BLOQUE TEMÁTICO IV LOS

MODOS DE CONOCIMIENTO

4.2. Lógica formal e informal: falacias, paradojas y falsos argumentos. El objetivo de la Lógica. Breve historia de la Lógica. Lógica aristótelica y lógica estoica. La dialéctica. La lógica medieval. La lógica formal simbólica o matemática. Otras lógicas. Las formas lógicas de la argumentación. Argumentaciones razonables y argumentaciones sofísticas.

EL OBJETIVO DE LA LÓGICA Ya en los primeros filósofos descubrimos el interés por determinar cuáles pueden ser los caminos correctos de la argumentación. Estamos ante una tesis crucial, decisiva, que en cierto modo define uno de los caracteres fundamentales de la reflexión filosófica: desde el principio entendemos que el dominio del lenguaje y de los modos de expresión y deducción proporciona también el dominio del razonamiento, y que no se puede saber nada cierto sobre las cosas si no disponemos de un método válido de argumentación, de un sistema digno de confianza que nos permita hilvanar las razones sabiendo que nuestros pasos son los adecuados, y que el lenguaje que va diciendo las cosas las dice de verdad. Por lo tanto, el estudio del lenguaje se destaca como una condición necesaria del pensamiento que se atreve a pensar lo real, algo evidente para el filósofo griego, que utiliza para ambas facultades el mismo término: lógos. Lógos es pensamiento, y la palabra en que este pensamiento toma

1

cuerpo, cobra realidad. Y no se puede dar un término sin el otro, porque la palabra que no transmite significado alguno, y al cabo, realidad alguna, no es más que ruido, y el pensamiento que no se evidencia en la voz, en la letra, no ha nacido todavía, y nadie sabrá nunca pensamiento de qué es. Ni siquiera su propio autor se dará cuenta. Porque hasta los procesos intelectuales más simples están ligados al lenguaje y promovidos por él. La búsqueda de un pensamiento riguroso capaz de dar buena cuenta de lo que hay nos obliga a investigar filosóficamente sobre la naturaleza de la razón y del vehículo en el que ésta se manifiesta, la palabra, de tal modo que bien podemos decir que la filosofía es, desde su origen, sin poderlo evitar, filosofía del lenguaje. Esto es, en su más amplia acepción, lógica. Al abrirse a todas las posibilidades del decir, la lógica ha cobrado a lo largo de la historia diversas formas, y múltiples han sido sus preocupaciones. En la actualidad, la lógica que estudiamos académicamente, y que será presentada con detalle en este capítulo, es la lógica formal simbólica o matemática, pero antes se atendió a otras posibilidades del lenguaje que siguen siendo motivo de interés para muchas disciplinas, como es el caso de la gramática, la oratoria, la retórica, la lógica de la argumentación o la moderna filosofía del lenguaje. Hagamos un breve repaso por la historia de la lógica hasta ver cómo ha desembocado tal disciplina en la actual lógica matemática. 1. La lógica en la filosofía griega

2

Si bien, como hemos señalado, la preocupación teórica por la naturaleza y las posibilidades del lenguaje es muy temprana –recorre las filosofías de los presocráticos y es un motivo señero en el pensamiento de Platón–, no encontramos hasta Aristóteles una exposición sistemática de los diversos aspectos que puede suscitar tal investigación. Pero antes de hablar del filósofo macedonio reparemos en algún detalle de la filosofía platónica que nos puede interesar. Platón había planteado las cuestiones referentes a la capacidad del lenguaje de decir la verdad según el modo polémico que en él era habitual, mediante el análisis dialéctico: si preguntamos, descubrimos que las palabras son ambiguas y confusas, los razonamientos incorrectos, paradójicos, aprovechados, la desconfianza en la certeza de los discursos domina las conversaciones, los más mezquinos intereses dirigen el hilo de la argumentación para que ésta no logre el acuerdo racional, sino simplemente la satisfacción de salirse con la suya. El lenguaje del mito, ya olvidado, en el que la palabra presentaba inmediatamente una realidad ineludible, innegable, divina, ha dejado paso a un lenguaje más humano, nunca definitivo, perentorio, que se hace y se rehace en cada vuelta del discurso. Más endeble, pero también más ágil; más escurridizo, pero por esta razón más creativo, más rico, más dinámico... Lo que el lenguaje de los ciudadanos pierde en solidez lo gana en capacidad de adaptación, en fluidez. Y buena muestra de ello es el diálogo platónico, lanzado a la lectura de los hombres para que se recorra, se interprete, se critique, se discuta, para que encuentre al padre que lo defienda y al hijo que lo mate. Al fin y al cabo, el género literario de la lógica ha

3

y que la severidad de la palabra recia y definitiva. FEDÓN – Muy exacto es todo lo que has dicho. responden con el más altivo de los silencios. ha dejado paso al bailoteo juguetón de las letras. ¿qué? ¿Podemos dirigir los ojos hacia otro tipo de discurso. si se les pregunta algo. las palabras ruedan por doquier. Fedro. y sabiendo con quiénes hablar y ante quiénes callarse. eso sí. En efecto. capaz de defenderse a sí mismo. Podrías llegar a creer que lo que dicen fueran como pensándolo. igual entre los entendidos que como entre aquellos a los que no les importa en absoluto. como un trueno de Zeus. SÓC. pero.nacido con la conciencia platónica de que los hombres hablan ya a partir de textos. hermano legítimo de éste. 4 . que se pronunciaba como una sentencia. ver cómo nace y cuánto mejor y más fuertemente se desarrolla? FED. – ¿A cuál te refieres y como dices que nace? SÓC. necesitan siempre la ayuda del padre. y por lo que tanto se parece a la pintura. pero si alguien pregunta. sus vástagos están ante nosotros como si tuvieran vida. lo que pasa con la escritura. Y si son maltratadas o vituperadas injustamente. «SÓCRATES – Porque es que es impresionante. con que una vez algo haya sido puesto por escrito. queriendo aprender de lo dicho. Pero. que es la escritura la que les pone en contacto y les dice las cosas. apuntan siempre y únicamente a una y la misma cosa. – Entonces. – Es ese que se escribe con fundamento en el alma del que aprende. sin saber distinguir a quiénes conviene hablar y a quiénes no. ya que ellas solas no son capaces de defenderse ni de ayudarse a sí mismas. Lo mismo pasa con las palabras escritas.

– ¿Te refieres al discurso lleno de vida y de alma. 275d-276a). La República. que sirven de fundamento a las imágenes anteriores. Estamos en el ámbito de la verdad social. al hilo de los cuatro modos de conocimiento que ha descrito antes de contar el ‘mito de la caverna’ (PLATÓN.FED. figuraciones. 510b-511e): • En primer lugar. que tiene el que sabe y del que el escrito se podría justamente decir que es el reflejo?» (PLATÓN. todos los pensamientos y las cosas que son pensadas. tanto naturales como artificiales. • En segundo lugar podemos situar el conocimiento de las cosas. capaz de mostrar las cosas tal y como son? ¿Hay diversas lógicas o sólo una a la que se someten. sin reparar en ello. libro VI. Pero. el ámbito de las creencias. las imágenes de las cosas. y empezando por la forma más sensorial y oscura. ‘teoría de la República’– Platón distingue cuatro formas de verdad. pero demasiado 5 . lo que de ellas pueden captar los sentidos. ¿cómo saber cuál será ese discurso lleno de vida y alma. tenemos las impresiones. en suma. y los lenguajes que las ponen de manifiesto? En el diálogo sobre la Politeia –‘teoría del Estado’. conjeturas. sólidas y temibles por la fuerza con que se imponen. En este nivel de realidad sólo hay opiniones. ¿es que acaso está en nuestra mano determinar qué puede ser llamado con propiedad verdadero o falso? ¿Lo que se dice? ¿Aquello a lo que se refiere lo que se dice? ¿Cuántas cosas hay y cuántos modos de decirlas? Y si resulta que descubrimos múltiples modos de hablar de lo real. de lo habitualmente admitido y expresado en la lengua particular. Fedro. incertidumbres.

dadas ciertas suposiciones –axiomas–. • A continuación encontramos los saberes científicos. usando solamente de las ideas tomadas en sí mismas. manteniéndose fieles a sus principios. el Ser. confía en alcanzar conclusiones verdaderas más amplias –teoremas– mediante el mecanismo de la deducción. u ‘ontología’. pero que se fundamentan en entidades hipotéticas que no están sometidas a crítica y por tanto sólo se dan por supuestas. hay una forma de conocimiento que no renuncia a pensar los principios. como si se tratase de postulados de partida incuestionables. la forma más madura y noble de inteligencia. basan sus operaciones en el pensamiento discursivo o deductivo. • Por último. logra al cabo situarse en el terreno de los conceptos que dirigen el pensamiento y lo posibilitan.contradictorias e incongruentes como para que puedan alcanzar un reconocimiento común e indiscutible. 6 . como meta final de un proceso de aprendizaje que. aquél que. y a elevarse por encima de ellos para determinar su fundamento racional. Estos saberes científicos. pero intocables por su carácter teórico y especulativo. partiendo necesariamente de la experiencia sensible. de la verdad de las figuraciones. absolutamente necesarios para poder tejer los razonamientos científicos. constituye la labor propiamente filosófica. Esta lógica del Ser. propiciada por el pensamiento dialéctico. La dialéctica busca alcanzar la verdad pura gracias a pensar lo que hay de común a todas las cosas. que gozan de gran aceptación por el rigor del razonamiento que los elabora.

Coincide con la noción aristotélica de lógos apophantikós – enunciado apofántico–. La oración a la cual corresponde un valor de verdad –verdadero o falso en la lógica clásica–. La lógica sistemática queda inaugurada por los siguientes tratados: • Categorías. aunque recogen motivos de interés muy variados. las exclamaciones. Los cinco libros que la Antigüedad reunió bajo el nombre de Organon –‘Instrumento’–. y a distinguir los lenguajes científicos 1 de aquellos lenguajes que no pretendían la verdad. creencia. a estudiar los diferentes tipos de proposiciones . frente a las órdenes. un libro que se ocupa principalmente de las partes de la oración enunciativa –proposición– y de las diversas clases de objetos que pueden actuar como sujetos o predicados en una oración. Las múltiples posibilidades del pensamiento y del lenguaje ofrecían al comienzo de la filosofía un campo enorme de investigación que empezó a ser ordenado por Aristóteles. un verdadero ‘saber científico’. Pero para ello Aristóteles se veía obligado antes a examinar la oración y sus elementos básicos. lo que después vamos a llamar. sino meramente la convicción o la persuasión del interlocutor. que no afirman ni niegan nada. demostración y comprensión. esto es. 1 7 .Un rápido y somero análisis nos ha revelado que las diversas formas de conocimiento encierran distintos criterios de verdad: opinión. sino que simplemente indican situaciones del hablante. parecen albergar un propósito común: el de determinar los procedimientos que aseguran la obtención de una episteme rigurosa. A primera vista parece que no es fácil descubrir en ellas el dominio de una única lógica. el tipo de discurso al que cabe atribuir valor de verdad porque declara o niega un cierto estado de cosas. los deseos. las interrogaciones.

y dedicado a descubrir las falsas argumentaciones y los razonamientos correctamente que. así como de algunas leyes generales de la lógica aristotélica. sino también verdaderas. Con ello. pese a y que parecen una haber sido construidos producen inmediata convicción. que versan sobre las condiciones que deben cumplir las premisas de un razonamiento lógico para que las conclusiones sean no sólo correctas. • Refutaciones sofísticas. que pueden servir como reglas a quien necesite utilizarlas en un cierto ámbito del saber. en lo que se refiere a los términos lógicos que considera pertinentes. un verdadero tratado de gramática. Aristóteles pone las bases de la discusión sobre el método científico y sus principios y enunciados. el proceso mediante el cual se pasa de unas premisas a una conclusión. porque analiza los Se entiende por ‘inferencia’ el proceso de deducción en un razonamiento lógico. que desarrollan la teoría aristotélica de la ‘inferencia’ . La lógica de Aristóteles. • Segundos Analíticos.• De la interpretación. la clásica teoría del ‘silogismo’ que 2 ha servido de modelo de lógica a toda la historia del pensamiento. 2 8 . Como vamos a presentarla más adelante. esto es. vulneran las leyes lógicas. como complemento a los Tópicos. es una lógica de predicados. es decir. donde se ofrece un estudio pormenorizado de las categorías sintácticas. tal como decimos hoy en día. • Primeros Analíticos. • Tópicos. no hablaremos ahora mucho de ella. una obra en la que se nos ofrecen un catálogo de esquemas habituales de inferencia. de modelos prácticos de razonamiento.

de la escuela de Megara (s.C. Los lógicos estoicos y megáricos no sólo anticiparon nociones básicas de la actual ‘lógica de enunciados’. q. llamamos ‘lógica de IV a. esto es. Por una parte. el condicional (si p entonces q).. tomándolos como unidades básicas e indivisibles..). como ya ha quedado señalado. s.términos –sujeto y predicado– atendiendo a su cualidad (afirmativa o negativa) y a su cantidad (universal o particular). que se combinan gracias a las posibilidades que les ofrecen las conectivas. y en particular Crisipo (279-206 a. el bicondicional (sólo si p entonces q) y la negación (no p. dejando los enunciados sin analizar. en especial de las condiciones de verdad del condicional. pues ya habían descubierto la importancia de 9 .). sino que se ocuparon de algunos asuntos más que posteriormente hemos considerado de gran interés. cualquier proposición asertórica. no q). desarrolla un nuevo modelo de lógica recogiendo las aportaciones de Filón y Diodoro Cronos. Unos siglos después de Aristóteles. es decir. iniciaron el estudio sobre el comportamiento de los conectores respecto de su valor de verdad. r. la escuela estoica. cualquier proposición de la que pueda determinarse su valor de verdad. Las conectivas principales son cinco: la conjunción (p y q). la disyunción (p o q). Por ejemplo: ‘hoy llueve’. Crisipo propone que atiende un sistema de lógica proposicional –lo que en la actualidad enunciados’– fundamentalmente a las formas de conexión que unen unas oraciones a otras. Se trata de indagar en el papel que juegan las conectivas lógicas en el proceso de inferencia.C. entendiendo por p. apofántica.

Diodoro Cronos propuso otra interpretación del condicional. Es decir. esto es. contradictorias. si el condicional es verdadero. un tremendo embrollo del que cuesta mucho salir. 3 10 . entonces miente. propuesta por Epiménides el Cretense de la siguiente manera: «todos los cretenses son unos embusteros». caracterizando lo que más tarde Bertrand Russell denominará implicación material’: un condicional es verdadero si y sólo si el antecedente –p– es falso o el consecuente –q– es verdadero. cuando no empieza con una verdad y termina con una falsedad. entonces se deduce tal consecuencia. los lógicos medievales los llamaron ‘insolubilia’: ‘irresolubles’. con lo cual dice la verdad. Por otra parte. en especial Eubúlides de Mileto. Resulta que toda demostración lógica se puede reducir a un condicional que enlaza premisas y conclusión: dadas tales suposiciones. Esto es. Para Diodoro. Filón de Megara es el primero que determina la verdad del condicional. y cuando miente. Efectivamente. es imposible que el antecedente sea verdadero y el consecuente sea falso. cuando dice la verdad. lo mismo son verdaderos que falsos. la escuela megárica insistió en el estudio de las ‘paradojas lógicas’ . que 3 se internó en uno de los más antiguos y perdurables laberintos que se le puede ofrecer al pensamiento. más cercana al concepto de ‘implicación estricta’ de Lewis. ‘Paradojas lógicas’ son aquellos razonamientos que conducen irremediablemente a soluciones incompatibles. Sin duda.esta conectiva en el proceso de inferencia. con lo cual no dice la verdad. si alguien dice ‘estoy mintiendo’. Por esta razón. y dice la verdad. Se trata de la ‘paradoja del mentiroso’. entonces no está mintiendo. miente. y si lo que dice es falso. Sin embargo. dice la verdad.

que partirán de sus estudios y los tendrán presentes en los comentarios. así como la Isagoge –una introducción a las Categorías– del neoplatónico Porfirio. La lógica medieval Aíslada la Europa occidental de los centros griegos del saber tras las invasiones germánicas. campo éste de gran interés para todos los sabios de la Alta Edad Media. la sintaxis y los procedimientos de inferencia. La estela de Boecio fue recogida por los llamados ‘dialécticos’ del siglo XI: Pedro Damiano. y porque la lógica se consideraba parte de la gramática. a pesar de la carestía de obras griegas. Boecio tradujo al latín las Categorías y el De la interpretación de Aristóteles. Es más.). Boecio (hacia 480524 d. la lógica va a ser una de las disciplinas más frecuentadas. elaborando interpretaciones propias de tales obras. de Cicerón y de Porfirio. porque se contaba con tratados de Aristóteles. con vistas a esclarecer la validez de las argumentaciones de los textos bíblicos y las obras de los Padres de la Iglesia. examinando la obra de Cicerón sobre esta forma de discurso. Es el caso del primer lógico medieval. autoridad inevitable para todos los gramáticos posteriores. Pero el legado más importante de Boecio fue el establecimiento de la lógica como un ‘arte del lenguaje’. pocas fueron las obras que pudieron manejar las escuelas medievales. aunque sorprendemente no fue la lógica la más afectada por el corte de la comunicación intelectual. Roscelino y el citadísimo San Anselmo. También se ocupó de los silogismos y de las argumentaciones retóricas –los ‘tópicos’–. C. capaz de estudiar la semántica. 11 .2.

Insistió en el valor de verdad de las conectivas. A finales del siglo XII llegan a Occidente. donde se ocupaba ordenadamente de las proposiciones y los silogismos categóricos . acompañados de las obras y comentarios de los filósofos musulmanes –principalmente Avicena y Averroes–. frente a los puristas que sólo pretenden alcanzar un Aristóteles literal (‘lógica de los antiguos’). Sobre el alma– los restantes libros del Organon. precisando que sólo los primeros constituían argumentaciones lógicamente concluyentes. separándola de la gramática. se pone en marcha un trabajo exhaustivo de estudio y comentario que iniciará una nueva época en lo que se refiere a los estudios de lógica. Y en las Facultades de Artes. esto es. se reúne un grupo En la teoría clásica se llama silogismo ‘categórico’ al que está formado por proposiciones simples (un solo sujeto y un solo predicado). 4 12 . con sus propios valores de verdad. En ellos separaba los razonamientos formales de los que estaban basados en los hechos. discípulo díscolo de Roscelino. fundadas a principios del XIII.Pero hasta Abelardo (1079-1142). la definición y la división. el ars nova. así como de los silogismos hipotéticos. a la que consideró una conectiva más. En las Universidades de París y Oxford. e ‘hipotético’ a aquel cuyas premisas son proposiciones compuestas (varios sujetos y varios predicados). la nacida de los nuevos libros. Metafísica. Además de añadir comentarios a las obras clásicas que hemos señalado más arriba –un ejercicio escolar tituló imprescindible– Abelardo escribió un tratado 4 que Dialéctica. no encontramos un estudio sistemático que establezca un espacio propio para la lógica. en cinco libros. los tópicos y la noción de consecuencia lógica. con las grandes obras de Aristóteles –Física. y se ocupó detalladamente de la negación.

de ‘lógicos modernos’ que. continuarían esta línea de estudio y. Walter Burleigh en Oxford (1275-1343) disputando con Ockham. en su pretensión de buscar un lenguaje común a las tres religiones reveladas que sirviera para poder curar de sus errores a los herejes judíos y musulmanes. combinando términos simples. en el caso de los dos últimos. menos sometida al magisterio indiscutible de Aristóteles que París. y Juan de Buridan (1290-1389) y Alberto de Sajonia (1316-1390) en París. influyendo de manera muy acentuada en las Universidades italianas y alemanas. se plantean nuevos problemas y nuevos métodos. claro y bien estructurado. Los compiladores de las dos lógicas (la antiquorum y la modernorum) fueron Guillermo de Sherwood (1200-1271) –Introductiones in logicam– y Pedro Hispano (1220-1277). en una lógica de proposiciones sin analizar. además de trabajar concienzudamente los textos originales. esto es. alcanzase la totalidad de las relaciones verdaderas sobre Dios. insisten en la inclusión de la lógica aristotélica dentro de una teoría más amplia de la inferencia (consequentiae). Duns Scoto (1266-1308) y sobre todo Guillermo de Ockam (1280-1349). Por esta época. alberga los estudios de lógica más avanzados. y abundante en reglas de memorización que permitían el rápido aprendizaje de los procedimientos lógicos. Hacia finales del siglo XIII la Universidad de Oxford. Robert Kilwardby. el mallorquín Raimon Llull (1235-1315). concibe la posibilidad de elaborar una ciencia universal (Ars magna) que. principios del ser y del conocimiento. que lograría escribir uno de los grandes tratados escolares. En este Ars combinatoria de Llull se 13 . las Summulae logicales.

Leibniz (16461716). pues con la simple 14 . Las primeras aportaciones originales en esta época corresponden a la escuela cartesiana de Port-Royal. de un procedimiento de decisión sobre la verdad de una conclusión que tuviera como único mecanismo la deducción desde las premisas. sistematizando planteamientos tratado Lógica o el arte de pensar (1662) de A. que todavía en el se seguía consultando como manual de referencia. la influencia de su Lógica fue tan considerable. Sin embargo. lo cual permitiría facilitar los razonamientos y eliminar las discusiones infructuosas. del método axiomático-deductivo. El propósito que va a dirigir los estudios lógicos de Leibniz es el de dotar a la metafísica de un método tan riguroso como el que ya poseían las matemáticas. Arnauld y P. el alemán Leibniz. esto es. Y eso no es todo. permitiéndonos de esta manera juzgar sobre la corrección de un razonamiento gracias a la sola aplicación del cálculo. los dos famosos teólogos jansenistas. W. La lógica en la época moderna. la personalidad más decisiva para el desarrollo de la lógica en este período es G. esto es. y por tanto.fijaría más tarde el fundador de la lógica matemática. Nicole. que entenderá las la lógica de como la una más de investigación sus las facultades y en el el intelectuales. como procedimiento subordinado a condiciones científica conocimiento. Aunque el movimiento siglo XIX jansenista fue duramente perseguido. 3. Con este fin planea la elaboración de un ‘cálculo lógico’.

combinación de los términos se podrían alcanzar también verdades no descubiertas todavía. en diversas etapas. 4. Su teoría de la identidad y de la predicación. para lo cual idea una simplificación de los enunciados considerando el verbo – reducido a verbo copulativo– como la clave de la predicación y el nombre como una variable. teniendo en cuenta solamente la validez formal del razonamiento. en el que las ideas se manejaban teniendo en cuenta únicamente las posibilidades combinatorias que ofrecían las conectivas. El cálculo se presentaba de esta manera como un ‘cálculo de conceptos’. el siglo XIX impulsa la matematización de la lógica. inicia un camino nuevo en la lógica que será transitado por los lógicos formales del siglo XIX y XX. Siguiendo la estela de Leibniz. 1) La conversión de la lógica en estructura algebraica se debió sobre todo a dos matemáticos: Augustus de Morgan (1806-1871) y George Boole (1815-1864). O como diríamos ahora. reducidas las proposiciones a símbolos semejantes a los números. La lógica contemporánea. La mecanización del pensamiento. Y Leibniz también es el primero que repara en la necesidad de reducir las proposiciones a formas elementales. la conversión de la inferencia en un procedimiento de deducción de conclusiones. Se trataba de entender la matemática como un sistema de operaciones 15 . y la definición de la verdad lógica a partir de la idea de ‘mundos posibles’ representan contribuciones muy estimulantes que no serían desaprovechadas.

en la que el predicado operaba como 5 Un ‘cálculo’ es un 16 . sino como una función matemática. aunque con un matiz: no se trataba de reducir la lógica tradicional a la matemática. los predicados lógicos se entendían no ya como una estructura de sujeto y predicado. en el caso de la lógica. Cantor lo intentó con su ‘teoría de conjuntos’ y Frege mediante una forma nueva de interpretación de las proposiciones lógicas que abriría el camino a la lógica matemática actual. Convertidas las proposiciones en ‘clases’ –subconjuntos con una característica común– estaríamos ante una ‘lógica de clases’. cuyas leyes podrían ser determinadas simplemente utilizando primera las ecuaciones de que los el propio procedimiento lógicos y la matemático indicase. haciendo así que el lenguaje de los números y el lenguaje de las proposiciones lógicas fueran casos concretos de una lógica más general que contendría todos los modos posibles de razonamiento formal. por las operaciones entre tales símbolos. El sistema algebraico vendría definido por un conjunto de símbolos primitivos. podríamos entender las proposiciones lógicas como elementos que cumplieran las relaciones definidas por el sistema. y por las propiedades que cumplirían las operaciones. Según su planteamiento. Y con esto habríamos logrado una formalización 5 lenguajes presentación de la silogística y la lógica tradicional como un ‘cálculo’ matemático . sino de buscarle a ésta última una fundamentación lógica. de tal manera que.abstractas al que se adecuasen también las relaciones lógicas. 2) En esta línea insistieron con sus teorías Georg Cantor (1845-1918) y Gottlog Frege (1848-1925).

aplicación de la función y el sujeto como variable. Las conectivas básicas del sistema serían la negación y el condicional, cuantificador y tomaría como Al cuantificador su primitivo el universal. desarrollar estudio Frege

conseguiría uno de los primeros avances de la lógica formal: que un mismo sistema lógico diese cuenta tanto de la lógica de enunciados –proposiciones sin analizar– como de la lógica de predicados –análisis y cuantificación de los enunciados–. La propuesta de Frege culminaría en un proyecto de sistematización de la lógica matemática que se vería realizado en una gran obra de inevitable referencia: los Principia mathematica (1910-1913) de Russell y Whitehead, capaces de ofrecer una formalización rigurosa de la lógica de predicados de primer orden. A partir de este momento podemos decir que se había alcanzado el objetivo de formulación matemática de la lógica, que la lógica clásica formal estaba agotada y que se iniciaban nuevos caminos que explorarían ‘lógicas noclásicas’, ‘lógicas divergentes’. Pero antes de atender a estas posibilidades de los últimos tiempos, veamos cómo funcionan dos teorías de la inferencia que han protagonizado este apunte histórico.

17

DOS MODELOS DE LÓGICA: LA SILOGÍSTICA Y LA LÓGICA FORMAL DE ENUNCIADOS Vamos a presentar dos tipos de teorías lógicas: una tradicional, que dominó los textos escolares desde la Antigüedad, la silogística aristotélica, y otra más moderna, que se ha convertido en el modelo más elemental y divulgado de ‘cálculo lógico’: la lógica de enunciados de primer orden. 1. EL
SILOGISMO ARISTOTÉLICO

Como ya hemos dicho, Aristóteles planteó en los Primeros Analíticos la ‘silogística’, la primera teoría sistemática de la inferencia, esto es, del razonamiento deductivo. Desarrollada y difundida durante la Edad Media como ‘lógica de términos’ o del ‘silogismo categórico’, llegó hasta nuestros días transmitida en todos los manuales y considerada como la ‘lógica clásica’ por excelencia. Empezaremos tratando sus conceptos básicos, teniendo en cuenta que no nos ajustaremos siempre al planteamiento original de Aristóteles, sino que recurriremos a desarrollos posteriores y a la presentación tradicional de la teoría. La silogística es una teoría preparatoria del

conocimiento científico. Se trata de investigar la validez de la inferencia, las condiciones de la deducción, un estudio que antecede al que se ocupa de la demostración científica, porque es conveniente ocuparse primero de la corrección formal del razonamiento y sólo cuando esto ya se ha clarificado, tratar de la verdad o de la falsedad cuando se aplica a los hechos concretos.

18

La silogística es una lógica de términos. Llamamos ‘términos’ a las partes de la oración que designan ideas, que tienen significación, especialmente el nombre –Sócrates– y el verbo –pasea–. Ambos son elementos constitutivos de una proposición, esto es, de un juicio o enunciado apofántico, porque están presentes en sus dos partes fundamentales: en el sujeto y en el predicado. La proposición, como tal, consiste entonces en la afirmación o negación de una correspondencia entre lo que se dice en el sujeto y lo que se dice en el predicado –sirviendo de enlace el verbo copulativo–. Siendo por tanto la lógica de ‘términos’ una lógica de las partes de la proposición, resultarán para ella relevantes principalmente las relaciones que se establecerán entre los sujetos y los predicados de las distintas proposiciones que el razonamiento haga entrar en conexión. Estamos ante una lógica que, para identificar el razonamiento correcto, se para a observar qué le ocurre a los términos de las proposiciones cuando éstas se combinan. Los distintos tipos de proposiciones, según la

cantidad o la cualidad de lo que en ellas se predica, nos permiten apreciar también distintos tipos de términos, detalle a tener en cuenta desde el momento en que nos interesa sobre todo atender a los términos en el interior de la proposición. Según la cantidad, las proposiciones pueden ser universales –si se refieren a un sujeto tomado en toda su extensión: ‘todos los gatos son felinos’–, particulares –si se refieren sólo a una parte de la extensión del sujeto: ‘algunos gatos son pardos’–, singulares –si el sujeto es un término

19

podemos formar cuatro tipo de proposiciones básicas. las proposiciones de dividen en afirmativas –si unen el sujeto al predicado: ‘todos los gatos son mamíferos’– o negativas –si niegan que exista conexión entre el predicado y el sujeto: ‘algunos gatos no son carnívoros’–. Teniendo en cuenta que en la silogística clásica. E: universal negativa –‘ningún gato es rumiante’. Con respecto a la cualidad. 0: particular negativa –‘algunos gatos no son vegetarianos’. que los lógicos medievales designaron para simplificar con cuatro letras mayúsculas –las dos primeras vocales de las palabras ‘AffIrmo’ y ‘NegO’–: A: universal afirmativa –‘todos los gatos son vertebrados de sangre caliente’. sólo interesan las proposiciones universales y particulares. y más tarde la lógica medieval utilizó el siguiente esquema para resumirlas: A ‘Todos los gatos son pardos’ Contrarios ‘Ningún gato es pardo’ E Subaltern os Contradictorios Subaltern os 20 . En Sobre la interpretación Aristóteles determinó las relaciones de oposición que podían establecerse entre estos enunciados básicos de la lógica de términos. en lo que atañe a la cantidad. I: particular afirmativa –‘algunos gatos son animales domésticos’.singular: ‘el gato de Patricia es un pésimo cazarratones’–o indefinidas –si no cuantifican explícitamente el sujeto: ‘los gatos son buenos equilibristas–.

pero sí pueden ser ambas falsas. I-E). ‘argumentación’. pero no pueden ser ambas falsas. y si la particular es falsa. Pueden ser ambas verdaderas. El silogismo categórico La palabra ‘silogismo’ tenía en griego el sentido de ‘cálculo’. 3. de la verdad de una se deduce viceversa. Contradictoria es la oposición de dos proposiciones de distinta cantidad (A-O. porque no se niegan unas a otras. Si la universal es verdadera. Las proposiciones contradictorias no pueden ser ambas verdaderas ni ambas falsas. y 2. No pueden ser ambas verdaderas. Contraria es la oposición de dos proposiciones universales (A-E). la Subcontrarios falsedad de la otra. ‘conexión de 21 . y por lo tanto.1. podemos ahora tratar de silogismo. E-O) no Entre I es pardo’ hay oposición. ‘Algún gato no es 4. también lo será la universal. Subcontraria es la oposición de dos proposiciones particulares (I-O). ‘planificación’. ‘Algún gato las proposiciones subalternas (A-I. de manera tal que una niega lo que afirma la otra. también lo será la particular correspondiente. O pardo’ Una vez que hemos presentado los conceptos fundamentales de la lógica de términos. pero no al contrario.

de tres proposiciones (premisa mayor. y así se emplea en los textos de Platón. las proposiciones están dispuestas de tal modo que de las dos primeras se deduce la tercera. utilizará la palabra para designar el ‘razonamiento en general’. precisando más este significado. Aristóteles. por tanto. dice 6 Aristoteles. Aristóteles llamó ‘perfecto’ o ‘completo’ a este silogismo. Analíticos Primeros. debido a la relación lógica que se establece entre sus términos. el ‘razonamiento deductivo’. Esto es. el que nos ocupa en lógica de términos . y especialmente. Un ejemplo de silogismo sería el siguiente: Premisa mayor: Premisa menor: Conclusión: Todos los felinos son vertebrados de sangre caliente Todos los gatos son felinos Todos los gatos son vertebrados de sangre caliente El silogismo se compone. después de haber establecido determinadas cosas. la definición es la de una inferencia en general. 24b 18. El ‘silogismo categórico’ –‘categoría’: predicado–. premisa menor y conclusión) y éstas de tres términos distintos: ARISTÓTELES.razones’. 7 6 22 . se origina de ellas algo diferente necesariamente por el hecho de ser lo que son» . y como vemos. La calificación de ‘categórico’ proviene de los lógicos medievales. «Un silogismo es una forma de argumentación en la que. que se relacionan de tal manera que las dos primeras proposiciones conjuntamente implican la tercera. es aquella forma de 7 razonamiento que se compone de tres y sólo tres términos.

Con las premisas: ‘todos los gatos son carnívoros’ y ‘todos los gatos son felinos’ no se nos permite extraer la conclusión: ‘todos los carnívoros son felinos’ porque en la premisa el término ‘carnívoros’ tenía la extensión de un particular –los gatos son sólo un tipo de los muchos carnívoros que hay– y en la conclusión lo estamos tomando universalmente. hay que estipular reglas para unas y para otros. En el ejemplo anterior. Se designa como P. para que pueda establecer una deducción correcta. Esto es. pero sí en las dos premisas –‘felinos’– de tal manera que sirve como término común de enlace. que aparece como predicado en la premisa mayor y en la conclusión. Los términos no deben tomarse con mayor extensión en la conclusión que en las premisas. Término medio (M). 23 . 2. El silogismo categórico. en la conclusión no pueden aparecer términos universales que en las premisas se encuentren como términos particulares. Las reglas para los términos son las siguientes: 1. 3. 2. y éstas a su vez de términos. sujeto de la premisa menor y de la conclusión (S). y hablamos de ‘todos los carnívoros’. se trata del predicado ‘vertebrados de sangre caliente’. Término mayor. Término menor. Los términos han de ser solamente tres: mayor. ha de cumplir una serie de reglas. que no aparece en la conclusión.1. Esto es. ‘los gatos’. Como el silogismo se compone de proposiciones. menor y medio.

Figuras y modos del silogismo Las diversas combinaciones válidas de los términos para formar silogismos correctos que cumplan las mencionadas reglas pueden disponerse según ‘figuras’ y ‘modos’. Se llama ‘figura’ del silogismo –noción que introdujo Aristóteles– a las diversas formas que puede adoptar un silogismo dependiendo de la situación de su término medio. 3. Si una premisa es particular. La conclusión sigue siempre la parte más débil. la conclusión será también particular. las reglas para las proposiciones son: 1. 4. cuatro ‘figuras’ posibles: 1ª figura: M–P S–M S–P 2ª figura: mamíferos P–M S–M Ningún griego es romano Todo ateniense es griego Ningún ateniense es romano Todo felino es mamífero Algunos vertebrados no son 24 . 2. Hay. De dos premisas negativas nada se sigue.3. por lo menos en una de las dos premisas. Por su parte. Del mismo modo ocurre que si la premisa es negativa. El término medio no debe entrar en la conclusión. De dos premisas particulares nada se deduce. la conclusión también lo será. El término medio debe ser universal. por tanto. 4. De dos premisas afirmativas no puede seguirse una conclusión negativa.

210). Las reglas que regulan la validez de las figuras del silogismo son las siguientes: 1. y más tarde Galeno (131.S–P felinos 3ª figura: daltónicos M–S S–P 4ª figura: polígonos S–P triángulos Las tres primeras P–M M–S M–P Algunos vertebrados no son Algunos hombres son Todos los hombres son bípedos Algunos bípedos son daltónicos Ningún triángulo es cuadrado Todos Algunos los cuadrados no son son polígonos figuras fueron propuestas por Aristóteles. 3. por consistir en un modo indirecto de la primera figura.ca 200. Para que el silogismo concluya correctamente en la 1ª y en la 4ª figura. que muchos autores considerarían ilegítima. 25 . se encargaría de añadir la cuarta. La corrección de la 3ª se logra si la menor es afirmativa y la conclusión particular. el gran médico de la Antigüedad. la premisa mayor –la que contiene el predicado– ha de ser universal y la menor –la que contiene el sujeto– ha de ser afirmativa. 2. Para que la 2ª sea correcta la mayor ha de ser universal y una de ambas –mayor o menor– negativa.

para facilitar la memorización de los modos de las tres primeras figuras –las únicas que ellos consideraban legítimas– idearon un método nemotécnico que consistía en reunir los tipos de premisas de cada modo en un falso verso latino. Con lo cual. FESTINO. figura: DARAPTI. La silogística posterior añadió también los versos de la cuarta figura. porque de estas 24 se considera que 5 –las llamadas ‘subalternas’. 256 en total. DARII. CALEMES. FELAPTON. Según las posibilidades combinatorias. CAMESTRES. negativas– de las premisas que en ellas intervienen. CELARENT. esto es. DATISI. DISAMIS. ¿Cómo leer estos versos? Tomemos la primera figura. pero aplicando las reglas arriba mencionadas comprobamos que de ellas sólo 24 son válidas. BARALIPTON. BOCARDO. BAROCO.Se llaman ‘modos’ del silogismo a las distintas variedades de silogismos dentro de cada figura según la cantidad – universales. FERISON. CESARE. FRESISON. DIMATIS. FERIO. particulares– y cualidad –afirmativas. el asunto quedó así: 1ª figura: 2ª 3ª figura: 4ª figura: BARBARA. Lo veremos a continuación. Incluso todavía podemos reducir más la lista. Los lógicos medievales. FESAPO. ya que en la misma figura donde se encuentran descubrimos silogismos semejantes con conclusiones universales. tendríamos 64 modos por figura. de conclusión particular– son poco interesantes. Sabemos que tiene el siguiente aspecto: 1ª figura: M–P 26 .

porque ya sabemos de qué tipo son: tres universales A-A-A. Y la conclusión. porque indican los tipos de premisas que deberán componer el silogismo. la menor. Esto es.S–M S–P Su primer modo es BARBARA. varias modalidades de silogismos más complejos que éste. la segunda. la primera. es una A (universal afirmativo). Debemos prestar atención a las vocales según el orden que aparecen en el vocablo. además del silogismo categórico. también A. Por ejemplo: Todos los lunáticos son aficionados a la contemplación Todos los sabios son lunáticos Todos los sabios son aficionados a la contemplación Veamos otro modo: 3ª figura: M–P M–S S–P Por ejemplo: Ningún primate es ovíparo Algunos primates son seres capaces de hablar Algunos seres capaces de hablar no son ovíparos Otros tipos de silogismo La silogística clásica distingue. FERISON de la 3ª. la mayor. El silogismo se distribuye de la siguiente forma: E I O 27 . lo mismo. Sólo resta colocar los términos en el orden que indica la figura.

luego es mortal. porque el 28 . Con lo cual descartemos al mayordomo y a la cocinera. entonces. Ej. podemos hablar de tres clases de silogismos hipotéticos: 1. queda implícita la proposición: ‘Todos los hombres son mortales’. por su parte. Resulta que todas las pruebas indican que fue el jardinero. Básicamente. Ej: No hay nadie que pueda ser humano y estar en dos sitios al mismo tiempo. Es así que es un ser racional. El silogismo hipotético. 3. nunca estarás en dos sitios al mismo tiempo. El ‘silogismo disyuntivo’ es aquel cuya premisa mayor es una proposición disyuntiva. Ej: Sócrates es hombre. que tiene por premisa mayor un condicional.2.: Si el hombre es un ser racional entonces ha de ser capaz de alguna forma de pensamiento. Ej: Todas las cosas físicas son seres en movimiento. El ‘silogismo conjuntivo’. El ‘silogismo condicional’. es aquel que tiene por premisa mayor una proposición conjuntiva. Como eres humano. o el jardinero o la cocinera. que es aquél cuyas proposiciones son proposiciones compuestas. Epiquerema es un silogismo en el que una o ambas premisas llevan su respectiva justificación. Luego el hombre ha de ser capaz de alguna forma de pensamiento.1. tomando como nexos de composición las principales conectivas. Entimema es un silogismo simple en que se suprime una de las premisas porque se entiende implícitamente.: El asesino puede haber sido o el mayordomo. o compuesto.3. Como vemos. 2. 1.1. Ej. 1.

Los animales que poseen un sistema de regulación de la temperatura interna del cuerpo mantienen constante su temperatura. si no tienes. 4.: Los gatos son felinos. y así sucesivamente. Los felinos son vertebrados de sangre caliente. Todos los seres en movimiento proceden de una causa. ¿por qué afirmas que dudas?. Ej: O tienes certeza de tu propia duda. Luego todas las cosas físicas proceden de una causa. Sorites es una argumentación compuesta de varias premisas. Los vertebrados de sangre caliente tienen un sistema de regulación de la temperatura interna del cuerpo. 29 . en la que se unen el sujeto de la primera y el predicado de la última.movimiento es inherente a la naturaleza de una cosa física. Ej. Si tienes certeza. pues el predicado de la primera se utiliza como sujeto de la que va a continuación. hasta llegar a la conclusión. Dilema es un silogismo cuya premisa mayor es una proposición disyuntiva cuyos términos concluyen contra los restantes. Los gatos mantienen constante su temperatura interna. porque no es pensable un movimiento sin causa. ordenadas de modo que una se conecta con la siguiente. 5. no dudas. o no.

esto es. Vamos a ver que sólo nos 30 . Se entiende por enunciado el objeto lingüístico mediante el cual expresamos una proposición. aquéllos en los que el predicado afirma o niega su relación con el sujeto. Nosotros vamos a presentar la versión más reciente. Aclaremos estos conceptos.2. Desde –de diversos enunciados posibilidades de conexión entre un sujeto y un predicado– en la lógica clásica elegimos. Como tales. como ya hemos señalado. podríamos atribuir la primera expresión de este sistema formal a los lógicos megáricos y estoicos. Como hemos dicho. los enunciados ‘apofánticos’ tienen siempre la necesidad de ser verdaderos o falsos. los enunciados ‘apofánticos’. que se elaboró gracias a las contribuciones de los lógicos matemáticos de finales del XIX y principios del XX. y por tanto cabe atribuirles un valor de verdad. que también estudia la lógica de predicados de primer orden y de orden superior. entre de los un sujeto y tipos un de predicado. LA LÓGICA DE ENUNCIADOS DE PRIMER ORDEN El segundo modelo de sistema de inferencia que vamos a estudiar es la lógica de enunciados de primer orden en su versión formal. una relación determinada Aristóteles. ¿Cómo determinamos en lógica actual la verdad de un enunciado? De ninguna forma. La lógica de enunciados de primer orden es una parte –la más elemental– de la lógica simbólica general. simbólica. que en los últimos tiempos se ha constituído en la lógica escolar por excelencia. pues estamos ante un tipo de lógica con una larga tradición en la historia de la filosofía.

vamos a emplear las nociones de ‘corrección’ o estrictamente dependientes forma razonamiento. su validez formal. sino un método que prepara la demostración científica y que se debe preocupar por la concreta verdad de lo que afirma.interesa la forma del razonamiento. Vimos que en la silogística nos interesaba descomponer las proposiciones. y no del estado de cosas del que se habla. porque ésta no es una lógica estrictamente formal. atendiendo a lo que ocurra en todos los casos. integraban. Nos interesa la corrección del razonamiento. a propósito de su conexión de la en un del razonamiento. y que no nos importa absolutamente nada lo que le ocurra a un enunciado en concreto. ‘validez’. a propósito de los enunciados sí vamos a hablar de ‘verdad’ o ‘falsedad’. y no entre unidades más pequeñas. porque nos proponíamos el estudio de las relaciones lógicas entre los términos no que las esto. entre los enunciados que las expresan. sino que En lógica de la enunciados haremos tomaremos proposición entera. pero. Lo que haremos siempre será repasar todas las posibilidades de verdad y falsedad. Se trata de examinar las relaciones entre las proposiciones. Con lo cual. sin ocuparnos del preciso valor de verdad que pudiera tener en cierta situación el enunciado con el que trabajamos. También podemos destacar otra diferencia de partida entre la lógica de enunciados y la aristotélica. sin descomponer. no entre los términos de la proposición. no la verdad o falsedad de lo que materialmente sus proposiciones expresen. 31 . La situación es sin duda harto diferente a la que planteaba la teoría aristotélica.

Luego deberemos reducir los enunciados del lenguaje natural y las relaciones básicas – mediante la simbolización y la formalización– a expresiones elementales y esquemáticas si queremos construir un buen cálculo. El ejercicio de la formalización –la reducción de un razonamiento a su mera forma– y el de la simbolización – conversión de los enunciados habituales del lenguaje a símbolos objetivos. esquemáticos– porque es fundamental la para nuestros del buscamos estructura formal razonamiento y precisamos eliminar todo lo que estorbe o impida la observación de dicha estructura. Y como es obvio. para que no quede ninguna duda sobre qué puede formar parte del cálculo y qué no. el cálculo será tanto más preciso cuanto más sistemática y precisa también sea la estructura del lenguaje con el que trabajamos. o símbolos elementales del cálculo. En nuestro caso los signos que vamos a tener en cuenta son los enunciados y sus relaciones lógicas básicas. Un ‘cálculo’ es un procedimiento riguroso. exacto. Han de estar bien definidos y especificados. Los elementos primitivos. Un cálculo en general se encuentra integrado por los siguientes elementos: 1.La lógica de enunciados se presenta en forma de cálculo. Sigamos con la noción de cálculo. 32 . de presentación de un sistema de signos. Y más adelante veremos con detenimiento cómo se realizan estos dos ejercicios básicos en el caso de la lógica de enunciados.

es decir. cuáles son las principales leyes –o reglas– de esta posibilidad elemental de combinación de proposiciones. esto es. de modo que podremos establecer el conjunto de frases válidas que dicho lenguaje puede generar y los procedimientos de inferencia con que contamos. En el caso del cálculo de la lógica de enunciados vamos a sistematizar las relaciones formales entre enunciados simbolizados. del que tendremos teóricamente controlados los componentes y las relaciones posibles entre ellos –la sintaxis–. Las reglas de transformación. que permiten pasar de una expresión bien formada del cálculo a otra que también sea válida. 3. a los modos deductivos de combinación de enunciados donde lo que ocurre es que. Y entre ellas. que establecen las combinaciones de los símbolos elementales capaces de constituir una expresión bien formada del cálculo.2. con la intención de descubrir cuáles son las relaciones siempre válidas formalmente. por tratarse de una ‘lógica’. dados unos como puntos de partida –premisas– de ellos se sigue necesariamente otro enunciado que llamamos 33 . nos interesan especialmente las referentes a la inferencia. sino las formas correctas de combinación de los enunciados. por supuesto–. Al interpretar los elementos del cálculo de una determinada manera generamos un lenguaje –artificial. Y repetimos algo anteriormente mencionado. Las reglas de formación. No se trata de buscar los enunciados verdaderos.

que la argumentación anterior quedaría de la siguiente manera: Si p entonces q. sea la siguiente combinación de enunciados: Si los burros volaran me tocaría la lotería. descubrimos un razonamiento correctísimo. un procedimiento riguroso que nos permita poner de manifiesto los esquemas que pueden ser considerados válidos. El mayor de los mentirosos puede ser el mejor de los lógicos. me tocará la lotería. Aunque p y q sean todo lo falsos que nos apetezca. Buscamos. Y para la lógica formal esto es lo único digno de consideración. lo que vamos a hacer es convertirlos mediante un símbolo abstracto –mediante una letra– en enunciados cualesquiera. O sea. si seguimos el esquema de inferencia la deducción será válida. El definitiva: la verdad o falsedad de nuestras premisas de ningún modo afecta a la validez del razonamiento. Pero si nos fijamos. Luego. Con la intención de resaltar aún más que lo que digan concretamente los enunciados es algo que no nos interesa. Es así que p. por tanto. Buscamos los esquemas elementales de inferencia 34 . independientemente de la verdad o falsedad de las premisas. Entonces resulta que q. Por ejemplo.conclusión –no por lo que dicen las premisas. en enunciados simbólicos e indeterminados. Que no puede ser más falso. sino por su estructura. por la forma en que están combinadas–. Es así que los burros vuelan. al convertir la lógica de enunciados en cálculo. De tal manera.

↔ . ‘q’. etc.. ‘s’. Las llamaremos ‘variables de enunciado’. para simbolizar los enunciados. pues cualquiera de las dos que podríamos elegir para realizar tal tarea nos complicarían mucho los procedimientos. porque. Empecemos con los símbolos primitivos que vamos a utilizar. Se trata de ser claro y conciso. 8 35 .∨. condicional y bicondicional–. el uso del menor número de símbolos posible. como veremos más adelante. una. y representarlas con los siguientes símbolos respectivamente: ¬. pero no tan conciso como para poner en peligro la claridad. pero también hay que tener en cuenta que necesitamos que el sistema sea manejable y comprensible. ‘t’ .formalmente válidos.∧.. Podemos reducir las conectivas a cinco 8 – negación. partir de las más intuitivas. { } – agruparemos las diversas variables según aparezcan en las frases. Preferimos. ‘r’. por los enunciados que intervengan en él. ‘u’. En todo sistema lógico formal se busca la mayor economía. esto es. también podríamos utilizar solamente dos conectivas. utilizaremos las letras minúsculas ‘p’. Estudiaremos su comportamiento lógico mediante el método de las ‘tablas de verdad’. Y por último. pueden ser sustituídas por cualquier oración. al principio. La decisión es arbitraria porque. Símbolos primitivos: enunciados y conectivas En primer lugar. las oraciones enteras sin analizar. deberemos también prestar atención a las ‘conectivas’. disyunción. las leyes de la lógica de enunciados. [ ]. Mediante ‘signos de puntuación’ – ( ) . los principales nexos lógicos que podemos establecer entre los enunciados para construir enunciados compuestos. Y en un razonamiento concreto. como hemos señalado. o incluso. conjunción. →. y esto no se lograría con una conectiva única.

Son cuatro: En el caso de tres enunciados la lista se alarga más. el valor ‘verdadero’ tendrá el símbolo: ‘1’ y el falso el: ‘0’. Ocho combinaciones: p 1 1 1 1 0 0 q 1 1 0 0 1 1 r 1 0 1 0 1 0 36 . Hemos dicho que los enunciados apofánticos sólo poseen el valor ‘verdadero’ o ‘falso’. teniendo en cuenta un solo enunciado tenemos la siguiente tabla: p 1 0 Si p 1 1 0 0 consideramos q 1 0 1 0 Caso en el que los dos son verdaderas El primero verdadero y el segundo falso El primero falso y el segundo verdadero Los dos son falsos dos enunciados. Así pues. las combinaciones empiezan a complicarse.La ‘tabla de verdad’ es una tabla que nos representa todas las combinaciones posibles de valores de verdad que intervienen en una fórmula lógica. En la tabla. en una conexión de enunciados.

Negación (que representamos mediante el símbolo ): p 1 0 n ¬ ¬ p 0 1 La conectiva ‘negación’ cambia el valor de verdad del enunciado al que se aplica. 1. si el enunciado p es falso su negación será verdadera. Pues bien. 2 . siendo n: el número de enunciados de la frase. veamos ahora lo que pasa cuando unimos los enunciados con conectivas.. Y viceversa. su negación será falsa. 37 . Salvo en el caso de la negación. Se trata de examinar lo que ocurre con cada una de ellas en todos los casos posibles de valores de verdad y. para seis. los mostraremos en una combinación de dos enunciados. para cinco. colocamos las filas de valores siguiendo un orden estricto: el valor ‘0’ va incorporándose por la derecha. En definitiva. Leeremos la conectiva como la negación ‘no’ del lenguaje natural.0 0 0 0 1 0 Para cuatro enunciados tenemos dieciséis combinaciones de valores de verdad.. treinta y dos. que es conectiva monádica aplica directamente enunciado que niega. Como se puede observar. sesenta y cuatro. teniendo en cuenta que todos una los problemas los vamos y se a reducir siempre a al combinaciones de dos. para abreviar. Si p es verdadero.

Conjunción (cuyo símbolo es p 1 1 0 0 q 1 0 1 0 p ∧ ): ∧ q 1 0 0 0 La ‘conjunción’ es una conectiva diádica. Porque una conjunción de enunciados sólo puede ser verdadera si es verdad todo lo que afirma. 38 . Disyunción (cuyo símbolo es p 1 1 0 0 q 1 0 1 0 p ∨ ). 3. Esto significa que su valor de verdad depende de los valores de dos enunciados.2. y falsa en todos los demás casos. esto es. Y se puede entender como la conjunción ‘y’ del lenguaje natural: la fórmula ‘p y q’ es verdadera siempre que los dos enunciados sean verdaderos. Si falta una de ellas o faltan las dos. El enunciado ‘llevo peras y manzanas en la cesta’ sólo será verdad si efectivamente se encuentran allí ambas frutas. el enunciado es falso. ∨ q 1 1 1 0 La disyunción lógica es un poco diferente de la disyunción del lenguaje natural. de la disyuntiva ‘o’. como las restantes que presentaremos.

Se presentan dos posibilidades de manera que si una es verdadera la otra no lo puede ser también: ‘una de dos: o vienes con nosotros o te quedas en casa’. llamado también implicación material. La disyuntiva lógica se refiere a este tipo de disyunción no excluyente.: ‘fueron elegidos los que superaron las pruebas o los que tenían una buena recomendación’. siendo p el antecedente del condicional y q el consecuente. porque el sentido de la frase no hace incompatible una cosa con la otra. la disyuntiva lógica admite que se den las dos posibilidades. o sólo una cualquiera de ellas. Lo que indica esta conectiva al unir dos enunciados de modo que ‘p → q’ es que si ocurre que p entonces también tiene que darse q. Como podemos apreciar. En cambio. La verdad de un enunciado excluye la verdad del otro. es una conectiva fundamental pero un tanto compleja. en esta fórmula hay tres opciones válidas: 1) pudieron ser elegidos los que superaron las pruebas pero no tenían recomendación. 4. O dicho de otra forma: 39 . 2) los que tenían recomendación pero no superaron las pruebas y 3) los que superaron las pruebas y tenían también recomendación. Se puede leer ‘si p entonces q’.Normalmente en el lenguaje natural la disyunción es excluyente. Ej. Condicional (cuyo símbolo es → ) p 1 1 0 0 q 1 0 1 0 p → q 1 0 1 1 El condicional.

Dándose p se tiene que dar q. ‘Si no llueve’ y ‘la calle está mojada’. En definitiva. La 3ª nos dice que el condicional lógico también es válido (1) cuando. se da el consecuente (1). Hemos formulado un condicional falso. Con lo cual las líneas 1ª y 2ª de la tabla quedan explicadas. El condicional lógico expresa una condición suficiente. porque si no. La 1ª se refiere a un condicional válido (1): dándose el antecedente (1) se da el consecuente (1). no dándose el antecedente (0). pero si es suficiente que se dé p para que ocurra q. Pero los problemas comienzan con las dos últimas líneas. ¿Y qué sucede con la 4ª línea de la tabla de verdad? Señala que el condicional también es válido (1) cuando no ocurren ni el antecedente (0) ni el consecuente (0). no pasa nada. pero no necesaria. Supongamos que decimos por ejemplo: ‘si llueve se moja la calle’ y resulta que llueve y no se moja. el condicional no es válido. porque éste admite que la calle se haya mojado por cualquier otra razón. permite que ocurra una consecuencia aunque no ocurra por la razón que se indica. el condicional no afirma que la condición que pone el antecedente sea la única que produce la consecuencia. Es obvio 40 . O sea. Lo que nunca podrá ocurrir de manera válida es que ‘llueva y no se moje la calle’. En términos más estrictos: no es necesario que para ocurrir q se tenga que dar siempre p. Porque el condicional permite que el consecuente sea verdadero aunque el antecedente sea falso. Tal situación no invalida el condicional. Hasta aquí todo bien. La 2ª a uno falso (0): dándose el antecedente (1) no se da el consecuente (0).que no se puede dar el caso de que p sea verdadero y q sea falso.

también se suele utilizar como nexo elemental e independiente al igual que las otras conectivas. El que así la formula está contando con el valor 0-0 del condicional. porque. Se trata de un suspenso irremediable.que el que ‘no llueva’ y ‘no se moje la calle’ no invalida el condicional ‘si llueve se moja la calle’. el condicional contempla condiciones suficientes pero no necesarias. Analicemos la frase: ‘si tú apruebas este examen yo soy el papa de Roma’. Habíamos dicho que el condicional admitía que se diese el consecuente q sin darse el antecedente p. que todos aceptamos y entendemos. a partir de un consecuente notoriamente falso (0) –él no es el papa de Roma– que exige también por pura lógica un antecedente falso (0) –tú no vas a aprobar el examen–. 41 . El bicondicional no. Todavía más. Bicondicional (cuyo símbolo es ↔ ) p 1 1 0 0 q 1 0 1 0 p ↔ q 1 0 0 1 Aunque el bicondicional se puede entender como una conjunción de dos condicionales –mediante la siguiente fórmula: p ↔ q ≡ (p → q) ∧ (q → p)–. por sus valores lógicos. Está construyendo un condicional válido (1). Podemos leerlo de la siguiente manera: ‘si y sólo si p. y pretende expresar un absurdo gracias a otro absurdo. 4. no únicas. entonces q’. y se diferencia del condicional únicamente en la línea 3ª.

∧ Y) ≡ Definición del condicional. Negación y disyunción. Negación y condicional. En concreto tenemos tres posibilidades: 1. 2. Los cálculos lógicos que buscan la mayor economía al presentar definir sus símbolos de las primitivos cinco utilizan sólo que una combinación de dos conectivas. Si se da q no puede ocurrir que no se dé también p. veamos como quedarían definidas las conectivas restantes –conjunción. Negación y conjunción. Esto es. Y) Definición del bicondicional –por pasos–. (X → Y) ∧ (Y → X) = ( X ∨ Y) ∧ ( Y) ∨ ( Y ∨ X)]. la frase: ‘si y sólo si un polígono tiene tres lados es un triángulo’. Evidentemente un polígono no puede ser un triángulo (q) si no tiene tres lados (p).Esta conectiva interpreta relaciones lógicas en las que sólo el antecedente expresado es condición del consecuente. por tanto. 3. sólo es verdadero si coinciden los valores de verdad de p y q. porque resulta que podemos cualquiera conectivas hemos presentado mediante una combinación de dos de ellas. bicondicional– en función de las conectivas del primer grupo –negación y disyunción–: Definición de la conjunción. es decir. (X → X ∨ 42 . (X Y). El bicondicional. p es condición suficiente y necesaria de q. condicional. Por ejemplo. (X ↔ Y) ¬ ¬ ¬ ¬ ≡ ( ¬ ¬ ¬ ( X [ X ∨ ¬ Y ∨ X) = ¬ ¬ ¬ ≡ ( ∨ Y). o no se da ninguno. Por ejemplo. O se dan ambos. en los casos 1-1 y 0-0.

una ¬ ∨ ( q ∧ ¬ r). 43 . Construyamos su tabla de Por lo tanto. estamos ya en condiciones de plantear un método de análisis del valor lógico de fórmulas complejas utilizando las tablas de verdad. Sea la fórmula: verdad. El análisis de los enunciados mediante las tablas de verdad Visto esto. ocho Tenemos tres enunciados. Podemos construir enunciados compuestos mediante las conectivas y averiguar sus valores de verdad. Resolveremos primero las fórmulas que están en el interior de los paréntesis y después el resultado lo combinaremos con el de los enunciados despejados. combinación de negación disyunción y conjunción. combinaciones de valores de verdad. p Empecemos con un ejemplo sencillo.Luego: (X ↔ Y) ≡ ¬ ¬ ¬ [ ( X ∨ Y) ∨ ¬ ¬ ( Y ∨ X)].

Digamos que su verdad depende de los valores concretos que reciban los enunciados que la componen. Estudiemos lo que ocurre con la expresión: p q r (p ¬ ∨ (q ∧ ¬ r) del ejemplo es para ciertas ¬ {[ (p → q ) ∧ p ] → q }. q}. Y a estas expresiones las llamamos consistentes.p 1 1 1 1 0 0 0 0 q 1 1 0 0 1 1 0 0 r 1 0 1 0 1 0 1 0 ¬ 0 1 0 1 0 1 0 1 r q ∧ 0 1 0 0 0 1 0 0 ¬ ¬ ¬ r p 0 0 0 0 1 1 1 1 p ∨ (q ∧ 0 1 0 0 1 1 1 1 ¬ r) Resulta que el análisis con las tablas de verdad revela que la expresión p combinaciones verdadera y para otras falsa. aunque tampoco es siempre falsa. ¬ {[ (p → q) 1 1 0 0 1 1 1 1 0 0 0 0 44 . q) ∧ p] → 1 1 1 1 1 0 1 0 1 1 0 0 ¬ → 1 1 0 0 q) (p → q) ∧ p [ (p → ∧ p] → q. No es verdadera en todos los casos. Otro ejemplo. introduciendo el condicional –atención al manejarlo que siempre ha de ponerse cuidado en el orden de los enunciados que lo forman–.

O sea. independientemente de lo que digan los enunciados p.0 1 1 0 1 0 0 0 1 0 0 0 1 1 1 1 0 0 0 0 1 1 1 1 0 0 0 0 Todos los valores de verdad de esta expresión son falsos. Estamos ante una expresión que es incorrecta siempre. q y r que la integran. Observemos. Es siempre falsa. formalmente no válida. por último. no depende de tales valores para 45 . p [ (p ∨ q) ∧ ¬ p ] 1 1 1 1 0 0 0 0 1 1 1 0 0 1 0 0 1 1 1 0 0 1 0 0 0 0 0 0 1 1 1 1 0 0 0 0 1 1 0 0 1 1 1 1 1 1 1 1 Ha dado la casualidad que la expresión propuesta es verdadera en todas las combinaciones posibles de los valores de sus enunciados. q) ¬ p (p ∨ q) ∧ ¬ ∨ q) ∧ ¬ p ] ↔ q. Las expresiones de este tipo son contradicciones lógicas. un caso en el que la expresión contiene también un bicondicional: [ (p p q r (p ∨ 1 1 1 1 1 1 0 0 ↔ q. y que por tanto construye siempre un razonamiento absurdo. aunque sus componentes formulen la verdad más palmaria.

Fijémonos en la línea 8. 2ª ley de simplificación p → (p 46 . la expresión completa constituirá un razonamiento correcto (1). ante una expresión valores consistente verdaderos –-en y el caso de que una encontremos falsos– o ante contradicción –en el caso de que todos los valores sean falsos. estamos ante un esquema válido de inferencia.ser siempre válida. por tanto. que enunciará siempre una verdad lógica. una forma válida de inferencia. entre otras. Simboliza. 3. da el valor de verdad en todos los casos. Y en lógica de enunciados podemos señalar. 2. 1ª ley de simplificación (p ¬¬ ∧ q) → p. las siguientes leyes lógicas. pues. ya con un método para descubrir qué expresiones pueden ser formas válidas de inferencia. Si no. A estas expresiones las llamaremos tautologías o leyes lógicas. Consiste en analizar la expresión mediante la tabla de verdad. ∨ q). Las leyes de la lógica de enunciados Contamos. cuya demostración a través de las tablas de verdad puede servir como ejercicio para aprender a manejar bien las conectivas: 1. un razonamiento formalmente válido. Si el resultado es una tautología. Ley de la doble negación p → p. Aún diciendo tres falsedades (0-0-0).

5. Ley de asociatividad de la disyunción ∨ q) ∨ r] → [p ∨ (q ∨ r)] [(p ↔ q) ↔ r] → [p ↔ (q ↔ r)] disyunción Ley de asociatividad del bicondicional Ley de distributividad de la conjunción por la ∧ (q ∨ r)] → [(p ∧ q) ∨ (p ∧ r)] Ley de distributividad de la conjunción por la disyunción Ley ∨ (q ∧ r)] → [(p ∨ q) ∧ (p ∨ r)] de distributividad del condicional por la [p → (q 14. Ley de conmutatividad del bicondicional (p ↔ q) → (q ↔ p). Ley de conmutatividad de la disyunción ∨ q) → (q ∨ p).4. [p 13. [p 12. Ley de contraposición del condicional (p → q) → ( (p (p q → p). disyunción ∨ r)] → [(p → q) ∨ (p → r)] ∧ (q → r)] → (p → r) [(p → q) Ley de transitividad del condicional Ley de transitividad del bicondicional [(p ↔ q) ∧ (q ↔ r)] → (p ↔ r) 47 . conjunción Ley ∧ r)] → [(p → q) ∧ (p → r)] de distributividad del condicional por la [p → (q 15. Ley de asociatividad de la conjunción ∧ q) ∧ r] → [p ∧ (q ∧ r)] 9. 6. Ley de conmutatividad de la conjunción ¬ ¬ ∧ q) → (q ∧ p). 16. [(p [(p 10. 11. 8. 7.

∧ Modus tollendo tollens q] → p. esto es. [(p 20. pero muy poco sistemático. q). porque las tablas de verdad de más de cuatro enunciados tienen como mínimo 32 líneas. 24. 25. Ley del dilema destructivo p Segunda ley del dilema constructivo Ley del dilema constructivo Ley de exportación ¬ ¬ ¬ ¬ ∨ p → p) → p. Una tabla de diez enunciados contaría con 1. ∧ q) → ( Segunda ley de De Morgan ∨ q) → ( [(p ∨ q) ∧ ∨ q) ∧ Ley de inferencia de la alternativa p] → q. ocuparía unos 48 . [(p 18. 27. [(p 19. [(p → q) [(p → q) ∧ p ] → q. Además.024 líneas. q] → p. Segunda ley de inferencia de la alternativa Modus ponendo ponens ¬ ¬ ¬ ¬ p p ∨ ∧ ¬ ¬ q).17. [( ∧ q) → r] → [p → (q → r)]. ( 22. [(p 26. ∨ q) ∧ (p → r) ∧ (q → s)] → (r ∨ s). (p (p Ley de Clavius Ley de De Morgan ¬ q) ∧ (r → p) ∧ (s → q)] → ( ¬ r ∨ ¬ s). ¬ ¬ Los cálculos lógicos El método de determinación de leyes lógicas a través de tables que hemos presentado es sencillo. en ocasiones su manejo resulta muy dificultoso. 23. ∨ q) ∧ (p → r) ∧ (q → r)] → r. 21.

mediante fórmulas –reglas de formación y transformación–. y que se podría entender que consiste en un encadenamiento de pasos lógicos elementales.35 folios. El sistema axiomático para la lógica de enunciados de B. con la intención de que. Se trata de un cálculo concebido para demostrar que una expresión es formalmente verdadera –un teorema del cálculo– utilizando como punto de partida ciertas verdades que se dan por supuestas –axiomas– y deduciendo a partir de ellas leyes más complejas gracias a la aplicación de unas reglas estrictas de transformación 2. y también descubrir modos válidos de inferencia gracias a la misma mecánica del procedimiento. Todo esquema válido de inferencia puede ser estudiado como un proceso deductivo que discurre desde las premisas a la conclusión. Para poder manejar la lógica de enunciados con más soltura y sistematicidad los impulsores de la lógica simbólica idearon cálculos lógicos más sintéticos y dotados de procedimientos algebraicos. y habría dos para cada conectiva: una regla 49 . que propone la lógica de enunciados como sistema de reglas de inferencia. Whitehead expuesto en los Principia Mathematica (1910-1913). se pudiera decidir en un número finito y mínimo de pasos si una expresión era una ley lógica. N. Estos pasos lógicos elementales son las reglas primitivas del cálculo de enunciados. y que constituyen dos formas de presentación de la lógica de enunciados: 1. Russell y A. El cálculo de deducción natural de Gentzen (1934). Podemos señalar dos cálculos que ya se han convertido en clásicos.

Para llevar a cabo esta extensión y abrir nuevas rutas las llamadas lógicas ‘divergentes’ deberán renunciar a algunos de los principios de la lógica clásica. Ej. esto es. Situación actual de los estudios de lógica LÓGICAS NO-CLÁSICAS El siglo el XX aprovecha el desarrollo de la lógica formal de los sistemas digitales –electrónicos. y sobre todo en desarrollo informáticos– que al fin y al cabo se rigen por los principios y los métodos de la lógica simbólica. Y así. de En definitiva.de introducción y una un regla de eliminación. tipos de indeterminación y de imprecisión. utilizando sus cálculos en múltiples campos. la lógica polivalente no admite sólo dos valores de verdad e intenta estudiar aquellos tipos de discursos que precisarían valores intermedios de verdad. el cálculo de deducción natural sostiene que podemos demostrar el esquema lógico entre que los inferencia – o demostrando estableciendo camino seguimos enunciados conexiones eliminándolas– desde las premisas a la conclusión. La lógica modal se aplica a aquellos razonamientos en los que las proposiciones no son asertóricas.: ‘en un cierto sentido se podría decir que no era médico’. Pero también en este siglo asistimos a la expansión de los estudios de lógica por áreas recónditas que no habían sido exploradas por la lógica clásica. sino que introducen matices en las formas de considerar la relación entre el sujeto y el 50 . no afirman ni niegan rotundamente.

LÓGICA DE LA ARGUMENTACIÓN Y LÓGICA INFORMAL Y aún. ‘opto’. de ‘buenas razones’. que como hemos visto se caracteriza por razonar a partir de premisas verdaderas según 51 . aprecia los valores temporales de los verbos y los matices de los adverbios de tiempo. entre muchas otras formas de lógica divergente. ‘deseo’. Frente a la deducción silogística. podemos destacar un campo de estudio que está interesando mucho en los últimos tiempos. en ocasiones meramente retóricos o falaces. Nos referimos a la lógica de la argumentación. se dedica a estudiar la relación entre las interrogaciones y las respuestas. algunos autores han insistido en la necesidad de concebir el razonamiento y el proceso de inferencia más a partir de una lógica de razones admisibles. Aristóteles en los Tópicos y en las Refutaciones sofísticas ya había destacado la conveniencia de incluir entre los estudios lógicos el examen de los modelos prácticos de argumentación. trataría de los enunciados que contienen estimaciones. La lógica de los enunciados imperativos. La lógica de los enunciados interrogativos. etc.predicado. Ej.: ‘¡abre la puerta!. se ocupa de las órdenes y los mandatos. que a partir de una estricta lógica deductiva.: ‘es necesario que haya algún tipo de cura para esa enfermedad’. Ej. Desde el agotamiento de la lógica formal producido por la determinación de sus limitaciones. del tipo de ‘prefiero’. La lógica de la preferencia y de la elección. La lógica del tiempo.

forma demostración a partir de premisas no verdaderas sino probables. la encontramos. • los diferentes puntos de vista y niveles de comprensión y formación. Es meramente probable e incompleto. dos formas de razonamiento argumentativo –que entimemático–: ‘dialéctica’. Y por la misma naturaleza del objeto que investiga sólo puede ofrecer una lógica informal: toda argumentación se produce en una situación concreta y determinada por condiciones circunstanciales La necesidad que de bien tomar podrían en resultar las totalmente condiciones peculiares. una según de Aristóteles. cuenta pragmáticas en las que se desenvuelve el acto argumentativo dificulta enormemente la labor de reducir las inferencias de esta lógica a modelos necesarios y estables. irrepetibles.esquemas él llama de validez necesaria. Así pues. cuya fuerza argumentativa descansa más en la persuasión que en la sujeción a leyes lógicas. que no tienen por qué coincidir. no generalizables. • los valores que los hablantes poseen. Porque son muchos los factores que intervienen: • las expectativas e intenciones del argumentador y del destinatario. o carece de pasos lógicos justificados. o parte de premisas sólo verosímiles o aceptables. estamos ante un razonamiento que. 52 . y la ‘retórica’. La lógica de la argumentación insiste en este viejo interés aristotélico por los modelos ordinarios de razonamiento. • las presuposiciones implícitas. Pero mucho más frecuente y practicado que el razonamiento deductivo.

Se argumenta si se piensa que el interlocutor está capacitado para entender la argumentación. d. incluso a propósito. • en definitiva. En segundo lugar. Se argumenta sobre lo que no se está de acuerdo. para hacerse entender. c. y no que haya intentado no ser relevante. La tarea de la lógica de la argumentación va a consistir. condiciones de legitimidad: a. en intentar precisar los contextos pragmáticos. difícilmente controlables. En segundo lugar. 2. determinar los factores principales que influyen sobre la actitud de los que argumentan. Se argumenta si se espera alcanzar un acuerdo. Las pregunta crucial es la siguiente: ¿el argumentador fracasa en su intento. debidas al contexto pragmático de 53 . o tendemos a pensar que somos nosotros los que no lo hemos entendido bien. se trataría de desvelar los procedimientos que los hablantes emplean para salvar la comprensión. En primer lugar. lo reconoce como argumentador válido. un conjunto de variables. El interlocutor supone que el argumentador es sincero.• los lugares comunes y los tópicos que ambos admiten. condiciones de propiedad: a. en primer lugar. argumentación. no explicarse? Es obvio que para que la argumentación se lleve a efecto han de cumplirse dos grupos de condiciones que afectan al argumentador y a su interlocutor: 1. El argumentador argumenta si cree que el interlocutor lo legitima para tal función. b.

c. Así pues: 54 . El argumentador argumenta si piensa que el interlocutor está dispuesto a escucharle. y distinguir las ‘falacias formales’ – aquéllas en las que se ha efectuado una inferencia incorrecta– y las ‘falacias materiales’ –que operarían con el contenido semántico o pragmático de los enunciados–. o confundirle con argumentos incorrectos pero aparentemente válidos. de los sofismas –que serían errores intencionados–. debieran concederse mutuamente ciertos derechos. sea cual sea la intención del hablante. Diríamos que se aprovechan de ellos para probar lo que tales modos de deducción no permiten probar. tanto el argumentador como su interlocutor.b. o pretende engañar a su interlocutor. antes de entrar en la lid del diálogo. esto es. Las falacias formales se producen los al extraer consecuencias indebidas malinterpretando esquemas básicos de inferencia. FALACIAS Y PARADOJAS Cuando estas condiciones no se cumplen estamos ante lo que los clásicos llamaron el ‘silogismo sofístico’. Tradicionalmente se distinguen las falacias– que son errores producidos sin mala fe. En suma. por ignorancia o por descuido–. En los últimos tiempos se prefiere llamar ‘falacia’ a todo razonamiento erróneo. todo sucede como si. aquellas argumentaciones en las que el hablante emplea razonamientos erróneos.

entonces no respiras por pulmones. Las falacias materiales se producen cuando se interpreta mal el sentido de los enunciados. Como no eres humano –mirando nuevamente al gato–. entonces eres humano. En la actualidad se suelen distinguir principalmente las siguientes: 1) Argumentum ad hominen –contra el hombre–. se trata de que la argumentación se produce condicionada por las circunstancias de la situación concreta del hablante y no por la fuerza propia de los argumentos. 2) Argumentum ad baculum –al bastón–.: Si eres humano. se puede afirmar entonces. temiendo sus represalias.1) Afirmado el consecuente de un condicional. En definitiva. Ej. 2) Negado el antecedente de un condicional. entonces respiras por pulmones. de manera ilícita. o se presuponen argumentos que no están comprendidos en los enunciados del razonamiento. mediante una deducción falaz. que consiste en refutar un argumento mediante la descalificación de la persona que lo sostiene. se procede a la falacia de negar el consecuente. Como respiras por pulmones –mirando al gato–. 55 . Ej.: Si eres humano. el antecedente del condicional. que se acepta por la fuerza o el poder de aquel que lo emite. entonces respiras por pulmones.

que nace de atribuir esencialmente a una cosa lo que sólo por accidente la conviene. incluso aunque sea un ignorante en el asunto en cuestión. se niega porque no se ha podido aún demostrar.3) Argumentum ad verecundiam –por autoridad– que se produce cuando se admite una conclusión por el prestigio de la persona que argumenta.: ‘de la Filosofía han nacido muchos errores. 7) Argumentum ‘tu quoque’ –tú también–. ad que misericordiam apela al sentimiento –por de compasión para aceptar una afirmación. Consiste en recurrir al apoyo de un grupo de gente para defender lo que de otro modo sería insostenible. que cifra la validez de una argumentación en su aceptación masiva. 5) Argumentum misericordia–. Se trata de generalizar ilícitamente a partir de un caso particular. Rechaza una acusación atribuyéndosela también al interlocutor que la pronuncia. 9) Falacia del accidente. o al revés. 56 . 6) Argumentum ad populum –al pueblo–. muy empleado por los niños y por los políticos televisivos. en el que se da por sentada una conclusión por el mero hecho de que todavía no ha podido ser refutada. Es el célebre recurso del ‘y tú más’. Ej. 8) Argumentum consensum gentium –consenso universal–. Ej: ‘no hay vida en otros planetas porque nadie ha demostrado que la haya’. luego la Filosofía es un engaño’. 4) Argumentum ad ignorantiam –por ignorancia–.

57 . 2) Falacia naturalista.: del hecho de que algunos hombres tengan creencias religiosas se puede extraer la falaz conclusión de que los hombres deben tener creencias religiosas para comportarse como tales. por ejemplo.10) Falacia de la petición de principio. Ej: al preguntar a un niño por su nombre contesta: ‘yo me llamo como mi padre’. En algunas ocasiones este tipo de argumentación no es falaz. resulta que además debe ser de tal modo. Digamos que se substituye la explicación del fenómeno en sí por la descripción del proceso que lo ha producido. 1) Falacia genética. Se trata de la argumentación que pasa de la constatación de un hecho a la declaración de su necesidad. exige la descripción del proceso que los produce. estado que es precisamente aquello que se trata de explicar. Ej. Además de estas falacias que afectan al discurso cotidiano. Porque algo es de tal modo. y al preguntarle por el nombre de su padre: ‘mi padre se llama como yo’. que se produce cuando se introduce en una demostración lo que se intenta probar. porque la explicación de los hechos históricos. podemos señalar otras que se refieren a ciertos sofismas que pueden encontrarse también en las teorías científicas. como si se tratase ya de una necesidad ineludible y esencial. Se llama así el tipo de argumento que trata de dar cuenta de algo mediante la descripción del proceso que ha seguido para llegar al estado en que se encuentra.

al final. como se puede observar. esas situaciones en las que el pensamiento deriva hacia un callejón sin salida. del Justamente debe la a contrario un de lo anterior. Son las formas de razonamiento más extremas. En la Antigüedad clásica también fueron célebres las paradojas de Zenón de Elea sobre la imposibilidad del movimiento y las de Platón a propósito del Uno y lo múltiple en el Sofista. los seres humanos deben ser capaces de solventar racional– sus nos diferencias podemos mediante llegar a la discusión que tal creer prescripción se realiza de inmediato. Por haber decretado una cierta prescripción que nos parece saludable –por ejemplo. Una falacia. LAS PARADOJAS Por último. o de manera falaz. con una situación racionalmente irresoluble. Y no por haber razonado mal. esto es. Nos referimos a las paradojas. vamos a tratar de otras argumentaciones en las que la lógica se encuentra en serios aprietos. irremediablemente. y que los seres humanos son capaces de discutir racionalmente.3) Falacia idealista. con una contradicción. En este caso pasamos de un enunciado prescriptivo tipo ser enunciado descriptivo que constata un hecho. porque en ellas el hilo de la argumentación nos hace encontrarnos. Ya hemos expuesto la ‘paradoja del mentiroso o de Epiménides’. En la actualidad la mayor parte de los 58 . sino porque la propia necesidad de la argumentación nos dirige sin desearlo a una conclusión absurda.

ya se ha movido ésta hacia otro punto. 1901) Presentaremos una de las posibles versiones: la del barbero. C. Supongamos un barbero que afeita a los hombres que no se afeitan a sí mismos.E. Russell. de Russell y de Jourdain. que acotan las posibilidades de una campo de investigación señalando las paradojas que se producirían de seguir en una determinada línea. Para concluir este capítulo con esta sorprendente situación lógica de la paradoja veamos una clásica de Zenón de Elea y dos contemporáneas. no puede. Damos la vuelta a la tarjeta y encontramos esta V a. Aquiles jamás puede adelantar a una tortuga. Paradoja de las clases (B. Jourdain) Supongamos una tarjeta en uno de cuyos lados está escrita la frase: ‘al dorso de esta tarjeta hay un enunciado verdadero’. es un hombre que no se afeita a sí mismo. e intenta afeitarse a sí mismo. con lo cual tendría que ser él mismo quien se afeitase.razonamientos paradójicos surgen del trabajo de los lógicos matemáticos. la tortuga ya se ha movido a otro. y así hasta el infinito. porque incumple sus condiciones.B. Si no pide que le afeiten. s. Paradoja de Aquiles y la tortuga (Zenón de Elea.) De ser posible el movimiento. 59 . Porque cuando Aquiles llega al punto donde la tortuga partió. cuando Aquiles llega a este segundo punto. ¿Cómo se afeita este desdichado barbero? Paradoja de las tarjetas (P. ¿Qué hará él? Si pide que le afeiten.

lo mismo. 60 . Y si es falsa.otra frase: ‘al dorso de esta tarjeta hay un enunciado falso’. si la primera cara es verdadera. Y respecto de la segunda cara. tiene que ser verdadera. Con lo cual. entonces tiene que ser falsa.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful