Está en la página 1de 6

“”

“” Introducción a la Antropología 1110 Profesor responsable de la Asignatura: Dña. María Lara Martínez

Introducción a la Antropología 1110

Profesor responsable de la Asignatura: Dña. María Lara Martínez

Tipo de actividad: Actividad de Evaluación Continua

Por ANTONIO JAVIER CRESPO FERRIOL, Grado Psicología

Título de la actividad: Elaboración de un informe sobre la conexión entre Antropología e Historia a partir de dos artículos propuestos.

MORALES MOYA, Antonio: “Julio Caro Baroja:

Historia antropológica”, Revista de Occidente, 295 (diciembre 2005).

Revista de Occidente, 295 (diciembre 2005).  LISÓN TOLOSANA, Carmelo: “El Conde -Duque de

LISÓN TOLOSANA, Carmelo: “El Conde-Duque de Olivares en corveta regia: una mirada desde la antropología”, Anales de la Fundación Joaquín Costa 17 (2000), pp. 29-40.

en corveta regia: una mirada desde la antropología”, Anales de la Fundación Joaquín Costa 17 (2000),

ÍNDICE

INTRODUCCIÓN DEL INFORME………………………….….PAGINA 3

DESARROLLO DEL INFORME:

JULIO CARO BAROJA: Historia antropológica…………PAGINAS 3, 4 EL CONDE-DUQUE DE OLIVARES…………………….PAGINAS 4, 5

CONCLUSIONES

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA………………………………. PAGINA 6

…………….……………………………….…PAGINA 6

INTRODUCCIÓN

Vamos a realizar un informe en relación a la conexión entre Antropología e Historia a partir de los dos artículos propuestos, “Julio Caro Baroja: Historia Antropológica” escrito por Antonio Morales Moya y “El conde-Duque de Olivares en corveta regia: una mirada desde la antropología” de Carmelo Lisón Tolosana. Los objetivos del presente informe son conseguir dominar la terminología propia de la Antropología, conocer las diferentes ramas de la Antropología y las ciencias auxiliares que ayudan en su trabajo al antropólogo, empelar adecuadamente las fuentes de información antropológicas y saber aplicar los conocimientos adquiridos al análisis de la realidad y de sus productos culturales.

DESARROLLO DEL INFORME

JULIO CARO BAROJA: Historia antropológica.

Realizando un breve resumen respecto a Caro Baroja, quien fue un ilustrado tardío, criticó la modernidad, la vida de la capital, la cultura audiovisual, le preocupaba la cultura del gesto que no corresponde a la calidad, la veneración al poder, la preocupación por el dinero y que vivíamos y vivimos en mundo capitalista. Consideró la literatura como una fuente de importancia singular para el conocimiento de la realidad social, observando la mezquindad y maldad del hombre y creyendo que el presente se explica fundamentalmente estudiando el pasado del hombre a través de la historia, ésta última puede servir como modelo para deshacer la tendencia a la sistematización rígida y falsa. La obra de Caro Baroja, es inmensa y difícil de clasificar, miraba los problemas de la historia siempre en sus dimensiones humanas, buscando en la historia siempre los problemas humanos que la vida de un periodo o bajo ciertas circunstancias presenta a los hombres y éstos como solucionan dichos problemas. La necesidad de tener en cuenta las pasiones y las emociones, la consideración de la turbulencia, el desorden, la contradicción como formas dominantes en la vida social y en la historia, la preocupación por la realidad vivida. Por otra parte fue consciente de lo imprescindible del apoyo teórico, utilizando una metodología antropológica. Es consciente de las limitaciones del funcionalismo,

preocupado por el hombre cercano, por las sociedades con cultura escrita, con archivos para las que el análisis resulta fundamental. En Caro Baroja caben todas las combinaciones posibles entre antropología e historia. Aplica a los estudios históricos los métodos estructura-funcionales de los antropólogos. Las estructuras sociales culturales y personales se entrecruzan y se relacionan entre sí, todo ello orientado antropológicamente. Baroja trató siempre de acercarse a la realidad directamente de ver las cosas como son y como fueron en cada momento histórico. Criticará a los historiadores que rinden culto a modas universitarias y empobrecen la visión del pasado.

EL CONDE-DUQUE DE OLIVARES

Respecto al artículo de Carmelo Lisón, nos acerca al mundo de lo que se exhibe en los museos, a diferencia de lo que resulta de exposición en una casa siendo objetos de un pasado, en el museo pasan a ser estéticos, siendo elevados a otro grado de dignidad que van más allá del arte. En los museos se dimensionan los objetos como símbolos de un tiempo ido, con peso estético y existencial, los cuales también motivan sin antropológicamente. Se pone de ejemplo el soberbio retrato del conde duque de Olivares pintado por Velázquez y se describe todo lo que con nuestra mirada se puede explicar, especificándose antropológicamente. El arte, junto con la lengua y la religión, es un universal antropológico. El arte, en cuanto forma mental de organización del espacio y como comunicación y significación independiente del lenguaje verbal, es compañero inseparable del homo sapies sapiens, incluso el hombre neandertal, aunque su lenguaje era muy deficiente ya iniciaba un arte rudimentario. Es por lo que se trata de una mirada antropológica a dicho Retrato para poder desgranar lo que Velásquez nos quiso transmitir con dicho cuadro. La pintura de Velásquez se centra en la figura humana, asimismo en el retrato se adapta al tiempo, dado que pinta a caballo al Conde Duque de Olivares, nos da una imagen individualizada, reproduce su fisonomía con verismo, debía conocerlo, no sólo por su expresión facial sino también anímica. Velázquez también pretendió escenificar un efecto estético intencional, donde caballo y caballero se nos imponen en su forma escultura, dando un sentido de realidad, asi como una tensión entre dinamicidad y estabilidad. Velásquez intencionó el lienzo con la ilusión del poder.

Es pues ver es interpretar las cualidades primarias y secundarias, consumir y activar el cuadro, percibimos y vemos con nuestros recuerdos y emociones, con nuestras ideas y creencias, con nuestros deseos, conocimientos y valores, porque el ver es cultural. Se hace mención al caballo, éste es un animal que ya en la mitología equina era una figura ecuestre importante que relacionaba al hombre por su poder y por su velocidad, por su capacidad motora y para la guerra, incluso en otras culturas. Estas pronuncias raíces históricas se perpetúan hasta el presente con la fuerza del mito, en sucesivos períodos, configuraciones distintas pero procedentes del mismo núcleo. Se describe al Conde-duque de Olivares como un animal político siempre a la conquista del mayor poder, en preparaciones navales, tácticas militares y despliegues de caballería, etc, que su mayor victoria fue la del 07 de septiembre, convirtiéndose en un héroe por el regimiento del Sr. Conde-duque. Es por aquella victoria por la que se hace pensar que se realizó aquella pintura, en la euforia de la culminación de su imparable carrera y los efectos del éxito y la gloria. Velásquez que lo conocía bien, sabía que el supremo general de los ejércitos nunca estuvo en una batalla, sin que fuera un personaje de despacho. Al situarnos frente a una representación pictórica nuestra mente no viene vacía, al contrario, nuestra percepción visual, viene pre-estructurada. No solamente vemos la pintura expresada por Velásquez, sino que vemos otras perspectivas desde sus lados históricos, porque el arte es la conjunción de la forma estética con la vida. Transfiguramos las lexía de componen el cuadro, elevándolas para hacerlas re-significar, profundizando en lo vemos.

CONCLUSIONES:

La antropología es la ciencia que estudia a los seres humanos en sus aspectos sociales y

culturales, y cuenta con varias subdivisiones, entre las cuales se encuentra la antropología

física (constitución del hombre) y cultural (el hombre y su entorno social), la lingüística

(formas de comunicación) y la arqueológica (estudio del hombre primitivo y

civilizaciones del pasado).

Su relación con la historia cabe en relación a la antropología arqueológica y la cultural.

La primera, en cuanto al estudio del hombre primitivo y las civilizaciones pasadas,

teniendo en cuenta que la Historia estudia los hechos del pasado y uno de ellos es la

prehistoria. Elementos como las cavernas, las pinturas rupestres, etc., son aspectos que

tanto la Historia como la Antropología utilizan para dar sus respectivos enfoques.

La Antropología cultural y la Historia se relacionan en que el hombre la sociedad influye

en la generación de hechos históricos. Todo fenómeno histórico se relaciona con lo

social, pues el hombre, como se establece en el artículo de Caro Baroja, a través de todo

lo que ocurre en su entorno, toma decisiones a sus problemas y todo ello trae consigo

cambios que en un futuro serán estudiados por los historiadores.

Es por lo que Antropología e Historia siempre están entrelazadas entre sí.

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

J. H. ELLIOT: The Count-Duque of Olivares, Yale, 1986

J. PACHECO: arte de la pintura: su antigüedad y grandeza, Sevilla, 2ª. Ed., vol.

II, Madrid

Julio Caro Baroja: Hª antropológica por Antonio Morales Moya Revista de Occidente nº 295, Diciembre 2005

ORTEGA Y GASSET, J. 1983 (1947): Velázquez. Espasa-Calpe, Madrid, p. 155. Para un estudio antropológico-social del arte entendido como contrapunto al contexto de la época véase R. SANMARTÍN, 1993: Identidad y creación. Ed. Humanidades, Barcelona