Está en la página 1de 1

22 LA VANGUARDIA MIÉRCOLES, 26 NOVIEMBRE 2008

Tendencias
La adecuación de la universidad española al espacio europeo de educación superior

BOLONIA
no es todo eso
Las protestas estudiantiles
tienen poco que ver con la
puesta en marcha del EEES
del EEES es cara, lo pone en pri-

M
MERCÈ BELTRAN
Barcelona mer término. Y de la falta de re-
cursos se derivan muchas cosas.
ovilidad de Las universidades deben re-
estudiantes pensar los espacios que dedican
y homologa- a la docencia y a otras activida-
ción de titu- des formativas. La nueva estruc-
laciones. tura de estudios que implica el
Eso es, en EEES –clases más reducidas,
esencia, el espacio europeo de más seminarios, utilización de
educación superior (EEES), tam- TIC, más bibliotecas– así lo re-
bién denominado proceso de Bo- quiere. El Gobierno sostiene –lo
lonia. Una declaración firmada ha dicho desde el principio– que
en 1999 en esa ciudad italiana la adecuación a Bolonia debe ha-
por 29 países (hoy ya son 47), por cerse con “coste cero”; es decir,
la que se crea un espacio universi- las universidades no recibirán ni
tario europeo que permite la li- un euro extra por su adecuación
bre circulación de estudiantes al proceso. Este “ni un euro” se
–empezar la carrera en una uni- agudiza en tiempos de crisis, en
versidad, seguirla en otra y reali- los que es más que probable que
zar el máster y el doctorado en los presupuestos destinados a la
otra, por ejemplo–, y el reconoci- universidad suban menos de lo
miento de las titulaciones en to- previsto.
dos los países que forman parte Hay más. España carece de NUEVA OCUPACIÓN
del EEES. una política de becas y ayudas al
Eso es Bolonia; el resto de las
cuestiones que estos días están
estudio homologable con la de
los países en los que se mira y Un pulso estudiantil que puede enquistarse
poniendo sobre el tapete parte de con cuyas universidades quiere
los estudiantes y algunos docen- competir. Sin una política de be- ]Los estudiantes que mantie- Un miembro de la Coordina- mitier hizo ayer una llamada
tes como argumentos en contra cas adecuada y un sistema de ayu- nen el encierro en el edificio dora d'Assemblees al diálogo. “Si su voluntad (la
de Bolonia no forma parte de las das a los estudios (vivienda, via- histórico de la UB de la plaza d'Estudiants, Pau Milla, ex- de los encerrados) es traba-
directrices del EEES. A la com- jes, aprendizaje de lenguas...) la Universitat y los de la UAB plicó que existe un “efecto jar por la universidad catala-
prensible incertidumbre, incluso movilidad que persigue el EEES están convencidos de que a dominó”, y se está demos- na pública y de calidad, de-
rechazo, que puede provocar un no estará garantizada. Las quejas medida que “ocupen” espa- trando que “la lucha contra ben buscar vías para partici-
proceso de cambio se añaden pro- de los estudiantes están cargadas cios en otros campus será Bolonia es posible”. No hay par en el sistema. Entiendo
blemas ancestrales de la universi- de razón –también protestan los más factible que se acceda a cifras claras de los universita- que sean antisistema, nadie
dad española. rectores–, pero de nuevo se está sus peticiones. Ayer decidie- rios que participan en los pide que renuncien a sus
Uno de los principales obstácu- ante un problema que Bolonia ron encerrarse, sin impedir encierros, ellos lo cifran en ideales. No me gustaría lle-
los, por no decir el más importan- agudiza pero no provoca. que se siga con la actividad más de 500 y las universida- gar a la conclusión de que no
te, a los que se enfrenta la univer- La posibilidad del encareci- académica, en el campus de des en 200. En cualquier ca- se quieren solventar los pro-
sidad española es su exigua finan- miento de los estudios, otro de la UB de la facultad de Peda- so son minoría respecto a los blemas. Si no se acaban los
ciación. Este no es un problema los argumentos de los contrarios gogía del campus Mundet más de 160.000 universita- encierros, el problema puede
derivado de Bolonia, pero como a Bolonia, ha sido descartada tan- “durante toda la semana”. rios catalanes. El rector Sa- enquistarse”.
la aplicación de las directrices to por los responsables políticos