, las estructuras estáticas captadas e impuestas. Sus ideas parecieran sobreabundar en un eterno retorno, en tanto que incluso hasta el día de hoy siguen confrontando y amenazando con colapsar la vigencia de las estructuras de pensamiento y las formas

2003. ese centro en el que se establece. p. . qué es el mundo. como errantes. Nihilismo y hermenéutica en la cultura posmoderna. Barcelona. de cuando en cuando. Editorial Trotta. Madrid. el hombre no ha visto coronadas sus esperanzas en las que. Se ha visto agobiado por la imperante necesidad de saberse –qué y quién es-. esa última conquista no se ha cristalizado. Gianni. Arthur. por el contrario. El fin de la modernidad. Editorial Gedisa. Sin embargo. anhelando el centro de una verdadera existencia en una promesa futura se colapsó y se suplantó quitando el centro de esa promesa posicionándolo aquí en el mundo. se colapsa. 4. El pensamiento moderno se place de la conquista que ha logrado y sigue logrando –en su visión cartesiana de que todo es accesible y asequible por la razón-. Sin embargo. Traducción de Pilar López de Santa María. 1 Schopenhauer.”1 El ser humano. 10. se sintiera completo.”2 en los que a través del pensamiento se puede acceder a ellos conllevando la apropiación del mundo. El centro ya no estaba en la promesa sino en el hombre. desde que es. en este proceso ha interpretado estas realidades desde la intuición y desde la racionalidad estableciéndose en aquello que considera pueda responderle. 1987. Es así que encontramos al hombre deambulando por diversos horizontes de pensamiento en su devenir. P. de concebir el existir humano como un paso por este mundo. anunciándole y denunciándole que debe continuar su búsqueda porque no es ahí donde encontrará la respuesta anhelada. 2 Vattimo. en aras de encontrarse realmente. su mayor conquista. “La respuesta de Schopenhauer no será precisamente consoladora. de la “apropiación y reapropiación de los fundamentos […] los orígenes. en su razón. ya que para él no cabe otro consuelo que la verdad.de concebir la realidad. de saber qué es la vida. ese lugar. en su aquí y en su ahora. ha estado en su búsqueda. El mundo como voluntad y representación. Historiográficamente hablando y de manera muy somera. como consecuencia de dominar todo a través de la racionalidad. 2ª Edición. se percibe que el hombre racional se ve y se va abismando en un sinsentido existencial en el que duele vivir.

saber.Las murallas que cimentó el cógito se derrumban. no para encontrar un sentido. intuición de alguien que intuye. que no es lo que se oferta en estos campos. Editorial Trotta. las que espera-. se colapsan. Traducción de Pilar López de Santa María. que le permitan sentir dominio. El pensamiento de Schopenhauer se adentra en lo irracional. El hombre moderno se adolece del sinsentido que encuentra a su paso en la búsqueda del sentido de su existir. siempre quiere respuestas respecto a dichas realidades fundamentales. que le satisfagan. es solamente objeto en referencia a un sujeto. lo lineal. partir de lo que rehúye.posiblemente ahí estriba no la respuesta anhelada sino un posible indicio del cual partir. Para él sólo existe una verdad y de ella deriva todo “El mundo es mi representación […] que todo lo que existe para el conocimiento. pero sí ubicarlo en realidades con las que deberá enfrentarse si en verdad aspira a encontrar respuestas –que no serán. Madrid. Será un sinsentido que no deje vacío pero que tampoco llene. en el que el hombre. pueda enfrentar su destino –incierto-. anhelo – insatisfecho-. arrojo –sin caer-. representación. control. a partir de éste. Arthur Schopenhauer. Arthur. o sea. Sólo el saber esto. .”3 de tal manera que el mundo y 3 Schopenhauer. El mundo como voluntad y representación. Y sin afán de dar de manera conclusiva una respuesta –de ahí el problema del hombre. es decir. Posiblemente sea. destierra de su pensar lo lógico. y tan sólo eso. lo establecido como verdad. 22. por cierto. tendencia –sin finalidad-. porque tan sólo eso es. de su propia naturaleza en tanto que es deseo –incumplido-. será un gran paso. del sinsentido. querer –sin obtener-. P. todo este mundo. en una palabra. es el ocaso de un anhelo no llegado. pero sí un sinsentido con indicio. en su pensamiento permite vislumbrar otro horizonte en el que lo impostergable es que el hombre vuelva su mirada y redimensione lo concebido. El pesimismo enunciado por Schopenhauer no intenta dar sentido de plenitud al hombre. 2003.

está condenado a ver al mundo como es para él. Y es así en tanto que pensante. Mas objeto lo es ya su cuerpo.adquiere su existencia por y para el sujeto. el en sí del mundo el hombre no puede conocerlo en realidad.”4 Y he aquí no la respuesta a la pregunta que se aludió anteriormente –sobre el conocerse. P. por lo que no puede conocerse en realidad sino sólo como representación y en ese momento se convierte en objeto. enmarcarlo en el tiempo. pero principalmente en tanto que conducto por el cual el hombre puede abstraerse y generar la reflexión filosófica –aunque insuficiente. desde este punto de vista. A través de este principio el mundo aparece ante nosotros pero no es más que una representación porque lo que el mundo es en sí no lo podemos hacer accesible ni asequible. . acaso un indicio. tan sólo un decir. Schopenhauer otorga una total importancia al pensamiento. es tan sólo la representación de aquello que no podemos ver. representación. Con lo único que cuenta el hombre para entender al mundo es el principio de razón que se enmarca en el tiempo.que ahí está el en sí del mundo pero no lo sabe. el espacio y la causalidad. pero solo en la medida en que conoce y no en cuanto es objeto de conocimiento. He ahí no la respuesta a la pregunta aludida anteriormente –sobre qué es el mundo-. lo real. 5-6.todo lo que existe. el espacio y la causalidad –causa y efecto-. En primera instancia por razón de que sólo el hombre puede pensar –aunque sólo representativamente-. Entiende –aperçu [ocurrencia].y por ende. no es lo que vemos. abocarse al qué de la cosa en sí. además porque saber implica tener dominio. porque para saberlo tendría que aplicarlo a su principio de razón. como una representación. el saber qué o quién es-. el hombre no es objeto de conocimiento. “Cada uno se descubre a sí mismo como ese sujeto. control sobre lo sabido y el hombre no domina ni 4 Ibid. incluyendo el cuerpo mismo. el hombre se constituye en el soporte del mundo existente puesto que lo que existe –objetos. que por eso denominamos.

Intuye lo real del mundo. el velo del engaño que envuelve los ojos de los mortales y les hace ver un mundo del que no se puede decir que sea ni que no sea”. que aunque circunstancialmente coincide con lo que él quiere las más de las veces difiere. Ibid. de un progreso indefinido del género humano (Ilustración) y de un mundo que 5 6 Ibid. sólo habla de esto es. aquí. aquello es en tanto objeto cognoscible y no de la cosa en sí. P. hendido. Le ha insertado. Ha privado de realidad a la racionalidad y le ha dejado en la orfandad de la representación. son tan sólo palabras. expresa esto es. conoce –cadenas de razonamiento-. Lo real se nos fuga del lenguaje y le deja en el límite razonable. enunciar la palabra inefable intenta conceptuar efímeramente el en sí del mundo. sólo nos referencia a la representación. un mundo intuido que no se maneja con su lógica. eso sí. De igual manera. eterno retorno. cayendo ineludiblemente a ser una representación lingüística. tan sólo lo padece “la razón solo puede saber: al entendimiento le queda la intuición”5. 30. no accede a lo real. Por ello. el lenguaje limitado por el principio de razón. el concepto inefable se refiere al fenómeno de la ocultación de lo real y no a lo real en sí.controla el mundo. que al intentar de racionalizar lo real aparece el velo de Maya “es la Maya.6 ¿Qué es lo que ha hecho Schopenhauer? Derrumbar al hombre racional. espacialidad y causalidad. que ha colapsado “las ideas de una razón capaz de conocerlo todo con un buen método (Descartes). de la intuición. P. 24. colapsarlo en sus cimientos endebles de la razón. . Cuando el hombre allende del entendimiento. incluyéndole en ella. el lenguaje está determinado por el fracaso de intentar aprehender lo real en un concepto. mas por ser el lenguaje corresponsal del principio de razón. e intenta evidenciarlo en la palabra. en un mundo absurdo que no está hecho para que sea feliz. por ser de naturaleza inefable. En fin. aquello es. conjugando el verbo ser. Por tanto. en tanto que sólo nos trae noticias referentes a la temporalidad. pero esto.

se halla fuera del tiempo y el espacio […] en los cuales ella 7 8 Ibid. 65. Un mundo así no debió existir. . un hacia. ni muchas –multiplicidad-. P. no es una – unidad-.11 La voluntad. Se duele de vivir no por no tener sino por querer tener y no tener la realidad. es propender. sí. es impulso. Y cuando no se satisface el deseo. “La cosa en sí es la voluntad […] considerada en cuanto tal y fuera de su fenómeno. queda en la insuficiencia. P. No es numérica. colapsado. El mundo como voluntad y representación. llega la angustia. fracasado. Sócrates nos refiere “-¿Y desea […] lo que desea […] cuando lo posee. 9 Ibid. 2003. es tender. en donde todo tenía un orden y que al desglosarlo conocía su por qué y su para qué. El hombre que concebía al mundo desde su racionalidad. –Continuó Sócrates-. sino del querer tener y no tener”9 puesto que como expresa Epicteto en su Fragmento 25: non paupertas dolorem effit. Editorial Trotta. Madrid. no está en el espacio.cuando no lo posee. 200a y 200b. Banquete. §199e. o cuando no lo posee? – Probablemente –dijo Agatón. […] lo que desea desea aquello de lo que está falto y no lo desea si no está falto de ello”. “a estas alturas se han terminado ya los recursos del conocimiento y la razón ha de guardar silencio: y entonces le toca el turno a la voluntad”. 11 Schopenhauer. P. 6. para Schopenhauer.es el mejor de los posibles (Leibniz)”7 donde “Todo lo racional es real y todo lo real es racional”8 (Hegel). en el anhelo de acercarse verdaderamente a lo real. pero existe. Arthur. pero todo esto. Develar un mundo así ya no asombra. Traducción de Pilar López de Santa María. sin finalidad. no está en el tiempo. no es causa ni efecto. sed cupiditas [no genera dolor la pobreza sino el deseo]. La voluntad sólo quiere voluntad. lastima. Dolor naciente no “del no tener. 4 Idem.10 El hombre carente. es decir. La razón y su lenguaje se descubren en el límite. Dolor eminente que atraviesa el existir humano. así mismo. 10 Platón.

en el hombre. la voluntad en sí. solo da ocasión o motivo al fenómeno de aquella voluntad una e indivisible que es el en sí de todas las cosas y cuya objetivación gradual constituye todo este mundo visible. no tiene finalidad. pero desconocemos qué provoca su translación y rotación. en el mundo. 164. el hombre. Se la encuentra en las plantas. P. Esto nos indica que “toda causa natural es mera causa ocasional.”12 En consecuencia. 85. por más que escudriñe dentro del ámbito de su estudio. Ibíd. el fluir. manifestación del fenómeno. como cuerpo humano son realidades en las que se manifiesta el fenómeno.”13 En fin. el impulso. P.misma no se introduce nunca. más no la esencia. Sabemos el proceso del crecimiento de las plantas pero desconocemos qué las hace crecer. como vida. En fin. éste tan sólo capta el fenómeno objetivable de la voluntad más no la voluntad en sí. razonamientos acerca de los actos en que se manifiesta la voluntad. Sabemos el maravilloso procedimiento de gestación y nacimiento de un recién nacido pero ignoramos qué lo genera. es inefable. no tiene sentido. que esto es lo que tenemos. la voluntad no está guiada por el conocimiento. La voluntad es ese fluir indivisible en todos los objetos y sujetos vivos y existentes. simplemente “es el hacerse visible de la voluntad carente de razón. Sabemos el lugar que ocupa la tierra en el sistema solar. El mundo es voluntad. La voluntad como mundo. no tiene razón. que el ser humano sólo conoce la manifestación del fenómeno de la voluntad pero desconoce la voluntad en sí. El mundo. Lo que conocemos de la voluntad en estos es tan sólo la manifestación del fenómeno. 164. Ibíd. La ciencia. en la vida. Sólo el cómo y nunca el qué. el cual sí puede ser objetivable. la vida.”14 12 13 14 Ibíd. P. tendencia. sólo conoce las causas ocasionales. en los animales. . inútil. no tiene lenguaje.

por ende. acaso un arrojo con palabras. ¿un hombre que no es él?. adviniera el sentido de todo. De ahí que “La afirmación de la vida. cuyo cumplimiento simula ser siempre el fin último del querer. “deseos humanos. el afán por mantenerse en la existencia. Partir de esta premisa en tanto ser volente. que quiere. La vida es la vida. ¿un mundo que no es el mundo?. a la luz de la razón. 7.En este desolador panorama en que ha establecido Schopenhauer al hombre con su verdad acerca del mundo como representación y voluntad. la vida no tiene finalidad ni sentido. ¿una vida que no es la vida?. de existir. Ibíd. ¡sea! He ahí no la respuesta a la pregunta aludida anteriormente –sobre qué es la vida-. aunque sea un mantener la vida ante el dolor de existir. ¿esto es todo? “La afirmación de la voluntad es afirmación de la negatividad.”15 El impulso de vivir. por ello. si la realidad que tenía y dentro de la cual aspiraba acceder. es el que permite nuestra vida. P. la escisión y la carencia que lleva en su seno […] dando lugar a una vida que es en esencia dolor. 7. ¿qué le queda al hombre. es decir. plenitud?. un prius del intelecto ante el que no cabe plantear un porqué. Y allende lo teórico en la afirmación de la voluntad. para encontrar los fundamentos que permitieran conocimiento y dominio total de su contexto y. que cuando llegue el día de su muerte el yo ya no estará y con él acabará el mundo entero –aunque no la voluntad. posiblemente sea solo eso. querer. pero en cuanto se han conseguido dejan de parecer lo mismo […] se es lo bastante feliz 15 16 Ibíd. ¿Esto es así?. en otras palabras. se vive en vida. son los dos extremos entre los que oscila el péndulo de la vida. constituye la esencia íntima de todos los seres y. que no implica el hacer. El querer y su satisfacción o. salvo para él-.”16 El indicio que nos proporciona Schopenhauer es por tanto la verdad de un mundo. y ahí su naturaleza. el sufrimiento y el tedio. querer. una vida y una humanidad como representación y voluntad. mas esto. P. . el cumplimiento o la satisfacción de ese querer.

el hombre debe estar dispuesto a aceptar cualquier razonamiento por el hecho de seguir vivo. Sin destino (Fateless). en el momento en que cree que la alcanza. no como cognoscente […] Lo conocido en nosotros como tal no es lo cognoscente sino lo volente. intento hacer una conexión de lo que enuncia Schopenhauer y el final –parafraseado. que además. por inimaginable que sea. del mundo. se difumina. el arte-. por imposible que parezca.del filme de Lajos Koltai. eterno retorno. . Que aunque el horizonte sea devastador existe una promesa -la vida-. hay cabida para algo parecido a la felicidad –la música. de sí mismo. Y que sólo el estar vivo es renovar fuerzas para continuar. y sufrimiento cuando es lento-. Premio Nobel de Literatura en 2002. que esto. se halla la felicidad –aunque fugaz. P.cuando todavía queda algo que desear y que aspirar. mas no por ello sino a pesar de ello se debe afirmar la vida. P. no lo olvide el hombre “todos me preguntaban sólo por los horrores. entre los tormentos. en el deseo. la próxima vez hablaría de la felicidad en los campos de concentración. pero mientras sea hombre.”18 El existir del hombre moderno está condenado al fracaso en creer acceder al en sí de las cosas. a fin de que se mantenga el juego del perpetuo tránsito desde el deseo a la satisfacción y desde esta al nuevo deseo –tránsito que se llama felicidad cuando su curso es rápido. pues. Y a modo de conclusión de esta somera reflexión mas no del tema. de la vida. “La voluntad es. no hay nada que no se pueda soportar. que en algún momento. el sujeto del querer. la voluntad». si 17 18 Ibid. 7. 196. como término de un mal-. Ibíd. de la novela homónima de Imre Kertész.”17 La vida es estar siempre arrojado al deseo de la felicidad. el objeto de la autoconciencia del sujeto pensante: «El sujeto se conoce a sí mismo sólo como volente. intuir que en cierto modo aguardando al acecho. como una trampa ineludible.

si es que volvían a preguntarme y yo no lo había olvidado. 19 Kertész.”19 Carlos Huerta Ornelas. Sin destino. S. Barcelona.me preguntaban. Traducción Judith Xantús Fzarvas. A. Licencia editorial para Círculo de Lectores por cortesía de Quaderns Crema. . Imre.. 2002.

Traducción Judith Xantús Fzarvas. El mundo como voluntad y representación. Barcelona. Licencia editorial para Círculo de Lectores por cortesía de Quaderns Crema. Gianni. Editorial Gedisa. Imre. Barcelona. 1987. Editorial Trotta. S. 2003. Traducción de Pilar López de Santa María. • Vattimo. Schopenhauer. A. Madrid. Sin destino. 2002. Banquete. .BIBLIOGRAFÍA • Kertész.. Nihilismo y hermenéutica en la cultura posmoderna. El fin de la modernidad. 2ª Edición. • • Platón. Arthur.